1                       - En la Ciudad Autónoma de Buenos                         Aires, a los dieciocho días del         ...
2organizaciones sociales; al doctor Andrés Gil Domínguez,constitucionalista en Derecho de Familia; al interventordel INADI...
3estamos trabajando en un plenario conjunto para acelerar yfacilitar su tratamiento.Sra. Presidenta (Ibarra).- Efectivamen...
4cuenta que en la Argentina existe el matrimonio igualitarioa partir de una edad, y esa edad donde hay derecho acontraer m...
5del pueblo argentino, que ha decidido        que     está   en   unmomento de otorgar derechos. (Aplausos.)Sra. President...
6algunas descripciones respecto de los menores de 18 años.Asimismo, hay un artículo que habría que eliminar entérminos de ...
7consigna: “Una ley que garantice el derecho a todos losderechos”.          Debemos preguntarnos por qué una ley de identi...
8Pienso que los problemas de redacción pueden ser resueltosfácilmente. Me parece que es tiempo de avanzar hacia unasocieda...
9          Pero también quiero decir que este proyecto síavanza en otros aspectos más técnicos que deberán sertenidos en c...
10muchas las personas que vamos a hacer uso de la palabra; yluego la idea es debatir entre los diputados.           Entonc...
11mejor del mundo- la posibilidad de que avancemos. Vamos amostrar a todo el mundo que la Argentina puede y es un paísen e...
12derechos humanos. También soy parte del grupo de expertosque elaboró los principios de Yogyakarta, que ya se hancitado e...
13mencionó    la    diputada,    constituyen   requerimientosfrancamente degradantes.          Afortunadamente,    los    ...
14a fin de tener la posibilidad de habitar un cuerpo en elcual podamos reconocernos.          Esas intervenciones quirúrgi...
15integrarnos y ser parte de un planteo político, TravestisUnidas, y también a las compañeras de ATTTA, de ALITT y deFutur...
16les da la personería jurídica. Con lo cual ese momento paramí funda un período clave, un umbral, donde el Estado,desde e...
17Sra.   Presidenta   (Ibarra).-    Tiene   la   palabra    larepresentante   de  la   Federación  de   Lesbianas,   Gays,...
18Cuando hablamos de derechos nos referimos a derechoshumanos y me pregunto por qué la Convención Interamericanade Niños, ...
19          Tampoco hemos alcanzado el derecho humano altrabajo, o sea, a elegir en qué queremos trabajar, y no elcondicio...
20ministras, empleadas del Estado... (Aplausos.) Queremos serpersonas incluidas. Nada más que eso.          Gracias a todo...
21pero no que me quieran situar en el lugar de un hombre y alos compañeros trans en el lugar de una mujer; ahí está laviol...
22domingo, discreción. ¿Discreción de qué? Yo soy bastanteimperante;   no  era   una   discreción   suave   sino   biencon...
23          Entonces, esa violencia hay que mostrarla, porqueno sé qué es lo que la gente piensa de nosotras. A nosotrasse...
24          No es momento de vedetismo. La ley se llamarácomo se llame. Queremos que sea la mejor ley. Exigimos queel trám...
25sienten contenidas en ella. Por eso, quiero que sepan queexiste el compromiso, tanto del doctor Tunessi como dequien hab...
26todos y de todas-, en realidad a esta altura podrían serparte de una discusión estéril, porque todo aquello ya estálegis...
27tienen que dar dignidad plena a todo un colectivo que fuehistóricamente desplazado y vapuleado, porque en laestigmatizac...
28          Los derechos llegan a ser tales porque hay muchoshombres y mujeres que han tenido que padecer el estigma deun ...
29          Bien mencionaba Lohana la importancia de estarinscripto en el estatus sociosimbólico. Lohana decía: "A míesta ...
30Sr. Scheibler.- Primero que nada, como acá se refirieronvarias veces a los especialistas en la materia, quieroaclarar qu...
31se llamaba “Ateo”; se ve que esta persona tenía un padrerevolucionario y que siendo adulto, por distintas razones-ya sea...
32meter con la religión o con su ideología? En el caso delseñor Ateo, o Atilio, un caso que estaba mencionado en loslibros...
33dice que rige la identificación de las personas deexistencia visible, que claramente es un concepto jurídico,en contrapo...
34totalidad de los miembros de la Comisión de LegislaciónGeneral que permanezcan en la sala, ya que se trata de untema muy...
35          Acá no hay una cuestión particular por la cualquienes van a asumir una identidad trans afronten comoproblema l...
Por la Ley de Identidad de Género - Versión Taquigráfica
Por la Ley de Identidad de Género - Versión Taquigráfica
Por la Ley de Identidad de Género - Versión Taquigráfica
Por la Ley de Identidad de Género - Versión Taquigráfica
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Por la Ley de Identidad de Género - Versión Taquigráfica

1,254

Published on

Versión Taquigráfica de la reunión de las Comisiones de Legislación General y Justicia de la Cámara de Diputados de la Nación donde comenzaron a debatirse los proyectos de Ley de Identidad de Género.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,254
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
21
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Por la Ley de Identidad de Género - Versión Taquigráfica"

  1. 1. 1 - En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los dieciocho días del mes de agosto de 2011, a la hora 10 y 57:Sra. Presidenta (Ibarra).- Buenos días a todas y a todoslos presentes. Muchas gracias a las diputadas y diputados,al señor presidente de la Comisión de Justicia, a losrepresentantes de las organizaciones sociales y a losmilitantes y funcionarios por haber concurrido. Vamos a dar comienzo a esta reunión conjunta delas comisiones de Legislación General, que presido, y deJusticia, que preside el diputado Tunessi. Estamos a muypoco de obtener quórum, de modo que, mientras esperamos aalgún señor diputado más, vamos a dar comienzo al debateinformativo. Hoy están convocadas diversas personas para poderdar inicio al debate sobre ley de identidad de género. Losproyectos en discusión tienen los siguientes números deexpedientes: 8.126-D.-2010, de la diputada Conti y otros;7.644-D.-2010, de la diputada Di Tullio y otros; 7.243-D.-2010, de la diputada Giudici y otros, y 1.879-D.-2011, deldiputado Barrios y otros. Todos ellos son proyectos sobreidentidad de género. Sólo les quiero comentar que las diversasorganizaciones sociales, los activistas y militantes de losderechos de las personas trans y de la ciudadanía, LGBT,han pedido el tratamiento de este proyecto tanto en formapública como en reuniones que me han tenido como presidentade la comisión. En este sentido, nos parece que estamosatrasados en la regulación porque hay un sector muyvulnerado de la sociedad que sufre la violencia de no tenerel reconocimiento de su identidad, lo que afecta no sólo elderecho a la identidad sino la dignidad misma. Estasituación se refleja en niveles de discriminación yviolencia social muy altos, abandono de estudios ydificultades laborales, por lo que necesitamos avanzar eneste proyecto. En el ámbito judicial tenemos pronunciamientosnuevos e importantes que ya no reclaman -como en otraoportunidad- pericias degradantes que a veces llevaban asituaciones muy complejas sino que, a solicitud delrequirente, pidiendo su documentación y sus registrosconforme a su identidad se fue avanzando en estos fallos.Así que los proyectos que tenemos en tratamiento avanzan eneste sentido, es decir, en el de los últimos fallos que hanido reconociendo este derecho a la identidad arequerimiento de la persona. Hoy tenemos previsto escuchar a los diputadosautores de los proyectos; a los representantes de las
  2. 2. 2organizaciones sociales; al doctor Andrés Gil Domínguez,constitucionalista en Derecho de Familia; al interventordel INADI, Pedro Mouratian, y al doctor GuillermoScheibler, juez de la Ciudad de Buenos Aires. Como a las 12 y 30 horas debemos continuar conuna reunión para considerar el tema de fertilizaciónasistida, voy a pedirles que hagan exposiciones cortas.Luego veremos si tenemos consensos para eventualmente poderllegar a un dictamen. Probablemente no podamos hacerlo hoy,pero sí sería importante avanzar en ese sentido. Hecha esta presentación, quisiera dar la palabraen primer lugar al señor presidente de la Comisión deJusticia y luego a los autores de los proyectos.Posteriormente, continuaríamos con el listado deexpositores. Tengo anotados para hacer uso de la palabra alas señoras diputadas Conti y Di Tullio y al señor diputadoBarrios. Tiene la palabra el señor diputado Tunessi,presidente de la Comisión de Justicia.Sr. Tunessi.- Buenos días a todos. Como ha señalado laseñora diputada Ibarra, nosotros estamos impulsando eltratamiento de estos cuatro proyectos en forma conjunta, enla inteligencia de que debemos avanzar en la sanción deesta norma. Debemos hacerlo por todo lo ya explicado –ya queacá están en juego la voluntad, la igualdad, la nodiscriminación y la dignidad de las personas-, pero tambiénporque básicamente estamos incumpliendo diversasapelaciones de organismos internacionales, de NacionesUnidas y de la OEA –de la cual nuestro país es parte-, querequieren combatir la discriminación contra personas acausa de su orientación sexual o identidad de género. También se incumplen los Principios deYogyacarta, otras convenciones internacionales de las queha participado –y participa- nuestro país, y la legislacióncomparada, que en todo el mundo va abriendo paso a estetipo de normas, lo cual hace que la Argentina no puedapermanecer ajena a este debate. Asimismo, están los derechos de las personas quehan estado formulando reclamos y que hemos recibido de lasorganizaciones que las nuclean. A ellas les hemostransmitido que íbamos a tratar el tema en la primeraoportunidad que hubiera, con lo cual ahora estamos tratandode cumplir con esta idea. Vamos a ver si podemos avanzar en un rápidoacuerdo. Entendemos que hay diferencias entre losproyectos, pero ninguna es insalvable. Nos parece que haymás cuestiones de forma que de fondo. En general, losproyectos son coincidentes en el fondo de la cuestión, porlo que espero que rápidamente podamos lograr un dictamenfavorable de ambas comisiones. Por eso ambas comisiones
  3. 3. 3estamos trabajando en un plenario conjunto para acelerar yfacilitar su tratamiento.Sra. Presidenta (Ibarra).- Efectivamente, no sólo se tratade la prontitud. El señor diputado Tunessi por propiainiciativa me llamó hace ya un tiempo para solicitarme quenos pusiéramos a trabajar sobre este tema en conjunto, locual allana muchísimo el camino cuando las comisiones estánfuertemente comprometidas con un debate. Así que ambascomisiones se encuentran impulsando este debate. Tiene la palabra la señora diputada Conti.Sra. Conti.- En primer lugar, quiero aclarar que en algúnmomento varios legisladores tendremos que retirarnos paraconcurrir a una reunión y agasajo que se hará en la CasaRosada con motivo de la visita del señor presidente Santos,de Colombia. No quisiera que esto sea tomado como una falta deinterés o como resto de impulso a estas iniciativas, quesin duda son el corolario de la lucha persistente yperseverante -desde hace muchísimos años- de quienes hanhecho una opción de género diferente a la de su connotaciónfísica.El salto cualitativo lo dimos en este país: en la región yen el mundo, Argentina fue ejemplar con el matrimonioigualitario, lo que ha permitido que prejuicios en torno aeste tipo de temas hayan ido cayendo. Deseo recordar que cuando eran pocas las vocesparlamentarias que llevaban adelante estas iniciativas, enel Senado, señora presidenta, usted fue una férreadefensora de la postura de la adopción y la caída de unprejuicio. Fue la primera vez que en una Cámara como elSenado, donde todavía están los padres de la Patria,intentamos reformar y se abrió la discusión sobre este tipode temas. Se trata de una contribución a la lucha dequienes han llevado por siempre la bandera: por ejemplo,Carlos Jáuregui, de la Comunidad Homosexual Argentina, yluego gente más joven que fue aprendiendo cómo defender ytratar de que parlamentariamente, a través de leyes, susderechos sean realidad. El proyecto que yo encabezo ha sido elaborado porla Comunidad Homosexual Argentina, entidad con la que hemilitado desde que la presidía Carlos Jáuregui, entidad demis amores. Quiero destacar a Marcelo Suntheim, CésarCigliutti, Pedro Sottile y a todos los que allí trabajan.En realidad han canalizado a través mío, como diputada osenadora, sus propios proyectos; pero esto no nos cierra enuna postura indeclinable en torno a no modificar una comade ninguno de los artículos. Por lo tanto, la reflexión ala que yo quiero llevar a todos los grupos militantes porla obtención de estos derechos es que debemos tener en
  4. 4. 4cuenta que en la Argentina existe el matrimonio igualitarioa partir de una edad, y esa edad donde hay derecho acontraer matrimonio con quien uno desee debe ser tambiénuna línea a partir de la cual ese derecho al matrimonioigualitario esté seguido de situaciones concretas y reales,que permitan la concreción de cuanto uno desee en laelección de cómo constituir su hogar y su núcleo familiar. Si alguien ha optado o tiene una atribución degénero y no coincide con el nombre que lleva, con elaspecto físico y una serie de razones, sin duda es unadiscriminación, y esto debe ser evitado. La edad es un punto a reflexionar, porque veo quelas diferencias se dan a partir de los 18 o 16 años. Laadecuación física, es decir, la intervención quirúrgica ocualquier otro procedimiento para modificar el cuerpo, esnecesario plasmarla legalmente, por cuanto una intervenciónquirúrgica de cambio de sexo si no está autorizadapenalmente es una lesión gravísima, porque en muchos casosanula una función primordial, como es la concepción o laprocreación. Entonces, si no lo ponemos en una ley, losmédicos van a hacer lo mismo que con el aborto no punible,es decir, que aunque hay aborto no punible no podemoslograr que los médicos procedan. Si se pueden incluir o noestas prestaciones como prestación médica obligatoria paraque nuestros servicios de obras sociales, los sistemasmédicos prepagos y los hospitales públicos la brinden, esuna diferencia que también presentan los proyectos. Yoprefiero, como se expresa en el proyecto que encabezo, queesto se permita porque, si no, también va a haberdiscriminación teniendo el derecho, es decir, que quienestengan dinero puedan acceder y que los de menores recursostengan más dificultades. Será un debate que deben darse las propiasorganizaciones que militan por estos temas. Lo mejor seríallegar a una ley que satisfaga las banderas de todos ytodas y también de nosotros, los legisladores. El únicoinconveniente que observo es que algunos de los cuatroproyectos prevén que exista una prueba fehaciente paraavanzar hacia el cambio de sexo. Sabemos muy bien quepruebas fehacientes en este tema no hay, que siempre bastala férrea voluntad de quien ha decidido dirigir su vida enun sentido que hoy está visto como normal pero que por añosles hizo padecer represión, arranques de aros de las orejasy castigos brutales. Después de la dictadura ingresé al Poder Judicialy estuve en un cuadro correccional que en ese momentoaplicaba aquellos edictos terribles por los cuales erandetenidos y detenidas hombres y mujeres que eran realmentepadecedores y padecedoras de torturas por el solo hecho deir por la calle vestidos y vestidas de una manera distinta. Hoy la situación no es la misma. Algunosprejuicios subsisten, pero nosotros somos representantes
  5. 5. 5del pueblo argentino, que ha decidido que está en unmomento de otorgar derechos. (Aplausos.)Sra. Presidenta (Ibarra).- Tiene la palabra la señoradiputada Di Tullio.Sra. Di Tullio.- Señora presidenta: en primer términoquiero expresar mi agradecimiento a las presidencias de lasdos comisiones por la apertura de este debate en un momentomuy interesante de la Argentina que posibilita eldesarrollo de este tipo de discusiones. La señora diputadaConti hizo referencia -y hago mías sus palabras- a laevaluación del momento que está atravesando la Argentina ylas posibilidades de avanzar en términos de la consagraciónde derechos. La verdad es que este debate también esacompañado por la realidad, como ocurrió en el caso de laconsideración del proyecto de ley que establece elmatrimonio igualitario. Usted, señora presidenta, habló dela nueva jurisprudencia en materia del derecho a laidentidad de género. En ese sentido, me parece que plasmareso en un proyecto de ley y en una segura -desde mioptimismo- pronta sanción permitirá seguir contribuyendo aconstruir una sociedad argentina mucha más justa yarmónica. Sin duda alguna, en la construcción de unasociedad más justa y armónica los legisladores ylegisladoras debemos trabajar en términos de seguiravanzando en la no discriminación de muchos y muchashombres y mujeres de la Argentina. Como en el caso de la señora diputada Conti, laFederación Argentina de Gays, Lesbianas y Transexuales y laAsociación de Travestis y Transexuales de la Argentina mehan pedido que encabece la firma de este proyecto. EstebanPaulón, María Rachid y algunos compañeros me hicieron esasolicitud. La verdad es que nos van a interesar muchísimolos argumentos, las vivencias y la historia que tienenatrás no sólo los proyectos de ley sobre los que hemosempezado a trabajar, sino también los posteriores que elseñor diputado Barrios va a comentar. La verdad es que siento que todas las iniciativasvan en la misma dirección. Coincido absolutamente con laseñora diputada Conti en el sentido de que tiene que haberun consenso de las organizaciones sociales porque son lasque han estado reclamando y sufriendo en carne propia, comoasí también trabajando durante todos estos años paraelaborar estos proyectos de ley. La única diferencia que existe con el proyectoque presento y con el anterior descripto por la señoradiputada Conti es que se trata de dos iniciativasdistintas. Una se refiere a la identidad de género, alreconocimiento civil a través de la documentación.Simplemente por el hecho de haber sido solicitado así, hay
  6. 6. 6algunas descripciones respecto de los menores de 18 años.Asimismo, hay un artículo que habría que eliminar entérminos de la realidad de lo que veníamos diciendo. Merefiero al artículo 7°, en lo relativo al Registro Nacionalde las Personas y la comunicación al Padrón NacionalElectoral. El domingo hemos vivido una situación de avancesustancial en ese sentido. Esto que va siendo modificado através de la realidad me parece que debe tener un norte muyclaro, y la única diferencia con respecto al proyectodescripto por la diputada Conti es que existen dosiniciativas distintas: una que tiene que ver con elreconocimiento fáctico de la identidad, y la otra, con elcambio de sexo. Considero que tiene que haber un acuerdo, quetodas las organizaciones están dispuestas a llevarlo acabo, y la verdad es que la voluntad legislativa de lamayoría también es poder llegar a un acuerdo en estesentido y en la misma construcción de poder seguiredificando una sociedad mucho más justa e igualitaria.Gracias, señora presidenta. (Aplausos.)Sra. Presidenta (Ibarra).- Gracias, señora diputada DiTullio. Coincido con las dos diputadas preopinantesprecisamente porque entiendo que los dos proyectos apuntana lo mismo, y he firmado los dos para poder ayudar a labúsqueda de consenso. Tiene la palabra el señor diputado Barrios.Sr. Barrios.- Buenos días a todos y a todas. En primerlugar quiero expresar mi satisfacción por esta convocatoriapara comenzar a debatir un proyecto que recoge muchosantecedentes parlamentarios. Este proyecto va en la misma dirección queiniciativas parlamentarias presentadas ya en el año 1999por Alfredo Bravo -la diputada Diana Conti ha sido una delas firmantes junto con Margarita Stolbizer y Polino, entreotros- cuando decían que toda persona mayor de edad queexperimente la condición transexual tiene el poder depeticionar ante el juez de su domicilio la rectificación desu atribución sexual. Esa propuesta –como decía- llevaba lafirma de varios diputados. Y esto, reitero, era en el año1999. Después se continuó en 2007 cuando el bloque delPartido Socialista presentó un proyecto de característicassimilares, que perdió estado parlamentario. Más tarde recogimos iniciativas de la FederaciónArgentina de LGBT y de la ATTTA, que son las organizacionesque han trabajado persistentemente para instalar en laagenda parlamentaria este debate, como bien dice su
  7. 7. 7consigna: “Una ley que garantice el derecho a todos losderechos”. Debemos preguntarnos por qué una ley de identidadde género. A mi entender, se están violando derechoshumanos en su aspecto y visión más integrales cuando existeimposibilidad de acceder a un nombre que refleje laidentidad de una persona. A nadie se le escapa que no tenerun documento de identidad que acredite la identidad degénero conlleva múltiples inconvenientes. Aquí se señalabanlos inconvenientes de contratar, de acceder a servicios desalud, de trabajar; en definitiva, aspectos que hacen a ladiscriminación. Frente a esta realidad tenemos dosopciones: forzar la realidad o reconocerla, como seseñalaba aquí. También sabemos que en los últimos tiemposnuestra sociedad ha avanzado reconociendo derechos yremoviendo los obstáculos para el pleno desarrollo de estaspersonas. ¿Cuál debe ser el motivo que estas personastienen que invocar para modificar el nombre y rectificar susexo registral? A nuestro entender, simplemente sonaspectos de su más profunda intimidad, entendiendo que laidentidad sexual de las personas excede ampliamente lobiológico. Entonces, nos parece mal supeditar el cambio denombre registral a una operación, porque es contraponer unamutilación física -con los daños que conlleva- a unamutilación jurídica o institucional para seleccionar unaidentidad de género diversa a la que ya se posee. En esto de citar antecedentes, señalaba quenuestra sociedad ha ido avanzando en distintos organismos.Por ejemplo, ya en 2003 el Ministerio de Educación en laCiudad Autónoma de Buenos Aires ha tomado iniciativas enese sentido. También lo hicieron la Municipalidad deRosario en 2005 y el Ministerio de Salud de la Provincia deBuenos Aires en 2007. Asimismo, en ámbitos académicos, la Universidadde La Plata lo hizo en 2008; el Consejo Directivo de laFacultad de Filosofía y Letras de la Universidad de BuenosAires, en 2010; y el Consejo Directivo de Ciencias Exactasy Naturales de la UBA, en 2010. La Facultad de Farmacia yBioquímica de la Universidad de Rosario y el ConsejoMunicipal de Rosario también iniciaron acciones en esesentido. Más recientemente, hubo un caso emblemático en miprovincia, Santa Fe, donde se ha procedido a modificar elregistro de una persona que lo ha peticionado a través dela vía administrativa. Me refiero al caso de AlejandraIronici. Esta persona lo ha pedido y se le ha concedido através de un trámite ante la Fiscalía de Estado. Yo creo que es necesario avanzar en este debateporque todos los proyectos plantean una misma dirección.
  8. 8. 8Pienso que los problemas de redacción pueden ser resueltosfácilmente. Me parece que es tiempo de avanzar hacia unasociedad con menos discriminación, donde no se estigmaticea la gente. En definitiva, es tiempo de avanzar hacia unasociedad más igualitaria. (Aplausos.)Sra. Presidenta (Ibarra).- Tiene la palabra la señoradiputada Di Tullio para una breve aclaración.Sra. Di Tullio.- Sólo me quedó una cosa por decir que meparece importante remarcar. Me refiero a que todos estosproyectos llevan la firma de legisladores que integran lamayoría de los bloques que componen esta Cámara deDiputados de la Nación. Es decir que, más allá de losencabezamientos que lleven, estas iniciativas tienen unacomposición muy plural y son muy representativas de lo quees esta Cámara.Sra. Presidenta (Ibarra).- Quería decirles que las señorasdiputadas Alonso y Conti habían propuesto acercarespecialistas al debate. Finalmente, llegamos a una listade invitados. Estaba prevista la visita del señor ErnestoMiccia, licenciado en Sociología, a propuesta de la señoradiputada Alonso, pero a último momento nos transmitió quetenía una dificultad y que no podía concurrir. Tiene la palabra el señor diputado Tunessi, quiense va a referir al proyecto de la señora diputada Giudici.Sr. Tunessi.- Voy a hablar como cofirmante del proyecto,pero también en nombre de la señora diputada Giudici, quiense encuentra de viaje y es autora de una de las iniciativasque estamos tratando. En realidad, creo que a ustedes no se les escapaque este es el único proyecto que tiene algunas diferenciasun poco más sustanciales con respecto al resto, sobre todoen el aspecto vinculado con la acreditación, porque se estáexigiendo la realización de una información sumaria previaque acredite por distintos medios, o medios fehacientes, eltema del cambio de identidad de género. En ese sentido, me parece que esa exigencia no esidea mayoritaria de este Congreso ya que en los otros tresproyectos, para que se cumpla con el requerimiento, essuficiente con la mera declaración de voluntad. Me parece que debiéramos allanar esta cuestión,para lo cual vamos a hablar con la autora del proyecto.Como cofirmante, voy a pedirle que acerquemos posiciones yde alguna manera modifiquemos esa exigencia, que no estácontenida en las otras iniciativas. (Aplausos.) Elloporque, nobleza obliga, se trata de una sobreexigenciainnecesaria y de alguna manera inequitativa. No hace faltaacreditar nada, y creo que basta con la simple voluntad.
  9. 9. 9 Pero también quiero decir que este proyecto síavanza en otros aspectos más técnicos que deberán sertenidos en cuenta: reforma normas y adecua otras a estasmodificaciones -la ley del nombre, de registro civil,etcétera, que debían ser tenidas en cuenta-, como tambiénexpresa la idea de salvaguardar los derechos preexistentesde las personas que modifiquen su identidad. Como ven, unade cal y una de arena, una mal y otra bien; es decir que enalgunas cosas podemos seguir y en otras creo que estamoshaciendo un aporte a esta discusión para lograr consenso. De modo que voy a hablar con la diputada autoradel proyecto, que hoy no ha podido acompañarnos, yseguramente vamos a subsanar esta diferencia, que es lasustancial, y vamos a poder avanzar en el dictamen. Muchasgracias. (Aplausos.)Sra. Presidenta (Ibarra).- Tiene la palabra el señor PedroMouratian, interventor del INADI.Sra. Rodríguez.- Perdón, señora presidenta. Si me permite,quiero hacer una moción.Sra. Presidenta (Ibarra).- Adelante, señora diputadaRodríguez.Sra. Rodríguez.- Si a usted y al presidente de la Comisiónde Justicia les parece bien, dado que hay compañeras ycompañeros que van a tener que asistir a la ceremonia queya se comentó, creo que quizás sería conveniente cambiar elorden y que hablaran primero quienes representan a lasorganizaciones. Justamente aquí los autores de los proyectos hanreconocido que han levantado las iniciativas redactadas porlas organizaciones. Por lo tanto, me parece que primerodeberíamos escuchar a los representantes de lasorganizaciones -por supuesto, dicho esto con todo elrespeto que me merecen los especialistas.Sra. Presidenta (Ibarra).- Esa era mi idea. Estaba previstoque hiciera uso de la palabra el doctor Mouratian y luegolos representantes de las organizaciones, para hacer unmix. No hay ningún inconveniente; sólo se adelantó unorador.Sra. Rodríguez.- Yo no tenía conocimiento del compromisoque existía por la visita del presidente de Colombia.Sra. Presidenta (Ibarra).- Otra cosa que quiero plantear esque no nos extendamos en el tiempo; hasta ahora todosvienen haciendo un uso razonable de la palabra. Hago estepedido para que todos podamos ser escuchados, porque somos
  10. 10. 10muchas las personas que vamos a hacer uso de la palabra; yluego la idea es debatir entre los diputados. Entonces, si el doctor Mouratian nos espera,vamos a escuchar en primer lugar a Marcela Romero,representante de la Federación LGBT, y luego a MauroCabral, del Frente Nacional Ley de Identidad de Género; aAlba Rueda, de la Asociación Civil 100% Diversidad; aClaudia Pia Baudracco, de la Federación de Lesbianas,Bisexuales y Trans, y por último a Lohana Berkins, delFrente Nacional de Ley de Identidad de Género. Solicito a Marcela Romero que se acerque parahacer uso de la palabra. Pido disculpas al doctor Mouratianpor el cambio en el orden de la lista de oradores.Sra. Romero.- Buenos días a todos y a todas. Como ustedessaben, la comunidad trans de la Argentina está con muchaansiedad y con muchos sueños porque queremos seguiravanzando y deseamos el reconocimiento de nuestraidentidad. El reconocimiento de nuestra identidad es iguala la vida, porque eso es lo que estamos exigiendo: vida,poder ser parte de esta sociedad porque vivimos en ella,poder seguir avanzando como ciudadanas, como personas, ytener todos los derechos que se nos niegan. Siempre digo que somos las olvidadas de lademocracia. Y no queremos ser más las olvidadas de lademocracia. Queremos vivir en un país con todos losderechos igualitarios para poder seguir teniendo sueños. Mi generación es una de las que viene luchandocontra la estigmatización, la discriminación y la violenciaque recibimos en todo el país. Me refiero a la dictaduramilitar y a los gobiernos democráticos, que tienen unadeuda con nosotras. Esa deuda se llama “ley de identidad degénero ya”. Necesitamos esta ley porque queremos seguiravanzando como ciudadanas. Tenemos sueños y queremosoportunidades y opciones. Queremos estudiar, trabajar,recibir una atención integral en materia de salud. Queremosque se respeten nuestros derechos y nuestras decisionessobre nuestros cuerpos. Queremos seguir avanzando yconstruyendo nuestro país, en el cual la comunidadtransexual argentina está orgullosa porque estamosorgullosas de ser argentinas. Pero realmente queremosrecibir el reconocimiento como ciudadanas. Queremosinclusión y no exclusión. Queremos seguir avanzando contodos los derechos. Aquí en la sala hay varias generacionesde compañeras que vienen con mucha ansiedad, porque reiteroque queremos seguir construyendo este país y ser parte deél en todos los aspectos. Queremos ser diputadas,senadoras, presidentas. Pero hasta el día de hoy no podemosavanzar. Está en sus manos y en su decisiónhistórica -así lo será, porque el proyecto de ley es el
  11. 11. 11mejor del mundo- la posibilidad de que avancemos. Vamos amostrar a todo el mundo que la Argentina puede y es un paísen el cual va a ser reconocida la población transexual. También deseo decirles que estuve diez añosesperando mi reconocimiento. Durante ese período tuve queatravesar momentos muy humillantes en los cuales tenía queexplicar quién era. Yo soy la que soy. No tengo que estarexplicando qué quiero ser ni quién soy; yo soy la queustedes ven. Durante diez años tuve que estar dandoexplicaciones a un juez para que me diera mi identidad. En2009 logré mi identidad; me la reconocieron tres mesesantes de que mi expediente pudiera llegar a la CorteSuprema. Me reuní con mis abogados y les dije “quiero miidentidad, quiero que llegue a la Corte Suprema”. Tresmeses antes me dieron mi identidad. Me parecía que llegar ala Corte Suprema y poder discutir el tema en esa instanciaiba a ser algo muy fuerte desde el punto de vista deldebate que debía darse en la sociedad. Hay muchos compañeros y compañeras transexualesde la Argentina cuyas vidas están en expedientes que seencuentran en un cajón. La vida de una está en unexpediente que se halla en el cajón de la oficina de unjuez. No queremos más eso, sino que se reconozca nuestraidentidad como ciudadanas, porque vivimos en esta sociedad. Lo único que estamos pidiendo a los diputados ysenadores es que voten el proyecto de ley de identidad degénero porque esa iniciativa es dignidad y vida.(Aplausos.)Sra. Presidenta (Ibarra).- Quiero comentarles que laComisión de Legislación General ya tiene quórum, mientrasque en el caso de la de Justicia falta un diputado paralograrlo. (Aplausos.) Tiene la palabra Mauro Cabral, representante delFrente Nacional por la Ley de Identidad de Género.Sr. Cabral.- Buenos días a todos y a todas. Lamentocomenzar con una aclaración: yo no soy representante delFrente Nacional por la Ley de Identidad de Género sino quefui propuesto como experto por el Frente. Aprovecho parasumarme al llamado que hizo Marcela, de considerar que hayexpertos y expertas trans, y quiero llamar a los diputadosy diputadas a reconocerlo de una vez. Reconocer nuestratrayectoria profesional también forma parte de nuestradignidad. Estoy aquí a partir de una doble inscripción: laprimera, como investigador y docente de la UniversidadNacional de Córdoba, y la segunda, como codirector deAcción Global por la Igualdad Trans, una organización quetrabaja sobre derechos trans en el sistema internacional de
  12. 12. 12derechos humanos. También soy parte del grupo de expertosque elaboró los principios de Yogyakarta, que ya se hancitado en este ámbito. Me disculpo por leer, pero tengo miedo de nollegar a expresar todo en el tiempo que me ha sidoasignado. Toda vez que se habla de identidad de género entérminos jurídico-normativos se hace referencia a lasnecesidades y demandas de distintas comunidades agrupadas,por lo general bajo la categoría trans. En nuestro país, esta denominación colectiva seexpande generalmente en la fórmula “travestis, transexualesy transgéneros” y estoy seguro de que en el debate en tornode esta norma ustedes van a tener la oportunidad deapreciar cuán diversas son estas distintas comunidades,también en su articulación política. Sin embargo, esposible afirmar que aquello que nos distingue y nos defineen tanto personas trans es un conjunto de particularidades-del cuerpo, de la identidad y la expresión de género-,experiencias que precisan hoy de atención legislativaurgente. Sin embargo, al iniciarse este debate en torno ala ley de identidad de género, la única diferencia quedebería contar es aquella de nuestra ciudadanía negada, omás aún, de nuestra humanidad reducida. Pudiera parecer que los proyectos de ley endiscusión, sobre identidad de género, se ocupan de losderechos de una porción minoritaria de la poblaciónargentina. Lo cierto es que cada uno de los proyectos y laley que finalmente se promulgue tratarán de la Argentina entanto comunidad ético-política, del modo en que definimos,entre todos y todas, los límites de esa comunidad y lascondiciones materiales y simbólicas a través de las cualesincluimos o excluimos a quienes consideramos otros y otras. Tal como fue mencionado aquí, este año seaprobaron, tanto en la OEA como en la ONU, dos resolucionesque consagran la orientación sexual y la identidad degénero como cuestiones de derechos humanos. Y cuando sehabla de identidad de género en este contexto no seincluyen solamente aquellas violaciones a los derechoshumanos que son conocidas por todos y todas en la Argentina–como discriminación, detenciones arbitrarias, tortura, eincluso la muerte- sino que también se incluyen, y demanera central, aquellas cuestiones relacionadasconstitutivamente con el acceso permitido o negado alreconocimiento legal de la identidad de género, así comolos requisitos que hacen posible o imposible ese acceso. Si atendemos a la situación legal de las personastrans en la Argentina, que creo es conocida por todos ytodas, sabemos que el acceso a ese reconocimiento ha estadoseveramente limitado por un entramado jurídico-normativoque ya se ha mencionado en este lugar, acompañado por unconjunto de requisitos para ese acceso que, como bien lo
  13. 13. 13mencionó la diputada, constituyen requerimientosfrancamente degradantes. Afortunadamente, los cambios que hemosexperimentado en los últimos años hacen posible pensar enla posibilidad de otro encuadre jurídico-normativo para lasexistencias trans. Dada la brevedad de esta intervención no quieroargumentar, paradójicamente, en favor del reconocimiento dela identidad de género como cuestión central, porque creoque en la Argentina como nación tenemos hecho carne lanecesidad de reconocer el valor de la identidad personal.Me parece que eso es algo que no es necesario demostrar. Sícreo, en cambio, que es necesario expandir ese compromisohacia un reconocimiento integral de la identidad de género.Y ese reconocimiento integral requiere algo más que elcambio registral, algo más que el reconocimiento de nuestronombre y de nuestro sexo. Lo que requiere de manera indisociable es elreconocimiento de que la identidad de género se encarna enun cuerpo que cada cual, de manera autónoma, pueda sentir yreconocer como propio. Es por eso que quienes redactamos los Principiosde Yogyakarta incluimos en la misma definición de identidadde género que la vivencia interna e individual del géneroincluye la vivencia personal del cuerpo, la cual podríainvolucrar la modificación de la apariencia o la funcióncorporal a través de medios quirúrgicos, médicos o de otraíndole, siempre y cuando la misma sea libremente escogida. Esta concepción integral de la identidad degénero tiene una importancia capital en la Argentina pordos razones fundamentales. La primera, por cirugías yhormonas, porque la apariencia corporal nos ha sido exigidacomo un requisito. La segunda, porque el acceso a esascirugías, a esas hormonas y al resto de los procedimientosmédicos que nos permitan encarnar esa identidad de génerotambién nos está vedado legalmente. Es por eso que si peleamos por el derecho a laidentidad de género, creo que también debemos pelear por elderecho a tener acceso a una vivencia integral de laidentidad de género, del mismo modo que lo tienen quienesen este lugar no son personas trans, que tienen identidadde género y también un cuerpo que se condice con ella. ¿Cuál es el problema de vedarnos el acceso aprocedimientos médicos y quirúrgicos destinados a lamodificación del cuerpo? El problema es que las personastrans lo seguimos haciendo, y lo hacemos a espaldas delcuidado del Estado. Es por eso que reclamamos que, así como se tieneen cuenta nuestra dignidad, nuestro derecho a la educación,a la vivienda y al trabajo, al mismo tiempo también setenga en cuenta que necesitamos la protección del Estadopara el cumplimiento de esa identidad de género encarnada,
  14. 14. 14a fin de tener la posibilidad de habitar un cuerpo en elcual podamos reconocernos. Esas intervenciones quirúrgicas tienen lugar enel mercado negro de cirugías en la Argentina o en elexterior, y distinguen entre quienes pueden pagar por ellasy quienes no. Se crea un mercado negro de hormonas y seproducen enfermedades por las inyecciones de siliconas. Esotambién forma parte de la realidad de la identidad degénero; no es otro derecho. Podemos pensar en la necesidad de contar con unaley de identidad de género que nos permita encarnar uncuerpo que sentimos como propio en condiciones sanitariasque sean compatibles con nuestros derechos humanos. Ahítambién se juega nuestra identidad, nuestro derecho. Como quien dijera, se trata del derecho a laidentidad y luego del derecho a la salud. Eso que pasa comoel derecho a la salud es el derecho a la identidad degénero, que reconoce para nosotros y nosotras el mismoderecho a tener un cuerpo que tiene el resto de laciudadanía argentina. La República Argentina ha jugado históricamenteun rol de liderazgo a nivel regional; pensemos, porejemplo, en el Mercosur o en la Organización de los EstadosAmericanos. También veamos lo que ocurre a nivelinternacional. De hecho, la Argentina fue uno de los paísesque promovió con más intensidad en distintas instanciasinternacionales la promoción y el reconocimiento de losPrincipios de Yogyakarta. Es hora de que ese trabajo internacional de laArgentina se demuestre en la legislación nacional, de modoque me voy a unir a las palabras de Marcela: necesitamosuna ley de identidad de género, y la necesitamos ahora.(Aplausos.)Sra. Presidenta (Ibarra).- Tiene la palabra la señora AlbaRueda, representante de la Asociación Civil “100 %diversidad”.Sra. Rueda.- Buenos días a todos y a todas. Muchas graciaspor esta invitación. Primero, quiero expresar mi alegría por estar eneste mismo recinto donde hace más de un año se inició elproceso de igualdad en la Argentina, por lo menos paranosotras, las lesbianas, gays, bisexuales y trans. Este esun reconocimiento a todo el movimiento de lasorganizaciones sociales, que hicieron posible una ley másjusta para un país más justo. También me gustaría expresar un reconocimiento alas organizaciones de personas travestis y transexuales quecreamos el movimiento de las personas trans hoy. En este punto quisiera mencionar a una de lasprimeras organizaciones de personas trans, que logramos
  15. 15. 15integrarnos y ser parte de un planteo político, TravestisUnidas, y también a las compañeras de ATTTA, de ALITT y deFuturo Transgenérico. (Aplausos.) Y con esta menciónquisiera hacer un reconocimiento a todas las organizacionestrans en la Argentina que están luchando por una ley deidentidad de género ya. Me parece importante remarcar que nosotras nosolamente luchamos contra la discriminación por identidad yexpresión de género en nuestras organizaciones socialessino que lo hacemos en la vida pública y social, porquecada una de nosotras da cuenta de la lucha contra ladiscriminación en el momento en que asumimos nuestraidentidad de manera pública. Con lo cual me pareceimportante remarcar que parte de esta lucha contra ladiscriminación ha nacido y se ha formado en el Movimientode Organizaciones de Travestis y Transexuales. Estemovimiento tiene historia, tiene nombres y apellidos, y conesto me gustaría también extender el agradecimiento y elreconocimiento a la compañera Valeria Ramírez, de laFundación Buenos Aires Sida, quien ha testimoniado en losjuicios por la memoria. Porque, para contarles un poco atodos y a todas, nosotras también fuimos parte de aquellosdetenidos y desaparecidos durante la última dictaduramilitar. Entonces, cuando hablamos de identidad quisierarescatar la misma figura de identidad que se utiliza y queutilizamos para reivindicar el derecho a la identidad delos hijos y nietos de desaparecidos, porque efectivamenteestamos buscando la historia, la memoria, la verdad y lajusticia sobre nuestras vidas y nuestros cuerpos. Estahistoria no termina en la dictadura sino que persiste en elproceso de democratización de las instituciones; y cuandodevinimos en democracia, nosotras teníamos una democraciaparalela, restringida. Me parece que allí hay que hacer mención a todolo que significó el corpus de criminalización,especialmente a los edictos policiales, a los códigos defaltas, que en sus artículos, a lo largo y ancho de todo elpaís, criminalizaron la figura del travestismo, con lo cualdejaban la piedra libre para la represión policial. Este esuno de los puntos que me parece central para poder entenderque nuestra militancia también fue poner el cuerpo en lacalle contra la policía y contra las medidas represivas delEstado, y son ellas las que hoy fundan la necesidad y laurgencia de nuestro reclamo. Me gustaría aprovechar esta oportunidad parahacer un planteo no histórico pero sí político de unmomento de la historia del movimiento trans absolutamenteimportante y fundamental. Me refiero a diciembre de 2006,cuando la Corte Suprema de Justicia reconoce a laAsociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexualla legitimidad del derecho a la asociatividad, es decir,
  16. 16. 16les da la personería jurídica. Con lo cual ese momento paramí funda un período clave, un umbral, donde el Estado,desde el Ministerio de Justicia de la Nación, a través dela Inspección General de Justicia, deniega el derecho a laasociatividad de las personas travestis y transexuales conel argumento de que no cumplían un bien común. El asuntotuvo que llevarse a los distintos estrados judiciales hastapoder llegar a una decisión de la Corte Suprema quereivindique nuestro derecho a la asociatividad. Quisiera entonces recordar el concepto de biencomún que adopta la Corte Suprema de Justicia referido alas condiciones de vida social que permiten a losintegrantes de la comunidad alcanzar el mayor grado dedesarrollo personal y que tiene como uno de sus imperativosa la organización de la vida social, de forma que preservey promueva la plena realización de los derechos de lapersona humana. En este planteo quiero rescatar la imagen de querecién a fines de 2006 nosotras pudimos tener el derecho apromover un bien común, como es el derecho a refugiarnos dela represión policial en la era del SIDA y a fortalecer laspolíticas públicas. Este no es un dato menor, porque hablade una historia muy reciente en el plano de la conquista dederechos. Entonces, cuando llegamos a debatir aquí unproyecto de ley de identidad de género me parece que hayque tener en cuenta la luz de nuestras historias y de lashistorias de lucha de las compañeras travestis ytransexuales, y no tanto quizás la pregunta por elconocimiento epistémico de la diferencia entre travestis ytransexuales, porque cuando pensábamos y promovíamos losproyectos de ley que se han presentado aquí en muchasoportunidades se nos preguntó cuál era esa distinción. Laverdad es que para nosotras la diferencia entre unos yotros no es el punto esencial para poder dar cuenta de estarealidad, porque de algún modo la pregunta -si se quiereepistémica- por el conocimiento de la diferencia en símisma ya está hablando de categorías y definiciones queefectivamente nosotras reclamamos y que fueron las queculturalmente nos han excluido. Esto se traduceparticularmente cuando pensamos en que las personastravestis y transexuales no entramos en el contenido de lascategorías de género habituales, y por ello hemos vivido yse ha ratificado una cultura de la exclusión. Para finalizar, quiero decir que nosotras somosquienes decimos que somos. Esta es la verdad fundante denuestra realidad. Yo soy Alba Rueda, y de esta formanosotras y nosotros venimos a pedir la sanción de una leyde identidad de género. (Aplausos.)
  17. 17. 17Sra. Presidenta (Ibarra).- Tiene la palabra larepresentante de la Federación de Lesbianas, Gays,Bisexuales y Transexuales, señora Claudia Pía Baudracco.Sra. Baudracco.- Señora presidenta: buenos días a todas y atodos. Quiero decir que hoy llegó el día en que sentí algoque nunca habíamos podido sentir: se nos dio el derechonaturalísimo a la vida pero no se cumplió el derechonaturalísimo a la vida y a la identidad. Respecto de estos proyectos de ley, tengo quedestacar la valentía y el apoyo que nos dio la señoradiputada Di Tullio cuando le hicimos llegar estas dosiniciativas que considerábamos de máxima. Lo mismo quierodecir en relación con la ex diputada Silvia Augsburger,quien en 2009 acompañó la primera propuesta que presentamosal bloque Socialista. También deseo expresar miagradecimiento a la señora diputada Conti, quien acompañólas propuestas presentadas por las compañeras de la ALITT ydel Frente, junto con la CHA y otras organizacionesintegrantes del Frente. Asimismo quiero agradecer al señor diputadoBarrios por volver a presentar el proyecto que habíacumplido su tiempo en el Parlamento y no había sidotratado. Hoy todas estas iniciativas simplemente quierendecir sí a la democracia y a la ciudadanía. El goce de estaúltima significa para nosotras ese piso de igualdad que nosva a permitir ser sujetas y sujetos plenos de derecho. Alrespecto quiero decir que durante todos estos años de luchael Estado nos demostró que sólo habían tenido tiempo desentarse en los recintos para crear herramientas a fin deque las fuerzas de seguridad sólo apliquen la tortura, lapersecución y la violación sistemática de los derechoshumanos. Fueron muchos los años de lucha para terminar contodas esas herramientas. Hoy festejamos que los hayamospodido derogar en casi todas las provincias exceptuando lasde Neuquén y Formosa, donde esperamos su pronta derogación.No pueden existir más códigos de faltas que nos persigan ynos criminalicen por la vestimenta contraria a nuestrosexo, porque nos vestimos como nos sentimos por dentro ysomos leídas como nos manifestamos porque simplementeexpresamos lo que sentimos. Si hubiera podido elegir, no hubiera elegido serdiscriminada pero sentí muy fuerte la expresión del géneroy así lo manifesté y por suerte me saqué una gran mochila,que era la de cumplir con las pautas sociales y no serfeliz. Hoy digo que con tanta represión, con tanta tortura,igualmente volvería a nacer trans porque sí soy feliz(Aplausos.) Cuando hablamos del derecho a ser me refiero alderecho a la identidad para el acceso a todos los derechos.
  18. 18. 18Cuando hablamos de derechos nos referimos a derechoshumanos y me pregunto por qué la Convención Interamericanade Niños, Niñas y Adolescentes no estuvo protegiéndomecuando tuve que salir de la escuela entre lapreadolescencia y la adolescencia porque no entraba en esecasillero binario de hombre-mujer, macho-hembra,pene-vagina. Evidentemente esa imposición nos ha dejado porfuera a todas las personas trans. Hay algo que quiero transmitir a los diputados ydiputadas: la aprobación de una ley que garantice de modoadministrativo la identidad de género, el acceso a la saludintegral, sintetizando la salud como un derecho humano.Esto es algo que nunca hemos podido alcanzar porque hemosconformado nuestra identidad de manera casera y hastapaupérrima. Una mesa como ésta es como un quirófano paranosotras, cuando nos ponemos aceites para uso industrialcon agujas de veterinaria para que el espejo nos devuelvalo que queremos sentir por dentro, o cuando los compañerostrans están llenos de llagas para poder esconder lasglándulas mamarias porque el sistema no lo permitía. Queremos que también se garantice la derogaciónde la prohibición de cambio de genitales en la Argentina,que fue sancionada en el gobierno de Onganía. La decisióndel cambio de genitales no la da un tercero; eso lodecidimos cada uno y cada una de nosotras por nuestraconstrucción de identidad, que nos conlleva a latransexualidad en el caso de las personas transexuales. También deseo comentar lo siguiente. La sociedadnos dice: “No estén paradas en las esquinas; estudien ytrabajen”. Pero los profesores viven atacándonos,obligándonos a que nos eduquemos y nos corrijamos, y laverdad es que es muy difícil sostener esta currículaeducativa que sólo plantea el binarismo y la “familia tipo”cuando hay “tipos de familia”. Quiero decirles que hoy llegó el día en el quesiento que no me voy a morir y pasar por esta vida como unfantasma, porque el día que me vaya voy a poder tener minombre y mi apellido en el responso, porque es muy tristeacompañar el responso de una compañera, de una hermana delucha, y ver que su nombre no está. Lamentablemente muchasde nuestras compañeras hoy no están. Hubo masacres ytorturas pero sobre todo hubo falta de identidad, quesignificó en nosotras la impunidad sobre nuestros cuerpos. Ser trans, no tener identidad, significa quecualquiera puede vulnerar tus derechos, que no existederecho humano a la Justicia, porque cualquier ciudadano yciudadana en este país se presume inocente hasta que sedemuestre lo contrario pero cualquier hombre o mujer transes culpable hasta que pueda demostrar que es inocente. Evidentemente, es otro derecho humano que nohemos podido alcanzar.
  19. 19. 19 Tampoco hemos alcanzado el derecho humano altrabajo, o sea, a elegir en qué queremos trabajar, y no elcondicionamiento de estar paradas en una esquina. En todocaso, si esa es la decisión, que sea con derechos y no concondiciones como las que hoy tenemos para el ejercicio deltrabajo sexual o la situación de prostitución, que va caside la mano de la trata y la explotación sexual. También quiero decirles que portar un documentocon nuestra identidad no es algo de uso cosmético, sino querefleja realmente quién soy. Mis padres con mucho amor medieron la identidad que porto, pero me avergüenza cuando mela gritan en los hospitales a viva voz, ya que ni siquieratengo el apellido primero y el nombre después, sino quetengo primero el nombre y después el apellido, a diferenciadel resto de las personas que están en la sala de espera. Quiero decirles que nuestra población tiene unaexpectativa de vida de 35 años de edad y que es compromisodel Estado revertir esa situación. No es posible que lastrans en Argentina tengamos que morir tan jóvenes por noacceder a la salud ni a la educación y por no tener laposibilidad de calificar para un trabajo con los desafíosque hoy tiene el campo laboral. Realmente nos fue muy difícil afrontar ladiscriminación. Cuando los niños afrodescendientes fuerondiscriminados y llegaron a sus casas, sus padres les dieroncontención porque ellos también lo habían sufrido en carnepropia. De la misma manera, cuando los niños de lacomunidad judía fueron discriminados y llegaron a suscasas, también fueron contenidos por sus padres porqueellos sabían por experiencia lo que era la discriminación.En cambio, cuando nosotras llegamos a nuestros hogares yplanteamos nuestra identidad –evidentemente la gran mayoríade nosotras provenimos de hogares heterosexuales-, noencontramos ninguna contención –la tuvimos que encontrar enuna compañera mayor- ya que la gran mayoría fuimosexpulsadas de nuestras casas a temprana edad. Pedimos la derogación de la norma que prohíbe elcambio de genitales y la sanción de una ley que garanticeel reconocimiento a la identidad de género, que dejesentada la figura de la salud integral –algo que noconocimos y que queremos conocer como un derecho- y quetambién brinde la posibilidad de que cualquier persona enArgentina cuando es menor de edad pueda ser acompañada porsus padres o tutores y realizar esta ampliación dederechos, porque si no estás reconocida cuando realmenteconstruís tu identidad, sos blanco de violencia. También quiero contarles que muchas veces estacondena social solamente nos abre el campo laboral al“PCP”: cuando la sociedad nos piensa incluidas, solamentenos da el lugar de putas, costureras o peluqueras. Queremosser presidentas de la República Argentina, queremos ser
  20. 20. 20ministras, empleadas del Estado... (Aplausos.) Queremos serpersonas incluidas. Nada más que eso. Gracias a todos y a todas. Adhiero a lospensamientos que acá se expresaron. (Aplausos.)Sra. Presidenta (Ibarra).- Tiene la palabra la señoraLohana Berkins, en representación de la Asociación de Luchapor la Identidad Travesti y Transexual.Sra. Berkins.- Señor presidente de la Comisión de Justicia,señora presidenta de la Comisión de Legislación General,señoras y señores diputados, compañeras travestis,compañeros transexuales, transgénero –o como cada quien sequiera llamar-, amigos y amigas, organizaciones amigas: yosiempre soy tildada como polémica, pero sin ánimo de serloquiero aclarar a nuestra diputada Conti –que presentó unode los proyectos- que el proyecto no es de la CHA –aunquenos enorgullece que la CHA esté presente- sino que es unainiciativa mucho más amplia del Frente Nacional por la Leyde Identidad de Género. Entonces, reconocemos a muchas organizaciones queestán dentro del Frente; por supuesto a una organizaciónhistórica como la CHA, pero también a organizaciones dejóvenes -no voy a nombrar a todas porque son un montón- quefuimos parte de este entramado. Como ya lo han dicho las compañeras y compañerosque me precedieron en el uso de la palabra, hoy es un díahistórico porque se empieza a escribir una nueva historia,pero yo no puedo dejar de ser habitada por el dolor, elsufrimiento y los recuerdos. Compañeras y compañeros: acá faltan 800 travestisque murieron en las peores condiciones, que no están, queni siquiera soñaron o pensaron que hoy podíamos estar en elCongreso Nacional defendiendo un proyecto de ley de entidadde género. Hoy empieza a rodar una nueva historia porquesin las travestis no hay democracia posible y sin loshombres trans no hay democracia posible. Los compañeros que me precedieron en el uso de lapalabra dieron un panorama bastante amplio de lo que esnuestra comunidad, pero también hay gente que ignora quésignifica tener una ley de estas características y cuál esel impacto negativo que produce sobre nuestro cuerpo ynuestras vidas el no tener una ley, el no ser reconocidasen los propios términos. Hechos comunes, como ir a comprarel pan, ir a la escuela o concurrir a un hospital, paranosotras se terminan convirtiendo en una contienda, queincluso nos puede llevar a la muerte. Muchas instituciones todavía no quieren abandonaresos resabios autoritarios, esa binariedad varón-mujer, yentonces violentamente intentan situarnos en lugares en losque nosotras no queremos estar. Si ustedes nos gritan atodas las compañeras que somos travestis, es un orgullo,
  21. 21. 21pero no que me quieran situar en el lugar de un hombre y alos compañeros trans en el lugar de una mujer; ahí está laviolencia. Puede ser que me griten travesti -pero no quetoda una caravana lo haga- porque me están llamando como yome identifico, como yo quiero ser o de la manera en que yoconstruyo mi mundo. Hay otra cuestión a la que me quiero referir.Nosotras fuimos cambiando. Antes pedíamos el derecho a laeducación, el derecho a la salud y el derecho a lavivienda, pero es ridículo pedir esto porque estágarantizado en la Constitución Nacional. No hay una ley queestablezca que a la escuela no puede ir una travesti.Entonces, cuando nosotras vamos a inscribirnos lo queempieza a operar es el prejuicio del director o de quiennos tiene que tomar el trámite. Por eso lo que estamos pidiendo ahora es que elEstado nos garantice el acceso a esos derechos en igualdadde condiciones, que se respete nuestro valor crítico de ladiferencia, porque si no, hay cuestiones de lenguaje oactitud en los derechos humanos que es igualar para arribapero nunca para abajo. Nos dicen: “Todo bien, pero vostenés que ser esto”. ¿Por qué tienen que determinar lo quealguien tiene que ser o construir en la vida? Estascuestiones domésticas, como no poder acceder a determinadoslugares, hace que nuestras vidas sean miserables. Existe otra cuestión en la que las compañeras noahondaron pero que es real. Yo estuve más de 9 años y medioen la cárcel y no cometí ningún delito. El único delito quese me imputaba, como a las demás compañeras, era sertravesti. Y eso no sólo pasó en la feroz dictadura quenosotras también salimos a repudiar. Recuerdo que yo fui avotar muy ilusionada porque esto iba a cambiar, pero nocambió nada. Como dije, el único delito que se nos imputabaera ser travestis, y nos daban 30 o 60 días en cárceles devarones; en Devoto éramos “las cocineritas”. Yo la saquébarata, pero algunas compañeras estuvieron mucho mástiempo. Esta no es una cuestión de coquetería o decosmética, porque les digo la verdad: mi documento va a ira parar al mismo cajón donde están todos, y a los cincominutos voy a decir “soy travesti”. (Aplausos.) En realidad me da más vergüenza decir mi edad quedecir que me llamo Carlitos Fernández. Por eso aprovechopara decir que si me pueden bajar diez años voy a estaragradecidísima. (Risas.) Yo voy a mandar el documento almismo cajón donde están los otros, y a los cinco minutos desancionada la ley voy a decir que hemos logrado un derechopara los travestis, porque esa es la identidad que tenemosy lo que nos enorgullece. (Aplausos.) Lo que sí debe quedar en claro es que yo no tengoque quedar al arbitrio de nada. Cuando fui a votar el
  22. 22. 22domingo, discreción. ¿Discreción de qué? Yo soy bastanteimperante; no era una discreción suave sino biencontundente. Y el chico, cuando abrió el documento,entendió que tenía que ser discreto. ¿Por qué todas estas situaciones? Cada centímetrode nuestro cuerpo tiene memoria de la violencia que hemosatravesado. Por ejemplo, ¿por qué no pudimos estudiar? Comodijo una compañera, yo quiero ser presidenta de la Nación.Y si me tienen que imputar algo, que digan “qué malagestión que hizo Loana” y no que me imputen por micondición de travesti. Entonces, me refiero a estos hechos. Otra cosa que quiero decir, considerando que aquíhay muchos diputados y diputadas de las provincias, es queel 80 por ciento de las travestis que vivimos acá somosprovincianas. Señalo esto porque después dicen que es unacosa de Buenos Aires. Yo soy salteña y creyente del Señor yde la Virgen del Milagro; este es otro atropello quecometen contra nosotras, ya que demonizan nuestrasidentidades y nos quitan hasta el derecho a la Fe, como sipara ser católico hubiera que cumplir ciertos requisitos.Estoy segura de que a la hora de mi muerte voy a estarsentada a la diestra de Dios Padre Todopoderoso.(Aplausos.) Entonces, no debo renunciar a nada, no tengo quevivir mi travestismo por cuotas ni estar acá haciendo unacosa y allá explicando otra. Yo siempre dudo acerca de quéme hace sentir más orgullosa: si ser salteña o sertravesti. Ahí están compitiendo las dos cosas. Soy salteña,y si la empanada no tiene papa, para mí no es empanada.(Risas y aplausos.) Una vez una señora preguntó por qué enSalta hay tantas travestis, y yo le dije que el problemaera la papa que tenían las empanadas. (Risas y aplausos.) Entonces, no tengo que renunciar a nada. Pido alos diputados y diputadas juicio a la hora del tratamientodel proyecto de ley y que no empiecen a decir que es unacosa de Buenos Aires. Por el contrario, esto es algo deafuera; insisto en que el 80 por ciento somos provincianas.Además, como lo remarcó Pía, el travestismo en la Argentinaes algo que se asume entre los 8 y los 13 años de edad; sinembargo, no veo organizaciones de niños y niñas que sedesmadren por defender nuestros derechos. Claro, es fáciljuzgarnos ahora como adultas y decir que somos laspecadoras, pero nosotras empezamos entre los 8 y los 13años de edad. Entonces, ¿cuál fue la política de Estado quese generó? ¿Cuál es la contención que nosotras tuvimos? Otra cuestión que también mencionó la compañeraes la vinculada con la edad de mortandad. Cuando aquí laedad media ha subido muchísimo, en el caso de nosotras nosupera los 30 años de edad. Y no es porque las travestistengamos una “muerte travestiril”, sino por no poder ir alhospital, lo que provoca que debamos atendernos en laspeores condiciones.
  23. 23. 23 Entonces, esa violencia hay que mostrarla, porqueno sé qué es lo que la gente piensa de nosotras. A nosotrasse nos ha estereotipado mucho. ¿Cómo nos muestran? Comodrogadas, viciosas, infectadas, escandalosas y violentas.Nuestra comunidad está aquí demostrando que somos un montónde cosas y podemos ser muchas más cuando hay unamaterialidad concreta y una estructuralidad que no seaexpulsiva. Porque es así: nosotras estamos y somos. Otra cuestión es que no va a haber aumento detravestis ni un ejército de travestistas. Nosotras yaestamos, existimos y vamos a seguir existiendo. Entonces,lo que reclamamos es la condicionalidad de ser ciudadanas.Por ejemplo, en los aeropuertos me han tenido dos horas ahíparada y cuando pregunté por qué, me dijeron: "Porque ustedtiene aspecto de señora y su documento dice que es unseñor". Y también me dijeron: "A ver la valija; pase porlos rayos". A lo que yo les respondí: “Bueno, denme laradiografía a ver si tengo algo”. (Risas.) ¿Por qué tenemosque pasar por esa situación? Se supone que un ciudadano ouna ciudadana necesitan solamente un pasaporte que no estévencido y un pasaje de avión, pero nosotras siempre somossospechadas de algo. También dicen que nos arreglamos o lloramos comouna mujer. Pregunto: ¿cómo lloran o se arreglan lasmujeres? Entonces, hay un montón de cuestiones que va aabrir esto. Insistimos en que este es el momento de dar undebate serio, profundo y despojado de fundamentalismo y depasiones de ambos lados. La realidad es que nosotras somos miles, queexistimos y que seguiremos existiendo. Insisto: estamospidiendo el acceso a todo, porque no puede haberrestricciones para determinados grupos. Otra descripción horrible que se ha hecho sobrenosotras es cómo la industria de la cultura operó generandofenotipos en el sentido de que los “travas” sólo tienen queser prostitutas. Sin embargo, no van a encontrar compañerasque digan "yo muero por ser prostituta". Lo que pasa es quees la única condición de supervivencia que nos dejan. ¿Por qué “zona roja”? Primero yo quiero accederal sistema, y después veré si me gusta o no; criticaré quees un sistema patriarcal y capitalista. Y si no me gusta,me iré y analizaré si con la prostitución gano más. Nosotras acá no hemos llegado solas. Haycompañeras -no voy a dar nombres- que nos dieron de comercuando empezamos a activar y nos pagaban el hotel. Haycompañeras que creyeron en nosotras, nos dieron un empleo eiban a la comisaría con nosotras; incluso hay compañeras deorganizaciones que han cambiado sus agendas porqueentendieron que este era un problema primordial yabsolutamente grave en esta sociedad.
  24. 24. 24 No es momento de vedetismo. La ley se llamarácomo se llame. Queremos que sea la mejor ley. Exigimos queel trámite administrativo sea gratuito, que no tengamos quepasar por ninguna pericia psiquiátrica ni médica y quecualquier compañera que no sepa que estamos acá reunidospueda ir y ejercer ese derecho. Agradecemos a un montón de personas, compañerasmuy valiosas que nos enseñaron a escribir una carta, quenos decían dónde ir y que nos fueron formando. Tambiénagradecemos a Carlos Jáuregui, de quien se va a cumplir unaniversario de su muerte. Estos compañeros nos fueronayudando y formando, y nos vieron como interlocutorasválidas y como sujetas de derecho. Hoy nosotras dirigimos cooperativas e inclusotenemos una revista que se llama "El Teje", porqueempezamos a decir qué es lo que queremos de nosotrasmismas. Hoy se da vuelta la página y se empieza aescribir la historia. Agradezco a todas y todos loscompañeros travestis, a las organizaciones que nos estánacompañando y a los diputados y diputadas. Muchas gracias. (Aplausos.)Sra. Presidenta (Ibarra).- Quiero comentarles dos o trescosas. Hay diputados y diputadas que están pidiendo lapalabra y todavía falta escuchar la intervención de tresinvitados, que son el doctor Andrés Gil Domínguez, PedroMouratián -interventor del INADI-, y el doctor GuillermoScheibler. Les recuerdo que a las 12 y 30 tenemos previstaotra reunión para considerar el tema de fertilizaciónasistida, razón por la cual solicito a los integrantes dela Comisión de Legislación General que permanezcan en lasala una vez finalizada la presente reunión. Queremos escuchar a todos. Es muy importanteaquello que tengan para decirnos el interventor del INADI ylos demás especialistas, no obstante lo cual vamos apedirles brevedad en sus intervenciones. Luego de ellas,haremos un pequeño intercambio de ideas para queposteriormente podamos dar comienzo a la siguiente reuniónde comisión. A fin de avanzar en la cuestión y poder llegar aun consenso -de eso hablábamos con el presidente de laComisión de Justicia-, quería proponer a los diputados ydiputadas que nos dieran la posibilidad de trabajarconjuntamente a los presidentes de ambas comisiones y a lasorganizaciones sociales en la redacción de un dictamen. Ustedes nos conocen. Saben que hemos trabajadomucho con diversos temas, particularmente con el referidoal matrimonio igualitario. Por supuesto que esta normatiene sentido para las organizaciones sociales ya que se
  25. 25. 25sienten contenidas en ella. Por eso, quiero que sepan queexiste el compromiso, tanto del doctor Tunessi como dequien habla, para buscar un texto que pueda ser valiosopara aquellos que están buscando el reconocimiento de susderechos. Si hay consentimiento en este sentido, vamos aavanzar en el tema porque se está haciendo difícil en estaetapa de aquí a octubre volver a reunir plenariamente aambas comisiones y conseguir el quórum.Sra. Rodríguez.- Creo que eso podríamos hacerlo ahora y noal final de la reunión. Así, evitamos quedarnos sin quórum.Creo que eso está perfecto, si nadie se opone...Sra. Presidenta (Ibarra).- Entonces, si hay asentimiento loharemos en ese sentido para poder luego seguir hablando. - Asentimiento.Sra. Presidenta (Ibarra).- Se procederá de la formaindicada. (Aplausos.) Tiene palabra el señor Pedro Mouratian.Sr. Mouratian.- Buenos días a todos y a todas. Después de escuchar las intervenciones deMarcela, Alba, Pía, Mauro y Lohana, es realmente poco loque uno puede llegar a transmitir desde lo que significa eltratamiento de este proyecto de ley. En primer lugar, quería agradecer tanto a laseñora diputada Vilma Ibarra como al señor diputadoTunessi, presidente de la Comisión de Justicia, que noshayan convocado y nos hayan dado la posibilidad simplementede decir “acá estamos”. Quiero decirles que, al igual que hace poco másde un año, estamos ante otro gran desafío que tiene que vercon la construcción de un país más justo y del cual podamossentirnos orgullosos. A partir de muchísimas leyes que este HonorableCongreso ha podido sancionar y que nos dan una dimensión delo que debe ser un sentido republicano realmente extendidoy ejemplar, puedo garantizarles que en todas partes nossentimos orgullosos cada vez que se habla de lo que haavanzado nuestro país en términos de derechos. De todo lo que aquí se ha dicho, creo que sedesprenden varios ejes de los cuales uno podría hablar.Hay muchos especialistas que podrían referirse a ellosdesde los aspectos jurídicos, desde lo que tiene que vercon lo que está contemplado en nuestra ConstituciónNacional. La reforma de 1994, inclusive, otorgó a algunostratados el rango de supralegales, a la vez que seincorporaron otros a la Carta Magna. Cada uno de esos aspectos donde la Argentina secompromete a respetar los derechos humanos -los derechos de
  26. 26. 26todos y de todas-, en realidad a esta altura podrían serparte de una discusión estéril, porque todo aquello ya estálegislado. Lo que nosotros tenemos que hacer ahora esponerlo en marcha. Y el Estado, y el INADI como organismopúblico nacional, tienen la obligación de acompañar eso. Aligual que durante todo el tratamiento del matrimonioigualitario, tiene la obligación de empezar a trabajar enla desestigmatización de lo que es ser una persona trans,travesti, transexual o transgénero, porque ahí es dondesurge la gran hipocresía de nuestra sociedad. Acompañadapor la falta de políticas públicas y de decisionespolíticas -que afortunadamente se están cambiando y esteCongreso y el Gobierno nacional están dando muestras deeso-, esa hipocresía nos lleva a estigmatizar a uncolectivo del cual creo que todos nosotros hoy deberíamosestar orgullosos porque representan la valentía y la luchapor la identidad, que es un tema que han mencionado algunasde las compañeras que hablaron, algo muy caro a nuestrossentimientos, que tiene que ver con lo que no existe, conlo que nos han robado y que sigue siendo intención dedeterminados sectores de nuestra sociedad. Es cierto que cuando uno no tiene un nombre –otiene un nombre que eligió pero no lo nombran de esamanera-, en realidad lo que quieren decir es que no existe,y por lo tanto no hay que darle nada, ni protegerlo nicuidarlo. Esto entra en franca contradicción con lo quecualquier Estado debe garantizar para los ciudadanos yciudadanas de un país. Por otro lado, hay hipocresía, porque entiendoque es la misma sociedad la que acorrala a un sector de supropia comunidad no dándole la oportunidad de integrarse.Como decía Lohana, hoy hablar de una ley de identidad degénero no es solamente tener un DNI que diga LohanaBerkins, sino que tiene que ser el inicio de un camino quedebe empezar a transitar el Estado nacional en su conjunto,desde las provincias, desde los municipios, con el tema delos Códigos Contravencionales, los Códigos de Faltas, unEstado que se comprometa en la inclusión, en que nosolamente hay que dejar plasmado en los papeles y desde elpunto de vista jurídico sino que los pactos internacionalestambién se tienen que trasladar en lo que son los derechoseconómicos, sociales y culturales que debe tener todo elcolectivo. Desde el Instituto Nacional contra laDiscriminación, la Xenofobia y el Racismo quiero remarcarnuestra profunda convicción de acompañar a todos y todaslas organizaciones que tanto vienen trabajando por la luchadel reconocimiento de sus derechos y volcar todos losesfuerzos para que esto se pueda plasmar no solamente enuna ley, sino que esa ley sea el punto de partida de unaserie de derechos que tienen que ir sumándose y que le
  27. 27. 27tienen que dar dignidad plena a todo un colectivo que fuehistóricamente desplazado y vapuleado, porque en laestigmatización de cada uno de ellos estaba el profundosentimiento racista, xenófobo y discriminatorio que tenemosmuchos y que en realidad éramos nosotros mismos los queestábamos produciéndolo. Quiero cerrar diciéndoles simplemente que elINADI está a disposición de cada uno de ustedes. Vamos atrabajar con los diputados entregándoles un material paraque eso pueda ser elaborado y estudiado. Pero la granbatalla que tenemos que dar no es entre todos los queestamos de acuerdo –porque más allá de algunascircunstancias puntuales que se pueden debatir, delespíritu de esta reunión se desprende que se va a llegar aun dictamen para que se sancione la ley-, sino que tenemosque empezar a pelear una batalla cultural, donde realmentepongamos las cosas en su lugar, donde podamos darles esadignidad de la que están hablando y de la que entiendo quesomos los responsables, y porque somos los responsablesdebemos ser los actores principales para resarcir esasituación. Muchas gracias. (Aplausos.)Sra. Presidenta (Ibarra).- Tiene la palabra el doctor GilDomínguez.Sr. Gil Domínguez.- Señora presidenta: buenas tardes atodos y todas. Muchas gracias por haberme invitado acompartir este espacio y permitirme aprender, porque hastaacá he aprendido mediante testimonios de vida y desentimientos. Eso es lo que nos enriquece, es decir,aprender a partir de ahí, porque todo lo que yo pueda decirahora será solamente un ropaje o envoltura de algo que esmucho más importante y que son las vidas de aquellas queestán y de aquellas que no están y han luchado para queaquellas que están hoy puedan alcanzar estos logros. El filósofo Hart dice que un club de suicidas ouna comunidad muy primitiva se transforma en una comunidadmedianamente organizada cuando se puede detectar algunaregla de reconocimiento que establezca algunas pautasmínimas de convivencia. Desde aquellas sociedadesprimitivas que desarrolló Malinowski hasta las que observóFreud, siempre encontramos algún punto de referencia común.En la evolución de las comunidades mínimamente organizadas,actualmente este punto común o de unión está dado por losderechos que establecen las constituciones y los tratadosen materia de derechos humanos. Estos derechos que estánconsagrados en las constituciones y en esos tratados no sonprerrogativas graciosas ni cosas que nacen artificialmente,sino que hay un gran vínculo entre derechos y dolor. Creoque los testimonios que hemos escuchado acá dan muestra deello.
  28. 28. 28 Los derechos llegan a ser tales porque hay muchoshombres y mujeres que han tenido que padecer el estigma deun determinado poder que les ha dejado sus marcasindelebles. Al rebelarse contra esas marcas han configuradounos derechos que han podido escribir. Lo más importante delos derechos es que todos somos titulares de ellos enigualdad de condiciones por el solo hecho de ser personas yde ostentar la dignidad humana. Por eso este proyecto de ley, que es muyimportante, va a dar las más amplias garantías de derechos,pero no va a constituir la dignidad de las compañeras.Ellas ya son dignas por el solo hecho de ser personas y detitularizar derechos. Este proyecto de ley es una garantía;no las constituye, sino que están constituidas en su propiadignidad. De alguna manera es importante tener en cuentaque si las personas no pueden ejercer derechos están vivasbiológicamente pero muertas simbólicamente. Uno puede estarbiológicamente vivo, pero si no puede ejercer los derechosque titulariza en igualdad de condiciones respecto decualquier otra persona está muerto simbólicamente. En otraspalabras, está entre dos vidas, como decía Lacan cuandopensaba en esa Antígona a la que la polis había expulsado yque seguía viviendo pero ya no tenía más derechos. ¿Cuál es la forma de rebelarse frente a estamuerte simbólica? La de construirse en base a lo que unosiente en términos de su dignidad y biografía. Y ahí estála libertad de intimidad, que establece que cada uno denosotros, a partir de lo que nos da la biología, nosdesarrollamos y construimos según nuestros deseos. Lo quecorta la amarra de nuestro principio biológico es cómo nosconstruimos y generamos nuestra vida. Quizás una de las grandes paradojas de laheteronormatividad es que si tan fuerte fuera la biología,todos los heterosexuales tendríamos que tener la mismavida, cuando no es así. Esta es la principal refutaciónparadojal de que la biología solamente es el puerto deinicio pero no el de llegada. Cada uno construye subiografía, su dignidad, no de forma secuencial o instaladasino como cada uno lo quiera hacer conforme a su deseo. Enuna sociedad basada en los derechos, los deseos sonmúltiples y plurales. Es importante poder ejercer los derechos entérminos de que una ley así lo establezca y ordene a laadministración, a partir de esa ley, a no poner más trabasburocráticas. Las Constituciones cambian mundos, las leyeslas garantizan y los burócratas las destruyen. Por eso es importante una norma de estascaracterísticas, extensa y descriptiva, para que no lepermita al burócrata la "sana discrecionalidad" que impidael pleno ejercicio de los derechos.
  29. 29. 29 Bien mencionaba Lohana la importancia de estarinscripto en el estatus sociosimbólico. Lohana decía: "A míesta ley no me va a cambiar; simplemente voy a tener eldocumento". Pero, ¿por qué es importante esta norma?Porque el espacio sociosimbólico, la integridad con el otroes lo que nos permite a nosotros vernos reflejados ennuestra propia dignidad. ¿Cómo desarticulamos esa heteronormatividadoculta? A través de un significante estructurante, algo quelo conmueva, algo que lo haga vibrar, algo que de algunamanera cambie el eje de ese estatus sociosimbólico. Eso seva a posibilitar con esta norma, a partir del ejercicio deestos derechos. También será muy importante la sanción de la leypara descartar un cierto discurso basado en una falsapostura psicoanalítica que plantea hace mucho tiempo quelas personas trans por ese solo hecho son psicóticas, y porende, como son psicóticas, la ley tiene que interdictarcualquier tipo de decisión que tomen sobre su cuerpo, comosi dentro de una lógica mínima lacaniana y freudiana delpsicoanálisis uno pudiera determinar que una persona espsicótica a priori por una decisión que ha adoptado entérminos biográficos. Uno podrá ser neurótico, psicótico operverso por múltiples historias de vida, no por ladecisión de la construcción de su género. Esta norma, desde una perspectiva simbólica, va abarrer de una vez por todas ese tipo de posturas que lo queestán haciendo en última instancia es negar la titularidadde los derechos. No es negar el ejercicio sino sutitularidad, y es negar en última instancia la dignidad delas personas. Para finalizar, hoy el paradigma constitucionalargentino es el Estado constitucional de derechos, noporque lo diga Gil Domínguez sino porque lo ha determinadola Corte Suprema de Justicia en el caso de ALITT y enmúltiples casos más, y porque así lo escribieron Dorrego,Alberdi y Gorostiaga cuando propusieron y desarrollaron elartículo 19 de la Constitución Nacional. Así como hace un año nos sentimos todosorgullosos porque le mostrábamos al mundo que la diversidaden la Argentina estaba garantizada no sólo por laConstitución sino por los representantes del pueblo y poruna sociedad que así lo aceptaba, ahora tenemos una nuevaoportunidad de demostrarle que vivimos en una sociedaddiversa y que estamos orgullosos de sancionar una ley quehace que sea muy bello vivir en una sociedad de distintosque nos alimentan y nos enseñan, como hoy me enseñaron amí. Muchas gracias. (Aplausos.)Sra. Presidenta (Ibarra).- Ahora vamos a escuchar al señorGuillermo Scheibler, juez en lo Contencioso Administrativoy Tributario de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
  30. 30. 30Sr. Scheibler.- Primero que nada, como acá se refirieronvarias veces a los especialistas en la materia, quieroaclarar que no soy ningún especialista en la materia sinoapenas un modesto cucarachón de tribunal. Tengo 42 años yentré a Tribunales como auxiliar en Mesa de Entradas siendoestudiante. El colectivo aquí presente nos está dando muchotrabajo en el fuero Contencioso Administrativo de laCiudad. Mi primera aproximación al tema en términosserios de estudio se ha dado en noviembre del año pasadocuando me tocó analizar el primer caso, y aquí estápresente la letrada patrocinante. Como saben, en mi juzgadoya sacamos tres sentencias y tenemos varios casos más entrámite. Ahí fue necesario ponerse a estudiar. A priori uno ya tiene una opinión respecto de loscasos, es decir, una primera impresión. Después, por lanaturaleza de nuestro cargo, tenemos la obligación devolcar las decisiones y de dar un fundamento lógico yjurídico. Más allá de que las presentaciones de las partesestaban muy fundadas y demás, uno tiene la obligación debuscar e investigar un poco más para ver si es verdad todolo que nos dicen. Yo les quería comentar que aquí hay personas quese hicieron especialistas de verdad, como la doctora DianaMaffía. La verdad es que uno tiene un poco de pudor alexponer sobre estos temas cuando hay tantos especialistasreales y, sobre todo, luchadores y luchadoras de tantosaños. Por otra parte, quería referirme a los casos dedos personas que a mí me sirvieron mucho para fundar estadecisión y para tratar algunos de los temas puntuales queestaban en cuestión. Me refiero a los de los señores Ateo yHegel Lenin. Al respecto, ustedes se preguntarán qué esesto, y el tema es el siguiente. Se planteaba el caso; más o menos todos sabencuál es la cuestión. Pero nosotros, más allá de queobviamente tenemos muy presentes los tratadosinternacionales y la Constitución Nacional, en términos másconcretos empezamos a buscar en normas más puntuales. Esdecir, si hubo un cambio de nombre consultamos eldecreto-ley de Onganía sobre esa materia. También nos pusimos a leer un poco la doctrinacivilista que trata el tema del nombre en la que, comotodos saben, mayormente hay posiciones bastanteconservadoras. Vemos ahí que todos coinciden en que elnombre se puede cambiar cuando hay justos motivos, y secitan algunos ejemplos históricos que habrán sidoparadigmáticos. Yo tomé dos casos que me llamaron la atención yme resultaron risueños. Uno de ellos es el de un señor que
  31. 31. 31se llamaba “Ateo”; se ve que esta persona tenía un padrerevolucionario y que siendo adulto, por distintas razones-ya sea porque adoptó posiciones diferentes a las de supadre o por motivos prácticos-, dijo: “La verdad es que megenera gran violencia personal llamarme Ateo”. Entonces, laJusticia no tuvo ningún problema y le cambió ese nombre porel de “Atilio”. El otro caso es el de un señor que se llamaba“Vladimir Hegel Lenin”, que también habrá dicho: “No esposible, ¡cómo me voy a llamar Hegel Lenin!”. Estamoshablando de casos que datan de la década del ‘30 o del ‘40. Entonces, tradicionalmente y desde hace muchosaños se ponían como ejemplo estos casos como supuestos de:“¿Cómo no le vamos a cambiar el nombre a esta gente? Pobrepersona, ¡qué barbaridad! Le pusieron ‘Ateo’ como nombre”.O “¡Pobre hombre!, le pusieron ‘Vladimir Hegel Lenin’,¿cómo no le vamos a cambiar el nombre?” Entonces, a esta gente se le cambia el nombre, ypara el caso de la actora que tenía en mi primer caso, quese llamaba Paula, pregunto por qué no cambiarle el nombre.Así, empezamos a analizar dos o tres aspectos, y digo todoesto para ir abreviando y para que vean qué tienen que verlos señores Ateo y Lenin con lo que estamos analizandoahora. Uno de los temas era cómo hacíamos para probar lacuestión del género, es decir, cómo lo hacemos cuando unapersona tiene un género diverso. Y digo esto porque esbásico en todo juicio que las cosas hay que probarlas. Como ya les dije, hice mi primera aproximación ybusqué todos los fallos que había –que eran bastantes-,doctrina, etcétera. Pero sobre todo busqué fallos, porquecomo juez quería ver qué decía otro cucarachón detribunales. Así, nos pusimos a leer una serie de fallos, y laverdad es que al leerlos se nos ponían los pelos de puntacon algunas cuestiones. He escuchado con mucha atención lo que decíaantes Lohana acerca de un juicio que duraba nueve años,etcétera, y cuando leía en esos fallos lo referido a losdetalles de las pericias que había hecho el Cuerpo MédicoForense, explicando que la persona tiene el cuerpo de talmanera, que son así sus genitales y demás, me preguntaba:¿estamos todos locos? ¿Qué tiene que ver esto? ¿Cómo esesto? ¿Qué le hubieran hecho al señor Atilio? Aquí haysólo un cambio de nombre, y si bien ahora estamos tratandoel tema del cambio de sexo registral, en los hechos es sóloun cambio registral. ¿Hubieran obligado al señor Atilio a probar queno era ateo? ¿Le hubieran hecho una pericia? ¿Hubieran idoa la casa a ver si iba a misa? ¿A Lenin le hubieranobligado a probar cuál era su ideología? ¿Cómo se van a
  32. 32. 32meter con la religión o con su ideología? En el caso delseñor Ateo, o Atilio, un caso que estaba mencionado en loslibros, ¿por qué se le va a hacer probar algo de su fuerointerno? Por otro lado, al leer en detalle casosanteriores de nuestro país -de no hace muchos años- unosentía una sensación que seguramente debe ser una ínfimaporción de la sensación de humillación y de vejación quedeben haber sentido las personas en el caso. La persona,como prueba, lo único que ofrecía era testigos, que dijeronque los conocían y así quedó probado. Otra cuestión tenía que ver también con el temade si es necesaria o no una operación. En todos losprecedentes que leí desde noviembre del año pasado, entodos los casos estaba flotando la readecuación, que erapedida o exigida por el Tribunal, que era autorizada ydespués quizá no se realizaba, pero siempre el andamiajejurídico pasaba por la ficción de decir que cambiamos elsexo. Pero leyendo terminé dándome cuenta de que terminabasiendo una gran y frívola hipocresía. Si bien los fallos no hacían lugar, genital allío genital allá, ordenamos la readecuación de sexo.Entonces hicimos cuenta de que sí. A medida que leía, ibainteriorizándome en la sexualidad humana y en la adecuaciónde genitales. Pero exigirlo cuando no está pedido terminasiendo una mutilación física, una paradoja aberrante parapoder acceder a reparar la mutilación institucional ojurídica. Finalmente, con esta situación ya resuelta unodecía que esto estaba probado. Uno de los problemas que seplanteaba también era que esto puede generar problemas enderechos de terceros, porque el tema de la correctaidentificación de las personas no es solamente una cuestiónde un Estado autoritario sino que tiene que ver con darlecertidumbre a las relaciones jurídicas, los padroneselectorales, etcétera. Como bien dijo acá el doctor Gil Domínguez, antespasaba por ver si el derecho individual que se requeríapasaba por el colador de las necesidades colectivas. ¿Ycuáles eran las necesidades colectivas? Asegurarcorrectamente que no haya confusiones con la identidad yque no se puedan vulnerar derechos de terceros. La personasigue siendo la misma, se deja aclarado que se mantiene elderecho humano de DNI y se mantiene el apellido, siguiendolas leyes de Onganía y el sistema Vucetich. Si hubiera medidas cautelares, cuentaspendientes, eso se podría cubrir con el libramiento deoficio en cuanto a deudas y así claramente no habríaobjeción alguna. Esos fueron los parámetros y la manera defundar lógicamente lo que nos pareció en ese momento. Para terminar, leyendo estas leyes antiguas de ladictadura y que siguen rigiendo, la ley de identificación
  33. 33. 33dice que rige la identificación de las personas deexistencia visible, que claramente es un concepto jurídico,en contraposición con personas de existencia jurídica oideal. Claro, en ese momento cerraba todo: a los deexistencia visible no se le reconocían los derechos, asíque se trataba de identificar a las personas de existenciavisible. A las personas trans y travestis no se lasvisibilizaba, y entonces el sistema funcionaba perfecto. En virtud de la lucha de una gran cantidad depersonas y de la evolución afortunada de la sociedad, deunos años a esta parte tenemos un colectivo -esta reuniónes una clara prueba de ello- y una situación de gente muyvisible. Esto ya no se esconde más, sino que es unarealidad. Durante muchos años se quiso tapar el sol con lasmanos. Estamos hablando de personas que afortunadamente sonmuy visibles. En consecuencia, el sistema jurídico se tieneque hacer cargo de la identificación de estas personas. Elsistema jurídico, reconociendo esto, avanza subsanandomuchos de los problemas que se plantearon aquí. En otraspalabras, hay un efecto simbólico de la concepción del DNI.Lo mismo ocurrió en el caso de la ley que establece elmatrimonio igualitario. Por lo tanto, la sanción de una ley en estesentido constituirá, en primer término, un acto de estrictajusticia, y en segundo lugar nos permitirá ahorrar muchotrabajo porque todavía hay diez o doce expedientes en eltribunal. Esperamos que esta ley pueda ser sancionadapronto. (Aplausos.)Sra. Presidenta (Ibarra).- Quiero comentar algunas cosasantes de otorgar el uso de la palabra a las personas que lasolicitaron. En primer término, con el señor diputadoTunessi convocamos esta reunión básicamente para quepudieran expresarse las personas de la comunidadtransexual, contar con la presencia de los representantesde las distintas organizaciones y tener una mirada del temadesde el punto de vista jurídico. Algunos tenemos un caminode reconocimiento importante hacia el doctor Andrés GilDomínguez. También deseo expresar mi agradecimiento a lasseñoras diputadas Alonso, Conti y Rodríguez, quienestambién fueron acercando inquietudes en el sentido de poderescuchar a distintas personas. En ese sentido también hemosconocido la posición del Estado nacional a través delrepresentante del INADI. Consecuentemente, hemos tratado deorganizar una reunión lo más equilibrada posible a fin deque pudieran expresarse las distintas voces y experienciasrespecto de este tema. En segundo lugar quiero señalar que dentro dediez o quince minutos, como máximo, vamos a dar comienzo ala reunión en la que se abordará el tema de lafertilización asistida. En ese sentido deseo solicitar a la
  34. 34. 34totalidad de los miembros de la Comisión de LegislaciónGeneral que permanezcan en la sala, ya que se trata de untema muy importante en el que debemos avanzar. Por otra parte, quiero decir que hasta el momentose encuentran anotadas para hacer uso de la palabra lasseñoras diputadas Puiggrós, Merchán, Alonso y Rodríguez.Pido a las señoras diputadas la mayor brevedad posible ensus exposiciones a fin de que posteriormente podamos darinicio a la segunda reunión. Por último, deseo expresar mi agradecimiento atodas las personas que han hecho uso de la palabra. Para mírealmente ha sido un gusto haber contado con su presenciapara debatir este tema. Junto con el señor diputado Tunessisentimos que sólo hemos efectuado una convocatoria parasancionar una ley que constituye una deuda que tiene esteParlamento. Tiene la palabra la señora diputada Puiggrós.Sra. Puiggrós.- Señora presidenta: no pertenezco a ningunade las dos comisiones que están aquí reunidas, por lo quele agradezco mucho que me permita hacer uso de la palabra. Quiero aclarar a todos los presentes que soydiputada del bloque del Frente para la Victoria e integroesa bancada desde el Partido Frente Grande. Adelanto que sibien no voy a votar en las reuniones de estas comisiones,voy a hacerlo por la afirmativa en el recinto enoportunidad de la consideración del proyecto de ley deidentidad de género. (Aplausos.) También quiero decir que somos varias lasdiputadas y diputados que trabajamos para conversar con elresto de nuestros colegas, porque lo que a veces realmenteresulta necesario es adoptar una actitud pedagógica -mepermito decirlo así- que posibilite acercar información yayudar a la comprensión de muchos otros. Esto es algo quenos ocurrió en oportunidades anteriores. Por ejemplo, haceun año, cuando se sancionó la ley que establece elmatrimonio igualitario, nos encontramos con variosdiputados que nos dijeron que lo pensaron y que terminaronvotando por la afirmativa. Entonces, creemos que es unatarea que tenemos por delante. Por otra parte, el tema de la lucha por elreconocimiento integral de la identidad de género y sucompleta legalización forma parte del programa del sectorpolítico en el que milito. Creemos que es una responsabilidad principal delEstado la restitución de los derechos y la protección nosolamente de los adultos sino también de los niños, lasniñas y los adolescentes en lo que no quiero llamarproblemática, porque es la sociedad equivocada quien lotransforma en un problema, porque todas las personasafrontamos esto a partir de los 7 u 8 años de edad hasta laadolescencia.
  35. 35. 35 Acá no hay una cuestión particular por la cualquienes van a asumir una identidad trans afronten comoproblema la identidad de género, sino que todas laspersonas pasamos por ese tránsito y finalmente a vecestenemos las posibilidades de elegir mejor, y en otras nolas tenemos, en el sentido de estar acompañados por unasociedad que no nos discrimine y nos acompañe. Quiero tomar un punto en particular muy breve,señora presidenta, sobre la necesidad de producir cambiosimportantes en las currículas escolares tomando latotalidad del sistema educativo para ir introduciendo eltema del género. En 2005 y 2006, cuando estuvimos en la conduccióndel sistema educativo de la provincia de Buenos Aires,hicimos una reforma por la cual se publicó un libro quetodavía se está usando en algunas escuelas de la provinciade Buenos Aires. En ese libro, llamado "Construcción deCiudadanía", que fue parte de la reforma de la secundaria,introdujimos la categoría de género. Esto provocó unterrible lío: el arzobispo de La Plata se enojó mucho eincluso hasta ahora sigue polemizando sobre ese tema. Segúnleí en el diario, entiendo que “los indignados” españolesse deben estar ocupando del tema. Pero no podemos dejar de lado la situación quepasan muchos niños, niñas y adolescentes, que no solamenteno están protegidos en la casa sino tampoco en la calle yen la escuela. En ese sentido, creo que tendríamos quepensar -aunque no sé cómo se hace- en una legislación quelos protegiera. Hace diez años, cuando la ley antidiscriminatoriaera muy reciente todavía y no estaba en vigencia, enFormosa hubo un caso de discriminación muy conocido contralas alumnas embarazadas. En ese momento elaboramos unproyecto, que fue aprobado por unanimidad por las dosCámaras, que establecía la prohibición de la discriminaciónde las alumnas embarazadas. En ese momento estudiamos muchola necesidad de una legislación específica para aquelloscasos específicos en donde si bien existe una ley generalque los ampara, sin embargo reiteradamente no se atiendensus derechos. Simplemente quiero proponer que sea estudiado eltema. Ojalá que las organizaciones aquí presentes nostraigan propuestas sobre algún tipo de modificación de unaley o de dictado de una ley específica, de normativas.Todo aquello que se pueda hacer desde el Congreso, lo vamosa intentar. No nos podemos meter dentro de las provinciascuando dictan un currículum con una ley nacional. Pero síhay que trabajar para que, desde el punto de vista políticoy cultural, en cada provincia se profundice la protecciónde los niños, niñas y adolescentes. En ese sentido, cuenten con nuestro totalacompañamiento. Estamos absolutamente a disposición de

×