IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004    2004 
 
 
    “Apoyo de las Nuevas Tecnologías para el desarr...
 
                   IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004   2004 
 
 
1- La Teoría del Aprendizaje Ba...
IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004    2004 
 
 
decisiones y de asumir la responsabilidad ética de ...
 
                 IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004   2004 
 
 
exhaustivas investigaciones, pues...
 
                  IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004   2004 
 
 


En este modelo se utiliza una ...
 
                 IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004   2004 
 
 
       - Se trata de encontrar la...
 
                  IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004   2004 
 
 
         1.2- Nuevos roles para ...
IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004    2004 
 
 
ella esté dispersa, proporcionando retroalimentació...
IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004       2004 
 
 
sustitutivo. Este nuevo planteamiento educativo ...
IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004     2004 
 
 
tecnologías, específicamente los sistemas telemáti...
IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004    2004 
 
 
aprendizaje más autónoma y más liderada por el prop...
IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004    2004 
 
 
básico y esencial a fomentar desde una perspectiva ...
 
                  IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004   2004 
 
 
Por tanto, la utilización de las...
 
                 IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004   2004 
 
 
enseñado y guiado en la tarea de ...
IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004    2004 
 
 
didáctica el centro deberá ser el estudiante” (Fern...
IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004    2004 
 
 
tecnológicos. Para ello, “el uso de estrategias y m...
IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004    2004 
 
 
Becker, C. A. (1998): La enseñanza basada en proble...
IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004     2004 
 
 


Meza Meza, A. M. ; Pérez Guerrero, Y. y De La Ba...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Apoyo de las Nuevas Tecnologías para el desarrollo de la Teoría del Aprendizaje Basado en Problemas (ABP). IV Congreso Internacional Virtual De EducacióN

3,547 views

Published on

El Aprendizaje Basado en Problemas se configura como una alternativa educativa innovadora que favorece un aprendizaje autónomo, autodirigido que favorecerá un aprendizaje para toda la vida.

Published in: Education, Business
0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,547
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
93
Actions
Shares
0
Downloads
91
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Apoyo de las Nuevas Tecnologías para el desarrollo de la Teoría del Aprendizaje Basado en Problemas (ABP). IV Congreso Internacional Virtual De EducacióN

  1. 1. IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004  2004      “Apoyo de las Nuevas Tecnologías para el desarrollo de la Teoría del Aprendizaje Basado en Problemas (ABP): Aproximación Teórica”. Lourdes Pérez Sánchez. Facultad de Educación. Universidad de Salamanca. lopesanc@gmail.com Resumen Ante la rápida evolución que está sufriendo la sociedad en la actualidad, los cambios sociales, económicos, culturales y, como no, educativos, se nos plantea la necesidad de buscar nuevos caminos. Se están viendo modificados los estilos de aprendizaje, los medios y recursos, las necesidades de formación, la adquisición de nuevos conocimientos, habilidades y actitudes que nos faciliten la constante adaptación a nuestro cambiante entorno. En este sentido, se trata de generar nuevas alternativas educativas que se adapten mejor a estas necesidades, potenciando la utilización de las nuevas tecnologías y contemplando y considerando el hecho de que el alumno requiere de una serie de habilidades que le ayuden a defenderse y a aprender de forma autónoma, siendo él el gestor de su conocimiento. De este modo el Aprendizaje Basado en Problemas se configura como una alternativa educativa innovadora que favorece un aprendizaje autónomo, autodirigido que favorecerá un aprendizaje para toda la vida. Así mismo, las nuevas tecnologías se configuran como un gran valedor y apoyo de esta teoría, pues potencian todo aquello que busca esta línea de aprendizaje. En esta ponencia trato de dar, en primer lugar, unas pinceladas básicas sobre dicha teoría, con el fin de entender sus principios y características más fundamentales; y en segundo lugar, los puntos en común entre esta y las nuevas tecnologías, y como estas potencian dicho aprendizaje. 1     
  2. 2.   IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004 2004      1- La Teoría del Aprendizaje Basado en Problemas (APB) Son muchos los cambios que se están sucediendo en nuestra sociedad, la sociedad de la información. Se están presentando situaciones y retos para los que se nos ha de preparar y que en ocasiones nos superan. Se está produciendo una nueva estructura social, el denominado fenómeno de la globalización, el cual viene de la mano del desarrollo de las nuevas tecnologías, y su inclusión en los distintos ámbitos de la sociedad, el laboral, cultural, económico, educativo, etc.. Se están dando organizaciones cada vez más complejas, marcadas por el cambio acelerado y la globalización de los mercados que generan grandes contrastes sociales. Hoy conviven la alta tecnología con la extrema pobreza, las formas de vida tradicionales se desarrollan a la par con los nuevos signos de la mundialización; los espectaculares avances técnicos y científicos están al alcance de unos cuantos e son inalcanzables para otros. Estos grandes cambios afectan en gran medida al ámbito de la educación, no sólo porque es un privilegio al que millones de personas no tienen derecho, sino porque se está viendo alterada la forma de enseñanza y también la forma de aprender, y además aquello que es objeto de aprendizaje, lo que ha provocado la necesidad de que se busquen y planteen nuevos paradigmas educativos, con el fin de hacer frente a todo lo que a nuestro alrededor cambia y a lo que tenemos que adaptarnos. En este contexto la universidad enfrenta la tarea de ofrecer a sus alumnos las herramientas indispensables para acceder a una forma distinta de aprendizaje; por eso una educación integral implica el desarrollo de habilidades cognitivas, sociales y valores que apoyen a los estudiantes en su esfuerzo por constituirse en individuos autónomos, es decir, capaces de pensar por sí mismos, de tomar 2     
  3. 3. IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004  2004      decisiones y de asumir la responsabilidad ética de sus acciones tanto en el ámbito individual, como en el profesional y ciudadano. La educación contempla necesariamente un conjunto de conocimientos sistematizados y rigurosos, pero además se debe poner particular atención en el desarrollo de habilidades que permitan a las personas pensar reflexivamente, tomar decisiones, tener confianza en su capacidad para enfrentar lo nuevo, buscar la información que necesitan, relacionarse positivamente con los demás y cooperar con ellos. En definitiva, los sujetos deben transformarse en estudiantes de por vida, preparados para un futuro siempre cambiante, deben poseer un pensamiento crítico y capacidad para tomar decisiones y habilidad para acceder a la información y asimilarla con el objetivo de resolver problemas. Esto aparece recogido en el siguiente pensamiento cuando se establece que “las soluciones a los significativos problemas que enfrenta la sociedad moderna demanda una mejora cualitativa global en el pensamiento, la comprensión y la enseñanza” (Becker, C. A.: 1998). Ha de ser, por tanto, la educación la que busque y trate de ofrecer soluciones y alternativas a la sociedad cambiante a la que nos enfrentamos. Para ofrecer una posibilidad de adaptación a esta nueva situación, a estos cambios, están apareciendo como métodos de enseñanza-aprendizaje nuevas e innovadoras metodologías que están comenzando a calar, en las últimas décadas, en muchas instituciones de enseñanza, sobre todo de carácter universitario, como es el aprendizaje significativo, el aprendizaje colaborativo, el aprendizaje basado en proyectos, el aprendizaje basado en problemas. Algunas de ellas ya tienen a sus espaldas tres décadas de aplicación como es el caso del Aprendizaje Basado en Problemas. No obstante, están siendo todas ellas objeto de profundas y 3     
  4. 4.   IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004 2004      exhaustivas investigaciones, pues es ahora cuando comienzan a verse resultados, y es ahora cuando comienza a verse la necesidad de cambios, etc. Estos nuevos paradigmas educativos buscan la formación de profesionales que se ajusten más a las demandas de la sociedad actual, siendo capaces de responder a las necesidades del mundo de trabajo y de su realidad social. Esto se llevará a cabo a través de la formación de estudiantes que sean capaces de adquirir conceptos y aplicarlos a nuevas situaciones, de conseguir nueva información con el fin de actualizarse constantemente, manteniendo a lo largo de todo el proceso de su formación un papel activo, buscando alternativas, estableciendo hipótesis, planteando soluciones, trabajando en equipo, utilizando las nuevas tecnologías, etc. Se buscará, por tanto, la adquisición de nuevas habilidades que conformen un profesional con un nuevo perfil capaz de adaptarse a nuevas y futuras situaciones. Apoyando lo indicado anteriormente, y refiriéndose a la metodología del ABP en concreto, autores como Roma y Oriol establecen que “aprender en base a problemas conlleva la creación de un profesional más capaz de establecer relaciones” y como es lógico, “mejor orientado para entender su perfil competencial como alguien que debe, sobre todo, resolver problemas de otros” (Roma I Millan, J. y Oriol I Bosch, A.: 2000). Por tanto, el ABP se configura como la alternativa a la educación tradicional que favorece la obtención de las habilidades y actitudes más favorecedoras de procesos de adaptación a los cambios constantes de nuestro entorno. 1.1- Características del ABP El Aprendizaje Basado en Problemas supone un proceso de enseñanza- aprendizaje en el cual no solo es importante la adquisición de unos determinados conocimientos, sino también se busca el desarrollo de una serie de habilidades y actitudes. 4     
  5. 5.   IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004 2004      En este modelo se utiliza una situación problemática, un problema especialmente diseñado para lograr unos determinados objetivos y que puede concretizarse en un proyecto de investigación, en un método de estudio de casos, en un proyecto de diseño, etc. Además, el Aprendizaje Basado en Problemas (ABP) es una estrategia educativa centrada en el alumno, orientada a promover el aprendizaje activo y significativo y que tiene como propósito desarrollar a juicio crítico, el razonamiento clínico, el hábito por el estudio independiente y el trabajo en equipo. Este método consiste, por tanto, en confrontar a los estudiantes con un problema o situación determinada como punto de partida para identificar necesidades y objetivos de aprendizaje, instrumentándolo de tal manera que sea similar a las condiciones de trabajo a las que se va a enfrentar en su vida profesional. El ABP, por tanto, es una técnica didáctica, cuyo “contenido curricular se orienta alrededor de una situación o problema para la cual los alumnos deben encontrar una respuesta válida, en lugar de orientarse a la enseñanza de conceptos” (Kalibaeva, G., Neri Vitela, L. Y Escamilla Reyes, J. L.: 2002). Estos aspectos configuran el ABP como una teoría de aprendizaje con las siguientes características, que de forma casi consensuada, diferentes autores establecen como principales: - Supone un método de trabajo activo, pues los alumnos participan constantemente en la adquisición de su conocimiento. Son responsables de su propio proceso de aprendizaje. 5     
  6. 6.   IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004 2004      - Se trata de encontrar la solución de problemas especialmente diseñados para lograr el aprendizaje de ciertos objetivos de conocimiento. Los problemas son la herramienta central del proceso de aprendizaje. - El aprendizaje se centra en el alumno. El alumno es el centro del aprendizaje, desempeña el papel principal del proceso. - Es un método que estimula el trabajo colaborativo: el aprendizaje se produce en pequeños grupos de alumnos. - Se abren a diferentes disciplinas del conocimiento. En los problemas o actividades se busca tratar diferentes disciplinas, interrelacionándolas entre sí (interdisciplinariedad). - El maestro es facilitador o tutor del aprendizaje. - Problemas de situaciones reales. Se busca propiciar un aprendizaje significativo, en el cual las situaciones a trabajar tengan una implicaciones más cercanas para el alumno. - Fomenta habilidades orientadas a la toma de decisiones, adquisición de información y para el autoaprendizaje. Como podemos apreciar se dan grandes diferencias en relación con la educación tradicional y que vienen a llenar muchas de las nuevas necesidades que a nivel educativo se están dando ante la configuración y transformación de nuestra sociedad. 6     
  7. 7.   IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004 2004      1.2- Nuevos roles para los alumnos y los docentes. Todo esto implica una modificación en el papel que han venido desempeñando tanto alumnos como docentes tradicionalmente. Sus actuaciones cambian en el desarrollo de la teoría del ABP, viniendo a configurarse como siguen: 1.2.1- Alumno En esta teoría de aprendizaje el alumno ocupa un lugar relevante, es el centro del proceso. Es un método de aprendizaje centrado en el alumno, que busca un desarrollo integral del mismo, y trata de potenciar una serie de habilidades, conocimientos, etc., que le permitirán afrontar situaciones futuras, tomar decisiones y fomentarán el aprendizaje como un proceso constante a lo largo de la vida. Todo esto implica que el alumno después de acercarse al problema y analizarlo bajo el prisma de sus propias experiencias y conocimientos previos, tratan de comprenderlo; se busca ver que es aquello (términos, definiciones, conceptos,...) que desconoce y qué es necesario para la resolución del problema, identificando así sus propias necesidades de aprendizaje y por tanto estableciendo los objetivos de aprendizaje tanto individuales como grupales. La búsqueda de la información necesaria para solventar sus necesidades de aprendizaje, le lleva a generar nuevas necesidades, hasta que llega a una o varias soluciones del problema. 1.2.2- Tutor El profesor ha de ser un guía que ayuda al alumno a aprender, planteando problemas relevantes, sirviendo de guía y orientador en la búsqueda de preguntas y de la información necesaria para resolverlas, sintetizando esta última, cuando 7     
  8. 8. IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004  2004      ella esté dispersa, proporcionando retroalimentación respecto de las soluciones encontradas por los alumnos, sugiriendo otros problemas en los cuales los principios aprendidos pueden ser aplicables. De este modo, el docente ha de realizar “un gran ejercicio de imaginación y creatividad” (Comisión De Modernización Pedagógica: 2000):. Ha de conseguir que los problemas planteados sean de la calidad suficiente para ser motivadores y efectivos; retadores, y por tanto bien pensados. Todo ello conlleva ser un facilitador del proceso de aprendizaje, ha de promover el pensamiento crítico en los estudiantes, la toma de decisiones y la solución de problemas. Debe ayudar a los estudiantes a establecer la jerarquía de las hipótesis sobre las que se va a trabajar a lo largo del proceso, así como a establecer las necesidades de aprendizaje. El cambio que el docente ha sufrido en su desempeño educativo consiste en que ha dejado de ser un mero transmisor de información, de ser la única o casi única fuente de información para el alumno, y pasa a ser un guía, orientador y facilitador en el proceso de investigación del alumno. Esto implica que también el docente ha de formarse para afrontar este nuevo papel, ya que también ha de contar con una serie de habilidades y actitudes que le ayuden a trabajar con esta metodología. 2- Las Nuevas Tecnologías como apoyo al desarrollo del ABP. La aparición de las nuevas tecnologías, y especialmente de la red de redes, Internet, ha provocado una serie de profundos cambios que han llegado a condicionar la vida de muchas personas, en muchas de sus facetas. Uno de los ámbitos más afectados ha sido el educativo. Tanto a nivel institucional como a nivel particular o personal, siendo la introducción de las nuevas tecnologías en el ambiente educativo como nueva herramienta de trabajo, uno de los principales retos que se han planteado, bien como un elemento complementario o bien 8     
  9. 9. IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004   2004      sustitutivo. Este nuevo planteamiento educativo ha traído consigo la modificación de los ambientes de aprendizaje, traspasando las barreras físicas de la clase tradicional. Estos nuevos espacios de aprendizaje basados en las nuevas tecnologías, léase word wide web, videoconferencia, teleconferencia vía satélite, hipertexto, multimedia, etc., facilitan “la diversificación y flexibilización de las oportunidades de aprender cualquier cosa, en lugar y tiempo, así como atender a las diferencias individuales y de grupo” (Peón Aguirre, R.: 2002):. Así mismo, Peón Aguirre afirma que “estos ambientes de aprendizaje requieren de nuevas formas de organizar la enseñanza-aprendizaje, crear situaciones educativas centradas en el que aprender y plantear estrategias pedagógicas en la que se fomente el autoaprendizaje y el desarrollo del pensamiento crítico y creativo. Además reclama nuevos conocimientos, habilidades y actitudes para el docente y determinadas características de los estudiantes”. Es en este esquema donde encaja la teoría del ABP, siendo capaz de ofrecer a los protagonistas del proceso educativo esas habilidad y actitudes que le son cada vez más necesarias para su desempeño diario, no solo profesional, sino también personal. Por tanto se busca una renovación total de la educación como forma de adaptación a los nuevos cambios, a las nuevas situaciones, a los nuevos recursos y a las nuevas necesidades de los individuos. El trabajo previo de documentación y búsqueda de información nos ha permitido disponer de diferentes experiencias en las que se aplica el ABP apoyándose en el uso de las nuevas tecnologías. No es algo extraño que en un modelo educativo innovador como es el ABP se utilicen las nuevas tecnologías como soporte, pues ya se venía realizando en modelos más tradicionales. En este sentido, “las nuevas 9     
  10. 10. IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004   2004      tecnologías, específicamente los sistemas telemáticos, son medios interesantes para introducir pedagogías alternativas y potenciar cambios en las estructuras educativas” (McClingtock, R.: 2000). Por tanto, su inclusión en la enseñanza hace que este proceso se vea alterado y modificado en sus principios más básicos, naciendo “nuevas formas de aprendizaje”, que surgen de “nuevos procedimientos, metodologías y modelos para promover el aprendizaje aprovechando... diversos recursos y estrategias” (Fernández Aedo, R.; Server García, P. M. y Cepero Fadraga, E.: 2001). En este sentido, destacamos los diferentes aspectos que, desarrollándose en la teoría del aprendizaje, se ven potenciados por el uso de las nuevas tecnologías. En primer lugar, se ha configurado como elemento esencial en la teoría del ABP, la colaboración como metodología de trabajo. Aspecto potenciado y facilitado por todos los instrumentos de comunicación que ponen a disposición de las experiencias educativas las nuevas tecnologías. En este sentido, “ la resolución de problemas de forma colaborativa o cooperativa permitirá ciertas habilidades como el intercambio de ideas, la negociación de puntos de vista distintos, la confrontación en posturas opuestas, etc. que constituyen la integración de una serie de conocimientos, habilidades, aptitudes y actitudes consideradas importantes ante los requerimientos que plantea la realidad sociolaboral” (Giménez Prado, F.; Guitert, M. y Lloret, T.: 2002). Estas formas de trabajo favorecerán y potenciarán procedimientos dialógicos, como el debate, el intercambio de ideas y experiencias, organizándolo a través de las posibilidades de comunicación que la red pone a su disposición, así como la utilización de diferentes herramientas de trabajo cooperativo, además de poder llegar a promover proyectos de innovación con otros colectivos, expertos, etc. (Pazos, M.; Pérez, A. y Salinas, J.: 2001). Además, podemos añadir que “el espacio virtual, a la vez que facilita que estos procesos de cooperación se puedan llevar a cabo atendiendo a la vez necesidades individuales de espacio y tiempo, y dando respuesta a una forma de 10     
  11. 11. IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004  2004      aprendizaje más autónoma y más liderada por el propio estudiante, también inaugura nuevas propuestas de cooperación que permitirán enriquecer las propuestas pedagógicas que tenemos hasta estos momentos” (Giménez Prado, F.; Guitert, M. y Lloret, T.: 2002). Por tanto, no solo favorecen y enriquecen la educación innovadora, sino también aquella que se halle en proceso de modernización y transformación pero que siga contando con elementos más tr tradicionales, siguiendo las pautas hasta ahora establecidas por el sistema educativo tradicional. De este modo, de estas dos ideas podemos deducir el hecho de que las nuevas tecnologías, o bien, los espacios virtuales son una de las herramientas más idóneas para desarrollar uno de los principios básicos del ABP, la cooperación en el trabajo. Uno de los elementos más determinantes en la implementación de estas experiencias es Internet. Como hemos visto es un instrumento que imprime un carácter especial a la experiencia, pues le otorga infinitas posibilidades de proyección y uso. Hay programas, currícula, proyectos, etc. que solo se apoyan en tecnologías como las multimedia, ordenadores, CD-Rom, videos, televisión, programas y diseños concretos,..., aunque es Internet el que proporciona a cualquier intervención, un carácter interactivo y multidimensional. Este carácter es el que favorece la posibilidad de trabajar en grupo sin impedimentos espaciales o temporales; pero a su vez, “dicha interacción se promueve por medio de técnicas de aprendizaje cooperativo y colaborativo,..., grupos de discusión, ... aprendizaje centrado en problemas,... etc.” Meza Meza, A. M. ; Pérez Guerrero, Y. y De La Barreda Bautista, B.: 2002). En segundo lugar, en los espacios virtuales generados por el uso de estas nuevas herramientas, se ve modificado los roles desempeñados tanto por los docentes como por los alumnos. Como es lógico los docentes o tutores ven disminuidas sus tareas, propiciando así una mayor intervención por parte de los alumnos, aspecto 11     
  12. 12. IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004  2004      básico y esencial a fomentar desde una perspectiva metodológica basada en el ABP, la cual busca hacer del alumno el centro de su propio proceso de aprendizaje, a través de la potenciación del Aprendizaje Autodirigido. Por tanto, es el alumno quien asume su protagonismo en la interacción y el tutor asume un role mucho más secundario, desempeñando un papel de orientador o guía, como ya veíamos anteriormente. La utilización de las redes de ordenadores en la educación requiere un aumento de la autonomía del alumnado. La red rompe el monopolio del profesor como fuente principal del conocimiento, y el alumno, a través de Internet, puede acceder la información dada por el profesor, ampliarla, consultar otras fuentes, etc., lo cual ayuda y apoya el desarrollo de un aprendizaje más autónomo y autodirigido. Con Internet, el proceso de aprendizaje no puede consistir en la mera recepción y memorización de datos recibidos en la clase, sino en la permanente búsqueda, análisis y reelaboración de informaciones obtenidas en las redes. El modelo tradicional seguido hasta el momento por los profesores, basado en la transmisión y recepción de la información deja de tener sentido. Esto viene condicionado por el hecho de que Internet se ha configurado como una gigantesca biblioteca, que ofrece una ingente cantidad de información a la que se puede tener acceso en cualquier tiempo y lugar. Todo ello favorece “el desarrollo de discusiones más profundas y detalladas”, lo que “permite adoptar perspectivas múltiples de una cuestión y acceder a nuevas ideas, perspectivas, culturas e información” (Sánchez, I., J.: 2002). Así mismo, el trabajo a través y con la red y las nuevas tecnologías, “ayuda a derribar barreras comunicativas e inhibiciones” (Sánchez, I., J.: 2002), tan características y presentes en una clase tradicional. Se amplía y se diversifica el material al que los alumnos (y docentes) tienen acceso y se sienten más motivados a participar, volviéndose más activos e independientes. 12     
  13. 13.   IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004 2004      Por tanto, la utilización de las redes de ordenadores en la educación requieren un aumento de la autonomía del alumnado: esta situación requiere un modelo educativo que potencie la capacidad decisional del alumno en su proceso de aprendizaje, para lo que el alumno “... debe formarse una idea bien clara de las metas que persigue con el estudio independiente y escoger el programa, los medios, la estrategia de aprendizaje apropiada para lograr estos objetivos propuestos” (Fernández Aedo, R.; Server García, P. M. y Cepero Fadraga, E.: 2001). En definitiva, a través de las nuevas tecnologías y de la red, se busca desarrollar aptitudes y habilidades para investigar y buscar la mejor solución o soluciones a los problemas planteados, de una forma autónoma y autodirigida. Como consecuencia de todo esto han aparecido los nuevos entornos de aprendizaje fruto de la inclusión de las nuevas tecnologías en los procesos educativos. Estos nuevos entornos, como ya veíamos más arriba, son facilitadores de información, posibilitadores y motivadores del aprendizaje autodirigido y autónomo por parte del alumno. Pero como ya indicábamos, no solo el role del alumno se ve modificado, sino que el docente también ve alterado su actividad, sus tareas y su desempeño, pasando a ser un orientador y un guía, role muy distinto al tradicional. De forma sintetizada, como veíamos más arriba, destacamos los siguientes aspectos: - El profesor ya no aparece como fuente principal del conocimiento. El alumno como actor principal del proceso es capaz de acceder a mucha más información y no solo a aquella que era proporcionada por el profesor. - El profesor pasa a ser transmisor de información a guía: el alumno no solo ha de ser objeto de la mera transmisión de información, sino que ha de ser 13     
  14. 14.   IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004 2004      enseñado y guiado en la tarea de asimilar, analizar y seleccionar entre la cantidad ingente de información que puede encontrar a través de recursos diversos. En definitiva, en ambos casos, alumnos y docentes ven modificado su ámbito educativo, la tecnología utilizada, la metodología desarrollada hasta ahora en el proceso de aprendizaje y las relaciones que hasta ahora se daban entre ellos, provocando así una nueva situación posibilitadora en la que “los educadores y los estudiantes podrán generar sus propios estilos, modos o maneras de aprender” (Fernández Aedo, R.; Server García, P. M. y Cepero Fadraga, E.: 2001). Otro aspecto fundamental para el desarrollo del ABP es el manejo de material, información y recursos que faciliten la resolución de problemas. En este aspecto la tecnología favorece la obtención de gran cantidad de información que puede facilitar el hallar la solución al problema planteado. Para esto, los alumnos han de aprender a manejar los recursos y herramientas que favorezcan esta tarea, conseguir “el desarrollo de individuos que tengan la capacidad y la inclinación para utilizar los vastos recursos de la tecnología de la información en su propio y continuado crecimiento intelectual y expansión de habilidades" (Bosco, A.: 2001). “Los estudiantes de una institución pueden acceder a través de las redes a datos, publicaciones, actas de congresos y simposios, etc., pero también comunicarse con profesores y expertos de otras instituciones, con los que intercambiar ideas y opiniones” (Adell, J.: 1997). Todos estos medios y canales se configuran desde una perspectiva del ABP como los recursos básicos para el desarrollo de dicha metodología, en su vertiente de investigación autónoma por parte del alumno, orientada a la resolución de los problemas, para lo cual el alumno necesita disponer de más información alternativa y de los recursos que se le proporcionen. “Si bien es importante saber buscar y localizar bancos de información que enriquezcan y apoyen los procesos de aprendizaje, es necesario replantear las maneras en que los alumnos pueden adquirir conocimientos e informaciones sin perder de vista que en toda situación 14     
  15. 15. IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004  2004      didáctica el centro deberá ser el estudiante” (Fernández Aedo, R.; Server García, P. M. y Cepero Fadraga, E.: 2001). Por tanto, “la formulación de problemas relevantes, la planificación de estrategias de búsqueda de datos, el análisis y valoración de las informaciones encontradas, la reconstrucción personal del conocimiento deben ser las actividades de aprendizaje habituales en el proceso de enseñanza, en detrimento de la mera recepción del conocimiento a través de apuntes de clase” (Area Moreira, M.: 2002). Otro elemento que se ve modificado tanto por el uso de las nuevas tecnologías, Internet, como por cualquier tipo de comunicación, es el referente al tiempo y al espacio en el que se desarrolle el proceso educativo, los cuales deben ser más flexibles y adaptables a una variabilidad de situaciones de enseñanza. La incorporación de las nuevas tecnologías implican la necesidad de establecer nuevas formas de organizar la enseñanza en lo relativo al horario y al espacio. El tiempo que pasa el alumno en clase deja de ser relevante, sino que lo importante es la realización de las tareas establecidas y tutorizadas. Por último hay que considerar, que para la teoría pedagógica, cuestiones como la construcción de conocimiento, el conocimiento previo del alumno y la forma y estructura de la actividad o problema a resolver,..., se revelan como claves para su desarrollo. Todo ello, se expresa en la preocupación sobre el modo de generar zonas de desarrollo próximo colectivas o “zonas de construcción del conocimiento”(Newman, D., Griffin, P. y Cole, M.: 1998), denominadas también por otros autores zonas comunes de intersubjetividad (García del Dujo, A. y Martín García, A.V.: 2002). La dificultad radica en saber cómo alcanzar el aprendizaje a través de un trabajo cooperativo y colaborativo entre los usuarios de entornos virtuales o apoyados en las nuevas tecnologías, o Internet, donde se establecen relaciones, apoyos, procesos de diálogo, etc., procesos todos ellos difíciles de desarrollar en entornos 15     
  16. 16. IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004  2004      tecnológicos. Para ello, “el uso de estrategias y metodologías basadas en dilemas, conflictos cognitivos, actividades dialógicas y metodología conversacional puede ser un buen recurso instructivo, conscientes de que la utilización de este tipo de metodologías... implica generar un doble sistema de actividad mediatizada por el ordenador, de interacción y de interactividad” (García del Dujo, A. y Martín García, A.V.: 2002). De esta forma establecemos que la interactividad se configura como elemento básico para el desarrollo del ABP en su aplicación a través de las nuevas tecnologías. Estas pautas, de forma general, vienen a ser algunas de las fases o tareas principales a seguir en el desarrollo del ABP, pudiéndose, por tanto, realizar a través de las nuevas tecnologías de forma más enriquecedora. Buscando más información, comunicándose con otros grupos que traten los mismos temas, contactando con expertos, participando en foros de consulta, de opinión, etc. Todo ello podría sintetizarse en la idea de que las redes de ordenadores pueden ser un factor que ayude a construir un modelo de enseñanza flexible, donde lo más importante sea la actividad, y la construcción del conocimiento por parte del alumno contando con una gran cantidad de recursos y en colaboración con otros alumnos, colectivos, grupos de trabajo, expertos, tutores y asesores. Todo ello supone la base y la personalidad de la teoría del ABP. Referencias Bibliográficas: Adell, J. (1997): Tendencias en educación en la sociedad de las tecnologías de la información, en Edutec nº7. Area Moreira, M. (2002): Problemas y retos educativos ante las tecnologías digitales en la sociedad de la información. Universidad de La Laguna, en QuadernsDigitals. nº28 http://www.quadernsadigitals.net/articles/queadernsdigitals/queaderns28/manuelarea. htm 16     
  17. 17. IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004  2004      Becker, C. A. (1998): La enseñanza basada en problemas. Una herramienta interesante en la educación médica continua en Tocoginecología. Buenos Aires. Argentina http://www.tocogineconet.com.ar/publicaciones/ensenazabasadaproblemas.htm Bosoc, A. (2001): Nuevas tecnologías y enseñanza: Un estudio basado en el enfoque socio-cultural, en Revista Fuente. Monográfico nº5. http://www.cica.es/alins/revfuentes/monografico_5.htm Comisión De Modernización Pedagógica (2000): Problematizando para aprender. Aprendizaje basado en problemas. Pontificia Universidad Católica del Perú. http://www.pucp.edu.pe/cmp/estrategias/ainforme10.htm Fernández Aedo, R.; Server García, P. M. y Cepero Fadraga, E. (2001): El aprendizaje con el uso de las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Universidad de Ciego de Ávila, en OEI – Revista Iberoamericana de Educación. http://www.campus-oei.org/revista/deloslectores/127Aedo.PDF García Del Dujo, A. y Martín García, A.V. (2002): Caracterización pedagógica de los entornos virtuales de aprendizaje, en Teoría de la Educación, 14, (pp.67-92). Ediciones Universidad de Salamanca. Salamanca. Giménez Prado, F.; Guitert, M. y Lloret, T. (2002): El trabajo cooperativo en entornos virtuales: el caso de la asignatura de multimedia y comunicación de la UOC. Universitat Oberta de Catalunya. Barcelona. http://www.uoc.edu/in3/esp/grupsrecerca/Comunicacion_TIEC.doc Kalibaeva, G., Neri Vitela, L. y Escamilla Reyes, J. L. (2002): Aprendizaje Basado en Problemas: descripción general y aplicaciones en el aula. Departamento de Ciencias Básicas, ITESM-CCM. http://www.asee.org/international/INTERTECH2002/157.pdf McClintock, R. (2000): Prácticas pedagógicas emergentes. El papel de las tecnologías de la información y la comunicación, en Cuadernos de Pedagogía, nº 290. 17     
  18. 18. IV Congreso Internacional Virtual de Educación. CIVE 2004   2004      Meza Meza, A. M. ; Pérez Guerrero, Y. y De La Barreda Bautista, B. (2002): Comunidades Virtuales de Aprendizaje como herramienta didáctica para el apoyo de la labor docente. Subsecretaría De Servicios Educativos Para El Distrito Federal Dirección General De Extensión Educativa Dirección De Soporte Educativo. México. http://funredes.org/mistica/castellano/ciberoteca/participantes/docuparti/esp_doc_72.ht ml Newman, D., Griffin, P. y Cole, M. (1998): La zona de construcción del conocimiento. Ediciones Morata, S.L. Madrid. Pazos, M.; Pérez, A. y Salinas, J. (2001): Comunidades Virtuales: De las listas de discusión a las comunidades de aprendizaje. Universidad de las Islas Baleares. http://gte.uib.es/articulo/CVIRTUALES01.pdf Peón Aguirre, R.; (2002): La Alfabetización Psicotecnológica: Potencia la Educación a Distancia y el uso de la Tecnologías de la Información en el Aprendizaje. Universidad de Sonora. México. http://www.educadis.uson.mx/pagina/ftp/Alfabet-Psicotecnológica-RPA-120402.doc Roma I Millan, J. Y Oriol I Bosch, A. (2000): ¿Qué podemos aprender del aprendizaje basado en problemas?. Institut d'Estudis de la Salut (IES). Barcelona. http://www.iesalut.es/pensaments/aprendizaje_problemas/index.asp Sánchez, I., J. (2002): Comunidades Virtuales de Aprendizaje: Conceptos e Ideas. Departamento de Ciencias de la Computación. Universidad de Chile. http://www.icfes.gov.co/es/fomento/gcfom/docs/for_doce/com_cat_ins/catANC/mem20 02/Ponencia%20JAIME%20SANCHEZ%20CHILE.doc   18     

×