Mandala literaria n° 10

699
-1

Published on

Published in: Education, Travel, Business
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
699
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Mandala literaria n° 10

  1. 1. AÑO 1, No. 10 Número 1 • Año 1 OCTUBRE DE 2010 Publicación Mensual / COLOMBIA, ARGENTINA, URUGUAY, CHILE Y OTROS PAÍSES Ayudándolos a crecer Opinión abierta Paula Suárez Canadé Las clases de Puericultura y Costura Dejando huellas A una mujer especial Por un ambiente mejor El baúl de los recuerdos de la abuela Bellas artes Colores en la cocina Taller de creación por correspondencia El barro rojo Arca de palabras Psicoactiva Un alto en el camino Recomendados Tiempo del hombre nuevo Los corderos imperfectos Colocarse en los zapatos del otro El acto creativo ¿Una necesidad social? Abuelo Fidel Cuando desperté Amnesia La gran pluma blanca Rueda de apariencias Los Gorgonitas que ayudaron al niño Reflexión Agua de la verdad Doce de octubre La melodía Anteojos
  2. 2. 4 editorial 5 arca de palabras Abuelo Fidel Cuando desperté Anteojos La melodía Amnesia Rueda de apariencias Reflexión Agua de la verdad Doce de octubre Los Gorgonitas que ayudaron al niño La gran pluma blanca. 20 psicoactiva El acto creativo ¿Una necesidad social? 21 un alto en el camino Colocarse en los zapatos del otro 22 ayudándolos a crecer Clases de Puericultura y Costura 23 opinión abierta Paula Suárez Canadé 25 dejando huellas A una mujer especial 26 recomendados Tiempo del hombre nuevo Los corderos imperfectos 27 bellas artes Taller de creación por correspondencia 28 por un ambiente mejor El barro rojo 29 el baúl de los recuerdos de la abuela Los colores en la cocina Esta revista puede difundirse sin ánimo de lucro. Solicitamos que los artículos siempre contengan el nombre de su autor. Mandala Literaria Compilatorio digital de pensamientos iberoamericanos Año 1. No 10 Publicación Mensual Diagramación y composición: Ethel Saavedra García Diseño Carátula: Andrés Téllez Saavedra Registro: SafeCREATIVE Código: Fecha: Octubre 20, 2010 1010207621693
  3. 3. Equipo editor Mirta Tagliatore de San Pedro, provincia Bs. As, Argentina. Técnica Superior en Narrativa y Guión de Cine Técnica Superior en Narrativa Contemporánea con Orientación a la Investigación Informática ESCUELA DE NARRATIVA Y GUIÓN DE CINE - ARGENTINA - SADE Ethel Saavedra García, de Cali, Valle del Cauca, Colombia. Técnica Superior en Narrativa y Guión de Cine ESCUELA DE NARRATIVA Y GUIÓN DE CINE - ARGENTINA - SADE Autora del libro: Memorias, Graciliano Saavedra M. Graciela Savickas, de San Luis, Argentina Técnica Superior en Narrativa y Guión de Cine Técnica Superior en Narrativa Contemporánea con Orientación a la Investigación Informática ESCUELA DE NARRATIVA Y GUIÓN DE CINE - ARGENTINA - SADE COLABORAN EN ESTE NÚMERO: Victoria Eugenia Delgado, Colombia. Psicóloga. Escritora y Fotógrafa profesional. Silvina A. Grassi de Meli, Estados Unidos, Licenciada en Psicopedagogía. Escritora y poeta. Jaime Eduardo Olate, Chile. Escritor Laura Burgos. Colombia. Estudiante Psicología Universidad de los Andes, Escritora y Pintora. Lydia Raquel Pistagnesi, Argentina. Escritora. Poeta. Alberto Becerra, Argentina, Docente. Sebastiana Palacios. Argentina. Docente. Juan José Saavedra G. Colombia. Estudiante. Federico Curbelo, Uruguay. Escritor. Juan Samuel Aravena, Chile, Director Taller de Creación por correspondencia. Néstor Hugo Almagro. Argentina. Médico cirujano, especialista en Medicina Ayurvédica. Escritor y conferencista, autor de “Tiempo del Hombre Nuevo” y " Martín Fierro, un sendero de realización interior". Jorge Sagrera, Argentina. Escritor. Autor de la novela Los Corderos Imperfectos. Para quienes estén interesados en colaborar con material para la Revista Mandala Literaria, deben enviar sus textos a: mandalaliteraria@gmail.com Éstos deben enviarse en Microsoft, una hoja tamaño carta, con la finalidad de permitir espacio para que otros escritores también participen con sus trabajos en la revista. Cada artículo debe venir totalmente corregido (limpio de errores) y debe anexársele título, autor, país de procedencia y la profesión de quien escribe. FE DE ERRATAS mandalaliteraria@gmail.com En la Revista No. 9, del mes de septiembre en la página 9 del artículo Presentación de la Revista Mandala Literaria, se obvió el segundo párrafo adjunto y debería decir: La organización de la jornadas de bibliotecoterapia correspondió a las Universidades Tecnológica Nacional y la Universidad del Cuyo, delegación de San Rafael. La presentación de la Revista Mandala Literaria ocurrió en el Aula Magna de la Universidad del Cuyo, San Rafael Argentina, el 6 de septiembre, 2010. Asimismo léase en la presentación de Power Point que se mostró ese día el título del libro del Dr. Héctor Hugo Almagro: "Martín Fierro un sendero de realización interior” y no “Martín Fierro un sendero de realización espiritual”. facebook.com/mandala.literaria
  4. 4. editorial Mandala Literaria sigue su exitoso recorrido acompañando ese mágico ciclo de las hojas, que en el hemisferio sur engalanan las ramas mientras que en el norte se convierten en hojarasca. Este mes los países hispanoamericanos conmemoran el descubrimiento de América y abriendo imaginariamente el cofre de los recuerdos encontramos nombres que le tiempo no ha borrado: Tupac Amaru, El Inca Atahualpa, Montezuma, la valiente Malinche y tantos otros. Mandala quiere rendir homenaje a los pueblos originarios, que sentaron las bases de nuestra identidad, y que hoy día continúan reclamando sus derechos. Nada mejor que la entrega de este compilatorio, que pretende representar una parte de ese bagaje cultural que se fue cimentando a lo largo de más de quinientos años teniendo como puente de comunicación la lengua castellana. En esta edición queremos hacer un especial agradecimiento al Director Académico de la Escuela de Narrativa y “Guión de cine” de San Luis, Argentina, Mgster Norberto Federico Fernández Lauretta, por hacernos llegar los textos seleccionados en el Cuadro de Honor. De igual manera al escritor Juan SamuelAravena de Chile, creador del Taller de arte por correspondencia por su aporte en fotopoesía al igual que a Cynthia Harte Rayon del Portal Letras y algo más, quien permitirá que la revista contenga los mejores textos literarios surgidos de concursos y de escogencias de honor mensual. Nuestra revista recibe con alborozo la noticia de la distinción al escritor peruano Mario Vargas Llosa con el premio Nobel, máximo galardón en las letras, que después de dos décadas, vuelve a América Latina. A nuestros lectores y colaboradores de siempre y a aquellos que se acercan día a día nuestro más sincero agradecimiento. Como corolario les dejo una reflexión: “La pasión por la literatura, como todos los buenos vicios, se acrecienta con los años, y con el tiempo se descubre que lo importante no son los libros que se escriben, sino el hecho de escribirlos, el tránsito hacia el libro.” Mario Vargas LLosa Mirta Susana Tagliatore Equipo Editor
  5. 5. arca de palabras Abuelo Fidel Graciela Savickas Argentina Yo fui una niña que tuvo la gracia de tener cinco abuelos. Cinco,de los cuales sólo disfruté uno, Abuelo Fidel, mi abuelo postizo, que me dio todo el amor y el cariño como una verdadera dávida del cielo. En la lejana Europa fallecieron uno a uno los abuelos Casimiro, Salome, Ana y Karl. Con cada partida sentía que se rompía de nuevo la ilusión de conocer mi familia y la sensación de soledad (a pesar de tener padres cariñosos), se hacía más difícil de sobrellevar. No sospechaba aún que la vida tenía para mi escondida el más maravilloso de los regalos. Cuando contaba con catorce años en un viaje hasta las sierras cordobesas conocí a un señor mayor que me llamó la atención por su simpleza y el amor a lo música clásica. Luego nos escribimos. No se en que momento lo adopté como abuelo. Pero lo cierto que pronto las cartas (harto frecuentes) llegaban con la firma “Abuelo Fidel”. Sus visitas cargadas de regalos, sus sonrisas, su música (siempre clásica y barroca), sus libros que compartíamos con placer… ¡tantas cosas hicieron que creyera tocar el cielo con las manos.! Toda mi corta vida sufrí la ausencia de ese cariño, esos mimos, tan clásicos de los abuelos. Y ahora la vida me regalaba este tesoro en forma de un abuelo postizo. (Que injusto suena llamarlo postizo cuando ha sido tan real.) Cuando me recibí en la universidad envió un telegrama diciendo que llegaba a las seis de la mañana. Cuando llego descubro que hace dos horas me estaba esperando. Quería protegerme de todo los peligros de la calle nocturna. Más tarde, en el aula magna de la universidad cuando se pronunció mi nombre su pecho se expandió de orgullo. Aun tengo presente esa imagen. Unos años después no supe nada de él. Luego me enteré que sufrió de un ataque y quedó parapléjico. Recién casada, no pude viajar a verlo. Falleció poco después. El Abuelo Fidel quedó dentro de mi guardado como una imagen ejemplar. Desde su simpleza casi extrema y a la vez su gran cultura, su corazón generoso derramaba cariño a su alrededor casi en silencio. A mi me cambió la vida llenando con creces esa ausencia de abuelo que tanto me dolía. Pero se que no soy la única que se ha sentido transformada por tus buenos sentimientos. La bondad que derramabas en forma incesante parecía no tener límites. ¡GraciasAbuelo! Cuántas personas como el Abuelo Fidel transitan silenciosamente por el mundo. Y son ellas en realidad, las que transforman a éste ,en un mundo mejor. 5
  6. 6. Dibujar sin forma la cabeza de mi madre y globos en forma de corazón, esconderme debajo de la cama pa´ jugar sin que me molesten, escuchando canciones de gatos con botas y hadas de mar. Y ahora, me encuentro acá, sola escuchando mi silencio. Imaginando desiertos en mi almohada. Haciendo inventarios de mi peso y edad. ¿En qué momento dejó de importarme los viejos placeres pa´importarme solo cuánto peso y cuántos octubres he vivido? Dejando los chocolates de lado, los globos olvidados y las pepitas de colores fuera del pastel. Sintiendo aAndrés en cada paso, viviendo a Cali entre diez calles de polvo y con grises aromas que me trajo el café. ¿Y qué he ganado ahora? Soy un adulto con mil maricadas en la cabeza, conocimientos que al final de mi tiempo ¿De qué putas me servirán? Pintando sobre abanicos la orilla del mar, alejándome del tiempo. ¿En quién me convertí? Ha amanecido y al levantarme y al entrar al baño, lo primero que veo es la mujer en el espejo. Noto que me preocupan las ojeras que lleva, no durmió muy bien, ¿verdad? ¿La culpa está dentro de vos? Después de ver las heridas en su rostro pienso en escribir una carta a mi jefe, explicándole la tragedia de lo incomprendido de mi parte. Olvidando la pasión de mi cuerpo y el placer de gozar el trabajo. Hoy siendo de mañana, la mañana del 9 renuncié a los pecados de no disfrutar mi trabajo y olvidar al niño que frente a mi me mira, desesperanzado. Y ¿ahora? Pensar en continuar un día o renacer una mañana, las imágenes se pierden y se transforman. Cuando desperté Victoria Eugenia Delgado Colombia Cuando desperté, aún era oscuro, mi cuerpo estaba desnudo ante el frío. Mis piernas temblaban de agonía. Busqué el reloj y su tic tac me despistó, sentí la presión de mi pecho y mi rostro buscó la orilla de la cama, frente a la pared. Intentando tapar mis piernas y de nuevo con los ojos cerrados, imaginar el próximo sueño. Aunque mi mente se aleja de quién soy y recuerdo aquellos momentos silenciosos del apartamento 203 en el edificio O de la calle 66. El silencio oculta mi ventana y siento temblar mis piernas de nuevo. Los sonidos de la noche me asustan, gritan y escucho los pálpitos de mi corazón acelerarse cada vez más. Así que me paro de la cama, enciendo la luz, tomo el libro que está en la mesa de noche. Al buscar el capítulo 5 donde dejé la lectura la última vez, me encuentro con una foto vieja, borrosa donde estoy jugando con mi padre. Recuerdo ese día muy bien, tenía 5 o 6 años. En Calima, recibiendo el frío del día. Jugando, mientras él intentaba protegerme. Extraño que me protejiera. Cuanto afán tuve por crecer y ahora como me gustaría volver. Gritar y sentir el viento sin vergüenzas. Escribir y disfrutar de los más absurdos cuentos. Fotografía de Victoria Eugenia Delgado 6
  7. 7. Anteojos Silvina Grassi de Melli Estados Unidos Como si estuviera en una extraña realidad indefinida (al menos bajo los parámetros conocidos por ella), María sintió el calor de un par de dedos apoyados en su espalda (justo a la altura del hueso sacro) que lentamente iban dibujando su camino desde la quinta Lumbar hasta llegar a su nuca. A la altura de la primera cervical, sintió que la presión aumentó un poco y un breve “clic” soltó la traba del cierre que desprendió en su descenso la piel de la mujer. Dos manos se posaron con firmeza en su cabeza. Cubriendo su frente, transmitían una sensación de seguridad y calma. Su mente se vació por completo. Se desprendió su ánima ocupando espacios desconocidos pero agradables. Y fue testigo en su vuelo de muchas sensaciones, de sentimientos variados (dolorosos muchos, alienantes otros), pero todos encarnados, transmutándose, transformándola. Y creo que en ello radicó su liberación. Su olfato la fue envolviendo y se dejó llevar por instintos caninos y felinos (esos que guían al regreso al punto de referencia; de pertenencia) y ya no pudo amoldarse a su piel pero aprendió a convivir con ello. ¡María, ya nos vamos! llamó mamá desde el otro lado del parque. Por favor, mamá, quedémonos sólo unos minutos más suplicó María. Nunca le alcanzaba el tiempo a la hora de irse. Parecía que ella comenzaba a divertirse más cuando se acercaba ese momento. Yo, permanecía observando cada nuevo detalle que se me presentaba. Como aquella pequeña de cabellos cobrizos que debería tener aproximadamente seis años; la edad de María, mi hermana menor. Esa pequeña llevaba puestos unos anteojos oscuros muy particulares. Tenían un borde grueso, de color verde. Deberían tener algo especial, porque el rostro de la niña cambiaba de expresión según hacia dónde mirara. Sí, aunque parezca raro, aún detrás de esos lentes oscuros se divisaban sus gestos. — — — — — — — — — Suficiente María. Tu hermano tiene que estudiar, yo tengo que cocinar, y tú tienes que ir a bañarte y preparar tu mochila para mañana. OK, pero no es justo. Protestó mi hermana sacándome la lengua al pasar por mi lado. Javier, deja eso ya; vamos volviendo, hijo. Me dijo mamá señalando un par de ramas que había tomado del piso sin darme siquiera cuenta de ello. Esa noche no pude dormir pensando en esos anteojos. Traté de olvidarme del tema para descansar; pero la curiosidad era más fuerte. Cuando se tienen trece años, como yo tenía, se es muy grande para algunas cosas (y ya comienzas a tener responsabilidades); pero también se es muy chico para otras (y no puedes decidir por ti mismo sobre algunos temas importantes). Y yo estaba en el medio; encima, con un misterio por resolver. Finalmente comenzaron a asomarse los primeros rayos de luz cuando mamá nos despertó para ir a la escuela. Abrí la ventana, la brisa corrió a contarle a mis juguetes lo que había visto afuera. Cuando levanté la vista. Ahí estaban. Los anteojos oscuros de borde verde. Todo alrededor parecía nublado, como una foto fuera de foco. Pero creo que era yo que había centrado mi vista en aquellos llamativos lentes. No sé si mi hermana los había dejado allí para distraerme (te sorprendería conocer sus mañas) o si estaban allí por algún motivo. Mi curiosidad pudo más y decidí probarlos. Lo que sucedió después no lo recuerdo, al menos no con la nitidez de lo que te he contado. Ahora que han pasado veinte años, y que hace rato dejé de percibirlos, recién he comenzado a entender y aceptar la virtualidad real de los anteojos oscuros de borde grueso de color verde. A veces por las tardes, después de trabajar, voy al parque donde jugábamos mi hermana y yo (sé que ella aún los ve. Me doy cuenta por la frescura de su mirada, aunque jamás hablamos del tema). ¿Por qué o para qué regreso? No sé. Tal vez con la esperanza de encontrarlos, o tal vez (lo confieso) para aferrarme al significado que grabaron en mis recuerdos. 7
  8. 8. Jaime Eduardo Olate Chile Las carcajadas de los dos amigos eran estruendosas, el resto de los parroquianos del lujoso restorán se volvió hacia ellos molestos; tal vez estaban ebrios y el lugar muy elegante no aceptaba tales desaguisados, pues era muy exclusivo. Uno de los hombres, cuarentones ya, se percató de la atención que prestaban a sus risas. Tocó levemente el brazo de su amigo y le habló en voz baja. Carlos, creo que estamos siendo objeto de la curiosidad de estos selectos clientes. Mmm, tienes razón, la vieja encopetada acompañada del vejete de corbatín creen que están en la ópera. Pero, dime cómo no nos vamos a reír de tus aventuras amorosas, querido Pablo. Por favor, cualquiera que te escuchara creería que soy un Don Juan… ¿Nooo? Perdón por mi error, todo lo que me cuentas debo haberlo visto en una película romántica, seguramente. Alzando su copa con desenvoltura, hizo un brindis conteniendo sus ganas de reír. A la salud de mi amigo Pablo y por habernos encontrado después de tantos años. Por sus — — — — — La Melodía aventuras y… por tener que aguantar la risa con estas damas y caballeros de la alta sociedad. Bebían con suavidad el exquisito vino blanco. Eran guapos, se encontraban en la flor de la vida, con una experiencia tal que todo se les daba fácil, pues dominaban situaciones. La música ambiental era suave, obras selectas y de grandes orquestas. De pronto se escuchó Sueño de Amor, de Franz Liszt, interpretada por un pianista solista; Pablo cambió. Ya no reía, su mirada quedó perdida ante la sorpresa de Carlos, quien comprendió que algo pasaba por la mente de su querido amigo, condiscípulo y cómplice en múltiples aventuras. Por delicadeza guardó silencio, observando el rostro de infinita tristeza de su compañero. Pablo había retornado al pasado, sus manos juveniles de veinteañero deslizaban sus largos dedos por las teclas de un piano, arrancando las notas de ese sueño de amor de Liszt. El joven terminó la pieza y con una risita se levantó de la butaca, saludando aparatosamente al grupo de amigos y amigas que lo rodeaban. Una atractiva dama de unos 45 años, se levantó de su silla; aplaudiendo, sonreía al lado del joven Pablo y lo mostraba como si estuvieran en un escenario. Maeva era soltera, profesora de música y de gimnasia, no se había casado pese a su belleza y a sus muy pronunciadas curvas, dueña de una cautivadora sonrisa. Todos los que la conocían se hacían siempre la misma pregunta: ”¿Por qué Maeva se había quedado solterona?”. Un misterioso secreto que guardaba con celo; sólo su amiga Brunilda, que se casó bastante entrada en años, conocía su historia. Damas y caballeros, les presento al único pianista autodidacta que conozco. Sí, este joven tan tímido que llegó a nuestro grupo artístico, este galán de cine que llegó hasta nosotros para ser actor de teatro, este — 8
  9. 9. buen mozo… -lo miró de reojo con picardía y continuó-… Bueno, decía que Pablo cuando vio el piano por primera vez, sin pedir permiso se sentó y comenzó a tocar acordes, entonando una desafinada tonada. Como es porfiado a la tercera vez le resultó bien y… Riéndose le acarició el negro cabello que caía desordenado por la frente de Pablo, quien estaba rojo. Perdona, Pablo… ja ja jaja, me olvidé que te ruborizas fácilmente. Bueno, dejemos tranquilo a este ejemplar joven; sólo sabía rasguear la guitarra y se lanza a la aventura de tocar nada menos que el piano. Los aplausos y gritos entusiastas de sus amigos aumentaron, lo rodearon y le palmoteaban sus hombros. No faltó la muchacha desinhibida que lo besó en los labios entre las risotadas. Era un grupo de gente superior a los 18 años, los mayores tenían cerca de 50, todos con talento artístico. E s t a b a n c e l e b r a n d o u n aniversario más del grupo “Artistas, Música y Teatro”, se sentaron alrededor de una larga mesa una treintena de personas. Bromas, risas y el vino comenzó a hacer su efecto; uno anunció al recitador del grupo, que lo hizo muy bien, después una hermosa señora cantó con su voz de mesosoprano una canción del Paraná. El rumor de la conversación parecía el zumbido de abejas, el alcohol había desatado lenguas. ¡¡Noooo!! No te puedo creer Maeva, por Dios. La voz poderosa de cantante de ópera y actriz de teatro, Brunilda, su amiga de ascendencia sueca, se alzó y acalló al resto. Maeva estaba agachada en su puesto, trataba de sonreír, algo había dicho con los tragos demás que había ingerido y trataba de hacer callar a su amiga. ¡Con qué el tranquilino Pablito te besó — — — en la boca! -moviendo la cabeza sentenciosamente miró al joven con ironía-. ¡Diablos, cómo irá a ser cuando se le quite la timidez! El joven Pablo quería que la tierra lo tragase, sonrió torpemente para aumentar el jolgorio de sus amigos. Maeva, notablemente arrepentida de haberle contado tal confidencia a su traicionera amiga, se levantó y se fue. Pablo trató de explicar que se trató de una broma, pero ya estaba sembrada la duda. Sabían que el joven acudía a la casa de Maeva - quien vivía sola- a practicar parlamentos que debía decir en una obra de teatro que estaban montando. Habían escuchado que ambos iban a la playa Solitaria, lugar de reunión de los enamorados, por lo tanto, sumar dos más dos les salía la cuenta justita: eran amantes. Habían sido descubiertos por el exceso del alcohol bebido; ahora era un secreto a voces que la profesora de música, solterona y solitaria, ya tenía de pareja al joven artista. Este episodio dejó como resultado que ambos comenzaran a alejarse del grupo. Rara vez se les vio juntos por las calles, los vecinos de Maeva murmuraban: “Esta señorita puede ser la mamá del joven”; ambos escuchaban la canción de moda "Escándalo", como una manera de soportar tanto habladilla. Pero ya el destino había dado su orden, no había diferencia de edad entre ambos cuando estaban en la cama; se amaban con la fuerza y pasión de la juventud de él y la sabiduría del escultural y firme cuerpo de ella. Las mujeres eran odiosas con su lengua de víbora: “Pablito debe tener algo más grande que su capacidad de artista”. No faltó la despechada que sentenció que él era un marica y que todo era un montaje para ocultar su homosexualidad… o la de ella; en fin, cualquier chisme que los fuera a herir. En la soledad refugiaron su amor, él llegaba a medianoche y 9
  10. 10. se iba al amanecer; su madre le llamó la atención, pero su padre estaba orgulloso de la virilidad de su hijo y fue tajante: “¡Déjalo, es un hombre ya!”. Los años pasaron, comenzó a transformarse en un fornido individuo y ella mostró sus primeras arrugas, aunque a Pablo no le importaban. Pero conoció a una hermosa y joven mujer de la que se enamoró perdidamente y un día le dijo a Maeva, en medio de una tensa reunión, que se iba a casar. La mujer suspiró, sabía que ese momento llegaría. Pablo, siempre estaré aquí para esperarte. Así lo hizo, lo esperaba, se amaban intensamente y ella muy noble, le servía de confidente cuando le contaba sus problemas, pero nunca dijo que tenía una enfermedad que la llevaría pronto a la muerte. Un tiempo después separados por el trabajo de él, éste acudió muchas veces a su casa, golpeaba, pero ninguno de los vecinos quiso hablar; sólo por casualidad se enteró que había fallecido hacía ya casi un año. Un día de primavera, frente a su tumba, mientras el sol apenas calentaba por la frialdad de la brisa sureña, depositó una gran rosa blanca que besó largamente. Dos lágrimas rodaron por sus mejillas. Adiós, Maeva, me enseñaste a amar. Nunca te olvidaré. Pablo despertó bruscamente de su ensueño cuando, con suavidad, su amigo Carlos le tomó el brazo. Jamás le habló de Maeva, tampoco lo interrogó acerca de ella, sabía que Sueño deAmor — — Amnesia Mirta Susana Tagliatore Argentina Estoy perdido entre fantasmas que pueblan mi imaginación, mientras busco respuestas a este torbellino de preguntas que me atormenta. Debo refugiarme en la única realidad: soy un hombre huérfano de pasado que vaga sin rumbo mientras en su cabeza desfilan imágenes que no logra descifrar. No tengo señales de identidad y eso me angustia. Una Virgen, con los ojos brillantes como el mar en mitad de la noche me observa discretamente. Su blanco manto se mezcla con la manta que me cubre. Hasta creo percibir su dolor frente a este vacío existencial. “¿Ha dormido bien?,” pregunta una voz dulce que parece llegada del más allá y una sombra se perfila en la habitación. No distingo su figura. Sólo aparece en mi cabecera un esbozo de persona. “Pues no sé, Ana”, respondo. He pronunciado un nombre que ha llegado desde algún recóndito lugar de mi mente pero… ¿Quién es Ana? Tan sólo un calificativo que flota en el aire y se confunde con el trino de un pájaro: Un jilguero o un canario, no sé decirlo. Cierro los ojos. Prefiero entrar en el mágico laberinto del sueño. Quizás al despertar el sol ilumine este camino de desesperanzas. 10
  11. 11. Rueda de las apariencias Laura Burgos Colombia Hemos sido mariposas infernales, jaguares cobardes, reyes de tierras perdidas, hombres y mujeres de muchas épocas caminando como extraños solitarios y sencillos; sólo a los dos atañe esa lista de formas… Por tu parte has llegado a cargar tantos años como es posible para vigilar si la rueda de las apariencias va moviéndose entre el amor y el miedo de las almas a velocidades desiguales. Vienes a contarme que cada una ha elegido cuán extensas habrían de ser sus búsquedas al mudarse a uno u otro cuerpo. En ésta, mi noche, trabajan algunas con los ángeles para poder sonreír próximas a la venida del ocaso, de modo perfecto con el sol del destino. Libre de palabras que representan las cosas en uno de nuestros mundos, a la vez puedes ser montaña, pez dorado, árbol y río; en lo que ayer existió, en este paisaje que existe y todo aquello que será cuando se desvanezcan mis desdichas al recibir el abrazo nuevo o viejo de la mañana. Cierro mis tres ojos con fuerza y percibo que fiel a tus merecidos hallazgos permaneces impávido, sentado a la mesa de los dioses. Aunque no seas un famoso iluminado ni tratado alguno como creación te pertenezca, tu doctrina de paz eterna sin esfuerzo es difundida. Sueñas mi vida y puedes decidir a tu voluntad los respiros del universo entero. Estás habitando tus deseos porque has vivido extasiado en el dolor profundo, como en abundante fortuna, y gracias a tus transformaciones conociste a fondo la hermosa estrella que eres. Es posible que tu esencia esté en el viento que recorre en orden mi última figura, pobre y viajera, que con tristeza tus guardianes de luz observan cruzando las rocas del valle de la muerte. Tienes todo para dar y nada enseñas; si no detienes mi llanto es porque saber frenar el sufrimiento es condición que me acercará a tu sabiduría celeste… He de despertar mi consciencia bajo la memoria de mis conquistas y mis peores caídas. Esto llevará a que mis emociones más transparentes marquen con un beso en tu frente, la dirección que mientras escribo va tomando mi camino. 11
  12. 12. Reflexión Lydia Raquel Pistagnesi Argentina Mas allá del horizonte, donde la esperanza no existe y la memoria nos acosa, vive un ser capaz de explicarnos porque giran los planetas y las experiencias ser repiten a lo largo de los siglos. Es el destino que baraja sus cartas y nos entrega siete a cada uno de nosotros. Siete son los caminos a seguir, entonces diagramamos nuestra vida, cincelamos nuestro futuro, somos los únicos alfareros de nuestros fracasos. Nadie nos empuja al precipicio ni nos regala la felicidad. Caminantes de lo incierto, el sufrimiento nos purifica o nos separa de la realidad. Somos capaces de amar hasta el delirio u odiar hasta lo inimaginable, cayendo de esa manera en el hueco de nuestra propia indiferencia. En ese mismo instante, cuando tocamos fondo, nuestro espíritu de conservación nos impulsa a buscar una luz y regresar de ese exilio de oscuridades. Al fin, comprendemos la importancia de entregar una caricia o de pronunciar un te quiero, a esa lágrima que se desliza desde el vértice de las sombras y se acerca a tu vida como suplicando una limosna para su soledad... 12 "La incertidumbre es una margarita cuyos pétalos no se terminan jamás de deshojar.” Mario Vargas Llosa
  13. 13. En nuestra tierra, desértica, el elemento fundamental que marca la frontera entre la vida y la muerte, es el agua. Por el agua fueron posibles los oasis de verdor y cualquier manifestación de vida, animal o vegetal. No puede entonces sorprender como se repite en los nombres de lugares, poblaciones, o puestos de crianza de animales el nombre de ese vital y milagroso elemento: Punta de Agua, Agua Amarga, Desaguadero, Las Aguaditas, Agua Escondida y tantos más. Pero siempre como una deidad, el agua. C o m p a r t i e n d o u n o s amargos, un paisano con muchos años a cuestas y muchas leguas andadas me preguntó casi en voz baja:--” ¿Usted oyó las mentas del Agua de la Verdad?”. Tal vez fue aquí donde la leyenda y la rica imaginación popular ocuparon el espacio de la realidad. Tuve que reconocer que nunca había escuchado ese nombre, mientras empezaban a urgirme las ganas de saber, presintiendo un casi secreto. Admití, entonces:--No, nunca lo escuché, pero tal vez usted pueda contarme. Así era, en efecto. No era un secreto sino algo perdido en el rodar de los años, y el hombre, con el que hicimos un aparte, con el mate en la mano, me empezó a contar:--“Yo era mozo y con mi padre anduvimos detrás de unos avestruces como dos días. En algún momento, por estar lejos del puesto, me sentí perdido, pero era muy baqueano mi tata. Me dijo que no temiera, que tenía el rumbo seguro, y así nomás debía ser ya que por quebradas desconocidas, remontando cuestas y cruzando algunos arroyos, sentí que volvíamos. Una vez, encontramos pircas derruidas y restos de un rancho.—“Acá supo vivir mi compadre Atalívar-- me dijo--En aquella mancha blanca del cerro había una vertiente con muy buena agua pero un día, después de un temblor muy fuerte, se secó y no le quedó otra a Atalivar que arrear sus chivas y abandonarlo todo”. Siempre el agua, señora de la vida, regalo y castigo cuando falta. Prosiguió el hombre:--“Debo haber pensado en voz alta, ya que mi padre me dijo que, cerquita nomás, había otro lugar q u e f u e f a m o s o y q u e seguramente me gustaría conocer, si me animaba. ¿Cómo no iba a animarme si con sólo las mentas ya no podía con mis ganas de saber?”, dijo el hombre y se sumió en un silencio, andando por sus recuerdos. Lo esperé que cebara el amargo una vez más y cuando levantó la vista, perdiéndola en el horizonte, me animé a pedirle que siguiera contando, si era su gusto. Sentí que con el sonido de mi voz, pareció volver de muy lejos, me miró un instante y continuó el relato.--“Entramos por un cañadón que parecía sin salida, pero para mi sorpresa, desembocaba en vallecito tan lindo que ni pintado. Allí también había restos de corrales y de un rancho, tan derrumbado que parecía sólo un montón de tierra y ahí cerquita nomás, una hondonada en la que se adivinaba una antigua lagunita. Me la señaló el viejo, diciendo:--“Ahí tiene lo que Agua de la verdad Alberto Becerra Argentina 13 Imagen tomada del Banco de imágenes gratuitas
  14. 14. quise mostrarle. Por ese pozo, este puesto se supo llamar Agua de la Verdad. Era mágica esa agua, decían. Todo el que la bebía conocía la verdad. ¿Quién sería el que no deseara dar respuesta a tantos interrogantes de la vida? El puestero, un viejo puro corazón, dejaba beber de ella a todo el que se lo pedía, pero con una condición: sólo beberla allí a la vera de la laguna, no llevársela. “Usted sabe m'hijo, que el ser humano siempre ha querido ser dueño de la verdad y así fue como, a escondidas, una botellita y otra más, de a poco fueron secando la laguna mientras al viejo, enfermo, se lo habían llevado a casa de una hija, dejando por necesidad el puesto solo. Había arreado sus chivitas al campo de un vecino que prometió cuidarlas hasta su vuelta. Cuando volvió, ya repuesto, no quedaba más que un poco de barro en el fondo. El viejo, lagrimeando, pensó: ¿Qué va a ser ahora de la verdad? ¿Cómo harán los que quieran conocerla? No sabía el pobre que desde entonces, como es propio de los hombres, cada uno, con su pequeño sorbo atesorado, creyó ser el dueño de la verdad.” Así terminó su relato aquel paisano, agregando: ¿Se anima a que lo lleve a conocer el lugar? Entonces fui yo quien se sumió en el silencio, sin atreverme a responderle. Vino a mi memoria, como proyectándose, una bella leyenda, leída en mi juventud que contaba que la verdad era, al principio de los tiempos, una enorme esfera de cristal que todos los hombres iban a consultar pero, como es propio de los seres humanos, jugando con ella, la rompieron en mil pedazos y cada uno se apresuró a tomar un pequeño trozo, creyéndose desde entonces dueño de la verdad. ¿No te hace pensar, a ti que lees estas líneas, que esa verdad de la esfera de cristal y la del agua de la laguna, en el puesto de la cordillera son en realidad dos expresiones de laAUTÉNTICA VERDAD? 14
  15. 15. Había una vez un niño que tenía las uñas muy largas y también quería que le crecieran las uñas de los pies, cuando ya se le crecieron se incomodó y llamó a unos amigos que se llamaban Gorgonitas. El les pidió que con sus armas miniaturas le cortaran las uñas de los pies y de las manos. Dijo que nunca más iba a dejar que le crecieran y entonces los Gorgonitas las usaron para reglárselas a otros animales. La primera para un pájaro carpintero para que construyera su nido. La segunda para un Gorgonita porque la uña parecía una canoa. El doce de octubre de 1492 España comenzaba sin saber una empresa descomunal, gigante, que progresivamente socavaría la libertad de un continente, lo haría colonia. A sus hombres y mujeres, antiguos soberanos de estas tierras, hijos del sol, los transformaría en sus esclavos, aunque legalmente esta situación no era admitida. Desde aquel día todo cambió en América. Llegaron otras potencias europeas, el La tercera se rompió y no la usaron. La cuarta se la dieron a un pez para que pusiera sus huevos. Y la otra uña la usaron para armar una casa para los Gorgonitas. Consiguieron una ramita y la partieron a la mitad para sostener la casa. Los Gorgonitas quedaron felices y supieron que ya tenían una casa para ellos mismos. Fin. saqueo. La pólvora y los caballos hicieron su trabajo. También desde África llegó otra raza esclavizada. Y nuestra raza hoy, es fruto de ese encuentro. Y aquí estamos reconstruyéndonos día a día, tratando de crecer. Ojalá la historia nos enseñe a ser libres a pesar de nuestro origen. Ojalá comprendamos que la guerra y el sometimiento solo provocan miseria y desastre, y que el camino es trabajar unidos como hermanos. Los gorgonitas que ayudaron al niño Juan José Saavedra G. Colombia Este cuento fue escrito por Juan José cuando tenía 6 años de edad. Octubre, 2008 Doce de octubre Sebastiana Palacios Argentina Gorgonita. Dibujo realizado por el autor. 15 (Recordando una fecha especial en nuestro continente)
  16. 16. 16
  17. 17. 18
  18. 18. 19 Dibujos realizados por el autor del texto.
  19. 19. psicoactiva Mirta Susana Tagliatore Argentina La sociedad necesita desesperadamente de individuos que puedan desarrollar una conducta creativa. Muchas de las críticas más serias que pueden hacerse a nuestra cultura y a las tendencias se relacionan con la escasez de creatividad. En el campo de la educación tendemos a crear estereotipos conformistas, individuos con una educación “completa”, y no sujetos libremente creativos y originales. Entre los pasatiempos a los que dedicamos nuestro tiempo libre predominan los entretenimientos pasivos o las actividades grupales reglamentadas (encuentros deportivos) exentas de toda creatividad. En las ciencias existe un gran número de técnicas, pero son pocas las personas capaces de crear hipótesis y teorías fructíferas. En la industria la creación está reservada a unos pocos. Para la mayoría la vida carece de esfuerzos originales o creativos. En la vida individual y familiar hallamos algo parecido. Existe una fuerte tendencia al conformismo y al estereotipo en las ropas que usamos, en los alimentos que consumimos, en los libros que leemos y en las ideas que sostenemos. El individuo original o diferente es “peligroso” En una época en que el conocimiento constructivo y destructivo avanza a pasos agigantados la adaptación creativa parece ser la única posibilidad de mantenerse a la altura del cambio caleidoscópico que se opera en el mundo. Un pueblo pasivo y muy ligado a su cultura no puede hacer frente a los múltiples problemas que surgen en un ambiente donde los descubrimientos científicos y las invenciones se desarrollan en progresión geométrica. Si el ser humano no logra adaptarse a su entorno de formas nuevas con la rapidez necesaria ante el avance acelerado de la técnica empleando su poder creativo, nuestra civilización sufrirá las consecuencias. El acto creativo ¿Una necesidad social? 20
  20. 20. un alto en el camino Graciela Savickas Argentina La psicología ha descubierto la fuerza que da a la persona la seguridad en sí mismo y ha estimulado esto en muchas áreas. Pero en este afirmarnos en nosotros a veces se nos olvida contemplar la otra persona, ver quien es, como siente. Percibimos como sentimos las cosas, como enfocamos la vida y sin observar mucho damos por sentado que los otros lo hacen igual que nosotros. Grave error porque cada persona enfoca e interpreta diferente las cosas. ¿Cuántos padres han frustrado la vida de los hijos obligándolos a una carrera que ni les interesaba, no viendo que sus capacidades iban en otra dirección? Cuando vemos a alguien con una dificultad enseguida damos la opinión. Imaginando lo que pasó y dejando correr el placer que tiene la emoción de los sensacionalismos intensos, enseguida adjudicamos lo peor cuando en realidad, la versión más suave, suele ser la más cercana a la exactitud. Actuamos mecánicamente, tratando a los demás, (me atrevería a decir intentando disponer de los demás) como robots, como títeres que yo manejo. La clave es descentralizarme un poco y lograr percibir la realidad ajena en su contexto. Incluso podemos percibir que dirá esa persona sobre un tema u otro. Pero no lo hagamos solo con la mente. Racionalizando podemos caer en nuevos errores. Es aquí donde el corazón dará una imagen perfecta del que tengo enfrente. Podemos intentar por un segundo ver su punto de vista, su enfoque sus móviles, la calificación de su sensibilidad… Podemos llevarnos v e r d a d e r a s s o r p r e s a s a n t e l o s descubrimientos que hacemos de este modo. Cuando hacemos este breve ejercicio, evitamos muchos roces y sobre todo muchos malos entendidos. Y dejamos de basarnos en lo que dice mi imaginación sobre lo que me rodea para comenzar a acercarnos a un concepto mas real. Podemos llamarlo empatía, tal vez comprensión. Yo prefiero decir que respetamos al otro como lo que es: un ser libre, único e irrepetible, como también lo soy yo. Cuanto más reconozca su humanidad y libertad de ser, más honraré esas cualidades en mí. Colocarse en los zapatos del otro 21
  21. 21. ayudándolos a crecer Ethel Saavedra García Cali, Colombia Estudiar en colegios religiosos durante los primeros años de aprendizaje tenía sus ventajas para la formación de las niñas, dada la responsabilidad tan directa de ellas al alcanzar su madurez y a s í e n f r e n t a r s e a l a administración de una casa, bien sea formando un hogar o viviendo sola. ¿Quién sino ella era la llamada a contribuir en su casa en las labores de costura, zurcido y atención a los hijos?. Y desde este punto de vista la educación escolar era enfocada para que la niña lograra convertirse más adelante en esposa, madre y regente de un hogar. Me referiré entonces a dos clases exclusivas: La materia de Puericultura era el momento para aprender sobre el manejo de los bebés. Las clases eran prácticas, las estudiantes llevábamos nuestras muñecas y sobre ellas nos enseñaban a semejanza de un niño a bañarlas, colocarle pañales, a vestirlas, darles el tetero y hasta los primeros auxilios en caso de necesidad, incluyendo clases de higiene. Y así eran incentivados nuestros valores femeninos para el servicio de la familia. Y a pesar que en esa época el sexo era tabú, en su medida nos daban alguna información. La otra materia Costura (para algunas querida, y para otras un tormento), era la hora del aprendizaje de las diferentes técnicas del bordado y del tejido y en cursos más avanzados el corte básico para la elaboración de un vestido. Aprendíamos cómo se ensartaba la aguja, cómo se hacía el nudo y todos los e n t r e v e r a d o s q u e finalmente se convertían en obras de arte el día de la exposición, al final del año. Algunas estudiantes tenían a sus madres quienes de manera plácida veían con b u e n o s o j o s e s t e aprendizaje y supervisaban estas labores. Esta hora se convertía en relax y tertuliadero entre la profesora y las compañeras. En Colombia los colegios religiosos por diversas índoles fueron desapareciendo cada vez más, y ante esta perspectiva, otras entidades han entrado a suplir estas carencias con enfoques totalmente distintos y para mujeres que en su vida adulta pueden aprender estas labores. Actualmente el número de mujeres que no saben coser o atender a su primer hijo es mucho mayor del que se puede pensar y queda a voluntad que deseen aprender o no. Clases de Puericultura y Costura 22
  22. 22. opinión abierta Graciela Savickas Argentina Llegué hasta su casa ilusionada con entrevistarla. Consideraba que es importante hacer conocer su vida. Repaso en mi mente algo de ella: Paula nació el 29 de agosto de 1971, en la ciudad de San Rafael, Argentina, donde reside. A pocos días de nacer se descubrió que padecía síndrome de Down, pero gracias a un intenso trabajo con la ayuda de nuevas técnicas de estimulación, ha podido concluir estudios normales. Es una niña feliz, que sabe comunicarse y ha hecho de la pintura su expresión favorita. Cuando Elena, su madre me hace ingresar a la habitación principal de su casa, me di cuenta que no tendría mucho éxito con mi propósito. Paulita, con expresión de dolor, seguía las vicisitudes de un partido de básquet en el que Argentina perdía en forma cruenta ante el seleccionado de Lituania. Elena me explica que además está molesta por fuertes dolores de espalda y algunos mareos causados por problemas de columna. Incluso cuando intenté abrazarla me dijo en tono de orden: “no me toques”. No me preocupé mucho porque tengo en mi mente la Paulita vivaracha, que venía hacia mi, me llenaba la cara de besos, con algunas frases alegres. Pero es cierto, hace un largo tiempo que no la veía. Elena me invita a pasar a una habitación que ha preparado como su atelier. Acepto la invitación y me encuentro rodeada de cuadros con diversas técnicas, aunque predominan los acrílicos y las tonalidades en la gama de los rojos. La mayoría evidencian un trabajo simple. La expresión del sentimiento que la llena en un momento preciso. No es un trabajo de varios días de minuciosa reelaboración. Elena lo sintetizó en estas palabras: “no vuelve a lo que hace, lo pinta y se acabó. Es como que dejara en la tela una vivencia”. Elena me explica que Paula expresa su vida a través de la pintura. Es su lenguaje para decir lo que siente, lo que vive. “Un día nevó en el 2007 y quiso salir a caminar sola. Disfrutó tanto que volvió e hizo este cuadro” Y Elena me muestra un cuadro con un paisaje nevado. Otro ejemplo es que últimamente, dado sus problemas de columna, padece vértigo. Un día decidió pintarlo. Elena me acerca a un cuadro donde nuevamente predominan los rojos y se ve un grupo de nubecitas formando un círculo, y que contienen cada una algunos dibujos en su interior. Es muy clara la imagen de movimiento circular y yo quedo asombrada de la perfección y simpleza con que lo ha retratado... Elena continúa: “Comenzó a pintar a los 22 años fue a un taller y preparó una serie de cuadros. Allí se enamoró de la pintura. Y aprendió a hacerla su lenguaje”. Me explica que hace ya bastante tiempo que pinta sola. Ella desea que quien la guíe, le enseñe más sobre el arte de la pintura, pero los profesores no se atreven a enfrentarse con las dificultades que puede conllevar su síndrome de Down. (¿No será que en el concentrarse en ello se les olvida que hay un ser Paula Suárez Canadé 23
  23. 23. humano, con el arte fluyendo a través de todos sus poros?) “Fue rechazada”, repite Elena. Y baja la mirada hacia la mesa unos instantes, como si meditara con dolor. La espero. Levanta la vista, me mira de frente. Y comienza a relatar la parte dolorosa de la historia. Me cuenta de la marginación social que muchas veces fue víctima Paulita. De como duele la hipocresía social cuando hacen a un costado una hija. Paula ha hecho algunas exposiciones, locales y de carácter nacional (Primer Congreso Sobre Síndrome de Down “De los Mitos a la Realidad”, Buenos Aires 1994 , “”El Arte en el Joven Down, en la casa de Mendoza, en Buenos Aires, en el mismo año, entre otros) Pero han sido pocas sus oportunidades. Le desespera que las personas como su hija no encuentren los canales para manifestarse ante la gente. Quisiera fundar un museo de arte Down. Tendría para ello que buscar apoyo en una ciudad más grande, como Buenos Aires y no cuenta por ahora con los medios. Hace una pausa dando a entender que no encuentra salida. La conversación toma otro giro y le pregunto que significó Paula en su vida. Su rostro se cubre de una plácida sonrisa y me contesta: “Yo me divierto. Ella es feliz. Es muy cariñosa, si no tuviera amor no podría pintar.Yo a Paula la he disfrutado terriblemente. Tiene una sabiduría…” y me cuenta detalles de situaciones en las que ella encontró la solución exacta como por iluminación instantánea. O de cómo conoce el carácter de las personas ante una sola mirada. Me sintetiza lo que es la vida de Paula.“Es tener fe. Sin miedo. Creativamente”. Y agrega Elena con expresión de placer “Es una compensación tan grande”. Aquí estuve entre grandes opuestos. Por un lado el amor y la lucha de una madre que se consagró a una hija. Gracias a eso ella puede tocar el cielo con las manos del arte, estudiar y manejarse independientemente. Por otro lado una sociedad que le niega una mano para ayudarla a dar un paso más. Para ayudarla a que su voz sea escuchada. En esta estructura social estamos demasiado acostumbrados a discriminar, a usar al otro sin dejarnos fascinar por la calidad humana, por la vida que nos regala cada ser. Yo me pregunto: ¿Cuántas Paulitas estarán esperando en el silencio a que nos decidamos a ser más humanos? 24 Muestra tomada de la página de Paula: http://www.paulasuarezcanade.com.ar
  24. 24. dejando huellas Ella se presentó como un ser en mi camino, un ser con el cual, sin tenerlo presente, sin existir un contacto físico, entré en mutua sincronía; y me atrevería a describirlo como una sincronía mágica… La distancia no limita nuestros afectos, ni nuestros lazos para vivir sentimientos de admiración causados por las vivencias del otro, en este caso fue de uno en especial: una mujer que tuve la gran satisfacción de conocer a través de la escritura y de la distancia: Colombia - Uruguay. Una mujer que día tras día fue abriéndose paso en mi vida; de ella recibí mis primeras críticas literarias en pos de ayudar a mejorar mis textos, en ella he encontrado el respaldo en todos mis intentos relacionados con las letras. Ha sido, no solo para mí, un oído, un hombro, y el mejor empuje en momentos de debilidad. Su seudónimo literario: “Poesíacarnivora”. Su nombre: Cynthia Harte Rayon. Luchadora incansable que le arranca minutos a la vida para vivirla plenamente, para dejar huellas en quienes están a su alrededor y para tender la mano a tantos chicos de la calle que la necesitan y que, sin reparos de ninguna clase, se ha convertido en "mamá coraza". Su labor con estos chicos es ¡grande! Muchos han palpado de su mano una vida nueva llena de esperanzas. Una mujer con olor a viento cargado de magia, que se desgarra al contemplar la indolencia del ser humano; tiene siempre las ventanas abiertas para que la vida entre, la ronde, la transforme y la inunde de luz. Un ser que cada día se va, pero cada día se aferra más a la vida. Aún la hora no le ha llegado, tiene muchas cosas más por hacer, hay más personas que necesitan que su huella quede plasmada como un sello indeleble, por toda la eternidad.Así es ella "pese a quien le pese". Desde estas páginas de Mandala Literaria, todo mi agradecimiento, mi amor y mi admiración. A una mujer especial Ethel Saavedra García Colombia 25
  25. 25. bellas artes Taller de creación por correspondencia El Taller de Creación por Correspondencia surgió hace varios años en Francia. El objetivo era juntar, aglutinar las obras poética y literarias de muchos poetas y escritores desterrados por el mundo, incluyendo por supuesto los que estaban en distintas ciudades en Chile. Así construimos una revista y una red infinita donde presentábamos y traducíamos a centenas de escritores y así divulgábamos “el fenómeno poético chileno” como lo llamo Julio Cortázar. Después en Chile el Taller se realizaba jueves a jueves a través de las ondas de Radio Umbral. Luego y utilizando las nuevas tecnologías y poniéndolas al servicio de los nuevos creadores chilenos y latinoamericanos Taller de arte por correspondencia inició un nuevo período. Así, existe un espacio para publicar diferentes creaciones literarias, opiniones e información de los acontecimientos creativos y poéticos. Bienvenidos y a darle vida al TALLER DE CREACIÓN POR CORRESPONDENCIA. El Taller se encuentra también en Facebook como grupo. http://www.juansamuelaravena.blogspot.com/ Juan Samuel Aravena Chile 26
  26. 26. recomendados “Y así voy por el mundo sin edad ni destino, al amparo de un cosmos que camina conmigo”, rezaba don Atahualpa Yupanqui en su poema Tiempo del Hombre, que Néstor Almagro tomó como punto de partida para su obra Tiempo del Hombre Nuevo. Las ideas se construyen con el lenguaje. Si a esto le agregamos que la literatura es un modo de ver la vida, sus movimientos, sus devenires, notaremos que el lenguaje con el que cada escritor concibe su obra, será de algún modo la dimensión de su identidad. No quiere decir esto que Dostoievski en “Crimen y Castigo” era asesino, sino que el modo en que está escrita esa obra, más la forma en la que el crimen ha sido desarrollado, tendrá que ver con su mirada, con alguna profundidad. Una obra contiene su propio comentario, dijo hace tiempo Roger Caillois. Eso hace muy difícil referirse a ella. Uno puede aspirar solamente a llevar al posible lector, algunas imágenes nacidas de la experiencia propia. Las novelas en general dejan su peso sobre algunos de los pilares: personajes; lenguaje; historia. “Recordé la época de la adolescencia, aquellos días de quinto año cuando conocí a Mabel. Pasé por la clínica Constitución donde su padre operó mal al chico ese con peritonitis. Llegué a la casa donde vivieron ese único, y para mí, maravilloso año que estuvieron en San Pedro. Acá, dije, la madrugada del diecisiete de noviembre, el camión de mudanzas de Rabbione se llevó a Mabel; y yo, debería haber hecho algo para evitarlo, pero no pude. Al pasar frente a la escuela Comercial me sorprendí a mí mismo gimiendo inútilmente por una segunda oportunidad.” Los Corderos Imperfectos es una novela que está cimentada sobre los tres. La historia es sólida, los personajes son formidables. Nadie que la lea puede olvidar a Berazategui, al doctor Salvatierra, a Agueda (mezclados entre las más marcadas superficialidades o los más complejos abismos), y al tener esas dos columnas firmes, la tercera, la del lenguaje, es casi obvia. Hay algo más llamativo aún: este libro se puede leer en dos planos. Estos planos tienen que ver con el registro humorístico y con la profundidad. Del modo más inconsciente uno escoge. Desde cualquiera de ambos, la solidez permite que el lector salga complacido. Hernán Isnardi LOS CORDEROS IMPERFECTOS Jorge Sagrera Argentina TIEMPO DEL HOMBRE NUEVO Néstor Hugo Almagro Argentina 27 Este volumen es una suma de búsquedas y hallazgos del reconocido médico naturista, a lo largo de casi 30 años de intensa labor. El autor aborda transdisciplinariamente la educación sincrónica, cuya premisa es que todos somos, a la vez, maestros y aprendices. Por otra parte, Almagro indaga en el diagnóstico fisiognómico, que revela lo que llevamos “escrito en el rostro” y explica quiénes somos y, mejor aún, quiénes podemos ser. Para esto se vale de un inestimable trabajo mancomunado con sus pacientes, con Marcelino Altamirano y los chicos de la Casita del PuenteAfectivo... Lic. Verónica Oyanart
  27. 27. por un ambiente mejor El planeta tierra nuevamente se ve envuelto en otro desastre ecológico ocurrido en Hungría el 4 de octubre del presente año. Un mar de 700.000 metros cúbicos de "barro rojo" tóxico, altamente corrosivo y alcalino, procedente de una empresa de aluminio, debido a la rotura de un dique fluye por Kolontar, (suroeste de Budapest) hasta llegar al Danubio. Cinco personas fallecieron y entre ellos un bebé de sólo tres meses y más de 90 personas fueron hospitalizadas por sufrir quemaduras químicas. La organización ecologista Greenpeace ha informado sobre los altos índices de arsénico y mercurio encontrados en las muestras tomadas. (El arsénico es un veneno para las plantas y animales). Tanto el arsénico como el mercurio puede ingresar a la cadena alimentaria a través de los pescados y causar daños en el sistema nervioso de los seres humanos. El gobierno de Hungría cree que pueden tardar un año en la recuperación de la zona que ha sido evacuada. Desde las páginas de Mandala Literaria expresamos nuestros sentimientos de dolor por este nuevo desastre ecológico. Nuevo desastre ecológico Ethel Saavedra García Colombia Fotos tomadas de: http://www.rtve.es/mediateca/fotos/2010 1005/estado-emergencia-hungria-fuga- sustancia-quimica/59277.shtml (EFE/Gyoergy Varga ) 28
  28. 28. Ethel Saavedra García Colombia No hay otro sitio en una casa donde predomine tanto el color de manera espontánea como en la cocina. En la preparación de los alimentos no sólo se combina sabores sino tonalidades y texturas; en muchos casos un determinado color nos impulsa a querer comer algo. Es como si el rojo o el verde de un pimentón o el color del chocolate, nos guiñara el ojo y nos condujera hasta ese lugar maravilloso donde el universo cromático es mágico. El nexo color-cocina confirma que todo entra por la vista y que sus tonalidades son observadas con suspicacia o con filosofía: los amarillos de las naranjas, mandarinas, o melocotones nos llevan a pensar en la riqueza, los verdes de los vegetales en la juventud, los rojos de las manzanas, sandías y fresas en la pasión; el blanco de la leche y sus derivados en la pureza y la carne con textura fuerte, en la masculinidad. El color azul es el menos notorio en las frutas o verduras, sin embargo, en Chile se encuentran los arándanos azules. En la pastelería encontramos texturas y colores dando consistencia de seda y evocando el Durante el proceso de cocción, los alimentos cambian de color y generan olores logrando que en su percepción el organismo envíe al cerebro la generación del apetito. Algunos de los colores iniciales van cambiando de color: los plátanos y el pollo al freírse toman un color dorado. Algunas verduras según el método de cocción o pierden o aumentan su brillo. romanticismo propio de las bodas, exaltando el amor hacia la pareja y la familia. La decoración de la cocina no es estática, está sujeta a modas y estilos aceptados o no de acuerdo a las culturas. La valoración de las tonalidades es distinta, abriéndose una gama de colores a la hora de su construcción o remodelación. En algunos casos muy coloridos, en otros la sobriedad se impone. Este espacio permite recrear la imaginación donde el colorido define la personalidad de quien cocina o propicia compartir gustos familiares. La cocina impone un estilo donde el toque de sensualidad y buen gusto, logra acompasar los colores de su decoración con el de la batería de cocina. El nexo existente entre los alimentos y el espacio llamado cocina, ha permitido que muchos pintores hayan dedicado tiempo en la elaboración de cuadros resaltando el colorido que emerge de este lugar, como máximo homenaje a la alimentación del hombre. Colores en la cocina 29 Imagen tomada del Banco de imágenes gratuitas
  29. 29. 1. Tecnicatura Superior en Narrativa y Guión de Cine: Duración estimada de 30 meses. OTORGATÍTULO. 2.Tecnicatura Superior en Narrativa y Educación a Distancia. Duración estimada de 30 meses. OTORGATÍTULO. 3. Tecnicatura Superior en Historia del Cine y Dirección de Actores: Duración estimada de 30 meses. OTORGATÍTULO. 4. Narrativa Contemporánea: Duración estimada de 10 meses. Otorga Diploma que certifica los estudios aprobados. INICIO INMEDIATO. 5. Teoría y Técnica del Cuento: Duración estimada de 8 meses. Otorga Diploma que certifica los estudios aprobados. INICIO INMEDIATO. 6. Coordinación de Talleres Literarios de Narrativa: Duración estimada de 4 meses. Otorga Diploma de Coordinador de Talleres Literarios de Narrativa. DE PRÓXIMO INICIO (Con registro de interesados). 7. Educación a Distancia Orientada a la Tutoría Virtual: Duración estimada de 6 meses. Otorga Diploma que certifica los estudios aprobados. DE PRÓXIMO INICIO (Con registro de interesados) 8. Gramática del idioma español para escritores: Duración estimada de 2 meses. Otorga Diploma que certifica los estudios aprobados. DE PRÓXIMO INICIO (Con registro de interesados). 9. Guión de Corto y mediometraje: Duración estimada de 5 meses. Otorga Diploma de Guionista de Corto y Mediometraje. INICIO INMEDIATO. 10. Guión de Cine: Duración estimada de 10 meses. Otorga Diploma de Guionista de cine. INICIO INMEDIATO. 11. Adaptación del Teatro al Cine y de la Literatura al Cine: Duración estimada de 3 meses. Otorga Diploma que certifica los estudios aprobados. INICIO INMEDIATO. 12. El personaje en el Guión de Ficción: Duración estimada de 2 meses. Otorga Diploma que certifica los estudios aprobados. INICIO INMEDIATO. 13. Historia Universal del Cine. Nivel 1 y Nivel 2: Consta la suma de 40 clases y una duración estimada de 10 meses. Al término de cada nivel cursado satisfactoriamente se otorga Diploma que certifica los estudios aprobados y su crédito horario. PRÓXIMO INICIO (Con registro de interesados). 14. Historia del Cine Norteamericano. Nivel y Nivel 2. Consta la suma de 32 clases y una duración estimada de 8 meses. Otorga Diploma que certifica los estudios aprobados y su crédito horario, al término de cada nivel cursado satisfactoriamente. PRÓXIMO INICIO (Con registro de interesados). 15. Dirección de Actores: Consta de 32 clases y una duración estimada de 8 meses. Otorga Diploma que certifica los estudios aprobados. PRÓXIMO INICIO (CON REGISTRO DE INTERESADOS). 16. Introducción a la Dramaturgia Teatral: Consta de 6 clases quincenales y una duración de 3 meses. No da crédito horario. No requiere trabajo práctico final. PARA MAYORES CONSULTAS O INSTRUCCIONES PARA EL PAGO DIRIGIRSE A: sadeprovinciadesanluis@gmail.com _______________"ESCUELA DE NARRATIVA Y GUIÓN DE CINE/SADE"_______________ engccoordinacion@gmail.com / http://engc.campusinstituto.com.ar · La Sociedad Argentina de Escritores - S.A.D.E. Seccional Provincia de San Luis es una entidad que se responsabiliza de los contenidos académicos y procedimentales del Programa Educativo “Escuela de Narrativa y Guión de Cine”/SADE y lo avala en toda su actividad, entregando la documentación por los estudios realizados y aprobados. · La Dirección de Constitución y Fiscalización de Personas Jurídicas, Cooperativas y Mutuales otorgó a la SADE Seccional Provincia de San Luis su Personería Jurídica con el Nº 347-09, y está inscripta como institución capacitadora en el Ministerio de Educación de la Provincia de San Luis. Por el momento sus certificados, diplomas y títulos son privados, pero se están implementando los trámites para su reconocimiento oficial. El Programa Educativo “Escuela de Narrativa y Guión de Cine”/SADE fue creado por el escritor Norberto Federico Fernández Lauretta y el cineasta FernandoAndrés Saad. Escuela de Narrativa y Guión de Cine”/SADE OFERTA EDUCATIVA CUERPO DIRECTIVO: CUERPO DOCENTE: Mgster. DIRECTOR ACADÉMICO: Mgster. Norberto Federico Fernández Lauretta. DIRECTOR ADMINISTRADOR DE PLATAFORMA: Lic. Fernando Andrés Saad. COORDINADORA PEDAGÓGICA: Lic. Graciela Virginia Savickas. SECRETARIA GENERAL SADE Y TESORERA: Prof. Yolanda Lía Accetta. Norberto Federico Fernández Lauretta, Lic. Fernando Andrés Saad, Prof. Univ. Yolanda Lía Accetta, Lic. Graciela Virginia Savickas, Lic. Estela Mary Sanguinetti, Técn. Pablo Nicolás de la Fuente, Técn. Roberto Altamiranda, Técn. Mirta Susana Tagliatore, Prof. Univ. Alberto Horacio Tricarico, Técn. Claudia Esther Reyes.

×