De las violencias a la cultura de paz en la escuela

738 views
613 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
738
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7
Actions
Shares
0
Downloads
16
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

De las violencias a la cultura de paz en la escuela

  1. 1. DE LAS VIOLENCIAS A LAS CULTURA(S) DE PAZ EN LA ESCUELA Por. Luis M. Benítez Páez1 Abstract El presente documento conversa sobre la noción de violencia en el contexto de la escuela, las limitantes en su comprensión y presenta la noción de violencias en plural para comprenderla de manera compleja a partir de Galtung. Igualmente se presenta la noción de Cultura(s) de PAZ, con el fin de enunciar el reto que supone llevar la escuela a dicho escenario transformando así nuestra nuestra cultura de la violencia. PALABRAS CLAVE: Violencias, Cultura(s) de PAZ, Escuela. Violencia como producto y aprendizaje Es común oír que la violencia es consustancial a la naturaleza humana y pareciera a primera vista que no hay otra forma de relacionarnos en comunidad, lo dice desde el ciudadano de a pie hasta el científico/a, político/a, empresario/a y por supuesto varios/as docentes y muchos estudiantes. A esta visión desafortunadamente mayoritaria se contraponen múltiples investigaciones2 que vienen demostrando que no se trata de una naturaleza de la violencia o que la violencia sea consustancial a la naturaleza humana, sino que por el contrario la violencia es un producto cultural. Es decir, con la violencia no se nace sino que, se aprende. Se nace con la agresividad pero el planear y/o disfrutar del dolor o daño causado sobre otra persona, lo aprendemos cuando vivimos en un contexto que desvaloriza o menosprecia la vida del otro/a. 1 El autor es docente universitario, investigador y consultor para diversas entidades de cooperación internacional en temas de Educación y Cultura de PAZ. Fundador y coordinador general de la Corporación Otra Escuela. Email: luisbenitezp@yahoo.es / www.otraescuela.org 2 Se recomienda. SANMARTIN, J. (2000). La violencia y sus claves. Editorial Ariel. Barcelona
  2. 2. Entender que la violencia la aprendemos, es nuestro argumento central para afirmar que la podemos desaprender, y que entonces toda la tragedia humana derivada de la violencia multiforme puede algún día cambiar, tanto en los micro contextos (individuo, familia, aula de clase por ejemplo), como en los macro contextos (empresa, comunidad, estado). Quienes trabajamos y analizamos en el campo de la Educación y la Cultura(s) de PAZ afirmamos que la violencia es la resultante del no saber y del consecuente no saber hacer o practicar la transformación del conflicto. Instalado está en nuestra cultura que el conflicto es negativo, es decir, no es interesante estar en conflicto o vivir el conflicto y por tanto lo que hay que hacer es o evitarlo o eliminarlo. La eliminación o el evitarlo suponen el evitar al otro/a o eliminar al otro/a en tanto el conflicto supone la presencia de dos o más actores en oposición consciente. Si la violencia es la resultante de la no comprensión y transformación positiva del conflicto, entonces la violencia está en todos lados, en todo contexto social, porque el conflicto si es consustancial al ser humano, en tanto todo ser humano que convive con otros/as, en algún momento, entra en conflicto. Dicho esto, es claro que la escuela es un contexto social en donde la violencia ha existido, existe y puede seguir existiendo hasta tanto no se comprenda qué es, cómo se gesta, cómo se conecta con el conflicto no resuelto, y cómo se evita llegar a ella. La escuela por tanto no es hoy más o menos violenta que antes, la violencia en ella, ha estado siempre como lo ha estado en otros contextos. El bullyng, matoneo o acoso escolar (acción continua de poder abusivo de alguien -persona o conjunto de personas lideradas por un alguien- que tiene/n poder sobre alguien que no lo tiene), no es entonces un fenómeno nuevo, como si es nuevo el interés por estudiarlo. Al estudiarse y difundirse el concepto éste se populariza, se hace moda y tiende a ser usado indiscriminadamente para hablar de violencia en la escuela. Ese uso indiscriminado hace sentir que la escuela es hoy más violenta que antes. Ni la escuela, ni la sociedad en general son hoy más violentas que antes3. 3 Ver. REDES. (26/06/2011) El declive de la violencia. [Película]. España: Disponible en: http://www.rtve.es/television/redes/
  3. 3. Tipos de violencias ¿Qué significa el plural de violencia en la escuela?. Significa que no hay una violencia sino que hay diversas violencias en la escuela. Esta comprensión se logra si se entiende y reconoce a Johan Galtung. La violencia directa: es la violencia manifiesta (ver gráfica 1) lo visible está representado por la punta de un iceberg), es el aspecto más evidente de esta. Su manifestación puede ser por lo general física, verbal o psicológica, y se conecta con las posiciones y actitudes de la gente en el conflicto. La violencia estructural: se trata de la violencia intrínseca a los sistemas sociales, políticos y económicos mismos que gobiernan las sociedades, los estados y el mundo. Su relación con la violencia directa es proporcional a la parte del iceberg que se encuentra sumergida en el agua. La violencia cultural: son “aquellos aspectos de la cultura, en el ámbito simbólico de nuestra experiencia (materializado en la religión e ideología, lengua y arte, ciencias empíricas y ciencias formales – lógica, matemáticas – símbolos: cruces, medallas, medias lunas, banderas, himnos, desfiles militares, etc.), que puede utilizarse para justificar o legitimar la violencia directa o estructural”. Gráfica 1. Tipos de Violencia. Por Luis M. Benítez Sería la suma total de todos los mitos, de Visibles Directa Posiciones gloria trauma que y sirven justificar violencia Valores Imaginarios y demás, Actitudes para la directa (Galtung, 1998, p 79). Creencias Elementos Ocultos Elementos Violencia Intereses Violencia Violencia Cultural Estructural la violencia estructural Necesidades Tanto como especialmente cultural la están conectados con los imaginarios, creencias, valores,
  4. 4. intereses y necesidades de la gente que entra en conflicto, los cuales casi nunca se ponen sobre la mesa. Gráfica 2. En: Trabajando con el conflicto. Pág. 10. ¿Vemos todas estas violencias? Desafortunadamente no. Como queda claro arriba, lo que más vemos es la violencia directa, mientras que las otras (la violencia cultural y estructural) permanecen invisibles a nuestros ojos aunque las sentimos a diario. El gran problema es que estas violencias son la mayor parte del iceberg, es decir son las más complejas de ver y analizar y su tratamiento es lo que puede derivar en el cese de la violencia directa. Tres referencias nos permiten entender la magnitud de estas dos violencias invisibilizadas: La primera. El pasado 13 de agosto del año 2012 se dio el estreno mundial de La Educación Prohibida y a la fecha ésta película tiene más de ocho millones de reproducciones desde su web4 y cerca de 915.000 descargas. 4 http://www.educacionprohibida.com/
  5. 5. Esta película que es hoy un documento fílmico de debate acerca de la escuela, hay en especial un capítulo que nos dice del origen de la escuela y sus características básicas al momento de Fundación. Nos dicen los realizadores que la escuela moderna es hija del despotismo ilustrado del nace el concepto de educación pública, gratuita y obligatoria. La escuela como la conocemos nace a fines del siglo XVIII y principios del XIX en Prusia y que esta se basaba en una fuerte división de castas y clases sociales, y que su estructura, heredera del modelo espartano fomentaba la disciplina, la obediencia y el régimen autoritario. Afirma la película y sus invitados5 que la escuela nace en un mundo positivista regido por una economía industrial en el cual se buscaba obtener los mayores resultados observables con el menor esfuerzo e inversión posible, aplicando formulas científicas y leyes generales. La escuela se complementó, continua diciendo la película con investigaciones sobre el control de la conducta, propuestas de utopías sociales y hasta teorías de superioridad racial, y asumió el modelo de producción industrial en cadena de montaje. Así, la educación de un niño era comparable a la manufactura de un producto, razón por la cual se requería de una serie de pasos determinados en un orden específico. Se separaba a los niños por generaciones en grados escolares, cada uno con determinados elementos, es decir, contenidos pensados por un experto. En esta cadena que sería la escuela, una persona estaría a cargo de una pequeña parte del proceso, es decir, un docente por año, por materia, cada 30 o 40 alumnos, llegando al punto de llegar a un proceso meramente mecánico. “La escuela se pensó como una fábrica de ciudadanos obedientes, consumistas y eficaces, donde poco a poco las personas se convierten en números, calificaciones y estadísticas”. Termina diciendo “La Educación Prohibida” y sus realizadores que la realidad es que la escuela prusiana está inmersa en la estructura misma de nuestra escuela de hoy. Los test estandarizados, la división de edades, las clases obligatorias, los currículos desvinculadas de la realidad, el sistema de calificaciones, las presiones sobre los maestros y niños, el sistema de premios y castigos, los horarios estrictos, el encierro, la separación de la comunidad, la estructura verticalista, todo esto sigue siendo parte de las escuelas del siglo XXI. 5 Se afirma que es un proyecto que contó con más de 90 entrevistas a educadores y expertos en educación en un recorrido por 8 países de Iberoamérica visitando 45 experiencias educativas.
  6. 6. La segunda referencia tiene que ver con el manuscrito de Juan Francisco Aguilar “Construcción de cultura democrática en la escuela” en el cual nos afirma las contradicciones de y en la escuela. Aquí se presentan, algunas de ellas.  La escuela, es una institución igualitaria que sin embargo, reproduce la desigualdad social.  La escuela es una institución pretendidamente igualadora que mantiene mecanismos que favorecen el elitismo.  La escuela es una institución cargada de imposiciones que pretende educar para la participación.  La escuela es una institución heterónoma que pretende desarrollar la autonomía.  La escuela es una institución de reclutamiento forzoso que pretende educar para la libertad.  La escuela es una institución jerárquica, de hábitos autoritarios que pretende educar en y para la democracia.  La escuela es una institución sexista que pretende educar para la igualdad entre los sexos.  La escuela es una institución aparentemente neutral que esconde una profunda disputa ideológica.  La escuela, institución respetuosa con las diferencias y garante de la tolerancia, es sin embargo, lugar que inocula actitudes discriminatorias.  La escuela lugar para la creatividad y el pensamiento crítico acude a mecanismos de aprendizaje exclusivamente verbales y memorísticos. La tercera referencia se hace con Malcon Lewin6. Para el autor la escuela vista como cultura permite visualizar grandes contradicciones que no se hacen fácilmente visibles cuando se la mira únicamente como educadora o cuidadora de niños, niñas y jóvenes. Entre muchas, el autor encuentra contradicciones tales como que las escuelas prometen al niño y la niña gozar de una vida social y material mejor que la de sus padres y madres, pero al mismo tiempo la escuela asegura, a través de su sistema de selección que la mayoría no lo logrará. Se supone 6 LEWIN, M. Perspectivas acerca de la cultura de la Escuela. [En línea]. Consultado el 20, septiembre, 2008. Disponible en http://www.pedagogica.edu.co/storage/rce/articulos/14_09revi.pdf.
  7. 7. que las escuelas deben ser neutrales, justas, con trato igual a todos los niños, pero en ellas subsiste el trato desigual bien por raza, clase social, sexo y otros. Las escuelas enseñan de las virtudes de la democracia y la participación, pero la estructura burocrática y autoritaria de la escuela contradice dichos postulados. ¿Entonces el reto en la escuela es imposible? Si con sólo ver la violencia física ya tenemos un reto enorme para la escuela, al hacer doble clic o descender por el iceberg hacia las otras violencias nuestro reto se complejiza y adquiere dimensiones que en muchos casos pueden desalentar. En mi perspectiva, el trabajar sobre las otras violencias no sólo es necesario sino indispensable y puede resultar más efectivo y esperanzador a mediano y largo plazo. Como los autores han dicho y como en la práctica hemos comprobado, en muchas ocasiones invertimos bastante tiempo en desaparecer las violencias directas y por más que se hagan cosas, estas desaparecen por poco tiempo ya que no abordamos las causas de la violencia. Como esas causas complejas están justamente en la cultura y en la estructura de nuestras escuelas, al trabajar sobre ellas, se desaparece “más fácilmente” la violencia más visible. Ese cambio de lógica significa en la escuela convertir la convivencia en el asunto más trascendental en la institución educativa y desde allí trabajar pedagógicamente para prevenir las violencias. Aquí me sintonizo bien con las pretensiones o búsquedas más generales de la nueva Ley de Convivencia Escolar en Colombia7, en tanto convierte la convivencia en un asunto de política pública clave para pensar la escuela hoy, porque sus promotores la han pensado desde la idea de transformación cultural de la escuela y porque invita a repensarla. La Noviolencia y la Cultura de Paz en la Escuela De cara a la violencia la No violencia no sólo es una resistencia o rechazo a la violencia directa, sino que busca responder integralmente a las otras dimensiones; para ello necesita comprender cómo operan las conexiones entres estas dimensiones y los 7 Ley 1620 de 2013 que crea el Sistema Nacional de Convivencia Escolar y Formación para el Ejercicio de los Derechos Humanos, la Educación para la Sexualidad y la Prevención y Mitigación de la Violencia Escolar.
  8. 8. mecanismos y circuitos que podemos activar para propiciar cambios; esto significa que la No violencia actúa sobre la violencia física y psicológica, actúa estratégicamente para cambiar estructuras sociales, y promueve toda una pedagogía para incidir en los patrones y referentes culturales (ideas, imaginarios y representaciones sociales) que sostiene las practicas cotidianas. (FERNANDEZ, C. y TRUJILLO, L.; 201, p 11) En el Manifiesto 2000 Para Una Cultura de Paz y No violencia8, la Unesco nos plantea que cultivar la PAZ tiene que ver con respetar todas las vidas, con rechazar la violencia desde la práctica de la no violencia activa, con desarrollar la capacidad de ser generoso compartiendo mi tiempo y los recursos materiales con los demás, con escuchar para comprendernos en la multiplicidad de voces y culturas en que nos expresamos, con preservar el planeta bajo lógicas de consumo responsable y con reinventar la solidaridad. Este documento me hace entender que construir cultura(s)9 de PAZ significa “cultivar un nuevo conjunto de relaciones entre los hombres y mujeres que viven y conviven en una realidad”. Conjunto de relaciones que han de suponer “un nuevo marco de significados y sentidos colectivos, enunciados, rituales, formas de interacción. Nuevas relaciones de poder, vínculos, afectos, lenguajes. Una nueva cotidianidad”.10 Entiendo entonces que tendremos una específica cultura de paz en un contexto específico cuando la comunidad humana en dicho contexto practique saberes, valores, actitudes y comportamientos sustentados en principios éticos que validen los derechos humanos y rechacen la violencia en todas sus formas, como condición para la convivencia, la calidad de vida de los hombres y mujeres, la armonía de los seres humanos para con el planeta y el logro de la PAZ. 8 http://www3.unesco.org/manifesto2000/sp/sp_manifeste.htm Retomo la proposición expresada en la Enciclopedia de Paz y Conflictos escrita por Mario López y auspiciada por la Universidad de Granada que entiende la no existencia de una cultura, sino tantas culturas como formas de cultivo diferentes según las diferentes formas de expresión de los pueblos que también llamamos culturas. No hablar de «cultura para la paz», sino de «culturas para hacer las paces» reclama el derecho a la interculturalidad de los ciudadanos del mundo. 10 UNESCO. (2000) Manifiesto 2000 para una cultura de paz y no violencia. [En línea]. Documento consultado el 14 de mayo de 20111. Disponible en http://www3.unesco.org/manifesto2000/sp/sp_manifeste.htm. Op. Cit. 9
  9. 9. Una PAZ no entendida en perspectiva negativa únicamente, es decir, una paz que no se contente con la eliminación de la guerra o con plantear la no-guerra o la violencia directa únicamente. Gráfica 3. Violencias y Paces – Por Luis M. Benítez Quizás sí una paz Directa Visibles Elementos Violencia Posiciones Paz Negativa P A Z positiva que se mueva en las supresiones de las Actitudes violencias culturales Elementos Ocultos Imaginarios y Valores Creencias Intereses Paz Positiva Violencia Cultural Necesidades Violencia Estructural I M P E R F E C T A estructurales también una y paz imperfecta (inacabada) (ver gráfica 3) como lo entiende el profesor Francisco Muñoz Adolfo del Instituto de Paz y Conflictos de la Universidad de Granada, quien afirma que la paz no será jamás perfecta o imperfecta sino que la búsqueda de la paz significa construcción del máximo de paz posible frente a las condiciones sociales y personales de partida. La imperfección nos acerca a lo más humano de nosotros mismos, ya que en nosotros conviven emociones y cultura, deseos y voluntades, egoísmo y filantropía, aspectos positivos y negativos, aciertos y errores, etc. También, nos permite reconocernos a las personas como actores siempre inmersos en procesos dinámicos e inacabados, ligados a la incertidumbre de la complejidad del universo11. Veo la Paz como un fenómeno amplio y complejo que exige una comprensión multidimensional. • Como un proceso, dinámico y cambiante; no como una referencia estática e inmóvil. 11 MUÑOZ, F. La paz imperfecta ante un universo en conflicto. [En Línea]. Consultada 15 de marzo de 2011. Disponible en http://www.ugr.es/~eirene/eirene/Imperfecta.pdf
  10. 10. • Como un proceso imperfecto, inacabado e incompleto, que coexiste con el conflicto y con sus manifestaciones. • Como un proceso que se reconoce y construye colectivamente en la cotidianidad. • Como un camino de búsqueda de bienestar de las personas y satisfacción de sus necesidades. • Como una estructura social de amplia justicia y reducida violencia, que apuesta por la equidad y reciprocidad en las relaciones. • Como un proceso que afecta todas las dimensiones de la vida. No se reduce únicamente a la dimensión internacional o de estado. Es decir, una PAZ para hacer “ruptura con las concepciones anteriores en las que la paz aparece como algo perfecto, infalible, utópico, terminado, lejano, no alcanzable en lo inmediato. Alcanzable en el otro mundo, en la gloria, los cielos, con la mediación de los dioses, lejos de los asuntos mundanos, fuera del alcance de los humanos por sí mismos (…) que ayuda a reconocer las prácticas allá donde ocurran, que nos descubre estos hitos como apoyos de una paz mayor, más amplia (…) que nos ayuda a planificar unos futuros conflictivos y siempre incompletos”12. En síntesis. Los retos para una escuela que decida introducir la filosofía de la Cultura de PAZ y la Noviolencia, así como sus prácticas y lenguajes esta en sintonizar los asuntos claves de la escuela con los conceptos que aquí se han expresado. En la tabla que se construye a continuación están los asuntos claves que una escuela ha de decidir y las consecuentes preguntas derivadas de dichos asuntos, cada uno ubicado en los ámbitos de acción que tiene que ver con la estructura de la escuela, la cultura y la(s) persona(s). 12 MUÑOZ, F. La paz imperfecta ante un universo en conflicto. [En Línea]. Consultada 15 de marzo de 2011. Disponible en http://www.ugr.es/~eirene/eirene/Imperfecta.pdf
  11. 11. REFERENTE AMBITO DE ASUNTOS ACCIÓN TEMAS/PREGUNTAS CLAVES Cómo se concibe la escuela; para qué, qué, El modelo pedagógico cuánto, cómo y con qué enseñar; y cuánto se asimila en el proceso de enseñanza y aprendizaje. ¿Quién tiene el poder en la escuela y qué hace con él? ESTRUCTURAL ¿Cómo se ejerce el poder? La democracia en la ¿Se distribuye el poder en los diferentes actores? escuela ¿Se promueve la existencia de diferentes actores Cultura(s) de PAZ y No colectivos? violencia ¿Los derechos de NNAJ , docentes y directivos 13 son el pilar para la toma de decisiones? ¿Se considera el conflicto como positivo? ¿Existen programas, proyectos y mecanismos para transformar el conflicto en la escuela? CULTURA La convivencia ¿Las pautas/normas de convivencia han sido consensuadas? ¿Existe una cultura de diálogo en la escuela? ¿Es la persona humana el centro de acción de la escuela? PERSONA Ser, Saber, Hacer ¿Se promueven habilidades socio-emocionales en el individuo? ¿se conjuga el saber con el saber hacer? 13 Niños, niñas, adolescentes y jóvenes.
  12. 12. Normas Comunidad Educativa Sujetos El gran desafío en un marco de Cultura(s) de PAZ para la escuela se ubica en el responder a todas Planes, programas y proyectos educativos Normas Orientaciones Pedagógicas Estructura Organizativa Principios Valores Actitudes Comportamientos estas preguntas y temas teniendo como marco, la concepción misma de PAZ y de Noviolencia14 y que estas concepciones orienten el conjunto de normas y el ser de los sujetos en dicha cultura. Es Currículo Explícito Currículo Oculto Gráfica 4. Cultura Escolar en lógicas de Cultura(s) de PAZ Luis M. Benítez decir, sintonizar el currículo explicito con el currículo oculto de la escuela como se observa en la gráfica 4. Esto que suena algo inalcanzable, va siendo logrado en muchos proyectos educativos que se pueden observar en la película que se ha mencionado. A lo largo de la Educación Prohibida intervienen directivos docentes y docentes que hoy están al frente de experiencias educativas (en instituciones públicas y privadas) que han decidido transformar su escuela hacia modelos más humanistas, dialogantes, relevantes de la autonomía del sujeto, cuidadosos del entorno, menos verticales y en lógicas de poder consensuado. Nota final. Esta transformación hacia Cultur(a)s de PAZ no necesita tantos conocimientos, necesita conocimientos nuevos, pero en especial necesita nuevas formas de sentir, y ello significa un nuevo emocionar social. Es decir, necesitamos que las comunidades releven la importancia de las emociones y se propongan el fundar su actuar individual y social en un nuevo emocionar. Allí creo absolutamente en la proposición de Humberto Maturana. La emoción fundamental que hace posible la historia de hominización es el amor. Sé que puede resultar chocante lo que digo, pero, insisto, es el amor. No estoy hablando desde el cristianismo. Si ustedes me perdonan, diré que, desgraciadamente, la palabra amor ha sido desvirtuada, y que se ha desvitalizado la emoción que connota de tanto decir que el amor es algo especial y difícil. (…) El amor es la emoción que constituye el dominio 14 La noviolencia nos plantea ser conscientes de que estamos interconectados, de que en medio de nuestras diferencias, en nuestras relaciones dependemos unos de otros, y que la vida y la convivencia es una responsabilidad compartida. La búsqueda de formas pacíficas implica por supuesto rechazar la violencia como método. En este sentido, la noviolencia también supone un compromiso ético profundo, es decir, una decisión consciente de que la violencia no conduce el conflicto hacia su resolución, sino que conduce a la ruptura de la integridad que constituye la vida social y natural: yo--‐otro(as)--‐todo. (FERNANDEZ, C. y TRUJILLO, L.; 2011)
  13. 13. de conductas donde se da la operacionalidad de la aceptación del otro como un legitimo otro en la convivencia, y es ese modo de convivencia lo que connotamos cuando hablamos de lo social. Por esto digo que el amor es la emoción que funda lo social; sin aceptación del otro en la convivencia no hay fenómeno social. (MATURANA, H., 2002) Para caminar éste camino y transitar desde las violencias a la Cultura de PAZ, sólo falta empezar a caminar con la creencia fuerte de que ésta escuela que ayer vivimos, que hoy conocemos y que siguen viviendo nuestros hijos e hijas, es ya una escuela que debe cambiar. ¡Otra Escuela es posible… y necesaria.. e indispensable!
  14. 14. BIBLIOGRAFIA  AGUILAR, J.F. Construcción de cultura democrática en la escuela. Manuscrito no publicado. Disponible en http://www.pedagogica.edu.co/storage/rce/articulos/14_09revi.pdf.  BENITEZ, L. (2009). Educación y construcción de culturas de paz en la escuela: de la práctica a la teoría. En Revista: Pensamiento Jurídico Nº 26. Sept.-Dic. Bogotá. pp. 143160  FERNANDEZ, C. y TRUJILLO, L. (2011). No violencia. Manual de introducción a la No violencia en la perspectiva de transformación de conflictos. Editorial CODICE Ltda. Colombia.  FISHER. S, IBRAHIM ABDI. D, LUDIN. J, SMITH. R, WILLIAMS. S, WILLIAMS. S, (2000). Trabajando con el conflicto. Guatemala  GALTUNG, J. (1998). Tras la Violencia, 3R: reconstrucción, reconciliación, resolución. Afrontando los efectos visibles de la guerra y la violencia. Bakeaz. Bilbao.   LEWIN, M. Perspectivas acerca de la cultura de la Escuela. [En línea]. Consultado el 20, septiembre, 2008. Disponible en http://www.pedagogica.edu.co/storage/rce/articulos/14_09revi.pdf. MATURANA, H (2002). Emociones y Lenguaje en Educación y Política. España  MUÑOZ, F. La paz imperfecta ante un universo en conflicto. [En Línea]. Consultada 15 de marzo de 2011. Disponible en http://www.ugr.es/~eirene/eirene/Imperfecta.pdf  SANMARTIN, J. (200). La violencia y sus claves. Editorial Ariel. Barcelona  REDES. (26/06/2011) El declive de la violencia. [Película]. http://www.rtve.es/television/redes/ RECURSOS WEB  http://www.educacionprohibida.com/ España: Disponible en:

×