MANUAL DEL MILITANTE PASIVO                 DEL FRENTE CENAS Y CAFÉS   PARA TODOS AQUÉLLOS QUE ACEPTAN DIARIAMENTEARRIESGA...
¿Militancia Pasiva?El militante pasivo es esa persona que sin formar parte de una organización,defiende cierta posición en...
Quienes lo escribimos compartimos una valoración positiva de la política ypercibimos una campaña continua de desgaste cont...
De esta valoración sobre la imprescindibilidad del juego político surgió en nosotrosla necesidad de resistir a la campaña ...
con ese talento para la observación y el análisis. Nos despiertan una conciencia de“minisculía mayúscula”, si la expresión...
La tercer sección está constituida por una lista de respuestas a enunciados anti-kirchneristas frecuentes. Se trata de bre...
Aclaración terminológicaLos autores de este Manual empleamos términos en forma coloquial. No porquesea mejor para la compr...
Para nosotros, como para el Banco Mundial, corrupción política es todo acto deuna persona en uso de los poderes públicos c...
LISTA DE HITOS KCon la intención de ponernos en aprietos, los interlocutores sorprendidos connuestro apoyo a la gestión K ...
 Recuperación de los fondos de las AFJPs para la ANSES y de su política de     inversión.    Desobediencia al ultimátum ...
 Punto final para la cédula de identidad. Le retiran a la Policía Federal esta     herramienta de obtención y administrac...
Internacionales    Creación del UNASUR.    No reconocimiento al gobierno golpista de Honduras y apoyo al Presidente     ...
CONCEPTOSVIRTUDEl politólogo italiano Giovanni Sartori sostiene que hoy la amenaza a lademocracia constitucional no provie...
expresión de algo tan volátil y caprichoso como la opinión de mayorías simples –puede garantizar la elección de “los mejor...
POLÍTICA o MORALUn error frecuente y fatal es confundir lo político con lo moral. Tanto en la accióncomo en el analisis y ...
detectar, solo sabremos que ha sido realizado pero no nos afectará en nada. Unefecto beneficioso o dañino pero asintomatic...
EL PODERPara juzgar cualquier situación política, inevitablemente debemos hacernos lapregunta básica: “¿quién creemos que ...
Cualquier concesión hecha en pos de lograr mayor consenso al requerido es unaestafa a las mayorías a quienes la constituci...
La invisibilización perfecta, el sueño de los poderosos, es aquella en la que losciudadanos no saben cuando una decision i...
Por ultimo, si uno acaba de enterarse que determinados fenomenos que creiamos"naturales" y de gran impacto negativo en la ...
perfectamente sostener una critica y no rebelarse contra ella o, aún, sostener queconsidera la democracia el mejor sistema...
Si el poderoro posee el derecho a ser seducido en lugar de ser compelido como elresto, no estariamos reconociendole derech...
Ahora bien, ¿por qué debería hacerlo? ¿Qué parte de la Constitución sostiene quelas instituciones por fuera de las republi...
internas. Evidentemente, las ONGs lo tienen todo para ser deshonestas, salvo lahonestidad intrínseca de sus dirigentes.En ...
pone el énfasis en la falta de quien recibe y la sobra del que da. Quien recibebeneficencia, recibe por voluntad de quien ...
modificarla. De aquí en más, esta PLP es otra política temporal, cuya vigenciadependerá de la votación ciudadana de cada d...
que no engañe en los costos de gasas y no reciba AnaAna del clínico que lo derivó,o por el contrario se regirán por el “ro...
Perestroika, por ser uno de sus actores principales... Quizás lo comprendiera, peropor ser además un gran analista, un ref...
Esa coima (o sospecha de coima) deja de ser un hecho entre otros para convertirseen esencia misma del proceso político: to...
INTOLERANCIANo debemos permitir la confusión entre ser intolerante con las ideas y serintolerante con las personas. En una...
crítica padece de una limitación en los adjetivos y entonces aplica los mismos y másextremos, para describir cualquier sit...
Hacer algo a cambio de un fajo de billetes es claramente corrupción, pero se tratadel acto corrupto más básico. Es la corr...
se haya negado a votar algo por compromiso con su iglesia, porqué ni siquiera esilegal.Porqué, aun asi, las criticas se ce...
Otro ejemplo, seria el del DT que pone a jugar a un jugador porque la barra bravase lo grita. El DT, por temor o por simpa...
Recordemos la conducta de Carrió en relación con la ley de matrimonio igualitario:reconoció que sus votantes apoyaban el p...
prospero y prestigioso? O alguien cree que una industria como la comercializaciónde drogas ilegales se estructura con marg...
DISCRECIONALIDADLa discrecionalidad del Poder Ejecutivo puede ser per se una mala palabra sólopara quienes el Estado es un...
Es infantil burlarse de un político porque no acertó al Prode electoral. Por citar unejemplo emblemático, diremos que lo c...
Omitimos la obligación de cumplir la Ley, porque ésta es una obligación horizontalque nos alcanza a todos, como la de resp...
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Maknual del Militante (el que niegan su existencia)
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Maknual del Militante (el que niegan su existencia)

1,584 views
1,513 views

Published on

Published in: News & Politics
0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,584
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
39
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Maknual del Militante (el que niegan su existencia)

  1. 1. MANUAL DEL MILITANTE PASIVO DEL FRENTE CENAS Y CAFÉS PARA TODOS AQUÉLLOS QUE ACEPTAN DIARIAMENTEARRIESGAR LA PAZ DE UNA BUENA CENA POR LA DEFENSA DE UN MODELO.PRODUCCION: MESADEAUTOAYUDAK.BLOGSPOT.COMComentarios a: mesadeautoayudak @ gmail.comMAKnual Versión 1.07 (1/8/12) Pag 1
  2. 2. ¿Militancia Pasiva?El militante pasivo es esa persona que sin formar parte de una organización,defiende cierta posición en las diversas situaciones cotidianas en las que se instala elideario colectivo. No asiste a comités o unidades basicas, no ingresa al circulovirtuoso de militancia+candidaturas+estado, no tiene acceso a recursos monetariosni no monetarios, aunque puede recibir "linea" de varias fuentes, comopublicaciones, actores u organizaciones. Pero el militante pasivo no tiene relaciondirecta con ninguno, ni debe responder por sus acciones ante nadie.La militancia pasiva es como un sistema inmunologico, mantiene ciertas defensasaltas, lo que mejora la capacidad de resistir a determinados virus. Para bien o paramal, según cual sea nuestra valoracion de ese "virus".Algunas militancias son muy especificas, como p.ej la militancia ecologista. Nodefienden ningún gobierno ni ideario politico, pero logran que varios gobiernos lopiensen dos veces antes de atacar al pinguino magallanico o, por el contrario, quelo defiendan para buscar congraciarse con un grupo de personas mas o menosnumeroso. Los que comentan en las sobremesas que deberían meterle bala a loschorros también son, como los defensores de la foca en extinción, militantespasivos de una causa, defendiendo a la sociedad del virus de los garantistas.Nuestra militancia pasiva es en defensa general de la función de lo político y enparticular de la gestion K, hoy foco del ataque de la antipolitica.¿Por qué un Manual del Militante? ¿Por qué éste?Un rol importante del militante pasivo es el de predicar. Taladrar la piedra deldiscurso hegemónico allí donde actúa, es decir en las personas. Generarvibraciones capaces de abrir una grieta por donde las gotas de agua terminen deresquebrajar la roca. Romper el espiral del silencio que nos hace sentir en minoría,casi en falta.Quizás por temor o pereza, los partidarios de una idea cerramos la boca y sinquerer alimentamos en algún prójimo la misma sensación de minoría. De estamanera acallamos por completo una voz que de otro modo tendría eco.Después de infinitas cenas-debate, de mas de dos años de administrar un blog y departicipar de centenas de discusiones en nuestro y otros espacios, nos dimos cuentade que regularmente lamentábamos no haber recordado tal o cual argumento o unaforma más elaborada para decir lo que dijimos.Esto nos llevó a pensar en pasar por escrito las ideas, como una ayuda-memoria,que a cierta edad es lo más parecido a tener un cerebro a mano. De esa idea inicial,aumentada por las expectativas y reducida por las posibilidades, surge este Manual.
  3. 3. Quienes lo escribimos compartimos una valoración positiva de la política ypercibimos una campaña continua de desgaste contra todo lo relacionado con eljuego político, no sólo en este momento sino hace décadas.Los logros de la política son presentados como hechos naturales o de pocaimportancia. Algunas de sus características particulares son adjetivadas comoaberraciones y sus vicios son exagerados a niveles de pecado mortal, hasta instalaren la sociedad la idea de que el accionar político nos deja un resultado negativo,como si fuera un padecimiento al que estamos obligados por la Constitución.Los ataques contra lo político se presentan como críticas a los procesos popularesvigentes. A los procesos o movimientos que, llenos de grises y contradicciones,busquen jerarquizar la participación de la voluntad popular en las grandesdecisiones del país. No son criticas teoricas o doctrinarias, sino de interes practico,buscan afectar el cauce de las cosas.Por esto la defensa del juego político suele coincidir en cada momento con ladefensa de una acción de gobierno.Durante el siglo XX, diferentes gobiernos de diferentes signo político hanpadecido por turnos el embate de esta campaña de desgaste. Siempre bajo la formade criticas a lo que serian errores pero, parafraseando a Jauretche, “critican yexageran sus errores porque no toleran sus aciertos”.El juego político democrático tiene muchos vicios que crecen en su interior comohongos. Algunos son evitables o atenuables; otros en cambio son intrínsecos alpropio juego, son vicios de la virtud. Quien logre crearnos alergias hacia estoslogrará que rechacemos la política democrática como esencialmente viciosa.Imaginemos un pueblo que no soporte la demagogia, al que la mas mínimaexageración en las promesas electorales de cualquier político lo indigne. Es muyprobable que no termine conducido por políticos democráticos mesurados,precisos en sus promesas, sino mas bien por tiranos. Porque estos no prometen enfalso, ni siquiera prometen.La exageración de los vicios y la desvalorización de los resultados positivos de lapolítica instalan en la sociedad una idea de “resultado neto negativo”. “Al final, silo que obtenemos de los políticos es tan poco y ellos son tan malos, ¿por quéaguantarlos?” sería la pregunta no formulada pero siempre presente.El objetivo final de los promotores de esta campaña no es la destitución de la clasepolítica a la usanza militar, sino el desgaste de la relación con sus representados:limar su fuente de legitimidad. Una clase política desprestigiada, jaqueada enpermanencia, es un adversario más vulnerable para los lobbys de quienes enrealidad deberían ser controlados y regulados por el Estado.
  4. 4. De esta valoración sobre la imprescindibilidad del juego político surgió en nosotrosla necesidad de resistir a la campaña Anti-K, esa metralla diaria de argumentosmorales, religiosos y prejuiciosos que construyen una lógica paralela a purarepetición. En otras palabras, resistimos a una larga lista de falsas verdades reveladas, dehábitos que se presentan como leyes naturales, de comparaciones con modelosinexistentes, de exageraciones moralistas, de mutación de virtudes en vicios, cuyoobjeto es arrastrarnos a la conclusión de que en la Argentina la política no llevamás que a un estado de corrupción y anarquía. Así, aunque geneticamentesuperiores, los argentinos estaríamos destinados a llevar una vida de infradotados.Volviendo a nuestro Manual, no se trata de un libro de ciencias políticas, ni deanálisis político. Es apenas un intento liviano de introducción al abordaje de temaspolíticos de coyuntura con el único fin de ayudar a quienes queremos militar en la“columna pasiva” de defensa del juego político, que hoy circunstancialmente semimetiza con una defensa del kirchnerismo, blanco dilecto de esta campaña.Nos parece que las críticas al Kirchnerismo son las mismas repetidas durante elsiglo XX contra todos los movimientos populares. Las críticas permanecen; sólolos críticos cambian (aunque viendo la longevidad de Mariano Grondona y deRosendo Fraga, esta verdad podría revisarse). Dada esta constatación, nospreguntamos si el Kirchnerismo no representará una nueva expresión del ave fénixpopular que resurge una y otra vez después de su muerte aparente.Hay muchos libros de análisis político y varios de formación, orientados a losmilitantes pasivos, y que también podríamos llamar “manuales”. Hay un sinnúmerode blogueros y columnistas de la prensa gráfica y radial, que proveen completoscursos de formación al mismo momento que expresan sus opiniones.A cada tema, alguna pluma se encargó de desarrollarlo imperfectiblemente y conanterioridad. Por eso, no es obra de la casualidad si los lectores de este Manualencuentran párrafos idénticos a algo ya leído o escuchado. Pero tampocoreconoceremos que incurrimos en la copia, porque en definitiva todos nosinspiramos en la misma realidad (no importa que nos crean: nuestros abogadossostienen que con este párrafo detenemos por algunas semanas el embate legal delos autores originales).Dicho esto, es difícil escribir cuando uno siente que su aporte no mejora lo queotros ya expresaron.Con el afán de darnos entusiasmo, sólo encontramos una razon que lo defiendafrente a la oferta existenteAlgunos libros o autores nos dejan una sensaciónpersonal de insignificancia. Nos sentimos una nada comparados con esa pluma,
  5. 5. con ese talento para la observación y el análisis. Nos despiertan una conciencia de“minisculía mayúscula”, si la expresión existiese. Este documento no será el caso:hemos puesto todo nuestro talento para garantizarlo.El Manual del Militante Pasivo de la Mesa de Autoayuda K (MAKnual) está basadoen opiniones nuestras, de quienes comentan en nuestro blog, de quienes posteanen otros blogs, de quienes alguna vez cenaron con nosotros. Para peor, sonopiniones acordadas en grupo, ese horno donde entran dos opiniones consistentespero opuestas y sale un concepto único y acordado pero incomprensible. Hemosaprendido más sobre los límites de la política elaborando este texto que estudiandosu tema.Nuestro texto presenta partes muy diferenciadas y, como ocurre en muchassituaciones de la vida, no necesariamente les dedicamos nuestro mayor esfuerzo alas más importantes. Por eso ni el tamaño de cada sección ni el orden establecidopresuponen una jerarquía.En primer lugar presentamos la joya del Manual, fuente de todo nuestro apoyo K,una lista somera de logros del gobierno, Los Hitos K. Sólo listamos aquéllos quecreemos contundentes y reconocidos por la mayoría como positivos.Se trata de un contenido que quizás deberíamos memorizar. Por lo pronto, suenunciación en voz alta desbarata de un golpe todo planteo que busque denostarde cuajo al proceso K como dictadura Stalinista, banda de chorros improvisados yempeñados en saquear la Argentina, y quienes sólo consiguieron evitar al caosgracias a una suerte extraordinaria.Su sola enunciación obliga a discutir de política, logros y errores, ponderaciones ycomparaciones, pero ya no de demonios sino de preferencias ciudadanas. Ademásimpide hundir todo el proceso como desechable a carpeta cerrada.La segunda sección de este Manual está conformada por una lista de conceptos quecreemos útiles para analizar cualquier coyuntura política. Son herramientas quepodrían ayudar a despejar la reflexión sobre política en general. También sontrucos de análisis que deberían protegernos de los laberintos sin salida, de losjuegos de espejos y de las cajas negras que los especialistas en generar sensación decaos y en vender paquetes imposibles de analizar nos presentados como leyesnaturales.Estos conceptos pueden resultar banales, entre otras razones porque son banales.Sugerimos ojearlos rápidamente por si hubiese algún tema o alguna analogíasimpática que vuelva más clara la comprensión de la realidad y descartar el resto.Hemos usado palabras biodegradables de manera que un lector pueda desechar eltexto entero sin dañar el medio ambiente.
  6. 6. La tercer sección está constituida por una lista de respuestas a enunciados anti-kirchneristas frecuentes. Se trata de breves argumentaciones concebidas pararefutar las objeciones del discurso opositor anti-político. No las consideramosnuevas o revolucionarias sino útiles y bien a mano para que quien invierta sutiempo en la prédica militante, después de una acalorada discusión, no sienta queolvidó tal o cual argumento (¡si nos habrá pasado alguna vez!).Ésta fue pensada como una lista amplia, pero sorprendentemente refutamos todaslas objeciones con pocas respuestas. Recordemos que las críticas antiK aprovechansurcos ya creados por críticas a procesos políticos anteriores, y que son transitadosuna y otra vez: la pereza reflexiva o el ahorro de esfuerzos ayudan a instalarprejuicios que en realidad cuesta poco desarticular.Pasamos luego por un breve capitulo dedicado a utilizar el MAKnual para defendera ciertos opositores. Es un breve ejemplo en como la logica antipolitica erosiona acualquier político. Y no dudamos que si en el gobierno estuviese Macri, seria focode sus vientos erosionantes. Porque la antipolítica busca disciplinar a la clasepolítica, aun a sus aliados.Finalmente preparamos una referencia rápida en una hoja de formato reducido. Escomo un machete pensado para llevar en la billetera.Como habrán visto, el MAKnual presenta un código de versión porque loimaginamos vivo. Así como lo armamos con comentarios que hicimos y noshicieron, pretendemos actualizarlo periódicamente con los comentarios queesperamos seguir haciendo y recibiendo.Cómo leer este socotroco?La militancia pasiva a favor de Lo Político debe comenzar ahora. Aunque no tienefecha de final, hay que aprovechar el momento.Porque cada mañana se relanza lacampaña de instalación de la logica antipolítica, como quien toma todas lasmañanas un producto que le mantenga las defensas bajas y asi mantenerseengripado.En otras palabras, el tiempo es crítico. Elegimos el orden mas natural que es pasarde lo general a lo particular. Pero si uno no dispusiera de tiempo o quisiera irdirecto a los bifes, lo mas rápido es leer los Hitos K y luego pasar a las RespuestasFrecuentes o FAKs. Pero recomendamos aunque sea pasear por los conceptosapenas se disponga de tiempo, no porque valgan la pena pero el editor nos obliga arecomendarlo.
  7. 7. Aclaración terminológicaLos autores de este Manual empleamos términos en forma coloquial. No porquesea mejor para la comprensión sino porque carecemos de la formación para usarlosen un sentido técnico. Hacemos la aclaración por si este libro cayese en manosformadas.Por ejemplo, entendemos “República” como modelo de sistema políticodemocrático constitucional, y como sinónimo de “democracia”.Llamamos oposición no electoral a los actores que operan en la arena política sinpresentarse a elecciones. No hablamos de un grupo de lobby que busca influir endeterminada acción, sino quien busca debilitar el poder general de acción de ungobierno porque se encuentra en una situación de “suma cero” con el gobierno,cuanto mas débil uno, mas fuerte el otro. La oposición no electoral puede, y suele,apoyar a determinado partido o político, así como puede también realizar accionesde lobby para alguno de sus intereses especifico, pero su objetivo va mas allá,busca debilitar a los gobiernos, aun aquellos que podriamos considerar amigos. Ellema pareciera ser “mejor que un gobierno amigo es un gobierno amigo y debil”.La oposición no electoral no es forzosamente destituyente, porque no siempretiene otro candidato mejor para colocar, sino que busca que el gobierno electo seaun gobierno erosionado, incapaz de imponerse en una negociación mano a mano alos miembros de esta oposición no electoral. La oposicion no electoral busca ciertoderecho de veto, poder suficiente para condicionar el campo de las solucionesposibles que pueda implementar la politica. Asi la Iglesia por decadas tuvo derechode veto en el nombramiento de ministros de educación y en las decisiones en esterubro asi como en todo lo que fuera salud reproductiva. Los bancos, extranjeros ynacionales, y los grandes grupos tenian poder de veto, cuando no de francadecision, en la nominacion de candidatos a economia y al banco central asi comoen las politicas implementadas. Las fuerzas armadas en defensa. Y la lista podriaseguir. Los poderes elegidos hacian lo que podian dentro de estas restriccionesestablecidas, seduciendo a las diferentes partes.Diferenciamos mucho los terminos Corrupción y Coima. La diferenciación deestos términos hacen a la esencia de varios planteos del MAKnual y le dedicamosun capitulo entero. Por eso rogamos que los lean en su sentido estricto. Coimas esuno mas de los actos de corrupción política, sin duda, pero probablemente el maselemental, el de los actos corruptos mas insignificantes, entre partes que no gozanni de credito entre si. Además, como no todo acto de corrupción política es unacoima, el foco enfermizo en la coima invisibiliza los demás actos de corrupcióncuyos daños son mucho mayores.
  8. 8. Para nosotros, como para el Banco Mundial, corrupción política es todo acto deuna persona en uso de los poderes públicos conferidos hecha por interes privadoen contra del interes de sus apoderantes. Sea este interes privado el logro de unsobre con dinero, la busqueda de apoyo de cierta institución o empresa o seaincluso el temor o las convicciones personales que se saben contrarias al interesque se obligó a representar.Cuando hablamos de “proceso K”, podríamos intercambiarlo por “procesopopular” o “proceso de juego político”. En casi todos los puntos que defendemosal proceso K, defendemos Lo Político. Seguramente son críticas del mismo tipoque les han hecho a los procesos populares anteriores y que les harán a lospróximos.Para evitar reiteraciones, en cada párrafo omitimos la aclaración “según nuestraopinión” o “los autores creemos que…” . Dicho esto, cabe recordar que cada frasees una opinión de los autores, que además suelen cambiar de opinión con facilidad.Podemos enunciarlas como mandamientos o leyes físicas, pero son opiniones. (Amenudo nos preguntamos por qué razón una opinión sigue teniendo menosjerarquía que una ley física, cuando las opiniones mueven al mundo mientras lasleyes físicas sólo logran que una manzana caiga sobre la cabeza de Newton ysiempre con la misma aceleración.)Agradecimientos¿Es apropiado agradecer la colaboración de personas que no sólo no colaboraronsino cuyas ideas robamos? Creemos que sí.Agradecemos entonces al blog del Ingeniero, a Espectadores, a Arte Política, alEscriba. También a María Casullo, a Musgrave, y a todos los que ahí comentan ydiscuten.Tampoco nos olvidamos de Nagus el Magnifico, del General Susvín, de Mabel,María, Aberel, Ricardo, Jorge, de Ciber y sus mútiples personalidades, de Alejandra,Felipe, Bibiloni, Santix, Iris, Minaverry y Anónimo (nuestro más fiel seguidor).Antes de arrancarLa redacción del Manual del Militante Pasivo nos dio un buen motivo parareunirnos a cenar, discutir distintos temas, pelearnos, gritarnos, aclarar cuestiones,resolver contradicciones e inconsistencias. Si además alguien obtiene algún otroprovecho, lo consideraremos un beneficio colateral, innecesario pero noinsignificante.
  9. 9. LISTA DE HITOS KCon la intención de ponernos en aprietos, los interlocutores sorprendidos connuestro apoyo a la gestión K suelen exigirnos la mención de alguna medida querespalde nuestra postura. Curiosamente, mucha gente que en principio no podíacitar una sola iniciativa positiva, termina reconociendo la validez de unas cuantasdespués de escuchar nuestra larga lista.Al parecer, la invisibilidad de los logros es mayor de lo que creemos. Por esorecomendamos memorizar la lista para no dejar de aprovechar ningunaoportunidad.Sin embargo, tengamos en cuenta las siguientes aclaraciones antes de listar loslogros.a) Nosotros consideramos “logros” aquellos cambios positivos implementadosdurante la gestión K. No nos importa si la iniciativa fue una originalidad K o si elautor primero fue un sacerdote del medioevo. Tampoco nos importa laintencionalidad, es decir, si la implementaron por convicción política, por devociónreligiosa o por apetito electoralista.b) Un logro supone un cambio frente a lo acostumbrado o a lo esperable. Por lotanto no califican como “logro” la inexistencia de bombardeos aéreos a lapoblación civil como sucedió en el 55, ni la gratuidad de la educación primaria,porque lo considerabamos un bien adquirido sin ningun riesgo de perderlo.Estos mismos criterios son válidos para la lista de errores. Por un lado, los erroresson cambios negativos realmente ocurridos: no computan las atrocidades que elmatrimonio K planeó pero nunca llevó a cabo (sueños de miseria y destrucción ola tan anunciada devaluación y posterior fuga) ni los males históricos no reparados(por ejemplo, las finanzas en negro del empresariado argentino, el uso de paraísosfiscales, los sindicatos sin demasiada transparencia electoral, la falta de democraciaen la AFA, la existencia de barras bravas, los perros que cagan en la calle, laspublicidades de TV que interrumpen las películas en la mitad, etc.).Políticos  Renovación de la Corte Suprema.  Reapertura de los juicios a los genocidas y jerarquización de los Derechos Humanos en la agenda pública.  Pase a retiro del generalato “manchado” al inicio de la gestión K.  Eliminación del Código Penal Militar (la pena de muerte es finalmente abolida en la Argentina).  Eliminación de la figura de vicario castrense.
  10. 10.  Recuperación de los fondos de las AFJPs para la ANSES y de su política de inversión.  Desobediencia al ultimátum público escrito por Claudio Escribano para el diario La Nación. Fin de las editoriales titiriteras.  Apoyo estatal a medidas de planificación familiar y reproducción consciente.  Negativa a reprimir reclamos sociales.  Cancelación de la deuda con el FMI. Se terminan las rondas de prédica política, replicadas por los medios argentinos, y se limita el poder de influencia del organismo internacional.  Primeras licitaciones de las concesiones viales al final de su período (antes se las renovaba al mismo titular, haciéndolas vitalicias de hecho vitalicias.  Anulación del contrato por la elaboración de los DNI e implementación de solución creada en el país con software de código abierto. Esto supone un ahorro de 1500 millones de dólares de inversión, además del abaratamiento del DNI, que pasa a costar 50 pesos en lugar de 35 US$.  Intervención del PAMI con Ocaña.Ampliación de derechos  Aumentos salariales por decreto en el inicio de la gestión.  Convocatoria a paritarias y renegociación de convenios colectivos en todos los gremios.  Matrimonio Igualitario.  Identidad de género.  Implementación de la Asignación Universal por Hijo, que llega a más de 3.600.000 de chicos y que aumentó en un 25 por ciento la matrícula en el nivel medio.  Recuperación del salario mínimo vital y móvil. Que volvió a ser móvil y se acerca cada día a ser vital.  Plan Conectar Igualdad. Un millón de computadoras entregadas.  Ampliación de la cobertura de la seguridad social a través del programa de inclusión previsional. La iniciativa alcanzó a 2.400.000 nuevos titulares de derecho.  Movilidad del haber jubilatorio. Doce aumentos de jubilaciones. 420 % en total.  Extensión de la cobertura social a través de la Anses al 98 % de la población.  Extensión de la jubilación a las amas de casa.  Despenalización del consumo íntimo de drogas.  Anulación de los Luncheon Tickets, estafa encubierta a los aportes salariales.  Lanzamiento del programa “Fútbol para Todos”.  Apertura del Museo de la Memoria. 10
  11. 11.  Punto final para la cédula de identidad. Le retiran a la Policía Federal esta herramienta de obtención y administración de datos de la ciudadanía. Aparece el Pasaporte de pelo negro (sin canas).  Implementación del sistema único de boleto electrónico SUBE.  Plan Pro.Crear de viviendas a tasa subsidiada a gran escala.Económicos  Reducción de la desocupación a menos de un dígito, del 23% al 7%.  Retenciones a las exportaciones.  Reducción de la deuda externa, ahora inferior al 40 % del PBI y la mitad en manos públicas.  Reducción de la pobreza (del 55 % al 18 %) y de la indigencia (del 28 % al 5%).  Duplicación de exportaciones mediante la diversificación de su composición.  Fabricación nacional de 600.000 vehículos por año.  Aumento de la participación salarial en el Producto Bruto Interno: del 34,3% en 2003 al 43,6% en 2008.  Aumento del salario mínimo a 2300 pesos en Agosto 2012 (fue de 200$ de 1993 a Julio del 2003).  Aumento de asignaciones familiares en más del 100%.Legislativos  Anulación de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, y de los indultos.  Aprobación del matrimonio igualitario.  Aprobación de la Ley de Medios.  Aprobación de la Ley de obtención de ADN y de la creación del Banco Genético.  Aprobación de la Ley de Financiamiento Educativo, que lleva la inversión en educación al 6 % del PBI.  Aprobación de la Asignación Universal por Hijo.  Aprobación de la Ley 26134 de Prohibición de Sanción de Leyes Secretas.  Aprobación de la ley de empleo doméstico.  Aprobación de la ley de trabajo rural.  Aprobación de la ley de genéricos.  Despenalización de las calumnias e injurias. Protección a periodistas.  Creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología.  Modificación de la Carta Orgánica del Banco Central que libera el uso de las reservas. 11
  12. 12. Internacionales  Creación del UNASUR.  No reconocimiento al gobierno golpista de Honduras y apoyo al Presidente derrocado.  Fortalecimiento del MERCOSUR; incorporación de nuevos miembros, en especial Venezuela.  Creación del Banco del Sur.  Reposicionamiento de la Argentina en el mundo. Presidencia del G77.De todo un poco  Condena al primer miembro de la Iglesia Católica (capellán Von Wermich) por participación en crímenes de lesa humanidad.  Renegociación de la deuda externa: salimos del default.  Mayor período de crecimiento en cien años.  Récord de reservas internacionales.  Nietos recuperados son elegidos como legisladores.  Incorporación de mujeres a la Corte Suprema de Justicia.  Primer mujer elegida Presidente  Primer mujer elegida como Ministra de Defensa (mujer y además civil). 12
  13. 13. CONCEPTOSVIRTUDEl politólogo italiano Giovanni Sartori sostiene que hoy la amenaza a lademocracia constitucional no proviene de un modelo alternativo mejor (como elcomunismo o la monarquía) sino de cierta exigencia de “más democracia”, casiacusando de no democrático al modelo actual.Aunque las exigencias a un modelo apreciado pueden generar progresos, tambiéncorremos el riesgo de terminar exigiendo atributos que el modelo no promete y nisiquiera busca. La virtud de sus representantes es uno de ellos.La democracia constitucional no necesita de la virtud humana. Cree en ella pero noen su perennidad ni probablemente en la capacidad de detectarla en un tercero.Si la democracia constitucional se rigiera por el criterio de virtud, la Constitución selimitaría a indicar cómo se elige al ciudadano virtuoso para luego darle plenospoderes. En cambio, la Constitución supo procurarse de mecanismos de control yremoción, de balanceo de poderes, para delegar autoridad en plazos muy limitadosy muchas veces no renovables.¿Por qué tanto límite y control si se descontase la virtud del elegido?La República tiene eso de mágico: un sistema escrito por humanos comunes paraque humanos comunes gobiernen a humanos comunes.La exigencia de virtud suele esconder una voluntad de descalificación al sistema degobierno humano: a mayor exigencia de virtud, mayor descalificación al hombrereal. Por eso quienes la exigen entre los representantes democráticos tanmezquinamente humanos a veces encuentran virtud en dictadores criminales (nosólo poco virtuosos sino poco humanos).Exigirles a nuestros representantes caracteres heroicos humanamenteextraordinarios nos descalifica a nosotros como “electores”, por nuestra irreparableincapacidad de elegir héroes entre humanos. En otras palabras, debemos buscarciudadanos –no héroes- dispuestos a representarnos y a comprometerse con eljuego republicano.Nada más, nada menos.Otro ejemplo de exigencia exagerada se esconde en el planteo de que la democraciaelige a los mejores gobernantes, el trillado “Gobierno de los Mejores”.Nadie en sus cabales puede creer que un juego como el constitucional –conpartidos, elecciones, internas, listas sábanas y almohadas, con instancias de 13
  14. 14. expresión de algo tan volátil y caprichoso como la opinión de mayorías simples –puede garantizar la elección de “los mejores entre nosotros para gobernar”.En cualquier arte, elegir al mejor (si admitimos la idea que “el mejor” es algoelegible) requiere jurados especializados, discusiones acaloradas entre personascuyas opiniones son consideradas especializadas o de mayor valor por el resto,mucho análisis y un sinnúmero de aspectos que la Constitución no buscaimplementar.La república no es el gobierno de los mejores, no es el mejor gobierno, ni es elgobierno para el interés del pueblo. Es el gobierno por decisión del pueblo. Y ladecisión del pueblo se expresa, según nuestra constitución, por la votaciónperiódica. Podría expresarse por aclamación en una plaza y también seria unarepublica democrática, pero la constitución lo indica de otra forma. La voluntadexpresada en las urnas es considerada la decisión del soberano, una ficción comocualquier otra pero al estar escrita tiene fuerza de ley.Nuestra República implementa así el gobierno de la voluntad de las mayorías. Ni elsaber superior, ni los conocimientos de un grupo especializado, solo la opinión delas mayorías.Se trata de algo más “mediocre” (nunca mejor utilizado este término que en unaRepública): el gobierno de la opinión mas frecuente. Por eso, la virtud máxima dela Constitución es crear mecanismos para sacarse de encima a los consideradospésimos por consenso.La frase tan escuchada de “el pueblo no se equivoca” no significa que siempreelegimos lo mejor, que le acertamos a algo previamente definido. En realidad, setrata de una verdad tautológica: “el pueblo no se equivoca, porque su opinióndefine lo certero”.En política democrática, la definición de “acierto” es hacer lo que dicta nuestravoluntad. Por lo tanto, cuando nos escuchemos pedir “la virtud al poder” opreguntar “¿éstos son lo mejor que tenemos?” deberíamos tomarnos la pastilla quenos devuelva al camino republicano.Por último… Ante la contraposición entre ética o Ley, debemos tener claro quesólo la Ley tiene cabida en el análisis político. Puede sonar a poco, pero con laexperiencia del mundo podemos sostener lo contrario: hacer cumplir la Ley ya esen si una utopía.Si es un comportamiento prohibido, que lo diga la ley. Si es un comportamientopermitido pero reprochable, que lo digan las urnas cuando los electores hacen elbalance total de una promesa o gestión. 14
  15. 15. POLÍTICA o MORALUn error frecuente y fatal es confundir lo político con lo moral. Tanto en la accióncomo en el analisis y juicio.Un juicio moral es binario. Se pasan todas las acciones del analizado, tantos itemscomo se desee, reales o sospechadas, por un severo tamiz moral. Si alguna de lasacciones cumple con alguno de los actos prohibidos, "Bingo", tenemos un inmoral.El juicio moral no acepta atenuantes ni matices, no es materia argumentable,opinable. Bien lejos de un juicio jurídico, donde aparecen pruebas, contextos,atenuantes, derechos en pugna, valoraciones, grandes burocracias etc..Un juicio moral tiene una simpleza tal que hasta un inquisidor sin asistencia puederealizarlo y en un muy corto tiempo. Por eso el juicio moral es tan tentador, norequiere esfuerzo de analisis, es celerisimo y no tenemos que someter nuestro juicioa juicio. Que mas se puede pedir?En cambio un analisis politico se basa en resultados, los pondera, los suma y losresta, incluso los compara. Requiere de una lista de resultados-objetivosvalorizados según una ponderación personal, intima, cambiante (en una guerravaloraremos mas el caracter belico de un lider, su arte en destruir enemigos, yterminada la guerra quizas valoremos mas su capacidad de organizar un plan dereconstruccion).Ningun resultado puntual o ausencia de él determinará por si solo el juicio, sinoque el resultado total y comparado lo hará. Por eso la lista no puede ser larga,porque rapidamente los item tendran tan poco peso relativo en el juicio que suexito o fracaso no impactará en la opinión final.Entre los items valorizados puede existir uno moral. Un mormon podra ponderarcomo "resultado objetivo" que el presidente crea fervorozamente en Dios o quesus ministros no caigan en el pecado de la gula. Pero siendo un analisis politico,estos objetivos deberan promediarse con otros, como la implementación de planesde alfabetizacion o de inclusión.Los resultados-objetivos en politica deben ser públicos. Por dos razones.Primero porque es dificil juzgar a alguien por algo que nadie puede asegurar quehaya hecho. Como juzgar a alguien por "soñar con perros color violeta", si notenemos forma de saberlo con alguna certeza. Sí puedo tener como objetivo "quenadie crea que el candidato sueña con perros" o "que los medios no me digan queel presidente sueña con perros", pero aquí el objetivo sería otro, medible, real.Segundo y más importante, es que si un acto no tiene trascendencia pública notiene importancia en politica. Porqué ponderaría un resultado que no afectaninguno de nuestros sentidos? Penalizar o premiar por algo que nadie podrá 15
  16. 16. detectar, solo sabremos que ha sido realizado pero no nos afectará en nada. Unefecto beneficioso o dañino pero asintomatico. Sería raro.En cuanto al efecto de la moral en la accion politica, imaginemos por un instante sien una república las personas se viesen obligadas a consensuar preceptos morales,la discusión adoptaría rápidamente el esquema de amigo-enemigo y escalaría a unajihad de exterminio, porque la resolución de dos morales en conflicto sólo se logracon la eliminación del otro. De hecho, los principios morales no se negocian ni seacuerdan.Por suerte, como en un consorcio de propiedad horizontal, en la nación laspersonas sólo se ven obligadas a consensuar decisiones relacionadas con laadministración de la cosa pública. Por ejemplo, ¿qué construir?, ¿qué prohibir?,¿qué incentivar?, etc... Este consenso se logra con la acción política.En la acción política, todo es un tira y afloja. Todo se negocia. Se ofrecen quitas alos propios deseos y expectativas, a cambio de alguna concesión a favor.La política funciona mucho mejor en manos de “comerciantes”, expertos del“toma y daca”, para quienes nada es “innegociable”, para quienes cualquierconcesión es posible si a cambio obtienen algo de valor para sus representados. Encambio, no puede decirse lo mismo de los “hombres de moral superior” paraquienes la política debiera ser la puesta en práctica de una larga lista demandamientos irrenunciables, quienes prefieren morir antes que realizar algunaconcesión (quien prefiere morir por algo está cerca de preferir matar por lomismo).Nadie posee una moral más férrea que un fedayin de Al Qaeda. Sus principios soninamovibles; no renuncia a ellos ante nada; ninguna evidencia o beneficio menorpueden distraerlo; no los vende ni por la valija de Antonini multiplicada por lasveces que el diario La Nación la mencionó.En política democrática ésos no son valores sino amenazas.La descalificación moral en política suele provenir de quienes desaprueban lasacciones políticas realizadas pero no quieren someter sus conclusiones al debatepolítico. Y por lo general son los medios los que exageran la inmoralidad de loshechos, para descalificar a un gobierno cuyas acciones les producen rechazo. 16
  17. 17. EL PODERPara juzgar cualquier situación política, inevitablemente debemos hacernos lapregunta básica: “¿quién creemos que tiene el poder en esta escena?”. De locontrario, corremos el riesgo de hacer un análisis moral, no político.Si observamos una persona que golpea a otra y no necesitamos formular ningunapregunta, estaremos a punto de emitir un juicio moral, en sintonía con algúnmandamiento del tipo “no golpearás”. En cambio, para emitir un juicio políticoserio, antes debemos preguntarnos: ¿quién golpea?, ¿por qué?, ¿qué logra con esegolpe?, ¿de los dos, quién tiene el poder?Un negro salta sobre una bicicleta que le saca a un niño. Sale montado en ella atoda velocidad, tanto que casi pisa a una anciana. Detrás lo persigue un grupo deencapuchados blancos... La opinión política que nos formemos de esta escenadependerá de nuestra respuesta a las preguntas “¿aquí quién tiene el poder? Quiénhace qué? Porqué lo hace?”Un boy scout de 9 años y un skin head de 180kg de peso se cruzan puteadas yamenazas. Vuelan tortazos de un lado y de otro. Según quien creamos que tiene elpoder, o como se comparte, nuestro diagnostico puede ir desde “un boy scoutputeador recibe su merecido” o “juego de manos entre dos adolescentes” hasta“Masacre en un barrio porteño”. No importa quien creamos finalmente que tieneel poder o cuan compartido esté, importa que nos formulemos la pregunta antes dediagnosticar y crearnos una opinión política de la situación.CONSENSO y MAYORÍAProbablemente quienes no logran conformar mayorías hayan contribuido asobrevalorar el consenso en la Argentina.La República expresa claramente los porcentajes necesarios para imponer unanorma o un gobernante. En ningún caso exige un consenso, y agradecemos que asísea.Por otro lado, no es potestad de un diputado decidir si una ley se aprueba con lamayoría simple o no. El diputado cuyo proyecto fue aprobado por el 51% de laCámara no sólo puede darlo por aprobado sino que debe darlo por aprobarlo, porel acuerdo establecido con sus representados.Si este mismo diputado desistiese de aprobar su proyecto y decidiera eliminaralgunos puntos valorados por sus representados con el fin de conseguir el apoyodel 100%, estaría estafando a su electorado. La obligación del diputado es hacerrespetar el apoyo expresado al proyecto según las estrictas cláusulasconstitucionales. 17
  18. 18. Cualquier concesión hecha en pos de lograr mayor consenso al requerido es unaestafa a las mayorías a quienes la constitución no obligaba a hacerlas.La sobrevaloración del consenso, que sugiere encontrar caminos que todosdeseemos (como si forzosamente existiesen esos caminos), oculta la verdaderasolución republicana que es el compromiso, la negociación, la que enseña, encambio, que el camino a transitar puede no coincidir con la preferencia de ninguno.Asi vemos que el compromiso republicano podría llevar justamente a un disensototal, a una solución por nadie buscada pero que es la solución acordada onegociada por ser la que mejor se acerca entre todas las posibles al interés de unamayoría a juicio de sus representantes.Ademas quien busque el consenso será presa facil del terco, aquel que se niega amover su posición. El consensuador debería asi conceder cada vez mas de supropia idea para lograr el consenso con aquellos que nada ceden.Cuantos de quienes exigen hoy a los politicos buscar el consenso como unamaxima, aceptarian de sus representantes haber hecho concesiones en lasposiciones que valoran a cambio de conseguir ese consenso exigido? Consensuarcon quien uno comparte la idea no es fruto de ningun esfuerzo, es un consensotautologico. El valor del consenso, si es que lo tuviese, es en consensuar con quientiene una idea que nos resulta errada. En una republica eso puede ser una debilidadpeligrosa.CONFLICTIVIDAD e INVISIBILIDADMuchas de las decisiones que se toman en una sociedad se toman en estado detotal invisibilidad para sus interesados. Asi, por ejemplo, un hospital decide lacompra de un nuevo tomografo para su sala de pediatria y ninguna madreinterviene ni se inmiscuye, probablemente ni se entera. Lo haran recien cuandoaparezca el tomografo en la sala o cuando lo necesite.La invisibilidad de una decision tiene muchas ventajas. Quienes deben tomar ladecision lo hacen en un ambito "de laboratorio", sin discuciones apasionadas conterceros, mucho menos con "terceros" que son en realidad los "destinatarios" de ladecision.La decision en laboratorio se toma mas calmamente, mas rapidamente y a menorcosto personal. Si uno le pregunta a quienes deben tomarlas no dudaran en quehacerlo bajo condiciones de laboratorio es la única manera de tomarlas seriamente.Por supuesto que tomar decisiones mientras los destinatarios ni siquiera saben quese estan tomando, presupone que quienes toman la decision la tomaran encoincidencia con la voluntad de aquellos. Lo que no es una presuncion menor. Ypuede ser un problema a la hora de pedirles a los destinatarios digerir lasconsecuencias de esas decisiones. 18
  19. 19. La invisibilización perfecta, el sueño de los poderosos, es aquella en la que losciudadanos no saben cuando una decision importante para su futuro esta siendotomada y cuyas consecuencias mediatas se presentaran como el resultado naturaldel estado de las cosas, inevitable, y no fruto de esa decision humana, en la quepodrian haber influido.Existen distintos grados de invisibilidad. Desde decisiones "abiertas" o"concientes" donde participan todos, como por ejemplo la decision sobre quéhacer con la reserva ecologica de Buenos Aires o los planes de traslados de villas deemergencia. Y decisiones practicamente invisibles, como darle a Telefonica yTelecom el derecho a competir en la red celular o la autorización de abrirhipermercados dentro de la ciudad. Ambas muy trascendentes, pero con dos tiposde decisiones y caracteristicas diferentes. Una involucra acciones directas, debates,se paralizan las decisiones, y en la otra se decide en un santiamen el futuro queafectará a millones de personas, sin que ellas lo sepan, sin que hoy entiendan queallí ocurrió una decision humana que los afectó, quizas para bien, quizas no, perolos afectó y mucho.Cual es el equilibrio deseable entre invisibilidad de la decision y conflictividad?La respuesta dependerá, por supuesto, de la real importancia del tema y de cuan"materia opinable" sea, pero además dependerá del lugar de cada uno.Si somos parte de la elite que toma las decisiones, de la "aristocracia decididora",preferiremos la invisibilidad del laboratorio. Sin considerar mala fé, suponiendoque deseamos lo mejor para nuestros conciudadanos y que creemos saber cual es ladecision que lo garantiza, es probable que prefiramos solucionar la necesidad conla celeridad de laboratorio a crear un debate que creemos concluirá en lo mismo. Yes tambien probable que estemos equivocados.Por supuesto si uno además de elite es un usurpador del derecho de terceros, lainvisibilidad es nuestro paraiso. La invisibilidad permite a los magos que la crean dehacerse con la riqueza de los simples que la crean (de los verbos crear y creerrespectivamente).Por otro lado, podemos no ser de la elite pero confiar en quienes toman ladecision, sea porque los hemos elegido concienzudamente o porque los resultadoshistoricos de sus decisiones son sobresalientes o sencillamente porque tengamostendencia a preferir no involucrarnos en la decision, con todo el esfuerzo queconllevaría hacerlo, de informarnos, de analizar, de discutir, de buscar influir, laangustia de dudar, etc.Si uno lo ignora todo, la decision de no involucrarse va de hecho, pero cuesta verlealguna virtud a esta situación. 19
  20. 20. Por ultimo, si uno acaba de enterarse que determinados fenomenos que creiamos"naturales" y de gran impacto negativo en la vida de nuestros hijos ocurrian enrealidad por decisiones humanas en las que teniamos derecho a intervenir, seadirectamente o a traves de representantes, es probable que por los proximos 20años deseemos intervenir por demas, en todo, no dejemos reunion sin asistir, hastatanto sintamos que se toman las mejores decisiones, tomandonos a nosotros y atodos los interesados legitimos en consideración.Esta sobreparticipación generara inevitablemente excesos, ruido, conflictividadsobresaliente. Personas sin conocimiento que se involucran, opinan, quierendecidir, influyen en las decisiones, se equivocan, van y vuelven con la decision,pelean, discuten. Como dirá la elite: "Han entrando personas al laboratorio".Nada mas civilizado que una negociacion donde no esta el principal interesado.Nada mas civilizado que una decision que no se toma.Tucídides decía: "Es la libertad o la tranquilidad. Tienes que elegir". Algo parecidopodria decirse en la eleccion sobre el nivel de conflictividad que una sociedadacepta padecer.DEMOS Vs PLUTOS (Democracia o Plutocracia)La democracia como palabra goza de mejor prestigio que como idea profunda. Haganado la batalla por la hegemonía. Las personas aseguran ser defensoras de lademocracia, sin reflexionar en las opciones que existen, y sin verle ningunadesventaja.Personas que probablemente preferirian una monarquia o una teocracia, no seaniman siquiera a reconocerle criticas al sistema democratico. Le encontrarancriticas a todos los gobiernos democraticos, pero no al sistema en si. Como si lamateria criticable fuese resultado terrenal del gobierno de turno.Porqué nadie se anima a defender una sana plutocracia? Donde los dueños de lariqueza, los verdaderos dueños de un pais, manejen sus destinos. Son personas quehan sido capacitadas para conducir sus propios intereses, que sabrian desde la cunaque dedicarán su vida a ello y que no necesitan de ningun otro estimulo economicoque el que ya poseen, para manejar correctamente el rumbo del pais.No habrian gestos demagogicos, ni las distracciones electorales. Los partidospoliticos dejarian paso a las actividades sociales y las decisiones se tomarian entrepocos, expeditivas, reflexionadas, consensuadas.Muchas de las criticas a la democracia provienen de idearios plutocráticos perosostenidos por personas que se creen convencidos por la democracia. Esta especiede verguenza por lo no democratico, ensombrece el debate. Sería mas claro que esapersona sostenga abiertamente su critica a la democracia como sistema (puede 20
  21. 21. perfectamente sostener una critica y no rebelarse contra ella o, aún, sostener queconsidera la democracia el mejor sistema) a tener que sostener sus criticas comofruto de la accion de un determinado gobierno, pero que termina repitiendose entodos los gobiernos y a mas democratico mas critico.La responsabilidad no es solo del critico pudoroso, sino de todos nosotros queante una critica al sistema democratico lo incendiariamos en la hoguera y loacusariamos de sedicion. Deben ser muchas las criticas posibles al sistemademocratico y deberiamos bienvenirlas. Porque eso evita que esa critica aparezca,transmutada, en una critica a los gobiernos o resultados de la democracia.La ley basica de un hombre un voto, una opinion un voto, es esencialmentecontraria a la ley de un dolar un voto que implica la plutocracia. En una republicalos votos reales provienen de las opiniones y de los dolares, segun la proporcióndiremos que tenemos una democracia mas o menos plutocratica.Esta linea es una frontera invisible pero muy activa en las democracias capitalistas.(Cabe la aclaración, aunque en un determinado momento no existan de otro tipo).SEDUCCION PLUTOCRATICATiene derecho la ciudadania, por simple peso de su mayoria, decidir que unpropietario debe ceder gran parte de sus bienes a la bolsa comun? Tiene derecho lacomunidad a decidir por el propietario sobre el destino de su propiedad, de suempresa, a limitar su uso, su usufructo?Por último, si la respuesta anterior fuera afirmativa, tiene sentido que unademocracia dé la pelea contra su clase propietaria, para imponerle condiciones encontra de su voluntad, sabiendo que la clase plutocratica tiene recursos paraoponerse a las obligaciones que rechazan?No sería mejor usar incentivos, seducir a la clase plutocratica?La seduccion plutocratica, o mejor dicho al plutocrata, es una idea-zombi quesobrevuela las democracias y siempre regresa, no importa cuantas veces uno creaque la realidad la ha matado.Esta idea que aparece defendiendo una medida como justa pero que sugiere mejorlograrla por via del dialogo con el poderoso, convencerlo que consienta suscribir aella. Es la idea detrás de apoyar sin dudar una quita de impuestos a todo rico quehaga A, para estimular que hagan A, pero rechazar de plano el aumento deimpuestos a todo aquel rico que no haga A, para estimular que lo haga. Siendo dossituaciones socialmente identicas, rechazarlas solo responde a la idea de seducciona la plutocracia.El rico sería un burro al que se mueve solo con zanahoria, nunca con palo. 21
  22. 22. Si el poderoro posee el derecho a ser seducido en lugar de ser compelido como elresto, no estariamos reconociendole derechos desiguales? Porqué la ley deberíasometer a quienes no tienen poder de resistersele y debería buscar seducir a quiensí?Una tesis hermana a esta es la tesis de la confianza. La que propone que el estadodebe crear confianza para que sean los hombres de negocios que inviertan en laeconomia y no el estado.Ya a mitad del siglo XX, el economista Michael Kalecki escribía sobre el riesgo deesta teoria de la confianza. El estado sometería asi todas sus politicas a un derechode veto de su clase empresaria. Si esta objetaba algo, la inversion se desplomaría yel desempleo resurgiría. Según Kalecki, el estado, por el contrario, debería invertircuando los privados no lo hicieran para así garantizar siempre la creación deempleos mas alla de la confianza o buena voluntad de los hombres de negocios.Asi los plutocratas podrian decidir ingresar o no al proceso productivo pero notendria poder de veto sobre él o de chantajear con la simple amenaza de no invertiry detenerlo.INSTITUCIONES y DEMOCRACIA¿De qué hablamos cuando pedimos más instituciones?La Constitución menciona pocas instituciones: el Poder Ejecutivo, el Congreso ylos Tribunales. Administrada a través de estas tres Instituciones Constitucionales,la cosa pública no necesita de otras instituciones si nos atenemos a la Carta Magnay al funcionamiento de la toma de decisiones en democracia.Sin embargo, existen muchas otras instituciones: la Iglesia, el colegio público deabogados de Pergamino, el colegio público de contadores de Azul, el AutomóvilClub Argentino, la Academia de Letras, el club La Estrella de Maldonado y milesde etcéteras. Muy a menudo, estas Instituciones No Constitucionales (que nosignifica que sean Anti Constitucionales) no representan ni a sus miembros, ya quesus autoridades no son elegidas de manera transparente o medianamentedemocrática.Aunque carecen de representación en términos del manejo de la cosa pública, estasinstituciones opinan sobre las acciones políticas de nuestros gobernantes, seinmiscuyen, sugieren, dictan y además encuentran mucho eco favorable entrequienes influyen en la opinión pública. De hecho, los medios y la oposición noelectoral (ésa que tanto acecha) hacen mucho hincapié en la necesidad de que elgobierno respete a las instituciones: que las escuche, siga sus sugerencias, no lasningunee. 22
  23. 23. Ahora bien, ¿por qué debería hacerlo? ¿Qué parte de la Constitución sostiene quelas instituciones por fuera de las republicanas deben participar, aunque seamínimamente, en la elaboración de acciones de gobierno?Seguro, un gobierno con mayor participación de las instituciones tiene másestabilidad, porque estas instituciones representan sectores de poder real confuerza para apoyar y para oponerse (pensemos en la Iglesia, la UIA, la SociedadRural, el servicio diplomático de las potencias extranjeras). Además, un gobiernoabierto a la participación de estas instituciones tendrá planes a más largo plazo,porque los intereses de los sectores representados por estas instituciones son másdurables, sin los vaivenes, pasiones y cambios de humor de la voluntad popular.La inclusión de las “Instituciones no Constitucionales” alimenta los ideales deestabilidad, previsibilidad, políticas a largo plazo. En cambio no guarda relacióncon la voluntad popular (y aquí aparece el verdadero origen de la insistencia enestos valores tan apreciados). En este sentido, notemos que una monarquía (masaún, una monarquía eclesiástica) ofrece previsibilidad, estabilidad y políticas a largoplazo, justamente por no ser democrática.Los sectores que rugen por mayor institucionalidad no mencionan la tensión entreparticipación institucional y participación popular. De hecho, no es casual queestos sectores sean aquéllos adversos a las elecciones.Si un sector sin poder electoral controla algunas instituciones prestigiosas o, mejoraún, es quien entrega el sello IVESS de prestigio a las instituciones, escomprensible que grite “instituciones prestigiosas al poder”. Es lo mismo pero massimpático que gritar “ciudadanos, fuera del poder”.Las únicas instituciones republicanas son el Ejecutivo, el Congreso, los Tribunales.En política, el resto posee el rango de lobbista con más o menos prestigio, perolobbista al fin.ONGs (Esa Agua Bendita)En un país donde lo político está posicionado como popó de perro y todo políticoes tratado como un chorro, sorprende que mencionar una ONG o anunciar queuno trabaja en una ONG dé chapa de honesto, útil, desinteresado, solidario entremuchas otras virtudes. Así, jóvenes que se niegan a trabajar por un sueldo para elEstado ladrón aceptan hacerlo gratis para ONGs cuyas autoridades no son elegidasbajo ningún proceso electoral transparente o de ningún tipo.Pensemos por ejemplo en la Iglesia católica cuyas cuentas no son auditadas másque por sus integrantes, y donde la ausencia de competencia interna por el mando(en contraste con la política) anula o minimiza cualquier posibilidad de denuncias 23
  24. 24. internas. Evidentemente, las ONGs lo tienen todo para ser deshonestas, salvo lahonestidad intrínseca de sus dirigentes.En general, las ONGs reciben apoyo, no del Estado, sino más bien de grandesempresas (sus mayores aportantes) que influyen en la designación de autoridadespor un criterio de empatía. Dada esta realidad, no debe sorprender que MilagroSalas nunca haya recibido ayuda de Movistar o Artear, mientras que el Padre Grassise llenó de donaciones a nombre de personas y empresas con capacidad de ahorro.Dirán que la Tupac Amaru no pasó la auditoria contable, psicológica, de análisis,de blablabá. La pregunta es: ¿Caritas, el Padre Grassi, Monseñor Plaza,Greenpeace, sí?Apartar al estado de la asistencia a las ONGs es evitar el imperio del “aportecaprichoso” por parte de un equipo de gobierno elegido por todos para gobernar laNación por cuatro años, para terminar imponiendo el imperio del “aportecaprichoso” de otro tipo de autoridades elegidas sólo por el tamaño de lasempresas que conducen.Si viven de los aportes de grandes corporaciones y fortunas personales, ¿por quéesperar que las ONGs se ocupen de otros intereses?BENEFICENCIA Y POLÍTICALo primero que debería hacer quien quiera asistir a sus conciudadanos ennecesidad es pagar todos sus impuestos. Si ya lo hace debería entonces ahorrarseese honorario extra que le paga a su contador para encontrar los vericuetos legalesimpositivos que le alivian su declaración anual. No solo porque los impuestossuelen ser sumas mucho mayores que las que cualquiera entregaría voluntariamentea la beneficencia sino porque el estado es un gran vehículo de ayuda a nuestroprójimo.Son muchas las escuelas que el estado no construyó y son muchos los hospitalesque el estado no sostiene como debiera. Pero prácticamente todas las escuelas y loshospitales que si existen han sido construidos y son mantenidos por el estado. Enespecial en aquellos lugares donde la necesidad florece sin la sombra de nuestramirada o donde la miseria no es suficientemente cruel para atraer las cámaras detelevisión. El estado es la máquina mas importante de igualdad y de atención a losmas necesitados del país y por otro lado la mas fiscalizada y controlada.Pero quizás la diferencia mas trascendente sea que el estado pone el énfasis en laconstrucción de derechos. Quien recibe sus bienes y servicios los recibemerenciendolos, se los ha ganado de puro derecho. La beneficencia, en cambio, 24
  25. 25. pone el énfasis en la falta de quien recibe y la sobra del que da. Quien recibebeneficencia, recibe por voluntad de quien entrega. La recibe sin merecerla.El paquete de arroz de ambos puede ser de la misma marca pero el saborsimbólico es sustancialmente diferente.POLÍTICAS A LARGO PLAZOUn sinnúmero de veces escuchamos hablar de la ausencia de políticas a largo plazo(PLP), y de todo lo que el Gobierno debería hacer para garantizarlas. Analicemosun poco el exagerado mérito de las PLP y la falacia detrás del cómo crearlas.Si la ciudadanía juzgase que una política mantenida por décadas es mala, ¿susrepresentantes electos deberían mantenerla por ser una PLP? ¿Deberíamosentonces haber seguido con la Convertibilidad, probablemente una de las PLP másestables de los últimos años, o con la, a esa altura, decagenaria Ley de Punto Final?Más preguntas... ¿Deberíamos reservarnos el derecho de implementar una políticaque la ciudadanía considera positiva, pero que no es una PLP preexistente? Si fueraposible, ¿debería una generación de ciudadanos impedir que las generacionessiguientes modifiquen toda PLP? ¿Deberíamos obligarnos a obtener consensoabsoluto en el Congreso antes de imponer una ley, para aumentar las chances demantenerlas en el tiempo? (cabe señalar que esto nos forzaría a cambiar laConstitución y a despedirnos de casi todas las leyes sin consenso absoluto)¿Aumentan sus chances de mantenerse a largo plazo una política aprobada pormuchos sectores, mucho más allá de la exigencia del 50%? Creemos que no.Muchas leyes que se cambiaron, como las de amnistía y convertibilidad, fueronaprobadas por los partidos mayoritarios de entonces. ¿Y además quién nos aseguraque los mayoritarios de hoy sean los mayoritarios de mañana?En una república, las acciones políticas son siempre de corto plazo. Los gobiernosdeben interrumpir cualquier iniciativa si ésta es la voluntad popular. Un ciudadanopuede pensar a largo plazo para emitir su opinión de hoy, pero es su opinión dehoy la que los políticos deben implementar. Si ésta cambia, la política también debecambiar (de lo contrario, nos encontraríamos con un gobierno con amortiguaciónantidemocrática).Si una política se mantiene vigente en el deseo de la ciudadanía al cabo de variosperíodos, nos encontraremos ante una PLP. Que conste, ésta es una característicaex-post: resulta una política de largo plazo, no porque haya sido votada pormuchos o aceptada por impresentables, incluso por Duhalde, sino porque pasanlos años y las opiniones sucesivas del electorado no desean interrumpirla o 25
  26. 26. modificarla. De aquí en más, esta PLP es otra política temporal, cuya vigenciadependerá de la votación ciudadana de cada día.¿Son buenas las PLP? Sin dudas, mantener un mismo criterio agrega valorespositivos como la previsibilidad o el desarrollo completo de los frutos de unapolítica. Pero ésta sólo debe permanecer vigente mientras la ciudadanía sigaconsiderándola positiva. En otras palabras, la condición de largo plazo no es razónsuficiente para mantener una política que la opinión popular haya dejado deapoyar.¿Qué se dice cuando se habla de PLP? En general, es una idea con valoraciónpositiva, a mano de cualquiera que se resiste a cambiar algo que se intenta cambiar.Las políticas son buenas o malas según sus resultados, no por su extensión en eltiempo. De hecho, las calamidades distan de transformarse en bendiciones por elsolo hecho de hacerlas perdurar en el tiempo.Nuestros hábitos son un buen ejemplo... Los hábitos son buenos, cuando se lostiene, pero nadie repetiría la visita a un mal bar sólo por crear un hábito. ¿Por quéexigimos otra cosa a escala ciudadana?HONESTISMOEscuchamos por primera vez este concepto en boca de Martín Caparrós. Para esteperiodista y escritor, el honestismo es la práctica de limitar el análisis político a lahonestidad de las personas que actúan en política (y, agregamos nosotros,entendiendo honestidad como sinónimo de “no coimear”).Según los honestistas, basta con encontrar políticos que no coimeen paragarantizar un buen gobierno. No coimear se presenta entonces como argumentosuficiente para ser votado, para explicar porqué el político A decidió unirse a B.Bajo esta visión, no existen diferencias políticas, de rumbo, de prioridades, deintereses entre personas “honestas”. Las personas “no coimeras” verían losmismos problemas en el país y propondrían las mismas soluciones.Esta mirada en apariencia inocente no sólo es muy limitada en su capacidad decrear un equipo con cohesión y con capacidad de resolución, sino que lleva a laconclusión de que es deshonesto todo aquél que no considera los mismosproblemas o no propone las mismas soluciones que el grupo de los honestos. Así,el honestismo es uno de los tantos conceptos o creencias que empujan la política alcampo de la moral, con todos los riesgos que esto implica.Siempre nos preguntamos si, a punto de entrar a un quirófano para un triplebypass y con derecho a elegir un solo cirujano, los honestistas pedirán por aquél 26
  27. 27. que no engañe en los costos de gasas y no reciba AnaAna del clínico que lo derivó,o por el contrario se regirán por el “roban pero hacen” y pedirán por el profesionalque más hace, con más éxitos quirúrgicos en su haber.¿Por qué pretender que actúe de otro modo quien espera muchos serviciospúblicos esenciales, aún más que un triple bypass?INTENCIONALISMOEste concepto se refiere a la práctica de reflexionar sobre las “verdaderasintenciones” de los actores políticos. El analista se erige así en conocedor de lapsiquis del actor político, y critica o apoya las acciones políticas desde esteconocimiento oculto e incontrastable.El intencionalismo comete un doble error. El primero, de orden casi biológico:creer que la intención es escrutable, que alguien puede conocerla. El segundo,quizás más grave: considerar que la intención tiene alguna importancia política.¿Alguien cambiaría la opinión política sobre Cavallo si descubriera, por algún tipode hipnosis, que la intención profunda del ex ministro de Economía fue la deincluir a la mayor cantidad de argentinos y la de garantizarles una vida digna yequitativa? ¿Tiene eso alguna importancia política?Sí la tiene en términos morales o religiosos o psicológicos, pero en política sólo loshechos tienen importancia. Importa qué se hace en el plano de la realidad física odel imaginario, y a lo sumo qué se intentó hacer y no salió, pero la íntimamotivación o intención no tiene el más mínimo interés.CERCANISMOEl cercanismo le atribuye pertinencia analítica al simple dato de cercanía. En otraspalabras, considera que, para analizar la política, importa tener un testimoniodirecto del asunto en cuestión. Así, para comprender el complejo proceso de laPerestroika, lo mejor es hablar con el peluquero de Gorbachov.Este concepto esconde un primer error de tipo casi mecánico: creer queGorbachov le diría todo lo que piensa a su peluquero, que el peluquero le diríatodo lo que sabe al periodista entrevistador, y que no habría diferencias entre loque Gorbachov dijo y lo que su peluquero recuerda haber escuchado.No es menor todo este problema, tan humano, de “teléfono descompuesto”.En segundo lugar, el cercanismo supone una falacia intelectual más profunda: la decreer que Gorbachov es quien más “comprendía” el proceso político de la 27
  28. 28. Perestroika, por ser uno de sus actores principales... Quizás lo comprendiera, peropor ser además un gran analista, un reflexivo.De hecho, un actor principal puede no comprender lo que está ocurriendo. Y encambio sí puede comprenderlo perfectamente un analista encerrado en un sótano adiez mil kilómetros de distancia.Meses antes de ir a la quiebra, muchos presidentes de empresa dan por sentado quela compañía se salva, e incluso apuestan su propio dinero a ello. Claramente sonquienes más “conocen” la empresa, quienes más “datos de alcoba” poseen, perono quienes mejor la “comprenden”.La información es útil para la comprensión; nadie podría sostener lo contrario.Sólo que no es sinónimo de comprensión.Porque suele tener el monopolio de la información, además del permiso de entradaa la alcoba de los políticos (o al menos, eso nos hace creer), el periodismo instala elcercanismo para erigirse en dueño de las “únicas herramientas de comprensión”.Así, Joaquín Morales Solá basa sus análisis políticos en conversaciones mantenidasen secreto en un baño de la Casa Rosada o en un pensamiento que habría tenidodeterminado político en completa soledad.Morales Solá nos deja siempre con la intriga de cómo accedió a ese pensamiento.Raymond Aron, un politólogo y economista francés que habría previsto la caídadel régimen soviético desde su escritorio de la Sorbona , solía argumentar que sólose necesitaba la información pública y mucho análisis para comprender un procesopolítico complejo.La información de alcoba aturde, es imposible de verificar o refutar, y además hacecreer que las notas basadas en ella son análisis político.ANECDOTISMOEl anecdotismo o anecdoidiotismo es construir todo un análisis político a partir deuna anécdota. Es proyectar un hecho intrascendente como definición de la esenciade un proceso político complejo, sin necesitar pruebas adicionales.El nieto de D’ Elía robándole un chupetín a un compañerito de la escuela definiríaasí el carácter usurpador de cualquier proceso político que D’ Elía apoye.El anecdotismo o anecdoidiotismo suele aplicarse cuando un caso de coima o unasospecha posta-posta de coima (no hay diferencia para Luís Majul y tantos otros)sirve para concluir que el proceso político es esencialmente un proceso de coima. 28
  29. 29. Esa coima (o sospecha de coima) deja de ser un hecho entre otros para convertirseen esencia misma del proceso político: todos hacen todo por y para esa coima.En un mar de acontecimientos basta con tomar uno cualquiera para obtener lasíntesis del mar. Así, Hitler con un niño judío en brazos mostraría que el nazismoes un proceso profundamente protector de la infancia, en especial de la infancia delos judíos.AUTORITARISMOLa crítica a políticos o funcionarios por autoritarios rara vez apunta al ejercicioexcesivo en la autoridad que la República les concede (única autoridad a la que losciudadanos debemos someternos). En cambio sí suele centrarse en actitudesindividuales que se juzgan como autoritarias: levantar la voz, emplear malaspalabras, burlarse de otro político, hacer esperar a alguien citado, cambiarle la citasin aviso suficiente. En otras palabras, se reprocha una conducta con “modalesautoritarios", “una forma de vestir autoritaria", “una retórica autoritaria”. Sontodos casos de individuos autoritarios que, en realidad, no generan autoritarismo.El autoritarismo remite al ejercicio autoritario del poder público, al uso“autoritario” de los poderes extraordinarios que la República les confiere a unospocos elegidos. En política, son autoritarios quienes dictan leyes autoritarias,edictos autoritarios, y quienes ejecutan planes de gobierno autoritarios quesometerán a los ciudadanos.Los ciudadanos no estamos obligados a mirar la ropa de la Presidenta, ni aescuchar sus discursos, ni a seguir la retórica de los funcionarios, ni a escuchar losgritos e insultos de los diputados. Mucho menos estamos obligados a copiar susmodales.Los ciudadanos sólo estamos obligados a someternos a sus leyes, decretos,políticas. Y son estas acciones las que crean autoritarismo... o no.Todos tenemos derecho a tener malos modales, a putear y a hablar a los gritos. Nopor eso transformaremos la Argentina en una dictadura. Mientras nuestrospolíticos en actividad no implementen acciones de gobierno autoritarias,simplemente seremos una sociedad libre con ciudadanos mal educados, comotantas sociedades envidiables del mundo.No diferenciar esto puede llevarnos a preferir a un prolijo Videla por encima de ungritón malhumorado como Raúl Alfonsín. 29
  30. 30. INTOLERANCIANo debemos permitir la confusión entre ser intolerante con las ideas y serintolerante con las personas. En una sociedad democrática, no tolerar las ideas delotro significa refutarlas, discutirlas, objetarlas, no acordar con ellas ni después delargos debates. Incluso considerarlas inaceptables e indignas de ser pensadas.Todo esto es una intolerancia democrática, que no daña a nadie salvo a aquél cuyoego le exija la aceptación de sus ideas por parte de todos los demás.En cambio, la intolerancia no democrática es aquélla dirigida, no a las ideas, sino alas personas. Aquélla que lleva a prohibir la expresión y defensa de ciertas ideas, lalibre circulación de los autores o difusores de estas ideas. Aquélla que finalmenteordena la muerte o encarcelamiento de estas personas. Ésta es la intoleranciaintolerable.Esta confusión iguala a un político que le grita a otro “sos un energúmeno; tiposcon tus ideas deberían estar encerrados en un manicomio” con aquel funcionarioque efectivamente encierra a una persona en un manicomio por sus ideas. Iguala alautomovilista que le grita al otro “te voy a matar” con aquel que efectivamente lomata.Es no diferenciar entre la civilización algo sanguínea y la barbarie sanguinaria.Intolerancia política es emplear el poder conferido para impedir hacer una crítica.Responderle de mal modo al autor de una crítica despiadada puede ser grosería,pero no intolerancia política.Adjetivar con el mismo tono ambas situaciones es, en el mejor de los casos, unsimple artificio político para criminalizar al gritón de turno. Pero nos lleva anaturalizar las acciones aberrantes al asemejarlas a las cotidianas.La “intolerancia política” también es relativa según el poder real del sujeto. Noindica un estado de intolerancia política si un grupo reducido de adolescentesanuncia su intención de rechazar todos los recursos de alzada de quienes tenganpiel oscura. Sí, en cambio, habría intolerancia política si el mismo anuncio fuerarealizado por jueces de una cámara.LA VIOLENCIA DEMOCRÁTICAA tono con los puntos anteriores, la acusación de violentos está siempre a flor depiel. Violento es el político que le grita a otro en una entrevista televisiva. Violentaes Caamaño cuando le pega a Kunkel en el recinto parlamentario. Violento es elpatotero de la banda de Pedraza que mata a Cristian... Como en otras ocasiones, la 30
  31. 31. crítica padece de una limitación en los adjetivos y entonces aplica los mismos y másextremos, para describir cualquier situación, sin ninguna jerarquización.El juego de la República busca evitar el conflicto violento entre ciudadanostratando de resolver los intereses contrapuestos que existen en la sociedad. Elprogreso sería enorme si el juego republicano consiguiera que, en vez de matarnostodos contra todos, sólo se mataran algunos representantes elegidos. Las muertesse reducirían de millones a decenas, y las decenas entre profesionales preparadospara la lucha y para morir por ella como un ejercito profesional. ¿Quién se atreveríaa negar que esto solo ya sería un verdadero progreso social?Otro avance consistiría en lograr que los representantes no se maten, sino quedejen de combatir en caso de knock out. Y otro, aún mayor, que los representantesse limiten a discutir a los gritos y con malos modos los proyectos en debate.La visión más crítica posible indica que en este estadio se encuentra la Argentinahoy. Esta realidad dista de resultar deplorable, cuando todavía estamos cerca deépocas donde, en defensa de sus intereses, un grupo mataba y desaparecía a milespor considerarlos “adversos”.Con esto no pretendemos negar nuestra preferencia por los políticos que respetanlos turnos para hablar, sin levantar la voz, sin miradas burlonas, sin chicanas. Perotampoco admitimos el uso del adjetivo “violento” para calificar situacionesparecidas a las de un asado entre amigos que discuten de fútbol o política. ¿Por quéexigirles a nuestros representantes que debaten cuestiones importantes para susrepresentados, y para ellos mismos, una cortesía suiza que no les dedicamos anuestros amigos?¿O acaso ésta es otra forma de desacreditar la política en la Argentina: tanto a lospolíticos como a quienes los eligen? ¿Por qué personas que juzgan violento elgriterío parlamentario o el tortazo de Caamaño pueden explicar los vuelos de lamuerte o la represión policial?CORRUPCIÓN y COIMASLa corrupción es la gran denuncia contra la clase política. Parece ser la fuente detodos los males, y la única.Lo curioso es que el poder y los medios de comunicación asocian y circunscribenla corrupción a la recepción de coimas o dádivas, cuando la definición de“corrupción pública” según el Banco Mundial remite a cualquier uso de poderespúblicos para beneficio personal. 31
  32. 32. Hacer algo a cambio de un fajo de billetes es claramente corrupción, pero se tratadel acto corrupto más básico. Es la corrupción de aquéllos sin poder, sin relacionesestablecidas con confianza suficiente como para vender favores a fiado, poderintercambiar otros compromisos de mayor envergadura en lugar de dinerocontante y sonante.Pero también es corrupción el diputado que no apoya una ley que la sabe deseadapor sus representados, pero que lo enfrentaría con poderosos dispuestos atruncarle la carrera política. Es el caso de quien no apoya el aborto ni siquieradebatirlo en el recinto para no enemistarse con la Iglesia, o la ley de medios parano padecer el hostigamiento de las grandes empresas mediáticas.También es corrupto el diputado que acepta la visita de lobbistas que luegoayudarán a financiar su campaña. Ya supone un privilegio corrupto el solo hechode recibirlos, cuando no recibe a todos los ciudadanos: ni hablar de cuando ademásaprueba leyes favorables a estos intereses.En el mundo de la corrupción pública, la coima es la práctica más rudimentaria,aquélla que se establece entre personas que no se tienen confianza y cuyo únicointercambio pasa por unos pesos. En las mafias establecidas y que llevangeneraciones, no hace falta ningún sobre, no sólo porque el dinero no entraría nien un container sino porque los involucrados saben que “hoy por ti, mañana pormí” es un pacto que se cumple, sin siquiera mencionarlo.Tal diputado no menciona la prueba de ADN de dos hijos presuntamenteapropiados, y da por descontado que será tratado bien. Nadie le da un sobre, nadiesiquiera “verbaliza” este acuerdo.Otro diputado sabe que, si habla a favor del aborto, el obispo comenzará a sembrarla duda entre los feligreses sobre sus negociados o sobre su incapacidad. Tampocohicieron falta la amenaza verbal ni los sobres. Pero hay ahí un acto de corrupción,probablemente imposible de demostrar a nivel individual pero indudable cuando seanaliza a nivel colectivo y en el tiempo.Una diputada no vota una ley, que reconoce sería apreciada por sus representados,por ir contra sus mas intimas convicciones y su iglesia. El acto de corrupción mejorvendido, el del corrupto jactandose de sus altos valores religiosos. (Un honesto ycomprometido miembro, visto desde la fé religiosa, puede ser un corrupto demierda leido desde la fé democratica).Es interesante recordar que de todas las posibilidades de corrupción, solo la coimaes ilegal. Aunque muchos se quejen de los pocos coimeros que hay en la carcel,deberia pensar en que no hay un lobbysta, un presionador de conciencia, uno que 32
  33. 33. se haya negado a votar algo por compromiso con su iglesia, porqué ni siquiera esilegal.Porqué, aun asi, las criticas se centran en la dadiva?El poder no nombra estas corrupciones, porque se beneficia con ellas. No quiereque los representantes populares se agachen por dinero, sino por conveniencia otemor. Porque dinero para coimear tienen muchos, la capacidad de atemorizar oseducir solo unos pocos.Los fervorosos anti-coima plantean paredon a los politicos coimeros. Pero nocondenan al empresario que los haya coimeado, a menos que el empresario seaparte del contubernio politico, un de esos nuevos ricos intolerables (la clase mediadetesta mas a un enriquecido por su relacion con el poder politico como Eskenazique a los Martinez de Hoz o los Alzaga, nietos de enriquecidos por su relacion conel poder politico).Sobre el senado de la gestion De La Rua sobrevoló una sospecha de coima. Todospidieron muerte a los senadores pero nadie planteo anular la ley de flexibilizaciónlaboral a la que dió lugar esa coima. El fervor anticoima se centra en los coimerosno en el hecho corrupto que la coima posibilita.Es un extraño fenomeno de rechazar al coimero pero sin rechazar la corrupción.El poder economico ayuda a instalar esta idea porque busca obtener el fruto de lacorrupción sin pagar por él. Quiere la traicion de judas sin que le cuesten las 30monedas de plata. Rechaza mas a Judas que al crimen de Cristo. (Este MAKnualbusca acercarse a lectores practicantes, de ahi nuestros ejemplos biblicos).Para nosotros, hay corrupción política cuando un representante elegido no trabajapara sus representados y lo hace por un interés privado sea un cheque o el favor deuna institución. Por otra parte, la importancia de la corrupción no se mide entérminos de sobre, sino en términos de daño causado a los representados.Ejemplifiquemos esto con nuestro abogado defensor en una causa penal muy seria.Coima sería que nuestro abogado nos pasase tickets de gastos inexistentes, algúnalmuerzo con una novia, declarado como de trabajo: nos roba algunos pesos,pocos o muchos. En cambio, nuestro letrado cometería corrupción política simanifestara empatía con el abogado de la contraparte porque aspira a pertenecer asu bufete, o si se guiara por un pensamiento ideológico que lo planta con ciertaanimosidad en nuestra contra. Esta corrupción puede costarnos la cárcel.Nadie quiere que su abogado penalista le robe, pero la traición es mucho peor. Lajerarquización del robo de tickets la instalan quienes se benefician con la traiciónde nuestros abogados. 33
  34. 34. Otro ejemplo, seria el del DT que pone a jugar a un jugador porque la barra bravase lo grita. El DT, por temor o por simpatia con la barra, toma una decisioncontraria a lo que a su juicio era lo mejor para el equipo y sus socios. Esacorrupción es tan dañina que la de hacerlo por un sobre, solo que no es ilegal ymuy dificil de probar. En la Argentina las tribunas del poder economico lograninfluir en los DT mas que cualquier barra brava.La simple coima es una mala cosa dentro de la política, como dentro de cualquierorganización. Sin dudas, es corrupción política porque de algún modo desvía elinterés del representante del interés de los representados. ¿Qué coimero podríaasegurar que habría hecho lo mismo sin una coima de por medio?Dicho esto, cabe insistir en que la corrupción política no puede ser reducida a lacoima. De hecho, los mayores actos de corrupción política no se explican porcoimas, sino por presiones ideológicas, por cooptación o por interés políticopersonal. Y quizás los mayores actos de corrupción no sean hechos sinoomisiones. El no hacer por temor o en busca de apreciación de otro que no sea elvotante, es un acto de corrupción invisible.La corrupción política se analiza en los hechos realizados y en su relación con elmandato popular. No hace falta cámaras ocultas, ni micrófonos escondidos, nidetección de sobres. Basta con analizar los actos públicos.Si el Congreso no aplica límites a la industria tabacalera, cuando no encontramosun solo amigo o vecino que desee eso, seguro es por algún acto de corrupciónpolítica. ¿Coima? ¿Presión? ¿Lobby? Qué importa. La corrupción radica en laacción u omisión política.¿Fue coimero Martínez de Hoz cuando eliminó el impuesto a la herencia el año desu propia herencia? Seguro que no. ¿Quién le habría pagado? Sus hermanos,quizás, aunque también podría haber argumentado que le pareció una medida muypositiva para los argentinos. ¿Fue corrupto? No tenemos dudas.¿Por qué no se trata la ley del aborto? ¿Por qué no se trató antes la ley de medios?Aunque se pierda o se gane, ¿por qué ningún grupo político con existencia realnunca llevó estas leyes al recinto? ¿Por qué los representantes no quieren aparecervotando en contra de sus representados, pero tampoco contra la Iglesia o Clarín? 34
  35. 35. Recordemos la conducta de Carrió en relación con la ley de matrimonio igualitario:reconoció que sus votantes apoyaban el proyecto pero anunció que no votaría afavor por su compromiso con la Iglesia (compromiso que nunca antes habíaexplicitado como superior al mandato popular democrático, y cuya contradicciónpodría haber resuelto renunciando a su banca).Esto es corrupción sin sobres. La mas dañina. La mas conveniente al verdaderopoder.CRIMEN Y CLASEHay un viejo adagio que acabamos de inventar que dice “Dime que crimencombates, y te diré a que clase social persigues”.Así como no es inocente la jerarquía exagerada que le damos a la coima dentro deluniverso de la corrupción política, tampoco es inocente, ni natural, la jerarquía quetienen algunos crímenes en el ranking de los crímenes.Tomemos como ejemplo el arrebato, delito que puede ser considerado un crimen oun raterismo dependiendo de cuan grave lo considere quien lo adjetivice.El arrebato es un crimen “popular”, un delito que solo cometen las clasespopulares, los pobres diablos, porque son crímenes poco redituables y muyperseguidos en relación al dinero que se obtiene.Nadie dudaría que, decidido a ir por el camino del crimen, es mucho mas rentabley menos peligroso evadir en grandes exportaciones cerealeras, vaciar un banco conautopréstamos o esconderle alguna ganancia al fisco, que robar carteras en bares enPalermo, aun en los de Palermo Soho.Exagerar la reacción contra el arrebato, exagera la reacción contra la popular.Los crímenes como evasión, cartel de precios, abuso de posición dominante,publicidad engañosa, vaciamiento de bancos, etc. no tienen el lugar, en la pelea porlos adjetivos, que si logran el arrebato, la salidera, el motochorro y el apriete de loslimpia vidrios. Se instala asi una piramide del crimen achatada, donde todos tienenla misma dimension.El vendedor de paco, quien probablemente sea un consumidor tambien cerrandoel frecuente circulo de victimario-victima, tiene menos prensa que los banquerosque permiten cerrar el circulo del dinero, eslabon imprescindible para mantener laprovisision de droga. Quien es mas importante para el dueño del cartel, unvendedor de paco que atiende en una cuadra o dos o el ejecutivo de un banco quele permite recircular los millones que recolecta? La pata bancaria no tiene peceschicos, no es algo que hace con miles de cajeros en cientos de bancos. Porque aúncuando se habla de blanqueo se habla de un delincuente marginal que tiene unacasa por encima de sus posibilidades y no se menciona, con igual prejuicio y contan poco fundamento, a un ejecutivo de bancos o financieras, completamente legal, 35
  36. 36. prospero y prestigioso? O alguien cree que una industria como la comercializaciónde drogas ilegales se estructura con marginales y vendedores ambulantes?Tampoco en la descripción de crímenes tenemos que perder el control de losadjetivos. La adjetivación es el primer paso en la imposición de conceptos.FLOTACIÓN, RUMBO y RITMOEntre los objetivos primordiales de un gobierno figura la gobernabilidad, es decir,lo que en un barco seria garantizar su flotación. Fracasar en términos degobernabilidad equivale a no poder administrar el Estado: en este caso, el gobiernono tiene nada, sin importar las metas trazadas ni lo bien que se les estabaacercando.Seguido en orden de importancia, viene el proyecto de gobierno: el rumbo, laorientación que el capitán le da al barco. Si el rumbo es errado, no importa cuánrápido avance la embarcación ni la destreza de sus remeros: el barco estaríaacercándose donde nadie quiere llegar. El rumbo es la estrategia de la política.En tercer lugar, aunque con más prensa que los anteriores, está el “desempeño” o“eficiencia operativa”. Es el ritmo alcanzado gracias al esfuerzo de los remeros y ala sincronía con el tam-tam. Es el producto de la relación entre fuerza y velocidaden el desplazamiento y cuidado del rumbo.En la Argentina de los últimos treinta años nadie puede afirmar que el barco nosupo flotar, después de haber sorteado tormentas que hubiera hundido a otrasembarcaciones. El ritmo tampoco parece malo cuando recordamos que en cuatroaños se privatizaron todas las empresas de valor en manos del Estado, y que en tresse condenaron a los comandantes de las tres juntas del gobierno de facto paraentre gallos y medianoche indultarlos. En principio, la velocidad no fue unproblema.A nuestro entender, el rumbo es el mayor problema en la política argentina. Irhacia lugares donde no queremos ir.Si logramos mantener el rumbo actual, aún a menor velocidad, los cambiosseguirán siendo asombrosos (estamos convencidos de que hoy los cambios sonasombrosos). No es que no pretendamos que los remeros se sincronicen o que seaumente la flotabilidad del barco pero, puestos a elegir (¿quién dice que debamoselegir?), no arriesgaríamos el rumbo por mejorar las otras dos responsabilidades. 36
  37. 37. DISCRECIONALIDADLa discrecionalidad del Poder Ejecutivo puede ser per se una mala palabra sólopara quienes el Estado es un enemigo o competidor.Entre otras obligaciones, el PE debe presentar y aprobar un presupuesto anual, serfiscalizado en todos sus actos, hacerles frente a una prensa y a una oposicióninteresadas en descubrir (cuando no inventar) chanchullos, aceptar que los delitosde sus funcionarios reciban penas mayores. Sin dudas, son muchas másrestricciones que las que soporta cualquier grupo a cargo de una empresa (aúnempresas más grandes que el Estado argentino).¿Por qué limitarle además la discrecionalidad? ¿Por qué exigirle que consulte cadaacto con la prensa, con la gente, con los diputados de la oposición (aún conaquéllos cuyo peso electoral es insuficiente en términos de toma de decisionesejecutivas?Creemos que el objetivo de atarle las manos al Poder Ejecutivo consistesencillamente en atarle las manos al Poder Ejecutivo. De hecho, limitar ladiscrecionalidad no evita los crímenes que se quiere evitar, porque por lo generaléstos son actos ilícitos (¿quién temería violar la discrecionalidad si ya decidió violarel Código Penal?). Sí, en cambio, busca limitar las acciones de un Estado queavanza.Una asamblea de accionistas puede exigirle al gerente general mayor transparenciaen sus actos, más reportes posteriores, pero difícilmente le exija que consulte cadadecisión con la asamblea porque – lo saben – esto destrozaría la empresa de la cualdependen. Si eligen un gerente general es porque confían, primero, en su buenjuicio y, segundo, en la pertinencia de los controles anuales y de cierto nivel dedemanda a la hora de asegurar un buen desempeño. Si la asamblea se transformaen “veedor” de cada micromovimiento, la empresa se transformará en unministerio Kafkiano.QUÉ DEBEMOS PEDIRLE A UN POLITICO, Y QUÉ NOUn político debe construir consensos alrededor de propuestas virtuosas (entérminos de la mejor calidad de vida que su implementación generará) y conseguirel apoyo de la ciudadanía para llevarlos a cabo (éxito electoral).Un político no tiene porqué ser un gran analista político. Puede ser un intuitivo,alguien que no logra explicar sus acciones pero que las lleva adelante exitosamente.Tampoco tiene porqué ser un buen pronosticador electoral. Incluso en muchoscasos la enunciación de su pronóstico íntimo o de su análisis político repercutenegativamente en su acción política. 37
  38. 38. Es infantil burlarse de un político porque no acertó al Prode electoral. Por citar unejemplo emblemático, diremos que lo criticable de Carrió en términos políticos noes haber anunciado erradamente la desaparición del Kirchnerismo, sino haberprovocado la suya propia.Además de actor político, Chacho Álvarez ha sido un gran analista político. Sinembargo, esto no impidió que la construcción de consensos amplios yelectoralmente exitosos sobre ideas no virtuosas (mantener la convertibilidad ocentrar la corrección del proyecto en el combate del cohecho) lo llevara a su propiadestrucción política en paralelo con la depreciada calidad de vida de muchos de susvotantes.A un político no debemos pedirle mesura o decoro. Si decide representar a unsector que se vincula mejor con la desmesura, el político debe priorizar surepresentación al sentido del decoro. Cavallo no se equivocó porque gritó como unloco cuando perdió frente a Aníbal Ibarra, sino porque su conducta contravino loque sus electores apreciaban en y esperaban de él.Un político no es un ejemplo de persona, ni mucho menos de modales. Representauna opinión: “que nadie quede sin representación” debería ser un mandatosuperior.En cambio, en democracia un político sí tiene la obligación de establecer uncompromiso con la política como “industria”. No debe debilitarla por quererobtener un mayor apoyo electoral o para lograr un mayor consenso alrededor deuna propuesta, por más virtuosa que la crea.El ejemplo de esto lo constituye un político que susurra al oído de militaresgolpistas con la intención de que su partido obtenga una participación que lasurnas le niegan o que acepte conceder más poder de presión política acorporaciones (instituciones no constitucionales ni representativas de sectores)como las Iglesias, los medios, las embajadas extranjeras y lobbis varios, a cambiode apoyo y difusión para su proyecto político. Aunque este proyecto sea deinclusión social y defensa de los valores republicanos, debilitar a la política suele serun camino errado. Por suerte, como demostraron las primarias, cambiar apoyo porapoyo con el enemigo de la política parece que es hoy una practica poco rentable.Esta clase de político debilita el poder de toda la representación política de laciudadanía en pos de mejorar su propia participación. La actitud de dinamitar lamesa para ganarse una astilla más es uno de los pocos límites que un políticoconstructivo de la oposición no debería cruzar, aún con apoyo de sus seguidores.Es un límite que el propio juego democrático le impone a la relación entrerepresentante y representado. 38
  39. 39. Omitimos la obligación de cumplir la Ley, porque ésta es una obligación horizontalque nos alcanza a todos, como la de respirar y comer. Aunque algunos políticosparezcan haber desarrollado branquias e incorporado procesos de fotosíntesis.RETRIBUCIÓN JUSTAOtra cosa que no debemos pedirle a un político es trabajar por monedas. Es unaexigencia teñida de valores éticos pero que está al servicio de expulsar a todo aquelcandidato que necesite vivir de sus ingresos y que aspire a darle a su familia unpasar acorde a las responsabilidades que asume en su trabajo.Porqué un ministro que discute contratos a brazo partido por gigallones de dólares,debe ganar menos que el cadete del abogado que asiste a su contraparte? Porquesiendo el estado por lejos la organización mas compleja, de tamaño mas grande yque maneja conflictos y presiones descomunales, sus funcionarios de mas altorango no ganan al menos el doble que los ejecutivos máximos de Techint,Telefónica o Repsol? Porque no ganan ni la mitad?Porqué un diputado que tiene que tomar decisiones que quizás lo enfrenten a lospoderes dominantes de su sector de por vida, deba estar pensando si eseenfrentamiento no afectará el bienestar futuro de su familia?Los accionistas de Arcor y de Techint, que entienden lo que significa defender lopropio, aceptan pagar sueldos obscenos a sus managers porque saben que esorepercute positivamente en su propio beneficio. Saben que un gerenteobscenamente remunerado se juega mas por sus intereses, se esfuerza mas y sabenque así reclutan entre los mejores. Además les exigen tener la camiseta puesta,obrar con fidelidad y dedicación, pero una cosa no va en detrimento de la otra.Se ha instalado en La Argentina, y gran parte del mundo, que los políticos debentrabajar por la camiseta y el honor. Suena muy glorioso pero es la mejor ventajaque le podemos dar a las corporaciones cuyos intereses son antagónicos con los delestado y que deben negociar permanentemente con él.Es como enfrentar un equipo de fútbol profesional, que contrata jugadores portodo el mundo y los premia con oro, con un equipo de amateurs, que entrena a lasalida del trabajo y los fines de semana y que juega con las preocupaciones de unafamilia con aprietes de dinero. El honor estará de nuestro lado pero los goles delotro.La ciudadanía ha creado un cepo con el que somete a su clase política y del que nopuede salir con facilidad. El político que proponga un aumento de sueldo serávapuleado por egoísta. Mientras prosperan los políticos que tienen ingresosindependientes de su función y, por que no, los que los tienen en paralelo a su 39

×