Your SlideShare is downloading. ×
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
1.  darkfever   karen marie moning
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

1. darkfever karen marie moning

2,580

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
2,580
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre
  • 2. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre RESUMEN: La vida de MacKayla Lane es buena. Tiene grandes amigos, un trabajo decente y un automóvil que se avería cada pocas semanas. En otros términos, es una mujer absolutamente normal y corriente del siglo XXI. O eso es lo que pensaba… hasta que ocurrió algo extraordinario. Cuando su hermana es asesinada, dejando una sola pista sobre su muerte (un mensaje secreto en el teléfono móvil de Mac), esta viaja a Irlanda en busca de respuestas. La búsqueda para encontrar al asesino de su hermana la lleva a un oscuro reino donde nada es lo que parece, donde lo bueno y lo malo usan la misma máscara peligrosamente seductora. Mac se enfrenta pronto con un desafío aún mayor: permanecer viva lo suficiente para aprender cómo manejar un poder que no tenía idea que poseía, un don que le permite ver más allá del mundo del hombre hacia el peligroso reino de los Fae…. Mientras Mac hurga más profundamente en el misterio de la muerte de su hermana, cada uno de sus movimientos es seguido y vigilado por el oscuro y misterioso Jericho, un hombre sin pasado y solo mofándose del futuro. Cuando comienza a acercarse a la verdad, el despiadado V´lane, un Fae alfa que hace del sexo una adicción para las mujeres humanas, la rodea. Cuando el límite entre los mundos comienza a desmoronarse, la verdadera misión de Mac se vuelve clara: encontrar al escurridizo Sinsar Dubh antes de que alguien más reclame el todopoderoso Libro Oscuro, porque quienquiera que lo obtenga primero tendrá nada menos que el control completo de la estructura de ambos mundos en sus manos...
  • 3. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre INDICE RESUMEN …………………………………………………………………………………. 2 PRÓLOGO ………………………………………………………………………………… 4 CAPÍTULO 1 ……………………………………………………………………………….. 6 CAPÍTULO 2 ……………………………………………………………………………….. 13 CAPÍTULO 3 ………………………………………………………………………………… 18 CAPÍTULO 4 …………………………………………………………………………………26 CAPÍTULO 5 …………………………………………………………………………………33 CAPÍTULO 6 ………………………………………………………………………………....39 CAPÍTULO 7 …………………………………………………………………………………44 CAPÍTULO 8 …………………………………………………………………………………49 CAPÍTULO 9 …………………………………………………………………………………54 CAPÍTULO 10 ………………………………………………………………………………...57 CAPÍTULO 11 …………………………………………………………………………………63 CAPÍTULO 12 ………………………………………………………………………………… 70 CAPÍTULO 13 …………………………………………………………………………………78 CAPÍTULO 14 …………………………………………………………………………………89 CAPÍTULO 15 …………………………………………………………………………………94 CAPÍTULO 16 ……………………………………………………………………………….. 102 CAPÍTULO 17 ………………………………………………………………………………...109 CAPÍTULO 18 ………………………………………………………………………………...115 CAPÍTULO 19 …………………………………………………………………………………123 CAPÍTULO 20 …………………………………………………………………………………133 CAPÍTULO 21 …………………………………………………………………………………141 CAPÍTULO 22 …………………………………………………………………………………146 CAPÍTULO 23 …………………………………………………………………………………153 CAPÍTULO 24 ………………………………………………………………………………….155 CAPÍTULO 25 ………………………………………………………………………………….160 GLOSARIO DEL DIARIO DE MAC……………………………………………………………165
  • 4. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre PRÓLOGO Mi filosofía es muy simple—cualquier día en el que nadie intenta asesinarme, es un buen día en mi libro. No he tenido muchos días buenos últimamente. No desde que los muros entre el Hombre y las Hadas se han venido abajo. Por otra parte, no hay ninguna sidhe-seer viva que tenga un buen día desde entonces. Antes que El Pacto fuese firmado entre Hombre y Fae, (alrededor del 4000 a.c. para aquellos de vosotros que no estáis enterados de la historia de los Fae, ni conocéis nuestra historia Fae), los Cazadores Invisibles nos cazaron igual que animales y nos mataron. Pero el Pacto prohibió a los Fae derramar sangre humana, así que durante los siguientes seis mil años, pon o quita algunos siglos, aquellos con La Visión verdadera— personas como yo que no ponían ser engañadas por el glamour o la magia—fueron hechos cautivos y encarcelados en Faery hasta que murieran. A diferencia de algunas personas que conozco, no estoy fascinada por ellos. Tratar con los Fae es igual que tratar con alguna adicción—te entregas, ellos se adueñan de ti; te resistes, pero nunca se van. Ahora que los muros están bajados, los Cazadores volverán otra vez a asesinarnos. Exterminándonos como si nosotros fuésemos la plaga en este planeta. Aoibheal, la Reina Visibles de la Luz, ya no está al cargo. De hecho, ya nadie parece saber donde está, y algunas personas han empezado a preguntarse si realmente estará. Los Visibles y Invisibles han estado extendiendo su sangrienta guerra por todo el mundo desde su desaparición, y aunque algunos quizás digan que estoy siendo agorera y pesimista, creo que los Invisibles están llevando las de ganar sobre sus hermanos fairer. Lo cual es, realmente, mala cosa. No es que crea que los Visibles son mejores. No lo hago. En mi libro el único Fae bueno es un Fae muerto. Es solo que los Visibles no son tan letales como los Invisibles. Ellos no nos asesinan nada más vernos. Tienen un uso para nosotras. El sexo. Aunque apenas nos dan crédito alguno, nos aprecian en la cama. Cuando lo han hecho con una mujer, la echan a perder. Está en su sangre. El sexo sin protección con un Fae despierta un frenesí de apetito sexual en el interior de una mujer por algo que nunca debería haber tenido para empezar, y que nunca será capaz de olvidar. Le llevará mucho tiempo recuperarse—pero al menos está viva. Lo cual es una oportunidad para luchar otro día. Para intentar ayudar a encontrar una manera de devolver nuestro mundo a lo que una vez fue. Para enviar a aquellos bastardos Fae de vuelta a cualquier infierno del que hayan venido. Pero me estoy adelantando a mí misma, adelantándome a los hechos. Esto empezó como empiezan la mayoría de las cosas. No en una oscura y tormentosa noche. No presagiado por una siniestra música de allí-viene-el-villano, terribles advertencias de los posos de una taza de té, o aterradores augurios en el cielo. Comenzó pequeño e inofensivo, como lo hacen la mayoría de las catástrofes. Una mariposa agita sus alas en algún lugar y el viento cambia, y un frente cálido colisiona con
  • 5. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre un frente frío de la costa occidental de África y antes de que te des cuenta tienes un huracán acercándose. Para el momento en que alguien se da cuenta que la tormenta se avecina, ya es demasiado tarde para hacer nada excepto ponerse a cubierto y proceder al control de daños. Mi nombre es MacKayla. Mac para abreviar. Soy una sidhe-seer, un hecho que he aceptado solo recientemente y con mucha reticencia. Hay más de nosotras allí fuera que nadie conoce. Y esa es una maldita buena cosa, también. Nosotras somos el control de daños.
  • 6. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPÍTULO 1 Un año más tarde. 9 de Julio. Ashford, Georgia. Noventa y cuatro grados. Noventa y siete por ciento de humedad. Es una locura el calor que hace en el Sur en verano, pero es mejor esto a tener inviernos tan cortos y templados. Me gustan la mayoría de las estaciones y climas. Puedo entrar en un nublado día de otoño—fantástico para ocuparlo con un buen libro—como en un despejado cielo azul de verano, pero nunca me han gustado demasiado la nieve y el hielo. No sé como lo aguantan y soportan los norteños. O por qué. Pero supongo que es una buena cosa que lo hagan, de otra manera todos ellos estarían aquí abajo desbancando a los sureños. Habitual con el sofocante calor sureño, estaba haraganeando en la piscina del patio de atrás de la casa de mis padres, llevando mi bikini de punto ribeteado en rosa, el cual iba perfectamente con mi nuevo estilo No-Soy-Realmente-Una-Camarera-Rosa de manicura y pedicura. Estaba tendida en una tumbona acolchada, al sol, mi largo pelo rubio se enroscaba en un picudo nudo sobre mi cabeza, es uno de esos peinados que realmente esperas nadie te vea llevándolo. Mamá y Papá estaban de vacaciones, celebrando su trigésimo aniversario de boda con veintiún-días-en las islas-esperando cruzar los trópicos, el cual empezó hacía dos semanas en Maui y acababa la próxima semana en Miami. He estado trabajando con devoción mi bronceado en su ausencia, tomando rápidos baños en el brillante y fresco azul del agua, tendiéndome después para dejar que el sol secara las gotas de agua en mi piel, deseando que mi hermana Alina estuviese cerca para dejarse caer y quizás invitar a algunos amigos. Mi iPod estaba en su Sounddock de Bose sobre la mesa del patio cercana a mí, desplazándose a través de una lista de reproducción que había grabado específicamente para el baño de sol, compuesta por los maravillosos cien números uno de las pasadas décadas, además de algunas que me hacen sonreír—música alegre para momentos alegres. Actualmente está sonando una canción de Louis Armstrong—“Que maravilloso mundo”. Nací en una generación que piensa que el cinismo y el desencanto son insensibles, algunas veces estoy un poco fuera de onda. Un vaso alto de tubo con dulce té helado en la mano, y el teléfono cerca en caso de que Mamá o Papá vuelvan antes de lo esperado. No deberían llegar a la próxima isla hasta mañana, pero hasta ahora habían llegado dos veces antes de lo esperado. Desde que se me cayó accidentalmente el móvil en la piscina hace unos días, he estado colgada del inalámbrico para no perderme ni una llamada. El hecho era, que echaba de menos a mis padres con locura. Al principio, cuando se marcharon, había estado encantada ante la idea de pasar tiempo sola. Vivo con ellos y cuando están allí, la casa parece tan molesta como la Gran
  • 7. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Estación Central, con los amigos de mamá, los compañeros de golf de papá, y las damas de la Iglesia pululando, sumado a los chicos de la vecindad que se detenían por una u otra excusa, convenientemente ataviados con sus trajes de baño..., ¿Podrían estar buscando una invitación? Pero después de dos semanas de tanta hospitalidad, empezó a atragantárseme. La laberíntica casa parecía dolorosamente tranquila, especialmente por las tardes. Alrededor de la hora de la cena me sentía terriblemente perdida. También hambrienta. Mamá es una asombrosa cocinera y me cansé rápidamente de la pizza, patatas fritas y la Mac-Queso. No puedo esperar por su pollo frito, puré de patatas, frescos nabos verdes y tarta de melocotón con crema casera para cenar. Incluso he estado haciendo la compra en el supermercado, abasteciéndome de todo lo que necesita. Adoro comer. Afortunadamente, no se me nota. Tengo bastante pecho y trasero, pero soy delgada en cadera y muslos. Poseo un buen metabolismo, aunque mamá dice, Ha, Espera a que llegues a los treinta. Después a los cuarenta, los cincuenta. Papá replica: Más para amar, Rainey y le dedica a mamá una mirada que hace que me concentre realmente con fuerza en alguna otra cosa. En nada incluso. Adoro a mis padres, pero hay demasiado de una cosa llamada DI. Demasiada Información. Con todo tengo una vida fantástica, echando de menos a mis padres y contando los días hasta que Alina vuelva a casa de Irlanda, pero ambas cosas son temporales, pronto se rectificarán. Mi vida volverá a ser perfecta otra vez antes de que pase mucho tiempo. ¿Hay algo que pueda tentar a los Destinos para que corten uno de los hilos más importantes que mantienen tu vida unida simplemente por ser demasiado feliz? Cuando sonó el teléfono, pensé que serían mis padres. No lo eran. Es gracioso como una minúscula insignificancia, una acción docena-de-veces en un día puede convertirse en una línea de demarcación. El timbre de un teléfono. El presionar un botón. Antes de que lo presionara—hasta donde yo sabía—mi hermana Alina estaba viva. En el momento de presionarlo, mi vida se dividió en dos épocas distintas: Antes de la llamada y Después. Antes de la llamada, no tenía uso para una palabra como “demarcación”, una de ese cincuenta por ciento de palabras que conozco solo por que soy una ávida lectora. Antes, flotaba en mi vida de un momento especial al próximo. Antes pensaba que lo sabía todo. Pensé que sabía quien era, donde coincidía, y que me depararía exactamente mi futuro. Antes, pensé que sabía que tenía un futuro. Después, empecé a descubrir que nunca había sabido realmente nada. Esperé dos semanas desde el día en que descubrí que mi hermana había sido asesinada por alguien para hacer algo, nada, aparte de enterrarla después de un funeral con el ataúd cerrado, cubriéndola con rosas y llorar su pérdida. Llorarla no iba a traerla de vuelta. Y eso no hacía que me sintiera mejor con el hecho de que quien quiera que la hubiese matado, se paseaba vivo por algún lugar, feliz en su pequeño y enfermo mundo sicótico, mientras mi hermana yacía fría y blanca, a seis pies bajo tierra. Esas semanas permanecen borrosas para mí. Lloré todo el tiempo, la visión y la memoria borrosa por el llanto. Mis lágrimas eran involuntarias. Mi alma estaba rota. Alina no solo era mi hermana; era mi mejor amiga. Aunque ella había estado estudiando los últimos ocho meses en el Trinity College en Dublín, nos enviábamos e-mails constantemente y hablábamos semanalmente, compartiéndolo todo, no teníamos secretos. O así lo pensaba. Tío, que equivocada estaba.
  • 8. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Habíamos planeado conseguir un apartamento juntas cuando volviese a casa. Habíamos planeado trasladarnos a la ciudad, donde yo iba a tomarme finalmente en serio el colegio, y Alina iba a trabajar en su doctorado de filosofía en la misma universidad de Atlanta. No era un secreto que mi hermana había heredado toda la ambición de la familia. Desde la graduación en la escuela superior, yo había estado perfectamente satisfecha sirviendo mesas en el Brickyard cuatro o cinco noches por semana, viviendo en casa, ahorrando la mayoría de mi dinero, y tomando los suficientes cursos en la universidad local de Podunk (uno o dos un semestre, y clases sobre —Como Utilizar Internet y Travel Etiquette—) no habían sido suficientes para mantener a Mamá y Papá razonablemente esperanzados de que un día me graduase y obtuviese un Trabajo Real en el Mundo Real. Aún así, ambiciosa o no, había estado planeando esforzarme realmente y hacer algunos grandes cambios en mi vida cuando Alina regresase. Cuando le dije adiós hace meses en el aeropuerto, el pensamiento de que nunca la vería viva otra vez jamás había cruzado mi mente. Alina era tan segura como que el sol se eleva y se pone. Ella era encantadora. Tenía veinticuatro años y yo veintidós. Íbamos a vivir juntas. Los treinta quedaban a un millón de años luz. Los cuarenta ni siquiera estaban en la misma galaxia. ¿Muerte? Ja. La muerte les sucede realmente a las personas mayores. No. Después de dos semanas, mis nubladas lágrimas empezaban a remitir un poco. No dejó de doler. Creo que finalmente expulsé la última gota de humedad de mi cuerpo absolutamente necesaria para mantenerme viva. Y la rabia regaba mi recompuesta alma. Quería respuestas. Quería justicia. Quería venganza. Parecía ser la única. Hace unos años había tomado un curso de psicología que decía que las personas pactaban con la muerte para hacer su camino a través de las fases de dolor. Yo no lo había conseguido, sumirme en el entumecimiento de negación que se suponía era la primera fase. Había pasado directamente, del entumecimiento al dolor, en el espacio de un latido del corazón. Con Mamá y Papá lejos, fui la única que tuvo que identificar su cuerpo. No había sido agradable y no había habido manera de negar que Alina estuviese muerta. Después de dos semanas, estaba sumergida de lleno en la fase de rabia. Se suponía que la depresión sería la próxima. Entonces, si todavía estaba sana, la aceptación. Ya podía empezar a ver los signos de aceptación a mí alrededor, como si se movieran directamente desde el entumecimiento hacia la derrota. Ellos hablaron de —fortuitos— actos de violencia. Hablaron acerca de —tener éxito— en la vida. —Decían que las cosas seguramente estarían en buenas manos con la policía. No estaba tan sana. Ni estaba remotamente segura acerca de la policía de Irlanda. ¿Aceptar la muerte de Alina? Nunca. —No vas a ir, Mac, y ese es el final.— Mamá permanecía ante el mostrador de la cocina, un paño arrojado sobre su hombro, un alegre delantal rojo, amarillo y blanco con una magnolia impresa atado a su cintura, sus manos embadurnadas de harina. Había estado amasando. Y cocinando. Y limpiando. Y amasando un poco más. Se había convertido en un verdadero demonio de Tasmania de las tareas domésticas. Nacida y criada en el Profundo Sur, esa era la manera en que mamá intentaba sobrellevarlo. Allí
  • 9. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre abajo, las mujeres anidaban igual que mamás gallinas cuando la gente moría. Es justo lo que hacían. Habíamos estado discutiendo durante la pasada hora. La noche anterior, la policía de Dublín había llamado para decirnos que lo lamentaban terriblemente, pero que debido a la falta de evidencias, a la luz del hecho de que no tenían una simple pista o testigo, no había nada que seguir. Nos estaban informando oficialmente que no tenían elección excepto enviar el caso abierto de Alina a la división de casos sin resolver, la cual, cualquiera con medio cerebro sabría que no era una división sino un archivador olvidado en alguna parte de un sótano débilmente iluminado. A pesar de asegurar que examinarían periódicamente el caso en busca de nuevas pruebas, que procederían con la debida diligencia, el mensaje estaba claro: Alina estaba muerta, llévenla de vuelta a su propio país, y ya no se preocupen más. Ellos habían renunciado. ¿Eso era tiempo record o qué? Tres semanas. Unos insignificantes veintiún días. ¡Era inconcebible! —Puedes apostar tú trasero a que si viviésemos allí, nunca nos habrían despachado tan rápidamente, — dije agriamente. —Eso no lo sabes, Mac. — Mamá apartó el flequillo rubio ceniza de sus ojos azules, bordeados de rojo por llorar, dejando una mancha de harina sobre la frente. —Dame la oportunidad para averiguarlo. Sus labios se tensaron en una delgada línea blanca. —Absolutamente no. Ya he perdido una hija en ese país. No perderé otra. Punto muerto. Y así habíamos estado desde el desayuno, cuando anuncié mi decisión de tomarme tiempo libre para poder ir a Dublín y averiguar que había hecho realmente la policía para resolver la muerte de Alina. Exigiría una copia del expediente, y haría todo lo que estuviese en mi poder para motivarlos a continuar con la investigación. Pondría una cara y una voz—una especialmente alta y muy persuasiva—a la familia de la víctima. No puedo sacudirme la certeza de que si solamente mi hermana tuviera un representante en Dublín, la investigación sería tomada más en serio. Traté de lograr que fuera papá, pero no había nadie que lo alcanzara ahora mismo. Estaba perdido en su pena. Aunque nuestras caras y constituciones eran muy diferentes, yo tenía el mismo color de pelo y ojos que Alina, y las pocas veces que me había mirado últimamente, había tenido tal horrorizada mirada en su cara que había hecho que deseara ser invisible. O rubia con ojos marrones como él, en vez de una luminosa rubia con ojos verdes. Inicialmente, después del funeral, él había sido una dinamo de decidida acción, haciendo llamadas telefónicas sin fin, contactando a cualquiera y a todo el mundo. La embajada había sido amable, pero lo dirigieron a la Interpol. La Interpol lo había mantenido ocupado por algunos días —buscando en las cosas— antes de referirle de forma diplomática que volviese a donde había empezado—la policía de Dublín. La policía de Dublín permaneció inquebrantable. Ninguna evidencia. Ninguna pista. Nada para investigar. Si tiene un problema con eso, señor, contacte con su embajada. Él llamó a la policía de Ashford—no, ellos no podían ir a Irlanda y echar una ojeada. Llamó a la policía de Dublín otra vez—le aseguraron que habían entrevistado a cada uno de los amigos de Alina ¿Y los compañeros de clase y los profesores? No necesité oír ambos lados de esa conversación para saber que la policía de Dublín estaba irritable. Finalmente llamó a un viejo amigo del colegio que mantenía algún elevado poder, una alta posición en el gobierno. Lo que quiera que le hubiese dicho ese amigo lo había desinflado completamente. Nos cerró la puerta y no volvió a salir desde entonces.
  • 10. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre El ambiente era decididamente sombrío en la Casa Lane, con Mamá un tornado en la cocina, y Papá un agujero negro en su estudio. No podía sentarme para siempre esperando que ellos saliesen repentinamente de aquel estado. El tiempo pasaba y las pistas se estaban enfriando a cada minuto. Si alguien iba a hacer algo, tenía que ser ahora, lo cual significaba que tendría que hacerlo yo. —Voy a ir y no me importa si te gusta o no, — le dije. Mamá se deshizo en lágrimas. Golpeó la masa que había estado mezclando sobre el mostrador y salió corriendo de la habitación. Después de un momento, oí la puerta del dormitorio cerrarse de golpe pasillo abajo. Esa es una cosa que no puedo soportar—las lágrimas de mi madre. Como si no hubiese llorado bastante últimamente, yo la había hecho llorar otra vez. Me escabullí de la cocina y ascendí escaleras arriba, sintiéndome como la más baja de la más baja escoria sobre la faz de la tierra. Me quité el pijama, me duché, sequé el pelo y me vestí, entonces quedé completamente perdida por un momento, absorta y con la mirada fija al final del pasillo, en la puerta cerrada de la habitación de Alina. ¿Cuantas miles de veces nos habíamos llamado de acá para allá durante el día, murmurando de un lado a otro durante la noche, despertándonos la una a la otra para consolarnos cuando habíamos tenido pesadillas? Ahora tendría que encargarme yo misma de mis pesadillas. Afróntalo, Mac. Me sacudí y decidí dirigirme hacia el campus. Si me quedaba en casa, el agujero negro quizás me tragase a mí también. Incluso ahora podía sentir esos sucesos en el horizonte expandiéndose exponencialmente. Conduciendo hacia las afueras de la ciudad, recordé que había dejado caer mi teléfono móvil en la piscina—Dios, ¿Habían pasado realmente todas esas semanas?—y decidí parar en el centro comercial para conseguir uno nuevo para el caso de que mis padres necesitaran localizarme mientras estaba fuera. Si se daban cuenta de que me había ido. Me detuve ante la tienda, compré el Nokia más económico que tenían, desactivé el viejo y encendí el nuevo. Tenía catorce nuevos mensajes, lo cual era probablemente un record para mí. Difícilmente soy una mariposa social. No soy una de esas personas enchufadas que siempre están enganchadas al mayor de los últimos servicios de localización. La idea de situarme tan fácilmente me asqueaba un poco. No tenía un teléfono con cámara o capacidad de mensajes de texto. No necesitaba servicios de Internet o radio satélite, solo nuestra cuenta básica, gracias. El único aparato que necesito es mi confiable iPod—la música es mi gran escape. Regresé a mi coche, encendí el motor de modo que el aire acondicionado pudiera combatir el implacable calor de julio y empecé a escuchar los mensajes. La mayoría de ellos tenían semanas, de amigos de la escuela o del Brickyard con los que no había hablado desde el funeral. Supongo, que en algún lugar en el fondo de mi mente, hice la conexión de que había perdido los servicios del móvil algunos días antes de que Alina hubiese muerto y esperaba que quizás tuviese algún mensaje de ella. Esperando que quizás hubiese llamado, sonando feliz antes de que muriera. Esperando que quizás hubiese dicho algo que pudiese hacerme olvidar mi dolor, aunque solo fuese por un breve momento. Estaba desesperada por oír su voz solo una vez más. Cuando lo hizo, casi dejé caer el teléfono. Su voz se elevaba desde el diminuto altavoz, sonando frenética, aterrada.
  • 11. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —¡Mac! Oh dios, Mac, ¿Dónde estás? ¡Necesito hablar contigo! ¡Esto entró directamente a tú buzón de voz! ¿Qué estás haciendo con el teléfono móvil apagado? ¡Tienes que llamarme en el minuto en que oigas esto! ¡Quiero decir en el mismo instante! A pesar del opresivo calor del verano, me quede repentinamente helada, mi piel fría y húmeda. —¡Oh, Mac, todo ha ido tan mal! Pensé que sabía lo que estaba haciendo. Pensé que él me estaba ayudando, pero—Dios, ¡No puedo creer que fuese tan estúpida! Pensé que estaba enamorada de él y es uno de ellos, Mac! ¡Él es uno de ellos! Yo parpadeé sin comprender. ¿Uno de quien? De hecho, ¿Quién era ese “él” que era uno de “ellos” en primer lugar? ¿Alina—enamorada? ¡De ninguna manera! Alina y yo nos lo contábamos todo. A parte de algunos tíos con los que se había citado casualmente en sus primeros meses en Dublín, no había mencionado a ningún otro tipo en su vida. ¡Y ciertamente no uno del que estuviese enamorada! Su voz calló en un sollozo. Mi mano aferró el teléfono en un mortal apretón, como si pudiera sostener a mi hermana a través de él. Mantener así a Alina con vida y salvarla del daño. Unos segundos de estática, entonces, cuando empezó a hablar otra vez lo hizo en voz baja, como si temiera ser oída por casualidad. —¡Tenemos que hablar, Mac! Hay mucho que tú no sabes. Dios mío, ¡Ni siquiera sabes lo que eres! Hay tantas cosas de debería haberte dicho, pero pensé que podría mantenerte fuera de esto hasta que las cosas fuesen seguras para nosotras. Voy a intentar hacerlo en casa—ella se detuvo y se rió desconsoladamente, un cáustico sonido totalmente ajeno a Alina—Pero no creo que él me deje salir del país. Te llamaré tan pronto—Más estática. Un grito sofocado. —¡Oh, Mac, él se acerca!— Su voz cayó a un urgente murmullo. —¡Escúchame! Tenemos que encontrar el—su próxima palabra sonaba confusa o extraña, algo parecido a shi-sadu, creo. —Todo depende de esto. ¡No podemos dejar que ellos lo obtengan! ¡Tenemos que hacernos con ello primero! Me ha estado mintiendo todo el tiempo. Ahora lo sé y sé donde... Aire mortal. La llamada había sido terminada. Me senté atónita, intentando buscarle sentido a lo que acababa de oír. Pensé que debía de tener una personalidad dividida y que había dos Macs: una que tenía una pista acerca de lo que estaba pasando en el mundo a su alrededor, y otra que apenas podía distinguir la realidad lo bastante bien para conseguir vestirse por la mañana y ponerse los zapatos en el pie correcto. La Mac-que-tenía-una-pista debía haber muerto cuando lo hizo Alina, por que esta Mac obviamente no sabía nada acerca de su hermana. ¡Había estado enamorada y nunca me lo ha mencionado! Ni una sola vez. Y ahora parecía que esa era la menor de las cosas que ella no me había dicho. Yo estaba alucinada. Traicionada. Había una enorme parte de la vida de mi hermana que me había estado ocultando durante meses. ¿En que tipo de peligro estaba metida? ¿De qué había estado intentando mantenerme alejada? ¿Hasta que eso fuese más seguro para nosotras? ¿Qué teníamos que encontrar? ¿Había sido el hombre de quien ella creía estar enamorada el que la había asesinado? ¿Por qué—oh por qué—no me había dicho su nombre? Comprobé la fecha y la hora de la llamada. La tarde después de que hubiese dejado caer mi teléfono en la piscina. Sentí el estómago enfermo. Ella me había necesitado y yo no había estado allí para ella. En el momento en que Alina había estado intentando desesperadamente alcanzarme, yo había estado tomando el sol en el patio, escuchando mis cien números uno de canciones medianamente felices, mi teléfono móvil se había cortocircuitado y permanecía olvidado sobre la mesa del comedor.
  • 12. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Presioné cuidadosamente la tecla de salida, entonces escuché el resto de los mensajes, esperando que ella quizás me hubiese vuelto a llamar, pero no había nada. De acuerdo con la policía, ella había muerto aproximadamente cuatro horas después de que intentase alcanzarme, aunque no habían encontrado su cuerpo en un callejón hasta casi dos días después. Esa era una imagen que siempre intenté bloquear. Cerré mis ojos e intenté no explayarme en el pensamiento de que había perdido mi última oportunidad para hablar con ella, intentaba no pensar que quizás pudiese haber hecho algo para salvarla si solo hubiese respondido. Esos pensamientos podían volverme loca. Volví a pasar otra vez el mensaje. ¿Qué era un shi-sadu? ¿Y cual era el asunto con su críptico No sabes siquiera lo que eres? ¿Qué podría haber querido decir Alina con eso? En el fondo de mi corazón yo entendía el mensaje, ese fue mi tercer pensamiento. También sabía que no había manera en que pudiese reproducir esto a Mamá y Papá. No solo los hundiría más (si es que había algo más profundo de lo que estaban actualmente), sino que probablemente me encerrarían en mi habitación y tirarían la llave. No podía verlos arriesgándose con su niña restante. Pero… si fuese a Dublín y lo reprodujese para la policía, ellos tendrían que reabrir el caso, ¿No es verdad? Esto era algo de peso. Si Alina había estado enamorada de alguien, habría sido vista con él en algún punto, algún lugar. En la escuela, en su departamento, en el trabajo, en algún sitio. Alguien debía saber quien era él. Y si el misterioso hombre no era su asesino, seguramente sería la llave para descubrir quien lo era. Después de todo, él era “uno de ellos”. Fruncí el ceño. Quienquiera o lo que quiera que fuesen “ellos”.
  • 13. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPÍTULO 2 Aprendí rápidamente que una cosa era pensar en ir a Dublín y exigir justicia para mi hermana, y otra completamente distinta encontrarme allí de pie, fatigada por el desfase horario al cruzar un océano, a cuatro mil millas de casa. Pero allí estaba yo, anocheciendo cada vez más rápidamente, en una calle adoquinada en el corazón de una ciudad extranjera, viendo irse mi taxi, rodeada por gente que hablaba una versión de inglés que era prácticamente ininteligible, intentando aceptar el hecho de que, aunque hubiera más de un millón de habitantes en y alrededor de la ciudad, yo no conocía a una sola alma. Ni en Dublín, ni en Irlanda, ni en todo el continente. Estaba tan sola como se podría estar. Había tenido una enorme pelea con Mamá y Papá antes de marcharme, y no habían hablado conmigo. Por otra parte, ni siquiera hablaban el uno con el otro, de todas maneras, así que traté de no tomármelo como algo demasiado personal. Había dejado mi trabajo y me retiré de la escuela. Había vaciado mis cheques y cuentas de ahorros. Yo era una mujer blanca soltera de veintidós años sola en un país extraño donde mi hermana había sido asesinada. Había escogido este Desayuno y Cama por dos razones: Estaba cerca de donde Alina había mantenido un pequeño y ruidoso apartamento encima de los muchos pubs de Dublín, y era uno de los menos costosos en el área. No tenía la menor idea de cuanto tiempo me iba a quedar, así que había reservado el billete solo de ida más barato que había podido encontrar. Tenía fondos limitados y necesitaba mirar cada centavo, o podría acabar tirada allí sin el suficiente dinero para regresar a casa. Sólo cuando estuviese convencida de que la policía—o Un Garda Síochána, los Guardianes de la Paz, como se los llamaba allí—estaban haciendo el mejor trabajo posible, empezaría a considerar el dejar otra vez Irlanda. En el viaje, había devorado dos guías turísticas ligeramente atrasadas, que había encontrado el día antes en El Rincón de Libro de Ashford, la única tienda de libros de segunda mano. Había estudiado detenidamente mapas, intentando empaparme hasta los huesos de la historia de Irlanda y me familiaricé con las costumbres locales. Había pasado tres horas haciendo escala en Boston, con los ojos cerrados, tratando de recordar cada detalle acerca de Dublín que había recolectado de Alina en nuestras llamadas telefónicas y correos electrónicos. Tenía miedo de estar todavía tan verde como un melocotón sin madurar de Georgia, esperando no ser la torpe turista volviendo sobre mis pasos cada vez que me daba la vuelta. Entré el vestíbulo de la Clarín House y me apresuré hacia el mostrador. —Buenas tardes, querida mía, — dijo alegremente el recepcionista. —Espero que tenga reservas, le aseguro que las necesitará en temporada alta. Parpadeé y volví a pasar por mi mente lo que acababa de decir, pero mucho más lentamente. —Las reservas, — dije. —Oh sí. Le entregué mi confirmación de correo electrónico al caballero de edad avanzada. Con el pelo blanco, la barba perfectamente recortada, chispeantes ojos detrás de unas gafas
  • 14. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre redondas de montura al aire, y orejas extrañamente pequeñas, se veía igual que un alegre duende de la fabulosa Tierra Verde. Mientras confirmaba mi estancia y la verificaba, me tendió unos folletos y parloteó sin parar sobre donde ir y que ver. Al menos pensé que lo hacía. La verdad era, que entendí poco de lo que estaba diciendo. Aunque su acento era encantador, las sospechas que me había formado en el aeropuerto se habían confirmado: Le iba a llevar tiempo a mí tristemente monolingüe cerebro Americano aclimatarse a la inflexión irlandesa y la extraordinaria manera de expresar las cosas. Tan rápidamente como el empleado hablaba, él quizás también había estado yéndose por las ramas (una de las nuevas frases de mi fiel guía turística) en gaélico, para el sentido que le encontraba. Unos pocos minutos más tarde, y sin entender ni una sola cosa de las que él había recomendado, estaba en el tercer piso, cerrando la puerta de mi cuarto. Como había esperado por el precio, no era mucho. Apretado, sólo siete u ocho pies en cualquier dirección, el cuarto estaba amueblado simplemente con una cama gemela encaramada bajo una alta y estrecha ventana, un pequeño tocador de tres cajones, coronado por una lámpara con unos dibujos amarillos sombreados, una desvencijada silla, un fregadero de pie para lavar, y un armario tan amplio como lo era yo, con (empujé para abrirlo) la friolera de dos perchas de alambre mal doblado. El cuarto de baño estaba en un cuarto comunitario abajo, al final del vestíbulo. La única concesión a la atmósfera era una desteñida alfombra naranja y rosa y una cortina a juego sobre la ventana. Dejé caer mis bolsas en la cama, aparté la cortina, y eché un vistazo a la ciudad donde murió mi hermana. Yo no quería que fuera hermosa, pero lo era. Había oscurecido completamente y Dublín estaba brillantemente iluminado. Había llovido recientemente, y contra el carbón de la noche, los brillantes adoquines de las calles brillaban en ámbar, rosa y azul neón del reflejo de las lámparas y carteles. La arquitectura era de un estilo que solo había visto antes en libros y películas. El viejo continente, elegante y grande. Los edificios alardeaban de fachadas recargadas, algunos adornados por pilares y columnas, otros lucían espléndidos detalles de artesanía en madera y altas y majestuosas ventanas. La Clarín House permanecía a las afueras de Temple Bar District, que según mi guía turística, era la parte más vibrante y viva de la ciudad, llena de craic—el argot irlandés para algo del estilo de —la mejor de las diversiones. Las personas se apiñaban en las calles, vagando de uno de los innumerables pubs en el distrito al siguiente. “Un Buen Enigma” había escrito James Joyce, “Sería cruzar Dublín sin pasar algún pub”. ¡Más de seiscientos pubs en Dublín! El titular en uno de los muchos folletos que el espabilado empleado me había pregonado orgullosamente. Por lo que había visto en el camino, le creí. Alina había estudiado mucho para ser admitida en el exclusivo programa de estudios en el extranjero del Trinity Collage, pero también sabía que ella había disfrutado completamente la enérgica vida social y de muchos y diversos pubs de la ciudad. Ella había adorado Dublín. Observando a las personas riendo y hablando abajo, me sentía tan diminuta como una partícula de polvo que brilla con luz intermitente en un haz de la luz de la luna. Y acerca de como se relacionaba con el mundo. —Bueno, están relacionados, — murmuré para mí misma. —Tú eres la única esperanza de Alina. En ese momento, la única esperanza de Alina, estaba más hambrienta que cansada, y después de tres escalas y veinte horas del viaje, estaba rendida. Nunca había podido dormir en ayunas, así que sabía que tendría que conseguir algo de comer antes de que
  • 15. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre pudiera hacerlo. Si no, solo me acostaría y daría vueltas toda la noche, y me despertaría más hambrienta y más agotada, lo cual no podía permitirme. Mañana tendría un día ocupado y necesitaba todo mi ingenio. Era tan buen momento para relacionarse como cualquiera. Salpiqué mi cara con agua fría, retoqué mi maquillaje y me peiné el cabello. Después de cambiarme mi falda corta blanca favorita que sacaba el mayor partido posible a mis piernas besadas por el sol, una bonita camisola lila y la chaquetilla a juego, me recogí mi largo pelo rubio en una elevada coleta, cerré y me escabullí de la posada, a la noche de Dublín. Paré en el primer bar que me pareció invitador y que alardeaba de la auténtica tarifa irlandesa. Escogí un anticuado lugar del Viejo Mundo sobre el llamativo distrito urbano. Yo solo quería una buena comida caliente sin mucho jaleo. Y la conseguí: un tazón de copioso y espeso guiso irlandés, caliente pan de soja, y un trozo de bizcocho de chocolate al whisky, digerido con una perfectamente espumosa Guinness. Aunque estaba agradablemente adormilada después de la completa comida, pedí una segunda cerveza, me puse cómoda y eché una vistazo alrededor, observando la atmósfera. Me pregunté si Alina habría venido incluso aquí, y me permití sumirme en la pequeña fantasía de imaginarla aquí con amigos, riéndose y feliz. Este era un hermoso bar, con acogedoras cabinas de respaldo alto de cuero, o —snugs— como los llamaban, forrando las paredes. La barra ocupaba el centro de la enorme habitación, un hermoso, elegante exterior de caoba, cobre, y espejos. Este estaba rodeado por altas mesas de café y taburetes. Era en una de esas mesas donde estaba sentada. El bar estaba lleno con una ecléctica combinación de clientes, desde jóvenes estudiantes universitarios a turistas jubilados, desde la última moda, al vestuario deportivo-sucio. Como barman, siempre me interesé en como eran otros clubes: qué ofrecían, quienes los decoraban, y qué telenovelas se desarrollaban en ellos, porque lo hacían inevitablemente. Siempre había unos pocos tipos magníficos, algunas peleas, algunos romances, y siempre algunos bichos raros en determinado bar, en cualquier determinada noche. Esta noche no supondría ninguna excepción. Ya había pagado mi cuenta y apenas estaba terminando mi cerveza cuando él entró. Lo presentí porque era imposible no hacerlo. Aunque no le eché un vistazo hasta que ya me hubo pasado y su espalda estuvo frente a mí, era el trasero de un atleta de talla mundial. Alto, fuerte y poderoso músculo encerrado en pantalones negros de cuero, botas negras, y, sí, lo adivinaste, un verdadero rey del drama, una camisa negra. He pasado suficiente tiempo detrás de una barra para que me haya formado unas cuantas opiniones acerca de lo qué llevan las personas y lo que dice acerca de ellos. Los tipos que visten de negro de la cabeza a los pies entran en dos categorías: quieren causar problemas, o son el problema. Tiendo a diferenciarlos claramente. Las mujeres que van todas de negro son una historia diferente, pero eso no viene al caso. Así que advertí su trasero primero, y como había alcanzado a ver con el ojo de una experta (problemático o no, él se veía realmente apetecible) fue directamente a la barra, se inclinó, y mangó una botella de whisky del estante de arriba. Ni un alma pareció advertirlo. Me puse tiesa con instantánea indignación por el barman; era una apuesta segura que sería de su bolsillo de donde iban a acabar por salir los sesenta y cinco dólares de la botella de whisky de malta escocés a la hora de cerrar, cuando sus cuentas no fueran exactas. Comencé a deslizarme de mi taburete. Sí, iba a hacerlo-un extranjero en un país extraño, nada menos-iba a sacar a la rata fuera. Nosotros los barman tenemos que permanecer juntos.
  • 16. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre El tipo giró. Yo me congelé, un pie sobre el peldaño inferior, a mitad de camino. Creo que incluso dejé de respirar. Decir que él era materia de estrella de cine era quedarse corta. Llamarlo mortalmente maravilloso ni siquiera se acercaba. Decir que los arcángeles deben haber sido agraciados por Dios con tales caras no podría siquiera empezar a describirlo. El largo pelo dorado, ojos tan claros que parecían plateados, el hombre era cegadoramente hermoso. Se me pusieron todos los pelos del cuerpo de punta, por todas partes, al unísono. Y obtuve el más extraño pensamiento: Él no es humano. Sacudí la cabeza ante mi locura y retrocedí en el taburete. Todavía tenía la intención de decírselo al barman, pero no hasta que el hombre se marchara del bar. De repente no tenía ninguna prisa en estar cerca de él. Pero él no se marchó. En lugar de eso se recostó contra la barra, rompió el sello, desenroscó la tapa, y dio un largo trago a la botella. Y cuando yo lo miré, sucedió algo totalmente inexplicable. El vello por todas partes mi cuerpo comenzó a vibrar, mi comida se revolvió en la boca del estómago y de repente tuve alguna clase de visión despierta. La barra estaba todavía allí y también él, pero en esta versión de la realidad, él no era para nada magnífico. El no era nada excepto una cuidadosamente camuflada abominación, y justo bajo la superficie de toda esa perfección, el apenas enmascarado hedor de decadencia se elevaba desde su piel. Y si estuviese lo suficientemente cerca, el asqueroso hedor quizás me estrangulase hasta morir. Pero eso no era el meollo de esto. Yo sentía como si-si solo pudiese abrir mis ojos un poco másvería incluso más. Vería exactamente lo que él era, si solo pudiese mirarle de algún otro modo, de forma diferente. No sé cuanto tiempo estuve allí sentada, mirándolo. Después, sabría que había sido lo bastante como para conseguir que me mataran, pero yo no sabía nada de eso en aquel momento. Fui salvada de mí misma, de que mi historia terminase allí mismo y en esta misma página, por un agudo golpe en el dorso de mi cabeza. —Ow!— Dí un salto sobre el taburete, me giré, y clavé la mirada en mi agresor. Ella me devolvió la mirada, una diminuta anciana, de ochenta si llegaba a ellos. Gruesos mechones plateados en una larga trenza estaban retirados de su cara de huesos finos. Vestía de negro de pies a cabeza y me molestó brevemente el darme cuenta que tendría que revisar mis teorías acerca de la moda de las mujeres. Antes de que pudiera decir, —Hey, ¿Qué cree que está haciendo?— ella me alcanzó y me golpeó otra vez, sus nudillos golpeando bruscamente contra mi frente. —¡Ow! ¡Deje eso! —¿Cómo te atreves a mirarle de esa manera?— siseó la mujer. Unos fieros ojos azules brillaban furiosamente ante mí desde un nido de finas arrugas. —¿Nos estás poniendo en peligro a todos nosotros, entonces, maldita tonta? —¿Huh?— Al igual que con el anciano duende de la recepción, tenía que repasar sus palabras lentamente en mi mente. Aún así no tenían sentido para mí. —¡El oscuro Tuatha Dé! ¡Cómo te atreves a traicionarnos! ¡Y tú, una O´Connor, nada menos! ¡Tendré unas palabras con tus parientes, lo haré! —¿Huh?— Esta parecía de repente la única palabra que podía pronunciar. ¿La había oído correctamente? ¿Qué en el mundo era un too—ah—day? ¿Y quien se pensaba que era yo? Ella levantó su mano y temí que me fuera a golpear otra vez, así que dejé escapar. —No soy una O´Connor —Claro que lo eres.— Ella rodó sus ojos. —Ese pelo, esos ojos. ¡Y esa piel! Och, si, tú eres una O´Connor cien por cien. Los que son como él partirían a una pequeña cosa sabrosa como tú en dos y se escarbarían los dientes con tus huesos antes de que
  • 17. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre pudieras despegar esos bonitos labios para suplicar. ¡Ahora sal de aquí antes que nos arruines a todos! Parpadeé. —Pero yo... Ella me acalló con una aplastante mirada que sin duda había perfeccionado durante medio siglo de práctica. —¡Fuera! ¡Ahora! Y no vuelvas aquí. Ni esta noche, ni nunca. Si no puedes mantener la cabeza baja y honrar tu línea de sangre, entonces haznos a todos un favor, ve a morir en otra parte. Ow. Todavía parpadeando, eché la mano atrás buscando mi bolso. No necesitaba que me golpearan en la cabeza con un palo para saber que no era bien recibida. Unos pocos golpecitos de nudillos lo hicieron a la perfección. Con la cabeza en alto, la mirada fija al frente, me aparté solo en caso de que la chalada anciana tuviese en mente intentar golpearme otra vez. A una distancia segura, me volví y me marché del bar. —Y eso es todo, — murmuré para mí misma cuando volví a irrumpir en mi pequeño alojamiento en la posada. —Bienvenida a Irlanda, Mac. No podía decir lo que me molestaba más, mi extraña alucinación o la hostil vieja. El último pensamiento antes de dormir fue que la anciana estaba obviamente loca. En caso de que alguna de las dos lo estuviera, estaba segura de que no era yo.
  • 18. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPITULO 3 Tardé un rato en encontrar la Street Garda Station al día siguiente. Las cosas parecían muy diferentes cuando caminaba, que cuando consultaba el pequeño y valioso mapa. Las calles no se bifurcaban en ángulos ordenados, y sus nombres cambiaban sin ton ni son entre un bloque y el siguiente. Vagabundeé, pasando la puerta del mismo café y el puesto de periódicos independiente, tres veces. “El Hombre vio al Diablo en el maizal del condado Clare”, Sexto avistamiento este Mes”, proclamaba un tabloide. “Los Antiguos están Regresando, se reclama Médium”, proclamaba otro. Preguntándome quienes eran “Los Antiguos” ¿una vieja banda de rock? a la cuarta vuelta me rendí y le pedí al anciano vendedor indicaciones. No pude entender una palabra de lo que me dijo. Empecé a ver una clara correlación entre la edad de interlocutor y la incomprensibilidad del acento. Cuando el farfullador caballero me soltó una oleada de encantadoras palabras melodiosas que no tenían ningún sentido para mí, asentí y le sonreí inmensamente, tratando de parecer inteligente. Esperé hasta que terminó, entonces lo eché a suertes ¿Qué narices? mis probabilidades eran del cincuenta por ciento, y giré para ir al norte. Con un agudo sonido de cloqueo, él me agarró por el hombro, me giró en sentido contrario, y ladró, —¿No oyes bien, muchacha? Creo. Podría haberme llamado asno melenudo. Sonriendo brillantemente, fui hacia el sur. La recepcionista de la mañana en la Clarín House, una mujer de veintialgo llamada Bonita (lo cual había entendido con poca dificultad), me había asegurado que no sería capaz de perder la Garda Station una vez llegase allí. Había dicho que el histórico edificio parecía una antigua casa inglesa solariega, hecha toda de piedra, con muchas chimeneas y torreones redondeados en cada final. Tenía razón, lo era. Entré en la estación a través de una alta puerta de madera colocada en un profundo y elevado arco de piedra y me dirigí a la recepcionista. —Soy MacKayla Lane. —Fui directa al grano—. Mi hermana fue asesinada aquí el mes pasado. Quisiera ver al detective que llevó su caso. Tengo nueva información para él. —¿Quién ha estado trabajando en el, amorcito? —El Inspector O'Duffy. Patrick O'Duffy. —Lo siento, cariño. Nuestro Patty estará fuera unos cuantos días. Puedo concertarte una cita con él el jueves. ¿Una cita el jueves? Tenía que ser ahora. No quería esperar tres días. —¿Hay otro inspector con el que podría hablar acerca de esto? Ella se encogió de hombros. —Podrías. Pero tendrás más suerte con el que trabajó en tu caso. Si fuera mi hermana, yo esperaría por Patty.
  • 19. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Me cambié impaciente de un pie al otro. La necesidad de hacer algo estaba quemando un agujero en mi intestino, pero quería hacer lo que era mejor para Alina, no lo que era lo más inmediato. —Bien. Aceptaré la cita para el jueves. ¿Tiene usted alguna por la mañana? Ella me anotó para la primera cita del día. Después fui al alojamiento de Alina. Aunque su alquiler había sido pagado hasta final de este mes (no reembolsable) no tenía la menor idea de cuánto tiempo me llevaría clasificar sus cosas y tenerlo todo embalado para enviarlo de vuelta a Georgia, así que imaginé que lo mejor sería empezar ahora. No iba a dejar ni un pequeño trozo de mi hermana a cuatro mil millas de casa. Había cinta policial sobre la puerta, pero había sido cortada. Me autoricé a entrar con la llave que el Inspector O'Duffy nos había enviado en el pequeño paquete de efectos personales que encontraron sobre su cuerpo. El apartamento olía igual que su habitación al regresar a casa, a velas de melocotón y crema, y al perfume Beautiful. El interior estaba oscuro, las contraventanas estaban cerradas. El Pub de abajo todavía no había abierto por hoy, así que el lugar estaba tan silencioso como una tumba. Palpé buscando el interruptor de la luz. Aunque nos habían dicho que el piso había sido saqueado completamente, no estaba preparada para esto. El polvo de las huellas dactilares estaba por todas partes. Todo lo que podía romperse estaba roto: lámparas, las figuritas, los platos, incluso el set de espejo encima de la repisa cerca de la cocina de gas. El sofá estaba rajado, los cojines rotos, los libros hechos pedazos, las estanterías para libros aplastadas, e incluso las cortinas estaban destrozadas. Los CDs crujieron bajo mis pies cuando entré en el comedor. ¿Esto había sido hecho antes o después de que ella muriera? La policía no nos había ofrecido opinión alguna hasta el momento. No sabía si lo que estaba viendo era el producto de una rabia descontrolada, o si el asesino había estado buscando algo. Quizá la cosa que Alina había dicho que necesitábamos encontrar. Quizá él había pensado que ella ya lo tenía, lo que quiera que eso fuese. El cuerpo de Alina había aparecido a kilómetros de distancia, en un callejón lleno de basura en el lado opuesto del Río Liffey. Yo sabía exactamente dónde. Había visto las fotos de la escena del crimen. Antes de dejar Irlanda, sabía que acabaría en ese callejón, dándole mi último adiós, pero no tan pronto. Aquello ya era suficientemente malo. De hecho, cinco minutos en el lugar era todo lo que podía soportar. Cerré y volví rápidamente abajo sobre mis pasos, irrumpiendo desde la estrecha escalera, sin ventanas al brumoso callejón detrás del pub. Agradecía el tener tres semanas y media para enfrentarme con la situación antes de que el alquiler expirase. La próxima vez que viniera, me prepararía para lo que pudiera encontrar. La próxima vez que viniera, estaría armada con cajas, bolsas de basura y una escoba. La próxima vez que venga, me dije, mientras me restregaba una manga por la mejilla, no lloraría. Me pasé el resto de la mañana y gran parte de una lloviznosa escondiéndome en un café de Internet, tratando de localizar la cosa que Alina había dicho que necesitamos encontrar, un “shi-sadu”. Lo intenté con cada buscador. Pregunté hasta en el Jeeves. Busqué en los textos de los periódicos online locales esperando tener éxito. El problema era, que no sabía cómo deletrearlo; no sabía si era una persona, lugar, o cosa, y no importaba cuantas veces escuchara el mensaje, todavía no estaba segura de entender lo que ella decía. Solo por lo endemoniado de ello, decidí buscar por la extraña palabra que había dicho la anciana la pasada noche “too-ah-day”. De todos modos no tuve suerte con ello.
  • 20. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Unas pocas horas en mi frustrada búsqueda, despaché varios correos electrónicos también, incluyendo uno emotivo a mis padres, pedí otro café y pregunté a dos monos chicos irlandeses que estaban detrás del mostrador, los cuales aparentaban mi edad, si tenían alguna idea de lo que era un shi-sadu No lo sabían. —¿Qué me decís de un too-ah-day? —Pregunté, esperando la misma respuesta. —¿Too-ah-day? —repitió el de pelo oscuro, con una inflexión levemente diferente a la que había utilizado yo. Asentí. —Me lo dijo una anciana anoche en un pub. ¿Alguna idea de lo que significa? —Seguro, —se rió él—. Es lo que todos los malditos americanos venís aquí esperando encontrar. Eso o un pote de Oro, ¿No es verdad, Seamus? —Le sonrió burlonamente a su rubio compañero, quien sonrió ampliamente en respuesta. —¿Qué es eso? —Dije cautelosamente. Agitando sus brazos igual que pequeñas alas, me hizo un guiño. —Quién. Eso sería un hada pequeñita, muchacha. Un hada pequeñita. Ya. U-huh. Con Turista estampado en toda mi frente, tomé la humeante taza, pagué por el café, y acompañé mis llameantes mejillas de vuelta a mi mesa. Chalada anciana, pensé irritablemente, cerrando mi sesión de Internet. Si la volvía a ver otra vez, iba a llevarse una bronca. Fue la niebla la que hizo que me perdiera. Hubiese estado bien si fuera un día soleado. Pero la niebla tenía la costumbre de transformar incluso el paisaje más familiar en algo extraño y siniestro, y el lugar era ya tan extraño para mí que adquirió rápidamente atributos siniestros. Por un minuto pensé que me estaba dirigiendo directamente hacia la Clarín House, bajando bloque tras bloque sin prestar realmente mucha atención, lo próximo fue encontrarme en medio de una muchedumbre, en una calle que no había visto antes, y de repente, yo era una de las tres únicas personas en un camino sorprendentemente silencioso y lleno de niebla. No tenía la menor idea cuán lejos había llegado. Mi mente estaba en otras cosas. Podría haber andado durante millas. Lo que se me ocurrió fue una idea realmente inteligente. Seguiría a uno de los otros peatones y seguramente ellos me dirigirían de regreso a la parte principal del pueblo. Abrochando la chaqueta para protegerme de la neblinosa lluvia, escogí al más cercano de los dos, una mujer de unos cincuenta años con un impermeable beige y una bufanda azul. Tuve que acercarme porque la niebla era demasiado densa. Dos bloques más tarde, ella agarraba su bolso apretándolo a su lado, y echaba nerviosas miradas sobre el hombro. Tardé unos pocos minutos en darme cuenta que estaba asustada de ¡mí!. Después recordé lo que había leído en mi guía turística acerca del crimen en el interior de la ciudad. Jóvenes de ambos sexos que parecían inocentes eran responsables de muchos de ellos. —¡Deje de seguirme! Márchese, —lloriqueó ella, apretando el paso, los faldones de su abrigo batiéndose. —De acuerdo. Me quedo quieta. —Me detuve allí mismo. La última cosa que quería hacer era perseguirla; el otro peatón se había ido, la necesitaba. La niebla se ponía más densa a cada minuto y yo no tenía la menor idea de donde estaba. —Mire, siento haberla asustado. ¿Podría solo indicarme hacia el Temple Bar District? ¿Por favor? Soy una turista americana y estoy perdida.
  • 21. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Sin volverse o aminorar el paso en lo más mínimo, extendió el brazo vagamente en dirección a la izquierda, entonces desapareció doblando la esquina, dejándome sola en la niebla. Suspiré. La izquierda era esa. Fui hacia la esquina, giré, y empecé a caminar a paso moderado. Tomando referencia de los alrededores, avancé un poco. Parecía estar hundiéndome en una parte ruinosa e industrial de la ciudad. Las ventanas de algún ocasional apartamento daban paso a idénticos almacenes construidos a ambos lados de la calle, con ventanas rotas y puertas hundidas. La acera medía apenas un metro de ancho y estaba más sucia a cada paso, atestada de basura. Empecé a sentir fuertes náuseas, supongo que del hedor de las alcantarillas. Debió haber existido una vieja fábrica de papel cerca; gruesas cáscaras de poroso papel amarillento de varios tamaños caían y volaban por las calles vacías. Los callejones, estrechos y sórdidos estaban marcados en las entradas con flechas de pintura levantada, indicando hacia dársenas que parecía que la última vez que habían recibido una entrega era hacía veinte años. Aquí, se alzaba una desmoronada chimenea, fundiéndose en la niebla. Allí, permanecía un coche abandonado con la puerta del conductor entreabierta y, fuera de él, un par de zapatos y un montón de ropa, como si el conductor hubiera salido simplemente, se hubiera desvestido y dejado todo atrás. Todo estaba sorprendentemente silencioso. Los únicos sonidos eran mis leves y amortiguados pasos y el lento gotear de los canalones vaciándose en los tubos de desagüe. Cuanto más lejos me adentraba en el decadente vecindario, más quería correr, o al menos ceder a una vigorosa carrera, pero me preocupaba que si hubiese indeseables habitantes del tipo humano en el área, el rápido sonido de mis tacones contra el pavimento quizás atrajese su atención. Temí que esta parte de la ciudad estuviese tan desierta debido a que los negocios se habían trasladado cuando las pandillas se habían asentado allí. ¿Quién sabía lo que se ocultaba tras esas ventanas rotas? ¿Quién sabía lo que se agachaba detrás de esa puerta medio abierta? Los siguientes diez minutos fueron algunos de los más estremecedores de mi vida. Estaba sola en una mala zona de una ciudad extraña, sin ninguna idea de si iba por el camino correcto o me dirigía directamente a algo peor. Dos veces creí oír que algo susurraba desde un callejón cuando pasé. Dos veces aguanté el pánico y me negué a correr. Era imposible no pensar en Alina, en el parecido con el lugar donde había sido encontrado su cuerpo. No podía sacudirme la sensación de que había algo malo aquí, y era algo mucho más malo que el simple abandono y la decadencia. Esta parte de la ciudad no se sentía simplemente vacía. Se sentía, bien… abandonada… como si hubiese pasado por un cartel diez bloques atrás que decía “Todo El Que Entre Aquí, Abandona la Esperanza”. Sentí que se incrementaban las náuseas y mi piel estaba empezando a picar. Me apresuré en bajar bloque tras bloque, tomando como referencia general la dirección de la izquierda cuando las calles me lo permitían. Aunque era sólo la hora de la cena, la lluvia y la niebla habían tornado el día en crepúsculo y los pocos faroles que no habían estallado hacían años comenzaron a parpadear e iluminarse. La noche caía y pronto estaría tan oscuro como el tono de esa larga sombra extendiéndose entre las débiles y pocas frecuentes piscinas de luz. Empecé a caminar más deprisa. Al borde de la histeria ante el pensamiento de que estaba perdida en esta espantosa parte de la ciudad de noche, casi sollocé con alivio cuando divisé un edificio brillantemente iluminado algunos bloques más adelante, en llamas igual que un oasis de luz. Eché a correr, esa carrera a la que me había estado resistiendo.
  • 22. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Cuando me acerqué, pude ver que todas las ventanas estaban intactas, y el alto edificio de ladrillo estaba impecablemente renovado, luciendo una costosa restauración en la fachada del primer piso, de oscura madera y latón. Largos pilares enmarcaban una entrada con una atractiva puerta de cerezo flanqueada por vidrieras y coronadas por un travesaño a juego. Las altas ventanas flanqueaban los lados, que estaban enmarcados por columnas de menor tamaño a juego, y cubiertas con elaborada celosía de hierro forjado. Un sedán último modelo estaba aparcado en frente, en la calle, al lado de una cara motocicleta. Más arriba, podía ver ventanales de apartamentos en el segundo piso. Había gente en las calles; compradores que parecían perfectamente normales y comensales de restaurantes y asiduos a los pubs. ¡Justo lo que quería, estaba otra vez en la parte decente de la ciudad! Gracias a Dios, pensé. Aunque luego no estaría tan segura acerca de quién me había salvado del peligro de ese día, o si había sido salvada del todo. Nosotros tenemos una frase propia de Georgia, “Saltamos de la sartén al fuego”. Las suelas de mis zapatos debían haber estado mojadas. “Barrons Libros y Bisutería” proclamaba la alegremente pintada tablilla que colgaba perpendicular al edificio, suspendida sobre la acera por una elaborada asa de bronce sujeta al ladrillo de encima de la puerta. Un luminoso signo, pasado de moda, en las ventanas teñidas de verde ponía, “Abierto”. No me había podido parecer el lugar más perfecto para pedir un taxi si hubiese exhibido un signo que dijera, “Bienvenidos Turistas Perdidos/Pidan Aquí sus Taxis”. Era suficiente para este día. Nada de preguntar más direcciones, nada de seguir caminando. Estaba mojada y helada. Quería una sopa caliente y una ducha más caliente aún. Y lo quería más de lo que quería apretar mis preciados peniques. Las campanillas tintinearon cuando empujé para abrir la puerta. Penetré un paso y me detuve, parpadeando atónita. Por el exterior había esperado una pequeña y encantadora librería y la curiosa tienda con las dimensiones interiores del Starbucks de una universidad. Lo que obtuve fue un interior cavernoso que albergaba un despliegue de libros que hacía que la biblioteca que la Bestia de Disney daba a Bella el día de su boda pareciese baja en suministros. Adoro los libros, por cierto, más que las películas. Las películas te dicen que pensar. Un buen libro te permite escoger algunos pensamientos por ti mismo. Las películas te muestran la casa rosa. Un buen libro te dice que hay una casa rosa y deja que tú le des algunos toques finales, quizás que escojas el estilo del techo, que aparques tu propio coche en frente. Mi imaginación siempre ha sobrepasado lo que cualquier película pudiera proponer. Por ejemplo, esas malditas películas de Harry Potter. No era que Veela y Fleur Delacour, se parecieran. Aún así, nunca me había imaginado una librería como esta. El recinto medía probablemente unos treinta metros de largo y doce de ancho. La mitad frontal de la tienda se abría completamente hasta el techo, cuatro plantas o más. Aunque no podía distinguir los detalles, un impresionante mural estaba pintado sobre el techo abovedado. Las estanterías para libros forraban cada nivel, desde el suelo a la moldura. Detrás de elegantes barandillas, la plataforma de la pasarela permitía el acceso al segundo, tercer y cuarto nivel. Las escaleras se deslizaban sobre engrasados rodillos de una sección a la siguiente. El primer piso tenía espacios reservados en varios pasillos a mi izquierda, dos cómodos asientos, y una caja de cobro a mi derecha. Yo no podía ver lo que se extendía más allá del elevado balcón de los pisos superiores, pero supuse que más libros y quizás algo de esa bisutería que había mencionado el cartel.
  • 23. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre No había un alma a la vista. —¡Hola! —Llamé, girando en círculo, empapándome de todo. Una librería como esta era un hallazgo fabuloso, un fantástico final para un día de otro modo atroz. Mientras esperaba por mi taxi, echaría un vistazo a nuevas lecturas—. ¿Hola, hay alguien aquí? —Estaré contigo en un santiamén, querida, —flotó una voz de mujer desde la parte trasera de la tienda. Oí el suave murmullo de voces, las de una mujer y un hombre, después tacones que resonaban a través de un duro piso de madera. La elegante mujer de amplio busto que había aparecido, debió de haberse visto alguna vez tan increíble como una de esas divas de las viejas películas de cine. Ahora en sus tempranos cincuenta, su suave pelo oscuro estaba recogido hacia atrás en un moño, despejando una cara de tez pálida y de huesos clásicos. Aunque el tiempo y la gravedad habían trazado la suave piel de la juventud con las líneas de un fino pergamino y arrugado su frente, esta mujer siempre sería hermosa, seguramente hasta el día en que muriera. Llevaba una falda gris hecha a medida y una diáfana blusa de lino que realzaba su voluptuosa figura y revelaba un trozo del sostén de encaje por abajo. Lustrosas perlas resplandecían suavemente en su cuello, muñeca, y orejas. —Soy Fiona. ¿Hay algo que pueda ayudarte a encontrar, querida? —Esperaba que pudiera utilizar su teléfono para pedir un taxi. Por supuesto, compraré también algo, —agregué apresuradamente. Muchos de los negocios locales colgaban carteles advirtiendo que los teléfonos y lavabos eran sólo para los clientes que compraban. Ella sonrió. —No hay necesidad para eso, querida, a menos que lo desees. Ciertamente, puedes utilizar nuestro teléfono. Después de pasar páginas de la guía de teléfonos y llamar pidiendo un taxi, me dispuse a hacer un buen uso de mis veinte minutos de espera, reuniendo dos thrillers, el último de Janet Evanovich, y una revista de modas. Mientras Fiona me cobraba, decidí tirar una piedra en la oscuridad, figurándome que cualquiera que trabajase con tantos libros seguramente sabría un poco de algunas cosas y un montón de todo. —He estado intentado averiguar lo que significa una palabra pero no estoy segura de en qué idioma está, o incluso si lo digo bien, —le dije. Ella escaneó el último de mis libros y me dijo el total. —¿Qué palabra sería esa, querida? Bajé la mirada, revolviendo mi bolso en busca de la tarjeta de crédito. Los libros no estaban en mi presupuesto e iba a tener que facturarlos hasta que volviera a casa. —Shi-sadu. Al menos creo que es esa. —Encontré mi cartera, retiré mi Visa, y alcé la vista otra vez. Ella no se había movido todavía y parecía blanca como un fantasma. —Nunca lo he oído. ¿Por qué lo buscas? —dijo tensamente. Parpadeé. —¿Quien dijo que lo buscaba? —Yo no había dicho que lo buscaba. Apenas había preguntado que significaba la palabra. —¿Por qué lo ibas a preguntar sino? —Solo quería saber lo que significa, —le dije. —¿Dónde lo has oído? —¿Por qué le preocupa? —Sabía que había empezado a sonar defensiva, pero realmente, ¿Cuál era su intención? La palabra obviamente significaba algo para ella. ¿Por qué no me lo diría? —Mire, esto es realmente importante. —¿Cómo de importante? —dijo ella.
  • 24. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre ¿Qué quería? ¿Dinero? Eso podría ser un problema. —Mucho. Ella miró más allá de mí, sobre mi hombro, y pronunció una sola palabra parecida a una bendición. —Jericho. —¿Jericho? —repetí, sin seguirla—. ¿Quiere decir la antigua ciudad? —Jericho Barrons, —dijo una rica y culta voz masculina tras de mí—. ¿Y usted es...? —No era acento irlandés. Aunque no tenía idea alguna de qué clase de acento era. Me giré, con mi nombre asomando en la punta de la lengua, pero no hizo nada por salir. No era de extrañar que Fiona hubiese dicho su nombre de esa manera. Me sacudí interiormente y extendí mi mano. —MacKayla, pero la mayoría de la gente me llaman Mac. —¿Tienes un apellido, MacKayla? —presionó brevemente mis nudillos contra sus labios y liberó la mano. Mi piel hormigueaba donde había estado su boca. ¿Era mi imaginación o su mirada era depredadora? Temía estar volviéndome un poco paranoica. Había sido un largo y extraño día después de una noche aún más extraña. Los titulares del Ashford Journal comenzaban a tomar forma en mi mente, “Segunda Hermana Lane se encuentra con el juego sucio en una Librería de Dublín”. —Sólo Mac está bien, —me evadí. —¿Y qué sabes tú de este shi-sadu, sólo Mac? —Nada. Por eso preguntaba. ¿Qué es? —No tengo la menor idea, —dijo él—. ¿Dónde lo oíste? —No puedo recordarlo. ¿Por qué le preocupa? El se cruzó de brazos. Yo también crucé los míos. ¿Por qué me mentían estas personas? ¿Qué en el mundo era esta cosa por la que preguntaba? Me estudió con su mirada predadora, valorándome de pies a cabeza. Yo lo estudié a él a cambio. No solo ocupaba espacio; lo saturaba. Si antes la habitación había estado repleta de libros, ahora lo estaba de él. Alrededor de los treinta años y 2’20 ó 2’30 metros de altura, tenía el pelo negro, piel dorada y ojos oscuros. Sus facciones eran fuertes, cinceladas. No podía precisar su nacionalidad más de lo que podía precisar su acento; alguna clase de europeo cruzado con el Viejo Mundo Mediterráneo o quizá un antepasado con oscura sangre gitana. Llevaba un elegante traje italiano gris oscuro, una flamante camisa blanca, y una corbata débilmente anudada. No era guapo. Esa era una palabra demasiado simple. Era intensamente masculino. Sexual. Atrayente. Había una omnipresente sensualidad en él, en sus ojos oscuros, en su generosa boca, en la manera en que permanecía de pie. El era la clase de hombre con la que yo no coquetearía ni en un millón de años. Una sonrisa curvó su boca. No parecía más agradable de lo que lo parecía él, y no me engañó ni por un momento. —Usted sabe lo que significa, —le dije—. ¿Por qué no me lo dice? —Tú también sabes algo acerca de ello, —dijo él—. ¿Por qué no me lo dices? —Yo pregunté primero. —Infantil quizá, pero era todo en lo que podía pensar. No se dignó a responder—. Averiguaré lo que quiero saber de una ú otra manera, —le dije. Si estas personas sabían lo que era, en algún lugar en Dublín alguien también lo sabría. —Lo harás. No tengo duda de eso, sólo Mac. Yo le dediqué mi mirada más helada, muy practicada en los borrachos y patanes clientes del The Brickyard. —¿Eso es una amenaza? Dio un paso adelante y yo me puse tiesa, pero él solamente estiró el brazo por encima de mí, de mi hombro. Cuándo retrocedió, sostenía mi tarjeta de crédito.
  • 25. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —Por supuesto que no, —echó un vistazo a mi nombre—. Srta. Lane. Veo que tu visa es del SunTrust. ¿No es ese un banco del sur de Estados Unidos? —Quizá. —Le arrebaté mi tarjeta de la mano. —¿De qué estado del Sur eres? —Tejas, —mentí. —Ciertamente. ¿Qué te trajo a Dublín? —Nada de su incumbencia. —Llegó a ser de mi incumbencia cuando viniste a mi establecimiento, preguntando acerca del shi-sadu. —¡Así que sabe lo que es! Acaba de admitirlo. —No admito nada. Sin embargo, te diré esto: Tú, Srta. Lane, te estás jugando el cuello. Acepta mi consejo y lárgate mientras todavía es posible. —Demasiado tarde. No puedo. —Su prepotente condescendencia me volvía loca. Cuándo me enfado, clavo los pies en el mismo sitio en donde estoy. —Lástima. No durarás una semana si sigues haciendo esas preguntas. Deberías decirme lo que sabes, quizás yo pueda incrementar tus posibilidades de supervivencia. —De ninguna manera. No a menos que usted me diga lo que sabe primero. El hizo un sonido de impaciencia y entrecerró los ojos. —Tú, inocente tonta, no tienes idea de lo que estás... —¿Alguien de aquí ha llamado un taxi? —Las campanas en la puerta tintinearon. —Lo hice yo, —respondí por encima del hombro. Jericho Barrons realizó el débil intento de sujetarme, como para detenerme físicamente. Hasta ese momento, aunque la agresión había cargado el aire y la amenaza había estado implicada, no se había producido nada. Había estado molesta, ahora estaba un poco asustada. Nuestras miradas se encontraron, se sostuvieron y nos quedamos un momento en esa escena congelada. Casi podía verle calculando la importancia, si había alguna, de nuestra repentina audiencia. Entonces me dedicó una débil sonrisa sardónica e inclinó la cabeza como si dijera, Tú ganas esta vez, Srta. Lane —No cuentes con ello dos veces, —murmuró. Salvada por la campana, agarré mi bolsa de libros y me retiré. No quité los ojos de Jericho Barrons hasta que salí por la puerta.
  • 26. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPITULO 4 Los baños comunitarios apestaban. Tenía mi sopa caliente, pero mi ducha estaba helada. Una vez que volví a la Clarín House, hice el infeliz descubrimiento de que aparentemente todo el mundo en la posada esperaba hasta la noche para ducharse antes de salir a cenar y trasnochar en el pueblo. Desconsiderados turistas. El agua estaba demasiado fría como para que resistiera lavándome el pelo, así que llamé a la recepción para que me despertaran a las seis en punto cuando podría intentarlo. Suponía que algunos de los invitados optarían por ello. Me cambié las ropas de calle por una camiseta de dormir de seda color melocotón y los pantalones a juego. Ese era otro inconveniente sobre los baños comunitarios, o estabas totalmente vestida de nuevo después de ducharte o te arriesgabas a una loca carrera medio desnuda bajando por el pasillo pasando ante puertas que podían abrirse repentinamente en cualquier momento. Yo había optado por vestirme completamente. Terminé de deshacer lo que me quedaba de equipaje. Había traído algunos confortables artículos de casa. Saqué una de las velas de melocotones y crema de Alina, dos barras de Hershey, mi favorito par de descoloridos y muy amados pantalones cortos vaqueros que mamá siempre amenazaba con tirar, y un pequeña foto enmarcada de mi familia, que apoyé contra la lámpara en el aparador. Entonces revolví en mi mochila y busqué el cuaderno que había comprado hacía algunas semanas, y me senté con las piernas cruzadas sobre la cama. Alina siempre había llevado un diario, desde que éramos unas niñas. Como una revoltosa hermana pequeña, siempre había acabado descubriendo muchos de sus escondites, ella se había ido volviendo más ingeniosa con los años; la última vez que lo encontré había estado detrás de un zócalo flojo en su armario y le tomaba despiadadamente el pelo acerca de cualquier novio con el que hubiera estado besuqueándose, completándolo con molestos sonidos de besos. Hasta hace poco, nunca había escrito un diario. Después del funeral, había estado desesperadamente necesitada de una salida y había derramado el dolor en las páginas de esa cosa. Más recientemente había estado escribiendo listas: qué empacar, que comprar, que aprender, y a donde ir primero. Las listas habían llegado a ser mis anclas. Me hacían pasar los días. El olvido del sueño lo conseguía por las noches. Mientras supiese exactamente a donde iba y que hacía al día siguiente, no vacilé. Estaba orgullosa de mi misma por lo bien que había fanfarroneado a través de mi primer día en Dublín. Pero entonces, cuando todo lo que tenías era el enfado, no era tan difícil pegarlo sobre tu verdadero rostro. Sabía lo que realmente era: una preciosa mujer joven, apenas lo suficiente mayor para atender un bar, quien nunca había estado más que unos pocos estados lejos de Georgia, quien había perdido recientemente a su hermana y que era -como Jericó Barrons había dicho- estaba en camino de jugarse la cabeza.
  • 27. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Ir al Trinity College, hablar con los profesores e intentar descubrir los nombres de amigos era el número uno de mi lista para mañana. Tenía un e-mail con la copia de su programa de clases, enumerando instructores y horas. Me lo había enviado al principio del trimestre así yo sabía cuando estaba en clase y cuando era mejor hora de cogerla en casa para hablar. Con suerte, alguno con los que hablara mañana sabría a quien había estado viendo Alina y sería capaz de decirme quien era su misterioso hombre. Ir a la Librería, intentar rastrear el Shi-sadu era la próxima. Estaba segura que no iba a volver a esa librería, lo cual realmente me fastidiaba por que había sido una librería asombrosa. No podía sacudirme la sensación de que hoy había tenido suerte de escapar. Que si el taxi no hubiese llegado justo en ese momento, Jericó Barrons quizás me hubiese atado a una silla y torturado hasta que le dijera cada cosa que él quería saber. Comprar cajas, bolsas, y una escoba para la casa de Alina era la tercera. Esa era opcional. No estaba segura de si estaba lista para volver allí todavía. Mordisqueé la tapa de mi boli, deseando que hubiese sido capaz de ver al inspector O´Duffy. Había esperado obtener sus informes y volver a trazar cualquier ruta que la investigación de La Gardai hubiese olvidado. Desafortunadamente, esa posibilidad se mantenía ahora a unos cuantos días. Hice una pequeña lista de cosas que quería de la droguería: un adaptador para cargar mi iPod; zumo; y algunas patatas fritas para tenerlas en mi habitación, entonces apagué la luz y caí casi inmediatamente en un profundo y tranquilo sueño. *** Alguien llamó a mi puerta despertándome. Me incorporé, frotándome los legañosos y cansados ojos que sentía como si solo los hubiese cerrado hacía unos segundos. Me llevó unos momentos recordar en donde estaba, en una cama gemela en una fresca habitación en Dublín, con lluvia golpeando ligeramente en la ventana. Había tenido un fantástico sueño. Alina y yo estábamos jugando al voleibol en uno de los muchos lagos artificiales construidos en Georgia Power, dispersos a través del estado. Había tres cerca de Ashford y nosotras íbamos cada fin de semana a uno o al otro en verano para divertirnos, tomar el sol, y mirar chicos. El sueño había sido tan real que todavía podía saborear la Corona con lima, oler el bronceador de aceite de coco, y sentir la sedosa arena bajo mis pies. Miré mi reloj. Eran las dos de la mañana. Estaba adormilada y molesta y no intenté disimularlo. —¿Quién es? —Jericho Barrons. No me podía haber despertado más rápido si mi madre me hubiese golpeado la cabeza con la sartén. ¿Qué estaba haciendo él aquí? ¿Cómo me había encontrado? Me levanté de golpe, mi mano cerniéndose sobre el teléfono, lista para llamar en cualquier momento a la recepción y preguntar por la policía. —¿Qué quiere? —Tenemos información que intercambiar. Usted quiere saber que es eso. Y yo quiero saber que sabe acerca de ello. No iba a revelar lo asombroso que me resultaba que hubiese venido a cazarme. —Un tipo brillante, ¿no es así? Me imaginé que saldría por la parte de atrás de la tienda. ¿Qué le tomó tanto tiempo? Hubo tal prolongado silencio que empecé a preguntarme si se habría ido.
  • 28. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —No acostumbro a pedir lo que quiero. Ni siquiera estoy acostumbrado a hacer tratos con una mujer, —dijo él finalmente. —Bueno, pues hazlo conmigo, tío, por que no acepto órdenes de nadie. Y no doy nada gratis. —Fanfarronea, fanfarronea, fanfarronea Mac. Pero él no sabía eso. —¿Piensa abrir esta puerta, señorita Mac, o conversaremos donde quizás cualquiera pueda asistir a nuestro negocio? —¿Piensa realmente intercambiar información? —respondí a cambio. —Sí. —¿Y será el primero en hacerlo? —Lo seré. Relajé los hombros. Aparté la mano del teléfono. Me enderecé otra vez rápidamente. Conocía el valor de poner una sonrisa en una cara triste, hacía que te sintieras feliz después de un rato. El valor no era diferente. No confiaba en Jericho Barrons más de lo que podía hacerlo, lo cual era un grandísimo nada en absoluto, pero él sabía que era ese shi-sadu, y aunque esperaba poder encontrar la información en otra parte, ¿Y si no podía? ¿Y si malgastaba semanas buscando sin ningún éxito? El tiempo era dinero y el mío era finito. Si él estaba dispuesto a negociar, tenía que abrir esa puerta. A menos que… —¿Podemos negociar a través de la puerta? —dije yo. —No. —¿Por qué no? —Soy una persona privada, Srta. Lane. Esto no es negociable. —Pero yo… —No. Resoplé molesta. El tono en su voz decía que discutir sería una pérdida de tiempo. Me levanté y alcancé un par de vaqueros. —¿Cómo me encontró? —abroché la bragueta y me pasé las manos por el pelo. Siempre lo tenía recogido para dormir por tenerlo tan largo. Lo tenía enormemente revuelto. —Usted consiguió un transporte público en mi establecimiento. —De donde yo vengo los llamamos taxis. Y librerías. —Dios, estaba anticuado. —De donde yo vengo los llamamos modales, Srta. Lane. ¿Tiene alguno? —Dígamelo usted. No es culpa mía. El ser amenazada saca lo peor de mí. —Abrí la puerta un poquito y lo observé a través del espacio que permitía la cadena del pistillo. No podría imaginarme Jericó Barrons como un niño, yendo a la escuela, con la cara lavada, el pelo ordenadamente peinado, la caja del almuerzo en la mano. Seguramente habría sido engendrado por algún cataclismo de la naturaleza, no dado a luz. Inclinó su cabeza y me estudió a través de los ojos entrecerrados, deteniéndose varios segundos en cada parte de mí: El pelo desaliñado, la boca y los ojos hinchados de dormir, la camisola de dormir, los vaqueros, los pies. Sentía como si me estuviese quemando por el tiempo que lo había hecho. —¿Puedo entrar? —dijo. —Yo no le habría permitido llegar tan lejos. —Me enfurecía que la recepcionista le hubiese permitido subir. Había pensado que el lugar tenía mejor seguridad. Mañana iba a tener unas palabras con el director. —Les dije que era su hermano. —Él averiguó mis pensamientos por mi cara. —Claro. Por que nos parecemos tanto. —Si él era el invierno, yo era el verano. Si yo era el sol, él era la noche. Una oscura y tempestuosa. Ni una onza de diversión parpadeó en esos ojos oscuros. —¿Y bien, Srta. Lane?
  • 29. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —Me lo estoy pensando. Ahora que donde me estaba quedando, si quería herirme, podría hacerlo en cualquier momento. No necesitaba arrastrarse en medio de la noche. Podía estar al acecho y asaltarme mañana en algún lugar en las calles. No estaba más segura del futuro que de lo que lo estaba ahora de él, a menos que estuviese dispuesta a moverme de posada en posada, intentando perderlo, y no lo estaba. Necesitaba estar en esta parte del pueblo. Además él no se veía como el tipo asqueroso que asesinaría de cualquier manera a una mujer en su habitación del hotel. Él parecía el tipo asqueroso que la tendría en la mira del rifle de un asesino sin un pedazo de emoción. Que yo usara eso como un argumento a su favor debía haberme preocupado. Más tarde me daría cuenta que le había dado más que vueltas durante esas primeras semanas al entumecimiento que sentía por la muerte de Alina, y que también había sido un poco temeraria. Suspiré. —Claro, entre. Cerré la puerta, quité la cadena, la abrí otra vez, y entonces retrocedí un paso, permitiéndole entrar. Abrí la puerta completamente y dejé que esta golpease la pared, así cualquiera que pasase podría mirar dentro, si lo necesitaba, podía echar abajo la tercera planta con mis gritos pidiendo ayuda. La adrenalina estaba bombeando por mi cuerpo, haciéndome sentir débil. Todavía llevaba su impecable traje italiano y su flamante camisa blanca, como había estado hacía horas. La pequeña habitación desbordaba de repente con la pomposidad de Jericho Barrons. Si una persona normal llenaba el 100% de las moléculas que ocupaba, él de algún modo se las arreglaba para llenar un 200% de capacidad. Lanzó una minuciosa mirada alrededor y no tuve dudas, si lo preguntaba más tarde, él sería capaz de hacer un recuento preciso de cada detalle, desde los lugares en que se veía el oxido del agua en el techo, bajando por mi bonito sostén estampado tendido sobre la alfombra. Empujé la alfombra con el pie, empujándolo y metiéndolo bajo la cama. —Así que, ¿Qué es? —dije. —No, espere. —¿Cómo lo pronuncia? Lo había intentado todo el día, y asumiendo que él me lo dijera y yo viviese, quería ser capaz de investigarlo por mí misma. Él empezó a pasearse en un pequeño círculo a mí alrededor. Giré con él, no estaba dispuesta a darle la espalda. —S-i-n-s-a-r, —deletreó. —¿Sinsar? —contesté fonéticamente. Negó con la cabeza. —Shi-sa. Shi-sa-du. —Oh, eso hace que tenga sentido. ¿Y el “du”? —Él dejó de caminar en círculo, así que yo también me detuve, su espalda de cara a la pared, la mía hacia la puerta abierta. En ese momento, fue cuando empecé a ver las pautas, ví que siempre se colocaba de tal manera, que nunca le daba la espalda a una ventana o puerta abierta. Eso no era por miedo, era por control. —D-u-b-h. —¿Dubh de do? Era absurdo. No me extraña que no fuera capaz de encontrar la estúpida palabra. ¿Debería llamar a los Pubs poss? —Dubh es gaélico, Srta. Lane. Pub no. —No me parto de risa. —Pensé que había sido gracioso. Anticuado, como había dicho. —Nada acerca del Sinsar Dubh es cosa de risa. —Estoy de acuerdo. ¿Así que esto es de extrema gravedad? Su mirada cayó desde mi cara a mis zapatos y volvió otra vez. Aparentemente no le impresionaba lo que veía.
  • 30. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —Váyase a casa, Srta. Lane. Es joven. Es hermosa. Cásese. Tenga niños. Envejezca junto a su precioso marido. Su comentario me picó igual que el ácido sobre la piel. Por que era rubia, era fácil a los ojos, y los tíos siempre me habían estado tirando de la correa de mi sostén desde séptimo grado, había aguantado el estereotipo de Barbie durante años. El rosa era mi color favorito, el que llevara accesorios a juego y llamativos tacones no ayudaba mucho. Pero nunca me había llamado la atención el muñeco Ken, incluso antes de que mirara bajo sus pantalones y viera lo que había desaparecido, no estaba ansiosa por tener una cerca blanca y un SUV en el camino de entrada, me ofendían las implicaciones de la Barbie, ve procrea y muere, estoy segura de que es todo lo que alguien como tú puede hacer. Quizás no fuera la bombilla más brillante en la caja, pero tampoco era la más débil. —Oh, enróllese, Jericho Barrons. Dígame que es. Dijo que lo haría. —Si insistes. No seas tonta. No insistas. —Estoy insistiendo. ¿Qué es? —Última oportunidad. —Demasiado malo. No quiero una última oportunidad. Dígamelo. Su oscura mirada aburrida conectó con la mía. Entonces se encogió de hombros, su fino traje se deslizó sobre su cuerpo con flexibilidad y solo lo podía lograr una exorbitante ropa hecha a medida. —El Sinsar Dubh es un libro. —¿Un libro? ¿Eso es todo? ¿Solo un libro? —Esto parecía terriblemente anticlimático. —Por el contrario, Srta. Lane, nunca cometa ese error. Nunca piense que es solo un libro. Este es uno sumamente raro y antiguo manuscrito que incontables personas matarían por poseer. —¿Incluyéndolo a usted? ¿Mataría por poseerlo? —necesitaba saber exactamente donde estábamos parados, él y yo. —Absolutamente, —él observó mi cara cuando lo tomé en consideración—. ¿Reconsiderando su estancia, Srta. Lane? —Absolutamente no. —Entonces, volverá a casa en una caja. —¿Esa es otra de sus amenazas? —No seré yo quien la ponga allí. —¿Quién entonces? —Respondí a su pregunta, ahora es su turno de responder a la mía. ¿Qué sabe del Sinsar Dubh Srta. Lane? No lo bastante, obviamente. ¿En qué sobre la tierra había estado metida mi hermana? ¿Algún tipo de sombrío mundo subterráneo de Dublín lleno de artefactos robados, habitado por asesinos y ladrones despiadados? —Dígamelo, —la presionó él—. Y no mienta. Lo sabré. Lo miré de forma arisca, casi capaz de creer que lo haría. Oh, no de algún modo extrasensorial, no creo en ese tipo de cosas, sino en la forma de un hombre que estudia a las personas, se percata de hasta el más mínimo de sus gestos y expresiones, y los mide. —Mi hermana estudiaba aquí. —Él me había dado lo indispensable. Yo no le daría nada más—. Fue asesinada hace un mes. Me dejó un mensaje en el buzón de voz justo antes de que muriera, me dijo que tenía que encontrar el Sinsar Dubh. —¿Por qué? —Ella no lo dijo. Solo dijo que todo dependía de esto. Él hizo un sonido de impaciencia. —¿Dónde está ese mensaje? Debo oírlo por mi mismo.
  • 31. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —Lo borré accidentalmente, —mentí. Cruzó los brazos sobre el pecho y se recostó contra la pared. —Mentirosa. No cometería tal error con una hermana a la que le importa bastante su muerte. ¿Dónde está? Cuándo no dije nada, él dijo suavemente, —Si no está conmigo, Srta. Lane, está contra mí. No tengo misericordia para mis enemigos. Me encogí de hombros. Él quería la misma cosa que quería yo y estaba dispuesto a matar por ello. Eso nos hacía enemigos en mi libro de cualquier manera que lo mirara. Eché un vistazo sobre mi hombro al corredor más allá de la puerta abierta y reflexioné sobre mi próximo movimiento. Su amenaza no me motivó. Quería ver su cara cuando reprodujese el mensaje para él. Si había tenido alguna participación con mi hermana o su muerte, esperaba que se traicionara cuando oyese su voz y sus palabras. Yo también quería que lo supiese tanto como lo hacía yo, y que lo creyese también la policía. —Ya entregué una copia de esta grabación a la Gardai de Dublín, —dije, mientras sacaba el móvil de mi bolsa y ojeaba los mensajes guardados—. Están trabajando para localizar al hombre con quien estaba implicada. Mejor Ver a Mac Sincera, Que ver a Mac consiguiendo que su estupidez la matase. El no desafió mis palabras, así como para jactarse de que le estaba mintiendo. Presioné el altavoz, entonces la tecla de reproducción, y la voz de Alina llenó la pequeña habitación. Me estremecí. No importaba cuantas veces lo escuchara, hacía que me encogiera, mi hermana sonaba tan asustada, horas antes de su muerte. Cincuenta año más tarde, todavía oiría su mensaje, con el corazón latiendo en mis orejas, palabra por palabra. —Todo ha ido tan mal… pensé que estaba enamorada… él es uno de ellos… tenemos que encontrar el Sinsar Subh, todo depende de eso… no podemos dejar que ellos lo tengan… él me ha estado mintiendo en todo. Lo observé intensamente mientras escuchaba. Sereno, al margen, su expresión no me dijo nada. —¿Conocía a mi hermana? Él negó con la cabeza. —¿Ambos estabais detrás de este “libro sumamente raro” y aún así nunca os cruzasteis? —le acusé. —Dublín es una ciudad de un millón de personas, inundada diariamente por innumerables viajeros y sitiada por una onda interminable de turistas, Stra. Lane. Lo raro sería si nos hubiésemos conocido. ¿Qué quiso decir ella con lo de "ni siquiera sabes lo que eres"? Su mirada oscura se fijó en mi cara como si midiera la veracidad de mi respuesta en mis ojos. —Yo misma me lo he preguntado. No tengo ni idea. —¿No? —No. —Hmm. ¿Eso fue todo lo que le dejó? ¿Un mensaje? Yo asentí. —¿Nada más? ¿Ningún paquete o algún tipo de objeto? Negué con la cabeza. —¿Y no tiene idea de lo que quiso decir con lo de el Sinsar Dubh? ¿Su hermana no confiaba en usted? —Solía pensar que sí. Aparentemente estaba equivocada, —no pude enmascarar la nota de amargura en mi voz. —¿A quién se refería con “ellos”?
  • 32. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Pensé que usted quizás fuera capaz de decírmelo, —apunté. —No soy uno de esos “ellos”, si es eso a lo que se refiere, —dijo él—. Muchos buscan el Sinsar Dubh, ambos individuos y facciones. Yo también lo quiero, pero trabajo solo. —¿Por qué lo quiere? Él se encogió de hombros. —No tiene precio. Y soy un coleccionista de libros. —¿Y eso hace que asesine por ello? ¿Qué planea hacer con él? ¿Venderlo al más alto postor? —Si no aprueba mis métodos, apártese de mi camino. —Bien. —Bien. ¿Qué más tiene para decirme, Srta. Lane? —Ninguna cosa más, —recuperé mi teléfono móvil, guardé el mensaje, y le lancé una helada mirada de él hacia la puerta, alentándolo a marcharse. Él se rió, un rico y oscuro sonido. —Creo que me están echando. No puedo recordar la última vez que lo hicieron. No lo vi venir. Casi me había pasado a mí, y a la puerta, cuando me agarró y atrajo mi espalda contra su cuerpo. Fue como golpear una pared. La parte de atrás de mi cabeza rebotó contra su pecho, y los dientes me castañearon por el impacto. Abrí la boca para gritar, pero me la tapó con una mano. Me pasó un brazo bajo el pecho apretando tanto que casi no podía expandir los pulmones para respirar. Su cuerpo era mucho más poderoso bajo el caro traje de lo que jamás hubiese adivinado, como acero reforzado. En ese instante, entendí que la puerta abierta no había sido nada más que una ridiculiza concesión, un placebo con el que me había alimentado como si fuese una completa idiota. En cualquier momento que hubiese querido, podría haberme roto el cuello y yo no habría podido emitir ni un solo chillido. O simplemente me podría haber asfixiado, como lo estaba haciendo ahora. Su fuerza era asombrosa, inmensa. Y solo había utilizado una pequeña fracción de ella. Podía sentir la moderación en su cuerpo; estaba siendo muy, muy cuidadoso conmigo. Presionó los labios contra mi oreja. —Váyase a casa, Srta. Lane. No pertenece aquí. Déjeselo a la Gardai. Deje de hacer preguntas. No busque el Sinsar Dubh o morirá en Dublín. Aspiré desesperadamente necesitada de aire. —Aquí va usted, amenazándome otra vez, —resoplé. Mejor morir refunfuñando que con un leve resfriado. Sus brazos me apretaron las costillas cortándome de nuevo el aire. —No la amenazo, es una advertencia. No he estado tras de esto tanto tiempo y llegado tan cerca para dejar que alguien se meta en mi camino y joda las cosas. Hay dos clases de personas en este mundo, Srta. Lane: los que sobreviven sin importar a que precio, y los que son víctimas andantes. —Él presionó los labios al lado de mi cuello. Sentí su lengua donde revoloteaba mi pulso, trazando la vena—. Usted, Srta. Lane, es una víctima, un cordero en una ciudad de lobos. Le daré hasta las 9 de la tarde de mañana para salir del sangriento infierno de este país y salir de mi camino. Me dejó ir y me derrumbé sobre el piso, mi sangre hambrienta de oxígeno. Para el momento en que me levanté otra vez, se había ido.
  • 33. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPITULO 5 —Esperaba que usted pudiera decirme algo de mi hermana —, preguntaba desde el segundo al último instructor de mi lista, el profesor S.S. Ahear.— ¿Sabe quien eran algunos de sus amigos? ¿Dónde pasaba el tiempo? Había sido así la mayor parte del día. Con el programa del e—mail en una mano y el mapa del campus en la otra. Había ido de clase en clase, esperando fuera hasta que terminasen, entonces arrinconaba a sus profesores con mis preguntas. Mañana haría otra vez lo mismo, pero esta vez iría tras los estudiantes. Esperaba obtener mejores resultados en el campo de los alumnos. Hasta ahora lo que había descubierto no llenaría ni un dedal. Y nada de ello había sido bueno. —Ya le dije a la policía lo que sabía. Alto y delgado como un riel, el profesor juntaba sus notas con enérgica eficiencia. —Creí que era el Inspector O´Duffy quien llevaba la investigación. ¿Ha hablado con él? —Tenemos una cita a finales de semana, pero esperaba que quizás usted me dedicara unos pocos minutos mientras tanto. Colocó las notas dentro de su maletín y lo cerró de golpe. —Lo siento señorita Lane, realmente sé muy poco acerca de su hermana. En esos raros días en los que se preocupaba por venir a clase, apenas participaba. —¿En esos raros días en los que se preocupaba en ir a clase?— repetí. Alina amaba el colegio, adoraba estudiar y aprender. Nunca se fumaba las clases. —Sí. Como le dije a la policía, al principio venía regularmente, pero su asistencia era cada vez más esporádica. Empezó faltando a muchas, como tres o cuatro clases seguidas. Debí haberle parecido incrédula, completamente desolada, por que añadió: — No es inusual en los estudiantes del programa de intercambio, srta. Lane. Jóvenes que dejan sus hogares por primera vez…sin padres o reglas… una dinámica ciudad llena de pubs. Alina era una joven tan adorable como usted misma… estoy seguro que pensaba que tenía mejores cosas que hacer que sentarse en una anticuada aula. —Pero Alina no se habría comportado de esa manera—, protesté. Mi hermana adoraba sus clases. Esa era su cosa favorita en el mundo. El cambiarse a estudiar en el Trinity College lo significaba todo para ella. —Lo siento. Solo le digo lo que observé. —Tiene alguna idea de quien eran sus amigos? —Me temo que no. —¿Tenía novio? –presioné. —No que yo me diera cuenta. En las ocasiones que la ví, si estaba en compañía de otros, no me di cuenta. Lo siento, Srta. Lane, pero su hermana era una de las muchas
  • 34. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre estudiantes que pasan a través de estas paredes cada trimestre y si dejó huella, fue por su ausencia, no por su presencia. Desmoralizada, le di las gracias y me marché. El profesor Ahear era el quinto preceptor de Alina con el que había hablado, y el retrato que me había pintado de mi hermana era el de una mujer que yo no reconocía. Una mujer que no asistía a clases, que no se preocupaba por sus estudios, y aparentemente no tenía amigos. Bajé la mirada a mi lista. Tenía un último profesor al que buscar, pero ella solo estaba los miércoles y viernes. Decidí dirigirme a la biblioteca. Cuando me apresuré a salir a un gran campo de hierba llenó de estudiantes que se recostaban en él, empapándose del sol de la tarde, pensé acerca de las posibles razones para la inusual conducta académica de Alina. Los cursos ofrecidos por el programa de estudio en el extranjero estaban diseñados para promover el conocimiento cultural, así que mi hermana -con un importante inglés que había planeado obtener un doctorado en filosofía-, había acabado por tomar cursos como Cesar en la Galia Celta y El Impacto de la Industria en la Irlanda del siglo XX. ¿Podría ser que ni siquiera hubiese disfrutado de ellos? No podía creerlo. Alina siempre había sentido curiosidad por todo. Suspiré, lamentando instantáneamente respirar tan profundamente. Me dolían las costillas. Esta mañana me había despertado para encontrar una ancha banda de magulladuras a través del torso, justo bajo mis senos. No podía llevar sostén porque el contorno me lastimaba demasiado, así que me había puesto una camisola adornada con delicadas rosas, bajo un suéter rosa que hacía juego con mi manicura y pedicura, de un cálido rosa de camuflaje. Unos pantalones “capris” negros, un ancho cinturón plateado, sandalias plateadas y un pequeño monedero metálico de alta costura, que había conseguido el verano pasado, para completar mi conjunto. Me había recogido el largo cabello rubio en una alta cola de caballo, sujeta con un prendedor esmaltado. Quizás me sintiese magullada y desorientada, pero por Dios que me vería bien. Con una sonrisa que realmente no sentía, presentando una perfecta apariencia que me hacía sentir animada por dentro, y que hoy necesitaba seriamente reforzar. Le daré hasta las 9 de la tarde de mañana para salir del infierno sangriento de este país y fuera de mi camino. Que descaro. ¡Había tenido que morderme la lengua en un impulso infantil de contestarle, ¿O qué? usted no es mi jefe, secundado sólo por un impulso aún más infantil de llamar a mi mamá y lloriquear, ¡Nadie me quiere aquí y ni siquiera sé por qué! ¡Y su evaluación de personas! Qué cínico. "Andar de víctima, mi petunia," murmuré. Me oí a mi misma y gemí. Nacida y criada Bible Belt, Mamá se había tomado muy en serio lo de maldecir cuando crecíamos—Una mujer bonita no tiene una boca fea—, diría ella. Así que Alina y yo habíamos desarrollado nuestro propio paquete de palabras absurdas como substitutos. Gilipollas era cesto de dulces. Mi trasero era petunia. ¡Y una mierda! era margaritas y la palabra F, la cual, ni siquiera puedo recordar la última vez que la usé, era rana. Desgraciadamente, de niñas las habíamos dicho tan a menudo que llegaron a ser un hábito tan difícil de romper como las verdaderas palabras. Para mi eterna humillación, la manera en las que generalmente funcionaban era mi mayor disgusto, lo más probable es que fuese a caer de nuevo en el vocabulario de mi infancia. Era un poco difícil conseguir que te tomaran en serio en una fiesta de solteros en el bar cuando tu mejor amenaza para ellos era "aléjate cesto de dulces o voy a patearte y sacar tus petunias directamente por la puerta." En esta insensible época y edad, la corrección no haría sino que se rieran más de ti. Me aclaré la garganta. "Andar de víctima, mi trasero".
  • 35. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre De acuerdo, lo admitiré. Había estado temblando en mis proverbiales botas cuando Jericho Barrons lo hizo conmigo. Pero me había recobrado. Ni siquiera había tenido en mente la pregunta de que fuese un hombre despiadado. Sino un asesino que me hubiese matado la pasada noche y que lo hubiese hecho con eso. Pero no había sido así. Me había dejado con vida, y para mi razonamiento, eso quería decir que continuaría así. El quizás me intimide y amenace, incluso me lastime, pero no me mataría. Nada había cambiado. Todavía tenía que encontrar al asesino de mi hermana, y me quedaría. Y ahora que sabía cómo pronunciarlo, iba a averiguar que era exactamente el Sinsar Dubh. Sabía que era un libro. ¿Pero un libro de qué? Esperando evitar las multitudes de hora punta y conservar el dinero por comer con menos frecuencia, me detuve para una tardía comida-casi cena de pescado frito con patatas fritas, después me dirigí a la biblioteca. Algunas horas más tarde, tenía lo que estaba buscando. No tenía la menor idea de que hacer con ello, pero lo tenía. Alina conocía una manera fácil de investigar los registros del ordenador y extraer exactamente lo que ella quería, pero yo era una de esas personas que necesitaban pancartas al final de los pasillos. Pasé mi primera media hora en la biblioteca sacando libros de arqueología e historia de los estantes y amontonándolos en la esquina de la mesa. Pasé la siguiente hora o así pasando páginas a través de ellos. En mi defensa, utilicé los índices de la parte de atrás y a mitad de la segunda pila lo encontré. Sinsar Dubh: Una Reliquia Oscura perteneciente a los Tuatha Dé Danaan. Escrito en un lenguaje conocido sólo por los más antiguos de su clase, se dice que contiene la más mortal de toda magia en sus encriptadas páginas. Traído a Irlanda por los Tuatha Dé durante las invasiones escritas en la pseudo—historia de Leabhar Gabhala, fue robada junto con las otras Reliquias Oscuras y se rumorea que se encontraba de camino al mundo de los humanos. Parpadeé. Entonces revisé la página buscando la nota a pie de página. Entre cientos de nuevos ricos coleccionistas, ha habido un repentino interés en reliquias mitológicas, y algunos afirman tener actualmente (beheld) una fotocopia de una página o dos de este "tomo maldito". El Sinsar Dubh es no más real que el mítico que había dicho haber autorizado hace un millón de años—el "Rey Oscuro" del Tuatha Dé Danaan. Presuntamente escribió el inalcanzable código en una lengua muerta, este autor siente curiosidad por saber cuantos coleccionistas se autoproclamaron haber identificado alguna parte de ello. Se dice que los Tuatha Dé Dannan poseen ocho antiguas reliquias de inmenso poder: Cuatro de la Luz y cuatro Oscuras. Las reliquias de la luz son la piedra, la lanza, la espada y el caldero. Las de la oscuridad son el espejo, la caja, el amuleto y el libro (Sinsar Dubh) Leabhar Cabhala (El libro de Invasiones) sitúa a los Tuatha Dé Danna treinta y siete años después del Fir Bolg (que siguió Cesair, la nieta de Noah, el Partholonians y el Nemedians) y doscientos y noventa y siete años antes del Milesians o la personas Q— Celtic Goidelic. Sin embargo, fuentes anteriores y posteriores contradicen tanto la naturaleza de los Tuatha Dé y su fecha de llegada como pone en este texto del siglo XII. Cerré Una Definitiva Guía para Artefactos; Auténticos y Legendarios y me quedé mirando a la nada. Podrías haberme golpeado con una pluma. Con fuerza. Una de esas pequeñas que hay en el interior de una almohada decorativa. Si me dieses con ello, me tirarías. ¿Raza mitológica? ¿El Rey oscuro? ¿Magia? ¿Era esto alguna clase de broma? A Alina no le interesaban esas cosas místicas más de lo que me interesan a mí. Nos encantaba leer y ver la ocasional película, pero siempre nos manteníamos en las
  • 36. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre mediocres series de misterio, thrillers o comedias románticas, nada de ese extraño material sobrenatural. ¿Vampiros? Eew. Muertos. Sin comentarios. ¿Viajes en el tiempo? Ah, dame cualquier día una criatura cómoda por encima de un Highlander con los modales de un hombre de las cavernas. ¿Hombres lobo? Oh, por favor, sonaba estúpido. ¿Quién querría conseguir un hombre que está dominado por su perro interior? Como si todos los hombres no lo estuvieran de todos modos, aún sin el gen Licántropo. No gracias, la realidad siempre ha sido lo bastante buena para mí. Nunca he querido escapar de ella. Alina era de la misma opinión. O así lo había creído siempre. Comenzaba seriamente a preguntarme si realmente había conocido a mi hermana. Apenas lo entendía. ¿Por qué me dejaría un mensaje diciéndome que tenía que encontrar un libro acerca de esa magia?, que de acuerdo con T.A. Murtough de Una Guía Definitiva ¡ni siquiera existe! Abrí el libro y leí otra vez la primera nota a pie de página. ¿Era posible que hubiese personas en el mundo, allí fuera, que creyesen en un libro de magia escrito hacía un millón de años? ¿Y mi hermana había sido asesinada por que se había interpuesto en el camino de su fanática investigación? Jericho Barrons creía que era real. Pensé en eso durante un minuto. Entonces él también estaba loco, decidí encogiéndome de hombros. No importaba lo bien que estuviese hecho, cualquier libro debería haber empezado a deshacerse después de unos pocos cientos de años. Un libro de un millón años se habría convertido en polvo hace eones. Además, si nadie podía leerlo, ¿Por qué lo querría nadie? Perpleja, empecé a leer otra vez, trabajando sobre el segundo y tercer montón. Media hora después también había encontrado la respuesta a esa pregunta, en un libro acerca de mitos y leyendas Irlandesas. Según la leyenda, la llave para descifrar el antiguo lenguaje y romper el código del Sinsar Dubh estaba oculto en cuatro piedras místicas. [Cuatro es un número sagrado para los Tuatha Dé: cuatro casas reales, cuatro Reliquias, cuatro piedras]. En manos de un consumado Druida, una piedra individual puede ser utilizada para iluminar una pequeña porción del texto, pero sólo si las cuatro son reensambladas en una sola, el auténtico texto en ellas se revelará por completo. Fantástico. Ahora teníamos Druidas por el medio. Los ví a continuación. En la sociedad Celta precristiana, un Druida presidía sobre el culto divino, la legislación y los asuntos judiciales, la filosofía, y la educación de la joven élite de su orden. Eso no sonaba tan mal. Continué leyendo. Enseguida caí cuesta abajo. Los druidas llevaban a cabo sacrificios humanos y comían bellotas para preparar la profecía. Creían que el día seguía a la noche, y mantenían el credo de metempsicosis según el cual el alma humana no muere, sino que renace en diferentes formas. En la antigüedad se creía que los druidas eran partícipes de los secretos de los dioses, incluyendo cuestiones pertenecientes a la manipulación de la materia física, el espacio, y hasta el tiempo. En irlandés antiguo "Drui" significa mago, hechicero, clérigo. De acuerdo, eso era todo. Cerré el libro y decidí que era suficiente por una noche. Mi credulidad se había agotado. Esto no era por mi hermana. Nada de esto lo era. Y había una sola explicación para ello. Jericho Barrons me había mentido. Y probablemente estaría sentado en su lujosa librería, con su lujoso traje de cinco mil dólares, riéndose de mí ahora mismo. Me había lanzado una pista falsa, y un monstruoso pez maloliente. Había tratado de quitarme el rastro de lo que fuese que Alina realmente quería que encontrase, no
  • 37. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre paparruchas de algún estúpido mítico libro de magia oscura. Como cualquier buen mentiroso, con su sal había sazonado el engaño con la verdad, cualquiera que esta fuese realmente hacía que la desearas, por lo tanto aceptabas el engaño. Divertido por mi candidez, probablemente ni siquiera se molestó en cambiar demasiado la pronunciación de lo que dijera ella. —Shi-sadu —. Pronuncié las sílabas, preguntándose cómo se deletrearía realmente. Fui tan crédula. Quizá solo había unas dos o tres letras diferentes entre lo que había dicho Alina en gaélico y lo que Barrons había fingido que habría querido decir y esas pocas letras eran la diferencia entre un objeto de pura fantasía y algún artículo consistente y palpable que me permitiría arrojar luz sobre su muerte. Si, de hecho, había dicho la verdad acerca de la palabra en gaélico. (No podía creer nada de lo que él dijese). Añadiendo el insulto a la injuria, había estado intentando asustarme con amenazas y persiguiéndome para echarme del país. Y también me había lastimado. Se estaba volviendo más loco por minutos. Dejé la biblioteca y me detuve en una farmacia para recoger los pocos artículos que necesitaba, entonces empecé a caminar a través del atestado Temple Bar District volviendo a la Clarin House. Las calles estaban abarrotadas de gente. Los bares estaban brillantemente iluminados, las puertas abiertas a la templada tarde de julio y la música derramándose por las aceras. Había tipos atractivos por todo el lugar, y obtuve más que unos pocos abucheos y silbidos. Un barman, una joven mujer sola y una música adorable, ese era mi elemento. Esto era diversión. No lo disfruté ni un momento. Cuándo me enfado mantengo conversaciones imaginarias en la cabeza -ya sabes, del tipo donde dices esa cosa realmente inteligente en la que siempre piensas pero que nunca haces- y algunas veces estoy tan atrapada en mis pequeñas charlas que acabo por obviar todo lo que hay a mi alrededor. Así fue como me encontré en la puerta de Barrons Libros y Bisutería en vez de en la Clarin House. No me había dirigido hacia allí. Mis pies me llevaron simplemente a donde quería estar mi boca. Eran las nueve y veinte pasadas, pero no daba la petunia de una rata por la hora de cierre del Sr. Barrons. Me detuve enfrente de la librería y eché una rápida mirada a mi izquierda, hacia la parte desierta de la ciudad en la cual me había perdido el otro día. Cuatro plantas de renovado ladrillo, madera y piedra, Barrons Libros y Bisutería parecía un baluarte entre la parte buena de la ciudad y la mala. A mi derecha, las farolas derramaban una cálida luz ambarina, y las personas se llamaban unas a las otras, riéndose y hablando. A mi izquierda, aquellas farolas que todavía funcionaban despedían un enfermizo y pálido brillo, y el silencio solo era roto por el ocasional golpe de una puerta con las bisagras rotas por el viento. Descarté el desagradable vecindario. Mis asuntos eran con Barrons. El cartel de abierto en la ventana estaba apagado -las horas anunciadas en la puerta iban del mediodía a las ocho de la tarde- y el interior apenas estaba débilmente iluminado, pero la cara motocicleta estaba aparcada en el mismo lugar que ayer. No podría imaginarme a Fiona montando una Harley negra y cromada más de lo que podía imaginarme a Barrons conduciendo el sedán de media gama gris. Lo cual quería decir que él estaba allí, en alguna parte. Cerré la mano en un puño y llamé a la puerta. Estaba de un humor de perros, sintiéndome explotada y engañada por todos los que había encontrado en Dublín. Desde mi llegada, pocos habían sido pasablemente amables, ninguno había sido agradable, y varios habían sido totalmente groseros. Y la gente decía que los americanos éramos malos. Llamé otra vez. Esperé veinte segundos, volví a llamar. Mamá dice que tengo el
  • 38. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre genio de una pelirroja, pero he conocido a unas cuantas pelirrojas y no creo que sea así de mala. Es solo que cuando se me atraganta alto tengo que solucionarlo. Igual que venir a Dublín en primer lugar para conseguir que la investigación de Alina se vuelva a abrir. —Barrons, sé que está usted ahí adentro. Abra —, grité. Volví a llamar y gritar durante varios minutos. Justo cuando comenzaba a pensar que quizás, después de todo, él no estaba allí, una profunda voz salió de la oscuridad a mi izquierda, marcada por ese indistinguible acento que indicaba el haber pasado tiempo en climas exóticos. Como lugares con harenes y fumaderos de opio. —Mujer, usted es mil veces estúpida. Escudriñé la penumbra. El camino hacia el bloque era un denso punto en la oscuridad, que yo suponía sería él. Era imposible distinguir su forma, pero ese parche de oscuridad parecía contener más sustancia, más fuerza que las sombras a su alrededor. También me hizo tiritar un poco. Sí, eso debía ser él. —No tan tonta como usted piensa, Barrons. No más que una tonta que cayó en su estúpida historia. —Un cordero en una ciudad de lobos. ¿Me pregunto cual la derribará? —Cordero, mi petu...trasero. Usted no me asusta. —Ah sí, mil veces tonta. —Sé que usted me mintió. Así que ¿Qué es realmente, Barrons...este shi-sadu? Aunque no había deseado hacer hincapié en la poco familiar palabra, parecía rebotar en los edificios circundantes como el agudo eco de un disparo. Todo quedó extrañamente suspendido por un momento, una total quietud cayó sobre la noche, como una de esas inoportunas pausas en la conversación que siempre suceden justo cuando estás diciendo algo como -¿Puedes creer que Jane Doe es una bruja?- Y de repente la silenciosa habitación es cruzada por Jane Doe y lo único que quieres es hundirte en el suelo. —Ya puede decírmelo, porque no me iré hasta que lo haga. Estuvo allí antes de que pudiera parpadear. El hombre tenía los reflejos de un relámpago. Esto supuso una diferencia, ya que él no estaba donde yo pensé al principio. Se separó de las sombras a no más de diez pasos de mí y aplastó mi espalda contra la puerta. — ¡Tú, completa estúpida, no hables de tales cosas en plena noche! Apartándome de la puerta, se estiró más allá de mí buscando la cerradura. —No hablaré de nada — me detuve, mirando fijamente más allá de él. La mancha de oscuridad que había confundido con él había empezado a moverse. Y ahora se veía que había una deslizándose a lo largo del lateral de uno de los edificios, una un poco más lejos hacia abajo. Una imposiblemente alta. Eché un vistazo al otro lado de la calle, para ver qué idiota andaba por ese horrible vecindario de noche, fundiéndose en la sombra. Allí no había nadie. Volví a mirar hacia las dos masas oscuras. Se estaban moviendo hacia nosotros. Rápidamente. Miré a Barrons. Él estaba inmóvil, mirándome fijamente. Se volvió y miró por encima de su hombro hacia donde yo había estado mirando, entonces se volvió a mí. Abrió la puerta, me empujó al interior, cerró la puerta, y deslizó tres mortales cerrojos tras nosotros.
  • 39. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPITULO 6 —Explícate. Dijo bruscamente, empujándome dentro de la habitación, lejos de la puerta. Me volvió la espalda y empezó a encender los interruptores, uno tras otro. Después pulsó el del conjunto de luces apartadas y los candelabros de la pared, que se encendieron en el interior de la tienda. Fuera, los focos iluminaron la noche blanquecina y fría. —¿Explicar? ¿Explicar qué? Explíquese usted. ¿Por qué me mintió? ¡Dios, yo apenas consigo entender este lugar!. Alina hizo que esto sonase como si Dublín fuera una gran ciudad donde todos eran muy agradables y todo era tan bonito, ¡pero nada es bonito y nadie es agradable y juro que le haré mucho daño al próximo idiota que me mande a casa! —Cómo si pudieras. Quizás te romperías una uña.— Me miró sobre el hombro despectivamente. —Usted no sabe nada acerca de mí, Barrons. La mirada que le lancé era igual de despectiva. Terminó con la última de las luces y se volvió. Me sobresalté ligeramente ante la visión de él bajo la intensa iluminación. Ayer no debí verlo muy de cerca porque no sólo era tremendamente masculino y sexual, era carnal de una manera que te hacía sentir incómoda, era casi aterrador. Esta noche parecía diferente. Parecía más alto, más inclinado, más malicioso, la piel más apretada sobre su cuerpo, las facciones absolutamente cinceladas... y los pómulos ayer habían estado lisos en esa fría, arrogante cara, que era una imposible mezcla de genes. —¿Cual es su herencia, de todas maneras?— Dije malhumorada, apartándome, poniendo más espacio entre nosotros. Se quedó en blanco, pareciendo sobresaltado por la pregunta personal, y como si careciera de un marco de referencia para ella. Se detuvo como si se debatiera en responder, entonces, después de un momento, se encogió de hombros. —Vasco y celta. Picto para ser preciso, srta. Lane, pero dudo que usted esté familiarizada con la diferencia. No había sido perezosa en historia. Había estudiado varios cursos escolares. Estaba familiarizada con ambas culturas, y esto explicaba mucho. Criminales y bárbaros. Ahora entendí la leve inclinación exótica en los ojos oscuros, la piel profundamente dorada, la mala actitud. No había pensado que pudiese tener un más que primitivo par de genes. No sabía que había dicho mi último pensamiento en voz alta hasta que él respondió serenamente. —Estoy seguro que los hay en algún lugar. Me dirá lo que vio allí fuera, srta. Lane. —No vi nada—, mentí. La verdad era, que lo que había visto no podía tener sentido y no estaba de humor para discutirlo. Estaba cansada y obviamente había tomado pescado en malas condiciones en la cena, estaba sufriendo, y el dolor hace cosas raras en la cabeza de una persona.
  • 40. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Emitió un sonido impaciente. —No tengo paciencia para mentiras, señorita. —Quid pro quo, Barrons. Lo corté de una manera infantil. Su mirada hablaba por sí sola, nadie lo había hecho antes. Caminé a una de las pequeñas áreas de conversación, dejé caer mi bolsa con las compras de la farmacia y mi bolso Juicy sobre la mesa y me hundí en el sofá de cuero color camel. Decidí que debía ponerme cómoda por que no iba a marcharme hasta que hubiese obtenido algunas respuestas, y dado lo terco y tiránico que era Jericho Barrons, podríamos estar así toda la noche. Deposité mis bonitas sandalias plateadas sobre la mesa de centro y crucé los tobillos. Habría conseguido que a mi madre la llevase el diablo si me viera sentada así, pero ella no estaba allí. —Usted me dice algo y yo le diré algo. Pero esta vez va a tener que probar lo que está diciendo antes de que le dé algo a cambio. Estuvo sobre mí antes de que el cerebro procesase siquiera el hecho de que estaba acercando. Esta era la tercera vez que me había vapuleado así y estaba volviéndose recurrente. El hombre o era un atleta Olímpico o, debido a que nunca antes me habían asaltado, apenas podía entender el alcance de cuan rápidamente sucedía. Sus embestidas eran más rápidas de lo que eran mis instintos para reaccionar. Los labios apretados, la cara tensa por la furia, me arrastró levantándome del sofá con una mano en el pelo, agarrando mi garganta con la otra, y empezó a retroceder caminando hacia la pared. —Oh, adelante—, siseé. —Sólo máteme y acabe con esto. ¡Sáqueme de mi miseria! El haber perdido a Alina era peor que una enfermedad terminal. Por lo menos cuando estás muriéndote sabes que el dolor va a terminar al final. Pero no había luz al final de mi túnel. La pena iba a devorarme, el día se convertía en noche, la noche en día y aunque quizás me sintiera como si me estuviese muriendo por ello, quizás incluso deseándolo, nunca lo haría. Iba a tener que seguir adelante con un agujero en el corazón para siempre. Iba a lamentarme y dolerme por mi hermana hasta el día en que muriera. Si no sabes lo que quiero decir o piensas que estoy siendo melodramática, entonces es que nunca has amado realmente a nadie. —No quieres decir eso. —Como dije, usted no me conoce. Se rió. —Mira tus manos. Las miré. Ambas estaban aferradas alrededor de su antebrazo. Una preciosa manicura rosa con las puntas de escarcha estaban curvadas igual que garras en su traje, intentado aflojar su puño. Ni siquiera me había dado cuenta de que las había levantado. —Conozco a las personas, srta. Lane. Piensan que quieren morir, algunas veces incluso dicen que quieren morir, pero nunca quieren decir eso. En el último minuto gritan igual que cerdos y luchan como diablos. Sonaba amargo, como si lo supiese por experiencia personal. De repente, ya no estaba tan segura de que Jericho Barrons no fuese un asesino. Me empujó de nuevo contra la pared y me mantuvo allí, una mano en la garganta, su mirada oscura moviéndose inquietamente sobre mi cara, el cuello, la subida y bajada de mis senos bajo la camisola de encaje. Moviéndose lentamente sobre mis pechos. Quizás habría bufado si hubiese abundante oxigeno. No había manera de que Jericho Barrons pensara que yo era una calentorra. No podríamos haber sido menos el tipo el uno del otro. Si él era la Antártida, yo era el Sahara. ¿Qué era de su trato? ¿Era esto alguna nueva táctica con la que iba a amenazarme, la violación o el asesinato? ¿O estaba subiendo la apuesta a ambos?
  • 41. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —Voy a preguntárselo una vez más, srta. Lane, y le sugiero que no bromee conmigo. Mi paciencia es sumamente escasa esta tarde. Tengo asuntos mucho más urgentes que atenderla a usted. ¿Qué vio allí fuera?. Cerré los ojos y consideré mis opciones. Tengo un problema de orgullo. Mamá dice que es mi pequeño reto especial. Desde que había tomado inicialmente tan desafiante postura, cualquier cooperación ahora lo estaría derrumbando. Abrí los ojos. —Nada. —Es una lástima—, dijo. —Si no vio nada, no tengo utilidad para usted. Si vio algo, la tengo. Si no vio nada, su vida no significa nada. Si vio algo, su vida... —Entendí—, apreté los dientes. —Está siendo redundante. —¿Así qué...? ¿Qué vio? —Suélteme la garganta—. Necesitaba ganar tiempo. Me liberó y tambaleé. No me había dado cuenta de que me tenía de puntillas hasta que mis tacones no tocaron el suelo y de repente necesitaba sentirlo. Me froté la garganta y dije irritada. —Sombras, Barrons. Eso es todo lo que vi. —Descríbeme esas sombras. Lo hice, y escuchó atentamente hasta que terminé, su mirada oscura taladrando mi cara. —¿Habías visto alguna cosa así antes?— exigió. —No. —¿Nunca? Me encogí de hombros. —No realmente— me detuve, después asentí. —Tuve un momento extraño en un pub la otra noche. —Cuéntamelo— exigió. Todavía estaba entre él y la pared y necesitaba más espacio. Aproximarse físicamente a Barrons era desconcertante, igual que quedarse cerca de un campo magnético fuertemente cargado. Me deslicé pasando junto a él, haciendo un doloroso esfuerzo por no tocarlo -un hecho que pareció divertirlo mucho- y moverme hacia el sofá. Empecé relatando la extraña doble visión que había tenido, la hostil anciana, lo que ella había dicho. Él me hizo muchas preguntas, urgiéndome a cada minuto con los detalles. Yo no soy tan observadora como lo era Barrons, y no podía responder a la mitad de lo que preguntó. No intentó ocultar su disgusto con mi fracaso en ser más curiosa con la extraña visión o la anciana. Cuándo por fin acabó su interrogatorio, medio se rió con incredulidad. —Nunca pensé que quizás hubiese una como tú ahí fuera. Ignorante, sin entrenamiento. Incrédula. No tienes idea de lo que eres, ¿verdad? —¿Loca?— intenté hacer una broma de esto. Negó con la cabeza y empezó a caminar hacia mí. Cuando instintivamente retrocedí, él se detuvo, una ligera sonrisa jugando en sus labios. —¿La asusto, srta. Lane? —Difícilmente. Es solo que no me gusta ser magullada. —Las magulladuras se curan. Hay peores cosas en la noche que yo. Abrí la boca para hacer un comentario insolente, pero el me silenció con un gesto de la mano. —Ahórreme sus protestas, Srta. Lane. Veo a través de ellas. No, no está loca. Es, sin embargo, una imposibilidad caminante. No tengo ni idea de cómo sobrevivió. Sospecho que debe haber vivido en un pueblo tan provinciano y poco interesante que nunca se
  • 42. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre encontró uno de ellos. Un enclaustrado pueblo tan carente de distinción que nunca fue visitado y nunca lo será. No tenía la menor idea quién eran sus "ellos" que habían o no habían visitado, pero yo no podía discutirle lo demás. Estaba bastante segura que Ashford estaba registrado en el Estado de Georgia bajo la "P" de provincial, y realmente dudaba que nuestro concurso de cocina anual de pollo frito o la caminata de Navidad, al igual que la misma media docena de majestuosas mansiones de antes de la guerra que cada año se distinguían en mi pueblo lo diferenciaran de cualquier otro disperso a través de los Estados del Sur. —Sí, bueno —, dije defensivamente. Yo amo mi pueblo de origen—. ¿El problema? —Usted, srta. Lane, es una Sidhe-seer. —¿Huh?— ¿Qué era una she-seer? —Una Sidhe-seer. Distingue a los Fae. Me eché a reír. —Esto no es motivo de risa — dijo con brusquedad.—Es acerca de vivir o morir, imbécil. Me reí con fuerza. —¿Qué, alguna pesada hadita va a venir a cogerme? Sus ojos se entrecerraron. —¿Qué cree que eran esas Sombras, srta. Lane? —Sombras —, repliqué, desvaneciéndose mi diversión. Me estaba enfadando. No me tomarían por tonta. No había manera que esas oscuras formas hubieran sido algo más sustancioso. Las hadas no existían, las personas no las veían, y no había libros de magia que había sido escritos hacía un millón de años. —Las Sombras la habrían chupado hasta secarla y dejarían una cáscara de piel desecha en la acera en la fresca noche —, dijo él fríamente. —Ningún cuerpo que reclamar para sus padres. Nunca sabrían lo que le habría sucedido. Otro turista desaparecido en el extranjero. — Sí, claro — chasqueé. — ¿Y con cuantas otras estupideces tratará de alimentarme? ¿Qué el Shi-sadu es realmente un libro de magia oscura? ¿Qué fue realmente escrito hace un millón de años por algún Rey Oscuro? ¿Cuán estúpida piensa que soy? Solo quiero saber lo que significa la palabra así podré ayudar a la policía a encontrar quien asesinó a mi hermana —¿Cómo murió ella, srta. Lane? Barrons hizo la pregunta suave como la seda, pero me vapuleó igual que un mazo. Apreté la mandíbula y me volví. Después de un momento contesté. —No quiero hablar de eso, no es de su incumbencia. —¿Fue anormal? ¿Terrorífico, srta. Lane? Dígame, ¿Se veía su cuerpo, como si los animales hubiesen ido a por ella? ¿Con dureza? Me giré en redondo. —Cállese-le-odio — siseé. La impaciencia ardió en sus ojos. —¿Quiere morir así también? Me quedé mirándolo. No quería llorar frente a él. No pensaría en lo que había visto el día que había identificado el cuerpo de Alina. Ni en mis peores pesadillas hubiese querido morir así. Él obtuvo la respuesta de mi cara y en la suya se dibujó una sonrisa. —No lo creo así, srta. Lane Escúcheme y aprenda, y la ayudaré. —¿Por qué haría eso?— bufé. —Difícilmente es usted del tipo del Buen Samaritano. De hecho, creo que la palabra “mercenario” tiene una pequeña foto suya al lado en el diccionario. Yo no tengo dinero.
  • 43. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Esta vez se elevaron ambos lados de su boca en un gruñido, antes de que recompusiese rápidamente su rostro en una máscara de tranquila urbanidad europea. – Wow- , seguramente había tocado un nervio. Algo de lo que había dicho había penetrado su gruesa piel y aquello parecía haber sido la palabra “mercenario”. —Difícilmente puedo dejarla morir. Eso no casaría bien con mi conciencia. —Usted no tiene conciencia, Barrons. —No sabe nada de mí, Srta. Lane . —Y no me voy a ir. Voy a hablar con la policía y van a reabrir el caso de mi hermana. No voy a volver a verle o a alguna estúpida sombra. Ni siquiera voy a preguntarle que es realmente el Shi-sadu, por que usted está más allá del engaño. Aléjese de mí, o le contaré a la policía todo sobre usted y sus locas ideas y amenazas. Recuperé mi bolso y mi bolsa de la farmacia y me dirigí a la puerta. —Está cometiendo un enorme error, srta. Lane. Tiré de ella abriéndola. —El único error lo cometí ayer, creyendo en algo de lo que me dijo. Fue una equivocación y no la repetiré . —No cruce ese umbral. Si atraviesa esa puerta morirá. Le doy tres días, a lo sumo. No me digné en contestar. Dejé que la puerta al cerrarse de golpe detrás de mí lo hiciera. Creo que quizás gritó algo a través de la puerta, algo raro como, permanece en las luces, pero no estaba segura y no me importaba. Jericho Barrons y yo estábamos hechos el uno para el otro. O así lo pesé. Eso resultaría ser sólo un más de esas cosas en la que estaba equivocada. Pronto, estaríamos viviendo el uno en el interior de los bolsillos traseros del otro, lo quisiéramos o no. Y créeme, no lo queríamos.
  • 44. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPITULO 7 Más tarde recordaría los siguientes días como los últimos normales de mi vida, aunque en ese momento parecieran cualquier cosa menos eso. Normal era la tarta de melocotón y las judías verdes, servir y llevar mi coche al taller para una tirita con mis últimos doscientos cincuenta dólares, no investigar la muerte de mi hermana en Dublín. Pasé todo el miércoles en el campus del Trinity College. Hablé con la última profesora de mi lista, pero no tenía nada nuevo que añadir. Hablé con docenas de compañeros de Alina cuando finalizaron sus clases. La historia que contaban era tan idéntica de uno a otro que o bien todos formaban parte de una extensa conspiración de Expediente X siempre he odiado ese programa, era demasiado impreciso y de finales abiertos, y a mí me gustan los finales ordenados o esto era quién había sido mi hermana mientras estuvo aquí. Dijeron que durante los dos o tres primeros meses fue simpática, extrovertida, inteligente, alguien con quien los demás querían salir. Esa era la Alina que yo conocía. Entonces de repente cambió. Comenzó a perderse clases. Cuando aparecía, si alguien le preguntaba dónde había estado, se comportaba de manera extraña, con mucho secretismo. Parecía excitada y profundamente preocupada, como si hubiera descubierto algo mucho más interesante en que meterse que sus estudios. Luego, durante los últimos meses allí, perdió peso y parecía exhausta todo el tiempo, como si estuviera saliendo de fiesta y bebiendo toda la noche, todas las noches, y eso se estuviera cobrando su precio. ‘Crispada’ y ‘nerviosa’ eran dos palabras que nunca hubiera asociado con mi hermana, pero sus compañeros las usaron generosamente para describirla. —¿Tenía un novio? — Pregunté. Dos de las personas con las que hablé dijeron que sí, dos chicas que parecían haber conocido a Alina mejor que los demás. —Definitivamente tenía un novio—, dijeron ellas. Pensaban que era mayor. Rico. Sofisticado y guapo, pero no, nunca lo habían visto. Nadie lo había visto. Nunca lo llevó por allí. Hacia el final, en uno de esos raros días en los que ella apareció por las clases, pareció que estaba haciendo un último esfuerzo por intentar recuperar su vida, pero se veía agotada y derrotada, como si supiera que era una batalla que ya tuviera perdida. Más tarde, esa noche paré en un cibercafé y me descargué nuevas melodías para mi iPod. ITunes adora mi Visa. Debería ser más frugal, pero mi debilidad son los libros y la música e imaginaba que había cosas peores. Había estado anhelando el CD de Greatest Hits de Green Day (la canción que dice “a veces me doy miedo, a veces mi mente falla” últimamente había estado intensamente en mi mente) y lo tenían por la ganga de $9.99, lo cual era menos de lo que habría pagado en la tienda. Ahora sabes cómo justifico mis adicciones…… si puedo pagar menos por ellas de lo que pagaría en un Wal-Mart, me permito tenerlas. Envié un largo, y resueltamente optimista e-mail a mi gente y unos pocos más cortos a varios de mis amigos de casa. Georgia nunca me había parecido tan lejano.
  • 45. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Estaba oscuro en el momento en que me dirigí al hostal. No me gustaba pasar mucho tiempo en mi habitación. No había nada cómodo u hogareño en ella, así que trataba de mantenerme ocupada hasta que estaba lista para dormir. Dos veces, mientras caminaba hacia casa, tuve la extraña sensación de que me estaban siguiendo, pero ambas veces cuando me giré tras de mí había una tarde perfectamente normal de Dublín en el distrito Temple Bar. Brillantemente encendido, cálido e invitador, poblado por una multitud de asiduos de los pubs y turistas. Ni una sola cosa que debiera haber enviado un escalofrío de presentimiento por mi columna. Alrededor de las tres de la mañana me desperté, extrañamente con los nervios de punta. Tiré de las cortinas a un lado y miré fuera. Jericó Barrons estaba en la acera de enfrente de The Clarin House, apoyado contra una farola, sus brazos cruzados sobre el pecho, mirando fijamente al hostal. Vestía un abrigo largo oscuro que le llegaba casi a los tobillos, una camisa de brillante rojo sangre y pantalones oscuros. Destilaba informal elegancia y arrogancia europeas. Su cabello caía hacia delante justo hasta debajo de su mandíbula. No me había dado cuenta de que lo tuviera tan largo porque normalmente lo llevaba echado hacia atrás apartado de su cara. Tenía la clase de cara que con la que podías hacer eso; esculpida, con la estructura ósea simétrica. Por la mañana, decidí que lo había soñado. El jueves conocí al inspector O’Duffy, quien tenía sobrepeso, calvicie, y la cara enrojecida, con los pantalones abrochados por debajo de un estómago que tensaba los botones de su camisa. Era inglés, no irlandés, por lo que estaba agradecida ya que eso significaba que no tenía que luchar con su acento. Desgraciadamente, la entrevista resultó ser más deprimente de lo que había sido interrogar a los compañeros de Alina. Al principio las cosas parecían ir bien. Aunque me dijo que las notas personales en el caso no eran materia del registro público, me hizo una (otra más) copia del informe oficial, y pacientemente relató todo lo que le había dicho a mi padre. Sí, habían entrevistado a sus profesores y compañeros de clase. No, ninguno tenía ni idea de lo que le había pasado. Sí, unos pocos habían mencionado un novio, pero nunca habían sido capaces de descubrir nada sobre él. Rico, más mayor, sofisticado, no irlandés, era todo lo que habían sido capaces de averiguar. Le puse su frenético mensaje de teléfono. Lo escuchó dos veces, luego se sentó y juntó los dedos bajo la barbilla. —¿Su hermana ha estado tomando drogas durante mucho tiempo, señorita Lane? Parpadeé. —¿Drogas? No, señor, Alina no tomaba drogas. Me echó esa mirada que los adultos tienen cuando piensan que te están diciendo algo por tu propio bien e intentando ser suaves con ello. Esa mirada que me jode sin fin cuando el adulto está tan evidentemente equivocado. Pero no puedes decirles nada a los Adultos cuando sus mentes están decididas. —La decadencia que sus compañeros describen sigue la clásica espiral descendente del consumo de drogas—. Cogió su archivo y leyó de él. —El sujeto se volvió cada vez más agitado, crispado, nervioso, casi paranoico. El sujeto perdió peso, parecía exhausto todo el tiempo—. Me hizo ese irritante y expectante alzamiento de cejas de no-puedes-ver-lo-que-está-bien-frente-a-ti que alguna gente usa, como si pensaran que pueden sacarte la respuesta correcta con eso. Le miré fríamente, ofendida por que lanzase la palabra "sujeto" a mis pies. —Eso no significa que estuviera consumiendo drogas. Eso significa que estaba en peligro. —¿Aunque nunca le dijera a usted o a sus padres nada de que estaba en peligro? ¿Durante meses? Usted misma habló de la familia tan unida que tiene. ¿No les habría contado su hermana si su vida estaba en peligro?
  • 46. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —Ella dijo que estaba intentado protegerme—, le recordé con rigidez. —Eso es por lo que no pudo decir nada. —¿Protegerla de qué? —¡No lo sé! Es lo que necesito saber. ¿No puede reabrir su caso e intentar averiguar quién era su novio?. ¡Seguramente alguien en algún sitio vio al hombre! En su mensaje, sonaba como si se estuviera escondiendo de alguien. Dijo que él estaba viniendo. Dijo que no creía que la dejaría salir del país. ¡Evidentemente alguien la estaba amenazando! Me estudió un momento, luego suspiró pesadamente. —Señorita Lane, los brazos de su hermana tenían agujeros. La clase de agujeros que hacen las agujas. Salté sobre mis pies, instantáneamente lívida. —¡Todo el cuerpo de mi hermana tenía agujeros, inspector! ¡El juez de instrucción dijo que parecían marcas de dientes! — Pero de ninguna persona o animal que él fuera capaz de identificar. —¡Y partes de ella estaban fuera! — Estaba temblando. Odiaba el recuerdo. Me ponía mal el estómago. Esperaba que ya hubiera muerto cuando eso ocurrió. Estaba casi segura de que no lo había hecho. La visión de ella había empujado a papá y a mamá justo al límite. Hizo lo mismo conmigo, pero volví de ese infernal lugar porque alguien tenía que hacerlo. —La examinamos nosotros mismos, señorita Lane. Ningún diente animal o humano hizo esas marcas. —Tampoco lo hicieron las agujas—, dije furiosamente. —Si se sienta. —¿Va a reabrir su caso o no? — exigí. Él levantó las manos, con las palmas hacia arriba. —Mire, no me puedo permitir enviar hombres a casos en los que no tienen pistas cuando estamos hasta las orejas de casos que sí. Ha habido un reciente aumento de homicidios y personas desaparecidas como nunca habíamos visto antes—. Pareció disgustado. Es como si la mitad de la ciudad se hubiera vuelto loca. Estamos escasos de personal. No puedo justificar poner a hombres en el caso de su hermana cuando no hay nada que seguir. Lo siento por su pérdida, señorita Lane. Sé lo que es perder un ser amado. Pero no hay nada más que pueda hacer por usted. Le sugiero que vuelva a casa y ayude a su familia a superarlo. — Y con eso concluyó nuestra entrevista. Sintiéndolo como un fallo, necesitando hacer algo que ofreciera resultados tangibles, volví a pie penosamente al hostal y recogí mis bolsas de basura, cajas y escoba, luego salté sobre un taxi porque no había modo de que pudiera llevar todo eso a la casa de Alina. Si no podía hacer nada bien, al menos podía barrer la basura. Lo hacía cada noche que cerraba The Brickyard y era malditamente buena en ello. Lloré todo el tiempo que barrí. Lo sentía por Alina, por mi misma, por la situación de un mundo en el que alguien como mi hermana podía ser asesinada tan brutamente. Cuando acabé de barrer y llorar, me senté con las piernas cruzadas en el suelo y comencé a embalar. No tenía fuerza para deshacerme de nada, ni siquiera de lo que sabía que debía tirar, como la ropa rasgada y los chismes rotos. Cada cosa era amorosamente empaquetada. Algún día, dentro de muchos años, podría sacar las cajas del ático en casa en Georgia y elegir entre ellos más a fondo. Por ahora, fuera de la vista era fuera de la mente. Pasé la tarde allí y realicé un progreso decente con ello. Me llevó unos pocos días más acabar, limpiar el lugar, y ver si había algún daño que su depósito no cubriría. En el momento en que salí, estaba nublado y lloviznaba. No había taxis a la vista. Porque no tenía paraguas y estaba hambrienta, chapoteé a través de charcos y me metí en el primer pub que vi. No lo sabía, pero acababa de cerrar el libro de las últimas horas normales de mi vida.
  • 47. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Él estaba sentado en una mesa a unos cuatro metros de mi reservado, enfrente de una pequeña mujer en la treintena cuyo apagado pelo castaño acariciaba su cuello. Ella era un poco más sencilla que tímida, lo cual era por lo que los había notado, porque él era guapo a morir. Quiero decir, guapo de cierra-los-ojos-y-desea-algún-tio-quete-caliente-siempre-que-te-mira. Muchas veces lo ves al contrario, la sensual tómamechico-grande tipo Betty Boop con un Jack Nicholson, pero no ves a menudo a Fabio con una Olivia. Alto y macizo, con un cuerpo bronceado y musculoso bajo su camiseta blanca y sus descoloridos vaqueros azules, tenía el pelo largo y rubio que brillaba como el oro. Su cara tenía ese aspecto de modelo exótico, sus ojos eran de un sexy marrón, su boca llena y sensual. Todo en él era espléndido. Se veía elegante pero terrenal, distinguido pero poderoso, incluso en vaqueros conseguía parecer rico como Creso. Admito que estaba fascinada. Aunque la mujer llevaba una corta falda espumosa, una blusa blanca, y estaba elegantemente conjuntada y pulida hasta la manicura francesa en los dedos de sus pies, alguien más amable le diría que estaba claro, aunque él parecía positivamente chocho por ella. No podía parar de tocarla. Entonces una de aquellas estúpidas visiones dobles comenzó. Acababa de terminar mi hamburguesa con queso y estaba echada hacia atrás en mi reservado, tomándome mi tiempo con las patatas (adoro las patatas, por cierto, o al menos solía adorarlas; le echaría un montón de sal y pimienta al ketchup, luego las cubriría con él y las comería lentamente, una cada vez, después de que todo lo demás se hubiera acabado), cuando los gestos de él de repente parecían más empalagosos que encantadores, y su cara más demacrada que esculpida. Entonces, abruptamente, él se había ido y durante una fracción de segundo algo más ocupó su silla. Pasó tan rápido que yo no tenía ni idea de lo que había tomado su lugar, solo que no fue él durante un momento. Cerré los ojos, los froté, luego los abrí otra vez. El dios rubio del sexo estaba de vuelta, acariciando la mandíbula de su acompañante con la mano, pasando los dedos por sus labioscon afiladas garras amarillas que sobresalían de una mano que parecía ¡como si una fina capa de piel gris podrida hubiera sido estirada sobre los huesos de un cadáver! Sacudí la cabeza bruscamente, me cubrí la cara con las manos, y me froté los ojos a fondo esta vez, lo suficientemente fuerte como para emborronar mi rimel. Había tomado dos cervezas con mi comida, y aunque normalmente puedo aguantar tres o cuatro antes de pillarme una borrachera, la Guinnes negra es más fuerte de lo que bebo en casa. —Cuando abra los ojos—, me dije a mi misma —voy a ver lo que está realmente allí. Quería decir un hombre, no una alucinación. Supongo que debía haber especificado la última parte en voz alta, porque cuando abrí los ojos de nuevo casi grité. El dios del sexo se había ido y la tímida mujer tenía su boca girada hacia la palma de un monstruo que parecía sacado directamente de una película de terror, y ella estaba besando eso. Chupado, demacrado hasta la muerte, era altoy estoy hablando como de dos metros y medio de alto. Era gris y leproso de la cabeza a los pies, cubierto con úlceras abiertas supurantes. Era algún tipo de humano, quiero decir que tenía las partes básicas: brazos, piernas, cabeza. Pero era ahí donde acababa la semejanza. Su cara era dos veces más larga que una cabeza humana y blandamente delgada, no más ancha que mi palma. Sus ojos eran negros sin iris ni blanco. Cuando habló, pude ver que su bocala cual ocupaba completamente la mitad baja de su repugnante carano era rosa en el interior, tenía una lengua y encías que eran del mismo color gris que el resto de su podrida piel y cubiertas por las mismas llagas húmedas. No tenía labios y sí dos filas de dientes como un tiburón. Estaba, en una palabra, putrefacto.
  • 48. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre El dios del sexo rubio estaba de vuelta. Y me estaba mirando. Serio. Ya no estaba conversando con la mujer, sino que me estaba mirando directamente. No parecía complacido. Parpadeé. No sé como supe lo que supe en ese momento; era como si de alguna manera estuviera programado en mí a un nivel celular. Mi mente estaba dividida en bandos diferentes. Uno de los bandos estaba insistiendo que lo que había visto no era real. La segunda estaba exigiendo que me levantara, agarrara mi monedero, tirara el dinero en la mesa, y corriera hacia la puerta tan rápido como pudiera. Los bandos uno y dos sonaban ligeramente histéricos, incluso para mí. El tercer bando estaba calmado, frío, sereno. Insistiendo glacialmente en que tenía que hacerlo lo mejor que pudiera para convencer a lo que quiera que estuviera sentado en aquella mesa disfrazado de humano que realmente no podía ver lo que había bajo su fachadao estaría muerta. Esa fue la voz que obedecí sin dudar. Me obligué a sonreírle a él/la cosa e inclinar mi cabeza como si me ruborizara nerviosa por encontrarme en el foco de la atención de tal dios del sexo. Cuando volví a mirar, era la cosa leprosa gris otra vez. Su cabeza estaba más alta de lo que lo habría estado la del dios del sexo, y todo lo que podía hacer era concentrarme en el ombligo de la cosa (que no tenía uno), el cual estaba donde la cabeza del dios del sexo habría estado si todavía lo estuviera viendo. Podía sentir su desconfiada mirada en mí. Le di a la zona de su ombligo lo que esperé que fuera otra sonrisa modesta y confundida, luego volví mi atención hacia las patatas. Desde entonces nunca he vuelto a comer patatas fritas. Me obligué a quedarme allí y comerme el plato entero, una por una. Me obligué a simular que el monstruo podrido era un hombre magnífico. Hasta ese día, creo que fue solo porque me quedé que eso encontró mi farol convincente. Eso se nutría de ella cada vez que la tocaba. Robando un poco más de su belleza a través de las llagas abiertas de sus manos. Mientras me comía mis patatas, vi el pelo de ella volverse más apagado, su cutis terroso, se volvió más pálida, apagada, grisácea, cada vez que eso la tocaba. Sospechaba que una vez había sido una mujer increíblemente bella. Me preguntaba si se levantaría mañana por la mañana, se miraría en el espejo y gritaría. Me preguntaba si sus amigos y familia la reconocerían, sabrían como habría sido una vez. Ellos se fueron antes que yo, la pequeña mujer fea y el monstruo de dos metros y medio. Me senté durante largo tiempo después de que se hubieran ido, mirando dentro de una tercera cerveza. Cuando al final pagué mi cuenta y me levanté del reservado, me dirigí directamente hacia Jericó Barrons.
  • 49. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPÍTULO 8 Sólo eran las siete y media, pero la incesante y torrencial lluvia había anunciado la noche mientras había estado sentada en el pub. Las calles estaban oscuras y la mayoría desiertas, con unos pocos turistas lo suficientemente sedientos para hacer frente al aguacero por una pinta de cerveza negra cuando el bar de su hotel les serviría igual de bien. Las propinas en los pubs para los camareros serían livianas esta noche. Un periódico doblado empapado, se aferró a mi cabeza, chapoteé a través de los charcos. Estaba contenta porque había cambiado el bonito traje amarillo de lino que había llevado para mi entrevista con el inspector por vaqueros, una camiseta verde lima con el cuello en V y chancletas para limpiar la casa de Alina, sin embargo deseé haber tenido presencia de ánimo para coger una chaqueta también. La temperatura había caído bruscamente con la fría lluvia. Julio en esta parte de Irlanda no era realmente cálido para empezar, especialmente para una chica que estaba acostumbrada a los húmedos y calurosos veranos del sur de Georgia. El verano de Dublín alcanzaba como máximos los veinte grados y podía hundirse tan abajo como los diez grados. Esta noche apenas era eso. Estaba aliviada por encontrar la librería todavía iluminada. No lo sabía todavía, pero acababa de cruzar otra de aquellas líneas de demarcación en mi vida. Solía necesitar la habitación completamente a oscuras para dormir, sin rayos de luz colándose por las persianas, ni brillos azul neón lanzados por el estéreo o el ordenador portátil. No dormiría completamente a oscuras nunca más. Barrons no estaba allí, pero Fiona sí. Me echó una mirada por encima de la cola de clientes en el mostrador, y dijo alegremente —Bien, hola otra vez, querida. ¡Mira lo que te ha hecho la lluvia! ¿Querrías refrescarte un rato? Vuelvo con ustedes en un momentito — les dijo a sus clientes. Sonriendo fijamente, me cogió del codo y prácticamente me llevó a rastras al baño al fondo de la tienda. Cuando vi mi reflejo en el espejo encima del lavabo, entendí su reacción. Yo también me habría sacado de allí. Me veía horrible. Los ojos enormes, con la expresión de un neurótico. El rimel y el delineador se habían mezclado en círculos oscuros alrededor de ellos como un mapache. Estaba blanca como el papel, me había comido todo el lápiz de labios excepto una raya en cada esquina de la boca, y había una enorme mancha de ketchup en la mejilla derecha. Estaba empapada, y la coleta alta con que había atado el pelo esta mañana estaba caída tristemente tras la oreja izquierda. Era un desastre. Me tomé mi tiempo aseándome. Me quité la camiseta y la retorcí en el lavabo, luego con toallas de papel sequé el sujetador lo mejor que pude antes de ponerme la camiseta otra vez. Los cardenales en las costillas todavía estaban oscuros pero eran mucho menos dolorosos. Me arreglé el pelo, luego mojé ligeramente más toallas de papel y me las apliqué en la cara, quitando suavemente los borrones de la delicada piel alrededor de los
  • 50. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre ojos. Saqué el kit de maquillaje de viaje del bolso, una colección tamaño costurero con diminutas cantidades de los básicos sin los que ninguna belleza sureña debería estar que Mamá había comprado para Alina y para mí las pasadas Navidades. Me hidraté y empolvé, me puse un poco de colorete y un toque de delineador, luego di brillo a los labios con Rosa Luna-Plateada de nuevo. Abrí la puerta, salí fuera, choqué directamente contra el pecho de Jericho Barrons y grité. No pude evitarlo. Fue el grito que había estado conteniendo desde que había visto la cosa horrenda en el pub, y había permanecido en mi interior tanto tiempo como pudo. Él me agarró por los hombros, creo que para estabilizarme, y le di un puñetazo. No tengo ni idea de por qué. Quizá estaba histérica. O quizá solo estaba loca porque acababa de comprender que algo estaba muy mal conmigo y no quería que lo estuviera. Cuando cosas dementes comienzan a organizarse en patrones cuerdos a tu alrededor, sabes que tienes problemas. Era culpa suya. Él fue el que me contó cosas imposibles para empezar. Le golpeé duramente con mis puños. Él solo permanecía de pie y aguantaba, sus manos sujetas en mis hombros, los ojos oscuros fijos en mi cara. No me entendáis mal, él no sufría graciosamente, parecía enfadado sin fin. Pero dejó que le golpeara. Y no me golpeó. Lo cual fue, sospecho, una concesión bastante importante por parte de Jericho Barrons. —¿Qué vio? —exigió cuando finalmente paré. No me molesté en preguntarle como lo supo. Ambos sabíamos que solo habría vuelto a él por necesitar algo que no podía conseguir en otro sitio, como respuestas que había rechazado la última vez que estuve allí. Y eso quería decir que algo había ocurrido que había cambiado mi forma de pensar. Sus manos todavía estaban en mis hombros. Esa noche, la proximidad con él era diferente pero no menos perturbadora. No se si alguna vez has salido de tu coche cerca de líneas eléctricas caídas en la carretera durante una tormenta, pero yo sí. Puedes sentir la energía chisporroteando y crepitando en el aire mientras los cables caen y se retuercen en el suelo, y sabes que estas de pie cerca de un poder crudo que puede cambiar tu rumbo con fuerza mortal en un segundo. Me encogí de hombros bajo su agarre. — Suélteme. Él quitó las manos. —Usted vino a mí. Recuérdelo. Nunca me dejó olvidarlo. Tú eliges, me recordaría más tarde. Podías haber vuelto a casa. —Creo que voy a vomitar —dije. —No, no lo hará. Quiere, pero no lo hará. Con el tiempo conseguirá acostumbrarse a la sensación. Tenía razón. No vomité aquella noche, pero nunca dejé de sentir que podía arrojar las patatas empapadas en ketchup en cualquier momento. —Venga —. Me guió de vuelta a la parte principal de la tienda y me escoltó hasta el mismo sofá color camel que había ocupado hacía unas noches. Extendió una manta sobre el cuero para protegerlo de mis vaqueros húmedos. Abajo en el sur, un sofá nunca es más importante que la persona sentada en él; es una cosita que llamamos hospitalidad. Era imposible omitir lo mucho que estaba temblando y estaba el pequeño asunto de la camiseta mojada, el problema de pezones congelados que estaba teniendo. Le disparé una mirada oscura y me envolví en la manta en su lugar. Con aquellos brillantes reflejos suyos, agarró otra colcha de lana y consiguió meterla bajo mi culo antes de que este golpeara el sofá. Tomó asiento frente a mí. Fiona se había ido y la indicación en la ventana no estaba. Barrons Libros y Bisutería estaba cerrado para la noche. — Cuénteme —dijo. Le relaté lo que había visto. Como antes, me hizo varias preguntas, exigiendo los detalles más nimios. Estaba más complacido con mis observaciones esta vez. Incluso
  • 51. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre sentí que eran intensas pero por otro lado, cuando ves a la Muerte por primera vez, eso te deja una tremenda impresión. —No la Muerte —me dijo. —El Hombre Gris. —¿El Hombre Gris? —No sabía que estaba aquí —murmuró él. —No tenía ni idea de que las cosas habían llegado tan lejos —Se frotó la mandíbula, pareciendo disgustado por el giro de los acontecimientos. Entrecerré los ojos. —¿Qué es eso que tiene en la mano, Barrons? ¿Sangre? Se sobresaltó, me echó una mirada, luego a su mano. —Ah, si —dijo, como si recordara. —Salí a dar un paseo. Había un perro muy malherido en la calle. Lo llevé de vuelta a la tienda de su dueño para morir. —Oh —Las maravillas nunca cesarían. Parecía más del tipo que lo remataría donde yaciera, quizá con un brusco giro del cuello o una patada bien colocada, sin tener en cuenta el factor humano. Más tarde descubriría que mi instinto era correcto; no había ningún perro aquella noche. La sangre de su mano era humana. —Así que ¿qué es ese Hombre Gris? —Lo que piensa que es. Selecciona a las humanas más bellas que puede encontrar y les roba su belleza poquito a poco hasta que no queda nada. —¿Por qué? Se encogió de hombros. —¿Por qué no? Es un Invisible. Ellos exigen sin ton ni son. Son los Oscuros. Las viejas fábulas dicen que el Hombre Gris es tan feo que incluso su propia raza se burla de él. Roba la belleza de los demás por envidia corrosiva y odio. Como la mayoría de los Fae Oscuros, él destruye porque puede. —¿Qué les pasa a las mujeres cuando les ha hecho eso? —Supongo que la mayoría se suicida. Las mujeres bellas raramente poseen profundidad de carácter suficiente para sobrevivir sin sus bonitas facciones. Despójalas de ellas y se derrumbarán —La mirada que me echó era juez, jurado y verdugo. No hice ningún esfuerzo para evitar el sarcasmo de mi voz. —Halagada como estoy de que me cuente entre la gente bella, Barrons, permítame señalar que todavía estoy viva. Me encontré al Hombre Gris y todavía estoy aquí, tan bonita como siempre, gilipollas. Elevó una ceja. —Ahora, lo ve. Estaba mortificada. Nunca llamaba a nadie “gilipollas”. Oh, bueno. Había sido un día difícil. Lo siento, Mamá. —¿Qué está mal en mí? Y no es una invitación para que empiece a contar los muchos defectos que encuentra en mi carácter. Sonrió débilmente. —Se lo dije la otra noche. Es una sidhe-seer, señorita Lane. Ha visto a los Fae. Aunque es capaz de verlos a ambos De Luz y Oscuros, parece que hasta ahora se ha encontrado solo con la mitad desagradable de su raza. Vamos a esperar que continúe, al menos por un tiempo, hasta que la haya entrenado. Los Visibles, o Fae de Luz, son tan desconcertantemente bellos como sus hermanos oscuros son angustiosamente nauseabundos. Negué con la cabeza. —Es imposible. —Usted vino a mi, señorita Lane, porque sabe que no lo es. Puede hurgar en su repertorio de bonitas auto ilusiones buscando un modo de negar lo que vio esta noche, o puede buscar un modo de sobrevivir. ¿Recuerda lo que dije sobre las víctimas ambulantes? Ha visto una presa cazada esta noche. ¿Qué quiere ser, señorita Lane? ¿Superviviente o víctima? Francamente, ni siquiera estoy seguro de que pueda convertirla en lo primero, dada la materia prima con la que estoy obligado a trabajar, pero parece que soy la única persona queriendo intentarlo. —Oh, usted simplemente apesta.
  • 52. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Se encogió de hombros. —Lo digo como lo veo. Acostúmbrese. Quédese cerca lo suficiente y podrá aprender a apreciarlo —Se puso de pie y comenzó a caminar hacia la parte de atrás de la tienda. —¿Dónde va? —Al baño. A lavarme las manos. ¿Asustada de estar sola, señorita Lane? —No— mentí. Se fue el tiempo suficiente para que comenzara a entrecerrar los ojos mirando a las esquinas de la habitación, asegurándome de que las sombras estaban formadas por objetos y obedecían conocidas leyes de la física. —Muy bien— dije cuando volvió—, finjamos que creo su pequeña historia durante unos pocos minutos. ¿Dónde han estado esos monstruos toda mi vida? ¿Paseando por todas partes y nunca antes los noté? Me tiró un lío de ropas. Me golpeó de lleno en el pecho. —Quítese esas ropas mojadas. No soy una niñera. Si se pone enferma, estará sola. Aunque estaba agradecida por las ropas, él tenía una seria necesidad de una lección o dos de modales. —Su preocupación es conmovedora, Barrons —. Prácticamente corrí hacia el baño a cambiarme. Estaba congelada y temblando ante la idea de ponerme enferma en Dublín en mi incómoda habitación, sola, sin la sopa de fideos de pollo de Mamá hecha en casa con “cariño y amor”; era más de lo que podía soportar. El suéter marfil que me había dado era una mezcla de seda y lana hilada a mano y caía justo pasado medio muslo. Doblé las mangas cuatro veces. Los pantalones negros de lino era una broma. Yo tenía una cintura de sesenta centímetros. Él tenía noventa y sus piernas eran unos buenos quince a veinte centímetros más largas que las mías. Enrollé los bajos, saqué el cinturón de las trabillas de los vaqueros, y amontoné los pantalones en torno a mi cintura. No me preocupaba cómo me veía. Estaba seca y ya comenzaba a calentarme. —¿Entonces? — Había quitado la colcha húmeda del sofá y lo había secado y me hundí, con las piernas cruzadas, en los adornados cojines retomando nuestra conversación sin preámbulos. —Se lo dije la otra noche. Debe haber crecido en una ciudad tan pequeña y sin interés que nunca fue visitado por ninguno de los Fae. No ha viajado mucho, ¿verdad señorita Lane? Sacudí la cabeza. Provinciana con P mayúscula, esa soy yo, como mi ciudad. —Por añadidura, esos monstruos, como usted los llama, están en un auge reciente. Previamente, solo los Visibles eran capaces de viajar con libertad entre los reinos. Los Invisibles llegaron a este planeta ya atrapados en una prisión. Aquellos pocos que disfrutaron de una breve libertad provisional lo hicieron solo por requerimiento de la Reina de los Visibles o su Alto Consejo. Me había quedado clavada en una frase. —¿Llegaron a este planeta? —repetí. Pensé en ello durante un minuto. —Ya veo. Así que estos monstruos son en realidad viajeros del espacio exterior. ¿Qué idiota he sido para no habérmelo imaginado? ¿Pueden viajar a través del tiempo también, Barrons? —No creería que eran nativos, ¿verdad? —Consiguió sonar un tono más seco que el mío, un logro que no había creído posible. —Mientras que por lo que respecta al viaje en el tiempo, señorita Lane, eso sería un no, no ahora mismo. Pero alguno de los Visibles solían hacerlo, aquellos de las cuatro casas reales. Han pasado cosas recientemente. Cosas inexplicables. Nadie sabe a ciencia cierta que está pasando, ni siquiera quienes tienen el poder en este momento, pero el rumor es que los Fae ya no pueden tamizar el tiempo. Por primera vez en eones están tan atrapados en el tiempo como usted y yo.
  • 53. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Le miré fijamente. Había sido una broma, lo de mi comentario burlón sobre viajes en el tiempo. Un resoplido de risa se me escapó. —Oh mi Dios, está hablando en serio, ¿verdad? Quiero decir, usted realmente cree eso. Se puso de pie con un movimiento fluido. —¿Qué vio en ese pub, señorita Lane? — exigió—. ¿Lo ha olvidado tan rápido? ¿O es esto todo lo rápido que consigue urdir una agradable mentirijilla para si misma? Me puse de pie también, con las manos en la cintura y la barbilla alta. —Quizá fue una alucinación, Barrons. Quizá en realidad cogí un resfriado y tengo fiebre y estoy enferma en la habitación del hotel ahora mismo, soñando. ¡Quizá me estoy volviendo LOCA! —Mi cuerpo entero se sacudió por la vehemencia con que grité la última palabra. Apartó la mesa entre nosotros de una patada, enviando los libros de la mesita de café volando, y se puso nariz con nariz conmigo. —¿Cuántos más necesita ver para creer, señorita Lane? ¿Uno cada día? Eso se puede arreglar. O tal vez necesita un recordatorio ahora mismo. Venga. Déjeme llevarla a dar un paseo —. Me agarró del brazo y comenzó a tirar de mí hacia la puerta. Traté de atrincherarme y mantenerme en mi sitio pero había dejado las chancletas en el baño y mis pies desnudos patinaron por el suelo de madera pulida. —¡No! ¡Suélteme! ¡No quiero ir! —Le pegué en el brazo, en el hombro. No iba a salir ahí fuera. —¿Por qué no? Solo son sombras, señorita Lane. ¿Recuerda? Me lo dijo usted misma. La llevaré en un barrio abandonado y la dejaré con esas sombras durante un rato. ¿Me creerá entonces? Estábamos en la puerta. Él había comenzado a deslizar los pestillos. —¿Por qué me está haciendo esto? —lloriqueé. Su mano se detuvo en el tercer pestillo. —Porque tienes una esperanza de sobrevivir, señorita Lane. Debes creer y debes temer, o estoy perdiendo mi tiempo. Jodeos tu y tu “Finjamos que creo tu pequeña historia”. Si no puedes darme un “Dime, enséñame todo. Quiero vivir” ¡Entonces, vete de aquí, joder! Tenía ganas de gritar. Tenía ganas de deshacerme en un charco allí mismo en la puerta y gimotear, Por favor haz que todo esto se vaya. Quiero que mi hermana vuelva y quiero regresar a casa y olvidar que alguna vez vine aquí. Quiero no haberte conocido nunca. Quiero mi vida de vuelta tal como era. —A veces, señorita Lane —dijo —uno debe romper con el pasado para abrazar el futuro. Nunca es fácil de hacer. Es una de las características diferenciadoras entre supervivientes y víctimas. Dejemos ir lo que fue, para sobrevivir a lo que venga —. Deslizó el último pestillo y abrió la puerta de un tirón. Cerré los ojos. Aunque sabía lo que había visto esta noche, una parte de mi todavía lo negaba. La mente trabaja mucho para rechazar lo que se opone a sus convicciones esenciales, y los Monstruos Feéricos Del Espacio Exterior se oponían profundamente a la mía. Creces pensando que todo tiene sentido, no importa que no entiendas las leyes que gobiernan el universo; sabes que en algún lugar ahí fuera algún científico loco sí, y hay un cierto consuelo en eso. Sabía que no había un científico vivo que creyera mi historia, y no había ningún consuelo en ello. Pero de nuevo, sospeché que habría incluso menos consuelo en morir como lo había hecho Alina. Honestamente no podía decir, Dime, enséñame todo, cuando todo lo que realmente quería hacer era taparme los oídos y cantar como un niño, No pueeedo oírteeee. Pero podía decir con total sinceridad que quería vivir. —Muy bien, Barrons —dije con gran pesar. —Cierre la puerta. Estoy escuchando.
  • 54. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPITULO 9 Fae : ver también Tuatha na Danaan. Dividida en dos cortes, los Visibles ó Corte de la Luz y los Invisibles ó Corte Oscura. Ambas cortes tienen diferentes castas de Fae, con cuatro casas Reales ocupando la casta más alta. La Reina de los Visibles y su consorte elegido dirigen la corte de la Luz. El Rey de los Invisibles y su actual concubina gobiernan la Corte Oscura. Miré lo que acababa de escribir en mi diario y sacudí la cabeza. Estaba sentada en mi catorceavo pub del día, ó más bien de la tarde. Me había pasado el día entero yendo de Pub en Pub, mirando fijamente a la gente, intentando recibir otra doble visión. No había tenido éxito y cuanto más pasaba sin tener una, los acontecimientos de la última noche me parecían más lejanos e inverosímiles. Así como las locuras que estaba escribiendo en estas páginas. Sombras: una de las castas más bajas de los Invisibles. Sensibles pero apenas. Si están hambrientos — se alimentan. No pueden soportar la luz directa y cazan solo de noche. Ellos roban la vida de la misma forma en que el Hombre Gris roba la belleza, drenando a sus víctimas con vampírica rapidez. Valoración de la amenaza: muerte. Jericó Barrons me había dicho muchas cosas la pasada noche antes de despacharme en un taxi hacia Clarín House. Había decidido apuntarlas, con plena conciencia de que se veía como salido de un mal guión de una película de ciencia ficción y horror de sesión nocturna. Cazadores reales: una casta de nivel medio de los Invisibles. Radicalmente sensibles, parecen la clásica descripción del diablo, con cascos hendidos, cuernos, largas caras como sátiros, alas correosas, fieros ojos naranjas, y colas. De siete a diez pies de alto, son capaces de una extraordinaria velocidad tanto en la tierra como en el aire. Su función primaria: eliminar shide-seer. Valoración de la amenaza: muerte. Lo que nos llevaba a la verdadera sorpresa final. Shide-seer : una persona sobre la que no funciona la magia Fae, capaz de ver a través de las ilusiones ó Glamour proyectados por los Fae su verdadera naturaleza. Algunos también pueden ver los Tabh’rs, portales prohibidos entre reinos. Otros pueden sentir los objetos de poder de los Visibles e Invisibles. Cada shide-seer es diferente, con grados variables de resistencia a los Fae. Algunos son limitados, otros son avanzados con múltiples “poderes especiales”.
  • 55. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Resoplé. Poderes especiales. Alguien había estado viendo demasiado WB y no era yo. El asunto era que, supuestamente yo era una de esas cosas. De acuerdo con Barrons esta “Visión verdadera” corría en líneas de sangre. El creía que Alina también debía haberla tenido, y que había sido asesinada por uno de los Fae que había visto. Cerré mi diario. Estaba lleno en casi dos tercios. Pronto necesitaría uno nuevo. La primera mitad contenía un desahogo de dolor intercalado con inconexos recuerdos de Alina. Las siguientes treinta páginas ó así estaban atiborradas con listas e ideas para rastrear a su asesino. Y ahora lo último —estaba llenando página tras página con absolutas tonterías. Mamá y papá me encerrarían con llave y me mantendrían drogada si alguna vez le ponían las manos encima. No sabemos que ocurrió, Doctor—, podía oír decir a papá, entregándole mi diario.— Ella fue a Dublín y sencillamente se volvió loca—. De repente comprendí porqué Alina siempre había ocultado el suyo. Parpadeé y repetí eso en mi mente — Alina siempre había ocultado el suyo. Por supuesto, ¿Cómo podía haberlo olvidado? Alina había escrito un diario toda su vida. Desde que éramos niñas, nunca pasó un día sin escribir en él. Solía observarla cada noche desde la entrada, antes de que cerráramos las puertas de nuestros dormitorios para dormir, tumbada en su cama, escribiendo sin parar.— Algún día te dejaré leerlo, Junior—, me había dicho. Había comenzado a llamarme Pequeña Mac (como opuesto de Gran Mac)* cuando éramos jóvenes, abreviándolo a Junior cuando fui mayor. Más o menos cuando tengamos unos ochenta años y sea demasiado tarde para que aprendas cualquier mal hábito de mí. Ella se reía y yo me reía, también, porque Alina no tenía ningún mal hábito, y ambas lo sabíamos .Su diario había sido su confidente, su mejor amigo. Ella le decía cosas que nunca me había dicho a mí. Lo sabía porque había encontrado algunos. Cuando maduré, dejé de buscar sus diarios por todas partes pero ella nunca dejó de esconderlos. Aunque años atrás había guardado los primeros que había escrito en su juventud en un baúl cerrado en el ático, nunca había parado de fastidiarme acerca de como yo nunca podría encontrar su último gran escondite. —Oh sí, lo haré, —juré. Lo encontraría incluso si eso quería decir que tenía que desmantelar su apartamento entero pieza por pieza. No podía creer que no hubiera pensado antes en eso —que en algún lugar justo aquí en Dublín hubiera un registro de cada una de las cosas que le habían ocurrido a mi hermana desde que llegó, incluyendo todo lo que había que saber sobre el misterioso hombre que había estado viendo— pero había estado cegada por mi interés en el Gardai, empacando y las extrañas cosas que había estado viendo. Fui golpeada por un repentino miedo... ¿Era por eso que había sido asaltado su apartamento? ¿Porque el hombre con el que se había involucrado había sabido que ella llevaba un diario y lo había buscado también?. Si era así, ¿Era demasiado tarde?. Me había tomado demasiado tiempo pensar en todo eso. No estaba dispuesta a perder ni un segundo más. Lancé algunos billetes, agarré el diario y el monedero y me precipité por la puerta. Estaba allí parado— solo permanecía allí en la oscuridad; ¿Cómo demonios se suponía que debía saberlo?— cuando me precipité dando vuelta la esquina. Corría a toda velocidad en mi prisa por llegar a la casa de Alina para encontrar su diario y probarme que quien la había asesinado era un hombre perfectamente normal — aunque un maníaco homicida—, no algún monstruo mítico. Si hubiera doblado la esquina * Juego de palabras intraducible. La autora dice Little Mac (Pequeña Mac) en contraposición a Big Mac (Gran Mac) la famosa hamburguesa de McDonald’s
  • 56. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre y chocado contra una persona, podría haberme sobresaltado. Como estaban las cosas, me había estampado contra algo que hacía que el Hombre Gris pareciera alguien al que habría podido tener en cuenta para llevar al Senior Prom.1 Mi doble visión duró menos que un latido de corazón, desde el momento que lo vi hasta que lo golpeé. Intenté esquivarlo pero no reaccioné lo bastante rápido. Choqué contra eso con mi hombro, reboté, y me estampé contra la pared de un edificio. Aturdida, caí sobre las manos y rodillas en la acera. Me agazapé allí, mirando hacia arriba fijamente con horror. El glamour que la cosa proyectaba era tan débil que no requería esfuerzo por mi parte para penetrarlo. No podía entender como eso podía engañar a nadie. Igual que el Hombre gris, tenía muchas de las partes correctas. A diferencia del Hombre Gris también tenía algunas de más. Algunas partes estaban inacabadas, y otras estaban horrorosamente exageradas. Su cabeza era enorme, calva y cubierta por docenas de ojos. Tenía más bocas de las que podía contar— al menos eso es lo que creo que eran las húmedas ventosas como sanguijuelas rosa que tenía sobre toda la deforme cabeza y estomago —podía ver el relampagueo de afilados dientes así como los húmedos pliegues expandiéndose y contrayéndose en la gris y arrugada carne lo que me daba la impresión de que estaba hambriento. Cuatro fibrosos brazos colgaban desde su cuerpo con forma de barril, otros dos enclenques se dejaban caer sin fuerza a los lados. Eso se sostenía sobre piernas parecidas a troncos de árbol y sus órganos sexuales masculinos estaban distendidos y tenían un tamaño grotescamente descomunal. Quiero decir, tan grande como un bate de béisbol y colgando por debajo de sus rodillas. Para mi consternación, me di cuenta de que eso me miraba de forma lasciva –con cada uno de aquellos ojos y todas aquellas bocas-. Para mi horror, se estiró hacia abajo y comenzó a masturbarse con fuerza. No podía moverme. Es algo de lo que todavía me avergüenzo. Una siempre se pregunta como reaccionará en un momento de crisis; si tienes lo necesario para luchar ó si solo te has estado engañando a ti misma todo el tiempo acerca de que en lo más profundo de ti hay acero bajo la magnolia. Ahora sabía la verdad. No había. Yo era toda pétalos y polen. Buena para atraer a los procreadores que podían asegurar la supervivencia de nuestra especie, pero no una superviviente por mi misma. Yo era una Barbie después de todo. Apenas conseguí ahogar un chillido cuando eso se acercó para agarrarme. 1 Baile de graduación del instituto.
  • 57. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPÍTULO 10 —Esto está empezando a convertirse en un hábito señorita Lane —dijo Barrows con sequedad, levantando brevemente la vista del libro que estaba examinando, cuando irrumpí en la tienda. Di un portazo detrás de mí y empecé a trancarla. Al oír el sonido de los cerrojos, levantó la cabeza nuevamente, dejando caer el libro sobre la mesa. —¿Qué va mal? —Creo que voy a vomitar —necesitaba lavarme. Con agua hirviendo y lejía. Quizá cien duchas podrían ser suficientes. —No, no lo hará. Concéntrese. La necesidad pasará. Me pregunté si realmente estaba tan seguro acerca de eso, o si sólo estaba intentando condicionarme con continuas negaciones, para evitar que vomitara sobre su precioso sofá o sobre sus inestimables alfombras. —¿Qué ocurrió?. Está blanca como una sábana. Miré a Fiona detrás de la caja del mostrador. —Puede hablar libremente delante de ella –dijo él. Me moví hacia el mostrador y me apoyé contra él para sostenerme. Me temblaban las piernas y las rodillas. –Vi otro —le dije. Él había girado conmigo mientras me movía. Ahora se detuvo dándole la espalda al final de una pesada y ornamentada librería. —¿Y qué? Le dije que pasaría. ¿Fue tan horroroso? ¿De eso se trata todo esto?¿Le asustó? Respiré profundamente, conteniendo las lágrimas. –Eso sabe que le vi. La boca de Barrons se abrió por completo. Se me quedó mirando un largo momento. Luego se dio la vuelta y dio un puñetazo en el extremo de la librería con tal fuerza que los libros fueron cayendo al suelo estante por estante. Cuando se giró nuevamente, su cara estaba llena de furia. —¡Infierno sangriento! —explotó—. ¡Jodidamente increíble!. ¡Usted, señorita Lane, es una amenaza para los demás! ¡Una catástrofe andante y parlante! —si las miradas pudieran quemar, la suya me hubiera incinerado donde estaba—. ¿No escuchó una sola cosa de lo que le dije anoche?¿Estaba escuchando siquiera? —Escuché cada palabra de lo que dijo —dije rígidamente—. Y que conste, no siempre visto de rosa. Frecuentemente visto de melocotón o lavanda. Usted me preparó para otro Hombre Gris, Cazador o Sombra. No me preparó para esto. —¿Qué tanto peor puede haber sido? —dijo incrédulo. —Mucho —dije—. No tiene idea. —Descríbalo.
  • 58. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Lo hice, lo más sucintamente posible, tartamudeando un poco acerca de las proporciones. Volví a sentir náuseas simplemente por relatar su grotesco aspecto. Cuando terminé dije. —¿Qué era eso?¿Cómo mata? —era lo que quería saber en realidad. No me preocupaban sus nombres. No quería verlos para nada. Pero estaba desarrollando una floreciente obsesión con las varias formas en que podría morir. Especialmente dadas las intenciones que la cosa había demostrado. Habría preferido que me cogiera el Hombre Gris o una Sombra. Quiero decir, de verdad, sólo entréguenme a los Cazadores Reales, por favor. Dejen que me despellejen y me claven una estaca como Barrons había dicho que habían hecho una vez. —Ni idea. ¿Estaba solo o con otros? —Estaba solo. —¿Está absolutamente segura de que sabía que podía verlo?¿Podría estar equivocada? —Oh, no. No hay lugar a dudas. Me tocó —me estremecí, al recordarlo. Rió, un sonido vacío y falto de humor. —Gracioso, señorita Lane. Ahora dígame qué ocurrió realmente. —Lo hice. Eso me tocó. —Imposible —dijo él—. Si lo hubiera hecho, no estaría aquí. —Estoy diciéndole la verdad, Barrons. ¿Qué posible razón tendría para mentir? La cosa me cogió. — Y quería restregarme desesperadamente, especialmente las manos, porque yo lo había agarrado en respuesta, intentando sacármelo de encima. Su piel había sido como la de un reptil, viscosa, y había tenido una vista demasiado cercana de sus muchas bocas repugnantes, succionando convulsivamente. —¿Y luego qué? —dijo—. Oh, lo siento señorita Lane, no tenía la intención de que se le arrugara su adorable blusa. ¿Podría planchársela? ¿O quizá la rasgó con una de sus preciosas uñas rosadas? Realmente estaba empezando a preguntarme qué problema tenía con el rosa, pero no me molestaba el sarcasmo en su voz. Yo tampoco podía encontrarle el sentido a lo que había ocurrido después, y había estado reflexionando sobre ello cerca de media hora. Ciertamente no era lo que había esperado. —Francamente —dije—, a mí también me pareció extraño. Me agarró y luego se quedó allí de pie viéndose... bueno... si hubiera sido humano diría que confundido. —¿Confundido? —repitió él—. ¿Un Invisible se quedó allí viéndose confundido? ¿Así como perplejo, confuso, desconcertado, consternado? Yo asentí. Detrás de mí, Fiona dijo. —Jericho, eso no tiene ningún sentido. —Lo sé, Fio —el tono de Barrons cambió cuando se dirigió a ella, se suavizó notablemente. Se hizo afilado como un cuchillo cuando reanudó mi interrogatorio—. Así que, se veía confuso. ¿Y entonces qué, señorita Lane? Me encogí de hombros. Mientras la cosa permanecía allí viéndose bloqueada finalmente, finalmente salió algo de acero a la superficie. —Le golpeé la tripa y corrí. Me persiguió, pero no enseguida. Creo que permaneció allí un minuto. Tiempo suficiente para que pudiera parar un taxi e irme. Hice que el taxista diera vueltas durante un tiempo, para asegurarme de haberlo perdido —también, para tratar de salvar la confusión que me provocaba lo que había sucedido. La Muerte me había agarrado y se me había concedido un indulto, y no tenía idea de por qué. Sólo había sido capaz de pensar en una persona a la que pudiera importarle—. Entonces vine a usted.
  • 59. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —Al menos hizo algo bien y encubrió su camino aquí —murmuró. Se acercó, mirándome como si fuera alguna nueva especie extraña que nunca hubiera visto antes—. ¿Qué jodido infierno es usted, señorita Lane? —No sé qué quiere decir — ni siquiera sabes lo que eres, había dicho Alina en su mensaje. Si no puedes mantener la cabeza baja y honrar tu línea de sangre... ve a morir a otra parte había siseado la anciana en el bar. Y ahora Barrons estaba exigiendo saber que era yo—. Sirvo en un bar, me gusta la música. Mi hermana fue asesinada recientemente. Desde entonces parece que me hubiera vuelto loca —agregué esto último en tono casi coloquial. Miró más allá de mí, hacia Fiona. —Mira si puedes descubrir algún registro, por muy vago que sea, de que haya ocurrido algo similar. —No necesitas que haga eso, Jericho —dijo ella—, sabes que los hay. Él sacudió la cabeza. —Es imposible que sea una Null, Fio. Son míticas. La risa de Fiona sonó etérea, musical. —Es como dices. Como son tantas cosas. ¿No es verdad, Jericho?. —¿Qué es una Null? —pregunté. Barrons ignoró mi pregunta. —Describa nuevamente ese Invisible para Fiona, señorita Lane, con tanto detalle como pueda. Ella puede ser capaz de identificarlo —a Fiona le dijo—, después que vosotras dos hayáis terminado aquí, lleva a la señorita Lane a una habitación. Mañana, consigue unas tijeras y compra un surtido de tintes de pelo para que elija. —¿Una habitación? — exclamó Fiona. —¿Tijeras? ¿Tinte de pelo?— exclamé. Mis manos volaron a mi cabello. Encaré la parte de la habitación en un minuto. Tenía mis prioridades. —¿No puede soportar mudar sus preciosas plumas, señorita Lane? ¿Qué esperaba? Sabe que usted lo vio. No parará de buscarla hasta que esté muerta o hasta que él lo esté. Y créame, no mueren fácilmente, si es que lo hacen. La única cuestión es si alertará a los Cazadores, o si vendrá por usted él mismo. Si es afortunada, será el único en su especie como el Hombre Gris. Las castas más bajas prefieren cazar solos. —¿Usted quiere decir que quizá no le dirá nada a los otros Invisibles? —sentí surgir una pequeña esperanza. A un Invisible tal vez podría sobrevivir, pero el pensamiento de ser cazada por una multitud de monstruos era suficiente para hacerme abandonar sin ni quiera intentarlo. Demasiado fácilmente podía imaginar una horda de repugnantes criaturas persiguiéndome por la noche de Dublín. Me desplomaría y moriría de un ataque al corazón incluso antes de que pudieran cogerme. —Tienen tantas facciones entre ellos como los humanos —dijo él—. Los Fae, particularmente los Invisibles, confían los unos en los otros tanto como usted podría confiar en compartir una jaula con un león hambriento. O en Jericho Barrons, estaba pensando un cuarto de hora más tarde, cuando Fiona me mostró la habitación. Exactamente así se sentía —al prepararme para pasar la noche en “Libros y Chucherías Barrons”— como si me estuviera instalando en la guarida del león. “Fuera de la sartén, para ir a dar al fuego”. Esa era yo. Pero me lo había pensado dos veces antes de lanzar un ataque porque si mis opciones eran quedarme en la posada sola o quedarme aquí, prefería quedarme aquí, aunque sólo fuera para minimizar las probabilidades de morir sola y pasar inadvertida por varios días como mi hermana. La librería se extendía bastante más hacia dentro desde la calle de lo que yo me había percatado. La mitad trasera no era para nada parte de la tienda, sino habitaciones
  • 60. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre destinadas a vivienda. Fiona abrió enérgicamente una habitación, me guió por un corto pasillo, luego abrió otra puerta y entramos en la residencia privada de Barrons. Tuve una breve impresión de sobria riqueza mientras me guiaba a través de una antesala, por un pasillo directo hacia una escalera. —¿También los ve? —pregunté mientras subíamos tramo tras tramo, hasta el piso superior. —Todos los mitos contienen un ápice de verdad, señorita Lane. He manipulado libros y artefactos que nunca irán a un museo ni a una biblioteca, cosas a las que ningún arqueólogo ni historiador les encontrarían sentido. Hay muchas realidades ocultas en aquella que nosotros llamamos nuestra. Muchos van ciegamente por la vida y nunca ven más allá de sus narices. Algunos de nosotros lo hacemos. Lo que realmente no me decía nada acerca de ella, pero no había estado exactamente emitiendo vibraciones cálidas y amistosas en mi dirección, así que no la presioné. Después de que Barrons nos dejara, le había descrito la cosa de nuevo. Había tomado notas con brusca eficiencia, rara vez mirándome directamente. Había tenido el mismo aspecto hermético que tenía mi madre cuando desaprobaba categóricamente alguna cosa. Estaba bastante segura de que la cosa era yo, pero no podía imaginar por qué. Nos detuvimos ante la puerta al final del pasillo. —Aquí —Fiona introdujo una llave en mi mano, luego se volvió hacia las escaleras—. Oh, y señorita Lane —dijo sobre su hombro—. Yo me encerraría con llave si fuera usted. Era un consejo que no necesitaba. También encajé una silla bajo el picaporte de la puerta .Y la hubiera bloqueado también con el tocador, pero era demasiado pesado para que pudiera moverlo. Las ventanas traseras de la habitación estaban cuatro pisos por encima de un callejón que había detrás de la librería. Hacia la izquierda el callejón desaparecía en la oscuridad y por la derecha en la semi oscuridad, luego de dividirse en angostos y empedrados pasajes que corrían a lo largo de cada lado del edificio. Cruzando el callejón había la estructura de un piso que parecía un almacén ó un enorme garaje con bloques de ventanas de cristal pintadas de negro, haciendo imposible distinguir cualquier cosa dentro. Focos de luz bañaban de blanco el área entre los edificios, iluminando directamente un pasaje que iba de puerta a puerta. Dublín se extendía a mis pies, un mar de tejados, disolviéndose en el cielo nocturno. A mi izquierda, había tan pocas luces penetrando la oscuridad que parecía que esa sección de la ciudad estaba muerta. Me sentí aliviada al ver que no había escalera de incendios en la parte trasera del edificio. Pensaba que ninguno de los Invisibles que había visto podía escalar la lisa pared de ladrillos. Rehusaba pensar en los cazadores alados. Revisé dos veces todas las cerraduras y cerré las cortinas. Luego saqué mi cepillo del bolso, me senté en la cama y comencé a cepillar mi cabello. Me ocupé de él largo tiempo, aunque brillaba como seda dorada. Iba a extrañarlo. “No deje la librería hasta que vuelva”, ponía en la nota que había sido metida bajo mi puerta en algún momento durante la noche. Irritada, la estrujé. ¿Qué se suponía que iba a comer? Eran las diez. Había dormido hasta tarde y me estaba muriendo de hambre. Soy una de esas personas que necesitan comer tan pronto como se levantan. Retiré la silla de debajo del pomo y abrí la puerta. Aunque mi formal educación sureña me hacía desaprobar la idea de entrometerme en la casa de otra persona sin una invitación para hacerla mía, no veía que tuviera otra opción salvo la de ir en busca de la
  • 61. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre cocina. Me daría un tremendo dolor de cabeza si me quedaba demasiado tiempo sin comida. Mi madre dice que es porque mi metabolismo es muy rápido. Cuando abrí la puerta, descubrí que alguien había estado ocupado mientras dormía. Una bolsa de la pastelería, un cortado envasado, y mi equipaje estaban fuera de la puerta. En el Sur, una comida para llevar fuera de la puerta de tu habitación no es un lujo, es un insulto. A pesar de la presencia de mis pertenencias, Barrons no había podido decirme más claramente que no me pusiera muy cómoda. “Mantente fuera de mi cocina”, decía la bolsa, “y no te entrometas”. En el Sur eso quería decir, “Márchate antes del almuerzo, preferiblemente ahora” Comí dos croissants, bebí el café, me vestí y desanduve los pasos de la noche anterior directamente de vuelta a la librería. En mi camino no miré hacia ningún lado. Cualquier curiosidad que pudiera haber sentido sobre Barrons era secundaria a mi orgullo. No me quería allí, bien, yo tampoco quería estar. De hecho, no estaba segura de por qué estaba allí. Quiero decir, sabía por qué me había quedado, pero no tenía idea de por qué me lo había permitido. No era tan estúpida como para pensar que Jericho Barrons tenía una onza de caballerosidad; evidentemente las doncellas en apuros no eran su taza de té. —¿Por qué me está ayudando? —le pregunté esa noche, cuando volvió a la tienda. Me preguntaba dónde había estado. Yo aún estaba en el mismo lugar en que había pasado el día entero: en el área trasera de conversación de la tienda, la que estaba prácticamente fuera de la vista, atrás cerca del baño y del juego de puertas que daban a las habitaciones privadas de Barrons. Había pretendido estar leyendo mientras en realidad estaba intentando encontrarle sentido a mi vida y considerando los diversos tonos de tinte de cabello que había traído Fiona cuando había venido a abrir la tienda al mediodía. Ella había ignorado mis intentos por entablar conversación y no me había hablado en todo el día excepto por la oferta de un bocadillo para el almuerzo. A las ocho y diez, cerró la tienda y se fue. Unos pocos minutos después, había aparecido Barrons. Se dejó caer en una silla enfrente de mí: Elegancia y arrogancia en pantalones negros a la medida, botas negras y una camisa de seda blanca que no se había molestado en remeter. El níveo tejido contrastaba con su color, intensificando su cabello peinado hacia atrás hasta hacerlo negro medianoche, sus ojos como obsidiana y su piel demasiado bronceada. Se había arremangado, un potente antebrazo lucía un reloj de platino y diamantes, el otro un repujado y ancho brazalete de plata que parecía muy antiguo y celta. Alto, sombrío y vilmente sexual de una forma que yo suponía que algunas mujeres podrían encontrar irresistiblemente atractiva, Barrons exudaba su habitual vitalidad perturbadora. —No estoy ayudándola, señorita Lane. Estoy tomando en consideración la idea de que usted podría serme de utilidad. De ser así, la necesito viva. —¿Cómo podría ser de utilidad para usted? —Quiero el Sinsar Dubh. Yo también. Pero no veía como mis posibilidades de conseguirlo eran mayores que las suyas. De hecho, a la luz de los recientes acontecimientos, no veía que tuviera ninguna posibilidad de conseguir la maldita cosa después de todo. ¿Para qué podría necesitarme? —¿Usted piensa que de alguna manera yo podría ayudar a encontrarlo? —Quizás. ¿Por qué no ha cambiado su aspecto todavía, señorita Lane? ¿Fiona no le ha proporcionado los artículos necesarios? —Estaba pensando que a lo mejor podría usar una gorra con visera. Su mirada pasó desde mi cara hasta mis pies y atrás de nuevo en una forma que decía que me había medido y que me encontraba gravemente deficiente.
  • 62. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —Podría encasquetármela y tirar la visera bien abajo —dije—. Lo he hecho antes, en mi hogar en días en que mi cabello era un desastre. Con gafas de sol, apenas se podrá verme. Cruzó los brazos sobre el pecho. —Podría funcionar —dije defensivamente. Sacudió la cabeza una vez, sólo unas pocas pulgadas a la izquierda y de regreso. —Cuando haya terminado de cortar y teñir su pelo, vuelva conmigo. Corto y oscuro, señorita Lane. Pierda el aspecto de Barbie. No lloré cuando lo hice. Sin embargo, lo que hice —condenado Jericho Barrons por hacerme lo que me hizo a continuación— cuando regresé abajo, fue vomitar todo sobre la alfombra persa que tenía en el fondo de la librería. Mirando atrás, me doy cuenta que empecé a sentirlo mientras estaba arriba lavándome el cabello en el baño contiguo a mi habitación. Una ola de náuseas repentinas me invadió, pero pensé que era una reacción emocional al cambiar mi aspecto tan drásticamente. Ya había empezado a preguntarme quién era yo y qué estaba mal conmigo; ahora también iba a verme mal. La sensación se incrementó mientras descendía la escalera, y se hizo más fuerte conforme seguía mi camino hacia la librería. Debería haberle prestado más atención, pero estaba compadeciéndome hasta el punto de la inconsciencia. Para el momento en que entré por la segunda de las puertas que separaban los dominios personales de Barrons de los profesionales, estaba temblando y sudando al mismo tiempo, mis manos estaban pegajosas y mi estómago era un revoltijo. Nunca en mi vida había pasado de sentirme bien a sentirme horrible tan rápido. Barrons estaba sentado en el sofá que yo había dejado libre, sus brazos estirados sobre el respaldo, sus piernas extendidas, pareciendo relajado como un león holgazaneando después de la matanza. Su mirada, sin embargo, era afilada como la de un halcón. Me estudió con ávido interés mientras entraba a través de la puerta. Había algunos papeles sobre el sofá cerca de él de los que yo aún tenía que entender el significado. Cerré la puerta y enseguida me doblé sobre mí misma y vomité lo que quedaba de mi almuerzo. Gran parte de los daños a su preciosa alfombra era agua que había bebido. Bebo grandes cantidades de agua. Hidratar la piel desde el interior es más importante que utilizar una buena crema hidratante en la superficie. Arrojé hasta que no me quedó nada, y luego hice unas cuantas arcadas más. Estaba sobre manos y rodillas otra vez, por segunda vez en pocos días, y eso no me gustaba ni un poco. Me pasé la manga por la boca y lo miré. Odiaba mi cabello y odiaba mi vida y podía sentirlo brillando en mis ojos. Él, por otra parte, parecía extremadamente complacido. —¿Qué acaba de suceder, Barrons? ¿Qué me ha hecho? —lo acusé. Por improbable que pareciera, estaba segura de que de alguna manera había tenido algo que ver con mi repentino malestar. Rió y se levantó, mirándome hacia abajo. —Usted señorita Lane, puede sentir el Sinsar Dubh. Y acaba de convertirse en muy, muy útil para mí.
  • 63. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPÍTULO 11 —No lo quiero —repetí, retirándome—. ¡Manténgalo lejos de mí! —No le hará daño, señorita Lane. Al menos no en ésta forma —dijo Barrons de nuevo. No creía lo que me decía por quinta vez, más de lo que lo hice cuando me lo dijo la primera. Eché un brazo hacia atrás, a la alfombra todavía húmeda por mis esfuerzos de limpieza. —¿Cómo le llamaría a esto? Si todavía tuviera algo en el estómago, estaría aún sobre las manos y las rodillas. No sé usted, pero yo llamo daño a vomitar imprevistamente— por no mencionar el profundo sentimiento de terror del que todavía no me podía sacudir. El fino vello de mi cuerpo permanecía de punta como si hubiera sido golpeada con una descarga de alto voltaje. Quería poner tanta distancia entre "eso" y yo como fuera posible. —Se acostumbrará a ello. —Así que se mantiene en lo dicho —murmuré. —Y sus reacciones disminuirán con el tiempo. —No tengo intención de pasar tanto tiempo cerca de eso —“eso" eran fotocopias de dos páginas supuestamente arrancadas del Sinsar Dubh. Fotocopias, ni siquiera las páginas reales, que él me estaba confiando. Simples facsímiles que me mantenían pegada contra la pared en mi frenético esfuerzo por evitarlos. Podía sentir cómo llegaba un momento araña. Si no retrocedía, iba a escalar las paredes usando sólo mis uñas pintadas de rojo de Los caballeros las prefieren rubias como alcayatas de pared, y tenía serías dudas de que fuera a funcionar. —Respire lenta, profundamente —dijo Barrons—. Puede superarlo. Concéntrese, señorita Lane. Tragué aire. Eso no ayudaba. —He dicho respirar. No imitar a un pez fuera del agua. Lo miré con frialdad, inhalé y lo retuve. Después de un largo momento, Barrons asintió y exhalé lentamente. —Mejor —dijo él. —¿Por qué está pasándome esto? —pregunté. —Es parte de lo que usted es, señorita Lane. Hace miles de años, cuando los Fae aún tomaban parte en la Cacería Salvaje, destrozándolo todo a su paso, eso era lo que una sidhe-seer sentía cuando los jinetes Tuatha Dé se aproximaban en masa. Era su aviso para guiar a su gente a la seguridad. —No lo sentí cuando vi a ninguno de los Invisibles —apunté. Pero cuando reflexioné sobre aquellas primeras dos veces, me di cuenta de que me había mareado, y en ambas ocasiones una general e inexplicable sensación de terror había precedido a mis "visiones". Apenas lo reconocí porque no tenía nada a lo que echarle la culpa. Con el último monstruo, había estado tan obsesionada con llegar a Alina, y había chocado con él tan rápido, que no pude decidir si sentí algo como anticipo o no.
  • 64. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —He dicho en masa —dijo él—. Solos o por parejas, su impacto no es tan grande. Es posible que sólo el Sinsar Dubh llegue a hacerle sentirse tan enferma, o quizás un millar de Invisibles cayendo sobre usted. El Libro Oscuro es la más poderosa de todos las Reliquias Fae. Así como la más mortífera. —Quédese atrás —exclamé. Se había acercado a menos de una yarda de mí, sosteniendo esas terribles páginas. Dio otro paso hacia delante y yo intenté convertirme en el papel de la pared. Un muy amarillo, muy flácido empapelado. —Domine su miedo, Señorita Lane. Son simples copias de las páginas reales. Sólo las páginas del Libro Oscuro en sí mismas pueden hacerle un daño permanente. —¿Pueden? — eso ciertamente le daba una problemática vuelta a las cosas—. Quiere decir que incluso si encontráramos ese libro, ¿No iba a ser capaz de tocarlo? Sus labios se curvaron pero sus ojos siguieron siendo fríos. —Podría. Pero no estoy seguro de que se gustara a sí misma después. —¿Por qué no... ? —terminé, sacudiendo la cabeza—. Olvídelo, no quiero saberlo. Sólo mantenga esas páginas lejos de mí. —¿Significa eso que va a abandonar la búsqueda del asesino de su hermana, Señorita Lane? Creí que ella le había solicitado que encontrara el Sinsar Dubh. Creí que le había dicho que todo dependía de ello. Cerré los ojos y me dejé caer contra la pared. Por unos pocos minutos me había olvidado completamente de Alina. —¿Por qué? —susurré como si ella estuviera todavía aquí para escucharme—. ¿Por qué no me dijiste nada de esto? Nos podíamos haber ayudado la una a la otra. Quizás nos hubiéramos podido mantener la una a la otra con vida —y eso era la parte más amarga, cómo las cosas deberían haber resultado, si simplemente ella hubiera confiado en mí. —Dudo que usted la hubiera creído, incluso si lo hubiera hecho. Usted ha sido dura de roer. Con todo lo que ha visto y oído, todavía está tratando de negarlo. Su voz sonaba mucho más cerca. Barrons se había movido. Abrí los ojos. Estaba justo frente a mí, aún así mi malestar no se había intensificado, porque no lo había visto venir. Tenía razón; mi reacción era tanto mental como física, lo cual quería decir que al menos una parte de ello era controlable. Podía retirarme, volver a casa e intentar olvidar lo que me había pasado desde que había llegado a Dublín, o podía resolver cómo seguir adelante. Toqué mis cortos y oscuros rizos. No había sacrificado mis rizos rubios por nada. —Usted también ve a los Fae, Barrons, sin embargo no tiene problemas para sostener esas páginas. —La repetición embota los más agudos sentidos, Señorita Lane. ¿Está usted lista para empezar? Dos horas después, Barrons decidió que ya había practicado lo suficiente. No podía obligarme a tocar las fotocopias pero ya no vomitaba al estar cerca de ellas. Había encontrado una forma de bloquear la garganta contra las arcadas involuntarias. La cercanía todavía me hacía sentirme completamente miserable, pero podía recomponerme y mantener una máscara presentable. —Lo hará —dijo él—. Vístase. Vamos a ir a algún lugar. —Estoy vestida. Él se dio la vuelta hacia el frente de la tienda y miró por la ventana a la noche. —Póngase algo más… adulto… Señorita Lane. —¿Qué? —llevaba unos pantalones piratas blancos, elegantes sandalias y una blusa rosa sin mangas sobre una camiseta adornada con encaje. Pensé que tenía un aspecto perfectamente adulto. Me di una vuelta delante de él—. ¿Qué está mal?
  • 65. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Me dio una breve mirada. —Póngase algo más… femenino. Con mi figura, nadie podía acusarme nunca de no ser femenina. La comprensión a veces tardaba en llegarme, pero lo hacía. Hombres. Mételos en una elegante tienda de ropa interior y te garantizo que encontrarán la única cosa que haya allí hecha de barato cuero negro y tachuelas. Mis ojos se agrandaron. —Quiere decir sórdido —dije. —Quiero decir algo para la clase de mujer que los otros están acostumbrados a ver conmigo. Una adulta, si usted cree que puede conseguirlo, Señorita Lane. El negro le hará parecer lo suficientemente mayor para conducir. El nuevo cabello está … mejor. Pero haga algo con él. Haga que se parezca a como estaba la noche en que la desperté. —¿Quiere que tenga aspecto de recién salida de la cama a propósito? —Si es así como lo llama. ¿Será suficiente una hora? Una hora implicaba que necesitaba un montón de ayuda. —Veré lo que puedo hacer —dije con frialdad. Estuve lista en veinte minutos. Mis sospechas sobre el edificio que había tras la biblioteca se confirmaron; era un garaje y Jericho Barrons era un hombre muy rico. Supuse que la venta de libros y chucherías era un arreglo bastante lucrativo. De la colección de gangas de coches que tenía en su garaje, escogió un modesto en comparación Porsche 911 Turbo negro que rugió profundamente con sus magistralmente diseñados 515 caballos cuándo él deslizó la llave en el contacto situado en el lado equivocado del volante y lo giró. Sí, sé de coches. Adoro los rápidos y preciosos, y la sutil clase de los caros Porsches atrae a cada superficial hueso de mi cuerpo de veintidós años. Metió la directa y condujo demasiado rápido, pero con la experta agresividad que cualquier vehículo de alto rendimiento capaz de pasar de cero a sesenta en tres punto seis segundos requería. Un vecindario se mezclaba con el siguiente mientras manejaba las marchas, subiéndolas y bajándolas a través del tráfico de tipo saturado de la ciudad. Una vez traspasaron las afueras de Dublín, bajó la capota. Bajo una luna casi llena, competimos contra el viento. El aire era cálido, el cielo brillante y estrellado, y en otras circunstancias hubiera disfrutado enormemente con la carrera. Le eché una mirada a él. Cualquier cosa que fuera -obviamente un sidhe-seer y un real dolor en el culo la mayor parte de las veces- Barrons era ahora sólo un hombre, perdido en el placer del momento, en la delicada y artesanal máquina en sus manos, en la carretera despejada y en la aparentemente interminable noche. —¿Adónde vamos? —tuve que gritar para hacerme oír por encima del doble rugido, el del viento y el de la máquina. Sin quitar los ojos de la carretera, cosa por la que le estuve eminentemente agradecida a ciento cuatro kilómetros por hora, dijo. —Hay tres actores principales en la ciudad que también han estado buscando el libro. Quiero saber si han encontrado algo. Usted, Señorita Lane, es mi sabueso —le respondió. Miré el reloj del salpicadero. —Son las dos de la mañana, Barrons. ¿Qué es lo que vamos a hacer, penetrar, registrar y arrastrarnos por sus casas mientras ellos duermen? —eso era una muestra de lo surrealista que se había vuelto mi vida, si él contestaba afirmativamente, sospechaba que lo primero que saliera de mi boca no iba a ser una protesta, si no una queja por que me hubiera hecho arreglarme tanto para robar. Los zapatos de tacón y la falda corta
  • 66. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre harían ciertamente que correr de la policía o de propietarios armados y furiosos fuera muy difícil. Redujo un poco la velocidad para que yo lo pudiera escuchar mejor. —No, son gente de la noche, Señorita Lane. Estarán despiertos y exactamente tan deseosos de verme como yo de verlos a ellos. Nos gusta vigilarnos los unos a los otros. Ellos, sin embargo, no te conocen a ti —una lenta sonrisa curvó sus labios. Estaba tremendamente complacido con la nueva arma secreta que tenía en mí. Tuve una repentina y deprimente visión de mi futuro, siendo conducida de un lado a otro y preguntando incesantemente, como uno de esos comerciales de Verizon, ¿se siente usted enfermo en estos momentos? Aceleró y estuvimos otros diez minutos o así en silencio, entonces giró para dejar la carretera principal y meternos en el camino de entrada de una finca vallada. Después de ser aprobados por un par de guardas de seguridad uniformados de blanco fríamente eficientes que, tras de una tranquila llamada telefónica, replegaron una enorme puerta de acero, nosotros ronroneamos hacia abajo por un largo, serpenteante camino, encuadrado en ambos lados por árboles inmensos y antiguos. Las casa al final del camino era un anacronismo por su composición, que parecía sugerir que una casa solariega había estado allí una vez pero había sido asolada para ser reemplazada con ésta extensa, glacial, brillante e iluminada aventura Encuentra los Jetsons2 de hierro y cristal. Pasadizos transparentes conectaban cinco niveles que se inclinaban en ligeros ángulos hacia arriba, y terrazas de metal que lucían mobiliario New Age que parecía categóricamente miserable para sentarse en él. Lo admito; estoy pasada de moda. A mí dame un porche cubierto con muebles de mimbre blanco, columpios en cada extremo, ventiladores de techo, rejas cubiertas de hiedra, y cestas colgantes con helechos, todo bajo la sombra de magnolios en flor. Éste lugar tenía un punto demasiado seudo artístico y no era ni de cerca lo suficiente hogareño para mi gusto. Cuando salimos del coche, Barrons dijo. —Guárdese las agudezas para usted y no toque nada que no parezca humano, Señorita Lane. Casi me atraganté con la risa nerviosa. Qué había pasado con las buenas, antiguas y saludables advertencias como, "quedaros juntos, cogidos de las manos, y mirad a los dos lados antes de cruzar la calle". Le lancé una mirada. —No es que lo quiera hacer pero, ¿Por qué no debería? —Sospecho que Fiona tiene razón —dijo él—, y es una Null, lo que significa que nos descubrirá si toca a algún Fae con sus manos. Miré mis manos, las preciosas uñas rosas que no complementaban mi nuevo look demasiado bien. Mi look oscuro debería acentuarse con tonos más llamativos. Necesitaría llevar a cabo algunos cambios en mi vestuario y accesorios. —¿Una Null? —tuve que esforzarme para mantenerme a su ritmo con los tacones mientras nos apurábamos a través del brillante, blanco camino de grava de cuarzo. —Antiguas leyendas hablan de sidhe-seers con la habilidad de congelar a los Fae con el toque de sus manos, inmovilizándolos durante minutos, en previsión de que se muevan o incluso que cambien de lugar. —¿Cambiar de lugar? —Después. ¿Recuerda qué tiene que hacer, Señorita Lane? Miré hacia la casa. Parecía que había una fiesta. Gente arremolinada en las terrazas; risas, music, y el tintineo del hielo flotando en los vasos bajaba hasta dónde estaban ellos. 2 Jetson= familia futurista de caricaturas de Hanna Barbera. En España se conocieron como “Los Supersónicos”.
  • 67. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —Sí. Si comienzo a encontrarme mal debo preguntar si puedo usar el baño. Usted me acompañará. —Muy bien. Y, ¿Señorita Lane? Lo miré interrogante. —Intente actuar como si le gustara. Cuando me abrazó y me acercó más a él, el estremecimiento me bajó hasta los dedos de los pies. La casa estaba decorada totalmente en blanco y negro. La gente que estaba en ella, también. Si fuera por mí, llevaría un gran pincel todo el tiempo, rociándolo todo de color, decorando el mundo de color malva y melocotón, rosa y lavanda, naranja y aguamarina. Estos locos parecían creer que sangrar al mundo para quitarle todo el color era guay. Decidí que todos debían de estar profundamente deprimidos. —Jericho —una aturdidora mujer con el pelo negro como un cuervo y un escotado vestido de fiesta blanco ronroneó guturalmente. Pero su sonrisa era de dientes para fuera y malévola, y para él, no para mí— Casi no te reconozco. No estoy segura de que nos hayamos visto alguna vez el uno al otro con la ropa puesta. —Marilyn —la reconoció con un leve asentimiento que pareció tocarle realmente las pelotas mientras pasábamos de largo. —¿Quién es tu pequeña amiguita, Barrons? –preguntó un alto, anoréxicamente delgado hombre con unas espantosas greñas blancas. Quise llevarlo a parte y advertirle gentilmente que llevarlo todo negro sólo le hacía parecer más delgado y enfermo pero no creí que fuera el momento adecuado. —No es tu jodido asunto —dijo Barrons. —Ah, estamos en nuestra habitual forma refinada, ¿verdad? —se mofó el hombre. —“Nosotros” implica que provenimos de los mismos genes, Ellis. No lo hacemos. —Arrogante bastardo —murmuró el hombre a nuestras espaldas. —Veo que tiene un montón de amigos aquí —hice notar secamente. —Nadie tiene amigos en ésta casa, Señorita Lane. Sólo hay usuarios y usados en la Casa Blanc. —Excepto para mí —dije yo. Extraño nombre para una extraña casa. Me echó una rápida mirada. —Aprenderá. Si vive lo suficiente. Incluso si vivía hasta los noventa, nunca me volvería como la gente de ésta casa. Los murmurados saludos continuaron mientras atravesábamos las habitaciones, algunos furiosos -la mayoría de las mujeres- y otros condenatorios, la mayoría de los hombres. Era un grupo espantoso de personas. Sufrí un repentino ataque de morriña, echando de menos con ganas a mi mami y mi papi. No vi nada que no fuera humano hasta que llegamos a la última habitación, al final de la casa en la quinta planta. Tuvimos que pasar tres controles de guardias de seguridad para llegar hasta allí. Vuelta a la realidad: estaba en una fiesta con guardias de seguridad armados y toda vestida de negro. No podía ser mi realidad. Yo no era esa clase de persona. Tristemente, a pesar de la falda corta que descubría mis preciosas piernas torneadas hasta casi medio muslo, un top, un sostén que realzaba el pecho y tacones altos, comparada con el resto de mujeres de la Casa Blanc, parecía tener quince años. Creía que había convertido mi largo pelo oscuro hasta los hombros en algo sexy y salvaje, pero obviamente no conocía el significado de esas palabras. Ni entendía nada del arte de arreglarse. —Deje de moverse —dijo Barrons. Respiré hondo y contuve la respiración mientras contaba hasta tres. —La próxima vez algunos detalles más de nuestro futuro destino ayudarían.
  • 68. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —Eche un buen vistazo a su alrededor, Señorita Lane, y la próxima vez no lo necesitará. Pasamos a través de un par de enormes puertas blancas, a una enorme habitación blanco sobre blanco: blancos muros, blanca alfombra, blancas cajas de cristal entremezcladas con blancas columnas en las que descansaban objetos de arte de precios incalculables. Me puse tensa, haciéndole frente a la doble visión. Ahora que ya sabía que estos monstruos existían, era más fácil reconocerlos. Decidí que éstos dos no se estaban esforzando mucho con el glamour que estaban desplegando o en otro caso yo me estaba volviendo mejor en penetrarlo, porque una vez que vi pasar esas robustas y fanfarronas proyecciones rubias, ellos no vacilaron entre los dos, pero siguieron siendo Invisibles. —Tranquila —murmuró Barrons, sintiendo mi tensión. Al hombre sentado en la absurda silla blanca con forma de trono, como si estuviera concediendo audiencia a sus súbditos, le dijo con voz aburrida—. McCabe. —Barrons. A mí generalmente no me gustan los hombres de huesos grandes, cuerpos duros y pelo castaño rojizo, y me sorprendió encontrar a McCabe atractivo en su devastadora forma irlandesa que nunca podría pulir sin importar las riquezas que lograra acumular o los tesoros con los que escogiera rodearse. Pero los dos Invisibles que lo flanqueaban, a izquierda y derecha, no eran en absoluto atractivos. Eran enormes, feas cosas con la piel gris que me recordaban a los rinocerontes con sus abolladas grandes frentes, diminutos ojos, sobresalientes mandíbulas, y labios como cuchillas por bocas. Cuerpos anchos y rechonchos como barriles, que estiraban las costuras de las camisas blancas que no eran de su talla. Sus brazos y piernas eran rechonchos y hacían siempre un sonido gangoso desde el fondo de la garganta, como cerdos hociqueando por el barro buscando lo que sea por lo que hociquean los cerdos. No eran aterradores, eran simplemente horrorosos. Me centré en no centrarme en ellos. Aparte de una leve acidez y una agitación acrecentada, apenas me hicieron sentirme mal. Por supuesto, cualquier impacto Fae quedaría ahora y siempre disminuido a la oscura sombra del Sinsar Dubh. —¿Qué te trae por la Casa Blanc? —dijo McCabe, ajustándose la blanca corbata en la blanca camisa bajo la blanca chaqueta de su traje blanco. ¿Para qué se molesta? No pude evitar pensarlo. Las corbatas entraban en la categoría de accesorios y la verdadera definición de accesorio se acentuaba o se realzaba con la ingeniosa disposición de colores, texturas y estilo. Holaaa, ¿alguien aquí ha oído la palabra "color"? De paso podría haberse pintado a sí mismo de blanco. Barrons se encogió de hombros. —Hace una noche agradable para conducir. —Casi luna llena, Barrons. Las cosas pueden ponerse peligrosas fuera de aquí. —Las cosas se pueden poner peligrosas en cualquier lugar, McCabe. McCabe se rió, mostrando sus blancos dientes de estrella de cine. Me recorrió con la mirada. —¿Metiéndote en algo un poco distinto, Barrons? ¿Quién es la chiquilla? No hables, Barrons me había dicho de camino hacia aquí, no importa lo que digan. No me importa lo que te lleguen a tocar las pelotas. Trágatelo. Su burlón "chiquilla" retumbaba en mis oídos, me mordí duro el labio y no dije ni una palabra. —Sólo el último culito, McCabe. Ya no tuve que morderme más. Me quedé muda. McCabe se rió. —¿Habla? —No a menos que se lo mande. Su boca está normalmente demasiado llena. Pude sentir como mis mejillas ardían.
  • 69. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre McCabe se rió de nuevo. —Cuando crezca, pásamela, ¿vale? —él me miró concienzudamente, sus ojos azul pálido se demoraron en mi pecho y mi trasero, y al tiempo que lo hacía, sentí como si no sólo me hubiera visto desnuda si no que de alguna forma sabía que tengo un diminuto lunar en forma de corazón en la nalga izquierda, y otro en mi pecho derecho, apenas al este de mi pezón. Su expresión cambió, sus narices se ensancharon, sus ojos se estrecharon—. Una segunda consideración —murmuró—, no le dejes crecer mucho. ¿Qué quieres por ella ahora? Barrons sonrió burlonamente. —Hay un libro en el que quizás esté interesado. McCabe bufó, juntando la punta del índice con el pulgar y quitándose una imaginaria mota de polvo de la manga. —Ninguna puta es tan buena. Hay mujeres y hay poder, y sólo uno de éstos justifica su valor —su expresión cambió de nuevo, apretó los labios y sus ojos se volvieron escalofriantemente vacíos. En ese momento, McCabe perdió interés en mí, y tuve la alarmante comprensión de que, para él, yo ni siquiera era un ser humano. Era más como… bueno, un condón… algo que usaría y después alejaría de su persona los restos que quedaran, y si resultaba que estábamos en un coche a toda velocidad por la autovía, o en un avión atravesando el Atlántico, ¿entonces qué? ¿Había estado Alina en éste mundo? ¿Había conocido a éste obseso-compulsivo vestido de blanco? Realmente no podía imaginármelo matándola, o matando a nadie para el caso. Pero, ¿podía ver a Alina creyéndose enamorada de un hombre como éste? Concedido, era rico, mundano, y atractivo en su brutal y poderosa forma. Pero el inspector y las dos chicas con las que hablé tenían la absoluta certeza de que el novio de Alina no era nativo de la Isla Esmeralda, y McCabe -a pesar de sus enormes pretensiones- era sal de la tierra de Irlanda, hasta los tuétanos. —¿Oíste algo sobre eso? —Barrons perdió interés en mí también, y se movió hacía el nuevo objetivo. Simplemente dos hombres tratando de sus negocios, paseando, charlando, o bastante mudos, con sexo en tacones cerca por si acaso alguno lo quería, así como un conveniente plato de ostras abiertas. —No —dijo McCabe insulsamente—. ¿Y tú? —No —replicó Barrons igual de insulsamente. McCabe asintió. —Bueno, entonces. Déjala aquí y vete. O simplemente vete —era obvio que no podía importarle menos qué opción escogiera Barrons. De hecho, si me dejara ahí, no estoy segura de que McCabe se diera cuenta hasta pasados unos cuantos días. El Rey del Blanco nos había despedido.
  • 70. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPÍTULO 12 GLAMOUR: ilusión elegida por el Fae para camuflar su verdadero aspecto. Cuanto más poderoso es el Fae, más difícil es penetrar su disfraz. El humano común sólo ve lo que los Fae quieren que vean, y esa sutil repelencia evita que choquen o se rocen contra ello por un pequeño perímetro de distorsión espacial que es parte del encanto del Fae. Y eso fue por lo que el monstruo del callejón con genitales de mulo y boca de sanguijuela supo instantáneamente lo que yo era, no había podido evitar chocar con él. Cualquier otra persona habría salido despedida en el mismo momento de doblar la esquina, y había tropezado torpemente, chocando con un obstáculo invisible. ¿Sabes cuando dices: “¡Caray!, no sé qué me pasa; debo haber tropezado con mis propios pies”. Pues piénsalo de nuevo. Según Barrons, McCabe no tenía ni idea de que sus “guardaespaldas” eran Invisibles, se había dirigido a ellos como Ob y Yrg cuando nos habían dado escolta desde la Sala del Trono en un tono gutural que Barrons y yo habíamos simulado no oír. El equipo habitual de guardaespaldas de McCabe había desaparecido hacía tres meses y había sido reemplazado por los Rhino-Boy, un tipo de Invisibles que Barrons consideraba como matones de medio pelo asignados sobre todo como perros guardianes para los Fae de más alto rango. Después de pensar en ello durante un minuto y siguiendo la lógica conclusión, dije, ¿Eso también significa que un Invisible va en busca del Sinsar Dubh? Eso parece, contestó Barrons. Y uno muy poderoso, por lo visto. Puedo percibir el hálito de alguien a quien los Invisibles llaman “Lord Master”, pero hasta ahora no he tenido suerte descubriendo quién o qué es ese Lord Master. Le dije, señorita Lane, que no tenía ni idea de dónde se estaba metiendo. Los Invisibles eran bastante aterradores. Tenía pocas ganas de encontrarme con lo que fuera que llamaran su gobernante. Bien, ahora puede ser un buen momento para salir de ello, dije. Inténtalo, parecía querer decirme. Por ello, traté de cerrar mi corazón y volver al asesinato de mi hermana, Jericho Barrons no me haría abandonar. La triste realidad era que nos necesitábamos. Yo podría sentir al Sinsar Dubh y él tenía toda la información pertinente sobre aquél, incluyendo algunas ideas sobre dónde podría estar y quién lo estaba buscando. Por mis propios medios, nunca sería capaz de enterarse de fiestas como la de Casa Blanc e invitarme a mí misma. Por sus propios medios, Barrons nunca sabría si el libro estaba cerca, quizá incluso en la misma habitación. Bien podía estar justo al lado, por lo que él sabía. Me había hecho una idea de cuán importante era yo para él la noche anterior. Si el libro fuera de metal, yo sería el detector de metales privado de Jericho Barrons. Después de que Ob y Yrg hubieron regresado con McCabe, Barrons me había escoltado piso tras
  • 71. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre piso de la abigarrada casa. Como no percibí nada, me llevó por toda la cuidada hacienda, incluyendo los edificios anexos. Había insistido que cubriéramos los jardines tan a fondo que no había regresado a mi dormitorio a dormir hasta poco antes de amanecer. Aunque debía ser renuente a sentir algo tan horrible otra vez, había estado casi desilusionada cuando mi recién descubierto sentido arácnido no había captado el más mínimo matiz. Aún así, para mí, el meollo del asunto no era en absoluto el Libro Oscuro. Era descubrir los detalles de la vida secreta de mi hermana. No quería esa cosa espeluznante. Sólo quería saber quién o qué había matado a Alina, y lo quería vivo o muerto. Después quería ir a casa, a mi agradablemente provinciano pueblo del húmedo y caluroso sur de Georgia y olvidar todo lo que me había ocurrido mientras estaba en Dublín. ¿Los Fae no visitaban Ashford? Bien. Me casaría con un chico del pueblo con una camioneta Chevy, con Toby Keith cantando "Who's your dady?"3 por la radio, y ocho orgullosas generaciones de antepasados de honestos trabajadores Ashford decorando su árbol genealógico. Salvo para los indispensables viajes de compras a Atlanta, nunca saldría de casa otra vez. Pero por ahora, trabajar con Barrons era mi única opción. La gente que conocí durante nuestra búsqueda podía haber conocido también a Alina. Y si de algún modo pudiese encontrar y seguir el camino que ella había tomado a través de este extraño mundo de película de terror, me conduciría directamente hasta su asesino. Debería replantearme la conveniencia de eso cuanto antes. Recogí mi pluma. Era domingo por la tarde y Barrons Libros & Bisutería estaba cerrado todo el día. Había despertado desorientada y echando de menos a mamá, pero cuando había llamado, papá había dicho que ella estaba en la cama y que no quería despertarla. Ella no había estado durmiendo bien, dijo, si bien ella estaba tomando algo que supuestamente la ayudaría. Había mantenido una dolorosa conversación unilateral con él durante pocos minutos, pero sus esfuerzos habían sido tan lastimosamente desganados que me había dado por vencida. Sin otra cosa que hacer, finalmente había agarrado mi diario y bajé a la librería. Ahora estaba tumbada desgarbadamente sobre mi estómago en el cómodo sofá de la parte trasera de la librería, con el cuaderno de notas desplegado sobre una almohada delante de mí. Tamizar: método de locomoción de los Fae, escribí. Mordí la punta de mi rotulador de punta fina color fucsia, y traté de imaginar cómo describirlo. Cuando Barrons me lo había explicado, me quedé horrorizada. ¿Quiere decir que sólo tienen que imaginarse a sí mismos en alguna parte y sucede instantáneamente? ¿Sólo desean estar en algún sitio, y están allí? Barrons asintió. ─¿Quiere decir que puedo estar caminando por la calle y uno podría aparecer de pronto a mi lado y atraparme? ─Ah, pero tiene una ventaja tremenda, señorita Lane. Agárrelo usted a él y lo congelará, igual que hizo en el callejón. Pero hágalo rápido, antes de que le tamice hacia alguna parte donde no quiera estar. ─¿Y entonces qué se supone que debo hacer? ¿Comienzo a ir armada para poder matarlos mientras están congelados? No importa cuán terrorífico fueran los Invisibles, la idea de trinchar algo mientras no pudiera moverse me era aborrecible. ─Dudo que pudieras, dijo Barrons. Los Visibles y los Invisibles son virtualmente indestructibles. Cuanta más alta es la casta, más difícil es de matar. 3 Toby Keith es un cantante country, "Who's your daddy?" es una canción de su álbum Unleased, del año 2002
  • 72. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre ─Estupendo, dije. ─¿Alguna idea de lo que debería hacer una vez que los convierta en estatuas provisionales? ─Sí, señorita Lane, ─ había contestado, con su oscura y sardónica sonrisa. ─Corra como alma que lleva el diablo. Me puse máscara marrón en las pestañas, y me pregunté qué se ponía una para visitar a un vampiro. El elegante suéter rojo que había traído de casa no quedaba tan bien con el pelo oscurecido, temía que pudiera tomarse como una coqueta invitación a ensangrentarme. Los delicados pendientes con cruces de plata que mi tía Sue me compró para mi último cumpleaños sin duda no podían considerarse provocativos, mejor. Miré mi reloj. La indecisión sobre la ropa me había retrasado para mi cita de medianoche con Barrons. No iba a tener tiempo de entrar en la iglesia de calle abajo y untar con agua bendita mis muñecas y detrás de mis orejas; mi versión de "Eau de No-me-muedas". Me quedé con la mirada fija en el espejo. No podría parecerme a las mujeres en Casa Blanc aunque quisiera, y no lo hacía. Me gustaba yo. Me gustaban mis colores. Añoraba tanto mi pelo que dolía. Suspirando, incliné la cabeza, rocié el pelo generosamente y luego fijé la laca con un toque de calor de mi secador. Cuando lo sacudí hacia atrás y lo atusé con los dedos, cortesía de los rulos templados de Miss Clairol, tenía una melena hasta los hombros, alborotados rizos al estilo de las Mil y Una Noches que enmarcaban seductoramente mi cara y resaltaban mis ojos verdes aún más de lo normal. Con los extremos exteriores ligeramente inclinados hacia arriba y largas pestañas oscuras, mis ojos eran uno de mis mejores rasgos, de un tono verde brillante, el color de la hierba nueva en Pascua. Tengo la piel clara y lisa que se broncea fácil y uniformemente. No me sentaba mal el pelo oscuro. Sólo me lo parecía. Parecía mayor, especialmente con el rojo manzana de caramelo con el que había abrillantado mis labios, una concesión a Barrons, puesto que estaba segura de que no iba a gustarle la ropa que había elegido. Al deslizarme en mis ropas, recordé cómo Alina y yo solíamos burlarnos de las películas y las novelas de vampiros, y de las creencias paranormales, en general de la que decía que había un niño pequeño, pálido, con gafas que vivía bajo las escaleras. Eso fue antes de que supiese que realmente había cosas allí afuera por la noche. —¿Qué demonios lleva puesto, señorita Lane?— exclamó Barrons. Lo que llevaba puesto era una vaporosa falda de colores pastel hasta los tobillos, ceñida a la cadera, un ajustado suéter rosado con aplicaciones de seda en las mangas, un pronunciado escote ribeteado en seda que destacaba mi busto, y delicadas sandalias rosadas de tacón alto atadas alrededor de mis tobillos. Los colores combinaban con mi piel bronceada y mis rizos oscuros. Me veía femenina, suave, y sexy con un estilo juvenil, no al estilo Casa Blanc. Caminé enérgicamente a lo largo de hileras de estanterías hasta donde él estaba de pie esperando impacientemente junto a la puerta principal de la tienda, y le señalé con un dedo. —Si me trata como a uno de sus golfas de nuevo esta noche, Barrons, puede olvidarse de nuestro pequeño acuerdo. Usted me necesita tanto como yo a usted. Eso nos hace socios a partes iguales a mi modo de ver. —Pues bien, su modo de ver es incorrecto —dijo rotundamente. —No, el suyo lo es, —dije igualmente rotunda.— Inventé otra forma de explicármelo. No me importa lo que se le ocurra. Pero si usted me llama su capullo de petunia otra vez o hace insinuaciones acerca de mi boca y el sexo oral con usted, usted y yo habremos acabado. Él levantó una ceja. —¿Petunia, señorita Lane?
  • 73. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Le miré ceñuda. —Béseme el culo, Barrons. Él se cruzó de brazos y su mirada cayó sobre mis brillantes labios rojo sangre. —¿Debo considerarlo como una insinuación acerca de su boca y el sexo oral conmigo, señorita Lane? Me gustaría saberlo. Con ojos entornados, pasé por alto sus estúpidas burlas. —¿Es ese Mallucé realmente un vampiro, Barrons? Se encogió de hombros. —Él mantiene que lo es. Está rodeado de gente que cree que lo es. —Me examinó de pies a cabeza. — Anoche usted dijo que quería saber qué esperar para poder elegir mejor su ropa. Le dije que íbamos a visitar a un vampiro en su guarida esta noche. ¿Por qué, entonces, señorita Lane, parece usted un brillante arco iris? Me encogí de hombros. —Tómeme o déjeme, Barrons. Me tomó. Como sabía que haría. Hay algunas cosas de las que un cazador no puede prescindir. Su sabueso es una de ellas. McCabe vivía veinte minutos al norte de la ciudad, en mi idea de una pesadilla modernista. Mallucé vivía diez minutos al sur de Dublín, sepultado entre jirones del pasado. De la Era Victoriana, para ser precisa , esos sesenta y tres años de 1837 a 1901 durante los cuales la reina Victoria gobernó Gran Bretaña y se llamó a sí misma Emperatriz de la India, inmortalizada, quizá erróneamente, por una opulenta, aterciopelada, sensual y a menudo desordenada decoración. La recreación histórica era el tema de la noche en casa de Mallucé: ropas de estilo pseudo-victoriano, rasgadas, deformadas, y mezcladas con toques góticos, remaches, y crestas ,aunque admito que algunas veces me cuesta mucho distinguir los sutiles detalles que diferencian las tendencias del mundo de la Moda Siniestra. Pienso que tienes que estar dentro para conseguirlo. Dejamos el Porsche con un sirviente Invisible Rhino-Boy en la puerta, su glamour me pareció un punky oxidado. En el contraste, ciertamente yo parecía un brillante arco iris. La guarida de Mallucé era un monstruoso y disparatado montón de ladrillo y piedra que formaba un revoltijo de diversos estilos de arquitectura victoriana, inclinándose excesivamente por el gótico Familia Addams, con un amasijo de torreones y pórticos, almenas y balaustradas de forja, ventanales y travesaños, y las suficientes cornisas y soportes ornamentales como para marear la vista, sin mencionar el estremecer del alma. Cuatro plantas estaban apiladas de cualquier manera una sobre otra, dibujando una oscura silueta disparatada contra el cielo nocturno color cobalto, que se alzaba desde el suelo caprichosamente en una pronunciada pendiente y descendía de nuevo. Árboles de ramas esqueléticas, muy necesitadas de una poda, rascaban contra la pizarra, como uñas de roble en la tapa de un ataúd. La casa ocupaba alrededor un acre4 y no me habría sorprendido del todo saber que tenía más de sesenta o setenta habitaciones. En el piso alto, luces intermitentes titilaron a través de las alargadas ventanas, como siguiendo el ritmo de una música áspera, machacona. En los pisos de más abajo el ambiente era diferente: velas granates como iluminación, y la música era suave, ensoñadora y voluptuosa. Barrons me habían dado una buena charla acerca de nuestro futuro anfitrión por el camino. Mallucé nació con el nombre de John Johnstone Jr., de una rica familia inglesa, 4 Acre: medida anglosajona de superficie, equivalente a 4,047 metros cuadrados
  • 74. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre unos treinta años atrás. Cuando el viejo Johnstone hubo muerto en un sospechoso accidente automovilístico, dejando a su hijo de veinticuatro años como único heredero de una fortuna de varios centenares de millones de dólares, J. J. Jr. volvió la espalda al vasto imperio financiero de su padre, vendió una compañía tras otra, y liquidó todos los activos. Se desprendió de su vergonzosamente redundante nombre, cambiándolo legalmente al singular y romántico Mallucé, se vistió con el último grito de la refinada recreación histórica, y se presentó sí mismo a la sociedad gótica como un reciente no-muerto. A lo largo de los años, varios centenares de millones de dólares le habían comprado un extenso culto de creyentes verdaderos y seguidores incondicionales, y en algunos círculos, el nombre de Mallucé era casi sinónimo de Lestat5. Barrons nunca se había encontrado cara a cara con él pero le había visto en varias ocasiones en los clubes nocturnos más de moda. Había hecho averiguaciones sobre los intereses e inversiones de Mallucé. —Va detrás de muchas de las mismas reliquias que yo,— me dijo. —La última vez, trató de superarme en una exclusiva subasta de Internet; un rico ermitaño de Londres, Lucan Trevayne, falleció y días después una gran parte de su colección estaba a disposición de cualquiera en el mercado negro. Yo tenía un hacker infiltrado en la red de ordenadores de Mallucé en el momento crucial—. Sus ojos oscuros brillaban cuando Barrons sonrió, un depredador rememorando su presa favorita. Pero su sonrisa se desvaneció al continuar. — Desafortunadamente, lo que esperaba encontrar en la colección de Trevayne ya no estaba allí. Alguien se me había adelantado. De todos modos, Mallucé debió haber oído hablar del Sinsar Dubh en los años previos a la muerte de su padre. El viejo Johnstone estaba interesado en las reliquias y hubo un alboroto considerable en el mundo de las antigüedades tiempo atrás cuando páginas fotocopiadas de lo que la mayoría creía que era un mito, es más, una imagen de broma, aparecieron en el mercado negro. No tengo idea de cuántos juegos de fotocopias andan por ahí, pero sé que Mallucé vio las páginas en algún momento. Los jodidos no-muertos se entrometen en mi camino desde entonces —dijo Barrons, jodido no-muerto, como si realmente deseara muerto a Mallucé, no sólo que lo creyeran así. —No cree que sea un vampiro,— dije en un susurro, mientras atravesábamos habitación tras habitación con figuras petrificada tendidas en divanes de terciopelo, desmayadas en sillas tapizadas, y tumbadas desgarbadamente en diversas etapas de desnudez sobre el suelo. Íbamos en busca de una entrada al sótano, donde una aturdida gótica de ojos endrinos nos había dicho que estaba "el amo". Intenté no notar los empujones, los gruñidos, y los gemidos al pasar cuidadosamente por encima de los revoltijos semidesnudos. Él se rió brevemente, un sonido vacío, sin humor. —Si lo es, el que lo hizo debería ser ahogado en agua bendita, arrancados sus colmillos, castrado, desollado, empalado, y carbonizado por el sol—. Él guardó silencio un momento, luego, —¿Siente algo, señorita Lane? No pensé que se refiriera a la vergüenza causada por el lugar que acababa de atravesar, así es que negué con la cabeza. Pasamos a media docena más de Invisibles cuando encontramos el sótano. Mezcladas con la pálida juventud gótica, con piercings, cadenas, uñas y carmín negros, emitiendo glamours similares, los Fae Oscuros estaban haciéndoles a sus involuntarias víctimas cosas que rehusé mirar. Aunque no vi a nadie tan terrorífico como el Hombre 5 Lestat: vampiro que aparece en varias novelas de Anne Rice.
  • 75. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Gris o la Cosa con muchas bocas, comenzaba a darme cuenta de que no hay nada tan atractivo como un Invisible. —No es cierto, — dijo Barrons cuándo hice una observación sobre eso. — La realeza de los Invisibles, los príncipes y las princesas de las cuatro casas, son todos tan inhumanamente bellos como realeza de los Visibles. De hecho, es virtualmente imposible distinguirles. —¿Por qué hay tantos Invisibles aquí? — La morbosidad es su oxígeno, señorita Lane. Están a sus anchas en lugares como éste. Habíamos estado siguiendo un laberinto de corredores subterráneos durante algún tiempo. Ahora atravesábamos un vestíbulo bastante oscuro que acababa en una puerta inmensa, cuadrada y negra reforzada por bandas de acero. Una docena de hombres hacían guardia entre Mallucé y cualquiera de sus fervientes creyentes, con hombros cargados de munición, armados con automáticas. Un hombretón de cabeza afeitada se interpuso en nuestro camino, bloqueándonos. Los imperdibles en sus orejas no me molestaron. Los de sus párpados sí. —¿Dónde cree que va? — gruñó, apoyando su rifle contra Barrons con una mano, apoyando la palma de la otra sobre la culata de una pistola enganchada en la cinturilla de sus pantalones de cuero negro. —Informe a Mallucé que Jericho Barrons está aquí. —¿Por qué quería verle el amo? —Tengo algo que él quiere. —¿Ah sí? ¿Cómo qué? Barrons sonrió y por primera vez vi un genuino destello de humor en sus ojos oscuros. —Dígale que trate de acceder a cualquiera de sus cuentas corrientes. Diez minutos más tarde la puerta del santuario de Mallucé se abrió de golpe. El mensajero de la cabeza afeitada fue arrojado fuera, su cara cenicienta, su camisa cubierta de sangre. Le siguieron dos Rhino-boy Invisibles que apoyaron las armas en nuestros costados y nos empujaron hacia la puerta, a la guarida del vampiro. Una náusea inundó mi estómago y agarré mi bolso fuertemente con ambas manos no fuera que inadvertidamente tocara a nuestros feos escoltas. La cámara más allá de la puerta blindada estaba tan suntuosamente decorada con terciopelos, rasos, gasas, y brocados, y tan recargadamente amueblada en estilo neovictoriano que fue difícil al principio localizar a nuestro anfitrión entre el desorden. No ayudó que su atavío combinara con su entorno, el último grito del Gótico Romántico. Le divisé al fin. Inmóvil en un canapé, el opulento asiento repleto de almohadas doradas decoradas con borlas, Mallucé vestía unos pantalones a rayas marrones y negras y zapatos italianos de buena factura. Camisa blanca con chorreras en puños y cuello, con sangre en la pechera. Vestía un chaleco de brocado y terciopelo de colores ámbar, carmesí, granate y oro, y al mirarle, él extrajo un níveo pañuelo de un bolsillo interior y cuidadosamente limpió la sangre de su barbilla, luego lamió algunas gotas que quedaron en sus labios. Musculoso y grácil como un gato, era tan pálido y pulido como un busto de mármol. Los ojos totalmente amarillos daban una expresión feroz a su afilada cara, muy pálida. El largo cabello rubio caía por detrás en una coleta pasada de moda, una cascada ámbar que enfatizaba su anormal palidez. El vampiro se apartó sinuosamente del sofá y se levantó, sosteniendo un incongruentemente moderno ordenador portátil. Con un chasquido de sus dedos, cerró de golpe el cromado estuche, lo arrojó descuidadamente a una mesa cubierta de terciopelo y se deslizó hasta quedar frente a nosotros.
  • 76. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Mientras él permanecía allí en toda su mortal quietud, cara a la cara con la masculinidad carnal y la vitalidad perturbadora de Jericho Barrons, me sorprendió darme cuenta de que, incluso estando atrapada en la guarida de un vampiro, rodeada por sus creyentes y sus monstruosos servidores, no podía decidir cuál de los hombres que tenía ante mí era más peligroso; pudiera no ser Mallucé. Con los ojos entornados, miré a uno y a otro. Algo me molestaba, algo que no podía identificar. Era algo que estúpidamente no pude identificar hasta que fue demasiado tarde. Antes de ello, comprendería que nada había sido lo que parecía esa noche, y la razón por la que Barrons se enfrentó tan serenamente al señor chupasangre era porque tenía la seguridad de que, no importa lo que ocurriera, él saldría vivo, y no porque él tuviera a Mallucé cogido por las proverbiales pelotas financieras. —¿Qué hizo usted con mi dinero?— inquirió el vampiro, su sedosa voz desentonaba con el acero de sus extraños ojos amarillos. Barrons se rió, sus blancos dientes brillaban en su oscura cara. —Piense en ello como una póliza de seguros. Lo devolveré cuando acabemos, Johnstone. Los labios del vampiro se retrajeron, revelando unos largos y afilados colmillos puntiagudos. Había sangre en ellos. Una expresión de furia absoluta e irreflexiva brilló intermitentemente sobre su cara helada. —El nombre es Mallucé, gilipollas —siseó. Un punto para Barrons, pensé. J. J. Jr. todavía odiaba su nombre. Perder el control de una fortuna inmensa no parecía molestarle tanto como ser llamado con el nombre con el que había sido bautizado. Barrons fijó una mirada desafiante sobre el vampiro, desde la espumosa chorrera ensangrentada hasta las punteras de sus zapatillas de cuero con rebordes de seda. —Gilipollas Mallucé, — repitió. —y yo que pensaba que su apellido era un “capricho de la moda”. Los inhumanos ojos amarillos de Mallucé se estrecharon. —¿Tiene deseos de morir, humano?— se había recobrado rápidamente, su cara estaba pálida de nuevo, su voz de nuevo bajo control, tan suave y melódica como una caricia verbal. Barrons rió de nuevo. —Puede. Dudo que pueda ayudarme con eso, sin embargo. ¿Qué sabe acerca del Sinsar Dubh, Jr.? Mallucé se sobresaltó, casi imperceptiblemente, pero estaba allí. Si no le hubiera estado observando tan detenidamente, no lo habría captado. Por segunda vez había dejado traslucir una emoción, algo que estaba dispuesta a apostar que hacía raramente. Con una mirada a sus guardas y luego hacia la puerta, dijo, —Fuera. Excepto usted — señaló a Barrons. Barrons puso un brazo alrededor de mis hombros y yo me estremecía al instante, tal como hice anoche cuando me tocó. El hombre cargaba con un grave y extraño poder físico. —Ella se queda conmigo,— dijo Barrons. Mallucé me miró con desaprobación. Lenta, muy lentamente, sus labios se curvaron. La sonrisa no se reflejó en aquellos gélidos y muertos ojos de animal. —Alguien ciertamente tomado de la antigua balada de los Rolling Stones, ¿verdad? —murmuró. Todo el mundo es un crítico de moda. Supe a qué canción se refería: “Ella es un Arco Iris”. Cada vez que la escuchaba en mi iPod, cerraba mis ojos y daba vueltas, fingiendo que estaba en claro soleado, con los brazos extendidos y la cabeza inclinada hacia atrás,
  • 77. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre mientras los colores surgían brillantes de mis dedos como de un aerógrafo, pintando árboles, pájaros, abejas y flores, incluso el sol en el cielo, sombras gloriosas. Me encantaba esa canción. Como no le contesté, Barrons y yo podríamos haber llegado a un acuerdo sobre cómo podía o no referirse a mí, pero aún estaba bajo la orden de mantener mi boca cerrada— Mallucé se volvió hacia sus guardaespaldas, que no se habían movido ni una pulgada, y siseó. — Dije fuera. Los dos Invisibles se miraron, y uno habló con voz rasposa, —Pero, Gran No-muerto… —Debe estar bromeando, Jr., —masculló Barrons, sacudiendo la cabeza—¿No podía venir con algo un poco más original? —Ahora—. Cuando Mallucé les enseño sus colmillos, los guardaespaldas Rhino-boy salieron. Pero no parecían del todo felices.
  • 78. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPITULO 13 —Bueno, eso fue una completa pérdida de tiempo, — gruñó Barrons mientras regresábamos con mucho cuidado a través de los muebles antiguos y la moraleja “todo demasiado moderno” de la casa de Mallucé. No dije nada. Los Rhino-boys Invisibles estaban directamente detrás de nosotros, asegurándose de que salíamos. "El Master" no estaba muy contento con nosotros. Una vez que él había despachado a sus guardas, Mallucé simplemente había fingido no saber de qué hablaba Barrons, como si él nunca antes hubiera tenido noticias del Sinsar Dubh, aunque un ciego podría ver que no solo las había tenido, sino que se había enterado de algo que le había perturbado profundamente. Él y Barrons se peleaban como dos niños, intercambiando observaciones mordaces e insultos, y en esos momentos, se habían olvidado completamente de mí. Tras diez minutos poco más o menos en su pequeña guerra de machos, uno de los guardas humanos de Mallucé fue lo suficientemente estúpido como para interrumpir y presencié algo que me convenció como si hubiera sido un verdadero artículo de J. J. Jr, o al menos algo sobrenatural. El vampiro cogió al guarda de casi siete pies de alto con una pálida mano alrededor de su garganta, levantándolo en el aire, y le arrojó hacia atrás a través de la cámara con tanta fuerza que fue a estrellarse contra una pared, cayó bruscamente al suelo, y yació allí, la cabeza pendiendo sobre el pecho en un ángulo imposible, goteando sangre de la nariz y las orejas. Luego se quedó allí, los amarillos ojos resplandeciendo de manera poco natural, y por un momento, temí que cayera sobre el bulto sangriento y se diera un festín. Hora de partir, pensé, al borde de la histeria. Pero Barrons había dicho algo repugnante y él y Mallucé habían vuelto a reanudar su pelea, así es que me quedé allí abrazándome a mi misma contra el más tremendo de los escalofríos, tamborileando nerviosamente con un pie, e intentando no vomitar. El Rhino-Boy no nos dejó en la puerta pero nos dió escolta hasta el Porsche, y esperó mientras entrábamos. Estaba todavía allí de pie con su amigo ayuda de cámara cuando nos fuimos velozmente. Los observé en mi espejo retrovisor hasta que desaparecieron de vista, entonces lancé un enorme suspiro de alivio. Esa había sido sin ninguna duda la experiencia más exasperante de mi vida, sobrepasando aun a mi encuentro con la horrenda Cosa de muchas bocas. —Dime que nunca tendremos que regresar allí, — le dije a Barrons, secándome las palmas húmedas y pegajosas en la falda. —Pero lo haremos, Srta. Lane. No tuvimos oportunidad de cubrir los terrenos. Tendremos que regresar en uno o dos días para echar una minuciosa mirada alrededor— —No hay nada en los terrenos, — le dije. Él me recorrió con la mirada. —Usted no puede saber eso. La hacienda de Mallucé cubre centenares de acres . Suspiré. No había duda, si Barrons se salía con la suya, me dirigiría en cada maldita pulgada de eso, de acá para allá, su infatigable hilo psíquico.
  • 79. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —No hay nada en los terrenos, Barrons, — repetí. —Otra vez, Señorita Lane, usted no puede saberlo. No empezó a sentir las fotocopias del Sinsar Dubh hasta que las saqué de la bóveda tres pisos bajo el garaje y las metí en la librería. Parpadeé. — ¿Hay tres pisos bajo el garaje? ¿Por qué bajo tierra? . Barrons cerró la mandíbula, como si lamentase la admisión. Podía ver que no iba a sacarle nada más sobre el tema así es que presioné mi punto en vez de eso. No iba a volver a la guarida del vampiro; Ni mañana, ni pasado mañana, ni siquiera la semana entrante. Si me atrapasen, entonces me matarían, de eso estaba segura. No había sido precisamente discreta. —No estoy de acuerdo, — dije. — Pienso que Mallucé conservaría cualquier cosa que apreciase cerca. Él lo querría al alcance de la mano, lo sacaría y se regodearía de ello, si, nada más. Barrons me miró de soslayo. — ¿Ahora es usted una experta en Mallucé? . —No una experta, pero pienso que sé cuatro cosas, — dije defensivamente. — ¿Y como es eso, señorita Arco Iris? Era tan asno algunas veces. Me desentendí del asunto sólo porque iba a hacer esta siguiente parte aun más dulce. Casi había valido la pena haber dejando mi paquete de cosméticos de viaje que mamá me había proporcionado, mi cepillo, mi esmalte de uñas rosado favorito, y dos barras de caramelo encima de una mesa en la guarida del vampiro, solamente para ver la cara de Barrons cuando abrí la cremallera de mi bolso, extraje una caja negra esmaltada, la sostuve en alto y la meneé ante él. —Porque ahí era donde esto solía estar, — dije con aire satisfecho. —Al alcance de la mano. Barrons cambió de posición y dio un frenazo tan fuerte que las llantas chirriaron y los cojinetes echaron humo. —Hice bien. Sigue adelante y dilo, Barrons, —lo animé. — ¿Hice bien? No sólo puedo sentir al Sinsar Dubh, aparentemente puedo sentir todo objeto Fae o de Poder. Habíamos regresado a la librería a la velocidad de la luz, y ahora nos sentamos en el área de conversación de la parte de atrás donde él examinaba los despojos de mi primera presa. —De repente deja su tarjeta de visita sobre la mesa para que todos la puedan ver, Señorita Lane, — dijo, rotando la elaborada caja entre sus manos, —que no pudo ser más idiota, supongo que uno podría decir que por lo menos no se mató a si misma. Aún . Bufé. Pero sospeché que esa débil alabanza debía de ser lo mejor que alguna vez cualquier persona obtuvo de Jericho Barrons. Cuando echando humo hicimos un alto en mitad de la carretera y no en la mitad lo suficientemente lejos de la guarida de Mallucé y yo confesé haber dejado atrás algunos artículos personales, él cambió a la fuerza la velocidad del Porsche otra vez y aceleramos al máximo bajo la luna de regreso a la ciudad. — No tuve más remedio, — dije por enésima vez. —Se lo dije, no lo podía acomodar en mi bolso de otra manera— Le miré furiosamente pero él solo tenía ojos para el OOP, el cuál trataba de abrir como fuera. —La próxima vez tendré mejor criterio y simplemente lo dejaré, — dije malhumoradamente. — ¿Te haría eso más feliz? . Él miró hacia arriba, su oscura mirada chorreando frío desprecio del Viejo Mundo. —Eso no es lo que quería decir, Señorita Lane, y usted lo sabe.
  • 80. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Imité su expresión y se la devolví. —Pues no me recrimine por hacer algo de la única forma que pude hacerlo, Barrons. No podía imaginarme una forma para sacarlo de contrabando bajo mi falda, y a duras penas podría haber metido eso bajo mi sostén. Su mirada se movió rápidamente hasta mi pecho y se detuvo allí un momento. Cuando devolvió su atención a la caja, percibí mi respiración y clavé inexpresivamente los ojos en la parte superior de su oscura cabeza. Barrons simplemente me había dado la apariencia más carnal, sexualmente cargada, y hambrienta que alguna vez había visto en mi vida, y me sentí bonita, claro que él aun no sabía que lo había hecho. Mis pechos se sentían calientes y excitados y mi boca estaba de pronto incómodamente seca. Jericho Barrons podría ser sólo siete u ocho años mayor que yo, y podría ser lo que la mayoría de mujeres considerarían sumamente atractivo en su oscuridad, imponente, pero él y yo somos de mundos diferentes; No vemos el mundo de la misma forma. Las gacelas no se acuestan con los leones, a menos que estén ensangrentadas y muertas. Después de un largo momento, que me dejó perpleja, negué con la cabeza, hice a un lado los inexplicables sentimientos a los que no podía prestar atención puesto que no tenían cabida en mi mundo y cambié de tema rápidamente. — ¿Entonces, qué es eso? ¿Alguna idea? — La sensación que me producía eso no era la misma que había obtenido de las fotocopias del Sinsar Dubh. Aunque había comenzado teniendo náuseas en el mismo momento en el que había entrado en la cámara, no me había incapacitado, ni aun cuando lo había localizado y me había puesto al lado de la cosa. Me había aprovechado de la ridícula postura que habían adoptado Barrons y Mallucé y había hecho mi sigiloso trueque. Manipular la caja no había sido agradable, pero había podido retirarme con el estómago revuelto. —Si es lo que pienso que es, — contestó entonces Barrons, —es casi tan importante como el Libro Oscuro mismo, indispensable para nosotros. Ah, —él dijo con satisfacción, —aquí estas— Con unos duros y diminutos dicks, la caja se abrió de pronto con un pequeño sonido explosivo. Me incliné hacia adelante y miré con atención dentro. Allí, en una cama de terciopelo negro, había colocada una translúcida piedra azul negruzca tan lucida como si hubiera sido tallada a golpes bien definidos, limpios en su mayoría. Ambas superficies exteriores suaves y las ásperas caras internas estaban cubiertas de diseños de letras rúnicas. La piedra emitía una extraña incandescencia azul a tal grado que parecía carbón en sus bordes exteriores. Sentí un helado escalofrío justo al mirarlo. —Ah sí, Señorita Lane, — Murmuró Barrons, —usted es ciertamente digna de alabanza. Dejando sus desacertados métodos a un lado, ahora tenemos dos de las cuatro piedras sagradas necesarias para desentrañar los secretos del Sinsar Dubh. —Solo veo una, — dije. —Tengo a su pareja dentro de mi bóveda— Él arrastró sus dedos ágilmente sobre la superficie levantada de la débilmente zumbante piedra. — ¿Por qué está haciendo ese ruido? — Comenzaba a sentir mucha curiosidad por saber qué más podría ser guardado bajo el garaje de Barrons. —Debe sentir la proximidad de su contraparte. Se dice que si las cuatro son reunidas otra vez cantarán una Canción de Hacer. — ¿Qué quiere decir, que crearán algo? — Pregunté. Barrons se encogió de hombros. —No hay palabras en el lenguaje Fae equivalente a "crear" o "destruir". Sólo hace, lo cual también incluye la destrucción de una cosa. —Eso es extraño—, dije. —Deben tener un lenguaje muy limitado.
  • 81. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —Lo que tienen, Señorita Lane, es un lenguaje muy preciso. Si piensa en eso por un momento, entonces verá que tiene sentido; La cuestión es, si habla razonablemente, justamente ha deshecho la confusión. — ¿Huh? — Mi confusión no había sido deshecha. De hecho, la podía sentir profundizándose. — Para hacer algo, Señorita Lane, primero debe deshacerse lo que está en proceso. Si usted no comienza con ninguna cosa, aun el cero es deshecho cuando es reemplazado con algo. Para la Tuatha Dé no hay diferencia entre crear y destruir. Hay sólo equilibrio y cambio. Soy una chica sencilla. Apenas manejé a Cs en mis cursos de filosofía de la universidad. Cuando traté de leer Jean Paúl Sartre Es y Nothingness, desarrollé un caso inconmovible de narcolepsia tan atacado que cada dos o tres párrafos, resultaban tan profundos, que parecían comas en vez de sueños. Lo único que recuerdo acerca de la Metamorfosis de Kafka es la espantosa manzana que impactó en la espalda del bicho, y la estúpida historia de Borges acerca del avatar y la tortuga que no me enseñó nada, excepto que me gusta mucho más el Pequeño Conejito Foo Foo; Tiene ritmo y puedes saltar a la comba con él. La forma en que vi eso, lo que Barrons justamente me había dicho fue ésta: A un Fae no sólo no le importaría si vivía o moría, aun que realmente no se daría cuenta de que estaba muerta, simplemente, antes, podría caminar y conversar y cambiarme de ropa, pero después nada, como si alguien me hubiera quitado bruscamente las pilas. Se me ocurrió que realmente podría aprender a odiar a los Fae. Con una disculpa mascullada para mi madre, agarré rápidamente una almohada rajada, la arrojé a través del dormitorio registrado de arriba abajo, y lloré, — ¡Maldición, maldición, maldición! ¿Dónde lo pusiste, Alina? . Las plumas se derramaron por el cuarto. Lo que permaneció intacto de la almohada que había cortado totalmente chocó violentamente contra un cuadro enmarcado de una casa de campo a la orilla del mar con el techo de paja, uno de los pocos artículos en su apartamento que se había quedado inalterado y lo había hecho caer de la pared. Afortunadamente, cayó sobre la cama y el cristal no se rompió. Desafortunadamente, no reveló un conveniente agujero oculto. Me hundí en el suelo y me apoyé contra la pared, quedándome con la mirada fija arriba en el techo, en espera de la inspiración para descubrirlo. No vino. Me había quedado sin ideas. Había comprobado cada lugar en el que Alina en toda la vida podría haber escondido una publicación en casa y aun más, sin suerte. No sólo no encontré su publicación, había descubierto algunas otras cosas que igualmente faltaban: Sus álbumes de fotos y su Franklin Planner de página floral no estaban. Alina trasmitió a su proyectista tan fielmente como ella escribió su publicación, y supe que ella tenía dos álbumes de fotos en Dublín: Uno de nuestra familia y la casa en Ashford para mostrar a las nuevas amistades, y uno en blanco para llenar mientras estaba allí. No había tenido suerte encontrando ninguno de ellos. Y había hecho una búsqueda exhaustiva. Hasta había hecho escala en una ferretería por el camino y había comprado un martillo, así es que podría hacer trizas el rodapié de su armario del dormitorio. Había terminado por usar el mango de las tenazas y atisbar en todas las molduras y envolturas del lugar, buscando un adorno suelto. Había taconeado en las grietas y rincones de madera de la fachada de la chimenea. Había aporreado tablas del piso, escuchando lugares vacíos. Había examinado cada mueble individual en el lugar, partes superiores,
  • 82. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre lados, y pies, y hasta en el interior había comprobado, así como también debajo del tanque del inodoro. No había encontrado nada. Si su publicación estaba escondida en alguna parte del apartamento, entonces esta vez ella me había superado. Lo único que me quedaba por hacer era demoler completamente el lugar: Romper las paredes, arrancar los armarios, y despedazar los suelos, llegados a este punto tendría que comprar el zurcido edificio simplemente para pagar todos los daños y perjuicios, y no tenía ese dinero. Tomé aliento. Pero Barrons lo tenía. Y le podría ofrecer un incentivo para querer encontrar el cuaderno de apuntes. Quería la publicación de Alina por las pistas que podría tener de la identidad de su asesino, pero había una buena posibilidad de que también contuviese información acerca de la posición del Sinsar Dubh. Después de todo, la última cosa que mi hermana había dicho en su mensaje fue, ahora sé lo que es, y sé donde, antes de que sus palabras terminasen abruptamente. Las probabilidades de que ella hubiera escrito algo acerca de eso en su diario eran altas. La pregunta era, ¿puedo confiar en Jericho Barrons, y si es así, hasta dónde? Me quedé con la mirada fija en el espacio, preguntándome lo que realmente sabía de él. No era mucho. El misteriosamente exótico medio vasco, medio picto era un misterio por si solo que estaba dispuesta a apostar a que nunca había dejado a nadie acercarse lo suficiente para desentrañarlo. Fiona podría saber algo de él, pero ella era un misterio por sí misma. Sabía un montón: Él iba a estar realmente cabreado cuando me volviese a ver, porque lo último que él me había dicho, en su típica manera arrogante, antes de tropezar completamente agotada mientras iba a meterme en la cama esta mañana temprano fue, —Tengo cosas que hacer esta mañana, Señorita Lane. Usted se quedará en la librería hasta que regrese. Fiona le conseguirá cualquier cosa que usted pudiera necesitar. Había ignorado sus órdenes y, poco después de despertarme pasadas las dos y media de la tarde, me deslicé fuera por la parte de atrás, al callejón detrás de la tienda. No, no estaba siendo estúpida y no tenía deseos de que me mataran. Lo que tenía era una misión, y no podía permitir que el miedo me dominara, o podía reservar el primer asiento disponible en el siguiente vuelo de regreso a Georgia, con el rabo entre las piernas y correr a casa a la seguridad de Mamá y Papá. Sí, sabía que la Cosa de muchas bocas estaba allí fuera buscando una versión más rubia, más mullida de mí. Sí, no tenía duda de que mientras Mallucé dormitaba sus horas diurnas, hecho un hobillo en un Romántico ataúd Gótico lleno de colores en alguna parte, chorreando encaje incrustado en sangre, sus hombres ya rastreaban Dublín buscando a la ratera señora Rainbow. Pero nadie me andaría buscando a mí. Estaba de incógnito. Había peinado mi oscuro pelo de nuevo en una apretada y pequeña cola de caballo y la había ocultado bajo una gorra de béisbol, encasquetándomela bajo. Tenía puestos mis pantalones vaqueros descoloridos favoritos, una chapucera camisa playera demasiado grande, casi raída que tenía, robada a Papá antes de salir, que una vez había sido negra, hace varios centenares de lavados, y zapatos de tenis llenos de rozaduras. No llevaba puesto un solo accesorio y había usado una bolsa de papel de estraza como bolso. No me había aplicado maquillaje; nada, cero, nada de nada, ni siquiera lápiz de labios, si bien mi boca se sentía realmente extraña sin eso. Soy muy adicta a las cremas hidratantes. Pienso que es por vivir en el calor del sur. Aun la mejor piel necesita un pequeño cuidado adicional allá abajo. Pero el triunfo culminante de mi disfraz fue un par verdaderamente horrendo de gafas enormes que había comprado en una farmacia de forma que actualmente llevaba enganchada al cuello, logrando mi sucia meta.
  • 83. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Podrías pensar que no es un buen disfraz, pero has de saber algo de las personas. El mundo se fija en las mujeres bonitas, bien vestidas y jóvenes. Y hace un intento realmente arduo para no ver a los negligentes poco atractivos. Si estas lo suficientemente mal, entonces obtiene miles de miradas que se deslizan por encima de ti. Sin duda me veía peor de lo que me había visto en mi vida. No me enorgullecí de ello, aún en el mismo momento en que lo estaba. Nunca podría ingeniármelas para ser fea, pero por lo menos parecía ser invisible. Recorrí con la mirada mi reloj de pulsera y me puse en pie. Había estado registrando el lugar de Alina por horas; Rozaban las siete. Barrons tenía el hábito de hacer acto de presencia en la librería poco después de las ocho, y quería estar de regreso antes de que él llegase esta noche. Sabía que Fiona estaría como para enviarme a cazar ratas de cualquier manera, pero creía que él no estaría tan irritado si su OOP-DETECTOR personal ya había vuelto a la caja fuerte y sonaba en el momento que él apareciera, como estaría si le dejaba por mucho tiempo pensando por algún rato en la potencial pérdida. Recogí mi monedero de tapa dura, volví a poner en su sitio las horribles gafas en mi nariz, eché abajo mi gorra de béisbol, apagué las luces, y cerré. El aire estaba caliente, el cielo se cubría a gran velocidad con el naranja y el carmesí de una magnifica puesta de sol cuando di un paso fuera del edificio. Iba a ser la víspera de un bello día de pleno verano en Dublín. El lugar de Alina y el de Barrons estaban frente a frente al final del concurrido Temple Bar District, pero no tuve en cuenta que tenía que abrirme paso entre masas de festivos juerguistas para regresar a la librería. No podía ser feliz, pero era agradable ver a otros que lo eran. Me hizo sentir más optimista acerca de lo que yo arriesgaba. Como me apresuré engullendo las calles empedradas, nadie me dedicó una mirada. Estaba satisfecha con mi invisibilidad, y resueltamente reajustando mi mundo progresivamente ajeno y deprimente poniendo a punto mi iPod. Escuchaba uno de mis número uno favoritos, "laid," de James- esta cama está en llamas con amor apasionado, los vecinos se quejan de los ruidos, pero ella sólo viene cuando está encendida al máximo yo lo veo. Quise follar en el momento que puse los ojos en él. Te lo dije antes, las palabrotas no vienen fácilmente a mí, especialmente esa en particular, así es que imagínate hasta que punto me impactó el Fae para que esa palabra pasara por mi mente y asumiera el control inmediato de mi parte delantera. El ego y el super ego fueron despachados de un solo golpe, un golpe aniquilador y adentro se pavoneó mi hombre primitivo ese pequeño nuevo gobernante bastardo hedonista, el idólatra. Estaba instantáneamente húmeda, ardiente, y resbaladiza en mis bragas, cada célula madura y abotargada de necesidad. Mis pechos y mis caderas cayeron como a plomo justamente al mirarlo; Se pusieron suaves, inflamados, más pesados. La fricción de mis pezones contra mi sostén fue repentinamente un artefacto sexual de tortura inconcebible, mis bragas más apretadas que cuerdas y cadenas, y necesité desesperadamente tener algo entre mis piernas, golpeando dentro de mí, llenándome hasta el fondo completamente. Necesitaba el roce. Necesitaba un grueso, caliente, largo, rudo roce empujando adentro y deslizándose fuera. Entrando a empujones y saliéndose, repetidas veces, Santo Dios, por favor, ¡necesitaba algo! Nada más detendría mi dolor, nada más satisfaría mi exclusivo propósito en la vida que follar. Mis ropas eran una ofensa para mi piel. Las necesitaba fuera. Agarré el borde de mi camisa playera y comencé a tirar de ella sobre mi cabeza.
  • 84. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre La brisa en mi piel desnuda me sobresaltó. Me congelé, la mitad de la camisa sobre mi cara. ¿Qué, por el mundo, estaba haciendo? Mi hermana estaba muerta. Sepultada y pudriéndose en una tumba fuera de la iglesia donde habíamos ido desde niñas. La iglesia en la que ambas habíamos soñado con casarnos un día. Ella nunca lo haría. Por un Fae, no tenía duda. Después de los acontecimientos de pocos días atrás estaba segura que uno o varios de ellos habían sido responsables de su brutal asesinato. Por como la desgarraron y despedazaron con sus dientes y sus garras, solo Dios sabía lo que le habían hecho. No, el médico forense no había encontrado semen dentro de ella, pero lo que había encontrado dentro, no lo había podido explicar. La mayoría de las veces intentaba no pensar excesivamente en ello. —Creo que no, —siseé, tirando bruscamente de mi camisa hacia abajo. Aproveché ese momento igualmente para extraer los auriculares de mis orejas. Escuchar cantar a James acerca del sexo compulsivo obsesivo era el equivalente de lanzar gas en una llama abierta. —Lo que sea que me estás haciendo, simplemente lo puede dejar. Es un derroche de tiempo. —No estoy haciendo nada, sidhe-seer, — dijo. —Es lo que soy. Soy cada sueño erótico que alguna vez has tenido y mil y uno más en los que nunca has pensado. Soy el sexo que te dará la vuelta del revés y te incendiará hasta las cenizas— Sonrió. —Y si lo quisiera, podría volver a hacértelo todo. Su voz era profunda, enriquecedora, y melódica y tenía todo el impacto de un mamado suave, sensual en mis pezones abotagados. El infierno erótico comenzó a enfurecerse dentro de mí otra vez. Me eché hacia atrás, directamente hacia la ventana del pub detrás de mí. Presionándome contra ella, temblando. Alina está muerta por una de estas cosas. Me aferré a ese pensamiento como una lancha salvavidas. El Fae aguantó en la mitad de la calle empedrada, a quince o veinte pies de mí, sin hacer ningún movimiento para acercarse. Los coches estaban prohibidos en esta parte del distrito y los peatones que cruzaban la calle se desviaban plácidamente a su alrededor sin darle una segunda mirada. Ni a mí tampoco, lo cuál no habría encontrado particularmente interesante si no fuera porque tenía la camisa playera otra vez subida y le enseñaba al mundo mi sostén rosado favorito, un wanderbra con lazos, así como también la mayor parte de mis pechos. Inspirando abruptamente, tiré bruscamente de mi camisa hacia abajo. Aun hoy, después de todo lo que he visto, no podría comenzar a describir a V'lane, príncipe de la Tuatha Dé Danaan. Hay algunas cosas que son simplemente demasiado inmensas, también ricas para ser contenidas en palabras. Esto es lo mejor que puedo ofrecer: Imagina a un alto, potente, un poderoso arcángel, terriblemente macho, espantosamente bello. Luego píntele los tonos más exquisitos de castaño, bronce, y oro que posiblemente puedas imaginar. Dale una melena brillando tenuemente con hebras de canela dorada por la luz del sol, piel de terciopelo leonado, y los ojos de ámbar líquido, besado por oro derretido. El Fae era inconcebiblemente bello. Y quise follar y follar y follar hasta morir. Después lo entendí. Cada Fae que había encontrado hasta ahora tenía una "cosa," su propia tarjeta de visita personal. El hombre Gris robaba belleza. Los Sombras chupaban la vida. La mayoría de las Cosas-Con-Muchas-Bocas probablemente devoraban carne. Éste era muerte por sexo. La inmolación por el orgasmo; Lo peor de eso era que su víctima sería completamente consciente con alguna parte distante de su cerebro de que
  • 85. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre moría, del mismo modo que imploraría e imploraría la misma cosa que la mataría. Tuve una repentina visión, horrible de mí misma, allí mismo en la calle, desnuda, patética, contorsionándome de insaciable necesidad a los pies de la cosa, invisible para los paseantes, muriendo así. Nunca. Tenía una esperanza: Si conseguía estar lo suficientemente cerca, entonces podría congelarle y correr. Fortalecí mi voluntad con la memoria infernal de cómo vi a Alina, el día que había identificado su cuerpo, me aparté de la ventana y di un paso adelante. El Fae dio un paso atrás. Parpadeé. — ¿Huh? . —No me retiro, humana, — dijo fríamente. —Me impacientas. Sé lo que eres, sidheseer. No necesitamos jugar a tu absurdo juego de etiqueta. — ¿Oh bien, — conteste bruscamente, —pero seguro que vamos a tomarnos el tiempo para jugar tu absurdo juego de muerte por sexo, ¿no?. Se encogió de hombros. —No te habría matado. Tienes valor para nosotros— Cuando me sonrió, me quedé en blanco por un latido, como si el sol hubiese salido de unas nubes rezagadas para darme calor sólo a mí, pero fue tan ardiente que achicharró todo mi cableado. —Te habría dado sólo el placer de mi magnificencia, — me dijo, —no el dolor. Podemos hacerlo, sabes. Temblé ante el pensamiento de todo ese calor, pero ningún hielo; Todo ese sexo, pero sin ninguna muerte. El aire de la noche repentinamente se sintió frío en la piel abrasadora de mis pechos, muy frío para el fuego de mis pezones. Bajé la mirada hacia abajo. Mi camisa y mi sostén yacían en la canaleta a mis pies, mezclados con la mugre y la basura diaria de la ciudad. Con la mandíbula encajada, las manos temblorosas, me doblé a recuperar mi ropa. Me ruboricé una media docena de tonos de rojo, me puse el sostén adelante y tiré mi camisa sobre mi cabeza otra vez. Igualmente rescaté mi bolso de bolsa de papel y mi iPod de la canaleta, atasqué mi gorra de béisbol hacia atrás en mi cabeza, pero no me tomé la molestia de sacar mis horrendas gafas, no quería ver a la cosa más grande de lo que era. Luego, sin titubear, aguanté y me abalancé directamente hacia el Fae. Tenía que congelarlo. Era mi única esperanza. Sólo Dios sabía lo que podía hacer después. Antes de que lo lograse alcanzar, sin embargo, desapareció. En un momento estaba allí, al siguiente se fue. Estaba bastante segura de que, justamente había presenciado, de primera mano, a un Fae "tamizando". ¿Pero donde había ido? —Detrás de ti, humana, — dijo. Cambié de dirección agudamente para encontrarlo de pie sobre la acera, una docena de pies a mi izquierda, los peatones apartándose de él como si fueran el Mar Rojo retrocediendo ante Moisés, dándole progresivamente cada vez más espacio. De hecho, el tráfico en la calle entera pareció adelgazar sustancialmente, aquí y allá, y una puerta de un pub golpeó repentinamente al cerrarse recorriéndome un repentino escalofrío por el aire de julio. —No tenemos tiempo para este tonto juego, MacKayla Lane. Avancé dando tumbos. — ¿Como sabes mi nombre? —Conocemos mucho acerca de ti, Null, — dijo. —Tú eres una de los sidhe-seer más poderosas que hemos encontrado. Y creemos que sólo has comenzado a darte cuenta de tu potencial. — ¿Quiénes son nosotros? — Demandé. —Aquéllos de nosotros que estamos preocupados con el futuro de ambos mundos.
  • 86. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre — ¿Y quiénes serían ellos? —Soy V'lane, príncipe de la Tuatha Dé Danaan, y soy de aquí en adelante el representante de Aoibheal, gran Alta Reina de nuestra raza. Ella tiene una tarea para ti, sidhe-seer. Apenas resistí el deseo de romper a reír. Lo último que había esperado oír de cualquier Fae era algo como: Su misión, debería aceptarla… — Uh, no es que no aprecie la oportunidad ni que quiera recordártelo, pero creo recordar que los Fae están más inclinados a Matar sidhe-seer que a asignarles pequeñas Tareas útiles. —De un tiempo a esta parte no lo hemos hecho con especimenes de tu clase, — dijo.—Como un gesto de nuestra "buena fe" y una señal de estima de la reina, tenemos un regalo para ti. —Oh no— Negué con la cabeza. —Nada de regalos, gracias— Estaba familiarizada con el caballo de Troya, perfecto regalo para los griegos que les supuso una catástrofe y tenía en mi mente que sin duda un Fae cargando regalos ciertamente sería peor. —Comprendo que te has traicionado a ti misma con uno o más de los Invisibles, — dijo serenamente. Me puse rígida. ¿Cómo lo supo? ¿Y por qué dijo "o más"? ¿Habían sido alertados también los Cazadores Reales? ¿"Entonces"? Me encogí de hombros, recurriendo a mi mejor última defensa, Alardear. —La protección que te ofrece nuestro regalo contra aquellos que te dañarían no es pequeña. — ¿Incluido tú? — Balbuceé. Aunque había estado logrando mantenerme firme en la conversación y creer en mí, con lo que sentía, fue suficientemente duro entrelazar palabras consecutivas, ni que decir de tratar de hacerlas inteligibles dos veces, ahora había tenido que volver a mover mi camisa hacia abajo y me había tenido que refrenar para no abrir la cremallera de mis pantalones vaqueros. —No hay protección en contra de alguien como yo, sidhe-seer. Nosotros, los de las casas reales, afectamos a la humanidad de esta manera. Es insignificante lo que puede hacerse para impedirlo. Un día sabría que era mentira. Pero no antes de que me hubiera quemado por la verdad de ello. — ¿Entonces qué bien hace tu estúpido regalo? — Dije malhumoradamente, enganchando mi sostén otra vez. Mis pechos estaban tan calientes y apretados que dolían. Los ahuequé, uno en cada mano, estrujado y sobado, pero mi desesperado masaje no proveyó alivio. —Nuestro regalo te permitiría defenderte contra muchos que te matarían, — dijo, — pero no en contra de aquellos con derecho a matarte. Mis ojos se estrecharon y mis manos cayeron a mis lados donde formaron puños. Mis uñas se clavaron formando medias lunas en mis palmas. — ¿Derecho a matarme? — Restallé. ¿Eso era lo qué habían pensado de mi hermana, los que la había asesinado? ¿Que tenían derecho? Me estudió. —No cualquiera de nosotros lo haría. Bravo, bien y las pirañas eran vegetarianas. — ¿Qué es ese regalo? — Exigí. El Fae extendió el brazo mostrando un puño de oro, grabado con plata, brillando intermitentemente con fuego de color rubí.
  • 87. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —El Puño de Luz. Fue hecho hace mucho tiempo para una de sus preciadas concubinas humanas. Permite un escudo de mediocre calidad en contra de muchos Invisibles y… otras cosas insípidas. — ¿Qué hay acerca de los Visibles? ¿Obra en contra de ellos? . Sacudió su terriblemente bella cabeza. Pensé un minuto. — ¿Me preservaría de los Cazadores Reales? — Pregunté. —Sí, — contestó. — ¿De verdad? — Exclamé. ¡Lo podría querer tan solo por eso! Desde que había tenido noticias de los demoníacos Hunters, el mero pensamiento hizo que se me erizase la piel, como si un especial miedo de que la casta de los Invisibles más allá de todos los otros tuviera sus genes programados para cazarme. — ¿Cuál es el truco? — Pregunté. Una pregunta estúpida, lo sabía. Como si me lo fuera a decir. No podía confiar en nada de lo que dijera. No había olvidado el comentario de Barrons de que los Visibles y la realeza Invisible eran casi imposible que te contaran todo. Sin embargo este Príncipe V'lane de la Tuatha Dé Danaan mantenía que era de aquí en adelante el representante de la Reina de los Visibles, no tenía pruebas de eso, ni siquiera de quien era y lo que reclamaba ser. —No hay truco, — dijo. Justo como dije, pregunta estúpida. —Confirmo mi posición inicial, — le informé. —No te lo agradezco. Aquí, se hizo algo. Ahora vamos al punto: ¿Qué quieres de mí? — Tiré bruscamente de mi camisa hacia abajo. Quise nuestra pequeña entrevista de trabajo terminada y hecha, cuanto antes mejor. El aire a mí alrededor se enfrió, como si se helara por el desagrado del Fae por mi actitud. —Hay un problema en Faery, sidhe-seer, — dijo, — y como has visto, igualmente, en tu mundo. Después de una eternidad de confinamiento, una parte de la casta inferior de los Invisibles ha empezado a escapar de su prisión. A pesar de nuestros esfuerzos para aislar la debilidad en la tela que separa nuestros reinos, no hemos podido determinar cómo se liberan. Me encogí de hombros. — ¿Entonces, qué quieres que haga con respecto a eso? —La reina Aoibheal quiere el Sinsar Dubh, sidhe-seer. Comenzaba a pensar que podría ser más fácil llevar la cuenta de todo el mundo que había en Dublín que no quería el Sinsar Dubh. Córcholis, no habría nadie. — ¿Bien, qué le está evitando tenerlo? ¿No es supuestamente la más poderosa de todos los Fae? — Estaba bastante segura de que eso era lo qué me había dicho Barrons. Excepto por el Rey Invisible, quién una parte afirmaba que era superior en rango, mientras otras sostenían que era un mero testaferro, que los "niños de la diosa Danu" eran una línea matriarcal. Según Barrons, nadie realmente sabía nada con seguridad acerca del Rey Invisible. —Tenemos una pequeña dificultad. Somos incapaces de sentir nuestros objetos sagrados. Sólo el raro sidhe-seer puede. No sabemos dónde está— El Fae no podía haber parecido más ofendido al admitirlo. ¿Cómo lo desafiaba el mundo no reverenciándole y arrastrándose a sus pies? ¿Cómo lo desafiaba el universo no maquinando para arreglarlo todo a su favor? ¿Cómo lo desafiaba un mero humano poseyendo una habilidad que estaba más allá de la de ellos? —Otras cosas han desaparecido también, igualmente, nos gustaría recuperarlas.
  • 88. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre — ¿Y justamente qué coño quiere ella que haga yo acerca de eso? — No me gustaba hacia donde parecían ir las cosas. No estaba claro si podría sobrevivir. —Ella solamente desea que sigas buscando como hasta ahora y de vez en cuando averiguaremos sobre tu progreso. Si averiguas cualquier cosa, no importa cuán insignificante sea, acerca de cualquiera de nuestros restos mortales consagrados, especialmente el Sinsar Dubh, me alertarás inmediatamente. Suspiré aliviada. Había tenido miedo de que pensara mantenerse cerca mientras buscaba. A Dios gracias, no era así. — ¿Supuestamente como debo hacer eso? Otra vez, me ofreció el Puño de Luz. —Con Esto. Te enseñaré como usarlo. Negué con la cabeza. —No lo quiero. —No seas tonta. Tu mundo también sufre. —Tan solo tengo tu palabra sobre esto, — dije. —Que yo sepa, puedes estar mintiendo sobre todo esto y ese puño simplemente podría matarme en el mismo momento en que me lo ponga. —Cuando encuentres la prueba que te satisfaga, sidhe-seer, — dijo fríamente, — seguramente habrá pasado el tiempo señalado para tu raza. —Ese no es mi problema, — repliqué. — Nunca quise ser una sidhe-seer y ni siquiera admito ahora que sea una— En la universidad, había sabido de unas pocas personas con aspiraciones de superhéroe, quienes habían querido hacer una diferencia: Uniéndose al Cuerpo De Paz, o convirtiéndose en doctores y abrir a las personas de modo que puedan arreglarlas y verlas de nuevo en pie, pero personalmente, nunca había tenido ningún deseo de salvar el mundo. ¿Adornarlo? Sí. ¿Salvarlo? No. Hasta hace poco, había sido una chica pueblerina con sueños de pueblerina y perfectamente contenta con mi parte en la vida. Luego un mal nacido irrumpió en mi mundo y me sacó a la fuerza de mi pequeño hueco feliz. En el fondo había venido a Dublín con un solo propósito: Para vengar la muerte de mi hermana. Luego y sólo luego poder regresar a Ashford con algún tipo de final para Mamá y Papá. Entonces tal vez podríamos cicatrizar, e intentar ser una familia otra vez. Ese era el único mundo por el que me preocupaba, el mío. —Cambiarás de idea, — dijo. El Fae se fue. Clavé inexpresivamente los ojos por varios momentos en el espacio que había estado ocupando, antes de recobrarme de él. A pesar de los recientes horrores que había presenciado, no estaba para nada endurecida, y observar algo desaparecer directamente ante mis ojos había sido profundamente perturbador. Me alarmé al percatarme de que la temperatura a mi alrededor había descendido tan significativamente que podía ver mi respiración en el aire. Un delgado perímetro de niebla de unos veinte pies me rodeaba, allí dónde el helado aire se reencontraba con el calor. Pronto aprendería que era característico de la realeza; Su placer o su desagrado a menudo cambiaba de pequeñas formas el ambiente a su alrededor. Escudriñé rápidamente otra vez. Sí, la calle estaba vacía, todas las puertas estaban cerradas, y no había un alma. Ferozmente avergonzada de mi misma por como me había excitado, resbalé una mano bajo mis pantalones vaqueros. Me vine en el momento en el que me toqué a mí misma.
  • 89. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPÍTULO 14 A las ocho y cuarto estaba de vuelta en la librería. Supe que Barrons estaba allí tan pronto como doblé la esquina. Su Harley negra cromada estaba aparcada ante el brillante foco de la entrada, haciendo juego con el Sedan de Fiona. Puse los ojos en blanco. Mi día iba de mal en peor. Esperaba que Fiona se hubiese ido a tiempo, antes de que Barrons hubiera llegado y antes de que ella hubiera podido delatarme. No tendría tanta suerte. Me desvié hacía la parte de atrás, decidiendo entrar a hurtadillas por la puerta trasera, fingiría haber estado todo el día arriba ,con mi iPod, en caso de que alguien intentará regañarme por no abrir la puerta ,a ver si con un poco de astucia podía conseguirlo. Nunca sabrás lo que puedes hacer hasta que no lo intentes. Quizás nadie se había molestado en buscarme. Cuando giré hacía la parte de atrás del edificio, de forma automática miré fijamente hacia el final del callejón, pasada la tienda, en el oscuro perímetro del abandonado barrio, más allá de las farolas. Me detuve, buscando sombras que no deberían estar allí. Una sonrisa sin humor curvó mis labios; las cosas más extrañas se estaban volviendo instintivas. Divisé un grupo de cuatro sombras que estaban mal. Tres de ellas pegadas a los oscuros aleros de un edificio situado dos puertas más abajo a la derecha; la cuarta estaba a mi izquierda comportándose con más audacia. Se deslizaba lentamente de un lado a otro por los cimientos de piedra de la tienda adyacente a la de Barrons, estirando y encogiendo sus oscuros tentáculos, al tratar de bordear las zonas de luz que rodeaban la entrada trasera. Las cuatro temblaron ansiosamente cuando me acerqué. Quédate en la luz, me dijo Barrons, y estarás a salvo. Las Sombras sólo pueden alcanzarte en la oscuridad. Son incapaces de tolerar la más mínima cantidad de luz. Nunca debes, Señorita Lane, entrar en el barrio abandonado por la noche. Bueno, ¿Por qué no va alguien allí durante el día y arregla todas esas farolas rotas? Pregunté yo. ¿Eso no se desharía de ellos? ¿O no ayudaría en algo? La ciudad ha olvidado que el barrio existe, contestó él. No encontrarás un distrito de Gardai que lo quiera, y si pides electricidad o agua, te dirán que no ofrecen esos servicios en ninguna dirección dentro de los límites del barrio. Bufé. Las ciudades no pierden barrios enteros. Eso es imposible. Él sonrió débilmente. Con el tiempo, Señorita Lane, dejarás de usar esa palabra. Mientras subía las escaleras de la puerta trasera, levanté el puño y lo sacudí furiosamente hacia las Sombras. Había tenido suficientes monstruos por una noche. La Sombra que se deslizaba por los cimientos me sobresaltó cuando se encrespó detrás de mí. La puerta trasera estaba cerrada, pero la tercera ventana que probé se abrió fácilmente. Mientras me subía sobre el alfeizar de la ventana, maldije a Barrons por lo
  • 90. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre poco que se preocupaba por la seguridad. Después de una rápida parada en el baño, me dirigía hacia la parte delantera de la Barrons Libros y Bisutería. No sé lo que me hizo vacilar cuando fui a abrir esa segunda puerta que separaba la tienda de la casa, pero algo hizo que me detuviera. Tal vez oí mi nombre cuando trataba de alcanzar el pomo, o tal vez me picó la curiosidad el tono urgente de la voz de Fiona, que se escuchaba claramente a través de la puerta, aunque sus palabras no lo hicieran. Da igual cual fuera la razón, pero en lugar de hacer notar mi presencia, me acerqué sigilosamente a la puerta que estaba ligeramente entreabierta, pegué la oreja a la apertura, mostrando una escasez de modales que habría abrumado a todas las mujeres de mi familia de diez generaciones; a escondidas escuché el resto de la conversación. —¡No tienes razón, Jericho, y lo sabes! — gritó Fiona. —¿Cuándo vas a aprender, Fio? — dijo Barrons. — Podría tenerla. Eso es todo lo que necesito. —Ella no pertenece a este lugar. No puedes permitir que se quede. ¡No lo toleraré! —¿Qué tú no lo vas a tolerar?¿Cuándo empezaste a ser mi guardián, Fio? —había peligro en la amabilidad con la que Barrons hizo la pregunta, pero Fiona no pareció darse cuenta, o eligió no prestarle atención. —¡Cuando tú empezaste a necesitar una! No es seguro tenerla aquí, Jericho. Ella debe irse, esta noche si es posible, mañana como muy tarde. ¡No puedo estar aquí todo el tiempo para asegurar que no pase nada! —Nadie te lo ha pedido, — dijo Barrons fríamente. —Bueno, alguien tiene que hacerlo. — gritó ella. —¿Celosa, Fio? No es algo propio de ti. Fiona aspiró bruscamente. Casi la podía ver levantándose allí: los ojos brillando con pasión, dos manchas de color rojo intenso en los pómulos de su cara de estrella de cine envejecida. —Si tú quieres llevar esto a un nivel personal, entonces sí, Jericho, lo estoy. Sabes que no la quiero aquí. Pero no se trata de mí y de lo que quiero. Esa niña es tan inocente e ignorante como largo es el día. Vale, probablemente tenía que darle la razón en eso. —Y no tiene la más mínima idea de lo que está haciendo. No es consciente del peligro en el que se encuentra, y tú no tienes derecho a continuar alentándola. —Bien, Fio, podría. ¿Recuerdas? No estoy interesado en los derechos. Nunca lo he estado. —No creo eso, Jericho. Lo sabes. —No, Fio, tú sólo piensas que me conoces. Pero realmente no me conoces en absoluto. Mantente al margen de esto o vete. Estoy seguro de que puedo encontrar a otro —él hizo una pausa como si buscará las palabras correctas— que satisfaga mis necesidades. —¡OH¡ Servirte,¡OH! ¿Eso es todo lo que hago? ¿Satisfacer tus necesidades? También harías eso ¿no es así? Encontrar a alguien más. Despacharme con el próximo tren. Apuesto lo que quieras, a que ni siquiera me dirías adiós, ¿no es así? ¡Probablemente nunca pensarías en mí otra vez!. Barrons se río suavemente, y aunque no podía verlos, me lo imaginé agarrándola por los hombros, tal vez acariciando con sus nudillos la pálida y suave curva de su mejilla. — Fio,—dijo él— mi tonta, dulce y fiel Fio; siempre habrá un lugar para ti en mis pensamientos. Pero no soy el hombre que crees que soy. Me has idealizado demasiado. —Nunca he visto nada más en ti que lo que sé que podrías ser, si tú quisieras, Jericho. — declaró Fiona con tanto fervor, que incluso yo—una tan inocente e ignorante como el largo día, por repetir una frase recientemente acuñada—podía oír la convicción ciega de amor en su voz.
  • 91. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Barrons se rió otra vez. —Y ahí, mi querida Fio, es donde cometes uno de los máximos errores de las mujeres: enamorarte del potencial de un hombre. Nosotros raramente compartimos la misma visión del tema, es más, rara vez nos preocupa tenerla. Deja de intentar convertirme en el hombre que crees que puedo ser, y echa una buena, larga y dura mirada a la “apariencia” de lo que soy. — en mi mente Barrons la agarró cuando enfatizó la palabra “apariencia”, y ahora la sacudía, no tan gentilmente. Hubo otro silencio, luego un grito ahogado, femenino y dolorido, y un silencio mucho más largo. —Ella se queda, Fio, —murmuró Barrons después de algún tiempo.— Y tú no te meterás en esto, ¿no es así, Fio? Estaba empezando a pensar que me había perdido su respuesta cuando Barrons habló otra vez, severamente. —Dije, ¿no es así, Fio? —Por supuesto, Jericho, —contestó Fiona suavemente. —Lo que tú quieras—su voz sonó distraída, tan despreocupada como la de un niño. Me quedé desconcertada por su súbito, y drástico cambio de parecer, cerré la puerta con cuidadoso sigilo. Luego cambié de dirección y me dirigí apresuradamente hacía la dudosa seguridad de mi dormitorio, el cual, por cierto, había pedido prestado. Esa misma noche, horas después, Barrons vino a gritarme a través de la puerta cerrada por haber salido y haber puesto en peligro la seguridad de su detector-OOP personal, entonces se fue—sí, Fiona me había delatado—yo estaba de pie en la ventana de mi habitación mirando fijamente la oscuridad de la noche. Tenía la mente confusa. Mis pensamientos se agitaban y se mezclaban como las hojas en otoño agitadas por el viento. ¿Dónde estaba el diario de Alina? No había señales de que ella hubiera estado escribiendo uno. Pero si ella hubiera pensado que estaba enamorándose, habría escrito páginas y páginas sobre su nuevo novio cada noche, especialmente si no hubiese estado hablando conmigo o con otra persona sobre él. Aunque había estado pensando pedirle ayuda a Barrons para buscarlo, después de la conversación que había escuchado a escondidas, no me pareció una buena idea. No iba a confiar en él y contarle lo de mi pequeña visita a la muerte-por-sexo-Fae. ¿Era V’Lane realmente un príncipe de los Visibles? ¿El proverbial, “hombre en el sombrero blanco”? Una cosa estaba clara, no lo parecía. Pero entonces, ¿Podría algún Fae llegar a parecerle bueno a un sidhe-seer? Y con eso no estaba admitiendo que fuera una u otra cosa. Todavía tenía la esperanza de que algo más sucediera. Como que quizás estuviera durmiendo y todo fuera una larga pesadilla, horrible, que acabaría si conseguía despertarme. O tal vez había sido golpeada por un coche y yacía en una cama del hospital allá por Ashford, teniendo alucinaciones inducidas por el coma. Cualquier cosa sería mejor que ser una sidhe-seer. Tuve ganas de admitir la derrota, pero aun testaruda, pensé que podía ser una extraña y oscura fiebre que había cogido en el momento en el que puse los pies en Irlanda. La locura había empezado esa misma noche, con el Fae del bar y la vieja chalada. En retrospectiva, podía ver que la vieja no estaba chiflada, ella era una sidhe-seer, y me había salvado la vida aquella noche. ¿Quién podía decir, cómo se podrían haber puesto las cosas si ella no me hubiera detenido antes de que me delatara? Honra tu línea de sangre me dijo ella. ¿Qué línea de sangre? ¿Una de sidhe-seers? Cada pregunta que me hacía sólo creaba otro montón de preguntas. ¿Se supone que mi madre era una también? Esa idea
  • 92. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre era simplemente ridícula. No podía imaginarme a Rainey Lane, con la espumadera en una mano, y el paño de cocina en la otra, fingiendo no ver al Fae, más de lo que podía imaginarme a Mallucé perdonándome por robar su piedra e invitándome a ir a comprar la estrafalaria moda gótica. Ni imaginarme a mi padre el contable fingiendo no ver a los Fae. Mi mente volvió a V’Lane. ¿Qué pasaría si el Fae mentía y era en realidad un Invisible, trabajando para liberar a más de los suyos en mi mundo? Y si estaba diciendo la verdad, ¿por qué quería la reina de los Visibles el libro que contenía “toda la magia más mortífera”? ¿Qué planeaba hacer con él Aoibheal? Y ante todo, ¿Cómo un libro tan buscado se había llegado a perder? ¿En quién podía confiar? ¿Qué podía hacer? ¿Conoció Alina a alguien de quien pudiera aprender? ¿Se había encontrado con McCabe y Mallucé?¿Qué le sucedió cuando llegó por primera vez a Dublín? Lo que fuera que había sucedido (independientemente de lo que hubiera pasado), ella lo había encontrado excitante. ¿Encontró a un hombre que la arrastró a ese bajo y oscuro mundo, como me sucedió a mí? ¿Encontró a un Fae que la sedujo y la arrastró? Él me ha estado mintiendo todo el tiempo, dijo ella. Él es uno de ellos. Por “ellos”, ¿Había querido decir los “Fae”? “Oh, Dios”, murmuré, estupefacta por esa idea. ¿Pensó Alina que estaba enamorada de un Fae? ¿La había seducido, la había usado? ¿Era también ella un detector-OOP? ¿Y una Null, como yo? ¿Estaba inconscientemente siguiendo sus mismos pasos, caminando directamente hacia el mismo destino—la muerte? Mentalmente conté a todos los que estaban buscando el Sinsar Dubh: Eran Barrons, McCabe, Mallucé, V’Lane, y según V’Lane, la reina de los Visibles; y por la presencia de los perros guardianes Invisibles en casa de McCabe y Malluce, un Invisible de alto rango, de lo contrario no lo llamarían Lord Master. ¿Por qué? ¿Qué eran todas éstas, er…personas, a falta de una palabra mejor? ¿Lo querían todos por la misma razón? Y de ser así, ¿cuál era esa razón? No podemos dejar que lo consigan, dijo Alina sobre el Sinsar Dubh. —Joder, ¿no podías haber sido un poco más específica? —mascullé. —¿Quién no debería conseguirlo? Según Barrons, Si por un casual encontrará la maldita cosa, probablemente no sólo no podría tocarlo, sino que además no tendría ni idea de qué hacer con ella. Suspiré. No tenía más que preguntas y nadie a quien hacérselas. Estaba rodeada de personas que guardaban secretos y perseguían libros ocultos, igual que vivían, respiraban y—probablemente—mataban. Sino mira a los “hombres” que conocí la semana pasada: McCabe, Mallucé, V’Lane y Barrons. Ninguno de ellos era normal. No se salvaba ni uno. Un cordero en una ciudad de lobos, me dijo Barrons poco después de conocernos. Me pregunto cual de ellos la cogerá. Secretos. Todo el mundo tenía secretos. A Alina los suyos la habían llevado a la tumba. No estaba segura de si debía tratar de hacerle preguntas a V’Lane, cuando le volviera a ver—no era tan estúpida como para pensar que había acabado conmigo—sería una inutilidad. El supuesto príncipe me podía dar respuestas, pero sólo era un detectorOOP, no un detector de mentiras. Y Barrons no era mejor. Como la pequeña pelea con Fiona había revelado, él continuaba teniendo secretos, también, y en cierta forma era más peligroso de lo que yo realmente pensaba. Ese era un alegre pensamiento. A partir de esta mañana, haría bien en dejar de creer sólo cada vez que salía por esa puerta, mi vida se me escapaba de las manos, ya que aparentemente también estaba en peligro mientras estaba aquí. ¡Dios, estaba jodida! Perdí mi vida. Perdí el Brickyard. Perdí las noches de sábado con mis compañeros de trabajo. Perdí nuestra última parada en A.M. Huddle House para
  • 93. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre comer tortitas, donde tratábamos de relajarnos, para después irnos a dormir antes del amanecer, y en verano, planear encontrarnos en el lago más tarde ese mismo día. Veremos a Roark O’Bannion mañana, Señorita Lane, me dijo Barrons a través de la puerta cerrada y bloqueada por una barricada, por si le daba por intentar masticar mi cabeza. Él es el tercer gran jugador en el campo. Entre otras cosas, el posee O’Bannion’s, un bar de lujo en el centro de Dublín. Es el Viejo Mundo con clientela rica. Como parece tener problemas para vestirse bien, Fiona irá a traerle algo apropiado. No vuelva a dejar la librería sin mí, Señorita Lane. Eran las tres de la mañana cuando conseguí dormirme, y lo hice con la puerta del armario abierta de par en par, y con la luz de la habitación y del baño contiguo encendidas.
  • 94. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPÍTULO 15 Roark “Rocky” O’Bannion había nacido Católico Irlandés, extremadamente pobre, y con los genes que le darían la fuerza, la resistencia y el cuerpo de un boxeador profesional antes de su decimoctavo cumpleaños. Por su aspecto, algunos lo llamarían el “Irlandés Oscuro”, pero no había sangre española o mestiza en sus venas, era un secreto antecesor saudita que le había legado algo feroz, oscuro y cruel en la línea O’Bannion. Nacido en una ciudad controlada por dos enemistadas familias irlandesas del crimen (los Hallorans y los O’Kierneys) Roark O’Bannion se abrió paso hasta la cima en el cuadrilátero, pero no fue bastante para el ambicioso campeón; hambriento de más. Una noche, cuando Rocky tenía veintiocho años, los cabecillas de los Halloran y los O’Kierney, cada hijo, nieto y mujer embarazada en ambas familias fue asesinada. Veintisiete personas murieron esa noche, de un tiro, de una explosión, envenenadas, apuñaladas o estranguladas. La ciudad nunca había visto algo así. Un grupo de asesinos perfectamente orquestados habían rodeado toda la ciudad, restaurantes, casas, hoteles y clubes, y habían atacado simultáneamente. Horrendo, dijo la mayoría. Joder que bien, dijeron algunos. Ya era hora, dijeron casi todos, incluidos los polis. Al día siguiente, cuando un Rocky O’Bannion repentinamente rico, campeón de boxeo e ídolo de un buen número de jóvenes, se retiró del ring para tomar el control de varios negocios de Dublín y alrededores, previamente al cargo de los Hallorans y los O’Kierneys, fue aclamado por el pobre de la clase obrera (quien cuya esperanza y cuentas corrientes eran tan diminutas como los televisores y los sueños grandes) como un héroe, a pesar de la obvia sangre fresca en sus manos, y el montón de rudos ex boxeadores y gamberros que trajo con él. Que fuera un “maldito hombre bien parecido” no ofendía a nadie. Rocky era considerado bastante encantador y mujeriego, pero con un sutil pundonor por el que se hacía querer por sus fieles; nunca se acostó con la mujer de otro hombre. Nunca. El hombre que no tenía respeto por la vida, extremidad o ley, respetaba el sacramento del matrimonio. ¿He mencionado que era un católico irlandés? Un chiste corría por la ciudad que el joven O’Bannion se había perdido la clase en que el sacerdote había dado el sermón sobre los Diez Mandamientos, y el día de la recuperación el pequeño Rocky sólo tenía una pequeña lista: No desearás a la mujer de tu vecino… pero todo lo demás está disponible. A pesar de los coloridos antecedentes que Barrons me había dado del que dentro de poco—sería—nuestro—tercer—anfitrión (y confiada víctima, como empezaba a pensar acerca de ellos) todavía no estaba preparada para las dicotomías que había en Rocky O’Bannion. —Uh, Barrons, —dije—. Realmente no creo que robarle a ese tipo sea una buena idea. —Había visto mi cuota de películas de mafia. De ninguna manera, podías desfilar ante el Padrino, robarle… y esperar sobrevivir mucho tiempo después. Ya tenía demasiadas cosas espeluznantes tras de mí. —Quemaremos ese puente cuando lleguemos a él, señorita Lane —replicó.
  • 95. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Lo recorrí con la mirada. Mi vida era tan surrealista. Esta noche Barrons había elegido un Lamborghini Countach de 1975, uno de los tres únicos Countach hechos por “Wolf”, de su absurda colección. —Creo que la expresión es cruzar ese puente, Barrons, no quemarlo. ¿Qué quiere… a cada monstruo, vampiro, Fae y Don de la mafia de la ciudad persiguiéndome y atrapándome? ¿De cuántas formas piensa que puedo cambiarme el pelo? Me niego a ser pelirroja. Mi límite está allí. Tanto como me gusta el color, no deseo teñirme la cabeza de naranja. Se rió. El humor descuidado era una expresión tan rara de ver en esa cara tallada, urbana que parpadeé, mirándolo fijamente. —Divertido, señorita Lane —dijo. Luego añadió— ¿Le gustaría conducir? —¿Umm? —Miré boquiabierta. ¿Qué le pasaba? Desde que había bajado poco después de las once, llevando el perturbador vestido de Fiona (primero cuando me lo deslicé sobre la cabeza esperé unos segundos para ver si estaba rociado con algún horrible veneno que picara en la piel) había estado actuando así, y no lo entendía. Parecía… bien… juguetón, a falta de una palabra mejor. De buen humor. Casi borracho, sin embargo con la cabeza clara. Si fuera cualquier otro hombre, podría haber sospechado que abusó de alguna sustancia, de tomar coca o algo así. Pero Barrons era demasiado purista para eso; sus drogas eran el dinero, el poder y el control. Sin embargo, estaba tan eléctricamente vivo esta noche que el aire a su alrededor parecía crepitar y sisear. —Es broma, —dijo. Y eso estaba también fuera de lugar. Jericho Barrons no se permitía el sentido del humor. —Eso no es divertido. He soñado en conducir un C—c—Lamborghini. —¿No puede decir Countach, señorita Lane? —Con su indefinible acento, Kuhn—tah sonó incluso más extranjero. —Puedo —dije irritada—. No quiero. Mi madre me educó mejor. Me miró de reojo. —¿Y entonces, señorita Lane? —Insultar en cualquier idioma es todavía un insulto. —dije remilgadamente. Sabía que significaba Countach. Mi padre fue el que me convirtió en adicta a los coches veloces. Era una niña de siete años cuando empezó a arrastrarme de un Espectáculo de Coches Exóticos tras otro, a falta de un hijo con el que compartir su pasión. Durante años desarrollamos un profundo vínculo sobre nuestro amor a todas las cosas rápidas y brillantes. El Countach italiano era casi equivalente al “Holy Fucking Cow” en inglés (¡Por Dios, joder!), lo cual era exactamente como me sentía cada vez que veía uno, pero no era razón suficiente para decirlo en voz alta. Aunque no lograra agarrarme a nada más en medio de la locura en que mi vida se había convertido, por lo menos podría mantener mi dignidad y decoro. —Parece que sabe de coches, señorita Lane —murmuró Barrons. —Algo, —dije modestamente. Era la única cosa modesta sobre mí en ese momento. Justamente habíamos empezado a cruzar el primer par de vías del tren y el pecho se sacudió dentro (o mejor dicho fuera) de mi revelador vestido como si estuviera moldeada en gelatina. De acuerdo, algunas veces podría mantener mi dignidad y decoro. Las otras veces, parecería que la mitad de Dublín estaba viendo mis senos de cerca e indiscretamente; sin embargo obtuve algún consuelo en el pensamiento que cuando había hecho mi improvisado desnudo para el Fae muerte—por—sexo ayer, estaba casi segura que nadie me había visto, gracias al encanto que había echado.
  • 96. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Estábamos apunto de abordar el segundo par de vías, así es que crucé los brazos en un intento de mantenerme quieta. Mientras cruzábamos, pude sentir el peso de la mirada de Barrons en mi pecho, el calor de eso, y supe sin verlo que tenía esa mirada cruda y hambrienta otra vez en su cara. Renuncié a mirarlo, y fuimos varias millas en silencio, con él ocupando totalmente demasiado espacio en el coche, y una extraña tensión consumía el poco espacio que había entre nosotros. —¿Vio el nuevo Spyder Gallardo? —Solté finalmente. —No —dijo al instante—. ¿Por qué no me habla de él, señorita Lane? —El punto juguetón en su voz había desaparecido, era gutural, tirante. Fingí no darme cuenta y empecé a deshacerme en elogios sobre el V—10 con sus líneas afiladísimas y 512 caballos que, sin embargo no podían batir al Porsche 911 turbo en la prueba de velocidad de cero a sesenta, todavía daba el pego y antes de darme cuenta, nos deteníamos frente la casa de O’Bannion y esperamos mientras los aparcacoches hacían espacio para nosotros entre un sedán Maybach y una limusina. Eran humanos, no Rhino-boys, lo cual parecía un buen augurio. Confieso que dejé mis huellas en el Maybach. Tuve que acariciarlo cuando pasé por su lado, aunque sólo fuera para decirle a mi padre que había tocado uno. Si estuviera viviendo otra vida, una en la que Alina no hubiera sido asesinada y yo no estuviera hasta el cuello de pesadillas, le habría llamado en el acto con mi teléfono móvil y le describiría el biturbo, V-12, 57S turismo sedán “para esos que quieren conducir su propio Maybach”, hasta la tapicería interior hecha en negro, acabados lacados que brillaban en exquisito contraste con el abundante cuero color crema. ¿Se habría excitado exigiéndome más detalles… y no podría ir a la tienda más cercana y comprar una cámara desechable o diez? Pero Alina había sido asesinada, mis padres estaban todavía que se subían por las paredes, y llamar a papá ahora no habría servido de nada. Lo sabía, porque había llamado antes a casa, tras acabar de vestirme. Las diez cuarenta y cinco en Dublín era todavía mañana temprano en Georgia. Estaba sentada en el borde de la cama prestada, con la mirada fija en las medias que se enganchaban bochornosamente con un liguero, altos tacones de aguja, y el rubí rojo sangre del tamaño de un huevo acurrucado entre los senos, y me preguntaba en qué me estaba convirtiendo. Papá había estado borracho al responder. No lo había oído borracho en años. Seis y medio, para ser exactos. No desde que su hermano había muerto en el camino de su propia boda, dejando a una novia—viuda embarazada y a mi padre de pie ante el altar, el padrino de un hombre muerto. Colgué el teléfono tan pronto oí la profundamente gangosa voz de papá, incapaz de lidiar con eso. Necesitaba un apoyo… no tener que ser el apoyo de otro. —Esté alerta, señorita Lane —me advirtió Barrons, cerca de mi oreja, sacudiéndome del oscuro lugar donde me había perdido—. Los necesitará allí.— Con el brazo izquierdo me rodeó la cintura, la mano derecha en mi hombro, los dedos ligeramente acariciando la protuberancia de mi pecho, me guió hacia la entrada, intercambiando miradas con cada hombre lo suficientemente valiente o estúpido para posar su mirada por debajo de mis ojos, manteniéndola hasta que el hombre miraba a otra parte. No habría podido dejar más claro que me marcaba como propiedad. Tan pronto cuando entramos en el bar, entendí. Eso era lo que las mujeres eran allí: bonitas, impecablemente vestidas, peinadas y arregladas, riéndose quedamente, posesiones brillantemente deslumbrantes. Trofeos. No eran personas por si mismas, si no reflejos de sus hombres. Tan fuertemente protegidas como profusamente mimadas, destellaban y brillaban como
  • 97. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre relucientes diamantes, mostrando al mundo el éxito de sus maridos, gigantes entre los hombres. Rainbow Mac habría estado tan fuera de lugar aquí como un puerco espín en un zoo de mascotas. Enderecé la columna vertebral, alcé la cabeza, y fingí que las dos terceras partes de mi flexible y joven cuerpo no estaban expuestas por el corto, elegante y negro vestido con la espalda desnuda y escote profundo. Barrons era conocido aquí. Mientras pasábamos, los saludos eran intercambiados y las bienvenidas murmuradas, y todo era suave y encantador en O’Bannion, si eras cuidadoso en no percatarte de las armas que cada hombre en la habitación llevaba encima. Me incliné para acercarme a susurrar mi siguiente pregunta a la oreja de Barrons, incluso con talones, él era una cabeza más alto que yo. —¿Lleva alguna pistola encima? —En realidad esperaba que sí. Sus peculiares labios, me acariciaron el pelo cuando respondió, —Una pistola sólo conseguiría que te mataran más rápido en un lugar como este, señorita Lane. No se preocupe, no pienso cabrear a nadie. —Inclinó la cabeza hacia un hombre bajo, mascador de tabaco, enormemente gordo con una hermosa mujer en cada gigantesco brazo—. De cualquier manera, no todavía, —murmuró después que pasáramos. Tomamos una mesa en la parte de atrás dónde pedimos la cena y bebidas para ambos. —¿Cómo sabe que me gusta la carne medio hecha? —exigí—. ¿O que quiero una ensalada Cesar? Todavía no me ha preguntado. —Mire a su alrededor y aprenda, señorita Lane. No hay ni un camarero aquí que tomará un pedido de una mujer. En O’Bannion come lo que escogen para usted, tanto si le gusta como si no. Bienvenida a la época perdida, señorita Lane, cuando los hombres proveían y las mujeres aceptaban. Y si no les gustaba, fingían que lo hacían. ¡Caramba! Y yo pensaba que el Sur profundo era malo. Afortunadamente, me gustaba la carne desde poco hecha a medio, podía comer cualquier tipo de ensalada, y era emocionante tener a alguien proveyendo de una comida cara, así que supuso poco esfuerzo. Todo lo que había comido hoy eran dos tazones de cereales, y estaba hambrienta. Cuando acabé, vi el plato de Barrons todavía lleno y alcé una ceja. Lo empujó hacia mí. —Comí antes, —dijo. —¿Entonces por qué lo pidió? —pregunté mientras tan delicadamente como pude tomé un pedazo del poco hecho solomillo de ternera. —No puede ir a un establecimiento O’Bannion y no gastarse el dinero, —respondió Barrons. —Suena como si hubiera un montón de estúpidas normas, —mascullé. Justamente entonces un barril de hombre con grandes nudillos en las manos, una nariz chata, y orejas de soplillo se aproximó. —Es bueno verle otra vez, señor Barrons. El señor O’Bannion les invita a usted y a su acompañante a ir a la parte de atrás a saludarle. Ciertamente no era una invitación y nadie fingió que lo era. Barrons se levantó inmediatamente, me tomó de la mano, me pegó a su cuerpo de nuevo, y me dirigió detrás del maltrecho ex boxeador como si, sin su guía, pudiera ciegamente golpearme en las paredes, un recorrido por Stepford Wife. Sería realmente feliz cuando saliera de este lugar. —En la parte de atrás— significaba otro edificio a cierta distancia detrás del pub. Llegamos allí clandestinamente, siguiendo al hombre de O’Bannion a través de las cocinas, bajando un largo tramo de escaleras, y un húmedo túnel de piedra bien
  • 98. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre iluminado. Mientras nos apresurábamos pasando aberturas hacia más túneles que estaban bloqueados por piedras y hormigón o puertas selladas con pesados candados de acero, Barrons murmuró cerca de mi oreja—. En algunas zonas de Dublín, hay otra ciudad bajo la ciudad. —Espeluznante, —mascullé, mientras ascendía otro largo tramo de escaleras. Supongo que estaba esperando algo de película: una banda de disolutos, hombres de duras quijadas atiborrando una sala llena de humo, reunidos alrededor de una mesa, llevando camisas manchadas de sudor y pistoleras, masticando tabaco y apostando fuerte al póquer, páginas centrales de mujeres desnudas clavadas en las paredes. Todo lo que había era más o menos una docena de elegantes hombres hablando quedamente en una espaciosa y elegante sala de reuniones en caoba y piel, y la única mujer en las paredes era la Virgen y el Niño. Pero la Virgen no estaba sola; la augusta habitación estaba virtualmente empapelada con iconos religiosos. Intercalados con librerías empotradas decoradas con una colección de Biblia que sospechaba podrían ser la envidia del Papa, colgaban crucifijos de plata, oro, madera e incluso uno de esos plásticos que brillaban en la oscuridad. Detrás del majestuoso escritorio colgaban una serie de doce pinturas representando los últimos momentos de Cristo. Sobre la chimenea había una reproducción de La última cena. En el extremo más alejado de la habitación había dos santuarios de rezos cubiertos con brillantes velas titilantes, flanqueando un santuario mayor que sujetaba un antiguo y elaborado relicario que contenía dios sabe que… quizás los dientes o el hueso del talón de algún santo poco conocido. Un hombre poderoso de pelo oscuro permanecía tras el antiguo relicario, de espaldas a nosotros. Fingí tropezar en el umbral de la puerta. Barrons me sujetó. —Oops, —dije significativamente. Aunque no habíamos convenido ningún código, pensé que al decir OOPs era bastante claro. Le estaba diciendo que había un Objeto de Poder en algún lugar cercano. No en esta habitación, pero cerca. Por el ácido repentino en el estómago que parecía hervir a través de la plantas de mis pies, sospeché que lo fuera estaba directamente bajo nosotros, citando a Barrons “ciudad bajo la ciudad”. Si Barrons captó mi no—muy—sutil mensaje, no dio signos de ello. Con los ojos puestos sobre el hombre en el santuario, con la mandíbula tensa. Cuando el hombre se dio la vuelta del relicario, los dos Invisibles que lo flanqueaban se volvieron también. Quien fuera el gran, malvado Invisible que estaba tras del Sinsar Dubh, había colocado a sus perros guardianes también aquí. Nuestro desconocido competidor estaba observando a las mismas personas en las que estaba interesado Barrons: McCabe, Mallucé, y ahora O’Bannion. A diferencia de los Rhino—boys de McCabe y Mallucé, sin embargo, esos no echaban ningún encanto en ser humanos, lo cual me dejó perpleja hasta que me percaté que realmente no tenían necesidad. En su estado natural, eran invisibles para todo el mundo, excepto para los sidhe—seers como Barrons y yo, y éramos una raza bastante rara. No tenía ni idea por qué esos Rhino— Boys habían escogido permanecer invisibles en lugar de incorporarse a la tangible realidad de O’Bannion como habían hecho los otros con McCabe y Mallucé, pero así lo habían elegido, lo cual significaba que tenía que proponerme no mirarlos. Al menos cuando un Invisible fingía hacerse pasar por humano, podía fingir que no importaba la ilusión mostrada y no descubrirme, pero cuando no lo hacían, no podía atreverme a mirar el espacio que ocupaban, lo cual era más fácil de decir que de hacer. Deslizar la mirada sobre algo que parece un alien tiene su truco. Seguí el consejo de Barrons y enfoqué mi atención sobre el hombre entre ellos el cual era, sin lugar a dudas, Rocky O’Bannion. Instantáneamente pude ver como había llegado dónde estaba. En cualquier siglo, ese hombre habría sido un guerrero, un líder.
  • 99. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Oscuro, fuerte, con seis pies de elegancia, refulgentes músculos en pantalones negros, una camisa blanca, y una fina, chaqueta italiana de cuero negro, se movía con la confianza del hombre que sabe que su más leve deseo es una orden para el resto del mundo. El pelo corto era negro, grueso, sus dientes perfectos, blancos de un ex boxeador con dinero, y cuando sonreía, lo cual hizo ahora a Barrons, era un relámpago rápido y lleno de oscura diablura irlandesa. —Bueno verte otra vez, Barrons. Barrons saludó con la cabeza. —O’Bannion. —¿Qué te trae por aquí esta noche? Barrons murmuró algo halagador acerca del pub y luego los dos hombres se deslizaron rápidamente hacia una conversación sobre el reciente problema que O’Bannion había sufrido en los muelles en una de sus empresas navieras. Barrons dijo que había oído algo en las calles que podía ser útil. Los observé mientras hablaban. Rocky O’Bannion era un imán, seis pies de puro músculo envueltos en carisma. Era la clase de hombre que los hombres querían ser y que las mujeres querían que las arrastraran hacia la cama (y quise decir arrastrar) ese hombre no sería dominado por cualquier mujer. No tenía ninguna duda que el poderoso, rudo y atractivo irlandés con la mandíbula tallada en piedra era también un asesino a sangre fría, y de la forma que trataba de allanar el camino hacia el cielo cubriendo sus pecados con la masilla del celo religioso, también estaba al borde de ser un psicópata. Aunque nada de eso disminuyó mi atracción hacia él ni un poquito… esa era la medida exacta de la presencia del hombre. Me daba asco, pero al mismo tiempo, si él fijara ese encanto diabólico irlandés en mí, si esos oscuros ojos con pesados párpados se volvieran favorablemente hacia mí, tenía miedo de sonrojarme con placer incluso sabiendo que debería correr tan rápido como pudiera, y por esa razón sólo, el hombre me asustó todavía más. Me sorprendí al darme cuenta que Barrons no parecía mucho más cómodo que yo, y eso me preocupó aún más. Nada perturbaba a Jericho Barrons, pero podía ver claramente la tensión en los ángulos de su cuerpo y en las líneas de su cara, alrededor de la boca y ojos. Cada pedazo de la alegría anterior en él había desaparecido. Estaba inclinado, malhumorado, y serio otra vez, incluso parecía un poco pálido bajo esa exótica piel dorada. Sin embargo permaneció unas pulgadas más alto que nuestro anfitrión y estaba incluso más poderosamente construido, aunque usualmente exudaba una comparable presencia y vitalidad, en ese momento parecía… menguado, y tuve la repentina, y extrañísima impresión que el noventa y nueve por ciento de Jericho Barrons estaba actualmente enfocado en alguna otra parte, y utilizando únicamente el resto del uno por ciento de él aquí y ahora, en esta habitación, prestando atención a O’Bannion. —Bonita mujer, Jericho, —dijo O’Bannion entonces, volviendo la mirada (como yo temía) hacia mí. Y cómo había temido me sonrojé. El boxeador se acercó, rodeándome, mirándome de arriba abajo, y haciendo un rudo sonido masculino de aprobación desde lo más profundo de su garganta. —Lo es, ¿verdad? —contestó Barrons. —No es irlandesa, —comentó O’Bannion. —Americana. —¿Católica? —Protestante, —dijo Barrons. No mostré sorpresa ante la mentira. —Mala suerte. —Rocky devolvió la atención hacia Barrons y respiré de nuevo—. Bueno el verte, Jericho. Si oyes algo más sobre mis problemas en el muelle…
  • 100. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —Estaremos en contacto, —contestó Barrons. —Le gusta, —dije más tarde, cuando tomamos el camino de regreso a través de las casi desiertas a las cuatro de la madrugada, calles del centro de Dublín. La información dada por Barrons le había sido realmente pertinente, identificando a varios miembros de una banda local como las espinas en el lado de O’Bannion. —No, señorita Lane, —replicó Barrons. —Vale, quizás no le gusta, —corregí, —respeta. Respeta a O’Bannion. Barrons negó de nuevo con la cabeza. —Bien, ¿entonces qué? —Barrons había concedido a Rocky una cierta distancia solemne que no había mostrado a nadie más y quería saber por qué. Pensó un momento. —Si estuviera en medio de las montañas de Afganistán y si pudiera elegir entre un hombre para pelear a mi lado con las manos desnudas, o un montón de armas sofisticadas, escogería a O’Bannion. Y ni me gusta ni lo respeto, solamente reconozco lo que es. Anduvimos rápido y en silencio durante algunos bloques. Agradecí sacarme los talones de aguja que había llevado antes y ponerme unos cómodos zapatos. Cuando abandonamos O’Bannion, Barrons nos llevó rápidamente a la librería, dónde exigió un informe completo de lo que había sentido. Tras contárselo, me dejo sola en la librería mientras se fue sólo a algún lugar —para recoger información de los mejores puntos del sistema de alcantarillado de la ciudad, —dijo. En su ausencia, me fui arriba y me cambié. Podía vestirme correctamente para andar por las alcantarillas… algo viejo, oscuro y sucio. Volvimos a los alrededores del Pub & Restaurante de O’Bannion en un oscuro e indescriptible sedan en el que nunca me había fijado aparcado en la oscura parte posterior del fascinante garaje de Barrons, lo dejamos en la acera a varios bloques de distancia de nuestro pretendido destino, y fuimos a pie desde allí. —Quédese aquí un minuto. —Con una mano en mi hombro, Barrons me detuvo en la acera, entonces caminó a largos pasos en medio de la calle. Volvía a ser él mismo, ocupando más espacio del esperado. También se había cambiado, unos descoloridos pantalones, una camiseta negra y unas gastadas botas negras. Era la primera vez que lo había visto con algo tan… bien, plebeyo para él, y el duro y musculoso cuerpo que esas ropas exhibía era nada menos que increíble, si te iba ese tipo de hombre. Agradecí que a mi no. Era como ver a una poderosa y dura pantera negra, con sangre en el hocico, llevando ropas de calle… muy extraño. —Me está tomando el pelo, —dije cuando, los hombros se unieron y los bíceps se abultaron, levantando la tapa del registro, deslizándola a un lado, y me hizo una seña. —¿Cómo pensaba que entraríamos en el sistema de alcantarillado, señorita Lane? — dijo Barrons impacientemente. —No lo sé. Seguramente he pasado por alto ese pensamiento. —Le derroté—. ¿Está seguro que no hay un cómodo tramo de escaleras en algún lugar? Se encogió de hombros. —Lo hay. De todas formas, no es el mejor lugar de acceso. —Miró fijamente hacia el cielo—. Necesitamos entrar y salir lo más rápido posible, señorita Lane. Entendí eso. Dentro de poco era el amanecer, y las calles en Dublín empezaban a bullir de gente tan pronto como rompía el día. Sería difícil salir de repente de una boca de alcantarilla delante de sus narices, o peor, a pulgadas del parachoques delantero de un coche. Permanecí sobre el agujero abierto en la calle, tratando de ver en la oscuridad. —¿Ratas? —pregunté, un poco triste. —Sin ninguna duda.
  • 101. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —De acuerdo. —Respiré profundamente y soltando el aire lentamente. —¿Los Sombras? —No hay demasiado para comer allí abajo. Prefieren las calles. Toma mi mano y te bajaré, señorita Lane. —¿Cómo regresaremos arriba? —Me preocupé. —Tengo una ruta diferente en la mente para nuestro viaje de vuelta. —¿Con escaleras? —pregunté esperanzadoramente. —No. —Por supuesto que no. Qué tonta. Y para nuestra aventura de regreso, —dije, con mi mejor voz de presentador—de—concursos, —escalaremos la cima del Monte Everest, con las botas de montaña provistas por nuestro fiel patrocinador Barrons Libros y Bisutería. —Divertido, señorita Lane. —Barrons no podría parecer menos divertido—. Ahora muévase. Tome su mano extendida, dejándole colgarme en el borde y llevándome abajo. El destino: un Dublín más oscuro y espeluznante, profundamente bajo tierra.
  • 102. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPÍTULO 16 Después de todo no resultó ser tan espeluznante. De hecho, no tan espeluznante como desequilibrado había estado todo últimamente. Allí abajo, en las sucias y aburridas alcantarillas de la ciudad, me di cuenta de cómo había cambiado mi mundo drásticamente, y en un espacio de tiempo tan pequeño. ¿Cómo podría una rata de ojos brillantes y nariz crispada —o incluso algunos cientos— compararse al Hombre Gris? ¿Qué importancia tenían las aguas residuales y hedor, al lado del probable destino de uno a manos de la Cosa con Muchas Bocas? ¿Qué trascendencia tenían los zapatos arruinados o las uñas destrozadas escarbando por las rocas en las partes bajas de la ciudad que se estaban derrumbando, si se medían contra el hurto descarado que estaba a punto de llevar a cabo? Contra un hombre que había matado a veintisiete personas en una sola noche porque estaban en el camino de su brillante y luminoso futuro, nada menos. Giramos en una dirección, después en la siguiente, a través de túneles vacíos con corredores despejados, en otros sucios por el lento depósito de lodo. Descendimos más profundamente en la tierra, viramos hacia arriba, y descendimos otra vez. —¿Qué es eso?—Señalé a una ancha corriente de agua fluyendo rápida, visible más allá de una reja del hierro montada en la pared. Habíamos pasado muchas de esas rejas, aunque más pequeñas y fijadas a menor altura. La mayoría estaban puestas en puntos hundidos, con grandes piscinas de agua negra acumuladas alrededor, pero no había visto nada como esto. Parecía un río. Lo era. —El río Poddle —dijo Barrons—. Circula subterráneamente. Puedes ver donde se junta con el río Liffey a través de otra reja en el Puente Millennium. A finales del siglo dieciocho, dos líderes rebeldes escaparon del castillo de Dublín siguiendo el sistema de alcantarillado hacia él. Uno puede recorrer bastante bien la ciudad, si sabe dónde conectan las cosas. —Y usted lo sabe —dije. —Lo sé —estuvo de acuerdo él. — ¿Hay alguna cosa que no sepa? —Artefactos antiguos, cómo congelar cuentas bancarias obscenamente grandes, la subcultura sórdida de la ciudad, por no mencionar la disposición exacta de esta parte baja oscura y sucia. —No mucho. —No pude percibir arrogancia alguna en su contestación; era simplemente un hecho. —¿Cómo aprendió todo? —¿Cuando se convirtió en una parlanchina, señorita Lane? Me callé. Te dije que el orgullo es mi pequeño desafío especial. ¿Él no quería oírme? Muy bien, no quería gastar mi aliento en él, de todas formas. —¿Dónde nació? —pregunté. Barrons paró brevemente, se giró y me miró, como desconcertado ante mi repentino arranque de conversación. Levanté las manos, también desconcertada.
  • 103. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —No sé porqué pregunté eso. Tenía toda la intención de callarme, pero entonces empecé a pensar que no sé nada sobre usted. No sé dónde nació, si tiene padres, hermanos, una esposa, niños, o incluso a lo que se dedica exactamente. —Sabe todo lo que necesita sobre mí, señorita Lane. Al igual que yo lo sé sobre usted. Ahora muévase. Tenemos muy poco tiempo. Once metros más adelante, me subió a los peldaños de una escalera de acero clavada a la pared y, al llegar a la cima, inmediatamente me puse toda mareada. Había un Objeto de Poder extremadamente potente… justo a continuación. —Al otro lado de eso, Barrons —dije en tono de disculpa—. Parece que estamos un poco fastidiados, ¿eh? “Eso” era lo que parecía ser una puerta hermética. Ya sabes, del tipo que utilizan en las cámaras acorazadas de los bancos, de varios decímetros de grosor, hechas de aleaciones virtualmente impenetrables, y que se abren con esa rueda giratoria grande como en las puertas de los submarinos. Era bastante malo que la “manija” no estuviese en nuestro lado. —¿Supongo que no tendrá un conveniente alijo de explosivos en alguna parte?— Bromeé. Estaba cansada y asustada y me estaba volviendo un poco idiota, o quizá simplemente era lo general y cada vez más absurdo de mi vida, que me estaba poniendo difícil tomar cualquier cosa con demasiada seriedad. Barrons ojeó la masiva puerta un momento, después cerró los ojos. Realmente pude ver el análisis interno que estaba realizando. Sus ojos se movían rápidamente bajo los párpados cerrados, como si repasasen los planos del sistema de saneamiento de Dublín mientras destellaban en sus retinas, al estilo Terminator, mientras apuntaba nuestra posición exacta, y buscaba un punto de entrada. Sus ojos se abrieron de repente. —¿Está segura que está al otro lado de esa puerta? Asentí —Absolutamente. Podría vomitar aquí mismo. —Intente aguantar, señorita Lane. —Se dio la vuelta y comenzó a marcharse—. Quédese aquí. Me puse rígida. —¿A dónde va?—De repente una sola linterna parecía una compañía extremadamente inadecuada. —Él cuenta con barreras naturales para protegerlo —soltó Barrons sobre su hombro— . Soy un buen nadador. Vi su linterna moverse mientras se apresuraba por un túnel a mi izquierda y desaparecía en una esquina. Después no hubo nada salvo oscuridad y estaba sola en ella, únicamente con dos baterías entre yo misma y un serio caso de mieditis. Odio la oscuridad. No solía odiarla, pero con seguridad ahora sí. Parecieron horas, aunque según mi reloj, solamente pasaron siete minutos y medio cuando un Barrons chorreando empapado abrió la puerta hermética. —Oh Dios, ¿qué es este lugar? —Dije, girando en un círculo lento, paralizada. Estábamos en una cámara de piedra toscamente labrada, abarrotada con más artefactos religiosos dispuestos junto a armas antiguas. Era evidente por las marcas altas de agua en la piedra que la estructura subterránea se inundaba de vez en cuando, pero todos los tesoros de O'Bannion estaban colocados bastante más arriba de la marca superior, suspendidos en soportes clavados en las paredes o dispuestos encima de pedestales de piedra altos. Podía ver al oscuro, hermoso y psicopático ex-boxeador aquí parado, regodeándose con sus tesoros, el destello espantoso de fanatismo religioso en sus pesados ojos.
  • 104. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Huellas mojadas conducían desde una rejilla de hierro en la parte baja de la pared, más allá de la cual había agua negra y profunda, directas a la puerta. Barrons ni siquiera se había detenido a mirar alrededor cuando había entrado. —Encuéntrelo, cójalo, y vámonos —raspó Barrons. Había olvidado que no podía saber qué artículo era. Solo yo podía. Giré en un círculo lento, extendiendo mi nuevo sentido arácnido. Tuve arcadas. Secas. Afortunadamente, parecía que iba mejorando un poco en esto. Mi cena permanecía en el estómago. Tuve una visión repentina de O'Bannion bajando para descubrir su artefacto desaparecido, con pequeñas pilas ordenadas de vómito sobre todo el lugar y me pregunté qué pensaría de todo eso. Me reí con disimulo, una medida de lo totalmente nerviosa que estaba. —Esa.—Señalé a un artículo colocado justo sobre mi cabeza, casi perdido en medio del surtido de artículos similares que lo rodeaban, y giré para mirar a Barrons que estaba parado detrás de mí, justo fuera de la puerta hermética. Estaba mirando fijamente el pasillo. Ahora se dio la vuelta lentamente y echó un vistazo al interior. —Joder—estalló, golpeando la puerta—.Ni siquiera la vi.—Entonces más ruidosamente—.Joder.—Se dio la vuelta. Dándome la espalda, me soltó—: ¿Segura de que es esa? —Absolutamente. —Bien, cójala, señorita Lane. No se quede ahí parada. Parpadeé. — ¿Yo? —Estás parada justo a su lado. —Pero me hace sentir enferma —protesté. —Es el momento perfecto para comenzar a trabajar en ese pequeño problema suyo. Cójala. Con el estómago agitándose todo el rato, levanté la cosa de la pared. Los soportes del metal que la suspendían soltaron un audible click cuando retiré el peso. — ¿Ahora qué? —Dije. Barrons rió y el sonido resonó huecamente en la piedra. —Ahora, señorita Lane, corremos como el infierno, porque acaba de hacer saltar una docena de alarmas. Di una sacudida. — ¿De qué estás hablando? No oigo nada. —Silencioso. Directo a cada casa que posee. Dependiendo de donde esté en este momento, tenemos poco, o incluso menos, tiempo. Barrons no estaba resultando ser una buena influencia para mí, para nada. En una sola noche había hecho que me vistiese como una puta, robase como una vulgar ladrona, y ahora me tenía jurando como un marinero mientras secundaba su opinión. —Joder —exclamé. Mientras corría a través de las calles de Dublín antes del amanecer con una lanza más larga de lo que medía yo metida bajo el brazo, se me ocurrió pensar que no esperaba vivir mucho más tiempo. —Pierda el pesimismo, señorita Lane —dijo Barrons cuando le informé de mis pensamientos—. Es una profecía que contribuye a que se cumpla. — ¿Eh? —Dije, jadeando por respirar. Intenté meterme en el coche, pero solamente conseguí quedarme atascada en la puerta abierta por culpa de la lanza. —Déjela resbalar sobre la cima del asiento y en la parte de atrás —carraspeó él.
  • 105. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Conseguí liberarme e hice eso. Tuve que bajar la ventanilla para que parte de la pieza pudiese sobresalir. Barrons se puso al volante en el mismo momento que caí en el asiento del pasajero y ambos cerramos de golpe las puertas. —Espera morir —dijo él—, y lo hará. El poder del pensamiento es mucho mayor de lo que la mayoría de la gente se imagina. —Encendió el coche y se alejó del bordillo—. Joder —dijo otra vez. Parecía ser la palabra de la noche. Un coche de Gardai nos estaba pasando, moviéndose muy lentamente. Afortunadamente estaba en el lado de Barrons, no en el mío, así que el poli no podría ver el extremo de la lanza saliendo hacia fuera. —No estamos haciendo nada malo —dije inmediatamente—. Bueno, quiero decir, ¿no que él sepa, verdad? Seguramente todavía no han informado a la policía de la alarma, ¿no? —Ya sea así o no, nos acaba de echar una buena mirada, señorita Lane. Estamos en el terreno de O'Bannion. ¿Quién cree que paga para tener sus calles patrulladas a estas horas? Lentamente la comprensión se abrió paso. —Está diciendo que aunque el poli no sepa nada ahora, una vez que descubra que O'Bannion fue robado... —Mi voz se apagó. —Pasará nuestras descripciones —acabó Barrons por mí. —Estamos muertos —dije prosaicamente. —Ya está otra vez ese pesimismo—dijo Barrons. —Realismo. Estoy hablando de realidad aquí, Barrons. Saque la cabeza. ¿Qué crees que nos hará O'Bannion cuando lo descubra? ¿Darnos una palmadita en la muñeca? —La actitud forma la realidad, señorita Lane, y la suya, para usar una frase americana usada en exceso, apesta. No entendí lo que intentaba decirme esa noche, pero más adelante, cuando importaba, recordaría y entendería. La única ventaja más grande que cualquiera puede tener en una batalla es la esperanza. Una sidhe-seer sin esperanza, sin una determinación inquebrantable de sobrevivir, es una sidhe-seer muerta. Una sidhe-seer que se cree abrumada y derrotada, mejor podía ponerse esa duda directa en la cabeza, apretar el gatillo, y volarse el cerebro. En realidad solamente hay dos posiciones que una puede tomar ante cualquier cosa en la vida: esperanza o miedo. La esperanza da fuerzas, el miedo mata. Pero esa noche entendía poco de tales cosas así que me quedé en un silencio nervioso mientras nos apresurábamos por las calles abandonadas de Dublín hasta que al fin llegamos al callejón brillantemente iluminado entre el garaje de Barrons y su residencia. —De todas formas, ¿qué porras acabamos de robar, Barrons? —dije. Sonrió débilmente cuando se levantó la puerta del garaje. Los faros iluminaron las brillantes rejillas de su colección de coches. Condujimos adentro y aparcamos el viejo sedán en la parte trasera. —Se le ha llamado muchas cosas, pero puede que la conozca como Lanza de Longinus —dijo él. —Nunca oí hablar de ella —dije. — ¿Y de la Lanza del Destino? —preguntó él—. ¿O la Lanza Santa? Negué con la cabeza. — ¿Profesa alguna religión, señorita Lane? Salí fuera del coche y alargué la mano de vuelta hacia la lanza. —A veces voy a la iglesia.
  • 106. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —Está sosteniendo la lanza que perforó el costado de Cristo cuando colgaba en la cruz —dijo él. Casi la dejé caer. — ¿Esta cosa mató a Jesús? —Exclamé consternada. ¿Y la estaba sosteniendo? Me apresuré tras él hacia la puerta abierta del garaje. No me consideraba una persona particularmente religiosa, pero tuve el repentino impulso feroz de arrojarla lejos, fregarme las manos, e ir a la iglesia más cercana y rezar. Nos agachamos bajo la puerta mientras bajaba silenciosa, y nos dirigimos por el callejón. Había Sombras al acecho a mi derecha, justo más allá del alcance de las farolas que iluminaban las entradas traseras, pero no les eché ni un vistazo. Estaba concentrada en pasar al interior y fuera de la noche abierta donde el guardaespaldas de un señor del crimen pudiera abatirme en cualquier momento con una bala bien dirigida. —Ya estaba muerto cuando sucedió, señorita Lane. Un soldado romano, Gaius Cassius Longinus, lo hizo. El día siguiente fue la Pascua judía y los líderes judíos no quisieron tener a las víctimas colgando en exhibición durante su día santo. Le pidieron a Pilatos que acelerara sus muertes para que los pudiesen bajar. La crucifixión —explicó Barrons—, era un trabajo lento; el hombre colgado podía tardar varios días en morir. Cuando los soldados rompieron las piernas de los dos hombres al lado de Cristo, ya no las podían seguir utilizando para empujarse hacia arriba para respirar, por lo que expiraron rápidamente de asfixia. Sin embargo, Cristo apareció ya muerto, así que en vez de romperle las piernas, uno de los soldados perforó su costado para probarlo. Perversamente, la llamada Lanza de Longinus ha sido codiciada desde entonces, por presuntos poderes míticos. Muchos han afirmado poseer la reliquia sagrada: Constantino, Carlomagno, Otto el Grande, y Adolf Hitler, por nombrar unos pocos. Cada uno creyó que era la verdadera fuente de todo su poder. Entré en el vestíbulo trasero de la residencia de Barrons, cerré de golpe la puerta y me volví hacia él con incredulidad. —A ver si lo he entendido bien. ¿Acabamos de forzar la entrada a la colección privada de un gángster y robamos lo que cree ser la verdadera fuente de todo su poder? ¿E hicimos eso por qué? —Porque, señorita Lane, la Lanza del Destino tiene otro nombre, la Lanza de Luin, o Luisne, la Lanza Llameante. Y para nada es un arma romana sino una traída a este mundo por los Tuatha Dé Danaan. Es una reliquia de los Visibles, y resulta ser una de las dos únicas armas conocidas por los hombres que pueden matar a un Fae. Cualquier Fae. Sin importar la casta. Incluso dicen que la misma Reina teme esta lanza. Pero si quiere, puedo llamar a O'Bannion y ver si nos perdona si la llevamos de vuelta. ¿Lo hago, señorita Lane? Agarré la lanza. — ¿Esto podría matar a la Cosa con Muchas Bocas? —pregunté. Él asintió. — ¿Y al Hombre Gris, también? Él asintió otra vez. — ¿Los Cazadores? Una tercera afirmación. — ¿Incluso la realeza Fae? —Deseé tener esto perfectamente claro. —Sí, señorita Lane. — ¿De verdad? —Respiré. —De verdad. Entrecerré los ojos. — ¿Tiene un plan para ocuparse de O'Bannion?
  • 107. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Barrons alargó la mano detrás de mí, encendió las brillantes luces del techo de la antesala, y apagó los focos exteriores. Fuera de la ventana, el callejón trasero se quedó a oscuras. —Váyase a su cuarto, señorita Lane, y no vuelva a salir —por ninguna razón— hasta que venga por usted. ¿Me entiende? No había manera de que me quedase sentada en cualquier parte y aguardase pasivamente mi muerte, y así se lo dije. —No iré escaleras arriba y no me encogeré de miedo... —Ahora. Lo fulminé con la mirada. Odiaba cuando me interrumpía con una de esas órdenes suyas de una palabra. Tenía noticias para él: no era como Fiona, anhelando migas de su afecto, dispuesta a ceder ante cualquier demanda que pudiese hacer para conseguirlas. —No puede darme órdenes como si fuese F… —esta vez me alegré de que me interrumpiese antes de que revelara que había escuchado detrás de la puerta. — ¿Tiene algún otro sitio al que ir, señorita Lane? —preguntó fríamente—. ¿Es eso? —Su sonrisa me dio un escalofrío, formada como estaba por la satisfacción de un hombre que sabe que tiene a una mujer exactamente donde quiere—. ¿Volverá a la Casa Clarin y esperará que Mallucé no esté fuera buscándola? Tengo noticias para usted, señorita Lane. Podría estar nadando en un lago de agua bendita, vestida con un traje de ajo, negando una invitación a pleno pulmón, y eso no pararía a un vampiro que se ha alimentado rica y bastante recientemente. ¿O probará un hotel nuevo, y esperará que O'Bannion no tenga a alguien en nómina? No, ya lo tengo; volverá de vuelta a casa, a Georgia. ¿Es eso? Odio tener que decírtelo, señorita Lane, pero pienso que ya es demasiado tarde para eso. No quise saber porqué era demasiado tarde para eso: si quería decir que O'Bannion vendría tras de mí, que esclavos góticos con ojos aturdidos cruzarían el agua para devolverme a su amo, o si el mismo Barrons me perseguiría. —Bastardo —susurré. Antes de que me arrastrase de la casa de un extraño “jugador” a la siguiente, antes de me que hiciese robar a un vampiro y un gángster, todavía tenía una oportunidad. Puede que fuese una oportunidad pequeña, pero la había tenido. Ahora era un juego totalmente diferente y estaba jugando a oscuras, y de alguna forma, todos menos yo tenían gafas de visión nocturna y entendían las reglas de juego. Y sospeché que esto había sido todo el tiempo parte del plan de Barrons: ir cortando mis opciones, reducir poco a poco mis decisiones hasta dejarme solo con una… necesitarlo a él para sobrevivir. Estaba furiosa con él, conmigo misma. Había sido tan tonta. Y no podía ver ninguna salida. No obstante, no estaba completamente desamparada. ¿Lo necesitaba? Podía tragarme eso si tenía que hacerlo, porque él también me necesitaba, y nunca iba a dejar que lo olvidase. —Bien, Barrons—dije—, pero voy a quedarme con esto. Y no es negociable. — Levanté la lanza que estaba sujetando. Puede que no pudiese luchar contra vampiros y gángsteres, pero por lo menos podría darle a los Fae una batalla decente. Él miró la lanza durante varios momentos, su oscura mirada insondable. Entonces dijo: —Era para usted todo el tiempo, señorita Lane. Sugiero que le quite el mango y la haga portátil. No es el original y solo la cabeza misma importa. Parpadeé. ¿Era para mí? No sólo la reliquia tenía que valer una absoluta fortuna en el mercado negro, si no que Barrons también era un sidhe-seer y también podría utilizarla para protegerse. ¿Y aún así me iba a dejar tenerla? — ¿De verdad? Él asintió.
  • 108. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —Obedézcame, señorita Lane —dijo él—, y la mantendré con vida. —No necesitaría que me mantuviese con vida en primer lugar —le solté cabreada—, si no me hubiese arrastrado a este lío. —Vino buscando este lío, señorita Lane. Se paseó por aquí toda inocencia y estupidez preguntando por el Sinsar Dubh, ¿recuerda? Le dije que se fuese a casa. —Sí, bueno, eso fue antes de que supiese que podía encontrar cosas para usted. Ahora probablemente me ataría y drogaría para retenerme aquí —acusé. —Probablemente —me dio la razón— aunque sospecho que no tendría ningún problema en encontrar medios más eficaces. Lo miré bruscamente. No bromeaba. Y no quería saber lo que podían ser esos “medios más eficaces.” —Pero teniendo en cuenta todo lo que va tras de usted, no necesitaré hacerlo, ¿verdad, señorita Lane? Lo que nos pone de vuelta justo donde comenzamos: Váyase a su cuarto y no vuelva a salir por ninguna razón hasta que venga a por usted. ¿Me entiende? Mi mamá dice que la humildad no es uno de mis fuertes, y tiene razón. Contestar habría apestado a capitulación, o por lo menos, consentimiento, y aunque puede que él hubiese ganado esta particular batalla, seguro que yo no tenía que admitirlo, así que bajé la mirada a la lanza en un silencio sepulcral. La punta relucía como el alabastro plateado en la antesala brillantemente iluminada. Si la partiese dejando un mango corto, tendría sólo unos treinta centímetros de largo. La punta estaba muy afilada, la base tenía unos diez centímetros de ancho. Sin duda cabría bastante bien en mi bolso más grande, si pudiese averiguar una forma de evitar que la punta mortal atravesase el lateral. Cuando volví a levantar la vista, estaba sola. Barrons se había ido.
  • 109. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPÍTULO 17 Mi gente tiene algunos dichos graciosos. Nacieron en otro tiempo, en una generación diferente. La de ellos fue la generación de “el trabajo duro es tu recompensa”. La verdad es que tuvo sus problemas, pero la mía es la “generación de los titulados” y eso también tiene su parte. La GE (Generación de la Electrónica) está constituida por niños que creen merecer lo mejor por el mero hecho de haber nacido, y si sus padres no los proveen con todas las ventajas posibles, están condenando a sus hijos a una vida de ostracismo y fracaso. Crecieron con los juegos de ordenador, televisión por satélite, Internet, y los últimos y mejores dispositivos electrónicos (mientras sus padres trabajaban como esclavos para proporcionárselo todo) la mayoría de los GE creen que sí hay algo equivocado en ellos, no es culpa suya; sus padres los echaron a perder, probablemente por estar siempre fuera. Es un circulo vicioso para los padres mires por donde lo mires. Mis padres no me echaron a perder. Cualquier estropicio que pudieran haber hecho, lo hice yo solita. Todo este rodeo es mi manera de decir que empiezo a entender lo que mi padre quería decir con—No me digas que no tuviste la intención de hacerlo, Mac. De hecho o por omisión... el resultado es el mismo. Ahora lo entiendo. Es la diferencia entre homicidio involuntario y homicidio: la persona muerta está muerta, y es poco probable que el cadáver aprecie las distinciones legales que hacemos sobre él. Por hecho u omisión, una naranja, dos barras de caramelo, una bolsa de pretzels, y veintiséis horas después, tenía sangre en las manos. Nunca había estado tan feliz en mi vida de ver las primeras luces del amanecer como esa mañana. Había terminado haciendo lo que había jurado que nunca haría: me acobardé en mi brillante entendimiento, pedí prestada una habitación de un amanecer al otro, tratando de preparar mis últimos y escasos bocadillos, preguntándome que plan podía haber ideado Barrons que pudiera garantizar nuestra seguridad de Rocky O’Bannion, con certero y suficiente pesimismo no había ninguno. Incluso si lograba ahuyentar a unos cuantos hombres de O’Bannion, habría más. Me pregunto, de verdad, ¿cómo puede un sólo hombre esperar hacerle frente a un gángster despiadado y a su leal ejército de ex soldados y gamberros, que una vez se cargaron a veintisiete personas en una noche? Cuando los primeros rayos de una prometedora salida de sol surgieron de los bordes de las cortinas, corrí hacia la ventana para descorrerlas. Sobreviví a otra noche en Dublín, y eso, por si mismo, se convertía en un motivo de celebración en mi muy retorcido pequeño mundo. Me quedé largo rato mirando estúpidamente al callejón, mientras asumía lentamente la visión. O no, supongo, porque antes de darme cuenta, corrí desde mi refugio en el cuarto piso y bajé pesadamente, con los pies desnudos, las escaleras de servicio, para mirar de cerca. Irrumpí en la temprana y fresquita mañana irlandesa. Los peldaños de hormigón estaban húmedos, con el frío rocío bajo mis pies desnudos, cuando bajé deprisa por ellos, hacia el callejón trasero.
  • 110. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Una docena de pasos más allá, en la temprana luz matutina, un negro Maybach brillaba, con sus cuatro puertas entreabiertas. Hacía un molesto bing—bing que me decía que las llaves estaban todavía en el encendido y la batería no se había agotado. Detrás de eso, la capota del maletero, un poco más allá en los umbrales del barrio abandonado, había tres vehículos negros más, todos ellos con las puertas completamente abiertas, emitiendo un coro de bings. Fuera de cada coche había montones de ropas, no lejos de las puertas. De repente tuve una visión retrospectiva del día en que me perdí en el barrio abandonado, en el coche destrozado con el montón de ropas fuera de la puerta del conductor. La comprensión golpeó en mi cerebro y me estremecí de horror. Cualquier tonto podía ver que había pasado allí. Bien, al menos cualquier sidhe—seer tonta que supiera que clase de cosas podían sacudir la noche por todas partes. El poli que habíamos visto ayer por la mañana, aparentemente había pasado parte a O’Bannion, y en alguna hora sin determinar del amanecer, el gángster vino a buscarnos acompañado de todos sus hombres, y como fue evidente por su acercamiento sigiloso, no venía a hacer una visita social. La simplicidad del plan de Barrons me asombró y desalentó al mismo tiempo: solamente había cerrado las luces exteriores, delante y atrás, permitiendo a la oscuridad tragarse completamente el perímetro del edificio. O’Bannion y sus hombres habían salido de sus coches, directos a una masacre de los Invisibles. Barrons había sabido que vendrían. Incluso estaría dispuesta a apostar que sabía que vendrían en masa. También supo que ellos nunca irían más allá de la vecindad de sus coches. Por supuesto, había estado a salvo en la tienda. Con las luces interiores encendidas y las exteriores apagadas, ni hombre ni monstruo podría haberme alcanzado anoche. Barrons había provocado una trampa mortal... una que mi robo había hecho necesaria. Cuando alargué la mano y sin preocupaciones saqué esa arma de la pared, había firmado la sentencia de muerte de dieciséis hombres. Me volví mirando fijamente hacia la librería, viéndola ahora con una luz totalmente diferente: No era un edificio... era un arma. La semana pasada de pié frente él, pensaba que parecía el baluarte entre la parte buena de la ciudad y la mala. Ahora entendía que era un baluarte... era la línea de demarcación, la última defensa... y Barrons mantenía a raya la invasión del barrio abandonado con sus muchos y cuidadosamente colocados focos, y todo lo que tenía que hacer para proteger su propiedad de la amenaza de la noche era apagarlos y dejar libres a las Sombras, hambrientos perros guardianes del Infierno. Arrastrada por la sombría fascinación, o quizás por la latente, desde hace ya tanto tiempo, necesidad genética de entender todo lo que podía sobre los Fae, me aproximé al Maybach. El montón de ropa en el exterior de la puerta del conductor estaba coronada por una chaqueta negra de piel elegantemente confeccionada que parecía igual a una que le había visto a Rocky O’Bannion la noche anterior. Apenas reprimiendo un estremecimiento, extendí la mano y la recogí. Mientras alzaba el flexible cuero italiano, una gruesa cáscara de lo que parecía un estropeado, amarillento y poroso pergamino se cayó de ella. Me eché atrás violentamente y tiré el abrigo. Había visto esa clase de “pergaminos” antes. Había visto docenas de ellos, tirados en las calles desiertas del barrio abandonado el día en que me perdí en la niebla, de tamaños y formas distintas. Recordé el pensar que debía haber una fábrica de papel en las cercanías con las ventanas rotas.
  • 111. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Pero no había sido papel tirado en el suelo ante mí… había sido gente. O lo que había quedado de ellos. Y ese día, si no lo hubiera descifrado antes del anochecer, me hubiera convertido también en una de esas… esas… cáscaras deshidratadas de materia humana. Me eché atrás. No necesitaba mirar bajo más abrigos para saber que esas cáscaras eran todo lo que quedaba de Rocky O’Bannion y quince de sus hombres, pero de todas formas lo hice. Levanté tres más, y eso fue todo lo que pude soportar. Los hombres no habían sido capaces de ver qué los había matado. Me preguntaba si las Sombras habían atacado simultáneamente, esperando a que todos ellos salieran de los coches, o si sólo habían salido del coche los hombres de delante, y entonces los dos de atrás les habían visto desinflarse, absorbidos en pedacitos de lo que fuera que el paladar del Sombra encontraba indigesto en los humanos, ellos también se abalanzaron fuera, con las armas a punto, sólo para caer víctimas del mismo adversario. Me preguntaba si las Sombras fueron lo bastante inteligentes para esperar, o simplemente fueron conducidos por su irreflexiva e insaciable hambre. Si me hubieran capturado esa primera noche hubiera estado perdida, habría podido ver lo que venía (enormes oscuridades aceitosas) pero no habría sabido que era una Null, o incluso una sidhe—seer, y aunque probablemente hubiera levantado las manos tratando de esquivarlos, no estaba segura de que las Sombras tuvieran una forma tangible que pudiera congelarlas con mi toque. Hice una nota mental para preguntarle a Barrons. Miré fijamente a los cuatro coches, a los montones de ropa que era todo lo que quedaba de dieciséis hombres: ropas, zapatos, joyas, armas; había muchas armas. Al menos llevaban dos cada uno; acero azul cubría el pavimento alrededor de los coches. Aparentemente los Sombras mataban rápidamente o todas las armas llevaban silenciador, porque no oí ni un disparo anoche. Sin importar que estos hombres hubieran sido criminales y asesinos, no importaba que anteriormente hubieran matado a dos familias enteras, no podía absolverme de sus muertes. De hecho o por omisión había tomado parte, y lo llevaría conmigo el resto de mi vida en un lugar que eventualmente me permitiría aprender a vivir con ello, pero nunca aprendería a que me gustara. Fiona llegó a las once menos diez para abrir la librería. Hacia media tarde, el día se volvió nublado, lluvioso y frío, así que encendí los leños de gas en la chimenea en el área trasera de descanso, me acurruqué con algunas revistas de moda, y observé a los clientes ir y venir, preguntándome que clase de vida tenían y por qué no podía tener yo también una así. Fiona charló alegremente con todo el mundo excepto conmigo y registró pedidos hasta las ocho en punto, luego cerró la tienda y se marchó. Apenas unas horas antes su cortés propietario había matado a dieciséis hombres, los negocios siguieron como siempre en Barrons Libros y Bisutería, lo cual imploraba la pregunta: ¿Quién era el asesino a sangre fría… el súper—entusiasta ex boxeador transformado en gángster, o el dueño de la librería coleccionista de coches? El gángster estaba muerto. El muy—vivo dueño de la librería entró de la lluvia, un poco más tarde de lo habitual pero no se veía maltrecho, a las nueve y media esa noche. Tras volver a cerrar la puerta principal, se detuvo frente a la caja registradora para comprobar las notas que Fiona le había dejado sobre dos pedidos especiales hechos durante el día, luego se reunió conmigo, tomando un sillón opuesto a mi sitio en el sofá. Su camisa de seda roja como la sangre estaba salpicada por la lluvia y moldeaba su duro cuerpo como una húmeda segunda piel. Los pantalones negros se le pegaban a las musculosas piernas, y llevaba puestas unas botas negras que tenían horrorosas punteras y talones plateados. Llevaba esa pesada muñequera céltica de plata que me hacía pensar en
  • 112. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre cánticos arcanos y antiguos círculos de piedras, complementado por un collar negro y plata en su garganta. Radiaba su usual cantidad de energía absurda y oscura pasión carnal. Lo miré fijamente a los ojos, y él me devolvió la mirada, sin decirnos ni una palabra. No me dijo, estoy seguro que vio los coches de afuera, señorita Lane y yo no le dije, Bastardo de sangre fría, ¿Cómo pudo? Y el no me respondió con, está viva, ¿no? Así es que no le recordé que había sido él quién me había puesto en peligro para empezar. No tenía ni idea de cuanto tiempo estuvimos sentados, pero tuvimos una completa conversación con nuestros ojos. Había conocimiento en la mirada de Jericho Barrons, un pozo sin fondo. De hecho, por un momento, imaginé que veía El Árbol de la Ciencia en sus ojos, cubierto con deliciosas y brillantes manzanas rojas esperando para ser comidas, pero era sólo el reflejo de las llamas y la seda carmesí en esos iris tan oscuros que servían como un espejo negro. Sólo hubo una cosa que no cubrimos con nuestra muda comunicación y tenía que saberlo —¿Lo pensó dos veces, Barrons? ¿Tubo alguna duda?—Cuando no contestó, presioné —¿Pensó por un segundo en sus familias? ¿O la inquietud de que quizás uno de ellos fue un sustituto de último minuto que nunca había hecho nada peor en su vida que robar la comida de algunos niños en cuarto grado?—Si los ojos fueran dagas, los míos habrían matado. Estas eran las cosas en las que había estado pensando todo el día; que en alguna parte allí fuera había viudas y niños, cuyos maridos y padres, no regresarían nunca a casa, que nunca sabrían lo que les había ocurrido. ¿Debería recoger sus efectos personales (excepto los espantosos restos) y enviarlos anónimamente a la policía? Entendía la triste comodidad de saber realmente que Alina estaba muerta, de haber visto su cuerpo y de enterrarla. Si simplemente hubiera desaparecido, habría experimentado cada día de mi vida una esperanza inextinguible y desesperada, mirando en cada cara del gentío, preguntándome si estaba viva en algún lugar. Rogando para que no estuviera en manos de algún psicópata. —Mañana—dijo Barrons— irá al Museo Nacional. No me había percatado que estaba conteniendo la respiración, esperando una respuesta que pudiera apaciguar algo la culpabilidad en la que me había estado cociendo, hasta que respondió con un resoplido burlón. Típico de Barrons. Pide una respuesta… obtén una orden. —Que ha pasado con “¿Se quedará aquí hasta que yo regrese, señorita Lane?” —me burlé—. ¿Qué ocurre con Mallucé y sus hombres? ¿Ha olvidado ese problemilla? — O’Bannion, podía haberse ido, y podía tener la manera de protegerme de los Fae, pero todavía había un vampiro muy cabreado que andaba suelto por allí fuera. —Mallucé fue citado anoche por alguien cuyas órdenes aparentemente no puede, o no quiere, rechazar. Sus seguidores esperan que esté fuera varios días, quizás una semana—dijo Barrons. Mis ánimos maltratados se levantaron un poco. Eso significaba, que al menos durante algunos días, podría aventurarme en la ciudad y moverme casi como una persona normal de nuevo, con sólo la preocupación por el Fae. Quería regresar al apartamento de Alina y decidir simplemente cuanto daño estaba dispuesta a infligir en la búsqueda de su diario, quería comprar más bocadillos para el caso que tuviera que permanecer otra vez en la habitación, y había estado ansiosa por recoger unos altavoces baratos para mi iPod. Los auriculares se volverían rápidamente una cosa de mi pasado; me estaba volviendo paranoica si no era capaz de oír la aproximación de cualquier cosa que pudiera poner en peligro mi vida. Pero al menos podría escuchar música en la habitación si tenía altavoces,
  • 113. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre y desde que ahorraba dinero por no pagar la habitación, había justificado perfectamente la compra. —¿Por qué voy al museo? —Quiero que lo registre por si hay OOPs, como los llama usted. Durante mucho tiempo me he preguntado si hay artefactos de los Fae escondidos a simple vista, catalogados como otra cosa. Ahora que te la tengo a usted, puedo probar esa teoría. —¿No sabe cuantos OOP hay, y como son?—pregunté. Negó con la cabeza —Si fuera tan sencillo. Pero incluso los propios Fae no recuerdan todas sus reliquias— Le dedicó una breve y siniestra carcajada—. Sospecho que es a causa de vivir tanto. ¿Por qué tomarse la molestia de recordar o seguir la pista de las cosas? ¿Por qué preocuparse? Vives hoy. Vivirás mañana. Los humanos mueren. El mundo cambia. Tú no. Los detalles, señorita Lane—dijo— a veces toman la forma de emociones. Parpadeé —¿Huh? —Los Fae, señorita Lane —dijo—. No son como los humanos. La extraordinaria longevidad les ha convertido en otra cosa. Nunca debe olvidar eso. —Créame—dije— no los confundiría con humanos. Sé que son monstruos. Incluso los bellos. Él estrechó los ojos. —¿Los bellos, señorita Lane? Pensaba que todos los que habías visto hasta ahora eran feos. ¿Hay algo que no me has contado? Casi patiné sobre V´lane, un tema del que tenía pocas ganas de discutir con Barrons. Hasta saber en quien podía confiar (si había alguien) y hasta dónde, guardaría mi propio criterio sobre algunas cosas —¿Hay algo que no me haya contado?—repliqué fríamente. ¿Cómo podía atreverse a pincharme por guardar secretos cuando él estaba repleto de ellos? Ni traté de ocultar que estaba tratando de esconder algo. Simplemente utilicé uno de sus métodos… la evasión con otra pregunta. Tuvimos otra de esas comunicaciones sin palabras, esta vez sobre verdades, engaños, fanfarronadas y sobre como llamar a las personas, había mejorado en comprenderle ya que vi el mismo momento en que Barrons decidió empujarme sin importarle entregarse él. —Trate de recorrer todo el museo tan rápido como sea posible —dijo—. Después de acabar allí, tenemos una lista de lugares por toda Irlanda, más larga que su brazo, para buscar las piedras restantes y el Sinsar Dubh. —Oh, Dios, ahora mi vida es ésta, ¿no?—exclamé—. Espera que recorra penosamente los lugares que ha seleccionado, con mi nariz pegada al suelo, olfateando OOPs para usted, ¿no? —¿Ha cambiado de parecer sobre tratar de encontrar el Sinsar Dubh, señorita Lane? —Por supuesto que no. —¿Sabe dónde mirar usted sola? Fruncí el ceño. Ambos sabíamos que no. —¿No cree que la forma más segura de encontrar el Libro de la Oscuridad y al asesino de su hermana es sumergirse en el mismo mundo que la mató? Por supuesto que sí. Llegué a esa conclusión la semana pasada. —Siempre que ese mundo no me mate primero —dije—. Y ciertamente parece lo más probable. Él sonrió levemente.
  • 114. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —No creo que lo entienda, señorita Lane. No voy a dejar que la maten. Cueste lo que cueste. Se levantó y cruzó la habitación. Mientras abría la puerta, dijo sobre su hombro — Y un día me dará las gracias por ello. ¿Estaba bromeando? ¿Suponía que le agradecería el ensangrentar mis manos? —No lo creo, Barrons —le contesté, pero la puerta se estaba cerrando y él había desaparecido bajo la lluviosa noche de Dublín.
  • 115. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPÍTULO 18 Los Sombras: quizás mi mayor enemigo entre los Faes, escribí en mi diario. Dejando caer la pluma entre las páginas, comprobé otra vez el reloj; todavía faltaban diez minutos para que abriera el museo. Había tenido pesadillas la noche anterior, y estaba ansiosa por salir de la librería y entrar en la soleada mañana, hacer algo normal, turístico y estimulante, sin tener que estar comprobando a qué hora abría el museo. Tras detenerme a por un café y un bollo, todavía llegué media hora antes y fui una de tantas pululando en el exterior, de pie en grupos o esperando en los bancos cerca de la cúpula de entrada del Museo de Arqueología e Historia de Kildare Street. Logré agarrar un banco para mí y le estaba dando un buen uso al tiempo libre poniendo al día mi libreta con los recientes acontecimientos, y resumiendo lo que había aprendido. Mi obsesión por encontrar el diario de Alina había determinado qué y cómo elegía escribir en el mío: sobre todo y con todo lujo de detalles. La retrospectiva fue normal y nunca sabes que pistas alguien puede ser capaz de captar de tu vida si tú estas cegado viviéndola. Si algo me pasaba, quería dejar tras de mí el mejor registro posible, en el caso de que alguien retomara mi causa (aunque francamente, no podía imaginarme a nadie que lo hiciera) y esperaba que Alina hubiera hecho lo mismo. Recogí la pluma. Según Barrons, escribí, los Sombras carecen de sustancia, lo que significa que no los puedo congelar ni herir con la lanza. Parece que no tengo ninguna defensa contra esta casta de Invisibles de bajo nivel. La ironía no me abandonaba. Los Sombras eran los más viles de su raza, apenas sensibles, pero… a pesar de la lanza en mi bolso (la punta bien enfundada en un montón de papel de aluminio) supuestamente capaz de matar incluso al más poderoso tiburón del mar de los Fae… estaba totalmente indefensa contra los carroñeros más bajos. Bien, iba a tener que alejarme de estos últimos, entonces, y armarme a ultranza con lo pudiera funcionar contra ellos. Anoté un apunte rápido en la lista de la compra que había recopilado: varias docenas de linternas de diferentes tamaños. Empezaría a llevar encima siempre dos o más y esparciría el resto por la librería, en las esquinas de cada habitación, anticipando la horrenda posibilidad que el poder de la fuerza, una noche, saliera. A pesar del brillante sol matutino, temblé, con sólo pensarlo. No era capaz de sacar a los Sombras de mi mente desde ayer cuando descubrí esa pila de ropas en el suelo alrededor de los restos apergaminados. ¿Por qué dejan atrás la ropa? Pregunté a Barrons cuando nos cruzamos en el vestíbulo trasero, la noche anterior de camino a la cama. El hombre era un noctámbulo empedernido. A mi tierna edad (en mi defensa, me gustaría señalar que había tenido una vida muy estresada últimamente) tenía los ojos legañosos y exhaustos a la una de la mañana, pero él lucía repugnantemente enérgico y desvelado, y con ánimos otra vez. Sabía que mi pregunta era apenas importante en el esquema global de las cosas, pero a veces son los minúsculos e insignificantes detalles los que picaban más que nada mi curiosidad.
  • 116. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre De la misma forma que los Hombres Grises hambrientos de belleza que nunca poseerán, Srta. Lane, dijo Barrons, a los Sombras les atrae robar también lo que nunca podrán poseer: Una manifestación física de la vida. Así que nos toman y dejan atrás lo que no tiene vida. La ropa es inerte. Bien, ¿Qué son esas cosas apergaminadas? Pregunté acaparada mi atención por una morbosa fascinación. Supongo que son partes de nosotros, ¿pero cuales? ¿Estamos morbosos esta noche, Srta. Lane? ¿Cómo podría saberlo? El encogimiento de hombros de Barrons mostró unos tensos músculos galos bajo la seda carmesí. Quizás la condensación de piel, huesos, dientes, uñas y demás, drenados de vida. O quizás nuestros cerebros son incomestibles. Quizás saben como las ranas, Srta. Lane, y los Sombras odian a las ranas. —Uf—mascullé, mientras garabateaba lo esencial de nuestra conversación nocturna en una nueva página. Mientras terminaba, hubo un éxodo masivo a mí alrededor, y miré hacia las ahora abiertas puertas del museo. Guardando en el bolso el diario cuidadosamente sin obstaculizar el fácil acceso a la lanza, me puse el bolso en el hombro y me levanté, encantada de percatarme que el cercano contacto con el OOP casi no me provocaba nauseas. Estaba decidida a llevar esa cosa conmigo a todas partes, por lo tanto me obligué a dormir con ella la noche anterior, esperando que a más contacto menos molestias tendría con el paso del tiempo. Parecía funcionar. Mi humor se animó cuando entré en la grandiosa rotonda de entrada. Siempre me habían gustado los museos. Probablemente debería fingir que era porque soy tan erudita y estudiosa y deseo aprender, pero la verdad es que adoro las cosas bellas y brillantes, y por lo que había oído sobre este lugar, estaba a rebosar. No podía esperar para verlo. Desgraciadamente, no conseguiría ir muy lejos. Un día pararía de sacarme la ropa en presencia de V´lane, pero el precio de esa resistencia sería un pedazo de mi alma. Hoy, aquí y ahora, paseando por el Museo Nacional de Arqueología e Historia, deslumbrada y encantada por la exposición del oro, un tesoro oculto del oro de Irlanda, no tenía ni idea que se podía perder pedazos del alma. En aquel entonces, no veía todas las cosas que sucedían a mí alrededor. En aquel entonces tenía veintidós años, bonita y en forma hasta el mes anterior, mi mayor preocupación había sido si Revlon dejase de fabricar mi esmalte de uñas favorito el rosa Iceberry, lo que podría ser un desastre de épicas proporciones si me dejaban sin el complemento perfecto para la minifalda rosada de seda que llevaba puesta hoy con el ajustado top color perla, y las brillantes sandalias doradas, favorecidas con el tacón justo para resaltar mis doradas y tonificadas piernas. Un elegante collar de lágrimas de perlas se mecía entre mis senos plenos, con pendientes a juego y una pulsera de perlas en la muñeca me daban la justa apariencia de joven con glamour. Mis rizos de Noches Árabes estaban suavemente alrededor de la cara e hice girar unas cuantas cabezas masculinas. Alcé la barbilla un poco más y sonreí interiormente. Ah, los placeres sencillos de la vida. Unas cuantas vitrinas más allá, sobre las escaleras, un tipo realmente atractivo me inspeccionaba. Era alto, de constitución atlética, con el pelo oscuro y corto, tez estupenda, y unos ojos azules de ensueño. Parecía tener mas o menos mi edad, quizás unos pocos años más (un universitario, estaba dispuesta a apostar) y era exactamente la clase de tipo con el que hubiera tenido que salir y volver a casa. Me sonrió con una atenta inclinación de cabeza, dejando en claro su interés. Distínganse, nos había dicho mamá a Alina y a mí, en una época donde las chicas a menudo están demasiado disponibles para los chicos, háganlos trabajar un poco para obtener vuestra atención. Pensará que ha ganado
  • 117. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre un premio cuando lo consiga, y trabajará aún más duro para conservarlo. Los chicos se convierten en hombres y los hombres le dan valor a lo que les cuesta conseguir. ¿He mencionado lo sabia que es mi madre? Mi padre todavía está loco por ella tras treinta años, todavía cree que el sol se levanta y se pone por Rainey Lane, y si un día ella no se levantaba, tampoco lo haría la mañana. Y tampoco lo haría él. Nunca nos faltó cariño a Alina y a mí, pero siempre supimos que nuestros padres se querían un poquito más. Lo encontramos repugnante y, al mismo tiempo, reconfortante que nunca dejaron de dejarnos fuera del dormitorio a las horas más raras del día, algunas veces dos veces en el mismo día. Poníamos los ojos en blanco, pero en un mundo dónde la tasa de divorcio es más alarmante que los precios del petróleo, su continua aventura amorosa era nuestro Peñón de Gibraltar. Empecé a sonreír recatadamente al tipo, pero en el momento en que mis labios se empezaron a curvar, se congelaron. ¿Para qué molestarse? No era como si ligar fuera algo que pudiera programar claramente, entre los vampiros, Faes chupa—vidas, gansters, y detectar OOP. ¿Podría él venir a recogerme a Barrons para nuestra cita? ¡Caramba! ¿Qué ocurriría si mi frío y enigmático anfitrión escogía esa noche para apagar otra vez las luces exteriores? Hasta luego chico atractivo, hola montón de ropa. Ese pensamiento me heló la sangre en las venas. Apresuré el paso y dejé atrás al chico apresuradamente. Continuando a través de la exposición, me centré en mi recientemente descubierta “razón de vivir”, expandiendo mis sentidos arácnidos en todas direcciones, esperando un hormigueo. No obtuve nada. Avancé de habitación en habitación, pasando artefactos y reliquias, vitrina tras vitrina, sin obtener la más leve punzada de nausea. Sin embargo obtuve otras punzadas. Aparentemente el chico atractivo había revuelto mis hormonas, porque de repente estaba teniendo pensamientos francamente lascivos sobre él y me preguntaba si tendría un hermano. O dos. Quizás incluso tres. Esa no era yo. Soy mujer de un solo hombre. Incluso en mis fantasías apuesto por un buen y anticuado sexo erótico, no en porno de múltiples. Una imagen particularmente gráfica del atractivo chico más sus hermanos cruzó por mi mente y casi tropecé por el crudo erotismo de esta. Sacudiendo la cabeza bruscamente me recordé qué estaba haciendo allí: buscando OOP… no orgías sin sentido. Casi había perdido la esperanza de encontrar alguna cosa interesante cuando mi vista fue atraída por un pedazo de seda y encaje rosa que se encontraba en el suelo unos pocos pasos más allá, a mi izquierda, por donde había venido. No serviría pero pensaba qué era bonita y retrocedí hacia ello, para ver que era. Mis mejillas enrojecieron. Por supuesto que me gustaba. Eran mis braguitas. Las agarré rápidamente y realicé un apresurado inventario de mi misma. Falda, verificada. Camisa, verificada. Sostén en su sitio, bien. Gracias, Dios. A parte de la corriente de aire en mi desnudo trasero y el terriblemente doloroso estado en que estaba mi excitación, parecía estar todo en orden. Aparentemente me había dirigido hacia las braguitas, alcanzándolas bajo la falda, deslizándolas fuera, y continué caminando sin darme cuenta. Si no hubiera estado enamorada del rosa, si no me gustara tanto la moda, podría haber continuado desvistiéndome, pensando en toda clase de felices y calientes pensamientos, hasta andar desnuda por el museo. De hecho, me había distraído por la visión de mi propio buen gusto tirado en el suelo. No estaba segura si debía estar aliviada u horrorizada por lo superficial que era.
  • 118. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —¿Dónde estás? —Dije bruscamente, retrocediendo hacia las braguitas y alisando la falda sobre las caderas. Aunque estaba en medio de una gran habitación llena de gente exclamando sobre varios tesoros, nadie me prestó la más mínima atención. No había ninguna duda en mi mente de quién me había llevado a tal estado de excitación sexual que había empezado inconscientemente a desnudarme. Había un Fae en algún lugar, hechizando las cosas, y era uno de los muerte por sexo. Supuse que era V´lane, mas que nada porque el pensamiento de que podría haber varios Faes, terroríficamente bellos, alucinantes, distorsionadores de libido, en mi mundo era más de lo que podía tratar. Desde algún lugar detrás de mí, la risa rodó como suaves, redondas y frías perlas deslizándose lentamente sobre mi clítoris, y de repente estaba en un intenso, e insondable abismo de insoportable necesidad sexual. Las piernas me temblaban, tenía las braguitas fuera otra vez, el interior de los muslos estaba empapado, y estaba tan hambrienta de sexo que de hecho supe que iba a morir si no lo obtenía aquí y ahora. Un ruido atrajo mi mirada al suelo. Al lado de las braguitas estaba la pulsera de perlas. No sabía si yo había hecho lo que había sentido entre mis piernas, o lo había hecho él— V´lane—susurré, a través de los labios hinchados y regordetes, que como mis senos se hincharon y aumentaron. Mi cuerpo estaba cambiando, preparándose para su Amo, volviéndose más suave, mojado, maduro y lleno. —Échate en el suelo, humana —dijo. —Por encima de mi cadáver, Fae—gruñí. Se rió otra vez y mis pezones ardieron. —Todavía no, sidhe seer, pero un día podrías suplicar la muerte. Arrebato. Eso era. Arrebato había funcionado antes. El arrebato y otra palabra que empezaba por A. ¿Pero cual era esa palabra? ¿Qué me había salvado anteriormente? ¿Qué fue ese triste pensamiento, ese miserable pensamiento que me había enfriado y me había hecho sentir como muerta interiormente? —Albaricoque—mascullé. No, no era eso. ¿Artefacto? ¿Adam? ¿Alegar? ¿Acceder? ¿No era yo? ¿Accediendo a tener relaciones sexuales aquí y ahora? No había dicho — ¿Échate en el suelo, humana? —¿Quién era yo para desobedecer? Me arrodillé en el frío suelo de mármol del museo levantando la falda sobre mis caderas, dejando al descubierto, mostrando. Aquí estoy. Tómame. —A cuatro patas —dijo tras de mí, riendo otra vez, y de nuevo sentí el frío desliz de las perlas avanzando lentamente entre mis muslos, sobre mi tenso brote, entre mis hinchados y resbaladizos labios. Caí sobre manos y rodillas. La columna arqueada, mi trasero levantado, e hice un sonido que no era del todo humano. No podía pensar. Podía sentirlo y sin saber todavía si era V´lane el que estaba detrás de mí o algún otro Fae que iba a acorralarme en el suelo y a follarme lentamente hasta la muerte. Entonces sus manos se pusieron en mi trasero, posicionándome, y si era una Null había olvidado que tenía manos, y si había cerca una lanza, había olvidado que la tenía en el bolso, y que tuve una hermana a la que habían asesinado en algún lugar de Dublín… —¡Alina! —La palabra salió de mi interior con tal vehemencia y desesperación que un escupitajo salió de mis labios. Me liberé, levantándome, y golpee con ambas manos el pecho de V´lane. —¡Cerdo!—.Escabulléndome, como un cangrejo con el trasero desnudo, desesperada por alcanzar el bolso que había dejado caer varios metros mas allá, junto con la camisa y los zapatos. Al mismo tiempo que alcanzaba mi pequeño montón de posesiones abandonadas, el Fae se descongeló. Barrons había tenido razón, era el más alto de la casta, el Fae más
  • 119. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre poderoso. Aparentemente sólo podía congelar a la realeza unos instantes. No era suficiente. Ni de cerca. —No somos cerdos—dijo levantándose fríamente—. Son los humanos los que son animales. —Bravo, correcto. ¡No era yo la que estaba a punto de violarme! —Lo deseabas y aún lo deseas—dijo rotundamente—. Tu cuerpo arde por mí, humana. Quieres adorarme. Quieres arrodillarte. El horror de eso era… que tenía razón. Lo deseaba. Incluso ahora, la espalda todavía estaba arqueada en sensual invitación, mi trasero se alzaba a la búsqueda como una gata en celo, y cada movimiento era flexible, sinuoso. Era una gran seductora. Había una irreflexiva ninfómana dentro de mi a la que no le importaban cuantos orgasmos se echaba antes de morir. Con las manos temblorosas, agarré el bolso. —Aléjate de mí —le advertí. Su expresión decía que no tenía ninguna prisa en acercarse a mí por ahora. Su expresión decía que se rebelaba por tan-demasiado-breve poder sobre él, por una simple humana teniendo el dominio de alguna forma sobre algo tan glorioso como él. —¿Por qué tienes que venir aquí? ¿Sidhe-seer, qué hay aquí que sea nuestro? – exigió. Abriendo la cremallera de mi bolso, aparté la bola de papel de aluminio de la punta y cerré la mano en la lanza, pero la dejé dentro. Quería conservar el elemento sorpresa. —Nada. —Mientes. —No, de verdad, no hay nada aquí —dije sinceramente, no era que se lo hubiera contado si hubiera habido algo. —Han pasado cinco días, sidhe-seer. ¿Qué le quitaste a O’Bannion? Parpadee. ¿Cómo demonios sabía eso? —Murió tratando de recuperarlo, eso es el cómo. Se dónde estás—dijo—. Se a dónde vas. No sirve de nada mentirme. Prefería creer que el Fae había leído los pensamientos en mi cara, y que no los había arrancado de mi mente. Mordiéndome lengua para evitar el lloriqueo. Me estaba haciendo algo otra vez. Tenía de nuevo las perlas. Trabajando con ellas entre mis piernas, una dura y fría bola tras otra. —Habla, sidhe-seer.. —¿Quieres saber que tomamos? ¡Voy a enseñarte lo que tomamos!—Apreté los dedos fuertemente alrededor de la lanza, y la saqué del bolso, y echándola para atrás amenazadoramente —¡Esto! Era la primera vez que había visto esa expresión en la cara del Fae y no sería la última. Mis venas se llenaron con tal corriente embriagadora de poder, parecida a la demente excitación sexual que sentía. V´lane, el príncipe de los Tuatha Dé Danaan, temía a algo. Y esa cosa estaba en mi mano. El imperioso Fae se marchó. Así de pronto. Con un parpadeo, si hubiera parpadeado. No lo hice. Desapareció. Me senté, respirando profundamente, agarrando firmemente la lanza, y tratando de recuperarme. La habitación se filtraba lentamente de vuelta en mi conciencia: un zumbido, una imagen borrosa en color, y finalmente trocitos de conversación aquí y allá. —¿Qué se supone que está haciendo? —Ni idea, amigo, pero tiene un culo estupendo. ¡Y no hablemos de unas tetas para morirse!
  • 120. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —Tápate los ojos, Danny. Ahora—Una voz de madre estricta y tensa—No es decente. —Parece más que decente para mí—Acompañado por un bajo silbido y el destello de una cámara. —¿Qué demonios tiene en la mano? ¿Deberíamos llamar a la policía? —No se, ¿quizás a los paramédicos? No tiene buena cara. Miré a mi alrededor, enloquecida. Estaba en el suelo, rodeada de personas por todas partes, un circulo de ellos, presionándome, mirando hacia abajo con ojos ávidos y curiosos. Ahogando un jadeo que quería salir como un sollozo, remetí la lanza de nuevo en el bolso (¿cómo demonios podría explicar el tenerla?) bajando bruscamente la falda sobre mi trasero, abrochándome el sostén sobre los desnudos senos, buscando a tientas la camisa poniéndomela por la cabeza, tomando los zapatos y poniéndome en pie con dificultad. —Fuera de mi camino—chillé, sumergiéndome ciegamente en el gentío, apartándolos a un lado, buitres, todos y cada uno de ellos. No podía evitarlo. Me eché a llorar mientras salía corriendo de la sala. Para ser una anciana, se movía rápido. Me alcanzó casi a un bloque más allá del museo, apareciendo frente a mí, bloqueándome el paso. Viré súbitamente a la izquierda, y la rodeé sin perder un segundo. —Detente —chilló. —Vete al infierno —dije bruscamente sobre mi hombro, las lágrimas hirviendo en mis mejillas. La victoria sobre V´lane con la lanza había sido completamente ensombrecida por mi humillación pública. ¿Cuánto tiempo había estado sentada allí con mis partes al aire, de las que ningún hombre había obtenido una buena vista en pleno día a menos que fuera armado con un espéculo y un título médico? ¿Durante cuanto tiempo habían estado observándome? ¿Por qué nadie trató de cubrirme? En el Sur, un hombre me habría envuelto en una camisa. Echando una rápida mirada mientras lo hacía, supongo, realmente, los pechos eran pechos y los hombres eran hombres, pero la caballerosidad no está completamente muerta de donde yo vengo. —Voyeurs—dije con amargura—. Gente morbosa ávida de escándalos—Gracias, Televisión. La gente estaba tan acostumbrada a introducirse en los momentos más íntimos de otra gente y observar los sórdidos detalles de sus vidas que se sentían más inclinados a sentarse y disfrutar del espectáculo que esforzarse por ayudar a alguien. La anciana estaba frente a mí otra vez y esta vez viré a la derecha, pero ella viró conmigo y chocamos. Era tan anciana, diminuta y de frágil apariencia que tuve miedo que perdiera el equilibrio, y a su edad, una caída podría significar una seria rotura de huesos y un largo periodo de recuperación. Los buenos modales (a diferencia de esos arrastrados del museo, algunos de nosotros todavía los teníamos) temporalmente eclipsaron mi miseria, y la estabilicé por los codos. —¿Qué?—exigí—. ¿Qué quiere? ¿Quiere golpearme en la cabeza otra vez? ¡Bien, adelante! ¡Hágalo y terminemos de una vez! Pero creo que debería saber que no puedo conseguir verlo y la situación es… bueno, es complicada. Mi asaltante era la anciana del bar de mi primera noche en Dublín; la que me echó un rapapolvo y me dijo que parara de mirar a los Faes y me fuera a paseo y (aunque ahora sabía que salvó mi vida esa noche, podría haberlo hecho más amablemente) no estaba de humor para darle las gracias. Inclinando su plateada-canosa cabeza, me miró fijamente, una atónita expresión en su arrugada cara.
  • 121. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —¿Quién eres?—exclamó. —¿Qué quiere decir, con quién soy?—dije agriamente—. ¿Por qué anda persiguiéndome si no sabe quién soy? ¿Tiene por costumbre perseguir a extraños? —Estaba en el museo—dijo—. ¡Vi lo que hiciste! Por Cristo, la Virgen María Madre de Dios y todos los santos, ¿Quién eres, muchacha? Estaba tan indignada con la gente en general que grité. —¿Usted vio lo que estaba tratando de hacerme y no trató de ayudarme? Si me hubiera violado, ¿se habría quedado allí de pie y mirando? ¡Muchas gracias! Se lo agradezco. Caramba, esta llegando el punto en que no estoy segura quienes son más monstruosos… nosotros o ellos—.Me di la vuelta bruscamente y traté de marcharme pero ella se cogió de mi brazo con un sorprendente y fuerte agarre. —No podía ayudarte y lo sabes—dijo bruscamente—. Conoces las reglas. Me sacudí su mano del brazo. —Realmente no las conozco. Aunque a los demás se lo parezca. Pero no. —Una revelación es una muerte —añadió bruscamente la anciana—. Dos revelaciones dos muertes. Cada uno de nuestra clase se considera precioso, nunca más que ahora. No podemos arriesgarnos a delatar a más de nosotros, especialmente no a mí. Además, te defendiste de una forma que nunca había visto… ¡y contra un príncipe, nada menos! Cristo, ¿cómo lo hiciste? ¿Qué eres?—Su aguda mirada azul revoloteó desde mi ojo izquierdo al derecho una y otra vez—. Al principio tu pelo me engañó, entonces supe lo que eras, en el bar. Esa piel, esos ojos, y la forma de andar…och, igual que la Patrona! Pero tú no eres Patrona, o te hubiera reconocido. ¿De que rama de O’Connor provienes? ¿Quién es tu madre? —exigió. Sacudí la cabeza impacientemente. —Mire, señora, le dije esa noche en el bar que no era una O’Connor. Mi nombre es Lane. MacKayla Lane, de Georgia. Mi madre es Rainey Lane y antes de casarse con mi padre, era Rainey Frye. Así pues ya lo tiene. Siento decepcionarla pero no hay ninguna O’Connor en mi árbol genealógico. —Entonces eres adoptada—dijo rotundamente la anciana. Grité asombrada —¡No fui adoptada! —¡Tonterías! —dijo bruscamente la anciana—. Aunque no se los comos y los porqués, eres una O’Connor de pies a cabeza. —¡Un cuerno!—exclamé—. ¿Cómo se atreve a venir y decirme que no se quien soy? ¡Soy MacKayla Lane y nací en el Hospital de Cristo igual que mi hermana y mi padre estaba allí en la habitación con mi madre cuando nací y no soy adoptada y usted no sabe nada sobre mí o mi familia! —Evidentemente—replicó la anciana—, y tú tampoco. Abrí la boca, cambiando de opinión, la cerré y me marché dando la vuelta. Sólo le daba crédito a las falsas ilusiones de la anciana refutándolas. No era adoptada y lo sabía tan certeramente como que la anciana estaba loca. —¿Dónde vas?—exigió—. Hay cosas que tengo que saber. Quién eres, si podemos confiar en ti y como, por todo lo sagrado, puedes poner las manos sobre una de sus Reliquias. Esa noche en el bar pensé que eras una Pri—ya (escupió la palabra cómo el más obsceno de los epítetos) por la manera ida en que te quedaste mirándolo. Ahora no tengo ni idea de lo que eres. Tienes que venir conmigo. Alto ahí, O’Connor. Utilizó un tono de voz que, no mucho tiempo antes, hubiera detenido mis pasos y me hubiera girado, por respeto a mis mayores nada mas, pero ya no era esa chica. De hecho, no estaba muy segura de quien había sido realmente, como si la Mac ADL (Antes De la Llamada ese día
  • 122. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre en la piscina) no hubiera sido del todo real, sólo un vació y bonita amalgama de ropas de moda, música feliz y sueños retozones. —Deje de llamarme eso—siseé sobre mi hombro—, y aléjese de mi, anciana—Forcé un sprint pero no fui lo suficientemente rápida para dejar atrás sus siguientes palabras, y sabía que tan pronto como las dijera iban a rozarme como afilados guijarros en mis zapatos. —Entonces pregúntaselo a ella —resonó el desafío de la anciana—. Si estás tan segura de que no eres adoptada, MacKayla Lane, llama a tu madre y pregúntaselo.
  • 123. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPÍTULO 19 —¿Qué tenemos en la agenda para esta noche?— pregunté a Barrons en el momento en que entró en la librería. Había estado caminando de un lado a otro junto a los ventanales ardiendo de impaciencia, por dentro y por fuera, viendo cómo caía la noche más allá de la iluminada fortaleza. Supongo que mi tono era algo seco, porque levantó una ceja y me miró duramente. —¿Algo va mal, señorita Lane? —No. De ningún modo. Estoy bien. Sólo quería saber lo que debo esperar esta noche, — dije. —Robarle a alguien al que dejaremos vivo, o alguien al que tenemos que matar—. Sonaba crispada incluso a mí, pero sólo quería saber cuán peor persona iba a ser por la mañana. Cada día al mirarme el espejo se me haría más difícil reconocer a la mujer que me mirase. Barrons caminó a mí alrededor lentamente. —¿Está segura de que está bien, señorita Lane? Parece un poco tensa. Giré sobre mí misma, enfrentándome a él. —Estoy fenomenal —dije. Sus ojos se estrecharon. —¿Encontró algo en el museo? —No. —¿Registró todas las salas? —No. —¿Por qué no? —No estaba de humor —dije. —¿No estaba de humor? — Durante un momento Barrons palideció por completo, como si la idea que alguien pudiera desobedecer una de sus órdenes sólo porque no le gustara fuera más inconcebible para él que la posibilidad de vida humana en Marte. —No soy su caballo de tiro.—Le dije.—Tengo una vida, también. Al menos, solía tenerla. Solía hacer cosas perfectamente normales como quedar y salir a comer y ver películas y pasar el tiempo con amigos, sin pensar ni una vez en vampiros, o monstruos, o gángsteres. Así es que no vaya pasar sobre mí porque piense que no he actuado según sus exigencias. Yo no le planifico los días, ¿verdad? Incluso un OOP-detector necesita un descanso de vez en cuando —. Lo miré disgustada. —Tiene suerte de que le ayude, Barrons. Se acercó a mí y no se detuvo hasta que pude sentir el calor de su enorme cuerpo. Hasta que tuve que inclinar mi cabeza hacia atrás para mirarle y, cuando lo hice, me quedé desconcertada por sus brillantes ojos como la medianoche, el dorado aterciopelado de su piel, la curva sexy de su boca, con ese carnoso labio inferior que insinuaba voluptuosos apetitos carnales, y el superior que sugería autocontrol y quizá una pizca de crueldad, me hizo preguntarme cómo sería… Whuh. Sacudí la cabeza bruscamente, tratando de despejarme. Después de mis dos breves encuentros con V´lane, sabía que sólo estar en las inmediaciones de un Muertepor-sexo Fae causaba una subida hormonal extrema en una mujer, que no pasaba hasta que se liberaba de algún modo. Lo que V´lane me había hecho a mí hoy me había dejado tan tremenda y glacialmente excitada que tuve más orgasmos de lo que hubiera creído
  • 124. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre posible y necesité una larga ducha helada para calmarme. Y ahora parecía que no había sido suficiente, porque aún sufría los efectos residuales. No había otra manera explicar por qué estaba allí parada preguntándome cómo sería besar a Jericho Barrons. Afortunadamente, él escogió ese momento para abrir la boca que había estado encontrando tan perturbadora mente sexy y empezó a hablar. Sus palabras restauraron mi perspectiva bruscamente. —Todavía piensa que puede alejarse de esto, ¿verdad, señorita Lane? —dijo serenamente— Piensa que se trata de encontrar un libro, cree que descubrirá quién mató a su hermana; pero la verdad es que su mundo se va al infierno y usted es una de las pocas personas que pueden hacer algo al respecto. Si la persona o cosa equivocada coloca sus manos en el Sinsar Dubh, no lamentará la pérdida de su precioso y colorido mundo, lamentará el fin de humanidad tal como la conoce. ¿Cuánto tiempo cree que durará en un mundo donde alguien como Mallucé, o el Invisible que ha colocado sus guardaespaldas Rhino-boy por toda la ciudad, obtienen el Libro de la Oscuridad? ¿Cuánto tiempo piensa usted que querrá sobrevivir? Esto no se trata de un juego o diversión, señorita Lane. Esto no es ni siquiera sobre la vida y la muerte. Esto se trata de cosas que son peores que la muerte. —¿De verdad cree que no lo sé?— repliqué. Tal vez no hubiera estado hablando de todo lo que acababa de mencionar, pero seguro que había estado pensando en ello. Sabía que afuera había un cuadro más grande que lo que me había estado ocurriendo, en mi esquinita del mundo. Había comido patatas fritas con ketchup y había observado al Hombre Gris destruir a una mujer indefensa y me había preguntado todas las noches desde entonces quién sería su próxima víctima. Había visto de cerca la cosa-con-muchasbocas y sabía que estaba allí afuera en alguna parte, alimentándose de alguien. Me había preguntado – si hubiera podido saltar hacia adelante en el tiempo un año o dos – cómo sería Dublín entonces. No tuve ninguna duda de que el territorio oscuro del barrio abandonado se estaba expandiendo tal como Barrons y yo dijimos, que en alguna parte de allí afuera otra farola se había fundido, emitiendo un débil parpadeo final de luz antes de quemarse, y los Sombras instantáneamente habían reptado adentro alrededor de él y mañana, según Barrons, la ciudad ya no recordaría que el bloque alguna vez hubiera existido. Tales preocupaciones no estaban sólo en mi mente cuando estaba despierta; invadían mis sueños. La noche anterior había tenido una pesadilla en la cual había estado flotando sobre un Dublín que era negro como el azabache excepto por una solitaria y resplandeciente fortaleza de cuatro plantas en su centro. A la manera surrealista de los sueños, estaba al tiempo por encima de la ciudad y abajo, dentro de la tienda, mirando la puerta principal. Dublín había caído del tal forma en la oscuridad que sabía, que si bien había empezado a caminar en el mismo momento en que el sol asomaba por el horizonte, no podría llegar hasta otro santuario iluminado antes de anochecer, y que me quedaría atrapada en Barrons Libros y Bisutería para el resto de mi vida. Desperté pensando en cosas como sueños proféticos y catástrofes, en lugar de disfrutar de mis habituales agradables pensamientos matutinos sobre lo que iba a comer ese día y los bonitos vestidos que me pondría. Oh sí, sabía que esto se trataba de cosas peores que la muerte. Como esperar a seguir viviendo después de que tú hermana sea asesinada. Como ver que todo lo que sabías sobre ti misma y el mundo en general se convierta en una enorme, grande y gorda mentira. Pero el cuadro grande de afuera no era mi problema. Había venido a Dublín para encontrar al asesino de Alina, conseguir justicia como pudiera, luego volver a casa, y eso era lo que pensaba hacer. O'Bannion ya no era una amenaza, y tal vez fuera de la vista significaba fuera de la mente para Mallucé. Tal vez Barrons pudiera salvar la ciudad de los
  • 125. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Fae. Tal vez la Reina –si algo de lo que V´lane había dicho era cierto– pudiera encontrar el Libro Oscuro incluso sin mi ayuda, enviara a la cárcel al Invisible, y nuestro mundo regresaría a la normalidad. Tal vez después me fuera, todas las cosas demoníacas que buscaban el Sinsar Dubh se enfrentaran entre ellos hasta morir. Había gran cantidad de posibilidades y ninguna de ellas tenía que involucrarme. Estaba harta de este lugar. Quería salir antes de otra hebra más de realidad se desenredara alrededor de mis oídos. —¿Entonces por qué esta actitud?— exigió Barrons, —¿Y por qué no terminó con el museo? —Tuve una mal día, ¿vale?— dije serenamente, aunque por dentro me sentía como un volcán a punto de estallar de un momento a otro. —¿No puede tenerlo cualquiera, a veces? Estudió mi cara durante un largo momento, luego se encogió de hombros. — Bien. Acabe mañana. Puse los ojos en blanco. —¿Y qué vamos a hacer esta noche? Él me dirigió una sonrisa apenas perceptible. —Esta noche, señorita Lane, aprenderá a matar. Sé lo que se están preguntándose. Yo me lo preguntaría también: ¿Llamo a mi mamá? No soy ni tan estúpida ni tan insensible. Ella todavía se tambaleaba por el golpe de la muerte de Alina y yo no estaba dispuesta a herirla más. Calma, tenía que probar que la anciana estaba equivocada, por eso tras salir del museo y parar en una ferretería a conseguir un montón de linternas, había vuelto directamente de regreso a Barrons Libros y Bisutería, así podría llamar al hospital donde había nacido y desmentir la ridícula afirmación de la anciana. Una gran cosa acerca de los pueblos pequeños es que las personas son más amables que las de las grandes ciudades. Creo que es porque saben que la persona al otro extremo de la línea es alguien con quien podrían encontrarse en el entrenamiento de fútbol de su hijo el martes, o la noche del miércoles jugando a los bolos, o en uno de los muchos picnic y festivales de la iglesia del pueblo. Después de que pasaran mi llamada una media docena de veces y puesta en espera algunas otras, finalmente conseguí hablar con la jefa del Departamento de Registros, Eugenia Patsy Bell, y ella fue todo lo amable que pudo. Charlamos durante algunos momentos durante los cuales supe que había ido a la escuela secundaria con su sobrina, Chandra Bell. Le dije lo que estaba buscando, y ella me dijo que sí, que guardaban ambos registros, en papel y electrónicos, para cada nacimiento ocurrido en el hospital. Pregunté si podía encontrar el mío y me lo podía leer por teléfono. Dijo que lo sentía muchísimo, no le estaba permitido hacer eso, pero que si yo podía facilitarle algunos datos personales, ella podría consultarlo ahora mismo en su computadora, imprimirlo y enviármelo con el correo de la tarde. Le di la dirección de Barrons y estaba a punto de colgar, cuándo me pidió que esperase un momento. Permanecí al otro extremo de la línea, escuchándola mecanografiar en el teclado. Me pidió que reconfirmase mis datos dos veces, y lo hice, cada vez con una creciente sensación de temor. Entonces ella preguntó si me podría poner en espera una vez más mientras ella iba y comprobaba los archivos físicos. Fue una larga espera, y me alegré de haber hecho la llamada desde el teléfono de la librería.
  • 126. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Luego Eugenia regresó y dijo – ¿No es el colmo?–que no se lo podía explicar, porque ella sabía con toda certeza que sus registros estaban completos. Su base de datos se remontaba hasta el siglo diecinueve y era cuidadosamente puesta al día sólo por ella. Y sentía muchísimo no poder ayudarme, pero allí no había ningún registro, electrónico o de otra clase, sobre una tal MacKayla Lane nacida en el Christ Hospital, veintidós años atrás. Y no, dijo ella cuándo le presioné, nada veinticuatro años atrás para Alina Lane, tampoco. De hecho, no había registro alguno de ninguna Lane nacida en el Christ Hospital durante los últimos cincuenta años. No pudimos encontrar a un solo Invisible. Caminamos bajando calle por calle, entramos en un pub tras otro, pero no encontramos nada. Allí estaba yo, armada con una lanza aniquiladora Fae y un pésimo humor, sólo para serme negada la oportunidad de desahogarme destruyendo a uno de los monstruos responsables de convertir mi vida en el desorden que era. No es que estuviera completamente segura de que pudiera destruir a uno de ellos. Oh, estaba bastante segura de que mi cabeza estaba en el lugar correcto. Sólo que no sabía si mi cuerpo podría actuar como se suponía. Estaba casi segura de que sentía lo mismo que lo un tipo debe sentir antes de probarse a sí mismo en su primera pelea: preguntarse si tiene lo que se requiere para poner fuera de combate su adversario, o si se humillaría completamente golpeando como una niña, o aún peor, errando el golpe completamente. —Eso es por lo que la traje conmigo esta noche,—dijo Barrons, cuando le conté mis preocupaciones.—Preferiría que la fastidiara mientras estoy con usted, así puedo manejar la situación, que dejarla intentar su primera matanza usted sola y dejarse matarse en su lugar. No tenía ni idea de cuán proféticas resultarían ser sus palabras. —Sólo una noche de duro trabajo, protegiendo su inversión, ¿huh?— Dije secamente cuando salíamos de otro pub repleto únicamente de personas, ningún monstruo. Comentarios sarcásticos aparte, me alegraba de que estuviera cerca para salvarme si lo necesitaba. Podría no confiar en Barrons, pero había desarrollado un saludable respeto hacia su habilidad para “manejar” situaciones. —Entonces, ¿cómo se supone que debo hacerlo?— pregunté. —¿Hay algún truco para esto? —Sólo congélelo y apuñálelo, Señorita Lane. Pero hágalo rápido. Si le tamiza a alguna otra parte, no podré salvarla. —¿Hay algún lugar en particular donde deba apuñalarlo? Asumiendo, claro está, que lo que fuere con que tropecemos accidentalmente tenga el equivalente a partes de un cuerpo humano. ¿Eran como los vampiros? ¿Era preciso un tiro exacto en el corazón? Hablando de eso, ¿tenían corazones? —El intestino es siempre un buen lugar. Bajé la mirada hacia mi camisa de color de lavanda y mi corta falda, púrpura, con estampado de flores. La ropa combinaba fabulosamente con mi nueva imagen más oscura. —¿Sangran? — Algunos. Por así decirlo, señorita Lane—. Él me dirigió un rápido destello de una sonrisa oscura que no era agradable en absoluto, y supe en el acto que lo que fuera que saliera de algunos Invisibles iba a darme mucho asco.— Podría probar a vestirse de negro la próxima vez. No obstante, siempre podríamos regarla con la manguera en el garaje al volver. Lo miré ceñuda mientras entrábamos en nuestro catorceavo pub de la noche.
  • 127. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —¿Ninguno hace simplemente poof?— ¿No era lo que los monstruos se supone que hacen cuando les matas? ¿Desintegrarse instantáneamente en polvo que de repente se dispersa con un oportuno viento? —¿Poof, señorita Lane? El bar en la que habíamos entrado presentaba una banda en directo esa noche, y estaba atestada de gente. Atravesé el gentío, siguiendo la ancha espalda de Barrons. —Ya sabe, desaparecen. No se necesita perder el tiempo haciendo limpieza, o despejar el mundo de residuos de cadáveres inexplicables.— Aclaré. Volvió su mirada hacia mí, con una oscura ceja levantada. —¿De dónde saca sus ideas? Me encogí de hombros. — Libros y películas. Hieres a un vampiro, hace poof y desaparece. —¿De verdad?— bufó. —La vida raramente es tan conveniente. El mundo verdadero es considerablemente más desordenado. —Se movió hacia la barra en el centro del pub y me dijo por encima del hombro, —Y no confíe en una estaca para matar a un vampiro, señorita Lane. Quedaría muy desilusionada. Además de muerta. —¿Bien, entonces, cómo mata una persona a un vampiro?— pregunté a su espalda. —Buena pregunta. La típica respuesta de Barrons: ninguna respuesta en absoluto. Un día de éstos iba a arrinconarle con preguntas y no dejaría que se escabullera, un día de éstos, cuando no tuviera que preocuparme de tantas otras cosas. Sacudía la cabeza y fijé mi atención en las personas de alrededor, registrando caras, buscando las que pudieran vacilar y moverse como velas, traicionando al monstruo de su interior. Esta vez no quedaría decepcionada. Barrons lo vio al mismo momento que yo. —Sobre la chimenea — dijo quedamente. Entrecerré los ojos y apreté los puños. Oh sí, me gustaría matar a éste. Pondría fin a algunas de mis pesadillas. —Lo veo — dije. —¿Qué hago? —Espere a que salga. No libramos nuestras batallas en público. Muerto, su glamour desaparece. La barra entera vería su verdadera forma. —Bien, puede que la barra entera debiera ver su verdadera forma—dije—Tal vez deberían saber qué está pasando y qué hay fuera. Barrons me miró. —¿Por qué? ¿Para que puedan temer a cosas contra las que no pueden hacer nada para defenderse? ¿Para que puedan tener pesadillas acerca de monstruos que no pueden ver venir? Los humanos son inútiles en esta batalla. Puse una mano sobre mi boca y me concentré en mantener abajo mi cena de palomitas de maíz al microondas. Sentía como si explotaran de nuevo en mi estómago y la bolsa estuviera a punto de reventar. —No puedo quedarme aquí mirando,—dije. No sabía si mi repentina náusea era una reacción al Invisible, o a la vista de su víctima. —Casi ha terminado, señorita Lane. Está a punto de hacerlo. En caso de usted no pueda decirlo. Oh, podría decirlo. Al instante en que divisé al Hombre Gris y su compañero supe que estaba a punto de hacerlo. La mujer de la que el monstruo flaco, de nueve pies de alto se alimentaba tenía buenos huesos. Huesos dignos de una modelo: la clase que marca la diferencia entre una cara bonita y una de calidad de agencia. Yo tengo una cara bonita. Esa mujer una vez había sido exquisitamente bella. Ahora esos grandes huesos eran todo lo que quedaba de ella, bajo un barniz de carne delgada, pálida, demacrada. Y aún así la devastada mujer miraba al purulento Invisible
  • 128. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre con adoración en los ojos. Incluso desde aquí podía ver la ictericia sanguinolenta en sus ojos, por docenas de diminutos vasos capilares reventados. No tuve ninguna duda que sus dientes habían sido blancos como perlas alguna vez, pero ahora eran grises y tenían una apariencia quebradiza. Una pequeña, asquerosa y purulenta llaga había aparecido en la comisura de su boca, y había otra en su frente. Cuando echó hacia atrás la cabeza, sonriendo provocativamente hacia su destrucción— a sus ojos, un maravilloso hombre rubio— dos mechones de su pelo cayeron, uno al suelo, el otro encima del zapato de un hombre que estaba detrás de ella. El hombre bajó la mirada, vio el jirón de cuero cabelludo y el pelo en su zapato, y lo pateó fuera de su pie con un estremecimiento. Miró hacia la víctima del Hombre Gris, agarró a su cita de la mano, y se la llevó a la fuerza a través del gentío como si huyera de la peste negra. Aparté la mirada. No podría mirar. —Pensé que sólo las afeaban. Pensé que no se alimentaban de ellas hasta que mueren. —Normalmente no lo hacen. —¡La está matando, Barrons! ¡Tenemos que detenerlo! —incluso yo oía el tono de histeria en mi voz. Me dio la vuelta tomándome por los hombros y me estremecí. Su toque me atravesó como relámpago de calor. —¡Serénese, Señorita Lane! Es demasiado tarde. No podemos hacer nada por ella ahora. Esa mujer no tiene esperanza de recobrarse de lo que le ha hecho. Va a morir. Sólo es cuestión de tiempo. Esta noche por causa del Hombre Gris, mañana por su propia mano, o en dentro de algunas semanas por una grave dolencia debilitante que los médicos no podrán identificar o atajar de ninguna forma conocida para los humanos. Me quedé mirándolo fijamente. —¿Está bromeando? ¿Quiere decir que, incluso si la víctima trata de continuar con su vida, no importa cuán grave pueda estar, morirá de todas formas? —Si el Hombre Gris llega tan lejos, sí. Normalmente no lo hace. Generalmente deja a sus víctimas vivas porque le gusta volver a visitarlas, saborear su dolor durante tiempo. Ocasionalmente, sin embargo, encuentra una tan bella que no parece capaz de soportar que ella exista, así es que la mata en el acto. Al menos nunca tendrá que verse en un espejo, señorita Lane. Al menos su paso por el infierno será breve. —¿Se supone que eso es una ventaja?— lloré. —¿que será breve? —Subestima el valor de la brevedad, Señorita Lane —sus ojos eran helados, su sonrisa gélida. — ¿Qué edad tiene, veintiuno, veintidós? Hubo un tintineo de un vaso al romperse, un ruido sordo como de un cuerpo golpeando el suelo, y una exclamación colectiva detrás de mí. Barrons miró sobre mi hombro. Su gélida sonrisa se desvaneció. — ¡Oh Dios!, ¿está muerta? —gritó una mujer. — ¡Parece como si su cara estuviera podrida! —exclamó un hombre, consternado. —Ahora, señorita Lane, —ordenó Barrons. — Se mueve. Se dirige a la puerta. Vaya tras él. La sigo. Traté de mirar por encima mi hombro. No sé si quise asegurarme de que la mujer realmente ya no sufría, o si era simplemente algún instinto humano innato de mirar a los muertos—ciertamente explicaría nuestros velatorios, sin mencionar a todos esos curiosos descarados atascando las carreteras alrededor de Atlanta durante los accidentes de tráfico. Pero Barrons atrapó mi barbilla con la mano y me obligó a mirarle directamente a los ojos. —No lo haga,— ladró.—Los muertos permanecen en su recuerdo. Sólo vaya a matar al maldito que lo hizo.
  • 129. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Me pareció un buen consejo. Salimos del pub. Seguí al Hombre Gris y Barrons me siguió a mí, una docena de pasos por detrás. La última vez que había visto a este Invisible, yo tenía una melena rubia. Dudé que me reconociera con mi nueva apariencia. No sabría que yo era una sidhe-seer o una Null, o que tenía la lanza, así es que decidí que mis probabilidades de matarlo eran altas, si podía acercarme lo suficiente. Acercarse lo suficiente, no obstante, iba a ser un problema. Inhumanamente alto, era también inhumanamente rápido. Ya caminaba a toda velocidad para alcanzarlo. Para atraparlo, iba a tener que echar a correr. Es un poco difícil acercarse a hurtadillas a un enemigo a todo galope, especialmente con tacones. — Se escapa, señorita Lane, — gruñó Barrons detrás de mí. —¿Cree que no lo sé?— repliqué. Casi hacia la mitad de la manzana me pareció percibir repentinamente su repelente glamour; Los peatones se apartaban de sus trayectorias, desviándose, bajando a la calzada. Abruptamente, tuve una clara visión de él en la acera, lo cual no era bueno. Apenas podría oscurecer algo sin ningún camuflaje entre nosotros. Iba a tener que dejarlo escapar. Se detuvo, dio la vuelta, y me miró directamente. Me congelé. No tenía ni idea cómo lo supo, pero él sabía que lo conocía, y yo lo supe, y no hubo forma de disimular. —¡Malditos infiernos! —oí que Barrons maldecía quedamente, seguido de un roce de acero, un susurro de tela, y luego silencio detrás de mí. Nos miramos mutuamente, el Hombre Gris y yo. Entonces sonrió con esa horrible boca en medio de su cara, estrecha y delgada. —Te veo, sidhe-seer,— dijo. Su risa era como el sonido de cucarachas corriendo sobre hojas secas. —Te vi en el bar. ¿Cómo quieres morir?— Se rió otra vez. —¿Lento, o más lento? Deseé que se me hubiera ocurrido preguntarle antes a Barrons sobre mi sospecha de la extraña palabra que la mujer vieja había usado hoy, era correcta. Estaba casi segura del contexto en que ella la había usado y sabía su significado, pero sólo había una forma de comprobarlo. Me humedecí los labios, bajé la mirada, y rogando estar en lo cierto, dije jadeante. — Como usted quiera, señor. Soy Pri-Ya. El Hombre Gris siseó, mostrando uno dientes de tiburón en su boca sin labios. Su burlona diversión se desvaneció y sus ojos oscuros brillaron con un súbito interés que unía la excitación sexual con el sadismo homicida de un modo que me estremeció hasta los huesos. Me mordí la lengua para no dejar traslucir mi repulsión. Estaba en lo cierto. Pri-ya quería decir algo como Fae-drogadicta o Fae-prostituta. Le pediría a Barrons una definición exacta cuando esto hubiera terminado. Ahora mismo, tenía que acercarme a eso. El Hombre Gris podía tener alguna sospecha sobre mí, pero no sabía que yo era un Null, o que tenía un arma capaz de matarlo. No hubo ningún error en lo que creía qué yo le ofrecía, quería que lo pensara lo suficiente como para creer el trato verdadero. Me percaté de que ésa era su debilidad, su Talón de Aquiles. Podía acaparar belleza, podría emitir un glamour para hacer que incluso la mujer más bella lo deseara, pero nunca sería deseado en su forma verdadera y eso lo sabía. Excepto… tal vez… por una Pri-Ya. Una mujer que fuera una Fae-colgada, una Faeciega, una puta para cualquier cosa Visible o Invisible. Esa devoción enfermiza sería lo más cercano a la atracción verdadera que este monstruo podría conocer alguna vez
  • 130. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Se restregó sus manos purulentas y echó una mirada de soslayo. Al menos, a diferencia de la Cosa-con-muchas-bocas, sólo tenía una boca con la que mirar de manera lasciva. — —De rodillas, Pri-Ya, — dijo. Me pregunté por qué les gustaban a los Fae las mujeres de rodillas. ¿Tenían todos ellos fetiches? Puse una sonrisa en mis labios como la que había visto en la inexpresivamente condescendiente cara de la joven gótica en Mallucé, y me arrodillé en la acera de piedra fría. Ya no podía oír a Barrons o a cualquiera en la calle detrás de mí. No tenía ni idea de dónde se había ido todo el mundo. Parecía que el repelente glamour del Hombre Gris estaba a la par con el de V´lane. La cremallera de mi bolso estaba abierta, mis manos listas. Si tan sólo pudiera congelarlo la mitad de tiempo que a la Cosa-con-muchas-bocas, tendría tiempo de sobra para matarlo. Una vez que se aproximara, estaría muerto. Pudo haber sucedido de ese modo, debería haber surtido efecto de ese modo, pero cometí un grave error. ¿Qué puedo decir? Era mi primera vez. Mis expectativas no estaban en línea con la realidad. Había caminado calle abajo y esperé que volviera caminando. No lo hizo. Se tamizó de regreso. Me agarró, una garra amarilla en mi pelo, antes de que supiese qué ocurría. Inhumanamente fuerte, me levantó con fuerza del suelo, su puño gris tirando de mi cuero cabelludo. Afortunadamente, mis instintos de sidhe-seer reaccionaron y metí ambas manos de un golpe en su pecho cuando me levantó en el aire. Desafortunadamente, se congeló exactamente así, con su mano en mi pelo, y yo colgada. Un dato importante: Tengo brazos de longitud humana normal. Mi lanza estaba en mi bolso. Mi bolso estaba en la acera, algo lejos por debajo de mis pies. —Barrons— chillé desesperadamente. —¿Dónde está? —Increíble— dijo una voz seca por encima de mí. —De todas las potenciales escenas que había visualizado, ésta no era una de ellas. Traté de mirar hacia arriba pero me lo impidió un doloroso tirón y sujeté mi cabeza con ambas manos en lugar de ello. ¿Qué hacía él en el techo? ¿Además, cómo se había subido al techo? No recordaba haber pasado ninguna escalera de mano. ¿Y no era un edificio de dos plantas? —¡Apresúrese! ¡Me duele!—grité. Sabía que era afortunada de que él estuviera allí. Si me hubiera metido en este lío yo sola, habría tenido que arrancarme el pelo para escapar, y francamente, no tenía la certeza de que pudiera hacerse. Tengo el pelo realmente fuerte y esa cosa sujetaba un puñado enorme. —¡Venga adelante, deprisa! ¡Coja mi bolso! No sé cuánto tiempo permanecerá congelado. Barrons bajo a la acera delante de mí con un ruido sordo de botas golpeando la piedra, su largo abrigo negro ondulando a su alrededor. —Probablemente debería haberlo pensado antes de congelarlo, señorita Lane — dijo serenamente. Colgada como estaba, quedaba a la misma altura de sus ojos. Transferí mi agarre de mi cuero cabelludo al brazo inmovilizado del Hombre Gris y usé todas mi fuerzas para descargar una parte del peso a mi pelo. —¿Podemos hablar de esto después de que me haya bajado? —rechiné. Cruzó los brazos sobre su pecho. — No tendría un después si no estuviera yo aquí para salvarla. ¿Hablamos de dónde se equivocó?
  • 131. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre No era una pregunta, pero traté de contestarla de todos modos. —Preferiría no hacerlo ahora. —Uno: Fue obvio que no esperaba que tamizara hacia usted y no se preparó para ello. Su lanza estaba en el suelo a su lado. Su bolso debería haber estado arriba y debería haber estado lista para a apuñalar al Hombre Gris a través de él. —De acuerdo, me equivoqué. ¿Puede darme mi bolso ahora? —Dos: soltó su arma. Nunca suelte su arma. No me importa si tiene que vestir ropas holgadas y atarlo a su cuerpo bajo ellas. Nunca suelte su arma. Incliné la cabeza, aunque no realmente. No podía mover tanto mi cabeza. —Lo entiendo. Lo entendí la primera vez que lo dijo. ¿Ahora puede darme mi bolso? —Tres: no pensó antes de actuar. Su máxima ventaja en cualquier batalla individual con un Fae es que no sabe que usted es un Null. Desgraciadamente, este ahora lo sabe. Él recuperó mi bolso – al fin – y yo intenté alcanzarlo con ambas manos pero él lo sujetó fuera de mi alcance. Volví a agarrarme al brazo del Hombre Gris. Tenía un dolor de cabeza el tamaño de Texas. Traté de patearle, pero se apartó fácilmente. Jericho Barrons tenía esa clase de reflejos que sólo he visto antes en atletas profesionales. O en los animales. —Nunca congele a un Fae, señorita Lane, a menos que esté absolutamente, cien por cien segura de que puede matarlo antes de que se descongele de nuevo. Porque éste—él golpeó ligeramente el rígido abrigo del Invisible del cual yo colgaba—es perfectamente consciente aunque está helado, y en el mismo instante en que lo descongele va a tamizar fuera con usted. Usted se irá antes incluso de que su cerebro pueda comprender que se ha descongelado. Dependiendo de dónde la lleve, ya que podría materializarse rodeada por docenas como él, usted estará allí, su lanza estará aquí, y yo no tendré ni idea de por dónde empezar a buscar. —¡Oh, por el amor de Dios, Barrons, — exploté, pataleando salvajemente en el aire, — basta ya! ¿Quiere callarse y darme mi bolso? Barrons bajó la mirada hasta la lanza, que asomaba de mi bolso, y arrancó la pelota de papel de la letal hoja. Entonces se inclinó hacia adelante y se puso justo frente a mi cara. Tan de cerca podía ver cuán verdaderamente furioso estaba conmigo. Las comisuras de su boca y los bordes de las ventanas de su nariz estaban blancos, y sus ojos oscuros ardían de cólera. —Nunca se separe de esto otra vez. ¿Me entiende, señorita Lane? Usted comerá con esto, se duchará con esto, se acostará con esto, follará con esto. Abrí mi boca para decirle que no sólo actualmente no tenía a alguien con quien hacer eso último, que nunca lo llamé así, y que no me gustaba llamarlo así, cuando mi perspectiva cambió bruscamente. No estoy segura de si el Hombre Gris empezó a moverse antes de que Barrons lo apuñalara en el intestino, o después, pero algo húmedo me roció repentinamente, y mi pelo se soltó. Caí de rodillas y de bruces contra la acera. El Hombre Gris cayó a mi lado. Instantáneamente retrocedí sobre mis manos y mis rodillas. Un corte profundo en su abdomen exudó las mismas cosas verde-grisáceas que me sacudí al descubrir que estaban también en mi camisa, mi falda, y mis piernas desnudas. El Invisible miraba a Barrons tras la punta de lanza –la mitad envuelta en lo que solía ser mi bolso favorito, y todavía podría haberlo sido de no ser por el cieno goteando, sus ojos relampagueando con incredulidad, odio, y furia. Aunque su furia era para Barrons, meneó la cabeza y las últimas palabras que pronunció fueron para mí. —El Amo ha vuelto, perra estúpida, y él va a hacerte lo mismo que le hizo a la última pequeña sidhe-seer. Desearás haber muerto en mis manos. Suplicarás la muerte de la misma forma que ella.
  • 132. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Momentos más tarde, cuando Barrons me devolvió mi bolso, aunque sabía que ya estaba muerto, arranqué la lanza y se la clavé de nuevo de todos modos.
  • 133. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPITULO 20 En el año desde el día que cogí el avión para volar a Dublín, decidida a encontrar el asesino de mi hermana y llevarlo ante la justicia, he aprendido que puedes descubrir más de lo que las personas no te dicen, que de lo que te dicen. No es suficiente con escuchar sus palabras, tienes que extraer de sus silencios el mineral enterrado. Es a menudo solo en las mentiras que negamos decir que la verdad puede ser escuchada por casualidad. Barrons eliminó el cuerpo del hombre de gris esa noche, no pregunté como. Sólo volví a la librería, tomé la ducha más larga y caliente de mi vida y restregué mi pelo tres veces. Si, tuve la lanza conmigo en la ducha. Había aprendido la lección. Al día siguiente, terminé en el museo sin incidentes. Sin V’lane, ninguna anciana y ningún OOP en todo el lugar. Por primera vez desde que me estaba quedando en la librería, esa noche Barrons no hizo aparición. Adiviné que debía haberse escabullido mientras estaba arriba, contestando e-mails en mi portátil. Era sábado, por eso pensé que debía tener una cita y me pregunté donde un hombre como él saldría. No podía verle siguiendo la rutina de película y cena. Me pregunté que tipo de mujer saldría con él, entonces recordé la de Casa Blanca. Con total aburrimiento, les imaginé teniendo sexo, pero cuando la mujer empezó a parecerse cada vez mas a mí, decidí que había modos mas sabios y acertados de matar el tiempo. Pasé la tarde viendo viejas películas en la pequeña televisión que Fiona guardaba detrás del mostrador de la librería, tratando de no mirar fijamente el teléfono, o pensar demasiado. Pero el domingo por la mañana, era una ruina. Sola con demasiadas preguntas y nadie con quien hablar, hice lo que me había jurado que no haría. Llame a casa. Papá contestó, como había hecho siempre que yo llamaba desde Irlanda. —Hola.— Dije alegremente, cruzando las piernas y enredando el cable del teléfono en mi dedo. Estaba sentada en un sofá cómodo en el área de conversación en la parte de atrás de la librería. —¿Cómo va eso? Charlamos con poco entusiasmo por varios minutos del tiempo en Georgia y el tiempo en Dublín, antes de seguir adelante con la comparación y el contraste de la comida entre Georgia y la comida de Dublín, entonces se lanzó a una diatriba confusa que unió teóricamente los climas con precipitaciones por año con personalidades severas y, justo cuando pensaba que seguramente había acabado con su sarta de banalidades y podíamos empezar una conversación real, empezó con uno de sus temas de relleno favoritos por los cuales había sido conocido por pontificar durante horas: El siempre fluctuante precio de la gasolina en América y el rol que estaba jugando el presidente en nuestros infortunios económicos actuales. Casi me eche a llorar. ¿A esto es a lo que habíamos llegado, una conversación artificial entre extraños? Por 22 años este hombre había sido mi roca, el que besaba mi rodilla raspada, mi entrenador en la Liga Infantil, mi colega en el entusiasmo por los coches deportivos, mi profesor y aunque supiera que no había sido la hija más ambiciosa, esperaba que me contara sobre
  • 134. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre sus orgullos y alegrías. El había perdido una hija y yo una hermana, ¿No podíamos consolarnos el uno al otro de algún modo?. Moví nerviosa el cable del teléfono, esperando que redujese pero no lo hizo, y finalmente, no pude esperar mas. No iba a llegar a ningún sitio con él. —¿Papá, puedo hablar con mamá? —Le interrumpí. Obtuve su respuesta enlatada. Estaba durmiendo y no quería molestarla porque raras veces hacía algo excepto dar vueltas en la cama, a pesar de toda la medicación que tomaba, y el doctor había dicho que solo el tiempo y el descanso podía ayudarla a curarse, y quería a su esposa de vuelta y ¿no quería yo a mi madre? Por eso ambos debíamos dejarla descansar. —Necesito hablar con mamá. —Insistí No hubo ninguna concesión de su parte. Pienso que obtuve mi obstinación de él. Ambos clavamos nuestros talones y echamos raíces si tratan de empujarnos. —¿Hay algo mal con ella que no me estas contando? —Pregunté El suspiró y era tal un sonido triste y profundamente cansado que de repente supe que si le veía en ese momento, parecería como si hubiera envejecido diez años en las dos semanas desde que le dejé. — Esta un poco distraída por la pena, Mac. Se culpa de lo que le paso a Alina y no se puede razonar con ella sobre eso. —Dijo. —¿Cómo podría culparse de la muerte de Alina? — Exclamé. —Porque la dejó irse a Irlanda en primer lugar. —Dijo cansadamente, y podía decir que esta era una conversación que había tenido con ella una docena de veces pero no había hecho ningún progreso. Tal vez conseguí mi obstinación de ambos lados. Mamá se atrinchera, también. —Esto es ridículo. Es como decir que si decido tomar un taxi al algún lugar y el taxi tiene un accidente, fuera mi culpa. Es mi elección tomar el taxi. No podíais saber que algo iría mal y tampoco podía Mamá. —A no ser que alguien nos avisara en primer lugar. — Dijo con una voz tan baja que estuve cerca de no percibirlo y entonces no estuve segura de haberle oído bien. —¿Huh? —Dije. —¿Qué has dicho? ¿Te dijo alguien que no dejaras ir a Alina a Irlanda? ¡Oh, Papá, la gente esta siempre llena de pronósticos nefastos! Todo el mundo es un profeta en retrospectiva. ¡No puedes escucharlos! — Aunque me guste Ashford, tenemos nuestra parte de cotillas, y podría ver a alguno de los habitantes menos amables y cotillas de la ciudad cotilleando en el supermercado, y no silenciosamente cuando mis padres pasaban. Diciendo cosas sarcásticas como, ¿Bien, que esperaban , mandando a su hija a cuatro mil millas de distancia sola, de todos modos?. En el momento justo, papá dijo: —¿Qué tipo de padres dejan que su hija se vaya a cuatro mil millas de casa sola? —Todo tipo de padres dejan a sus hijos estudiar en el extranjero. —Protesté. — No podéis culparos a vosotros mismo. —Y ahora te has ido, también. Vuelve a casa, Mac. ¿No te gusta esto? ¿No estabas bien? Siempre pensamos que tú y tu hermana erais felices aquí. — Dijo —¡Lo éramos!, — exclamé. —¡Lo era! ¡Entonces Alina fue asesinada! Hubo un pesado silencio que pase la mayor parte deseando haber mantenido mi boca grande y gorda cerrada, entonces dijo. —Déjalo ir, Mac. Solo sigue adelante. Déjalo ir — ¿Qué? —Estaba pasmada. ¿Cómo podía decir eso? — Quieres decir, ¿vuelve a casa y deja al monstruo que le hizo esto a Alina se escape? ¿Qué continúe andando por ahí para matar a la hija de alguien más después? — ¡No doy una gloriosa mierda por la hija de alguien!
  • 135. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Me estremecí. En toda mi vida, nunca había escuchado una palabrota de mi padre. Si alguna vez lo hizo, lo hizo en privado o por lo bajo. —Me preocupo por lo que es mío. Alina esta muerta. Tú no. Tu madre te necesita. Yo te necesito. Suba a un avión. ¡Recoge ahora mismo y vuelve a casa, Mac! Juré, lo prolongué en mil caminos diferentes en mi cabeza; desde una acumulación de varias frases, hasta una explicación de cinco minutos y la disculpa por la que estuve a punto de preguntar, pero ninguna salió. Abrí mi boca, permaneció abierta, y simplemente logré respirar en el teléfono mientras pensaba en todas las cosas que podía o debía decir, incluyendo solamente callarme y nunca preguntar. Estaba en sexto grado cuando aprendí sobre cosas como ojos marrones y ojos azules, sobre los genes dominantes y los recesivos y que tipo de padres hacen que tipo de bebés y entonces fui a casa esa noche para mirar detenidamente a mi madre y a mi padre. No dije nada porque Alina tenía los ojos verdes igual que yo, por lo que éramos obviamente familia, y siempre había tenido tendencias de avestruz; Si puedo meter la cabeza lo bastante hondo bajo la arena de modo que no pueda ver a cualquiera que me esté mirando fijamente, con lo que él tampoco puede verme, y no importa cuanto trate la gente de discutirlo, percepción es realidad. Es lo que escoges creer lo que hace de ti la persona que eres. Hace once años, escogí ser una hija feliz en una familia feliz. Escogí encajar, pertenecer, sentirme a salvo y mantener incluso mis profundas raíces sureñas fuertes y orgullosas. Escogí creer que la teoría de ADN estaba equivocada. Escogí creer que los profesores no siempre sabían de lo que estaban hablando y los científicos nunca podrían entender todo lo que había que entender sobre las complejidades de la psicología humana. Nunca discutí esto con nadie. Nunca lo hice. Sabía lo que pensaba y eso era suficiente. Apenas escape con una D en los requerimientos de ciencias del instituto y desde entonces nunca tome otro curso de biología. —¿Papá, soy adoptada?. — Dije Hubo una suave explosión de aire al otro lado de la línea, como si alguien hubiera golpeado a Jack Lane en el estómago con un bate de baseball. Di que no, Papá, di que no, Papá, di que no. El silencio se prolongó. Mantuve mis ojos cerrados contra el calor de las lágrimas. —Por favor, di algo. Hubo otro silencio largo y terrible, interrumpido por un suspiro profundo hasta los huesos. —Mac no puedo abandonar a tu madre ahora mismo. No puede estar sola. Esta muy delicada e inestable. Después de que te fueras a Dublín, ella… bien, ella solo… se sintió apartada. La mejor cosa que puedes hacer ahora mismo por todos nosotros es volver a casa. Ahora. Esta noche. — Hizo una pausa, entonces dijo cuidadosamente, —Bebé, eres nuestra hija de cualquier forma. —¿Realmente? — Mi voz era de cierto modo chillona. — ¿Cómo un pájaro? ¿Soy tu hija de esa manera también, Papi? — Abrí los ojos pero no enfoque correctamente. — ¡Para, Mac!¡No sé de donde salió esto! ¿Qué estás haciendo planteándote algo como esto, ahora? ¡Vuelve a casa!. - No importa de donde salió. Importa a donde va. Dime que Alina y yo no fuimos adoptadas, Papi. —Insistí — Dímelo. ¡Dilo! Solo di esas palabras y podemos terminar esta conversación. Es todo lo que necesitas decir. Alina y yo no fuimos adoptadas. Dilo. A menos que no puedas. Hubo otro de esos silencios horribles, horribles. Entonces dijo. - Mac, bebe, te queremos. Vuelve a casa. — Su profundo tono de barítono por lo general fuerte se rompió en la última palabra. Se aclaro la garganta y cuando volvió a
  • 136. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre hablar uso su voz controlada de abogado de impuesto que transmitía años de experiencia unido con la seguridad total de que podías confiar en él para saber que era lo mejor. Tranquilo, seguro, poderoso, apoyado por seis pies y dos pulgadas de seguridad en si mismo, un hombre sureño fuerte, que uso para camelarme. — Mira, voy a reservarte un vuelo en el momento es que colguemos, Mac. Ve haciendo las maletas ahora mismo y ve al aeropuerto. No quiero que hagas o pienses sobre nada. No pagues. Me haré cargo de cualquier deuda que puedas tener por teléfono. ¿Me oyes?. Voy a volver a llamarte y decirte en que vuelo estas. Empaca y vete. ¿Me oyes?. Mire al exterior por la ventana. Estaba empezando a llover. Ahí estaba: la mentira de la que se negaba a hablar, si no hubiéramos sido adoptadas, Papá me lo habría dicho sin ninguna vacilación. Se hubiera reído y dicho: Por supuesto que no habéis sido adoptadas, tonta. Y ambos pensaríamos que era divertido que pudiera ser tan estúpida. Pero no lo había dicho, porque no podía. —Dios, Papá, ¿Quién soy? — Fue mi turno para que mi voz se rompiera. — Mi hija. — Dijo ferozmente por teléfono. —¡Esa es quien eres! ¡La bebé de Raine y Jack Lane!. Pero no lo era, realmente. No por nacimiento. Y ambos lo sabíamos. Y adivino que una parte de mi lo había sabido todo hace mucho. 1. Las hadas existen 2. Los vampiros son reales 3. Un gángster y 15 de sus compinches estaban muertos por mi. 4. Soy adoptada Mire hacia abajo al diario que pronto estaría lleno, ignorando el chapoteo de las lágrimas que estaban haciendo que la tinta se corriera en la página. De las cuatro cosas que había enumerado, sólo una tenía el poder de aniquilarme. Podía entender cualquier rareza, reordenarme con cualquier realidad, excepto con una. Soy adoptada Podía tratar con hadas y vampiros y podía vivir con sangre en las manos, mientras que pudiera levantarme y decir orgullosa, —Soy MacKayla Lane, ya sabes, de Frye-Lane en Ashford, Georgia Y sigo la misma receta genética que todos los demás en mi familia. Tenemos tarta amarilla con una capa dulce de chocolate, todos nosotros, desde los abuelos hasta el más pequeñito. Encajo con ellos. Pertenezco a algún lugar. No tienes ni idea de lo importante que es, cuan profundamente tranquilizador, hasta que lo pierdes. Toda mi vida, hasta este momento, he tenido una manta caliente y protectora arropándome, un tejido de tíos y tías, puñados de primos primeros, segundos y terceros, anudados con abuelas y abuelas. Aquella manta acababa de caerse de mis hombros. Me sentía fría, perdida y sola. O’Connor, me llamó la anciana. Había dicho que tenía su piel y sus ojos. Había mencionado un nombre, un nombre extraño: Patrona. ¿Era una O’Connor? ¿Tenía parientes en algún lugar de Irlanda? ¿Por qué no se había quedado conmigo? ¿Por qué Alina y yo habíamos sido entregadas? ¿Dónde nos habían conseguido Mamá y Papá? ¿Cuándo? ¿Y cómo había logrado que todos mis tías, tíos y abuelos parlanchines, habladores y cotillas mantuvieran un silencio conspirador? Ninguno de ellos había tenido un desliz. ¿Qué edad habríamos tenido cuando fuimos adoptadas? Yo apenas debía haber nacido porque no tengo recuerdos de ninguna otra visa, tampoco Alina nunca lo había mencionado. Ya que era dos años mayor que yo, era lógico que hubiera sido la primera con memoria anacrónica. ¿O sus recuerdos de otra vida y otro lugar simplemente
  • 137. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre se habían enturbiado con nuestra nueva vida y se había combinado sin costuras con el tiempo? Era adoptada. El pensamiento me tenía girando, en un tornado, y todavía eso no era lo peor de todo. La parte que realmente que mordía, la parte que tenía sus dientes sobre mí y no me dejaba ir, era que la única persona que me constaba que había sido familia estaba muerta. Mi hermana. Alina. Mi único pariente de sangre en el mundo y se había ido. Estaba asolada con un pensamiento horrible: ¿Lo había sabido?¿Había averiguado que éramos adoptadas y no me lo dijo? Era una de las cosas que había querido decir con, ¿Hay tantas cosas que te tendría que haber dicho?. ¿Había estado aquí en Dublín, como yo ahora mismo, sintiéndose confusa y desconectada? —¡Oh Dios!— dije, y las lágrimas se convirtieron en grandes sollozos estremecedores e hirientes. Lloraba por mi, por mi hermana, por las cosas que nunca pude empezar a poner en palabras y nunca podría ser capaz de explicar. Pero si sintió algo como esto: solía caminar sobre mis pies. Ahora todo lo que sabía hacer era gatear. Y no estaba segura de cuanto iba a llevarme levantarme sobre mis rodillas y recuperar mi equilibrio, pero sospeche que cuando lo hiciera, nunca caminaría de la misma forma otra vez. No sé cuanto tiempo me senté y lloré, pero finalmente mi cabeza estaba latiendo tan fuerte para llorar más. Os dije al principio de esta historia que el cuerpo de Alina había aparecido a unas millas lejos de La Casa Clarín, en el callejón lleno de basura en el lado opuesto del río Liffey. Sabía exactamente donde porque había visto las fotos de la escena del crimen, y que antes de abandonar Irlanda terminaría en ese callejón, diciéndole adiós. Me arrastre fuera del sofá, fui a mi habitación prestada, metí dinero y mi pasaporte en el bolsillo de mis jeans entonces nada interferiría con una rápida extracción del contenido de mi bolso, lo tire sobre mi hombro, dando un tirón a la gorra de béisbol sobre mis ojos, incrustándome unas gafas de sol y fui fuera para hacerle señas a un taxi. Era hora de ir al callejón. Pero no a decir adiós sino para decir hola a una hermana que nunca había conocido y nunca conocería; La Alina que era mi verdadera familia, la única que había sido templada en la forja de Dublín, quien había aprendido duras lecciones y hecho elecciones difíciles. Si, después de todos sus meses aquí, hubiera tropezado con la mitad de lo que yo tenía, entendería porque había hecho todo lo que había hecho. Recordé que Mamá y Papá habían tratado de visitar a Alina en dos ocasiones. Ambas veces, ella se había negado. La primera vez había dicho que estaba enferma después de los exámenes. La segunda vez había usado una ronda de castigo de exámenes como excusa. Ninguna vez me invito a volar, y la única vez que hable de tratar de ahorrar el dinero, al instante me había dicho que no lo derrochase en eso, pero que lo gastase en ropa bonita, música nueva y salir a bailar por ella, una cosa que solíamos adorar hacer juntas, mientras estudiaba y antes de que lo supiera estaría en casa. Ahora entiendo lo que aquellas palabras debían haberle costado. ¿Sabiendo lo que estaba acechando allí y deslizándose por las calles de Dublín, hubiera permitido a alguien que quisiera venir aquí y verme? Nunca, hubiera mentido mas que un sacamuelas para mantenerlos alejados. Si hubiera tenido una hermanita que era mi único pariente de sangre, a salvo en casa, ¿le habría dicho algo de esto y arriesgarme a arrastrarla en ello? No, habría hecho exactamente lo que Alina había hecho: protegerla de mi aliento moribundo. Mantenerla feliz y entera todo el tiempo que pudiera.
  • 138. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Siempre había respetado a mi hermana, pero ahora tenía una nueva apreciación completa de ella. Agarrada a ello, necesitaba estar en algún lugar que supiera en el que había estado. Algún lugar impreso por ella y su apartamento no era adecuado. Aparte del olor a melocotones y el perfume Beautiful, nunca había tenido una presencia fuerte de ella aquí, como si no pasara mucho tiempo en él, excepto cuando hablaba conmigo o dormía. No había tenido un sentimiento real de ella en el campus, tampoco, pero podía pensar en un lugar que sabía que la sentiría intensamente. Necesitaba ir donde había estado corriendo por la tierra, cuatro horas después de que me llamase. Necesitaba hacer frente al dolor horrible estando en el mismo punto del pavimento de adoquines donde mi hermana respiro por última vez y sus ojos se cerraron para siempre. Morboso, tal vez, pero pierdes a una hermana, averiguas que eres adoptada y mira lo que te sientes forzado a hacer. No me acuses de ser morbosa cuando soy simplemente el producto de una cultura que entierra los huesos de los que aman en jardines bonitos con flores arregladas, así pueden mantenerlos cerca e ir a hablar con ellos siempre que tengas problemas o estés deprimido. Eso es morboso. Por no mencionar extraño. Los perros entierran huesos, también. Veo líneas de demarcación donde quiera que gire ahora. El río Liffey es una de ellas, dividiendo la ciudad, no simplemente norte y sur, sino también socialmente y económicamente. El sur era el lado en el que me había estado quedando, con el distrito del bar del Temple, Trinity College, el museo nacional y la casa Leincester para nombrar varias de las muchas atracciones, y es generalmente considerado el lado influyente: rico, esnob y liberal. El lado norte tiene la calle O’Connell con sus finas estatuas y monumentos, el mercado de la calle Moore, la catedral de Santa Maria, la casa de las costumbres que tenían vistas al Liffey, y es generalmente conocido por ser el hogar de la clase obrera: industrial, trabajadora y pobre. Así como encontraras muchos límites de división, no son absolutos. Hay bolsillos del lado opuesto en cada lado del río: riqueza y moda en el norte, pobreza y decadencia en el sur; sin embargo, nadie expondrá que el sentimiento total del lado sur es diferente que del lado norte y viceversa. Es difícil de explicar a alguien que no ha pasado tiempo en la orilla del río, escuchando la conversación y mirando el paseo. El taxi que me llevo al lado norte no parecía realmente feliz de dejarme sola en la calle Allen, pero le di una propina notable y se marchó. Había visto demasiadas cosas realmente escalofriantes últimamente para que un vecindario abandonado tuviera mucho impacto sobre mí, al menos no en este día, de todos modos. El callejón sin salida en el que el cuerpo de Alina había sido encontrado no tenía nombre, estaba adoquinado de la antigua manera, con piedras que el tiempo y el clima habían levantado, rajado y tirado a varios buenos cientos de yardas atrás en la carretera. Los cubos de basura y los basureros estaban apretados contra una pared de ladrillos sin ventanas de un edificio de protección oficial a la derecha y un almacén precintado a la izquierda. Viejos periódicos, cajas de cartón, botellas de cerveza y escombros ensuciaban el callejón. El ambiente era similar al de la vecindad abandonada. No tenía intención de permanecer en el área lo suficiente para averiguar si las farolas todavía funcionaban. Papá no sabía que había visto las fotos de la escena del crimen que había metido debajo de la carpeta azul y plata que contenía el plan financiero en el que había estado trabajando para la señora Myrna Taylor — Hollingsworth. De hecho, no tenía ni idea de cómo los había conseguido. Tenía la impresión de que la policía normalmente no
  • 139. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre dispensaba esas cosas a los padres locos de pena, no especialmente con disparos tan gráficos y espantosos. Identificar su cuerpo había sido bastante malo. Había encontrado esas fotos el día antes de marcharme a Irlanda, cuando había entrado en la oficina para robar unos bolígrafos. Ahora, mientras caminaba hasta el final del callejón, estaba viendo las fotos superpuestas en la escena. Estaba tumbada justo aquí, a mi derecha, a una docena de pies de la pared de ladrillos de doce pies que cortaba el callejón y había abortado su carrera. No quería saber si los trozos de las uñas se rompieron en esos ladrillos en una tentativa frenética de escalar la cara escarpada y escapar de lo que la hubiera estado persiguiendo, por eso mire lejos, abajo al punto donde había muerto. La habían encontrado desplomada de espaldas contra la pared de ladrillos. Les ahorraré los detalles que desearía no haber conocido. Conducida por alguna horrible oscuridad dentro de mi, caí sobre los adoquines sucios y en la posición exacta en la que mi hermana había sido encontrada. A diferencia de las fotos, no había sangre salpicando las piedras y la pared de ladrillos. La lluvia había lavado todos los signos de su lucha semanas antes. Aquí había tomado su último aliento. Aquí todas las esperanzas y sueños de Alina Lane habían muerto. —¡Dios, te echo tanto de menos, Alina! —Sentí cada trozo tan frágil como sonó, y una vez más las lágrimas vinieron. Me jure que sería la última vez que lloraba. Y lo sería, por algún tiempo. No se cuanto tiempo estuve sentada antes de notar la bolsa de cosméticos que Mamá le había dado a Alina por Navidades, medio enterrada bajo la basura. Idéntica a una que tuve que abandonar en Mallucé’s, el pequeño bolso dorado y acolchado había sido malamente maltratado, blanqueado por el sol y empapado por la lluvia. Aparte viejos periódicos, lo cogí y lo acune entre mis manos. Se lo que estas pensando. Yo también lo pensé, que seguramente habría una pista en él. Que Alina había metido alguna inteligente reducción de su diario entero o algún pequeño chip informático sofisticado que tuviese la información que necesitaba saber, y milagrosamente la policía lo había pasado por alto y la suerte me había llevado a este callejón en el momento justo para encontrarlo. La vida raramente es tan conveniente, como Barrons solía decir. Todos hemos visto demasiadas películas, diría yo. No había nada dentro del maltratado bolso excepto los artículos que Mamá escogió para nosotras, menos la lima de uñas de brillante metal. Nada en el forro, nada metido en la polvera o el lápiz de labios. Lo sé, porque prácticamente lo rasgué todo buscando. No quise agobiaros con mis pensamientos de Alina mientras me senté allí, o la pena de lo que hice. Si habéis perdido a alguien, entonces sabes que tipo de cosas pasan por tu cabeza y no necesitáis ningún recordatorio mío. Si no habéis perdido a nadie, bien, espero que pase una pequeña eternidad antes de que lo hagáis. Dije adiós y hola, y cuando me levantaba para irme, mi ojo captó un destello plateado de metal cerca de mis pies. Era la punta de la lima de uñas de Alina, fuertemente rayada y dentada. Me incline y aparté la basura para recuperarlo, negándome a dejar un trozo de ella detrás, y aspiré un aliento agudo de incredulidad. Me había consolado con la esperanza de que Alina hubiera muerto rápidamente. Que no hubiera estado en aquel callejón sola, sangrando hasta la muerte durante mucho tiempo. Pero no podía haber muerto demasiado rápido, porque había usado su lima para excavar algo en la piedra. Me arrodillé en el pavimento y quite la suciedad, luego el polvo y la mugre.
  • 140. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Estaba a la vez decepcionada y agradecida de que no hubiera escrito más. Decepcionada porque necesitaba alguna ayuda considerable aquí. Agradecida porque significaba que había muerto en unos minutos, no en horas. 1247 LaRuhe, Jr era todo lo que decía.
  • 141. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPITULO 21 —El inspector O’duffy, por favor— dije vivamente. Había agarrado el teléfono tan pronto como había dejado Libros y Chucherías Barrons y había llamado por teléfono a la Estación de Garda de la calle Pearse. — Sí, sí puedo esperar. —Tamborileé mis dedos impacientemente en el cajero del mostrador en la estación de Fiona mientras esperaba que el oficial de guardia en el otro lado de la línea transfiriese mi llamada al detective que había llevado el caso de Alina. Tenía otra pista para él y esta estaba grabada en piedra: 1247 LaRuhe. Iba a ir con él cuando fuese a comprobarlo, y si no me dejaba, entonces solo lo seguiría. Seguramente con todo el movimiento sigiloso en las sombras que había estado haciendo últimamente, había adquirido una medida de sigilo. —Sí, ¿señorita Lane? —El detective sonó apresurado cuando descolgó, entonces le explique rápidamente donde había ido y que había encontrado.— Hemos estado sobre ello— dijo cuando lo hice. —¿Quién ha estado sobre que? — Pregunté —La dirección— dijo. —Primero, no hay nada que pruebe que lo escribió ella. Cualquiera pudo haber… —Inspector, Alina me llamaba Junior— le interrumpí. — Y su lima de uñas estaba justo allí en la escena, dentada y marcada de excavar en la piedra. Incluso sin saber lo de Jr, estoy sorprendida de que nadie de su gente lo encontrase y atara cabos. — No mencioné la bolsa de cosméticos. ¿No habían examinado la escena después de todo? —Vimos la dirección, señorita Lane, pero cuando fuimos avisados del cuerpo, la escena había sido contaminada por espectadores. Si estuvo allí, vio cuanta basura tiene el callejón. A duras penas podíamos catalogar todo en el pavimento. No teníamos forma de saber si algo en la zona tenía como origen su bolso. —Bien, ¿no pensó que era algo curioso que hubiera una dirección grabada en la piedra junto a su cuerpo? —Exigí —Por supuesto que sí. — ¿Entonces? ¿Lo localizó? ¿Fue allí? — Pregunte impacientemente. —No pude, señorita Lane. No existe. No hay el 1247 de LaRune en Dublín. Ni una avenida, calle, boulevard o sendero. Ni siquiera un callejón con ese nombre. Mordí el interior de mi labio, pensando. — Bien, tal vez este fuera de Dublín. Tal vez esta en otra ciudad cercana. —Intentamos eso también. Fuimos incapaces de encontrar semejante dirección, en cualquier lugar de Irlanda. Incluso intentamos las variaciones en la ortografía desde Laroux hasta algo tan simple como La Rue. Ningún 1247 en ninguna parte. —Bien, tal vez esta en… Londres o algo. — Insistí —¿Comprobaron otras ciudades? El inspector O’Duffy suspiro profundamente y podía imaginarlo al otro lado de la línea, sacudiendo la cabeza. —¿En cuantos países cree que deberíamos buscar, señorita Lane? — Preguntó. Tomé aire y lo solté lentamente, mordiendo mi lengua sobre: Cuantos necesite a fin de encontrar el asesino de mi hermana, no me importa si son mil. Cuando no conteste, dijo.
  • 142. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre —Enviamos su caso a la INTERPOL. Si hubieran encontrado algo, nos lo habrían notificado a estas alturas. Lo siento, pero no hay nada más que podamos hacer. Armada con la lanza y la linterna, me apresuré bajando por las oscuras calles hasta la tienda de regalos de la cafetería en el distrito de Bar Temple que ofrecía una amplia selección de mapas, extendiéndose desde los primeros planos maravillosamente laminados de Dublín hasta las guías detalladas de Irlanda, el equivalente de los libros de mapas de carretera de Rand McNally, Compré uno de cada, añadiendo Inglaterra y Escocia por si acaso, luego volví a mi dormitorio prestado y, mientras la noche caía de lleno, me senté con las piernas cruzadas en la cama y empecé a buscar. La policía de un país extranjero no podía estar la mitad de motivada que una hermana hambrienta de venganza. Era casi medianoche cuando me detuve, y sólo porque cinco horas de bizquear ante la letra pequeña había convertido las punzadas de mi anterior dolor de cabeza en un completo ataque a mi cráneo con pequeños martillos neumáticos. Había encontrado muchas variaciones de LaRuhe, pero ningún 1247, o 1347 o incluso 1427, o cualquier otro número que pareciese lo suficientemente cercano que Alina podría haberse equivocado, no es que creyese que lo hiciera. Grabó un mensaje con su último aliento y no podía verla equivocándose. Había algo aquí, algo que se me escapaba. Masajeé mis sienes con cuidado. Los dolores de cabeza no eran comunes para mí, pero cuando tenía uno, generalmente era asesino y me dejaba agotada por el resto del día. Doblé los mapas y los apilé en el suelo al lado de mi cama. Barrons podría saberlo, decidí. Barrons parecía saberlo todo. Le preguntaría mañana. Ahora mismo necesitaba estirar las piernas y tratar de dormir algo. Me levanté, estirándome con cautela, entonces camine hacia la ventana, aparté la cortina y miré fuera a la noche. Este era Dublín, un mar de tejados. Abajo en esas calles estaba un mundo que nunca había imaginado. Había oscuridad en el vecindario abandonado, me pregunté si aun estaría mirando por esta ventana dentro de un mes. —¡Dios, espero que no! —Y si es así, ¿se habría extendido la oscuridad? Allí estaban colocados tres de los cuatro coches del séquito de O’Bannion. Alguien había tomado el Maybach y cerrado las puertas a los otros. Los dieciséis montones de ropa estaban todavía allí. Realmente iba a tener que hacer algo con ellos. Para alguien que lo entendiera, era lo mismo que mirar por la ventana a dieciséis cadáveres. Estaban las Sombras, esos pequeños bastardos mortales, desplazándose bajando en el callejón en el borde de la zona oscura, probando el perímetro como si se enfadasen con Barrons por mantenerlos en la bahía con su barrera tóxica de luz. Jadeé. Y ahí estaba el mismo hombre, andando por el vecindario abandonado, moviéndose de la seguridad de sus reflectores a la completa oscuridad. ¡Y no tenía una linterna! Levante la mano para golpear el cristal. No sé en que estaba pensando, supongo que conseguir atraer su atención y llamarlo para que volviera antes de que hiciera algo estúpido. Entonces hice una pausa, mis nudillos a media pulgada del cristal. Barrons era de todo excepto estúpido. No hacía nada sin una razón. Alto, oscuro y lleno de gracia como una pantera de medianoche, vestía completamente de oscuro bajo su largo abrigo negro, y mientras caminaba, capté el brillo del acero en sus
  • 143. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre botas. Entonces aunque estaba fuera, sin luz que lo reflejara para, era una sombra luminosa en las sombras. Nunca debe, señorita Lane, entrar jamás en el vecindario abandonado por la noche — Había dichoso no hacia tanto. ¿Okay, entonces por que estaba él ahí? ¿Qué estaba pasando? Sacudí mi cabeza y lo pagué inmediatamente, cuando cayeron pequeños martillos neumáticos, corrigiéndose a continuación y renovando el ataque con vigor: ¡rat — a — tat— tat — TAT —TAT! Agarre mi cráneo y mire fijamente hacia abajo perpleja. Las Sombras no prestaron a Barrons la más leve pizca de atención. De hecho, si fuera una mujer dada a la fantasía, habría dicho que las oscuridades aceitosas en realidad se retiraban hacia atrás cuando Jericho Barrons pasaba. Había visto las cáscaras que las Sombras dejaban. Había visto la evidencia de su voraz apetito. La única cosa a la que temían era la luz. Matan con rapidez vampírica, me había dicho Barrons. Lo había escrito en mi diario, apreciando la frase. Le vi internarse profundamente en el abandonado vecindario, negro sobre negro, hasta que él y la noche se convirtieron en uno. Mire en blanco abajo al callejón durante mucho tiempo después de que se hubiera ido, tratando de darle sentido a lo que acababa de ver. En realidad solo había dos posibilidades en las que pudiera pensar: Barrons me mentía sobre las Sombras, o había alcanzado algún tipo de pacto con los Fae chupa — vida. Donde quiera que estuviese, finalmente tenía mi respuesta si podía o no confiar en él. Esta sería un gran, gran NO. Cuando finalmente me aparté, me lavé los dientes, les pasé la seda dental, me lavé la cara, me la hidraté, le pasé un cepillo al pelo, me puse mi camisa de dormir favorita y los pantalones haciendo juego, y me metí debajo de la colcha, no estaba segura de mucho, pero sabía esto: No iba a preguntarle a Barrons nada acerca de las direcciones mañana. Me levanté a la mañana siguiente con la respuesta quemando en mi cerebro. Hace años, en un libro que leí, el autor había postulado que la mente humana no era muy diferente a un ordenador, y que una de las funciones principales del sueño era desconectar para realizar tareas de mantenimiento, tales como agregar nuevos archivos de programa, realizar copias de seguridad, desfragmentar y mandar archivos sin importancia a la papelera de reciclaje para poder empezar en cero al día siguiente. Mientras dormía, mi subconsciente había prestado atención a la basura de mi conciencia, datos o detritos decisivos, enviándolo en consecuencia, permitiéndome ver lo que hubiera visto mucho mas pronto si no me hubiese cegado por el caos interior. Me hubiera dado una palmada en la frente si no hubiera estado en el delicado estado de acabar de reponerme de un dolor de cabeza. Salte de la cama, no necesité encender la luz, dormí con cada una de ellas encendida, y lo haría los años posteriores. Y recogí mapa tras mapa, examinando la fecha de los derechos de autor. Cada uno era corriente, como cualquier buen mapa de turistas era, compilando la información completa del año pasado. Pero Barrons me dijo que la ciudad había “olvidado” la existencia de una sección entera, el vecindario abandonado. Aquel que no reclamaría la policía, cuyas autoridades ciudadanas sostendrían que semejantes direcciones no existirían. ¿Quería esto decir que había calles en Dublín que nadie recordaba? ¿Y si es así, se habían “caído del mapa”, por decirlo de alguna manera?
  • 144. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre ¿Si examinase otro mapa, digamos, uno de hace cinco años, aparecería el Dublín conservado en un mapa laminado y grabado en relieve con tréboles idéntico a uno de los que tenía ahora? ¿O se habrían perdido partes? ¿Podría ser que la respuesta que había estado buscando hubiera estado mirándome a la cara todo el tiempo desde el otro lado de mi ventana? — ¡Bingo! — Apuñalé el mapa con la punta fucsia de mi bolígrafo favorito —¡Aquí estás! Acababa de encontrar la calle LaRuhe y, como sospechaba, estaba en lo profundo del vecindario abandonado. La noche anterior, cuando había necesitado un mapa, había ido como un autómata al primer lugar en el que recordaba ver una exposición importante. No se me ocurrió que Barrons tendría alguno en la librería. Arriba en el tercer piso encontré una gran colección de atlas y mapas, recogí una docena o así, y los baje hasta mi sofá favorito para empezar la búsqueda otra vez. Lo que había descubierto me sorprendió y me horrorizó. La Zona Oscura que lindaba con Barrons no era la única parte de Dublín que faltaba. Había otras dos zonas, que habían existido en los mapas en los años anteriores y que no existían en ninguno de ellos ahora. Eran considerablemente pequeñas, y en las afueras, pero no había duda en mi mente de que eran zonas que se habían infestado también de Sombras. Como un cáncer los Invisibles chupadores de vida se extendían. No podía empezar a suponer si quiera como habían salido desde esas zonas rurales cercanas, pero entonces tampoco podría si quiera suponer como llegaron a la ciudad. Quizás alguien los había transportado desde un lugar al siguiente, sin saber, como cucarachas en una caja de cartón. O quizás… tuve un terrible pensamiento… ¿Cuál era la base de la tregua de Barrons con los parásitos? ¿Los llevo a nuevas tierras de alimentación a cambio de un paso seguro? ¿Eran lo suficientemente sensibles para hacer y mantener tratos? ¿Dónde iban las Sombras durante el día? ¿Qué lugares oscuros encontraban? ¿Cómo de pequeños podrían ser en reposo si no tenía una sustancia real? ¿Podrían unos cientos de ellos viajar en una caja de cartón? Sacudí la cabeza. No podía considerar el horror de las Sombras extendiéndose justo ahora. Alina me había dejado una pista. Finalmente había conseguido tropezar con ello, y todo en lo que podía pensar era en encontrar lo que fuese que había querido que encontrase. Puse los mapas laminados de la ciudad en la mesa frente a mí, lado con lado, y los mire por un largo momento. El mapa a la derecha era actual; el de mi izquierda había sido distribuido siete años antes. En el mapa actual, la calle Collins era uno de las bloqueadas y corría exactamente paralela a la calle Larkspur. En el mapa de hace siete años, había dieciocho bloques de ciudad entre estas dos calles. Sacudí la cabeza, me encogí de hombros y resoplé, todo al mismo tiempo, una expresión explosiva de cómo de completamente chiflada estaba. Esto era horrible. ¿Lo sabía alguien? ¿Éramos Barrons y yo, y solo Dios sabía que era realmente Barrons; seguramente yo no, los únicos dos con alguna pista de que tales cosas estaban pasando? La verdad es, que su mundo se esta yendo al infierno en una cesta — había dicho Barrons. Recordando sus palabras, capté algo en ellas que me había perdido antes. El había dicho “tú” mundo, no “nuestro” mundo. El mío. ¿No era también su mundo? Como siempre, tenía un millón de preguntas, no confiaba en nadie y sin ningún lugar hacia adonde ir sino hacia delante. Hacia atrás estaba el camino que me bloqueaba ahora. Arranque una página de mi diario, solo había cuatro páginas en blanco mas, lo puse sobre el mapa laminado y trace mi camino, bloque por bloque, garabateé los nombres de
  • 145. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre las calles. El mapa en si mismo era muy voluminoso para llevar. Necesitaba mis manos libres. LaRuhe era el final de un camino zigzagueante, aproximadamente catorce bloques en la zona oscura; la calle en si misma era solo dos bloque de largo, uno de esos pequeños trotes que conectaba dos calles principales cerca de varias intersecciones de cinco puntos. En retrospectiva, todavía estoy pasmada de haber entrado en el vecindario abandonado sola ese día. Es un milagro que sobreviviese. No sé en que estaba pensando. La mayor parte del tiempo, mientras recuerdo las cosas y os cuento mi historia, soy capaz de daros una idea de lo estaba en mi cabeza en ese tiempo. Pero este es uno de esos días que, aunque las medias horas llevan los detalles permanentes y sumamente sellados de una marca ardiente en mi cabeza, comienzan con un poco de niebla y terminan con algo peor. Tal vez pensaba que era mas temprano en el día, Las Sombras eran sólo una amenaza de noche y tenía mi lanza, entonces estaba a salvo. Tal vez estaba entumecida de tantas sorpresas que no sentía el miedo que debería haber tenido. Tal vez, después de todo lo que había perdido recientemente, no me preocupaba. Barrons me había llamado señorita arco iris la noche que habíamos robado a Mallucé. A pesar de su tono despectivo, me había gustado el apodo. Pero los arco iris necesitan la luz del sol para existir, y no había habido mucho de eso en mi mundo últimamente. Independientemente de la razón, me levanté, me duché, escogí mi equipo con cuidado, reuní mi lanza y las linternas, y fui a encontrar el 1247 de LaRuhe, por mi misma. Era casi mediodía y escuche el ronroneo silencioso del sedán de lujo de Fiona acercándose detrás de mí mientras entraba en lo que todos los sidhe-seer un día llamarían lo que ya había bautizado, y no muy lejano, comenzaría a revelarse en ciudades dispersas por todo el mundo: la Zona Oscura. No miré atrás.
  • 146. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPITULO 22 Pensar que hacia sólo dos semanas desde el día que me había perdido en las calles misteriosas y desiertas del vecindario abandonado, me pareció otra vida. Probablemente porque lo era. La Mac que había seguido el brazo extendido hacia afuera de una mujer en un páramo urbano, ese día había vestido un conjunto asesino de lino rosa, pantalones capri, bajos de cintura y acampanados, una camiseta ajustada de seda rosa, sus sandalias plateadas favoritas y accesorios plateados a juego. Tenía un bonito pelo largo, rubio recogido en una coleta de caballo alta que le acariciaba la mitad de la espalda con la elasticidad de cada joven paso. Esta Mac tenía el pelo negro por los hombros: lo mejor para esconderse de esos monstruos que cazaron a la Mac versión 1.0. Esta Mac vestía vaqueros negros y camiseta negra: lo mejor para ser potencialmente desangrada sobre ellos. Las uñas de los pies pintadas de rosa Iceberry fueron escondidas con deportivas: las mejores para correr por su vida. Su monótono equipo estaba rematado con una chaqueta negra demasiado grande que había cogido de un perchero enfrente de la puerta mientras se marchaba: lo mejor para esconder el largo de la lanza metida en la cinturilla de los vaqueros, con la punta envuelta en una bola, el único complemento en este conjunto cuidadosamente escogido. Llevaba linternas en los bolsillos de atrás y más rellenando su abrigo. La manera de andar era enérgica, rebotaba muy hermosamente en el aire. La Mac 2.0 avanzaba a zancadas con determinación y centrada en sus pasos que estaban firmemente arraigados en el suelo. Esta vez, mientras me movía profundamente en La Zona Oscura, comprendí lo que había sentido la primera vez: la mezcla de náuseas, miedo y ese nerviosismo, el impulso intenso que tenía de correr. Mi sentidos de shide–seer habían estado afilados en el momento que había cruzado la calle Larkspur y sin ser consciente empecé a atravesar la sección de dieciocho bloques perdidos entre esta calle y la calle Collins. A pesar de que las Sombras se retiraban durante el día y fueran a algún lugar completamente oscuro, su santuario oscuro tenía que estar aquí en alguna parte de este olvidado lugar. En todo mí alrededor podía sentir la presencia de los Invisibles, como hice ese día, pero aun no sabía lo que eran o entendía que estaba en medio de todo eso. Esta vez, había algo más, también. Estaba dispuesta a apostar el pequeño mapa que había dibujado que podría ser innecesario. Algo tiraba de mí desde una dirección en el sureste, tanto atrayéndome como repeliéndome. El sentimiento me hizo pensar en una pesadilla que una vez había tenido y que había dejado una impresión indeleble en mi memoria. En mi sueño, estaba en un cementerio en la noche, con lluvia. A unas pocas tumbas desde el sepulcro donde estaba, estaba mi propia tumba. En realidad no la había visto. Sólo sabía que estaba allí con el tipo de conocimiento irrefutable de los sueños. Parte de mi quería huir, para escapar de la hierba, las piedras escurridizas por la lluvia y los huesos, tan rápido como pudiera y nunca mirar atrás, como si simplemente contemplar mi propia tumba pudiese sellar mi destino. Pero otra parte de mí había sabido que nunca
  • 147. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre tendría otro momento de paz en mi vida si tenía miedo de caminar hasta allí y mirar mi propia lápida, mirar mi propio nombre y leer en voz alta la fecha en la que había muerto. Me había despertado antes de que tuviera que escoger. No era lo bastante tonta para pensar que me iba a despertar de ésta. Ignorando firmemente las cáscaras de humanos deshidratados flotando como las plantas rodadoras hacia abajo por la calle desierta y llena de niebla, dejé el mapa que había dibujado en el bolsillo izquierdo de mis vaqueros, y me entregué a la oscura melodía de mi flautista personal. Vi el vecindario abandonado un poco diferente esta vez mientras caminaba por el. Como un cementerio. Recordé la queja del Inspector O’Duffy la primera vez que me encontré con él: Ha habido una reciente subida de homicidios y personas desaparecidas como nunca habíamos visto antes. Es como si la mitad de la maldita ciudad se hubiera vuelto loca. Ni de cerca la mitad en mi cuenta, aunque bien podía imaginarme su consternación por los cadáveres como el que el Hombre Gris había dejado en al pub la otra noche, pero aquí estaban las personas desaparecidas de O’Duffy. Todos a mí alrededor. Estaba pasándolos, bloque tras bloque. Afuera había coches abandonados, en montones ordenados. Estaban dispersos arriba y abajo por las aceras, medio enterrados bajo la basura que nunca sería recogida de nuevo porque estas calles no aparecían en ninguno de los mapas que usaban los empleados de la ciudad. Aunque un barrendero concienzudo o camión de la basura podía mirar ocasionalmente mientras pasaba y diría, “Caramba, que lío hay allí,” no había duda de que seguiría rápidamente por un: “no es mi ruta, no es mi problema.” El peligro de la Zona Oscura era este: aunque estas calles y avenidas no aparecían en ningún mapa, no había nada que impidiese a la gente conducir por ellas, o caminar, justo como hice yo en mi primer día en Dublín. Tan cerca del Distrito Temple Bar, había mucho tráfico a pie, y había visto por mi misma como mucho de ese tráfico eran turistas demasiado borrachos y llenos de diversión para notar el cambio radical del ambiente hasta que era demasiado tarde. Un coche podía tener una oportunidad decente de pasar de noche, con las luces delanteras y las luces interiores encendidas, mientras que el conductor no parase y saliese por alguna razón, como para darse el gusto de orinar, pero no tomaría esa apuesta para mi misma. Noté otra cosa que me había eludido durante la primera vez que pasé: Aquí no había animales. Ni un gato callejero, ni una rata con ojos redondos y brillantes, ni una dulce paloma. Esto realmente era una zona muerta. Y aquellas pequeñas cáscaras ahora también tenían sentido para mi. Las Sombras se comían todo. — Excepto a Barrons — farfullé, más profundamente apenada por esto de lo que me gustaría admitir. La otra noche cuando nos habíamos encargado del Hombre Gris, había sentido un vínculo con mi enigmático mentor. Habíamos sido un equipo. Habíamos librado la ciudad de un monstruo. Tal vez había sido torpe en mi primer intento, pero el resultado final había sido bueno, y lo haría mejor la próxima vez. Me había congelado, él lo había apuñalado. No le sería robada su belleza y su juventud a más mujeres. Nadie más moriría por esa muerte horrible. Había sido un buen sentimiento. Y adivino que en lo más profundo de mi mente había estado pensando que cuando finalmente averiguase que o quien había matado a Alina, Barrons me ayudaría a ir detrás de ello. No me hacia ilusiones de que la policía o un tribunal de justicia sería capaz de ayudarme en mi búsqueda de justicia. No tenía duda que su asesinato sería algo que sólo Barrons, yo y otros shide–seers podrían ver, y sólo conocía a otro shide–seer. No sólo no
  • 148. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre pensaba que la anciana sería de mucha ayuda para hacer caer a un Invisible o a diez, no quería su ayuda. No quería verla otra vez. Sabía que el dicho “matar al mensajero” era apenas justo, pero los dichos se hacen dichos porque resuenan. Esa mujer me gustó tanto como su mensaje. Sacudí mi cabeza y volví los pensamientos hacia mi hermana. 2247 LaRuhe, Jr., Alina había escrito aquello con su último aliento. Ella había querido que viniese aquí a encontrar algo. Esperaba que fuera su diario, aunque no podía imaginar por que lo había escondido en el vecindario abandonado. Dudaba que fuese el misteriosamente mortal Sinsa Dubh, porque, aunque sintiera las típicas náuseas inducidas por los Fae, las cuales a propósito, estaba encontrando más fácil de controlar, no estaba sufriendo ninguna náusea asesina que las simples fotocopias del libro habían provocado. Todo lo que estaba captando era lo que estaba empujándome en dirección sureste era el sentido de un peligro sobrenatural, pero era apagado, como si lo que me esperaba estuviera… bueno… inactivo. Suspirando, caminé por la niebla. 1247 LaRuhe no era lo que había esperado después de todo. Esperaba un almacén o uno de esos edificios del vecindario destartalados que habían surgido, sustituyendo residencias en el área cuando la industria se había instalado y tomado el mando. Lo que obtuve era una casa alta y revestida con ladrillo de fantasía, con una fachada de caliza ornamentada, un impacto en medio del vecindario sobre un bloque de fábricas comerciales y almacenes. El propietario obviamente se había negado a vender, manteniéndose a si mismo o su implacable postura contra la transición y decadencia del vecindario, lo llevó hasta muy el final. La residencia parecía tan fuera de lugar aquí como el Bloomingdale en el centro de un complejo de viviendas de protección oficial. Había tres árboles esqueléticos en el gran jardín brumoso, con una valla de hierro forjado y sin hojas, ni pájaros en las ramas y estaba dispuesta a apostar que si cavaba en sus bases, ni un gusano en la tierra. Los jardines abalconados eran estériles y la fuente de piedra de la gran entrada arqueada hacía tiempo que se había secado. Esto era desolador. Levanté la vista a la elegante residencia con cautela. Su barniz de civilización y riqueza fue minada bruscamente por lo que le habían hecho a muchas de las altas ventanas con parteluz. Todas habían sido pintadas de negro. Y tenía el escalofriante presentimiento de que algo presionaba contra aquellos ojos negros, mirándome. — ¿Ahora que, Alina? —, susurré—¿Cómo se supone que entro allí? — Lo que no quería para nada. No me esperaba una respuesta y no obtuve ninguna. Si los ángeles realmente nos cuidan como alguna gente cree, el mío era sordomudo. Había sido una pregunta puramente retórica, de todas formas. No había forma de que pudiera darle la espalda a este lugar. Alina me había mandado a este lugar e iba a entrar, aunque fuese la última cosa que hiciera. Se me ocurrió que podría ser la última cosa que hiciera. No me molesté en ser cautelosa. Si alguien o algo me había visto, era muy tarde para eso ahora. Cuadrando los hombros, suspiré, pasé por el camino de peatones curvo en el pálido pavimento, subí las escaleras y golpeé la pesada aldaba contra la puerta. Ninguna respuesta. Unos pocos minutos después lo hice de nuevo, entonces lo intente con la puerta. El propietario no se preocupaba en lo concerniente a la seguridad; estaba
  • 149. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre abierta y daba hacia un vestíbulo. Suelos de mármol blanco y negro relucientes bajo una lámpara de araña brillante. Más allá de una ornamentada mesa redonda con un enorme florero con flores llamativas de seda, una elegante escalera de caracol se curvaba contra la pared, adornada con una hermosa balaustrada. Di un paso dentro. Aunque el exterior estuviera deteriorado por el tiempo y necesitase cosas como canalones y reparar el techo, el interior estaba amueblado estilo Luis XIV, con sillas lujosas y juegos de sofás contra columnas y pilastras palaciales, mesas cubiertas de mármol lujosamente tallados, y hermosas adornos de luz en oro y ámbar. No dudaba que el mobiliario del dormitorio sería ornamentado y enorme al verdadero estilo del Rey Sol. Enormes espejos de marco dorado y pinturas con escenas mitológicas vagamente familiares adornando las paredes. Después de escuchar por unos minutos, empecé a moverme por la casa débilmente alumbrada, en una mano una linterna, la otra sobre la lanza, tratando de obtener una imagen mental de su habitante. Cuantas más habitaciones veía, menos entendía. Había visto tanta fealdad en mi corta estancia en Dublín que había esperado más de lo mismo, especialmente aquí, en estos páramos desolados, pero el ocupante parecía ser una persona rica, cultivada, de gustos sofisticados y me di una palmada mental, ¿era aquí donde había vivido el novio de Alina? ¿Me había mandado directamente a la dirección de su asesino? Diez minutos más tarde encontré la respuesta, en la habitación del piso superior, más allá de una cama enorme, en un guardarropa espacioso lleno de la ropa más fina de la que incluso Barrons llevaba. Quienquiera que fuera el propietario, compraba sólo lo mejor. Pienso, que el mayor ridículo es comprar el producto por el que pagas cantidades insanas para asegurarte de que nadie en el mundo pudiera llevarlo también. Lanzado sin el menor cuidado en el suelo, al lado de una colección de botas y zapatos que habría calzado a un ejército de modelos de Armani, encontré la Agenda Franklin de Alina, sus álbumes de fotos, y dos paquetes de fotografías que habían sido reveladas en uno de aquellos centros fotográficos en una hora en el Distrito Temple Bar. Metí la agenda y los álbumes dentro de mi voluminosa chaqueta pero mantuve los paquetes de plástico con fotos en mi mano. Después de una mirada rápida pero cuidadosa alrededor del armario y del resto del dormitorio, para estar segura de que no pasaba por alto nada de ella, me apresuré a bajar las escaleras para estar más cerca de una vía de escape por si necesitaba una. Entonces me senté al final de la escalera, bajo la araña incrustada de oro y cristal y abrí el primer paquete de fotos. Dicen que vale más una imagen que mil palabras. Estas seguramente lo eran. Finalmente lo admitiré: después de escuchar la descripción del novio de Alina, mayor, mundano, atractivo, no irlandés, había estado teniendo un pensamiento absolutamente paranoico. ¿Estaba siguiendo los pasos de Alina, exactamente? ¿Incluso hasta el hombre que la traicionó? ¿Había estado mi hermana enamorada de Jericho Barrons? ¿Sería mi misterioso anfitrión y presunto protector el que la había matado? Cuando había entrado en este lugar antes, una parte de mi había pensado, Ah, entonces es aquí donde vino la otra noche. Esta es su verdadera casa, no la librería, y realmente es un Fae Oscuro y por alguna razón no podía elegir sobre ello más que de lo que Alina podría. ¿Cómo iba a saberlo? Seguramente explicaría aquellos extraños destellos de atracción que había sentido hacia él en un par de ocasiones, si hubiese un Fae-muerte-por-sexo en algún lugar bajo toda aquella autoridad dominante. Tal vez fuese un Fae que pudiese esconderlo de algún modo. Tal vez tenían talismanes o hechizos para
  • 150. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre ocultar su verdadera naturaleza. Había visto muchas cosas inexplicables últimamente para considerar cualquier cosa más allá de la posibilidad. Había estado dudando una y otra vez sobre la cuestión: un día pensaba que no había manera de que Barrons fuera uno, al siguiente estaba cerca de convencerme de que tenía que serlo. Ahora estaba segura. El novio de Alina no era definitivamente Jericho Barrons. Acababa de dar un viaje fotográfico a través de una parte de la vida de mi hermana que nunca pensé que vería, empezando con el primer día en que llegó a Irlanda, fotos de ella en el Triniti, en algunas riéndose con sus compañeros en pubs, y todavía más de ella bailando con grupos de amigos. Parecía feliz aquí. Las había ojeado despacio, amorosamente, pasando el dedo por el rubor en sus mejillas, trazando la línea lustrosa de su largo pelo rubio, alternativamente riendo o tratando de no llorar mientras echaba una mirada a un mundo que nunca espere ver, de Alina viva en esta ciudad divertida y llena de monstruos. ¡Dios, la echaba de menos! ¡Verla así era una patada en el estómago! Mirándolas, sentía su presencia tan fuerte que era casi como si estuviera justo a mi lado diciéndome, Te quiero, Jr. Estoy aquí contigo. Puedes hacerlo. Se que puedes. Entonces las fotos cambiaron, aproximadamente cuatro meses después de que llegase a Dublín, de acuerdo con las fechas en las fotos. En el segundo paquete de fotos había docenas de Alina sola, tomadas dentro y alrededor de la ciudad, y era obvio por el modo en que estaba mirando a la persona detrás de la cámara que estaba profundamente enamorada. Por mucho que me doliese admitirlo, el hombre detrás de la lente había tomado las fotografías más hermosas de mi hermana que jamás había visto. Quieres creer en negro y blanco, bueno y malo, héroes que son verdaderamente heroicos, y villanos que eran simplemente malos, pero en el pasado año he aprendido que las cosas raramente son tan simples. Los buenos chicos pueden hacer algunas cosas realmente horribles, y los chicos malos pueden a veces sorprender al infierno por ti. Este chico malo había visto y capturado lo mejor en mi hermana. No sólo su belleza, sino la luz interior que la definía. Justo antes de que la hubiera apagado. Encontré imposible entender que nadie hubiera podido describírmelo. Él y mi hermana debían haber girado cabezas a lo largo de la ciudad, todavía nadie había sido capaz de decirme de qué color era su cabello. Era cobre brillante, rayado con oro, y le caía hasta la cintura. Ahora, ¿Cómo podía la gente no recordar eso? Era más alto que Barrons y junto con su ropa cara estaba el tipo de cuerpo de hombre que sólo se conseguía levantando pesas y con una autodisciplina intensa. Parecía estar alrededor de los 30, pero fácilmente podía ser más joven o más viejo; había una carencia de tiempo con respecto a él. Su piel estaba bronceada en oro y suave. A pesar de que estaba sonriendo, sus extraños ojos cobre mantenían la arrogancia y el derecho de la aristocracia. Ahora entiendo por que había amueblado su casa con la opulencia extravagante del Rey Sol que había construido el palacio de Versalles, esto le encajaba como un guante. No habría estado del todo sorprendida de enterarme que era el rey de uno de esos países extranjeros de los que poca gente alguna vez había oído. La única cosa que estropeaba su perfección era una gran cicatriz que recorría su mejilla izquierda, desde el pómulo hasta la esquina de su boca, y no lo estropeaba del todo. Sólo le hacia más intrigante. Había muchas fotos de ellos juntos que habían sido tomadas obviamente por alguien más, todavía nadie había sido capaz de describírselo a la policía, o decirles su nombre. Aquí, se tomaban de las manos y se sonreían. Allí estaban comprando. Aquí estaban bailando encima de una mesa en el Distrito Temple Bar. Allí estaban besándose.
  • 151. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre Cuanto más miraba las fotografías, más duro era ver a este hombre como a un villano. Ella parecía tan feliz con él y él parecía igual de feliz con ella. Sacudí la cabeza bruscamente. Ella habría pensado lo mismo, también. Había creído en él hasta el día que me había llamado y me dejó un mensaje frenético: Pensé que me estaba ayudando, dijo ella, pero, Dios, ¡no puedo creer que fuese tan estúpida! Pensé que estaba enamorado de mi y es uno de ellos, Mac, ¡Es uno de ellos!. ¿Uno de quien? ¿Un Invisible que de algún modo podía hacerse pasar por humano, engañando incluso a una sidhe –seer? Me pregunté otra vez si tal cosa era posible. ¿Si no era un Invisible, que era, y por que se aliaría con los monstruos? El hombre claramente era un consumado actor para haber engañado a Alina. Pero lo había descubierto al final. ¿Habría tenido sospechas y lo habría seguido hasta aquí? ¿Hasta esta casa en la Zona Oscura, ubicada en medio de donde mis sentidos me daban todo clase de advertencias sobre un peligro sobrenatural? Hablando de peligro sobrenatural, había estado tan absorta por la investigación de la dirección que Alina me había dado, después me había distraído con las fotos, que no me había dado cuenta de que lo que me había empujado en esta dirección aun no estaba en la casa. Estaba afuera regresando. Y se hacia más fuerte. De manera más fuerte. Como si se hubiera despertado. Devolví las fotos a sus sobres, los metí en el bolsillo interior de mi chaqueta, y me levanté. Mientras me apresuraba por el primer piso de la casa otra vez, buscando una salida por detrás, me di cuenta que había algo realmente malo con los espejos de las paredes. Tan mal, de hecho, que después de mirar en los primeros pocos, dejé de mirar y aumenté mi paso bruscamente. Aquellos cristales surrealistas eran mi primer contacto con el verdadero “otro lado” de los Fae. Aunque algunos Visibles e Invisibles caminan y hablan como lo hacemos nosotros, no somos la misma especie. Encontré una puerta trasera, salí, y me dirigí derecha a la puerta del muelle en rayado acero a media altura de un almacén que se situaba en la parte de atrás del callejón a unos quince metros detrás de la LaRuhe 1247. Lo que estuviera tirando de mi estaba allí. Debí haber estado loca aquel día es todo lo que me puedo imaginar. Aunque me moviese con cautela y me mantuviese al lado de la entrada, entré directamente. La temperatura cayó a plomo en el momento que crucé el umbral y entré en el interior oscuro. El edificio pudo fácilmente haber almacenado varios campos de fútbol. Era un viejo centro de distribución, con un sistema de estanterías a unos buenos nueve metros a mi izquierda y a mi derecha y un pasillo central entre ellas, suficientemente ancho para conducir dos camiones de entrega de lado a lado. El largo pasillo estaba sucio, plataformas envueltas en plástico apiladas de tres hasta casi cinco metros de altura que todavía no habían sido descargadas y transferidas a las estanterías. Las astillas y el hormigón marcado estaban esparcidos por los montones de cajas de madera desordenados y carretillas elevadoras que parecían como si hubieran sido abandonadas en medio del trabajo. Más abajo por el largo pasillo, pude ver una luz austera y pesada y escuchar voces. Me moví hacia la luz, bajando desde un montón de carretillas elevadoras hasta una caja, abriéndome paso cautelosamente, atraída por un instinto que no podía entender ni rechazar. Cuanto más cerca estaba, el frío crecía. Cuando alcancé la tercera fila de estanterías empezando por el final entre yo y lo que estaba delante, temblaba y veía el bao de mi aliento cristalizarse en hielo en el aire. Desde la segunda hasta la última estantería, el metal de la carretilla elevadora tras la que me escondí estaba dolorosamente helada al tacto.
  • 152. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre En la última fila de estanterías, estaba tan asqueada que tuve que sentarme y permanecer allí por un momento. Todo lo que quedaba entre donde estaba y lo que estaba delante eran montones y montones de plataformas en una fila desorganizada que parecía como si los hubieran empujado hacia atrás para despejar una gran área de suelo. Más allá de esos montones, podía ver las partes superiores de lo que parecía piedras enormes. La densa luz que presionaba la penumbra donde me agache no era natural. Era una luz pesada, de algún modo oscura, y ninguno de los objetos sobre los que brillaba proyectaba una sombra. No tengo ni idea de cuanto tiempo me llevó mantener el control sobre mi estómago mareado. Podrían haber sido cinco minutos, podría haber sido media hora, pero finalmente fui capaz de levantarme de nuevo y continuar. Se me ocurrió que quizás no debería continuar; debería “correr como el demonio” como Barrons me había aconsejado y no mirar atrás, pero estaba aquella parte de completo “tirón” del tira y afloja que continuaba. Tenía que ver lo que había allí. Tenía que saber. Había llegado demasiado lejos para volver ahora. Mire detenidamente alrededor de la esquina del montón de plataformas, y me eché atrás violentamente. Me moví hasta el suelo con las piernas que eran inestables otra vez, una mano presionaba contra mi corazón latiendo fuerte, deseando fervientemente no haber salido de mi cama esta mañana. Después de unas respiraciones profundas y cuidadosas, me incliné hacia delante y miré de nuevo. Creo que esperaba que me lo hubiese imaginado. No lo hice. Aunque hubiese visto fotos en las guías y en las postales, habría esperado encontrar este tipo de cosas en medio del pasto de un agricultor, no en la parte de atrás de un almacén industrial en el corazón de un distrito comercial, en medio de la ciudad. Tenía la impresión de que eran de tamaño moderado. Éste era enorme. Traté de imaginar como lo habían traído aquí, entonces recordé que no estaba tratando con los métodos de locomoción humanos. Con los Fae, todo era posible. Surgiendo de detrás de cerca de cien Rhyno-Boys y otros variados Invisibles, quienes no proyectaban sombras en la extraña luz opresiva que se derramaba sobre ellos, estaba el dolmen. Dos piedras altísimas se levantaban muy cerca de los siete metros y medio, y una larga losa lisa de piedra situada en lo alto, formando una puerta de los antiguos megalitos. Alrededor de la puerta, había símbolos y runas cinceladas en el suelo de hormigón. Unas brillaban carmesíes, otras pulsaban en el espeluznante color azul negruzco de la piedra que había robado a Mallucé. Una figura con una túnica roja estaba de cara al dolmen, con una capucha profunda que ocultaba su cara. Un viento ártico tan frío que me hizo daño en los pulmones voló a través de las piedras, enfriando más que mi carne; el viento oscuro mordió mi alma con dientes agudos y helados y de repente supe que si lo soportaba por mucho tiempo, comenzaría a olvidar lentamente cada esperanza y sueño que había calentado alguna vez mi corazón. Pero no fue el viento quema almas o los Rhyno-Boys o incluso la figura con la túnica roja a la que los perros guardianes estaban dirigiéndose como “Lord Master” lo que me hizo encogerme en las sombras. Fue el que la gran puerta de piedra estuviese abierta. Y a través de ella manaban multitud de Invisibles.
  • 153. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPITULO 23 No te aburriré con detalles de los monstruos que atravesaron el portal ese día. Barrons y yo los analizaríamos más tarde e intentaríamos identificar sus castas, y de todos modos, conocerás a la mayoría de ellos bastante pronto. Baste decir que había cientos de ellos, altos y bajos, con alas y con pezuñas, gordos y huesudos, todos bastante horribles y, mientras entraban se iban repartiendo, diez aproximadamente para cada Rhino-boy. Según deduje, a los perros guardianes de los Invisibles se les había asignado la tarea de aclimatarlos para sus nuevos cargos en el mundo. Mi mundo. Me encogí detrás de la pila de mantas, observando, demasiado aterrorizada para moverme. Finalmente, el último entró. Con más cánticos y el golpeteo continuo de un cetro negro y dorado sobre algunos símbolos brillantes, el Lord Master -que estaba vestido de rojo- cerró el portal. Los símbolos se volvieron negros y el viento frió cesó. La luz en el almacén brilló, volviéndose más clara de algún modo, y el Invisible comenzó a proyectar sombras de nuevo. La sensibilidad volvió a mi cara y mis dedos congelados, y los sueños a mi corazón. —Tienes tus instrucciones,— dijo Lord Master, y me pregunté cómo una cosa tan malvada podía tener una voz tan bella. Haciendo una genuflexión como si lo hicieran ante un dios, los Rhino-boys comenzaron a conducir a sus recién llegados hermanos hacia el pasillo. Un variado grupo de unos treinta monstruos permaneció tras el Lord Master. Me aplasté contra la pila de mantas mientras cada uno de los nuevos que habían llegado pasaban a unos cuatro metros de mí, acompañados por sus ‘entrenadores’. Fueron algunos de los minutos más horrorosos de mi vida. Tenía una vista cercana y personal de cosas que nunca siquiera nos hemos acercado a crear en nuestras más espeluznantes películas de terror. Después de que el último de ellos se hubo marchado, reptando, aleteando o arrastrándose por el largo corredor y salido del edificio, caí hacia atrás contra las mantas, cerré los ojos, y los mantuve cerrados. Así que esto era lo que Alina había querido que supiera. Que tras el 1247 de LaRuhe había una puerta al infierno, y aquí Lord Master estaba trayendo a sus sirvientes oscuros desde su anteriormente ineludible prisión Invisible y dejándolos sueltos en nuestro mundo. Vale, ahora lo sabía. ¿Qué se suponía que tenía que hacer al respecto? Alina me había sobreestimado seriamente si pensaba que podía, o haría algo acerca de este problema. No era mi problema. Mi problema era encontrar al bastardo que la había traicionado y llevarlo ante la justicia. Si era humano, se lo dejaría a los tribunales. Si era un Invisible disfrazado de humano moriría con la punta de mi lanza. Eso era todo lo que me preocupaba. Tenemos que encontrar el Sinsar Dubh, había dicho Alina. Todo depende de eso. ¿Qué dependía de eso? Había tenido una desagradable sensación de que la respuesta a esa pregunta era una de aquellas cosas del Destino-Del-Mundo. Yo no me ocupaba de las cosas del Destino-Del-Mundo. Esa no era la descripción de mi trabajo. Yo
  • 154. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre sirvo cerveza y combinados, paso el paño a la barra y limpio vasos y después del trabajo, barro. ¿Había querido Alina que encontrara el Libro Oscuro porque en algún lugar de sus peligrosas y encriptadas páginas estaba el modo de vencer al Lord Master y destruir su portal Invisible? ¿Por qué debería preocuparme? ¡Estaba en Dublín, no en Georgia! Era un problema de Irlanda. Ellos podían manejar sus propios problemas. Además, incluso si conseguía lograr lo imposible y encontrar el estúpido Libro Oscuro, ¿Cómo se suponía que lo trasladaría? Barrons tenía dos de las piedras necesarias, pero no tenía ninguna pista de para qué equipo estaba jugando. Tampoco tenía ni idea de dónde estaban las otras dos piedras, cómo encontrarlas, o cómo usarlas, suponiendo que alguna vez consiguiera poner mis manos en ellas. ¿Qué había esperado Alina que hiciera? ¿Qué me comprometiera a permanecer en Dublín indefinidamente, buscando esas cosas mágicas y viviendo con miedo constante? ¿Consagrar mi vida a esta causa? ¿Ser capaz de morir por ella? Era una maldita orden imposible para una camarera de comida rápida. Habría resoplado si no hubiera estado en el incómodo límite de mearme de miedo en los pantalones durante la pasada media hora. Ella moriría por eso. Apreté la mandíbula y cerré los ojos aún más fuerte. Nunca había estado a la altura de Alina, y nunca lo estaría. No tenía ningunas ganas de abrir los ojos. Debía haber algo más de lo que ella pensó que debería ser responsable, pensé rencorosamente. Iba a salir de aquí. Iba a poner tanta distancia como fuera posible entre mi misma, el portal-prisión, el Lord Master vestido de rojo y toda la Zona Oscura. Suspiré. Realmente lo era. Tan pronto como eché una miradita cerca para ver si había algo más que debiera saber. No es que planeara hacer algo con la información. Solo imaginé que como ya estaba allí, no estaría mal reunir todo lo que pudiera. Tal vez podía pasárselo a aquella anciana entrometida, o a V’lane, y uno de ellos podía hacer algo con ello. Si V’lane era realmente uno de los buenos, entonces él y su reina realizarían una inmediata y decisiva acción para taponar este inadmisible agujero entre nuestros mundos. ¿No había mencionado Barrons algo sobre un Pacto? ¿No había algún tipo de acuerdo que fue violado? Abrí los ojos. Y fallé miserablemente tanto en mi intento de salir de mi propia piel como en mi esfuerzo por hundirme en el suelo. Barrons y yo nos habíamos preguntado donde estaba Mallucé. Ahora lo sabía. A menos de cuatro metros de mi, los colmillos desnudos, flanqueado por seis Rhinoboys de ojos pequeños y brillantes.
  • 155. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPÍTULO 24 Tratar de desaparecer no había funcionado, por eso estallé, siseando, pateando y golpeando mis manos contra todo lo que pudiera, bien, poner mis manos sobre ello. A diferencia de la otra noche, cuando había tratado de matar al Hombre Gris, no tuve tiempo de pensar sobre lo que estaba haciendo, solo actué por instinto. Resultó que mis instintos eran asombrosos. Dejé la punta de la lanza en mi cinturón, así podría usar ambas manos, había algo dentro de mí que funcionaba como el sistema de fijar blancos de los misiles de un bombardero sigiloso, localizando y cerrándose sobre cualquier Fae que estuviese a pocos pasos de mí. Como Mallucé, retrocedí y dejé que los seis chicos rinoceronte se acercaran, golpeé con mis palmas en direcciones opuestas, dando a dos de ellos un golpe en sus pechos de barril. Giré, golpeé hacia fuera otra vez, cogiendo a otros dos en las costillas, entonces me dejé caer al suelo y ataqué una tercera vez. De rodillas, me retiré el cabello de los ojos y valoré la situación. Había congelado a los seis en dos segundos. ¿Pero cuánto tiempo estarían en ese estado? Ésta era la pregunta crítica. Mallucé parecía asustado, adiviné que nunca había visto un Null en acción antes, entonces se deslizó hacia mí, de esa forma sinuosa suya. Alcancé dentro de mi chaqueta la lanza, entonces recordé lo que Barrons había dicho, o más bien lo que no había dicho de cómo matar a un vampiro. Mallucé no era un Fae, por eso no podría congelarle ni apuñalarle y esperar que funcionase. No, de acuerdo con Barrons, una estaca sobre el corazón haría el trabajo, por lo tanto no veía ninguna razón para que mi lanza no lo hiciese, también. Quité la mano de la chaqueta. No quise mostrar mi as en la manga hasta que no tuviera otra opción. Tal vez, sólo tal vez, podría acercarme al Lord Master. Y tal vez podría usar mi arma para matarlo. Y entonces tal vez congelar a todos los Invisible y dejar atrás al vampiro. Esto sonaba como un plan. El único en el que podía pensar. Me levanté y empecé a retirarme. Parecía que era lo que el vampiro había querido, de todas formas. Mantuve su mirada amarilla muy brillante mientras me hacía retroceder pasando la tarima, sobre el suelo con runas talladas en frente del dolmen, y en el círculo de los chicos rinoceronte y monstruos variados. —¿Qué es esto, Mallucé? —Aunque estaba detrás de mí y no podía verle, nunca confundiría la voz del Lord Master. Era rica, multitonal y musical como la de V’lane. —Creí escuchar algo detrás de las tarimas —dijo Mallucé—. Ella es un Null, Lord Master. Otra más. No podía ayudarle. Tenía que saber. —¿Quieres decir Alina, verdad? El otro Null, era Alina Lane, ¿Verdad? —Le acusé. Los ojos espeluznantes del vampiro se estrecharon. Intercambió una larga mirada con la cosa con toga roja que había detrás mío. —¿Qué sabes acerca de Alina Lane? —Dijo suavemente el Lord Master, con esa voz melódica. Era la voz de algo mas largo que la vida, un arcángel, quizás, el único que se cayó. —Era mi hermana —gruñí, girando alrededor— y voy a matar al bastardo que la asesinó. ¿Qué sabes acerca de él?
  • 156. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre La capucha carmesí se sacudió por la risa. Apreté las manos a mis lados para impedir sacar la lanza y arremeter contra la figura con túnica roja. Sigilo, me dije a mi misma. Cautela. Dudaba que tuviese más que una oportunidad. —Te dije que vendría, Mallucé. —Dijo el Lord Master—. La usaremos para terminar lo que su hermana empezó. —Levantó las manos como si abarcase al grupo y se dirigió a todos los Invisibles reunidos allí—. Cuando todo esté en su lugar, abriré el portal y liberaré la prisión entera de Invisibles en este mundo, como os prometí. Sujetadla. Ella viene con nosotros. —Ahora, eso fue estúpido, señorita Lane. —Dijo Barrons, sacudiendo la cabeza, mientras se dejaba caer en el suelo a mi lado, su largo abrigo negro ondeando—. ¿Tiene que ir y decirles quién está aquí? Se lo habrían imaginado bastante pronto. Parpadeé, estupefacta. Adivino que el Lord Master, Mallucé, y todo el resto de ellos estaba tan pasmado por la inesperada entrada como yo, porque todos lo miraban boquiabiertos, y entonces miramos hacia arriba. Solamente quería ver de dónde diablos había venido. Pensé que estaban comprobando para ver si había otros allí arriba. Tenía que haber estado en las vigas del techo. Estaban a treinta pies de alto. No vi una cuerda convenientemente pendiendo de ninguna parte. Cuando miré hacia atrás, el regente de los Invisible había empujado hacia atrás la capucha carmesí y estaba mirando a Barrons, duramente. Parecía que no le gustaba lo que veía. Jadeé, atónita. Miré fijamente con incredibilidad y confusión al novio de Alina, el Lord Master. ¡El líder de los Invisibles no era un Fae! Incluso Barrons parecía un poco desconcertado. El Lord Master ladró una orden, entonces se giró en un remolino de toga roja. Docenas de Invisibles se acercaron a nosotros entonces. Las cosas se volvieron en cierto modo locas, y todavía tengo un mal momento clasificándolo. Cuando sus subordinados cortaron toda posibilidad de persecución, el gilipollas que había usado y matado a mi hermana y había estado planeando hacerme lo mismo les ordenó que me cogieran viva y mataran al otro. Entonces fui rodeada por Invisibles y no pude ver más a Barrons. En algún lugar en la distancia, escuché un cántico y las runas de hormigón bajo mis pies empezaron a brillar otra vez. Cerré mi mente a todo excepto la batalla. Luché. Luché por mi hermana, que había muerto sola en un callejón. Luché por la mujer de la que el Hombre Gris se había alimentado mientras yo comía patatas fritas, y la que había consumido hacia dos días, mientras había mirado con horror desvalido. Luché por la gente que “la cosa de muchas bocas” había matado. Luché por las cáscaras de humanos deshidratados que volaban en las calles olvidadas entre la calle Colins y la calle Larkspur. Aun podía luchar por unos pocos secuaces de O’Bannion. Y luché por una mujer joven de 22 años que había llegado a Dublín bastante malditamente segura de si misma, que ya no tenían ninguna idea de dónde había venido o a dónde iba, y a quien se le había roto su tercera uña rosa de Iceberry. La punta de la lanza de alabastro pareció arder con una luz santa en mis manos mientras eludía y giraba, golpeaba y apuñalaba. Podía sentirme a mi misma convirtiéndome en algo más y se sentía bien. Una vez capté la cara asustada de Barrons, y supe que si me estaba mirando a mí así, yo era realmente algo que ver. Me sentía algo que ver. Me sentía como una máquina bien construida y engrasada con un propósito en la vista: matar Fae. Bien o mal. Tomarlos a todos. Y lo hice, uno después de otro. Eludí, golpeé y apuñalé. Giré, golpeé, apuñalé. Ellos
  • 157. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre caían rápido y con fuerza. La lanza era puro veneno para ellos, y sentía una euforia rara al verlos morir. No tenía ni idea de cuánto tiempo podría mantener el ritmo, si todos hubieran sido Fae... pero no lo eran y lo fastidié. Me había olvidado de Mallucé. Cuando se acercó por detrás, le sentí allí como a los Fae, aparentemente mi radar captaba todo lo de otro mundo en un cierto perímetro, giré y le apuñalé en el estómago. Comprendí mi error al instante, aunque no tenía ni idea de cómo corregirlo. El vampiro era una amenaza mucho más seria para mí que cualquier otro Invisible, incluso que las Sombras, al menos sabía como hacer retroceder a aquellos chupadores de vida: luz. No tenía ni idea de cual era la debilidad de este chupador de vida, o incluso si tenía una. Barrons había dicho que matar a un vampiro era casi imposible. Por un momento, me quedé allí, mi arma enterrada en su estómago, esperando que hiciera algo. Si tenía algún efecto sobre él después de todo, no podía decirlo seguro. Miré tontamente aquellos feroces ojos amarillos, encendidos en aquella cara blanca. Entonces mi juicio volvió y traté de sacar la lanza para apuñalarlo de nuevo, esta vez en el pecho, tal vez Barrons estaba equivocado, tenía que tratar de hacer algo, pero la punta afilada como una navaja de afeitar se había alojado en un nudo de cartílago o de hueso o algo y no cedía. Cerró su mano sobre mi brazo. Se sentía frío y muerto. —¡Tú, pequeña puta! ¿Dónde está mi piedra? —Siseó el vampiro. Entonces lo entendí, porque no la había cogido antes, cuando me vió por primera vez. Estaba jugando a dos manos con el lord Master y no podía correr el riesgo de que los Rhyno-Boys lo supieran. —Oh, Dios, ¿Todavía no sabe que la tienes, verdad? —exclamé. En el momento en que lo dije, comprendí mi error. Mallucé tenía más que perder si el Lord Master descubría que le estaba traicionando, si confesaba que mató sin querer a la shide-seer en el calor de la batalla. Acababa de firmar mi propia sentencia de muerte. Di un tirón frenético a la lanza. Mallucé desnudó sus colmillos cuando el arma salió y tropecé hacia atrás. Desconcertada, arremetí de nuevo, pero un microsegundo tarde. El vampiro me golpeó en la cara y volé de espaldas a través del aire, las manos y las piernas dobladas hacia delante como una muñeca de trapo, tal como había visto hacer a sus guardaespaldas aquella noche en la Casa Gótica. Aterricé a un lado de un montón de palets que me golpearon igual que una pared de ladrillos. Mi cabeza dio un latigazo hacia atrás y el dolor rebotó a través de mi cráneo. Oí cosas mías rompiéndose. —¡Mac! —Escuché gritar a Barrons. Caí hacia abajo por la pared cubierta de plástico, pensando en lo extraño que sonó que me llamase Mac. Sólo me había llamado señorita Lane. No podía respirar. Mi pecho estaba fuertemente cerrado, y me pregunté si mis costillas se habrían roto y perforado mis pulmones. La lanza se deslizó de mis dedos. El viento ártico estaba de vuelta, congelándome el cuerpo y el alma, y entendí débilmente que la puerta estaba abierta otra vez. Mis párpados eran tan pesados como pisapapeles y parpadeé lentamente. Mi cara estaba mojada. No estaba segura, pero pensé que estaba llorando. No podía estar muriendo. Finalmente sabía quién mató a mi hermana. Había mirado su cara. Todavía no la había vengado. Barrons nadó ante mis ojos. —Te voy a sacar de aquí. Sujétate. —Me dijo en una voz a cámara lenta y se marchó. Parpadeé de nuevo, pesadamente. Todavía no podía respirar y mi visión iva y venía, especialmente en un ojo. En un momento estaba todo oscuro, al siguiente Barrons estaba
  • 158. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre de nuevo allí. Él y Mallucé estaban frente a frente, girando en un apretado círculo. Los ojos del vampiro brillaron y sus colmillos estaban totalmente extendidos. Como mi resurgir a la conciencia fallaba, traté de decidir qué le había hecho Barrons a Mallucé que había mandado al vampiro, absurdamente fuerte, a golpearse con un montón de palets y chocar con una carretilla elevadora; cómo estuve en sus brazos y dónde estaba llevándome a una velocidad suicida. A un hospital, esperaba. Recobré el conocimiento varias veces durante nuestro vuelo. Mucho tiempo después, la primera vez, comprendí que no había muerto, lo que encontré débilmente asombraso. La última vez había visto a Mallucé golpeando a alguien contra la pared, el hombre había sido más grande que yo, y murió instantáneamente, desangrado por múltiples orificios. Debí haber murmurado algo a ese efecto, porque el pecho de Barrons retumbó bajo mi oreja. —La lanza le hizo algo, señorita Lane. No estoy seguro de qué o por qué, pero le hizo más lento. La siguiente vez que recuperé el conocimiento, dijo —¿Puede pasar un brazo alrededor de mi cuello y sujetarse? —La respuesta era sí— uno. El otro no se movería. Pendía lánguidamente de mi hombro. El hombre podía correr. Estábamos en las alcantarillas, podía decirlo por el chapoteo de sus botas y el olor. Esperé no engañarme con el optimismo, pero no escuchaba el sonido de una persecución. ¿Los habíamos perdido? ¿A todos ellos? —No conocen las alcantarillas como yo —dijo—, nadie lo hace. Que extraño. Era una cotorra y no lo había sabido, recitando una pregunta tras otra a pesar del dolor en el que estaba. ¿O estaba leyendo mi mente? —No leo las mentes, señorita Lane —dijo—, algunas veces se refleja en su cara todo lo que piensa. Necesita trabajar en ello. —¿No deberíamos ir a un hospital? —Le pregunté aturdida cuando me desperté por tercera vez. Estaba de vuelta en mi cama, en mi habitación prestada en Libros y Chucherías Barrons. Debía haber estado fuera por un momento. —Creo que hay cosas rotas. —Su brazo izquierdo, dos costillas y unos pocos dedos. Está magullada por todas partes. Tuvo suerte. —Presionó una compresa fría contra mi mejilla y respiré bruscamente por el dolor—. Al menos su pómulo no se destrozó cuando la golpeó. Tuve miedo de que lo estuviera. Parece un poco peor por el traslado, señorita Lane. —¿Hospital? —Traté de nuevo. —No pueden hacer nada por usted que yo realmente no haya hecho y sólo harían preguntas que no puede responder. Me culparan si la llevo con este aspecto y no querrá hablar. Ya encajé su brazo y los dedos —dijo—, sus costillas se curarán. Su cara va a parecer… bien … sí. Estará bien con el tiempo, señorita Lane. Eso sonó siniestro. —¿Un espejo? —Demandé débilmente. —Lo siento —dijo—. No tengo uno a mano. Traté de mover mi brazo izquierdo, preguntándome cuándo y dónde Barrons había añadido escayolado a su currícum aparentemente infinito. Él no lo tenía. Mi brazo estaba en una tablilla, como estaban varios dedos de la otra mano. —¿No debería tener escayola? —Los dedos están bien con las tablillas. La rotura de su brazo no es aguda y si se lo escayolase, sólo causaría que sus músculos se atrofiasen. Debe recuperarse
  • 159. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre rápidamente. En caso de que no lo haya notado, señorita Lane, tenemos unos cuantos problemas en nuestras manos. Me esforcé en mirarle llorosamente con mi único ojo bueno. El derecho estaba hinchado, completamente cerrado por la contusión en mi mejilla. Me había llamado Mac, allí en el almacén, cuando Mallucé me había golpeado. A pesar de mis dudas sobre Barrons, y mis preocupaciones sobre cualquier trato que tenía con las Sombras, había estado allí para mí cuando importó. Había venido detrás mío. Había salvado mi vida. Me había curado y me había metido en la cama y sabía que me cuidaría hasta que estuviera entera otra vez. Bajo tales circunstancias, parecía absurdo que continuase llamándome señorita Lane y se lo diría. Quizás era hora de que lo hiciese yo misma mejor que Barrons. —Puedes llamarme Mac, er… Jericó. Y gracias por salvarme. Una ceja oscura se alzó y me miró divertido. —Continúe con Barrons, señorita Lane —dijo secamente—. Necesita descansar. Dormir. Mis ojos revolotearon cerrándose como si hubiera dicho un hechizo sobre mí y fui a la deriva en un lugar feliz, un vestíbulo empapelado con fotografías sonrientes de mi hermana. Ahora sabía quien era su asesino, e iba a vengarla. Estaba a medio camino de casa. No le llamaría Jericó si no le gustaba. Pero quería que me llamase Mac, insistí con voz somnolienta. Estaba cansada de estar a cuatro mil millas de distancia de mi casa y me sentía tan sola. Sería agradable hacer amistad con alguien por aquí. Alguien lo haría, incluso Barrons. —Mac —dijo mi nombre y río—. Que nombre para alguien como usted. Mac. —Se rió de nuevo. Quise saber qué quería decir con eso, pero no tenía fuerzas para hablar. Entonces sus dedos fueron ligeros como mariposas en mi mejilla aporreada y habló suavemente, pero no era en inglés. Sonaba como una de esas lenguas muertas que usaban en la clase de películas que hacía servir para hacer zapping rápidamente, y ahora lamentaba no haber visto al menos una o dos porque probablemente habría tenido una preparación mucho mejor y completa para todo esto si lo hubiera hecho. Creo que entonces me besó. No se pareció a ningún beso que había sentido antes. Y entonces se oscureció. Y soñé.
  • 160. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre CAPÍTULO 25 —No, así no. Lo está dejando grumoso. Se supone que la primera capa debe ser ligera ―le dije― No está rellenando una tarta. Es un uña. Estábamos sentados sobre el tejado de Barrons y Baubles en un lujoso y conservador techo que ni siquiera sabía que estaba allí hasta que Fiona, la cual se mostró más angustiada de lo que esperaba por mis heridas, me habló de él. Pasé las últimas horas de la tarde echada en una tumbona, intentando leer pero sin lograrlo realmente. Cuando se encendieron los focos montados por todos lados del techo, iluminó el jardín atravesando la oscuridad. Le eché una dura mirada a mis uñas desiguales, me incliné por mi set de manicura, volví a levantarme y extendí todas mis herramientas sobre una preciosa mesa acristalada de hierro forjado cerca de la fachada de la librería, justo bajo uno de los brillantes focos y le di mi mejor tiro. Pero no importaba lo mucho que lo intentase, no era capaz de pintarme las uñas de la mano derecha con mi brazo izquierdo escayolado. Entonces llegó Barrons y no perdí un segundo en ponerle a trabajar. Un músculo palpitó en su barbilla. ―Vuelva a decírmelo ¿Por qué estoy haciendo esto, señorita Lane? —Duh, ―dije― por que tengo el brazo roto. ―Agité mi escayola ante él, en caso de que lo hubiese olvidado. —No creo que lo haya intentado lo suficiente ―dijo― Necesita intentarlo otra vez. Creo que si el ángulo de su tablilla cae de esta manera —hizo una demostración, dejando el esmalte de uñas sobre el patio embaldosado― entonces gire su brazo así. ―Asintió él― Inténtelo. Creo que funcionará. Lo miré con frialdad. ―Me arrastró por todo el lugar, haciéndome cazar OOPs, ¿Y me quejé en algún momento? No. Chúpese esa, Barrons. Lo menos que puede hacer es pintarme las uñas mientras tengo el brazo roto. No es como si le pidiera que hiciese ambas manos. Y no voy a pedirle que me haga los pies después de todo. ―Aunque realmente podía haber necesitado algo de ayuda con mi pedicura. Una apropiada pedicura era un trabajo de dos manos. Él frunció el ceño ante la perspectiva de tener que pintar las uñas de mis pies a juego, en un brillante oro escarchado de Ice Princess Blush, el cual, por cierto, siempre me había parecido llamativo, como un enorme langostino. Ninguna de las princesas de hielo que había conocido en el instituto y el colegio había sido del tipo ruborizante. ―Algunos tíos ―le informé altanera― saltarían por la oportunidad de pintarme las uñas de los pies. Barrons bajó la cabeza sobre mi mano, aplicando un pálido esmalte rosa en mi dedo anular con extremo cuidado. Se veía enorme, musculoso y masculinamente idiota pintándome las uñas, igual que un centurión romano cubierto con un delantal de volantes de jefe de cocina. Me mordí por dentro la mejilla para evitar reírme. ―Estoy seguro que lo harían, señorita Lane ―respondió secamente. Todavía me llamaba señorita Lane. Después de todo por lo que habíamos pasado. Como si no hubiese encontrado mi mapa con la chincheta rosa clavada en él, siguiéndome a la Zona Oscura, rescatándome, entablillándome, poniéndome hielo, vendándome, y, creo, besándome incluso. Entrecerré los ojos, estudiando su oscura cabeza inclinada. Sabía como me había encontrado. Fiona me había dicho que le había llamado justamente después de que me
  • 161. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre hubiera visto irme andando hacia el vecindario abandonado. Por su matiz de angustiosa culpa por lo de mis heridas, sin embargo, estaba bastante segura de que no lo había llamado inmediatamente después. Pero eso era de cerca todo lo que sabía. Había pasado la mayor parte de esos tres días desde que me había ido al 1247 de LaRuhe, en un profundo y drogado sueño, emergiendo solo lo suficiente para que Barrons me alimentase con algo antes de ordenarme dormir otra vez. Mi espalda y mis caderas estaban magulladas, varias partes de mí fueron vendadas e inmovilizadas, me vendaron las costillas y me dolía al respirar, pero en el lado más brillante de las cosas, mi ojo estaba casi abierto otra vez. No había sido lo bastante valiente para mirarme todavía en un espejo, ni me había duchado en cuatro días, pero tenía otras cosas en mente en este momento, como algunas de esas preguntas que habían estado haciéndome agujeros en el estómago durante todo el día. ―De acuerdo, Barrons, es la hora. ―No voy a ayudarla a afeitarse las piernas ―dijo instantáneamente. ―Oh, por favor. Como si le dejase. Quería decir para las preguntas. ―¡Oh! ―¿Qué es usted? ―Dejé caer la pregunta sobre él igual que un balde de agua fría. ―No la sigo ―dijo con uno de esos elegantes encogimiento de hombros. ―Se dejó caer a lo largo de treinta pies en ese almacén. Debería haberse roto algo. Debería haberse roto algo dos veces —como las piernas―. ¿Qué es usted?” Allí estaba otro de esos encogimiento de hombros. ―¿Un hombre con una cuerda? ―Ha-ha. No ví ninguna. ―No puedo ayudarla en eso. ―La mirada que me dedicó era seca, aburrida y suficiente para hacerme dudar de lo que había visto esa noche. Después de todo, había estado bastante entusiasmada en ese momento. No podía garantizar absolutamente que no hubiese habido uno de esos sofisticados cables delgados que usan siempre los ladrones en las películas. Probé con otra táctica. ―Envió a Mallucé volando por los aires. Aplastándolo en las plataformas, después con una carretilla elevadora. ―Soy fuerte, señorita Lane. ¿Quiere sentir mis músculos? ―Mostró los dientes pero no era realmente una sonrisa y ambos lo sabíamos. Dos semanas antes me habría intimidado. ―No me importa lo fuerte que sea. Mallucé era súper fuerte. Es un vampiro. ―Quizá. Quizá no. Sus seguidores parecen pensar que está muerto. ―Oh, feliz día ―dije con fervor―. Uno menos. ―Solo uno de mil o así, en mi estimación, aunque tenía miedo de que quizás fuese más lejos, como en grave subestimación. —No lo celebre todavía, señorita Lane. No de nada por muerto hasta que lo haya quemado, removido sus cenizas, y entonces espere un día o dos para ver si algo se levanta de ellas. —Está bromeando. ¿Algunas cosas son tan difíciles de matar? —Algunas cosas, señorita Lane, —dijo él, empezando la segunda mano de mi manicura— son imposibles de matar. Sin embargo, no estoy seguro de que Mallucé sea una de ellas. Eso está por verse. Le disparé mi próxima pregunta. —¿Por qué le permitieron las Sombras entrar en la Zona Oscura, Barrons? Pintó todo mi dedo índice de rosa. Entonces tuvo el valor para mirarme, como si lo hubiese hecho yo. —¡Que lo zurzan, Barrons, se veían bien hasta que hizo eso! —Tiré de mi mano
  • 162. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre alejándola― Humedezca una de esas bolas de algodón con esto. ―Empujé una botella de quita esmaltes hacia él. El la tomó, con una dura mirada. ―¿Me espía, señorita Lane? ―Serenidad, Barrons. Solo ocurre que estaba mirando por la ventana cuando cuadró que parecía estar haciendo algo aborrecible, lo cual sólo me hace preguntarme cuántas cosas aborrecibles estuvo haciendo cuando no miraba por la ventana. ¿Dónde está el Maybach? Una instantánea sonrisa curvó sus labios; la rápida y posesiva sonrisa de un hombre con un nuevo juguete. ―O'Bannion no lo necesita más. La policía ni siquiera ve —como lo llamó— ¿La Zona Oscura? Se habría sentado allí para siempre. ¿No es un desperdicio? ―Oh, usted es tan frío ―jadeé―. Ese hombre no lleva muerto ni si quiera un día. ―Bajas de guerra, señorita Lane. ―¿No podría al menos haber movido esas pilas mientras estaba allí? Él se encogió de hombros. ―Dejará de verlos después de algún tiempo. Esperaba que no. Eso querría decir que una parte de mí estaba tan muerta como él. ―¿Qué clase de trato tiene con las Sombras, Barrons? Esperé evasión, incluso que me cortara la pregunta, pero no estaba preparada para la única que me devolvió. ―¿Por qué no me dijo que había encontrado a V´Lane, Srta. Lane? ―Dijo sedosamente. Me sobresalté. ―¿Cómo lo ha sabido? ―Me lo dijo V´Lane. ―¿Cómo sabe usted de V´Lane? ―exigí indignada. ―Yo lo sé todo, señorita Lane ―dijo él. ―Oh, ¿de veras? ―dije con una sonrisa dulce―. ¿Entonces quien y qué es el Lord Master? Respóndame a eso. No era Fae, eso seguro. Pero tampoco me había parecido… humano. ―El novio de su hermana ―dijo de plano― y sabiendo eso, ¿Qué debería hacer con usted? ―Cuando me quedé mirándole con la cara en blanco, él dijo, ―Encontré las fotos en su chaqueta. Yo casi me pegué en la frente. ¡Las fotos! Me había olvidado por completo de las cosas que había hurtado de la residencia de Lord Master. ―¿Dónde puso las otras cosas que estaban en la chaqueta? ―pregunté―. No podía recordar haber visto ninguno de los dos álbumes o el Plano de Franklin en mi dormitorio. Necesitaba repasar su calendario con lupa. Podía haber toda clase de valiosa información ahí adentro: nombres, direcciones, fechas. ―No había nada en su chaqueta. ―Había demasiado ―protesté. El negó con la cabeza. ―¿Está segura? ―Sí. Busqué su cara. ¿Me estaba diciendo la verdad? ¿Se habrían caído mientras había estado luchando? ¿O los había cogido él por alguna razón? Con una sensación de desazón, me dí cuenta de que sólo tenía que volver al 1247 de LaRuhe para comprobarlo. ―No sabía que era el novio de mi hermana, Barrons ―me defendí―. Ella nunca lo dijo. ¿Recuerda su mensaje? Dijo que le había estado mintiendo todo el tiempo. Que él era uno de ellos y que nunca lo supo hasta entonces. La engañó y la traicionó ―dije
  • 163. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre amargamente―. Ahí tiene, ya contesté su pregunta. Ahora conteste a la mía. ¿Por qué le permitieron las Sombras entrar en la Zona Oscura? Él no dijo nada durante mucho tiempo, sólo pintó las puntas de mis uñas y retocó mis cutículas en silencio. Era mejor que la mayoría de los especialistas en manicura; el hombre era un perfeccionista. Casi había renunciado a la esperanza de que me contestara cuando dijo, ―Todos tenemos nuestros… dones, señorita Lane. Usted es una nulidad. Yo soy… otras cosas. Lo qué no soy es su enemigo. No en la liga con las Sombras. Sólo tendrá que confiar en mí en eso. ―Sería muchísimo más fácil confiar en usted si sólo contestase a mi pregunta. ―No sé por qué pregunta, de todos modos. Podría mentirle de un millón de maneras hasta el Domingo. Observe mis acciones. ¿Quién le salvó la vida? ―Sí, bueno, los detectores de OOP no funcionan tan bien en muertos recientes, ¿verdad? ―indiqué. ―Me las arreglé bien hasta que llegó, señorita Lane, habría continuado haciéndolo sin usted. Sí, usted puede encontrar a los OOP, pero francamente, mi vida era mucho menos complicada antes de que usted irrumpiese en mi librería. ―Suspiró él―. Sangriento infierno, extraño aquellos días. ―Lo lamento si he sido tal inconveniente, ―repliqué―, pero mi vida tampoco ha sido exactamente un tazón de cerezas desde entonces. ―Ambos nos quedamos callados por un tiempo, contemplando la noche, pensando nuestros propios pensamientos. ―Bueno, por lo menos ahora sé quién mató a Alina ―dije finalmente. El me miró con brusquedad. ―¿Oyó algo en ese almacén que yo me perdí, señorita Lane? ―Bien, duh, su novio era el Lord Master y ella no lo sabía. Debió haberlo seguido un día y averiguar quien y qué era, como lo hice yo. Y él la mató por ello.― Era tan obvio que no podía creer que Barrons no lo viese por si mismo. Pero no lo hacía. El escepticismo estaba escrito por toda su cara. ―¿Qué? ―Dije―. ¿Me estoy perdiendo algo? ¿Está diciendo que no debería ir tras él? ―Oh, definitivamente iremos tras él ―dijo Barrons―. Anote el "nosotros" en esa oración, señorita Lane. Vuelva a irse usted sola detrás de algo grande y malo, y le haré más daño del que lo hacen los monstruos. Quiero al Lord Master muerto por una única razón: No quiero ningún maldito y sangriento Invisible en mi ciudad. Pero si hay una cosa que he aprendido en la vida es esto: Las suposiciones nos patean el culo a “usted” y a “mí. ―Agradable ―dije, deletreando patear el culo a usted-y-a-mí en mi cabeza. ―Yo no trato de ser agradable. Sólo digo que no suponga que sabe quien es el asesino de su hermana hasta que haya tenido una sólida evidencia en sus manos o una confesión. Las suposiciones ―dijo enigmáticamente―, pueden hacer las cosas todavía peor que patearnos el culo al mejor de nosotros. Estaba a punto de preguntarle ―¿Como qué?― cuando repentinamente sentí tales náuseas que no podía hablar. La bilis me salpicó el fondo de la garganta sin advertencia y de repente alguien me clavó un cuchillo en el cráneo —una larga hoja de treinta centímetros que sabía tenía que estar sobresaliéndome por ambas sienes. Sacudí los hombros, chocando con la mesa, y arruinando hasta la última de mis uñas intentando agarrarme a mi misma. Habría golpeado el suelo y probablemente el brazo roto si Barrons no me hubiese sujetado. Creo que vomité. Justo antes de desmayarme. Cuando recobré el conocimiento, estaba tendida en la tumbona y Barrons estaba completamente inclinado sobre mí, con expresión rígida.
  • 164. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre ―¿Qué? ―Demandó él―. ¿Qué le ha sucedido, señorita Lane? ―Ah D-DIOS ―dije débilmente―. Nunca había sentido algo igual antes y no quería sentirlo otra vez. Eso era todo. Me iba a casa. Lo abandonaba todo. La búsqueda de venganza... se terminó. Lo dejo. Iba a regresar a mi antiguo estado de sidhe-seer. ―¿Qué? ― exigió otra vez. ―No p-p-puedo de-dejar de t-t-tir… ―Me aparté. "Tiritar" era lo que intentaba decir, pero los dientes me castañeaban demasiado para dejarlo salir. La sangre se me había congelado en las venas. Tenía frío, tanto frío. No creí que pudiera entrar en calor otra vez. Barrons se quitó la chaqueta con un movimiento de hombros y la arrojó sobre mí. ―¿Mejor? ―Esperó dos segundos completos. ―¿Así qué? ¿Qué? ―preguntó él impacientemente. ―Es-estaba aquí ―articulé finalmente, indicando con el brazo hacia el borde del tejado―. En algún lugar allí a-abajo. Creo que está en un c-coche. Se mueve rápido. Ahora se ha i-ido. ―¿Qué estuvo aquí? ¿Qué se ha ido? Con un último temblor violento, conseguí controlar mi voz. ―¿Qué cree, Barrons? ―Dije―. El Sinsar Dubh. ―Respiré hondo y exhalé lentamente. Sabía algo acerca de ese evasivo libro que no había sabido antes: Era tan malo que corrompía a cualquiera que lo tocase, sin excepciones. ―Oh Dios, estamos en un montón de problemas, ¿no es así?, no somos nosotros ― Jadeé. Aunque ninguno de los dos lo había exteriorizado, yo sabía que ambos estábamos pensando en todos esos Invisibles que habían llegado a través del dolmen ese día y serían ahora introducidos en nuestro mundo, echando mano del Glamour de modo que pusiesen interactuar con nosotros y cazarnos. ―Cuando todo esté en su lugar ―había dicho el Lord Master— abriré el portal y desataré a todos los Invisibles prisioneros en este mundo. No tenía idea de cuan grande era la prisión de los Invisibles y no lo quería saber nunca. Pero tenía el horrible presentimiento de que lo íbamos a averiguar. —¿Hay más Sidhe-see allí fuera, Barrons? —pregunté—. ¿Aparte de nosotros? El asintió. —Bien. Porque vamos a necesitarlos. La guerra se estaba acercando. Podía sentirla en mis huesos. Una guerra para terminar con todas las guerras. Y la Humanidad ni siquiera lo sabía. Aquí termina el Libro Uno de las Crónicas de Mac O'Connor. Asegúrese de buscar la continuación en la serie Fiebre: FIEBRE DE SANGRE
  • 165. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre **GLOSARIO DE FIEBRE OSCURA** ZONA OSCURA: Un área que ha sido tomada por las Sombras. Durante el día parece como cualquier vecindario abandonado. Una vez cae la noche, es una trampa mortal. (Definición de Mac) MUERTE POR SEXO FAE (e.g. V´lane): Un Fae que es tan “potente” sexualmente que un humano muere en el interludio a menos que el Fae proteja al humano del completo impacto de este mortal erotismo. (Definición en curso). DRUIDAS: En la sociedad Celta precristiana, un Druida presidía sobre el culto divino, la legislación y los asuntos judiciales, la filosofía, y la educación de la joven élite de su orden. Los druidas llevaban a cabo sacrificios humanos y comían bellotas para preparar la profecía. Creían que el día seguía a la noche, y mantenían el credo de metempsicosis según el cual el alma humana no muere, sino que renace en diferentes formas. En la antigüedad se creía que los druidas eran partícipes de los secretos de los dioses, incluyendo cuestiones pertenecientes a la manipulación de la materia física, el espacio, y hasta el tiempo. En irlandés antiguo "Drui" significa mago, hechicero, clérigo. (Mitos y Leyendas Irlandesas) FAE (fay): ver también Tuatha Dé Danaan. Dividida en dos cortes, La Visible o Corte de la Luz, y La Invisible o Corte Oscura. Ambas cortes tienen diferentes castas de Fae, con cuatro Casas Reales ocupando la más alta de cada casta. La Reina de los Visibles y su consorte elegido llevan la Corte de la Luz. El Rey de los Invisibles y su actual concubina gobiernan la Oscura. (Definition J.B.) CUATRO PIEDRAS, LAS: traslúcidas piedras negro-azuladas cubiertas con runas en forma de carta. La llave para descifrar el antiguo lenguaje y romper el código del Sinsar Dubh oculto en esas místicas cuatro piedras. Una piedra individual puede ser usada para iluminar una pequeña porción del texto, pero solo si las cuatro son reensambladas en una el verdadero texto será completamente revelado. (Mitos y Leyendas Irlandesas) GLAMOUR: ilusión causada por el Fae para camuflar su verdadera apariencia. Cuando más poderoso es el Fae, mayor es la dificultad de penetrar en su engaño. El humano medio solo puede ver lo que el Fae quiere que vea, y es sutilmente repelido de de colisionar o rozar contra ello por un pequeño perímetro de distorsión espacial que es parte de El Glamour Fae. (Definición J.B.) HOMBRE GRIS, EL: Invisible enormemente feo y leproso que se alimenta robando la belleza de las mujeres humanas. Evaluación de la amenaza: puede matar, pero prefiere dejar a su víctima horrorosamente desfigurada y viva para que sufra. (Experiencia personal)
  • 166. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre HALLOWS: ocho antiguas reliquias de inmenso poder: cuatro de la Luz y cuatro oscuras. Los Hallows o Reliquias de la Luz son la piedra, la lanza, la espada, y el caldero. Las Oscuras son es el espejo, la caja, el amuleto, y el libro (Sinsar Dubh o Libro Oscuro). (Una Guía Definitiva para Artefactos; Auténtico y Legendario) COSA-DE-MUCHAS-BOCAS: Invisible repulsivo con innumerables bocas como sanguijuelas, docenas de ojos, y de órganos sexuales excesivamente desarrollados. Casta de los Invisibles: desconocida en este momento. Evaluación de la amenaza: desconocido en este momento pero se sospecha que mata en una manera en la que prefiero no pensar. (Experiencia personal) NULL: una sidhe-seer con el poder de congelar a un Fae con el toque de sus manos (e.g. yo). Cuanto más alta y poderosa es la casta del Fae, se acorta el tiempo en que este permanece congelado. (Definición J.B.) OOP: acrónimo para Objeto de Poder, una reliquia Fae imbuida de místicos poderes. (Definición de Mac) PRI-YA: una humana adicta al sexo Fae. (Creo. Definición en curso). CAZADORES REALES: una casta de nivel medio de los Invisibles. Sensiblemente agresivos, se parecen a la clásica descripción del diablo, con patas hendidas, cuernos, caras alargadas como la de un sátiro, alas de cuero, ojos y colas de un llameante anaranjado. De Siete a diez pies altos, son capaces de una extraordinaria velocidad tanto a pie como volando. Función primaria: exterminadores de sidhe-see. Evaluación de la amenaza: Asesinos. (Def. J.B.) RHINO-BOYS: casta Invisible de medio nivel despachados principalmente como perros guardianes para los altos cargos Fae. (Experiencia Personal) SEELIE: Visible de la luz o “fairer”, corte de los Tuatha Dé Danaan gobernado por la Reina de los Visibles, Aoibheal. (Def. J.B.) SOMBRAS: Sensibles pero apenas. Tienen hambre—se alimentan. No pueden soportar la luz y sólo cazan de noche. Roban la vida de la forma en que el Hombre Gris roba la belleza, drenando a sus víctimas con la rapidez de un vampiro, dejando atrás una pila de ropa y una cáscara de humano deshidratado. Evaluación de la amenaza: asesinos. (Experiencia personal) El SlDHE-SEER (SHE-seer): una persona en la que no funciona la magia Fae, capaz de ver más allá de las ilusiones o "glamour" causado por el Fae para enmascarar su verdadera naturaleza. Algunos también pueden ver Tabh'rs, portales ocultos entre reinos. Otros pueden sentir los objetos de poder de los Visibles y los Invisibles. Cada sidh-seer es diferente, con varios grados de resistencia a los Fae. Algunos son limitados, otros son avanzados con múltiples "poderes especiales". (Def.J.B.) TAMIZAR: Medio de locomoción Fae, ocurre a la velocidad del pensamiento. (¡Ver esto!)
  • 167. FIEBRE OSCURA, Karen Marie Moning Libro 1 de la Saga Fiebre TAMIZADORES DE PLATA o SILVERS: un elaborado laberinto de espejos una vez utilizado como el principal método de los Fae para viajar entre reinos, hasta que Cruce lazó la maldición que prohibió los corredores plateados. Ahora ningún Fae osa entrar en los Silvers. (Def. J.B.) SlNSAR DuBH (she-suh-DOO): una Reliquia Oscura perteneciente a los Tuatha Dé Danaan. Escrito en un idioma solo conocido por los más antiguos de su clase, se dice que contiene la más mortal de todas las magias en sus encriptádas páginas. . Traído a Irlanda por los Tuatha Dé durante las invasiones escritas en la seudo-historia de Leabhar Gabhala, fue robado junto con las otras Reliquias Oscuras, y se rumorea que ha encontrado su camino en el mundo de los hombres. Escrito supuestamente hace un millón de años por el Rey Oscuro de los Invisibles. (Una Guía Definitiva para Artefactos; Auténtico y Legendario) LANZA DE LUISNE (a. k.a. La lanza de Luin, la Lanza de Longinus, la Lanza del Destino, la Lanza Llameante): la lanza usada para perforar el costado de Jesucristo en su crucifixión. No es de origen humano; es uno de las Reliquias de la los Tuatha Dé Danaan de la Luz, y uno de los pocos artilugios capaces de la matar un Fae—sin importar rango o poder. (Def. J.B.) TABH'RS (TAH vr): Puertas o Portales Fae entre reinos, a menudo escondido en cotidianos objetos humanos. (Def. J.B.) TUATHA Dé DANAAN o TUATHA Dé: (TUA day dhanna o Tua DAY): (Ver Fae) Una raza sumamente avanzada que vino a la Tierra de otro mundo. (Definición en curso) UNSEELIE: La corte "oscura" de los Tuatha Dé Danaan. Según la leyenda de Tuatha Dé Danaan, los Invisibles ha estado confinados durante cientos de años en una prisión inexpugnable. Inexpugnable mi trasero.

×