Your SlideShare is downloading. ×
Estado Liberal
Estado Liberal
Estado Liberal
Estado Liberal
Estado Liberal
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Estado Liberal

5,175

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
5,175
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
46
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. La construcción del Estado liberal: 1. La minoría de edad de Isabel II. La época de las regencias (1833-1843) a. La regencia de Mª Cristina (1833-1840). La consolidación del régimen liberal: - El nacimiento de los partidos políticos: moderados y progresistas. o Partido Moderado  Sector liberal más predispuesto al compromiso con la monarquía, conciliando libertad y orden en un sentido conservador.  Liberalismo doctrinario francés: soberanía compartida Rey-Cortes, monarca con amplios poderes y recorte de las libertades individuales.  Su base social eran los terratenientes, la alta burguesía y la clase media alta.  Su espadón fue el general Narváez. o Partido progresista.  Sus antecedentes son los exaltados del Trienio Liberal, oponiéndose a las pretensiones autoritarias de la monarquía.  Propugnada: la soberanía nacional, representada en las Cortes, limitación del poder del rey y defensa de los derechos individuales de los ciudadanos.  Su base social era la pequeña y mediana burguesía, en general las clases medias, empleados y artesanos.  Su espadón fue el General Espartero. - El proceso constitucional: o Estatuto de 1834 (carta otorgada – compromiso)  Es una carta otorgada por concesión del rey.  Basada en la doctrina inglesa de la constitución histórica.  Limitado contenido: Cortes bicamerales Convocadas por el monarca o Constitución de 1837 (progresista)  Reforma del texto de 1812  Intento de integrar a los moderados y supone la definitiva implantación del régimen constitucional en España al estilo francés.  Contenido: Soberanía nacional Reconocimiento amplio de derechos Limitación del poder de la monarquía (aunque mantenía poderes importantes para contentar a los moderados - veto) división de poderes Cortes bicamerales, con un senado de designación real y un Congreso por sufragio directo. Y las dos cámaras debían aprobar los proyectos de ley antes de presentárselos al rey. Mediante ley electoral: Sufragio censitario (200 real – 5% población) - Alternancia entre moderados y progresistas: o Inestabilidad política. o Implantación del liberalismo:  Supresión de los mayorazgos (1836)
  • 2.  La abolición del régimen señorial (1837)  La desamortización eclesiástica de Mendizábal (1837): Se inicia con la disolución de las órdenes religiosas (salvo las dedicadas a la enseñanza o al cuidado de enfermos) y sus fincas fueron declaradas bienes nacionales en 1835. La desamortización de Mendizábal consistió en la venta por subasta de estos bienes nacionales con los objetivos siguientes: sanar la Hacienda, financiar la guerra y crear una clase social de propietarios adeptos a la causa liberal.  Reformas administrativas: Centralización del poder y creación de la provincia como nueva demarcación territorial (Javier de Burgos 1833 durante el gobierno de Cea Bermúdez) con una capital sede del jefe político (gobernador) y delegaciones del gobierno, además las provincias de dividen en partidos judiciales (1834), donde se pondrán los juzgados de primera instancia e instrucción, y más tarde serían la base para los distritos electorales y la contribución.  Ley de Ayuntamientos de 1840: elección de los alcaldes por los vecinos. b. La regencia de Espartero (1840-1843): La oposición de la Regente a la Ley de Ayuntamientos de 1840 (elección alcaldes y concejales), unido a diversos problemas ligados a la vida privada María Cristina la forzaron a renunciar y a marchar fuera del país. En su ausencia se nombró a un nuevo Regente: el General Espartero (1841-1843). Durante su corta regencia, se aceleró la desamortización de los bienes eclesiásticos y se recortaron los fueros vasco-navarros. La regencia de Espartero es un claro exponente de Intervención del ejército mediante pronunciamientos en el ámbito político (Espartero, O’Donnell, Narváez, Serrano, Prim…). El desarrollo militar de la guerra de Independencia y las guerras carlistas convirtieron al ejército en un factor fundamental en la política del XIX. En 1840 el ejército es la fuerza más importante dentro del Estado y sus jefes más significativos los personajes con mayor influencia política. Los políticos querían contar con el apoyo militar, ante la escasa influencia de los partidos políticos, a esto se une la ambición política de muchos jefes militares que veían en ese terreno la culminación de su carrera. Los generales acabaron convirtiéndose en dirigentes políticos que se consideraban intérpretes de la voluntad popular por la vía del pronunciamiento. Fueron llamados espadones y protagonizaron todos los cambios importantes de gobierno. La firma de un acuerdo librecambista con Inglaterra engendró grandes protestas en Barcelona que fueron duramente reprimidas. El bombardeo de la ciudad (1842) llevó a que Espartero perdiera toda su popularidad, incluso entre los propios progresistas. Finalmente, una sublevación militar (Narváez) organizada por los moderados, a la que se unieron algunos progresistas, precipitó el fin de la Regencia de Espartero. Para salir del impasse político en el que se hallaba el país, las nuevas autoridades aceleraron, pese a tener solo catorce años, la coronación como reina de Isabel II.
  • 3. 2. El reinado personal de Isabel II (1843-1868). El predominio moderado - Las nuevas fuerzas políticas: además de los partidos moderado y progresista que siguen juagando un papel fundamental, a mediados de siglo surgieron otros dos: o Partido demócrata  Escisión del Partido progresista en el contexto de las revoluciones de 1848. Se presentó a través del Manifiesto del Partido Progresista Demócrata (1849).  Defendía la soberanía nacional y el sufragio universal, la libertad de conciencia, el derecho de reunión y asociación, la instrucción primaria universal y gratuita, y la intervención del Estado en ámbitos de asistencia social.  No participó en el sistema político por oposición a la monarquía de Isabel II, pero fue clave en la revolución del 68. o Unión liberal de O’Donnel.  Surge en los años cincuenta como partido de centro, se nutría del ala derecha de los progresistas y del ala izquierda del moderado, que constituyó la tendencia conservadora mayoritaria en el partido.  Su espadón fue el general O’Donnell. - Continua el proceso constitucional: o Constitución moderada de 1845  Se presentó como reforma de la de 1837 pero fue más allá.  Anula los aspectos más progresistas de la del 37: Sustituye la soberanía nacional por soberanía conjunta rey y Cortes. Los derechos no se establecen con detalle sino que quedan pendientes de regulación. Aumento del poder del rey. Sufragio más censitario (400 reales 2,67 % de la población) o Las constituciones no promulgadas (La ultraconservadora de Bravo Murillo de 1852 y la constitución progresista de 1856). - Las fases política: - Década moderada 1844-1854: predominio moderado y conservador. a. La Constitución de 1845 basada en la concepción doctrinal del liberalismo moderado plasma su modelo de Estado. b. El Concordato de 1851 deja zanjada la ruptura entre la Iglesia y el régimen liberal como consecuencia de la desamortización. La Santa Sede aceptó el hecho consumado y ratificó el “Patronato Regio”, a cambio se reconocía la confesionalidad del Estado, se concedía la protección del poder civil a la Iglesia y se reconocía su intervención en la enseñanza. c. Reformas administrativas, que continúan el modelo centralista de Javier de Burgos: i. Ley de Organización de los Ayuntamientos de 1845, que reserva a la Corona la designación de alcaldes de las capitales de provincia y cabezas de partido de más de 2000 habitantes.
  • 4. ii. La reforma del sistema tributario (Alejandro Mon y Ramón Santillán) que implantó un sistema de impuestos uniforme y equitativo y se suprimieron las particularidades regionales. iii. La elaboración de un nuevo código penal (1848) iv. La creación de la Guardia Civil por el duque de Ahumada en 1844, con el que se pretendía resolver el problema de la inseguridad de los caminos y vías férreas, y se convirtió en un instrumento eficaz para mantener el orden público en manos del poder. - Vicalvarada (O’Donnell) en 1854: bienio progresista de Espartero La división de los moderados, las posturas ultraconservadoras y el aumento del malestar político por la corrupción, arbitrariedades y escándalos financieros, llevan al general O’Donnell a liderar un pronunciamiento en junio de 1854 en Vicálvaro, con un manifiesto redactado por Cánovas del Castillo. La reina llama a formar gobierno a Espartero. Los hechos más relevantes que marcaron la obra del bienio progresista son: a. El texto constitucional de 1856 (no se proclamó). b. La desamortización general de Madoz de 1855. c. La ley general de ferrocarriles de 1855 d. Leyes sobre sociedades de crédito, banca (creación del banco de España), minería... e. Primeras movilizaciones populares contra los impuestos y el aumento de los precios. (Caída de Espartero) - Desmoronamiento de la monarquía de Isabel II (1856-1868). Periodo inestable. Tras un breve gobierno de O’Donnell, la reina llama a los moderados que vuelven a las instituciones anteriores al 54. O’Donnel crea Unión Liberal, intentando ampliar las bases políticas y sociales del régimen con el fin de atraerse a progresistas. Se abrió entonces un periodo de alternancia política entre los unionistas de O’Donnell y los moderados históricos de Narváez, que se turnaron excluyendo del poder a los progresistas. O’Donnell presidió el gabinete en tres ocasiones, en 1856, 1858-63 (el «Gobierno Largo») y 1865-66. Su periodo de gobierno se caracterizó por una cierta apertura política y un gran auge económico, con expansión de los ferrocarriles, construcción de obras públicas y mejora del aparato administrativo y estadístico del Estado. La bonanza económica fue empleada para lanzarse a una política exterior más activa, estrechamente ligada al expansionismo de la Francia de Napoleón III: tropas españolas secundaron a las francesas en las campañas de Indochina (1858-62) y México (1861); esta última acción, unida a la reincorporación temporal de Santo Domingo (1861-65) y a la Guerra del Pacífico contra Perú y Chile (1865-68), pueden interpretarse como una tentativa de recuperar la influencia española sobre las antiguas colonias americanas. En esa misma línea de poner las bases para una expansión colonial, O’Donnell lanzó también la Guerra de África (1859-60), que dirigió personalmente hasta la ocupación
  • 5. de Tetuán; la campaña le valió el título de duque, reconociendo Marruecos las posesiones españolas de Ceuta y Melilla, además de adquirir el enclave de Ifni. O’Donnell se esforzó por apuntalar el Trono de Isabel II, rechazando el intento de desembarco carlista en San Carlos de la Rápita (1860), tratando sin éxito de reincorporar a los progresistas al sistema político y reprimiendo los conatos revolucionarios de 1866 (insurrecciones de Prim y del Cuartel de San Gil); su muerte dejó a los moderados como únicos valedores de la reina, pues los unionistas optaron por aliarse con progresistas y demócratas para preparar la Revolución que finalmente la destronaría en 1868 (pacto Ostende 1866).

×