Your SlideShare is downloading. ×
Bullying
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Bullying

10,373
views

Published on


0 Comments
5 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
10,373
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
139
Comments
0
Likes
5
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. “BULLYING” INTRODUCCIÓN: Para el presente trabajo hemos elegido el tema “BULLYING” debido al hecho de que las escuelas estén apareciendo más a menudo en las páginas de sucesos de los periódicos, que en la sección de educación y cultura está preocupando seriamente a todos los miembros de la comunidad educativa. En efecto, los episodios de violencia en los centros escolares parecen tener una gran capacidad para atraer a la atención pública, causando “alarma social”. Podemos leer en el diario LA NACIÓN del domingo 13 de mayo de 2012 el siguiente párrafo: “Acoso, maltrato entre pares, matonismo: los casos de violencia escolar entre menores no dejan de crecer en el país, muchas veces en silencio, a espaldas de los adultos, y acompañados de un grado de virulencia que, afirman los especialistas, va también en aumento. Por qué, pese a la falta de estadísticas oficiales, se habla de una epidemia y cuál es el costo psicológico para las víctimas”. Por la urgencia que muestra este conflicto en las escuelas, es que hemos decidido investigarlo bibliográficamente, sistematizando la información encontrada, en las siguientes páginas. Se tratarán en este escrito sobre el Bullying, su concepto, sus causas, características, tipos, protagonistas, consecuencias, formas de detectarlo, prevenirlo y tratarlo. En una última sección se anexarán artículos periodísticos que ejemplifican el trabajo con casuísticas y estadísticas.
  • 2. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 2 DESARROLLO: ¿QUÉ ES EL BULLYING? El "bullying" (también conocido como hostigamiento escolar, matonaje escolar, matoneo escolar) es una conducta de hostigamiento o persecución física o psicológica que realiza un alumno contra otro, a quien elige como blanco de repetidos ataques. Este término lo introdujo un noruego, Dan Olweus, hace más de 20 años luego de observar esta conducta en la escuela entre niños y adolescentes. Pero el hostigamiento entre pares también puede darse en cualquier lugar donde haya un grupo que comparte varias horas: clubes, iglesias, actividades deportivas y recreativas, etc. El término "bullying" viene de la palabra en inglés "Bull" que significa toro, es decir que se podría traducir como "torear". Estadísticamente, el tipo de violencia dominante es el emocional y se da mayoritariamente en el aula y patio de los centros escolares. El acoso escolar es una especie de tortura, metódica y sistemática, en la que el agresor sume a la víctima, a menudo con el silencio, la indiferencia o la complicidad de otros compañeros. El acoso escolar es una forma característica y extrema de violencia escolar. No existe en castellano una palabra capaz de expresar todas las situaciones de Bullying posibles, pero a continuación se relacionan algunas de las acciones que pueden estar presentes: poner motes / hacer sufrir / agredir/ ofender / discriminar / golpear/ hacer “cargadas” / excluir / patear/ mofarse / aislar / empujar violentamente/ tomar de “punto” / ignorar / herir/ “joder” / intimidar / robar/ humillar / perseguir / romper las pertenencias/ acosar / aterrorizar / amedrentar/ tiranizar / dominar. ¿DÓNDE OCURRE EL BULLYING? El Bullying es un problema mundial, siendo encontrado en toda y cualquier escuela no estando restricto a ningún tipo de institución: primaria o secundaria, pública o privada, rural o urbana. Podemos afirmar que las escuelas que no admiten que el Bullying sucede entre sus alumnos, o desconocen el problema o hacen caso omiso de enfrentarlo. Las definiciones no delimitan el espacio donde se producen las agresiones. Ni el lugar ni los medios son determinantes a la hora de diagnosticar un caso de acoso escolar. Ni siquiera es necesario el contacto directo entre víctima y agresor en un determinado espacio, como sucede con el ciberbullying (acoso indirecto y anónimo). Se puede producir tanto dentro como fuera del centro escolar pero siempre que las partes implicadas pertenezcan al mismo colegio. CARACTERÍSTICAS PARA QUE UNA AGRESIÓN SE CONSIDERE BULLYING  Debe existir un hostigador y un hostigado.  El bullying es contra una persona concreta y no contra un grupo. Si fuera así, sería considerado una pelea entre pandillas.
  • 3. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 3  Generalmente es un grupo el que ejerce el hostigamiento, dirigido por un líder quien idea las acciones, aunque no siempre sea él quien las ejecuta.  Desigualdad de poder o de fuerza. Víctima indefensa atacada por uno o varios agresores con intencionalidad mantenida de hacer daño, crueldad.  Persistencia de la agresión en la relación perversa de dominio-sumisión, ha de ser repetida a lo largo del tiempo.  El hostigamiento tiene que ser repetido y sostenido en el tiempo. Una pelea ocasional o por un tema puntual no es bullying. TIPOS DE ACOSO ESCOLAR Bloqueo social Agrupa las acciones de acoso escolar que buscan bloquear socialmente a la víctima. Todas ellas buscan el aislamiento social y su marginación impuesta por estas conductas de bloqueo. Son ejemplos las prohibiciones de jugar en un grupo, de hablar o comunicar con otros, o de que nadie hable o se relacione con él, pues son indicadores que apuntan un intento por parte de otros de quebrar la red social de apoyos del niño. Se incluye dentro de este grupo de acciones el meterse con la víctima para hacerle llorar. Esta conducta busca presentar al niño socialmente, entre el grupo de iguales, como alguien flojo, indigno, débil, indefenso, estúpido, llorica, etc. El hacer llorar al niño desencadena socialmente en su entorno un fenómeno de estigmatización secundaria conocido como mecanismo de chivo expiatorio. De todas las modalidades de acoso escolar es la más difícil de combatir en la medida que es una actuación muy frecuentemente invisible y que no deja huella. El propio niño no identifica más que el hecho de que nadie le habla o de que nadie quiere estar con él o de que los demás le excluyen sistemáticamente de los juegos. Hostigamiento Agrupa aquellas conductas de acoso escolar que consisten en acciones de hostigamiento y acoso psicológico que manifiestan desprecio, falta de respeto y desconsideración por la dignidad del niño. El desprecio, el odio, la ridiculización, la burla, el menosprecio, los motes, la crueldad, la manifestación gestual del desprecio, la imitación burlesca son los indicadores de esta escala. Manipulación social Agrupa aquellas conductas de acoso escolar que pretenden distorsionar la imagen social del niño y “envenenar” a otros contra él. Con ellas se trata de presentar una imagen negativa, distorsionada y cargada negativamente de la víctima. Se cargan las tintas contra todo cuanto hace o dice la víctima, o contra todo lo que no ha dicho ni ha hecho. No importa lo que haga, todo es utilizado y sirve para inducir el rechazo de otros. A causa de esta manipulación de la imagen social de la víctima acosada, muchos otros niños se suman al grupo de acoso de manera involuntaria, percibiendo que el acosado merece el acoso que recibe, incurriendo en un mecanismo denominado “error básico de atribución”.
  • 4. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 4 Coacción Agrupa aquellas conductas de acoso escolar que pretenden que la víctima realice acciones contra su voluntad. Mediante estas conductas quienes acosan al niño pretenden ejercer un dominio y un sometimiento total de su voluntad. El que la víctima haga esas cosas contra su voluntad proporciona a los que fuerzan o tuercen esa voluntad diferentes beneficios, pero sobre todo poder social. Los que acosan son percibidos como poderosos, sobre todo, por los demás que presencian el doblegamiento de la víctima. Con frecuencia las coacciones implican que el niño sea víctima de vejaciones, abusos o conductas sexuales no deseadas que debe silenciar por miedo a las represalias sobre sí o sobre sus hermanos. Exclusión social Agrupa las conductas de acoso escolar que buscan excluir de la participación al niño acosado. El “tú no”, es el centro de estas conductas con las que el grupo que acosa segrega socialmente al niño. Al ningunearlo, tratarlo como si no existiera, aislarlo, impedir su expresión, impedir su participación en juegos, se produce el vacío social en su entorno. Intimidación Agrupa aquellas conductas de acoso escolar que persiguen amilanar, amedrentar, apocar o consumir emocionalmente al niño mediante una acción intimidatoria. Con ellas quienes acosan buscan inducir el miedo en el niño. Sus indicadores son acciones de intimidación, amenaza, hostigamiento físico intimidatorio, acoso a la salida del centro escolar. Amenaza a la integridad Agrupa las conductas de acoso escolar que buscan atemorizar mediante las amenazas contra la integridad física del niño o de su familia, o mediante la extorsión. Ciberbullying: Uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, como internet y el teléfono móvil. Es una forma de acoso indirecto y anónimo. Las grabaciones de agresiones físicas brutales o vejaciones que son difundidas a través del teléfono móvil o internet se denomina Happy slapping. Dating violence: Acoso entre parejas de adolescentes, donde prevalece el chantaje emocional. Es considerado como la antesala de la violencia de género. ¿Qué tipo de Bullying es más frecuente? El hostigamiento puede ser diferente según las edades, el género, el entorno, la reacción de los demás, la condición socioeconómica, etc. El bullying físico es mucho más frecuente entre los varones y la exclusión social entre las mujeres. No ser amigo de alguien NO es bullying.
  • 5. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 5 No querer pasar tiempo con alguien NO es bullying. Armar una estrategia para que nadie se acerque a alguien SI es bullying. ¿CÓMO SE VE EL BULLYING A LAS DIFERENTES EDADES? Las estadísticas indican que la edad más frecuente de que aparezca bullying es entre los 7 y 14 años. Sin embargo hay conductas que aparecen en niños más pequeños, pero son difíciles de medir por falta de métodos específicos. En Jardín de infantes y Preescolar En niños más pequeños (sala de 3-4 años) generalmente la agresión es física y por motivos concretos. Hay menos estrategia, y si la hay, no siempre se puede sostener en el tiempo. Un niño a esa edad puede tener una conducta de hostigamiento por un motivo un día y al siguiente olvidarse que eso ocurrió si no aparece el mismo estímulo. Sin embargo, podría considerarse a estas conductas "probullying", que cuando son reforzadas por el entorno o no son interrumpidas por la maestra, se consolidan como modelo de éxito. Esto es lo que aplicará más adelante cuando pueda organizar su conducta hasta llegar a una situación real de bullying. En edades tempranas el bullying más frecuente es el físico directo (pegar, empujar) y el social directo (no dejarlo jugar). Las formas indirectas (hacer que los demás no jueguen con él) necesitan más planeamiento y ya empiezan a observarse en el preescolar. En la primaria y secundaria Entre los varones el desarrollo físico tiene un rol fundamental y entre las mujeres las habilidades comunicativas. En los primeros grados se forman los subgrupos: el líder, los seguidores, los que no se meten, los que intentan defender, los que sufren el hostigamiento. A medida que los niños son más grandes y entran en la adolescencia la sexualidad juega un rol importante entre los pares. El peor hostigamiento para una mujer adolescente es que la traten como una chica "rápida y fácil" y para los hombres como que no saben "levantarse a una chica". ¿QUIÉNES SON LOS PROTAGONISTAS DEL BULLYING?  El hostigador: el "bulero". El que idea el hostigamiento y no siempre es el que lo ejecuta. Es el que decide cuales son las reglas y quienes quedan fuera de ellas. Es el líder del grupo (el capito, el top, el popular) y tiene necesidad de demostrar fuerza y poder.
  • 6. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 6 Aunque el acosador escolar no tiene por qué padecer ninguna enfermedad mental o trastorno de la personalidad grave, presenta normalmente algún tipo de psicopatología. Fundamentalmente, presenta ausencia de empatía y algún tipo de distorsión cognitiva. La carencia de empatía explica su incapacidad para ponerse en el lugar del acosado y ser insensible al sufrimiento de este. La presencia de distorsiones cognitivas tienen que ver con el hecho de que su interpretación de la realidad suele eludir la evidencia de los hechos y suele comportar una delegación de responsabilidades en otras personas. Así, normalmente responsabiliza de su acción acosadora a la víctima, que le habría molestado o desafiado previamente, con lo que no refleja ningún tipo de remordimiento respecto de su conducta (los datos indican que, aproximadamente, un 70% de los acosadores responden a este perfil). La psicología actual, por otra parte, identifica en los acosadores escolares la existencia probable de una educación familiar permisiva que les puede haber llevado a no interiorizar suficientemente bien el principio de realidad: los derechos de uno deben armonizarse con los de los demás. La consecuencia es la dificultad para ponerse en el lugar del otro por una carencia de altruismo vinculada a un ego que crece a costa de los demás, meros instrumentos a su servicio, y que tiene un umbral de frustración muy bajo. Algunos autores denominan a este tipo de niño como niño tirano. El niño mal educado en la familia probablemente reproducirá en la escuela los hábitos adquiridos. Ni respetará, ni empatizará con los profesores, ni con sus compañeros. Sus frustraciones quizá le lleven a elegir un cabeza de turco. A menudo será aquel compañero que le haga patentes sus limitaciones y carencias, o que, simplemente, le parezca vulnerable. Perfil de riesgo de ser acosador Goza de mayor popularidad y apoyo pero con sentimientos ambivalentes de respeto o miedo. Carece del sentimiento de culpabilidad. Temperamento impulsivo y agresivo, ira incontrolada. Muchos proceden de hogares que se caracterizan por su alta agresividad, violencia y falta de cariño entre la familia. Falta de normas y conductas claras y constantes en la familia que no le controla. No suele reconocer a la autoridad y transgrede las normas. Mal estudiante y sin interés por los estudios, baja autoestima académica. Consume alcohol y otras drogas. De todas formas, cualquiera se puede sumar al grupo del acosador para evitar ser víctima o marginado del grupo.  El hostigado: el "buleado". Si no puede defenderse, ya sea física o verbalmente, seguirá siéndolo hasta que otro tome su lugar o hasta que pueda haber una intervención de un adulto.
  • 7. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 7 Hay un tipo de víctima llamada provocadora, que por su torpeza social o psíquica (el hiperactivo) no sabe o no puede tener relaciones normales con sus compañeros, estos se sienten provocados o agredidos y responden con violencia. El hostigado puede ser una persona poco sociable con un fuerte sentimiento de inseguridad que le impide solicitar ayuda. No tiene esperanzas en poder adecuarse al grupo y su baja autoestima es agravada por la intervención crítica o por la indiferencia de los adultos a su sufrimiento. Algunos creen que se merecen lo que les es impuesto. Tiene pocos amigos, son pasivos, quietos y no reaccionan a los actos de agresividad sufridos. Muchos pasan a tener bajo rendimiento escolar o rechazan ir a la escuela, simulando enfermedades. Cambian de colegio con frecuencia o abandonan los estudios. Hay jóvenes que, en extrema depresión, acaban por intentar o cometer suicidio. Perfil de riesgo de victimización Baja popularidad entre sus compañeros con los que no logra tener buenas relaciones y es rechazado lo suficiente como para no recibir ayuda de ellos. Muchos miedos, el miedo como rasgo de la personalidad, lo que le hace tener una infancia y adolescencia infeliz. Temperamento débil y tímido. Falta de asertividad y seguridad. Baja autoestima y aumentan las posibilidades del fracaso escolar. Sentimiento de culpabilidad, lo que le inhibe para poder comunicar su situación a los demás. Tendencia a la depresión, puede fingir enfermedades e incluso provocarlas en su estado de estrés. Sobreprotegido por la familia, por lo que carece de habilidades para enfrentarse al mundo. Gestos, postura corporal, falta de simpatía y las dificultades en la interpretación del discurso entre iguales son características que les posicionan en la fijación de los agresores. De todas formas, cualquiera puede llegar a ser víctima: un buen estudiante, con buen comportamiento, sociable y con buenas relaciones familiares.  Los seguidores: los que apoyan al líder. Son los que soportan el hostigamiento, los que muchas veces lo ejecutan y los que festejan todas las acciones del líder. Sin ellos el bullying no tendría sentido para el líder (para ser popular tiene que haber otros que lo idolatren).  Los espectadores: pueden tomar distintas actitudes: los que miran sin decir nada (la mayoría silenciosa), los que se ríen de lo que pasa, y los que intentan detener el hostigamiento ya sea directamente o reportándolo. Los integrantes de este último grupo son los de mayor riesgo a ser los próximos hostigados, siendo este el motivo por el cual son muy pocos los que se atreven a delatar lo que pasa (de hacerlo serían catalogados de buchones).  El personal de la escuela: los maestros, los preceptores, los directores, el conductor del colectivo, etc. Son los que deben detectar el bullying e intervenir inmediatamente. Se puede dar el caso de que la ausencia en clase (o, en general, en el centro educativo) de un clima adecuado de convivencia pueda favorecer la aparición del acoso escolar. La responsabilidad al respecto oscila entre la figura de unos profesores que no han recibido una formación específica en cuestiones de intermediación en situaciones escolares conflictiva, y la disminución de su perfil de autoridad dentro de la sociedad actual.
  • 8. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 8  Los padres: son los responsables de detectar cambios en sus hijos y conversarlo con las autoridades del colegio ¿QUIÉNES SON LAS VÍCTIMAS DEL BULLYING? Algunos autores consideran víctima al hostigado y victimario al hostigador. Todos los que participan en el bullying en alguna medida son afectados por el mismo; es decir que las víctimas son todos los que están involucrados. El niño hostigado tiene más riesgo de padecer enfermedades psíquicas y físicas tales como depresión, fobia escolar, ansiedad, trastornos de aprendizaje, cefalea, dolor abdominal, etc. Pero se observó que el hostigador también puede padecer cuadros de ansiedad, trastornos de conducta y baja autoestima. Un niño hostigado puede transformarse en hostigador, y este es el que tiene peor pronóstico. Hay niños que son buleados en un medio; y en forma reactiva buleadores en otro ambiente. Esto se da con niños maltratados por sus padres o hermanos, que en la escuela son hostigadores. Por otro lado, los espectadores también pueden padecer cuadros psiquiátricos si lo que ven es muy grave y no tienen posibilidad de frenarlo. ¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL BULLYING? Se pueden mencionar causas personales, familiares y escolares. Personales: Un niño que actúa de manera agresiva sufre intimidaciones o algún tipo de abuso en la escuela o en la familia. Adquiere esta conducta cuando es frecuentemente humillado por los adultos. Se siente superior, ya sea porque cuenta con el apoyo de otros atacantes o porque el acosado es un niño con muy poca capacidad de responder a las agresiones. Familiares: El niño puede tener actitudes agresivas como una forma de expresar su sentir ante un entorno familiar poco afectivo, donde existen situaciones de ausencia de algún padre, divorcio, violencia, abuso o humillación ejercida por los padres y hermanos mayores; tal vez porque es un niño que posiblemente vive bajo constante presión para que tenga éxito en sus actividades o por el contrario es un niño sumamente mimado. Todas estas situaciones pueden generar un comportamiento agresivo en los niños y llevarles a la violencia cuando sean adolescentes. Escolares: Cuanto más grande es la escuela hay mayor riesgo de que haya acoso escolar, sobre todo si a este factor se le suma la falta de control físico, vigilancia y respeto; humillación, amenazas o la exclusión entre personal docente y alumnos. Por otro lado los nuevos modelos educativos a que son expuestos los niños como la ligereza con que se tratan y ponen en práctica los valores, la ausencia de límites y reglas de convivencia, han influenciado para que este tipo de comportamiento se presente con mayor frecuencia. TEORÍAS EXPLICATIVAS Contextuales o ecológicas: la conducta agresiva es el resultado de la interacción compleja entre las características del niño y otros factores que surgen de los distintos contextos y de los valores imperantes en los que vive.
  • 9. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 9 De las habilidades sociales: es el resultado de un déficit de las competencias sociales apropiadas, que son distintas en los agresores y en las víctimas. Los agresores obtienen puntuaciones más altas que las víctimas en las pruebas de habilidades sociales. Sociológicas: la causa reside en los hechos sociales que la preceden y no en los estados de conciencia individuales. De la mente: se refiere a la habilidad que poseen las personas para atribuir estados mentales a ellos mismos o a otros, con el objeto de explicar y predecir la conducta. Los agresores requieren un elevado grado de elaboración en sus teorías mentales, ya que han de conseguir que la víctima sienta la agresión (ataque directo o rechazo) a la vez que los espectadores lo aprueben. Conductista: es el resultado del aprendizaje por imitación de modelos violentos. Esto se produce en la medida en que el sujeto se identifique con el modelo de acuerdo con su escala de enfado e ira o su nivel de resistencia siendo ansioso y con tendencia a encolerizarse. Además, la observación de un modelo que es recompensado por su conducta violenta disminuye la inhibición propia y habitual para actuar de la misma forma. Bioquímica: los procesos bioquímicos, neuronales y hormonales son fundamentales en las conductas agresivas; las cuales se desencadenan por una serie de procesos bioquímicos internos y en el que las hormonas desempeñan una función decisiva. Psicoanalítica: el individuo porta dentro de sí energía suficiente para destruir a su semejante y a sí mismo (pulsión de muerte). Frustración-agresión: la conducta agresiva es el resultado de la no satisfacción de las necesidades básicas, así como de la frustración incontrolada por deseos o necesidades no básicas. Mimética: el deseo está en la base de las relaciones agresivas y es de carácter mimético, esto es, la imitación del deseo de otro, copiar el deseo de otro por un objeto, que puede ser real (dinero, una persona…) o metafísico (el prestigio, el honor, la bandera… o nada). Clásica del dolor: el dolor, físico o psíquico, es en sí mismo suficiente para activar las conductas agresivas, hay una relación directa entre la intensidad del estímulo (dolor) y la respuesta (agresión). Catártica: catarsis es la expresión repentina de sentimientos, afectos… reprimidos cuya liberación es necesaria para mantener el estado de relajación adecuado, en caso contrario explotarán comportamientos agresivos. Etología de la agresión: se engloban todas las corrientes del conocimiento que consideran a la agresión como una conducta innata, impulsiva, relegada a un nivel inconsciente casi fisiológico. Debido a la espontaneidad de la conducta violenta no hay ningún placer asociado a ella. En esta corriente teórica se incluyen los etólogos y los psicoanalistas. Construcción social: las relaciones sociales se constituyen y mantienen en base a conflictos de intereses, pero cuando fallan los instrumentos mediadores, estrategias y procedimientos pacíficos de resolución de conflictos es cuando aparece la conducta agresiva o violenta. ¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS DEL BULLYING SOBRE EL AMBIENTE ESCOLAR? Cuando no hay intervenciones efectivas contra el Bullying, el ambiente escolar se vuelve totalmente contaminado. Todos los niños, sin excepción, son afectados negativamente pasando a experimentar
  • 10. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 10 sentimientos de ansiedad y miedo. Algunos alumnos que testifican situaciones de Bullying y perciben que el comportamiento agresivo no trae ninguna consecuencia a quien lo practica, pueden comenzar a adoptarlo. En la ciudad de Taiúva, interior de San Pablo, Brasil, sucedió un episodio muy similar al de Carmen de Patagones. En el inicio de 2003 unos alumnos entraron armados a la escuela disparando contra todos los que se les ponían adelante y retrató la situación de reacción de las victimas de Bullying, lo que merece algunas reflexiones:  Después de sufrir mucho, estos alumnos utilizaron armas de fuego como forma de “superación” del poder que los subyugaba.  Sus blancos, prácticamente en todos los casos, no eran los alumnos que los agredían o intimidaban. Cuando resolvieron reaccionar, lo hicieron contra toda la escuela, ya que todos se habían omitido e ignorado sus sentimientos y sufrimientos. Las medidas adoptadas por la escuela para el control del Bullying, si están bien aplicadas benefician a toda la comunidad escolar, contribuyendo positivamente para la formación de una cultura no violenta en la sociedad. Consecuencias posibles para los hostigados. Los niños y adolescentes que sufren Bullying, dependiendo de sus características individuales y vínculos con los medios en donde viven, en especial sus familias, pueden no superar, parcialmente o totalmente los traumas sufridos en la escuela. Pueden crecer con sentimientos negativos, especialmente de baja auto-estima, volviéndose adultos con serios problemas de establecer vínculos. Pueden asumir, también, un comportamiento agresivo. Más tarde, pueden volver a sufrir o practicar el Bullying en el trabajo (workplace bullying). En casos extremos, algunos de ellos pueden intentar o cometer suicidio. Consecuencias posibles para los autores. Aquellos que practican el Bullying contra sus colegas pueden llevar para la vida adulta un comportamiento anti-social, adoptando actitudes agresivas en el seno de la familia (violencia familiar) o en el ambiente de trabajo. Estudios realizados en diversos países, señalan la posibilidad de que los autores de Bullying en la época escolar, más tarde pueden verse envueltos en actos de delincuencia o criminales. Consecuencias posibles para los testigos. Los testigos también se ven afectados por ese ambiente de tensión, volviéndose inseguros y temerosos de que ser las próximas víctimas. ¿CÓMO PUEDE DETECTARSE EL BULLYING? El hostigador generalmente actúa cuando los adultos no están presentes: en el recreo, en el pasillo, en el baño, por internet, por teléfono, enviándole mensajes, etc. El hostigamiento la mayoría de las veces es rápido y oculto, y el que reacciona inadecuadamente es el hostigado a quien finalmente terminan retando. Un ejemplo es un niño que empieza a gritar luego de que le sacaron las hojas, le tiraron los útiles, lo pincharon, lo insultaron, todo en forma oculta. Pero la maestra escucha sus gritos (reacción que aparece como desmesurada por parte del acosado) y termina amonestándolo.
  • 11. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 11 Y esta es la segunda etapa de triunfo por parte del bulero: ser tan hábil como para provocar en los adultos la sanción a su víctima mientras él disfruta de su propia sagacidad al tiempo que es festejado por sus seguidores. Conductas indicadoras de victimización La mayoría de las veces no lo cuentan a los adultos. Conductas de miedo, huida y evitación. Para llegar o salir de la escuela espera a que no haya nadie. Escoge rutas ilógicas para ir y venir de la escuela, rehuye. Falta a clase, cosa que antes no sucedía: le entra miedo y ansiedad. Se aísla socialmente, en la escuela o en la calle: pasa más tiempo en casa que antes, no quiere salir con los amigos, prefiere estar solo. o Conductas públicas que expresan inseguridad: Busca la cercanía de adultos en los recreos y lugares comunes de la escuela. Busca “amigos” y compañeros de juego de menor edad. Se coloca en lugares alejados del resto. o Rendimiento Académico: Descenso del rendimiento académico. Dificultades de atención y concentración. o Conductas de ansiedad y estado afectivo emocional: En algún momento llora y muestra dolor físico o psíquico. Tristeza, humor inestable y poco comunicativo. Irascibilidad, ataques de ira o rabia. Ira o rabia contenida. Somatizaciones diversas: dolores de cabeza, dolores de estómago o tripa, pérdida de apetito, insomnio, enuresis y descontrol de esfínteres, vómitos, tartamudeo, malestar generalizado. Finge dolencias para evitar determinadas situaciones y entornos. Nerviosismo, ansiedad, angustia, pesadillas… Conductas de infantilización y dependencia. o Conductas problemáticas: Adopción del rol de bufón: continuas payasadas, “el hazmerreir” de clase incluso con provocaciones (víctima provocadora). Coger dinero o cosas de casa para saldar “deudas” que no existen, originadas por alguna amenaza o chantaje. o Otros indicadores: Ocultan el origen y le ponen nervioso algunas llamadas telefónicas. “Llamadas raras”. Se queda sin bocadillo, hace las tareas de otros, va de recadista… Presenta señales de agresión física: la ropa rota, marcas corporales… Le suelen faltar las cosas: bolígrafos nuevos, estuche bonito, calculadora, compás, pintura. Su material a menudo se encuentra estropeado, escondido, sucio, tirado… Carteles, notas y pintadas con insultos, difamaciones y amenazas en los alrededores y en el interior del colegio, alrededor de casa. Conductas indicadoras del agresor Tiene comportamientos agresivos con los miembros de la familia.
  • 12. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 12 Ignora los derechos de los demás. Nos comunican a menudo que ha tenido episodios de agresiones o insultos a compañeros de la escuela. Se muestra enfadado con frecuencia, impaciente y emplea tonos despreciativos en sus valoraciones sobre los demás. Se siente con frecuencia insatisfecho, sin motivación para trabajar con los demás. Trata de imponer sus criterios utilizando la agresividad verbal, física o psicológica. No controla sus reacciones. Sospechamos que ejerce el maltrato a los compañeros. Conductas indicadoras del espectador A menudo se tiene conocimiento por comentarios de los padres, profesores u otro alumnos de hechos de agresión, esporádicos o continuados. Siendo espectador entra también en una dinámica de tener que asumir en muchas ocasiones situaciones que en principio no le agradan. Muestran nerviosismo cuando se les pregunta si han visto alguna agresión. La ley del silencio es muy efectiva, por lo que se tiende a no contar lo que se ve por no ser considerado chivato. Pueden responder de forma indirecta. No actúa directamente, pero apoya de manera indirecta acciones violentas porque considera que sacarlas a la luz puede perjudicarle, de forma que le consideren chivato y se convierta en otra víctima. Puede resultarle más cómodo apoyar determinadas actuaciones para sentirse identificado con un grupo, o ante la necesidad de sentirse al mismo nivel o reconocido por los miembros de dicho grupo. Algunos signos que podrían hacernos sospechar de que un niño está siendo hostigado: Por los padres:  No quiere asistir a clase.  Síndrome del domingo a la tarde: síntomas físicos.  Golpes y moretones injustificados.  Irritabilidad, nerviosismo, cambio de carácter.  Tristeza.  Insomnio.  No tiene más ganas de ver a sus amigos, ni de salir de su casa.  Pérdida de objetos.  Pérdida del dinero que le dieron para el recreo.  Cefalea, dolores abdominales. En el colegio:  Se ausenta frecuentemente.  Falta de integración con pares.  Descenso del rendimiento académico.
  • 13. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 13  No entrega la tarea cuando siempre lo hizo (quizás se la robaron). El Bullying es causa de cuadros psiquiátricos tales como depresión y trastornos de ansiedad. El peor final de un bullying sostenido y sistematizado puede ser la muerte. El hostigado puede morir ya sea por suicidio o por recibir fuertes palizas de los hostigadores hasta el punto que le ocasionan la muerte. Hubo casos en que el hostigado se sintió tan atrapado en esta situación, que la resolvió matando a sus hostigadores (Ej: Columbine, Carmen de Patagones). ¿QUÉ HACER CUANDO SE SOSPECHA QUE HAY BULLYING? Las intervenciones no son iguales para todos los casos y hay que evaluar cada situación. Intervenir en bullying exige asistir tanto al agredido como al agresor. Ante todo hay que tomar medidas de urgencia: si se detectan conductas de acoso hay que detenerlas en el momento en que se producen. HAY ALGUNAS CLAVES PARA PREVENIR EL BULLYING EN EL COLEGIO:  Identificar conductas de hostigamiento en la escuela (formar a todo el personal de la escuela para que sepan que es el bullying).  Armar reglamento de convivencia entre los alumnos.  Fomentar la ayuda entre pares.  Diseñar métodos de resolución de conflictos entre pares.  Corregir al alumno ante cualquier conducta de exclusión de un par.  Amonestar ante cualquier conducta agresiva ya sea física o verbal.  Fomentar actividades de convivencia.  Poner supervisión en el recreo.  Armar un sistema para que los alumnos puedan reportar casos de hostigamiento.  Armar reuniones entre padres y profesores.  Enseñar a los alumnos que el que ayuda a un compañero nunca es un "buchón". En caso de que se detecte un caso de Bullying hay que:  En primer lugar detener la agresión.  Citar a los padres del agresor y del agredido para informar la situación (por separado)  Intentar que el agresor se identifique empáticamente con el acosado.  Elaborar con el hostigador un compromiso por escrito de no agresión.  Enseñar técnicas de afrontamiento al hostigado para que pueda afrontar futuras situaciones conflictivas (mejorar habilidades sociales y de comunicación). ¿Que NO hay que hacer si un padre detecta que están hostigando a su hijo?  Ir a hablar con los padres del agresor: personal o telefónicamente.  Ir a protestar agresivamente al colegio: perderá veracidad el hecho.  Incitar a que el niño se defienda: si no lo hace es porque no puede.
  • 14. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 14 Se estima que la intervención simultánea sobre factores individuales, familiares y socioculturales, es la única vía posible de prevención del acoso escolar. La prevención se puede realizar en distintos niveles.  Una prevención primaria sería responsabilidad de los padres (apuesta por una educación democrática y no autoritaria), de la sociedad en conjunto y de los medios de comunicación (en forma de autorregulación respecto de determinados contenidos). La familia es la principal fuente de amor y educación de los niños; a partir de ella el niño aprende a socializarse basado en lo valores, normas y comportamientos enseñados en casa; evitemos que nuestro hogar se convierta en un escenario hostil o por el contrario demasiado permisivo, tenga por seguro que esto siempre llevará a que los niños adquieran conductas agresivas. Otro papel de la familia es estar informada constantemente, hay cursos en donde se orienta a los padres sobre cómo mantener alejados a sus hijos del bullying; éstos se basan normalmente en el amor y la comunicación entre padres e hijos, la observación para detectar inmediatamente cualquier conducta anormal en el chico, estar al pendiente de las actividades de su hijo, la existencia de límites y normas, así como el vigilar que se cumplan. Estos cursos le dan atención especial a la inteligencia emocional, es decir enseñan a los padres como ayudarles a sus hijos a controlar sus emociones y comportamientos hacia los demás de tal manera que puedan convivir sanamente. Medios de comunicación y sociedad en general Los niños son muy dados a ver programas de acción y violencia y aunque no lo creamos éstos influyen demasiado en su comportamiento. Los medios masivos de comunicación deben ser más consientes de ello y controlar más los contenidos que emiten o publican. La sociedad en general también puede ayudar a prevenir y atacar el acoso entre los niños, vigilando y no dejando pasar este tipo de situaciones porque pensamos se trata de una simple broma. Instituciones gubernamentales Así como existen líneas gratuitas para hablar o preguntar sobre métodos anticonceptivos, depresión, el sida, alcoholismo, etc, debe haber líneas abiertas para que los niños puedan hablar y denunciar conflictos que viven dentro y fuera del hogar. Debe haber mayores campañas para informar a los padres sobre esta situación, la forma en que puede detectarse, tratarse y prevenirse.  Una prevención secundaria sería las medidas concretas sobre la población de riesgo, esto es, los adolescentes (fundamentalmente, promover un cambio de mentalidad respecto a la necesidad de denuncia de los casos de acoso escolar aunque no sean víctimas de ellos), y sobre la población directamente vinculada a esta, el profesorado (en forma de formación en habilidades adecuadas para la prevención y resolución de conflictos escolares). La disciplina que se mantenga en el salón y la escuela en general es fundamental para la construcción de una buena conducta. Es importante la supervisión de los alumnos dentro y fuera de los salones, en los patios, baños, comedores, etc.
  • 15. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 15 Establecer claramente las reglas de la escuela y las acciones que se tomarán en conductas como el bullying. Actuar rápido, directa y contundentemente en el caso de que se presente alguna sospecha de acoso escolar. La escuela debe estar abierta a las quejas y sugerencias del alumnado y padres de familia, se sugiere la colocación de un buzón. Realizar cursos o conferencias para padres y maestros donde se puedas tratar temas como el bullying. Adicionar o reforzar el tema de educación en los valores en el curso de los estudiantes. Los maestros pueden apoyarse en los alumnos para identificar casos de acoso, deben ser muy inteligentes y saber quién puede darles información valiosa.  Por último, una prevención terciaria serían las medidas de ayuda a los protagonistas de los casos de acoso escolar. Se podría decir al niño las siguientes cosas: o No demuestres miedo, no llores ni te enojes: Eso es lo que el agresor pretende, así que no le des esa satisfacción. Más tarde podrás hablar o escribir sobre tus reacciones y lo que sentiste en ese momento. o Si comienza a molestarte no te quedes ahí, sigue caminando y no lo mires, ni lo escuches. o Si te insulta o ridiculiza por ejemplo con frases como: "Eres un gallina", "un miedoso", responde al agresor con tranquilidad y firmeza, di por ejemplo: "No, eso es sólo lo que tú piensas". o Aléjate o corre si crees que puede haber peligro. Vete a un sitio donde haya un adulto. o Conversá con tus compañeros o amigos lo que te está pasando. o Es muy importante que también platiques sobre esto con un adulto a quien le tengas confianza. o Si no quieres hablar a solas del tema con un adulto, pídele a un amigo o hermano que te acompañe. o Deja claro al adulto con quien hables del tema que la situación te afecta profundamente. o Si sientes que no puedes decir nada a nadie, trata de escribir una carta explicando lo que te pasa. Dásela a un adulto en quien confíes y guarda una copia para ti. o Recuerda que tú no tienes la culpa de lo que te está pasando. o Debes saber que NO estás solo(a), tienes amigos y adultos que te quieren y te cuidan, acércate a ellos seguramente te ayudarán. o Piensa que el niño que te agrede tienes problemas, tal vez en casa, por eso actúa de esa manera; no por eso vas a permitir que trate así. o Trata a los demás como quieres que te traten a ti y ayuda al que lo necesite, así cuando tú necesites ayuda, te ayudarán. No existen soluciones simples para combatir el bullying. Se trata de un problema con causas múltiples. Por ende cada escuela debe desarrollar su propia estrategia para reducir el bullying. La escuela debe actuar en forma precoz contra el bullying. Cuanto más precoz mejor será el resultado para todos los alumnos. Intervenir inmediatamente, apenas sea identificada la existencia de bullying en la escuela y mantener una atención permanente es la principal estrategia así como la única manera de combatir el bullying es a través de la cooperación de todos los que participan en la escuela: profesores, funcionarios, alumnos y padres.
  • 16. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 16 ETAPAS A SER CUMPLIDAS PARA IMPLANTARSE UN PROGRAMA ANTI-BULLYING.  Primera etapa: INVESTIGANDO LA REALIDAD Este es el primer paso y se resume en la aplicación de un cuestionario de investigación con la participación de todos los alumnos de la escuela antes de recibir cualquier información sobre el bullying. Apenas un pequeño texto, presentado en el momento de la aplicación, intenta situar a los estudiantes dentro de los conceptos sobre los cuales se desea obtener opiniones. Los resultados de esta aplicación van a determinar la prevalencia, incidencia e consecuencias del Bullying en cada escuela. Sus datos caracterizan la percepción espontánea de los alumnos sobre la existencia del bullying y sus sentimientos sobre eso. Ni siquiera los profesores deben estar a la par del tema. En el momento de la aplicación del instrumento, debe entregarse a cada uno de ellos una carta explicando el objetivo de la investigación y dando algunas orientaciones sobre la metodología utilizada. El cuestionario debe ser aplicado a todos los grados de un mismo turno el mismo tiempo para evitar el pasaje de informaciones en los corredores o la posible intimidación de los alumnos- blancos del bullying.  Segunda Etapa: EN BUSCA DE LA PARTICIPACIÓN Una vez analizados los resultados, todo el cuerpo docente debe ser informado e incentivado a participar de sus implicaciones, definiendo las estrategias a ser utilizadas durante el proceso de divulgación y sensibilización con los alumnos.  Tercera Etapa: FORMANDO UN GRUPO DE TRABAJO Este grupo debe ser compuesto por representantes de todos los segmentos de la comunidad escolar, incluyendo profesores, funcionarios, alumnos y padres. En base a la realidad percibida por sus miembros y con el auxilio de los datos de la investigación, se deben definir colectivamente las acciones a ser priorizadas e las tácticas a ser adoptadas.  Cuarta Etapa: ESCUCHANDO OPINIONES Las propuestas definidas por el grupo de Trabajo deben ser sometidas a todos los alumnos y funcionarios, permitiendo que sean dadas sugestiones sobre los compromisos y acciones que la comunidad escolar deberá adoptar para la prevención y control del bullying.  Quinta Etapa: DEFINIENDO LOS COMPROMISOS La definición del resultado final de los compromisos y prioridades puede ser hecha en Asamblea contando con todos los alumnos, profesores y funcionarios o apenas por el Grupo de Trabajo.  Sexta Etapa: DIVULGANDO EL TEMA Los compromisos y prioridades deben ser ampliamente divulgados. Diversas copias deben circular en varios locales de la escuela.  Séptima Etapa: INFORMANDO A LOS PADRES Los padres serán informados sobre los objetivos del proyecto por medio de carta u organizando reuniones en las escuelas.
  • 17. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 17 RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS Pese a que la figura del acoso en general atiende a un concepto de negación del conflicto al tratarse de un maltrato soterrado (incluso para la víctima, pues a ella le declaran la guerra en secreto, nunca abiertamente), tal vez podría hablarse de conflicto para simplificar el acercamiento a la materia. Y es que el conflicto forma parte de la vida y es un motor de progreso, pero en determinadas condiciones puede conducir a la violencia. Para mejorar la convivencia educativa y prevenir la violencia, es preciso enseñar a resolver conflictos de forma constructiva; es decir, pensando, dialogando y negociando. Un posible método de resolución de conflictos se desarrolla en los siguientes pasos:  Definir adecuadamente el conflicto.  Establecer cuáles son los objetivos y ordenarlos según su importancia.  Diseñar las posibles soluciones al conflicto.  Elegir la solución que se considere mejor y elaborar un plan para llevarla a cabo.  Llevar a la práctica la solución elegida.  Valorar los resultados obtenidos y, si no son los deseados, repetir todo el procedimiento para tratar de mejorarlos. Una buena idea puede ser la de ir escribiendo las distintas fases del proceso, para facilitar su realización. En los programas de prevención de la violencia escolar que se están desarrollando en los últimos tiempos, se incluyen la mediación y la negociación como métodos de resolución de conflictos sin violencia. ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS A continuación se anexarán al desarrollo teórico una serie de artículos periodísticos, en ellos se pueden leer algunas casuísticas y datos estadísticos que ilustran este trabajo. Un enemigo invisible en la escuela Revista selecciones 01/06/08 Por Cynthia Palacios Tu hijo puede ser víctima del acoso de sus compañeros, pero podés ayudarlo. LAUTARO RÍOS* SENTÍA QUE CUALQUIER rasgo de su cuerpo o de su personalidad podía desatar un martirio para él. Sus compañeros de primer año lo tenían de punto y era el único chico con el que ellos se descargaban. Siempre había un pretexto para pegarle y hacerle bromas pesadas: primero fueron sus aparatos dentales, después sus rulos rebeldes y su aspecto tímido. Lo primero que hizo el chico fue hablar con la preceptora, pero fue peor. No sólo no lo ayudó — diciéndole que eran persecuciones sin fundamento— sino que, al día siguiente, las cargadas de sus compañeros fueron peores. Lautaro ya no confiaba en que los adultos pudieran ayudarlo. La vida de este adolescente se había vuelto un calvario; siempre llegaba a su casa con los útiles rotos, todo desarreglado y con algún que otro moretón. “No aguanto más. Todo sirve para meterse conmigo. Encima, me dijeron que aunque me cambie de colegio, me van a ir a buscar”, escribió el chico, desesperado, en un blog donde varios jóvenes cuentan sus penurias provocadas por el hostigamiento en la escuela. La negativa de ir al colegio, sin causa justificada, comenzó a despertar sospechas en sus padres. Pero días más tarde, los vómitos que no se debían a ninguna enfermedad fueron la señal de que algo andaba mal dentro del adolescente y en su entorno. Los padres de Lautaro llevaron a su hijo a un psicólogo y además hablaron con las autoridades de la escuela, pero no lograron solucionar el problema. La única salida que encontraron para este chico fue cambiarlo de colegio.
  • 18. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 18 EL TORMENTO QUE SUFRIÓ LAUTARO sucede bastante a menudo en las escuelas, aunque en la mayoría de los casos no se le presta atención y se lo toma como un juego. “Pero el acoso escolar entre pares (también conocido como bullying, que viene del término en inglés “Bull” como extensión de torear o matonear) no es una cargada ocasional ni una simple rivalidad entre chicos, sino una agresión sistemática, casi siempre contra el mismo individuo, que mina lentamente la personalidad del acosado”, explica la psicopedagoga María Zysman, del Centro de Investigaciones del Desarrollo Psiconeurológico (Grupo Cidep), una de las creadoras del Equipo Bullying Cero Argentina. El bullying puede manifestarse como agresiones verbales, maltrato físico, burlas, pequeños robos, aislamiento y discriminación, ya sea porque el agredido habla de distinta forma, se viste de diferente manera, tiene otro color de pelo, es lindo o es feo, o simplemente porque es tímido o callado. Este hostigamiento se prolonga por largo tiempo y aquellos compañeros más “débiles”, que no pueden (o no saben) defenderse, son las víctimas predilectas. Si bien no hay cifras oficiales sobre este problema, una encuesta realizada por el Comité de Adolescencia de la Sociedad Argentina de Pediatría de Bahía Blanca, entre abril y junio del año pasado, a 616 adolescentes de escuelas privadas y públicas de Bahía Blanca, Puán y Benito Juárez, determinó que el 9,2 por ciento de los chicos es víctima del bullying. “El estudio reveló que este tipo de acoso aparece con más frecuencia en los varones de entre 14 y 15 años, y en las chicas, entre 12 y 13”, detalló la psicóloga Graciela Wajner de Porcelli Piussi, una de las realizadoras de la encuesta. El chico que es víctima del acoso escolar va perdiendo de a poco su autoestima. Este estudio se realizó a propósito de la llamada “Masacre de Carmen de Patagones”, ocurrida en septiembre de 2004, en el aula de primer año de la Escuela Media “Islas Malvinas”, cuando un adolescente entró a su escuela y mató de varios disparos a tres chicos e hirió a otros cinco. Los investigadores policiales comentaron que el joven se había cansado de que sus compañeros se burlaran de él por su forma de vestirse y sus gustos musicales. Un típico caso de acoso escolar, pero con un final extremo. Si bien muy pocos casos de bullying terminan de esta manera, es alarmante cómo este tipo de acoso y la violencia escolar en general ha crecido en los últimos años en los establecimientos educativos del país. Además de crear conciencia sobre la importancia de prestar atención a estas conductas, la masacre de Patagones hizo que el ministerio de Educación de la Nación creara el Observatorio de Violencia en las Escuelas. Esta dependencia realizó una investigación entre 60.000 alumnos de primaria y secundaria: alrededor del 7 por ciento de los estudiantes dijo sentirse excluido y aproximadamente el 10 por ciento confesó sufrir insultos. Es el primer acercamiento al tema de la violencia y, aunque los números no son elevados, el problema comienza a llamar la atención de docentes y autoridades. La desmedida reacción de Junior es sólo un ejemplo de cómo puede actuar alguien que fue sometido al bullying por un tiempo prolongado. Los resultados son impensados, pero la mayoría de las veces las causas de estas reacciones permanecen de la misma manera en la que fueron horadando a la víctima: en silencio. “Nunca se hace una autopsia emocional. A menos que deje una carta, nadie sabe por qué se suicida un adolescente. Hay riesgo de que estas situaciones de opresión extrema terminen así, por eso hay que intervenir lo más rápido posible”, señala la psicopedagoga Zysman. “Las consecuencias que puede producir el bullying son variadas, pero uno de los peores efectos es la baja en la autoestima de la víctima, a punto tal que cuando no tiene recursos para defenderse, cree que hay razones para que la agredan. Y, al mismo tiempo, los agresores justifican su violencia en que la provocaba esta actitud”, opina Wajner de Porcelli Piussi. El bullying tampoco pasa por una cuestión de género: hombres y mujeres acosan. Aunque hay diferencias entre ellos y ellas. “El varón va a la agresión física, pero el aislamiento es típico de las mujeres. Las nenas dejan a otras afuera de un grupo, destacan las diferencias sociales o las cuestiones físicas. El bullying de los hombres es violento pero el de las mujeres destruye la autoestima”, asegura la pediatra Flavia Sinigagliesi, del Equipo Bullying Cero.
  • 19. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 19 Definitivamente esta forma de maltrato no sería posible sin los espectadores silenciosos. Los especialistas los denominan “testigos ciegos” y su falta de compromiso es lo que muchas veces permite que este accionar se prolongue en el tiempo. “Más de la mitad de los testigos (56 por ciento) tiene una conducta indiferente: un 29 por ciento dice ‘no es mi problema’ y otro 27 por ciento argumenta que ‘nadie interviene’ para justificar el hecho de ver el maltrato y no decir nada”, enuncia Wajner de Porcelli Piussi. Aunque estas conductas no ocurren bajo la mirada de un adulto, tanto maestros como padres tienden a minimizar el tema y se convierten así en testigos ciegos también. Paradojas de la modernidad. Así como en el caso de Lautaro Internet funcionó como un mecanismo de descarga, ya cuando cae en manos de los acosadores se vuelve una herramienta para hostigar más y más. Bastó que Elena Vergara* se sentara frente a la computadora para encontrarse cara a cara con la verdad. Su hija, Julia, de 13 años, había dejado el chat funcionando y su madre comprendió en un minuto lo que la chica había estado soportando durante meses: un bombardeo incesante de decenas de insultos y amenazas dejaban al descubierto una agresión que comenzó entre las cuatro paredes del aula y se diseminó en casi todos los espacios que ocupa esta adolescente. “Antes el tema terminaba en el colegio y los chicos tenían otros grupos de pertenencia. Ahora sigue porque, ya sea a través de los celulares o los programas de chateo, los chicos están siempre conectados con sus compañeros. Después de clase, vacaciones, fines de semana... No hay descanso. Antes era duro pero tenía un límite. Ahora ya no hay límites”, explica Zysman. Si bien estas conductas empiezan a dibujarse desde los primeros años de escolaridad, los especialistas señalan que es en la pre adolescencia cuando se desatan con más virulencia. “Hay una explosión entre los 10 y los 15 años, pero hay chicos de jardín que ya son manipuladores. Si no se frena a tiempo, explota en cuarto o quinto grado cuando el acosador ya tiene una historia grupal que le da poder ante sus pares”, ilustra Zysman. El paso de los años, claro está, no hace sino ahondar la soledad de las víctimas y resquebrajar su autoestima. ¿Cómo pueden darse cuenta los padres de que su hijo es víctima de bullying? Los repentinos cambios de carácter, los trastornos de sueño o de alimentación, la pérdida inexplicable de útiles escolares suelen ser alarmas que vale la pena considerar. “Los chicos que son víctimas vuelven con hambre a casa porque les sacaron la comida o el dinero o van al baño en la hora de clase porque no quieren salir del aula durante los recreos”, comenta Zysman. A veces esta violencia psicológica se refleja en el cuerpo. “No quieren ir a la escuela y es típico que se enfermen el domingo a la tarde. Llegan al consultorio médico con ansiedad, depresión, dolor de cabeza, úlceras. Cualquiera de estos síntomas puede hablarnos de una crisis”, agrega la pediatra. Los dos roles dejan entrever conflictos para relacionarse. Tanto el acosado como el acosador son víctimas. Sin embargo, los hostigadores no llegan al consultorio profesional. “Los propios padres suelen verlos como líderes. Pero el acosador también sufre mucho. Tiene que mantener continuamente el liderazgo y, después de todo, está aprendiendo un modelo de relacionarse que no le va a servir”, lamenta Sinigagliesi. Los maestros y los padres tienden a minimizar el acoso escolar. Con frecuencia, los acosadores crecieron en familias donde la violencia suele ser una estrategia para resolver conflictos, son más fuertes o más grandes que sus compañeros, son extrovertidos, les cuesta valorar los sentimientos de los otros, funcionan como líderes del grupo —ya sea por temor o por admiración—, pueden actuar empujados por la envidia o como transferencia de algún abuso que ellos mismos sufrieron. Una vez descubierto el acoso, hay algo que los padres no pueden perder: la calma. “Lo que un padre debe transmitir ante una situación de bullying es que hay que encontrar maneras de resolver los problemas que no pasen por la violencia. Hay que aprender a hablar de lo que está pasando y
  • 20. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 20 manejar la convivencia: expresar lo que a uno le pasa y escuchar lo que le pasa al otro. Hay que mantener el diálogo en todo momento con el chico, transmitirle la confianza de que puede contar con los padres, sin desbordes”, advierte Zysman. Una profunda tristeza fue lo que sintió Alejandra Romero* cuando supo que Sofía, su hija de ocho años, estaba sufriendo en silencio lo que ella misma había padecido hacía muchos años. “Es muy fuerte cuando a un hijo le pasa lo mismo que le pasó a uno. Pensás: ¿justo en esto teníamos que parecernos?”, dice Alejandra. A pesar del dolor, compartir esta experiencia la acercó a su hija: “Es más fácil hablarlo porque lo hacés desde otro lugar y no sólo desde el de mamá... Pero tenés que cuidarte de no pasarle miedos y broncas, tenés que mostrarle un camino alternativo”, confiesa la mujer, de 42 años. Como una forma de alivio, Alejandra compartió su pena en un blog de Internet. Basta con que alguien cuente su historia en el ciberespacio para descubrir con qué frecuencia ocurre este fenómeno: muchos son los que se solidarizan y comparten —ya sea como víctimas o como padres de quienes lo padecen— situaciones de este tipo. Pero no siempre la comprensión es el camino que eligen los padres ante una situación de bullying con alguno de sus hijos. Sinigagliesi cuenta las lamentables consecuencias que tuvo para Gabriel Suárez*, uno de sus pacientes de 14 años, cuando sus padres supieron que estaba siendo acosado. “El padre fue a la salida de la escuela y quiso pegarle al hostigador… Este episodio desafortunado hizo que el chico fuera más castigado por los compañeros y que los profesores se pusieran del lado del acosador. Fue un paso atrás en la recuperación de Gabriel”, recuerda. LAS AUTORIDADES ESCOLARES TAMBIÉN pueden conducir a una solución en el tema del hostigamiento. “La falta de palabra, la indiferencia, el no ser elegido para jugar lastima tanto como el maltrato físico”, dice la psicóloga Mónica Skidelsky, integrante del Equipo de Orientación Escolar N°18 del Ministerio de Educación porteño. Este grupo interviene a pedido de las escuelas, cuando éstas se ven desbordadas por una situación. “Nos reunimos con los chicos y hablamos de estos temas como una manera de llevarlos a reflexionar”, señala Skidelsky. El diálogo con los chicos es la manera más eficaz de evitar el acoso en la escuela. La estrategia de resolución ante cada caso es casi artesanal. El abordaje es diferente en cada historia, pero las especialistas subrayan la necesidad de trabajar en prevención y capacitar permanentemente a los docentes. “La escuela primaria y el jardín de infantes tienen modalidades de trabajo en las que hay un docente a cargo del grupo y esto permite hacer un seguimiento permanente de las relaciones vinculares. Allí el acoso está más controlado”, opina la trabajadora social Cristina Limardo, del mencionado Equipo de Orientación Escolar. “Por eso no se lo puede dejar pasar. Si la escuela primaria no lo detecta, en el secundario es más complejo descubrirlo”, acota Skidelsky. Por otra parte, la ausencia de un adulto que ponga fin a esta espiral creciente de maltrato no ayuda en la solución del problema. “Los episodios de violencia se duplican cuando los mayores no intervienen. Los hábitos sociales se aprenden y se deben enseñar. La escuela es un lugar privilegiado para hacerlo”, asegura la licenciada Mara Brawer, a cargo del observatorio del ministerio nacional. “Lamentablemente, esta agresión es una forma más de la violencia externa que penetró en la escuela, una consecuencia de la falta de respeto por el adulto y por las normas”, subraya Wajner de Porcelli Piussi. Dejar atrás este modo patológico de relacionarse no es tarea fácil. Es un proceso en el que los chicos involucrados, los padres, los maestros, los compañeros y las autoridades escolares deben comprometerse desde su rol. “Creo que falta llegar a un consenso entre padres y maestros de que educar en valores, en tolerancia, en el respeto a las diferencias es tan importante como enseñar matemáticas”, considera Zysman.
  • 21. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 21 Todos coinciden en que es imposible eliminar el bullying por completo. Detectarlo rápidamente es un desafío que los adultos deben generar a través de la confianza. Y una vez que ocurre, hay estrategias individuales, aprendizajes grupales y competencias de los directivos que deben ponerse en juego para salir de este laberinto. Desde 1998, la Fundación Poder Ciudadano lleva a cabo un programa escolar para la resolución de conflictos —que tiene el aval de la Universidad de Harvard— con más de diez mil chicos de secundarias de la Argentina. A través del aprendizaje de técnicas de negociación, los jóvenes interactúan entre sí para alcanzar soluciones a sus problemas. “Los alumnos aprenden, por medio de juegos y dramatizaciones, herramientas para la resolución pacífica de conflictos”, asegura la licenciada Silvia Dowdall, una de las profesionales a cargo del proyecto. En las escuelas donde se realiza este programa, disminuyeron las sanciones disciplinarias, se fortaleció la unión de los chicos de la clase ya que tienen un proyecto en común (un viaje, una campaña) y aumentó la participación de los padres en la escuela. * Se cambiaron los nombres de los protagonistas de este artículo para preservar su identidad. Domingo 24 de setiembre de 2006 Publicado en la ed. impresa: Cultura Un fenómeno preocupante: el hostigamiento entre chicos La epidemia silenciosa del acoso escolar Se estima que el 15% de los alumnos sufre algún grado de agresividad, que puede llevar a consecuencias extremas "El acoso escolar entre alumnos es una epidemia silenciosa. En casos extremos, puede derivar incluso en la muerte tanto del chico hostigado como del hostigador", dijo a LA NACION el investigador Jorge Srabstein, director de la Clínica de Problemas Médicos Asociados con la Intimidación Escolar del Centro Médico Nacional Infantil de Washington. Advierte, así, sobre una forma de violencia que incide a su vez en el rendimiento escolar pues provoca ausentismo, bajas notas y abandono de la escuela. El especialista argentino indicó que no hay cifras en nuestro país sobre este problema, conocido en el mundo con el nombre de bullying. Pero dijo que si se extrapolan estadísticas preliminares de los Estados Unidos, el 15% de los adolescentes de 11 a 17 años participaría en el acoso escolar, como víctimas o victimarios, al menos una vez por semana. El 10% de ellos estaría ausente de la escuela la mitad del tiempo de clase y el 7% tendría notas muy bajas Además, el 33% sufriría de depresión, cefaleas, dolores abdominales e insomnio por lo menos una vez por semana, mientras que el 22% habría tratado de suicidarse y el 20% llevaría a la escuela un arma o elemento cortante en algún momento del año. Los alumnos que no participan en el acoso escolar presentan un 50% menos de problemas educacionales y de salud que los compañeros involucrados en este tipo de agresiones. Casos preocupantes "Tuve el caso de un alumno de 6° grado, a quien sus compañeros no querían. Decían que hacía cosas que a ellos les molestaban y lo dejaban solo. El chico, por su parte, se quejaba de dolor de panza y de cabeza, y llegaba tarde. Comenzamos a indagar, y descubrimos que le tenían celos por el gran bagaje de conocimientos. Al ser un grupo muy competitivo, les generó antipatía porque no podían alcanzarlo", contó Mariana Kelly, docente de un colegio privado bilingüe porteño. La docente aseguró: "Si no se tiene el ojo preparado, es difícil de detectar", y agregó que es fundamental hablar en forma individual con los chicos. Como es un fenómeno multicausal, los especialistas coinciden en la necesidad de que interactúen los ámbitos de salud pública y educativo para dar una respuesta a este problema. Situaciones que pueden parecer de acoso muchas veces no lo son. Sólo se puede hablar de "bullying" cuando un alumno es victimizado de forma repetida y durante un tiempo prolongado por otro alumno, que actúa como líder y que es apoyado por un grupo.
  • 22. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 22 "El acoso escolar no es culpa de las escuelas y no es cuestión de encontrar culpas, pero sí es importante que los colegios contribuyan a su prevención, detección y derivación médica y psicológica", consideró Srabstein. Silvia Baetta, médica psiquiatra que trabaja con problemáticas que vinculan el ámbito educativo con la salud, sostiene: "Las escuelas miran para otro lado por miedo al avance de los padres. Hay que trabajar transversalmente, en equipo, incluidos los propios padres". El Instituto Nuestra Señora de Fátima, de Villa Soldati, formó un equipo multidisciplinario para el turno noche, con el fin de detectar qué problemas tienen los chicos y procurar solucionarlos. La jefa de preceptores es asistente social; la regente es psicóloga y una auxiliar técnica es psiquiatra infanto-juvenil y profesora. "El bullying es uno de los tantos tipos de violencia en el aula. Empezamos a charlar con los docentes y pensamos organizar un programa específico sobre violencia, que incluirá el acoso entre chicos", contó Diego Idone, director de estudios del colegio. El problema no reconoce niveles socioeconómicos, aunque sí cambia la modalidad de la agresión según esta segmentación. "En colegio de bajos recursos, la agresión es más directa y física, como golpes. En los de recursos más altos es más encubierta; por ejemplo, el caso de una chica a quien le trucaron una foto, que volvieron ofensiva, y la subieron a un blog para que los compañeros dejaran mensajes en Internet sobre ella", explicó Flavia Sinigagliesi, médica pediatra, especialista en trastornos del desarrollo y miembro del equipo Bullying Cero Argentina. Los especialistas coinciden en que la sociedad es hostigadora; hay familias que lo son y esto se advierte incluso en que los padres del chico hostigador no ven como algo malo que su hijo sea líder en una situación así y prefieren este rol a que su hijo sea el hostigado. El agresor suele ser carismático, creativo, seductor, y el agredido es retraído, con poca capacidad de comunicación. "La sociedad adhiere más al hostigador que al hostigado. Nosotros nos reímos de cómo cargan a otro; es un modelo social. Sólo los adultos pueden parar el bullying ", sostuvo Sinigagliesi. Al respecto, el ministro de Educación porteño, Alberto Sileoni, dijo que en la ciudad "no hay demasiada certeza de que se den casos de bullying". Adelantó que el año que viene recuperará los consejos de convivencia, que no funcionan en todas las escuelas, y juzgó decisiva la reconstrucción de los vínculos y la confianza. El mundo adulto, según admitió, tiene una gran responsabilidad. UN PREOCUPANTE FENOMENO LLAMADO CYBERBULLYING Cada vez hay más alumnos hostigados a través de internet. Este maltrato tecnológico proviene de compañeros de colegio. Puede derivar en casos graves. En el país lo sufren 240 mil chicos. LOS MEDIOS TECNOLOGICOS TAMBIEN SON USADOS CON FINES CENSURABLES. POR MERCEDES MENDEZ Ya no alcanza con sacarle la mochila y usarla como si fuera una pelota de fútbol. Ni "robarle" los útiles y burlarse de él a sus espaldas. Tampoco es suficiente el ignorar, la humillación, las agresiones verbales y físicas, y hasta la violencia psicológica. Los casos de bullying —hostigamiento entre pares en edad escolar— crecen y se manifiestan en nuevas formas, adaptadas a los tiempos de la globalización: hoy es la era del cyberbullying; es decir, maltrato por internet. "En estos tiempos, el maltrato no se produce sólo en el ámbito escolar. La computadora y el celular son recursos para seguir el hostigamiento a cualquier hora del día. Esto es algo terrible para los chicos, porque no tienen ni un minuto de descanso", explicó a La Razón, la psicopedagoga María Zysman, integrante del Equipo Bullying Cero Argentina del Centro de Investigaciones del Desarrollo Psiconeurológico (Cidep).
  • 23. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 23 La agresión a través de la tecnología se produce en los mensajes de texto, llamadas al celular, mails, chats, videos, blogs, fotologs y páginas de internet. A diferencia de los métodos tradicionales, estas formas permiten el anonimato del acosador, la amplitud de la audiencia que conoce y, generalmente, apoya el maltrato y que el acosado no puede esconderse. "Los chicos están todo el día conectados. Los hostigadores se filman mientras maltratan a los chicos y después lo difunden por internet o hacen un fotolog con la cara del hostigado, le cambian los rasgos y difunden confesiones falsas", relató Mariana Kelly, docente de una escuela privada bilingüe e integrante de Cidep. Según el doctor Jorge Srabstein, director de una clínica de Washington especializada en bullying, se calcula que en Argentina 240 mil adolescentes sufrirían este hostigamiento, que genera riesgos de ausentismo escolar, lesiones graves, la fuga del hogar, el abuso de alcohol, adicción al tabaco y drogas, y hasta intentos de suicidio. El maltrato entre pares, en todas sus formas, tiene un pico de incidencia entre los 8 a los 15 años. Para la pediatra Flavia Sinigagliesi, coordinadora de Cidep, "el cyberbullying es una herramienta más y se da en un contexto previo de acoso.". Las víctimas de esta situación suelen ser chicos tímidos y con una baja autoestima, mientras que el "bulero", es decir el hostigador, es el líder del grupo y tiene una necesidad de demostrar fuerza y poder. "El chico bulero es el modelo exitoso de una sociedad con valores muy desdibujados y en donde los medios de comunicación tienen un fuerte poder", remarcó Zysman. Además de los chicos, la escuela y los padres tienen un rol fundamental para evitar situaciones que pueden derivar en graves cuadros psiquiátricos. Cómo detectarlo El hostigador actúa cuando los adultos no están presentes: en el recreo, en el pasillo, en el baño, por internet, por teléfono o enviándole mensajes de texto. El hostigamiento es rápido y oculto. El que reacciona de manera inadecuada es el hostigado a quien terminan retando. Un ejemplo es un chico que empieza a gritar luego de que le sacan las hojas, le tiraron los útiles, lo pincharon o lo insultaron, todo en forma oculta. Aparecen golpes y moretones injustificados. Esto provoca irritabilidad, nerviosismo, cambio de carácter, tristeza e insomnio. Causa un descenso en el rendimiento escolar.
  • 24. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 24 CONCLUSIÓN: El bullying es un fenómeno general que se produce en todos los estratos sociales y en todos los países en los que se ha investigado. Cada año se realizan más estudios, muchos de ellos por encargo de las instituciones, lo que demuestra el interés social por el acoso escolar y la necesidad de poner en marcha estrategias de prevención e intervención. Aunque todos los casos de acoso escolar tienen elementos comunes que les caracterizan como tal, cada situación es única, porque los implicados y su entorno así los son. El objetivo final de todas las investigaciones es aportar conocimientos para la mejora de la convivencia y la promoción de actitudes positivas de niños y adolescentes. El alumno debe sentirse seguro y tranquilo para cumplir con sus tareas de aprendizaje y relacionarse socialmente. El bullying genera consecuencias negativas para todos. Por tanto, todas las instituciones educativas están obligadas a intervenir, así lo exige la sociedad (Derechos Humanos, Derechos del Menor, Derechos y Obligaciones de los Alumnos...). Es imprescindible la elaboración de los planes de convivencia y de los programas de intervención. Los profesores pueden cumplir un papel clave para el cambio. Si se puede sensibilizar a nuestros educadores sobre los efectos perjudiciales de los comportamientos de intimidación, las futuras generaciones de niños y padres serán a su vez sensibilizada. El niño de hoy es el padre de mañana y con la adecuada formación todos podremos conseguir una sociedad en la que el acoso escolar pase a ser una excepción.
  • 25. Psicología Evolutiva II – T. P. O. Bullying- Domröse y Velozo. 25 BIBLIOGRAFÍA:  http://es.wikipedia.org/wiki/Acoso_escolar  http://www.grupocidep.org/equipo_bull.html  http://www.asapmi.org.ar/publicaciones/articulos/articulo.asp?id=16  http://bullying- entendiendoalaotredad.wikispaces.com/Las+aportaciones+del+Dr.+Dan+Olweus  http://www.oem.com.mx/elsoldecuautla/notas/n2741817.htm  http://www.infonews.com/2012/10/13/sociedad-42836-victima-del-bullying-se- suicido-una-joven-de-quince-anos.php  http://www.parlamentario.com/noticia-48895.html  http://www.correodelcaroni.com/index.php?option=com_content&view=article&id =215138:bullying-un-mal-que-socava-en-silencio-la-base- educativa&catid=66:educacin&Itemid=194  Diario LA NACIÓN del domingo 13 de mayo de 2012