Teatro en la institución escolar
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
615
On Slideshare
615
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
10
Comments
0
Likes
1

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. MINISTERIO DE CULTURA Y EDUCACIÓN DE LA NACIÓN RED NACIONAL DE PROFESORES DE TEATRO DOCUMENTO PARA LA DISCUSIÓN DESTINATARIOS: DIRECTIVOS Y DOCENTES DE TODAS LAS ÁREAS PROPÓSITO DEL DOCUMENTO: APORTAR CONCEPTOS Y CLARIFICAR OBJETIVOS EN RELACIÓN CON LA IMPLEMENTACIÓN DEL TEATRO COMO MATERIA CURRICULAR EN LAS ESCUELAS DE TODO EL PAÍS ESTER TROZZO DE SERVERA BUENOS AIRES - 2001
  • 2. TEATRO COMO CONTENIDO CURRICULAR DESDE EL INICIO DE LA ESCOLARIDAD FORMAL Qué nos proponemos con este Documento: En medio de una compleja transformación de la educación y de una implementación paulatina de la Ley Federal, la Institución Escuela, en todos sus niveles, se ha visto bombardeada por multiplicidad de información y de propuestas de cambio. Uno de los tantos emergentes de esas “inquietantes” novedades, fue la aparición de dos lenguajes nuevos dentro de los CBC para el área artística, junto a los ya tradicionales: Plástica y Música. Nos referimos al Teatro y a la Expresión Corporal. Como todo lo novedoso, estas presencias produjeron en la escuela cierto “escozor” , múltiples preguntas y hasta algunas duras discusiones. Hoy nosotros, los profesores de Teatro, queremos participar de esa mesa de discusión junto al resto de la escuela y, con tanta humildad como convicción, queremos explicarles a directivos y colegas por qué es significativo, en la formación integral de una persona, que la escuela brinde la opción de aprender Teatro y Expresión Corporal. Abordaremos esta temática, que podría abrirse en múltiples planteos, intentando responder a las preguntas que se reiteran con más insistencia: * Si cualquier niño o joven juega roles sin que nadie se lo proponga ¿para qué, entonces, plantearles lo mismo desde un aprendizaje sistemático, con toda la lengua, la ciencia y la matemática que tienen que aprender? * ¿Es que ahora la escuela debe formar actores o el Teatro tiene objetivos, contenidos y actividades de aprendizaje como cualquier otra disciplina escolar? * ¿Para qué está el profesor de Teatro si no es para organizar bien las fiestas escolares? * ¿Cómo se evalúan estos aprendizajes? *¿Qué habría que tener en cuenta desde la gestión institucional para que los aprendizajes teatrales puedan cumplir realmente su rol pedagógico? Con el convencimiento total que da el amor por la tarea y la experiencia real recogida durante años de enseñanza, los profesores de Teatro queremos responder estas preguntas y dejar claro cuál es el aporte significativo que el Teatro puede hacer a la formación sistemática de un alumno y qué estrategias de gestión institucional pueden colaborar para ello.
  • 3. ¡Teatro en la escuela! ¿Para qué? El Teatro, como uno de los lenguajes a enseñar dentro del Área Artística, se suma al propósito general del Área: desarrollar en los alumnos la competencia estético expresiva. Tener competencia estético expresiva implica poder expresarse en forma personal desde diferentes lenguajes artísticos y poder apreciar emocional, estética y reflexivamente diferentes obras de arte. El logro de esta competencia requiere de una práctica sistemática y continua de exploración, producción y apreciación desde la Música, la Plástica y/o el Teatro y la Expresión Corporal, comprendiendo que el arte posee contenidos propios y no es sólo un recurso para...en la escuela. Teatro y desarrollo cognitivo En lo referido a la exploración, se propone un trabajo permanente de desarrollo de esquemas perceptivos a través de la estimulación sensorial basada en el contacto con el mundo natural y cultural. Contacto que se percibe en forma sincrética en el Nivel Inicial y en el que se va logrando una diferenciación progresiva a medida que se avanza en los ciclos. A partir de estas exploraciones los alumnos, en Teatro, aprenden a reconocer, diferenciar y utilizar expresivamente diferentes colores, texturas, olores, sonidos, formas, calidades de movimientos, gestos, tonos e intencionalidades de la voz. Este trabajo sistemático con los esquemas perceptivos de los alumnos impacta positivamente en los demás aprendizajes, tanto porque acrecienta y fortalece su competencia comunicativa lingüística, como porque les da valiosas herramientas para desarrollar el pensamiento científico, el cual requiere, como base, una gran capacidad para “leer” los datos sensibles que nos ofrece el mundo. En cuanto a la producción, el Teatro se propone una estimulación permanente de la capacidad de expresar y expresarse a través de los lenguajes artísticos. En el hecho de producir, en la escuela, el acento no está puesto en el nivel artístico del logro, sino en la capacidad para utilizar las técnicas aprendidas con imaginación, superando estereotipos y comunicando su propio mundo interno. Fortalecer la capacidad de producir implica enseñar a planificar, a trabajar en interacción para que se concrete lo planificado y a hacerse cargo de lo alcanzado con espíritu crítico y autoestima. ¿En qué tarea de la escuela y, aún más, de la vida, no es importante esta compleja capacidad? Específicamente en Teatro, los alumnos deberán ser capaces de producir dramatizaciones, creaciones colectivas e interpretaciones de textos teatrales. A medida que se avance en los ciclos, estas producciones se realizarán con más originalidad y precisión técnica. Pedagógicamente, el proceso de construcción
  • 4. es mucho más significativo que la “envergadura artística” de lo producido. Esto de ningún modo significa que la escuela, por no trabajar para formar actores, pueda permitir el mal gusto, la chabacanería o la burda imitación. Todo lo contrario, debe estar atenta a la calidad de los mensajes que se trabajen y debe preocuparse mucho menos por el vestuario, la memorización de los textos y otros aspectos técnicos que los alumnos irán alcanzando naturalmente cuando tengan madurez para ello. Con respecto a la apreciación, podríamos afirmar que es el procedimiento menos trabajado sistemáticamente hasta ahora en los espacios curriculares de los diferentes lenguajes artísticos. Consiste en la capacidad para emitir opiniones de valor, con fundamento, acerca de las propias producciones, las de otros compañeros y las de referentes culturales en espectáculos y eventos y también en experiencias de contacto cotidiano. Al apreciar, los alumnos expresan verbalmente lo que sienten, piensan e imaginan a partir de tomar contacto con producciones teatrales. También, a medida que se complejicen sus aprendizajes, estarán en condiciones de reconocer diferentes estilos de interpretación y puesta en escena y podrán identificar recursos estéticos, señalando su peso significante. La capacidad de apreciar aporta, a la formación de las personas, dos habilidades muy importantes. Por un lado estimula la actitud crítica inteligente y fundamentada. Actitud que posibilita el protagonismo y libera del consumismo pasivo. Por otro lado desarrolla el sentido estético, esa extraordinaria capacidad interna que nos posibilita emocionarnos hasta las lágrimas ante la magnificencia de una melodía o de una puesta de sol. El sentido estético es, para el ser humano, la provocación a la trascendencia. Para lograr la construcción de estos saberes se requiere un proceso de enseñanza y aprendizaje criteriosamente planificado y adecuado a la realidad de cada grupo de alumnos, a sus conocimientos previos, su entorno sociocultural, sus intereses y sus posibilidades. Aprender desde niño a apreciar y producir estéticamente posibilita el desarrollo equilibrado del pensamiento, permitiendo que interactuen en forma conciente los aspectos emocionales y los intelectuales. Aprendizaje que incide fuertemente en la calidad de vida de las personas. Teatro y desarrollo socioafectivo y ético El aprendizaje de Teatro posibilita a los alumnos expresar las propias ideas, reales y fantasiosas, el modo de percibir el mundo y de relacionarse con él, los propios afectos en desarrollo y la escala de valores, conciente o no, con la que afronta la vida. Esta posibilidad de expresión se canaliza desde el juego dramático, fortaleciendo la personalidad y permitiendo a cada alumno iniciarse en el conocimiento de si mismo y en la autoafirmación.
  • 5. Por naturaleza, el teatro es un quehacer basado en la cooperación, la escucha atenta del compañero, el espacio compartido, la negociación de ideas, la autonomía en la imaginación y la conciencia de ser necesario ya que, en una presentación teatral cada uno es importante no porque haga el rol protagónico, sino porque hace bien lo que le toca hacer, lo cual, aunque sea mínimo, podría desbaratar toda la obra si no estuviera bien hecho. Como en el deporte, se desarrolla el espíritu de equipo, pero con una gran diferencia: no se compite contra nadie. Para alcanzar estos logros educativos no basta con que el teatro garantice espacios de producción expresiva. Es igualmente importante poner a los alumnos, desde pequeños, en contacto con productos culturales de valor, que contrarresten estereotipos de los medios masivos de comunicación. Aprender a apreciar la representación de obras de Teatro es también el resultado de una formación sistemática. Esto no presupone que desde la escuela se deba imponer una visión valorativa única, sino, por el contrario, la tarea es sensibilizar, ampliar esquemas perceptivos, brindar información cultural y construir un clima de intercambio y seguridad que permita a cada alumno, luego de tomar contacto con los referentes culturales de su entorno, expresar lo que piensa y lo que siente y posicionarse desde una escala valorativa fundamentada. La superación temprana de los estereotipos culturales favorecerá en los alumnos la consolidación de procesos de pensamiento más flexibles y creativos. Esto hará de ellos hombres más abiertos, generosos y plurales. ¿Cómo formular todo esto como objetivos escolares? Y...¿ cómo trabajar para alcanzarlos? Muy absurdo sería que la escuela priorizara plantearse objetivos relacionados con el espectáculo. Los objetivos del Teatro en la escuela son pedagógicos. El Teatro se pone al servicio de los alumnos y no viceversa. Los objetivos deben apuntar a posibilitar el propio conocimiento y la exploración y apropiación de las posibilidades expresivas personales y de los recursos y significatividad de la cultura de su entorno y del resto del mundo y no a resolver “actos escolares”. Estos objetivos pueden plantearse de múltiples formas, pero es necesario que aborden aspectos referidos a explorar, producir y apreciar, ya que éstas son las habilidades básicas, a las que ya hicimos referencia, para las que debe trabajar el Teatro en la escuela. A continuación se plantea una enunciación muy generalizada, ya que sólo tiene una intención orientadora, de objetivos y actividades que desde el Teatro se podrían trabajar en la escuela .
  • 6. 1.Explorar posibilidades de registro y respuesta sensorial del cuerpo expresivo y de la voz. Son múltiples las situaciones de aprendizaje posibles a partir de juegos de sensibilización y comunicación, utilizando diferentes elementos como música, telas, sonidos onomatopéyicos, etc. Lo importante es que estas actividades mantengan su carácter lúdico expresivo, aún en el Nivel Polimodal. 2. Improvisar movimientos y acciones desde el cuerpo expresivo y la palabra, construyendo roles e historias. Se puede trabajar en esto proponiendo dramatizaciones con diferente nivel de complejidad, tanto en las consignas como en las dinámicas de motivación y en las temáticas abordadas. 3. Comprender, disfrutar, crear y recrear textos a partir de lecturas expresivas, creaciones colectivas e individuales y adaptaciones y representaciones de textos de autor Mucho es lo que el teatro puede hacer por estimular la lectura placentera y la producción de textos expresivos, así como por el acercamiento de los alumnos a la buena literatura. Para llegar al texto dramático no siempre se parte de él. Cuentos, poemas, canciones, adivinanzas, películas y guiones televisivos también son importantes fuentes de motivación para trabajar 4. Manifestar apreciaciones sobre las producciones teatrales del entorno. Se podría proponer desde la escuela, como actividad sistemática, ir por lo menos una vez al año con los alumnos a presenciar una obra de teatro. Estas salidas tendrán sentido en la medida en que se prepare a los alumnos de antemano, explicando el para qué de la salida, enseñando a ver y a escuchar, preparando una ficha de observación y produciendo un trabajo posterior en el aula. Si vamos al Teatro como si fueramos de pic-nic, sin un trabajo previo de sensibilización que oriente la apreciación, seguramente lo que más les importará a los alumnos será comprar el chocolate que comerán durante la función. Para posibilitar que se enseñen y se aprendan estos contenidos es indispensable que la escuela tenga en cuenta que: - Es necesario un salón especial y, en caso de que no lo haya, el profesor de teatro tendrá que estar autorizado para reorganizar el espacio del aula, corriendo bancos y sillas hasta que haya suficiente lugar, tarea ésta que requiere un tiempo y produce un cierto movimiento ruidoso que no es indisciplina.
  • 7. - En todo momento se deberá estimular sin exigir y mucho menos imponer un rol o un texto para memorizar. Los aprendizajes teatrales deben posibilitar la realización de representaciones espontáneas y originales, evitando la imitación de un modelo y apelando a la fantasía. La escuela debería tener como obligatorios los aprendizajes artísticos, pero como opcionales el o los lenguajes a aprender para cada alumno. - El trabajo con material no convencional (vestimenta en desuso en lugar de disfraces, papel de diario para fabricar sombreros, etc) posibilita que los alumnos pongan en juego toda su creatividad para resolver la caracterización de personajes. Esto es mucho más significativo para el desarrollo de la inteligencia que un “disfraz” confeccionado por un adulto. Es necesario contar con un espacio para guardar estos materiales sin que se deterioren. - La riqueza de las consignas garantizará que los alumnos realicen producciones imaginativas y libres de estereotipos. Si se les propone imitar un programa de TV o realizar una réplica de la propuesta de acto del 25 de mayo que trae una Revista didáctica de circulación masiva, no se puede luego afirmar que se trabaja para desarrollar el pensamiento creativo de los alumnos. - En Teatro, se aprende a partir de una dinámica vivencial de taller, pero no sería una real situación de aprendizaje si no se tuviera en cuenta una instancia estratégica indispensable: un momento de cierre respetuoso y organizado, que le garantice a cada alumno poder conceptualizar acerca de lo que hizo y ser escuchado y valorado por sus compañeros. Para esta instancia es bueno que cada alumno tenga un cuaderno o carpeta en el que consigne sus impresiones y apreciaciones y las síntesis conceptuales que elabore con su profesor. - Las producciones son tan valiosas cuando son sencillas y breves como cuando son más elaboradas y complejas. Todo depende de la edad de los alumnos y de la madurez y necesidades del grupo. Lo fundamental es que no se transformen en un momento de aburrimiento e inseguridad, sino de gran disfrute, emoción y alegría y también en una oportunidad de aprender, a partir de lo realizado. - Con respecto al perfil profesional del profesor a cargo de la enseñanza del teatro, es todavía un tema complejo ya que en algunas Jurisdicciones la carrera de Profesor de Teatro es de reciente creación y casi no hay egresados. Desde la Lengua, la Educación Física, la Recreación, la Danza, la Psicología, la Música, la Plástica y la Expresión Corporal hay personas que se han interesado por capacitarse para enseñar Teatro en la escuela. Todas ellas son bienvenidas en esta etapa inicial, en la medida en que se responsabilicen por la tarea que emprenden. Por supuesto que debe tenderse a alcanzar el ideal que es el de tener a cargo de estos espacios profesores titulados, como en cualquier otra área de conocimiento. - Estos aprendizajes tienen la misma categoría que el resto de las asignaturas del curriculum. No es ni lógico ni pedagógicamente saludable utilizarlos como “aprendizaje rehén” : el que esté flojo en Matemática no irá a Teatro.
  • 8. Y ¿Con qué criterios deben evaluarse los aprendizajes teatrales? En Educación artística la evaluación tiene características que la diferencian de otras áreas. La expresión de sensaciones, sentimientos y emociones no son datos posibles de señalar desde una valoración objetiva. Tienen que ver con la realidad subjetiva de los alumnos. Por ello deberemos tener en cuenta principalmente que la evaluación es un proceso de constatación permanente, no separada del proceso de aprendizaje, ya que incluye toda la historia del sujeto en el aula. Se debe valorar la libertad expresiva, la creatividad y la originalidad antes que el ajuste a lo correcto. Es fundamental mantener la lógica interna entre lo que se propone alcanzar desde los objetivos y los contenidos que se van a trabajar. No tendría sentido tomar una prueba escrita, ni esperar a montar un espectáculo para evaluar. De cada ejercicio, de cada tarea se pueden extraer indicadores, con complejidad creciente, según la realidad de cada grupo de aprendizaje. Estos indicadores orientarán la mirada del docente y le permitirán constatar logros y dificultades. Veamos, a continuación, una propuesta posible de contenidos y de indicadores para los objetivos ya planteados. (Observemos que los indicadores evidencian la apropiación, por parte de los alumnos, de los contenidos procedimentales que se desprenden del conceptual enunciado en cada caso. En relación con el objetivo 1:  Contenido conceptual: Posibilidades expresivas del cuerpo y la voz  Indicadores: • Diferencia en el propio cuerpo y en el de otros, momentos de tensión y de relajación • Puede desplazarse en el espacio de distintas formas, a través de: giros, caídas, balanceos, diferentes velocidades • Diferencia modos de relacionarse con el espacio: total, parcial, solo, en pareja, en grupo. • Lleva a cabo juegos de lenguaje : trabalenguas, colmos, adivinanzas, rimas, con pronunciación cuidada y caudal de voz correcto. • Maneja movimientos simultáneos, sucesivos y alternados del propio cuerpo en relación con los demás y con los objetos. • Puede establecer semejanzas y diferencias de movilidad, peso, consistencia, temperatura, colores, olores de los objetos en relación con el propio cuerpo. • Usa diferentes velocidades y registros para hablar. • Puede establecer semejanzas y diferencias entre el propio cuerpo y el de los compañeros, aceptándolas sin cuestionarlas ni subestimarlas. • Utiliza diferentes calidades de movimiento como golpear, latigar, fluir, flotar, sacudir, frotar, palpar, pellizcar, torcer.
  • 9. • Interviene en situaciones comunicativas explícitas construídas a partir de diferentes tonos de voz. Para observar estos indicadores podemos proponer que los alumnos resuelvan actividades como las siguientes: • jugar al robot de control remoto, movilizando partes del cuerpo según consignas. • jugar al mecánico de robots, movilizando partes del cuerpo de un compañero, según consignas. • dibujar en el aire con el cuerpo, buscando formas en distintos niveles. • experimentar estados de equilibrio, pasando de la estabilidad a la inestabilidad en diferentes lugares apropiados para ello: caminar sin salirse de una hilera de baldosas, caminar llevando un vaso lleno de agua, etc. • jugar con onomatopeyas que reproduzcan sonidos de la naturaleza, acompañándolas con los movimientos correspondientes (mar, tormenta,etc.) • jugar a representar familias de animales, imitando sus movimientos y sus gruñidos, ladridos, etc • jugar situaciones explícitas de miedo, enojo, vergüenza, asco, etc., utilizando la voz con diferentes tonos afectivos. En relación con el objetivo 2:  Contenido conceptual: Roles en situaciones cotidianas y de ficción.  Indicadores: • Juega roles característicos del entorno social. • Inventa roles de seres inexistentes • Se caracteriza con elementos convencionales y no convencionales • Representa situaciones e historias escuchadas, leídas e inventadas Para observar estos indicadores podemos proponer que los alumnos resuelvan actividades como las siguientes: • dramatizar roles correspondientes a su realidad cercana. Ej.: cajero de supermercado, ejecutivo, político, inventor, etc. • dramatizar roles relacionados con realidades ficcionales: dragones, extraterrestres, etc. • escuchar un cuento narrado oralmente por el docente y luego, en grupos, dramatizar a partir del subtexto • inventar y dramatizar una historia a partir de la observación de láminas o fotografías. • realizar un viaje imaginario, corporizando acciones y peripecias, a medida que el docente va construyendo oralmente la experiencia. Ej. “... ahora caminamos por un arroyito fresco, nos mojamos la cara, levantamos del fondo algunas piedritas...” • bailar situaciones agresivas, expansivas, tristes; en forma individual o construyendo con otros diálogos corporales, a partir de diferentes estímulos sonoros. • explorar diferentes tipos de textos y utilizarlos como disparadores para construir situaciones e historias.
  • 10. En relación con el objetivo 3:  Contenido conceptual: Texto Dramático  Indicadores: • Comprende y aprecia textos poéticos. • Disfruta de cuentos y novelas, pudiendo reconocer la secuencia dramática básica. • Produce textos expresivos a partir de diferentes estímulos. • Produce textos dramáticos propios, en forma individual y colectiva, como resultado de la escritura de lo dramatizado • Representa adaptaciones de textos teatrales de autor • Representa obras de autor apropiadas a su edad Para observar estos indicadores podemos proponer que los alumnos resuelvan actividades como las siguientes: • Expresar corporalmente el contenido de un poema o de una canción • Armar una “secuencia en viñetas de historieta”, producida con sus propios cuerpos, sintetizando el argumento de lo leído. • Producir, en grupos, diferentes textos, a partir de escuchar un relato, una música, observar láminas, debatir un tema, elegir recortes de diario, etc • Redactar, individualmente y en grupo, los guiones de las dramatizaciones realizadas • Explorar diferentes textos de autores dramáticos, los contextualiza, investiga sobre ellos y realizar lectura expresiva de fragmentos. • Abordar textos de autor, analizándolos, comprendiéndolos y experimentando posibilidades alternativas de representación. En relación con el objetivo 4 :  Contenido conceptual: Obras de Teatro y otros espectáculos del entorno cultural.  Indicadores: • Aprecia intuitivamente y opina desde su propio parecer • Verbaliza las emociones sentidas • Comprende el mensaje de la obra y se posiciona éticamente frente a él • Identifica recursos expresivos y advierte su intencionalidad • Puede señalar detalles y recursos estéticos propios de un determinado estilo Comprobamos que los alumnos aprendieron cuando expresan verbalmente, por ejemplo: • Si comprendieron de que se trataba lo que vieron y pueden explicarlo. • Qué es lo que más les llamó la atención y por qué. • Qué es lo que les gustó y qué es lo que no y por qué. • Qué cambiaría , si pudiera, y de qué modo propone hacerlo. • Con qué recursos logró el actor asustarnos, o ponernos tristes, o hacernos reir, o determinado efecto que advierte en la puesta.
  • 11. • Cómo se utilizó el espacio • Qué efecto tuvieron las luces, los sonidos y la música, el vestuario, la escenografía. • Qué recursos puede identificar como propios de determinado estilo. • En qué otra obra (o para escenificar qué cuento) se imagina que podría usar alguno de los recursos que vio y por qué. • Qué le dice la obra y qué valor tiene ese mensaje para su propia vida A modo de cierre Como expresamos al comienzo, este Documento pretende ser una herramienta útil para todas aquellas escuelas que se estén abriendo a esta valiosa experiencia de incorporar el teatro a su propuesta curricular y quieren hacerlo con responsabilidad y conciencia. BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA: - CAÑAS, JOSÉ : “ Didáctica de la expresión dramática” - Ed. Octaedro, España, 1992 - ACHA, Juan. Introducción a la creatividad artística. Trillas .Méjico. 1992 - ARNHEIM, R Consideraciones sobre Educación Artística. 1993, Bs. As., Paidos - GARDNER., W. Educación artística y desarrollo humano Paidos Educador Bs. As., 1994 - HARGREAVES, J Infancia y educación artística. Morata 1989 - VIGOTSKY, L. S. La imaginación y el arte de la infancia. Akal. Madrid.1986