• Like
  • Save
Economía Ecológica
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

Published

 

Published in Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
5,438
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3

Actions

Shares
Downloads
34
Comments
0
Likes
2

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. ECONOMÍAECOLÓGICA
  • 2. 2 UNIVERSIDAD NACIONAL DE CAJAMARCA FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS CONTABLES Y ADMINISTRATIVAS ESCUELA ACADEMICO PROFESIONAL DE ECONOMIA TEMA:  Economía Ecológica DOCENTE:  Hernández Torres Alex Miguel CURSO:  todo y técnicas de estudio ALUMNA:  Mostacero López Juleisy Valeria Cajamarca, Agosto del 2012 ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 3. 3 “Cualquiera que crea que un crecimiento exponencial puede continuar para siempre en un mundo finito es o un loco o un economista” Kenneth Ewarth Boulding ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 4. 4 DEDICATORIA “A mis padres por su gran ejemplo de superación, a mis amigos por su optimismo que siempre me impulsó a seguir adelante y en especial a toda la comunidad cajamarquina que está pasando por un momento difícil, en defensa del medio ambiente.” ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 5. 5 AGRADECIMIENTO “A mis padres, por el apoyo incondicional, a mis amigos, que me brindaron facilidades de información y en una manera especial al docente de cátedra HERNANDEZ TORRES, ALEX MIGUEL por su ejemplo de profesionalidad que nunca olvidaremos y en general a todos aquellos que hicieron posible la confección y elaboración de este trabajo” ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 6. 6 INDICE PALABRAS CLAVES -------------------------------------------------------------------------------- 7 ABSTRACT ---------------------------------------------------------------------------------------------- 8 INTRODUCCIÓN--------------------------------------------------------------------------------------- 9 CAPÍTULO: EL PROBLEMA -------------------------------------------------------------------- 12 TÍTULO DESCRIPTIVO DEL PROBLEMA -------------------------------------------------------------------------- 12 PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA --------------------------------------------------------------------------------- 12 OBJETIVOS ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 12 HIPÓTESIS ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 13 JUSTIFICACIÓN ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 13 ANTECEDENTES DEL PROBLEMA ---------------------------------------------------------------------------------- 13 CAPÍTULO II ------------------------------------------------------------------------------------------ 21 MARCO JURÍDICO ------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 21 MARCO CONCEPTUAL ---------------------------------------------------------------------------------------------------- 42 MARCO TEÓRICO ------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 43 CAPÍTULO III------------------------------------------------------------------------------------------ 59 CONCLUSIÓN ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 59 SUGERENCIAS ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 61 BIBLIOGRAFÍA ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 61 ANEXOS ------------------------------------------------------------------------------------------------ 62 ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 7. 7 RESUMEN La crisis ambiental actual es compleja y cubre una serie de aristas íntimamente ligadas: sociedad, ecosistema, actividades económica, política y cultural, etc. Sin embargo, tal crisis se ve causalmente asociada con las acciones que inducen a la depredación no sostenible de recursos: se busca transformar los recursos naturales en insumos y/o productos para el consumo y para su posterior desecho final. Por lo cual se dice que la Economía es aquella actividad que transforma materiales con baja entropía en materiales con alta entropía. El aumento considerable de desperdicios redunda en el decrecimiento de la calidad de vida de los seres humanos, que se evidencia en el aumento de las tasas de mortalidad a causa de la contaminación, el desplazamiento de comunidades por inundaciones o sequías y la reducción del patrimonio ambiental, lo que finalmente se traduce en la disminución de la cantidad de energía disponible para la conservación de la especie, como la única que ha traspasado los límites en la búsqueda de la acumulación de todos aquellos órganos ex somáticos que permitan la consecución de sus sueños de volar, nadar, alcanzar grandes velocidades, fuerza, etc., y es en esa búsqueda en donde se ha intervenido la naturaleza, creando un gran caos que no sólo disipa la energía sino que crea pobreza y hambre. La Economía Ecológica se presenta como una alternativa que bien podría dar solución a la crisis ambiental que la formación económica ortodoxa no ha logrado desde sus teorías y modelos orientar. PALABRAS CLAVES Energía, Ecología, Ambiente, Economía, Sustentabilidad. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 8. 8 ABSTRACT The current environmental crisis is complex and it covers a series of intimately bound edges: society, ecosystem, economic, political, and cultural activities, so on. However, this crisis is mainly caused by the non-sustainable pillaging actions on resources: the goal is to transform natural resources into consumables and ultimately into their later final waste. That is why it is said that Economy is that activity that transforms materials with low enthropy in materials with high enthropy. This considerable increase of waste gives way to the quality of human life decrease that is evident in the increase of the death rates due to contamination, displacement of communities for floods or droughts and the reduction of the environmental patrimony; which in the end is reflected in the decrease of energy available for the conservation of the species, being the human one the only species that has gone beyond its limitations in the search for the accumulation of goods that allow it to attain its dreams of flying, swimming, reaching high speeds, and strength, etc. And, it is in that search where nature has been taken over; creating a great chaos not only dissipating energy but also creating poverty and hunger. The Ecological Economy is presented as an alternative that could solve the environmental crisis that the orthodox economy has not been able to solve with its theories and models. Key words: Energy, ecology, environment, economy, sustainability. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 9. 9 INTRODUCCIÓN Antes de empezar a hablar de Economía Ecológica es importante considerar algunas definiciones. Primero, cuando hablamos de economía nos referimos a una población compuesta por agentes económicos, las instituciones (incluyendo las empresas y el gobierno) y las diferentes interrelaciones entre los agentes y las instituciones representadas en los mercados. También podemos decir que la economía trata sobre el estudio de cómo y por qué los individuos y grupos en la sociedad toman decisiones sobre el uso y la distribución de recursos humanos y no humanos valiosos. Esta ciencia además de dedicarse al estudio de las ganancias financieras de los agentes obtenidos a partir de la toma de decisiones desde el punto de vista privado, se dedica también, a analizar situaciones de escasez de los recursos desde el punto de vista de la eficiencia económica. La eficiencia económica tiene que ver con la asignación de los recursos a sus mejores usos. Considerando como “mejores usos” todos aquellos que generan los “mayores valores económicos”. Al respecto, existe un gran volumen de literatura teórica y de evidencia empírica que respalda la hipótesis de que “si contamos con mercados competitivos, podemos alcanzar asignaciones eficientes desde el punto de vista económico que maximicen el bienestar económico de la sociedad". Esta eficiencia económica es expresada en términos de asignaciones eficientes en el sentido de Pareto. Un asignación eficiente será un punto “Optimo de Pareto” si al alcanzar un nivel máximo de bienestar económico, la sociedad a agotado las ganancias derivadas del intercambio. En términos de evaluación de políticas públicas, este punto es llamado “primer mejor”. Para que podamos alcanzar la condición de Óptimo de Pareto es muy importante la existencia de mercados competitivos. Sin embargo, los mercados competitivos, llamados también mercado completos, en algunas ocasiones son incapaces de generar asignaciones eficientes de algunos bienes y/o servicios. Por consiguiente, la pregunta que debemos hacernos ahora es ¿Por qué pasa esto? La justificación que proporcionan algunos economistas es que los mercados competitivos fracasan en asignar de manera eficiente bienes y servicios cuando estos últimos tienen características de bienes públicos, cuando se encuentra presente el problema de las externalidades y cuando se tienen problemas de información. Todo esto conduce a asignaciones no eficientes en el sentido de Pareto que producen pérdidas en el bienestar económico de la sociedad. Este problema se presenta con mucha frecuencia en asignaciones de recursos naturales y ambientales. La consecuencia final de ineficiencia derivada de la asignación de usos inadecuados se manifiesta en una degradación y agotamiento de los recursos naturales y ambientales. Esta es la fuente principal de problemas que tienen que ser tratados por la economía del medio ambiente y de los recursos naturales. Los recursos naturales y ambientales al ser utilizados por los individuos tanto en actividades de consumo como de producción generan bienestar para la sociedad. Debido a esto los individuos ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 10. 10 pueden considerar el hecho de asignar un valor económico para estos y por consiguiente poder tratarlos como activos económicos. Sin embargo, al fracasar los mercados en la asignación de estos tipos de recursos, lo más común es que la sociedad los subvalore. Todo lo anterior justifica la creación de una rama de la economía que trate de estudiar estos problemas y trate de brindar soluciones para estos, esta rama de la economía se llama “Economía Ecológica”. La Economía Ecológica provee las herramientas analíticas y cuantitativas para estudiar y tratar de dar soluciones a los problemas de asignación ineficiente de recursos naturales y ambientales en la sociedad. De manera más exacta, ¿qué es la Economía Ecológica?, según Kolstad (2000), la “Economía Ecológica estudia los impactos de la economía sobre el medio ambiente, la importancia del medio ambiente para la economía y la manera apropiada de regular la actividad económica con miras a alcanzar un equilibrio entre las metas de conservación ambiental, de crecimiento económico y otras metas sociales, como por ejemplo, el desarrollo económico y la equidad intergeneracional”. Es claro que los actuales problemas ambientales son el reflejo de un problema de actitud por parte de las personas que habitan el planeta. Si todas las personas desarrollaran sus actividades dentro de un patrón de comportamiento compatible con la conservación y preservación del medio ambiente, los graves problemas ambientales enfrentados en la actualidad no existirían. La educación ambiental es una solución planteada para el problema de la contaminación ambiental totalmente desligada de la perspectiva económica. Esta propone una serie de procedimientos que persiguen como objetivo modificar el comportamiento de los individuos hacia patrones de conducta más compatibles con el medio ambiente. Si bien esto puede traer buenos resultados, sobre todo en el largo plazo, no es una solución total a este problema debido a la necesidad primordial de disminuir los niveles actuales de contaminación y de degradación ambiental a todo lo largo del planeta. La Economía Ecológica propone un tratamiento distinto que puede generar soluciones al problema ambiental dentro de un período de tiempo relativamente corto. La Economía Ecológica es la encargada de establecer la diferencia cuando una sustancia química es un mal o un bien para la sociedad. Un ejemplo de esto puede ser el caso del dióxido de carbono. Esta sustancia puede ser generada como un subproducto a partir de un proceso de producción de un bien que necesita la sociedad. Es decir, las personas que actúan como consumidores en la economía necesitan el bien asociado con el dióxido de carbono pero al mismo tiempo obtienen desutilidad (daño) debido a la contaminación originada por el dióxido de carbono. Kolstad (2000), afirma que la esencia del problema ambiental en el comportamiento de los individuos en la Economía – como se desarrolla la conducta maximizadora de beneficios de los productores y la conducta maximizadora de utilidad de los consumidores. Según este autor, sin la presencia de la Economía, muchos de los problemas ambientales actuales serían ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 11. 11 simplemente preguntas de investigación para los biólogos o químicos sin tener ninguna repercusión en términos de política. En el mercado de la mayoría de bienes y servicios de una Economía moderna, raramente se igualan los costos de producción con la demanda de los consumidores para derivar la cantidad óptima de contaminación permisible por la sociedad. El problema con los mercados es que estos no trabajan en función de obtener el nivel de contaminación deseable desde el punto de vista social. Un aspecto clave para que los mercados no contribuyan a generar el nivel de contaminación óptimo social es que los óptimos privados, generados tanto por el lado del consumo como por el lado de la producción, no son compatibles con el óptimo social. Una de las herramientas más poderosas planteadas por la Economía Ecológica son los incentivos económicos para el control de la contaminación. Un incentivo, según Fields (1997), es algo que atrae o repele a las personas y las hace modificar su comportamiento en alguna dirección. Luego, un incentivo económico sería algo en “el mundo económico” que hace que las personas tomen una decisión en cierta dirección, siendo esta la mejor dentro de un conjunto de decisiones posibles, tal que los individuos maximicen su utilidad, tanto en actividades de consumo como de producción. En la actualidad, existe un gran volumen de literatura sobre incentivos económicos para la regulación entre los cuales se incluyen desarrollos teóricos y empíricos que demuestran la eficacia en el control de la contaminación. Con esta herramienta y otras más, la Economía Ecológica da respuestas a algunas de las preguntas más trascendentales acerca de los problemas ambientales que aquejan al mundo actual. Algunas de estas preguntas son:  ¿Cuáles son los incentivos para la generación de contaminación?  ¿Cuáles son los costos de limpiar la contaminación?  ¿Cuáles son las ganancias netas para la sociedad derivadas del control de la contaminación?  ¿Cuál es el balance correcto entre los costos del control y las ganancias obtenidas del control?  ¿Cuáles son los mecanismos regulatorios que pueden ser diseñados para asegurar un balance adecuado entre costos y ganancias?  ¿Algunas veces estos objetivos son fáciles de cumplir y en otras veces son excesivamente complejos? Aunque la Economía Ecológica se origina a partir de finales de la década de los 50´s e inicios de los 60´s, es hasta la década de los 70´s que logra experimentar un gran salto en cuanto a su ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 12. 12 importancia como una herramienta de análisis de los problemas económicos relacionados con el medio ambiente. En la actualidad los permisos mercadeables para el control de la contaminación son de mucha utilidad para la regulación de los problemas de contaminación del aire. Por su parte, los métodos de valoración son una parte integral de la prevención ambiental, y están siendo utilizados en los procesos de toma de decisiones relacionados con la viabilidad de proyectos y/o políticas públicas que traen consigo impactos sobre el medio ambiente. Además, la Economía Ecológica está jugando un papel muy importante en el debate actual acerca del calentamiento climático. CAPÍTULO: EL PROBLEMA TÍTULO DESCRIPTIVO DEL PROBLEMA Estando hoy en día en auge la explotación desmedida de los recursos naturales para satisfacer las necesidades de la sociedad sin importar las consecuencias de la depredación de los ecosistemas naturales ni la supervivencia de las futuras generaciónes para que se desarrollen dentro de un medio ambiente saludable y limpio, es necesario una educación ecológica que cambien los patrones de conducta y cree conciencia en la sociedad. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA ¿Cómo la educación en economía ecológica influye en los patrones de conducta de la sociedad? OBJETIVOS  Analizar un tema destacado dentro de los cada vez más numerosos estudios que pro- fundizan en el conocimiento de las relaciones entre la economía y el medio ambiente.  Abordar la valoración monetaria del medio ambiente en un momento donde asistimos a una verdadera proliferación de trabajos de esta naturaleza. El objetivo es cuestionar este tipo de valoración como guía adecuada para gestionar el medio ambiente, destacando sus graves limitaciones.  Lograr que las personas tomen conciencia de que el uso irracional de los recursos naturales y la mala asignación de estos dentro de la sociedad, provoca un deterioro y el ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 13. 13 agotamiento de ellos, y que como consecuencia, no se estaría asegurando la preserva- ción del medio ambiente para las futuras generaciones. HIPÓTESIS Una educación en economía ecológica sí implementará las medidas necesarias para GARAN- TIZAR la conservación de los ecosistemas forestales y se tomará como punto principal la pre- vención y el uso eficiente de los recursos naturales, siendo puntos de control de la misma la erradicación de los incendios, la no producción de irreversibilidades y la eliminación de los usos que supongan una amenaza real para la conservación. JUSTIFICACIÓN Debido a los acontecimientos regionales, nacionales e internacionales relacionados con la excesiva extracción y deforestación de los recursos naturales y la falta de leyes que regulen el uso eficiente de estos y debido a la gran indiferencia que los gobernantes muestran a los reclamos de los pueblos que piden conservar su medio en el cual ellos se desarrollan, he decidido abordar este tema ya que ECONOMIA ECOLÓGICA se refiere al uso racional y equitativo de los recursos naturales. ANTECEDENTES DEL PROBLEMA -Pioneros Economía Ecológica Los pioneros en la Economía Ecológica - Podolinsky (1880), Geddes (1884) y Soddy (1921)-son autores, dentro del campo de las ciencias sociales y naturales del siglo XIX y principios del siglo XX, que se plantearon ciertos aspectos de la relación entre sistema económico y flujos de energía en la sociedad humana, una vez formuladas las leyes de la termodinámica. En sus escritos se hace notoria la exploración, sobre las implicaciones que la energía y las nociones termodinámicas podían tener para la sociedad y las ciencias sociales. De ahí, su importancia para la ulterior construcción de una Economía Ecológica. El socialista ucraniano Sergei Podolinsky (1850-1891) con doctorado en Medicina y estudios en fisiología animal, publicó, en 1880, en la revista rusa Slovo un artículo titulado “El trabajo del ser humano y su relación con la distribución de la energía”. En el artículo, trabaja sobre la tesis de ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 14. 14 que, mediante la agricultura, la especie humana lograba ser como una máquina termodinámicamente perfecta. Es decir, que con la energía obtenida mediante el trabajo lograba alimentar su combustión interna, gracias no sólo al trabajo útil de los hombres y de los animales domésticos sino a la fotosíntesis realizada por las plantas encargadas de interceptar la energía proveniente del Sol al planeta. El trabajo del ser humano y de los animales, a cuyas acciones podemos aplicar el concepto de trabajo, es una manifestación de la energía mundial global; dicho de otro modo, estudió la economía humana, como un sistema de conversión de energía. El aporte principal de Podolinsky a la Economía Ecológica, es la incorporación del concepto termodinámico de dispersión de energía que compara con trabajo improductivo, y el concepto de aumento de la energía disponible sobre la superficie de la Tierra que asimila al de trabajo productivo. De otro modo, que sólo el trabajo humano, o animal, que aumenta la energía disponible es productivo por cuanto permite efectivamente producir riqueza; y en segundo lugar, que este trabajo es una forma de completar uno, dejado a medias por las plantas que transforman la energía solar en energía de afinidad química libre. El biólogo y urbanista escocés Patrick Geddes (1854-1932), concebía la ciudad dentro de un marco regional y, desde un punto de vista ecológico, se cuestionaba acerca de los flujos de energía, de agua y de materiales que ingresaban a la ciudad y sobre el destino de los residuos. Por ello, es conocido como el precursor de un urbanismo ecológico que, hacia finales del siglo XX comenzó a crecer. En 1884 publicó un artículo que tituló “Un análisis de los principios de la economía” en el que se propone realizar una crítica a la economía y reconocer los principios económicos que sirvan para la subsiguiente construcción de un sistema económico, en armonía con las ciencias básicas. Su tesis se basa en una visión de la Economía, como un subsistema del sistema físico-químico y biológico más amplio, donde es necesario el conocimiento de las Leyes de conservación de los materiales y las Leyes de conservación y disipación de la energía. Por lo cual, formula la idea de estudiar los flujos de energía y materiales, que recorrían el sistema socioeconómico y conformaban su particular metabolismo. Para lograrlo procedió por etapas, centrándose primero en los principios físicos a partir de los cuales “...los fenómenos sociales deben considerarse simplemente en relación a la energía y materia consumida o liberada”, postulando, por primera vez, la necesidad de una economía física que se encarga del “...estudio de ciertas formas de materia en movimiento”. Geddes apuntaba, además, el interés de seguir el balance de energía y materiales en su evolución histórica. Esto representa su mayor aporte a la cimentación de una Economía Ecológica, años más tarde. Existen consideraciones prácticas y teóricas, para clasificar la economía en una u otra ciencia. Hay quienes la consideran “una ciencia lógica, otros matemática, otros física, otros biológica, otros psicológica, otros social y otros ética; mientras algunos mantenían que pertenecía en parte a una de estas ciencias y en parte a otra. Sin embargo, otros, como si la riqueza con la que están ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 15. 15 tratando no fuera material, y la población cuyas leyes discuten no estuviera formada por organismos vivos, la aíslan prácticamente de las ciencias relacionadas con la materia y con la vida.” Frederick Soddy, (1877-1956) químico inglés que obtuvo el Premio Nobel en 1921 cuando fue profesor en Oxford, el 10 y 17 de mayo de 1922, presentó dos conferencias que tituló: “Economía Cartesiana: La influencia de la ciencia física en la administración del Estado”, a un grupo de estudiantes de Economía del Birkbeck College y de la London School of Economics, expuso, en su conferencia, la tesis de que la Humanidad vive gracias al flujo originario de energía que el Sol emana diariamente. Esta energía, transformada por las plantas en energía vital, es la verdadera riqueza, regida inexorablemente por las leyes de la termodinámica, por lo cual, las leyes de la naturaleza humana, no deben ir en contraposición a las leyes de la naturaleza. Soddy también reconoció las estrechas conexiones entre Economía y consumo energético. Basó su crítica del moderno sistema industrial en el carácter disipador de éste, asentado en el consumo creciente de recursos naturales no renovables, lo que lo convierte en otro pionero en el campo que, posteriormente, se denominó Economía Ecológica. Comenzó su primera conferencia dando respuesta a su cuestionamiento: ¿Cómo vive la Humanidad?, o mejor, ¿gracias a qué vive la Humanidad? La Humanidad vive gracias al Sol, gracias a ese flujo originario de energía lumínica, que es transformado por las plantas en energía vital a través del maravilloso proceso de la fotosíntesis, con el propósito de satisfacer los requerimientos de la vida. Así, el punto de partida de la economía cartesiana es la energía, y sus leyes, la de la conservación y la de la transformación, conocidas también como la primera y segunda leyes de la termodinámica. Cabe anotar que Soddy hace una precisión al término energía, que debe ser entendido en el sentido científico más estricto. Es decir, como energía mecánica (cinética y potencial), algo diferente de energía mental que él considera como “la dirección y guía de la energía física. Por lo tanto, “si nos desconectáramos del Sol, el mundo quedaría sin vida, no sólo vida animada, sino también la mayor parte de la “vida” de la naturaleza inanimada”, comenta. Para mantener su proceso homeostático, o su combustión interna, el hombre requiere un consumo constante de energía. Precisamente, es este flujo de energía el que satisface los requerimientos de la vida gracias al proceso transformador de la energía lumínica en energía vital, el que produce la verdadera riqueza que no puede ser, por su naturaleza, ahorrada como un depósito o un fondo. Al contrario, debe ser consumida. El consumo implica dejar la energía, en estado no apto, para su posterior transformación, entendiendo la transformación como aquel proceso en el que tomada de la naturaleza, pasa a una forma en que los hombres puedan usar y asimilar, y así puede destinarse a dos usos: un uso vital o el “uso metabólico fundamental en el cuerpo para el proceso de la vida”xii y el uso laboral para “hacer el trabajo externo, que se hace mejor con energía inanimada”xiii. Al comienzo su uso vital se manifestó, de manera espontánea e intuitiva, mediante la experiencia de los primeros intentos y errores y por la supervivencia de los más aptos. Sin embargo, el uso laboral, siempre ha sido conscientemente dirigido a través de la utilización del ingreso de energía solar, eólica, la fuerza del agua y el combustible forestal para dar paso al uso del capital real, acumulado durante millones de años y ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 16. 16 que dio luz a la civilización capitalista, el carbón. Por lo cual, antes del siglo XIX, la Humanidad vivía de sus ingresos. Ahora, aumenta esos ingresos a costa del capital. -Cuatro Tesis Centrales Los pioneros que habían sentado las críticas a la Economía Estándar, con un enfoque ecológico, como se referenció anteriormente, venían, desde diferentes disciplinas, médicos, biólogos, químicos. No obstante, habrían de pasar, aproximadamente, cuarenta años para que, desde la propia Economía, se formularan las críticas en el mismo sentido. Surgen, sin previa concertación, cuatro tesis de economistas que constituyeron, sólo años más tarde, las bases teóricas para la creación de una Economía Ecológica, consciente de sí misma, que, como ya se indicó, se formaliza tras la reunión de economistas y ecologistas en 1987. Esto dio como resultado, la formación de la Sociedad Internacional de Economistas Ecológicos. Estos son: los alemanes, Sigfried Von Ciriacy-Wantrup y Karl William Kapp, el inglés Kenneth Ewart Boulding y por último, el rumano Nicolás Georgescu-Roegen considerado como el autor contemporáneo más importante de la Economía Ecológicaxiv. Sigfried Von Ciriacy-Wantrup (1906-1980), nació en Langenberg, Alemania; hizo el trabajo de pregrado en la Universidad de Berlín como economista. En su libro publicado en 1952, “Conservación de los Recursos: Economía y Política” expuso su tesis acerca de cómo la economía de la conservación intenta comprender la distribución del uso de los recursos, en el transcurso del tiempo en función de las relaciones entre el conocimiento tecnológico, la motivación individual y las instituciones sociales; enlazar las fuerzas económicas que afectan los cambios en esta distribución, y revisar los criterios que norman la elección de la distribución, que se considera "mejor", lo mismo desde el punto de vista individual que desde el social. Su principal contribución a la Economía Ecológica fue el concepto del estándar mínimo de seguridad, en adelante –EMS-. Reconoce la existencia de un nivel crítico de algunos bienes naturales, por debajo del cual puede afectarse la sostenibilidad del sistema. Se debe actuar para mantener este nivel, siempre que esto no sea inaceptablemente costoso desde un punto de vista social. Para Ciriacy-Wantrup los términos “política” y “conservación” pueden tener varios significados. Sin embargo, designa al primero, como “sólo acciones del público organizado, ya sea una nación, un Estado, un condado, una ciudad o un distrito público” Es importante anotar que política, en el texto, se refiere exclusivamente a la política pública. Respecto al término conservación, se encuentra ligado a un aspecto particular del uso: su distribución intertemporal, que implica tiempo del uso, de otra manera, conservación y agotamiento se definen en términos de cambios en la distribución intertemporal del uso; mientras conservación es la redistribución, mirando hacia el futuro, en el agotamiento la mirada está en el presente. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 17. 17 El término conservación viene siendo utilizado, desde 1907, cuando un movimiento popular en Estados Unidos, lo adoptó con el propósito de interesar a esta nación en el problema, cada vez más agudo de los recursos. Hasta ese momento, los términos utilizados para referirse a los recursos eran “preservación”, “protección” y “restauración”; desde su adopción, el término se ha asociado, no sólo con los recursos que pueden mantenerse sin disminución a pesar del uso, recursos renovables, sino también con aquellos que, necesariamente, se agotan mediante el uso. Es decir, recursos agotables o fungibles. Karl William Kapp (1910-1976), nacido en Königsberg alemana y prusiana, actualmente Kaliningrado en Rusia, plantea en su libro, cuya primera publicación se llevó a cabo en 1952, que su propósito fundamental es “demostrar que los gastos empresariales no reflejan la parte importante de los costes sociales de la producción y, por tanto, no pueden ser aceptados, como medida de los costes totales.” Su tesis principal, resalta las múltiples fuentes de disipación social, inducidas por el funcionamiento de la economía capitalista y la acción empresarial, que abarca, desde los costes de la contaminación del aire y del agua, la explotación intensiva de los recursos, hasta la investigación de los daños provocados por el hombre tales como: enfermedades profesionales, desgracias, explotación de la mano de obra femenina y de menores. Kapp hace referencia al concepto de estándares mínimos de seguridad de conservación planteado por Ciriacy-Wantrup. El aporte, que convierte su tesis en una idea central para la Economía Ecológica, hace referencia a que la política económica debe ser guiada por un concepto esencial de racionalidad, que se basa en una directa valoración social de las necesidades fundamentales del hombre y de su relativa importancia, así como sobre la posibilidad de limitar, ampliamente, el número de objetivos o de dejar de perseguir los menos esenciales, entre los cuales, debe incluirse la producción de bienes de lujo, la realización de costosos programas especiales y de sistemas ofensivos y defensivos nucleares, cuya relativa importancia, nunca ha sido valorada ni comparada, con la necesidad social de salvaguardar el equilibrio dinámico del medio ambiente. El planteamiento de Kapp se inicia con la definición de la expresión “costes sociales”, como aquella que abarca todas las pérdidas, directas o indirectas, soportadas por terceras personas o por el público en general, como resultado del desarrollo ilimitado de actividades económicas. Estas pérdidas sociales de diversos tipos, pueden tomar la forma de daños a la salud humana. Pueden hallar su expresión en la destrucción total o deterioración de los valores a la propiedad y en el agotamiento prematuro de los recursos naturales, e incluso pueden tomar la forma de daños a valores menos tangibles”. De otra manera, “el término costes sociales abarca todas aquellas consecuencias negativas y daños que, como resultado de las actividades productivas, gravan a otras personas o a la comunidad y de las que los empresarios privados no se consideran responsables” .Kenneth Ewarth Boulding (1910-1993), economista inglés, nominado en varias oportunidades al Premio ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 18. 18 Nobel de la Paz, obtuvo treinta y tres títulos de Doctor Honoris Causa, centró su esfuerzo en examinar las consecuencias ecológicas, morales y sociales del crecimiento económico. Igualmente analizó, desde la perspectiva económica, los conflictos bélicos en un intento por demostrar que no responden a eventos aleatorios e incomprensibles, sino que su entendimiento puede racionalizarse y usarse como instrumento de control sobre los mismos. Luego de trasegar, por los caminos de la economía ortodoxa, escribió en 1966, época de cambios y transformaciones en la sociedad mundial, el ensayo titulado: “La economía de la nave espacial llamada Tierra”, en el cual formula cómo el sistema Tierra se ha convertido en un solo vehículo espacial, sin reservas ilimitadas de nada, ya sea para la extracción o la contaminación, donde el hombre deberá encontrar su lugar en un sistema ecológico cíclico. En su tesis, Boulding analiza la relación entre el proceso económico y el medio ambiente, utilizando algunos principios de la Física, en especial la Ley de la Entropía, para entender dichas relaciones. No obstante, la importancia de su tesis, para la Economía Ecológica, reside en la analogía que hizo del planeta Tierra con una nave espacial donde los recursos son finitos, regidos por las leyes de la naturaleza. Desde la antigüedad, la idea de frontera ha estado incrustada en la mente del hombre. Aunque las primeras generaciones, concebían la tierra en un plano ilimitable, siempre que surgió la necesidad de abandonar su territorio a causa de las condiciones sociales o bien, por un deterioro ambiental, hubo un lugar más allá que habitar. Es la frontera por ello una noción tan arraigada en la mente del ser humano. Con los descubrimientos científicos, en el siglo XV y XVI y la navegación, la idea de la tierra, como una esfera, es ampliamente aceptada por todos, se pasa del mapa de proyección de Mercator, como el mapa del plano ilimitable al de la esfera azul, esta transición de una esfera del plano ilimitado al de la esfera de la actividad privada del hombre supone una serie de cambios en lo político, moral y psicológico que aún están por presentarse. La economía abierta, o del plano ilimitado, es llamada “economía vaquero”, por la similitud en el comportamiento: el vaquero se reconoce por ser un viajero de llanuras ilimitables, relacionado con explotación, temerario, romántico, y con comportamiento violento. En esta economía, el aumento de los factores de producción y el consumo son elementos esenciales para determinar su éxito, que es cuantificado en el Producto Nacional Bruto (PNB); no obstante, en esta medición no se refleja la proporción inherente a los recursos renovables y a los reproducibles, así como la parte del consumo que representa efluentes o emanaciones, ni cuáles representan una entrada nuevamente al sistema productivo, aunque pone de manifiesto que éste no es el objetivo del ensayo, llama la atención sobre lo interesante de una posible desagregación del PNB. En contravía, la economía cerrada, o de la esfera azul, es llamada la “economía del astronauta”, donde hay límites a las reservas de recursos, y en la cual el hombre debe encontrar su lugar en ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 19. 19 el ciclo del sistema ecológico; el consumo y la producción son vistos, como aquellos procesos de transformación que deben minimizarse al máximo, y para los cuales toda mejora tecnológica, que apunte a este propósito, siempre será plausible y vista como ganancia. Si bien, la satisfacción humana puede ser analizada en dos direcciones, el bienestar humano y el bien-estar involucra ambos conceptos; para Boulding la cuestión es más de fondo, y plantea que no sólo queremos estar bien alimentados, para cumplir con el requerimiento de la homeostasis. También queremos encontrar variedad; así, no pretende el hombre mantener un estado constante. En cambio, quiere fluctuaciones en ese estado; de lo contrario, no existiría variedad de ofertas en la alimentación, en los viajes, en los contactos sociales; y es esta demanda de variedad una cuestión mucho más interesante, la cual conlleva, en sí misma, un alto costo que, en ocasiones, puede ser intolerable o ilegítimo. En consecuencia, es un problema que la Economía como profesión no debería abandonar, por ejemplo el caso de los esposos, donde el mantenimiento de la relación limita la posibilidad de variedad que tienen los solteros. Nicolás Georgescu-Roegen (1906-1994) fue un matemático rumano, estadístico de las Universidades de Bucarest y Sorbona, respectivamente y economista de la Universidad de Harvard, como alumno de Schumpeter. En 1971 fue laureado con "Distinguished fellow of the American Economic Association". Se dice que su carrera profesional se divide en dos etapas: la primera, su etapa de ciencia normal, donde contribuyó, a través de sus trabajos, a cubrir algunas lagunas de la teoría económica convencional y una segunda etapa, conocida como la etapa de "ciencia revolucionaria", que comienza con la introducción a Analytical Economics, fechada en 1964, y que continúa con el clásico "La Ley de la Entropía y el Proceso Económico". La tesis que Georgescu-Roegen se propone argumentar en su libro y que, es su mayor aportación a la naciente teoría económica, la Economía Ecológica, muestra que la esencia básica del proceso económico es entrópica, y que la Ley de la Entropía rige en grado sumo, este proceso y su evolución. Según Georgescu-Roegen el proceso económico está gobernado por las leyes de la entropía, como un proceso irreversible que transforma materia y energía (con baja entropía) en residuos (de alta entropía). De otro lado, el carácter entrópico de los procesos económicos es la raíz de la escasez, pues la materia y la energía son escasas, en la medida en que los recursos accesibles son limitados. La obra de Georgescu-Roegen no resulta fácil de leer. Carpintero plantea que la dificultad radica, en que los economistas carecen de conocimientos de termodinámica, así como, los biólogos, los físicos y los ecólogos temen pisar terrenos que incluyan asuntos humanos. No obstante, “La Ley de la Entropía y el Proceso Económico” es considerada como la obra que afirma una escuela de la Economía Ecológica, o que pone los cimientos para la construcción teórica de la naciente ciencia. Los factores de producción que se toman en cuenta, en el proceso productivo, son aquellos agentes que transforman los flujos de entrada en flujos de salida y se conciben como agentes ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 20. 20 de rendimiento constante. Para Georgescu-Roegen, estos factores son elementos fondo que exigen una duración, y se encuentran limitados por una estructura física y que, además, prestan un servicio. En consecuencia, entre los elementos fondo encontramos la tierra (L), el capital (K) y el trabajo, que coinciden con los factores de producción de la teoría clásica. Es de anotar que para propósito del análisis, el capital permanece constante en términos físicos, gracias al mantenimiento que se les aplica a través de aceites, lubricantes, pintura, etc. algo que Marx fue el primero en proponer. Los flujos, en cambio son considerados como aquellas entradas o salidas del proceso, transformadas por los elementos fondo. Georgescu-Roegen afirma que el flujo es un stock, extendido a lo largo de un intervalo temporal, contrario al que puede acumularse en un stock. Este concepto representa necesariamente un aumento o una reducción en un stock de la misma sustancia. Como elementos flujo se destacan: (R) recursos naturales –energía solar, la lluvia, productos químicos naturales del aire y la tierra, el carbón, etc.- (I) los productos intermedios o flujos corrientes de entrada, que ya han sufrido un proceso productivo- , (P) productos o flujos de salida de productos, y por último (W) gasto o el flujo de salida de desechos. El proceso analítico tiene dos componentes que lo delimitan. El límite espacial o la frontera que permite determinar qué flujos se encuentran inmersos en el proceso y el límite temporal, que hace referencia a la duración del proceso desde donde comienza el proceso y donde finaliza el proceso. Por lo cual, todo proceso indica un punto en el espacio-tiempo. Evidentemente, el proceso económico es entrópico en el sentido físico de transformar materia o energía, de baja entropía, en alta entropía, y sólo puede obtener trabajo de una fuente que conlleve una diferencia de temperatura de potencial eléctrico o químico. La diferenciación, entre el proceso físico natural y el proceso económico en términos entrópicos, reside en el hecho de que el primero es un proceso automático, mientras el segundo está conscientemente, dirigido por la actividad humana. En este sentido, debe guiarse hacia la búsqueda de la satisfacción de vivir. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 21. 21 CAPÍTULO II MARCO JURÍDICO Instrumentos Jurídicos De La Gestión Ambiental Legislación Peruana sobre Medio Ambiente “Con anterioridad a la Constitución Política de 1979 se carecía de una base jurídica fundamental en relación con el medioambiente, no obstante que desde tiempo atrás el país estaba comprometido con diversos instrumentos jurídicos internacionales que directa o indirectamente concernían a los asuntos ambientales y de los recursos naturales”. Es el caso de determinados Convenios Internacionales como la Convención para la protección de la Flora, de la Fauna y de las Bellezas Escénicas de los Países de América (Washington, 1940) o de la Convención sobre Comercio Internacional de especies amenazadas de Fauna y Flora Silvestre, CITES (Washington, 1973). La Constitución de 1979, en el Título III “Del Régimen Económico” el Capítulo VII se dedica a los Recursos Naturales que declara “patrimonio de la Nación” y que pertenecen al Estado” el que los “evalúa”, “preserva”, “fomenta su racional aprovechamiento” “promueve su industrialización para impulsar su desarrollo económico”. ”Se inaugura así un nuevo género de bienes que va más allá de la versión de derecho público estatal cuasi patrimonial de los bienes comunes. En la enumeración que hace de los recursos naturales con carácter enunciativo menciona las tierras, bosques y aguas, que son bienes objeto de la actividad agraria.” En la citada Constitución se han incluido mandatos muy específicos sobre el uso sostenido de los recursos naturales, la protección del medio ambiente, el desarrollo de la Amazonía, el derecho a vivir en un ambiente sano, el desarrollo integral de los grupos originarios de los Andes y de la Amazonía principalmente. En este sentido, la Carta Política de 1979 declaraba en su art. 123° “que todos tienen derecho de habitar en un ambiente saludable, ecológicamente equilibrado y adecuado para el desarrollo de la vida y la preservación del paisaje y de la naturaleza. Es obligación el Estado prevenir y controlar la contaminación ambiental. Del mismo modo, el artículo 11 º y el 120 º precisan “que el Estado evalúa y preserva los recursos naturales. Asimismo fomenta su racional aprovechamiento...El Estado impulsa el desarrollo de la Amazonía, le otorga regímenes especiales cuando así lo requiere...” La Constitución Política de 1993.- El Congreso Constituyente Democrático aprobó cuatro artículos referidos al Ambiente, y los Recursos Naturales. Es indudable que la Constitución de ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 22. 22 1993 distingue el derecho humano de toda persona “a gozar de un ambiente equilibrado y adecuado al desarrollo de su vida”, que consagra como un derecho fundamental en su Art. 2°, inciso 22. “De este modo nuestra Constitución vigente se acerca a la Carta de Paris de 24 de noviembre de 1990, que ha incluido dentro del elenco de derechos fundamentales “el uso eficiente de los recursos naturales” y la “preservación del medio”. En el Título III, “Del Régimen Económico”, en el Capítulo II “Del Ambiente y los Recursos Naturales”, declara que son patrimonio de la Nación y que el Estado es soberano en su aprovechamiento y regula su uso económico (Art. 66° primer acápite). El art. 66° a continuación establece que “por ley orgánica se fijan las condiciones en utilización y de su otorgamiento a particulares. La concesión otorga a su titular un derecho real, sujeto a dicha norma legal.” “Está demás subrayar dice Guillermo Figallo que tales condiciones no podrán ser otras que las aconsejadas por el bien común, de conformidad con lo señalado por el artículo 70° de la misma Carta Fundamental, como límite del ejercicio del derecho de propiedad y, por ende, de los demás derechos reales, que es más amplio que el interés social a que se refería la Constitución de 1979.” A continuación, señala la Constitución el uso sostenible de los recursos naturales y que el Estado determina una simple política de promoción, aunque establece enseguida que el Estado determina la política nacional del medio ambiente, lo que significa que ésta es una atribución de Derecho público, indeclinable e indelegable, que debe ser ejercida por sus propios órganos. En el artículo 68° precisa que el Estado está obligado a promover la conservación de la diversidad biológica y de las áreas naturales protegidas. Por último el artículo 69° enfatiza la promoción del desarrollo sostenible de la Amazonía. La incorporación en la Constitución Política de 1993, de los derechos de tercera generación, de un medio ambiente sano con desarrollo sostenible, es compatible con la Declaración de Río del año 1992. Código del Medio Ambiente.- El Derecho Humano al Ambiente siguió un proceso de formación y evolución histórica hasta alcanzar su reconocimiento formal en la conferencia de Estocolmo del 5 de junio de 1972 que además estableció las bases germinales del Derecho Ambiental Internacional, institucionalizó la preocupación internacional universal por la problemática ambiental a partir de declaración en casi todas las constituciones del mundo promulgadas o reformadas después de 1972. El Perú incorpora el Derecho humano ambiental en la legislación propiamente ambiental, como es el Art. 1 del Título Preliminar del vigente Código del Medio Ambiente y los Recursos Naturales de 1990, y el Inc. 22 del Art. 2 de la Constitución de 1993. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 23. 23 El Derecho Humano Ambiental “es uno de los derechos fundamentales que tiene el hombre para el disfrute de condiciones de vida y satisfacer las necesidades y aspiraciones de las presentes y futuras generaciones.” El Código del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales fue promulgado el 7 de setiembre de 1990, señala que el patrimonio natural de la Nación está constituido por la diversidad ecológica, biológica y genética que alberga su territorio, cuyas manifestaciones principales son los ecosistemas, los procesos naturales, las especies de flora y fauna, las especies domésticas nativas, los paisajes y sus interrelaciones. El objetivo de este Código es delinear los principios básicos que rigen los aspectos concernientes al patrimonio natural del país, la diversidad biológica, el germoplasma, las áreas protegidas y las actividades extractivas. Igualmente introduce la obligatoriedad de los estudios de impacto ambiental (EIA) previos a los grandes proyectos de desarrollo a fin de mitigar los impactos ambientales negativos. Código Penal El actual Código Penal, aprobado con Decreto Legislativo Nº 635, regula en el Titulo XIII, Capítulo Único “Delitos contra el Medio Ambiente y los Recursos Naturales.” El referido Código tipifica los delitos ambientales como: los de contaminación y sus formas agravadas (Arts. 304 y 305); responsabilidad de funcionarios públicos por el otorgamiento ilegal de licencias (Art. 306); desechos industriales o domésticos (Art. 307); afectación de flora y fauna legalmente protegida (Art. 308); extracción de especies acuáticas prohibidas (Art. 309); depredación de bosques u otras formaciones vegetales protegidas (Art. 310); uso indebido de tierras agrícolas (Art. 311); autorización ilícita de habilitación urbana (Art.312); alteración el ambiente y del paisaje (Art. 313); además de una disposiciones sobre medidas cautelares (Art. 314). La Ley Nº 26631 crea un requisito para la formalización de la denuncia por los citados delitos, precisa que se “requerirá de las entidades sectoriales competentes opinión fundamentada por escrito sobre si se ha infringido la legislación ambiental. El informe será evacuado dentro de un plazo no mayor a 30 días. Si resultara competente en un mismo caso más de una entidad sectorial y hubiere discrepancias entre los dictámenes por ellas evacuado, se requerirá opinión dirimente y en última instancia administrativa al Consejo Nacional del Ambiente. El Fiscal deberá evaluar los informes de las autoridades sectoriales competentes o del Consejo Nacional de Ambiente según fuera el caso. Dichos informes deberán igualmente ser examinados por el juez o el tribunal al momento de expedir resolución. “Asimismo, establece que en los casos en que el inversionista dueño o titular de una actividad productiva contare con programas específicos de adecuación y manejo ambiental – PAMA- , esté poniendo en marcha dichos programas o ejecutándoles, o cuente con estudio de impacto ambiental, sólo se podrá dar inicio a la acción penal por los delitos tipificados en el Título XIII del Libro Segundo del Código Penal si se hubiere infringido la legislación ambiental por no ejecución de las pautas contenidas en dichos programas o estudio según corresponda.” Dicha norma impide que las denuncias ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 24. 24 prosperen porque muchas veces la población no cuenta con la oportuna intervención de los organismos sectoriales que provean el informe requerido. Ley sobre la Conservación y Aprovechamiento sostenible de la diversidad biológica Ley N° 26839 Dispone la protección jurídica de la diversidad biológica: ecosistemas, genes, recursos fito y zoogenéticos, Biotecnología. El Estado promueve la conservación in situ de la diversidad biológica, tales como la declaración de Áreas Naturales Protegidas, el manejo regulado de otros ecosistemas naturales, para garantizar la conservación de ecosistemas, especies y genes en su lugar de origen y promover su utilización sostenible. Se reconoce la importancia y el valor de los conocimientos, innovaciones y prácticas de las comunidades campesinas y nativas, para la utilización sostenible de la diversidad biológica. Se declara de prioridad e interés nacional la investigación científica sobre: a) Conocimientos de las especies de flora, fauna, microorganismos y ecosistemas mediante la realización de inventarios, estudios biológicos y de seguimiento ambiental. b) Manejo y conservación de los ecosistemas y especies silvestres de importancia económica, científica, social o cultural. c) Conocimiento, conservación y aplicación industrial y medicinal de los recursos genéticos mediante la biotecnología tradicional y moderna. d) Utilización diversificada de los recursos de la diversidad biológica más abundantes y sustitución de los más escasos. e) Conservación y manejo sostenible de los ecosistemas, en particular de los bosques las tierras frágiles, tierras áridas y semiáridas y los humedales. f) Restauración de las zonas degradadas. g) Desarrollo de tecnología apropiada y el uso complementario de tecnologías tradicionales con tecnologías modernas. Señala asimismo que el Estado es parte y participa en el acceso de los recursos genéticos y que por norma legal expresa se establece el procedimiento de acceso a los recursos genéticos o sus productos derivados. No se ha formulado el reglamento de recursos genéticos. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 25. 25 Ley Orgánica para el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales.- Ley N° 26821 La referida ley tiene como objeto promover y regular el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, renovables y no renovables, estableciendo un marco para el fomento a la inversión, puntualizando que la misma promueve “un equilibrio dinámico entre el crecimiento económico, la conservación de los recursos naturales y del ambiente y del desarrollo integral de la persona humana”. En él se define el concepto de recursos naturales como “todo componente de la naturaleza, susceptible de ser aprovechado por el ser humano para la satisfacción de sus necesidades y que tenga un valor actual o potencial en el mercado tales como: a) Las aguas: superficiales y subterráneas; b) el suelo, subsuelo y las tierras por su capacidad de uso mayor: agrícolas, pecuarias, forestales y de protección; c) la diversidad biológica: como especies de flora, de la fauna y de los microorganismos o protistos; los recursos genéticos, y los ecosistemas que dan soporte a la vida; d) los recursos hidrocarburíferos, hidroenergéticos, eólicos, solares, geotérmicos y similares; e) la atmósfera y el espectro radioeléctrico; f) los minerales g) los demás considerados como tales. En esta norma se establece textualmente que los recursos naturales mantenidos en su fuente, sean estos renovables o no renovables, son Patrimonio de la Nación. Los frutos y productos de los recursos naturales, obtenidos en la forma establecida en la citada ley son del dominio de los titulares de los derechos concedidos sobre ellos. En concordancia con lo dispuesto en el Código de Medio Ambiente y la Agenda 21, se establece la Participación Ciudadana, precisando que los ciudadanos tienen derecho a ser informados y a participar en la definición y adopción de políticas relacionadas con la conservación y uso sostenible de los recursos naturales. Se les reconoce el derecho de formular peticiones y promover iniciativas de carácter individual o colectivo ante las autoridades competentes. Se fijan límites al otorgamiento y aprovechamiento sostenible de los recursos naturales. Fijándose la responsabilidad del Estado para promover el aprovechamiento sostenible de los ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 26. 26 recursos naturales, las políticas del desarrollo sostenible, la generación de la infraestructura de apoyo a la producción, fomento del conocimiento científico y tecnológico, la libre iniciativa y la innovación productiva. Otro punto importante es el tema del inventario y valorización de los recursos naturales y de los servicios ambientales, sin embargo no define no define cual será la entidad responsable de dicha función. Para nosotros debería ser el CONAM. Asimismo, establece que la obligación del Estado es de fomentar la conservación de áreas naturales que cuentan con importante diversidad biológica y otros componentes del patrimonio de la Nación, en forma de Áreas Naturales protegidas. El presente dispositivo precisa que los miembros de las comunidades campesinas y nativas, pueden beneficiarse, gratuitamente y sin exclusividad, de los recursos naturales de libre acceso del entorno adyacente a sus tierras, para satisfacer sus necesidades de subsistencia y usos rituales, siempre que no existan derechos exclusivos o excluyentes de terceros o reserva del Estado. El citado decreto ley precisa que los derechos para el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales se otorgan a los particulares mediante las modalidades que establecen las leyes especiales para cada recurso natural. En cualquiera de los casos, el Estado conserva el dominio sobre éstos, así como sobre los frutos y productos en tanto ellos no hayan sido concedido por algún título a los particulares. Pone énfasis al aprovechamiento sostenible de los recursos naturales: el manejo racional teniendo en cuenta su capacidad de renovación, evitando su sobreexplotación y reponiéndolos cualitativa y cuantitativamente. Igualmente precisa las condiciones del aprovechamiento sostenible: a) Utilizar el recurso natural, de acuerdo al título del derecho, para los fines que fueron otorgados, garantizando el mantenimiento de los procesos ecológicos esenciales. b) Cumplir con las obligaciones dispuestas por la legislación especial correspondiente. c) Cumplir con los procedimientos de Evaluación de Impacto Ambiental y los Planes de Manejo de los recursos naturales establecidos por la legislación sobre la materia. d) Cumplir con la retribución económica correspondiente de acuerdo a las modalidades establecidas en las leyes especiales. e) Mantener al día el derecho de vigencia, definido de acuerdo a las normas legales pertinentes ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 27. 27 Ley de Áreas Naturales Protegidas Ley Nº 26834 La citada ley define como Áreas Naturales Protegidas a los espacios continentales y/o marinos de los territorios nacionales expresamente reconocidos y declarados como tales, incluyendo sus categorías y zonificaciones, para conservar la diversidad biológica y demás valores asociados de interés cultural, paisajístico y científico, así como su contribución al desarrollo sostenible del país. Las Áreas Naturales Protegidas constituyen Patrimonio de la Nación. Su condición natural debe ser mantenida a perpetuidad pudiendo permitirse el uso regulado del área y el aprovechamiento de recursos, o determinarse la restricción de los usos directos. La protección de las Áreas Naturales Protegidas tiene como objetivos: a) Asegurar la continuidad de los procesos ecológicos y evolutivos, dentro de áreas suficientemente extensas y representativas de cada una de las unidades ecológicas del país. b) Mantener muestras de los distintos tipos de comunidad natural, pasajes y formas fisiográficas, en especial de aquellos que representan la diversidad única y distintiva del país. c) Evitar la extinción de especies de flora y fauna silvestre, en especial de aquellos de distribución restringida o amenazadas. d) Evitar la pérdida de la diversidad genética e) Mantener y manejar los recursos de la flora silvestre, de modo que aseguren una producción estable y sostenible. f) Mantener y manejar los recursos de la fauna silvestre, incluidos los recursos hidrobiológicos, para la producción de alimentos y como base de actividades económicas, incluyendo las recreativas y deportivas. g) Mantener la base de recursos, incluyendo los genéticos, que permita desarrollar opciones para mejorar los sistemas productivos, encontrar adaptaciones frente a eventuales cambios climáticos perniciosos y servir de sustento para investigaciones científicas, tecnológicas e industriales. h) Mantener y manejar las condiciones funcionales de las cuencas hidrográficas de modo que se aseguren la captación, flujo y calidad del agua, y se controle la erosión y sedimentación. i) Proporcionar medios y oportunidades para actividades educativas, así como para el desarrollo de la investigación científica. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 28. 28 j) Proporcionar oportunidades para el monitoreo del estado del medio ambiente. k) Proporcionar oportunidades para la recreación y el esparcimiento al aire libre, así como para un desarrollo turístico basado en las características naturales y culturales del país. l) Mantener el entorno natural de los recursos culturales arqueológicos e históricos ubicados en su interior. m) Restaurar ecosistemas deteriorados. n) Conservar la identidad natural y cultural asociada existente en dichas áreas. El Estado reconoce y promueve la participación privada en la gestión de las Áreas Naturales Protegidas. Este aspecto, debe ser cuidadosamente estudiado a fin de evitar la depredación. No se explica porque el Estado permite la promoción privada en las Áreas Naturales Protegidas. Se da una contradicción. Las formas que permite son las de: a) Contratos de Administración del Área. b) Concesiones para la prestación de servicios económicos dentro del área. c) Contratos para el aprovechamiento de recursos del Sector. d) Convenios para la ejecución de proyectos o programas de investigación y/o conservación. e) Autorizaciones y permisos para el desarrollo de actividades menores. f) Otras modalidades que se establezcan en la legislación. Según el Art. 21 de la presente ley, las Áreas Naturales Protegidas pueden ser: 1. Áreas de Uso Indirecto. Son aquellas que permiten la investigación científica no manipulativa, la recreación y el turismo, en zonas apropiadamente designadas y manejadas para ello. En estas áreas no se permite la extracción de recursos naturales, así como modificaciones y transformaciones del ambiente natural. 2. Son áreas de uso indirecto los Parques Nacionales, Santuarios Nacionales y Santuarios Históricos. 3. Áreas de Uso directo. Son aquellas que permiten el aprovechamiento o extracción de recursos, prioritariamente por las poblaciones locales, en aquellas zonas y lugares y para aquellos recursos, definidos por el plan de manejo del área. Otros usos y ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 29. 29 actividades que se desarrollen deberán ser compatibles con los objetivos del área. Son áreas de uso directo las Reservas Nacionales, Reservas Paisajísticas, Refugios de Vida Silvestre, Reservas Comunales, Bosques de Protección, Cotos de Caza y Áreas de Conservación Regionales. Posteriormente define las categorías del Sistema de Áreas Naturales Protegidas: a) Parque Nacionales, son áreas que constituyen muestras representativas de la diversidad natural del país y de sus grandes unidades ecológicas. En ellos se protege con carácter intangible la integridad ecológica de uno o más ecosistemas, las asociaciones de la flora y fauna silvestre y los procesos sucesiones y evolutivos, así como otras características, paisajísticas y culturales que resulten asociadas. b) Santuarios Nacionales: áreas donde se protege con carácter intangible el hábitat de una especie o una comunidad de la flora y fauna, así como las formaciones naturales de interés científico y paisajístico. c) Santuarios Históricos: áreas que protegen con carácter de intangible espacios que contienen valores naturales relevantes y constituyen el entorno de sitios de especial significación nacional, por contener muestras del patrimonio monumental y arqueológico o por ser lugares donde se desarrollaron hechos sobresalientes de la historia del país. d) Reservas Paisajísticas: áreas donde se protege ambientes cuya integridad geográfica muestra una armoniosa relación entre el hombre y la naturaleza, albergando importantes valores naturales, estéticos y culturales. e) Refugios de Vida Silvestre: áreas que requieren intervención activa con fines de manejo, para garantizar el mantenimiento del hábitat, así como para satisfacer las necesidades de particulares de determinadas especies, como sitios de reproducción y otros sitios críticos para recuperar o mantener las poblaciones de tales especies. f) Reservas Nacionales: áreas destinadas a la conservación de la diversidad biológica y la utilización sostenible de los recursos de flora y fauna silvestre, acuática o terrestre. En ellas se permite el aprovechamiento comercial de los recursos naturales bajo planes de manejo aprobados, supervisados, y controlados por la autoridad nacional competente. g) Reservas Comunales: áreas destinadas a la conservación de la flora y fauna silvestre, en beneficio de las poblaciones rurales vecinas. El uso y comercialización de recursos se hará bajo planes de manejo, aprobados y supervisados por la autoridad y conducidos por los mismos beneficiarios .Pueden ser establecidas sobre suelos de capacidad de uso mayor agrícola, pecuario, forestal o de protección y sobre humedales. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 30. 30 h) Bosques de Protección: áreas que se establecen con el objeto de garantizar la protección de las cuencas altas o colectoras, las riberas de los ríos y de otros cursos de agua y en general, para proteger contra la erosión a las tierras frágiles que así lo requieran. En ellos se permite el uso de recursos y el desarrollo de aquellas actividades que no pongan en riesgo la cobertura vegetal del área. i) Cotos de Caza: áreas destinadas al aprovechamiento de la fauna silvestre a través de la práctica regulada de la caza deportiva. Ley Forestal y de Fauna Silvestre.-Ley Nº 27308 Deroga el Decreto Ley Nº 21147., incluye el principio del desarrollo sostenible y el conservacionista así como el manejo responsable de las cuencas, bosques y fauna silvestre así como realiza acciones de prevención y recuperación ambiental. Establece las siguientes definiciones: a) Recursos Forestales los bosques naturales, plantaciones forestales y las tierras cuya capacidad de uso mayor sea de producción y protección forestal y los demás componentes silvestres de la flora terrestre y acuática emergente, cualquiera que sea su ubicación en el territorio nacional. b) Recursos de Fauna Silvestre las especies animales no domesticadas que viven libremente y los ejemplares de especies domesticadas que por abandono u otras causas se asimilen en su hábitos a la vida silvestre, excepto las especies diferentes a los anfibios que nacen en las aguas marinas y continentales que se rigen por sus propias leyes. c) Servicios Ambientales del bosque son lo que tienen por objeto la protección del suelo, regulación del agua, conservación de ecosistemas y de la belleza escénica, absorción de dióxido de carbono y en general el mantenimiento de los procesos ecológicos esenciales. Según la presente ley el Ministerio de Agricultura aprueba el Plan Nacional de Desarrollo Forestal; el Plan Nacional de Prevención y Control de la Deforestación, el Plan Nacional de Reforestación y el Sistema Nacional de Prevención y Control de Incendios Forestales y el ordenamiento del uso de la tierra a propuesta del INRENA. La Ley Forestal y de Fauna Silvestre crea el Consejo Nacional Consultivo de Política Forestal (CONAFOR) como organismo del más alto nivel de consulta de Política Forestal. El Organismo Supervisor de los Recursos Forestales Maderables (OSINFOR) perteneciente a la Presidencia del Consejo de Ministros, con autonomía funcional técnica y administrativa con la finalidad de supervisar y controlar el cumplimento de los contratos de concesión forestal a través de personas jurídicas especializadas; la supervisión se realiza cada cinco años de acuerdo a los respectivos contratos de concesión; aplica las sanciones que correspondan según el reglamento ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 31. 31 y lleva un registro de personas jurídicas acreditadas para realizar la supervisión o certificación voluntaria. Esta medida se adoptó a raíz de que la Contraloría General de la Republica detecto contratos de concesión para extraer arboles maderables prescindiendo de las normas preestablecidas, así como otorgarse entre familiares dichos beneficios. Define el Patrimonio Forestal Nacional y de Fauna Silvestre señalando que los mantenidos en su fuente y las tierras del Estado cuya capacidad de uso mayo es forestal, con bosques o sin ellos, integran el Patrimonio Forestal Nacional. No pueden ser utilizados con fines agropecuarios u otras actividades que afecten la cobertura vegetal, el uso sostenible y la conservación del recurso forestal, cualquiera sea su ubicación en el territorio nacional, salvo en los casos que señale la Ley y su Reglamento. El Ordenamiento de la Superficie forestal del país dentro del Patrimonio Nacional comprende: 1. Bosques de Producción. Son superficies boscosas que por sus características bióticas y abióticas son aptas para la producción permanente y sostenible de madera y otros servicios forestales. Se subdividen en: a) Bosques de Producción Permanente. b) Bosques de Producción en Reserva. 2. Bosques para aprovechamiento futuro. Son superficies que por sus características bióticas y abióticas se encuentran en proceso de desarrollo para ser puestas en producción permanente de madera y otros servicios forestales. Se subdividen en: a) Plantaciones forestales b) Bosques secundarios c) Áreas de recuperación forestal 3. Bosques en tierras de protección. Son superficies que por sus características Bióticas y abióticas sirven fundamentalmente para preservar los suelos, mantener el equilibrio hídrico, conservar y proteger los bosques ribereños orientados al manejo de cuencas para proteger la diversidad biológica y la conservación del ambiente. Dentro de estas áreas se ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 32. 32 promueven los usos indirectos como: el ecoturismo, la recuperación de la flora y fauna silvestre en vías de extinción y el aprovechamiento de productos no maderables. 4. Áreas Naturales Protegidas. Se consideran áreas naturales protegidas las superficies necesarias para la conservación de la diversidad biológica y demás valores asociados de interés ambiental, cultural, paisajístico y científico, de conformidad con lo establecido en la Ley Nº 26834. 5. Bosques en Comunidades Nativas y Campesina. Son aquellas que se encuentran dentro del territorio de dichas comunidades con la garantía que les reconoce el Artículo 89 de la Constitución Política del Perú. 6. Bosques Locales. Son los que otorga el INRENA de acuerdo al reglamento que aún no se ha aprobado mediante autorizaciones y permisos a las poblaciones rurales y centros poblados para el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales. Señala como manejo forestal las actividades de caracterización, evaluación, planificación, aprovechamiento, regeneración, reposición, protección y control del bosque conducentes a asegurar la producción sostenible y la conservación de la diversidad biológica y el ambiente. . El plan de manejo debe incluir la ubicación de los arboles a extraerse determinados a través de sistema de alta precisión con instrumentos conocidos como Sistema de Posición Global (SPG) u otros similares; siendo también parte integrante de este plan de Estudio el Impacto Ambiental. En esta materia se debe disponer que el inicio de las actividades de extracción forestal por los contratistas se efectué una vez culminado los procesos de evaluación y aprobación correspondiente, que comprende principalmente la revisión del expediente técnico, inspección física a la zona solicitada, verificación del cumplimiento de normas legales sobre la materia en las propuestas presentadas. Se debe propiciar la elaboración de una Directiva respecto a la elaboración de propuestas técnicas para la solicitud de contratos y permisos de extracción forestal, la participación de ingenieros forestales, inscritos en un Registro de Ingenieros Forestales. Asimismo, se deberá elaborar un Manual de Procedimientos para la evaluación de propuestas técnicas presentadas por los solicitantes de contratos y permisos de extracción forestal, que contemplen la revisión en gabinete y trabajo de campo, los instrumentos a utilizar, los tipos de reporte o informe de evaluación, la verificación de normas legales sobre la materia. Manejo y Aprovechamiento de la Fauna Silvestre El Instituto Nacional de Recursos Naturales (INRENA) autoriza el manejo y aprovechamiento de la fauna silvestre El manejo y aprovechamiento de fauna silvestre se realiza en las siguientes modalidades: ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 33. 33 1. Con fines comerciales.- Se realiza a través de: a) Zoocriaderos.- Son instalaciones apropiadas en las que se mantiene especímenes de fauna silvestre en cautiverio para su reproducción y producción de bienes y servicios. b) Áreas de manejo de fauna silvestre.- Son predios de dominio público otorgados en concesión para la implementación de ambientes propicios para el desarrollo de poblaciones determinadas especies de fauna silvestre. c) Cotos de caza. Establece que el Ministerio de Agricultura aprueba las áreas adecuadas para el establecimiento de cotos de caza, que se rigen por la Ley No 26834 y su reglamento. 2. Sin fines comerciales: Se realiza a través de: a) Zoológicos.- Son instalaciones públicas o privadas que se establecen con fines de difusión cultural, con especímenes provenientes de donaciones, adquisiciones, canjes o aquellos entregados en custodia por el INRENA. b) Centros de rescate.- Son instalaciones públicas o privadas que se establecen con fines de protección, conservación y reintroducción de especies de fauna principalmente en situación vulnerable o en vías de extinción, entregados por el INRENA. La conducción de estos centros no genera derechos de propiedad sobre los especímenes obtenidos. c) Centros de custodia temporal.- Son instalaciones públicas o privadas para el mantenimiento temporal de los especímenes de fauna silvestre decomisados, para su posterior reintroducción a su hábitat natural o ser entregado en custodia a los centros de rescate o zoológicos. d) Animales silvestres como mascotas.- EL INRENA aprueba la relación de especies de fauna silvestre susceptibles de ser mantenidos como animales silvestres como mascotas, en observancia de las normas legales para su comercialización y tenencia. 3. Calendarios de Caza.- El Ministerio de Agricultura por Resolución Ministerial aprueban los Calendarios de Caza que regulan el aprovechamiento de la fauna silvestre a través de la caza deportiva o comercial. 4. Extracciones Sanitarias.- El Ministerio de Agricultura autoriza la extracción de ejemplares de fauna silvestre con fines sanitarios a solicitud del Servicio Nacional de Sanidad Agraria. (SENASA). 5. Caza de Subsistencia.- Esta permitida la caza de la fauna silvestre con fines de subsistencia, destinada al consumo directo de los pobladores de las comunidades nativas y comunidades campesinas. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 34. 34 Esta norma fomenta la participación de la industria forestal a través de las concesiones, cuyas modalidades lo fija en el art. 10‹ al precisar que la Concesión en subasta pública, en unidades de aprovechamiento de 10,000 (diez mil) a 40,000 mil) hectáreas por el plazo de 40 (cuarenta años) renovables de acuerdo a las condiciones que establece el reglamento. Al respecto hay que tener sumo cuidado con los Planes de Manejo Ambiental y los Estudios de Impacto Ambiental para no deforestar nuestra Amazonia. Análisis de la normativa ambiental.- Con la promulgación de la Ley Nº 26410 de creación del Consejo Nacional de Ambiente-CONAM, y su Reglamento se advierte la progresiva emisión de normas ambientales sectoriales, durante el período 1996-1997, los que permitirán la articulación de la dinámica sectorial desde una perspectiva transversal o de sistemas. Así se emitieron normas referidas a los Estudios de Impacto Ambiental-EIAs, los LMPS, Límites Máximos Permisibles, los registros de entidades autorizadas, los reglamentos ambientales en general, las competencias ambientales de las instituciones públicas, la participación ciudadana, los registros de consultores y auditores ambientales. Se ha analizado la emisión de importante normativa con la Ley Orgánica para el Aprovechamiento Sostenible de los Recursos Naturales, la Ley de Áreas Naturales Protegidas, la Ley sobre la Conservación y Aprovechamiento Sostenible de la Diversidad Biológica, la Ley del Fondo Nacional del Ambienta (FONAM), la Ley de Gestión de Residuos Sólidos; se estima que existe un promedio de más de 6,000 normas ambientales, cuya eficacia depende de que la comunidad nacional las conozca, y las aplique. Legislación Internacional Conferencia Mundial de la Naturaleza.- El 28 de octubre de 1982, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó la Carta Mundial de la Naturaleza, cuyo gran objetivo fue trazar un conjunto de lineamientos para orientar la relación armónica entre las actividades humanas y la naturaleza, en el entendido que la vida es una sola. La Carta Mundial de la Naturaleza, en sus consideraciones generales, reafirma que el aprovechamiento de la naturaleza deberá estar en función del reconocimiento del funcionamiento de los sistemas naturales, funcionamiento del cual depende la vida de todas las especies incluso la humana, la civilización creada por esa última y sus creaciones culturales. Todo lo cual debiera merecer un estricto respeto y exigencia, a fin de mantener el equilibrio de la naturaleza. Mantenimiento de los procesos ecológicos y sistemas esenciales, para tales fines habrá de controlarse aquellas prácticas de consumo irracionales de los recursos naturales que podrían generar conflictos e inequidades tales como las guerras. La Carta en sus principios ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 35. 35 generales señala el irrestricto respeto a los procesos esenciales de la naturaleza, la protección de la viabilidad genética de sus especies, el requerimiento ecuménico de la conservación de todos los ecosistemas, así como su administración irracional y prevención ante la destrucción bélica y la hostilidad. En 1983, se formó la Comisión Mundial para el Medio Ambiente y Desarrollo (CMMAD), creada por Resolución de la Asamblea General de la ONU Nº 38/161 de 183. Esta Comisión expidió, el célere documento De una Tierra a un Mundo. La Comisión Bruntland. En el año 1983 se constituye la Comisión Mundial para el Medio Ambiente y Desarrollo (CMMAD ), creada por Resolución de la Asamblea General de la ONU N° 38/161 de 1983. Esta Comisión expidió el documento llamado “Nuestro Futuro Común” o Informe Bruntland, en reconocimiento a la Presidenta de dicha Comisión, Primera Ministra de Noruega Gro Bruntland). Dicho Informe fue aprobado por Resolución de la Asamblea General de la ONU N° 42- 187 del 11 de Diciembre de 1987. “La importancia de este Informe, probablemente consista en haber legitimado, sobre la base de un marco conceptual y un diagnóstico interdisciplinario mundial, la noción de Desarrollo Sostenible, con sus múltiples aristas.” La Comisión Bruntland exhortó el inicio de una nueva era de desarrollo económico racional desde el punto de vista ecológico. Declaró que la humanidad contaba con la aptitud para lograr un desarrollo sostenible. Como resultado del Informe Bruntland, la Asamblea General de las Naciones Unidas convocó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD). La Conferencia, conocida como Cumbre para la Tierra, se celebró en Río de Janeiro del 3 al 14 de junio de 1992. Fue un momento decisivo en las negociaciones internacionales sobre las cuestiones del medioambiente y el desarrollo. Sexta Conferencia de la ONU sobre el Convenio Marco de Cambio Climático (COP 6) En la ciudad de La Haya, Suecia se reunieron 184 estados participantes de la Sexta Conferencia de la ONU sobre el Convenio Marco de Cambio Climático, los cuales fracasaron para llegar a un Acuerdo según reconoció el Ministro de Medio Ambiente Jan Pronk, presidente de la reunión. La Cumbre tenía como objetivo alcanzar un compromiso para precisar la aplicación del Protocolo de Kyoto, sobre la reducción en los países industrializados de las emisiones de gases causantes del efecto invernadero, responsable del creciente calentamiento de la Tierra. El Protocolo de Kyoto prevé reducir las emisiones de dióxido de carbono- principal causante del efecto invernadero en el mundo en un 5.2% respecto a los niveles de 1990, para el período ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 36. 36 2008-2012. Para que ese acuerdo entre en vigor, debe ser ratificado por lo menos con 55 países y aún faltan unos treinta, incluidos los más industrializados del mundo. Johannesburgo 2002. Cumbre Mundial sobre el desarrollo sostenible.- Se llevó a cabo en Sud África el año 2002, para Jürgen Trittin Ministro de Medio Ambiente Alemán, la “Cumbre de la Tierra” de Johannesburgo fue un éxito, a pesar de la vaguedad de los acuerdos alcanzados. Señaló que “EEUU dejó de oponerse a la exigencia de Alemania de fijar nuevos objetivos estatales en las áreas del medio ambiente y el desarrollo. Ello supone progresos en áreas sumamente importantes, tales como el acceso al agua, la eliminación de aguas residuales, la protección de las especies, la regeneración de los bancos de peces y la política con respecto a los productos químicos. En segundo lugar, Alemania logró que la política energética pasara a ser un tema central en Johannesburgo. La fijación de metas vinculantes en Johannesburgo no fue posible debido a que primaron los intereses de la OPEP y de EEUU. Antonio Hill, de Oxfam, dijo que “el llamado plan de acción de Johannesburgo” fue una gran decepción porque la cumbre no produjo nada sustancial. “¿Cómo pueden más de 100 líderes mundiales mirarnos a la cara y no decir más que lugares comunes, mientras sus gobiernos se han retractado de muchos de los compromisos adoptados en la Cumbre de Río y después, como el de destinar 0,7 por ciento del producto interno bruto a la ayuda oficial para el desarrollo?”, preguntó. Entre las treinta y ocho (38) ONG que criticaron el plan de acción de Johannesburgo se cuentan entre otras, Greenpeace, Amigos de la Tierra Internacional, Fondo Mundial para la Naturaleza, Consumers Internacional, Eurodad, Danish 92 y Oxfam Internacional. En resumen, se advierte que los países desarrollados impidieron la fijación de metas vinculantes. Es necesaria la creación de una Organización Mundial del Medio Ambiente, tal como existe una Organización Mundial de Comercio, pero con una base democrática. Tampoco se trató en la cumbre los aportes obligatorios para el programa ambiental de la ONU (UNEP), ahora son solo voluntarios. Daniel Mittler, de Amigos de la Tierra Internacional, dijo que el documento es “muy débil” porque “los gobiernos todavía deben demostrar voluntad de cumplir sus promesas”. Si se evalúa la cumbre en base a los recursos financieros, no hay nuevos compromisos firmes sobre aumento de fondos, y en ese sentido, la cumbre fue un fracaso, opinó. Una cuestión clave era la necesidad de que la conferencia incorporara medidas para responsabilizar a las empresas por sus acciones. Si bien existen varias referencias a la “responsabilidad empresarial”, no hay ninguna a la necesidad de que las compañías rindan cuentas de sus actos, Mittler consideró fundamental que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) organice una conferencia sobre responsabilidad empresarial. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 37. 37 La Declaración de Johannesburgo sobre Desarrollo Sostenible se inicia con una perspectiva histórica acerca de esta opción de desarrollo (“Desde nuestros Orígenes al Futuro”; “De Estocolmo a Río Janeiro y a Johannesburgo”) para desde allí señalar los desafíos que debemos enfrentar. La Declaración señala “Nuestro Compromiso con el Desarrollo Sostenible” y reconoce la rica diversidad y solidaridad humana. Además hace hincapié en el necesario diálogo y cooperación entre las civilizaciones y los pueblos del mundo frente a la indivisibilidad de la dignidad humana – que debe manifestarse mediante el acceso a recursos financieros, beneficio de la apertura de mercados y otros-. En este contexto, el multilarismo se asoma como la línea a seguir en el futuro. Finalmente, la Declaración culmina con un importante llamado: “¡Hacer que suceda El “Plan de Acción o de Implementación de la cumbre sobre Desarrollo Sostenible” Revista Desarrollo y cooperación Revista de la DSE Nº 6/ 2002 considera determinadas líneas de acción relacionadas con la erradicación de la pobreza, la modificación de las modalidades insostenibles del consumo y la producción, la protección de la base de recursos naturales para el desarrollo económico y social. Respecto a los medios de ejecución, plantea un fortalecimiento del marco institucional para el desarrollo sostenible a nivel internacional. En cuanto al Perú, en su presentación ante la Cumbre de Johannesburgo, el canciller Allan Wagner reseñó algunos lineamientos nacionales en materia de desarrollo sostenible (Vg. institucionalizar la gestión ambiental de la diversidad biológica, liderar el tema de las montañas, promover el programa 21 a nivel local, proteger los conocimientos indígenas tradicionales). Asimismo, el canciller resaltó la necesidad de convocar a la comunidad internacional para una acción conjunta en temas esenciales como el combate a la biopiratería, creación y fortalecimiento de capacidades con el apoyo del Fondo de Solidaridad Mundial para la Erradicación de la Pobreza, adopción de iniciativas concretas para reducir la vulnerabilidad en nuestra región frente al cambio climático, desarrollo de mecanismos de alerta temprana y de cooperación para mitigar los fenómenos meteorológicos extremos y los desastres naturales, entre otros.” Organización Internacional de Normalización Internacional Organization for Standarization (ISO) se originó a comienzos de la Segunda Guerra Mundial ISO es un organismo internacional no gubernamental. Derecho Internacional Ambiental. Pontifica Universidad Católica del Perú Instituto de Estudios Internacionales Año 2003 con sede en Ginebra, con más de 100 agrupaciones o países miembros. No está afiliada a las Naciones Unidas, ni a ninguna organización europea. Estados Unidos está representado por el ANSI (American National Standards Institute) es un organismo del sector privado. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 38. 38 Las Normas Internacionales para la administración ambiental. “La ISO 14000 es un conjunto de normas que constituye un modelo uniforme para un sistema de gestión medioambiental. Esta familia de normas se ocupa de muchas cuestiones relacionadas con el medio ambiente. (…) La ISO 14004 es la norma guíade la familia de las normas medioambientales. Las otras que se han desarrollado son: ISO 14001.- Especificación de sistemas de gestión medioambiental. ISO 14010 a la ISO 14015.- Auditoria medioambiental y actividades relacionadas. ISO14020 a la ISO 14024.- Calificación medioambiental. ISO 14031 a la ISO 14032.- Evaluación del comportamiento respecto al medio ambiente. ISO 14040 a la ISO 14043.- Evaluación del ciclo de vida. ISO guía 64- Especificaciones del producto.” Las mencionadas normas permiten obtener muchas sugerencias para el diseño y la implementación de un sistema de gestión medioambiental. Así la ISO 14004 es una norma guía que pretende ayudar a las organizaciones a implementar o mejorar su sistema de gestión medioambiental. Se pretende mantener y mejorar la calidad del entorno que controla una compañía y de proteger la salud humana. La ISO 14004 incluye los siguientes principios básicos: • “Conceder prioridad corporativa absoluta a la gestión medioambiental. • Comunicarse con las partes internas y externas interesadas. • Determinar todas las regulaciones y requisitos que afectan a la compañía y a sus productos. Establecer el compromiso de la compañía y de sus empleados con la protección del medio ambiente. • Repartir tareas y responsabilidades claramente. • Considerar los impactos medioambientales y un procedimiento disciplinado para cumplir dichos objetivos. • Proporcionar los recursos adecuados, incluida la formación • Revisar periódicamente el sistema de gestión medioambiental intentando mejorar lo que sea posible. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 39. 39 • Animar a los proveedores y subcontratados a la adopción de un sistema de gestión medioambiental.” Definiciones Legales Ambientales 1. Brasil.- Ley sobre la Política Nacional del Medio Ambiente. Ley N° 6.938 (31.8.81) “Artículo 3.- Para los fines previstos en esta Ley, se entiende por: 1. Medio ambiente: el conjunto de condiciones, leyes, influencias e interacciones de orden físico, químico y biológico, que permite, protege y rige la vida en todas sus formas” 2. Cuba. Protección del medio ambiente y del uso racional de los recursos naturales. Ley N° 33/81 (12.2.81) “ Artículo 2º.- A efecto de esta Ley se entiende por medio ambiente el sistema de elementos abióticos, bióticos y socio económicos con el que interactúa el hombre a la vez que se adapta al mismo, lo transforma y lo utiliza para satisfacer sus necesidades” Artículo 5º.- El medioambiente y los recursos naturales son patrimonio común de la sociedad y constituyen interés fundamental de la nación, por lo que su atención integral tiene carácter obligatorio.” Artículo 3°.- Las actividades dirigidas a proteger el medio ambiente y utilizar de modo racional los recursos naturales comprenden principalmente las aguas terrestres, los suelos, la atmósfera, la fauna, la flora, los asentamientos humanos y el paisaje, sí como los recursos agropecuarios, marinos, minerales y turísticos.” Artículo 4°.- La protección del medio ambiente y el uso racional de los recursos naturales es responsabilidad del Estado, la sociedad y el individuo, los que tienen la obligación de mantenerlos en condiciones óptimas, con el fin de posibilitar la vida en un ambiente adecuado para el pleno desarrollo de sus actividades. Artículo 6° Las relaciones con el medio ambiente se fundamentan en los principios de la propiedad social sobre los medios de producción y el desarrollo económico social planificado, y se establecen en virtud de la necesaria armonía de la unidad dialéctica hombre- naturaleza y del balance equilibrado entre las demandas de la población y las posibilidades de explotación de los recursos naturales de acuerdo a su potencialidad. Artículo 7°.- La protección del medio ambiente consiste en: a) Su conservación o transformación planificada; ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 40. 40 b) La lucha sistemática contra las causas y condiciones que originan su contaminación, daño o perjuicio. c) La aplicación de medidas preventivas que contribuyan a la eliminación o disminución de su contaminación, daño o perjuicio; d) Su rehabilitación, cuando procede.” 3 Chile. Ley de Bases del Medio Ambiente. Ley N° 34.810 (9/394) Para todos los efectos legales, se entenderá por: II) Medio ambiente: el sistema global constituido por elementos naturales y artificiales de naturaleza física, química o biológica, socioculturales y sus interacciones, en permanente modificación por la acción humana o naturales y que rige y condiciona la existencia y desarrollo de la vida en sus múltiples manifestaciones. Artículo 2.- Para todos los efectos legales, se entenderá por: a) Conservación del patrimonio ambiental: el uso y aprovechamiento racional o la reparación, en su caso, de los componentes del medio ambiente, especialmente aquellos propios del país que sean únicos, escasos o representativos, con el objeto de asegurar su permanencia y su capacidad de regeneración. Preservación de la naturaleza: el conjunto de políticas, planes, programas, normas y acciones destinados a asegurar la manutención de las condiciones que hacen posible la evolución o el desarrollo de las especies y de los ecosistemas del país. b) protección del medio ambiente: el conjunto de políticas, planes, programas, normas y acciones destinados a mejorar el medio ambiente y a prevenir y controlar su deterioro. 3. Guatemala. Ley de Protección y Mejoramiento del Medio Ambiente- Decreto N° 68- 86 (28/11/86) “Artículo 12.- Son objetivos de la Ley: a) La protección, conservación y mejoramiento de los recursos naturales del país, así como la prevención del deterioro y mal uso o destrucción de los mismos, y la restauración del medio en general; b) La preservación, regulación y control de cualquiera de las causas o actividades que origine deterioro del medio ambiente y contaminación de los sistemas ecológicos, y , excepcionalmente, la prohibición en casos que afecten la calidad de vida y el bien común calificados así, previos dictámenes científicos y técnicos emitidos por organismos competentes” ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 41. 41 4. Honduras Ley General del Ambiente (8/9/93) “Artículo 1° La protección, conservación, restauración, y manejo sostenible del ambiente y de los recursos naturales son de utilidad pública y de interés social” Artículo 3.- Los recursos naturales no renovables deben aprovecharse de modo que se prevenga su agotamiento y la generación de efectos ambientales negativos en el entorno. Los recursos naturales renovables deben ser aprovechados de acuerdo a sus funciones ecológicas, económicas y sociales en forma sostenible”. 5. México. Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (D.O del 28.1.88) “Artículo 3.- Para los efectos de esta ley se entiende por: XXI Preservación: el conjunto de políticas y medidas para mantener las condiciones que propicien la evolución y continuidad de los procesos naturales; XXIII Protección: el conjunto de políticas y medidas para mejorar el ambiente y prevenir y controlar su deterioro; XXXIV Restauración: conjunto de actividades tendientes a la recuperación y restablecimiento de las condiciones que propicien la evolución y continuidad de los procesos naturales....” 6. Perú Código del Medio Ambiente y los Recursos Naturales. Decreto Legislativo N° 613 (8.9.90) “Artículo 1°.- La política ambiental tiene como objetivo la protección y conservación del medioambiente y de los recursos naturales a fin de hacer posible el desarrollo integral de la persona humana a base de garantizar una adecuada calidad de vida. Su diseño, formulación y aplicación están sujetos a los siguientes lineamientos: 1) La conservación del medio ambiente y de los recursos naturales para satisfacer las necesidades y aspiraciones de las presentes y futuras generaciones. 2) El Estado promueve el equilibrio dinámico entre el desarrollo socio económico, la conservación y el uso sostenido del ambiente y los recursos naturales... 3) El aprovechamiento de los recursos naturales y de los demás elementos ambientales de modo compatible con el equilibrio ecológico y el desarrollo en armonía con el interés social y de acuerdo con los principios establecidos en este Código.” 7. Venezuela. Ley Orgánica del Ambiente (G.O del 16/7/76) “Artículo 3.- A los efectos de esta ley, la conservación, defensa y mejoramiento del ambiente comprenderá: ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 42. 42 1. La ordenación territorial y la planificación de los procesos de urbanización, industrialización, poblamiento y desconcentración económica, en función de los valores del ambiente; 2. El aprovechamiento racional de los suelos, aguas, flora, fauna, fuentes energéticas y demás recursos naturales, continentales y marinos, en función de los valores del ambiente: 3. Áreas Naturales Protegidas; 4. La prohibición o corrección de actividades degradantes del ambiente; 5. El control, reducción o eliminación de factores, procesos o componentes del ambiente que sean o puedan ocasionar perjuicio de la vida del hombre y de los demás seres.” MARCO CONCEPTUAL  Principio de Pareto.- Pareto enunció el principio basándose en el denominado conocimiento empírico. Observó que la gente en su sociedad se dividía naturalmente entre los «pocos de mucho» y los «muchos de poco»; se establecían así dos grupos de proporciones 80-20 tales que el grupo minoritario, formado por un 20% de población, ostentaba el 80% de algo y el grupo mayoritario, formado por un 80% de población, el 20% de ese mismo algo.  Economía ortodoxa.- o del valor subjetivo, se enfoca en los precios y ve la producción y al consumo como «efectos» de éstos.  Homeostasis.- estabilidad.  Entropía.- es una magnitud física que permite, mediante cálculo, determinar la parte de la energía que no puede utilizarse para producir trabajo.  Oikonomía.- economía en términos griegos.  Crematística.- planteada por Tales de Mileto es el arte de hacerse rico, de adquirir riquezas.  Endosomáticos.- cantidad requerida para llegar a la satisfacción  Econometría.- es la rama de la economía que utiliza métodos y modelos matemáticos. El cálculo, la probabilidad, la estadística, la programación lineal y la teoría de juegos, así como otras áreas de las matemáticas, se utilizan para analizar, interpretar y predecir ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 43. 43 diversos variables y sistemas económicos, como el precio, las reacciones del mercado, el coste de producción, la tendencia de los negocios y la política económica MARCO TEÓRICO Economía Ecológica La economía ecológica es una disciplina que acepta como punto de partida que el sistema económico es un sistema abierto que se interrelaciona con los ecosistemas y con los sistemas sociales, influyéndose mutuamente. La Economía Ecológica es un campo de estudio transdisciplinario, definido como la ciencia y gestión de la sustentabilidad, de acuerdo con la deliberación realizada en la primera conferencia mundial de economistas ecológicos llevada a cabo en 1990, cuyas memorias quedaron consig- nadas en el libro de Robert Costanza, “Ecological Economics: the science and management of sustantibility”, anotando que “La Economía Ecológica es un nuevo campo de estudio transdisci- plinario que direcciona la relación entre ecosistemas y sistemas económicos, en el sentido más amplio. Estas relaciones son centrales para muchos de los recurrentes problemas de la Huma- nidad y para la construcción de un futuro sustentable que no son bien cubiertos por ninguna disciplina científica existente” Considerar la Economía Ecológica como un intento de asignar valores monetarios a los recursos y a los servicios ambientales es un razonamiento equivocado, puesto que esto es sólo parte de una tarea más amplia, cual es examinar el sistema económico en términos de su metabolismo y de los impactos de este en relación con el medio natural. Los insumos necesarios para la construcción de una visión ecológica de la Economía estaban disponibles, mucho antes del nacimiento de una Economía Ecológica consciente de sí misma. En efecto, a mediados del siglo XIX, habían sido establecidas y formalizadas las primeras leyes de la termodinámica. Así mismo, a finales de este siglo, el biólogo y urbanista Patrick Geddes precursor del urbanismo ecológico y el Doctor en Medicina con estudios en fisiología animal, el ucraniano Sergei A. Podolinsky, habían promovido sin éxito una visión biofísica de la economía como un subsistema (econósfera) de un sistema mayor (biósfera) sujeto a tales leyes. Del mismo modo, en 1921 el premio Nobel de química, Frederick Soddy escribió sobre energía y economía, planteando, lo que se ha considerado una de la críticas más fuertes a la Economía Estándar, debido a que según él, los economistas confundían la riqueza real con unos papelitos legalizados en forma de dinero. En consecuencia, estos tres estudiosos fueron considerados como los pioneros en la integración de la física a través de las leyes de la termodinámica y la Economía que años más tarde, cuatro, estos sí economistas reconocidos, sin formar una es- cuela, fueron reconocidos en retrospectiva como economistas ecológicos, ellos son: el inglés ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 44. 44 Kenneth Ewarth Boulding, los alemanes Karl William Kapp y Sigfried Von Ciriacy-Wantrup, y el rumano Nicolás Georgescu-Roegen. En la Economía Ecológica, se considera la economía como un subsistema incrustado en el eco- sistema global del planeta Tierra (biosfera), que es dinámico, sistemático y evolutivo y en el cual los seres humanos son un componente. El objetivo macro es la sustentabilidad del sistema eco- nómico-ecológico combinado y no el progreso técnico, razón por la cual desde la Economía Ecológica, se cuestiona la Economía Estándar, por considerar el progreso técnico, como el me- dio más eficaz para superar las limitaciones que imponen los recursos naturales en un mundo físico, legado de la revolución industrial, y así resolver los problemas de la sociedad moderna, motivando un crecimiento continuo. Es propicio anotar que el mismo Gandhi, luego de la independencia de la India en 1947, fue cuestionado sobre si la India trataría de lograr el nivel de vida británico, a lo que respondió indicando que: “Si el Reino Unido ha necesitado expoliar medio planeta para conseguirlo, ¿Cuán- tos planetas necesitaría la India?” Resumiendo, según Constanza, son tres los problemas básicos sobre los cuales se enfoca la Economía Ecológica: asignación, distribución y escala, siendo esta última una de las diferencias más grandes entre la Economía Ecológica y la Estándar. El término asignación, se refiere al fraccionamiento relativo del flujo de recursos entre usos po- tenciales del producto y responde al cuestionamiento, sobre cuánto se destina a la producción de carros, neveras, camisas, etc. Una asignación eficiente es aquella que asigna recursos entre usos finales del producto, conforme a las preferencias individuales sopesadas por la capacidad de pago del individuo. El instrumento de política que aboga por una asignación eficiente, es el de precios relativos determinados por la oferta y la demanda en mercados competitivos. De esta manera, la Economía Ecológica acepta, en gran parte, la teoría neo-clásica de la asignación. Cuando el cuestionamiento es cuántos de los recursos representados, en productos y servicios finales, se destinaran para los miembros de la sociedad actual y futura, se refiere a la distribu- ción, de esta forma se está atendiendo al fraccionamiento relativo del flujo de recursos entre personas alternativas. En este sentido, una buena distribución es justa o equitativa, cuando el grado de desigualdad se limita dentro de cierto rango aceptable. El instrumento de política, para una distribución justa o equitativa, puede ser el de las transferencias públicas. Y por último, la escala, término que hace referencia al volumen físico del rendimiento, el flujo de materia-energía que proviene desde el medio ambiente como materias primas de baja entropía y que regresa a él, en forma de desechos y desperdicios de alta entropía, lo que altera los ciclos de la materia. “La escala se mide, en unidades físicas absolutas, pero su importancia es relativa a las capacidades naturales del ecosistema para regenerar los insumos y absorber los productos de desperdicios sobre una base sustentable. Es probable que el mejor índice de la escala de rendimiento sea el PNB real, aunque medido en unidades de valor (P x Q, en donde P es el precio y Q es la cantidad)”. Propone Constanza que, para algunos propósitos, la escala del rendimiento podrá medirse mejor en términos de la energía incorporada al proceso y que es importante, en relación con el tamaño ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 45. 45 fijo del ecosistema, pues la economía es un subsistema abierto del ecosistema más grande. Una escala buena es aquella que es al menos, sustentable. Es decir, aquella que no deteriora la capacidad de carga ambiental con el paso del tiempo. Es importante detallar que la actividad económica se sustenta sobre los recursos renovables y servicios ecológicos que generan los ecosistemas, cuya función es básica y fundamental en el avance de la vida sobre la Tierra en todas sus escalas jerárquicas. Así “Los servicios ecológicos son aquellas funciones del ecosistema que respaldan y protegen las actividades humanas o que afectan el bienestar humano, incluyen el mantenimiento de la composición de la atmósfera, me- joramiento y estabilidad del clima, controles de inundaciones y abasto de agua potable, asimila- ción de desperdicios, reciclaje de nutrientes, generación de suelos, polinización de cultivos, abasto de alimentos, mantenimiento de las especies y una vasta biblioteca genética, y también el mantenimiento del paisaje, lugares recreativos, valores estéticos y de amenidad.” Es la biodiversidad, en todos los niveles de especies, de genética, de población y de ecosistemas la que favorece al mantenimiento de estas funciones y servicios, y de ahí su importancia. Cairns y Pratt argumentan que una sociedad culta ambientalmente aceptaría que en el largo plazo la mayoría, si no todas las funciones del ecosistema, son benéficas para la sociedad. Las sociedades industriales rara vez tienen en cuenta los servicios ecológicos. Es así como su valor no se refleja en los precios de los productos, debido a la confianza de que los avances tecnológicos logran encontrar sustitutos técnicos para la pérdida de bienes y servicios del eco- sistema. Sin embargo, a medida que aumenta la actividad humana, el daño ambiental se acen- túa, no sólo en los ecosistemas locales sino en el regional y global. Es de suma importancia la consideración de que una economía sana, sólo puede existir en una simbiosis con una ecología sana, gracias al grado de interdependencia. Pero si la escala, es decir, el volumen físico del rendimiento debe ser sustentable ¿qué significa la sustentabilidad? Constanza explica que definir el término realmente es fácil: “Un sistema sus- tentable es aquel que sobrevive o persiste. …biológicamente, esto significaría evitar la extinción y vivir para subsistir y reproducirse, económicamente, significa evitar grandes trastornos y colap- sos, protegerse en contra de inestabilidades y discontinuidades. La sustentabilidad, en su fun- damento, siempre se relaciona con la temporalidad y, en particular, con la longevidad.” No se espera que ningún sistema tenga una duración de vida infinita, ya que los ecosistemas sufren una sucesión, gracias a sus cambios internos como a las condiciones externas (climáti- cas). Es preciso el reconocimiento de los cambios, dentro de los límites normales a la duración del sistema y los cambios que cortan, de manera prematura, la duración esperada del mismo, con el propósito de considerar las gestiones adecuadas que promuevan una duración del sis- tema, acorde con su ciclo. Un sistema grande, en el que sus componentes tienen una duración de vida corta, es proclive a una mejor adaptación a las condiciones de vida cambiante que hacen extender su longevidad. Caso contrario ocurre en un sistema conformado, por partes que duran demasiado. Esto no beneficia una adaptación, con suficiente rapidez, a los cambios, volviendo al sistema frágil y por último, un sistema en el que sus componentes o partes no duran lo suficiente y la longevidad del ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 46. 46 sistema en el nivel superior es interrumpida, innecesariamente, o no cumple con la duración esperada, es insustentable. Por lo anterior, se puede establecer que lograr la sustentabilidad general del sistema requiere del equilibrio entre la longevidad y la adaptación evolucionista. Los sistemas ecológicos son el mejor modelo de un sistema sustentable para plantear y preser- var sistemas económicos sustentables, en los cuales los desperdicios se reciclan en una parte del sistema o se disipan por completo. Esto implica que, en un sistema económico sustentable, el ciclo debería cerrarse de manera similar, encontrando usos alternativos para los desperdicios, reciclando el material en lugar de permitir que afecte a otros ecosistemas. “En muchos casos, lo que nos parecen desperdicios son recursos colocados en el lugar equivocado.” En los ecosistemas, el desarrollo de los circuitos cerrados de reciclaje de materia orgánica, nu- trientes y otros materiales, ha necesitado de incontables años de ensayo-error, debido a que el proceso de cerrar los circuitos y construir sistemas naturales no contaminantes organizados re- quiere de conexiones o mecanismos de retroalimentación que deben evolucionar y hay caracte- rísticas que mejoran, y otras en cambio, retrasan el proceso evolutivo, no obstante, en el ser humano este proceso puede ser acelerado y mejorado gracias a su capacidad de percibir, per- feccionar y aligerar el proceso. Concluyendo, el capital natural o los recursos naturales y el capital hecho por el hombre son complementarios, más que sustitutos, supuesto neoclásico que distorsiona la realidad, pese a la conveniencia analítica profesada por esta escuela. Es absurdo pensar en que son sustitutos, toda vez que el capital hecho por el hombre, requiere para su producción de aquel insumo al que está sustituyendo. Fundamentos y enfoque de la Economía Ecológica Leyes de la termodinámica Las nociones biofísicas básicas sobre las que se sustenta la economía ecológica surgen de una disciplina de la física, la termodinámica, que supuso una revolución científica a finales del siglo XIX. Las principales conclusiones de esta disciplina son (Aguilera, Alcántara, 1994): a) La materia y la energía ni se crean ni se destruyen, sólo se transforman (ley de la conservación). Esta sentencia supone la Primera Ley de la termodinámica. La principal aportación a la economía ecológica viene de la constatación de que la generación de residuos es algo inherente a los procesos de producción y consumo. b) La segunda Ley es la de la entropía, por la que la materia y la energía se degradan continua e irreversiblemente desde una forma disponible a otra no disponible, o de una forma ordenada a otra desordenada, independientemente de que las usemos o no. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 47. 47 c) La tercera noción presenta una doble vertiente. La primera es la imposibilidad de generar más residuos de los que puede tolerar la capacidad de asimilación de los ecosistemas; la segunda advierte sobre la imposibilidad de extraer de los sistemas biológicos más de lo que se puede considerar como rendimiento sostenible o renovable. Este hecho exige poner límites a la actividad humana, y por tanto a la economía, límites que surgirían de un conocimiento profundo y certero de la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas naturales. Dicha disciplina surge con el reconocimiento de que el calor se mueve siempre por sí mismo sólo en una única dirección, desde el cuerpo más caliente hacia el más frío, es decir, es un fenómeno que no puede reducirse a la locomoción ni explicarse, por tanto, por la mecánica (que supone todo movimiento como reversible). La dotación natural de energía disponible se compone de dos elementos esencialmente distintos: 1. El stock de baja entropía (o energía libre u ordenada) en la esfera terrestre. 2. El flujo de energía solar. Ambos elementos están sometidos a degradación entrópica, que lenta aunque continuamente, actúa, este hecho ocurre con independencia de que está energía se utilice o no para generar trabajo mecánico. Este proceso es el que dota a estos elementos de la cualidad económica de escasez. La termodinámica surgió a partir de una memoria elaborada en 1824 por Sadi Carnot, que estudiaba la eficiencia de las máquinas de vapor. En 1865, R. Clausius fue ya capaz de dar a las dos primeras leyes de la termodinámica su formulación clásica: la energía del universo permanece constante, la entropía del universo se mueve en todo momento hacia un máximo, la energía puede ser libre o disponible, se puede transformar en trabajo mecánico o energía latente o disipada. Al igual que el calor, la energía libre se disipa siempre por sí misma en energía latente. El descubrimiento de la Ley de la entropía trajo consigo el desmoronamiento del dogma mecanicista de la física clásica, que sugería que todo movimiento tiene carácter de locomoción y que, por tanto, es de doble dirección, reversible y de carácter no cualitativo. Esto implicaba la aceptación de que en la naturaleza no existían cambios irrevocables unidireccionales. Los fundamentos biofísicos y la propia ecología muestran que el hombre no utiliza recursos de forma aislada sino ecosistemas, y que por ello, éste último debe ser la unidad de gestión apropiada. La valoración del medio ambiente y de los recursos agotables debe tener en cuenta ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 48. 48 estos procesos termodinámicos, a la hora de determinar su escasez, su utilidad y el coste de oportunidad de su uso. Principales exponentes de la economía ecológica Los pioneros en la economía ecológica son autores dentro del campo de las ciencias sociales y naturales del siglo XIX y principios del siglo XX que se plantearon ciertos aspectos de la relación entre sistema económico y flujos de energía en la sociedad humana, una vez formuladas las leyes de la termodinámica. Los autores citados en varios de los libros utilizados para elaborar este artículo son numerosos, si bien, sólo citaremos a algunos de los más importantes. • Sergei Podolinsky (1850-1891), un médico socialista ucraniano que se encargó de estudiar la actividad humana como un sistema de conversión energética, estudiando los ratios input-output de la agricultura en términos energéticos, en la década de los 80 del siglo XIX. • Patrick Geddes (1854-1932), urbanista y planificador regional, desarrolló los principios básicos de una especie de tableau économique en términos físicos y criticó la contabilidad económica porque no seguía el rastro de las pérdidas energéticas y materiales en el proceso económico ni valoraba la contaminación. También fue uno de los primeros autores que trató de interpretar la historia humana en términos de cambios en el uso de la energía. • Frederick Soddy (1877-1956), químico muy conocido. Su idea principal era que los economistas estaban confundiendo el capital real con el capital financiero y criticó las teorías imperantes sobre el crecimiento económico. Algunos autores clásicos y neoclásicos también trataron el tema de los recursos o el energético, aunque de una manera bastante superficial. Marshall realizó comparaciones entre la organización económica y la biología pero no estableció las relaciones entre ambos campos. Jevons publicó en 1865 La cuestión del carbón, donde llegaba a la conclusión de que «en la medida que nuestra riqueza y progreso se construyan sobre una mayor demanda de carbón no sólo será preciso que cesemos de progresar sino que estaremos obligados a iniciar un proceso de regresión». • Nicholas Georgescu-Roegen (1906-1994) y su libro clave: La Ley de la entropía y el proceso económico (1971). Este profesor americano de origen rumano, matemático y economista, fue uno de los primeros autores que propuso, desde dentro de la profesión, trascender el universo del valor en el que la economía se ha desenvuelto desde Adam Smith, para ampliar su objeto de estudio, abriéndolo hacia otros campos de conocimiento y muy particularmente,hacia esa economía física que es la termodinámica. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 49. 49 Reformuló el núcleo duro de la economía, matemático y pretendidamente cuantitativo, proponiendo un auténtico cambio de paradigma. No sólo arremetió contra la función de utilidad sino también contra la función de producción. El objeto de su libro más conocido es precisamente fundamentar la idea de que el estudio del proceso económico debe estar ligado a la Ley de la entropía, lo que le conduce a tratar muchos aspectos fuera del campo de la economía convencional. Roegen se distingue de otros autores en que subraya el carácter irreversible del proceso entrópico, es decir, sea cuál sea nuestra actuación, la energía se degrada. Esta sería la cuarta ley de la termodinámica: hagamos lo que hagamos dará como resultado un déficit de materia- energía. Es más, la presencia de la vida da lugar a que la entropía aumente más rápidamente de que lo haría en otra situación. Estas últimas afirmaciones le llevarían a ser un defensor de la energía solar como mejor fuente de energía para la actividad humana, ya que ésta representa el único flujo entrante de energía en la tierra. Roegen emplea la explicación del físico Alfred J. Lotka sobre la diferencia entre el ser humano y otros seres vivos, en el hecho de que el hombre usa instrumentos endosomáticos desde su nacimiento, pero en el proceso económico utiliza instrumentos exomáticos. Este esquema le vale para explicar por qué únicamente la especie humana está sometida a un conflicto social irreductible (en Aguilera y Alcántara, páginas 315-318). Puesto que el proceso económico consiste materialmente en una transformación de baja en alta entropía, es decir, en desechos, y dado que esa transformación es irreversible, los recursos naturales han de formar parte de la noción de valor. Todo uso de recursos naturales para satisfacer necesidades no vitales lleva consigo una menor cantidad de vida en el futuro. Es la termodinámica la que explica por qué las cosas que son útiles tienen valor económico, que no ha de confundirse con precio: escasez es no poder utilizar más de una vez una cantidad dada de baja entropía. Esto es, la producción representa un déficit en términos de entropía: aumenta la entropía total en una cantidad mayor que la que se derivaría de la reorganización automática en ausencia de toda actividad productiva. La diferencia entre la degradación del entorno natural por sí sólo y la producida por el proceso económico es que la primera es automática y sigue por sí misma, mientras que la degradación a causa de la actividad económica es selectiva y variable. Concluye que el proceso económico es más eficiente que la reordenación automática en la producción de alta entropía, es decir, en desechos. ¿Cuál es entonces la raison d’être de semejante proceso? Según Roegen, su objetivo no puede ser la producción de desechos sino el placer de vivir. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 50. 50 Sin reconocer este hecho en el análisis, no estaremos dentro del mundo económico ni se podrá descubrir la verdadera fuente de valor económico, que es el valor que la vida tiene para cada individuo portador de vida. No se puede aprehender el proceso económico si nos limitamos a conceptos puramente físicos, son necesarios los condicionantes de actividad intencional y el placer de vivir. La baja entropía es condición necesaria pero no suficiente para que algo tenga valor. • René Passet El enfoque de este autor patente en su libro Principios de Bioeconomía (primera edición en francés de 1979), le lleva a tratar el tema de la energía junto con el de la información. Apreciando que la vida deriva parte de la energía disipada hacia la construcción y el mantenimiento de estructuras complejas, Passet considera por analogía el proceso económico como proceso de «distribución creadora». Passet subraya el creciente peso de los aspectos inmateriales en la producción de valor, ejemplificado por la expansión del mundo financiero a tasas muy superiores a las de la llamada «economía real». Entra en discusión con Roegen que, ante su concepto de negaentropía (la fuerza que tiende a luchar contra el proceso entrópico en todo ser vivo), responde que un ser vivo puede evitar la degradación entrópica de su propia estructura pero no puede impedir el aumento de la entropía del sistema en su conjunto, compuesto de su estructura y su entorno. • Herman E. Daly Este discípulo de Roegen ha desarrollado un concepto sobre la economía en estado estacionario, definido por la combinación del equilibrio biofísico y el crecimiento moral, cuya consecución sería a través de mantener un acervo constante de riqueza física y un acervo constante de personas, con una baja tasa de sustitución de estos elementos (tanto en términos de materia como de energía). Roegen también se enfrentó a su discípulo Herman Daly, por su doctrina de que lo contrario al crecimiento económico era el estado estacionario. Daly ha escrito varios libros, en los que se rodea de otros profesores expertos en la materia, tratando siempre de conectar los enfoques desde el punto de vista de los recursos y desde el del valor. Actualmente existen muchos seguidores y pensadores de economía ecológica, algunos están reunidos en la Sociedad Internacional de Economía Ecológica. En España, los más destacados son José Manuel Naredo, Joan Martínez Alier, Federico Aguilera Klink y Vicent Alcántara. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 51. 51 La Economía Ambiental y la Política Ambiental. Cuando se comienza a tratar de encontrar una respuesta al origen de la degradación ambiental que cada vez se agudiza más en todo el planeta, salen a relucir dos causas principales – la alta densidad de población en el planeta y la diferencia de ingresos entre las personas que pueblan el planeta. Si en la actualidad hubiese poca población en el planeta, el medio ambiente debería estar en la capacidad de biodegradar y reciclar por sí mismo (a través de procesos naturales) todos los contaminantes generados por los seres vivientes del planeta. En la actualidad, el número de personas que habitan el planeta y particularmente la densidad de población en algunas partes de este, satura al medio ambiente, haciendo que este sea incapaz de sostenerse por sí mismo, es ahí cuando aparecen los problemas de degradación ambiental que comprometen la existencia de una serie de recursos naturales y ambientales (entre los que se encuentran especies de animales y plantas, y materiales inertes) que sirven de base para los bienes y servicios que demanda la sociedad. Por otra parte, el nivel de ingreso es también importante no solamente debido a que la gente con altos ingresos tiende a consumir más y por lo tanto a contaminar más. Si no también debido a que el medio ambiente es visto como un bien suntuario. Para la gente con bajos niveles de ingreso, que tratan de sobrevivir dentro de sus restricciones de presupuéstales, es prioridad la compra y consumo de bienes básicos (de subsistencia), dejando así de un lado la compra y el consumo de bienes ambientales. De todas maneras, en la actualidad, todos los habitantes del planeta están tomando conciencia acerca del problema de la degradación ambiental y las serias consecuencias que puede representar para la existencia y preservación de la vida en el planeta. Todo esto conduce a que a través del tiempo las personas aprendan a valorar más al medio ambiente, tomando en cuenta sus restricciones presupuéstales, la funciones de utilidades del resto de individuos en la sociedad y sus estándares de calidad de vida. Es por lo anterior, que la Economía ecológica tiene que desempeñar un papel importante en el diseño de políticas públicas para el mejoramiento de la calidad ambiental. Al respecto Field (1997), señala que el problema de diseñar políticas ambientales eficientes no se le suele dar la importancia que merece. Es fácil caer en la trampa de creer que cualquiera de los programas o políticas que se generen de los desordenados procesos políticos ambientales representa alguna ayuda, o que éstos, seguramente, son mejor que nada. La historia está llena de casos en los cuales los diseñadores de política y los administradores públicos han concebido políticas que no funcionan. La gente cree con frecuencia que una política será efectiva aun cuando cualquier análisis razonable pueda predecir lo contrario. En la actualidad, según Kolstad (2000), los principales objetivos de política ambiental en los diferentes países alrededor del globo tienen que ver con el control de la contaminación y la conservación y preservación de ambientes naturales. Los problemas de contaminación ambiental por lo general están relacionados directamente con dos tipos de resultados cual es la ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 52. 52 cantidad óptima de contaminación y cómo lograr que los contaminadores controlen sus emisiones. La determinación de la cantidad correcta de contaminación no es fácil de calcular. Para determinar los costos del control de la contaminación es necesario conocer tanto la estructura de la producción de bienes como las diferencias en los costos para los distintos niveles de control. Contrario a lo que la mayoría de las personas piensan, esta no es una pregunta de ingeniería. Aunque es fácil saber cuánto debería costar un equipo de reducción de contaminación, para un economista esto marca solo el inicio de la compleja tarea del cálculo de los beneficios netos derivados de una política de reducción de la contaminación. Un ejemplo de esta complejidad puede ser la diversidad de maneras que existen para lograr que los productores reduzcan sus niveles de contaminantes11. Adicional a esto, otra manera de controlar la contaminación puede ser a través de la modificación del comportamiento de los consumidores, haciendo que estos reduzcan sus niveles de consumo de bienes contaminantes. Por lo tanto, la caracterización de los costos en el ámbito conceptual y la medición de estos en términos empíricos, es una pregunta compleja y muy difícil de responder. La determinación de la cantidad óptima de contaminación también involucra la determinación de los daños ocasionados por esta. Cuando se habla de daños causados por la contaminación, no debe creerse que solamente se habla de la cantidad de peces muertos en un lago contaminado por pesticidas o el nivel de contaminantes en este lago al cual las personas pueden enfermarse. Esta palabra en realidad simplifica demasiado la gran variedad de maneras y formas a través de las cuales la contaminación puede generar efectos negativos y la severidad de las consecuencias de estos efectos sobre las personas. Un ejemplo de esto puede ser el caso de la contaminación de aire en zonas urbanas, que genera efectos negativos sobre las personas tales como: irritaciones de los ojos y nariz, reducción de la visibilidad, incremento en la susceptibilidad de enfermedades por vías respiratorias y el posterior padecimiento de estas y daños a materiales y viviendas los cuales pueden ocasionan grandes pérdidas económicas a sus dueños. Algunos de los anteriores efectos son tangibles otros son intangibles. En economía ecológica se acostumbra a juntar todos estos efectos en una sola medida – la disponibilidad a pagar por reducir la contaminación. Si la contaminación es un mal, las personas están dispuestas a destinar algo de dinero con tal de eliminar dicha contaminación. Dejando de un lado el hecho de que la mayoría de las personas piensan que el contaminador es él que debería pagar, una forma de medir la verdadera magnitud o importancia de la reducción de la contaminación para una persona es a través de su disposición a dar algo valioso a cambio de una mejora marginal en la calidad ambiental. La medición de la disponibilidad a pagar por una reducción en la contaminación es una tarea compleja y difícil, debido a esto la mayoría de las investigaciones en economía ambiental están relacionadas de alguna forma u otra con este tema. Luego después de caracterizar la importancia de la reducción de la contaminación para las personas a través de su disposición a pagar, es posible plantear una sumatoria de las ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 53. 53 preferencias personales (suma de las disponibilidades a pagar de cada una de las personas de una sociedad) para poder obtener una disposición a pagar de la sociedad por una reducción en la contaminación. Luego, con esta medida y con los costos de control se puede calcular el nivel óptimo social de reducción de contaminación12. Pero, ¿Cómo podemos hacer esto?, ¿El gobierno debería dictaminar las cantidades de contaminantes que debería emitir cada contaminador? En realidad, es sumamente difícil determinar la mejor manera de intervención del Gobierno con miras a obtener el nivel de reducción de contaminación adecuado. El Gobierno puede emprender políticas de reducción de la contaminación que permitan alcanzar los objetivos de reducción sin tener que incurrir en excesivos costos administrativos, ni excesivos costos de control, y puede proveer al mismo tiempo los incentivos correctos para que los costos de reducción de la contaminación sean minimizados hoy y en el futuro. Dirigiendo la mirada hacia los países en desarrollo, podemos ver que los principales problemas ambientales tienen que ver con la contaminación del aire en ciudades, la contaminación de importantes fuentes de agua y la falta de conservación y preservación de ambientes naturales (protección de especie de animales y plantas en extinción). Esta problemática obliga a quienes toman decisiones a diseñar políticas ambientales que persigan como objetivo principal el establecimiento de un equilibrio entre las fuerzas del desarrollo que modifican la base de recursos naturales y ambientales y el valor social de la preservación. ¿Cómo se podrían estimar estos dos lados de la ecuación para poder brindar evidencia que ayude a los encargados de tomar decisiones a asignar de una manera eficiente los recursos naturales y ambientales?. La economía ecológica brinda las herramientas para aportar todo el volumen de evidencia que ayude en el proceso de diseño y evaluación de una política ambiental. Lo que sí se debe tener claro es que la protección ambiental usualmente involucra la intervención de los Gobiernos en las economías y es muy común decidir la naturaleza y el alcance de la intervención. Por lo tanto, los economistas ambientales tienen mucho que aportar en este proceso complejo de diseño y toma de decisiones. Economía Ambiental y Economía. La economía es una disciplina bien desarrollada con un extenso volumen de teoría, con un paradigma que establece la pregunta de cómo funciona la economía mundial, y con un sin número de campos de estudio. Uno de los campos de estudio fundamentales de la economía es la microeconomía. La microeconomía incluye la teoría del consumidor, la teoría del productor y la teoría de interacción del mercado. Otros campos de la economía son: · Macroeconomía: Trata sobre el estudio agregado de los fenómenos económicos, lo opuesto a la visión individual de la microeconomía. · Finanzas Públicas: Trata sobre el estudio de los bienes no provistos por los mercados y el estudio de los diferentes esquemas de impuestos. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 54. 54 · Organización Industrial: Trata sobre el estudio de cómo interactúan las empresas entre sí, con los consumidores y como estas misma se organizan en industrias. · Comercio Internacional: Trata sobre el estudio de cómo interactúan entre sí economías diferentes e independientes. Cada uno de estos grandes campos de estudio se encuentra estrechamente relacionados con los principales componentes de la actividad económica y cada uno de ellos tiene una contribución única para el estudio de la economía. También existe un número de campos de estudio de la economía con énfasis en aplicaciones. Estos campos tienen como base principal y punto de partida toda la teoría expuesta por la microeconomía. Estos campos son: · Economía Laboral. · Economía de la Salud. · Economía Política. · Economía Experimental. · Desarrollo Económico. · Finanzas Internacionales. · Derecho y Economía. · Economía Monetaria. · Economía Agrícola. · Economía Ambiental y de Recursos Naturales. Estos campos especializados de la economía se dedican al entendimiento y solución de un conjunto específico de problemas que interactúan como un todo dentro de un gran sistema llamado economía. Estos campos han sido la fuente de inspiración para muchas innovaciones realizadas en el campo de la econometría. Específicamente, para el caso de la Economía Ambiental, su primera gran contribución tuvo que ver con el establecimiento de la teoría de valoración de bienes no mercadeables, por ejemplo, el establecimiento de métodos de medición de curvas de demandas de bienes que no cuentan con un mercado convencional. Posteriormente, a medida que avanza esta ciencia, se han venido realizando importantes adaptaciones de herramientas utilizadas en otros campos de estudio (particularmente finanzas públicas y organización industrial) para el análisis económico de la problemática ambiental. Sin embargo, algunos aspectos de la economía ambiental son únicos, ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 55. 55 como por ejemplo, la teoría de valoración de bienes no mercadeables mencionada anteriormente la cual puede tener un uso potencial en otros campos de la economía. Economía Ambiental y Ecología Ambiental. Aunque en este capítulo y en los que restan nos dedicaremos al estudio de la economía ambiental, debemos mencionar la existencia de otra disciplina que en los últimos tiempos ha experimentado un notable crecimiento, esta disciplinada es llamada “Ecología Económica”. Para tratar de establecer una simple diferencia entre la economía ambiental y la ecología económica se puede decir que la primera incluye a los economistas que han tratado de ampliar su disciplina con la finalidad de considerar al medio ambiente, mientras que la segunda incluye a los ecólogos que tratan de ampliar su disciplina con la finalidad de anexar a su análisis dos variables más; la especie humana, su hábitat y a la economía. La ecología económica es definida como el campo de estudio que trata de dirigir las relaciones entre los sistemas ecológicos y los sistemas económicos desde un punto de vista amplio, Costanza (1991). Su énfasis radica en el mantenimiento en buen estado a largo plazo de los ecosistemas, suponiendo además, que las personas hacen parte de este ecosistema. Una de las principales diferencias entre la economía ambiental y la ecología ambiental tiene que ver con el valor, y por lo tanto, con la forma en que son hechas las decisiones sociales, las cuales dependen de la medición del valor económico del medio ambiente. Los economistas convencionales creen que el valor social es derivado de los valores individuales mantenidos por las personas miembros de una sociedad. En cambio, los ecologistas económicos tienen una visión más biofísica del valor. Algunos ecologistas económicos miden el valor en términos de la energía involucrada en un proceso. Esta es una extensión directa de la teoría ecológica de que los ecosistemas operan para minimizar las pérdidas de energía. Para estos investigadores, las políticas públicas deberían originarse de la minimización del contenido de energía de los bienes y servicios entregados. Las críticas a la llamada teoría energética del valor por parte de los economistas ambientales se centran en que existen muchos recursos ofrecidos en pequeñas cantidades, incluyendo tierra y habilidades de las personas. Por lo tanto, la reducción del valor de un bien para el contenido de energía incluida en algún factor es una simplificación. Los economistas ambientales creen que el valor de un bien se origina a partir de múltiples factores escasos (incluyendo la energía) así como también de cuanto valor dan los individuos al bien final. En otras palabras, el valor no puede ser reducido a una simple medición física. Sin embargo, la mayor distinción entre los dos campos surge cuando los problemas ambientales son considerados dentro de escenarios de tiempo relativamente largos, tales como el calentamiento global y la disposición de desechos nucleares. Como algunos economistas ambientales admiten, la economía tiene la dificultad del ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 56. 56 tiempo dentro del análisis de los problemas en los cuales los costos y beneficios derivados de una política se dispersan a lo largo de un horizonte de tiempo. Un ejemplo de esto es el almacenamiento de desechos nucleares, el cual puede involucrar riesgos potenciales que pueden manifestarse hasta después de un cuarto de millón de años. Los beneficios de almacenar los desechos nucleares son percibidos por los consumidores de energía nuclear; pero los costos, si llega a existir alguno, serían traspasados a las futuras generaciones que deberían vivir con los desechos nucleares. El tratamiento de este problema bajo en el enfoque económico convencional es el de adicionar todos los costos y beneficios derivados de este, para luego aplicar un factor de descuento que reduce dentro de la sumatoria la importancia de los costos en el futuro. Inevitablemente, esto significa que lo que ocurra dentro de 100 años tendrá muy poco efecto o no será tomado muy en cuenta dentro de las decisiones tomadas en la actualidad. Para muchas personas, esto es preocupante. Los ecologistas económicos han presentado otro enfoque para tratar el problema de las decisiones ínter temporal, particularmente la noción de sostenibilidad. Ellos argumentan que nunca se debería tomar una acción si no es sostenible en el largo plazo. Esto no se trata de un balance entre costos y beneficios, sino más bien de algo intuitivo. Economía Ambiental y Economía de Recursos Naturales. La economía ambiental incluye preguntas acerca de los excesivos niveles de contaminación producidos por los mercados y la protección insuficiente de los recursos naturales y ambientales, dadas las fallas de mercado. La economía de recursos naturales, de otro lado, tiene que ver con la producción y uso de los recursos naturales, tanto renovables como agotables. Los recursos renovables están conformados principalmente por stocks de peces y bosques. Mientras que los recursos no renovables están conformados por stocks de minerales y energía, así como también de especies de animales y plantas. De manera general, se puede decir que la economía ambiental tiene que ver con las preguntas de asignación de recursos desde una perspectiva estática. Es decir, el tiempo no es factor importante en la determinación de la cantidad correcta de contaminación en un lugar determinado. Por lo contrario, la economía de recursos naturales, si incluye la perspectiva dinámica. El tiempo es un factor importante en la decisión de cómo explotar tanto. Los recursos renovables como los no renovables. Por ejemplo, si explotamos un bosque a una tasa de tala razonable con el crecimiento de los árboles, podemos contar con el bosque indefinidamente. Sin embargo, si establece un patrón de tala del bosque por encima de la tasa de crecimiento del stock de árboles, el resultado en el futuro será el agotamiento total y la posterior desaparición del bosque. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 57. 57 A medida que se extraen los recursos a tasas que representan niveles de agotamiento, la escasez de estos recursos en el futuro será mayor y por consiguiente el precio de estos recursos también será mayor. Aunque la causa de estos problemas no son las fallas de mercado, sí de alguna manera u otra, un pobre funcionamiento de los mercados puede contribuir a la aparición y establecimiento de estos problemas. Después de la anterior exposición, uno pensaría que es muy poca el grado de coincidencia entre la economía ambiental y la economía de recursos naturales, la verdad es que si la hay. El calentamiento global es un ejemplo de un problema de contaminación estudiado por la economía ambiental que también tiene que ver algo con la forma en que se están explotando los bosques a través del tiempo, tema estudiado por la economía de recursos naturales. Otro ejemplo de tales coincidencias puede ser el caso de la protección de ambientes naturales, tema muy estudiado por la economía ambiental. Note que los dos anteriores ejemplos incluyen el factor tiempo dentro de su estudio, lo cual es visto por la economía de recursos naturales. Por otra parte, el daño de los ambientes naturales es a menudo el resultado de la actividad económica con un propósito principal diferente. La pérdida de especie es usualmente el resultado de la conversión de zonas con habitas naturales en zonas de intervención humana. Economía Positiva versus Economía Normativa. Existen dos usos fundamentales de la economía. Uno que trata de explicar lo que vemos o lo que está pasando en la economía, otro que trata de explicar cómo deberíamos querer que la economía asigne y distribuya los bienes y servicios. La economía positiva ayuda a entender cómo funciona la economía, específicamente relacionado con el funcionamiento de los mercados y las instituciones. Un ejemplo de estudio de la economía positiva es cuando nos dedicamos a entender por qué el precio de la gasolina se incrementa cuando los países productores de petróleo de la OPEC se reúnen para limitar la oferta mundial de petróleo. En el campo ambiental, un ejemplo de la economía positiva podría ser cuando se estudian los cambios en la distribución espacial del dióxido de azufre en el aire como producto del establecimiento de un sistema de permisos mercadeables para la contaminación. La economía normativa, de otro lado, intenta usar herramientas económicas para diseñar políticas para intervenir los mercados cuando sea necesario. Lo fundamental para la economía ambiental es la existencia de las fallas de mercado. La única forma de corregir estas fallas de mercado es que el gobierno intervenga el mercado a través de alguna política. Una pregunta que podemos formular a través de la economía normativa puede ser, ¿qué clase de intervención debería hacer el gobierno para resolver el problema de la contaminación ambiental? En el desarrollo de la teoría normativa de regulación para corregir las fallas de mercado o la provisión pública de bienes no mercadeables siempre aparecen los juicios de valor13 que son los que en últimas definen el rumbo de la política. La respuesta a la pregunta de cuál es la mejor ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 58. 58 manera de intervenir los mercados depende de la manera de definir qué es lo mejor. Aún con estos problemas la economía normativa y específicamente la economía del bienestar dedica un gran volumen de teoría y evidencia que proponen maneras de medir el bienestar económico de la sociedad, y como estos valores pueden servir en la evaluación de políticas públicas que requieren del ordenamiento de todos los posibles estados de la economía para poder llegar a maximizar el bienestar económico de la sociedad. Interrelaciones entre la Economía y el Medio Ambiente. La presentación de las diferentes relaciones existentes entre la Economía y el Medio Ambiente se expresa en términos del esquema mostrado en la gráfica 1.1 adaptado de Hanley, Shogren & White, (1997). Primeramente, se menciona que la economía está compuesta por dos sectores: producción y consumo. Entre estos dos sectores se presentan intercambios de bienes, servicios y factores de producción de diferentes maneras. Del otro lado, se encuentra representado el medio ambiente y los recursos naturales por los círculos interrelacionados (A1, A2, A3) y todos encerrados dentro de una frontera representada por A4. El sector de la producción extrae recursos energéticos (petróleo) y recursos materiales (cobre) del ambiente. Estos son transformados en productos14 y desechos15. No todo el desecho es vertido totalmente al medio ambiente, también existe un porcentaje que es reciclado en la producción y el consumo. Esto en la figura 1.1 se encuentra representado por las letras R1 y R2. Las principales funciones del medio ambiente son: - Proveedor de Recursos: El medio ambiente y los recursos naturales presta toda la base de recursos naturales y ambientales (aire, agua, suelo, bosques, etc.) necesaria para la producción de bienes y servicios que se consumen en una economía. - Receptor o sumidero de desechos: El medio ambiente sirven como un gran almacén de todos los desechos provenientes de las actividades de consumo y producción del hombre. En algunos casos estos desechos pueden ser procesados biológica o químicamente por el medio ambiente. Cuando la capacidad de asimilación natural de desechos del medio ambiente es sobrepasada por la tasa a la cual se agregan desechos, es que se genera el problema de la contaminación y degradación ambiental. En términos económicos estos daños ambientales se expresan como la pérdida en el bienestar económico como producto de la pérdida de los niveles de bienes y ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 59. 59 servicios provistos por el ambiente a la sociedad bajo condiciones normales, es decir, sin problemas de degradación ambiental. CAPÍTULO III CONCLUSIÓN ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 60. 60 La conservación total de los bosques supone unos beneficios de oportunidad de carácter infinito. Por tanto, se justifica plenamente, desde un punto de vista económico, dicha conservación, entendida como una gestión sostenible o el mantenimiento de las funciones ambientales de los ecosistemas forestales. El hecho es que el medio ambiente comienza a considerarse como un activo cuyo uso no es ilimitado. Aparecen por ende numerosos conflictos al querer determinar cómo usar los recursos naturales o qué calidad ambiental se pretende. La necesidad de darle un valor económico a las consecuencias de la contaminación o a la recuperación de los espacios verdes adquiere relevancia en la aplicación de políticas y legislaciones ambientales. El debate que subyace esta metodología es más que nada sobre la habilidad que tienen los métodos económicos de medir las preferencias de los consumidores. Estas preferencias son una medida adecuada del valor económico de un producto o servicio. Así, el valor económico de disponer una unidad suplementaria de un bien o servicio se mide a través de la disposición a pagar. El sistema de precios que se establece en un mercado competitivo resulta ser una medida de esta disposición a pagar. El problema surge cuando el mercado falla en aportar los indicadores del valor económico de los bienes y servicios ambientales y de los recursos naturales, lo cual impide el uso eficiente de los mismos. En estos casos, la estimación de la disposición a pagar requiere de mercados ‘alternativos’ que permitan obtener indicadores sobre las preferencias de los individuos con respecto a las modificaciones en la calidad del ambiente o en los niveles de riesgo de no disponer algunos de sus servicios o productos. En general, el análisis económico se apoya en los resultados que se observan luego de que se adoptan las decisiones. Estas observaciones se complementan con supuestos que se hacen sobre lo que el individuo sabe con anterioridad a la toma de decisión, con restricciones que se postulan y con un conjunto de hipótesis sobre los principios que rigen la manera en la que esta información se utiliza en el proceso de decisión. El problema que se plantea a la hora de valorar los recursos ambientales es que los individuos no tienen ni toda la información ni la experiencia que se asume existe cuando se modelan las preferencias sobre bienes de mercado. En estos casos aún no se ha acumulado conocimiento sobre qué es lo que lleva a que se adopten determinadas decisiones en material ambiental. El desarrollo de medidas que valúen aquellos recursos que se encuentran fuera de los mercados requiere además de la observación de las decisiones tomadas, entender plenamente el objeto y contenido de dichas decisiones. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 61. 61 En estos tiempos en que la participación ciudadana está presente en los distintos niveles de la política, poder contar con este tipo de metodología permite obtener racionalidad y eficiencia en la toma de decisiones a la hora de hacer políticas económicas, especialmente cuando se trata de bienes sin mercado. SUGERENCIAS Un aspecto fundamental en la conservación es detectar los puntos donde exista riesgo potencial de irreversibilidad: zonas, especies, usos peligrosos, etc., de forma que estos focos deben tener prioridad de atención en las medidas de conservación. BIBLIOGRAFÍA  MENDIETA, Juan Carlos - Economía Ambiental - Facultad de Economía, Universidad de los Andes.  BOWES, m. D. And j. B. Loomis - Economía De La Tierra  BRADEN, J., B., Kolstad. C. D. (1998) - La medición de la demanda para la Cooperación Ambiental Calidad. Contribuciones al análisis de la economía  CALLAN S. y J. Thomas (1996). Economía Ambiental y de Gestión. Teoría, Política y Aplicaciones. Richard Irwin.  DUCCI, J. (1988). Metodología de cuantificación de beneficios. Saneamiento ambiental de Montevideo Uruguay.  CASTILLA, C. (1992): "Economía Ecológica: El caso de las irreversibilidades".  CIRIACY-WANTRUP, S.V. (1957): Conservación de los Recursos: Economía y Política. Fondo de Cultura Económica. México-Buenos Aires.  CASTILLA, C. (1992): "¿Puede la valoración del medio ambiente resolver el problema de su gestión eficaz?". III Jornadas de Economía Crítica. Barcelona, Febrero de 1992.  CLARK, ME (1990): "Repensando la Educación Ecológica y Económica: Un cambio Gestalf". Ponencia presentada en El congreso "La Economía Ecológica de la Sostenibilidad”  COMISION MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO. (1987): Nuestro Futuro Común. Alianza editorial. COSTANZA, R. et al. (1987): "La valoración y gestión ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 62. 62 de ECOSISTEMAS los humedales”. Conferencia Internacional de Ecología y La Secretaría de Economía, de Barcelona.  COSTANZA, R. Y Farber, Carolina del Sur (1985): "El valor económico de Los humedales costeros de Louisiana". Centro de recursos de los humedales. Universidad Estatal de Louisiana.  COSTANZA, R. (1989): "¿Qué es la Economía Ecológica?". Economía Ecológica, Vol. 1, Nº 1.  DALY, H.E. (1980): "The Economic Thought of Frederick Soddy". History of Political Economy, Vol. 12, Nº 4.  AVAD, H.E. (1990): Comentario efectuado en El congreso "La Economía Ecológica de la Sostenibilidad ", Washington, DC, Mayo de 1990.  DASGUPTA, PY Maler, KG: "Análisis de Costo-Beneficio Social y erosión del Suelo "En Economía y Ecología: Hacia el desarrollo sostenible Desarrollo. F. Archibugi y P.Nijcamp (Eds.).  EHRENFELD, D. (1972): Conservación de la Vida en la Tierra. Oxford University Press. Nueva York. (citado Por Mc Neely et al., 1990, Conservar la diversidad biológica del mundo. Varios Editores.). FRANQUESA, T. (1991): "Educación ambiental en espacios naturales protegidos". Ponencia del Seminario sobre la gestión de espacios naturales. Colegio de Biólogos-ECBA. La Laguna, Mayo, 1991.  FREEMAN, M., HAVEMAN, RH Y Kneese, A. (1973): La economía de Política Ambiental. John Wiley y Sons.  HUFSCHMIDT, M.M. et al. (1983): "Medio ambiente, los sistemas naturales y el desarrollo "The John Hopkins Press Ltd., Londres.  KRUTILLA, JV Y FISHER, CA (1985): "La economía del Natural Entornos”. Recursos para el futuro, Washington, DC (citado Por Pearce, D. et al. Desarrollo es sostenible, 1990, Edward Elgar (ed.)). ANEXOS Cuadro 1. Estadísticas necesarias para una planificación de los recursos naturales y su relación con las estadísticas económicas usuales. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 63. 63 ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 64. 64 Cuadro 2. Extracción mundial estimada de minerales seleccionados, 1990 ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 65. 65 Valoración contingente y análisis de costo beneficio La estrategia conocida con el nombre de análisis de costo beneficio tiene como objetivo mejorar la calidad de las decisiones que se toman en el ámbito de las políticas públicas. El supuesto clásico es que el bienestar depende de la satisfacción de las preferencias individua- les, y las medidas monetarias de los cambios en el bienestar surgen de observar la disponibilidad de pago de los individuos, o sea cuánto están dispuestos a renunciar en términos de otras posi- bilidades de consumo. Obviamente, no hay problema cuando los valores que se miden se refle- jan en las relaciones de mercado. En cambio sí representan un desafío incorporar en estos análisis medidas para aquellos valores que no se reflejan en dichas relaciones. Las críticas más importantes que se le hacen a esta estrategia se relacionan con el supuesto de que el bienestar individual puede ser caracterizado en términos de satisfacción de preferencias, el supuesto de que el bienestar social agregado puede expresarse como una agregación del bienestar individual (generalmente como una simple suma) y los problemas empíricos que en- frenta la cuantificación de los valores económicos y de la agregación de las medidas de bienestar individual. Al primer punto se lo considera como axiomático, ya que las críticas filosóficas que se le pueden hacer a esta aproximación basada en las preferencias queda fuera del propósito de este trabajo. Respecto al segundo, si bien es cierto que la satisfacción de las preferencias de los individuos no es el único factor a tener en cuenta, ésta es un factor clave. El problema más importante y que nos compete es el de medición: de qué manera se infieren los valores económicos de las decisiones basadas en preferencias no reveladas. La premisa general es que los costos y beneficios deben de ser evaluados antes de adoptar una decisión política. En este contexto es que el método de la valoración contingente adquiere rele- vancia. Empezando por el final, las reglas de decisión que se adoptan, no sin controversias, a fin de utilizar la información que surge de estos análisis son tres. El criterio de máximo del valor neto presente se apoya en que los recursos deberían ser dirigidos hacia aquellos usos que maximizan el valor neto presente de los beneficios percibidos. Esto permitiría una asignación eficiente de dichos recursos. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 66. 66 El criterio que se basa en la relación entre costos y beneficios sostiene que si la relación entre el valor presente de los beneficios y el valor presente de los costos es mayor que la unidad, enton- ces la actividad en cuestión debería realizarse. Finalmente, el tercer criterio, valor neto presente positivo, establece que el valor presente de los beneficios debe ser mayor a cero. Si bien estos últimos dos garantizan que no se adoptará ninguna decisión cuyas consecuencias supongan más costos que beneficios a la sociedad, ninguno de los dos garantiza la eficiencia. En la medida en que el tema que nos compete tiene que ver con las cuestiones de medición, señalamos cuáles son los beneficios y costos que evalúan en el contexto del medio ambiente. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 67. 67 Entrevista A Joan Martínez Alier “El ecologismo igualitarista enraizará sobre todo entre los desposeídos del mundo” A partir de una primera pregunta de carácter general sobre la crisis de nuestro tiempo, esta entrevista recorre la formación y el trabajo de un académico, de un ecologista, de un eco socia- lista que ha hecho confluir economía política, ecología, antropología social y termodinámica en el desarrollo de una crítica ecológica de la economía, y en la construcción de una ecología política que sirva de apoyo a los movimientos sociales del sur del mundo que luchan contra la degradación del medio ambiente. Joan Martinez Alier es catedrático del Departamento de Eco- nomía e Historia Económica de la Universidad Autónoma de Barcelona, ex-presidente de la So- ciedad Internacional de Economía Ecológica (Internacional Society for Ecological Economics) y autor de numerosos libros y artículos de carácter transdiciplinar de reconocido prestigio interna- cional. Pregunta: Los discursos más avanzados de la izquierda social culpan al capitalismo de la situación en la que nos encontramos, una situación injusta desde el punto de vista socio- económico y ecológico, y señalan el socialismo como la alternativa para alcanzar una situación distinta. Sin embargo, los experimentos de carácter socialista llevados hasta ahora no se han caracterizado precisamente por su unión entre aspectos ambientales y sociales. ¿Qué cree Vd. que la izquierda está haciendo mal en este sentido? ¿En qué medida un ecosocialismo es posible en nuestra sociedad? Respuesta: Me parece bien el ecosocialismo, y también el eco-feminismo, pero será un socia- lismo sin referencia alguna a los partidos leninistas del pasado. Me interesa más bien algo que se base en el gran movimiento por la justicia ambiental y social que hay en el mundo. El sistema de mercado no garantiza que la economía encaje en los ecosistemas, ya que los mercados no valoran las necesidades futuras ni los perjuicios externos a las transaccio-nes mercantiles, como ya señaló Otto Neurath contra Von Mises y Hayek en el famoso debate sobre el cálculo econó- mico en una economía socialista en la Viena de 1920. El conflicto entre economía y medio am- biente no puede solucionarse tampoco con jaculatorias tales como “desarrollo sostenible”, “eco- eficiencia” o “modernización ecológica”. Ahora bien, si el mercado daña a la naturaleza, ¿qué ocurrió en las economías planificadas? No sólo explotaron a los trabajadores en beneficio de una capa burocrática de la sociedad, sino que preconizaron el crecimiento económico a toda costa, y además les faltó la posibilidad, por ausencia de libertades, de tener grupos ecologistas que protestasen. Hay que inventar algo nuevo, pero eso no lo hará un partido, sino una suma de movimientos sociales. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 68. 68 P: ¿Cuáles son los momentos fundamentales que han influido sobre el desarrollo de esta posición, desde la perspectiva que nos ha expuesto, a lo largo de su rica experiencia intelectual y humana? R: Desde mis estudios en economía en la Universidad de Barcelona y mi posterior especializa- ción en economía agraria en Oxford, he ido madurando una cierta sensibilidad política en rela- ción con la autonomía de las comunidades, un tipo de sensibilidad “populista” al estilo ruso, por decirlo de otra forma. Aunque al principio de los años 70 mis posiciones sobre la cuestión de las comunidades eran todavía las de un marxista abierto a las influencias de la antropología social y también sensible a las influencias del científico social Karl Polanyi, ya no estaba de acuerdo con la posición que defendía, por ejemplo, Hobsbawm en su libro Primitive Rebels (1959) según el cual los agricultores eran los rebeldes “primitivos” y la verdadera vanguardia sólo podía ser el proletariado industrial y el partido del proletariado. Digamos que en rigor no fui un anarquista, pero estaba muy influido por la historia de Cataluña, y también por los intelectuales antifranquis- tas y libertarios del Ruedo Ibérico, exiliados en Francia. Todas estas contaminaciones fueron determinantes a la hora de desarrollar esta sensibilidad anti-leninista. También tengo que subra- yar la importancia que tuvo, en este sentido, mi experiencia andina donde trabajé no sólo la cuestión de la antropología ecológica, sino que también fui testigo de la resistencia “anti-mo- derna” de las comunidades indí- genas, como en Ecuador, los huasipungueros, o en Perú, los huacchilleros, que vivían en haciendas: ellos no eran siervos a la manera feudal, sino campesi- nos que resistían a la “modernización” capitalista. P: De esa manera, uno de sus temas principales de investigación y trabajo ha llegado a ser el así denominado ecologismo popular, la ecología de los pobres, especialmente en los países del Sur del mundo. Todo esto, siempre ha ido unido al afán de indagar la relación entre la economía y el medio ambiente no sólo en términos monetarios sino sobre todo en términos físicos, analizando las incertidumbres resultantes. El socialdarwinismo es la creencia de que el concepto de selección natural entre las diferentes especies mediante la lucha por la existencia, y el consecuente triunfo de las más adaptadas, resulta también aplicable a distintos grupos humanos (J. Martínez Alier y K. Schlüpmann, La ecología y la economía, FCE, México, 1992, p. 25). Los problemas de inconmensurabilidad de valores, el problema de los lenguajes de valoración, etc. llegando a ser uno de los pioneros en el campo de la economía ecológica. ¿Podría explicarnos estos dos diferentes planos de investigación y cómo se relacionan? R: He sido, durante los últimos veinte años, uno de los principales actores en los demorados nacimientos de la economía ecológica y de la ecología política, así como en explicar cómo el enfrentamiento inevitable entre economía y medio ambiente (estudiado por la primera de las dos disciplinas) abría el espacio para el ecologismo de los pobres (estudiado por la segunda), poten- cialmente la corriente más fuerte del ecologismo. En este sentido, siempre he tenido la idea de ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 69. 69 que la economía ecológica tenía que servir principalmente de apoyo a los movimientos sociales en el sur del mundo que están luchando contra la degradación del medio ambiente, lo que me hace estar convencido de que el ecologismo igualitarista, y no el socialdarwinista, enraizará sobre todo entre los desposeídos del mundo. Por ejemplo, los activistas de Vía Campesina que incorporan temas de economía ecológica, como la eficiencia energética, la pérdida de biodiver- sidad, la contaminación química, etc., aunque a veces sin conocer todos los supuestos teóricos de esta disciplina. Y también el fuerte papel de las mujeres, que están a menudo a la vanguardia de las luchas populares ecologistas. Es sobre todo la aparición de ese formidable grupo de ecologistas de carácter popular, así como la fuerza y potencialidad que reconozco en ellos lo que me mantiene activo políticamente, con una serie de viajes en América Latina, en la India, etc. P: ¿Entonces se puede hablar de conciencia ecologista dentro de esos movimientos po- pulares o sencillamente se trata de una lucha básica por la supervivencia? R: Para entender el asunto, el libro de Ramachandra Guha, acerca del movimiento Chipko es muy importante. Él demuestra cómo un movimiento campesino, muy similar a otros movimientos de esta región del Himalaya, pero también de otras partes de la India, lucha contra la nacionali- zación de los bosques, ya iniciada por la administración colonial británica, con el pretexto de realizar una gestión racional. Obviamente, esto significaba que los pueblos indígenas perdían el acceso a los bosques, y de ahí las protestas. También hubo luchas contra un proyecto de plan- taciones, porque la comunidad prefería el roble nativo en lugar de las plantaciones de árboles de crecimiento rápido como el pino, por ejemplo. Como se puede ver, estas luchas eran en realidad una forma de lucha por la biodiversidad, aunque se correspondían con los intereses de supervivencia de los que vivían allí. Pero, el movimiento Chipko, que comenzó en la década de 1970 constituye sólo un ejemplo típico de este tipo de movimientos. Algo muy similar pasa con el movimiento de Chico Mendes en Brasil: un sindicalista que había aprendido a leer con la ayuda de un superviviente de la guerrilla comunista refugiada en el Amazonas, en la frontera con Bolivia. Mendes comienza como un defensor de los seringueiros, los recolectores de caucho de la selva amazónica, y posteriormente se da cuenta de la importancia de reclamarse como am- bientalista, ecologista, quizás como una forma de protección. Definitivamente, el ecologismo po- pular es un ecologismo que no sabe que es ecologista hasta la década de 1970 o 1980, es decir, cuando ya era complicado no darse cuenta. P: Pero en muchos de los sectores más populares de los países del sur del mundo es innegable que existe una fuerte atracción y aspiración a copiar los modelos de consumo y los estilos de vida del norte, de la parte enriquecida del mundo desde un punto de vista monetario. Muchos de sus líderes no esconden una perspectiva muy modernizadora, que hablan de la ecología como de un lujo del mundo rico. También hay que reconocer que ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 70. 70 las sociedades pre-industriales o pre-capitalistas no siempre han protegido sus ecosiste- mas y sus servicios. Teniendo presente esto, ¿cuál cree Ud. que pueda ser la verdadera fuerza del ecologismo popular? R: La teoría del ecologismo popular no dice que todos los pobres del mundo son ecologistas porque, por supuesto, eso es falso. Lo que remarca, simplemente, es que en muchos conflictos ambientales, los pobres se alinean al lado de la preservación de los recursos naturales, no por ideología ecologista, sino en virtud de sus propias necesidades de supervivencia, de preservar los medios de vida, a veces expresadas en un idioma culturalmente específico, como la idea de la santidad de las fuerzas de la naturaleza de algunos grupos indígenas. Por el momento, en América Latina, Perú, Argentina, en particular, pero no sólo, hay decenas de conflictos en torno a la minería, por ejemplo, ahora mismo en Orissa (en India) por la minería de bauxita, enormes conflictos entre grupos indígenas como los Dongria Kondh que defienden la montaña sagrada de Niyamgiri y las empresas extranjeras del aluminio. En este enero del 2009 he estado allí unos días. Y habrá más y más conflictos, porque el metabolismo de nuestra sociedad, la cantidad de energía y materiales utilizados en el carrusel de la producción y el consumo, sigue aumen- tando más y más. No hay crecimiento económico desmaterializado y la idea de “crecimiento económico angelical”, como Herman Daly dijo irónicamente, es una utopía. Lo que sí es posible es que la intensidad material de la economía baje un poco en los países ricos, pero seguirá creciendo en términos absolutos. En Europa, por ejemplo, ya no producimos el aluminio y el acero, pero lo importamos, como el petróleo, el gas, etc. Las economías en apariencia más “limpias”, funcionan sobre la base de importaciones “baratas”, y son tan limpias porque trasladan hacia fuera el coste ambiental relacionado con la producción. P: Hacemos un pequeño paréntesis justo en relación a la última idea que acaba de desa- rrollar. Cada vez más se escucha que hace falta un verdadero cambio del sistema, un cambio que muchos intelectuales cómo Ud., cómo Serge Latouche en Francia, llaman decrecimiento. ¿Cuáles son, entonces, los puntos que debería de incluir cualquier pro- grama de decrecimiento? R: El decrecimiento económico ya lo tenemos aquí, en la crisis del 2007-2008 del mundo rico. Este año bajarán las emisiones de dióxido de carbono en España, en Estados Unidos, etc. Se juntó la crisis financiera (por el exceso de hipotecas y de la construcción de viviendas) con una crisis económica. Todo eso ayudado por el precio del petróleo (por el oligopolio de la OPEP, que se mantiene por la escasez de petróleo a la larga). El coste energético de conseguir energía está aumentando. Este decrecimiento económico debería ser socialmente sostenible, hacen falta nuevas instituciones, redistribuir la producción, redefinir el trabajo para incluir el trabajo del vo- luntariado, también el trabajo doméstico no remunerado, etc. Entender que estamos a un nivel muy alto de ingreso, y que si bajamos un poco no pasa nada. Instituir la renta básica. Evitar el racismo con los inmigrantes. Estamos viendo lo que yo llamo ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 71. 71 “la Segunda Muerte de Friedrich von Hayek”. Estos días vuelve Keynes, hasta los bancos piden que el Estado los nacionalice porque están temerosos de que los clientes pidan su dinero. Hace falta pues un cambio del sistema financiero. Así que este decrecimiento necesario hay que me- dirlo no tanto en términos de PIB, sino con indicadores físicos (menor uso de materiales, menor producción de gases con efecto invernadero, etc.) y aplicando el principio de precaución a las tecnologías. Mientras que en los países ricos debe ocurrir esto, en los países más pobres hay que aumentar el uso de energía porque todavía es muy bajo. P: Acerca de ese nuevo juego de equilibrios entre Norte y Sur, Vd. en muchas ocasiones ha hablado también del problema de la “deuda ecológica”. ¿Qué consideraciones haría al respecto? R: Hay una gran injusticia en el mundo, el Norte tiene una deuda ecológica hacía el Sur, existe una deuda de carbono, además de todas las deudas colonial y postcolonial que los europeos han contraído en el Tercer Mundo. Se deberá evaluar el importe de dichas deudas, que podría resolverse mediante la eliminación de la totalidad o parte de la deuda externa de los países del Sur, por ejemplo, y desarrollando mecanismos institucionales para garantizar la reinversión del dinero ahorrado en los programas contra la pobreza y la promoción de energías alternativas en el Sur. P: Volviendo a sus investigaciones en el seno de la economía ecológica y de la relación con la economía crematística, la ortodoxia dominante dentro del mundo académico. En lo que se refiere a estas disciplinas, ¿por qué y de dónde nace esta dicotomía, y cuáles son los autores que han sabido expresarla con mayor lucidez y rigor científico? R: La diferencia entre economía y crematística fue explicada por Aristóteles en su libro Política. Digamos que la primera es el estudio del abastecimiento del oikos o de la polis, mientras que la segunda es el estudio de la formación de los precios en los mercados. La Economía Ecológica critica el “imperialismo” crematístico en dos casos: las extracciones de recursos ener- géticos y materiales agotables o lentamente renovables, y las inserciones en el medio ambiente. Y en este sentido la crítica ecológica va a tocar un tema ante el cual la ciencia económica no tiene ninguna respuesta convincente: la inconmensurabilidad de los elementos que componen la economía. La Economía Ecológica empieza, pues, poniendo en solfa con mucho gusto buena parte del instrumental de la economía ortodoxa, y a continuación trata de explicar el uso de energía y materiales en ecosistemas humanos. Este punto de vista ha existido por lo menos desde hace unos 120 años (con Frederick Soddy, Patrick Geddes), pero pocos de los autores de la segunda mitad del siglo XX como Paul Ehrlich, Herman Daly, Barry Commoner, Howard y Eugene Odum, David Pimentel, René Passet, Kenneth Building o Nicholas Georgescu-Roegen, han conocido a sus predecesores, cuyas obras yo estudié en mi libro de 1987, Ecological Eco- nomics. En este libro expliqué que Podolinsky en 1880, según reconoce Vernadsky en 1925 en ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 72. 72 su libro Geoquímica, estudió la economía agraria como un sistema abierto a los flujos de energía. Y eso le hace un importante precursor de la Economía Ecológica. P: Unos de los indiscutidos padres de la economía ecológica del siglo XX fue el ya citado Nicholas Georgescu-Roegen. ¿Cómo se acercó a él y qué obra destacaría del economista rumano? R: Georgescu-Roegen es muy importante. En 1971 publicó su gran texto, La Ley de Entropía y el Proceso Económico, y uno de mis grandes amigos, José Manuel Naredo, un joven economista que trabajaba por aquel entonces en la OCDE en París, me lo señaló. Ya sabía un poco acerca de él, porque fue también un experto en economía agraria, y en 1960 había publicado un artículo sobre la economía campesina en Europa Oriental, donde todavía no explicita el análisis de la economía en términos del flujo metabólico de energía. Su libro de 1971 que, como una poca toda su obra, resulta bastante difícil de leer, representa un texto fundamental de la Economía Ecológica. El supo investigar de manera atrevida pero brillante sobre los asuntos de la bioeco- nomía, cómo la denomina él, sabiendo tender, gracias a su enfoque transdisciplinar, puentes fundamentales entre economía, termodinámica y ecología a la hora de explicar cómo el proceso económico se da dentro de un sistema abierto a la entrada de materia y energía y a la salida de residuos. P: Las preocupaciones por tender puentes entre las ciencias de la naturaleza y la ciencia económica seguramente representan un aspecto fundamental para los economistas eco- lógicos, y en Georgescu todo esto estaba relacionado con la aplicación de la segunda ley de la termodinámica a la teoría de la producción. ¿Podría comentar algo más acerca de esta ley y su importancia dentro de la Economía Ecológica? R: La teoría económica neoclásica describe la economía como un sistema cerrado en el que las mercancías se intercambian a través de un sistema de precios regulados por el mecanismo de la oferta y la demanda. Esto tiene alguna utilidad en la medida en que ha desarrollado una serie de ideas relativamente interesantes, pero en última instancia se trata de una visión ontológica equivocada, aun cuando puede ser metodológicamente aprovechable. En realidad, la economía es un sistema abierto que no puede funcionar sin los insumos de energía y materiales, comen- zando con la energía del sol a través de la fotosíntesis, o el carbón y el petróleo, que son acu- mulados, almacenados gracias justo a la fotosíntesis. Pero este sistema produce también resi- duos. En volumen, el residuo más importante es el dióxido de carbono, pero también cadmio, residuos radiactivos, que son prácticamente imposibles de reciclar. Hay gráficos para ilustrar la naturaleza abierta de un sistema como el económico, como los publicados por René Passet, en su libro Principios de Bioeconomía (traducción al castellano de su obra L’économique et le vivant de 1979). Creo que Passet fue el primero en mostrar gráficamente la economía como un subsis- tema de un sistema más amplio. Así que en este sistema, no todo es reciclable. Esto es lo que la economía neoclá- sica denomina “externalidades”, y que pretende “internalizar” por medio del ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.
  • 73. 73 sistema de precios, como si fuera sólo una cuestión de detalle. En general, los economistas hablan de energía y materiales sin preocuparse por las leyes que gobiernan la “gestión” de esos recursos. En concreto, el economista rumano decía que las dos leyes eran la limitación física a la expansión del sistema económico, y que la nueva ciencia de la termodinámica representaba la física del valor económico. P: Para concluir esta entrevista. Lo que se deduce de lo que ha mencionado anterior- mente es que el tema de los flujos de materia y energía, así como la importancia de las leyes físicas en los procesos económicos, son cuestiones fundamentales en la reflexión que se está llevando desde hace algunas décadas a nivel académico. ¿Piensa Ud. que en algunos autores existe la clara intención de elaborar una teoría puramente energética del valor económico? R: No, pienso que ya no hay tales autores. Yo creo que una teoría del valor energético es equi- vocada. La importancia del segundo principio de la termodinámica para la economía es que la energía no se puede reciclar. Quemamos petróleo, y se acabó, la energía se “disipa”, ya no sirve para mover el automóvil. Y el petróleo tiene un stock limitado, estamos llegando al pico de la curva de Hubbert. Y además al quemarlo, el petróleo produce dióxido de carbono y por tanto aumenta el efecto invernadero. Esos aspectos quedan ocultos en la economía convencional. Los precios están mal puestos. Pero no creo que podamos o debamos contar todo en unidades de energía con la intención de servir de guía para decisiones sociales. ECONOMÍA ECOLÓGICA JULEISY MOSTACERO L.