Un libro de WICKED LOVELY
RADIANT
SHADOWS
melissa mar
New York Times Bestselling Author
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
2
Agradecemos los grandes esfuerzos y excelente trabajo
desempeñado en este pro...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
3
IndiceIndiceIndiceIndice
Sinopsis ...........................................................................................
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
5
SinopsisSinopsisSinopsisSinopsis
ambre de alimento.
Hambre de contacto.
Hambr...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
6
PrólogoPrólogoPrólogoPrólogo
Traducido por Ellie
Corregido por Selene
Tarde e...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
7
—Yo no soy un caballero.
Ella palideció.
—Y encontrar a mis madres-hermanas n...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
8
Él tragó contra la ola de emociones raras que corrían a través de él. Se
sent...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
9
La mirada en sus ojos ya no fue inocente. —Tampoco lo es el mundo
mortal.
—Ve...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
10
Tarde en los 1900’s
Cuando Devlin entró a la sala de banquetes, el cuarto es...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
11
expresión se volvió rígida mientras que la imagen se disolvía en la niebla,
...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
12
cuando él se fue. El agua cayó más fuerte que antes cuando él salió del
vest...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
13
Capítulo 1Capítulo 1Capítulo 1Capítulo 1
Traducido por Ellie
Corregido por A...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
14
El Hound detuvo sus movimientos constantes sólo lo suficiente para
mirarla. ...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
15
No fue más que un segundo de cariño, pero él terminó siendo
golpeado y lanza...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
16
Ella lo empujó lejos. —¿Así que prefieres que muera de hambre?
Gabriel bufó....
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
17
tenía un dejo de esperanza que él no diría en voz alta. —Si ella lo
aprueba—...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
18
Mientras Ani examinaba a los Hounds que se reunían, el verde de sus
ojos y l...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
19
violento como su padre lo era. Tish tampoco. Y Ani quería serlo
desesperadam...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
20
Capítulo 2Capítulo 2Capítulo 2Capítulo 2
Traducido por Ellie
Corregido por O...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
21
—Usted lo sabría —Devlin le aseguró, tal y como lo hizo durante cada
día des...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
22
—Lo sé... y... “elige la felicidad”, ¿verdad? —Una sonrisa demasiado
brillan...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
23
—Pronto. —Devlin no intentó alcanzar las espinas que ahora se
torcían alrede...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
24
fácilmente cuando él permanecía en Faerie con su reina, se volvían cada
vez ...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
25
—Estoy a sus órdenes, mi reina.
—¿Lo estás? —Sorcha se inclinó en el velo de...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
26
Capítulo 3Capítulo 3Capítulo 3Capítulo 3
Traducido por Ellie
Corregido por y...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
27
ninguno de esos apetitos. Y ciertamente no debería sentir ambos; y
definitiv...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
28
siquiera le insinuara que así lo deseaba de ella. No es tan doloroso como lo...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
29
por la debilidad o la ternura. Él no había mantenido el trono de la Corte de...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
30
hacia una de las sillas blancas de cuero y pasó un dedo sobre la textura de
...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
31
—Tú puedes salvarnos —le dijo él otra vez.
Ani no estaba segura si sus palab...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
32
—Debo irme —murmuró Ani, y entonces le dio la espalda antes de
que cediera a...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
33
Capítulo 4Capítulo 4Capítulo 4Capítulo 4
Traducido por Ellie
Corregido por S...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
34
—Devuélvelo.
—Seguro… si me atrapas.
Tish miró el reloj, sólo un pequeño vis...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
35
—Necesitas ser confortada, así que sueñas con comida —Rae le dijo. A
diferen...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
36
—Eres una criatura que crea temor en otros, no una que debe habitar
entre el...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
37
caminaba, podía oír el sonido de sus pies corriendo a través del bosque.
Rae...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
38
Después de estar en el bosque del sueño, su cueva se sentía aún más
restrict...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
39
rezumaba por la pequeña fisura era doloroso para ella. Enfrentarse a ello
de...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
40
había dado cuenta hace tiempo: ella no podía actuar como si fuera
importante...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
41
compartida. Era el único momento dentro de Faerie en el cual él podía
revela...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
42
Ya basta, Rae. Él elevó su voz dentro de su cuerpo. ¿Podemos no…
discutir? L...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
43
Capítulo 5Capítulo 5Capítulo 5Capítulo 5
Traducido por Ellie
Corregido por A...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
44
Ani mantuvo la cara tan inexpresiva como pudo. —Ah… así que
quieres… quiero ...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
45
hadas como para necesitar estar dentro de la Corte, y Ani era demasiado
hada...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
46
primer recuerdo completo que Ani tenía. La vida, como ella la recordaba,
emp...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
47
eran lo más cercano que había. Para ella, justo entonces, eso era suficiente...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
48
—Sólo bailaremos, Glenn. —Ani tomó la mano de su hermana y abrió
la puerta—....
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
49
Capítulo 6Capítulo 6Capítulo 6Capítulo 6
Traducido por Ellie
Corregido por O...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
50
Devlin cambió su apariencia para que ella viera una tira
resplandeciente de ...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
51
de una verdadera guerra en el mundo mortal pasara. Si Seth resultara
herido,...
Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr
52
Devlin tomó una silla para su hermana. Una vez que ella se sentó,
arrastró o...
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
#4   radiant shadows
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

#4 radiant shadows

328

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
328
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "#4 radiant shadows"

  1. 1. Un libro de WICKED LOVELY RADIANT SHADOWS melissa mar New York Times Bestselling Author
  2. 2. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 2 Agradecemos los grandes esfuerzos y excelente trabajo desempeñado en este proyecto por el equipo de traducción y corrección de Purple Rose TraductTraductTraductTraductoras:oras:oras:oras: VanilleVanilleVanilleVanille EllieEllieEllieEllie Priisci!!Priisci!!Priisci!!Priisci!! aLeBeNaaLeBeNaaLeBeNaaLeBeNa DhamDhamDhamDham----lovelovelovelove Anne_BelikovAnne_BelikovAnne_BelikovAnne_Belikov Emma*Emma*Emma*Emma* Transcripsion:Transcripsion:Transcripsion:Transcripsion: Lili28Lili28Lili28Lili28 Correctoras:Correctoras:Correctoras:Correctoras: EllieEllieEllieEllie SeleneSeleneSeleneSelene Alice_VampireAlice_VampireAlice_VampireAlice_Vampire ObsessionObsessionObsessionObsession ynexizynexizynexizynexiz Diseñadora:Diseñadora:Diseñadora:Diseñadora: ynexizynexizynexizynexiz
  3. 3. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 3
  4. 4. IndiceIndiceIndiceIndice Sinopsis ..............................................................................................................................................................5 Prólogo...............................................................................................................................................................6 Capítulo 1.........................................................................................................................................................13 Capítulo 2.........................................................................................................................................................20 Capítulo 3.........................................................................................................................................................26 Capítulo 4.........................................................................................................................................................33 Capítulo 5.........................................................................................................................................................43 Capítulo 6.........................................................................................................................................................49 Capítulo 7.........................................................................................................................................................56 Capítulo 8.........................................................................................................................................................64 Capítulo 9.........................................................................................................................................................72 Capítulo 10.......................................................................................................................................................79 Capítulo 11.......................................................................................................................................................84 Capítulo 12.......................................................................................................................................................92 Capítulo 13.......................................................................................................................................................97 Capítulo 14.....................................................................................................................................................104 Capítulo 15.....................................................................................................................................................110 Capítulo 16.....................................................................................................................................................118 Capítulo 17.....................................................................................................................................................129 Capítulo 18.....................................................................................................................................................136 Capítulo 19.....................................................................................................................................................143 Capítulo 20.....................................................................................................................................................152 Capítulo 21.....................................................................................................................................................162 Capítulo 22.....................................................................................................................................................170 Capítulo 23.....................................................................................................................................................176 Capítulo 24.....................................................................................................................................................187 Capítulo 25.....................................................................................................................................................193 Capítulo 26.....................................................................................................................................................201 Capítulo 27.....................................................................................................................................................206 Capítulo 28.....................................................................................................................................................212 Capítulo 29.....................................................................................................................................................219 Capítulo 30.....................................................................................................................................................226 Capítulo 31.....................................................................................................................................................234 Capítulo 32.....................................................................................................................................................240 Capítulo 33.....................................................................................................................................................248 Capítulo 34.....................................................................................................................................................255 Capítulo 35.....................................................................................................................................................263 Epílogo...........................................................................................................................................................268 Escenas extras de Radiant Shadows...............................................................................................................271 Stopping Time................................................................................................................................................275 Primera Parte..................................................................................................................................................276 Segunda Parte.................................................................................................................................................297 Darkest Mercy................................................................................................................................................317 Fragmento del Primer Capítulo:.....................................................................................................................318 Melissa Marr ..................................................................................................................................................319
  5. 5. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 5 SinopsisSinopsisSinopsisSinopsis ambre de alimento. Hambre de contacto. Hambre de pertenecer. Mitad-humana y mitad-hada, Ani es conducida por sus apetitos. Esos mismos apetitos también atraen a poderosos enemigos y a aliados inciertos, incluyendo a Devlin. Él fue creado para ser un asesino, y es hermano de la fría y serena Reina Suprema de las hadas y de su caótica gemela, la personificación de la Guerra. Devlin quiere mantener a Ani a salvo de sus hermanas, sabiendo que si falla, será el instrumento de su muerte. Pero Ani no fue hecha para ser protegida mientras otros luchan sus batallas. Ella tiene el valor para protegerse y la capacidad para alterar los planes de Devlin... y su vida. Ambos son atraídos, cada uno con razones para temer al otro, y por el otro. Pero a medida que se acercan, una amenaza más grande pone en riesgo a todo Faerie. ¿Acaso salvar el Reino de las Hadas significará perderse el uno al otro? HHHH
  6. 6. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 6 PrólogoPrólogoPrólogoPrólogo Traducido por Ellie Corregido por Selene Tarde en los 1800’s evlin se paró inmóvil mientras la chica espectral se acercó. La pluma de su sombrero y los rizos oscuros que encuadraban su cara estaban inmóviles, a pesar de la brisa que barría sobre el campo. El aire no la tocaba; consecuentemente, estaba inseguro acerca de si él podría. —Parezco estar soñando, o acaso perdida —ella murmuró. —Verdaderamente. —Descansaba en... —ella hizo gestos detrás de ella, frunció el entrecejo, y le dio una sonrisa inestable— ...en la cueva que parece haber desaparecido. ¿Todavía estoy descansando? La chica le presentó a Devlin un dilema. Todos aquellos que llegaban a Faerie (el mundo Hada) sin haber sido invitados, debían ser llevados ante la Reina Suprema o ser exterminados por él si los consideraba como amenazas. Su función era la de asegurar el Orden, para hacer lo que mejor servía al interés del mundo Hada. —¿En una cueva? —él incitó. —Mi guardián y yo tuvimos una riña. —Ella tiritó y cruzó los brazos sobre su pecho. El vestido que ella llevaba no era un traje de moda de esta temporada, pero no estaba horriblemente caduco tampoco. Cuando él no contestó, ella agregó: —Usted parece ser un caballero. ¿Supongo que su mansión está por aquí cerca? ¿Tal vez su madre o sus hermanas están allí? No es que mi tía espera que encuentre una gran pareja, pero ella se sentiría... con desagrado si supiera que estoy sin chaperón en la compañía de un caballero. DDDD
  7. 7. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 7 —Yo no soy un caballero. Ella palideció. —Y encontrar a mis madres-hermanas no es algo que yo desearía para alguien inocente —él agregó—. Usted debería volverse. Llame a esto un mal sueño. Váyase de aquí. La chica echó una mirada alrededor del campo; su mirada asimiló el paisaje de hamacas de tela de seda de arañas del mundo Hada que colgaban en los árboles, los colores rosa y oro que teñían el cielo que la reina había ideado para el día... y entonces volvió su mirada hacia él. Devlin no se movió mientras ella lo observaba. Ella no vaciló ante la vista de su pelo opalescente o de sus ojos inhumanos; ella no se estremeció ante su calma angular o sus demás características extrañas. Él no estaba seguro acerca de qué reacción esperar: él nunca había sido visto como realmente era por un mortal. Cuando se encontraba en su mundo, él llevaba un glamour para parecerse a uno de ellos. Aquí, él era visto tal y como era, como las manos ensangrentadas de la Reina. Su evaluación era un acontecimiento singular. Las mejillas de ella se volvieron de un color rosa mientras lo miraba fijamente. —Usted ciertamente parece un hombre amable. —No lo soy. —Él dio un paso hacia delante—. Existo para mantener el orden de la Reina de las Hadas. No soy ni amable ni un hombre. La chica se desmayó. Devlin saltó hacia adelante para agarrarla y se arrodilló en el suelo, con los brazos vacíos ya que su forma etérea pasó a través de su piel. Él no podría ser el insustancial, pero ella podía aparentemente tomar residencia en su cuerpo como si fuera el suyo propio. Su voz sonaba en su cabeza. —¿Señor? Él no se podía mover: su cuerpo no era suyo para controlar. Él estaba todavía dentro de él mismo, pero su cuerpo no le respondía. La forma espectral de la chica había llenado su piel como si fuera su propio cuerpo. —¿Puede moverse? —Él preguntó. —¡Por supuesto! —Ella se incorporó y, al hacerlo, dejó su cuerpo.
  8. 8. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 8 Él tragó contra la ola de emociones raras que corrían a través de él. Se sentía libre y emocionado y varias otras cosas que estaban fuera de las restricciones de la Corte Suprema... y a él le gustó. Ella levantó una mano como si fuera a tocarlo, pero su toque pasó a través de él. — ¿No estoy soñando, verdad? —No. —Él se sentía inesperadamente muy protector de ella, de este espécimen mortal—. ¿Cuál es tu nombre? —Katherine Rae O’Flaherty —ella susurró—. Si estoy despierta, eso significa que usted es una criatura etérea. —Una criatura eté... —¡Tengo tres deseos! —Ella dio palmadas y amplió sus ojos—. Ah, ¿qué deseo pediré? ¿Amor verdadero? ¿Vida eterna? ¡Ciertamente nada frívolo como vestimentas! ¡Ah, pero quizás debería guardarlos! —¿Deseos? —Usted no puede forzarme a pedir mis deseos ahora. —Ella enderezó sus hombros y lo miró—. He leído textos. Sé que hay discusiones acerca de la bondad de su especie, pero yo no creo ni por un momento que usted podría ser otra cosa que gentil. Porque... ¡Sólo mírese! Devlin frunció el entrecejo. Él no andaba con tonterías; él hacía sólo lo que su Reina le requería. Excepto por esos momentos robados de placer en el mundo mortal. Su reina sabía de sus indulgencias, e incluso miraba hacia un lado en ellas. ¿Qué daño haría una indulgencia aquí? Ella era un espectro, una chica mortal, ninguna amenaza hacia la Reina de las Hadas. Refugiarla no violaba ninguna orden. Él trató de sonreírle a la chica. — Katherine Rae O’Flaherty, si usted permanecerá en nuestro mundo, el término que deseará utilizar es “hada”, o “elfo”. —Utilizaré ésos... ya que me quedaré aquí. —Ella se puso de pie—. He leído al Reverendo Kirk, de hecho. La biblioteca de mi tío tiene bastantes libros acerca de su especie. He leído los cuentos de hadas del Señor Lang también. El... —Las hadas no es lo mismo que la fantasía, al igual que los libros no son lo mismo que la realidad. —Devlin la miró fijamente—. Mi mundo no es siempre amable con los mortales.
  9. 9. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 9 La mirada en sus ojos ya no fue inocente. —Tampoco lo es el mundo mortal. —Verdaderamente. —Él la miró con una agradable sensación de curiosidad. Ella dio un paso más cerca. —¿Si quisiera volver a mi cuerpo, todavía estaría viva? Si vuelvo allí, ¿cuánto tiempo habrá pasado? —El tiempo corre de forma distinta, y yo no tengo la menor idea de cuánto tiempo usted ha vagado por aquí, pero si permanece en este lugar, quizás muera también. La Reina Suprema no permite huéspedes no invitados a Faerie. —Devlin trató de darle su sonrisa más apacible, una que él no había tenido necesidad de usar mucho a lo largo de su vida—. Si ella se entera acerca de su presencia... —¿Conseguiré mis tres deseos? —Katherine Rae le interrumpió. —Puede ser. —No era tradicional otorgar deseos, pero él se encontró queriendo complacerla. Ella inclinó el mentón. —Entonces, mi primer deseo es que usted me mantenga a salvo de todo daño... ¿Cuál es su nombre? Devlin se inclinó. —Soy Devlin, el hermano y consejero a la Reina Suprema, asesino y guarda del Orden. —Ah. —Ella osciló sobre sus pies, como si quizás se desmayara otra vez. —Y ahora, protector de Katherine Rae O’Flaherty —agregó rápidamente. Él nunca había tenido a nadie en su vida que fuera verdaderamente suyo, nunca tuvo un amigo ni un confidente, nunca tuvo una amante ni un socio. Él no estaba enteramente seguro de que podría tener cualquiera de ésos. Su primer deber era para con su Reina, su Corte, con el mismo mundo Hada. Él había sido creado para servir, y era un honor hacerlo. Pero era también muy solitario. Él miró a Katherine Rae. Ella no tenía cuerpo, ningún poder, ninguna lealtad. ¿Qué daño podría significar aceptar a una chica espectral?
  10. 10. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 10 Tarde en los 1900’s Cuando Devlin entró a la sala de banquetes, el cuarto estaba vacío, salvo por la misma Reina. En el centro del vestíbulo, fuera de lugar entre los pilares de piedra y los tapices tejidos, se encontraba una cascada salpicando hacia abajo. El rocío de la cascada creaba formas borrosas en el aire, y entonces el agua se retiraba y desaparecía en una de las paredes distantes. La Reina Suprema miraba fijamente el agua mientras caía, viendo los hilos de posibilidades que allí se formaban. Las imágenes de los filamentos de lo que podría ser no eran certezas, pero Sorcha mantenía el orden vigilando los posibles futuros. Ella los realinearía si el desorden se acercara a las fronteras de Faerie, pero si la aberración estaba en el mundo mortal, ella lo expediría a él para corregirlo. Devlin se acercó a la tarima sobre la cual descansaba su trono. Por toda la eternidad, él había servido a la Reina Suprema como sus Manos Ensangrentadas. Él fue hecho para la violencia, pero servía a la Corte del Orden. Sin quitar su mirada del agua, ella se paró y extendió una mano, sabiendo que él estaría donde sea que ella lo quisiera. Es mi honor servir a la voluntad de Faerie. Era por lo que él había sido credo. Ningún otro ha sido de su confianza por toda eternidad. Lo cual no significaba que ella confiara realmente de él. Devlin soltó su mano, y ella cruzó el cuarto. Él la siguió. —Míralos. —Sorcha hizo gestos hacia el aire, trayendo la imagen de una mujer. La mortal era bonita: una cara en forma de corazón, pelo marrón, y ojos oliváceos. En el cuarto con ella estaban dos pequeños niños, uno de los cuales hizo caer al otro. Ellos se reían tontamente mientras se revolcaban en el piso juntos. —La niña más joven es un problema. —La Reina Suprema se detuvo, su expresión ablandándose en lo que parecía anhelo. Entonces su
  11. 11. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 11 expresión se volvió rígida mientras que la imagen se disolvía en la niebla, y la temperatura caía gravemente—. Necesita ser remediado. —¿Debo ir a buscarla? —Devlin se lavó las manos en el ahora muy frío agua que corría a través del vestíbulo de su madre—hermana—reina. Él había reunido a niños molestos y a artistas silenciosos; él había traído a músicos y a dementes hasta su Reina, según su orden. Recuperar mortales o mestizos era algo común... aunque no tan placentero como algunas tareas. —No. —Ella lo miró por un largo momento—. Ésta no debe entrar a Faerie. Jamás. Sorcha dio un paso adelante, de modo que el borde de sus faldas tocó el agua. Sus siempre descalzos pies tocaron el agua helada, y por un breve segundo, él la vio tal y como ella era: una vela con una débil llama, rodeada por la oscuridad del caos. Su llama tonificaba su cabello, el que se movía por una brisa que sólo existía porque ella así lo deseaba. Alrededor de ella, el cuarto cambió desde un vestíbulo frío a una selva fecunda, a un desierto, y nuevamente al vestíbulo, reflejando sus pensamientos... como todas las cosas en Faerie lo hacían. Ella era su fuente, su creadora. Ella era el orden y la vida. Sin la voluntad de Sorcha, sólo ella y su antítesis, su gemela Bananach, existirían. —¿Qué necesitas que haga? —él preguntó. Sorcha no lo miró. —A veces, la muerte es requerida para mantener el orden. —¿La niña? —Sí. —Su voz no reflejaba ninguna emoción, aún mientras ordenaba la muerte de un niño. Ella era la razón personificada, segura de su lugar, de su rectitud—. Ha nacido de la Corte Oscura, hija de la Caza Salvaje, de Gabriel mismo. Causará complicaciones inaceptables si vive. Ella dio un paso más adentro del agua. La cascada se detuvo a medio flujo, así que sus palabras fueron el único sonido en el cuarto de repente silencioso: —Corrige esto, hermano. Él se inclinó, pero ella no quitó su mirada del flujo suspendido de agua, no desvió su atención a él mientras se retiraba. Pero ella supo
  12. 12. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 12 cuando él se fue. El agua cayó más fuerte que antes cuando él salió del vestíbulo. Ella sabe, aún cuando no mira. Devlin se preguntaba a veces cuánto de su vida Sorcha veía. Él vivía para ella, para su voluntad, y a su lado. Pero yo no soy verdaderamente suyo. Ella nunca se olvidaba de esa verdad. A partir de la tierra y la magia, de la voluntad y la necesidad, las gemelas Sorcha y Bananach lo habían creado: la primera hada masculina. Ellas habían necesitado ambos, masculino y femenino, para que existieran dentro de su mundo; un equilibrio en ello, como en todas las cosas, era requerido. “No hijo, sino hermano”, ella le había dicho. “Como yo, eres huérfano”. La Orden y la Discordia lo hicieron como si estuviera tallado en piedra, una escultura hecha a mano por dos hadas que jamás volverían a trabajar juntas. Ellas le dieron demasiadas características angulares y demasiados lugares suaves: sus labios eran demasiado llenos y sus ojos demasiado fríos. Él era una mezcla de sus mejores rasgos. Donde Bananach tenía pelo del más puro negro y Sorcha tenía pelo multicolor en llama viva, el suyo era blanco opalescente: todos los colores existentes fundiéndose en uno. Ellas le dieron ojos del negro más puro, y fuerza igual a la de Bananach, pero nada de su locura. Ellas le dieron estatura alta y el amor de Sorcha hacia el arte, pero de nada de sus restricciones físicas. Juntas, ellas lo habían concebido como una criatura de crueldad y belleza extremas. Y luego habían luchado entre ellas para obtener su lealtad.
  13. 13. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 13 Capítulo 1Capítulo 1Capítulo 1Capítulo 1 Traducido por Ellie Corregido por Alice_vampire Tiempo presente ni abrió la puerta de uno de los lados del establo. Era tanto un garaje como un verdadero establo, y mientras caminaba por el edificio cavernoso, pudo percibir los olores mezclados de diesel y paja, de gas de escape de motor y sudor. La mayor parte de las criaturas mantenían la ilusión de vehículos cuando estaban fuera del edificio, pero aquí, en su refugio, las bestias vagaban en cualquier forma que ellas escogieran. Uno de los corceles estaba agachado en una saliente bajo el sol. Era algo entre un águila y un león; tanto plumas como melena cubrían un enorme cuerpo. Varios otros corceles estaban formados en una fila de varias motocicletas, coches, y camiones; un corcel anómalo era un camello. Un Hound la miró desde su tarea de pulido de una moto Harley con mucho cromo. La tela que sostenía en la mano era uno de los tejidos importados específicamente desde Faerie para sus corceles. —¿Estás buscando a Chela? —No. —Ella permaneció en el sendero, sin invadir su espacio ni el de los corceles todavía. La compañera medio-regular de su padre era una fuente de consuelo, pero Chela quería ser más maternal de lo que Ani buscaba. Así mismo, las tentativas de paternidad de su padre se viraban hacia algo semejante a las pretensiones mortales. Ella no deseaba la ilusión de una familia mortal. Ella ya tenía una familia, con Rabbit y Tish, sus medio-mortales hermanos. Durante el año pasado, cuando había sido traída para vivir en la Corte Oscura, ella había esperado algo más: quería ser una verdadera parte de la Caza Salvaje, un miembro pleno de la manada de su padre. Eso no había sucedido. AAAA
  14. 14. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 14 El Hound detuvo sus movimientos constantes sólo lo suficiente para mirarla. —Gabriel tampoco está aquí. —Lo sé. Yo no busco a nadie en particular —Ani se acercó a los establos—. Sólo me gusta estar aquí. El Hound miró a lo largo del pasillo. Tan temprano, ningún otro Hound estaba a la vista, pero había más de una veintena de corceles lo suficientemente cerca como para verlos. —¿Necesitas algo? —Seguro —Ani se inclinó contra la pared. Sería un insulto no coquetear, aunque los dos supieran que ninguna acción es posible—. Un poco de diversión. Un poco de problemas. Un paseo... —Consigue el permiso del jefe —los ojos del Hound destellaron un vibrante verde—, y yo estaré feliz de llevarte. Ella supo que sus propios ojos brillaban con la misma energía que ella vio en los de él. Ambos eran nacidos de la Caza Salvaje. Ellos eran las criaturas que cabalgaban la tierra, sembrando terror, exigiendo venganza, sin restricciones del orden. Ellos eran los dientes y las garras de Faerie, viviendo ahora en el mundo mortal, unidos a la Corte Oscura por su Gabriel. Un Gabriel que aniquilaría a cualquiera que tocara a su hija. —Sabes que él no dará su permiso —ella admitió. Su padre estaba a cargo. Sus reglas significaban que sólo uno que pudiera enfrentarse a él en un combate, tendría permitido salir con ella. U otra cosa. —¿Oye? Ella miró al Hound. —Si no fueras su hija, yo me arriesgaría, pero cruzarme con Gabe no es algo que haré. Ani suspiró, no por desilusión, sino por la inutilidad de jamás conseguir una respuesta diferente. —Lo sé. —Convéncelo de que no te romperás por un poco de diversión, y yo seré el primero de la fila. Lo prometo. —El Hound se inclinó hacia delante para dejar caer un beso rápido en sus labios.
  15. 15. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 15 No fue más que un segundo de cariño, pero él terminó siendo golpeado y lanzado a través del pasillo hacia el establo contrario. El ruido sordo de su cuerpo golpeando las tablas de madera cubrió la mayor parte de las maldiciones que él gritó. —No toques a mi cachorro —Gabriel se paró en medio del pasillo. Él sonreía, pero su postura era de amenaza. Por supuesto, él era el Hound que controlaba a toda la Caza Salvaje, así que la amenaza era tan natural para él como respirar. El Hound en el piso se tocó la parte de atrás de su cabeza mientras se inclinaba sobre la división de madera del establo. —Maldición, Gabriel. Yo no la toqué. —Tus labios estaban en los suyos. Eso es tocar —Gabriel gruñó. Ani dio un paso delante de su padre y lo golpeó con un dedo en el pecho. —No actúes como si estuviera mal que ellos respondan a mí. Él la miró con ira, pero no levantó una mano. —Yo soy Gabriel. Dirijo esta manada, y si alguno de ellos... —él miró por detrás de ella hacia el Hound en el piso—...quiere desafiarme por ti, todo lo que deben hacer es decirlo. El Hound en el piso habló más alto. —Yo la rechacé. —No porque a ella le faltara algo —Gabriel gruñó. —No, no —El Hound sostuvo arriba las manos—. Ella es perfecta, Gabe... pero tú dijiste que estaba prohibida. Gabriel sostuvo una mano fuera al Hound en el piso sin mirarlo. El Hound la miró. —Lo siento... yo, umm, te toqué. Ani puso los ojos en blanco. —Eres un dulce. —Lo siento, Gabriel. No sucederá otra vez. —El Hound cabalgó su motocicleta y se alejó con un rugido que fue más gruñido que un ruido que el motor de una Harley verdadera podría imitar. Durante un latido del corazón, todo quedó perfectamente callado en el establo. Los corceles permanecieron silenciosos e inmóviles. —Mi cachorro perfecto —Gabriel se acercó y le tocó el cabello—. Él no te merece. Ninguno de ellos lo hace.
  16. 16. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 16 Ella lo empujó lejos. —¿Así que prefieres que muera de hambre? Gabriel bufó. —No estás muerta de hambre. —Lo estaría si siguiera todas tus reglas —ella murmuró. —Y yo no tendría tantas reglas si pensara que las seguirías a todas. — Él soltó un puñetazo, que ella esquivó. Fue agradable, pero no estaba lleno de toda su fuerza ni de su peso. Él siempre se contenía. Era insultante. Si ella fuera verdaderamente una parte de la Caza, él lucharía con ella en la misma manera en que luchaba con todos los demás. Él la entrenaría. Él me aceptaría. —Apestas en esto de la paternidad, Gabe. —Ella se giró y comenzó a caminar por el pasillo. Él no podría probar sus sentimientos, no como la mayor parte de la Corte Oscura. Los Hounds no se alimentaban de las mismas cosas, así que sus emociones se mantenían ocultas ante la Caza, pero no ante el resto de las hadas de la Corte Oscura. La peculiaridad de la incapacidad de los miembros de la Caza de probar las emociones, mientras que todos ellos podían hacerlo, se reflejaba en sus propias expresiones. Funcionaba bien: Las hadas de la Corte Oscura eran alimentadas tragando emociones oscuras; los Hounds requerían del toque físico para su sustento. Así que la Caza causaba el temor y el terror que alimentaba a la Corte, y la Corte proporciona el toque que los Hounds requerían. Ani era anormal porque necesitaba de ambos. Lo cualapesta. —¿Ani? Ella no dejó de caminar. No había manera en que iba a permitir que él viera las lágrimas que se formaban en sus ojos. Es sólo otra prueba de mi debilidad. Ella hizo gestos sobre su hombro. —Lo entiendo, papá. Yo no soy bienvenida. —Ani. Las lágrimas corrían por sus mejillas cuando se paró en la puerta, pero ella no se volvió. —Promete seguir mis reglas mientras estás fuera, y probablemente podrías pedir prestado el corcel de Chela otra vez esta noche— Su voz
  17. 17. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 17 tenía un dejo de esperanza que él no diría en voz alta. —Si ella lo aprueba—. Ani se giró entonces y le sonrió. —¿Sí? —Sí— Él no se movió, ni hizo comentarios acerca de las lágrimas en sus mejillas, pero su voz se ablandó y agregó— Y yo no apesto como padre—. —Quizá. —Yo sólo no quiero pensar en que tú desees... cosas... o en que resultes lastimada— Gabriel dobló la tela que el Hound había dejado caer, mirándola en lugar de a su hija. —Aunque Irial dice que vas a estar bien. Le pregunté. De verdad lo estoy intentando. —Lo sé. —Ella sacudió su pelo hacia atrás y luchó por ser razonable. Esa era la peor parte a veces; sabía que Gabriel lo intentaba. Ella sabía que él confiaba en el juicio de Irial, que confiaba en Chela, que confiaba en su manada. Él nunca había criado a una hija antes... estos meses que habían pasado juntos era toda la experiencia padre—hija que había tenido en su vida. Pero ella nunca había tenido una manada de Hounds cerca tampoco. Era una nueva experiencia por donde se la mirara. Más tarde, después de que ella se hubiera asegurado de obtener el consentimiento de Chela, y que ella le repasara las reglas de mantente— cerca—de—Gabriel, y que prometiera mantenerse con la manada, Ani regresó al establo con su padre. —Si el corcel de Chela tiene algo decir, me lo dirá a mí, y yo te lo diré— El recordatorio que le dio Gabriel de que ella no podría oír el corcel de Chela —yo nunca pude oírlos— retumbó en su voz. Él ya sentía la conexión elevada de los Hounds que llenaban los pasillos. En algún lugar a lo lejos, un aullido aumentó como el chillido del viento. Ani sabía que sólo la Caza lo oía, pero tanto mortales como hadas lo sentían en los temblores que corrían por su piel de repente fría. Para algunos, era como si muchas sirenas vinieran hacia ellos, como si ambulancias y policías se apresuraran a ellos llevando palabras de muertes repentinas o accidentes horribles. La cabalgata de la Caza Salvaje.
  18. 18. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 18 Mientras Ani examinaba a los Hounds que se reunían, el verde de sus ojos y las nubes de sus alientos eran claros. Los lobos llenaron el cuarto donde los corceles no estaban. Ellos correrían entre las patas de los corceles, formando sombras de piel y dientes. Los corceles y los lobos esperaban la palabra de su Gabriel para empezar, para correr, para perseguir a todos aquellos lo suficientemente insensatos como para atraer su atención. El terror se construía y llenaba el aire con una carga previa a una tormenta. Aquellos que no pertenecieran a la Caza, tendrían que luchar por respirar. Los mortales en las calles cercanas se encogerían, correrían hacia sus guaridas, o tomarían a través de otros callejones. Si ellos permanecían allí, no verían la cara verdadera de la Caza, le darían otra explicación... ¿Terremoto? ¿Tren? ¿Tormenta? ¿Pelea callejera? Con la ignorancia voluntaria a la que los mortales se adherían tan violentamente. Ellos pocas veces se quedaban; ellos corrían. Era el orden de las cosas: la presa corre, y el depredador la persigue. Su padre, su Gabriel, anduvo a zancadas por el cuarto, valorándolos. Ani sentían sus dedos helados golpeando su piel mientras ellos se preparaban para cabalgar. Ella se mordió el labio para evitar incitar a su padre a que diera el grito de salida. Sus nudillos estaban blancos mientras apretaba la orilla de la pared de madera a su lado. Ella miró la horrible belleza de todos ellos y tiritó. Si ellos fueran míos... Yo pertenecería. Entonces Gabriel estuvo a su lado. —Tú eres mi cachorro, Ani— Gabriel ahuecó su mejilla con su enorme mano. —Para merecerte, cualquier Hound tendría que estar dispuesto a enfrentarme. Él debería ser lo suficientemente fuerte como para dirigirlos. —Yo quiero dirigirlos— Ella susurró. —Quiero ser su Gabrielle. —Eres demasiado mortal como para mantener el control de ellos— Los ojos de Gabriel fueron monstruosos. Su piel era el toque del terror, de la muerte, de pesadillas innombrables. —Y eres demasiado mía como para no estar con la Caza. Lo siento. Ella sostuvo su mirada. Algo fiero dentro de ella comprendió que era por esto por lo que ella no podía vivir con Rabbit: su hermano no era tan
  19. 19. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 19 violento como su padre lo era. Tish tampoco. Y Ani quería serlo desesperadamente. Mientras que el resto de los Hounds montaban sus corceles, Ani supo que Gabriel podría matarla si ella lo desobedecía. Era una restricción que ella necesitaba: la mantenía más cerca de seguir las reglas. —Yo no puedo quitarte la Caza— ella destelló sus dientes a su padre —todavía. Quizá algún día te sorprenda. —Me hace sentir orgulloso que quieras hacerlo— Él dijo. Por un momento, el orgullo en los ojos de su padre fue su mundo. Ella pertenecía. Por esta noche, ella estaba incluida en la manada. Él lo había hecho. Si tan solo fuera siempre así. Pero no había corceles sin reclamar, y su sangre mortal significaba que ella nunca sería lo suficientemente fuerte como para llegar a ser la sucesora de Gabriel, jamás sería verdaderamente parte de la manada. Es sólo el sabor fugaz de la pertenencia... No era suficiente, no de verdad, pero era algo. Entonces un rugido totalmente distinto a cualquier otra cosa en este mundo vino a sus labios, y al resto de la manada lo siguió. Ella lo siguió. Gabriel la tiró encima el corcel de Chela y gruñó: —¡Cabalgamos!
  20. 20. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 20 Capítulo 2Capítulo 2Capítulo 2Capítulo 2 Traducido por Ellie Corregido por Obsession evlin dio un paso adentrándose en los jardines privados de la Reina Suprema. El suelo bajo sus sandalias tarareó cuando su pie lo tocó. A veces consideraba decirle a Sorcha que él advertía las alarmas apenas perceptibles que ella ponía. Con rara excepción, él había dedicado la eternidad a Sorcha, pero ella era una criatura de lógica y orden. Ella sabía, y Bananach también, que él hizo su elección de servir a Faerie cada día, cada hora, a cada momento. Las esencias de las que él fue hecho eran tanto de orden como de discordia. Lo único que evitaba que se aliara con la antítesis de Sorcha era su propia fuerza de voluntad. Y el cariño. A pesar de toda su adherencia a la lógica, La Reina Inmutable lo quería. De eso, él estaba seguro. —¿Mi reina? —Él caminó hacia ella, esperando durante un latido del corazón entre sus pasos para ver si ella permitiría que las vides se enredasen en su sendero, o si formaría un pasillo libre para él. Ella miró en su dirección, y la maleza se desapareció en un pasillo estrecho. Las agujas punzantes se estiraban hacia él desde plantas que eran típicamente sin espinas, trazando docenas de rasguños delgados en sus brazos y pies. No era necesariamente un ataque consciente hacia él: el mundo alrededor de ellos se doblaba a su voluntad, pero Sorcha hace mucho tiempo había dejado de notarlo. Era como advertir el latido de su propio corazón. Simplemente lo hacía, y si su voluntad hería a otros, que así sea. No es personal. —No puedo verlo —Sorcha susurró—. Él está allí afuera, en el mundo. ¿Qué tal si está lastimado? ¿Qué pasa si corre peligro? DDDD
  21. 21. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 21 —Usted lo sabría —Devlin le aseguró, tal y como lo hizo durante cada día desde que Seth se fue—. Usted lo sabría si él estuviera lastimado. —¿Cómo? ¿Cómo lo sabría? Estoy ciega. —La Reina del Orden se mostraba lejos de ser razonable. Su falda tenía lágrimas. Su cabello, generalmente tan vibrante como fuego líquido, estaba pálido y enredado en las puntas. Desde que Seth, el mortal hace poco convertido en hada, había vuelto al mundo mortal, Sorcha dejaba de ser ella misma cada día más. —Debo saber que Seth está a salvo. —Ella cruzó los brazos sobre su pecho. Su voz se estabilizó—. Yo la veo, a la Reina del Verano, y él no está con ella. Él volvió por eso. Por ella. Ella debería tratarlo mejor. Una imagen borrosa se formó frente a Sorcha. En algún lugar en el mundo mortal, las hadas ignoraban que ella los observaba. En la neblina del jardín, Devlin se paró cerca de su reina y miró las hadas que eran el foco de la atención de Sorcha. A menos que los hilos de las hadas o de los mortales se trenzaran muy de cerca con su propio hilo, Sorcha podría ver en sus vidas. La Reina del Verano, Aislinn, se paraba delante de una fuente, hablando con un hada del agua, Aobheall. En el fondo, la tierra prosperaba, aunque el otoño hubiera llegado ya. En la porción de tierra que los Reyes del Verano habían reclamado, el Invierno jamás reinaría otra vez. Los arbustos florecían fuera de temporada, y las hadas bailaban sobre tierra siempre verde. Aislinn se rió y se sentó al borde de la fuente. Una mano trazó ociosamente pautas en la superficie del agua y, en su estela, claveles de agua florecieron. Aobheall holgazaneaba en la fuente como una estatua griega a medio cubrir vuelta a la vida. El agua corría alrededor de ella en una pequeña cascada. —Pienso que ese vestido es uno que usted usó hace sólo unas pocas lunas. Podríamos salir de compras, o... —Aobheall se inclinó hacia delante— ...hacerle un vestido a medida. —No lo sé. —La Reina del Verano miró detrás de ella, donde varios miembros de su Corte de Verano tejían flores en guirnaldas—. ¿Importa realmente lo que llevo puesto? Aobheall frunció el entrecejo. —Debería importar, Aislinn.
  22. 22. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 22 —Lo sé... y... “elige la felicidad”, ¿verdad? —Una sonrisa demasiado brillante encendió la cara de la Reina del Verano. La Reina del Verano había reinado por apenas más de un año mortal, pero durante ese tiempo ella había tenido que tratar con conflictos entre Cortes, ser apuñalada, perder a una amiga por la Corte Oscura, y tratar de darle sentido a siglos de rivalidad, de lealtades, y de antiguos rencores. Un impulso ilógico de enviar a sus buenos consejeros estalló a la vida en Devlin, pero él lo invalidó: la Reina del Verano no era su prioridad. Sorcha pinchó un dedo hacia el cuadro brumoso, enviando ondas por la imagen. — ¿Cómo puede ella ser feliz si él no lo es? —Ella escoge seguir la felicidad para el bien de su Corte —él indicó—. Lo cual no es lo mismo que la felicidad verdadera. Usted no puede criticarla por tratar de mantener fuerte a su Corte. Sorcha obviamente no estaba de acuerdo: las espinas continuaron creciendo, tejiéndose juntas como hilos en un telar hasta que formaron una barrera que separaba a Sorcha y a Devlin. —Dime, hermano. —Ella sonaba frágil, nada en lo absoluto como la reina segura que ella había sido desde el momento en que Devlin había respirado por primera vez. —El verano es feliz por naturaleza —él recordó, pero incluso mientras lo dijo, él observó a la Reina del Verano. Sus ojos estaban ensombrecidos, como si ella no pudiera dormir, y sus gestos melancólicos no concordaban con el ambiente alegre a su alrededor. Aislinn hacía lo que Sorcha debe estar haciendo: intentando sacar lo mejor posible de las penas que la agobiaban. Por supuesto, la diferencia era que la Reina Suprema no debería estar siendo agobiada por penas en lo absoluto. El flujo emocional no era un rasgo de la Corte Suprema: estaba fuera del orden. —Quiero que vuelva a casa —Sorcha susurró—. Su mundo es peligroso. Bananach se hace más fuerte. Las Cortes están en discordia. Si hay una verdadera guerra allí, el mundo mortal sufrirá. ¿Recuerdas los tiempos en que ella ha sido fuerte, hermano? Los mortales mueren tan fácilmente. Él no se quitará de su camino... hasta muy recientemente era mortal. Él debe estar aquí, donde estará a salvo.
  23. 23. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 23 —Pronto. —Devlin no intentó alcanzar las espinas que ahora se torcían alrededor de su reina como una capa. Quería confortarla, decirle que él estaba allí, pero tales demostraciones de emoción siempre la habían ofendido. Él había pasado su vida ocultando las emociones que demostraban que no era verdaderamente de la Corte Suprema, no verdaderamente suyo, que no era digno de aconsejar a la Reina de la Razón. El resto de la Corte quizás no notara que él estaba lleno de emociones ilógicas, pero ella lo sabía. Ella siempre lo había sabido... y lo había encontrado aborrecible. Sorcha miró las figuras traslúcidas en silencio. En las imágenes nebulosas, la Reina del Verano se sorprendió y miró hacia arriba. Ella sonrió, luciendo optimista. Cualquier cosa o persona que ella vio fue invisible a ellos, y en un parpadeo, Aislinn desapareció también. —Él está allí —Sorcha murmuró—, con ella. —Quizás. —Devlin sospechaba que era Seth, pero había otros cuya presencia era invisible a Sorcha... algunos que Devlin había ocultado de ella. —¿Piensas que él está bien? —Sorcha encontró y sostuvo la mirada de Devlin—. ¿Qué tal si él necesita hablar o... suministros para su arte... o... volver a casa? Quizá él quiere volver a casa. Quizá él es infeliz. ¿Cómo voy a saberlo? —Yo lo visitaré otra vez. —Devlin preferiría traer a Seth nuevamente a Faerie, pero Sorcha le había dado a Seth una elección, y él había elegido volver al mundo mortal, donde su amada Reina del Verano vivía. Devlin se había opuesto. Matar a Seth o mantenerlo en Ferie sería mejor para Sorcha... y, por lo tanto, para todos. —Quizás debas permanecer allí. —La voz de la Reina Suprema no sonó notablemente diferente cuando dijo esto, pero Devlin se sentía cada vez más inquieto. En toda la eternidad, Sorcha jamás lo había despachado por más que un viaje rápido. —¿Permanecer allí? —Devlin viajaba de aquí para allá al mundo mortal con demasiada frecuencia, y teniendo en cuenta que un día en Faerie era casi una semana entera en el mundo mortal, la desconexión de tal viaje comenzaba a notarse en él. Sus propias emociones, contenidas más
  24. 24. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 24 fácilmente cuando él permanecía en Faerie con su reina, se volvían cada vez más fuertes. Su sueño se volvía inquieto, dejándolo cansado... y lleno de emociones—. ¿Usted me ordenaría quedarme en el mundo mortal? —Él dijo las palabras lentamente. —Sí. En caso de que él te necesite. Estoy... yo te necesito más allí que aquí. —Ella lo miró fijamente, como si lo retara a atreverse a cuestionarla. Él quiso hacerlo: había más en este asunto que la protección de Seth, pero Devlin no sabía qué era lo que su reina ocultaba. —Él está con Irial y Niall, mi reina. Protegido por la Corte Oscura... salvo en los momentos en que está con la Reina del Verano. Seguramente... —¿Te niegas a cumplir mis órdenes? ¿Finalmente has decidido desobedecerme? Él se arrodilló. —¿Alguna vez me negué a cumplir sus órdenes? —Has actuado sin órdenes directas, ¿pero negarte? No lo sé, Devlin. —Ella suspiró suavemente, un susurro de aire que hizo que el jardín pareciera contener la respiración—. Aunque podrías hacerlo. Yo sé eso. —No estoy rehusándome a cumplir su orden —él dijo. No era una verdadera respuesta. La verdad los llevaría a una discusión que él había evitado durante catorce años mortales: significaría tener que admitir que había desobedecido su orden directa de matar a una niña mitad-mortal. Una ofensa por la cual él podría ser ejecutado, por la que podría ser abandonado, exiliado de Faerie... y justamente. Un sentimiento que reconoció como culpa se torció dentro de él. Soy de la Corte Suprema. Estoy a las órdenes de Sorcha. Yo no le fallaré a mi reina otra vez, él repitió sus votos diarios a si mismo. En voz alta, agregó: —Yo no me niego, pero soy su consejero, mi Reina... y no recomiendo mantenerme alejado cuando usted parece... —¿Parezco qué? La postura de Devlin era una de reverencia, pero él encontró su mirada y la sostuvo con una audacia que ningún otro en Faerie se atrevería. —Cuando usted parece estar desarrollando emociones. Ella ignoró la realidad que él había dicho y sólo dijo: —Dile que deseo que vuelva a casa. Tú permanecerás allí... mientras que él te necesite.
  25. 25. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 25 —Estoy a sus órdenes, mi reina. —¿Lo estás? —Sorcha se inclinó en el velo de espinas que habían crecido alrededor de ella, y justo cuando las puntas afiladas la perforarían, desaparecieron. Entonces, las espinas brotaron de la tierra bajo sus rodillas, alrededor de sus pies. Las vides subieron por su cuerpo, y se arrastraron sobre sus brazos hasta llegar a sus dedos. Ella levantó la mano y la apretó contra su mejilla, para que las afiladas puntas los perforaran a los dos—. ¿Eres sinceramente mío, hermano? —Lo soy. —Él no retrocedió. —Tú irás a verla. —La sangre de Sorcha goteó sobre su piel, mezclándose con la suya propia. Su cuerpo absorbió la sangre que ella le ofreció. Al igual que para las gemelas que lo habían creado, Devlin necesitaba alimentarse de sangre. A diferencia de ellas, él necesitaba tanto la sangre de Orden como la de Guerra. —Veré a Bananach —Devlin admitió— pero ella no me ordena. Sólo usted. Sirvo a la Reina Inmutable, a la Corte suprema, a Faerie. La vid se arrastró desde su piel a la de Devlin, donde el alimento con que ella la había llenado, era suyo para tomar. —Por ahora. —Sorcha pasó suavemente su mano a través de la mejilla de él—. Pero nada dura para siempre. Las cosas cambian. Nosotros cambiamos. Devlin no podía hablar. Esto era lo más cercano a una demostración de cariño que su madre-hermana jamás le había mostrado. Él no estaba seguro de si sentirse feliz o alarmado. La Razón no era de actuar así... pero en alguna parte oculta de su mente, él se había preguntado si ella sentía emociones tempestuosas, pero simplemente las había ocultado mejor... si sólo había elegido permitir que la lógica reinara sobre ella. —Todo cambia con el tiempo, hermano —Sorcha susurró—. Ve con Seth, y... ten cuidado con Guerra. Preferiría que no resultaras herido. Él abrió la boca para preguntarle algo, pero ella se giró, dejándolo silencioso en sus jardines privados.
  26. 26. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 26 Capítulo 3Capítulo 3Capítulo 3Capítulo 3 Traducido por Ellie Corregido por ynexiz ni había ido a la casa del Rey Oscuro sabiendo que sería otra experiencia dolorosa, y no de la clase divertida de dolor. Irial sostuvo una de sus manos en la suya. Era una especie de consuelo. —¿Estás lista? —Tómala. —Ani extendió su otro brazo hacia el antiguo Rey Oscuro. Miró fijamente el empapelado de flor de Liz1, a las velas parpadeantes, a cualquier otra cosa que no fuera el hada sentado a su lado—. Tómala toda si eso es lo que necesitas. —No toda, Ani. —Apretó su mano una vez más antes de soltarla—. Si hubiera otra manera... —Eres mi rey. Te daré lo que me pidas. Hazlo. —Observó mientras él la pinchó con una delgada aguja bajo su piel. Las magulladuras de los últimos pinchazos decoraban su piel como si fueran marcas de mordeduras. —No soy tu rey ahora. Niall es el Rey Oscuro. —Como sea. —Ani no reasumió la discusión que había perdido con demasiada frecuencia: Irial quizás ya no fuera el rey, pero ella le era leal. En realidad, él tenía la lealtad de muchos de los ciudadanos de la Corte Oscura. Quizá él no los gobernara, pero aún cuidaba de ellos. Él todavía manejaba ciertos asuntos en nombre del nuevo Rey Oscuro. Irial consentía a Niall. Ani, sin embargo, no se mantenía oculta. Ya no. Cuando Irial descubrió que Ani puede —que necesito— alimentarse tanto de toque como de emociones, él había empezado a tratar de averiguar cómo podía utilizar eso para la Corte Oscura. Según Irial, como mestiza, ella no debería sentir 1 Nota del traductor: Flor de Liz:: http://thumbs.dreamstime.com/thumb_312/1222135277fMtr39.jpg AAAA
  27. 27. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 27 ninguno de esos apetitos. Y ciertamente no debería sentir ambos; y definitivamente no debería poder alimentarse de los mortales. Irial creía que la sangre de Ani quizás fuera la clave para fortalecer a su Corte, así que ella se había convertido en el sujeto de su experimentación. Lo cual está bien. Por mi Corte. Por Irial. —¿Más? —preguntó. —Sólo un poco. —Irial mordió el corcho que sellaba el próximo frasco y lo quitó. Habló alrededor del corcho que sostenía entre los dientes y agregó:— Inclínalo hacia abajo. Ella bajó el brazo, apretando y aflojando su puño para bombear la sangre más rápido. No estaba segura de si eso ayudaba realmente al flujo de sangre, pero le daba la ilusión que podía hacer algo. La extracción de sangre no se había vuelto más fácil a pesar del número de veces en que ella lo había hecho. Con la mano libre, tomó el corcho de la boca de él. — Yo lo tengo. Toma el próximo. Cuando el frasco se llenó, Irial tomó otro tubo vacío de pack y se lo llevó a los labios. Una vez que lo descorchó, cambió el frasco vacío con el frasco ahora lleno. — ¿Sostienes esto? En silencio, ella aceptó el contenedor de vidrio con la misma mano con la que sostenía el corcho. Ella lo dejó junto a los otros frascos, todos cerrados, todos llenos de con sangre. Entonces, empujó el corcho sobre la abertura del frasco. —El último —Irial murmuró—. Lo estás haciendo muy bien. Ani miró fijamente el espacio vacío que correspondía al sexto frasco dentro del pack; los otros contenían los otros frascos repletos de su sangre. —Bien. Irial le entregó el último tubo de sangre y le dio un beso en el lugar inflamado por la extracción. Ninguno de los dos habló mientras él tomó el último tubo, lo puso en su lugar con los otros, y llevó todo el pack a través de la puerta y se lo entregó a un hada que ella no vio. Su experimentación era un secreto del cual ni Niall ni Gabriel estaban enterados, pero era una de las innumerables cosas que Ani haría si Irial
  28. 28. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 28 siquiera le insinuara que así lo deseaba de ella. No es tan doloroso como lo que he hecho. A petición de Irial, ella había permitido que un hada espinoso de confianza la abrazara en una tarde especialmente desagradable. Parte de su cabello y piel fueron extraídos por su toque. Si la Corte supiera de los experimentos de Irial en su sangre y piel; si supieran por qué él enviaba muestras para ser analizadas y, con suerte, reproducidas, ella estaría en peligro. Y también lo estaría Iri. Pocas hadas sabían acerca de sus anormalidades —y ella estaba agradecida por eso— y mientras que Niall sabía que ella era diferente de otras hadas, no sabía acerca de los experimentos. Él creía que su capacidad de alimentarse de las emociones, tanto de humanos como de hadas, estaba oculta de aquellos que desearían matarla, utilizarla, o lastimarla. Niall era un rey humano. Él permitía que sus hadas hicieran lo que necesitaban hacer, pero mantenía a su Corte atada a una correa. En un tiempo en el que Bananach —la cuerva negra, la hacedora de la guerra— se hacía cada vez más fuerte, las correas eran peligrosas. Las Cortes de las Hadas, por lo menos aquellas que se encontraban en el lado mortal del velo, estaban al borde de violencia. El conflicto creciente alimentaba a la Corte Oscura, que se alimenta de las emociones caóticas, pero era también una amenaza para aquellos a quienes Ani amaba. Las disputas entre las Cortes, los susurros de muertes futuras, todo estaba bien y era algo bueno —hasta el punto en que su propia Corte estuviera en riesgo. Y Bananach no perdonaría a la Corte Oscura. Ni al mundo mortal en donde vive mi familia. Irial hacía ahora lo mismo que había hecho cuando era rey: mover las piezas tras bastidores, hacer tratos, romper las reglas. Aunque, esta vez, la seguridad de Ani era una de las reglas que él rompió. Con mi consentimiento. Cuando Irial regresó al cuarto, ella lo miró cautelosamente. A pesar de toda la adoración que sentía por él, ella sabía que raramente era influido
  29. 29. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 29 por la debilidad o la ternura. Él no había mantenido el trono de la Corte de las pesadillas durante siglos por ser manejado fácilmente. —Sabes que no haría esto si hubiera mejores opciones. —Sus palabras no eran una mentira; pero tampoco eran completamente ciertas. A menos que hubiera una opción clara que asegurara la seguridad de su Corte, él haría esto... y cosas mucho peores. Aún así, el antiguo Rey Oscuro todavía pensaba en ella como si fuera una niña, lo suficientemente insensata como para aceptar el sentido erróneo de sus palabras. Ella no era una niña. Quizás insensata, pero no ingenua, no inocente, no fácilmente influenciable. Ella se inclinó sobre la pared. El cuarto se veía fuera de foco. —Me has mantenido segura toda mi vida. Has mantenido a Tish segura… y a Rab… y… estamos bien. Está bien. El mundo alrededor de ella giraba. El experimento de esta noche había empezado con ella manteniendo un estado tan hambriento como fuera posible antes de la extracción de sangre. No era el menos agradable de los experimentos, pero no era grato tampoco. Irial se dirigió a alimentar el fuego —lejos de ella para que pudiera tener intimidad mientras se recuperaba— y le preguntó: —¿Estás bien? —Seguro. —Ella se sentó, no sintiéndose exactamente bien. La mayoría de los días, se mantenía sólo apenas por encima de famélica. Durante los primeros meses de su hambre, ella había tenido a humanos y a unos pocos mestizos. Desde que había sido trasladada al cuidado del Gabriel, había sido restringida hasta el punto en que su hambre le dolía físicamente. Había apenas sido alimentada por las emociones que Irial compartía con ella y el contacto escaso que Gabriel a regañadientes le permitía conseguir en la Corte. Los abrazos y roces fugaces no eran ni por cerca suficientes. Irial corrió una mano distraídamente sobre el lado de la chimenea de mármol. Como todo en su casa, estaba tallada con una apreciación de texturas. Las orillas agudas y suaves curvas llamaron su atención, pero ella no se acercó la chimenea ni al hada frente a ella. En vez de eso, se movió
  30. 30. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 30 hacia una de las sillas blancas de cuero y pasó un dedo sobre la textura de la Flor de Liz gris apenas visible en las paredes. —Sé que esto es… difícil para ti, cachorra. —Irial mantuvo su distancia, pero le permitió probar todas sus emociones, alimentándola para compensar lo que había perdido. Ani encontró su mirada. —¿Te disculpas con Gabriel cuando él castiga a las hadas que lo ameritan? El juego entre la luz del fuego y las sombras hacían que el antiguo Rey Oscuro pareciera siniestro, pero su temperamento se mantenía calmo. —No. —Entonces déjalo. Haré lo que sea necesario para mi Corte. —Luchó contra el impulso de cruzar sus brazos, forzándose a mantener la calma, aunque él supiera exactamente cuán alterada estaba. Las hadas de la Corte Oscura no podían alimentarse de las emociones de los mortales, pero Ani no era completamente mortal. Si Irial no hubiera estado allí para ella cuando vino a vivir con los Hounds, no estaba segura de qué habría hecho. Él la ayudó a enfrentar sus cambios, la alimentó para mantener el hambre verdadero bajo control. En realidad, si no fuera por él, ella quizás había muerto hace mucho tiempo. Él la había protegido —y a Tish y a Rabbit— durante casi toda su vida. Ella le permitió sentir una oleada de gratitud y susurró: —Yo sirvo a la voluntad de la Corte Oscura. Sé que tienes razones. —Si podemos encontrar la manera de filtrar tu sangre, nuestra Corte será invencible; Niall estará a salvo; y… —Sus palabras se apagaron, pero la esperanza era innegable. A diferencia de muchas hadas, Irial se sentía cómodo con la ciencia moderna. Si podían identificar el componente anómalo dentro de ella, replicarlo, e introducirlo en otros, las hadas de la Corte Oscura podrían alimentarse de las emociones tanto de mortales como de las hadas. Serían saciados. Habían intentado otro plan, atando a un mortal a las hadas como conductores a través de tatuajes, pero esos intercambios de tinta habían presentado complicaciones inesperadas. —Correcto. —Ani se quedó de pie. Había oído sus teorías antes; había muy poco que Irial pudiera decirle que fuera nuevo.
  31. 31. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 31 —Tú puedes salvarnos —le dijo él otra vez. Ani no estaba segura si sus palabras eran verdad. Las hadas no podían mentir, pero la creencia era algo complicado. Si Irial creía las palabras, entonces no serían mentira, y él sí creía que su sangre era la solución que necesitaban para salvar a la Corte Oscura. —Regresaré más tarde. ¿Tú me dirás... —cruzó los brazos sobre su pecho, como si eso fuera a evitar sus temblores— ....cuándo me necesitas? —Tu Corte te necesita cada día, Ani. Nadie más puede alimentarse tanto de tacto como de emociones; nadie más puede alimentarse tanto de las hadas como de los mortales. Tú eres la clave. —Irial envolvió sus brazos alrededor de ella y besó la cima de su cabeza. No era mucho, pero pequeños toques de un hada tan fuerte alimentaban su hambre de tacto más de lo que mucho contacto con un hada débil o un mortal lo haría. Ani se mantuvo quieta, agradecida incluso por el breve contacto. Irial acarició su pelo. —Tú me permites cumplir mi promesa de detener los cambios de tinta, para proteger a mi rey… Nosotros te necesitamos, cachorra. Ella arriba hacia él. —Siempre y cuando Gabriel y Niall no lo sepan, ¿correcto? —Por ahora. —Irial dio un atrás, con sus manos todavía en los hombros de ella, y entonces desdobló sus brazos y tomó las manos de ella en las suyas mientras repetía las mismas palabras que le dijo durante los meses pasados—. Sólo por ahora. Una vez que entendamos qué hay en tu sangre, comprenderán por qué hicimos esto. Ella asintió. Él la dirigió hacia la puerta. —¿Necesitas otra cosa? Toda clase de cosas que nadie me dará. Ani no dijo nada. En lugar de eso, ella lo abrazó, sabiendo por otros rechazos que su oferta no incluía las otras cosas que ella necesitaba. Irial — por todo su amor hacia su Corte y hacia su rey; por toda su protección hacia su familia y sus seres amados— no quería oír lo que ella verdaderamente necesitaba. Él no compartiría su cama con ella ni forzaría a su padre a permitirle ser libre de estar con los Hounds.
  32. 32. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 32 —Debo irme —murmuró Ani, y entonces le dio la espalda antes de que cediera a la tentación de rogarle. Él le dio lo suficiente como para evitar que muriera de hambre, pero el antiguo Rey Oscuro no la ayudaría a saciar completamente sus apetitos. Ella debería conformarse con unas pocas probadas aquí y allá para silenciar el vacío dentro de ella. Otra vez.
  33. 33. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 33 Capítulo 4Capítulo 4Capítulo 4Capítulo 4 Traducido por Ellie Corregido por Selene ae caminó adentrándose en la imagen de una cocina diminuta. Ani estaba de pie en la puerta, inclinándose contra el marco. Un recuerdo se estaba mostrando en el cuarto contiguo. El cuadro estaba puesto en una era diferente a aquella en la que Rae había vivido. Aunque era familiar: era un recuerdo que Ani mostraba una y otra vez en sus sueños. Entonces, Rae esperó a que la memoria siguiera su curso. —Cuéntame acerca de ella. —Ani le pidió a su hermana. —¿Quién? —Tish se detuvo en medio de un ejercicio de matemáticas, con el lápiz suspendido en el aire. —Tú sabes. Ella. —Ani practicaba volteretas laterales en el sofá. Hasta que Rabbit volviera de la tienda y le recordara que no debía hacerlo, ella haría volteretas laterales y saltos mortales en su pequeña sala. —Tenía seis años. ¿Cómo podría saberlo? —Tish puso los ojos en blanco—. Recuerdo que era agradable. Leía libros. Había una manta que papá le dio. Su cabello era marrón claro como el tuyo. —¿Papá la visitaba? —Ajá. —Tish había terminado de hablar. Estaba llena de la tristeza que intentaba ocultar—. Ve a leer o algo, Ani. El lápiz de Tish hacía ruidos de rasguños en el papel, como el sonido que hacen las cucarachas cuando todos sus pies cepillaban el piso o las paredes. Era una de las muchas razones por las que Ani odiaba el trabajo escolar. Aunque Tish nunca oyó cuán fuerte sonaba su lápiz. Sus oídos no funcionaban bien. Ani saltó hacia ella y le arrebató el lápiz. —Mío. RRRR
  34. 34. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 34 —Devuélvelo. —Seguro… si me atrapas. Tish miró el reloj, sólo un pequeño vistazo. Entonces bufó. —Como si tú pudieras ganarme. Y Ani salió disparada, no tan rápido como ella podría correr, porque eso pondría triste a Tish, y hacer a Tish triste era algo que Ani nunca, jamás, haría a propósito. La forma tan protectora con que Ani pensaba acerca de Tish no era inusual, pero cada vez más a menudo, los recuerdos de diferencias, del conocimiento de las diferencias entre las hermanas, habían llegado a ser centrales en los sueños de Ani. —¿Está bien? ¿Tu hermana? —Rae preguntó, llevando la atención de Ani lejos de su recuerdo. Ani se giró para encarar a Rae. — Sí, Tish está bien. Yo la extraño. —¿Y tú? ¿Estás bien? —Rae materializó un sofá muy similar a uno de su muy antigua sala de estar. Ani se sentó en el brazo del sofá, equilibrándose sin ningún esfuerzo. Aún en los sueños, Ani tenía una gracia animal innata. —Estoy en su mayor parte bien. —La mirada de Ani esquivó la de Rae. Sus palabras no eran una mentira; si lo fueran, los Hounds no podría decirlas. Aún aquí. Estaban juntas en un sueño, pero como Rae era una dreamwalker (Caminante de los sueños), esta también era una especie de realidad. Y algunas reglas, reglas de las hadas, eran ineludibles en cualquier realidad. —¿En su mayor parte bien? —Rae conjuró una agradable taza de té y una bandeja de bocadillos, de pasteles, y de otros gustos variados. En los sueños, ella podía ajustar el mundo a su alrededor, de modo que los gustos imaginados parecían tan rápidamente como el pensamiento pasaba por su mente—. ¿Bocadillos? Distraídamente, Ani tomó uno. —Es extraño soñar acerca de comer.
  35. 35. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 35 —Necesitas ser confortada, así que sueñas con comida —Rae le dijo. A diferencia de las demás hadas, Rae podía mentir a voluntad—. Estás estresada por pensar acerca de tu hermana. Tiene sentido. La Hound se deslizó del brazo del sofá hacia el asiento. —Supongo que sí. Mientras que Ani se sentaba en silencio y comía, Rae disfrutó de la apariencia de normalidad. Si Ani se dieron cuenta de que Rae no era un producto de su imaginación, ellas dejarían de hablar, pero Rae había estado visitando sus sueños desde que Ani era una niña. Ani racionalizó la presencia de Rae. —Creo que me siento sola. —Ani subió sus rodillas hasta el pecho, abrazándose a ellas—. Además, estar separada de Tish está… mal. ¿Qué pasa si ella me necesita? ¿Qué pasa si...? —¿Ella está sola? —No, pero igual… —la voz de Ani se apagó a medida que imágenes retorcidas de sus temores se formaban alrededor de ellos. Un hada sin rostro alcanzando a Tish. Unas manos cubiertas de la sangre abalanzándose sobre Rabbit. La madre de Ani, Jillian, yaciendo muerta en un callejón. Ani quedando atrapada detrás de una barrera demasiado pequeña mientras que un hada sin rostro se acercaba a ella. A diferencia del té y la comida, estas no eran cosas que Rae creara. Eran los miedos en la imaginación de Ani. Aquí, donde Ani se sentía segura, imaginaba una combinación de recuerdos y temores. Rae podría alterar la realidad, pero la mente del soñador también tenía algo de poder. —Éstos no son recuerdos verdaderos —Rae le recordó—. Esto no es lo que sucedió. Ni siquiera sabes si... —Ella estaba ahí, y después ya no lo estaba. —Ani miró fijamente a Rae—. Había un monstruo. Tiene que haberlo habido. Él la tomó y… le hizo algo. La lastimó. La mató. Tiene que ser. Si ella estuviera viva, habría vuelto a casa. Ella no nos habría dejado. Ella nos amaba.
  36. 36. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 36 —Eres una criatura que crea temor en otros, no una que debe habitar entre ellos. —Rae se concentró en rehacer el paisaje alrededor de ella. Quitó al hada sin rostro, a la madre muerta, y a las chicas temblorosas. Ella lo llevó todo lejos, y —con suerte—se llevaron los temores de Ani consigo—. Cuéntame acerca de tu Corte. Piensa acerca de eso. Dime cómo cosas van con la Caza. —Cabalgué otra vez. Los lobos corrían a nuestros pies; los corceles se movían como sombras…. Es perfecto cuando sucede. Deseo que siempre sea así… Deseo un corcel; deseo ser más fuerte; deseo… ah… lo deseo todo. —Los ojos de Ani brillaron con la extraña luz verde intermitente de las bestias de la Caza. A pesar de su linaje mezclado, ella estaba hecha para estar entre las hadas; eso había sido obvio para Rae desde que ella vio por primera vez a la chica. Ani no tenía conocimiento de los votos que se habían hecho y que se habían roto para que Ani pudiera vivir. Rae sí lo sabía. Lo recordaba que cada vez que Devlin se negaba a hablar acerca de los Hounds, cada vez que él se negaba a ir a verla. Le habían perdonado la vida a Ani. Ahora vendría el momento en que tendrían que tratar con las consecuencias inevitables de ello. Rae se estiró y apretó la mano de Ani. En el paisaje de sueños en donde Rae vivía, ella podía hacer eso, tocar otro cuerpo. —Eres demasiado impaciente. Ani se señaló a sí misma. —Soy una Hound. ¿Qué esperabas? —Es exactamente lo que eres —Rae dijo. Ani vagó en el mundo de ensueño. Para ella, este era sólo otro sueño donde su mente trataba con temores y preocupaciones. Y en ese momento Ani no quería tratar con ellos... así que se fue. Rae la siguió hasta lo que ahora era un vasto y ensombrecido bosque. El tiempo se acababa, y ni Devlin ni Ani estaban más cerca a encontrar sus verdaderos lugares. Y yo no puedo decirles sin deshacer todo. Desde las profundidades del bosque, los aullidos de los lobos aumentaron. Un espacio entre los árboles se abrió, y mientras que Rae
  37. 37. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 37 caminaba, podía oír el sonido de sus pies corriendo a través del bosque. Rae se estremeció a medida que los lobos se acercaron. Al lado de ella, Ani suspiró: los lobos eran un consuelo para ella. Ani se giró para encarar a Rae y dejó escapar: —¿Crees que el monstruo era de la Corte Suprema? Ellos odian a mi Corte. Secuestran mestizos. Son monstruos. —Los monstruos son llamados así por aquellos que deciden nombrarlos. —Rae se tensó cuando un fuerte resplandor verde iluminó los ojos de todos los lobos en el bosque—. Los mortales escriben historias acerca de la belleza de Faerie, de las delicadas criaturas fantasiosas de otras Cortes, y las criaturas de tu Corte son los demonios. —Él no era de mi Corte. Eso te lo puedo asegurar. —Ani se agachó en el sendero y los lobos comenzaron a acercarse desde el bosque. Sus hocicos se frotaban contra Ani y Rae. El pelaje de sus lados las rozaba. Los aullidos se elevaron. Ani abrió sus brazos a los lobos. Las criaturas empezaron rodearlas en una mancha de dientes blancos y ojos verdes, pelajes suaves y gruñidos de gargantas. Corrieron más y más rápido, apretándose contra Ani. Rae se materializó fuera del círculo, a una distancia segura sobre el sendero. Uno a uno, cada lobo se lanzó hacia el centro de Ani y desaparecido allí. Eran una parte de ella, la parte que despertaría y cambiaría el mundo. Posiblemente. Esa era la peor parte de saber: el saber que el futuro que Rae deseaba tan desesperadamente era sólo una posibilidad. Ella no sabía cuáles eran las otras posibilidades, pero sabía que el futuro que había vislumbrado era uno que ella deseaba, uno donde tendría autonomía por primera vez. Por favor, Ani. —Espero que puedas perdonarlo —susurró Rae—. Él no es un monstruo. Y tampoco lo eres tú. Y entonces se fue de la mente de Ani.
  38. 38. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 38 Después de estar en el bosque del sueño, su cueva se sentía aún más restrictiva. Rae caminó alrededor del perímetro, contando los pasos, como si murmurar los números hiciera que el pequeño espacio pareciera de algún modo más grande. No funcionaba. La oscuridad, el tiempo de los sueños, era el verdadero lugar de Rae, pero durante las últimas semanas, Sorcha había insistido en que hubiera sólo unas pocas horas de oscuridad en Faerie. La luna no atravesaba las fases normales; en vez de eso, casi siempre permanecía llena en el cielo, lanzando una fuerte luz plateada sobre ellos, como si estuvieran atrapados en un día interminable. Y sin la oscuridad, Rae estaba restringida, atrapada en la pequeña cueva que era su prisión. —¿Rae? —Devlin estaba en la puerta de la cueva. La luz de afuera brillaba alrededor de él, iluminándolo y aumentando su apariencia de otro mundo. Su brillante cabello blanco, suelto de toda atadura, compensaba la severidad de sus características un poco, pero no tanto como para que los ángulos agudos de sus mejillas lucieran humanos. —Estás aquí. —Rae cambió su traje para emparejar el traje más formal de Devlin. Su vestido era rosa pálido con un dobladillo que rozaba el suelo, y aunque la cintura era estrecha, el corpiño era recatado. Su cabello casi tan largo que llegaba al pido estaba recogido con peines dorados. El único ornamento además de sus peines era una banda negra alrededor de su garganta que sostenía un relicario. Si Devlin observara de cerca, vería que era su imagen la que se encontraba dentro. La rigidez de su boca se ablandó. — No necesitas cambiar para mí. —Lo sé —mintió. Ella sí necesitaba cambiar si eso atraía la sonrisa que acababa de ver. Su estrés era tan pesado que sus hombros derechos estaban rígidos. —Debo cruzar al mundo mortal otra vez. Rae se puso rígida. —¿Otra vez? Devlin dio un paso más hacia las sombras de la cueva. —No estoy seguro cuánto tiempo me iré esta vez. —Algo está mal con la Reina Suprema. Apenas si baja la luz. —Rae no podía ver más allá de la grieta donde Devlin había entrado. El brillo que se
  39. 39. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 39 rezumaba por la pequeña fisura era doloroso para ella. Enfrentarse a ello de lleno la cegaría. —Luz la apacigua; la oscuridad le recuerda de su gemela. —Estaba fuera de la luz ahora, aliviándola con su presencia como ningún otro jamás lo había hecho. El asesino de la Corte Suprema era su amigo, su compañero, su único consuelo en un mundo que —aún después de décadas— todavía no tenía sentido para ella. Rae se inclinó contra una piedra plana a un lado de la cueva. —Podría ir contigo. Devlin mantuvo su distancia. —¿Y si eres atraída hasta tu cuerpo por estar en el mundo mortal? —Si soy atraída hasta mi cuerpo, lo cual no creo que pasará, supongo que moriría. —Dio un paso más cerca a él. Devlin no se alejó—. Lo cual es algo que yo no deseo. Por un momento, ellos se quedaron en silencio. Odiaba quedarse sola en Faerie, temía a la Reina Suprema, se preocupaba por Devlin, y deseaba poder ir al mundo mortal con él. Con cuidadosa deliberación, Rae dio un paso más cerca a él otra vez. Si fuera sólida, su falda estaría encima de sus pies ahora. —¿Cuidarías de ella? Ani es importante. Sólo una vez ve a verla. —No hagas esto. —La voz de Devlin tenía el tono que siempre solía tener cuando Rae comenzar a hablar de temas prohibidos. —Cometes un error —le susurró—. Tú la salvaste. Deberías... —No. —Devlin giró la espalda a ella y se fue, retirándose casi hasta la luz que entraba por la boca de la cueva—. Hice lo que deseabas. Ella vive. Nada más es requerido. Rae levantó una mano, pero no lo siguió. No importaría: ella no podría tocarlo, no podría forzarlo a encararla. Sin su ayuda, ella no tenía sustancia física. Sin él, yo no tengo nada. —¿Puedo dar una caminata? ¿Antes de que te vayas? —Rae trató de hacerlo sonar como una invitación casual. Era una de las cosas que se
  40. 40. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 40 había dado cuenta hace tiempo: ella no podía actuar como si fuera importante. Para ninguno de los dos. Él se giró. Un destello de alivio, tan breve que apenas se registró antes de desaparecerse, se deslizó a través de la cara impasible de Devlin. —Si eso te ayudará a calmarte… —Lo hace —Rae le aseguró. Ella no menciono el hecho que los calmaría a ambos. Devlin no habría lucido tan entusiasmado si él no lo buscara. Necesitaba una excusa, y necesitaba una invitación. A menos que fuera por maniobras políticas, por la capacidad de mentir, Devlin jamás admitiría desear el alivio que la posesión de Rae les daba a ambos. Permitirle a ella estar cerca de él, permitirle poseerlo, le daba libertad de las reglas agobiantes de Faerie. Le daba una excusa para disfrutar de la herencia de su otra hermana sin consecuencias. —Bien. —Devlin se quedo de pie, inmóvil como sólo un hada podría hacerlo. Ella caminó a través de la cueva como si pudiera tocar el piso de piedra. Midió cada paso como lo había estado haciendo antes para calmarse, contándolos como si fuera en uno de los bailes a los que había asistido hace mucho tiempo, cuando todavía tenía un cuerpo. Sus faldas oscilaron, y la ilusión la hizo sentirse más cerca de ser tangible. Los labios de Devlin se separaron lo suficiente para que un suspiro pudiera escapar cuando Rae se detuvo hasta quedar cara a cara con él. Su cuerpo se tensó de antemano, sus pupilas se dilataron ante la inundación de adrenalina liberada por el temor y el entusiasmo. Ella ingresó a su cuerpo, empujando a Devlin hacia la parte posterior de su propia mente, y moviendo su cuerpo como si fuera el suyo propio. Ella podría sentirlo, hablar con él dentro de su cuerpo, pero él no controlaba los movimientos. No ahora. Después de tantas veces de ingresar al cuerpo de Devlin, se sentía tan familiar como si fuera el suyo. Más quizás. Ella no le preguntó a dónde quería ir. Si lo hiciera, él fingiría no tener interés en lo que hiciera con su cuerpo, pero ella lo sentía, mirando y aguantando las emociones que los dos sentían durante su ocupación
  41. 41. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 41 compartida. Era el único momento dentro de Faerie en el cual él podía revelar sus pasiones... porque no era él quien elegía seguirlas. —En el mundo mortal, no eres tan cauteloso —susurró—. Sé tus secretos, Devlin. He visto los recuerdos. Las indulgencias… Lo que hago allí no tiene consecuencias, murmuró él. Hago lo que mi reina manda primero. Sirvo a mi... —Yo no estoy juzgándote. Pienso que debes tomar placer para ti mismo. —Rae se estiró, disfrutando de la pesantez de llevar hueso y músculos otra vez. Estiró las manos fuera y tocó las piedras que se abultaban desigualmente en la cueva. Estaba dentro del lado de una montaña, no visible para la Reina Suprema, o quizás simplemente no siendo digno de que ella lo notara. Devlin había hecho la cueva en donde Rae se ocultaba. Al igual que la reina, Devlin podía manipular la realidad en Faerie si lo deseaba, pero nadie —excepto Rae— sabía que Devlin podría rehacer el mundo a su voluntad. Por respeto a su reina, él había ocultado esa verdad ante todos. —Oh, las cosas que nosotros podríamos hacer si tú no fueras tan obstinado, Dev —dijo—. El mundo podría ser nuestro. Sin límites. Piensa en la libertad, en los placeres… Yo no pasaré todo el día así, Rae, él dijo. O discutiendo eso otra vez. —Sólo porque sabes que tengo razón, y usted tienes que admitirlo o mentirme… que es algo que no puedes hacer. —Rae sonrió y se quitó las sandalias que Devlin había llevado puestas. Eran demasiado utilitarias, demasiado restrictivas. Con los pies descalzos, Rae dio un paso fuera de la puerta hacia el brillo de Faerie. Se sentía exquisitamente escandaloso tener los pies desnudos. Tal cosa habría sacudido a todos a quienes había conocido en el mundo mortal. Sirvo a la Reina Suprema. Es la elección que hice, repitió como de costumbre. —Algunas elecciones pueden ser trampas. ¿Honestamente piensas que mantenerla hasta el final simplemente porque pensaste una vez que era lo correcto, es sabio? Hay otras elecciones.
  42. 42. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 42 Ya basta, Rae. Él elevó su voz dentro de su cuerpo. ¿Podemos no… discutir? Lleva el cuerpo hacia donde desees, Rae. Devlin sonaba a la vez preocupado y esperanzado. Rae oyó la esperanza en su voz. Fue un pequeño progreso, pero un progreso al fin.
  43. 43. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 43 Capítulo 5Capítulo 5Capítulo 5Capítulo 5 Traducido por Ellie Corregido por Alice_vampire ni y Tish se lanzaron a sí mismas calle abajo hacia el Nido del Cuervo. No era exactamente correr, pero era mucho más rápido que caminar. Ani tuvo que contenerse, forzar a sus pies a moverse más despacio para mantenerse al lado de Tish. No solía ser así, pero a lo largo de último año, Ani había cambiado más cada mes. Tish no lo había hecho. Ani siempre había sido un poco diferente, pero no lo suficiente como para que importara. Era sólo parte de Ani y Tish, las “Gemelas Problemas” —aunque Tish fuera en realidad casi tres años mayor. Les costaba mucho separarse, así que Tish se quedó en casa uno par de años extra antes de comenzar la universidad. Ayudó a Ani con los materiales de estudio y en seguir las reglas del mundo mortal, y Ani mantenía a Tish a salvo del peligro y el aburrimiento. Así era como funcionaba. Y había funcionado... hasta que Ani cambió demasiado. —¿Ani? —La voz de Tish era jadeante—. ¿Más despacio? —Lo siento. —Anos bajó la velocidad, mirando hacia adelante al grupo de personas fuera del Nido del Cuervo. Mortales. Casi todos eran mortales, pero eso estaba bien con Ani. Todas las hadas tenían miedo de Gabriel y de Irial, pero los mortales no estaban enterados acerca de la Corte Oscura. La mayoría no estaba enterada de la existencia de las hadas —lo que los convertía en el mejor juego de la ciudad. —…Rabbit está preocupado por el dinero. —Tish respiraba con dificultad, a pesar de que Ani bajó el ritmo aún más. —¿Dinero? —Las cosas están algo ajustadas, pero él todavía habla de que yo debo —Tish le envió una mirada suplicante a Ani— ir a la universidad el año próximo. No demasiado lejos ni nada, pero sólo… no aquí. AAAA
  44. 44. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 44 Ani mantuvo la cara tan inexpresiva como pudo. —Ah… así que quieres… quiero decir… si eso es lo que tú deseas, bien. —Sí lo quiero, pero no me gusta estar lejos de ti ni de Rab ni de Iri ni de papá, especialmente ahora. Odié cuando el Invierno era constante, pero por lo menos entonces uno sabía lo que esperar. Con todas las Cortes peleándose una a la otra… no estoy segura de que quiero estar lejos. — Tish miró hacia abajo brevemente, sin decir las cosas que no podía decir, sin admitir que ella era demasiado débil para defenderse. Ani ralentizó su paso al ritmo de un paseo casual. Que Tish estuviera fuera de su alcance asustaba a Ani, pero que Tish estuviera fuera del conflicto creciente en Huntsdale sería conveniente. Ani no dijo eso. Nadie —especialmente Ani— le diría a Tish que se fuera a algún lugar donde estuviera desprotegida. —Yo podría ir —Anos sugirió—. No a la universidad, pero podría conseguir un trabajo o algo. Podemos conseguir un apartamento. Oooh, ¿quizá en Pittsburgh, cerca de Leslie? ¿O en Atlanta? Tú podría pasar totalmente desapercibida allí si lo quisieras. —Pero tú no podrías. —Tish dijo suavemente—. Ya no. —Comos sea. —Ani no quería hablar de eso. Ella no era capaz de pasar como mortal: cualquier hada que la viera, lo sabría, pero ella estaba también bajo la protección del más fuerte de las hadas de la Corte Oscura. Fuera de Huntsdale, ella sería vulnerable. —Quizá en unos pocos años podría ir. —Tish la abrazó—. Tú mejorarás en ser lo que eres, Ani. Sé que lo harás. Se hará más fácil. —Lo que sea mejor para ti es lo que haremos. —Ani forzó una sonrisa en sus labios. Era una cuestión de tiempo hasta que terminaran separadas. Los mestizos eran a veces fuertes, pero los mestizos fuertes de la Corte Oscura eran a menudo el blanco de hadas solitarias, o eran raptados por la Corte Suprema. No lo suficientemente fuertes para ser verdaderamente parte de la Corte Oscura, pero demasiado amenazadores como para vivir fuera de ella. La protección de Irial los había mantenido seguros, y bien ocultos, durante la mayor parte de su vida. Entonces Ani habían cambiado, y había tenido que alejarse de su familia. Rabbit y Tish no eran lo suficientemente
  45. 45. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 45 hadas como para necesitar estar dentro de la Corte, y Ani era demasiado hada como para vivir fuera de ella. Rabbit era capaz de pasar desapercibido; Tish también; y ahora que Ani vivía con los Hounds, Rabbit podría trasladarse a algún lugar lejos de Huntsdale. Donde Tish estaría a salvo. Ani no era lista en el sentido de los libros, pero comprendía algunas cosas que no había comprendido cuando habían sido cachorras: Tish era casi mortal, y Rabbit había sabido cuán diferentes las dos chicas eran la una de la otra mucho tiempo antes de que ellas lo supieran hicieran. Él no habló de esas cosas, y Ani no hizo nada para demostrar cuán diferente era de Tish. Lo había mantenido tan secreto como pudo, por el tiempo que pudo. La vida se trataba de secretos y de fingir. Había sido así desde que Jillian murió. Jillian ni siquiera tenía una cara en los recuerdos de Ani; era sólo manos y palabras demasiado rápidas que trataban de conseguir que Ani-y- Tish —sus nombres eran como una sola palabras entonces— se ocultaran y se mantuvieran calladas, “por favor calladas como si fueran conejitas. ¿Por mamá?” Y después, cuando sólo quedaron Ani y Tish, cuando Jillian nunca regresó a abrir la alacena donde las niñas se mantuvieron quietas y esperando, Ani recordaba esa parte también. Tish estaba triste, rota por dentro, en algún lugar que Ani no podría arreglar. Aunque fingió no estarlo, por Ani. Tish cuidó de Ani, y más tarde esa noche, Tish tocó los botones que había en el teléfono del “número especial en caso de problemas”. Allí fue cuando Irial vino y las llevó con Rabbit; allí fue cuando Irial las mantuvo a salvo en una nueva casa. Tish no recordaba ese día. Ella lo había borrado de su memoria, lo había encerrado en algún lugar. El antes y el después era lo que Tish recordaba: Irial, Rabbit, y una nueva casa. Tish nunca recordaba las otras partes. Ani sí lo recordaba. Recordar cuando Jillian no regresó hizo que Ani se sintiera áspera por dentro. El día en que Jillian se había ido y Tish había estado triste era el
  46. 46. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 46 primer recuerdo completo que Ani tenía. La vida, como ella la recordaba, empezó para Ani en ese momento. —Oye, ¿estás bien? —Tish tomó la mano de Ani y la apartó de un grupo de tipos dirigiéndose al club—. No escuchaste ni una cosa que dije, ¿verdad? —Lo siento, hermana. —Ani le dio una sonrisa falsa—. Todo el asunto con Gabr... —Papá —Tish la corrigió. —Con Gabriel no permitiéndome relajarme con ninguno de los Hounds me tiene distraída. —Ani había notado que mentir se volvía cada vez más imposible a medida que crecía, pero había aprendido la importancia de las medio-verdades hace años. Estaba en desacuerdo Gabriel. Eso quizás no era lo que acababa de pensar, pero era una declaración verdadera. —Es una buena persona. Dale una oportunidad. —Él nunca ha sido un padre, no como Rabbit. —Anos no quería admitir que estar en la Corte Oscura no era todo lo que ella había soñado, ni siquiera a Tish. Estar rodeada por los Hounds y la Corte Oscura debería hacer que se sintiera menos sola, pero justo lo contrario había sucedido—. No es como si fuera un cachorro. Y que él no nos permita a ti y a mí vivir en el mismo lugar, que me mantenga lejos de ti y de Rab, no es algo bueno. —Yo también te extraño. —Tish siempre le daba voz a aquellas cosas con las que Ani no podría tratar, o siquiera admitir que de necesitaba tratar con ellas. Ani apoyó su hombro contra la pared, disfrutando de la forma en que las orillas ásperas de ladrillo se sentían contra su espalda descubierta. Eso la ancló al “ahora”, que era donde debía estar, no lamentándose en recuerdos que sería mejor mantenerlos guardados. —¿Quieres hacer cola? —Tish hizo gestos hacia la entrada. Ellas nunca hablaban realmente acerca de la forma en que Ani anhelaba el contacto, o las consecuencias de cuando obtenía demasiado. —Seguro. —Ani miró hacia un grupo de tipos dirigiéndose hacia la puerta. Ellos no serían un banquete de contacto de hada ni emocional, pero
  47. 47. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 47 eran lo más cercano que había. Para ella, justo entonces, eso era suficiente. Tiene que ser suficiente. Podría tomar un poco de cada uno de ellos, un toque aquí y una emoción allí, para mantener el hambre contenido. No ambos. Nunca ambos de la misma persona. Enganchó su brazo con el de Tish. —Vamos. Glenn cuidaba la puerta. Suspiró mientras ellas se acercaban. —Y yo aquí pensando que sería una buena noche. —Malhumorado. —Tish se acomodó dentro de los brazos abiertos de él—. Me extrañarías si no viniera. —Seguro, pero cuando vienes con tu socia del caos… —envolvió un brazo familiarmente alrededor de la cintura de Tish y la levantó hasta su regazo. Ani inclinó su cabeza curiosamente. Esto es nuevo. Y Ani no lo había visto porque vivir con los Hounds significaba no ver a su hermana más de una vez cada dos semanas o algo así. Tish sonrió mientras que Glenn la sostuvo. —Oye. —Glenn besó la frente de Tish, y entonces pasó su mirada alrededor de las personas y las sombras en el lugar. Él no se metía con los negocios que las personas hicieran fuera de su vista, pero traficar dentro estaba prohibido. —¿No vas a darle un abrazo a Glenn? —Tish se mostró tímida y tonta, metiéndose en su papel tan fácilmente como si sus excursiones fueran aún una cosa diaria—. Han pasado, como, semanas. —Ya la oíste. C’mere. —Glenn sostuvo fuera el otro brazo. Ani se acercó, disfrutando de la sensación del brazo y parte del pecho descubiertos. Glenn tenía una camisa sin mangas, abrochada con sólo un botón. Había tomado el sorprendente regreso del verano al igual que la mayoría de los mortales: exponiendo una buena cantidad de piel. Glenn soltó a Ani, pero mantuvo su brazo sobre Tish. —Ten cuidado ahí adentro. Ambas. —Miró fijamente a Ani—. Lo sigo en serio. Tish lo besó. —Haremos lo que podamos. —Eso es lo que me preocupa —Glenn murmuró.
  48. 48. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 48 —Sólo bailaremos, Glenn. —Ani tomó la mano de su hermana y abrió la puerta—. Prometo que estará bien. —Tú también —dijo Glenn. Pero la puerta estaba ahora abierta, y la multitud de cuerpos estaba justo ahí, y todos lo que Ani pudo hacer fue gritar: —Seguro. La banda era una banda de punk, y había un revuelo. Perfecto. Con un chillido alegre, Tish empujó a Ani hacia la masa de gente bailando.
  49. 49. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 49 Capítulo 6Capítulo 6Capítulo 6Capítulo 6 Traducido por Ellie Corregido por Obsession evlin buscaba a Seth mientras caminaba a través de la masa de mortales en el Nido del Cuervo. Era menos complicado esperar a Seth aquí; la alternativa era ir a la Corte Oscura, y tratar con el Rey Oscuro podría estar cargado de dificultades. Niall, el Gancanagh que una vez había vivido en Faerie y ahora gobernaba la Corte Oscura, había cambiado. Sus años con Irial, sus siglos aconsejando al Rey del Verano, y su ascensión reciente al trono de la Corte Oscura, todo se había combinado para crear un monarca de las hadas en el que no se debía confiar. No es que se debiera confiar en Seth tampoco. Seth era amado por la Reina del Verano, había sido otorgado con la Visión por la Reina de Invierno, y había sido declarado un “hermano” del Rey Oscuro. En lugar de anular la amenaza de un mortal caminando entre todas las Cortes —que es lo que Sorcha debería haber hecho—, la Reina Suprema había convertido a Seth en un hada y lo había invitado en su Corte. Devlin no podía evitar dudar acerca de la lógica de algunas de las decisiones que ella estaba haciendo últimamente. Los mortales se empujaban contra Devlin, y tuvo que recordarse que trasladar físicamente a los mortales era considerado agresivo en el reino mortal... y que la agresión no era una cualidad que se suponía debiera abrazar. Se movió con cautela a través de la multitud. Con el ruido y la fuerte música, las sombras y las luces intermitentes, el Nido del Cuervo llamaba al lado discorde de su ascendencia. —Busco a Seth —dijo a la mesera. —No está aquí todavía. —Miró su muñeca, buscando la banda de edad que indicaría si puede o no ordenar bebidas alcohólicas. DDDD
  50. 50. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 50 Devlin cambió su apariencia para que ella viera una tira resplandeciente de plástico, blanco bajo las luces negras que cuelgan sobre la barra. —Vino. Blanco. —Dejó caer un billete sobre la barra. —¿Cambio? Él sacudió la cabeza. Intercambiar dinero por alcohol era extraño; en Faerie, tales transacciones eran innecesarias. Lo que uno quería, era simplemente proporcionado. La mesera tomó una botella de chardonnay, llenó un vaso de vidrio de cóctel, y lo puso en la barra. Era el vaso equivocado y un vino barato, pero él no esperaba mucho más del Nido del Cuervo. La mano de ella aún sostenía el vaso corto cuando Devlin envolvió su mano alrededor del otro lado, entrelazando los dedos con los suyos, llamando su atención. —Soy Devlin. Ella se detuvo. —Yo te recuerdo. —Bueno. Le dirás que estoy aquí —dijo Devlin. Ella asintió y se giró hacia el próximo cliente. Ni el hombre de la entrada ni la mesera habían visto a Seth, pero entre los dos, Devlin se aseguraba de que Seth sabría que Devlin lo buscaba en el momento en que llegara. Con su bebida en mano, Devlin se retiró a la periferia. Algo en el club hacía que Devlin deseara empezar una pelea. Examinó la multitud, pero no fue a Niall ni a Seth a quienes vio: Bananach estaba parada en las sombras al otro lado del cuarto. Su presencia explicaba el impulso extra a la violencia. Así como estar cerca de Sorcha lo hacía sentir más tranquilo, estar cerca de Bananach le hacía sentir impulsos desordenados. Si Sorcha supiera que su loca gemela estaba en el club al que solía ir Seth, la ilógica ansiedad que la Reina Suprema había experimentado últimamente, empeoraría. Si Bananach lastimara a Seth, Sorcha estaría… él no podía imaginar cómo ella estaría. Sin embargo, estaba seguro de que necesitaba convencer a Bananach de irse antes de que Seth llegara. Sería preferible si Seth volviera a Faerie, por lo menos hasta que la probabilidad
  51. 51. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 51 de una verdadera guerra en el mundo mortal pasara. Si Seth resultara herido, Sorcha quizás se involucraría en una batalla contra Bananach, y eso no podría terminar bien para nadie. Devlin no observó formalidades mientras se dirigió hacia Bananach. En vez de eso, conjuró su glamour alrededor de él como una sombra para ocultar su presencia y empujar a los mortales de su camino. Agresión lógica necesaria. —¡Hermano! —Bananach le sonrió y empujó casualmente a un mortal hacia el suelo. Una pequeña pelea estalló cuando dos tipos se culparon mutuamente. Uno tiró un puñetazo. El que había caído al piso, se levantó tirando golpes. —¿Cómo estás, hermana? —Estoy bien. —Movió la muñeca y cortó una línea delgada en un mortal que no estaba en la pelea aún. No fue una gran herida, pero sus dedos de garra estaban manchados de sangre. Ni su presencia ni la riña eran librados al azar, pero él no estaba seguro todavía de cuál era su plan en ese momento, sólo estaba seguro de que ella tenía uno. La guerra quizás comience en la locura, pero para prosperar debe ser bien calculada, y Bananach era la personificación de la guerra. Su locura intermitente era cada vez más ausente a medida que ella se volvía más poderosa. La visible presencia de su fuerza estaba en sus alas de sombras, las cuales ahora ya no lo eran más. Ahora estaban manifestadas. Bananach tomaba fuerzas de los conflictos crecientes entre las Cortes y de las desconfianzas entre ellas, y su fuerza le permitía aumentar los conflictos. Era un ciclo mortal... uno que él no sabía cómo iba a terminar. Bananach había manipulado a las Cortes, las relaciones entre ellas, y a su hermana hasta que todos estuvieron a punto de caer en el precipicio de la guerra. La había observado hacerlo así durante siglos, pero esta vez él temía que no podrían escapar sin más muertes de las que él podría ejecutar cómodamente. La última vez que ella había sido tan efectiva fue cuando la ahora muerta Reina de Invierno, Beira, había matado al anterior Rey del Verano, Miach. Miach había sido la oposición de Beira, su amante, y el padre de su hijo. Las consecuencias de su muerte habían desequilibrado a las Cortes durante nueve siglos.
  52. 52. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 52 Devlin tomó una silla para su hermana. Una vez que ella se sentó, arrastró otra silla cerca y se sentó al lado de ella. —¿Tienes ganas de pelear? —No contigo, mi amor. —Tocó su mano distraídamente mientras miraba a los mortales que luchaban—. Si la Corte Oscura pudiera alimentarse de las emociones de los mortales y de las emociones de las hadas, eso cambiaría cosas, ¿no? Imagínate si yo pudiera hacerlo. —Ellos no pueden hacerlo. Tú no puedes —Devlin indicó. La Corte Oscura prospera en tiempos de discordia, pero eran negados al acceso de las emociones de las multitudes de los mortales a su alrededor. —Quizás. —Trazó una línea a lo largo de su antebrazo con uno de sus dedos de garra—. O quizás sólo necesito el sacrificio correcto. —Extendió el brazo, girándolo para que la sangre goteara en su vaso—. La sangre hace a Faerie más fuerte. Ella lo olvida, pretende que no es como nosotros. Devlin envolvió su mano alrededor del vaso lleno de vino y sangre ahora arremolinándose juntos. —Sorcha no es como tú, y tú... —Devlin levantó su vaso en un brindis— ...no eres como ella. La Guerra apuñaló a un mortal que pasaba. —Todos nosotros, hadas, mortales, y otras criaturas, somos iguales. —Ella se paró y apuñaló al mortal una segunda vez—. Luchamos. Sangramos. —Miró a través del cuarto hacia alguien y sonrió—. Y algunos de nosotros moriremos. El mortal apretó una mano contra su costado, pero la sangre no dejaba de salir. —Ven a cenar conmigo pronto, precioso. —Bananach se inclinó y ahuecó la mejilla de Devlin con la mano sangrienta. Entonces se puso derecha—. Hola, mi cordero bonito. Seth se acercó a ellos, mirando fijamente a Bananach. —Vete, ahora. Devlin dio un paso frente a Seth, bloqueando su acceso a Bananach. Señaló al mortal en el piso. —Ése está herido. Seth levantó un puño. —Por culpa de ella. —Puedes ayudarlo o discutir con la Guerra —Devlin dijo—. No puedes hacer ambos.

×