(3)Shayla Black - Serie Guardaespaldas - Delicioso

11,800
-1

Published on

Sinopsis
El no puede controlar su deseo.
El completo futuro de Luc Traverson está planeado – pero hay un muy sexy obstáculo en su camino: Alyssa Devereaux. Ella es una antigua bailarina exótica convertida en dueña de un club de strippers y restauradora. Recientemente, Alyssa y Luc compartieron una noche de salvaje abandono que dejó a Luc asustado de su pérdida de auto control – y a Alyssa desesperada por más.
Y eso es justo de la manera que ella lo quiere.
Cumpliendo con una promesa, Luc es el chef invitado para la inauguración del restaurante de Alyssa. La visión de ella vuelve salvaje a Luc, entonces ¿Cómo puede él sobrevivir a una semana sin dejarse perder y devastarla a ella – especialmente cuando ella está rogando por eso? El deseo de Luc por ella explota cuando se da cuenta que no es el único hombre desesperado por tenerla. Pero uno de los otros es mortal. Y ese no es el final de los secretos de Alyssa… que son tan secretos y misteriosos y atractivos como sus fantasías.

Published in: Education
0 Comments
8 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
11,800
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
364
Comments
0
Likes
8
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

(3)Shayla Black - Serie Guardaespaldas - Delicioso

  1. 1. Shayla Black Delicious 1
  2. 2. Shayla Black Delicious SHAYLA BLACK DELICIOUS 2
  3. 3. Shayla Black Delicious Sinopsis El no puede controlar su deseo. El completo futuro de Luc Traverson está planeado – pero hay un muy sexy obstáculo en su camino: Alyssa Devereaux. Ella es una antigua bailarina exótica convertida en dueña de un club de strippers y restauradora. Recientemente, Alyssa y Luc compartieron una noche de salvaje abandono que dejó a Luc asustado de su pérdida de auto control – y a Alyssa desesperada por más. Y eso es justo de la manera que ella lo quiere. Cumpliendo con una promesa, Luc es el chef invitado para la inauguración del restaurante de Alyssa. La visión de ella vuelve salvaje a Luc, entonces ¿Cómo puede él sobrevivir a una semana sin dejarse perder y devastarla a ella – especialmente cuando ella está rogando por eso? El deseo de Luc por ella explota cuando se da cuenta que no es el único hombre desesperado por tenerla. Pero uno de los otros es mortal. Y ese no es el final de los secretos de Alyssa… que son tan secretos y misteriosos y atractivos como sus fantasías. 3
  4. 4. Shayla Black Delicious Capitulo 1 Me voy a hundir adentro tuyo tan profundo, que nunca vas a olvidar que estuve aquí. Alyssa Devereaux se estremeció ante el recuerdo de esa promesa gruñida, mientras estaba rodeada de tensos músculos y masculina necesidad. Luc Traverson. Incluso su nombre causa calor apuñalando su vientre con necesidad. Él mantuvo cada pedacito de esa promesa; ella nunca lo olvidó ni por un momento. La noche que él pasó en su cama fue asombrosa, mágica. Considerando que hace mucho que ella dejó de creer en cuentos de hadas, eso es decir bastante. Estar envuelta en la fuerza acerada de Luc fue el paraíso. Bajo su mirada esa noche ella no se sintió solamente como una mujer deseada, sino como la única mujer. La intimidad… oh, Dios. Chisporroteo, lejos de hacer sus dedos doblarse, él le dio a ella una nueva definición de placer. Sus infinitos ojos oscuros se incendiaron mientras él la azotaba con sus poderosos golpes, su largo cabello color de medianoche caía alrededor de sus rostros, separando la realidad de sus susurradas demandas y su áspera respiración mientras la montaba de un orgasmo al próximo. Él llevó su cuerpo a un punto de fiebre – a lugares donde ella nunca creyó que un hombre pudiera llevarla. Él lo hizo una y otra vez. Por seis horas. Nunca cansado, nunca satisfecho. Ávido, rapaz y asombroso. Ella tuvo suficiente sexo en su vida como para saber que ellos compartieron algo más. 4
  5. 5. Shayla Black Delicious La siguiente mañana…. Se fue. Ninguna nota, ni explicación. Unos días después, él envió flores con una disculpa por cualquier incomodidad o dolor que pudiera haberle causado. Ella había estado furiosa, un poco dolida… pero no muy sorprendida. Todavía, ella no estaba dispuesta a abandonar. Por la oportunidad de ver a Luc de nuevo, Alyssa rompió su única regla y lo llamó. Dos veces. Él nunca respondió a sus llamados personalmente. En cambio, su asistente la llamó sólo para decirle que él iba a cumplir con los términos de su acuerdo. Nada más. Ella no significó nada para él. Sí, sabía con anterioridad a la noche que pasaron juntos que él no la respetaba. Ellos se conocieron por primera vez cuando ella se desnudó para la despedida de soltero de uno de sus amigos hace unos años atrás. De alguna manera, ella esperaba que abrirse completamente a Luc iba a cambiar su opinión. Estúpida. Todavía, él era todo lo que ella había querido en un hombre: atractivo, exitoso, capaz de cuidar profundamente, sensible, sexy… No lo iba a perder si pelear. “Buenas tardes, señora en jefe” Tyler Murphy le brindó un bajo y largo silbido, su mirada serpenteando hacia abajo en su cuerpo mientras ella surgía desde la parte trasera del club y se paraba ante el escenario. “Te ves muy bien” “Tyler” ella saludó al gigante de cabello color arena. “Tu trabajo es vigilar los clientes, no a mi”. “Desde que no hemos abierto todavía, no hay nadie aquí a quien vigilar. Además, no me gustan los chicos borrachos de la fraternidad que te comen con la mirada o los cachondos hombres casados. ¿De qué color son tus ligas bajo esa pequeña pollera negra?” Su gorila (seguridad) era anteriormente una especie de integrante de las fuerzas de la ley – él nunca dijo de qué clase – educado en la universidad con un título en ingeniería. Tyler tenía muchas opciones. Por qué aceptó 5
  6. 6. Shayla Black Delicious un trabajo como gorila era la duda de todos. Pero en los pocos meses que estuvo con ella, él se probó a sí mismo como indispensable. Había días que el negocio lo necesitaba. Era muy malo, realmente, que su corazón no necesitara a Tyler también. De debajo de las pestañas, ella le envió una mirada de regaño. “Nunca te lo diré” “Aw, vamos, tírale al muchacho un hueso” Alyssa miró hacia su entrepierna. “Luce como si ya tuvieras el tuyo” Tyler le guiñó y le dedicó una sonrisa de coqueteo. “Todo para ti” Era buen mozo, construido como algo de la portada de una revista de fisicoculturismo, inteligente, divertido, serio. Pero luego de varios días de dirigir Las Sirenas Sexys – el más notorio club de strippers de Lafayette, Louisiana – y de tratar de comenzar un nuevo restaurante, para el momento en el que ella cae en su solitaria cama por las noches, no son los pensamientos de Tyler los que le provocan dolor. Ese honor está solamente reservado para Luc Traverson. Y después de un poco más de tres meses, él estará aquí hoy. Siénteme. Siiiiii. Estás tan apretada, es tan bueno. Así, dulce. Acaba para mí. De nuevo. La voz de Luc, pecado envuelto en terciopelo, bañado en miel, no quería abandonar su cabeza. Incluso su recuerdo hacía subir el calor dentro de ella. Pensamientos de esa noche siempre tenían el poder de deslumbrar y aturdirla. Quería eso de nuevo. A él de nuevo. “¿Hola? Tierra a Alyssa” Tyler. Ups. “Perdón. El restaurante está pesando demasiado en mi mente en estos días” 6
  7. 7. Shayla Black Delicious Él la miró con esos ojos verdes que veían demasiado. “¿Entonces platos limpios y menús te dan esa ruborizada mirada quiero-que-me-follen?” “Ve a buscar unos patanes borrachos para maltratar” “Prefiero estar contigo” Tyler cruzó sus brazos sobre su ancho pecho. Sus bíceps abultaron su remera negra, que abrazaba su cuerpo. Realmente era hermoso. Y él la quería, no lo mantenía en secreto. Ella podría hacerlo peor. “¿Cuál es su nombre?” Tyler suspiró. “¿Quién?” “Él hombre que puso esa mirada de necesidad en tu cara. No sé si quiero desintegrarlo o darle la mano” “No hay nadie en mi vida”. Lo cual, técnicamente, era verdad. Aparte de su encuentro con Luc, ella no había tenido sexo en años. “Mentirosa” En este punto de la conversación, Tyler usualmente bromearía con que él estaría más que feliz de ser ese alguien. Esta tarde, él parecía sentir que algo era diferente. “Eres demasiado buena para estar sola. Todas las chicas te adoran. Tratas a todos honestamente y trabajas malditamente duro. Eres más dulce de lo que crees. No recurriste al asesinato cuando ese idiota del Concejal Primpton viene, buscando problemas”. Él le brindó una mirada de consideración. “Lo has tenido difícil últimamente. Te mereces un descanso” Si ella no tuviese cuidado, su cariño la iba a hacer llorar. Un poco de compasión sería maravillosamente fácil para complacerse – y una completa pérdida de tiempo. Alyssa ancló sus manos en sus caderas. “No en las tarjetas” 7
  8. 8. Shayla Black Delicious “Quizás debas posponer la inauguración del restaurante por unas semanas” “¿Por qué?” El refrenamiento abandonó a Tyler. Se acercó a ella, su larga mano acariciando hacia abajo su brazo en un gesto calmante. “Tu mama falleció hace solo dos semanas” Ella se tensó. “No la he visto en catorce años” “No importa. Todavía estás tratando con su pérdida” Ella había estado haciendo eso con sentimientos contradictorios. Cólera, pena, tristeza, rabia, una necesidad de insultar a la mujer que no había hecho nada por ayudarla o entenderla. Lástima que ella había sido tan auto-absorbente. Y al lado de su tumba había estado parado el corazón negro que fue la razón de la grieta entre ellas: Joshua. Incluso después de una docena de años, más lejos de cien pies, y a través de un par de anteojos de sol de doscientos dólares, no había error en el bastardo con cara de niño. Por lo menos él no la había visto. Si la veía, el Señor sabía lo que él hubiera hecho. Ella se sacudió ese pensamiento. “Tyler, gracias por tu preocupación, pero he puesto mucho tiempo y energía en esta inauguración como para posponerla. Necesito librarme de esto por propósitos económicos. Además, ¿qué bien puede hacer el sumirme en la pena por mi mamá?” Él tomó sus hombros en un gesto amable. “Te vas de acá a las tres de la mañana, y Sadie me dijo que vuelves a las ocho. Bebé, tienes que dormir y darte tiempo para sentir pena” Ella preferiría no hacerlo. Inclinándose hacia delante, ella le dio un suave beso en su mejilla. “Vas a hacer que una mujer tenga un gran esposo algún día” 8
  9. 9. Shayla Black Delicious “¿Me estás preguntando?” Alyssa resopló. “¿Me veo como la clase de “vallado blanco”? Mueve tu trasero al trabajo” “Si, madam” La saludó y se dio la vuelta, sólo para volverse de nuevo. “Oh, me olvidé de decirte, un tipo está aquí para verte. Un chef” “¿Luc Traverson?” ella respiró. “Sip. Dijo que ustedes dos tenían una reunión. No se ve muy contento. ¿Él es el tipo que hará de chef invitado esta semana?” La pregunta de Tyler se registró, pero ella no le contestó. En cambio, ella miró alrededor de Tyler, hacia la puerta frontal del club. ¡Boom! Ahí estaba él, algo más de seis pies de él, su elegante, delgado cuerpo tenso. La visión de él fue como un golpe visceral. Ella tragó… y dejó que su mirada hambrienta se lo comiera. Cabello color tinta colgando alrededor de sus anchos hombros, jeans abrazándolo en todos los lugares correctos. Esos oscuros, incendiarios ojos. Un rubor caliente subió por su cuerpo. Su corazón no empezó a correr más rápido, se salió fuera de control. Más que sus manos se llenaron de humedad. Ella se balanceo en un mareo de excitación. Tyler la atrapó; sus musculosas manos se deslizaron alrededor de su cintura para sostenerla. Entonces lo miró a Luc. “Tienes que estar bromeando conmigo. ¿Él?” Oh, siii. Definitivamente él. “Cállate, Tyler” Se sacudió y tomó un paso decisivo hacia delante. Luc Traverson estaba aquí. Finalmente. Ella hizo lo mejor para esconder una astuta sonrisa. No había manera en que él pudiera seguir ignorándola; ella se iba a asegurar de eso. * * * 9
  10. 10. Shayla Black Delicious Hasta Alyssa Devereaux, ¿se había puesto él tan duro como una roca con solo ver a una mujer cruzar una habitación? A Luc no le gustaba la respuesta. Él no tenía que preguntarse qué había bajo esa diminuta pollera; él lo sabía. Lisos muslos rodeados de ligas en algún color diseñado para volver loco a un hombre. Una tanga de encaje que revelaría más de sus atributos de lo que debería. Y debajo de eso… la sensación y el sabor de sus resbaladizos e hinchados pliegues atacaron profundamente su memoria y lo aceleraron al máximo, como si le hubiesen inyectado combustible de cohete en su torrente sanguíneo. Y él tenía que trabajar a su lado por una semana. Infierno. ¿Cómo iba a prevenir una repetición del evento que quería olvidar – pero no podía? Eres un profesional. Cocina y mantén tus manos para ti mismo. Además, no es como si él no tuviese otra cosa en la que pensar. Negociaciones para el show de TV por cable estaban cerca de su fin. Tenía un poco de trabajo de edición de su último libro de cocina. No habría demasiado tiempo muerto esta semana, pero lo poco que habría, él lo cubriría. Claramente, Alyssa tenía una manera de cubrir su tiempo también. El inmenso pedazo de hombre a su lado, cuya mejilla ella besó hace un momento, vestía una remera de Las Sirenas Sexys ajustada a su enorme pecho. Un cantinero? Un gorila? Quien sea, el tipo inclinó una mirada posesiva a Alyssa que Luc no pudo perderse, y luego lo miró a él. Comprimió su cólera irracional, Luc se recordó a si mismo que si Alyssa quería follar a su ayudante contratado, era problema de ella. La violenta urgencia de desmembrar a su empleado pasaría. Alyssa dio un paso hacia Luc, luego otro. “Señorita Alyssa” una mujer la llamó por los altavoces con una voz de vampiresa descarada. “Su turno” Ella se detuvo. Cerró sus ojos. Suspiró. ¿Se abrazó a si misma? 10
  11. 11. Shayla Black Delicious Luego, como si la duda nunca hubiese existido, le disparó a él una mirada azul frío, apuntó a una silla en frente del escenario, luego se dio la vuelta y cruzó de un tranco tras bastidores. Luc no pudo evitarlo. Miró su caminar, el contoneo de esas caderas curvilíneas como una llamada de una sirena. Maldición. Si hubiesen estado solos, no hay manera que Luc hubiese evitado tocarla. Punto. A menos que él quisiera otro encuentro con su incontrolable lado salvaje, él necesitaba olvidar su imprudente promesa hacia ella y salirse de este trabajo. Ahora. De muy mala gana, Luc deambuló hacia el frente del escenario y se sentó en la silla que Alyssa le había indicado. Tan pronto como ella terminara con lo que maldita sea estuviera haciendo y hablara con él, le diría que todas las apuestas estaban canceladas. Infierno, él le pagaría por los inconvenientes. Porque si se quedaba, su pene lo iba a meter en problemas. La tendría desnuda y estaría entre sus piernas en dos minutos. O menos. Y eso estaría mal. Él estaba buscando a la Señora Perfecta, alguien sin complicaciones que quisiera niños tanto como él y que lo ayudara a mantener a su bestia bajo control. Alyssa Devereaux, sagrada stripper, definitivamente no era esa mujer. De repente, la música aporreó a través de los parlantes, golpeando con un ritmo pícaro, un embrujado tobogán de calor. Cada nota sugería sexo – de la variedad caliente, sudorosa, sin límites. La clase que tuvo con ella, y que quería de nuevo. Tironeando su remera suelta sobre su regazo para tapar su erección, Luc miró como Alyssa se pavoneaba sobre el escenario. Ella se amontonó su lacio cabello platinado en algún salvaje arreglo en lo alto de su cabeza y se puso una chaquetilla de lentejuelas roja. Él se estaba muriendo por ver qué vestía debajo. La manera en la que ella se movía era una invitación… y una promesa. 11
  12. 12. Shayla Black Delicious Ella plantó su pie vistiendo tacón de aguja delante de él con un paso decisivo, luego bamboleó sus caderas, haciendo un sensual círculo. Ella aplastó su palma a lo largo de la piel desnuda de su bronceado abdomen – y comenzó a bajarla. Ella llegó hacia abajo… tan malditamente despacio. La respiración de Luc quedó atrapada en su pecho hasta que, finalmente, ella se tocó a sí misma. ¡Oh, diablos! Sus dedos se deslizaron entre sus piernas, y ella sacudió su cabeza hacia atrás como si estuviera en absoluto éxtasis. Luc tragó. Y empezó a sudar. Con una sacudida de su cabeza, Alyssa restalló su mirada hacia él, sus ojos como enfocados láseres azules sacudiéndolo hasta los dedos de sus pies. Maldita, sus nueve semanas de salidas con secretarias de iglesias, decoradoras de interiores, y maestras de escuela primaria, aparecieron. Ninguna de ellas le incitó una erección. Durante ese tiempo, se despertó en la mitad de la noche más de una vez, transpirando, su pene en su mano y el nombre de Alyssa en sus labios. Ahora, después de menos de cinco minutos en su presencia, él se sentía listo para explotar. Tenía que pensar en las palabras con F correctas – Futuro y Familia. Desafortunadamente, con Alyssa cerca, la urgencia de follarla de nuevo mataba constantemente sus buenas intenciones. En el momento siguiente, ella soltó los suaves hilos de su cabello, que abrazaron sus hombros, adhiriéndose a sus senos, jugueteando con su cintura. Luego se sacó la pequeña chaqueta y la dejó descuidadamente en el piso, exponiendo un top tan pequeño que Luc podría jurar que mostraba la sombra de sus aureolas. Ella se alejó de la chaqueta y se contoneó hacia la barra en el centro del escenario. Cuando lo agarró con ambas manos y se onduló contra él, presionándolo con la unión de sus muslos, la maldición de Luc casi se ahogó. Y todavía ella seguía mirándolo como si bailara solo para él. 12
  13. 13. Shayla Black Delicious La música se elevó, aullando con sensualidad y sugestión. Alyssa aumentó el juego, introduciendo un dedo en la húmeda cavidad de su boca y succionándolo. Más sangre corrió hacia la polla de Luc ante el recuerdo de su boca alrededor de él, su lengua resbalando por su glande, incitando un chispazo que quemó su cuerpo entero. Incluso meses después, el podía sentir el azote de su lengua, la seda caliente de su boca. Tembló. Con una mirada de gatita, Alyssa extrajo su dedo de su boca escuchándose un “pop” y dirigió el mojado dedo hacia abajo en su escote. Luego su palma tomó el control, suavizando su seno derecho con una invitación de puro pecado en su magnífico rostro. Querido Dios, con razón ella se construyó sola un pequeño imperio aquí en Lafayette. La mujer era un sueño húmedo caminante y hacía su trabajo muy bien. Ningún hombre heterosexual con sangre roja podría resistirse a tan intensa burla y continuar mentalmente sano. Por la esquina de su ojo, Luc vio al empleado de Alyssa, el que ella tocó más temprano, moverse furtivamente hacia el escenario. Con un veloz movimiento de su cabeza, Luc rápidamente vio que la montaña en la remera negra ajustada estaba tenso, jadeando, y luciendo un bulto que decía que quería ocuparse con algo. Luc deseaba poder decir que no le molestaba eso. Pero se estaría mintiendo. Luego, cuando Luc regresó la mirada hacia el escenario, él estuvo condenadamente cerca de olvidar su propio nombre. Alyssa se volvió de espaldas a él y se inclinó por la cintura, mirándolo por sobre un hombro casi desnudo con una mirada de fóllame que lo dejó anonadado. Luc se aferró a los brazos de la silla, deseando mantenerse sentado en ella, y no cargar sobre el escenario, acostarla sobre su espalda, y sumergirse en ella de nuevo al instante. El tirante de su pequeño top estaba caído sobre su brazo. Y esa indecente pollera… Con ella inclinada, el comienzo de sus desnudas nalgas apareció por debajo de la negra seda. Sus ligas eran de un rojo e insinuante. Su tanga – él podía ver solo un retazo de ella – hacía juego. 13
  14. 14. Shayla Black Delicious Suaves dedos jugaban en su camino hacia arriba por su pierna, su muslo, y desaparecían bajo su diminuta pollera. Sus ojos entrecerrados, su bochornosa boca abierta en un silencioso gemido de aparente auto placer. Su cuerpo entero se tensó. Como el infierno que él tenía que salir de aquí. Sus manos barrieron hacia arriba sus ondulantes caderas, reuniendo la pollera con ellas. Ella tiró de la pequeña negra prenda, y voló hacia el piso. Las bronceadas mitades de su parte trasera, divididas por un pequeño lazo rojo, impactaron una lujuria fresca en su pecho, haciéndole que sea malditamente difícil respirar para él. Alyssa tenía un magnífico trasero. Pero él sabía eso. Luc apretó sus ojos cerrándolos así la tentación visual de su carne desnuda no lo tentaba. Pero memorias de estar haciendo un túnel en su trasero lo machacaron, en su lugar. La perfecta predisposición de ella de tomarlo a él de cualquier manera que él quisiera. La estrechez de su húmedo, almizclado cuerpo aferrándolo a él. El sudor goteando de ellos mientras él arremetía más profundo. Sus gemidos. Cristo, la ardiente lujuria tenía que parar – al menos lo suficiente para que pudiera decirle que él no iba a quedarse. Rezando para que la tortura terminara pronto, Luc abrió sus ojos. Se ahogó en una respiración. Alyssa le disparó una mirada picarona de invitación mientras se arrancaba el pequeño top directamente por el frente mostrando un corpiño rojo que casi no cubría sus pezones. Duros pezones. Rosa, pezones se-derriten-ensu-boca que él recordaba demasiado bien. Luc se retorció en su silla – y casi se corrió como un adolescente. Más allá de la incitación, su polla estaba tan sensible, que la sensación del denim deslizándose contra su glande prácticamente lo tenía acabando. Se tenía que ir. Olvidarse de la conversación diplomática; le enviaría un email con una explicación. Porque si se quedaba, dejaría sus objetivos a largo plazo a untado y la follaría sin sentido. 14
  15. 15. Shayla Black Delicious Mientras se paraba, Luc mentalmente revisó una lista de chefs – femeninos – a las cuales él podía pagarles para que asistieran a Alyssa esta semana. Una corta lista, pero unos pocos nombres memorables. Les enviaría recetas a prueba de idiotas… El corpiño rojo se cayó al suelo a los pies de Alyssa. Sus amplios senos eran tan dorados como el resto de su cuerpo y se bamboleaban con gracia con cada una de sus ondulaciones, con cada paso. Esos pezones, que él recordaba tan malditamente bien, le guiñaban diciendo “pruébame”. ¡Aléjate! Se gritó así mismo. Sus piernas no se movieron. Alyssa bailó su camino bajando las escaleras, sosteniendo sus pechos en ofrenda. Ella se pavoneó por delante de su excitado empleado y le dedicó una alegre sonrisa mientras le acariciaba un lado de su rostro. Luc se tensó cuando el musculoso tipo trató de agarrarla rápidamente en sus brazos. Pero Alyssa era muy rápida y se escabulló de su agarre, yendo hacia Luc. El húmedo punto en el frente de su tanga lo pateó en las entrañas. Él apretó sus puños a la vez que ella bailaba cada vez más cerca, más cerca… Ella se dejó caer en sus rodillas delante de él y miró hacia arriba. Sus miradas se trabaron. Ella jadeó. Fuerte. A pesar de sus jeans, su caliente respiración acariciaba su polla. La liberación abrasó sus pelotas, y él no la había tocado ni una vez. No había manera en la que él podría detenerse así mismo de estirarse para enredar sus dedos en su cabello y acercar así su boca. Excepto que cuando lo hizo, agarró aire. Alyssa ya se había contoneado alejándose, ese dorado cuerpo de ella quemándose en su cerebro. La música golpeó por última vez mientras ella astutamente caía en el escenario, su cuerpo tumbado con sus piernas separadas, las rodillas 15
  16. 16. Shayla Black Delicious dobladas, manos medio cubriendo sus senos, su espalda arqueada… como si estuviera lista para que él la cubra, la tome. Luc dio un paso hacia ella. Entonces se obligó a detenerse y respirar profundamente. Autodestrucción no era su carga, y no iba a dejarse caer en esta trampa ahora. A su lado, el gorila musculoso aplaudió salvajemente y silbó como un hombre poseso. “¡Eso estuvo caliente, señora en jefe. Maldición!” Alyssa se paró y sonrió, sus brazos cayendo a sus costados, como si estuviera completamente inconsciente o despreocupada de estar mostrando al descubierto sus pechos a su empleado y a su chef invitado. Ella hacía esto para vivir, se recordó él. Ella mostraba su cuerpo a extraños – y quién sabía qué más con ellos. ¿Por qué habría de preocuparle a ella quién le veía las tetas? “¡Gracias! Llevo trabajando en esta rutina por un tiempo” “Hacia el final, si necesitas caer en los pies de alguien, yo me ofrezco de voluntario” su gorila guiñó un ojo. “Lo tendré presente” Ella se acercó a la chaqueta, empujó sus brazos en las mangas, luego cubrió sus pechos con las solapas. Casi. La prenda no tenía broches al frente, por lo que colgaba abierta, mostrando su escote y el generoso abultamiento de sus senos mientras ella hacía su camino bajando las escaleras. “Señor Traverson, es un gusto volver a verlo”. Ella tendió su mano hacia él. ¿Ella esperaba que él la tocara en un saludo de negocios? Luc se endureció a si mismo contra la corriente eléctrica que lo recorría cada vez que tocaba a esta mujer. Pero ninguna cantidad de fortificador podría diluir la sacudida que lo golpeó cuando le tomó la mano. 16
  17. 17. Shayla Black Delicious “Señorita Devereaux. Necesitamos hablar. ¿Hay algún lugar más tranquilo? Más...” Luc miró hacia la curiosa, intrusa mirada del gorila. “¿Privado?” "Tyler". Ella chasqueó los dedos. "De vuelta al trabajo. Son las cuatro, ¿no? Abre las puertas. Luego volvió su mirada de nuevo a Luc. "Sígueme". Como si pudiera resistir, cuando se volvió ese culo hermoso en su dirección y esas ancas se alejaban. . . Imposible. Él la siguió detrás del escenario, luego por un pasillo que había sido pintado de negro. Las luces rojas brillaron arriba, dándole la parte de atrás una sensación gótica que contrastaba con la calidez del área pública. Luego se encerró en un cuarto al final. Blanco. Calmante con fotos en negro y blanco en la pared. Las salpicaduras de color rojo de seda de flores y una silla de escritorio. Alyssa sostuvo la puerta ancha, luego la cerró detrás de él una vez que había entrado. Se dio cuenta de que ninguno de los demás sonidos del club se oía. Él ladeó la cabeza, escuchando el silencio crujiente. "Insonorización", confirmó, posándose en la cadera en el borde de la mesa en una actitud relajada que de alguna manera hacía gritar sexo. "Difícil como el infierno hacer la contabilidad a las dos de la mañana con las Pussycat Dolls atiborrando tus oídos." Eso tenía sentido, pero no tenía nada que ver con esta reunión. "Escucha, Yo" "Antes de ir al grano, ¿puedo preguntarle su opinión de mi número? No he bailado alrededor de una barra en dos años. Estoy fuera de práctica". ¿Ella no había bailado la barra en dos años? Wow. . . Él no frecuentaba los clubes de caballeros; no los encontraba nada caballerosos, así que no tenía nada con que compararla. Pero si ella pensaba que su actuación estaba fuera de la práctica, Luc decidió que podría tener un ataque al corazón si alguna vez veía a Alyssa en lo que ella consideraba estar en forma. "¿Por qué me lo preguntas?" 17
  18. 18. Shayla Black Delicious Ella frunció el ceño. "Además de Tyler, a quien le gusta todo lo que digo y hago, eras el único hombre mirando. Necesito una opinión masculina sobre esto. ¿Funcionó para ti?" Y luego algo como. "Um. . . Estuvo bien. " "Bien". Alyssa suspiró. "Necesito que sea grandioso. ¡Maldita sea! Esta noche es quinto aniversario Las Sirenas Sexys, y prometí una performance. Realmente ya no lo hago más. Pero voy a esforzarme más cuando este en el escenario más tarde. Gracias por la opinión. " Si ella trataba con más esfuerzo, incitaría a un orgasmo instantáneo a la mitad de la audiencia en los primeros treinta segundos. "Entonces, ¿cómo has estado?" Su sonrisa iluminó su rostro, toda la habitación. Infiernos, todo su cuerpo. “Muy bien. Muy ocupado. ¿Y tú? " "Oh." Ella rodó sus ojos. "¡Locamente ocupada! No tenía idea que el negocio del restaurant era tan difícil. Tú sabes todo sobre eso por supuesto. Pero todavía estoy aprendiendo. De todos modos, me alegro de que estés aquí. He estado esperando a verte en acción. "Su sonrisa era una tomadura de pelo en sí misma. "En la cocina, por supuesto." La temperatura de su cuerpo volvió a subir. Si no se iba pronto, iba a verlo en acción en la cocina y en cualquier otro lugar que ella consintiera en dejar cojerla. Pero ¿cómo podía decirle esto sin perjudicarla? Definitivamente se lo debía. "Oí que tu primo se casó", comentó. Luc trató de no hacer una mueca de dolor. “Sí. Deke y Kimber se casaron hace un par de meses”. Alyssa hizo una pausa, levantó la cabeza, lo liquido con esos ojos azules frios. "¿Estás bien con eso? Sé que tenías una relación con ella, también. " Sí, uno que había terminado con la muerte de sus más grandes sueños. Se había iniciado un ménage salvaje con Kimber y su primo, a sabiendas 18
  19. 19. Shayla Black Delicious de que amaba a Deke. Sin embargo, Luc esperaba casarse con ella, que Deke la dejara embarazada, y todos ellos vivieran como una familia feliz. Demasiado pronto, se habían emparejado y lo dejaron solo. Posiblemente su última oportunidad de criar a un niño con una gota de su sangre salió por la puerta con ellos. Vaciló y luego asintió. "Ella sigue siendo especial para mí." No era una mentira, pero no era la verdad completa, tampoco. Kimber y Deke no necesitaban a nadie, se tenían el uno al otro, y Luc sólo se había cruzado en su camino. Él lo aceptaba porque adoraba a Kimber, pero no la había amado. Pero, sin embargo, quería la única cosa que podían haberle dado, lo quería tanto algunas veces que ese anhelo arañaba un cráter profundo de añoranza dentro de su pecho. Él quería un hijo. Y uno del que pudiera ser el padre. "¿Estás bien?", Preguntó Alyssa. "¿Te traigo una copa?" No. Lo que tenía que hacer era salir de ahí antes de que su polla lo llevara a hacer actos estúpidos, como olvidar el hecho de que él necesitaba encontrar una mujer aceptable que quisiera tener un hijo tanto como él. Alyssa. . . Era sexy, decidida, toda una mujer, daba y alucinaba en la oscuridad. Pero ella no tenía la materia ideal para ser la madre de nadie. Y si él iba por el camino de la adopción, agentes del caso le echarían un vistazo y correrian gritando. Incluso si ella quería tener hijos ahora -¿ por qué querría?- No creía que ella estaría de acuerdo en precipitarse a ir a un banco de esperma o sentarse a través de rondas de la fertilización in vitro. Ella querría un hombre capaz de ser padre de sus propios hijos de la forma normal. A los treinta y cinco años, Luc debería estar mucho más allá que este tipo cegado como un adolescente urgido por sexo, del tipo que borra todo el pensamiento lógico. Alyssa no le iba a ayudar a obtener lo que más quería en la vida. De alguna manera, tenía darle esa noticia de última hora a su polla. Infiernos, él nunca había deseado antes ser impotente, en lugar de estéril. Aquí había diversión de primera. 19
  20. 20. Shayla Black Delicious "No, gracias. Alyssa, no puedo quedarme." "¿Ahora mismo? Estoy segura de que está cansado. No hay problema. Te voy a dar un recorrido por el restaurante y la cocina mañana por la mañana. Es sólo a unas pocas cuadras de aquí. Ordene todos los alimentos que tu ayudante indicó y-" “Me refiero a esta semana. No puedo hacerlo. " "¿Tienes otro compromiso?" Su tono cortante le hubiera dicho que estaba cabreada, aunque su expresión no lo hacía. Luc quería mentir, pero ya había ido en su rescate. La mentira era colmo de los males, y que ella merecía la verdad. "Es lo que hay entre nosotros". "Tuvimos sexo, y ¿ahora no puedes cocinar para exactamente lo que tiene que ver una cosa con la otra? " mí? ¿Qué es Luc apoyó el peso de un pie al otro. Mierda, esto no iba bien. “Mira, siento lo que te hice" "¿Sientes haberme dado tantos orgasmos tantas veces que he perdí la cuenta? Tengo que escuchar la razón para esto. " ¿Cómo diablos no lo entendía? Rastrilló una mano por el pelo largo hasta los hombros, gruñó: "Maldita sea, yo estaba en un frenesí. Choqué contigo. Yo no podría haber sido suave o considerado. Y pido disculpas. Estoy seguro de que si te pedía permiso antes de que yo. . . "Dios, no podía ni siquiera hablar acerca de tener sexo anal con ella sin que se le pusiera dura como el concreto de nuevo. "Simplemente no sería una buena idea si me quedo." Alyssa juntó las solapas de su diminuta chaqueta en un intento inútil para cubrir sus pechos. Lo único que hizo fue ofrecerle una mejor visión. Y ponérsela más dura. "¿Te pareció que le di importancia esa noche?" Tragó saliva. "¿No lo entiendes? Probablemente me suplicaste que parara. Y no lo hice. No recuerdo escucharte. Si me quedo esta semana, no puedo 20
  21. 21. Shayla Black Delicious garantizar que no voy a perder la cabeza otra vez. No quiero hacerte daño. " "No estoy hecha de cristal", le aseguró, su susurro tembloroso fue derecho a su espalda. "Hay alguien más." Más o menos. Tres veces no constituyen una relación. Mirando a Alyssa y su exuberante figura del cuerpo de página central, Luc tuvo que recurrir a la visión del rostro de Emily para salvar su vida. Pero él iba a casarse con ella. O alguien como ella. Alyssa simplemente no era el tipo de mujer a la que podía ver de buen grado jugando a ser mamá cuando finalmente encontró la manera de convertirse en papá. "¿Kimber? ¿Todavía tienes ménages con tu primo y su esposa? " No, y nunca iría por ese camino de nuevo, pero admitió que a Alyssa sólo la haría más decidida. "¿Importa?" Ella negó con la cabeza. "Sea quien sea, espero que entenda que estás aquí para hacer un trabajo. Puedo dejar el pasado atrás y enfocarme en el trabajo si tú puedes. " Luc tenía una hambrienta mirada desnatada por su cuerpo. "Ni siquiera me has tocado, y ya estoy desenfocado". Él irrumpió en la habitación, cogió su mano, y la encajó por encima de su adolorida polla. Al instante, era mejor y peor. Dios, quería que se moviera en él, desnudarse, poner su polla dentro de su boca, su cuerpo. Antes de que él se dejara llevar, él retiró la mano. "Eres una mujer muy sexy, y yo no soy yo mismo cuando estoy cerca tuyo. No puedo quedarme. " Alyssa respiró profundo, y su pecho se expandió. Infiernos, él no necesitaba ver eso. Pero no podía alejarse mientras se deslizaba por el borde de su escritorio y se deslizó más cerca. "En primer lugar, para que tus preocupaciones sean válidas, tendría que decir que sí al sexo con contigo. Hoy, no lo haré. No des por sentado que en el futuro no lo haré. 21
  22. 22. Shayla Black Delicious En segundo lugar, tu vino a mí hace tres meses, ¿recuerdas? Para un intercambio, yo estaría con usted y su primo, y tu cocinarías para mí durante la inauguración la primera semana. A pesar de que Deke se fuera antes que las cosas se pusieran calientes, yo estuve a la altura de mi parte del trato. " "Tú estuviste más que a la altura al final de ese trato. Es una razón por la que no puedo dejar de pensar en ti y el sexo en la misma oración. " En un intento de mostrar a su primo Deke que la ahora su esposa era la mujer perfecta para ellos, Luc había organizado un trío con él, su primo, y Alyssa. Había sido contraproducente para Luc. Deke se fue antes de que empezara la fiesta, antes de lo que Luc había esperado. Lo que él no había previsto era que necesitaría todo tipo de sexo en el que pudo pensar con la dueña del club de stripper, repetidas veces. “Lo siento” murmuró. "Te voy a enviar a otra persona que este totalmente capacitado". "Ya he publicitado el hecho de que usted estará aquí. Tengo un año completo de trabajo y mis ahorros puestos en este lugar. Prefiero no tener un restaurante fracasado y verme obligada a bailar la barra de nuevo por la vida. Me diste tu palabra, y yo confiaba en ti. ¿Realmente me vas a dejar en banca rota? " 22
  23. 23. Shayla Black Delicious Capítulo 2 La música aporrea en los oídos de Luc. Cuando las notas comenzaron a palpitar y Alyssa se puso en una postura sugestiva alrededor del poste de desnudista usando una tanga - y nada más- -Luc tenía la polla dura como acero de nuevo, ahora bordeando el dolor. En el momento en que la música murió, la multitud de varones, embutida en el club de primer nivel, estalló en un aplauso atronador. Luc apretó los dientes. Cada hombre de la habitación tenía una erección por la mujer, la cual moría de ganas de meterse en la cama otra vez. Y otra vez. La mujer que él no debería tocar. Después de un total de dos minutos de pie O, finalmente, los patrones se volvieron a sentar. Con una sonrisa maliciosa, Alyssa tomó el micrófono, sin ganas indiferentemente se puso una pequeña chaqueta roja con lentejuelas de forma que esta cubrió sus pezones, apenas. "Gracias por venir esta noche, y todos ", susurró, todavía jadeando. “Su entusiasmo durante los cinco años pasados ha hecho a Sexy Sirens un lugar realmente especial. Estoy emocionada porque vinieron a pasar la noche conmigo." Ella aleteó sus negras pestañas sobre sus ojos azules de bebé, trabajando la muchedumbre. Luc tenía ganas de vomitar. No, eso no era verdad. Quería agarrarla, tirarla por encima del hombro, y prohibirle regresar aquí o sacarse la ropa en público. 23
  24. 24. Shayla Black Delicious Suspiró. La cosa era hombre de las cavernas estilo de Deke. Y Alyssa no era suya. Nunca lo sería. ¿Por qué diablos había accedido a quedarse aquí y cocinar durante la semana? Oh, sí. La culpa. Ella había estado de acuerdo con ayudarle hace tres meses... No era culpa suya que no pudiera y todavía no podía mantener su polla bajo control. Tampoco era su culpa que Deke se había alejado y la dejó sola con el lamentablemente oscuro lado de Luc. Considerando cuanto de su vida y ahorros ella había invertido en su nuevo restaurante, él realmente era siete tipos de escoria para salir fuera de ella ahora. Sus pechos increíbles, sus preguntas afiladas, dulces, y su recuerdo explosivo habían trabajado todo en su contra. Él no tenía una posibilidad en el infierno de dejarla. Después de hacer algunos anuncios más, se pavoneó fuera del escenario y dentro de una multitud de admiradores masculinos. Tyler, su portero, sacó una silla para ella y estuvo rondando protector. Con los brazos cruzados y una expresión amenazadora, parecía todo un epítome del macho americano. De todos modos esto no disuadió a sus ardientes admiradores. Ellos adularon cerca. Algunos introdujeron billetes directamente en su correa. Ella sacó las manos lejos con una risa traviesa... pero esto realmente no los paró. Un tipo con una camiseta de la Universidad Estatal de Louisiana se abrió paso entre la multitud para el lado derecho de Alyssa y le plantó un beso en la boca. Ella no lo empujó, solamente colocó sus manos gentilmente sobre sus hombros. Unos segundos más tarde, Tyler tiró el tío de ella, lo 24
  25. 25. Shayla Black Delicious empujó hacia la puerta con una mirada de hijo de puta, se situó más cerca de Alyssa. Su postura gritó: ¡Mía! Rechazando mirar un segundo más, Luc maldijo y se tragó una verdad amarga, fue embaucado. La noche en que pasó con Alyssa, ella juró que no había dejado a un hombre en su cama o en su gatito durante casi dos años… En ese momento, él le creyó. Ella había estado muy apretada. Contrapuesto a esta muchedumbre de boca espumeante, él no vio como era posible que su cama hubiera estado vacía durante incluso dos días. El se dijo que no importa si ella se acostó con su portero, la mayoría de todos sus clientes, y la población masculina de Louisiana. Él había hecho un acuerdo con ella, y lo honraría. Además, mantendría las manos lejos de ella por la semana, no importa cuán atractiva fuera. Él tenía un futuroDios mediante, una esposa y un hijo algún día pronto, - en que pensar. * * * Tres de la mañana. Con las puertas cerradas del club y los bailarines y personal de servicio despejado, Ella y Lucas estaban solos. Finalmente. Se tomó un momento para saborear el hecho de que, si todo iba bien, ella realizó su último baile de poste. Nunca otra vez llenaría su estómago, exponiendo su cuerpo. Lo hizo para sobrevivir durante los últimos catorce años. 25
  26. 26. Shayla Black Delicious El restaurante representa su futuro, su camino hacia una vida mejor. Trabajo duro para una adecuada apertura sólo para evitar mostrar sus pechos a perfectos desconocidos otra vez. Luc fue una gran parte de su receta para el éxito. Gracias a Dios que lo convenció para quedarse. Por el bien de su restaurante y suyo propio. A su lado, él estuvo de pie alto, y tan tenso ella podría haber rebotado en él. Alyssa sonrió. El delicioso, chef asustadizo no tiene idea de lo que estuvo a punto de golpearlo. “¿Seguro que quiere viajar al restaurante ahora? " ella preguntó. Él asintió con la cabeza. “La vista de su sistema me permitirá planificar los emplazamientos, sentir el flujo de los alimentos. Mañana tengo que encontrarme con su personal. Yo he hablado por teléfono con su pastelero y así como su subdirector. Todos ellos han completado el entrenamiento al que los envié. Tenemos el menú de la semana. ¿Has comprado de quien he dicho las cantidades de suministros que solicité?" Alyssa asintió con la cabeza y le echó una mirada descarada. "Tiene gusto caro, Sr. Traverson". “Tendrá su reembolso, Sra. Devereaux." Desde luego él realmente hizo aquella promesa. Quería estar seguro de que no le debiera absolutamente nada cuando saliera por esa puerta. Y ella estaría muerta de otra manera. Al final de una semana, Alyssa juró que ella poseería, su cuerpo, su corazón, y su alma. 26
  27. 27. Shayla Black Delicious En coches separados, se marcharon las pocas cuadras hacia su nuevo emprendimiento. Ella se negó a considerar el hecho de que él se negara a montar con ella como un revés. Una vez que llegaron, Alyssa tomó las llaves de su bolso y abrió la puerta. Justo dentro, caminó alrededor de la esquina y encendió las luces bajas en lo alto. Había un conjunto más brillante… pero ¿por qué matar a su estado de ánimo? Alyssa miró por encima de su creación. Simple elegancia. Una pared de piso a techo de ventanas. La madera oscura acentuados por los muros de tierra marrón y oro, salpicado con toques de color vino y el chocolate. El espacio abierto tenía un aire expectante, como esperando a los huéspedes. Sillas y mesas cubiertas y quebradizas abundaban, algunos equipados con vajilla, servilletas de lino, y el cristal para poder dar un efecto. Sobre la pared de vestíbulo se lee BONHEUR, y la vista la llenaba de una ansiedad orgullosa siempre que venía aquí. Por el rabillo del ojo, ella echó un vistazo a Luc. Los brazos cruzados sobre el pecho, recorrió el restaurante, con la mirada evaluando. Su corazón latía más rápido, mientras esperaba su respuesta. No tenía sentido, que deseaba su aprobación tan desesperadamente. . . pero esto no detuvo su ansiedad. "¿Y bien?" Susurró. "Bonheur", murmuró. “Es la felicidad. En francés." 27
  28. 28. Shayla Black Delicious “Pensé que era adecuado. Los usuarios deberían ser felices aquí. "Y rezo para que poseerlo me haga feliz, también. “Me gusta esto. ¿Bello comedor para grupos grandes? ¿Parejas?" " “Las dos cosas. " Miró a través de las mesas de nuevo. "Si tu eres la esperanza de ser un punto caliente para una cena romántica, tiene demasiadas mesas para los grupos de cuatro a ocho, en particular en los rincones acogedores. La partición entre la barra y el comedor...” Él señaló a mitad de camino a través del espacio a la pared que separa a los clientes que comen de los que beben simplemente. “Es muy escaso y demasiado cerca de la barra. Será difícil de conseguir cualquier ambiente si las risas de la gente, los fumadores, y los muy bebedores son visibles del comedor. Agregue esto al techo. ¿Tienes ventilación para sacar el humo de la barra? " Ella quiso discutirlo, lamentando cerrar el espacio. Pero él tiene razón. "No se fumará en absoluto." Dudó. "¿Incluso en el bar? Eso le costará dinero." “Lo vale. Quiero hacer mi dinero de la barra porque la gente ordena bebidas con su alimento o cuando están esperando su mesa, no porque ellos se saltan la cena y holgazanean sobre un scotch, esperando encontrar una cita para la noche. Yo tengo un bar; no necesito otro." Luc asintió, pero no reaccionó de otra manera. 28
  29. 29. Shayla Black Delicious Ella hizo una nota mental para arrastrar más de las mesas más pequeñas del almacenamiento y llamar a su contratista para arreglar la pared en la mañana. “Donde está la cocina", preguntó. Mordiéndose los labios, se echó a andar detrás de una esquina, moviendo de un tiró más luces. De coqueteo y seducción, ella entendía. El negocio de los restaurantes. . . Ese era su área de experiencia, y ahora él aseguraría todo. Alyssa estaba agradecida por ello. Ella se esforzó para hacer que la cocina del Bonheur fuera óptima, un lugar donde un chef del calibre de Luc estaría orgulloso de cocinar. Bajando por el pasillo, ella era consciente de los ojos de Luc en ella. Su mirada le rozó los hombros, abrazó a la curva de su cintura, se detuvo en el culo. Podía sentir la quemadura. “La cocina no es visible desde el comedor. Buena disposición." Cuando llegaron a la habitación de acero inoxidable en su gran mayoría, ella encendió las luces." "He oído a la gente decir que no le gusta ver la cocina cuando ellos comen." Una vez más, Luc se cruzó de brazos sobre el pecho, mirando de un extremo de la habitación al otro, asintiendo con la cabeza lentamente. 29
  30. 30. Shayla Black Delicious "Muy agradable. El bloque de carnicero del área preparatoria está bien colocado y grande. Estufa de doce hornillas. ¿Gas?" “Por supuesto. " Su aprobación se mostró en su rostro, el calentamiento ella. "Un buen número de hornos industriales. Cuatro fregaderos. Buena ubicación de los utensilios a lo largo de las paredes. ¿Calentadores? Alyssa indicó el espacio dejado bajo los mostradores y el otro en el pasaje, donde los platos serían montados. "Bueno. Tienes mucho espacio de refrigeración.” Miró a su alrededor a otra esquina y abrió la puerta. "Gran congelador. Amplia capacidad de almacenamiento." "Nunca se puede tener demasiado”. Sonrió. "Hmm”. Miró como si estuviera luchando contra el deseo de devolverle la sonrisa. "¿Qué tipo de suelo es este?" Se pisoteó una bota en la superficie. “Corcho. Nunca resbaladizo, fácil barrer o sustituir, y proporciona cojín natural para los pies. " Por último, se volvió para mirarla, era hecho de que estaba impresionado por el calentamiento sus rasgos. “¿Has previsto todo esto por ti misma?" "Sobre todo. Un poco de ayuda de mi contratista. Sexy Sirens tiene algunos pocos clientes en el negocio de los restaurantes, y le pedí su consejo. El resto. . . Hice mi tarea. Quería que todo estuviera bien”. 30
  31. 31. Shayla Black Delicious Algo cambió en su rostro. Su cuerpo se tensó cuando su mirada oscura se deslizó lejos. "Tuviste éxito." ¡Maldita sea! ¿Qué había causado el calor en la cara para relajarse? ¿La mención de Sexy Sirens? Deke le había dicho una vez que ella no era el tipo de Luc, ya que él estaba buscando una dama. ¿Significa que la vio como un pequeño paso por encima de una puta? Ella levantó la barbilla. Alyssa conocía a los hombres. Aun cuando Luc se resistía a admitir que ella era su tipo, sabía que hizo su polla de contracción. Fue un comienzo. Ahora estaba todo el negocio de nuevo. "¿A qué hora se puede tener el personal de aquí mañana?" "¿La mediodía te sirve?" “Perfecto ". Se dio la vuelta. “Ya ha aprobado los menús. ¿Algo más tienes que ver esta noche?" Agarró las llaves en la mano, preguntándose cómo recuperar el estado de ánimo que hace sólo unos minutos compartían. Paciencia, que ella misma se advirtió. Sobre el inicio del plan. La noche aún era joven. Luc siguió a Alyssa al estacionamiento del restaurante vacío. La amplia iluminación haría que los clientes se sientan seguros. Sin embargo, la iluminación lo molestó porque podía ver cada balanceo de sus atractivas 31
  32. 32. Shayla Black Delicious caderas, como ella se pavoneaba a su coche. Se le puso duro. Una vez más. Él había manejado su camioneta desde el club de strip-tease, sobre todo porque entonces no pudo que encerrarse en un espacio limitado con ella, aún por tres cuadras. No cree que pudiera hacerse responsable de sus actos aún por ese tiempo tan corto. En la cocina del Bonheur, la idea de ponerla sobre uno de esos brillantes mostradores de acero inoxidable y joderla su maldito sin sentido lo agarró por la garganta. Debería darle las gracias por la educación de las Sexy Sirens y los favores que probablemente tuvo que dar a sus clientes leales para obtener su consejo. La idea le hizo apretar los dientes y revolver la cena. Su carácter se disparaba. Alyssa era una bailarina de strip-tease, para un polvo está bien. ¿No es el tipo de mujer que abstiene del sexo durante dos años? Fue un idiota para creerle cuando le susurró la mentira temblando cuando él se desplomó con ella en la cama hace tres meses. Ella estaba en el negocio de los hombres destacados sobre todo por sus pollas. Y era buena en eso. Él no podía estar enfadado con ella por ser ella misma; nunca ha fingido ser algo diferente. Pero podía y debería estar furioso consigo mismo por preocuparse. A pesar de que el solar que estaba completamente vacío, él aparcó a tres sitios de ella. A medida que pulsa su llave para desbloquear la puerta del conductor, la vio hacer lo mismo con su auto deportivo negro. 32
  33. 33. Shayla Black Delicious Luc cerró sus manos en puños. Ella realmente se iba a casa ahora, perdería esa faldita negra, camiseta blanca, sujetador de color rojo y esos zapatos de mierda. Incluso aunque ella no desempeñara ninguna parte en su futuro él ansiaba, se moría de ganas de seguirla a su casa. . . ayudarla a salir de cada prenda, para posteriormente descender en ese cuerpo perfecto, apretado. Tragó saliva. Mantenga tu pene en sus pantalones. Tío, cállate, y recibe el infierno fuera de Lafayette. Siete días. ¿Crees que puedes encontrar un poco de auto-control? Un grito femenino con cremallera en el lote, destrozando sus pensamientos. Alyssa. El corazón de Luc tartamudeó, y él casi saltó sobre su coche cuando rápidamente se precipitó sobre el asfalto. Retrocedió apoyándose sobre su pecho... Él la tranquilizó, con las palmas ahuecadas en sus hombros desnudos. "¿Qué es?", Exigió. Alyssa dijo en un suspiro tembloroso. "¡Hijos de puta!" Antes de que pudiera preguntarle quién o qué se refería, ella metió la mano en el interior y tiró de algo. Un momento después, sacó un largo aserrado cuchillo, con una hoja de papel adjunta. Bajo los faroles, brillaba la palabra Zorra en el lápiz labial rojo brillante. 33
  34. 34. Shayla Black Delicious La impresión, entonces rápidamente se transformó en la furia fundida. Era irónico; él estuvo pensando algo similar sólo hace momentos. Sin embargo, nunca habría dicho en voz alta, y mucho menos daría una puñalada en el asiento delantero de su convertible. "¿Quién haría esto?" Su voz vibraba de rabia. Ella tiró el cuchillo en el asiento delantero, y le echó una mirada cautelosa sobre el hombro. "¿Quién sabe?" Luc la giró para afrontarla y apretó su mandíbula. “¿Quién- Hizo- Esto?" Su tono la desconcertó. "Mira, no es nuevo. Mierda pasa todo el tiempo." ¿Todo el tiempo? Eso sólo lo enfurecía más. Luc la atrajo más cerca, como un trueno ganado se ciño en su cara. Ella no tenía miedo, y el tenía miedo como el infierno por ella. "¿Qué dijo la policía en el pasado?" "¿La policía?" Ella sacudió la cabeza. "Esto es solo. . . una broma o un cliente cabreado que pensaba que yo no le presto suficiente atención a él, lo más probable." Y él que hizo esto también podría ser en serio. Que la hoja no era cosa de risa. "¿Y si alguien realmente enfermo quiere hacerte daño? ¿Por cuánto tiempo ha estado sucediendo?" "Como he dicho, ha sucedido. Ha pasado un tiempo, pero-" 34
  35. 35. Shayla Black Delicious "Ponte en mi coche." Él estaba permitiéndole estar de pie como un objetivo conveniente en un aparcamiento sombrío. Él no aportaba el detalle de seguridad personal como su primo Deke, pero él pasó bastante tiempo con el hombre y su socio de negocio, Jack Cole, para saber que estando a la intemperie podría ser mortal. "¿Qué?" Ella lo miró con incredulidad. “No abandonaré mi coche aquí." “Te conduzco a casa. Llamas a la policía y relatas el crimen para que ellos pueden investigar”. Alyssa vaciló y luego se suavizó. "Luc tu preocupación es muy dulce, pero…” "Métete en el coche de mierda." Ella palideció, y maldijo en voz baja. Tenía que hacerse con el control de su temperamento. Pero la frustración sexual creciente, junto con su alarma, lo tenía en el borde. ¿Quién pensaba que tenía el derecho a difamarla y asustarla? Con los puños apretados, Luc ansió una posibilidad para golpearle el culo. Alyssa suspiró, y Luc preparó su siguiente argumento, pero ella se encaminó hacia su camioneta. "Bien". Abrió la puerta para ella y la vio resbalar dentro, las hebras de su cabello platino sobre los hombros. Ella se veía entre apacible y reservada, a pesar del hecho de que recientemente fue amenazada. ¿Estaba loca? 35
  36. 36. Shayla Black Delicious Sacudiendo la cabeza, se lanzó al asiento del conductor. Cuando se deslizó en el interior, ella ya estaba en el teléfono. “Lamento que es tarde, Remy. Pensé tal vez que debería llamarle. Alguien hizo lío con mi coche…" Rápidamente y sin emoción, transmite su ubicación y el evento. Luc oyó los murmullos de la conversación del otro hombre, su tono mas amigable que preocupado, y frunció el ceño. ¿No toma alguien esto en serio? Agarró el teléfono de ella y escupió una introducción. “Polvo para huellas. Ella tocó el arma, pero usted puede encontrar otros juegos de huellas sobre el mango. Quien hizo esto se entró en su coche." "Dudo de que fuera mucho más que una travesura. Los muchachos aquí son un poco alborotadores de vez en cuando" “¿Y apuñalear la palabra "puta" en su asiento? ¿Es gracioso cómo?" Remy limpió su garganta. "No es. Pero pienso que nadie quiso hacerle daño." Luc apretó los dientes. "¿Suele resolver todos sus casos antes de visitar la escena del crimen?" Por último, Remy se puso serio. "Voy a investigar. " "A fondo". Alyssa cogió el teléfono. "Gracias, cariño. Te lo agradezco." 36
  37. 37. Shayla Black Delicious Cuando terminó la llamada, Luc apenas podía siquiera aflojar la mandíbula mientras se alejaba de la playa de estacionamiento. "¿Cariño? ¿El hombre ni siquiera quiere investigar, y lo llamas cariño"? Ella se encogió de hombros. "Es una cosa de Louisiana. Se cazan más moscas con miel que con vinagre." “¿Sí?" él desafió. "O él es mi cliente, la cosa es”. ¿La miró desnudarse esta noche? Ella tragó. “Que pedí a toda la fuerza local venir, incluyendo al sheriff. Mantiene baja la posibilidad de que el bullicio se salga de control y destroce el club." Luc agarró el volante más fuerte como cuando él se desconchó del aparcamiento. “De modo que es sí." Luchando con el impulso de golpear algo en un espectáculo insólito de carácter, él suspiró. La noche que pasó con ella, había sido fácil fingir que no tenía otro amante. Ellos estaban solos, su casa tranquila. No había llamadas de telefónicas, ningún cliente cerca, ningún psicópata que deje "regalos" amenazadores en su coche. Solo los dos, y horas y horas de placer. Dios, fue tan malditamente crédulo. Ella asintió con la cabeza. "¿Por qué te importa si Remy y los muchachos estaban allí? La respuesta corta es que no debería. 37
  38. 38. Shayla Black Delicious "Si debe estar preocupado por algo", continuó, "Es sobre tu habitación de hotel. Son casi las cuatro de la mañana. Homero probablemente ha dado a tu habitación a uno de esos turistas que vienen para el festival de arte que comienza mañana." Frunció el ceño. ¿Después de todo lo que había sucedido esa noche, ella estaba preocupada por él? "Garanticé la habitación con una tarjeta de crédito." Una sonrisa de Mona Lisa asomó en la esquina de su boca. Eso rápidamente, puso a su polla dura de nuevo. Maldita sea, ¿cómo lo hacia esta mujer? “No significa una maldita cosa. Estoy segura que cuando no te mostraste después de cierra el club, él calculó que su habitación estaba libre a disposición. Pero si no me cree, llama." Marcó algunos botones en el teléfono y se lo entregó. "¿Tienes al propietario de un motel en la marcación rápida?" No se le ocurría una sola razón por qué, y le horrorizaba. ¿Ella a su vez jugaba? Infierno, que iba a vomitar. "Los clientes de fuera de la ciudad a menudo necesitan dormir por su embriaguez. Homero por lo general me ayuda. " A Luc le gustó mucho más su explicación. Pero aún así, se preguntó. ¿No ganaban muchas desnudistas dinero extra de esa manera? A medida que el teléfono sonó en su oído, Luc se dirigió a Alyssa. Su rostro era de oro bajo las farolas brillando a través de las ventanas 38
  39. 39. Shayla Black Delicious mientras corría por la calle pintoresca de ladrillo rojo, en dirección a un barrio más viejo, todavía con casas elegantes. Es curioso que él recordara exactamente cómo encontrar su casa, a pesar del hecho de que había estado aquí sólo una vez. La imagen del pequeño artesano interior Zen estaba grabada a fuego en su cerebro. Homero respondió un momento después, murmurando palabras. Claramente, había estado dormido y no sonaba muy feliz de ser despertado. "Este es Luc Traverson llamando para advertirle que voy a llegar en pocos minutos, para comprobar si aún dispone de mi habitación” El hombre en el otro extremo se aclaró la garganta. “Bueno, cuando no apareció, pensé..." Luc lo esperaba, su temperamento aumentando de nuevo, para que el propietario del motel finalizara ese pensamiento. "Pensó, ¿qué? ¿Dio mi habitación?" "Esperé hasta las dos y media. Usted dijo que estaría aquí antes de la medianoche. Alguna gente cansada de la carretera entró con pequeños y…" "¿Tienes otra habitación?" Cerró los ojos y apretó el teléfono a la oreja. 39
  40. 40. Shayla Black Delicious "Reservado. Por primera vez en un tiempo, pero este festival trae alguna gran banda zydeco1 para tocar este año”. Luc resistió el impulso de contar hasta diez. "¿Y mañana por la noche?" "No tengo una habitación libre hasta el martes. Tiene un par de esos hoteles de cadena malísimos a unas pocas millas por la carretera..." Homero dijo con disgusto evidente. "Apuesto a que están ocupados, también. Lateralmente, yo no dejaría a mi perro dormir allí. Ellos no limpian nada" Su cabeza iba a explotar. Luc estaba acostumbrado a viajar a ciudades cosmopolitas. Se quedó en el Hotel de Crillon, cuando viajó a París, el Dorchester en Londres, la Península de Tokio, el Beverly Wilshire de Los Ángeles. El hecho que fuera rechazado para una habitación en el Cajun Haven de Homero a las cuatro de la mañana se arrastró lentamente sobre sus últimos nervios. Pulso el botón para finalizar la conversación. En lugar de ceder a sus ganas de tirar el teléfono, con frialdad lo devolvió a Alyssa. "Tenías razón". "Pensé evitarle el viaje hasta ahí, porque conozco muy bien a Homero. " Y como él era, sin duda, otro hombre que había visto desnuda a Alyssa, Homero la conocería muy bien, también. 1 Expresión musical que se originó en el suroeste de Louisiana rural 40
  41. 41. Shayla Black Delicious Luc suspiró. Tenía que dejar de pensar quien la había visto desnuda. El querría romper la cabeza de la mayoría de parte de la población masculina de esta ciudad para la semana siguiente si no se pone bajo control. El la jodió una noche. Lo que ella hubiera hecho antes-o después-no era su asunto. ¿Entonces por qué lo fastidiaba como el infierno? ¿Y dónde iba a dormir esta noche? "Tengo una habitación extra en mi casa” se ofreció Alyssa en voz baja. "Es limpio y tranquilo y...” "No puedo imponerme." Porque si lo hiciera, entraría en ella otra vez. La vez anterior él pasó la noche en su cuerpo, fue insaciable. Durante seis horas. Nada había sido demasiado ardiente, demasiado depravado, demasiado íntimo. Ella le provocó el tipo de deseo del que quema, lo avergonzaba y lo ponía eufórico a la vez. Él había tomado todo lo ofrecido, y luego más, luego regresaba de nuevo. El la había jodido por todos los medios que un hombre puede, en varias ocasiones. Sin condón. Algo que no había hecho en más de una década, excepto con Kimber. Y los recuerdos de esa noche increíble con Alyssa deshecho su autocontrol. "No hay imposición. Tengo la habitación, necesitas una cama. " Ella puso una suave mano sobre él cuando se tiró de la palanca de cambios. Su toque se apoderó de él claro hasta los cojones, encendiendo su sangre. 41
  42. 42. Shayla Black Delicious "Además", murmuró. “Tal vez... tú tienes razón. Si lo que ocurrió esta noche no era una broma, entonces será mejor que no esté sola. ¿Te molesta? " Sí. Mucho. Pero él sería de esa clase de hijo de puta, si él dijo que no. Él le envió una sonrisa tensa. "Será un placer." * * * Él mentía a través de sus dientes. Por otra parte, ella también. Había pagado muy generosamente a Homero para que rentara la habitación de Luc, puso en duda que, a pesar de la broma, alguien intenta hacerle daño esta noche. Cuando camioneta de Luc bajó por las calles oscuras de Lafayette, el agotamiento debería haberle supuesto un freno. En cambio, ella estaba llena de anticipación. Por fin iba a estar a solas con el hombre que más deseaba, en su casa, donde antes había hecho el amor como locos. Lástima que no estaba Luc contento con esto. Él era un rompecabezas. La lujuria en sus ojos era inconfundible. Un infierno, cada vez que la miraba él estaba malditamente cerca de incendiarse. Pero era su desprecio lo que dificultaba estuvieran juntos. En aquel momento la furia de que alguien más pensaba que ella era una puta, la intrigaba. Si no era una broma, ¿quien apuñalaría una nota al asiento de su coche? 42
  43. 43. Shayla Black Delicious Lamentablemente, la lista era larga. "Luc, debemos esperar a ver qué vuelva Remy”. “No”. Él le dirigió una impaciente mirada fija. "Si quienquiera que hizo esto vuelve mientras duermes, realmente me gustaría tener alguna idea de con quién trataré." "No te preocupes demasiado. Si pensara que estoy en grave peligro, llamaría Tyler. O Jack Cole. Él y su primo son los mejores, y es un viejo amigo. Gracias a él, la casa tiene el sistema de seguridad mejor de la línea." Luc apretó la mandíbula. Sus nudillos blancos en el volante. "Te dije que voy a mantenerte a salvo esta noche y lo haré. Responde a una pregunta." Él no la dejaría ir, y eso daba esperanzas a Alyssa. Tal vez le importaba, por lo menos un poco. Aunque estaba en contra de su buen sentido y su voluntad. “Primero, cualquier esposa celosa o novia a la que no le guste la cantidad de tiempo que su hombre pasa por mi club. Es frecuente." "Cuchillos no son generalmente el estilo de una mujer". No. Ella había tenido neumáticos desinflados, su casa perturbada, notas más feas de lo que podía contar. Las mujeres despreciadas por lo general molestaban y raras veces perturbaban. 43
  44. 44. Shayla Black Delicious "¿Qué con los amantes del pasado?" Él la cubrió con una mirada ardiente. "¿Los actuales?" Ella cerró los ojos. Naturalmente, el asume que hay muchos de ambos. Había estado en este camino, no debería doler. Pero, maldita sea, lo hizo. "La noche que pasaste conmigo, te dije que no habían No ha habido nadie en dos años. No ha habido nadie salvo tú. " Luc meneó la cabeza, mirándola como si un centenar de diferentes pensamientos ardían en él. "Alyssa, podrías estar en peligro. Necesito que esas completamente honesta. " Con balanceos en su asiento, ella lo miró, tratando de mantener un manto sobre su temperamento. "He sido honesta. Sólo porque no me crees no me hace una mentirosa. " "Vamos", gruñó. "¿Ningún cliente que quería un poco más después de ver tus magníficos senos desnudos? ¿No hay un contratista que te hizo un favor y quería algo a cambio? " La ira se apoderó de ella, apretando su pecho con puño de acero. “No ruedo así." Él vaciló. “¿Entonces no estuviste de acuerdo con joderme hace tres meses para que tuviera un chef invitado esta semana?" “No, yo estaba dispuesta a decir algo porque te quise así de mal... y esperé que realmente me quisieras también”. Y no por algo ella lleva su 44
  45. 45. Shayla Black Delicious corazón con dolor ahora. Él la dejó antes del alba y la endeudó con flores. Ahora casi insinuó que ella era una puta. Pero si había una cosa que sabía, era que este hombre. Sentía algo por ella. Su misión era de ganárselo. "Fuiste diferente". “Por supuesto." Él resopló cuando se detuvo ante un semáforo en rojo. Alyssa estaba harta de su mierda. Lo agarró del mentón y lo condujo a su cara. “Tal vez simplemente era bastante estúpida para creer en todo tu encanto de caballero Negro del Sur y quise conocer lo que era tener sexo con alguien que no me vio como una prostituta. Ridículo sí. Tienes definitivamente el corazón más duro que nadie que he conocido, mucho más que su exterior de pan blanco sugiere. ¿Eres tan ceremonioso con todas las mujeres?" Se separó de su abrazo y se agarró el volante con más fuerza. Exhaló con dureza, claramente tratando de contener su temperamento. ¿Entonces su comportamiento esa noche era un grano doloroso? Tal vez él no había querido codiciarla y estaba mortificado porque la quería. Y todavía lo hacía. “Pregunté sobre tus amantes. Le tomar tu palabra que no has tenido uno en dos años antes de mí." “Pero no me crees." "¿Qué pasa con los amantes del actual? ¿Tyler?" 45
  46. 46. Shayla Black Delicious Ninguno es tu negocio de mierda. Por lo que ella respecta, esta conversación se fue al inodoro. La lógica le dijo que dejara su estúpida “vivieron felices para siempre” fantasías sobre Luc. Él no había hecho el amor con ella con tal fervor solo porque sintió el tirón entre ellos. Él lo hizo porque ella fue su primer verdadero paseo sobre el lado salvaje y oscuro, olvidando tirado su interruptor. Ellos probablemente solamente deberían tener el sexo y no molestarse con emociones. "Tyler nunca trataría de matarme. Quienquiera que hizo esto esta noche no es alguien que ha estado en mi cama. Es alguien que está muy enojado conmigo." Le envió un encogimiento de hombros, a continuación, el semáforo se puso verde. "¿Como quién?" "El chico que irrumpió a través de la multitud esta noche para darme un beso. Peter. No conozco siquiera su apellido. Él empezó a rondarme hace unos seis meses. Verdadero regular. Padre rico, y deja caer un montón de dinero en el club. Parece pensar que le da derecho a privilegios especiales. " “¿Le has advertido de otra manera?" Incluso la voz de Luc era peligrosamente tensa. “Por supuesto. Tyler ha dejado perfectamente claro también. Nosotros lo hemos echado, le comunicamos que sus avances no eran bienvenidos. Pero nada desconcierta a este chico." Luc se aferró al volante con más fuerza. "¿Él nunca te llaman puta?" 46
  47. 47. Shayla Black Delicious Alyssa negó con la cabeza. "Él es por lo general realmente gráfico sobre lo que quiere-desagradable, sucio mierda, pero nunca ha recurrido a los insultos. Que es lo que el concejal de Primpton hace correr." "¿Un concejal de la ciudad? ¿Un funcionario electo que te llama puta? " ¿Cómo de ingenuo era Luc? –“Por supuesto. Su base electoral es muy conservadora, así que si cerró Sexy Sirens, él sería su héroe. Incluso algunas personas del medio de la carretera, estaría encantadas de ver que me vaya. Que ha sido la misión de Primpton desde que fue elegido hace dieciocho meses. Los intentos comenzaron pequeños, pero con su reelección próximas, ha estado aplicando más presión." "¿Cómo?" "Protestar frente del club, editoriales mordaces en un periódico local acerca de la cueva de pecado en el patio trasero de la ciudad y la "basura" que corre en él. Recientemente, él colaboró con un reportero para llevar un micrófono y solicitarme el sexo.” Ella resopló. "Puedo meter muchos tacos en no”. Por último, se detuvo delante de su casa. Ella saltó y le indicó que esperara en el coche. Haciendo malabarismo con sus llaves, abrió la puerta de entrada, desactivo la alarma, luego corrió alrededor de la puerta del garaje y pulso el botón para abrirlo. Luc empujó, y luego salió del coche, maletín en la mano. Parecía tenso y nervioso. "Pensé que sería mejor si aparcaba en el garaje. No quiero a nadie destrozando su camioneta o moviendo la lengua. Adelante” 47
  48. 48. Shayla Black Delicious Él asintió con la cabeza, su mirada fija en ella. Alyssa cerró la puerta del garaje detrás de ellos. Daría cualquier cosa por saber lo que estaba pensando Luc. Su comportamiento tenso y la erección incansable le dijeron que era probablemente en los modos de evitar en tener el sexo con ella que sabía que no debería querer, pero desesperadamente hacía. Y después del interrogatorio de esta noche, ella estaba de humor para hacerlo sufrir. 48
  49. 49. Shayla Black Delicious Capitulo 3 Luc cerró la puerta del dormitorio detrás de él, respirando con dificultad. No fue subir las escaleras de Alyssa lo que causó una urgencia respiratoria; fue el mirarla delante de él. La corta falda negra que abrazaba su culo. Ésas sexy ligas rojas de las que tenía un destellos cada tanto. El asomar de sus cachetes desnudos visibles con cada paso. Maldita sea, Quería follarla con tantas ganas que apenas veía bien. Pero meterse con Alyssa era como incursionar en drogas recreativas- estúpido y potencialmente adictivo. La semana pasada, él había tenido su tercera cita con Emily, una maestra de primer grado en la escuela primaria local de Tyler, Texas. Había ido bien. Dulce, de ojos color avellana, y con hoyuelos, le gustaba la música country, no soportaba las blasfemias, y tenía una buena relación con su familia y pastor. Una esposa perfecta. Una perfecta madre hogareña, justo como la suya. Eso era lo que él quería. Necesitaba mantenerse enfocado en ella y alejado de Alyssa esta semana. Luego, nunca volver ver a la sexy stripper. Una vez adentro del cuarto de huéspedes de Alyssa, sacó el celular del bolsillo y recorrió con su pulgar la lista de contactos. El nombre de Emily 49
  50. 50. Shayla Black Delicious estaba allí. Necesitaba desesperadamente la fortificación de su dulce voz de tono alto, pero sería rudo despertarla a las cuatro y media de la mañana. Haría preguntas que no él no podría responder. En lugar de llevar la conversación a los niños de la escuela ó sus actividades en la iglesia, Luc temía lo que diría. Alyssa lo había raspado tan crudamente, que dudaba que pudiera tener el control necesario para desviar las preguntas de Emily. Las demandas de su lado oscuro embriagaban su torrente sanguíneo. Todo dentro de él gritaba por una follada dura y fuerte. Así que estaba por su cuenta. Ducha. Necesitaba una desesperadamente. Agua caliente empapando su piel, aerosol rociando su cuerpo, respiraciones profundas…bajando la alta lujuria para que pidiera dormir. Y no pensar en la sexy zorra recostada en su cama a menos de diecisiete metros de él. Agarrando el pantalón pijama de su bolso, se encaminó por el pasillo, hacia el oscuro cuarto de baño. Una suave luz se derramaba por el pasillo desde la habitación de ella. Ignóralo, se dijo a si mismo. Pero cuando se volvió para el baño y buscó a tientas el interruptor, no pudo resistir una mirada sobre su hombro a la apenas entreabierta puerta del dormitorio de Alyssa. Y a su muy visible y deliciosa pierna bañada en luz dorada. 50
  51. 51. Shayla Black Delicious Luc tomó aliento mientras un millón de imágenes de ella en la cama lo bombardeaban. Sus brazos y piernas totalmente abiertas a él, sus burlas roncas y estímulos susurrados ahogando la lógica. Dios, la boca sobre su pene había sido la experiencia más increíble…hasta que había trabajado su camino dentro del apretado coño y, maldita sea, casi perdió la razón. Luego había superado eso al permitirle su delicioso culo, y se había hundido dentro de ella con un desenfreno apenas contenido, asombrado por la adaptación y el tacto de ella. Y el hecho de que se abriera por completo a lo que él quisiera por seis horas enteras. Nadie lo había afectado así antes. Ó desde entonces. Así que estar en la casa con ella ahora era tan peligroso como bañarse en gasolina antes de bailar alrededor de una fogata. De repente, se retorció en la cama. La perfecta vista que había tenido cambió mientras movía una pierna hacia un costado, permitiéndole una visión sin obstáculos de la tensa pantorrilla y la cara interna del muslo. Algunos centímetros a su izquierda y, si ella hubiera descartado sus bragas, vería cada espectacular pedazo de carne húmeda. Aun ahora, se le aguaba la boca al recordar el sabor adictivo que lo había mantenido volviendo a ella una y otra vez. Alyssa gimió. Luego se movió agitadamente de nuevo. Joder, ¿está--? “¡Si!” gritó, luego contuvo el aliento para recobrar la respiración. Masturbándose. Diablos. 51
  52. 52. Shayla Black Delicious Ve al cuarto de baño. Cierra la puerta. Quédate malditamente lejos. La letanía de los buenos consejos pasaron por su cabeza, e inspiró fuertemente, tratando de obligarse a si mismo a escucharlos sobre el martillar de su corazón y la sangre corriendo a su polla. “¡Oh, si!” Su ronco susurro quebrado fritó la sangre de sus venas. Tenía que verla. Tenía que. Si, ella era mala para él, y no quería ser otro de los muchos en su cama. Pero la mujer era la tentación personificada. Nunca había visto otra mujer más equipada para conducir a un hombre al pecado. Sólo un pasó… Luc dejó el pantalón pijama en la mesada del baño y se movió más cerca del dormitorio de Alyssa, haciendo una mueca cuando los jeans irritaron su erección. Pero un paso fue suficiente sólo para traer su cadera a la vista. Adorable, pero él quería ver su auto-placer. Cómo lo estaba haciendo, qué tan en serio lo perseguía, cómo se arqueaba su cuerpo cuando la golpeaba el éxtasis. Diablos, se sentía como un bastardo enfermo, pero de ninguna manera podía detenerse. Otro paso más, luego un tercero, hasta que estaba revoloteando justo detrás de la rendija de la puerta. Entonces obtuvo una vista completa que lo encendió en llamas. Alyssa vistiendo nada más que sus ligas rojas, medias transparentes, y zapatos 52
  53. 53. Shayla Black Delicious de tacones altos. Se agarraba un pecho en una mano y, la otra, la sumergía en sus pliegues muy húmedos. Luc se tambaleó hacia atrás, agarrando la pared detrás suyo para mantener el equilibrio. Y se quedó mirando. Las llamas le envolvían las bolas, lamían su polla. Mierda, mierda, mierda… Los dedos de Alyssa revoloteaban alrededor de su clítoris. La humedad se derramaba. Sus muslos apretados, su espalda arqueada. Él jadeó, pegado a la visión. Chamuscado. Ella se movió agitadamente de nuevo, abriendo más las piernas. Entonces hundió los dedos dentro de la empapada abertura y corcoveó, gimoteando. Luc agarró el picaporte más fuete. Dios, lo mucho que quería entrar allí y darle alivio, poner su boca justo por su adolorido clítoris hasta que se corriera con su lengua, a continuación sumergirse profundamente dentro de su coño con golpes implacables. Una vez que se hubiera corrido media docena de veces y tranquilizado su hambre, la daría vuelta y utilizaría toda su deliciosa lubricación para deslizarse en su parte trasera y quedarse allí, empujando lento, fuerte, y profundo. Los murmullos de ella de repente irrumpieron sus pensamientos. Ella susurró y él no pudo entender sus palabras. Lo quería desesperadamente. Necesitaba saber. ¿En qué pensaba mientras se follaba a si misma? ¿En quién pensaba? 53
  54. 54. Shayla Black Delicious Apagando la voz en su cabeza que le decía que era estúpido por cortejar al peligro, abrió unos centímetros más la puerta y se movió dentro del oscuro rincón. La pequeña lámpara de noche junto a su cama derramaba su luz por el cuerpo de ella, iluminando la piel dorada, las pálidas hebras rubias de su brillante cabello y su coño casi pelado. Nuevamente, murmuró algo, y él todavía no podía oír. El suspenso lo estaba matando. La ansiedad. ¿Caería de su boca el nombre de Tyler? ¿El de alguien más? “Fóllame…” chilló en voz baja. Diablos, él quería, tanto, tanto. Se frotó una mano por la cara, luego fijó su mirada en Alyssa nuevamente. No podía mantenerse alejado. Simplemente imposible. Ella era su debilidad. Su droga de elección. Luc tragó contra la lujuria. Tenía que ser fuerte. Una vez que se hubiera casado con Emily ó alguien como ella-no podría pensar en Alyssa, únicamente en la mujer quien haría todos sus sueños realidad. Tenía que mantener su polla fuera de la ecuación. Retrocede. Ducha; sueño, olvidar a Alyssa. Apretando los dientes para tener fuerza, Luc levantó un pie y lo puso detrás de él. Pero todavía no podía irse. Ella había incrementado el ritmo de sus dedos sobre el clítoris. Ahora sus caderas se retorcían. Tenía la piel enrojecida y el aire olía a mujer excitada. La transpiración se desató entre sus pechos. Era la criatura más hermosa y sexy que hubiera visto alguna vez. Y que vería. ¿Cómo se suponía que se alejara? 54
  55. 55. Shayla Black Delicious “¡Fóllame. Si. Si!” gimió alto y fuerte mientras se venía. “¡Luc!” ¿Jadeó su nombre? El shock lo quemó. Cristo, estaba a punto de venirse en sus jeans. Alyssa se dejó caer sobre la cama, con los ojos cerrados y respirando con dificultad. Luc se quedó parado quieto, paralizado, con la polla adolorida y el corazón acelerado. Entonces ella levantó su cabeza y miró directamente hacia él. El calor se arqueó entre ellos por un instante, dos. De repente, una audaz sonrisa dio forma a la exuberante boca…justo antes de que levantara las caderas hacia él en ofrecimiento. “Por favor…” El fuego lo atravesó. Irse ó follarla ahora-sus únicas dos opciones. Follarla sería sublimemente fácil. Y no haría absolutamente nada para ayudarlo a lograr el futuro que anhelaba. Con una maldición, se volvió, salió del cuarto, y corrió dentro del cuarto de baño, cerrando la puerta con llave detrás de él. Se apoyó en esta, cada respiración era una áspera sierra en su pecho. Pero la imagen del autoplacer de ella estaba grabada en su cerebro y el nombre de él en sus labios le retumbaba en la cabeza. ¿Cómo podía querer tanto a alguien que era tan dañina para él? Sacudiendo la cabeza, encendió la ducha. De una forma ú otra, necesitaba alivio ahora. Si iba a ser listo y resistirse a Alyssa, iba a tener que ser por su propia mano. De otra manera, no dormiría nunca. Y estaría demasiado tentado de asechar su habitación de todas las formas conocidas por el hombre. 55
  56. 56. Shayla Black Delicious Rápidamente, dejó caer toda su ropa y caminó debajo del calentamiento lento del rocío sin chequear la temperatura del agua primero. Siseó por el frío, pero su cuerpo estaba demasiado recalentado para que le importara. Enrolló los hombros bajo el rocío, entonces agarró su polla, intentando imaginarse a Emily-cabello castaño claro, ojos color avellana, atractivo de pastel de manzana. Sabía que ella era amable y optimista y con ganas de una familia. Pero ¿cómo se vería sin ropa? ¿Qué tipo de amante sería? Luc no podía imaginársela sexualmente en absoluto. Pero el sexo no lo era todo. Él disfrutaba de su sentido del humor y de amistad, su dulzura y…La idea de sexo con ella lo aburría. Una visión de Alyssa estalló en su cerebro. La polla saltó en su mano, y la acarició con avidez, con hambre. ¿Por qué ella? Por supuesto que era sexy. Un hombre tenía que estar ciego para no darse cuenta de su belleza, el fácil contoneo de sus caderas, esos ojos azules que podían tentar a un hombre al pecado. Pero hoy se le habían mostrado lados de Alyssa que no había conocido. Era inteligente y decidida. Bonheur probaba eso. Había hecho un gran trabajo construyendo el restaurante, a pesar de no saber mucho sobre el negocio. Y era valiente-quizás demasiado para su propio bien. ¿Ese cuchillo una broma? Él no pensaba eso. Pero ella lo había tomado con calma. Sin drama, sin lágrimas, sin histeria. Era una cliente fría. Y entendía a la gente a su alrededor. Remy, Homer, Tyler, incluso las chicas en su club. Parecía saber exactamente qué decir para máximos resultados. 56
  57. 57. Shayla Black Delicious Todo eso sólo lo hacía desearla más. Descartarla había sido más fácil cuando había asumido que era sólo una buena follada. Ahora…lo aceleraba a un nivel completamente nuevo. Maldita sea. Se acarició más rápido, el hormigueo brincando por su polla. Deslizó un pulgar por la cabeza y siseó con placer. Sus muslos apretados, y apretó la mandíbula, imaginándose la forma que Alyssa había bailado en el ensayo esta tarde, como bailando sólo para él. La visualizó masturbándose, palpando su camino al orgasmo, luego levantándose hacia él en invitación. En su cabeza, la escuchaba de nuevo rogarle que la follara. El placer creció. Su mano se movió más rápido por su turgente carne, con su ritmo y presión casi brutales. La necesidad arañaba su camino ascendente desde las bolas hasta la polla. El orgasmo no estaba muy atrás…y los pensamientos de Emily se habían ido hace rato. En ese momento, la presión se robusteció y se calentó. Explotaba, Alyssa en el centro de la tormenta. Sujetando los labios cerrados, gimió mientras lo golpeaba el orgasmo, apretando sus bolas, acalambrando su estómago. El semen salió a chorros en la bañera de porcelana, luego se lavó con el agua por el desagüe. Luc se inclinó contra los azulejos, más relajado, pero vagamente insatisfecho. Si, se había descargado, pero la necesidad aun lo tenía con los nervios de punta. Su mano era una pésima sustituta de Alyssa. Soltó su agarre de la polla y apagó la ducha. Mierda, ahora se sentía peor. No arriba de la lujuria ya, pero confundido. Deprimido. ¿Qué diablos le pasaba? 57
  58. 58. Shayla Black Delicious Quieres algo que no puedes tener, se burló la voz en su cabeza. Le habría dicho que se callara…pero tenía razón. Agarrando la cortina de la ducha con un puño exasperado, la lanzó hacia atrás. Para su sorpresa, Alyssa estaba de pie a un metro de distancia, con la cadera apoyada en la cómoda y una toalla en la mano. Se veía furiosa-y dolida. “Por lo tanto, ¿eso fue bueno para ti?” Alyssa todavía estaba furiosa seis horas más tarde mientras golpeaba el saco de arena colgado del techo en su habitación extra. Con un gruñido, la pateó una vez, dos, a continuación siguió con un buen gancho de derecha. ¿En qué estaba pensando Luc? Ella se le había ofrecido-algo que nunca había hecho por ningún hombre-y él se había auto-complacido en la ducha. Por supuesto que él pensaba que ella se ofrecía a cualquiera con un cromosoma “Y”, y no entendía que lo había invitado únicamente a él porque era especial, porque pensó que…quizás había algo más entre ellos además del sexo fabuloso. Estúpida. Otra patada, otro puñetazo. El sudor bajaba por su cuerpo. No estaba aliviando su tensión. Antes de chantajear emocionalmente a Luc para que se quedara, Él había mencionado que estaba saliendo con alguien más. La idea de él con otra mujer le hizo un nudo en el estómago. La inseguridad la cegaba. ¿Luc 58
  59. 59. Shayla Black Delicious estaba durmiendo con esta mujer? ¿Quería más a esta nueva novia de lo que la quería a ella? ¿Estaba, Dios no lo quiera, enamorado de ella? Tenía que saberlo. Arrojarse sobre un hombre cuyo corazón pertenecía a alguien más era tanto inútil como embarazoso. Por un tiempo, ella había estado segura que Kimber era para él, pero luego Deke se había casado con ella. Luego había oído rumores que la participación de Luc con la pareja estaba terminada, y había renovado sus esperanzas. Ahora…no sabía qué pensar. Yaciendo sobre la mesa contra la ventana, su celular comenzó a sonar estridentemente. Con un último golpe al saco, caminó a través del cuarto, se arrancó de un tirón el guante, y luego lo agarró. La pantalla le dijo que era Tyler. “Hey, estaba pensando en ti.” “¿Si?” él se escuchaba realmente contento por ello. “Rompiéndole el alma a mi saco de arena y pretendiendo que era tu cabeza,” bromeó. “Chistosa,” entonó. “Mira, sé que es temprano, pero deberías venir al club.” Alyssa se congeló. “¿Qué pasó?” Tyler vaciló, algo que nunca hacía. Ese hombre era tan honesto como se veía. Confiaba en él con su vida, así que cuando contestaba con evasivas, no podía ser bueno. 59
  60. 60. Shayla Black Delicious “Sólo ven al club,” dijo finalmente. Algo estaba absolutamente mal. “Mierda. ¿Dame una hora?” “Cuanto antes mejor.” Colgó, maldiciendo, mientras se encaminaba fuera del cuarto de ejercicios y dentro del vestíbulo. Corrió chocando contra Luc. “Lo siento.” Se apartó de él hacia atrás. Era ó eso ó saltarle encima. No había tenido el placer de “la mañana después” la ultima vez, y Alyssa le echó un vistazo, el cabello suavemente revuelto, los ojos somnolientos, y se dio cuenta que se había perdido de algo espectacular. Su sangre se calentó por completo nuevamente. “Buenos días.” Las palabras eran corteses…pero carecían de la pasión que quería oír cuando él dijera esas palabras, con su cabeza sobre la almohada a su lado, justo antes de besarla a fondo y le darían la bienvenida al día juntos con placer. No estaba pasando. Desagradablemente, recordó la noche pasada. En lugar de deprimirse de nuevo, sacudió fuera el pensamiento. “Si. Tengo que correr, tomar una ducha.” Sostuvo en alto su teléfono. “Llamó Tyler. Le dije que estaría allí en una hora. Si necesitas más tiempo para estar listo, haré que me recoja.” “Te llevaré yo.” 60
  61. 61. Shayla Black Delicious “No es problema para él--” “Dije, que te llevaré yo,” dijo bruscamente, con su mirada vagando por su encendido rostro y su camiseta húmeda de sudor. ¿Todavía estaba enojado por lo de anoche ó esto era por Tyler? “Bien. Te veré en la cocina en treinta.” Se giró lejos, queriendo el santuario de su dormitorio, la privacidad de una puerta cerrada para no tener que encerrar el dolor de su rechazo. Luc agarró su brazo y la detuvo. “Acerca de anoche…lo lamento. No fue mi intención espiarte. La puerta abierta fue--” “No una invitación,” mintió ella. La verdad sólo lo haría echarse atrás. “Simplemente, al igual que la puerta del cuarto de baño de huéspedes no cierra bien, La puerta de mi dormitorio no se cierra del todo. Es una casa antigua. Pero aprecio la disculpa. También lo lamento, por irrumpir durante tu ducha. Sólo quise asegurarme que tuvieras una toalla y…” Él hizo una mueca. “Mira, no voy a mentir. Compartimos una química increíble. Me enciendes más de lo que lo ha logrado nadie.” Luc no parecía para nada feliz acerca de ese hecho. “Pero no estás interesado en mí, sólo en mi cuerpo. Lo entendí.” Y dolía como el infierno. Su apretón en el brazo de ella se comprimió. “No es eso. Ayer, descubrí grandes cualidades que no sabía que poseías.” Suspiró, se pasó una mano por su pelo largo. “Es que…lo que quiero no es lo que necesito. Así que si 61
  62. 62. Shayla Black Delicious estoy gruñón e irritado esta semana, es porque me tienes atado en un millar de nudos sexuales, y estoy intentando hacer lo correcto.” Lo correcto es no tener relaciones sexuales con ella. ¿Pensaba Luc que era imposible tener un vínculo emocional con alguien que poseía un club donde las mujeres se sacaban la ropa? Lo que sea. Ella aun lo quería. Quería que él la quisiera. Que se quemara por ella. Porque todo dentro de ella anhelaba a Luc, su sensual sonrisa, su talento, la manera que la había hecho sentirse más especial en una noche de lo que cualquier hombre alguna vez. No estaba dispuesta a darse por vencida. “¿Tiene esto algo que ver con la mujer que estás viendo?” “Si.” Maldita sea, ¿cómo podía doler tanto una sola palabra? “Si la elegiste, estoy segura que es una gran chica.” Liberó su brazo de un tirón. “Es mejor que me prepare.” Mientras se precipitaba por el pasillo, Luc se lanzó en su persecución y la empujó contra la pared en las sombras. “Lo es. Y eso no es una reflexión sobre ti. Tú eres simplemente diferente.” En otras palabras, no es una stripper. “Seguro. Bien. Te veo en la planta baja en treinta minutos.” Salió con cuidado de entre la pared y su duro cuerpo, casi corriendo a su dormitorio, y azotó la puerta. 62
  63. 63. Shayla Black Delicious Una vez dentro del baño, cerró esa puerta-con llave-luego se apoyó en ella. Y cerró los ojos mientras las lágrimas caían. Se las sacó con un puño de rabia. Esperanza puta. Apestaba en las relaciones. No, tacha eso. Nunca había tenido una en realidad. Desde los quince años, su vida había sido una lucha para llegar a fin de mes, poner comida en su barriga y un techo sobre su cabeza. Había aprendido cómo leer a las personas a lo largo de los años, pero no de manera romántica. Hasta donde podía decir, Luc estaba siendo honesto con ella. Había alguien más que pensaba era mejor para él. ¿Cómo diablos competiría con eso? ¿Debería acaso intentarlo? Probablemente no, pero algo dentro de ella seguía gritándole que lo necesitaba. Luc admitió que la quería más que a nadie. Era un comienzo. Quizás tenían más que una gran química, y ésta era la manera de decirlo de su cuerpo. Era posible que esta otra mujer fuera “mejor” para él porque Luc la conocía. Con sólo una noche caliente entre ellos, Alyssa se dio cuenta que no estaba familiarizado con ella como persona. Necesitaba seguir seduciéndolo, eso era un hecho. Usar su ventaja era crítico. Pero también necesitaba permitirle realmente conocerla. No era fácil para ella, bajar sus barreras. La confianza en general era un lujo caro-y tonto. Pero a menos que quisiera perder a Luc con esta perra mejor-que-ella, Alyssa tenía que encontrar la manera de permitirle llegar profundo en el interior más que en sólo su cuerpo. 63
  64. 64. Shayla Black Delicious * * * El silencio dentro de la SUV2 era asfixiante. Alyssa se mantuvo mordiéndose su labio inferior. Sus gafas de sol la protegían de los reflejos del resplandor de la mañana-y evitaban que Luc leyera su expresión. Lo que sea que ella estuviera pensando no debería importar. Pero lo hacía. A pesar que no hubiera traslucido casi ninguna emoción cuando había mencionado su relación con Emily, sospechaba que las palabras le dolían. Y se sentía como la mierda. Quería decir algo… ¿pero qué? Se iría en seis días y probablemente no vería nunca más a Alyssa Deveroux. Era mejor así. Salvo…llevaba puesta otro falda corta-blanca con algunos arabescos-y ligas negras. La curvatura de sus medias negras con una costura sexy en la parte posterior casi lo hizo tragarse la lengua. Los zapatos rojos eran puro fóllame, como así su camiseta de tirillas que abrazaban su generosos pechos y elegante cintura. En este momento no podía ni siquiera recordar cómo se veía Emily. Y estaba bastante seguro que ante alguien que había clavado “puta” en el asiento del conductor, gritaría histéricamente y lloraría. Luc maldijo entre dientes. “Con tu trabajo, debes haber viajado por todo el mundo,” ofreció Alyssa. 2 Todo-terreno ó 4x4 64
  65. 65. Shayla Black Delicious Condujo a velocidad constante hasta la luz roja y frenó, miró en su dirección. Ella había meditado mucho antes de preguntarle eso. ¿A dónde iba esto? “Si.” “¿Cuál es tu lugar favorito?” “En serio me estás preguntando acerca de los viajes?” ¿No de nuestra charla en el pasillo? Ella se molestó, se acomodó en su asiento y apartó la mirada. “Sólo estoy haciendo algo de conversación.” Pero ¿Por qué? No era el tipo de mujer de hablar por hablar. “¿Y en realidad quieres mi recuerdos de los viajes? ¿Nada más?” “No importa.” Alyssa volvió su cabeza para mirar por la ventanilla del asiento del acompañante. Él se estremeció. Quizás le había extendido la mano para mostrarle que no tenía resentimientos. Si era así, él había aplastado su ofrecimiento sin pensarlo. No podía permitirse ser sexual con ella-pero no tenía que ser cruel. “Barbados. Me gusta el clima cálido. Sus playas son magníficas. Nadar con las tortugas es alucinante.” Ninguna respuesta. 65
  66. 66. Shayla Black Delicious “Fui a una escuela de cocina en Paris. Es una gran ciudad. Los inviernos son un poco fríos para mí. Pero no hay nada como los cafés de las esquinas de las calles y la cultura.” Ella le dirigió una sonrisa tensa. “Te tomo la palabra.” Cuando se dio vuelta otra vez, él frunció el ceño. ¿Qué significaba eso? Que la conversación acerca de los viajes era de repente aburrida…ó que nunca había ido a Paris. La verdad lo golpeó, y le dirigió una mirada persistente antes que el tráfico forzara su atención nuevamente. ¿Qué tan seguido las strippers viajaban al extranjero, especialmente las que poseían su propio club? Y ahora ella tenía sus ahorros atados en Bonheur. Entonces ¿por qué había ella comenzado ésta conversación? Él no pensaba que tuviera que ver con los viajes, en realidad. ¿Estaba intentando llegar a conocerlo? Después del modo en que la había follado a ciegas, abandonado, disculpado con flores impersonales, y se había distanciado otra vez hace sólo unos minutos, ella podría haber sido una perra loca. La mayoría de las mujeres lo hubieran sido. Alyssa simplemente hizo una pregunta. Ahora se encontraba sumamente curioso acerca de la bomba sexy a su derecha. “Dime algo de ti,” pidió él suavemente. 66
  67. 67. Shayla Black Delicious Ella se encogió de hombros, con el lacio cabello platinado deslizándose por sus pequeños hombros. “Conoces los hechos pertinentes. Tengo veintinueve y estoy abriendo un restaurante.” “Eres un poco más profunda que eso. ¿Creciste en Louisiana?” Su mirada cayó a su regazo de repente. Se mordía el labio, viéndose pensativa. “No. ¿Tú creciste en Texas?” Él negó con la cabeza. “Clearwater Beach, Florida. ¿No dijiste de dónde eras?” “No,” estuvo de acuerdo. Luc quería curiosear más, pero habían llegado al club. Y conocía un tema cerrado cuando escuchaba uno. ¿Por qué diablos no quería hablar de su ciudad natal? Tan pronto como aparcó el coche, Alyssa saltó fuera y caminó rápido hacia la puerta trasera del club. El sol de la media mañana resplandecía sobre la pintura saltada negra de la superficie, enmarcando a Tyler. El gorila se veía tenso. Miró cuando notó a Luc. “¿Qué ocurre? Le preguntó ella mientras se aproximaba y trataba de pasarlo más allá. Tyler le agarró los brazos y la atrajo contra su cuerpo. Luego acunó su rostro en sus manos, con su boca revoloteando un aliento sobre la de ella. Todo dentro de Luc gritaba improperios por la visión. Su mente gritaba una orden a Tyler para que le sacara las manos de encima a Alyssa. Dos 67
  68. 68. Shayla Black Delicious hechos lo golpearon: Primero, ella no era de Luc, por lo que no tenía voz en quien la tocaba. Segundo, ella no estaba luchando contra Tyler en lo más mínimo. Él susurró algo que Luc no pudo oír. En respuesta, ella asintió con ansiedad. Tyler dudó, besó su frente, y luego tomó su mano y alcanzó la puerta. “¿Qué está pasando?” le preguntó él al gorila. Tyler lo miró por encima de su hombro. “Soy responsable por la seguridad de ella, y me lo tomo muy en serio. Regresa a tu freidora.” Si hubiera tenido menos control sobre su temperamento, Luc hubiera embestido al bastardo, a pesar del hecho que Tyler lo superaba por trece kilos de músculos. Luc estaba seguro que habría logrado por lo menos algunos golpes buenos. Pero ¿Por qué darle al imbécil lo que quería? “¿Abandonaste tu rutina de defender porque apestas?” Alyssa saltó entre ellos, con la ira apretando su rostro. “¿Podrían ambos detenerse? Luc, alguien irrumpió en el club entre el cierre de anoche y la llegada de Tyler a las diez esta mañana.” Luc se congeló por dentro. ¿Pura coincidencia que alguien hubiera apuñalado el asiento de ella con un cuchillo, luego su club había sido irrumpido a meras horas-ó minutos-más tarde? Él había pasado tiempo suficiente con Jack y el primo Deke. Las coincidencias los ponían incómodo, y Luc estaba de acuerdo. 68
  69. 69. Shayla Black Delicious “Entraron por una ventana en la planta alta. Remy y los chicos se acercaron, pero hasta ahora no parece que hubiera sido tomado algo. Tyler está intentando averiguar cómo alguien traspasó el sistema de seguridad. Tendré que llamar a Jack y dejar que él lo descubra.” “Deke me dijo que Jack y Morgan están visitando a la madre de ella en California,” suministró Luc. Tyler apretó la mandíbula. “Mierda.” “Llamaré a Deke y veré cuando puede hacerlo,” ofreció Luc. Los cautelosos ojos celestes de ella revolotearon en su dirección. “Gracias.” Antes que él pueda responder, Tyler la arrastró dentro. Reinó el escalofriante silencio. Nadie más estaba dentro. A Luc no le gustaba la vibra interior. “¿Tal vez alguien que vino para la celebración del aniversario anoche se escondió arriba y dejó entrar a un compañero después de hora?” Sugirió Alyssa. Tyler negó con la cabeza. “Nosotros siempre hacemos un barrido a fondo antes de cerrar. Y aun si alguien se las arregló para eludirnos, abrir la ventana desde el interior dispararía la alarma.” “¿Encontraste algo fuera de lugar?” preguntó Luc. “¿Algún…mensaje?” “Luc, dudo que estén conectados.” 69

×