Catalunya, 1714  –  Un viaje a los escenarios de la Guerra de Sucesión y la época del Barroco                             ...
Catalunya, 1714Un   viaje a los escenariosde la   Guerra   deSucesióny la época del    Barroco
Catalunya, 1714     Serra i Sellarés, Francesc     Catalunya, 1714 : un viaje a los escenarios de la Guerra de Sucesión y ...
Catalunya, 1714                      Presentación                      Le presentamos la guía turística que permite recorr...
Catalunya, 1714    ha presentado la Ruta de 1714, un itinerario cultural y turístico       Cataluña y la Guerra de Sucesió...
Catalunya, 1714    En 1705 la resistencia catalana firmó con Inglaterra el Pacto de        No obstante, se trataba de un c...
Catalunya, 1714     Finalmente, el Decreto de Nueva Planta instituyó un gobierno de         Una ruta para viajar a la Cata...
Catalunya, 1714     por alcanzar la supremacía militar y política europea. Aun así,              plo de Cataluña, se rebel...
Catalunya, 1714     Carlos de Austria                                                                                   Lo...
Catalunya, 1714           Cronología de la Guerra 		                                               1711	 Batallas en el in...
Catalunya, 1714                                                                                                           ...
Catalunya, 1714     Itinerarios de la ruta                                   Antigua        Principales     Itinerario    ...
Catalunya, 1714 Itinerario 1     Barcelona:                                                                               ...
Catalunya, 1714 Itinerario 1                                                                                     El duque ...
Catalunya, 1714 Itinerario 1                                                                                         Olegu...
Catalunya, 1714 Itinerario 1        El 11 de septiembre de todos los años, en el Fossar de les Moreres, los        ciudada...
Catalunya, 1714 Itinerario 1                                                                                      Rambla d...
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Catalunya sucesión -doc 50294521-1
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Catalunya sucesión -doc 50294521-1

827 views
701 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
827
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Catalunya sucesión -doc 50294521-1

  1. 1. Catalunya, 1714  –  Un viaje a los escenarios de la Guerra de Sucesión y la época del Barroco Catalunya, 1714 Un viaje a los escenarios de la Guerra de Sucesión y la época del Barroco Guies turístiques de Catalunya ISBN 978-84-393-8671-19 788439 386711
  2. 2. Catalunya, 1714Un viaje a los escenariosde la Guerra deSucesióny la época del Barroco
  3. 3. Catalunya, 1714 Serra i Sellarés, Francesc Catalunya, 1714 : un viaje a los escenarios de la Guerra de Sucesión y la época del Barroco. – (Guies turístiques de Catalunya) ISBN 9788439386711 I. Agència Catalana de Turisme II. Catalunya. Departament d’Innovació, Universitats i Empresa III. Museu d’Història de Catalunya IV. Títol V. Col·lecció: Guies turístiques de Catalunya. Castellà 1. Guerra de Successió, 1702-1714 – Camps de batalla – Catalunya – Índice Guies 2. Llocs històrics – Catalunya – Guies 914.671(036) Presentación............................................................ 5 Prólogo................................................................... 7 © Generalitat de Catalunya Departament d’Innovació, Universitats i Empresa Una ruta para viajar a la Cataluña Secretaria de Comerç i Turisme de la Guerra de Sucesión y del Barroco.......................... 11 Direcció General de Turisme Colección Guies turístiques de Catalunya Cataluña y las guerras modernas. ............................. 11 . Dirección: Jaume Font i Garolera, subdirector general de Programación Turística Una guerra por el control de Europa.......................... 12 Colaboración: Museo de Historia de Cataluña Edita: Agència Catalana de Turisme Los bandos en conflicto. ........................................ 15 . Guión y realización: Quaderna, estratègia corporativa Textos: Francesc Serra i Sellarés Progreso y represión............................................. 15 Traducción: Raquel Valle (Discobole, SL) Compaginación: Fons Gràfic Una sociedad ilustrada y barroca.............................. 18 Impresión: Gràfiques Cuscó, S.A. Itinerarios.............................................................. 20 Depósito legal: B-46719-2010 Barcelona: Fenezca la nación con gloria. .................... 22 . Créditos de las ilustraciones Por la Plana de Vic y el Lluçanès: Ayuntamiento de Hostalric (pp. 99 Instituto Cartográfico de Cataluña (ICC) La rebelión de los vigatans..................................... 35 y 100) (pp. 23, 27, 29, 64, 70, 76, 81, 82, 87, Ayuntamiento de La Seu d’Urgell 89, 107, 115 y 128) El eje del Llobregat: Represión y resistencia................ 46 (p. 14) Jaume Balanyà (pp. 79 y 119) Grandes ejércitos en el interior: Ayuntamiento de Sallent (p. 52) Jordi Aparicio (p. 98) Ayuntamiento de Sort (p. 91) Jordi Pareto (pp. 102, 106, 108, 125 El duelo Starhemberg-Vendôme. .............................. 61 . Aplec 18 de Setembre (p. 66) y 129) Archivo Dirección General de Turismo M. Àngels Parareda (p. 43) Por las Terres de Ponent: Las llanuras de la discordia...... 74 (p. 67) Masats (p. 68) Biblioteca de Cataluña. Barcelona Miguel Raurich (pp. 77 y 132) El frente pirenaico: El monte en armas. ..................... 84 . (p. 18) Migueletes de Cataluña (pp. 28 y 118) Bob Masters / DGPC (p. 109) Museo Palau Mercader. Ayuntamiento En tierras gerundenses: La defensa persistente............. 92 Carme Marsal / Rafa Domínguez (p. 50) de Cornellà de Llobregat (p. 14) Por la Costa Brava: La frontera marítima. ..................104 . Diputación de Tarragona / Joan Nano Cañas (p. 31) Alberich (p. 116) Oriol Alamany (pp. 127 y 130) Por el Camp de Tarragona: Guerrillas y somatenes........111 Esther Coscojuela Martínez (p. 32) Oriol Llauradó (p. 42) Felipe J. Alcoceba (pp. 34, 117 y 121) Osona Turismo (p. 38) Por las Terres de l’Ebre: El frente meridional..............125 Fiesta Barroca Moià (p. 60) Quaderna (pp. 5, 41, 44, 45, 46, 48, Fotoluigi, Berga (p. 55) 50, 51, 57, 59, 60, 63, 65, 66, 69, 71, 84, Para saber más. ......................................................133 . Francesc Bedmar (pp. 101 y 120) 87, 90, 96, 107, 122, 124 y 131) Francesc Gomà (p. 94) Ramon Manent (pp. 19, 39, 56, 68, Glosario de batalla..............................................134 Francesc Tur (p. 83) 108 y 129) Fundación de las Fortalezas Catalanas Servicios Editoriales Georama Los protagonistas................................................135 (p. 104) (pp. 22 y 35) Georgina Camps i Rusiñol (p. 54) Toni Vidal (pp. 30, 37, 40, 61, 72, 73, Información práctica. ..........................................138 . Guillem de Plandolit / Consejo 78, 80, 95, 103, 111 y 113) Comarcal del Alt Urgell (p. 86) Turisme de Lleida / Ciudades Imagen MAS (pp. 88 y 92) Catedralicias (pp. 74 y 78)2 3
  4. 4. Catalunya, 1714 Presentación Le presentamos la guía turística que permite recorrer los princi- pales escenarios catalanes de la Guerra de Sucesión (1702-1714), el gran conflicto bélico de la época del Barroco, que afectó a toda Europa y que aquí se interpreta en clave catalana. La guía se enmarca en el contexto de las grandes rutas nacionales que impulsa la Dirección General de Turismo, según las directrices y recomendaciones del Plan Estratégico del Turismo en Cataluña (2005-2010). El Pirineo Condal, el Camino de Santiago o la ruta de los Castillos de la Frontera constituyen la muestra de esta apuesta por la recuperación del patrimonio histórico de Cataluña y su puesta en valor turístico. Todas estas rutas permiten cono- cer la gran diversidad del paisaje natural y humano de Cataluña, destacando su patrimonio tangible e intangible, desde los grandes monumentos hasta los escenarios de acontecimientos históricos y la huella de los grandes personajes históricos y legendarios. Este es el espíritu con el que la Dirección General de Turismo publica una nueva guía de la colección Guies turístiques de Ca- talunya, que en este caso permite al visitante adentrarse en la historia moderna de Cataluña a través de los escenarios y acon- tecimientos de la Guerra de Sucesión. Así, más allá de la posibili- dad de profundizar en el conocimiento de una guerra de grandes consecuencias para toda Europa, nos aporta también una visión completa de la Cataluña del siglo xviii, de la complejidad de su sociedad y del esplendor del Barroco, al tiempo que recorremos la diversidad de nuestros pueblos y paisajes. Esta publicación se enmarca asimismo en la conmemoración na- cional del tercer centenario de la Guerra de Sucesión, impulsada desde la Generalitat de Cataluña a través de la Comisión Cataluña 2014, con el objetivo general de recuperar y divulgar la memoria de la Guerra de Sucesión y sus consecuencias para la organiza- ción política e institucional de Cataluña. En este mismo marco de Cardona. Garita conmemoración nacional, el Museo de Historia de Cataluña (MHC)4 5
  5. 5. Catalunya, 1714 ha presentado la Ruta de 1714, un itinerario cultural y turístico Cataluña y la Guerra de Sucesión por los monumentos gestionados por el museo que tienen una relación directa con la guerra (Museo Rafael Casanova de Moià, castillo de Cardona, torre de la Manresana de Els Prats de Rei, La Guerra de Sucesión (1702-1714) señala un hito fundamental Universidad de Cervera y catedral de Lleida). en la historia de Cataluña. La derrota catalana de 1714 supuso la abolición de las constituciones y las instituciones de gobierno del La Ruta de 1714 se ha incorporado al Plan de Implementación de Principado, el fin del Estado catalán. Otro tanto sucedió en los de- los Recursos Turísticos Intangibles de Cataluña en el seno de la más reinos de la Corona de Aragón. La memoria colectiva de ese marca La Cataluña Rebelde, que comprende recursos situados en- acontecimiento ha convertido la fecha del 11 de septiembre en la tre 1500 y 1740 e incluye otros itinerarios ambientados en torno Diada (‘fiesta nacional’) de Cataluña: así lo proclamó la primera a las brujas y los bandoleros, los piratas y los corsarios, la Guerra ley aprobada por el Parlamento catalán tras su restablecimiento de los Segadores, los moriscos y el Barroco. en 1980. En resumen, esta obra permite alcanzar varios objetivos. Por un El pleito dinástico que enfrentó a las casas de Borbón y de Austria lado, propicia la recuperación y difusión de la memoria histórica a la muerte de Carlos II (1700) no tardó en convertirse en una en Cataluña: en este caso, a través de los escenarios de la Guerra guerra internacional, con repercusiones directas o indirectas en de Sucesión y el legado de la época del Barroco, lo cual permite toda Europa y en otros continentes. La proclamación como here- a la ciudadanía obtener un mejor conocimiento y sensibilidad con dero de la monarquía hispánica del duque Felipe de Anjou, nieto respecto al patrimonio histórico, monumental, cultural y simbóli- de Luis XIV, con el nombre de Felipe V, suscitó un amplio rechazo co del país. Por otro, se convierte asimismo en un nuevo recurso en la mayoría de las cortes europeas. La Gran Alianza de La Haya, y una nueva oportunidad de impulsar el turismo interior y apoyar creada en 1701, declaró la guerra a los Estados borbónicos al año las iniciativas que varios municipios han iniciado ya para destacar siguiente. Un año después, en 1703, el archiduque Carlos de Aus- los escenarios de la Guerra de Sucesión. Por último, la guía ofrece tria, segundo hijo del emperador Leopoldo I, fue proclamado rey a los visitantes de Cataluña y, muy especialmente, a las personas de la monarquía hispánica, con el nombre de Carlos III, en Viena. interesadas en el turismo cultural nuevas claves que las ayuden a disfrutar de la visita, con el descubrimiento de nuevos puntos de Felipe V convocó la Corte General de Cataluña (1701-1702) y rea- interés repartidos por todo el territorio. lizó importantes concesiones. No obstante, existía en Cataluña un amplio sentimiento antifrancés y antiborbónico que las últimas Por lo tanto, le invitamos a viajar a una época histórica –la de una invasiones francesas habían contribuido a avivar. Poco a poco, en Cataluña que lucha por mantener su personalidad y sus institucio- los años siguientes, este sentimiento fue tomando forma como nes– repleta aún de sorpresas que le permitirán realizar nuevos movimiento político clandestino. A ello contribuyó la política re- descubrimientos a cada paso. Le invitamos a un viaje que le ofre- presiva de las autoridades reales y las noticias de los primeros ce gozar de un patrimonio cultural y monumental de primer orden compases de la guerra internacional. y de los atractivos de un país que apuesta por un modelo de turis- mo sostenible, diverso y singular, fundamentado en su identidad y El austracismo catalán obtuvo un amplio apoyo social por su de- en su proyección internacional. fensa de las constituciones. Entre los principales núcleos que lo conformaron cabe destacar la burguesía de Barcelona, que por Dirección General de Turismo entonces se miraba en el espejo de los modelos político (parla- mentario) y económico (comercial e industrial) de Inglaterra y los Países Bajos. También jugaron un papel fundamental la pequeña nobleza y el campesinado acomodado de la Plana de Vic (los viga- tans), curtidos en los combates de los años anteriores contra las tropas francesas.6 7
  6. 6. Catalunya, 1714 En 1705 la resistencia catalana firmó con Inglaterra el Pacto de No obstante, se trataba de un combate obviamente desigual. Los Génova. Este tratado internacional dio paso, en los meses si- catalanes solo podían contar con dos plazas fuertes, Barcelona y guientes, al desembarco aliado en Barcelona, la rebelión gene- Cardona, y unos pocos millares de combatientes, en su mayoría ralizada de Cataluña y la proclamación de Carlos III como rey de civiles barceloneses encuadrados en la Coronela o milicia urbana. los catalanes. Se iniciaba, por lo tanto, un nuevo frente de esta Las tropas borbónicas superaron, en el momento culminante de guerra internacional, que constituyó, de hecho, la primera guerra los combates, los 90.000 hombres. En tales circunstancias, la re- civil hispánica. En ese contexto, la Corte General de 1705-1706, sistencia de la capital catalana, que se prolongó catorce meses, convocada y presidida por Carlos III, supuso el momento de des- impresionó a la opinión pública europea y reabrió el debate polí- pliegue máximo del pactismo político catalán. tico en Inglaterra. La batalla de Almansa (1707) provocó la ocupación borbónica del Como ya había sucedido en los años anteriores en el País Valen- País Valenciano, Aragón y las comarcas occidentales de Catalu- ciano, durante el asedio de Barcelona se extendieron los actos de ña. Felipe V abolió los fueros de los reinos de Valencia y Aragón terrorismo militar por toda Cataluña. La insurgencia o la simple por “derecho de conquista”. Este acontecimiento condicionó de desobediencia se pagaron con castigos colectivos que implicaban manera decisiva el comportamiento de los catalanes en los años que la tropa se instalara temporalmente en los pueblos y aldeas, siguientes. al tiempo que se mantenían sobre el país el saqueo e incendio de localidades enteras y los asesinatos indiscriminados, con prácti- Aunque la guerra internacional era claramente favorable a los cas como el “diezmo de horca” (asesinato de uno de cada diez aliados, dos acontecimientos contribuyeron a la ruptura de su co- detenidos) o las ejecuciones “sin estrépito de justicia” (es de- hesión política. Por un lado, en Gran Bretaña, la llegada al poder cir, sin procesos judiciales que generasen documentación), entre de los tories (conservadores) en 1710 supuso un cambio de acti- otras. El régimen de terrorismo militar se prolongó más allá del tud. Los tories eran partidarios de abandonar la guerra a cambio 11 de septiembre de 1714 y también hasta mucho después de la de importantes contrapartidas comerciales en Hispanoamérica, publicación del Decreto de Nueva Planta de Cataluña (1716), con propuesta que Luis XIV y Felipe V se mostraron dispuestos a escu- una contundencia inusitada en un período de paz. char. Por otro lado, la muerte del emperador José I, hermano de Carlos, supuso la proclamación de este como emperador, con el A la caída de Barcelona se sumó, además, el desarrollo de una nombre de Carlos VI. Para los demás Estados aliados, la posibili- represión programada y aplicada desde la Real Junta Superior dad de que un mismo monarca reinara a la vez en el Sacro Imperio de Justicia y Gobierno, que actuó en casi todos los ámbitos: la Romano Germánico y en la monarquía hispánica no resultaba mu- supresión formal de las instituciones de gobierno de Cataluña, cho menos inquietante que la ampliación del dominio borbónico el encarcelamiento de oficiales y suboficiales de la resistencia, que había originado la guerra. En consecuencia, en 1713 firmaron el control de los soldados, el destierro de eclesiásticos y otros el Tratado de Utrecht, en el que se reconocía a Felipe V como rey colectivos, el control policial y el secuestro de bienes de los prin- hispánico. Como contrapartida, obtuvieron concesiones territo- cipales dirigentes civiles austracistas, los bandos de prohibición riales y económicas de amplio alcance. Los catalanes, no obstan- de armas, la demolición de castillos, la construcción de fortalezas te, quedaron abandonados a su suerte. para controlar los principales pueblos y ciudades (como la Ciuta- della de Barcelona), el cierre de las universidades, la destrucción En julio de 1713, mientras las tropas aliadas abandonaban Cata- de los símbolos, etc. luña y cedían, así, el territorio al ejército de las dos coronas bor- bónicas, se convocó la Junta General de Brazos o Parlamento del La represión sistemática abocó asimismo al exilio a más de 25.000 Principado. La Junta aprobó la resistencia, ante la sorpresa de las personas, en su mayoría catalanes del Principado. Este exilio, con distintas cortes europeas. Políticamente, se iniciaba el momento un fuerte contenido interclasista, se instaló mayoritariamente en republicano. La Conferencia de los Tres Comunes (Generalitat, tierras del emperador Carlos VI, en Italia, Austria y Hungría. En Consejo de Ciento y Brazo Militar) se hizo cargo del gobierno de todos los lugares generó ámbitos de sociabilidad propios, preser- la Cataluña resistente, organizó la defensa y el abastecimiento y vó sus señas de identidad y trató de mantener los vínculos con la envió embajadores a las antiguas capitales aliadas. resistencia interior.8 9
  7. 7. Catalunya, 1714 Finalmente, el Decreto de Nueva Planta instituyó un gobierno de Una ruta para viajar a la Cataluña carácter absolutista, que solo formalmente imitó el modelo cas- tellano. El nuevo gobierno de Cataluña se constituyó sobre una de la Guerra de Sucesión triple base: el Capitán General, que era la primera autoridad del Principado y mandaba la tropa (que, durante todo un siglo, jamás y del Barroco se situó por debajo de los 25.000 hombres); la Real Audiencia, formada por jueces castellanos y partidarios de Felipe V, que se hizo cargo del orden público mediante la estructura territorial Esta ruta recorre la Cataluña de hace trescientos años a través de de corregidores y alcaldes, y la Superintendencia, encargada de los acontecimientos de la Guerra de Sucesión, un conflicto bélico la fiscalidad. Las nuevas autoridades mantuvieron todos los im- de alcance internacional que acarreó consecuencias fundamenta- puestos existentes, ahora secuestrados por la Superintendencia, les para la Cataluña moderna y contemporánea, como la pérdida y añadieron otros nuevos, como el catastro, que multiplicó por de sus derechos y libertades y el cese momentáneo de una nue- 7,3 la fiscalidad directa de los catalanes, así como impuestos in- va etapa de desarrollo social y económico. La ruta presenta los directos adicionales. acontecimientos y escenarios de esa guerra en el contexto de las circunstancias históricas, sociales y culturales de su tiempo: una Pese a todo, la resistencia siguió actuando, en el interior y en el época enmarcada por el arte barroco y las ideas que sacudían los exilio, y aprovechó las coyunturas de guerra internacional para cimientos de la vieja sociedad europea. volver a poner sobre la mesa el “caso de los catalanes”. Así, du- rante la Guerra de la Cuádruple Alianza (1718-1720) se reavivó la La ruta presenta 10 itinerarios por los lugares y acontecimientos guerrilla dirigida por Pere Joan Barceló, alias Carrasclet, mien- que permiten narrar la Guerra de Sucesión en Cataluña. Los itine- tras el exilio redoblaba sus iniciativas de ofensiva política y me- rarios se basan en los territorios de las veguerías, la antigua divi- diática. Otro tanto acaeció a partir de 1734, a raíz del estallido sión territorial catalana de origen medieval abolida por los ven- de la Guerra de Sucesión de Polonia. Sin embargo, a finales de la cedores de la guerra. Los itinerarios se dividen en varias etapas década de 1740 la resistencia dejó paso, inevitablemente, a un que enlazan los principales lugares de interés en el contexto del sentimiento más difuso de nostalgia de las constituciones, que conflicto. En cada uno de estos puntos se exponen los principales pervivió durante más de un siglo. Esta idea seguía presente en los hechos de armas allí acaecidos, sus protagonistas, el patrimonio orígenes de la Renaixença (‘renacimiento’) cultural y del catala- monumental de la época y otros lugares de interés de los alrede- nismo político, en la década de 1830. dores. Se recomiendan varias etapas a recorrer en coche, aunque siempre se puede optar por las alternativas que nos ofrece la La derrota de Cataluña en la Guerra de Sucesión supuso, por lo carretera. En todo caso, el descubrimiento está asegurado. tanto, la supresión de las leyes e instituciones políticas del país y la imposición, manu militari, del derecho de conquista. No obs- tante, no alcanzó su objetivo último: el fin de la nación catalana. Trescientos años después, Cataluña sigue reivindicando sus dere- chos nacionales e históricos. Cataluña y las guerras modernas Agustí Alcoberro i Pericay Director del Museo de Historia de Cataluña Las guerras modernas se cimientan en las nuevas estrategias mili- tares impulsadas por la evolución tecnológica de la artillería y las técnicas de ataque y asedio de las plazas fuertes. Los siglos xvii y xviii convierten Cataluña en una de las principales áreas del con- tinente que sufrieron los efectos de la “guerra moderna” como teatro de operaciones de los ejércitos europeos. El rol geopolítico asumido por Cataluña en esta época debe entenderse dentro de la tradicional rivalidad entre las monarquías hispana y francesa10 11
  8. 8. Catalunya, 1714 por alcanzar la supremacía militar y política europea. Aun así, plo de Cataluña, se rebelaron durante la Guerra de Sucesión (1702-1714) las dos potencias se contra Felipe V y juraron fide- The Deplorable aliaron contra Cataluña. lidad a Carlos III. Sin embargo, History of the en 1707, primero en la batalla Catalans de Almansa y después en la de Así se titula un opúsculo de un Cronología de las guerras modernas Lleida, las tropas borbónicas centenar de páginas, publicado en Cataluña: 1640-1814 vencieron a las austracistas, en Londres en 1714 e impreso lo que precipitó el cambio de por J. Baker, que demuestra el Fecha Acontecimiento histórico signo de la guerra. Los aus- interés y la admiración que la so- 1618-1648 Guerra de los Treinta Años tracistas lograron aún impor- ciedad británica y la europea en 1648 Tratados de Westfalia tantes éxitos militares en el general sintieron por los aconte- interior de Cataluña, como las 1640-1659 Guerra de los Segadores cimientos bélicos acaecidos en batallas de Almenar (1710), 1659 Paz de los Pirineos Cataluña durante la Guerra de Els Prats de Rei y el sitio de 1688-1697 Guerra de la Liga de Augsburgo Sucesión. En la obra se destaca Cardona (1711). 1702-1714 Guerra de Sucesión el heroísmo y la tenacidad con 1716 Decreto de Nueva Planta en Cataluña En 1711 Carlos III heredó la que el pueblo catalán defendió 1725 Tratados de Viena corona del Sacro Imperio Ro- sus libertades e instituciones 1789-1799 Revolución Francesa mano Germánico, lo que lle- ante la ocupación borbónica. 1793-1795 Guerra del Rosellón vó a las potencias europeas a 1808-1814 Guerra de la Independencia Española firmar el Tratado de Utrecht (1713), por el que se ponía fin a la Guerra de Sucesión y se confir- maba a Felipe V como rey de España. Desde ese momento, Catalu- ña se quedó sola ante los ejércitos borbónicos. El 11 de septiembre Una guerra por el control de Europa de 1714 se produjo el asalto final de las tropas borbónicas a la ciudad de Barcelona. Tras la caída de la capital, solo siguió resis- tiendo en Cataluña la plaza militar de Cardona, que capituló el 18 de septiembre. Las consecuencias de la Guerra de Sucesión fueron En 1700 murió sin descendencia Carlos II, último rey de la dinastía de la ocupación de Cataluña por las tropas borbónicas y la supresión los Austria en España, y su sucesión se convirtió en un problema de de las instituciones catalanas. El Decreto de Nueva Planta (1716) política internacional entre dos pretendientes: el archiduque Carlos impuso en Cataluña las instituciones y leyes de Castilla. de Austria (Carlos III de los catalanes) y Felipe de Anjou (Felipe V). Ello provocó una guerra entre las potencias europeas: la Segunda Gran Alianza de La Haya (formada por los Países Bajos, Inglaterra, Portugal La Fiesta Nacional de Cataluña y Austria) se enfrentó a Francia y a la España borbónica. En el seno de El 11 de septiembre se celebra la Fiesta Nacional de Cataluña, o Diada, la monarquía hispánica, la Guerra de Sucesión (1702-1714) enfrentó a que conmemora la resistencia de Barcelona durante el asedio borbóni- Castilla con la Corona de Aragón y con Cataluña en primer nivel. co de los años 1713 y 1714. Constituye un homenaje a los defensores de las instituciones y libertades de Cataluña durante la Guerra de Suce- sión. Entidades, particulares, instituciones y partidos políticos presen- En 1705 los austracistas catalanes firmaron un pacto de ayuda mili- tan una ofrenda floral en el monumento a Rafael Casanova y en el Fos- tar con Inglaterra (Pacto de Génova); a partir de entonces, la guerra sar de les Moreres. La conmemoración tiene un carácter reivindicativo, internacional se convirtió en una larga guerra civil peninsular. En con actos políticos y manifestaciones. Muchos ciudadanos cuelgan la octubre de ese año, los austracistas entraron en la ciudad de Barce- bandera catalana de sus balcones y se interpreta Els segadors, el himno lona con el archiduque Carlos, que fue proclamado rey Carlos III por nacional de Cataluña, en los distintos actos conmemorativos. la población. Los reinos de Mallorca y Valencia siguieron el ejem-12 13
  9. 9. Catalunya, 1714 Carlos de Austria Los bandos en conflicto El archiduque Carlos de Austria, nacido en Viena en 1685 y segundo hijo del empera- Durante la Guerra de Sucesión se enfrentaron dos bandos muy hete- dor austríaco Leopoldo I y de Leonor de rogéneos. Por un lado, los austracistas, partidarios del archiduque Palatinado-Neoburgo, fue el pretendiente Carlos de Austria, contaban con ejércitos procedentes de Inglaterra, al trono de la monarquía hispánica duran- los Países Bajos, Austria, Portugal, Italia, Cataluña y los territorios te la Guerra de Sucesión Española, para de la antigua Corona de Aragón. Los soldados catalanes representa- lo que contó con el apoyo de Cataluña, ban un sector minoritario dentro del ejército austracista; una parte Aragón, Valencia, Mallorca, Cerdeña, Sici- importante de los mismos eran fusileros de montaña (o migueletes) lia y Nápoles. Fue coronado rey en Barcelo- y soldados de caballería. El ejército austracista llegó a movilizar a na en 1705 con el nombre de Carlos III y fijó más de veinticinco mil soldados por el interior de Cataluña. En cuan- to al bando borbónico, integraban el ejército regimientos franceses su corte en dicha ciudad. El 1 de agosto de 1708 Archiduque Carlos. y castellanos; los franceses dominaban en número. Había asimismo se casó en la catedral de Barcelona con Isabel Museo Palau Mercader (Cornellà de Llobregat) regimientos italianos e irlandeses que luchaban a favor de la causa Cristina de Brunswick. En 1711, tras la muerte borbónica. El ejército borbónico, en las postrimerías de la Guerra de su hermano José I, fue coronado emperador del Sacro Imperio Ro- de Sucesión, en 1714, llegó a movilizar por el interior de Cataluña a mano Germánico y adoptó el nombre de Carlos VI, por lo que tuvo que más de sesenta mil efectivos. La Guerra de Sucesión fue asimismo regresar a Viena. A su muerte, en Viena, en 1740, lo sustituyó en el una guerra civil entre bandos enfrentados, con el partido austracis- poder su hija, la emperatriz María Teresa I de Austria. ta, apoyado por los vigatans y los migueletes, frente a los francófilos o botiflers (también conocidos como afrancesados y renegados). Felipe de Anjou Felipe V o Felipe de Anjou, nacido en Versalles (Francia) en 1683 y nieto del rey Luis XIV y de María Teresa, hermana del rey Carlos II, fue Progreso y represión el primer rey de la dinastía de Borbón en heredar la corona de la monarquía hispánica (1700). En 1701 se casó en Figueres con María Luisa de Entre los siglos xvi y xvii, la población catalana experimentó un creci- Saboya y en 1714 contrajo matrimonio en miento lento pero sostenido tras las crisis y pandemias medievales. segundas nupcias con Isabel de Farnesio. A principios del siglo xviii, Cataluña se había recuperado por com- Su política centralista y uniformizadora, pleto, hasta que la guerra frenó esta tendencia. Pese a la derrota semejante a la llevada a cabo en Francia, de 1714 y el cambio de régimen político experimentado, Catalu- ña salió adelante y no tardó en reanudar el camino trazado en las provocó que los antiguos territorios de la últimas décadas. Esta recuperación demográfica y económica está Corona de Aragón se inclinaran por apo- ligada a la expansión agrícola por la especialización que se vivió, yar al archiduque Carlos de Austria cuando en la que destacó de manera notable el incremento de la vid para este desembarcó en Barcelona en 1705. Tras abastecer tanto a los mercados interiores como al de ultramar, con diez años de guerra, de la que salió victorio- la transformación del vino en aguardiente (hasta 1778 no se otorga Felipe V. so, Felipe V promulgó en 1716 el Decreto de Nue- a Cataluña el libre comercio con América). Como testimonios de Ayuntamiento de va Planta, mediante el cual se creaba un sistema de esa época podemos contemplar las masías repartidas por casi todo La Seu d’Urgell gobierno totalmente nuevo, de carácter centralista, el país, muchas de las cuales permanecen casi inalteradas trescien- castellanizador y militarizado, previa abolición de las instituciones y tos años después. Estrechamente vinculada a la expansión agraria y constituciones catalanas. Felipe V murió en Madrid en 1746. al comercio del siglo xviii surgirá la producción industrial, centrada fundamentalmente en la industria textil algodonera y también la14 15
  10. 10. Catalunya, 1714 Cronología de la Guerra 1711 Batallas en el interior de Cataluña: Els Prats de Rei y Cardona Importantes partes de Cataluña caen en manos de Felipe V. El herma- de Sucesión en Cataluña no de Carlos III, el emperador José I, fallece. Carlos III se convierte en emperador y debe ir a Viena. Ello provoca un giro en la política de Inglaterra, que no desea reforzar el Imperio y puede obtener muchas 1700 Deceso del rey Carlos II ventajas económicas de la paz. Las tropas borbónicas del duque de Felipe de Anjou es proclamado rey de la monarquía hispánica. Vendôme y las austracistas del mariscal Starhemberg se enfrentan 1701 Juramento de las constituciones catalanas en la batalla de Els Prats de Rei. En noviembre y diciembre, los bor- Los catalanes aceptan como rey a Felipe de Anjou, quien jura en bónicos asedian el castillo de Cardona, que resiste heroicamente. Barcelona las constituciones ante las Cortes Catalanas. 1713 Tratado de Utrecht 1705 Pacto de los Vigatans Felipe V es reconocido por los Estados aliados, pero pierde Gibral- Se reúnen notables de Vic (vigatans) y se comprometen a alzarse tar (ocupado en 1704), Menorca, Sicilia, Cerdeña, Nápoles, Milán y contra la monarquía de Felipe V. Envían embajadores a Génova Flandes. En julio empieza el sitio de Barcelona. para reunirse con los representantes de la Segunda Gran Alianza de 1713 Convenio de L’Hospitalet La Haya y establecer un pacto antiborbónico. En junio, el conde de Königsegg, en representación del genera- 1705 Pacto de Génova lísimo austríaco Starhemberg, pacta la evacuación de las tropas Los embajadores de Vic se comprometen en Génova ante el pleni- imperiales de Cataluña ante el borbónico marqués de Grimaldi, en potenciario de la reina de Inglaterra, Mitford Crowe, a aportar un representación del duque de Pópoli. ejército de apoyo cuando llegue a Barcelona la armada angloho- 1713 Junta de Brazos landesa con el archiduque Carlos de Austria. Tras el bombardeo, la A principios de julio se reúne la Junta General de Brazos (o Par- población se subleva y jura fidelidad al archiduque Carlos. lamento de Cataluña) en Barcelona y declara la guerra a ultranza 1706 La Corona de Aragón a favor del archiduque contra Felipe V. Las Cortes Catalanas reconocen al archiduque como rey Carlos III. 1713 Ocupación borbónica de Tarragona El País Valenciano y Aragón también se alzan a su favor. En julio, En julio, los borbónicos ocupan la ciudad de Tarragona, mientras Carlos III entra en Madrid, pero se ve obligado a marcharse por el que el ejército aliado es evacuado hacia territorios imperiales. La avance borbónico. represión cae sobre los resistentes catalanes. 1707 Batalla de Almansa 1713 Expedición del diputado militar Las tropas borbónicas derrotan a las austracistas el 25 de abril y En agosto se embarca desde Barcelona una expedición militar li- Aragón pasa al dominio borbónico. derada por el diputado militar y el general Rafael Nebot, con el Batalla de Lleida objetivo de conseguir que toda Cataluña se rebele contra Felipe V En octubre, Lleida es derrotada por las fuerzas borbónicas tras un y formar un gran ejército de resistencia para atacar el asedio de largo y costoso asedio. El nuevo gobierno de la ciudad clausura la Barcelona. La expedición fracasa. catedral (Seu Vella) y la destina a usos militares. 1714 Últimas batallas. Sitio y caída de Barcelona y Cardona 1708 Sitio de Tortosa Las tropas catalanas del interior resisten solas la ofensiva borbónica En julio, el ejército borbónico, a las órdenes del duque de Orleans, hasta el verano con victorias en Talamanca y otros combates disper- consigue vencer al ejército austracista tras un largo mes de sitio y sos. El sitio de Barcelona se endurece con la llegada de Berwick y la combate en la ciudad de Tortosa. Los borbónicos se hacen con el ciudad cae el 11 de septiembre tras una resistencia heroica. No se control del frente del Ebro. respetan los acuerdos alcanzados. El 18 de septiembre capitula el 1710 Batallas de Almenar, Zaragoza, Brihuega y Villaviciosa castillo de Cardona, último baluarte de las libertades catalanas. Victorias aliadas en las batallas de Almenar y Zaragoza. Carlos III 1716 Decreto de Nueva Planta entra de nuevo en Madrid. La subsiguiente ofensiva borbónica y Nuevo ordenamiento jurídico del Principado de Cataluña, tras la las derrotas aliadas de Brihuega y Villaviciosa obligan a Carlos III a abolición de todas sus instituciones y constituciones. retroceder hasta Cataluña. 1717 Universidad de Cervera 1711 Sitio borbónico de Girona Felipe V firma el decreto de creación de dicha universidad. A finales de enero, un gran ejército francés, a las órdenes del du- 1725 Tratados de Viena que de Noailles, logra conquistar la ciudad de Girona y someterla a El emperador Carlos VI de Austria y el rey Felipe V pactan la amnistía la obediencia de Felipe V. y la devolución de bienes confiscados a los perdedores de la guerra.16 17
  11. 11. Catalunya, 1714 Cataluña, el movimiento ilustrado A partir de las caídas de Barcelona y Cardona en 1714, la historia de Ca- promueve el conocimiento a partir taluña cambia radicalmente. El gobierno de Cataluña tenía sus cimientos de la creación de instituciones pri- en el principio del pacto entre el rey y la representación del país y de vadas, como la Junta de Comercio, los derechos individuales y colectivos. Con la liquidación de la Corona de y academias como la de los Des- Aragón se pretende que desaparezca Cataluña, no solo como entidad po- confiados. En este siglo, pese a la lítica, sino también como realidad social y cultural. El Decreto de Nueva represión política y lingüística, se Planta (1716) suprimiría las instituciones más emblemáticas del Principa- produce un restablecimiento social do: la Generalitat y el Consejo de Ciento. Se iniciaba la España unificada y y cultural junto a las corrientes más absolutista. El nuevo régimen for- ilustradas que llegan a Cataluña. Barcelona. Panel cerámico de zó un cambio radical en las estruc- “La chocolatada”. Museo de Cerámica turas políticas, fiscales, sociales, Dentro de la Edad Moderna, las del Palau Reial de Pedralbes culturales y lingüísticas. Las siete corrientes artísticas del Renaci- miento, el Barroco y el Neoclasi- universidades catalanas fueron su- cismo representan, en cierto modo, la transformación social de la primidas y sustituidas por la nueva época: desde el siglo xvi, con el idealismo y el clasicismo del Rena- Universidad de Cervera en 1717. cimiento, pasando por el dramatismo del Barroco (xvii-xviii), hasta La lengua catalana se proscribió el racionalismo del Neoclasicismo de finales del siglo xviii. De estos del ámbito oficial y escrito, de la estilos, el que dejó más huella en Cataluña fue el Barroco, impul- justicia y de la educación. Más de sado por la Contrarreforma resultante de los conflictos religiosos veinticinco mil personas empren- europeos. Tras el esplendor medieval –románico y gótico–, el te- dieron el camino del exilio. rritorio englobado por nuestra ruta experimentó un nuevo período de florecimiento artístico con el Barroco. Los constantes episodios bélicos de Cataluña, desde el siglo xviii hasta la Guerra Civil (1936- de la lana, la seda, el papel, el 1939), han devastado la mayor parte de este patrimonio. A lo largo vidrio y otras manufacturas. No de los itinerarios de la ruta podremos contemplar el esplendor del Decreto de Nueva Planta obstante, los conflictos bélicos Barroco –y, a menudo, del Renacimiento y del Neoclasicismo– en de finales de siglo volvieron a todo tipo de edificios (iglesias, palacios, etc.), así como en obras ralentizar el imparable progreso del país: la Guerra de la Indepen- escultóricas y pictóricas, sobre todo en los retablos. dencia Norteamericana (1779-1783), la Guerra del Rosellón (1793- 1795) y las guerras contra Inglaterra (1779, 1796 y 1800). Una sociedad ilustrada y barroca En la Edad Moderna (1500-1800) Europa vive una época de descubri- mientos extraordinarios, desde el Humanismo hasta la Ilustración. El xviii es el Siglo de las Luces, en contraposición a la oscuridad del absolutismo imperante. Los grandes cambios en el campo del pensa- Cadaqués. Detalle miento transforman las sociedades de la época, lo cual se ve refleja- del retablo barroco do en la Revolución Francesa (1789). El movimiento ilustrado se abre de la iglesia de camino y la razón y la ciencia imperan en el mundo de las ideas. En Santa Maria18 19
  12. 12. Catalunya, 1714 Itinerarios de la ruta Antigua Principales Itinerario veguería o puntos subveguería de interés 1 Barcelona: Fenezca Barcelona Barcelona la nación con gloria Vallès Sant Boi de Llobregat 2 Por la Plana de Vic y el Vic Vic Lluçanès: La rebelión Lluçanès Centelles de los vigatans El Lluçanès 3 El eje del Llobregat: Manresa Manresa Represión y resistencia Berga Sallent Moià Gironella Berga Talamanca Moià 4 Grandes ejércitos en Cervera Cardona el interior: El duelo Prats de Rei Solsona Starhemberg-Vendôme Els Prats de Rei Cervera 5 Por las Terres de Lleida Lleida Ponent: Las llanuras Balaguer Balaguer de la discordia Tàrrega Agramunt Almenar Itinerarios 6 El frente pirenaico: Puigcerdà Castellciutat El monte en armas Pallars La Seu d’Urgell Aran Puigcerdà Sort 7 En tierras gerundenses: Girona Girona La defensa persistente Besalú Hostalric Olot 8 Por la Costa Brava: Girona Roses La frontera marítima Besalú Figueres 9 Por el Camp de Tarragona Tarragona Tarragona: Guerrillas Montblanc Torredembarra y somatenes Montblanc Capçanes 10 Por las Terres de Tortosa Tortosa l’Ebre: El frente Miravet meridional20 21
  13. 13. Catalunya, 1714 Itinerario 1 Barcelona: Río Llobregat Fenezca la nación con gloria Caldes de Montbui Arenys Olesa de Mar Esparreguera de Montserrat Caldes Mataró d’Estrac Sant Quintí de Mediona Castellví Sant Martí de Rosanes Sarroca Barcelona Sant Boi de Llobregat Puntos principales Lugares de interés en el conflicto Sitges Visita recomendada Vilanova i la Geltrú Plano del itinerario Barcelona La guerra en Barcelona Barcelona, la capital de Cataluña, fue la ciudad más afectada por la Guerra de Sucesión. Vivió los principales acontecimientos de la guerra y también los más dramáticos, al ser conquistada el 11 de septiembre de 1714 por el ejército borbónico. El 22 de agosto de 1705, tras la firma del Pacto de Génova entre británicos y catala- Rafael Casanova, herido y enarbolando la bandera de Santa Eulàlia, de Antoni Estruch i Bros. Fundació Caixa de Sabadell Este itinerario permite descubrir los principales escenarios de la Guerra de Sucesión en el territorio que abarcan las veguerías his- tóricas de Barcelona y del Penedès y la subveguería histórica del Vallès. El itinerario evoca el principal acontecimiento bélico de Cataluña durante la guerra: el asedio borbónico de Barcelona en 1713-1714. Asimismo, nos permite descubrir el paso de la guerra por los municipios de su periferia, al tiempo que nos traslada a las cons- trucciones barrocas y renacentistas más notables de este territorio. Itinerario recomendado El itinerario de Barcelona se puede realizar básicamente en dos eta- pas. La primera, que se centra exclusivamente en la capital de Catalu- ña, recorre los principales escenarios de la guerra y el rico patrimonio moderno de la ciudad. La segunda nos conduce por el litoral a ambos lados del municipio: hacia las costas de Garraf y hacia el Maresme. Cerca de Barcelona, hacia el interior, se encuentran otras poblaciones destacadas en el conflicto que también merecen una visita. Grabado del sitio de Barcelona, s. xviii. Du Bosc (ICC)22 23
  14. 14. Catalunya, 1714 Itinerario 1 El duque de Pópoli, comandante El 22 de octubre de 1705, el archiduque Carlos de Austria entró en Bar- “¡Fenezca la nación con glo- general de los ejércitos borbóni- celona. El 7 de noviembre juró las constituciones catalanas y fue procla- ria!”: palabras pronunciadas cos, preparaba la ofensiva final mado rey con el nombre de Carlos III. En diciembre, el nuevo rey convocó por Manuel Ferrer i Sitges, contra Cataluña con un ejérci- las Cortes Catalanas, celebradas en el Palau de la Generalitat. Carlos III representante del sector to francoespañol formado por se comprometió a impulsar económicamente Cataluña y a recuperar los unos veinticinco mil soldados y militar en la Junta de Brazos territorios cedidos a Francia en virtud de la Paz de los Pirineos (1659). concentrado en las fronteras de de la ciudad que, reunida en Aragón y Valencia. julio de 1713, decidió la re- sistencia a ultranza. El largo nes, desembarcó en Barcelona una gran flota del ejército aliado, al Las autoridades catalanas tra- sitio del ejército borbónico mando de Lord Peterborough y Georg von Hessen-Darmstadt. Ini- taron de impulsar la rebelión en a la ciudad de Barcelona se cialmente, las autoridades de la ciudad se pusieron al servicio de todo el territorio con la expedi- prolongaría trece meses, has- Felipe V y formaron la Coronela (milicia urbana) para proteger a ción del diputado militar, quien ta la derrota definitiva del 11 la población del ataque austracista. Sin embargo, en septiembre se embarcó en el puerto de Bar- de septiembre de 1714. de 1705, el ejército aliado, con la ayuda de un millar de vigatans, celona con fuerzas de caballería derrotó al ejército borbónico en la batalla de Montjuïc y, desde allí, e infantería y desembarcó en bombardeó la ciudad. Asediada Barcelona por las tropas aliadas, el Arenys de Mar para recorrer Cataluña en busca de hombres con los virrey de Cataluña, Fernández de Velasco, capituló el 9 de octubre. que formar un gran ejército y atacar el cordón del asedio. La manio- bra fracasó: las rebeliones antiborbónicas en el interior de Cataluña A principios de abril de 1706, un numeroso ejército borbónico, y las victorias del ejército de resistencia del marqués de El Poal no formado por más de veinte mil soldados y encabezado por el pro- fueron suficientes ante la superioridad numérica de los borbónicos. pio Felipe de Borbón y los condes de Tolosa y de Tessé, se esta- bleció en Sarrià para preparar un ataque a Barcelona. La ciudad El teniente general Antoni de Villarroel asumió la dirección de la contaba con cerca de diez mil hombres para su defensa, entre defensa de Barcelona durante el asedio. En el bando borbónico, la Coronela, el Regimiento de las Reales Guardias Catalanas, los dirigió el ataque el duque de Pópoli. En una primera fase, los bor- voluntarios y los soldados británicos, alemanes y holandeses. El bónicos conquistaron los conventos y masías de los alrededores de 19 de abril las fuerzas borbónicas atacaron la fortaleza de Mont­ Barcelona, con la intención de ir estrechando el cerco. En mayo juïc, desde donde bombardearon la ciudad de Barcelona. Ocho de 1714, tras la llegada de cañones franceses de gran calibre, se días después, una gran flota británica a las órdenes del almirante inició un bombardeo sistemático de la ciudad. El objetivo no fue- John Leake logró desembarcar en Barcelona, lo que provocó la ron las defensas sino la población civil, las casas y los ciudadanos retirada rápida y desordenada del ejército borbónico que asedia- de Barcelona. Una gran flota francesa a las órdenes del almirante ba la ciudad. Felipe V se dirigió a Francia, cruzando la frontera Jean Baptiste du Casse bombardeó y bloqueó la ciudad por mar. por Navarra, para regresar a la corte madrileña. Barcelona fue la corte del rey Carlos III hasta mayo de 1711, cuando fue nom- El 6 de julio, el duque de Berwick sustituyó al duque de Pópo- brado emperador del Sacro Im- li como comandante general de los ejércitos borbónicos. Con él perio Romano Germánico a raíz llegaron más refuerzos franceses. En esos momentos sitiaban Bar- Con el Tratado de Utrecht de la muerte de su hermano, celona unos cuarenta y siete mil soldados y otros cuarenta mil (11 de abril de 1713) y la el emperador José I. La reina, ocupaban el resto de un país que, por entonces, apenas alcanzaba evacuación de las fuerzas im- Isabel Cristina de Brunswick, el medio millón de habitantes. Berwick decidió penetrar las mu- periales acordada en el Con- permaneció en Barcelona como rallas por el lado del río Besòs, por los baluartes de Santa Clara venio de L’Hospitalet (22 de gobernadora, hasta que el 1 de y del Portal Nou, donde actualmente se hallan el paseo de Lluís junio de 1713), Barcelona en- marzo de 1713 embarcó en una Companys, el Arc de Triomf y el parque de la Ciutadella. Mandó traba en una de las fases más flota británica, junto con mu- bombardear las murallas y el 13 de agosto, tras sufrir numero- dramáticas de su historia. chos cortesanos, en dirección a sas bajas, ordenó el ataque al baluarte de Santa Clara, el cual, dominios imperiales. tras una dura lucha que se prolongó dos días, terminó controlado24 25
  15. 15. Catalunya, 1714 Itinerario 1 Oleguer, y varios retablos, entre los cuales figura el de la Virgen Se calcula que durante el asedio de Barcelona hubo unas veinte mil bajas: de la Merced, actual patrona de la ciudad. Delante de la catedral unas siete mil del bando catalán y unas quince mil del borbónico. Cayeron destaca la Casa de l’Ardiaca, actual sede del Archivo Histórico sobre la ciudad unas treinta mil bombas que destrozaron por completo un de la Ciudad de Barcelona, con un patio de entrada que contiene tercio de la población y deterioraron considerablemente el resto. numerosos elementos renacentistas. Al lado, de cara a la calle del Los borbónicos encarcelaron a los militares austracistas más destacados, Bisbe, se ubica el Palau Episcopal, reformado durante la segunda mientras que quienes pudieron hacerlo se exiliaron a territorios imperiales. mitad del siglo xviii y residencia del arzobispo de Barcelona. Por el La represión fue sistemática y se ejecutó a muchos catalanes; entre ellos, otro lado de la catedral, siguiendo la calle Comtes de Barcelona, al general Josep Moragues, capturado varios meses más tarde cuando se se llega al Palau del Lloctinent, de mediados del siglo xvi, tras disponía a embarcar rumbo a Mallorca. Al poco tiempo se demolió el barrio el cual se abre la plaza del Rei, presidida asimismo por el Palau de La Ribera y en su lugar se construyó, dos años después, la Ciutadella, Reial Major, antigua residencia de los Condes de Barcelona, y la una fortificación militar destinada a la vigilancia y el control de la ciudad. Casa Clariana-Padellàs, sede del Museo de Historia de la Ciudad. Todas las instituciones y constituciones tanto barcelonesas como catalanas Entre las grandes iglesias barcelonesas destaca asimismo Santa fueron abolidas, y la nueva administración, militar y castellanizadora, se Maria del Mar, la gran basílica gótica del barrio de La Ribera, articuló a través del Real Decreto de Nueva Planta (1716). donde el rey Carlos III asistió a su primera misa de acción de gra- cias cuando desembarcó en Barcelona en octubre de 1705. Detrás de la misma se encuentra el paseo del Born, que ya existía con por los catalanes. Los borbónicos alargaron unas semanas más los el trazado actual en el siglo xviii. Desde allí preparó Villarroel el bombardeos. La eficacia del bloqueo marítimo y la incapacidad último ataque de la caballería catalana para tratar de expulsar del marqués de El Poal para romper el asedio de Barcelona con sus a la artillería enemiga que se aproximaba a la ciudad. Siguiendo tropas dejaron la ciudad al límite de sus posibilidades. Las reser- por la calle Montcada, donde vivían las familias de la nobleza y vas de pólvora se iban reduciendo y los alimentos escaseaban. El los comerciantes adinerados del barrio de La Ribera, podemos 11 de septiembre de 1714, después de que la Junta de Brazos re- observar varios palacios de la época, como el Palau Dalmases, chazara otra oferta de rendición del duque de Berwick, empezó el residencia del mercader austracista Pau Ignasi de Dalmases i Ros, asalto general de las tropas borbónicas, que penetraron en la ciu- construido entre 1690 y 1710. dad por la Brecha Real, situada entre el Baluarte de Santa Clara y el del Portal Nou. El asalto se prolongó todo el día, con intensos Justo al lado de la iglesia de Santa Maria del Mar se halla el Fossar combates por las calles. Los principales puntos de enfrentamiento de les Moreres, el antiguo cementerio donde se enterró a gran par- fueron el convento de Sant Agustí, los baluartes del Portal Nou y te de las víctimas de la ciudad durante el asedio. Un pebetero con de Sant Pere, así como el Palau Reial Nou. Finalmente, la mayoría de los miembros del gobierno de la ciudad, reunidos en el baluar- te de Sant Antoni, resolvieron capitular. La visita a Barcelona La ciudad conserva todavía un abundante patrimonio monumental vinculado al conflicto bélico y al estilo artístico de la época: el Barroco. La mayor parte de este patrimonio se encuentra en el actual distrito de Ciutat Vella, el perímetro de la Barcelona de entonces. Entre las edificaciones más importantes de la Barcelo- na de la Guerra de Sucesión se cuentan la Catedral, donde el 1 de agosto de 1708 se celebró el enlace matrimonial entre el rey Carlos III e Isabel Cristina de Brunswick. Si bien se trata de una gran obra gótica de los siglos xiii y xiv, en su interior podemos hallar importantes elementos barrocos, como el sepulcro de Sant Sitio de Barcelona, 1714. J. Rigau (ICC)26 27
  16. 16. Catalunya, 1714 Itinerario 1 El 11 de septiembre de todos los años, en el Fossar de les Moreres, los ciudadanos recuerdan a los mártires de las libertades catalanas durante la Guerra de Sucesión. Entre ellos se encuentra el general Josep Mora- gues, ejecutado en Barcelona el 27 de marzo de 1715, cuya cabeza fue colocada en una jaula en el Portal de Mar y no se retiró hasta doce años después, como escarnio a los catalanes que habían combatido valiente- mente contra los ejércitos de Felipe de Borbón. una llama que nunca se apaga y una inscripción que reza “La Fosa de las Moreras no acoge a ningún traidor; aun perdiendo las ban- deras será el arca del honor” recuerdan a los miles de catalanes allí inhumados durante el ataque borbónico a la ciudad en 1714. Tras cruzar el Portal del Mar se llega al Pla de Palau, donde an- tiguamente se concentraba la actividad comercial y marítima de Plano de Barcelona con la Ciutadella, s. xix. Moulinier (ICC) la ciudad. Allí se encontraba el Palau Reial, residencia oficial del rey Carlos III, desde donde se accedía a Santa Maria del Mar a tra- para controlar la ciudad de Barcelona tras la Guerra de Sucesión. En vés de un puente que comunicaba los dos edificios. Otro edificio la actualidad, el antiguo arsenal de la ciudadela militar es la sede del del Pla de Palau que ha llegado hasta nuestros días es la Llotja de Parlamento de Cataluña. Entre las restantes construcciones de la ciu- Mar (‘lonja de mar’), gran centro económico en la Edad Media y dadela destacan la iglesia y el escenario de la representación de la ópera de Antonio Caldara Il Palau del Governador, diseñados Para construir la Ciutadella, las più bel nome (1708), dedicada al rey Carlos III y a su esposa Isabel por el ingeniero militar borbó- Cristina. En la misma plaza, el Palau de la Duana Nova, muestra nico Próspero de Verboom. autoridades borbónicas ordena- del Barroco clasicista, es la actual sede del Gobierno Civil. ron la demolición de una parte No muy lejos del Born se ha- del barrio de La Ribera, cuyos Recorriendo el paseo de Colom se llega al parque de la Ciutadella, llan los restos del convento de restos se pueden observar en el situado en los terrenos donde Felipe V ordenó construir una ciudadela Sant Agustí el Vell, uno de los antiguo mercado del Born. Los escenarios más cruentos de la barceloneses que perdieron su batalla del 11 de septiembre. vivienda fueron trasladados a El convento quedó muy dete- un barrio de nueva creación, la riorado por los bombardeos y Barceloneta, iniciado a media- se demolió cuando se constru- dos del siglo xviii y diseñado a yó la ciudadela. A mediados partir de los planos de Próspe- del siglo xviii se instaló allí un ro de Verboom. cuartel borbónico, edificio que actualmente alberga el Museo del Chocolate. Muy cerca del mismo se encuentra el monasterio be- nedictino de Sant Pere de les Puel·les, donde se produjo uno de los grandes enfrentamientos de la batalla del 11 de septiembre. Su ce- menterio se llenó de cadáveres de los resistentes en el asedio. Algo más al norte se encontraba el baluarte de Sant Pere, que ocupaba el actual trazado de la ronda de Sant Pere. Fue uno de los baluartes Barcelona. Migueletes en el Fossar de les Moreres que tuvo mayor protagonismo en la batalla. En él cayó herido el pri-28 29
  17. 17. Catalunya, 1714 Itinerario 1 Rambla de les Flors, se llega al Palau de la Virreina (s. xviii), uno de los máximos exponentes del Barroco civil catalán. Tras cruzar la Rambla en dirección a la calle del Carme llegamos al Hospital de la Santa Creu, lugar donde se acogió a los heridos de ambos bandos durante el sitio de Barcelona. A partir del 13 de sep- tiembre, tras la ocupación borbónica, solo aparecen registrados los heridos del bando borbónico, por lo que se supone que los resisten- tes fueron exterminados. Dentro del conjunto de las dependencias del antiguo hospital hallamos la Biblioteca de Catalunya; el Institut d’Estudis Catalans, en la Casa de Convalescència, y el Col·legi de Ci- rurgia. Tras salir por la calle del Hospital se llega a la iglesia barroca de Sant Agustí Nou, de mediados del siglo xviii. Desde la plaza de Sant Jaume, bajando por la calle Regomir, hallamos el Palau Vilana- Perlas, que fue la residencia del protonotario Ramon de Vilana-Per- las, secretario del Despacho Universal del rey Carlos III. Si seguimos en dirección a la calle Ample, llegamos a la basílica de la Mercè, junto a la cual se encuentra el Palau Larrard, del siglo xviii. A las afueras de la ciudad antigua, sobre una colina estratégica desde la que se dominan la ciudad y el mar, se halla el castillo de Barcelona. Parlamento de Cataluña Montjuïc, que fue escenario de las batallas de los sitios de 1705 y 1706 y tuvo asimismo un papel destacado en la defensa de Barcelo- mer consejero de Barcelona, na en 1714. Otros monumentos con considerables elementos rena- Rafael Casanova: Una estatua Rafael Casanova, mientras centistas y barrocos son la iglesia de Sant Vicenç de Sarrià, el mo- conmemorativa sobre un pe- sostenía la bandera de santa nasterio de Santa Maria de Pedralbes, la iglesia de Els Josepets de destal recuerda hoy la figura de Eulalia, patrona de la ciudad. Gràcia y los jardines del Laberint d’Horta, de finales del siglo xviii. la máxima autoridad civil de la Barcelona de 1714. El 11 de sep- En pleno centro del barrio de tiembre de todos los años miles Ciutat Vella, en la plaza de de catalanes presentan una Sant Jaume, se conservan to- davía los dos edificios desde ofrenda floral ante el monumen- donde se tomaban las deci- to en memoria de los defensores siones de la resistencia bar- de las libertades catalanas. celonesa durante el asedio borbónico. Se trata del Palau del Consell de Cent, actual sede del Ayuntamiento de Barcelona, y el Palau de la Diputació de Catalunya, actual sede del gobier- no de la Generalitat de Cataluña, donde se reunía la Junta de Brazos. Muy cerca del Palau de la Generalitat se halla la iglesia barroca de Sant Sever, frecuentada antiguamente por las clases acomodadas barcelonesas. En la confluencia de la Rambla con la calle de Portaferrissa destacan el Palau Moja, de finales del siglo xviii, y, al otro lado, la iglesia de Betlem, de los siglos xvii-xviii. Bajando por la Rambla en dirección al sector conocido como la Barcelona. Castillo de Montjuïc30 31

×