Algunas minucias del lenguajeAutor: José G. Moreno de AlbaGramática y redacciónAnte la actual concepción que se tiene de l...
fuera, más conveniente le parece no decirlo. Lo que debe reconocerse es que losverdaderos buenos escritores son los que, q...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Algunas minucias del lenguaje

249

Published on

Estrategias del aprendizaje

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
249
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Algunas minucias del lenguaje"

  1. 1. Algunas minucias del lenguajeAutor: José G. Moreno de AlbaGramática y redacciónAnte la actual concepción que se tiene de la educación de los niños y jóvenes,ante las presiones de la mal llamada crisis económica, que nos llevan a intentarsoluciones de carácter práctico e inmediato, no dejará de parecer a muchos unaposición francamente reaccionaria el que alguien abogue por la restitución de losestudios gramaticales, sí, efectivamente, casi como se estilaban en el siglo XIX ybuena parte del XX. Las clases de español (lengua nacional, se le llamaba antes)son hoy reducidas a los denominados talleres de lectura.Los estudiantes ya no estudian gramática. Quizá esto sea lo conveniente yrecomendable; sin embargo me interesa pergeñar aquí una desesperada defensade la gramática, aunque evidentemente no exista una razonable esperanza deéxito.En primer lugar valdría la pena demostrar que la gramática es algo útil, porque deotra manera, al menos para la mayoría, se volvería indefendible. Ojalá el estudiode las artes, su disfrute, no tenga nunca necesidad de una análoga demostraciónde utilidad práctica.Ojalá a nuestras futuras juventudes se les sigan inculcando siempre nociones demúsica, de las artes plásticas, que sigamos enseñándoles a apreciar la belleza,aunque de ello, en apariencia, no se desprenda un beneficio tangible.Las ventajas de tales disciplinas son mucho más importantes, pues sin dudacontribuyen a formar seres más humanos, más sensibles, y creo, más generososy, definitivamente, más felices.Se me objetará de inmediato que no tengo derecho de ver en este dudoso arte dela gramática las características de validez intrínseca de que gozan las artesplásticas o la música. Será ciertamente difícil el razonamiento que demuestre quela gramática hace feliz al que la estudia. No. Hay necesidad, lo reconozco, debuscar justificaciones medianamente convincentes.Antes de la avalancha del estructuralismo, del funcionalismo, del generativismo ymuchos otros ismos posteriores, se decía que la gramática era el arte que nosenseñaba a leer, hablar y escribir con corrección un idioma cualquiera. Estadefinición no goza hoy de prestigio. Para los lingüistas es muy poco técnica eimprecisa; para la mayoría de los mejores escritores es simplemente falsa. Elargumento en contrario es contundente: la mayoría de los mejores escritores, losque son considerados modelos del bien escribir, los más admirados y a veceshasta leídos, los más premiados, no sólo no estudiaron gramática sino quegeneralmente se expresan de ella, si no con desprecio, sí al menos condisplicencia y no pocos con sorna y burla. Lo contrario es una verdaderaexcepción. Más pareciera ir en desdoro de un escritor de fama el que reconocieraalguna utilidad que la gramática pudiera haber reportado a su quehacer; si así
  2. 2. fuera, más conveniente le parece no decirlo. Lo que debe reconocerse es que losverdaderos buenos escritores son los que, quizá a su pesar, en buena medidahacen la gramática, pues regulan, fijan la lengua, la lengua escrita al menos.Las gramáticas normativas no hacen otra cosa que observar, analizar, deducirreglas, de conformidad con el uso de que la lengua hacen los buenos escritores.Se preguntará de inmediato por qué los escritores no requirieron de gramáticapara su escritura. Yo diría que desarrollaron, apoyados en su mayor o menorgenialidad, su propia gramática, esa que dice Chomsky que todos traemos en elcerebro, con lecturas de otros escritores y con el ejercicio tenaz y permanente.Sin embargo los que no somos escritores pero que por necesidad tenemos queescribir algo, un informe, una tesis, un reporte técnico, una carta, un reportaje, unaentrevista, ¿podríamos obtener alguna ayuda de la gramática? Creohonradamente que sí. De ninguna manera hará de nosotros escritores célebres,pero nos permitirá expresamos con mayor claridad y precisión.Estoy convencido de que, si alguien distingue e identifica el sujeto y el predicado,nunca los separará con una coma, error harto frecuente. El que conozca cómoestán constituidas las proposiciones adjetivas y cuáles son sus clases no incurriráen el uso indebido de un pronombre relativo por otro, sabrá asimismo colocar lacoma antes de las explicativas, y la evitará ante las especificativas. Quien acuda,por ejemplo, a la sabia Gramática de Bello y a las utilísimas notas de Cuervo,usará bien los gerundios, con lo que ganará no tanto en elegancia cuanto entransparencia en la transmisión de sus ideas.Cuando se conoce la complejísima estructura de una oración compuesta es casiseguro que se evitarán los párrafos enormes y confusos. Quien tenga la loablecostumbre de consultar el diccionario se informará sobre la corrección o propiedadde determinado vocablo y tratará de no usar extranjerismos. Más relacionado conla gramática está el conocimiento de nuestras estructuras lingüísticas quepermitirá al estudioso huir de los frecuentes calcos semánticos y sintácticos delenguas ajenas, que inadvertidamente se cuelan con no poca frecuencia en losescritos de muchos que desdeñan toda reflexión sobre nuestra propia lengua.Finalmente, conviene recordar que la gramática es, quizá más que otra cosa, unaespléndida disciplina mental, que nos enseña a ordenar nuestras ideas, ajerarquizarlas, a relacionarlas. Estoy convencido de que, más que las reglassintácticas, más que las recetas de redacción, es el ejercicio de la inteligencia, queestá presente en todo estudio gramatical, el que más ayuda a la expresión clara yprecisa, a la comunicación oral o escrita inteligible. Ojalá nuestros niños y jóvenesvolvieran a estudiar rudimentos de gramática no sólo española, sino latina ygriega, pues les resultaría de gran beneficio para el sano desarrollo de suinteligencia.Fuente:http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/fondo2000/vol1/algunas-minucias/html/3.html

×