Your SlideShare is downloading. ×
4.  palabras liminares
4.  palabras liminares
4.  palabras liminares
4.  palabras liminares
4.  palabras liminares
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

4. palabras liminares

575

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
575
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
14
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. RUBEN DARÍOPALABRAS LIMINARES 2003 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales
  • 2. RUBEN DARÍO PALABRAS LIMINARESDespués de Azul, después de los Raros, voces insinuantes, buena y malaintención, entusiasmo sonoro y envidia subterránea, --todo bellacosecha--solicitaron lo que en conciencia, no he creído fructuoso nioportuno: un manifiesto. Ni fructuoso ni oportuno:a) Por la absoluta falta de elevación mental de la mayoría pensante denuestro continente, en la cual impera el universal personaje clasificadopor Remy De Gourmont con el nombre de Celui-qui ne comprend-pas. Celui-quine comprend-pas es entre nosotros profesor, académico, correspondiente dela Real Academia Española, periodista, abogado, poeta, rastaquouer.b) Porque la obra colectiva de los nuevos de América es aún vana, estandomuchos de los mejores talentos en el limbo de un completo desconocimientodel mismo Arte a que se consagran.c) Porque proclamando, como proclamo, una estética acrática, la imposiciónde un modelo o de un código implicaría una contradicción.
  • 3. Yo no tengo literatura "mia" --como lo ha manifestado una magistralautoridad--, para marcar el rumbo de los demás: mi literatura es mía en mi;--quien siga servilmente mis huellas perderá su tesoro personal y, paje oesclavo, no podra ocultar sello o librea. Wagner a Augusta Holmes, sudiscípula, dijo un día: "Lo primero, no imitar a nadie, y sobre todo a mi".Gran decir. Yo he dicho, en la misa rosa de mi juventud, mis antífonas, missecuencia, mis profanas prosas. --Tiempo y menos fatigas de alma y corazónme han hecho falta, para, como un buen monje artífice, hacer mis mayúsculasdignas de cada página del breviario. (A través de los fuegos divinos delas vidrieras historiadas, me río del viento que sopla afuera, del mal quepasa.) Tocad campanas de oro, campanas de plata; tocad todos los días,llamándome a la fiesta en que brillan los ojos de fuego, y las rosas de lasbocas sangran delicias únicas. Mi órgano es un viejo clavicordiopompadour, al son del cual danzaron sus gavotas alegres abuelos; y elperfume de tu pecho es mi perfume, eterno incensario de carne, Varonainmortal, flor de mi costilla. Hombre soy. ¿Hay en mi alguna gota de sangre de África, o de indio chorotega onagrandano? Pudiera ser, a despecho de mis manos de marqués: mas he aquíque veréis en mis versos princesas, reyes, cosas imperiales, visiones de
  • 4. países lejanos o imposibles: ¡qué queréis!, yo detesto la vida y el tiempoen que me tocó nacer; y a un presidente de República no podré saludarle enel idioma en que te cantaría a ti, ¡oh Halagabal! de cuya corte--oro, seda,mármol--me acuerdo en sueños. (Si hay poesía en nuestra América ella está en las cosas viejas: enPalenke y Utatlán, en el indio legendario y el inca sensual y fino, y en elgran Moctezuma de la silla de oro. Lo demás es tuyo, demócrata WaltWhitman.) Buenos Aires: Cosmópolis. ¡Y mañana! El abuelo español de barba blanca me señala una serie de retratosilustres: "Éste, me dice, es el gran don Miguel de Cervantes Saavedra,genio manco; éste es Lope de Vega, éste Garcilaso, éste Quintana". Yo lepregunto por el noble Gracián, por Teresa la santa, por el bravo Góngora yel más fuerte de todos, don Francisco de Quevedo y Villegas. Despuésexclamo: "¡Shakespeare! ¡Dante! ¡Hugo! (Y en mi interior ¡Verlaine!) Luego, al despedirme:--"Abuelo, preciso es decíroslo: mi esposa es de mitierra; mi querida, de París.
  • 5. ¿Y la cuestión métrica? ¿Y el ritmo? Como cada palabra tiene una alma, hay en cada verso, además de la armoníaverbal, una melodía ideal. La música es sólo de la idea, muchas veces. La gritería de trescientas ocas no te impedirá, silvano, tocar tuencantadora flauta, con tal que tu amigo el ruiseñor esté contento de tumelodía. Cuando él no esté para escucharte, cierra los ojos y toca paralos habitantes de tu reino interior. ¡Oh pueblo de desnudas ninfas, derosadas reina, de amorosas diosas! Cae a tus pies una rosa, otra rosa, otra rosa. ¡Y besos! Y, la primera ley, creador: crear. Bufe el eunuco; cuando una musa te déun hijo, queden las otras ocho encinta.R.D. ________________________________________ Súmese como voluntario o donante , para promover el crecimiento y la difusión de la Biblioteca Virtual Universal.Si se advierte algún tipo de error, o desea realizar alguna sugerencia le solicitamos visite el siguiente enlace.

×