Marriage to a Billionaire #4 The Marriage Merger by Jennifer Probst
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share

Marriage to a Billionaire #4 The Marriage Merger by Jennifer Probst

  • 6,899 views
Uploaded on

Sus hermanas encontraron la felicidad conyugal con sus ricos, maravillosos hombres de ensueño, pero no Julietta Conte. ...

Sus hermanas encontraron la felicidad conyugal con sus ricos, maravillosos hombres de ensueño, pero no Julietta Conte.
Ella permanece en tierra firme como alta ejecutiva de la empresa familiar, la panadería La Dolce Famiglia.
El trabajo es su pasión, y su apartamento en Milán es su santuario... hasta Sawyer Wells, una obra maestra en traje, la atrae de su escondite con una irresistible oferta, una asociación exclusiva con su cadena internacional de hoteles boutique.

Julietta ha sido quemada antes, y confiar en el amigo de su cuñado, cuya poderosa mirada la tiene repensando el mejor uso de una sala de conferencias, es la proposición arriesgada. Pero con una oportunidad de una vez en su carrera de tomar la panadería global.
¿Mezclará negocios fríos como piedra con la seducción al rojo vivo?

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
6,899
On Slideshare
6,896
From Embeds
3
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
288
Comments
0
Likes
8

Embeds 3

http://www.steampdf.net 3

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. 1
  • 2. 2
  • 3. Moderadora de traducción Nayelii Wells Traducción Elena Ashb Maryjane♥ Lililamour Nayelii Wells GraceKelly Nelly Vanessa Carosole Merlu Xhessii Clau Malu_12 Marijf22 Lectora Rihano Laura Soto Nelshia Vettina Mere Moderadora de Corrección Francatemartu Corrección Aldebarán Prims22 Malu_12 Clau Dennars JesMN Francatemartu Xhessii Pilar Wesc Revisión final & Diseño Francatemartu 3
  • 4. Sinopsis Capítulo 10 Capítulo 1 Capítulo 11 Capítulo 2 Capítulo 12 Capítulo 3 Capítulo 13 Capítulo 4 Capítulo 14 Capítulo 5 Capítulo 15 Capítulo 6 Capítulo 16 Capítulo 7 Capítulo 17 Capítulo 8 Epílogo Capítulo 9 Biografía de la Autora 4
  • 5. S us hermanas encontraron la felicidad conyugal con sus ricos, maravillosos hombres de ensueño, pero no Julietta Conte. Ella permanece en tierra firme como alta ejecutiva de la empresa familiar, la panadería La Dolce Famiglia. El trabajo es su pasión, y su apartamento en Milán su santuario... hasta Sawyer Wells, una obra maestra en un traje, la atrae de su escondite con una irresistible oferta, una asociación exclusiva con su cadena internacional de hoteles boutique. Julietta ha sido quemada antes, y confiar en el amigo de su cuñado, cuya poderosa mirada la tiene repensando el mejor uso de una sala de conferencias, es la proposición más arriesgada. Pero con una oportunidad de una vez en su carrera de tomar la panadería global. ¿Mezclará negocios fríos como piedra con la seducción al rojo vivo? 5
  • 6. E Traducido por Elena Ashb Corregido por Clau ra oficial. Ella era un fracaso. Julietta Conte se quedó mirando fijamente la pared de color crema de su casa. Qué curioso, nunca se había tomado el tiempo de poner pinturas o fotografías. Exenta de marcas o agujeros de numerosos clavos, las limpias líneas generalmente la tranquilizaban, le recordaban el estilo de vida controlado y ordenado que con orgullo llevaba. Esta noche, la perfección inmaculada de ese muro sólo la hacía sentirse vacía. Como un impostor. O un fantasma. Un divertido sonido escapó de sus labios. Había perdido el mayor negocio que había ofrecido alguna vez la panadería de su familia, pero perder su mente no era una posibilidad en este momento. Un mes de investigación, interminable papeleo, pocas horas de sueño y varias salidas sociales habían concluido en ser rechazados por el prestigioso Hotel Palazzo. Había estado tan segura del éxito. En cambio, se había quedado sin nada, excepto la imagen de confesar su fracaso a su equipo en la mañana. Tirando de su bata de seda color caoba apretándola alrededor de ella, cruzó la exuberante alfombra de su cocina moderna y se sirvió un vaso de Bolla. Las voces bajas en la televisión charlaban detrás de ella, pero el silencio sombrío de su casa gritaba. ¿Qué pasaba con ella esta noche? Había perdido negocios antes. Rara vez se permitía a sí misma tropezar en sus fracasos, había aprendido a endurecerse y dirigirse hacia el siguiente faro de beneficios. No era como si La Dolce Famiglia estuviera en problemas financieros. Esto no era de vida o muerte. Sin embargo, la tentación de hacer su marca en el mundo de los negocios y de su familia era lo único que tenía que dar. Y ahora, ni siquiera podía conseguir eso. 6
  • 7. Un exigente zumbido se elevó a sus oídos. Julietta cogió su teléfono y echó un vistazo al texto. Su hermana. Una vez más. ¿Era éste el tercer o cuarto texto esta noche? ¿Lo hiciste? Impaciencia tocó sus nervios. Su hermana más joven estaba felizmente casada con su amor de toda la vida e insistía en que un ridículo hechizo de amor había hecho todo. Si tan sólo fuera eso. ¿Cuán fácil sería la vida si tan sólo hicieras una lista de todas las cualidades necesarias en un hombre, quemaras un fuego a la madre tierra y te sentaras a esperar? por supuesto, Julietta suavemente intentó explicar que probablemente no era el libro sino el simple hecho de que estaban destinados a estar juntos. Carina se negaba a creer eso. Así que Carina había colocado el libro de tela violeta en las manos de Julietta durante su última visita y le hizo jurar sobre su hermandad que probaría el hechizo. Carina creía que si Julietta lanzaba este tonto hechizo de amor, el hombre perfecto se presentaría a su puerta y cambiaría su vida. Después de una hora de haber sido insultada con respecto a su incapacidad para ver más allá de sus hojas de cálculo hacia el futuro, Julietta acordó, segura de que su hermana olvidaría esa ridícula conversación y seguiría adelante. Dos semanas. Veinte textos. Una docena de llamadas telefónicas. Y sin un final a la vista para el olvido. Sus dedos perforaron dos letras. NO. El fresco sabor afrutado del vino bailó en su boca. Abriendo el refrigerador, tomó un puñado de uvas y se dirigió de nuevo a la sala de estar. ¿Por qué nadie entiende ni acepta que una mujer soltera pueda ser feliz? Y estaba feliz. Malditamente feliz. Desde que ese ridículo libro de tela púrpura presionaba su camino en su casa había sido torturada sin parar. Carina juró que el hechizo había funcionado con Alexa y Maggie para ponerlas en contacto con sus almas gemelas. Una gran ola de desesperanza presionó en ella. 7
  • 8. Luchó contra el repentino pánico, arrastrado en un aliento, y fríamente analizó las emociones. Por supuesto, estaba un poco envidiosa de sus hermanos. Todos ellos se habían establecido en la felicidad matrimonial, charlando sobre familias y reuniones. Ella se veía como la única mujer soltera que debía entretenerlos con historias de amores inconclusos y asuntos calientes que queman las sábanas. El protector de pantalla en su ordenador portátil anunciando el logotipo de La Dolce Famiglia se burlaba de ella. En cambio, Julietta hablaba de cifras y de ventas y el siguiente acuerdo de traer la grandeza al nombre de la familia Incluso mama empezaba a mirarla con preocupación y quizá una pizca de compasión. Mordió con fuerza una uva. Jugo de tarta explotó en su lengua. Merda. ¿A quién le importaba? ¿No era este el tiempo en el que las mujeres no necesitan a los hombres? El sexo estaba sobrevalorado y no era algo que le interesara de todos modos. Su incapacidad para experimentar un orgasmo o una profunda conexión con un hombre la había frustrado durante años hasta que se comprometió a recortar esa parte de su vida con el fin de mantener su cordura. Su mente podría haber anhelado intimidad física, pero su cuerpo estaba lleno de hielo. Después de muchos intentos fallidos por sentir algo, cualquier cosa, del sexo opuesto, dejó de quejarse y empezó a vivir. Sin sexo. Su elegante y moderno espacio estaba a la medida de su riqueza, gusto y éxito. A pesar de que sus hermanas preferían cálidos muebles de Toscanas, Julietta daba un toque limpio y moderno, con una eficiencia despiadada que apelaba a su sentido del orden. Reluciente pintura blanca resaltaba el negro cristalizado de las mesas, sillones color hueso, y los cojines de ciruela bajo los altos techos. Los grandes ventanales permitían que la luz inundara las habitaciones en el día y ofrecían espectaculares paisajes de un Milán iluminado en la noche. Su cocina consistía en taburetes rojos de cuero y encimeras de granito negro. No había necesidad de una mesa enorme, ya que siempre comía sola. Si un nuevo artefacto salía, ella lo compraba. El lugar estaba actualizado con lo último en tecnología, desde sus diversas computadoras con acceso a internet de alta velocidad hasta un teatro en casa y sistemas de sonido que transmitían música en todas las habitaciones. 8
  • 9. Es posible que no poseyera el estilo de su hermana Venezia para el drama de la moda, pero sus trajes a medida estaban siempre diseñados y hermosamente cortados. Apreciaba la ropa bien hecha y prodigaba su lado femenino con un closet lleno de cuero, gamuza, seda y satén. Podría haber comprado fácilmente una mansión con su salario, pero prefería su apartamento de lujo en el centro de Milán, cerca de su trabajo, gente y actividad. Demasiado silencio en las montañas podría hacer que se volviese loca. Mordió más uvas y su teléfono vibró de nuevo. ¿De qué tienes miedo? Julietta cogió el teléfono e hizo lo impensable: presionó el botón de encendido y castigó a su hermana del único modo posible, obligándola a un vacío de silencio. No temía a nada, excepto al fracaso. Afortunadamente, había aprendido que el trabajo duro y el despiadado control llevaban al éxito. Lo único que había sido incapaz de cambiar era su cuerpo, por lo que había hecho la segunda mejor opción. Aceptarlo y seguir adelante. Ahora algunos textos de su hermana la agitaron como los parlanchines dientes de un esqueleto. Giró su mirada y se instaló en el libro. Parecía que la cubierta de tela palpitaba, de alguna manera exigente, casi rogándole que cruzara la habitación. Lo había empujado en la estantería junto a las biografías que favorecía, pero el extraño color violeta se negaba a mezclarse con el resto de los lomos. Tal vez echaría un vistazo a través del libro y le diría a Carina que había hecho el hechizo. Entonces podrían seguir adelante y superar este ridículo asunto. Colocó su copa de vino en un posavasos, se acercó a la estantería y sacó el libro de la fila. El pequeño libro cuadrado parecía bastante inofensivo. El Libro de Hechizos. Hmm, ningún autor. Mientras hojeaba las delicadas páginas desgastadas, no apareció ningún olor a humo de brujas. La habitación no se agitó ni sopló un frío viento a través del espacio. Julietta se recostó contra los cojines. Es extraño, sólo un hechizo de amor compone todo el libro: Haga una lista de todas las cualidades necesarias en su alma gemela. Eso ciertamente no promete matrimonio o felices para 9
  • 10. siempre. Coloque una copia de la lista debajo de su colchón. Queme la lista original en un fuego. Canta una tontería a la entidad de la Madre tierra. Finito. ¿Eso es todo? Julietta negó con la cabeza y murmurando una maldición, agarró el libro de notas que siempre dejaba junto a su ordenador portátil. La oscura tinta sangraba en las páginas blancas mientras escribía furiosamente, negándose a quedarse. Sin reflexionar o analizar este momento. Sólo una descarga emocional que rara vez se permitía, una lista de todo lo que siempre quiso en una pareja y sabía que era imposible de lograr. Julietta no lo leyó. Dobló ambos papeles en cuatro cuartos y colocó uno debajo de su colchón. Luego caminó hacia la cocina. Sacó un recipiente de acero inoxidable, agarró un fosforo del cajón, y encendió el papel. Los bordes se ennegrecieron y curvaron. Abanicó su detector de humo y observó la lista desaparecer. Sus labios formaron el tonto canto a la madre tierra, y sus mejillas ardieron de humillación en el acto. Ella iba a matar a su hermana por hacerla una idiota, pero al menos había mantenido su promesa. Unas cuantas respiraciones profundas y nada quedó en el recipiente a excepción de las cenizas esparcidas. Una extraña sensación de fatalidad se apoderó de ella. Su corazón se aceleró. ¿Por qué había escrito tal lista? Debería haberse mantenido en cualidades frías y claras en una pareja en lugar de la cruda necesidad palpitante de cada palabra en ese papel. No importaba. Nadie sabría o sospecharía. Y puesto que la Madre Tierra no hablaba, Julietta estaba a salvo. Cogió su teléfono, pulsó el botón de encendido, y elaboró su mensaje. Ya está hecho. Ahora déjame en paz. Un segundo pasó. Una cara sonriente apareció en la pantalla. Gracias a Dios. Ahora regresaría a su vida y pondría todo el episodio detrás de ella. 10
  • 11. Julietta ignoró el vacío que apretó su estómago y subió el volumen de la televisión para romper el silencio. 11
  • 12. Traducido por Nelly Vanessa Corregido por Clau J ulietta se ajustó el nudo del pañuelo verde salvia, se alisó la falda, y abrió las puertas dobles doradas. Se acercó al escritorio de la recepcionista, donde una mujer de edad tomó su nombre y le dijo que se sentara. Hmm, sorprendente. Había esperado a una joven estrella en tacones que sacudiera el mundo de su jefe a la hora del almuerzo. Qué pena por ella por supuesto. Quizás Sawyer Wells fuera una agradable sorpresa. Se quitó la gabardina verde lima y dejó su maletín en el suelo. El timbre de los teléfonos sonaba en el aire mientras tomaba el exuberante entorno corporativo de las empresas Wells. El gigante logotipo de un guion W@e colgaba en latón pulido en la pared frontal y la zona de recepción tenía cómodas sillas de cuero y alfombra azul real. El mostrador principal era de vidrio enorme y contaba con una variedad de equipos de alta tecnología, junto con una variedad de cajones y compartimentos para la organización. Julietta había hecho su tarea, pero no le había dado mucho. Una llamada rápida a su cuñado Max le informó que Sawyer era amigo suyo, fiel a su palabra, con gran nitidez y habilidades empresariales. Su nombre era bien conocido en la industria hotelera, donde los hoteles de lujo lo cortejaban para dirigir sus establecimientos por ciertos períodos de tiempo. Sawyer entraba, volteaba todos los negocios y con gracia se quitaba a sí mismo sin decir nada más. Su principal cuartel general se encontraba en Nueva York, pero hacía diez meses había aparecido la flamante oficina satélite en Milán. El malestar retumbaba en la industria de negocios mientras los rumores estallaban. 12
  • 13. Incluso apostaba que el famoso Hotel Príncipe di Savoia mantenía una estrecha vigilancia sobre el hombre. Su historial era impecable y poseía el toque de oro para cambiar un resort hasta desmenuzarlo en un tesoro. La misteriosa llamada telefónica la había tomado completamente por sorpresa. ¿Por qué pediría el mayor conocedor de hoteles una reunión con ella a las nueve y media de la mañana del lunes? Había tratado de obtener información adicional, pero una voz cortante le había informado que sólo tendría una oportunidad de reunirse con Sawyer, y él le explicaría los términos de la reunión en persona. Julietta despreciaba los secretos y las empresas envueltas en el misterio. Había accedido a la reunión, pero había comenzado a hurgar inmediatamente. Era curioso que un hombre tan poderoso, que recorría el mundo al rescate de hoteles caros, pareciera no tener pasado. Casi como si hubiera sido un fantasma hasta sus veinticinco años. La última década mostraba su aumento constante de poder, y la prensa comentaba sobre su alegremente colorida vida amorosa, que a ella no le interesaba. Se esperaba una fila interminable de mujeres cuando se trataba de ricos hombres de negocios. No le importaba con quién se acostara ni cuándo. Sólo se preocupaba por lo que querría con su empresa. Desafortunadamente, Max sólo le había aconsejado que fuera a la reunión, jurando que no sabía nada acerca de las intenciones de su amigo. —Puede entrar ahora, Srta. Conte. Julietta sonrió y agarró su maletín Pineider. Fue conducida por un corto pasillo hasta una puerta de madera de cerezo tallada profundamente. Tomó el pomo, pero la puerta se abrió sin hacer ruido. Un escalofrío corrió por su espina, y vaciló. Era extraño que sintiera como si cuando cruzara el umbral, su vida nunca sería la misma. Era casi como ser invitada a una casa embrujada por el propietario, que anhelaba su alma. —Entre. El acento ronco fue un susurro contra sus oídos. Dio los tres pasos necesarios para entrar. La puerta se cerró con un sonido detrás de ella. Sus manos se apretaron alrededor de su maletín. ¿Qué pasaba con ella? Por lo general, dominaba un encuentro desde el primer momento, pero se 13
  • 14. quedó clavada en el suelo mirando a través de la habitación a uno de los hombres más poderosamente sexuales que jamás había visto en su vida. No era de extrañar que su recepcionista fuera del tipo de una abuela. No había una mujer viva que pudiera trabajar para él sin tener la lengua trabada y tropezando con ella en un esfuerzo por complacerlo. Su santuario interior estaba decorado en madera oscura, rojo vino y ricos adornos dorados. Estanterías de suelo a techo llenaban la pared detrás de él con un sinfín de lomos de cuero en medio de extrañas figuras y esculturas en diversos materiales. Mármol liso, brillante plata, cobre trenzado. La pared izquierda estaba pintada en rojo y mostraba una gran variedad de arte con un toque erótico. Deseó estudiar la obra de arte más cerca, pero guardó esa información en la parte posterior de su mente para futuras consultas. Su extensa mesa de cerezo ocupaba la mitad de la sala, en un esfuerzo por intimidar. Su silla debió haber sido elevada a una impresión visual dominante, porque no había manera de que un hombre pudiera ser tan alto. Encaramado en su trono de cuero rojo, la estudió con un aire evaluativo que la despojó de las sutilezas y barreras sociales, de alguna manera dejándola desnuda. Expuesta. Y un poco vulnerable. Él tenía el pelo rubio ondulado sosteniendo tantos matices de color, que la luz bailaba y jugaba en los hilos como si fuera un halo iluminado. Ese halo acariciaba sus hombros y seducía a una mujer hasta doblar los dedos en su longitud, mientras la devastaba. Catalogó sus facciones en una lista detallada: cejas elegantes y abovedadas. Altos pómulos definidos. Barbilla fuerte con una pequeña hendidura. Un ángel o Dios mismo debían haberle dado esos ojos, porque parecían casi de oro puro, astillas resplandecían y perforaban más allá de la superficie directo hasta la médula. Tan impresionante como un tesoro escondido, sus ojos veían cosas que ninguna mujer quería revelar. Julietta apostaba a que la mayoría de las mujeres tenían poca opción en la materia. Este hombre tomaba lo que quería y como quería sin pedir disculpas. Entonces los ángeles se dispararon gritándole al cielo y abandonándolo al infierno. Su boca era una tallada fiesta sensual con una mueca malvada que hablaba de sexo caliente y sin reglas. Una cicatriz brutal tomaba el lado derecho de su cara, enganchando su frente a su barbilla. La línea estaba 14
  • 15. limpia. Se imaginó el corte de una cuchilla, que había arrancado la piel y la había abierto, y trató de no mostrar ninguna simpatía. Este hombre no la necesitaba. El giro duro entre lo bueno y lo malo jugaba con las mujeres, como el flautista de Hamelín. Una conciencia fría agitó sus terminaciones nerviosas. Menos mal que los hombres no la afectaban. Estaría tostada y quemada antes de que incluso negociara independientemente de la maldita reunión que estaba a punto de comenzar. Julietta enderezó los hombros y lo miró de frente. —Buenos días, señor Wells. Es un placer conocerlo. Cerró la distancia entre ellos y le tendió la mano. Él se puso de pie y tomó su mano entre las suyas. El apretón de manos fue impersonal, a la vez que demasiado íntimo. Su piel era cálida y áspera al tacto y envolvía su mano como reclamando su cuerpo en sus propios términos. Sorprendida por sus extraños pensamientos, se retiró primero y no se dio cuenta de que había estado conteniendo el aliento. Esos magníficos labios se curvaron hacia arriba en una media sonrisa. No sabía si era por gracia o por placer. De cualquier manera estaba enojada. Julietta inmediatamente percibió que el hombre estaba acostumbrado a ganar. Cómodo en su propia piel. Y entretenido por la humanidad, como si los humanos en un escenario montaran un espectáculo en el que se negara a participar. Hmm. Tenía que ir a la ofensiva rápidamente. La defensa le aburriría hasta las lágrimas y no la llevaría a ninguna parte. Julietta se sentó, cruzó las piernas y se recostó en la silla con un sentido relajado de camaradería que no sentía. —Veo que te gustan los juegos. Él inclinó la cabeza. La llamarada de sorpresa calmó su temperamento. —Depende del juego. Ella le ofreció una fría sonrisa. 15
  • 16. —El ajedrez. —Señaló las figuras bellamente talladas de un rey y una reina que flanqueaban un impresionante estante de libros de cuero. Las piezas de marfil y ébano talladas tenían un detalle exquisito y estaban hechas a la medida de un hombre interesado en los desafíos mentales—. Son muy hermosas. Sawyer apoyó los codos sobre la superficie pulida y juntó los dedos. Ella se negó a encogerse bajo su mirada que amenazaba con destruir su superficie. Cuando finalmente habló, su voz profunda la envolvió y acarició lugares oscuros de los que no se había cuenta que tenía. —¿Juegas? —No. —¿Por qué? Ella habló con voz entrecortada. —Los juegos no me interesan. Prefiero un intercambio directo de información para beneficio mutuo. Él arqueó una dorada ceja. —Sin embargo, eres la CEO1 de una empresa poderosa. Seguramente debes reconocer que siempre debe haber un ganador y un perdedor. Ah, sí, a él le gustaba alardear. Una profunda satisfacción zumbó por ella. Qué raro poder emparejar ingenio con un hombre que estaba completamente sin miedo. La mayoría se encogía bajo sus palabras frías o bramaban como idiotas para conseguir un punto. No, prefería un ingenio sutil tan fino y afilado como una espada de samurái. Ella bailó justo fuera de su alcance con su respuesta. —Si haces tu trabajo bastante bien, tu oponente no se dará cuenta de que perdió. —No estoy de acuerdo. Si tu oponente es digno, siempre se enfrentará a la verdad de que una de las partes encabeza a la otra. La reina debe ser robada con el fin de ganar todo. 1 CEO: En inglés Chief Executive Officer /Director Ejecutivo. 16
  • 17. Abrió el maletín como si estuviera aburrida ahora por el giro de la conversación. El volar de papeles, entró en el silencio palpitante, y se dio cuenta de que sus palmas estaban húmedas. Qué extraño. No tenía nervios. Era otra cosa que no podía precisar con claridad. —Las reinas pueden ser sacrificadas. Es el jugador de poder, pero todo se basa en el rey. Con un plan de refuerzo lo suficientemente inteligente, la reina no tiene que destruir todo el tablero. Sus ojos se oscurecieron. Oh, sí, no había manera posible en que una mujer trabajara para este hombre. Él debía ser la imagen en cartulina de lo que se debía evitar en un embarazo adolescente. El equilibrio entre la luz y la oscuridad era más que suficiente para tentar a una mujer a saltar por encima del borde de la razón, sin importar lo dura que fuera la recuperación de la caída. Afortunadamente, Julietta despreciaba las alturas y las evitaba a toda costa. —Pensé que no jugabas ajedrez —murmuró él. —No lo hago. —Ella levantó la barbilla—. Pero eso no significa que no estudie las reglas. Por si acaso. Su risa baja se deslizó a través de la habitación y le acarició entre las piernas. Reconoció la reacción física de su cuerpo mientras su mente permanecía separada. —Eres una mujer fascinante, Julietta Conte. —Su lengua dio la vuelta a su nombre dándole un nuevo significado. Normalmente se encogería en la sala de juntas con la mención de su nombre de nacimiento. Muchos hombres usaban el romance y la intimidad degradaba a las mujeres en los negocios. Pero Sawyer combinaba el respeto con una sensualidad con correa, manteniéndola fuera de balance. —Estoy contento de haber seguido mis instintos para darte la primera oportunidad de trabajar para mí. Ella cerró el maletín y lo dejó de nuevo en el suelo, y luego hojeó el archivo en un juego de deliberado poder. 17
  • 18. —Aunque aprecio ser la primera en la fila, hubiera preferido conocer los detalles de la oferta. Odio perder mi mañana en un acuerdo que no es digno de mi tiempo. Estoy segura de que lo entiende, señor Wells. —Sawyer. —Él apoyó la barbilla en sus dedos—. Después de todo, ya conocí a la mayoría de tu familia. Soy muy amigo de tu cuñado. Lo menos que podemos hacer es usar nuestros nombres de pila. —Está bien. —Dilo. Ella levantó la vista. —¿Perdón? Una extraña tensión se extendió entre ellos, como si se jugara un juego preliminar, y no supiera lo que estaba en juego. —Mi nombre —le ordenó en voz baja—. Dilo. Julietta parpadeó. El calor inundó su cuerpo y le hizo picar la piel. Su estómago se redujo, luego se acomodó. No quería, y abrió la boca para disimular todo el raro intercambio, pero encontró la respuesta a su orden. —Sawyer. Su nombre se tropezó en sus labios y se maldijo por el movimiento. Satisfacción y algo más profundo parpadearon en su rostro, pero él sólo asintió en señal de aprobación. —Gracias. Ella se aclaró la garganta y volvió a centrarse en el archivo. —Ahora que estamos bien familiarizados, apreciaría seguir adelante. Parece que tu reputación te precede. —En el buen sentido, espero —dijo él arrastrando las palabras. —En su mayoría. Otra carcajada corta. —Eres muy diferente de cualquiera de la familia. 18
  • 19. Ella hizo caso omiso de la herida punzante y consiguió esbozar una sonrisa apretada. —En el buen sentido espero. Él frunció el ceño y se inclinó un poco más cerca. —¿Ese comentario te molesta? Sólo quería decir que tu concentración demostró ser un activo para Michael. Tus hermanas no tenían la intención de hacerse cargo del negocio familiar. Todo el mundo tuvo la suerte de tenerte. La herida se suavizó con una leve contusión. ¿Por qué se veía tan preocupado por molestarla? ¿Cómo si tuviera la posibilidad de meterse en sus inseguridades secretas y sin la unidad para exponer el daño? Como si fuera lo único que quisiera saber. —Por supuesto que no me molesta. Me considero afortunada de dirigir a La Dolce Famiglia. No creo que me haya dado cuenta de que habías conocido a la mayor parte de mi familia. Las duras líneas de su rostro se suavizaron con afecto. —Max y yo nos encontramos en los mismos círculos y nos hicimos cercanos. Él me habló de Venezia, y tuve la suerte de conocer a Carina en Las Vegas el año pasado. Asistí a la boda. El recuerdo de la boda de su hermana rápidamente parpadeó pasando. No había tenido tiempo para volar y siempre lo lamentaría —no haber estado allí—. Mama fue la única en la familia capaz de presenciar el intercambio, pero la idea de ver a Sawyer en una ceremonia tan íntima le molestaba. —Interesante —murmuró—. ¿Y mi madre? Toda expresión se suavizó a un lienzo en blanco. —Tuve el placer de conocer a tu madre hace muchos años. La respeto mucho. Había una historia detrás de sus palabras, pero pensó que él era un maestro en los secretos. Julietta hizo un gesto a la carpeta manila en su regazo. 19
  • 20. —Parece que tienes ventaja. Mi investigación comenzó cuando empezaste a hacerte cargo de los hoteles y a transformar entidades con propósitos lucrativos. No hay mención de familia, lugar de nacimiento, ni de cualquier otra cosa. Casi como si tu vida antes de los veintitrés nunca hubiera existido. La oscuridad se encendió y se tragó el brillo de sus ojos color whisky. Su respiración se detuvo por la rabia y el dolor crudo que vio, y con la misma rapidez las emociones desaparecieron de su rostro. —No lo hacen —dijo—. Eso tendrá que ser suficiente para ti. Julietta respetaba sus demonios. Después de todo, ella escondía los suyos por su cuenta. Poco a poco, asintió. —Es suficiente para mí. Él sonrió. Tenía los dientes muy blancos y deslumbrantes, pero torcidos ligeramente en el frente, lo que les impedía verse bonitos. —Bien. Hablemos de negocios. Tengo una propuesta para ti. Una fusión más o menos. Ella cruzó los brazos frente a su pecho y no respondió. Él parecía intrigado con su control y paciencia. Julietta se preguntó qué tipo de mujeres era a las que estaría acostumbrado a tratar en su mundo. —Estoy a punto de inaugurar una cadena de hoteles de lujo de mi propia firma. En los últimos años, compré propiedades en lugares privilegiados de las principales ciudades de Europa y Estados Unidos. El plan es ambicioso y se inicia con la apertura de hoteles en Milán, Roma, Venecia y Florencia. Me iré a vivir a Inglaterra y a otros tres lugares incluyendo Londres. Después, a Estados Unidos, donde construiré en Nueva York, Los Ángeles y Chicago. Esperó un comentario. Ella permaneció en silencio. —La cadena se llama Purity. He estado trabajando en el concepto por un año, un sueño, por así decirlo, y tenemos a un equipo preparado para actuar con rapidez. He decidido comenzar en Italia por una variedad de razones. Las estadísticas son bastante altas para los viajeros en esas áreas y necesitan algo más, sobre todo para muchos estadounidenses. 20
  • 21. Combinaré una línea de spas de lujo y servicio de catering. Prefiero trabajar con proveedores específicos que puedan firmar un contrato de exclusividad con mi línea. Mi intención es que la gente con la que hago negocios trabaje para algunas de las empresas más codiciadas del mundo. »Los viajeros rogarán por experimentar el carácter único de los activos de Purity. Lanzaré eso en tres componentes principales: una, la ropa de cama estará hecha a mano y será exclusiva de Purity. Batas de lujo, zapatillas, toallas, camas y sábanas. Como Frette, pero podremos crear una nueva línea que Armani no podrá presumir. No habrá una cosa que un cliente toque que no anhele acurrucarse dentro. Se compondrá de dos spas y restaurantes. Ya firmé contratos para incorporar a los mejores restaurantes y los mejores métodos de relajación del mundo. Los dos chefs que robé rechazaron ofertas de televisión para venir conmigo. El tercer componente son los manjares: tiendas con oro fino, joyas personalizadas, diseñadores de moda, y por supuesto, postres. Julietta se inclinó un poco hacia delante. El corazón le martilleaba mientras colgaba en sus siguientes palabras. —Quiero firmar con una cadena de panaderías para ofrecer servicio de catering exclusivo en todos los hoteles de Purity. Esto incluirá eventos de catering de todo tipo, incluyendo bodas. Necesito una panadería exclusiva y de alta calidad que pueda ofrecerles productos a todos los restaurantes, servicio de habitaciones y una tienda de peatones para compras impulsivas. Su mente fue a través de las posibilidades. El plan era arriesgado. Casi loco en la economía actual. Sin embargo, la simplicidad de la exclusividad y de los lugares gritaba genio. Si los componentes funcionaban juntos, Sawyer podría lanzar una de las marcas más exitosas del mundo. Ella frunció los labios en sus pensamientos. —¿Los chefs que contrataste entendieron los términos? La mayoría quiere el control total de todos los alimentos, incluyendo los postres. —Todos conocen las reglas. No quiero a algunos grandes cocineros que pueden cocinar buenos postres, o un chef de repostería. Necesito una cadena bien engrasada que pueda darle todo lo que mis clientes deseen en 21
  • 22. una variedad de puntos de venta. Y quiero lo mejor. La Dolce Famiglia es la mejor. Un placer la cortó profundamente, pero lo ignoró. El hombre era un genio, pero había aprendido pronto que no siempre estaban escondidas las cláusulas en el negocio de su vida. —Estoy impresionada. Por supuesto que necesitaré ver los planes de tu desarrollo, horarios, y lugares para tener una mejor idea de si esto sería bueno para nosotros. —Por supuesto. —Los márgenes de beneficios estimados son la clave. —Sí. —Sólo hay una palabra que me está molestando en tu propuesta. —¿Cuál? —La exclusividad. Él bajó la mirada a su boca. La mirada depredadora y hambrienta la sorprendió. No era una mujer que normalmente inspiraba lujuria. Un desafío, sí. Pero en una reunión de negocios, siempre había podido separar la parte femenina de ella, así que se había convertido en una atracción pero nunca en un problema. Por primera vez, la necesidad de adaptarse estalló en el fondo de su estómago en un intento de soltarse. ¿Cómo sería ser estar en el extremo receptor de toda esa atención masculina reprimida? Él se acarició la barbilla con contemplación, mientras la estudiaba. Esos dedos cónicos rozaron ligeramente una mandíbula bien afeitada y justa debajo de su regordete labio inferior. ¿Su piel sería dorada y marrón tostado por todas partes bajo ese traje Gucci negro? ¿Sus dedos tocarían el cuerpo de una mujer y la convertirían en un delicioso río de necesidad entre sus muslos? Empujó un suspiro. Sólo una fantasía. En el momento en que él la besara y encontrara que no era la mujer pusilánime normal que prefería, perdería el interés. Todos lo hacían. Y Julietta no los culpaba. Dio, ¿estaba pensando en él desnudo de todos modos? ¿Se había vuelto pazzo2? 2 Pazzo: Italiano. Quiere decir loco, demente, insano. 22
  • 23. —¿Tienes un problema con la exclusividad? —Con una inclinación, graciosa y masculina se empujó hacia atrás en su silla y dobló su tobillo sobre su rodilla. El informal gesto contradecía la pregunta de acero envuelta en algodón difuso. Su boca se secó. ¿Por qué de repente parecía que estaban hablando de un significado totalmente diferente de la palabra? Julietta dio un delicado encogimiento de hombros. —A veces. Varios socios, incluso suben el riesgo. Una sonrisa lobuna se extendió sobre su boca. —Exactamente. El riesgo de fracasar. Hacer un compromiso con el socio adecuado empuja el porcentaje de éxito a un nivel superior. —O el archivo adjunto puede ser igual a la bancarrota. —La sangre golpeaba y corría por sus venas, mientras se empujaban y repelían en la segunda ronda de su juego mental—. Me ha pasado muchas veces. Sawyer bajó la voz. Miel pegajosa y aceite caliente se mezclaron y se deslizaron juntos en una delicia para sus oídos y centro palpitante entre sus piernas. —Elegiste mal antes y resultaste jodida. Pero eso no pasará conmigo. Su piel se erizó y los pechos le dolieron detrás de su adecuado sujetador blanco. Julietta tuvo el repentino impulso de arrancarse la ropa y ella misma ofrecerse a él en su escritorio. Extender sus muslos y doblar su voluntad. El horror se mezcló con la sorpresa ante la reacción primitiva que la engatusó. Gracias a Dios que había aprendido pronto a controlar su respiración para calmar sus nervios en situaciones públicas. Forzó una pequeña sonrisa. —Confiado, ¿verdad? Bueno, busco eso en un socio. ¿Supongo que tienes una propuesta formal que puedo revisar? Él empujó la carpeta de cuero negro sobre el escritorio. La recogió, le dio una mirada superficial, y la guardó en su maletín. —Me pondré en contacto contigo esta semana. —No. Mañana. Julietta frunció el ceño. 23
  • 24. —Imposible. Necesito a mis abogados para revisarlo. Tengo que llevarlo a los miembros de la junta. Hablar con Michael. Él la cortó con la mano en el aire. —Michael dirige La Dolce Maggie, y tengo la intención de darle el mismo trato con mis operaciones locales en Nueva york. Si esto funcionará, necesito saber que serás mi persona de contacto para todo. Para tomar las decisiones. La democracia es buena, pero a veces una monarquía obtiene mejores resultados. Algo brilló en sus ojos profundos y sexuales y perversos. —Tendré que demostrártelo a la brevedad. Julietta se negó a aclarar su garganta o a hacer un tímido acto. —Corres el riesgo de que no cuente todo el asunto. —Sí. Pero todavía tendré una respuesta mañana. Te llevaré a cenar. Ella negó. —No es necesario, Sr. Wells, yo… —Sawyer. Su vientre se tensó por su tono de mando. —Sawyer. Necesito hasta las 5:00 p.m. —Perfecto. Sea cual sea tu decisión, celebraremos con vino y pasta. Te recogeré a las siete. La situación se inclinó y la tomó por el pie. —No creo que sea necesario. —Yo sí. Ya sea o no que hagamos negocios, he pasado tiempo con la mayor parte de tu familia y me gustaría compartir una comida contigo. Hablar acerca de Max. De tu hermana. ¿Es mucho pedir? Se sentía como una idiota. ¿Cómo pelear contra una petición tan razonable sin parecer una perra? Pero algo le decía que no quería estar a solas con él, sobre todo en su apartamento. Invitarlo parecía mortal. Su lengua se tropezó con las palabras. 24
  • 25. —Está bien. Me puedes recoger en la oficina, estaré trabajando. Él inclinó la cabeza como si hubiera sido idea suya todo el tiempo. —Muy bien. Estaré esperando tu decisión. Ella se levantó de la silla y decidió evitar todo el asunto del contacto de nuevo. Su cobarde movimiento causó que su labio se moviera en una media sonrisa, pero él se quedó detrás de su escritorio y la vio salir. Una vez más, la puerta se abrió silenciosamente, como si por fin se le permitiera escapar. ¿Tendría un mando a distancia debajo de la mesa para poder joder a sus clientes? Toda la reunión había sacudido sus nervios por lo general tranquilos. Julietta cavó profundamente, enderezó los hombros y salió de la oficina sin mirar hacia atrás. La deseaba. Sawyer se quedó mirando la puerta cerrada y trató de darle sentido a sus enturbiadas emociones. Su olor se quedó en el aire. Arrastró el aliento y trató de capturar su esencia. La dulzura de la vainilla. La patada exótica del coco. Una contradicción embriagadora como la propia mujer. Mierda. Esto sería más complicado de lo que pensaba. Se levantó y caminó. Se preguntó si debía retirar la oferta. Esperaba ciertas cosas de la hermana mayor de la familia Conte. Una actitud reservada. Una mente aguda. Un sentido implacable de organización y liderazgo. Activos que admiraba y necesitaba en una socia de negocios a largo plazo. Sus conversaciones con Max y Michael lo habían convencido de que La Dolce Famiglia sería el ajuste perfecto, y que Julietta era completamente capaz de tomar todas las decisiones. Nunca había esperado sentirse atraído por ella. Sawyer sabía que poseía un encanto con las mujeres. Regalo en parte, entrenamiento en parte. 25
  • 26. Analizó cada matiz de expresión. El lenguaje corporal, las palabras, los gestos. Especialmente los ojos, que creía que eran el espejo del alma. Excepto los suyos. El color dorado de invitación era un truco de la luz con la intención de tomar a un enemigo con la guardia baja. Una vez que alguien entraba, lo único que descubriría sería un hoyo negro como el infierno. Se sacudió el pensamiento sombrío y tiró de él de nuevo al problema. En el momento en que ella entró y le dio la bienvenida con su calmado y posesivo tono, quiso reclamarla. Su superficie gritaba que la mirara, pero que no tocara. Mirar, pero no estudiar. Preguntar, pero no reflexionar. Su voz le recordó el tintineante hielo exprimido en el calor embriagador de un acento italiano. Llevaba el pelo recogido de su cara con sólo unas pocas hebras a las que se les permitió escapar y acunar sus mejillas. Cuando volvió la cabeza, la luz captó el destello de vino tinto de las hebras brillando oscuras como rubíes en medio de las adecuadas perlas conservadoras. Esos ojos oscuros eran grandes y dominaban la cara, pero un remolino dorado real alrededor del iris brillaba con una profundidad oculta que apostaba que la mayoría de los hombres nunca captaban. Una nariz fuerte, mentón y pómulos definidos se desataban en una boca tan suave y regordeta que quería pasar horas sólo chupándola y lamiéndola. El hecho de que ella ni siquiera los acentuara con lápiz de labios le hacía la boca aún más tentadora. Llevaba la ropa de comando de una mujer a la que le gustaba lo clásico, la moda cara y que sabía llevarla. Su larga, ágil figura había partido del traje color crema Vera Wang: la falda rozando sus caderas y llegándole a mitad de la pantorrilla. Había caminado por la habitación con propósito en sus zapatos de cuero color hueso, como si su cuerpo fuera sólo el viaje, y casi una entidad separada. Como si su mente y su cuerpo estuvieran completamente desconectados en una batalla en duelo. La idea central de sus pequeños pechos altos, bajo la chaqueta y del suave pico de piel marrón cálida mientras cruzaba las piernas aceleró su cuerpo a una atención inmediata. Personal completo. Gracias a Dios, el escritorio era grande, debido a que habría sido un momento embarazoso. No podía recordar la última vez que una mujer lo había excitado con sólo entrar en una habitación. No desde Carina. 26
  • 27. El recuerdo de la hermana menor de Julietta pasó por delante de él. Antes de que su amigo Max hiciera su reclamo, él había estado fascinado por la necesidad terrenal y la inocencia que Carina exudaba en Las Vegas, pero se dio cuenta de inmediato de que ella estaba enamorada de Max. Nunca se conformaría con el segundo lugar, la dejó ir porque ella no era para él. No a largo plazo. Tal vez para una breve relación, pero ella nunca lo miraba como veía a su amigo. Sawyer se alegró de que estuvieran felizmente casados después de un viaje tan largo. Pero incluso su reacción a Carina era un zumbido leve en comparación con el rugido de su pene cuando Julietta entró en la habitación. Sus dedos eran fuertes, suaves y temblaban ligeramente en su agarre. Ella dominaba la conversación dura que la mayoría de los hombres no habrían podido seguir, y nunca había perdido el equilibrio. Sin embargo, cuando él había hecho su comentario sobre que era diferente de su familia, ella se había puesto rígida y el dolor había estallado en los ojos cacao. Debajo de esa apretada, actitud abotonada había una maraña de pasión, emoción, y de desorden. La mejor decisión que tenía ante sí. Cancelar la cena. Alejar la oferta. Seguir adelante. Una mujer como Julietta tenía el poder de destruir su concentración, mandar al diablo su negocio, y hacer su vida miserable. Sin embargo, algo le atraía hacia ella. Doblaba sus entrañas con una cruda necesidad de despojar su superficie desnuda y hacer que enfrentara lo que era en realidad. La forma en que respondió a su demanda de que dijera su nombre lo decía todo. Ella tenía tendencias sumisas naturales, que intrigaban a su lado dominante. ¿Cómo sería en la cama? Su mente estaba tan empeñada con un constante control, que apuesto a que le costaría concentrarse en los placeres de su cuerpo. Él le podría enseñar. Su sangre palpitó y se calentó en sus venas. Ella no sería un partido fácil, sin embargo. Sería un gran dolor en el trasero. ¿Tenía tiempo para esto ahora? Su sueño largamente acariciado de construir su propio imperio hotelero estaba justo delante de él. Atarla a su negocio podría resultar riesgoso. Pero, maldita sea, atarla de alguna manera, forma o asunto era demasiado jodidamente tentador. 27
  • 28. Sawyer se dio cuenta de que en los últimos años había estado rozando los bordes con las mujeres. Jugaba en las relaciones hasta un punto que no había una conexión real si lo anunciaba en neón deslumbrante. El trabajo había sido su fuerza motriz en la última década, y se mantenía como su única dueña exigente. Sus incursiones en el placer se fijaban de antemano con reglas férreas. Pero muchas mujeres se colaban con su aferramiento y con una emoción que no podía manejar, lo que le obligaba a terminar la relación rápidamente. Julietta podría ofrecerle un poco más de profundidad, con la capacidad de mantener el negocio independiente del placer. La mayoría de las mujeres no podían manejar las limitaciones. Apostaba a que Julietta Conte podía maneja cualquier desafío lanzado contra ella. Sawyer se dio unos golpecitos con su dedo en los labios y analizó todas las opciones. Esta delicada línea de caminar entre el negocio y el placer. Las serpientes retorcidas en un foso debajo de él, listo para que diera un paso en falso. Debía manipularse con guantes de seda al principio, antes de cambiar a la deliciosa picadura del látigo. Tenía que aprender lo que la excitaba, lo que escondía y la mejor manera de darle de derrumbar las barreras. ¿Era demasiado arriesgado, sobre todo cuando estaba a punto de revelar su sueño y su única razón de supervivencia todos estos años? La respuesta corrió por él con un conocimiento profundo hasta el hueso que nunca cuestionó. Y tomó la decisión que había querido desde el momento en que la había conocido. 28
  • 29. Traducido por Carosole Corregido por francatemartu J ulietta levantó la vista: 4:58 p.m. Los papeles estaban esparcidos prolijamente frente a ella en la mesa de conferencias. La sala estaba tranquila, y sólo se escuchaba el murmullo de charlas y teléfonos sonando. Ella le había informado a la junta. Había hablado con los abogados. Hizo un llamado a Michael. Marcó números sin parar toda la noche y se negó a dormir. Y tomó una decisión. Estaría loca si no aceptaba el trato. Sería su oportunidad de hacer algo a nivel mundial para la compañía. A pesar de que había sido CEO, sólo le había llevado un par de años para tener todo el control. Su hermano tenía intenciones verdaderas, pero aún mantuvo las riendas de su liderazgo hasta que se casó con Maggie y vio sus errores. Finalmente, ella había seguido hacia adelante y comenzó a hacer ofertas por su cuenta. Cuando Michael había empezado a infiltrarse en los mejores hoteles de Estados Unidos, Julietta dejó atrás el deseo de impulsar la cadena de panaderías a un nuevo nivel en Italia. Ya había conquistado los mercados, pero quería ir tras los hoteles. Los grandes. El fracaso de su último trato con The Palazzo todavía dolía. Había estado completamente preparada, y cada poro de su cuerpo ansiaba un acuerdo final. Odiaba saber que el equipo ejecutivo de The Palazzo no creía que una mujer podía darles lo que deseaban. Oh, en la cama, sí. ¿Pero en el negocio? No. En cambio, hicieron un acuerdo con su competidor que no contaba con la visión y un abuelo patriarca italiano. Julietta se dio cuenta demasiado tarde que The Palazzo quería el control total sobre ella. Una vez que notaron que la pequeña mujer tenía una voz fuerte, rechazaron su contrato sin otra palabra. 29
  • 30. Pero ahora se enfrentaba a una resurrección de su sueño. El contrato de Sawyer podría lanzar La Dolce Famiglia en el mundo de los hoteles de lujo. Sin embargo, había riesgos. Con un contrato exclusivo, ella sería capaz de instalar otras panaderías. Estaría atrapada con Purity, y si Sawyer fracasaba, entonces lo haría. La apuesta se extendía en todos los tonos grises. El entusiasmo vibraba en ella. ¿Cuándo fue la última vez que se había animado acerca de un acuerdo? Necesitaba desesperadamente un desafío para centrarse en lanzar su la actual autocompasión que fue su huésped todas las noches. No había nada mejor que un golpe de adrenalina en un nuevo contrato. 5:00 p.m. El intercomunicador sonó. Pulsó el botón. —¿Sí? —Sra. Conte, Sawyer Wells está en la línea. ¿Se lo paso? Ella sacudió la cabeza y luchó contra una sonrisa. —Sí, gracias. La conexión zumbó. Su voz se derramaba como la grava y la seda a través del teléfono. —¿Has tomado una decisión? —Rápido, ¿no lo eres? —Siempre. —Hizo una pausa—. Podemos hacer otra ronda y llevar la discusión a través de la cena. O te puedo convencer de la manera que necesitas. Soy bastante bueno en eso. Su arrogancia era abrumadora y sexy como el infierno. Maldición, sería divertido trabajar con él. —No es necesario. He sido agasajada por el mejor. Nunca tomé una decisión basadas en técnicas tampoco. Su risa era como una amenaza sutil. —No estás familiarizada con mis movimientos. 30
  • 31. —He encontrado sobrevalorados. la mayoría de los movimientos masculinos —Encantadora. Un reto. Julietta dio un largo suspiro. Mejor dejar todo claro durante la cena. Si Sawyer pensaba que conseguiría algunos beneficios extras mientras trabajaban juntos, estaba muy equivocado. Esperaba que no se pusiera malhumorado y hosco como el otro rechazo. —Confía en mí, fue la simple verdad y no la intención de agitar una bandera roja delante de ti. Mi respuesta es sí. Hubo silencio entre ellos. Ella lo esperó. —¿Sí? —¿Tengo que repetirlo? Voy a firmar el contrato. Nos podemos encontrar aquí en la central a las siete así podemos celebrar. Es un placer conversar contigo, Sr. Wells. Colgó su auricular. La satisfacción aumentó repentinamente. Su pequeña rebelión con su nombre pudo haber sido inmaduro, pero valió la pena. Obviamente, él estaba acostumbrado a que las mujeres saltaran de su llamada y arrojaran sus ropas. Era tiempo de que se diera cuenta de que no podía conseguir a cualquiera que quería, porque los ángeles le otorgaron el don de lo atractivo. El arrepentimiento la golpeó. ¿Cómo se sentiría una vez que tenga una fuerte reacción física con un hombre sin preocuparse de quedarse helada? Para que sea simple y sencillo. Desnudez, orgasmos y huir temprano en la mañana. Patético. Si esa era su única deficiencia en la vida, podría llamarse a sí misma afortunada. Al menos tenía un nuevo contrato jugoso por delante, con las largas horas de trabajo y una profunda satisfacción que la llamaba. Éxito. Conclusión. Logro. Era suficiente. Ella repitió el mantra para sí misma mientras volvió al trabajo. Las horas pasaron volando. Julietta usó sus dos últimos minutos para alisar su pelo hacia atrás, re-anudar su pañuelo, y guardar sus carpetas. Él llegó a tiempo y en la completa gloria masculina. Su mirada lo recorrió con un poco de mal humor. Se quedó en la puerta y se negó a decir una palabra. 31
  • 32. Su arrogancia tranquila radiada en torno a su figura, y ella luchó contra la necesidad de bajar la cabeza en reconocimiento. Extraño. Llevaba un traje gris oscuro a rayas con una corbata púrpura. La severidad implacable de su traje contradice su pelo surfista recogido en una cola de caballo, resaltando sus líneas duras de los pómulos y la cicatriz roja. La combinación de sexo duro y poder encubierto en su gracia masculina la paralizó por un momento. Julietta se estremeció mentalmente. No más babeo. Defensas levantadas. Que empiece el juego. —Te gusta estar a cargo, ¿verdad, Julietta? Escuchar su nombre fue deliberado y eficaz. Forzó una sonrisa agradable. —¿No a todas las mujeres? —No me dejas ver tu apartamento. Ni siquiera tu oficina privada. He sido delegado a recogerte para cenar en la sala de conferencias. Julietta agarró su bolso Fendi rojo y acortó la distancia entre ellos. Su cuerpo bombeaba calor, y ella tuvo que tirar su cabeza hacia atrás unos centímetros para encontrar su mirada. Dios, olía bien. Como el café y especias, rico y todo hombre. Su altura, por lo general, le daba ventaja. Con casi dos metros, generalmente, era mucho más alta que su competencia, pero la superaba por varios centímetros. Ahora notó que la amplitud y el tamaño de sus enormes hombros se estiraban en su chaqueta, era otra contradicción. Él era un primitivo envuelto en la civilización. La fachada la asustaba más, pero no se permitió estar en una posición íntima con él. Tenía que establecer de inmediato las fronteras, o la reclamaría. —Puede que haya aceptado el contrato, pero nunca invito a nadie a mi espacio privado. Sawyer no se movió. —¿Nunca? —preguntó en voz baja. —Nuestra relación no garantiza una amistad, Sawyer. Es posible que hayas conocido a mi familia, y tal vez cenar con ellos, pero no te conozco lo suficientemente bien como para algo más. 32
  • 33. Analizó mis palabras y asintió. —Me parece bien. Creí que iríamos a Piazza Repubblica. —Perfecto. Él la acompañó hasta la puerta de la sede como si estuviera a cargo. Su mano se posó sobre la curva de su codo, con sus dedos fuertes pero suaves mientras la guio a través de la acera desnivelada mientras caminaban hacia el restaurante. Las vistas y los aromas familiares de Milán le llegaron. Respiró la niebla pesada que hacía que la ciudad sea única, y permaneció en un cómodo silencio. El bullicio de los coches y los peatones en las calles y aceras le daban una atmósfera determinada que calmaba su alma. Las motos rugían. Mujeres vestidas bellamente con trajes de diseñador y zapatos de tacón alto iban y venían entre la multitud con elegancia y mesas de café en la acera desparramaban los aromas de café expreso y productos horneados. Había visto vídeos de Nueva York y siempre sintió que Milán debió ser un primo segundo a excepción de la neblina grisácea que envolvía a la ciudad y la hacía parecer casi turbia a los ojos de un espectador. En lugar de edificios de cristal imponentes, la antigua arquitectura del Duomo reinaba. Finalmente, llegaron al elegante arco de Repubblica. Ya estaba lleno de gente, pero los hicieron inmediatamente a una cabina de color rojo en la esquina, y Sawyer pidió una botella de champán. La colección simple del restaurante la complacía, la mantelería blanca, los pisos pulidos, techos altos, y velas que alumbraban tenuemente el interior. Ella charló con el camarero, pidió la entrada, y comenzó a relajarse. —¿Sin cartera? —preguntó. Llevó la copa delicada de champán a sus labios y bebió un trago. La huella de su boca hizo que un extraño estremecimiento la recorriera. El calor se precipitó a través de las rejillas de ventilación para protegerse de la fría noche de invierno. Se desabrochó la chaqueta y la colgó en la silla. —No es necesario. Ya me aprendí la mayoría de las cifras. Sawyer sonrió. 33
  • 34. —Apuesto a que sí. ¿Tuviste el apoyo de la junta? —Lo suficiente como para seguir adelante. Es un riesgo, pero calculado. Tienes un plan de apertura ambicioso. ¿Estarás listo en seis meses? —Sí. Ella inclinó la cabeza y cogió un trozo de pan crujiente. La masa tibia se abrió, y ella roció aceite de oliva en los bordes. —Una docena de cosas podrían salir mal y retrasar tus planes. Él la observaba con una intensidad feroz que ella no estaba acostumbrada. La mayoría de los hombres nunca le dieron la completa atención. Julietta se preguntó si esa era uno de sus movimientos característicos que utilizaba para seducir mujeres. —Lo he planeado para todas las contingencias —dijo finalmente—. No habrá ningún error. Sus palabras cavaron profundo. Él necesitaba esto tanto como ella. Saber eso calmó sus nervios, y tomó su copa. Tal vez eran más parecidos de lo que había pensado en un principio. Sawyer no perdería su enfoque en un desafío absurdo de acostarse con ella. Las mujeres son definitivamente una prioridad baja para él. Sonrió con alivio. —Bien. Entonces, tenemos algo que demostrar. —Así parece. —Sus ojos brillaron—. La pregunta es ¿por qué? Sus dedos se cerraron sobre el último trozo de pan. Esperaba que no la viera temblar. —¿Acaso no todo el mundo quiere hacer una fortuna en el negocio? ¿Conquistar al mundo? Es la condición humana. Sawyer se negó a seguir su iniciativa. —¿Es eso lo que quieres, Julietta? ¿Para hacer tu marca? —Sus ojos brillaban—. Dime, ¿por qué cayó el acuerdo con The Palazzo? Evitó su mirada y se centró en el pan. —Me sorprende que no conozcas los detalles. Especialmente, ya que estabas investigando La Dolce Famiglia durante un tiempo. 34
  • 35. —Oh, lo sé. Me gustaría escuchar tu versión de los hechos. Su temperamento rebalsó, pero le respondió con calma. —Decidieron que no era la mujer que creyeron que era. El equipo tenía ideas concretas y no querían retos. En otras palabras, no tendría voz en mi propia empresa. —Pero habría recibido prestigio. Ganancias. Expansión. Un pequeño frunce apareció en su ceño, y ella tenía la sensación molesta de que él estaba cavando por algo que no podía entender. —¿No es eso una recompensa suficientemente grande? ¿Vale la pena el sacrificio? —No. No he llegado a este punto para dar un paso atrás y dejar que otros tomen el control. —Bebió un sorbo de champán para calmar sus nervios—. Estoy de acuerdo en ser exclusiva. Pero no voy a renunciar a mis derechos de control. Nunca. Una extraña llamarada de lujuria apareció en sus ojos y luego desapareció tan rápidamente que juró que era sólo un truco de la luz de las velas. Ella no era una mujer para inspirar tal devoción, sobre todo con esa fuerza primordial del hombre. —No tengo la intención de asociarme con alguien que no tiene opinión o fuerza de voluntad, Julietta. Como dije antes, necesito un líder que es mi persona en todos los aspectos. Voy a utilizar cada pizca de inteligencia y el talento que tienes. Haciendo eso, voy a ser capaz de liderarnos, pero ten cuidado: la aprobación final se hará siempre por mí. Su corazón golpeteaba, y juntó sus muslos cuando una sacudida de excitación penetró en su núcleo. Mierda. ¿Qué fue esa loca reacción a sus demandas machistas? Ella siempre odió a los hombres que pensaban que podían mandar a otros sólo porque tenían un pene. Ignoró a su cuerpo y siguió adelante. —Entendido, siempre y cuando discutiendo cualquier cosa que afecte La Dolce Famiglia. 35
  • 36. —Por supuesto. Entonces, una vez que le demostremos a The Palazzo lo tontos que fueron para dejarte ir, ¿qué sigue? ¿Finalmente será suficiente este acuerdo? Su garganta se cerró. ¿Cómo se atreve a tratar de averiguar como si tuviera derecho a saber sus pensamientos? Cuando finalmente fue capaz de ordenar sus palabras, su voz fue mezclada con frialdad. —¿Todavía invadiendo espacio personal? Mis motivaciones son mías y no tu negocio. ¿Qué tal si compartes las tuyas? ¿Purity finalmente será lo suficiente para ti si llega a ser un éxito? El vacío en sus ojos lo decía todo. Julietta apretó su mano en un esfuerzo por no llegar a través de la mesa por el contacto, como si la sensación de piel sobre piel podría calmar la herida de la que no sabía nada. ¿Qué demonios sacudieron su pasado? Tal vez era mejor no saber. —Dios, eso espero —dijo—. Pero no lo sabré hasta que llegue. El camarero los interrumpió con una variedad de platos humeantes. Pulpo crujiente con mozzarella de búfalo, anchoas saladas y alcaparras; ravioles de carne en una mantequilla cremosa y salsa de tomillo; berenjena a la parrilla y calabacín rociado con aceite y una gran variedad de sales. Una intimidad extraña zumbaba entre ellos, como si compartir secretos en un restaurante italiano los unía. ¿Qué estaba pasando? Ella había ido a cientos de cenas de negocios para discutir contratos. Conoció a muchos hombres atractivos, que en un principio le interesaban. El resultado siempre la hacía retroceder, pero Sawyer le desafió en cada paso y parecía querer algo más que los otros. Como si no sólo quería quitarle la ropa para ver su cuerpo desnudo. Casi como si quisiera escarbar en su alma. Ridículo. Luchó contra un escalofrío y mordió su berenjena. La piel tostada se arremolinaba con los sabores picantes de ajo y salsa de tomate, calmando su temperamento. —¿Por qué elegiste a Milán para hacer tus primeros hoteles? ¿No sería más cómodo estar en casa? 36
  • 37. Esperó que responda, disfrutando de la comida, lo que le daba puntos extra. La mayoría de los estadounidenses apreciaban las grandes cantidades con mucha guarnición y detalle. Ella prefería los ingredientes más simples, y ricos en una comida que satisfaga el hambre en el cuerpo. —No tengo una casa. Su sencilla confesión se apresuró en sus oídos. Su tenedor se detuvo el aire. —¿Qué quieres decir? Max dijo que viviste en Las Vegas y Nueva York por un tiempo. Uno de sus anchos hombros se levantó en un medio encogimiento de hombros. —Vivo en cualquier hotel en el que estoy trabajando. Esto me permite la libertad, un estilo de vida lujoso y experiencia. —Sombras parpadeaban sobre su cara—. Me alojé en Milán, cuando era joven y aprendí el negocio. También he pasado un par de años en Carlton, así que estoy muy a gusto en New York. Decidí que sería poético comenzar aquí. Generalmente me quedo quieto durante un año. Después de eso, estoy listo para largarme. —Su corazón se encogió. La familia y el hogar fueron parte de su sangre, y ella no podía imaginar no tener un sistema de apoyo integrado. Su hermano y su hermana podrían haber huido a New York, pero Julietta ganó la mayor parte de su fuerza en la acera torcida bajo sus pies y el gran cielo de la Toscana. No tenía deseos de mudarse a otro sitio. La mención casual de Sawyer a sus tendencias errantes sólo confirmó una soledad más profunda de la que no parecía preocuparse. No había ninguna razón para preocuparse tampoco. El hombre no necesitaba ningún apoyo extra femenino. Usaría cualquier debilidad en su beneficio, incluida la posibilidad de su atracción. Julietta apisonó una sonrisa interior. Si sólo supiera que ese camino no lo llevaría a ninguna parte. —¿Nunca quisiste más? —preguntó—. ¿Un lugar para llamarlo tuyo? Inmediatamente se arrepintió de las palabras impulsivas. El calor se expandió y crepitó con llamas de color ámbar, más caliente que el whiskey que papá solía beber cuando creía que mama no estaba mirando. Los labios de Sawyer se torcieron en una mueca sensual. 37
  • 38. —Está sobrevalorado. He aprendido a apreciar el presente en todos los aspectos. El sabor, la textura, la vista, el olfato. Disfruto de todo lo que se me da, porque no hay garantía de que va a estar allí mañana. Mi hogar es mi actual ubicación, nada más y nada menos. —Una pasión cruda se movió rápidamente desde el otro lado de la mesa y la quemó como gotas de agua caliente. —Excepto Purity. Es lo único que quiero decir que es constante. Todo lo demás con el tiempo se marchita. —¿Incluso el amor? Las palabras volaron de sus labios, y casi jadeó con horror. Sus mejillas se enrojecieron. Dio mio, ¿qué había hecho? Debió tener algún tipo de crisis de madurez. Su temperamento y el control normal se deslizaban alrededor de este hombre de una manera que la aterrorizaba. Esperó su furia ante una pregunta tan íntima, pero su tenedor se detuvo el aire, como si estuviera tan sorprendido como ella. —¿Qué dijiste? Julietta forzó una carcajada. —Lo siento. Por favor, ignora la pregunta. No sé qué me pasó. —Creo que sí. —Su mirada era intensa, investigadora. Le tomó toda su fuerza para no ceder ante la intensidad—. Aprecio a una mujer que pregunta lo que sea que esté en su mente. Hay más fuerza en la honestidad que en las palabras bonitas que nunca se llegan a la superficie de lo que es real. —No hay necesidad de… —Pero lo haré. No, Julietta, no creo en el amor. Nunca lo he hecho. Creo en la pasión y la lujuria, la honestidad y la lealtad. Creo en el trabajo duro y el sacrificio. Creo en disfrutar de los dones de este mundo. Pero no en el amor. Sus dedos temblaban. Agarró y vació su copa, tratando de no demostrarle cómo sus palabras la afectaron. ¿Alguna vez había conocido a otro hombre con una presencia tan poderosa? ¿Como si ningún tema estuviera fuera de límites, y estaba dispuesto a 38
  • 39. explorar cada oscuro rincón oculto de su cuerpo y alma con un placer feroz? Aun así, compartió con calma uno de sus secretos como un regalo. Él no creía en el amor. Julietta esperó la oleada de alivio, pero sólo experimentó un malestar extraño. ¿Por qué su confesión le molestaba? Un dolor se precipitó en su interior por un hombre al que no conocía, un hombre que afirmó que no experimentaba emociones dulces. Ella se moría por saber más, pero el anhelo sólo podía terminar mal. Él la miró sin pestañear, desde el otro lado de la mesa. Y tomó una decisión. Su relación debía mantenerse estrictamente en los negocios. Nada más. Era hora de que pusiera las reglas del juego. Apartó el plato y llamó su atención. —Gracias por compartirlo, pero mi pregunta estuvo fuera de lugar, y me disculpo. Creo que de seguir adelante debemos tener los temas de conversación para trabajar. Su labio se curvó y con eso, sus emociones volvieron a la atracción. Maldito sea por confundirla. Maldito sea por hacerla actuar como una tonta. —Que cordialidad. Estoy seguro de que te hice sentir incómoda hablando de cosas que son… desagradables. Logró no estremecerse, pero su temperamento se elevó. —Este va a ser un largo viaje, y tenemos que trabajar en estrecha colaboración. Las distracciones no serán bienvenidas a este punto. —¿Cómo el sexo? Esta vez, se estremeció. Su copa se ladeó, pero la agarró a tiempo y la enderezó. Humor se mostraba en las líneas de su rostro. —¿Te gusta impactar a las mujeres, Sawyer? —se burló—. No me encontrarás tan fácil de manejar. He sido acosada, propuesta e insultada, y me he topado con una serie de rabietas masculinas. Lo he visto todo y puedo manejarlo. Prefiero mantener nuestra relación de beneficio mutuo para todos los involucrados, pero si quieres jugar duro, eso está bien, también. ¿Capisce? 39
  • 40. Sawyer estudió a la mujer del otro lado de mesa. Sus hermosos ojos marrones mostraban rabia y una sensualidad que mantuvo sin piedad bajo control. Era oficial. Estaba loco por ella. Su mente sólo lo llevaba a alturas de éxtasis que había perdido. El impulso y esquivar la conversación comprometían su intelecto, mientras que su cuerpo vibraba de placer por su presencia física. Ella era su equivalente femenino en todas sus formas, salvo que se negaba a admitir que lo deseaba. Pero lo hizo. Cada aliento atascado que trataba de ocultar lo escuchaba como Mozart en sus oídos. Su control era feroz, pero vio roturas en su armadura en formas que ella no había esperado. El resplandor rápido de interés en sus ojos ante la mención de la palabra sexo. El ligero temblor en sus dedos mientras agarraba el tenedor. ¿No sabía que el sujetador blanco adecuado contra una blusa de seda blanca era una fantasía privada de un hombre? La sombra descubierta de sus pezones empujaban contra su sujetador, rogando libertad. Ella tenía una costumbre deliciosa de correr su lengua por su labio inferior lo que obligaba a un hombre imaginar su sabor. ¿Y ese maldito pañuelo rojo? Él le había puesto muchos usos más prácticos, que entrelazarlo alrededor de su cuello delicado por los propósitos de moda. Es decir, asegurarse de que no pudiera moverse mientras la despoja de su muy adecuada blusa y sujetador y complacía a sus pechos. Lentamente. En sus términos. Por supuesto, la parte más interesante fue su negativa en reconocer nada de eso. Su cuerpo estaba protegido. Qué dulce imaginar sacarla de esa prisión y ser el que obtenga los beneficios. Se preguntó quién fue el imbécil que la convenció para ignorar su necesidad física. ¿Por qué una vibrante mujer sofisticada se escondía detrás del trabajo? Se había impulsado durante la cena porque necesitaba un análisis completo. Sin embargo, ella estaba en lo cierto. Nunca arriesgaría el contrato para complacerse, y apostaba que muchos hombres la trataron como una mierda. Tal vez había llegado el momento de decirle un poco más de su verdad para que conozca claramente sus motivaciones. 40
  • 41. Por ahora, se merecía una respuesta. —Nunca quise ofenderte, Julietta. —Su nombre se derretía sobre su lengua como trufa Godiva. Dulce, oscuro y rico—. Vamos a dejar algo claro. No tengo necesidad de amenazar o intimidar a una mujer en la cama. Me gusta el sexo y dar placer. Te encuentro fascinante, compleja y caliente como el infierno. También creo que puedes ser la única mujer que he conocido en los últimos años que me hizo querer romper algunas reglas sólo para poner mis manos sobre ella. En ella. En todo ella. Pero si vas a gritar juego sucio y acoso, retrocederé amablemente y te dejaré sola. ¿Capisce? Ahora respira. Bajo sus órdenes, el aire salió de sus pulmones apresurado. Se quedó congelada en su silla, los ojos muy abiertos con una combinación de shock, confusión, y un poco de miedo. El miedo se mezclaba con un destello de anhelo puro. Sí, ella también lo deseaba. Interesante. ¿Por qué no iba a hacer nada al respecto? ¿Por qué un hombre que le mostraba interés la asustaba tanto? El camarero se acercó, sacó sus platos, y les preguntó si querían postre. —No —dijo ella con firmeza. —Tiramisú, por favor —respondió él—. Dos expresos con sambuca. Ella le lanzó una mirada asesina, y luchó con el instinto de besarla ahí mismo. ¿Cómo puede una mujer que no usa el lápiz labial tener tal boca suculenta? Toda rellena y rosa pálido. —Espero que esto no sea un precursor de tu necesidad de hacer cosas — dijo—. Aunque aprecio tu franqueza con respecto a la atracción inicial a mí, te aseguro que va a desaparecer. No tengo tiempo de tener aventuras. Su tono remilgado hizo que una oleada de lujuria apareciera en su interior y se extendiera. Se removió en la silla y acomodó la servilleta. —¿Por qué crees que va a desaparecer? Su mirada se desplazó y se enderezó, pero él captó la tensión en cada hueso de su cuerpo. —Siempre lo hace. —¿Me deseas? 41
  • 42. Esta vez, no pudo contener un jadeo. —Nos conocimos ayer. No voy saltando de cama en cama con hombres extraños o tomar decisiones respecto a mi atracción después de una cena. —A veces ese es el mejor momento para confiar en tus instintos. El momento en que racionalizamos la química, corremos el riesgo de perderlo para siempre. Sus palabras parecían un eco. El dolor se veía en sus ojos. La actitud protectora se apoderó de él y perdió la calma. Quería ponerla entre sus brazos y abrazarla, mecerla, aliviar la tristeza que acechaba bajo la superficie fría. Pero ella no le pertenecía, así que no tenía derecho. Todavía. El postre llegó, y ella optó por mantener su silencio. Mordisquearon las galletas de chocolate y degustaron la rica crema de melindres y canela. El licor en su expreso oscuro volteó a Sawyer y calentó sus venas. Vio como los pensamientos de Julietta se mezclaban, por su ceño ligeramente fruncido y la concentración estampada en su cara. La cuenta llegó y él pagó, dándole una rápida mirada de advertencia cuando abrió la boca para protestar. Cuando el plato de postre estaba limpio y las tazas vacías, ella acarició sus labios con la servilleta y lo miró a los ojos. —Creo que vamos a hacer un gran equipo —dijo lentamente—. Pero no estoy interesada en traer esto en el dormitorio. Tengo mis razones, y agradezco tu sinceridad. Eres un hombre atractivo, y en otras circunstancias, tomaría la oportunidad de participar en un aventura caliente. Por favor respeta mi decisión, y no me presiones. Sólo… no. Su voz se quebró un poco en la última palabra. Su corazón se oprimió con una necesidad que no reconoció, pero conocía las reglas. Las creó. Ambas partes deben estar dispuestos con el fin de seguir adelante. Un elemento de confianza era la clave para mantener bien la relación sin quemarse. El lobo alfa en él aullaba con lujuria y el desafío de cambiar de idea y hacerla rogar por torturarla. Sawyer esperó a que las emociones se aclararan antes de volver a tener el control y blanquear sus pensamientos. Una sonrisa curvó sus labios. —Como quieras —murmuró él. Su cuerpo se aflojó. Su lengua se movió por el labio inferior, y ella sonrió. 42
  • 43. —Grazie. Él asintió, ella se levantó y se puso la chaqueta. Agarró su bolso. Sawyer la guio afuera del restaurante con una mano en su codo y trató de calmar la adrenalina en sus músculos y contuvo su respiración. Su último pensamiento cruzó como un mantra una y otra vez. Que comience el desafío. 43
  • 44. Traducido por GraceKelly, SOS Mere & Nayelii Wells Corregido por Aldebarán J ulietta levantó la cabeza y estiró su cuello. La pila de archivos claramente era sólo la mitad y la taza de su cappuccino estaba ya muy fría. Un latido sordo detrás de sus ojos le advirtió que el tiempo ya era suficiente. Mio Dio, ¿cuánto tiempo había estado trabajando? Un rápido vistazo a su reloj le confirmó cuatro horas constantes sin descanso. Un suspiro se le escapó de los labios y la sorprendió. Por lo general, disfrutaba sus sábados por la mañana en su apartamento, atendiendo todos los cabos sueltos que no tenía tiempo de cerrar durante la semana. Café, documentos, su portátil, un poco de música, y estaba satisfecha. Excepto... Miró por la ventana. El brillo del sol rara vez visto en el mes malhumorado de febrero lleno de tensas nubes gruesas con gesto de jódete. Julietta desplegó sus piernas de la silla y se acercó a la ventana, mirando la escena debajo de ella. El rugido de las motocicletas y ciclomotores se hicieron eco en las calles en un intento por montar tanto como fuera posible exprimirle a un día agradable. Presionó su palma en el panel frío y reflexionó sobre la idea. Gracioso: Desde su último encuentro con Sawyer, el raro borde de salvajismo mordisqueó su auto control habitual, atreviéndose a romper la rutina y haciéndose eco en el sentimiento del actual clima. Al diablo. El trabajo podría esperar. Tomó la decisión y no miró atrás. Iba a montar por el resto de la tarde. Sus dedos le picaban por agarrar el volante de su moto y dejar de pensar por 44
  • 45. un rato. Con sus tendencias de adicción al trabajo constante y su ligero TOC3, inclinaban la balanza hacia el agotamiento demasiadas veces. Por lo menos había encontrado una salida aceptable, salvo la terapia. Motocicletas. Hizo una pausa para corregir la ligera inclinación de las tres fotos en la repisa de la chimenea y se dirigió al dormitorio. Se cambió en tiempo record, vistiendo pantalones flexibles Prada, botas y un sencillo jersey de cachemir. Se metió en su chaqueta de cuero, tiró de su casco desde la parte superior del armario, metió el teléfono en su bolso, y se fue. Caminó las cuadras necesarias hasta llegar al pequeño garaje de almacenamiento donde guardaba su motocicleta. El viento soplaba como loco, pero estaba lo suficiente decentemente como para mantenerse caliente durante el viaje. Mentalmente calculó los kilómetros que quería lograr, y se decidió por una ruta fácil hacia Navigli. Julietta se puso delante de su obsesión secreta y su piel se estremeció como si la mirara un amante. Perfección. Elegante metal negro retorcido y desnudo componen la máquina, que se encontraba en la máxima categoría. La flamante nueva moto de Morini Corsaro tenía todos los elementos que admiraba y exigía de una motocicleta. Velocidad. Ligereza. Agilidad. Y el crudo y sexy gruñido de sus caballos de fuerza. Su estómago se encogió, y ella tiró de los guantes de cuero. Su obsesión oculta por las motos rápidas venia directamente de su hermano, Michael, pero sus hermanas no lo entendían. Sobre todo porque ella era la mojigata en la familia. ¿Cuántas veces había recogido información del cerebro de Michael sobre sus autos de carreras y trató de robarle sus motocicletas para dar un paseo? Había soñado con tener una TOC - El trastorno obsesivo-compulsivo es un trastorno de ansiedad caracterizado por pensamientos intrusivos, recurrentes y persistentes, que producen inquietud, aprensión, temor o preocupación, y conductas repetitivas, denominadas compulsiones dirigidas a reducir la ansiedad asociada. 3 45
  • 46. moto de todo tipo en sus propias condiciones, y finalmente había logrado su objetivo. Levantó la pierna para deslizarse sobre el asiento, y su celular sonó. Porca Vacca4. Casi lo ignoró, pero el hábito de muchos años se hizo cargo, por lo que tenía al menos, que echarle una mirada al identificador. Alcanzó su bolso y sacó el teléfono. Después de mirar, dejó su dedo vacilante en el botón sólo un segundo antes de presionarlo. —¿Sí? —Ciao bella. ¿Por qué no suenas feliz de oírme? Ella se llenó de impaciencia y se recordó que este era el negocio del siglo. La cortesía es clave. —Lo siento, Sawyer, me estaba preparando para salir. ¿En qué te puedo ayudar? —Ah, bueno. Necesito finalizar algo en el contrato. ¿Por qué no te pasas por mi casa y lo terminamos? Julietta frunció el ceño en el teléfono. —No es un buen momento ahora mismo. ¿Tal vez mañana? El silencio zumbó. Un irritado silencio masculino. —No soy de los que invaden la vida personal de un socio de negocios, pero es una empresa enorme lo de Purity. Necesito saber que estás a bordo en este delicado momento. Cien por ciento. Ella prácticamente escupió en el receptor. —Acabo de pasar la mayor parte de mi sábado en el ordenador. Estoy completamente a bordo, por así decirlo. ¿Podemos resolverlo por teléfono? —No. ¿A dónde vas? ¿Puedo encontrarte? Se quedó mirando su motocicleta con una lujuriosa necesidad que la sacudió hasta los huesos. 4 En italiano el original. Traducción: Madre del amor hermoso. Santo cielo. 46
  • 47. —Voy a montar durante las próximas horas. ¿Y si me paso en la tarde y te confirmo los detalles para la negociación? —¿Montar qué? ¿Una bicicleta? Ella no pudo evitar la burla automática que vino de su boca. —No: motocicleta. Se detuvo por un instante. —Perfecto. Dame quince minutos y te veré en el Duomo. Julietta se quedó boquiabierta. —¿Qué? No, no, no puedes ir conmigo. Voy a andar en motocicleta. —Te oí la primera vez. Te prometo que no te intimidare con mi motocicleta. Nos vemos pronto. El teléfono hizo clic. Parpadeó y trató desesperadamente de mantener su cordura. Esto no estaba sucediendo. Su pacífico paseo en moto para liberar el estrés se estaba convirtiendo en un viaje de negocios con un hombre que tenía que evitar a toda costa. Analizó las opciones de no presentarse o de volver a llamar para cancelar, pero intuyó que el dominante hombre no contestaría. Y si ella no se presentaba a la reunión improvisada, podría decidir tirar el contrato. Julietta dejó escapar un suspiro de disgusto y se subió a la moto. Con el bajo repiqueteo del motor inició la marcha, y salió hacia el centro de la ciudad, moviéndose hábilmente a través del tráfico manteniendo su velocidad hasta que se encontró en territorio abierto dándole caña. Le dio crédito. Su reloj acaba de marca los quince minutos cuando lo vio llegar. Julietta trataba de no mostrar ninguna sorpresa por su elección para montar. Había esperado una impetuosa Harley americana, pero maldita sea, que había logrado su juego sin siquiera intentarlo. Se quitó su casco y le lanzó una mirada fría. —Bonita moto. ¿Dónde está tu Harley? 47
  • 48. El calor total de la perfección masculina en la MV Agusta F4CC era un delito. En desteñidos jeans ajustados, una chaqueta de pandillero de cuero y botas de montar vintage, se bajó con su figura de chico-malo-surfista que casi la mata. Casi. Poco a poco, se desabrochó el casco y lo deslizó de su cabeza colocándoselo debajo de su brazo. Luego sacudió su lanudo pelo rubio. Su rápida sonrisa brilló mostrando su torcido diente delantero —¿Tú no te estás burlando del fenómeno americano que es la Harley, o si cariño? Eso podría conseguirte un tiro en los EE.UU. Le dio un delicado encogimiento de hombros. Él jamás iba a saber que amaba en secreto el clásico americano. —Lo bueno es que no estoy allí. ¿Cómo conseguiste una de esas? Sólo han hecho un centenar de ellas. Bajó la voz hasta un susurro indecente. —Conozco gente. Ellos me deben favores. Su columna vertebral se estremeció con anticipación. Lo miraba hambrienta mientras su mirada vagaba sobre su cuerpo atrapado con fuerza, pero se recuperó. —¿Qué es lo que hay que discutir? Se rió en voz baja. —Nada por ahora. ¿Hacia dónde vamos? Ella levantó las cejas juntas y trató de ser firme. —A ninguna parte. Vamos a hablar de negocios, y luego me voy a montar. —¿Dónde? Ella se encogió de hombros. —Donde sea que me provoque. —Suena como un buen plan. Nos detendremos para un descanso y podemos conversar de negocios después. Tú diriges. 48
  • 49. Julietta se retorcía con la necesidad de borrarle la mirada satisfecha de su cara. —Estoy tratando de ser educada, pero me lo estás haciendo difícil. Hoy no me siento con ánimos para conversaciones sociales. —¿Quién ha dicho algo de conversar? —Su garganta se secó y realmente tuvo que detener sus bragas. Esos labios se torcieron como si supiera la reacción de su cuerpo. —Si no puedes mantener el ritmo, no voy a esperar por ti. Este es mi momento —dijo. Su lenta sonrisa burlona empujaba todos los botones correctos. O los incorrectos. —Admito mi sorpresa ante tu elección de pirata. Pero ¿puedes manejarla, pequeña? Tal vez voy a ser yo el que tenga que esperar por ti. Julietta bruscamente se puso su casco, puso en marcha su moto, y le dio una mirada de lástima. —Nos vemos en el otro lado. Y se fue. Viajaron a través de la ciudad, batallando con el tráfico, y finalmente abriéndose paso. Las calles se abrieron y salieron a las afueras de la ciudad y las esplendidas montañas de los Alpes brillaban a lo lejos como un espejismo. El sol peleó como el rey que es y triunfo sobre la niebla por unas horas. El tráfico era más ligero de lo normal para un sábado, y ella se dirigió a Navigli. Julietta montó duro, empujando la máquina en plena marcha y obteniendo más potencia. El flash de la carretera por debajo de las ruedas, el tirón del viento helado de la nariz, el genial azul intenso y verde y amarillo de los edificios de colores que se levantan y se mezclan junto en una dulce sinfonía para el alma. Por un pequeño momento, en una moto rápida en su amada tierra, ella era verdaderamente libre. Se detuvieron para un descanso en un pequeño café cerca del canal y compraron el almuerzo. Estacionaron sus motos y estiraron sus piernas en un agradable paseo. El Mercado estaba abierto y animado, y un barco de babosas pasaba lentamente por el agua, el encanto de los turistas a un viejo mundo con influencia bohemia. 49
  • 50. Lleno de un sinfín de baratijas, ropa, comida y joyería, Navigli se jactaba de uno de los mercados más maravillosos en Milán. Por la noche, el lugar volvía a la vida con una gran variedad de club nocturnos de hip hop, cafés y tiendas. Con la puesta del sol que se acercaba pronto, la multitud se construiría, así Julietta llenó de agua y alimentos no consumidos su mochila y se fue otra vez. Le dio crédito a él. Sawyer nunca dijo una palabra. Pero su mirada seguía cada movimientos de sus caderas y le agarró miradas furtivas de por medio. El culo de este hombre era comparable con David, y la estatua de Miguel Ángel que le había sacado algunas lágrimas. Julietta miró al cielo. No faltaba mucho tiempo para que oscureciera. Ansiaba la mordida de la adrenalina que normalmente obtenía a partir del cierre de un buen negocio. Pero ella había encontrado otra manera de conseguirlo con éxito. Julietta detuvo su moto, ladeo la cadera e hizo una oferta. —Me dirijo hacia el Castillo Sforzesco. Es una carrera agradable respirar mientras andas en moto. Vamos a ver quién llega primero. Sorpresa se deslizo en su rostro. —¿Quieres una carrera? —Llámalo como quieras. Mi plan es darte la bienvenida en la puerta. Él echó la cabeza hacia atrás y soltó una carcajada larga y dura. El sonido era más dulce que Mozart y más sexy que Pavarrotti. —Tienes que estar bromeando. Este bebé tiene más bolas que cualquier moto del mercado. Ella sonrió dulcemente. —Estoy segura que lo hacen. Nos vemos ahí. La piel de Julietta se erizó anticipadamente y la sangre en sus venas se calentó y se lanzó hacia el desafío. Ella tomó el camino hacia el Castillo Sforzesco en una carrera para ganarle al sol moribundo y al hombre a su lado. Julietta odiaba admitirlo montaba como un profesional y manejó la llantas de la moto con la gracia que la 50
  • 51. mayoría de los hombres no podían imitar. Había montado con muchos hombres durante toda su vida: algunos familiares, algunos amigos, algunos amantes. Por lo general, estaba decepcionada de la agresión e interés personal del conductor. No Sawyer. Él respetaba el poder de la posesión de una Claudio Castiglioni, nunca tratando de alcanzar las 196 mph de la reputación que la moto podía alcanzar y en su lugar utilizaba la máquina como un amante, persuadiéndola a lo mejor con una habilidad seductora que la hizo humedecer sus muslos. Él también era un conductor dominante, el control a través de cada curva de la carretera, fieramente concentrado en su objetivo. Descarado para descarada, él no podía ganar. Pero Julietta había estado corriendo durante años, ella conocía las calles como a un viejo amante, y sobresalía entrando y saliendo de las calles y los obstáculos de la bulliciosa ciudad. Eventualmente tomó la delantera y pedaleó con fuerza empujando al límite de la velocidad y con la fiebre de la agilidad quemando a través de ella tomó el mando. Cuando finalmente llego al Castillo, estaba una corta distancia por delante. Las ruinas de piedra imponente dominaban la vista, pero el estacionamiento estaba tranquilo detrás de la estructura principal que se enfocaba. Se desabrochó el casco de la moto y esperó a que él apagara el motor. Sawyer se bajó de la moto. Ella esperó por su respuesta preparada para su comentario, o broma o excusa. Pero él no hablo. Sólo agarró su mochila con el almuerzo de ellos y le permitió guiarla a través de los caminos empedrados hacia un área abierta. El suelo aún estaba frío así que se decidieron por las bancas esculpidas que se encontraban dispersas por entre los altos árboles y escogieron un punto donde el Castillo se encontraba perfectamente posicionado para su estudio. Ella amaba viajar por el camino donde la impresionante torre del reloj se adentraba en el cielo, rodeada por una masa de piedras talladas. Una masiva fuente de agua le daba la bienvenida a los visitantes, los múltiples chorros de agua lanzados en el círculo de mármol que capturaban los últimos rayos de luz. Los caminos de piedras daban la vuelta o se enrollaban en un intrincado patrón donde los turistas podían caminar, 51
  • 52. comprar o tomar un rápido antojo de alguno de los vendedores del mercado. Encontrándose tan cerca de semejante belleza antigua les recordaba que la vida era larga y que muchas cosas no duraban, pero que algunas que importaban sí lo hacían. Sawyer permaneció en silencio, como si se encontrara bajo el hechizo de una buena caminata o un buen viaje. Él desenvolvió sus sándwiches y compartieron la comida, duro y tostado pan, grasosas y saladas aceitunas; y los deliciosos y pequeños salamis de strolghino di culatello, acompañados de un cremoso queso azul Gorgonzola de leche de oveja. La crepa con fresas y mantequilla le añadía un poco de dulzura para completar la comida. Sus hombros se relajaron aún más y comió en perfecta soledad, mirando el panorama. Su mente finalmente estaba en blanco como si acabase de partir de los ashrams de India luego de una semana de meditación. —Una gran moto para un gran viaje. Te importaría decirme cómo aprendiste a manejar esa cosa, y aún más ¿cómo sabes lo que puede hacer? El orgullo se mostró en su rostro. —Mi hermano, Michael, era corredor de carreras. En el circuito. Su amor por las máquinas buenas y rápidas se extendía a las motocicletas, y me engancho a mí. Él fue lo suficientemente gentil para no decirme que las chicas buenas no conducen motocicletas malas, y me enseño todo lo que sé. Sawyer meneo la cabeza y tomó un gran sorbo de agua. —Bien. La mayoría de mujeres exageran el compensar por su falta de fuerza bruta. Pero tú lo usaste a tu ventaja. Fue como mirar un torneo de poesía. Calor y belleza y gracia a máxima velocidad. ¿Cuál es la mejor motocicleta que alguna vez tuviste? —Aún la tengo. Es la moto clásica Morini tres y mitad vintage. —No. Puede. Ser. Ella se inclinó hacia adelante. —Sí puede. Rojo brillante, líneas clásicas, y si alguna vez escuchas el motor jurarías que estas soñando. Tomó años restaurarla y la gente está 52
  • 53. rogando por comprarla todo el tiempo. —Julietta hizo un puchero—. Como si la fuera a vender alguien que no la conduciría, eso sería una tragedia. Su mirada bajó y descansó en su boca. El siguiente aliento de ella fue una lucha pero clavo sus uñas en las palmas para mantenerse sobre la tierra. Este hombre era peligroso y ella se rehusaba a mezclar los negocios con el placer aun cuando él amaba y respetaba las motocicletas. —Estoy de acuerdo. Cosas hermosas que no se usan es un crimen. El doble sentido le quito su cordura e inmediatamente sus pezones se endurecieron. Él se inclinó hacia adelante y levantó su mano lentamente. Cerro la distancia, obviamente tratando de tocarla. Hipnotizada por el cazador que él era, ella se tomó sus segundos para reaccionar a sus intenciones. —No lo hagas. —Ella alejó su barbilla—. Pensé que habías acordado esto estrictamente como negocios. Él levantó su palma. —Lo lamento. Tienes un poco de mantequilla en tu mejilla. Sólo iba a quitarla. Ella inclinó la cabeza para esconder el ligero sonrojo. De nuevo, ese distante disfrute enano de su aura como si a él le importara pero no era así. Como si él estuviera sobre todos los problemas de las emociones y el drama y ella fuera el actual juguete. —¿Cuál era el problema con el contrato? —Sección B, cláusula tres. Olvidaste firmarla. Ella se le quedó mirando. —¿Me molestaste para tener un viaje en motocicleta y todo fue por mi firma? Nuestros abogados pudieron resolver el problema en un segundo. —Me gusta meter las manos en todo. En todo tipo de aspectos. Julietta resopló. —¿De dónde sacas estas cosas? Es como un campo minado la conversación contigo, todos los caminos llevan al sexo. Eso lo atrapó. Él levanto su ceja y movió su peso en la banca. 53
  • 54. —¿Hay algo de malo con el sexo? Ella no pudo evitarlo. El reto estaba por toda su cara, y su deseo de hacerla ver como una tonta usando los negocios como una excusa ardía dentro suyo. Julietta se movió lentamente y se detuvo a centímetros de su boca, su aliento cesó, después el dulce aire proveniente de él fue liberado sobre sus labios con olor a menta, azúcar y a pecado. La lengua de ella se deslizo para lamer su labio inferior, y un pequeño gruñido escapo de él. La mano de ella descansó sobre el duro músculo de su entrepierna y apretó. —No hay nada malo con el sexo. Cuando la situación es adecuada para ello. Su voz se arrastraba como arañando el cemento. —¿Qué hay de esta situación? Una ronca risa se le escapó. —No sucederá mientras trabajemos juntos. —Tú no firmaste. Técnicamente el contrato no es válido. Ella acarició hacia arriba por sobre la mezclilla, llegando hasta la hebilla del cinturón y deslizó su mano bajo la chaqueta de cuero. Esto era divertido. Jugar con el hombre y largarse era un juego que ella raramente hacía, pero él necesitaba una lección. Sus abdominales como tablas se apretaron bajo su toque, y esos ojos ámbar se oscurecieron. —Sigue sin poder pasar. —¿Te importaría decirme por qué? Ella sonrió con pura satisfacción, seducción y una pizca de zorra. —El único con las pelotas más grandes no siempre gana, Sawyer Wells. Él murmuró una maldición. —¿Entonces quién? Julietta frunció sus labios. —El único que puede llegar hasta el final. 54
  • 55. Satisfacción se vertió a través de ella. ¿Cómo fue la insinuación? Emocionada por obtener la última palabra, comenzó a retirarse de la zona de peligro. Demasiado tarde. Él se movió tan rápido que ella nunca tuvo una oportunidad. Con una fuerza que la asombró, él la levantó fuera del banco y sobre su regazo, sosteniendo sus brazos apretados a sus costados así ella estaba un poco fuera de balance. Su lucha fue por instinto pero rápidamente desapareció bajo su calmada, implacable conducta. Ella cometió un fatal error. Y ahora iba a pagar. La mujer estaba volviéndolo loco. Él estaba incómodamente duro, su erección torturando la dura mezclilla y royendo por libertad. El viento atrapó su esencia —llena de cuero, musgo y cocoa— y empapó sus fosas nasales, arruinando su cerebro y su polla en una efectiva calada. Su cuerpo estaba todavía completamente ajustado, desde las curvas de sus pechos hasta la exuberante curva de su trasero, ahora firmemente acolchado en la muesca de sus muslos. Su rostro reflejaba la incertidumbre de su posición y un ligero arrepentimiento de empujarlo demasiado lejos. Bien. Al menos la mujer sentía su necesidad de dominar y tomar. Una loca lujuria se arremolinó a través de su sistema desde el giro alucinante de la sensualidad escondida, frío sarcasmo, y el agudo ingenio de la mujer en su regazo. Él casi golpeó el suelo cuando se detuvo en su moto y la vio. Vestida en cuero negro de chico malo con botas altas hasta el muslo y su cabello en un casco rojo, ella era extremadamente atractiva. Él no conocía a ninguna mujer que condujera una moto, por no hablar de apreciarlas. La forma en que bajó en su carrera mostró el espíritu de núcleo duro de una mujer que disfrutaba ganar, y su habilidad de escoger a través de cada obstáculo frente a ella lentamente casi lo hizo tener una situación embarazosa. Casi. Ella había ganado. Él veneraba una buena competición y raramente perdía. La idea de que ella era capaz de cruzar la línea final antes que él lo 55
  • 56. hizo querer desgarrar sus ropas y ganar de otra manera. Una mucho más placentera. Él apretó su agarre. Se imaginó que ella quería insultarlo, pero ahora su meta era hacerla enojar lo suficiente para perder algo de ese precioso control. Por alguna razón, su estómago le dijo que el enojo pasaría sus barreras y le permitiría que algo de esa hirviente energía sexual saliera a chorros. Ella se contuvo mucho tiempo, y había algo más que el obstáculo de negocios entre ellos. Hasta que averiguara qué, él no dormiría bien en la noche. Su cabello se había deshecho, su broche se había roto. Sawyer sólo había visto antes las hebras negras como el carbón perfectamente torcidas en la parte superior de su cabeza. Lo que ahora selló su decisión de conseguirla en su cama a cualquier costo. Una cascada brillante de seda se derramó sobre sus hombros y golpeó en su cintura. El cabello de Rapunzel. Él tenía sucias visiones de sostener todo ese cabello mientras ella estaba sobre sus rodillas tomándolo profundamente, de las brillantes hebras cepillando sus muslos, su estómago, y su pecho mientras ella se alzaba sobre él. Por un segundo, su mente se quedó en blanco, y no sabía si era capaz de no tomarla justo ahí en el parque público. Sus palabras recortadas lo arrastraron de vuelta al momento. —¿Qué crees que estás haciendo? Déjame ir; esto no es profesional. Maldición, ella era caliente. Él mantuvo el agarre y río. —¿Y lo que hiciste fue profesional? ¿Tentándome? Ella sacó su barbilla. —Lo merecías. Necesitabas dejar de hablar sobre sexo en significados escondidos. —Bastante justo. Estás mojada, ¿o no? Una combinación de shock, ira y lujuria brilló en sus ojos. —No acabas de decirme eso —siseó—. Fuiste demasiado lejos. 56
  • 57. —Tu cuerpo te delata. —Deslizó una mano sobre su trasero, bajo su chaqueta, y alrededor de su frente donde acunó su pecho. Su pezón apuñalando en su palma pasando la tela de su suéter, pasando la barrera de su sostén, y demandando libertad—. Puedo ver tu pulso martillando en tu cuello, tus pezones están rígidos, tus pupilas dilatadas, y no puedes recuperar tu aliento. —Está frío y la carrera fue dura. —Su polla se retorció. Ella era jodidamente magnífica, rehusándose a rendirse incluso un poco. Podía ser su más grande desafío. —Sé de otra cosa que está dura —murmuró él. —¡Ves! Otra insinuación. Déjame levantarme. —Un beso. Ella se quedó quieta. ¿Era miedo o arrepentimiento en su cara? ¿Qué la tenía tan nerviosa? —¿Por qué? —Pruébalo. Prueba que no estás interesada justo aquí y ahora. Ella rodó los ojos. —Has salido con muchas rubias. Eso tenía idiota escrito por todos lados. —Sawyer luchó con una sonrisa—. Bésame. Sólo una vez. Si no estás en ello, o yo, no presionaré más. Tú tendrás las riendas. —¿No tratarás de tocarme? —Nop. —Con pesar, él retiró su mano de su pecho y dejó caer sus brazos al lado. Ella cambió su peso así que no estaba fuera de balance, y Sawyer tragó un doloroso gemido. —¿Mis términos? ¿Luego me dejas en paz? —Sí. Un pequeño ceño se formó en su ceja. Él esperó pacientemente hasta que ella finalmente asintió. —Está bien. Luego continuamos como compañeros de negocios. Sin cosas raras. 57
  • 58. —De acuerdo. Como si se preparara para un examen, ella arrastró un aliento, cerró los ojos, y se inclinó hacia adelante. Sus labios tocaron los suyos, súper suaves y dulces, como el algodón de azúcar del que se enamoró perdidamente cuando era un niño y más allá. Tentador. Honesto. Puro. Su cuerpo se suavizó sobre su regazo, y todas las señales de su excitación estallaron a la vida. Tomó cada onza de su fuerza de voluntad aceptar el beso en sus términos, pero cuando ella finalmente levantó su boca, la sorpresa en esos oscuros ojos le dijo más de lo que había aprendido sobre ella hasta ahora. Oh, sí, ella tenía miedo. De él. De su reacción. Ella lo quería tan mal como él la quería. Pero no sabía qué hacer con eso, y había una obstrucción importante en la forma de su reacción física, como si ella no se permitiera a sí misma deslizarse alguna vez al borde de no estar en control. Otra pieza del rompecabezas se deslizó en su lugar. Ella retrocedió. Su lengua se deslizó sobre su labio inferior y probablemente atrapó su sabor, desde que su cuerpo dio un pequeño estremecimiento. Sawyer se dio cuenta que ese casto beso fue más sexy que uno con la boca abierta, apareamiento de lenguas mezclándose, porque era la primera vez que ella le daba algo a él por su cuenta. Él juró que ella le daría un infierno mucho mayor. —¿Está bien? ¿Satisfecho? —Sí. Ella vaciló, como si no confiara en él rindiéndose tan fácilmente. Pero rápidamente se recompuso, arrastrándose fuera de su regazo, y comenzando a empacar la bolsa. —Mejor nos vamos. Oscurecerá pronto. Él no respondió. Tiraron la basura, caminaron a sus motos, y se pusieron sus guantes. —Gracias por dejarme ir contigo. Enviaré la página a tu oficina y tendré a mi asistente para que venga a buscarlo cuando hayas terminado. 58
  • 59. —Bien. —Ella trató de meter su glorioso cabello de vuelta en el casco, y Sawyer vio el temblor en sus dedos—. ¿Asumo que te quedarás en tu palabra y no me molestarás otra vez en una forma personal? —No. Su cabeza se disparó hacia arriba. —¿Qué? Él golpeó otra vez sobre sus talones, disfrutando el infierno fuera de ella. —Dije que si no respondías a ese beso, en términos, te dejaría en paz. Pero lo hiciste. Me quieres igual de mal que yo te quiero. Su boca cayó abierta, luego cerrada de un golpe. Ella apuñó sus manos. —¡No respondí! Te dije que no estoy interesada en tomar esta relación en una habitación, y necesitas respetar eso. Porca vacca, ¡eres increíble! Él sonrío. —Ese beso probó un montón de cosas, incluyendo tu interés. Sin embargo, a veces te contienes, sólo no estoy seguro de lo que eso es. Pero tu comentario tuvo mucho sentido para mí. Esto no es acerca de tener bolas. —¿Huh? Él dio un guiño. —Es sobre ir a la distancia. Lo cual tengo la intención de ir contigo. Te veo el lunes. Él se deslizó sobre su moto, aceleró, y rugió por el camino, dejándola de pie en el castillo en la puesta del sol con una mirada de shock en su cara. 59
  • 60. Traducido por Lectora Corregido por Prims22 S awyer miró la mierda actual, que solía ser impecablemente cuidada, y apisonó su impaciencia. su cocina Una vez más. Soda derramada sobre el mostrador. Una bolsa de papas fritas abierta y creciente aire viciado por la hora. Su cocina de acero inoxidable brillante untada con algún tipo de líquido oscuro y manchas de queso quemado. Sus botas crujían sobre los suelos de mármol blanco mientras empujaba las papas fritas de nuevo en el armario, recicló las botellas de refrescos, y pasó una esponja sobre la cocina. ¿Los padres no suelen contar hasta diez cuando estaban a punto de explotar? Bien, le gustaba su lugar limpio, pero era un hombre, e incluso esto fue duro. Desde que el chico se mudó, su paciencia ya delgada se estiró hasta alcanzar proporciones épicas. El plan original para quedarse en un hotel no tenía sentido. Estaría en Milán por un tiempo y tenía que supervisar cada parte de la construcción de Purity, por lo que decidió alquilar un apartamento cerca de la sede. De vuelta en Nueva York, su nuevo aprendiz se quedó en un cuarto contiguo en un hotel de cinco estrellas, por lo que ambos tenían privacidad, pero permaneciendo lo suficientemente cerca, así podría desempeñarse como tutor. Por supuesto, los beneficios de un hotel incluyen limpieza constante y servicio de habitaciones, por lo que rara vez se preocupaba por el estado en que el chico mantenía la habitación o si se alimenta correctamente. Al llegar a Milán, decidió alquilar el lujoso loft y mudar al chico a vivir con él. Después de todo, él era demasiado joven para confiar solo, a pesar de que actuara con un toque de un viejo amargado y un joven motorista que salió mal. Y el espacio era muy muy grande, lo que debería haber significado mucho espacio para los dos. 60
  • 61. Mal. Sawyer lanzó la esponja de nuevo en el fregadero y se preguntó por billonésima vez si estaba loco por tener un chico que no conocía de las calles de la ciudad de Nueva York a vivir con él, y participar en su negocio. Después de todo, él tenía lo suficiente en su lista de cosas que hacer sin incluir ayudar a un adolescente sin hogar con un humor sarcástico que lo desafiaba a cada paso. Tal vez fue la mirada perdida y enojada en sus ojos que lo arrastró de nuevo a su pasado y le dio ganas de probar que alguien podría dar una mierda en este mundo. Eso tal vez podría ayudar y hacer una diferencia. Dios sabía que su hermano de crianza, Danny nunca había tenido esa oportunidad. Sólo planeaba asistir a Wolfe por unas semanas y ponerlo en pie. En cambio, ocho meses pasaron, y no hizo ningún movimiento para deshacerse de él. Por supuesto, el adolescente demostró ser un perverso inteligente y una gran ayuda para conseguir Purity del suelo. En poco tiempo, decidió contratarlo como titular indiscutible como su asistente y ver qué pasaba. Si ellos no se matan entre sí primero. Sawyer hizo su camino pasando la sala de estar; decorada en tonos masculinos simples de color beige y marrón y en la actualidad cubierto de ropa interior sucia, pantalones y medias; y seguido el olor de la habitación del fondo. El silencio lo saludó, pero sabía que los auriculares del iPod rellenaban los oídos de Wolfe, entonces él no oiría nada de todos modos. En lugar de llamar, abrió la puerta. Un par de ojos azules hoscos le devolvieron la mirada en rebelión. Ignoró la mirada y se tocó la oreja en una demanda para que el chico se sacara los auriculares. Vincent, ahora llamado Wolfe, se movió en la cama y masculló una maldición. Arrancando el auricular de su oreja derecha, por encima del cual su pelo estaba afeitado, lo miró. —¿Qué? —¿Qué hay de la limpieza de tu desorden? Un resoplido. 61
  • 62. —Tienes una señora de la limpieza, así que ¿por qué te importa? —Ella sólo viene una vez a la semana, y ya huele. ¿Has oído hablar de una cesta? —Tú dejas tus cosas fuera. Se negó a suspirar; era tan cliché. —Sí, pero no la ropa que se está criando. Te estoy dejando dormir aquí, así no tienes que pagar por una habitación. Lo menos que puedes hacer es comprar la comida de vez en cuando. La respuesta de Wolfe fue un largo suspiro. —Por supuesto. Lo siento. —¿Por qué no sales de este lugar por un tiempo? Toma un paseo. Compras. Haz algo. El chico lo miró como si él hubiera ganado el premio ficticio del año. El aro de oro en su frente y en su oreja le hizo un guiño de burla. ¿Por qué de repente siente como arrastra los pies? ¿Cómo podría un muchacho de diecinueve años de edad, intimidar la mierda fuera de él? Se recordó a sí mismo ser paciente. La paciencia y la comprensión eventualmente le permitirían ganar. El chico había pasado por muchas cosas, y se suponía que debía estar ayudando. —¿Por qué? ¿Así puedo usar esa ropa ridícula que me compraste y me pasee como si fuera una especie de juguete de diseñador? ¿O tomar un espresso y pretender que tengo mi mierda junta para marcar un supermodelo? No, gracias. Yo me quedaré aquí. Él miró su uniforme regular que rara vez cambiaba. Vaqueros desgastados con un agujero en la rodilla. Maltratadas botas negras. Camiseta blanca. La cazadora de aviador de cuero a juego completaba la mirada de chico malo, el joven Johnny Depp aspirante en el siglo actual. No es que le importara lo que el chico usaba, siempre y cuando se lo limpie un poco para la oficina. Trató de cambiar de tema. —No tienes que llevar la ropa si no te gusta. Pensé que te gustaría disfrutar de salir a explorar. Tu italiano es increíble, lo aprendiste más 62
  • 63. rápido de lo que yo he hecho. —Es un lenguaje de marica. Se tragó una carcajada. El chico era un cabrón. —Está bien. Quédate aquí, pero no robes mis últimas botellas de Peretti, aún eres menor de edad. Y no uses mi casa como una base para conseguir mujeres. ¿Te contactaste con el equipo de ventas por mí en estos temas que te he señalado? —Sí, ya está hecho. —Gracias, Vincent. El nombre escapó de sus labios antes de recordar. Ojos azules furiosos se estrecharon con furia, y los puños del muchacho se apretaron. Sawyer se detuvo, ya que el chico luchaba con sus demonios internos. Demonios de los que él sabía demasiado. —No vuelvas a llamarme así de nuevo —susurró el chico—. Nunca. Mi nombre es Wolfe. Él levantó las manos. —Lo siento. Todavía me estoy acostumbrando. Sawyer se dio media vuelta y dejó al chico solo. Mierda, hablar con él era como cruzarse a una víbora. Un paso en falso y pierdes una maldita pierna. Debe haber sido una locura pensar que podía hacer algún tipo de diferencia. Peor aún, había tenido un ego lo suficientemente grande como para arrastrar al chico de Nueva York hasta llegar a Italia para mostrarle el negocio. No compartían sangre. No le debía nada. Y el chico Wolfe, a partir de ahora le había robado, y luego escupió en su cara cuando él amenazó a su culo con la cárcel. Los registros de la corte jurídica indicaron que se llamaba Vincent Soldano. Hace tres meses, el muchacho le dijo que ya no respondía al nombre y pidió ser llamado Wolfe. El significado de su apelación quemó profundo y agitando malos recuerdos que él seguía luchando. Demonios, había hecho exactamente lo mismo. Rehecho a sí mismo, y tomado un nuevo nombre en un intento de comenzar de nuevo. Creando una nueva identidad le ayudó a dejar ir la 63
  • 64. vieja mierda. Aun así, de vez en cuando resbalaba y el antiguo nombre Vincent escapó. Tenía que esforzarse más para recordar. Una media sonrisa tiró de sus labios. Pero, maldita sea Wolfe tenía fuego en la boca del estómago. Él se dio cuenta inmediatamente del fuego como lleva a una persona por uno de dos caminos: Hacia una vida de crimen donde un afilado cerebro y algunas decentes habilidades podían obtener el dinero suficiente para amortiguar el dolor. O el gran camino. Que normalmente aspirado, no era tan rentable, y dolía muchísimo más. Sawyer ofreció el camino. Él chico lo tomó. El resto era una jodida historia. Y una casa sucia. Su teléfono celular sonó y le cortó sus pensamientos. No reconoció el número, pero apretó el botón de todos modos. La voz familiar se desvió a través de la línea, y se congeló. Recuerdos dispararon el pasado: una maraña de bueno, malo, y un punto de inflexión que nunca olvidaría. Cambió al italiano e intercambió unas palabras de saludo. Habló un rato y escuchó hasta que ella se quedó en silencio, esperando su respuesta. Cerró los ojos y arranco un suspiro. Tensión apretó los lados de su cabeza, pero se negó a dar un paseo en el pasado, lo que le recordaba a una acelerada película de Tim Burton en vez de Disney. —Sí. Gracias por la invitación. Estaré allí. Colgó el teléfono y se fue a cambiar. Julietta caminó por el sendero de adoquines y empezó a relajarse de verdad por primera vez en la última semana. Los músculos de su cuello y sus hombros aliviados con cada golpe de sus talones, y el calor de su casa familiar la abrazaron en un abrazo reconfortante de familiaridad. La villa de tres pisos de terracota tenía líneas simples y arcos elevados. Michael había instado a mama dejarla para poder comprarle un castillo digno del imperio que construyó, pero ella se echó a reír y anunció que iba a morir en el hogar que papá había vivido. Ella no la culpó. 64
  • 65. Más de cinco acres de tierra desparramados en todas direcciones y dejaba a un espectador contemplar la belleza panorámica de los Alpes. Bergamo era el lugar perfecto para que su familia crezca en una combinación del viejo y nuevo mundo dividido en dos niveles: Città Bassa y la Citta Alta las ciudades inferiores y superiores. Esta casa presumía de balcones de hierro forjado, patios sombreados fríamente e interminables jardines de limoneros y olivos. Julietta abrió la puerta y se dirigió hacia la cocina. Mesas y sillas de pino fuertemente talladas dominaron el espacio que llamaba para cenas familiares largas y cursos sin fin, y se quedaron como testimonio de épocas pasadas. Alfombras cosidas a mano con accesorios de los pisos de madera. Los colores cálidos toscanos de rojo, dorado y verde se arremolinaban ante ella y seducían todos sus sentidos. El penetrante olor de cítricos y las aceitunas saladas, dulce albahaca y rico tomate rojo. Una longitud infinita de granito cortó por el lado derecho de la cocina y ocupó varios frascos y cestas de fruta fresca. Vapor se colaba desde ollas de agua hirviendo, platos contenían carnes enrolladas, y las rebanadas de pan italiano llenaban la tabla. Una sonrisa curvó sus labios, y la paz se apoderó de ella. Ella estaba en casa. —¿Mama? Mama Conte se apartó de su puesto al frente de los fogones. —Oh, Dios mío, ni siquiera te oí. Malditos oídos. Solía agarrar el clic de la ventana a kilómetros de distancia cuando tu hermana intentaba escaparse para encontrarse con Dominick. Ahora ni siquiera puedo escuchar cuando mi puerta se cierra de golpe. Julietta rió y le dio un abrazo. Después de dar a luz cuatro niños, lanzado un imperio exitoso de panadería, y enterrado a su marido, su madre aún poseía un motor incorporado en su corazón. Tenía el pelo largo y gris siempre retorcido en un moño; y la artritis era lo suficientemente grave como para justificar un bastón para ayudarla a caminar. Había tenido algunos sustos con sus problemas de corazón, pero ella se había mantenido fuerte en los últimos años. Llevaba su delantal favorito, sacado todos los domingos, marcado con diversas manchas de años pasados, pero siempre recién lavado. El logo de La Dolce Famiglia impreso en él, y había sido dado a ella como un regalo 65
  • 66. de papá después de su primera panadería en marcha. Por un rato, envuelta en su casa de la infancia con su madre en la cocina, era feliz. Seguro. Ella guardó su bolso, tomó su delantal y se sentó a la mesa para picar los tomates y los pimientos. —¿El tío Brian viene a cenar? —preguntó ella, experta en cortar en dados las verduras. —No, él está llevando a los niños a algún lugar después de la iglesia. —¿Toda esta comida es sólo para mí? —bromeó—. Deja de intentar engordarme, mama. Voy a tener que comprar un nuevo guardarropa. Su madre hizo una pausa, como si pensara en sus siguientes palabras. —Tendremos un invitado para cenar. —¿Quién? —Ya lo verás. Por ahora, dime lo que está pasando en el trabajo. ¿Cerraste el acuerdo con el Palazzo como habías esperado? Sé que has estado trabajando en él durante meses. Julietta trató de luchar contra la decepción del fracaso y enderezó los hombros. —No, ellos tomaron su decisión hace unas semanas. Perdí el acuerdo. —Lo siento, dulce niña. Sé que significaba mucho para ti, pero no es necesario. Todo sucede por una razón. Se presentará una oferta mejor. La verdad de las palabras de su madre la recibió. Una imagen de Sawyer surgió ante sus ojos: los esculpidos, labios diabólicos arqueándose con diversión, como si supiera que finalmente acabaría en su cama. Al menos se había echado atrás y no había tratado de empujar. Aun así, tenía que estar en guardia en todo momento. No confiaba en él para jugar por ninguna regla. Se aclaró la garganta. —Mmm, en realidad, estoy firmando un contrato bastante grande, mama. Para una nueva cadena llamada Purity. Seremos exclusivos de los hoteles, y el primero se lanza en Milán en el año. Orgullo grabado en las líneas de la cara de su madre. 66
  • 67. —Bien hecho. ¿Por qué no celebramos con algún Moscato? Tengo una botella enfriándose en el refrigerador, y la abriré en la cena. ¿Tal vez, ahora que este gran acuerdo ha sido firmado, finalmente aliviarás la carga de trabajo? La confianza de Julietta deslizó una muesca y evitó la mirada de su madre. Por supuesto. El negocio nunca era suficiente, en comparación con el matrimonio y el amor y los bebés. Tragó la picadura ridícula de lágrimas, preguntándose si le estaba por venir su período. ¿Qué pasaba con ella últimamente? Era tan emocional y... femenina. —En realidad, voy a tener que trabajar más duro —dijo a la ligera—. Pero yo disfruto de cada momento. Estoy haciendo exactamente lo que siempre soñé. Mama Conte cortó un trozo de mozzarella fresca y se la entregó con pan. La textura rica y cremosa se hundió en la masa cálida y Julietta tragó con placer. —Sé que disfrutas de tu carrera. Sin ti, no sé si La Dolce Famiglia habría tenido éxito, incluso con Michael a la cabeza. Tienes un don. Sólo quiero que lo compartas con alguien especial. Ella levantó un hombro en medio de un encogimiento. Sueño maternal típico. Sin embargo, el comentario poco difícil, como si lo que había hecho con su vida no era suficiente. No era como si pudiera confesar a su madre que algo estaba mal con ella, y ella no pudo conectar con un hombre. Empujó la depresión en la parte posterior de su mente y trató de concentrarse en disfrutar de su visita. —Tal vez algún día —dijo alegremente. —Sí. Un día. Un golpe en la puerta la salvó de una investigación posterior. Se secó las manos en la toalla y sonrió. —Ah, nuestro misterioso visitante. Apuesto a que es el padre Richard; él está siempre dispuesto a comer tu comida. —Ella se trasladó a la puerta principal y la abrió. Su boca se abrió. 67
  • 68. Sawyer Wells de pie en la entrada. Su traje había sido reemplazado por un par de pantalones cómodos, un grueso suéter crema de jersey con puntos trenzados, y botas de cuero de cocodrilo Versace. Su pelo balanceaba libre y le tocaba los hombros en un delicioso plato de olas doradas. Él llevaba un ramo de flores recién cortadas y una botella de vino tinto. —Hey. Julietta lo miró. Él inclinó la cabeza y pareció luchar con su diversión. —Mmm, ¿puedo entrar? Recuperó su voz y lo bajó a un susurro. —¿Qué estás haciendo aquí? Una ceja se alzó. —Supongo que no te das cuenta de que me invitaron a cenar. Ella parpadeó. —¿Eh? —Verdadera artífice de la palabra fuera de la oficina, ¿no es así? Tu madre me invitó a cenar. Se echó hacia atrás. —Imposible. Una voz desde el pasillo se desvió hacia la puerta abierta. —Julietta, para de torturar al hombre y déjalo entrar, él es el correcto. Sawyer sonrió. —Dije ya. Se acercó a su alrededor y pasó moviéndose campantemente. Sus dedos se cerraron alrededor de la puerta, en un esfuerzo por mantenerse en pie. Después de unas cuantas respiraciones profundas, ella lo siguió dentro. 68
  • 69. —Qué hermoso. —Mama Conte canturreó aspirando el aroma de las rosas y los lirios—. Julietta, ¿puedes poner estos en el jarrón de la sala de estar? Sawyer, ¿puedes abrir la botella de Moscato? Está en el refrigerador. Me dijeron que sólo Julietta cerró un gran negocio, y estamos celebrando. Él se balanceó sobre sus talones, obviamente divertido por todo el escenario. —Gran cosa, ¿eh? por supuesto. —Mama, ¿qué está pasando? No sabía que tú y Sawyer eran... ¿cercanos? La cabeza de su madre se giró. —Él es un amigo de Max, y es domingo. Por supuesto, me gustaría invitarlo a cenar con nosotros. Mi casa está abierta a todos, especialmente uno que conoce a mi familia. Estoy segura de que estás de acuerdo conmigo, ¿verdad? Julietta lamió los labios secos. Ay. La ira de su madre era algo a tener en cuenta, y nada le molestaba más que la idea de la gente no es bienvenida en su casa. Mio Dio, ¿por qué esto está sucediendo hoy con ella? Sólo quería un poco de paz y tranquilidad, y ahora el símbolo de su angustia sería romper el pan en su casa familiar. Se obligó a las palabras. —Por supuesto. Dame el jarrón. Se ocupó de las flores mientras Sawyer descorchó el champán y sirvió. Una pequeña charla ondeaba de un lado al otro entre ellos, pero su piel ardía bajo el calor abrasador de su mirada. ¿Cómo el hombre consiguió reducir el tamaño del cuarto? Se movía con una poderosa dignidad que robaba todo el aire a su alrededor. Vulnerabilidad se disparó a través de ella. Deseó de repente su traje y tacones altos. Su traje de domingo actual consistía en pantalones vaqueros, una camiseta púrpura bajo un jersey con cremallera y zapatillas bajas negras. Llevaba el pelo suelto y un poco enredado por la brisa, y rara vez usaba maquillaje cuando estaba con su madre. Apretó los labios y juró no dejar que la haga sentir incómoda. Él era el forastero, no ella. —Ambos siéntense y relájense. Tengo todo bajo control. Un poco de antipasto. —La bandeja de prosciutto, galletas, queso y pepperoni era muy 69
  • 70. atractiva. Había algo íntimo acerca de comer en la cocina de su mama. La mesa de pino pesada era grande, pero el espacio evocaba una acogedora atmósfera. La enorme ventana arqueada sobre el lavabo permitía atravesar la luz y mostraba la vista de las balanceadas colinas de oro. Los colores vivos de naranja quemada, escarlata y oro brillaban en la bienvenida de los pisos de pino a los coloridos platos de pasta y platos pintados a mano en tonos brillantes. Ropa blanca cosida a mano y manteles hicieron una presentación de cada plato servido. Los aromas de la salsa, ajo cocido al vapor, y el limón colgaban pesadamente en el aire y envueltos en el calor. Julietta sabía que su madre no la dejaba ayudar cuando había invitados aquí, así que llenó su plato a rebosar, tomó un sorbo de champán, y le echo a su socio de negocios su mirada. No parecía intimidado. Más bien fascinado por su atuendo, su codicioso apetito y mal genio. —Estoy muy honrado de que me invitaras a cenar, mama Conte. ¿Asumo que Julietta compartió las buenas nuevas acerca de nuestro trato? —No, no llegamos a los detalles todavía. Dios mío, ¿significa que los dos están trabajando juntos? Sawyer sonrió. —Sí. Estoy construyendo una nueva cadena de hoteles denominados Purity y La Dolce Famiglia será mi proveedor exclusivo. Por supuesto, Max se encargará de los hoteles de EE.UU, pero el gran lanzamiento es Milán. Julietta será la clave para ayudar a que esto sea un éxito. Intentó no hacerle una mueca, era muy inmaduro y por debajo de ella. ¿Cómo se atreve a robar su vocifero? Como si le otorgara su contrato como un regalo sin que ella tuviera algo que decir en el asunto. Que se joda. Ella intervino: —Por supuesto, la negociación estuvo involucrada antes de que yo firmara los contratos. Algunas de las cláusulas eran inaceptables. —Por supuesto. —Su rápido acuerdo sólo la molesto más. ¿Por qué la irrita continuamente? —Ella hace orgullosa a esta familia. Y lo has hecho bien por ti mismo, 70
  • 71. Sawyer. Háblame de esta cadena de hoteles. A medida que hablaba de Purity, captó el brillo del placer en su rostro. Extraño, lo entendía en algunos aspectos básicos. La necesidad de tener éxito y probarse a uno mismo. La feroz satisfacción de construir algo propio en un mundo donde nada era permanente. Rara vez analizaba de donde venía el manejo. Tenía demasiado miedo de saber la verdad. Había pasado una semana desde el beso. Como si él hubiera sentido que ella tenía que retirarse, le había permitido su distancia y pegado un par de llamadas y una breve visita que se centró exclusivamente en los negocios. Pero el daño ya estaba hecho. Ella pensó en el beso todo el tiempo. La textura de sus labios, el olor de su piel, y la promesa de su boca, abierta y hambrienta de ella. Había dado vueltas en la noche y lo había maldecido. ¿Cómo podría un besito tan inocente afectarla tan profundamente? Si no conociera su cuerpo, habría tirado su reserva y sus principios y lo habría arrastrado a la cama. Desafortunadamente, sabía lo que pasaría. La explosión de la llama y la lujuria. La promesa de satisfacción. Y finalmente, el marchitamiento de calor mientras su cuerpo podado y frío bajo la mano de un hombre. Sawyer no sería diferente, y ella no tenía intención de contar con él para averiguar su secreto. Sólo tenía que superarlo. Julietta se centró en la conversación. —¿Cómo conociste a Sawyer, mama? —Ella se aseguró de que su pregunta directamente cortara por completo su respuesta. Se puso rígido. Una matriz torbellino de emociones brilló en los ojos del tigre, pero se aclaró tan rápido que se preguntó si era su imaginación. Un breve silencio cayó sobre la cocina. Supo entonces que había una historia aquí, y esperó a que su madre le dijera. Por último, ponía una pieza del rompecabezas que faltaba que hizo a este hombre misterioso y quizás ganar algo de ventaja. —Yo estaba tomando una copa con la madre de Max en el Hotel Prospect. Sawyer estaba en el bar con su jefe. Dios mío, fue hace tanto tiempo que apenas recuerdo, pero creo que hubo duras palabras intercambiadas. Su 71
  • 72. jefe estaba siendo muy abusivo. —¿Qué edad tenías? ¿Veintidós? —Sí. Su tono de voz era plana, y su rostro no tenía ninguna expresión. —De todos modos, su jefe se fue, y yo no podía conseguir la atención del camarero. Él me invitó a tomar algo, y empezamos a charlar. Me recordó mucho a Max: joven, ambicioso, dispuesto a conquistar el mundo. Julietta esperó. Se hizo el silencio. —¿Eso es todo? —Mama Conte la miró con sorpresa. —Sí. ¿Por qué? ¿Cómo crees que nos conocimos? Su mirada se cruzó con la de Sawyer. El calor se arrastró por su cuerpo, se metió bajo su piel, y humedeció entre sus piernas. Este poder sexual extraño que mandó era demasiado para ella, pero maldito si hubiera dejado ganar este partido mirando. —Él fue bastante misterioso acerca de su encuentro. Sólo pensé que había algo más en la historia. —No que yo recuerde. ¿Pasó algo más, Sawyer? Se detuvo sólo un momento. Su intestino gritó que algo grande había ocurrido en ese bar con su madre, pero ella lo estaba dejando. Por último, le dio una sonrisa con los labios apretados. —No. Eso fue todo. Sus hombros se hundieron en la derrota. Maldita sea, necesitaba un poco de munición. No importa lo mucho que ella cavó, su pasado es un lienzo en blanco antes de que irrumpiera en el mundo de los negocios. Odiaba la idea de que él sabía más de ella. ¿Qué fue peor? Se dio cuenta de ello. Mama no paraba de hablar. —Es increíble cómo funciona la vida. Tú te encontraste a Maximus en un negocio, y ahora serás una parte permanente de nuestra panadería con Julietta. Casi como si estuvieras destinado a estar con nuestra familia. 72
  • 73. Las campanas de alarma sonaron en su cabeza. Diablos, no. Ella se negó a compartir sus tranquilas cenas de domingo con un hombre que sólo quería presionar sus botones de sexo. Su relación debía permanecer firmemente en la oficina, donde pertenecía. Se aclaró la garganta. —Mmm, a Sawyer probablemente le gusta mantener su vida de trabajo claramente separado. Tenemos que respetar eso. Mama Conte resopló y cortó la mano en el aire. —Tonterías. Como te digo todo el tiempo, tú necesitas más salidas, además de trabajo. Cenas con los amigos y la familia son necesarias en esta vida. El dinero y el éxito no lo son todo. La felicidad lo es. Se metió otra galleta apilada alta con pepperoni en la boca para no gritarse a sí misma. Sawyer juntó los dedos y observó. Humor bailaba en sus ojos. —Estoy de acuerdo —dijo lentamente—. De hecho, le dije a Julietta que me encantaría pasar más tiempo con ella en forma personal. No conozco demasiadas personas en Milán. Tragó las migas secas y apenas luchó contra un ataque de asfixia. —Una idea maravillosa. A partir de ahora, te unirás a nosotros para cenar el domingo. Estoy segura de que Julietta hará tiempo de su apretada agenda para presentarte a algunos de sus amigos. —Gracias. Sus ojos se abrieron. Mama puso tazones colmados de manicotti y ensalada fresca enfrente de ellos y sonrió. —¿No es esto maravilloso? Ahora los dos. Manga. Él le guiñó un ojo y cogió su tenedor. —¿Por qué me molestas? Se sentaron en la terraza trasera con tazas de cappuccino y un plato de recién horneado biscotti almendrado con miel. Abierto y amplio, con vistas 73
  • 74. a la piscina de tipo laguna y exuberantes jardines, el mobiliario de hierro forjado añadía encanto del mundo antiguo de la villa de mama Conte. Macetas de terracota alineaban los adoquines de colores y explosión con varias hierbas y plantas frutales, a la espera de brotar a la primera señal de la primavera. La última picadura de invierno colgaba con fiereza, pero el corte en el aire se aclaró por los pulmones de Sawyer y afiló sus instintos. Las montañas que brillaban en la distancia y el sonido del agua burbujeante del ángel de mármol esculpido calmaban en sus oídos. Apoyó sus piernas en la silla de enfrente y sumergió la galleta en el café. —Yo no. Tu madre me quiere. Ella puso los ojos en blanco. —A mi madre le gustan todos. Habría invitado a un asesino en serie a la cena. —Lindo. —¿Qué pasó realmente entre tú y mama? Se siente como que hay algo más que ambos no me están diciendo. Oh, había. No es que él confesara un gran trozo de su pasado. Mama Conte le había salvado la vida, y lo puso en un nuevo camino que lo cambió todo. El recuerdo de su encuentro más reciente parpadeó ante él. Ella había venido a verlo, cuando anotó su primer gran golpe con La Principe Hotel. Orgulloso de lo que había logrado con su ayuda, borracho de la victoria de una vida que sólo soñaba, la había invitado a almorzar, y luego la había tomado en sus brazos para un abrazo suave. Él le habló en italiano e hizo una promesa, una promesa sagrada de sus entrañas y alma, y le susurró al oído. La devo un grande debito. Se lei mai ha di me, farò che lei chiede.5 Tenía la intención de cumplir esa promesa si la oportunidad de hacerlo llegaba. Dejó el recuerdo. —Digamos que yo sabía de inmediato extraordinaria. Debe darse en la familia. que ella era una mujer —Mira, no quiero que nuestra relación se desenfoque de negocio a 5 Te debo una gran deuda. Si alguna vez me necesitas, voy a hacer lo que me pidas. 74
  • 75. personal. Te lo he dicho una y otra vez, a pesar de que pareces no escuchar. No me interesa. —Entonces lo hiciste. —Él movió su cabeza y la estudió. Amó la ligera vulnerabilidad que mostró hoy. En su ropa informal, con su pelo soplando flojo y sexy, parecía accesible. Joven. Sus pies desnudos estaban escondidos debajo de sus piernas, que parecían pequeños para una mujer tan alta. La imagen de la reina de hielo se guardó un poco, y se maravilló de la cruda necesidad creciente en su estómago. Le dolía por tirarla en su regazo, agarrar firmemente la parte posterior de su cabeza, y darse un festín de sus labios de color rosa pálido. Empujar profundo hasta que gemidos se arranquen de su garganta y le rogara por más. La mujer era una masa de contradicciones. Mujer de negocios. Chica-Mala Motociclista. Dulce y doméstica en la cocina de su madre. Cuando ella se encogió de hombros de su suéter durante la cena, había visto una cinta púrpura del tirante por debajo de esa conservadora camiseta, y se había puesto duro al instante. Mierda, la mujer llevaba ropa interior sexy. En algún lugar, debajo de toda esa contención adecuada, yacía una seductora oculta muriendo por escapar. Apostó que llevaba una tanga. Probablemente una violeta a juego. ¿Estaría desnuda y afeitada? ¿O escondida por un triángulo sedoso de cabello oscuro, tratando de ocultar sus secretos? —¿Hola? ¿Tierra para Sawyer? —Ella rompió y frunció el ceño en su dirección—. ¿Por qué tienes esa mirada extraña en tu cara? —La mujer cambió y él captó un destello de uñas de color rojo cereza. No claramente brilloso o melocotón conservador. Rojo de coche de bomberos. Sí, él era un fracasado total. —Sólo pensando. —Él extendió la mano y cogió una sección de su cabello. Se onduló y se aferró a sus dedos como un amante. Las hebras de fiero vino enhebrado con marrón jugaban un partido atractivo del escondite. —Tu pelo es hermoso. Tan largo y sedoso. —Aflojó su agarre y permitió que los mechones fueran a la deriva suavemente a su posición. Sus dedos 75
  • 76. rozaron su mejilla—. Y tu piel es perfecta. Oro y suave. Si paso mi lengua sobre ti, ¿sabrás a chocolate y coco? Su respiración se detuvo, pero ella nunca se rindió. —Aquí vamos. ¿Son mis ojos como oscuras piscinas de deseo, esperándote para ahogarse en ellos? Sawyer negó con la cabeza. Maldición, ella era fuerte. —No está mal. Estaba siguiendo con la referencia de chocolate, así que me iba a ir con el cacao. Su labio tembló. —Quizás. He estado pensando mucho acerca de tus pechos, también. —Hmm, déjame intentarlo. ¿Globos lechosos de carne? —Horrible, horrible. No, son altos, firmes, con pezones largos y sensibles que empujan contra tu sujetador. He estado soñando con el color, sin embargo. ¿Rosa pálido como algodón de azúcar? ¿O rojo rubí como una deliciosa fresa? —Sus ojos se dilataron, y aprovechó para pasar su dedo a lo largo de la línea de sus labios, presionando contra la curva de pucheros con el pulgar. Al igual que un ciervo atrapado en medio de un campo de hierba, ella quedó totalmente inmóvil y esperó, como si sintiera el peligro— . Los imagino hinchados y endurecidos cuando los tomó entre mis dientes. Me encantaría morder tus pezones, Julietta. A veces, el borde del dolor se desdibuja en placer y te lleva más alto. Me gustaría explorar ese borde contigo. —Para... —¿Por qué? —Bajó la voz hasta un susurro y se inclinó. Su aliento se precipitó sobre su boca húmeda, y la sangre corrió a su pene en la demanda de mal humor—. ¿Acaso un hombre no te ha dicho lo que quiere hacer contigo? La previa del juego verbal es clave para lograr una mujer preparada. El cerebro es la herramienta sexual más grande, y muchos no lo utilizan a su potencial. —Bajó su otra mano a su pierna cubierta con vaqueros y acarició su rodilla—. Tus piernas se hicieron para envolverse alrededor de la cadera de un hombre mientras él empuja profundo. Largo y musculoso, con esas lindas uñas de los pies muy rojas. Excepto yo, puedo pedirte que te mantengas en esos tacones que tanto te gustan. Creo que me gusta el aguijón del tacón en el muslo mientras exiges tu placer. 76
  • 77. Calor tiñó sus mejillas. Consciente de que estaba completamente bajo su hechizo, durante unos segundos, de todas formas, él insertó su pulgar entre sus labios, en busca de la entrada. Se detuvo sólo un momento. Entonces abrió su boca. Su dedo se deslizó y su lengua húmeda atacó. Él aspiró su aliento. —Pero me gustaría hacerte esperar —él murmuró—, porque me imagino que me has torturado durante demasiado tiempo. Deslizaría mis dedos en tu apretado, resbaladizo coño, burlarme de tu clítoris, y haciéndote rogar. Sus dientes mordieron abajo en la superficie carnosa del pulgar. La excitación explotó dentro de él. —A la mierda esto —gruñó. Quitó el dedo, cogió su cabeza, y cerró su boca en la de ella. La devoró y la tomó de la manera que quería desde el momento en que la conoció. Esto no era un juego de burla y buscar, no era toque suave de boca en boca. Sawyer siguió su instinto y empujó con fuerza en gran demanda, por todo. Ella sabía a azúcar y la miel mientras su lengua se sumergió profundamente y poseía cada oscura y sedosa grieta. Se tragó su gemido y se hundió en calor femenino. Por un momento, se lo dio todo de nuevo a él, metiendo su lengua en contra suya, sus uñas se clavaban en sus hombros. Por un momento, ella se quemó viva y verdadera y tan caliente que casi se decidió a arrancar sus vaqueros y tomarla allí mismo, en el patio de mama Conte. Y entonces ella cambió. Sintió el cambio inmediatamente. La ligera frialdad de su piel, la tensión de los músculos rígidos que habían sido suaves y dados un minuto atrás. Aflojó la presión de su boca mientras ella cambió de participante dispuesta a receptora reservada. El fuego estalló, dejando una estela de humo, cenizas y el calor moribundo. Levantó su boca de la de ella y la miró a los ojos. Aborrecimiento. 77
  • 78. No a él. No por el beso. Más de un desacuerdo y aborrecimiento a sí misma. La rasgadura de puro sentimiento estaba cerrada inmediatamente y empujada a otro lugar en el interior. Una helada reserva la recubría, y era como si él mirase a un extraño distante y no la mujer que ardía en sus brazos. Y entonces Sawyer lo supo. El conocimiento se estrelló a través de él, pero no tenía tiempo para procesarlo. Ella lo apartó con una dignidad tranquila y levantó la barbilla. —Por favor no lo hagas de nuevo —dijo fríamente—. Estoy segura de que necesitabas esta experiencia, pero como te dije antes, no estoy interesada en una relación física contigo. Él permitió la retirada porque necesitaba tiempo para examinar a fondo esta nueva información. —Me disculpo. Toda esa conversación de comida y partes del cuerpo me saco fuera de control. Julietta le dio una estrecha sonrisa, obviamente desesperada para empujar atrás la torpeza del encuentro. —Disculpas aceptadas. Esto no funcionaría Sawyer. Yo quiero que tú desistas de venir los domingos. Es el único tiempo que consigo relajarme durante la semana y pasar tiempo de calidad con mi madre. Seguramente puedes respetar eso. —Me gusta verte de esa manera —murmuró—. Más suave, más adecuada. Me gusta la manera que ayudas a tu mama en la cocina, la forma que disfrutas la cena sin cuidado y la manera que la miras con mucho amor y respeto. Sus pensamientos se deslizaron en el pasado. Había deseado por una familia para amar. Una familia que lo ame. Era un misterioso concepto que no podía entender, y mirando la cercana relación con Julietta y mama Conte sacaba un fuego de emociones y anhelo que raramente dejaba escapar. Recordaba cuando había venido a casa de la escuela con un ojo negro de un matón de la zona de juegos... cuando su padre de acogida había preguntado quién gano y le había dicho la verdad, le había dado una bofetada que casi le sacó un diente. Él no estuvo permitido para comer por dos días porque los perdedores no merecían nada. 78
  • 79. ¿Qué había hecho? Sawyer quería seducir a Julietta Conte y llevarla más allá de su zona de confort. Quería sus habilidades inteligentes de negocios para hacer de Purity el mejor. Él no quería estar inmerso en su familia o ser recordado por sentimientos gentiles para lo que no tuvo lugar o tiempo. Existían para ella, pero sabía mejor. Ellos no eran para él. Pensando en lo que él no pudo tener no ayudaría. Tenía que salir de aquí. Ella se echó hacia atrás, sorprendida cuando se levantó de la silla. —Tienes razón, por supuesto. No te molestes en la cena por más tiempo. Voy a decir adiós a tu madre, y te veré en la oficina mañana. Te necesitaré para cumplir con los demás proveedores de Purity y repasar algunos planes iniciales. —Sí, sí, por supuesto. —Muy bien. Buona sera, Julietta. La dejó en la terraza y trató de no correr como un zombi malvado entre su cola. Ella tenía razón en una cosa: La cena fue un error. Pero no el beso. Definitivamente no el beso. Ahora sabía lo que ella necesitaba, ansiaba y cómo llegar allí. De ninguna manera él desistiría la oportunidad de mostrarle lo que había estado perdiendo e iniciarla en su oscuro mundo de placeres eróticos. Sawyer apretó sus labios y su determinación, y fue a buscar a mama Conte para decir adiós. 79
  • 80. Traducido por Clau y Nayelii Wells Traducido SOS por Lectora y nelshia Corregido por Dennars ¿Q ué había sucedido la noche anterior? Julietta se sentó en la mesa de negociaciones con los otros miembros del equipo de Sawyer y trató de concentrarse. Había logrado superarla por un momento, pero cuando volvió a estar en control, algo había cambiado entre ellos. Una certeza brillaba en sus ojos que la asustaba hasta la mierda. De repente le recordaba a un depredador hambriento dispuesto a tragársela entera. Lo peor era que el resultado no parecía tan malo. Pensó que había recuperado el equilibrio y luego esa otra mirada cruzó su rostro. Remordimiento. Y un toque de nostalgia. Se había ido tan rápido que sabía que lo había herido de una manera que no podía entender. El saber que podía herir a un hombre como Sawyer Wells la mantuvo despierta toda la noche. Pensando en ese beso. Durante unos segundos su cuerpo volvió a la vida y estaba dispuesta a jugar duro. En ese momento pensó que la había curado y habría subido agradecida a su regazo empalándose a sí misma más rápido de lo que podía imaginar. La idea de un orgasmo la emocionaba haciéndole señas como un faro de luz brillante que nunca parecía ser capaz de alcanzar. Pero, como con todos los demás, su mente finalmente hizo clic de nuevo y el deseo se alejó. Sólo había sido un espejismo. El fracaso se burlaba y quemaba mientras se revolvía en sus enredadas sábanas de satén. Si Sawyer no podía conseguir que respondiera, nadie lo haría. Lo sabía en lo profundo de sus entrañas. Él le había mostrado todas las señales de recuperación. Por supuesto, por lo menos no tenía que torturarse pensando qué pasaría. Podrían volver a 80
  • 81. los negocios y no se verían tentados más allá. Claro, era un poco embarazoso pensar que Sawyer la compadeciera, pero tal vez sólo pensaba que no se sentía atraída por él como las demás mujeres. Tal vez no la vería como deficiente, sino más bien como una excepción a la regla. Esperemos. Volvió su atención a los otros proveedores que se agolpaban alrededor de la mesa. Tanya, la diseñadora de interiores y experta en telas, parecía un poco respingada pero muy talentosa. Su corta melena roja, maquillaje brillante y tendencia a usar el negro hacían pensar a Julietta que tenía un gran sentido del estilo y la forma para combinar las cosas. Ricardo, el jefe de cocina de los restaurantes Purity, exhibía la clave del temperamento afín a la industria hotelera y enriquecía sus ideas de una manera profesional. Evelyn, la experta en spas era muy Nueva Era, con el pelo rubio hasta las caderas y un vestido hecho de tela vaporosa en tonos orgánicos de tierra. Su voz era baja y melódica, con la piel radiante y fresca y un cuerpo delgado que se entrenaba con horas de yoga. Cada uno trajo algo nuevo a la mesa y gracias a los dioses sentía que podían trabajar bien como un equipo y aun así mantener su estilo individual. Observó a Sawyer con ojos entrecerrados. Era magnífico en acción. Completamente en su papel pero con una facilidad relajada que invitaba a dar opiniones y a discutir. Implacablemente organizado y bien hablado. Le recordaba a Michael, pero vibraba en un tono más bajo, rozando el límite, pero siempre manteniendo un estricto control. Su traje gris pizarra moldeaba su musculosa altura con amorosa atención y cuando se volvió hacia la presentación de PowerPoint, su mirada descendió al duro y apretado trasero que sus dedos ansiaban explorar. Era increíble lo mucho que anhelaba su toque. Ya sus bragas estaban húmedas y esa necesidad ardiente latía entre sus piernas. Lástima que se congelaba una vez que se iniciaba el contacto. Se volvió y le lanzó una mirada de complicidad. Ella intentó no estremecerse y se concentró en no dejar que su rostro se calentara. Qué vergüenza. Estaba mirándole el trasero como una tonta adolescente enamorada de su maestro. 81
  • 82. La puerta se abrió y un hombre joven entró. Le susurró algo a Sawyer, asintió y acercó una silla para unirse a la conferencia. Todo el mundo se quedó en conmocionado silencio. Vestido con un tímido traje azul marino y una corbata parecía el típico empleado de cuello para abajo. Pero ahí se acababa la comparación. Tenía el pelo medio rapado del lado derecho revelando un aro de oro y varios piercings en la oreja y la frente. El lado izquierdo de su cabello era negro como el azabache, dispuesto en una serie de picos que sobresalían como un corte que hubiera salido terriblemente mal. Sus maleducados ojos azules miraron a cada uno de los proveedores desafiándolos a decir una sola palabra acerca de su apariencia. Un tatuaje de alguna serpiente-culebra estaba grabado alrededor de su cuello como un collar permanente. Julietta le calculó en diecinueve o veinte años de edad a lo sumo. ¿Qué estaba haciendo aquí? Sawyer se aclaró la garganta y habló. —Me gustaría presentarles a mi asistente Wolfe. Ha estado haciendo su entrenamiento conmigo y le estoy asignando la tarea de ayudarlos en lo que necesiten. Sé que ya tienen un equipo completo, pero él será el contacto principal en los problemas cotidianos que puedan surgir. Nadie habló. Una mueca torció los labios de Wolfe. —No hablen todos a la vez —disparó. La mirada de advertencia de Sawyer lo cortó provocándole un encogimiento de hombros y luego el chico se echó hacia atrás en su silla como si no pudiera controlar una maldición. Tanya habló. —Sawyer, no creo que un niño que aún está buscándose a sí mismo funcione para mí. Mis colegas están bien entrenados. Yo me encargo de las cosas, pero si hay un problema iré directamente contigo. Ricardo asintió. Evelyn miró a Wolfe con una mirada curiosa, como si lo estuviera estudiando para un proyecto. —Fascinante —susurró—. Pero estoy de acuerdo con Tanya, negociaremos directamente con el responsable del proyecto. Si no estás de acuerdo, me temo que tendremos un problema. Wolfe negó con la cabeza. 82
  • 83. —Te lo dije —dijo—. Que esto no iba a funcionar. Ellos sólo te quieren a ti. —Les aseguro que Wolfe es completamente capaz de ayudarlos y sabe todo lo que necesitamos para trabajar con Purity. Lo he estado entrenando durante meses, no dejen que su apariencia los engañe. —Sí. Hasta puedo contar sin usar los dedos —agregó Wolfe. Julietta se mordió el labio para sofocar una risa. Maldición, estaba lleno de angustia. Le recordaba a Carina a esa edad. A pesar de su dulzura era maleducada y miserable y odiaba la vida. ¿Por qué Sawyer nunca contrataba a alguien como él? El misterio de eso la fascinaba. Tanya soltó una risa corta. —Sin ánimo de ofender Sr. Wolfe, pero nos negamos a un intermediario. Demasiados errores ocurren de esa manera. Lo tomas o lo dejas, Sawyer. —De acuerdo —dijo Ricardo. —Trabajaré con él. —Los tres se callaron y miraron a Julietta con asombro. El chico entornó los ojos con sospecha—. Es decir si al señor Wolfe le gusta la idea de trabajar conmigo. Me encantaría tener a alguien de este lado que me pudiera dar información. Sawyer estará ocupado uniendo todas las piezas del rompecabezas, por lo que agradecería la ayuda. —Es Wolfe. No señor Wolfe. Julietta sonrió. —Mi dispiace. Wolfe entonces. Gracias por tu ayuda. Él asintió cruzó los brazos frente al pecho y se quedó en la mesa. El placer y el alivio se tallaron en la cara de Sawyer. Su corazón saltó. Qué extraño. Parecía que se preocupaba por este chico más que por un empleado normal. Tenía que escavar y conseguir la historia. Terminaron su reunión y se separaron para el almuerzo. Julietta caminó para alcanzar a Wolfe. —Gracias de nuevo por ofrecer tus servicios. —Le extendió la mano. 83
  • 84. Vaciló como si temiera que Julietta quitara la mano en el último minuto para comenzar a reír. Luego sacudió su mano con un apretón firme, soltándola tan rápido que se preguntó si su palma estaría sudada. —Bienvenida. —¿Cuánto tiempo has trabajado para Sawyer? —Él movió los pies. —¿Por qué? —Sólo curiosidad. —Se encogió de hombros—. Purity significa todo para él. Si confía en que metas una mano en esto debe creer que eres bueno. Wolfe miró por encima del hombro a Sawyer hablando con Tanya. —Tengo memoria fotográfica —admitió a regañadientes—. Y una cosa extraña para los números. Nos conocimos en Nueva York y me pidió que viniera a trabajar para él. Su mandíbula se relajó y sus ojos azules se suavizaron un tono. Interesante. Se preocupaba por los demás. Guardó el resto de sus preguntas para más tarde y asintió en acuerdo. —Me encantaría que vinieras a La Dolce Famiglia y conocieras a algunos de mi equipo. Tengo una lista específica de cosas que quiero empezar a mover y alguien que puede sumar sin contar con los dedos sería un gran activo. Su labio se curvó. —Genial. —Hasta luego. —Giró sobre sus talones y se dirigía a la puerta cuando su nombre resonó en la habitación. Los pies se le pegaron a la alfombra ante el tono de mando, su estómago dio una voltereta y se hundió bien abajo. Volvió la cabeza—. ¿Sí? Sawyer le clavó su mirada caliente. —Quédate, por favor. Tengo que discutir algo contigo. Abrió la boca para decirle que no pero ya se había dado la vuelta para terminar su conversación con Tanya. Julietta estuvo tentada a salir, pero decidió que lo dejaría ganar esta ronda. Rápidamente despachó a los otros 84
  • 85. miembros de la conferencia y a Wolfe, cerró la puerta y apretó un botón de su escritorio. La puerta se cerró sin hacer ruido y los encerró. Oh, no. No otra vez. Su temperamento fluía caliente y sin trabas a través de sus venas. ¿Cómo se atrevía a hacerle esa intimidación? Ella no era su lacayo y no tenía ningún derecho a darle órdenes. Levantó la barbilla y se dirigió hacia él. —La cerradura mágica es un buen toque, pero no funciona en mí. —¿A quién le importaba si estaba mintiendo?—. La próxima vez me pides cortésmente que me quede. No me tomo bien que se la den de jefes conmigo. Él sonrió y acomodó la cadera para apoyarse en su escritorio. Con un aire de perezoso reconocimiento se encogió de hombros para quitarse la chaqueta. La camisa blanca se estiró contra su ancho pecho y la corbata roja sólo hizo que se viera más caliente. —Es curioso, pero no estoy de acuerdo. Creo que lo que has estado extrañando es a un hombre que te diga qué hacer. Lo que quiere. Y cómo lo quiere. El aire salió silbando de sus pulmones. La habitación se inclinó y luego se enderezó cuando el mensaje tras sus palabras finalmente penetró en sus oídos. ¿Se estaba volviendo pazzo? —¿Acabo de caer en una película porno mal dirigida? Escucha, no soy una de esas feministas reprimidas que necesita al hombre indicado para desbloquear sus deseos ocultos. He estado allí. He hecho eso. Ahora, abre la puerta o voy a presentar una demanda legal tan rápido que la cabeza te va a explotar. —Esto es completamente aparte del trabajo y lo sabes. —Sacudió la cabeza y sonrió—. Pensé que eras más valiente que eso Julietta. No trates de esconderte detrás de nuestro contrato. —¿Estás volteando las cosas? —escupió con furia—. Oh, eso no tiene precio. Trataré de ser tan clara como el cristal. Me besaste anoche. Lo permití. No explotaron fuegos artificiales, la tierra no se inclinó sobre su 85
  • 86. eje y ahora seguimos adelante. ¿Qué tal si metes tu ego de regreso en tus pantalones y dejas el episodio atrás? Tal vez puedas apuntar hacia Evelyn, se ve como si estuviera en esa cosa tántrica que podría ser realmente divertido para ti. Una risa encantadora se le escapó a Sawyer. La fría sofisticación de la que se enorgullecía tanto se deslizó bajo sus dedos temblorosos y la dejó con una mezcla caliente de emociones que no sabía cómo manejar. —Maldita sea, eres perfecta para mí. Bien, pasemos esa parte lenta de conocernos uno al otro y vayamos directo al grano. —De repente, su actitud relajada cambió. Como si se hubiera apagado un interruptor, se apartó de la mesa y centró su atención en ella. Sus ojos brillaban con calor y un toque de amenaza. Le recordó un programa de leopardos de nieve. La gracia elegante de sus cuerpos mientras acechaban a su presa era un poco burlona al principio, luego pisaban el acelerador de intensidad a un nivel tan alto que la presa no podía correr. Se quedaba allí esperando ser comida. Así es como se sentía. Ni siquiera se dio cuenta de que estaba retrocediendo hasta que su espalda chocó contra la pared. La sonrisa de satisfacción en sus labios le decía que sabía que la afectaba y tenía la intención de hacer todo lo posible por probar su punto. Poco a poco la enjauló posicionando las manos contra la pared a cada lado de su cabeza. Su cuerpo se encendió y le pidió jugar. El encaje de su sostén picaba sobre sus pezones sensibles y un calor embriagante latía atravesando su cuerpo. Reaccionó, furiosa por su debilidad. —Muévete más cerca y te arrepentirás. Él arqueó una ceja dorada. —¿Así? —Con un movimiento ágil separó sus piernas y presionó sus caderas contra las de ella. Su pesada erección le robó el aliento. —Eres un bastardo. —Ansiaba deslizar sus dedos por esas ondas gruesas y rendirse. El conocimiento de que su cuerpo eventualmente se congelaría y la torturaría la hizo parpadear para contener las lágrimas furiosas—. 86
  • 87. ¿Por qué haces esto? ¿Tienes que vencer la negativa de una mujer para sentirte hombre? Bien, acaba de una vez. Tengamos una repetición de lo de ayer por la noche para que puedas demostrarte a ti mismo que no tenemos la química correcta. Sus ojos se suavizaron un poco y le acarició la mejilla con tiernos movimientos. —Cariño, tenemos la química perfecta. Nunca he deseado a una mujer tanto como a ti. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que respondiste ante un hombre? —Una semana. —Empujó contra su pecho pero no se movió. —Dime la verdad. La humillación la inundó en oleadas. Mio Dio, no podía hacer esto por más tiempo. Sabiendo que su honestidad lo haría irse, escupió las palabras en su rostro. —¡Nunca! No puedo responderle a ningún hombre, nunca lo he hecho. ¿Estás satisfecho ahora? ¿Vas a dejarme en paz y dejar de jugar estos juegos? Presionó su frente contra la de ella en un gesto tranquilizador. —Gracias, Julietta —susurró contra sus labios—. Gracias por decirme la verdad. Mantuvo su cuerpo rígido y esperó a que por fin se apartara. Cuando comenzó a presionar pequeños besos en su frente y mejillas, ella reprimió un sollozo. —Por favor, deja que me vaya. —No. Todavía no. —La torturó con caricias lentas en las caderas, deslizando las manos bajo la chaqueta y acariciando la seda de su blusa. Su toque era cálido, fuerte, deslizándose por sus músculos. La boca se desvió a su oído y jugó con su lóbulo, lamiendo, mordiendo suavemente, hasta que un lento fuego quemó bajo su piel—. Te han jodido bebé y no en el buen sentido. Los cretinos te han hecho sentir que hay algo mal contigo. Te han envuelto en tantos nudos que tu cuerpo está atorado. Respiró hondo, giró rápidamente y levantó la rodilla. 87
  • 88. Desafortunadamente él anticipó el movimiento y la mantuvo quieta con firmeza. Su erección dura como una roca presionaba contra su centro y un gemido animal escapó de los labios de Julietta. ¿De dónde había salido? Su suave risa agitó las cuerdas de su temple e increíblemente se humedeció aún más. —Podría mostrarte lo que te has estado perdiendo —se burló. Su lengua lamió la cubierta interna de la oreja y una corriente de aire caliente le puso la piel de gallina. Sus manos seguían masajeando sus caderas y se deslizaban hacia atrás para ahuecar sus nalgas, obligándola a levantarse sobre las puntas de sus pies—. Cosas que pueden liberar tu delicioso cuerpo y dejar que te entregues al placer. —¿Cómo cuáles? ¿El acoso y la discriminación sexual? —jadeó en respuesta—. Ah, que santurrón. —Démosle a esa boca un mejor uso ¿de acuerdo? Sus labios viajaron a través de la mejilla y tomó su boca. Le mordió el labio inferior. El rápido dolor la sorprendió y le permitió acceso completo. Esta vez, él no la reclamó ni la poseyó. No. Bromeó y la engatusó, la lengua deslizándose dentro y fuera, acompañando la invasión con pequeños mordiscos que la mantenían fuera de balance. Automáticamente, ella levantó la mano para tratar de empujarlo, pero él la agarró por las muñecas con una mano y las subió por encima de su cabeza. Su fácil agarre era irrompible. Sus pechos se tensaron contra su blusa mientras luchaba por respirar. Luchó por recobrar el equilibrio pero dejó las piernas abiertas dentro de los límites de su falda lápiz. La combinación de placer y dolor, restricción y control hormigueaban por todo su cuerpo hasta que los sentidos se hicieron cargo. Su cerebro se rebeló buscando mayor claridad, pero no era capaz de ver la salida. Los dedos pasaron por su apretado pezón, rozando las puntas con la delgada tela del encaje, pero nunca lo suficiente como para satisfacerla. La sangre le rugía y arqueó las caderas por más. —Eso es —murmuró—. Las mujeres fuertes como tú necesitan una manera de apagar sus pensamientos. Ríndete completamente a mí y lo haré tan bien que rogarás por más. Se puso rígida. ¿Rendirse? ¿De qué estaba hablando? No era débil, era… 88
  • 89. —Ah, volvemos a pensar ¿cierto? Mi error. Te permito divagar. Hábilmente desabrochó los tres primeros botones de su blusa y deslizó su mano adentro para acariciarle los pechos. Esos cálidos dedos golpeaban su piel y tuvo que contener un jadeo. Su pulgar barrió su dolorido pezón contra el encaje, forzándola a estremecerse. Ansiaba más presión, pero sabía que no lo haría, no le daría el contacto de cuerpo completo que necesitaba para sentirse satisfecha. Ida y vuelta, una y otra vez hasta que apretó los dientes y se movió entre los brazos tratando de soltarse. Él apretó su agarre y la tortura erótica se hizo más caliente. Esa risa sexy otra vez, como si supiera exactamente lo que quería y se negaba a dárselo. —¿Te gusta ¿eh? Pero no estás lista para más. Tienes que aprender a pedir lo que quieres, nena. Pídelo cortésmente. —¿Qué? —Sus ojos se abrieron. —Me escuchaste. —Su mirada perforó en ella hasta que se vio envuelta en llamas de oro calientes—. ¿Sabes qué quiero? Quiero levantar tu falda, tirar al suelo tu ropa interior y deslizar los dedos en tu húmedo calor. Quiero mi boca sobre tu pezón, tus muslos bien separados y tu miel fluyendo sobre mis dedos. Quiero ver tu cara cuando te vengas tan fuerte que grites y luego quiero quitarte la ropa y hacerlo todo de nuevo. El corazón le retumbaba de miedo y lujuria. ¿Cómo podía decir estas cosas? Así crudo y espeluznante y... carnal. Nunca nadie se había atrevido a hablarle de esa forma. No era adecuado. —No digas cosas como esas. —Su voz salió ronca y entrecortada. —¿Por qué? —murmuró provocando con más fuerza el pezón. Él observaba cada movimiento hasta que se sintió totalmente desnuda y vulnerable—. ¿Porque no es correcto? Ya has sido correcta antes y no te ha funcionado. Es momento de que te vuelvas sucia. —No, no va a funcionar, hará… ¡ah! —Le mordió con fuerza el cuello, luego lamió la carne tierna a la vez que le apretaba el pezón. Los estremecimientos sacudieron su cuerpo y los pensamientos perdieron el control. —Estás mojada ¿cierto? ¿No se sentiría mejor si deslizara mis dedos entre tus piernas? ¿Si frotara tu clítoris hasta que toda la tensión explotara? — Sus escandalosas palabras deberían haberla avergonzado pero las 89
  • 90. sutilezas sociales se habían ido a pique bajo la enloquecida y repentina exigencia de su cuerpo. Jadeaba y se retorcía buscando desesperadamente un último intento de cordura. —No puedo tener un orgasmo, ¿de acuerdo? Déjame ir. —No. —El shock de que un hombre que no obedecía sus órdenes la sorprendió—. Durante los próximos minutos tu cuerpo estará bajo mi control. Sus ojos de caramelo ardían con clara intención y calor abrasador —No tienes nada que opinar sobre lo que hago. No puedes tocarme ni preocuparte por lo que viene después. —La mano dejó de sus pechos y lentamente subió los bordes de la falda para que se apretujara alrededor de sus muslos. No podía moverse, completamente paralizada por sus palabras, su voz y su demanda. —No se te permite pensar en el negocio, tu agenda o lo que estés planeando para la cena. —Le dio un empujón por detrás de la rodilla y ahora su pierna izquierda estaba levantada y abierta—. Vamos a ver qué tan caliente y húmeda te puso este pequeño episodio. Se quedó sin aliento ante su crudeza, pero él estrelló su boca sobre la de ella. Invadió su mente y su cuerpo a la vez. Su lengua empujó a través de la costura de sus labios y excavó hondo, mientras que sus dedos llegaron al borde de las bragas, las deslizó y encontró su casa. Soltó un ruido extraño pero él sólo se tragó el sonido con una experiencia que le robó el aliento. Dedos talentosos separaron la carne hinchada y se zambulleron en su centro empapado. Confundida, Julietta respondió a la variedad de demandas, mientras sus pezones pedían el látigo de su lengua, su delicioso sabor a café, especias y hambre masculina exigiendo a su boca abrirse más amplia en busca de más. Apretó, envolviendo el vaivén de sus dedos que bombeaban hasta que las increíbles sensaciones de un orgasmo inminente golpearon cada uno de sus músculos. Trató de detenerlo con su mente. Sus dedos se cerraron en los de él, cuyo pulgar presionaba sobre su clítoris palpitante, los nervios gritando por ser liberados. Él arrancó la boca de la suya mientras ella se tambaleaba al borde, atrapada en un lugar donde la lógica quedaba muerta y la necesidad física ganaba la lección que jamás había aprendido. 90
  • 91. Su mirada le exigió rendición. Sí. Sí, ella no haría nada en este momento. El movimiento de presión más leve la haría explotar. Sólo un poco más y… Se había ido. Julietta parpadeó, jadeando mientras su cerebro trataba de dar sentido a lo que había ocurrido. Los pocos centímetros que los estaban separando trajeron ahora un súbito escalofrío a la carne recalentada. Le dolía el cuerpo por la cruda necesidad y miró con creciente horror la escena que se cristalizó ante ella. No, esto no podría estar sucediendo. Sólo había querido torturarla, mostrarle una horrible lección para luego dejarla colgando y poder reírse y burlarse de ella. Con dedos torpes se bajó la falda y se arregló la blusa. Lágrimas de humillación picaban la parte posterior de sus párpados, pero apretó los dientes y luchó para controlar la emoción volviendo a su espacio seguro y frío en el que nada podía hacerle daño. —Ni se te ocurra —dijo él—. No te rebajes más a ti misma en mi presencia. Mírame. Mira lo mucho que quiero llevarte contra la pared como un animal. Su erección parecía enorme y amenazante a través de la tela apretada de sus pantalones. —¿Crees que esta fue una maldita lección para mi ego? Necesitaba mostrarte cómo pueden ser las cosas entre nosotros. Puedo llevarte más lejos, hasta el final, pero tú tienes que tomar esa decisión. La frustración la atravesó. —No soy una especie de proyecto Sawyer. ¿Querías mostrar que puedes ganar a la pobre solterona frígida? Felicidades… llegaste bastante cerca. Gracias por el plato de muestra, pero paso de la comida. Ahora déjame en paz. Se dirigió hacia la puerta pero Sawyer la interceptó tan rápido que le recordó a las películas de Crepúsculo, donde Edward pasaba zumbando frente a Bella por su don de vampiro. 91
  • 92. —No antes de que me escuches o te empujaré contra la pared y malditas sean las consecuencias. —Sus muslos temblaron ante la amenaza. ¿Qué diablos le pasaba? Estaba harta de estar tan encendida ante sus tácticas de hombre de las cavernas. —No estás enferma —dijo suavemente. Su habilidad para leer los pensamientos sólo la enfureció aún más. Cruzó los brazos frente al pecho y levantó la barbilla. —Habla. Tienes dos minutos y luego me iré de esta habitación. Juro que si intentas detenerme de nuevo voy a gritar hasta derribar el edificio. —Me parece bien. En pocas palabras, tú respondes a una forma sexual más dominante que otras mujeres. Tu mente es tan fuerte y responsable que tu cuerpo no recibe el disparo. Probablemente te excites más estando restringida, o ante un amante al que puedas entregarle el control en el dormitorio. —¿Y cómo sabes todo eso? Su cara se tensó, como si llegaran recuerdos dolorosos. —Tuve algunos problemas que tratar y aprendí un poco acerca de dominación y sumisión. Julietta rodó sus ojos. —No necesito someterme a ningún hombre. —No someterte, no puedes ser el juguete o la esclava de ningún hombre nena. Sin embargo, en los roles tradicionales el que se somete es el que siempre tiene el poder. No, estoy hablando de simple rendición. Dar el control con el fin de excitarse sexualmente y permanecer ahí. —Dio un paso hacia ella y su esencia rozó su nariz. Ella luchó con la urgencia de cerrar los ojos e inhalar profundamente. Su cercanía la encendía como ningún otro hombre lo hacía—. Quiero mostrarte ese mundo. Darte placer. Desde que te conocí, te imagino en mi cama con las piernas envueltas alrededor de mis caderas mientras te embisto. Imagino tu cara cuando te corres. Pero necesito que primero confíes en mí de alguna forma. Dame una oportunidad. 92
  • 93. La lucha cavó en su cuerpo pero tenía la certeza de que no funcionaría. Seguro, era capaz de acercarla al orgasmo pero no consiguió terminar. Se quedó atrapada en el momento. Otro encuentro planeado nunca funcionaría. —Una noche Julietta. —Su voz acarició y sondeó cada rincón oscuro como terciopelo picado—. Te deseo y haré todo para conseguirte. Si no puedo darte un orgasmo esa noche, te dejaré en paz. De hecho te daré un incentivo. Una risa sin humor se escapó de sus labios. —¿Un orgasmo y un incentivo? ¿Se puede ponerse mejor? —Te pondré a cargo de la operación entera. Se quedó helada. —¿Qué? —Dije que tenías libre acceso pero yo era el de las decisiones finales. Si pasas la noche conmigo y no estás satisfecha, te daré la aprobación final para todo lo que se haga con La Dolce Famiglia. Las implicaciones del control total cuando se trataba de su panadería la inundaron de adrenalina. Tenía muchas ideas que seguro él iba a pelear. Y de esta forma todo lo que quería intentar sería puesto en marcha. Si estaba en desacuerdo con las acciones de Sawyer, sería capaz de contradecir sus órdenes. Era casi una garantía de éxito, porque no había nada que perder. Nunca tendría que depender de su aprobación. Sawyer se río. —Ah, sabía que eso te gustaría. Piénsalo. —¿Qué consigues tú? Perderás uno de los aspectos más importantes de este trato… la habilidad de vetar cualquier decisión. —Te consigo a ti. Su mirada se cerró en la suya. Julietta era incapaz de evitar el temblor de su cuerpo o enmascarar el flujo de lujuria que pedía más. Tenerlo desnudo y demandando en su cama, empujándola a lugares que sólo había soñado. Mio Dio, ¿qué iba a hacer? 93
  • 94. —Sólo una noche. —La rapidez con que lo dijo apestaba a derrota. Él guardó silencio y la estudió. Julietta cambió su peso sobre su otro tacón alto y trató de pensar. —¿Qué si pierdo? Su labio se elevó. —Entonces ambos ganamos. El intercomunicador sonó e interrumpió la electricidad que crepitaba en el aire. —Sr. Wells, su cita de la una está aquí. Nunca se movió o respondió. Envidiaba su control sobre la situación, incluso mientras sabía que estaba completamente excitado todavía. Tiempo de retroceder y recomponerse. El hombre rezumaba feromonas que freían su cerebro. —Lo pensaré. Sawyer asintió como si discutieran un arreglo de negocios más que una noche de sexo. —Muy bien. Esperaré hasta que me des una respuesta. Julietta giró a su alrededor y le permitió una pequeña victoria. No importa. Tendría tiempo de rearmarse, pero en este momento necesitaba evitar su cercanía. Su risa baja confirmó que lo notaba y maldijo sin aliento mientras se escabullía hacia la puerta. Una retirada completamente cobarde. Maldito. ¿Qué diablos iba a hacer? Los demonios estaban de regreso. Sawyer se frotó la nuca y empujó lejos la computadora. Horas de trabajo usualmente lo obligaban a concentrarse, manteniéndolo alerta y enfocado 94
  • 95. hacia su meta principal. Pero después de su encuentro con Julietta y de tratar de acomodar demasiadas solicitudes por la próxima apertura de Purity, sus nervios estaban disparados. No podía sacársela de la cabeza. ¿Cuánto tiempo había pasado desde que una mujer se había arrastrado bajo su piel y se había quedado? Seguro, antes ya se había retirado de mujeres que le interesaron particularmente, pero nunca experimentó esta intensidad que abarcaba no sólo su cuerpo, sino su mente y emociones. El precioso sonrojo en su rostro le fascinaba. Sawyer levantó la mano y presionó los dedos contra la boca. Dios, todavía podía olerla. Almizcle, con toques de vainilla y coco arremolinados juntos. Recordaba los suaves labios relajados, las caderas arqueándose en busca de más, completamente en el momento y rindiéndose a su cuerpo. Se dio cuenta después del primer beso que necesitaba un hombre que la controlara en la cama. No había duda de que tenía problemas para responder. Una mujer tan fieramente independiente y a cargo de un enorme imperio detestaría la idea de entregar su cuerpo y él apostaba que sus amantes pasados no tuvieron bolas de metal. Diablos, eso era lo que la cambiaría y la mayoría de los hombres tenían egos frágiles. Recibir una respuesta poco entusiasta de un amante significaba frustración por ambas partes. Apostaría que ella trató de perder sus inhibiciones y sólo recibió humillación. Una mujer como Julietta despacharía sus pérdidas y seguiría adelante, aceptando la completa responsabilidad de su fallo en la cama. Idiotas. Se llevaron toda su pasión y la forzaron a creer que era frígida. Todo lo contrario. Era un jodido volcán inactivo listo para estallar, toda caliente, cremosa lava y ruidos de lujuria. La forma en que apretó los músculos y se mordió rudamente el labio para controlar el llanto le dijo lo suficiente. Ella le daría todo lo que tenía y más si se dejaba ir. Una sonrisa afloró a sus labios ante el recuerdo de su batalla interior. Él amaba como lo desafiaba en cada nivel y lo hacía ir tras ello. Sawyer aprendió temprano que muchos de los aspectos del BDSM lo atraían y se había zambullido en la experiencia una vez tuvo el dinero suficiente para satisfacer sus gustos eclécticos. Acercándose a los treinta y cinco, ahora admitía que le gustaban los aspectos del tira-afloja del dom/sub, pero no era un estilo de vida con el que le gustaría comprometerse. Su juego normal, en privado y en algunos clubes exclusivos, domesticaron a la bestia por un tiempo, pero el trabajo comenzó a alimentar su insaciable 95
  • 96. apetito de una manera más suave. Hasta ahora, las mujeres habían sido un disfrute temporal. Hasta que Julietta entró en escena. Le gustaba el control. Lo necesitaba todo el tiempo para negociar en su vida. Pero por un momento lo perdió, se desabrochó los pantalones y deslizó la mano en el húmedo calor de Julietta sin un pensamiento. Y eso, lo sabía, era peligroso. ¿Cuántos años le había tomado reducir la violencia y la rabia? ¿La frustración de ser dependiente de personas cuyas metas eran defraudarlo? Sólo dos personas en su mundo le dieron un destello de algo más. Jerry White. Y mama Conte. El latido familiar en sus entrañas lo llevó a ponerse de pie e ir a la parte de atrás de su oficina. Hacia la puerta oculta detrás del cuerpo de estanterías donde una porción de paz y cordura lo estaban esperando para sacarlo del abismo. Mierda, odiaba esa debilidad. Sawyer entró en la habitación. Observó el ambiente hecho para la tortura física. Insonorizada, así ningún gruñido de dolor sería escuchado. Las alfombras eran gruesas bajo sus pies y los varios instrumentos estaban allí para un sólo propósito. Sudar. Se quitó los zapatos, le siguió la ropa. Se puso un par de pantalones cortos y una remera. Se ató el pelo hacia atrás con una banda elástica, se puso las zapatillas de deporte y se enfundó los guantes. Comenzó primero con la bolsa, calentando con algunos golpes y dejando su cerebro vacío, listo para sacar el veneno. Uno. Dos. Tres. La memoria parpadeó. —Eres un puto cobarde, ya lo sabes. Era la víspera de Navidad, pero no había ningún árbol, ni luz, ni calor en ese infierno. Su padre adoptivo bebió un trago de la botella de Clan MacGregor 96
  • 97. en rápido declive y el olor flotaba dulzón y nítido en su nariz haciéndolo enfermar. Se mantuvo en silencio, sabiendo que el truco era decir lo menos posible. Estaba encadenado a una silla en la sucia cocina. El linóleo amarillo tenía arañazos y manchas. Dejó que su mente buscara hasta que se centró en el pequeño círculo de la pata de una silla rota. Vueltas y vueltas. La mirada siguió el patrón y su mente comenzó a ir a la deriva. Los otros niños estaban durmiendo en el sótano. Había cerrado la puerta detrás de él para que la mierda no pudiera entrar, tomando en cuenta que las fiestas eran uno de sus momentos favoritos para jugar. Era más fácil hacerlo enojar y conseguir que fuera detrás de él que sacrificar al resto del grupo. Lamentablemente, funcionó mejor de lo que había planeado. Sawyer aplastó el goteo de pánico. Sus pies aún estaban libres y cuanto más whisky desapareciera peores serían los reflejos del mierda. Ningún problema. La mordedura ardiente del cigarrillo que aplastó en su antebrazo le hizo dar un salto, pero mantuvo la mirada hacia abajo, en el círculo, vueltas y vueltas. La risa era de una crueldad pura. —Te gusta jugar al héroe ¿verdad muchacho? Siempre pensando que eres mejor que nosotros. Es tiempo de enseñarte algunas lecciones de vida y bajarte los humos. Hizo caso omiso de los insultos. El primer golpe lo sacudió duro. Sabía que iba a ser una larga noche… Sawyer se movió, eludió a un oponente imaginario y hundió los puños una y otra vez en la bolsa. Zigzagueando, luchó contra los recuerdos que afloraban hasta que el sudor corrió por su piel y un resquicio de luz brilló desde la suciedad de su pasado. Oh, el mierda lo había hecho pagar esa Nochebuena. La costilla rota fue vendada más tarde y las quemaduras dejaron cicatrices que le importaron una mierda. Lo que ganó esa noche fue más importante. Esperanza. 97
  • 98. Estaba creciendo, cada vez más grande y peligroso. Por supuesto que si no tomaba los golpes, los más jóvenes sufrían. Prefería tener moretones físicos que el dolor de estómago que se lo comería vivo. No, era más fácil tomar los golpes, pero el tiempo se estaba acabando. Él sería libre en nueve meses, cinco días y cuatro horas. Dieciocho años significaban libertad. Escapar. Tal vez después sería conveniente ir al servicio social para que se ocuparan de los otros. Tal vez... Una furia cruda lo ahogaba así que golpeó más duro, una patada alta y cayó en la brutalidad de las calles, donde ganar era mucho más que una competición: Era cuestión de supervivencia. Demasiado estúpido por pensar que sería capaz de dejar su pasado atrás. La última pizca de inocencia fue arrancada de su alma cuando supo que había fallado y eso casi lo mató. Casi. Tuvo que aceptar que había matado a su hermano adoptivo Danny por su voraz necesidad de escapar. Metió el hecho en un armario oscuro y aseguró la puerta. Entonces decidió vivir. —¿Sawyer? Se dio la vuelta y se agachó, aún no totalmente en el presente. Respirando con dificultad reconoció a Wolfe de pie junto a la puerta. El chico rara vez se sorprendía por algo, pero descubrir a Sawyer sacando la mierda fuera de la bolsa en su cámara privada lo impresionó. Sawyer se enderezó y se acercó a la barra. —¿Cómo entraste? El chico sacó la barbilla. —La puerta no estaba completamente cerrada. Encontré una muesca rara en la estantería y vine a echarle un vistazo. No estaba espiando. —Lo sé. —Bebió media botella de agua fría y se limpió la boca con el dorso de la mano—. Este es un espacio privado. Nadie más sabe de él. Una extraña expresión cruzó el rostro del chico. —¿Molesto? 98
  • 99. —Me importara una mierda pero no quiero chismes en la próxima reunión de té. Sólo quería decirte que voy a La Dolce Famiglia unas horas antes de la cena. Wolfe se volvió a medias. —¿Qué es esto de todos modos? ¿Tu Baticueva secreta? Sawyer se tragó una risa y tomó una toalla. —Más o menos. ¿Haces ejercicio? Wolfe estudió las paredes con pesas, los sacos de boxeo y las barras alrededor de la habitación. Un sistema de sonido impresionante estaba conectado a un equipo de metal duro que Sawyer amaba. Un destello iluminó sus ojos azules, casi como anhelo. —Nop, no con esto. Sawyer se limpió la frente y estudió al muchacho. Había estado con él casi ocho meses y todavía sabía relativamente poco sobre su pasado. Por supuesto, sabía lo suficiente. El abuso era evidente, lucía como un perro apaleado que se encoge ante los ruidos fuertes y gruñe para alejar a los extraños. Los tatuajes de Wolfe, la cabeza rapada y las perforaciones mostraban que buscaba su propia pipa de la paz y probablemente no la había encontrado todavía. Sawyer sólo pretendía darle una oportunidad en el mundo de los negocios y conseguir sacarlo de las calles. En cambio se convirtió en su mentor, lo arrastró por toda Italia y lo puso a cargo de su operación más grande. Y, por el amor de Dios, incluso vivía con él. El recuerdo apareció ante su vista y en cámara lenta. Había estado alojado en el hotel Waldorf de Manhattan, una elegante reina en medio de los de su clase en el Park Avenue del centro. La exquisita riqueza, servicio y clase que los neoyorquinos exigían de un hotel de primera categoría se logró con suelos de mármol, muebles antiguos, ricos tapices de oro y arañas de cristal goteando brillo. Él había estado consultando un proyecto y caminaba por el pasillo hasta su próxima reunión. Un empleado pasó con la cabeza baja y, aunque estaba distraído, Sawyer se dio cuenta inmediatamente que la cartera fue sustraída del bolsillo de la chaqueta. 99
  • 100. Rápido como una serpiente extendió la mano y agarró la del hombre. Otra persona probablemente no se hubiera dado cuenta pues el chico era bueno, pero vivir en las calles le había dado a Sawyer una ventaja que la mayoría no tenía. La respiración contenida y el frenético tirón hicieron que Sawyer apretara más fuerte, hasta que un par de brillantes ojos azules se levantaron y se cernieron sobre los suyos. Un niño. Tal vez de dieciocho, vestido con el uniforme del hotel. Antes de que tuviera tiempo de procesar la información, el chico lo empujó con fuerza y cayó hacia atrás. Corrió al final del pasillo con su premio… y se estrelló justo en uno de los gerentes del hotel. Las próximas horas fueron un borrón. Descubrieron que había estado viviendo en los cuartos de limpieza, robando uniformes, y, básicamente, viviendo de los huéspedes. Tomando alimentos de las bandejas del servicio de habitación. Lavándose en varios baños en todo el hotel. A medida que la historia se destapaba, los recuerdos de su propia infancia lo ahogaron sin piedad. Trató de encontrar un lugar seguro para dormir, sabiendo que los refugios eran los lugares más peligrosos para esconderse. Finalmente tuvo la suficiente inteligencia para enfocarse en uno de los grandes hoteles y aprender las entradas y salidas en el sistema. Dios mío, si Jerry no lo hubiera tomado bajo su protección estaría en la cárcel también. Y ahora, años más tarde, miraba a otro adolescente en la misma posición. Tendría un sinfín de problemas y una enorme complicación que no necesitaba. Mejor alejarse de todo el lío y no mirar atrás. Llegaría al hotel para retirar los cargos y hacer que todo desapareciera. Después, le desearía suerte. Pero lo que pasó fue una ganga. Consiguió retirar los cargos. Y ofreció al chico un trabajo donde pudiera mantener un ojo sobre él. Sawyer nunca pensó que funcionaría. Después de todo este chico era hosco como el infierno y lleno de cicatrices. Era un campo minado a punto de explotar o implosionar. Siguió el historial de un niño llamado Vincent Soldano que había sido asociado a numerosos hogares de acogida con una larga lista de quejas. A los dieciocho años, estaba por su cuenta y sin ningún lugar a donde ir. Sawyer le consiguió una habitación en el hotel y le 100
  • 101. ofreció entrenarlo como su asistente. Demonios, pensó que el chico podría aprender al menos cómo archivar, sacar copias y ser, en resumen, el chico de los recados. Con el pelo todo negro, ojos azules y rasgos clásicos, luciría agradable en traje y corbata. Sawyer meneó la cabeza ante el recuerdo. Oh, sí, recordaba esa educada conversación muy bien. Vincent había asentido y le dijo que le daría su respuesta en veinticuatro horas. Cuando regresó al día siguiente, tenía un piercing de oro en la ceja, un tatuaje de serpiente alrededor del cuello y se había afeitado la mitad del cabello. Se enfrentó a Sawyer con un gruñido y un comentario que cambió a Sawyer para siempre. —Esto es lo que realmente está contratando. Ahora estoy jodido por dentro y por fuera ¿Todavía me quiere? Sawyer se dio cuenta de que era a la vez un reto y una súplica. Sus entrañas se sacudieron mientras miraba la apariencia monstruosa del chico y admiraba su espíritu obstinado. —Nunca tocarás drogas o te echaré. Y no robes. Eso es innegociable. —No soy un drogadicto. Y no le robaré. La verdad brilló en sus ojos azules. Y Sawyer le dio su respuesta. —Sí, todavía te quiero. Tenemos que comprar algo de ropa. Empiezas mañana. Sawyer pensó que una vez que lo pusiera en pie el chico seguiría adelante. Ocho meses más tarde, todavía estaban juntos, en una jodida relación que ambos tenían miedo de probar. Había intentado sacarle cita con un psiquiatra pero el chico casi se le tiró encima, así que decidió sólo tenerlo cerca y ver lo que pasaba. Mirando su gimnasio se dio cuenta de que podría mostrar a Wolfe otra manera de matar a los monstruos. Se atragantó el resto del agua y la lanzó a la barra. —Ven conmigo, necesito un ayudante. El aro dorado en la ceja de Wolfe atrapó la luz mientras la arqueaba. —No, gracias. 101
  • 102. —¿No crees que puedas cargar tu propio peso? Sus labios se torcieron en una mueca. —Te puedo cargar en cualquier momento viejo. Sawyer sonrió y le lanzó un par de pantalones cortos y una camiseta. —Demuéstralo. Puede que uses un poco de joyería bonita, pero no creo que pueda levantarme. Su burla funcionó. El chico desapareció para cambiarse, luego caminó hacia el banco de levantamiento de pesas. Sawyer notó que no llevaba la camiseta y la había reemplazado con otra de manga larga que cubría sus brazos. Wolfe, una vez cargado con la pesa, se recostó en el banco y puso las manos enguantadas con los codos separados. —Cuenta hacia abajo. Hizo un juego completo, descansó, luego hizo otro. Trabajaron y descansaron mientras el sonido clásico de Guns N´roses zumbaba a su alrededor y ahogaba cualquier intento de conversación. Trabajaron el circuito juntos, empujando, tirando, gruñendo y sudando, hasta que la mente de Sawyer estuvo clara y el cuerpo agotado. Lanzó a Wolfe una botella de agua y se la engulleron con avidez. —Lo hiciste bien —dijo Sawyer—. Esos brazos flacos me sorprendieron. Increíblemente el chico medio sonrió. Sawyer se dio cuenta de que rara vez o nunca su rostro mostraba algún tipo de emoción, especialmente el indicio de una risa o felicidad. El corazón de Sawyer dio un pequeño vuelco extraño que casi logra avergonzarlo. —Me sorprende que un hombre de tu edad todavía pueda boxear. Sawyer resopló. —Estudié boxeo por años. Es más que golpear una pésima bolsa. Es cuestión de equilibrio, flexibilidad, potencia controlada. —Recordó los combates en ese agujero de gimnasio. Hizo los peores trabajos de mierda para que los hombres lo aceptaran alrededor. Limpieza de baños, lavado de toallas repugnantes, recibiendo golpes como pareja de entrenamiento, 102
  • 103. todo con la esperanza de permanecer un par de horas en un lugar que lo hacía sentir seguro. Practicando durante horas con el fin de asegurarse de que sobreviviría en las calles. —Te voy a enseñar. El chico se volvió. La sospecha brillaba en sus ojos. —¿Por qué? Porque necesitaba algo que ayudara al chico a volcar el dolor. Debido a que tenía que empezar a vivir y dejar sólo de existir. Porque Sawyer no sabía qué más hacer para llegar a él. Se encogió de hombros. —Porque me aburro yo solo. Estoy aquí a las cinco de la mañana y luego regreso a ducharme y cambiarme para el trabajo. —¿A las jodidas cinco de la mañana? —Te gusta tu sueño de belleza ¿eh? No me extraña que seas un poco suave. El gruñido estaba de vuelta, pero esta vez venía con chispa. —Ya quisieras. Está bien. Acepto pero sólo porque necesitas un desafío viejo. Sawyer sonrió y contuvo el impulso de apretar el hombro del muchacho. Había aprendido hace unos meses que el tocar estaba fuera de los límites para el chico. Welcome to the Jungle se escuchó por la habitación. Sawyer lanzó la botella a través la habitación e hizo un tiro perfecto en la basura. —Vamos a volver al trabajo. —Dejaron el gimnasio juntos. 103
  • 104. Traducido por Vettina Corregido por Xhessii J ulietta miró afuera por la ventana y vio la escena nublada y gris ante ella. Motocicletas moviéndose rápidamente dentro y fuera de las calzadas y luchando con las multitudes. Casi era la hora del almuerzo. Muchas personas sostenían tazas de capuchinos en mano, fumaban furiosamente y bajaban la cabeza por la llovizna. La rosa Duomo en la distancia, y por un momento, ella deseó ser una de sus hermanas más jóvenes. Venezia se habría destinado hacia las elaboradas galerías de compras y se perdería en Prada, Armani, y en Dolce & Gabbana. Carina habría caminado en el pavimento desnivelado, mordiendo un pastel grasoso y estaría disfrutando la escena ante ella, con lluvia y todo. Contuvo un suspiro y miró el enorme montón de papeles en su escritorio. Pero no ella. Ella comería de nuevo en su oficina, calmando algunos egos enfadados de la junta desde que le permitió a Wolfe ser su intermediario en el proyecto, y calcular números. El plan de publicidad necesitaba ser determinado concretamente con el fin de prepararse para una rápida apertura. Las ventas estaban bajas en Firenze por alguna extraña razón, y necesitaba una conferencia telefónica con el chef. Presionó sus palmas contra la fría hoja de cristal y pensó otra vez la otra oferta ante ella. Una noche con Sawyer. Había pasado casi una semana desde su encuentro. Cinco días completos sin interacción cercana —sólo una mirada al final de la mesa de conferencias—. Cinco días desde que la había tocado y besado y audazmente le había propuesto sexo. Su mente racional rabiaba ante su crudeza y obvia sobreestimación de las reglas de cortesía de la sociedad y trabajo. 104
  • 105. La otra parte de ella disfrutó la oscura libertad. Se giró de la ventana y arregló los pocos marcos en su escritorio que continuaban desalineándose. ¿Qué estaba mal con ella últimamente? Normalmente el trabajo satisfacía cada aspecto de su vida. Durante la reunión de ayer, encontró su mirada atada a Sawyer. Específicamente, los tensos músculos de su trasero que su traje Calvin Klein a la medida realzaba. Y demonios si él no se había girado y le había dado esa pequeña sucia sonrisa. Como si supiera lo que estaba pensando. Imaginando. Fantaseando. Y lo que él se rehusaba a darle hasta que ella estuviera de acuerdo con sus ridículos términos. Tan vergonzoso. Se dijo a sí misma una y otra vez que él jugaba un juego de ego despiadado. ¿Por qué quería darle un orgasmo con tantas ganas? ¿Por qué le importaba? Y sin embargo… el atractivo de una noche con él se burlaba de su cordura. Quizás si le diera la oportunidad, ¿todo volvería a la normalidad? ¿No podía ser un ganar/ganar para ella? Caminó de ida y vuelta y analizó los detalles. Quizás había espacio para la negociación. Él haría lo mejor para darle placer físico, y si ella no podía… bueno, llegar al clímax… tendría completo control sobre los términos de la pastelería en Purity. Activo número uno. Seguro, podía ser un poco incómodo, pero ella ya le había advertido todo sobre su incapacidad de relajarse, y algunas horas de estar incómoda valdrían la recompensa. Su mente se deslizó sobre las opciones y cambió a defensora del diablo. ¿Y si tenía un orgasmo? Su vientre se hundió ante la tentadora imagen de placer. Bueno, eso sería genial, ¿cierto? Quizás finalmente tendría su cabeza de vuelta en el juego de los negocios. Después de todo, ¿no podía un orgasmo durarle un largo tiempo? Como el inventario. 105
  • 106. Su cuerpo estaría más suelto, tendría la satisfacción de que era normal, y seguiría adelante. Sí, él aun retendría completo derecho de la aprobación final. A menos… ¿Qué si alzaba las apuestas? ¿Hacerlo más difícil para él alcanzar su meta? Después de todo, si él era capaz de levantarse hasta los nuevos términos, ella merecía perder. Su instinto decía que sería una tarea imposible de conseguir. Incluso si él se las arreglaba para hacerla caer por el acantilado una vez, él nunca, nunca la haría llegar dos veces. ¿Cierto? Golpeó su uña contra su labio inferior y escaneó todas la posibilidades. ¿Podría hacer que él estuviera de acuerdo? Sí, retando su ego y dándole una meta inalcanzable llamaría sus sentidos de dominio. Un temblor recorrió abajo por su espalda. Y sabía que él sería dominante en privado. Sólo la manera en que había restringido sus muñecas y había tenido ese brillo de lujuria en sus ojos la hizo mojarse. Ella sintió que él iría por los nuevos términos y perdería. Tal vez obtendría un orgasmo y obtuviera también el contrato. Ganar/ganar. Como si sus pensamientos lo evocaran, su secretaria la llamó. —El Sr. Wells está aquí para verla. ¿Puede recibirlo? Julietta aprisionó el impulso femenino de revisar su cabello y maquillaje, aunque apenas usaba algo, y aclaró su garganta. —Sí, por favor. No tenía una puerta mágica, así que se sentó de vuelta en su silla de cuero color borgoña, se enderezó a su estatura completa, y pretendió estar dedicada con sus carpetas. Entró silenciosamente, como si practicara robos en su tiempo libre, y la única manera que sabía que él estaba frente a ella era la atracción del calor de su cuerpo y el delicioso olor de especias que llevaba en su piel. Ella levantó su cabeza, una sonrisa amable en su rostro, y se congeló. Él era tan hermoso. ¿Alguna vez se acostumbraría a esa cara? 106
  • 107. Su abrigo de cachemir gris ahumado estaba coordinado con una bufanda roja a cuadros y con el halo dorado de su cabello ondulado. Su alta, y delgada estatura sostenía una fuerza restringida que encontraba atractiva e intimidante. Como si él no necesitara alardear para nadie porque poseía la cosa verdadera. El corte de su cicatriz sólo enfatizaba las elegantes líneas de su rostro, recordándole que debajo de su civilizada, elegante fachada, algo salvaje acechaba. Su garganta se secó mientras trataba de encontrar algo que decir y encontró que había desaparecido. Sin perder un latido, Sawyer cruzó la habitación, apoyó las dos manos en su extenso escritorio de caoba, y se inclinó en él. Sus ojos color cajeta se hundieron directamente en los suyos sin dudar o disculparse. Como si hubiera estado pacientemente esperando por su respuesta y ahora había terminado. —¿Bien? Algún extraño sonido chilló desde su garganta. Dejó caer las carpetas que estaba sujetando y las reunió. —Bien, ¿qué? Los labios de él se curvaron. —¿Has aprobado la disposición final? Los constructores necesitan arreglar el espacio apropiado del equipo para la tienda de transeúntes. La decepción cambió ante su enfoque en los negocios. Estúpida al creer que él vendría por algo más. Sacudió sus pensamientos y entrecerró los ojos en consideración. —Prefiero la esquina derecha. Los estudios han demostrado que la locación en los vestíbulos empuja a compras por impulso. —No en este caso. La Dolce Maggie tiene la misma localización en el Venetian y las ventas están elevándose. —Esto no es América —ella replicó—. Milán es una ciudad dura de conquistar, especialmente con un hotel con influencias americanas. Quizás puedas conseguir a los turistas, pero los compradores de pastelería prefieren compras de ventana a la derecha. Los dientes de él destellaron de la sonrisa lobuna. 107
  • 108. —Quizás. Pero ya tengo uso para ese espacio de primera. Puedes compensarlo en otras maneras… no tienes que apoyarte en los transeúntes para las ganancias principales. La irritación picó sus nervios. —Una interesante opinión pero completamente en vano. Una ceja dorada se arqueó. —¿En vano, eh? Ella continúo suavemente. —El impulso del comprador sucede que trae un gran nivel de ganancia que no queremos perder. Especialmente desde que, como ustedes los americanos les gusta decir, tenemos nuestros huevos en una canasta. —Pero es una condenada canasta. El malicioso rizo de seducción puntuó sus palabras. Ella lo ignoró, pero su corazón golpeó de cualquier manera. —Quizás. Aunque un poco pequeña. Su ladrido de risa la asombró. Julietta luchó contra un rubor de placer ante su habilidad de hacerlo reír. Él retiró sus manos y lentamente desanudó su bufanda. Deslizó su abrigo y lo colgó delicadamente en la parte trasera de la silla. ¿Por qué desprenderse de ropa exterior la afectaba así? Era como si estuviera en su recámara privada esperando por el final. Su mirada sondeó sus ropas mientras se preguntaba qué tipo de cuerpo lucía debajo de la delgada tela. Sus músculos parecían tensos en todos los lugares correctos. Cuando la había sujetado contra la pared, todo se sintió duro como piedra y poderoso. —Ahora ese fue un pensamiento interesante —murmuró él. Esta vez ella se sonrojó. Rápidamente agachando su cabeza, pretendió arreglar la pila de papeles antes de girar la silla alrededor. El enorme escritorio escondía la mayor parte de su cuerpo y le dio una capa de protección que tanto necesitaba. —Entonces, ¿podemos ajustarnos a la localización original? —No. 108
  • 109. Ella se tensó. —¿Por qué no? Él ajustó sus puños como su tuviera todo el tiempo del mundo. —Porque yo no lo quiero. Mi plan funcionará mejor. —¿Qué pasa si no estoy de acuerdo con tu opinión? —Ella rodó la última palabra alrededor en broma para hacer su punto. Él dio un medio encogimiento de hombros. —No me importa. Aprobación final, ¿recuerdas? Julietta tomó un respiro. —¿Estás usando esto como ventaja para tu ridícula oferta? El humor brilló en sus ojos. —No necesito ventaja, Julietta. Las relaciones personales no afectan mis aventuras de negocios. En este caso, te deseo lo suficientemente para tomar una apuesta. —Su obvia facilidad al admitir que quería llevarla a la cama le recordó que estaba combatiendo con un experto. Y por un loco momento, quería jugar en una arena diferente. Quería saltar y tomar una oportunidad en algo que la asustaba a muerte. Su posición protectora detrás de su escritorio de repente parecía una prisión. Se puso de pie y se movió, manteniendo una distancia segura entre ellos. Su obvio entretenimiento levantó los pelos de su cuello otra vez y la hizo escupir las palabras para empujarlo fuera de lugar. —Negociemos los términos. —Te lo dije. La decisión del espacio es final. —Estoy hablando de nuestra noche juntos. Eso lo hizo. La sorpresa se filtró a través de sus rasgos tallados. —¿Quieres discutir puntos de bala? Ella ignoró su pregunta y se hundió en el mundo donde estaba de lo más cómoda. Negocios. Sus tacones golpearon la madera pulida al moverse con lentos, estables movimientos. 109
  • 110. —Por supuesto. He estado pensando sobre tu oferta. A primera vista, parece como un sólido compromiso debido a mi inhabilidad de alcanzar ciertos aspectos físicos que la mayoría de las mujeres son capaces de alcanzar. Él sacudió su cabeza, cruzó sus brazos frente a su pecho, y comenzó. —Escucho un pero ahí. —Pero se siente como una marca demasiado fácil para ti alcanzar. Creo que al elevar los términos a dos orgasmos, será una competencia más justa para que cualquiera de los dos gane. Su boca se abrió pero nada salió. Satisfacción atravesó a través de ella ante su repentina inhabilidad de hablar. Ya era tiempo que tuviera la ventaja. Él finalmente encontró su voz. —¿Estamos negociando el número de orgasmos ahora? Ella frunció el ceño. —Por supuesto. No limité tu cláusula de opción para especificar el uso de cualquier juguete, así que realmente, puedes tomar la ventaja. Y seamos honestos, ¿cierto? Alcanzar un orgasmo puede ser difícil pero alcanzarlo con el enfoque de un estimado de ocho horas. Dos serían mucho más difíciles y traernos a un campo de juego más igual. —Santo cielo. No estás bromeando. Molestia se dibujó a través de ella. —Lo siento, quizás estaba equivocada. ¿Era esta una oferta negociable, válida para ti? Él dejo escapar una risa profunda desde su vientre, el rico tono resonó y golpeó la habitación con vida. —Dios, eres magnifica —murmuró. De repente la risa se apagó y fue reemplazada por un destello de lujuria. Sus dedos se curvaron en sus zapatillas color hueso—. Estás en lo correcto, Julietta. Esta es una oferta válida y las negociaciones están definitivamente en juego. Su confianza se tambaleó. ¿Por qué se sentía que él estaba de vuelta a cargo? Se recordó mantenerse en los negocios y no distraerse por su 110
  • 111. sexualidad. Después de todo, él probablemente usaba tal atributo para su ventaja. —Muy bien. Creo que deberíamos elevar el límite de uno a dos. —Hecho. Ella parpadeó. Demasiado fácil. ¿Por qué parecía tan peligroso? Su lengua mojó su labio inferior como si imaginara su sabor cuando finalmente saltara. —Oh. Bien, bueno. Entonces supongo que tenemos un trato. —Oh, no hemos terminado. —Sawyer se movió hacia ella unos cuantos pasos y estudio su cara—. Asumo, primero, esto no estará escrito en un contrato, ¿pero verbal? Ella peleó con el rubor esta vez y ganó. —Sí. Confió en tu palabra y preferiría que este trato no estuviera en tinta. —De acuerdo. —Un paso más. Ella deslizo su pie hacia atrás en un movimiento casual y ganó otro centímetro de distancia—. El tiempo es importante. Mencionaste ocho horas. Creo que deberíamos de ser más específicos… digamos de 8 p.m. a 8 a.m. para doce horas completas. —Uh, no creo que deba quedarme a pasar la noche. O dormir en tu cama. ¿Qué tal de ocho a dos? —No negociable. Necesitaré cierta cantidad de intimidad para tener una justa oportunidad de tener dos orgasmos. Te quedarás la noche. Ella odiaba la idea y había estado esperando escaparse antes de la luz de la mañana. —Estaré de acuerdo con 6 a.m., pero no más tarde. ¿Era eso orgullo reflejado en su cara o su imaginación? —De acuerdo. Discutamos la localización. ¿Dónde tomara esto lugar? ¿Tu apartamento? Julietta frunció el ceño. —No. Debería ser en territorio neutral. 111
  • 112. —Reservaré un hotel. Ella arrastró su otro pie hacia atrás. —No quiero ningún chisme. Discreción es la clave. —Prometo que me haré cargo de eso. ¿Confías en mí? ¿Lo hacía? ¿Confiaba en él para mantener su secreto seguro, junto con el uso de su cuerpo? Sí. La palabra flotó desde sus entrañas y no lo cuestionó. Julietta había aprendido de mala manera siempre confiar en sus instintos, lo quisiera o no. —Sí. Satisfacción brillo en sus ojos. Él se movió adelante tres pasos. —Gracias. Sus dedos se curvaron en apretados puños. —Prego. ¿Algo más? —Sí. Métodos. Mio Dio. —¿Qué tipo de métodos? Una sonrisa intima curvo sus labios. —¿Tengo permitido usar juguetes? ¿O sólo mis dedos y boca? Su corazón latió tan fuerte que escuchaba el boom, boom, boom haciendo eco en la habitación. La idea de él usando un vibrador en ella era demasiado para manejar. Ella sacudió su cabeza. —No, sin juguetes. Te da una ventaja injusta. —Hmm, estoy tentado a pelear en este punto. Puedo llevar más lejos tu placer y llevarte más alto. Transpiración humedeció sus palmas. —No, gracias. —Muy bien. Me dará algo con lo que trabajar. 112
  • 113. No siendo capaz de tomar su cercanía, ella giró y prácticamente corrió atrás de vuelta a la seguridad de su escritorio. —Bien. Creo que eso es todo. Debería volver al trabajo. Su voz fue un suave susurro. —¿Cuándo? Ella se lanzó a la silla. —¿Sábado por la noche? —Hecho. Oh, y algo más, Julietta. Es una regla y no doblaré esta. Su estómago cayó. —¿Qué regla? Lentamente, él se movió hacia ella. Su refugio se convirtió una prisión al ir él alrededor del escritorio, sujetó los brazos flexibles de cuero de la silla, y la giró alrededor para enfrentarla directamente. Los pensamientos se vaciaron de su cabeza y la convirtieron en una completa idiota. Su esencia llenó sus fosas nasales, y él arrastró la silla unos centímetros adelante. Inclinándose. Se detuvo a un pelo de ancho de sus labios. —Estoy a cargo. En el momento en que entres por esa puerta, tu cuerpo me pertenece. Te digo que hagas algo, debes estar de acuerdo en hacerlo. Ella tembló. —Eso es ridículo. No voy hacer todo lo que digas. —Entonces no hay trato. Su mirada taladró la suya y confirmó que no había vuelta atrás. Todo o nada. —¿Qué si estoy incómoda o asustada? Su rostro se suavizó. Él recorrió un dedo índice sobre la curva de su labio. —Nunca te lastimaría. Te daré una manera de que disminuyas las cosas, o detengas, pero necesitas confiar en mí. 113
  • 114. Ahí estaba esa palabra otra vez. Confianza. Confiar en un hombre con una salvaje cicatriz y sin pasado, quien era una fuerza sexual en quien pensar. Otra vez su instinto gritaba la respuesta, y la palabra salió de sus labios. —Va bene. El triunfo en esos ojos color cajeta casi la hicieron retractarse de su consentimiento. Casi. Él debió saber que estaba tentada, porque con una última caricia de sus dedos, él retrocedió y le dio su espacio. —Sábado por la noche, entonces. Te hare saber dónde encontrarme. —Se colocó su abrigo, envolvió la bufanda alrededor de su cuello, y se dirigió hacia la puerta—. Hazme saber si tienes problemas con Wolfe. Estaré en contacto. Salió sin otra palabra. Julietta se estremeció y se preguntó si acababa de hacer una ganga con Hades mismo. 114 —No quiero a este chico involucrado. Julietta contuvo un suspiro y enfrentó a su director de mercadotecnia de mucho tiempo. Nunca particularmente le importó él, incluso si era bueno en su trabajo. Lo encontraba un poco pretencioso, con sus ropas de diseñador, su postura perfecta, y su tendencia a juzgar a todos. Era probablemente el más grande cotilla en el lugar, y la mayoría de las empleadas femeninas suspiraban tras de él. Ella tomó su fresco traje azul, botas Gucci, y camisa rosa Stone. Su cabello oscuro estaba cortado despiadadamente corto para acentuar cautivantes ojos verdes y una boca esculpida. Julietta encontró esa boca llamada sensual bastante malhumorada y su voz estridente. Le gustaba conseguir lo que quería sólo para decir que podía. Ajustó sus mancuernillas diamante y movió bruscamente su cabeza hacia la puerta cerrada de la sala de conferencias.
  • 115. —Luce como un criminal. Ciertamente no voy a trabajar con un adolescente con un problema de actitud. Julietta apretó su paciencia. —No tienes que trabajar con él por mucho tiempo, Marcus. Él tendrá poco que ver con mercadeo… está aquí para ayudarnos transicionalmente y abordo con la visión de Purity. Vendemos Purity, vendemos La Dolce Famiglia. Matemática simple. El famoso mohín apreció. —Manejo mi equipo y no necesito interferencia. La campaña con tu madre como la principal atracción fue una gran venta. Moverse a la industria hotelera y dirigirse a un servicio de comidas más grande, la audiencia de ocio será un reto, así que necesitaremos salir con algo fresco. Tengo una idea trabajando. —Bien. ¿Puedes tener tu presentación lista para la próxima semana? —Absolutamente. Ella asintió. —Hazme saber si tienes algún problema. —Él salió de la oficina y se detuvo en corto cuando la puerta se abrió ante él. Wolfe entró. Su gran arete de argolla dorado guiñó, y las locas hebras de cabello en picos se alzaban hacia el cielo. La mitad afeitada de su cráneo sólo agregaba al extraño efecto. Gracioso, estaba comenzando a gustarle tenerlo alrededor. Además de agregar algo de color local, él parecía sorprendentemente mordaz y al punto, y no tenía un ego con el que lidiar. Marcus retrocedió como si tuviera miedo de ser robado. Una sonrisa curvó los labios del hombre más joven. —Hola, Mark. Marcus se estremeció delicadamente. —Es Marcus. —Como sea. —Wolfe golpeó contra su director sin una disculpa y tomó un lugar en la mesa. Marcus cepilló sus ropas y lo fulminó con la mirada—. Escucha, Enzo no quiere trabajar conmigo. Dice que no puede confiar en mí con las últimas cifras de venta. Probablemente piensa que los venderé a 115
  • 116. la Pastelería Princi y financiaré mi nuevo tatuaje. —Julietta mordió su labio y contuvo una risa ante la horrorizada expresión de Marcus—. Esto no va a funcionar. Te respeto por intentar, pero no estoy dispuesto a una pelea cada vez que voy a una nueva oficina y preguntar por información. Volveré a la oficina principal y le haré saber a Sawyer. Marcus murmuró algo por lo bajo en obvio alivio. —Absolutamente no. Ambos hombres se giraron hacia ella. Julietta giró sus audífonos más cerca y golpeo un botón. —Quiero a todos los dirigentes de todos los departamentos en mi sala de conferencias ahora. Sáquenlos de cualquier reunión y que estén aquí en quince minutos. Su secretaria respondió inmediatamente. —Sí, señorita Conte. Julietta dirigió su atención a Marcus. —¿Piensas que lanzaría a alguien en quien no confío dentro de uno de los tratos más importantes que esta pastelería ha hecho? —Su tono glacial dio en la marca. Él palideció y miró abajo a Wolfe con disgusto—. ¿Crees que me importa que sea una década más joven y tenga inclinación por joyería facial? Ha trabajado con Sawyer y está dispuesto a ayudarnos a movernos adelante. Él conoce la visión tras la cual estamos, y necesito que todos estén abordo. Marcus se tensó. —No aprecio su rudeza, falta de profesionalismo, o tu disponibilidad de empujar a un extraño en un círculo familiar comprometido. Julietta asintió. —Bastante justo. Te respeto, Marcus, y estoy de acuerdo. Necesitamos trabajar juntos en un ambiente fuerte. —Su mirada se asentó en el joven actualmente encorvado en su asiento y luciendo un clásico, traje negro conservador que sólo lo hacía resaltar más—. Wolfe, no necesitas que te gusten todos aquí, pero espero que respetes a un jefe de departamento. ¿De acuerdo? 116
  • 117. Ella esperó. Preguntándose si saldría con un hosco insulto. En cambio, parecía analizar sus palabras con un aire de evaluación que le dijo que sería brillante en el mundo de los negocios cuando creciera en su propio talento. Él tenía el mismo tipo de salvajismo contenido que Sawyer, pero Wolfe era joven y todavía no había sido capaz de tejer en la tela de la sociedad. El chico se volvió y miró a su director. —Me disculpo. Eso era todo. No más excusas, quejas, o explicaciones. Marcus aún no lucía feliz, pero le dio un asentimiento de cortesía. Una extraña oleada de orgullo la llenó por el coraje del chico. —Bien. ¿Puedes dejarnos solos por unos minutos, Marcus? Él dejó la sala de conferencias. Wolfe se movió en su asiento, obviamente esperando alguna clase de retribución. El inquietante silencio espesó el aire. Julietta estudió al chico. ¿Cuán lejos podía empujar? Un nivel de confianza era necesitado en la relación entre ellos si iban a moverse hacia adelante. Extraño, un vínculo de trabajo era tan importante como uno personal… a veces más. Largas horas, situaciones estresantes, y decisiones sin fin respecto al dinero y tiempo eran clave. Elegía personalmente a sus empleados y se aseguraba que se unieran, o el resultado final era el fracaso y desorden. Ella tenía diez minutos para decidir antes de que los empleados entraran. Julietta tomó el auricular y se acomodó en la silla frente a él. Cada músculo de su cuerpo se puso rígido, como si se estuviera preparando para una paliza. Su corazón se apretó. Se preguntó si él tenía la energía para empujar más allá de las distancias y darle algo precioso. Algo que podría hacer doler. —Quiero trabajar contigo, Wolfe. Estoy lista para respaldarte ante mi equipo así no tendrás problemas de nuevo. Serás parte del grupo y estarás involucrado en las decisiones con La Dolce Famiglia y Purity. Te ganarás su respeto si eres bueno. Pero necesito saber si puedo confiar en ti. Él dio una risa amarga. 117
  • 118. —Sí, seguro. Como si alguien fuera a confiar en mí de cualquier manera. Todo este asunto fue un error. No pertenezco aquí. La devastadora emoción en esos ojos azules la golpeó como un puñetazo. Pero él no necesitaba su lástima o su simpatía. Su pasado era claramente un campo minado de basura, y él lo haría mejor si ella lo mantenía en línea recta y al punto. —No conozco tu historia, y no me importa hacerlo. Cómo lidias conmigo y mi equipo es todo lo que me importa. Hazte pertenecer si esto es algo que quieres hacer. Wolfe levantó su cabeza y la estudió. Había ganado toda su atención y no planeaba en dilapidar el tiempo. —Sawyer probablemente no pertenecía aquí, pero forzó su entrada. Cuando enfrenté una pared de empleados masculinos quienes me decían que no podía dirigir un negocio porque no tenía un pene, yo tampoco pertenecía. Tallé mi propio lugar, y tú también puedes. —¿Cómo? Su honesta pregunta le dio esperanza. —Te daré mi apoyo completo con una condición. Un gesto ensombreció su frente. La sospecha entrelazó su tono. —¿Qué condición? —Dame una razón para confiar en ti. Sólo entre nosotros, y todo se queda aquí en esta mesa. ¿Por qué debería permitirte ayudar a dirigir un trato multimillonario? Él se estremeció. —¿Qué clase de pregunta es esa? Confías en mí o no lo haces. Ella sacudió su cabeza. —No. La confianza se gana. Dame algo —un trozo de verdad— una admisión que nadie más sabe. Dime por qué deberías quedarte por tu propia cuenta y no porque Sawyer te esté dejando jugar en el suelo de los negocios. 118
  • 119. Segundos pasaron. Su cara mostraba claramente la lucha de compartir algo que no quería o irse. Se movió en su silla, se levantó, se detuvo, y maldijo por lo bajo. Julietta hizo su propio salto y le dio el empujón que necesitaba. —Tenía veintidós cuando comencé a trabajar con mi hermano. Sabía que tenía mucho que probar, y juré que lo haría orgulloso. Trabaje más duro y más horas que nadie más, estudié la industria, y tomó un montón de mierda de los ejecutivos que no pensaban que perteneciera aquí. Una noche estaba trabajando tarde y un ejecutivo de publicidad me siguió a mi oficina. —Dios, aun recordaba la esencia de su poderosa colonia y la falsa sonrisa en sus labios. Sus ojos brillaban con una frialdad que la congeló en el lugar. Incluso cuando pretendía hacer pequeña la conversación mientras se sentaba en el borde de su escritorio. Tocaba su cabello. Enfocando su codiciosa mirada en el borde de su falda. Aliento cálido contra su boca y manos acaparadoras en sus muslos. »Trato de forzarse en mí. Tuve suerte. Una de las personas de limpieza me escuchó y entró antes de que algo pasara. —Su tono compuesto contradiciendo el profundo estremecimiento que destruyó su cuerpo—. Presenté cargos, pero fueron retirados. El ejecutivo fue despedido. Y aprendí la lección. No importaba si era más inteligente, trabajaba más duro, o era incluso más digna. Sólo importaba lo que vio, un tonto objeto sexual femenino que no era digno de esta empresa o de su respeto. Ella se encogió de hombros. —Ese episodio me hizo más fuerte. No puedo cambiar las opiniones de nadie, pero estoy segura como el infierno que no los dejaré joderme sólo porque piensen que pueden. Esa es mi verdad. Wolfe no se movió. Encontró su mirada con la de él y esperó. Sus dedos se hicieron un puño, y ella vio cómo los recuerdos se esforzaban por salir — miró su lucha interna— y el control que usaba para recobrar la compostura. Apretó su mandíbula. —He estado en el infierno. Salí. Nunca voy a volver. —Wolfe tragó—. No tenía ni lugar a donde ir, así que traté de robar a Sawyer y fui atrapado. La mayoría de los tipos ricos me habrían encerrado en la cárcel y presentado cargos. En su lugar, ofreció acogerme. Me dio un trabajo y una oportunidad de aprender el negocio. Él ni siquiera sabía nada de mí, pero 119
  • 120. me dio más de lo que nadie tenía en esta vida. Una oportunidad. Puedes confiar en mí, porque de otra manera es volver al infierno. —¿Se trata sólo de un empleo? ¿O algo más? Otra vez, le dio el regalo sin precio de la verdad. —Comenzó como trabajo, pero ahora es más. Hemos estado juntos casi un año. Él es el hombre más inteligente que he conocido, y es justo. —Agachó la cabeza y su voz se quebró—. No quiero defraudarlo. Su pecho le dolía, así que respiró con cuidado, mantuvo su rostro impasible, y asintió. —No lo harás. Muestras las habilidades de alguien mucho más viejo y más sabio, y has visto el otro lado, por lo que nunca tomarás nada por sentado. Eres el tipo de hombre que quiero en mi equipo. Alzo la mirada. Asintió. Ella atrapó la pequeña sonrisa en su cara mientras se sentaba en la silla, tomando su propia decisión de quedarse. —Grazie. —Prego. —¿Julietta? —¿Sí? —¿Cuál es el nombre del tipo que te lastimó? ¿Quizás alguien debería darle una visita? Sorprendida, ella se rió con gusto ante su repentina protección tan inculcada en la especie masculina. Otra cosa que le gustaba sobre él… una vez que confiaba, sería leal hasta la médula. —No te preocupes. Michael permitió que los cargos fueran retirados por una buena razón. Sólo digamos que mi hermano mayor conoce personas. Al menos la estancia hospitalaria del ejecutivo fue bastante corta. —Bien. —Él le dio una media sonrisa—. Los italianos son los mejores en el área de la venganza. He visto El Padrino un montón de veces. Ella seguía riendo cuando sus empleados entraron en la habitación. Lanzaron miradas extrañas, al tomar sus asientos y esperaron a que hablara. Julietta se movió a la cabeza de la mesa y sonrió. 120
  • 121. Esto iba a ser divertido. 121
  • 122. Traducido por MaryJane♥ & Nelly Vanessa Corregido por Malu_12 S awyer hizo un chequeo rápido de las habitaciones para asegurarse de que todo estaba en su lugar. El hotel Bulgari Milano era perfecto para su primer encuentro, ofreciendo un lujo anticuado que era a la vez visual y físicamente impresionante. La sala de estar estaba íntimamente contrastada con una chimenea de piedra de Brera y ricos bosques de teca y roble mezclado con vainillas profundos y colores mantequilla calmaban los sentidos. La elegancia refinada del palazzo del siglo XVIII le recordaba a Julietta. La exhibición de joyas adornadas y antigüedades de buen gusto en toda la suite añadía un toque extra. El abierto arco tallado llevaba al dormitorio, donde una magnífica cama con dosel dominaba la habitación. Almohadas de seda azul claro hacían juego con el número de hilos ridículamente caros de las sábanas retiradas, y las puertas de cristal daban paso a un balcón que daba a los jardines. Había una botella de champaña fría en un cubo de plata junto a una bandeja de bocadillos para mantener al hambre a raya. Confiaba en que finalmente provocara otro tipo de hambre. La anticipación lo corroía en una dulce agonía y endurecía su polla. Sus negociaciones sobre esta noche todavía le encendían. Nunca había conocido a una mujer tan digna de placer. La agudeza de su intelecto era muy ardiente, como su cuerpo voluptuoso. Un cuerpo que no sabía cómo usar o disfrutar. El dominante en él aullaba por liberar dicho premio y reclamarlo para sí mismo. La posesividad lo sorprendió. Había compartido mujeres antes sin dudarlo —no para herirlas si no para asegurarse de que no las contenía con falsas expectativas—. Sawyer se había dado cuenta hacía mucho tiempo que nunca sería lo suficientemente completo para una relación sana y a largo plazo. Con un pasado de abuso, negligencia y juegos mentales, no había nada puro o bueno en él para ofrecer. Se aseguraba de que las mujeres 122
  • 123. supieran que no había futuro, así nunca les daría falsas esperanzas. Pero desde Julietta, su hombre de las cavernas interno estallaba con un impulso primitivo de marcarla como suya. Sólo tenía que superarlo. Aun así, no podía creer que la hubiera persuadido a pasar la noche. Cuando ella calmadamente le informó que sólo conseguiría un par de horas y que se iría antes del amanecer, la necesidad de reclamarla hasta la mañana lo sorprendió hasta la médula. Por lo general, era al revés. Una triste sonrisa se asomó en sus labios. Supuso que tenía una probada de la otra parte. Y era una mierda. Llamaron a la puerta. Sus dedos se estremecieron cuando la abrió y se preguntó si ella obedeció a su primera solicitud. Su nota garabateada con la caja de regalo probablemente intimidaba. ¿Había ido demasiado lejos? Sawyer abrió la puerta. En lugar de una amante temblando, se enfrentó a una reina de hielo enojada. Un ceño se asentaba en su frente. —¿Realmente crees que a las mujeres les gusta usar esta mierda? ¿Sabes lo humillante que es que la gente piense que no llevas nada debajo de tu abrigo? Tuve miradas del taxista y el portero. Ella caminó usando un abrigo de lana color crema corto. Tacones de aguja. Medias negras. Y no mucho más. Sueltas olas caoba caían sobre sus hombros y continuaban hasta la cintura, haciendo hincapié en la desnudez de su clavícula, retando a un espectador a tratar de echar un vistazo. Su falda era tan corta que desaparecía bajo el dobladillo y daba la impresión de eróticos vistazos. Oh, sí. Ella obedeció perfectamente. Su mirada vagó sobre ella con codicia pura, incluso mientras luchaba con una sonrisa ante su entrada. Era tan diferente a cualquier otra mujer, estaba infinitamente fascinado por el giro de confianza y la vulnerabilidad que exhibía. 123
  • 124. —¿No te gustó la mirada de los otros hombres? —desafió—. ¿No te hace sentir deseable? ¿Sexy? —Sucia —bromeó dejando caer su bolso en la silla y mirando a su alrededor. Era evidente que no estaba dispuesta a perder la chaqueta—. ¿Puttana? Le sirvió una copa de champán y cruzó la habitación. El rico aroma a coco y mocha derivaban de su piel. —Puta, ¿eh? Ah, estás juzgando según las expectativas de la sociedad de nuevo. ¿Por qué no querría una mujer poderosa ser una zorra en su propio dormitorio? Es una connotación negativa para una mujer que exige el placer y hará cualquier cosa para conseguirlo. —Sus palabras causaron que un delicado temblor recorriera su cuerpo. Bueno. Le gustaban las imágenes verbales, y le llegaban en un nivel profundo. Ella cambió de tema. —No sé si me siento a gusto en este hotel. —¿Por qué? Se mordisqueó el labio inferior. —Las habitaciones están cerca. La gente podría oírnos. Le entregó la delicada copa. Dios, era adorable. En un momento una leona, en el siguiente una virgen tímida. —Me alegro de que estés pensando que vas a disfrutar lo suficiente como para gritar, pero me he hecho cargo del problema. —¿Cómo? Sonrió. —Compré todas las habitaciones en este piso. Estamos completamente solos. Ella parpadeó. —Oh. Bien pensado. —Gracias —bajó la voz—. Y es necesario. Porque vas a gritar, Julietta. Mucho. 124
  • 125. Sus dedos se tensaron sobre el pie de la copa, pero ella se negaba a encogerse. Inclinó el vaso y bebió un largo sorbo. Luego lo miró a los ojos. —Si tienes suerte. —¿Por qué no te quitas el abrigo? —Todavía no. Así que, dime, Sawyer. ¿Es esto con lo que los hombres fantasean que usen las mujeres? Porque estoy aquí para decirte que es incómodo como el infierno y no es muy divertido. Esta correa está montando mi trasero a un calzón chino permanente. Y mis pechos se juntan con tanta fuerza que me es difícil respirar. No es la mejor manera de meterme en el estado de ánimo. Él extendió la mano y tocó una ola brillante de su cabello. El calor de su cuerpo quemaba y lo arrastraba adentro, burlándose de su actitud calmada. Oh, sí, definitivamente estaba excitada. Ella solamente no sabía qué hacer con eso y esperaba meter el encaje en un pequeño armario ordenado. Él esperaba con interés causarle mucho malestar en las próximas horas. Su polla tembló en sus pantalones. —No estás pasando de la superficie —murmuró—. Detrás de la molestia vaga está la oportunidad de dejar que tu cuerpo se haga cargo. El corsé que escogí para ti empuja tus pechos y pone a tus pezones más sensibles. Cada respiración que tomas es controlada y segura, así estás consciente de la corriente de aire en tus pulmones. —Mantuvo el deslizamiento de sus dedos por su pelo, tirando suavemente para despertar a su cuero cabelludo—. Cuando estás excitada, tus pezones se endurecen y empujan contra el encaje. El arañazo será un recordatorio de cómo mi barba se podría sentir contra tus pechos. El borde de las bragas separa los globos de tus nalgas y apenas muestra tu montículo. Cuando te mojes, podrás estar al tanto de cada sensación. El malestar aporta conocimiento, Julietta. Todo esto es parte del erotismo. Sus pupilas se dilataron. Sí. Él sabía que ella se humedecía al filo de su voz, su cuerpo finalmente se dejó ir lo suficiente como para hacer conexión con su cerebro. Se imaginó la dureza de su pezón debajo de su lengua y el dulce arco de sus caderas mientras se abría para él. Pero primero, tenía que quitar todas sus defensas mentales. Le soltó el pelo y dio un paso atrás deliberadamente. 125
  • 126. —Ahora, de vuelta a mi solicitud original. Quítate el abrigo. Sorpresa se dibujó en su rostro. —Tengo frío. Sus labios se torcieron. —Te voy a calentar pronto. Por ahora, que esto sea un recordatorio a los términos de nuestro acuerdo. Orden completa. Rendición completa. —Su reina se recuperó. Mierda, era magnífica. Sus ojos se volvieron marrón cacao y sus dedos abrieron los botones. —Esto es ridículo. —Uno. Dos—. No puedo creer que estuve de acuerdo con esta escena de sexo. Para que lo sepas esto no me enciende, así que espero que al menos tú obtengas emoción con este episodio. Tres. Cuatro. Ella se encogió de hombros fuera de la barrera y lo tiró sobre el sillón de terciopelo para cubrir su cartera. —¿Satisfecho? Oh, sí. Vio el fino encaje negro del corsé que acentuaba su cintura, apretaba sus pechos y los levantaba como un regalo a los dioses. La minúscula falda negra apenas cubría su culo. Su piel era impecable y de un color dorado que pedía el tacto de un hombre. Piernas interminables cubiertas de medias negras en un par de tacones fóllame de cuatro pulgadas donde las uñas sus pies asomaban rojas en rebelión. Tiempo de cambiarse a su obstinado amante-a-ser. Cambió a su voz dominante, que vibraba con una potencia segura y azotaba en la habitación como un látigo. —Date la vuelta. Ella se sacudió. Parpadeó. Pero obedeció inmediatamente, girando en un círculo completo para que pudiera darse un festín de los globos llenos de su parte trasera, donde el jirón de tela se abrazaba a las partes de su cuerpo más íntimas. Sus dedos se apretaron por tocar la exuberante carne y dejar que se calentara a un bonito rosa pálido. En lugar de eso, cruzó los brazos frente a su pecho y estudió cada centímetro de ella. Un rubor 126
  • 127. delicado floreció en sus mejillas. Bueno. Ella era consciente de su total atención y perdió el equilibrio. —¿Alguna vez has tenido a un hombre mirándote de esta manera, Julietta? Ella negó con la cabeza. —Contéstame, por favor. Resentimiento puro y algo más profundo apareció. —No. —Cuando hago una pregunta, quiero una respuesta verbal. —Está bien. Mantuvo la diversión lejos de su cara y continuó con su valoración. —El hombre es un ser visual. Cuando una mujer se quita la ropa, se despoja de sus barreras y da un regalo precioso. Su vulnerabilidad. ¿Sabes cómo me hace sentir eso? —¿Cómo? —Honrado. Adolorido. Como la previsión al abrir un regalo, romper el papel y descubrir un tesoro. Déjame que te cuente lo que veo cuando te miro. Su voz se volvió más profunda y dejó a la necesidad mostrarse en su rostro. —Veo pechos que ya están hinchados y levantados, rogando por mis dedos y lengua. Tu vientre se estremece ligeramente. Pasaré la lengua por tu estómago y por esa pequeña pieza de encaje. Siento tu calor y humedad, y huelo tu excitación. Tus piernas son largas y elegantes, y puedo imaginarlas envolviéndose alrededor de mis caderas y apretándome firmemente mientras me meto dentro de ti. —Su pecho se levantó mientras ella contenía el aire—. Quiero descubrir todos los secretos ocultos de tu cuerpo y mil maneras de hacer que grites mi nombre. —Sus ojos brillaron y él se movió hacia delante—. Un recordatorio de las reglas básicas. Has todo lo que digo. No se te permite hablar a menos que yo te haga una pregunta. Y absolutamente ningún pensamiento. Voy a hacer eso por 127
  • 128. nosotros esta noche. —Hizo una pausa para que tuviera un momento para asimilar sus palabras—. Vamos a empezar, ¿de acuerdo? Julietta ardía. Su piel se erizó como si estuviera cerca de una chimenea rugiente, mientras ráfagas de calor golpeaban todas las partes expuestas de su cuerpo. Se retorció ante el malestar y trató de bloquear la extraña sensación de que su cuerpo se había separado de su mente y la había dejado atrás. Sus pezones le dolían tras la constricción del corsé, y la correa entre sus piernas destacaba una pulsación adolorida entre sus muslos. Extraño, había estado despierta antes. Incluso creyó que se acercaba al clímax varias veces. Pero nunca había estado tan excitada por un hombre que ni siquiera la había tocado todavía. Caminó hacia ella, lento y constante, haciéndole saber que estaría bajo su mando en pocos minutos y no había nada para pudiera hacer para detenerlo. Un estremecimiento la atravesó. No había nadie en este piso, y nadie sabía que estaba aquí esta noche. Ella estaba completamente a su merced para que él le hiciera cualquier cosa a su cuerpo. Articuló un comentario indignante a lo que sentía. No tenía ni idea de cuál sería su siguiente paso, si sería suave o cruel. Ese conocimiento la encendió. Mucho. Todavía estaba completamente vestido, en una camisa blanca abotonada, pantalones de algodón color canela y pies descalzos. Ella ansiaba tocar la masa de ondas color miel que enmarcaban su rostro, una fascinante mezcla de blanco y rubio sucio. Quería ver su pecho desnudo y correr sus manos sobre su piel. ¿Estaba cubierto de pelo o era lampiño? Olía a una mezcla de aromas ricos que la mareaban: granos de café, especias y almizcle. Julietta mantuvo su posición y se negó a dar marcha atrás. Si este era el comienzo de la primera ronda, estaría condenada si se lo dejara fácil. Él le colocó sus manos sobre los hombros desnudos y acarició sus brazos, como si comprobara los músculos de un caballo de carreras que contemplaba comprar. El pensamiento la hizo apretarse. 128
  • 129. —¿Pasé el examen? —Se las arregló para mantener su voz tranquila y fresca. —¿Una regla ya rota? No hablar a menos que te haga una pregunta. Ella cerró la boca y lo miró. El humor iluminaba sus ojos color whisky, pero mantuvo el rostro impasible mientras la tocaba. Él entrelazó sus dedos con los de ella y le dio a cada uno un masaje sensual. Sus músculos se tensaron, esperando, pero él se tomó su tiempo. Movió sus dedos a la curva de sus pechos, que se empujaron a su encuentro. Acarició el pulso errático en la base de su garganta. La curva de su mejilla. La línea sensible de su cuello. Cada centímetro expuesto a su vista fue explorado por sus dedos hasta que una sensación de fusión cayó en su vientre. Ella empezó a relajarse. Se arrodilló frente a ella. Un ruido extraño burbujeaba desde el fondo de su garganta. ¿Qué estaba haciendo? Dio Mio, agarró su muslo y amasó los músculos de sus piernas, explorando detrás de las rodillas, deslizándose por sus pantorrillas hasta sus ridículos tacones que gritaban sexo. Arriba y abajo, hasta que la piel de gallina llenó sus carnes y todos sus músculos se apretaron esperando su próximo movimiento. —Quítate la falda. Julietta vaciló. Un rugido llenó sus oídos, y de repente se sintió como si la ropa estuviera estrangulándola. Su mirada perforaba la de ella y le ordenaba obediencia. Antes de que pudiera analizar la petición, sus pulgares se metieron debajo de su cintura y arrastraron el material por sus caderas. La falda cayó a sus pies. Su cálida aprobación se apoderó de ella. Levantó uno de sus tacones, luego el otro, y tiró de la falda hacia un lado. —Muy bien. Ahora, no te muevas. Un grito salió de sus labios cuando él levantó su pie y se colocó un tacón agudo en el hombro. Apretó la boca a la cara interna de su muslo, frotando las mejillas hacia atrás y adelante sobre su piel sensible. Su centro 129
  • 130. palpitaba y le pedía más, pero él parecía contento de respirar su aroma y tomar pequeños bocados sobre la extensión de uno de los muslos, luego el otro. Se apoyó contra la pared para mantener el equilibrio, y sus dedos llegaron automáticamente a descansar en su cabeza. Las sensaciones fueron excelentes: un remolino de su lengua, una línea de dientes subiendo cada vez más al lugar en el que lo necesitaba. ¿Por qué iba tan lento? ¿Quería que ella participara? Siempre odiaba esta parte, preguntándose cuánto tiempo tendría que corresponder dando sexo oral cuando realmente no le gustaba mucho. Si ella terminaba esto con rapidez, tal vez llegarían a la parte del sexo real antes. Su boca se movió más arriba a lo largo del borde del encaje y su cálido aliento sopló sobre sus labios hinchados. Merda, tendrían que pasar por esto. Julietta empuñó sus manos en su pelo y le instó al punto que necesitaba más tacto. Él retrocedió. Ella se estremeció y dejó escapar un suspiro irritado. —¿Qué estás haciendo? —preguntó—. ¿Por qué te detienes? Sacudió la cabeza con desaprobación y se levantó de sus rodillas. —Obviamente, no estás hecha para obedecer reglas. Así que vamos a ayudarte, ¿de acuerdo? —Sawyer se acercó al pequeño escritorio, abrió un cajón y sacó un juego de esposas. La extravagancia de la escena la horrorizó, y levantó las manos. —Diablos, no. No vas a usar esas en mí. —¿Confías en mí? —Eso no es de lo que se trata. Arqueó una ceja dorada. —Eso es sobre lo que trata toda esta noche. Confiar. Confías en mí para llegar a donde necesitas, y confío en que obedezcas. —Pero yo, yo… —¿Lo haces, Julietta? 130
  • 131. Si mentía, podría ir a casa. Joder el contrato. No necesitaba un orgasmo o un mayor control del negocio. Su mente gritaba que cogiera su abrigo y saliera. En cambio, sus hormonas noquearon a su cerebro de un golpe. —Sí. Confío en ti. —Usaremos esposas. Las manos, por favor. Su lengua se arrastró por su labio, pero le tendió las muñecas. De alguna manera loca, se puso más húmeda, sus pezones se acercaron al borde del dolor con su necesidad cruda por escapar del corsé. Él cerró las esposas, se aseguró de que encajaran, y dio un paso atrás para examinarla. —Mucho mejor. —El forro de piel encerraba su carne con lujo. Él inclinó su cabeza hacia arriba y tomó el control total de su mirada—. No me puedes tocar. No tienes que preguntar lo que voy a hacer o lo que tienes que hacer para hacerme feliz. Soy dueño de tu cuerpo y voy a hacer lo que yo quiera con él ahora. ¿Entendido? Un chisporroteo crudo la atravesó. Ella asintió, omitiendo el punto de querer hablar. Un alivio extraño llenó sus músculos como si llegaran a un nuevo nivel; la verdad completa de su declaración impactó en sus fundamentos. De repente, no había más opciones. No había decisiones que tomar. Ni bien o mal. Le había robado todo y la había dejado sin nada. Nada más que la libertad. La satisfacción y la lujuria cruda parpadeaban en sus ojos. —Ahí vamos —murmuró—. reclamó su boca. Eso es lo que quiero. —Bajó la cabeza y Ella abrió los labios, sin nada que ocultar, mientras barría su lengua y conquistaba cada grieta oscura, empujando dentro y fuera mientras él mantenía su cabeza inmóvil. Julietta gimió bajo su ataque salvaje, inconscientemente buscando tocarlo o ayudar a guiar el beso. Sus esposas tintinearon. El sonido se desvió hacia sus oídos y provocó una oleada de humedad que corrió por su muslo. Mio Dio, dolía por él, pero cada vez que trataba de cruzar las piernas en busca de alivio él la abrazaba con fuerza en su contra, uno de sus muslos atrapándola y abriéndola a su contacto. Él ordenaba todas las sensaciones, llenando de estremecimientos su cuerpo mientras su lengua se enredaba con la de ella. Sus dedos se 131
  • 132. movieron de su pelo y los dejó caer sobre sus pechos. Acarició y jugó con los bordes de sus pezones, que permanecían encarcelados por los delicados lazos del corsé, hasta que ella se retorció violentamente en un intento de conseguir más. Le mordió el labio inferior. —¿Qué quieres? —Tócame. La besó larga, profunda y duramente, haciendo caso omiso de su petición. Entonces finalmente se separó. Los ojos dorados ardían y le demandaban que buscara más. —¿Dónde? Si quieres algo, pídelo. —La vergüenza desapareció bajo un antojo de obtener lo que quería. —Quítame el corsé. Toca mis pechos. —Muy bien. —Llegó detrás de ella y con habilidad desabrochó la larga fila de ganchos que sujetaban la tela. Ella contuvo la respiración cuando el aire dulce se precipitó en sus pulmones, y sus pechos se liberaron. Él los tomó en sus manos calientes y frotó sus pezones apretados. Julietta se arqueó más—. ¿Te gusta? —Oh, por favor… —Dime. —Chúpalos. —Con un gemido lujurioso de aprobación, bajó la cabeza y tomó un pezón en su boca. La humedad caliente mientras él halaba y arremolinaba su lengua alrededor arrancó un grito de su garganta. Julietta se retorció y una vez más se estiró para aferrarse a algo, pero estaba atada y a su merced. Justo como ella quería. El pensamiento desapareció. Sus pezones latían bajo su talentosa boca mientras se movía de un lado al otro, pero la realización de que le gustaba ser esposada y devastada como una especie de débil, patética mujer estalló en su conciencia. ¿Qué estaba haciendo? ¿Cómo podría la Ceo de la panadería más poderosa del mundo suplicar que un hombre le hiciera cosas sucias mientras estaba indefensa? Una bola fría de hielo se instaló 132
  • 133. en sus entrañas, y se arrastró de vuelta a la escena familiar. Su cuerpo comenzó a cerrarse, su excitación disminuyendo con cada segundo hasta que un ligero estallido sonó en el aire cuando él levantó la cabeza de su pecho. Sawyer estudió su rostro. —Dios, eres terca. —Curvó su labio inferior—. ¿Pensando demasiado de nuevo, nena? Mejor para mi juego. —Sawyer, no creo que esto… ¡oh! Sin transición, suavidad o advertencia, su mano se deslizó bajo el encaje de su tanga y se hundió en su interior. Sus caderas se sacudieron en demanda y su cuerpo lloró. El delicioso roce de sus dedos bombeando dentro de su apretado canal contrastó con la luz, el movimiento burlón de su pulgar sobre su clítoris. Ella trató de cerrar los ojos para ocultar su respuesta cruda, pero él sostuvo su mirada con una feroz demanda por la cual se negó dejarse acobardar. Toda expresión desnuda y gemido era suya. Y él se lo recordaba con cada golpe de sus dedos talentosos. La combinación la empujó hacia el borde. Julietta se tensó hacia el orgasmo rápidamente acercándose, desesperada por agarrarse antes de explotar. Su clítoris se hinchó de cada lamida. Las esposas tintinearon. Sawyer deslizó su mano, curvó y se sumergió profundo. Oh, sí. Allí mismo. —¡Mio Dio! —Ella se estremeció en el borde, y él retrocedió. El clímax se deslizó lejos de su alcance. Se sacudió con frustración e ira. —¿Por qué hiciste eso? ¡Estaba tan cerca! —No hables o te amordazaré. —Sus ojos se ampliaron—. No estás ni siquiera cerca de lista. Tan guapa como te ves ahora, necesito más. Quitemos esta ropa. Su temperamento iba a fuego lento y se enroscó como una serpiente enojada. 133
  • 134. Levantó las manos atadas. —No puedo hacer mucho con estas. El leve zumbido de su voz la llenó de humillación. A él no pareció importarle. De hecho, parecía bastante satisfecho con su reacción. El corsé le caía por las muñecas atadas. Ella esperó a ver si él lo abría, pero tomó el pedazo de tela y lo rasgó por la mitad. —¡Eso era caro! Su expresión hizo que sus labios chasquearan al cerrarse. De ninguna manera quería ser amordazada. —La ropa me pertenece, tal como tú. Hago lo que quiera con ellas. —Él arrojó la prenda a un lado. Entonces tomó los bordes de su tanga mojada y tiró de ella por sus piernas. El fuerte olor de su excitación llenó el aire. Él dio un paso atrás y observó su cuerpo desnudo, con su mirada sondeando cada centímetro mientras todavía estaba bajo su control como una esclava en una subasta. Su vientre se apretó con lujuria. Ella tenía una extraña necesidad de complacerlo, de entregarse a cualquier cosa y a todo lo que quisiera. Después de todo, no tenía ninguna opción de todos modos. Cada paso la llevaba más profundamente a un mundo oscuro y retorcido que no sabía que existía. —Mierda, eres hermosa. Más bonita de lo que imaginaba. La verdad de sus palabras le llegó. La erección que presionaba contra sus pantalones. El calor ardiente en sus ojos cuando la miraba. Por primera vez en su vida, ella sabía que este hombre la deseaba tanto como ella lo deseaba a él. Antes, sólo había experimentado el movimiento del sexo, los pensamientos de la excitación y el dar y tomar. Ahora, no había más que el esqueleto de la necesidad, desordenado, vulnerable y vivo. Su pecho se apretó con una extraña tristeza y añoranza. Sawyer no le dio tiempo para analizar sus emociones. En un rápido movimiento, se inclinó, la deslizó por encima de su hombro y se dirigió por el pasillo hasta el dormitorio. La colocó sobre la cama. Sábanas de satén 134
  • 135. frío se presionaron contra su piel sobrecalentada. Sus piernas colgaron sobre el borde, con sus pies todavía vestidos con sus tacones de aguja. —Retrocede, nena. Tu cabeza contra la cabecera. Déjate los zapatos. Julietta avanzó hacia arriba. Él asintió, levantó las manos y ajustó el gancho de sus muñecas a una cadena que sobresalía de la pared. Todo sucedió muy rápido, ella nunca pensó en protestar hasta que se encontró con las manos atadas por encima de su cabeza. ¿Él tenía cadenas por encima de la cama? Este era un hotel respetable. —No creo que… —Yo sí. —Su voz rompió el aire y con su mano la hizo callar. Una vez más, la prisa loca de calor líquido palpitó en su vagina ante su tono dominante. Él abrió el cajón de la mesita de noche y sacó un condón y una banda de goma. Puso ambos a un lado y se subió a la cama. Ella se puso tensa, pero él sólo tomó la banda de goma y poco a poco ató su pelo hacia atrás. Sus piernas se cerraron, pero él sonrió y sacudió un dedo. —Chica mala. Nunca te cierres a mí. Nunca. A menos, por supuesto, que quieras que te ate despatarrada en la cama. El calor crepitó a su núcleo. Un gemido subió a su garganta. Sawyer tomó sus dos tobillos y los extendió. Se arrodilló entre sus piernas abiertas. —Hmm, creo que te gustará eso. Quizá la próxima vez. ¿La próxima vez? Esto era una locura, tenía que salir de aquí. No podía ser lo que él quería, darle la satisfacción que necesitaba con sus compañeras. Sólo estaba jugando un papel, y pronto su cuerpo se secaría como siempre hacía. Su piel se erizaría con conciencia. Este camino sólo la llevaría a más frustración, humillación y dolor. Tenía que salir de aquí, tenía que… —Mírame, Julietta. Tus ojos en mí. —Su mirada asustada volvió a la suya, y tragó con dificultad—. No tienes nada que temer de mí. Nunca, nunca te lastimaría. El temor se desvaneció, dejando sólo la incertidumbre. —No puedo ser lo que quieres —susurró. 135
  • 136. Sus ojos brillaron con fuego. Curiosamente, su rostro pareció suavizarse con una posesión que nunca había vislumbrado antes. —No tienes que ser nada, nena. No tienes opciones, las lancé todas por la borda. Estoy a punto de jugar con tu delicioso cuerpo, y no hay absolutamente nada que puedas hacer. El alivio relajó sus músculos. Sus brazos se hundieron dentro de las cadenas. No había nada que ella pudiera hacer... Lo que sentía o no, ya no dependía de ella. Mientras aceptaba ese hecho, Sawyer desabrochó lentamente su camisa. Ella absorbió con pura codicia las hermosas líneas de su pecho y hombros. Sus pectorales estaban claramente definidos, la fuerza magra de los músculos de sus bíceps y brazos carnosos le decía que hacía ejercicio. Mucho. La camisa blanca cayó, y ella contuvo el aliento ante el paquete de seis apretados en su vientre. Un ligero puñado de cabellos se esparcía por la parte superior de su pecho, pero la mayor parte de su piel era de un color marrón tostado y sin pelo. Notó varias marcas extrañas y cicatrices esparcidas en varios lugares, pero no tuvo tiempo para pensar. Él se sentó sobre sus codos entre sus piernas abiertas. Miró su cuerpo desnudo. Y sonrió. La habitación se inclinó ante la visión de su lobuna sonrisa puramente masculina. Oh, él estaba a punto de darse un festín con cada parte de ella. El conocimiento brilló en su rostro y la promesa en sus ojos. La gran vulnerabilidad de su posición la horrorizaba y la excitaba. La imagen de sus labios interiores húmedos y abiertos para él. Su clítoris palpitante quedando en exhibición para todo lo que se dignara a dar —sus dedos, lengua, dientes, labios—. Su piel tiró tan fuerte de sus huesos que luchó contra el impulso de tirar contra sus cadenas y hacer espirales de cruda necesidad para que él le hiciera lo peor. —He pasado noches preguntándome cómo me gustaría probarte. Muriendo por meter mi lengua en tu calor y hacerte venir contra mi boca. Pero no haré esto fácil para ninguno de nosotros. —Hizo una pausa en el silencio pulsante—. Tendrás que rogarme mucho antes de que te dé lo que deseas, cariño. Me lo he ganado. Él bajó la cabeza. 136
  • 137. Julietta había experimentado el sexo oral antes. Sobre todo, recordaba lo consciente que estaba de cada acción realizada, constantemente preocupada por la forma en que olía y sabía, y si su amante aún lo disfrutaba. Había fingido orgasmos a medias, formas débiles que los hombres habían notado hasta que la única manera de obtener alivio fue romper con ellos. Sawyer le acarició los temblorosos muslos mientras rozaba su hendidura, moviendo su rostro atrás y adelante sobre su pequeño parche de pelo púbico húmedo. El paso de su mejilla rugosa le picaba justo lo suficiente como para causarle una deliciosa quemadura. Su canal se apretó alrededor de su vacío, pidiendo más, pero él sólo jugó durante mucho tiempo, respirando en ella, murmurando palabrotas contra su vagina, y frotando su clítoris con movimientos ligeros de manera uniforme a cada lado. Julietta tomó aliento y luchó por su compostura deslizándose. Quería preocuparse por mil cosas diferentes, pero su cuerpo pedía más, algo para quitar la tensión creciente que se retorcía en sus músculos y que latía bajo su piel. Su vasto mundo comenzó a disminuir en pequeñas cantidades hasta que lo único en lo que pudo concentrarse fue en el siguiente movimiento de Sawyer. Parecía que habían pasado horas antes del primer movimiento de su lengua húmeda deslizándose arriba y abajo con pequeñas lamidas que sólo le causaron más frustración. Julietta gimió y apretó los puños. —No cederás tan fácilmente, ¿verdad? —bromeó él usando sus pulgares en una parte de ella aún más abierta—. Ah, tu clítoris está empujándose fuera de su cubierta, deseando más. ¿Quieres más? Ella cerró los dedos y se agarró desesperadamente a la cordura. —Sabía que serías una digna oponente. —Sus ojos brillaban con lujuria loca—. Estaba en lo cierto. Sabes exactamente como una almendra placentera. Él abrió la boca y la devoró. Un largo y alto grito se arrancó de su garganta. Todas las expectativas de lo que era el sexo oral debían desaparecer para siempre bajo el látigo exigente de su lengua. Él giró diferentes golpes en formas que la hicieron doblar sus tacones fóllame. Lamiendo toda su vagina, lamiendo los lados 137
  • 138. de su clítoris, pero nunca pasando la lengua más de lo necesitaba. Sus dientes mordisqueaban muy suavemente, causando sólo una ventaja de dolor que la inclinó hacia el clímax pero nunca era lo suficiente como para conseguir que llegara allí. —Por favor. —Su voz se rompió pero no le importó—. Oh, por favor, necesito más. —Todavía no. —Ella dejó escapar una larga serie de insultos vulgares por los que su madre le hubiera azotado el trasero. Su malvada risita flotó hasta sus oídos—. Acabo de aprender algunas palabras nuevas. ¿Acabas de llamar al hombre que controla tu orgasmo un idiota? Su cabeza se movió de lado a lado sobre la gorda almohada. Su pulgar se arrastró sobre su pezón erecto de nuevo como castigo. El sudor pinchó su piel. —Mi dispiace. Por favor, Sawyer. Necesito… oh, Dios, necesito… —Sé lo que necesitas. Él metió dos dedos en su canal goteante. Ella se apretó alrededor suyo y trató de tirar de él, pero él se movió muy lentamente, cubriendo con su humedad su clítoris y masajeando suavemente su dolorida carne. La locura la amenazó. Necesitaba el orgasmo más de lo que necesitaba respirar. Más de lo que necesitaba un contrato comercial. Más de lo que necesitaba cualquier cosa. Sus pezones apuñalaron el aire en un alegato en favor del alivio. —Pídemelo, Julietta. Ella parpadeó y giró sus caderas mientras otra ola de necesidad y excitación se apoderaba de ella. Sus tacones se clavaron en las sábanas. —¿Qué? Sawyer levantó la cabeza. Su mirada se fijó en la suya, sondeando y pasando todas las barreras que ella había erigido y golpeando la parte más oscura de su alma. En ese momento, no le importó. Lo dejó entrar por ese breve momento y le dio todo. —Pídemelo —susurró él. Un sollozo se escapó de sus labios. 138
  • 139. —Por favor Sawyer, por favor, déjame correrme. Cruda posesión estaba estampada en los rasgos de su rostro, y pura satisfacción emanó en ondas de su cuerpo. —Buena chica. Él hundió tres dedos en su interior, girándolos y golpeando el lugar que había encontrado antes con firmes trazos fuertes. Al mismo tiempo, sus labios se cerraron alrededor de su clítoris y lo acarició con la lengua justo en la parte superior. Una. Dos veces. Ella explotó. Julietta gritó mientras ola tras ola de placer se estrellaban contra ella. Su cuerpo temblaba sin poder hacer nada bajo la primitiva embestida, su liberación iba tan profunda dentro de ella y salía hacia el exterior en oleadas. Era consciente de su firme control sobre sus muslos mientras la sostenía abierta y continuaba lamiéndola, lanzándola en un montón de mini convulsiones que se extendieron durante interminables minutos. Ella se hundió en el colchón, floja y saciada. Sus músculos temblaban y una niebla flotaba sobre su visión mientras luchaba por la conciencia. Nunca había vivido una experiencia física tan intensa en su vida. Por fin sabía lo que le había faltado. ¿Cómo podía haber imaginado que este tipo de sexo era posible? ¿Tal soporífero placer completo de cuerpo, que le robaba la cordura y hacía que su alma se elevara más alto de lo que nunca había sabido? Con su cerebro felizmente en blanco, Julietta luchó por abrir los párpados. Sawyer la miraba fijamente. La cicatriz de enojo en su rostro sólo hacía hincapié en la gracia clásica de sus facciones. Los intelectuales y definidos pómulos. La exuberante curva de su labio y su mandíbula fuerte. El calor ámbar de sus ojos. Él se inclinó sobre ella, a punto en su umbral; sus piernas estaban abiertas alto en el aire, cerca de sus hombros. De repente, su situación de vulnerabilidad y lo que estaban a punto de hacer la quebró a la realidad. 139
  • 140. Su enorme erección palpitaba y amenazaba con una invasión que no podría manejar. Mio Dio, estaba todavía atada. Desamparada. Julietta tiró de sus esposas y luchó por respirar. El pánico la golpeó. —Calma, nena. —Él la besó, larga y dulcemente—. Eres magnífica. Nunca he visto a nadie tan hermosa como tú durante un orgasmo. —Su rostro se iluminó con una luz interior que la fascinó—. Das todo sin pensar en guardarte nada. Un regalo tan raro. Y yo lo cuidaré durante toda mi vida. Sus palabras calmaron los agujeros en su alma y curaron algo que nunca se dio cuenta que estaba roto. Su cuerpo se suavizó y ella dejó de luchar. Él no le haría daño. El conocimiento latía en sus entrañas y se hacía eco en su rostro, ahora un poco tenso, mientras él mantenía su posición sin moverse. Ella tragó saliva. —Aún no has ganado. Una encantada risa salió de sus labios. Él la besó profundamente, girando su lengua alrededor de la de ella en un juego de empuje y pausa. Su pene presionó una pulgada más. La humedad corría por sus muslos y un pulso urgente en su centro le dijo que estaba lista para otra ronda. ¿Era posible? ¿Otra vez? —Lo haré. —Su voz cambió a una demanda arrogante que hizo que su vientre cayera en picado—. Dejémoslo al juego, ¿de acuerdo? Él sacudió sus caderas hacia atrás y hacia adelante, como si tuviera todo el tiempo del mundo. Sus facciones estaban tensas, pero estaba firmemente en control. El comando puro que tenía sobre su cuerpo y el desamparo de su propia posición disparó fuego a su coño. El dulce dolor se estrechó ante la imagen de su plena, gruesa longitud enterrada profundamente dentro de ella. ¿Cuánto tiempo había pasado? ¿Meses? Más bien años. Pero, ¿qué si no podía llegar al clímax otra vez? ¿Y si se congelaba como hacía normalmente y los decepcionaba a ambos? La imagen la golpeó con toda su fuerza. —¿Te estoy aburriendo de nuevo? —Su atención volvió a centrarse. Antes de que pudiera ordenar sus pensamientos, él inclinó la cabeza y tomó su pezón en la boca. Cuando chupó el adolorido pezón, Julietta gimió ante las deliciosas sensaciones. Su polla en su entrada, su cuerpo caliente presionado contra el suyo, su lengua deslizándose sobre su pezón. El 140
  • 141. fuerte roce de sus dientes arrancó un grito de sus labios y luego, increíblemente, se puso aún más húmeda. —Antes de que me mandes a la deriva, déjame establecer los nuevos términos. Te daré dos orgasmos más porque estoy en modo generoso. Logró un bufido a pesar de que buscaba más de su deliciosa tortura. Su mano ahuecó el otro pecho, preparándola. —Imposible. Tuviste suerte con el primero. —Dos más. Y me pedirás disculpas por todas las cosas podridas que dijiste de mí esta noche. —Nunca. —Lo harás. Y conseguiré un marcador. Ella luchó por respirar mientras él se empujaba un doloroso centímetro más. Sus muslos se apretaron. —¿Quieres un marcador para escribir? —No. Un marcador para utilizar más tarde. Cuando pueda castigar adecuadamente tu impertinencia. El zumbido sexual derritió sus células cerebrales. —¿Castigar?¿Quieres otra noche? Sus dientes se cerraron alrededor de uno de sus picos estrechos y tiraron. Ella se quedó sin aliento. —Sí. Quiero otra noche. —Se empujó más en su canal. Un golpe más y la llenaría. De repente, ella quería esa sensación de pertenecer a un hombre, de la invasión y la posesión, más que su próximo aliento. Más que perder. —Ahora di que sí. Sus ojos y su voz exigieron y se negaron a aceptar cualquier cosa menos su totalidad. Ella apretó los dientes. —Sí. 141
  • 142. Sawyer se deslizó a casa. Cuando él enterró su longitud palpitante entre sus piernas, su cuerpo le dio la bienvenida como si le perteneciera. Goteante de sus juegos, su estrechez apenas le causó una duda, y el hecho de su completa impotencia la golpeó de nuevo totalmente con una la claridad cristalina. Llenó cada centímetro libre de ella, luchando por el espacio y no permitiéndole ningún rincón para esconderse. Manos unidas por encima de la cabeza, piernas abiertas para él, su boca en su pecho; Julietta se sacudió con demasiadas emociones y sensaciones como para procesarlas, que la llevaron a una sobrecarga sensorial temporal. —No, no, no —cantó, moviendo la cabeza adelante y atrás. Luchó por tomarlo todo, pero ya era demasiado tarde. Las lágrimas pinchaban sus ojos. —Julietta, mírame. —Por favor, no, no puedo. —Sí puedes. Respira, nena. Sí, así. Otra vez. Puedes tomarme entero, simplemente déjate sentir. Una respiración más lenta. Confía en mí. —Ella se aferró a sus palabras serenas, fuertes y seguras. El aliento entró en sus pulmones y el miedo se drenó lentamente. De repente, como si una película se apartara del blanco y negro para convertirse en el sorprendente Technicolor, su cuerpo volvió a la vida. Su restricción disminuyó y se transformó en una deliciosa fricción. Él dio pequeños movimientos, adelante y atrás, provocando una oleada de humedad y excitación. —Eso es todo, relájate y deja que te lleve hacia donde ambos queremos ir. —El recordatorio de que sus manos estaban atadas y no podía controlar el ritmo o el ángulo agregado al trinquete chisporroteó la quemó con anticipación. Sus músculos se relajaron y él se deslizó aún más profundo. Sawyer se quejó. —Jesús, eres apretada. Tan jodidamente buena. Él le agarró los tobillos y se los levantó a sus hombros. Sus tacones de aguja se clavaron en sus músculos duros y un estremecimiento la atravesó. 142
  • 143. Él se movió. Entero hacia afuera en una resbalada rápida. Pausa. Y entonces, un lento y delicioso deslizarse hacia atrás, una y otra vez, en su propio tiempo y en su propia manera. Julietta se había preparado para la carrera familiar hacia la línea de meta. Sus experiencias de antes de esto habían tenido a su amante bombeándola con furia mientras ella intentaba hacer un esfuerzo por ponerse al día y no decepcionarlo. Los orgasmos eran una tensión que había decidido dejar atrás. Pero ya no más. A Sawyer no le importaba una mierda el tiempo. Él jugaba con sus pechos con cada giro de sus caderas, a veces suave, a veces profundo y hambriento. Su ritmo irregular no le permitió prever o calcular una respuesta. De repente, ella ansiaba más, mucho más. Su clítoris palpitaba en demanda de la raspadura burlona de su polla, y ella apretó los tacones de aguja en sus hombros mientras lo alcanzaba por más. La mordedura en castigo de sus dientes y su risa sucia le dijo que sabía exactamente lo que quería y que se negaba a dárselo. —Más —gimió. —No. Tiró de sus puños. Su polla se hundió más profundamente en su canal hasta que parecía ser una parte permanente de ella. Cambió el ángulo. Pausa. Y mordió suavemente su pezón. El destello de dolor fue registrado al mismo tiempo que golpeó algún lugar especial que hizo que fuegos artificiales estallaran detrás de sus párpados cerrados. Ella jadeó. Tan cerca. Necesitaba… —Ah, te gusta eso, ¿eh? ¿Aquí? —Él empujó otra vez y un ruido animal explotó en el aire. ¿Había sido ella? Él se rió entre dientes—. Sí, ese es el punto. ¿Y qué si hago? —Llegó entre sus cuerpos y presionó su clítoris hinchado. Julietta se preguntó si podría morir por la tensión sexual, tan cerca de liberarse pero aún manteniéndose en el borde por interminables minutos. La frotó ligeramente, adelante y atrás, manteniendo sus embestidas poco profundas y agudas, alcanzando el punto donde el calor al rojo vivo hacía una espiral profunda, a punto de explotar. —¿Estás lista para tu segundo orgasmo, Julietta? El orgullo y la racionalidad desaparecieron bajo la demanda cruda de su cuerpo. 143
  • 144. —Sí, por favor, Sawyer, por favor. —¿Y te entregarás a mí una noche más? Sus dedos se movieron. Ella gritó. —¡Sí! Sí, todo lo que quieras, sólo… por favor. —Abre los ojos. Quiero ver tu cara cuando te vengas. Sus palabras la enviaron a través del precipicio tanto como lo hizo su próxima dura zambullida. Sus dedos y polla la trabajaron más rápido, en perfecta combinación con lo que deseaba, y ella explotó en partes por segunda vez en la noche. El orgasmo comenzó en sus dedos de los pies y explotó a través de cada parte de su cuerpo. Julietta se soltó, arqueándose bajo los espasmos violentos y dándose por vencida. Los sollozos irrumpieron de su garganta ante el placer insoportable que seguía y seguía. Sawyer nunca rompió su mirada, fijándose en cada expresión y llanto como si ella le perteneciera. Cuando por fin salió a la superficie, se dio cuenta de que todavía estaba enterrado profundamente dentro de ella, completamente erecto. Medio borracha en una altura hormonal, Julietta se despabiló lo suficiente como para levantar la cabeza de la almohada. —¿Qué estás haciendo? —Arrastró las palabras. Él salió y eso le provocó otro estremecimiento. Excesivamente sensibilizada por sus orgasmos ida-y-vuelta, se sentía al borde del dolor y el placer distorsionado. —No hemos terminado todavía. Me debes uno más. Su ritmo cardíaco se aceleró. Trató de mover la cabeza de una manera segura, pero esta se sentía como gelatina atada a su cuello. —No, no puedo; no quiero. Una risa baja pasó por sus oídos. Restableciendo un ritmo suave, dándole suficientes movimientos de fricción como para interesarla con su constante, lenta punta. Humedad se filtró por sus muslos y ella se arqueó otra vez con el placer mordiéndola. —Mio Dio, no otra vez. 144
  • 145. —Un trato es un trato, cariño. —Apretó más sus piernas y cambió a cortos, fuertes golpes que lo enterraron profundo hasta las bolas. Demasiado cansada para pensar o moverse, sólo podía responder a lo que mandaba, y él la trajo de vuelta directo hacia lo más alto y la mantuvo allí. Aumentó a un ritmo brutal, se golpeó en ella con una energía primitiva que la excitaba, las bofetadas húmedas de sus cuerpos, el fuerte olor de su excitación, la corredera de sudor alisado en su piel. Su vientre se enrolló y se quemó. Él apretó suavemente su clítoris. —Córrete para mí, nena. Ahora. El comando golpeó sus oídos en el momento en que su cuerpo explotó. Con un rugido, Sawyer bombeó sus caderas y la apretó con fuerza, derramando su semilla. La satisfacción era primitiva en su rostro calmado, casi como si él se rindiera tan profundamente a la experiencia de hacerle el amor como ella lo había hecho. El orgasmo se precipitó sobre él, reclamando y arruinando cada centímetro de su cuerpo hasta que finalmente se desplomó encima de ella. Completamente débil e indefensa, Julietta se dejó caer contra sus ataduras. Su vacío interior que estado lleno completamente hacía unos momentos, de repente se amplió en un abismo de emociones y desorden. Las lágrimas que habían amenazado previamente se liberaron, y ella volvió la cabeza, avergonzada. Sus muñecas fueron liberadas y Sawyer le quitó las esposas. Frotándole los músculos doloridos, trabajó sobre la tensión de sus manos, dedos y brazos, y luego la arrastró hacia él. Metiéndola en su pecho, los tapó a ambos y la acurrucó dentro de sus brazos. —Déjame ir. —Ella trató de alejarse, pero se sentía como un potro recién nacido, con todas las patas desgarbadas y la falta de equilibrio. Julietta luchó por su fuerza interior y contra su abrazo. —Shh, chica dulce, no vas a ninguna parte. —Su agarre era de acero, y su voz y tacto eran suaves mientras le acariciaba el pelo, murmurándole palabras dulces al oído—. Estás agotada y necesitas descansar. Te tengo. —El calor de su piel y el edredón la acurrucaban en seguridad que no había experimentado desde hacía mucho tiempo; ella no había creído que existiera. 145
  • 146. Tal vez sólo un minuto. Olía muy bien, y sus tiernos movimientos atrajeron un sueño nebuloso que reclamó sus músculos, arrastrándola hacia la oscuridad. Sólo un minuto. Mientras ella se metía en el sueño, su susurro se desvió hacia su inconsciente. —¿Qué has hecho? —susurró. Luego se quedó dormida. 146
  • 147. Traducido por Merlu Corregido por francatemartu S awyer le rodeó el muslo con su brazo y estudió su rostro. El sudor hacía que el pelo se le pegara a la frente y las mejillas; su respiración entraba y salía de entre sus carnosos labios. Con el ligero brillo de su piel, y sus largas pestañas brillando por las lágrimas no derramadas, le recordaba a una princesa durmiente esperando por su príncipe. Una muy bien follada princesa. Su polla dio un respingo. ¿Qué había pasado? En general se mantenía bajo completo control durante estas escenas. Hacía a un lado todas sus necesidades físicas y se concentraba en lo que sus amantes necesitaban de él. No tenía problemas conteniéndose, sin importar qué tan dulcemente le rogaran, adularan o prometieran. Él sólo permitiría que ambos se liberaran bajo sus propios términos, dejando en un segundo plano sus emociones. No con Julietta. Desde el momento en que la tocó, tuvo que luchar para mantenerse neutral. El placer de ella despertaba el propio, pero nunca había cavado tan profundamente, buscando desnudarlos a ambos tanto física como emocionalmente para su propio placer. Nunca dudó de que ella pudiera tener un orgasmo. Los imbéciles que la habían tenido antes se merecían ser aplastados por toda la basura que le habían metido en la cabeza. Sawyer presentía que tenía el alma de una sumisa, sólo rogando por alguien que la domine y tome el control de su cuerpo. Eran sus otras partes las que lo despedazaban. La manera en que se le entregaba durante el clímax. Los dulces gritos en sus labios mientras le rogaba que la tomara. Su confianza y su valentía al permitir que la atara la primera noche. La forma en que su cuerpo se levantaba y se envolvía alrededor de su polla como si esta perteneciera a estar entre sus muslos. Opacaba a cada mujer antes de ella. Como una droga, necesitaba de su próxima dosis a pesar de que acababa de inyectarse hace unos momentos. 147
  • 148. Necesitaba tomarla una y otra vez, atarla a su cama y mantenerla ahí hasta que admitiera que ese era el único lugar donde quería estar. Esperaba un atropellamiento de emociones después de tal intensidad. En general seguía determinados pasos para contrarrestar tal reacción, una manta, una botella de agua, palabras dulces y un confortable abrazo. Pero en el momento en que vio sus lágrimas, y la furia interior ante su debilidad, sólo pudo sostenerla más cerca, tranquilizarla, besar sus lágrimas y mantenerla con él. Para nada su reacción normal. La deliciosa esencia a coco, almizcle y sexo flotó a sus fosas nasales. Bajo el entumecimiento del orgasmo, le había hecho acordar otra noche más. ¿Por qué hizo eso? Una voz le susurró la verdad, haciendo que un helado miedo recorriera su columna. Porque no quería perderla. Incluso después de sólo unas horas, estaba totalmente colgado de Julietta Conte. Fascinado por su honestidad, su fuerza y su vulnerabilidad. Quería más de ella. Por supuesto, eso era imposible. Trabajar juntos, sí. Un amorío por tiempo limitado con todo bien claro entre los dos, seguro, de vez en cuando. ¿A largo plazo? Nunca El estremecimiento se profundizó. Mientras que ella había crecido en un hogar amoroso, él había luchado con puños y navajas por tener un plato de comida. Su escape de dos casas de acogida lo habían catalogado como un niño problemático en el sistema, especialmente para un niño de nueve años, los cuales eran los más evadidos por los padres. Las familias adoptivas querían bebés, o niños pequeños, incluso aceptaban a esos dulces niños de siete años siempre y cuando se comportaran normalmente. Pero no a los de nueve. A los once ya empezaban las hormonas, los problemas, y las respuestas insolentes. Supo en el momento en que entró a su tercer casa adoptiva que esta sería diferente. Una fina capa de miedo colgaba del aire, y el hombre con rechonchos puños, rasgos rudos e hinchado vientre emitía una suerte de maldad. Al trabajador social eso le importó una mierda. Y una vez que fue ubicado en 148
  • 149. su nueva familia, las reglas fueron claramente establecidas, comenzando con una paliza con el cinto sobre su espalda desnuda. Golpe. No escapar. Necesitaban el dinero. Golpe. No causar problemas. Golpe. No interferir en la educación de otros niños. Golpe. Una comida al día. Roba algo extra y sabrás las consecuencias. Golpe. No decir nada. A nadie, nunca jamás. Golpe. La peor pesadilla que pudiera ocurrírsele. El imbécil le había tirado una toalla para que se limpiara la sangre después de eso, y le hizo cambiar su camiseta. Recordaba como la destrozada piel se pegaba al material y como con cada paso tenía que luchar contra las náuseas y las ganas de desmayarse. También sabía que esto era para marcar las pautas para el futuro. Si fallaba en algo, imbécil iba a ir tras él día tras día. La fuerza y el control eran la clave para su supervivencia. Luego de que el primer día comenzara, se pasó años endureciéndose, hasta que cumplió dieciocho y finalmente escapó. Fue entonces, cuando comprendió que para sobrevivir, debía asesinar a otros. Su hermano adoptivo. —Hey. Parpadeó saliéndose de sus recuerdos, y sonrió. Su voz ronca era sexy como el infierno, y un dejo de sonrojo teñía sus mejillas. Adorable. Su erección presionó contra su muslo y los ojos de ella se ampliaron. —Hola —la saludó rozando sus nudillos sobre su caliente piel—. ¿Cómo te sientes? —Bien. —Rodó los ojos en burla hacia sí misma—. Eso es una mentira. Me siento increíble. Como caramelo líquido, toda caliente y derretida. Su polla se movió. Eso era exactamente como se sentía cuando se deslizaba dentro de ella, cuando lo envolvía en un rico calor húmedo. Pensó en ponerla de espalda una vez más y sacarle otro orgasmo, pero 149
  • 150. sabía que ella tenía que estar molesta. Tenía que tomarse el tiempo para cuidarla y complacerla sus necesidades eran primero. —Hay una bañera turca y una ducha de vapor en el baño. Iré a prender al agua para ti. Presionó un beso en su sien y trotó desnudo hacia el baño. Las enormes puertas de cristal de las duchas estaban enmarcadas en dorado y las paredes cubiertas con elaborados mosaicos en tonos térreos. El vapor siseó desde las paredes y formó una densa nube. Giró otra perilla y agua caliente comenzó a llover hacia el colorido banco especialmente moldeado con baldosas. Alcanzó un par de mullidas toallas blancas, una bata de hotel y regresó hacia el cuarto. El humor curvó sus labios. Ella estaba sentada en el borde de la cama, envuelta como una momia con las sábanas. Su rostro reflejaba una mezcla de vergüenza e irritación. Pronto recordaría quien estaba a cargo y perdería algunas de sus inhibiciones innatas. Cruzando un tobillo sobre el otro, se inclinó contra la puerta. —La ducha esta lista. La mirada de ella se movió hacia su desmedida erección y su desnudez. Sus dientes mordieron su labio, entonces se paró de golpe; hombros y espalda totalmente rectos, y sus oscuros ojos brillando con obstinación. Marchó a través del cuarto como la reina de Sheba con las sábanas arrastrándose detrás de ella. Dudando cuando ella estuvo demasiado cerca, él se rehusó a moverse a un lado preguntándose qué haría. Con un audible bufido, se apretó contra él hasta pasar, dejó caer la sábana y se metió a la ducha. Las puertas se cerraron con un acallado click, y se tuvo que aguantar la urgencia de echarse a reír. Su reina pronto descubriría que no había escondite para él. En ninguna parte. Le permitió un par de minutos de privacidad mientras regresaba a la sala de la suite y llenaba unos vasos de agua. Acompañándolos con galletas, quesos y vegetales, los dejó en una mesa junto al sofá. Agregó dos copas con champagne y se dirigió a la ducha. La expresión en su rostro cuando abrió las puertas y se metió no tuvo precio. Intentando verse un poco más digna con su cabello mojado y su 150
  • 151. delicioso cuerpo mojado a la vista, se dio la vuelta intentando esconder su vergüenza. Sawyer buscaba poder desaparecer cualquier inquietud social que ella tuviera sobre el sexo. Incluyendo el bañarse juntos y todo lo que sabía hacer con la regadera de la ducha. Sus labios se levantaron. —¿Necesitas ayuda? —No, gracias Esta vez se rió. Agarró la esponja sobre la que ella tenía un agarre de muerte y puso un poco de gel en sus manos. —Qué pena. Con nada para retrucarle, reunió suficiente coraje para resoplar y volver su espalda hacia él, obviamente tomando la posición menos vergonzosa. Su precioso trasero y su graciosamente curvada columna sólo le hicieron agradecer ser un hombre. No había nada tan sensual como la parte de atrás de una mujer, y la esbeltez de Julietta y su suave piel estaban hechas para sus manos. Dio un paso hacia adelante y tiró de las caderas de ella hacia atrás para que quedaran contra él. Su respiración se atascó. —Me puedo lavar a mí misma. —Su cuerpo se tensó—. De hecho, ya estoy lista, así que si me disculpas. —¿Te has duchado con un hombre alguna vez? —Arrastró la enjabonada esponja sobre sus pechos. —Por supuesto. —Mentirosa. —El comenzó a mover la mano hacia abajo, hacienda círculos sobre su vientre, sus caderas y sus muslos. Su polla se encajó en el hueco entre sus muslos—. Me alegro que no lo hayas hecho. Me gusta enseñarte cosas por primera vez. La temperatura cayó unos cuantos grados. Cada músculo se le tensó. —No soy ninguna virgen inexperimentada, Sawyer —dijo fríamente—. Y no soy un caso de caridad. 151
  • 152. La giró rápidamente y agarró su largo y mojado cabello. Ella jadeó, levantando sus manos hacia su pecho en un débil intento de empujarlo. Tiró de su cabeza y se cernió sobre ella. —Nunca me vuelvas a decir una cosa así de nuevo. —Su tono fue fuerte—. Eres una mujer apasionada y hermosa que tuvo la desafortunada experiencia de conocer a un montón de inadaptados que no sabrían cómo encontrar su pene en la oscuridad. Tu comentario es un insulto para ambos. Las pupilas de ella se dilataron con un toque de miedo, que pronto se transformó en lujuria. Él soltó su agarre notando como se le aceleraba la respiración. A esta mandona mujer le gustaba que le dijeran lo que tenía que hacer en la privacidad del cuarto. Sawyer bajó su cabeza y habló contra sus atractivos labios. —Tal vez lo que te hace falta es mantener tu boca tan ocupada como tu cerebro. Cubrió sus labios bajo los suyos, bebiendo del sabor y la esencia de su boca. Cada toque de su lengua, le recordaba que le pertenecía en cada aspecto posible. Ella le respondió plenamente. Él gruñó bajo su dulce rendición, su atrevida lengua enredándose con la de él. Se aferró a sus hombros mientras Sawyer la presionaba contra su pecho y la sostenía por la espalda para que perdiera ligeramente el equilibro. Cuando ella estuvo lo suficiente suave y flexible, lentamente rompió el beso. Sus hermosos ojos oscuros brillaban con una mezcla de desnudas emociones. Dejó que lo procesara por un momento, esperando a que le espetara un apresurado arrepentimiento que tenía la intención de detener. —Me siento estúpida. La sorpresa hizo que se hiciera para atrás. —¿Por qué nena? Ella apretó los ojos en busca de coraje. —Tengo 32 años y nunca he hecho… esta cosa antes. No sé cuál es la manera adecuada en que debo comportarme. 152
  • 153. Su honestidad lo sorprendió. Algo en su interior se prendió en demanda, pero no reconoció esas emociones así que las ignoró. Ella era una niñamujer, con más coraje que la de la mayoría de los hombres que conocía. Sawyer la empujó hacia él, y descansó su frente contra la de ella. Levantó sus manos y presionó un beso en ambas palmas. —No hay ninguna manera en la que debas comportarte. Lo único que tienes que hacer es sentir, y no preocuparte por nada. Yo te cuidaré. Julietta se encogió de hombros. Un disparo de necesidad lo atravesó igual que una bala desgarrando la vulnerable carne. No sabía cómo procesar este tipo de intensidad, así que se concentró en la mujer desnuda en sus brazos y en qué hacer para complacerla. Esta vez, cuando comenzó a trazar un húmero rastro sobre su piel, ella le dio acceso completo. Un murmullo de placer se escapó de su garganta, mientras probaba cada pulgada de ella, usando un gentil movimiento circular para tranquilizarla y excitarla. Sus pezones fueron frotados con el lado áspero de la esponja, y se fruncieron en interés volviéndose de un hermoso color rojo igual que el de los labios de Blancanieves. Él se dejó caer de rodillas. Su cuerpo estaba hecho para perderse en él, desde el largo de sus piernas y muslos, al perfecto parche de vellos negros que cubrían su sexo hasta los dedos de sus pies. La limpió con una ternura que nunca ante experimentó con otra mujer, urgiéndola a que abriera las piernas para él. Con un tembloroso suspiro, obedeció. Su excitación lo volvía loco, sus labios rosados brillaban por el agua, y por su propia lengua. Presiono la esponja contra su montículo de venus y frotó, asegurándose de subir y bajar en un ligero ritmo. Ella arqueó la espalda y gimió, sus pechos entregándosele como un bonito regalo. Dios, debería darle un descanso, pero ya había ido demasiado lejos como para parar. Tenía que hacerla venir de nuevo, sentirla derretirse a su alrededor y rendirse a lo que le estaba haciendo. —Voltéate. Su pausa le dio lo que necesitaba. La azotó en el trasero con una mano dura. Ella chilló en respuesta, y sus ojos se abrieron con sorpresa. Sawyer la miró y esperó. Sí. Sus pezones estaban más hinchados y el pulso de su cuello latía rápidamente. Hubiera apostado que un golpe erótico le daría 153
  • 154. placer intenso, pero tenía que asegurarse que no fuera algo que la asustara o horrorizara. Frunció el ceño, pero la miró fijo y repitió su orden. —Voltéate. Ahora. Lo hizo. La hermosa curva de sus nalgas tenía un ligero color rosa debido a su golpe. Sawyer comenzó con sus tobillos, subiendo por la parte de atrás de sus piernas y muslos, caderas y espalda. Se enderezó y arrastró la esponja por sus hombros, acariciando el costado de su cuello, intercambiando constantemente del lado áspero de la esponja al suave, para mantenerla desequilibrada. El ligero temblor de sus piernas y la tensión en sus músculos le advirtieron que ya estaba lista. Cayó sobre sus rodillas. La apuró a que abriera sus piernas, y presionó la esponja contra su coño. Se sacudió e intentó mantenerse quieta, pero siguió torturándola deslizando el lado áspero sobre su sensible clítoris al mismo tiempo que mordía la exquisita curva de su trasero. Sus brazos se abrieron para agarrarse a algo y encontró la pared de granito. El vapor y la pesada lluvia cayendo sobre ellos, sólo le adicionaban erotismo. Sawyer gruñó bajo en su garganta muriéndose por más. Él le abrió las mejillas y paso su lengua a lo largo de su chorreante raja, al mismo tiempo que rotaba la esponja contra su clítoris. Gritó cuando el orgasmo la golpeó fuerte y largo. Nunca se detuvo, alargando su placer mientras sus gritos acallaban el siseo del vapor y su lengua lamía sin parar. Finalmente, se relajó, se hundió contra la pared. Sawyer se levantó y la presiono contra él. Presionó sus labios contra su sien y acarició su espalda. Mini convulsiones la siguieron atravesaron por unos momentos y se acurrucó contra él como hubiera encontrado su hogar. —Sí, definitivamente eres un caso de caridad —gruñó intentando regresar su cabeza al juego y distraerse a sí mismo de su embravecida erección. La retumbante risa se sintió como una caricia en sus oídos. —Eres un matón —Nunca. —Sei un maniaco sessuale. Levantó una ceja. 154
  • 155. —Créeme. Si hago bien mi trabajo, tú también terminarás siendo una maníaca sexual. Su rostro se nubló, y levantó su barbilla para mirarlo. —¿Soy un trabajo Sawyer? Su honesta pregunta demandaba más que nunca. Empujó a través de la disconformidad y respondió: —No. —Las siguientes palabras que quería decir no escaparon de sus labios, y se alegró por ello. No estaba listo para nada más. Sus rasgos se relajaron, y una burlona sonrisa jugó en sus labios. —Bien. ¿Ahora, qué hacemos contigo? Miró hacia su rígido miembro y se encogió de hombros. —No traje condón mientras jugamos en el agua. No es la gran cosa. —¿Realmente piensas que hablo demasiado? —Infiernos, sí. —Entonces tal vez debería mantenerme ocupada en algo. No tuvo idea de lo que hablaba hasta que se arrodilló frente a él con la gracia de una bailarina que lo hizo aguantar la respiración. Sawyer intentó detenerla —esta noche no se trataba de él—, pero en el momento en que sus labios se abrieron y se deslizaron sobre su pulsante largo eje, se dejó ir. Se había jurado que sólo le permitiría experimentar hasta que se sintiera cómoda, conociendo que Julietta era insegura de sus habilidades y necesitaba aprender a confiar en sus instintos. La lección se volvió hacia él en un instante. Con largas y hábiles caricias, succionó y lamió con un intoxicante entusiasmo y la pureza de eso lo dejaba inútil para luchar. Usando sus manos para empuñar su polla, ella bombeó de arriba hacia abajo, mientras continuaba con sus cuidados hasta que explotó, su orgasmo cavando profundo en ella, e irradiando calor por cada poro en su piel. 155
  • 156. Cuando el cuarto dejó de girar, la pequeña atrevida se puso de pie. Le dio una satisfecha y femenina sonrisa y salió de la ducha, sus nalgas denudas meneándose con pura burla. Oh, mierda. Estaba en problemas. Grandes problemas. Sacudió su cabeza, apagó el agua y la siguió. ¿Quién pensaría que la reina del hielo podría convertirse en una enfurecida ninfómana? Julietta se envolvió en la bata. Sus músculos se sentían flojos como fideos y una paz interior irradiaba de su interior. ¿Era esto lo que el gran sexo le hacía a una mujer? ¿Le transformaba el cerebro en papilla y plantaba una sonrisa estúpida en el rostro? Esto era peligroso en la vida real. No había duda de por qué las mujeres actuaban como tontas bajo el hechizo de los hombres. Sawyer sólo tenía que chasquear los dedos para tenerla de rodillas. Felizmente. Raramente, su reacción a eso no la molestaba como lo hubiera hecho en el pasado. Tal vez estaba tan saturada de sexo que ninguna preocupación era capaz de penetrar sus células cerebrales. Mañana probablemente se despertaría con un ataque de pánico a pleno. Tal vez. Tal vez no. Julietta lo miró salir de la ducha. Tenía una expresión relajada y por fin ya no mostraba una dura erección. No por mucho, apostada. El hombre era un dínamo sexual y por un rato le pertenecía sólo a ella. El posesivo pensamiento la descolocó por un momento, pero se rehusó a analizarlo. Sawyer agarró una toalla, la envolvió alrededor de su cintura y se volteó. Ella jadeó. Su espalda y su trasero era una masa de cicatrices entrecruzadas, algunas ya desvanecidas y otras rojas y furiosas. No parecían tener ninguna lógica. Círculos perfectamente formados marcaban sus bíceps. Él se congelo en el lugar, como si hubiera olvidado su plan original de esconder su desnudes 156
  • 157. de ella. Julietta consideró la noche que habían tenido hasta ese momento. Se había quedado con la camiseta puesta hasta el último momento en la cama, y nunca le mostró su parte de atrás, sólo su frente. Su garganta se apretó. ¿Por qué se veía esto diferente a la cicatriz en su rostro? Era como si no le importara que las personas vieran esa marca. Un tatuaje que le daba el aspecto de un chico malo. Pero estas cicatrices escondidas eran mucho más. Presentía que estas eran las que escondía del mundo, un secreto, un dolor profundo del que nadie sospechaba. Dolor que se rehusaba a compartir o explicar. La mujer racional de su interior sabía cuál era la respuesta apropiada. Mantente en calma. Ignora las marcas, pretende que no te importan y sigue adelante. Una mujer comprometida con una relación de una noche obedecía las reglas: sin ataduras, emociones o compartir dolorosos pasados. Sólo placer, orgasmos, alcohol y una apresurada retirada al amanecer. Luchó por ser esa mujer, pero tontas lágrimas se las arreglaron para caer. La idea de este hombre fuerte siendo desamparado y lastimado por personas sin nombre le desgarraba el alma. Se movió hacia él y plantó sus manos gentilmente en su espalda. Sawyer se crispó. Con ligeras caricias, cuidadosamente trazó cada cicatriz sobre la anchura de su carne. No se movió. No habló. Finalmente, fue ella quien rompió el silencio. —Siento que te lastimaran. —Julietta se aseguró de no mostrar lástima en su voz. Nadie podría sentir lástima de un hombre que exhibía tal fuerza, carácter y éxito. Tal vez fueron las cicatrices las que lo hicieron mejor. Se contuvo de abalanzarse sobre él y hacerle el millón de preguntas que tenía, pero nunca pretendería no haber visto lo que alguien o muchos, le habían hecho. —Me alegro que ganaras. Él inclinó su cabeza. Respiró hondo y habló. —Nunca hablo de mi pasado, Julietta. Viví por demasiado tiempo ahí y luché muy duro para dejarlo atrás. Él era malvado y estuve atascado con él demasiado tiempo. Intentó deshacerme a golpes, pero me negué a darle 157
  • 158. esa satisfacción. —Su voz cargaba con demonios del pasado que no podía ni imaginar—. He hecho… cosas. No me disculparé por ello tampoco. Entiendo si no puedes manejar eso ahora mismo y eliges irte. Te liberaré de tu contrato. Miró la espalda del hombre que le había ordenado venirse y la hizo sentir mujer por primera vez en su vida. La hacía sentir a salvo. Aun así la creía lo suficientemente frágil como para correr ante un par de cicatrices o sus admisiones de haber hecho algo malo. Julietta presionó sus labios en su espalda. Él se tensó ante el inesperado toque, pero ella besó cada cicatriz con gentil humildad que se esforzaba por mostrar. —¡Che, idiota6! ¿Cómo te atreves a insultarme con ese comentario? Lo que hayas hecho, lo hiciste para sobrevivir. ¿Realmente me desestimas tanto como para creer que correría por un par de cicatrices tras el mejor sexo de mi vida? Él se volvió y la enfrentó. Su mirada se volvió preocupada al estudiar su expresión. Ella maldijo a la delatadora humedad en sus mejillas y se dio cuenta de que nunca sería buena para estas cosas. Sawyer extendió su mano y limpió con su pulgar su rostro. —¿Estás llorando? Su incrédulo tono la hizo enojar. —No lloro por el hombre que eres —espetó—. Lloro por el chico del que nadie nunca se preocupó. Julietta dejó que su enojo secara las lágrimas —Espero que esté muerto. Espero que quien fuera que puso sus manos encima de ti, haya muerto de una horrible y dolorosa manera Un crudo anhelo quemó en sus ojos. Sus dedos trazaron la curva de su mejilla como si fuera un hada a punto de desaparecer en la niebla. Lentamente se empujó y Julietta captó el temblor de su mano. Abrió la boca para decir algo, pero Sawyer se tragó las palabras. Su labio inferior se curvó en una sexy media sonrisa que le desgarró el corazón. 6 En el español original. 158
  • 159. —¿Llamándome idiota de nuevo? Resoplé. —Así es como estás actuando. Él se rió. —Tanta violencia escondida bajo esa educada civilización. Recuérdame nunca sacar tu lado malo, nena. —No tengo civilidad cuando alguien lastima a quien me pertenece. Sawyer se paralizó. Las palabras habían salido antes de poder analizarlas. Mio Dio, ¿qué había hecho? Él no le pertenecía. Nunca lo haría. Esto era un contrato, puro y simple. Y aunque lo habían extendido durante otra noche, no había ninguna relación posible. ¿Cierto? Una mezcla de emociones se movieron sobre su rostro. Su voz fue ruda y grave. —Te creo. El hombre al que elijas como tuyo será un afortunado hijo de puta. —Se aclaró la garganta y toda la crepitante tensión se desvaneció—. Ven. Debes tener hambre. Entrecruzó sus dedos con los de él y la guio de regreso al cuarto. Se deleitaron con galletas, queso cremoso y pimientos rojos, todo acompañado con agua primero y con champagne después. Sawyer le levantó sus pies hasta su regazo y masajeó la planta de sus pies, adoloridos por los tacones altos. Sorprendida de no sentirse incómoda tras varios momentos de intimidad, hablaron entonces sobre trabajo y luego le contó sobre crecer con un hermano sobreprotector. Tragándose el líquido de la delicada copa, formuló la siguiente pregunta con cuidado. —¿Desde hace cuánto que conoces a Wolfe? Sus dedos se detuvieron. —Cerca de un año. —Ella gruñó cuando apretó el tendón en su curva—. Nunca te agradecí por darle una chance. La mayoría sólo ve su apariencia y piensa que es un inútil. 159
  • 160. —Tú nunca has contratado un empleado que no posea alguna habilidad increíble. Especialmente con Purity. Me contó un poco sobre su pasado. Sawyer le dio una media sonrisa. —Sí, te dijo que venía de una tienda de tatuajes, ¿no? Les cuenta esa historia. Wolfe no le cuenta a nadie sobre su verdadero pasado. —Me dijo que lo habías sacado de la cárcel, y lo habías hecho entrar. Le diste una oportunidad de probarse a sí mismo. La miró con sorpresa. —No puedo creerlo. Él nunca… nunca dice nada. Julietta sonrió. —Él te admira. Lo esconde detrás de su actitud de imbécil sabelotodo. Tiene un gran talento para los negocios para ser alguien tan joven. No hay dudas de por qué lo trajiste a Italia. Sawyer sacudió la cabeza intentando aclararlo. —Sí, es inteligente. Quedó atrapado en el sistema de adopciones e intentó arreglárselas por sí mismo en las calles. Lo atrapé intentando robarme y le di una oportunidad. La cárcel, o una pasantía en mi compañía. Un destello de dolor prendió sus ojos. —Los primeros meses me dio tanta mierda que estuve tentado a tirarlo a la calle de nuevo. Pero era tan malditamente inteligente que hubiera sido una lástima. Tenía memoria fotográfica, y sabía cómo hablar con la gente una vez que superaba su inseguridad inicial. Cada vez que le daba una tarea, la terminaba en menos tiempo del que hubieran tardado mis empleados. —Sawyer se encogió de hombros—. Así que incrementé sus horas de trabajo, le pagué un salario y esperé a que escapara. Aún no lo hace. —Te preocupas por él. Él se crispó y sacó las manos de su pierna. Su piel se enfrió tan rápido como su tono. —Eso no tiene nada que ver con emociones. Decidí traerlo conmigo para probar sus habilidades. Escuchó esa cosa de Rosetta Stone y aprendió el idioma en tiempo record. Pero si falla, lo dejaré ir. 160
  • 161. Julietta estudió al hombre frente a ella. Extraño; era capaz de dar tanto en el cuarto, pero cualquier tipo de relación parecía ser algo imposible de aceptar. Sawyer estaba mintiendo. Obviamente se preocupaba por Wolfe más de lo que estaba listo para admitir. Probablemente no tenía idea de cómo lidiar con un adolecente roto, y Julietta sospechaba que tenían un pasado similar. Pero este no era ni el sitio, ni el momento para presionar. —Entiendo. Después de todo, negocios son negocios. Su Mirada se templó y los fantasmas retrocedieron. Ella respiró hondo mientras el familiar calor se apoderaba de ella. Sawyer envolvió sus dedos alrededor de sus tobillos y tiró más cerca. —Exacto. Creo que es hora de que volvamos a nuestra negociación. Julietta ignoró el sobresalto de alegría que sintió y se lo atribuyó a las hormonas sexuales. —Creí que ya habíamos concluido con las negociaciones. Tres orgasmos definitivamente ganaban la apuesta. Él esbozó una sonrisa lobuna. —Entonces llamémoslo horas extras. Cubrió su cuerpo con ella. Julietta nunca habría adivinado que perder podía ser tan dulce. 161
  • 162. Traducido por Clau, Carosole, Mere, Malu_12 & GraceKelly Corregido por Aldebarán S awyer se paseó por el inacabado vestíbulo de Purity con el equipo. El rugido de las herramientas eléctricas llenaba el aire, y el olor a madera, aceite y pintura llenaba su nariz. El edificio vacío del popular Le Méridien había estado abandonado durante años: una solitaria y extensa pieza de arquitectura que creaba un deseo en el corazón de la ciudad. Después de años negociando la compra del edificio, finalmente ganó. Había dado el primer paso para dejar su huella en el mundo y obtener una tajada de inmortalidad. Era lo mejor que podía esperar. La estructura tenía la gracia del viejo mundo que necesitaba para dejar su huella aquí. El caballo alado de mármol delante lideraba un elegante edificio con una fachada blanca que se desmoronaba en medio de puertas de color rojo brillante que prestaban un carácter distintivo. Todo el restaurante y el salón serían reemplazados por una versión modernizada de entretenimiento y lo mejor de la tecnología aportaría un lugar para los medios de negocios. Ya amueblada, cada habitación tenía que ser hecha de nuevo y renovada mientras que se decidía cuáles muebles y estructuras deberían permanecer y cuáles serían arrancadas por este equipo de diseñadores. Sintió orgullo mientras llevaba al equipo a través de las habitaciones lentamente desarrolladas. Ellos charlaban mientras Wolfe tomaba notas y Sawyer los guiaba hacia su visión, señalando en qué sala estarían ubicados cada uno de ellos. Cuando se detuvo en frente de la zona de panadería de La Dolce Famiglia, hizo una pausa para dirigir su atención a Julietta. Ella había llorado por él. El recuerdo de las lágrimas destrozó su concentración. 162
  • 163. Aparte de unos pocos destellos de ser reconfortado por sus padres, no tenía ningún suave recuerdo al que aferrarse. El contacto físico generalmente significaba castigo o algo que evitar a toda costa. Había aprendido brutalmente temprano que las lágrimas eran inútiles y consideradas una debilidad. ¿Cuántas veces había sido golpeado hasta sacarle sangre, dejado pasando hambre, humillado o castigado de diversas maneras y nadie le había dado una segunda mirada? Incluso sus hermanos adoptivos estaban demasiado ocupados cuidando de sí mismos, y cualquier acto de bondad con él siempre era severamente castigado. Sawyer no los culpaba. Él habría hecho lo mismo. Pero en el momento que vio las lágrimas de Julietta, un extraño vacío se levantó dentro de él y trató de estrangularlo. Ella en realidad se había preocupado. Había besado sus cicatrices. Le había gritado por si quiera mencionar que ella podría querer dejarlo. Ella había demostrado pura bondad y amabilidad y él no sabía qué hacer con eso. Las infinitas mujeres de antes parecían borrosas en una línea de rostros sin nombre que sólo parecían interesadas en sus cicatrices para asegurarse de que él las alejara. Nunca había tenido una amante que lo besara con tanta ternura, y mucho menos que llorara por algo que no conocía o entendía. Su corazón se apretó con tanta emoción que no podía procesar la inundación. Sawyer se negó a analizar la debilidad. Mucho mejor que concentrarse en el escozor de la ira y los insultos, era hacerlo en un regalo tan íntimo. Él nunca podría recuperarse. Ya había pasado toda una semana, y cada noche había estado inundado con trabajo. Cuando por fin se dejó caer en la cama, el sueño se le escapó. La sola imagen de su cuerpo desnudo y su calor húmedo se fijó en sus párpados cerrados hasta que el sueño se hizo imposible. Sintió dolor por el ansia de otra noche, pero anteriormente había decidido esperar. Pasar otra noche en su compañía podía sacarlo del juego, y necesitaba estar en control con el fin de mantenerse dándole el placer que ella merecía. También era bueno para sus emociones que repentinamente habían comenzado a deslizarse. ¿Cuándo había sido la última vez que se había ablandado realmente por una mujer? ¿Preguntándose cómo iba su día, o que estaría comiendo para el almuerzo, o qué programa miraría en la TV antes de dormir? Nunca. 163
  • 164. La respuesta era simple. Retrocedería un poco y después buscaría otra noche una vez que estuviera estable. Y pensar que había estado preocupado porque ella se aferrara emocionalmente a él. Sawyer se aclaró la garganta. —Julietta, como hemos comentado, hemos preparado este espacio para que La Dolce Famiglia pueda atender el tráfico peatonal. Tendrás que elegir cuidadosamente a tu equipo para esto, ya que no tendremos al mejor equipamiento en este piso. Ella asintió y examinó la tienda vacía. Ese traje negro intenso era su favorito, personalmente. Era el más conservador, con una delgada falda lápiz y una chaqueta cruzada que cubría la mayor parte de sus deliciosos activos. Con su pelo torcido en un moño apretado y una adecuada blusa blanca, hacía que lo envolvieran las ganas de arrancarle su actitud remilgada. Él siempre había amado la fantasía de la bibliotecaria traviesa. Tal vez debía hacerla quedarse con el traje puesto. Alzarle el dobladillo hasta los muslos, yacerla boca arriba sobre la mesa y robarle sus bragas. Probaría su control ordenándole no emitir ningún sonido, y luego le haría toda clase de cosas con su lengua y sus dientes para hacerla gritar. Su polla se irguió y rápidamente cambió sus pensamientos. Lo único que necesitaba era que Tanya pensara que lo excitaba y apostaba a que recibiría una visita nocturna. Sus habilidades de diseño eran perfectas, pero ella le recordaba a un depredador femenino. Sawyer se estremeció ante la idea. Julietta giró sobre sus talones. —Puedo hacer este trabajo. Aunque prefiero el otro espacio que discutimos. Su labio tembló. Maldición, ella tenía agallas. Había asumido que pretendería que la noche erótica nunca había sucedido. En su lugar, había encendido su modo todo negocios sin problemas. No había miradas ardientes sobre la mesa de conferencias, o sonrojos cuando sus miradas se encontraban. Ella lo trató con la separación de un socio de negocios, lo que lo volvió aún más loco. —En realidad, recuerdo la discusión. Dado que fui capaz de demostrarte por qué no era una posibilidad, me sorprende que lo sacaras a colación. 164
  • 165. —Hmm, supongo que me olvidé. —Ella mantuvo su voz suave—. Tal vez la conversación debió haber sido más memorable. Casi se ahogó ante su impertinencia. Wolfe le lanzó una mirada extraña, luego volvió a sus notas. Ella también tenía un gran sentido del humor. Oh, iba a pagar por ese comentario. Sólo su práctica sin fin ocultando sus emociones le permitió ocultar su creciente excitación. —Tal vez tengas razón. —Él le clavó la mirada—. Me aseguraré de aclararlo mejor en el futuro. La sonrisa de placer de ella le revolvió sus terminaciones nerviosas. —Bueno. La práctica hace al maestro —dijo ella—. Ahora, veamos la cocina. Quiero estar segura de que la configuración es la que acordamos. Sus tacones hicieron clic delante de él como un canto de sirena. Su trasero balanceándose con gracia lo atrajo a seguirla, y Sawyer se dio cuenta de que Julietta Conte había florecido a su máxima potencia. Dios lo ayudara. Ellos visitaron el sitio, ajustaron los planes y terminaron al final de la tarde. Se aseguró de escoltar a los otros dos miembros del equipo afuera primero. ¿Seguiría ella su guía y le daría algún tiempo a solas? Suficientemente seguro, Sawyer la vio permanecer con Wolfe. ¿Estaría ella tan desesperada por tocarle? Como un adolescente cachondo, quería sus manos encima de ella, su semana completa de celibato al límite. Hizo un barrido rápido de la habitación y trató de ubicar un lugar seguro en el que pudiera tenerla desnuda sin darle al equipo de construcción una emoción. Vino detrás de ellos y consiguió una leve sonrisa en los labios de Wolfe. Era curioso, había visto a Wolfe interactuar con las mujeres y rara vez lo vio escatimando algún interés. Algo en Julietta permitía que el chico se relajara y eso, era un milagro. —Gracias por tu aporte de hoy —dijo ella con su nítida voz habitual—. Espero que seas capaz de tomar algo de tiempo libre para ti mismo. Wolfe se encogió de hombros. —No lo necesito mucho. Me gusta el trabajo. 165
  • 166. —Conozco el sentimiento. —Ella vaciló, y movió sus pies—. Quiero que vengas a cenar el domingo. A la casa de mi madre. Sawyer se echó hacia atrás, sorprendido. Wolfe tuvo la misma reacción y pareció tropezar en sus palabras. —Umm, gracias, pero estaré ocupado. —¿Qué tienes que hacer? Hizo una pausa y bajó la cabeza. —Trabajar. Esos ojos marrón cacao se afilaron y se centraron en Sawyer. —Estoy segura de que tu jefe te dará un domingo por la tarde libre. —No, a menos que me inviten a mí también. Ella frunció los labios con disgusto. —Invité a Wolfe solamente. Sawyer se encogió de hombros. —Tenemos un acuerdo global. No voy a perderme la pasta casera mientras él se la come. —Señaló con el pulgar—. Además, él ni siquiera aprecia una buena comida casera. Come mierda. Wolfe frunció el ceño. —No, no lo hago. Si realmente hicieras compras de comida en vez de comer en tu escritorio cada noche, tal vez yo cocinaría. —Sí, como limpias, ¿no? —Y tú eres del servicio de Merry Maids, ¿ah? La próxima vez trabaja en tu disparo hacia la basura. Vi algunos envoltorios de Big Mac en el piso. Julietta jadeó. Sawyer miró y trató de cambiar de tema. —Olvídalo, sigamos adelante. —¿Fuiste a McDonalds? —susurró Julietta—. Eso es asqueroso. Ah, mierda. Iba a matar a Wolfe. 166
  • 167. —Está bien. Quería una hamburguesa. Un recuerdo de casa. Luchó por no reírse de su evidente horror. —Podrías haberte comido una hamburguesa de verdad donde Roberto. Habría estado feliz de preparar una para ti. ¿Cómo demonios podía describir su necesidad de esa horrible salsa y sal interminable que de vez en cuando anhelaba? Sawyer recordó la primera vez que probó la mitad de ella en la envoltura en la parte superior del cubo de basura. Nunca había probado algo tan bueno en su vida, y cada vez que comía una, recordaba lo lejos que había llegado. Por supuesto, nunca había compartido esa historia. ¿Y por qué de repente se encogía? Se irguió hasta su altura máxima. —No es lo mismo. ¿Estoy también invitado a donde mama Conte? —Está bien. —Umm, tengo que pasar, Julietta. Aunque gracias por la invitación. Sawyer observó fascinado mientras ella cruzaba sus brazos sobre su pecho y le daba una mirada puntiaguda a Wolfe. —Vienes. Medio día. No tienes que llevar nada. El pánico iluminó los ojos del muchacho. —Yo, uh, hice otros planes. No puedo ir. Ella nunca se echó para atrás. —Te estoy invitando a cenar con mi familia, Wolfe. A mi madre le encanta cocinar para los clientes, y esto le dará placer. Una punzada de simpatía corrió por Sawyer. Wolfe rara vez se mezclaba con nadie más allá de las reuniones relacionadas con el trabajo. Cada vez que Sawyer intentó conseguir que se uniera a él para cenar o cualquier otro tipo de actividad social, se negaba. Wolfe levantó la cabeza y sacó la barbilla. —No soy bueno con las madres. No les gusto. 167
  • 168. Ella sonrió, extendió la mano y tocó la de él. Wolfe ni siquiera se inmutó. —Tú no conoces a mi madre. Ella te va a adorar. Te estoy invitando a venir como un favor para mí. Mama ha estado sola sin sus chicos en casa, y tú vas a hacerla feliz. Oh, ella era buena. ¿Quién podría rechazar una invitación tan sincera? Observó Wolfe derrumbarse pieza por pieza frente a él. —Está bien. Iré. —Grazie. Wolfe hizo su salida. —Me tengo que ir. Nos vemos en casa. Salió corriendo sin decir nada y finalmente los dejó solos. La sonrisa se desvaneció. Su reina de hielo reapareció y salió a jugar. —Veo que eres un matón, incluso fuera de la habitación. Miró al equipo de construcción y decidió que era el momento para recordarle quién era el jefe. —Es curioso, parece como si entraran en el papel a la perfección. Pobre Wolfe que no supo qué lo golpeó. Ahora, sígueme. Se dio la vuelta y se dirigió a la habitación de atrás. Las materias primas bloqueaban la mayor parte del espacio, pero había visto una mesa de madera resistente en la esquina que serviría para su propósito. Ella corrió tras él, atrapada en el argumento. —Él tiene que ser incluido en algo más grande. Estar aislado durante mucho tiempo es perjudicial. —Wolfe aprendió que sólo podía confiar en sí mismo. Le tomará tiempo para entrar en razón. Cuidado con el escalón. Ella saltó por encima de una cuerda y esquivó una sierra eléctrica. —Una buena comida en una mesa con la gente en quien confía es importante. Ir a McDonald no sirve para nada. Hizo una mueca, cogió su mano y la maniobró a través del lugar abierto. 168
  • 169. —Cometí un error, ¿de acuerdo? ¿Esa es una buena razón para tratar de alejarme de la comida de mama Conte? —Creí que habíamos acordado que no asistirías a las cenas de los domingos. —He cambiado de idea. Sobre todo desde que Wolfe está. Por aquí. La habitación estaba a oscuras. Él la condujo más profundamente en el espacio hasta que su espalda estuvo presionada contra la mesa. Aserrín y trozos de madera fueron esparcidos sobre la superficie. —Él usa su apariencia para alejar a la gente. Mama lo verá a través de él, y tal vez se dará cuenta de que no todo el mundo lo juzgará. ¿Dónde estamos? —O puede perder los estribos con los malos recuerdos de sus propias cenas familiares y retroceder. Estoy tratando de no empujarlo demasiado. —Cogió el trapo junto a él y limpió la mesa—. Siéntate aquí un momento. —Reemplazar una buena memoria con una mala es una forma de sanar. Créeme, lo sé. ¿Por qué estoy sentada en una mesa de construcción, Sawyer? La anticipación lo atravesó. —Porque te quiero hacer venir. Observó los cambios de emociones en su rostro. Shock. Fascinación. Miedo. Y lujuria. Dio un paso entre sus piernas y levantó el dobladillo de su falda. Ella no ofreció resistencia, su mente evidentemente trabajando en un desahogo de conferencias racionales acerca de exactamente por qué esto no era una buena idea. Él aprovechó, abrió sus muslos, la empujó hacia atrás y así perdió el equilibrio. Sus manos agarraron sus hombros. El pulso latía locamente en la base de su garganta, y su olor se elevó a su nariz. Coco y un toque de vainilla. Un rico café. Bajó la cabeza a la curva desnuda de su cuello y respiró profundo. Ella contuvo el aliento y trató de alejarlo. 169
  • 170. —¿Estás loco? —susurró—. No puedes decir cosas como esas. El equipo de construcción está aquí. Es un edificio público. Puede gustarte hacer una película porno en público, pero esto no es lo que me enciende. Él gruñó y mordió la carne tierna detrás de la oreja. Un estremecimiento sacudido su cuerpo. —No me gustan las demostraciones públicas, tampoco. De hecho, la idea de otro hombre viéndote desnuda me hace querer golpear la mierda fuera de él. —Sus dedos fueron a su chaqueta y sus piernas temblaban. Dios, le encantaba que la hiciera ser una mentirosa. Le encantaba la emoción de que le digan qué hacer, y aunque nunca lo compartían, le echaba más leña al fuego—. Te di tiempo para ser amable, y todo lo que hiciste fue torturarme esta semana. Un gemido retumbó en su garganta. —No hice nada de eso. Nunca mencioné nuestra noche juntos. —Exactamente. —Pasó una mano bajo su falda y encontró piel caliente sin medias o pantimedias para bloquear su camino. Su dedo trazó el borde de la ropa interior de seda y se dio cuenta que ya estaba mojada. ¿Frígida? Esta mujer era más caliente que Hades. —¿Te vistes así para mí? ¿Esperabas que por fin colapsara y haría lo que he soñado todos los días en la mesa de conferencias? Su indignación sólo hizo que su pene creciera por completo. —Por supuesto que no. —Su respiración se detuvo mientras él acariciaba con su pulgar la tela delicada—. Yo… yo estaba esperando que lo dijeras. Me niego a ser una de esas mujeres. Dependientes e indefensas, rogando por un hombre. Saber que ella estaba desorientada como él lo estaba, lo calmaba. Había pensado que darle tiempo y espacio ayudaría. Ahora se dio cuenta de que debería haberla tirado en sus brazos y besarla hasta dejarla sin sentido todo el siguiente día. Su culpa. Planeaba arreglarlo ahora. —Nena, nunca estarías indefensa. He deseado tener mis manos en ti toda la semana, pero quería darte tiempo. Se arqueó hacia él por más. 170
  • 171. —Eso fue amable de tu parte. —Se acabó el tiempo. Él tomó su boca como había estado fantaseando. Reclamado sus labios, acariciándola profunda y tendidamente con su lengua, inhalando su aroma como un alcohólico en una borrachera. Apretó la palma sobre su centro, frotó, y ella envolvió sus piernas alrededor de sus caderas firmemente. Lamió fuego, necesidad y deseo; y su cuerpo se tensó con una urgencia que empañó su cerebro y le impulsó a tomar y tomar y tomar… —¡Hey , jefe! Sus dedos se detuvieron a una pulgada de su canal de goteo. Apartó su boca de la de ella y luchó por la cordura. Julietta se tensó, sus ojos llenos de preocupación, sus labios mojados ligeramente magullados por el beso. —¿Sí? —Vamos a terminar aquí por el día. ¿Necesita algo más? Rezó que su voz fuera firme. —No, estoy bien. Nos vemos mañana. El sonido del equipo siendo arrastrado y los murmullos de los hombres vagaron en la habitación. Lentamente, quitó la mano de debajo de la falda y la tiró suavemente hacia abajo. Cepilló los mechones de pelo sueltos de las mejillas y le dio un suave beso en los labios rosa pálido. —¿Vas a reunirte conmigo en el hotel otra vez? —Sí. El alivio lo llenó. No quería recordarle que le debía una noche más. La confesión de su propio deseo de estar con él era un regalo dulce. Sawyer la ayudó a bajar de la mesa, tomó su mano y la guio. Antes de que la dejara ir, inclinó su cabeza y le susurró al oído. —No serás dependiente o indefensa, pero vas a rogar. Lo prometo. Le mordisqueó el lóbulo, sonrió y se fue. 171
  • 172. La palabra que flotaba en el aire de la noche era ardiente, valía la pena. —Julietta, ¿te sientes bien? Dejó de picar tomate y miró a su madre. Un gesto sospechoso marcaba su frente y su mirada investigaba más allá de la superficie. Mio Dio, ¿era posible que mama supiera que estaba teniendo sexo? Julietta dejó caer el cuchillo y se ajustó el suéter, esperando que no hubiera contusiones reveladoras o mordeduras evidentes. Su segundo encuentro con Sawyer la otra noche había dejado volar la imaginación de la normalidad. Empujó todos los límites que puso y se complació en demostrarle que estaba equivocada acerca de quién se imaginaba que era. Esposas. Sexo en la ducha. Y ahora juguetes. Luchó un estremecimiento al pensar en todas las maneras deliciosas que un vibrador podía ser utilizado. Pronto, estaría teniendo orgasmos. ¿Quién lo hubiera pensado? Tragó saliva y volvió a centrarse en picar. —Por supuesto. ¿Por qué lo preguntas? —Tu piel se ve diferente. Y estabas tarareando. El horror la llenó. Ella no cantaba ni tarareaba. Esto se estaba poniendo malo. —Umm, no, fui al spa, el otro día. Me hice un tratamiento facial y masaje. Me siento mejor. —Hmm. El tomate rodó a través de la tabla de cortar y ella lo agarró. ¿Acaso el sexo realmente hacía brillar a una mujer? Por supuesto, ella había estado mayormente resguardada por años, así que tal vez su cuerpo necesita ponerse al día un poco antes de sentarse de nuevo. Tenía sentido. Era momento para un cambio de tema. —¿Has hablado con Michael o Carina últimamente? Su madre volvió a la cocina. El olor del ajo, la cebolla y escarola llenaba el aire. 172
  • 173. —Sí, quieren venir a visitarnos. —¿Todos ellos? —Sí. Traerán a todos los bambinos. Alexa y Nick puede que también se unan. Julietta sonrió de alegría pura. Su madre se veía tan feliz y emocionada, esperaba que ocurriera. Imaginarse todos juntos, con sus sobrinos y hermanos a su lado. Como en los viejos tiempos, pero aún mejor. —Oh, mama, eso sería maravilloso. Llamaron a la puerta. Su madre se limpió las manos en el delantal y la echó. —No hagas esperar, Julietta. Abre la puerta. Los dos hombres se quedaron de lado a lado detrás de un alegre ramo de flores. Los ojos de Sawyer se oscurecieron con recuerdos eróticos, y tomó todo su control para no sonrojarse. Wolfe parecía nervioso, una figura delgada debajo de su camisa abotonada de color azul brillante y una chaqueta de cuero. Se removió en sus zapatos de tacón alto, rígido, y su corazón se rompió cuando se dio cuenta de que en realidad se había vestido un poco conservador para la ocasión. Ella los condujo al interior y hacia la cocina caliente. —Mama, este es Wolfe, el asistente de Sawyer. Ha sido una gran ayuda para organizar el negocio. Mama Conte le dio a Sawyer un beso ruidoso, arrullado sobre las flores, y se acercó a Wolfe. Parecía aterrorizado mientras se paraba frente a ella, a la espera de su comentario. Su piercing, y su tatuaje se deslizaban más allá del cuello de su camisa conservador y mostraba tinta negra en su cuello. Su madre lo tomó todo, su aguda mirada de evaluación y una sonrisa de bienvenida curvando sus labios. —Bienvenido a mi casa, Wolfe. Es un honor que se tomara tiempo de su apretada agenda para acompañar a una vieja mujer. Ella ignoró su aura de no tocar, se acercó y le dio un beso en la mejilla. Luego dio media vuelta y regresó a su posición. 173
  • 174. —Espero tengan apetito. Wolfe parpadeó y miró a Julietta. Después de un momento, su aura se iluminó y una sonrisa curvó sus labios. Su snarkiness era sólo una cáscara de ocultar un centro suave que probablemente tenía miedo de tratar. Sólo necesitaba que alguien lo empuje un poco para llegar allí. Ella sonrió y lo condujo a la acogedora cocina. Grandes cuencos de madera con ravioli recién hechos con salsa salieron, junto con pan crujiente y botellas de vino tinto y blanco. Julietta les instó a tomar asiento en la mesa de pino tallada en gran medida, y cayeron en un ritmo cómodo de comer y charlar. —Cuéntame más de este acuerdo. —Mama Conte se recostó y se quedó con su habitual precisión y disfrute de su plato—. Entiendo que La Dolce Famiglia será exclusiva de hoteles de Purity. ¿Cuándo es la apertura? Julietta habló. —Sexo meses. El silencio cayó. Los tres la miraron fijamente como si le hubiera brotado cuernos, y de repente, se dio cuenta de lo que dijo. Mierda. Hablar de un lapsus freudiano de proporciones épicas. —¿Scusi? —Mama Conte entrecerró los ojos como si estuvieran fallando en vez de sus oídos. Sawyer apretó los labios, pero esos ojos ámbar bailaban de alegría. Ella se inclinó y levanto la voz. —Dije seis meses, mama. —Oh. Muy ambicioso. —Sí, es una empresa ambiciosa. Sawyer tomó un sorbo de vino y pasó su dedo por el borde de la copa. —Pero vale la pena el esfuerzo. Su vientre se contrajo. Él tiene la misma mirada en su cara cada vez que tenía la intención de acariciarla ligeramente a ella hasta hacerla llegar al orgasmo. Ese talentoso pulgar había hecho cosas perversas a su clítoris, 174
  • 175. pezones y boca que deberían ser ilegales. Gracias a Dios que no lo eran. El calor se le arrastró bajo su piel y la hizo cosquillar. Ella cerró las piernas tratando de aliviar el cosquilleo. —Sawyer tiene una manera de conseguir lo que quiere —dijo ella—. Él no acepta un no por respuesta cuando tiene una visión en la cabeza. —Tu padre era igual. —Una sonrisa se dibujó en los labios de mama Conte—. Él creía que iba hacer exitosa la panadería, aun cuando comenzamos siendo un negocio tan pequeño. Cuando él se enfoca en una meta, derriba los obstáculos enfrente de él. Suspiro Julietta. —Aún recuerdo estar fascinada por la cocina. Solía sentarme en una silla y mirar a mama mezclar y amasar por horas, esperando conseguir una probada de todo. Ella siempre estaba cubierta de harina blanca. Cuando papá se iba a las reuniones en su traje, él siempre se quejaba que todos sabían cuando estaba por llegar por la nube blanca que llevaba consigo. Sonrió Sawyer. —¿Cocinaba él también? Mama Conte asistió. —Todos ayudábamos en la cocina. Mis niños aprendieron temprano, pero ninguno de ellos tenía la pasión para cocinar, para ser chef. Venezia lo soportó, siempre estaba más interesada en la ropa, tacones y maquillaje. Michael lo hizo por responsabilidad. Carina era demasiado joven en esa época y siempre estuvo atraída a su arte. —Su madre volteo a verla desde el otro lado, de la mesa con un brillo de orgullo en sus ojos—. Julietta mostraba gran talento, pero ella es más como su padre, ellos eran muy unidos y parecían disfrutar el lado de los negocios de La Dolce Famiglia más que de la creación de postres. Julietta mascó lo último de su raviole y limpió su boca. —Papá comenzó a llevarme con él al trabajo cuando la familia compró el edificio administrativo. Él siempre peleaba con Michael. Solía decirme que su última esperanza era yo y que necesitaba ser la racional en la familia. —¿Comenzaste a trabajar después del colegio? —preguntó Sawyer. 175
  • 176. Ella negó. —Oh, no, no había tiempo para la universidad. Me gradué del bachillerato y fui directo al trabajo. Papá me enseño todo lo que necesitaba saber para dirigir exitosamente la panadería. Para ese tiempo ya nos estábamos expandiendo y él necesitaba alguien en quien confiar. —¿Alguna vez deseaste otra cosa? Julietta volteo rápidamente la cabeza hacia la voz de Wolfe. El chico había terminado su raviole e hizo la pregunta con una curiosidad que la intrigó. Parpadeó, pensando sobre la pregunta. ¿Lo había hecho? No, nunca le habían dado la opción de hacer algo más. ¿Cuántas personas más conocía ella que lloriqueaban y gruñían sobre el hecho que sus padres escogían su futuro? Seguro ella algunas veces deseaba, por una juventud más libre, con fiestas en los dormitorios de la universidad y noches de borrachera. Cuando recordaba sus años de adolescencia, la mayoría de ellos, era llenados sobre cómo manejarse en el gran mundo de los negocios. Asegurándose que exhibiera confianza, se vistiera apropiadamente y llevara honor al nombre de la familia. En lugar de ir a citas, la pasaba inclinada sobre documentos porque papá contaba con ella. No había lugar para errores o para decepcionar a su padre. Michael y Venezia ya habían roto su corazón con su negativa de trabajar en La Dolce Famiglia. Ella siempre supo. Que necesitaba pararse y hacerlo sentir orgulloso. ¿Una opción? No, no había habido opciones. Pero se rehusaba a irrespetar la memoria de su papá. Al lloriquear sobre algo que nunca tuvo. Sus oportunidades y educación fueron un regalo, uno que Sawyer y Wolfe nunca experimentaron. La mesa quedo en silencio, y ella se dio cuenta que su madre y Sawyer también esperaban su respuesta. ¿Era ese un brillo de remordimiento en los ojos de su madre o un truco de la luz? Julietta levantó su barbilla con orgullo y hablo. —Nunca he estado más feliz con mi decisión y no tengo remordimientos. Su madre se aclaró la garganta y se levantó. —Serviré un secondo corso. 176
  • 177. Wolfe inclino su cabeza. —¿Huh? ¿Hay más? Mama Conte se rió con ganas. —Tontos americanos. La pasta es sólo el primer platillo. Faltan tres más. Julietta le guiño el ojo a Wolfe y ayudó a limpiar. Mientras que cada plato era colocado en la mesa la delgada tensión en el chico se relajó y Sawyer bajo la guardia aún más. Tierno y rostizado cordero con un poco de menta, tazones de escarole bañados en ajo y aceite y cremosa polenta eran pasados de uno a otro mientras mama Conte hablaba de su juventud y las travesuras de sus hijos. —Sawyer, puede que tengas una oportunidad de ver a Maximus otra vez. Está planeando una visita pronto. ¡Ah, como Carina y Julietta tenían que aplastarlo a él! —Julietta resopló. Sólo un poco—. Carina estuvo loca por él durante años. Ellos estaban destinados a estar juntos. Sawyer volvió toda su atención a ella. —¿Sólo por eso? —dijo arrastrando las palabras—. Veo que mi viejo amigo Max era un poco mujeriego. Ella aceptó el reto. —Oh, tú no estás también demasiado lejos. Yo escuche que Sawyer cortejó para sí a Carina en las Vegas, mama. Tal vez hubo un duelo pasado de moda por tu pobre hija. Mama Conte levantó la vista de su plato con interés. —Sí, pienso que Max me mencionó algo antes de la boda. Algo sobre una pelea. —¿Perdiste? —le preguntó a Sawyer. Él encogió los hombros en un medio movimiento, y Julietta chasqueó la lengua fingiendo simpatía. El conocimiento de que Sawyer una vez deseó a su hermana y peleó con Max cortó más profundo de lo que pensaba. Ella trato de actuar desinteresadamente y no avergonzarse a sí misma. Ahora que sus dos noches habían terminado, y no habían acordado otro encuentro. Tal vez todo había terminado entre ambos. No era como que 177
  • 178. tuvieran una relación real. No el tipo de relación que habría buscado con Carina. —Que mal. Aunque estoy segura que has de haber encontrado un premio de consolación en lugar de algo real. Su tenedor cayó al plato. Ella le sostuvo la mirada. Sus ojos golpeándola con irritación masculina y calor abrasador. Su corazón clamaba, mientras ella luchaba para no verse afectada por la tensión sexual magnética atrayéndola pulgada a pulgada. La parte mala de su fantasía era arrastrarse debajo de la mesa, subir a su regazo y montarlo duro. Mama Conte chasqueó la lengua. —¿Julietta, que pasa contigo? Esa fue una grosería para decirla a nuestros invitados. Ella se retorció por el regaño. Este hombre la hace perder los estribos de una manera que nunca antes había experimentado. —Lo siento —murmuró ella. —Aceptada. —Él le clavo su mirada despiadada—. Pero quiero dejar algo bien claro. No me conformo con premios de consolación, Julietta —afirmó él suavemente—. ¿Entendiste? El significado oculto detrás de sus palabras la reconfortaba y excitaba. El calor inundó sus mejillas así que agachó la cabeza y se concentró en su comida. Tal vez todo eso había sido una pésima idea. Sólo había tenido la intención de invitar a Wolfe para una comida familiar, pero ahora sus complicadas emociones por Sawyer estaban causando una corriente subterránea de tensión. Incluso su madre pareció notar algo raro, su aguda mirada rebotaba tratando de averiguar el por qué. Julietta se levantó y limpió, manteniéndose comprometida con los platos y el resto de las comidas y tenedores. Su madre hablando con Sawyer y Wolfe mientras hacia el café y sacaba una variedad de frutas y quesos, higos y tarta de manzana. ¿Qué pasaba con ella? ¿Quería una relación con Sawyer Wells? La idea le parecía imposible, pero su cuerpo lo deseaba de forma regular. Nunca había sido el tipo de mujer que se sintiera conforme con una relación puramente sexual, pero por otra parte, nunca había tenido un hombre capaz de darle un orgasmo. Incluso si estaba interesada, Sawyer había 178
  • 179. comunicado claramente su deseo de evitar compromisos a largo plazo. Es probablemente mejor el terminar toda su historia ahora antes de que llegara demasiado lejos. Julietta se negaba a permitir para sí misma ser una mujer débil de voluntad suplicando afecto. Ella tenía demasiado orgullo. Volverse adicta a él sería desastroso. Y estaba segura que duraría años en obtener sola uno de esos orgasmos. Julietta sirvió el café y puso las tazas en la mesa, luego mordisqueó un redondo higo. —Deberíamos irnos pronto mama. Nos espera una larga semana. —Por supuesto. ¿Podemos hablar un momento, Wolfe? El chico lució sorprendido. —Si, por supuesto. —Solos, por favor. Les importaría esperar en la sala, ¿Julietta? ¿Sawyer? Julietta hizo una pausa. Pero confiaba en su madre, y si tenía algo que decirle a Wolfe, es que era importante. Ella asintió. —Por supuesto. —Grazie. Ella llevó a Sawyer a la sala. La alfombra colorida hecha a mano cubría los suelos de pino y se mezclaba bien con los tonos de color tierra del sofá y la cómoda, el sofá de dos piezas, la otomana. Las delicadas cortinas de encaje y el mantel de hilo que cubría la mesa del centro, un proyecto realizado del amor de su madre por los bordados de punto. El fuego crispaba y calentaba la habitación. Ella envolvió sus brazos alrededor de sí misma y empezó a pasearse, inquieta por sentarse. —No te preocupes. Mama nunca lo habría incomodado lo prometo. —No estoy preocupado por Wolfe. —El calor de su cuerpo azotaba por su espalda y tiraba un delicioso aroma de almizcle y especies alrededor de ella. Julietta caminó más rápido para ganar más espacio—. Estoy más preocupado por lo que ocurre atreves de esa mente tuya. 179
  • 180. Ella se concentró en enderezar diversos adornos y fotos de la cómoda que estuvieran en una línea recta perfecta. —Nada de lo que deberíamos discutir en este momento. —No estoy de acuerdo. Tomando en consideración que mi pene estuvo dentro de ti hace menos de doce horas, creo que merezco saber tus pensamientos. Ella se detuvo y se dio la vuelta. Él se había movido como un depredador silencioso, y su cuerpo se suavizo hasta convertirse en un charco de gelatina. Ella hubiera dado dinero para ser capaz de decir que era frígida en este momento. Su estatus de reina del hielo estaba oficialmente destruido por un río constante de cachondez que la molestaba hasta la medula. Se aferró al enojo y trató de ignorar a las hormonas… —No digas cosas como esas —siseo Julietta—. Estamos en la casa de mi madre. —Quien no nos va a escuchar en este momento. ¿Estás tratando de racionalizar lo que hay entre nosotros? Ella odiaba lo astuto que era. ¿Por qué tenía que lucir tan ardiente todo el tiempo? Pantalones de corte estrecho que mostraban todas sus cualidades, y su camisa que acentuaba el brillo dorado en sus ojos su cabello estaba perfectamente desarreglado para ese look de acabado de salir de la cama y olía recién lavado. Sus dedos se curvaron rebeldes. Deseaba halarlo hacia sí misma y sentir esa deliciosa boca sobre la de ella. Probar su aroma que la emborrachaba. En vez de eso, necesitaba tener una conversación lógica respecto a no dormir con él nuevamente. —No creo que deberíamos seguir viéndonos. —No estoy de acuerdo. Su boca colgó abierta. —Acabo de decirte que esto… esto entre nosotros tiene que terminar. Sus labios se apretaron. 180
  • 181. —Y yo dije que no. —La frustración rompió sus nervios. Oh ¿por qué no podía largarse como la mayoría de los hombres que son rechazados?—. Bueno, que lástima, nuestro contrato verbal ha terminado. Tú ganaste. Necesitamos concentrarnos en Purity y estar listos. Acordemos que ha sido una adorable experiencia, demos un apretón de manos, y sigamos con nuestra vida. Él inclinó su cabeza hacia atrás. Julietta echaba chispas por los ojos. —Oh, eres buena. Encantadora experiencia, ¿no? ¿Sacudimos nuestras manos? Él se movió tan rápido que ella no tuvo tiempo de pelear. La tiró con fuerza contra él y devoró su boca en un beso tan carnal, tan escandaloso, sus dedos se cerraron en sus botas y sus pezones apuñalaron en puntos duros y ella gemía sin poder hacer nada debajo de los profundos movimientos de la lengua. Sawyer arrancó su boca y sopló con fuerza. —¿Quién te crees que soy, uno de tus lacayos? ¿De verdad crees que puedes controlar lo que hay entre nosotros con una declaración? —La lujuria y la codicia y deseo estaban tallados en los rasgos de su rostro. Julietta le devolvió la mirada, fascinada por las crudas emociones—. Yo digo que no. No voy a pretender darte la mano cuando prefiero empujar mis dedos entre tus piernas y hacer que te corras. No sonreiré cortésmente cuando prefiero besarte hasta el sinsentido y obligarte a confrontar a la mujer que eres. Ella empujó su pecho, pero él no se movió. —Sé exactamente quién soy —susurró con furia—. Una mujer adulta que toma sus propias decisiones basadas en la lógica. Unos orgasmos entre nosotros no son suficientes para arriesgar este acuerdo o mi salud mental. —Mala suerte —se burló él—. No voy a ninguna parte, y no jugaré según las reglas. Si quieres dormir casta y sola en tu propia cama, bien. Pero estaré flanqueando tu lado todos los días, recordándote lo que puedo darte. No me alejo de algo porque es desordenado y real, nena. —¿Ah, sí? Entonces ¿qué más estás dispuesto a dar, Sawyer? —Se incorporó en sus puntas de pie y se metió en su rostro—. Cuando los vibradores, las esposas y las vendas en los ojos hayan sido utilizados, ¿qué te quedará para darme? Ya has dicho que no hay relación de largo plazo 181
  • 182. posible. Así que no me vengas con esa mierda de ti ensuciándote siendo real. Nene. Él la soltó y retrocedió un paso en shock. Julietta apretó los nudillos en su boca. ¿Lo había retado a hacer de esto una verdadera relación? ¿Era eso lo que realmente quería? No tuvo tiempo estremecedor. de analizarlo. Un ruido interrumpió el silencio Mama Conte estaba en la puerta con Wolfe. —Estamos listos ahora. Julietta se recompuso y se pegó una sonrisa brillante. —Muy bien. Déjame tomar los abrigos y mi bolso y nos dirigiremos hacia fuera. —Sawyer no dijo nada, pero siguió su ejemplo y ambos tomaron sus pertenencias y se despidieron. Abrazó a su madre apretadamente, tomando la fuerza de los brazos firmes a su alrededor, y aspiró el olor reconfortante de su casa. —Ten cuidado, dulce niña. —Mama Conte le acarició la mejilla, su mirada barriendo por su cara como si tratara de averiguar lo que la preocupaba. —Te quiero, mama. Wolfe se detuvo frente a su madre con una mirada extraña en su rostro. Con movimientos vacilantes y lentos, extendió la mano y le dio un medio abrazo, antes de tironearse hacia atrás con un movimiento torpe. Con una dignidad más allá de sus años, habló: —Gracias por invitarme a su casa, mama Conte. Gracias, por todo. Julietta se mordió el labio mientras una ola de emoción se apoderó de ella. Su madre sonrió y le acarició la mejilla al muchacho. —De nada. Ven cada domingo desde ahora con Sawyer. Wolfe asintió. Julietta se tambaleó por la puerta y dio un rápido saludo a Sawyer y Wolfe antes de arrancar su coche. Como si los demonios hubieran lanzado tenedores de fuego a sus talones, se aferró al volante, imaginó su motocicleta, y estampó el acelerador. 182
  • 183. Ella se negó a analizar el completo desastre de la noche. Mañana se despertaría más fuerte y lista para enfrentar el día. Julietta movió la radio a una estación local, subió el volumen, y se dirigió a casa. Sawyer se sentó en la oscuridad y trató de averiguar lo que estaba mal con él. Todo el camino a casa, no había hablado. Wolfe parecía estar en el mismo nivel y se contentó con mirar por la ventana. Algo había cambiado esta noche, y no estaba seguro de qué hacer. En el momento en que Julietta había tratado de apartarlo, le había vuelto loco. Su actitud fría le había retado a demostrar su conexión y causó un pánico profundo que nunca había experimentado antes. Sólo sabía que no estaba dispuesto a renunciar a ella. Todavía no. Sawyer se imaginó que ella se habría asustado. Por desgracia, no había ayudado mucho a las cosas actuando todo hombre de las cavernas, y ella había arrojado la tarjeta de la relación. ¿Quería algo más permanente entre ellos? ¿Estaba recibiendo sexo mezclado con sentimientos reales? No tenía nada en qué basarlo. Nunca había deseado a una mujer más de unas pocas noches. Nunca había deseado ir más allá de las necesidades físicas de una noche. Le gustaba estar en control y otorgar placer. Pero había algo diferente con Julietta, y él no sabía qué hacer. Se quedó mirando la pintura en la pared. Era de una pareja entrelazados en una cama. El pie del hombre se deslizaba entre las piernas abiertas de ella, con su espalda desnuda bloqueando la vista de los espectadores. Sombras oscurecían la habitación y partes destacadas de su anatomía. La curva de la cadera. El pico rígido de su pezón. El derrame de pelo negro sobre sus hombros. El rostro de la mujer estaba lleno de un anhelo desnudo mientras miraba a su amante. Estaba en completo despojada de emociones más complejas que sólo la lujuria y la necesidad; Sawyer tocó la paz. Él siempre había amado el arte erótico. Por un rato, cuando se quedó mirando un buen pedazo, fue transportado a un lugar que en realidad podría imaginar y tocar como algo real. Algo que rara vez sentía en un buen sentido. 183
  • 184. Ver a Julietta en su casa con su madre calmaba su alma. Sus comidas consistían en comer solo en los restaurantes formales, Drive-thrus7 o en su escritorio. Compartir una comida forjó una intimidad entre ellos que le fascinaba. Pero, por supuesto, podría no funcionar. Recordó la noche en que había conocido a mama Conte. Dios, había sido tan joven e inmaduro, lleno de furia cruda y ambición que apenas había sido capaz de contener. Había luchado ferozmente por la oportunidad de una pasantía para trabajar en el hotel Plaza de Nueva York, y su jefe era el idiota más grande del planeta. Le recordaba a su padre adoptivo, un montón de media vestido con un traje de fantasía con el dinero para protegerlo. Robin había odiado a Sawyer a la vista e hizo sus días infernales hasta lo imposible, culpándolo por las cosas que salieron mal, y tomando el crédito por todo lo bueno. Sin embargo, cuando llegó a acompañar a Robin a Milán en un acuerdo, se sentía como si le hubiera llegado el gran momento. Abordar un avión, aprender italiano, y obtener un pasaporte oficial le hacía sentirse vivo. No un fantasma en la sociedad, sino un hombre que tenía posibilidades. Hasta esa noche. Sawyer había hecho una impresión en el cliente. Su gran error había estado en dar su tarjeta con la esperanza de trabajar con el tipo en el futuro. Robin no parecía disfrutar la idea de que su aprendiz llegara delante de él. Cuando ambos fueron al bar para tomar una copa en celebración, Robin comenzó verbalmente a abusar de él. Como se elevaron su voz y su furia, Sawyer se rompió, luego se defendió. Y fue despedido. Sawyer cerró los ojos cuando la memoria lo cortó profundo. El terror a ser abandonado en Italia, sin trabajo, y tener que empezar de nuevo. La humillación de que todos en la sala estuvieran mirando fijamente hacia él, sacudiendo la cabeza con lástima por el pobre chico. Sawyer se arrastró de vuelta a su pasado. 7 Drive-thrus: es un tipo de establecimiento de negocios, que en la mayoría de los casos es un restaurante de comida rápida. En este tipo de locales se puede ser servido sin la necesidad de salir del automóvil. 184
  • 185. Robin se quedó en el bar bebiendo en exceso. El plan se arraigó cuando Sawyer le vio hacerle un pase a una mujer exquisitamente vestida a su lado. Sawyer sabía que ella era una prostituta, y que su antiguo jefe estaba más fuerte y más agresivo; tomó una decisión. Salió del bar. Fue fácil para él comprar la cámara de vídeo. Incluso más fácil fue hacer un trato con la prostituta por la fotografía necesaria para chantajear y arruinar a su jefe. Sawyer miraba la escena desde las líneas laterales mientras Robin se tambaleaba y la mujer sacaba su llave de la habitación, dejándola lejos. Ella asintió hacia Sawyer y levantó una mano. Cinco minutos. Se giró para atender su cerveza en el bar mientras esperaba. Y oyó la voz. —Es probable que se lo merezca, ya sabes. —Su cabeza giró. La mujer junto a él estaba vestida con pantalones y chaqueta de estaño color carbón, y tenía un hermoso cabello gris largo, trenzado y recogido en un moño. Las líneas de su cara estaban llenas de humor y gracia, y sus ojos oscuros eran amables cuando ella le devolvió la mirada. —¿Scusi? La mujer sonrió y pidió un vaso de Chardonnay al barman. —Estaba comiendo con mi amigo y he oído la escena. Él es tu jefe, ¿no? Sawyer tamborileó con los dedos sobre la tapa de madera y miró su reloj. Cuatro minutos. —Él era mi jefe. Me despidió. Ella suspiró. —Muchas personas usan el poder para las cosas malas. ¿En qué negocio estás? —Hoteles. Nos reunimos con un cliente aquí, pero supongo que tuve un poco demasiado éxito. —El odio y la amargura se torcían dentro de él y le daban náuseas. Sawyer empujó su cerveza lejos—. No sé por qué pensé que iba a ser diferente —murmuró para sí mismo—. Fui muy estúpido para jugar con las reglas. 185
  • 186. —No. Has sido muy valiente. Creer en algo bueno es lo único que nos puede mantener juntos. Hizo una pausa y la miró. Ella olía a azúcar y tortas y dulzura. ¿Cuál era su juego? Sus dedos se deslizaron a la pequeña bolsa que contenía la cámara. La agarró con más firmeza y tomó un trago de cerveza. Tres minutos. —Confía en mí, yo no vivo en el mundo de lo fantástico. Tienes que protegerte usando todos los medios necesarios. Sólo los fuertes sobreviven. De repente, una mano agarró su muñeca. Su primera reacción fue zafarse, no podía soportar que nadie lo tocara sin previo aviso, pero su piel era cálida y su mirada firme mientras ella la dirigía hacia él. No sólo en la superficie, sino también en el fondo de esos ojos marrones, así que Sawyer sintió que ella veía cada uno de sus demonios retorcidos. —La vida es más sobre sobrevivir, ¿no te parece? La vida es acerca de elecciones. Las duras. Hay algo más grande que nosotros por ahí, algo que se llama karma. Toda buena acción vuelve en el universo, y cada mala cosecha su retribución. Tal vez no aquí en la Tierra, sino más tarde. Se removió ante un repentino ataque de emoción. Sawyer se burló del ligero ablandamiento. —Pura basura, señora. No hay otra vida, y la felicidad aquí significa dinero, poder y tomar lo que quieras. Su sonrisa era dulce y llena de tanta sabiduría que contuvo el aliento. —Te equivocas. Sé lo que quieres hacer, y no te culpo. Nadie podía. Ojo por ojo parece apropiado. Pero sólo te despertarás más vacío y necesitando que más odio te llene. —Sus dedos se apretaron alrededor de su pulso repentino y martillante—. Te estoy pidiendo que elijas diferente. Hoy. Elige salir de esto, y todo puede cambiar. El miedo lo sacudió como un cachorro mordiendo un hueso nuevo. —¿Quién es usted? Usted no me conoce, o a él. Usted no sabe nada. —Sé que veo algo en ti que es mucho más que esto. —Su agarre disminuyó, sacó algunos euros de su bolso y los empujó a través de la barra. Luego cuidadosamente colocó una tarjeta de visita al lado de él—. Me gustaría ayudarte. Conozco a alguien que dirige un conocido hotel, y creo que encajarías bien. Pero tienes que decidir qué quieres más. 186
  • 187. Sawyer se mofó de la tarjeta que contenía el nombre de La Dolce Famiglia con un delicado pastel dibujado en la parte delantera. ¿Una puta panadería? Una risa histérica estranguló su pecho. Estaba dispuesto a filmar una película porno con una prostituta y chantajear a su jefe. Vivía en la basura porque eso era lo que sabía en verdad. Cualquier intento de algo real o limpio sería sólo para defraudarle. Y Sawyer había aprendido bien la lección. La esperanza era mortal. —Por supuesto, señora. Lo que sea. —Él metió la tarjeta en su chaqueta para deshacerse de ella—. Gracias por la oferta. Cerró los ojos un instante, como si fuera su hijo y la hubiera decepcionado. Cuando los abrió, sus ojos marrones brillaban claros, brillantes y agudos como el filo de una botella rota. —Sé que no me crees. Probablemente yo no lo haría tampoco. Sin embargo, el Señor nos da opciones cada día, y hasta la más minúscula constituye el marco de nuestra vida. Esto no garantiza que cosas terribles no le sucedan a la gente buena. La gente inocente. —Una tristeza se aferró a ella como una nube de perfume—. Tu futuro puede ser cambiado por una sola decisión. Una cosa buena puede compensar una montaña de malas. Pero tienes que elegirlo. Ella cogió su vino y asintió con una gracia que le hacía anhelar algo hermoso en su vida. —Gracias por escuchar. La mujer desapareció de la barra como si hubiera sido evocada por algún brujo extraño de Harry-maldito-Potter. Sawyer miró su reloj y empujó el extraño encuentro de su mente. Hora del show. Apuró su cerveza, pagó y tomó el ascensor hasta el piso once. La tarjetallave para la habitación 117 ardía en su agarre. Comprobó el pasillo y se aseguró de que todo estaba tranquilo. No había ninguna mucama o persona todavía. Sawyer levantó la cámara y jugueteó con los botones, asegurándose de que estaba lista para filmar la película de su vida. Finalmente. Su primer paso de la venganza, incluso más dulce que golpear la mierda de los chicos que intentaron saltarlo en el callejón que llamaba 187
  • 188. casa o robarle a imbéciles ricos que pasaban sus interminables cantidades de dinero en café y ropa de diseñador y mujeres elegantes. Deslizó la llave en la puerta y esperó al clic. La luz parpadeó. Sawyer hizo una pausa. La imagen de Danny lo arrancó de su visión. De un niño que se parecía a él, que creía que era lo suficientemente fuerte como para protegerlo de los demonios y mantenerlo a salvo. Su fracaso se levantó para burlarse de él, y los años de mierda y el dolor rugieron dentro de sus entrañas. Sus dedos temblaron y se atragantó con náuseas. Esta iba a ser su vida. Una vida sin reglas, sin límites, simplemente un espiral sin fin de vacuidad. El pánico se encabritó y lo sacudió como si tuviera fiebre, su respiración se alojó en su pecho helado. Débiles sonidos de risas flotaban detrás de la puerta. Un insulto arrastrado. Un sonido de azote y un bajo gemido. Sawyer sabía que iba a abrir la puerta a una escena del cielo porno. Él obtendría de nuevo su trabajo, Robín iba a estar despedido, y nunca miraría hacia atrás. Su pasado se mostraba borroso en el presente, en el futuro. Las palabras de la mujer quemaron su cerebro hasta que una luz brillante explotó en su visión. Una opción se presentó frente a él, clara y verdadera, con consecuencias precisas. Otra se asomaba por delante, empañada en el misterio, dispuesto a llamar de nuevo detrás de su culo para tomar una oportunidad. —¡Oh, sí, nena, así es como es, oh, se siente bien! Sawyer se tambaleó hacia atrás de la puerta luchando por respirar. En medio de su borrachera, caminó por el pasillo y se disparó a bajar las escaleras, corriendo más y más rápido lejos de los demonios. Él irrumpió por las puertas, en el vestíbulo, para salir a la acera, arrastrando el aire limpio, perdiéndose entre la multitud de personas que afanosamente se movían junto a él con el objetivo de trabajar, de placer, por la familia, la comida, la vida. 188
  • 189. No sabía cuánto tiempo o qué tan lejos caminó. Minutos. Horas. Finalmente, sacó la tarjeta y estudió la dirección. Tomó un taxi, luego el funicular en Bérgamo, y finalmente llegó a la casa. Su mano tembló cuando la levantó para golpear. La puerta se abrió, y la mujer en el umbral lo miró. —Yo no lo hice. —Su aliento salió de sus pulmones y un extraño sollozo de sus labios—. Yo no lo hice. La voz de la mujer estaba envuelta en una fuerza amorosa que prometía un refugio seguro. Algo en lo que Sawyer no creía que existiera. —Estoy muy orgullosa de ti. ¿Cuál es tu nombre? —Sawyer Wells. —Ven adentro, Sawyer Wells. Vamos a hablar. Todo va a estar bien. Él entró y su vida cambió. El recuerdo brilló y desapareció como volutas de humo. Estaba traicionando a una mujer que amaba. Si Julietta tenía sentimientos por él que no sean sexual, la iba a destruir, eso heriría a mama Conte. Julietta era una mujer con carácter, fuerza, propósito. Ella era leal a su familia caminando bajo la luz. En el fondo, nunca sería suficiente para ella, y cuanto más tiempo pasaran juntos, más peligroso el resultado. Mejor darle a Julietta la distancia que ansiaba desesperadamente. Se merecía un hombre que le diera todo y que le diera la clase de vida que se merecía. Matrimonio. Bebés. Un corazón lleno. No alguien que no tenía nada más que ofrecer aparte de su buena intención y las noches interminables de sexo. No, tenía que terminar ahora. Volver a la relación de trabajo habitual y ser feliz con los recuerdos. Sus entrañas ardían como ácido. —¿Qué estás haciendo? Sawyer volvió la cabeza. Wolfe estaba en la puerta con una camisa de manga larga Nike y bóxer. Su cabello estaba locamente despeinado hacia arriba en ángulos raros. 189
  • 190. —Nada. La voz de Sawyer estaba vacía, tan carente de emoción como igual de patético se sentía. —Vuelve a la cama. —Estaba a punto de darle la espalda cuando vio la mirada en los ojos del muchacho. Atormentado. Ah, sí. Los monstruos siempre venían de noche, cuando se necesitaba el sueño y la paz desesperadamente. Cuando eres más vulnerable. Sawyer hizo un gesto hacia la silla a su lado. —En realidad, me harías un favor. Siéntate un minuto. Estoy en un estado de ánimo cabreado y no tengo ganas de estar solo. El niño se trasladó a la sala de estar, se sentó en los cojines de plata, y apartó la almohada rayada azul de lujo. Sawyer reconoció el brillo de sudor en la frente, la camisa arrugada torcida hacia atrás y adelante en las esquinas, y las mejillas hundidas. El chico finalmente habló. —¿Qué pasa? Pensé que habías tenido una buena noche. —Yo también lo pensé. —Un corto silencio. Por lo general, no le gustaba tener a nadie en su espacio personal, pero la presencia de Wolfe lo consoló—. Tenía una pesadilla. ¿Tú también? Wolfe se movió sobre el cojín. —Sí. —Hizo una pausa. —¿De qué se trataba? Sawyer estudió al niño en su sofá y se dio cuenta de la similitud que tenía con Danny. Joven. Fuerte. Respondón. Inteligente como el infierno. Pero con los pies descalzos y su cabello loco, parecía tan malditamente vulnerable. Tan fácil de... defraudar. Una vez más. Se aclaró la garganta. —Cosas malas. Ser golpeado, tratando de sobrevivir. ¿Y tú? Los ojos azules Wolfe se volvieron planos. 190
  • 191. —Lo mismo. —Sawyer trató de escoger una conversación normal, sin querer seguir torturando al niño en el campo minado de sentimientos que todavía trataba de procesar. —Tengo que estar en un lugar temprano en la mañana. ¿Puedes ordenar los registros de inventario, para así fijarlo para la entrega? —Sí. —La cena fue buena, ¿eh? —Me gustó la pasta. Mejor que cualquier comida en algunos de los restaurantes de lujo que haya ido. —Sí, mama Conte no pierde el tiempo cuando se trata de una comida. ¿Cómo estuvo la conversación? Agachó la cabeza. —Ella fue muy agradable conmigo. —Ella salvó mi culo cuando era un poco más viejo que tú. Es buena gente. —Sí. —Toda la familia es increíble. ¿Y has probado alguno de sus postres? Un frikkin increíble. —¿Alguna vez se van a ir? La pregunta que disparó a través de la habitación como una bala de encendido del cañón. Sawyer rápidamente cubrió su sorpresa y miró de nuevo al muchacho. Los labios apretados, la barbilla hacia arriba, algo tambaleante en sus ojos, un brillo de desesperación por la normalidad, la necesidad de escuchar las palabras que saldrá de todo y que estaría feliz por el resto de su vida. Una conexión los fusionaba. Su pecho se apretó, y en su alma una profunda necesidad de quitar el dolor y las ampollas dentro del niño. Dios, quería mentir. Pero él sabía que la verdad era más importante. —No. —La devastación en el rostro de Wolfe lo ahogó—. Pero mejora. Te lo juro, no habrá noches sin pesadillas o recuerdos. Tú eres capaz de manejar normalmente esas cosas. El trabajo ayuda. Tal vez la terapia. Wolfe se burló. 191
  • 192. —Eso. No, gracias. —Depende de a quién escoges. Algunos son decentes. Me rescató, también. Pero podemos mirar alrededor y volver a intentarlo. Wolfe asintió. —Está bien. Por lo menos eres honesto. Una imagen de su hermano muerto en un callejón como un pedazo de basura se levantó burlándose de él. Sawyer arrastró el aliento. —Yo siempre voy a decir la verdad. Y voy a ayudarte en todo lo que pueda. Día a día. Y sé que no soy del tipo sentimental, pero también puedes hablar conmigo. Sobre cualquier cosa. Wolfe hizo un gesto brusco. Algunos de los músculos de su cuerpo se aflojaron. —Gracias, Sawyer. Sawyer hizo una decisión rápida. Al diablo con eso. No iba a haber sueño para ellos esta noche. Se puso de pie y le hizo una seña a Wolfe. —Vamos. —¿A dónde? —Mi tipo de terapia. El gimnasio. Nos vemos aquí en cinco. ¿Hecho? —Hecho. Sawyer caminó a su habitación para cambiarse, preparándose para unas cuantas rondas en el saco, algunas en la alfombra, y un concurso de pesos pesados. Su espíritu iluminándose al mirar hacia adelante a unas pocas horas de sudor, El vaciado bendito de la mente y el alma, y la compañía de un niño por el que estaba empezando a preocuparse profundamente. Cogió su bolsa de lona y salió. 192
  • 193. Traducido SOS por Nayelii Wells, MaryJane♥, Marijf22 & Laura Soto Corregido por JesMN J ulietta estudió la inclinación de la pintura y se preguntó cómo había llegado oblicuamente. Su piel se erizó mientras su habitual TOC reaccionó. Carina la había enviado como un regalo, y la imagen la calmaba cada vez que miraba. Ella había decidido ponerla en su oficina desde que pasaba más de su tiempo ahí, especialmente por el tema. Su papá estaba sentado a la cabeza de la mesa de pino tallado en su cocina. Platos de comida, cestas de pan, y botellas de vino estaban dispersas por la superficie. Una mancha de sombras formadas por los demás sentados alrededor de él, sus caras no eran visibles salvo por el objeto de la mirada de su padre. Sus manos apretadas frente a él, oscuros ojos llenos con un amor al desnudo mientras miraba a su familia. Cabello gris cuidadosamente peinado fuera de su frente, su cara una masa de líneas de ambas, cautela y risa, su larga nariz italiana dominando sus rasgos. Su relación había sido diferente. Ella era absolutamente una chica de papi, pero fue más profundo, un tipo de entendimiento compartido de que La Dolce Famiglia era la columna del sudor, sangre y lágrimas de la familia. El respeto que ella tenía por él y la manera en que trabajaba para hacer el sueño de su madre una realidad la empujaba constantemente a hacer lo mejor. Por él. Por ella. Por todos. Julietta amaba mirar la pintura cuando estaba pensando en una decisión de negocios o cuando los empleados se iban y ella se quedaba sola. Como si Carina supiera que necesitaba a alguien que cuidara de ella. Se preguntó si Sawyer había tenido alguna vez esa experiencia en su vida. Se había quedado despierta toda la noche analizando cada detalle de su último encuentro como una adolescente enamorada. La forma en que demandó que tratara con él y sus emociones. La forma en que nunca se 193
  • 194. desmoronó o se intimidó por sus palabras, eligiendo al contrario mirar más allá y encontrar la verdad. Su cabeza decía aléjate, pero su cuerpo y corazón lloraron por más. Mientras se sacudía, giraba y esperaba por el amanecer, una extraña verdad finalmente se reveló. Tomó muchas oportunidades en su mundo laboral pero nunca había tomado un salto en su vida personal. Una y otra vez se alejó de las complicaciones o el peligro de inquietud en su pequeña burbuja segura. Ahora, todas sus hermanas estaban felizmente casadas, formando familias, y ella todavía estaba sola. Julietta golpeó sus uñas contra su escritorio y se enfocó en su papá. ¿Estaría orgulloso de ella? ¿O estaría sacudiendo su cabeza en arrepentimiento a su inhabilidad para tomar un salto? Aunque él frunciría el ceño a la maravillosa aventura sexual sin permanencia, sabía que tenía que seguir hasta el final. Sawyer no dio garantías, pero era veraz. Por ahora, quería lanzar la preocupación lejos y participar en un embriagador, apasionado romance que podría llevar a más. Era tiempo de que tomara una oportunidad con un hombre que la hacía experimentar emociones que nunca creyó posibles. La próxima vez que lo viera, sería clara sobre sus intenciones. Con una sonrisa satisfecha, se levantó y sacó sus zapatos. Se volvería loca si tenía que mirar el torcido ángulo un minuto más. Arrastró la silla de color crema y se subió. Estiró sus dedos pero sólo rozó el borde. Hmm, el mueble era lo suficientemente pesado, si se ponía de pie sobre el arco de madera de la silla sería de capaz de arreglar la pintura. Subió su falda unas cuantas pulgadas para un mejor alcance. Apoyando una mano contra la pared por balance, se acercó, tambaleándose, y agarró el marco dorado y pesado. Una pulgada. Dos, una más hacia la derecha y… —¿Qué estás haciendo? La familiar voz sonó a través de la habitación. Asustada, lucho por equilibrio, se resbaló y cayó hacia atrás en la nada. El automático grito de miedo murió en sus labios mientras fuertes brazos irrumpieron su caída. El aliento salió de ella mientras se estrellaba contra un duro pecho musculoso. Él se tambaleó hacia atrás un paso, dos, luego se enderezó. Ella miró hacia arriba y luchó con la urgencia inmediata de cubrir esa sensual boca con la suya. Mio Dio, él era físicamente perfecto. 194
  • 195. Una cara directamente desde el cielo, con los labios bendecidos por los demonios. —¿Qué diablos está mal contigo? —Sus cejas se juntaron en un fiero ceño, y sus ojos tan dorados como un tesoro enterrado disparaban chispas de rabia—. ¿No puedes pedir ayuda con algo? ¿Estás tan fanática del control que prefieres romperte un tobillo que dejar a un hombre mover una maldita pintura? Su gratitud murió en su garganta. Encontró el equilibrio y salió de sus brazos. Con los hombros hacia atrás, cuidadosamente se deslizó en sus tacones y le disparó una mirada. —¿Por qué? ¿Es más fácil para un hombre mover una maldita pintura incluso aunque tenga la misma altura que yo? Porque soy más alta que la mayoría de mis empleados. No tengo un pene, sin embargo, así que debe hacer una diferencia. —Oh, por el amor de Dios, ¡quiero decir preguntarle a alguien! ¿Cómo que tu secretaria sostenga tus piernas así al menos tienes un soporte? ¿O eso compite con tu soy una mujer, escucha mi gruñido de mierda? Ella lo miró de nuevo en helada quietud. —Estaba sólo enderezando una pintura, Sawyer. No tratando de probar un punto de igualdad de sexos. ¿Tal vez deberías preguntarte por qué estás tan molesto de que no puedes controlar mis acciones? Él escupió una risa sin humor y pasó los dedos por su cabello, por supuesto, sólo le dio una apariencia despeinada, recién salido de la cama, que curvó sus dedos de los pies en sus sensatos tacones. —¿Siempre tienes una respuesta inteligente? —Yo siempre tengo una respuesta, y punto. ¿Por qué estás tan molesto? Él murmuró bajo su aliento. —No dormí bien anoche. Estudió las débiles líneas bajo sus ojos y la tensión alrededor de su boca. Su rabia quemaba, y dio un paso más cerca. —Mi dispiace, ¿puedo ayudarte en algo? 195
  • 196. Estiró la mano para tocar su brazo, pero él dio un apresurado paso hacia atrás. Lo miró. Una fría bola de terror se le asentó en la boca del estómago ante la incapacidad de encontrar su mirada y el pánico en su cara. Obviamente, él no quería que ella lo tocara. Lo cual significa… —Pensé en lo que dijiste anoche. —Las palabras parecían forzadas de sus labios, pero se obligó a quedarse en silencio y escuchar—. Y creo que tenías razón. Se negó a darle la satisfacción de hacerle creer que significaba algo para ella. Forzó una sonrisa. —Estoy tan contenta. Tenía miedo de que fuera extraña la situación entre nosotros, y este acuerdo sea más importante que; como ustedes los estadounidenses dirían; ¿un revolcón? Levantó su mirada inmovilizándola. La miró fijamente, vio la mentira, y lo aceptó de todos modos. Sawyer asintió. —Sí. Gracias por tolerarme. Prometo no hacerte sentir incómoda de nuevo. —Por supuesto. ¿Todavía nos reuniremos hoy a las tres? —Sí. —Excelente. Gracias por venir a decir esto en persona. —De nada. La insoportable amabilidad dolió más que cuchillos extrayendo sangre. Desesperada por conseguir que él se fuera de la oficina antes de que una grieta se rompiera en su fachada, se volvió y agarró un archivo de su escritorio. —Será mejor que vuelva al trabajo. Nos vemos más tarde. Ella movió rápidamente las páginas donde las palabras estaban borrosas y escuchó la puerta abrirse. —Nunca olvidaré esas dos noches que pasamos juntos, Julietta. El regalo que me diste fue, invaluable. Él se fue. Miró la pintura, ahora perfectamente derecha, y de repente supo por qué nunca aceptaba riesgos en su vida personal. 196
  • 197. Cuando Sawyer recibió la llamada, había previsto inicialmente dar una excusa y decirle que no podía hacerlo. Después de todo, él no estaba mintiendo. Su agenda estaba más ocupada que el equipaje de una mujer. La última cosa que necesitaba con su repentina agitación emocional era verla en el centro de la tormenta. Diablos, no. Desafortunadamente, era tan terca como cuando la conoció, y había forzado su mano de la única manera que nunca podría negarse. Simplemente le dijo que estaría esperando. Sawyer se aferró a su paciencia mientras le servía una taza de café cargada, menos de veinticuatro horas después de que había salido de su casa. Después de muchos minutos de mantener una charla cortés, mama Conte finalmente se sentó frente a él, tomó un sorbo de su brebaje, y estabilizó la mirada. —Quiero que te cases con mi hija. Sawyer miró a su alrededor en busca de la cámara. Hijo de puta. Había visto PUNK'D8 en MTV, ¿pero no había sido cancelada? Betty White's Off Their Rockers White9 era para gente anciana. O ¿tal vez se trataba de una versión moderna de Scare Tactics10? Una sonrisa curvó sus labios. —Lo siento, sé sobre esos programas. No me vas a engañar. Un ceño unió sus cejas. —¿Qué programas? Su sonrisa se desvaneció. Ahora que lo pensaba, ¿por qué iba alguien a querer grabar esto de todos modos? —Lo siento, creo que no entendí bien. ¿Has dicho que quieres que lleve11 a tu hija? ¿Qué la lleve a dónde? 8 Punk'd es un programa de televisión emitido por MTV. El programa gira en torno a la idea de realizar cámaras ocultas a distintos famosos y personajes de la farándula de los Estados Unidos, en su vida diaria, y exponerlos a una situación ridícula. 9 Betty White's Off Their Rockers es una serie en la que las personas mayores hacen travesuras descaradas a las personas mucho más jóvenes. 10 Scare Tactics es un show de cámara oculta que pone a las víctimas en situaciones terribles, que generalmente incluyen efectos especiales como de película y maquillaje que recrea películas de terror. 197
  • 198. —Sawyer Wells, no te hagas el estúpido conmigo. Quiero que te cases con mi hija Julietta. Con la que estás durmiendo. Un extraño chillido fue emitido por sus labios. Había oído el sonido antes, por lo general de parte de hombres más débiles cuando recién se daban cuenta que habían sido burlados y engañados por comida, refugio o dinero. Extraño, nunca había sido impulsado a hacer ese sonido antes de ese momento. Un poco patético. Le recordó esas películas de mafia como Goodfellas, donde el chivo expiatorio se daba la vuelta y se quejaba como niña mientras conseguía una paliza. ¿Qué había dicho ella? —No estamos durmiendo juntos. —Su mirada decepcionada por su mentira hizo que él levantara las manos delante de él—. No lo hacemos. —Lo estaban haciendo la otra noche. Jesús, esto no estaba sucediendo. Tiempo de volverse un hombre y tomar el control de la conversación ridícula. —Está bien, sí, lo estábamos haciendo. Lo hicimos. Pero ahora ya no. —¿Por qué te detuviste? —Esto en realidad no es asunto tuyo, mama Conte. —Mantuvo sus palabras firmes como si estuviera hablando con un niño rebelde—. Estuvimos juntos y decidimos luego que lo mejor era continuar nuestra relación en una forma estrictamente de negocios. Ella escupió al aire. —Bah, negocios. Mi hija ha estado obsesionada con su carrera desde que era joven. Eso fue originalmente una buena cosa. Le enseñó objetivos, responsabilidades. Se convirtió en una mujer independiente y decidida que todos admiramos. Pero está perdiendo su alma por el bien de una ganancia. Sawyer se puso de pie. Wow, este no era el momento ni el lugar para diseccionar la vida de Julietta. No con su madre. No con los extraños sentimientos que tenía por Julietta aun burbujeando sin ningún lugar a donde ir. Al diablo con la falta de respeto, iba a irse de allí. Sawyer dice lleve porque en inglés es carry, que suena igual a marry, esa palabra significa casarse. 11 198
  • 199. —Umm, esto no es asunto mío. Lo siento, pero me tengo que ir. No estoy seguro de lo que estás pensando, pero… —Siéntate, Sawyer. Sawyer se sentó. Mierda, ¿era esto lo que hacían las madres? ¿Utilizaban algún tono dominante mágico para hacer que sus hijos obedecieran? Ella cerró los ojos, como si tratara de sacar fuerzas de las alturas. Cuando los abrió, una astilla de puro miedo le bajó por la espalda. Los jefes de la mafia no podrían nunca con esta mujer. —Quiero que me escuches. Soy vieja. Mi corazón está débil, mi artritis se está fortaleciendo, y estoy en un momento de mi vida donde necesito dejar de lado mis preocupaciones. Muchas cosas se han asentado y me han traído una gran alegría. Pero hay dos cosas que me rondan por la noche, impidiéndome la paz y el sueño, no importa cuánto intenté rendirme: mi hija mayor y La Dolce Famiglia. Sus palabras llegaron lentas, deliberadas. Sawyer se sentó en su silla y le dio toda su atención. —Construí esta panadería con sudor, sangre, familia y amor. Necesito saber que reinará durante mucho tiempo, sólida, sin causar que Julietta sacrifique todo por mantenerla en marcha. Ella no va a diferir. Es demasiado orgullosa, demasiado parecida a su papá para creer que alguien más puede hacerse cargo de nuestro negocio. Necesito asegurarme de que esta fusión entre La Dolce Famiglia y Purity será la llave de su libertad. Con la firma de este contrato, ella está otorgando un pedazo de este legado en tu cuidado. Confía que tengas éxito, y ella tendrá un socio a largo plazo para el apoyo. Sawyer negó con la cabeza en la confusión. —Espera un momento. Dijimos que el contrato se firmó. No hay necesidad de una relación personal permanente entre nosotros. Los dos somos fieles a nuestra palabra y firmamos un acuerdo de negocios. Nuestras respectivas compañías crecerán y se expandirán juntas. No tienes que preocuparte por esto. Doy mi palabra de que siempre voy a cuidar de Julietta y la panadería como si fuera mía. Su boca se suavizó en una sonrisa. 199
  • 200. —Eres un buen hombre, aunque todavía no lo creas. —Ella suspiró profundamente—. Espero que eso venga con el tiempo. Te creo, Sawyer. Pero los contratos se rompen todo el tiempo, y cuando se seca la tinta, y el tiempo pasa, la distancia reemplaza todo. Sólo hay una forma que conozco para garantizar que Julietta y La Dolce Famiglia tendrán un socio y simpatizante en el que puedo confiar con mi vida. Matrimonio. Los votos sagrados del matrimonio prometen un vínculo que nunca se rompe. Esto es lo que necesito de ti. Tenía que hacer recapacitar a mama Conte. Esto era una locura. Sawyer decidió que la mejor manera de salirse del plan era hacer de abogado del diablo. —Mama Conte, creo que está perdiendo algunos elementos importantes en su idea. En primer lugar, los matrimonios de hoy son más resbaladizos que los contratos comerciales. La gente se divorcia, se dejan, tienen aventuras. El matrimonio no es lo que era. El carácter sagrado ha desaparecido. Ella inclinó la cabeza, pensativa. —El matrimonio es como todo lo demás. Es lo que la persona le añade ya sea de un voto de celibato, apoyo o beneficio. No es el pacto lo que falla, sino las personas. Una vez que tú y Julietta tomen esa decisión, no se alejarán de sus responsabilidades. Esto sé que es cierto. Su primer ataque de pánico golpeó las puertas de su mente, pero él se defendió. —Está bien, está bien. Hablemos de Julietta. Es posible que hayamos dormido juntos, pero no nos amamos. Ella no tiene ningún interés en proclamar un para siempre conmigo, sobre todo si está obligada a hacerlo. ¿Supongo que usted conoce la terquedad de su hija? —La vi contigo. Cómo se veía. Cómo la hacías sentir. —Recuerdos llegaron a su mente, y por un momento, Sawyer vislumbró la mujer que mama Conte había sido cuando era más joven—. Hay sentimientos reales allí, pero encontraron la lógica, contratos y un poco de miedo. Ella necesita un hombre que pueda ser un compañero, que entienda cómo su trabajo alimenta su alma, un hombre que no quiera cambiarla, sino que acepta todos los poros de su ser. —No soy ese hombre. 200
  • 201. La verdad se estrelló en él. Por un momento, se preguntó qué se sentiría saber que era el hombre que podía darle todo eso. Sostenerla, mantenerla a salvo, finalmente, dejar a alguien en quien confiaba entrar en su mundo. Pero era sólo un espejismo, no era para gente como él. Sobre todo, no con alguien como Julietta. —Eres tú. Tú eres su compañero, y lo supe cuando los vi juntos. Dos mitades de una moneda que no tienen idea de cómo combinar. Una vez que acepten eso, los dos estarán unidos. El mal humor mordió los nervios. Basta de visiones extrañas de fusiones y matrimonios arreglados. —Lo siento, mama Conte, se equivoca. No soy el hombre que usted cree. No tengo suficiente para ser un compañero permanente. Y si realmente ama a su hija, nunca la obligaría a hacer algo como esto. Estaría sentenciándola a una vida de infelicidad. Déjeme preguntarle esto. ¿Quiere tirar este tipo de cosas en sus otros hijos? ¿Los forzó a casarse como marionetas sin darles una opción? ¿Los amenazó o chantajeó para que hicieran lo que quería? ¿O es Julietta diferente de los demás porque ella eligió de otra manera? Responda honestamente. Su victoria fue corta. Esperaba una burla. Una defensiva ira ante su creencia. En cambio, inclinó la cabeza hacia atrás y se rió con alegría pura. Él la miró con asombro. —Tu punto es aceptado. Pero honestamente puedo decir que no estoy tratando a Julietta de forma diferente que a mis otros hijos. —Sus ojos brillaban de risa—. Confía en mí en esto. Negó con la cabeza. —Este es un punto discutible de todos modos. Ella nunca estaría de acuerdo con este plan. —Lo hará. Si se lo pides. Soltó una carcajada. —Por supuesto. ¿Y que me arranque la cabeza en el proceso? No, gracias. —Él suavizó su tono—. No quiero que se preocupe por las cosas. Prometo que La Dolce Famiglia nunca caerá, y siempre voy a permanecer en la vida de su hija. ¿Va bene? 201
  • 202. Se levantó para irse, satisfecho por haber hecho todo lo posible. Sawyer se volvió hacia la puerta. —¿Recuerdas lo que me prometiste? El ambiente cambió. Se balanceó para mantener el equilibrio cuando sus palabras lo atraparon en una prensa viciosa que imitó la contracción de una boa alrededor de su cuello. Inclinó la cabeza mientras su destino dio un paso adelante y le lanzó un puñetazo en la mandíbula. Apretó los dientes. —Sí. Recuerdo. La devo un grande debito. Se ha bisogno lei mai di me, Faro che lei chiede. 12 —Te necesito. Esto es lo que pido. Quiero que te cases con mi hija. No recordaba mucho después de eso. El rugido fuerte en sus oídos, los latidos de su corazón, el sudor humedeciendo sus manos. Se negó a mirarla a los ojos, sabiendo que no podía confiar en sí mismo, con sus emociones en este momento. ¿Podría negarse? No tenía idea de lo que realmente le pedía. Su aceptación en lo que ella pedía pondría en movimiento una cadena de eventos que asustaban el infierno fuera de él. Sawyer se balanceaba en el borde, se dio cuenta de que nunca había sido una opción. Su marcador oficial había sido llamado. Él arrastró un suspiro tembloroso y aceptó su destino. Puede que tenga que pagar la deuda, pero no tenía que ser feliz o gracioso al respecto. Tratando de no tropezar, se dirigió hacia la puerta y agarró el mango en un apretón de muerte. —Que así sea. Pero será mejor que hables con ella primero. Y que Dios te ayude si está de acuerdo. Sawyer se tambaleó hacia la puerta sin mirar atrás. 12 Te debo una gran deuda. Si alguna vez me necesitas, voy a hacer lo que me pidas. 202
  • 203. Julietta se sentó en la Piazza del Duomo. Una densa niebla envolvía la inmensa catedral, elegantes líneas, y un poco de niebla fría a través de la piel vulnerable en un esfuerzo por estrechar los huesos. El viento azotaba con furia a finales de marzo y los peatones se acurrucaban vestidos con abrigos largos y sombreros de lana. Se quedó mirando la estructura magnífica que había sido uno de los pilares de su infancia: la mezcla del estilo y la gracia de cada individuo de bronce tallado en la enorme puerta, las afiladas puntas de mármol empujando hacia más allá. La estatua de cobre dorado de La Madonnina dominando el cielo. Ella había querido sentarse dentro de la catedral, contemplando los rayos de luz a color, filtrándose a través de las ventanas góticas. La sensación de paz y tranquilidad en medio de grandes obras de arte y la búsqueda mítica de la perfección espiritual. Después, papá la llevaba a la plaza al mediodía, donde se haría un festín con paninis frescos y cappuccino, el lavado de la comida con panceta y las uvas maduras en el mercado. Había visto a las mujeres a la moda vestidas con trajes de diseñador y zapatos de tacón, ir y venir, y deseaba transformarse en una de ellas algún día. Bueno, ella lo había hecho. Al menos en el exterior. Su abrigo de lana y un sombrero a juego de piel a medida era elegante, un ejecutivo en su hora de almuerzo. Su bolso Prada13 verde y zapatos Manolo14 gritaban refinada elegancia. Aunque ella nunca había dejado Italia para viajar como Carina y su hermano, siempre se sentía segura en su casa. Nunca deseó ver otros lugares. Nunca se sintió estrangulada. Hasta ahora. Iba a casarse con Sawyer Wells. Humillación ardía en su sangre. Su propia madre quería casarla para que no se convirtiera en una fría, solitaria solterona contando sus monedas de oro. Su discusión se había apartado de la diversión, relativamente, enfureciéndola. Ella había gritado cosas horribles, mientras que su madre se mantuvo en calma. Como una estatua implacable, repitió lo mismo una y otra vez. 13 Prada es una firma italiana de moda. Manolo es el nombre de una de las marcas de calzado más prestigiosas del mundo, que lleva el nombre de su diseñador Manolo Blahnik. 14 203
  • 204. Tú te mereces la felicidad, mi dulce niña. Y si no lo haces a tu manera, yo lo haré a la mía. Sawyer Wells te dará lo que necesitas, aunque no lo creas ahora. No. Ella no lo creía. Nunca lo haría. De alguna manera, Sawyer le debía una gran deuda, y se casaría con ella para satisfacerla. Su madre había anhelado tener la conciencia tranquila cuando sus hijos se casaron y se establecieron tradicionalmente. Obviamente, ella no confiaba en Julietta para ejecutar el negocio con éxito, por lo que había decidido agregar una capa adicional de protección en el símbolo de un hombre grande y fuerte. Oh, cómo odiaba a ambos con pasión en estos momentos. A su madre por su traición. Y a Sawyer por su acuerdo. Una sombra cayó sobre ella. Sawyer se sentó a su lado en el banco, manteniendo una distancia educada entre ellos. Su mirada recorrió el brillo de su Rolex15, el resplandor de su pelo rubio casi blanco y los tonos carbón fresco de la chaqueta de cachemira. El pañuelo rojo escondido cuidadosamente alrededor del cuello le dio un toque de su audacia y la capacidad de no preocuparse por otras opiniones. Se sentaron juntos durante mucho tiempo en silencio mientras el viento rugía y su piel se adormecía. Los peatones corrieron junto a ellos, inclinando sus cabezas hacia el cielo para tratar de medir la magnificencia de la Catedral, con su intrincada arquitectura y la gracia en alza. Una gran bandada de palomas descendió del cielo y obstruyó la plaza, las alas eran de un azul brillante y sus cabezas se balanceaban con furia por las migajas sobrantes. Julietta observó en silencio mientras una joven pareja se abrazaban para darse calor y se reían de la invasión de aves. La mujer era guapa, con el pelo rojo brillante. Se arrodilló y extendió las manos, y un montón de criaturas aladas corrieron y saltaron sobre su cuerpo. Su risa era brillante y le hizo cosquillas por el fuerte viento. El hombre se echó a reír con ella, se arrodilló y la besó. La imagen grabada a fuego en sus párpados le recordó las cosas que nunca tendría. 15 Rolex es una empresa suiza de relojes de pulsera y accesorios. 204
  • 205. Ella habló por fin. —¿Tú le debes mucho? —susurró—. ¿Lo suficiente como para renunciar a tu vida por un falso matrimonio? —Sí. Julietta asintió, ya anticipando su respuesta. Un enorme vacío y el dolor rugieron, bombeando a través de sus venas, en busca de algún tipo de salida. Ella lo aplastó como una hormiga bajo la palma de la mano. Nunca más. No iba a dejarse llevar de nuevo por los sentimientos, la rendición. No con él. —Le dije que no, por supuesto. Me alejé y juré que nunca volvería. La llamé por sus nombres. Causando estragos en ella. Ella lo aceptó y dijo que creía que esto era lo mejor. —Una risa loca escapó de sus labios—. ¿Tú sabes cuál es la peor parte de esta farsa? Ella cree que tiene razón. No lo hace para hacernos daño, o hacernos sufrir. ¿Qué es lo que dicen acerca de las buenas intenciones? —El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones. —Eso es uno. Dale al hombre una estrella de oro. Oh, ¡y una esposa! ¡Chaching! —Reprimió la manía y luchó por recobrar la compostura. No había razón para alterarse por un sencillo arreglo de matrimonio. Porque eso era lo que iba a ser. Le había dado a su madre lo que quería, pero a su propia maldita manera—. Perdóname, todavía me estoy ajustando. A pesar de que esto es Italia, yo no sabía que los matrimonios arreglados siguieran ocurriendo. —Entiendo. Su voz era gentil, y ella tuvo un impulso loco de agarrar su mano y mendigar para hacerlo todo bien. Después la tomaría en sus brazos y le diría que trabajarían en ello y aliviaría la terrible opresión en su pecho. Pero ella hizo lo que llegó de forma natural. Estuvo tranquila y tiesa en su propia burbuja fría y no hizo nada. —Me tomó tres días darme cuenta de que ganó. Que todo de lo que estaba tan orgullosa no significaba nada, porque yo todavía la obedezco como un niño. —¿Qué cambió tu mente? 205
  • 206. Esa parte fue lo peor. A Julietta no le gustaba decepcionar a su madre, pero no había manera de que aceptara un matrimonio sin amor. Hasta que ella dijo las palabras que chamuscó sus orejas y talló su resolución. Antes de lo que le pasó a tu padre, me hizo prometer dos cosas: asegurarme de solidificar La Dolce Famiglia como nuestro legado familiar. Y que te casarías. Él amaba a todos sus hijos por igual, pero tú eras especial para él. Le preocupabas más. No creo que su espíritu vaya a descansar hasta que le des esto, dulce niña. Hizo una promesa en su lecho de muerte con ella como la víctima. Trató de ignorar las palabras, pero la atormentaron día y noche. El retrato en su oficina le devolvía la mirada, exigiendo su presencia. Hasta que por fin se dio cuenta de que no tenía otra opción. Al igual que Sawyer. Habló sin emoción. —Ella dijo que papá querría esto. Para mí. Para La Dolce Famiglia. Y me temo que tiene razón. Sawyer hizo un movimiento, casi de comodidad, pero se puso rígida y él se echó hacia atrás. No podía tener esta horrible conversación con cualquier tipo de calor o nunca se recuperaría. —¿Cómo quieres continuar? —preguntó en voz baja. Esto lo podía manejar. —Yo preferiría decir que nos fugamos. Al igual que Carina y Max. Tan pronto como llegue el papeleo, el Padre Richard nos puede casar con sólo mi madre asistiendo. Le diré a mi familia que era un asunto rápido, y queríamos poca fanfarria y atención. Podemos citar el acuerdo y nuestra cantidad de trabajo para escapar de la luna de miel. Vamos a enviar un comunicado de prensa breve, se lo diremos a nuestros respectivos propietarios en una reunión, y espero que el fervor y el chisme mueran rápidamente. ¿Eso es aceptable? Sawyer asintió. La joven pareja ante ella se puso de pie, entrelazaron los brazos, y salieron de la plaza. Los vio marcharse y se preguntó si siempre serían así de felices. Se sacudió el pensamiento y volvió a los negocios. 206
  • 207. —Bueno. Ahora, en cuanto a la residencia, propongo que consigamos un gran lugar inmediatamente. Voy a alquilar mi apartamento por ahora. Prefiero Milán para estar cerca de la oficina, si te parece bien, y vamos a dividir el costo por igual. Necesitaremos un montón de espacio para que podamos vivir nuestras vidas por separado sin molestar al otro. Voy a poner a mi agente de bienes raíces en la búsqueda inmediatamente. ¿De acuerdo? Otra leve inclinación de cabeza. —Vamos a tener un acuerdo prenupcial. ¿Te gustaría usar mi abogado o el tuyo? —No importa. Una familia tomó el lugar de la pareja y llenó el frente del banco. Dos niños pequeños corrían alrededor, riendo de alegría mientras perseguían palomas, entretanto los padres negaron con la cabeza y trataron de frenarlos. Julietta observó al hombre con una amplia sonrisa, apuntando al Duomo, y jalando a su compañera más cerca. Ella se apoyó en él con una naturalidad que hablaba de años juntos. Julietta continuó. —Vamos a tener que establecer los términos, por supuesto. Mama nunca tiene que saber nuestra intención de acabar con ello después de una cierta cantidad de tiempo. Si es aceptable para ti, me gustarían dos años, seria nuestro límite. Me temo que un año no va a satisfacer los deseos de mi madre, pero dos es un trato bastante justo para decir que ambos lo intentamos. A menos que tú no estés de acuerdo. Él no la miró. Simplemente observó a la joven familia como si fueran la clave para desbloquear las respuestas que necesitaba. —Dos años está bien. —Bueno. Me niego a dejar que esto interrumpa nuestro calendario y demore la apertura. Tienes mi palabra de que voy a contratar ayuda y hacer esta transición de la mejor manera posible. Él levantó la cabeza como si despertara de un sueño de cuento de hadas. —¿Qué pasa con nosotros? 207
  • 208. Ella parpadeó. —¿Nosotros? —Sí, nosotros. ¿Cuáles son las reglas para eso? ¿Misma habitación? ¿Distintas? ¿Compartimos el trabajo durante el día y nos distanciamos en casa? ¿Somos compañeros que comparten las comidas y la conversación? ¿Has planeado eso ya? Su espalda se irguió. Su mirada sondeó la de ella, como si estuviera buscando algún tipo de emoción, se negó a demostrarla. ¿Qué quería de ella? Sacó sus palabras con deliberada precisión. —¿Por qué no nos ocupamos de todos los detalles necesarios antes de que nos sometamos a un corazón a corazón? Una vez que nos casemos, nos sentaremos y repasaremos lo que cada uno de nosotros sienta que es cómodo. Estoy segura de que podemos llegar a un acuerdo de beneficio mutuo. Se rió sin humor. —Hablas como una mujer en completo control de la situación. Debe ser agradable. Sus defensas se dividieron, rasgaron, y sangraron. —¿Qué quieres de mí? ¿Una disculpa? —Su voz se rompió pero ella siguió adelante—. Lo siento. Siento que una deuda con mi madre te dejara con un caso de caridad durante dos años. Siento no haber sido lo suficiente para mi familia, para mí, para nadie. Especialmente a ti. —Sus ojos ardían con lágrimas no derramadas—. Estoy haciendo lo mejor que puedo para hacer esto agradable para ambos. La cáscara del hombre amable distante, se hizo añicos junto a ella. Él extendió la mano, la agarró por los brazos y la apretó contra su pecho. —¿Me estás ofreciendo una disculpa? —Sus ojos dorados escupían chispas de furia ardiente mientras él la sacudía ligeramente—. Maldita sea, al infierno. ¿Crees que estoy molesto porque me tengo que casar contigo? ¿Cómo te atreves a llamarte a ti misma un caso de caridad para el hombre que te dio un beso, desnudó y te folló por tantas horas que ambos caímos de agotamiento? Te mereces a alguien que te de todo, que te pueda ofrecer una vida decente y no destrozarte pieza por pieza. Nunca seré capaz de 208
  • 209. darte lo que necesitas. ¿No entiendes que estoy congelado en el interior? No queda nada para darte, excepto el placer físico. Sus sensuales labios estaban torcidos en una mueca de desprecio, y sus dedos atravesaban un poco la gruesa tela de su abrigo. —Pero no soy tan educado o de caridad como tú, supongo. No pretendo ser un mártir y darte un poco de espacio seguro en tu dormitorio y una sonrisa de vez en cuando al pasar por el pasillo. El ángel se transformó en demonio. La lujuria y la ira y algo completamente indomable brillaban en las profundidades de sus ojos. —Yo no. Voy a rasgar abajo de tu puerta cuando haya tenido suficiente y llevarnos a los dos al infierno. Y no voy a tener ni una pizca de arrepentimiento. Ella abrió los labios, embelesada por la poderosa aura golpeando alrededor de él en oleadas. El calor de su cuerpo combatió con el viento y la hizo quemarse y dejar que la tomara tantas veces y de tantas maneras como fantaseaba. Su mirada se centró en la boca. Su corazón tronó. Esperó a que bajara la cabeza y reclamara lo que ya era suyo. En cambio, Sawyer disminuyó su agarre y se echó hacia atrás. Una sombría desolación talló las líneas de su rostro. —Pero no quiero hacerte daño. Así que voy a permitir tus barreras y tu propio dormitorio y todo lo que necesites de mí. Sólo tengo una regla. Nunca hables de ti como un caso de caridad o alguien indigno. No en mi presencia. Un mechón de pelo se soltó y se echó sobre su frente. Sin dudarlo, ella extendió la mano y lo colocó detrás de la oreja. Luego le pasó la mano por la mejilla. El roce de su barba le hizo cosquillas en los dedos. Ella captó su aroma de almizcle, especias y limón en el viento. —Está bien —susurró. Como un pecador buscando penitencia, Sawyer inclinó la cabeza y le dio un beso en la palma de la mano. Julietta sintió algo más profundo en sus acciones y anhelo seguir el camino que conducía a un matorral de espinas, 209
  • 210. hiedra venenosa, y un sinfín de depredadores a punto de desgarrar la carne. Cuando su mirada finalmente atravesó la suya, sabía que este hombre sería el que la completaría o la destruiría. Ella se estremeció de terror puro. Trazó la línea sensible de la mandíbula y la barbilla, y poco a poco por su cuello. Su ligero toque causó una sensación de escalofríos, como pinchazos en la piel que apretaron sus pezones. Julietta ansiaba dar el salto y condenar las consecuencias. Tomó la decisión por ella y se puso de pie. —Voy a empezar de inmediato con el papeleo. Avísame cuando al agente de bienes raíces se le ocurra algo apropiado. Wolfe habrá terminado esta tarde. Llámame si necesitas algo. Se fue. Lo vio caminar por la plaza y desaparecer detrás del edificio. Luego se sentó en el banquillo durante mucho tiempo, en el frío, y se preguntó qué iba a hacer. 210
  • 211. Traducido por Malu_12 Corregido por Dennars J ulietta entró en el vestíbulo. Los techos abovedados ostentaban una graciosa elegancia que latía a través de cada ladrillo de su nuevo hogar situado en la Via della Spiga. Había sido descubierto por su agente de bienes raíces que supo apreciar el tesoro escondido en la lujosa mansión tradicional. Desde el exterior, cualquier espectador imaginaría bonitos apartamentos escondidos detrás de la fachada un poco desmoronada. En el interior, una fiesta para los sentidos. Tenía tres pisos, el suelo brillaba cuando Julietta se acercó a la escalera circular para hacer un rápido examen. La sala de estar y la cocina abiertas daban la impresión de un espacio enorme, la belleza rústica de la madera vieja, paredes gruesas y follaje exuberante envolvían la casa con elegancia. En el momento en que puso un pie en la casa, instintivamente supo que estaba en su hogar. Era divertido pensar en soltar un apartamento al que había amado tanto tiempo sin que le causara ni una punzada. Después de empaquetar todas sus pertenencias la patética verdad se estrelló en su mente. Sólo tenía algunos objetos personales que amaba o necesita traer. El apartamento contenía baratijas y la mayoría eran cosas de trabajo o gadgets de lujo. Esta casa era diferente. Gritaba su carácter, su historia. Julietta se imaginó estampando su propia historia para dejar una marca permanente. Por primera vez en su vida entendía las características únicas de un lugar para vivir y un lugar para prosperar. Con Sawyer. La boda quedó establecida. La casa comprada. Fueron subcontratados varios medios de información para hablar de su romance y la decisión de casarse con rapidez. Probablemente se estaba perdiendo los posibles chismes. Las últimas tres semanas, borrosas, se le fueron en un sinfín de tareas, trabajo y apuntalar sus defensas. Cada vez que hablaba con 211
  • 212. Sawyer, se portaba educado, amable y distante. Era casi como si estuviera planeando el futuro y la boda de alguien más. En cada conversación le concedía exactamente lo que quería. Negocios. No líos con problemas emocionales sino un plan tranquilo y concentrado de ataque. Lo odiaba. Unos pasos sonaron detrás y empujaron sus pensamientos a un lado. Julietta se volvió y capturó su perfil. La luz del sol se vertía sobre él acentuando la línea clara de su cicatriz y bañando los rasgos con una calidez dorada. Con la elegante precisión que era tan suya, Sawyer atravesó cada habitación y estudió la disposición final. Julietta se mordió el labio. —¿Qué piensas? Cualquier cosa puede ser adaptada. Vamos a tener que viajar un poco por trabajo, pero me encanta esta zona. Se detuvo delante de las puertas de vidrio que daban a la terraza. Los mosaicos de piedra llevaban a un amplio jardín con una pequeña piscina estilo laguna. Julietta se imaginó trabajando en su computadora portátil y tomando café en ese espacio silencioso con la calma del sonido del agua. —Es hermoso. La voz ronca onduló atravesando sus oídos como una caricia. El alivio se expandió y una sonrisa curvó sus labios. —Me alegro que te guste. Hay un ala adicional que pienso que Wolfe puede aprovechar. Es como si fuera su propio apartamento, pero no tan separado como para que pueda desaparecer durante días sin que nos demos cuenta. Él se estremeció como si le doliera. —¿Qué pasa? —No he arreglado específicamente ese tema con Wolfe. Ella frunció el ceño. —Él sabe que nos vamos a casar. ¿Dónde más podría ir? Sawyer cambió el peso al otro pie. 212
  • 213. —A mi viejo hogar. No creo que quiera vivir con nosotros a pesar de que no tiene ni idea de nuestra situación. Asumirá que estamos recién casados y eso lo hará sentir incómodo. —¿Qué tipo de conversación tuviste con él? —Cosas generales. Que decidimos casarnos porque creemos que es una buena opción. Que su posición en la empresa no ha cambiado y que nos gustaría continuar como lo hemos hecho. Nunca preguntó dónde nos gustaría vivir, así que no toqué el tema. Julietta observó su repentino malestar y pensó en las posibilidades. —Tienes miedo de hablar con él ¿verdad? —¿Qué quieres decir? Hemos compartido el mismo espacio por un tiempo. Hablábamos todos los días. Ella negó con un movimiento decidido. —No, en realidad no. Hablan de trabajo. Eso es todo. Escucha tus propias palabras: compartir espacio. Creo que tienes miedo de profundizar más y que le moleste. Mientras te mantengas ligero y sin complicaciones él también lo hará. —El estómago le dio un vuelco doloroso por él y por el chico que había tomado a su cuidado. Su voz se suavizó—. Sawyer, él necesita saber que lo quieres. Veo la forma en que te mira. Wolfe nunca lo dirá pero está buscando tu aprobación. Si cree que está estorbando es capaz de morderse una mano para poder escapar. Se niega a ser una carga para nadie. Sawyer se dio la vuelta y la miró. —Por supuesto que no es una carga. No sabes cómo son las cosas para los niños como él. Han recibido patadas en los dientes y han sido torturados emocionalmente. No quiero que vuelva a creer que está atrapado o que me debe algo y que por eso se quede. Si lo mantengo superficial no sentirá ningún tipo de presión. Sólo quiero que esté seguro. Trato de protegerlo. Se había quitado otra capa ante ella. Julietta miró al hombre que estaba a punto de convertirse en su marido y se preguntó si alguna vez había estado a salvo de él. Su atractivo sexual era magnético, pero algo contra lo que podía luchar. Su determinación de proteger a Wolfe se coló atravesando cualquier defensa. Sawyer lo amaba pero no sabía cómo comunicarse o tratar con él. 213
  • 214. Se dio cuenta de que no sabía cómo cuidar de otra persona de una manera permanente. Su pasado le enseñó que los compromisos terminaban en dolor. Dios sabe por lo que había tenido que pasar, pero le tenía que mostrar un camino diferente. Tenía que demostrarle de alguna manera que habría mucho más si decidía abrirse. Sawyer se lo merecía. Wolfe se lo merecía. Ella luchó contra la necesidad de abrazarlo y se quedó quieta. —No voy a pretender que tuve el mismo tipo de pasado y que he experimentado el mismo tipo de dolor que ustedes dos sufrieron. Pero sé que es un chico de diecinueve años y necesita algo a lo que aferrarse. Algo sólido. Él te necesita Sawyer. Él se sacudió como si hubiera recibido una bofetada. —Estoy haciendo lo mejor que puedo —gruñó—. ¡Dios! ¿Por qué lo empujas? si quiere su propio espacio no puedo culparlo. No puedes forzarlo a una situación incómoda. Sintiendo que se acercaba a un arriesgado precipicio Julietta escuchó a su instinto y presionó. Sus tacones resonaban mientras cerraba la distancia para ponerse frente a él. Con la barbilla levantada lo miró a la cara y lo desafió. —Ahora tiene exactamente el derecho opuesto. Darle su espacio significa que te importa una mierda. Dejarlo resolver sus cosas sólo se traduce en que no deseas ser molestado. ¿Eres un cobarde? ¿Sólo haces la mitad del trabajo, ayudándolo para luego escabullirte porque se pone demasiado feo? Lo sacaste de la calle y le diste un trabajo. Pero en el momento en que hay una emoción involucrada te congelas y niegas que exista. ¿O eso es algo de lo que sólo me acusas a mí? Un aturdido reconocimiento llenó los dorados ojos de tigre. Algo pareció romperse en su interior. Una memoria que le llevó a perder el control y cedérselo al animal salvaje siempre agazapado bajo la superficie. Apretó los dientes. —¿Crees que un abrazo y hablar de corazón a corazón puede arreglar lo que está mal con nosotros? Estamos mucho más allá de eso nena. Es un jodido milagro que ya no salte cuando alguien lo toca o que comparta algunos recuerdos divertidos. ¿Qué hay de las noches en las calles a 214
  • 215. temperaturas de congelación bajo periódicos sucios que huelen a mierda? ¿De pelearte por un hot dog a medio comer en la basura? ¿De ver a un niño ser golpeado como la mierda y no mover un dedo para ayudar? —La oscuridad se levantó y lo reclamó. Su cuerpo se estremeció y supo que ya no se trataba de Wolfe sino de su propio y terrible pasado—. Siempre que traté de proteger a alguien lo hice mal. Aprendí a dar un paso atrás y no involucrarme porque era más seguro para todos. —Ahora no lo es —le dijo con firmeza. Agarró sus manos y apretó. Él la miró con ojos desenfocados—. Eso era antes porque necesitabas sobrevivir. Ahora lo que necesitas es vivir Sawyer, y lo mismo ocurre con Wolfe. Necesitas darle más de ti mismo a pesar de que tienes miedo. Wolfe tiene una oportunidad porque está contigo ¿entiendes? —¿Qué pasa si lo hago mal? No quiero hacerlo... huir. Con el corazón destrozado se metió en sus brazos. Colocando la cabeza en su pecho se enterró profundamente en su calidez, sangró por el niño que nunca tuvo a nadie que le ayudara. Él respondió al abrazo con fuerza. Se estaba aferrando. —No quiere dejarte —susurró—. Sólo necesita saber que vas a luchar por él. Que te importa lo suficiente y que no es un proyecto para coger y jugar. Se hizo el silencio entre ellos. Julietta se quedó en sus brazos por un largo momento dejando que sus palabras se hundieran en él. Cuando su corazón dejó de martillar y su cuerpo se relajó Sawyer soltó el abrazo. Su mirada probó en el rostro de Julietta buscando alguna señal de que estuviera aterrorizada. —¿Por qué te preocupas tanto? —preguntó. Ella dio un suspiro tembloroso. —Porque te veo a ti en él. Lo miró y se alejó unos pasos esperando que la tomara y desafiara su declaración. Que empujara sus emociones como lo hizo todas esas horas en el dormitorio sacando a la luz la honesta respuesta de su cuerpo físico y emocional que estaba oculta. Pero no dijo nada. La decepción la inundó pero se dijo que era bueno. Era mejor mantener la relación en terreno neutral o podrían destruirse uno al otro. —Será mejor que nos vayamos. Tengo una reunión al mediodía. 215
  • 216. Él la siguió en silencio. Sawyer llamó a la puerta y trató de ignorar las palmas sudorosas. In-joder-creíble. Se había arrastrado al infierno patriarcal sin el beneficio de experiencias previas. Pero Julietta tenía razón. Era tiempo de que le crecieran bolas y tomara el control de esta situación. El chico abrió la puerta. —Quiero un submarino de albóndiga. Sawyer resopló. —No estoy aquí para hacer tu pedido Sabelotodo. Tengo sobras de ayer que puedes calentar. —Genial. ¿Qué pasa? Wolfe llevaba una de sus habituales camisetas de algodón de manga larga, unos pantalones vaqueros y calcetines deportivos blancos. Su auricular caía alrededor del cuello y el eco de algo fuerte de rock flotó en el aire. Los picos locos habituales estaban húmedos y suaves cayendo en gruesos rizos y Sawyer supo que el niño una vez había tenido un bonito cabello antes de decidirse a torturarlo. —Quería hablar contigo un minuto. Un muro cayó entre ellos. Desapareció lo superficial y un destello de resolución atravesó los ojos azul-turquesa. —Por supuesto. Umm, escucha, iba a decirte esto más tarde, pero pensé que tenías mucho que hacer por la boda. Voy a irme. Sawyer entró en la habitación haciendo que Wolfe retrocediera. El temor se instaló en su estómago pero mantuvo el tono ligero. —¿Irte a dónde? Wolfe se balanceó en los pies. —Tú te vas a enganchar y yo tengo picazón en los pies. Calculo ayudarte a terminar este contrato y me iré. Tal vez de vuelta a Nueva York. —¿No te gusta trabajar para mí? 216
  • 217. —Sí, sí me gusta. Pero seamos honestos hombre. Nunca hablamos de compromiso a largo plazo. He estado ahorrando dinero por un tiempo y creo que puedo mantenerme a mí mismo. Después de todo me pagas un gran sueldo. Me ayudaste mucho pero ya es hora de seguir adelante con tu vida. ¿Crees que podrías darme una recomendación? Si quieres, por supuesto. Sawyer respiró hondo. Su pesadilla se estaba haciendo realidad. Quizá Julietta tenía razón. Detrás de la expresión en blanco de Wolfe, un rayo de miseria y ansiedad brillaba en sus ojos. Normalmente estaría de acuerdo con él. En un esfuerzo por hacerlo feliz le permitiría tallar su propio camino en la vida. Pero Sawyer se dio cuenta de que era sólo un muchacho que no tenía un camino trazado. No le importaba a nadie lo suficiente como para que le pidieran quedarse. Fue arrastrado al instante a esa noche de nuevo. —Por favor no te vayas, Sawyer. —La cara de Danny estaba llena de furia, súplica, rebelión. Era de noche y un rayo de luna se filtraba por las persianas rotas y jugaba en los colchones—. Voy contigo. Él metió la poca ropa y pertenencias en su bolsa y mantuvo la cabeza abajo. Tenía miedo de dejar a Danny solo con el mierda, pero cuanto antes se fuera y consiguiera un trabajo y un lugar para vivir, más pronto podría volver a buscarlo. Si se quedaba aquí, su padre adoptivo seguiría usando a Danny para presionarlo. Si se iba, tal vez el niño saliera del radar del anciano y tendría algo de paz. El plan era simple. Irse, tener éxito y salvar a Danny. Iría a las autoridades a entregar a ese hijo de puta. Por fin había llegado su momento. Extendió la mano y apretó el hombro del muchacho. Huesos que sobresalían se encontraron con su palma. Sawyer ignoró el tembloroso labio inferior de su hermano de crianza y forzó una sonrisa. —Vamos amigo, todo va a estar bien. Voy a buscar un trabajo, volver por ti y juntos dejaremos toda esta mierda atrás. Mientras tanto, mantén bajo el perfil. No lo presiones y cuando beba enciérrate en el baño, hay armas en ese lugar en caso de que las necesites. —Está bien. 217
  • 218. La sencilla aceptación le decía que Danny no le creyó. Cuando se fue juró que haría las cosas bien, pero unos meses más tarde su oportunidad se había ido para siempre. Sawyer miró al chico frente a él, el pasado y el presente mezclándose en una neblina psicodélica y extraña. Le había fallado a Danny. Si dejaba que Wolfe se fuera sin luchar por él, nunca se lo perdonaría. Algo muy dentro se abrió y brotó en un gran lío que por lo general se negaba a tratar. Sus instintos gritaban que corriera lejos sin mirar atrás. En su lugar, cruzó los brazos frente al pecho y miró fijamente al chico. —No quiero que te vayas. Wolfe se sacudió. Pasó una mano por los rizos húmedos. —Te dije que me quedaría hasta el final del contrato. —No estoy hablando del contrato. Estoy hablando de ti. —Tomó una respiración profunda y trató de decir las palabras—. Haces un trabajo increíble con Purity. Cuando te recogí sólo quería mostrarte un camino diferente. Tuve tu edad. Apenas sobrevivía cuando un tipo me hizo un favor y me ayudó. Todo mi futuro cambió. Eso es lo que quería hacer contigo pero nunca pensé en cuánto tiempo te quedarías o lo que ocurriría. Nunca lo dije porque soy muy malo con la mierda blanda. Pero me apegué. Me gusta tenerte cerca. Me gusta el hombre en el que te estás convirtiendo. Y no quiero que te vayas. La vulnerabilidad de exponerse lo hizo querer salir corriendo, pero se obligó a detenerse. La sorpresa en el rostro de Wolfe fue premio suficiente. Con la boca abierta se veía casi cómico. Se dio cuenta y apretó los labios para cerrarlos. —Pero… pero te vas a casar. Sawyer se encogió de hombros. —¿Y qué? Julietta quiere que vengas a vivir con nosotros también. Tenemos una mansión jodidamente grande donde puedes tener un montón de espacio y privacidad. Aún mejor con Julietta como cocinera. Y podemos ir a la casa de mama Conte los domingos si queremos. Sin criada, te lo advierto y, tengo la sensación de que las mujeres se cabrean por este tipo de cosas, así que tendrás que ser más ordenado. 218
  • 219. El chico se mordía la cutícula en un gesto nervioso que Sawyer sabía que significaba que estaba pensando mucho. —No quiero estorbar. No quiero ser un caso de caridad. Su voz golpeó como látigo. —No digas eso. No eres ningún caso de caridad, maldita sea. Me preocupo por ti. Creo que eres un gran chico y quiero que te quedes —hizo una pausa—. Por favor. Sawyer observó el brillo de alegría en los ojos azules ante su declaración. Finalmente había hecho algo bien. —Está bien. Sawyer sonrió. Había ganado. —Empaca tu mierda porque esto se hará el sábado. Y vas a venir a la boda. Vamos a cenar después y luego iremos al nuevo alojamiento. —¿No habrá luna de miel? —No. Demasiado trabajo. ¿Estamos de acuerdo? Floreció la alegría cuando Wolfe asintió lentamente. El alivio curvó los rasgos de su rostro. Por un loco momento ardió en deseos de darle un abrazo al muchacho, pero contuvo su reacción sintiendo que sería demasiado para que los dos pudieran manejarlo por el momento. —Está bien. Estamos de acuerdo. —Genial. —Sawyer salió de la habitación, cerró la puerta y se apoyó en ella con alivio. Una vez más la reina de hielo había estado en lo cierto. No había querido profundizar en ese nido de serpientes con Wolfe pero, ahora sabía que había valido la pena. Lo quería en su vida a largo plazo y si Julietta no lo hubiera desafiado el muchacho se hubiera alejado haciéndolos infelices a los dos. Se preguntó qué otras sorpresas tendría reservadas para él su próxima-aser-esposa. La parte dominante de su carácter rugía por derribar sus barreras y llevarla a la cama. Una vez que le pusiera las manos encima, ella se 219
  • 220. derretiría y se permitiría ceder el control. Sin embargo, después de sólo dos noches ya ansiaba más. Entrar en un matrimonio con la mujer que amenazaba su cordura no era inteligente. ¿Cómo iba a manejar la intimidad de verla a diario? ¿Compartir las comidas? ¿Las noches? Necesitaba tiempo para encontrar el equilibrio y eso significaba no tener relaciones sexuales. Por ahora. Compañerismo. Trabajo. Reglas simples. Emociones simples. Mientras no quisiera más de él. Dos años. Tenía que aguantar y durar dos años antes de ser capaz de irse sabiendo que su promesa estaba cumplida. Se preguntó cómo se sentiría ser un esposo real, construir una vida con niños, una familia y tener plenitud. Pero el lugar vacío en su interior era demasiado frío, un paisaje interminable de hielo ártico. Sí. Ya era muy tarde para él. Aceptó el hecho y caminó a su habitación. 220
  • 221. Traducido por Nelshia Corregido por Xhessii J ulietta bajó la mirada hacia el diamante en su dedo. Tres quilates, corte princesa, impecable en la claridad. La moldura era de platino sin otros diamantes luchando por competir. Su marido conocía bien sus gustos: la simplicidad y la elegancia. Lástima que él no era real. La ceremonia era exactamente lo que quería. Gracias a Dios Venezia y Dominick estaban en Londres por negocios. No quería a ningún miembro de la familia allí para ser testigo de la farsa que ocurriendo ante un sacerdote católico. Ella siempre había soñado con casarse en la Capilla Colleoni, con su famosa ventana de rosas mostrando a los flancos los medallones tallados de César y Trajano. El detalle complejo y la intimidad de la pequeña iglesia en Bérgamo proporcionaron el telón perfecto. Su elegante vestido de boda Rivini era exquisito con detalles, desde el corpiño strapless ajustado firmemente hasta la caída de la gasa de la falda más completa, fluida con el movimiento de un color blanco cremoso profundo. Las peinetas de diamantes sostenían su pelo recogido en un peinado alto clásico y brillaban en su pelo oscuro. Sus zapatos eran hechos a medida, con diamantes incrustados en las más de cuatro pulgadas de tacón y punta, jugando a un juego de ocultar-ve-abuscar mientras caminaba por el pasillo. Cuando se trasladó hasta el altar mayor, los ricos murales y frescos grabados en las paredes explotaron con imágenes de color y carácter sagrado. Su madre y Wolfe estaban a su lado mientras la luz se filtraba por la vidriera y Julietta esperó a ver si Dios enviaría un rayo como una señal de que este matrimonio estaba condenado. En cambio, el día era templado y cálido primaveral, y el cantante prestó una nota inquietante de la belleza mientras cantaba, su voz junto con los 221
  • 222. acordes del órgano se elevaron haciendo eco hacia el techo de cúpula arqueada y agitando emociones que Julietta se negó a reconocer. Su madre sonrió con orgullo y una satisfacción que arrancó el corazón a Julietta. Cuando recitó sus votos, se preguntó si el espíritu de su padre estaba finalmente satisfecho. A diferencia de sus hermanas, ella rara vez soñó con bodas y nunca se había imaginado caminando por el pasillo con nadie. Cuando miró dentro de esos devastadores ojos dorados, su corazón dio un vuelco en una hermosa agonía de necesidad. La verdad susurró profundamente en su interior, en tonalidad burlona Ella quería que fuera real. ¿Qué se sentiría ser la mujer que Sawyer amara? ¿La que abriera todos los rincones oscuros y polvorientos de su alma y dejara como un golpe de aire fresco y limpio atravesarla? Poseería a su compañera con una fiereza y aire primitivo que nadie podía igualar. Pero también había una dulzura en su alma que la llamaba. Lo recordó bañándola con tanta ternura, el suave toque de su dedo por la mejilla, la forma apasionada que le había ordenado nunca menospreciarse. —¿Julietta ? ¿Estás bien? Se sacudió de sus pensamientos y miró hacia arriba. El objeto de sus pensamientos estaba en la puerta de la habitación que había reclamado como su oficina. Después de la cena, se habían dirigido a su nueva casa, y ambos se habían sumergido en el trabajo, retirándose a sus espacios separados. Wolfe se había ido desde hace mucho tiempo a la cama. El entorno tranquilo e impersonal se burlaba de la idea de que la boda había tenido lugar hace apenas unas horas. Era negocios como de siempre, con iPads, ordenadores portátiles y mensajes de texto furiosos a socios de negocios. La casa rugió y parecía exigir un contacto más personal de sus habitantes. —Claro, sólo estoy terminando con algunos cabos sueltos. Sawyer se estiró y se frotó la parte posterior de su cuello. Se había puesto un par de pantalones sueltos de color caqui y una camiseta blanca y limpia, y sus pies estaban descalzos. La intimidad de compartir una casa 222
  • 223. de repente se cernió ante ella. Al verlo en todas las formas de desnudez, pero sin sentir que tuviera el derecho a tocarlo. El pánico se elevó. ¿Y si no podía jugar esta farsa? Era su noche de luna de miel, y no tenía ni idea de cómo actuar. ¿Fresca y sofisticada? ¿Cálida y acogedora? Se retorcía por arrastrarse debajo de las sábanas y esconderse por la noche, pero, ¿eso no luciría tan patético en este punto? Él habló sin tener ni idea sobre su ataque inminente. —Sí, yo también. Tengo que levantarme temprano para ir al sitio mañana. ¿Ya has terminado? —Sí. —¿Quieres acompañarme a tomar un trago antes de dormir? Sus nervios gritaron y su cuerpo saltó por salir a jugar. Deliberadamente apretó los muslos juntos en rebelión. —Por supuesto. No me importaría un poco de coñac antes de dormir. También tengo que empezar mañana temprano. Ella lo siguió por la escalera de caracol, sus dedos ligeramente trazando la caoba lisa mientras entraban en la biblioteca. Julietta tomó una respiración reconfortante de limón, papel y cuero. Entre los dos, habían llenado las estanterías montadas con una variedad de ficción, biografías, negocios, y cocina. Ella había estado fascinada por su gusto en la lectura ecléctica y descubrió que podía mantener una conversación en prácticamente cualquier tema. Se sentó cerca de la chimenea y metió los pies debajo de ella. Era importante que sentaran un precedente para el futuro. Julietta decidió que sería amable, pero distante. Le entregó la copa de líquido de color ámbar y se sentó a su lado. El calor del fuego los envolvió en una nube confortable y se relajó un poco. —Te veías hermosa hoy —dijo. Julietta sonrió. —Grazie. Tú no te veías nada mal. Y Wolfe estaba bastante guapo. Incluso se quitó sus numerosos piercings. Sawyer se rió y tomó un sorbo de su bebida. 223
  • 224. —Sí, se presentó agradablemente limpio. Nunca llegué a darte las gracias. Por tu asesoramiento con Wolfe. —Levantó la mirada y la fijó con gran intensidad—. Él iba a caminar, y si no le hubiera pedido que se quedara, hubiéramos estado solos los dos. ¿Cómo lo supiste? Ella tragó el nudo en su garganta. —Vi la forma en que se ven el uno al otro. Respecto. Admiración. Cuidado. Es posible se conocieran como extraños, pero es parte de ti ahora. Así es como de la familia. Ellos te vuelven loco, te empujan al borde, pero la familia sigue siendo verdad. —Siempre he tenido todo lo contrario. —Lo sé. Pero la familia no se trata de sangre. Se trata de adherencia, la lealtad y el sacrificio. No quiero que dejes ir a Wolfe por orgullo. —Y es por eso que accediste a casarse conmigo, ¿no? Julietta se puso rígida, temiendo que pudiera adivinar demasiado de la verdad. Sí, lo había hecho por la familia. Por papá. Por el negocio. Pero una parte más secreta en su interior le dijo que sólo se casaría con alguien que le importaba, con quien se sintiera segura. Sawyer era ambos. —Sí, es cierto. —¿Anteriormente, alguna vez pensaste en casarte? Su sondeo la sorprendió, pero decidió responder. —No. Había un hombre a quien era cercana. Trabajábamos juntos. Por un rato, me pregunté cómo sería volver a casa con él por la noche. Compartir las comidas, una cama, una vida. Pero empecé a darme cuenta que las cosas eran planas entre nosotros. Hacíamos una buena conexión en teoría, pero él nunca buscó tiempo conmigo. Yo estaba como sus conferencias… programada. —Recordó la sensación de incompetencia mientras ansiaba forjar más una conexión antes de darse cuenta de que no estaba interesado. Él había sido tranquilo y racional de lo que quería: una esposa para los negocios, una compañera de la empresa. Su frialdad le molestaba, pero nunca se tomó el tiempo para presionarla más allá de una reacción, lo que sólo causó más fricción y adormecimiento cada vez que la tomaba en sus 224
  • 225. brazos. Finalmente, la relación palideció y murió sin una mota de humo o las llamas. —Suena como un imbécil. Una leve sonrisa salió de sus labios, pero los fantasmas se habían desatado. Las palabras salieron de su boca. —No, sólo no me quería lo suficiente. Ningún hombre lo ha hecho. El repentino enfoque de su atención se desvió. Esos ojos calientes recorrían su cuerpo, recordándole todos los lugares que había tocado y lamido y mordido, y los cientos de maneras de los que la había hecho explotar debajo de él. —Repito. Él era un imbécil. Y un idiota. Humillada en su confesión, ella se rió y se enderezó en la silla. —Estoy de acuerdo. Rara vez le doy un segundo pensamiento, así que era lo mejor. —Su mentira se asentó entre ellos como un gran elefante de grasa en forma de un verdadero cliché—. ¿Y tú? ¿Antes tenías algún deseo de caminar hacia el altar? —No. Su admisión plana la hizo ladear su cabeza. —Sé que has estado con muchas mujeres. Parece que te gusta la compañía. ¿Que faltaba? La oscuridad bailó en su rostro. Una sombra cayó sobre la mejilla y puso de relieve su cicatriz. —Nada. Todo. Soy capaz de divertirme y tener una aventura, pero ellas siempre exigían más. Cosas que no les podía dar. Así que seguí adelante. —¿Y ahora? ¿Qué vas a hacer ahora? —Su desafío pareció sobresaltarlo—. No creo que haya conocido a otra mujer tan directa como tú. —No estoy segura de que eso sea un cumplido. Él soltó una breve carcajada. —Lo es. Eres capaz de sorprenderme constantemente y desafiarme. ¿Es hora de corazón a corazón? 225
  • 226. Su temperamento hervía de nuevo y ella entornó los ojos. —No me gusta ser ridiculizada. ¿Por qué no hacemos lo que es mejor para nosotros? Trabajar juntos. Compartir el espacio. Tener respeto. Vamos a mantener esas más que emociones básicas fuera de la ecuación para que ninguno de los dos pierda el foco. ¿De acuerdo? Él la miró sin piedad, pero ella se negó a ceder. Julietta permaneció inmóvil bajo su escrutinio. Su mente gritaba para que él tomara el compromiso. Sus entrañas le gritaban para que él ignorara su petición cortés y la arrastrara a la cama. Finalmente, asintió. —Como lo desees. El aire se volvió plano y rancio. Su energía drenada como una tubería rota, y rápidamente terminó su coñac. —Me alegro de que estemos de acuerdo. Es lo mejor. Si no te importa, me voy a la cama. —Tomé la habitación contigua por si acaso Wolfe sospechaba. —Por supuesto. —Dejó la copa sobre la mesa y con una sonrisa forzada—. Buenas noches, Sawyer. —Buenas noches, Julietta. Duerme bien. Salió de la habitación y se dirigió hacia la cama, medio aliviada y medio con el corazón roto… Sawyer volvió a llenar su vaso mientras la puerta se cerró detrás de él. Todavía olía su aroma único de moca y coco que hacía su boca agua por una barra de chocolate. Pero ella era mucho más sabrosa, el recuerdo de sus piernas extendidas amplias y su preciosa miel fluyendo libremente sobre sus labios. Jesús, iba volverse loco. Su polla tensa en un esfuerzo desesperado por liberarse de sus pantalones. ¿Estaba tratando de volverlo loco? Ella quería un compañero. Compañero de trabajo. Un amigo. ¿Cómo podía concentrarse en aquellos aspectos cuando estaba dolorido por despojarla de su fachada amable y descubrir a la mujer salvaje, sensual que había descubierto en su cama? ¿Y cuánto tiempo iba a aguantar? 226
  • 227. Se imaginó explotando durante una cena tranquila y arrancando su ropa en un frenesí. Pero, ¿le gustaría eso? Sus palabras lo perseguían. Ningún hombre la había querido lo suficiente. Su muy fuerte y capaz mujer tenía sus propios demonios. Apostó los pocos hombres con los que había tratado de forjar relaciones habían destrozado su confianza en ella misma. ¿De qué otra forma, podría una mujer independiente, inteligente y sexy pensar que no era lo suficientemente buena para el matrimonio? Tal vez tenía que mostrarle. La posibilidad bailaba a lo largo de los bordes de su mente. Podía aceptar sus términos y debía avanzar sin desórdenes. Probablemente era el mejor curso. Pero la expresión de su cara cuando él estuvo de acuerdo le dijo una verdad muy diferente. Ningún hombre había sido lo suficientemente fuerte como para desafiarla. Presionarla. Seducirla. Su cuerpo se derretía bajo su instrucción, su mente entreabierta para permitir la entrada secreta que tanto lo humilló y le inspiró. Él la deseaba como una droga inyectada en sus venas, y aunque era impredecible, caótica y no planificada, la necesitaba. El permitirle dormir en su cama fría esta noche sería sólo dejarla volver a construir sus defensas. Lo correcto sería que la dejara en paz. No hacía el amor. Ella era una mujer que lo merecía. Pero, ¿qué era peor? ¿Mantenerla a salvo, pero creyendo que no era suficiente para que un hombre luchara por ella? O, ¿arrastrarla en su cama y correr el riesgo de romper su corazón? Su cerebro le dijo claramente la única decisión que podía tomar. El camino que siguió desde que se enteró de que había matado a su hermano de crianza con tanta claridad como apretar el gatillo. Pero esta noche todo el poder de pensamiento se había ido a su pene, y sólo había una decisión que estaría haciendo esta noche. Sawyer bajó su copa y fue a reclamar a su esposa. 227
  • 228. Julietta se retorció en las sábanas de color azul claro, pateando una pierna fuera en un esfuerzo por calmarse. Para una casa tan vieja, los radiadores bombeaban calor en grandes tragos, y el sudor se aferró a su cuello y a la parte de arriba de su espalda. Con un gemido, echó hacia atrás todas las mantas y se quedó mirando el techo. Su cuerpo palpitaba con un deseo que no podía ser apagado esta noche. Lástima que no poseyera un vibrador. Por supuesto, siempre había estado demasiada avergonzada como para probarlo antes, temerosa de que incluso un aparato no pudiera empujar más allá de su núcleo de hielo hacia el orgasmo. Es increíble como pareció sentir a Sawyer cada vez que se retiró de su cuerpo. Jalándola justo de vuelta al momento y se negó a que su mente se hiciera cargo. Deja de pensar en Sawyer. Duerme. Enfócate en dormir. Julietta cerró los ojos y comenzó a contar. Uno. Dos. Tres. ¿Había aprobado el informe financiero del trimestre? Sí, ella lo había enviado. Cuatro. Cinco. Seis. ¿Era el cumpleaños de su secretaria esta semana? Tenía que comprar un regalo mañana. Siete. Ocho. Nueve… La puerta se abrió. Ella se sentó. Se quedó mirando la figura que tenía delante. Se había quitado la camisa, por lo que la luz de la luna jugaba sobre la piel desnuda de su pecho. Los músculos cortados de sus abdominales y bíceps brillaban en medio de las cicatrices malvadas que luchaban por el dominio. Permaneció de pie con los pies descalzos, separados, con las manos en las caderas, su mirada se redujo en poder tranquilo. En ese momento, la sangre rugía en sus venas en una descarga de adrenalina pura. Se tambaleó un poco, tratando de respirar a través del martilleo loco de su corazón. —¿Qué estás haciendo aquí? —Creo que lo sabes. Su voz rezumaba como caramelo sazonado. Suave, áspera y sexy como el infierno. Ella trató de responder, pero sólo chirrió algún tipo de sonido patético. Se movía lentamente, cada movimiento de la gracia… lleno de una acción deliberada para darle vida a la tensión sexual que azotaba a través de la habitación. Se sentó congelada en medio de las sábanas, como un ciervo asustado a punto de ser tragado entero. 228
  • 229. Julietta murmuró la única palabra con el poder de detener la montaña rusa de emociones que estaba aterrorizada a enfrentar. —No. Se detuvo junto a su cama. Su aura bombeando un crudo aroma masculino que provocó un gemido trepar por su garganta. Sawyer se acercó y agarró su muñeca. Sacándola del colchón para que se levantara. Su camisón rosa pálido mostraba claramente el empuje de sus pezones desnudos, la sombra de su cuerpo debajo de la tela delicada. En sus pies descalzos, se inclinó sobre ella con una forma dominante que gritaba que estaba a cargo de todo. —Tú eres mi esposa. Es nuestra noche de bodas. Escuché tu apropiado discurso y estoy de acuerdo en que mantener las relaciones sexuales fuera de la ecuación sería lo más inteligente para cada uno de nosotros. —Hizo una pausa, levantando la mano para acariciar su mejilla, acariciando de regreso las desordenadas ondas de pelo de su hombro—. Pero no puedo. No lo haré. Me perteneces. —No le pertenezco a nadie. Se rió de sus palabras y continuó acariciando su rostro, cabello, su garganta, sus hombros como si estuviera calmando a un gato cabreado que sólo quería como mascota. —Jesús, eres magnífica. Nunca te rindes, y no tienes miedo de nada sólo a esto. De lo que sientes, una vez que te toco, te comando, te ordeno que me des todas las partes de ese cuerpo delicioso. —Su piel se calentó y suavizó bajo de su toque, sus pezones estaban dolorosamente duros contra la barrera de algodón suave. »No voy a pasar noche tras noche con una erección que no va a disminuir y una necesidad en mi alma por tenerte. Tú me perteneces a mí, Julietta. Tu cuerpo es mío para tomarlo, y lo estoy tomando esta noche. Su boca reclamó la suya. Esperaba brutalidad y cruda invasión. Pero obtuvo la suavidad, el calor, y a un hombre decidido a ganar. Levantó los brazos, a punto de empujarlo y luchar. Su lengua se hundió profundamente entre sus labios, invitando a jugar, tentando a abandonar la seguridad detrás y sumergirse en todos los oscuros placeres que iba a mostrarle. 229
  • 230. Ella se agarró a sus hombros y se rindió. Su gemido satisfecho empujó el calor más alto. Sus lenguas se enredaron, y su gusto la abrumó, el delicioso calor del alcohol y especias y un toque menta de la pasta de dientes. Él agarró su cabeza y se metió en un ángulo, una y otra vez, tomando su boca como tenía intención de empujar entre sus piernas con todo el glorioso poder que no dejaba espacio para el pensamiento o las decisiones o la aprobación. Aun sosteniéndose apretadamente, la guió contra la pared del fondo y la empujó contra ella, nunca perdiendo el contacto. Sus manos recorrían con avidez las líneas de su pecho, los músculos tensos de sus hombros y sus brazos, la línea de cabello rubio que se arrastraba por el centro de su estómago y desaparecía debajo de la cintura de sus pantalones. Él arrancó su boca de la de ella, retrocedió un centímetro y medio, y le dio una sonrisa lobuna. Sawyer cogió el delicado cuello de su camisón por el centro y lo rompió exactamente por la mitad. La humedad corría por sus muslos por la cruda violencia del movimiento. Él se quedó mirando con avidez su cuerpo desnudo, y su clítoris palpitó necesitado. Sawyer tocó un pezón duro, corrió con el pulgar debajo de la curva de sus pechos, y siguió por el vientre tembloroso. —No usas bragas en la cama. ¿Por qué? Su pregunta exigió la verdad. Su voz desgarrada desde su garganta. —Debido a que era demasiado. Estaba pensando en ti, y estaba demasiado… —¿Excitada? Ella sacudió la cabeza. La lujuria brillaba desde los ojos de tigre mientras la besaba de nuevo, tirando con fuerza contra su pecho, devorándolo pedazo a pedazo. Se desabrochó los pantalones y se los quitó rápidamente, luego lentamente le dio la vuelta. Ella luchó por mantener el contacto piel a piel, pero él mordisqueó su cuello en castigo y la obligó a girar sus caderas. —Las manos en la pared. Y no te dejes ir, Julietta. 230
  • 231. Un estremecimiento sacudió a través de ella. Colocó sus palmas sobre la pared. Él separó sus piernas de manera que el aire fresco corrió entre ellas burlándose de su carne hinchada. —Me gustaría poder pintarte de esta forma —dijo con reverencia, trazando la línea de su columna vertebral, la curva de sus nalgas—. Eres todo lo bello, perfecto y lo femenino en una mujer. Elegante, firme, con curvas suaves y la piel dorada que me recuerda a una diosa. —Colocó besos por su espalda y mordisqueó su nuca, empujando su pelo hacia atrás por encima del hombro—. Quiero marcarte para que cada centímetro de tu cuerpo responda sólo a mí. Tu sabor me persigue. Te veo dirigiendo una conversación de negocios adecuada y sueño con levantar tu falda y enterrar mi boca en tu coño. —Sawyer… —Se dio la vuelta desesperada, pero una rápida palmada en las nalgas le robó el aliento. —Las manos en la pared. No estás autorizada a tener un orgasmo hasta que esté dentro de ti. Si lo haces, habrá consecuencias. —Le mordisqueó el hombro—. Y voy a hacer todo lo que esté en mi mano para que me desobedezcas, nena. De esta manera voy a ser capaz de castigarte. Sus palabras escandalosas desnudaron su cordura y la convirtieron en un ser de necesidades animales. Ella se retorció y apoyó la frente contra el yeso fresco, desesperada por más. Su risa grave le dijo que conocía cada oscuro, sucio pensamiento en su mente y la intención de cumplir con todos ellos. Sus manos ahuecaron sus pechos y jugó con sus pezones, tirando, torciendo, hasta que se hincharon y eran tan sensibles que el placer se filtró en el borde fino de dolor. Su lengua trazó la línea de su columna vertebral y se instaló por encima de la curva de sus nalgas, y luego más bajo, extendiendo sus mejillas y deslizando su lengua en su raja que goteaba su placer. La deslizante lengua sobre su clítoris hinchado, el mordisco de sus dientes, la fuerza de sus manos mientras la sostenía abierta a todo lo que decidiera hacerle… todo lo que se estrelló cayendo en un clímax rabioso que superó a su cuerpo y la dejó como un grano de arena en un maremoto. Ella gritó, sus manos apretándose juntas mientras se sacudía violentamente contra él, su cuerpo se convulsionaba en ondas placenteras. Él la ayudó a sostenerlo al cabo de mucho tiempo. Por último, sus músculos se estremecieron y relajaron. Apoyó su peso y la sujetó contra la 231
  • 232. pared, su erección presionando entre sus piernas pulsando de la necesidad. —Dios, eres sexy. Eres… todo. —Las palabras suaves exprimieron otro estremecimiento. La levantó y la llevó a la cama—. Pero aun así desobedeciste mis órdenes. —Mantuve mis manos en la pared. Él se echó a reír. —Es cierto. Te castigaré sólo el cincuenta por ciento por correrte antes de que lo aprobara. De rodillas. Murmuró una maldición en voz baja, pero se colocó a cuatro patas sobre la cama. —¿Por qué eres tú quien consigue hacer todas las reglas? —Porque yo lo digo. Y es más agradable para ti cuando obedeces. ¿Alguien te ha azotado antes? Su cabeza rodó para fulminarlo con su mirada. —¿Tú qué crees? Su labio se torció divertido ante su sarcasmo. —Creo que no. Tú obtienes diez golpes por mi mano. —No soy una niña. Eso es humillante. Y si continúas, me aseguraré de que pierdas esa mano. —Oh, me gustan los juegos, bebé, y yo soy el amo. ¿Qué hay acerca de mí torturándote durante horas sin que te permita el orgasmo? —Ella abrió la boca para decir algo inteligente, y luego la cerró de golpe. La idea de eso, la atormentaba, pero estaba muerta de miedo porque estaba diciendo la verdad—. Hmm, respuesta inteligente. Aunque voy a tener que tratar eso en el futuro; te veías demasiado intrigada por ver si podía lograr la hazaña. Por ahora, obtienes las nalgadas. —¿Qué podría posiblemente hacer esto por ti o por mí? Nunca he oído hablar de tal cosa. —Supongo que tendrás que decirme. Uno. 232
  • 233. Su palma de la mano golpeó su nalga derecha. Una picadura rápida le hizo contener el aliento. Su culo estaba probablemente tan rojo como su rostro, completamente avergonzada por su posición y vulnerabilidad. Otros tres golpes rápidos en la derecha, y luego se trasladó a la izquierda. Julietta se afianzó en su posición antes de cada golpe violento, maldiciéndolo, preguntándose por qué diablos él había de excitarse sobre un juego tan ridículo. Hasta que se dio cuenta de que su cuerpo estaba empapado. Sensibilizado. Listo para ir por el borde con un sólo toque. Como si lo supiera, Sawyer se detuvo a mitad de camino para frotar su piel caliente. El masaje sólo aceleró su enloquecida respuesta. Cerró los ojos al darse cuenta que todo el asunto se estaba encendiéndola horriblemente. Continuó en la mejilla izquierda con tres más. Cada vez, en lugar de atravesar el sufrimiento, se arqueó contra él sin pensarlo, deseando más de la deliciosa calidez espinosa que rezumaba a través de su torrente sanguíneo y sensibilizando cada terminación nerviosa. Contuvo la respiración durante las dos últimas. —Abre más tus piernas. Ella empujó sus muslos separados una pulgada. Dos. Esperando el dolor con terrible anticipación. Sus dedos se posaron en sus nalgas, masajeando, luego se deslizó entre sus muslos. —¡Mio Dio! Su clítoris latía con fuerza por la liberación y sus pezones apuñalaron el aire libre en una terrible necesidad de tener su boca, lengua y sus dientes. Justo cuando estaba a punto del orgasmo, él deslizó sus dedos fuera y golpeó con fuerza su trasero con dos golpes fuertes. Sus brazos temblaban, incapaces de soportar su peso. Su excitación creció hasta su propia nariz, y un gemido animal escapó de sus labios y se hizo eco en el aire. Su control debió romperse. Con un gemido en contestación, escuchó la rasgadura de una envoltura, y de pronto la montó. Agarrando sus caderas, él se deslizó en ella de un sólo golpe duro, llenando cada centímetro de su cuerpo y reclamándola por completo. 233
  • 234. Julietta se rindió. De cuerpo, mente y alma. Con movimientos largos y completos, él la llevó directamente al borde y la mantuvo allí sin piedad, guiando el ritmo y sin permitirle hacer cualquier otra cosa que seguir adelante y darle lo que quería. Su canal lo ordeñaba, y la torturó durante lo que pareció una eternidad hasta que ella le rogó. —Por favor, oh, por favor. Él se detuvo. Manteniéndose profundamente dentro de ella, sin moverse, mientras su cuerpo se contraía alrededor de su pene. —Me perteneces. Dilo. —Te pertenezco, Sawyer. Tómame. Él se extendió alrededor, apretó suavemente su clítoris, y se hundió. El orgasmo golpeó duro. Su tenue grito le dijo que él la siguió. Ella lloró de alivio y se dejó ir, dándole todo lo que pidió y más. —Creo que estoy muerta. Sawyer le besó la mejilla y la atrajo hacia sí. Ella se acurrucó bajo las sábanas, su calidez sedosa apretada contra él. El olor a sexo llenaba el aire. La luz de la luna se filtró a través de la ventana y lanzó sombras sobre la cama. —Entonces, he hecho mi trabajo esta noche. —Él le acarició su brazo desnudo, disfrutando de la sensación de su piel. No creía que alguna vez tuviera suficiente de ella. —¿Vas a matarme todas las noches? —Sí. Espero que este bien para ti, o tendremos que jugar a esta escena de hombre de las cavernas en una base diaria. —Sawyer contuvo la respiración y esperó su respuesta. De alguna manera, esta mujer se había metido bajo su piel y enterrado allí. 234
  • 235. Necesitaba esto de ella, necesitaba la conexión del sexo, y entonces él estaba seguro de que la tensión finalmente se relajaría entre ellos. Después de todo, se casaron. —No. Ya no quiero pelear contigo. Lucha contra esto. —Bien. —Se recostaron en un silencio relajado durante largos minutos. Estaba a punto de quedarse dormido cuando ella pronunció su nombre. —¿Qué, cariño? Su tono era cauteloso. Inseguro. —Sé que dijiste que nunca hablas de tu pasado. Entiendo. Pero me siento como si conocieras tanto de mí. Se siente desequilibrado. Y me siento… —¿Qué? —Vulnerable —susurró—. Necesito algo. De tu elección. —Hizo una pausa—. Por favor. Los recuerdos lo inundaron, pero su confesión tocó una parte sensible de su alma. Era tan honesta sobre sus necesidades, a pesar de que se abría a su menosprecio. Y Julietta tenía razón. No había dado nada de sí mismo más que su cuerpo. Se agachó y buscó lo que podía sacrificar. Las palabras fluyeron sin vacilación, como si siempre esperaran en la superficie por la persona correcta, el momento adecuado, para escapar. —Mis padres murieron cuando yo tenía nueve años. No tenía otros parientes, ni amigos que me acogieran. Entré en el sistema de cuidado de crianza, y no estaba preparado para lo que encontré. Nadie quería un niño al borde de ser un adolescente. Fui colocado un par de veces antes de encontrar una residencia permanente. Pero las cosas eran malas. Peor que para alguien que nunca tuvo la experiencia de buenos padres, creo. Como un colapso para el sistema, tuve que cambiar mi forma de pensar acerca de lo que era la vida para sobrevivir. Cuando finalmente me escapé a los dieciocho años, vagaba por las calles, hice un lugar para mí, pero fue difícil. »Encontré un viejo hotel en Manhattan que había estado vigilando y dormí en el sótano. Cerca de la habitación del conserje. Me lavaba, robaba comida, y me mantenía oculto. Hasta que Jerry me encontró. Era un 235
  • 236. portero, trabajó allí durante años. Esperaba que me echara y llamará a la administración o la policía, pero no lo hizo tampoco. Me dejó quedarme. Ella no dijo nada cuando se detuvo. Se negó a mancharla con sus acciones criminales, de la violencia durante sus años con su padre adoptivo. Nunca lo entendería. Después de un tiempo le dio el resto. —No hablamos mucho sobre lo que había sucedido. Él había logrado robarme otro uniforme y comenzó a enseñarme los pormenores. Le dijo a la administración que era su sobrino y me consiguió un trabajo. Aprendí a partir del fondo como en cualquier establecimiento es la manera de aprender todo. Conoces a los empleados, los chismes, los códigos y la mierda detrás de escena que ocurre en todos los hoteles. Él me empujó a ser más, y finalmente me dieron la oportunidad en el hotel Waldorf. Viajé a Milán en un periodo de prácticas y me quedé un rato con otro hotel y finalmente viajé de regreso a Nueva York. »Tuvo un ataque al corazón un martes a las dos cuarenta y cinco p.m. Estaba haciéndolo bien para entonces, pero luego me enteré de la verdad. Jerry era militar retirado y había recibido un corazón púrpura en Irak. También provenía de una familia rica, pero después de la guerra, desapareció de vista y renunció a todo. »Abrí la puerta a dos abogados que me dijeron que Jerry me dejó todo. Era un multimillonario a los veinticinco años. Su enfoque era casi físico, como si equilibrara sus palabras y las bebiera a profundidad. En lugar de ávida curiosidad, sólo sentía una paz y una profunda comprensión de ella, haciéndole más fácil seguir. —Me dejó una nota que había escrito cuando tenía veinte años. Decía: Deja tu huella. Me alejé por un tiempo para arreglar mis ideas. Tiré un montón de dinero. Entonces decidí centrarme en hacer exactamente lo que él quería, demostrándome el éxito. Cuando Purity abra, es para él, porque él fue el único sin contar a mis padres al que alguna vez le importé. Dejó escapar un suspiro y esperó. Por las preguntas. El sondeo. No la culpaba y sabía que las mujeres necesitaban empujar hasta que fuera doloroso y no había nada más que dar. Él esperó con temor, y finalmente, ella se movió. 236
  • 237. Julietta levantó la cabeza. Ojos café cacao brillaban intensamente, pero sin lágrimas. Ella se sentó sobre él y lo besó. A fondo. Suavemente. Como si fuera de cristal precioso y mereciera toda la atención y el amor en el mundo. —Gracias —susurró. Ella apoyó la cabeza contra su pecho, entrelazó su muslo con el suyo, y dio un largo suspiro. Luego se quedó dormida. Esperó a que el dolor inundara su conciencia, la sensación de estar sucio, de no ser suficiente para el mentor que lo había salvado. En cambio, no había nada. Un vacío donde la crudeza alguna vez se había escondido. Una curiosa sensación de alivio zumbó a través de su cuerpo, y de repente se imaginó más ligero y más en paz. 237
  • 238. Traducción SOS por Lectora, Nayelii Wells & Nelly Vanessa Corregido por francatemartu —E xtraño. Hay algunos coches extras de mama. Supongo que ella invitó a algunas personas a la cena. Sawyer entrelazó su mano en la suya y le guiñó un ojo a Wolfe. —Bueno, tal vez habrá más comida para picar. Ella rió y sacudió la cabeza. —Ustedes dos son increíbles. Nunca he visto hombres adultos comer como si nunca hubieran tenido comida real antes. —Por lo menos te ayudo a limpiar —señaló Wolfe. Sawyer le lanzó una mirada. —Traidor. Espera hasta que llegues al gimnasio. Voy a darte doble patada en el culo. —¿Doble patada es una palabra, viejo? Es curioso, nunca te veo todo Rocky Balboa conmigo cuando te tengo en el ring. Cuando bajes, quedas abajo. —¿Quién es Rocky Balboa? —preguntó Julietta. Los hombres intercambiaron una mirada de asombro. —Mierda, nunca has visto Rocky uno, dos, tres, cuatro, cinco, o seis — preguntó Sawyer. —Si hay seis partes, eso no presagia nada bueno para mí —dijo al llegar a la puerta. —Maratón, nena, esta noche. 238
  • 239. —Compórtense, chicos. Oigo voces. —¡Sorpresa! Un rugido llenó la habitación cuando la puerta se abrió. Julietta miró en su interior en estado de shock puro. No podía hablar mientras la imagen ante ella se registraba. Su familia. Lleno de gente en una habitación, juntos. Las lágrimas llenaron sus ojos, y ella presionó sus dedos contra su boca. —Mio Dio, ¿por qué no me dijiste que iban a venir? —Julietta se precipitó hacia adelante e inmediatamente fue estrechada en un capullo de seguridad y calidez. Con risas, lágrimas y gritos, ella extendió la mano y agarró a Carina, sosteniéndola en un abrazo que también trató de incluir a su cuñado y Michael. Carina se echó a reír de alegría y le apretó la espalda. —¡Queríamos sorprenderte! Le dijimos a mama que íbamos a venir, pero nunca pensamos que podríamos conseguir semejante efecto. Michael la tomó en sus brazos y la hizo girar como si todavía tuviera cinco años. —Todos tuvimos que salir del trabajo de La Dolce Maggie, y asegurarnos de que los gemelos estaban finalmente listos para visitar a su tía. Dos chicos a juego se escondieron detrás de las piernas de Maggie, asomando con curiosidad al caos amoroso en la habitación. Uno lucía brillantes ojos verdes como su cuñada, y el otro un ladrido profundo que lo fijó de inmediato como el melancólico Lucas, exactamente cuarenta segundos mayor que su hermano, Ethan. Ella se agachó y extendió los brazos, bajando la voz a un tono tranquilizador. —Hola, Luke. Hola, Ethan. Soy tu tía Julietta. ¿Puedo recibir un abrazo? Un suave empujoncito de Maggie hizo que dieran sus primeros pasos. Ambos llevaban pantalones vaqueros de diseño, camisetas y chaquetas de cuero a juego. Calzado fuerte y cómodo les ayudaba a mantener el equilibrio cuando entraron en sus brazos. Julietta apretó sus labios a los suaves y cerrados de los bebés y aspiró su aroma limpio como una droga. 239
  • 240. —Oh, estoy locamente enamorada. —Ella levantó la cara a los niños, sonriendo—. Y me encanta la ropa. —Debes ver lo que tu cuñada consigue para mis niñas. Juro que Nick tiene un ataque al corazón cada vez que abro uno de sus regalos. — Julietta se levantó de sus rodillas y se echó a reír de alegría cuando su mirada se enganchó con la de Alexa y Nick. Nunca los había conocido, pero sentía como si ya fueran de la familia con las historias y fotos. Alexa era la mejor amiga de Maggie de la infancia, y Nick era el hermano de Maggie. Con un entusiasmo, dio abrazos a juego para la pareja atractiva. Tirabuzones colgaban salvajemente alrededor de la cara de Alexa, y sus magníficas curvas le recordaban a Carina: terrenal y sensual en una manera que los hombres anhelaban. Nick llevaba el pelo rubio en varios tonos y divertidos ojos castaños. —Sí, pensé que tu hermano la mantendría a raya, pero ella es tan escandalosa como siempre. Llegué a casa una noche para encontrar a Lily demostrando los pasos del Gangnam Style, mientras que María llevaba con orgullo una camiseta que proclamaba Too Cool for Drool16 Maggie dio un puñetazo a su hermano en el brazo y rodó los ojos. —Si las dejaba contigo, estarían estudiando Mozart y siendo demasiado nerd en la escuela secundaria. —Arruina tus propios hijos, Maggs. Alexa suspiró. —Chicos, por favor. Acabamos de llegar y ya están peleando. Julietta apretó los labios con diversión. —No puedo creer que hayan podido cubrir la librería. ¡Estoy tan emocionada de finalmente verte aquí! —Nick está entre proyectos ahora, y desde que Carina vino a trabajar para mí, estoy súper organizada en BookCrazy. Hemos sido capaces de exprimir una semana de vacaciones. Por supuesto, no tuvimos que preocuparnos por el lío porque tomamos el avión de Michael, y fue totalmente relajante. Sólo espero que no incomodemos a la pobre mama Conte esta semana. 16 Too Cool for Drool: Demasiado genial para babear. 240
  • 241. Mama Conte sostuvo a la bebé María en sus brazos, con los ojos llenos de alegría mientras miraba alrededor de la habitación. Su voz se quebró con el comando. —No vuelvas a decir una cosa así. Esta casa ha estado vacía durante demasiado tiempo. Necesita niños y risas. Se quedan todo el tiempo que quieran. Julietta abrazó y charló hasta que un extraño silencio cayó sobre la sala. Giró la cabeza y vio la mirada de su marido. Pura molestia y el impulso de huir se hizo eco de sus ojos. Wolfe movió los pies y lucia nauseabundo y poco cómodo, estando tan lejos de la multitud como era posible, con la espalda apoyada contra la puerta. El corazón le dio un vuelco, y ella volvió a entrar en el vestíbulo para tomar lentamente cada una de sus manos y vincularlos con la suya. —Todos, este es Sawyer. Mi nuevo marido. Y este es Wolfe, un amigo muy cercano quien es más como una familia. Max dio un paso adelante, su oscura y buena apariencia luchaba con la suave gracia rubia de Sawyer. La testosterona masculina crepitaba en la habitación y la mantuvo paralizada. —Eres un bastardo escurridizo, ya lo sabes, ¿Sawyer? —Max desafió de pie delante de él—. Nunca una repugnante llamada de teléfono o e-mail para decirme que se casaron. Creo que ahora estamos emparentados de alguna manera incestuosamente extraña. Julietta contuvo la respiración, a punto de decirle a Max de dar marcha atrás, pero una sonrisa se curvaba en el rostro de su marido. —Es una lástima. ¿Quién demonios querría ser pariente tuyo? La chupas en el póker y ya eres un culo feo. Max se inclinó hacia delante. —Pero yo soy más alto, y puedo vencer a tu culo. —Sólo cuando te dejo. —Su mirada se deslizó a Carina—. Y gracias a Dios, finalmente lo hice. Un corto silencio. Entonces los hombres se dispararon con la risa y se aplaudieron mutuamente en el hombro en ese medio abrazo que los 241
  • 242. hombres adultos utilizan. Totalmente no consiguiendo su código, Julietta negó y tiró a Wolfe en la refriega. —Me encanta tu tatuaje —anunció Maggie tomando el control y parándose delante de Wolfe—. Serpiente. ¿Va por el pecho, también? —Sí. —Muy caliente. Y me encanta el corte de cabello. ¿Modelas? Él entrecerró los ojos como si se preparara para la burla. —No, por supuesto que no. Ella dio un resoplido reflexivo. —Serias increíble en un lanzamiento de tapa. Veo que haces ejercicios. Grandes bíceps. ¿Nunca pensaste en modelar? Michael agarró a su esposa y la apartó. —La mia piccola tigre17, deja por favor el pobre chico solo. Él no quiere despojarse de su ropa interior para tu cámara. —¿Por qué no? Sería un montón de dinero. Las fotografías que puedo hacer serían extraordinarias. —¿Eres realmente seria? ¿Es algo que crees que podría hacer? Michael gimió. —Aquí vamos. Maggie prácticamente saltó arriba y abajo, haciendo caso omiso de su marido. —Estoy trabajando con un nuevo diseñador italiano, y eres exactamente lo que está buscando. Él necesita perspicacia. Lo voy a llamar en la mañana y organizo una entrevista mientras estoy aquí. Wolfe se enderezó la postura. —Genial, sí, estoy adentro. Gracias. —No te estás llevando a mi mejor asistente, ¿verdad? —Sawyer gritó. 17 La mia piccola tigre. En italiano Mi pequeña tigresa 242
  • 243. Maggie sonrió dulcemente. —Vamos a ver cuánto Victorio quiere pagarle primero. hablaremos. Entonces —Mi dispiace, Sawyer. Mi esposa no puede controlarse cuando ve a alguien para fotografiar. Maggie frunció la nariz. —No voy a cocinarte mañana. —Gracias a Dios. Julietta se rió de su fácil camaradería y la chispa sexual que aún disparaba como reguero de pólvora a su alrededor. Como si debajo de las burlas y los insultos yacía combustión pura sólo a punto de explotar en privado. Carina envolvió a Wolfe en una corta conversación que era una parte tan importante de su generoso corazón, y Julietta se tomó un momento para sumergirse en el caos loco de la familia. Echaba de menos a Venezia y Dominick, quienes habrían completado todo el círculo, pero V tuvo que vestir a una celebridad para un estreno de una película, y Dominick había decidido que la acompañaría a Londres y pasar la semana. Julietta hizo una nota para llamarla para que pudieran al menos conversar por Skype. Las horas pasaron mientras bebían botellas de Chianti, jugaron con los niños, y se apresuraron hacia atrás y adelante en la cocina con platos de aperitivos. Tomate grueso con mozzarella de búfalo, afrutado aceite de oliva y albahaca fresca en pan italiano. Hongos rellenos con trozos de cangrejo, jamón salado envuelto alrededor de dulce y jugoso melón. Mantuvo una estrecha vigilancia sobre Wolfe, que en un principio no había comido, obviamente nervioso al ser abordado por numerosos miembros de la familia que no conocía. Pareció relajarse mientras la noche avanzaba, y mientras su apetito aumentaba, notó que mama Conte se aseguró de mantener cuencos de comida cerca de él en todo momento. Sawyer también pareció relajarse, disfrutando de conversaciones con Max y Carina y finalmente encontrarse con la madre de Max, quien sonrió con orgullo de los logros de su hijo y su cuñada que siempre había amado como suya. Maggie hizo señas a Julietta desde la puerta y cruzó la habitación. —¿Qué te pasa? 243
  • 244. El pelo color canela de Maggie brillaba bajo la araña. Los ojos verdes hablaron volúmenes de preocupación. —No voy a hacer girar la pasta con la mano de nuevo, Julietta. Me toma por siempre, es una mierda, y he completado la tradición. Es tu turno. Julietta mordió el labio. —Yo hago la pasta todo el tiempo, Maggie. De todos modos, veo a Alexa allí. Ella lo tiene cubierto. Maggie bajó la voz en un susurro. —Tu mama piensa que yo no cocino lo suficiente y quiere que practique. Ya me comprometí para el pastel de manzana, lo hago mucho mejor que la pasta. Alexa está loca, le encanta esto, mírala allí. Alexa sonrió y escuchó las instrucciones de mama Conte, el codo profundo en la masa mientras amasaba sin piedad. —Además, mama dijo que puedes tomar mi lugar porque no has servido a tu marido todavía. Pánico revoloteó y el estómago de Julietta se hundió rápido y bajo. La tradición Conte de la cocina con la mano por cada nuevo cónyuge en la familia era no escrita, ni hablada, pero un pasaje conocido de la intimidad. La alimentación de tu marido con su propia mano era una manera de conectar en un nivel más profundo y alimentar una conexión más allá de lo físico. No es que Sawyer lo supiera, por supuesto. Él no tendría ni idea de si ella le deslizaba un plato delante de él, pero Julietta no creía que pudiera soportarlo. Habían pasado dos semanas completas desde la noche de bodas y el vínculo frágil formado luego pareció florecer más brillante cada día. Nunca analizaron su nueva relación. Cada noche, Sawyer se la llevó a la cama, le hizo el amor en todas las formas imaginables, y la sostuvo a través del sueño. Purity fue tomando forma con la velocidad de la luz, la construcción completa y todos los detalles finalizados para la inauguración en tres meses. Sí, cocinaba para él y Wolfe cuando no estaban trabajando horas extras, pero era rápido y eficiente. Formaron su propia rutina como una familia, pero ninguno de ellos parecía más profundo que eso. 244
  • 245. —Umm, no creo que este sea un buen momento. Estoy preocupada por Wolfe, y tengo que ayudar a mirar a Lily y… —Lo haré, sólo llega allí. —Maggie se arrancó el delantal, la empujó a la cocina, y se fue. Porca Vacca. —¿Dónde está Margherita? Julietta suspiró y se ató el delantal a la cintura. —Se fue. Sabes que es como un zorro astuto a la hora de salir de la cocina. Su madre se rió de alegría. —Voy a hacerle hacer pastel de manzana y galletas. Ella se va a arrepentir. Te necesito. Aquí está tu estación. Alexa sonrió. —Esta es la cosa más increíble que he hecho. A partir de ahora, voy a hacer pasta fresca en casa. Pero creo que puedo conseguir una de esas máquinas, mama Conte. No soy tan experta como usted. Mis dedos están cansados. —Empuja a través. Las máquinas ayudan, pero es la fuerza y la gracia del cuerpo que fluye hacia la comida y otorga energía positiva. Alexa cavó con gusto y Julietta disfrutó de su energía positiva que fluía a su alrededor y la relajaba un poco. Cayó en los movimientos usados desde la infancia: espolvoreando, batiendo el huevo, espolvorear fuera la harina, amasar, y verter en una forma de masa que depende de una fresca mezcla de ingredientes y el talento básico con la máquina de pasta. Los movimientos la tranquilizaban y una extraña necesidad de sobresalir en lo que la comida iba a alimentar a su marido se movió dentro de ella, un antiguo instinto levantándose de las cenizas de años de tradición. La habitación se quedó lejos, y Julietta se perdió en la tarea, tirar y estirar la masa a una fina capa delgada como gasa sin rotura. Oyó la frustración de Alexa y murmuró mientras sus fideos se rompieron uno tras otro, pero Julietta nunca rompió su concentración. Pieza tras pieza perfecta fue sacada y puesta a secar en los bastidores. 245
  • 246. Sacó una nueva barra de pan del horno y lo rebanó. Carina flotaba, y, finalmente, Maggie regresó. Prepararon, pusieron la mesa, se rieron y bebieron vino durante varias tareas mientras gruesas ollas de salsa burbujeaban y el olor de ajo y limones teñían el aire. Los tazones de madera se colocaron en cada lugar, y los hombres se presentaron con gruñidos de aprobación. El roce de las sillas contra el suelo rozó en sus orejas. Vapor se elevaba, y Julietta se aseguró de que su pasta fuera perfectamente preparada al dente, sin detenerse a preguntarse por qué era tan importante. Todos también agrupados en torno a la mesa con los pequeños platos de pasta y tazas para bebés delante de ellos. Los gemelos parecían fascinados por la escena delante de ellos, y Lily conversaba con Maggie sin escalas, riéndose de un tirón ocasional de su padre a sus rizos salvajes como los de su madre. Alexa puso su tazón delante de Nick. —Pruébalo. Él levantó la mirada. —¿Tú hiciste esto? —Sí. Dime que piensas. Él levantó su tenedor y tomó un mordisco. Ella miró su cara en pura anticipación. Nick rompió en una ancha sonrisa y sacudió su cabeza. —Increíble. Esta es la mejor pasta que he tenido en mi vida. —Ella sonrió con orgullo y alegría y se inclinó para poner un beso en su boca. —Tendrás una recompensa por eso más tarde. Sus cejas se arquearon. —¿Maggie va a ser de niñera? Su hermana resopló. —Sueña. Tú estás haciendo de niñera para nosotros. Carina suspiró. 246
  • 247. —¿Podrían parar? Max y yo tomaremos a los niños por ustedes, si quieren algo de tiempo a solas. Max se ahogó. —No, no vamos. No estoy de acuerdo con eso —gruñó a la obvia patada bajo la mesa. Julietta se puso de pie con su tazón en sus manos. Sus manos se deslizaron a los bordes, y ella se castigó a sí misma por ser ridícula. Él no lo sabría. Nadie lo haría. Esta era una tonta tradición de todos modos y no significaba nada. Ella puso el tazón en frente de él. —Aquí va. Boun appetito. La repentina charla se apagó. Todas las miradas enfocadas en Sawyer, quien miraba abajo a su plato y luego de vuelta arriba en pura confusión. Malditos todos ellos. ¿Por qué estaban haciendo esto tan significante? —Umm, ¿está algo mal? —preguntó Sawyer. Su madre le dio la mirada. La mirada que la empujaba a hablar y la había forzado a hacer muchas cosas que no quería hacer sobre los años. Julietta presionó sus labios juntos. Mama Conte resopló ante la testarudez de su hija y tomó las riendas. —Mi hija hizo tu plato con sus propias manos. Ella hizo esto con el honor de servirte, su esposo, por tu placer. Calor encendió sus mejillas. Esta era una tradición arcaica. Sawyer estaba probablemente muriendo por ser el centro de atención de todos sin idea de cómo reaccionar. Sus nervios se agitaron. —No es nada. —Forzó una risa—. Sólo come. Ella se deslizó en al asiento al lado de él y colocó su servilleta en su regazo. Cuando él no dijo nada, levantó sus párpados para darle una mirada de soslayo. Él miraba a la pasta en total asombro. Como si mirara oro puro, cambió su mirada de atrás a adelante, mirando con una extraña vulnerabilidad y necesidad que la llamaba. —¿Hiciste esto para mí? —preguntó. 247
  • 248. Julietta dio un nervioso asentimiento. En silencio, él levantó su tenedor y giró los fideos alrededor del utensilio. Lo colocó en su boca con una reverencia que robó su aliento y corazón. Ella miró cada movimiento, su perfil un retrato de gracia angelical, incluso con su cicatriz. Sawyer tragó, entonces lentamente colocó su utensilio abajo. En frente de todos esos testigos, él alargó la mano y tomó la suya. La cálida fuerza de su agarre calmaba sus nervios y causaba que una alegría pura inundara cada hendidura de su cuerpo. —Gracias por este regalo. Es simplemente la mejor cosa que nunca he comido en mi vida. Julietta sonrió y apretó su mano. —Prego —susurró. Como si sabiendo que la tensión se había disipado, Lily estalló. —¡Más pasta, por favor! Nick dio un golpecito en su nariz y rellenó su tazón. La charla se reasumió, historias fueron compartidas, y Julietta comió. Pero sabía que algo había cambiado entre ellos. Algo que no podía ser deshecho. Algo que rompió todas las reglas. Ella empujó el pensamiento lejos y se concentró en su familia. Ella cocinó para él. Sawyer comió con una metódica precisión mientras la escena en la mesa se desvanecía al fondo. Raro, cuando puso el plato frente a él, sintió algo diferente. Como que había regresado a un tiempo alternativo y lugar donde ciertas acciones enmascaraban profundas emociones que eran experimentadas pero no habladas. Su esposa le había preparado un plato con únicamente él en mente. Lo sirvió con una humildad que él no merecía. Y lo miró con un fuego cubierto en sus ojos que lo arrastraba a ella como una paloma mensajera en una misión. La comida era reliquia. Cuando se había convertido en lo suficientemente rico para tener un placer, cenó en restaurantes de gourmet. Chefs 248
  • 249. culinarios prepararon comidas en yates e interminables habitaciones de hotel. Él ordenaba servicio a la habitación para las mujeres con quienes dormía. Desde su noche de bodas, Julietta preparaba simples comidas para Wolfe y él que había reconocido y apreciado. Chuletas de cordero, pasta, risotto, pescado asado. Él nunca tenía verduras congeladas con ella y estaba comenzando a acostumbrarse a las botellas de hierbas en el alféizar de la ventana, las canastas de tomates y ciruelas, uvas y limones que llenaban los mostradores. Pero hoy era diferente. Ella le ofreció algo de ella, tan hermosamente como ofreció su cuerpo noche tras noche. Y en la forma que él sólo conoció en su vida, tomó y tomó, dándole orgasmos y placer pero manteniéndose sólidamente encerrado detrás de una pared que caía pulgada a pulgada cada día que pasaba. Confusión y deseo lo abrumaban en una mortal mezcla. El recuerdo atrapó, cambió y lo arrastró abajo. Acción de Gracias. Él sentado en el closet con su hermano de crianza y hermana. Una rebanada de pavo ante ellos. Pan. Media taza de leche. —Vas a estar en problemas —susurró Danny, sus ojos codiciosos ante la vista de la comida—. ¿Lo robaste? —Sí. Pero no me importa. Es Acción de Gracias, y deberíamos celebrar. —En la escuela hablaron de eso. Aprendí sobre los peregrinos y cosas, pero los otros niños hablaron sobre pavos y relleno y arándanos. ¿Cómo es el relleno? Su hermana tocó el pavo como si fuera a desaparecer. —Debemos regresarlo. —Preocupación atada a su voz—. Vas a ser golpeado. —No me importa. Él no lo averiguará. Fui realmente cuidadoso, cortaré una rebanada para cada uno. —Se aseguró de darles la mayoría y tomar una pequeña pieza para él. Comieron la comida en silencio. Disfrutando cada mordisco de algo que tenía textura y buen sabor. La comida era otra manera de controlarlos y su conducta, a lo largo del golpeteo, la soledad. 249
  • 250. —Deberíamos dar gracias. Sawyer mordió de regreso su comentario amargo y desesperadamente trató de pensar en cosas positivas para sus hermanos. —Seguro. Tú primero Danny. Su hermano lo tomó en serio, arrugando sus cejas juntas mientas pensaba. —Estoy agradecido de tener esta comida para nosotros. Sawyer sonrío. —Yo también. ¿Qué tal tú, Molly? La chica era más solemne, sus ojos verdes estaban cazados por las líneas de su rostro cetrino. —Estoy agradecida de que tengamos piernas y brazos. Vi a un hombre en la calle que no tenía ninguna de esas partes del cuerpo. Estoy muy contenta de tenerlas. —Yo también. —¿Y tú, Sawyer? ¿Por qué estás agradecido? Una opresión constriñó su garganta. El camino a seguir era interminable, sembrado de dolor y de vacío y de lucha por superar un día más. Su libertad se alzaba ante él como el Santo Grial. Dieciocho. Si lo lograba. Si podía ayudar a los demás. Forzó una sonrisa. —Estoy agradecido por ustedes. Estaría muy aburrido sin su compañía. —Y ¿qué tenemos aquí? —La puerta se abrió. Sawyer empujó a los dos detrás de él mientras su padre adoptivo se alzaba como Satanás, bloqueando la única salida al cielo. Su mirada fue al plato vacío con las migajas de pavo y él se acercó con un puño carnoso y arrastró a Sawyer. — ¿Crees que puedes ser más astuto, muchacho? Te robaste la combinación de la cerradura de la nevera, ¿eh? ¿Te crees muy listo? Él guardó un silencio furioso, sabiendo que las palabras sólo hacían las cosas mucho peores. —Nada que decir, ¿no? Está bien. Estoy seguro de que dirás mucho más tarde. Pidiendo perdón. —Vete a la mierda. 250
  • 251. Sabía que había cometido un gran error en el momento en que captó el brillo satisfecho en los ojos del idiota. —Bonita boca. Puesto que no parece importarte lo que te suceda, tal vez lo pienses la próxima vez que actúes de esta manera. —Sawyer luchó contra él, pero el hombre más grande lo atacó con los puños y el cinturón, y rápidamente lo ató al poste de la cama. Sus hermanos fueron sacados del armario y colocados frente a él. Sawyer miró sus ojos, el negro vacío frío del mal y una lujuria por el dolor, y supo que había cometido un terrible error táctico que todos pagarían. —Quisiste darles un buen Acción de Gracias, ¿eh? Lástima que ahora tengan que pagar por tus errores. Verás mientras los castigo, muchacho, y tú suplicarás perdón hasta que tu garganta esté ronca. El terror en los rostros de sus hermanos le enfureció, y otra lección fue aprendida. No podía salvar a nadie, y con su sola presencia les traía dolor a los que más amaba. Pasó la noche de Acción de Gracias sin estar sentado alrededor de la mesa con un pavo y el relleno. Lo pasó viendo a sus hermanos ser golpeados mientras gritaban pidiendo misericordia. —¿Sawyer? ¿Estás bien? La voz superó su recuerdo, pero ya era demasiado tarde. Las náuseas retorcían su estómago, y el sudor estalló en su piel. Miró a Julietta con ojos desenfocados y supo que tenía que salir de ese cuarto por un minuto. —Sólo tengo que usar el baño. Ya vuelvo. Medio tambaleándose de su silla se lanzó por el pasillo. Sawyer cerró la puerta del baño detrás de él con dedos temblorosos, inclinándose sobre el inodoro mientras quería que su mareo se fuera. Dios, incluso después de todos estos años, el dolor aún llegaba a él. Estaba en un lugar seguro, rodeado de gente que se preocupaba. No estaba solo. Estaba a salvo. Abrió el grifo y se echó agua fría en la cara. Tomó respiraciones profundas, irregulares. Estaba engañándose a sí mismo. Estaba jugando a una vida normal que nunca tendría. Cada 251
  • 252. persona que se acercaba a él terminaba por ser destruida, y le haría lo mismo a Julietta. Anhelaba darle lo que necesitaba, pero había estado adormecido durante tantos años, que no sabía cómo sentir las emociones más suaves. Sobre todo el amor. Tenía que salir de allí. Conseguir un poco de espacio. Pondría como excusa que se sentía mal y volvería a casa, pensaría en qué hacer, huir, salir, perderse. Sawyer salió. Wolfe estaba delante de él. El chico movió los pies y captó su atención. —¿Estás bien, amigo? Sawyer luchó con un estremecimiento. —Sí. Claro. Sólo comí demasiado rápido, sabes. No me siento bien. Necesito irme. Penetrantes ojos azules que desmenuzaban sus mentiras y veían mucho lo inmovilizaron. —Te escucho. Hay mucho allí. —Señaló con el pulgar hacia la cocina—. Casi me lo creo. Quiero decir, vamos, ¿estamos atrapados en un momento italiano en The Cosby Show18? Esta mierda no sucede. No es real. Domingo de cena con comida casera. La gente es amable con los demás. Riendo. Disfrutando de sí mismos. Sawyer agarró todo su control para no saltar por la puerta y dejar todo atrás. —Sí. Lo sé. La mandíbula del chico se apretó y una sombra oscura cruzó su rostro. —Estuve con un grupo que sabía una buena manera real de entretenerse en una tarde de domingo. Jugábamos a Escoge un Tonto. Cada uno daba un giro. Escogía a un tipo en la calle. Lo seguía. Uno que tuviera muy buena pinta, con un poco de dinero. Buen trabajo. Teníamos una gran 18 The Cosby Show es una serie de televisión norteamericana protagonizada por Bill Cosby. Se estrenó en Estados Unidos en 1984 en el canal NBC. Narra la vida de los Huxtable, una familia afroamericana de clase media-alta que vive en el barrio de Brooklyn de Nueva York. 252
  • 253. táctica de distracción como usar abusadores. Él pedía ayuda como un cachorro herido en el callejón. Los chicos les caían todo el tiempo. — Sawyer miró trabajar su garganta, como si estuviera tratando desesperadamente de tragar—. Le sacábamos toda la mierda. Tomábamos su dinero, le escupíamos la cara, empeñábamos sus objetos de valor. Nos reíamos como locos y nos comprábamos algo grande de comer. Es curioso, sin embargo, estábamos en el restaurante Mickey D's, con toda esa comida distribuida frente a nosotros, y apenas comíamos un bocado. Todo lo que podíamos ver era el rostro de los pobres tontos ensangrentados, preguntándose qué demonios habían hecho para merecérselo. Sí, esas eran el tipo de cenas de domingo que conocíamos. Este chico se llevaba su propia cordura cada segundo. ¿Era esto lo que Sawyer quería enseñarle? ¿Huir cuando algo bueno venía a ti? ¿Escapar de las personas y desconfiar porque eran amables y sólo querían ayudar? Wolfe necesitaba saber que había algo más ahí afuera. Algo bueno y completo y puro. Algo por lo que valía la pena luchar. Por lo que valía la pena vivir. La realización se estrelló en él. No tenía otra opción. Pero aún más importante, tenía ambas de sus opciones en sus manos, y que lo condenaran si decepcionaba a otra persona. No era ese chico más. No podía hacer nada ni tener miedo, y no estaba dispuesto a abandonar a Wolfe por unas pesadillas. Una profunda calma se apoderó de él y suavizó los bordes dentados. Sawyer asintió y tomó al chico alrededor del hombro. Wolfe saltó, asustado de su propio recuerdo, y esperó. —Creo que es una forma mejor de pasar un domingo, ¿no crees? —No lo soltó, sintiendo esta vez que necesitaba el contacto para aterrizarlos a los dos—. Y creo que puedo comer más que tú hoy. Igual que me gusta lo que te pusiste. Una sonrisa fantasma tocó los labios de Wolfe. —Demonios. Ya tengo dos platos contra uno tuyo. —Entonces será mejor que mueva mi trasero de regreso y me ponga a trabajar. Caminó con Wolfe, regresó a la mesa y se sentó. 253
  • 254. Julietta lo miró con una mirada de preocupación que él comenzaba a saborear. Qué extraño tener a una mujer cuidando de él y de su bienestar. —¿Estás bien? —susurró ella. —Sí. Ahora lo estoy. —Se sonrieron el uno al otro y el cuarto se estrelló en colores neón vivos. El mismo tipo de cosa que siempre ocurría cuando su esposa entraba en la habitación. Él levantó su plato vacío y levantó la voz. —¡Más pasta, por favor! —Lily se rió. La mayoría de ellos se acomodaron en la sala de estar para el café y el postre. Maggie se quedó en la cocina, gruñendo con la tarea de tener que ayudar a hornear dos postres. Alexa sentó a Lily en la parte superior de la barra para ver el proceso y ofrecer asistencia ocasional. Julietta notó el brillo en los ojos de su madre. Mama enamoraba a una mujer con su fuego y había un brillo completo hacia Maggie en el momento en que se conocieron, aunque parecía todo lo contrario de lo que su hermano buscaba en una mujer. Alexa se deslizó sin problemas en la familia, con su risa y bondad como un ajuste perfecto para los Conte. Los gemelos habían sido metidos temprano a la cama, y Julietta sacudía a María en sus brazos. A los seis meses, ella era perfectamente apta en sus brazos. Le gustaba el peso fuerte del bebé en pañales, con sus pequeños dedos de los pies que se doblaban de placer mientras dormía. Julietta se apoyó contra el cojín y se acomodó mientras el fuego rugía. —Entonces, ¿cuál es el plan para esta semana? ¿Paisajes? ¿Relajarse? Sabes que tendremos que invitar a todos nuestros primos. Carina se acurrucó junto a Max. Se dio cuenta de que su hermana pequeña nunca se había alejado demasiado de su lado, y todavía actuaban 254
  • 255. como una pareja de recién casados, sus manos constantemente estaban una encima de la otra. Las lágrimas pincharon la parte posterior de sus párpados. Mio Dio, odiaba actuar como una chica así. Pero Carina se había convertido en una mujer fuerte, independiente, con un fuego que Julietta nunca había notado. Su arte erótico se había ido al enorme Manhattan, y ahora hacía shows mientras ayudaba a Alexa con la tienda de libros. Max todavía ardía con la energía sexual, pero toda esa deliciosa atención se centraba en su esposa. Sus ojos azules se iluminaban con tanto amor y humor suave cuando la miraba. Su familia finalmente había encontrado su felicidad. Levantó la vista. Sawyer la miraba con un calor que causó que jalara el aliento y cambiara su peso. La forma en que la mandaba con su mirada o una inclinación de cabeza la desconcertaba por completo. ¿Cómo podía haber pasado de frígida a ninfómana? Sus dedos le picaban por rasgar su ropa y presionar su cuerpo contra su piel desnuda. Contra sus ondulantes músculos, en el puño de su erección, y por guiarlo a su calor. El color inundó su rostro. Sawyer le dio un guiño travieso, reconociendo su fantasía. Con la promesa de dársela más tarde. Y más. Michael tomó un sorbo de su sambuca y estiró las piernas sobre la mesa de café de mama. —Maggie tiene una sesión en Milán esta semana. ¿Tal vez podamos ir y ver el progreso de Purity? Me encantaría verla, Sawyer. Y felicitaciones por una maniobra tan enorme de negocios. Haber combinado una cadena de lujo exclusivo con La Dolce Famiglia fue brillante. Yo sabía que mi hermana podía poner nuestro nombre en el mapa. Julietta sonrió con el orgullo en la voz de su hermano. Había sido un largo y duro camino para llegar finalmente a que se retirara y confiara en ella para dirigir el imperio de mama. Maggie la había empujado en la dirección correcta, y finalmente Julietta sentía como si realmente la dejara ir por su cuenta para manejar el negocio como lo creyera conveniente. —Grazie, Michael. Eso significa mucho para mí. Purity es simplemente increíble. La visión, los planes, el marketing. Todo encaja perfectamente. Tenemos suerte de que quiera que nos unamos a él. Sawyer dio una media sonrisa. Su rostro mostró un toque de vergüenza con su alabanza. 255
  • 256. —Sólo llámanos el club de admiración mutua. La mirada de su hermano fue afilada. —Sí, las cosas se mueven muy rápido entre ustedes dos. Me gustaría que hubieras esperado por nosotros para asistir a tu boda. Ella se aclaró la garganta. —Creo que seguimos a Max y a Carina en ese camino. Fugarnos pareció la mejor opción. Queríamos estar juntos rápidamente, pero decidimos que no queríamos sacrificar el trabajo en este momento con ese acuerdo. Michael asintió, mirando atrás y adelante entre ellos. —Por supuesto. Supongo que los negocios y placer se mezclan a veces. —Te invitaremos a la nueva casa —ofreció ella—. Te va a encantar. Carina resopló. —¿Cómo es que las mujeres siempre están cocinando y los hombres siempre están comiendo? Quiero ir a cenar. La voz de Maggie hizo eco en el pasillo. —Sí, yo también. ¿Por qué no llevan a las mujeres a cenar fuera? ¿O son un montón de tacaños millonarios? —¡Estoy de acuerdo! —gritó Alexa. Max se echó a reír. —Tenemos niños qué cuidar. ¿Quién vigilará a los bambinos? ¿Mama? — Miró y su madre dejó escapar un chorro de rencillas en italiano. —Máximus, ¿realmente necesitas preguntar? Estaremos encantados de cuidar a nuestros nietos. Carina dio un grito. —¿Mañana por la noche, entonces? Nos reuniremos aquí temprano. ¿A las cinco? Podemos ir a Botinero, me encanta su comida. Julietta miró a Sawyer, quien asintió. —Sí. Entonces es una cita. 256
  • 257. El grito de Maggie flotó más allá de sus oídos. —¿Qué tal si nos encontramos en Purity mañana por la tarde temprano? —preguntó Max—. Haremos un tour y nos pondremos al día. —Me parece bien —dijo Sawyer—. Michael, ¿puedes venir con nosotros? —Sí. Julietta sonrió al ronco sueño de María. —Será mejor que nos saltemos el postre y nos vayamos. Tenemos un montón de cosas para mañana. Creo que… —¿Qué es eso? Mio Dio, ¿ese es Dante? Una forma enorme de pelaje negro merodeó en la habitación. Su cuerpo le recordó a un perro pequeño engullendo su siguiente bocado. Ojos verdes entrecerrados vieron a la multitud, su mirada evaluó a cada miembro de la familia y luego los despidió. El gato una vez perdido que había vivido en la naturaleza había sido domesticado y ahora vivía con Michael y Maggie, pero su irritable carácter no había desaparecido. Julietta reprimió una risa cuando Carina saltó de su asiento y se agachó para arrodillarse en el suelo. —Aquí, Dante, ven con la tía Carina. Te daré un regalo. —Hizo su mantra de susurro animal, un tono inquietante con el que normalmente ningún felino ni canino caía en éxtasis. Dante dio un paso delante y la cara de Carina se iluminó. El gato le enseñó los dientes y siseó con pura amenaza. Los hombros de Carina se desplomaron. —Lo veo todo el tiempo, y a él simplemente no le gusto. —Su tono contenía un leve gemido—. No creo que nunca esté satisfecha hasta que me lo pueda ganar. —Eso es lo que quiere, cariño —dijo Max—. Seamos realistas. Todos odiamos a ese gato a excepción de Maggie. Es malo, sarcástico, y codicioso como el infierno. Vive para que le sirvan. —¡Deja a Dante en paz! —gritó Maggie—. Es perfecto tal como está. Michael soltó un bufido. 257
  • 258. —Quería dejarlo atrás, pero ella se negó rotundamente. Lo llevamos a todas partes. Lo juro, a veces me meto en la cama y tengo miedo de tocar a mi esposa. Se cierne sobre ella con amenaza. Cuando lo encerramos, tengo que revisar mis zapatos constantemente por mi castigo. Julietta rió. —Me alegro de que finalmente haya encontrado a alguien para amar. Nick se acomodó en la silla. —Ahora vuelvo. Tengo que hacer una llamada. Alexa repentinamente apareció con un lirio en polvo en la cadera. Frunció el ceño. —Nick, acabas de llamar a mi madre hace unas horas. Están bien. Pura indignación se vertió de él en oleadas. —No llamaré a tu madre. Tengo que comprobar mi trabajo. Sólo un segundo. —Desapareció, y Alexa dio un largo suspiro. —¿Por qué llama a tu mamá? —preguntó Julietta—. ¿Ella está bien? Alexa rodó los ojos azules brillantes. —Mi mamá está bien. Está cuidando una valiosa carga en este viaje, y él ha sido un desastre total. Carina se rió. —Nunca he visto a un hombre tan apegado a dos animales antes. Es adorable. Incluso Max y yo no hemos comprobado a los chicos. Alexa se enfrentó a ella. —Mi esposo está preocupado sobre nuestros viejos perros Yeller y Simba. Los dejamos con mi madre porque él se negó a subirlos, y ahora los comprueba cada pocas horas. Te lo juro, el hombre pasó de ser un odiaanimales a criar animales en extremo. La idea de un hombre que quisiera a su familia, incluso a sus perros, dejó a Julietta con un agujero vacío en el estómago completamente. 258
  • 259. De pronto, le pareció demasiado. Y la verdad era cada vez más difícil para pelear con ella a cada día que pasaba. Quería lo mismo con Sawyer. Julietta se puso de pie y le dio a María a Alexa, dándole un beso en la frente. —Realmente tenemos que irnos —susurró. Alexa buscó en su rostro con un toque de preocupación. —Por supuesto. Gracias por cuidar de ella. —Wolfe, ¿estás listo? Necesito… Ella se detuvo y observó la escena desarrollándose ante ella. Dante se había ido un centímetro antes de Wolfe y le estaba estudiando con una cabeza medio ladeada, como si sintiera algo más profundo que nunca podría estar en la superficie. Wolfe había enganchado un tobillo sobre la rodilla y estaba desplomado sobre los cojines, como cualquier adolescente. Estaba abriendo la boca para espantar a Dante, con miedo de que pudiera intentar morder al pobre Wolfe, cuando ocurrió lo impensable. Con un salto grácil, Dante se elevó por el aire y aterrizó en el regazo de Wolfe. El gato movió su trasero. Apoyó su peluda cabeza cerca de la mandíbula del chico y olfateó. En círculo una vez. Luego dejó caer todo su peso justo en medio de sus muslos. —Oh. Mi. Dios. Alexa se quedó con la boca abierta. Maggie debió sentir algo grande sucediendo, porque sus pasos resonaron y se detuvieron en la puerta. Su mirada fue a su gato malo ronroneando como una moto sierra, completamente contenido en el regazo de Wolfe como si hubieran sido compañeros del alma durante siglos. Wolfe pareció vacilante al principio, pero finalmente levantó su mano y comenzó a acariciar la espalda de Dante. El gato ronroneó más fuerte e hizo un sonido de placer orgásmico. Julietta miró a su cuñada. Una sonrisa curvó los labios de Maggie y la satisfacción rezumó por todos sus poros. 259
  • 260. —Dije ya que Dante es más inteligente que todos los animales del planeta. Sólo le gustan los que son grandiosos. Bienvenido al club, Wolfe. Wolfe sonrió. Julietta miró por la ventana. La oscuridad empapaba cada centímetro del cielo nocturno. La pequeña astilla de luna emitía un débil hilillo de luz. Árboles de ramas sinuosas se balanceaban en las sombras fantasmagóricas, y la escarcha brillaba sobre la hierba. Apretó la mejilla contra el frío cristal y se preguntó qué hacer. Estaba enamorada de su marido. El conocimiento se levantó y se burló de todo lo que había pensado que era. De todo lo que pensó que había querido. El rocoso camino lleno de basura a este momento la dejó atónita. Primero negocios. Después sexo. Ella había estado tan arrogante, creyendo que podría compartimentar sus sentimientos como un acuerdo de trabajo. De alguna manera, la emoción se había mezclado con lo físico y le había arrebatado todo pensamiento racional. Sawyer era el hombre perfecto para no enamorarse. Ofrecía placeres corporales impactantes, pero claramente nunca sería suyo. No creía en el amor. No era capaz de regalar emoción por su miedo. Era honesto acerca de sus limitaciones. En dos cortas semanas de matrimonio, ¿esperaba cambiarlo? Vislumbró al hombre que se escondía detrás de las paredes —paredes de su pasado que se negaba a compartir—. Julietta pensó en la noche que él le había confesado algo de su pasado. Ella sabía lo difícil que era para él volver a examinar las pesadillas. El precioso don significaba más para ella que cualquier cosa. Él reconoció su vulnerabilidad rota y trató de darle algo para aliviar la suya. Sawyer tenía una asombrosa capacidad de dar, pero se había torcido con tantas cosas malas, que había aprendido a huir. Haber acomodado el plato de pasta delante de él lo había cambiado. Con un sencillo acto de tal servidumbre, se dio cuenta de lo mucho que quería de él. Cuánto más ansiaba darle. Quería ser la mujer con la que él se inclinara, con quien se echara a reír y que fuera de su confianza. Estar en medio de su familia, rodeado de 260
  • 261. relaciones que eran reales, la tentaba a llegar a más. ¿Quería más, también? Y si finalmente era lo suficientemente valiente para darle la verdad, ¿él la rechazaría? Siempre y cuando no lo dijera en voz alta, podrían continuar. Ella todavía podría tener su compañía y su atención física a diario. ¿Por qué meter la pata diciéndole tres pésimas palabras? No era tan valiente como sus hermanos. Su incómoda experiencia con las relaciones más que confirmaba su incapacidad para conectar con los hombres. Tal vez por eso su madre había tenido que obligarla a casarse con el pretexto de los negocios, porque sentía cobardía dentro de Julietta en lo que respecta al amor. Patético. Nunca oyó sus pasos. Sus manos se apretaron por los hombros y la atrajo hacia su pecho. Julietta aspiró su olor, sus manos se envolviendo alrededor mientras ella se aferraba a lo que él podía darle. Su cuerpo. Noche tras noche. Una parte de él siempre pertenecería a ella, tanto como ella le pertenecía a él. Él la había hecho decir las palabras antes de deslizarse dentro de ella, palabras de que se daría libremente, sin tortura sensual. Le daría a Sawyer Wells su alma si se la pidiera. La química sexual quemaba y chisporroteaba entre ellos. Su cuerpo se suavizó, separando sus muslos permitiéndole la entrada inmediata. Ella se dio cuenta de su desnudez, su erección se empujó en la hendidura de sus nalgas demandando más. Julietta esperó a que los juegos comenzaran, a que el mundo se oscureciera y retorciera como lo anhelaba, de dominación y sumisión, de nervios primitivos y de muestra de lujuria. Él le dio la vuelta lentamente. Tomando sus mejillas. Tomó su boca. Su lengua la reclamó con empujes lentos que comenzaron un baile. Ella se abrió y permitió que él tirara de su bata. La tela se deslizó hasta el suelo en un charco de seda. Sus manos tomaron, acariciaron, pero ella no necesitaba ningún juego previo —todas las noches pasadas en su compañía habían tejido a su 261
  • 262. propio hechizo—. Su dedo se hundió en su humedad hinchada y se sumergió profundo. Sawyer la levantó sin romper el beso. Sus piernas envueltas firmemente alrededor de sus caderas, y con un desliz lento, se enterró en su interior. En casa. Ella le dio la bienvenida, apretándose alrededor de su eje. Esta vez, no hubo juegos, ni pellizcos burlones o confesiones arrancadas de sus labios. Sólo estaba su aliento alterado, la dureza de sus caderas, la fuerza de sus manos, el movimiento de su lengua. Ella se rompió a su alrededor, sin romper su agarre o conexión, y él derramó su semilla dentro sin la barrera del condón con sus dientes mordiendo sus labios tiernos en una demanda masculina primitiva de posesión. Todavía dentro de ella, él se acercó a la cama y los puso abajo, sin nunca perder el contacto. La verdad se cernió sobre sus labios, pero tenía demasiado miedo para hablar. El susurro de su nombre fue lo último que recordó. 262
  • 263. Traducido por rihano, SOS Lililamour & Nelly Vanessa Corregido por Aldebarán S awyer levantó su cerveza y la chocó contra la de Max. La cerveza helada se deslizó fría y agradable por su garganta. —Salute. Ha pasado demasiado tiempo, hombre. —Sí, desde Las Vegas. Cuando trataste de seducir a mi esposa. —Si no te hubiera empujado a hacer un movimiento, nunca te habrías casado. Sólo llámame Cupido. —Sí, pues todavía no me siento todo lo agradable y cómodo con eso. —Su amigo deslizó dos cervezas más para Michael y Nick, quienes estaban envueltos en un animado debate de Gucci frente a Prada. Él señaló con el pulgar hacia ellos—. Van a arruinar nuestra reputación como verdaderos hombres. ¿Qué diablos le pasó al fútbol contra el béisbol? Sawyer le lanzó una sonrisa malvada. —Vamos sólo a llamarlos metrosexuales. Ellos van a querer patear nuestros culos. —¿Qué es eso? —Tú no quieres saber, hombre. El distrito Brera mantenía una ecléctica mezcla de pubs de moda, bares y restaurantes. La verdadera multitud nocturna empezaba a llegar alrededor de las diez, pero la multitud de después del trabajo se vertía en torno a las cinco por un aperitivo para celebrar el final del día. Sawyer rara vez tenía el tiempo para hacer vida social, especialmente en los lugares de moda, pero después de recorrer Purity y pasar unas cuantas horas, esbozando sus planes, se sentía bien relajarse y pasar el rato con su viejo amigo. Max era 263
  • 264. uno de sus más cercanos conocidos masculinos, y Sawyer reconoció una honestidad en el hombre junto con el humor ácido con que le hablaba. Después de una pelea en un yate griego sobre una mujer al azar, habían forjado un vínculo que sólo se había fortalecido desde que Max se había encontrado y casado con Carina. —¿Cómo te está tratando la vida de casado? —preguntó Max. La pregunta capciosa le dio que pensar. —Bien. Su amigo levantó una ceja. —¿Por qué creo que hay algo más profundo pasando aquí? Tú no eres del tipo de precipitarse a una boda, ya que la palabra compromiso solía provocarte una desagradable erupción. ¿Amor a primera vista? Deseó poder confesar la verdad. Era un lío ardiente. Hacerle el amor a su esposa la noche anterior había trascendido sus habituales juegos de dormitorio. Las cosas estaban cambiando, rápido, y la pendiente resbaladiza se mantenía inclinada en una loca carrera para echarlo fuera. Sawyer tomó otro sorbo de cerveza. —Algo por el estilo. Su amigo lo miró largo y tendido. —Sabes que puedes hablar conmigo, ¿verdad? Sé que Julietta es la hermana de Carina, pero si yo pensara que eras un pedazo de mierda te habría metido en el avión lo antes posible para separarlos. Los vi juntos. Ella es la única. Sawyer levantó la mirada, sorprendido. —¿Qué te hace decir eso después de unas pocas horas? Max se encogió de hombros. —Una conexión. La forma de verse el uno al otro. Y tú pareces diferente. Menos… —¿Qué? —Torturado. 264
  • 265. Sawyer saltó. Abrió la boca para responder, pero Michael y Nick se deslizaron en la cabina con sus cervezas. —¿De qué estamos hablando? —intervino Michael. Max puso los ojos en blanco. —Mujeres. ¿Qué más? —Manojo de maricas —murmuró Nick—. Oye, hablando de mujeres, ¿no estamos atrasados? Se supone que las debemos recoger a las cinco, ¿no? ¿Quién tiene un reloj? Los otros dos hombres miraron sus relojes de diseño Zannetti. —Sí, vamos a terminar nuestras cervezas y nos vamos —observó Michael— . Ya nunca salgo. ¿Y ustedes? Max y Nick sacudieron sus cabezas. —No. No es que me divirtiera mucho antes, pero después de la llegada de los niños, es demasiada locura. Tengo suerte de tener un poco de tiempo de calidad con Alexa. —Lo mismo con Maggie. Esos chicos son un maldito montón de trabajo. Dignos de todo, sin embargo. ¿Y tú, Max? Apuesto a que todavía estás asistiendo a fabulosas fiestas y viviendo por todo lo alto. Max soltó un bufido. —¿Me estás tomando el pelo? No estamos planeando tener hijos hasta el año que viene, y ya estamos exhaustos. Nuestros horarios de trabajo son de locos, y estamos cansados a las diez. Patético. Sawyer gruñó. —Mírense. Finalmente salgo para unas copas con los chicos, y ustedes se están quejando. Vamos a disfrutarlo. Vivir un poco. Maldición, por mi entusiasmo, parece que estoy viendo un maratón de Rocky con Julietta y Wolfe. —Me encanta Balboa. El semental italiano. Nunca pasa de moda —dijo Nick. —No, ¿alguien vio Road House? Ahora, eso es una película de calidad — aventuró Max. 265
  • 266. Sawyer asintió y apuró su cerveza. Levantó un dedo para otra. —Las mujeres no perciben la esencia real detrás de esa película. Una pena. —Soy un converso de Tarantino —dijo Michael—. Es un genio. Reservoir Dogs. Django. —Alexa me da un mal rato. Dice que es demasiado violento. Todos los hombres se quejaron estando de acuerdo. Y pidieron otra ronda. Cuando por fin llegaron a la casa de mama Conte, Sawyer sintió problemas. Sabía que estaban llegando tarde, pero pensó que las mujeres serían flexibles. Después de todo, ¿con qué frecuencia sus maridos salían para una conversación masculina de calidad? Michael hizo una pausa antes de abrir la puerta. Parpadeó y se tambaleó un poco sobre sus pies. —¿Qué tan tarde llegamos realmente? Nick se echó a reír. Parecía que Nick se estaba riendo mucho últimamente, y no era del tipo risueño. —Sólo una hora. O dos. Perdí la cuenta después de la tercera ronda adicional. Esa maldita cabina debería tener una señal de advertencia. Casi me maté. Sawyer hizo un escaneo rápido de cuerpo. Sin duda, un poco apagado, pero no borracho. Ninguno estaba realmente borracho. ¿Por qué Michael sólo estaba allí de pie? —Amigo, ¿no vas a abrir la puerta? Nick presionó los oídos a la madera pesada. —No escucho nada. ¿Cómo es que los niños no están gritando? Max se frotó la frente. —Tengo un mal presentimiento sobre esto. Huele a una trampa. ¿Crees que van a ser poco razonables porque llegamos un poco tarde? Michael gimió. 266
  • 267. —Maggie probablemente está azuzándolas. Sawyer dejó escapar un suspiro. —Chicos, mantengámonos juntos. Entremos, les decimos que perdimos la noción del tiempo, y luego los llevamos a cenar. ¿Tienen miedo de sus propias esposas? La apariencia en sus rostros gritaba que sí, pero el orgullo masculino los obligó a gruñir. Michael abrió la puerta. La escena no era buena. Maggie, Carina, Alexa y Julietta, todas se sentaban en la sala de estar frente al pasillo de entrada, vestidas con tacones altos y pequeños vestidos negros. El dulce aroma del almizcle y especias flotaba en el aire junto con otro olor más débil. Furia femenina. Todas sus expresiones coincidían. La acusación salpicaba a los hombres como munición de un arma de paintball, escociendo y recordándoles que el infierno no tiene furia como el de una mujer despreciada. O una mujer esperando ser alimentada. Sawyer miró al equipo masculino. La magnitud de su error pareció golpear a todos a la vez. Él dio un paso adelante para tratar de suavizar las cosas. Julietta se encontró con él a mitad de camino. La gran longitud desnuda de sus piernas lo puso mareado. Su cabello ondeaba en una rica nube de olas oscuras sobre sus hombros desnudos. El pequeño trozo de tela abrazando sus caderas y deteniéndose a medio muslo era una mezcla intrincada de encaje negro que jugaba un juego perverso de esconder-y-ver a buscar que quería desesperadamente ganar. Usaba un lápiz labial de color rojo oscuro que llenaba su exuberante boca y brillaba húmedo y mojado bajo la luz. —No. —Ella levantó una mano—. Hemos estado esperando durante tres horas. La madre de Max finalmente se fue. Mama finalmente consiguió que los niños se tranquilizaran, pero los gemelos se mantuvieron despiertos porque es un lugar extraño, y Lily se orinó en la cama y tuvimos que reacomodar nuestro cabello y maquillaje, al menos tres veces. Alexa entrecerró sus ojos y clavó a Nick a la pared. 267
  • 268. —Estás borracho. —No, no. Sawyer cerró los ojos. Supuso que el hombre no estaba acostumbrado a ocho cervezas en tres horas. —¿Sabes cuánto estuve esperando por esto? ¿Todos nosotros saliendo para una verdadera noche de adultos? ¿Por qué llegas tan tarde? — preguntó Alexa. —No, no —dijo Nick. Michael dio un paso hasta el frente y dirigió sus palabras a su esposa. —Lo siento tanto, Cara. Terminamos tomando una copa, y nuestros relojes se detuvieron y perdimos la noción del tiempo. Maggie apuntó a la pieza de joyería costosa en su muñeca. —¿Ese reloj? ¿El que nunca pierde la energía, funciona bajo el agua mientras buceas, y es tan fuerte como el de James Bond? ¿El que te compré para tu cumpleaños después de que andabas detrás del de Max? Esa cosa cuesta una fortuna y se asemeja a una unidad de espionaje. ¿Se detuvo? Out en primera base. Max levantó las manos, su mirada errando sobre el top de corte bajo de Carina con nublada lujuria. —Te ves hermosa, nena. Lo siento. Vamos a ir ahora, y vamos a hacer las paces con ustedes. Mira, estamos listos. Los niños están dormidos. Es temprano. Carina frunció los labios. —Ya comimos, Max. Estábamos hambrientas, así que mama nos hizo la cena. No podemos dejarla sola con los niños en este momento; ella está descansando en su habitación después de un largo día de servir a su familia y cuidando de sus nietos. Así que, no, no voy a hacerle eso a mi madre en este momento. Out en segunda base. Nick dio una sonora carcajada. 268
  • 269. —Estamos todos juntos ahora. Vamos a abrir una botella de vino, encender el fuego, y pasar una noche relajante. Nosotros no hemos hecho eso en mucho tiempo. Alexa miró. —Hacemos eso cada viernes por la noche. Después de que cocinamos y limpiamos y cuidamos de los niños. Out en tercera base. —¿Qué quieren que hagamos entonces? —preguntó Sawyer. Las cuatro mujeres compartieron miradas. Las sonrisas asomaron a sus labios y él asintió con alivio. Bueno, ellos habían salvado la noche, y sería capaz de arrastrar a Julietta temprano, así él podría mostrarle las muchas maneras en que su traje podría ser utilizado para fines de bondage. Todas se mantuvieron en una masa uniforme, agarraron sus bolsos de mano, y arrastraron sus abrigos. Alexa dijo: —María necesita ser alimentada en una hora. La botella está en la nevera. Comprueba a Lily, se ha estado levantando un par de veces. Adiós. Maggie sonrió. —Los gemelos deben aparecer en unos minutos. Buena suerte. Carina y Julietta no hablaron. Sólo les lanzaron a sus hombres una mirada y siguieron, pasando por delante de ellos, hacia la puerta principal. Sawyer miró alrededor, sin entender. —Espera. ¿A dónde vas? Julietta guiñó un ojo. —Fuera. No me esperes despierto. En una nube de sensualidad, misterio y hormonas cabreadas, cerraron la puerta detrás de ellas. Out en casa. 269
  • 270. —Embarcadas por nuestros propios maridos. —Maggie pasó un dedo por el borde de su copa y chupó la sal de su dedo—. Patético. Alexa suspiró y miró melancólicamente a su Martini de chocolate. —Me afeité. Me depilé. ¡Me depilé el bikini! Carina chasqueó la lengua con simpatía. —Ya sabes cómo son los hombres cuando se juntan. Probablemente hablando de estúpidas películas violentas y deportes. Recordando los buenos viejos tiempos cuando eran jóvenes, libres y borrachos. Julietta miró a las mujeres deprimidas en frente de ella. Se hizo cargo y habló en un tono crispado. —Suficiente. Sí, nos perdimos una cena romántica, pero ¿cuándo fue la última vez que alguna de ustedes salió para una noche de damas? Maggie se encogió de hombros. —Demasiado tiempo. —Exactamente. Así que vamos a dejar de quejarnos de nuestros maridos y disfrutar de nosotras mismas. Alexa se animó. —Julietta tiene razón. Esto es igual de bueno. Compras en Marc Jacobs y comer en la cafetería es un sueño. Prometo no quejarme más. ¡Mira este lugar! Julietta miró alrededor de la cafetería familiar. Se había parado muchas veces en el camino para tomar una copa o hacer algo de compras, pero verlo con los ojos de Alexa la hizo apreciar el diseño elegante del cristal iluminado, bar enorme, y el techo escalonado. El bar hervía, la música sonaba, y su mesa daba a toda la acción. —De acuerdo —dijo Maggie—. Pero tenemos que mantenernos unidas en un punto. Necesitan que se les enseñe una lección. —Por supuesto. ¿Qué crees que debemos hacer? —preguntó Carina. Su cuñada sonrió. 270
  • 271. —Es lo que nosotros no haremos. Nada de sexo esta noche. Silencio. Julietta sabía cómo se sentían. Claro, ella estaba enojada con Sawyer, pero todavía esperaba meterse en la cama con él después de la noche de chicas. Alexa se hundió en la tristeza. —Adiós a la dolorosa depilación por cera de la línea del bikini. Carina frunció los labios. —¿No podríamos simplemente torturarlos mucho en la cama? Maggie sacudió la cabeza con firmeza. —No. Esto les enseñará la lección a casa. Sólo esta noche. Maldición, en el momento en que todas lleguemos a casa, vamos a estar agotadas, y ellos van a estar durmiendo de todos modos. No vamos a sufrir en absoluto. Pero esto tiene que ser un acuerdo unido. Julietta se recuperó. Después de todo, sería más fácil para ella. Y una noche a solas puede ser lo mejor para los dos. —De acuerdo. Carina y Alexa estuvieron de acuerdo. Su mirada giró alrededor como un radar. —Comenzando con Julietta. Escupe. —¿Yo? —Agachó la cabeza para luchar contra el color de sus mejillas y tomó un sorbo de su Kahlúa—. Uh, es bueno. Estamos bien. Carina se rió. —Te estás sonrojando. Eso lo dice todo. La curiosidad la hizo enfrentar a su hermana. —Hmm, ya que podrías haber estado en mi lugar, tal vez debería preguntarte. ¿No pasaste algún tiempo con Sawyer antes de Max? Carina hizo una mueca. 271
  • 272. —¡No me enrollé con mi nuevo cuñado, Julietta! Compartimos un corto beso que no significó nada. Fue una buena distracción mientras yo trataba de poner a Max celoso. Pero él tenía toda esta melancólica, energía sexual que parecía bastante deliciosa para la mujer correcta. No fue así en absoluto entre nosotros. Sus oscuros ojos brillaron. —Pero contigo es tan diferente. Más tranquilo. Más feliz. Julietta dio un respingo. —¿En serio? ¿Cómo lo sabes? Las mujeres compartieron una mirada preocupada. —¿Por qué luces sorprendida? —preguntó Carina suavemente—. Te casaste, obviamente estás locamente enamorada. ¿Hay algo más sucediendo? Extraño, siempre había sido cercana a sus hermanas pero nunca había compartido sus secretos personales. Venezia era demasiado diferente para entender, y Carina siempre era demasiado joven. Las amigas con las que pasaba el tiempo eran siempre elegidas del trabajo y rara vez rascó la superficie más profunda de compartir pensamientos, sueños y temores. Su soledad innata se había convertido en una parte muy importante de su maquillaje, nunca había pensado en ponerlo en duda. Pero ya que Sawyer había irrumpido en su vida, ansiaba más. Incluyendo amistad. El corazón le latía con fuerza y arrastró sus sudorosas manos a lo largo de su falda. —No nos escapamos como le dijimos a todos. Tuvimos que casarnos. Carina jadeó. —¿Estás embarazada? —No. Mama nos obligó. Un breve silencio cayó sobre la mesa. Los sonidos de la banda comenzando, vasos tintineando, y carcajadas resonando. Maggie aclaró su garganta. —Umm, Julietta, creo que tienes que decirnos todo. 272
  • 273. Julietta lo hizo. Cuando terminó con toda la historia, una ligereza hormigueó por todo su cuerpo. Por primera vez, no se sentía tan aislada. Qué tonta de su parte tener miedo de abrirse. Las miradas serias en sus caras le dijeron lo mucho que se preocupaban por ella, y que su lucha era de ellas. Carina tomó su mano y la apretó. —Lo siento tanto, Julietta. No tenía idea de que estabas pasando por esto. Mientras tanto, yo les estaba diciendo a las chicas que finalmente habíamos demostrado que el libro de los hechizos-de-amor funcionaba. El recuerdo de crear el hechizo de amor y quemar su lista en el fuego centelló frente a ella. Tal como una rara coincidencia. —Nope, creo que esta vez no tenía el poder. Al menos no comparado con el de mama. Carina tomó un profundo respiró. —Tengo mi propia verdad que contar. Mama me hizo casar con Max. Julietta jadeó. —¿De qué estás hablando? Te casaste en Las Vegas. Su hermana asintió. —Dormimos juntos. Mama vino a visitarnos y nos encontró. Nos amenazó a Max y a mí, y terminamos escapándonos. Maggie vació su margarita en un sólo trago. —Ustedes chicas están comenzando a asustarme aquí. La están haciendo sonar como una loca jefa de la mafia. —Sus razones eran sólidas, y mama es muy estricta en los valores tradicionales y en hacer las cosas correctas. También me dijo que yo estaba enamorada de Max y que ella nunca me hubiera forzado a casarme con alguien que yo no amara. —Extraño. Dos matrimonios forzados en una familia. —Maggie frunció el ceño, como si un pensamiento pasado brillara—. Sabes, no estoy segura de que sepas esto, pero tu hermano y yo no estábamos realmente casados 273
  • 274. cuando vinimos a visitarlas. Se suponía que era una farsa para permitir a Venezia casarse. La boca de Julietta cayó abierta. —No. No es posible. —Sí. Nunca planeé en decir nada, pero parece que este es el tiempo de la confesión. —Me dio una sonrisa—. Por supuesto, que el falso matrimonio terminó en real cuando tu madre nos sorprendió. El padre Richard se presentó, y de repente, yo estaba diciendo votos y… —Su voz se desvaneció—. ¡Oh.Dios.Mío! ¿Crees que mama sabía que estábamos fingiendo? Estaba enferma, y Michael tuvo miedo de decir no. Carina apretó los labios. —¿Recuerdas lo sorprendidos que todos estábamos cuando estuvo perfectamente bien unas pocas horas después? Como si nada hubiera pasado. Maggie, ¡apuesto a que ella lo sabía y te obligó a casarte con Michael! Todas se quedaron en silencio, analizando las acciones de la mujer que las había criado. Maggie silbó. —Maldición, es una jefa de la mafia. Una jefa de la mafia-del-amor. No sé si gritarle o besarla. Alexa habló. —Umm, ya que todas estamos confesando cómo nos enamoramos de nuestros maridos, creo que es mi turno. Aunque mama Conte no estuvo involucrada. Pero terminé casándome con Nick por dinero para salvar el hogar de mi madre. Hicimos un trato para estar casados durante un año. Sin sexo, sin amor, nada. —Se rió—. Por supuesto, eso no funcionó de la manera en que lo planeamos, gracias a Dios. Nos enamoramos y eventualmente funcionó. ¿Pero no es extraño que todas nosotras en esta mesa fuéramos obligadas a casarnos con nuestros esposos? Maggie agarró su cartera y se deslizó fuera del taburete. —Esperen aquí. Estoy consiguiendo otra ronda para todas. Necesitamos en serio algo de alcohol. Carina se inclinó sobre la mesa. 274
  • 275. —Tienes que decirle la verdad, Julietta. Él te ama, lo veo en sus ojos cuando te mira. ¿Y la forma en que trata a Wolfe? Lo cuida todo el tiempo en la casa de mama. Se asegura de que esté cómodo, tratando de entablar conversación con él. Cuando Dante saltó sobre su regazo y Wolfe sonrió, Sawyer se vio tan malditamente feliz que era como si fuera su padre. Alexa asintió. —A veces uno tiene que tomar su tiro. Puede que haya empezado porque mama Conte te intimidó y en el papel sonaba como una buena disposición, pero él tiene sentimientos reales por ti. Es probable que esté aterrorizado, y que tú tengas que dar el primer paso. ¿Qué tienes que perder? Todo. —Eso podría cambiarnos —susurró ella—. Siempre y cuando no presionemos, las cosas pueden seguir igual. Estamos contenidos. Nos tenemos el uno al otro. Tal vez con más tiempo, él entre en razón. Sawyer dejó muy claro que no cree en el amor. Alexa sonrió suavemente. —Nick era igual. Algo se rompió en su interior, pero con el tiempo pudimos sanarlo juntos. Todavía tiene algunos recuerdos de sus pésimos padres, pero nos ocupamos de ello. Sabe que yo no me iré a ninguna parte. Sawyer necesita saber que lucharías por él. Que se merece la felicidad, Julietta. Un matrimonio real. Niños tal vez algún día. Carina asintió. —Y si Sawyer no puede darte eso, es posible que tengas que tomar una decisión. Cuando Max y yo tuvimos problemas, me di cuenta de que él se dio cuenta más que yo. No pensé ser digna de él. Tomó un tiempo que mi cabeza estuviera bien puesta y luego le di la espalda. Algo me dice que él siempre ha evitado las relaciones por una muy buena razón. Una vez que te des cuenta de qué es, no tendrás que temerlo por más tiempo. Las palabras de su hermana se estrellaron en ella con una verdad hasta los huesos. ¿Cuántos años esperaría hasta sentirse digna de amar? ¿Pasaría el resto de su tiempo de trabajo sin fin, satisfecha en el papel, pero vacía en el alma? Maggie dejó las bebidas abajo y sonrió. 275
  • 276. —Un tipo trató de recogerme en el bar. Estuvo tan genial. Ahora, terminemos esta sesión de terapia de grupo y vallamos a bailar. Salute. Las copas tintinearon. Sawyer se dio la vuelta y se quedó mirando el techo. Las dos de la mañana. No esperaba que ella viniera a él esta noche, pero no se podía dormir hasta que supiera que había llegado a casa a salvo. Inclinó la rodilla en una mejor posición. Por supuesto, ella estaba bien. Estaba en un grupo muy unido, y Maggie podría patearle el trasero a cualquiera, pero había esperado por algunas horas. ¿Y si bebía demasiado y se enfermaba? ¿Carina lo llamaría? Se movió por enésima vez y echó un vistazo a su celular. Tal vez lo había llamado. Sólo una vez. Tal vez. El sonido de tacones resonó en el aire. El alivio corrió por él. Ella estaba a salvo. Bien. Se dolía por abrir la puerta para verla él mismo, pero se obligó a permanecer en la cama. Era hora de irse a dormir. No había nada más de qué preocuparse. Largos minutos pasaron. Oyó la puerta del baño de la habitación contigua abrirse. El agua corrió. La imaginó cepillándose los dientes, poniéndose el camisón, y cayendo en su cama. Probablemente caería en un sueño profundo de una noche de diversión, mientras él había sido torturado durante horas preocupándose por ella, cuidándola del sexo masculino, y luego esperando a que volviera a casa. Golpeó la almohada. Se dio la vuelta. La puerta se abrió. La luz del pasillo salpicó e iluminó su cuerpo desnudo. Ella se quedó quieta y lo dejó a él bebérsela hasta saciarse. La alta inclinación de sus senos, la puñalada dura de los pezones como fresas. Su cuerpo tipo bailarina era de una hermosa simetría musculosa y con gracia, la curva de su cadera, la longitud de su muslo, justo hasta el montículo perfectamente recortado y oscuro que cubría su sexo. Él se sentó en la cama y esperó. 276
  • 277. Ella cruzó la habitación, con las caderas balanceándose, con el pelo cepillado por su espalda desnuda en una elegante cascada de seda oscura. Sus ojos estaban llenos con un enfoque y un propósito que detuvo su corazón. Él abrió la boca para detenerla, con un poco de miedo de sus intenciones, pero su pene se había levantado al máximo y Sawyer sabía que vendería su maldita alma por reclamarla esta noche. Ella se arrastró, a gatas, sobre la cama. Pasó la pierna por encima de él y se sentó a horcajadas sobre sus muslos. Un gemido se levantó y escapó. Él alargó la mano hacia ella. —No. —La voz aterciopelada en la oscuridad de una poderosa diosa lo hizo detenerse—. No estás autorizado a tocarme. Esta noche jugaremos con mis reglas. —Ella sacudió su pelo y pasó los dedos por su pene—. Tus manos sobre la cabeza. Sujeta los rieles de la cabecera. Un extraño pánico revoloteó por él. Nunca jugaba al sometido y era incómodo no tener el control. De ninguna manera. —Nena, sabes que te encanta cuando estoy a cargo. Déjame mostrarte cuánto te extrañé. Él la irguió para voltearla otra vez, pero esas manos suaves de repente fueron alrededor de su erección y lo apretaron. Duro. El aliento salió de su pecho, y la excitación lo golpeó y lo agarró en un abrazo mortal. Sus pelotas se apretaron con el poder de su calma. —Equivocado. Jugaremos a mi manera, o me iré. No estoy bromeando, Sawyer. Piensa con cuidado antes de decidir. Mierda, su demanda tocó su piel con una llama pura. Él estudió su rostro, miró sus ojos y se dio cuenta de que algo más estaba pasando, algo que no sabía y que no quería saber. Abrió la boca para cancelarlo, pero su mano lo acariciaba con un poco de magia, y se estremeció sin poder hacer nada. Sawyer deslizó sus brazos sobre su cabeza y agarró los carriles. Confiado en su plan, le gustó el cambio de su cuerpo y el apretón de sus muslos mientras ella se acomodaba sobre él. 277
  • 278. Esperó la facilidad de los juegos previos, el deslizamiento de su boca sobre la suya, la caricia de sus manos sobre su cuerpo. En cambio, ella bajó su boca y tomó su eje profundamente. Él se resistió al repentino movimiento y apretó los dientes. Jesús, su lengua se arremolinó alrededor y lo humedeció con una pericia que hizo que sus ojos se pusieran en blanco en la parte posterior de la cabeza. Su cabello se derramó sobre su estómago y muslos, las hebras lo barrieron y le hicieron cosquillas en la piel envolviéndolo en un capullo sensual. Completamente bajo su hechizo, sus dedos se apretaron en los rieles de madera. Ella lo demolió. Sus dientes rasparon la parte inferior de su longitud, mientras sus dedos masajeaban sus testículos. Gemidos profundos de su boca vibraron por su erección y se desplomaron a través de su cuerpo. Él se estiró hasta alcanzar proporciones monstruosas hasta que su piel tiró tan fuerte que no creía que pudiera mantenerse por más tiempo. Cada golpe de su lengua y labios y dientes eran un puro don de sí misma hacia él. Esto era más que sexo, más que una mujer que quería recibir placer. Ella seguía conduciéndolo hacia el orgasmo a un ritmo trepidante que él no era capaz de controlar. Él soltó los rieles. —Espera. Nena, espera, déjame… Ella levantó la cabeza. —No. —Ojos marrones cocoa hervían de una excitación, de una lujuria y de una necesidad que lo despojaron de todo derecho—. No hagas que te castigue. —Ella extendió la mano y tomó sus pechos, pasando los dedos sobre sus apretados pezones, burlándose de él—. O no llegarás a tocarme en absoluto. El monstruo que él había creado se hizo cargo. Su cuerpo cerró su mente, y él masculló una maldición, volviendo a su posición original. Se dio un festín con las exuberantes curvas de su trasero, la forma en que la luz del pasillo jugaba sobre su cuerpo, el delicioso movimiento arriba y abajo de su boca mientras lo chupaba. 278
  • 279. Él se aferró a su control con su último estertor, pero ella no se detuvo, nunca se detuvo. Besó cada parte de él, con sus piernas, caderas, estómago. Se movió por su pecho para jugar con sus pezones mientras sus manos le daban masajes y frotaban su erección, manteniéndolo como un hierro duro. Cuando por fin llegó a su boca, él se moría de hambre por degustarla. Ella se mordió el labio inferior, pasando su lengua suavemente sobre la unión, hasta que él gimió y se abrió para ella. Ella se zambulló, reclamándolo como él la había reclamado interminables noches, sabiendo que estaba completamente a su merced. Ella sabía a dulce de chocolate, a menta fresca, a un toque de Kaluha. Su excitación de almizcle asaltó su nariz y le hizo enloquecer por más. Sus dedos se aferraron con todas sus fuerzas hasta que él tuvo miedo de que los barrotes se partieran en dos. —Sabes tan bien. Se siente muy bien —susurró contra él buceando en la profundidad de su lengua—. Nunca tendré suficiente de ti. Era hora de terminar. Él aflojó su agarre y se dispuso a tomar lo que era suyo. Pero ella se dio cuenta de su movimiento y se deslizó por su cuerpo en un movimiento elegante. Separó las piernas. Y lo enterró hasta la empuñadura en su interior. Él gritó. Su sedoso canal, mojado se apretó alrededor de él y lo apretó fuerte. Ella ajustó su posición, moviendo excesivamente sus caderas mientras ella tomaba el control y comenzaba a moverse de arriba a abajo en la parte superior de él. Dentro de su placer, un atisbo de miedo se arraigó en sus entrañas. Él luchó por el pensamiento racional y comenzó a darle la vuelta a ella. —No. —Sus ojos eran salvajes, sus labios suaves y ligeramente magullados—. Déjame hacer esto. Déjame amarte. Las palabras le escocieron como avispas. Perdió el aliento. —No lo hagas. Ella se arqueó y ondas de placer derribaron su pene. —Julietta, por favor. 279
  • 280. —Déjate ir. Sólo por esta vez. Ella no esperó su respuesta. Cabalgó con fuerza salvaje y profundamente. Su necesidad de venirse, de darse a ella, rugió y se llevó lo último de su control. Él la observó mientras se acercaba a la orilla, sosteniéndose a sí misma allí, sus dedos clavándose en sus caderas, su pelo cayendo por su espalda, con la cara completamente abierta hacia él. —Di que me perteneces. Su demanda chamuscó sus nervios. Sawyer apretó los dientes y el orgasmo brilló delante de él en todo su inolvidable esplendor. —Te pertenezco. —Vente por mí, Sawyer. Con un grito, él se soltó. Su descendencia se disparó dentro de ella, pero ella nunca dejó el ritmo frenético de golpeteo. Lo empapó con su propio clímax, y las réplicas de placer lo golpearon y su cuerpo se convulsionó. El orgasmo siguió y siguió con tanta intensidad como un borroso dolor. Sawyer se lo llevó todo, humillado por su belleza, y una ola de emoción se apoderó de él en todo su esplendor violento. Su cuerpo se plegó. Sus pechos se apretaron contra su pecho, y él le apartó el pelo húmedo. Ella le dio las palabras en la oscuridad sin dudarlo. —Te amo, Sawyer. Esto es más que sexo. Más que algo de negocios o de compañía o algo en un papel. Esto es lo que siento cuando te miro. Por la forma en que proteges a Wolfe, y cómo me respetas, y como me haces una mejor persona. Una persona completa. Es sobre el hombre que veo todos los días. Creo que tienes mucho que dar, que sólo tienes miedo de tomarlo. No tendré miedo nunca más. Seré lo suficientemente valiente por los dos. Las impresionantes palabras atravesaron sus barreras y le atravesaron el corazón. Sus pensamientos giraron en una masa de confusión y necesidad y temor que nunca había experimentado. Incapaz de hablar, incapaz de hacer otra cosa que respirar y permanecer congelado, Sawyer no hizo nada. Un rato después, ella se quedó dormida, sin pedirle su respuesta. 280
  • 281. Traducido por Xhessii Corregido SOS por Pilar wesc D os días después, Sawyer tocó el botón del intercomunicador. —¿Ya regresó Wolfe? La voz de su secretaria sonó crujiente y aguda. —Acaba de llegar, señor Wells. ¿Debería enviarlo con usted? —Por favor. Él se apoyó en el respaldo de su silla y tranquilizó su santuario interno, deteniéndose por unos cuantos cuadros eróticos que exponía en la pared. Empezó a darse cuenta que su nueva esposa tenía un TOC y constantemente necesitaba enderezar las pinturas, fotografías o artefactos en una línea perfecta. Especialmente cuando estaba estresada. Era otro tic que él disfrutaba conocer sobre ella. Sawyer estudió las pinturas. Eran lo suficientemente sutiles para una oficina, aunque aun así retenían un aura de sensualidad que él disfrutaba estudiar. La mujer descansaba su cabeza en el pecho de un hombre, sus ojos estaban cerrados y el rostro de ella reflejaba una paz y satisfacción de un orgasmo reciente. El hombre la sostenía en un gesto posesivo que siempre le fascinaba. Cuando él tomó a la mujer en la cama, nunca había experimentado la necesidad de sostenerse juntos después del rugido de su primate interno de reclamarla en más que un nivel físico. Él calmaba, confortaba, apoyaba, satisfacía, pero nunca jamás lo sintió. Hasta Julietta. Ellos fueron a montar de nuevo ayer. Tomando ventaja del atractivo de la primavera, de hecho ellos jugaron a engancharse en la hora del almuerzo y tomaron las calles. Él amaba la libertad salvaje de mirarla en la moto, sexy, su risa y el reto haciendo eco en el aire alrededor de ellos mientras gritaban en la calle. 281
  • 282. Él aún no había respondido a su comentario de amor. Se preparó para una conversación a la que le tenía pavor una vez que explicara sus limitaciones emocionales, pero en cambio ella no dijo una palabra. Sólo continuó como si el evento nunca hubiera pasado. Él no sabía si estaba contento o enojado. La puerta se abrió detrás de él, pero no se giró. —Era tiempo de que regresaras. No me digas que tenemos más problemas en el lugar. —No. ¿Recuerdas que te dije que necesitaba unas pocas horas para encontrarme con Maggie? —Oh, sí, la cosa de la maqueta. —Sawyer sacudió su cabeza divertido—. Nunca usarás la ropa de diseñador que te compré, y mucho menos posarás delante de una cámara. Pero pensé que era muy agradable si dejabas que Maggie te arrastrara hasta allí. —Se volvió para enfrentar a Wolfe con una sonrisa—. ¿Cómo conseguiste…? ¡Santa mierda! Él parpadeó, sin reconocer al chico frente a él. Parecía más hombre que un niño. Su cabello de puntas locas había sido completamente afeitado para que luciera la mirada popular preferida por los jóvenes de hoy. Sin cabello, nada desviaba las líneas fuertes de su rostro, el azul punzante de sus ojos, la mandíbula fuerte con la ligera depresión que nunca había visto por la joyería facial. Un poco de barba abrazaba a su barbilla. Su camisa básica y corbata habían sido reemplazadas por un traje de Armani que parecía haber sido hecho a medida para él. Las líneas enfatizaron su altura, y la chaqueta cruzada con una corbata roja le daban un aura deslumbrante que hacía que las mujeres dejaran caer sus bragas. Mierda, sus hombros y bíceps eran enormes, eran evidentes por la forma en que el material se desperezaba. Todo ese trabajo le había dado a su aprendiz otro beneficio. Un hombre caliente, como dirían las damas. Su mirada se mantuvo itinerante sobre la figura del muchacho, pero su boca no funcionaba. Wolfe frunció el ceño y extendió su mandíbula en rebelión familiar. 282
  • 283. —¿Qué te pasa? ¿No te gusta el cabello? Sawyer luchó por las palabras. —Te ves tan diferente. —¿Cómo diferente? ¿Me veo como un nerd, amigo? Sacudió la cabeza con asombro. —Diablos, no. Te ves impresionante. ¿Cómo te convenció Maggie de esto? ¿Qué ha pasado? Wolfe cambió su peso. —He tenido una consulta con el diseñador. Fue un viaje. Le encantó mi look, pero dijimos que necesitábamos algo para suavizar algunos de los bordes. Maggie me sugirió que fuera para el estilo de afeitado, y pensé que sería bueno también para los negocios. Quiero decir, no puedo mantener reuniones con grandes clientes con ese aspecto. No es justo para ti. Sawyer se mantuvo en silencio, sintiendo como si hubiera caído en un universo alternativo. ¿Este era el niño que se burló, lo desafió y se negó a inclinarse? —Por lo tanto, lo hicimos, y el tipo me ha reservado para una sesión de fotos para la próxima semana. Pero escucha, no quiero que pienses que esto va a sacarme de Purity. Es una sesión de fotos el sábado, y voy a cumplir las horas. ¿Está genial? La emoción cruda se levantó y lo ahogó. —Está bien. Jesús, Wolfe, te ves asombroso. Tan… crecido. ¿Y vas a ser un jodido modelo de revistas? Las mujeres caerán a tus pies. Wolfe sonrió y otra vez, Sawyer se dio cuenta de cómo el muchacho parecía haber cambiado. —Sí, podemos esperarlo. Escucha, tengo que ponerme al día con Julietta en algunas cosas. ¿Me necesitas para algo? —Ahora no. Tenemos una reunión a las cuatro y necesito que entres. —No hay problema. Gracias, Sawyer. 283
  • 284. Sawyer vio cómo la puerta se cerraba detrás de Wolfe. El orgullo surgió y se estremeció a través de cada vena de su cuerpo. De alguna manera, Wolfe iba a estar bien. Más tarde esa noche, Sawyer observó a los créditos que rodaban pasado en la televisión, y jaló los pies de su esposa en su regazo. Ella gimió mientras masajeaba sus empeines. —No puedo más —gimió deliciosamente—. No más Rocky. Estoy quemándome. ¿Cómo es que siempre se las arregla para venir de atrás cuando es mucho más pequeño que sus adversarios? Wolfe resopló. —Espera a ver la última entrega. Son cinco mierdas las que estamos pasando, pero él la trae a casa en el sexto. —Pero, ¿qué edad tiene? ¿Pensé que su cerebro estaba frito en tres? Sawyer dio un suspiro paciente. Mujeres. —Se abrió paso entre ella. Wolfe tiene razón, cinco es una tragedia. Pero el último envuelve toda la serie para arriba. —Pobre hombre. —Sí, es triste lo perdido que parece sin Adrián. Julietta giró la cabeza. —¿Qué? ¿Adrián muere? ¡Eso es terrible! No quiero verlo. Wolfe metió otro puñado de palomitas de maíz en su boca y se ajustó la manta. Vestido con pantalones de franela y una camisa de manga larga, apoyó los pies descalzos en el borde de la silla con un plato colocado sobre su regazo. —Vamos, Julietta. Por lo general no eres tan infantil. Supéralo. 284
  • 285. Ella escupió una risa, que se convirtió en uno de los deliciosos gemidos cuando Sawyer trabajó sus dedos de los pies. Tenía pies bonitos, con delicados huesos y uñas de color rojo bombero. —Está bien. Pero esta es la última. Son casi las dos de la mañana. Estaré soñando con golpes de knock-out. Sawyer le dio un beso en la parte superior de la cabeza y bajó del sofá para poner el último DVD. Cuando Wolfe llegaba a casa del trabajo, Julietta siempre lo saludaba con un beso y un abrazo. Claro, por lo general Wolfe se miraba incómodo y agachaba la cabeza, pero el destello de placer en sus ojos azules le decía la verdad. Había conseguido estar bastante unido a Julietta y le permitía libertades que nadie más podía reclamar. Como toques, sonrisas, e incluso risas de vez en cuando. Después de la cena, Wolfe había anunciado que deberían tener un maratón de películas con los viejos clásicos. Desde que su colección incluía todas las películas de Rocky, convencieron a Julietta para ver la original de Rocky. Por supuesto, esto se transformó en la mayoría de la serie, por lo que todos parecían un montón de verduras como el pobre Rocky. —Break para ir al baño —anunció Wolfe—. No empiecen sin mí. Julietta sacudió la cabeza divertida, con la adoración obvia en su cara que hizo que el corazón de Sawyer se sacudiera frenéticamente. Actuaban como lo haría una familia. ¿La parte más aterradora de todo? Amaba cada momento. Miró a su esposa, que estaba acurrucada bajo una manta de color crema. El conflicto que asolaba el interior se hizo más violento. Sawyer sabía que estaba haciéndole daño por no ser lo suficientemente hombre para admitirlo incluso después de que había escuchado su confesión. Una vez más, la confirmación lo sorbió para hacer frente a las emociones reales y lo arrastró hacia abajo. Julietta lo amaba. La verdad estaba en sus ojos cada vez que lo miraba. Su reina de hielo era en realidad una mujer llena de pasión y bondad, abriendo sus brazos a un hombre que una vez había vivido en la basura y caminado en la oscuridad. Todo lo que tenía que hacer era coger su mano y tomar una oportunidad. 285
  • 286. Tal vez podía. Tal vez, por una vez, iba a funcionar. —Me olvidé decirte, llegó correspondencia para ti hoy. Está en el mostrador de la cocina —dijo Julietta —Probablemente un montón de recibos. Déjame ver, ya vuelvo. Se dirigió a la cocina y buscó a través de los sobres. A continuación, se congeló. La dirección de retorno estaba estampada con el Centro Penitenciario Fishkill. Sus dedos estaban entumecidos y el temor se deslizaba por sus venas. El pasado se levantó desde el Infierno de Dante, y entró en la tierra. —Tengo que comprobar algo muy rápido en la computadora —le gritó—. Ya vuelvo. Se dirigió hacia su despacho, cerró la puerta y abrió el sobre. Lo desdobló y leyó las palabras de su odiado padre adoptivo. Querido Sawyer: ¿Pensaste que al cambiar tu nombre y al huir a Italia me evitarías para siempre? Lo sé todo sobre ti desde que me encerraron en este infierno. Siempre pensaste que eras mejor que nadie. Te llevé adentro, te di cobijo, comida, y me lo lanzaste a la cara. Deberías estar en la cárcel por haber matado a Danny. Eras tan cobarde, que no podías quedarte por tu pequeño hermano. Confiaba en que te preocuparas por él, pero lo dejaste. Lo dejaste sabiendo lo que sucedería. Tú también eres el culpable. ¿Te molesta en la noche, o ya te has olvidado de él y seguiste adelante con tu pequeña vida perfecta? Voy a pedir la libertad condicional. Puede que me hayas puesto en este lugar, pero me vas a ayudar a salir. Tienes que recomendar mi liberación, lo que me ayudará en la corte. Puedo oírte reír ahora y preguntarte por qué harías eso. Y te voy a decir por qué. Si no lo haces, voy a encontrar una manera de salir de la cárcel para destruir tu reputación. Tenemos un montón de tiempo para pensar y planificar por aquí. Voy a destruir todo lo que has construido. Le diré la historia a la prensa. Le diré a 286
  • 287. tu pequeña y dulce familia de mierda lo que hiciste, la forma en que mataste a tu hermano porque no tomaste el cuidado necesario de él. ¿O sólo lo reemplazaste con ese chico en casa y lo superaste? Voy a usar hasta mi último aliento para arrastrar tu pasado a la luz. No tengo nada que perder. ¿Y tú? Envía la carta a la dirección de la junta de libertad condicional que está a continuación. Sawyer metió la carta en el sobre y la tiró en el cajón del escritorio. Despreciaba su miedo automático, el miedo de un niño, y se recordó a sí mismo que era un hombre hecho y derecho. Eso se acabó. Nunca le daría la forma a un idiota para que saliera de la cárcel, y una manera de hacerle daño a otros niños. El mejor recuerdo de su vida fue cuando su padre adoptivo fue a la cárcel. Una vez que Sawyer perdió a Danny, fue directo con los trabajadores sociales y expuso lo que había estado sucediendo durante años. En cuestión de meses, esa mierda estaba detrás de las rejas por un largo, largo tiempo. Era la única justicia que le permitía dormir en la noche. Ahora estaba de vuelta. El otro recuerdo empujó su camino en su cerebro y lo talló en pedazos crudos y ensangrentados que él nunca conseguiría sanar. Un niño inocente en las calles estaba listo para que le pasara algo. Danny había estado buscando a Sawyer, tratando de encontrarlo, creyendo que era lo suficientemente mayor para hacerlo por su cuenta. En cambio, había caído en una de las trampas de las pandillas locales y fue sorprendido robando su comida. Había que pagar un precio en las calles, y su hermano pagó el precio máximo. Era culpa de Sawyer. Se quedó mirando sin ver el suelo. Su latido del corazón era rápido y el aire le llenaba los pulmones. La sangre era bombeada a través de sus venas. Pero en su interior, estaba vacío, era un ser sin alma, con un pasado que nunca se iría y que continuamente le recordaba que él no era nada. 287
  • 288. Sus dedos se levantaron y se rastrearon la cicatriz en su mejilla. Un recordatorio de lo que casi había olvidado. Él era mejor solo. Julietta y Wolfe se arrastrarían en un lío, y el pobre Wolfe no necesitaba ese tipo de exposición. No cuando estaba empezando a sanar. Pensó sobre las opciones para un largo tiempo antes de regresar a la sala de estar. Wolfe se sentó en el sillón con el control remoto en la mano. —¿Listo, hombre? Su tono era como madera. —Lo siento, chicos, tengo que golpear la cama. Ustedes dos terminen de verlo. La cabeza me empieza a doler, y necesito dormir un poco. Julietta estudió su rostro, sondeando en busca de respuestas. Forzó una sonrisa y los dejó. Cuando por fin llegó a la cama y se puso a su lado, Sawyer se hizo el dormido. Se quedó inmóvil durante horas, durante toda la noche, y se preguntó qué iba a hacer. Julietta se sentó en su despacho y miró a su hermana. —Algo está mal. Muy mal. Carina dejó la taza de café y la miró con preocupación. —¿Qué te pasa? La inquietud que picaba Julietta la llevó a ponerse de pie y comenzar a pasearse. La pepita de preocupación ya había florecido a un ataque en toda regla. Unas noches habían pasado desde su maratón de películas, y su marido ya no era el mismo. Un fantasma sin cara y sin nombre lo perseguía a cada momento, y era evidente por la mirada preocupada en sus ojos, la distancia tallada en su rostro cuando hablaba. Citaba al trabajo y se negaba a comer la cena en casa. Se hizo a un lado su petición de hablar con él a solas, preparado con una lista de excusas, y se mantenía encerrado en su oficina o dejaba de hablar por teléfono. 288
  • 289. Canceló una excursión con su familia y se mantuvo alejado de la casa de su madre. Cuando no estaba trabajando, Julietta lo sorprendía mirando a la pared, como si otro lugar estuviera en su mente. Había tratado de ser paciente y comprensiva. Trató de hablar con él. Incluso trató con sexo, pero para cuando él llegó a la cama, era la mitad de la noche, y ella había caído en un profundo sueño. —Creo que él se asustó. Yo le dije que lo amaba la noche que salimos. Durante el sexo. Carina giró la cabeza. —Oye, ¿no se supone que no tendrías relaciones sexuales esa noche? Nos pusimos de acuerdo, ¿recuerdas? —¿Brincaste sobre Max cuando llegaste a casa? Su hermana suspiró. —Sí. Lo hice. Alexa admitió su fracaso de inmediato. Y Maggie estaba bastante tranquila y domaba al día siguiente, así que creo que Michael se disculpó correctamente. Sin duda ellos lo hicieron, también. —¿Ves? Las mujeres borrachas se ponen excitadas. Así que, de todos modos, le dije cómo me sentía después de que lo seduje, y aunque él no contestó, cambió. Estaba más abierto antes, más feliz. Estábamos empezando a ser como una familia. —Mientras caminaba de ida y vuelta, sus tacones golpeaban—. Pero, de repente, durante nuestro break del maratón de Rocky, volvió a la habitación y actuó distraído. Se retiró por completo. Estoy preocupada por él, Carina. —Me encantan esas películas de Rocky. —Céntrate. —Lo siento. ¿Has intentado hablar con él al respecto? —Varias veces. Se cierra por completo. También a Wolfe le preocupa. Solían trabajar juntos todos los días, pero se ha perdido todas sus sesiones. —¿Has probado con sexo? —Sí, me ha estado evitando. 289
  • 290. —Esto es serio. —Carina se mordió el labio—. ¿Tal vez Max puede hablar con él? Están cerca. Tal vez sea cosa de hombres. Julietta ajustó las fotos de sus sobrinos para que se alinearan perfectamente. ¿Por qué no podría la señora de la limpieza volver a colocarlas en su lugar cuando termina? Ella contuvo un suspiro de impaciencia y se reenfocó. —¿Cuándo se van? —En dos días. Voy a hablar con Max esta noche. Trata que Sawyer vaya a casa. Mama quiere tener una cena de despedida grande, y queremos que ustedes dos estén ahí. Julietta se detuvo. Las dudas le asaltaban, la gran crudeza de sus emociones gritó que algo andaba mal, pero no sabía cómo solucionarlo. —¿Qué pasa si soy yo? ¿Y si no me ama de la manera que necesito? Su hermana se levantó y tiró de ella en un fuerte abrazo. —Él lo hace. Dale un poco de tiempo. No creo que haya tenido alguien que crea en él en la forma que tú lo haces. Y creo que es todo lo contrario. Sinceramente, creo que cree que él no es digno de ti. Julietta le devolvió el abrazo. —Gracias. Tengo una reunión en un minuto. ¿Nos vemos esta noche en casa de mama? —Sí. —Carina agarró su abrigo—. Confía en tus instintos, y haz lo que creas que es correcto. Después de que su hermana se fuera, Julietta se recompuso y se dirigió hacia la sala de conferencias. Tenía que mantener la calma. Estar tranquila. Permitirle que él trabajara por su cuenta y ser paciente. Se quitó su auricular, agarró sus archivos y tomó su lugar en la mesa. Los jefes de departamento entraron, riendo y bromeando. Cayó en su papel sin dudarlo, con lo que automáticamente los negocios volvieron a ser el enfoque principal, desafiando a sus directores sobre diversas cuestiones, impulsar una mayor eficiencia, una mejor producción, ventas más grandes, siempre más. 290
  • 291. Sus dedos se aferraron a su pluma, con la mirada perdida en la pantalla. Las diapositivas de PowerPoint brillaron con furia en un ritmo sin fin. Tenía que hablar con su marido. Le susurró la pequeña voz interior, cada vez más fuerte mientras la reunión seguía. Julietta se paró frente a su equipo y supo en ese momento que nada más importaba, excepto preservar el precioso regalo que había encontrado en una simple fusión de empresas. Amor. La pluma rodó entre sus dedos. Se quitó el auricular y lo arrojó sobre la mesa. Sus empleados miraban, sorprendidos en sus movimientos espasmódicos repentinos. —Me tengo que ir. Su asistente, Elena, alzó la voz. —Vamos a esperar si tiene que tomar una llamada. Marcus puede pasar a las nuevas estadísticas de comercialización. Ella sacudió la cabeza con fuerza. —No. Tengo que irme. Tengo que ir a hablar con alguien. Fin de la reunión. Huyó del edificio sin mirar atrás. La puerta se abrió sin hacer ruido y ella entró en la oficina. Él se puso de pie, de espaldas a ella. Vestido con un traje negro de diseño personalizado, el corte de sus pantalones y chaqueta ajustada mostraba las líneas duras de su cuerpo. Su cabello estaba suelto, y las ondas rubias golpeaban la parte superior de los hombros. Su silencio le recordaba a alguien separado de la civilización, como si él hubiera tomado la energía del mundo y la hubiera encerrado en el interior de sí mismo. El corazón le dio un vuelco con dolor y el deseo nunca se iría. —Tienes que hablar conmigo. Dime. Me lo merezco. 291
  • 292. Se dio la vuelta. Los penetrantes ojos de tigre la miraron a los ojos, y picaban más allá de la superficie de su alma. Lentamente, inclinó la cabeza. —Por supuesto. Tienes razón. Me disculpo por estarlo evitando. Creo que esto no está funcionando. Ella tragó el miedo y se quedó quieta. —¿Te importaría explicarme? Hablaba como si él no estuviera en la habitación con ella. Una pared le rodeaba, recordándole a un robot que hablaba y actuaba como humano, pero no poseía alma. —Te dije desde el principio que no era bueno en esto. Creo que pasar tanto tiempo juntos, y estar casados, ha desdibujado las líneas. No creo que estés enamorada de mí, Julietta. Si damos un paso atrás y nos concentramos en por qué hicimos esto en primer lugar, podemos volver a como estaban las cosas. No puedo arriesgar a Purity, por emociones que ni siquiera son reales. Su temperamento se rompió. Cerró la distancia, pasó junto a la pared, e hizo contacto corporal. Él se sacudió cuando ella agarró sus bíceps y le clavó las uñas en la chaqueta. —No te atrevas a promocionar sobre mis propias emociones —dijo entre dientes—. ¿Crees que lanzo palabras como estas alrededor? Te amo. No va a desaparecer, y no es limpio y ordenado. Ahora, corta la mierda y dime lo que pasó. ¿Algo del pasado salió? —Ella hizo una pausa—. ¿O alguien? El brillo de sorpresa en sus ojos confirmó sus sospechas. —Exactamente lo que pensé. Si fue ese bastardo quien te puso esas marcas, yo misma voy a matarlo. ¿Qué ha pasado? ¿Él o ella desenterraron el pasado? ¿Te recordó todas las razones por las que no mereces ser feliz? Ella tocó una fibra sensible. Rabia y pena lucharon por dominarle y agarró sus brazos, sacudiéndola ligeramente. —¿Por qué haces esto? No soy bueno para ti, nunca lo fui. No arruines esto entre nosotros. Demos un paso atrás y disfrutemos la base, y tratemos de centrarnos en por qué hicimos esto en el primer lugar. Para 292
  • 293. saldar una deuda. Para que tu mama fuera feliz. Para solidificar La Dolce Famiglia. —A la mierda eso —gruñó. Él estaba frente a ella pero flotaba en el borde de la nada. Julietta tenía miedo de que si lo dejaba escapar otra vez, nunca volvería—. No me importa el trabajo o La Dolce Famiglia o algo en lo que alguna vez creí; en este momento, lo único que quiero es a ti. Ahora dime la verdad. —Mi padre adoptivo me contactó. Desde la cárcel. Las palabras fueron arrancadas de su boca en una mueca. Él la soltó y dio un paso atrás, como si no pudiera soportar la idea de tocarla. Sacudió la cabeza y se frotó la frente. —Dime —dijo en voz baja—. Merezco saber, ¿no te parece? —El hijo de puta está en libertad condicional, y quiere que escriba una recomendación a su favor. Si no lo hago, me dijo que filtrará a la prensa lo que pasó, lo que una vez fui. El aire estaba estimulado con electricidad, como si un tornado se acercara, listo para atacar. En la tranquilidad del centro de la tormenta, ella tomó una respiración profunda. —¿Y quién eras? —Perdí a mis padres cuando yo tenía nueve años. Entré en el sistema. Me recogieron por él y su esposa alcohólica. Les gustaba tener a los mayores, ya que nadie los quería. Siempre había unos cuantos niños que entraban y salían, pero me convertí en su favorito. »Le gustaba vencer el orgullo de mí, como él solía decir. Aprendí muy pronto a no contar nada, y a otros los lastimé. Es gracioso cuando escuchas historias como que: la primera reacción de la gente es siempre la misma. Sólo dile al trabajador social. Pero muchos de ellos no son como en las películas, que quieren ayudar. Muchos de ellos sólo quieren tener sus colocaciones hechas y se hacen de la vista gorda una y otra vez. »De todos modos, había un niño llamado Danny. —Levantó la vista hacia mí—. A medida que crecía, a Dickhead le gustaba usar a los más pequeños como carnada. Ya sabes, si yo no hacía lo que me pedía, él sacaba la mierda fuera de ellos en lugar de mí. Podría tomar el haber sido golpeado, pero de ellos no podía. Contaba los días hasta que cumpliera los dieciocho 293
  • 294. años y fuera legalmente libre. En ese momento, le prometí a Danny que lo llevaría lejos. Pero primero tenía que conseguir un trabajo y un lugar. Le dije que me esperara. Una agonía de dolor se vertía a través de ella, pero mantuvo su tono uniforme. —¿Eso es cuando encontraste a Jerry? —No. No hay trabajo para un joven de dieciocho años de edad, sin diploma y sin dinero. Los refugios eran casi peor que la casa de acogida. Casi. Empecé a aprender las reglas de la calle. Encontré lugares para dormir, gente a que robar, restaurantes para perseguir. Aprendí las bandas que gobernaban y cómo sobrevivir. Pero Danny estaba inquieto, y él no quería esperar más. Dejé de verlo, y creo que él pensó que lo había abandonado. Un silencio estremecedor cayó sobre la sala. —¿Qué pasó? —Él vino a buscarme. Empacó sus mierdas y se coló por la noche. Pero no sabía dónde encontrarme. Unos chismes vinieron de la calle de que había un chico que trató de robar comida de una banda rival. Lo golpearon a palos. No sobrevivió. Me enteré de que era Danny. Julietta cerró los ojos, luchando contra las náuseas que arrancaron en su estómago. —¿Tu padre adoptivo te culpó? —Nah. Él le dijo al trabajador que Danny se escapó y que azuzó a la banda en él. Ellos me encontraron y me llevaron para interrogarme. Lo vi en sus rostros, el conocimiento de que lo había matado por no cumplir mi palabra. Le prometí que iba a sacarlo, a mantenerlo a salvo. En cambio, lo maté. La mujer que lo amaba tenía ganas de llorar y tenía mucha rabia y ganas de consolarlo. Pero fue más allá que un espiral en un pozo de la culpa que había estado alimentando desde que su padre adoptivo sembró la idea en la cabeza. Ella rompió su voz como un latigazo. —¿Y cómo es que tienes la culpa, Sawyer? ¿Lo golpeaste? ¿Lo entregaste a la banda que lo mató? 294
  • 295. —No. Pero si le hubiera enviado un mensaje de antemano, me hubiera esperado. —Tonterías. Su padre lo golpeaba todos los días. Él habría intentado huir, y no creo que ningún mensaje tuyo lo hubiera detenido. Ya había tenido suficiente, y se encontró con la gente equivocada, y lo mataron. Tú no lo mataste. —Él miró sorprendido que todavía estaba allí—. ¿Cómo conseguiste tu cicatriz? Se frotó la mejilla. Una pequeña sonrisa apareció en sus labios. —Me fui detrás de la pandilla. Era yo contra seis, pero me las arreglé para poner a tres en el hospital. Me acuchillaron. Nunca sanó bien. —La energía se filtró fuera de él, hueso por hueso, y lo único que vislumbró era un hombre que había entregado su esperanza—. Los dos años siguientes fueron una falta de definición, hasta que finalmente encontré mi camino hasta Jerry. Había una niña, Molly, a la que también trataba de ayudar. Ella terminó enganchada en las calles en lugar de vivir con él. Terminó muerta de una sobredosis antes de que pudiera llegar a ella. Ya sabes el resto. —¿Y tu padre adoptivo? ¿Cómo fue que finalmente fue a la cárcel? —Finalmente me fui tras él. Todos los años, me había envenenado en creer que nadie pensaría que dije la verdad. Yo estaba preocupado por los demás. Después de Danny y Molly, nada importaba. Sólo sabía que no podía dejar que lastimara a más chicos. Una trabajadora social me escuchó. Expuse la verdad y declaré en el juicio. Por supuesto, ya era demasiado tarde para los que ya había arruinado, pero al menos sería encerrado por mucho tiempo. Julietta reunió todas sus fuerzas y se acercó. Inclinó la cabeza para mirarlo a los ojos. Su hermoso rostro la miró con perplejidad, sin entender por qué no lo iba a dejar o se alejaba con disgusto. Ella no sabía si alguna vez pudiera sanar su alma herida, pero se negó a caminar hasta que supo que este hombre no podía darle el amor que abrazó con fuerza en secreto en la errónea impresión de que había herido a alguien que le importaba. Trazó la línea de la cicatriz con ternura. —Esta cicatriz me recuerda a tu valentía. Que eres un hombre que protege a las personas que pertenecen a él. Un hombre que va a luchar por lo que cree y lo que es correcto, incluso en contra de las probabilidades. Se trata 295
  • 296. de un hombre que se lo merece todo. Felicidad. Una casa. A mí. A Wolfe. Una familia. Eso es lo que quiero con ustedes, Sawyer Wells. Tu pasado roto no significa nada para mí, sólo me recuerda en lo que te has convertido, a pesar de todas las veces que intentaron derrumbarte. No estás consiguiendo deshacerte de mí. Hasta que no me puedas mirar a los ojos y decirme que no significo nada para ti, estoy luchando por los dos. —Se puso de puntitas y le dio un beso en los labios—. Quiero que vengas esta noche a casa de mama. Mi familia se va pronto, y es una cena de despedida. Todos te quieren allí porque eres una parte de nosotros. Te amo. Manéjalo. Ella lo dejó con sus palabras resonando en el aire. Él no iba a venir. Julietta se quedó mirando la puerta con el corazón encogido. Wolfe estaba a su lado, acariciando la espalda de Dante mientras el gato ronroneaba con locura. Los niños se sentaron en un círculo jugando con un rompecabezas, los gemelos rodaban y se reían mientras Lily jugaba a ser una pequeña madre y los mantuvo a raya. Alexa estaba en la cocina con mama ayudando a limpiar; Maggie y Michael se habían escapado a dar un paseo. La casa estaba llena de primos, tíos y parientes. Ahora, el último de los invitados salía, dejando un equipo de limpieza agotado y una vibración silenciosa a través de la villa. Julietta se negó a aceptar la derrota. Se había pasado toda su vida escondiéndose de algo sucio o real. Había llegado el momento de luchar por su futuro, pero Sawyer podría no estar listo. La primera prueba había fallado. El camino a seguir podría ser una batalla perdida, pero no se iba a hacer a un lado ni dejaría que el hombre que amaba se aislara porque tenía miedo de que no tuviera emociones que dar. Joder. Wolfe observaba su rostro con una preocupación profunda que le dolía a calmar. Con cada paso Sawyer se alejaba de ellos, el chico sufría. Habían formado un vínculo en este corto tiempo, y se presentía que la premonición constante de Wolfe, que nada bueno con el tiempo sería destruido. Julietta juró que si Sawyer se alejaba de ellos, nunca dejaría ir a Wolfe. 296
  • 297. Se aferraría a él como una feroz mamá osa y pasaría el resto de sus días demostrando su devoción. Max se sentó a su lado. —No he visto a Sawyer desde la noche que salimos. ¿Trabajó todo el día? Julietta deslizó una mirada a Wolfe y pegó una sonrisa brillante. —Sí, la apertura de Purity se está acercando. Todos estamos trabajando horas extras para asegurarse de que no se pase la fecha límite. Wolfe se detuvo a media caricia. Su mirada evaluó su rostro, como si supiera que había un problema más profundo. Dante sintió que algo andaba mal y empujó su cabeza en la palma del muchacho, atrayendo su atención a la tarea en cuestión. Wolfe miró al gato exigente y le dio una media sonrisa. —Un dolor en el culo —murmuró en voz baja—. ¿Quieres un poco de leche? Dante bajó de un salto con el entendimiento perfecto y se dirigió hacia la cocina, sin molestarse en mirar hacia atrás para confirmar si Wolfe lo seguía. Ella observó al muchacho desaparecer y se volvió hacia su cuñado. —Algo está mal, Max. ¿Sabes algo sobre su pasado? Max negó con la cabeza. —No, obviamente es un tema cerrado. Nunca me entrometí. Julietta debatía entre la necesidad de ayuda y de no querer faltarle el respeto a la privacidad de su marido. —Hay alguien que ha regresado de su infancia. Ha sacado a relucir un lío de los recuerdos, y él está alejándose de nosotros. —¿No crees que sólo necesita un poco de tiempo para procesar? Apretó los puños. —Puede ser. Pero mi instinto dice que cuanto más espacio le doy, más se va a alejar de nosotros. Esta persona está tratando de chantajearlo. —¿Con cosas malas? 297
  • 298. —Sí. Aunque nada de lo que hizo estaba mal. Pero él no cree eso. —Sawyer no toma la mierda de nadie. Él nunca se inclinaría ante una amenaza. Lo visitaré mañana. —Gracias. —Julietta no sabía si ella estaba haciendo un error mayúsculo al decirle a Max. Su esposo podría perder su temperamento y alejarse aún más de ella, pero confiaba en sus instintos. Habían fallado en los negocios, pero era el momento de probarlos en la vida personal. Max le dio a su hombro un apretón. —Sawyer es duro, un hijo de perra. Él va a estar bien. Probablemente lo noqueaste con sus sentimientos por ti. Él obviamente ha caído duro, y nunca antes se había comprometido con alguien, y mucho menos casarse. Ella forzó una sonrisa. —Espero que tengas razón. Por favor, no nos dejes, Sawyer. Te necesitamos. 298
  • 299. Traducido por Nayelii Wells Corregido por Dennars S awyer caminó hasta el sótano siguiendo el sonido de los gruñidos. 3:00 a.m. La hora en que se escapaban los terrores y fantasmas. Empujó la puerta que estaba entreabierta y encontró a Wolfe en medio de la estera golpeando la bolsa como si fuera Rocky contra Apollo Creed en el último round. El sudor brillaba en su piel. La concentración en su rostro hablaba de una historia más profunda y Sawyer sintió una punzada de angustia por lo distante que había estado últimamente con el chico. Se perdió los entrenamientos de esta semana incapaz de hacerle frente mientras se debatía con el tema de su matrimonio. Wolfe no merecía girar en torno a sus conflictos emocionales o tratar con su mierda quejica. Él merecía algo más. Sawyer dejó caer su botella de agua y su toalla esperando que terminara. Wolfe se quitó los guantes y jadeó sin aliento. —Lindos golpes. Pero tus ganchos todavía apestan. —Sawyer esperó su comentario listillo, pero el chico lo ignoró. Se volvió de espaldas y agarró su propia botella resoplando. —¿Noche dura? Wolfe se secó la boca y lo miró. —¿Qué te importa? Sawyer saltó. —Escucha, siento haberme perdido unas cuantas sesiones. Sabes que el trabajo a estado matándome. Purity es lo primero. 299
  • 300. —No tengo problema con eso. Sólo que no me gustan las mentiras. Sawyer frunció el ceño. —No estoy mintiendo. No puedo dejarlo hasta la apertura, e incluso entonces el primer año tomará todo lo que tengo. Pensé que estabas a bordo conmigo. Los ojos azules brillaron con furia. —Hombre, ¿crees que soy estúpido? ¿Crees que no sé que estás pensando en abandonar? —Su risa fue un ladrido—. Soy el rey de ese guion así que no intentes fingir que esto es por Purity. Es por Julietta. Por mí. Por nosotros juntos. Esta cosa no está funcionando para ti y estás inquieto. Bien, me importa un carajo. Sólo pórtate como un hombre y dilo a la cara en vez de escudarte tras la mierda del trabajo. El suelo rugió y se lo tragó por completo. Le entraron ganas de vomitar. Querido Dios, Wolfe creía que estaba echándolo a un lado justo como todos hicieron antes en su vida. Sacudió la cabeza con fuerza y dio un paso al frente. —Escucha Wolfe, estás equivocado. Muy equivocado. No estoy dejándote y nunca lo haré. Somos un equipo y seguiremos adelante. Sólo estoy atravesando algo de mierda con Julietta, pero lo solucionaré. Wolfe gruñó bajo, profundo y retrocedió. —Mentira. Veo la forma en que ahora me miras, y a ella. No puedes esperar para alejarte de nosotros. Te recordamos algo que nunca seremos capaces de arreglar. Es cuestión de tiempo antes de que huyas. Pero no me quedaré esperando. Soy como Julietta. Ella me inspira más respeto de lo que nunca he sentido. Más que tú. Me hace querer ser mejor. No voy a pasar el tiempo viendo como la desgarras y luego empiezas conmigo. Hombre, he estado en ese camino. Terminé con eso. Lo golpeó el pánico. Hizo un esfuerzo por no caer. —¡Eres importante para mí! Maldita sea. No quiero que te vayas y no voy a huir. Incluso si esta cosa con Julietta no funciona, nunca te dejaría. ¡No puedo dejar a nadie atrás, no otra vez! 300
  • 301. El chico lo estudió en la tenue luz. Foo Fighters sonaba en el fondo. En esas interminables profundidades azules Sawyer vio una insondable verdad que lo sacudió. Una compresión y decepción tan arraigadas que no había palabras con que deshacerlas. Porque Sawyer sabía que el chico tenía razón. Era un mentiroso. No podía vivir consigo mismo más tiempo ni por todo lo que amaba y soñaba. Y que justamente tenía enfrente. Una esposa que amaba. Un hijo que cuidar. Un hogar y una familia. Todo lo que nunca creyó. Así que lo iba a abandonar antes de que le estallara en la cara. Wolfe hizo una mueca y se colgó la toalla alrededor del cuello. —Entiendo hombre. No estás dejándonos, sólo estás haciendo lo que todos hacemos: copiar. Estaba equivocado creyendo que había algo más. No es tu culpa. —Caminó pasándolo en la puerta—. Terminaré cuando Purity abra y entonces volveré a Nueva York. No atormentes más a Julietta. No cuando ya tienes en mente irte. Wolfe desapareció. Sawyer se dejó caer en el banco y se recargó en la pared. Sus instintos rugían por ir tras Wolfe y probarle que estaba equivocado. Arrastrar a Julietta fuera de la cama y admitir su cobardía y decirle que pelearía por ella, por Wolfe, por todos ellos. Pero lo único que escuchaba eran las palabras burlonas de su padre de crianza recordándole una y otra vez que él nunca sería suficiente. Los chismosos se regodearían especialmente por su protagonismo actual con la nueva cadena de hoteles. La prensa había estado tratando de pescarlo por años y cualquier historia negativa envolvería a Julietta y eventualmente a La Dolce Famiglia. ¿Y a Wolfe? ¿Qué pasaba si descubrían que el chico vivía con ellos y comenzaban a fisgonear en su pasado? No podía arriesgarlo así. Dejarlos podría ser el regalo más grande que tenía para ofrecer. Ellos se merecían todo. Sawyer se levantó del banco y se dirigió hacia las pesas. No saldría de la habitación hasta que su cuerpo estuviera completamente drenado y temblando de cansancio. Tal vez entonces encontraría una astilla de paz. 301
  • 302. Recorrió el lugar y tomó nota de los nuevos avances con un cosquilleo de orgullo. Ante él su proyecto brillaba casi completo. Finalmente los detalles estaban uniéndose para completar una imagen: lujo exótico con un entorno que daba la bienvenida a los viajeros, con todos los extras modernos, desde una habitación dedicada a la tecnología para ejecutivos de negocios que necesitaran Skype para las reuniones en línea, hasta el spa para cuidados del cuerpo, piscinas, jacuzzis, baños de vapor. Ricas texturas de mármol pulido, cristales brillantes, terciopelo y oscura caoba conjurando y mezclando el mundo nuevo y el viejo. Usó su colección privada de arte para asegurarse de que la habitación principal inspiraba, como una galería de arte de clase alta para sus huéspedes. Cerró los ojos por un momento y se imaginó el hotel lleno, su sueño finalmente completo. Y se preguntó por qué la culminación de su meta dejaba, de golpe, un agujero en su corazón. Vacío. Hueco. Muerto. —Hey, se ve muy bien hombre. Sawyer se volvió hacia Max. Un destello de culpa lo atravesó. Volar la cena familiar había sido una bofetada para Julietta y para todos los demás. Deseando haberlo manejado diferente, Sawyer tomó la mano que Max le ofrecía y forzó una sonrisa. —Gracias. Escucha, siento no haber podido hacer la cena anoche. Quedé atrapado en la oficina. Espero me disculpes. —Seguro. Todos hemos estado en las mismas, especialmente con una nueva apertura. ¿Puedo hablarte un segundo? La advertencia le erizó los nervios. —Lo siento pero tengo una reunión. Quizás más tarde. —Sólo un minuto. ¿Por favor? La frialdad atravesó sus venas. —Está bien. —Se dirigió con Max arriba, dentro del caparazón que sería su oficina privada. La habitación estaba vacía de muebles y detalles, confirmando que no sería una larga charla—. ¿Qué pasa? 302
  • 303. —Julietta me dijo lo que te está pasando. Chantaje. Sin detalles, sólo el resumen de que algún idiota te vino con amenazas. Quería ver si necesitabas ayuda. —Aprecio el gesto. Pero lo tengo bajo control. Gracias. Él comenzó a salir, pero Max no se movió. El corazón de Sawyer tartamudeó a ritmo desigual. —No he terminado aún —dijo Max. Sawyer se puso rígido preparándose para lo que seguía—. Verás, no creo que lo tengas controlado. Crees que estás solo en esto. Necesitas arreglar algo que pasó hace años cuando no tenías el control. El problema es que ahora estás casado con Julietta. Estás atascado con una familia y no dejamos a uno de los nuestros tratar con la mierda solo. Probablemente conoces tanta gente como yo pero no del mismo tipo. Conozco a un chico. Así es como vamos a trabajar. Dame un nombre y no serás contactado otra vez. ¿Capisce? Con esa conversación a lo Dimensión Desconocida los labios de Sawyer se arquearon con humor. —¿En verdad dijiste las palabras conozco a un chico? ¿He sido reclutado para un episodio malo de Mobsters19? Max no sonrío. —No estoy haciendo un jodido chiste Sawyer. Él se dio cuenta que su amigo estaba mortalmente serio. —Gracias por la oferta, pero estoy manejándolo. —¿Alejándote de tu esposa? ¿De Wolfe? ¿Torturándote a ti mismo con lo que pasaría si no puedes cambiar? —¿Cuánto te dijo? Max se encogió de hombros. —No mucho. Pero te conozco desde hace tiempo. Hemos sido amigos mucho rato y aunque no hablamos de tu pasado no soy idiota. Sé qué mierda pasó. Conozco quien eres hoy y el tipo de hombre en que te convertiste. Eso es lo que importa. 19 Mobsters: en la jerga americana significa gánsteres o pandilleros. 303
  • 304. La verdad lo golpeó en la cara como un planchazo. —Jesús, no esperaba este corazón-a-corazón. —Sus nervios estaban en carne viva ante la mirada de Max. Afloró una necesidad de compartir y confiar y le contestó suavemente—: Estás equivocado Max. No soy lo suficientemente bueno. Julietta necesita a alguien que pueda hacerla feliz. Amarla en la forma que se merece. Mantenerla segura. Ese no soy yo. —Sí lo eres. Pero tienes que creerlo antes de que suceda. —Max se inclinó contra la pared vacía—. Cuando Carina y yo finalmente estuvimos juntos tuvimos mucho trabajo que hacer. Jugamos ese ridículo juego de meretiro-y-me-lanzo. Creía que no era suficientemente bueno para ella. Era una mujer que significaba familia, matrimonio, compromiso. Pero nunca se rindió hasta que cedí. Cuando nos casamos, me di cuenta de que no se trataba de ser suficientemente bueno. Se trataba de amar lo suficiente para querer serlo. Todos merecemos esa oportunidad, especialmente tú. Cuando me puse las pilas, me di cuenta que Carina había pasado por la misma cosa. No creía en sí misma o en quién era. Tomó un tiempo pero llegó a entenderlo. Y esperé. Verás amigo, ahí afuera no hay persona perfecta para Julietta. Ya estás arruinado. Ella te ama y, cuando una de las hermanas Conte cae, no logras escaparte. Puedes correr tan lejos y tan rápido como quieras, pero apuesto a que te estará esperando cuando llegues ahí —Max meneó la cabeza lentamente—, estas mujeres son en serio de terror cuando quieren a alguien. Las palabras de Max se sumergieron profundamente y se aferró a ellas. Un loco destello de esperanza lo iluminó. —No lo sé. —Lo imaginé. Escucha, salimos para el aeropuerto esta noche. Será bueno para ti que estemos fuera. Sé que Michael y Nick querrán decirte adiós. El vuelo es a las seis. Ven rápido, realmente rápido, cuando lo hayas pensado. Verás, nos cuidamos unos a otros sin cuerdas atadas. Si quieres o no la ayuda Sawyer, la tendrás. No sólo conozco a un chico, también tengo algunos excelentes abogados. Espero verte más tarde. Max caminó y le dio un breve abrazo. Sawyer lo miró desaparecer y las palabras se le congelaron en la garganta. Miedo y deseo lo inundaban y sentía que lo ahogaban. Max le había lanzado un salvavidas. 304
  • 305. Ahora sólo tenía que decidir si usarlo o no. Julietta esperó mientras su hermana abrazaba a su mama con la fiereza típica de la bebé de la familia. Carina pestañó para apartar las lágrimas cuando finalmente se separó. —No quiero dejarte todavía —susurró aferrando su mano. Mama Conte la rodeó en un último y apretado abrazo. —Lo sé cariño. Pero tu vida está en Nueva York y es tiempo de regresar. ¿Me enviarás una de tus últimas pinturas? ¿Una sin desnudos? Carina sorbió por la nariz. —Sí. Lo prometo. Michael está trabajando para llevarte a los Estados pronto. —Suena maravilloso. Julietta miró a Maggie y a Alexa recibir su ración de abrazos y se dirigieron hacia el auto. —¿Vas a venir al aeropuerto con nosotros? —preguntó Maggie. —Sí, no estoy lista aún para decir adiós. Los seguiré y luego me regresaré. —Iré contigo. Ella se giró hacia Wolfe y sonrío. —Gracias. Sé que Dante quiere darte un último ronroneo antes de irse. Vio al chico acariciando al gato entre los barrotes del transportador. Carina enredó su brazo con el de Julietta y la arrastró lejos. —Dile a Sawyer que le dijimos adiós. Siento que no pudiera venir. El dolor trepó y la golpeó. —Sé que Max habló con él. No me estoy rindiendo. He pasado la vida entera esperando a un hombre como él. Voy a luchar tan duro como lo 305
  • 306. hice cuando Luigi’s Bakery trató de robar nuestras recetas y sacarnos del negocio. Carina río. —Nunca tuvieron una oportunidad contra ti. Tampoco Sawyer. Asegúrate de mantenerme al día ¿de acuerdo? —Siempre y cuando no me molestes con más hechizos de amor. Carina suspiró. —No sé qué pasó. Es una cosa tan rara. Funcionó con nosotras tres. —Demuestra que siempre fui el evento fortuito. Su hermana la golpeó ligeramente en el brazo. —No es cierto. Tu camino al verdadero amor está a la vuelta, aunque parezca difícil. Te amo. —También yo. Vámonos al aeropuerto. Entraron al auto y se fueron. Sawyer miró a la puerta. Probablemente ya se habrían ido. Sin embargo lo intentó. Las palabras de Max lo habían golpeado todo el día como un mantra. Luchó para venir aquí aunque todavía no se sentía como si perteneciera al grupo. Dio la vuelta y decidió irse a casa. Se quedaría con su primer instinto de quitarse a sí mismo del medio. Sería más fácil. Mama Conte abrió la puerta. —Te lo perdiste. Ya se fueron al aeropuerto. Él se removió sobre los pies como un niño en problemas. —Lo siento mama Conte. Voy a ver a Julietta más tarde en casa. Ella abrió la puerta más amplia. 306
  • 307. —Aún no. Entra un momento. —Umm, yo… —Ahora. Entró. La casa estaba tranquila y perfectamente limpia. Mama Conte lo llevó a la cocina y él se sentó en su lugar de siempre. En silencio le preparó una taza de expreso, se lo puso enfrente y se sentó. Sawyer sorbió el humeante brebaje y esperó por Dios que no fuera un momento amargo. No podía con otro más. —¿Sabes por qué hice que te casaras con mi hija? Él levantó la mirada. —Por La Dolce Famiglia. Ella movió una mano en el aire despreciando las palabras. —No podría importarme menos la panadería. Sí, es importante, pero no tan importante como la felicidad de mis hijos. No Sawyer Wells, lo hice porque sabía que estabas destinado a ser su hombre. También sabía que ninguno de los dos lo tomaría a menos que los forzara. Ambos son tercos. Ambos son adictos al trabajo. Ambos están convencidos de que el amor es una ilusión y el matrimonio una imposibilidad. Saltaron todas sus dudas. Las palabras fueron cortas y duras. —Estaba equivocada. Se lo dije cuando tramó este plan loco. He hecho cosas. He fallado a personas. No soy quien cree que soy y Julietta y Wolfe se merecen lo mejor. Ella replicó disgustada. —Tonterías. Todos tenemos un pasado, algunos más duro que otros. Todos tenemos cicatrices físicas o emocionales, o ambas. ¿Recuerdas cuando te conocí en el bar y te dije del karma? Tuviste una elección que hacer esa noche. Tu vida podría haber sido diferente. Podrías haber alegado que fuiste forzado a tomar el camino equivocado en el pasado… porque pensabas que lo merecías. Pero en ese momento apostaste por más. Nadie te sostuvo excepto tu propia fe. No otros. Hoy enfrentas la 307
  • 308. misma decisión. Puedes luchar por mi hija, la mujer que amas. Puedes luchar por Wolfe y verlo mientras crece. O puedes tomar el otro camino y hablar de tu destino, de ese pasado que dices que te pertenece. Sus palabras dieron en el clavo derrumbando el muro detrás de su corazón. Ya medio derribado por Julietta y erosionado por las palabras de su amigo. El golpe final rompió el último obstáculo. Todo lo que quedaba era un lío de emociones crudas y vulnerables pulsando las cicatrices. Su voz se rompió e inclinó su cabeza. —No sé si puedo. Ella se levantó y llegó hasta Sawyer. Los fuertes brazos lo sostuvieron sin dudar, sin vacilar. Acarició su cabello como haría una madre, suavizándolo con calidez, seguridad y fe. —Mi niño tierno, sí. Puedes. Tu vida te pertenece. Eras un niño y no podías proteger a los que amabas. Ninguno de nosotros puede. Así que en lugar de eso elegimos amar tanto como sea posible y eso tiene que ser suficiente. Depositó un beso en la coronilla. Las lágrimas picaban en sus ojos mientras él la abrazaba de vuelta. —Mi hija no eligió mal. Tú eres a quien quiere y no te dejará ir fácilmente. Déjala elegirte y entérate de que eres suficiente. Los segundos pasaron. Las heridas formaron costras. Una extraña paz irradiaba desde su centro. Una vez más estaba frente a la puerta del hotel con una cámara de video en las manos. Una elección. Su elección. —¿Dónde está? Mama Conte se alejó y sonrío. —Fue al aeropuerto para despedirlos. Puedes todavía alcanzarlos. —Gracias. —Prego. Ahora ve. Él se puso de pie y la abrazó otra vez. Luego corrió a la puerta. 308
  • 309. El jet de Michael estaba cargado y listo para salir. Su corazón pesaba al tener que despedir a su familia y se arrinconó en la sección principal del lobby, antes del puesto de control de seguridad, expresando los adioses definitivos. Michael la agarró duro y la levantó del suelo. —Sé fuerte —murmuró en su oído. Pensó que Max le había advertido algo y su fuerza y apoyo le aligeraron el corazón. —Lo haré. Cuida a mis sobrinos. —Si.20 Alexa levantó a María en brazos pues se había quedado dormida en el camino. —Gracias por tu hospitalidad Julietta. No puedo esperar para ir a casa y probar todas esas nuevas recetas. —Tal vez haga un viaje a Nueva York para ver tu tierra. Veré lo que puedo hacer con mi horario. —Me encantaría. Maggie y Carina le dieron otro abrazo. —Adiós, hermana. Te amamos. —Yo también las amo. —Llama si nos necesitas. Para lo que sea. —Lo haré. Se dieron la vuelta y comenzaron a moverse hacia el puesto de control. —¡Esperen! Todos se detuvieron. Sawyer corría a través de la multitud, esquivando y golpeando paseantes y equipajes y seguridad. Patinó para detenerse frente de ellos sin aliento con su abrigo de cachemir y la brillante corbata púrpura, símbolos de su estilo civilizado. Pero su cara reflejaba lo opuesto, una masa de emociones desnudas, la cicatriz iluminada bajo la llamativa iluminación del aeropuerto. 20 Si: Sí en italiano. 309
  • 310. La alegría explotó atravesando a Julietta. —Viniste. La familia se movió hacia él pero levantó las manos para detenerlos. —Alto. Tengo algo que decir. Julietta se quedó quieta. Wolfe se puso rígido a su lado. En medio del caos, un congelado silencio nubló al grupo, medio aterrado de las palabras que finalmente serían dichas en voz alta. El corazón de Julietta explotó en rápidos latidos que le cortaban la respiración. Luchó contra el miedo y esperó que haber enviado a Max no lo hubiera destrozado. Sus hermosos ojos de tigre brillaban de incertidumbre. Su mirada rozó al grupo como un todo y entonces descansó sobre ella. —Ya no puedo seguir haciendo esto. A mi esposa. A Wolfe. A todos. —Por favor. —Julietta se aclaró la garganta desesperada por detenerlo—. Por favor no. —Tengo que hacerlo. Tengo que hacer esto ahora. —Respiró hondo—. Soy un completo idiota. Te empujé hasta el límite y prometí que estaría ahí para ayudarte. Pero no estuve. La primer señal de intimidad real, de honestidad, y corrí como me han enseñado toda la vida. Excepto que no me dejaste. De algún modo, viste la mierda y me amaste de todas formas. Me destrozaste Julietta. Me desgarraste pieza por pieza y luego me armaste de vuelta. Te amo. Y aunque pienso que nunca te mereceré, elijo intentarlo. Te elijo. Todo de ti. Si tú todavía quieres. Un sollozo la desgarró. Reconoció el salto de confesar sus sentimientos frente a su familia, una exposición desnuda que lo asustaba hasta la médula. Julietta tropezó y él corrió a encontrarla. Sus brazos la sostuvieron apretada contra el enorme pecho. Se aferró, borracha por su aroma y su toque, temiendo que fuera un sueño. —Te amo. Cada parte de ti. Estás equivocado si pensabas que te permitiría dejarme. Me perteneces. A nosotros. Y pasaré cada día obligándote a creerlo. Alexa sorbió por la nariz. 310
  • 311. —Ay Dios mío. ¡Él le ha hecho una escena en el aeropuerto! como en los libros que he leído y todas esas películas. ¡La siguió al aeropuerto y confesó su amor antes de que pudiera abordar el avión! Nick se río. —Cariño, Julietta no estaba abordando un avión. —Bueno, suficientemente cerca. Maggie suspiró. —Maldición, eso golpea. Casi tan bueno como tú usando la gorra de los Mets con Old Yeller en BookCrazy. Nick hizo una mueca. —Ugh, ¿podemos dejar el tema por favor? Max sonrío. —Hmm, no he escuchado esa historia. Bueno, necesito un poco de entretenimiento en el vuelo. —Jódete. Michael sonrío. —¿Deberíamos dejarlos a solas para terminar su escena en privado? Maggie refutó. —Diablos, no. Digo que haya un abrazo de grupo. Como Sawyer declaró, está atrancado con todos nosotros. De repente Julietta estuvo rodeada de familia riendo y llorando mientras los hombres se mantenían atrás para conservar algún elemento de decoro. Cuando finalmente se alejaron, Wolfe se quedó parado al lado, una media sonrisa en sus labios. —Ustedes están todos locos. —Y tú eres parte. Parte de nosotros —dijo Julietta. Sawyer caminó hacia el chico. Apretando sus hombros. Y miró en sus ojos. 311
  • 312. —Tenías razón Wolfe. Iba a huir