• Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
2,550
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
38
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. -105110673306247840902540-5867402540UNIVERSIDAD NACIONAL DE CAJAMARCA<br />FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS CONTABLES Y ADMINISTRATIVAS<br />ESCUELA ACADEMICO PROFESIONAL DE ECONOMIA<br />DOCENTE:Mg. Alex Hernández Torres.<br />CURSO:Métodos y Técnicas de Estudio.<br />TEMA:Monografía de la Economía Informal en América Latina.<br />ALUMNO: Montoya Quispe Arturo Rafael.<br />. <br />CICLO:I<br /> <br /> Cajamarca, junio del 2011<br />Dedicatoria:<br />La presente monografía está dedicada a todas las personas que se esmeran en mejorar día a día, con mucho esfuerzo, la situación económica de nuestro país,<br />Agradecimiento:<br />Agradezco a Dios y a mis padres por el apoyo que me brindan en estos momentos tan importantes, tanto en mi desarrollo profesional como personal.<br />RESUMEN<br />La existencia de economía informal se ha intentado explicar por la insuficiente creación de empleos formales producto del bajo crecimiento del PIB, por la subcontratación de empresas informales por parte de las empresas formales, y por las excesivas regulaciones que aumentan el costo de la formalidad, por ejemplo, por los trámites y recursos necesarios para iniciar un negocio.La economía informal puede definirse de acuerdo a diversos criterios como son, el registro de la empresa ante las autoridades correspondientes, el registro ante las autoridades hacendarias, el tamaño de la empresa medido por el número de trabajadores, el cumplimiento de la legislación laboral vigente, entre otras.<br /> La Organización Internacional del Trabajo (OIT) hace hincapié en las relaciones de empleo que se generan en la economía informal, que corresponde a empleo no protegido, ya que la gran mayoría de las personas empleadas en el sector no cuentan con prestaciones laborales ni tienen acceso a la seguridad social, se pasa así del concepto de “empleo en el sector informal” al concepto más amplio de “empleo informal”. En los países desarrollados, la economía informal toma la forma de trabajo no cubierto por todos o algunos de los beneficios laborales que corresponden a un trabajador asalariado en una empresa formal. Las formas más comunes de empleo informal son: empleo parcial y temporal en empresas formales, autoempleo, entre otros.<br />El autoempleo es la forma más común de empleo en el sector informal, seguido por el empleo asalariado.En promedio, cada año la población ocupada total y la población ocupada en el sector informal aumentaron en 848,159 y 268,480 empleos, respectivamente. Por lo tanto, anualmente el sector no estructurado absorbió en promedio el 31.65% del aumento en la población ocupada total.<br />En el 2008, el 84.5% de la población ocupada en el sector tenía secundaria completa o menos. Esta proporción aumenta a 86.5% en el caso de las mujeres.Por grupos de actividad principal, en el 2008 los artesanos y obreros eran el grupo más numeroso, seguido por los vendedores y dependientes, los ayudantes de obrero y los vendedores ambulantes. Según esta fuente, en el 2008 había 1,635,843 vendedores ambulantes, casi 53% más de los que existían en 2003. El 37% de la población ocupada en el sector es trabajador por su cuenta y un 30.8% es asalariado. Sólo un 8.4% de la población ocupada son empleadores.<br />.<br />En términos reales se dio un crecimiento del 28% en el ingreso mediano por hora en el sector informal de 2003 al 2008. El ingreso mediano por día en el sector no estructurado se encuentra en un rango de entre 1 y 3 salarios mínimos.Diversos estudios sostienen que la recaudación tributaria producto de gravar al sector informal no es significativa. Un estudio de la Universidad Autónoma de Nuevo León señala que “sería necesario incorporar a 11 millones de informales para recaudar poco menos de medio punto porcentual del PIB, mientras que aproximadamente 10 millones de contribuyentes formales generan una recaudación equivalente a 9.9% del PIB. Esto sugiere que tendría un costo elevado fiscalizar al sector informal.<br /> En lo concerniente a la regulación laboral, el Banco Mundial señala que Perú es considerado como uno de los países con mayores rigideces en su mercado laboral. Se encuentra muy por encima tanto del promedio regional como del promedio de la OCDE en relación a todos los indicadores considerados. No existen políticas de empleo destinadas directamente a combatir la economía informal.<br />Los términos de “sector informal” o “economía informal” no aparecen en la legislación del país incluyendo la Ley Federal del Trabajo. Desde la LVII legislatura no existe registro en la gaceta parlamentaria de iniciativas relacionadas directamente con la economía informal o el comercio ambulante. En la LVI Legislatura existe una iniciativa de ley titulada Iniciativa de Ley sobre trabajadores del Sector Informal.<br />ABSTRACT<br />The existence of informal economy has been explained by inadequate formal job creation result of low GDP growth for the outsourcing of informal enterprises by formal enterprises, and excessive regulations that increase the cost of formality, example, procedures and resources needed to start a business. The informal economy can be defined according to various criteria such as the registration of the company to the authorities, registration with the tax authorities, the firm size measured by the number of workers, compliance with labor legislation, among others. The International Labour Organization (ILO) stressed the relationship of jobs generated in the informal economy, which corresponds to unprotected employment, since the vast majority of people employed in the sector have no employment benefits or access social security, and passed the concept of "employment in the informal sector" to the broader concept of "informal employment". In developed countries, the informal economy takes the form of work not covered by all or some of the fringe benefits that correspond to an employee in a formal business. The most common forms of informal employment are partial and temporary employment in formal enterprises, self-employment, among others.Self-employment is the most common form of employment in the informal sector, followed by the use asalariado.En average, each year the total working population and the population employed in the informal sector increased by 848.159 and 268.480 jobs respectively. Therefore, the sector annually absorbed an average 31.65% increase in total employment.In 2008, 84.5% of the population employed in the sector had completed secondary or less. This proportion increases to 86.5% in the case of mujeres.Por main activity groups in 2008 artisans and workers were the largest group, followed by retailers and clerks, assistants, workers and street vendors. According to this source in 2008 was 1,635,843 vendors, nearly 53% more than those that existed in 2003. 37% of the population employed in the sector is working on their own and 30.8% are salaried. Only 8.4% of the employed population are employers..In real terms growth was 28% in the median income per hour in the informal sector from 2003 to 2008. The median income per day in the sector is in a range between 1 and 3 studies argue that wages mínimos.Diversos tax revenue to tax products to the informal sector is not significant. A study by the Autonomous University of Nuevo Leon states that "it would be necessary to incorporate informal 11 million to raise just under half a percentage point of GDP, while approximately 10 million taxpayers formal generate revenues equivalent to 9.9% of GDP. This suggests that a high cost would oversee the informal sector. With regard to labor regulation, the World Bank notes that Peru is considered one of the countries with greater rigidities in its labor market. Is well above both the regional average and the OECD average on all indicators considered. Employment policies are not aimed directly at combating the informal economy.The term "informal sector" or "informal economy" not on the law of the country including the Federal Labor Law. From the LVII legislature there is no record in the journal parliamentary initiatives directly related to the informal economy as street vendors. The LVI Legislature a bill exists entitled Measure on Informal Sector workers.<br />INDICE<br />Introducción 9<br />¿Por Qué La Informalidad Debe Ser Motivo De Preocupación?12<br />I. Desarrollo de la economía informal: contexto histórico y económico 14<br />I.1. Interpretación institucional-legal 14<br />I.2. Expansión de la economía informal 15<br />I.3. La economía informal: Definiciones 16<br />I.4. Agentes que participan 17<br />I.6. Sobrevivencia y rentabilidad 19<br />I.7. Efectos macroeconómicos 20<br />II. La economía informal en el mundo 21<br />III. La economía informal en el Perú27<br />III.1. Medición del sector informal 27<br /> III.2. El Comercio Informal28<br />III.3. La Industria Informal29<br />III.4. Los Servicios Informales30<br />III.5. Comentarios Adicionales Sobre la Economía Informal <br /> en el Perú 31<br />III.6. La Economía Informal y la Evasión Tributaria en el Perú32<br /> <br />III.7.Causas y consecuencias de la informalidad en el Perú34<br />III.7.1Las Causas de la informalidad: discusión conceptual34<br />III.7.2. Las causas de la informalidad: un análisis econométrico37<br />IV. Cómo Medir la Informalidad41<br />V. Conclusiones43<br />VI. Bibliografía44<br />INTRODUCCIÓN<br />Las estimaciones sobre el tamaño de la economía informal difieren ampliamente, no obstante, se reconoce que ésta ha crecido en los últimos años y que actualmente es una parte importante de la economía tanto en la producción como en la generación de empleos. Mientras el INEI señala que la economía informal representó el 10% del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2002, Hernando de Soto afirma que ésta representa casi la mitad del PIB (315 mil millones de dólares) y que ocupa al 50% de la<br />Población Económicamente Activa (PEA).<br />Generalmente la economía informal se asocia al ambulantaje y a sus efectos negativos para el comercio establecido, la recaudación fiscal y el comercio interno. Sin embargo, es un fenómeno mucho más complejo con incidencia en actividades económicas muy diversas como la industria manufacturera, el comercio y los servicios y con una gran heterogeneidad de los agentes involucrados, por ejemplo, en las formas que adquieren las actividades que ejercen y en sus niveles de ingreso.<br />La economía informal se considera como una alternativa para obtener ingresos, sobre todo para la población más pobre y con menores posibilidades de integrarse al sector formal de la economía. Según el INEI “el subsector informal de México ha sido una alternativa de generación de un mayor ingreso familiar y/o una forma de compensar un status de desempleo, entre otros fines, lo que le da una connotación específica en el ámbito nacional”.<br />Por otro lado, el exceso de regulaciones para iniciar un negocio, conforma un proceso tardado y costoso, inaccesible para la población con menores recursos. La insuficiencia de créditos para micro, pequeñas y medidas empresas, es otro obstáculo para la creación de puestos de trabajo formales, y crea una forma de exclusión de una parte importante de la población.<br />Sin embargo, no debe perderse de vista que, en muchos casos, la tolerancia hacia las actividades informales por parte de las autoridades ha propiciado que se genere un efecto demostración que convierte al sector informal en una opción viable de empleo, incluso por encima del sector formal, al evadir el pago de impuestos, de servicios públicos y el cumplimiento de otras legislaciones tales como las leyes laborales.<br />Por su naturaleza, las actividades informales se desarrollan con bajos niveles de inversión, capital humano y productividad. De esta forma, un sector informal grande implica la utilización de los recursos de una economía por debajo de su potencial. Así, la economía informal está asociada con un menor ritmo de crecimiento del PIB, con baja productividad y, lo que es muy importante, con generación de empleos de baja calidad, con salarios reducidos y sin prestaciones laborales.<br />La economía informal genera también ciertos efectos positivos; uno de ellos está relacionado con la posibilidad de obtener ingresos para los sectores más pobres de la población, ya que “la mayoría de los más pobres son autoempleados o trabajadores en unidades muy pequeñas –del tamaño de una familia- a menudo en empleos inestables y en establecimientos no registrados”.3 Sin embargo, dado su permanencia en la pobreza, la economía informal es más una opción de sobrevivencia que de superación de la pobreza.<br />Vicente Fox ha señalado que “la economía informal responde a la imposibilidad que tienen los emprendedores de asumir los costos de la formalidad”. Asimismo, su estrategia para incorporar a la formalidad al sector no estructurado ha consistido en el otorgamiento de créditos a la micro, pequeña y mediana empresa a través del Fondo PyME y la disminución de la carga regulatoria en los tres niveles de gobierno que disminuya el costo de la formalidad al abrir un negocio y al cumplir con los requisitos fiscales y de seguridad social.<br />El instrumento utilizado para este fin es el Sistema de Apertura Rápida de Empresas (SARE) con el cual “es posible abrir un negocio, cumplir con todos los trámites para crear una empresa o expandirla, en un plazo no mayor a 48 horas. Este sistema ya opera en 27 grandes ciudades, en 19 estados del país.” Otra acción ha sido el financiamiento para la construcción de espacios para la reubicación de vendedores ambulantes en el Distrito Federal, con el fin de que se incorporen a la economía formal.<br />En un intento de dar una solución integral al problema, se espera que para mayo de 2005 se anuncien acciones destinadas a combatir la informalidad, con la asesoría de Hernando de Soto.<br />En el primer capítulo de este trabajo, se señalan las diferentes teorías que han intentado explicar el fenómeno de la economía informal con especial atención en el enfoque legal institucional, se abunda sobre la discusión acerca de su definición y se presenta una clasificación de los diferentes agentes que participan en ella. Se señalan también los efectos macroeconómicos de la economía informal. En un segundo capítulo se presentan estadísticas sobre la economía informal en el mundo y las formas particulares que asume en los países desarrollados y en los países en vías de desarrollo.<br />En el tercer capítulo se presentan estadísticas sobre la economía informal en América Latina, tanto en su forma de medición, su inserción en el mercado de trabajo y sus características particulares en variables como edad, escolaridad ingresos, etc. Posteriormente, se analizan algunos aspectos relacionados con la problemática de la economía informal como la recaudación tributaria, la regulación y las acciones gubernamentales destinadas a combatir la economía informal. Por último, se presentan los comentarios finales.<br />LA ECONOMIA INFORMAL <br />¿POR QUÉ LA INFORMALIDAD DEBE SER MOTIVO DE PREOCUPACIÓN?<br />La informalidad es la forma distorsionada con la que una economía excesivamente reglamentada responde tanto a los choques que enfrenta como a su potencial de crecimiento. Se trata de una respuesta distorsionada porque la informalidad supone una asignación de recursos deficiente que conlleva la pérdida, por lo menos parcial, de las ventajas que ofrece la legalidad: la protección policial y judicial, el acceso al crédito formal, y la capacidad de participar en los mercados internacionales. Por tratar de eludir el control del estado, muchas empresas informales siguen siendo empresas pequeñas con un tamaño inferior al óptimo, utilizan canales irregulares para adquirir y distribuir bienes y servicios, y tienen que utilizar recursos constantemente para encubrir sus actividades o sobornar a funcionarios públicos.<br /> Por otra parte, la informalidad induce a las empresas formales a usar en forma más intensiva los recursos menos afectados por el régimen normativo. En los países en desarrollo en particular, esto significa que las empresas formales tienen un uso menos intensivo de mano de obra de la que les correspondería tener de acuerdo a la dotación de recursos del país. Además, el sector informal genera un factor externo negativo que se agrega a su efecto adverso sobre la eficiencia: las actividades informales utilizan y congestionan la infraestructura pública sin contribuir con los ingresos tributarios necesarios para abastecerla. Puesto que la infraestructura pública complementa el aporte del capital privado en el proceso de producción, la existencia de un sector informal de gran tamaño implica un menor crecimiento de la productividad.<br />En comparación a lo que sería la respuesta económica óptima, la expansión del sector informal a menudo representa un crecimiento económico distorsionado e insuficiente. Esta afirmación requiere ser aclarada: la informalidad está por debajo del nivel óptimo de respuesta que puede encontrarse en el mejor escenario de una economía sin una excesiva reglamentación y una adecuada provisión de servicios públicos. No obstante, es preferible la informalidad en lugar de una economía plenamente formal pero esclerótica e incapaz de evitar las rigideces que genera la normatividad. La implicancia que esto tiene en términos de políticas es incuestionable: el mecanismo de la formalización es sumamente importante por las consecuencias que tiene en el empleo, la eficiencia y el crecimiento económico. Si la formalización se sustenta exclusivamente en hacer que se cumplan las normas, lo más probable es que ello genere desempleo y un bajo crecimiento. Si por el contrario el proceso de formalización se sostiene mediante mejoras tanto del marco legal como de la calidad y disponibilidad de los servicios públicos, generará un uso más eficiente de los recursos y un mayor crecimiento.<br />Desde una perspectiva empírica, el efecto ambiguo de la formalización pone de manifiesto una importante dificultad para evaluar el impacto que tiene la informalidad sobre el crecimiento económico: dos países pueden tener el mismo nivel de informalidad, pero si las causas subyacentes que lo explican son distintas, las tasas de crecimiento de dichos países podrán ser notoriamente distintas también. A los países en los que se controla la informalidad mediante una drástica imposición de normas les irá menos bien que a aquellos países que tienen un bajo nivel de informalidad debido a que cuentan con normas más suaves y servicios públicos adecuados.<br />A continuación se presenta un análisis de regresión simple sobre el efecto que tiene la informalidad sobre el crecimiento económico. Como se sugirió anteriormente, dicho análisis debe contemplar el aspecto relativo al nivel de cumplimiento de las leyes y una forma directa de hacerlo, aun cuando pueda debatirse al respecto, es incluir una variable que represente la capacidad total del estado como variable de control de la regresión. Para ello, probamos dos variables sustitutas: el nivel de PBI per cápita y la proporción del gasto de gobierno en relación al PBI. La primera variable sustituta tiene la ventaja de explicar además la convergencia condicional y la segunda tiene la ventaja de que refleja más cercanamente el tamaño del estado. Se presentan los resultados de las regresiones en las que el crecimiento promedio del PBI per cápita en el periodo 2000-2010 es la variable dependiente, el PBI per cápita inicial (2000) es la variable de control y, a su vez, los cuatro indicadores de informalidad son las variables explicativas.<br />Se seleccionó un periodo de 10 años para calcular la tasa de crecimiento promedio a fin de lograr un equilibrio entre el crecimiento meramente cíclico, de corto plazo (que no sería afectado por la informalidad) y un crecimiento de muy largo plazo (que en realidad puede causar informalidad, en lugar de que esto ocurra a la inversa). La hipótesis que se mantuvo para identificar la relación causal entre informalidad y crecimiento es que el nivel de informalidad está relacionado con factores institucionales y estructurales que cambian poco a lo largo del tiempo y que influyen en las tasas de crecimiento de mediano plazo, pero que el crecimiento de mediano plazo no influye sobre dichos factores. <br />Los resultados de la regresión indican que un incremento en la informalidad genera una disminución del crecimiento económico. Los cuatro indicadores de informalidad presentan coeficientes negativos altamente significativos. El gráfico muestra el diagrama de dispersión de la regresión parcial entre la variable crecimiento y cada una de las mediciones de informalidad (la regresión es parcial en el sentido en que se controla el nivel inicial del PBI per capita), que confirma que la relación negativa entre informalidad y crecimiento representa la tendencia general y que no está influida por observaciones aisladas. El efecto negativo que tiene la informalidad en el crecimiento no es solo un resultado sólido y significativo, sino también relevante en términos económicos por su magnitud: un incremento de una desviación estándar en cualquiera de los indicadores de informalidad lleva a una reducción de 1-2 puntos porcentuales en la tasa de crecimiento del PBI per cápita.<br />I. DESARROLLO DE LA ECONOMÍA INFORMAL: CONTEXTO<br />HISTÓRICO Y ECONÓMICO<br />Existen diferentes teorías que intentan explicar la naturaleza del sector informal, ante su surgimiento y expansión. Siguiendo a Víctor Tokman pueden identificarse tres vertientes conceptuales importantes en el estudio de la economía informal: i) la interpretación PREALC, ii) la interpretación de la modernización con explotación y, iii) la interpretación institucional-legal.<br />Las explicaciones teórico-históricas sobre el surgimiento y ampliación del sector informal fueron promovidas principalmente por el Programa Regional del Empleo para América Latina y el Caribe (PREALC) y por la OIT. Si bien en éstas se entretejen elementos estructurales, sus vinculaciones con la economía internacional y los modelos económicos aplicados en el pasado reciente, no omitieron los factores legales e institucionales. Como parte de estos desarrollos explicativos actualmente domina la interpretación hermanada con corrientes neoinstitucionalistas.<br />I.1 Interpretación institucional-legal<br />Esta vertiente es relativamente reciente e introduce el análisis de la característica que actualmente define a la economía informal, el hecho de que estas actividades están fuera del marco legal-institucional vigente. Se hace hincapié en que la regulación gubernamental frecuentemente es un obstáculo para el desarrollo de la actividad empresarial, ya que los procesos de registro para iniciar un negocio son tardados y costosos. Las medidas planteadas para la solución del problema son las mejoras administrativas mediante la desregulación y la simplificación.<br />Dado que la regulación no sólo se da en materia de trámites administrativos, sino, por ejemplo, en los arreglos laborales permitidos por las leyes de un país, al hablar de la disminución de trámites y costos asociados seguramente existirá un consenso al respecto, sin embargo, en relación a regulaciones como la flexibilización laboral y la protección a los trabajadores, la discusión está presente.<br />En sus influyentes trabajos sobre la informalidad, Hernando de Soto ha señalado que podemos encontrar la explicación de la informalidad tanto en las excesivas regulaciones estatales como en la falta de derechos de propiedad sobre los activos de las personas pobres, que impiden que puedan ser usados como garantía de un crédito, por ejemplo.<br />De esta forma, la informalidad es resultado de ineficiencias del Estado que limita las posibilidades reales de los pobres de tener opciones de ingresos dentro de la formalidad.<br />De Soto maneja los conceptos de costo de la formalidad y costo de la informalidad para explicar el comportamiento de las personas a la hora de tomar una decisión sobre su incorporación y permanencia en la informalidad y los costos asociados a pertenecer a ella. El costo de la formalidad está asociado a su vez con los costos de cumplir con los requerimientos legales exigidos que, según De Soto, muchas veces están fuera de las posibilidades de las personas con menores ingresos, incentivando la informalidad.<br />Un aspecto importante es que mediante el concepto de costo de la informalidad pone de manifiesto que estar fuera del marco de las instituciones legales genera muchos costos a las personas, por ejemplo los costos en que se incurren por tratar de evitar las sanciones resultantes de estar en la informalidad, por no contar con derechos que protejan su actividad como derechos de propiedad, derecho de establecer contratos, entre otros. El punto principal es que, a diferencia de la visión común, la informalidad no resulta en beneficios netos para las personas que optan por esta opción.<br />I.2. Expansión de la economía informal<br />Sin duda, la explicación de las causas de la economía informal es multifactorial. Sin embargo, además de explicar cómo surge la economía informal hay que indagar sobre los factores que permitan explicar la rápida expansión de la economía informal a partir de los ochenta. Las reformas estructurales de muchos países, que han reducido el tamaño del estado y han abierto sus economías, así como las excesivas regulaciones existentes en muchos países, son dos de los principales factores señalados en este sentido.<br />La inserción de las empresas en el comercio internacional ha puesto en desventaja a las empresas pequeñas y tradicionales de la economía que no han aprovechado los beneficios de la globalización, por ejemplo, formando cadenas productivas, fungiendo como subcontratistas, etc., lo que reduce sus beneficios y ocasiona que la mayoría de micro y pequeñas empresas operen en la informalidad. La falta de créditos y apoyos a empresas micro y pequeñas ha agravado esta situación.<br />En una escala internacional, la subcontratación y las formas de flexibilización del trabajo son prácticas frecuentes para empresas en países industrializados que llevan sus procesos de producción a países en desarrollo, evitando la contratación permanente de trabajadores y bajando los costos salariales.9<br />La globalización tiene también efectos sobre el desarrollo regional. Como se verá más adelante, la economía informal tiene gran incidencia en el sector rural, de forma que el aislamiento de ciertas regiones que no son vistas como rentables para los negocios y para el establecimiento de empresas, perpetúan la situación de pobreza y marginación, llevando a las personas a emplearse en el sector informal.<br />I.3. La economía informal: definiciones<br />La primera dificultad al analizar la economía informal es determinar qué se designa exactamente mediante este término. Generalmente, ha sido la OIT quien ha propuesto definiciones que han ido evolucionando a lo largo del tiempo esperando que sirvan como referencia para la elaboración de las estadísticas nacionales alrededor del mundo. Sin embargo, existen grandes disparidades en las estadísticas de los países que dificultan la<br />comparabilidad internacional de las cifras.<br />Antes de continuar, es importante señalar que el sector informal no debe confundirse con la economía ilegal o subterránea, en las que se encuentran actividades como el narcotráfico y el lavado de dinero. En la economía informal se incluyen actividades en las que los bienes y servicios producidos y vendidos son legales, pero las unidades productoras no están registradas formalmente. Por su parte, en la economía subterránea se encuentran actividades que producen o venden bienes o servicios que son, por su naturaleza, ilegales.<br />El sector informal puede definirse según diferentes criterios que varían dependiendo de la perspectiva que se tenga del fenómeno. Algunos de los criterios que se consideran son:<br />● Registro de la empresa ante las autoridades correspondientes que permitan iniciar las operaciones. Puede tomar la forma de permisos y licencias según la actividad de que se trate.<br />● Registro de la empresa ante las autoridades hacendarias, con el consiguiente pago de impuestos.<br />● Tamaño de la empresa, generalmente medida por el número de trabajadores empleados, cantidad que puede variar según el sector (manufacturas, comercio, etc.).<br />● Cumplimiento de la legislación laboral vigente.<br />● Destino final de la producción, ya sea para el mercado o para el autoconsumo.<br />Uno de los rasgos compartidos en la mayoría de las definiciones nacionales es que el sector informal se compone de empresas que no están registradas ante las autoridades correspondientes y no contribuyen al pago de impuestos. Así, son unidades que no están contabilizadas en los registros de establecimientos económicos de cada país y que, por lo tanto, no tienen los derechos y obligaciones de un establecimiento registrado.<br />Para definir la economía informal la OIT hace especial hincapié en las condiciones laborales de la población. Lo importante en este enfoque es que existe un déficit de trabajo decente, esto es, en condiciones aceptables que puede asemejarse a lo que se llama empleo protegido. Por su parte, el empleo no protegido es la condición en la que se encuentran los trabajadores que no cuentan con seguridad social, servicios de salud u otras prestaciones. En esta visión de la economía informal no importa si las personas están laborando para empresas formales, sino que las relaciones de empleo sean informales. Este tema es de importancia en la economía informal puesto que las relaciones de empleo que se generan son en su gran mayoría empleos no protegidos.<br />Se ha señalado que el sector informal de la economía y el empleo no protegido son dos fenómenos diferentes, que responden a causas distintas y por lo cual deben ser tratadas separadamente y no caer en confusión. Sin embargo, la economía informal está relacionada con el incumplimiento de una o varias legislaciones vigentes, de forma tal que “en la realidad no hay una división neta entre la actividad económica formal e informal y que entre ambos extremos existe toda una gama de empresas y puestos de trabajo de distintas características. La condición de informal significa, pues, la no observancia, ya sea por las empresas o por los trabajadores, de algunas o todas estas normas y reglamentos de la legislación nacional o local, ya sea comercial o laboral.”<br />I.4. Agentes que participan<br />Las empresas y personas que pertenecen a la economía informal toman formas muy diversas. La expresión más visible es el ambulantaje o comercio informal en la vía pública. Sin embargo, la economía informal es un fenómeno mucho más complejo.<br />Una clasificación exhaustiva sobre los agentes que participan en la economía informal es la elaborada por Hussmanns presentada en la quinta reunión del Grupo de Expertos sobre Estadísticas del Sector Informal conocido como Grupo de Delhi y retomada por laOIT. En esta clasificación, que para su mejor comprensión se presenta en forma de matriz, se hace énfasis en la inclusión tanto de la dimensión empresarial como de la laboral de la economía informal, esto es, no sólo las empresas informales sino también el empleo informal.<br />Aunque existe una definición de lo que son las empresas informales su aplicación varía ampliamente entre países. Dos de los criterios normalmente adoptados son el registro de actividad ante ciertas autoridades y el tamaño de la unidad económica, generalmente medido por el número de empleados, aunque el número exacto varía según la definición.<br />En relación al empleo informal se considera no sólo a aquellos trabajadores asalariados que laboran en empresas informales o bien que son autoempleados, sino también aquellos que no cuentan con protección social, aún cuando trabajen en el sector formal, pasándose así del concepto de “empleo en el sector informal” al concepto más amplio de “empleo informal”.<br />Aunque pueden tenerse discrepancias respecto a la inclusión o no de trabajadores por el hecho de no contar con protección social, esta matriz representa un punto de referencia que puede ser utilizada de acuerdo a diferentes definiciones.<br />Las categorías consideradas en la matriz son:<br />● Asalariados en puestos formales que laboran en empresas informales.<br />● Asalariados que tienen puestos de trabajo informales, ya sea que laboren en empresas formales o informales<br />● Trabajadores domésticos remunerados empleados en hogares.<br />● Trabajadores independientes y empleadores. ● Miembros de cooperativas de productos informales. ● Trabajadores familiares auxiliares. ● Trabajadores independientes que producen para el autoconsumo.<br />Otras clasificaciones de los agentes de la economía informal tienen que ver con:<br />● La posición en el trabajo ya sean autoempleados, empleadores, asalariados o trabajadores familiares sin remuneración.<br />● El lugar donde se ejerce la actividad ya sea que se cuente con local o no, en la vía pública y en el hogar, básicamente.<br />● Grado de dependencia de las actividades respecto a otra empresa, por ejemplo como empleado, subcontratista o independiente.<br />● El lugar donde se ejerce la actividad ya sea que se cuente con local o no, en la vía pública y en el hogar, básicamente.<br />I.5. Sobrevivencia y rentabilidad<br />Existe poca discrepancia respecto al hecho de que el sector informal surge como una forma de obtener ingresos alternativos ante la dificultad o la imposibilidad de encontrarlo en el sector formal. Sin embargo, conforme han transcurrido los años y este fenómeno se ha incrementado existe también un efecto de demostración que ante los ojos de buscadores de empleo vuelve a la economía informal como una alternativa de trabajo viable. En este sentido, a la luz de la expansión del fenómeno deben buscarse explicaciones para su crecimiento reciente que se añadan a las razones aducidas regularmente para explicar su existencia.<br />En el sector informal existe una gran proporción de personas con bajos recursos, con bajo capital humano, bajos niveles de escolaridad, sin acceso al crédito, que encuentran en la economía informal su única alternativa de empleo. Este tipo de empleo puede considerarse como de “sobrevivencia”. Este sector de la población en la economía informal está estrechamente ligado a la pobreza.<br />Sin embargo, generalmente las personas realizan un análisis costo-beneficio, aunque sea a grosso modo, para decidir emplearse en el sector informal. Como se señaló, De Soto considera que una persona toma en cuenta tanto el costo de la formalidad en la forma de trámites y requisitos, como el costo de la informalidad evaluando los beneficios a los que se renuncia al pertenecer al sector informal como la protección legal, los derechos de propiedad, etc.<br />Para aquellas personas que podrían afrontar los costos de incorporarse al sector formal, el hecho de que la economía informal sea tolerada, implica la posibilidad de sustraerse al pago de impuestos, de servicios públicos, de las leyes laborales y de otro tipo de normas jurídicas. Esta situación, que originalmente es el resultado de estar en la economía informal, llega a convertirse en un incentivo para incorporarse a él, invirtiendo la causalidad tradicional. Estas actividades relacionadas con los sectores de mayores ingresos en la economía informal generan empleos de “rentabilidad”.<br />Esta distinción es de suma importancia en varios sentidos. En principio, permiten explicar las grandes diferencias que encontramos al interior del sector informal, por ejemplo en materia de salarios, pero también de modos de producción, de uso de capital, de interrelación con el sector formal y con el comportamiento de la economía en general. Asimismo, permite orientar la elaboración de políticas públicas que sean efectivas tomando en consideración las características particulares de las empresas y trabajadores en los que se desea influir.<br />I.6. Efectos macroeconómicos.<br />La existencia de informalidad en una economía tiene efectos importantes a nivel agregado, es un generador de producto y de demanda, de importancia sobre todo en periodos de crisis, no obstante, “para el país en su conjunto, la actividad del sector informal impide la utilización más eficaz de los recursos y mejoras de la productividad.<br />Como consecuencia, la economía funciona por debajo de su potencial, lo cual tienen repercusiones negativas en los índices de crecimiento económico.”<br />Algunos de los factores que deben tomarse en cuenta son los siguientes:<br />● Evita un mayor empobrecimiento de las familias con menores recursos, que no pueden permitirse el estar desempleados.<br />● Por lo anterior, puede contribuir a evitar una mayor concentración del ingreso. ● Genera demanda agregada en la economía. Los bienes de la economía informal generalmente más baratos, aunque de menor calidad, atenúan los efectos depresivos de la crisis por la disminución de los ingresos y del poder de compra.<br />● La demanda de inversión de las empresas informales como materias primas, etc. Tiene un efecto positivo en la economía. Sin embargo, dado que la economía informal se relaciona con bajo capital, poca inversión y baja productividad, esta demanda es menor que la generada si estos empleos se crearan en el sector formal de la economía.<br />● El sector informal está asociado a baja innovación tecnológica.<br />● La economía informal genera condiciones precarias de ocupación, bajos salarios y muy baja cobertura de seguridad social y prestaciones. Esto genera una situación de vulnerabilidad de los trabajadores en el sector.<br />● La existencia del sector informal mantiene la dinámica de bajos salarios.<br />● Para el caso de México, “el aumento del peso relativo de las actividades informales provocó una desaceleración del ritmo de crecimiento de la productividad promedio del trabajo y un aumento de la elasticidad-producto del empleo, a escala de toda la economía.” Esto es, la economía informal es intensiva en mano de obra.<br />Además,<br />● Complica el monitoreo de formas de explotación de los trabajadores, entre ellas trabajo forzoso, trabajo infantil, entre otros.<br />● Conlleva el incumplimiento de otras regulaciones tales como leyes ambientales. Lo anterior queda de manifiesto si consideramos la dificultad para lograr que, incluso los empresarios formales, cumplan con estas disposiciones.<br />● Propicia el establecimiento de prácticas ilegales dada la falta de supervisión de las actividades. ● Dificulta la identificación de mercancías de origen ilegal y piratería.<br />Por lo anterior, el problema de la economía informal no debe reducirse a su aspecto tributario, pues aún logrando que se paguen impuestos en el sector, los costos asociados con el sector informal persistirían.<br />II. LA ECONOMÍA INFORMAL EN EL MUNDO<br />Definitivamente, la economía informal no es un fenómeno exclusivo de los países subdesarrollados; la globalización de la economía nos muestra que también en el mundo desarrollado esta actividad está muy extendida, tal como lo precisa el economista austríaco Dr. Friedrich Schneider, en la revista The Economist USA, quien estima que el tamaño de la economía informal en el mundo alcanza un volumen de 9 trillones de dólares en traducción literal del inglés, pero en buen español serían 9 billones.<br />El tamaño oficial de la economía mundial es de US$ 39 billones y el de la economía de Estados Unidos es de US$ 9 billones, por lo que la informalidad mundial añade otra economía equivalente a la de Estados Unidos. Eso nos da una idea de su magnitud. El Dr. Schneider estudió la economía informal en 76 naciones, tanto industrializadas como emergentes. Basándose en esa investigación la revista The Economist estima que en los países ricos la economía informal fluctúa alrededor del 15% del PBI, y que en los países en desarrollo alcanza más del 33% del PBI.<br />De los 76 países examinados, Nigeria, Tailandia y Egipto tienen las economías informales más grandes, sobrepasando el 70% de PBI. Al otro extremo, el país con la economía informal más pequeña es Suiza, con apenas 10% del PBI. Es interesante notar que donde más se respeta el secreto bancario, menos informalidad hay. A Suiza la siguen Japón, Estados Unidos y Austria.<br />Pero en Europa la situación se deteriora en vez de mejorar. La economía informal alemana equivale al 2O% del PBI y 22% de su gente trabaja en la economía informal, cuando en 1990 era solo el 10%. Mientras más altos son los impuestos y más entrometidas las regulaciones gubernamentales, mayor es el incentivo a operar en la informalidad. Así vemos que en Italia, España y Bélgica, la informalidad fluctúa entre 23% y 28% del PBI.<br />En Italia y Bélgica el peso total de los impuestos, sumando los impuestos a las ventas, a la renta y las contribuciones por nómina a la seguridad social, sobrepasa el 70% del ingreso del trabajador. Esto se compara con el 41% de Estados Unidos. <br />Mucho más extendida es la informalidad en América Latina, donde la mayoría de la gente simplemente no puede pagar el alto costo de la legalidad. Cuando una persona quiere establecer su propio negocio, necesita contratar los servicios de un abogado y luego dedicar semanas, si no meses, a conseguir permisos y licencias en una multitud de oficinas públicas diferentes, además de tener que pagar bajo la mesa a una infinidad de funcionarios corruptos para «agilizar» la tramitación.<br />La magistral obra de Hernando de Soto, El otro sendero, publicado en 2006, señalaba que la economía informal del Perú alcanzaba entonces 60% de las horas-hombre trabajadas. En Venezuela, desde hace varios años, más del 50% de la población trabaja informalmente. Se trata de dos países ricos en recursos naturales donde sus malos gobiernos han construido tan absurdos obstáculos al trabajo que un altísimo porcentaje de la ciudadanía no tiene más recurso que vivir y trabajar al margen de la ley.<br />Por el contrario, como lo mostró el periodista de ABC John Stossel, en su programa de televisión «20/20» en setiembre de este año, en Hong Kong él mismo logró abrir una tienda en un centro comercial en menos de 24 horas. Eso, en gran parte, explica la riqueza de inmigrantes que llegaron de la China con sólo la ropa que traían puesta, pero con trabajo y sin obstáculos oficiales transformaron una roca sin más recursos naturales que un buen puerto, en la ciudad más próspera y con mayor densidad del mundo, todo ello en una sola generación. Ello también comprueba que el llamado «exceso» de población, si llega a ser un problema, es insignificante comparado con el exceso de impuestos, regulaciones y malas leyes.<br />El desempleo es un grave problema a nivel mundial llegando, a finales del 2006, a 184.7 millones de personas, que representan el 6.1% de la población mundial. Los jóvenes y gran parte de la población ocupada en la agricultura son los grupos más afectados.<br />Aunque el desempleo tuvo una tendencia al alza en la década pasada, ha sido sensible a los cambios en el crecimiento mundial.<br />Al mismo tiempo, no debe perderse de vista el tipo de empleos que se crean, puesto que ha aumentado el número de empleos sin prestaciones, sin seguridad social y con bajos salarios. De hecho, la mitad de la población empleada está por debajo de la línea de pobreza de dos dólares por días, y 535 millones viven con menos de un dólar al día.<br />Es por eso que las políticas de empleo se han convertido en la estrategia fundamental de los países de Unión Europa para garantizar la protección social y disminuir el riesgo de pobreza. Se considera que un trabajo estable con ingresos suficientes es la mejor forma de evitar la exclusión social, con un mejor acceso a la educación, a la vivienda decente, a servicios médicos de calidad y otros servicios sociales.<br />Asimismo, la población que trabaja en la economía informal es creciente. Estos empleos se relacionan con precarias condiciones de trabajo, bajas habilidades y baja productividad, condiciones de trabajo inseguras y poco higiénicas, largas jornadas de trabajo y bajos salarios. A nivel mundial el empleo informal está conformado en su mayoría por mujeres.<br />Los datos disponibles de las diversas organizaciones internacionales que presentan estadísticas sobre la economía informal difieren tanto en la definición como en el método utilizado para la obtención de dichas estadísticas.<br />En el documento de la OIT, Women and Men in the Informal Economy: A statistical picture, parte de las estimaciones se obtuvieron de acuerdo a un método residual con la finalidad de obtener estadísticas comparables para todos los países estudiados como respuesta a la escasez de estadísticas en muchos países y a su poca comparabilidad con las de aquellos países que mantienen algún registro de la economía informal.<br />Hacia el primer lustro de los noventa, el sector informal de la economía (en este caso entendido como las empresas informales únicamente) representaba más del 20% del PIB para todas las regiones en desarrollo consideradas. En África Subsahariana es de 41% para el total de países incluidos, para América Latina fue de 29%. <br />La economía informal es una fuente importante de empleo en el mundo. Aunque existen variaciones importantes en su magnitud y composición, es un fenómeno existente tanto en países desarrollados como en desarrollo.<br />En los países desarrollados, la economía informal toma la forma de trabajo no cubierto por todos o algunos de los beneficios laborales que corresponden a un trabajador asalariado en una empresa formal.<br />Las formas más comunes de empleo informal son: empleo de tiempo parcial en empresas formales, empleo temporal en empresas formales, autoempleo, aunque existen otros como subcontratación intrafirma, trabajo por día, etc. La proporción en la que este tipo de trabajadores tienen beneficios laborales o están cubiertos por sistemas de salud o de seguridad social varía entre países. Así, deben considerarse sólo aquellos trabajadores que no cuentan con ciertos beneficios laborales, o bien, que pueden pagar estos beneficios de forma privada.<br />Mientras que en 1988 el empleo no estándar –tiempo parcial, empleo temporal y autoempleo- era de 25% del empleo total en quince países de la Unión Europea, llegó a cerca del 30% en 1998. Para los Estados Unidos es de alrededor de 25%.<br />Siguiendo con este documento, el empleo informal en los países en desarrollo representa cerca de la mitad o más del empleo total no agrícola. La región de África Subsahariana presenta el porcentaje más alto de empleo informal con 72%, siendo Benín el país con mayor porcentaje de empleo informal (93%). Asia es la segunda región en importancia con 65% de empleo informal en promedio. Como era de esperarse la India es el país con mayor porcentaje de empleo informal (83%). América Latina tiene en promedio un 51% de empleo informal, siendo Bolivia y Brasil los países con mayor porcentaje (63 y 60%, respectivamente). Por su parte, en México 55% del empleo total no agrícola es informal.<br />Es importante notar que el autoempleo es la forma más común de empleo informal en los países en desarrollo, seguido por el empleo asalariado, esto ocurre tanto para las mujeres como para los hombres. En África Subsahariana el 70% del empleo informal no agrícola son personas autoempleadas. En América Latina la proporción baja a 60%. En México, se tiene una situación más equilibrada pues el 54% es autoempleo y el 46% son trabajadores asalariados.<br />Empleo informal en el empleo no agrícola, por sexo<br />Fuente: Datos preparados por Jacques Charmes.<br />Empleos asalariados y autoempleo en el empleo informal no agrícola, por sexo<br />Fuente: Datos preparados por Jacques Charmes.<br />Ahora bien, las mujeres tienen una participación importante en el empleo informal, aunque varía según el país, mientras en Kenia las mujeres constituyen el 60% del empleo informal en México, el porcentaje es de 39%.<br />Debe reconocerse el potencial de este sector para la generación de empleos, sobre todo en micro y pequeñas empresas que generan una parte importante del empleo. Extender la protección social a este grupo de trabajadores es un reto importante para los países, sobre todo si se considera la discusión de que la seguridad social no debiese ser un privilegio exclusivo de los trabajadores en la economía formal.<br />Así, el desempleo está asociado a problemas estructurales en la economía y al desarrollo de las relaciones económicas internacionales. Cada uno de estos aspectos requiere políticas integrales para su atención. Requiere también la promoción del empleo en mejores condiciones. Sin embargo, es también necesario proveer protección social para los trabajadores en caso de trastornos temporales a su situación laboral.<br />En este sentido, el seguro de desempleo, es un mecanismo que en un principio está diseñado para mejorar la situación de los trabajadores en caso de desempleo temporal.<br />El seguro de desempleo es una prestación, generalmente monetaria, para dar seguridad a los trabajadores en caso de quedarse sin trabajo. Según la OIT, el 75% de las 150 millones de personas desempleadas en el mundo en el 2000, carecían de un seguro de desempleo.<br />III. LA ECONOMÍA INFORMAL EN EL PERÚ<br />En nuestro país, la informalidad no se origina en una tara cultural, en un problema religioso o en un origen étnico; se encuentra en la ineficiencia de la ley. En términos técnicos, somos informales por el llamado coste de la legalidad.<br />Los políticos, los legisladores y los abogados, no entienden que la ley cuesta como cualquier otra cosa. Si usted quiere hacer un negocio, necesita tiempo e información. Hacer el negocio cuesta algo independientemente del negocio mismo. Vender pintura cuesta algo más que la pintura misma; cuesta la oportunidad, la inteligencia, la ubicación, la percepción del deseo de los consumidores, igual la ley. La ley cuesta con independencia de lo que se quiera hacer con ella. ¿Cuál es el costo de la ley, entonces?<br />La cantidad de tiempo y de información que se necesita para cumplir con ella.<br />lll.1. La Construcción Informal<br />El desarrollo urbano en el Perú se ha hecho fundamentalmente en el sector informal. La mayor parte de Lima (más de 9 millones de habitantes), aproximadamente la mitad de su área geográfica, se encuentra desarrollada en los denominamos eufemísticamente «pueblos jóvenes, » que no son otra cosa que las barriadas urbano- marginales, asentamientos humanos desarrollados por invasión de terrenos públicos o privados por parte de migrantes del campo a la ciudad de los últimos 45 años.<br />El desarrollo de este sector informal tiene gran importancia económica, social y política en nuestro país. En primer lugar, es económicamente significativo porque la inversión realizada por la gente equivale aproximadamente a 8 000 u 8 500 millones de dólares; inversión de viviendas que se ha realizado sin ningún tipo de apoyo por parte del Estado.<br />En segundo lugar, es socialmente importante porque representa la emergencia de un nuevo sector propietario. Tradicionalmente en el Perú, los sectores menos favorecidos han estado ausentes de la propiedad, y su acceso ha estado limitado a los sectores ricos o aristocráticos.<br />A través de este proceso de urbanización informal, los sectores menos favorecidos han logrado reivindicar para sí el derecho a la propiedad.<br />En ese sentido, la construcción informal ha tenido una significación política muy notable, porque, en última instancia, solo la gente que es propietaria lucha por algo. Solo cuando se tiene algo se tiene sentido de la responsabilidad, de la lucha y del desafío político.<br />Los países donde no existen muchos propietarios son países donde la sociedad es débil, donde la ciudadanía no se enfrenta al poder político porque hay muy poco espacio para el desarrollo individual.<br />III.2. El Comercio Informal<br />El comercio informal es una las actividades más notables de la economía informal en el Perú. Se lleva a cabo fundamentalmente a través del comercio callejero –los llamados vendedores ambulantes o buhoneros– que existen en todas las ciudades de América Latina. <br />Mucha gente de origen humilde, probablemente migrantes del campo a la ciudad que, dada la situación en la que se encuentran, tiene que dedicarse a comerciar para así generar una actividad empresarial que les permita ganar una subsistencia mínima.<br />Aunque no se cuenta con un censo actualizado, se calcula que en el año 90 ó 91 había aproximadamente 300 000 vendedores ambulantes en Lima. A raíz de los programas de ajuste económico llevados a cabo por el gobierno, esta cantidad creció significativamente. De hecho, más medio millón de empleados públicos fueron despedidos por el gobierno peruano, y muchos de ellos encontraron refugio en el sector comercial informal.<br />La importancia social de los ambulantes emana de su reivindicación de la empresa privada para los sectores menos favorecidos de la sociedad peruana. Por lo general, hemos leído libros y hemos escuchado programas en la radio y en la televisión que nos han tratado de convencer que el capitalismo es una cosa ajena en el Perú y América Latina; que quienes somos empresarios en el Perú formamos una vanguardia de la penetración extranjera o un rezago de la aristocracia colombina, pero que no somos auténticos peruanos, mexicanos, y, ni siquiera, capitalistas porque no representamos al capitalismo.<br />¡Esto es mentira! Y para probar esta mentira, no hay que escribir libros de texto ni citar a Adam Smith. Para demostrar que es mentira basta con salir a las calles de cualquier ciudad de Latinoamérica y enseñarles a aquellos que se resisten a aceptar la evidencia que los pobres latinoamericanos ejercen el capitalismo en las mismas calles aunque nadie se lo haya enseñado; que no tienen que ser ricos para ser empresarios, solamente les basta ser trabajadores; que no tienen que ser listos para ganar dinero, solamente les basta ser ordenados; que no tienen que ser sabios para descubrir una oportunidad, solamente les basta ser audaces. Con la decisión, con la honestidad y con la audacia, las calles del Perú se han convertido en la mejor escuela de empresarios que existe.<br />Es más, la existencia de este sector comercial informal nos ofrece el mejor argumento disponible para convencer a aquella gente que tiene la reclusión ideológica de negar que el trabajo y la responsabilidad son virtudes inherentes al ser humano.<br />III.3. La Industria Informal<br />Al igual que en el comercio, la presencia de la informalidad en la industria es también significativa. El industrial informal es de dos tipos en el Perú. Uno es el propio industrial formal que informaliza parte de su producción como consecuencia del alto coste de la regulación o de los impuestos. Aunque esconda parte de su facturación, no es una persona diferente al industrial ya establecido. En muchos casos se ha visto obligado a hacerlo porque el coste de la legalidad es muy alto. Tiene así que abandonar la formalidad para ocultarse total o parcialmente en el mercado informal. Esto se produce siempre que hay un alza de precios o siempre que aumenta la inflación, que es una forma indirecta de subir los impuestos.<br />Pero hay también otro tipo de informales en el sector industrial que son los artesanos o los industriales propiamente informales, que se dedican de una manera completamente ilegal al desarrollo de alguna actividad manufacturera. En nuestro país, esta actividad es más pronunciada y se manifiesta en las confecciones y los textiles, la fabricación de muebles de madera, y el área de la mecánica. Son tres áreas donde existe una gran cantidad de actividades de tipo informal. Por ejemplo, en el área artesanal, hay gente que enla intimidad y en la seguridad de su vivienda montan un pequeño taller con familiares o paisanos, a los cuales inclusive muchas veces no les pagan o les pagan de manera indirecta enseñándoles el oficio. De esa forma, se genera una actividad microempresarial significativa.<br />III.4. Los Servicios Informales<br />En el Perú, el nivel de actividad de los servicios informales es bastante alto. El más notable es el servicio del transporte. En los países desarrollados, el transporte público es generalmente estatal; en los países subdesarrollados, el transporte público es generalmente privado e informal. Alrededor de América Latina, la emergencia de grandes ciudades ha ido emparejada con el desarrollo de grandes sistemas de transporte informal.<br />En 1990, el 95% del transporte urbano del Perú estaba en manos de pequeños empresarios, cada uno dueño de su ómnibus o de su combi. En ese mismo año, el cien por ciento del transporte urbano público se fue a la quiebra. El gobierno peruano disolvió la única empresa pública que existía en el transporte urbano al venderle a cada uno de los conductores su carro, informalizando así por completo la actividad del transporte urbano.<br />También en 1990 el Alcalde de Lima liberalizó el transporte urbano al declarar la libertad absoluta de rutas, de tarifas, y de entrada y salida. Esto obligó a los conductores de taxis a tener una gran imaginación ya que, como empresarios que son, tienen que identificar el deseo del viajero y ofrecer servicios diferenciados.<br />La libertad de tarifas también ha producido el fenómeno siguiente: hay todo tipo de servicios y a todo precio. Si usted quiere ir apachurrado como en una lata de sardinas, paga un precio bajo. Si, por el contrario, quiere ir cómodamente sentado en un vehículo con aire acondicionado y televisor tiene que pagar un precio distinto. Inclusive hay un servicio especial nonstop entre un punto y otro, de tal manera que ese es otro tipo de servicio y a otro precio.Todo esto ha sido generado informalmente tanto en los vehículos de alquiler, los taxis, como en los vehículos de transporte masivo.<br />Mucha gente cree que casualmente esta ha sido la clave por la cual el gobierno de la década de los 90 no ha confrontado ni un solo acto de rechazo de su política económica en diez años, pese a haber hecho el ajuste económico más dramático y profundo de América Latina, porque todos los despedidos encontraron algo más ventajoso que hacer.<br />La paradoja fue la siguiente:<br />La gente que salió del sector público como consecuencia de los ajustes económicos, en total, entre 500 y 600 mil personas, inmediatamente comenzó a trabajar en el sector privado, muchos de ellos dentro del servicio de transportes. Sus ingresos en ese sector eran mucho más altos, ya que los sueldos durante un proceso inflacionista como el que padeció el Perú (un millón por ciento de inflación durante los cinco años del gobierno de Alan García) eran mínimos –10 dólares, 20 dólares, 30 dólares, 50 dólares en el mejor de los casos en el sector público–. En cambio, como transportistas privados, ganaban tres o cuatro mil dólares mensuales.<br />III.5. Comentarios Adicionales Sobre la Economía Informal en el Perú<br />Como hemos visto, hay informalidad en todo; en la vivienda, el comercio, la industria, los servicios de transporte, etc. De hecho, si el 60% del trabajo de los peruanos se desarrolla en el mercado informal, es porque una parte de su trabajo se desarrolla formalmente y otra parte se desarrolla informalmente. Por ejemplo, el caso del empleado bancario que tiene un vehículo: de ida al trabajo y de regreso del mismo, trabaja como taxista para suplementar su ingreso personal. Es el caso de la señora que después de dejar a los niños en el colegio hace pasteles y dulces para venderlos a restaurantes de la ciudad.<br />También es el caso de la señora que usa el garaje de su casa y lo convierte en un pequeño restaurante. Esto son los casos de los peruanos que reivindican permanentemente su derecho a trabajar con prescindencia del Estado, sin pagar impuestos, y sin obedecer sus regulaciones.<br />En el Perú, al igual que en otros países de América Latina, la cantidad de tiempo y de información, y los costos que se necesitan para cumplir con la ley son muy altos, de hecho comparativamente más alto de lo que se necesita en Estados Unidos para cumplir con la ley. La diferencia entre países desarrollados y subdesarrollados está en la organización institucional eficiente; es decir, en el coste de la ley. Un país próspero tiene un coste de la ley bajo en comparación con los ingresos de la población; un país que no es próspero tiene un coste de la ley alto en comparación con los ingresos de la población.<br />En el Perú, donde tenemos evidencia factible, la ley es tan costosa que distorsiona al mercado y excluye de él a los sectores menos favorecidos de la población; la gente de pocos ingresos no puede cumplir con la ley, no puede pagar los impuestos, no puede acceder a una urbanización formalmente construida porque los trámites de hacerlo son inalcanzables. Esta es la realidad objetiva. No es una tara cultural, no es un problema mental, no es una herencia étnica. Es discriminación legal.<br />El origen de esa discriminación legal radica en ese capitalismo antidemocrático que es el mercantilismo. Lo que subsiste prioritariamente en los países latinoamericanos es un capitalismo en el cual la propiedad privada no es un derecho sino un privilegio y la competencia no existe; el Estado grande e inútil por una parte, y la hipocresía, por otra. Esta generalización de la hipocresía que permite mantener un sistema de privilegio en América Latina puede considerarse sin lugar a dudas la causa principal de nuestro subdesarrollo y de nuestra crisis.<br />III.6. La Economía Informal y la Evasión Tributaria en el Perú<br />La economía informal y la evasión tributaría se relacionan recíprocamente tanto en sus causas como en sus efectos. Hernando de Soto en su obra el Otro Sendero señala:<br />«El incumplimiento de las obligaciones directas y las leyes laborales es una de las diferencias, entre formales e informales; los empresarios formales pagan sus impuestos y lo hacen por ellos y por los que no pagan; los empresarios informales que evaden sus obligaciones tributarias producen como efecto que la carga tributaria se haga más pesada para aquellos que cumplen con sus impuestos».«Se monta un circulo vicioso: como la recaudación es insuficiente, el Estado debe incrementarlo por medio de sucesivos aumentos de impuestos que inciden sobre aquellos que cumplen sus obligaciones fiscales, la presión individual se torna tan alta que dichos contribuyentes comienzan a evadir ingresando de ese modo a las filas de los informales».<br />Para tratar de resolver este problema, la SUNAT desde el mes de marzo de 1991, investigó la naturaleza y la magnitud del fenómeno; analizó y estudió la informalidad por sectores y ramas de la actividad productiva, propiciando la Simplificación del Sistema Tributario Nacional y la creación del Régimen Único Simplificado (RUS), mediante el Decreto Legislativo N° 771 vigente a partir del 1° de enero de 1994.<br />Dicho sistema estuvo diseñado para cumplir un fin específico: la simplificación, entendida como un conjunto de normas fáciles de entender para el contribuyente y de fácil administración para la Administración Tributaria bajo los principios de neutralidad, equilibrio, equidad y recaudación.<br />En ese sentido, el RUS fue creado con el objetivo y la finalidad de ampliar la base tributaria incorporando a la formalidad a las personas naturales y sucesiones indivisas domiciliadas dedicadas a pequeños negocios en la economía informal, quienes mediante un único pago mensual dan por cumplidas sus obligaciones tributarias referidas al Impuesto a la Renta e Impuesto General a las Ventas (IGV), sin necesidad de requerirse la presentación de declaraciones juradas, ni el registro formal de libros de contabilidad.<br />Posteriormente se incluyó dentro de dicho régimen a las personas naturales no profesionales que exclusivamente obtienen rentas de cuarta categoría; además se efectuaron diversas modificaciones que luego fueron agrupadas en un Texto Único Ordenado de la Ley del RUS, que fue aprobado por Decreto Supremo N.° 057-99-EF.<br />Después de diez años de vigencia de dicho régimen se han introducido importantes modificaciones mediante el Decreto Legislativo N.° 937, las mismas que están vigentes desde el primero de enero del año 2004.<br />Ventajas. Asegura un flujo de recaudación mínima y estable de contribuyentes de menor capacidad contributiva; disminuye la brecha de inscripción dentro del segmento de pequeños contribuyentes (trámites de inscripción sencillos, rápidos y de bajo costo); simplifica la fiscalización de la Administración Tributaria porque se determina fácilmente la deuda tributaria; disminuye los costos de captura, digitación y comisión de los bancos de la red bancaria debido a que los pagos mensuales son definitivos; previene la evasión tributaria al prohibir la emisión de comprobantes que sustentan crédito fiscal o costo y/o gasto para efectos tributarios.<br />Dificultades. Se ha detectado que los contribuyentes del Régimen General buscan utilizar el RUS como herramienta de evasión y elusión, lo que ha obligado a la Administración Tributaria a controlar el acceso e ir modificando las normas tributarias para evitar nuevas formas elusivas. La Administración no puede utilizar herramientas contables para determinar los ingresos reales de los sujetos acogidos, dado que no existe obligación de llevar contabilidad; este hecho dificulta a veces la detección de la evasión tributaria y las bajas cuotas de pago o su falta de actualización periódica podrían convertirlo en un sistema tributario costoso de administrar. Se ha detectado también que la mayor parte de los 350 000 contribuyentes acogidos al antiguo RUS estaban ubicados en la categoría donde se efectuaba el menor pago (cuarta categoría, A, cuota de S/. 20.00) cuando en realidad se han verificado movimientos comerciales en compras y ventas superiores a la categoría en la que estaban ubicados y que en otros casos superaban el límite mensual de S/.18 000 de ingresos brutos por sus ventas o servicios. Se ha verificado así mismo que muchas empresas han optado por la modalidad de dividir físicamente su negocio con la finalidad de evitar las obligaciones y cargas propias de los contribuyentes de rentas de tercera categoría del Régimen General y beneficiarse además con la escasa fiscalización realizada a los contribuyentes del RUS.<br />III.7.Causas y consecuencias de la informalidad en el Perú<br />III.7.1Las Causas de la informalidad: discusión conceptual<br />La informalidad –una característica fundamental del subdesarrollo– se configura tanto a partir del modelo de organización socioeconómica heredado por economías en transición hacia la modernidad como a partir de la relación que establece el estado con los agentes privados a través de la regulación, el monitoreo y la provisión de servicios públicos. Por ello, la informalidad debe ser entendida como un fenómeno complejo y multifacético.<br />La informalidad surge cuando los costos de circunscribirse al marco legal y normativo de un país son superiores a los beneficios que ello conlleva. La formalidad involucra costos tanto en términos de ingresar a este sector –largos, complejos y costosos procesos de inscripción y registro– como en términos de permanecer dentro del mismo –pago de impuestos, cumplir las normas referidas a beneficios laborales y remuneraciones, manejo ambiental, salud, entre otros. En principio, los beneficios de la formalidad son la protección policial frente al crimen y el abuso, el respaldo del sistema judicial para la resolución de conflictos y el cumplimiento de contratos, el acceso a instituciones financieras formales para obtener crédito y diversificar riesgos y, más ampliamente, la posibilidad de expandirse a mercados tanto locales como internacionales. Cuando menos en principio, la pertenencia al sector formal también elimina la posibilidad de tener que pagar sobornos y evita el pago de las multas y tarifas a las suelen estar expuestas las empresas que operan en la informalidad.<br />Por ello, este sector predomina cuando el marco legal y normativo es opresivo, cuando los servicios ofrecidos por el gobierno no son de gran calidad, y cuando la presencia y control del estado son débiles.Estos aspectos relativos a los costos y beneficios de la formalidad se ven afectados por las características estructurales del subdesarrollo, especialmente en lo que se refiere al nivel educativo, la estructura productiva y las tendencias demográficas. Un mayor nivel de educación reduce la informalidad al incrementar la productividad del trabajo, con lo cual las normas laborales se hacen más flexibles y se amplían los beneficios de la formalidad. Por otro lado, una estructura productiva que en lugar de orientarse hacia procesos industriales más complejos está orientada hacia los sectores primarios –como la agricultura, por ejemplo– induce a la informalidad pues la protección legal y el cumplimiento de contratos se tornan menos relevantes y menos valiosos. Finalmente, es probable que una estructura poblacional con un elevado peso de población joven y población rural contribuya a incrementar la informalidad, pues ello encarece y dificulta tanto los sistemas de monitoreo como la educación y construcción de capacidades a la vez que complica la expansión de servicios públicos formales.<br />En discusiones informales e incluso académicas frecuentemente se deja de lado este enfoque integral, enfatizándose más bien algunas fuentes particulares para explicar la informalidad. Algunos se centran en el insuficiente sistema legal y normativo y en la debilidad del estado –lo que se refleja en corrupción, por ejemplo–; otros enfatizan el peso de la carga tributaria y las normas, mientras que otros se concentran en explicaciones que tienen que ver con las características sociales y demográficas del país.<br />Como se sugirió anteriormente, todas éstas son explicaciones lógicas posibles y hay evidencia que las respalda. El Gráfico 3, por ejemplo, presenta el diagrama de dispersión de las cuatro mediciones de informalidad en términos de las variables instrumentales empleadas para representar los principales determinantes de informalidad. Las variables instrumentales son las siguientes8: para representar tanto la calidad de los servicios públicos formales como la capacidad del gobierno de hacer cumplir las leyes se usa un índice de prevalencia de la ley y el orden, obtenido de The International Country Risk Guide. El índice de libertad económica –del Economic Freedom of the World Report de la Fraser Foundation– representa la disminución de restricciones impuestas por el marco normativo y legal. <br />El promedio de escolaridad secundaria alcanzado por la población adulta –índice obtenido de Barro y Lee (2001)– se usa para representar el desarrollo de la educación y el nivel de calificación de la fuerza laboral. Finalmente, también se utiliza un índice de variables sociodemográficas –construido a partir de los Indicadores de Desarrollo del Banco Mundial– para dar cuenta del porcentaje de jóvenes y población rural que hay en la población total, así como del peso que tiene la agricultura en términos del PBI.<br />Informalidad y pricipales determinantes<br />Cabe resaltar que los 16 coeficientes de correlación (vale decir, las 4 medidas de informalidad multiplicadas por los 4 determinantes) son altamente significativos, con valores-p inferiores al 1% y que en una importante magnitud se ubican en el rango entre 0,7 y 0,9. Todas las mediciones de informalidad presentan un patrón similar de correlación: por un lado, la informalidad se correlaciona en forma negativa con la ley y el orden, la libertad económica y el grado de escolaridad alcanzado; por el otro, existe una correlación positiva con factores que denotan una incipiente transformación sociodemográfica.<br />Por lo tanto, todas estas explicaciones son en parte correctas, pero ahora tenemos que determinar si pueden explicar en forma independiente el fenómeno de la informalidad. En otras palabras y más específicamente, tenemos que evaluar en qué medida cada explicación sirve tanto para comparar la situación general de un conjunto de países como para explicar las características particulares de un país específico, que es lo que haremos a continuación.<br />III.7.2. Las causas de la informalidad: un análisis econométrico<br />En esta sección realizamos un análisis de regresión de corte transversal para evaluar el nivel de significancia general de cada una de las explicaciones sobre las causas de la informalidad y luego aplicamos las relaciones estimadas en el caso de Perú para evaluar la relevancia que tiene cada uno de los mecanismos propuestos para el caso particular de un país determinado.<br />Cada una de las cuatro mediciones de informalidad presentadas anteriormente funciona como la variable dependiente del modelo de regresión respectivo. El conjunto de variables explicativas –que representan los principales determinantes de la informalidad– es el mismo que se ha empleado en cada medición y en el análisis de correlación simple que presentamos en la sección anterior. Como se puede observar en el Cuadro los resultados de la regresión son significativamente sólidos en todas las mediciones de informalidad. Asimismo, todos los coeficientes de la regresión presentan los signos esperados y valores altamente significativos. <br />El nivel de informalidad disminuye cuando la ley y el orden, la libertad económica y el nivel educativo aumentan. Del mismo modo, el nivel de informalidad es menor cuando la estructura productiva se aleja de la agricultura y las presiones demográficas de los jóvenes y la población rural se reducen. El hecho de que cada variable explicativa mantenga su signo y significancia luego de haber controlado los efectos de los demás indicadores demuestra que ningún determinante de la informalidad por sí solo es suficiente para explicarla y que todos los determinantes de la informalidad deben ser tomados en cuenta para lograr una comprensión cabal del fenómeno.<br />Determinantes de la informalidad.<br />Las cuatro variables explican conjuntamente un alto porcentaje de la variación del nivel de informalidad que se observa al comparar distintos países: los coeficientes de R-cuadrado son 0,74 para el índice de economía informal de Schneider, 0,93 para el índice de libertad económica de la Heritage Foundation, 0,85 para la participación de autoempleo, y 0,89 para la participación de la fuerza laboral en el sistema de pensiones. El Gráfico contrasta el diagrama de dispersión de la medición de informalidad observada y la proyectada. La mayoría de los países presenta valores residuales pequeños (por ejemplo, la parte no proyectada de la informalidad), lo cual es consistente con los elevados coeficientes cuadrados obtenidos en las regresiones. ¿Es éste también el caso del Perú?<br />Niveles de informalidad proyectada y observada.<br />El Perú se encuentra dentro un pequeño grupo de países que presentan valores residuales significativamente importantes (se ha resaltado el caso de Perú en el Gráfico con fines de ilustración). De hecho, las pruebas estadísticas muestran que la informalidad no estimada en el caso de Perú es significativamente diferente de cero. El Gráfico ofrece una comparación entre la informalidad medida y la proyectada en el caso de Perú. En las cuatro mediciones, se observa que la informalidad proyectada es menor que la informalidad observada, lo cual explica los porcentajes de 85% en el índice de economía informal de Schneider, de 89% en el índice de libertad económica de la Heritage Foundation, de 75% en la participación del autoempleo, y de 72% en la participación de la contribución de la fuerza laboral al sistema de pensiones. En resumen, aunque el modelo de regresión de corte transversal explica en gran medida el nivel de informalidad en el Perú, no lo explica completamente. Por ello, se hace necesario analizar las especificidades de la informalidad en el caso peruano en mayor profundidad.<br />Diferencia ente los niveles observados y proyectados de informalidad<br />Concentrándonos ahora en la porción de la informalidad explicada por el modelo de regresión de corte transversal, podemos evaluar la importancia individual que tiene cada variable explicativa para el caso de Perú. De esta manera, podemos medir la contribución de cada variable a la diferencia que existe en términos de informalidad entre el Perú y los países que hemos seleccionados con fines de comparación: Chile, el país con mayor crecimiento en la región, y Estados Unidos, el principal socio comercial de Perú. La contribución de cada variable explicativa se obtiene multiplicando el coeficiente de regresión respectivo (del Cuadro 2) por la diferencia entre el valor de la variable explicada en el caso de Perú y el país comparado (naturalmente, la suma de las contribuciones es igual a la diferencia total que hay en la informalidad proyectada entre los dos países). La importancia de una variable explicativa particular dependerá, por lo tanto, de la magnitud de su efecto en la informalidad en el modelo de corte transversal y de cuánto se alejen los valores de los dos países de dicha variable explicativa.<br />IV.CÓMO MEDIR LA INFORMALIDAD<br />Aun cuando la definición de informalidad pueda ser simple y precisa, estimar su tamaño no resulta sencillo. Puesto que se identifica este fenómeno con la actividad económica que permanece ajena a los marcos legales y normativos del estado, se le describe mejor como una variable latente no observada, es decir, como una variable para la que no existe una medida exacta y completa, pero a la que es posible aproximarse a través de indicadores que reflejan sus diversos aspectos. En el presente trabajo se analizan cuatro de estos indicadores, para los cuales existe información disponible tanto en el caso peruano como en el de un número relativamente importante de países. Dos de estos indicadores se refieren a la actividad informal en general en algunos países, mientras que los otros dos se refieren al empleo informal en particular. Cada indicador tiene sus propias limitaciones conceptuales y estadísticas como variable representativa de la informalidad, pero en conjunto permiten una aproximación sólida al tema.<br />Los indicadores referidos a la actividad informal en general son el índice de Schneider sobre la economía subterránea y el índice de libertad económica elaborado por The Heritage Foundation. <br />El anexo ofrece información detallada sobre las definiciones y fuentes, así como muestras de estas y otras variables que se utilizan en este trabajo. El índice de Schneider combina la versión dinámica del modelo de múltiples indicadores y múltiples causas (o método DYMIMIC, por sus siglas en inglés), el método del insumo físico (electricidad) y el exceso de demanda de dinero para estimar el porcentaje de la producción no declarada ante las autoridades tributarias y reguladoras. El índice de libertad económica de The Heritage Foundation se basa en percepciones subjetivas de cuál es el nivel general de cumplimiento de la ley en cada país y destaca en particular el papel que desempeña la corrupción a nivel oficial.<br />Los indicadores que se centran en el aspecto laboral de la informalidad son la prevalencia del autoempleo y la falta de cobertura del sistema de pensiones. El primero de estos indicadores está dado por el porcentaje de autoempleo en relación al empleo total, tal como es medido por la Organización Internacional del Trabajo, mientras que el último está dado por el porcentaje de la fuerza laboral que no aporta al sistema de pensiones de jubilación, tal como lo define el informe de Indicadores Mundiales de Desarrollo. En el Anexo 2 se presentan algunas estadísticas descriptivas sobre los cuatro indicadores de informalidad. Tal como se esperaba, la información muestra que existe una correlación positiva entre estos indicadores, con coeficientes de correlación que fluctúan entre 0,60 y 0,85. Los valores de la correlación son lo suficientemente altos como para estos indicadores puedan representar el mismo fenómeno, pero no excesivamente altos como para hacer que sean mutuamente redundantes.<br />Se puede evaluar la prevalencia de la informalidad en el Perú y compararla con la de otros países a partir de estos cuatro indicadores. El gráfico 1 ha sido elaborado en base a información sobre los cuatro indicadores de informalidad referida al Perú, a Colombia y México (países ambos con similares niveles de ingresos), a Chile (el país con la más alta tasa de crecimiento sostenido de América Latina) y a los Estados Unidos (el país desarrollado de mayor peso en la región debido a las estrechas relaciones que mantiene tanto con el Perú como con los distintos países latinoamericanos). <br />En general, el grado de informalidad en el Perú es alarmantemente elevado y mucho mayor al de Chile y Estados Unidos según todos los indicadores. Además, de acuerdo con el porcentaje existente de producción informal (Schneider) y de auto empleo, es también muy superior al de México y Colombia. Considerando el valor nominal de estos indicadores, en el Perú el 60% de la producción se realiza informalmente; el 40% de la fuerza laboral está autoempleada en microempresas informales; y sólo el 20% de la fuerza laboral está afiliado a algún plan de pensiones formal, incluso si se incluye a aquellos trabajadores que laboran para empresas grandes.<br />V.CONCLUSIONES<br />1. Desde la década de los años 80 y 90, el Perú vive una revolución de los informales los mismos que han reivindicado para sí el derecho<br />a la propiedad privada, el derecho a la empresa, y, sobre todo, la capacidad y el esfuerzo individual.<br />2. Al reivindicar estos derechos, los menos favorecidos se han convertido en la vanguardia de la construcción de una auténtica economía de mercado, del auténtico sector empresarial de origen popular, y han creado una base fundamental para ser optimistas con el cambio.<br />3. Hernando de Soto sostiene que en el Perú el problema no está en la economía informal sino en el Estado.<br /> «Aquella es, más bien, una respuesta popular espontánea y creativa ante la incapacidad estatal para satisfacer las aspiraciones más elementales de los pobres. Cuando la legalidad es un privilegio al que solo se accede mediante el poder económico y político, a las clases populares no les queda otra alternativa que la ilegalidad». Este es el origen del nacimiento de la economía informal que Hernando de Soto documenta con pruebas incontrovertibles.<br />4. La economía informal-sociedad paralela es en muchos sentidos, más autentica, trabajadora y creativa que la que usurpa el título de país legal y aparece como una puerta de salida del subdesarrollo que ya ha comenzado a franquear resueltamente a muchas de sus víctimas, en un proceso que está revolucionando desde su raíz la economía de la nación, sin que curiosamente, parezcan advertirlo la gran mayoría de quienes escriben y teorizan sobre el atraso y las inquietudes sociales del tercer mundo.<br />5. La informalidad es una réplica de las mayorías contra ese sistema que las ha hecho tradicionalmente víctimas de una suerte de apartheid económico y legal. En ese sistema, las leyes parecerían pensadas para cerrarles el acceso a cosas tan elementales como tener un trabajo y disponer de un techo. ¿Iban a renunciar a estas aspiraciones básicas de supervivencia en nombre de una legalidad en muchos sentidos irreal e injusta? Renunciaron, más bien, a la legalidad, y salieron a las calles a vender lo que podían, montaron sus talleres de fortuna y armaron sus viviendas en los cerros y arenales. Como no había trabajo, lo inventaron, aprendiendo sobre la marcha lo mucho que no sabían y haciendo del defecto virtud, administraron con sabiduría su ignorancia.<br />6. De emigrantes a informales. Así fue, de esta manera que, para subsistir, los migrantes se convirtieron en informales. Para vivir, comerciar, manufacturar, transportar y hasta consumir, los nuevos habitantes de la ciudad tuvieron que recurrir al expediente de hacerlo ilegalmente. Pero no a través de una ilegalidad con fines antisociales como en el caso del narcótico, el robo o el secuestro, sino utilizando medios ilegales para satisfacer objetivos esencialmente legales, como construir una casa, prestar un servicio o desarrollar una industria.<br />7. Podríamos decir que la informalidad se produce cuando el derecho impone reglas que exceden el marco normativo socialmente aceptado, no ampara las expectativas, elecciones y preferencias de quien no puede cumplir tales reglas y el Estado no tiene la capacidad coercitiva suficiente. No son informales los individuos, sino sus hechos y actividades. A medida que los informales han avanzado, el Estado peruano se ha ido replegando, considerando cada concesión como temporal, «hasta salir de la crisis», cuando en realidad no es otra cosa que adoptar de mala gana una estrategia de retirada permanente. Retirada que paso a paso, socava su vigencia social.<br />VI.BIBLIOGRAFIA<br />SOTO, Hernando de. El Otro Sendero. 3er. Ed. Lima. Editorial El Barranco. <br />PAUTA, Diego. La informalidad, lo popular y el cambio social. 2da. Ed. Lima. DESCO. <br />INEI. Dirección Nacional de Estadísticas básicas. Medición del Sector Informal. <br />Banco Central de Reserva del Perú<br />www.Wikipedia.com<br />