Your SlideShare is downloading. ×
Actitud
Actitud
Actitud
Actitud
Actitud
Actitud
Actitud
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Actitud

427

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
427
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Actitud.La gente, los sucesos y las situaciones tienen consecuencias para los sereshumanos, a veces positivas y a veces negativas. Por lo tanto nuestros sentimientos,pensamientos y preferencias al actuar referidos a diferentes aspectos de nuestroambiente familiar presentan ciertas regularidades a las que llamamos “actitudes”.Una actitud, es “una tendencia o una predisposición adquirida y relativamenteduradera a evaluar de una determinada manera a una persona, suceso o situación,y a actuar en consonancia con dicha evaluación”. Constituye una orientación social,una inclinación subyacente a responder a algo de manera favorable o desfavorable;“es un estado de ánimo”. Podemos tratar de influir sobre el estado de ánimo deotros y a su vez los otros pueden tratar de persuadirnos para que adoptemos suspuntos de vista.Componentes de las actitudes.La Psicología Social discierne tres componentes en una actitud: el“cognitivo”, el “afectivo” y el “conductual”.El “componente cognitivo” es el modo en que se percibe un objeto, suceso osituación, los pensamientos, ideas y creencias que un sujeto tiene acerca de algo.Cuando el objeto de la actitud es un ser humano, el componente cognitivocon frecuencia es un “estereotipo”, es decir, un cuadro mental que nos forjamos deuna persona o grupo de personas. Si bien son útiles tienen una gran falla: carecende exactitud. Son generalizaciones, poco confiables por no ser científicas, que unindividuo hace acerca de otro individuo o grupo. Por ejemplo “orientales inescru-tables”; “italianos pasionales”.El “componente afectivo” consiste en los sentimientos o emociones quesuscita en un individuo la representación efectiva de un objeto, suceso o situación,o su representación simbólica. Por ejemplo, temor, simpatía, piedad, odio,desprecio, etc.El “componente conductual”, es la tendencia o disposición a actuar dedeterminadas maneras con referencia a algún objeto, suceso o situación. Ladefinición pone el acento en la “tendencia”, no en la acción en sí misma (Porejemplo, pretensión de impedir el ingreso de determinados grupos en clubessociales); incluye la pretensión de practicar conductas discriminatorias. El hecho deque un individuo quiera actuar de cierta forma, no implica necesariamente que lohaga.Funciones de las actitudes.Daniel Katz (1960), subrayando la importancia de los factorespsicodinámicos, especialmente los de carácter motivacional implícitos en lasactitudes dice: “El enfoque funcional es un intento de comprender las razones quemueven a los individuos para sustentar determinadas actitudes. Solamente si1
  • 2. conocemos la necesidad psicológica que una actitud satisface, podremos inferircomo y cuando variará”.Según Katz, los cuatro tipos de funciones que forman la base motivacional delas actitudes son:1. La función instrumental, adaptativa o utilitaria.2. La función de defensa del Yo.3. La función de expresión de valores.4. La función de conocimiento.La “función adaptativa” alude a las respuestas favorables que el individuoobtiene de sus semejantes al manifestar actitudes aceptables. Por lo tanto lasactitudes pueden ser compensatorias, porque producen recompensas sociales,incluida la aprobación de los demás, o porque de alguna manera están relacionadascon dichas recompensas.Con relación a los procesos subyacentes, la “función de defensa” del Yopermite al sujeto eludir el reconocimiento de sus propias deficiencias. Estemecanismo de negación le permite preservar el concepto que tiene de sí mismo(prejuicio).Mediante la “función de expresión de valores” de las actitudes, el individuologra la autoexpresión en término de los valores que más aprecia. Lo conduce aprocurar, expresar y a reconocer claramente sus compromisos. La recompensaobtenida por la persona se refiere aquí a la confirmación de los aspectos máspositivos de su concepto de sí mismo.Con respecto a la “función de conocimiento”, vemos que los individuosprocuran infundir a su percepción del mundo cierto grado de predecibilidad,consistencia y estabilidad. El conocimiento representa el componente cognitivo delas actitudes que confieren coherencia y dirección a la experiencia. Las actitudesayudan al suministrarnos patrones de evaluación.En lo referente a las condiciones que conducen al cambio de actitud, lafórmula general es que la expresión de la antigua actitud ya no satisface alcorrespondiente estado de necesidad; no cumple ya su función y el individuo sesiente frustrado. La modificación o reemplazo de una actitud vieja por una nueva, esun proceso de aprendizaje que parte siempre de las dificultades de un sujeto parahacer frente a una situación.Formulación de actitudes y valores.El proceso de “introducción” de las formas propias de una sociedad, recibe elnombre de “Socialización”. Dicho proceso se refiere, más que a la conducta, a laadquisición de disposiciones para concebir el mundo de ciertos modos particularesy para sentirse en armonía con algunas de las satisfacciones que brinda.2
  • 3. La mayoría de las actitudes no se “aprenden” literalmente hablando, sino quese “contagian”. Por lo tanto la socialización consiste sobre todo en la adopción deactitudes y valores adecuados. Comienza en la familia donde el niño encuentra laprimera representación de la cultura, pero continúa durante toda la vida. Implicavarios tipos de procesos sujetos a los efectos de la experiencia obtenida en la edadadulta.Podemos hablar de tres pautas fundamentales mediante las cuales puedenadquirirse las actitudes: 1) El “contacto directo” con el objeto de la actitud; 2) La“interacción” con los individuos que sustentan dicha actitud; y 3) A través de valoresmás avanzados procedentes de la “crianza” en el seno de la familia y de lasexperiencias a ellas vinculadas. Sea cual fuese el motivo de aprendizaje, diversasidentificaciones de grupo parecen reforzar las actitudes a partir de la niñez.A medida que el individuo madura, es posible que nuevos grupos dereferencia alienten en él cambios de actitudes.Afirmar que las actitudes y valores se originan en la experiencia, no significaque los valores hereditarios estén excluidos del proceso. Mantienen con aquella unavariada interrelación, como por ejemplo la influencia del funcionamiento glandular,los atributos físicos, porque en cada caso un atributo físico condiciona la interacciónsocial.Las actitudes que un individuo tiene respecto de sí mismo, se relacionan consus propios atributos físicos. Estas actitudes resumidas en el “concepto de símismo” se encuentran a menudo entre las más importantes para las relaciones y laadaptación del sujeto. Las creencias relativas a nuestra propia personalidad,pueden proceder de las impresiones que otros nos transmiten, no obstante a veceserróneas.Para adquirir actitudes y valores, no solamente se debe estar expuesto a suinfluencia, es necesario que actúen otras variables; por ejemplo la motivación. Laidentificación con el progenitor o con otro modelo mediante la interacción social esun elemento facilitador; otro está relacionado con la estructura de la pauta familiar.La racionalización produce distintos efectos en las personas a causa del carácterpeculiar de la experiencia.Relación entre las actitudes y la conducta.Los investigadores dan por sentado que las actitudes ocupan un lugardecisivo en nuestra conformación mental y que en consecuencia afectan nuestramanera de actuar. Así consideradas las actitudes son motores de gran fuerza quebrindan la energía para el comportamiento y lo dirigen; nos aprontan para ciertaclase de acción. Por eso entender nuestras actitudes es entender nuestra conducta.Con frecuencia nuestras actitudes permiten predecir con bastante exactitudnuestras acciones; no obstante muchos estudios muestran una bajacorrespondencia entre las actitudes expresadas verbalmente y el comportamientomanifiesto de un individuo.Diversos investigadores han intentado resolver este problema sugiriendo quela conducta es función por lo menos de dos actitudes: Una hacia el “objeto” y otra3
  • 4. hacia la “situación”. De hecho, en determinadas circunstancias pueden activarseactitudes múltiples, diversas y aún contradictorias entre sí.Existen otros factores aparte de los situacionales, que impiden predecir laconducta sobre la base de actitudes solamente. Además las actitudes no solo varíandireccionalmente (positivas o negativas) sino también en su grado de extremismo (afavor o en contra de algo), su intensidad (los sentimiento del individuo al respecto) yla medida en que el Yo de la persona está involucrado en esas actitudes Por otraparte, las actitudes que se forman sobre la base de nuestra experiencia directa, sonmás comprobables para predecir nuestras acciones, que aquellas que nosformemos indirectamente, de oídos.Los Psicólogos Sociales están viendo en términos cada vez más complejos larelación entre actitud y comportamiento, entendiendo que ellas envuelven múltiplesfactores y variables mediadoras.Prejuicio.El prejuicio es una actitud de aversión y de hostilidad hacia los miembros deun grupo, basado simplemente en su pertenencia a él y en la presunción de quecada miembro posee las características objetables atribuidas al grupo (Allport,1954).Herbert Blumer (1961) ha observado que cuatro tipos de sentimientos suelencaracterizar los prejuicios del grupo dominante:1. Un sentimiento de superioridad.2. Un sentimiento de que el grupo minoritario es intrínsecamente diferente yextraño.3. El sentimiento de poseer reclamos legítimos al poder, al privilegio y al estatus.4. El temor y la sospecha de que el grupo minoritario abriga intensiones deapoderarse de ese poder, privilegio y estatus detentados por el grupo dominante.Puede decirse que los grupos sociales y étnicos son en muchos aspectos gruposde intereses especiales. Por consiguiente en sus raíces el prejuicio está amenudo vinculado a la relación entre los grupos, al sentido de la posición grupal.El grupo dominante llega a concebir que tiene derecho a determinadas ventajas,que puede incluir la posesión de propiedades especiales; el derecho dedesempeñar ciertas tareas; el reclamo a posiciones de privilegio y poder; elderecho exclusivo de concurrir a determinadas escuelas, iglesias y lugares deesparcimiento; el derecho de ocupar posiciones de alto estatus y al desplieguede símbolos asociados con tales posiciones; así como disponer de ciertoslugares de intimidad y privacidad.El “prejuicio” es una “actitud”, un “estado anímico” y como cualquier actitud tieneun “componente cognitivo” (la imagen o cuadro mental que nos formamos de unapersona o de un grupo de personas), un “componente afectivo” (los sentimientos4
  • 5. o emociones que esta persona despierta en nosotros) y un “componenteconductual” (nuestra predisposición a actuar).Vemos por lo tanto que el prejuicio es una mera predisposición a actuar, unapreferencia por determinados tipos de comportamientos; pero no abarca larespuesta afectiva, la que puede estar presente o no.Debemos distinguir entre “prejuicio” y “discriminación”, que es la negaciónarbitraria del poder, privilegios o estatus a los miembros de un grupo minoritarioque poseen iguales calificaciones que los del grupo dominante.El prejuicio en la personalidad.En los estudios recientes, se le ha atribuido importancia a los rasgosindividuales que sirven de apoyo al prejuicio. Las personas autoritarias songeneralmente prejuiciosas, en el sentido de que presentan una actitud negativahacia grupos distintos del propio.Según G. W. Allport, se observa que las personas normales sustentanmuchas actitudes prejuiciosas que se manifiestan en la conformidad que exhiben enlas charlas de cortesía.El prejuicio comienza siendo un fenómeno intergrupal. Tiene que ver con lasactitudes favorables y desfavorables relacionadas con las distinciones grupales.Suelen emplearse los términos “endogrupo” y “exogrupo” para referirse a losgrupos con los que mantenemos un vínculo positivo y a aquellos a los que vemosdesde afuera.Para el individuo muy prejuicioso, esta distinción asume especial importanciaa causa de un fuerte motivo subyacente con respecto a la aceptación social. Unacaracterística de la persona muy prejuiciosa, es la necesidad de seguridad osentimiento de superioridad que proviene de la pertenencia o de un endogrupo quegoza de su favor y de los ataques de su exogrupo; fenómeno fácilmente perceptibleentre los grupos minoritarios y mayoritarios.Además, el individuo muy prejuicioso tiende a la rigidez mental y al pensa-miento categorizado: “las diferencias entre nosotros y ellos son netas”.Desde el punto de vista psicodinámico, el prejuicio parece funcionar de modoinconsciente, no racional e impulsivo. Dos elementos inconscientes parecen ser losmecanismos de “proyección” y de “racionalización”. Si una persona alienta impulsosque no tiene aprobación social, pueden proyectarse hacia grupos que suscitanantipatía. A través de la racionalización se hacen aparecer los efectos del prejuiciocomo sus causas. El grado de intensidad de los prejuicios individuales es variable;estas diferencias se deben a que el prejuicio tiene importancia funcional parafortalecer el concepto de sí mismo, cuando el individuo tiene sentimientos deincapacidad personal. Se ha señalado que el prejuicio no es otra cosa que larespuesta a la frustración.Formulado simplemente, el problema del prejuicio reside en que puedegeneralizarse de tal manera en la adaptación del individuo, engendrando las5
  • 6. siguientes dificultades: 1) Una persona muy prejuiciosa depende demasiado delprejuicio en cuanto a fuente de apoyo; 2) Estas distinciones grupales basadas encategorías, estorban considerablemente la efectividad de sus relaciones sociales; 3)El prejuicio generalizado tiene una doble consecuencia social: no solamenteincapacita a los grupos que son víctimas de él, sino que también limita las energíasproductivas y las actividades de cooperación que toda sociedad necesita parafuncionar sin tropiezos.6
  • 7. siguientes dificultades: 1) Una persona muy prejuiciosa depende demasiado delprejuicio en cuanto a fuente de apoyo; 2) Estas distinciones grupales basadas encategorías, estorban considerablemente la efectividad de sus relaciones sociales; 3)El prejuicio generalizado tiene una doble consecuencia social: no solamenteincapacita a los grupos que son víctimas de él, sino que también limita las energíasproductivas y las actividades de cooperación que toda sociedad necesita parafuncionar sin tropiezos.6

×