• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
La historia de las ideas políticas como ciencia
 

 

Statistics

Views

Total Views
13,108
Views on SlideShare
13,066
Embed Views
42

Actions

Likes
2
Downloads
115
Comments
0

1 Embed 42

http://www.slideshare.net 42

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    La historia de las ideas políticas como ciencia La historia de las ideas políticas como ciencia Presentation Transcript

    • LA HISTORIA DE LAS IDEAS POLÍTICAS COMO CIENCIA. http ://www.canalsocial.net/GER/ficha_GER.asp?id=8495&cat=historia Síntesis elaborada por: Msc. Lilly Soto Vásquez
    • 1. Definición .
      • La historia de las ideas políticas . es el estudio histórico de las relaciones existentes entre las ideas emitidas por intelectuales y pensadores acerca de las instituciones políticas y el modo real de vivir de los hombres que viven, crean y transforman esas instituciones y la civilización.
    • ¿esta disciplina pertenece a la historia general o a la ciencia política?
      • El concepto de historia de las ideas políticas . se halla afectado de la imprecisión de que adolece todavía el de historia de las ideas en general. Cabe preguntarse: ¿esta disciplina pertenece a la historia general o a la ciencia política? La solución no resulta clara.
    • Peculiaridad del estudio de las ideas políticas
      • En principio parecería materia histórica, pero autores de tanta reputación como M. Prélot observan que su peculiaridad deriva de que es el politicólogo o científico político quien, como parte de su misión, debe estudiar las ideas políticas en el plano histórico.
    • La concepción de Prélot
      • Aunque si con ello se quiere expresar que la óptica del escritor político es distinta de la del historiador cabría responder que para ello basta con que el historiador tenga una buena formación en ciencia política. En realidad la concepción de Prélot se aproxima a la del idealismo (v.).
    • Evitar que la historia de las ideas políticas sea una seriación momificada
      • Por otra parte debe evitarse que la historia de las ideas políticas . se convierta en una seriación momificada de ideas en sí mismas, sin contenido vital, como sucede en el logicismo idealista.
      • El mero examen riguroso de una idea en sí, sin conexión con la realidad vital en la cual se produce, no realizaría el fin de esta ciencia.
    • ¿Qué es la idea?
      • Como escribió Ortega y Gasset, « la idea es una acción que el hombre realiza en vista de una determinada circunstancia y con una previa finalidad»; por eso, la integridad de una idea, como precisa y completa, aparece sólo cuando está funcionando, cuando efectúa su misión en la existencia de un hombre que, a su vez, consiste en una serie de situaciones y circunstancias (prólogo a Historia de la filosofía de Brehier, en Obras completas. V1,391).
    • Posición intermedia entre la ciencia política y la historia
      • Señalemos, finalmente, que determinar qué sea lo político pertenece a la ciencia políticas . (v. III), lo que hace que la historia de las ideas políticas esté en dependencia de la ciencia política. aunque no sea una simple parte de ella. Ocupa más bien una posición intermedia y no definida con claridad entre la ciencia política y la historia.
    • 2. Contenido .
      • A. O. Lovejoy y su escuela han utilizado el procedimiento de intentar buscar una especie de subsuelo ideológico en el cual se apoyaría toda manifestación histórica, a fin de hacer de ese subsuelo el objeto de su estudio.
    • Método : filiar y aclarar las ideas
      • Han procedido para eso a filiar y a aclarar las ideas de un amplio círculo de escritores de diversos tipos.
      • Han visto luego que esas ideas así aisladas se propagan de manera fragmentaria separadas del sistema doctrinal al cual pertenecen.
    • Las ideas que importan son las que llegan a adquirir vigencia en contextos sistemáticos distintos
      • De este modo, concluyen, las ideas que importan son las que llegan a adquirir vigencia en contextos sistemáticos distintos de aquel del cual proceden, puesto que se trata de ideas sueltas que se recomponen con las procedentes de otras doctrinas
    • La tesis de Ortega y Gasset sobre las ideas y el hombre
      • . Pero, según 1. A. Maravall (Menéndez Pidal v la historia del pensamiento, Madrid 1960), resulta más fecundo profundizar en el tema según la teoría de Ortega sobre las ideas y las creencias, es decir, siguiendo la tesis orteguiana según la cual el hombre es siempre «heredero», vive de ideas recibidas o creencias, en las que estructura su vivir y pensar, de modo que el mundo cultural presente -y cualquier otro- es un tejido de ideas-creencia, y todo lo que acontece se da dentro de su oxigenación vital.
    • Historia de las ideas políticas: filiar las ideas políticas
      • El interés peculiar de la historia de las ideas políticas es así filiar las ideas-creencia acerca del poder y de la organización política en general, ideas de las cuales no siempre nos damos cuenta, pero que aparecen en las ideas expresadas u ocurrencias, en el decir de Ortega.
    • Se ocupa de ideas vitales(draomas)
      • O sea, que la historia de las ideas políticas . -y la historia de las ideas en general- no se ocupa de meras ideas sobre algo ( ideomas en la terminología orteguiana: cfr. La idea de principio en Leibniz, Buenos Aires 1958, 26), sino de ideas vitales ( draomas), de creencias que realmente funcionan aprehendidas en sus avatares antes de convertirse en ingrediente constitutivo de la vida humana.
    • 3. Ámbito
      • Determinar qué ideas son políticas . equivale a establecer el ámbito de esta ciencia .
      • Pero como para ello el historiador tiene que relacionar y matizar todas las aplicaciones de las ideas resulta una peculiaridad de la disciplina que, en muchas ocasiones, hay que aplazar hasta el final de una investigación la decisión de qué idea tiene contenido político o no .
    • Touchard y la historia de las ideas políticas
      • Touchard señala cómo, en puridad, la historia de las ideas políticas . resulta inseparable de la historia de las instituciones y de la sociedad, de historia de los hechos y de las doctrinas económicas, de la historia de la filosofía y de la de la ciencia, de la de las religiones, de la de las técnicas, de la del arte y de la de la literatura, etc.
    • La disciplina se ha desarrollado bajo el rótulo de historia cultural
      • Las ideas políticas. surgen en un vasto contexto cultural y aquéllas constituyen su atmósfera vital. Por eso se ha desarrollado frecuentemente esta disciplina bajo el rótulo de historia cultural.
    • Integrar conocimiento acumulativo y no acumulativo
      • El historiador de las ideas políticas. no puede optar por el tipo de conocimiento acumulativo propio de las ciencias naturales o por el no acumulativo -a esto se sentiría tentado el científico político metido a historiador-, propio más bien de las ciencias del espíritu, sino que debe integrar ambos.
    • La Historia de las teorías caben dentro de la historia de las ideas políticas
      • Así, pues, dentro de la disciplina caben la historia de las teorías , es decir, la historia de la constitución de la ciencia política, así como la historia de las doctrinas que preceden al acontecimiento o son posteriores a él y, naturalmente, la historia de las ideologías (v.).
    • Clasificación de las doctrinas que son objeto de estudio de la historia de las ideas políticas
      • M. Prélot establece una clasificación de las doctrinas que son objeto de estudio dentro de la historia de las ideas políticas. Primero, las doctrinas preparatorias o proféticas , que pueden ser tanto reformadoras como revolucionarias. Entre las primeras, se citan los escritos de liberales como Burke, B. Constant, la escuela liberal católica, etcétera.
    • Obras clásicas y doctrinas apologéticas
      • Entre las segundas , obras como el Manifiesto comunista de Marx, o ¿Qué es el tercer estado? de Sieyés.
      • Vienen luego las doctrinas apologéticas , es decir, aquellas cuyo propósito consiste en, aceptando el régimen existente, promover su buen funcionamiento o defenderlo, como los tratados para la educación de los príncipes, que ocupan una gran parte de la literatura política, desde la Baja Edad Media, el ensayo de Locke Sobre el gobierno civil, escrito para consolidar el nuevo régimen inglés, etc.
    • Benda y la historia democrática de las ideas
      • En tercer lugar las ideas creadoras de hechos, cuya historia ha sido denominada por 1. Benda como historia democrática de las ideas .
      • Según Benda, para toda doctrina existe una expresión auténtica , la del propio autor de la misma, y una exposición derivada , que es la versión que difunden los periodistas, oradores, militantes, adeptos, etc.
    • Obras de gran influencia y obras ignoradas
      • Así ocurre, como nota ese mismo autor, que obras pobres de pensamiento y mediocres, como la organización del trabajo de L. Blanc, alcanzan gran infuencia, y que obras importantes, como las de Vico o Cournot, permanecen, en cambio, ignoradas.
    • Las ideas divulgadas deben constituir parte de la materia
      • Estas ideas así divulgadas también -y, en parte, especialmente- deben constituir la materia del historiador de las ideas políticas .: limitarse a las grandes obras sería comparable a hacer historia política ocupándose sólo de los reyes.
    • 4. Diferenciación de otras ciencias afines.
      • En primer lugar, de la historia de la teoría política (v.). La teoría resulta de la observación; por tanto, utiliza hipótesis acerca de los hechos con la pretensión de transformarlas en leyes una vez verificadas.
      • El vínculo racional que se establece con los hechos agrupados y organizados es justamente la teoría. En cambio, las ideas, en su origen, son subjetivas .
    • Con la historia de las doctrinas
      • Tampoco debe confundirse con la historia de las doctrinas.
      • Estas tratan los fenómenos en función de un ideal o de un valor trascendente o inmanente del Estado.
      • Como afirma Prélot, las doctrinas juzgan los hechos y señalan caminos para asegurar la felicidad de los ciudadanos o el poder del Estado. afectan al devenir histórico.
    • Doctrinas : sistema de pensamiento apoyado en un análisis teórico del hecho político
      • Los juicios de valor y los ideales de reforma proceden casi siempre de fuentes extrapolíticas y las doctrinas políticas. constituyen un sistema de pensamiento apoyado en un análisis teórico del hecho político. como señala también J. Touchard (Historia de las ideas políticas, Madrid 1961, prefacio). En este último sentido se dice, p. ej., la doctrina de Aristóteles o la de Montesquieu.
    • Historia de las ideas políticas : instalar esos sistemas dentro de un contexto histórico
      • En cambio, la historia de las ideas políticas. no pretende analizar la doctrina elaborada por algún pensador, sino instalar esos sistemas -el de Aristóteles o el de Montesquieu -dentro de su contexto histórico para ver cómo nacieron y qué representaban para los hombres que vivían en esa época.
    • Historia de las ideas políticas más amplia que historia de las doctrinas y que historia de las teorías
      • . De este modo, la historia de las doctrinas constituye más bien una parte -como la de la teoría- de la historia de las ideas políticas.
    • Diferencias con la historia del pensamiento
      • En cuanto a la historia del pensamiento, la distinción resulta más ardua. Por una parte, ésta abarca más que la historia de las ideas. Por otra, su contexto resulta más restringido, pues no tiene que preocuparse del encaje de las ideas en la realidad, de su adecuación o inadecuación, ni de su efectividad, sino limitarse a estudiarlas en cuanto pensadas.
    • La historia del pensamiento político y la historia de las ideas políticas
      • La historia del pensamiento político . viene a ser, como dice Maravall (o. c., 80), «la misma historia vista desde el entramado de su significación y del sentido que los hombres dan a los actos que realizan en su convivencia política».
      • En suma, la historia del pensamiento estudia a las ideas en cuanto productos del pensar humano, pero sin tener que ir más allá; la historia de las ideas políticas . estudia la historia del pensamiento en cuanto que las ideas pensadas
    • Bibliografía
      • J. COLLINSON (ed.), Essays in the History of Ideas, Baltimore 1960; A. O. Lovejoy, Reflections on the History of Ideas, « Journal of the History of Ideas», 1, 1940;
      • H. PEARCE , A Note on Method of the History of Ideas, en ib. jun. 1948; también el simposio recogido en el número de jul. 1946;
      • J. FERRATER MORA , Lovejoy e Ideonra, en Diccionario de filosofía, Buenos Aires 1968; F. PERTICONE, Storia del pensiero político e storia política, «Archivo di storia della filosofia italiana), V11,1938;
      • C. CURZIO , Per una nietodologia della Storia delle dottrine politiche, «Revista internazionale di filosofia del diritto» IX, 1929;
      • M. PRÉLOT , Histoire des idées politiques, 2 ed. París 1961;
      • T. PARSONS , El papel desempeñado por las ideas en la acción social, en Ensayos de teoría sociológica, Buenos Aires 1967.