EL RÍO QUE REGRESA

370 views
339 views

Published on

Relato "EL RÍO QUE REGRESA", (c) Luis Tamargo.

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
370
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

EL RÍO QUE REGRESA

  1. 1. EL RÍO QUE REGRESA Luis Tamargo.
  2. 2. El tren resopló todo cuanto era de largo antes de entrar en el andén y, desde las curvas amplias, podía ya distinguirse la mañana de Madrid. Asomado en la ventanilla, Lucas contempló los cuerpos adormilados de sus compañeros de viaje, contorsionados en lamentable postura de cansancio sobre los asientos. Se prestó raudo para prepararlos el despertar. Primero acarició con los dedos, suave, la cabeza de Raquel... -¡Ea, venga, estamos llegando! -ella ni se inmutó, tan sólo mostró un gesto inconsciente, mezcla de disgusto y fatiga. A Raquel la conoció aquel mismo verano.
  3. 3. Fue al mes siguiente cuando en una extensa llamada de teléfono Raquel le contó que estaría sola durante dos semanas en su casa de Madrid pues su padre marcharía de viaje; era separado y ella nada más tenía otra hermana, ya casada, que tenía casa propia y con la que apenas mantenía relación. Lucas manifestó entonces su intención de acercarse hasta Madrid, idea que fue bien recibida por ella. Su relación resultaba explosiva y se extendía como la pólvora, hasta la misma Raquel dio un paso de gigante al decidir abandonarlo todo e irse a vivir con él al sur, donde Lucas tenía previsto seguir sus estudios. Aquello para él representó la prueba ineludible de que ella le tomaba en serio y estaba dispuesto a asumir la responsabilidad de compartir una vida nueva junto a ella mientras acababa la carrera en la universidad.
  4. 4. Regresaban desde la meseta, Lucas había recogido los últimos pertrechos que le quedaban en Valladolid y ahora entraban a Madrid, donde habían de andar listos para no perder el tren que les llevaría a Granada, su inmediato destino. Los otros dos acompañantes eran Magda y José, una pareja que conocía a Lucas de Valladolid y que, a última hora, se les habían pegado en el viaje con ánimo de cambiar el frío castellano por el atractivo del sur… Con un largo estertor el tren anunció su llegada. Lucas, una vez más, tiró del grupo: -No os durmáis ahora, tenemos el tiempo justo para atravesar la estación hasta el otro andén, no vayamos a perderlo…
  5. 5. Cargaron las mochilas con parsimonia, mientras Lucas abría la avanzadilla un tanto apresurado, volviendo la vista atrás cada poco para comprobar que le seguían. Harto de empujar al grupo y desmoralizado ante la triste estampa de sus débiles voluntades, Lucas entró en el primer vagón que encontró medio vacío y recorrió varios de los compartimentos hasta decidirse por uno donde sólo estaban sentadas dos mujeres, una chica joven rubia y una monja. -¿Este tren es el que va para Granada, verdad? –preguntó para asegurarse y romper el hielo, a modo de presentación. Las dos mujeres asintieron. Colocó la mochila en lo alto del cabestrillo y, saliendo al pasillo, llamó a los otros para que se acercaran a disponer también de sus nuevos asientos, antes de que se les adelantaran.
  6. 6. Aún quedaba un largo trecho que afrontar, así que desenvolvieron los bocadillos y compartieron unas cervezas, antes de aprovechar la noche de viaje para descansar. Su amigo Marco le esperaba en Granada y quería estar fresco para todo lo que quedaba pendiente de acometer. Además, tampoco tenía muy seguro la impresión que a su amigo le causaría aquella inesperada compañía. Hasta que el tren no se puso en marcha Lucas no acusó el cansancio; el traqueteo de los vagones le ayudó a rendirse y, sin oponerse, se dejó llevar. Se quedó dormido, apoyado en el hombro de la chica rubia que tenía sentada al lado que, muy condescendiente, no se molestó. El tren desapareció en la noche como un río en la espesura...
  7. 7. *Es una Colección “Son Relatos”, © Luis Tamargo. El autor: http:// leetamargo.blogspot.com

×