#4 radiant shadows

  • 257 views
Uploaded on

 

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
257
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
5
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Un libro de WICKED LOVELY RADIANT SHADOWS melissa mar New York Times Bestselling Author
  • 2. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 2 Agradecemos los grandes esfuerzos y excelente trabajo desempeñado en este proyecto por el equipo de traducción y corrección de Purple Rose TraductTraductTraductTraductoras:oras:oras:oras: VanilleVanilleVanilleVanille EllieEllieEllieEllie Priisci!!Priisci!!Priisci!!Priisci!! aLeBeNaaLeBeNaaLeBeNaaLeBeNa DhamDhamDhamDham----lovelovelovelove Anne_BelikovAnne_BelikovAnne_BelikovAnne_Belikov Emma*Emma*Emma*Emma* Transcripsion:Transcripsion:Transcripsion:Transcripsion: Lili28Lili28Lili28Lili28 Correctoras:Correctoras:Correctoras:Correctoras: EllieEllieEllieEllie SeleneSeleneSeleneSelene Alice_VampireAlice_VampireAlice_VampireAlice_Vampire ObsessionObsessionObsessionObsession ynexizynexizynexizynexiz Diseñadora:Diseñadora:Diseñadora:Diseñadora: ynexizynexizynexizynexiz
  • 3. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 3
  • 4. IndiceIndiceIndiceIndice Sinopsis ..............................................................................................................................................................5 Prólogo...............................................................................................................................................................6 Capítulo 1.........................................................................................................................................................13 Capítulo 2.........................................................................................................................................................20 Capítulo 3.........................................................................................................................................................26 Capítulo 4.........................................................................................................................................................33 Capítulo 5.........................................................................................................................................................43 Capítulo 6.........................................................................................................................................................49 Capítulo 7.........................................................................................................................................................56 Capítulo 8.........................................................................................................................................................64 Capítulo 9.........................................................................................................................................................72 Capítulo 10.......................................................................................................................................................79 Capítulo 11.......................................................................................................................................................84 Capítulo 12.......................................................................................................................................................92 Capítulo 13.......................................................................................................................................................97 Capítulo 14.....................................................................................................................................................104 Capítulo 15.....................................................................................................................................................110 Capítulo 16.....................................................................................................................................................118 Capítulo 17.....................................................................................................................................................129 Capítulo 18.....................................................................................................................................................136 Capítulo 19.....................................................................................................................................................143 Capítulo 20.....................................................................................................................................................152 Capítulo 21.....................................................................................................................................................162 Capítulo 22.....................................................................................................................................................170 Capítulo 23.....................................................................................................................................................176 Capítulo 24.....................................................................................................................................................187 Capítulo 25.....................................................................................................................................................193 Capítulo 26.....................................................................................................................................................201 Capítulo 27.....................................................................................................................................................206 Capítulo 28.....................................................................................................................................................212 Capítulo 29.....................................................................................................................................................219 Capítulo 30.....................................................................................................................................................226 Capítulo 31.....................................................................................................................................................234 Capítulo 32.....................................................................................................................................................240 Capítulo 33.....................................................................................................................................................248 Capítulo 34.....................................................................................................................................................255 Capítulo 35.....................................................................................................................................................263 Epílogo...........................................................................................................................................................268 Escenas extras de Radiant Shadows...............................................................................................................271 Stopping Time................................................................................................................................................275 Primera Parte..................................................................................................................................................276 Segunda Parte.................................................................................................................................................297 Darkest Mercy................................................................................................................................................317 Fragmento del Primer Capítulo:.....................................................................................................................318 Melissa Marr ..................................................................................................................................................319
  • 5. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 5 SinopsisSinopsisSinopsisSinopsis ambre de alimento. Hambre de contacto. Hambre de pertenecer. Mitad-humana y mitad-hada, Ani es conducida por sus apetitos. Esos mismos apetitos también atraen a poderosos enemigos y a aliados inciertos, incluyendo a Devlin. Él fue creado para ser un asesino, y es hermano de la fría y serena Reina Suprema de las hadas y de su caótica gemela, la personificación de la Guerra. Devlin quiere mantener a Ani a salvo de sus hermanas, sabiendo que si falla, será el instrumento de su muerte. Pero Ani no fue hecha para ser protegida mientras otros luchan sus batallas. Ella tiene el valor para protegerse y la capacidad para alterar los planes de Devlin... y su vida. Ambos son atraídos, cada uno con razones para temer al otro, y por el otro. Pero a medida que se acercan, una amenaza más grande pone en riesgo a todo Faerie. ¿Acaso salvar el Reino de las Hadas significará perderse el uno al otro? HHHH
  • 6. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 6 PrólogoPrólogoPrólogoPrólogo Traducido por Ellie Corregido por Selene Tarde en los 1800’s evlin se paró inmóvil mientras la chica espectral se acercó. La pluma de su sombrero y los rizos oscuros que encuadraban su cara estaban inmóviles, a pesar de la brisa que barría sobre el campo. El aire no la tocaba; consecuentemente, estaba inseguro acerca de si él podría. —Parezco estar soñando, o acaso perdida —ella murmuró. —Verdaderamente. —Descansaba en... —ella hizo gestos detrás de ella, frunció el entrecejo, y le dio una sonrisa inestable— ...en la cueva que parece haber desaparecido. ¿Todavía estoy descansando? La chica le presentó a Devlin un dilema. Todos aquellos que llegaban a Faerie (el mundo Hada) sin haber sido invitados, debían ser llevados ante la Reina Suprema o ser exterminados por él si los consideraba como amenazas. Su función era la de asegurar el Orden, para hacer lo que mejor servía al interés del mundo Hada. —¿En una cueva? —él incitó. —Mi guardián y yo tuvimos una riña. —Ella tiritó y cruzó los brazos sobre su pecho. El vestido que ella llevaba no era un traje de moda de esta temporada, pero no estaba horriblemente caduco tampoco. Cuando él no contestó, ella agregó: —Usted parece ser un caballero. ¿Supongo que su mansión está por aquí cerca? ¿Tal vez su madre o sus hermanas están allí? No es que mi tía espera que encuentre una gran pareja, pero ella se sentiría... con desagrado si supiera que estoy sin chaperón en la compañía de un caballero. DDDD
  • 7. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 7 —Yo no soy un caballero. Ella palideció. —Y encontrar a mis madres-hermanas no es algo que yo desearía para alguien inocente —él agregó—. Usted debería volverse. Llame a esto un mal sueño. Váyase de aquí. La chica echó una mirada alrededor del campo; su mirada asimiló el paisaje de hamacas de tela de seda de arañas del mundo Hada que colgaban en los árboles, los colores rosa y oro que teñían el cielo que la reina había ideado para el día... y entonces volvió su mirada hacia él. Devlin no se movió mientras ella lo observaba. Ella no vaciló ante la vista de su pelo opalescente o de sus ojos inhumanos; ella no se estremeció ante su calma angular o sus demás características extrañas. Él no estaba seguro acerca de qué reacción esperar: él nunca había sido visto como realmente era por un mortal. Cuando se encontraba en su mundo, él llevaba un glamour para parecerse a uno de ellos. Aquí, él era visto tal y como era, como las manos ensangrentadas de la Reina. Su evaluación era un acontecimiento singular. Las mejillas de ella se volvieron de un color rosa mientras lo miraba fijamente. —Usted ciertamente parece un hombre amable. —No lo soy. —Él dio un paso hacia delante—. Existo para mantener el orden de la Reina de las Hadas. No soy ni amable ni un hombre. La chica se desmayó. Devlin saltó hacia adelante para agarrarla y se arrodilló en el suelo, con los brazos vacíos ya que su forma etérea pasó a través de su piel. Él no podría ser el insustancial, pero ella podía aparentemente tomar residencia en su cuerpo como si fuera el suyo propio. Su voz sonaba en su cabeza. —¿Señor? Él no se podía mover: su cuerpo no era suyo para controlar. Él estaba todavía dentro de él mismo, pero su cuerpo no le respondía. La forma espectral de la chica había llenado su piel como si fuera su propio cuerpo. —¿Puede moverse? —Él preguntó. —¡Por supuesto! —Ella se incorporó y, al hacerlo, dejó su cuerpo.
  • 8. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 8 Él tragó contra la ola de emociones raras que corrían a través de él. Se sentía libre y emocionado y varias otras cosas que estaban fuera de las restricciones de la Corte Suprema... y a él le gustó. Ella levantó una mano como si fuera a tocarlo, pero su toque pasó a través de él. — ¿No estoy soñando, verdad? —No. —Él se sentía inesperadamente muy protector de ella, de este espécimen mortal—. ¿Cuál es tu nombre? —Katherine Rae O’Flaherty —ella susurró—. Si estoy despierta, eso significa que usted es una criatura etérea. —Una criatura eté... —¡Tengo tres deseos! —Ella dio palmadas y amplió sus ojos—. Ah, ¿qué deseo pediré? ¿Amor verdadero? ¿Vida eterna? ¡Ciertamente nada frívolo como vestimentas! ¡Ah, pero quizás debería guardarlos! —¿Deseos? —Usted no puede forzarme a pedir mis deseos ahora. —Ella enderezó sus hombros y lo miró—. He leído textos. Sé que hay discusiones acerca de la bondad de su especie, pero yo no creo ni por un momento que usted podría ser otra cosa que gentil. Porque... ¡Sólo mírese! Devlin frunció el entrecejo. Él no andaba con tonterías; él hacía sólo lo que su Reina le requería. Excepto por esos momentos robados de placer en el mundo mortal. Su reina sabía de sus indulgencias, e incluso miraba hacia un lado en ellas. ¿Qué daño haría una indulgencia aquí? Ella era un espectro, una chica mortal, ninguna amenaza hacia la Reina de las Hadas. Refugiarla no violaba ninguna orden. Él trató de sonreírle a la chica. — Katherine Rae O’Flaherty, si usted permanecerá en nuestro mundo, el término que deseará utilizar es “hada”, o “elfo”. —Utilizaré ésos... ya que me quedaré aquí. —Ella se puso de pie—. He leído al Reverendo Kirk, de hecho. La biblioteca de mi tío tiene bastantes libros acerca de su especie. He leído los cuentos de hadas del Señor Lang también. El... —Las hadas no es lo mismo que la fantasía, al igual que los libros no son lo mismo que la realidad. —Devlin la miró fijamente—. Mi mundo no es siempre amable con los mortales.
  • 9. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 9 La mirada en sus ojos ya no fue inocente. —Tampoco lo es el mundo mortal. —Verdaderamente. —Él la miró con una agradable sensación de curiosidad. Ella dio un paso más cerca. —¿Si quisiera volver a mi cuerpo, todavía estaría viva? Si vuelvo allí, ¿cuánto tiempo habrá pasado? —El tiempo corre de forma distinta, y yo no tengo la menor idea de cuánto tiempo usted ha vagado por aquí, pero si permanece en este lugar, quizás muera también. La Reina Suprema no permite huéspedes no invitados a Faerie. —Devlin trató de darle su sonrisa más apacible, una que él no había tenido necesidad de usar mucho a lo largo de su vida—. Si ella se entera acerca de su presencia... —¿Conseguiré mis tres deseos? —Katherine Rae le interrumpió. —Puede ser. —No era tradicional otorgar deseos, pero él se encontró queriendo complacerla. Ella inclinó el mentón. —Entonces, mi primer deseo es que usted me mantenga a salvo de todo daño... ¿Cuál es su nombre? Devlin se inclinó. —Soy Devlin, el hermano y consejero a la Reina Suprema, asesino y guarda del Orden. —Ah. —Ella osciló sobre sus pies, como si quizás se desmayara otra vez. —Y ahora, protector de Katherine Rae O’Flaherty —agregó rápidamente. Él nunca había tenido a nadie en su vida que fuera verdaderamente suyo, nunca tuvo un amigo ni un confidente, nunca tuvo una amante ni un socio. Él no estaba enteramente seguro de que podría tener cualquiera de ésos. Su primer deber era para con su Reina, su Corte, con el mismo mundo Hada. Él había sido creado para servir, y era un honor hacerlo. Pero era también muy solitario. Él miró a Katherine Rae. Ella no tenía cuerpo, ningún poder, ninguna lealtad. ¿Qué daño podría significar aceptar a una chica espectral?
  • 10. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 10 Tarde en los 1900’s Cuando Devlin entró a la sala de banquetes, el cuarto estaba vacío, salvo por la misma Reina. En el centro del vestíbulo, fuera de lugar entre los pilares de piedra y los tapices tejidos, se encontraba una cascada salpicando hacia abajo. El rocío de la cascada creaba formas borrosas en el aire, y entonces el agua se retiraba y desaparecía en una de las paredes distantes. La Reina Suprema miraba fijamente el agua mientras caía, viendo los hilos de posibilidades que allí se formaban. Las imágenes de los filamentos de lo que podría ser no eran certezas, pero Sorcha mantenía el orden vigilando los posibles futuros. Ella los realinearía si el desorden se acercara a las fronteras de Faerie, pero si la aberración estaba en el mundo mortal, ella lo expediría a él para corregirlo. Devlin se acercó a la tarima sobre la cual descansaba su trono. Por toda la eternidad, él había servido a la Reina Suprema como sus Manos Ensangrentadas. Él fue hecho para la violencia, pero servía a la Corte del Orden. Sin quitar su mirada del agua, ella se paró y extendió una mano, sabiendo que él estaría donde sea que ella lo quisiera. Es mi honor servir a la voluntad de Faerie. Era por lo que él había sido credo. Ningún otro ha sido de su confianza por toda eternidad. Lo cual no significaba que ella confiara realmente de él. Devlin soltó su mano, y ella cruzó el cuarto. Él la siguió. —Míralos. —Sorcha hizo gestos hacia el aire, trayendo la imagen de una mujer. La mortal era bonita: una cara en forma de corazón, pelo marrón, y ojos oliváceos. En el cuarto con ella estaban dos pequeños niños, uno de los cuales hizo caer al otro. Ellos se reían tontamente mientras se revolcaban en el piso juntos. —La niña más joven es un problema. —La Reina Suprema se detuvo, su expresión ablandándose en lo que parecía anhelo. Entonces su
  • 11. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 11 expresión se volvió rígida mientras que la imagen se disolvía en la niebla, y la temperatura caía gravemente—. Necesita ser remediado. —¿Debo ir a buscarla? —Devlin se lavó las manos en el ahora muy frío agua que corría a través del vestíbulo de su madre—hermana—reina. Él había reunido a niños molestos y a artistas silenciosos; él había traído a músicos y a dementes hasta su Reina, según su orden. Recuperar mortales o mestizos era algo común... aunque no tan placentero como algunas tareas. —No. —Ella lo miró por un largo momento—. Ésta no debe entrar a Faerie. Jamás. Sorcha dio un paso adelante, de modo que el borde de sus faldas tocó el agua. Sus siempre descalzos pies tocaron el agua helada, y por un breve segundo, él la vio tal y como ella era: una vela con una débil llama, rodeada por la oscuridad del caos. Su llama tonificaba su cabello, el que se movía por una brisa que sólo existía porque ella así lo deseaba. Alrededor de ella, el cuarto cambió desde un vestíbulo frío a una selva fecunda, a un desierto, y nuevamente al vestíbulo, reflejando sus pensamientos... como todas las cosas en Faerie lo hacían. Ella era su fuente, su creadora. Ella era el orden y la vida. Sin la voluntad de Sorcha, sólo ella y su antítesis, su gemela Bananach, existirían. —¿Qué necesitas que haga? —él preguntó. Sorcha no lo miró. —A veces, la muerte es requerida para mantener el orden. —¿La niña? —Sí. —Su voz no reflejaba ninguna emoción, aún mientras ordenaba la muerte de un niño. Ella era la razón personificada, segura de su lugar, de su rectitud—. Ha nacido de la Corte Oscura, hija de la Caza Salvaje, de Gabriel mismo. Causará complicaciones inaceptables si vive. Ella dio un paso más adentro del agua. La cascada se detuvo a medio flujo, así que sus palabras fueron el único sonido en el cuarto de repente silencioso: —Corrige esto, hermano. Él se inclinó, pero ella no quitó su mirada del flujo suspendido de agua, no desvió su atención a él mientras se retiraba. Pero ella supo
  • 12. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 12 cuando él se fue. El agua cayó más fuerte que antes cuando él salió del vestíbulo. Ella sabe, aún cuando no mira. Devlin se preguntaba a veces cuánto de su vida Sorcha veía. Él vivía para ella, para su voluntad, y a su lado. Pero yo no soy verdaderamente suyo. Ella nunca se olvidaba de esa verdad. A partir de la tierra y la magia, de la voluntad y la necesidad, las gemelas Sorcha y Bananach lo habían creado: la primera hada masculina. Ellas habían necesitado ambos, masculino y femenino, para que existieran dentro de su mundo; un equilibrio en ello, como en todas las cosas, era requerido. “No hijo, sino hermano”, ella le había dicho. “Como yo, eres huérfano”. La Orden y la Discordia lo hicieron como si estuviera tallado en piedra, una escultura hecha a mano por dos hadas que jamás volverían a trabajar juntas. Ellas le dieron demasiadas características angulares y demasiados lugares suaves: sus labios eran demasiado llenos y sus ojos demasiado fríos. Él era una mezcla de sus mejores rasgos. Donde Bananach tenía pelo del más puro negro y Sorcha tenía pelo multicolor en llama viva, el suyo era blanco opalescente: todos los colores existentes fundiéndose en uno. Ellas le dieron ojos del negro más puro, y fuerza igual a la de Bananach, pero nada de su locura. Ellas le dieron estatura alta y el amor de Sorcha hacia el arte, pero de nada de sus restricciones físicas. Juntas, ellas lo habían concebido como una criatura de crueldad y belleza extremas. Y luego habían luchado entre ellas para obtener su lealtad.
  • 13. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 13 Capítulo 1Capítulo 1Capítulo 1Capítulo 1 Traducido por Ellie Corregido por Alice_vampire Tiempo presente ni abrió la puerta de uno de los lados del establo. Era tanto un garaje como un verdadero establo, y mientras caminaba por el edificio cavernoso, pudo percibir los olores mezclados de diesel y paja, de gas de escape de motor y sudor. La mayor parte de las criaturas mantenían la ilusión de vehículos cuando estaban fuera del edificio, pero aquí, en su refugio, las bestias vagaban en cualquier forma que ellas escogieran. Uno de los corceles estaba agachado en una saliente bajo el sol. Era algo entre un águila y un león; tanto plumas como melena cubrían un enorme cuerpo. Varios otros corceles estaban formados en una fila de varias motocicletas, coches, y camiones; un corcel anómalo era un camello. Un Hound la miró desde su tarea de pulido de una moto Harley con mucho cromo. La tela que sostenía en la mano era uno de los tejidos importados específicamente desde Faerie para sus corceles. —¿Estás buscando a Chela? —No. —Ella permaneció en el sendero, sin invadir su espacio ni el de los corceles todavía. La compañera medio-regular de su padre era una fuente de consuelo, pero Chela quería ser más maternal de lo que Ani buscaba. Así mismo, las tentativas de paternidad de su padre se viraban hacia algo semejante a las pretensiones mortales. Ella no deseaba la ilusión de una familia mortal. Ella ya tenía una familia, con Rabbit y Tish, sus medio-mortales hermanos. Durante el año pasado, cuando había sido traída para vivir en la Corte Oscura, ella había esperado algo más: quería ser una verdadera parte de la Caza Salvaje, un miembro pleno de la manada de su padre. Eso no había sucedido. AAAA
  • 14. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 14 El Hound detuvo sus movimientos constantes sólo lo suficiente para mirarla. —Gabriel tampoco está aquí. —Lo sé. Yo no busco a nadie en particular —Ani se acercó a los establos—. Sólo me gusta estar aquí. El Hound miró a lo largo del pasillo. Tan temprano, ningún otro Hound estaba a la vista, pero había más de una veintena de corceles lo suficientemente cerca como para verlos. —¿Necesitas algo? —Seguro —Ani se inclinó contra la pared. Sería un insulto no coquetear, aunque los dos supieran que ninguna acción es posible—. Un poco de diversión. Un poco de problemas. Un paseo... —Consigue el permiso del jefe —los ojos del Hound destellaron un vibrante verde—, y yo estaré feliz de llevarte. Ella supo que sus propios ojos brillaban con la misma energía que ella vio en los de él. Ambos eran nacidos de la Caza Salvaje. Ellos eran las criaturas que cabalgaban la tierra, sembrando terror, exigiendo venganza, sin restricciones del orden. Ellos eran los dientes y las garras de Faerie, viviendo ahora en el mundo mortal, unidos a la Corte Oscura por su Gabriel. Un Gabriel que aniquilaría a cualquiera que tocara a su hija. —Sabes que él no dará su permiso —ella admitió. Su padre estaba a cargo. Sus reglas significaban que sólo uno que pudiera enfrentarse a él en un combate, tendría permitido salir con ella. U otra cosa. —¿Oye? Ella miró al Hound. —Si no fueras su hija, yo me arriesgaría, pero cruzarme con Gabe no es algo que haré. Ani suspiró, no por desilusión, sino por la inutilidad de jamás conseguir una respuesta diferente. —Lo sé. —Convéncelo de que no te romperás por un poco de diversión, y yo seré el primero de la fila. Lo prometo. —El Hound se inclinó hacia delante para dejar caer un beso rápido en sus labios.
  • 15. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 15 No fue más que un segundo de cariño, pero él terminó siendo golpeado y lanzado a través del pasillo hacia el establo contrario. El ruido sordo de su cuerpo golpeando las tablas de madera cubrió la mayor parte de las maldiciones que él gritó. —No toques a mi cachorro —Gabriel se paró en medio del pasillo. Él sonreía, pero su postura era de amenaza. Por supuesto, él era el Hound que controlaba a toda la Caza Salvaje, así que la amenaza era tan natural para él como respirar. El Hound en el piso se tocó la parte de atrás de su cabeza mientras se inclinaba sobre la división de madera del establo. —Maldición, Gabriel. Yo no la toqué. —Tus labios estaban en los suyos. Eso es tocar —Gabriel gruñó. Ani dio un paso delante de su padre y lo golpeó con un dedo en el pecho. —No actúes como si estuviera mal que ellos respondan a mí. Él la miró con ira, pero no levantó una mano. —Yo soy Gabriel. Dirijo esta manada, y si alguno de ellos... —él miró por detrás de ella hacia el Hound en el piso—...quiere desafiarme por ti, todo lo que deben hacer es decirlo. El Hound en el piso habló más alto. —Yo la rechacé. —No porque a ella le faltara algo —Gabriel gruñó. —No, no —El Hound sostuvo arriba las manos—. Ella es perfecta, Gabe... pero tú dijiste que estaba prohibida. Gabriel sostuvo una mano fuera al Hound en el piso sin mirarlo. El Hound la miró. —Lo siento... yo, umm, te toqué. Ani puso los ojos en blanco. —Eres un dulce. —Lo siento, Gabriel. No sucederá otra vez. —El Hound cabalgó su motocicleta y se alejó con un rugido que fue más gruñido que un ruido que el motor de una Harley verdadera podría imitar. Durante un latido del corazón, todo quedó perfectamente callado en el establo. Los corceles permanecieron silenciosos e inmóviles. —Mi cachorro perfecto —Gabriel se acercó y le tocó el cabello—. Él no te merece. Ninguno de ellos lo hace.
  • 16. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 16 Ella lo empujó lejos. —¿Así que prefieres que muera de hambre? Gabriel bufó. —No estás muerta de hambre. —Lo estaría si siguiera todas tus reglas —ella murmuró. —Y yo no tendría tantas reglas si pensara que las seguirías a todas. — Él soltó un puñetazo, que ella esquivó. Fue agradable, pero no estaba lleno de toda su fuerza ni de su peso. Él siempre se contenía. Era insultante. Si ella fuera verdaderamente una parte de la Caza, él lucharía con ella en la misma manera en que luchaba con todos los demás. Él la entrenaría. Él me aceptaría. —Apestas en esto de la paternidad, Gabe. —Ella se giró y comenzó a caminar por el pasillo. Él no podría probar sus sentimientos, no como la mayor parte de la Corte Oscura. Los Hounds no se alimentaban de las mismas cosas, así que sus emociones se mantenían ocultas ante la Caza, pero no ante el resto de las hadas de la Corte Oscura. La peculiaridad de la incapacidad de los miembros de la Caza de probar las emociones, mientras que todos ellos podían hacerlo, se reflejaba en sus propias expresiones. Funcionaba bien: Las hadas de la Corte Oscura eran alimentadas tragando emociones oscuras; los Hounds requerían del toque físico para su sustento. Así que la Caza causaba el temor y el terror que alimentaba a la Corte, y la Corte proporciona el toque que los Hounds requerían. Ani era anormal porque necesitaba de ambos. Lo cualapesta. —¿Ani? Ella no dejó de caminar. No había manera en que iba a permitir que él viera las lágrimas que se formaban en sus ojos. Es sólo otra prueba de mi debilidad. Ella hizo gestos sobre su hombro. —Lo entiendo, papá. Yo no soy bienvenida. —Ani. Las lágrimas corrían por sus mejillas cuando se paró en la puerta, pero ella no se volvió. —Promete seguir mis reglas mientras estás fuera, y probablemente podrías pedir prestado el corcel de Chela otra vez esta noche— Su voz
  • 17. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 17 tenía un dejo de esperanza que él no diría en voz alta. —Si ella lo aprueba—. Ani se giró entonces y le sonrió. —¿Sí? —Sí— Él no se movió, ni hizo comentarios acerca de las lágrimas en sus mejillas, pero su voz se ablandó y agregó— Y yo no apesto como padre—. —Quizá. —Yo sólo no quiero pensar en que tú desees... cosas... o en que resultes lastimada— Gabriel dobló la tela que el Hound había dejado caer, mirándola en lugar de a su hija. —Aunque Irial dice que vas a estar bien. Le pregunté. De verdad lo estoy intentando. —Lo sé. —Ella sacudió su pelo hacia atrás y luchó por ser razonable. Esa era la peor parte a veces; sabía que Gabriel lo intentaba. Ella sabía que él confiaba en el juicio de Irial, que confiaba en Chela, que confiaba en su manada. Él nunca había criado a una hija antes... estos meses que habían pasado juntos era toda la experiencia padre—hija que había tenido en su vida. Pero ella nunca había tenido una manada de Hounds cerca tampoco. Era una nueva experiencia por donde se la mirara. Más tarde, después de que ella se hubiera asegurado de obtener el consentimiento de Chela, y que ella le repasara las reglas de mantente— cerca—de—Gabriel, y que prometiera mantenerse con la manada, Ani regresó al establo con su padre. —Si el corcel de Chela tiene algo decir, me lo dirá a mí, y yo te lo diré— El recordatorio que le dio Gabriel de que ella no podría oír el corcel de Chela —yo nunca pude oírlos— retumbó en su voz. Él ya sentía la conexión elevada de los Hounds que llenaban los pasillos. En algún lugar a lo lejos, un aullido aumentó como el chillido del viento. Ani sabía que sólo la Caza lo oía, pero tanto mortales como hadas lo sentían en los temblores que corrían por su piel de repente fría. Para algunos, era como si muchas sirenas vinieran hacia ellos, como si ambulancias y policías se apresuraran a ellos llevando palabras de muertes repentinas o accidentes horribles. La cabalgata de la Caza Salvaje.
  • 18. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 18 Mientras Ani examinaba a los Hounds que se reunían, el verde de sus ojos y las nubes de sus alientos eran claros. Los lobos llenaron el cuarto donde los corceles no estaban. Ellos correrían entre las patas de los corceles, formando sombras de piel y dientes. Los corceles y los lobos esperaban la palabra de su Gabriel para empezar, para correr, para perseguir a todos aquellos lo suficientemente insensatos como para atraer su atención. El terror se construía y llenaba el aire con una carga previa a una tormenta. Aquellos que no pertenecieran a la Caza, tendrían que luchar por respirar. Los mortales en las calles cercanas se encogerían, correrían hacia sus guaridas, o tomarían a través de otros callejones. Si ellos permanecían allí, no verían la cara verdadera de la Caza, le darían otra explicación... ¿Terremoto? ¿Tren? ¿Tormenta? ¿Pelea callejera? Con la ignorancia voluntaria a la que los mortales se adherían tan violentamente. Ellos pocas veces se quedaban; ellos corrían. Era el orden de las cosas: la presa corre, y el depredador la persigue. Su padre, su Gabriel, anduvo a zancadas por el cuarto, valorándolos. Ani sentían sus dedos helados golpeando su piel mientras ellos se preparaban para cabalgar. Ella se mordió el labio para evitar incitar a su padre a que diera el grito de salida. Sus nudillos estaban blancos mientras apretaba la orilla de la pared de madera a su lado. Ella miró la horrible belleza de todos ellos y tiritó. Si ellos fueran míos... Yo pertenecería. Entonces Gabriel estuvo a su lado. —Tú eres mi cachorro, Ani— Gabriel ahuecó su mejilla con su enorme mano. —Para merecerte, cualquier Hound tendría que estar dispuesto a enfrentarme. Él debería ser lo suficientemente fuerte como para dirigirlos. —Yo quiero dirigirlos— Ella susurró. —Quiero ser su Gabrielle. —Eres demasiado mortal como para mantener el control de ellos— Los ojos de Gabriel fueron monstruosos. Su piel era el toque del terror, de la muerte, de pesadillas innombrables. —Y eres demasiado mía como para no estar con la Caza. Lo siento. Ella sostuvo su mirada. Algo fiero dentro de ella comprendió que era por esto por lo que ella no podía vivir con Rabbit: su hermano no era tan
  • 19. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 19 violento como su padre lo era. Tish tampoco. Y Ani quería serlo desesperadamente. Mientras que el resto de los Hounds montaban sus corceles, Ani supo que Gabriel podría matarla si ella lo desobedecía. Era una restricción que ella necesitaba: la mantenía más cerca de seguir las reglas. —Yo no puedo quitarte la Caza— ella destelló sus dientes a su padre —todavía. Quizá algún día te sorprenda. —Me hace sentir orgulloso que quieras hacerlo— Él dijo. Por un momento, el orgullo en los ojos de su padre fue su mundo. Ella pertenecía. Por esta noche, ella estaba incluida en la manada. Él lo había hecho. Si tan solo fuera siempre así. Pero no había corceles sin reclamar, y su sangre mortal significaba que ella nunca sería lo suficientemente fuerte como para llegar a ser la sucesora de Gabriel, jamás sería verdaderamente parte de la manada. Es sólo el sabor fugaz de la pertenencia... No era suficiente, no de verdad, pero era algo. Entonces un rugido totalmente distinto a cualquier otra cosa en este mundo vino a sus labios, y al resto de la manada lo siguió. Ella lo siguió. Gabriel la tiró encima el corcel de Chela y gruñó: —¡Cabalgamos!
  • 20. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 20 Capítulo 2Capítulo 2Capítulo 2Capítulo 2 Traducido por Ellie Corregido por Obsession evlin dio un paso adentrándose en los jardines privados de la Reina Suprema. El suelo bajo sus sandalias tarareó cuando su pie lo tocó. A veces consideraba decirle a Sorcha que él advertía las alarmas apenas perceptibles que ella ponía. Con rara excepción, él había dedicado la eternidad a Sorcha, pero ella era una criatura de lógica y orden. Ella sabía, y Bananach también, que él hizo su elección de servir a Faerie cada día, cada hora, a cada momento. Las esencias de las que él fue hecho eran tanto de orden como de discordia. Lo único que evitaba que se aliara con la antítesis de Sorcha era su propia fuerza de voluntad. Y el cariño. A pesar de toda su adherencia a la lógica, La Reina Inmutable lo quería. De eso, él estaba seguro. —¿Mi reina? —Él caminó hacia ella, esperando durante un latido del corazón entre sus pasos para ver si ella permitiría que las vides se enredasen en su sendero, o si formaría un pasillo libre para él. Ella miró en su dirección, y la maleza se desapareció en un pasillo estrecho. Las agujas punzantes se estiraban hacia él desde plantas que eran típicamente sin espinas, trazando docenas de rasguños delgados en sus brazos y pies. No era necesariamente un ataque consciente hacia él: el mundo alrededor de ellos se doblaba a su voluntad, pero Sorcha hace mucho tiempo había dejado de notarlo. Era como advertir el latido de su propio corazón. Simplemente lo hacía, y si su voluntad hería a otros, que así sea. No es personal. —No puedo verlo —Sorcha susurró—. Él está allí afuera, en el mundo. ¿Qué tal si está lastimado? ¿Qué pasa si corre peligro? DDDD
  • 21. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 21 —Usted lo sabría —Devlin le aseguró, tal y como lo hizo durante cada día desde que Seth se fue—. Usted lo sabría si él estuviera lastimado. —¿Cómo? ¿Cómo lo sabría? Estoy ciega. —La Reina del Orden se mostraba lejos de ser razonable. Su falda tenía lágrimas. Su cabello, generalmente tan vibrante como fuego líquido, estaba pálido y enredado en las puntas. Desde que Seth, el mortal hace poco convertido en hada, había vuelto al mundo mortal, Sorcha dejaba de ser ella misma cada día más. —Debo saber que Seth está a salvo. —Ella cruzó los brazos sobre su pecho. Su voz se estabilizó—. Yo la veo, a la Reina del Verano, y él no está con ella. Él volvió por eso. Por ella. Ella debería tratarlo mejor. Una imagen borrosa se formó frente a Sorcha. En algún lugar en el mundo mortal, las hadas ignoraban que ella los observaba. En la neblina del jardín, Devlin se paró cerca de su reina y miró las hadas que eran el foco de la atención de Sorcha. A menos que los hilos de las hadas o de los mortales se trenzaran muy de cerca con su propio hilo, Sorcha podría ver en sus vidas. La Reina del Verano, Aislinn, se paraba delante de una fuente, hablando con un hada del agua, Aobheall. En el fondo, la tierra prosperaba, aunque el otoño hubiera llegado ya. En la porción de tierra que los Reyes del Verano habían reclamado, el Invierno jamás reinaría otra vez. Los arbustos florecían fuera de temporada, y las hadas bailaban sobre tierra siempre verde. Aislinn se rió y se sentó al borde de la fuente. Una mano trazó ociosamente pautas en la superficie del agua y, en su estela, claveles de agua florecieron. Aobheall holgazaneaba en la fuente como una estatua griega a medio cubrir vuelta a la vida. El agua corría alrededor de ella en una pequeña cascada. —Pienso que ese vestido es uno que usted usó hace sólo unas pocas lunas. Podríamos salir de compras, o... —Aobheall se inclinó hacia delante— ...hacerle un vestido a medida. —No lo sé. —La Reina del Verano miró detrás de ella, donde varios miembros de su Corte de Verano tejían flores en guirnaldas—. ¿Importa realmente lo que llevo puesto? Aobheall frunció el entrecejo. —Debería importar, Aislinn.
  • 22. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 22 —Lo sé... y... “elige la felicidad”, ¿verdad? —Una sonrisa demasiado brillante encendió la cara de la Reina del Verano. La Reina del Verano había reinado por apenas más de un año mortal, pero durante ese tiempo ella había tenido que tratar con conflictos entre Cortes, ser apuñalada, perder a una amiga por la Corte Oscura, y tratar de darle sentido a siglos de rivalidad, de lealtades, y de antiguos rencores. Un impulso ilógico de enviar a sus buenos consejeros estalló a la vida en Devlin, pero él lo invalidó: la Reina del Verano no era su prioridad. Sorcha pinchó un dedo hacia el cuadro brumoso, enviando ondas por la imagen. — ¿Cómo puede ella ser feliz si él no lo es? —Ella escoge seguir la felicidad para el bien de su Corte —él indicó—. Lo cual no es lo mismo que la felicidad verdadera. Usted no puede criticarla por tratar de mantener fuerte a su Corte. Sorcha obviamente no estaba de acuerdo: las espinas continuaron creciendo, tejiéndose juntas como hilos en un telar hasta que formaron una barrera que separaba a Sorcha y a Devlin. —Dime, hermano. —Ella sonaba frágil, nada en lo absoluto como la reina segura que ella había sido desde el momento en que Devlin había respirado por primera vez. —El verano es feliz por naturaleza —él recordó, pero incluso mientras lo dijo, él observó a la Reina del Verano. Sus ojos estaban ensombrecidos, como si ella no pudiera dormir, y sus gestos melancólicos no concordaban con el ambiente alegre a su alrededor. Aislinn hacía lo que Sorcha debe estar haciendo: intentando sacar lo mejor posible de las penas que la agobiaban. Por supuesto, la diferencia era que la Reina Suprema no debería estar siendo agobiada por penas en lo absoluto. El flujo emocional no era un rasgo de la Corte Suprema: estaba fuera del orden. —Quiero que vuelva a casa —Sorcha susurró—. Su mundo es peligroso. Bananach se hace más fuerte. Las Cortes están en discordia. Si hay una verdadera guerra allí, el mundo mortal sufrirá. ¿Recuerdas los tiempos en que ella ha sido fuerte, hermano? Los mortales mueren tan fácilmente. Él no se quitará de su camino... hasta muy recientemente era mortal. Él debe estar aquí, donde estará a salvo.
  • 23. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 23 —Pronto. —Devlin no intentó alcanzar las espinas que ahora se torcían alrededor de su reina como una capa. Quería confortarla, decirle que él estaba allí, pero tales demostraciones de emoción siempre la habían ofendido. Él había pasado su vida ocultando las emociones que demostraban que no era verdaderamente de la Corte Suprema, no verdaderamente suyo, que no era digno de aconsejar a la Reina de la Razón. El resto de la Corte quizás no notara que él estaba lleno de emociones ilógicas, pero ella lo sabía. Ella siempre lo había sabido... y lo había encontrado aborrecible. Sorcha miró las figuras traslúcidas en silencio. En las imágenes nebulosas, la Reina del Verano se sorprendió y miró hacia arriba. Ella sonrió, luciendo optimista. Cualquier cosa o persona que ella vio fue invisible a ellos, y en un parpadeo, Aislinn desapareció también. —Él está allí —Sorcha murmuró—, con ella. —Quizás. —Devlin sospechaba que era Seth, pero había otros cuya presencia era invisible a Sorcha... algunos que Devlin había ocultado de ella. —¿Piensas que él está bien? —Sorcha encontró y sostuvo la mirada de Devlin—. ¿Qué tal si él necesita hablar o... suministros para su arte... o... volver a casa? Quizá él quiere volver a casa. Quizá él es infeliz. ¿Cómo voy a saberlo? —Yo lo visitaré otra vez. —Devlin preferiría traer a Seth nuevamente a Faerie, pero Sorcha le había dado a Seth una elección, y él había elegido volver al mundo mortal, donde su amada Reina del Verano vivía. Devlin se había opuesto. Matar a Seth o mantenerlo en Ferie sería mejor para Sorcha... y, por lo tanto, para todos. —Quizás debas permanecer allí. —La voz de la Reina Suprema no sonó notablemente diferente cuando dijo esto, pero Devlin se sentía cada vez más inquieto. En toda la eternidad, Sorcha jamás lo había despachado por más que un viaje rápido. —¿Permanecer allí? —Devlin viajaba de aquí para allá al mundo mortal con demasiada frecuencia, y teniendo en cuenta que un día en Faerie era casi una semana entera en el mundo mortal, la desconexión de tal viaje comenzaba a notarse en él. Sus propias emociones, contenidas más
  • 24. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 24 fácilmente cuando él permanecía en Faerie con su reina, se volvían cada vez más fuertes. Su sueño se volvía inquieto, dejándolo cansado... y lleno de emociones—. ¿Usted me ordenaría quedarme en el mundo mortal? —Él dijo las palabras lentamente. —Sí. En caso de que él te necesite. Estoy... yo te necesito más allí que aquí. —Ella lo miró fijamente, como si lo retara a atreverse a cuestionarla. Él quiso hacerlo: había más en este asunto que la protección de Seth, pero Devlin no sabía qué era lo que su reina ocultaba. —Él está con Irial y Niall, mi reina. Protegido por la Corte Oscura... salvo en los momentos en que está con la Reina del Verano. Seguramente... —¿Te niegas a cumplir mis órdenes? ¿Finalmente has decidido desobedecerme? Él se arrodilló. —¿Alguna vez me negué a cumplir sus órdenes? —Has actuado sin órdenes directas, ¿pero negarte? No lo sé, Devlin. —Ella suspiró suavemente, un susurro de aire que hizo que el jardín pareciera contener la respiración—. Aunque podrías hacerlo. Yo sé eso. —No estoy rehusándome a cumplir su orden —él dijo. No era una verdadera respuesta. La verdad los llevaría a una discusión que él había evitado durante catorce años mortales: significaría tener que admitir que había desobedecido su orden directa de matar a una niña mitad-mortal. Una ofensa por la cual él podría ser ejecutado, por la que podría ser abandonado, exiliado de Faerie... y justamente. Un sentimiento que reconoció como culpa se torció dentro de él. Soy de la Corte Suprema. Estoy a las órdenes de Sorcha. Yo no le fallaré a mi reina otra vez, él repitió sus votos diarios a si mismo. En voz alta, agregó: —Yo no me niego, pero soy su consejero, mi Reina... y no recomiendo mantenerme alejado cuando usted parece... —¿Parezco qué? La postura de Devlin era una de reverencia, pero él encontró su mirada y la sostuvo con una audacia que ningún otro en Faerie se atrevería. —Cuando usted parece estar desarrollando emociones. Ella ignoró la realidad que él había dicho y sólo dijo: —Dile que deseo que vuelva a casa. Tú permanecerás allí... mientras que él te necesite.
  • 25. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 25 —Estoy a sus órdenes, mi reina. —¿Lo estás? —Sorcha se inclinó en el velo de espinas que habían crecido alrededor de ella, y justo cuando las puntas afiladas la perforarían, desaparecieron. Entonces, las espinas brotaron de la tierra bajo sus rodillas, alrededor de sus pies. Las vides subieron por su cuerpo, y se arrastraron sobre sus brazos hasta llegar a sus dedos. Ella levantó la mano y la apretó contra su mejilla, para que las afiladas puntas los perforaran a los dos—. ¿Eres sinceramente mío, hermano? —Lo soy. —Él no retrocedió. —Tú irás a verla. —La sangre de Sorcha goteó sobre su piel, mezclándose con la suya propia. Su cuerpo absorbió la sangre que ella le ofreció. Al igual que para las gemelas que lo habían creado, Devlin necesitaba alimentarse de sangre. A diferencia de ellas, él necesitaba tanto la sangre de Orden como la de Guerra. —Veré a Bananach —Devlin admitió— pero ella no me ordena. Sólo usted. Sirvo a la Reina Inmutable, a la Corte suprema, a Faerie. La vid se arrastró desde su piel a la de Devlin, donde el alimento con que ella la había llenado, era suyo para tomar. —Por ahora. —Sorcha pasó suavemente su mano a través de la mejilla de él—. Pero nada dura para siempre. Las cosas cambian. Nosotros cambiamos. Devlin no podía hablar. Esto era lo más cercano a una demostración de cariño que su madre-hermana jamás le había mostrado. Él no estaba seguro de si sentirse feliz o alarmado. La Razón no era de actuar así... pero en alguna parte oculta de su mente, él se había preguntado si ella sentía emociones tempestuosas, pero simplemente las había ocultado mejor... si sólo había elegido permitir que la lógica reinara sobre ella. —Todo cambia con el tiempo, hermano —Sorcha susurró—. Ve con Seth, y... ten cuidado con Guerra. Preferiría que no resultaras herido. Él abrió la boca para preguntarle algo, pero ella se giró, dejándolo silencioso en sus jardines privados.
  • 26. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 26 Capítulo 3Capítulo 3Capítulo 3Capítulo 3 Traducido por Ellie Corregido por ynexiz ni había ido a la casa del Rey Oscuro sabiendo que sería otra experiencia dolorosa, y no de la clase divertida de dolor. Irial sostuvo una de sus manos en la suya. Era una especie de consuelo. —¿Estás lista? —Tómala. —Ani extendió su otro brazo hacia el antiguo Rey Oscuro. Miró fijamente el empapelado de flor de Liz1, a las velas parpadeantes, a cualquier otra cosa que no fuera el hada sentado a su lado—. Tómala toda si eso es lo que necesitas. —No toda, Ani. —Apretó su mano una vez más antes de soltarla—. Si hubiera otra manera... —Eres mi rey. Te daré lo que me pidas. Hazlo. —Observó mientras él la pinchó con una delgada aguja bajo su piel. Las magulladuras de los últimos pinchazos decoraban su piel como si fueran marcas de mordeduras. —No soy tu rey ahora. Niall es el Rey Oscuro. —Como sea. —Ani no reasumió la discusión que había perdido con demasiada frecuencia: Irial quizás ya no fuera el rey, pero ella le era leal. En realidad, él tenía la lealtad de muchos de los ciudadanos de la Corte Oscura. Quizá él no los gobernara, pero aún cuidaba de ellos. Él todavía manejaba ciertos asuntos en nombre del nuevo Rey Oscuro. Irial consentía a Niall. Ani, sin embargo, no se mantenía oculta. Ya no. Cuando Irial descubrió que Ani puede —que necesito— alimentarse tanto de toque como de emociones, él había empezado a tratar de averiguar cómo podía utilizar eso para la Corte Oscura. Según Irial, como mestiza, ella no debería sentir 1 Nota del traductor: Flor de Liz:: http://thumbs.dreamstime.com/thumb_312/1222135277fMtr39.jpg AAAA
  • 27. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 27 ninguno de esos apetitos. Y ciertamente no debería sentir ambos; y definitivamente no debería poder alimentarse de los mortales. Irial creía que la sangre de Ani quizás fuera la clave para fortalecer a su Corte, así que ella se había convertido en el sujeto de su experimentación. Lo cual está bien. Por mi Corte. Por Irial. —¿Más? —preguntó. —Sólo un poco. —Irial mordió el corcho que sellaba el próximo frasco y lo quitó. Habló alrededor del corcho que sostenía entre los dientes y agregó:— Inclínalo hacia abajo. Ella bajó el brazo, apretando y aflojando su puño para bombear la sangre más rápido. No estaba segura de si eso ayudaba realmente al flujo de sangre, pero le daba la ilusión que podía hacer algo. La extracción de sangre no se había vuelto más fácil a pesar del número de veces en que ella lo había hecho. Con la mano libre, tomó el corcho de la boca de él. — Yo lo tengo. Toma el próximo. Cuando el frasco se llenó, Irial tomó otro tubo vacío de pack y se lo llevó a los labios. Una vez que lo descorchó, cambió el frasco vacío con el frasco ahora lleno. — ¿Sostienes esto? En silencio, ella aceptó el contenedor de vidrio con la misma mano con la que sostenía el corcho. Ella lo dejó junto a los otros frascos, todos cerrados, todos llenos de con sangre. Entonces, empujó el corcho sobre la abertura del frasco. —El último —Irial murmuró—. Lo estás haciendo muy bien. Ani miró fijamente el espacio vacío que correspondía al sexto frasco dentro del pack; los otros contenían los otros frascos repletos de su sangre. —Bien. Irial le entregó el último tubo de sangre y le dio un beso en el lugar inflamado por la extracción. Ninguno de los dos habló mientras él tomó el último tubo, lo puso en su lugar con los otros, y llevó todo el pack a través de la puerta y se lo entregó a un hada que ella no vio. Su experimentación era un secreto del cual ni Niall ni Gabriel estaban enterados, pero era una de las innumerables cosas que Ani haría si Irial
  • 28. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 28 siquiera le insinuara que así lo deseaba de ella. No es tan doloroso como lo que he hecho. A petición de Irial, ella había permitido que un hada espinoso de confianza la abrazara en una tarde especialmente desagradable. Parte de su cabello y piel fueron extraídos por su toque. Si la Corte supiera de los experimentos de Irial en su sangre y piel; si supieran por qué él enviaba muestras para ser analizadas y, con suerte, reproducidas, ella estaría en peligro. Y también lo estaría Iri. Pocas hadas sabían acerca de sus anormalidades —y ella estaba agradecida por eso— y mientras que Niall sabía que ella era diferente de otras hadas, no sabía acerca de los experimentos. Él creía que su capacidad de alimentarse de las emociones, tanto de humanos como de hadas, estaba oculta de aquellos que desearían matarla, utilizarla, o lastimarla. Niall era un rey humano. Él permitía que sus hadas hicieran lo que necesitaban hacer, pero mantenía a su Corte atada a una correa. En un tiempo en el que Bananach —la cuerva negra, la hacedora de la guerra— se hacía cada vez más fuerte, las correas eran peligrosas. Las Cortes de las Hadas, por lo menos aquellas que se encontraban en el lado mortal del velo, estaban al borde de violencia. El conflicto creciente alimentaba a la Corte Oscura, que se alimenta de las emociones caóticas, pero era también una amenaza para aquellos a quienes Ani amaba. Las disputas entre las Cortes, los susurros de muertes futuras, todo estaba bien y era algo bueno —hasta el punto en que su propia Corte estuviera en riesgo. Y Bananach no perdonaría a la Corte Oscura. Ni al mundo mortal en donde vive mi familia. Irial hacía ahora lo mismo que había hecho cuando era rey: mover las piezas tras bastidores, hacer tratos, romper las reglas. Aunque, esta vez, la seguridad de Ani era una de las reglas que él rompió. Con mi consentimiento. Cuando Irial regresó al cuarto, ella lo miró cautelosamente. A pesar de toda la adoración que sentía por él, ella sabía que raramente era influido
  • 29. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 29 por la debilidad o la ternura. Él no había mantenido el trono de la Corte de las pesadillas durante siglos por ser manejado fácilmente. —Sabes que no haría esto si hubiera mejores opciones. —Sus palabras no eran una mentira; pero tampoco eran completamente ciertas. A menos que hubiera una opción clara que asegurara la seguridad de su Corte, él haría esto... y cosas mucho peores. Aún así, el antiguo Rey Oscuro todavía pensaba en ella como si fuera una niña, lo suficientemente insensata como para aceptar el sentido erróneo de sus palabras. Ella no era una niña. Quizás insensata, pero no ingenua, no inocente, no fácilmente influenciable. Ella se inclinó sobre la pared. El cuarto se veía fuera de foco. —Me has mantenido segura toda mi vida. Has mantenido a Tish segura… y a Rab… y… estamos bien. Está bien. El mundo alrededor de ella giraba. El experimento de esta noche había empezado con ella manteniendo un estado tan hambriento como fuera posible antes de la extracción de sangre. No era el menos agradable de los experimentos, pero no era grato tampoco. Irial se dirigió a alimentar el fuego —lejos de ella para que pudiera tener intimidad mientras se recuperaba— y le preguntó: —¿Estás bien? —Seguro. —Ella se sentó, no sintiéndose exactamente bien. La mayoría de los días, se mantenía sólo apenas por encima de famélica. Durante los primeros meses de su hambre, ella había tenido a humanos y a unos pocos mestizos. Desde que había sido trasladada al cuidado del Gabriel, había sido restringida hasta el punto en que su hambre le dolía físicamente. Había apenas sido alimentada por las emociones que Irial compartía con ella y el contacto escaso que Gabriel a regañadientes le permitía conseguir en la Corte. Los abrazos y roces fugaces no eran ni por cerca suficientes. Irial corrió una mano distraídamente sobre el lado de la chimenea de mármol. Como todo en su casa, estaba tallada con una apreciación de texturas. Las orillas agudas y suaves curvas llamaron su atención, pero ella no se acercó la chimenea ni al hada frente a ella. En vez de eso, se movió
  • 30. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 30 hacia una de las sillas blancas de cuero y pasó un dedo sobre la textura de la Flor de Liz gris apenas visible en las paredes. —Sé que esto es… difícil para ti, cachorra. —Irial mantuvo su distancia, pero le permitió probar todas sus emociones, alimentándola para compensar lo que había perdido. Ani encontró su mirada. —¿Te disculpas con Gabriel cuando él castiga a las hadas que lo ameritan? El juego entre la luz del fuego y las sombras hacían que el antiguo Rey Oscuro pareciera siniestro, pero su temperamento se mantenía calmo. —No. —Entonces déjalo. Haré lo que sea necesario para mi Corte. —Luchó contra el impulso de cruzar sus brazos, forzándose a mantener la calma, aunque él supiera exactamente cuán alterada estaba. Las hadas de la Corte Oscura no podían alimentarse de las emociones de los mortales, pero Ani no era completamente mortal. Si Irial no hubiera estado allí para ella cuando vino a vivir con los Hounds, no estaba segura de qué habría hecho. Él la ayudó a enfrentar sus cambios, la alimentó para mantener el hambre verdadero bajo control. En realidad, si no fuera por él, ella quizás había muerto hace mucho tiempo. Él la había protegido —y a Tish y a Rabbit— durante casi toda su vida. Ella le permitió sentir una oleada de gratitud y susurró: —Yo sirvo a la voluntad de la Corte Oscura. Sé que tienes razones. —Si podemos encontrar la manera de filtrar tu sangre, nuestra Corte será invencible; Niall estará a salvo; y… —Sus palabras se apagaron, pero la esperanza era innegable. A diferencia de muchas hadas, Irial se sentía cómodo con la ciencia moderna. Si podían identificar el componente anómalo dentro de ella, replicarlo, e introducirlo en otros, las hadas de la Corte Oscura podrían alimentarse de las emociones tanto de mortales como de las hadas. Serían saciados. Habían intentado otro plan, atando a un mortal a las hadas como conductores a través de tatuajes, pero esos intercambios de tinta habían presentado complicaciones inesperadas. —Correcto. —Ani se quedó de pie. Había oído sus teorías antes; había muy poco que Irial pudiera decirle que fuera nuevo.
  • 31. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 31 —Tú puedes salvarnos —le dijo él otra vez. Ani no estaba segura si sus palabras eran verdad. Las hadas no podían mentir, pero la creencia era algo complicado. Si Irial creía las palabras, entonces no serían mentira, y él sí creía que su sangre era la solución que necesitaban para salvar a la Corte Oscura. —Regresaré más tarde. ¿Tú me dirás... —cruzó los brazos sobre su pecho, como si eso fuera a evitar sus temblores— ....cuándo me necesitas? —Tu Corte te necesita cada día, Ani. Nadie más puede alimentarse tanto de tacto como de emociones; nadie más puede alimentarse tanto de las hadas como de los mortales. Tú eres la clave. —Irial envolvió sus brazos alrededor de ella y besó la cima de su cabeza. No era mucho, pero pequeños toques de un hada tan fuerte alimentaban su hambre de tacto más de lo que mucho contacto con un hada débil o un mortal lo haría. Ani se mantuvo quieta, agradecida incluso por el breve contacto. Irial acarició su pelo. —Tú me permites cumplir mi promesa de detener los cambios de tinta, para proteger a mi rey… Nosotros te necesitamos, cachorra. Ella arriba hacia él. —Siempre y cuando Gabriel y Niall no lo sepan, ¿correcto? —Por ahora. —Irial dio un atrás, con sus manos todavía en los hombros de ella, y entonces desdobló sus brazos y tomó las manos de ella en las suyas mientras repetía las mismas palabras que le dijo durante los meses pasados—. Sólo por ahora. Una vez que entendamos qué hay en tu sangre, comprenderán por qué hicimos esto. Ella asintió. Él la dirigió hacia la puerta. —¿Necesitas otra cosa? Toda clase de cosas que nadie me dará. Ani no dijo nada. En lugar de eso, ella lo abrazó, sabiendo por otros rechazos que su oferta no incluía las otras cosas que ella necesitaba. Irial — por todo su amor hacia su Corte y hacia su rey; por toda su protección hacia su familia y sus seres amados— no quería oír lo que ella verdaderamente necesitaba. Él no compartiría su cama con ella ni forzaría a su padre a permitirle ser libre de estar con los Hounds.
  • 32. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 32 —Debo irme —murmuró Ani, y entonces le dio la espalda antes de que cediera a la tentación de rogarle. Él le dio lo suficiente como para evitar que muriera de hambre, pero el antiguo Rey Oscuro no la ayudaría a saciar completamente sus apetitos. Ella debería conformarse con unas pocas probadas aquí y allá para silenciar el vacío dentro de ella. Otra vez.
  • 33. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 33 Capítulo 4Capítulo 4Capítulo 4Capítulo 4 Traducido por Ellie Corregido por Selene ae caminó adentrándose en la imagen de una cocina diminuta. Ani estaba de pie en la puerta, inclinándose contra el marco. Un recuerdo se estaba mostrando en el cuarto contiguo. El cuadro estaba puesto en una era diferente a aquella en la que Rae había vivido. Aunque era familiar: era un recuerdo que Ani mostraba una y otra vez en sus sueños. Entonces, Rae esperó a que la memoria siguiera su curso. —Cuéntame acerca de ella. —Ani le pidió a su hermana. —¿Quién? —Tish se detuvo en medio de un ejercicio de matemáticas, con el lápiz suspendido en el aire. —Tú sabes. Ella. —Ani practicaba volteretas laterales en el sofá. Hasta que Rabbit volviera de la tienda y le recordara que no debía hacerlo, ella haría volteretas laterales y saltos mortales en su pequeña sala. —Tenía seis años. ¿Cómo podría saberlo? —Tish puso los ojos en blanco—. Recuerdo que era agradable. Leía libros. Había una manta que papá le dio. Su cabello era marrón claro como el tuyo. —¿Papá la visitaba? —Ajá. —Tish había terminado de hablar. Estaba llena de la tristeza que intentaba ocultar—. Ve a leer o algo, Ani. El lápiz de Tish hacía ruidos de rasguños en el papel, como el sonido que hacen las cucarachas cuando todos sus pies cepillaban el piso o las paredes. Era una de las muchas razones por las que Ani odiaba el trabajo escolar. Aunque Tish nunca oyó cuán fuerte sonaba su lápiz. Sus oídos no funcionaban bien. Ani saltó hacia ella y le arrebató el lápiz. —Mío. RRRR
  • 34. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 34 —Devuélvelo. —Seguro… si me atrapas. Tish miró el reloj, sólo un pequeño vistazo. Entonces bufó. —Como si tú pudieras ganarme. Y Ani salió disparada, no tan rápido como ella podría correr, porque eso pondría triste a Tish, y hacer a Tish triste era algo que Ani nunca, jamás, haría a propósito. La forma tan protectora con que Ani pensaba acerca de Tish no era inusual, pero cada vez más a menudo, los recuerdos de diferencias, del conocimiento de las diferencias entre las hermanas, habían llegado a ser centrales en los sueños de Ani. —¿Está bien? ¿Tu hermana? —Rae preguntó, llevando la atención de Ani lejos de su recuerdo. Ani se giró para encarar a Rae. — Sí, Tish está bien. Yo la extraño. —¿Y tú? ¿Estás bien? —Rae materializó un sofá muy similar a uno de su muy antigua sala de estar. Ani se sentó en el brazo del sofá, equilibrándose sin ningún esfuerzo. Aún en los sueños, Ani tenía una gracia animal innata. —Estoy en su mayor parte bien. —La mirada de Ani esquivó la de Rae. Sus palabras no eran una mentira; si lo fueran, los Hounds no podría decirlas. Aún aquí. Estaban juntas en un sueño, pero como Rae era una dreamwalker (Caminante de los sueños), esta también era una especie de realidad. Y algunas reglas, reglas de las hadas, eran ineludibles en cualquier realidad. —¿En su mayor parte bien? —Rae conjuró una agradable taza de té y una bandeja de bocadillos, de pasteles, y de otros gustos variados. En los sueños, ella podía ajustar el mundo a su alrededor, de modo que los gustos imaginados parecían tan rápidamente como el pensamiento pasaba por su mente—. ¿Bocadillos? Distraídamente, Ani tomó uno. —Es extraño soñar acerca de comer.
  • 35. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 35 —Necesitas ser confortada, así que sueñas con comida —Rae le dijo. A diferencia de las demás hadas, Rae podía mentir a voluntad—. Estás estresada por pensar acerca de tu hermana. Tiene sentido. La Hound se deslizó del brazo del sofá hacia el asiento. —Supongo que sí. Mientras que Ani se sentaba en silencio y comía, Rae disfrutó de la apariencia de normalidad. Si Ani se dieron cuenta de que Rae no era un producto de su imaginación, ellas dejarían de hablar, pero Rae había estado visitando sus sueños desde que Ani era una niña. Ani racionalizó la presencia de Rae. —Creo que me siento sola. —Ani subió sus rodillas hasta el pecho, abrazándose a ellas—. Además, estar separada de Tish está… mal. ¿Qué pasa si ella me necesita? ¿Qué pasa si...? —¿Ella está sola? —No, pero igual… —la voz de Ani se apagó a medida que imágenes retorcidas de sus temores se formaban alrededor de ellos. Un hada sin rostro alcanzando a Tish. Unas manos cubiertas de la sangre abalanzándose sobre Rabbit. La madre de Ani, Jillian, yaciendo muerta en un callejón. Ani quedando atrapada detrás de una barrera demasiado pequeña mientras que un hada sin rostro se acercaba a ella. A diferencia del té y la comida, estas no eran cosas que Rae creara. Eran los miedos en la imaginación de Ani. Aquí, donde Ani se sentía segura, imaginaba una combinación de recuerdos y temores. Rae podría alterar la realidad, pero la mente del soñador también tenía algo de poder. —Éstos no son recuerdos verdaderos —Rae le recordó—. Esto no es lo que sucedió. Ni siquiera sabes si... —Ella estaba ahí, y después ya no lo estaba. —Ani miró fijamente a Rae—. Había un monstruo. Tiene que haberlo habido. Él la tomó y… le hizo algo. La lastimó. La mató. Tiene que ser. Si ella estuviera viva, habría vuelto a casa. Ella no nos habría dejado. Ella nos amaba.
  • 36. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 36 —Eres una criatura que crea temor en otros, no una que debe habitar entre ellos. —Rae se concentró en rehacer el paisaje alrededor de ella. Quitó al hada sin rostro, a la madre muerta, y a las chicas temblorosas. Ella lo llevó todo lejos, y —con suerte—se llevaron los temores de Ani consigo—. Cuéntame acerca de tu Corte. Piensa acerca de eso. Dime cómo cosas van con la Caza. —Cabalgué otra vez. Los lobos corrían a nuestros pies; los corceles se movían como sombras…. Es perfecto cuando sucede. Deseo que siempre sea así… Deseo un corcel; deseo ser más fuerte; deseo… ah… lo deseo todo. —Los ojos de Ani brillaron con la extraña luz verde intermitente de las bestias de la Caza. A pesar de su linaje mezclado, ella estaba hecha para estar entre las hadas; eso había sido obvio para Rae desde que ella vio por primera vez a la chica. Ani no tenía conocimiento de los votos que se habían hecho y que se habían roto para que Ani pudiera vivir. Rae sí lo sabía. Lo recordaba que cada vez que Devlin se negaba a hablar acerca de los Hounds, cada vez que él se negaba a ir a verla. Le habían perdonado la vida a Ani. Ahora vendría el momento en que tendrían que tratar con las consecuencias inevitables de ello. Rae se estiró y apretó la mano de Ani. En el paisaje de sueños en donde Rae vivía, ella podía hacer eso, tocar otro cuerpo. —Eres demasiado impaciente. Ani se señaló a sí misma. —Soy una Hound. ¿Qué esperabas? —Es exactamente lo que eres —Rae dijo. Ani vagó en el mundo de ensueño. Para ella, este era sólo otro sueño donde su mente trataba con temores y preocupaciones. Y en ese momento Ani no quería tratar con ellos... así que se fue. Rae la siguió hasta lo que ahora era un vasto y ensombrecido bosque. El tiempo se acababa, y ni Devlin ni Ani estaban más cerca a encontrar sus verdaderos lugares. Y yo no puedo decirles sin deshacer todo. Desde las profundidades del bosque, los aullidos de los lobos aumentaron. Un espacio entre los árboles se abrió, y mientras que Rae
  • 37. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 37 caminaba, podía oír el sonido de sus pies corriendo a través del bosque. Rae se estremeció a medida que los lobos se acercaron. Al lado de ella, Ani suspiró: los lobos eran un consuelo para ella. Ani se giró para encarar a Rae y dejó escapar: —¿Crees que el monstruo era de la Corte Suprema? Ellos odian a mi Corte. Secuestran mestizos. Son monstruos. —Los monstruos son llamados así por aquellos que deciden nombrarlos. —Rae se tensó cuando un fuerte resplandor verde iluminó los ojos de todos los lobos en el bosque—. Los mortales escriben historias acerca de la belleza de Faerie, de las delicadas criaturas fantasiosas de otras Cortes, y las criaturas de tu Corte son los demonios. —Él no era de mi Corte. Eso te lo puedo asegurar. —Ani se agachó en el sendero y los lobos comenzaron a acercarse desde el bosque. Sus hocicos se frotaban contra Ani y Rae. El pelaje de sus lados las rozaba. Los aullidos se elevaron. Ani abrió sus brazos a los lobos. Las criaturas empezaron rodearlas en una mancha de dientes blancos y ojos verdes, pelajes suaves y gruñidos de gargantas. Corrieron más y más rápido, apretándose contra Ani. Rae se materializó fuera del círculo, a una distancia segura sobre el sendero. Uno a uno, cada lobo se lanzó hacia el centro de Ani y desaparecido allí. Eran una parte de ella, la parte que despertaría y cambiaría el mundo. Posiblemente. Esa era la peor parte de saber: el saber que el futuro que Rae deseaba tan desesperadamente era sólo una posibilidad. Ella no sabía cuáles eran las otras posibilidades, pero sabía que el futuro que había vislumbrado era uno que ella deseaba, uno donde tendría autonomía por primera vez. Por favor, Ani. —Espero que puedas perdonarlo —susurró Rae—. Él no es un monstruo. Y tampoco lo eres tú. Y entonces se fue de la mente de Ani.
  • 38. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 38 Después de estar en el bosque del sueño, su cueva se sentía aún más restrictiva. Rae caminó alrededor del perímetro, contando los pasos, como si murmurar los números hiciera que el pequeño espacio pareciera de algún modo más grande. No funcionaba. La oscuridad, el tiempo de los sueños, era el verdadero lugar de Rae, pero durante las últimas semanas, Sorcha había insistido en que hubiera sólo unas pocas horas de oscuridad en Faerie. La luna no atravesaba las fases normales; en vez de eso, casi siempre permanecía llena en el cielo, lanzando una fuerte luz plateada sobre ellos, como si estuvieran atrapados en un día interminable. Y sin la oscuridad, Rae estaba restringida, atrapada en la pequeña cueva que era su prisión. —¿Rae? —Devlin estaba en la puerta de la cueva. La luz de afuera brillaba alrededor de él, iluminándolo y aumentando su apariencia de otro mundo. Su brillante cabello blanco, suelto de toda atadura, compensaba la severidad de sus características un poco, pero no tanto como para que los ángulos agudos de sus mejillas lucieran humanos. —Estás aquí. —Rae cambió su traje para emparejar el traje más formal de Devlin. Su vestido era rosa pálido con un dobladillo que rozaba el suelo, y aunque la cintura era estrecha, el corpiño era recatado. Su cabello casi tan largo que llegaba al pido estaba recogido con peines dorados. El único ornamento además de sus peines era una banda negra alrededor de su garganta que sostenía un relicario. Si Devlin observara de cerca, vería que era su imagen la que se encontraba dentro. La rigidez de su boca se ablandó. — No necesitas cambiar para mí. —Lo sé —mintió. Ella sí necesitaba cambiar si eso atraía la sonrisa que acababa de ver. Su estrés era tan pesado que sus hombros derechos estaban rígidos. —Debo cruzar al mundo mortal otra vez. Rae se puso rígida. —¿Otra vez? Devlin dio un paso más hacia las sombras de la cueva. —No estoy seguro cuánto tiempo me iré esta vez. —Algo está mal con la Reina Suprema. Apenas si baja la luz. —Rae no podía ver más allá de la grieta donde Devlin había entrado. El brillo que se
  • 39. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 39 rezumaba por la pequeña fisura era doloroso para ella. Enfrentarse a ello de lleno la cegaría. —Luz la apacigua; la oscuridad le recuerda de su gemela. —Estaba fuera de la luz ahora, aliviándola con su presencia como ningún otro jamás lo había hecho. El asesino de la Corte Suprema era su amigo, su compañero, su único consuelo en un mundo que —aún después de décadas— todavía no tenía sentido para ella. Rae se inclinó contra una piedra plana a un lado de la cueva. —Podría ir contigo. Devlin mantuvo su distancia. —¿Y si eres atraída hasta tu cuerpo por estar en el mundo mortal? —Si soy atraída hasta mi cuerpo, lo cual no creo que pasará, supongo que moriría. —Dio un paso más cerca a él. Devlin no se alejó—. Lo cual es algo que yo no deseo. Por un momento, ellos se quedaron en silencio. Odiaba quedarse sola en Faerie, temía a la Reina Suprema, se preocupaba por Devlin, y deseaba poder ir al mundo mortal con él. Con cuidadosa deliberación, Rae dio un paso más cerca a él otra vez. Si fuera sólida, su falda estaría encima de sus pies ahora. —¿Cuidarías de ella? Ani es importante. Sólo una vez ve a verla. —No hagas esto. —La voz de Devlin tenía el tono que siempre solía tener cuando Rae comenzar a hablar de temas prohibidos. —Cometes un error —le susurró—. Tú la salvaste. Deberías... —No. —Devlin giró la espalda a ella y se fue, retirándose casi hasta la luz que entraba por la boca de la cueva—. Hice lo que deseabas. Ella vive. Nada más es requerido. Rae levantó una mano, pero no lo siguió. No importaría: ella no podría tocarlo, no podría forzarlo a encararla. Sin su ayuda, ella no tenía sustancia física. Sin él, yo no tengo nada. —¿Puedo dar una caminata? ¿Antes de que te vayas? —Rae trató de hacerlo sonar como una invitación casual. Era una de las cosas que se
  • 40. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 40 había dado cuenta hace tiempo: ella no podía actuar como si fuera importante. Para ninguno de los dos. Él se giró. Un destello de alivio, tan breve que apenas se registró antes de desaparecerse, se deslizó a través de la cara impasible de Devlin. —Si eso te ayudará a calmarte… —Lo hace —Rae le aseguró. Ella no menciono el hecho que los calmaría a ambos. Devlin no habría lucido tan entusiasmado si él no lo buscara. Necesitaba una excusa, y necesitaba una invitación. A menos que fuera por maniobras políticas, por la capacidad de mentir, Devlin jamás admitiría desear el alivio que la posesión de Rae les daba a ambos. Permitirle a ella estar cerca de él, permitirle poseerlo, le daba libertad de las reglas agobiantes de Faerie. Le daba una excusa para disfrutar de la herencia de su otra hermana sin consecuencias. —Bien. —Devlin se quedo de pie, inmóvil como sólo un hada podría hacerlo. Ella caminó a través de la cueva como si pudiera tocar el piso de piedra. Midió cada paso como lo había estado haciendo antes para calmarse, contándolos como si fuera en uno de los bailes a los que había asistido hace mucho tiempo, cuando todavía tenía un cuerpo. Sus faldas oscilaron, y la ilusión la hizo sentirse más cerca de ser tangible. Los labios de Devlin se separaron lo suficiente para que un suspiro pudiera escapar cuando Rae se detuvo hasta quedar cara a cara con él. Su cuerpo se tensó de antemano, sus pupilas se dilataron ante la inundación de adrenalina liberada por el temor y el entusiasmo. Ella ingresó a su cuerpo, empujando a Devlin hacia la parte posterior de su propia mente, y moviendo su cuerpo como si fuera el suyo propio. Ella podría sentirlo, hablar con él dentro de su cuerpo, pero él no controlaba los movimientos. No ahora. Después de tantas veces de ingresar al cuerpo de Devlin, se sentía tan familiar como si fuera el suyo. Más quizás. Ella no le preguntó a dónde quería ir. Si lo hiciera, él fingiría no tener interés en lo que hiciera con su cuerpo, pero ella lo sentía, mirando y aguantando las emociones que los dos sentían durante su ocupación
  • 41. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 41 compartida. Era el único momento dentro de Faerie en el cual él podía revelar sus pasiones... porque no era él quien elegía seguirlas. —En el mundo mortal, no eres tan cauteloso —susurró—. Sé tus secretos, Devlin. He visto los recuerdos. Las indulgencias… Lo que hago allí no tiene consecuencias, murmuró él. Hago lo que mi reina manda primero. Sirvo a mi... —Yo no estoy juzgándote. Pienso que debes tomar placer para ti mismo. —Rae se estiró, disfrutando de la pesantez de llevar hueso y músculos otra vez. Estiró las manos fuera y tocó las piedras que se abultaban desigualmente en la cueva. Estaba dentro del lado de una montaña, no visible para la Reina Suprema, o quizás simplemente no siendo digno de que ella lo notara. Devlin había hecho la cueva en donde Rae se ocultaba. Al igual que la reina, Devlin podía manipular la realidad en Faerie si lo deseaba, pero nadie —excepto Rae— sabía que Devlin podría rehacer el mundo a su voluntad. Por respeto a su reina, él había ocultado esa verdad ante todos. —Oh, las cosas que nosotros podríamos hacer si tú no fueras tan obstinado, Dev —dijo—. El mundo podría ser nuestro. Sin límites. Piensa en la libertad, en los placeres… Yo no pasaré todo el día así, Rae, él dijo. O discutiendo eso otra vez. —Sólo porque sabes que tengo razón, y usted tienes que admitirlo o mentirme… que es algo que no puedes hacer. —Rae sonrió y se quitó las sandalias que Devlin había llevado puestas. Eran demasiado utilitarias, demasiado restrictivas. Con los pies descalzos, Rae dio un paso fuera de la puerta hacia el brillo de Faerie. Se sentía exquisitamente escandaloso tener los pies desnudos. Tal cosa habría sacudido a todos a quienes había conocido en el mundo mortal. Sirvo a la Reina Suprema. Es la elección que hice, repitió como de costumbre. —Algunas elecciones pueden ser trampas. ¿Honestamente piensas que mantenerla hasta el final simplemente porque pensaste una vez que era lo correcto, es sabio? Hay otras elecciones.
  • 42. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 42 Ya basta, Rae. Él elevó su voz dentro de su cuerpo. ¿Podemos no… discutir? Lleva el cuerpo hacia donde desees, Rae. Devlin sonaba a la vez preocupado y esperanzado. Rae oyó la esperanza en su voz. Fue un pequeño progreso, pero un progreso al fin.
  • 43. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 43 Capítulo 5Capítulo 5Capítulo 5Capítulo 5 Traducido por Ellie Corregido por Alice_vampire ni y Tish se lanzaron a sí mismas calle abajo hacia el Nido del Cuervo. No era exactamente correr, pero era mucho más rápido que caminar. Ani tuvo que contenerse, forzar a sus pies a moverse más despacio para mantenerse al lado de Tish. No solía ser así, pero a lo largo de último año, Ani había cambiado más cada mes. Tish no lo había hecho. Ani siempre había sido un poco diferente, pero no lo suficiente como para que importara. Era sólo parte de Ani y Tish, las “Gemelas Problemas” —aunque Tish fuera en realidad casi tres años mayor. Les costaba mucho separarse, así que Tish se quedó en casa uno par de años extra antes de comenzar la universidad. Ayudó a Ani con los materiales de estudio y en seguir las reglas del mundo mortal, y Ani mantenía a Tish a salvo del peligro y el aburrimiento. Así era como funcionaba. Y había funcionado... hasta que Ani cambió demasiado. —¿Ani? —La voz de Tish era jadeante—. ¿Más despacio? —Lo siento. —Anos bajó la velocidad, mirando hacia adelante al grupo de personas fuera del Nido del Cuervo. Mortales. Casi todos eran mortales, pero eso estaba bien con Ani. Todas las hadas tenían miedo de Gabriel y de Irial, pero los mortales no estaban enterados acerca de la Corte Oscura. La mayoría no estaba enterada de la existencia de las hadas —lo que los convertía en el mejor juego de la ciudad. —…Rabbit está preocupado por el dinero. —Tish respiraba con dificultad, a pesar de que Ani bajó el ritmo aún más. —¿Dinero? —Las cosas están algo ajustadas, pero él todavía habla de que yo debo —Tish le envió una mirada suplicante a Ani— ir a la universidad el año próximo. No demasiado lejos ni nada, pero sólo… no aquí. AAAA
  • 44. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 44 Ani mantuvo la cara tan inexpresiva como pudo. —Ah… así que quieres… quiero decir… si eso es lo que tú deseas, bien. —Sí lo quiero, pero no me gusta estar lejos de ti ni de Rab ni de Iri ni de papá, especialmente ahora. Odié cuando el Invierno era constante, pero por lo menos entonces uno sabía lo que esperar. Con todas las Cortes peleándose una a la otra… no estoy segura de que quiero estar lejos. — Tish miró hacia abajo brevemente, sin decir las cosas que no podía decir, sin admitir que ella era demasiado débil para defenderse. Ani ralentizó su paso al ritmo de un paseo casual. Que Tish estuviera fuera de su alcance asustaba a Ani, pero que Tish estuviera fuera del conflicto creciente en Huntsdale sería conveniente. Ani no dijo eso. Nadie —especialmente Ani— le diría a Tish que se fuera a algún lugar donde estuviera desprotegida. —Yo podría ir —Anos sugirió—. No a la universidad, pero podría conseguir un trabajo o algo. Podemos conseguir un apartamento. Oooh, ¿quizá en Pittsburgh, cerca de Leslie? ¿O en Atlanta? Tú podría pasar totalmente desapercibida allí si lo quisieras. —Pero tú no podrías. —Tish dijo suavemente—. Ya no. —Comos sea. —Ani no quería hablar de eso. Ella no era capaz de pasar como mortal: cualquier hada que la viera, lo sabría, pero ella estaba también bajo la protección del más fuerte de las hadas de la Corte Oscura. Fuera de Huntsdale, ella sería vulnerable. —Quizá en unos pocos años podría ir. —Tish la abrazó—. Tú mejorarás en ser lo que eres, Ani. Sé que lo harás. Se hará más fácil. —Lo que sea mejor para ti es lo que haremos. —Ani forzó una sonrisa en sus labios. Era una cuestión de tiempo hasta que terminaran separadas. Los mestizos eran a veces fuertes, pero los mestizos fuertes de la Corte Oscura eran a menudo el blanco de hadas solitarias, o eran raptados por la Corte Suprema. No lo suficientemente fuertes para ser verdaderamente parte de la Corte Oscura, pero demasiado amenazadores como para vivir fuera de ella. La protección de Irial los había mantenido seguros, y bien ocultos, durante la mayor parte de su vida. Entonces Ani habían cambiado, y había tenido que alejarse de su familia. Rabbit y Tish no eran lo suficientemente
  • 45. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 45 hadas como para necesitar estar dentro de la Corte, y Ani era demasiado hada como para vivir fuera de ella. Rabbit era capaz de pasar desapercibido; Tish también; y ahora que Ani vivía con los Hounds, Rabbit podría trasladarse a algún lugar lejos de Huntsdale. Donde Tish estaría a salvo. Ani no era lista en el sentido de los libros, pero comprendía algunas cosas que no había comprendido cuando habían sido cachorras: Tish era casi mortal, y Rabbit había sabido cuán diferentes las dos chicas eran la una de la otra mucho tiempo antes de que ellas lo supieran hicieran. Él no habló de esas cosas, y Ani no hizo nada para demostrar cuán diferente era de Tish. Lo había mantenido tan secreto como pudo, por el tiempo que pudo. La vida se trataba de secretos y de fingir. Había sido así desde que Jillian murió. Jillian ni siquiera tenía una cara en los recuerdos de Ani; era sólo manos y palabras demasiado rápidas que trataban de conseguir que Ani-y- Tish —sus nombres eran como una sola palabras entonces— se ocultaran y se mantuvieran calladas, “por favor calladas como si fueran conejitas. ¿Por mamá?” Y después, cuando sólo quedaron Ani y Tish, cuando Jillian nunca regresó a abrir la alacena donde las niñas se mantuvieron quietas y esperando, Ani recordaba esa parte también. Tish estaba triste, rota por dentro, en algún lugar que Ani no podría arreglar. Aunque fingió no estarlo, por Ani. Tish cuidó de Ani, y más tarde esa noche, Tish tocó los botones que había en el teléfono del “número especial en caso de problemas”. Allí fue cuando Irial vino y las llevó con Rabbit; allí fue cuando Irial las mantuvo a salvo en una nueva casa. Tish no recordaba ese día. Ella lo había borrado de su memoria, lo había encerrado en algún lugar. El antes y el después era lo que Tish recordaba: Irial, Rabbit, y una nueva casa. Tish nunca recordaba las otras partes. Ani sí lo recordaba. Recordar cuando Jillian no regresó hizo que Ani se sintiera áspera por dentro. El día en que Jillian se había ido y Tish había estado triste era el
  • 46. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 46 primer recuerdo completo que Ani tenía. La vida, como ella la recordaba, empezó para Ani en ese momento. —Oye, ¿estás bien? —Tish tomó la mano de Ani y la apartó de un grupo de tipos dirigiéndose al club—. No escuchaste ni una cosa que dije, ¿verdad? —Lo siento, hermana. —Ani le dio una sonrisa falsa—. Todo el asunto con Gabr... —Papá —Tish la corrigió. —Con Gabriel no permitiéndome relajarme con ninguno de los Hounds me tiene distraída. —Ani había notado que mentir se volvía cada vez más imposible a medida que crecía, pero había aprendido la importancia de las medio-verdades hace años. Estaba en desacuerdo Gabriel. Eso quizás no era lo que acababa de pensar, pero era una declaración verdadera. —Es una buena persona. Dale una oportunidad. —Él nunca ha sido un padre, no como Rabbit. —Anos no quería admitir que estar en la Corte Oscura no era todo lo que ella había soñado, ni siquiera a Tish. Estar rodeada por los Hounds y la Corte Oscura debería hacer que se sintiera menos sola, pero justo lo contrario había sucedido—. No es como si fuera un cachorro. Y que él no nos permita a ti y a mí vivir en el mismo lugar, que me mantenga lejos de ti y de Rab, no es algo bueno. —Yo también te extraño. —Tish siempre le daba voz a aquellas cosas con las que Ani no podría tratar, o siquiera admitir que de necesitaba tratar con ellas. Ani apoyó su hombro contra la pared, disfrutando de la forma en que las orillas ásperas de ladrillo se sentían contra su espalda descubierta. Eso la ancló al “ahora”, que era donde debía estar, no lamentándose en recuerdos que sería mejor mantenerlos guardados. —¿Quieres hacer cola? —Tish hizo gestos hacia la entrada. Ellas nunca hablaban realmente acerca de la forma en que Ani anhelaba el contacto, o las consecuencias de cuando obtenía demasiado. —Seguro. —Ani miró hacia un grupo de tipos dirigiéndose hacia la puerta. Ellos no serían un banquete de contacto de hada ni emocional, pero
  • 47. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 47 eran lo más cercano que había. Para ella, justo entonces, eso era suficiente. Tiene que ser suficiente. Podría tomar un poco de cada uno de ellos, un toque aquí y una emoción allí, para mantener el hambre contenido. No ambos. Nunca ambos de la misma persona. Enganchó su brazo con el de Tish. —Vamos. Glenn cuidaba la puerta. Suspiró mientras ellas se acercaban. —Y yo aquí pensando que sería una buena noche. —Malhumorado. —Tish se acomodó dentro de los brazos abiertos de él—. Me extrañarías si no viniera. —Seguro, pero cuando vienes con tu socia del caos… —envolvió un brazo familiarmente alrededor de la cintura de Tish y la levantó hasta su regazo. Ani inclinó su cabeza curiosamente. Esto es nuevo. Y Ani no lo había visto porque vivir con los Hounds significaba no ver a su hermana más de una vez cada dos semanas o algo así. Tish sonrió mientras que Glenn la sostuvo. —Oye. —Glenn besó la frente de Tish, y entonces pasó su mirada alrededor de las personas y las sombras en el lugar. Él no se metía con los negocios que las personas hicieran fuera de su vista, pero traficar dentro estaba prohibido. —¿No vas a darle un abrazo a Glenn? —Tish se mostró tímida y tonta, metiéndose en su papel tan fácilmente como si sus excursiones fueran aún una cosa diaria—. Han pasado, como, semanas. —Ya la oíste. C’mere. —Glenn sostuvo fuera el otro brazo. Ani se acercó, disfrutando de la sensación del brazo y parte del pecho descubiertos. Glenn tenía una camisa sin mangas, abrochada con sólo un botón. Había tomado el sorprendente regreso del verano al igual que la mayoría de los mortales: exponiendo una buena cantidad de piel. Glenn soltó a Ani, pero mantuvo su brazo sobre Tish. —Ten cuidado ahí adentro. Ambas. —Miró fijamente a Ani—. Lo sigo en serio. Tish lo besó. —Haremos lo que podamos. —Eso es lo que me preocupa —Glenn murmuró.
  • 48. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 48 —Sólo bailaremos, Glenn. —Ani tomó la mano de su hermana y abrió la puerta—. Prometo que estará bien. —Tú también —dijo Glenn. Pero la puerta estaba ahora abierta, y la multitud de cuerpos estaba justo ahí, y todos lo que Ani pudo hacer fue gritar: —Seguro. La banda era una banda de punk, y había un revuelo. Perfecto. Con un chillido alegre, Tish empujó a Ani hacia la masa de gente bailando.
  • 49. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 49 Capítulo 6Capítulo 6Capítulo 6Capítulo 6 Traducido por Ellie Corregido por Obsession evlin buscaba a Seth mientras caminaba a través de la masa de mortales en el Nido del Cuervo. Era menos complicado esperar a Seth aquí; la alternativa era ir a la Corte Oscura, y tratar con el Rey Oscuro podría estar cargado de dificultades. Niall, el Gancanagh que una vez había vivido en Faerie y ahora gobernaba la Corte Oscura, había cambiado. Sus años con Irial, sus siglos aconsejando al Rey del Verano, y su ascensión reciente al trono de la Corte Oscura, todo se había combinado para crear un monarca de las hadas en el que no se debía confiar. No es que se debiera confiar en Seth tampoco. Seth era amado por la Reina del Verano, había sido otorgado con la Visión por la Reina de Invierno, y había sido declarado un “hermano” del Rey Oscuro. En lugar de anular la amenaza de un mortal caminando entre todas las Cortes —que es lo que Sorcha debería haber hecho—, la Reina Suprema había convertido a Seth en un hada y lo había invitado en su Corte. Devlin no podía evitar dudar acerca de la lógica de algunas de las decisiones que ella estaba haciendo últimamente. Los mortales se empujaban contra Devlin, y tuvo que recordarse que trasladar físicamente a los mortales era considerado agresivo en el reino mortal... y que la agresión no era una cualidad que se suponía debiera abrazar. Se movió con cautela a través de la multitud. Con el ruido y la fuerte música, las sombras y las luces intermitentes, el Nido del Cuervo llamaba al lado discorde de su ascendencia. —Busco a Seth —dijo a la mesera. —No está aquí todavía. —Miró su muñeca, buscando la banda de edad que indicaría si puede o no ordenar bebidas alcohólicas. DDDD
  • 50. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 50 Devlin cambió su apariencia para que ella viera una tira resplandeciente de plástico, blanco bajo las luces negras que cuelgan sobre la barra. —Vino. Blanco. —Dejó caer un billete sobre la barra. —¿Cambio? Él sacudió la cabeza. Intercambiar dinero por alcohol era extraño; en Faerie, tales transacciones eran innecesarias. Lo que uno quería, era simplemente proporcionado. La mesera tomó una botella de chardonnay, llenó un vaso de vidrio de cóctel, y lo puso en la barra. Era el vaso equivocado y un vino barato, pero él no esperaba mucho más del Nido del Cuervo. La mano de ella aún sostenía el vaso corto cuando Devlin envolvió su mano alrededor del otro lado, entrelazando los dedos con los suyos, llamando su atención. —Soy Devlin. Ella se detuvo. —Yo te recuerdo. —Bueno. Le dirás que estoy aquí —dijo Devlin. Ella asintió y se giró hacia el próximo cliente. Ni el hombre de la entrada ni la mesera habían visto a Seth, pero entre los dos, Devlin se aseguraba de que Seth sabría que Devlin lo buscaba en el momento en que llegara. Con su bebida en mano, Devlin se retiró a la periferia. Algo en el club hacía que Devlin deseara empezar una pelea. Examinó la multitud, pero no fue a Niall ni a Seth a quienes vio: Bananach estaba parada en las sombras al otro lado del cuarto. Su presencia explicaba el impulso extra a la violencia. Así como estar cerca de Sorcha lo hacía sentir más tranquilo, estar cerca de Bananach le hacía sentir impulsos desordenados. Si Sorcha supiera que su loca gemela estaba en el club al que solía ir Seth, la ilógica ansiedad que la Reina Suprema había experimentado últimamente, empeoraría. Si Bananach lastimara a Seth, Sorcha estaría… él no podía imaginar cómo ella estaría. Sin embargo, estaba seguro de que necesitaba convencer a Bananach de irse antes de que Seth llegara. Sería preferible si Seth volviera a Faerie, por lo menos hasta que la probabilidad
  • 51. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 51 de una verdadera guerra en el mundo mortal pasara. Si Seth resultara herido, Sorcha quizás se involucraría en una batalla contra Bananach, y eso no podría terminar bien para nadie. Devlin no observó formalidades mientras se dirigió hacia Bananach. En vez de eso, conjuró su glamour alrededor de él como una sombra para ocultar su presencia y empujar a los mortales de su camino. Agresión lógica necesaria. —¡Hermano! —Bananach le sonrió y empujó casualmente a un mortal hacia el suelo. Una pequeña pelea estalló cuando dos tipos se culparon mutuamente. Uno tiró un puñetazo. El que había caído al piso, se levantó tirando golpes. —¿Cómo estás, hermana? —Estoy bien. —Movió la muñeca y cortó una línea delgada en un mortal que no estaba en la pelea aún. No fue una gran herida, pero sus dedos de garra estaban manchados de sangre. Ni su presencia ni la riña eran librados al azar, pero él no estaba seguro todavía de cuál era su plan en ese momento, sólo estaba seguro de que ella tenía uno. La guerra quizás comience en la locura, pero para prosperar debe ser bien calculada, y Bananach era la personificación de la guerra. Su locura intermitente era cada vez más ausente a medida que ella se volvía más poderosa. La visible presencia de su fuerza estaba en sus alas de sombras, las cuales ahora ya no lo eran más. Ahora estaban manifestadas. Bananach tomaba fuerzas de los conflictos crecientes entre las Cortes y de las desconfianzas entre ellas, y su fuerza le permitía aumentar los conflictos. Era un ciclo mortal... uno que él no sabía cómo iba a terminar. Bananach había manipulado a las Cortes, las relaciones entre ellas, y a su hermana hasta que todos estuvieron a punto de caer en el precipicio de la guerra. La había observado hacerlo así durante siglos, pero esta vez él temía que no podrían escapar sin más muertes de las que él podría ejecutar cómodamente. La última vez que ella había sido tan efectiva fue cuando la ahora muerta Reina de Invierno, Beira, había matado al anterior Rey del Verano, Miach. Miach había sido la oposición de Beira, su amante, y el padre de su hijo. Las consecuencias de su muerte habían desequilibrado a las Cortes durante nueve siglos.
  • 52. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 52 Devlin tomó una silla para su hermana. Una vez que ella se sentó, arrastró otra silla cerca y se sentó al lado de ella. —¿Tienes ganas de pelear? —No contigo, mi amor. —Tocó su mano distraídamente mientras miraba a los mortales que luchaban—. Si la Corte Oscura pudiera alimentarse de las emociones de los mortales y de las emociones de las hadas, eso cambiaría cosas, ¿no? Imagínate si yo pudiera hacerlo. —Ellos no pueden hacerlo. Tú no puedes —Devlin indicó. La Corte Oscura prospera en tiempos de discordia, pero eran negados al acceso de las emociones de las multitudes de los mortales a su alrededor. —Quizás. —Trazó una línea a lo largo de su antebrazo con uno de sus dedos de garra—. O quizás sólo necesito el sacrificio correcto. —Extendió el brazo, girándolo para que la sangre goteara en su vaso—. La sangre hace a Faerie más fuerte. Ella lo olvida, pretende que no es como nosotros. Devlin envolvió su mano alrededor del vaso lleno de vino y sangre ahora arremolinándose juntos. —Sorcha no es como tú, y tú... —Devlin levantó su vaso en un brindis— ...no eres como ella. La Guerra apuñaló a un mortal que pasaba. —Todos nosotros, hadas, mortales, y otras criaturas, somos iguales. —Ella se paró y apuñaló al mortal una segunda vez—. Luchamos. Sangramos. —Miró a través del cuarto hacia alguien y sonrió—. Y algunos de nosotros moriremos. El mortal apretó una mano contra su costado, pero la sangre no dejaba de salir. —Ven a cenar conmigo pronto, precioso. —Bananach se inclinó y ahuecó la mejilla de Devlin con la mano sangrienta. Entonces se puso derecha—. Hola, mi cordero bonito. Seth se acercó a ellos, mirando fijamente a Bananach. —Vete, ahora. Devlin dio un paso frente a Seth, bloqueando su acceso a Bananach. Señaló al mortal en el piso. —Ése está herido. Seth levantó un puño. —Por culpa de ella. —Puedes ayudarlo o discutir con la Guerra —Devlin dijo—. No puedes hacer ambos.
  • 53. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 53 Seth frunció el ceño. —Y tú no harás ninguno. —Esa no es mi función. Por un momento inesperado, Devlin se preguntó si el a-veces-hada-a- veces-mortal chico lucharía contra Bananach o salvaría al mortal herido. Esperaba no tener que tratar de arrancar a Seth de las garras de Bananach esta noche. ¿Es lo suficientemente lógico como para sacrificar a un mortal y luchar contra Bananach, o lo suficientemente compasivo como para salvar al mortal y planear confrontar a Bananach después? Después de darle una mirada desdeñosa a Devlin, Seth levantó al mortal herido. —Por lo menos ayúdame a llevarlo hasta la puerta. Bananach se paró a un lado y observó, con una sonrisa desconcertadora en sus labios. Ella, indudablemente, había considerado las posibilidades también. El conocimiento de las acciones de Seth sería tenido en cuenta en su próxima maniobra. La estrategia detrás de incrementar al máximo el conflicto requería de habilidad y paciencia. Devlin despejó un sendero para que ellos pudieran pasar entre la muchedumbre. No era exactamente la forma en que había esperado que la tarde pasara, pero su objetivo primario se había cumplido: Seth estaba ileso. Considerando todo, las cosas estaban tan bien como podrían estarlo. Entonces él la vio. Seth dio un paso delante de Devlin, bloqueando la vista de todo lo demás por un momento. —¿Esperas aquí? —Seth cambió su agarre del mortal herido—. Yo sólo lo llevaré al… Pero el resto de las palabras que dijo no fue escuchado por Devlin: la chica se rió, gozosa y libre. Distraídamente, asintió y dio un paso más cerca de la multitud, más cerca de ella. Ani. Tenía el pelo más corto: muy corto en la nuca para que encuadrara su rostro, más largo en el frente de modo que las puntas teñidas de rosa rozaban el borde de su mandíbula. Sus características eran demasiado comunes para ser verdaderamente hermosa, pero tenía demasiado de hada como para ser verdaderamente común. Si él no supiera ya que ella era una
  • 54. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 54 mestiza, una vista a sus grandes ojos y a sus facciones angulares serían razones suficientes para sospechar de una ascendencia de hada. Ani. Aquí. Al lado de ella se paró su hermano, el tatuador que solía unir mortales a las hadas a través de los infortunados cambios de tinta, y levantó a sus hermanas mestizas como si fueran sus propias hijas. —¡Rabbit! ¿De dónde saliste? —Ani le sonrió. —Debías llamarme hace una hora. —¿De verdad? —Inclinó la cabeza y amplió sus ojos—. Quizá me olvidé. —Ani. —Rabbit miró fijamente a su hermana—. Ya hablamos de esto. Debes reportarte conmigo cuando Tish está contigo. —Lo sé. —Ella se mostraba completamente sin disculpas. Su mentón levantado; sus hombros erguidos. En un grupo, ella sería obviamente el alfa. Aún con su hermano mayor, ella trataba de desafiar el orden de dominación—. Pero quería que salieras con nosotras, y si yo no te llamaba, sabía que... —Debería arrastrarte fuera de aquí —Rabbit le gruñó. Ella se paró en puntas de pie y besó su mentón. —Te extraño. ¿Te quedas a bailar? La expresión de Rabbit se ablandó. —Una canción. Todavía tengo trabajo esta noche. —Ok. —Ani tomó las manos de su hermana, Tish. Ellas empujaron a otra chica hacia Rabbit, y entonces tiraron de varios mortales hacia ellas mismas, y todos se retorcieron como si fuego les quemara la piel. Su baile era gozoso y libre de una manera que Devlin admiraba. Quiero unirme a ella. Él pensó eso con sorpresa. Los Hounds eran de la Corte Oscura, mortales, predadores, toda una variedad de cosas que él no debería encontrar tentadoras. O hermosa. Aunque lo hacía. Su libertad y su agresión la hicieron parecer el hada más hermosa que él jamás había visto. Solamente por un momento, Devlin deseó poder dar un paso dentro
  • 55. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 55 de su mundo. Fue un impulso desviado: Ani no debería llamar su atención de esa manera en ese instante. Nadie debería poder hacerlo. Es ilógico. Cuando la canción terminó, una chica mortal susurró en el oído de Rabbit. Él dejó caer un brazo alrededor de sus hombros, pero antes de que se fuera, se detuvo para decirle sus hermanas: —Pórtense bien. Lo digo en serio. Ambas asintieron. —Llámame si me necesitas —agregó Rabbit. Entonces dirigió a la mortal a través de la multitud. La música reasumió, y Tish chocó contra el hombro de Ani y dijo: — Baila, tonta. Ani le gruñó en broma, y las dos se rieron tontamente. Devlin observó a Ani, embelesado como jamás se había sentido antes. Ella ni siquiera debería estar viva. Si hubiera obedecido a su reina, ella estaría muerta hace mucho tiempo. Pero ahí estaba, viva y vibrante. Después de la primera vez, él nunca la había buscado. La había visto de paso, pero se había alejado de ella. Su único encuentro intencional con ella había sido cuando fue enviado a matarla, y no lo había hecho; pero mientras la miraba en ese momento, él se preguntó si debería corregir su descuido. La petición que Rae le hizo fue perdonar la vida de Ani, no dejarla vivir para siempre. La traición estaba allí; siempre había estado allí. Ani eran la prueba del engaño de Devlin, la evidencia de su fracaso, y era el hada más cautivadora que él jamás había visto.
  • 56. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 56 Capítulo 7Capítulo 7Capítulo 7Capítulo 7 Traducido por Vanille Corregido por ynexiz ni se perdió en la música y en el agitado mar de cuerpos durante horas. Los clubs nocturnos eran esenciales cuando su hambre crecía con más intensidad. Cuando Gabriel se la había llevado de la casa de Rabbit, su familia y la Corte actuaron como si su habilidad de alimentarse de las emociones de mortales fuera un secreto que había ocultado. No lo era: era algo nuevo. Un hambre por contacto que hacía juego con su otra habilidad, se había elevado en los últimos meses, y no podía controlar fiablemente ninguno de ellos. Había estado intentándolo, y fallando, desde que los notó por primera vez. —¿Te importa si salimos de nuevo? —Gritó Tish en el oído de Ani. Tish señaló el borde de la multitud. Glenn estaba en otro descanso, y por cada descanso que tuviera, infaliblemente, iba en busca de Tish. Cada vez que se dirigía en su camino, Tish se lo preguntaba y, cada vez, Ani negaba con la cabeza. Ella nunca había estado interponiéndose en algo que la hiciera familiarmente feliz. Antes de que Tish pudiera alcanzar la mano de Glenn, algún chico con ropa tipo punk para la noche agarró a Tish por las caderas. Ani gruñó lo bastante alto que Tish pareció alarmada. —¡Ani! Obligando a su temperamento a retroceder, Ani giró su mirada hacia su hermana. El chico dijo algo burdo y se movió. —¡Los ojos! —Tish siseó—. Los ojos. Ahora. —Lo siento —Ani cerró sus ojos, queriendo alejar el sulfuroso color verde que sabía Tish repentinamente había visto allí. AAAA
  • 57. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 57 —Estoy bien, Nini —aseguró Tish. Se inclinó cerca y sugirió—: Pero tú deberías comer. Aquí, en la multitud y rodeada de cuerpos, Ani pudo soltar un poco el control de su apetito. Ella era parte de la Corte Oscura lo suficiente como para recorrer la oleada de emociones, lo suficiente Hound como para tragar la sensación de tacto, y lo suficientemente peculiar para hacer eso tanto con mortales como con hadas. El Nido del Cuervo le ofreció todo eso. Ani abrió sus ojos nuevamente marrones. — ¿Estás bien? —Preguntó Tish—. No puedo quedarme sin ti. Rab se va a casa ahora que sabe que estamos bien, y... Ani negó con la cabeza. —Estoy bien. Adelante. —Si tú... —Ve —Ani empujó a su hermana gentilmente hacia los brazos de Glenn. Él le dio una mirada interrogante. Podría no saber lo que ella era o lo que necesitaba, pero la conocía por tiempo suficiente para reconocer que estaba a punto de tener problemas. ¿Cómo los Hounds lo soportan? Gabriel lidiaba con su lucha; Rabbit se enfrentaba con lo de los tatuajes; y Tish no parecía ser sensible al hambre. Quizá era más fácil con sólo un apetito que contener. Quizá era más fácil con un grupo al que abrazar. En lugar de estar sola todo el tiempo. Ani se movió más lejos en la multitud, esperando ser aplastada lo suficiente para ser capaz de perderse de nuevo. Mientras se deslizaba a través de brazos extendidos y caderas girando, lo vio: un hada de pie en la periferia de la multitud, lo bastante cerca para que ella pudiera notar que él era alguien nuevo por completo. Las hadas solitarias pasaban por el valle de los Hounds con regularidad. Tener varios regentes en un lugar era una anomalía, y las hadas estaban siempre intrigadas por las anomalías. El hada en el borde de la muchedumbre estaba obviamente para las evaluadoras miradas que estaba recibiendo, pero él habría resaltado
  • 58. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 58 incluso si estuvieran en un club de hadas como el “Rath & Ruins”. Su cabello era tan claro que parecía blanco, y Ani sospechó que los destellos de color no eran sólo el reflejo de las luces del club, sino un poco de su apariencia real. Él era una delicia para la vista. Y está mirándome. Ella dejó de moverse y preguntó: —¿Vienes o sólo miras? Nadie a su alrededor la escucharía preguntar, pero el chico bombón en cuestión era un hada. La escuchó y respondió: —Realmente no creo que eso sea sensato. Ani rió. — ¿A quién le importa? Como muchas hadas que conocía, él era una escultura perfecta, pero en lugar de estar formado de sombras como aquellos en su Corte, este hada tenía una embrollada atmósfera para él. Sombras y resplandor. No se veía mucho mayor que ella, hasta que vio la arrogancia en su postura. Entonces, le recordó a Irial, a Bananach y a Keenan, las hadas que iban a través de las Cortes y las coronas, confiando que podían matar a todos en la habitación. Como el caos en una jaula de cristal. —Ven a bailar —ella giró su espalda, y se dejó llevar por la multitud. Manos y emociones estaban a todo su alrededor; era como ahogarse en euforia y necesidad. Y él está observando. Ella echó un vistazo hacia las sombras donde estaba de pie. No se había movido. Así que ella le sostuvo la mirada mientras bailaba, no por los mortales en la habitación, ni por los sentimientos que cada roce de piel traían a la superficie. —Ven a bailar conmigo —susurró ella. Él la miró, sin siquiera mirar a nadie más, incluso cuando le hablaban o se interponían en su camino. Nadie más en la habitación estaba ahí para él. Sólo yo. Veinte minutos después, la banda tomó un descanso, y el piso se despejó lo suficiente, de manera que había más espacio para bailar. Él estaba aún en el mismo lugar.
  • 59. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 59 Ella consideró ir hacia él, pero no era una mascota a la que convocar. Ella era una Hound. Él podía venir hacia ella. —¡Oye! —dijo Tish. Glenn tenía un brazo protectoramente alrededor de Tish. —¿Vienes con nosotros? —Tish no podía soportar el silencio. Podría ser más mortal que las hadas, pero tenía la tendencia Hound de estar siempre en movimiento. Detrás de ella, Glenn estaba inmóvil. La música del club llegó para llenar el silencio mientras la banda estaba en su descanso. Ani tomó la mano de su hermana y bailaron cerca de Glenn, como siempre lo hacían. Era distinto ahora. Antes, Glenn siempre las había mirado como si estuvieran a punto de consumir el sentido común de todos. Ahora, él miraba a Tish como si ella estuviera en su paraíso personal. —Estoy bien aquí —Ani dijo mientras hacía girar a Tish de manera que Glenn tuviera la espalda de ella en sus brazos—. Adelante. — ¿Necesitas mis gafas? —Tish metió la mano en la pequeña bolsa que se había colgado en el hombro. Las gafas de emergencia se habían convertido en una necesidad desde que Ani comenzó a cambiar. El momento de ojos verdes de antes había estado demasiado cerca para Tish. —De verdad, estoy bien —Ani besó a su hermana en la punta de a nariz—. Ve — entonces captó la mirada de Glenn—, y tú cuídala, si no... Glenn soltó un bufido. Tish se paró entre ellos. Apretó los labios mientras miraba de nuevo a Ani. —Sé buena. Glenn es nuestro amigo. —Si ella no es tratada como si estuviera hecha en China… si tiene la más diminuta herida… —Ani levanta la mano y atrapa la mano de Tish sin mirar—, será malo. Eso es todo lo que estoy diciendo. No quieres conocer a mis parientes.
  • 60. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 60 —He estado cuidando su espalda, y la tuya, por años. —El comportamiento de Glenn cambió a algo más suave—. Antes me pondría delante del puño o navaja o lo que sea que pueda herir a Tish. Ya deberías saber eso. —Genial —Ani lo abrazó—. Sal de mi pista de baile entonces. Tish vaciló, así que Ani agarró la mano de un chico que estaba pasando. —¿Bailamos? Él asintió, y Ani lo guió al centro de la restante multitud. No necesitaba mirar para saber que él estaba aún observándola, o que había escuchado cada palabra que había dicho. La advertencia había sido para él tanto como para Glenn. Una justa advertencia. Una justa oportunidad de escapar. Si no fuera por el corrosivo dolor dentro de ella, podría preguntarse por qué él estaba mirándola toda la noche. Si no fuera por el hecho de que ella tenía al antiguo rey de la Corte Oscura como caballero personal de brillante armadura, podría preocuparse un poco más. Esta noche, no estaba segura de que pudiera preocuparse. Necesitaba perderse en la música. Mientras la banda subía al escenario de nuevo, su pareja de baile se alejó, pero ella no lo siguió. —Ven a bailar —dijo de nuevo—. Sé que me estás observando. Sal y juega. Unos momentos después, él vino a ponerse de pie (sin movimiento) en la pista de baile. —Justo a tiempo —ella se giró para estar pecho a pecho con él y deslizó las manos por el pecho de él con la bastante lentitud para poder sentir los músculos bajo su camisa—. Pensé que ibas a hacer que te siguiera —ella dejó sus manos deslizarse sobre sus hombros y alrededor de su nuca. Él permaneció inmóvil, ella también. —Eres un tonto, ¿no?
  • 61. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 61 —No. Inclinó su cabeza para poder mirarlo. A todo su alrededor, los cuerpos chocaban con ellos. La música era ensordecedora, y si él hubiera sido algo distinto a un hada, ella habría tenido que gritar sobre el ruido. —Podría ser cualquiera —él tenía sus brazos alrededor de ella protectoramente en la retorcida masa de gente—. Estás vulnerable aquí. Un hada que no conocía, un hada que no estaba siendo arrancado de su alcance, la tenía en sus brazos (y la dolorosa hambre dentro de ella disminuyó). Él era un hada fuerte, más fuerte quizá que cualquiera que ella hubiera conocido, y trocitos de su energía se estaban hundiendo en su piel donde se tocaban. Podría morir en este momento... o él podría. Ella trató de no pensar en el peligro que pondría en él si se entregaba de lleno a sus deseos. —Pareces peligroso… se siente que lo eres también —ella respondió tanto la pregunta de él como su propia meditación. Él se movió para que estuvieran más cerca del borde de la multitud, maniobrando con ella hacia las sombras a lo largo de la pared. —Así que, dime, ¿por qué te estás sujetando a mí? —preguntó él. —Porque soy peligrosa también —admitió. Él no dijo nada, pero tampoco huyó. Ella se puso de puntillas y presionó sus labios con los de él. Un prisma de energía la inundó mientras él soltaba cualquier control que hubiera estado usando para mantener sus emociones a raya. Necesidad. Arrepentimiento. Temor. Hambre. Confusión. Ani lo dejó todo hundirse en su piel. Ella atrajo su aliento y su vida a su cuerpo. Se tensó como si estuviera por correr, como si este fuera el único momento entre ella y la inanición. A pesar de la energía que tomó de él, él estaba estable mientras se sostenía de ella. Deslizó un brazo alrededor de su cintura. Los brazos de ella estaban aún alrededor de su cuello, y sus dedos estaban agarrados a su cabello. Sus labios picaban. Su cuerpo entero pulsaba con la energía que estaba robando.
  • 62. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 62 Él rompió el beso. —Tú estás... ¿qué estás haciendo, Ani? —Besándote —ella escuchó su voz mientras lo dijo. No había nada mortal en esos sonidos. Ella era la hija del Hunt, y él era su presa. No debería. Ella podía escuchar cada latido en la habitación, sentir las ondas de sonido golpeando a través del aire, probar el aliento del tiempo mismo escapando. Él la miró. —Esto no es por lo que vine aquí. —¿Es una razón para quedarte? Cuando él no respondió, ella puso sus manos detrás y las juntó de modo que no pudiera tocarlo. —Puedes parar —susurró ella—. Cuando quieras... puedes sólo parar… o… no. Él dio un paso hacia atrás. Sus emociones estaban encerradas ahora detrás de una pared que ella no podía romper. Tanto su tacto como sus emociones le eran negados. Ani se mordió el labio para mantener su sollozo dentro. Estar tan cerca de la energía que giraba dentro de él y ser frenada, se sentía criminal. Podía probar el sabor de la sangre, sentirla manando de su labio inferior. Él levantó un dedo y tocó la gota de sangre. Ella sintió su aliento cálido en su cara mientras lo miraba. Él mantuvo su mano levantada entre ellos. Muchas hadas podían rastrear con sangre. Ella podía. Todos los Hounds podían. ¿Podía él? Ella miró la sangre en la yema de su dedo. —Es tuya —dijo ella—, por un beso más.
  • 63. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 63 Él podría ser cualquier. ¿Qué estoy haciendo? Pero la pared que él había construido desapareció y sus emociones se estrellaron en ella. Él estaba emocionado, temeroso, hambriento. Se inclinó más cerca. —Aléjate de ella —una voz interrumpió. Alguien estaba sacándolo de su alcance—. Déjala ir. —¿Dejarla ir? —el hada que Ani había estado besando puso de nuevo los muros en su sitio, negándole acceso a sus emociones, bloqueándola del banquete otra vez. Ani pestañeó, tratando de enfocar a través de los arco iris nublando su visión. Besarlo había hecho que su hambre desapareciera. Hacía que todo fuera correcto. —Necesitas dar un paseo, Ani. —Su aspirante a rescatador tenía sujeto su brazo y estaba retrocediendo, alejándola de su delicioso y besable hada. Ella centró su atención en la interrupción. —Seth. ¿Qué estás haciendo? Seth frunció el ceño hacia ella y entonces dirigió sus palabras al hada. —Él necesita irse. Ahora. El hada los observó a ambos con perpleja expresión. —Como quieras. Y desapareció en la multitud. —Eres un grano en el trasero, Seth. —Ani lo empujó. Si no pudiera terminar causándole más complicaciones de las que podía afrontar, se dejaría llevar por el deseo de ensangrentar su nariz. En lugar de eso, persiguió al pálido chico a través del club. Se abrió camino a través de la gente. Él hizo una pausa en la puerta, y la observó mientras lo hacía, levantó su dedo hacia sus labios. Oh, mierda. Ani se congeló, y él se fue. Con el sabor de mi sangre.
  • 64. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 64 Capítulo 8Capítulo 8Capítulo 8Capítulo 8 Traducido por Priisci!! Corregido por Ellie evlin se quedó temblando en el callejón junto al Nido del Cuervo. Al igual que sus madres-hermanas, él requería de sangre, y nada excepto la sangre de sus madres-hermanas había sido verdaderamente sustentable. Hasta ahora. Con sólo probarla, lo supo; la sangre de Ani era diferente. Ella era diferente. Había desangrado a todo tipo de hadas; había desangrado a mortales y mestizos. La eternidad le había dado tiempo más que suficiente para hacerlo. Odiaba su necesidad por la sangre, pero no él había sido hecho, no dado a luz, y ese era el costo. Su vida no era natural, y haber sido hecho de las gemelas había formado un desagradable efecto secundario: si él no absorbía sangre, sería débil. Tomaba lo que podía en la violencia que era su papel en Faerie; pero eso no era sustentable. Sólo la combinación de sangre entre ambas Orden y Discordia lo mantenía fuerte... y conseguir la sangre de ellas siempre tenía su precio y sus complicaciones. Como si tomar la sangre de Ani no presentaría complicaciones. ¿Cómo comenzaría esa conversación? “Hola, casi te asesino una vez, pero me di cuenta de que tu sangre, sólo un poco por aquí o por allá, me sería realmente útil”. Devlin sacudió su cabeza. El asombro de la fría lluvia que empezó mientras estaba en el club lo ayudó a estar alerta, pero sus pensamientos seguían confusos. Trató de concentrarse en los detalles lógicos: quizás evitando a Ani cambiaría su vida de forma positiva, en vez de la forma desastrosa que debería de esperarse cuando su traición llegara a ser expuesta a la Reina Suprema. Hasta esta noche, había pensado en Ani como una breve vida mortal. Considerando la diferencia del tiempo entre el mundo de los DDDD
  • 65. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 65 mortales y el de las hadas, tal lapso sería fácil de esconder. Como una mortal, Ani, la prueba viviente de su desobediencia hacia la reina, existiría por sólo un abrir y cerrar de ojos: Sorcha no sabría que él le había fallado. Ahora, sin embargo, Devlin sabía que la chica el él no había matado, apenas era mortal y cada vez lo era menos. Podía probarlo en una simple gota de sangre que había derramado. Ani era algo nuevo, algo diferente a toda hada que había conocido en toda la eternidad. No sabía si estar complacido o alarmado. No podría esconderla de Sorcha para siempre, pero podía ser sostenido por cualquier irregularidad que su sangre tenía. ¿Es ella mi salvación o mi condena? De repente, Seth le pasó por delante. No estaba calmado con lo estaba en Faerie. En lugar de eso, parecía querer darle golpes a Devlin. —¿Tienes alguna idea de quién era esa chica? Tengo todo tipo de ideas. Devlin no levantó la voz o su mano, aunque había mucha tentación. Todo lo que dijo fue: —Eso no es de tu incumbencia. —En verdad, lo es. Ani pertenece a la Corte Oscura. —Seth se acercó un poco más y bajó la voz—. Si Niall o Irial te vieran con ella, cuestionarían las intenciones de nuestra reina y... —Lo sé. —Su voz reveló su ira—. No obstante, tu tono de voz en inapreciable. Seth paró y respiró hondo. —Perdón. Ha sido una larga noche. —Limpió las gotas de agua de su cara y sonrió con ironía—. En realidad, ha sido un largo año. El tipo de hace un rato está bien, creo. Devlin asintió. No le importaba el estado del mortal herido. Él no había apuñalado al mortal, no había hecho nada desfavorable. Pero a Seth le importaba. Había sido un mortal recientemente y no entendía que las muertes de los mortales en manos de Bananach eran simplemente un hecho de ser. A través de los siglos próximos, si Seth sobrevivía, se acostumbraría a ello. La Guerra traía muerte y dolor. Era lo que ella era.
  • 66. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 66 Por unos instantes, los únicos sonidos eran los acordes de la música dentro del club y las conversaciones de los mortales fuera del edificio. La lluvia parecía mantener los bordes del mundo fuera de enfoque. Con atención practicada, Devlin se forzó a si mismo a enfocarse lo suficiente para examinar visualmente a Seth. —¿Estás ileso? —Sí. Estoy bien. —Seth enrolló sus hombros. —Nuestra reina pregunta por ti —dijo Devlin. No era el mensaje que Sorcha había transmitido explícitamente, pero estaba demasiado cansado como para reformular la verdad como debería—. Ella se preocupa. La expresión de Seth cambió de forma evidente. —¿Le dirías que estoy bien? Que la extraño, pero que estoy bien. Las cosas aquí son raras. Keenan está… —Seth bajó la voz—. Perdido. —¿Su Corte? —Devlin parpadeó mientras otra onda de cansancio lo invadió, como si hubiese estado haciendo algo agotador. Dio un paso hacia atrás, reforzándose con una postura más ancha para no tambalearse, pero aún sin apoyarse en la pared. —La Corte de Verano no es sólo de él... pero no va tan bien como debería. —Seth frunció el ceño. La calma que tenía dentro de Faerie había desaparecido aquí. En el mundo mortal, Seth no era de la Corte Suprema. ¿Es esto lo que me pasa a mí? Devlin se obligó a si mismo a no pensar en cosas personales, forzando a atender los asuntos políticos. —¿Están débiles? ¿Los de la Corte de Verano? —Algo, pero... —sus palabras se desvanecieron mientras Seth miraba hacia otro lado—. La salud de la corte se trata de la salud de regente, ¿sabías? —Ni el rey ni la reina de Verano están felices. —Devlin se rindió y se apoyó contra la pared de ladrillos. Sólo por un momento. Ignoró la mirada de curiosidad de Seth y preguntó. —¿Y el Invierno? —Pronto llegará su temporada del año, así que Don está bien, supongo. Enojada. Preocupada por Keenan, y fingiendo que no le duele. La vi y… Devlin se deslizó por la pared un poco.
  • 67. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 67 —¡Wow. Devlin! —Dijo Seth a su lado—. Ella debería saberlo mejor. Maldita sea. —¿Ella? —Ani. —Seth suspiró y se desvaneció a la invisibilidad mientras hablaba. Devlin también se volvió invisible a ojos de los mortales. Débil, se castigó a sí mismo mientras daba un paso adelante, lejos de la pared. Soy más fuerte que esto. Mi deber así lo exige. Necesitaba ver a Seth a salvo y tal vez tomarse un descanso… pero todo lo que él quería hacer en ese momento era encontrar a Ani. —Debería irme —dijo—. Te veo en casa y tiende… —tropezó. —Vamos. —Seth ayudó a Devlin a pararse y se ofreció a así mismo como ayuda. Devlin no se recostó en él, pero estaba agradecido con su presencia. La breve fantasía de irse y buscar a Ani no era la mejor con su estado. Él tenía su sabor ahora, así que siempre sería capaz de encontrarla. La encontraré, y luego yo… No podía mantener sus pensamientos en orden. Ambos caminaron en silencio por unos cuantos minutos. Unas cuantas veces, el brazo de Seth se mantuvo en la espalda de Devlin para ayudarlo a mantenerse de pie. Era mucho más amable de lo que Devlin podría entender. Uno de sus primeros encuentros había sido de Devlin chocando con Seth, dejándolo inconsciente. Dichas acciones no inspiraban protección, sin contar el número de veces en que Devlin había venido para comprobar el estado de Seth. Cuando pararon por cuarta vez, Seth frunció el ceño. —Sorcha estará enojada. —¿Por qué? Seth levantó sus cejas decoradas de color plateado. Con una sabiduría mucho más avanzada de lo posible para su edad, el ex-mortal le dio a Devlin una mirada con reprimenda. —Cuando se entere lo de Ani. Devlin mantuvo sus rasgos indescifrables, pero aumentó su ansiedad. ¿Enterarse de qué? Devlin no le había contado a nadie sobre su engaño, y Rae no hablaba con nadie más que él. Quizás se refiere al beso… mi atención
  • 68. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 68 hacia ella cuando debía de estar atendiendo a Seth. Devlin le dio a Seth su mirada más despreciable. —Lo que hago para mi recreación sólo sería un problema si causara complicaciones para la Corte. Besar no es típicamente un problema para la Corte. —Cierto. Normalmente no lo sería. —Seth los dirigió a través del valle y hacia su casa de tren. Dado que sólo las hadas más fuertes podrían aguantar la exposición al hierro y al acero, el patio del ferrocarril estaba libre de hadas, y la tierra alrededor de los vagones del tren estaban floreciendo. Las vides exóticas se trenzaban alrededor de las esculturas metálicas. Era como en el jardín del Edén, aunque con una vista extrañamente mecanizada. En esta época del año y en esta parte de la Tierra, había pocas maneras de tener tal fecundidad, pero la novia de Seth era la personificación del Verano. Devlin asintió con la cabeza hacia el jardín. —Tu amada parece estar tratando de enamorarte. —No cambies de tema. —Seth abrió la puerta. Extrañamente, Devlin se sentó en una rara silla naranja en la parte delantera de la sala. Seth fue a su cocina y, después de un momento, trajo un vaso con líquido hirviendo. Se sentó en una mesa de madera al lado de Devlin y dijo: —Bébetelo. —Estoy seguro de que estaré bien en un momento. —Había tenido sangre de sus madres-hermanas recientemente, debería estar en su mejor momento—. Las hadas de la Corte Suprema no necesitan ser mimadas. —Eres demasiado arrogante para tu propio bien. Bébetelo. —Seth movió una silla verde chillón y se sentó—. Ani te succionó energía suficiente, y tendrás dolor de cabeza y unos escalofríos desagradables, a menos que te bebas esto. Con tu viaje inminente necesitas ser fuerte. —Ella… ¿succionó mi energía? Es una mestiza, Seth. —No lo intentes conmigo, Devlin. No eres estúpido. Estás debilitado por ella, y lo sabes. —Seth hizo un gesto hacia la mano de Devlin—. Tienes su sangre en la punta de los dedos. ¿La aprobaste?
  • 69. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 69 —¿Por qué probaría su sangre? —Por lo que eres. —Seth se inclinó hacia atrás y dio a Devlin una mirada indescifrable—. ¿Es que acaso ninguna hada sabe responder una pregunta con la verdad, en vez de evadirla? —Tú eres un hada. —Devlin se bebió el líquido plateado de la taza y cambió de tema—. Esto normalmente no se encuentra en el reino mortal. Seth se encogió los hombros. —Sorcha se preocupa. Prefiere que esté saludable, así que lo tengo a mano. Es más fácil que discutir con ella. La risa que provino de Devlin fue inesperada. —Podría encontrarte menos irritante a través del tiempo. —Lo harás. Sólo que no hemos llegado a ese punto en el tiempo. — Seth se estiró, revelando así un antebrazo con moretones y cortes. —Eso veo. —Devlin trató de concentrarse en lo que Seth le decía, pero las palabras carecían de cohesión. —Estás herido. Seth bajó el brazo. —Trato de esconder cosas de ti también, Devlin. Eres de ella, con lo mucho que quisiera confiar en ti, sé que sólo estás aquí porque ella te envía. Si tú sabes algo, sospecho que ella también, y realmente no estoy interesado en que ella lo sepa todo. —Es verdad. —Devlin le dio a Seth una mirada de evaluación. Era un niño, una criatura sin siquiera dos décadas de vida, pero había verdad en sus palabras—. La pregunta es cómo sabes tantas cosas. —Yo no soy quien debería responder eso. —Entonces Seth sonrió—. Bueno, supongo que soy lo suficientemente hada como para evadir preguntas. —Nuestra reina se preocupa, y… —Devlin midió sus palabras cuidadosamente mientras se terminaba el elixir—. Puede que tenga que estar lejos de ti para tratar con algunos asuntos de negociosos por un tiempo. —Lo sé. —Seth se paró y tomó el vaso—. Mientras te convences a ti mismo de que no necesitas resolver esos “asuntos”, los testigos te verán conmigo. Ellos se lo harán llegar a Sorcha. Eso la calmará, y cuando te vayas, estaré bien. La Corte Oscura me protegerá, y soy mucho más fuerte de lo que
  • 70. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 70 nuestra reina te dirá. Con el tiempo, lo sabrás… y creo que me perdonarás… o tal vez no. No sé cuál. Devlin miró a Seth con una vaga sospecha de que lo que el hada recientemente convertido estaba diciendo era verdad, pero no había forma lógica de que él supiera tanto. A menos que fuese vidente. ¿Acaso Sorcha usó la energía de las Eolas cuando rehízo a Seth como un hada? Crear a un vidente leal sólo para ella sería un movimiento lógico de parte de Sorcha. Puedo preguntarle verdades. —Tú ves el futuro. —Parte de él —admitió Seth—. Sé a dónde irás ahora. De manera somnolienta, Devlin preguntó: —¿Y estaré a salvo? Por un momento, Seth lo miró fijamente. Luego, aún en silencio, se volteó y salió de la habitación. Devlin pensó en seguirlo, pero ese movimiento requería más energía de la que tenía. Cerró sus ojos. Cuando Seth regresó, siendo sus pasos el único sonido, Devlin se obligó a abrir los ojos de nuevo. Vio como Seth apilaba una sábana y unas almohadas en un pequeño sofá. Luego apagó las luces y le puso seguro a la puerta. Todo los sonidos hacían un fuerte eco, entonces Devlin se dio cuenta que no serviría como protector esa noche. —¿Qué más había en la dosis? —Dijo arrastrando las palabras—. No sólo elixir, Seth. —Algo para ayudarte a descansar y a recuperarte. No necesito de tu cuidado, Devlin. Cuando te hayas dado cuenta por qué, querrás hablar con Sorcha… Ella no me dijo tus secretos, y yo no te diré los suyos. Devlin cerró sus ojos de nuevo. Matar para su reina era mucho más fácil que tratar con videntes. Nunca me dijo qué usó para rehacer a Seth. Más secretos. Tenía que ser de las Eolas. Las palabras daban vueltas en su mente mientras el sueño le vencía. Pero Seth seguía ahí. Sus palabras rompieron el silencio. —No estarás a salvo, pero creo que tomaste la decisión correcta.
  • 71. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 71 —No he elegido nada. —Trató de abrir sus ojos, pero estaban demasiado pesados. Videntes con dosis para dormir. Todo tipo de cosas inaceptables—. Líneas de pensamiento. Los caminos más lógicos… y eso. La risa de Seth no fue alta, pero estaba metida en su voz mientras dijo: —Por supuesto… ahora duerme, hermano.
  • 72. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 72 Capítulo 9Capítulo 9Capítulo 9Capítulo 9 Traducido por Anne_Belikov Corregido por Ellie o mucho antes del amanecer, Ani se encontró en la entrada de la casa antigua. Ella presionó sus palmas contra la madera oscura del frente de la puerta, reconfortándose con el simple placer de ser bienvenida en la casa de Irial. Todavía era suya, a pesar de que ahora la compartía con el Rey Oscuro. Ella extendió su mano izquierda hacia la aldaba de bronce, que tenía la forma de una gárgola con la boca abierta y bostezando. Un dolor agudo y hermoso se dibujó como un suspiro en ella cuando la gárgola cerró su boca sobre sus dedos. La mordida terminó antes de que ella viese lo que estaba sucediendo, pero lo encontró aceptable. Sólo a aquellos a quienes Irial les había permitido el acceso, podían molestarlo. Ella estaba en la lista, incluso a esas horas. —¿Estás herida? ¿Lo está alguien más? —Irial parecía estar vestido para alguien que no era ella: llevaba unos pantalones de pijama de seda azul oscuro... y nada más. —No, estoy aburrida. Inquieta. Ya sabes, lo usual. —Ella sonó más malhumorada de lo que habría querido, y él sonrió. —Pobre cachorrito. —Él retrocedió para permitirle entrar en su casa. En cuanto cruzó la puerta, ella se deshizo de sus zapatos. El vestíbulo estaba resbaladizo debajo de sus pies y más frío de lo que parecía posible; caminar sobre él era casi doloroso. Ella se estremeció ante la sensación. La puerta se cerró por su propia voluntad, y Ani hizo una pausa para que Irial la precediera dentro de la casa. Él era especial acerca de dónde reunirse con sus visitantes, así que era mejor seguirlo que intentar guiarlo. Por supuesto, tenía la ventaja de que él le había permitido verlo. NNNN
  • 73. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 73 —Estás tú… quiero decir… está él… —Ella no estaba segura de cuáles eran las palabras correctas cuando se trataba de Irial y Niall; nadie en la Corte estaba seguro. Pero al fin se decidió—. ¿Está el Rey aquí? Irial dio una mirada sobre su hombro. —Niall está… fuera. Ani pudo ver la tristeza en su antiguo Rey. Él se estaba controlando a sí mismo. Las sombras cambiaban a su alrededor, extendiéndose y serpenteando por encima de sus muros, pero sus guardias espectrales del abismo no aparecieron. —Él es un tonto. —Ella no apartó la vista, a pesar del juego de sombras alrededor de él. —No. —Murmuró Irial—. Él es más indulgente de lo que yo jamás mereceré. La habitación en la que entraron era la misma donde él se había sentado y la había abrazado cuando ella intentaba no quejarse por el dolor que le dejaban en el abrazo los pinchazos. Irial la había reconfortado. Después de las pruebas, él siempre había estado con ella, hasta que no quisiera gritar ni llorar más. Esta noche, Irial mantenía su distancia de ella, moviéndose entre un elegante estante rústico de color caoba, lleno de libros. Pasó una mano distraídamente sobre los libros mientras derribaba el muro de sus emociones, exponiendo su tristeza y nostalgia, pero estaba de espaldas a ella, ocultando su expresión. Ella merodeó por la habitación. El placer de las luces del alba se había desvanecido, pero sus nervios estaban negándose a retirarse. Se detuvo junto a él. Irial se volvió. Tentativamente, Ani deslizó sus brazos alrededor de su cuello. —Gabriel sabe que me ayudas. Podríamos ayudarnos mutuamente. Él no se movió, así que ella se acercó más. No era la primera vez que ella lo besaba, pero sí la primera vez que lo hacía con la intención de tener
  • 74. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 74 más. Ni siquiera Gabriel sería tan tonto como para decirle a Irial que no podía tenerla si el Ex Rey Oscuro estaba dispuesto. Por algunos breves segundos, él le devolvió el beso, pero cuando ella presionó sus estrechas caderas contra él, Irial la tomó por los hombros y la apartó. Su mirada de desaprobación era una que todavía seguía acobardando a toda la Corte Oscura. —Eso no va a suceder, Ani. —Tal vez lo sería si me permitieras intentarlo… —Ella podía saborear aún el chocolate oscuro en sus labios, el aire turba2 alrededor de ellos. Irial sabía a pecado, y ella quería más de eso. —No. —Irial se sentó en el sofá y palmeó la almohadilla de en medio. Ella se dejó caer en el extremo opuesto del sofá y extendió las piernas hacia el regazo de Irial. Él le dio una mirada juguetona, pero no le dijo que se apartara. —¿Así que vas a ser célibe o algo? —Ella se echó hacia atrás, dejando que el sofá la cubriera, y lanzó un brazo detrás de ella para que reposara en el brazo del sofá. —No, pero no voy a llevar a la hija de Gabriel a mi cama. —Él levantó uno de los pies de Ani y distraídamente lo frotó en círculos con sus pulgares. Ani pensó que podría derretirse con el simple toque. —Nadie llevará a la hija de Gabriel a su cama; y estoy intentando seguir las reglas. —Ella señaló hacia fuera de sus dedos—. No tomar ambas, emociones y tacto, de un mismo mortal. O de las hadas. Nada de sexo hasta no estar segura de que no voy a matarlo. No pelear con los Hounds, para que no me maten. No. No. No. ¿Qué se supone que debo hacer? —¿Estás pidiéndome un consejo? —Él la miró cariñosamente ahora, revelando un lado que nunca compartía con la gente, ese lado que le mostraba sólo a ella, cuando estaba enferma o débil. Esa era la razón por la que Leslie lo había amado, la razón por la que Niall aún lo amaba. Irial haría cualquier cosa por proteger a sus seres queridos, sobre todo ahora que no tenía la responsabilidad de cuidar a quienes pertenecían a la Corte 2 Nota del traductor: Aire Turba: Es un aire de color pardo oscuro, rico en carbono
  • 75. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 75 Oscura. Esa clase de amor se experimentaba sólo una vez en la vida; nada debía interponerse en el camino cuando alguien amaba con esa intensidad. Ani comprendió que incluso su amiga mortal Leslie y el nuevo Rey, eran demasiado tontos como para verlo. Ani no podía comprender que alguien fuera capaz de rechazarlo: él era perfecto. De acuerdo, no perfecto, pero estaba muy cerca de serlo. Toda esa cosa de estoy-dispuesto-a-que-experimenten-en-mí no era divertida, pero en su mayoría era perfecto. Lo peor es que ella había estado enamorada de él de pequeña. Tal vez todavía lo estaba un poco. Él había sido el Rey Oscuro, el demonio a quien temía en sus pesadillas. En su Corte, sólo Gabriel y Bananach eran tan terribles. —Si consejo es todo lo que me darás, lo tomaré. —Ani alejó su pie de las manos de Irial pero le extendió el otro. Él rió pero comenzó a frotarlo. —Estoy sufriendo aquí. —Ella inclinó la barbilla, abrió mucho los ojos y le dejó ver su mal humor. —Los pucheros no funcionan conmigo, cachorrito. —Él presionó sus pulgares fuertemente en la parte inferior de su pie. —Solían funcionar. —No, sólo te hacía feliz el creer que podías manipularme. —Él pasó la punta de los dedos sobre su pie, burlándose de ella ligeramente. Ella se apartó y abrazó sus rodillas contra su pecho. —Eso es ridículo Iri. —Gabe sólo está preocupado por mantenerte a salvo. —Irial extendió la mano y le apretó el tobillo—. Los Vilas tomaron un poco de sangre para analizarla en un laboratorio especializado en biología inmortal. Si podemos identificar qué eres, podremos aislar tus características peculiares y… —Han sido meses de pruebas. —Interrumpió Ani—. Bastaría con tomar algo de eso y realizar un nuevo intercambio de tinta. Soy lo suficientemente mortal como para ser conectada con una persona y lo suficientemente hada como para alimentarme. En lugar de las lágrimas de
  • 76. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 76 la Corte, deberíamos intentar con mi sangre como tinta base. Y luego ver si funciona… —No. —Irial apretó su tobillo lo suficiente como para causarle dolor— . Niall prefiere que no hagamos eso. Hay suficiente discordia, y él puede alimentar a la Corte. Si todo esto falla, mi presencia en su Corte, su enojo con el Rey de Verano y su frustración con Bananach le molestarán lo suficiente como para tener emociones de sobra. No es una solución para siempre, pero nos dará tiempo. Ani rodó los ojos. Tener un Rey emocional era útil para las hadas que necesitaban alimentarse de emociones. Eso y la agitación entre las Cortes dejaban que la Corte Oscura se alimentara lo suficiente para sobrevivir, pero no para prosperar. Sin embargo, eso no ayudaba ni a Ani ni a los otros. —Necesito más, Iri. —¿Puedes tener contacto no supervisado sin debilitarlos? ¿Sin matarlos? ¿Sin exponer lo que eres? ¿Sin ponerte en peligro a ti misma? — La gentileza de Irial se estaba desvaneciendo—. Dime que tienes el autocontrol para hacerlo. Ella no podía mentirle, pero podía evitar la pregunta. —No te estoy lastimando, y nadie está aquí para detenerme. Él le dio una sonrisa irónica. —Cariño, soy un Gancanagh3 de nuevo, y tengo suficiente autocontrol para mantener mis emociones apartadas de ti cuando lo necesito. Un mortal o un hada, incluso un hada poderosa, de quien tomaras ambas… Ani pensó en él, en el hada que conoció. Fue sólo un breve pensamiento que revoloteó en su cabeza, pero Irial vio su expresión. —¿Qué hiciste? —Nada, realmente. Él estaba muy bien, quiero decir, creo que lo estaba. —Ani se relamió los labios inconscientemente y se dio cuenta de lo que estaba haciendo. Ella apartó la mirada. —¿Quién? 3 Nota del traductor: Gancanagh: Hada masculina capaz de seducir a las mujeres
  • 77. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 77 —No lo sé. No era un hada débil… y parecía estar bien cuando se alejó. —Ani miró a su ex Rey—. Él se fue. Nadie lo vio, excepto Seth, y él no me expondría. No lo creo. ¿Verdad? ¿Él no me expondría? —Cuéntame. Y así lo hizo. Ella le contó cada detalle sobre el hada que había besado en el Nido del Cuervo y finalmente añadió. —Él se fue después de eso. Irial no dijo nada por varios segundos. —Él tomó tu sangre. —Sí, lo sé, pero yo estaba medio ida. Si él es un problema, si me encuentra y representa una amenaza, yo podría… tú sabes… no detenerme. —Ella se deshizo de la culpa ante la idea de matar al hada que había conocido. Después de todo, estaba en la Corte Oscura, y en la Corte Oscura, sobrevivir a veces significaba hacer cosas que eran desagradables. —Si es inevitable, vas a tener que hacer exactamente eso. —Las palabras de Irial no estaban dictadas por la realeza, pero ambos sabían que ella obedecería. Ani cruzó los brazos sobre su pecho. —Hey, tal vez puedo ser el castigador permanente de la Corte, o el caballo de Troya enviado a la Corte de Verano para herir al Rey de Verano. “Tendrán que besar a Ani, pequeñas y malas hadas”. Hadas, mortales, hobbits… Si me siento en el lugar de Niall… yo podría alimentar a la Corte. Ellos podrían alimentarse hasta hartarse. ¿Me daría Niall el trono si lo supiera? ¿O él me mataría para que mi monstruosidad sea…? —Ani… detente. Vamos a resolverlo. Yo sé que no quieres matar a nadie de esa forma. —Irial hizo una pausa, sopesando sus palabras, incluso cuando sus emociones derivaban en tristeza—. Para algunas hadas, las diferencias entre el afecto y la muerte son demasiado personales. No es un defecto. Niall no es… él prefiere… —Las palabras comenzaron y terminaron cuando el requerimiento de no mentir interfirió. Irial suspiró— . Niall no siempre ha estado cómodo con las consecuencias de ser un Gancanagh. Nuestro toque vuelve adictos a los mortales; el tuyo los drena. El costo para ellos al final es el mismo.
  • 78. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 78 —¿Y tú? —Ani preguntó, más de un par de veces. Los Gancanaghs dejaban a los mortales hambrientos de afecto, obligándolos a volverse locos y nunca saciarse. Irial había sido el Rey Oscuro durante siglos, pero ahora Niall estaba a salvo, e Irial era, una vez más, adictivo para los mortales. Y lo había sido antes. Ella sostuvo la mirada de Irial y preguntó—: ¿Tú… te sentiste bien acerca de aquellos a quienes mataste? —A veces. Ella tragó saliva contra su boca seca. —Oh. —La mayor parte de mi vida he manejado la Corte de las Pesadillas, Ani. He lastimado a las dos personas que he amado. —Él dejó que sus emociones la ahogaran: tristeza, ira, pero no arrepentimiento—. Apresé al Rey de Verano, quien era el hijo de una amiga. He ordenado más muertes de las que puedo contar, he hecho cosas demasiado perversas para decirlas en voz alta. —¿Te arrepientes de algo de eso? —Susurró ella. —No. —Irial hizo una pausa. Pasos pesados cruzaban el suelo, deteniéndose frente a la puerta, pero luego se alejaron—. Tomé las mejores decisiones que podría haber tomado. Me ocupé de mi Corte. Todavía lo hago. A veces, eso significa matar gente. Mi Corte, y ahora mi Rey, son lo primero. —Yo haría lo que mi Rey ordenara. —Le aseguró ella—. Sin embargo, prefiero no matar. Dame una pelea justa y… —Lo sé. —Irial la atrajo hacia su abrazo, sosteniéndola con cuidado—. Él no usaría tu hambre como un arma más de lo que tú lo harías. —Tú lo harías. Aún sigues haciendo las cosas que Niall no quiere hacer. Irial no respondió, pero no era realmente una pregunta. —Lo resolveremos pronto. Estarás fuerte y segura, Ani. Ella levantó la cabeza y lo miró. — ¿Puedo quedarme aquí por un tiempo? —Mantén tu ropa puesta y serás bienvenida.
  • 79. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 79 Capítulo 10Capítulo 10Capítulo 10Capítulo 10 Traducido por aLebEna y Ellie Corregido por Selene ni se sentía como si estuviera a la deriva cuando se despertó con un gruñido. —¿No tienes ningún sentido? —Niall estaba de pie junto a ella, ceñudo. A ambos lados de él, guardianes del abismo se balanceaban y lo acariciaban constantemente. Ella parpadeó al verlo, tratando de entender por qué el Rey Oscuro estaba molesto con ella, pero antes de que pudiera responderse, alguien más lo hizo. —¿Que diferencia hará contigo? —Irial sonaba molesto. Su brazo estaba alrededor de ella, manteniéndola incluso cuando hablaba. La manta que alguien había plegado sobre ellos estaba subida hasta su cuello, y ella estaba apoyada sobre el pecho desnudo de Irial. —Ella es la hija de Gabriel. Es mitad mortal... y tú... —Naill se agachó para quitarla del abrazo de Irial. —No —la voz de Irial no era el sonido agradable de un súbdito hablándole a su rey. Ani parpadeó. Algo de violencia sería el paso perfecto para una mañana hermosa. Si tan sólo... —No eres más el rey, Irial. ¿Quieres desafiarme? Había algo de humor en la voz de Irial cuando contestó. —No seas tonto. —Eres un Gancanagh otra vez —Niall sonaba cansado—, y no sé si su lado mortal es lo demasiado dominante como para que seas adictivo para ella. AAAA
  • 80. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 80 —Ani apenas si es mortal. Mírala. Lo único mortal en ella es su fuerza... y con el tiempo y un poco de entrenamiento, ¿quien sabe? —Irial sonaba irritado, pero Ani no podía decir si era real. Él había bloqueado sus emociones ahora que Niall estaba en la habitación. —¿Le dirás eso a Gabriel? —la voz de Niall sonaba más baja, no era que alguien en la casa pudiera enterarse de los secretos del Rey Oscuro, pero estaba siendo precavido—. Porque yo no le voy a decir que tú decidiste que ella era lo suficientemente hada como para jod... para dormir con ella. Ani volvió a parpadear. Niall era un rey sexy, de hecho, ahora que estaba molesto en vez de enfurruñado. Las sombras que se extendían sobre él como susurros de alas, y la falta de luz, hacía a la larga cicatriz en su cara más amenazante. —Él es sabroso cuando está así —susurró ella. —Levántate, cariño —Irial no se rió, pero la diversión estaba apenas debajo de su voz. —Estoy cómoda y... —miró el reloj y después a su rey—. ¿Quién se levanta a esta hora? Acabo de dormirme. —Puedes dormir en mi cuarto por unas cuantas horas más —dijo Irial. Niall estiró su mano; incluso en su furia, era un caballero. A regañadientes, ella tomó la mano de Niall y se levantó. Entonces reveló que estaba completamente vestida. Ante la confusa mirada de su rey, se apoyó en él y susurró —Créeme: traté, pero él no se dejó seducir. Ella miró hacia Irial, quien estaba todavía sobre el sofá estirado y lánguido. Si no hubiera estado allí, de verdad habría pensado que había tenido una noche de complacencia al verlo. Niall siguió su mirada, pero no ablandó la vista. —No estoy de humor para jugar, Irial. —Ve arriba, Ani —Irial posó sus pies en el suelo. No la miró en su camino. Su atención estaba centrada en el Rey Oscuro ahora—. Dime lo que debería de hacer diferente, Niall. Pasé la noche hablando con ella y dándole un lugar seguro para descansar. Le di el sustento que no podría encontrar en otro lugar sin comprometer su ya ausente virtud.
  • 81. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 81 El Rey Oscuro no respondió. Varios segundos pasaron en silencio. Ani cruzó el cuarto y abrió una de las puertas dobles de manera tallada que llevaban a la parte más privada de la casa del Rey Oscuro. Detrás de ella, Irial rompió el silencio. —¿Qué querías discutir? Te oí detrás de la puerta anoche. —Sonó perfectamente tranquilo. Él quizás estuviera medio perdido acerca de sus sentimientos, pero no permitía que se notara. Tanto Niall como Irial encubrían sus emociones muy eficientemente. Ani sentía una curiosa combinación entre tristeza porque Irial sintiera la necesidad de ocultar sus sentimientos, y placer de que él hubiera confiado en ella lo suficiente para mostrárselos anoche. Si Niall estuviera prestando atención, se daría cuenta de que el regalo de Irial de su Corte, y sus constantes consejos, eran una clase de soneto de amor. El sofá del cuero crujió cuando Niall se sentó. —Juro que te odio a veces. Mientras Ani dejaba el cuarto, oyó que Irial le preguntaba: —¿Y el resto del tiempo? Ella no se quedó para oír esa respuesta. Dormir era más importante que escuchar secretos que no eran asunto suyo. Era demasiado temprano como para hacer otra cosa que no fuera arrastrarse a la cama. Ani apenas habían caído en un sueño cuando se encontró sentada en una cueva. —¿Qué no pertenece aquí? ¿Estalactitas, estalagmitas, montones de paja, chica en un vestido de baile...? Hmmm. Rae sonrió. —Hola, Ani. —No estoy de humor para esto. —Ani salió de la cueva, alejándose de la chica de cabello oscuro con la que había soñado durante la mayor parte de su vida—. Soñar contigo, hablar contigo, con una extraña invención de mi imaginación… es un signo de locura o algo así. —Es ciertamente algo extraño. —Rae la había seguido—. Aunque no estás loca. Quizá soy tan real como tú. Ani la miró, pero no contestó. Había veces en las que Ani casi disfrutaba soñar acerca de su amiga imaginaria, pero esta mañana no era
  • 82. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 82 una de ellas. Estaba en sus límites, sintiéndose un poco preocupada, y simplemente no de humor para las tonterías que ella pensaría en un sueño de Rae. En algún momento, con el paso de los años, había decidido que sus sueños con Rae significaban cuestionarse a sí misma o pensar las cosas de una manera diferente a la que típicamente tendría sentido. El primer sueño de Rae fue cuando Jillian murió y, desde entonces, cuando Ani se sentía mal por algo, ella casi siempre había soñado con Rae. —Pobre niña —Rae cuchicheó—. ¿Las restricciones son demasiado? Puedes hablar con Gabr... —No. Sí, pero ese no es el punto —Ani cruzó los brazos sobre su pecho—. Conocí a alguien. Él era… diferente. Ya que era un sueño, Ani lo imaginó. Instantáneamente, pareció ante ella, tan sólido en apariencia como su amiga imaginaria... pero no usando un traje extraño como el que usaba Rae. Rae jadeó. —Ah. —Debo alejarme de él. —Ani apartó la mirada de la imagen—. Yo no quiero lastimarlo, Rae, y él probó mi sangre. Si él me encuentra, Irial va a… —Aún en sueños, esas palabras no eran palabras que Ani quería decir. Rae tomó las manos de Ani y las sostuvo apretadamente. —Confía en ti misma, Ani. —El mundo alrededor de ellas desapareció, y Ani se encontró de pie en un vacío blanco, con sólo Rae delante de ella—. Llama a tus lobos, Ani. —La voz de Rae resonó en la blanca extensión. Por un momento, Ani no pudo. ¿Mis lobos? —Búscalos, Ani —Rae insistió—. ¿Por qué sueñas con lobos? Los lobos parecieron, gruñendo. —Ahora, déjalos entrar, Ani. Son parte de ti. —No. Soy hija de la Corte Oscura, así que yo sueño con la Caza. —Ani observó a los lobos solidificándose alrededor de ella—. Son sueños. Yo sueño con la Caza, con los Hounds… pero yo no pertenezco allí. No pertenezco a ningún lugar. —Tú sí perteneces. Esta es la Nueva Caza, Ani. —Rae se alejó de los lobos—. Ahora que lo has visto a él otra vez, todo cambiará.
  • 83. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 83 Uno a uno, los lobos se metieron en el pecho de Ani. Desaparecieron dentro de su cuerpo como lo habían hecho tantas veces antes. Era una sensación extraña, la piel y los músculos entrando a su cuerpo de los sueños. —¿Qué eres, Rae? —Ani se escuchó a sí misma gruñir, sintiendo a los lobos dentro de ella moviéndose. Los lobos importan. No Rae. Apartó la confusión de las palabras de Rae y permitió que la sensación de los lobos la agobiaran. Ellos deseaban que fuera parte de su manada. Ella pertenecía a ellos. Si tan sólo pudiera llevarlos conmigoal mundo real…
  • 84. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 84 Capítulo 11Capítulo 11Capítulo 11Capítulo 11 Traducido por Ellie Corregido por Selene ae regresó a Faerie, a la cueva que era su hogar. Desafortunadamente, no estaba sola: las Eolas, las guardianas del conocimiento, la esperaban. Rae se estremeció. Las Eolas tenían la capacidad de asegurar tanto finales como principios, de atar o cortar conexiones. Las tres mujeres la observaron. Cada una de ellas reflejándose en juventud, edad adulta, y vejez; y también eran de distintas especies. A su izquierda, una mujer de cabello gris estaba de pie con sus brazos doblados sobre su pecho; en el centro, una chica transparente movía su cabeza en forma evaluadora; y a la derecha, una pequeña criatura frondosa la miraba sin una expresión concreta. —No intervengas otra vez... —...basada en lo que sabes... —...acerca de lo que son... —Cada una habló una parte de la oración. Rae irguió sus hombros para ocultar el temblor ante la amenaza. Se movieron más cerca de ella al mismo tiempo, como si fueran partes de un mismo cuerpo. —Nadie sabe su propio futuro... —...ni siquiera él... —...especialmente no él... Todas retrocedieron. Dos se retiraron más lejos, y la traslúcida se paró en el punto delantero de su triángulo. —Nosotras permitimos que lo supieras. Ese fue un intercambio más que justo. —No, no lo es. —Rae apretó sus manos en puños. RRRR
  • 85. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 85 —El que lo supieras salvó la vida de la Hound, y sin ella él no puede llegar a ser lo que debe ser. —La frondosa susurró cada palabra—. Si dices lo que sabes, morirás, y él fallará. Y entonces desaparecieron. Y yo no estoy muerta. De eso, Rae estaba agradecida. La primera vez ella las había encontrado, fue después de un día de experimentaciones. Ella y Devlin aún no habían establecido los límites de la posesión, y habían pasado el día en la cueva. Él estaba inconsciente, y Rae, aún dentro de él, tuvo la visión de una chica, Ani, a quien él sería ordenado asesinar. Hilos casi invisibles tejían juntas las vidas de Ani y Devlin. En un momento inquietante, mientras Devlin estaba durmiendo y Rae estaba despierta, había visto la pared de la cueva desaparecer. Tres criaturas estaban de pie en la cueva. —Él no debe saber tales cosas. Cuando una de ellas extendió la mano, las otra dos igualaron el movimiento. Un hilo salió del cuerpo de Devlin, del cuerpo que Rae estaba animando en ese momento. No dolió, no verdaderamente, pero se sentía extraño. En el centro de ella, podía sentirse un tirón mientras los hilos fibrosos de la visión eran quitados fuera de la carne y metidos en una cesta aparentemente sin fondo. —¡Deténganse! —dijo. Y ellas lo hicieron. Las fibras se mantuvieron estiradas entre la cesta y el cuerpo, suspendidas en el aire. —Tú no... —...eres... —...él... —Cada una habló una parte de las palabras, pero la voz que salía de cada boca era la misma. Rae no contestó. Alcanzó con una mano el hilo, sintiendo la verdad en él, viendo las posibilidades que Devlin no tendría. —Eso es su futuro —susurró—. La Hound... va a ser... —ella las miró— ...asesinada. ¿Lo sabe la Reina Suprema? Cuando ordena la muerte…
  • 86. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 86 —Él no puede saber lo que tú sabes —dijo una. Las tres intercambiaron una mirada. En la coincidencia perfecta, ellas asintieron. —No debes decirle jamás a él... —...o a ella... —...lo que sabes. Rae no estaba segura de lo que debía decir. Estas eran las primeras criaturas, además de Devlin, que había visto en Faerie... y no se parecían en nada a él. —Sin ti, él fallará... —...y si les dices a cualquiera de ellos... —...entonces tú morirás. —Las tres mujeres sonrieron, y no fue una buena sonrisa. —¿El silencio o la muerte? —¿Su éxito o tu pérdida? —¿Tu cooperación o no? Entonces Rae había hecho su elección. Cuando Devlin despertó, había permanecido silenciosa. Saber su futuro era un regalo, y una carga. Años más tarde, ella le rogó que perdonara la vida de Ani. Lo había amenazado con volver a su cuerpo mortal. Lo había amenazado con exponerse, a él y a Sorcha. —Me estás ocultando algo. —Devlin la encaró en la cueva—. La Hound no es nadie para ti. —Lo es —Rae insistió—. Sólo te pido una cosa. Tú me prometiste hace años que yo podía pedir tres deseos. Pedí que compartieras tu carne; pedí que me mantuvieras a salvo. Esto es lo último que jamás te pediré. —¿Me pides que desobedezca a mi reina? Si ella llegara a enterarse… —Devlin se arrodilló ante los pies de Rae—. No me pidas esto, Rae Rae extendió las manos, colocándolas encima de él, como si verdaderamente pudiera tocarlo.
  • 87. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 87 —Ella importa más de lo que puedo decirte. Te necesito para que hagas esta última tarea. —No me pidas que falle a mi palabra. A mi honor. A mis votos... no me pidas esto. —Tú me lo prometiste. —Rae sentía las lágrimas resbalando por sus mejillas. Tan insustancial como lo era, las lágrimas desaparecían en el aire cuando se deslizaban de su cara—. Por favor, Devlin. Este es mi último deseo. —No puedo mantener mi voto a ti y a mi reina. —Él se paró y la miró a los ojos—. No me pidas que elija entre las dos. Ella se odió por hacerle lo mismo que sus hermanas le habían hecho, pero levantó su mirada y dijo: —Te pido que elijas. Después de que él se fuera esa vez, ellos no habían hablado durante meses. Él no fue a visitarla, no permitió que ella lo poseyera. Con el tiempo, él había vuelto, pero ellos nunca habían podido hablar de ello sin discutir. Ella odiaba el secreto, odiaba a las Eolas por crear el conflicto, y se odiaba por no encontrar una solución. Sin él, ella estaría sola en Faerie, siempre etérea, sin jamás volver a tener sensación física. Había considerado la posibilidad. Sería poco práctico ignorarla. Ahora, el futuro que la Reina Suprema había tratado de detener se avecinaba, y Rae tenía que asegurarse que sucediera como estaba destinado a suceder. Sin violar la restricción de las Eolas. Con un temor que no podría reprimir, Rae cerró los ojos y se permitió llegar hasta Devlin. Ella nunca le había dicho que podía visitar los sueños de aquellos en el mundo mortal. Aparte de los sueños de Ani, ella no lo había hecho, pero podía encontrar a Devlin donde sea. Siguiendo sus hilos fue como había encontrado a Ani esa primera vez: las emociones de él habían gritado ante el pensamiento de matar a Ani, y ante la elección que Rae le había obligado a hacer. Sin desearlo, Rae había ido hasta él, corriendo a través de un rastro tan delgado que ella no había sabido que existía, pero había estado demasiado atemorizada como para entrar en su
  • 88. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 88 mente. El rechazo por parte de él sería apenas menos atroz que su muerte. Cualquiera de las dos alternativas significaría perderlo. Pero ella no podría sentarse y no hacer nada. Ella no era impotente en los sueños. Allí tenía voz y fuerza, así que resbaló en el sueño que él tenía muy lejos de ella, en el mundo mortal. —¿Rae? ¿Qué haces aquí? —Devlin observó a Rae caminando en su sueño tranquilamente, como si no tuviera nada de malo—. ¿Estás loca? No puedes estar aquí. En vez de ser intimidada por sus palabras, ella sonrió de modo tranquilizador. —No es como si yo nunca hubiera entrado en tus sueños antes. —En Faerie. No aquí. —Tomó las manos de ella en la suyas—. ¿Estás en peligro? —Estudió a Rae, pero no vio signos obvios de pena. En verdad, ella se veía tan encantadora como lo había hecho en su verdadera forma mortal. Aunque, extrañamente, llevaba el mismo vestido liso que había vestido su cuerpo mortal. Su pelo era tan largo como lo fue en la realidad, sujeto apretadamente en la larga trenza que él le había hecho. —Estoy bien. —¿Qué haces? —Él no soltó sus manos—. ¿Qué pasaría si caminar en los sueños aquí fuera fatal? ¿Qué pasaría si significara que debas volver a tu cuerpo? Ella se detuvo. —Necesitaba verte. —Rae… —dio un paso hacia atrás y encontró su mirada—. ¿Qué es? ¿Está fallando tu cuerpo? ¿Lo sentiste? ¿Es alguna enfermedad? Puedo ir a él… —No, sólo necesitaba hablar contigo. —Pareció nostálgica y perdida por un momento. Con indecisión, ella preguntó:— ¿Puedo verlo? ¿Mi cuerpo…? Devlin recreó la cueva donde había dormido hace tanto tiempo. Detrás de ella, un ataúd de vidrio y plata apareció. No requirió concentración el poder mostrar los detalles con precisión: él mismo lo había hecho. Cada año mortal, él lo abría y verificaba su cuerpo, el cual se quedó en un estado detenido desde que ella había salido de él.
  • 89. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 89 Ella había vivido en Faerie durante un siglo mortal, y como un ser espectral dentro de Faerie, parecía ser capaz de vivir sin envejecer. Su cuerpo, sin la parte etérea dentro de él, tampoco envejeció, pero si ella volvía a su cuerpo, todos los años que había vivido se volverían verdaderos, y su cuerpo envejecería… y ella moriría. —Luzco igual —murmuró—, pero la cueva ha cambiado un poco. —Agregué algunas columnas estabilizadoras. Era lógico. —Devlin no miró detrás de él. Él visitaba la cueva verdadera lo suficientemente a menudo como para que sea innecesario ver la imagen de su cuerpo encerrada en el vidrio—. Pienso que el vestido todavía se ve bien. —Se deshará también. Todos lo hacen. —Lágrimas brillaban en sus largas pestañas negras—. Quizá deba finalmente cambiarlo. —Si así lo prefieres. —Él había sugerido eso durante años, pero Rae siempre había insistido en reemplazarlo con copias del vestido que ella había llevado cuando se había acostado en la cueva ese día. Él la consideraba una insistencia extraña, pero Devlin no comprendía la mente mortal. Él había llevado a cabo sus peticiones, vistiendo su cuerpo en versiones más nuevas del mismo vestido, cuando el viejo se desintegraba en pedazos, decayendo mientras su cuerpo no lo hacía. Duraban más tiempo desde que él había recogido su congelado cuerpo del piso húmedo de la cueva y lo había puesto en la caja de vidrio. Pero, aunque Rae, y por lo tanto sus vestidos, estuvieran protegidos de la humedad y los bichos en la cueva, el material aún se deshacía con el tiempo, aunque más lentamente. Rae resbaló sus manos de las de él. —He estado visitando el mundo mortal durante… lo que creo fueron catorce años mortales. —Ella se detuvo y lo miró—. Visito a Ani. Devlin estuvo de repente agradecido de que esto fuera un sueño. En el mundo real, él nunca se permitiría el lujo de las emociones extremas que nublaron su mente racional. El terror y la envidia y la traición lo llenaron. Una silla pareció detrás de él cuando comenzó a sentarse. Se hundió en ella. —¿Andas en los sueños de la Hound? ¿Por qué, Rae? ¿Cómo pudiste… no puedo creerlo… por qué?
  • 90. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 90 Rae había quitado la cueva de su mundo de ensueño y lo había reemplazado con un campo nevado. —Yo quiero que seas feliz. Quiero que tengas todo que necesitas. Quiero decirle cosas que yo… no puedo decirte. —¿Rae? —Quiero decirte tantas cosas… —Rae susurró mientras se hundió en el piso de nieve que se estiraba hasta el horizonte, y miró arriba hacia él. Las lágrimas regresaron a sus mejillas—. Debes mantenerla segura, Devlin, de aquellos que quieren lastimarlos a ambos. Devlin quitó suavemente el cabello de su cara. —Rae… Rae agarró sus muñecas con sus frías manos. —Protégela, pero ten cuidado. ¿Me entiendes…? Sus palabras se detuvieron cuando Devlin se despertó sobresaltado. Estaba en el sofá demasiado pequeño en el tren, y algo se presionaba contra su garganta. Se sentía como si estuviera siendo estrangulado. Abrió los ojos para ver la serpiente de Seth. La atenta presencia del reptil era desconcertante. Devlin murmuró —Vete. La serpiente lo miró a través de ojos ilegibles durante otros varios latidos del corazón, y entonces se resbaló hacia el piso. Él no podía recordar la última vez que había sido drogado, y aunque la corriente medicinal lo había revitalizado, aparentemente lo había llevado a tener sueños ridículos. Devlin se paró y tomó una camisa y un par de vaqueros limpios del montón de ropa sobre una silla, donde Seth obviamente la había dejado. Estoy aquí con demasiada frecuencia si él tiene ropa para mí a mano. Él era el asesino de la Corte Suprema. Por toda la eternidad, Faerie lo había temido, sin embargo, un hada recientemente convertida lo había drogado y aparentemente había husmeado en su futuro. Un hada que Sorcha no me había dicho que era vidente. Devlin jamás había respondido bien ante las sorpresas.
  • 91. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 91 La puerta se abrió, y el vidente en cuestión dio un paso dentro del cuarto. Dejó caer un bolso gastado en la mesa de la cocina. —Buenos días, hermano. —Deja de decirme “hermano” y… —Devlin señaló a la boa enrollada— …pon eso en su jaula. No me agrada que se arrastre sobre mí. —Le agradas a Boomer. —Seth tomó la serpiente en sus brazos y la llevó al terrario. Miró a Devlin en forma valorativa—. Luces mejor. Unos pocos días más para recuperarte antes de irte y podrás… —Basta. —Devlin dejó caer la ropa nuevamente en la silla y caminó hacia Seth. —Estoy aquí para cuidarte a ti. —No, no lo estás. Lo estabas, pero tu propósito ha cambiado. —Seth cerró el terrario de Boomer. —Tú no saldrás otra vez —Devlin dijo. El impulso de cerrar sus manos alrededor de la garganta de Seth lo presionaba, pero la violencia era ilógica en este punto. Soy de la Corte Suprema. Empujó esas tentaciones a las esquinas más lejanas de su mente. Seth sonrió plácidamente y caminó hacia la ropa. Sin alguna indicación visible de que hubiera rencor entre ellos, apartó las prendas de la cima y las llevó a la mesa. —Hay agua caliente ya. —No saldrás de la casa mientras yo me baño. —Correcto. —Seth abrió el bolso que había dejado caer sobre la mesa de su pequeña cocina y metió la ropa en él—. Salí a buscar unos pocos suministros mientras dormías. Están aquí dentro también. —¿Suministros? —Tu viaje. Partirás antes de lo que yo esperaba. Las cosas cambian. — Seth se giró, pero no antes de que Devlin viera el destello de preocupación en su rostro.
  • 92. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 92 Capítulo 12Capítulo 12Capítulo 12Capítulo 12 Traducido por Dham-Love Corregido por alice_vampire ni empujó las sábanas y se estiró. Estaba incluso menos descansada que cuando había llegado a la casa de Irial. La casa estaba silenciosa mientras bajó por las escaleras. En la puerta de la sala, ella se detuvo. Dentro, escuchó el bajo murmullo de las voces. Sintió los hilos enredados de la añoranza y el disgusto, y se fue. Se quedó de pie en el escalón superior, con la gárgola durmiendo detrás de ella, y dudó. Un Ly Erg estaba en la calle. —¿A dónde vas? —Él preguntó. —No contigo —temblando a pesar del sol de medio día, Ani se giró en dirección opuesta del Ly Erg. Las hadas con palmas-rojas trabajaban para apoyar cualesquiera que fueran las maquinaciones que Bananach había ideado, al punto de amenazar con regularidad que haría un motín en la Corte Oscura. Era inevitable: ellos eran guerreros, y cualquier excusa para crear una verdadera guerra los complacía. No son la clase de hadas para mí. Incluso si ella tenía sus dudas sobre el nuevo Rey Oscuro, Ani tenía demasiada lealtad hacia Irial como para apoyar complots en contra del rey que él había escogido para su Corte. Se fue caminando por el primer callejón con sombra; su Corte típicamente deambulaba en esos lugares. En lugar de las hadas con las que ella encontraba tranquilidad, otro Ly Erg estaba de pie mirándola. Ella pasó otro y otro callejón hasta que estaba en lo que muchos consideran la parte menos atractiva de la ciudad. Aceite y químicos rodaban por los charcos de agua marrón que se juntaban en los huecos y hoyos en el asfalto. El mundo se reflejaba hacia ella allí un poco menos brillante, un toque menos definido. Para Ani, era hermoso. Como su propia Corte, el agua oscura podía hacer parecer las cosas feas si una persona no miraba de AAAA
  • 93. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 93 cerca, pero ella había nacido de esas sombras: veía la belleza donde algunos sólo veían suciedad. Por supuesto, no todo labrado de oscuridad era encantador, no más de lo que era a la luz. Esa verdad fue aterrorizantemente clara mientras Bananach aparecía. Ella se paró en frente de Ani como había comenzado su existencia, con la oscuridad dándole forma entre una inhalación y un grito. Los Ly Ergs habían conducido a Ani hacia ella. —Chica. La hija de Gabriel —el hada-cuervo ladeó su cabeza, expectante—. Te necesito. Ven. Uno de los Ly Ergs de antes estaba parado detrás de Bananach. Ani tragó un grito de miedo. Pocas hadas la asustaban, pero la guerrera cuervo lo hacía. Garras y pico, cenizas y sangre, Bananach descomponía al propio Rey Oscuro. El creciente malestar y desconfianza entre las Cortes de hadas la había fortalecido lo suficiente que podía enfrentarse incluso contra las hadas más fuertes. —La Señora Guerra ordena que la sigas —El Ly Erg hizo un gesto amenazante—. ¿Te resistes? La mirada esperanzada en su rostro le aclaraba a Ani que resistirse no era una opción exitosa. —No. —Buen cachorro —dijo Bananach. Ni el hada-cuervo ni el Ly Erg dijeron otra palabra mientras caminaban hacia un edificio que parecía como si no hubiera estado habitado por toda la vida de Ani. Las ventanas estaban pintadas de negro con barras de hierro extendidas sobres ellas como postigos contra huracanes. No estaba ni siquiera a una docena de cuadras desde la casa de Niall. ¿Me mataría en la entrada de su casa? La respuesta a eso era, como todas las cosas con Bananach, imposible para Ani de comprender. La Guerra era ambas cosas caprichosa y audaz por naturaleza. Bananach abrió el metal y le hizo un gesto a Ani para que entrara. El corazón de Ani golpeaba tan fuerte que ella podía sentirlo bajo su piel. Lo que no podía sentir era ninguna emoción de Bananach. Eso no era
  • 94. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 94 bueno. Antes de que cruzara el umbral, Ani preguntó: —¿Soy una invitada o una prisionera? —Tal vez —Bananach le dio a Ani una mirada inescrutable y se dirigió hacia la ventana—. Ven ahora antes de que la seguridad de mis soldados esté en peligro. El Ly Erg se fue, probablemente a regresar a su puesto, y Ani se arrastró a través de la ventana y por la habitación que parecía que pertenecería a un castillo medieval. Espadas y otras armas puntiagudas se estaban forjando; otras estaban siendo reparadas. Ahora, tan pronto como Ani hubo empezado a procesar el anacronismo de las actividades de los habitantes, se dio cuenta del curioso contraste al otro lado de la habitación. Monitores de computadores y estaciones de trabajo estaban en mesas de madera. Ani los miraba. —Tú no eres parte de la Caza. Tú no eres en verdad parte de su Corte —los ojos oscuros de Bananach eran lo suficientemente familiares para ver comodidad, incluso aunque sus palabras fueran insultantes. —Lo soy —Ani ladeó la cabeza en alto—. Nuestro rey… —Tú rey. No el mío. Yo no quiero rey. —Hiciste un juramento —susurró Ani. —Lo hice. Es por eso que Niall no ha muerto por mis manos. Porque Irial ha vivido tanto. —Bananach miró detrás de Ani para mirar hacia el vacío—. ¿Él vendrá por ti, hija de Gabriel? ¿Te salvaría de mis garras? Ani no estaba segura a cual “él” Bananach se refería. ¿Gabriel? ¿Niall? ¿Irial? ¿Algún otro “él”? Con Bananach, la claridad era elusiva. Bananach estaba a su lado entonces, sus labios contra la oreja de Ani. —Tu padre no lo aprobaría. No debes decirle. No debes decirles nada. —Decirle que yo… yo ni siquiera sé a qué te refieres —Ani trató de conservar su tono respetuoso y decente, pero a raíz de sus comentarios era imposible. —Esa es una buena respuesta, chica de Gabriel. Tú diles eso cuando ellos pregunten. Pretende ignorancia. Yo hablaré por ti. —Bananach cabeceó una vez, como para afirmar algo—. Secretos de mujeres. Tú me das lo que yo quiero, y yo te daré mucho.
  • 95. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 95 —¿Qué quieres? —Ella estaba segura que ahora era respetuosa. Rabbit le había enseñado la importancia de las palabras y frases correctas, los tonos y gestos correctos, todas las buenas maneras de hablar hacia la demencia y el peligro. Bananach era ambas, demente y peligrosa. Ella se rió e inclinó su cabeza de nuevo. —Yo requiero tu fuerza y tu sangre, pequeña Hound. —¿Estaré viva al final? —Quizás —Bananach se agachó frente a ella y la miró—. No puedo ver eso con claridad todavía. —Oh. —Ani miró alrededor por una salida. Luchar no era una opción, no en contra de Bananach. Ani podía correr, sin embargo, no como la más rápida de las Hounds, pero más rápido que la mayoría de las hadas. ¿Más rápido que ella? —Yo… —Primero, matarás a Seth… y a Niall. Quizás a Niall primero. No estás limitada por la fidelidad como lo estoy yo. No sospecharan de ti — Bananach alcanzó el rostro de Ani y lo acarició—. Harás esto. Luego vendrás a mí y me darás tu sangre. Ani se estremeció. La brizna de mortalidad que ella tenía no era sólo una limitación en su fuerza: a pesar de sus mejores esfuerzos, también significaba que era menos cruel que su Corte. Considerar el asesinato de aquellos a quienes ella conocía, se sentía mal. Se obligó a sí misma a no flaquear y preguntar: —¿O? Bananach rió. —No hay “o”. No hay elecciones, niña. Desobedecerme sería muy… tonto. Yo vendría por ti. Los pensamientos en la mente de Ani, la amenaza para esos que ella amaba si Bananach iba tras de Ani… era más de lo que Ani podía procesar. —Tú naciste para esto. Si él te hubiera matado sería diferente, pero no lo hizo, ¿o sí? —Bananach se quedó de pie y luego retrocedió—. Él quiere que yo gane. Es por eso que te dejó vivir. Para mí. —¿Si quién me hubiera matado?
  • 96. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 96 —Terminé con el discurso. Anda y haz lo que te ofrecí, o estaré disgustada —Bananach se giró y dejó a Ani sentada en medio de fraguas y computadores. El hada-cuervo ni siquiera estaba mirando, así, medio esperando por resistencia, Ani corrió. Ella se lanzó a sí misma a través de la habitación con una velocidad que raramente había encontrado. En ese instante, ella era cada pedacito la hija de los Hounds, cada respiro de una Hound. No había mortalidad que la hiciera ir más despacio, ni nadie que la detuviera.
  • 97. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 97 Capítulo 13Capítulo 13Capítulo 13Capítulo 13 Traducido por Vanille Corregido por Ellie evlin se quedó de pie en la boca del callejón cuando la Hound se fue. Con su sangre como una guía, él había seguido su rastro a la casa de Irial y Niall, y luego al escondite de Guerra. ¿Qué estabas haciendo, Ani? Él quería seguirla. Era ilógico que ella debiera importar. Si ella estuviera muerta, no lo haría. Él pensó en su muerte mientras esperaba afuera de la casa del Rey Oscuro, pensó acerca del terror dentro de él mientras estaba de pie afuera del nido de Bananach. Entonces, Ani se había ido. —Ella es impredecible —Bananach susurró en su oído. Sus oscuros rasgos se rozaron contra él mientras ella lo abrazaba. Devlin se alejó. Ella se deslizó delante de él, las puntas de las manos como garras a sus costados. —El caos se enfundó en su piel. Demasiado para ti, querido hermano. Él tomó su muñeca en su mano y la apretó lo suficiente como para fracturar sus delicados huesos de ave, dándole el dolor que ella disfrutaba. —¿Debes intentar provocarme? Bananach rió, un chirriante graznido que estuvo acompañado por un congreso de cuervos sobre el tejado encima de ellos. Ella meció su muñeca felizmente. —Cena conmigo, hermano. Estoy sola. —¿Qué asuntos tienes con ella? Bananach no fingió confusión. —Ella me liberará. Su sangre es el secreto que ellos no querían que conociéramos. —¿Y qué hay sobre que su sangre que es import...? DDDD
  • 98. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 98 —Tsk. Tsk —Bananach cubrió su boca con su mano—. Sin preguntas. Ella es especial, y la necesito. Devlin removió la mano de Bananach. —¿Ah, sí? —Por supuesto —ella canturrea, y la bandada de pájaros de alas negras le replican. —Necesitas a la Hound —él repite. Bananach lo miró con orgullo. —Y sabes por qué, ¿no? Eso es el por qué no la mataste. Lo veo ahora. Ella es la clave. Con su sangre, puedo ganar. Después de todo este tiempo, hermano, puedo derrotar a Razón. —¿Por qué no...? —Matarla —Bananach acarició su mejillas—. Cuando ellos la trajeron a la Corte Oscura, la trajeron como a un pequeño corderito entre lobos, vi su diferencia. La escuché. Sé que fuiste tú quien no acabó con su vida. Devlin miró a su hermana, mudo y temeroso. Sus manos no temblaban. ¿Podría silenciarla? Él no podría matarle más de lo que podría matar a Sorcha. ¿Cómo eliminas problemas que no puedes matar? —Alguien vino en la noche y mató brutalmente a la madre del corderito, y el Rey Oscuro mismo la ha protegido todos estos años. —El pulgar de Bananach le acarició le piel bajo su ojo. Su garra raspó la carne de modo que un pequeño corte goteó entre su piel y la palma de ella—. Y Tú... te vi observarla en el club. Y lo supe. Él no tenía idea de qué decir. La verdad o la mala dirección podrían ir pobremente, pero irse terminaría con cualquier oportunidad de aprender lo que ella anhelaba de Ani. —Notaste mucho. Ella sonrió. —Era una prueba, pero yo... —No una prueba —él levantó la mano hacia la mano de Bananach y la retiró de su cara. Entrelazando sus dedos con los de ella, añadió—: No te pondría a prueba. Bananach suspiró. —Lo hiciste, pero lo averigüé. La sangre de la pequeña me dará una fuerza que ellos no pueden comprender.
  • 99. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 99 —En efecto —Devlin sintió la sensación de un miedo que nunca antes había sentido, no por una reina, ni una Corte, ni un hada en sí misma. Era por Ani, pero después de una eternidad de reprimir emociones, él empujó el miedo a su interior, donde su hermana no lo notaría, y le dio las palabras que ella había esperado de él—. Pelearás con la Alta Reina entonces. —¡Por supuesto! Él miró a Bananach, no argumentando, ni hablando. Ella asumió un glamour para parecerse a Sorcha y rió felizmente. — Eres un pervertidor de menores, Dev. Siempre supe que me traicionarías. Cuando escuché lo que habías estado haciendo... —Bananach hizo una pausa, aún vestida con la imagen de la Reina Suprema—. Estaba impactada. Decepcionada. Tú no eres como yo, Devlin. Tú no le perteneces a las hadas. Nunca lo hiciste realmente. —Basta. El propio semblante de Bananach regresó. —A ti siempre te gustó más ella, ¿no? Ella se inclinó pesadamente contra una cerca de cadenas enlazadas. La fuerza de su cuerpo al dejarse caer contra ella hizo que el metal traqueteara desagradablemente. Devlin la enfrentó. —¿Le dije acaso dónde te escondías? —Si ella se esconde, me dirías... —Basta. —La calma de Devlin se estaba evaporando establemente—. Ella es mi reina. Me da hogar y vida y razones de ser. —Un día tomaré mi derecho de Corte para matarla, y entonces me jurarás lealtad —Bananach parecía tener el corazón partido mientras lo decía. Por siglos, ella se había fijado en lo mismo, no siempre, ni siquiera regularmente, pero cuando ella estuvo perdida, su plan de reserva fueron la regencia y él—. Tú has usado a los Hound como una prueba, pero veo lo que ella puede hacer por nosotros. Dudaste que yo lo descubriera, pero lo hice. —No te puse a prueba, hermana —él repitió. No añadió que las pruebas eran su dominio. Toda la relación de Bananach con él fue
  • 100. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 100 únicamente sobre competir con su gemela, Sorcha. Él era sólo un instrumento para ser manejado en su conflicto—. ¿Dónde cenaremos? —él preguntó. —¿Podríamos detenernos por un poco de muerte? —Quizá —él lo había hecho peor en su compañía antes, y no siempre por culpa de ella. Y ella estaba apaciguada. Entrelazó su brazo alrededor de la cintura de él, y él obedientemente pasó su brazo por los hombros de ella. Ella ajustó la caída de su cabello de plumas de manera que estaba sujetado por el agarre de él pero se sentía como una sólida capa sobre su brazo y cayendo por su espalda. Después, él caminó a la casa donde sabía que ninguna hermana quería que estuviera, buscando no al rey sino a otro de la Corte Oscura que mejor sabía cómo lidiar con sus hermanas. Un hada cardo lo admitió, lo guió a una habitación a la que se accedía deslizando a través de una gran y surrealista pintura a un lado, lo encerró adentro y huyó. En la oscura habitación, Devlin encontró al hada que buscaba: Irial no era un monarca, pero retenía suficiente poder que si realmente quería su a Corte de vuelta, la podría tomar. No era rey, pero tampoco era sólo un hada. Como yo. Había algunas hadas muy fuertes en las Cortes, pero la mayoría de las verdaderamente fuertes estaban solas, a menos que algo más que poder las motivara. Había dos sillas puestas a cada lado de un diván donde el antiguo Rey Oscuro ahora se colocaba. Irial levantó una jarra de una de las trasalcobas en la pared. Vertió un vaso y lo levantó. —¿Bebes conmigo? Devlin asintió, de manera que Irial vertió un segundo vaso. Irial sostuvo un vaso. —Muchas tardes buenas pueden empezar con una buena mortal... o una mestiza quizá.
  • 101. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 101 Devlin ignoró la insinuación de que Irial sabía sobre Ani. Aceptó el vaso y tomó asiento en la silla a la derecha de Irial. —Quizá, pero eso no es apropiado para aquellos de mi Corte. —¿Y qué Corte sería esa, Devlin? —Irial nunca perdía una oportunidad para hacer esa pregunta en particular. Como el Rey Oscuro y la Reina Oscura antes que él, Irial vio cosas que Devlin habría preferido mantener ocultas. —Pertenezco a la Corte de Sorcha —dijo él. —¿Por qué? Tú no eres como ellos. Ambos sabemos eso. Si… —Basta —Devlin bebió, manteniendo su expresión suave mientras observaba a Irial—. No tengo interés alguno en lo que crees que sabes. —Aaah. Ciertamente eres lo bastante cruel para ser de la Corte Suprema —Irial pareció brevemente herido, pero la tristeza momentánea se desvaneció bajo la malvada expresión habitual de las hadas. Devlin pensó, no por primera vez, cuán diferente habría sido la vida si él hubiera reclamado la Corte Oscura cuando fue creada por primera vez. Irial, como todos los Reyes Oscuros antes que él, era la tentación personificada. No tenía necesidad de reprimir sus deseos más básicos; no tenía necesidad de ocultar nada. A diferencia de mí. Irial levantó su vaso, mirando curiosamente el líquido color ámbar como si viera alguna verdad esperando allí. —Tú estabas en el Nido del Cuervo. —Fui enviado a asegurar que Seth estaba a salvo. —Ya veo —Irial tomó un trago y dejó que el silencio se extendiera—. Podrías hablar con mi rey si tienes dudas de la seguridad del chico. ¿Voy a ver si está aquí? Devlin pesó sus palabras. No era como si él nunca hubiera dirigido asuntos sin el consentimiento de su reina; la eternidad era un tiempo lo bastante largo para no rozar contra las ataduras de ser dominado. Él sólo había actuado sin órdenes cuando era por su Corte o los mejores intereses de la reina, o cuando no había consecuencias que medir.
  • 102. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 102 Excepto por Ani. Devlin dejó su vaso a un lado. —No estoy aquí por Seth, pero espero que ya sepas eso. —En efecto. Devlin odiaba la necesidad de hablar al respecto, de admitir ante alguien que le importaba que Ani fuera vulnerable, pero el orgullo no era un lujo que él pudiera tener justo entonces. —Ani está en peligro, y me gustaría mantenerla a salvo. La risa que salió de Irial entonces sostuvo cada cosa oscura que había prosperado alguna vez en Faerie. —Dudo que la seguridad es lo que Ani anhela. Devlin ignoró esa verdad y añadió: —Ani es de interés para mi hermana. Me gustaría llevarla lejos de Huntsdale, pero sospecho que si lo hago sin informar a su Corte, seríamos perseguidos. La apariencia de perversión desapareció. La sonrisa de Irial era parecida a los dientes desnudos de un animal. —¿Crees que la he ocultado sólo para que te la lleves a Faerie? —Ella no está siendo recuperada por Faerie. Sería lo mejor no llevarla ahí… A causa de que estoy involucrado en la vida de Ani, Sorcha la ve — Devlin dijo las palabras quedamente. Irial estaba en silencio. —Ahora que Ani ha venido a tu Corte, ella no está a salvo. Bananach ha tomado un interés en ella también —Devlin añadió. —¿Y por qué las manos sangrientas de la Reina Suprema se envuelven a sí mismas en la seguridad de una Hound? —Irial le dio vueltas a su bebida—. Es un enigma. ¿No lo dirías? —¿Realmente importa? —preguntó Devlin. —Quizá. Sospecho que le importa a Bananach, y a Sorcha. Me importaría a mí si aquellos en los que confiaba estuvieran manteniendo semejantes secretos. ¿Insinúas que les importaría a ellos? ¿A tu reina especialmente?
  • 103. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 103 Irial no estaba diciendo nada que Devlin no supiera realmente. Todas las hadas sabían la importancia de la lealtad. Una vez que se juraba a un rey o reina, la obediencia iba a ser absoluta. Devlin estaba actuando en oposición directa a las órdenes de su reina, no sólo había dejado a Ani viva, sino que estaba trabajando ahora para mantenerla viva en lugar de proteger a Seth. Pocas hadas iban comúnmente a pensar que él desobedecería a su reina, excepto, por supuesto, su reina misma. ¿No había ella siempre sabido que el día vendría? El tiempo pasaba sin palabras ni sonidos. Era parecido a estar en la Corte suprema, el silencio y la contemplación. Finalmente, Irial dijo: —Si Ani va contigo por elección, disuadiré a Gabriel y a Niall de que los persigan. Si ella se niega, la protegeremos aquí. Aunque es su elección. Promételo. Devlin se puso de pie. —Tienes mi promesa de que la elección es de ella. Irial frunció el ceño hacia él. —Ten cuidado con ella. —Ella estará más segura que si estuviera en tu Corte —Devlin se giró para irse. —¿Devlin? Devlin hizo una pausa con una mano en la puerta. —Ten cuidado con ella. Ani no es como cualquier otra hada. —La mirada de Irial era piadosa. —Yo soy las manos sangrientas de la Reina Suprema. —Devlin enderezó sus hombros y soltó suficiente del control que él había tenido sobre sus emociones para dejarle saber al hada oscura que la piedad no era necesaria—. En toda la eternidad, ningún hada nacida me ha derrotado en nada. —Aaah. El orgullo precede a la caída, amigo mío —Irial se puso de pie y estrechó la mano de Devlin—, pero tú ya has caído, ¿no? Y, para eso, Devlin no tenía respuesta.
  • 104. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 104 Capítulo 14Capítulo 14Capítulo 14Capítulo 14 Traducido por Priisci!! Corregido por Ellie inalmente estaba oscuro en Faerie, así que Rae se aprovechó de la oportunidad para salir de la cueva por un momento. El mundo a su alrededor se veía vacío, pero Rae ya estaba acostumbrada al cambio de panorama en Faerie. Los cambios de humor de la Reina Suprema determinaban la realidad, y algunos días la reina decidía crear una nueva vista. Rae se paseaba sobre una corriente que antes había sido un río. A ambos lados, los sauces se adherían a los bancos en grupos, como si fueran grupos de personas conversando. Las finas ramas oscilaban ante la ligera brisa. Recostada en la tierra con los pies descubiertos balanceándose sobre la orilla estaba una hermosa hada, una que Rae no había encontrado en sueños ni a través del cuerpo de Devlin antes. La hada dormía en el resbaladizo suelo de barro, con una pila de musgo bajo su mejilla, como si la tierra hubiera formado una almohada sólo para ella. Los pedacitos de barro, las ramitas, y las cañas estaban agarrados en una masa llameante de cabello. A diferencia de la mayoría de las hadas de la Corte Suprema, ésta parecía pertenecer a otra parte, como si hubiera dado un paso fuera de alguna pintura de mujeres sensuales. Rae entró al sueño de la hada. —No te conozco —dijo la hada. En su sueño, estaba sentada en la orilla de un río mucho más largo. Las lilas florecían en la orilla de un frondoso jardín que se extendía en la distancia. Rae respiró hondo. En su sueño, todos sus sentidos eran reales. El perfume de las flores le pesaba en la punta de la lengua, tan espesa que casi se ahogaba con él. —¿De dónde vienes? —le preguntó la hada. —Quizás me viste en la calle y me estás recordando —Rae estaba acostumbrado a que las hadas de la Corte Suprema se resistieran a su FFFF
  • 105. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 105 presencia en sus mentes. No era lógico soñar con extraños, así que a menudo necesitaban una tierna orientación para aceptar que ella era imaginada. —No. —Negó el hada con la cabeza. Tenía el pelo desatado, cayendo por su espalda, y detrás de ella había un terreno salpicado con flores. No había ramas o barros enrollados es su pelo aquí. La hada se alejó de Rae, mirando hacia el agua como si fuera un gran espejo. Caras derivaban bajo la superficie, ahogadas y trágicas. ¿Habrá perdido a alguien? La muerte era mucho más grande para las hadas. Cuando uno tiene la promesa de eternidad, los siglos parecen pasar en un parpadeo. Rae había visto la realidad de tal pérdida cuando Devlin consideró lo que hizo por su reina. Sus órdenes eran sangre en sus manos. —¿Con qué sueñas? —Susurró Rae. El hada no dejó de mirar el agua. Venas de plata como raíces se arrastraron por la piel de la hada y se hundieron en la tierra, anclándola a la tierra. Rae quedó paralizada por lo que veía: las hadas no eran nunca tan inusuales en sus propias imaginaciones. Se veían a sí mismas más como lo eran en el mundo caminante; sus representaciones esenciales hacían eco a la realidad. Eran de la Corte Suprema, lógicas en esto como en todas las cosas. —Mi hijo se ha ido de mí. —La hada miró a Rae—. Se ha ido, y no lo puedo ver. Rae sintió dolor por ella. Las hadas tenían tan pocos hijos, que la pérdida de uno dolía más que la pérdida de varias hadas. Rae se acercó a ella, cuidando de no cepillar las raíces que se extendían por las manos, brazos y pies de la hada—. Lo siento. —Lo extraño. —Seis lágrimas de deslizaron por sus mejillas. Cayeron en la tierra y descansaron en el suelo como gotas de mercurio. Rae las reunió en sus manos y las llevó a la orilla del río. Con sus palabras, reconfiguró el agua, estirándolo y ampliándolo hasta que se convirtió en un océano.
  • 106. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 106 —Siete lagrimas en el océano —le dijo a la hada. Luego regresó al lado de la hada y se arrodilló. Estrechando una mano, Rae agregó—: Siete lágrimas por un deseo. Agarró la séptima lágrima mientras caía. La hada se quedó en silencio mientras Rae la arrojó al agua. —¿Qué deseas? Mientras estés durmiendo, lo tendrás. —Rae se mantuvo de rodillas a su lado—. Dime qué deseas. La hada miró fijamente a Rae. Su voz era como una brisa delicada, pero ella dijo las palabras, hizo su deseo. —Quiero ver a mi hijo, a mi Seth. Detrás de ellas, el océano se desvaneció, y en su lugar apareció un espejo. El cristal estaba enmarcado con vides endurecidas y ennegrecidas como si hubiesen sido oscurecidas con fuego. En el espejo, Rae podía ver a un hada muy diferente a cualquiera que haya visto y muy diferente a la apariencia austera de las hadas en la Corte Suprema. Seth tenía joyería de plata decorando sus cejas; un anillo de plata perforando su labio inferior; y una larga barra de plata con puntas de flechas atravesada en la curva superior de la oreja. El pelo negro azulado enmarcaba su hermoso rostro, que no era hermoso como el de las hadas, sino como el de un mortal. Seth no se parecía en nada al hijo de un hada. ¿Él es la razón por la cual ella se ve a si misma con anclas plateadas? Seth estaba peleando con un grupo de hadas con tinta moviéndose en sus brazos. Si hubiesen sido mortales, Rae diría que ese era el tipo de persona por la cual cruzas la calle para evitar. En el espejo, Seth envolvió sus brazos alrededor de un hada hembra e impulsó a ambos a través de una ventana. El vidrio roto golpeó el piso de cemento dentro de una habitación sombría. ¿Donde están? ¿Ella vio a su hijo morir? ¿Eso es lo que esto es? Rae se estremeció en simpatía ante el pensamiento de que la hada había presenciado la muerte de su hijo. La hada no apartó la vista del espejo para nada. Levantó una mano mientras tocaba las imágenes. —Mi hermoso niño. Seth se rió ante el ceño fruncido en la cara del hada hembra. —Te tengo —le dijo.
  • 107. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 107 —Nada mal, cachorro. —El hada hembra de aspecto cruel en la imagen arrancaba un pedazo de cristal de su hombro—. Para nada mal. Otra hada le lanzó una botella de agua a Seth. Sólo el brazo salió en la imagen, pero aun sin poder verle la cara, Rae estaba segura de que había sido uno de los involucrados en la pelea. Su voz sonaba como un trueno. —¿Otra ronda con Chela? Seth negó con la cabeza. —No puedo. Hay una fiesta de la Corte de Verano esta noche. Ash… estamos hablando, y quiere que esté ahí con ella. —¿Keenan? —Aún está desaparecido. —Seth sonrió, pero rápidamente miró para otro lado, como si su felicidad estuviese mal. —Lástima. —¿Sabes dónde él…? —No —el hada hembra, Chela, interrumpió—. No nos corresponde a mí o a Gabe decirte cosas que averiguamos para nuestro Rey. Seth asintió. —Lo entiendo. ¿Buena pelea hoy? —Sigues transmitiendo tu próximo movimiento demasiado —la voz, probablemente de Gabe, dijo. —¿Mañana? —Para cuando estés despierto, será mediodía. Si lo haces bien, mocoso... —Gabe tomó un paso dentro del marco y sonrió— ...las fiestas no son el tipo de cosas de las que uno puede despertar temprano en la mañana. Las palabras habladas por las hadas eran demasiado precisas para ser un recuerdo. Por otra parte, esta no era una escena que terminaba con la muerte de Seth. Esto no está bien. Mientras Rae observaba, tuvo la sospecha de que había hecho algo nuevo: ella, de alguna manera, le había dado a la hada durmiente una ojeada al mundo de los mortales. ¿Cómo hice eso? —¿Tu hijo no ha muerto? —preguntó. —No. Está en el mundo de los mortales. —La hada miró a Rae fijamente sin parpadear. Un objetivo claro se deslizó sobre sus pupilas inhumanas, recordándole a Rae la mirada de los reptiles que había visto.
  • 108. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 108 Las hadas eran diferentes. Ella lo sabía desde su primer día en su mundo, pero raramente era tan evidente como lo era en ese instante. —¿De dónde eres? —exigió la hada. —Soy sólo un sueño —dijo Rae, como le había dicho a muchas hadas durmiendo. Aunque su voz vacilaba, haciendo que sus palabras sonaran falsas—. Todo esto es sólo un sueño. —No. —¿Tu imaginación? Quizás me has visto en una pintura, algo que viste en un palacio... —No. —La hada cruzó sus brazos y miró a Rae fijamente—. Conozco con detalle cada pintura en mi palacio. Eres nueva. Lo que hiciste aquí es… imposible. No puedo ver los hilos de aquellos vinculados a mí. Pero yo lo vi. Rae quedó paralizada. ¿”Mi palacio”? ¿Hilos de visión? Sorcha. Rae tomó un paso hacia atrás, lejos de Sorcha y del espejo donde Seth estaba caminando por una calle que no se parecía en nada al mundo mortal que Rae recordaba. Devlin iba a estar furioso… si sobrevivía las próximas horas. De repente, las palabras eran mucho más peligrosas de lo que ella pensaba. Los sueños eran su dominio. Aquí estaría a salvo; aquí debería ser omnipotente. Sorcha, sin embargo, era omnipotente. Dentro de Faerie, el mundo se rehace a su antojo y voluntad, y Rae no estaba segura si eso se extendía a los sueños. O al mundo mortal. —¿Quién eres? —Sorcha no se paró del suelo. Aun sin el trono o las trampas de poder, era feroz. El mar se hinchó en olas descomunales que no cayeron. Se sostuvieron en el aire, amenazando con estrellarse, pero manteniéndose congeladas. El agua helada capturaba olas en éxtasis. La mente adormecida de Sorcha estaba tomando control de las imágenes que Rae no podía controlar.
  • 109. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 109 Excepto el espejo. Se mantuvo en frente de ella, sin ser tocado por los fragmentos de las olas y las rocas que caían como en el indicio de una avalancha. —Un sueño. Soy simplemente la cara que has llamado para tu diversión. Nada más. —Rae esperaba que la expectativa de la verdad de los labios de las hadas fuera suficiente para comprarle tiempo para escapar—. Si prefieres que me desvanezca... —Rae le dio la espalda mientras empezaba a caminar—, es tu sueño. —Alto. Rae paró a medio paso. Luego decidió que la acción más segura, el plan más sabio, era seguir caminando, así que lo hizo. En un abrir y cerrar de ojos, Sorcha estaba directamente enfrente de ella. —Dije alto. —No puedes controlar los sueños, Sorcha. —Susurró Rae—. No puedes controlar nada aquí. —Controlo todo en Faerie. —Su mirada arrogante le recordó tanto a Devlin que se preguntó cómo no había reconocido a Sorcha inmediatamente. —Aunque, realmente, no estamos en Faerie. Los sueños no son tu reino. —Rae le dio a Sorcha la sonrisa más delicada que pudo—. Hay mortales, seanchais4, con la habilidad de torcer los sueños. ¿Pero tú? Sólo eres otra hada en mi tierra de los sueños. —Pero tú no eres sólo otra hada. —Sorcha tornó su mirada en cada detalle de la apariencia de Rae—. ¿Quién te escondía de mí? —Nadie —mintió Rae—. Siempre he estado aquí. Simplemente nunca te interesaste en mí, hasta ahora. Y luego, antes de que la Reina Suprema pudiera descubrir secretos peligrosos, Rae salió del sueño y regresó a Faerie. 4 Nota del traductor: Seanchaí: nombre que se le da a una persona con ciertos poderes que relata las seanchais, las típicas leyendas celtas.
  • 110. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 110 Capítulo 15Capítulo 15Capítulo 15Capítulo 15 Traducido por Anne_Belikov Corregido por Ellie ni todavía estaba aturdida horas después de que dejase a Bananach, una situación que sólo podría ponerse peor por el hecho de que alguien la estaba siguiendo. ¿Acaso Bananach me había dejado ir sólo para enterarse de a dónde iba? Ani no estaba segura. Las ventanas del Barracuda5 estaban teñidas de un tono tan oscuro que ella no podía ver al conductor, pero podría decir que su acosador era arrogante. Seguir a alguien en semejante dulce auto hablaba mucho de la personalidad del conductor. En un hada, era una clase de garantía y egoísmo que no deberían ser sorprendentes, pero la mayoría de las hadas no conducía. No era una opción, no teniendo la costumbre de crear sus autos con materiales amigables para las hadas. Aquello era un poco tonto. Aunque había algunos que sí. Ella intentó pensar en las extrañas hadas quienes habían encontrado a las máquinas lo suficientemente hermosas como para construir unas que no fueran de metal. Era una pequeña lista. La mayoría de las hadas montaba una bestia glamorosa que les hacía parecer ir en una motocicleta o un coche de moda creado a partir de materiales de la magia y la tierra. No serían capaces de crear esto. El motor rugió, apenas conteniendo la energía, tanto que parecía temblar y arrastrarse detrás de ella. Dio la vuelta por un callejón. No, no era un hada. Las probabilidades indicaban que un mortal manejaba el Barracuda; ella podía enfrentarse a un mortal. 5 Nota del traductor: Barracuda: tipo de auto clásico de los ’70, de Plymouth. http://www.todoautos.com.pe/attachments/f69/17691d1169322621-buscando-el-plymouth-barracuda- cuda.jpg AAAA
  • 111. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 111 Aquello fue detrás de ella. El típico y pesado olor de los gases de escape estaba ausente cuando el auto fácilmente la adelantó y se detuvo. Se sentó, el motor ralentizado y el cuerpo zumbando, pero nadie salió de él. Las ventanas permanecieron cerradas. —Bien. Si no te vas a mostrar… —Ella dio un paso hacia el auto—. Vamos a hacerlo de esta manera. —Ella estaba junto a la puerta del conductor. Dejar que sus miedos y enfados se liberaran con alguien lo suficientemente estúpido como para cruzarse con una Hija de la Caza parecía bastante tentador, pero ella le dio una advertencia más—. Realmente no deberías intentar probarme. El auto no dio marcha atrás; el conductor no salió ni apagó el motor. Ani agarró la manija de la puerta y se congeló. El material bajo su mano no era metal. Miró dentro de las ventanas ahora transparentes. Vacío. El carro frente a ella no estaba hecho por hadas. Era algo mucho más raro, algo que provenía de los cuentos infantiles en los que hacía mucho tiempo había dejado de creer. Un corcel sin jinete. Bajo su mano el auto pulsó, como un ronroneo. Vibró a través de su cuerpo. —¿Eres mío? —Preguntó ella. Lo Somos Mutuamente. Las palabras vinieron en forma espontánea a su mente. Había una voz que ella escuchaba. A diferencia de cuando ella cabalgó sobre el corcel de otro, ésta estaba en su mente, era una parte de ella. Por supuesto, lo soy. Fue una voz sin género. Soy tuyo. No cabalgarás en otro a partir de ahora. —Nunca más. Sólo tú. —Acarició las largas líneas de la campana. Era lo que todo un clásico debe ser: bello y poderoso, con líneas fuertes y un gran motor. Se movió bajo su mano, convirtiéndose en un monstruo Ducati6 negro con llantas cromadas. 6 Nota del traductor: Ducati: tipo de motocicleta.
  • 112. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 112 —Maldición. —Ani lo sintió riendo mientras ella estaba babeando en la motocicleta. Entonces era un caballo, un caballo esquelético capaz de pisotear a las criaturas en su camino. Se levantó y bajó una pata, agrietando el ya roto asfalto bajo su casco de acero afilado. Al igual que los habitantes de la más perfecta Corte Oscura, era hermoso en su horror. —Eres hermoso. Y letal, Ani. —Sí. Eso fue lo que dije. Las cosas letales son hermosas. —Ella acarició su cuello. Después del terror de enfrentarse a Bananach, había un pequeño gesto que podría aliviar su ansiedad. Esto podría. Y lo hizo. Me necesitabas. —Lo hice. —Susurró ella. Sentí tu necesidad de correr, y por eso estoy aquí. Cerró los ojos y descansó su cabeza contra el hombro de Ani. Podemos irnos de aquí. Había sido su elección, la elección de ella. Ella tenía su propio corcel, no el de Chela, sino el suyo propio. Los hobbits no tenían caballos; los caballos no reclamados no vagaban por el reino mortal. Sin embargo, estaba aquí. Vamos, Ani. El caballo se convirtió en un auto de nuevo. Abrió la puerta. Corre conmigo. Lejos de aquí. Ani se deslizó el asiento del conductor. El motor se encendió con un rugido satisfactorio. —Oh. —Ella apenas exhaló la palabra, y el coche arrancó del callejón con la suficiente velocidad como para hacer que su corazón se acelerara. Toma el volante. Confío en ti. Le aseguró. —Tómalo de vuelta si fallo. —Ella había conducido un carro moderno un par de veces, pero no lo suficiente para estar segura de que podría manejarlo. Siempre. Te mantendré a salvo, Ani. Siempre. Eres mía ahora. http://www.elsingular.com/wp-content/uploads/2006/09/ducati%20999s.jpg
  • 113. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 113 —Y tú… —Ella no podía terminar la frase. Así que su caballo lo hizo. Yo seré tuyo. Siempre. Después de unas pocas vertiginosas horas, Ani dirigió su caballo al callejón cercano a la tienda de tatuajes. El montar el corcel le había ayudado a resolver sus emociones, dándole espacio para calmarse, pero las demandas de Bananach no eran algo a lo que pudiera dar sentido por su propia cuenta. Ella no podía matar a su Rey, incluso si hubiera querido. Ella no tenía deseos de darle a Bananach su fuerza o su sangre. Y, a pesar de su aversión por Seth, no estaba segura de que pudiera matarlo. ¿Podría alguno de los tres actos ser suficiente para calmar a Guerra? Ani no lo sabía, pero de lo que ella estaba segura era de que Niall, su Rey, no perdonaría el asesinato de Seth. Pero si él no lo sabía… Las posibilidades estaban ahí. Ignorando que Bananach no tuviera un plan viable; ella estaba loca, era peligrosa y poderosa. ¿Podría yo matara Seth? Él no era realmente un miembro de la Corte Oscura. Si él le importaba a Irial, sería diferente. Por otro lado, él era de la Corte Suprema y era amado por la Reina de Verano. Hacerlos enojar no era una buena idea. Tampoco lo era hacer enfadar a Bananach. El motor se calmó y Ani se deslizó fuera del asiento del conductor del Barracuda y cerró suavemente la puerta. Era una bestia hermosa, pero estaba seguro en el callejón. El mayor riesgo era que se comiera a un mortal insensato que intentara desmantelarlo o apoyarse en él, pero el caballo parecía suficientemente cansado, así que ella no esperaba nada de sangre en la parrilla cuando regresara. Ella se inclinó hasta la campana del auto y susurró. —Volveré enseguida. El motor rugió brevemente y luego las luces interiores se apagaron. Ani caminó por la acera de “Pins y Needles” (la tienda de tatuajes de Rabbit). Ella se detuvo ahí. Una vez que cruzara el umbral, habría preguntas. Si ella respondía, habría una conferencia. Su hermano no había
  • 114. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 114 sobrevivido en la frontera entre la Corte Oscura y los mortales sin una columna de acero. Él le había enseñado lo que ella necesitaba para sobrevivir, y no se estremecía ante la falta de humanidad en ella o en la dulzura mortal en Tish. De alguna manera, él las había amado a ambos, a pesar de sus diferencias. —¿Vas a entrar? —Rabbit estaba en el otro lado de la ventana frontal. Su barba era una trenza negra con un tono chillón de naranja. El hueso que ella había tallado para él después de una de sus primeras cazas estaba en sus orejas. Sus ropas eran de precio estándar en una tienda de segunda mano: pantalones oscuros y una camisa de trabajo que falsamente lo proclamaba como un empleado de “Joe’s Stop & Go”. Estaba en casa. Ella puso sus palmas en el vidrio de cristal de la puerta, cubriendo las horas a las que él supuestamente debía de abrir su negocio. Rabbit la miró con su habitual expresión taciturna. Él le haría muchas preguntas después, pero en ese momento, él vio lo que ella no admitiría: estaba asustada. Su hermano había sido único para expresar palabras consoladoras cuando ella regresaba a casa llorando o rabiando: él le había enseñado a hacerle frente a las palabras que la confundían. Él le había ayudado a llegar a la conclusión de que las cosas que ella colocaba aparte eran tanto fortalezas como debilidades. Ella abrió la puerta de la tienda y fue a sus brazos. Él la abrazó con tanto cuidado como lo había hecho cuando era una niña pequeña y ellos no habían pensado que quizá resultara ser más mortal que nadie. Al igual que lo había hecho Tish. —¿Quieres contarme lo que está mal? —Quizás. —Ella se apartó y se acercó a la silla de vinilo rojo que estaba en la esquina. Rabbit volteó el letrero de la puerta a “cerrado” y lanzó el pomo para cerrarla. —¿Bien?
  • 115. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 115 —Vi a Bananach. —Ella tomó un hilo suelto tapado por un trozo de cinta aislante negra que Rabbit había utilizado en lugar de hacer costuras en la tela rasgada de la silla—. Ella quiere algunas cosas de mí. —Está en problemas. —Rabbit bajó las persianas para que los transeúntes no pudieran verlos dentro mientras el cartel estaba volteado. —¿No estamos en problemas nosotros, Rabbit? —Ani lo miró. Él lucía como problemas; estereotipo o no, su familia lucía como la clase de familia que estaban bien doblando o rompiendo unas cuantas reglas. Ellos habían roto tanto leyes mortales como tradiciones de las hadas. Él las había ocultado de la bestia que había matado a Jillian, de la Corte Suprema, y de la mayoría de la Corte Oscura. Le habían robado la libertad y la voluntad de los mortales cuando la Corte Oscura lo había obligado a realizar los intercambios de tinta. —Hay un problema, y luego está el suyo. —Rabbit se sentó con las piernas cruzadas en el inmaculado suelo de la tienda de tatuajes. Incluso ahí, en la sala de espera, él mantenía todo tan limpio como podía. Cuando ella era una niña, había construido autos Lego y torres de palillos de paleta en el piso de la sala de espera cuando Rabbit trabajaba. —Ella quiere que haga algunas cosas… y… —Ani cruzó sus manos juntas y las unió apretadamente, y luego se forzó a sí misma para encontrar su mirada—. No quiero decírtelo. —Nosotros no causamos problemas sólo por problemas amorosos. No problemas reales, por lo menos. Necesita haber una razón. Tienes una, ¿verdad, Ani? —Rabbit se escabulló hacia abajo, así que él estaba sentado en su pie—. No puedo mantenerte a salvo ahora que estás en la Corte. Estás expuesta a lo que eres, y ellos no te permitirán vivir entre los mortales nunca más… no en los años por venir. Ella inclinó la cabeza desafiante. —Irial confía en mí. —Yo también. —Rabbit lo dijo antes de mirar la puerta. Alguien estaba intentando girar el pomo a pesar de que el letrero había sido cambiado y las persianas cerradas. Él bajó la voz y añadió:— Así que piensa en todo lo que ella te pidió. —Yo sólo… estoy asustada. Si no coopero… —Sus palabras se desvanecieron al pensar en una escena de la ira de Guerra.
  • 116. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 116 —Lo resolveremos, vamos. —Rabbit se paró y tiró de ella a sus pies—. Podemos hablar sobre ello en la cena. Haré algún postre. Él pasó un brazo sobre su hombro. —Abrir un helado no cuenta. —Ani intentó aligerar su voz. Era lo que Rabbit hacía cuando ahí había estrés: le daba espacio para relajarse mientras él bromeaba acerca de lo que la molestaba. Ella tomó aire para tranquilizarse y añadió:— Quiero algo que tú hagas. —Hecho. —Él abrió la puerta de una sección privada de la tienda, donde ellos habían vivido la mayor parte de su vida—. Llamaré a Irial. Ani tropezó un poco. Ella no había querido decirle a Irial que había visto a Bananach. ¿Cuál era la razón por la que Rabbit lo estuviera llamando? Cuidar de mí. Su hermano siempre había hecho lo que podía para mantenerla segura. Eso no había cambiado. Su habilidad para hacer todo lo que podía tal vez había cambiado, pero su deseo de hacer todo lo que pudiera seguía siendo el mismo. —Se lo diré, Rabbit. —Ella dio un paso frente a él—. No necesitas involucrarte en esto. Rabbit lucía más viejo de lo que usualmente parecía. —Si ella te quiere a ti en sus planes, Irial necesita saberlo. El Nuevo Rey necesita saberlo… y tú, señorita impulsividad, necesitas a alguien más fuerte que yo a tu lado. Llamas tú o lo haré yo. Ella se apoyó en la pared, tomó su celular, y presionó el número seis. El teléfono sonó pocas veces antes de que Irial respondiera. —Hey. Largo tiempo sin platicar. —Los nervios en su voz eran suficientes para dejar que él supiera que no se trataba de una llamada social. —¿Dónde estás? —En casa. —Ella cerró sus ojos, así no podría ver la preocupación en el rostro de su hermano. —¿Necesitas que le diga algo a Gabe? —Preguntó Irial. —No todavía. —Ella podía oír a Rabbit caminando; sus pasos eran sólidos contra el suelo. Aunque no abrió sus ojos; en cambio, ella esperó el
  • 117. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 117 timbre del horno siendo precalentado, el agua en las manos de Rabbit que, sin duda, ya había limpiado, y las alacenas siendo abiertas y cerradas. Finalmente, ella dijo:— Necesito hablar contigo. Esto es un… problema. Supongo. ¿Una situación? No lo sé. Necesito ayuda. —Quédate en casa. Estoy en camino. —Irial no colgó el teléfono. Él se mantuvo en la línea, una línea de vida que ella no quería necesitar, para hablar mientras se dirigía hacia ella—. ¿Alguien te hizo daño? —Estoy bien. —Ella se sentó en el suelo, su espalda contra la pared para intentar eliminar el miedo que había comenzado a apoderarse de ella—. Estoy preparando la cena. —Ayudaré. Ella sonrió. —No estoy preparando algo elegante como desearías. —¿Heriste a alguien? —Preguntó él. —No. —Entonces va a estar bien. —La voz de Irial era la voz que ella recordaba de sus terrores infantiles. Él era su salvador, quien le había traído seguridad a ella y Tish, quien se aseguró de esconderlas lejos de la crueldad de la Corte Suprema y de quien sea que había matado a Jillian—. Vas a estar bien. —Esta vez no estoy segura. —Ani se paró y fue a la cocina. Rabbit besó su frente cuando ella se detuvo a su lado en el pequeño mostrador de la cocina—. Bananach me quiere.
  • 118. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 118 Capítulo 16Capítulo 16Capítulo 16Capítulo 16 Traducido por aLebEna y Dham-Love Corregido por ynexiz uando Tish caminó hacia la cocina, pegó un grito como si hubieran pasado semanas desde que se habían visto la una a la otra. —Ese es un sonido que no extrañé —Rabbit se cubrió una oreja y simuló dolor— soy muy afortunado de no estar sordo. Ani le arrojó su teléfono a Rabbit. —Háblale a Iri. Me pondré al día con Tish. —¡Quédense en la casa! —gritó Rabbit cuando salían del cuarto. No. Ani deseaba poder decirle todo a Rabbit, pero entre más pensaba, más se daba cuenta que esto era demasiado grave. Había corrido a casa, probablemente poniéndolos en peligro. Desaparecer por un tiempo era la mejor apuesta. Especialmente ahora que tengo los medios para irme. Finalmente, Ani se preguntó si eso era parte del por qué el corcel llegó a ella. Necesitaba irse lejos, donde su presencia no fuera un peligro para su familia. —Te amo —Ani abrazó a su hermana— más que a nadie, ¿lo sabes? —Yo también —Tish la afrontó— Entonces... ¿qué hiciste ahora? —Todavía nada —Ani prendió el estéreo, y las bocinas sonaron inmediatamente. El bajo era pesado, y su peso pasaba por su piel. Hogar. Estaba consiente de que Rabbit sabía que esa música era para que no escuchara sus palabras. Su hermano no era tan Hound como ella, pero tenía un oído impresionante. Parecía que ella había obtenido todos los rasgos de su padre; Rabbit tenía algunos: “longevidad, fuerza, oído”; y CCCC
  • 119. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 119 Tish... Tish tenía “cualidades ligeras de Hound”. Eso era como ellos lo llamaban mientras crecía: un poco de fuerza, un poco de rapidez, un poco demasiado de interés en los problemas. Se sentaron en la cama de Tish. La cama de Ani todavía estaba allí, sin hacer desde su última visita, y parecía el cielo que necesitaba. Pero no podía quedarse, no aquí, no donde estaba su hermana casi mortal. —¿Qué pasa? —Tish cruzó sus piernas y esperó. —Estoy en una especie de situación —empezó Ani. Tan rápido como pudo, le explicó todo sobre Guerra. Entonces dijo—: Diles. Dile a Rabbit y a Iri todo. —¿Ani? —Tish buscó su mano, pero Ani ya estaba levantada. —No puedo quedarme —Ani le subió al estéreo— Si ella viene por mí... —No. No puedes irte —Tish susurró—. Si ella te busca... por favor, Ani. Sólo haz esa cosa de la concentración. Eso ayuda. Ani miró a la puerta cerrada. —Si ella viene, podría lastimarte, y a Rabbit. No debí haber venido. Necesito alejarme de todos antes de que lo haga. Es lo más seguro y... —Iri lo sabe ahora. Lo arreglará. Podemos irnos todos a vivir con él. — Tish se levantó y tomó las manos de Ani, y la tomó como cuando eran pequeñas y Ani estaba enloqueciendo—. Por favor. Sólo quédate. —No puedo, Tish. Te quedarás con Iri, ¿está bien? Quédate con Rabbit. Quédate con Gabr... con papá —Ani sentía como si algo la quemara por dentro de la piel. Necesitaba correr. El pensamiento de quedarse, de no escapar, la hizo sentirse como si estuviera ahogándose. Irial podría mantener a Tish y a Rabbit con él; ellos estarían a salvo sin ella cerca. No podía quedarse en casa y ponerlos en peligro. —Necesito salir por un tiempo —dijo. —¿E ir a dónde? —Tish todavía tenía las manos de Ani. —Todavía no lo sé —Ani se liberó del agarre de su hermana y abrió el clóset. Agarró una maleta, y empezó a meter ropa en ella.
  • 120. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 120 Silenciosamente, Tish la ayudó, dándole permiso con sus actos y no con sus palabras. Tish sacó un cepillo. Había lágrimas en sus ojos. —Ten cuidado, NiNi. Ani la abrazó, apenas aguantando las lágrimas con el sonido de su nombre de la infancia. —Les llamaré. —Rab tiene tu teléfono —Tish buscó en su bolsillo y sacó su extremadamente rosa teléfono—. Tómalo. Tomaré el tuyo cuando él termine de hablar con Iri. Silenciosamente, Ani deslizó el celular de Tish en su bolsillo delantero. Lo hacían regularmente porque tenían varios contactos comunes en los dos teléfonos. —¿Qué hay de Glenn? No tengo su teléfono en mi celular. Tish pestañeó. —Entonces creo que tendré que ir al club. —¡No! —Ani gritó con el pensamiento de que su hermana saliera sola. Sacó el teléfono y pasó los contactos—. Cópialos. Puede encontrarte en la tienda. No vayas a ningún lado sola hasta que Iri te deje, ¿está bien? Tish escribió el número en su mano y después abrió un cajón de la mesita de noche entre sus camas. Escondida debajo de sostenes y medias estaba un sgian dubh (navaja ceremonial celta), que coincidía con uno que estaba en el tobillo de Ani. Tish sacó el cuchillo de mango negro y una funda negra. —Toma mi funda de la suerte. —¿Estás segura? —Ani señaló su otra pierna—. Ya tengo el prickler (sujetador de cuchillos para el tobillo). —Toma la mía también. Una mujer nunca está demasiado cuidada... o armada —dijo Tish. —Cierto —Ani levantó la pierna y cerró la funda. Debería tener lo suficiente de la Corte Oscura dentro de ella como para llevar un cuchillo tradicional, pero no era una fanática de meterlo en su bota o en sus medias. La tradición era importante, pero adaptarse también era bueno. Ani deslizo el cuchillo por la funda. Tish abrió el armario.
  • 121. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 121 —¿Hierros santos? Cuando estaban en la primaria, Irial las había llevado a viajes de campo en diferentes casas de culto. En cada lugar, un hombre o una mujer decía una oración sobre un puñado de armas. Para el final, las chicas tenían una caja de armas bendecidas en representación de un número de credos mortales dominantes. Como muchos de los regalos que Irial les había dado, los “hieros santos” eran un regalo práctico. Uno nunca sabe, había dicho Irial, y no somos las únicas cosas que acechamos por las noches. Ani odiaba llevar las armas bendecidas, porque eran un factor disuasivo para muchas hadas a las que le gustaría acercarse, pero no tendría oportunidad. No ahora. Se desabrochó la blusa, se deslizó las correas de las navajas por sus hombros, ajustándola, y entonces metió una de las navajas bendecidas que quedaban, una de ocho pulgadas parcialmente dentada, dentro de la vaina que ahora estaba en uno de sus lados. —Espera —Tish estiró las correas de la funda—. Toma todo. Conseguiré que Iri nos abastezca. Ani asintió. Metió todo en su mochila junto con su ropa. Ninguna cantidad de armas le daría la fuerza para derrotar a Bananach, pero sobre- armarse no era una mala idea cuando planeabas un viaje de carretera. Y Bananach no es el único problema afuera. El pensamiento de los hostiles solitarios, como los Ly Ergs, de estar sola sin la protección de la Corte Oscura, haría que Ani se detuviera… pero el pensamiento de poner en peligro a su familia por seguir en la ciudad, superaba cualquier vacilación. Tomó la mochila. Tish dobló y estiró sus brazos ausentemente. Sus nervios estaban subiendo increíblemente, pero no quería agregarle más stress a Ani. Nunca lo hizo. Sus emociones decían todo lo que las palabras no podían. Tenía miedo, pero Ani también lo tenía. Y ninguna de nosotras necesita hablar sobre eso. La sonrisa que le dio Tish era la prueba de que entendía la imposibilidad de discutir esas verdades. Incluso aunque lo dijera en palabras. —Papá estará furioso una vez que te atrape.
  • 122. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 122 —¿Quien dijo que me iba a atrapar? No es el único con un corcel ahora —el pensamiento de que Gabriel escuchara sobre su corcel la hizo sentirse feliz, incluso ahora. Estaría orgulloso. Se volteó y, delicadamente, susurró—: Te amo. Tish la tomó y la estrechó. —Ten cuidado, por favor. —Tú también —Ani abrazó a su hermana ferozmente. Tish la apretó más fuerte, y después se separó. Juntas, quitaron el seguro de la ventana y la abrieron. Con su mochila sobre su hombro, Ani fue hacia la calle. Tish le arrojó su arma y después cerró la ventana cuidadosamente. Las cortinas cayeron sobre la ventaba, y Tish desapareció. Ani fue hasta la mitad de la calle con un soplo de sus pies sobre la acera. Debo irme, es lo mejor. Ella lo sabía, especialmente ya que no estaba a una cuadra de la tienda antes de que alguien la siguiera otra vez. Sin cambiar su paso, se dirigió hacia la calle lateral cerca de donde estaba estacionada la Barracuda. Con calma, fue hacia su corcel. ¿Me puedes oír? Pensó hacia el carro, imaginando la emoción de conducirlo, y la calidez de su motor. ¿Estás despierto? Sí, pero sería más fácil si tuviera un nombre, Ani. Esa voz tenía la misma vibración de su motor. Pensé en eso. Me faltaba un nombre. Ser un corcel con jinete significaba que obtengo un nombre. Las palabras retumbaron en su mente. Es importante ser nombrado. Está bien ¿pero ahora? No es el mejor momento, pensó ella de vuelta. Pronto, dijo él. Abandonó su conversación, yendo hacia abajo, y deslizando el sgian fuera de su funda. Después se volteó para enfrentar a quien la seguía... y vaciló. El hada del Nido del Cuervo, el que la besó y probó su sangre, estaba en la calle. —Eres tú —dijo ella. —Lo soy. No deberías hablarle, Ani, su corcel susurró. Ahora mismo, era como una Hummer, grande y voluminoso, pareciendo como si tuviera mucho
  • 123. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 123 más acero del que cualquier hada podría soportar. Siendo una criatura, no una maquina, no tenía verdadero metal, pero la ilusión era muy conveniente. Debería ser aterrador para las hadas. El chico guapo frente a ella no parecía querer evitarla. Ella no se le acercó. —Pensé que te habías ido. —Lo hice. —Él la miraba con la misma mirada inquebrantable que la vez del club. Ella tembló. Parte de ella quería preguntarle si la había seguido, pero otra parte prefería no saber. —¿Sabes quién soy? Él le dio una mirada minuciosa —La hada del club… ¿o debería saber algo más sobre ti? Ella enderezó sus hombros y lo miró. No fue ciertamente difícil hacerlo. —Me estabas siguiendo —Sí. ¿Vas a correr? —¿Debería? —No —él caminó junto a ella, adentrándose en un callejón oscuro y estrecho que estaba lleno de sombras—. Deberías venir conmigo. Ella esperaba que la hubiera seguido por su beso, pero no era una boba. Todos querían ganarse el favor de Gabriel, o Irial, o Niall: era probable que él estuviera aquí por política. O por Bananach. —¿Guerra… te envió aquí? —preguntó, en vez de seguirlo. Él se detuvo y miró hacia atrás. —Nadie me envió aquí. Estoy aquí por mis propios intereses. Ella se estremeció. — ¿Intereses en qué? —En ti —le dijo el hada, su voz fue como un susurro desde las sombras. Ani dio un paso adentrándose en la boca del callejón.
  • 124. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 124 Él no es una presa, murmuró su corcel. Sólo un poco de diversión, un poco de alimento antes de irnos, le dijo Ani a su corcel. No lo mataré… a menos que necesite hacerlo. La tentación de no decirle al hada quién era ella, luchaba con su espíritu de buena deportista. —No soy una solitaria —se defendió. Él movía su cuerpo con tal gracia, sin ninguna tensión, pero consciente de cada uno de los movimientos de Ani. Ella había visto antes su reacción cuando se había acercado. Él la seguía como alguien acostumbrado a la lucha. —Lo sé. —Él casi sonrió; una esquina de su boca se arqueó. No era cruel como la Corte Oscura, ni suave como la Corte Suprema, ni dulce como la Corte de Verano. —¿Eres de la Corte de Invierno? —preguntó Ani. Su mano estaba detrás de ella, sosteniendo su cuchillo. —No. El frío no me sienta bien. —Él sonrió. Si no era pecadoramente apuesto hasta ahora, la mirada en su rostro mientras ella se acercó lo hacía casi irresistible. Miró sus ojos, nubes negras de tormenta se escondían allí, pero no eran cálidas —No eres de la Corte de Verano —dijo ella. —Tampoco tú. Si no lo supiera tan bien, hubiera pensado que él era de la Corte Oscura, pero un poder como el de él no se escondía entre la multitud, y entre Irial y Gabriel, ella había tenido muy buena educación sobre los poderes de su propia corte. —Y luces demasiado divertido como para ser de la Corte Suprema. —Desde luego. —Sus ojos le dijeron lo que sus palabras no estaban admitiendo: él era peligroso. Cada instinto que tenía le susurraba que él estaba formado por la misma clase de sombras que Irial. Él debería estar en la Corte de su rey. No quepo en el callejón en esta forma, Ani. La voz de su corcel era una advertencia ahogada mientras ella caminaba directo hacia el hada.
  • 125. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 125 —¿Qué eres? ¿Gancanagh? ¿Hada de agua? Ayúdame un poco aquí. Solitario, pero con suficiente coraje para pasearte por este lugar. —Ella movió su otra mano más cerca del cuchillo a su lado. No como si eso fuera a ayudar mucho. Si ella estaba en lo correcto sobre qué tan fuerte era él —y debería serlo para caminar por Huntsdale tan seguro y confiado—, ella no era lo suficientemente fuerte para derribarlo. Ella sostuvo su mirada—. ¿Quién eres? —Devlin. Quien mantiene el orden para Sorcha, pero… —Maldición —ella dio un paso atrás—. No voy a ir a su mundo. Yo pertenezco a la Corte Oscura de Ir... de Niall. Estoy protegida. No me puedes llevar. El pánico creció dentro de ella como un tumulto de cosas con alas luchando por escapar por espacios muy pequeños. Retrocedió aún más lejos, corriendo hacia atrás hasta que una ráfaga de aire sulfúrico caliente golpeó su espalda. Su corcel se había transformado de nuevo. Te lo dije, se quejó su corcel. Miró detrás de ella. No era un caballo, sino una cosa reptil que se encontraba donde la Hummer había estado. Escamas verdes cubrían todo su cuerpo. Garras de la longitud de su antebrazo estaban enterradas en el suelo debajo de ella. Alas con plumas dobladas muy apretadas entre ella a los lados de la espalda de su corcel para no cepillar los edificios en cada lado del callejón. Abrió su mandíbula para chasquear una pequeña lengua negra. La gran cabeza bajó, y por un instante ella pensó que se la tragaría. No seas tonta. No te comería... el corcel se detuvo, dejando un silencio extraño en su mente que le dijo que todavía estaba a mitad de pensamiento. No, ni siquiera si me estuviera muriendo del hambre. Curioso. Nunca había tenido un jinete hasta ti… Probablemente te salvaría antes que a mí. Huh. Eso es... —¿Podemos hablar sobre eso después? —ella miró uno de los enormes ojos de remolinos. Por supuesto.
  • 126. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 126 El hada la atrajo hacia sí entonces. Un brazo envuelto alrededor de su muñeca, el otro sosteniéndola desde su cadera hasta su garganta, —Podría matarlo —él susurró—, o a ti. Es lo que hago, Ani. Mato a aquellos que están fuera de orden. Ella haló su muñeca con su mano libre y trató simultáneamente de empujar su cabeza hacia atrás contra la de él. La mano de él se apretó alrededor de su garganta. —Detente. —Soy una de las Hounds de Gabriel —dijo ella—. Soy un miembro de la Corte Oscura, no soy cualquier mestiza para cazar. Habrán consecuencias si tú… —Dile a la bestia que retroceda, o tendré menos opciones. No quiero eso. Ni tampoco tú —Devlin apretó su agarre—. Dile que retroceda, y puedo soltarte. Ani miró a su corcel. Sus ojos estaban girando como si grandes tormentas de fuego se retorcieran en su interior. Sus garras habían rasgado algunos surcos en el asfalto. Lo mataré si estás herida. Chasqueó su lengua de nuevo. Dirigiré mis garras hacia sus entrañas y... —No me lastimará —dijo ella, mucho más segura de lo que se sentía, pero decir las palabras se sentía verdadero. Si hubieran sido una mentira, no se hubieran formado tan fácilmente—. Él me va a dejar ir. Él no la soltó, pero el agarre en su garganta se soltó hasta que la presión en sus dedos era apenas notable. —Te liberaré si… Ella se tensionó. —...tú no corres de mí. —Sus palabras eran un suave respiro contra su mejilla—. En verdad no quiero matarte hoy. Ella se quedó quieta. —¿O llevarme hacia Sorcha? Él se rió, un sonido delicioso como las sombras pesadas que cualquiera de la Corte Oscura posee. —No, definitivamente no quiero eso.
  • 127. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 127 Luego, él relajó su agarre, dejando que ella se retirase. Una vez que estuvo unos cuantos pasos lejos de él, le extendió la mano como para menearle la de ella —Como dije, soy Devlin. Ella miró su mano estirada y luego levantó la mirada hasta su rostro. Su ritmo cardiaco estaba por estallarse al ritmo de la cacofonía de miedo y rabia en su interior. —¿Se supone que diga “encantada de conocerte” o alguna otra estupidez social? Su corazón seguía zumbando, le dio la espalda y se dirigió a su corcel. Se acurrucó contra este. Era una bestia más pequeña ahora, no mucho más que el doble de masa de su forma equina, con un cuerpo de león, cabeza de reptil, y alas con plumas. Metió sus alas cerca a sus lados y las descansó en su vientre, así ella podría subir a horcajadas si quería. Ella no quiso, pero se inclinó más acerca hacia él. Me gustaría un nombre ahora, Ani, murmuró. —Después de esto —le prometió a su corcel sin quitar su mirada de Devlin—. Yo vivo aquí. Tú reina no tiene asuntos… —Ella no me envió por ti hoy —se quedó tieso, sin descansar tan cómodamente como lo había hecho antes de retenerla. Él le recordaba cosas que a ella le parecían hermosas: el poder mortífero y la violencia contemplativa. —No quiero tener nada que ver con la Corte Suprema. —Ella estaba gritando por dentro, pero su voz era uniforme—. Sólo vete… —¿Estás planeando ayudar a Bananach? —Preguntó Devlin—. ¿Le darías tu sangre? —No. No la ayudaré, o a ti, o a la Corte Suprema —Ani se había pasado toda su vida negándose a ceder ante el miedo; eso no iba a cambiar porque algún golpe de suerte genética hiciera que todos quisieran su sangre. Se enderezó—. Puedes matarme, pero nunca traicionaré a Irial La expresión de Devlin se suavizó por un momento, muy rápido como para notarlo si ella no hubiera estado acostumbrada a estudiar a las hadas que escondían sus expresiones. La expresión se había ido tan de repente como había aparecido.
  • 128. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 128 —Ya veo. Ani se estremeció. Él había dicho que no estaba allí por las órdenes de Bananach, pero sabía acerca de su sangre, sabía que Bananach la quería. Ella no se sintió particularmente inclinada a seguir haciendo preguntas. Largarse de la ciudad sonaba más sabio ahora. —Entonces, si eso es todo, me iré —dijo. Empezó a girarse, pero su voz la detuvo. —Soy el Asesino de la Corte Suprema. Créeme cuando te digo que huir de mí no está en tus mejores opciones, Ani.
  • 129. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 129 CapítulCapítulCapítulCapítulo 17o 17o 17o 17 Traducido por Ellie Corregido por ynexiz evlin esperó para ver cómo Ani reaccionaría. Una astilla de entusiasmo serpenteó dentro de él. Si ella corría, él la perseguiría. A pesar de una eternidad de estar unido a la Corte de su hermana, él aún no había dominado ese instinto en particular. Como las manos ensangrentadas de la Reina Suprema, él podría soltar a veces ese impulso con impunidad, pero esos eran negocios… con la muerte esperando a la presa al final de la persecución. Perseguir por placer, perseguir a Ani, era sumamente tentador. Ella no corrió. En vez de eso, movió su cadera y lo miró fijamente. — ¿Tienes alguna idea de lo que sucedería si me matas? Desconcertado, la observó encarándolo con desafío en cada uno de sus movimientos y palabras. —Dímelo —dijo. —Irial, Gabriel, Niall… todos irán tras de ti. —Sostuvo una mano en cada cadera, el mentón levantado, los hombros erguidos. —Invitas al ataque con esa postura. —Señaló sus manos con un gesto—. Aunque la postura es buena. —¿Qué? —Tus pies. Es una postura estable en caso de que yo fuera a atacarte —clarificó. Quería entrenarla. Había probado su sangre: sabía que estaba en buen camino para igualar a Gabriel en fuerza. —¿Estás planeando atacarme? —No, me gustaría hablar contigo. Es un poco más civilizado —dijo. —Correcto. Una conversación civilizada después de que me rastreaste, me seguiste, y sugeriste matarme. Supongo que eres de la Corte Suprema DDDD
  • 130. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 130 después de todo, ¿eh? —Sacudió la cabeza y miró en su bestia. Apretó su quieta boca de reptil contra su hombro mientras ella habló. Cualquier conversación que ellos estuvieran teniendo, estaba fuera de la audición de Devlin. Él esperó. —Bien… hablemos. —Ella se tensó, pero fuera de eso, su postura agresiva se mantuvo igual. —Ven —Él se giró y caminó hacia la parte iluminada de la calle. Él no le ofreció su brazo, tampoco esperó para ver si ella lo seguía. Reprimió todas esas cosas desaliñadas que sentía, escondiéndolas, y mantuvo la expresión estoica que hace mucho tiempo aprendió a fingir. Era una tontería su impulso de protegerla, pero realmente deseaba una solución que no implicara la muerte de Ani. Especialmente no por mi mano. Anduvo por las calles, siguiendo las curvas del mal diseño de la ciudad hasta que alcanzó el distrito de almacenes. Las pocas hadas que lo vieron, informarían indudablemente su presencia a Niall e Irial. La mayoría de las hadas no serían lo suficientemente insensatas como para llevar esas noticias a Gabriel, pero se las llevarían a su rey o al ex rey. El temperamento de los Hounds era fácilmente alterado y difícilmente calmado. Sólo un hada que buscara ser herida le entregaría a Gabriel las noticias acerca del contacto de Devlin con Ani. Como guardianes del orden de Cortes opuestas, Gabriel y Devlin no se llevaban bien. Devlin se detuvo en un cruce. Los coches mortales corrían a través de él, y se maravilló en la atracción de los viajes dentro de jaulas enredadas de metal. Mucho del mundo mortal parecía poco natural. A diferencia de Faerie. Él se preguntó, como lo había hecho durante los siglos, si podría ajustarse a vivir en el mundo de los mortales. Bananach lo había hecho. Muchas hadas se habían ajustado cuando el Rey Oscuro los echó de Faerie hace mucho tiempo. Otros enfermaron. Algunos murieron o enloquecieron. Aún así, otros prosperaron. Devlin, por su parte, se sentía demasiado encerrado por el ritmo de ello.
  • 131. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 131 Demasiada información siempre bombardeaba los sentidos: bocinas y motores, neón resplandeciente y luces deslumbradoras de señales, humo y perfume de los mortales. Era aturdidor, y cuando no lo era, la peculiaridad de la vista y el clima lo dejaban desconcertado. Era un mundo curioso en el cual nada más que hielo o agua caían de las nubes, donde la comida sabía igual cada vez, donde el clima era clasificado según la ubicación y el giro del planeta. La fluidez de Faerie tenía más sentido para él. Él se detuvo. Frente a ellos, una ventana estaba llena de zapatos de colores brillantes. Los coches corrían calle abajo. Las voces chocaban, y las sirenas chillaban. —¿Qué miras? —Ani estuvo a su lado entonces. Parecía más diminuta de cerca, o quizá ella sólo lo aparentaba porque ya no irradiaba agresión. La parte superior de su cabeza le llegaba al hombro; las puntas pintadas de rosa de su cabello rozaron la parte superior del brazo de Devlin cuando giró su cabeza para mirar calle abajo. Una mujer demasiado delgada para ser saludable estaba de pie del otro lado de la ventana, mirando los zapatos; su rostro iluminado por las fuertes luces de dentro de la tienda. Miró hacia afuera, pero su mirada parpadeó lejos antes de decidirse fijarse completamente sobre él. Devlin concentró su atención a Ani. Al igual que Rae, ella no le temía. Incluso su reina lo encontraba atemorizante a veces: era el orden de las cosas. Las hadas deberían temerlo. La muerte en Faerie —o por orden de Faerie— era su función. El comportamiento de Ani parecía insensatamente fuera de lugar por eso. Una vez que ella había aprendido que no había amenaza fatal inmediata, ella se volvió atrevida. ¿Por eso Rae deseaba que yo viera a Ani? ¿Ella lo sabía? No podría ser. No había manera en que Rae supiera que Ani no le temería. Aún así, tal audacia cerca de él era extraña, y él la atesoraba. —¿Hola? —Ella le dio un codazo—. ¿Qué miras? —Debemos cruzar aquí. —Él no estaba seguro a qué velocidad ella podría moverse, pero había advertido que los mortales se movían más lentamente. Ella no era verdaderamente mortal, y su padre pertenecía a uno de los más rápidos tipos de hadas. Pensar en que ella podría ser
  • 132. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 132 aplastada por el metal que pasaba a toda velocidad entre ellos era una idea desconcertante. Ella es importante. La tomó del brazo justo por encima del codo y empezó a andar, forzándola a correr para llevar el mismo paso que su zancada más larga. Ella tiró del brazo hasta liberarse. —¿Qué haces? —Te ayudo a cruzar la calle. —Él entrecerró los ojos ante su tono. La audacia sólo era divertida hasta cierto punto. Cuando intervenía con sus objetivos, dejaba de ser entretenido—. Los vehículos pasan rápido, y tú aún eres algo mortal. No estoy seguro a qué velocidad los mortales… —Soy una Hound. —Ella corrió abajo todo el bloque. Desde lejos, podía ver su postura agresiva. Era temeraria, pero no inesperada. Él debería haber mantenido un mejor agarre en ella. Es desenfrenada. Es… se congeló. El pensamiento, las acciones, todo alrededor de él pareció detenerse mientras veía a Bananach aparecer por detrás de Ani y deslizar un brazo alrededor de los hombros de la Hound. NO. Antes de que la objeción fuera un pensamiento completo, Devlin se paró delante de ellas. —Aléjate, hermana. —¿Por qué razón? —Apretó la mano alrededor del hombro de Ani para que los dedos en forma de garra se presionaran en la piel, no perforándola, pero lo suficientemente profundo como para que a la Hound le quedara una marca. Él había elegido ser gobernado por la lógica, y la lógica decía que había una respuesta aquí que permitiría que Ani saliera sin peligro del alcance de Guerra; pero no era la lógica lo que manejaba sus palabras ahora. —Es mía. Es de mi propiedad ahora. —Está viva. —Bananach frotó su cara contra el pelo de Ani, en un gesto felino que pareció extraño en la hada-cuervo—. Esto es bueno. He descubierto que la necesito no-muerta. Tiene una misión ahora. ¿No es cierto, cachorrita?
  • 133. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 133 Ani mantuvo la mirada de Devlin. Ella no lucía atemorizada, a pesar de su situación, y Devlin se preguntó momentáneamente si había algo mal en ella. Había visto eso en algunos de los mestizos de las hadas, una falta de temor instintivo. ¿Acaso no tiene sentido de supervivencia? Ella amplió sus ojos, como si estuviera enviándole algún pensamiento hacia él. Devlin la miró fijamente, tratando de darle sentido a lo que trataba de transmitirle. Ella movió los labios e inclinó apenas su cabeza. Su mirada se disparó deliberadamente hacia la izquierda. Descansando en la curva junto a él estaba su corcel, pareciéndose ahora a un coche. Su intención parecía ser utilizar a la bestia como un arma. Los resultados de tal ataque no serían probablemente graves, pero harían enojar a Bananach… lo que haría que atacara a Ani. Lo que significaría que yo tendría que lastimar a mi hermana. Devlin se adelantó, poniéndose entre el corcel y su hermana. Él no siempre quería a sus hermanas-madres, pero había jurado mantenerlas siempre seguras. Aún de mí mismo. Moviéndose tan cerca de su hermana como pudo, formó una barrera para evitar que Bananach saliera herida. Ani lo miró furiosa. —Tú cometiste errores. Yo lo sé. —Bananach estiró su cuello hacia adelante hasta que su mejilla se frotó contra la cara de Ani—. Per yo no contaré nuestros secretos. Devlin pesó y midió sus palabras. Él no podría decirle a Bananach nada que no fuera verdad. Deseaba que Rae estuviera aquí. Poder ser poseído por ella para permitir que sus labios formaran una mentira sería incalculablemente útil en este momento. —Tú tampoco contarás los secretos, ¿verdad, cachorrita? —Bananach giró a Ani de modo que estuvieran cara a cara—. Irás a tu Corte. Él puede ayudarte. ¿Por eso viniste, hermano? ¿Para ayudar? Bananach miró por encima del hombro de Ani hacia Devlin.
  • 134. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 134 Él sostuvo su mirada y dijo: —Sí. He venido a ayudar. Con la mayoría de las hadas, Bananach presionaría; insistiría en la claridad de las palabras… pero no lo haría con él. Ella le creía. Bananach besó la frente de Ani. —Confía en él, pequeña. Él es sabio. Alguna parte de las emociones reprimidas por tanto tiempo de Devlin se encogieron con esas palabras. A pesar de todo lo que había hecho, ella aún era su creadora. Traicionarla hoy —así como había traicionado a Sorcha hace catorce años— lo lastimó. Por ti, Ani. La hada en cuestión se alejó de Bananach. Le disparó una mirada a Devlin. Entonces caminó hacia su corcel. Un temblor en su mano cuando la estiró para abrir la puerta del auto reveló su temor, o quizás su ira. En silencio, él le dio la espalda a su hermana y siguió a Ani. Se sentó en el asiento del pasajero, y apenas si había cerrado la puerta antes de que Ani arrancara a toda velocidad. Pudo ver a su hermana en el espejo retrovisor: ella se quedó de pie mirándolos fijamente. Ani encendió el estéreo; guitarras enojadas y gritos estallaron fuera de los altavoces. Él puso una mano en la suya. Ella la quitó de un tirón. —¿Estás ayudando a Bananach? —Ani no quitó su mirada del camino. Corría a toda velocidad entre los coches y se acercaba ocasionalmente lo suficiente para que Devlin esperara por el sonido metales chocando—. Ella dijo… —Si yo le hubiera dicho que quería alejarte de su alcance, ¿crees que ella habría permitido que nos alejáramos? Ella lo miró. —¿Por qué debería confiar en ti? —Quizá no deberías. —Acababa de traicionar a su segunda hermana por ella, pero él no podría asegurar que no mataría a Ani. Si las opciones fueran la vida de Ani o el bienestar de Faerie, él actuaría a favor del mejor interés de Faerie—. Yo no vine buscando tu muerte o lastimarte, Ani. Sus manos se apretaron al volante. —¿Pero…?
  • 135. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 135 Él la observó, deseando que ella hubiera permanecido oculta y a salvo, deseando que no hubiera atraído la atención de Sorcha antes, ni la de Bananach ahora. Él no podía decirle esas cosas, no ahora, no cuando ella ya estaba tan furiosa y asustada. Él no podía no decirle nada tampoco, así que dijo: —Pero tienes algo que ella desea, algo que ella cree le permitirá derrotar a Sorcha, para llegar a ser más poderosa de lo que la Guerra jamás debería llegar a ser, y yo no puedo permitir que ella lo tenga. —¿Por qué? Devlin suspiró. —¿Quieres ayudarla? —No, pero… Él la interrumpió. —Y prefiero no tener que matarte. Si tú la ayudas, tendré que hacerlo. Después de eso, ninguno de los dos habló, no mientras ella subía la música a volúmenes obscenos, no mientras conducía en forma tan descuidada que él estaba bastante seguro acerca de su linaje, y no mientras ella hacía gruñir el motor mientras dejaban Huntsdale atrás. Por favor, permíteme encontrar una solución que no implique su muerte.
  • 136. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 136 Capítulo 18Capítulo 18Capítulo 18Capítulo 18 Traducido por Vanille Corregido por Ellie ae no dormía realmente, pero pudo alcanzar un meditativo silencio que se sentía muy vigorizante. Ella sentía como si flotara en una nada grisácea donde el mundo no podía alcanzarla. —¡Tú! Rae centró su atención en la cueva, empujándose a sí misma de vuelta al estado en el cual ella típicamente existía, mirando las paredes de roca que había llamado “hogar” estos últimos años. En la oscurecida cueva, la reina de Faerie estaba de pie esperando. Su mano izquierda sostenía un espejo roto. A todo alrededor de sus pies, fragmentos de cristal reflejante estaban dispersos como los huesos de un muerto en un abandonado campo de batalla. —Ninguno de estos funciona como el que tú hiciste. —Sorcha dejó caer el espejo al suelo, donde los trozos de cristal se unieron a los otros que ya estaban ahí—. Tú estabas en mi mente. ¿Cómo me encontró? Rae respingó. Ella aparentó comodidad, como si simplemente descansara en una roca rectangular en el suelo de la cueva. Era una ilusión, pero era del tipo que la hacía sentirse anclada en el mundo despierto. Miró directamente a Sorcha y dijo: —Lo estaba. —Yo no te dejé ir para vivir en Faerie. Nunca viniste a pedir mi permiso —dijo Sorcha. Las palabras cantaron alegremente al final, una pregunta que no pretendía serlo. Sus ojos estaban desenfocados, su mirada no estaba centrada en Rae sino en algo más allá. Ella no era tan adorable aquí como lo era en el mundo de los sueños. Aquí, su imperiosidad era desagradable; su rigidez era desconcertante. La vitalidad como una flama RRRR
  • 137. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 137 de su propio sueño había sido enmudecida, como si Rae estuviera viéndola a través de un grueso cristal. Rae sentiría simpatía, pero Sorcha era la reina a la que Rae había temido, el hada que mantuvo a Devlin atado a un camino que no le satisfacía. A su palabra, Devlin podría morir; Rae podría morir. Esa realidad anulaba cualquier simpatía que Rae sentiría por ella de no ser por eso. Ella se puso de pie y se internó más profundo en las sombras, poniendo más distancia entre ambas, quedándose de pie como si estuviera reclinada contra la pared de la cueva. La distancia no la mantendría a salvo, pero la hacía sentir menos inestable por la presencia de la Reina Suprema. —¿Puedo pedir permiso ahora? Sorcha hizo una pausa—. No estoy segura. No sé si quiero tu buena voluntad caminando en mis sueños... en los sueños de alguien. Es indecoroso. Rae se mantuvo en silencio. Una vez, en su vida mortal, ser acusada de conducta indecorosa era un cargo severo. Los antiguos instintos de Rae la hicieron querer disculparse por ser inapropiada, pero ella no había hecho nada perjudicial: había tratado de aliviar el dolor de un hada afligida. La disculpa que ella debía era para Devlin, por exponerse a sí misma. Así que Rae se quedó en silencio, con las manos enlazadas recatadamente, y la mirada gacha. La apariencia de propiedad pareció una respuesta conveniente. —Sin embargo, no estoy segura de cómo matarte. La carencia de un cuerpo que desangrar complica la cuestión. —Sorcha era tan insensible como lo parecía Devlin para la mayoría de las hadas, tan inflexible como la lógica debería ser. Era escalofriante. —Ya veo. —Rae asintió—. ¿Has tratado de desear mi muerte? —No. —¿Puedo pedir...? —No. —Sorcha estuvo repentinamente sentada en un trono plateado que estaba situado encima de un estrado. Ninguno de los cuales había
  • 138. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 138 estado allí hacía un segundo. La reina había deseado que apareciera una silla, y un piso, y pilares de mármol, y... No estamos en la cueva. Rae tembló. Obviamente, Sorcha podía reubicar a Rae. ¿O movió el mundo a nuestro alrededor? —Afortunadamente para ti, he decidido que te tengo a mi disposición. —Sorcha levantó una mano en un movimiento para que se acercara alguien. Dos mortales se presentaron, ambas cubiertos por velos. Gaza transparente color gris colgaba sobre sus rostros y cubría sus hombros. Trajes de una ropa familiar cubrían sus cuerpos. Sus brazos y pies estaban desnudos. Rae se preguntó si ella las habría encontrado cuando había entrado en sueños o cuando usó el cuerpo de Devlin, pero no podía notarlo por el escaso vistazo de brazos y pies desnudos. Se quedó en silencio antes que la Reina Suprema. —Duerman —Sorcha le dijo a los mortales—. Aquí. El piso era indudablemente hermoso; losas de mosaico creaban un arte elaborado que ellas pisaban como si fuera solamente una superficie ruin. Sin embargo, no era tan suave o acogedor. Las mortales descendieron al suelo obedientemente. Cruzaron sus desnudos tobillos y entrelazaron sus manos sobre sus estómagos, pareciendo cadáveres cubiertos en un velatorio. Aún en silencio, estaban extendidas ante los pies de su reina. Lo que no estaban haciendo, sin embargo, era dormir. Rae se debatió acerca de comentar. Si ella hablaba, había riesgo de que Sorcha estuviera más disgustada. Si ellas durmieran, Rae sospechaba le sería dada la orden de invadir sus sueños por alguna razón que Sorcha había tramado pero no compartido aún. —Dime lo que sueñan —exigió Sorcha. —No están dormidas. —Por supuesto que lo están. Les dije que durmieran. Dormirán. —La desapasionada mirada de Sorcha invitaba a no contradecirla, pero la Reina Suprema estaba equivocada.
  • 139. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 139 —No puedo entrar en sus sueños si ellas no están soñando —Rae mintió. Podría darles ensoñaciones. Tomaba mucha más concentración, pero si ellas eran creativas (lo cual la mayoría de los mortales en Faerie eran) ella podría incluso tentarlas a dormir. No había tenido mucha experiencia con eso porque Devlin la mantenía tan cuidadosamente oculta, pero había unos cuantos trucos que Rae había practicado clandestinamente cuando los mortales o las hadas estaban dentro de su alcance. —Hazlas soñar —Sorcha alisó su falda mientras se sentaba en el incómodo trono. Su atención a la caída de su vestido era más concentrada que su atención a las morales a sus pies. —Están despiertas. —Rae no estaba segura de cuánta decepción podría perdonar la Reina Suprema. Deseaba haberse despedido de Devlin. —Duerman —Sorcha repitió a las mortales, pero ellas no lo hicieron. La Reina Suprema podría cambiar todo alrededor de ellas, pero ni siquiera ella podía controlar las respuestas biológicas de los seres conscientes. —Quizá si les das almohadas y algo más suave que el piso —sugirió Rae. Antes de que las palabras fueran completamente dichas, la habitación cambió. Las mortales ahora estaba reclinadas en camas que eran de varios pies de grosor, más almohadas que colchón; espinosas armazones torcidas alrededor de los colchones de almohadas. De las espinas, musgo español colgaba como cortinas. Las mortales no se habían movido. El mundo a su alrededor había cambiado, sin embargo ellas permanecían en la misma posición de muertas que habían asumido. Sorcha, por su parte, no tuvo reacción alguna ante nada de ello. Esta era la Corte Suprema de la que Devlin había protegido a Rae; esta era la Reina Suprema en toda su desdeñosa gloria. Aunque Rae no era de la Corte Suprema. Ella estaba en Faerie por accidente, y al principio sólo estuvo con Devlin por casualidad. Con el tiempo, eso había cambiado: Devlin importaba. Y sería totalmente bienvenido en este momento. La reina de Faerie levantó la mirada hacia Rae. —Dime lo que sueñan. Ahora.
  • 140. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 140 Sobre la cama, las mortales respiraban lenta y regularmente. Cayeron dormidas, y Rae siguió a la primera a su mundo de sueños. La mortal era una trabajadora de telas. En su sueño, ella estaba en un gran almacén abierto. Estaba apilado con rollos de telas, ringleras de pieles, y cubas de artículos extraños. Piedras preciosas sin cortar y sinuosos metales estaban apilados en ristre. La mortal se sentó en una mesa que atravesaba la longitud de la habitación. En ella, bosquejos estaban iluminados por la luz de fondo, de manera que el pergamino sobre el que ella estaba dibujando parecía brillar. Algunas de las ilustraciones ya estaban sujetas a figuras de patrones. Otras estaban cortadas en telas, pero no prendidas con alfileres ni cosidas. El sueño no era particularmente interesante para Rae. Era simplemente una artista deseando más herramientas con las cuales crear nuevo arte. Semejantes sueños no eran los más aburridos en Faerie, pero no eran particularmente divertidos de pellizcar tampoco. Los mortales eran resistentes a la alteración de los sueños. Los artistas eran peores aún. Habían sido traídos a Faerie por su creatividad, y esa creatividad era su esencia. Rae se sacó a sí misma del sueño de la artista. —Despierta. —Sorcha le dio un codazo y entonces le hizo señas a Rae—. ¿Bueno? —Ella sueña con su arte. Telas, un almacén, algunos adornos para los vestidos que bosquejó en su sueño —Rae dijo. La mortal asintió y Sorcha sonrió. Pero Rae se sentía sucia. No es que el contenido fuera escandaloso. Era la sensación de que estaba violando una confianza al repostárselo a Sorcha. Ella nunca le había revelado sueños a nadie. —La otra —La Reina Suprema hizo gestos hacia la mortal aún durmiente—. ¿Qué sueña? Rae vaciló y algo en su postura debería haberle revelado esa resistencia. Sorcha estaba al lado de ella, lo suficientemente cerca que Rae estaba tentada a tratar de usar su cuerpo como había usado el cuerpo de Devlin
  • 141. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 141 tan a menudo. Aunque era un último recurso, una medida a tomar cuando no tenía otra opción. No era un secreto que revelaría aún. —¿Cuál es tu nombre? —preguntó la Reina Suprema. —Rae. —Yo gobierno Faerie, Rae —Sorcha respiró, sus palabras eran tan suaves que ni siquiera eran un verdadero susurro—. Todo aquí se doblega a mi voluntad. El aire, la forma, todo. Tú me obedecerás, o no te permitiré continuar existiendo dentro de Faerie. Rae permaneció en silencio. —¿Qué sueña ella? —repitió Sorcha. Y Rae se deslizó dentro de la mente de la mortal, esperando que la chica no estuviera protegiendo secretos que la reina quisiera conocer. Dentro del sueño, la mortal estaba esperando de manera expectante. Se sentó recta en lo que parecía ser la misma habitación que habían dejado. —Regresa —una voz incorpórea dijo. En el mundo de los despiertos, Sorcha estaba hablando a la soñadora. —¿Qué? —Rae preguntó a la chica. —La reina está convocándote. Sal de mi sueño. —La mortal estaba inmóvil, pero entonces miró de derecha a izquierda, como si alguien más pudiera entrar a su sueño. Con una mirada de alarma en sus ojos, la mortal añadió—: Apresúrate ahora. Ella no está para ser ignorada últimamente. La Reina de la Razón se ha convertido en algo más que racional. Rae asintió y regresó a la habitación en la que Sorcha estaba. —¿Tú me convocaste? Toda la postura de la Reina Suprema cambió. Su arrogancia se desvaneció bajo una emoción evidente. Sus ojos plateados brillaban como si lunas llenas se ocultaran allí. Ella le sonrió a Rae, no afectuosamente, sino complacida. Y Rae raramente se había sentido tan asustada como se sintió en ese instante. —Funciona —Sorcha miró a las mortales y dijo—: Prepárense.
  • 142. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 142 Las dos chicas se incorporaron. Una vino a tomar el vestido de la Reina Suprema. La otra arregló las almohadas en una cama recargada que estaba repentinamente allí delante de ellas. La armazón estaba cortada de piedra y, sobre ella, gruesas colchas estaban amontonadas en lugar de un colchón. Sorcha se inclinó cerca de Rae y susurró: —Te veré pronto. Tú lo harás de esa manera. Rae no pudo moverse por el miedo. —Te apartarás de mi sueño una vez que pueda verlo a él. —Sorcha ascendió la media docena de escalones de piedra hacia la cama. Después de que se reclinó en ella, paredes de cristal color claro se elevaron a cada lado de ella—. Sólo Devlin o Seth tendrán la habilidad de despertarme. Dile, cuando regrese, que estoy a salvo en mi cama. Ambas mortales hicieron una reverencia. Ninguna habló. —Lo harás como ordené, y cada día, tú, Rae me visitarás para decirme lo que mis oídos y ojos… —miró a las dos mortales—, reporten. —Su alteza… —Mi reina —Sorcha corrigió—. Soy la reina de todos en Faerie. ¿Deseas vivir en Faerie? —Sí. Sorcha elevó una delicada ceja. Rae hizo una reverencia. —Sí, mi reina, pero ¿qué tal si hay algún peligro? ¿No deberíamos poder despertarte? —No. —La Reina suprema cerró sus ojos, y el cristal se expandió sobre ella, encerrándola—. Yo he dicho. Tú obedecerás.
  • 143. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 143 Capítulo 19Capítulo 19Capítulo 19Capítulo 19 Traducido por Priisci!! y Anne_Belikov Corregido por Ellie ientras Ani trabajaba en su enojo, Devlin se mantuvo tan silencioso como pudo, que después de siglos en Faerie era similar a la quietud de la tierra. Sin embargo, a diferencia de su experiencia en Faerie, estar tranquilo con Ani a su lado era un desafío. Mientras más corría el carro hacia delante, deslizándose dentro y afuera de los pequeños espacios entre los vehículos, más calma radiaba Ani. A diferencia de mí. Devlin encontraba el parecido del corcel a un auto mortal algo desconcertante. Estar atrapado en una jaula de metal no lo haría físicamente enfermo como a la mayoría de las hadas, no obstante era muy inquietante. Además, la elección del corcel de convertirse en un vehículo más pequeño significaba que estaba físicamente incómodo. Ya no estaba el espacioso Barracuda, en su lugar estaba un ridículamente pequeño Austin Mini. Era rojo cereza, convertible, y, según Ani, “un clásico de 1969”. Nada de sobre él era sutil o diseñado para encajar, o que se ajuste a alguien más allá de la estatura promedio. Agregándole a eso la necesidad de Ani de escuchar música a un volumen que indudablemente causaría problemas permanentes en un mortal. Era el aspecto final de una trifecta de incomodidad. —¿Ani? —Levantó su voz por sobre el ruido de alguien cantando sobre estar “cansado de lo barato y alegre”. Ella lo ignoró, así que bajó el volumen. —Ani, me gustaría hablar sobre nuestro plan. —Su voz no reveló su frustración o su preocupación. —¿Nuestro plan? —Sí. Nuestro plan. ¿Acaso piensas que puedes enfrentarte a mi hermana sola? —Devlin aumentó la presión de su agarre contra la puerta cuando ella aceleró de nuevo. MMMM
  • 144. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 144 —Preferiría estar sola. Fuiste absolutamente de ninguna ayuda cuando la quise atacar. —Ani miró hacia él y le enseñó los dientes—. Fuiste inútil. Debería dejarte por el camino, en alguna parte. Quizás si hubiéramos intentado… —Te hubiese raptado o matado. —Él cerró sus ojos por tres segundos, los abrió, y trató de buscar una oración que no demostrara qué tan inquietante eran ambas posibilidades para él. Se conformó con:— Esta era la mejor decisión. Necesitamos seguir moviéndonos, encontrar un lugar razonablemente libre de hadas si necesitamos descansar un tiempo. Tal vez si nos vamos, mi hermana redirigirá su atención. Ella no siempre es constante, y hay mucha más discordia en Huntsdale para distraerla. Ani se quedó en silencio, mirando al frente de la carretera cada vez más congestionada delante de ellos. Ella bajó un poco la velocidad y luego aceleró a fondo para pasar a un muy largo camión. Devlin se preguntó cómo sería ella si hubiese sido criada por los Hounds. Su temperamento era menos feroz que el de los Hounds, pero su impetuosidad era mucho más extrema. Ella rompió el silencio. —Ella me pidió que asesinara a Niall, y yo lo consideré. La calma de Devlin fluctuó ante eso. —Probablemente no deberías decirle esto a mucha gente. —Lo sé. No lo consideré mucho. El que Niall muera, disgustaría a Iri. —Ella frunció el ceño—. Soy de la Corte Oscura, así que debería estar bien con lo del asesinato, pero aun si no disgustara a Iri, no creo que sería capaz de matar a Niall. Él no merece morir. —¿Matarías para proteger a Irial? —le preguntó Devlin. —Claro. Él continuó. —¿Matar a Niall no sería traicionar a tu Corte? —Supongo que sí, pero yo nunca le juré lealtad. Los Hounds no lo hacen. Los mortales no lo hacen. —Ella se desvió dentro de un minúsculo espacio entre dos autos y luego salió, pasando un auto deportivo demasiado lento para su gusto—. Él realmente no es mi rey, así que, quiero decir que técnicamente…
  • 145. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 145 —No eres realmente una mortal. —Él le interrumpió—. Los Hounds son leales. Irial se ha ganado tu lealtad, así que tus elecciones son completamente racionales y dentro de los parámetros esperados de una Hound de la Corte Oscura. —Claaaaaro. Los parámetros. —Apartó la vista de la carretera y frunció el ceño—. Tu Corte debe ser una fiesta sin parar. —Verdaderamente. —Devlin no pudo reprimir una sonrisa al ver su fluctuante ánimo. Ani dirigió el carro hacia una rampa sin disminuir la velocidad. —Lo cierto es que he tratado de darle sentido a todo esto, pero la parte que no entiendo es por qué ella quiere que mate a Seth también. Devlin se congeló. De todas las cosas que Ani podría hacer, atacar a Seth era una que garantizaría su muerte. ¿Es esto lo que Sorcha había previsto? Devlin observó a Ani, pensando. Sin embargo ella no había matado a Seth. Pero si Seth estaba en peligro, Devlin debía regresar a Huntsdale. De todos modos, Seth estaba con Niall e Irial. No era como si estuviese desprotegido o indefenso en su propio territorio. Pero, claro, Sorcha no lo vería de ese modo: las fallas de Devlin hacia su reina se estaban multiplicando. A mitad de una marcada curva en S, Ani volteó a verlo en vez de al camino. —¿Por qué matar a Seth? Tú tienes las habilidades lógicas, así que ayúdame a averiguarlo. —Para incrementar las hostilidades —murmuró—. Es por eso que hace todo lo que hace, para posicionarnos para mejor discordia. —¿Y Seth es así de importante? Huh… Al igual que tú, pensó Devlin, pero no podía decirlo en voz alta. No a ella. No ahora. Dejar que Ani supiera que era tan importante que las dos primeras hadas que jamás existieron se fijaron en ella, que su muerte había sido ordenada, que su muerte todavía era algo muy posible, que asegurar que siguiera con vida era su traición más grande (a ambas de sus hermanas), y era una traición que mantendría por el mayor tiempo posible… todo se sentía demasiado pesado para decirlo. En vez de eso, se quedó en silencio.
  • 146. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 146 Ani se deslizó en un estacionamiento y apagó el motor. Fuera del auto, un gentío de mortales daba vueltas alrededor en lo que una señal proclamaba como una “parada de descanso”. Nadie parecía estar descansando a pesar de lo temprano que era. Los mortales caminaban hacia los edificios anodinos, regresando con la misma poca atención del mundo mientras entraban. Unas pocas hadas estaban encaramadas en las ramas de los árboles en un área polvorienta, donde algunos mortales llevaban a sus mascotas para dejar sus desechos. Un perro blanco y negro le gruñó a un hada-cerval, quien lo golpeó por haber tratado de orinarse en él. —Estaré estirándome mientras tú piensas o me ignoras o lo que sea que estés haciendo. —Ani abrió la puerta y salió. No es seguro. Él pensó acerca de las posibilidades de haber sido perseguidos, de que Sorcha o Bananach supieran que Ani estaba huyendo, de hadas solitarias sabiendo que ella era importante, de hadas normales tratando de atacarla porque pensaban que era un juego justo. De repente, el mundo parecía mucho más amenazador que nunca. Salió del carro y la siguió en un latido, pero ella ya había cruzado el aparcamiento e iba hacia los edificios. Ella era una Hound muy rápida, especialmente cuando estaba disgustada. La siguió a través de una pesada puerta, y fue recibido por expresiones enojadas de varias mortales en una fila de lavabos. —¿Estás bien, cariño? —Una mortal mayor le preguntó a Ani. La mujer agarró un contenedor con forma de spray. —Devlin. —Ani tomó su mano. Caminó varios pasos hacia la puerta— . No puedes seguirme al baño de mujeres. Afuera. Él miró a su alrededor, observando a todas en la habitación, quienes lo miraban fijamente. Y asintió. —Estaré afuera de la puerta. Si hay peligro… —Lo sé. —Su voz estaba libre de emociones, pero sus ojos no. Estaba extraordinariamente complacida por algo. Mientras él ponderaba el curioso modo en que ella lo miró, Devlin se quedó afuera del baño, posicionándose a sí mismo lo más cerca posible de la puerta sin bloquearla.
  • 147. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 147 Y escuchó a las mortales hablando con Ani. —¿Estás en problemas, cariño? Él parece muy preocupado. —La misma mujer mortal habló. —Está algo inquieto por un susto anterior. —Ani indudablemente sabía que él estaba escuchando, pero su voz tenía un volumen normal—. Es tan sensible como eso, pero yo no. No soy tan miedosa como él. —Bendito sea tu corazón, pobre criatura. —Replicó la mujer—. Bien, estaré esperando justo aquí mientras tú usas las instalaciones. Él no puede entrar aquí, pero así no estarás sola. Fuera de la puerta, Devlin sonrió para sí mismo por la amabilidad de la mujer. Sus esfuerzos serían inútiles si él fuera una amenaza para Ani, pero si la Hound fuera la mortal que parecía ser, la bondad de la mujer podría ser una ventaja. Era el tipo de desinterés de los mortales que había asombrado a Devlin a lo largo de los siglos. El resto de las mortales, que habían mantenido distancia de Ani escuchando sus palabras, no eran el único tipo que se podía encontrar en el mundo. A diferencia de las hadas, los mortales eran impredecibles. Como Ani. Ellos lo confundían, y lo dejaban extrañamente asombrado. Cuando Ani salió, la mujer mortal estuvo protectoramente a su lado. Ellas se detuvieron frente a él, y antes de que la mujer pudiera hablar, Ani la abrazó. —Eres una buena persona. —Bien… —La mujer la observó un poco sorprendida pero se adelantó y apretó la mano de Ani—. ¿Vas a estar segura? Ani asintió y se acurrucó contra Devlin como si ellos fueran algo más que extraños. —Lo estaré. Él cuidará de mí. ¿Cierto, Devlin? —Uno puede esperarlo. —Murmuró Devlin. Después de unos momentos de charla, la mujer caminó hacia un hombre mortal, quien estaba esperando por ella a varios pies de distancia. Ani permaneció presionada contra el lado de Devlin y suspiró en una forma que evocó un gran número de pensamientos inapropiados. Él mantuvo sus emociones incluso más lejos de lo que podía. No compartía sus secretos o emociones con nadie. Excepto con Rae. Una extraña
  • 148. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 148 preocupación por la pérdida de su amiga le asaltó. Cuando llegara la curiosa realización que deseaba, él podría presentar a Rae con Ani. La Hound en cuestión le había rozado las yemas de los dedos en la piel desnuda bajo el borde de la camisa. Ella seguía apoyada en él mientras caminaban hacia el coche. —¿Ani? —¿Mmmm? —Ella se quedó a su lado, actuando como si ellos fueran… algo. —¿Qué estás haciendo? —Él se resistía a preguntar, temiendo que la respuesta que ella ofreciera fuera decepcionante. No podía permitirse tener pensamientos afectuosos por la Hound. Había sabido por años que no era conveniente dejar que las emociones nublaran su juicio. Ella lo miró con una expresión traviesa en su cara. — ¿Qué tan de la Corte Suprema eres tú, Devlin? Él podía responder, no con toda la verdad. O tal vez porque ya no lo sé. A regañadientes se separó de ella. —Soy el Asesino de la Reina Suprema, Ani. ¿Qué tanto de la Corte Suprema crees que convierte eso? Ella brincó sobre el capó del coche, que había cambiado de forma mientras estaban fuera. Una vez más se había convertido en un Barracuda. Sin hacer nada, ella acarició el capó. —¿Honestamente? Pienso que eres mucho más como los de mi Corte de lo que quieres admitir. Él dio un paso más cerca, por lo que estaba a su lado. Bajó la voz y dijo: —Eres una niña. No esperaría que tú… —¿Una niña? —Su voz era peligrosamente suave, y el destello en sus ojos era uno que él reconocía. Parte de su mente, la parte razonable, le advirtió que no le respondiera, pero los instintos que normalmente se encontraban reprimidos lo instaron a seguir. Las dos respuestas lucharon momentáneamente, pero a pesar de siglos de elegir seguir a la lógica, sabía que la lógica no era lo que ahora quería. Si fuera verdaderamente lógico, la habría dejado bajo tierra antes de que fuera más allá de su cordura. Su reina podría pasar por alto un error en su obediencia. Rae tendría que perdonarle con el tiempo. Tenía que poner las cosas en orden.
  • 149. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 149 No puedo. —¿Estás tratando de decirme que imaginaba tu interés cuando nos conocimos? —Enderezó una pierna vestida de mezclilla delante de ella. La otra pierna la tenía doblada, por lo que su pie derecho estaba sobre el capó del coche—. No hay palabras para analizar. Dime por qué me estás ayudando o dime por qué no admites la urgencia de estar conmigo allí atrás. Estabas realmente preocupado por mí. Quería tomar las aperturas de sus frases y engañarla, casi tanto como quería decirle la verdad. —¿Acaso importa? —Apenas me conoces, pero pareces más preocupado por mi seguridad que la mayoría de la gente que conozco… y eso es decir algo. — Ella puso una mano a cada lado de sus caderas, haciendo acopio de fuerzas—. Sí, creo que importa. La vio prepararse para saltar sobre él. —Soy más fuerte que tú. Es lógico que quiera mantenerte a salvo. —No es lógico. —Ella inclinó la mano y abrió mucho sus ojos implorantes—. Sabes lo que soy, Devlin. ¿Esperas que me siente al lado del hada más fuerte que he conocido fuera de mi Corte y no pregunte por qué se apareció de la nada y se preocupa por mi seguridad? —Mis motivos no deberían importar. —Devlin no podía decir que no importaba: eso sería una mentira. —Dime por qué. —Sus palabras no eran una petición, sino una orden—. Dime por qué, si no es personal. Casi creí que era sólo por negocios, pero no me mirabas como un negocio cuando me seguiste, y estoy malditamente segura de que no estabas pensando en la Corte Suprema cuando toqué tu piel. Dime por qué me quieres contigo. Él no iba a contestar eso, no ahora y posiblemente nunca. Le tendió una mano. —Vamos. Tenemos que irnos. Sólo sube al auto… —¡Problemas! —Ella interrumpió. Ani bajó del capó del auto. Su mirada ya no estaba en él. Se volvió para que estuvieran lado a lado. Dos Ly Ergs se acercaron, uno de cada lado. Otra hada, una Hada Espinosa estaba a poca distancia. Eran hadas de la Corte Oscura, pero los
  • 150. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 150 Ly Ergs a menudo se aliaban con Bananach. Devlin no sabía si habían sido enviados en su búsqueda o si simplemente se habían topado con ellos. Lo que ambos sabían, sin embargo, es que se trataba de un problema que debía ser resuelto rápidamente. —Iré por los Ly Ergs. —Dijo Ani. —No ambos. —Él vio a Ani por el rabillo del ojo y fue consciente de que el coche había cambiado para convertirse en una gran bestia reptil. El caballo y todas las hadas eran invisibles a los mortales en el estacionamiento. —Vamos. —Ella no apartó la vista de ellos, pero su tono era tan bueno como deslumbrante—. Sólo hay dos. Tú ve tras ella. —Uno. —Él siguió a los Ly Ergs, observando la calma evidente en los músculos que aún no se habían puesto tensos, ni acelerado los latidos del corazón. Eran combatientes entrenados, a diferencia de la Hada Espinosa, que se quedó mirando. —Eres tan malo como Irial. —Murmuró ella, lanzándose contra un Ly Erg, y Devlin se debatía entre el instinto y un impulso desconocido de mirarla. La lógica ganó. O talvez el hambre de discordia. Cuando comenzó a luchar, la lógica no era lo que lo gobernaba. Luego aceptó ambos lados de su herencia: la precisión en la eliminación de sus oponentes equilibraba alegremente el derramamiento de sangre. —Ven y atrápame. —Desafió Ani. Un cuchillo estaba en su mano a medida que avanzaba hacia su objetivo; un segundo cuchillo reposaba en su otra mano. Devlin escaneó el bosque: varias otras hadas aparecieron de entre los árboles. Quería decirle a Ani, deseaba brevemente poder hablar con ella como su corcel lo hacía, pero mientras la miraba, ella ladeó la cabeza, olfateó el aire y sonrió. Ella era más Hound que otra cosa. La vista de Devlin le permitió saber lo mismo que su sentido del olfato le reveló a ella. —Más diversión, Dev. —Lo llamó mientras intentaba apuñalar al Ly Erg frente a ella—. Voy a conseguir dos por lo menos, después de todo.
  • 151. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 151 Devlin se acercó, tomó al Ly Erg delante de él y antes de que el hada pudiera responder, cortó su garganta. —Tenemos que irnos. —Devlin miró cómo al menos cuatro hadas más aparecieron desde su izquierda. La Hada Espinosa se volvió y corrió, lo cual se sentía menos atemorizante que victorioso. Incluso si las hadas no habían ido ahí por órdenes de Bananach, las que huían probablemente le informarían a ella. Él necesitaba llevarse a Ani lo más lejos posible. El corcel mordió al Ly Erg, inmovilizándolo en el lugar. Ani se lanzó hacia delante y cortó a través de los músculos de las rodillas del hada, llevándolo hasta el suelo. En cuanto ella dio un paso atrás, el corcel se convirtió en un coche, una vez más, con las dos puertas abiertas. Sin un segundo vistazo a la hemorragia del Ly Erg, Ani se deslizó en el asiento del conductor. Ella le lanzó una mirada a Devlin. —Podríamos haberlos derrotado. Él se detuvo, mirándola, dándose cuenta mientras lo hacía que ella era tan capaz como lo había sido un joven Gabriel, y se preguntó brevemente si deberían haberlo hecho, si debería haberse encargado del Hada Espinosa y dejarle a ella los Ly Erg. —Tal vez podríamos haberlos matado. Eres una compañera digna, Ani. La sonrisa con que le respondió fue más excitante que la pelea. — Maldita sea, lo soy.
  • 152. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 152 Capítulo 20Capítulo 20Capítulo 20Capítulo 20 Traducido por Dham-Love Corregido por Selene a lucha de esa mañana había dejado a Ani nerviosa. Ella se movió en su asiento, golpeó sus manos contra el volante, y aún así no se podía quedar quieta. Estar encerrada en lugares pequeños nunca había funcionado para ella. Y era peor cuando estaba inquieta. ¿Te gustaría parar?, preguntó su corcel. —Él no estará de acuerdo —murmuró Ani. Devlin estaba sentado a su lado, silencioso e inaccesible. Después de varias vueltas, estaban en una calle más pequeña. Devlin seguía sin despertar de la contemplación en la que estaba. Sus ojos estaban cerrados. El ruido de unos golpes vino desde el motor mientras el corcel se detenía a un lado del camino; a su lado, un tramo de bosque se extendía por la oscuridad. Insinúa que esta es una parada mecánica, sugirió el corcel. Necesitas una carrera adecuada. —¿Qué estás haciendo? —Devlin abrió sus ojos y le dio una mirada sospechosa. —Deteniéndome. —Ella abrió la puerta y pisó la grama. No había ningún carro a la vista. La luna estaba alta en el cielo, y el único sonido en la oscuridad eran animales. Ani tomó un profundo respiro. Devlin abrió su puerta. —¿Ani? Ella se estiró. —Ani —repitió él. LLLL
  • 153. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 153 —Puedes venir o quedarte aquí. Ya vuelvo —le aseguró, y luego se lanzó hacia el bosque. Había pasado mucho tiempo desde que ella se había ido, y cuando lo había hecho, Gabriel siempre la había mantenido cuidadosamente rodeada de Hounds. Ella no había sido capaz de decidir su propio destino. La libertad de correr por donde ella quería era algo sin precedentes en su vida, pero también lo era el ser perseguida. Ani no estaba sorprendida de que él la hubiera seguido. En verdad, ella se alegró. Era inesperadamente emocionante sentirse como una presa. Devlin le siguió el ritmo casi tan bien como un Hound. Eso le hizo preguntarse cuál sería su linaje. Después de casi veinte minutos, ella se detuvo, se estiró, y esperó por él. Sus emociones estaban todavía tan bien guardadas, ilegibles para ella. —Eres agotadora —él dijo. —¿En qué? —Ella se inclinó sobre un árbol, mirándolo acortar las pocas yardas que quedaban entre ellos. —Agotadora, extenuante, y capaz de consumir cada pedacito de mi paz. —Él la enfrentó, como si su atención estuviera sólo en ella, pero ella no tenía ninguna duda de que él sabía dónde estaba cada hada cerca de ellos. Porque él es un predador también. La mayoría de esas hadas se habían quedado atrás mientras ella y Devlin corrían por el bosque a lo largo de la carretera. —¿En qué estabas pensando? —Su voz se redujo lo suficiente para que ella tuviera que suprimir un escalofrío. Él estaba escondiendo algo... varias cosas, si sus instintos estaban bien. —En que necesitaba una carrera. Tú escogiste venir conmigo, así que no vayas pensando que fuiste el único llamando todo tu poder. —Ella levantó la pierna para darle una patada en la cara. Él le atrapó el pie. —No. Ya tuviste tu juego. Necesitamos irnos. Ani sacudió su pie libre. Ella no era muy buena recibiendo órdenes, ni siquiera cuando sus instintos le dijeran que él estaba en lo correcto. —No es tu vida la que está en pe...
  • 154. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 154 —No —Él le sostuvo la mirada, y no había frustración en sus ojos. Había ira quemando allí, lo suficientemente intensa que ella no necesitó ser de la Corte Oscura para sentirlo. Era emocionante. A pesar de ser una criatura de la Corte Suprema, Devlin tenía un núcleo ensombrecido que era todo lo que su propia Corte debería ser. Él era todo lo que ella quería encontrar en su propia Corte: él la veía como una igual, y sin embargo la quería mantener a salvo. Él no subestimaba sus retos o se sometía a ellos. —Vuelve al corcel —él dijo. —No —Ella se acercó—. Quiero respuestas antes de que vaya a algún lado contigo. Se pasó una mano por su cabello y entrecerró los ojos. —Por Dios, tal vez debí matarte cuando todavía eras un cachorrito gemidor. Ani se congeló. —Di eso de nuevo. Él se giró. Ella agarró su brazo. —Dilo. De nuevo. Ahora. Él se la sacudió con tanto esfuerzo como el que hubiera necesitado para espantarse una polilla. —Déjalo ir, Ani. —Fuiste tú. En nuestra casa. Tú… —Ani se tambaleó hacia atrás y cayó al suelo. Ella lo miró—. Tú mataste a mi mamá. Su rostro de mármol blanco no mostró remordimiento ni dolor por haberle quitado a la mortal que la había traído al mundo. —Yo sigo órdenes de la Reina Suprema. Ese es mi propósito. Mi mamá. —Mataste a la amante de Gabriel. Mi mamá… ¿Por qué? —Es lo que yo hago, Ani. Yo pongo las cosas de nuevo en orden. Mi reina tiene suficiente problema con los mestizos de otras Cortes. La descendencia de la Corte Oscura es impredecible. Algunos —él la miro fijamente— son una amenaza más que otros. Yo fui enviado para corregir el problema.
  • 155. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 155 —¿Descendientes? —Ella lo miró. —Sí —Él siguió tan inmóvil como una escultura, pareciendo ignorar la torpeza de su constante posición, sin querer mancharse pero sin acompañarla en el suelo. Sintiéndose como una invitada en su propio cuerpo, Ani se levantó. Vagamente, ella estaba consciente de que sus manos estaban sucias de haberse empujado desde el piso. Cada detalle se sintió demasiado nítido ahora, demasiado real. Devlin todavía no se movía. —Tú eras lo suficientemente importante para llamar la atención de la Reina Suprema, y ahora... —sus palabras terminaron mientras Ani se acercaba a él. Ella inclinó la cabeza para poder mirarlo directo al rostro, y luego ella le dio una bofetada tan fuerte como pudo con su mano llena de polvo. — ¿Así que tú mataste a Jillian porque su descendencia era una amenaza? Ella levantó su mano una segunda vez, pero él no le permitió pegarle de nuevo. —No. Sólo tú eras la amenaza. —Él capturó su muñeca y simultáneamente dejó caer su ridículo auto control al punto que ella pudo sentir sus emociones por primera vez. Pena. Miedo. Protección. Anhelo. Ella se detuvo. Él no se sentía como alguien que quería hacerle daño. Él se sentía como alguien que la quería mantener segura. ¿Qué me estoy perdiendo aquí? Ella lo miró, dejando que sus emociones rodaran dentro de ella, bebiéndolos para saciar su hambre. —No me mataste antes. No lo harás ahora… ¿Me matarías si te lo ordenaran? —Bananach no me da órdenes. Ani casi sonrió por la idea de que él pudriera usar los juegos de palabras con ella. —Buen esquive. Inténtalo de nuevo. ¿Me matarías si Sorcha te lo ordenara?
  • 156. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 156 Él no se movió. —Si ella me ordenara terminar tu vida y yo desobedeciera, sería expulsado de mi Corte. Mi voto de lealtad —sostuvo la mirada de Ani— sería corrompido. Sería como renunciar. —Lo estás haciendo. Le estás escondiendo cosas a ella... escondiéndome —Ella entendió entonces—. Tú has sabido dónde he estado toda mi vida. Él asintió una vez. Ani metió las manos en los bolsillos de sus jeans, y se balanceó sobre sus tacones. —¿Por qué no le dijiste a Sorcha dónde estaba? ¿Por qué liberarme? ¿Por qué no salvar a Jillian también? Él la miró durante varias respiraciones parejas, el silencio como las palabras, pero sus emociones rebotaron de emoción a miedo y luego la esperanza. Ahora que estaba desconcentrado, ella podría alimentarse al punto de la gula con tan sólo un poco de sus sentimientos. Como alimentarse de un rey. Devlin se acercó y puso su mano en la mejilla de Ani. —Toma lo que quieras, Ani. Pero eso no te hará entender. Su boca se abrió ante eso. Nadie fuera de la Corte podía saber lo que la Corte Oscura tomaba para su nutrición. Compartir ese secreto podía ser castigado con hambre, hasta el punto de la muerte. Él bajó su mano de su mejilla hasta su clavícula, ésta descansó justo allí en el borde entre su garganta y su corazón. Ani no estaba segura si eso era una amenaza o una caricia. Él se quedó inmóvil, con la mano sobre su piel, inhalando y exhalando lentamente. —Pregúntame de nuevo —su voz era suave—. Hazme tu pregunta. Ella se detuvo. Él no estaba ocultando sus emociones. ¿Dónde está la trampa? —¿Me matarías? —ella preguntó. —No esa. —Él rozó un pulgar por encima de su cuello desnudo—. Pregunta la otra.
  • 157. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 157 Ella había estado esperando toda su vida para hacer esta pregunta, en este momento. —¿Por qué mataste a Jillian? Él se acercó y le susurró en el oído. —No lo hice. Ella está escondida en Faerie. Ani se sintió caer, pero Devlin la atrapó antes de que se cayera. Él la puso en el suelo. Toda una vida de seguridad, todo lo que ella había pensado que sabía sobre su pasado, había cambiado. Su madre estaba viva. Era casi demasiado hermoso para creer. Su visión se volvió borrosa mientras se le llenaban los ojos de lágrimas. El monstruo que ella había temido la había salvado, había salvado a Jillian, y arriesgado a sí mismo al hacerlo. Después de todos estos años de temerle al hada que había cambiado su vida, Ani lo miró y supo que él era la razón de que ella estuviera viva. El por qué Jillian vivía. Ella no pudo lograr que todos esos cambios se acomodaran en su mente. Todo lo que pudo decir fue: —Mi Mamá. Él se arrodilló a su lado —Ella no quería que tú lo supieras, pero… no voy a hacer que me odies. No te puedo mantener a salvo si me odias. —Ella está… ¿Dónde? ¿Dónde está ella? ¿Es allá hacia dónde vamos? —No. Ella está a salvo, pero no podemos ir a ella —él dijo. —Yo pensé… —Ani trató de encontrar las palabras para años de miedo y pérdida, pero no había ninguna—. Yo pensé que ella estaba muerta. Que tú… —Era lo mejor. —Ayúdame a entender cómo. Por qué no saber, he pasado toda mi vida pensando que ella murió y temiendo que alguien, aparentemente tú, volviera para herir a Tish —Ani sintió lágrimas resbalar por sus mejillas. —Tuve pocas opciones. Sorcha puede ver a todo el mundo excepto a esos cercanos a ella o aquellos que sus vidas le importan —él comenzó. Ani no podía hablar, no podía hacer otra cosa que mirarlo y esperar por el resto. —Si yo escondía a Jill, ella no sería lo suficientemente importante para llamar la atención de Sorcha… especialmente si Jill no recordaba que había
  • 158. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 158 tenido hijos —las emociones de Devlin fueron en diferentes direcciones, pero su inflexión no cambió—. La única alternativa era su muerte. —¿Has salvado a muchas personas que Sorcha quería muertas? De repente, sus emociones estuvieron completamente bloqueadas para ella. —Sólo a ti. —Y a Jillian. —No. La muerte de Jillian no fue ordenada, pero… su desaparición haría que Irial te pusiera bajo su cuidado. Ella no hubiera podido hacer nada para mantenerte a ti y a tu hermana a salvo. Ani se sentó. Considerando alcanzarlo y decirle que le había dado todo al no matar a Jillian. O a mí. Casi una hora pasó mientras ellos estuvieron sentados callados uno al lado del otro, y luego Ani miró y sostuvo su mirada. —Eres un hada tradicional, ¿cierto Devlin? Tres preguntas. Esa es la regla, ¿o no? —Lo es, pero yo ya he... —Quiero una tercer pregunta —ella interrumpió—. Y quiero que me prometas que la responderás. Él no miró hacia otro lado o le dijo que no tenía derecho. En lugar de eso, asintió. —Dime quién eres, Devlin. Tú sabes todo sobre mí —ella cogió su mano entre las suyas—. Tú has visto cada paso de mi vida. Él se sobresaltó. —No lo hice. Me alejé… sólo te vi pasar la otra noche. No te hubiera acosado así. Es… indecoroso. Su expresión rogaba por el entendimiento de Ani. La Corte Suprema era acerca de restringirse, no acerca de deseo; era acerca de razón, no de impulso. Y Ani estaba analizado que Devlin estaba violando cada trato de su Corte al estar con ella, al salvarla, y al esconderla. Lo que ella no sabía era por qué. —Tú me conoces, mi historia, mi familia, y necesito conocerte. —Ella no soltó su mano, como si sosteniéndola fuera la única cosa que les impediría alejarse. No era acerca de hambre de piel; era acerca de cosas
  • 159. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 159 que tuvieran sentido. El aferrarse a él tenía sentido—. Dime quién eres. Hay más sobre lo que está pasando aquí. Sus de por sí variables emociones se volvieron más intensas, haciendo que Ani se estremeciera de nuevo. Él lucía, y estaba, asustado. —En toda una eternidad, he actuado por los intereses de mi reina… hasta ti. Y ahora, Guerra me dice que tú eres la clave para la muerte de mi reina. Debería matarte, Ani. Debí matarte entonces. Debería matarte ahora. —Me alegro que no lo hicieras. —Igual yo —él admitió—, pero si tu vida significa su muerte… no puedo sacrificar todo. —Yo lo sé —Ani no tenía las palabras que harían que las cosas tuvieran sentido para ambos. Eso no era en verdad su fuerte. Ella se levantó sobre sus rodillas y así estuvo frente a frente con él. Él no retrocedió. Sus latidos no se aceleraron, no en realidad, pero ella lo oía acelerar. Por mí. Lentamente, como si él estuviera hilado de vidrio que se pudiera romper, ella se inclinó y rozó sus labios contra los de él. No era ni siquiera un beso, sólo un roce de mariposa, pero se sintió como la clase de beso que hace que el mundo deje de girar, lo que la hizo aún menos capaz de hablar. ¿Qué seguía a esa clase de oraciones? ¿O emociones? Ani se dirigió de nuevo hacia su corcel. —Vamos. —¿A dónde? —Él lucía y se sentía alarmado—. No te puedo llevar a Jill. Ella está en Faer... —Lo sé —dijo. Cualquiera que fuera la razón que la Reina Suprema tenía para ordenar su muerte, probablemente no se había desvanecido, y la última cosa que ella quería era tener a Sorcha persiguiéndola también. Dolía darse cuenta que el hecho que su mamá estuviera viva no la hacía menos desaparecida. —¿Cuáles son las probabilidades de que sobreviva? Quiero decir, ¿en realidad?
  • 160. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 160 Devlin frunció el ceño. —Los números no es en lo que necesitas pensar. La probabilidad es que Bananach no dejará de pensar en ti. Los resultados estadísticos son... Ella levantó su mano libre. —De acuerdo. Mi probabilidad no es buena. Caminaron en silencio mientras llegaron a la calle. —Camping —ella anunció—. Rabbit solía llevarnos a acampar, pero sólo con un grupo de guardianes y sólo por un par de días. —Eres una criatura peculiar, Ani. —Devlin empezó a halar su mano libre, pero ella la sostuvo. Sólo un poco más. Ella estaba muy segura que este era un lado de Devlin que no vería comúnmente. Ella caminó hacia el asiento de pasajero en su carro. —Sólo quiero vagar en el bosque. —Las ciudades son probablemente más seguras. De mala gana, ella dejó ir su mano. —Así que esa es la respuesta predecible, ¿verdad? Bananach pensará que eres previsible, con toda la cosa de la Corte Suprema. No seamos previsibles. Devlin se detuvo. —¿Si yo insistiera que las ciudades son una mejor opción? ¿Escaparías? —No —Ella besó su mejilla antes de retirarse—. Tú salvaste a mi madre y me salvaste. Eres lo suficientemente letal para mantenerme a salvo. Y aunque te guste admitirlo o no, estás interesado en mí de varias maneras. No soy de la Corte Suprema, pero soy lo suficientemente práctica para resolver las razones para estar juntos. Te mantendré por ahora. —¿Me mantendrás? —Él le dio una mirada que ella sospechaba que intentaba ser intimidante, pero un hada que había crecido con los Hounds y el Rey de las Pesadillas como compañeros no era fácil de intimidar. —Por ahora. —Ella suprimió una sonrisa por la arrogancia en su voz—. No eres ni de cerca tan aburrido como pretendes ser, y considerando mi familia, eso es un gran elogio. —Ya lo creo. —Él puso su mano en la puerta del pasajero de lo que en realidad era ahora un ostentoso Lexus rojo.
  • 161. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 161 Ani caminó por el lado del conductor y lo miró por encima del techo. Una parte de su inutilizada conciencia le advirtió mantenerse lejos de él, pero por una de las pocas veces en su vida, no era sólo hambre lo que conducía su interés. A ella le gustaba Devlin.
  • 162. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 162 Capítulo 21Capítulo 21Capítulo 21Capítulo 21 Traducido por Emma* Corregido por Selene evlin se reprendía a si mismo mientras iba a toda velocidad por la carretera. Se estaba encariñando demasiado con Ani. Él había vivido por siempre y ella era un parpadeo en su existencia. Ella era como ninguna otra hada que hubiera conocido. Y es vulnerable. Y ni siquiera debería estar viva. Y perderla me destruiría. Él no creía que podría escapar del destino. Había visto a sus hermanas mover los hilos de las posibilidades con suficiente frecuencia como para saber que pocas cosas en el mundo eran certeras. Había visto los hilos por si mismo, había visto su fluidez y se había maravillado con su importancia. Bananach observaba los hilos que llevaban a la discordia, Sorcha veía aquellos del orden. Devlin los veía a ambos, pero mientras miraba a Ani se dio cuenta que no veía nada, el tapiz entero estaba en blanco para él. Algunos fragmentos de la vida de Ani invadieron su mente, pero no podía concentrarse en ellos. Rae. Ella sabía algo. Él recordaba eso. ¿Cuál era el resto? Su cabeza palpitaba mientras trataba de recordar. ¿Por qué fui enviado a matar a Ani? Si hubiera amenazado a Sorcha, ella habría estado dispuesta a matar a Ani, pero a pesar de lo que Bananach había insinuado, Devlin no creía que Ani ayudara a Bananach. Ani no le daría su sangre a Guerra, ni mataría a Sorcha. Porque ella no es así de cruel. Devlin se preguntó si los hilos habían cambiado por sus acciones, si el haberle dicho a Ani lo que había hecho había cambiado su camino. ¿Mis elecciones cambiaron las cosas o esas elecciones ya habían estado previstas? No DDDD
  • 163. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 163 había manera de preguntarle a Sorcha qué había visto antes de que él se uniera a Ani, y no había manera de saber si Bananach había interpretado bien las posibilidades. El más delgado de los hilos era suficiente para que Guerra lo interpretara como un final fatal: sus deseos le nublaban la interpretación. Era una especie de perversa esperanza. La única verdad que era inevitable era que Sorcha había dejado de ver a Ani cuando sus vidas se cruzaron. Él se dio cuenta de ello en un terrible momento de claridad: Sorcha había sabido entonces que el hilo de Ani se entrelazaría con los de ellos. La revelación se volvió tan clara para él en ese momento, que se sintió enfermo por ello. No tenía duda que sus hermanas eran lo suficientemente celosas o crueles como para cambiar su vida por su propio interés. Ellas eran así. Sorcha modificaba el mundo entero para que fuera acorde a su voluntad; Bananach manipulaba a las hadas para provocar destrucción. Tal vez Ani no estaba destinada a entrar en la vida de ellas sino en la de él ¿Era así cómo su sangre podría matar a Sorcha? ¿Si él se negaba dejarla ir? ¿Por qué se negaría a matarla? Tales interpretaciones eran dignas de Bananach. Pero su sangre es diferente. Yo la probé. Ella es diferente. —¿Estás bien? —La voz de Ani lo sobresaltó—. Estás, umm, bloqueando tus emociones de nuevo. —Dime exactamente qué quiere Bananach de ti… —Matar a Seth. Matar a Niall. Y darle mi sangre porque… —Ani tomó aire —Si le dices a alguien lo que estoy a punto de decirte, Irial te matará, así que nunca se lo digas a nadie. Él asintió con la cabeza. —Irial es sobre protector, pero… —Hizo una pausa—. ¿Puedo confiar en ti? Él vacilo, era una decisión importante, Devlin nunca había puesto a alguien antes que a su reina. Hasta ahora. Lo haría. Por ti. —Puedes confiar en mí —le aseguró Devlin. Él consideró decirle que había hablado acerca de ella con Irial, pero mencionarle que Irial había
  • 164. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 164 dado su consentimiento para que él se la llevara no era algo que quería hacer ahora. La premeditación de las cosas tal vez la enfadaría, y eso no facilitaría las cosas. También llevaría a más cosas de las que no quiero hablar. Cuando el ex Rey Oscuro probó las emociones de Devlin, eso aparentemente había convencido a Irial de que Ani estaría segura con él. Devlin la llevaría a un lugar donde estaría a salvo, y entonces encontraría una forma de salir de su vida. Era la opción más lógica, la ruta adecuada. —Dime —le pidió a Ani. —¿Sabes que puedo alimentarme de tus emociones? —Ella se detuvo por unos segundos—. Eso es una cosa de la Corte Oscura. —Lo sé. —Pero yo puedo hacer lo mismo con los mortales. —Ella aceleró el carro, concientemente o no—. Realmente no debería poder hacer ninguna de las dos. Devlin luchó por mantener sus propias emociones bajo control. Cuanto más decía Ani, más se daba cuenta cuán única era ella. Si Sorcha se da cuenta que Ani vive, la cazará. Las posibilidades de que Bananach se lo dijera a Sorcha, que le comentara que él está con Ani, eran fuertes. La Guerra traiciona. Es su forma de ser. Ninguna de las dos hermanas descansaría hasta matar o tener en su poder a Ani. Ella conducía más rápido. Había cosas que le preocupan a Ani que aún no había dicho, por lo que él esperó. Después de varios minutos de silencio, ella continuó. —Tú sabes, los Hounds no se alimentan así. No nos centramos en las emociones. Las emociones son lo que nosotros evocamos, no lo que consumimos. —Los Hounds necesitan contacto, no emociones —dijo él, dándose cuenta de lo que ella no había mencionado antes, pero que ahora admitía: ella requería de contacto. Él coloco su mano sobre la de ella en la palanca de cambios—. He sido insensible ¿Me perdonas? Ella aceleró más. —¿Qué…?
  • 165. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 165 —Necesidad de tocar, los Hounds tienen necesidad de tocar. —Él deslizó sus dedos entre los de ella—. Es por eso que querías acercarte a mí. Tiene sentido ahora. Debería haber pensado en eso. Discúlpame. La vio respirar profundo varias veces, como si tuviera miedo. Los Hounds solían tener hambre de tacto, no de emociones, y mientras que él la había visto como una mortal y parte de la Corte Oscura, no había considerado el linaje de su padre. Pocos Hounds jóvenes podían manejarlo lo suficientemente bien como para ocultarlo, era por eso que no viajaban en manadas, y Devlin había asumido, erróneamente, que ella era independiente por no llevar ese rasgo. —No voy a aprovecharme —susurró él—. Puedes tocarme…, abrazarme, cuando tengas necesidad de alimento, yo… —Esa no es la razón por la que quiero tocarte. —Ella se sonrojó un poco. Eso lo hizo vacilar un poco. —Oh. ¿Debo quitar mi mano? Ani se echó a reír. —Dios, no. Tengo miedo. También tengo hambre. Me pregunto si voy a morir. Los Hounds necesitan tocar... No estoy segura si se hace más fácil con la práctica, pero para mí nada parece estar del todo bien. Estoy cada vez peor. Devlin miró por la ventana, no a ella, pero bajó su control sobre sus emociones para que ella pudiera probarlas. Él la dejó entrar más. —¿Dev? La miró, pero no podía hablar. Las normas que lo habían controlado durante toda la eternidad estaban desapareciendo. Había alimentado su necesidad de sangre en los últimos años, se había revelado ante sus deberes. Había gozado de otros placeres que sabía que no eran de la Corte Suprema. Pero en su interior había decidido vivir como si la Corte Suprema fuera su instinto. Todos los días de su vida, esa había sido su decisión. —¿Puedo seguir tomándote de la mano? —Preguntó ella—. ¿Por favor? Te deseo, y tú... creo que tú también me deseas a mí. —La última parte la dijo rápido, y después se detuvo. Giró su mano de modo que
  • 166. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 166 quedara con la palma hacia arriba, y el auto se ajustó solo, de modo que quedó en automático—. ¿Estoy equivocada? —No. —Él le apretó la mano entre las suyas. En toda su vida, nunca había tenido una relación. Había ocasiones en las que algunas hadas de la Corte Suprema habían decidido unir los hilos de sus vidas, pero nadie jamás había visto a Devlin de esa forma. Se lo consideraba inaccesible, demasiado malvado para ser querido y era así como su Corte lo veía, como si supieran que no pertenecía enteramente a su Corte. Yo soy el inocente en esto. La idea lo divirtió: sólo dos hadas habían existido antes que él, y aun así era inexperto en las relaciones. ¿Qué importa? No puedo estar con ella. No puedo tener una relación. Devlin se quedó mirando por la ventana. Si Ani sobrevivía, Devlin debía regresarla a la Corte Oscura, para estar bajo el cuidado de Irial y Niall, y los Hounds. Ellos eran su Corte y su familia. Y él volvería a Faerie. Ese era el orden del mundo, sus sentimientos no podían cambiar el orden del mundo. Una aberración de emociones no iba a cambiar el orden lógico. Concéntrate en la situación de Ani. Empujó lejos sus emociones y comenzó a pensar en lo que Ani le había dicho. Entre los detalles debía estar la respuesta, era simple lógica. Él sólo necesitaba concentrarse. Las razones de Bananach eran lo suficientemente grandes, así que su interés no disminuiría. Asesinar a Bananach sería catastrófico, y asesinar a Ani era impensable. Así que, ¿dónde nos deja eso? No podían pasarse huyendo durante toda la vida de Ani, pero no tenía un mejor plan. Ani observó a Devlin mientras él se cerraba. Ella sintió las paredes emocionales fortaleciéndose, y si no fuera porque sostenía su mano, habría pensado que estaba sola en el auto. Él te tiene miedo, su corcel le sugirió. Ani no quería hablar de eso. En vez de eso, pensó: ¿Qué piensas del nombre Barry? Hubo sólo silencio después de eso.
  • 167. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 167 Es una abreviatura de Barracuda, puede ser masculino o femenino. Cambió de carril y aceleró. Me gusta, el corcel gruñó alegremente. Es mío. Soy Barry. Ella sonrío para si misma. Un problema resuelto, sólo faltaban algunos más… Desafortunadamente, el resto del viaje pasó en silencio. Eventualmente, Barry le susurró: duerme Ani, yo conduzco. Los siguientes cuatro días pasaron rápido, conduciendo todo el día y sólo parando para comer, horas de silencio, y descanso mientras que Barry la alejaba más y más de todos a quienes conocía. Cruzaron el centro de los Estados Unidos, dirigiéndose al oeste, donde había lugares para acampar y correr. Atravesaban todas las ciudades o pueblos con más acero que podían encontrar, bajando la velocidad para amoldarse al trafico de los mortales, pero pudiendo esconderse mejor de las hadas. Si no fuera por la amenaza que tenían detrás, habría sido un gran viaje. Aún podría serlo, si tan sólo él me dejara entrar. Devlin le había parecido increíblemente tentador cuando lo había conocido, y su atracción por él había aumentado después de pelear junto a él. Las revelaciones que había compartido con ella hacían que le gustara, pero la pasión que ocultaba (y que le revelaba durante las peleas y las carreras) hacía que lo deseara. Pero, mientras viajaban, Devlin mantenía sus sentimientos ocultos. Él hablaba cada vez menos, y cuando lo hacía era cortés pero distante. El silencio y la distancia eran enloquecedores. Después de lo que se habían dicho, ella esperaba que sucediera algo entre ellos, pero sus acciones implicaban todo lo contrario. Durante lo que Ani creía que era el sexto día de viaje, se estacionó en un motel. El edificio estaba rodeado por una valla de acero de gran espesor, los balcones de cada habitación tenían rieles de acero, al igual que las ventanas. Debido a la aversión que tenían las hadas al hierro, y por lo tanto al acero, era el mejor lugar para que descansaran. Mientras que el edificio no se incendiara, estaban a salvo de los peligros de las hadas y de los mortales.
  • 168. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 168 —Yo me quedo con Barry mientras tú consigues una habitación —Ani tocó brevemente la mano de Devlin, quitándolo de cualquiera que fuera el pensamiento en el que estaba metido. —¿Qué? Ella hizo un gesto hacia el letrero que decía “Vacantes” y se preguntó si él alguna vez se había quedado en un motel. De alguna manera, dudaba que así fuera por cómo hacían las cosas en Faerie. —Una habitación ¿Tienes dinero o una tarjeta de crédito? —Sí, pero… —Devlin frunció el ceño—. ¿Barry? —Mi corcel —Ella pasó una mano por el panel de su auto—. Así lo nombré. —Yo le podría haber puesto un nombre —Devlin refunfuñó. Todavía sigue molesto por los ajustes del asiento. Dijo Barry divertido. Sus rodillas... su cabeza... y probablemente sus brazos están un poco adoloridos... eso espero. Ani sabiamente no le respondió a ninguno de los dos, todo lo que dijo fue: —Voy a esperar aquí, justo en este lugar, dentro de Barry todo el tiempo. Amablemente, Barry abrió la puerta de Devlin. —¿Por qué paramos? Si... —Su asiento cayó hacia atrás—. Barry puede conducir mientras tú duermes. —Quiero una ducha, una almohada, una cama —Ani hizo un gesto—. ¿Por favor? Una habitación sólo por una noche. —Supongo que no importa. —Sonaba tan agotado como ella se sentía, y Ani supo entonces que él no tenía un mayor plan que “mantenerse en movimiento”, como lo habían estado haciendo desde que empezaron el viaje. Podríamos matar al hada-cuervo. Sugirió Barry. Por dentro, Ani estuvo de acuerdo, pero no estaba segura que Devlin seguiría ese plan. Bananach era quien era. Si mantenerse en movimiento y ocultarse sería suficiente para que ella se olvidara de Ani, eso era mejor que pedirle a Devlin que matara a su hermana.
  • 169. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 169 Ani cerró los ojos mientras esperaba que Devlin regresara. La más incómoda de las habitaciones sonaba genial en ese momento. Una ducha caliente y una cama de verdad raramente eran tan tentadoras como en ese momento. Y serían aún mejores si él las compartía con ella…
  • 170. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 170 Capítulo 22Capítulo 22Capítulo 22Capítulo 22 Traducido por Ellie Corregido por Alice_Vampire ae había pensado que estar atrapada en la cueva era frustrante, pero estar atrapada en el palacio de Sorcha le hizo darse cuenta de cuán muy afortunada había sido. En la cueva, Rae había estado sola pero no había dependido de la misericordia de nadie. Aquí, era la prisionera de Sorcha; aquí, era el único lazo entre el mismísimo Faerie y la reina que debía mantener el orden del mundo. Y que ha perdido el interés en hacerlo. Sorcha se había retirado a un sueño para poder observar a su hijo ausente. Una de las mortales cubiertas por un velo se sentó a observar a la reina durmiente; la otra había dejado el cuarto para ir a hablar con quienquiera que consultara para encontrar información para la reina. Ninguna hablaba con Rae a menos que fuera inevitable. Se mantenían a si mismas distantes de ella, sentándose en los escalones del trono. Aún con el cuarto vacío de hadas, ellas no pisaban la cima de la tarima del trono ni se sentaban cerca de la silla de hilos torcidos de plata que descansaba allí. Se mantenían silenciosas y lejanas. ¿Por temor a ella o a mí? El cuarto en el que Rae esperaba era mucho más grande que la cueva. Era enorme, perdiéndose hasta llegar a ensombrecidas paredes en un lado y enormes ventanas arqueadas en el lado de contrario. El rincón más lejano del cuarto estaba forrado con puertas gigantescas, algunas cubiertas por antiguos tapices. Más allá de los mosaicos que rodeaban la cama del vidrio de la reina durmiente, el piso era de suave piedra negra, y todo el cuarto estaba repleto de pilares blancos que sostenían un techo repleto de estrellas dispersas. RRRR
  • 171. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 171 Rae se paró y se acercó a la reina. El vidrio había tomado un color azul profundo, oscureciéndose más a medida que Sorcha continuaba durmiendo. Y, a medida que se oscurecía, más y más hadas entraban en sueños de los que no despertarían. Rae podía sentirlos, sentir sus sueños más allá del cuarto donde asistía a la reina durmiente. ¿Dónde estás, Devlin? Por favor, por favor, vuelve a casa. Pero los deseos no cambiaban el mundo real, y esperar por ser rescatada era tan inútil ahora como lo había sido en su vida mortal. —Es tiempo otra vez. —La mortal habló—. Debes ir a ver a nuestra reina. Rae no tenía la menor idea de cómo la chica sabía que era el momento, o cómo podía contar el tiempo que había pasado. No importaba. Lo único que importaba era que Rae necesitaba ir con la Reina Suprema. —Odio esto —murmuró mientras ascendió a la crisálida de vidrio azul y se introdujo en el sueño de Sorcha. Sorcha no apartó la mirada del espejo. Era el mismo espejo nublado encuadrado por vides de fuego ennegrecidas, tal como en el primer sueño. Dentro de él, Rae podía ver al hijo de Sorcha, Seth. Él estaba sentado en una extraña silla verde, dibujando en un bloc de dibujo. En cuanto a visiones interesantes se trataba, esta no formaría parte del grupo, pero Sorcha estaba encantada por ella. La expresión de la Reina Suprema era de éxtasis total. —Él crea tal belleza... —Sorcha levantó una mano e hizo como si trazase el dibujo—. Desearía yo ser tan hábil. —Usted crea el mundo entero. Eso es... —Nada comparado con él. —Sorcha quitó su mirada del espejo para fruncirle el ceño en Rae. Y Rae supo que contradecirla abiertamente en este momento sería imprudente. —Sí, mi reina. Al igual que en Faerie, el paisaje alrededor del sueño de Sorcha se encogía. En el sueño, sólo las dos paredes del pequeño cuarto donde ella se sentaba con el espejo tenían algún detalle. Más allá de eso, era como si estuvieran en una pintura sólo parcialmente completa. El mundo de
  • 172. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 172 ensueño se iba oscureciendo hasta formar un vacío azul, como si fuera el cielo o un mar interminables que todavía estaban fuera de foco. Rae empezó imaginar los campos de Faerie, reedificando el paisaje como lo había sido cuando el sueño empezó. El vacío del sueño era perturbador, más incluso porque la soñadora era quien construyó y mantenía vivo a Faerie. —No. No deseo nada de eso. —Sorcha ondeó una mano, haciendo desaparecer todo antes de que la vista estuviera verdaderamente formada. Era su sueño, así que tal modificación era posible, y más aún, quizás, porque la Reina Suprema comprendía los detalles que implicaban el rehacer la realidad. Si ella no puede mirar más allá del espejo en su sueño, ¿qué significa eso para Faerie? Rae se paró inútilmente en el cuarto del sueño, no exactamente en la nada que se encontraba más allá del lugar del espejo, pero lo suficientemente cerca del abismo como para tener que luchar contra su instinto de formar mundos allí. Era un plano vacío, sin los deseos de nadie, los temores de nadie, los sueños de nadie que alterar. Así debe ser cómo lucía Faerie antes de Sorcha. La Reina Suprema, sin embargo, era inconsciente a las cosas alrededor de ella. Todo lo que veía era la imagen de su hijo en el mundo mortal. Sorcha no apartó la mirada del espejo una segunda vez—. Vete. Rae comenzó a hablar—. Quizás deberías despertar. El mundo se deshace... —Despertaré cuando mi hijo vuelva. —La Reina Suprema ondeó sus dedos. De repente, tres criaturas leoninas aladas forjadas por la luz de la luna y relámpagos se pararon entre ellas, protegiendo a la reina, manteniéndola fuera de su alcance. Los cuerpos traslúcidos de los animales parpadeaban con el relámpago que destellaba dentro de ellos. Cuando uno abrió su boca, chispas escaparon. No avanzó, pero miró a Rae. La segunda criatura se extendió al lado de Sorcha. Sus alas se abrieron y bloquearon su vista de tanto la Reina Suprema como el espejo. El tercero se agachó junto a sus pies.
  • 173. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 173 Rae no estaba segura de lo que sucedería si alguno de ellos la mordía, pero no quería quedarse y averiguarlo. Con una reverencia apenas apropiada, Rae se giró y dio un paso fuera del sueño de Sorcha, hacia el mundo cada vez peor en Faerie. Ella debe despertar. Rae había dado a Sorcha la ventana para mirar hacia el mundo mortal. Era una anomalía, pero la Reina Suprema era la personificación de la lógica. Ella no debería estar tan fascinada por ello. Algo estaba mal, y la causa de ello estaba más allá de la comprensión de Rae. Debo encontrar a Devlin. Por supuesto, él ni siquiera le había dicho a Rae que tenía un sobrino. La Reina Suprema tenía un hijo que vivía en el mundo mortal. Eso explicaba las visitas secretas frecuentes de Devlin allí, pero no explicaba por qué la Reina del Orden se comportaba tan irracionalmente. Algo aquí está mal. En silencio, Rae caminó a través del cuarto del trono y se detuvo. Una de las mortales estaba llorando. —¿Qué pasó? —Rae preguntó. La otra mortal señaló hacia una de las altas ventanas arqueadas. Rae no podría acercarse, no con el cielo tan brillante como lo estaba, pero podía ver incluso desde lejos que la montaña había desaparecido parcialmente. Faerie estaba cambiando, deshaciéndose cada vez más. Mientras la mente de la reina advertía sólo las imágenes en el espejo, el paisaje de Faerie ya no era verdadero para ella. Algunas hadas no podían ajustarse a la falta de lógica y la seguían, retirándose hacia sus propios sueños. Las hadas de la Corte Suprema están perdidas sin ella. En la calle, afuera, esas hadas descansaban en posiciones extrañas, cayendo dormidas en el lugar en que habían estado. Faerie estaba quedando inactivo. La mortal llorosa levantó su velo y miró fijamente a Rae. —El mundo está terminando. Detrás de Rae, la Reina Suprema dormía. Estaba sonriendo, luciendo más en paz de lo que parecía en el mundo despierto o en sus sueños.
  • 174. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 174 —Vuelve. —La mortal se hundió en el piso y miró fijamente arriba a Rae con su rostro mojado por las lágrimas—. Habla con ella. Debe despertar. Y Rae no tenía elección. Fuera del palacio, las hadas aparentemente enfermaban o dormían. Dentro del palacio, había pocas hadas que quedaban despiertas. Rae podía sentir todos sus sueños llamándola como suaves susurros. Por primera vez desde que ella había entrado en Faerie, había hadas soñando por todas partes. Rae regresó al sueño de Sorcha. La Reina Suprema no se había movido; se mantenía agachada frente al espejo. —¿Mi reina? —Rae trató de contener el temblor de su voz. —¿Cuánto tiempo ha pasado? —Su Corte la necesita. Creo que es tiempo de despertar. —¿Crees? —Sorcha se rió—. No. Sólo debes interrumpirme si hay una crisis. —La hay. —Rae se arrodilló al lado de la reina—. Faerie parece estarse… deshaciendo. Sus partes desaparecen. Sorcha le dio un vistazo lo suficientemente largo como para darle una mirada indulgente. —Faerie es grande, estará bien, niña. Vete calladamente. Mi hijo descansa. Duerme de manera tan irregular a veces. Me preocupo por su salud. —La Reina Suprema no tenía interés en las observaciones de Rae, en su propia Corte, o en el mismo Faerie. Rae se debatió acerca de quitar el espejo, pero no había nadie alrededor capaz de tratar con una reina que sería devuelta a Faerie enfurecida. Lo que necesito es a Devlin… lo que significa que debo encontrarlo… lo que significa que… Sorcha se inclinó más cerca del espejo. —No puedo ver lo que prefiere leer. Él los amontona al azar en lugar de guardarlos ordenadamente. —Y con eso, la atención de la Reina Suprema se fue de Rae, de Faerie, de la crisis que su sueño causaba. En silencio, Rae retrocedió hacia Faerie, esperando que no se hubiera deshecho aún más.
  • 175. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 175 El cuarto estaba encendido por varias velas, y la escasa luz era apenas suficiente para iluminar el área alrededor de la reina durmiente. Una de los mortales no estaba. Antes de que Rae pudiera preguntar, la otra dijo: —Ha ido a la cocina. —Debo ir por ayuda. —Rae deseó poder llevarse a la mortal con ella o prometerle que las cosas mejorarían, pero no tenía palabras de consuelo. Duerme pronto, Devlin. Te necesito. —Ella no despierta. —La mortal descansó una mano en el oscureciendo vidrio azul. Encontró y sostuvo la mirada de Rae mientras preguntó:— ¿A dónde iremos si Faerie desaparece? ¿Nos desvaneceremos con ella? —Faerie no desaparecerá. Ninguna de nosotras lo hará. —Pero aún mientras Rae dijo esas palabras, no estaba segura si eran verdad o mentira. Sin la Reina Suprema para dirigir el mundo, Rae sospechaba que Faerie se desvanecería, y no tenía la menor idea de lo que les esperaría a las hadas y a los mortales que vivían allí.
  • 176. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 176 Capítulo 23Capítulo 23Capítulo 23Capítulo 23 Traducido por Vanille y Priisci!! Corregido por Alice_vampire evlin deslizó la llave dentro de la puerta de la habitación del motel con una gratitud que se sentía casi avergonzado de admitir. No era que la forma de conducir de Ani fuera mala. Hay atracción para el caos. Aunque el carro había deslizado periódicamente el asiento del pasajero hacia delante hasta cierto punto que él estuvo forzado a sentarse con sus piernas dobladas en una posición muy incómoda. Cuando no estaba metiéndolo a la fuerza en espacios demasiado estrechos, estaba dejando caer al asiento hacia atrás de manera que él estuviera tendido completamente boca abajo. Ani, por supuesto, sonreía cada vez, lo cual era probablemente la única razón que el auto necesitaba para repetirlo después de la conducción a velocidades no permitidas en los días pasados. Ni la Hound ni su corcel entendían el concepto de evitar la atención. —¿Ya me vas a hablar? —El tono de Ani era agresivo, como lo era su postura. Ella se reclinó contra la pared junto a la puerta. Una mano agarrando la correa de la mochila colgada sobre su hombro, y la otra mano descansando en su cadera—. ¿O aún estás fingiendo que estás solo? Él miró la furiosa inclinación de su barbilla. —¿A qué te refieres? —No has dicho una palabra en al menos ocho horas. —Ella pasó junto a él y dejó caer la mochila sobre la cama. —¿Ocho horas? —Sí. —Ella le lanzó una mirada—. Ocho silenciosas horas. —Estaba contemplando nuestra situación. DDDD
  • 177. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 177 —¿Versión corta? Es un asco. —Ani se cruzó de brazos. —Yo... —Él la miró con un afecto que necesitaba sofocar. Todas sus características de la Corte Oscura parecían desaparecer en su presencia. Y me gusta. Ella giró su espalda hacia él, abriendo su mochila, y entonces añadió: —Estás atrapado entre Banan... —No. —Él estuvo a su lado con una mano en su boca antes de que la siguiente sílaba pudiera ser pronunciada—. No digas su nombre u otro. Por seguridad. ¿Entiendes? Ani asintió y él quitó la mano de su boca. —¿Por qué? —Ella reasumió el estar acomodando cosas en su mochila como si nada hubiera acontecido. Quizá para una hija de Hounds, no era raro. —No sólo los Hounds escuchan bien. Ya fuimos encontrados una vez. Le llevarán noticias a ella, y hay otros que quieren lo que ella quiere. —¿Cuál “ella”? —Ambas tienen sus seguidores. Y preferiría no matar a ninguno esta noche. Podría disfrutar una pelea, pero... Él miró a las cortinas cerradas y luego de nuevo a ella. —Yo también. —Ella le sonrió como si él fuera algo maravilloso. Era desconcertante tener a alguien mirándolo con semejante intensidad. Devlin se obligó a levantar la mirada para encontrarse con la de ella. —Te mantendré tan a salvo como pueda. —¿Y? —Y nada. —Devlin giró la mirada a la puerta. No detendría a las hadas, pero mantendría afuera a cualquier mortal vagando—. Si te acercas más a mi hermana sin cumplir su orden, morirás por su propia mano. Si cumples la orden de esa hermana, morirás por orden de la otra. Seré a quien le ordenen matarte... y por alguna razón, me desagrada la idea de tu muerte.
  • 178. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 178 Él mantuvo su distancia, permaneciendo cerca de la puerta, fuera de su alcance. Y manteniéndola fuera de mi alcance. Ella sacó un cambio de ropa y un peine de su mochila. —¿No sería más lógico matarme y acabar con todo eso? Sabes que ambas van a estar furiosas contigo, y de alguna manera, no creo que sean ellas del tipo que perdonan. Podrías regresar a Faerie, regresar a la forma en que eran las cosas... —No. Yo no quiero eso. No quiero herirte, y no quiero regresar. —Él hizo una pausa y sacudió la cabeza tan pronto como se dio cuenta de lo que había dicho—. No quiero... —¿Qué? Pero Devlin no pudo responder. Él la miró. Silenciosamente, ella entró al baño y cerró la puerta. ¿Podría regresar? ¿Podría herirla? ¿Por qué ella importa? Rea tenía respuestas; ella lo había presionado tan a menudo para que fuera a ver a Ani, que ahora él estaba seguro de que ella sabía algo. Simplemente no sabía lo que era, o por qué ella le ocultaba la razón. Cuando Ani regresó, puso su maleta en el piso, en el lado opuesto de la cama donde él se sentó, pero no habló. En lugar de eso, permaneció allí y giró su espalda hacia él y retorció su cuerpo en varias posiciones para aflojar los músculos. La blusa que traía puesta se levantó, exponiendo su abdomen. Devlin miró su piel desnuda. Ella no es para mí. Aunque él quería que lo fuera; por primera vez en toda la eternidad, él miró a otra hada y pensó en relaciones, en el futuro, en peleas junto a ella. Los Hounds no están inclinados hacia las relaciones. Él se recordó a sí mismo esa verdad, como si fuera de alguna manera más importante que el hecho de que ella probablemente moriría por culpa de una de sus hermanas.
  • 179. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 179 Ella continuó estirándose por varios momentos más, y luego vino a ponerse de pie delante de él, con las manos en las caderas de nuevo, y preguntó: —¿Es esto más contemplación o vas a decir algo? La expresión en sus ojos estaba diciendo que ella estaba asustada, cansada y hambrienta. Su respuesta era la misma que de la mayoría de los duendes de la Corte Oscura cuando se debilitaban: ataques irracionales. Devlin tomó las manos de ella entre las suyas. —El tiempo es diferente para mí. Si estoy en silencio demasiado tiempo para tu comodidad, háblame. Nunca he estado en un lugar donde se requiere una conversación regular de mi parte. —Bueno, eso sólo... —Ella claramente quería decir algo hostil, y por un momento pareció que lo haría, pero en vez de eso, miró sus manos sosteniendo las de ella. Sus hombros se relajaron un poco. Y él se dio cuenta que no sólo no le había hablado, sino que ni siquiera había tocado su mano. En cuatro días, Ani no había tenido un roce de piel hasta que ella le había dado golpecitos en la mano para que él fuera a conseguir la habitación. Él liberó su mano izquierda y se desató la camisa. Ani no se movió, no miró su rostro, no respondió en absoluto. No es personal para ella. Es simplemente una necesidad física. Él la miró, observando su reacción, deseando que él pudiera probar sus emociones. No es lógico que yo quiera esto para tener la intención de algo. Aún sin hablar, él liberó su agarre de su mano derecha y se quitó la camisa. Ella levantó la mirada a la suya. —¿Qué estás haciendo? —Necesitas alimento. —Él se deslizó más lejos en la cama—. Aquí estoy. Ani permaneció donde estaba. Se giró para mirarlo de una manera depredadora. En una voz muy baja, preguntó: —¿Qué estás ofreciendo? —Contacto de piel. —¿Estás seguro? —Ella dio dos pasos hacia delante de manera que el costado de la cama estuviera contra ella—. Quiero decir...
  • 180. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 180 Él dejó caer sus muros, para que ella pudiera sentir las cosas que él preferiría que ella no supiera. Anhelo. Miedo. Duda. Júbilo. Emoción. Todo estaba allí, emociones para alimentar su segundo apetito. Ella se arrodilló en la cama. —Si me quieres, ¿por qué no...? —No eres para mí. —Él sostuvo una mano—. Si fueras alguien más... pero no lo eres. Ella se quitó la blusa y entonces tomó su mano. —No te entiendo, Dev. Con un suspiro de alguna emoción que él no sabía cómo llamar, pasó su brazo alrededor de ella y la jaló hacia él. La mano de ella estaba extendida sobre el estómago de él, y su mejilla descansaba sobre su hombro. Zarcillos de húmedo cabello rosa en las puntas acariciaba contra su pecho. Devlin permaneció inmóvil. La única indicación de que estaba vivo era el subir y bajar de su pecho. Él se concentró en mantenerlo de esta manera, ocultando sus emociones de nuevo. Su cercanía lo asustó, y él no podía soportar la idea de que ella supiera qué tan temeroso o feliz repentinamente estaba. Aunque Ani parecía obvia. Después de estar una hora o más acurrucada silenciosamente en sus brazos, ella presionó un simple beso sobre su pecho, directamente sobre su corazón. —Tú me confundes. —Necesitas contacto. Es algo lógico que proveer. —Aunque él se relajó un poco, su cuerpo y su mente se negaron a seguir el camino razonable. Sólo por un momento, él dejó las yemas de sus dedos rozar su piel. Ella suspiró y se presionó más cerca. —Si estuviéramos en Faerie, y yo no fuera yo, sino sólo un hada... ¿qué dirías? —¿Sobre qué? —Si yo estuviera en tus brazos así. —No lo estarías. —Él sonrió ante su curiosidad—. Esto no se hace.
  • 181. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 181 —¿Estar cerca el uno del otro? ¿Estás diciendo que no hay sexo en Faerie? —Ella levantó su cabeza para mirarlo a la cara—. ¿De verdad? —Por supuesto que hay sexo en Faerie, pero esto... —Hizo un gesto a ellos dos—. No es sexo. El sexo es algo diferente a lo que estamos haciendo. —¿Y qué tal después del sexo? —Después del sexo uno se baña y se viste. —Devlin reprimió un suspiro de placer cuando ella se acurrucó de nuevo en sus brazos. Él simplemente nunca había sostenido a nadie, no por placer ni necesidad ni emoción. —Faerie suena horrible. —Ani se estremeció un poco. De manera ausente, ella comenzó a trazar alguna clase de diseño en su estómago. —No, no horrible, sólo fuera de balance —Devlin admitió la verdad que nunca había dicho en voz alta. Sus viajes frecuentes al mundo mortal lo habían hecho cada vez más consciente de que la belleza de Faerie estaba perdiendo algo. Sin sombras, la brillantez no era suficiente. La prolongada ausencia de la Corte Oscura de Faerie había creado un vacío. Faerie estaba fuera de balance, y lo había estado por siglos. ¿Es por eso que Sorcha actúa tan extraño? Se sintió culpable ante la idea, pero parecía vergonzoso que la Reina del Orden le siguiera ordenando que vigilara a un hada recién convertida. —¿Dev? —Ani levantó su cabeza para mirarlo—. Estás haciendo eso de realmente-no estoy-aquí de nuevo. —Lo siento. —Dijo y, extrañamente, lo sentía; no solamente por estar tan distante, sino por todos los momentos que perdió durante la eternidad por hacerlo. Ser reservado no era algo que le gustaba; ser la criatura de Sorcha no era algo que le gustara. Casi todos sus placeres se encontraban en el mundo de los mortales, donde podía bajar su autocontrol aquí y allá. ¿Cómo sería Faerie si la Corte Oscura regresara? La sola idea de ello de dio una extraña sacudida. Si la Corte Oscura regresara a casa, habría cambios en Faerie. Y quizás… Ani. Sino, si ella no pudiera ir a Faerie, quizás él se podría
  • 182. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 182 quedar en el mundo mortal. Sorcha rehízo a Seth; ella lo podía convertir en su asesino. Y si no es Seth, cualquier otro. Yo sería libre. Devlin levantó una mano para acariciar a Ani. —No quiero estar distante. Quiero estar cerca de ti. Ella se paralizó, sosteniendo el aliento por un momento. Él no había hecho un plan más allá de alejarla de Bananach. —Hasta que sepa que estás a salvo, ¿cómo te dejaré? —Irial me mantendría a salvo. Él no está unido a la Corte… Quizás él se mude, o me podría esconder. Tú no tienes que... —Pero quiero. —Trazó la línea de su quijada, parando justo bajo sus labios. —¿Quieres qué? —Todo. —Dijo, sintiéndose vagamente nervioso. —¿Qué estas ofreciendo? —preguntó de nuevo, justo como lo hizo cuando él se quitó la camiseta. —Preguntando —le corrigió—. Te estoy preguntando si puedo besarte. ¿Puedo? —Sí, por favor. —Susurró. No era el tipo de beso consumidor como el que compartieron en El Nido del Cuervo, no al principio. Por unos breves momentos, fue el tipo de beso que él nunca había tenido: explorador y cuidadoso, sabroso y gentil. Luego, Ani se pegó a él como si estuviese hambrienta. Nada de lógicas. Cero negociaciones. Estaba tendida a su lado, y el rodó sobre sus caderas para que estuviesen cara a cara. Nada de discusiones. No tenía ni idea de a dónde iban, pero por un instante dejó todo pensamiento. Mientras ella estuviese con vida, era su responsabilidad. Mi razón. Mía.
  • 183. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 183 Mientras ella envolvía una pierna por encima de él, sus emociones se soltaron libremente sin restricciones. Dejar caer las paredes que mantenían reprimidas sus emociones muy ajenas a la Corte Suprema había llegado a ser fácil estando alrededor de Ani. Le gustaba. Se sentía natural. Lo es. Con Ani es como debería ser. Con Ani es la forma en la que yo… Una emoción desconocida lo llenaba. No era apreciación o lujuria; no era preocupación o protección. Todo eso formaba parte de él, pero era algo más. Sintió cómo el pulso de ella se aceleraba mientras se besaban. Una ola de cansancio se apoderó de él, y ya no pudo concentrarse en sus pensamientos. Brutalmente, ella se alejó. —No. Ella se arrastró de espaldas fuera de la cama. —¿Ani? —Dijo mientras le tendía una mano—. ¿Te he ofendido de alguna...? —No. —Sus ojos brillaban con el vívido verde de la Caza. Ella era una Hound, y podía consumirlo. Él sintió un escalofrío lleno de terror. Le tendió una mano en forma de advertencia. —No puedo si tú… es sólo que… no… no contigo. No estás a salvo si… Tú no sabes lo que soy. Corrió a dentro del baño y azotó la puerta a sus espaldas. Ani se sentó el piso sucio e intentó no temblar. Alzó la mano y cerró la puerta. No importaba: ninguno de ellos sería detenido por la cerradura, o por la puerta, dado el caso. No lo lastimaré. Ella podía escucharlo desde el lado opuesto de la puerta; podía sentir sus emociones. Culpa. Vergüenza. Miedo. Preocupación. Si no le explicaba lo que estaba pasando, él pensaría que hizo algo malo. —Puedo hacerlo; se lo puedo decir —susurró. Luego alzó la voz y dijo—. Ve al otro extremo de la habitación. ¿Por favor?
  • 184. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 184 Esperó por un momento, escuchándolo alejarse. En la tranquilidad de la habitación, podía escuchar el latido de su corazón acelerarse. Como una presa. No ayudaba a su autocontrol para nada. Lentamente, abrió la puerta y dio dos pasos adelante. Él se mantuvo en el lado opuesto de la pequeña habitación. Sus peligrosas emociones estaban una vez más escondida tras una pared. — ¿Te he lastimado? Sin querer, Ani dejó salir una risa. —No. Su rostro no rebelaba nada. —Yo nunca te obligaría... —Lo sé. —Se sentó en el piso con la espalda en el borde del marco de la puerta—. No eres tú… Yo… Devlin siguió parado. —No necesitas explicar nada. Ni su voz ni su posición revelaban alguna de las emociones que ella había sentido claramente cuando había una puerta en el medio de ambos, pero sabía lo que él sentía. Él sabía que ella estaba al tanto de cada una de las emociones que lo inundaban. Parte de ella quería fingir ignorancia, pero no era lo suficientemente egoísta como para dejar que se echara la culpa. A la mayoría de las personas, sí, pero no tú, Devlin. Suspiró y luego comenzó una conversación que no quería tener. — ¿Cómo te sentiste después de que te besé en El Nido del Cuervo? —Fue hace tanto... —¿Cansado? —pausó lo suficiente como para verlo asentir, y luego continuó—. ¿Mareado? ¿Débil? —Soy la mano sangrienta de la Reina Suprema. No soy débil. —Dijo frunciéndole el ceño—. Había tenido muchas cosas que hacer, pero... Lo interrumpió de nuevo. —Yo consumo la energía de las hadas… y de los mortales. Devlin la observó, pero guardando sus emociones. Ella odiaba el hecho de que lo estuviese haciendo, casi tanto como odiaba el hecho de que no lo hizo mientras se besaban.
  • 185. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 185 Tiró sus rodillas hasta su pecho y envolvió sus brazos alrededor de sus piernas. —Si hay emoción pero no hay tacto, lo hago bien. Si hay tacto pero sin emoción, bien. Aunque, a veces, cuando es ambas… estaba consumiendo tu energía esa noche, Devlin. Durante un largo rato, no respondió y luego preguntó: —¿Y esta noche? Ani respiró hondo. —Pude sentir tus emociones, así que paré. —Entiendo. —Devlin caminó hasta ella. Cuando finalmente estuvo frente a ella, se arrodilló en la alfombra. Ella levantó la mirada. —No quiero herirte. —Sí, necesito estar bien para mantenerte a salvo —su voz no tenía emoción alguna. —No es por eso. —Cerró sus ojos. Tenerlo tan cerca era cruel. Acarició su pelo. —Lamento haberte disgustado. Abrió sus ojos para mirarlo. —Podría matarte. —Pudiste hacerlo justo ahora —susurró—. No creo que yo te hubiese detenido. Ella tembló. —No quiero lastimarte —le repitió—. Yo quiero... te quiero a ti. Las emociones de Devlin seguían encerradas mientras su mano bajó hasta su brazo. —Hablé con Irial. Pocas palabras la podían asustar como lo hicieron esas. Miró a Devlin fijamente. —Tú… —Me dijo que tuviese cuidado, pero no dijo por qué —susurró—. Le dije que quería llevarte lejos, mantenerte a salvo, y… dijo que sólo si era tu decisión. —Ah. Se inclinó hacia delante y le dio suavemente un beso con los labios cerrados. —¿Qué tan mortal eres? —Podría consumir a cada hada que toque si no saben cómo contener sus emociones. Yo podría canalizar esa energía para mi Corte; podría
  • 186. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 186 alimentarlos a todos. —Ani no pudo ocultar su miedo. La idea de drenarlos vivos, de sentir sus fríos cuerpos en sus manos, era espantoso—. Banan... es posible que ella quiera mi sangre por esa razón. No estoy muy segura de cómo, pero si ella pudiera usarla, si pudiera alimentarse de mortales, mestizos, hadas… Matar sería una forma de alimentar a la Corte. A ella le gusta matar. Devlin sostuvo su mirada. —No dejaré que te utilice. —Iri me usaría también. Me dijo que te mate si es necesario. —¿Y tú me matarías, Ani? —dijo, tendiéndole una mano. Ani tomó su mano, y él la levantó del piso y la sostuvo en sus brazos. —No quiero hacerlo. —Pero, ¿y si tu rey te lo ordenara? —Le preguntó. —Desobedecer las órdenes de mi rey… o a Iri, significaría tener que dejar mi Corte —Ella salió de su alcance—. Pero preferiría no matarte. —Ni yo a ti. —Dijo, besándole la frente y luego caminando hacia la cama. Ani se mantuvo inmóvil. —Ven. Mantendré mis emociones escondidas para poder estar contigo —Dijo doblando las sabanas. Las lágrimas la amenazaban. —¿Estás seguro? —Como nunca en mi vida —dijo tendiéndole una mano—. Descansa ahora, Ani. Incluso las asesinas potenciales necesitan dormir.
  • 187. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 187 Capítulo 24Capítulo 24Capítulo 24Capítulo 24 Traducido por Anne_Belikov Corregido por Obsession ae caminó a través del palacio, mirando por las ventanas a Faerie. Era como una ciudad abandonada, pero con el desagradable añadido de tener trozos del mundo desvaneciéndose. Una montaña había desaparecido y el mar parecía estar siendo drenado. El suave resplandor del agua violeta era débil. En las calles, hadas, mortales, y mestizos dormían. No todos dormían, y la mayoría del mundo estaba todavía en el palacio, pero no había duda de que Faerie se estaba desestabilizando. Mientras caminaba abiertamente a través de los corredores del palacio, continuaba tratando de alcanzar el hilo que la dirigía, sin lugar a dudas, a Devlin. Finalmente, en algún lugar del mundo mortal, ella sintió que él dormía. Perdóname, Devlin, por lo que he venido a decirte. No había duda de que era culpa de Rae que Sorcha hubiera abandonado su Corte; era su culpa que el hogar de Devlin estuviera en peligro, y ella tenía que decírselo. Al entrar en su sueño, lo vio apoyado contra una pared, mirando a una puerta cerrada en un edificio de piedra. La parte superior estaba cubierta con barras de metal dentado. Todo el edificio estaba envuelto en espinas. Era un edificio diseñado para crear un mal presagio, invitando a no acercarse. Rae se preguntó si el edificio existía en el mundo real; Devlin era resistente a los tramos de fantasía o de indulgencia. Era un rasgo de la Corte Suprema al que se aferraba voluntariamente, pretendiendo ser como ellos eran. Hacía más de un siglo desde que Rae había caminado en el reino mortal, en otro lugar que no fuese los sueños de Ani, pero había RRRR
  • 188. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 188 pasado tiempos difíciles imaginando que cada construcción de cuento de hadas era representativa de la arquitectura moderna. ¿Qué se esconde en ese edificio? Rae se acercó a él. —¿Devlin? Él se volvió y frunció el ceño hacia ella. —¿Qué estás haciendo, Rae? ¿Sabes lo peligroso que es venir aquí? Deberías ir... —Tienes que volver —interrumpió ella—. Sorcha ha entrado en un sueño y no quiere despertar. Ella está… mal, sólo está interesada en ver a su hijo en un paisaje de ensueño. No puedo cambiar su sueño lo suficiente para obligarla a despertar. La primera vez que fui a su sueño, ella fue capaz de resistirse y… —¿Su hijo? —La frente de Devlin se arrugó y sus labios se fruncieron—. Seth. —Es necesario traerlo de regreso. —Repitió Rae—. Faerie se está desvaneciendo. Las cosas desaparecen. Las hadas están dormidas y no despiertan. Devlin miró hacia el edificio de piedra. —Sabe lo que haces… y ahora Faerie se está desmoronando, mientras ella permanece en un sueño viendo a su hijo. Ella destruirá a Faerie por el luto de su ausencia. Tal cosa no es lógica. La falta de emoción en la voz de Devlin hizo que Rae se encogiera. —Lo siento —dijo ella—. Ella hizo esto porque así sólo su hijo o su hermano podrían despertarla. No lo conozco… y está obsesionada con verlo. No estoy segura de que despierte sin él. Devlin frunció el ceño. —Seth tendrá que llegar hasta Faerie. —¿Sabes dónde está él? —Preguntó Rae. —Sí. Es a quien me envía a ver. —Las emociones de Devlin, normalmente tan claras para ella cuando estaban juntos en un sueño o en su cuerpo, se cerraron en cuanto él habló. —¿Dev? —Estará ahí, lo quiera o no. —Devlin miró de nuevo hacia el edificio de piedra—. Sorcha nunca me lo dijo.
  • 189. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 189 Rae se acercó y tocó su brazo. Él la miró. —¿Decirte qué? —Preguntó Rae. —Sus secretos. —Devlin miró la mano de Rae y luego hacia el edificio—. Pero yo tampoco le dije nunca los míos. Rae se acercó con su otra mano libre y tocó su mejilla. —Lo siento. No sabía que era Sorcha cuando la conocí. Lo siento tanto. Él sacudió la cabeza. —Ella siempre ha estado indispuesta. Es por eso que me ordenó quedarme en el mundo mortal. Debería haber… no lo sé. No sé que debería haber hecho. ¿Cómo pude no haber sabido que ella tenía un hijo? Parecía perdido mientras hablaba, y Rae se sintió inútil para ayudarlo. Ella no podía mentir y prometerle que todo iría bien, no a él. —Arreglaría todo si pudiera —murmuró ella. Su mano estaba todavía en su rostro y él no la apartó como lo había hecho antes cuando ella le ofreció su afecto—. No puedo arreglar esto. Ella dio instrucciones para que sólo tú o Seth pudieran despertarla. He intentado hablar con ella. Fui a verla y… a ella no le importa. Ella es la Reina del Orden, y no parece importarle nada. —¿Es un error querer algo más de lo que uno tiene en la vida? — Devlin inclinó la cabeza contra ella—. Eso es lo que Sorcha ha hecho, ¿no? —Sí. —Rae mantuvo su voz amable—. Pero no está pensando en las vidas que dependen de ella. Devlin rió sin alegría. —No voy a fallarle a Faerie. Nunca lo haré. —Lo sé. —Rae le sonrió—. Eres diferente a ella. Más fuerte. —No, no lo soy. Entiendo lo que Sorcha está haciendo. El amor te hace ser tonto. Te hace enviar cada pedacito de lógica lejos, hacer cosas estúpidas, cosas peligrosas. —Sus ojos destellaban llenos de color cuando él habló—. Es ella. Ani. Es la nueva vida que quiero. Por ella, lanzaría el mundo al caos. —No. —Rae puso sus manos en sus hombros antes de que él pudiera apartarse—. Incluso ahora, tienes que pensar en el bien de Faerie. A
  • 190. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 190 diferencia de Sorcha, tú has pasado toda la eternidad equilibrando la pasión y tu sentido práctico. Si tú fueras el rey, todavía protegerías a tu Corte. Ella también, si no se encontrara mal. Devlin captó la mirada de Rae. Él la admiró en silencio por varios segundos antes de decir: —Viniste a mí en un sueño al mundo mortal… a causa de Ani. Rae dio un paso hacia atrás, poniendo distancia entre ellos. —Guardas secretos de mí —dijo él. Ella abrió la boca para replicar, pero él levantó la mano. —Lo sé y no estoy pidiendo que me los digas. Lo que necesito saber es si Ani estará más segura conmigo en Faerie, o aquí sin mí. —No puedo decírtelo —susurró Rae—. Ella es importante. Perdóname por lo que no puedo decir pero… lo atesoro. Ella es peligrosa, letal, pero también es esencial. Yo daría mi vida… lo que fuera de ella… para mantenerla a tu lado. La trataría con el cariño con que tú me acogiste a mí. Devlin la miró como si quisiera leer los secretos desde su piel. Luego asintió. —¿Qué sucederá cuando regreses a Faerie? —Dependerá de si hay algo por lo que regresar —admitió Rae—. Está desapareciendo demasiado rápido como para predecirlo. No estoy segura de cuánto durará Faerie si ella no despierta. —Recuperaré a su… hijo. —El tono de Devlin ya no era ilegible: él estaba enfadado ahora—. Vuelve e intenta hablar con ella. Dile que Seth está en camino a casa, que su hermano le llevará al niño que quiere. Dile que si Faerie no es lo que debería ser, su hijo no será capaz de regresar a ella. Rae no podía responder a la ira de Devlin. Sabía que la Reina Suprema había hecho mucho para alejar a Devlin de ella, pero esto era nuevo, una ira que no conocía. Las cosas estaban cambiando, y aunque Rae no las entendía todas, guardaba la esperanza de que estaban dirigiéndose a un futuro que ella había visto brevemente. Devlin se acercó al edificio de piedra. Una de las paredes se convirtió en cristal. Dentro, Ani dormía. Llevaba un cuchillo de mango negro en el puño cerrado. Devlin alargó la mano como si quisiera tocar la barrera. —
  • 191. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 191 Ella es… feroz y fuerte. Mis hermanas quieren su muerte, pero yo la necesito para vivir. —Siempre la tendrás. Él miró a Rae sobre su hombro. —Espero que estés ahí cuando regrese a Faerie. Ella asintió y luego se estiró y tomó la mano de Devlin. Él tiró de ella en un abrazo y la estrechó con fuerza. —Me gustaría tenerte aquí o traer a Ani. Me gustaría que nos ocultáramos todos en tu cueva, que estuvieras a salvo de Sorcha y que Ani estuviera a salvo de Bananach. —¿Tendrás cuidado? —preguntó ella. —No. —Él negó con la cabeza—. Pienso que lo que debería hacer realmente es no tener cuidado. No sólo durante unos pocos minutos, sino a menudo. Yo estaba hecho de orden y discordia. Tal vez ha llegado el momento de que me permita conocer ambos lados. Rae se puso de puntillas y le besó la mejilla. —Yo amo ambos lados, Devlin. Siempre lo haré. Él no dijo nada por un momento, sólo la retuvo cuidadosamente. Luego dijo: —Traeré a Seth a Faerie, despertaré a la reina, pero después de eso… no estoy seguro. Rae quería decirle que había otro camino, pero no podía hablar de eso. Sólo podía esperar a que él lo viera. —Si hay una manera, yo siempre estaré donde tú estés. La voz de Devlin se fue apagando mientras se separaban. —Regresaré pronto a casa. Después de que él se volviera, Rae creó una bruma en su sueño para ocultar su presencia y susurró: —Perdóname, Devlin. Y entonces tomó el hilo del sueño de Ani, y aprisionó las dos mentes dormidas en sus manos. Ella unió los dos sueños de las hadas para que estuvieran juntos. Si Rae no estaba muerta, ella podría descoserlos más tarde, pero si Faerie desaparecía, y ella con él, Devlin necesitaría alguna otra manera de ceder a sus emociones. Rae podía darle, al igual que Ani,
  • 192. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 192 una esfera donde la letalidad de Ani no lo hiriera y la restricción de la Corte Suprema pudiera ser debilitada.
  • 193. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 193 Capítulo 25Capítulo 25Capítulo 25Capítulo 25 Traducido por Ellie Corregido por Obsession ni soñaba que estaba en una playa. Detrás de ella había precipicios de arena con gruesos bosques encima de ellos. La marea subía, y el agua se arremolinaba contra sus pies. El borde de sus jeans estaba mojado y lleno de arena. Devlin se paró delante de ella. Echó una mirada alrededor, como esperando ver a otra persona también. —¿Qué pasa si esto no es sólo un sueño, Ani? —Lo es —insistió ella. —¿Sueñas conmigo, entonces? —Sonrió, más libre de lo que era en el mundo despierto. —Quizá. —Ella se ruborizó, pero no permitió que su atención flaqueara. Su mirada incorporó todos sus detalles: la postura alerta y los ojos inhumanos, la fuerza superior a la de cualquier otra hada y la violencia ajena a la Corte Suprema que apenas se ocultaban en él—. Eres fácil de mirar. —Al igual que tú. —Él estiró una mano y acarició su cara. Con una expresión seria, trazó la orilla de la mandíbula de Ani con el pulgar—. Eres hermosa, Ani. En toda eternidad, nunca ha habido otra hada que me hiciera querer olvidarme de todo y de todos a mi alrededor. —¿Porque te gusta la forma en que luzco? —Puso los ojos en blanco—. Aparentemente, mi subconsciente es algo superficial. —No, no el exterior. Tú... tu temperamento y tus locuras y tu pasión… incluso la forma en que cuidas de ese estúpido corcel. —Devlin la miraba como si fuera algo precioso—. Aún sabiendo que podría ser fatal, te habría dicho que sí. AAAA
  • 194. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 194 El pecho de Ani dolía, como si hubiera contenido la respiración por demasiado tiempo, entonces preguntó: —¿A qué? —A lo que desees. —Él no la atrajo hacia él. En vez de eso, dio un paso hacia adelante, se inclinó, y la besó. Cuando la boca de él se abrió suavemente contra la suya, ella no consumió su energía. Fue sólo un beso. En verdad, fue un beso de esos que hacen que olvides tu nombre, pero no fue mortal. Ni tampoco era lujurioso. Ni era anónimo. Besar a Devlin era diferente a cualquier otro toque que ella hubiera experimentado. Ani se hizo hacia atrás y lo miró fijamente. —No quiero lastimarte, jamás. —No lo harás. No aquí. —Devlin estaba tan cerca que ella sentía las palabras en sus labios—. Estamos a salvo aquí. Los lobos que aparecían tan a menudo en sus sueños estaban estirados en la arena, mirando desde las cuevas en la base de los precipicios, esperando entre los árboles encima de la playa. Todos los miraban con excepcional tranquilidad. —Quédate conmigo —susurró Devlin, atrayendo su mirada nuevamente a él—. Sólo un poco más. Podemos tratar con los demás cuando despertemos. Ella no estaba segura de si sus palabras eran una pregunta o una declaración. Corrió sus manos por el pecho descubierto de Devlin. Como la mayoría de las hadas en su Corte, su cuerpo estaba repleto de débiles cicatrices y músculos fuertes. Las hadas curaban casi todo. Tener tantas cicatrices significaba que él veía mucha violencia. —En el cuarto, yo traté de no hacer esto. Él no se alejó. —¿Hacer qué? —Sentir tus cicatrices. Lamento no tener muchas que compartir contigo. —Sintió un gruñido saliendo de su garganta—. Gabriel no me permite luchar.
  • 195. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 195 —Me gusta la manera en que luchas. Ella sonrió. —Mmmm. ¿Qué más me diría tu versión de mis sueños? ¿Me diría lo que realmente piensas de mí? —Lo haría. —¿Querría yo saberlo? —No estoy seguro. —Él la besó, brevemente esta vez, y agregó—: ¿Por qué no me lo preguntas cuando estás despierta, Ani? Por su tono, Ani se preguntó si esto era realmente un sueño. Ella retrocedió y lo miró. Él se paró con el pecho desnudo y descalzo en la playa con ella. El mar más allá de ellos estaba inmóvil, excepto por las salpicaduras de bestias curiosas que rompían ocasionalmente la superficie. No se sentía como un sueño, ni como un no-sueño. —¿Estoy soñando? —susurró. —Ambos lo estamos. —Si esto es un sueño, ¿por qué no puedo hacer que la ropa desaparezca? —Dijo Ani a sí misma más que a él. Llegó con una mano hasta los jeans de Devlin—. Botones. Cremalleras. Es tonto tenerlos en los sueños. Él no se resistió. —Lo es. Son un fastidio en el mundo real también. Ani jadeó cuando él deslizó su mano bajo la orilla de su camisa. — Estoy soñando. —Sí, pero esto... —sus dedos acariciaban sus lados— ...es... —la tiró más cerca de él— ...real también. —Entonces la besó, con sus emociones crudas y disponibles. Cuando se echó hacia atrás, dijo:— Fuiste tú quien se detuvo, Ani. No yo. —Por tu propio bien... —le recordó. —Tú me subestimas. —Él no se alejaba de ella, ni se debilitaba por la energía que ella tomaba de él—. No te alejes esta vez. Durante un hermoso momento, ella recordó la primera vez que lo había visto, entre las sombras y luciendo como a problemas. Ella pensaba que se parecía a Irial entonces, pero mientras lo recostaba en la arena con ella, admitió que Devlin había reemplazado a Irial como su fantasía.
  • 196. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 196 Desabrochó los pantalones de Devlin y se entregó a los besos que tanto había anhelado. Ani se despertó aún en los brazos de Devlin, pero estaban en el motel, no en la playa. Por un momento, había tantas emociones fluyendo hacia ella, que pensó que podría atragantarse con ellas. Cerró sus ojos y permitió que el contacto de piel y el diluvio emocional la llenaran, pero el contacto podría ser suficiente para debilitarlo si permitía que sus emociones se libertaran al mismo tiempo. No era tan malo como besar, pero era aún peligroso. —Detén… algo —susurró. En lugar de dejar de tocarla, él levantó las barreras para ocultar sus sentimientos. Corrió sus dedos por el pelo de Ani, tirando suavemente cuando los cabellos despeinados por el sueño se enredaban en sus dedos. Ani se sentía mejor de lo que se había sentido desde que descubrió sus dobles apetitos. —Estoy… saciada. —Suenas sorprendida. —Su mano continuó hacia su hombro y luego su brazo. —Es la primera vez. —Ella lo besó rápidamente, con los labios cerrados, y entonces se dio la vuelta y se estiró—. Desde que tengo memoria. —Bien. —Él no se movió ni mostró inflexión alguna en su voz. La falta de emoción era tan diferente de la versión de él en su sueño, que Ani sintió una insensata oleada de tristeza. En su sueño, Devlin no tenía barreras, ni vacilaciones, ni paredes impenetrables. Él había tomado su mano. Y no había necesitado ocultar sus sentimientos. Pero eso no era real. En el mundo real, Devlin no podría besarla con sus emociones libres: eso le drenaría la vida. —¿Quieres ducharte antes de que salgamos? —Ella se sentó con las piernas cruzadas junto a él.
  • 197. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 197 Él aún no se había movido. Su frente estaba fruncida, y sus emociones estaban ocultas. —Debemos hablar. —¿Acerca de qué? —Su corazón comenzó a correr, golpeando como una batería. No todas las hadas tenían las mismas sensibilidades, pero había comenzado a darse cuenta de que Devlin tenía cualidades similares a los miembros de la Caza. Su pulso acelerado sonaría tan fuerte para él como un trueno lo haría para la mayoría de las hadas. —Recibí un mensaje... —Espera. —Ani puso las manos en el colchón a ambos lados de su todavía desnudo pecho, reforzándose mientras se inclinó sobre él. Lo besó por sólo un momento, perdiéndose en el toque de sus labios contra los de ella, su aliento enredándose con el suyo, su piel contra la suya. Las manos de Devlin la sostenían por las caderas, no tirándola más cerca ni apartándola, sólo manteniéndola en el lugar. No era como en el sueño, pero no era todo restricciones tampoco. Él la miró fijamente con curiosidad por un momento. Su corazón seguía corriendo igual de fuerte, pero ahora lo hacía por la razón correcta. Ella se alejó un poco y se sentó sobre las piernas de él. —Bien. A su crédito, él no cuestionó sus acciones. Reasumió su oración: — Recibí un mensaje que requiere un cambio a nuestros planes. —¿Cuándo? —En mi sueño. —La miró fijamente—. Antes que nuestro sueño… —¿Eso era verdadero? Lo que nosotros… lo que tú y yo… y… —Ella se inclinó más cerca hasta que estuvo sobre él otra vez, y apoyó una mano en cada uno de sus hombros. —Yo te dije que era verdadero. —Levantó una mano y enhebró los dedos a través del pelo de Ani—. ¿Te arrepientes de lo que hicimos? —Él no permitió que sus emociones se mostraran, pero ella no necesitaba probar sus emociones para saber que él tenía miedo de su respuesta.
  • 198. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 198 —Despierta o dormida, yo te deseo —le aseguró—. La única razón por la que diría que no en el mundo real es porque no quiero lastimarte, pero si es seguro allí... porque lo es, ¿correcto? —Sí. Es seguro allí. —Sonrió, pero había también tensión en su expresión. —¿Cómo? ¿Cómo pudimos hacer eso? Compartir un sueño, quiero decir... —Hay quienes pueden andar en sueños —murmuró. —¿Y nosotros podemos? Tú lo sabías, y nosotros... —dejó la frase incompleta y lo besó hasta que estuvo jadeante—. ¿Estás lo suficientemente cansado como para dormir más? —Permanecería aquí contigo, dormido o despierto, sólo para estar contigo, pero debo irme. —Él se detuvo, frunció el entrecejo, y entonces dijo:— Faerie está desapareciendo. Debo buscar a Seth y llevárselo a Sorcha. —Di eso otra vez. —Ella lo miró fijamente, tratando de procesar la enormidad de lo que había anunciado tan casualmente. La revelación acerca de lo que habían hecho, (¡y que había realmente sucedido!) sacudió su mundo, pero el segundo anuncio no era de la buena clase—. Lo que acabas de decir. Repítelo. Devlin se sostuvo sobre sus codos. —Debo buscar a Seth antes de que podamos reasumir… cualquier cosa. Ani se dio cuenta de que lo miraba como si fuera un extraño. —Dame un segundo aquí, Dev. —Se deslizó más lejos de él y trató de enfocarse—. Faerie está desapareciendo… ¿qué significa eso? —Dentro de Faerie, la realidad es un reflejo de la voluntad de la reina. Hace tiempo, había dos Cortes allí, y el mundo era el producto de las visiones combinadas de los dos monarcas. Con la Corte Oscura fuera de Faerie, sólo queda Sorcha, y ella parece estar enferma de nostalgia por la ausencia de su... de Seth. Si Faerie desaparece, todos nosotros moriremos con él.
  • 199. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 199 Devlin se incorporó y envolvió un cordón negro de cuero alrededor del pelo que tenía suelto alrededor de su cuello. Sus movimientos eran lentos; su tono era tranquilo. Y el mundo está acabando. No era que Ani pensara a menudo acerca de Faerie, pero era su tierra natal. En alguna primitiva parte de ella misma, de cada hada, había un acorde que era golpeado ante el pensamiento de Faerie. Para ella, Faerie estaba prohibida, pero en algún lugar dentro de ella, aún sabía que estaba allí. —Yo lo llevaré hasta ella y regresaré rápidamente. —Devlin se paró y tomó su camisa. Mientras hablaba, se puso la camisa y los zapatos—. Estoy seguro de que lo resolveremos. No creo que las Cortes estacionales deban ser advertidas, pero los Reyes Oscuros deben ser informados. Quizás, si yo no puedo despertarla, ellos puedan… volver a casa. —¿Qué necesitas que haga? —preguntó Ani. —Dile a tu corcel que la invisibilidad y la velocidad máxima son requeridas. Mezclarse con los mortales ayuda a ocultarte, pero temo que el tiempo de recuperar a Seth para la Reina Suprema es limitado. —Las palabras de Devlin y sus gestos se volvían más y más distantes. —¿Devlin? —Ani puso una mano en su brazo. Él se detuvo. —¿Ella va a estar bien? ¿Tu hermana? —A pesar de lo que Ani pensara de la Reina Suprema, Sorcha era la hermana de Devlin. Si Tish estuviera enferma, Ani estarían perdida. —La Reina Suprema nunca ha estado enferma —dijo—. Haré lo que deba ser hecho, pero no puedo decir que no estoy preocupado… o frustrado. Su conducta es... —él se detuvo—. La Reina Suprema no debe llorar. Ella no debe enfermarse por las emociones. Algo más ha sucedido, pero Rae no dijo... —¿Rae? —Ella me entregó el mensaje de Faerie. —Conoces a Rae —Ani dijo lentamente—. ¿La Rae de los sueños?
  • 200. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 200 —Sí. —Devlin le dio una mirada ilegible. Sus emociones estaban tan fuertemente cerradas que ella no tenía la menor idea de lo que sentía. Ella no sabía qué decir. Y cuando ella no respondió, él le preguntó: —¿Qué necesitas hacer antes de que partamos? —Dame quince minutos. —Caminó por delante de él hacia el cuarto de baño. Rae es real. Ani acababa de aprender que su sueño con Devlin fue verdadero, pero escuchar a Devlin mencionando a Rae tan casualmente, la asustó. ¿Quién es ella para él? ¿Qué es ella? Ani siguió distraídamente las acciones de lavarse y cepillarse los dientes mientras que pensaba acerca de cada detalle que sabía de Rae. Había más preguntas de las que Ani podrían procesar, pero a la luz de lo que Devlin le había dicho, preguntar por Rae en ese momento parecía innecesariamente egoísta.
  • 201. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 201 Capítulo 26Capítulo 26Capítulo 26Capítulo 26 Traducido por Dham-Love Corregido por ynexiz evlin sostenía la camiseta de Ani en sus manos. Había besado a Ani, compartido un sueño con ella, y por unos cuantos ligeros momentos, su vida había sido propia. Después de una eternidad de existir como un objeto en un interminable conflicto entre sus hermanas, la posibilidad de vivir en sus propios términos era embriagante... y ya había sido interrumpido. La emoción sensiblera de Sorcha hacia Seth estaba obligando a Devlin escoger entre quedarse al lado de Ani para protegerla de su hermana loca o abandonarla por el solipsismo de su otra hermana. Estar cerca e Ani le había hecho darse cuenta que quería una vida que él sabía no podría tener como las Manos Ensangrentadas de la Reina Suprema. Él había sido hecho para existir como el punto medio entre el Orden y la Discordia; sólo sabía que era valioso porque había servido la voluntad de la Reina Inmutable y le había recordado a Guerra no matarlos a todos por tratar de matar a Orden. Quiero determinar mi propio camino. Ani regresó a la habitación principal. —Tengo preguntas. Tú me estás guardando cosas, pero ellas esperarán. Yo esperaré. —¿Esperarás para qué? —Respuestas. Tú. Tiempo. Lo que sea que es esto... —ella se acercó y tomó sus manos— ...no se va a ir. Yo en verdad no me creo toda la cosa del destino. Yo sé que las Eolas afirman conocer el futuro, y también… tus hermanas, pero no siempre está todo dispuesto así. Aunque algunas cosas, simplemente parecen ser correctas. ¿Tú y yo? Es una de esas cosas. Yo no sé lo que vieron o por qué las cosas son todo un lío, pero en medio de todo, sé que estar a tu alrededor es en realidad la mejor cosa que me ha pasado, bueno, pues en toda mi vida. DDDD
  • 202. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 202 Sus palabras sólo lo hicieron asegurarse que necesitaba mantenerla a salvo. —Mis hermanas no pueden ver tus hilos —él miro hacia sus manos y luego de nuevo a ella y agregó—: Ellas no pueden ver a aquellos cuyos hilos están enredados en sus propios futuros… o, según dicen, en el mío. Ella lo sostuvo firmemente y preguntó. —¿Así que estoy en tu futuro? ¿Puedes ver hilos futuros? —Sí. —Él liberó sus manos y se paseó hasta la ventana de la pequeña habitación. Este no era un tema que él disfrutara discutiendo. —¿Puedes ver el mío? —He tratado, pero… no —él no la miró o habló del hecho que esto significaba que sus vidas estaban enredadas en cuanto su futuro se alargara—. La única manera para que ellas te vean es a través de canales ordinarios, un hada que lleva el mundo a ellas, o tu presencia donde ellas te puedan ver. —No puedes ver mi futuro para nada —ella alegó. Él no estaba escondiendo sus emociones, no ahora. En cambio, él dejó que Ani sintiera su preocupación y sus esperanzas. —No he sido capaz de ver tu futuro desde que no fuiste asesinada… desde que yo no… No es porque te haya faltado una existencia, sino porque tú… nosotros… —Porque tu vida y la mía están atadas —ella terminó. —De alguna manera —él miro hacia el parqueadero—. Tal vez deberías quedarte aquí en la habitación, tal vez… —No. —Ella estaba justo detrás de él cuando lo dijo. Él la miró sobre su hombro. —Ninguna de mis hermanas te mataría con escrúpulos. No puedo perderte. —Lo sé —ella puso una mano sobre su brazo y tiró de este para que él quedara justo frente de ella—. No estás usando ningún tipo de lógica, Devlin. Las Hounds no pueden estar encerradas, e incluso si pudiera, ¿no sería por lo menos más seguro tener a alguien conmigo?
  • 203. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 203 Él gruñó, un sonido que no era muy de la Corte Suprema, pero nada dentro de él se sentía de la corte Suprema ahora. —Yo no sé si tú estarás más segura en el mundo mortal o en Faerie. Quizás quedarte aquí, e Irial… Ani lo alcanzó y lo besó. —No. —Llama a Irial. Veamos si viene hasta aquí —Devlin odiaba la idea de Ani encerrada en una habitación con la encarnación de la tentación, pero él odiaba aún más la idea de que Ani muriera. Todas estas emociones son… demasiado. Ella las sintió todas, conocía cada emoción que él estaba tratando de dar sentido, permitiéndole expresarlas incluso si sus siglos escondiéndolas las mantuvieran lejos de ser visibles. —¿Qué quieres? —ella preguntó. —Tú conmigo y que estés a salvo —Él sabía que no era lógico, pero no quería alejarse de Ani. —Un problema resuelto entonces. —Ella recogió la camisa que él había estado sosteniendo antes. Después de que la guardó y el resto de sus cosas también en su maleta, ella la cerró—. Eso es lo que yo también quiero. Voy contigo, por lo menos hasta Huntsdale. Nos arreglaremos con el resto después que hablemos con Iri. —Y Niall. Consultaremos al Rey Oscuro —él dijo. Ella levantó su maleta. —Y Gabriel. Es probable que sea difícil. Hay toda esta cosa de no-salir-con-la-hija-de-Gabriel… Devlin se encogió de hombros, pero le dejó ver la emoción que lo llenaba. —Aunque lo estamos haciendo. —Aunque lo estamos haciendo —Ani repitió con una voz suave. Ella lo miró—. Lucharía con él por ti… bueno, si él pudiera luchar conmigo, pero está asustado de que termine lastimada. Por un momento, Devlin la miró, sin querer decirle que ella estaba más cerca de probablemente herir a todos que de ser herida. Él estaba dispuesto a sacrificar todo lo que había sido por ella. Él rozo sus labios junto a los suyos. —Gabriel es un tonto. Tú no eres invencible, Ani, pero tampoco eres débil como un mortal. Eres una luchadora que vale pena. —
  • 204. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 204 Devlin alcanzó un bolsillo falso al lado de sus pantalones y deslizó un cuchillo de un forro apretado. Lo sostuvo—. Toma. Yo sé que tienes el tuyo, pero… te lo daría... Si tú… Ella lo tomó. —Una chica nunca podrá tener demasiadas armas. Él levantó la maleta del hombro de Ani. —Necesitas despertar al corcel. —¿Dev? —Ella le dio una mirada muy seria y puso su mano en su pecho—. Haré lo mejor que pueda para ser cuidadosa con todo lo que me estás dando. Él no tenía las palabras para responder a eso, así que apenas asintió. Ella tomó la manija de la puerta, pero antes de que la abriera, él puso una mano sobre la de ella: habían hadas que la querían muerta. —¿Puedo ir primero? —Él preguntó. —Hoy, pero no siempre. —Ella le sonrió—. Tú sabes que si hay alguna oportunidad de luchar, no me sentaré como algún hada perezosa de la Corte Suprema. —Eres la hija de Gabriel. No esperaría nada menos. —Devlin reprimió la oleada de felicidad que sentía de tener a alguien luchando a su lado. El Asesino de la Reina estaba para estar solo. Él vivía y luchaba solo. Sorcha siempre había hecho ese detalle extremadamente claro. Ella le había dado soldados y guardianes para entrenar; le había permitido casi un poder completo en ciertos aspectos. Pero sólo había dos reglas: a diferencia de las otras Cortes, ningún soldado de la Corte Suprema sería mujer, y su propio valor sería para tenerlo como ejemplo. Su habilidad para matar eficientemente era una prueba del linaje de su otra hermana. La sed de sangre que Sorcha aborrecía en Bananach, la había explotado en Devlin. Ani, sin quererlo, había puesto a prueba cada limitación con la que él había vivido por toda la eternidad. Él en verdad no había conocido lo que le faltaba hasta que la vitalidad de Ani había iluminado el vacío en su vida. Tenía una imagen fugaz de la formación de Ani. Si ellos era capaces de dejar a Sorcha y vivir como solitarios, necesitarían ser más fuertes que cualquier otra hada que conocieran.
  • 205. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 205 Su linaje ciertamente la había predispuesto para eso: Gabriel había sido la mano izquierda de la Corte Oscura, el dispensador de los castigos de Irial, por siglos. Otros Gabriel le habían precedido, y Ani era como ellos. Devlin sospechaba que las expectativas de mortalidad eran las que habían mantenido a Gabriel lejos de entrenarla para que ella misma dirigiera una manada. Devlin lo sabía mejor: cuando lo último de su sangre mortal sea consumida por su sangre de hada, ella será capaz de enfrentarse casi contra cualquier hada. Él pensó en los lobos que asistían a Ani en sus sueños. Eran precursores de la Caza, pero no eran cosas feroces pasando a su lado. Ellos sólo la miraban para guiarse. ¿Eso fue lo que viste, Sorcha? ¿Qué ella sería fuete? ¿O sólo se trataba de que ella sería mía? Una vez que la Reina Suprema se recuperara de su sueño, Devlin tenía preguntas que quería que ella le respondiera antes que se fuera de su lado.
  • 206. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 206 Capítulo 27Capítulo 27Capítulo 27Capítulo 27 Traducido por Ellie Corregido por ynexiz ae regresó al cuarto donde Sorcha dormía. Fuera de la ventana, el cielo parecía haberse oscurecido, no hacia la noche sino hacia una apariencia lúgubre, como si el color hubiera sido quitado. Ni el día ni la noche existían, sólo un crepúsculo perpetuo. Significaba que Rae era libre de vagar por Faerie, pero esa libertad era un muy pobre consuelo cuando el mundo se desvanecía. —¿Podrían ir al otro mundo? —Rae les preguntó a las asistentes de la reina—. Al mundo mortal... —No. —Una de las mortales se giró para encarar a Rae—. Permaneceremos con nuestra reina. Si ella se muere, nosotras también moriremos. —¿Por qué? —Rae las miró fijamente. —No hay nada para nosotras allí. Nuestra reina nos trajo aquí, y aquí es donde permanecemos. —La mortal se detuvo, y un rastro de anhelo se mostró en su voz cuando agregó—: Las vidas que tuvimos allí ya no existen; las personas que conocimos están muertas; las reglas... ya no es nuestro mundo, no con la forma en que el tiempo pasa aquí. La débil luz que entraba por la ventana tiraba sombras grises sobre la cama rodeada de vidrio. La cama se había encogido, y ahora tenía una forma más fúnebre. Rae no estaba segura si la apariencia de ataúd era una reflejo del mundo de la reina que se encogía, o si era por algo más; pero sin importar la razón, era desconcertante. Con nada más que hacer que aguardar la disolución del mundo, Rae entró en los sueños de la reina una vez más. Los guardias leoninos le gruñeron. —Yo no quiero verte —dijo Sorcha. Su mirada no dejó el espejo. RRRR
  • 207. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 207 —Devlin trae a Seth hasta usted, pero dice que Faerie debe estar como siempre ha estado para que Seth pueda entrar. Sorcha hizo gestos hacia la imagen en el espejo: Seth caminaba por una calle. —Yo puedo verlo. Él no está en Faerie. —Lo estará —Rae insistió—. Quizá debería despertar para prepararse para su llegada. Con eso, Sorcha retiró su mirada del espejo. La mirada que le dio a Rae era marchitante. —Necesito de sólo un latido del corazón para prepararme, niña. Soy la Reina Suprema, no una mortal que debe trabajar para procurar lograr la perfección. Cuando venga, despertaré, pero no antes. Vete y no me perturbes hasta que él esté aquí. No hubo más palabras. Una de las criaturas aladas lamió su estómago y le dio a Rae la aproximación de una sonrisa. Los guardias que la Reina Suprema soñaba eran extensiones de su voluntad, y su voluntad era que ella no fuera perturbada. Rae se estremeció y retrocedió hacia el cuarto oscurecido en Faerie. Algunas horas más tarde, la calma fue rota por un grito... y otro, y luego varios más. Por una ventana alta de vidrio en el lado distante del cuarto cavernoso, Rae pudo ver un hada que no había visto antes caminando calle abajo. Mientras pasaba, cortaba con un hacha de guerra en su camino y arrojaba cuchillos a las hadas que huían de ella. Todo el tiempo, ella sonreía. Yo te conozco. Rae no estaba segura cómo, pero esa nueva hada se sentía familiar. Tenía gruesas alas emplumadas, trenzas oscuras que eran una combinación de pelo y plumas, y dibujos adornando su cara. Su mirada recorría los alrededores en forma calculadora. Ella se detuvo al otro lado de la calle y miró a Rae. La sonrisa que le dio fue familiar, una copia desagradable de la sonrisa de Devlin. La otra hermana de Devlin. Bananach. —Allí estás, chica. Rae oyó las palabras, a través de la pared y el vidrio, volando como si fueran cosas físicas enviadas para chocar contra ella. Dio un paso hacia atrás, poniéndose a sí misma entre Sorcha y el hada que debía ser
  • 208. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 208 Bananach, la gemela demente de la Reina Suprema. No era como si Rae podría detener a Bananach: lo insustancial no podría derrotar a lo físico. No era siquiera que quisiera proteger a Sorcha: la Reina Suprema no había hecho nada para ganarse la lealtad de Rae. La acción de Rae fue un movimiento instintivo para mantener segura a la entidad que creó el mundo alrededor de ellos. Sorcha creaba; Bananach destruía. Ese simple hecho fue suficiente para alinear la lealtad de Rae hacia Sorcha por el momento. Bananach tomó un hada durmiente y lo tiró por la ventana. Los fragmentos de vidrio chocaron en el piso de piedra en una peligrosa lluvia. El hada que había sido arrojado, cayó aún inconsciente y sangriento. Las dos mortales de la reina no reaccionaron en lo absoluto. Permanecieron al lado del ataúd de su reina. —Corran. Ahora —Rae les dijo. Ella no se giró para ver si la obedecieron. El hada destructiva miró a su izquierda y a su derecha, alcanzando las ramas de un pequeño árbol joven, y lo utilizó para eliminar el vidrio restante en el marco de la ventana. Los fragmentos golpearon el piso de piedra como una brillante lluvia cortante. Rae no se movió, no se podía mover, mientras que Bananach la miraba fijamente. Los pedacitos de vidrio crujieron bajo las botas de Bananach cuando dio un paso a través del marco de la ventana en el cuarto. —Tú perteneces a mi hermano —Bananach dijo en forma de saludo. La negra y brillante hada se inclinó lo suficientemente cerca de Rae que, durante un segundo, se sentía como si iba a caminar a través de ella. Rae se movió hacia un lado. Bananach la olió, dando vueltas alrededor de Rae mientras lo hacía, y entonces se detuvo. Inclinó la cabeza tan cerca de su propio hombro que parecía que los músculos del cuello habían sido cortados. —Hueles como él. Él no está aquí. —No, no lo está —Rae concordó.
  • 209. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 209 Más allá de Bananach, Rae podía ver unas pocas hadas aún despiertas paradas en la calle. Miraban a la negra y brillante hada mientras acechaba y rodeaba a Rae. Ellos no se movieron, ni para ayudar ni para huir. Sólo miraban fijamente con unas expresiones de horror en sus caras que no concordaba con la Corte Suprema. —Has utilizado su cuerpo —Bananach olió otra vez—, y más de unas pocas veces. Él te permitió entrar en su cuerpo. —Devlin es mi amigo —dijo Rae. Bananach se rió. —Devlin no tiene amigos. Él no fue creado para tales cosas. Rae enderezó sus hombros y miró fijamente a la hada. —Yo soy lo que él desee que sea. La hada miró fijamente a Rae, como si pudiera ver cosas, y Rae sospechó que en realidad las veía, que estaba mirando los hilos del futuro de Rae. La sensación de ser estudiada era preocupante. Bananach la estudiaba y la medía, y si los resultados no fueran de su agrado, no había razón para creer que ignoraría a Rae. ¿Puede ella matarme? Pero lo que Bananach vio cuando escudriñó el futuro de Rae aparentemente no fue causa suficiente para atacarla. ¿Ella vio algo? Las expresiones en la cara de la hada eran ilegibles. Ella solamente asintió y dio un paso alrededor de Rae. —Y allí estás, hermana mía. —Bananach movió una mano como si fuera a tocar el ataúd de vidrio. La mano en forma de garra se inclinó se movió a través del aire cerca al vidrio azul—. ¿Puedes oírme? Rae tuvo un desagradable momento en el que realmente deseó no responder, no atraer la atención de la hada-cuervo nuevamente hacia ella. Era una respuesta normal: la presa raramente quería atraer la mirada del depredador. Tampoco era una respuesta aceptable. Si Bananach podía herir a Sorcha, podría interrumpir aún más el alcance de la Reina Suprema con la realidad, y las consecuencias de ello eran demasiado grandes para comprenderlas. —Ella no puede oírte —dijo Rae.
  • 210. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 210 La cabeza de Bananach se giró en un ángulo inhumano. —Pero ella puede oírte a ti, ¿verdad? Rae se encogió de hombros. —A veces. —¿Y con qué sueña ella, la reina loca? —La mano de Bananach bajó sobre el vidrio incluso mientras miraba fijamente a Rae. Distraídamente, raspó sus uñas de garra sobre el vidrio, haciendo un sonido chillante. —Pregúntale a Devlin. Las alas de Bananach se doblaron, abriéndose para que las sombras bloquearan la escasa luz que entraba desde la ventana. —Él no está aquí, niña. —Lo estará. —Aaaah, lo estará… ¿supones que él y la Hound recibieron mi mensaje entonces? —Bananach preguntó—. Yo les dejé un regalo. —¿Un regalo? —Manchado de sangre, pero ya no gritando. —Bananach pareció alicaída por un momento—. Si pudiera haber guardado los gritos, lo habría hecho, pero ellos se murieron junto con el cuerpo. Rae no sabía qué decir o hacer. Bananach sacudió la cabeza. —Tengo hadas que matar antes de hablar con mi hermano, Dreamwalker, pero regresaré pronto. —Aún mientras habló, estrelló ambos puños sobre el vidrio. Un fuerte golpe resonó a través del vestíbulo, tan poderoso que Rae respingó y se cubrió las orejas. Las paredes parecieron estremecerse, pero el vidrio se mantuvo intacto. —Ay. —Bananach colocó la mejilla sobre el vidrio cerca de la cara de Sorcha—. Yo los mataré a todos mientras descansas. Bien, no a todos... — acarició el vidrio— ...no hoy. Necesitaré de un poco de discordia para apaciguarme, para ayudar a prepararme para destruir al traidor. Se fue tan tranquilamente como había venido, dando un paso a través del marco de la ventana. Mientas que Rae se quedaba de pie impotentemente, Bananach partió, reasumiendo su matanza mientras caminaba por la calle, apuñalando abdómenes, torciendo cuellos y lanzando cuerpos. Ella no distinguía entre hadas durmientes y despiertas.
  • 211. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 211 El mundo de Faerie se transformaba alrededor de Guerra. Los fuegos de la muerte llameaban; los gritos resonaban mucho más allá de los fines de las vidas; y un olor a muerte se elevó en el aire en una nube nauseabunda. Ven pronto, Dev.
  • 212. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 212 Capítulo 28Capítulo 28Capítulo 28Capítulo 28 Traducido por Emma* Corregido por Ellie ni no conducía mientras regresaban a Huntsdale, a la velocidad a la que iban, le sería imposible conducir a su corcel. Barry había adoptado la forma de un GT by Citroën7; una de las ventajas del corcel era que podía transformarse en el auto que quisiera, aún si ni siquiera estaba en producción todavía. Ani sabía que Barry debía haber visto el modelo en su mente y se había trasformado esperando hacerla sonreír, pero ni el auto de sus sueños podría cambiarle la expresión. El peso de lo que había descubierto le hacía difícil respirar. Faerie estaba desapareciendo, y Devlin podría quedar atrapado en ello. Ani no estaba segura si podría ir a Faerie. Sorcha había ordenado que la asesinara, y Devlin la había desobedecido. ¿Me mataría ella si yo fuera allí? ¿Sería eso peor para él? Ani no podía saber si sería una ayuda o un obstáculo si iba allí. Ir a Huntsdale, donde Bananach estaba, no era particularmente atractivo tampoco. Ella había huido para evitar la atención de Guerra, pero las únicas hadas que conocía que eran lo suficientemente fuertes como para oponerse a Bananach estaban en Huntsdale. Si voy a morir de cualquier manera, prefiero quedarme con él. Estaba bastante segura de que ese no era un argumento válido para discutirlo con nadie. Miró a Devlin, tenía los ojos cerrados y su rostro era inexpresivo, pero ella sentía su miedo y su ira. Él no le estaba ocultando sus sentimientos. 7 Nota del traductor: GT by Citroën: Prototipo de auto deportivo, que aún no se encuentra en el mercado. http://www.autoincar.com/wp-content/uploads/2008/10/citreon-gt-concept-1.jpg AAAA
  • 213. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 213 —¿Por qué le importa tanto Seth a Sorcha? —Preguntó Ani—. Entiendo que ella lo convirtió en hada y todo eso, pero… ¿qué hay que es tan importante acerca de él? —Eso es algo que tengo intención de preguntarle a la Reina Suprema. —Él extendió su mano y la puso sobre la de ella, entrelazando sus dedos— . Sólo sé lo que me dijo Rae. —No me estás diciendo todo, ¿verdad? —No. No lo estoy haciendo —admitió él. Devlin apartó su mano en lugar de ocultar sus emociones—. Los secretos de la reina no son míos para contar, pero… puedo decirte que tengo que llevar a Seth con ella. —¿Hay secretos acerca de la reina y Seth? —Preguntó ella. —Sí. El viaje continuó en silencio hasta que Devlin dijo: —Ella tiene a Seth... así que tal vez no se opondría a que yo me convierta en un solitario. Ani se mantuvo en silencio —¿Tú podrías hacer eso? —Muchas hadas lo hacen. —Esa no era una verdadera respuesta, sin embargo: Devlin no era simplemente un hada más. Ni tampoco lo soy yo. La idea de que Sorcha lo dejara ir era ridícula. Él le pertenecía a ella tanto como Gabriel le pertenecía al rey de la Corte Oscura ¿Podría convencerla que me deje ir y venir de Faerie? Lo que sucedería después dependía de tantas cosas fuera de su control y de tantas respuestas que ellos no tenían. Al igual de por qué ella me quería muerta. Ella alargó su mano para tocar a Devlin, él volteo su cabeza y abrió los ojos. —Lo siento, no puedo dejar esto, pero después de… Ella sostuvo su mirada. —El deber no es algo por lo que disculparse. —Ella sostuvo su mirada—. Me alegro de que no me tengas miedo, estoy agradecida de que me encontraras y… —ella le sonrió— …de que no me hayas matado.
  • 214. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 214 Las emociones de él se desvanecieron cuando preguntó: —¿En cuál de todas las veces? —Cualquiera de ellas. —Y yo estoy agradecido de que no me mataras. —La pared que escondía sus emociones flaqueó lo suficiente para que ella notara lo preocupado que estaba—. Y de que me besaras. Ella le rozó los labios con los suyos. —¿Cuál de las veces? —Todas. Volvieron a guardar silencio, el paisaje era borroso debido a la velocidad a la que iban. Con su mano libre, Ani marcó el número de Tish y entró directamente al correo de voz. —Llámame —dijo ella. Estaba por llamar a “Pins y Needles” (“Pearcings y Agujas”, el nombre del negocio de tatuajes de Rabbit, su hermano) cuando sonó el teléfono, el identificador de llamadas indicaba “casa”. —Hey. Pero no era ni Tish ni Rabbit. Irial estaba llamando desde la tienda. — Necesito que vengas a casa —dijo. Su mano se tensó en el teléfono ante la falta de emociones en su voz. —Estoy en camino. —¿Con Devlin? —Preguntó Irial. —Sí. —Ella miró a Devlin—. Él está aquí. ¿Quieres hablar con él? —Todavía no —dijo Irial—. Quédate con él hasta que llegues aquí. Promételo. —¿Qué está pasando? ¿Iri? —Ani sentía que sus manos empezaban a sudar—. Dímelo. —Lo haré. Nos encontraremos aquí... en el estudio —Su voz era suave, pero no había ninguna duda acerca de su falta de maleabilidad—. Ven a casa, Ani. —¿Está todo bien? ¿Dónde están Tish y Rabbit? ¿Están contigo? Irial se demoró en contestar. —Rabbit está aquí y Tish está en mi casa.
  • 215. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 215 Colgó la llamada y le habló a Barry. Necesito que vayas más rápido ¿Puedes hacerlo? Tal vez un poco. Barry ya casi había recorrido todo el camino, pero llevar a dos pasajeros y mantener la velocidad máxima no era fácil. Nada en este mundo puede ir más rápido que tú. Dijo Ani a su corcel. Ni en este mundo, ni en Faerie, Ani. Agregó Barry. Puedo ser más rápido allí. Si voy allí... Si vamos allí. La corrigió Barry. Soy tu corcel, Ani. Siempre vamos a estar juntos... aunque eso signifique tener que soportarlo a él. Después de que la voz de Barry se desvaneciera, Ani se quedó sin nada más que hacer que romper el silencio con música o una conversación. Por extraño que fuera, la música parecía poco atractiva, y la conversación se sentía inútil. Todo se sentía inútil. Devlin extendió su mano de nuevo, y se sentaron en la oscuridad del coche, en silencio, tomados de la mano durante varias horas. En algún momento, ella se quedó dormida, y lo siguiente que escuchó fue a Devlin diciendo: —Despierta, Ani. Buena idea, dijo Barry. Estamos aquí. Ella parpadeó y trató de concentrarse en el camino delante de ellos. Ahora estaban en los límites de la ciudad, Barry había reducido a una velocidad normal y volvía a su apariencia predeterminada de un Barracuda. Estoy agotado, Ani. —Descansa —murmuró. Con suavidad, acarició el tablero—. Nadie tiene un mejor corcel. —Estoy de acuerdo —dijo Devlin. Se estacionaron en la parte trasera de la tienda. Antes de que el motor se apagara, Irial estaba de pie junto a su puerta. La abrió y tomó la mano de ella. —Entra.
  • 216. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 216 Aún algo dormida, Ani le permitió que la llevara, pero se sentía extraño estar cerca de alguien que no era Devlin. —¿Qué está pasando? — preguntó ella. —Primero entra —Irial miró a Devlin, quien en seguida se encontró de pie junto a ella. Ani entró al estudio. —Me estás asustando. Las luces estaban apagadas, y el cartel de CERRADO estaba en la ventana. A través del cristal, Ani podía ver a varios Hounds que montaban guardia en ambos extremos de la cuadra. Devlin entró en el estudio, pero se colocó entre ella y la puerta, así que cualquier persona que lograra pasar a los Hounds tendría que enfrentarse a él. Se lo veía tan nervioso como ella estaba, la miró y luego volvió su atención a la exploración de la calle, de la tienda, de cualquier lugar donde pudiera haber una amenaza. —¿Iri? —Preguntó ella. —Siéntate. —Irial intentó acercarle una silla—. Podemos hablar aquí. Rabbit está durmiendo. —¿Rabbit duerme? —Ella miró alrededor, escuchaba el silencio generalizado en el estudio, y sintió que sus temores se levantaban—. ¿Dónde está Tish? ¿Por qué está en tu casa? —Lo siento. —Irial la tenía agarrada del brazo, aún tratando de dirigirla a la silla. —¿Qué está pasando? —Trató de alejarse de él—. ¿Están heridos? ¿Quién está h…? —Lo siento mucho. Pensé que estaban a salvo, creía que... —Irial tenía lágrimas en los ojos. Ani sintió el pánico crecer. —Llévame con Tish. Miró a Devlin. Dio un paso más cerca de él. Irial comenzó —Ani… —¡No! ¿Dónde está ella? —Se apartó de Irial y se dirigió hacia la puerta que unía la casa con la tienda. —Ani. Ella se fue. —Irial la alejó de la puerta—. Bananach mató a Tish. Tish está muer…
  • 217. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 217 —¡No! —Ani lo empujó—. Ella no... No le puede haber pasado nada a Tish. Ella no tiene nada que ver con Bananach. Ella es... Se deslizó por la pared hasta caer en el piso. El mundo le daba vueltas. Su estómago se retorció y sintió que el mundo se desvanecía. —¿Tish está muerta? ¿Mi Tish se fue? —Ani lo miró—. ¿Cuándo? —Ayer por la noche. —Irial se agachó frente a ella. —¿Cómo? —Ella empujó lejos todas sus emociones, no por elección, sino por necesidad. Sus sentimientos amenazaban con ahogarla. Se sacudió ante la intensidad de la ira que se formaba en su interior. La rabia tenía sentido, y mantenía alejadas las lágrimas. Su piel picaba, como si pequeñas criaturas se arrastraran a través de ella. Dolía demasiado para siquiera dejar que la ira se apoderara de ella. Respiró varias veces, miró fijamente a Irial y le preguntó —¿Cómo... pasó? —Fue rápido —se apresuró a responder Irial—. ¿Podemos dejarlo ahí? Ani lo miró fijamente. Su una vez rey, su protector de todos estos años, estaba devastado, carcomido por la culpa. —Por ahora —susurró ella. Las lágrimas se derramaban dentro de ella, pero dejarlas salir significaría que Tish realmente se había ido. Ella no puede estar muerta. Ani se puso de pie. —Debería ir a ver a Rabbit. —Él está bien. Tu casa es el lugar más seguro de la ciudad esta noche, lo prometo. —Irial extendió la mano y le acarició el cabello—. Lo siento, Ani. Pensábamos que había suficientes guardias, y que ella no intentaría nada. Había Hounds aquí, y si Tish no hubiera... —¿Si no hubiera qué? —Ella se escapó. —Irial frunció el ceño; a sí mismo o a Tish, Ani no estaba segura—. Uno pensaría que ellos podrían contenerla, y... no sé por qué lo hizo. —No le gustaba estar encerrada. Ella lo aguantaba mejor que yo, pero después de todo seguía siendo la hija de Gabriel, y... —Ani se estremeció ante la idea de decirle a su padre—. ¿Él lo sabe?
  • 218. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 218 —Él lo sabe. Todos lo saben. —Irial parecía perdido, como si quisiera decir algo que hiciera que todo estuviera bien, pero no había nada—. Ani… Ella lo miró, no queriendo ser consolada, no queriendo oír sus palabras, no queriendo que la conversación continúe. —Ve a ver a Rabbit. ¿Por favor? Necesito... necesito... —las palabras de Ani dudaban. Pasó su mirada de Irial a Devlin. Él cruzó la habitación para llegar a su lado. Ella cruzó los brazos sobre el pecho, pero eso no detuvo el temblor. —Bananach tendría que matarme para tocar a Ani —dijo Devlin—. Y que alguien me mate es poco probable. Irial miró de uno al otro y se fue. El silencio en la habitación era mucho peor que antes. Era vacío. Tish no llegaría corriendo al estudio otra vez. Ella no volvería a discutir acerca de la música que escuchaban. Ella no volvería a regañar a Ani. Ella no volvería a hacer nada. Bananach la había matado. El corazón de Ani se sentía como si fuera a detenerse, y por un momento ella deseó que así fuera. Debería haber muerto yo, pensó Ani. Tish se había ido y ella se había quedado sola. Ani miró a Devlin. —Quiero que ella muera por esto.
  • 219. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 219 Capítulo 29Capítulo 29Capítulo 29Capítulo 29 Traducido por Vanille Corregido por Ellie evlin no tenía palabras para Ani cuando ella se quedó allí de pie silenciosamente. Él sabía que este momento era cuando el consuelo debía ser ofrecido. La lógica insistía en que debería haber algo que él pudiera decir. En realidad, no había nada. La hermana de él había matado a la hermana de ella. Ani no lloró. Ella lo miró con ojos secos. —¿Ayúdame? Necesito arreglar... esto. —No es algo que tú puedas arreglar. —Devlin deseaba que hubiera algo más que él pudiera decir, alguna palabra, alguna promesa. No podía. Guerra destruyó vidas, familias, esperanzas. Si no encontraban una manera de anular a Bananach, este sería sólo el primer miembro de la familia de Ani en morir. Las palabras no eran de alguna utilidad, así que Devlin la jaló hacia sus brazos. Las lágrimas que ella se había negado a dejar salir comenzaron a correr por sus mejillas. —Lo anularía todo si pudiera. Si tú pudieras haberme matado, entonces Tish y Jillian estarían bien y... —No. Ninguna de ellas lo habría querido así. —Devlin besó su frente y la sostuvo. Él no estaba seguro cuánto tiempo permanecieron de esa manera. Ani lloró casi silenciosamente, sus lágrimas empapando su blusa y su llanto amortiguado contra el pecho de él. Devlin sabía que no era ni siquiera el borde de su pena, pero el hermano de ella dormía del otro lado de la puerta. Ella no se lamentaría ahora, no cuando podía alterar a Rabbit. Devlin escuchó a la espera de sonidos de movimiento afuera en la calle o dentro de la casa, pero sólo escuchaba a Ani y a aquellos que DDDD
  • 220. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 220 estaban ahí para cuidar de ella. Irial hizo un número de llamadas; el timbre de la voz del antiguo Rey Oscuro no reveló nada de la furia que Devlin sabía se ocultaba no muy debajo de la superficie. La familia de Irial había sido atacada, y de todas las Cortes, era la Corte Oscura la que defendía a la familia casi como algo sagrado. Nada parecido a la Corte Suprema... De alguna manera, en la pena que estaba abrumando a todos los habitantes de la casa, él necesitaba sacar a colación la razón para su regreso. Irial abrió la puerta. —Él está despierto. Ani se estiró y rozó un beso sobre los labios de Devlin. Ella no habló mientras iba al interior. Irial y Devlin se quedaron de pie juntos un momento. No había forma de iniciar con cuidado la discusión, y tampoco forma de posponerla. Seth necesitaba ser llevado a Sorcha. La oportunidad era desagradable, pero la realidad era lo que era. Las crisis no acataban horarios. —Necesitamos hablar. Sorcha está indispuesta —Devlin comenzó. Irial levantó una mano. —¿Me permites empezar primero con el café? No he dormido todavía. Devlin asintió y siguió al antiguo Rey Oscuro dentro de la casa de Ani. Estar ahí era inquietante. Estas pequeñas habitaciones unidas al estudio del tatuador eran donde ella se había curado de las consecuencias de lo que su hermana había ordenado, y ahora era donde ella lloraba por las consecuencias de la crueldad de su otra hermana. Sus hermanas eran la fuente del dolor de Ani. Él amuralló sus emociones más estrechamente. Haría lo que necesitara para terminar, e intentaría encontrar una manera de darle a ella un mejor futuro. Quizá puedo devolverle a Jillian. Ani se quedó de pie en el pasillo entre la cocina y lo que parecían ser los dormitorios. —¿Rab?
  • 221. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 221 —Ani —la voz de Rabbit estaba ronca por el duelo. Él se paró en el pasillo y agarró a Ani—. Estás a salvo. Dios, yo estaba... Tienes que escucharme. Harás lo que sea necesario para mantenerte a salvo de ella. Dime que... Dime... Promételo. —Shhhh. —Ani enredó sus brazos alrededor de su hermano, sosteniéndolo contra los torrentes de lágrimas corriendo por sus mejillas. —Estoy en casa. Lamento no haber estado aquí. Es mi culpa... —No. —Tanto Rabbit como Irial respondieron. Ani los miró. —Sí. —No. Los mortales son frágiles —Devlin dijo—. Incluso si hubieras estado aquí, ella habría... Ani lo empujó al pasar de vuelta al estudio y entonces hacia fuera. El golpe de la segunda puerta estuvo acompañado por el estruendo de la campana que colgaba ahí, y el grito de furia de Ani. —Quédate. —Irial puso una mano en el brazo a Rabbit cuando el tatuador comenzó a seguirla. Él miró a Devlin mordazmente. Como si yo necesitara ánimos para seguirla... Ver a Ani así estaba tan fuera de su reino de experiencia. Sus propias emociones estaban tan encerradas como jamás lo habían estado, pero aún lo desgarraban por dentro. Ani estaba herida. Ani fue al estudio e hizo una pausa. Había Hounds allí afuera, y ella se quedó de pie justo del otro lado de la gran ventana delantera de la tienda. Yo podría a travesar la ventana si ella estuviera en inmediato peligro. La amenaza era demasiado. Necesito estar junto a ella si hay un ataque. Tomó un profundo respiro antes de empujar la puerta. Ella se negaba a mirar en su dirección. En lugar de eso, miró resueltamente a la nada. Él se inclinó contra la pared a su lado. —No fue tu culpa. Deberías saber eso. Las lágrimas se deslizaron por su rostro, pero ella no las limpió. Cayeron hacia su barbilla y mejillas, corrieron por su cuello, y gotearon
  • 222. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 222 sobre su blusa. Ani echó miradas de soslayo hacia él. —No sé nada en este momento. Él suspiró y lo intentó de nuevo. —¿Qué necesitas? —Rabbit construye la seguridad, y entonces tu hermana construye la muerte. —Ani mostró sus dientes—. Aliento por aliento. Ella tomó a mi hermana. —Tú no puedes matarla. —¿De verdad? —Ani se alejó del edificio y dio la vuelta de manera que pudiera enfrentarlo. Sus pies estaban separados en una postura de lucha. Sus ojos estaban destellando con el mismo brillo sulfuroso de los ojos de los corceles de los Hounds—. Dime por qué. Él no le había dicho a nadie los secretos de sus hermanas. Por toda la eternidad, él había vivido para ellas, pero Faerie se estaba deshaciendo, y el mundo de los mortales sería devastado si Bananach provocaba una verdadera guerra de hadas. El momento para proteger los secretos de las gemelas había terminado. —Ven adentro. —Él extendió su mano hacia Ani. Eso lo sacudió. El pensamiento de ella negándose a aceptarlo importaba más de lo que debería. Él aún estaría allí si ella se volvía fría con él, pero dolería de la forma en que pocas cosas podrían doler alguna vez. Ella lo miró con la monstruosa mirada verde de La Caza. —Irial está adentro. Él no me dejará ir tras ella. Él asintió. —Lo sé. —Soy una Hound. Tish es... era... mi hermana. Era parte de mí, mi mejor amiga. No puedo sólo aceptar esto. —Las lágrimas de Ani se habían detenido. La furia zumbaba en sus palabras y en su cuerpo—. Nadie mata a un Hound sin venganza. Gabriel puede no haberla considerado parte de su manada, pero yo sí. —Ven adentro conmigo. —Él mantuvo su mano extendida y añadió—. ¿Por favor? Ella tomó su mano entre las suyas. —Quiero su sangre, Devlin. La quiero muerta. Quiero que sufra.
  • 223. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 223 Él abrió la puerta del estudio y se movió para que ella lo precediera. — Entiendo. Y lo hacía. Si alguien hiriera a Ani, él se sentiría de la misma manera, pero eso no cambiaba la imposibilidad de matar a Bananach. No había retorno en esto. Y no estaba seguro de que un retorno hubiera sido posible alguna vez. —Voy donde tú vayas, Ani —Devlin le dijo—. Necesitamos hablar primero. Necesito decirles a ti y a Irial... —hizo una pausa y consideró las consecuencias de las confianzas que él estaba quebrando— ...verdades que no deben ser compartidas. Ella le sostuvo la mirada. —Quiero que sufra. Él no se sobresaltó. —Lo sé, pero necesito que escuches. Silenciosamente, ella asintió. Él mantuvo sus dedos enlazados con los de ella mientras regresaban a la cocina. —Rabbit está... él volverá en un minuto. —Irial miró hacia la puerta—. Estará mejor ahora que estás aquí. Ani se sentó a la mesa, todavía sosteniendo la mano de Devlin en la suya. Devlin tomó la silla junto a ella. No había manera delicada de compartir lo que tenía que decir, ni este era el tiempo para tergiversaciones. Él dijo simplemente: —Si matas a Bananach, Sorcha morirá. Si Sorcha muere, todos nosotros moriremos. Las gemelas son dos mitades equilibradas, las dos energías que existieron desde el principio. Antes de ellas y después de ellas, no hay nada. Si matas a cualquiera de ellas, todas las hadas morirán. Quizá los que son en parte mestizos vivirán, pero los demás… todos dejaremos de existir si ella muere. Sorcha es esencial. Es la fuente de toda nuestra magia, nuestra longevidad, todo. Si no lo fuera, ¿no crees que Bananach la habría matado ya? Irial se sentó en una silla. Ani se quedó muda por un momento, pero entonces empezó a tratar de encontrar el agujero en su lógica. Ella era incontenible cuando quería
  • 224. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 224 algo, y ahora quería con mucha urgencia la sangre de Bananach. —¿Cómo lo sabes? Quizá ellas sólo... —Lo sé. Ellas me hicieron, Ani. Las llamo “hermanas”, pero antes de mí, había sólo dos. La oposición, el balance. Eso es sobre lo que toda nuestra gente está basada. Cada Corte tiene su contrario. Demasiado desbalance causaría desastre. Sorcha... ella ajusta lo que considera que debería ser ajustado para garantizar el balance. Irial levantó los ojos y Devlin atrapó su mirada. —Ella ordenará contra sus deseos para asegurar el balance general. — No apartó la mirada de Irial mientras hacía la admisión—. Incluso para esa Corte que es su oposición, incluso cuando su balance opuesto ha abandonado Faerie para vivir entre los mortales. La Corte Oscura balancea a la Corte Suprema, pero Sorcha requiere más: desde el inicio de los tiempos, su verdadero balance opuesto ha sido Bananach. —Bueno, eso simplemente apesta, ¿no? —Ani se reclinó pero no alejó su mano de la de él—. Bananach quiere que yo mate a Seth y a Niall y, oh, sí, ella quiere matarme, y no hay una maldita cosa que podamos hacer sin matar a todos. Nadie habló por varios latidos: no había nada que decir. Silenciosamente, Ani liberó su mano y dejó la habitación. Después de que Ani caminara de vuelta al pasillo, Irial comenzó: — ¿Sorcha ocultaría a Ani? Devlin negó con la cabeza. —Sorcha me ordenó que matara a Ani hace años. Irial preguntó: —Porque ella vio que Ani haría... ¿qué? —No estaba enterado de esa información. —Devlin miró hacia el pasillo—. No puedo dejar que Ani mate a mis hermanas, o dejarlas a ellas matarla. Irial suspiró y bajó su cabeza de nuevo. —Así que tratamos de mantener a Ani, a Rabbit, a Seth y a Niall vivos, y esperamos a que Guerra encuentre otra diversión.
  • 225. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 225 Devlin sintió una extraña culpabilidad al añadirle a la ya compleja situación. Pesó sus palabras cuidadosamente y se decidió. —Creo que sería... catastrófico que Seth fuera asesinado. En verdad, sería catastrófico si Seth no regresa a Faerie pronto. Sorcha está dormida, lamentándose por la ausencia de Seth, aparentemente. —Bueno, eso no está... muy en orden, ¿o sí? —Irial dijo. —Algo está mal con mi hermana. —Devlin observó a Irial verter varias tazas de café. A una taza le añadió crema y un solitario terrón de azúcar, que Ani prefería. —Se nos ocurrirá algo. —Irial le dio a Devlin una mirada de complicidad que le recordó que había olvidado encubrir alguno de sus sentimientos. —Yo... —Devlin comenzó. Sin embargo, no había palabras, no unas que él pudiera decir. Su envidia sobre la forma en que Irial conocía a Ani, su preocupación por ella, sus inútiles emociones, ninguna era de la Corte Suprema. Por un latido, Devlin sólo miró a Irial, esperando la burla o el castigo, o que le recordara que él no se merecía a Ani. Irial sostuvo el café de Ani. —Ella te necesita en este momento. Ve. Devlin se puso de pie y tomó la taza... e hizo una pausa ante el retumbo de terror que le dijo que Gabriel había llegado.
  • 226. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 226 Capítulo 30Capítulo 30Capítulo 30Capítulo 30 Traducido por Emma* Corregido por Selene ni había escuchado y sentido toda la conversación entre Irial y Devlin. No acabó con su dolor o rabia, pero era reconfortante saber que no estaba sola. Devlin no mataría a Bananach, pero no iba a dejarla, y ella necesitaba de cada hada fuerte que pudiera conseguir. No podía perder a Rabbit. O a Irial. O a Gabriel. O a Devlin. Escuchó cuando llegó Gabriel, junto a Niall y Seth. No quería verlos a todos a la vez, por lo que entró a la habitación de Rabbit y esperó a Gabriel. Rabbit estaba sentado en el borde de su cama, con la mirada perdida. Él había oído, sin duda, la conversación anterior en la cocina, y era tan conciente como ella que su situación era cada vez más incierta. No hablaron... en lugar de ello esperaron, y escucharon. Las voces de Irial y Niall eran bajas, pero estaban ahí. Saber que los Reyes Oscuros estaban en su casa era algo reconfortante. Ani escuchó los pasos de Gabriel en el pasillo antes que entrara a la habitación. —Lo siento. —Fue lo único que dijo Gabriel cuando entró en la habitación. —Fallaste. —Rabbit miró a Gabriel con una ferocidad que igualaba a la que se encontraba en el rostro de su padre. Gabriel no apartó la vista. —La Caza te mantendrá... los mantendremos... tan seguros como podamos. Ani negó con la cabeza. —Bueno, dado que el asesinato de Guerra no es una opción, no lo veo cómo van a hacerlo. AAAA
  • 227. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 227 Ninguno de los dos habló. Ani se acercó y tomó la mano de su hermano, obligándolo a levantarse y estar frente a frente con Gabriel. —Ninguno de los tiene la culpa. Si alguien debe ser culpable, soy yo. Bananach mató a Tish por mí. —Soltó la mano de Rabbit y dio un paso atrás—. No le di a Bananach lo que quería: ni mi sangre ni la del rey ni la de Seth. Vio a Seth y a Devlin en el pasillo detrás de Gabriel. Ella miró fijamente a Seth mientras le decía: —Consideré matarte, pero a Irial y a Niall no les iba a gustar. Habría demasiadas consecuencias que serían a favor de Bananach. Pero si hubiera pensado que debía matarte para proteger a Tish… tal vez lo habría hecho. Probablemente. —Necesitamos un plan —dijo Devlin. Seth miró sobre su hombro a Devlin por un momento. —Sabes lo que quiero, Bananach debe morir. Ani sonrío. —Seth, pienso que es la primera vez que estamos de acuerdo. Devlin frunció el ceño. —No podemos matarla. —Lo sé —dijo Ani mirándolo—. ¿Qué hacemos, entonces? —El asesino de la Corte Suprema no toma las decisiones aquí —gruñó Gabriel. —No, no lo haré, pero tú tampoco. —Devlin no levantó la voz ni reaccionó ante la amenaza de Gabriel—. ¿Tienes alguna idea de lo que es tu hija? —Es de la Corte Oscura. —Gabriel salió al pasillo—. A diferencia de ti. —¡Devlin! —Ani avanzó hacia ellos, pero Rabbit la tomó del brazo. —Espera —le murmuró. Seth entró a la habitación, dándole espacio a Gabriel y a Devlin para resolver sus asuntos. Él extendió su mano sobre el hombro de Rabbit. —Lo siento. Rabbit asintió con la cabeza. —Me alegro que estés aquí.
  • 228. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 228 Ani no quería palabras de consuelo ahora, ni nunca, quería un plan. Alzó la voz y dijo: —¿Irial? —Silencio, amor. —Irial le dio la espalda—. Es una cosa territorial que ellos necesitan arreglar antes de que pensemos en un plan, déjalos que hablen. Gabriel y Devlin se miraban con odio. —No van a hablar. —Ani se sentó al lado de Rabbit para ver el enfrentamiento. Su hermano la abrazó. —Gabriel tiene que lidiar con su dolor... —Pero dándole una paliza a mi... —Ani no completó la frase porque no sabía qué decir exactamente. —¿Tu qué? —Gruñó Gabriel, empujando a Devlin— ¡¿Su qué?! —Alto. —Ani se levantó, cruzó el umbral y se puso delante de su padre—. Él me mantuvo a salvo. —Es el matón de la Reina Suprema. —Sí, y tú el del Rey Oscuro. —Ella puso los ojos en blanco—. ¿Y qué? Gabriel la hizo a un lado pero Ani tomó sus manos entre las suyas. Sus ojos se abrieron y sonrío. Antes de que ella pudiera reaccionar, hizo su otra mano hacia atrás, como si fuera a golpearla. —No lo creo. —Ella tomó impulso y, por primera vez en su vida, vio a su padre realmente shockeado por su puñetazo. Reflexivamente, él le devolvió el golpe, no en la forma insultante en que lo había intentado antes, sino que era el golpe de un Hound a un igual. —Trataste de pegarme —murmuró ella—. ¡En realidad intentaste golpearme! —Lo hice. —Se tocó la cara—. Y tú me pegaste a mí. Ella se apoyó en él. —Finalmente. Gabriel la miró con orgullo. —Me diste uno bueno. ¿Cómo lo conseguiste?
  • 229. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 229 —Ella es apenas mortal, si es que lo es. —La voz de Devlin estaba llena de falsa calma—. Su sangre mortal ha sido consumida por la tuya, Gabriel. Eso la hace inusual, y sospecho que Jillian tenía un antepasado que no era totalmente mortal. —Huh. —Gabriel la abrazó—. Aun así es mí cachorra. Todavía no vas a hacer nada sin decirnos. ¿Verdad? —Estaba tratando de asegurarme que todos estaban a salvo. —Ani fingió un gruñido, pero no estaba enfadada con su padre, era un gesto de la Corte Oscura y de los Hounds—. Devlin y Barry estaban conmigo, no estaba sola... Gabriel la miró. —¿Barry? —Así nombré a mi corcel —dijo. Gabriel le apretó el hombro y Ani se sintió mejor. Con un destello de compresión, ella entendió que Devlin sabía que un poco de violencia la calmaría. Tal vez no tenía las palabras adecuadas, pero la entendía. Ella lo miró y sonrió. El alivio en su expresión hizo que su corazón se acelerara. Ella alargó su mano para tomar la de él. —Así que, ¿ahora qué? Devlin asintió con la cabeza y se volvió hacia Gabriel. —Si la pelea te calmó, podemos planear qué vamos a hacer... —Eso no significa que me gustes. —Gabriel aun miraba molesto a Devlin—. Si le fallas, te golpearé hasta que me ruegues que... —Si le fallo, una paliza será lo que menos me duela. —Devlin acercó más a Ani hacia él. Gabriel hizo una pausa, asintió con la cabeza hacia ellos y se dirigió a la sala de estar, donde Irial y Niall estaban esperando. Devlin se recostó en el sofá y miró a los demás discutir. Ellos estaban sentados en los muebles, en las sillas, y gruñéndose entre ellos. Demasiados reyes en el mismo lugar. Irial escuchaba, pero era tan poderoso como lo había sido cuando fue rey. Esa era su gente, su familia. Niall, Rabbit, y Ani eran preciados para el
  • 230. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 230 antiguo Rey Oscuro. El actual Rey Oscuro era tan malo cono él, y Seth era como un hermano para él. Y debo mantener a Seth a salvo. Por Sorcha. Y a Niall. Irial sería muy peligroso si Niall muriera. Y… a todos ellos. Por Ani. Y a Ani. Devlin tenía su mirada fija en Ani. Ella debe estar a salvo. La idea de que Bananach la asesine era imperdonable. En ese momento él comprendió lo peligroso que eran sus sentimientos: si ella estuviera muerta, él sería capaz de condenarlos a todos. —Ani debe quedarse con nosotros —dijo Irial. —Piénsalo un minuto. —Gabriel negó con la cabeza—. Poner a todos los objetivos en un solo lugar… Bananach no es tonta, será mucho más fácil para ella... —¿Tienes un mejor plan? —La voz de Irial no subió de volumen, pero todos se estremecieron. Niall puso una mano en el antebrazo de Irial, quien alejó la mirada del Hound que había sido su consejero durante siglos y miró a su rey. —Gabriel está en lo correcto y lo sabes —dijo Niall—. No estás pensando con claridad. ¿Me dejas manejar esto? Por un momento, Irial miró la mano de Niall. —No puedo perder a nadie más. —Lo sé. —Niall no apartó la vista ni retiró su mano—. Todos queremos lo mismo, pero tu dolor interfiere con tus pensamientos. Deja que… tu rey cuide a la Corte. ¿Confías en mí? —Siempre —le aseguró Irial, luego salió de la habitación rumbo a la cocina. Una vez que se fue, Niall habló. —Ani y Rabbit tienen que estar juntos, pero Seth no puede estar con ellos. Él puede irse conmigo a Faerie si quiere. —Niall miró a Seth con una dulzura que contradecía su cargo en la Corte Oscura—. No insistiré en que regreses con Sorcha, pero si Devlin tiene razón…
  • 231. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 231 —Está bien. Puedo hacer bien ahí, pero... —Seth los miró a todos—, una vez que ella esté bien, voy a regresar; si van a luchar contra Bananach, quiero participar en esa pelea. Devlin dijo: —No estoy seguro de que Niall deba estar lejos de su Corte. Las cosas en Faerie son insostenibles. Están acostumbrados a verme como la voz y las manos de ella... si todo está tan mal como me temo, yo tengo que ir. El Rey oscuro miró a Seth, quien asintió con la cabeza. —Entonces Ani y Rabbit irán conmigo e Irial a casa. —La mirada de Niall se dirigió a la puerta por donde había desaparecido Irial—. Devlin irá con Seth a Faerie. Ani había estado tranquila mucho más tiempo del que Devlin había esperado. Había observado sus expresiones mientras se estaba decidiendo su vida. Él sabía que sus planes no le agradaban, pero él no iba a decir en voz alta las objeciones de Ani. Ese no era su lugar. Ella los miró a todos y preguntó: —¿Y luego qué? ¿Esperamos? ¿Viviremos siempre bajo vigilancia? Irial salió de la cocina y regresó a su lugar. —¿Es nuestra compañía tan mala, cachorra? Niall no siempre es sombrío... Ella se acercó a Irial. —Sabes que La Caza no puede vivir enjaulada — murmuró. Entonces se giró hacia Gabriel y preguntó—: ¿Tú podrías vivir enjaulado? Gabriel gruñó. —Eso es diferente. Rabbit habló por fin. —No, no lo es. Ani le dio una sonrisa de agradecimiento a su hermano. Devlin sugirió. —Puedes estar ahí hasta que lleve a Seth a Faerie. Regresaré tan pronto como pueda y vamos a seguir viajando… o puedes venir conmigo ahora. Ani miró a su padre y luego a Devlin. —Ven conmigo —repitió Devlin. Ella no dijo nada, y él odiaba que, a penas pasada la muerte de Tish, ella tuviera que soportar la conducta errante de Sorcha. Detestaba que ella
  • 232. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 232 tuviera que hacer frente a las pérdidas en su vida que las hermanas de él habían causado. La voz de Irial interrumpió el tenso silencio. —Eres una criatura de la Corte Oscura, querida por el anterior Rey Oscuro… —miró a Niall, quien asintió con la cabeza—, y protegida por el actual Rey Oscuro. —Y por mí —agregó Devlin. Se paró delante de ella—. Cualquiera que sea el castigo que la Reina Suprema te imponga, nunca te hará daño mientras yo respire. Durante un latido del corazón, nadie se movió. Un voto tan extremo era raro, pero que un hada de la Corte Suprema lo ofreciera era inaudito. La vida de él, su seguridad, todo, quedaba a un lado para defender a Ani. Ella inmediatamente dijo: —No, te libero de… —Sí —la interrumpió Devlin, tomando sus manos entre las suyas—. Mi voto, Ani: cualquier castigo que ella ordene, es mío para recibirlo, no tuyo. No te pido nada a cambio. No estás atada a mí, pero eres mía para mantenerte segura. Ni mi reina, ni mi otra hermana te harán daño mientas yo viva; mi vida es tuya ahora. Esa es la respuesta que tenemos. Si ellas necesitan sangre o muerte, será mi cuerpo el que reciba el golpe. De repente, Gabriel gruñó. —¡Muévanse! Una ráfaga de viento llenó el edificio, y los aullidos de La Caza llegaron desde la calle. Gabriel se puso delante de la puerta del estudio. —Todos detrás de mí. Se escucharon vidrios rotos desde el interior del estudio. Él inclino la cabeza, escuchando. —Ella está aquí. Junto con los Ly Ergs. —¿Por la puerta trasera? —Niall tomó el control—. Devlin, llévate a Rabbit, Seth y Ani a Faerie tan pronto como puedas. Gabriel e Irial se pararon frente a la puerta del estudio mientras que Devlin y Niall miraban hacia la puerta de la cocina. Eso dejaba a Rabbit, Seth y Ani en el medio, protegidos por los cuatro. Bananach entró por la puerta del estudio, en medio de un torbellino de plumas ensangrentadas. —Qué adorable voto le ofreciste a la cachorra,
  • 233. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 233 hermano… pero no veo por qué tengo que lastimar sólo a uno de ustedes. Mientras más cuerpos, mejor.
  • 234. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 234 Capítulo 31Capítulo 31Capítulo 31Capítulo 31 Traducido por Priisci!! Corregido por Selene a cara de Bananach estaba pintada con patrones dibujados en cenizas y lodo. Sus alas estaban quemadas en las puntas, y la sangre en sus brazos estaba todavía fresca. — Tus Hounds lucharon bien, Gabriel. El gruñó, pero no fue a chequearlos. —Todavía no han terminado. —Y, sin embargo, aquí estoy. —Bananach extendió sus manos a lo ancho. Ani sintió a La Caza. Su mortalidad se había ido. Por primera vez, podía sentir la conexión con La Caza. Aquellos Hounds que no estaban ya aquí peleando, llegarían, derrumbarían las puertas, traerán sangre y muerte a la casa. Pero no a tiempo. Y Gabriel lo sabía también. Un grupo completo de Ly Ergs llenó la casa. Otras hadas, algunas que Ani no conocía, los siguieron. Devlin tomó un paso adelante. —No hagas esto. Ninguna de las hadas de Bananach atacó, pero se habían esparcido para bloquear las salidas. Esperaron a que Bananach hablara o actuara. Sus hadas no eran lo suficientemente fuertes como para acabar con todos los guerreros en la habitación, pero eran lo suficientemente numerosos como para causar heridas. Silenciosamente, Ani sacó un puñal y se lo pasó a su hermano. A su lado, Seth tenía una pequeña espada y varios de sus propios cuchillos. Ella sacó uno de sus “hierros santos”; su otro puñal estaba en su funda de tobillo. Mientras Bananach avanzó dentro de la casa, Irial continúo caminando de modo que Ani estuviese justo detrás de él; Niall hizo lo mismo con LLLL
  • 235. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 235 Seth. Gabriel se colocó de forma que estuvo detrás de Devlin, pero aún así delante de ambos Niall e Irial. Devlin tomó otro paso hacia delante, lejos de ellos, más cerca de Guerra. —Háblame. Porque podemos hablar, ¿verdad? Ella levantó un cuchillo de hueso y acuchilló su brazo desapasionadamente; cortando músculos y destrozando la carne. —No eres más que una idea que Razón tuvo, pero sin mi pulso… sin mí, estabas sin vida. Él le agarró la muñeca con su otra mano. Bananach alcanzó y hundió sus manos en la herida. —Creo que quiero ese pulso, esa sangre, mi sangre, devuelta. —Si me das tu palabra de que Ani no será lastimada, te la daré con gusto. —Devlin estuvo inmóvil mientras ella desgarraba su piel—. Por favor, hermana, perdona a Ani. —Alto —gritó Bananach. Con su mano todavía clavada en su brazo sangriento—. Debo hacer lo que debo hacer. Seth nunca debió vivir. La Hound no hizo lo que dijo, pero hay opciones. Siempre hay opciones, hermano. Ella cambió el rumbo de su mirada hacia Ani. —Ven a mí, pequeña Hound, y los perdonaré. Dos vidas te daré. Es tu elección. —Bananach abrió sus alas ampliamente, y las sombras en la habitación se estremecieron ante la visión—. ¿Salvarás a tu rey? ¿A tu amante? ¿A tu padre? Dos vidas si me das la tuya. Ani se paró entre su actual Rey y su padre. Su cuchilla estaba desenfundada, pero nadie hay -incluyendo a Bananach- pensó que una Hound con un cuchillo era lo suficientemente fuerte como para amenazar a Guerra. —Perdona todas sus vidas —dijo Ani—. Y te daré... —Puedes tener mi vida —la interrumpió Devlin. Poniéndose de nuevo en frente de Bananach—. Tendrás mi alianza si paras todo esto. —Tú. Tú me traicionaste. La tomaste, la escondiste. ¿Por qué? — Bananach parecía devastada—. Tú eras mío. Nuestro hijo… —Ella se lanzó hacia Ani con dos cuchillos de hueso, uno en cada mano, mientras hablaba.
  • 236. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 236 Irial empujó a Ani hacia un lado y Bananach hundió ambos cuchillos profundamente en su estómago. Aunque, en vez de caer, se quedó parado entre Ani y Bananach, manteniendo su cuerpo como un obstáculo. —¡Iri! —gritó Ani. Ella quería ir a su alrededor, para lanzarse a si misma contra la hada-cuervo, pero eso sería menospreciar el sacrificio hecho por Irial. Él había tomado una herida que iba dirigida hacia ella, y no estaba dispuesta a menospreciar ese sacrificio para satisfacer su propia ira. Al menos, no por ahora. Devlin agarró a Bananach por el brazo y la tiró lejos de Irial y Ani. Esta no se resistió mientras la jalaba hacia él. En vez de eso, ella liberó los cuchillos, deslizando sus manos sobre el hueso blanco y dejando que la sangre de Irial lo cubriera. Sólo entonces Irial se movió. Ahora que Bananach estaba contenida, él tomó un paso hacia atrás. Niall lo atrapó y lo bajó al piso al lado de Ani. La gracia que caracterizan a Irial estaba ausente; en vez de eso, se movía con una torpeza casi humana mientras intentaba no tocar las cuchillas que atravesaban su abdomen. Los guardias del abismo que se aferraban al ex Rey Oscuro y al actual, de repente se encontraban como guerreros en la habitación. Ani nunca había visto tantas figuras de sombras. La habitación completa parecía estar llena de ellas. Flamas estables de oscuridad formaron una impenetrable pared de sombras alrededor de los Reyes Oscuros; y de Ani. Guerra le sonrió desde el otro lado de la pared negra, y detrás de ella, Devlin, Seth y Gabriel peleaban contra los Ly Ergs. Dentro de su oscura fortaleza, Niall se arrodilló junto a Irial y le abrió la camina rallada que cubría sus herida. —Iri… —Parecía encontrarse en tanto dolor como Irial. —Ssshh. —Irial se agachó y tiró del primer cuchillo. Sangre brotó de la herida y entonces Irial dejó escapar un gruñido de dolor. —Espera... —empezó a decir Niall, pero Irial ya había tirado del segundo cuchillo. La mano de Irial era un puño de sangre: el cuchillo en sí no estaba.
  • 237. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 237 —Mano izquierda para el veneno. No es sólido ahora. —Irial volteó la cabeza y le sonrió a Ani—. No es tu culpa, cachorra. —Iri…. —dijo dejándose caer al suelo—. Nosotros necesitamos… tú no puedes… —Devlin es lo que tú necesitas. Ve con él. —Irial miró mas allá de ella, ahora su mirada estaba sólo con Niall—. Confía en ti mismo. Yo… —Sus palabras se desvanecieron mientras espasmos de dolor lo sacudieron. Niall se quitó la camisa y la presionó contras las heridas sangrientas. —Estarás bien. Sólo... —No. Escucha. —Irial apretó su mano alrededor de la muñeca de Niall. Al parecer se olvidaron del hecho de que no estaban solos, que Guerra estaba ahí, que una batalla esperaba tras su barrera de sombras. Irial mantuvo su mano en la muñeca de Niall y susurró: —Desearía no haber sido rey cuando nos conocimos. —Iri... —Haz que se vayan. A salvo. No aquí. —Irial soltó a Niall y lo empujó a un lado—. Tú también. Sal de aquí. Ahora. Las expresiones que atravesaron el rostro de Niall eran las que Ani no se atrevía a nombrar, pero aun así sabía todo. Irial no era el único que deseaba que todo hubiese sido diferente. Con la esperanza de que aún pudiera serlo. El Rey Oscuro se mantuvo. La suavidad de Niall era sólo para Irial; e Irial le había pedido que reprimiera esa ternura. Las sombras en la habitación se estremecieron mientras Niall atravesaba el obstáculo que habían formado. Ani se estaba parando, pero Irial tomó su mano. —Todavía no. Niall era cada parte del Rey de las Pesadillas en ese momento. La rabia brotaba de las esquinas de sus emociones como alquitrán negro. Ani pensó que se podía ahogar en ellas: la pérdida, la furia, la venganza. Aquí estaba el verdadero Rey Oscuro. —Van dos veces ya en las que atacas lo que es mío. —Niall escupió las palabras mientras se dirigía a Bananach—. La chica, Tish, era mía para mantener a salvo. Irial es mío.
  • 238. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 238 —Era —pronunció Bananach—. No sobrevivirá la noche. Él lo sabe. Un rugido llenó la habitación mientras Niall le daba voz a la rabia y al dolor que todos sentían. Él golpeó a Bananach, empujando espigas de luz oscura en su piel. —No lastimas lo que es mío. Ella se mantuvo paralizada, no dijo nada. Niall no miró a lo lejos mientras hablaba. —Vete de aquí. Deja a Ani tranquila. Mantente alejada. Bananach inclinó su cabeza, viéndose inhumana, pero sus palabras eran calmas. —La guerra no se puede alejar. Tú lo sabes, Gancanagh. No vas a ganar. Uno por uno, tú pierdes. Me hago más fuerte a medida que tú caes. Niall no alejó su atención de Bananach. —Tú me diste un voto de confianza. Podría matarte por... —No, no puedes —cantó Bananach—. Mi traidor te lo dijo. Sorcha moriría, después todos ustedes morirán. Mátame, y yo ganaré. ¿La pequeña Hound lo vale? ¿Es tu rabia sobre la muerte de Irial suficiente? La voz de Gabriel susurró dentro de la cabeza de Ani: Vete a Faerie. Ani levantó la mirada y vio a su padre en la puerta de la cocina con Rabbit y Seth. Estaban abriendo un camino para su salida. Ani gruñó a Gabriel dentro de su cabeza. Sácalos de aquí. Entonces lo sintió: la Caza está aquí. La Caza llenó la pequeña casa. Ahora, agregó Gabriel. Seth, Devlin y Rabbit no estaban haciendo mucho contra los Ly Ergs, pero estaban manteniendo la multitud lejos de ella y de Irial. —Por favor, cachorra. —Dijo Irial—. La Caza no peleará tan bien contigo y Rab aquí. —Ven con... —ella comenzó. —No. —Se encontraba sentado gracias a la ayuda de varios de los guardias del abismo—. Yo me quedaré con Niall… De todos modos no puedo correr ahora.
  • 239. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 239 Gabriel y Niall se encontraban en un torbellino de violencia con Bananach. En el pasillo, Ly Ergs y otras hadas que Ani no conocían estaban peleando con los Hounds. Un Hound cayó en un grupo de Ly Ergs. Las hadas de manos rojas corrían por todas partes como pequeños parásitos. Varias hadas-espinosas los acompañaban. Una mujer Hound agarró el atizador de fuego y lo lanzó contra la pata de un hada-espinosa, y lo batió en el piso con un eje de bronce. Ani encontró su camino hacia la cocina, donde Devlin estaba lanzando cuchillos desde el bloque de la cocina. Su puntería todavía se encontraba precisamente de una mano, y a pesar de la sangre corriendo por su brazo, la mirada en sus ojos de dijo que él prefería luchar. Si no llevaban a Seth a Faerie, pronto no habría una Faerie. Si se quedaban, no sobrevivirían. Esta no era una pelea que podían ganar. Pero aun así tomó cada onza de su control, más del que Ani pensaba tener, para decir: —Vámonos.
  • 240. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 240 Capítulo 32Capítulo 32Capítulo 32Capítulo 32 Traducido por Emma* Corregido por Alice_vampire medida que avanzaban, Ani mantenía a Rabbit detrás de ella. Seth estaba al final, y ella y Devlin encabezaban el grupo. Incluso con la sangre corriendo por su brazo cortado, Devlin era feroz. Aunque sus movimientos eran lentos, tenía una precisión perfecta. Los Hounds los ayudaban, manteniendo la ruta abierta. Una vez que el grupo estuvo fuera del estudio, mantuvieron la formación triangular, pero con Ani y Seth en la parte posterior. Sin hablar, escanearon sus respectivos lados. Él trataba de no mirar el lado de ella y sólo se concentraba en su área. Para alguien que fue convertido en hada, no está nada mal. Mientras avanzaban lejos de la pelea, la mirada de Seth se dirigía a Devlin de la misma forma preocupada que lo hacía ella. ¿Por qué? Que Seth se preocupara por Rabbit tenía sentido: ellos eran amigos. La atención que le prestaba a Devlin era la misma que le prestaba a Rabbit. —Déjame ayudarte —dijo Seth en voz baja—. ¿Devlin? —No —respondió sin siquiera mirar a Seth—. Cállate. La manera en la que había respondido Devlin daba a entender que su silencio no era para su protección. Pasaron a un grupo de mortales, y Ani agradeció que todos excepto Rabbit tuvieran la habilidad de evocar un glamour para esconder su estado ensangrentado y amoratado. Rabbit, que iba en el centro del grupo, pasaba desapercibido por su posición. Las pocas hadas que pasaban por su lado se quedaban mirándolos fijamente o se escabullían rápidamente. Ver a las hadas de la Corte Oscura ensangrentadas no era inusual, pero ver al amado de la Reina del Verano en esas condiciones era digno de mención, igual que ver al asesino de la Corte Suprema rodeado de Hounds. Si no fuera por la preocupación y el miedo que sentía, Ani hubiera encontrado todo esto cómico. AAAA
  • 241. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 241 En silencio, seguía a Devlin mientras esperaba las órdenes de su padre. Aún lejos, podía sentir el vínculo con La Caza. Ella no había hablado con Gabriel, pero estaba escuchando, sabiendo que él le advertiría si una de las hadas de Bananach se escapaba de los Hounds. Devlin y Seth se detuvieron. Habían llegado al cementerio de Huntsdale. Seth le dio una mirada de preocupación al brazo de Devlin. La hemorragia no se había detenido, pero había disminuido un poco. —Déjame ayudarte —ofreció Seth de nuevo—. Necesitas sangre. —No aquí. —Una gota de sudor resbalaba por el rostro de Devlin—. Puedo esperar. —Vamos… —No —gruñó Devlin. Había una sombra en sus ojos—. No me lo ofrezcas por tercera vez. No me manipularás de esa manera. Ani se acercó a Devlin, no para ponerse entre ambos, sino para estar más cerca de él. —¿Quieren ponerme al tanto, chicos? —Eso es justamente lo que él no quiere —murmuró Seth—. Ha perdido mucha sangre, pero mi hermano sigue comportándose como un estúpido. —¿Tu qué? ¿Quién? —Ani los miró a ambos—. Explíquenme, chicos. Devlin tragó con esfuerzo. —¿Podemos no hacer esto ahora? —Si te desangras, ¿de qué nos servirías? —Seth hablaba despacio mientras su atención seguía en los alrededores. —Cuando lleguemos a Faerie, hermano. Rabbit y Ani intercambiaron una mirada, Rabbit se encogió de hombros antes de preguntar: —¿Estamos en la puerta de Faire? —En una de ellas. —Devlin estiró su brazo ensangrentado delante de él para agarrar algo invisible para Ani. Él cerró los ojos un instante, no lo suficiente para que el dolor fuera evidente, pero hizo que el escudo de sus emociones flaquera... y Ani casi cayó al suelo por la ola de dolor y miedo que llegó hasta ella.
  • 242. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 242 Un velo plateado apareció frente a ellos. Una puerta. De alguna manera, Ani siempre pensó que reconocería la puerta a Faerie si pasaba frente a ella. —¿Dev? Él la miró... y luego caminó hacia delante para adentrarse en un velo plateado que se asemejaba a la luz de la luna entre el cielo y la tierra. La luz del velo plateado se movió como olas y contorneó su cuerpo cuando la atravesó. Así de rápido, se calmó una vez que la atravesó. Parecía líquida, pero la pesada caída que tenía le recordaba a unas gruesas cortinas. Ani pasó detrás de Devlin, deslizándose del mundo de los mortales al de las hadas, sin el miedo y la duda que pensó que tendría al hacerlo. Seth y Rabbit pasaron detrás de ella, y el velo volvió a su lugar después. El rayo de luz brilló unos segundos y luego desapareció, como si nunca hubiera existido una puerta allí. —¿Seth? —Ani lo miró—. Nunca he estado aquí y… ¿ayuda? —Dame un minuto. —Seth se estremeció, luciendo tan dolido como lo había estado Devlin. Mientras ella lo miraba, él se volvía diferente. Mortal. De repente, ella estaba sentada en el suelo de Faerie sin nadie lo suficientemente fuerte para luchar a su lado. Rabbit era más mortal que hada en cuanto a su fuerza, y aunque podía pelear, no era una de sus mejores habilidades. Devlin parecía estar en estado de coma y Seth era mortal. —Bueno, todo va de maravilla hasta el momento —murmuró Ani. —Va a empeorar si no la despertamos. —Seth se sentó junto a Ani, él todavía temblaba y sudaba pero por lo menos ya no parecía querer vomitar—. ¿Confías en mí? ¿Confío en él? Él no era de la Corte Oscura, pero Rabbit confiaba en él. El Rey Oscuro confiaba en él. No pertenece a una manada. La mortal amada del Rey Oscuro -y amiga de Ani y Tish-, Leslie, confiaba en él. Tal vez no es de los nuestros, pero peleó con La Caza. Y quiere matar a Bananach. Devlin confiaba en él. —Por ahora —respondió ella.
  • 243. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 243 —Está bien. Probablemente sólo faltan unos minutos para que ella aparezca. —Seth señaló la daga de Ani—. ¿Puedo tomar eso? —Prestado —dijo ella. Él paso la lengua por el anillo que tenía en el labio. —Buena corrección, prestado. Ella le dio la daga. —Él necesita sangre, Ani. Eso era lo que él no quería que supieras. —¿Sangre? —ella había visto a los Ly Ergs absorber sangre a través de las palmas de sus manos, había visto a su familia mezclar tinta con sangre. El tatuaje de Gabriel era una mezcla de tinta con sangre de su rey. La sangre alimenta la magia, las palabras eran susurradas al aire. La sangre une, y la sangre hace promesas. —Devlin necesita sangre para vivir —confirmó Seth—. Él siempre ha necesitado la sangre de sus dos hermanas. Ani dejó que su mirada recorriera el lugar, quería asegurarse que nadie los atacaría sin que ella lo supiera, pero escuchaba las palabras de Seth. —Veo el futuro, Ani —Seth la miró—. Veo cosas que… son secretas. Ani se congeló. Los ojos de Seth confirmaban lo que sabía. Él sabía cosas que no debería saber; cosas que no le había dicho. —Tu sangre es distinta. —Seth miró a Devlin, quien estaba inmóvil, y continuó—. Es por lo que pelean. Es lo que Irial busca con sus pruebas… y es lo suficientemente distinta como para curar a Devlin. —Si yo... ¿Qué pasaría si le doy mi sangre? —Ella sentía y veía cómo el mundo cambiaba. —Quedarías ligada a él —dijo Seth—. Es… tu elección, pero si lo haces, él quedará ligado a ti y no a sus hermanas. Detrás de ellos, el mundo cambiaba, el paisaje muerto cambiaba, los árboles crecían, la hierba florecía y se volvía verde, era como si todo despertara de su sueño. Faerie sobrevivirá ahora que Seth ha vuelto con Sorcha.
  • 244. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 244 Pero él no miraba nada de eso. —Es la más antigua magia, y el futuro cambiará si lo haces. —¿Para mejor? —Veo los hilos, no las respuestas. —Seth tiró del anillo que tenía en su labio—. Este mundo es nuevo para mí, Ani, aunque tengo esperanzas. Ella escuchó lo que él no decía. —¿Crees que será para bien? —¿Para la gente que me importa? Sí —admitió. Ella miró a su hermano, que permanecía en silencio, observando el peculiar paisaje que los rodeaba. —¿Eso incluye a Devlin y a Rabbit? —Sí, y a otros también. —Seth la miró, estaba serio—. Y no será mejor para Bananach. —Está bien. —Ani tomó la daga y se hizo un corte en el antebrazo, se arrodilló al lado de Devlin y tomó sus manos, dejando que sus antebrazos se tocaran. Seth murmuró unas palabras y Ani las repitió—. Sangre a sangre, soy tuya. Mi hueso es tu hueso, mi aliento es tu respiración, mi hambre será tuya para alimentar, y la tuya alimentaré. El mundo cambió a tonos grises mientras su sangre fluía al brazo herido de Devlin. Sus lobos, esos con los que ella había soñado, estaban a su lado. Sus ojos ya no eran verdes, sino rojos. Ya no pertenecía al mundo mortal. La parte de La Caza dentro de ella era diferente ahora. Son nuestros. Desde la tierra junto a ellos, un árbol comenzó a crecer. Se estiraba hacia el cielo, protegiéndolos con sus ramas retorcidas, de las cuales salían flores. Mientras ella lo miraba, un grupo de pequeños árboles los rodeaba. —Y yo soy tuyo —dijo Devlin. Ella lo miró. Había abierto los ojos y la miraba con los mismos ojos que tenían ahora sus lobos—. Mi sangre es tu sangre. Mi hueso es tu hueso, mi aliento es tu respiración, mi hambre será tuya para alimentar, y la tuya alimentaré. La besó entonces, consumiendo su energía como ella había tomado la de él antes, pero sin drenarla... ni a él. El gruñido de los lobos atrajo la atención de Ani. Las criaturas que había soñado no eran más un sueño: estaban vivos y gruñéndole a la hada de ojos plateados que se acercaba.
  • 245. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 245 Sorcha. Su vestido era de una muy lejana época; todo acerca de ella hablaba de un tiempo remoto. Usaba un corsé ceñido al cuerpo, y mientras se acercaba estaba rodeada por sus guardias. ¿Esta es la hada a la que temía tanto?, se preguntó Ani. Era completamente distinta a Bananach. Seth se puso de pie y se colocó entre ellos y la Reina Suprema. — Madre. Por un momento, el mundo pareció contener la respiración. Sorcha le tendió la mano a Seth. Él arqueó una ceja ante el gesto, pero tomó su mano y la atrajo hasta sus brazos. —Te extrañé. Ella hizo un gesto con la boca, como si estuviera debatiéndose entre abrazarlo o no. —Seth, así no se saluda a una reina. Él se rió y la besó en la mejilla, su voz era grave cuando murmuró: — Está bien abrazar a tu hijo. La Reina Suprema asintió con la cabeza, pero su mirada se desvío por su cuerpo, como una madre buscando golpes y arañazos en su pequeño hijo. —¿Estás herido? No he podido verte en las últimas horas. —Estoy bien. —Fue Bananach, ¿Cierto? O... —volvió su mirada a Devlin—. ¿Fue él? ¿Tú lo lastimaste? —No —dijo Seth—. Mi hermano y yo peleamos contra ella. Sorcha abrió y cerró la boca, pasando su mirada de Devlin a Seth, y otra vez a Devlin. —Tengo sólo un hijo. Devlin se levantó. —Lo sé, hermana. Mientras se levantaba, mantenía la mano de Ani en la suya. La Reina Suprema observó el cambio del lugar, su expresión no era de placer mientras miraba la espesura de los nuevos árboles. —Esos no nacieron por mi voluntad. ¿Por qué no se desvanecen? Nadie habló, Ani no sabía la respuesta, y si alguien la sabía prefirió quedarse callado.
  • 246. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 246 La Reina Suprema avanzó hasta donde estaba Rabbit. —Usted, mestizo. —Los lobos gruñeron aún más fuerte. Rabbit estaba apoyado en un árbol, claramente bajo la protección de los lobos—. Eres bienvenido aquí, puedes quedarte y curar tus heridas. Hay una cabaña para ti en la sección de los artistas. Tendrá todo lo que necesites. Eres bienvenido en Faerie. Rabbit hizo una señal de respeto con su cabeza. —Pero… —Sorcha miró a Ani—. Tú se supone que estés muerta, sin embargo no lo pareces. ¿Por qué? —Hermana, mi reina… —comenzó Devlin. Ani lo interrumpió. —Debido a que Devlin no es el hijo de puta que quieres que sea. El gruñido de los lobos vibraba bajo su piel. Sus ojos brillaban con el rojo que había visto cuando había estado sentada junto a Devlin. Los ojos de él eran del mismo color, y sospechaba que los suyos también lo eran. Sorcha miró a Devlin. —¿Vas a matarla? A hacer lo correcto aquí. —No. —Devlin apretó la mano de Ani—. Daría cualquier vida antes que la de ella. —¿Cualquier vida? —Dijo Sorcha—. ¿Sacrificarías mi vida por la de ella? —Preferiría que ambas estuvieran bien. Sorcha abrió la boca para contestar, pero Seth tocó su brazo. La Reina Suprema lo miró y se quedó en silencio. —Me gustaría quedarme en Faerie con Ani, hermana. —Devlin comenzó a arrodillarse, pero Ani no soltó su mano, por lo que él se quedó de pie y miró a Sorcha. Sorcha negó con la cabeza. —¿Cómo vas a alimentarte? ¿Crees que después de desobedecerme vas a continuar alimentándote de mí? La mirada que Seth le dio a Ani era intensa, como si intentara implantar pensamientos en su mente. ¿Qué le había dicho antes? Ani recordó las palabras que había dicho cuando le dio su sangre a Devlin.
  • 247. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 247 —Yo lo haré. —Dijo Ani—. Voy a darle todo lo que él necesite… o a encontrarlo, o lo que sea. La Reina Suprema frunció el ceño, pero Seth sonrió en aprobación. —Que así sea —susurró la Reina Suprema antes de voltearse. Y entonces se alejó, con Seth a su lado.
  • 248. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 248 Capítulo 33Capítulo 33Capítulo 33Capítulo 33 Traducido por Anne_Belikov Corregido por Alice_vampire evlin observó a su hermana, su reina, irse. Había tantas cuestiones que necesitaba preguntar, tantas respuestas que requería, pero antes de eso, tenía que dar sentido a lo que Ani había hecho. No sólo había compartido su sangre con él, sino que también había ofrecido alimentarlo. Se había parado a su lado en contra de la Reina Suprema. Ellos se habían unido en formas que él nunca había creído posibles. Tal vez siempre lo hemos estado. La Hound, su compañera por toda la eternidad ahora, tomó su mano en la suya. A su alrededor, los lobos esperaron. —Hicimos los árboles. —Ani lo miró. Sus palabras fueron una pregunta, una demanda de verificación—. Juntos. —Y los lobos —añadió él—. Son reales ahora. —Algo así. —Ella miró a los lobos y dijo—: Vamos. En un caótico efecto difuminatorio, los lobos comenzaron a saltar a su cuerpo, desvaneciéndose dentro de su piel uno tras otro. Hocicos y colas, sangre y huesos, piel y músculos, todos se desvanecieron en la piel de la Hound que aferraba su mano. —Se siente diferente que en los sueños. —Fue todo lo que ella dijo cuando el último entró en ella. —Se ve diferente también. —Devlin podía ver los ojos rojos de los lobos desplazarse bajo su piel. —Oh —susurró Ani. Ella bajó la mirada hacia sus brazos con asombro—. Están aquí. Rabbit se apartó del árbol y se acercó para detenerse frente a su hermana. —Mírate, todo fue pintando sin mi ayuda. DDDD
  • 249. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 249 Ani se acercó a él. —Dejaron un espacio para tu arte también, Rab. Cuando estés listo… —Algún día. —Rabbit cepilló su cabello desde su cabeza y le dio una mirada de pura adoración. Luego miró a Devlin—. Sorcha dice que soy bienvenido… pero la tienda… —sus palabras se desvanecieron—. La tienda también se ha ido. Nuestra casa… Devlin le indicó a Rabbit que caminaran. —Hay otros artistas aquí. Muchos artistas. Mestizos y mortales. —No queda nada para mí ahí. —Rabbit todavía sonaba cansado, pero no tanto como cuando Devlin lo había visto por primera vez en el estudio. —Quédate aquí —le instó Ani—. Al menos hasta que sepamos qué hacer. ¿Por favor, Rab? Rabbit asintió. Sin más discusiones, Devlin llevó a Rabbit a las casas de los artistas. Después de haberle entregado a Rabbit una prístina casa llena de variados artículos de arte y equipo de tatuajes, Devlin llevó a Ani a su propia casa. Cuando llegaron a sus habitaciones en el palacio de la reina, él se encontró con Rae en su sala no utilizada previamente. Una sonrisa se dibujó en sus labios al verla. Ya no estaba escondida en una cueva, sino vestida para la corte, y esperándolo. —Ella está despierta —le dijo. Rae sonrió. —Y Faerie está intacta una vez más. Algo tan simple, ¿no? Traes al hijo de Sorcha a casa y el mundo despierta. —En efecto. —Devlin deseaba poder abrazarla. No podía, pero sí podía decirle lo que sentía—. Salvaste a Faerie. Sin ti, nunca hubiera sabido… —Sin mí, ella no se habría perdido en sus sueños —corrigió Rae—. No te olvides de cómo ella pudo ver a Seth en primer lugar. —Puedes hacer todo tipo de cosas en los sueños, ¿no? —la voz de Ani era suave, pero había algo de miedo en ella.
  • 250. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 250 —Yo no he creado ninguna ilusión, Ani. —Rae se quedó tan quieta como cualquier presa. No estiró sus brazos o piernas—. Simplemente cosí sus sueños juntos. —¿Por qué? Rae se encogió de hombros. —Porque se necesitan mutuamente. Y en ese instante, Devlin comprendió algo que no había admitido antes. —Lo sabías. El mundo se detuvo para Rae. —¿Sabía qué? Devlin, el centro de su mundo, cruzó la habitación hacia ella. Su voz era suave. —Todos estos años, sabías lo que Ani estaba destinada a ser en mi vida. ¿Lo sabías cuando me pediste que no la matara? —Oh, Devlin, no me agobies con más preguntas. —Levantó la mano como si quisiera tocar su hombro—. Sabía sobre las cosas que no deberían ser… o tal vez sólo que se suponía no debían ser. ¿Quién puede predecir las discusiones que están destinadas a suceder? —¿Discusiones? —Él frunció el ceño mientras trataba de reconstruir con mayor claridad las pistas que ella le había dado—. ¿Qué es lo que sabes? —No puedo responder eso —susurró Rae—. Desearía poder. Ani se sentó en la silla de respaldo alto con un pie metido bajo ella. Los lobos en su piel se desplazaron sin descanso, pero Rae no podía decir si se debía a la preocupación de Ani o a la incomodidad de Devlin. Los lobos eran parte de la Nueva Caza, la única que pertenecía a Faerie, y ellos respondían a ambos, Devlin y Ani. ¿Esta Caza me protege a mí también? Rae esperó a que Devlin lo resolviera gracias a las cosas que estaba aprendiendo. Si Rae se salía con la suya, tendría que decirle que él y Ani estaban destinados a estar en Faerie, que todo el orden de Faerie estaba esperando su comprensión de lo que podían hacer en realidad.
  • 251. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 251 Si ella se saliera con la suya, tendría que haberle dicho todo años atrás, pero los mandatos de los Eolas son obligatorios. —Por favor, Devlin —dijo ella—. Piensa en lo que ya sabes, pero no me preguntes cuestiones que tengo prohibido responder. Un golpe en la puerta de la cámara exterior les dio una pausa. —Quédate aquí. —Devlin se alejó para responder al llamado. Una vez que se hubo ido, Ani la miró. —Lo amas demasiado. Rae suspiró. —Tu franqueza no siempre es encantadora, Ani. La Hound sonrió. —Creo que lo mencionaste antes. Cuando Devlin regresó, la expresión de su rostro era grave. —Ella me ha convocado al salón principal. Devlin entró al salón principal de Sorcha. El insulto de ser convocado frente a todos y a cualquiera que quisiera ver, pinchó su temperamento. Trató de contenerlo como lo había hecho toda la eternidad, pero falló. Había sido consejero, asesino, familia suya por toda la eternidad, sin embargo, ella lo llamaba a su salón en frente de las masas. La Reina Suprema se sentó en su trono, mirándolo sin emoción alguna. Detrás de ella, Seth permaneció de pie con una mano en el respaldo del trono de la reina. Como Sorcha, sus emociones estaban ocultas. Devlin, para variar, no se esforzó en disimular sus sentimientos: estaba furioso. Sorcha había estado cerca de hacer desaparecer todo Faerie, pero actuaba como si ni siquiera se inmutara por su locura. Devlin cruzó la atestada habitación hacia el estrado. Se detuvo frente a ella, pero no hizo reverencia. Por primera vez, no dobló su rodilla para la Reina Suprema. Nadie en la habitación habló. Pero observaban, y ella lo sabía. No había pasado la eternidad simplemente matando para su reina; él sabía cómo manejar la expresión tácita así como la amenaza física. —¿Cuánto me has escondido? Esa es la pregunta que estoy forzada a reflexionar, Devlin. —Sorcha sonó tranquila, pero con un tono filoso que
  • 252. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 252 era nuevo. Ahí, frente a los habitantes de la Corte Suprema, le habló como si él no fuera nada. Él cruzó una línea que nunca había cruzado: se acercó y agarró el brazo de su hermana. —No vamos a discutir esto aquí. —¡Detente! —demandó ella. Trató de apartarse pero él apretó su agarre. —Nos avergonzarás a ambos haciendo esto aquí —susurró él. Seth dio un paso hacia delante, pero en Faerie él era un mortal y el movimiento de un mortal no era lo bastante rápido. Para el momento en que Seth se movió, Sorcha y Devlin estaban lejos del estrado. Devlin se volvió y dijo: —La Reina Suprema no está en peligro físico. La garantía era principalmente para Seth, pero el resto de las hadas reunidas escucharon las palabras también. Seth asintió. Sorcha continuó resistiéndose. Empujó inútilmente contra el pecho de Devlin y siseó: —Suéltame. —Hermana, ve con gracia o discutiremos todo en frente de ellos. La Reina Suprema apretó los labios, pero dejó de resistirse. Luego arrastró a su hermana-madre-reina a través de la sala y empujó para abrir la puerta de su jardín. Ella se detuvo frente a él y, por primera vez en los milenios en los que habían estado juntos y solos en su jardín privado, él vio la ira reluciente en sus ojos. Las venas plateadas en su piel brillaban como luz de luna asaltando bajo la superficie. —¿Cómo se hizo Seth hada? —No veo qué… —¿Cómo? —Sabes la respuesta, o no estarías actuando así. Le di a él mi propia esencia para rehacerlo. No esperaba las consecuencias o las emociones, pero no me arrepiento de ello. —Ella cruzó los brazos sobre su pecho—. Yo quería un hijo propio. Quería un hijo, y él necesitaba una m…
  • 253. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 253 —Tienes un hijo, si no eres demasiado cruel para admitirlo. —Él desvió la mirada de ella. —No, tengo un hermano. Tú eres mi hermano, hecho de resolución y violencia. Quería alguien que sólo fuera mío. —Ella creció agitada, no ordenadamente, no en control de sus emociones como se supone que la Reina Suprema debe hacer. Después de una eternidad de balance con su melliza, ella estaba inestable porque se lo había hecho a sí misma. La Reina Suprema, la Reina Inmutable, había cambiado. —Fue una decisión correcta —insistió—. Lo necesito. Me necesita. —¿Podríamos sentarnos? —con mano temblorosa, Devlin hizo un gesto en el espacio entre ellos. Sorcha hizo que una mesa y dos sillas aparecieran. Él se sentó y la miró. Después de más milenios de los que probablemente recordaran, Sorcha había cambiado todo. Devlin no estaba seguro de lo que significaría para Faerie o para el mundo mortal, pero las consecuencias hasta el momento -el luto de Sorcha y el casi final de Faerie- no eran particularmente alentadoras. Cuidadosamente, Devlin tocó su mano. —¿Qué has hecho, hermana? —Liberarme de ella. Somos diferentes la una de la otra ahora. He tomado una mancha mortal en mí, dándole a él una parte de mí. ¿No lo ves? Bananach y yo no somos más perfectamente opuestas. —Sorcha sonrió y la luna destellaba más brillante sobre su cabeza. El aire tenía un sabor más puro en tanto su felicidad crecía—. No era mi intención, pero se ha… oh, esto me ha dado mucho más de lo que pensaba que podría tener. Tengo un hijo, un hijo propio, emociones que no entiendo, y puedo ver a mi ya-no-gemela sin sentirme mal. Incluso podría ser capaz de matar… —No puedes. —Devlin asió las manos de su hermana-reina—. Piensa. Si estás equivocada, si todavía estás ligada a… ¿nos matarías a todos? —Si hiere a Seth, lo haría. —Sorcha se liberó de sus garras—. Tal vez sea tiempo de que ella no sea la única en volver y hacer progresar el mundo mortal. Algunas cosas necesitan cambiar.
  • 254. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 254 —Eres la Reina Inmutable. —Devlin obligó a su voz a salir, incluso a pesar del creciente pánico que sentía—. No puedes ir ahí por nada más que unos pocos minutos. Realmente tendrías que… —Adaptarme. Sí, pero, ¿eso es tan terrible? —Ella lo había mirado como un fanático—. Faerie gira a mi voluntad, y mira lo bien que se está aquí. Devlin se sintió alarmado por la sensación de un desencadenamiento súbito alrededor. Cerró sus ojos y vio cómo los hilos se enredaban y se tejían juntos, vidas alteradas y posibilidades terminadas, muertes que no podrían superar. Siempre y cuando el balance entre los mundos estuviera abierto a las gemelas... pero su equilibrio se había perdido. Sorcha estaba en peligro, y todo Faerie estaba en peligro. Cayó de rodillas en el jardín. —Lo siento, te he fallado. —Quería que tú fueras mi hijo —susurró ella—. Pero no podía tener a su hijo como el mío. Todavía eres mi hermano. Mi familia. —Lo sé. —Él mantuvo sus preocupaciones ocultas. Si ella supiera que Bananach estaba tratando de encontrar la manera de matar a su hijo, si ella supiera que su ya-no-gemela le había pedido a Ani matar a Seth, la reina de Faerie se enfurecería, y una reina omnipotente enfadada persiguiendo a Guerra en el mundo mortal no estaba en los intereses de ningún reino. La separación de Bananach significaba que Sorcha estaba sintiendo emociones que ella nunca había conocido. Significaba que el hada que tenía una claridad perfecta había perdido el equilibrio. Hasta que el equilibrio fuese devuelto, había pocas posibilidades de estabilidad. Entonces, ¿cómo puedo reequilibrarla? Él era la única otra hada así de fuerte en Faerie, y no tenía la respuesta. Las respuestas que necesitaba no iba a encontrarlas en Faerie tampoco. Tenía que volver al mundo mortal.
  • 255. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 255 Capítulo 34Capítulo 34Capítulo 34Capítulo 34 Traducido por Emma* Corregido por Ellie evlin estaba en su habitación con Ani y Rae. Después de que les explicó lo que había aprendido, agregó—: No planeo irme por mucho tiempo, pero necesito hablar con Niall. —No —dijo Ani, dejando de limpiar su daga—. ¿Has olvidado la pelea de la que huimos? No es seguro para ti y… no vas a ir a ninguna parte sin mí, Devlin, así que no. —Bananach vino cuando la reina dormía, Devlin. Aquí tampoco es seguro. —Rae estaba sentada en una posición rígida sobre una silla, como si tuviera forma física. No se estremeció, pero tenía una expresión de terror—. Guerra es terrible, los cuerpos… ella vendrá aquí. —No deberíamos separarnos —gruñó Ani. Ella continuó limpiando su daga. Según Rae, en su ausencia Ani había empezado a limpiar todas las armas de la cámara. Las dagas de ella estaban en la mesa junto con varias de las de él. La vista le hizo sonreír a Devlin. El ceño fruncido de Ani, sin embargo, no lo divertía. Ella furiosamente pulía una de las dagas cortas que él tenía en una mesa baja junto al sofá—. No puedo creer que pienses que voy a sentarme aquí mientras tú vas a enfrentar a Bananach. —Ani... —empezó. —Estuve esperando aquí mientras hablabas con Sorcha, quien, a propósito, está loca. ¿Y ahora te vas al mundo mortal, donde está la más loca de las dos? —Ella se cruzó de brazos—. Estuve ahí, Devlin, Bananach pudo haberte asesinado. Nuestras vidas han estado ligadas durante cinco minutos y ya quieres lanzarte al peligro sin mí. No lo creo. —Ella tiene razón —murmuró Rae. —¿Ves? —Ani clavó su daga en la mesa—. ¿Qué pasó con la lógica? DDDD
  • 256. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 256 —¿Y que regreses tú tiene lógica? —La voz de Devlin sonaba calmada, pero sus emociones no lo eran. La imagen de Bananach abalanzándose sobre Ani aún no se iba de su mente—. Un viaje, y luego todo será mejor. —No. —Ani lo miró—. Si luchas, yo también... no es algo negociable. —No es necesario ir allí en persona. —Rae no se levantó de la silla donde estaba aparentando descansar, sus manos estaban cruzadas en su regazo—. No todo es una pelea. Ani y Devlin se quedaron en silencio. Rae miró a Ani. —Tienes un estrecho vínculo con uno de los reyes, ¿cierto? —Irial, pero no es un enlace... —Ani miró a Devlin— ...como el nuestro. Poco a poco, Rae se levantó, manteniendo la ilusión de solidez. —Pero igualmente puedo encontrar a Irial a través de ti. Devlin también puede entrar porque ya he atado los sueños de ambos juntos. Déjame entrar y todos simplemente nos iremos a dormir. La Hound frunció el ceño. —¿Dejarte entrar dónde? Devlin se congeló. Él no le había explicado exactamente acerca de la posesión a Ani. —Rae es incorpórea. Fuera de los sueños, sólo tiene un cuerpo si alguien… —Sólo Devlin hasta ahora —agregó Rae. —Si yo dejo que ella entre en mi cuerpo —Devlin continuó—. No es una experiencia desagradable. —¿No es desagradable? —Rae rió—. Es maravilloso, Ani, pero a él no le gusta admitir cuánto le agrada la sensación de libertad sin responsabilidades. Por un momento, Ani los miró. —Huh, y yo que pensaba que la Corte Suprema era aburrida. ¿Quién se lo imaginaría? La tensión de Devlin desapareció cuando Ani y Rae sonrieron. Entonces Rae estaba de pie justo frente a Devlin, sus pupilas dilatadas por la emoción que sentía al mezclarse ambos en un solo cuerpo. —Así que, vamos a ver si la Corte Oscura está descansando.
  • 257. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 257 Él la miró, el espectro mortal que animaba su cuerpo, y después a la Hound a cuyos sueños estaban unidos los suyos. —No estoy seguro… es… puedo ir al mundo mortal rápidamente, Ani. Ani tomó su mano y después miró a Rae. —¿Bien? Posee a uno de nosotros dos de una vez. Rae se echó a reír. —Creo que va a gustarme tenerte cerca, Ani. Ani le respondió con una sonrisa traviesa. Durante un breve y muy nervioso momento, Devlin sintió miedo. Sólo que no estaba seguro de acerca de cuál de las dos. Con el gesto más serio que pudo, se dirigió hacia la cama. —Soñemos con la Corte Oscura entonces... Era un sensación extraña, sin embargo, sentir a Rae dentro de su cuerpo y aún así sentir la presencia de Ani. Había pasado de la soledad, a esconderlas, a convivir con ellas. Y no estoy seguro cuál de todas esas etapas es más difícil. Lo único que sí sabía era que no podía imaginar su vida sin ellas. Siguieron la ruta creada por la conexión entre Irial y Ani. En el sueño, Devlin tenía una mano sobre la gárgola que había en la puerta del antiguo Rey Oscuro. Ani estaba a su lado y, por alguna razón, su mano estaba en el mismo lugar cuando la gárgola los mordió. Cuando la puerta se abrió, reveló un lugar totalmente blanco. Irial estaba en el cuarto. —¿Ani, amor? —Necesitamos hablar contigo y con Niall —dijo ella—. ¿Podemos entrelazar su sueño con el nuestro? La mirada en el rostro de Irial era una que Devlin preferiría no ver en presencia de Ani, pero no estaba dirigida a ella. —Hay alguien que no conozco con ustedes —dijo Irial, buscando con la mirada a Rae—. No es un hada. —Es una dreamwalker —dijo Ani—. Realmente estamos aquí. Entiendes eso, ¿verdad?
  • 258. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 258 —Sí, cachorra. —Irial se alejó un poco—. No he tratado con las emociones durante tanto tiempo como para poder ignorar los celos que tu… —le lanzó una mirada a Devlin— ...pareja está tratando de ocultar. Una sala familiar apareció en el paisaje blanco, en el fondo había un escritorio, flores de lis cubrían las paredes y candelabros iluminaban el lugar. Ani se sentó junto a Irial. —¿Estás bien? —Bastante bien —murmuró. Ani levantó la parte inferior de su camisa. La piel estaba de un color rojo furioso, con negros moretones rodeando las heridas. Para un hada tan fuerte como Irial, era extraño que aún tuviera marcas, ya que se curaba rápido. —¿Por qué no ha cicatrizado? —Preguntó Ani—. ¿Iri? —Déjalo. —Él tomo la mano de ella y la colocó gentilmente en el regazo de Ani. El antiguo Rey Oscuro se recostó, aparentando estar sano. —Así que... ¿tu dreamwalker puede dejar un camino abierto para que yo pueda entrar en los sueños de Niall después? Niall entró en la habitación. —Quizás deberías preguntarme qué pienso acerca de eso antes. —Ahh, ahí estás. —Irial saludó a su Rey con sombras oscuras danzando en sus ojos—. No estaba seguro de si estabas durmiendo ya, Gancanagh. Has estado demasiado preocupado con cosas que se salen de tu control. Niall se detuvo en el centro de la habitación y miró a Irial. —No acepto esa respuesta. Luego, sin decir una palabra, Niall se sentó en el trono que apareció en la habitación, y Devlin se preguntó quién era el creador de las imágenes del paisaje del sueño. Soy yo. Lo hago a partir de sus diferentes imaginaciones. Rae sonaba fascinada. Él la escuchó reír. Me encanta, Dev, nunca he sido capaz de hacer esto. Me pregunto si...
  • 259. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 259 No es un experimento, Rae. Él le recordó. Con más esfuerzo del que le gustaba, Devlin caminó hasta el trono de Niall. Algo dentro de él se rebelaba a estar de pie delante de ese trono, como si fuera un suplicante. Ni siquiera estaba seguro de a qué Corte servía. Ya no era el asesor de Sorcha, pero no quería jurar lealtad a la Corte Oscura tampoco. En realidad, servía a la misma Faerie. Tal vez siempre lo había hecho. Devlin estaba de pie respetuosamente frente a Niall, pero no hizo una reverencia ni ofreció ningún gesto de sumisión. —Necesitas llevar a la Corte Oscura de regreso a Faerie. —No. Devlin guardó sus emociones de la misma forma en que lo había hecho durante siglos y añadió: —Sorcha está fuera de balance. Ella quiere venir aquí. ¿Tienes alguna idea de lo que eso le haría al mundo mortal? Niall, el una-vez-casi-amigo de Devlin, el una-vez-favorito de la Reina Suprema, mimado por muchas Cortes, se puso rígido. —¿Me estás diciendo qué hacer con mi Corte, Devlin? Al otro lado del cuarto, Irial se tensó. Él no se movió, no respondió en ninguna forma que llamara su atención, pero Devlin sintió el cambio. Había tenido una esperanza de que las cosas cambiaran. Niall había sido un muy buen Rey Oscuro. Siglos después de que Irial le ofreciera la Corte Oscura, Niall era finalmente el Rey Oscuro. —No tomo direcciones de nadie, ni estoy buscando tu consejo. Aún tengo un asesor. —La atención de Niall voló hacia Irial brevemente—. La inestabilidad reciente de Sorcha no es mi prioridad. —¿Sacrificarías este mundo? —Preguntó Devlin. Niall lo miró con desdén. —Sorcha se llevó a mi amigo, lo convirtió en su súbdito... —Su heredero. Seth es mucho más que un súbdito. —Devlin aún no dejó que su enojo sonara en sus palabras, pero estaba allí. A pesar de una eternidad de lealtad, su hermana-madre-reina había elegido a un prácticamente desconocido para ser su heredero.
  • 260. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 260 —Yo fui heredero de una Corte, pero no es algo que esté escrito en piedra. —Niall hizo un gesto hacia Irial—. Él se mantuvo como rey de su Corte durante nueve siglos después de nombrarme su heredero. —Tú te negaste —dijo Irial. Se puso de pie para luego colocarse detrás de Niall—. Si lo recuerdas, Niall, te negaste a ser mi heredero. —Si embargo, mira dónde estoy sentado. —Niall no se dignó a mirar hacia atrás a Irial. —Seth es su heredero. Él es el consorte de la Reina del Verano, amigo de la Reina de Invierno y hermano del Rey Oscuro. No está en peligro debido a las acciones de Sorcha. Ella lo salvó de la mortalidad, le dio la fuerza de un rey y otros regalos que no estoy en libertad de mencionar. — En ese momento, Devlin no estaba seguro de a quién resentía más. —Ella lo usa como a un peón —dijo Niall. Devlin no lo discutió. No podía discutirlo. Sorcha indudablemente había estudiado las consecuencias cuando convirtió a ese mortal en un hada. La Reina Suprema había cometido un error de juicio, y el costo de ello lo pagarían todos. —Ven a Faerie —repitió él. —No. —Ella necesita una Corte que balancee la suya. Ella debe permanecer en Faerie. —La ira de Devlin ya no estaba oculta. Su voz estaba llena de ella. —La Corte Oscura pertenece a este mundo. Conozco mi Corte, Devlin. Sé lo que es mejor para ella. Todos y cada uno de ellos está conectado a mí. Los siento, pero... — Niall miró a Irial— ...el Rey debe considerar el bienestar de su Corte en primer lugar. Los deseos personales van en segundo lugar. Preocuparse por viejas amistades no es la forma en la que debe gobernar un Rey. —¿Sacrificarás a mortales y a hadas? Si ella viene aquí, eso es lo que sucederá. —Si ella viene aquí, el conflicto no dañara a mi Corte. Llevarlos a Faerie sí lo haría. —Niall miró a Devlin—. La Corte Oscura se quedará aquí.
  • 261. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 261 Las palabras de Niall hicieron que todas las sombras en la habitación temblaran. —Faerie necesita a la Corte Oscura. —La ira de Devlin creció aún más—. Sorcha necesita de una Corte que la equilibre. —¿Devlin? —Ani se acercó. Con una expresión extraña, Ani lo miró primero a él, luego a Niall y a Irial—. Realmente lo necesita, ¿verdad? —Sí, por eso estamos aquí… pero tu rey... —Devlin miró a Niall— ...no coopera. Ani se interpuso entre Devlin y Niall. Apretó la mano de Irial, y él le sonrió pero no dijo nada. —Érase una vez —empezó Ani—, Faerie tenía dos Cortes. La Corte Oscura dejó Faerie, y con el paso de los siglos nacieron nuevas Cortes a partir de los solitarios más fuertes para encargarse de las necesidades de las hadas que habitaban en el mundo mortal. Si la Corte Oscura no regresa, se necesitará una nueva Corte en Faerie. Alguien que sea lo suficientemente fuerte como para enfrentarse a la Reina Suprema debería estar al mando de dicha Corte… y esa Corte necesitaría de un Gabriel… o de una Gabrielle. —No es tan sencillo —objetó Devlin—. Ya hay un Rey Oscuro. Niall asintió con la cabeza. —Yo no voy a ir a Faerie. Eso te deja a ti. —O a Irial —dijo Devlin. —No lo dices en serio. —Irial arrastró sus palabras y apoyó una mano en el hombro de Niall—. Yo estoy donde debo estar. —Orden necesita de Discordia, Devlin —murmuró Ani—. Te conozco. Dime que esta no es la solución que necesitamos. Salva a tu hermana. Rehaz Faerie, de modo que sea nuestro mundo también, no sólo de ella. —No puedo ser Re… —empezó a decir, pero las palabras no eran unas que pudiera pronunciar. Era una mentira—. ¿Me pides que me enfrente a mi hermana? —No —dijo ella—. Te pido que ambos lo hagamos. Los lobos de Ani entraron en la habitación, caminando y saltando a través de los espacios entre los elegantes muebles. La observaban ansiosos. Sus ojos rojos reflejaban el resplandor de las brasas de la chimenea.
  • 262. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 262 —Estoy unida a ti. Sangre por sangre, Devlin. Estamos juntos en esto. —Ani lo miraba fijamente—. Confía en mí. Confía en nosotros. Sus lobos se presionaban contra los dos, como si los incitaran a moverse. —Lo hago. —Devlin miró a Niall—. El velo de Faerie será sellado, una hermana quedará a cada lado. Ani apretó su mano y añadió: —Llámanos y estaremos a tu lado. —¿Y Rabbit? —Preguntó Irial. Ani miró a Devlin, quien asintió. —Estará a salvo con nosotros… Dile a Gabe… a papá… que estaremos bien. —Lo haré. —Irial se acercó y la abrazó, susurrándole algo al oído. Ella se acercó al trono del Rey Oscuro. —¿Cuidarás de Gabriel y de Irial? —A cambio de algo —dijo Niall. —¿A cambio de qué? —De que tu dreamwalker haga lo que Irial le pidió —murmuró Niall. No miró a Irial mientras lo dijo. —¿Unir a ambos en sus sueños? —Preguntó Ani. El Rey Oscuro asintió. Ani miró a Rae, quien asintió con la cabeza. —Hecho —dijo Ani. Luego se volvió hacia Devlin y la manada de lobos que llenaban la sala. —Vamos a casa.
  • 263. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 263 Capítulo 35Capítulo 35Capítulo 35Capítulo 35 Traducido por Emma* Corregido por Ellie evlin abrió los ojos para encontrar que Rae y Ani le devolvían la mirada desde el cuerpo de Ani. Él las sostenía contra su pecho. La sensación de bienestar que sentía al sostener a Ani era aún lo bastante nueva como para quitarle el aliento; pero darse cuenta de que también sostenía en sus brazos a Rae, estaba a un latido de ser la absoluta perfección. Ellas son mi vida. Junto a ellas, él reequilibraría a Faerie. Y me volveré enemigo de mis dos hermanas. Con suavidad, acarició el rostro de Ani-Rae. —Tenías razón. —¿Acerca de qué? —Preguntó Rae. —Acerca de salvar a Ani. De presionarme. —¿Y? —Exclamó Ani. —Y soy Rey. —Él no las besó como había besado antes a Ani. En realidad, no sabía si a Rae le incomodaría que él las besara, por lo que sólo fue un roce de labios. Pero Ani o Rae, no estaba seguro de cuál de las dos, no dudó en la forma en que él lo hizo. El suave beso que él les había ofrecido se convirtió en uno tan feroz como los besos que había compartido con Ani cuando ella le había robado su energía. Entonces, Ani-Rae se alejó y le sonrió. —He esperado ese beso durante décadas —susurró Rae. —Bienvenida a la Nueva Corte Oscura —dijo Ani. La risa traviesa que dejó salir Ani -¿o Rae?- hizo que Devlin negara con la cabeza. —Sombras. La Corte de las Sombras —corrigió—. No somos una réplica, sino algo nuevo, y no usaremos un nombre antiguo. DDDD
  • 264. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 264 Rae y Ani se separaron. Ellas intercambiaron una mirada. —Me gusta —ambas dijeron. Con un suspiro, la pared que los separaba del exterior desapareció. Los lobos saltaron de la piel de Ani. Las sombras cayeron delante de la Corte de las Sombras, permitiéndole a Rae caminar junto a ellos. Con Ani a su izquierda y Rae a su derecha, Devlin salió del palacio de la Reina Suprema, y juntos caminaron hacia el velo plateado, la primera pero no la única puerta de entrada y salida de Faerie hacia el mundo mortal. Justo frente a la puerta los aguardaba Barry. El corcel llevaba la forma de un verdadero caballo. Estaba formado por sombras hechas sólidas. Irte sin mí fue muy maleducado. El corcel habló en la mente de Devlin, pero antes de que pudiera responderle, se dio cuenta de que le había hablado a Ani. Lo siento, contestó ella. Sus palabras para el corcel sonaron en la mente de Devlin también. Había otros corceles esperando bajo la sombra de los árboles de avellanas. He convocado a aquellos sin jinete para nuestra nueva Caza, dijo Barry. Estamos aquí, Ani y compañero de Ani. Los corceles los observaron acercándose, pero ninguno de ellos se movió. Devlin respondió en voz alta. —Bienvenidos, corcel de Ani y todos los demás. Barry se puso a reír. Puedo en realidad llegar a tolerarte. No pierdas tiempo, Devlin. Ellos necesitan elegir a sus jinetes. Muchas hadas habían comenzado a reunirse allí, como si respondieran a un llamado. Observaban curiosamente a los corceles, a Ani y a Devlin. Serás una magnífica reina, Ani. Le aseguró Barry. Digna de ser mi jinete. Y digna de comenzar La Caza que estaba faltando. La respuesta de Ani, para Barry y Devlin, fue confidente. Sólo necesitaba encontrar a mi manada.
  • 265. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 265 —Y nosotros sólo necesitábamos encontrarte a ti —añadió Rae con una sonrisa, y Devlin se dio cuenta de que los tres podían mantener una conversación mental con el corcel. —Hagámoslo. —Ani extendió la daga que había usado para cortarse antes—. Sangre y aliento. Devlin tomó la daga negra de la mano de Ani. —Con las manos que los hicieron... —se hizo un corte diagonal en su palma— ...y la sangre de Faerie. Un ruido de murmullos resonó en Faerie. Rae se metió en el cuerpo de Ani, de modo que el aliento que ellos dieron fue el suyo también. —Con el aliento... —Rae y Ani tomaron la daga— ...de mortales y de hadas. —Cerramos los velos entre los mundos —dijeron los tres al mismo tiempo. —El cierre de este velo es el de todos los velos —susurró al aire Devlin—. Que así sea. Por un momento, el mundo quedó en silencio. Detrás de ellos, más hadas se habían reunido. Gritos y murmullos sonaban detrás de ellos, en una mezcla de miedo, esperanza y asombro. Él podía sentirlos, no a todos, pero sí a esas hadas que debían ser parte de su Corte, de la Nueva Corte. Esto es lo correcto. Devlin sintió una calma que nunca antes había sentido. El mundo estaba nuevamente en orden. Al fin, había encontrado el lugar al que pertenecía. Se giró hacia Ani y vio furia en su rostro. —¿Ani? Ella miraba detrás de él... hacia el hada que ahora sostenía el filo de una daga contra la garganta de Devlin. Ani levantó su propia daga en respuesta. —¿Qué has hecho? —preguntó Sorcha detrás de él. Ani gruñó. —No puedes amenazar a mi Rey. Los lobos que los rodeaban gruñeron en respuesta, al igual que Barry.
  • 266. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 266 —¿Tu qué? —preguntó Sorcha. Devlin se volvió hacia la Reina Suprema. La daga se presionó contra su garganta mientras giraba, dejándole un largo corte. —Nuestro Rey —dijo Rae mientras se movía de modo de quedar a la derecha de él. Su mano, aunque no era sólida, parecía descansar sobre el antebrazo de Devlin. —El Rey de las Sombras —dijo Devlin. Su mirada se centraba sólo en Sorcha, pero su voz era lo suficientemente fuerte como para que todas las hadas reunidas lo escucharan—. El Rey que equilibrará el poder de la Reina Suprema de Faerie. Faerie jamás estuvo destinada a ser gobernada por una sola Corte. Nuestras hadas no fueron hechas para tener sólo una opción. —No puedes... —Sorcha lo miraba fijamente. Bajó su daga—. Hermano… Devlin… Seth llegó detrás de ella y la abrazó para darle apoyo. No dijo nada, pero la mirada en su rostro no denotaba sorpresa. Él sabía lo que iba a pasar mucho antes que Devlin lo supiera. —No soy tu hijo, ni tu hermano, Sorcha. Soy aquel que representa tu opuesto en Faerie. Soy el que equilibra tu Corte. —Devlin habló suavemente, deseando poder decirle estas palabras a su ya-no-reina en privado, pero ella había quitado esa posibilidad al aparecer allí y poner una daga contra su garganta. Él se aferró a la esperanza de que ella viera la razón de sus acciones—. Bananach no puede venir aquí, no puede tocarte, ni a tu hijo, ni a las hadas de tu Corte o de la mía. Sorcha lo miraba fijamente. Su expresión cambió a aquella tan familiar de observación objetiva mientras sentía los cambios en Faerie, mientras volvía a ser ella misma otra vez. Devlin esperaba que lo entendiera: que entendiera que lo que hizo, lo hizo para balancearla, que lo que hizo lo hizo para evitar que sus hermanas se mataran mutuamente, que lo que hizo era la respuesta para todos. Ese era el paso inevitable para todos. Todas las emociones que él había reprimido por milenios se incrementaban dentro de él. Su Corte sería una corte de emociones, de pasiones, de aquellas mismas cosas que él había luchado por reprimir.
  • 267. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 267 De ese modo, él no reprimió el alivio ni la tristeza mientras le dijo a las hadas: —para prevenir que Bananach venga aquí, nuestros mundos serán divididos. Ninguno de ustedes podrá cruzar al mundo mortal sin la autorización ambas Cortes, de la Corte Suprema y de la Corte de las Sombras. Sorcha estaba rígida; la inestabilidad emocional que la había gobernado en los últimos tiempos ya no estaba presente en ella. Asintió con la cabeza hacia él y luego se giró. —Aquellos de ustedes que pertenezcan, no a mí, sino a mi Corte, y que elijan pertenecer a... a la Corte de las Sombras, quiero que sepan que los comprendo. Su elección es, al igual que esto, inevitable. Luego, con un aire majestuoso que no había tenido desde que Seth la había dejado para volver al mundo mortal, se giró hacia su hijo. —Mi asesor y heredero, mi hijo, su príncipe, será mi enlace con la Corte de las Sombras. Sin decir nada más, Sorcha se fue, seguida por sus asistentes y muchas otras hadas. Pero no todas. En frente de Devlin, Ani y Rae había hadas de distintas razas que los miraban expectantes. Esto es nuestro. Nuestro mundo. Una punzada de dolor se apoderó de Devlin al darse cuenta que había perdido a sus dos hermanas-madres. Para mantener a cada una de ellas a salvo de la otra, para mantener a todos a salvo del conflicto entre las gemelas, él había traicionado a sus dos hermanas-madres. —Este siempre ha sido el próximo paso —le susurró Rae. —Es la decisión correcta —le recordó Ani—. Lo sabes. Devlin asintió, y juntos cruzaron la inmensidad de Faerie. Mientas caminaban, nuevos paisajes surgían, llenando los vacíos de aquellas cosas que habían estado destinadas a ser algo más, pero que no habían tenido la oportunidad. Hasta ahora.
  • 268. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 268 EpílogoEpílogoEpílogoEpílogo Traducido por Emma* Corregido por Ellie evlin miró a través del velo. Levantó una mano para tocar el fino tejido que separaba los dos mundos, que dividía a las gemelas. —¿Has pensado en las consecuencia? —Le preguntó Seth. Devlin se volvió hacia su hermano, su sustituto en la Corte Suprema. —Para ellos... —Seth gesticuló hacia el otro lado de la puerta—. Ahora que Faerie está cerrada... —Ellos no son de mi incumbencia. —Devlin dejó caer su mano, manteniendo su daga a su alcance—. Mi preocupación es el bienestar de Faerie. —No estoy aquí para pelear, hermano. —Seth levantó las manos en señal pacífica—. Pero sí voy a pelear con Bananach. —¿Y si la muerte de Bananach significa la muerte de tu madre? ¿Por qué he de dejarte cruzar si sé que vas a dejar caer un desastre sobre nosotros? Seth apartó su mirada de él, casi lo suficientemente rápido como para ocultar el miedo en su mirada, pero sólo fue un instante. Él le sonrió entonces. —No puedes retenerme aquí. Los términos del acuerdo que ella hizo al convertirme fueron que puedo regresar al mundo mortal. Ni siquiera tú puedes negar su promesa. —Si ellos regresaran a casa, si las otras Cortes regresaran… —Devlin había pensado al respecto, que todas las Cortes regresaran a Faerie una vez más, alejándose del mundo mortal, dejando de estar divididas en alianzas y Cortes Estacionales. DDDD
  • 269. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 269 Seth se rió —¿Realmente crees que Keenan renunciaría a la Corte de Verano? ¿Que Donia renunciaría a su Corte de Invierno? ¿Que Niall se transformaría en súbdito tuyo o de nuestra madre? Ni en sueños, hombre... —Estarían a salvo aquí, ahora que Bananach no puede entrar. Seth se encogió de hombros. —Algunas cosas valen más que la seguridad. —No puedo pensar en lo que le sucedería a nuestra… a tu reina si tú murieras. —Devlin miró a través del velo, deseando tener la capacidad de ver el futuro en el mundo mortal—. Yo iría contigo, pero proteger a Faerie es mi prioridad. No puedo arriesgar a Faerie por el mundo mortal. —Y yo no puedo abandonar a Ash o a Niall. Devlin se detuvo. —Dime lo que ves. —Nada. Aquí soy mortal. No veré nada hasta que vuelva… —Seth se mordió el aro que tenía en su labio mientras pensaba—. No veo nada, pero estoy preocupado… Ash debe ocuparse sola de su Corte. Sorcha debe equilibrar a Niall, pero ahora tú la equilibras a ella. ¿Qué significará eso para él...? Irial fue apuñalado. Gabe es superado en número. Bananach es una asesina, y cada vez se hace más fuerte… Nada allí me hace pensar que todo va a estar bien. Se quedaron en silencio, mirando a través del velo. —Cuando estés listo… Seth lo miró fijamente durante unos segundos. —Si… ya sabes… si yo muero, ella te necesitará. No le gusta admitirlo, pero te necesita. Devlin puso una mano sobre el velo; Seth hizo lo mismo. Juntos, empujaron con sus dedos a través del velo hasta separarlo. Devlin puso una mano en el hombro de Seth. —No se abrirá para que regreses a menos que me llames para que esté al mismo tiempo de este lado. —Lo sé. —Seth entró al mundo mortal, alejándose de Faerie. Devlin recordó su reciente reingreso a Faerie, acerca de su huída mientras estaba herido, acerca del peligro que representaba para los gobernantes de las otras Cortes que Faerie esté cerrada.
  • 270. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 270 Miró a través del velo a la figura de Seth alejándose y susurró: —Trata de no morir, hermano. FinFinFinFin.
  • 271. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 271 Escenas extras de Radiant ShadowsEscenas extras de Radiant ShadowsEscenas extras de Radiant ShadowsEscenas extras de Radiant Shadows Corceles SalvajesCorceles SalvajesCorceles SalvajesCorceles Salvajes: ste es uno de los pedacitos eliminados de Radiant Shadows. Es una sucesión que “no sucedió”, o que por lo menos no llega a mencionarse en el libro. Vendría a ser un Flashback que tiene Ani en el momento en que conoce por primera vez a su corcel, Barry. Una vez, cuando Gabriel se sentía especialmente paternal, había contado historias acerca de cuando encontró su propio corcel: —Vagan salvajemente por Faerie —dijo su padre—. Escogen a sus jinetes cuando lo creen conveniente, y si no eres digno de él, te aplastan los huesos bajo sus patas. Ani dibujaba mientras que Gabriel hablaba. En su dibujo, corceles con alientos de llamas pisoteaban a princesas bajo sus patas sangrientas. Sería preferible pintarlo con óleo, pero Rabbit se había sido enfadado cuando toda su preciosa mesa de billar quedó cubierta de pintura, por lo que ella no tenía permitido utilizar pintura por todo un mes. —¿Dónde puedo encontrar uno? —En el otro lado de... —Gabe. —Rabbit estuvo en la puerta entonces—. No. —No hace daño. —Gabriel frunció el ceño—. Cuando la Corte Oscura vino al mundo mortal, unos pocos los siguieron... —¿Vinieron desde donde? —Ani dejó a un lado su marcador. Tener un corcel como el de Gabriel sería genial. EEEE
  • 272. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 272 Muy tranquilamente, Rabbit dijo: —Ani, hay galletitas en el mostrador. Y no había nada más que hacer que escucharlo. Rabbit estaba a cargo. Rabbit acarició su cabello cuando ella lo pasó a toda carrera. Su voz no fue fuerte, no como podría llegar a serlo, pero estaba enojado con Gabriel. —Ella no tiene por qué saber acerca de ese lugar. ¿Intentas conseguir que la secuestren? —Relájate, cachorro. —¿Relajarme? —La voz de Rabbit sí se hizo más fuerte entonces—. O bien acatas las reglas que tengo para la seguridad de las niñas o tú puedes criarlas. No hubo más cuentos acerca de corceles sin jinetes después de eso, ninguna otra mención de Faerie, ninguna historia... pero Ani estaba de pie ahora en un callejón, con un verdadero corcel salvaje frente a ella.
  • 273. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 273 Carta de Irial a Niall:Carta de Irial a Niall:Carta de Irial a Niall:Carta de Irial a Niall: sta es una carta que le envía Irial a Niall. Toma lugar hace algo así como 900 años, luego de que Beira, la entonces Reina de Invierno y madre de Keenan, asesinara al Rey de Verano, el padre de Keenan. Desde ese momento, y aprovechando las circunstancias, Irial busca convertir a Niall en su heredero de la Corte Oscura, y este es uno de sus intentos por seducirlo. Melissa Marr dice que sólo es un experimento/proyecto y que lo hizo por la simple diversión de escribirlo. Al Consejero del Regente de la Corte del Verano, con cariño nacido de viejas intimidades así como de más recientes discordias; de parte del Regente de la Corte Oscura. Estoy obligado a escribirle una vez más a pesar de —o quizás a causa de— el rencor reciente que usted ha mostrado en nuestro último encuentro. Usted puede, como siempre, compartir esta misiva con el joven rey cuando vuelva, presumiblemente frustrado en su persecución de la mortal que sería su reina. En verdad, yo lo incito a que lo haga. El conocimiento del Rey acerca de tu conexión con mi Corte no es poco atractivo para mí... ni tampoco pienso que deba quedarse ignorante del creador de la maldición que lo molesta. Esa es su elección, mi querido amigo, sin embargo espero que usted comparta esto sólo con Tavish. Si pudiera reservarse para usted mismo esto, ¿lo haría? Si la terca insistencia a adherirse al protocolo no estuviera en su mente, ¿destruiría esto para ocultar el pasado? Bananach vaga con las Cruzadas de los mortales, ya no dispuesta a permanecer cerca de la Corte ahora que ha convencido a Beira de matar a EEEE
  • 274. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 274 Miach. Lamento su pérdida también, mas uno no puede negar que un rey que pone el afecto encima de su Corte, está destinado a caer. Nuestro Miach escogió mal. Los asuntos del corazón no son un traje fuerte de la Corte del Verano. La maldición ahora depende de esa misma tontería. El temperamento mercúrico del verano siempre será incomprensible para el Invierno. La certidumbre de Beira se mantiene en que su nueva situación es un mucho mejor que la anterior. Tenga presente que su ira acerca de la partida del pequeño rey en respuesta de un ataque nostálgico por su padre no ha disminuido sus convicciones. Mi estimado Gancanagh, yo comprendo su lealtad a Miach, pero debe aceptar que cualquier deuda que usted creyó que le debía, ha sido anulada por su muerte. La posición con la Corte del Verano contra Beira es la misión de un tonto. Le ruego, por favor, no persista en ser un tonto. En los intereses del protocolo que usted recomienda tan a menudo, sepa también que Sorcha ha oscurecido mi puerta con su demanda para detener la discordia de Beira. Hacerlo así no sirve al mejor interés de mi Corte. Pasarán siglos antes que el frío de Beira congele completamente el mundo mortal. Para entonces, el pequeño Rey del Verano debería poder encontrar a su reina perdida, o tal vez hallar un poco de independencia. En el interín, no veo razón alguna para no ir de juerga en el caos de una débil Corte de Verano, incluso si Sorcha presenta su argumento con bastante gracia. Quizás usted tenga más éxito en convencerme de lo contrario. Por lo menos, su tentativa aliviaría mi creciente aburrimiento.
  • 275. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 275 Stopping TimStopping TimStopping TimStopping Timeeee (Deteniendo el Tiempo)(Deteniendo el Tiempo)(Deteniendo el Tiempo)(Deteniendo el Tiempo) eslie se fue de la Corte Oscura, determinada a recuperar su vida y vivirla bajo sus propios términos... incluso si eso significa dejar a las dos hadas que la aman. Sabe que Irial y Niall cuidan de ella, y ella daría casi cualquier cosa por evitar lastimarlos. Pero se resiste a la tentación de estar con cualquiera de ellos. Sin embargo, alguien sabe del pasado de Leslie, y ahora intenta usarla para llegar a la Corte Oscura. Y a él no le importa quién salga lastimado... Se trata de una historia breve separada en dos partes que Melissa Marr escribió como complemento a la saga, y que toma lugar entre Ink Exchange y Fragile Eternity (2do y 3er libro respectivamente), y cuenta la historia de Leslie, luego de que abandona la Corte Oscura y se aleja de Irial y Niall. LLLL
  • 276. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 276 Primera PartePrimera PartePrimera PartePrimera Parte Transcripto por lili28 Traducido por Ellie diferencia de algunas hadas, él no se molestaba en usar un glamour. Se sentaba en un banco frente a las mesas afuera de la cafetería. Sus silenciosas reuniones por las tardes habían llegado a ser algún tipo de rutina durante los últimos meses, y cada semana la tentación de hablar con él se hacía más grande... lo cual era el por qué ella había invitado a un grupo de estudio para encontrarse con ella esta semana. Su presencia debía ser un estímulo para evitar que hablara con él. Pero no ayudaba. Estos momentos de estar-juntos-pero-sin-realmente- estarlo eran lo más cercano que ella había tenido a una cita en meses. Esperaba verlo, pensaba acerca de ello toda la semana, preguntándose qué llevaría puesto, qué estaría leyendo, si esta semana se acercaría hablar con ella. Pero él no lo haría. Le había prometido respetar sus elecciones, y él no se las quitaría. Si hablaba con él, sería porque ella habría dado el primer paso. Si ella se acercara a él, sería por su propia voluntad. Si quisiera dejar de verlo, podría simplemente dejar de ir allí cada semana. Eso, también, era su elección. Hasta ahora, se había resistido a acercársele y hablar con él. Sin embargo, no había dejado de venir al este lugar preciso cada semana a la misma hora. Tenían una rutina: él leía el libro que fuera que leía esa semana, y ella estudiaba. Y trato de no mirarlo… o ir hasta él… o hablar con él. Ella no podía ver la portada de su actual libro al principio. Su gusto en literatura era ecléctico de género, pero consistente en calidad. Miró el libro varias veces, intentando ser sutil, pero él lo advirtió. Él aún advierte todo. AAAA
  • 277. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 277 Con una sonrisa, él levantó el libro, uno llamado “Dioses Americanos” esta vez, ocultando su rostro como resultado. El beneficio extra de ese movimiento fue que ella podría mirarlo descaradamente mientras que los dos fingían que él no se había dado cuenta que ella lo observaba. Él lucía feliz, mucho más de lo que había estado cuando ella se alejó de Huntsdale. Gobernar la Corte Oscura le había sentado bien, pero aconsejar al nuevo Rey Oscuro parecía sentarle aún mejor. Aunque no había perdido su gusto por las ropas elegantes. La pequeña hoja de afeitar de plata que él solía usar colgando de su cuello estaba ahora acompañada por un pequeño frasco negro de vidrio. Sin preguntar, supo que se trataba de la misma tinta que ella tenía en su tatuaje. ¿Sensiblero o romántico? Ella no estaba segura. Ambos, quizá. Él bajó el libro, quitándole su acceso a miarlo inadvertidamente, y la miró fijamente durante varios latidos del corazón. A menudo, él permanecía invisible cuando venía a sentarse cerca de ella. Pero esta semana era muy visible. Ella lo veía de cualquier manera, pero cuando era visible a otros, era extra difícil no mirarlo. Su visibilidad era una clase de invitación, una tentación más para acercársele. Significa que podría simplemente acercarme a él y comenzar a hablarle. —Lo tienes prendado. —Uno de sus compañeros de estudio comentó. A su lado, Michael permanecía silencioso. Leslie alejó su mirada de Irial y miró a sus compañeros. —Es un viejo amigo. La curiosidad en sus rostros era obvia. Ella no debería haberlos citado aquí. —¿Un amigo con el que no hablas? —La voz de Jill tenía la duda que los demás fueron demasiado corteses como para decir en voz alta—. ¿Qué clase de amigo es ese? —Uno que movería toda la Tierra por mí, pero... —Leslie miró nuevamente a Irial— ...no uno que no saque a la luz lo mejor de mí. Sus labios se estiraron en una sonrisa apenas refrenada. Tienes que amar la aguda audición de las hadas. Leslie miró mientras las chicas lo observaban con atención, mientras que él perfeccionaba su
  • 278. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 278 apariencia para ellos. No era algo obvio, pero ella lo conocía. Su tendencia a arreglarse para lograr una mayor ventaja era un reflejo más que una elección. —Bueno, si tú no lo deseas… quizá yo deba ir a saludar. —Jill destelló sus dientes en lo que pasó como una sonrisa. Leslie se encogió de hombros. Por supuesto que lo deseo. Todos lo que lo ven lo desean. La ira creció dentro de ella cuando Jill se paró y comenzó a caminar a través del césped cubierto de hierba que separaba la cafetería del banco donde Irial estaba sentado. Peor todavía, la avergonzaba admitir que sentía una familiar punzada posesiva. Irial era suyo. Eso no había cambiado, no podría cambiar. Excepto que sí cambió. Cuando dejó su mundo, ella lo cambió todo. Él aún la observaba, no en una forma depredadora, ni siquiera intrusiva, pero ella lo había visto alrededor del campus. Mientras Irial la observaba, Niall respetaba su petición de no visitarla; en vez de eso, él enviaba Hounds a protegerla. Ocasionalmente, los guardias serbales de Aislinn o los guardias de la Reina de Invierno también cuidaban de ella. Leslie estaba más segura de lo que jamás había estado, protegida por los soldados de tres de las Cortes de las hadas... y fingiendo no notar a ninguno de ellos. Era un acuerdo tácito: ella pretendía que ellos no estaban allí, y ellos pretendían que ella no estaba ignorando su presencia. A veces, ignorar a las hadas hacía que se sintiera más cercana a Aislinn. Cuando Aislinn era mortal, ella había tenido que pasar toda su vida fingiendo que no los veía. Ellos no habían sabido que ella tenía la Visión. Leslie, sin embargo, no necesitaba fingir. Salvo para mí misma... y para él. Le sonrió a Irial, permitiendo que la ilusión se debilitara por un momento... y se arrepintió de inmediato. Él bajó su libro y se inclinó hacia delante. La pregunta en su expresión hizo que su corazón le doliera. Ella ya no pertenecía a su mundo, ni siquiera ahora que él ya no era el Rey Oscuro. Hablar con él era peligroso. Estar sola con él era peligroso. Era una
  • 279. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 279 línea que ella no podía cruzar... no sin perder su independencia. Si debía ser honesta consigo misma, esa era la otra razón por la que había invitado al grupo de estudio esta semana. Ella podría hablar con ellos, decirles cosas que quería que él supiera, sin admitir que hablaba con él. Es un poco de lógica de lashadas. Él se paró. Leslie sacudió la cabeza y miró hacia otro lado. Había momentos en los que fallaba, en los que hablaba con las hadas, pero no con Irial. Nunca con él. Jill estaba ahora al lado de él, y él hablaba con ella. Sin duda le decía algo encantador pero desdeñoso. Leslie miró fijamente la página, con sus notas volviéndose borrosas mientras trataba de mirar hacia cualquier lugar menos a Irial. Resueltamente, leyó rápidamente las palabras en su cuaderno. La escuela era la única cosa que la ayudaba a enfocarse; era lo que la había mantenido cuerda cuando vivía en Huntsdale, y era lo que la había ayudado a soportar los últimos meses. Ella prefería que le doliera y continuar intentándolo que ocultar sus sentimientos. Irial la había ayudado a ver eso. Ver a cualquier otra mujer cerca de él le dolía. Verlo a él le dolía. No verlo me duele más. Ese era el desafío, el dilema que no podía resolver: su cercanía la hacía sentirse segura, la hacía sentirse amada y valorada, pero le recordaba lo que no podía tener. Dos hadas, probablemente las dos hadas más tentadoras del mundo, la amaban, y ella no podía estar con ninguno de los dos... no sin sacrificar demasiado. Ella no podría ser una buena persona y ser parte de su mundo. Quizá si ellos formaran parte de cualquier otra Corte de las hadas, o si ella fuera otra clase de persona, tal vez podría construir una vida con ellos, pero el futuro que tendría en la Corte Oscura no era un futuro que ella podría aceptar. Los monstruos no se transforman en mascotas, y ella no quería convertirse en un monstruo. —Bueno... —Jill se desplomó nuevamente en la silla—. Eso fue interesante... —¿Qué? —El corazón de Leslie se apresuró. Ella quizás tenía la Visión, pero eso no le daba la audición ni los reflejos de las hadas.
  • 280. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 280 —Dijo, y cito: Dile a Leslie que envío mi amor o cualquier otra cosa que ella quizás necesite. —Jill cruzó los brazos sobre su pecho, se recostó, y estudió la expresión de Leslie—. Es un tipo hermoso, aparentemente te ama, y tú… —Déjalo ahí. —La calma de Leslie vaciló entonces. Su mano empezó a temblar mientras recogía sus notas—. Hablo en serio. Él es… parte de mi pasado. Él es la razón por la que me mudé aquí. Para estar lejos de él. Michael puso una mano en el brazo de Leslie. —¿Está amenazándote…? —No. Él no está aquí para lastimarme. Él… él me protegería con su vida. Nuestra situación es sólo… —miró en la dirección de Irial y encontró su mirada— ...complicada. Necesito espacio. Ella no miró hacia atrás a su grupo de estudio. Nadie habló, y ella no podía pensar en otra cosa que decir. La dificultad de la situación era más de lo que quería manejar ahora. ¿Cómo digo que amo y que soy amada por… Reyes Oscuros? ¿Por hadas? ¿Monstruos? No había palabras para explicarlo… y el único allí que merecía su explicación, ya lo sabía. Ella se paró. —Los veré en clase… Arrojó su bolsa sobre su hombro y se fue. Se detuvo después de que lo pasara y susurró: —Buenas noches, Irial. —Buenas noches, mi amor. Estaré aquí si me necesitas —le prometió. No había censura en sus palabras; él le dio la tranquilidad que sabía ella necesitaba: que él la amaba, que él la protegía, y que lo haría desde la distancia. Las hadas no pueden mentir, él le había dicho una vez, así que escucha con cuidado lo que realmente decimos. Ante los estándares, las peores hadas en el mundo eran las que pertenecían a la Corte Oscura. Ellos se alimentaban de las emociones más despreciables; realizaban actividades que las hadas de las otras Cortes, igualmente amorales, repudiaban. Pero también eran los únicos que ella comprendía y en los que verdaderamente confiaba.
  • 281. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 281 Irial la observó alejándose hasta que estuvo seguro de que estaba siendo vigilada por sus guardias. Ella se volvía más fuerte cada semana. Si había un mortal que pudiera sobrevivir en la Corte Oscura, era su Leslie. Su fuerza lo atemorizaba, aún cuando se manifestaba al elegir seguir amando a dos hadas pero no estar con ninguno de los dos. Pocos mortales tenían la fortaleza que ella tenía. Pero ser fuerte no significaba que debería sufrir. Si él pudiera salirse con la suya, ella se pasaría el resto de su vida siendo mimada. Y esa vida sería tan larga como la de Niall. Pero Irial había aprendido hace siglos que el mundo no siempre se modificaba a su voluntad. Desafortunadamente. Después de que estuviera seguro que Leslie estaba lo bastante lejos como para que no pensara que él la estaba acechando, se fue de la cafetería. Siempre había guardias lo suficientemente cerca como para oírla si gritaba por ayuda. Él preferiría que hubiera guardias caminando junto a ella, pero ella sufriría más por eso. Su presencia visible la entristecía, así que los guardias habían sido ordenados no acercársele. Por lo menos no todo el tiempo. Era un baile delicado, observándola pero no estando demasiado presentes. En esto, como en tantas otras cosas, Leslie era una anomalía. Ella aceptaba su amor, pero no su compañía. Todo en sus términos, o nada en lo absoluto. Justo como Niall. Caminó sólo una cuadra antes de encontrarse con Gabriel, quien estaba inclinado contra su corcel, el cual tenía en ese momento la forma de un Mustang clásico de color verde profundo. Si Irial le preguntara, Gabriel podría decirle el año de modelo, las especificaciones del motor, y las modificaciones que su corcel adoptaba en ese momento, y por un momento Irial consideró hacerlo. Sería más entretenido que oír su discurso. Gabriel se apartó del coche. —¿Qué estás haciendo? Irial se encogió de hombros. —Estoy asegurándome que esté bien. —¿Y si Niall lo averigua… tu rey, quien te dijo que te mantengas alejado de ella? ¿Qué piensas que dirá? —Gabriel se le unió, caminando en la dirección en la que Irial había estado yendo. El coche no los siguió. —Supongo que se enojaría. —Irial sonrió para él mismo. Hacer enojar a Niall era mucho más divertido que enfurruñarlo. Si no fuera tan
  • 282. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 282 contraproducente, Irial dedicaría más tiempo a tratar de provocar activamente a su nuevo rey. Mi único rey. A veces el hecho de tener un rey divertía a Irial hasta llegar a grados perversos. Después de siglos de dirigir la Corte Oscura, ya no era monarca. Él volvió a ser lo que había sido antes, un Gancanagh, fatalmente adictivo a los mortales, solitario por naturaleza… salvo que Irial nunca había sido realmente bueno en seguir las convenciones de nadie más que las suyas propias. En lugar de reasumir su estatus solitario, como era típico en los Reyes o Reinas Oscuros anteriores, juró lealtad al nuevo Rey y permaneció en su Corte como su consejero personal. Gabriel le frunció el ceño. —En serio, Iri, no puedes verla si quieres permanecer en la Corte… y sabes que él te necesita. ¿No pretendes que él aguante esto, verdad? —No tenía planeado decírselo. ¿Acaso tú planeas andar contando mis secretos? —Irial se detuvo y dio un paso frente de su amigo y antiguo consejero—. ¿Decirle las cosas que hago cuando no estoy aguardando obedientemente sus órdenes? —No seas estúpido. —Gabriel le dio un puñetazo a Irial. La fuerza del golpe lo empujó hacia atrás. El golpe hizo que el labio de Irial sangrara. El Hound siempre golpeaba con suficiente fuerza para hacer sangrar. Varios anillos exagerados en sus manos se aseguraban que cada puñetazo lastimara, o que por lo menos dejara claras magulladuras. —Ahora que dejaste claro tu punto… —Irial se lamió la sangre de los labios—, dime: ¿has encontrado a su padre? ¿O al pequeño desgraciado? Gabriel sacudió la cabeza. —Niall no quiere que tú sepas eso. —Pero Niall no siempre consigue lo que quiere, ¿verdad? —Irial miró a un par de hadas observando a Gabriel de arriba a abajo. Él les reservó una sonrisa que haría que se acercaran, hasta que Gabriel las miró en forma amenazante. El momento evocó un anhelo por días más sencillos, cuando él recién había conocido a Niall y ellos tres habían viajado juntos. Varios Hounds y hadas de la Corte Oscura se habían unido a ellos aquí y allá, pero Gabriel había estado siempre con ellos para mantener seguro a Irial. Niall había sido algo inocente: él no había tenido la menor idea que viajaba con el Rey
  • 283. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 283 Oscuro, ni tampoco sabía que era un Gancanagh. Era joven e insensato, confiado y que perdonaba fácilmente. Hasta que me conoció a mí. Gabriel se encogió de hombros. Su lealtad era con sus Hounds primero y después con el Rey Oscuro, y, amigo o no, Irial quedaba en algún lugar después de eso. —No desobedeceré a mi rey, Irial, ni siquiera por ti. Si él quiere decírtelo, lo hará. Vamos. Volvamos a Huntsdale antes de que él… —No. —Irial no estaba de humor para discutir, por lo menos no con Gabriel. El Hound era obstinado en sus mejores días—. No estoy con Leslie, así que no tienes necesidad de interceder por el rey. ¿A menos que él te enviara a buscarme…? Gabriel sostuvo fuera sus brazos descubiertos, donde las órdenes de Irial habían sido escritas una vez, y donde las órdenes de Niall ahora aparecerían. —No hay órdenes aquí. —Gabriel sacudió la cabeza—. Pensé que él era un idiota cuando estaba con la Corte de Verano y tratando de alejarse de ti, pero ambos son un dolor en el trasero estos días. O arreglan su mierda, o te vas de la Corte, Iri, porque de esta forma no estás obedeciendo a tu rey ni estás haciendo bien a quien dices amar. Irial no le respondió. No había nada que pudiera decir. Sus sentimientos hacia Niall y hacia Leslie estaban unidos. Deseaba que Leslie viviera rodeada por la protección de la Corte Oscura, siendo consentida y mimada mientras vivía su vida mortal. Deseaba que Niall la cortejara y la trajera a casa. Él no podía verdaderamente tener una relación con ninguno de los dos, pero había hecho lo que pudo para asegurarse de que se tuvieran mutuamente. Si Niall y Leslie estuvieran juntos, él tendría a las dos personas que amaba en su casa. Era lo más cercano a una relación con ellos que creía posible. Era también lo que los haría más felices. Pero los dos eran simplemente demasiado testarudos como para tomar el sendero obvio. Lo cual es parte del por qué los amo tanto. Leslie entró al edificio, deseando por un momento que Irial la hubiera acompañado a casa o que la hubiera seguido. Sabía que estaba a salvo,
  • 284. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 284 sabía que su edificio era seguro, sabía todas esas cosas lógicas que deberían hacer que se sintiera bien. Pero ella aún tenía ataques de pánico. Su terapeuta le aseguraba que estaba haciendo grandes progresos, pero el miedo era peor de noche. Y en espacios cerrados. Y en lugares extraños. Y en la oscuridad cuando estoy sola. A veces, ella pensaba acerca de invitar a sus guardias hadas a entrar para no tener que estar sola. Mis propios monstruos para ahuyentar mis temores. Ahora que ella podía sentir sus propias emociones, deseaba poder darle a él aquellas que la dejaban sacudiéndose en sudores fríos por pesadillas que apenas recordaba. Deseaba poder darle las malas emociones... alimentarlo con ellas y poder finalmente conciliar el sueño. Sin embargo, no funcionaba de esa manera. Desde que ella cortó su conexión con Irial, quedaba con meras soluciones mortales. Entró a su apartamento, giró la cerradura de la puerta, pero no el cerrojo. Todavía no. Encendió una luz y entonces otra. Entonces verificó cada ventana. Abrió los armarios, miró bajo la cama, y apartó la cortina de la ducha. Era obvio que nadie queparía debajo de la cama: no había sitio suficiente. Era imposible ocultarse detrás de la cortina de ducha: estaba sobre un lado. Aún así, si ella no lo chequeaba, no podría descansar. Una vez que estuvo segura que estaba sola, giró el cerrojo. Su spray de pimienta permanecía a su alcance. Siempre. Su teléfono estaba a su alcance también. Su terapeuta, y las chicas del grupo, hablaban de la diferencia entre ser cuidadosa y ser irracional. Ellas decían que estaba siendo racional, que ser cuidadosa no era algo malo, pero ella no se sentía muy racional. —Tengo miedo —susurró—. Pero es bueno tener miedo. Es normal. Yo soy normal. En silencio, preparó una ensalada y la llevó a la sala. Puso un DVD en el reproductor, de modo que el silencio no sería tan pesado. La apertura de “Buffy, la cazavampiros”, un programa de había encontrado en DVD y que adoraba, la hizo sonreír. Era una especie de extraña manta de seguridad, pero nunca dejaba de recordarle que podía ser fuerte. Que soy fuerte.
  • 285. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 285 El teléfono sonó. Ella lo recogió. No había nadie del otro lado. Ella colgó. El teléfono volvió a sonar. —¿Hola? Otra vez, nadie contestó. Dos veces más llamó. Cada vez, quien llamaba no contestaba. No era la primera vez que ella recibía llamadas extrañas. Había sucedido unas pocas veces el mes pasado. La lógica le decía que no era nada, pero igualmente la hacía sentir nerviosa. Resueltamente, ignoró las próximas llamadas. Entró a su correo de voz dos veces. Ella se ponía cada vez más nerviosa a medida que las llamadas continuaban, durante casi treinta minutos. Entonces, cuando el teléfono llamó otra vez después de diez minutos de silencio, ella se sintió agotada. —¡¿Qué?! ¿Quién te crees que eres...? —¿Leslie? ¿Estás bien? —Niall estaba del otro lado de la línea—. Yo no... ¿Estás bien? —Lo siento... —se puso una mano sobre la boca, intentando no dejar salir una carcajada histérica, y caminó hacia la puerta otra vez. Era seguro. Ella estaba a salvo en su apartamento. —¿Qué sucede? Por un momento, ella no quiso decírselo. Quienquiera que fuera que la estaba acosando, no era un hada. Muy pocos de ellos utilizaban teléfonos, y ninguno de ellos tendría su número. O una razón para llamarme. Este era un problema humano. No es un asunto de hadas. No es asunto de Niall. —Habla conmigo... —le pidió él—. Por favor. Entonces ella lo hizo. Cuando terminó, Niall estuvo en silencio durante tanto tiempo que ella se preguntó si la llamada se había cortado. Su corazón golpeaba demasiado fuertemente mientras sujetaba el teléfono. —¿Niall? —Permíteme ir a quedarme allí contigo... o por lo menos enviar a alguien. Sólo hasta que nosotros...
  • 286. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 286 —No puedo. Ya hablamos acerca de esto. —Leslie se hundió en el sofá—. Si fuera una amenaza de las hadas, sería diferente... —Cualquier amenaza es inaceptable, Leslie —interrumpió él, con una nueva oscuridad en su voz. Era el poder impávido del Rey Oscuro, y a ella le gustaba—. No necesitas tener que lidiar con esto. Sólo permíteme... —No. —Cerró los ojos—. Cambiaré mi número. Probablemente es sólo algún borracho marcando mal. —¿Y si no lo es? —Entonces iré a la policía. —Tiró una manta sobre ella, como si eso pudiera detener el temblor que había comenzado—. No es un asunto de la Corte Oscura. —Tú eres un asunto de la Corte Oscura, y eso no va a cambiar —Niall le recordó suavemente—. Tu seguridad y tu felicidad siempre serán nuestra preocupación. Irial y yo, ambos... —Si hacerlo así anula mi felicidad, ¿aún así intervendrás, Niall? Niall se mantuvo silencioso por varios momentos. Sólo su respiración acompasada le dijo que él todavía escuchaba. Finalmente dijo: —Eres una persona difícil con la cual razonar a veces... —Lo sé. —Su puño se aflojó del teléfono un poco. A pesar de todas las pasiones que lo conducían, Niall haría lo que pudiera para permitirle tener su distancia. En eso, él e Irial parecían concordar. Por supuesto, si ella siquiera insinuaba que deseaba que intervinieran, muchas personas podrían morir con sólo una palabra de ellos. La realidad de ese poder no era algo sobre lo que ella quisiera reflexionar. En vez de eso, ella dijo: — Habla conmigo acerca de algo más... Niall, sin embargo, no estaba ansioso por dejar ir el tema, no del todo. —Sabes que quiero respetar tu necesidad de estar lejos de nosotros, pero Gabe está en el área. Tenía que ir a ver a alguien. Si necesitas algo, cualquier… —Lo que necesito es a un amigo que hable conmigo para que yo pueda pensar en algo bueno. —Leslie se extendió en el sofá, con el spray de pimienta a su alcance en la mesa de centro, con Buffy estacando
  • 287. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 287 monstruos en la televisión, y la voz de Niall en su oído—. Sé mi amigo. ¿Por favor? Habla conmigo... Él suspiró. —Había una nueva exhibición en la galería de la que te hablé el mes pasado. Niall no ignoraría el problema, pero cooperaría con ella hasta un cierto grado. Y sabiendo que él estaba allí afuera, protegiéndola, hacía que Leslie se sintiera un poco más segura. Los dos me protegen. Se sentía culpable a veces por la forma en que los dos continuaban tratando de cuidar de ella, pero también sabía que tener la protección de los Reyes Oscuros era todo lo que evitaba que fuera nuevamente encerrada dentro de las políticas de las hadas, o llegar a ser una víctima de las hadas solitarias más fuertes. Había quienes, muy felizmente, la destruirían si supieran que era amada por tanto el Rey Oscuro actual como por el último Rey Oscuro. Durante un segundo, deseó que quienquiera que fuera que la llamaba, si intentaban trastornarla, fuera un hada. Si fuera un hada, Irial o Niall lo averiguarían. Y ellos lo arreglarían. La realidad de cuán fácilmente podrían sancionar con violencia la hizo pausar. Eso, ella pensó, es exactamente por qué no puedo regresar con ninguno de los dos. Forzó el pensamiento hacia un rincón. Amistad era todo que podría tener con ellos, e incluso eso sería tenue. Ella mantenía las barreras en su lugar: sin hablar con Irial, sin ver a Niall, y sin tocar a ninguno de los dos. Al principio, ella pensó que podría dejarlos en su pasado, y que ellos también lo harían. —¿Compraste algo esta vez? —preguntó. —¿Qué? ¿Piensas que no puedo ir a una galería sin comprar algo? — Su voz era juguetona, dulce, calmante. —Sí, eso pienso. —Tres cuadros —dijo después de una breve pausa. Ella se rió, permitiéndose disfrutar del consuelo que él le ofrecía. — Alguien tiene un problema. —Ohh, pero deberías verlos... —él empezó, y entonces le contó acerca de cada cuadro con lujo de detalles, y después acerca de otros que él vio
  • 288. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 288 pero que no compró, y para cuando terminaron de hablar, ella sonreía y bostezaba y sabía que sería capaz de dormir. Irial vio al chico, Michael, quedándose al acecho afuera del edificio. Permanecía en las sombras, haciendo obvio el hecho de que trataba de ser sigiloso. Estaba de pie en un lugar donde las farolas no eliminaban la cobertura de la oscuridad, pero aún tenía una clara visión de la entrada del edificio. El mortal tenía un café grande, una chaqueta, y ropa oscura. La combinación hizo que Irial supiera que el chico pensaba permanecer allí durante un tiempo. ¿Por qué? Él había lucido tenso más temprano, e Irial no se había perdido de las miradas filosas que había dado en su dirección. Las miradas no eran injustificables: los celos eran un rasgo mortal. Pero hacer guardia fuera del edificio de Leslie era una exageración. Generalmente. Irial se reservó una sonrisa retorcida. Vigilarla es una exageración, a menos que sea yo quien lo haga o quien ordene que sea hecho. La diferencia era que Irial sabía los horrores que existían en el mundo alrededor de ellos —él, de hecho, había ordenado que muchos horrores fueran cometidos—, así que sus cuidados eran lógicos en cuanto a Leslie se trataba. —¿Por qué estás aquí? —preguntó. Michael se asustó. Él no era un hada, ni tenía la Visión, así que Irial se hizo visible. A esta hora, Leslie no vendría afuera. Y si lo hace… Irial sonrió. Ella no esperaría que él actuara diferente. Leslie lo veía por cómo era, por lo que era, y aún así lo amaba. A pesar de ser las pesadillas personificadas, Irial no la asustaba. Aunque no era Leslie quien lo acababa de ver. Entre un paso y el siguiente, él se hizo visible ante otro mortal. Si Michael hubiera sido una amenaza, Irial no lo habría hecho. El chico tragó nerviosamente, dio un paso hacia atrás, y parpadeó varias veces. A su crédito, él no salió corriendo ni gritó ni hizo nada ridículo. Eso hablaba bien acerca del juicio de carácter que Leslie tenía con los demás, al haber seleccionado a este mortal como amigo.
  • 289. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 289 —¿Qué haces aquí? —Irial le preguntó tan suavemente como pudo—. ¿Por qué estás en este lugar? ¿A esta hora? ¿Ocultándote en la oscuridad? —Estoy cuidando de ella. —El mortal enderezó sus hombros, y se mantuvo lo bastante quieto como para casi ocultar su temblor—. ¿Qué eres? Simplemente... apareciste. ¿Verdad? ¿Lo hiciste? —Lo hice. —Irial reprimió una sonrisa ante el valor del chico. Muchos mortales no podían lidiar con el shock de ver lo imposible manifestándose. Leslie había escogido bien cuando hizo de él un amigo. —No importa. No permitiré que la lastimes —dijo Michael. Irial esperó. Quedarse en silencio a menudo resultaba de mayor estímulo que las preguntas—. Yo te vi antes, todos lo hicieron. Tú eres el que la está acosando —acusó Michael. Irial permitió que las sombras alrededor de él se volvieran visibles, permitiendo que sus alas pudieran ser vistas. —No, yo estoy visitándola, cuidando de ella. Ella sabe que estoy aquí. Y ella espera que lo esté. ¿Acaso sabe que tú estás aquí? —No. —La mirada del chico parpadeó nerviosamente al suelo, luego a Irial, y entonces al edificio—. Pero me preocupa. Ella es tan… frágil. —Nadie la lastimará. Jamás. —Irial sacudió la cabeza—. Una vez, yo fui el Rey de las Pesadillas. Ahora, soy algo más. No importa lo que sea, yo la mantendré a salvo durante toda su vida. Michael estrechó su mirada. —Tú no eres humano. —Pero ella lo es —dijo Irial—. Y necesita tener amigos humanos… como tú. —Michael —el chico estiró una mano hacia él—. Soy Michael. —Irial. —Irial sacudió la mano del mortal—. Sé quién eres. Los observo cuando no puedes verme. Tú cuidas de ella. Michael no respondió, pero no necesitaba hacerlo. Irial había observado al mortal hablando con ella, acompañándola a su edificio, diciéndole cosas que la hacían sonreír. Era un buen humano. Desafortunadamente para él, también estaba medio enamorado de Leslie; siempre listo para protegerla de posibles amenazas. Irial lo había
  • 290. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 290 visto claramente hace varias semanas cuando los observaba mientras caminaban de noche. Si a Irial le importaran particularmente los humanos, sentiría simpatía hacia el chico; pero Irial era práctico: las emociones de Michael lo hacían ser útil. —Dime por qué estás aquí —dijo Irial. —Alguien ha estado llamándola a horas extrañas —dejó escapar Michael—. Después de ver la forma en que la mirabas antes, pensé que quizá eras tú. Ella dice que no es para preocuparse, pero ella… yo sólo… —Entiendo. —Irial sonrió y dejó caer un brazo alrededor de los hombros del chico—. Esa es la clase de cosas que debes contarme, Michael. Ven, siéntate conmigo. Michael miró hacia el edificio. —¿No deberíamos… o tú por lo menos… permanecer aquí? —Tengo un departamento al otro lado de la calle para cuando estoy en la ciudad —Irial dirigió al chico hasta un edificio indescriptible—. Así estoy cerca si ella me necesita. Y si no estoy yo, hay otros lo suficientemente cerca como para oírla si llama por nosotros. —Ah. —Michael lo miró por un momento. Su mirada era valorativa, aunque estaba lejos de mostrar que confiaba en él. En otra era, en otra vida, caminar ciegamente con un Gancanagh era insensato. Quizás todavía lo es. Irial no pretendía hacerle ningún daño al chico. Era solamente un instrumento, un útil recurso. Leslie era quien importaba. Excepto por sólo otra persona en el mundo, todos los demás eran simplemente objetos legítimos que él podría usar para asegurar la felicidad y seguridad de Leslie. Cuando Leslie despertó a la mañana siguiente, ella todavía sostenía el teléfono. No escuchó el tono en la línea, así que preguntó: —¿Hola? —Buenos días —dijo Niall. —¿Permaneciste al teléfono mientras yo dormía? —Ella se incorporó. Niall se rió. —Tú no hablas cuando duermes. —No, pero ronco.
  • 291. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 291 —Un poco —admitió él—. Pero me gustó estar allí para oírlo. —Bicho raro... —pero ella se sentía segura. Tenerlo allí con ella, aunque sólo fuera por teléfono, la hacía sentirse protegida—. Estoy feliz de que estuvieras… aquí. —Desearía estar realmente allí. —Yo… lo sé —ella nunca sabía cuáles eran las palabras correctas para contestar a eso. Todas eran insuficientes, en parte porque no eran del todo verdad. Ella quería estar con él, y con Irial, pero estar con ellos significaría ser parte de la Corte Oscura. Ambos permanecieron en silencio. Ella lo oyó respirar, esperando por algo que ella no podría darle. —Debemos dejar de hablar. —Ella agarró más fuerte el teléfono—. No puedo… yo no soy… necesito tiempo para vivir, y tu Corte… —Lo sé. —Su voz era apacible—. Eres demasiado buena como para vivir aquí con nosotros. —¡Yo no dije eso! —Leslie sentía las lágrimas amenazando con salir. Ella los extrañaba: extrañaba a Niall, a Irial, a Gabriel, Ani, Tish, Rabbit… su Corte, su familia. —Lo sé... yo lo dije —murmuró Niall—. Te amo. —Yo también te amo —susurró. —Cuídate. Si necesitas algo... —Lo sé. —Ella colgó entonces. Lo que necesitaba era soltarse; pero lo que deseaba era sólo sujetarse más fuertemente a ellos. El toque de Irial era adictivo ahora, y Niall tenía que permanecer con su Corte. Estar con Irial la mataría. Estar con Niall significaría tener que vivir en la Corte Oscura. Ella no podría tener una vida mortal normal en medio de la Corte Oscura; y no podía permitirse a sí misma llegar a ser la persona que sería si viviera allí. Ella jamás iba a ser otra cosa más que humana, y los humanos no prosperan en su mundo. Ellos mueren en él. La auto-compasión no arregla nada, ella misma se sermoneó. Entonces se levantó y se preparó para ir a clase, y supo que en algún lugar allí afuera, las hadas en las calles la protegerían, que Irial esperaba
  • 292. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 292 para protegerla en algún lugar, y que más lejos Niall esperaba por escucharla y ayudarla a creer en ella misma. No estaba sola, pero aún así se sentía solitaria. Irial siguió a Leslie sin que ella lo supiera. Se sentía mal ocultarse de ella, pero era lo suficientemente rápido para escapar de su vista cuando ella giraba para echar un vistazo sobre su hombro. —Lo siento, amor —él susurraba cada vez. Se sentía demasiado cercano a una mentira, pero si ella viera que la estaba siguiendo tan de cerca, se alarmaría. Ellos nunca habían hecho un acuerdo, pero él se mantenía fuera de su vista, excepto por su silenciosa reunión semanal. Si ella lo viera tan cerca, se daría cuenta que él sabía acerca de sus llamadas, o sospecharía que algo más estaba mal. Él prefería no preocuparla si podía evitarlo. Cuando ella entró al edificio de ladrillos rojos, él esperó y miró a través del patio. Los mortales lo fascinaban mucho más ahora que era un Gancanagh otra vez. Sus risas coquetas y sus sonrisas astutas, sus miradas desafiantes y sus posturas invitantes... no era algo fácil el resistirse a tanto potencial. No recordaba haber sido tan fácilmente intrigado por ellos, pero había pasado una eternidad desde que había sido un Gancanagh. Ser el Rey Oscuro había anulado eso, así como ahora lo anulaba en Niall. Niall… quien me golpearía hasta dejarme medio muerto si yo me dejara caer en las tentaciones. Irial sonrió ante el pensamiento. Había pasado demasiado tiempo desde que Niall había estado dispuesto con él. Quizás cuando este asunto fuera resuelto, él le diría al Rey Oscuro que había estado considerando disfrutar un poco de los mortales. Pero los negocios van antes de la diversión. Irial esperó hasta que Leslie estuviera segura en el edificio y entonces fue a encontrar a Gabriel. Su clase duraba menos de una hora, pero él regresaría mucho antes que eso. No le tomaría mucho tiempo encontrar a alguien que supiera dónde estaba Gabriel. Entonces deberían decidir si Niall debería involucrarse en localizar a quienquiera que fuera que estaba
  • 293. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 293 acosando a Leslie, o si el asunto podría ser manejado con mayor discreción. La clase apenas había empezado cuando Leslie sintió las vibraciones de su teléfono celular. El profesor tenía una estricta política de “cero teléfonos en clase”, así que trató de ignorarlo, pero después de la cuarta llamada, comenzó a preocuparse. El teléfono vibraba silenciosamente en su bolsillo. Mensajes de texto entraban, haciendo que vibrara otra vez. Con cuidado, ella lo deslizó fuera de su bolsillo y leyó el mensaje. Se acabó el tiempo, decía el primer mensaje. Ella no conocía el número del cual provenía. El segundo decía: Si quieres que ellos sean expuestos, ignórame. Sino, baja AHORA. ¿Ellos? No había muchas amenazas que pudieran hacer que entrara en pánico, pero que Irial o Niall estuvieran en peligro estaba definitivamente cerca de la cima de la lista. Las amenazas eran vagas. No había razón para asumir que “ellos” significaba Irial y Niall. Leslie temblaba. El tercer mensaje agregó: SÉ LO QUE SON. Su mano apretó el teléfono por un momento, y entonces lo guardó en su bolsillo, se levantó y salió de clase. No había forma de mantener su rutina si alguien allí la amenazaba. Sus manos se sacudían mientras ingresaba a su buzón de voz. Las hadas no dejan mensajes escalofriantes. Las hadas no hacen amenazas por mensajes de texto. Ella sabía que no se trataba de un hada. Dio un paso hacia la luz del sol fuera del edificio y lo vio: su acosador misterioso. Su rostro era bonito y demasiado familiar. Su hermano estaba sentado en una de las mesas en el pequeño patio fuera de Davis Hall. Tenía los pies sobre el banco, y un brazo abrazando su estómago. Su chaqueta cubría esa mano; la otra descansaba sobre su rodilla. Él no se puso de pie cuando la vio acercarse, pero era poco probable que ella le ofreciera un abrazo fraternal. A pesar de la irritación de verlo, era casi un alivio. Ella quizás lo no quería, quizás sólo sentía desprecio hacia él, pero era su hermano.
  • 294. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 294 —¿Qué demonios, Ren? —Leslie cruzó los brazos sobre su pecho para ocultar el temblor—. ¿Piensas que es gracioso amenazarme...? —No. —Ren sonrió—. Pienso que es inteligente. Estás asustada, y tus amiguitos tendrán que aparecer. ¿Sabes cuánto puedo ganar si demuestro que hay monstruos viviendo a nuestro alrededor? —Él se paró, con el brazo aún contra su pecho. Leslie forzó una risa. —¿Monstruos? ¿De verdad? —Hizo gestos alrededor de ella—. El único monstruo que veo aquí eres tú. Por un extraño momento, se dio cuenta de que era verdad: ningún hada de la Corte Oscura estaba a la vista. Porque se supone que estoy en clase. Consideró gritar. Uno de ellos estaba seguramente dentro del alcance de audición. Él es mi hermano. Si ellos venían, si lo veían cerca de ella, lo lastimarían. A pesar de todo, ella no deseaba su muerte. —Tu novio no era humano, Les. —Ren dio un paso adelante, la tomó del brazo, y la tiró más cerca de él. Cuando estuvieron tan cerca que parecía que iba a abrazarla, él la soltó y se quitó la chaqueta. En el interior sostenía un arma, oculta de la vista tanto por la chaqueta como por su proximidad—. Grita o lucha, y te dispararé, hermana. Leslie miró fijamente el arma por un largo momento. Ella no sabía nada acerca de armas, nada acerca de marcas o modelos, nada acerca de su efecto en las hadas. Cuando quitó la mirada del revólver, miró a su hermano a la cara. —¿Por qué? —No es nada personal. —Ren sonrió, y no era una buena sonrisa—. ¿Piensas que quiero trabajar con traficantes inferiores? Puedo ganar una buena suma si atrapo a uno de tus fenómenos. Negocios son negocios. —No sé qué crees que son… —No importa. Sonríe, ahora. —Ren dejó caer el brazo sobre los hombros de Leslie y empezó a caminar. Ella sentía la boca del arma presionándose contra su lado. —Esto es un error. —Leslie no miró alrededor. Él es mi hermano. Él realmente no me dispararía. Ren era muchas cosas, y había hecho cosas horribles, pero él nunca tuvo el estómago como para mancharse las manos
  • 295. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 295 directamente. Como para todo lo demás en su vida, no era bueno en eso tampoco. —Vamos a casa, Les. —Ren la besó en la mejilla y le recordó—: Sonríe. No pretendo dispararte a menos que deba hacerlo. Tú eres sólo la carnada. Ella sonrió, intentando lucir convincente. —¿Por qué? —Conocí a un tipo. Él tenía una oferta de negocio. —Ren levantó un hombro en un ligero encogimiento—. Vi las fotografías. Tú estabas viviendo como una maldita celebridad. Parecía que estabas divirtiéndote de muerte… —Él se detuvo y se rió de su propio chiste—. El hombre que paga más, consigue el premio. Si tu hombre quiere pagar, yo no le disparo ni lo secuestro. Si no quiere pagar, sigo el plan original. ¿Chantajear a Irial? El pensamiento de ello era ridículo: Irial mataría a Ren. Quizá Niall encontraría una solución, pero él no estaba cerca. Hasta donde ella sabía, Irial tampoco lo estaba. Ella lo veía una vez a la semana. Anoche. Hoy, él estaría quién sabe dónde. Esto no es culpa de ellos, no es su problema. Si ellos resultaran lastimados por culpa de ella, jamás podría recuperarse de eso. Leslie tropezó. Ren la tomó y empujó el arma más fuerte contra su lado. —No seas estúpida. No eres lo bastante fuerte para escapar ni lo bastante rápida para esquivar una bala. —Yo no… Me tropecé, Ren. —Intentó contener el temblor en su voz. ¿Qué hago? Dejarlo entrar a su casa parecía estúpido. Gritar por ayuda parecía peligroso. Su hermano había estado detrás de los horrores que ella no podía olvidar. Si llamaba por ayuda, ellos lo matarían. Una vez, ella había querido creer que él estaba enfermo, que podría recuperarse si conseguía ayuda. La adicción es una enfermedad, ella se recordaba continuamente. Pero eso no significaba que las cosas que él había hecho, las cosas que hacía ahora, estaban bien. No todos los adictos quieren recuperarse. —Iremos a tu casa, y tú lo llamas desde ahí —dijo Ren—. Él me paga más, o yo se lo entrego a ellos. Es su elección.
  • 296. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 296 Leslie se sentía entumecida mientras caminaba con su hermano. Si llamaba a Niall, la ayuda vendría. Irial lo sabría también. Gabriel lo sabría. Y mi hermano morirá. Si ella no llamaba, no estaba segura de lo que sucedería. Niall la llamaría eventualmente; Irial sabría que algo andaba mal cuando ella no apareciera en la cafetería; y los guardias lo advertirían. Ningún Rey Oscuro invadiría su intimidad... a menos que corriera peligro. Ella sabía eso. ¿Qué pasaría si Ren les disparara? Si sabe lo que son, ¿qué tipo de balas tiene? Pensó acerca de cuando vio a Niall enfermo por mucha exposición al hierro. Si las balas eran de hierro o de acero, si eso entraba en el cuerpo de un hada, de cualquier hada que no fuera un rey, sería horrible. Leslie no estaba lista para tomar las decisiones que sentía debía tomar, pero tampoco era capaz de ignorarlas. Ren estaba aquí.
  • 297. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 297 Segunda ParteSegunda ParteSegunda ParteSegunda Parte Transcripto por lili28 Traducido por Ellie a ola de pánico y temor culposo sacudió a Irial como un golpe directo. Si fueran los temores de cualquier otra persona, les daría la bienvenida con gusto, pero las emociones que sentía eran de ella. Fluyeron hacia él a través de su casi completamente rota conexión con Leslie. ¡No! Él no había pensado que su acosador entraría a su aula de clase. La mayoría de los mortales no pasaban de unas pocas llamadas extrañas a una peligrosa escena pública tan rápidamente. —Leslie necesita ayuda. Busquen a Niall —gritó Irial—. ¡Ahora! Algunos mortales se detuvieron y se estremecieron, pero ellos no lo oyeron. Sólo las hadas oyeron su orden, y él sabía que las hadas de la Corte Oscura lo obedecerían tan rápidamente a como lo habrían hecho si él aún fuera su rey. Corrió hasta el aula de Leslie; ella no estaba allí. Leslie, la llamó mentalmente, esperando que el hilo que los conectaba estuviera aún lo suficientemente vivo como para permitirle oírlo. De vez en cuando, un fugaz momento de conexión estallaba entre ellos. Él podía sentir su pánico. Ahora necesitaba sentirla, saber dónde estaba. La llamó más fuerte: LESLIE. El hilo que una vez los había unido, ahora se mantenía silencioso. Irial sintió una oleada de terror. Durante todos los siglos en los que había dirigido la Corte Oscura, Irial sólo sintió verdadero terror en otra ocasión. En ese momento, había sido Niall quien había estado en peligro; y él había sido inútil. Ahora sentía lo mismo: ella estaba en peligro, y él no había estado allí para evitarlo. LLLL
  • 298. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 298 Miedo puro corría por sus venas mientras corría por las calles, buscándola, intentando escuchar su voz. Entonces la oyó: —Ren, esto es un error. Irial se movió por las calles hacia su voz, y justo fuera de su puerta, se detuvo. El hermano de Leslie estaba de pie con un arma apuntando fuertemente a su costado. Irial podía olerlo, distinguir el sabor amargo del acero fresco. El acero no lo mataría, como tampoco lo harían el cobre ni el plomo de las balas dentro del arma. Dolería, pero las hadas, especialmente las fuertes, se curaban de tales cosas. Los mortales no podrían. Leslie no sanaría. Si ella fuera un hada, él podría quitarla del alcance sin que corriera peligro. Si ella fuera un hada, ella probablemente se curaría a sí misma de una herida de bala. Pero no lo era. Debería haber matado al chico antes. Él había estado cuidando de ella, manteniendo a sus guardias siempre listos, y sin embargo Ren se la habían llevado. Si yo lo hubiera matado entonces… Irial respingó ante el pensamiento del dolor de Niall —nuestro dolor—, si Leslie resultara herida por su previa decisión de permitir a Ren seguir viviendo. —Yo arreglaré ese error —murmuró Irial. La mano de Leslie temblaba tanto que dejó caer su llave. Ren la abofeteó con una mano mientras mantenía el arma constantemente apretado en su lado. —Recógela. Y no intentes nada, Les. Lo digo en serio. —No entiendo cómo crees que esto funcionará. —Agarró las llaves—. ¿Crees que mi ex simplemente se aparecerá? Ren le dio una mirada ilegible. —No. Pienso que tú hallarás la manera de encontrarlo, o a uno de ellos, no me importa cuál de los dos; y hasta que uno de ellos no pase por tu puerta, nos quedaremos en tu apartamento a esperarlos. Ella metió la llave en la cerradura y le dio una mirada fría. —Entonces prepárate para esperar durante mucho tiempo porque, a diferencia de ti, yo no sacrifico a otras personas para protegerme.
  • 299. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 299 Una mirada de algo que pareció pena cruzó su rostro, pero se fue en un segundo. —Todos hacemos lo que tenemos que hacer. Leslie abrió la puerta, y por un breve momento mientras ingresaba al edificio, el arma no estaba contra ella. Pero no fue lo suficiente como para ser de algún uso. Respingó cuando Ren cerró la puerta del edificio. Él le hizo gestos con el arma. —Sube. —Si yo les hubiera dicho una palabra, ellos te habrían matado —dijo Leslie. Ren la siguió mientras subía la escalera. —¿Y por qué no lo hiciste? —No estoy segura, Ren. —Ella se detuvo en el último escalón y lo miró—. ¿Porque en una verdadera familia los hermanos se protegen los unos a los otros? ¿Podría empujarlo por las escaleras? ¿Soy lo suficientemente rápida como para huir mientras él cae? Dejarle entrar a su apartamento parecía una manera segura de quedar atrapada. Aunque él tendrá que dormir eventualmente. Pensó acerca de ello, acerca de escapar mientras él dormía, pero entonces pensó acerca de cómo él estaría todo nervioso y paranoico. Él era terrible cuando se sentía presionado. Lo empujó tan fuerte como pudo con ambas manos y salió corriendo. —¡Perra! —Ren maldijo y tropezó. —Porfavorporfavorporfavor. —Metió la llave en la cerradura de la puerta de su apartamento y la azotó detrás de ella. Cerró la traba con una mano temblorosa y caminó hacia dentro del apartamento. No podría marcharse. No podía estar segura si él dispararía a través de la puerta. No podía pensar más allá del temor que la envolvía. Irial. Comenzó a hablarle como antes lo hacían, pero su conexión metafísica se había roto... por su propia elección. Este no es un asunto de las hadas. Pero lo era. Si Ren buscaba a Irial, si buscaba a Niall, o a Gabriel, o a cualquiera de su familia de la Corte Oscura, entonces les concernía. Sacó su
  • 300. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 300 teléfono y marcó el botón que había programado en el discado rápido pero al que nunca había llamado antes; cerró los ojos, y esperó. —Leslie. —El alivio afloraba en la voz de Irial—. ¿Estás... a salvo? —¿Lo viste? —Comenzó, y entonces rápidamente agregó—: ¡No vengas para aquí! —¿Dónde estás? —En mi apartamento —dijo. —¿Sola? —Soy la única dentro de mi apartamento —dijo mientras tiritaba. Su voz la hacía querer llorar, incluso ahora. Especialmente ahora. Él era cada cosa monstruosa que ella no debería extrañar, cada pesadilla que ella no debería anhelar. —¿Estás herida? Leslie sacudió la cabeza, como si él pudiera verla. Los recuerdos de cuando él la había sostenido mientras lloraba vinieron de pronto. —No — susurró. —Permanece adentro. Yo arreglaré esto. Las lágrimas se derramaban por sus mejillas. Oír su bondad y su oscuridad hacía que lo extrañara tan intensamente como lo había hecho durante esos primero días después de que su conexión se cortara. —No vengas. Él quiere lastimarte. Alguien le contó acerca de ti, acerca de las hadas. Él vino aquí para… él dice que te permitirá pagarle más por su silencio, pero no puedes confiar en él. No puedes… y yo no podría... si tú resultaras herido, o Niall… Irial suspiró. —Mi hermosa Chica de las Sombras… ningún mortal me lastimará, ni a nuestro Niall. Lo prometo. Un sollozo escapó de sus labios. —Ren está en mi edificio. Tiene un arma. Debo llamar a la policía. Yo no podría... si te lastimara... yo sólo... no quiero que jamás te lastime, a ninguno de los dos. Ninguno de los dos puede venir aquí. Alguien más... no puedo pedirle a nadie más que venga tampoco. Yo sólo...
  • 301. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 301 —Sshhh, tranquila. —Irial la apaciguó—. Yo me quedaré exactamente donde estoy. Arreglaremos esto, y ni Niall ni yo resultaremos heridos. —¿Lo prometes? —No seremos lastimados por Ren, y yo no me moveré un paso. Lo prometo. La voz de Irial era tan reconfortante como lo había sido cuando la consolaba y la mantenía cuerda mientras ella sentía las horribles emociones que él una vez había encauzado a través de su cuerpo. Leslie susurró: —Desearía estar allí contigo en lugar de aquí. Irial no vaciló, no hizo que lamentara su admisión. Él dijo: —Habla conmigo, amor. Sólo habla conmigo mientras esperamos. Irial quería arrancar la puerta de su marco, pero hacerlo significaría que el edificio sería vulnerable. Dio un paso lejos de la puerta del edificio de su apartamento mientras que Gabriel y Niall se acercaban. —Presiona el botón para abrir la puerta, Leslie —dijo. Ella jadeó. —Abre la puerta —repitió él. —Me dijiste que no te moverías. —Presionó el botón aún mientras lo decía. —No, yo dije que no me movería un paso, y no lo hice. —Irial puso una mano en la ventana delante de él, deseando poder moverse, deseando poder ser él quien entrara a su apartamento. Pero se lo había prometido. Él le había asegurado que no se movería un paso. Prefería no tergiversar sus palabras con Leslie o con Niall si podía evitarlo. Si Niall fuera ahí adentro solo, Irial no esperaría tan tranquilamente, pero Niall tenía a Gabriel a su lado, y el Hound mantendría a su rey seguro. Una débil risa de Leslie lo hizo sonreír. —Dijiste “un paso”, ¿verdad? Muchos pasos no rompen esa promesa. —Exacto —murmuró—. Mi chica lista.
  • 302. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 302 —Yo no podría soportar el juego de palabras todo el tiempo —dijo—, pero lo intentaré otra vez. Prométeme que Ren no te lastimará. Prométeme que estás a salvo en este momento. Irial miró al Rey Oscuro en toda su magnificencia de furioso esplendor mientras arrastraba a Ren hacia el callejón. El mortal y el hada eran invisibles siempre que Niall mantuviera sus manos sobre Ren... y él lo hacía. Una de las manos de Niall estaba en la garganta de Ren. —Estoy a salvo, mi amor —Irial le prometió—. Tal y como lo estás tú ahora. —Tú siempre me mantienes a salvo, ¿verdad? —Susurró Leslie—. Aún cuando no lo sabía, tú estabas aquí. Quiero decirle que no tienes que hacerlo, pero... —Sshhh, amor. Necesitaba un pasatiempo ahora que tengo todo este tiempo libre. —Irial sintió una ola de amor fluyendo hacia él a través de lo que quedaba de su conexión—. Y soy muy malo tejiendo. Leslie suspiró. —Debes dejarme ir... —Nunca. Soy tuyo mientras viva. Tú sabías eso cuando me dejaste. En la calle entre los edificios, Gabriel esperaba. Imágenes en movimiento aparecían en sus brazos, donde las órdenes del Rey Oscuro se manifestaban. Por un momento, Leslie se mantuvo en silencio. Entonces susurró tan bajo que fue más un aliento que palabras. —Me alegra que estuvieras aquí hoy. Gabriel habló muy suavemente para que Leslie no lo oyera a través del teléfono: —¿Está herida? —Yo me quedaré aquí. —Irial caminó hacia la puerta del edificio donde tenía su ya-no-secreto apartamento y miró fijamente hacia su ventana—. Pero tú no me necesitaste, ¿o no? Tú sola te pusiste a salvo. —Llamaré a la policía ahora… Suavemente, Irial dijo: —Ya no hay nadie a quien puedan apresar, amor... —A veces duermo mejor sabiendo que tú… y Niall… —Leslie vaciló.
  • 303. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 303 —Te amamos desde una distancia segura —terminó de decir él. —Sí. —Y nosotros siempre lo haremos. Cualquiera sea la distancia -qué tan lejos o cerca quieras que estemos de ti-, allí estaremos durante toda nuestra vida. —Irial se detuvo, sabiendo que el momento no era el indicado, pero no sabiendo si ella volvería a llamarlo alguna vez—. Niall estará aquí esta noche. Permítele confortarte. Permítete a ti misma estar con él. Gabriel se paró frente a él con el ceño fruncido. Irial sostuvo arriba una mano en señal de silencio. —Debo ir a arreglar unas cosas. ¿Pensarás acerca de ver Niall? Miró hacia la ventana donde Leslie ahora se encontraba de pie observándolo. Cuando sus emociones eran así de crudas, ella utilizaba su conexión residual como si estuviera hambrienta de ello. Irial tiritó ante los sentimientos que fluían desde dentro de ella. Él no podría alimentarse de ellos, no ahora que ella había cortado su conexión, pero aún podía sentirlos. —Yo… —Leslie comenzó, pero no pudo decir las palabras. Puso una mano en la ventana, como si pudiera tocarlo a través del vidrio y la distancia. —Lo sé. —Irial colgó entonces, y agregó en silencio: Yo también te amo, mi Chica de las Sombras. Entonces deslizó el teléfono en su bolsillo y miró a Gabriel. —¿Bien? Gabriel extendió sus brazos de modo que Irial sólo pudo ver una parte de las órdenes marcadas en sus brazos, entonces Gabriel hizo gestos hacia la calle delante de ellos. —Camina. Una vez que llegaron al café sobre la acera, Irial esperó hasta que Gabriel se fuera antes de tomar asiento al otro lado de la mesa de su rey. Cuando estuvieron solos, preguntó: —¿Intentaremos disfrutar del almuerzo? ¿O quieres tratar de reprenderme por mis acciones? La mirada de Niall era valorativa. —No estoy seguro de cuál de esas opciones disfrutarías más.
  • 304. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 304 Irial se encogió de hombros. —Ambas me tientan. —Te pedí que permanecieras lejos de ella. —La posesividad en el tono de Niall acariciaba la piel de Irial. —Tengo problemas con la autoridad —dijo Irial—. Aunque ella está segura, ¿no es así? Niall sonrió de mala gana. —Lo está. De él… —Bien. La camarera ya había traído una bebida. La atracción de los mortales hacia Niall daba siempre como resultado un magnífico servicio. Irial miró arriba y una camarera pareció. —Quiero otro de éstos —señaló el vaso de Niall—. Pan fresco. Y una bandeja de quesos. Ningún menú todavía. Una vez que ella se fue, él se puso cómodo y esperó. Niall lo miró fijamente durante varios alientos antes de llegar al asunto inevitable. —Tú me diste tu voto de lealtad. —Así lo hice. —Irial se estiró y tomó el vaso de Niall. Cuando Niall no reaccionó, Irial bebió de él. El Rey Oscuro aún no respondía, así que Irial se inclinó hacia delante, abrió el frente de la chaqueta de Niall, y tomó el paquete de cigarrillos del bolsillo interior. A su crédito, Niall no se estremeció cuando los dedos de Irial acariciaron su pecho. En silencio, Irial extrajo un cigarrillo del paquete, y lo sostuvo en sus labios. Niall frunció el ceño, pero igualmente le extendió un encendedor. Irial tomó una larga bocanada del ahora encendido cigarrillo antes de hablar. —Yo soy mucho mejor que tú en este juego, Niall. Puedes ser el intimidante y de mal temperamento Rey Oscuro para todos, menos para mí. Ambos sabemos que yo no levantaría un dedo para detenerte si tú quisieras desquitar todo tu mal humor conmigo. Existe sólo una persona a la que protegería antes que a ti… y su vida es apenas un parpadeo en comparación con las nuestras. —Tú eres adictivo para los mortales ahora. —Lo sé —Irial concordó—. Y es por eso que no la tocaré. Nunca más.
  • 305. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 305 —Pero aún la amas. Irial tomó otra bocanada de su cigarrillo. —Y aún así hice la única cosa que me impediría estar con ella. Soy bastante capaz de continuar amando a alguien... —sostuvo la mirada de Niall— sin tocarlo. Tú, de todas las personas en este mundo, sabes eso. Como siempre, Niall fue el primero en apartar la mirada. Ese tema estaba prohibido. Niall quizás comprendía ahora por qué Irial no había intervenido cuando se ofreció como sacrificio para ser abusado por la Corte Oscura hace tantos siglos, pero aún no lo perdonaba... no completamente. Quizá en otros doce siglos. —Está triste —dijo Irial, atrayendo nuevamente la mirada de Niall—. Al igual que tú. —Ella no quiere... —Las palabras murieron antes de que Niall pudiera completar la mentira—. Ella dice que no quiere tener una relación con ninguno de nosotros. Irial arrojó las cenizas en la acera. —A veces debes aceptar lo que una persona, o un hada, puede ofrecer. ¿Piensas que yo vendría a verla si ella no quisiera verme? Niall se congeló. —Cada semana ella está en el mismo lugar a la misma hora. —Irial le devolvió a Niall su vaso medio vacío. Una vez que Niall lo tomó y bebió de él, Irial continuó: —Si ella no quisiera verme, sólo tendría que cambiar un detalle. Yo no vine una semana, y un hada, del cual no voy a mencionar su nombre, fue en mi lugar para observar su reacción. Ella me buscaba. No podía concentrarse. ¿Y la semana siguiente? Se sintió aliviada cuando me vio. Yo lo sentí. Niall se envaró. —Pensé que ustedes estaban… que el intercambio de tinta se había cortado. —Está lo suficientemente roto como para que no estemos unidos — Irial le aseguró—. Ya no la debilito. —Pero Irial no mencionó que ahora Leslie lo debilitaba a él, que venía a verla cada semana para que ella pudiera hacer justamente eso. Ella no era consciente de ello, pero extraía la
  • 306. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 306 fuerza de él. Irial también sospechaba que su propia longevidad disminuía mientras que la de ella aumentaba. Pero eso no era algo que Niall necesitara saber. —Estás ocultándome cosas. —Niall tomó el cigarrillo de la mano de Irial y lo aplastó en el cenicero. Deslizó hacia adelante uno de los vasos llenos que una camarera había entregado en silencio. —Nada que haga daño a Leslie. —Irial aceptó el vaso—. Esa es la única respuesta que conseguirás de mí. —Porque no quieres saber cómo me siento acerca de lo que estás haciendo. —Niall levantó un vaso, no uno de los nuevos, sino aquel del cual Irial había bebido—. Si tus acciones te hacen daño a ti, estaría muy molesto. Odio que eso sea verdad, pero lo es. —Me alegra que lo sea. —Irial apoyó una mano sobre la de Niall. Por lo general evitaba tocar al Rey Oscuro durante tales conversaciones si era posible. Porque soy un cobarde—. Ve a verla. Yo no puedo darte lo que deseas en esta vida, pero puedo prometerte que sólo deseo que ella, y tú, sean felices. —La vida era más fácil antes. —Para ti, quizás. Yo podía saborear todas tus emociones entonces —le recordó Irial. Esa no era una mentira; él había podido probarlas. Solamente no mencionó que aún podía hacerlo—. Tú nunca me odiaste. —Era más fácil cuando creía que no sabías eso. —Niall observó a los mortales que andaban por la calle—. Aún no me gusta que la veas. —Giró su mirada hacia Irial—. ¿Qué harías si te ordeno que dejes de verla? —Me cegaría a mí mismo, si fueras lo suficientemente insensato como para utilizar esas palabras. —Irial se puso de pie, sacó algunos billetes y los metió debajo del cenicero—. ¿Si no lo fueras? Rompería mi juramento hacia ti. —¿De qué me sirve un juramento de lealtad si no puedo darte órdenes? —Seguiría cualquier orden que me dieras, Niall, siempre que no ponga en peligro a Leslie… o a ti. —Irial tomó el resto de contenido del vaso—. Pídeme que me apuñale en el corazón. Pídeme que traicione a
  • 307. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 307 nuestra Corte, a la Corte a la que he vivido para servir y proteger durante más tiempo del que tú has existido, y yo te obedeceré. Eres mi Rey. La intensidad de la ira que Niall había sentido antes era igualada ahora por esperanza y temor en medidas iguales. —Ambos me necesitan, y... —Irial dejó el vaso, y acomodó su silla, permitiendo que el momento se extendiera un poco más para que la esperanza de Niall agobiara su temor— ...yo no te fallaré, a ninguno de los dos, otra vez. El Rey Oscuro no habló, pero no necesitaba hacerlo: Irial podía sentir su alivio, su confusión, y su creciente bienestar. —Ve a verla. Sé su amigo si no quieres ser nada más que eso. Tu toque es seguro para ella ahora. Yo me aseguré de ello. —Irial se detuvo—. Y, ¿Niall? Déjale creer que fui yo quien resolvió su problema. La expresión de Niall se mantuvo firme; no admitiendo nada a través de su mirada ni de sus palabras. Irial se agachó delante de él y encontró su mirada. —Ella no pensará menos de mí por ello. Es a ti a quien todavía ve como más civilizado de lo que en realidad somos. Permítele mantener eso. —¿Por qué? —Porque ambos necesitan esa ilusión. —Irial puso una mano sobre la rodilla de Niall mientras se mantenía de pie, probando los límites siempre variables entre ellos—. Y porque ambos se necesitan el uno al otro. Niall no apartó la mirada. —Y a ti. Irial levantó un hombro en un encogimiento desdeñoso. —El amor funciona de esa manera. Por un momento, ellos simplemente se miraron fijamente el uno al otro. Entonces Niall se paró, invadiendo intencionalmente el espacio personal de Irial. —Así es. Irial congeló. ¿Una admisión? Permaneció tan inmóvil como pudo, esperando. —¿Niall? Niall sacudió la cabeza. —No puedo olvidarlo. Desearía poder hacerlo…
  • 308. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 308 —Yo también —susurró Irial—. Daría todo lo que tengo para deshacer el pasado. No pude protegerte. No de ti mismo, ni de mi... —De nuestra —exclamó Niall. —De nuestra Corte. —Irial apoyó su frente contra la frente de Niall—. Pero lo haría. No por un toque. No por un perdón... sólo quiero quitarte las cicatrices. Niall se congeló entonces. Irial sonrió. Acarició con una mano la cicatriz en el rostro de Niall. — No porque te disminuyan en nada, sino porque significan que fuiste lastimado. —Los arrepentimientos son insensatos. —Niall sonrió tentativamente—. Tuvimos otras… cosas que recuerdo también. —Las tuvimos. —Irial jamás se había sentido tan cuidadoso, tan optimista, como se había sentido durante los últimos meses. —Sabes a temor en este momento —susurró Niall—. Tú me diste todo tu poder. A tu Corte, tu lealtad… —Tú podrías sentenciarme a la muerte por sólo un capricho. —¿Por qué? —En ese momento, Niall sonó tan joven como lo había sido cuando ambos se había conocido. —Si eso hiciera que finalmente me perdonaras... —No eso… Tú sólo te quedaste ahí. Permitiste que me ofreciera como sacrificio ante la Corte. Tú no me lastimaste... —Niall se estremeció. —Pero no lo evité tampoco. —Te perdono. —Las palabras de Niall eran temblorosas—. Sé que no comprendes por qué hice ese trato. Y yo no comprendía por qué tú no interviniste... —Ellos te habrían matado —lo interrumpió Irial—. Si yo hubiera intentado deshacer tu ofrecimiento… La Corte no era tan ordenada entonces como lo es ahora. No son hadas fáciles de gobernar. Si yo hubiera podido hablar contigo sin que ellos lo supieran, si hubiera podido detenerte, si te hubiera dicho lo que eras, si yo no hubiera sido... yo. Hay
  • 309. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 309 muchos “si”, amor, pero lo cierto es lo que pasó hace doce siglos. Y he estado haciendo penitencia desde entonces lo mejor que he podido. —¿Junto con algunos grandes gestos desinteresados, como si yo no lo notara? —Niall se rió—. Darme tu Corte. Otorgarme una forma de estar con Leslie… Irial se encogió de hombros. —A algunas personas les gustan los grandes gestos desinteresados. —Noté los más pequeños también —admitió Niall. Sin permitirse pensar demasiado en ello, Irial se inclinó hacia delante y rozó sus los labios con los de Niall. No fue más que un suave roce, pero sintió cómo los corazones de ambos se aceleraron. Dio un paso hacia atrás. —Ve con ella. Niall estiró una mano como si fuera a tocar a Irial, pero no acortó la distancia entre ellos. —¿Regresarás a casa? Irial se congeló. —¿A cuál habitación…? —A la tuya. No a la mía. —Niall se acercó entonces. Puso su mano en el brazo de Irial—. No puedo ofrecerte nada más, pero… La esperanza y el temor dentro del Rey Oscuro eran abrumadores. Eran suficientes para que Irial no estuviera seguro acerca de cuál respuesta quería Niall realmente. Ni tampoco él lo está. —¿Volverás a casa? —agregó Niall. Irial depositó otro beso, no más largo que el último, en los labios de Niall. Entonces lo empujó suavemente. —Ve con ella. Leslie necesita que le recuerden que es amada. Niall no se movió, así que Irial empezó a caminar hacia el edificio de Leslie. Caminó varios metros antes de que Niall se le uniera. Ambos anduvieron en silencio hasta que estuvieron casi en la puerta de entrada. —Podría devolverte la Corte —dijo Niall—. Yo te la entregaría. —Pero entonces ni tú ni ella podrían tener lo que necesitan. —Irial frunció el entrecejo—. Además, no es lo mejor para nuestra Corte. —Si tú no fueras adictivo...
  • 310. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 310 —Aún no sería bueno para ella. —Irial lo empujó suavemente hacia el edificio. Niall no presionó el botón. Levantó la mano, se detuvo, y la bajó. — ¿Estarás en casa? —Sí. —Entonces Irial dio media vuelta y se alejó. Leslie se paseaba dentro de su apartamento. Alguna débil conexión con Irial aún estaba viva. No era esa cosa que robaba sus emociones; era casi un sentido extra que le permitía probar las emociones de otros, y conseguir vislumbres de los sentimientos de Irial a veces. Sabía que él estaba con Niall: sus sentimientos hacia Niall siempre eran amplificados. Igual que los míos. Miró hacia fuera a través de su ventana delantera otra vez. Si Irial estaba con Niall, eso significaba que Niall estaba cerca. Si él está cerca… apartó ese pensamiento. Con él, ella podía hablar. No es que debería hacerlo. Con Irial, ya era bastante difícil no tirarse simplemente a sus brazos y dejarse ir. Ella se permitía estar cerca de él, pero no hablaban. Hablar con Irial sería el primer paso hacia mantener-las-bocas-ocupadas-en-no-hablar, y los mortales que se acostaban con Gancanaghs se hacían adictos a ellos. Desafortunadamente, saber eso no quita la tentación. Saberlo no la ayudaba a olvidar cuánto placer había sentido cuando él la sostenía. Su relación con Niall, por otro lado, nunca había alcanzado ese lugar, entonces… ¿A quién quiero engañar? Leslie bufó ante la racionalización en la que estaba cayendo: ella no podría estar a solas con ninguno de ellos. Era por lo que no hablaba con Irial. Era por lo que no aceptaba cinco de cada seis de las llamadas de Niall. El timbre de la entrada del edificio sonó. Presionó el comunicador, sabiendo perfectamente quién estaba allí. —¿Leslie? Por un momento, ella no pudo hablar, pero entonces preguntó: — ¿Estás solo?
  • 311. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 311 —En este momento lo estoy... ¿Puedo subir? —No deberías hacerlo. —¿Puedes bajar tú? —No debería tampoco. —Peor ella ya tenía sus zapatos puestos, y tomó las llaves del gancho por la puerta. Leslie lo vio observándola por la puerta principal del edificio mientras bajaba las escaleras. No era como cuando veía a Irial, ni ahora, ni nunca. Con Irial, ella estaba segura; ellos se conocían íntimamente. Con Niall, aún estaba nerviosa; ellos nunca habían pasado más allá de los besos y los “y si...”. Abrió la puerta... y se detuvo. La incomodidad, el impulso de tocarse y de no-tocarse, el qué-se-supone-que-haga-ahora era algo que ellos aún no resolvían. Los dos se congelaron, y el momento del saludo pasó. Entonces, era demasiado tarde para tocarse sin volverse aún más incómodo. Niall dio un paso hacia un lado, pero le ofreció reflexivamente su codo. Era cortesía básica para él, pero pudo ver que se arrepintió tan pronto como lo hizo. Ella podía ver sus dudas, el temor que sentía de haber cruzado ya una línea. Leslie deslizó la mano a través de su brazo. —¿Debo fingir estar sorprendida? Niall sonrió, y toda la tensión se disipó. —¿Por el hecho de que te visite o sólo que esté en el pueblo? —¿Te llamó Gabe...? —Ella no miró alrededor de ellos—. ¿O alguien… más? —¿Por qué no me dijiste que él te visita? —El tono de Niall era más curioso que herido cuando le preguntó. —Porque quiero que ambos se lleven bien —admitió—. Deseo… no lo sé… sólo me gusta la idea de que ambos estén en paz. Que puedan estar ahí el uno para el otro. Niall le dio una mirada curiosa. —¿Qué?
  • 312. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 312 Él sacudió la cabeza. —Yo mudaría a toda la Corte aquí si eso hiciera que regresaras con… con cualquiera de los dos. —Lo sé. —Ella inclinó su cabeza en el hombro de él—. Y si él creyera que eso funcionaría, ya estaría intentando manipularle para que lo hagas. A veces pienso que él desea que yo esté en tu vida más que en la suya. Niall se detuvo. —Tú estarías en las vidas de ambos si... —No puedo. —La voz de Leslie tembló de manera vergonzosa. —Así que… Ella se inclinó hacia él y lo besó. —Así que aceptaremos esta noche por lo que es, y luego tú volverás a nuestra Corte... junto a él. Tú lo necesitas en tu vida. Y yo no puedo vivir mi vida en la Corte Oscura. No es donde pertenezco. —Quizá haya otra persona que pueda ser Rey —dijo Niall mientras acariciaba su pelo. —¿Cuánto tiempo fue Iri el Rey Oscuro? —Leslie besó su garganta—. Tú lo sabes. —Quiero decirte que puedes estar con él —susurró Niall—. Él podría mantenerte a salvo, y tú podrías estar lejos de la Corte… y quizá algún día… —Tú lo necesitas contigo, y yo no voy a ser adicta a nadie. —Leslie envolvió sus brazos alrededor de él, inclinándose más cerca dentro de su abrazo—. A veces las cosas simplemente no están destinadas a ser. Yo no seré capaz de vivir en la Corte Oscura. Me perdería a mí misma si viviera allí. Tú quizás no veas eso, pero yo lo sé. Él se echó para atrás y la miró fijamente a los ojos. —¿Y qué tal si...? —Si yo creyera que hay alguna forma en que podría vivir allí, lo haría —lo interrumpió—. Estar allí con los dos… es muy tentador. Más aún de lo que quiero recordar. Las personas mueren allí. Los mortales son asesinados como deporte. La violencia es un juego. El exceso es normalidad. No puedo vivir en todo ello sin cambiar en formas en que no quiero cambiar.
  • 313. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 313 Leslie se sentía aliviada de tener finalmente esta conversación. Ella había esperado sentirse avergonzada al admitir que no era simplemente temor lo que la detenía. Sabía que Niall aceptaría eso, que incluso lo entendería, pero su verdadera razón era menos honorable. Ella en realidad podría aceptar la crueldad y el exceso de la Corte Oscura, y era eso lo que la aterrorizaba. Niall frunció el entrecejo. —Desearía poder mentirte. Desearía poder decirte que esas cosas horribles ya no suceden... —Pero sí suceden. Si tú no haces las más horribles, él sí las hace. No pienses que él cambió. Irial haría cualquier cosa para protegerte… incluso protegerte de ti mismo. —Leslie mantuvo su voz muy suave. Sabía que hubo un tiempo en el cual Irial no pudo proteger a Niall, pero eso no era algo que ellos discutieran—. Él hará lo que sea para mantenerte feliz, así que si no eres capaz de hacer... —Sus palabras se apagaron cuando Niall apartó la mirada. —Sé que hay partes de ser al Rey Oscuro que él aún maneja. —La expresión de Niall se nubló—. Odio ser esto… casi tanto como lo disfruto. Aunque gran parte de las cosas feas, los tratos y las crueldades… no puedo... —Así que él las hace. Niall asintió. —Hay cosas que yo no veo. Si nosotros pudiéramos lograr que tú tampoco las vieras... Ella ignoró esa sugerencia. —¿Sabes lo que sucedió con Ren? Niall no le respondió por un momento. Entonces asintió. —Lo sé. —Quiero decir que lo lamento. Quiero ser la chica dulce que tú piensas que soy. Quiero decir que lamento que Irial... —ella se detuvo, tratando de encontrar palabras delicadas para lo que sabía tenía que haber sucedido— ...se deshizo de Ren. Por un momento, Niall la miró fijamente. Él no dijo nada. —Pero no soy esa chica —admitió Leslie—. No lo soy más de lo que tú eres de la Corte de Verano. Tú perteneces a la Corte Oscura. Con Irial. —Y contigo.
  • 314. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 314 —No... —Ella suspiró la palabra—. La persona que llegaría a ser en la Corte no es quien quiero ser. Podría serlo. Podría ser aún más cruel de lo que tú eres en este momento. Hay razones por las que Irial me escogió, por las que yo escogí su tatuaje, e incluso si tú no las ves, yo sí. Si me mantengo alejada de la Corte Oscura, puedo llegar a ser alguien más. —Yo te amaría de cualquier manera —le prometió Niall—. Y él lo haría también. —Pero yo no. —Leslie entrelazó sus dedos con los de él, y ambos se quedaron allí calladamente durante varios minutos. Él no apartó la mirada. Los coches pasaban por la calle. Las personas caminaban a su alrededor. El mundo seguía moviéndose, pero ellos se quedaron quietos. Finalmente, él le preguntó: —¿Así que debo irme? —No esta noche. ¿Podemos fingir esta noche? ¿Podemos fingir que tú no eres el Rey Oscuro? ¿Que yo no le temo a aquellas cosas que aprendí acerca de mí misma en tu Corte? Por esta noche, ¿podemos ser sólo dos personas que no saben que no tienen un mañana? —Leslie sentía las lágrimas corriendo por sus mejillas. Ella no estaba bien aún, pero estaba segura que no podría volver al mundo de las hadas sin destruir todo el progreso que había hecho. Quizá si las dos hadas que amaba pertenecieran a cualquier otra Corte, ella podría ir con ellos. Pero ellos no eran de otra Corte. Nunca lo serían. Y jamás habríamos estado juntos si lo fueran. —¿Qué quieres decir? —preguntó Niall. —No puedo regresar a la Corte, pero no puedo pretender que no formas parte de mi vida. Te veo. Realmente te veo por quién eres. —Leslie no se acercó a él, pero no se alejó tampoco—. Necesito que mi vida sea aquí, lejos de las Cortes, pero espero ansiosa tus llamadas, y sus visitas. Quiero hablar con él, y quiero… —¿Qué? —la incitó Niall. Desde la esquina, Irial los observaba. Ella sabía que él estaba allí, sabía que estaría aún más cerca si pudiera estarlo, y sabía que él había hecho
  • 315. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 315 esta noche posible. Estaba a salvo de Ren gracias a Irial. Estaba en los brazos de Niall gracias a Irial. Se concentró en los débiles remanentes de la conexión que tenía con él, intentando abrirla lo suficiente para poder sentirlo... y para que él sintiera sus emociones. No estaba segura si funcionaba, pero él le sopló un beso. —¿Leslie? —Niall lucía tan tentador como la primera vez que lo había visto—. ¿Qué es lo que quieres? —Quiero que vengas arriba conmigo. Esta noche. Irial sonrió. Niall retrocedió, pero tomó la mano de ella en la suya. —¿Estás segura? —Sí. Danos esta noche. Mañana... —miró más allá de él para poder ver a Irial— ...mañana volverás a tu Corte, y yo continuaré con mi vida. Pero esta noche… —Se puede amar sin tocar. —Niall miró detrás de él, como si supiera dónde Irial había estado todo el tiempo, y agregó—: Yo aprendí esa lección hace siglos. —Mañana puedes amarme desde una distancia segura. —Leslie abrió la puerta; entonces miró hacia atrás, a las sombras donde se encontraba el hada que los amaba a ambos—. Pero está bien detener el tiempo de vez en cuando para estar con aquel a quien amas. Niall se detuvo. —Lo haces sonar tan fácil. —No. —Ella lo dirigió dentro del edificio—. No es fácil. Dejarte ir en la mañana dolerá, pero no me importa sufrir un poco si es por algo hermoso. Una sombra pasó a través de los ojos de Niall. —Él no te pediría que cambies quién eres, no cambiaría nada acerca de ti, si detuvieras el tiempo allí también. Leslie empezó a subir la escalera, sosteniendo la mano de Niall mientras lo hacía. —Pero no esta noche. —No, no esta noche. —Niall la besó hasta dejarla sin aliento.
  • 316. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 316 Y entonces permitieron que el tiempo, y las preocupaciones y los temores y el resto de las cosas que impedían que estuvieran juntos, se detuvieran por una noche. FinFinFinFin.
  • 317. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 317 Darkest MercyDarkest MercyDarkest MercyDarkest Mercy nvía a los mensajeros a las Cortes de las hadas. Este es el fin”. El Rey del Verano está desaparecido; la Corte Oscura está sangrando; y un extraño camina por las calles de Huntsdale, su presencia significando la muerte de muchas hadas poderosas. Aislinn atiende a la Corte del Verano, buscando a su rey ausente y añorando a Seth. Debatiéndose entre su nueva reina y su viejo amor, Keenan intenta reforzar desde lejos a su Corte ante la guerra que se aproxima. Donia desea la pasión ardiente de Keenan, aún mientras prepara fríamente a la Corte de Invierno para la batalla. Y Seth, hermano jurado del Rey Oscuro y heredero de la Reina Suprema, está a punto de cometer un error que podría costarle la vida. El amor, la desesperación y la traición se encienden en las Cortes de las hadas; y en el conflicto final, algunos ganarán… y otros lo perderán todo. Darkest Mercy, la estimulante conclusión de la saga Wicked Lovely de Melissa Marr, autora bestselling del New York Times, dejará a los lectores sin aliento. “EEEE
  • 318. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 318 Fragmento del Primer Capítulo:Fragmento del Primer Capítulo:Fragmento del Primer Capítulo:Fragmento del Primer Capítulo: l sanador se giró para encararlo entonces. —Está tan estable como puede esperarse. Podemos lograr que esté lo más cómodo posible mientras el veneno lo toma, o podemos terminar con su sufrim... —¡No! —Los guardias del abismo de Niall estallaron a la vida con su rabia—. Tú lo salvarás. —Bananach lo envenenó. Él va a mori... —el resto de las palabras se perdieron cuando Niall arrojó al sanador a través del cuarto. Irial abrió un ojo. —No mates al mensajero, amor... Proximamente en PuProximamente en PuProximamente en PuProximamente en Purple Roserple Roserple Roserple Rose EEEE
  • 319. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 319 Melissa MarrMelissa MarrMelissa MarrMelissa Marr Datos de la AutoraDatos de la AutoraDatos de la AutoraDatos de la Autora stados Unidos (Nueva York, 1972) Graduada en Artes en el Bennington College, obtuvo un master en Administración de Empresas en la Columbia Business School. Ha sido profesora de literatura en colegios, cofundadora de dos productoras cinematográficas y directora de operaciones de una productora multimedia. Publicó por primera vez en el año 2007, dedicándose desde entonces exclusivamente a la escritura. Algunos de sus libros han ocupado puestos altos en las listas de éxitos del New York Times. Otros LibrosOtros LibrosOtros LibrosOtros Libros Tinta Peligrosa (Ink Exchange) Encanto Fatal (Wicked Lovely) Fragil Eternidad (Fragile Eternity) EEEE
  • 320. Radiant Shadows Winked Lovely Melissa Marr 320 Te Esperamos En:Te Esperamos En:Te Esperamos En:Te Esperamos En: http://www.purplerose1.comhttp://www.purplerose1.comhttp://www.purplerose1.comhttp://www.purplerose1.com