Your SlideShare is downloading. ×

One Novellas series # 2 One Mistake

1,427

Published on

Una noche. Eso es todo lo que se supone que es. Una noche de sexo increíble con un extraño al que nunca volvería a ver. Sin ataduras. Eso es lo que Olivia Harris pensó cuando se metió en la cama …

Una noche. Eso es todo lo que se supone que es. Una noche de sexo increíble con un extraño al que nunca volvería a ver. Sin ataduras. Eso es lo que Olivia Harris pensó cuando se metió en la cama William Connor.
Pero Olivia no puede decir no a William. Es rico, atractivo, encantador y dice todas las cosas correctas. Así que cuando él le pide que se quede, ella dice que sí. Y cuando él le dice que él quiere algo más que buen sexo, Olivia se deja querer más, también. Pero entonces se entera de que William ha estado guardando un secreto, y ese secreto lo cambiará todo.
Justo cuando ellos encuentran una manera de trabajar más allá del error de William, algo más sucede que es aún más complicado. Ahora Olivia debe encontrar una manera de explicarse a William o arriesgarse a perderle para siempre.

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
1,427
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
53
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King 1 Only in Books
  • 2. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Staff de Staff de Traducción Corrección Moderadora Moderadora Kristel98 Meellc Traductoras Correctoras Val_mar amalfii GaraziF Ale_GE ilsemm741 GaraziF MaryJane♥ sttefanye Leii123 Carolyn ♥ Revisión Final Diseño Viqijb Gaz Only in Books 2
  • 3. One Mistake Serie The One #2 Índice Sinopsis Capitulo 01 Capitulo 02 Capitulo 03 Capitulo 04 Capitulo 05 Only in Books Emma J. King
  • 4. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Sinopsis Una noche. Eso es todo lo que se supone que es. Una noche de sexo increíble con un extraño al que nunca volvería a ver. Sin ataduras. Eso es lo que Olivia Harris pensó cuando se metió en la cama William Connor. Pero Olivia no puede decir no a William. Es rico, atractivo, encantador y dice todas las cosas correctas. Así que cuando él le pide que se quede, ella dice que sí. Y cuando él le dice que él quiere algo más que buen sexo, Olivia se deja querer más, también. Pero entonces se entera de que William ha estado guardando un secreto, y ese secreto lo cambiará todo. Justo cuando ellos encuentran una manera de trabajar más allá del error de William, algo más sucede que es aún más complicado. Ahora Olivia debe encontrar una manera de explicarse a William o arriesgarse a perderle para siempre. Only in Books 4
  • 5. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Capítulo 1 Traducido por val_mar Corregido por Gaz La nieve había estado cayendo por tres días seguidos y no mostraba ningún signo de que fuera a parar pronto. El hombre del tiempo estaba pronosticando al menos un pie y medio de nieve en la ciudad y estaba urgiendo a todos a permanecer dentro. William y yo estábamos felices de vernos obligados a ello. La mañana después de la fiesta de vacaciones, sólo mientras la nieve estaba cayendo, William me condujo de vuelta a mi lugar así pude recoger algo de ropa y un cepillo de dientes. Habíamos regresado inmediatamente a su casa, y no la habíamos dejado desde entonces. Ahora era martes por la mañana, William y yo nos encontrábamos bebiendo café y leyendo el periódico en la cama. Coloqué mi jarra vacía en la mesita de noche y lo vi revisando la sección de negocios, intentando no pensar sobre que él se encontraba desnudo bajo las sabanas lujosas en las que estábamos envueltos. Cada vez que pensaba sobre la desnudez de William, no conducía a nada productivo. Y teníamos cosas importantes por discutir. —Tenemos que regresar a trabajar alguna vez —dije cuando él finalmente dobló el periódico y lo tiró en la cama. —¿Quién lo dice? —William se estiró perezosamente—. La empresa es mía. Estoy dándote carta blanca. —Exactamente, la compañía es tuya. Por lo tanto podrías realmente querer correrme de la empresa. —Lo codeé en un lado, pero era como codear un muro de piedra y él ni siquiera se inmutó. —Mañana es Navidad. Nadie está trabajando hoy de ninguna manera. — William puso un brazo alrededor de mí y me jaló hacía su cuerpo. Descansé mi mejilla contra su pecho desnudo y tracé las puntas de mis dedos debajo de su esternón. El suspiró satisfecho. Only in Books 5
  • 6. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King —Tengo otros planes para ti hoy, Olivia Harris. Planes mucho más escandalosos que contratos de negociaciones e investigación legales. —Podrías necesitar comprar un gran lugar. Se nos han acabado las habitaciones. —En los tres días y cuatro noches que hemos pasado juntos, hemos acordado tener sexo en cada cuarto en la casa, y era una gran casa—. ¡Oh, espera! No lo hemos hecho en el gimnasio. ¿Y podemos hablar sobre el hecho de que tú tienes tu propio gimnasio? —Era gimnasio o una alberca cubierta —explicó. Enroscó el final de mi oscuro cabello alrededor de sus dedos—. Pensé que la piscina techada sería demasiado. —Problemas de gente rica. —Estaba muy segura de que nunca estaría trayendo a William de vuelta al único cuarto de mi departamento. Incline mi cabeza hacia atrás y sonreí—. Debe ser muy difícil ser tú. —No tienes ni idea. Por ahora mi mano resbaló debajo de las sabanas y vago por su cintura. —Hablando de durezas —dije mientras mi mano se cerraba alrededor de él—. Eres insaciable, William Connor. —No sé sobre eso. Estoy seguro que puedes encontrar una forma de satisfacerme. —Los dedos de William se encontraban aún enredados en mi cabello y tiró de él suavemente para levantar mi cabeza ―Creo que puedes estar en lo correcto sobre eso —dije, mi puño apretando sobre él mientras mi boca estaba envuelta por la suya. La mano de William rozó encima del hueso de mi cadera y debajo de la curva de mi trasero. Cuando le dio un ligero apretón, mi cuerpo comenzó a zumbar y a doler al mismo tiempo. Estaba atrapada entre la espada y la pared, para hablar. Me encontraba delirantemente atraída a William y lo quería muy malamente. Quería sentirlo dentro de mí, empujando contra mí en los lugares correctos. Pero estaba dolorida. En solo esos días, habíamos tenido sexo por lo menos una docena de veces, y no siempre había sido delicado. Mi cuerpo necesitaba un descanso. William tenía otras ideas, y podía ser muy persuasivo. Cómo él deseaba, echó a un lado la sabana que cubría parcialmente nuestros cuerpos. Comenzó a ponerse a horcajadas sobre mí pero lo empujé lejos. —¿Qué está mal? —dijo él, viéndose confundido y cada vez mas deseoso por hacer su camino conmigo. Con la sabana desaparecida, tuve una visión clara de su asombroso cuerpo. Only in Books 6
  • 7. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Resistir a William Connor era un esfuerzo inútil. —Nada. Nada en absoluto. —Lo empujé suavemente sobre su espalda y me arrodillé encima de él. Mientras bajaba mi cuerpo sobre el suyo, podía sentirlo subiendo para encontrarme y yo me deslice hacia abajo en el último minuto—. Pienso que podríamos intentar algo un poco diferente esta vez —dije, corriendo mi lengua lentamente sobre mis labios. William elevó una ceja interrogante. —¿Diferente? Mantuve mis ojos en los suyos mientras me deslizaba más abajo en la cama. William se percató de lo que estaba pasando y dejó escapar un gemido carnal. No se podía negar que esto iba a ser más placentero para él que para mí, pero su anticipación me dejaba completamente encendida. Mientras cerraba mi boca en la punta de su erección, mantuve mi mirada en la suya, mirando hacia arriba a través de mis pestañas. Contuvo el aliento y lo liberó en un rápido jadeo. ―Olivia ―dijo en un bajo gemido. Rodé mi lengua lentamente a su alrededor. William sabía dulce y salado y yo deseaba más. Mientras tomaba más de él, gruñó de nuevo y se sacudió ligeramente. Cuando lo sentí hormigueando al fondo de mi garganta, cerré mis labios sobre él estrechamente y empecé un lento retorno, succionando duro en el proceso. Repetí la acción varias veces, dejando a mi lengua burlarse de la cabeza de su pene en cada ocasión. William enredó una mano en mi cabello mientras yo continuaba trabajando, y pude sentirlo tirando ligeramente mientras me movía arriba y abajo. Podía decir por cómo se estaba retorciendo que lo tenía justo donde lo quería. Quité mi boca y puse su erección en mis manos. Me encontraba aun mirándolo, y podía verlo levantar su cabeza en sorpresa. La sonrisa que se extendió por mi cara era puro sexo. Mientras él me observaba, deslice mi lengua húmeda desde la punta, a lo largo de su eje. Su boca cayó abierta de placer y sus ojos se cerraron. Repetí el movimiento, esta ocasión usando mis manos para gentilmente apretar sus testículos. La mandíbula de William se cerró dura y supe que estaba cerca de venirse. Sus ojos se abrieron, y silenciosamente me dejó saber que estaba a punto de la liberación. Amplié mis ojos para decir que entendí y a continuación cerré mi boca sobre el de nuevo, y Only in Books 7
  • 8. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King después de un viaje por su longitud, su cuerpo se sacudió debajo de mí y se liberó en mi boca, gruñendo mi nombre de nuevo. Rápidamente me tragué el líquido pegajoso que llenaba mi boca e hice mi mejor intento por no ahogarme o hacer una cara de disgusto. Tanto como William me dio vuelta, esa parte del placer oral nunca fue tan sensual. Se encontraba jadeando ligeramente mientras yo arrastraba besos de su ahora satisfecha erección hasta su torso. Me detuve debajo de su mandíbula, y susurre en su oído: ―Delicioso. William exhaló bruscamente y giró su cabeza hacia la mía. —Santa mierda, Olivia. Reí ante la estupefacta expresión en su rostro. No podía dejar de burlarme de él. —¿Estuvo bien para ti? —Todo acerca de ti está bien para mí —dijo, su cabeza sacudiéndose bruscamente con asombro—. Mejor que no planees dejarme pronto porque pienso que no te dejaría ir. —No voy a ir a ningún lado en esta tormenta de nieve —dije, rodando sobre mi espalda. —Eso no es exactamente lo que quise decir. William rodó sobre su lado, y me derretí mientras su calor corporal presionaba contra mí. Si me gustaba o no, mi atracción por él no iba lejos. Puso la palma de su mano encima de mi estomago, justo debajo de mi ombligo. —Eres tan asombrosa —dijo él casi en un susurro. —Únicamente estás diciendo eso por lo que acabo de hacer —dije. No era la primera vez que un hombre había declarado admiración a una mujer justo después de una actividad sexual. No era ingenua. —No lo estoy —insistió. Se apoyó en un codo y se cernió sobre mí. La intensidad de su mirada me hizo encogerme de nuevo en la cama. Sus ojos quemaban en un gris acero y sus labios estaban presionados en una firme línea. Podía decir que estaba sopesando si decir algo más o no. Después un lento parpadeo de sus ojos, él dijo: —Sólo prométeme que te quedaras. Asentí, levantando mi cabeza para besarlo suavemente en los labios. Only in Books 8
  • 9. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King —Si eso es lo que tú quieres, me quedaré. William sonrió. —Nuestra primera navidad juntos —dijo—. Cuán romántico. —Romántico, erótico. Es la misma cosa. —Lo besé de nuevo, y brinqué de debajo de él—. Mierda. —¿Qué está mal, Livy? —William saltó también fuera de la cama y vio como desesperadamente me apresuraba a encontrar mi ropa. —No puedo creer que lo olvidé. —Me puse mi ropa interior y coloque mi sostén en su lugar—. Soy tan idiota. —Livy. Cálmate. —William me agarró por el brazo y me detuvo. En mi apresurado pánico, mi corazón había estado corriendo pero ahora dio un vuelco por una razón completamente diferente. William estaba parado detrás de mí, desnudo, sin nada más que una expresión preocupada y un salvaje cabello de sexo. Estaba agonizando por pasar mis manos a través de él, pero no tenía tiempo. —Tengo que irme, William. —¿Irte? ¿Adónde? Livy, no entiendo que está pasando. —Su rostro preocupado era absolutamente adorable. Quería envolver mis brazos a su alrededor y jalarlo de vuelta a la cama. Puse una mano en su pecho y le sonreí. —Lo siento. No pretendo actuar como una persona loca, pero tengo un compromiso y acabo de recordarlo. —¿Qué clase de compromiso? —William estaba viendo cómo me ponía un par de vaqueros. —¿Recuerdas ese lugar del que te hable? ¿El refugio donde me ayudaron? —En un ataque de ira, le había dicho a William el oscuro secreto acerca de mi pasado. Tuve un ex que se volvió violento, y me puso en el hospital. Desde entonces, había sido voluntaria en el refugio que tomaba a mujeres abusadas y a sus hijos. —Lo recuerdo. —La mandíbula apretada de William decía que estaba pensando acerca de mi ex, no del refugio. —Hoy tendrán una fiesta de Navidad, y estoy encargada de ello. —Había sido mi idea, realmente. El refugio tenía alrededor de una docena de niños, y muchos de ellos no tenían mucho para ser felices. Quise hacer algo para subirles el ánimo, Only in Books 9
  • 10. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King aún si fuera solo por un día—. Necesito estar ahí en veinte minutos para tener todo en su lugar. Encontré un suéter limpio en mi bolso y lo saqué. Luego me puse a cuatro patas para recuperar mi botas de debajo de la cama. Cuando estuve de vuelta en mis pies, William estaba ya medio vestido en un par de jeans oscuros y estaba trabajando en los botones de su camisa de vestir blanca. —¿Qué estás haciendo? —pregunté. William me miro cómicamente y dijo: —Debería ser muy obvio, pero estoy vistiéndome. —¿Por qué? —Aún no comprendía—. El refugio está a solo unas calles. Puedo caminar. No tienes que llevarme. —No te voy a llevar. ―Había finalizado con su camisa y estaba poniéndose un suéter gris—. Voy a ir contigo. —No, no vas a hacer. —No había pretendido que las palabras sonaran de forma tan cruel, pero la cabeza de William se levanto bruscamente—. Lo siento. Sólo digo, que no tienes que sentirte obligado a ir. De verdad. Deberías quedarte aquí. Volveré en unas cuantas horas. —No me siento obligado —dijo él con enojo en su voz—. No hago cosas por obligación. Quiero ir contigo. No quería discutir con William. Era grandioso que quisiera venir, pero el refugio era un lugar sagrado. La mayoría de las mujeres y niños no confiaban en los hombres. No sabía cómo explicárselo a William sin ofenderlo. —Quiero que vayas, William. Pero podrías no estar cómodo ahí. —No tienes que preocuparte por mi comodidad. Estoy seguro que puedo manejarlo. —Sus ojos destellaron hacia mí. —Estoy segura de que puedes —coincidí, y suavicé mi voz—. Pero ellos podrían no ser capaces de manejarte. Encendimiento cruzó por la cara de William. —Ya veo. —Esas personas han atravesado un montón de cosas malas y exactamente no confían en los hombres. —Me encogí de hombros indefensamente—. No puedo culparlos por eso. Sé que es injusto, y que no eres como esos hombres, pero ellos no saben eso. —Lo tengo. —William sonrió tensamente—. No sería bienvenido ahí. Con razón. Only in Books 10
  • 11. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King —No, no está bien. —Fruncí el ceño, deseando que hubiera una solución. William era un buen hombre y quería ayudar. Seguramente sería el mejor ejemplo posible para esos niños que no tenían una positiva influencia masculina en sus vidas—. Puedes venir —decidí—. Si alguien está incomodo, siempre puedes salir. Pero si quieres, debes venir. Inclino su cabeza afirmativamente. —¿Estás segura? Asentí confiadamente. —Sí. Estoy segura. Ponte tu abrigo. —Dame dos segundos —dijo William, agarrando su teléfono de la mesita de noche—. Solo necesito hacer una llamada rápida. Mientras estaba en el teléfono, me puse un abrigo, una bufanda y salí afuera. El sol se estaba reflejando en la capa de nieve y tuve que entrecerrar mis ojos hasta que se ajustaron a la luz. El aire era fresco y estimulante mientras aspiraba, y saqué un lento soplo. —Es un día hermoso —dijo William mientras aseguraba la puerta detrás de nosotros. Tomó mi mano fría en la suya y comenzó a calentarse instantáneamente. Caminamos fuera en la nieve inmaculada cubriendo la acera y empezamos a hacer nuestro camino tan cuidadosamente como fue posible. Todos los vecinos de William aún estaban dentro, calientes y secos. —Odio la nieve —dije cuando mi pie se deslizo debajo de mí por tercera vez. William me mantuvo en mis pies. —Realmente necesitas aprender cómo caminar sin caerte —dijo él con una carcajada. Envolvió un brazo alrededor de mis hombros y presiono sus fríos labios en mi mejilla—. No que me importe salvarte. Me incliné hacia él, deleitándome en su calor y firmeza. —Puedes terminar arrepintiéndote de decir eso. Necesito que me salven demasiado. No respondió y continuamos en relativo silencio. Nuestros pasos hicieron fuertes crujidos mientras atravesábamos la nieve. El refugio estaba a sólo cuatro calles del lugar de William así que no nos tomó mucho llegar allí. Había sido convertida de una vieja escuela y a pesar de estar en un opulento vecindario, estaba bastante deteriorado. Only in Books 11
  • 12. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King —No te preocupes —dije cuando William dudó en la puerta. Lo jalé hacia delante—. Es mucho más bonito dentro. El personal de voluntarios pasó por un montón de problemas para hacer el interior del refugio tan hogareño y acogedor como fuera posible. Los muebles eran todos de segunda mano, pero limpios. Estábamos solos en el vestíbulo y William me ayudó a salir de mi abrigo. —¿Cómo fue fundado este lugar? —preguntó William mientras colgaba nuestros abrigos en el armario. —Había unas pocas mujeres propietarias de negocios en la ciudad que hacen la mayoría de la financiación. Una par de iglesias también ayudan, y hemos llevado a cabo eventos para recaudar fondos, también. Es un esfuerzo de grupo. —Alcancé su mano—. Vamos. Te daré un tour. Lo llevé por el primer piso y señalé la sala, cocina, comedor y cuarto de juegos. Uno de los voluntarios lo había limpiado recientemente porque todos los juguetes estaban ordenados. Unos pocos de los residentes del refugio se arremolinaban y todos miraban a William recelosamente. Por su parte, él fue tan encantador como le fue posible. Afortunadamente, jugó con sus fortalezas. —¿Cuánto has estado viviendo aquí? ―le preguntó a Molly, una residente que había llegado a conocer bastante bien. La encontramos en la cocina haciendo un bocadillo para sus hijos. Tenía cuatro niños y seis meses atrás habían dejado su casa en medio de la noche después de que su esposo golpeara a uno de sus hijos en la cara. Ellos habían estado en el refugio desde entonces. —Seis meses y cuatro días —dijo Molly con su obstinada barbilla en el aire. No le gustaba la compasión y rechazaba sentir pena por ella misma—. Olivia me encontró un trabajo pocos meses atrás, y pronto tendré suficiente estabilidad para que mis niños y yo consigamos nuestro lugar. No será mucho, pero por lo menos será nuestro, ¿sabes? William asintió y detecté una mirada encantada en sus ojos. Era mucho para alguien procesarlo, pero creí que él lo estaba haciendo bien. Molly agarró los sándwiches de mantequilla de maní y mermelada y nos dejó solos en la cocina. —¿Cuántos años tiene?—preguntó él, asintiendo con la cabeza hacia puerta por la que Molly había salido. —Veintidós. —Abrí uno de los armarios y empecé extraer los suministros de fiesta—. Tiene cuatro niños debajo de los seis y tuvo al primero cuando tenía dieciséis. Only in Books 12
  • 13. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King —¿Y su esposo la golpeaba? —William tomó la pila de manteles de mí. —Todo el tiempo. A sus niños, también. —Lo miré a los ojos—. Vas a ver y oír un montón de cosas hoy. Si no estás listo, lo entiendo completamente. Ahora es momento para decidir. —¿Realmente piensas tan mal de mi? —William colocó lo que llevaba en su brazo en la barra e hizo lo mismo con las bolsas de comida que yo sostenía. Tomó mi cabeza entre sus manos y me besó suavemente en los labios—. No te voy a dejar. No te voy a dejar aquí, y no voy a dejarte. Trata con ello. —No lo digas si no lo dices en serio —supliqué, siempre-tan-tranquilamente. Quería tan malamente creerle a William. Necesitaba alguien como él en mi vida, alguien que estuviera para mí. Pero era mucho pedir. —Sólo dame una oportunidad. Te lo demostrare—. William me besó otra vez, y supe en ese momento que le daría un millón de oportunidades para probármelo. 13 Only in Books
  • 14. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Capítulo 2 Traducido por GaraziF Corregido por Carolyn ♥ Sólo me tomó unos minutos observar a William mezclarse con los residentes del refugio para darme cuenta que lo había subestimado. Las mujeres se mostraron escépticas cuando se lo presentaba. Muchas de ellas habían terminado en el refugio precisamente porque se habían enamorado de hombres encantadores y atractivos. Pero no pasó mucho tiempo para ver que William no era como esos hombres. La forma en que los niños acudían a él, correteando por atención, hizo sonreír a las madres. No tenía tiempo para estar alrededor y sonreír, salirse de la fiesta iba a ser más difícil de lo que pensaba. Tenía comida que preparar, decoraciones que poner y entretener a los niños. En un momento particularmente estresante, estaba en la cocina mirando al suelo, donde uno de los niños había tirado un poco más de un contenedor entero de ponche de huevo. Necesitaba sacar el jamón del horno, pero ahora un río de líquido de Navidad se ponía en mi camino. ―¿Cómo puedo ayudar? ―preguntó William, dándose cuenta que estaba a punto de arrancarme los pelos. Tomó un rollo de servilletas de papel y arrancó un puñado antes de entregármelo. No fue hasta que me miró que me di cuenta que el niño responsable del lío estaba acurrucado en un rincón de la cocina, lágrimas silenciosas deslizándose por sus mejillas. ―Teddy, ¿qué pasa? ―Olvidé el desorden y me arrodillé delante del pequeño. William dio un paso detrás de mí y Teddy se agachó de miedo. ―Oye, está bien ―dijo William, sorprendido. Only in Books 14
  • 15. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King ―Teddy, mírame ―le dije lo más suavemente posible. Él alcanzó su punto máximo de miedo―. Está bien. Nadie está enfadado contigo. Es sólo un pequeño derrame. No hay problema. Se quedó congelado, mirándonos a mí y a William. Por fin bajó las manos. Tendí los brazos hacia él. ―Ven, dame un abrazo. ¿Por favor? Mantuvo los ojos en William mientras se arrastraba hacia mí, miró a otro lado sólo después que lo tuve en mis brazos. Le hice señas a William para que se agache junto a nosotros. ―William no te va a hacer daño ―le susurré al oído. Levantó la cabeza y lo miró. ―¿Lo prometes? ―dijo con su vocecita. Lo apreté más fuerte. ―Te lo prometo. Nunca dejaría que nadie te hiciera daño. No quitaba sus ojos de William, que estaba haciendo todo lo posible para no ser intimidante. ―No voy a hacerte daño, Teddy. Te lo juro. Teddy tragó y se limpió las lágrimas de sus mejillas. ―Está bien. William inclinó la cabeza y le sonrió cálidamente. ―Estaba pensando que si quieres, tal vez podríamos salir a la calle y construir un muñeco de nieve. ¿Eso suena divertido? Asintió tímidamente. ―Está bien. ―Genial ―celebró, extendiendo la mano y Teddy la tomó después de un segundo de vacilación. William me miró―: También voy a llevar a los otros niños afuera. ―¡Una excelente idea! ―Le sonrío de regreso. Mi corazón se derritió al verlo hablar con Teddy al salir de la habitación, sosteniendo su pequeña mano. ―Él es bueno ―observó Molly, agarrando las toallas de papel que William había abandonado. Se agachó para limpiar el desorden―. Teddy no se fía de nadie. Bueno, de ningún hombre. Only in Books 15
  • 16. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King ―Lo sé. ―Había visto a Teddy correr gritando en el porche―. William es uno de los buenos. ―Espero que sí. ―Pero sus ojos decían que no terminaba de creerme―. Por tu bien, espero que tengas razón. Una hora más tarde, la comida estaba completa y lista para comerse. William había mantenido entretenidos a los niños afuera, y llegaron a la mesa con las mejillas rojas, el cabello húmedo y los estómagos vacíos. No pasó mucho tiempo para que pudiéramos recoger la mesa. Después, nos reunimos en la gran sala de estar y los niños cantaban villancicos mientras sus madres les tomaban fotos frente al árbol. William y yo nos quedamos en la parte trasera de la sala. ―Estuviste muy bien hoy ―le dije, dándole un codazo con el brazo. Él me dio un codazo espalda. ―Estás muy bien todos los días. ―Puso su brazo a mí alrededor y apoyé mi cabeza en su hombro―. Hoy ha sido bastante sorprendente. Realmente estás ayudando a la gente aquí. ―Eso espero. ―Pensé en lo que Molly me había dicho en la cocina―. A veces no estoy tan segura. Es difícil hacer una diferencia después del hecho. Estas personas están muy dañadas. ―Todos estamos muy dañados ―dijo en voz baja. Pensé en mi propio pasado. ―Supongo que eso es cierto. Un fuerte golpe en la puerta hizo saltar a todos. Vivían, otra voluntaria, corrió a contestar. ―Me pregunto de qué se trata todo esto ―le dije. Cuando miré a William, detecté una leve sonrisa―. ¿Qué hiciste, William Connor? ―¿Quién, yo? ―dijo, su familiar sonrisa juguetona volvió con toda su fuerza. ―¡Ho, ho, ho! Los chicos gritaron de alegría al ver al hombre gordo con barba y traje rojo. Llevaba bolsas abultadas llenas de regalos. ―¡Santa! ―Teddy se levantó y corrió hacia el desconocido. Santa consiguió soltar los paquetes justo a tiempo para su abrazo. Only in Books 16
  • 17. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King ―¿Cómo en el mundo se encuentra un Santa Claus en Nochebuena? ―le pregunté a William. Se encogió de hombros inocentemente. ―No tengo idea de lo qué estás hablando. Santa siempre trabaja en Nochebuena. Es algo que hace. Le di un codazo en el costado. ―Ahora, ¿quién es el asombroso? ―le dije, dándole un largo beso. ―¡Olivia! ¡William! ¡Miren lo que me trajo Santa! ―Teddy nos interrumpió, saltando arriba y abajo y agitando el regalo en el aire. ―¿Un helicóptero? ―Me reí de su emoción. Nunca lo había visto sonreír, y mucho menos saltar―. Eso es muy bueno. ―¡Vuela de verdad! ―explicó―. Tiene un mando a distancia. William se reía también, con los ojos tan brillantes como el pequeño. ―Vamos a llevar esa cosa al aire ―dijo. Vi como lo ayudaba a abrir el paquete y ponerlo todo junto. Estaba arrodillado en el suelo mientras Teddy se sentaba en su regazo, haciendo preguntas. Él le explicó cuidadosamente todas las partes del helicóptero y cómo lo hacía volar. Después de poner las pilas en su lugar, Teddy corrió alrededor de la habitación persiguiendo el helicóptero. Los otros niños estaban igual de entusiasmados con sus regalos, e incluso Santa trajo regalos para las madres. Me quedé en el rincón de la habitación y lo observé todo, amante de la inocencia pura de la Navidad. ―Un último regalo ―dijo Santa, cruzando la habitación. Me sobresalté cuando me entregó un pequeño paquete. William estaba al otro lado de la habitación, escuchando hablar a Teddy acerca de los helicópteros. Cuando lo miré, me estaba mirando. ―Gracias, Santa ―le dije con los ojos todavía sobre William. Me había traído un regalo de Navidad. No me esperaba eso. Mis manos temblaban un poco cuando desenvolví el paquete. Era pequeño y liviano, y casi se sentía vacío, pero me di cuenta que algo se deslizaba en su interior. Levanté la Only in Books 17
  • 18. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King tapa de la caja y me quedé mirando, sorprendida por la llave que había dentro. Fruncí el ceño mientras pensaba en la importancia de este regalo. William estaba de pie frente a mí y tomó mi mano libre. ―Esto hará que sea más fácil que te quedes conmigo ―dijo―. No hay excusas. ―¿Una llave de tu casa? ―pregunté sin convicción. Todo avanzaba muy rápido―. ¿Estás seguro de esto? ―Debes saber que no hago cosas de las que no estoy seguro. ―Me besó en la frente―. No estoy diciendo que tienes que vivir conmigo ni nada. Sólo quiero que seas capaz de ir y venir como te plazca. Quiero que te sientas como en casa. Miré por encima de su hombro y vi que varios de los niños tenían sueño. Era hora de irse. ―Está bien. Vamos a casa entonces ―dije. Cuando había entrado por primera vez a su casa, me había asustado. Era grande, y estaba monstruosamente ordenada. Tenía amas de llaves que iban tres veces a la semana para mantenerlo todo impecable. Pero después de pasar los últimos días con él, todo lo horroroso había desaparecido. Abrazados en el sofá mirando Vacaciones de Navidad y bebiendo ponche de huevo, nunca en mi vida me había sentido más en casa. William debe haberse sentido de la misma manera porque se quedó dormido a mi lado, los dos completamente vestidos y perfectamente complacidos, en realidad por "dormir" juntos sin tener relaciones sexuales por primera vez en nuestra relación. A la mañana siguiente, nos despertamos enredados en el sofá con la televisión encendida. ―Feliz Navidad ―dijo él, su voz cargada de sueño. ―Feliz Navidad ―murmuré en su pecho. No estaba pensando en moverme pronto. Por desgracia, el universo tenía otros planes. Su teléfono sonó estridentemente desde el otro lado de la habitación. ―Ignóralo ―le aconsejé. ―Con mucho gusto. ―Me envolvió en sus brazos. El teléfono dejó de sonar por un minuto y luego comenzó de nuevo. Tratamos de ignorarlo, pero cuando empezó a sonar por tercera vez, lo animé a responder. Only in Books 18
  • 19. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King ―Esto podría continuar durante toda la mañana. Los hombros de WIlliam se tensaron mientras revisaba el identificador de llamadas. ―¿Hola? ―dijo secamente. Se paseó por la habitación y pasó una mano por su enredado cabello. El que estaba en el otro extremo de la línea estaba hablando con voz aguda, pude distinguir unas pocas palabras al azar de la conversación: —Estaba ocupado. —No, no te estaba evitando. —Sí, todavía tengo planeado ir hoy. —No lo sé. Más tarde. Sus ojos se estrecharon con lo que se le estaba diciendo. Cuando me miró, gesticuló con la boca que estaba hablando con su madre y rodó los ojos. Me sonrió y se estiró perezosamente. Hoy iba a pasar tiempo con su familia, lo que significaba que podía ir a mi casa, revisar mi correo y lavar un poco de ropa. Él tenía otras ideas. —En realidad, voy a llevar a alguien conmigo. —Sí, una mujer. Puso los ojos de nuevo. ―Mamá, te he dicho un millón de veces que no soy gay. —Me tengo que ir. —Madres ―dijo, encogiéndose de hombros con impotencia mientras tiraba el teléfono sobre la mesa―. No se puede vivir con ellas, pero no estaríamos vivos sin ellas. Me alejé cuando se sentó en el sofá y se me acercó. ―¿Tienes algo que quieres decirme? Hizo una mueca. ―Sí... como que vas a venir conmigo y mi familia en Navidad. ―¿Voy a ir? ―Incliné la cabeza―. ¿Estás seguro de eso? ¿Tal vez quieras preguntarme, en vez de decirme? ―Bueno, como que deberías ―dijo William. Pude ver una sonrisa alegre escondida detrás. ―¿Voy a hacerlo? ¿Por qué? Only in Books 19
  • 20. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King ―Debido a lo que voy a hacer por ti. ―Se abalanzó hacia mí y grité. Me quedé clavada en el sofá y deslicé mis manos directamente a la cintura de sus pantalones de chándal. Justo cuando comenzó a besar mi cuello, su teléfono sonó de nuevo. Suspiró ruidosamente. ―Maldita sea. Mantén ese pensamiento. Estaré de vuelta. Pero una vez que empezó a hablar, sabía que no iba a ser una llamada rápida. Todo era hablar de negocios. Gravity, Inc., su compañía y donde yo trabajaba, era un trabajo exigente. Cuando William recibía una llamada, no era algo que pudiera manejarse en menos de quince minutos. Me marché del sofá y le dije que me iba a tomar una ducha. Una mirada de dolor pasó por su rostro y supe que estaba pensando en lo mucho que quería unirse a mí. Por mucho que amaba una buena ducha de sexo, necesitaba una limpieza a fondo, así que no estaba exactamente decepcionada de tener la ducha toda para mí. Me sentía renovada mientras me lavaba los dientes y luego peinaba mi oscuro y húmedo cabello. Envolví una esponjosa toalla blanca a mi alrededor y entré en el dormitorio principal para buscar algo de ropa. ―Te dije que mantuvieras ese pensamiento ―dijo William, su conversación telefónica terminada. Estaba de pie junto a la cama, completamente desnudo. ―El pensamiento no ha ido a ninguna parte ―le dije, dando pasos lentos y medidos. ―Hiciste una promesa por ahí y tengo la intención de mantenerla. Esperó a que estuviera a sólo un pie de distancia y luego tomó mi toalla. Abrí mis brazos y dejé que la apartara. La tiró al suelo y me aplastó contra su cuerpo. Mi piel estaba todavía húmeda de la ducha, pero no parecía importarle. Utilizó su lengua para limpiar las gotas de agua de mi hombro. Era deliciosamente áspera contra mi piel y pensé cómo se sentiría en otras partes de mi cuerpo. Él parecía estar leyendo mi mente. Me colocó en la cama y me deslizó hacia delante para que mi trasero estuviera en el borde. Desde mi cuello, besó y lamió su camino por mi cuerpo. Prestó especial atención a mis pechos, lamiendo y succionando tiernamente mis pezones. Atrapó uno entre sus dientes y tiró suavemente, enviando un dolor placentero a través de mi cuerpo. Mis manos se apretaron sobre sus hombros. Only in Books 20
  • 21. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Se deslizó más abajo, centrándose en la curva de huesos de la cadera con la lengua mientras una mano seguía acariciando mis pechos. Un gemido escapó de mis labios y me miró a través de sus gruesas y oscuras pestañas. ―Tu cuerpo es perfecto ―dijo, sonando aturdido. Había pasado casi todo mi tiempo con él en distintas etapas de desnudez por lo que se debería haber dado cuenta ya. Deslizó una mano por el vello del pubis hasta que sus dedos encontraron mi clítoris. Esta vez, mi gemido fue mucho más fuerte. Él había estado inclinado sobre mí de pie en el borde de la cama, pero ahora que me separó las piernas y se puso entre ellas, me deslizó hacia adelante hasta que mis pies llegaron los al suelo. Mi espalda estaba apoyada contra el borde de la cama. William se arrodilló entre mis piernas y dejó un rastro de besos lentamente por el interior de mi muslo. Me retorcí con anticipación mientras se acercaba a mi punto dulce. A continuación, antes de que pudiera verlo venir, estaba allí. Su lengua estaba húmeda y firme contra mi clítoris, y movió la punta hacia atrás y adelante rápidamente. El efecto fue electrizante y los músculos de mi vagina se contrajeron fuertemente. Sacó la lengua y sopló suavemente, enviando una nueva ola de escalofríos por todo mi cuerpo. Luego volvió a mi clítoris, esta vez más fuerte y más palpitante. Podía sentir su aspereza mientras me probaba. La familiar calidez se fue extendiendo y planté mis pies más firmemente, anticipando mi liberación. Por experiencia, sabía que necesitaría una serie de habilidades especiales para hacerme venir usando sólo su lengua. Me quedé contenta de ver que las tenía. Pero para William nunca nada era suficiente. A medida que mi cuerpo se sacudía en la cama, levantó la cabeza y metió dos dedos dentro de mí, rápidamente llevando a ritmo de convulsión mi cuerpo. Pensé que era el final. Me quedaban un par de pulsaciones, pero él tenía otras ideas. Bajó la cabeza y su lengua e hizo coincidir el ritmo de sus dedos dentro con el de su lengua fuera. El efecto fue un orgasmo alucinante que me hizo llorar cuando llegué. Se apresuró a levantar mi cuerpo y me deslizó de nuevo en la cama, ya que estaba derrumbada por el poder de mi liberación. Se acostó sobre mí y pude sentir su erección firme presionando contra mi pierna. Estaba completamente agotada, pero él estaba listo para otra ronda. Apunté con un dedo cansado hacia la mesita de noche donde guardaba su provisión de condones. Only in Books 21
  • 22. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King ―¿Estás segura? ―dijo, tratando sin éxito de ocultar su esperanza. Asentí con la cabeza y apreté su pene suavemente como estímulo. Gruñó y se estiró para tomar los suministros. Sólo le tomó unos segundos tener el condón en su lugar, dispuesto a penetrarme―. No tienes que hacerlo ―insistió al ver que todavía estaba agotada. ―Por favor, hazlo. ―Lo agarré, colocándolo en la entrada de mi vagina. El resto dependía de él―. Te quiero dentro de mí ―insistí. Eso fue suficiente. Empujó hacia adelante, y los nervios en mi interior volvieron a la vida. Su golpeteo fue duro e implacable, y me encantó cada segundo. Coincidí con cada embestida con entusiasmo, suplicando que no se detuviera. ―Sí, William. Sí. —Cada súplica lo hizo impulsarse más duro y gritamos cuando se liberó dentro de mí. Se derrumbó encima de mí, pero apenas me di cuenta, ya que la mayoría de mi cuerpo se había entumecido. Esperé hasta que mi respiración estuviera bajo control antes de que decir: ―Tienes razón. Sin duda debo. Levantó la cabeza y me miró con esperanza. ―¿Así que vendrás conmigo hoy? ―Ya me vine contigo ―bromeé―. No me diste otra opción. ―Muy graciosa ―dijo en broma, acariciándome el costado antes de besarme en la nariz―. ¿Sabes lo que quiero decir? ―Lo hago. Y sí, voy a ir contigo. Esta vez me dio un beso en los labios y pude probar el sexo en ellos. Estaba bastante segura que también olía a sexo. ―Creo que voy a tener que ducharme antes de irnos. Una vez más. ―Esperaba que dijeras eso ―dijo, y me dio una de sus sonrisas malvadas. Antes que pudiera reaccionar, me tomó y llevó al baño. ―Ya dije que iba a ir contigo ―le recordé―. ¿No es esto una exageración? ―Esto no es para hoy ―dijo, colocándome en la ducha―. Considéralo como un depósito anticipado para el futuro. Le di una de mis propias sonrisas juguetonas. ―Espero con interés el depósito anticipado y el reintegro. Only in Books 22
  • 23. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Capítulo 3 Traducido por Ilsemm741 Corregido por Amalfii Una vez que me gasté veinte minutos con la familia de William, estaba bastante segura de que todavía me lo debía, incluyendo su avanzado deposito de ducha. Ellos eran una de las personas más miserables que había conocido en mi vida. —Oh William, te vez muy delgado. ¿Estás comiendo correctamente? —Su madre, Jean Connor, no paraba de ser persistente desde que entramos de la puerta. Se volteó hacia mí—. ¿Te has asegurado de que come tres veces al día? Estábamos reunidos en la cocina de la familia Connor, mirando por encima del café del otro. William estaba sentado a mi derecha, Bill, su padre estaba sentado frente a nosotros. Toni la hermana pequeña de William, estaba sentada en la cabecera de la mesa y no levantó la vista de su teléfono en diez minutos. Bob, el hermano mayor de William todavía tenía que llegar con su esposa e hijos. Jean me estaba mirando con odio y podía sentir mis ojos salirse de mi cabeza. William apretó su mano encima de mi pierna. —Mamá, estoy comiendo suficiente, deja de acosar a Olivia. —Humpgh. —Jean gruñó en su café—. Lo que no entiendo es por qué traes a esta jovencita a nuestra navidad familiar, aunque incluso no mencionaste su nombre por teléfono. ¿Asumo que esta relación ha estado ocurriendo por un tiempo para que sea esto serio? —Jean, deja al chico en paz, si sigues con esto el podría incluso no volver en las siguientes navidades. —Bill Connor lanzó una mirada furiosa a su esposa—. Olivia, cuéntanos sobre ti. ¿Qué haces para vivir? —Soy Abogada. —Sentí la mano de William apretar mi pierna de nuevo. —¿Una abogada? Muy bien. —Bill dió a William una mirada apreciativa—. ¿Qué tipo de ley practicas? ¿Trabajas en una firma de la ciudad? Only in Books 23
  • 24. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Mi boca se abrió y cerró severamente en ambos casos, pero ninguna palabra salió. William suspiró profundamente y respondió. —Ella trabaja en Gravity. En el equipo legal. Bill parpadeó y apretó la mandíbula. —¿Es así? —William, cariño, ¿Estas realmente saliendo con una empleada? —Jean me soltó otra mirada aborrecible—. No veo esto con buen final. —Es bueno saber que ya estas imaginando el final —dijo William. Su rodilla estaba moviéndose furiosamente y ahora era mi turno de darle un apretón. —Tengo que ponerme del lado de tu madre esta vez. Tu falta de prejuicio puede poner en peligro tu compañía. —Bill me sonrió forzadamente—. Sin ofenderte, querida. —Claro que no, ¿Por qué me ofendería? —murmuré. —Está fuera de línea, ambos lo están. El cuerpo de William se puso rígido y el fuego quemaba en sus ojos. —Tal vez deberíamos irnos —le susurré. El lucía como si estuviera a punto de estallar y no quería que dijera algo de lo que se pudiera arrepentir luego. —Lo haría si fuera tú —dijo Toni, mirando para arriba por primera vez—. Esto se pondrá tan bueno ahora mismo. —Cierra la boca, Toni —le ordenó Jean. Toni se encogió de hombros y regresó a su teléfono, pero William no quería complacerla. —Ella no está mal —dijo él—. A menos que planees mantener tus pensamientos sobre mi relación para ti misma, deberíamos irnos. William recorría para atrás su silla y ninguno de sus padres hizo el intento de detenerlo. Sacó mi silla mientras yo me paraba y lo seguía por la habitación. —¿Estás seguro de que quieres irte, William? Se volvió hacia mí. —¿Escuchaste lo que dijeron? —No me grites —le dije, dando un paso hacia atrás. La única otra ocasión en la que lo había visto así, fue cuando fue amenazado de muerte por mi ex novio Paúl—. Estoy de tu lado. Él se estremeció cuando vio el miedo en mis ojos. —Cielos Livy, lo siento. No quise gritarte. Only in Books 24
  • 25. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King —Está bien. —Le dejé tomar mi mano que estaba temblando. William caminó un paso más cerca. —¿Me tienes miedo? —No exactamente. —No podía realmente explicarlo, pero cada vez que Paúl se enfadaba, me encontraba acobardada cada vez que un hombre alrededor de mi empezaba a enojarse. Expliqué de la mejor manera que pude—. Es más como un estrés postraumático. Es rostro de William cayó. —Lo siento Livy. Ven acá, por favor. Caminé hacia sus brazos y el temblor se detuvo en los dos. Mi miedo se desvaneció, y su ira se alejó. Sólo así empezamos a relajarnos. La puerta delantera se abrió. —Tío Will. Me alejé al ver dos paquetes de energía volando hacia abajo, al salón, y abordando a William alrededor de sus piernas. Él se rió y se inclinó hacia ellos al alcance de sus brazos. Para mí, los dos parecían estar cerca de los tres años, pero yo no era buena adivinando la edad de los niños. —Liv, estos son mi sobrina y mi sobrino, Carter y Callie, son gemelos. —William asintió hacia la puerta—. Ese es mi hermano Bob. —Will, es bueno verte. —Bob camino alado de William y le dio un manotazo en la espalda. Era fácil decir que ellos eran hermanos. Bob era una pulgada más alto que William, y su cabello era negro moteado con gris, pero otra cosa aparte de eso eran semejantes. Bob me miró de arriba abajo. —¿Quién es ella Will? —Olivia Harris. Carter estaba empezando a retorcerse así que William lo puso en el piso, pero Callie tenía un fuerte apretón alrededor de su pierna y se negó a dejarlo. —Es un placer conocerte Bob. —Apreté su mano. —Bob es casi el único miembro sano de la familia —explicó William, se volteó hacia su hermano—. ¿Dónde está Courtney? La mejilla de Bob se frunció. —Ella está teniendo uno de sus temperamentos, no nos acompañara hoy. Only in Books 25
  • 26. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King —Courtney, afortunada —murmuré, sin que se dieran cuenta de lo que había dicho. Ambos, Bob y William rieron. Bob golpeó otra vez a William en la espalda. —Ya me cae bien, buen trabajo. —Ella pasó veinte minutos experimentando la interrogación anual, Bob, ahora está completamente adoctrinada. —William forzó una sonrisa. Bob rió. —Bueno al menos ahora Jean puede dejar de cuestionar tu sexualidad. —Necesito orinar —anunció Callie enfáticamente. William y Bob intercambiaron miradas. —Puedo llevarla —ofrecí. Bob parecía aliviado. —No tienes que hacerlo —protestó sin convicción. —No es un problema. —Sostuve mis manos en alto y me sorprendió cuando Callie se lanzo hacia ellas. —Ustedes dos pueden tener tiempo para ponerse al día. —Gracias, Livy —dijo William. Callie tenía un problema para empezar el proceso así que intente distraerla. —Escuché que te gustan los caimanes —dije, recordando que William le compró un regalo en Florida. —Y los cocodrilos —dijo ella con una gran sonrisa—. El tío Will me compró uno cuando fuimos de viaje, tengo cientos de ellos. —Eso es asombroso —suspire de alivio cuando Callie finalmente lo dejó ir. No había tenido experiencia llevando a los niños a hacer pipi y la cosa del caimán era realmente todo lo que sabía sobre ella. Cuando lo izo, ella tomó mi mano y nos llevo de regreso a donde los chicos todavía seguían hablando. Podía escucharlos hablar en voz baja. —Te lo digo hombre, tú necesitas decírselo a ella ahora. Esperar solo será peor. —No voy a decir nada hasta que esté completamente seguro. —La voz de William estaba tensa. ¿Qué si es una mentira? Tú no sabes cómo es ella. —¿Qué si no es una mentira? Esto no es algo que solo va a desaparecer. —Necesito más tiempo para pensar al respecto. —Dentro de ocho meses tú estarás fuera de tiempo. No esperes hasta que el bebe este aquí para contárselo. —Bob levantó la vista de su conversación y me vio estando ahí con la boca abierta—. Mierda. Only in Books 26
  • 27. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King —Papi maldijo —cantó Callie con una risita. No podía sentir mis piernas. El mundo empezó a girar alrededor de mí, mientras William se volteaba. Una mirada en sus ojos decía que no había escuchado mal. William iba a ser papá. —Olivia. —Mi nombre no era más que una ráfaga de aire mientras se deslizaba atreves de los labios de William. Caminé junto a él, agarrando mi abrigo, caminando hacia la puerta. —Llévame a casa. —Espera Olivia. —Agarró mi brazo, pero lo apartó. Alargó la mano hacia mi otra vez y esta vez lo aparté. —Casa. —Casi grite la palabra y los ojos de Callie se abrieron como platos. William miró hacia Bob, por ayuda pero el meneó su cabeza. —Llévala a casa Will, yo te cubriré acá. —Liv, debes hablar conmigo en algún momento —dijo William, mientras encendía el carro—. Sólo déjame explicarlo. —No hay nada que explicar. —Hacia frio en el carro pero yo estaba quemándome—. Tú no me debes ninguna explicación. Tú no me debes nada. —No hables así. —William se puso en la carretera. —¿Por qué no? Es verdad, no es como si estuviéramos en una relación o cualquier cosa. Solo estamos teniendo sexo. —Apreté mis puños. —Cielos, Olivia, tu realmente no crees eso, ¿lo crees? —Golpeó en los descansaderos cuando el carro frente a nosotros frenó abruptamente. Le dio la oportunidad de mirarme—. Te presenté a mis padres. —¿Estás seguro? —Dirigí mis dedos en su dirección—. Tú me presentaste a ellos, pero no te molestaste en decirme que embarazaste a otra mujer. Claramente es una relación seria. Vete a la mierda, William. —Lo sé, debería habértelo dicho, pero incluso no sé si es verdad. —Golpeó sus manos contra el volante. —Te escuchas como un completo cerdo ahora. ¿Sabes eso, verdad? —Tiré con enojo las puntas de mi cabello—. ¿Quién es ella? William miró lejos. —Holly. Mi ex novia. —¿Cuánto duraron juntos? Only in Books 27
  • 28. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King —Seis meses. —Se estaba inquietando en su silla. El carro enfrente de nosotros empezó a moverse y William arrancó. —¿Cuando cortaron? —Esta era la respuesta que estaba temiendo. William aclaró su garganta y contestó. —Tres semanas atrás. Una sonrisa se me escapó. —¿Tres semanas atrás? ¿Entonces antes de que nos conociéramos? —Sí. Pero peleamos mucho un mes antes. —William se abalanzó—. Ella me habló la semana pasada y me dijo que la dejé embarazada. Pero Holly es la reina del drama, y ella miente para conseguir lo que quiere. —¿Y ella te quiere? No contestó. Nos acercamos rápidamente a la ciudad y nada se había resuelto. —No importa lo que Holly quiera, Livy. Yo te quiero, nada lo cambia. —Te convertirás en padre, William. Ella será la madre de tu hijo. Eso cambia todo. Se movió a la siguiente línea y empezó a tomar la siguiente salida. —No, William. Te pedí que me llevaras a casa. —Es ahí a donde voy —dijo. —No, no a tu casa. A mi casa. Esta vez cuando William me vio, sus ojos estaban llenos de dolor. Estaba segura que los míos también lo estaban. Ninguno de los dijo otra palabra excepto cuando tuve que darle mi dirección. Cuando se estacionó enfrente, me apresuré a abrir la puerta. —¿Puedo llamarte? —preguntó rápidamente. —No, por favor. —Cerré la puerta de golpe. Mientras estaba abriendo la puerta del edificio miré por encima de mi hombro. William todavía seguía ahí. El no me había abandonado, con un gran esfuerzo volteé la espalda hacia él y fui adentro. Había varias razones por las cuales uno no debe de salir con su jefe, pero la mayor de esas razones sólo importaba una vez que la aventura había terminado. La principal razón, es que no puedes escapar de ellos, debería haber sabido que la fiesta de año nuevo de Tara no podía ser buena idea, pero fui de todas maneras. Al principio, todo estaba bien. Todavía estaba conmocionada sobre la noticia de que William se convertiría en padre, pero estaba determinada a no Only in Books 28
  • 29. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King sentir lástima por mí. Solo estuvimos juntos unos días y no iba a desperdiciar ningún momento que habíamos sido más que eso. —Aquel chico de allá no para de verte. —La amiga de Tara, Lori, gritó en mi oído. —¿Quién es? —Yo apenas distinguía la parte superior de la cabeza de él entre la multitud. —Ni idea. Realmente no puedo verlo, pero él ha estado mirando en esta dirección toda la noche. Lori llenó mi copa de Champán. —Es casi media noche y pienso que quiere tener beso de año nuevo. Bebí solo lo suficiente de Champán para pensar que sería una buena idea. Así que empecé a abrirme camino a través de la multitud. Justamente mientras me hice al otro lado de la habitación, todos empezaron la cuenta de los 30 segundos. A los veinticinco mis ojos encontraron al chico que Lori había señalado. —Mierda —dije, mirando directamente en los sorprendentes ojos de William Connors. La multitud seguía cantando y los ojos de William me atrajeron hacia delante. Todavía seguía enojada y quería gritarle, pero algo fuerte me estaba guiando. Lo extrañaba—. William —dije. El me agarró por el brazo y tiró de mí de la multitud. Estábamos a diez segundo, el abrió la primera puerta enfrente de nosotros y me empujó dentro. La habitación de Tara estaba vacía y con la puerta cerrada detrás de nosotros, todavía podía seguir escuchando la cuenta. William se inclinó sobre mí y yo me paré de puntillas. Nuestros labios se encontraron cuando la multitud dijo el número uno y me sonó el año nuevo con la lengua de William en mi boca. Esta no era la forma en que las cosas se suponían que tenían que ir. —Para. —Lo empuje lejos—. —¿Qué estoy haciendo? —Olivia por favor, no te vayas. —William trató de sujetarme pero me deslicé lejos. Di un paso hacia atrás, hacia el pasillo lleno de gente e hice mi camino hacia la puerta. Cavando a través de una pila de abrigos hasta que encontré el mío y después corrí hacia afuera. El piso estaba cubierto por una mezcla de hielo y nieve, así que tuve que reducir mi velocidad o caería. —Olivia. —William tenía un mejor balance que yo, y no tomó mucho tiempo para que me alcanzara—. Sólo dame dos minutos. —¿Qué? ¿Qué dirás para hacer que esto esté bien? Only in Books 29
  • 30. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King —Holly no está embarazada. —Él lo soltó atreves del castañeteo de sus dientes. A diferencia de mí, no se había tomado la molestia en coger su abrigo—. Un amigo mío la vio fuera de un bar un par de día atrás. Bebiendo todo a la vista. La confronté sobre eso y admitió que ella creó esa estúpida mentira. Ella estaba tratando de tenerme de vuelta. —William… Él me paró. —Livy, nunca volveré con ella. Incluso si fuera verdad todo sobre el bebé, yo nunca volvería a estar de nuevo con Holly. Ella es un ser humano miserable, e incluso si ella no lo quisiera, nunca volvería a suceder. —¿Por qué no? —Mordí mi labio para evitar que temblara. —¿Por qué no es tu? —William levantó sus manos sin poder hacer nada desde su lado—. No quiero estar con nadie que no sea tu. Ni ahora, ni nunca. Ahora yo estaba temblando y no por el frio. —Me tengo que ir —susurré—. No puedo hacer esto. —¿Por qué no? —William me siguió abajo a la banqueta y yo furiosamente traté de agarrar un taxi. Era una hazaña casi imposible en año nuevo. —Esto no se suponía que pasara —le grité—. Se suponía que sería una noche, y después sería una diversión al azar. No se suponía que desarrollaras sentimientos por mí, y yo estaba convencida que no me enamoraría de ti. Vi un estremecimiento de alegría en sus ojos. —Lo sabía. —Detente, solo detente. —Un milagro sucedió cuando un taxi vio mi mano sacudiéndose a la distancia. Abrí la puerta y la entré dentro. —No hagas esto, Olivia. —William se inclinó en la ventana de la cabina abierta. —Lo siento William, me tengo que ir. —Apreté el botón para subir la ventana. William se apartó lentamente. Sus respiraciones vacilantes enviaban ráfagas de humo en el aire. Only in Books 30
  • 31. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Capítulo 4 Traducido por tamijimflower Corregido por Ale_GE La mañana siguiente tenía una resaca enorme, y una realización aun peor. En exactamente un día, estaría abordando un avión para volar a Washington D. C. por un viaje de negocios con William, Tara y otro compañero, Dan. Si ya no me sintiera enferma eso sería suficiente para hacerme vomitar. Planeando estratégicamente mi llegada al aeropuerto tuve la oportunidad de evitar encontrarme con William hasta que me subí al avión. Estaba sentado en clase ejecutiva cuando subí a bordo. El retuvo mi mirada mientras pasaba pero ninguno de los dos dijo nada. Mi estómago se revolvió durante el vuelo. Tara estaba sentada a mi izquierda y pasó todo el vuelo disparando miradas de preocupación en mi dirección. Me tome mi tiempo para salir del avión, apurándome solamente cuando Tara empezó a empujarme hacia adelante. Tal como yo sospechaba, William estaba esperando. —¿Tuvieron un buen vuelo? —nos preguntó, pero sus ojos estaban fijos en mí. —No tan bueno como el tuyo, estoy segura. —Yo sonreí mientras lo decía pero estaba segura que todos detectaron la amargura en mi voz. William hizo todo lo posible para hacer el resto del día tan incomodo para mí como fuera posible. Se aseguro de sentarse a mi lado en nuestro viaje en taxi, se paro cerca de mí en el ascensor, choco contra mí mientras caminábamos a la oficina de nuestro cliente y se sentó frente a mí en el almuerzo, golpeando mi pie con el suyo repetidamente. —Tienes que parar con esto —le dije mientras caminábamos de regreso al hotel. Tara y Dan estaban caminando unos metros por delante de nosotros discutiendo la próxima acción para mantener la mala prensa a distancia de Only in Books 31
  • 32. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King nuestro cliente, Palmroil, proveedor mundial de petróleo que acababa de sufrir un derrame desastroso. William y yo deberíamos estar allí con ellos, desarrollando la estrategia, pero en cambio William seguía rozando su mano contra la mía y yo seguía alejándome de él. —Yo no estoy haciendo nada, Livy. —William me rozo con su mano de nuevo—. No vas a poder mantenerte alejada de mí para siempre. Lo has intentado antes y fracasaste miserablemente. Tara y Dan cruzaron la calle antes que la luz cambiara pero William y yo nos vimos obligados a parar. Ahora ya no teníamos que ser cuidadosos sobre lo que hacíamos y decíamos. Esta vez cuando su mano toco la mía, le di un manotazo. —Olivia, en serio, detén esto. —Él agarro mi mano—. Yo cometí un error al no decirte sobre Holly. Sé que debió haber sido horrible descubrirlo de esa manera. Pero yo no quería preocuparte innecesariamente. —Esto no se trata de Holly —dije yo, sacudiendo mi mano—. Mi ira no es por tu error. Es por el mío. —¿Qué quieres decir? —La luz había cambiado de nuevo y todas las personas a nuestro alrededor empezaron a cruzar la calle pero ninguno de nosotros se movió. —Lo que paso en casa de tus padres… todo lo que fue dicho… —Sacudí mi cabeza mientras recordaba todo—. Fue solo una prueba, de que lo que hay entre tú y yo no iba a durar. —¿Quién lo dice?¿Mis padres? Tienen el matrimonio más miserable del planeta. Yo no confiaría en ellos para dar consejos sobre relaciones. —William tomo mis dos manos esta vez—. No voy a rogar, Livy. Te quiero a ti. Quiero estar contigo. Sé que tú quieres lo mismo, pero no puedo esperar por siempre. Así que la pelota está en tu tejado. Ya sabes dónde encontrarme. Dejo caer mis manos y paso por el cruce de peatones. Sus pasos eran largos y decididos y yo no era la única mirándolo. William era un hombre que llamaba la atención donde quiera que fuera. Sobre todo entre las damas. Si yo decía que no, otra mujer con gusto tomaría mi lugar. Eso me molesto más de lo que quería admitir. El CEO de Palmroil, Mark Deston, insistió en llevarnos a cenar. Durante esta, que consistió en bistec y whisky, se estableció un plan detallado para reducir al mínimo las consecuencias para la empresa. Un derrame de petróleo no era aceptable, pero si seguía nuestros consejos, podría reducir la crítica Only in Books 32
  • 33. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King del público y la pérdida potencial de ingresos. Mark estaba sentado a mi derecha y le explicaba cuidadosamente sus obligaciones legales, así como las medidas adicionales que debe tomar para proteger la compañía. William estaba sentado frente a nosotros, agitando un vaso de Whisky. Dan saltó a su estrategia de relaciones públicas y aproveche la oportunidad para saborear mi propio whisky. Era rico y suave, no muy diferente al hombre sentado frente a mí. La camarera llego con nuevas bebidas y se puso cerca de William, sus amplios pechos empujando contra su hombro. William miró hacia adelante, sus ojos en los míos. Sentí un dolor familiar dentro de mí y yo quería saltar al otro lado de la mesa encima de él. Hice lo mejor dadas las circunstancias. Después de tomar un lento y deliberado sorbo de whisky, me lamí los labios mientras deslizaba mis pies fuera de mis zapatos rojos. Con las pupilas dilatadas William anticipó lo que ocurriría después. Afortunadamente, la mesa era íntima y las piernas de William estaban a solo unos centímetros de distancia de las mías. Encontré su pierna, y enganché mi pie debajo del dobladillo de sus pantalones. Deslice la delicada piel del arco de mi pie en su pierna. Tomé otro trago y me lamí los labios de nuevo, esta vez mirando a William a través de mis pestañas. Sus nudillos estaban blancos a medida que aumentaba la presión en el vaso y tomaba respiraciones profundas. —No estoy seguro. ¿Qué piensas tu Connor? —Mark miró en nuestra dirección y yo seguí frotando mi pie contra su pierna, subiendo más y más. —Creo que no hay forma de salir bien parado de esto. Pero si nos escuchas, por lo menos no te veras como un completo idiota —dijo William, con los labios apretados. Yo me quede impresionada por su habilidad de ser multitareas. —Eso es todo lo que podemos pedir en este punto. —Mark levantó su vaso—. Por no parecer un completo idiota. Todos levantamos nuestros vasos y yo me terminé mi bebida. —Lo siento, Mark, pero no me siento muy bien. Si me disculpan, creo que voy a regresar al hotel. —Por supuesto, Olivia. Espero que te sientas mejor. —Mark se levantó y me estrecho la mano. —En realidad tengo algunos correos electrónicos que necesito contestar. Te acompaño de regreso. —William se deslizo suavemente desde su asiento. Nadie en Only in Books 33
  • 34. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King la mesa a excepción de mi sospechaba que tenia segundas intenciones—. Buenas noches. Te veré por la mañana, Mark. William espero hasta que diéramos la vuelta a la esquina y no había manera de ser vistos por nadie del restaurante, antes de empujarme contra la pared. —Lo que hiciste allí fue muy audaz. —Lo fue. —Incliné mi cabeza hacia arriba para poder mirarlo a los ojos y luego extendí la mano y agarre su entrepierna—. Así como esto. William realmente gruño y su boca se cerró sobre la mía con avidez. Al sentir el whisky en sus labios, abrí mi boca y le permití entrar. Su lengua bailaba sobre la mía, pulsando un ritmo que conocía demasiado bien. —Hotel. —Logré decir cuando nos alejamos para tomar aire. William me guiñó un ojo y me pellizcó el culo. —Me encanta cuando tomas el mando. —Entonces yo diría que estas a punto de tener una noche espectacular. El hotel estaba a menos de tres cuadras de distancia, pero la caminata se sintió como una eternidad para mí. Desde que conocía a William Connor, encontré imposible estar cerca de él y no querer estar aun más cerca. El debe de haberse estado sintiendo de la misma manera pues sus largas zancadas crecieron apresuradamente, yo tenía que esforzarme por mantenerle el ritmo. —¿La mía o la tuya? —dijo cuando llegamos al ascensor—. La mía. La tuya está al lado de Dan. William presionó el botón del quinto piso con su delgado dedo. Ese mismo dedo que había presionado mis botones personales en más de una ocasión. Cuando las puertas del ascensor se cerraron, yo era libre de actuar según mis deseos. Tuve a William clavado en la pared en cuestión de segundos. Esta vez era mi lengua la que dirigió el asalto, pero él fue rápido en contra atacar. Nuestros besos no habían sido nunca tan apasionados. Sentí que algo vibraba contra mi muslo y me tomo unos minutos registrar que se trataba del celular de William. Las puertas del ascensor se abrieron en mi piso, y él miró el teléfono mientras nos conducía por el pasillo. —Tengo que contestar —dijo. Abrí la puerta y la mantuve abierta para él. —Connor. Only in Books 34
  • 35. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Muy silenciosamente, cerré la puerta detrás de nosotros. La cara de William lucia intensa y concentrada. Era definitivamente una llamada de negocios. —Pensé que teníamos un acuerdo. Tú no tienes tiempo para negociar esto. Al verlo pasearse por la habitación del hotel en su traje perfectamente entallado, sonando fuerte y seguro, yo estaba teniendo un tiempo difícil tratando de controlarme. Los ojos de William revolotearon sobre mí, él sabía exactamente que estaba pensando. Me senté en la cama y cruce las piernas, dejando que el dobladillo de la falda se deslizara hacia arriba en el proceso. Una pequeña sonrisa jugaba en la comisura de sus labios. —Mark, podemos discutir esto en la mañana. Te aconsejo que pienses un poco y decidas que quieres de esta asociación. No podemos hacer milagros. —Su rostro se suavizó con algo que dijo Mark—. Por supuesto. Me asegurare de que Olivia encabece el trabajo. Levante la ceja sorprendida al oír mi nombre. —Hablamos mañana, Mark. —William frunció el ceño mientras colgaba el teléfono. Lo miró por un segundo y luego lo puso en la mesa. —¿Mark me ha mencionado? —le pregunté. El asintió con la cabeza. —Me dijo que eres una mujer inteligente y te quiere cerca de esto. —¿Necesita que haga algo esta noche? —A veces cuando estaba con William, me olvidaba que era mi jefe. Independientemente de lo que pasara con nosotros en el dormitorio, todavía tenía un trabajo que hacer. —Mark puede esperar hasta mañana. —La sonrisa de William regresó y se deslizó fuera de la chaqueta—. Pero voy a necesitar que tú hagas algunas cosas para mí esta noche. —No me importa hacer horas extras —le dije—. Estoy aquí para complacer. —Así es. Se quitó la corbata y comenzó a desabotonarse la camisa. Me quede sentada, disfrutando del espectáculo. La camisa de vestir azul cayó al suelo y se saco la camiseta por encima de la cabeza, dejando al descubierto su cuerpo perfectamente esculpido. Sus pantalones grises colgaban por debajo de sus caderas y yo quería desesperadamente tirar de ellos. Muy lentamente, se quitó los zapatos, calcetines y el cinturón. —¿Estas pensando en unirte a mí en un corto plazo? —preguntó, señalando que yo estaba aun completamente vestida. Se acercó a la cama. Only in Books 35
  • 36. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King —Todo a su tiempo. Todavía tenemos trabajo que hacer. Si William no fuera el Director de su propia compañía, podría tener una gran carrera como stripper. Sacó un paquete de aluminio de su bolsillo y lo colocó sobre la cama. La manera lánguida en que se desabrocho los pantalones y los dejo caer fue malditamente caliente. Sus calzoncillos se esforzaban por mantener su erección bajo control. Ahora era mi turno. Yo me quede en la cama mientras desabotonaba mi propia camisa. Se deslizo de mis hombros revelando un sujetador de encaje negro. A continuación, muy hábilmente. Salí de mi falda, manteniendo los tacones puestos, las apretadas mallas altas y unas bragas de encaje con ligas completas. William estaba prácticamente salivando. —Tengo la sensación que tú sabías que la noche terminaría de esta manera — dijo él, bajando hacia mí, mientras yo me recostaba sobre la cama. Sus labios se cernían por encima de mi piel y yo podía sentir su cálido aliento, provocando un cosquilleo por mi cuello descubierto. —Todas mis noches contigo terminan de esta manera —señalé yo. William sopló aire frío a lo largo de mi cuello, enviando estremecimientos deliciosos por todo mi cuerpo. —Te deseo demasiado, Olivia Harris. No estoy seguro de tener la suficiente paciencia de terminar de desvestirte completamente. —Entonces no lo hagas —dije yo—. Tómame ahora. Fue el único estimulo que William necesitaba. Arranco las ligas y las bragas de mi cuerpo. El resto de ropa se quedo, incluyendo mis tacones. Le tomó menos tiempo sacar su propia ropa interior, permitiéndole saltar libre al fin. Él incluso estaba más grande de lo que recuerdo. Yo lo quería dentro de mí. William tenía más moderación que yo. Movió su mano por mi muslo y yo separe mas las piernas, otorgándole un fácil acceso. Tomé una fuerte respiración cuando su dedo se deslizo por encima de mi clítoris, en un lento círculo. Mi pelvis se movió contra él y su mano se movió de nuevo. Separo mis labios, y deslizo un dedo dentro. Su dedo continuó con un movimiento estable adelante y hacia atrás, deteniéndose cerca de la parte superior moviéndose en círculos antes de volver hacia abajo una vez más. —Estás lista —dijo, complacido. Only in Books 36
  • 37. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Podría haberle dicho que ya estaba mojada de deseo. La noche entera había sido todo el juego previo que necesitaba. —Pensé que te lo había dicho. Tómame. Lo agarre, guiándolo por mi entrada resbaladiza. Sentí que salto en mi mano y lentamente lo guié dentro. El tomó el control, deslizándose lentamente, un poco más cada vez, de modo que casi se sentía como que mi cuerpo estaba haciendo el trabajo. Era como si estuviera tirando de él profundamente hasta que nuestros cuerpos se encontraron dentro. William se movió exquisitamente lento. Un largo movimiento hacia dentro y hacia afuera, una tortura terrible. Repitió este proceso varias veces, cada vez mi cuerpo se apretaba mas contra él, queriendo más. Luego cambio el ritmo, movimientos más cortos, uno tras otro. El movimiento constante y firme, y sentí como empezaba a cerrarme alrededor de él. Lo agarre por la espalda mientras lo apretaba internamente en violentos espasmos. Le cogí la cara y le di un beso y William comenzó a moverse de nuevo. Todavía se movía lentamente y sin urgencia. Teníamos toda la noche, después de todo. Puede que él no tenga ninguna prisa, pero yo me estaba muriendo por sentir que se viniera dentro de mí. Moví mi cuerpo más rápido más rápido, apresurándolo. Mis manos resbalaron por debajo de su espalda hasta que agarre su culo, presionándolo y apretándolo profundamente. En cada embestida, moví circularmente mis caderas hasta que sentí que estaba a punto de venirse al mismo tiempo que yo, nuestros cuerpos sacudiéndose y temblando juntos. Lo mantuve sostenido. William se derrumbo encima de mí a causa del esfuerzo, el salió de mí, jalándome hasta que estuve recostada en su pecho. Se pasó las manos por el pelo varias veces, mientras los dos esperábamos que nuestros pulsos se normalizaran y nuestra respiración se calmara. —No puedo estar lejos de ti —confesé—. Trato, me digo que sería lo mejor para los dos. Pero mi cuerpo no escucha. Es como si fuera atraída hacia ti. —Lo sé. —El pecho de William subió al hacer una profunda respiración—. Confía en mí, lo sé. —¿Crees que tus padres podrían estar en lo cierto acerca de nosotros? Que esto está condenado a terminar. —No lo sé, nunca he sido un fan de escuchar a mis padres. —Mire a William cuando pregunto—. ¿Qué hay de tus padres? ¿Les has dicho sobre nosotros? Only in Books 37
  • 38. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King −No. −No. Está bien. —William miro molesto—. ¿Planeas decirles a ellos sobre nosotros? La conversación me hizo darme cuenta lo poco que realmente nos conocíamos el uno al otro. Nosotros no pasábamos mucho tiempo exactamente. Me aparte de William y me senté en la cama, tirando de mis tacones, sostén, liguero y sujetador para estar completamente desnuda, pero libre. Abrace mis rodillas y tome una respiración profunda. —Mis padres están muertos, William. —Sentí su mano en la parte baja de la espalda. —Lo siento, Livy. —¿Cómo podrías saberlo? No es como si alguna vez hubiéramos hablado de algo importante. —Pude oír la amargura en mi voz. —Tienes razón —coincidió William—. Deberíamos hablar más. Le di una sonrisa socarrona. —En realidad no es culpa nuestra. Tan solo sucede que somos realmente buenos para otras cosas. William devolvió mi sonrisa. Se arrimó a la cama, de modo que el también estaba sentado. —Pregúntame algo, Olivia. Lo que sea. Yo me toque el mentón, pensativa. Finalmente llegábamos a la parte interesante. Tenía la oportunidad de conocer al verdadero William Connor. —Tú nunca has llevado a nadie a tu casa a conocer a tus padres antes de mí. ¿Por qué? William inclinó hacia atrás la cabeza y cerró los ojos. —No lo sé. —Terrible respuesta. —Golpee su pierna—. Puedes hacer hacerlo mejor que eso. —Olivia, yo honestamente no lo sé. No tengo idea porque decidí presentarte a esa gente. —Una sonrisa trato de aparecer—. Tú eres tan diferente de las otras mujeres con las que he salido. —Háblame de ellas. —Realmente no quería oír hablar de las otras mujeres, pero quería saber más acerca de William. —No hay mucho que contar. —¿Cuál fue tu relación más larga? —No lo sé. ¿Seis meses? Only in Books 38
  • 39. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King —Por lo tanto, ¿Holly? —Sentí un dolor en mi pecho. Él se encogió de hombros. —Supongo. Pero yo no diría que tuvimos una relación seria. Solo que me tomo un tiempo romper con ella. —¿Te das cuenta que eso te hace sonar como un completo idiota? —William se sentó abruptamente. —Está bien. Aquí va. He salido con muchas mujeres, especialmente cuando era joven. Tenía mucho dinero y era difícil encontrar mujeres que valieran la pena. Así que eventualmente deje de mirar y me conforme con las mujeres fáciles. Tuve un montón de sexo sin sentido. De vez en cuando, me quede con una de esas mujeres por un tiempo. En el momento que conocí a Holly, pensé que estaba listo para tener una relación de verdad, así que trate de hacer que funcione. Pero no paso mucho tiempo antes de que me diera cuenta que ella tan solo estaba tras mi dinero, así que se acabó. —El se acercó y apoyó la palma de su mano en mi mejilla—. Después que te conocí, todo cambio. —¿Cómo se que no estás diciendo eso sólo para seguir acostándote conmigo? — Hice esa pregunta a pesar, que yo sabía que él no me estaba engañando. William se echo a reír. —¿Has estado prestando atención? Me hiciste rogar y suplicar muchas veces para siquiera darme una oportunidad. Si yo estuviera buscando sexo, habría seguido adelante hace mucho tiempo. Y sin duda no te habría presentado a mi madre. Ella es una cock-block1. Me reí de eso en voz alta. Él tenía razón. —¿Mi turno? —preguntó William. Yo sabía que el tenia muchas preguntas que estaba muriendo por hacerme. Me encogí un poco, pero dije que sí. —Cuando estábamos en el albergue, tú parecías saberlo todo sobre ese lugar. Hasta el más mínimo detalle, como el lugar en que guardaban los fósforos. —La mano de William se deslizo por mi espalda y sus dedos hicieron su trayectoria por mi espina dorsal. —Tú no solo fuiste voluntaria ¿Cierto? —William Connor era demasiado perceptivo para su propio bien. 1 Una persona que impide tener sexo. Only in Books 39
  • 40. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King —Eso es cierto —dije yo—. Puedo haber cambiado algunos de los detalles de mi pasado. Después de todo lo que pasó con Paul, no tenía a donde ir. Yo estaba en un estado bastante malo físicamente, pase dos semanas en el hospital recuperándome. Encima de eso, no tenía dónde vivir. Paul y yo habíamos estado viviendo juntos, y estaba demasiado asustada para enfrentarme a él. No tenía ninguna familia a quien recurrir. El consejero del hospital me dio información sobre el refugio. Viví allí durante dos meses hasta que pude ponerme de pie de nuevo. — Pude ver la ira en los ojos de William, pero el luchó fuertemente por mantenerlo a raya. —¿Qué paso con Paul? ¿Fue a prisión? —Presenté cargos. —Dejé de mirar a William—. Él no tenía antecedentes, era un acusado simpático. Le prometió al juez que iba a ir a terapia y hacer servicio comunitario. Al final, consiguió seis meses de libertad condicional y se le ordenó permanecer lejos de mí. —Mierda. —La ira de William fue emergiendo rápidamente. —Vamos a hablar de otra cosa —sugerí—. Te puedo contar sobre la vez que fui arrestada por nadar en la Fontana de Trevi, en Roma. Mi distracción fue ineficaz. William seguía echando humo. —¿Qué fue exactamente lo que te hizo él a ti? ¿Qué tan malo fue? —William, de verdad. No quiero hablar de eso. —Me di la vuelta, pero William me atrajo. La intensidad de sus ojos me asustó—. ¿Por qué te importa tanto? —Porque me preocupo por ti. —Él tomó mi mano—. Dime. Por favor. Podía sentir la emoción dentro de mí e hice mi mayor esfuerzo para empujarla de regreso. Odiaba perder el control. —Conmoción cerebral. Tres costillas rotas. Pulmón perforado. Numerosas contusiones. Trece puntos de sutura. —Levanté mi cabello lejos de mi cara, mostrándole la cicatriz en la línea del cabello que estaba normalmente escondida. Los suaves dedos de William siguieron el patrón hasta el lugar donde terminaba, por encima de la oreja. Sentí que me inclinaba a su toque. —Nunca permitiré que nadie te haga daño otra vez, Livy. Te lo prometo. —Él se inclinó y besó la cicatriz, sus labios sellando su promesa. Cerré los ojos y tragué saliva. —Me prometí que nunca dejaría entrara a nadie de nuevo. No puedo salir lastimada así otra vez. No físicamente, ni emocionalmente. Only in Books 40
  • 41. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King —Puedes dejarme entrar. Yo nunca te haría daño. —Sus labios se movieron de la cicatriz a la mejilla donde una sola lágrima había escapado. Él la besó—. Eres mía ahora. Yo haría cualquier cosa para protegerte. Sus palabras me asustaron. Después de Paul, nunca más quise pertenecer a nadie otra vez. Era demasiado riesgoso. Demasiado grande la posibilidad de que me hagan daño. Pero con William, era diferente. Yo quería pertenecer a él, y yo quería que él me perteneciera. Lo necesitaba en mi vida y ahora lo sabía. Había dejado a William entrar, que vea mi oscuro pasado y cómo estaba de dañada, y él ni siquiera se estremeció. William se había quedado, y eso fue lo que más me asustaba. 41 Only in Books
  • 42. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Capítulo 5 Traducido por Leii123 Corregido por sttefanye El espacio de la cama al lado mío estaba vacío cuando me desperté. Encontré una nota en la almohada de William explicando que una emergencia había surgido en el trabajo y que él había tomado un vuelo más temprano. Ayer por la noche, había estado asustada de que William se había quedado después de escuchar los detalles de mi pasado. Ahora tenía miedo de que él se alejara. ¿Y si él había cambiado de opinión acerca de estar conmigo? Cuando mi avión aterrizó en Chicago, me llegó un mensaje de él diciendo que lamentaba haberse ido tan temprano y que me vería en la oficina. Para el momento en el que llegué al centro de la ciudad, varios mensajes me habían llegado y supe que sea lo que sea que había traído a William hoy temprano iba a afectarnos a todos. Convocó una reunión urgente y llegué a la sala de conferencias justo a tiempo. —Mark de Palmroil me llamó temprano esta mañana. —William se sentó a la cabecera de la mesa de la sala de conferencias. El director financiero se sentó a su derecha y Dan se sentó a su izquierda. Me pregunté por qué Tara no había sido invitada a la reunión, pero William no había abierto exactamente el turno de preguntas—. Él expresó algunas preocupaciones acerca de nuestra incapacidad para alertarlo de posibles requisitos de la EPA2 para implementar los planes de la SPCC3. 2 EPA: La EPA (en inglés, Environmental Protection Agency) (en español, Agencia de Protección del Medio Ambiente) es una agencia del gobierno federal de Estados Unidos encargada de proteger la salud humana y proteger el medio ambiente: aire, agua y suelo. Only in Books 42
  • 43. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Ahora entendía por qué Tara no estaba presente. Ella era la responsable de la investigación de los requisitos del plan de la SPCC. Los oscuros ojos de William se fijaron en mi cara. —Olivia, estaba bajo la impresión de que Tara y tú estaban cuidando las regulaciones de la EPA. —Es verdad. Investigué los requisitos de presentación de informes y Tara estaba buscando los planes de contramedida. —Le devolví la mirada—. ¿Cuál es la preocupación de Mark? —Mark habló con Tara anoche después de la cena —dijo William. Lo que él quiso decir fue que, Mark había hablado con Tara después de que nosotros salimos temprano de la cena para follar en mi habitación de hotel—, ella le dijo que no había nada de qué preocuparse. Que las contramedidas de la SPCC no serían aplicables en este caso. —Pero eso es ridículo. Para este caso fueron exactamente que las contramedidas fueron diseñadas. —Podía sentir cómo me estaba indignando—. Mark tiene que estar mintiendo. La mandíbula de Mark se apretó. —Ya hablé con Tara al respecto. Ella confirmó sus acusaciones, diciendo que era lo que tú le habías dicho a ella. —Tienes que estar bromeando. Yo ni siquiera era responsable de esos planes. — Miré a William, resentida con él por haberme tratado así delante de mis compañeros. —No he dicho que le creí —aclaró William, pero igualmente hostil—. Ayer tuvimos discusiones acerca de quién era responsable de varios aspectos de la EPA y Dan confirmó que Tara estaba a cargo de la investigación de esa área. —Entonces, ¿cuál es el propósito de esta reunión? —Todavía estaba enfadada, pero la oleada de calor se estaba desvaneciendo. —Quería que todos ustedes supieran que esta mañana, Tara ha sido despedida. Se le pidió que desocupara su oficina. Me niego a emplear a alguien que me miente y se niega a tomar responsabilidad por sus errores. —William se volvió hacia Dan—. Tú tomarás las responsabilidades de ella en el caso Palmoil. 3 SPCC: en inglés, Spill Prevention, Control,and Countermeasure) (en español, Prevención de Derrames, Control y Contramedidas) es un requisito para la prevención de derrames de petróleo, la preparación y respuesta para evitar los vertidos de petróleo en aguas navegables y costas adyacentes. Only in Books 43
  • 44. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Nos sentamos en silencio. Ninguno de nosotros habíamos visto venir esto. William se aclaró la garganta. —Eso es todo. Se pueden retirar. Eso fue lo más que él había sonado como un jefe común, ladrando órdenes. No me gustaba ese lado de él. Evitamos el contacto visual mientras salía de la sala y me apresuré a mi oficina. Al doblar la esquina, me encontré directamente con Tara. Si las miradas mataran, habría muerto al instante. —Muchas gracias —gruñó ella, sus brazos cargaban una caja llena de sus pertenencias. —Tara, yo no tenía nada que ver con esto. No hizo caso a mi protesta. —Yo te vi. —¿Verme? ¿Verme dónde? —Tara no tenía ningún sentido. —Te vi después de la fiesta, entrando en el taxi con Connor. Y los vi a los dos agacharse dentro de mi dormitorio la noche de Año Nuevo. —Continuó mirándome y si sus brazos no estuvieran ocupados, estoy segura de que me hubiera dado una bofetada. —Tara, no es lo que estas pensando. —Pero en cierto modo, era exactamente lo que pensaba. Yo estaba durmiendo con el jefe. —Tú le dijiste que me despidiera, ¿verdad? Y por supuesto el escuchó. —Sonrió—. Supongo que no tienes que preocuparte por tu seguridad laboral siempre y cuando continúes abriéndole tus piernas. —Tara, no lo hice. Nunca te haría eso. Sacudió la cabeza furiosamente. —Para ya. Para de fingir que no eres una puta, entierra puñales por la espalda. No te preocupes, cuando Connor esté cansado de follar contigo, vas a tener lo tuyo. Vi como se alejó con tormento y mi pecho se apretó dolorosamente. Lo que más había temido desde que me involucré con William era ahora una realidad. Alguien que trabajó conmigo lo había descubierto. Necesitaba hablar con alguien acerca de ello y no podía recurrir a William. En este caso, primero era mi jefe y segundo era mi amante. Necesitaba una parte imparcial, así que llamé a Thomas. Habíamos sido amigos durante la mitad de nuestras vidas y además de ser un buen oyente, no tenía ningún problema en dejarme saber cuando era una idiota. Only in Books 44
  • 45. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Nos reunimos después del trabajo en el bar de abajo y no pasó mucho tiempo para que me regañara. —Realmente no pensaste que podías dormir con tu jefe y que después todo esto te golpearía en la cara, ¿verdad? —Thomas mostró sus dientes. Siempre estaba sonriendo, incluso cuando me estaba llamando estúpida. Era parte de su encanto. —No, no pensé en eso. Sabía que algo así iba a pasar. —¿Simplemente no te preocupaste? —Se pasó una mano por su cabello rubio. Suspiré y tomé un largo trago de mi cerveza. —Me preocupé, sólo que no lo suficiente. Mi teléfono vibró sobre la mesa y lo miré. Vi el nombre de William en la pantalla y a pesar de estar todavía enojada con él, me sentí sonreír. —Uh oh. Te gusta este chico —observó Thomas—. Estás totalmente enamorada. Le rodé los ojos a Thomas y comprobé el mensaje. William quería hablar. Le hice saber que estaba abajo tomando una bebida con un amigo. —No estoy enamorada —le dije sin convicción. —Miéntete a ti misma todo lo que quieras, Harris. —Thomas tomó mi teléfono y lo alejó. —Escuché tus problemas, ahora tú escucha los míos. —¿Problemas en el paraíso? —le pregunté. Thomas siempre estaba peleando con su prometida, Sophia. Sólo la había visto un par de veces porque ella no aprobaba la amistad que yo tenía con Thomas. —Siempre —dijo Thomas. Se lanzó a contar su último drama, algo acerca de cómo Thomas pasa mucho tiempo con sus amigos. Quería ser tan buena oyente como él lo había sido para mí, pero esta era por lo menos la enésima vez que había oído una historia casi idéntica de él. En un momento dado, me encontré escudriñando la habitación y vi a William entrar con Trevor, el esposo de Lana, a su lado. Se detuvieron en el bar y luego William me miró. Al principio, sonrió. Entonces se dio cuenta de mi compañía y su sonrisa vaciló. Trevor también se dio cuenta y le dijo algo a William que le hizo estremecerse. —Thomas, siento interrumpirte. —Salté de mi silla pero William ya se dirigía hacia nosotros. Lo detuve a pocos metros de nuestra mesa—. William. —¿Qué demonios, Olivia? —dijo él, mirando a Thomas asesinamente. Only in Books 45
  • 46. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King —Cálmate, William. Sólo somos amigos. —Nunca había visto que William se comportara de esta manera. No era del tipo celoso. Thomas notó la conmoción y se acercó. —¿Está todo bien aquí, Livy? William se abalanzó sobre él, cogiendo a Thomas con la guardia baja. Cayeron en la mesa más cercana, enviando bebidas a volar. —William, basta. ¿Qué demonios estás haciendo? —Lo agarré, pero no pude conseguir sujetarlo. Tiró de su brazo hacia atrás para golpear a Thomas, pero Trevor logró separarlo. —Vamos, hombre. No aquí. —Trevor consiguió un férreo control sobre él y lo llevo hacia la puerta principal. —¿Estás bien? —Le di un rápido vistazo a Thomas y parecía relativamente ileso. Le alisé su camisa y lo revisé para asegurarme de que no estaba sangrando. —¿Qué demonios fue eso? —preguntó, todavía en estado de shock. —No tengo ni idea, pero voy a averiguarlo. Ya vuelvo. Encontré a William fuera del bar, paseando arriba y abajo por la acera. Normalmente la visión de él hacía que mi estomago aleteara, pero esta vez se quedo en su lugar. —¿Te importaría explicarte? —exigí. —No puedo creerlo —dijo él—. ¿Cómo has podido reunirte con él? —Él es mi amigo, William. Él ha sido parte de mi vida durante mucho tiempo. ¿Creías que echaría a todo el mundo fuera de mi vida por ti? —Me sentí como si le estuviera arrojando algo a él. Trevor detuvo su auto y William cogió el pomo de la puerta. —No puedo tratar contigo ahora mismo. Estoy muy enojado. —¿Estas muy enojado? Eso es clásico. —Me burlé de él—. Llámame cuando estés listo para hablar de esto de una manera civilizada. —Me voy de la ciudad mañana. Voy a esquiar en Utah. —William me dio una larga mirada—. Podemos hablar cuando vuelva. —Bien. —Le di la espalda y volví adentro. Este era un lado de William que nunca había visto y después de verlo, no estaba segura de que querer hablar con él nunca más. Thomas era más indulgente que yo y logró sacudírselo de encima después de otra bebida. Only in Books 46
  • 47. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Yo, mientras tanto, seguía ardiendo de rabia al día siguiente cuando Lana llamó. —Escuché lo que pasó anoche —exclamó ella. Sostuve el teléfono a pocos centímetros de mi oído—. No lo puedo creer. —Lo sé. William estaba como loco. —No William. ¡Tú! —gritó Lana. —¿Yo? ¿Qué hay de mí? —¿Te reuniste con Paul? Esa es casi la cosa más loca que he escuchado. —Ella estaba realmente gritando ahora. Tartamudeé. —¿Qué? ¿De qué estás hablando, Lana? No estaba con Paul. Estaba con Thomas. —¿Thomas? No, eso no fue lo que dijo Trevor. —Lana se detuvo abruptamente—. Oh, mierda. —Oh, mierda, ¿qué? —Tuve un mal presentimiento de que ya sabía lo que Lana iba a decir. —Creo que Trevor cometió un error. Te vio con Thomas y se confundió. Él sabe quién es Paul, se reunió con él en aquella fiesta. Pero Thomas se parece a Paul, sobre todo desde la distancia... —Lana se fue apagando. —¿Así que Trevor le dijo a William que yo estaba con Paul? ¿Me estás tomando del pelo? Ahora era yo la que estaba gritando. —Esto está mal, Liv. —¿Tú crees? No es de extrañar que William se asustara. —Sentí ganas de vomitar—. Y él salió de la ciudad esta mañana, así que no puedo explicarle que fue lo que pasó. —Oh, Liv. Lo siento mucho. Trevor no significaba nada. Sólo estaba tratando de ayudar a su propio modo ridículo. —Lana dijo algo a alguien en el fondo—. Trevor sabe donde William esquía. Puede darte la información. —¿Qué voy a hacer con eso? Nunca va a contestar el teléfono. —William había dejado claro que no quería hablar conmigo hasta que él regresara a Chicago. —¡Tienes que ir allí! —Pude escuchar la emoción en la voz de Lana—. Va a ser muy romántico. Simplemente le muestras y le explicas todo. Only in Books 47
  • 48. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King —Lana, mi vida no es una película. No puedo dejarlo todo y salir corriendo a alguna montaña en Utah a causa de algún chico. —Eso fue en contra de todos los huesos feministas de mi cuerpo. Lana se sintió diferente. —¿Por qué no? Tú te preocupas por él. Quieres estar con él. Así que ve. Ve a estar con él. —No puedo —le dije de nuevo, esta vez con voz débil. —Deja de ser una pequeña zorra y toma el control de la situación —dijo ella. Nunca había oído hablar a Lana de esa manera y me hizo reír. —Tengo a Trevor enviándote un correo electrónico con los detalles. Por si no reservas el vuelo, yo lo estoy haciendo por ti. Pensé en mis opciones. Podría esperar hasta que William regresara de su viaje. Hablaríamos y le explicaría que fue lo que realmente sucedió. Él se disculparía por llegar a conclusiones precipitadas y yo me disculparía por no haber hecho un mejor trabajo explicándole quién era Thomas. Y haríamos las paces. Esa sería la mejor parte del escenario. Pero era igual de probable que William pasara sus vacaciones cocinando su ira y no me diera la oportunidad de explicarle todo cuando regresara. Eso haría construir mi propia ira y nunca podríamos esclarecer la verdad. Lana me había presentado una tercera opción. Podía hacerme cargo y hacer las cosas bien entre nosotros. Podría admitir que William era lo suficientemente importante para mí que estaría dispuesta a poner el resto de mi vida en suspenso por él. Podría ir a donde él y hacerle escuchar. Si le hago caso a Lana, me arriesgaría a lamentar mis acciones. Pero si no le hago caso, podría arriesgarme a lamentar todo. Ese no era un riesgo que estaba dispuesta a tomar. La decisión fue tomada. —Está bien. Iré a Utah. CONTINUARÁ… Only in Books 48
  • 49. One Mistake Serie The One #2 Emma J. King Sobre el autor Emma J. King es autora de la serie The One que incluye cuatro novelas-One Night, One Mistake, One Regret y One Chance. Estos libros son de romance picante y están destinados a público adulto solamente. Su siguiente obra, una historia de dos partes, se estrenará en la primavera de 2013. 49 Only in Books

×