Qué debemos saber sobre Transgénicos

568 views
508 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
568
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
57
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Qué debemos saber sobre Transgénicos

  1. 1. ¿Qué son los Transgénicos?  Los  transgénicos  son  organismos  genéticamente  modificados  creados  en  laboratorios  de  Bio‐Tecnología,  cuyas características  se  han  alterado  mediante  la  inserción  de  genes  de  otras  especies,  por  ejemplo,  se  le  añaden  genes propios  de  peces  a  una  variedad  de  soya  para  así  otorgarle  características  nuevas  que  no  son  propias  del  organismo, fundamentalmente hechos para ser resistentes a herbicidas que la misma empresa produce y resistentes al ataque de plagas de insectos.  ¿Riesgos de los Cultivos Transgénicos?  Diversos  estudios  internacionales  comprobaron  que  la  siembra  de  cultivos  transgénicos  daña  de  forma  irreversible  el patrimonio  agroecológico  de  un  territorio.  Un  caso  lo  da  la  liberación  al  medio  ambiente  de  polen  proveniente  de cultivos modificados genéticamente, la que es una de las vías clásicas de contaminación en el maíz, ya que el viento es la vía de polinización de esta planta.  ¡Transgénicos en Chile!  En Chile la siembra de transgénicos ha sido bajo cuerda y sin protocolos de bioseguridad, lo que implica un grave riesgo de  contaminación  biológica  de  los  cultivos  y  malezas  cercanas  a  la  siembra.  La  demanda  de  las  organizaciones  de agricultores es porque el gobierno mantiene en secreto los lugares precisos donde se localizan estos cultivos, afectando los intereses de agricultores orgánicos y convencionales, trabajadores expuestos, comunidades vecinas y consumidores.  ¡Movimientos anti Transgénicos!  El  2008,  la  Asociación  Nacional  de  Mujeres  Rurales  e  Indígenas  (ANAMURI)  hizo  un  catastro  en  algunas  regiones detectando  la  presencia  de  transgénicos  de  maíz  en  las  regiones  de  Rancagua  y  Arica.  Ese  mismo  año  el  Instituto  de Nutrición  y  Tecnología  de  los  Alimentos  (INTA)  de  la  Universidad  de  Chile,  determinó  que  maíces  transgénicos provenientes  de  semilleros  contaminaron  siembras  de  maíz  convencional  en  Chile,  según  el  muestreo  realizado  en  la Región de O’Higgins. Se analizaron muestras provenientes de 30 predios contiguos a semilleros de OGM, de los cuales cuatro  dieron  resultados  positivos  para  contaminación  transgénica,  en  las  comunas  de  Placilla,  Santa  Cruz  y Chimbarongo.  ¡El Gobierno Niega Información!  Se  ha  pedido  información  al  Ministerio  de  Agricultura  acerca  de  donde  están  los  cultivos  y  los  semilleros  y  no  han obtenido  respuesta.  “Acá  está  en  juego  el  derecho  a  la  información  de  los  cultivadores  y  las  personas  que  viven alrededor de estas plantaciones porque no saben a los que están expuestos. Parece que dicha información es un secreto de Estado”.  ¡Nuestros Ministros!  Desde 1992 que en Chile se ha permitido la internación de material transgénico y la única normativa específica en Chile respecto a transgénicos se encuentra en una Resolución del Servicio Agrícola y Ganadero sobre Normas y Regulación de Liberación  de  Transgénicos.  Según  dicho  decreto,  sólo  se  autoriza  en  Chile  la  entrada  de  semillas  transgénicas  para multiplicación  con  fines  de  exportación,  o  sea,  no  se  permite  liberación  de  transgénicos  para  consumo,  grave desconocimiento  de  los  peligros  que  conlleva  la  plantación  de  Organismos  Genéticos  Modificados,  que  en  el  caso  del maíz, solo necesita ser plantado, para producir contaminación a los predios aledaños, y terminan de igual manera en los platos de los consumidores..  Una Comisión Asesora de Liberación de Transgénicos (CALT), dependiente del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), fija las cláusulas  de  bioseguridad  para  los  cultivos  transgénicos  en  el  país.  Claro  que  es  a  puertas  cerradas,  ya  que  no  está 
  2. 2. abierta a la participación de organizaciones ciudadanas. Además, el país se ha vendido para afuera y en la conciencia de los chilenos como “‘potencia agroalimentaria”, imaginario que se sostiene en el cultivo de salmón, fruta, vino y semillas, marketing que provoca sospechas sobre las implicancias y daños futuros al ecosistema y el material genético de muchas especies presentes en el país.  El ex ministro de Agricultura de Bachelet ya hizo su aporte al cultivo de transgénicos. Álvaro Rojas, ministro del ramo hasta fines del año 2007, en marzo de ese año recibió entusiasta al vicepresidente de Monsanto, y anunció el interés tanto de dicha trasnacional alimentaria como del gobierno de establecer 25.000 hectáreas de soya transgénica en Chile. En el Parlamento en tanto existe un proyecto de ley –patrocinado por los senadores Alberto Espina (RN), Eduardo Frei (DC), Fernando Flores (Chile Primero), Andrés Allamand (RN) y Juan Antonio Coloma (UDI)‐ que apoya la expansión de estos cultivos transgénicos y no considera su etiquetado.  El  gobierno  del  Presidente  Piñera  y  los  obtentores  vegetales  (nombre  de  fantasía  de  la  transnacional  semillera  y agroquímica Monsanto y otros) esperaban que el martes 5 de abril, el Senado terminara de aprobar la adscripción de Chile al Convenio Internacional para la Protección de Obtenciones Vegetales (UPOV 91), sin embargo por amplia mayoría de quince votos contra cuatro, y una abstención, los senadores acordaron escuchar primero la opinión de la ciudadanía.  Por tanto el proyecto (Boletín Nº 6426‐10) que estaba en segundo trámite constitucional luego de su aprobación por la Cámara  de  Diputados  en  2010,  deberá  ser  analizado  por  la  Comisión  de  Agricultura.  Transversalmente  los  senadores Ximena Rincón, Andrés Zaldívar, José García Ruminot, Hosaín Sabag, Guido Girardi, Antonio Horvath y Alejandro Navarro plantearan dudas sobre sus consecuencias para los productores agrícolas nacionales.  La reacción parlamentaria es la respuesta a la movilización desarrollada por organizaciones sociales y ambientales ante la reposición de la ley de transgénicos y su avance simultáneo con los proyectos de privatización de la semilla nativa y de firma  del  convenio  UPOV91.  El  Cabildo  Ciudadano  de  Chillán  Viejo  (2  de  abril),  en  que  participaron  más  de  40 organizaciones locales, regionales y nacionales presididos por el alcalde de la comuna, Felipe Aylwin y por la Asociación Gremial de Agricultores Orgánicos de Biobío, acordó solicitar al parlamento el rechazo de todas las leyes que pongan en Peligro  la  semilla  campesina,  por  la  vía  del  otorgamiento  de  nuevos  “derechos  de  obtentor”  y  la  introducción  de  los transgénicos. Los derechos de obtentor son una suerte de patente que ahora se pretende validar por 20 ó 25 años, para Hacer dependientes a los campesinos y productores agrícolas de las corporaciones del negocio de la semilla transgénica y los agro tóxicos.  Las demandas del Cabildo de Chillán Viejo al Senado, suscritas por organizaciones campesinas, productores orgánicos, exportadores,  consumidores  y  profesionales,  están  siendo  dadas  a  conocer  a  todos  los  parlamentarios  y  fueron entregadas directamente a Ximena Rincón y Alejandro Navarro frente a La Moneda, cuando la senadora depositaba allí una carta dirigida al Presidente Piñera. Así confluyeron dos iniciativas ciudadanas anti transgénicos y en defensa de la semilla campesina, desde el sur y centro del país. La senadora demandó el retiro del proyecto de transgénicos y el inicio de un amplio debate respecto de todos los proyectos relacionados con el patrimonio genético por la vía de entregar el control de la semilla y los alimentos, a empresas que sólo buscan aumentar sus ganancias.  En  la  sesión  del  Senado,  la  senadora  Rincón  mencionó  que  “el  Gobierno  le  ha  otorgado  urgencia  a  varios  proyectos sobre obtentores vegetales y hemos concurrido junto al senador Navarro a La Moneda para pedirle al Gobierno que nos dé tiempo para transparentar e informar a la ciudadanía sobre el alcance de estas iniciativas”.  ¡Casos de Intoxicación en Chile!  Entre los fundamentos expuestos por las agrupaciones sociales se sostiene que saber la ubicación de dichos cultivos “es especialmente necesario para quienes desarrollan en todo el país la agricultura orgánica, que se considera amenazada por la posible contaminación genética de carácter horizontal proveniente de dichos cultivos, y también la exportación de semillas  provenientes  de  la  agricultura  convencional.  Asimismo  el  alto  consumo  de  herbicidas  e  insecticidas  ligado  a estos cultivos afecta la biodiversidad, el desarrollo de la agricultura orgánica, de la apicultura y la salud de comunidades 
  3. 3. vecinas,  temporeras,  pequeños  propietarios  y  consumidores.  Esto  implica  que  las  exportaciones  de  semillas,  miel, alimentos  envasados,  productos  pecuarios  y  el  conjunto  de  la  producción  agropecuaria  orgánica  quedan  en  riesgo  de contaminación”.  Y no es catastrofismo. Ya el 16 de enero del 2008, 13 temporeras(os) resultaron intoxicados por exposición al insecticida Zero  5  EC,  un  piretroide  de  ANASAC  que  contiene  50  g  del  insecticida  lambdacihalotrina.  El  hecho  se  registró  en  el interior  de  un  maizal  transgénico  contratado  por  Massai  Agricultural  Services,  una  exportadora  de  semillas  híbridas  y transgénicas, cuya producción de maíz y soja proviene ‐entre otros‐ de semillas importadas de Monsanto y Syngenta. El hecho ocurrió en el sector Bajo Lagunilla, en la Región del Maule. El episodio además demostró que, al contrario de lo que afirman los promotores de los transgénicos, estos cultivos no disminuyen el uso de plaguicidas, especialmente de herbicidas  como  es  el  caso  de  glifosato  conocido  comercialmente  como  Roundup.  Estudios  científicos  independientes han considerado el glifosato como extremadamente tóxico para la salud de las personas y muy dañino para el ambiente.   El Proyecto Express del Gobierno  El proyecto de Gobierno fue descrito como una vía rápida o express para la aprobación de los transgénicos en medio de la desinformación ciudadana y sin garantías de protección a la biodiversidad, violando el derecho ciudadano a saber y beneficiando  solamente  a  las  autoras/beneficiarias  del  proyecto,  las  transnacionales  productoras  de  semillas transgénicas  (Monsanto/Semillas  Sseminis,  Syngenta  y  DuPont/Pioneer)  y  de  plaguicidas  que  acompañan  ese paquete tecnológico. La iniciativa deja las decisiones sobre autorizaciones (artículo 27) en manos del Servicio Agrícola y Ganadero SAG,  un  servicio  sin  competencia  ni  capacidad  instalada  para  una  tarea  nacional  de  esa  complejidad  y  trascendencia. Incoherencias como el hecho de que la ley enuncie como objetivo (artículo 1) la regulación de los alimentos transgénicos y en cambio sólo contenga un etiquetado voluntario sujeto a sanciones para los alimentos no transgénicos (artículo 17), provocaron la hilaridad de la concurrencia. La ley implícitamente respalda el criterio de la “equivalencia sustancial” de los  alimentos  transgénicos  con  los  convencionales,  una  teoría  añeja,  sin  respaldo  científico,  desechada  en  los  países europeos con que Chile comercia, donde el etiquetado de los transgénicos es obligatorio.   Los daños de los Transgénicos  Uno  de  muchos  estudios  internacionales  como  la  Revista  cientifica  Journal  of  Biological  Sciences  sostiene  con  hechos diversos casos donde se ha logrado asociar al uso de transgénicos a problemas con la salud:  ‐Nuevas alergias: En Estados Unidos en el conocido caso del “Maíz Starlink”, del año 2000, se encontraron en la cadena alimentaria  trazas  de  un  maíz  transgénico  no  autorizado  para  consumo  humano  que  provocó  graves  problemas  de reacciones  alérgicas.  Genera  además  resistencia  a  los  antibióticos  pueden  transferir  a  las  bacterias  la  resistencia  a determinados antibióticos que se utilizan para luchar contra enfermedades tanto humanas como animales. En este caso, la Asociación de Médicos Británicos ha recomendó prohibir el uso de los genes en productos naturales.  ‐Tóxicos  en  los  alimentos.  El  cultivo  de  semillas  transgénicas  va  de  la  mano  del  uso  de  productos  químicos  en  la agricultura, afectando tanto a los vegetales como la salud de la población que los consume.  ‐Disminución en la capacidad de fertilidad. Según un estudio hecho por el gobierno austriaco, la fertilidad de los ratones alimentados  con  papas  modificadas  genéticamente  se  vio  seriamente  dañada,  con  una  descendencia  menor  que  los ratones alimentados con papas convencionales. A su vez, para la investigadora de la Universidad de Los Lagos, Sandra Ríos  otras  de  las  consecuencias  de  la  siembra  de  transgénicos  es  que  Chile  perderá  su  status  de  isla  ecológica  con productos  sanos,  ya  que  no  podrá  garantizar  cultivos  libres  de  transgenia.  “Significará  la  pérdida  de  credibilidad  ante mercados  internacionales  para  exportar  productos  sanos  y  en  caso  contrario,  convertirse  en  una  potencia  de exportación de transgénicos”.  
  4. 4. Desinformación, mal rotulado de etiquetas, contaminación ambiental, perjuicios para la salud, son algunos de los otros efectos asociados a la producción y comercialización de transgénicos, que merece ser discutido y conocido por toda la población antes de que uno o más de estos productos aterricen en su mesa.  La Gran Mentira  El Gobierno está pronto a enviar un proyecto de ley con miras a permitir los cultivos transgénicos para consumo interno. Adicionalmente, en el Congreso, se tramita la ley de obtentores vegetales, que busca resguardar la propiedad intelectual de las semillas genéticamente modificadas, entre otros. Tales iniciativas no sólo atentan contra la soberanía alimentaria, sino  que  constituyen  una  verdadera  sentencia  de  muerte  para  nuestro  país,  como  ya  ha  ocurrido  en  Argentina  o Paraguay.  En  Argentina,  que  reconvirtió  gran  parte  de  su  agricultura  para  producir  soya  transgénica,  la  tasa  de  abortos espontáneos experimentó un aumento del 400%. Tragedia aparte es el aumento exponencial de los niños nacidos con malformaciones congénitas y daños neurológicos producto de la fumigación con el herbicida asociado a estos cultivos, el Roundup Ready, elaborado en base a glifosato, tal como se muestra en la foto que acompaña a este texto (ver al final de la  columna).  Adicionalmente,  los  científicos  y  médicos  han  dado  la  alerta  sobre  el  daño  que  pueden  producir  estos “alimentos” para el consumo de la población en el largo plazo, particularmente en niños y mujeres embarazadas.  Estudios  independientes  realizados  con  animales  de  laboratorio  alimentados  con  productos  transgénicos  muestran, entre  los  efectos  negativos  comprobados,  riesgos  de  infertilidad,  desregulación  inmune,  envejecimiento  acelerado, desregulación de genes asociados con síntesis de colesterol y regulación de insulina, cambios en el hígado, riñones, bazo y  sistema  gastrointestinal,  entre  otros.  En  otras  palabras,  existe  la  experiencia  empírica  y  la  evidencia  científica  que muestra el daño que ocasionan estos cultivos a la salud de la población, la agricultura y el medio ambiente; sin embargo, el Gobierno pareciera desconocerlo por completo.  Por supuesto que nada de lo señalado más arriba aparece en los folletos promocionales de las empresas responsables de estos productos. Tampoco se menciona nada de esto en los seminarios organizados por estas empresas, a los que acuden  regularmente  el  ministro  de  Agricultura,  subsecretarios  y  multitud  de  funcionarios  públicos;  y  también parlamentarios. Para conocer la realidad, basta con cruzar la cordillera, conversar con los médicos rurales y revisar las estadísticas oficiales; también revisar la información científica disponible y publicada por científicos independientes y al servicio  de  la  verdad,  no  de  transnacionales.  Así  como  hay  abogados  al  servicio  de  narcotraficantes  y  médicos  que practican abortos, también hay científicos dispuestos a ocultar, enmascarar y segar la información, creando confusión y dando la impresión de que la “ciencia” respalda toda esta aberración e irresponsabilidad sin límites.  La  seguridad  alimentaria  de  nuestro  país  está  en  peligro,  así  como  la  salud  de  nuestros  hijos,  empresas  como  las Agroindustriales  transnacionales,  saben  cómo  lograr  lo  que  se  proponen,  compran  políticos,  diputados,  senadores, gobiernos en todo el mundo. Se acercan sobre todo a países en vías de desarrollo, con la falsedad de que ayudaran a levantar  el  agro,  mienten  en  sus  fundamentos,  y  cohesionados  con  los  gobiernos  de  turno,  se  aprovechan  de  la ignorancia de los pueblos, para hacerlos esclavos de su sistema comercial de patentes, envenenando sus suelos, el agua y degradando las especies agrícolas nativas. Ya hay nombres de diputados y senadores, de izquierda, centro y derecha, integrantes  de  Renovación  Nacional,  La  Udi,  Chile  Primero  y  Democracia  Cristiana,  entre  ellos  un  Ex  presidente  de  la Republica,  que  se  auto  define  de  Innovador  y  participe  de  círculos  con  nuevas  miradas.  ¿Qué  creen  ustedes  como ciudadanos que ocurre realmente, y que se ha gestado desde 1992 en nuestro país?  

×