ANÁLISIS DEL PODER EN AMÉRICA LATINA A TRAVÉS DE LA
METANARRATIVA CRISTIANA
por
Lisa Marie Anderson-Umaña
B.S., Penn State...
© 2014 Copyright Lisa Anderson-Umaña
Todos los derechos reservados.
HOJA DE APROBACIÓN
Aceptado:
______________________________
Primer Lector
______________________________
Segundo Lector
__...
ABSTRACTO
Este documento explora cómo se entiende el poder en América Latina, una
comprensión bíblica del poder, y cómo el...
iv
A mis pastores, Isaac y Peggy Vilorio, que proveen para todos nosotros una
perspectiva redimida del poder, poder que se...
v
INDICE
LISTA DE ILUSTRACIONES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . vi
Sec...
vi
Sección Tres
3. ANALISIS DE LAS PERSPECTIVAS DE AMÉRICA LATINA SOBRE EL PODER .. 21
El Poder es Personificado . . . . ....
vii
ILUSTRACIONES
Figura Página
1. Figura 1 Cosmovisión Cristiana (dibujada por la autora). . . . . . . . . . . . . . . . ...
8
ANÁLISIS DEL PODER EN AMÉRICA LATINA A TRAVÉS DE LA
META-NARRATIVA CRISTIANA
Introducción
Llegué a América Latina como u...
9
en América Latina. ¿Cuál es la comprensión bíblica del poder? ¿Cómo puede el poder ser
redimido en el liderazgo? Este do...
10
implicaciones prácticas en cuanto a cómo el poder puede ser usado para la gloria de Dios y para
el desarrollo del ser h...
11
SECCIÓN UNO
La estructura cultural del poder en América Latina
Dada la amplia naturaleza del tema del poder en América ...
12
El poder en América Latina es personificado
Cuando el renombrado historiador mexicano, Enrique Krauze (2012; 1997),
esc...
13
la pirámide, seguido por la nobleza que ocupaba las posiciones importantes en el gobierno, la
milicia e instituciones r...
14
El término utilizado para describir el grado en que los subordinados aceptan o
rechazan la desigualdad se llama distanc...
15
finita, de tal manera que si una persona o grupo tiene "más" poder, su contraparte debe tener
"menos "(Pasewark 1993, 1...
16
El Poder está Relacionado con el Estatus de Uno
A uno se le atribuye más poder por parte de la sociedad de acuerdo con ...
17
El Poder es Negociado
El poder es negociado, compartido en forma condicional, a cambio de algo. A veces, el poder
no se...
18
exigencias. El clientelismo ha sido estudiado ampliamente y en su mayoría ha recibido una
crítica negativa (como señala...
19
SECCIÓN DOS
Una Comprensión Bíblica del Poder
"El poder se entiende mejor en el contexto de la meta-narrativa cristiana...
20
El poder se entiende mejor en línea con la meta-narrativa bíblica, que puede
ser diagramada de esta manera: Véase la Fi...
21
“El poder se puede definir como la capacidad de actuar o influenciar. La
autoridad es el ejercicio formal o relacional ...
22
Austin (2010) hace una serie de observaciones pertinentes a la autoridad. La
pre-existencia de la Divinidad muestra cóm...
23
Hay una progresión del poder visible en los dos primeros capítulos de la
Biblia, "El poder tiene sus raíces en la creac...
24
Sea hecho ...
Las palabras de Dios no fueron “hágase como” sino que “sea hecho algo en
lugar de nada. Que la realidad s...
25
El patrón de la creación es que lo que Dios ha hecho es bueno. Y cuando los
portadores de la imagen de Dios están prese...
26
árboles, es transformada en instrumentos musicales por los seres humanos, se compone
música y toca una orquesta, eso pu...
27
cuando los seres humanos usaron su libre albedrío para tomar malas decisiones y ahora
sufrimos las trágicas consecuenci...
28
el comportamiento de una persona, utilizando los recursos disponibles para él. Ellos
clasificaron numerosas bases del p...
29
los seres humanos utilizan su poder para establecerse como ídolos, jugando a ser dios en las
vidas de los demás.
Redenc...
30
haciendo la paz mediante la sangre de su cruz" (Colosenses 1:19-20). Mientras que la obra
redentora de Dios incluye la ...
31
El poder es redimido, junto con todo el cosmos, por medio de Jesucristo. Nos
convertimos en sus colaboradores, afirmand...
32
SECCIÓN TRES
Análisis de las Perspectivas de América Latina sobre el Poder
Es fácil criticar. Es un reto discernir la b...
33
¿Cómo ha sido deformada por el pecado la imagen del poder como personal?
Los caudillos pueden jugar a ser Dios en la vi...
34
La historia de los dictadores benevolentes se repite, sólo los nombres y los
países cambian: Ellos parecen trabajar bie...
35
hombres y mujeres capaces, y sometiéndose a rendir cuentas a otras autoridades
espirituales.
El Poder es Jerárquico
La ...
36
de la coerción es para hacer espacio para el progreso, especialmente mediante la restricción
de cualquier cosa que amen...
37
promueve una perspectiva integral de la iglesia, que es una comunidad en la que Cristo se
puede encontrar, en la que la...
38
sociedad, en la forma en la que ya existe. ¿Dónde es evidente la bondad creacional en esta
percepción? Tal vez en no es...
39
demuestra cómo el Evangelio puede ayudar a los pastores a manejar el machismo y
volverse más maleables.
Debido a la gra...
40
Además, hay un buen número de organizaciones no gubernamentales
europeas (ONGs) que trabajan en la mayor parte del mund...
41
forma en la que utiliza recursos para beneficio propio, o para premiar a aquellos leales a su
causa (Strickon y Greenfi...
42
Otro ejemplo de la redención del poder es la paternidad. Una de las
declaraciones más famosas acerca del poder ha sido ...
43
privilegios compartidos por todos. "Los privilegios son los beneficios continuos o
acumulados de ejercicios de poder an...
44
Él no se aferró a su poder. Se despojó a sí tomando condición de humilde siervo (Filipenses
2:5-11). "Jesús no renuncia...
45
Conclusión
Hemos estudiado algunos aspectos de cómo se entiende el poder en América
Latina y hemos utilizado la metanar...
46
y cuántas oportunidades tenemos para usarlo" (Crouch 2013, 123). Del mismo modo, los
pobres en bienes materiales tambié...
47
descubierto que la práctica de las disciplinas espirituales clásicas del silencio y la soledad
(Barton 2004) me ayudan ...
48
REFERENCIAS
Alvarez del Vayo, Julio. 1941. “Romance of Power in Latin-America.” Free World (New
York, N.Y.: 1941) 1 (No...
49
Delgado Torres, Nora, and Dolores Delgado Torres. 2003. “El Lider Y El Liderazgo:
Reflexiones.” Revista Interamericana ...
50
Gutiérrez, Gustavo. 1972. Teología de La Liberación: Perspectivas. Verdad E Imagen 30.
Salamanca: Ediciones Sígueme.
...
51
Martín-Baró, Ignacio. 1989. Sistema, Grupo Y Poder. 1a ed. Psicología Social Desde
Centroamérica 2. San Salvador, El Sa...
52
———. 2008. “The Bases of Power and the Power/interaction Model of Interpersonal
Influence: Bases of Power.” Analyses of...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Analizando poder en America Latina desde una perspectiva cristiana (lisa anderson-umana) (1)

176

Published on

Este documento explora cómo se entiende el poder en América Latina, una comprensión bíblica del poder, y cómo el poder puede ser redimido en el liderazgo. El poder en América Latina se entiende principalmente como el poder personal, localizado alrededor y ejercido por una sola persona o un grupo élite. El poder se ejerce sobre todo de arriba a abajo (jerárquico), y es considerado como un bien limitado a pocos.
El poder también se relaciona con el estatus que le es atribuido en la sociedad y se comparte en forma condicional, en otras palabras, es negociado. Aunque se comprende de esta manera, examinando el poder dentro de la meta-narrativa cristiana puede ser redimido para la gloria de Dios y para el cumplimiento de las intenciones de Dios para los portadores de su imagen. El poder es bueno. El poder es un don de Dios. El poder crece a medida que se comparte con los demás. Cuando el poder se ve distorsionada por el pecado, se ve la injusticia (dominación, violencia) y la idolatría (jugar a ser dios). El poder es redimido, junto con todo el cosmos, por medio de Jesucristo. Nos convertimos en sus colaboradores, afirmando la bondad del poder tal como fue diseñado en la creación, reconociendo su condición caída (es decir, nombrando sus distorsiones), y participando con Cristo en restaurar y ser buenos administradores del don del poder.

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
176
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Analizando poder en America Latina desde una perspectiva cristiana (lisa anderson-umana) (1)

  1. 1. ANÁLISIS DEL PODER EN AMÉRICA LATINA A TRAVÉS DE LA METANARRATIVA CRISTIANA por Lisa Marie Anderson-Umaña B.S., Penn State University, 1982 M.A. Wheaton College Graduate School, 1993 ENSAYO COMO EXAMEN INTEGRAL DE COMPRENSIÓN Presentado al Dr. Donald Guthrie en cumplimiento parcial de los requisitos para el curso ES 9975 Exámenes Integrales de Comprensión Trinity Evangelical Divinity School Deerfield, Illinois Julio 2014
  2. 2. © 2014 Copyright Lisa Anderson-Umaña Todos los derechos reservados.
  3. 3. HOJA DE APROBACIÓN Aceptado: ______________________________ Primer Lector ______________________________ Segundo Lector ______________________________ Director del Programa
  4. 4. ABSTRACTO Este documento explora cómo se entiende el poder en América Latina, una comprensión bíblica del poder, y cómo el poder puede ser redimido en el liderazgo. El poder en América Latina se entiende principalmente como el poder personal, localizado alrededor y ejercido por una sola persona o un grupo élite. El poder se ejerce sobre todo de arriba a abajo (jerárquico), y es considerado como un bien limitado a pocos. El poder también se relaciona con el estatus que le es atribuido en la sociedad y se comparte en forma condicional, en otras palabras, es negociado. Aunque se comprende de esta manera, examinando el poder dentro de la meta-narrativa cristiana puede ser redimido para la gloria de Dios y para el cumplimiento de las intenciones de Dios para los portadores de su imagen. El poder es bueno. El poder es un don de Dios. El poder crece a medida que se comparte con los demás. Cuando el poder se ve distorsionada por el pecado, se ve la injusticia (dominación, violencia) y la idolatría (jugar a ser dios). El poder es redimido, junto con todo el cosmos, por medio de Jesucristo. Nos convertimos en sus colaboradores, afirmando la bondad del poder tal como fue diseñado en la creación, reconociendo su condición caída (es decir, nombrando sus distorsiones), y participando con Cristo en restaurar y ser buenos administradores del don del poder. Palabras clave: En América Latina: poder, autoridad, distancia de poder, estatus por adscripción, bien limitado, poder personal,comprensión bíblica del poder, cronograma Reformado, meta- narrativa cristiana, cosmovisión cristiana, clientelismo, negociación del poder, redención del poder.
  5. 5. iv A mis pastores, Isaac y Peggy Vilorio, que proveen para todos nosotros una perspectiva redimida del poder, poder que se comparte, horizontal, sin límites porque procede de la mano de Dios, y se dedica a la Esposa de Cristo, su Iglesia.
  6. 6. v INDICE LISTA DE ILUSTRACIONES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . vi Sección Uno 1. INTRODUCCION . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 La Esctructura Cultural del Poder en América Latina . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 El Poder en América Latina es Personificado . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . 3 El Poder en América Latina es Jerárquico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 El Poder en América Latina es un Bien Limitado. . . . . . . . . . . . . . . . . 5 El Poder está Relacionado con el Estatus de Uno. . . . . . . . . . . . . . . . . 6 El Poder es Negociado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 Sección Dos 2. UNA COMPRENSIÓN BÍBLICA DEL PODER . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 Sea hecho …. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 Hagamos … . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14 Fructificad y Multiplicaos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15 La Caída . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16 Redención . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 La Segunda Venida de Cristo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
  7. 7. vi Sección Tres 3. ANALISIS DE LAS PERSPECTIVAS DE AMÉRICA LATINA SOBRE EL PODER .. 21 El Poder es Personificado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 El Poder es Jerárquico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 El Poder es un Bien Limitado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25 El Poder es Negociado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 El Poder está Relacionado con el Estatus de Uno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 Se Necesita Exploración Adicional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 LISTA DE REFERENCIAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
  8. 8. vii ILUSTRACIONES Figura Página 1. Figura 1 Cosmovisión Cristiana (dibujada por la autora). . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 2. Figura 2: La Naturaleza del poder derivada de Génesis 1-3 (Crouch 2013) . . . 11
  9. 9. 8 ANÁLISIS DEL PODER EN AMÉRICA LATINA A TRAVÉS DE LA META-NARRATIVA CRISTIANA Introducción Llegué a América Latina como una extraña a la edad de veintidós años y en los últimos treinta y un años me he convertido progresivamente en una allegada. Consciente de mis raíces anglosajonas (suecas e irlandesas), he aceptado, no obstante, la invitación de los latinoamericanos para formar parte de su comunidad y he experimentado su cálido abrazo. Casarme con un hondureño sin duda aceleró y selló este proceso de adopción. No he renunciado a mi familia de origen pero sí me identifico mucho con América Latina. Estoy escribiendo este documento para mi familia adoptiva en América Latina (escrito originalmente en inglés fue traducido al español para su publicación). Así que por ahora, me complace invitar a personas de habla inglesa como expatriados para que “escuchen detrás de la puerta”. Muchos que llaman su hogar a Latinoamérica o que solamente vienen de visita podrían considerar este artículo, escrito por una “allegada-extranjera,” beneficioso para sus viajes. Aunque tal vez sin mencionarse, dentro de muchas conversaciones acerca del liderazgo en América Latina existe una preocupación por el poder. Expresado con un tono de ojalá se hacen declaraciones como: Ojalá que aunque se haga rico en el gobierno; también ayude al país... Ojalá no robe demasiado y nos deje en la quiebra, ... Ojalá él sea un buen líder, ya es hora de que tengamos un buen líder, ... Ojalá el poder no se le suba a la cabeza. ... Una y otra vez las conversaciones siguen. ¿Qué es realmente lo que está en juego? ¿Las personas no se preguntan cómo él o ella lidiará con el poder una vez lo tenga? Sea el contexto el gobierno, la iglesia o la familia, las preguntas sin respuesta flotan en el ambiente. Este estado de perplejidad sobre el liderazgo casi de anhelos irrealistas me impulsó a preguntar cómo se entiende el poder
  10. 10. 9 en América Latina. ¿Cuál es la comprensión bíblica del poder? ¿Cómo puede el poder ser redimido en el liderazgo? Este documento representa mis esfuerzos iniciales para indagar acerca de esta perplejidad y pasar de los meros pensamientos ilusorios a medidas prácticas de redención. Aunque el poder en América Latina se entiende principalmente como poder personal, ubicado y ejercido por una sola persona o un grupo élite, se ejerce sobre todo de arriba a abajo, y se considera un bien limitado para algunos. La comprensión del poder dentro de la meta-narrativa cristiana puede redimir su uso para la gloria de Dios y para el cumplimiento de las intenciones de Dios para los portadores de su imagen. El poder es bueno. El poder es un don de Dios. El poder crece a medida que se comparte con los demás. El poder ha sido distorsionado por el pecado y ahora uno ve la injusticia (dominación, violencia) y la idolatría (jugar a ser dios). El poder es redimido, junto con todo el cosmos, por medio de Jesucristo. Nos convertimos en sus colaboradores, afirmando la bondad del poder tal como fue diseñado en la creación, reconociendo su condición caída (es decir, nombrando sus distorsiones), y participando con Cristo en restaurar y ser buenos administradores del don del poder. Este documento consta de tres secciones. La sección uno describe cómo el poder se entiende comúnmente en América Latina desde diversas perspectivas socio-culturales. La sección dos esboza una comprensión bíblica del poder, cómo se ve a través de los lentes de la meta-narrativa cristiana, usando como referencia primordialmente el libro de Andy Crouch (2013): Jugando a ser Dios: Redimiendo el don del poder y otros (Austin 2010; Plantinga 1995). La sección tres analiza las perspectivas de América Latina con respecto al poder a través de los lentes proporcionados por Wolters (2005) en La Creación Recuperada, proporcionando algunas
  11. 11. 10 implicaciones prácticas en cuanto a cómo el poder puede ser usado para la gloria de Dios y para el desarrollo del ser humano.
  12. 12. 11 SECCIÓN UNO La estructura cultural del poder en América Latina Dada la amplia naturaleza del tema del poder en América Latina, ofrezco estas perspectivas. Admito que este tema merece un tratamiento mucho más profundo del que podría dársele en un documento de esta naturaleza, pero existen intelectuales latinoamericanos, antropólogos culturales y científicos políticos que sustentan las mencionadas perspectivas, tanto como mi propia experiencia personal.
  13. 13. 12 El poder en América Latina es personificado Cuando el renombrado historiador mexicano, Enrique Krauze (2012; 1997), escribe acerca del poder enumera los nombres de individuos poderosos, hombres (y una mujer, Eva Perón) que han influido en el panorama ideológico y político de toda América Latina. Uno de los prototipos más conocidos del poder en América Latina desde su independencia de España a principios de 1800 es un caudillo, un autócrata cuya carismática personalidad emana poder y cuya palabra es ley (Hamill 1992; Lynch 1993). "En la vida y en la obra literaria de Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa palpita el antiguo tema del poder, poder encarnado en la persona del caudillo" (Krauze 2012, 15). Castro Martínez (2008) describe lo peor del liderazgo caudillista como personalista, autoritario y populista (muestra empatía a las masas desfavorecidas, en un esfuerzo para ganar su apoyo). El dominio personal ha sido la nota predominante en la vida política de las naciones que habían roto sus lazos con España y Portugal, y se independizaron. Ciertamente, en ninguna otra parte es el patrón de la historia más rico en personalidades fuertes. El poder de la fascinación ejercida sobre las masas por los gobernantes era en ocasiones tan grande que una especie de complicidad popular en la práctica de la violencia estaba asegurada. Esta extraña mezcla de despotismo y popularidad barata justifica el nombre dado a ese tipo de gobierno ... cesarismo democrático. (Alvarez del Vayo 1941, 177-178) El poder en América Latina es jerárquico Mucho antes de la conquista española a principios de 1500, los imperios azteca, maya e inca gobernaron sus tierras a través de un estricto estilo vertical, con el rey en la parte superior de
  14. 14. 13 la pirámide, seguido por la nobleza que ocupaba las posiciones importantes en el gobierno, la milicia e instituciones religiosas. Estos eran seguidos por los agricultores y artesanos y en la parte inferior de la escala social estaban los esclavos, los pueblos conquistados a través de la expansión militar (Seaman 2013). Esta pirámide de poder es el "caudillismo" institucionalizado y todavía existe hoy en día, ya que es un fuerte rasgo nativo de la sociedad. La bien documentada y espantosa naturaleza de la conquista de España y Portugal en América Latina y la total devastación de su diverso patrimonio cultural tuvo que haber grabado a fuego en la mente de sus habitantes nativos que el poder es igual a violencia, dominación y destrucción (Galeano 2009). "Lo que distinguía a España de otras potencias coloniales fue el esfuerzo concentrado para imponer su cultura a sus súbditos coloniales por la fuerza; para transformar a los indios en versiones más oscuras y de menor estatura de los españoles "(Gussinyer 2000, 443). El establecimiento de los españoles como colonizadores reforzó aún más la teoría del poder de la soberanía, la creencia de que el poder se encuentra en el pico de la pirámide, “unos pocos poderosos que ejercen el poder y dominan a muchos sin poder" (Pasewark 1993, 8). "Si uno mira al pasado de América Latina un hecho emerge: los latinoamericanos han favorecido consistentemente alguna forma de monismo político incluyendo al "liderazgo autocrático" (Dealy 1974, 627). Debido a la naturaleza monolítica del catolicismo en América Latina (Dealy 1974), la estructura jerárquica del gobierno ha sido impresa en los pueblos de América Latina durante muchísimos años. La desigualdad en el estatus, el poder, la posición, la riqueza y el privilegio es una parte aceptada de la vida aquí.
  15. 15. 14 El término utilizado para describir el grado en que los subordinados aceptan o rechazan la desigualdad se llama distancia de poder. Hofstede y Hofstede (2005), así como House et al. (2004), han desarrollado un índice de catalogación de decenas y decenas de países alrededor del mundo en una escala de mayor a menor distancia de poder. Los países con las puntuaciones más altas indican una mayor aceptación de la desigualdad en la sociedad. Una vez más, la distancia de poder es el "grado en que los miembros menos poderosos de las instituciones y organizaciones de un país esperan y aceptan que el poder esté distribuido de manera desigual" (Hofstede y Hofstede 2005a, 46). El estudio de GLOBE (Ogliastri et al. 1999) muestra que, como región, América Latina tiene una alta distancia de poder. Entretejidos en la tela de la interacción de la sociedad, están el uso de títulos en el tratamiento de unos a otros (Ingeniero, Arquitecto, Licenciado), la aceptación de los privilegios como los mejores asientos o espacios para estacionamiento, los favores especiales o los beneficios para los más altos en la escala social, y el derecho del líder para tomar decisiones unilaterales y esperar obediencia incuestionable. Además, una vez que un líder llega al poder, él o ella a menudo utilizan tácticas para proteger su posición, eliminando a otros considerados como amenazas, a menudo simplemente cerrando la puerta a cualquier oportunidad de ascenso o progreso. El Poder en América Latina es un Bien Limitado Foster (1965a) fue uno de los primeros en describir el concepto del bien limitado en sus observaciones de la clase obrera (campesinos) en México. Pasewark (1993) describe esta perspectiva del poder como un juego de suma cero: "Se asume que la cantidad de poder es
  16. 16. 15 finita, de tal manera que si una persona o grupo tiene "más" poder, su contraparte debe tener "menos "(Pasewark 1993, 10). Muchos escritores como Galeano (2009) afirman que los países imperialistas se han enriquecido a expensas de América Latina y es por eso que América Latina es pobre. Detrás de esta afirmación parecería estar el concepto del bien limitado en una escala macro, es decir, que se cree que los bienes de este mundo son como un gran pastel, por lo tanto, aquellas naciones que tienen una mayor porción de los bienes lo hacen a expensas de las otras naciones que tienen una porción más pequeña. Debe notarse que otros escritores latinoamericanos están en desacuerdo con la afirmación de Galeano y la disputan vigorosamente (Montaner, Mendoza y Vargas Llosa 1996; Mendoza 2007). Estos tres autores escribieron dos libros (2007; 1996) que muestran cómo los autores de tendencia izquierdista como Galeano usaban el imperialismo, la CIA, las transnacionales, el Pentágono, etc. como chivos expiatorios, aún mientras escondían sus cabezas en la arena, hacían el papel de víctimas, e ignoraban las causas reales de la pobreza, el desempleo y las instituciones corruptas, prefiriendo culpar a otros de los problemas de América Latina. El antropólogo Paul Hiebert, citando a Foster (1965b) observó la perspectiva del bien limitado en la mayoría del mundo. Los recursos básicos como la tierra, la riqueza, la salud, las amistades, el poder, el estatus, y la seguridad son limitados y escasos. No hay suficiente para todos. En consecuencia, las personas tienen que competir por ellos. El resultado es una actitud de sospecha de los demás y la creencia de que si una persona está progresando el otro debe estar perdiendo. A las personas en este tipo de sociedades no se les anima a trabajar duro para salir adelante, y los que lo hacen a menudo son boicoteados por el grupo. Más bien, se les anima a mantener su lugar y adaptarse a la sociedad en la forma en que ya existe. (Hiebert 1986, 117)
  17. 17. 16 El Poder está Relacionado con el Estatus de Uno A uno se le atribuye más poder por parte de la sociedad de acuerdo con el estatus o rango de uno. Trompenaars y Hampden-Turner (1998, 105) describen una cultura de "estatus adscrito", como América Latina, donde el estatus es atribuido en virtud de la riqueza, el apellido, la clase, el género, versus una cultura en la que el estatus se logra mediante la acción, la formación, la capacidad, los logros y los títulos profesionales. Existe una tensión dialéctica que se siente dentro de una sociedad colectivista que presiona a sus miembros a mantener su lugar, pero al mismo tiempo hay una competencia para hacer que él o ella se destaquen entre el resto. (Dealy 1992, 100). Brusco (1995, 103) llama a esta dinámica "ascendencia social, una lucha absorbente por el estatus" y enumera las características y patrones de comportamiento que afectan el estatus en América Latina. 1. El estilo de vestir 2. Los títulos (¿cómo se dirigen a alguien) 3. La limpieza y el buen o mal estado de la ropa 4. El nivel y tipo de educación 5. Dónde vive un individuo (el lugar y tipo de residencia) 6. El porte o postura 7. Si él o ella parece ansioso o seguro de sí mismo 8. Si él o ella está solo o acompañado 9. Si él o ella se abstiene de participar en cualquier labor manual 10. Las Características físicas como la altura o el color de la piel 11. El apellido y los antecedentes
  18. 18. 17 El Poder es Negociado El poder es negociado, compartido en forma condicional, a cambio de algo. A veces, el poder no se comparte ya que es personalista (conectado a una persona o a un grupo élite), pero cuando se comparte el poder, parece funcionar bajo los términos del compadrazgo (favoritismo, clientelismo, parentesco o conexiones). Hay muchos tonos de favoritismo. El compadrazgo en el sentido formal fue requerido por la Iglesia Católica Romana porque el padre debe elegir un padrino para brindar apoyo a sus hijos en su bautismo, primera comunión o matrimonio. Los padres suelen elegir un patrocinador con un estatus más alto y "a cambio de patrocinio, al padrino se le brinda obediencia y deferencia. De manera informal, intercambios materiales (por ejemplo, regalos) también pueden añadirse a la relación padrino-ahijado "(Strickon y Greenfield 1972, 3). Heath (1972) señaló que el paternalismo parecía ser una parte inherente del campesino-clase obrera- hacia las autoridades y viceversa, incluso después de los cambios radicales en las estructuras sociales, lo que significa que el sentido de que se acepte que los que tienen autoridad deben cuidar de sus subordinados parece ser parte de la estructura de la sociedad. Cuando el poder es compartido se hace basándose en un sistema de intercambio. Este modus operandi significa que alguien en el poder hará entrega de bienes materiales, empleos o favores a cambio de votos, recuperación de la inversión, hacerse de la vista gorda, o establecer tratos. Este cambio funciona en ambos sentidos ya que incluso los aparentemente "menos poderosos" mantienen la relación en el lugar correcto por sus
  19. 19. 18 exigencias. El clientelismo ha sido estudiado ampliamente y en su mayoría ha recibido una crítica negativa (como señala Auyero 1999), sin embargo sigue formando una parte integral de las interacciones cotidianas de la vida. Desde la punta a la base de la pirámide social, no mucho se hace en América Latina "sin conexiones" (conectes, palanca, cuello, amigos). Un autor (Kling 1956) observó astutamente que dado que las posiciones sociales han sido mayormente establecidas al momento de nacer, la única forma segura de obtener una movilidad ascendente era conseguir un puesto en el gobierno. No importando si el gobierno es de tendencia de derecha o de izquierda. A grandes rasgos, hemos observado el poder en América Latina, que es personificado, jerárquico, un bien limitado, relacionado con el estatus adscrito, y negociado a través de relaciones patrón-cliente, patrocinio, o "amigos." Un argumento que podría ser hecho es que esta descripción podría muy bien aplicarse a otras regiones del mundo, con diferentes orígenes e historia. La siguiente sección proporcionará una comprensión bíblica del poder visto a través de la meta-narrativa cristiana. La última sección ofrecerá al lector algunas formas en las que el poder puede ser redimido en América Latina, para que sea usado para la gloria de Dios y el cumplimiento de los propósitos de Dios para los portadores de su imagen.
  20. 20. 19 SECCIÓN DOS Una Comprensión Bíblica del Poder "El poder se entiende mejor en el contexto de la meta-narrativa cristiana" (Crouch 2013, 9). Numerosos son los autores que objetarían el uso de metarrelatos para describir la realidad, por ejemplo, Michel Foucault, Jean-François Lyotard (Kelly 2011). Sin embargo, como Kelly (2011) dijo: "No tengo ninguna manera de entender la fe cristiana histórica, sino como una meta-narrativa; es la historia llena de veracidad de la obra redentora de Dios Creador a través de Israel y de la persona y obra de Jesucristo "(cursivas originales) (2011, 133). He dibujado una línea cronológica basada en las descripciones de la cosmovisión reformada por Wolters (2005) y Austin (2010). Cuando hablo de cosmovisión estoy utilizando la definición creada por James Sire (2004): "Una cosmovisión es un compromiso, una orientación fundamental del corazón, que puede ser expresada como una historia o en un conjunto de premisas (suposiciones, que pueden ser verdad, parcialmente verdaderas o falsas) que poseemos (consciente o inconscientemente) acerca de la constitución básica de la realidad, y que proporciona el fundamento sobre el cual vivimos, nos movemos y somos "(2004, 17). Sire reconoce que una cosmovisión no sólo se expresa como un conjunto de presuposiciones, sino que también puede expresarse en una historia o meta-narrativa. También identifica que su visión del mundo no es sólo cognitiva sino que es la forma en la que el corazón se orienta y compromete. Todos tenemos una cosmovisión, verdadera o falsa, sea que podamos expresarla o no. Como seguidora de Cristo, mi cosmovisión debe surgir de las Escrituras, la autoridad final para el cristiano.
  21. 21. 20 El poder se entiende mejor en línea con la meta-narrativa bíblica, que puede ser diagramada de esta manera: Véase la Figura 1 Cosmovisión Cristiana (dibujada por la autora).
  22. 22. 21 “El poder se puede definir como la capacidad de actuar o influenciar. La autoridad es el ejercicio formal o relacional del poder que ha sido legitimado por las estructuras sociales y / o de la propia comunidad. Así, el poder es la capacidad y la autoridad es el ejercicio de esa capacidad. Están relacionados y son cercanos, pero no son lo mismo” (Burns, Chapman, y Guthrie 2013, 211-212). El uso de la palabra griega, “dynamis, tendía a centrarse en la dimensión espiritual del poder en su capacidad para determinar la existencia terrestre para bien o para mal "desde arriba "” (Wink 1984, 17) o la capacidad de actuar o influenciar. El concepto de autoridad, que se encuentra en el Nuevo Testamento (por ejemplo, Mateo 28:18, Lucas 21:11), usa la palabra griega: "exousia, que la mayor parte del tiempo significaba la capacidad impersonal de acción que es otorgada por un cargo, ... refiriéndose a una dimensión estructural de la existencia, ese permiso o autorización proporcionado por algún organismo o individuo legítimo y encargado de autorizar"(Wink 1984, 15-16) (cursiva en el original). Figura 1 Cosmovisión Cristiana (dibujada por la autora)
  23. 23. 22 Austin (2010) hace una serie de observaciones pertinentes a la autoridad. La pre-existencia de la Divinidad muestra cómo el grupo preexiste al individuo. "La autoridad no se construye, ya estaba allí antes de la Creación" (2010, 9). ... En la creación, los seres humanos fueron hechos a imagen de Dios y con la Caída, "caímos" de nuestro estado original de perfección al pecado.... En la Redención, "Dios no deseaba dejar a los seres humanos en el pecado, así que introdujo medios para que se levantaran por encima del pecado y fueran restaurados a una plenitud del ser. ... Esta redención fue lograda por la vida de Cristo, su muerte y su resurrección... El regreso de Cristo traerá una restauración final de todas las cosas en el juicio final de Dios "(Austin 2010, 1). Si uno colocara la entrada del poder en el mundo como post-Caída esto indicaría su suposición de que, sin inclinaciones pecaminosas, los seres humanos no necesitarían autoridad. "Ese poder / autoridad sólo es necesario para compensar nuestra caída, por algún defecto humano" (Austin 2010, 15), lo que implicaría que el poder es malo en su esencia, ajeno al plan de Dios y ajeno a sus propósitos originales. En este documento se opera en el supuesto contrario, que el poder fue parte del plan de Dios desde el principio (antes de la Creación) y es necesario para que Dios sea glorificado y para que los seres humanos prosperen y cumplan las intenciones de Dios. El poder es ineludible y natural, y puede ser manejado/usado bien o mal. Al hacer un acercamiento para enfocarnos sobre la línea cronológica entre la Creación y la Caída podemos entender mejor el poder dentro de la historia de Dios del Génesis. Ver la Figura 2: La naturaleza del poder derivada de Génesis 1-3 (Crouch 2013).
  24. 24. 23 Hay una progresión del poder visible en los dos primeros capítulos de la Biblia, "El poder tiene sus raíces en la creación, el llamar algo de la nada y la fructífera, multiplicadora abundancia de nuestro sorprendente mundo. Está íntimamente ligado al portador de la imagen: el papel único que los seres humanos desempeñan en la representación del Creador del cosmos en medio de la creación "(Crouch 2013, 12). Figura 2: La Naturaleza del Poderderivada de Génesis 1-3 (Crouch 2013)
  25. 25. 24 Sea hecho ... Las palabras de Dios no fueron “hágase como” sino que “sea hecho algo en lugar de nada. Que la realidad se expanda para incluir esta posibilidad” (Crouch 2013, 34). El poder crea; es creativo. Hace cosas. Después de cada acto creativo-Sea hecho- Dios dijo: Es bueno. El diseño de Dios para el poder es que sea un recurso que se multiplica a sí mismo. La Biblia describe la vida que Dios creó como rebosante, lo que transmite una sensación de abundancia, variedad y prosperidad (Crouch 2013). El acto de Creación más poderoso de Dios nos muestra que el poder es la habilidad de hacer algo del mundo. Crouch (2013) llama al "poder la habilidad de participar en ‘la elaboración de cosas’ y ‘hallar el sentido,’ un proceso que es la cosa más característica que hacen los seres humanos" (2013, 17). Hagamos ... Cuando Dios creó a los seres humanos, dijo: "Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza" (Gen.1:26). El poder crece cuando se comparte. No está destinado a ser acumulado; no es un bien limitado, sino que a medida que el poder es compartido, se crea más, no menos. Si aún la creatividad divina requiere una comunidad, entonces cualquier creatividad humana implica algo más que un decreto individual-nos reunimos con un círculo de compañeros para definir, refinar y, en muchos casos mejorar en gran medida la visión original. Así como el punto culminante de la creación, la introducción de los propios portadores de la imagen de Dios en el mundo solo sucede en el contexto de la comunidad divina, por lo que a menudo hallamos que nuestra propia visión creativa no alcanza todo su potencial hasta que traemos a otros al proceso. (Crouch 2013, 34)
  26. 26. 25 El patrón de la creación es que lo que Dios ha hecho es bueno. Y cuando los portadores de la imagen de Dios están presentes en la creación, entonces el mundo se vuelve "muy bueno." Por ejemplo, los huevos son buenos. Pero cuando los seres humanos toman los huevos y hacer una tortilla, es muy bueno. Los árboles son buenos. Pero cuando los seres humanos toman los árboles, haciendo un diseño con la madera para elaborar una hermosa pieza de mobiliario, es muy bueno (Crouch 2013). Los seres humanos están hechos a imagen de Dios; somos los "portadores de su imagen." "El poder está relacionado con portar la imagen - reflejando y refractando el poder creativo del Creador del mundo sobre la muy buena creación. El portar la imagen es para nuestra prosperidad". (Crouch 2013, 54) Estamos hechos para un propósito más allá de nosotros mismos, estamos hechos para la gloria de Dios y para estar en relación con él, como el Catecismo Menor de Westminster expresa con tanta elocuencia:" ¿Cuál es el fin principal del hombre? Glorificar a Dios y gozar de Él para siempre "(Carson y Hall 1994). En toda la creación, ningún otro ser creado lleva en sí mismo la imagen de Dios. Solamente los seres humanos pueden reflejar adecuadamente a un Dios personal, amoroso y creativo. Fructificad y multiplicaos El diseño de la creación es de nuevo visible, continuando con los ejemplos anteriores, señalamos que las uvas son buenas. Pero cuando los seres humanos toman las uvas, fermentan el jugo y crean el vino, es muy bueno. Para los conocedores, la vista, el olor, la textura y el color del mejor vino es glorioso. Cuando la madera, del buen regalo de los
  27. 27. 26 árboles, es transformada en instrumentos musicales por los seres humanos, se compone música y toca una orquesta, eso puede ser verdaderamente glorioso "El verdadero poder revela la gloria, desplegando las abundantes posibilidades y realidades de las cosas creadas.... La gloria es la magnificencia del verdadero ser, la cautivadora belleza de algo que es tan rico en su realización que nos deja llenos de asombro y cercanos a la adoración. ... Lo mejor de la cultura tiene esta cualidad de excelencia trascendente, la capacidad de ser totalmente ella misma y hablar de algo mucho más grande que sí misma "(Crouch 2013, 110, 104-105). ¿Cómo se vería ese tipo de poder si lo empleamos con aquellos con los que trabajamos? Sobre todo diremos: "Fructificad y multiplicaos" a la gente que empleamos y empoderamos para su trabajo. “Llene el espacio creado por nuestra visión original con su propia creatividad.” Si hemos hecho bien nuestro trabajo, en esta etapa vamos a tener sorprendentemente muy poco que hacer porque los demás van a asumir su propia tarea creativa. Y si hacen bien su quehacer, la creación será enriquecida, será más útil, más hermosa y más capaz para generar más creatividad. Esto es lo que el poder fue destinado a ser. (Crouch 2013, 35) Tenemos un papel activo, vital en la administración del poder que Dios nos ha dado con este mandato de la creación de "Fructificad y multiplicaos, llenad la tierra y sojuzgadla” (Gen 1:28). Hasta ahora, en nuestra meta-narrativa, el poder, antes de la caída, puede ser entendido como un don de Dios, un buen regalo, fundamentalmente fructífero cuando se comparte, con el propósito de nuestra prosperidad. Cuando usamos el poder así, Dios es glorificado y el mundo entero y sus habitantes rebosan de vida y se convierten aún más en lo que Dios quiso que fuéramos. Desgarradoramente, la historia dio un giro drástico
  28. 28. 27 cuando los seres humanos usaron su libre albedrío para tomar malas decisiones y ahora sufrimos las trágicas consecuencias. La Caída Después de nuestra meta-narrativa, cuando el ser creado, Satanás engañó a Eva y a Adán haciéndoles creer sus mentiras, el pecado entró en el mundo (Génesis 3). El Shalom de Dios fue objeto de vandalismo y todo lo bueno fue contaminado por el pecado. La caída no creó nada nuevo, sólo distorsionó la bondad inherente de lo que Dios había hecho (Plantinga 1995). Wolters (2005) señala que si bien la creación de Dios, su estructura, aún conserva parte de su bondad creacional original, su dirección ha sido distorsionada, mal dirigida, por el pecado. A menos que usted entienda el poder desde dentro de la meta-narrativa cristiana, reconociendo que el poder es un buen regalo, que debe ser utilizado para hacer algo del mundo para la gloria de Dios y para cumplir las intenciones de Dios para los seres humanos, uno se queda llamando como algo natural las distorsiones del poder por el pecado, "la forma en que el mundo funciona." Pero el pecado creó la forma en que no se supone que debía ser, "más al principio no fue así...", dice Jesús (Mateo 19:8) remontándose a Génesis para revelar los propósitos originales de Dios. "El poder, tan presente y visible en la muy buena creación, ahora se esconde y busca la invisibilidad. Se esconde bajo tierra y queda bajo los pies, y cuando reaparece, toma la forma de coerción y violencia "(Crouch 2013, 12). French y Raven (1959; Raven 1965; 2008) definieron el poder como el potencial para que un agente de influencia provoque un cambio en las creencias, la actitud o
  29. 29. 28 el comportamiento de una persona, utilizando los recursos disponibles para él. Ellos clasificaron numerosas bases del poder social (informativo, de recompensa, de coerción, legítimo, de experiencia y referente), describiendo sus relaciones y advertencias. Si bien no cabe duda de que ellos observaron con precisión los patrones de poder social, sin el marco de la meta-narrativa cristiana, el poder se entiende principalmente como utilitario, es salirse con la suya. Pensadores influyentes como Max Weber, Friedrich Nietzsche, Wright Mills, y Michel Foucault han escrito extensamente sobre el poder, la dominación y la violencia. Crouch (2013) señala que lo que ellos pueden compartir en común, es tal vez, una visión "post-caída" del poder, sus abusos y distorsiones. Ellos pueden pensar que el verdadero rostro del poder es el control y la explotación, que aunque horribles, son sólo síntomas de problemas más profundos. Los términos bíblicos para estas cuestiones más profundas del pecado son idolatría e injusticia. La idolatría toma nuestra buena capacidad humana para el poder creativo para hacer algo del mundo y para dar voz al significado de la creación (es decir, su buena estructura creacional) y la desvía. Lo que funcionó mal con el don del poder es la historia de cómo los portadores de la Imagen usaron indebidamente su don de creatividad.... Substituyeron la verdadera imagen del Dios invisible con imágenes substitutas demasiado tangibles, falsos dioses que traen nada más disminución y decepción. El mal uso y el rechazo del don de Dios de portar su imagen toma forma de idolatría e injusticia, las dos cosas que Dios odia más. (Crouch 2013, 12) Debido al pecado, los seres humanos, en lugar de utilizar el poder de crear y hacer las cosas en comunidad con otros, empezaron a usar el poder para dominar, controlar y oprimir a otros, tratando de cumplir su propia voluntad y prácticas con los demás. Peor aún,
  30. 30. 29 los seres humanos utilizan su poder para establecerse como ídolos, jugando a ser dios en las vidas de los demás. Redención Siguiendo con la línea cronológica, viene la Redención. El punto culminante de la historia de la redención fue el nacimiento de Cristo, su vida, y su muerte en la cruz. Lo que nos da a los seres humanos el poder de restaurar la bondad de Dios en su creación es el mismo Cristo que vive en nosotros por medio de su Espíritu Santo. Pablo describe cómo el plan de redención de Dios vive en nosotros, lo que nos da el mensaje y el ministerio de la reconciliación en 2 Corintios 5:17-21. “Dios quiere Shalom y pagará cualquier precio para recuperarlo. El pecado humano es terco, pero no es tan terco como la gracia de Dios, ni la mitad de persistente, ni la mitad de dispuesta a sufrir para obtener su voluntad” (Plantinga 1995, 199). Cristo sufrió en el Gólgota y nosotros estamos llamados a compartir su sufrimiento así como "nosotros participamos en la continua obra creacional de Dios, siendo ayudantes de Dios para ejecutar hasta el final los planos de su obra maestra" (Wolters 2005, 44). Downs (2011) explica cómo la cruz es el clímax del drama bíblico de la redención, donde Jesús se ofrece a sí mismo como el sacrificio final para obtener la redención de Dios. Del mismo modo que las consecuencias de la caída fueron cósmicas, así los resultados de la muerte del Señor Jesucristo son cósmicos. El apóstol Pablo escribe: "por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda la plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos,
  31. 31. 30 haciendo la paz mediante la sangre de su cruz" (Colosenses 1:19-20). Mientras que la obra redentora de Dios incluye la redención de los seres humanos, es mucho más grande que eso. Se extiende a los resultados completos de la caída, redimiendo todo lo que había sido impactado por el pecado. La Segunda Venida de Cristo Hay que reconocer que la plena redención y restauración de los propósitos originales de Dios ocurrirán por completo sólo cuando Jesucristo regrese (el último punto de la línea cronológica). Hasta entonces, vivimos en la época del Reino de Dios del “ahora, pero aún no.” Este período es una de las victorias, derrotas y luchas ya que todavía batallamos contra la trinidad del mal (Satanás, influencias mundanas impías y nuestras propias inclinaciones pecaminosas). Hay muchos pasajes que hablan del aspecto de "todavía no" del Reino de Dios, como en Romanos 8:30 donde Pablo escribe que “a los que predestinó, a éstos también llamó; a los que llamó, también los justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.” Anticipamos esa glorificación final de los tiempos. Jesús, cuando compartió la última cena con sus discípulos, habla del Reino de Dios en un sentido futuro (Marcos 14:25, Lucas 22:16-18). El episodio final del Reino de Dios del ahora y aún no promete ser un gran final de cosas que “ojo vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman” (1 Corintios 2:9). Sólo podemos imaginar cómo serán los nuevos cielos y la nueva tierra si contemplamos lo mejor que esta vida tiene para ofrecer y luego lo multiplicamos por una infinidad de veces.
  32. 32. 31 El poder es redimido, junto con todo el cosmos, por medio de Jesucristo. Nos convertimos en sus colaboradores, afirmando la bondad creacional del poder, reconociendo (al nombrar) su condición caída (las distorsiones), y participando con Cristo en la restauración de los daños causados por el pecado y siendo buenos administradores del don de poder personal que nos ha sido dado. En resumen, "la redención, entonces, es la recuperación del bien creacional mediante la anulación del pecado y el esfuerzo hacia la eliminación progresiva de sus efectos en todas partes" (Wolters 2005, 83). En la siguiente sección voy a tratar de identificar los aspectos residuales de las perspectivas de América Latina acerca del poder que son buenas y, al mismo tiempo, voy a reconocer la mancha del pecado. Por último voy a señalar algunas maneras, grandes o pequeñas, sobre cómo el poder puede ser redimido, restaurado, y el buen poder creador de Dios puede ser recuperado.
  33. 33. 32 SECCIÓN TRES Análisis de las Perspectivas de América Latina sobre el Poder Es fácil criticar. Es un reto discernir la bondad creacional de Dios en el uso del poder y afirmarlo. Trae esperanza nombrar el pecado y luego señalar hacia cómo el poder redentor de Cristo puede ser restaurado para un buen uso. Este análisis seguirá la línea cronológica cristiana – La Creación, la Caída, la Redención - presentada en la Sección Dos formulando las mismas tres preguntas con respecto a cualquier perspectiva de América Latina acerca del poder. El Poder es Personificado ¿Cómo evidencia la percepción en América Latina de que el poder es algo personal, la bondad creacional de Dios? Porque el poder es personal, transmite un sentido relacional de cuidar a los demás y ser cuidado por ellos. En el tejido colectivo de América Latina reside un sentido de ser atendido por otros de los que se está rodeado, no es "sálvese quien pueda". Usted pertenece a un grupo familiar, una unidad colectiva compuesta no sólo del núcleo familiar y miembros de la familia extendida, sino de los padrinos (compadres) y aquellos individuos a quienes se quiere en la familia que los hijos cariñosamente llaman: tíos y tías. Dentro de este círculo, y dentro de ciertos tipos de puestos de trabajo, reside la figura del patrón. El (o a veces ella) es como la figura de un padre benévolo, cuidando y protegiendo los intereses del grupo. Evito el uso de la palabra paternalismo, ya que se utiliza despectivamente sobre todo, omitiendo sus aspectos positivos en un entorno comunitario (Martínez 2005).
  34. 34. 33 ¿Cómo ha sido deformada por el pecado la imagen del poder como personal? Los caudillos pueden jugar a ser Dios en la vida de los demás, haciendo ídolos de sí mismos. Los libros de historia están llenos de atrocidades cometidas por los que juegan a ser Dios. La injusticia reina impávida e indiscutida y peor aún, "la imagen del único y verdadero Dios se ha perdido, y no sólo se ha perdido sino que se ha reemplazado por un ídolo, por algo que pretende, a menudo muy persuasivamente, representar la verdad definitiva acerca de la realidad" (Crouch 2013 , 71). Dios ha colocado a los seres humanos en este mundo para dar testimonio de él como la realidad última, para declarar su carácter y expresar su alabanza, no para hacer ídolos de nosotros mismos, no para ser adorados y alabados como líderes todopoderosos. A menudo me he preguntado qué creencia sustenta este anhelo de dictadores benevolentes que surge en interminables discusiones políticas. Es una forma de esperar a Superman, un Salvador. "Todo lo que uno tiene que creer es que la fuerza es la única esperanza para lo correcto y colocar la esperanza de uno en alguien lo suficientemente fuerte como para conquistar en nombre de la verdad" (Crouch 2013, 50). La historia de América Latina, desde su independencia de España y Portugal está llena de líderes, tanto de izquierda como de derecha, que realmente creían que si adquirían suficiente poder para sí mismos empujarían hacia atrás todo lo que se les resistía y lograrían el dominio que ellos creían que era necesario para triunfar. A veces se utilizaron las ideas, pero los que más prevaleció fue la violencia.
  35. 35. 34 La historia de los dictadores benevolentes se repite, sólo los nombres y los países cambian: Ellos parecen trabajar bien al principio, pero luego fracasan, por lo general más temprano que tarde. "Los ídolos siempre decepcionan a sus fieles, y la injusticia que se deriva de la idolatría en última instancia arruina no sólo a sus víctimas, sino a sus perpetradores" (Crouch 2013, 52). Por medio de Cristo, ¿cómo podemos redirigir este anhelo por un Superman hacia una visión redentora del poder? Al abrir nuestras mentes y corazones para entender que Dios nos creó como seres que se deleitan en compartir el espacio, utilizar nuestro poder no para dominar, sino para crear los entornos en los que muchos seres podrían existir, prosperar y vivir juntos en comunidad. "La cooperación misteriosamente crea más poder que el que había antes, así que mientras más trabajamos juntos descubrimos más poder disponible para nosotros" (Crouch 2013, 52). América Latina está llena de ejemplos positivos de poder personal bien utilizado por jefes con prácticas benevolentes de administración que proveen para el bienestar de sus empleados; que muestran preocupación y consideración hacia sus trabajadores (Martínez 2005; Pellegrini y SCANDURA 2008). En el contexto de la iglesia, he observado pastores principales con límites auto-impuestos de su poder al compartir la toma de decisiones con un grupo de ancianos, incitando a otros para innovar y crear, negándose a manejar dinero al delegar dichas responsabilidades a un grupo de confianza de
  36. 36. 35 hombres y mujeres capaces, y sometiéndose a rendir cuentas a otras autoridades espirituales. El Poder es Jerárquico La autoridad es dada por Dios y somos llamados a respetar a quienes están en autoridad (Romanos 13:1; 1 Pedro 5:5). Durante años he dirigido actividades de formación de equipos en campamentos de toda América Latina. En lo que recibimos retroalimentación de sus experiencias, ocurren innumerables discusiones sobre el liderazgo y sin excepción, la sumisión a la autoridad se menciona y afirma. Parecería que América Latina tiene un buen conocimiento y práctica de la sumisión a la autoridad dando así alguna evidencia de este concepto bíblico como cultura. Plueddemann (2009, 100-102) señala cómo uno puede encontrar pasajes en la Biblia que afirman y critican tanto las culturas de elevada distancia de poder como las de baja distancia de poder. El pecado ha distorsionado el concepto de poder de maneras demasiado numerosas para mencionarlas, pero un hallazgo consistente en los estudios sobre las culturas con elevada distancia de poder es la alta frecuencia de actos de corrupción (Hofstede y Hofstede 2005b;. House et al 2004). Hay que reconocer que en el mundo caído de hoy, la jerarquía de la autoridad de la ley sigue siendo muy necesaria. Crouch (2013) señala: "Es necesaria la coerción para proteger la posibilidad de creación. El papel legítimo
  37. 37. 36 de la coerción es para hacer espacio para el progreso, especialmente mediante la restricción de cualquier cosa que amenaza fundamentalmente a los creativos portadores de la imagen”(Crouch 2013, 140). Teólogos de la liberación en América Latina perciben la naturaleza jerárquica del poder en la sociedad, que apunta a la existencia de la oligarquía o élite gobernante sobre las masas populares. "Si bien es cierto que la mayoría se ha sometido históricamente a las órdenes y exigencias deshumanizantes de unos pocos, no es por un conformismo innato o por falta de aspiraciones, sino porque esta minoría ha tenido y sigue teniendo poder sobre el resto, sea autoridad legal o porque ellos poseen los recursos necesarios, así como las medidas coercitivas para "mantener el orden" (armas) "(Martín- Baró 1989, 91). Esta percepción de lo que aflige a la sociedad los impulsa a buscar redención a través de hacer cambios en las estructuras de poder. Esto, naturalmente, les ha llevado a la arena de la política. "La liberación, por lo tanto, tiene que comenzar con el conocimiento de las causas de la opresión, que se interpretan como primeramente políticas y estructurales" (Levine 1995, 160). Los teólogos de la liberación han traído a la atención del mundo una "opción preferencial de los pobres" (Gutiérrez 1972) y mientras que René Padilla está de acuerdo con identificarse con las masas (que en América Latina son la mayoría y son pobres en bienes materiales), él cree que la iglesia local ha de ser un agente de transformación. Él
  38. 38. 37 promueve una perspectiva integral de la iglesia, que es una comunidad en la que Cristo se puede encontrar, en la que la iglesia vive en solidaridad con la humanidad pecadora, y trata de llevar la fuerza del Evangelio para influir en todos los aspectos de la vida en lo que él llama: Misión Integral (Padilla, Yamamori y Voth 2004). El uso de las Escrituras es un medio redentor para refrescar la comprensión de las personas acerca del poder. Una perspectiva jerárquica del poder puede transmitir superioridad a quienes tienen posiciones oficiales de poder y de inferioridad a quienes están bajo su mando. Pero al recordar el uso que hizo Pablo de la metáfora del cuerpo en 1 Corintios 12:12-31, se neutraliza la perspectiva de superioridad o inferioridad al estipular que cada parte del cuerpo es igualmente importante y necesaria para que el cuerpo funcione correctamente (Plueddemann 2009). Participar en la redención de Cristo puede significar que en lugar de utilizar el poder que uno tenga para promover su propia conveniencia, el líder abre posibilidades para el crecimiento y el progreso de otras personas que están bajo su autoridad. "Lo que motiva a un líder no es el poder por el gusto del poder, sino la posibilidad de canalizar su potencial para el bien de los demás" (Delgado Torres y Delgado Torres 2003, 82). El Poder es un Bien Limitado Hiebert (1985, 117) afirmó que a las personas en las sociedades de "bien limitado" no se les anima a trabajar duro para avanzar, y los que lo hacen son a menudo boicoteados por el grupo. Más bien, se les anima a mantener su lugar y a encajar en la
  39. 39. 38 sociedad, en la forma en la que ya existe. ¿Dónde es evidente la bondad creacional en esta percepción? Tal vez en no estar siempre intentando producir más, ser más grande y mejor, lograr más y mayores cosas, tiene un lado positivo: la satisfacción. Hay gozo en un momento, incluso en medio de limitaciones. Los ciudadanos de las sociedades ricas materialmente a menudo exhiben un sentido de derecho propio que está extrañamente ausente en América Latina. Tal vez muchos se identifican con el apóstol Pablo: " Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad."(Filipenses 4:12). ¿De qué maneras refleja esta percepción la distorsión del pecado? Esta percepción es perjudicial tanto para las élites que asumen características divinas en su dominio de los demás, como para reforzar una mentira en los que se perciben a sí mismos como con poco o ningún poder. Esta creencia ignora la naturaleza omnipresente del poder; la verdad es que todos tenemos poder. Pero, al ignorar nuestro poder, éste permanece oculto, latente. ¿Cuándo es evidente la redención de Cristo? Hay numerosos ejemplos de la obra redentora realizada por creyentes y no creyentes, organizaciones cristianas y seculares. El estudio de Brusco (1995) en Colombia documenta cómo la conversión evangélica reduce el machismo en la familia. El estudio de Villacorta (2010) con los pastores en el Perú
  40. 40. 39 demuestra cómo el Evangelio puede ayudar a los pastores a manejar el machismo y volverse más maleables. Debido a la gracia común (Mouw 2001) podemos, a través del discernimiento, identificar vestigios de la obra del Espíritu en la creación más grande y en todas las personas. Vale la pena recordar que, debido a la gracia común de Dios y al hecho de que todos llevamos la imagen de Dios (Imago Dei) la redención no es sólo el trabajo del "redimido". Crouch (2013) señala que la vocación de todo ser humano, aunque de manera imperfecta e incompleta, es llevar a cabo obras de justicia, sea que se haga mención del nombre de Jesucristo o no. Paulo Freire (2000, 1984) es un hombre así. Su trabajo en Brasil entre los pobres, enseñándoles a leer mostró evidencia de su consciencia de este dilema de la falta de poder en América Latina, y en todo el mundo. Su filosofía de la educación y su trabajo en programas de alfabetización se centraron en la concientización, un proceso mediante el cual un individuo progresivamente se torna consciente o informado de su estado de opresión y luego se mueve gradualmente hacia la liberación, apropiándose de su poder personal. Hay fuertes matices de redención en la obra de Freire. Lo que falta en la perspectiva de Freire, creo yo, es la comprensión de la naturaleza perniciosa de pecado en cada individuo, y la necesidad de un agente externo (es decir, Dios) para redimirnos. No podemos ser libres o liberados por nuestros propios esfuerzos o los de otros.
  41. 41. 40 Además, hay un buen número de organizaciones no gubernamentales europeas (ONGs) que trabajan en la mayor parte del mundo para fomentar la ciudadanía, lo que significa elegir participar en su sociedad, mediante el voto, al tomar conciencia de sus derechos y obligaciones, respetando los derechos de sus conciudadanos. La ciudadanía implica empoderar al ciudadano común para ser "monitor" de aquellos en el poder (Esteves y el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas 2004). Esta responsabilidad THIS IS AN INCOMPLETE SENTENCE. El poder es Negociado El poder es negociado porque muchos creen que el poder es un bien limitado. Por lo tanto, si el poder es una cantidad finita, sólo puede ser redistribuido y todas las relaciones se vuelven caracterizadas por la competencia o en el mejor de los casos de la negociación (Crouch 2013, 129). Si bien esto puede ser cierto, invisible a esta discusión está la densa red de amistades que caracterizan a una cultura colectivista como América Latina. Para muchos, la mayor riqueza de una persona no es el dinero, sino los amigos. Hay una alegría sin igual al estar rodeado de familiares y seres queridos. Este ethos resuena con numerosos pasajes en la Biblia que afirman la comunidad y la amistad (Proverbios 18:24; Juan 15:15). Por otro lado, esta red con la que uno negocia poder es a menudo muy pequeña, un círculo exclusivo de allegados, dejando a la gran mayoría de todos los demás impotentes y desvalidos. Mucho se ha escrito acerca de la oligarquía de América Latina y la
  42. 42. 41 forma en la que utiliza recursos para beneficio propio, o para premiar a aquellos leales a su causa (Strickon y Greenfield 1972). Aunque el discurso de los comunistas y socialistas de América Latina es muy diferente del discurso de la oligarquía derechista, en la práctica, después de llevar a cabo las reformas iniciales, el poder se desplaza de nuevo a las manos del pequeño grupo élite que dirige el movimiento y este poder es rara vez compartido (los principales ejemplos son Cuba con Castro y Venezuela con Chávez) (Krauze 2012; Montaner, Mendoza y Vargas Llosa, 1996). Una imagen del compartir redimido del poder propio es la práctica que Sanders (2002) aboga en su libro, Love is the killer app (El amor es la aplicación clave). Sanders descubrió en el mundo de la tecnología lo fructífero que es compartir libremente las propias invenciones y conocimientos- sin esperar nada a cambio. En América Latina un cuadro de este compartir redimido del poder es "cómo la experiencia de la conversión ha llevado a muchas mujeres a revalorarse a sí mismas en relación con Dios y con otros aumentando la autonomía de las mujeres y socavando el machismo tradicional" (Loreto Mariz y Campos Machado 1997). Este tipo de conversión da como resultado que el poder sea compartido con las mujeres, permitiéndoles servir en puestos clave de liderazgo en la iglesia, y ejercer un mayor poder en las tradicionalmente esferas públicas masculinas, particularmente en las iglesias pentecostales. “El pentecostalismo sin duda ofrece a las mujeres nuevas funciones, incluyendo funciones de liderazgo. ...Las mujeres son cruciales para el mantenimiento y la expansión de las iglesias pentecostales "(Drogus 1997, 61).
  43. 43. 42 Otro ejemplo de la redención del poder es la paternidad. Una de las declaraciones más famosas acerca del poder ha sido la de Lord Acton: “El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente (Figgis y Laurence 1907).” Tomada como verdad bíblica por muchos, merece una mirada más cercana. ¿Es siempre cierto que el poder absoluto corrompe absolutamente? Absolutamente no. Crouch (2013) usa la analogía de un padre con su hijo recién nacido. Sin duda en esta etapa de la vida de un niño, sus padres tienen poder absoluto sobre él o ella, sin embargo, en lugar de ser corrompidos por el poder absoluto, en la mayoría de los casos, “muchos padres se hallan a sí mismos despertando a las nuevas capacidades de resiliencia, sacrificio y servicio que antes no supieron que tenían.... ¿Por qué? Porque han sido sobrecogidos por el amor. El amor transforma el poder. El amor absoluto transfigura al poder absoluto. El poder transfigurado por el amor es el poder que hizo y salva al mundo” (Crouch 2013, 45). El Poder está Relacionado con el Estatus de Uno ¿Qué evidencia de la bondad creacional de Dios puede verse en el poder atribuido de acuerdo a estatus? Hay un lugar para el reconocimiento de los logros y de los beneficios que adquirimos gracias a los esfuerzos de otros. Por ejemplo, una herencia que se transmite de generación en generación debe celebrarse, o los beneficios derivados de inventos como el agua corriente, las computadoras, los teléfonos celulares, etc. Esos son
  44. 44. 43 privilegios compartidos por todos. "Los privilegios son los beneficios continuos o acumulados de ejercicios de poder anteriores exitosos" (Crouch 2013, 152). ¿Cómo afectó la Caída este aspecto del poder? En lugar de celebrar nuestro "estatus" como hijos e hijas de Dios, o que tenemos valor porque estamos hechos a imagen de Dios, hemos recurrido a la celebración de estatus basado en rango o logros, en “cuál es su posición -- su lugar en la fila. Se trata de la tendencia humana pecaminosa de ser clasificado por encima de otro, a ser considerado más digno que otro. ... El estatus se trata de contar, numerar, clasificar y en última instancia de excluir” (Crouch 2013, 156). Con el estatus vienen privilegios y los privilegios pueden ser seductores. El estatus alcanzado o adscrito y los privilegios adicionales que éste trae nos inducen a hacer un ídolo del estatus. “La búsqueda de estatus rara vez se mantiene dentro de los parámetros de un dominio limitado. Empezamos a perseguir el estatus en sí. Pero debido a que el estatus es un ídolo implacable, nunca podremos alimentarlo lo suficiente y tampoco podrá darnos suficiente estatus a cambio para estar completamente satisfechos” (Crouch 2013, 157). Los privilegios ilícitos son como cuando el funcionario del gobierno utiliza su posición para aceptar sobornos, extorsiona pagos por servicios que deben ser prestados de forma gratuita; la lista podría seguir y seguir. El estatus aporta privilegios y los privilegios traen poder personal. ¿Cómo podemos usar nuestro poder personal de maneras redentoras? En pocas palabras, siguiendo el ejemplo de Cristo. Jesús usó sus privilegios-él no buscó guardarlos, él entregó su poder.
  45. 45. 44 Él no se aferró a su poder. Se despojó a sí tomando condición de humilde siervo (Filipenses 2:5-11). "Jesús no renuncia a su poder, lo utiliza para hacer milagros, perdonar, sanar, proclamar y enseñar, alimentar a miles y calmar tormentas. Algo a lo que él no sólo se muestra reacio, sino que se opone totalmente, es a cosechar privilegios que tan naturalmente podrían ofrecérsele como consecuencia de estos actos de poder "(Crouch 2013, 165). Jesús nunca se quedó en las proximidades con el fin de recibir elogios por sus obras. En América Latina, los ejemplos de poder redentor que se otorga de acuerdo con el valor de uno y no por el rango o logros se puede encontrar en muchas iglesias pentecostales. El mayor logro teológico del pentecostalismo en América Latina es la libertad de expresión y la afirmación del valor de la persona dentro de la comunidad. ... En marcado contraste con lo que ocurre en la misa católica o en el culto protestante tradicional, a casi cualquier persona aceptada por la comunidad pentecostal se le permite interpretar las Escrituras durante el culto, para moralizar sobre las condiciones de vida, para predicar acerca de los cambios necesarios en la conducta personal, para orar de forma espontánea, para ofrecer sugerencias para la respuesta de la comunidad ante un mundo malo, y para votar sobre cuestiones de importancia, como los grandes gastos de recursos de la comunidad. Todo esto tiene sus raíces en las tradiciones protestantes, como la interpretación de las Escrituras por los cristianos ordinarios, el sacerdocio de todos los creyentes, y la prioridad de la práctica sobre el dogma. (Cleary y Stewart-Gambino 1997, 7)
  46. 46. 45 Conclusión Hemos estudiado algunos aspectos de cómo se entiende el poder en América Latina y hemos utilizado la metanarrativa o cosmovisión cristiana para comprender el poder desde una perspectiva bíblica y teológica. Hemos juntado estas dos comprensiones en un intento de describir cómo, a través del poder de Jesucristo, el poder puede ser usado para la gloria de Dios y para el desarrollo humano. Pero me gustaría concluir con un reto personal para el lector: que haga un mapa de su poder personal en un esfuerzo para llegar a ser mejores administradores del poder que Dios nos ha dado. Darle sentido al poder requiere otro par de ojos para ayudarnos a discernir su presencia, ya que como expatriados prestando algún servicio en América Latina, tenemos privilegios del estatus atribuido a nosotros, y tal vez ni siquiera nos damos cuenta. A mí misma se me ha otorgado moverme más adelante en largas filas o se me ha ofrecido un mejor asiento sólo porque mi piel es más blanca que la de los que me rodean. Puede habérsele dado más peso a mi opinión porque soy extranjera. Mi pasaporte estadounidense me concede un cierto estatus para viajar, me da opciones para escapar de situaciones peligrosas en caso de decidirme a pedir ayuda. Una vez que haya tomado nota de dónde posee usted poder y privilegios, le animo a preguntarle a sus seres queridos para obtener puntos de vista adicionales. Recuerde que, en general, "a quienes tienen poder se les dificulta ver su propio poder y los efectos de éste... hacemos un absurdo mal cálculo del poder que tenemos
  47. 47. 46 y cuántas oportunidades tenemos para usarlo" (Crouch 2013, 123). Del mismo modo, los pobres en bienes materiales también tienen una muy baja estimación del poder que poseen. El poder desconocido o indefinido no puede ser aprovechado y utilizado para el bien de los demás, del mismo modo en que una maestra no se da cuenta que ella tiene el poder de detener las burlas en su clase y permite que estas surjan y avancen, trabajando su poder destructivo en los estudiantes, mientras ella se sienta con los brazos cruzados. En mi propia experiencia en el ministerio, estoy aprendiendo a identificar en oración dónde mis acciones y actitudes pueden estar obstaculizando la vida y las posibilidades de crecimiento de otros. Por ejemplo, mientras trabajaba con un equipo de maestros de escuela dominical, decidí seguir el ejemplo de Booz con Rut (Rut 2:15-18) y dejar intencionalmente "sin terminar" varias tareas que sabía que otros disfrutarían y tenían la capacidad de llevar a cabo. Estoy aprendiendo a compartir el poder de crear. Crouch (2013) señala: “Las disciplinas espirituales clásicas, junto con las disciplinas pequeñas, como lavar los platos, nos humillan y nos abren a la gracia. Son capaces de hacer de nosotros personas que podemos realmente soportar el peso de la gloria de la imagen de Dios, una vida de verdadero poder. Hay una manera más allá del control del poder, a través de la práctica del día de descanso y de la adoración que lleva el poder a su fin propio. ... Las disciplinas espirituales son un medio para ayudar a traernos de vuelta bajo el señorío de Aquel ante el cual toda rodilla se doblará un día” (Crouch 2013, 13). He
  48. 48. 47 descubierto que la práctica de las disciplinas espirituales clásicas del silencio y la soledad (Barton 2004) me ayudan a recordar que la vida no se trata de completar una larga lista de quehaceres o de ser productiva, sino de depender de Dios para que el ministerio de fruto abundante. El poder viene a través de dejar que Dios realice el ministerio a través de mí y no de mi propio esfuerzo por trabajar más en el ministerio. Se necesita exploración adicional Se necesita más exploración para entender el uso correcto de la coerción en un mundo pecaminoso, especialmente para aquellos que tienen que utilizar la fuerza o amenazar con utilizar la fuerza (agentes de policía, por ejemplo), incluso la fuerza letal (Servicios Armados) como parte de su trabajo. Lo mismo podría decirse de las personas que tienen que tomar decisiones sobre el uso de la coerción y la fuerza, como los que sirven en los poderes ejecutivo, legislativo o judicial del gobierno. Presente en los libros de Crouch (2012) y Heclo (2008) está un tratamiento profundo del papel fundamental que desempeñan las instituciones en asuntos relacionados al poder. Este tema hacía necesaria una exploración sustancial que yo no estuve en capacidad de proporcionar.
  49. 49. 48 REFERENCIAS Alvarez del Vayo, Julio. 1941. “Romance of Power in Latin-America.” Free World (New York, N.Y.: 1941) 1 (November): 177–85. Austin, Victor Lee. 2010. Up with Authority: Why We Need Authority to Flourish as Human Beings. London ; New York: T & T Clark. Auyero, Javier. 1999. “‘From the Client’s Point(s) of View’: How Poor People Perceive and Evaluate Political Clientelism.” Theory & Society 28 (2): 297–334. Barton, R. Ruth. 2004. Invitation to Solitude and Silence: Experiencing God’s Transforming Presence. Downers Grove, Ill.: InterVarsity Press. Brusco, Elizabeth E. 1995. “The Reformation of Machismo : Evangelical Conversion and Gender in Colombia”. Austin, TX: University of Texas. Burns, Bob, Tasha Chapman, and Donald Guthrie. 2013. Resilient Ministry: What Pastors Told Us about Surviving and Thriving. Downers Grove, Ill: IVP Books. Carson, John L, and David W Hall. 1994. To Glorify and Enjoy God: A Commemoration of the 350th Anniversary of the Westminster Assembly. Edinburgh; Carlisle, Penn., USA: Banner of Truth Trust. Castro Martinez, Pedro Castro. 2008. “El Caudillismo En America Latina, Ayer Y Hoy.” In Liderazago Politico: Teoria Y Procesos Enel Mexico de Hoy, edited by Mario Bassols Ricardez, 113–40. Iztapalapa, México, D.F.: Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa. Cleary, Edward L, and Hannah W Stewart-Gambino. 1997. Power, Politics, and Pentecostals in Latin America. Boulder, CO: Westview Press. Crouch, Andy. 2013. Playing God: Redeeming the Gift of Power. Downers Grove, IL: IVP Books. Dealy, Glen Caudill. 1974. “The Tradition of Monistic Democracy in Latin America.” Journal of the History of Ideas 35 (4): 625. doi:10.2307/2709090. ———. 1992. The Latin Americans: Spirit and Ethos. Boulder: Westview Press.
  50. 50. 49 Delgado Torres, Nora, and Dolores Delgado Torres. 2003. “El Lider Y El Liderazgo: Reflexiones.” Revista Interamericana de Bibliotecologia 26 (2): 75–88. Downs, Perry G. 2011. “Education as Sacrament.” Christan Education Journal 8 (1). 3: 101– 13. Drogus, Carol Ann. 1997. “Private Power or Public Power : Pentecostalism, Base Communities, and Gender.” In Power, Politics, and Pentecostals in Latin America, 55–75. Boulder, CO: Westview Press. Esteves, Fernando, and United Nations Development Programme. 2004. La democracia en América Latina: hacia una democracia de ciudadanas y ciudadanos : Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay, Venezuela. New York, N.Y.; Buenos Aires: Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ; Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara. Figgis, J.N., and R.V. Laurence, eds. 1907. “Letter to Bishop Mandell Creighton, April 5, 1887.” In Historical Essays & Studies. London: Macmillan. Foster, George M. 1965a. “El Caracter Del Campesino.” La Revista Mexicana de Psicoanalisis, Psiquiatria, Y Psicologia 1 (1). ———. 1965b. “Peasant Society and the Image of Limited Good.” American Anthropologist 67 (2): 293–315. Freire, Paulo. 1984. La importancia de leer y el proceso de liberación. México: Siglo XXI. ———. 2000. Pedagogy of the Oppressed: 30th Anniversary Edition. 30 Anv Sub. New York: Continuum. French, John RP, and Bertram H. Raven. 1959. “The Bases of Social Power.” In Studies in Social Power, by Dorwin Cartwright, 150–67. Ann Arbor, MI: University of Michigan. Galeano, Eduardo. 2009. Las venas abiertas de América Latina. Madrid: Siglo XXI de España Editores. Gussinyer, Jordi. 2000. “Algunos Aspectos Del Ambiente Cultural de Mesoamerica Al Iniciarse La Evangelizacion Y La Primera Arquitectura Cristiana.” In Estrategias de Poder En America Latina: VII Encuentro-Debate America Latina Ayer Y Hoy, 1era. ed. Barcelona, Spain: Universitat de Barcelona.
  51. 51. 50 Gutiérrez, Gustavo. 1972. Teología de La Liberación: Perspectivas. Verdad E Imagen 30. Salamanca: Ediciones Sígueme. Hamill, Hugh M. 1992. Caudillos: Dictators in Spanish America. Norman: University of Oklahoma Press. Heath, Arnold. 1972. “New Patrons for Old: Changing Patron-Client Relationships in the Bolivian Yungas.” In Structure and Process in Latin America: Patronage, Clientage, and Power Systems. Santa Fe, NM: School for Advanced Research Press. Heclo, Hugh. 2008. On Thinking Institutionally. Boulder, Colo.: Paradigm Publishers. Hiebert, Paul G. 1985. Anthropological Insights for Missionaries. Grand Rapids, Mich: Baker Book House. ———. 1986. Anthropological Insights for Missionaries. Grand Rapids, MI: Baker Academic. Hofstede, Geert H, and Gert Jan Hofstede. 2005a. Cultures and Organizations: Software of the Mind. Rev. and expanded 2nd ed. New York: McGraw-Hill. House, Robert J., Paul J. Hanges, Mansour Javidan, Peter W. Dorfman, and Vipin Gupta, eds. 2004. Culture, Leadership, and Organizations :The GLOBE Study of 62 Societies. Thousand Oaks, CA: Sage Publications. Kelly, Stewart E. 2011. Truth Considered and Applied: Examining Postmodernism, History, and Christian Faith. Nashville, Tenn: B & H Academic. Kling, Merle. 1956. “Towards a Theory of Power and Political Instability in Latin America.” The Western Political Quarterly 9 (1): 21. Krauze, Enrique. 1997. Biografia Del Power: Caudillos de La Revolucion Mexicana (1910- 1940). México, D.F: Tusquets Editories Mexico. ———. 2012. Redentores: Ideas y poder en America Latina. New York: Vintage. Levine, Daniel H. 1995. “Protestants and Catholics in Latin America: A Family Portrait.” In Fundamentalisms Comprehended, 155–78. Chicago, IL: University of Chicago Press. Loreto Mariz, Cecilia, and Maria Das Dores Campos Machado. 1997. “Pentecostalism and Women in Brazil.” In Power, Politics, and Pentecostals in Latin America, edited by Edward L Cleary and Hannah W Stewart-Gambino. Boulder, CO: Westview Press. Lynch, John. 1993. Caudillos En Hispanoamerica: 1800-1850. Madrid: Ed. MAPFRE.
  52. 52. 51 Martín-Baró, Ignacio. 1989. Sistema, Grupo Y Poder. 1a ed. Psicología Social Desde Centroamérica 2. San Salvador, El Salvador: UCA Editores. Martinez, PG. 2005. “Paternalism as a Positive Form of Leadership in the Latin America Context.” In Managing Human Resources in Latin America : An Agenda for International Leaders, edited by Elvira M. Davila, 75–93. Oxford, UK: Routledge. Mendoza, Plinio Apuleyo. 2007. El Regreso Del Idiota. 1. ed. México, D.F: Debate. Montaner, Carlos Alberto, Plinio Apuleyo Mendoza, and Alvaro Vargas Llosa. 1996. Manual Del Perfecto Idiota Llatinoamericano. Argentina: Libro Tauro. Mouw, Richard J. 2001. He Shines in All That’s Fair : Culture and Common Grace : The 2000 Stob Lectures. Grand Rapids, MI: W.B. Eerdmans Pub. Co. Ogliastri, Enrique, Cecilia McMillen, Carlos Altschul, Maria Eugenia Arias, Carolina Davila, Peter Dorfman, Marilia Ferreira de la Coletta, Carol Fimmen, John Ickis, and Sandra Martinez. 1999. “Cultura Y Liderazgo Organizacional En 10 Países de América Latina. El Estudio Globe.” Academia. Revista Latinoamericana de Administración, 29–57. Padilla, C. René, Tetsunao Yamamori, and Steven M Voth. 2004. The Local Church, Agent of Transformation: An Ecclesiology for Integral Mission. Buenos Aires, Argentina: Ediciones Kairós. Pasewark, Kyle A. 1993. A Theology of Power: Being beyond Domination. Minneapolis: Fortress Press. Pellegrini, E. K., and T. A. Scandura. 2008. “Paternalistic Leadership: A Review and Agenda for Future Research.” Journal of Management 34 (3): 566–93. doi:10.1177/0149206308316063. Plantinga, Cornelius. 1995. Not the Way It’s Supposed to Be : A Breviary of Sin. Grand Rapids, MI: Eerdmans ; Apollos. Plueddemann, Jim. 2009. Leading across Cultures : Effective Ministry and Mission in the Global Church. Downers Grove, IL: IVP Academic. Raven, Bertram H. 1965. “Social Influence and Power.” In Current Studies in Social Psychology, edited by ID Steiner and M. Fishbein, 371–82. NY, NY: Holt, Rinehart, Winston.
  53. 53. 52 ———. 2008. “The Bases of Power and the Power/interaction Model of Interpersonal Influence: Bases of Power.” Analyses of Social Issues and Public Policy 8 (1): 1–22. doi:10.1111/j.1530-2415.2008.00159.x. Sanders, Tim. 2002. Love Is the Killer App: How to Win Business and Influence Friends. New York: Three Rivers Press. Seaman, Rebecca M., ed. 2013. Conflict in the Early Americas: An Encyclopedia of the Spanish Empire’s Aztec, Incan, and Mayan Conquests. Santa Barbara, California: ABC-CLIO. Sire, James W. 2004. The Universe next Door: A Basic Worldview Catalog. 4th ed. Downers Grove, IL: InterVarsity Press. Strickon, Arnold, and Sidney M. Greenfield, eds. 1972. Structure and Process in Latin America: Patronage, Clientage, and Power Systems. Santa Fe, NM: School for Advanced Research Press. Trompenaars, Alfons, and Charles Hampden-Turner. 1998. Riding the Waves of Culture: Understanding Cultural Diversity in Global Business. 2nd ed. New York: McGraw Hill. Villacorta, Wilmer Guillermo. 2010. “Unmasking Machismo: From Malleability to Transformation of Andean Pentecostal Leaders in Central Peru.” Accessed November 23. http://gradworks.umi.com/33/13/3313346.html. Wink, Walter. 1984. Naming the Powers: The Language of Power in the New Testament. The Powers v. 1. Philadelphia: Fortress Press. Wolters, Albert M. 2005. Creation Regained: Biblical Basics for a Reformational Worldview. Grand Rapids, MI: William B. Eerdmans Pub.

×