• Save
Claves para la Interpretación de Don Quijote de la Mancha (Rafael Ruiloba)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Claves para la Interpretación de Don Quijote de la Mancha (Rafael Ruiloba)

on

  • 5,785 views

 

Statistics

Views

Total Views
5,785
Views on SlideShare
5,785
Embed Views
0

Actions

Likes
3
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Claves para la Interpretación de Don Quijote de la Mancha (Rafael Ruiloba) Claves para la Interpretación de Don Quijote de la Mancha (Rafael Ruiloba) Document Transcript

    • 1 CLAVES PARA LA INTERPRETACIÓNDel ingenioso Hidalgo DON QUIJOTE DE LA MANCHA RAFAEL RUILOBA
    • 2
    • 3
    • 4 ÍndiceI La poética del discreto entendimiento. 4II ¿Quién era Alonso Fernández de Avellaneda? 10III La historia madre de la verdad . 14IV Las apariencias contrarias. 27V ¿Quién es el loco? 32VI La recuperación de la dignidad. 36Bibliografía. 40
    • 5I La poética del discreto entendimiento comofundamento de la interpretación literaria.Miguel de Cervantes Saavedra, en el prólogo de la primera parte de El Ingenioso Hidalgo DonQuijote, de la mancha dice que su libro es hijo del discreto entendimiento. La tradición sobre eltema la encontramos en El Convivio, de Dante, quien lo presenta como una cualidad del lector,que tiene que comprender las diferencias producidas por las apariencias contrarias, paraacrecentar su conciencia por medio del entendimiento. El tema de la discreción como cualidaddel entendimiento también aparece en El Cortesano, de Baltasar de Castiglione, publicado en 1528y traducido al español en 1534 por Boscán. Según Castiglione, la discreción tiene cuatro sentidos:el de la oportunidad, el de la moderación, el de la discriminación y el de la inteligencia. Son estaslas cualidades que le pide Cervantes a su lector para comprender su estética de las aparienciascontrarias ¿Por qué?Humberto Eco sostiene que el texto literario renacentista y barroco, recurría a normas retóricasdenominadas sub alicua ratione (Umberto Eco, Los límites de la Interpretación. P 74). Significabaque existía otra cosa o asunto debajo de lo evidente o racional. Esto es precisamente lo que diceCervantes en una obra adjunta al Viaje del Parnaso, texto en prosa fechado el 22 de julio de 1614en la que el autor entabla un diálogo con un supuesto lector Pancracio Roncevalles, en la quepropone una nueva función del lector, quien debe ver despacio lo que pasa aprisa y se disimula ono se entiende (Citado por Georgina Dopico Black España en los tiempos del Quijote. P 37). Poreso en el prólogo del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha le exigía el discretoentendimiento al lector para comprender como dice Umberto Eco, lo que estaba debajo de larazón. Por eso Cervantes en los dos tomos del Quijote, se refiere al ingenioso hidalgo o alingenioso caballero. Lo que implicaba la necesidad de un ingenioso lector. Este aspecto no pasó desapercibido por la tradición critica de la obra, Víctor Hugo, elcélebre novelista francés, decía que a Cervantes hay que leerlo entre líneas porque tiene suaparte. Por lo que el lector del Quijote tiene que asistir a un teatro de la de-construcción en unanovela que contrapone el texto con la realidad por medio de procedimientos retóricos como lasátira, la parodia y la ironía, las cuales existen en la medida en que debemos considerar los hechosnarrados desde el punto de vista de la verdad. Cervantes escribe que su objetivo es “la verdad, cuya madre es la historia, émula deltiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertenciade lo porvenir”. Si el primer aspecto de la verdad es el contraste entre la novela y la historia, unaspecto importante de la teoría literaria del renacimiento, el segundo es el contraste entre lasapariencias contrarias, como dice Dante. El tercero es acrecentar la dignidad de la persona; todoesto, sometido a las normas del humor como le recomienda el lector en el prólogo de la primeraparte del Quijote. Procurad que leyendo vuestra historia el melancólico se mueva a risa; el risueñola acreciente, el simple no se enfade, el discreto se admire de la invención, el grave no la desprecie,
    • 6ni el prudente deje de alabarla. Humor, dice Bernard Shaw, es una de las formas más complejasdel trabajo intelectual, pero la ironía procede de una analogía con la realidad y su poder es laverdad. El filósofo francés Jean Baudrillard, nos recuerda que la ironía es la única forma espiritualdel mundo moderno, que ha aniquilado a todas las demás. Lo que quiero destacar con estoscriterios de autoridad es que todos los procedimientos de la ironía parten de la realidad y solotiene fuerza en la medida en que se basen en a verdad, por eso decimos que la ironía procede deuna analogía con la realidad.El discreto entendimiento como juego de la decontrucción del texto aparece en el poema queUrganda, la maga protectora del Amadis de Gaula, le dedica a Don Quijote, hay un juego irónico deinterpretaciones donde el lector tiene que completar el sentido del texto. En el soneto que elescudero del Amadis de Gaula le dedica a Sancho, alude con ironía al doble sentido. Salve otra vezOh Sancho que solo tú nuestro español Ovidio con buscorana te hace reverencia. La buscorana esun engaño en el cual se simula besar una mano, pero en realidad se da un golpe con ella. ¿Dóndeestá la simulación y dónde está el golpe en el Quijote? Esto es lo que tiene que descubrir el lectorpor medio del discreto entendimiento ¿Por qué Quevedo dice que Cervantes tira la piedra yesconde la mano? ¿Acaso porque era manco? ¿Por qué el lector modelo del Quijote dice queCervantes bajo su manto al rey mata? Don Quijote al inicio de la segunda parte dice que suhistoria tendrá necesidad de comento para entenderla. Quizás la respuesta la podemosencontrar en un poema escrito contra Cervantes. Aplaudió España la obra no advirtiendo inadvertidos que era del honor de España su autor verdugo y cuchillo.Tenemos entonces que El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la mancha de Cervantes se leyó comouna obra crítica que iba más allá del entretenimiento, una obra que tenía su aparte, su doblesentido. Entonces debemos preguntarnos, cuáles son los procedimientos que utiliza Cervantespara lograr sus objetivos. Algunos postulan la tesis de que Cervantes era un ingenio Lego, portanto todo era producto de la casualidad; sin embargo quienes pensamos que se tratan de algomás complicado debemos partir de las intenciones manifiestas del texto.Cervantes dice que su novela cuestiona los libros de caballerías. ¿Qué son los libros de caballerías?Según Irving Leonard (Los libros del Conquistador F.C.E México 1949, p 43) eran novelas deentretenimiento que representaban los valores ideológicos del poder. Valor individual ante losgrandes obstáculos; aceptación estoica de las desventuras, exaltado sentido del honor y ladignidad personal, un concepto caballeresco del amor, el cual representaba los valores del carácterespañol forjado durante al largo batallar contra el extranjero infiel, el invasor de la península.Veamos un ejemplo de cómo se expresa esta crítica a los libros de Caballería en el texto delIngenioso Hidalgo. En la primera parte, el canónigo y el ventero se disputan sobre dos tipos delibros; por una parte el ventero defiende a la novela Don Cirongilio de Tracia, de Bernardo de
    • 7Vargas, publicada en Sevilla en 1545, y el otro es Felixmarte de Hircania, de Melchor Ortega.En contraste con La Historia del Gran capitán Gonzalo Hernández de Córdoba y la vida delsoldado Diego García de Paredes, uno los defiende porque son entretenidos y el otro los condenaporque no dicen la verdad.El contraste está entre la ficción y la realidad. Estas son las apariencias contrarias y aquí cobrasentido lo que dice al lector modelo en el prólogo del Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Manchaque la novela de Cervantes es un libro entretenido, pero además dice la verdad. Debido a laideología estética del Discreto entendimiento, Cervantes equilibra las apariencias contrarias; unelos libros de caballerías con la historia por medio de la locura de Don Quijote. Su novelaentretiene y a la vez produce conciencia de la realidad. Por eso para lograr el entendimiento dellector, Cervantes estructura al Quijote, de tal manera que en la medida que avanza la lectura dela obra, esta se auto explica.La misma crítica a los libros de caballerías que hacen los personajes del Quijote, la realiza JuanSánchez Valdés de la Plata en su libro Crónica e historia general del hombre, publicada en Madriden 1598 en la que dice: “Viendo yo benignísimo lector que los mancebos y doncellas y aun losvarones ya en edad y estado gastan su tiempo en leer libros de vanidades enarboladas y blasonesde caballerías de Amadises y Esplandianes con todos los de su bando de los cuales no sacan otroprovecho, ni otra doctrina sino en hacer hábito en sus pensamientos y mentiras” (Citado porFrancisco María Turbino en El Quijote y la estafeta de Urganda, Imprenta El Periódico. Sevilla1862. p 190). La crítica de los personajes de la novela a los libros de caballería, también está en la realidad, detal manera que Cervantes lo que propone es una nueva concepción de la literatura.Paradójicamente, Lope de Vega, en el prólogo de su comedia El desconfiado, defiende los libros decaballerías. Tenemos entonces que en la época de Cervantes hay dos concepciones sobre lafunción de la literatura en la sociedad: la de entretener, función encabezada por los libros decaballerías y las comedias de Lope de Vega; y la de entretener y criticar para producir concienciade la realidad, función que Cervantes le atribuye al Ingenioso Hidalgo Quijote, ( El lector deberecordar que Cervantes antepone al Quijote el apelativo de Ingenioso. Porqué.) No obstanteentretener y criticar también es la función de la novela picaresca.Por lo que sostenemos que la finalidad del ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, no erasolo el cuestionamiento de las susodichas novelas de caballerías, sino criticar la concepción de laliteratura que se desprende de ellas, pues en la Novela de Cervantes, no solo cuestiona los librosde caballerías, sino que lo hace con la literatura en general porque no produce conciencia de larealidad; primero empieza con los romances, tal como lo ha demostrado Menéndez Pidal, quienindica que los primeros capítulos del Quijote están inspirados por el Entremés de los romances.Allí se cuenta la historia de Bartolo quien enloquece por leer romances y se embarca en una seriede aventuras cómicas, pero su locura, como nos dice Georgina Dopico Black, es diferente: “este sequita y pone identidades como si fuesen disfraces mientras Alonso Quijano inventa a Don Quijotepara transformarse en él.”
    • 8Cervantes también cuestiona las autobiografías del culpable, obligadas a ser redactadas por laInquisición,(El Publicatio Sui de San Agustín) cuando inserta en la novela su vida como prisioneroen Argel o cuando cuestiona al aragonés Jerónimo de Pasamonte, un escritor amigo de Lope deVega. Debemos recordar que Cervantes fue obligado por la Inquisición a escribir una de estasmemorias o confesiones, sobre lo que hizo en Argel, como nos dice Manuel Turbino (Sevilla 1862).Este documento fue encontrado en los archivos de Indias. Según noticias de José de Armas queleemos en su libro El Quijote y su época (Madrid 1915), Mateo de Santiesteban y Gabriel deCastañeda, fueron los testigos de Cervantes en el juicio que le sigue la Inquisición por su conductaen Argel. Blanco de Paz malévolo e intrigante Dominico, lo malquistó con los que estaban en elpoder. Nos dice Francisco María Turbino, (Sevilla 1862), podemos argüir como hipótesis que comoparodia de estas crónicas autobiográficas, que los inquisidores obligaban a relatar a los acusados,nace la novela picaresca. Por eso El Lazarillo de Tormes, es condenada por la inquisición, por laparodia que hace de sus confesiones públicas y por eso era necesario el anonimato del autor, aquien podían perseguir para llevarlo a la hoguera o al patíbulo. Si bien Cervantes satiriza lasconfesiones con La historia del cautivo; también lo hace con la novela pastoril, con la historia delcabrero Eugenio, relato que critica el Quijote porque ofende la dignidad de la mujer.Cervantes también cuestiona el teatro, que al igual que los libros de caballerías ocultan la realidadporque habiendo de ser la comedia como dice Tulio, espejo de la vida humana, ejemplo de lascostumbres e imagen de la verdad, las que ahora se representan son espejos de disparates,ejemplo de necedades e imágenes de lascivia. Podemos decir entonces que el Quijote es unacomedia que es ejemplo de las costumbres; espejo de la vida humana, e imagen de la verdad.Por no decir la verdad, El ingenioso Hidalgo de Cervantes arremete contra los autossacramentales, esto lo hace cuando el Quijote ataca a un carretero que anda disfrazado de diablopara representar el auto sacramental Las Corte de la muerte. La compañía teatral y la obra eranreales y pertenecían nada menos que a Lope de Vega. Su mayor crítica contra el teatro laconfigura en el episodio de Maese Pedro, en el que Cervantes suelta dardos contra la teoría de lacomedia nueva de Lope de Vega. En el capítulo 64 de la primera parte ataca a Lope de Vegadirectamente quien defiende los libros de caballerías por ser entretenidos. Cuando el Titiriteropone a los moros a tocar campanas el Quijote los interrumpe porque esto le resta verosimilitud ala historia. Maese Pedro le responde que no se representan por ahí de ordinario, mil comediasllenas de impropiedades y disparates y no se escuchan no solo con aplauso y con admiración.Como respuesta el Quijote desenvaina la espada y destruye el retablo. Es significativo que toda alusión al teatro en el Quijote esté relacionada con los problemas delpoder, los cuales son asuntos de la realidad y no de la ficción, tal como quería la doctrina de lacomedia nueva. Entretener sin criticar. Pero en La España de Cervantes el teatro y el poderestaban bien coludidos porque paradójicamente era por medio de representaciones teatrales queel mismo Rey conocía la realidad de España. En síntesis, diremos que El Quijote cuestiona, nosolo las novelas de caballerías sino a la literatura en general porque entretiene y no dice laverdad. Por eso la búsqueda de la verdad por parte del lector es el objetivo del discretoentendimiento. Su teoría de la literatura era que debía entretener y producir conciencia por
    • 9medio de la verdad y la verdad venía de la mano de la ironía y la parodia de la realidad, estarelación producía en el lector, el discreto entendimiento, porque el entretenimiento en sí, noaporta nada al entendimiento. Incluso este cuestionamiento, también va en contra de El segundo tomo del ingenioso HidalgoDon Quijote de la Mancha escrito bajo el seudónimo de Alonso Fernández de Avellanedaconocido como el Quijote apócrifo, por respeto a Cervantes, esto se da cuando realiza unadefensa burlesca de la calumniada reina de Navarra. En cambio el Quijote de Cervantes parodiaeste capítulo en la historia de Melisendra y Don Gaiteros. La diferencia es que Avellaneda es unmisógino; ofende a las mujeres cuando parodia la historia del Curioso Impertinente de Cervantes,o cuando en uno de los relatos de su Quijote exagera episodios de la vida de Cervantes. Porejemplo, cuando Cervantes, hiere a un sujeto frente a su casa, describe el hecho como una peleade prostíbulo; en la novela de Avellaneda Sancho es un bruto mal hablado que ofende a su propiamadre ( El Quijote Apócrifo, p 19 Editorial Sopena Buenos Aires 1941) sufre de gula y por avariciaquiere gobernar la isla de Chipre; el Quijote es un loco desaforado que anda atacando a quien se leponga por delante. Por eso termina en un manicomio. No se trata entonces de criticar la realidadsino a las personas. Por ejemplo cuando el Quijote ataca a un tapiz en la novela de Avellaneda, porque lo creeun gigante, el espectador, el noble Álvaro Tarfe lo ve como un acto de locura a secas, de estaforma todos los actos del Quijote de Avellaneda son evaluados por el ojo del poder. En cambiocuando el Quijote ataca unos odres de vino parodia el conflicto entre los productores de vino y laCorona Española, por el aumento de los impuestos, pues los primeros prefirieron apuñalar losodres de vino antes de pagar los nuevos impuestos. La locura del Quijote es una parodia de larealidad, es un instrumento retórico de la novela, en cambio, la escena de Avellaneda solosubrayan la locura desaforada de Quijote, en síntesis su novela denigra al Quijote y a Cervantes.Las escenas de Avellaneda no se relacionan con hechos reales como las de Cervantes, por eso eltexto del Quijote, es irónico, el de Avellaneda por el contrario, caustico, pues se dedica a denigrarla figura del Quijote y a tergiversar toda la crítica social que hace Cervantes en la primera parte. Porque en la novela de Avellaneda el Quijote lee la vida de los santos como conjuro de sulocura, una vez que lo deja de hacer enloquece, la locura del Quijote de Avellaneda, se diferenciade la locura del Quijote de Cervantes porque la locura de Avellaneda se centra en el Quijotecomo violador de las normas sociales, por ejemplo el Quijote en el texto de Avellaneda, celebra elasesinato de un soldado, por un hombre que creía tener su honor mancillado, en cambio lalocura de Cervantes sirve para contrastar la locura del Quijote con la locura de la sociedad.La lanza del Quijote apunta a la locura social como violadora de la condición humana. Y esto es loque hace al Quijote, una obra vigente hoy día, porque aún se siguen violando la condiciónhumana. Para Avellaneda, la locura de los hombres es una locura criminal porque viola las normasdel poder. Y su única salvación es acogerse al castigo del poder, al castigo sádico de su concienciapor medio del cilicio, la contrición de la vida conventual o a los preceptos de las órdenes
    • 10religiosas. Tampoco están en su novela los temas básicos de la condición humana. El amor, lalibertad, la verdad y la dignidad. En el Quijote de Avellaneda también se alude al entendimientoen casi todos los capítulos, pero para el autor el entendimiento se circunscribe a la fe y alacatamiento de las normas del Poder. Por ejemplo Avellaneda sustituye a la sobrina del QuijoteCervantes por una vieja, quien es espía de la inquisición, para que lo cuide, de esta manera la vidacotidiana del Quijote está vigilada como la vida de los españoles de su tiempo, y por eso el autorpuede escribir la segunda parte del Quijote, porque se presume ha espiado su vida y la conoce condetalle. Cervantes parte del texto de Cide Hamete Benengeli. De esta manera el manuscrito deCide Hamed Benenjeli es sustituido por los de los informes para la inquisición. Por eso el Quijotede Avellaneda tal como lo representa en su portada es un libro de caballería teológica.Sucede que la Inquisición, también criticaba los libros de caballerías (Irving Leonard, 1949) parasustituirlos por mamotretos propagandísticos como el Quijote de Avellaneda, o libros sobre lasvidas de los santos, los únicos libros que lee el Quijote de Avellaneda. La ilusión creada en elQuijote de Cervantes por el encantamiento de los magos, lo lleva a la crítica de lo que no es por loque es; es la crítica de los molinos de viento a los cuales ve como gigantes devoradores dehombres, pero en realidad lo eran porque fueron los promotores de la peste que asoló España yacabó con la tercera parte de la población; en cambio la ilusión creada en Avellaneda es por losmilagros. La Virgen María suplanta a una priora de un convento mientras se escapa con un hombreque la abandona y la prostituye. La mujer se denigra buscando el amor. Cuando la pecadoraregresa arrepentida descubre que nadie sabe que abandonó el convento porque La Virgen la hasuplantado. Por lo que el castigo y arrepentimiento son el valor final de la historia, en cambio elvalor final de la novela de Cervantes es el cambio de la conciencia.Los hombres descubren lo que son, a pesar de los prejuicios sociales. La libertad humana creadapor la verdad y los valores ecuménicos del cristianismo en Cervantes es transformada porAvellaneda por medio de la teología del Concilio de Trento. Avellaneda es la enajenación de la fe yCervantes la conciencia de la realidad, por los valores del cristianismo. Por eso para el autorapócrifo Avellaneda, su Quijote es un Libro de caballería, tal como lo presenta en su portada, laque se parece a la del Amadis de Gaula.
    • 11
    • 12II ¿Quién era Alonso Fernández de Avellaneda?No se sabe a Ciencia cierta, pero Martin de Riquer sostiene que fue Gines de Pasmanonte, unpersonaje que aparece en el Quijote, capítulo 22 de la primera parte, y que en la vida real fue unsoldado español del mismo nombre Gines de Pasamonte, cautivo, como Cervantes en Argel.También participó en la batalla Lepanto (1571), Navarino (1572) y Túnez (1573), donde fuecapturado por los turcos en 1574. Su liberación se produjo en 1592, 18 años después. La primeraparte de sus memorias se concentra en narrar las penalidades sufridas durante aquel larguísimocautiverio y sus fracasados intentos de fuga. En una versión "electrónica" de la Biblioteca deAutores Españoles (BAE) en el tomo Autobiografías de soldados (Tomo XC; 1956; pags. 5 a 73).Aparece una versión del manuscrito de la autobiografía de Gines de Pasamonte, que se conservaen la Biblioteca Nacional de Nápoles, los compiladores sostienen que se obtuvo a partir del textoque (ya con título) publicó Foulché-Delbosc en 1922 en la Revue Hispanique (LV; pags. 311 a 446) yque reproducía la grafía del manuscrito. Si buscamos coincidencias entre este texto y el Quijote Apócrifo de Avellaneda veremos que elestilo, el tipo de frases, y el intercalado de refranes es semejante; ambos autores son misóginos,odian a las mujeres, según Pasamonte su mujer lo atosiga, le pone veneno y vidrio molido en lacomida, lo mismo dice de una mujer mora, a quien recuerda con odio por su largo cautiverio enArgel, la cual lo envenena con sesos de gato y otras bellaquerías, puestas en la comida; por lo queescapa de ella y es acogido por un hombre casado. Este hombre obliga a su mujer a que haga “loque sea necesario” para que el soldado Pasamonte se sienta a gusto, y no se fuera de su casa,pues viven de la renta que paga, esta propuesta se hace bajo amenaza pues, si no cumple, lamata. En efecto Pasamonte confiesa el drama al sacerdote y de todas formas se va de la casa, porlo que la mujer es apuñalada por el marido como castigo por su falta de empeño e lograr que elkinquilkino se quedase; pero la mujer herida escapa y según Pasamonte, los médicos que lacuran le dicen que cuando le cosían la herida, de ella salieron unos gusanos enormes, con estoPasamonte, insinúa que la mujer era diabólica. Avellaneda por su parte, en su Quijote relata unaescena del mismo tenor, pero en la novela, el marido asesina al soldado, por supuestamente,aprovecharse de la esposa de quien lo acoge. Este hombre lo persigue y lo atraviesa con unalanza.En la novela de Avellaneda esta versión de su propia vida la encontramos en “La historia de un ricodesesperado” Don Quijote y Sancho se encuentran a un estudiante rico llamado Japelin, quiencansado de la vida disipada decide tomar los hábitos, pero por seguir el consejo del Quijote, secasa tiene un hijo, es entonces que recibe a un soldado, de apellido Bracamonte en su casa, quiense aprovecha de su mujer. Este los persigue y lo asesina, luego regresa a su casa y asesina a su hijo.De esta manera Avellaneda tergiversa el ideal de Cervantes de acrecentar la dignidad delpersonaje, pues Avellaneda lo denigra con el asesinato. Lo importante para la tesis de esteensayo es destacar que hay un paralelismo significativo entre la vida de Pasamonte y la Novela deAvellaneda, por lo que es plausible aceptar la tesis de Martin de Riquer de que este fue el autordel Quijote apócrifo.
    • 13 No obstante, la tesis de Riquer tiene sus debilidades, pues Pasamonte, no era un literato, hay ensu novela una parodia de tres capítulos del Buscón de Quevedo, de acuerdo a la tesis presentadapor Marcela Ochoa Pernoz, quien los identifica como el capítulo, XXII, XXV y el XXXVII delQuijote Apócrifo. Lo importante aquí es destacar que Avellaneda, postula una teoría de laliteratura, donde defiende a Lope de Vega, y su visión del mundo es acorde con las necesidadesde la inquisición, por lo que es probable que Pasamonte recibiera ayuda de un correctorinteresado. La tesis de Riquer también tiene sus fortalezas, las cuales provienen del mismoCervantes quien asegura en cuatro ocasiones que Avellaneda era aragonés como Ginés dePasamonte. (II, 59; 471).12 (II, 59; 472) (II, 61; 477). Y en el capítulo 70 uno de (II, 70; 496–97). Lo que si queda claro es que el autor del prólogo desata un virulento ataque personal contraCervantes. También pudo ocurrir que Lope de Vega haya hecho el prólogo o corregido el texto dePasamonte, pero esto ya son conjeturas. Lo que sí es un enigma es saber cómo Pasamonte puedeparodiar al Buscón de Quevedo, si este libro no había sido publicado todavía.Lo importante aquí es que Avellaneda elabora su historia para oponerse a la noción de laliteratura que hay en el Quijote de Cervantes. Por eso la obra de Avellaneda es diferente a su vezde otras continuaciones del Quijote como Las nuevas aventuras de Don Quijote de la Mancha DeAlain Rene Lassage o la Historia del admirable don Quijote de la Mancha del escritorfrancés, Robert Challe, escritas en la época de Cervantes. La intención de la obra de Avellaneda esla de oponer otra visión de la literatura, tergiversando los valores del ingenioso hidalgo deCervantes.Tenemos entonces que Cervantes, no solo cuestiona a las novelas de caballerías, sino a todos losgéneros literarios de su época, por no establecer una relación entre la conciencia del lector y larealidad. En El Quijote Cervantes reutiliza todos los géneros literarios de su época para ponerlosen relación con el contraste entre el texto y la historia; la verdad oculta tras las aparienciascontrarias, lo que permite a los personajes recuperar su dignidad. Por eso decimos que ElIngenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, es en sí mismo, una literatura.Por eso una de las lecciones de Cervantes es que la función de la literatura, ya no es ofrecernos laimagen ideal de la realidad como una doble moral del mundo, como ocurre en las novelas decaballerías, sino la visión crítica del hombre y de su tiempo; por eso el Quijote es una novelaenciclopédica, que parodia a todos los géneros literarios vigentes en su época para proponer unnuevo modelo de literatura.¿Por qué era necesaria la crítica del discreto entendimiento? Uno debe preguntarse cómo se podía criticar el orden social si hay 30 mil inspectores del SantoOficio dispuestos a preguntarte ¿Te corto o te quemo? La única forma era que su texto aludiera ala verdad de forma indirecta, por medio del discreto entendimiento. Según el Manual delInquisidor, de Nicolau Eimeric, no hay que temer que el acusado muera por efecto de la tortura,
    • 14pues la finalidad del proceso y condena no era salvar el alma del acusado, sino procurar el bienpúblico y aterrorizar al pueblo (p 151), de tal manera que la única crítica posible era la crítica queproducía la lectura de una novela cifrada, que le exigía al lector, el discreto entendimiento paracomprender las contradicciones de su sociedad en la parodia, la sátira, la ironía y el doble sentidooculto en las aventuras del Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha. El ideal estético del discreto entendimiento era descubrir la verdad, este ideal también lo asumeGóngora, pero él no recurrió a la ironía cervantina, sino a la oscuridad conceptual “Como el fin delentendimiento es hacer presa en verdades”, dice Góngora, esta se logra “obligando a laespeculación por la obscuridad.” De tal manera que el discreto entendimiento se debe ahora a lainterpretación del lector, de esta manera Góngora subvierte la referencialidad del lenguaje comoacto del poder para convertirlo en acto de la imaginación. Góngora, al igual que Cervantes, creeque el entendimiento debe hacer presa en verdades. Estos criterios no solo estaban en el Viaje al Parnaso, como vimos anteriormente, sino envarias obras anteriores al Quijote. La crítica que Cervantes hace a los escritores de su tiempo sebasa en la falta de ingenio para producir el entendimiento de la realidad, a través de sus obrasliterarias. En El licenciado Vidriera Cervantes critica a los poetas que desean agradar al poder o alos que tienen una retórica gastada y superficial llena de lugares comunes, sin producir concienciade la realidad. En La ilustre fregona cuestiona a los quienes dirigen sus críticas contra el pueblo ose burlan de él “trovador de judas que pulgas te coman los ojos”. En el Quijote Cervantes escribeque el escritor no debe tratar de truhanes e ignorantes al vulgo, ni criticarlos en términospersonales, porque la poesía no está en las manos, sino en el entendimiento. Esto lo decía contralos que se burlaban de los pies, las narices o la calvicie de las personas y se olvidaban de criticar lastransgresiones del poder o las limitaciones de la condición humana. Por eso Quevedo en el Chitónde tarabillas, lo acusa de tirar la piedra y esconder la mano, no solo porque era manco, sino por lacrítica producida por la verdad que surge del doble sentido y la ironía de sus obras. Diremos entonces que Cervantes le pide a su lector que lea la novela guiado por los tresvalores del discreto entendimiento, a los que alude de forma reiterada en sus obras y en diversoscontextos del Quijote, mientras avanza la lectura. El primero es la relación entre la novela y lahistoria; el segundo es la búsqueda de la verdad en medio de las apariencias contrarias; y eltercero es la defensa de la dignidad como principal valor de la condición humana. Analicemos elQuijote a partir de estas tres perspectivas.
    • 15 III La historia madre de la verdadEntre 1520 y 1648, época en la que se gestó y publicó la primera y segunda parte del Quijote, elcentro dinámico de la historia en Europa es el desastre producido por las guerras religiosas; yasea entre los enemigos de la fe o entre facciones contrarias, dentro del cristianismo. Durante eseperiodo surge una tercera fuerza, que busca unificar al cristianismo por medio de valoresecuménicos como la verdad, la dignidad, el amor, el honor, la justicia. Regidos por estos principios,intelectuales como Erasmo de Rótterdam y Giordano Bruno imaginaban una República CatólicaEcuménica y Universal, que debía producir una renovación del cristianismo. Lo ecuménico se debea que estos valores básicos deben ser usados para unificar el cristianismo. Dicho sea de paso,estos son los valores que defiende el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha en la novelade Cervantes.La principal acusación contra los católicos y los protestantes era que ninguno tenía la verdad.El ensayista Inglés Miguel de Montaigne, dice que la arrogancia de ambos grupos era la nodriza dela opinión falsa. (citado por Paul Johnson en la Historia del Cristianismo op. cit p 435) Apegarse ala verdad y a la tolerancia eran valores ecuménicos originarios del catolicismo como una forma delcristianismo. “Nuestra religión ha sido creada para extirpar los vicios y de hecho los protege, lospromueve y los incita”. “Una religión no puede constreñir a otra, pues la religión debe ser acogidacon libertad, no por la fuerza”, decía Tertuliano, uno de los padres de la Iglesia Católica.Paradójicamente, la humanidad tuvo que esperar hasta la Revolución francesa para que este idealcatólico fuese una realidad impuesta por los no creyentes.Las luchas por estos valores la habían iniciado los comuneros, grupos de campesinos queprotagonizaron en la Edad Media, una insurrección en nombre del cristianismo verdadero; decíanque los reyes habían tergiversado La Epístola de San Pablo a los Efesios cuando dice: Siervos,servid a vuestros amos, como a Cristo. Ellos aducían que tenían el original de esta carta, la cualdecía no servir a los amos sino a Cristo. Esta sospecha de tergiversación de los evangelios obliga alos intelectuales a realizar sus propias traducciones para verificar si no existían versionesinteresadas de los textos religiosos, como denunciaban los comuneros. Erasmo de Rotterdamtraduce del griego su propia versión del Nuevo Testamento y postula la tesis de que el hombresolo se salva por la verdad, tal como postula Cervantes en el Quijote. No obstante, traducir lostextos religiosos fue prohibido por el Concilio de Trento ( en 1545 y el 1563), Concilio donde secrea la Inquisición, se prohíbe la publicación y tenencia de libros, sino están autorizados por laiglesia; se crea además un índice de libros prohibidos, y se abrogan el derecho de interpretar lostextos religiosos, entre otras cosas, representadas en el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de LaMancha de Cervantes. Veamos lo que dice el Concilio “ Decreta además, con el fin de contener los ingeniosinsolentes, que ninguno fiado en su propia sabiduría, se atreva a interpretar la misma sagrada Escritura encosas pertenecientes a la fe, y a las costumbres que miran a la propagación de la doctrina cristiana,violentando la sagrada Escritura para apoyar sus dictámenes, contra el sentido que le ha dado y da la santa
    • 16madre Iglesia, a la que privativamente toca determinar el verdadero sentido, e interpretación de las sagradasletras” En los 128 años de guerra religiosa, escribe Paul Johnson en la Historia del Cristianismo, solopodía tolerarse una sociedad unitaria y quienes no se ajustaban a la norma debían seraterrorizados expulsados o muertos (p 412). En esta guerra la primera baja de los valores cristianosfue la verdad. La Inquisición se financiaba con las confesiones bajo tortura, las confiscaciones debienes y la venta de cargos de espías, por lo que la indagación es sustituida por la tortura y laverdad, por la confesión. El Santo Oficio se adueñaba de las propiedades de los condenados y losinquisidores recibían un pago adicional por cada uno de los confesos, por eso la verdad estorbabay era necesaria la tortura. Incluso el V Concilio de Letrán ( 1571) les permitió acusar de herejes alos muertos, para expropiar la herencia de sus hijos. Tenemos entonces que en La España deCervantes, ni siquiera los muertos estaban a salvo. Por eso en la primera parte del ingeniosoHidalgo Don Quijote de la Mancha, los personajes se salvan por la verdad, la cual se encuentra alsuperar las apariencias contrarias. En el contexto de la realidad, la verdad había perdido valor,pero en la novela es el principio rector de la lectura.La segunda baja de la guerra fue la libertad. Rodrigo Manrique en la época de Cervantes escribeque en España no puede producirse ninguna forma de cultura sin hacerse sospechoso de herejía,error o judaísmo. En España de Cervantes hay algunos ejemplos polémicos, pero sensibles queilustran al lector sobre la pérdida de la libertad. En 1559 la Inquisición capturó a Bartolomé deCarranza, arzobispo de Toledo y lo mantuvo en las mazmorras hasta su muerte. Una delegaciónPapal que intercedió a su favor concluyó que los defensores de la libertad y la justicia consideranque es mejor que un inocente sea condenado a que la Inquisición sea avergonzada (Paul Johnsonop cit. 415) Por eso el Quijote le dice a Sancho, que la libertad es uno de los más preciados bienes quetiene el hombre y cuando en una noche oscura se topan con un muro, el Quijote exclama: “Tenedcuidado Sancho que con la Iglesia hemos topado.” El segundo ejemplo relevante sobre la pérdidade la libertad es el que nos da el historiador Carlos Ratti, quien nos recuerda que Felipe IIencarceló a su hijo Don Carlos de por vida porque quería tener un reino en Flandes. Para lograrlolo declaran loco y lo encierran en las mazmorras hasta su muerte (Carlos Ratti, Felipe II Rey deEspaña, Madrid 1927) En cambio Evaristo de San Miguel, en Historia de Felipe II Rey de España,Barcelona, 1868, Asegura sin evidencias que el Príncipe Carlos fue asesinado, pues hubo unaasignación torcida al remedio que se le recetó. Es una lástima que sea demasiado tarde paraverificar esta aseveración.El tercer ejemplo sobre la pérdida de la libertad en España nos lo da Louis de Bertrand en su libroFelipe II, Madrid 1931. Según el autor El rey, para encubrir el asesinato de Juan de Escobedo,secretario personal de Don Juan de Austria, Hijo de Carlos V y hermanastro del Rey Felipe II, quienalcanzó fama por ser quien dirigió la coalición armada contra los Turcos en la batalla de Lepanto,por lo que fue nombrado por su hermanastro Felipe II, gobernador de los Países Bajos con elobjeto de ganar la guerra de Flandes.
    • 17 Durante esta etapa Escobedo reunió pruebas de los negocios ilícitos y apoyo a los rebeldesflamencos realizado por Antonio Pérez y Ana de Mendoza de la Cerda, princesa de Éboli; por loque temiendo éste ser denunciado, ordenó su asesinato, de Escobedo el 31 de marzo de 1578.Posteriormente se ha llegado a involucrar al propio rey, en el asunto y se especula que paraencubrir su participación se encarcela a Ana de Mendoza, para tenerla como rehén de tal maneraque Antonio Pérez no involucrase al Rey en esta sórdida intriga. Oreas fuentes aseguran que DoñaAna se vio involucrada y en 1579, el rey la mandó encarcelar, al igual que a Antonio Pérez, pero él escapó yella acabó sus días confinada en la villa de Pastrana perdiendo incluso la tutoría de sus hijos. De estamanera Felipe II encierra a Ana de Mendoza, dice Bertrand, una de las mujeres más ricas deEspaña, hasta el fin de sus días en el castillo de pastrana (p 20) bajo la sospecha de que lo hace´para para encubrir sus propios crímenes. En este contexto histórico adquiere sentido el discursode la edad dorada donde El Ingenioso Hidalgo, don Quijote dice: “En la edad dorada la justiciaestaba en sus propios términos. Sin que osasen turbar ni ofender los del favor y los de los interesesque tanto ahora la menoscaban, turban y persiguen. La ley del encaje (de las sentenciasarbitrarias) no se había sentado en el entendimiento del juez. La libertad y la justicia En la España de Cervantes también se perdieron porque el Estadonecesitaba culpables para reclutar mano esclava para la fortificación de las obras del Rey. Por esoen la España de Cervantes la libertad no era un derecho, sino un privilegio. Nunca fue tan crecidaen España la necesidad de Galeotes, dice Fernando Cadalso en su estudio Instituciones jurídicasdel Siglo XVI, pues pagaban carcelaje para incrementar las rentas del Estado. Estar preso no eraun problema de la justicia, sino una necesidad del poder. Gregorio Marañón, en su libro Vida eHistoria (Madrid – España, Espasa Calpe 1955), nos dice que en 1530 Carlos V decretó pena degalera para los criminales y que posteriormente “se cazaba por los pueblos y los caminos aquienes no tenían trabajo y a los pobres gitanos para llevarlos a las galeras” (p 108.)Esto lo hace evidente Cervantes en el capítulo de los galeotes. Cuando el condenado a las galerasle dice al Quijote que su compañero va preso por canario, es decir por músico y cantor ¿Puescómo? Replicó Don Quijote ¿Por músicos y cantores van también a las galeras? -Sí señor respondióel galeote que no hay peor cosa que cantar en el ansia. Antes he oído yo decir, dijo el Quijote, quequien canta sus males, espanta. - Acá es al revés dijo el galeote- quien canta una vez, llora toda lavida. –No, lo entiendo- dijo don Quijote, mas, uno de las guardas le dijo: Señor caballero cantar enel ansia se dice entre esta gente non sancta, confesar en el tormento. A este pecador le dierontormento y confesó su delito que era ser cuatrero, que es ser ladrón de bestias y por haberconfesado le condenaron por seis años a las galeras, amén de los doscientos azotes que ya llevaen las espaldas y va siempre pensativo y triste porque los demás ladrones que allí quedan y aquívan le maltratan y aniquilan, y escarnecen y tienen en poco, porque confesó y no tuvo ánimos dedecir nones. Porque dicen ellos que tantas letras tiene un no como un sí y que harta ventura tieneun delincuente, que está en su lengua, su vida o su muerte y no en la de testigos y probanzas ypara mí tengo que no van muy fuera del camino y yo lo entiendo así le respondió el Quijote.
    • 18Cervantes ha dicho que don Quijote desvaría en lo tocante a los libros de caballerías, pero que enlo demás no se equivoca. Esta afirmación la podemos confirmar cuando el Quijote después de oírlos motivos del cautiverio de los prisioneros concluye que es una gran injusticia su pena y por esoarremete contra los guardas y esto facilita la huida de los prisioneros. Este es el delito por el cual laInquisición apresa a don Quijote y se lo llevan enjaulado a su casa.Sucede entonces que la sinrazón del loco denuncia la injusticia como la locura del poder, en unaépoca donde no hay justicia y la verdad ha sido sustituida por la confesión; la investigación de loshechos, por la tortura. De esta manera El Quijote defiende la verdad, la justicia y la libertad delhumanismo cristiano, lo que en la vida real no solo es un acto de locura, sino una tragedia social.Tenemos entonces que todas las escenas del Quijote son parodia de la realidad, y esto lo debíadescubrir el discreto entendimiento del lector. Otro de los valores que perdió el cristianismo en las guerras religiosas fue virtud, bajaproducida por la ambigüedad moral. Por ejemplo, en la época de Cervantes, según los Jesuitas elcódigo moral podía quedar en suspenso cuando estaban en juego los intereses católicos. Esta es lamoral del poder. Esto no era nuevo. El padre Bartolomé de las Casas dice que la “projimidad” lesvalió madre a los españoles durante la conquista, porque para ellos el indio no era el prójimo. Unteólogo jesuita Herman Busembaum en su libro Medula tehología moralis en 1650 escribió quiacun finisest licitus etiam media sunt licita. El fin es el que hace lícito los medios. El teólogo AntonioEscobar Y Mendoza. En Theologia moralis vigenti , impreso en Lyon en 1663 escribe finis enimdat espicificationes actibus et ex bono vel malo fine boni vel mali redduntur “ el fin es lo que hacea las acciones buenas o malas” que la pureza de la intención puede justificar actos contrarios alcódigo moral y la ley humana. ( citados por Fernando Ortiz en el más destacado ensayo de lacultura hispanoamericana colonial Historia Cubana de una lucha contra el demonio, La Habana,Cuba, Editorial ciencias sociales 1975 ) Lo singular es que estos libelos morales fueron escritos en la época de Cervantes, por tanto esplausible considerar que la respuesta de Cervantes en el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de laMancha, a esta moral falsaria y oportunista, fuese la siguiente: «mis intenciones siempre lasenderezo a buenos fines», dice Don Quijote (III, 391, 2-3) Paradójicamente esta tergiversaciónmoral del Cristianismo del siglo XVI, sigue vigente, en cuanto a las necesidades del poder.La usaron los dictadores latinoamericanos, para asesinar en nombre de la libertad y el capitalismo;la usan los aparatos de seguridad del Estado, para espiar al ciudadano en nombre de lademocracia; las usó Mister Busch en nombre de la guerra contra el terrorismo; la usan lasbandas criminales, en nombre de sus intereses y los medios de comunicación, en nombre de lalibertad de expresión. Esta es la lógica fanática de la fe instituida por el Concilio de Trento: Si mi padre fuerahereje, yo juntaría leña para quemarlo, dijo el Papa Pablo IV. La locura de los teólogos, diceErasmo de Róterdam, es aterrorizar a aquellos que no le son propicios. De esta manera la sociedadespañola vivía una doble moral instituida por las necesidades políticas del poder, también existíala Bula de la Santa Cruzada, por medio de la cual el ciudadano podía pagar por sus pecados; de
    • 19esta manera, la iglesia vendía tranquilidad de conciencia. Incluso las mujeres, que teníanrelaciones sexuales sin casarse, tenían que pagar un impuesto a la iglesia, para no ser consideradasprostitutas; en otras palabras, compraban la virtud. En realidad, solo la sospecha de que una mujerhaya perdido el velo de su honra, era óbice para que fuese condenada al exilio en las Indias. Unode los personajes del Quijote huye de su pueblo porque se sospecha que su hija perdió lavirginidad, en manos de un soldado oportunista que la abandonó. ¿Por qué huye el hombre? Portemor a que fuese enviado a las galeras, porque su hija estaba bajo sospecha de no ser virgen.En aquella época intolerante, los portugueses enviaban a las mujeres nom santas a Angola ablanquear la población; los ingleses, las enviaban a Jamaica, a blanquear la población, y losespañoles las enviaban a Panamá, a blanquear la población, lo cual fue sin lugar a dudas, unatarea titánica, que no cumplieron a cabalidad.Poe eso el velo de la honra es uno de los temas tratados en del Quijote de Cervantes. Por eso lavirtud es uno de los principios cristianos que defiende Cervantes en El Quijote y en las NovelasEjemplares como La Española Inglesa o La Gitanilla. Para el autor de El Quijote la fe estabaenajenada, y para restaurarla, imaginó a un Quijote, solo y viejo, sin más auxilio que un escuderoreacio y un jamelgo escuálido, que hace Caballero Andante y va por toda España deshaciendoentuertos, para defender los verdaderos valores de la fe cristiana, entre defendiendo, la honra yla dignidad de las mujeres. Por eso cuestiona a Sancho y lucha contra el cabrero, para defender ladignidad de las mujeres. Si observamos bien, todas las mujeres que aparecen en la primera ysegunda parte de El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la mancha, recuperan su dignidad. Cito un solo caso relevante: el de la hija de Doña Rodríguez. La cual fue embarazada yabandonada. El Duque quiere ridiculizar al Quijote e inventa un duelo con el lacayo francésTosilos, quien asume la personalidad del ofensor de la dama y disfrazado bajo una relucientearmadura convoca al andante a un duelo paródico para defender la honra de la mujer. Lacondición es que si pierde, el ofensor debe casarse, pero si gana, queda libre del compromiso.En el fondo los malvados duques quieren que el francés muela a palos al Don Quijote, y la honrade la dama quede mancillada, pero en medio de la bufonada, el francés descubre la belleza de laofendida y decide no combatir para casarse con la mujer embarazada. Convirtiendo la escena enuna de las grandes victorias de don Quijote, quien defiende con éxito, la dignidad de la mujercomo uno de los valores ecuménicos del cristianismo, por los cuales luchaba la tercera fuerza, lacual buscaba la paz entre protestantes y católicos.“La tercera fuerza del cristianismo, dice Paul Johnson en La Historia del Cristianismo, necesitabaun defensor real, la figura carismática y catalítica que desencadenaría personalmente el procesopromotor de la Edad de oro. (p 434). Pero esto no sucede en la historia real, porque Enrique deBorbón, Enrique IV de Francia y tercero de Navarra, uno de los reyes que tenía la posibilidad dehacerlo, porque había decretado la reconciliación de las religiones con el edicto de Nantes, fueasesinado por los Jesuitas. El 14 de mayo de 1610 el jesuita fanático François Ravaillac le propinótres jesuíticas puñaladas, que lo enviaron al más allá de los jesuitas.
    • 20Litografía de la época que representa el asesinado de Enrique IV. El buen rey, bautizado como católico, educado como calvinista, se convirtió al catolicismo paraacceder a la corona de Francia, porque París bien vale una misa. Durante su reinado terminó conlas guerras religiosas, prohibió la venganza y la retaliación religiosa, además se preocupó por elbienestar del pueblo. Por eso fue asesinado por los Jesuitas. En contraste con la historia,Cervantes crea un defensor de la edad de oro promulgada por el cristianismo ecuménico, con elQuijote, produciendo así la antítesis entre la novela y la historia. En el discurso de las armas y las letras el Quijote hace evidente el fracaso del ideal ante la historia:“me pesa de haber tomado este ejercicio de caballero andante en edad tan detestable como enesta en que ahora vivimos.” Lo mismo sucede en la segunda parte cuando tres campesinas handecido vivir de acuerdo a la edad de oro, por lo que don Quijote sale a los caminos a defender elideal, pero es aplastado por una piara de puercos y una manada de toros de lidia como imagen delpoder de la realidad ante los ideales, y como todos los capítulos de la segunda parte, son unproceso de recuperación de la razón, El Ingenioso Hidalgo llega a la conclusión de que no fracasanlos ideales, sino los medios con los que trató de imponerlos.La aventura de los molinos de viento, el epítome de la locura de don Quijote en la primera parte, yel emblema más recordado de su obra, sobre todo por los que no han leído al Quijote, también serige por el código de las apariencias contrarias. En la España de Felipe II la producción agrícolafracasa y el Estado cae en una profunda crisis económica, la cual llevó al rey a declararse enbancarrota, y para enfrentar la crisis, se crea un sistema de molinos de vientos donde sealmacenan, procesan y distribuyen cereales. El Quijote se topa con ellos y los ve como monstruos.Los molinos de viento eran el símbolo del mal en la Divina Comedia. Lucifer tiene alas como aspasde molinos de viento, tal como los percibe el Caballero Andante. Pero ¿Qué sucedió en España con los molinos de viento para que el Quijote los viesecomo si fueran demonios? La respuesta es sencilla. Fueron el foco de infección de la peste queasoló España entre 1596 y 1602; azotó con gran virulencia las zonas centrales de Castilla.
    • 21 Esta peste, según A. Thompson, en España en los tiempos del Quijote (p 166), “supuso lacrisis de mortalidad más intensa de la que se tiene constancia en España”, pues terminó con latercera parte de la población. Entonces la analogía de Cervantes en el Ingenioso Hidalgo tiene unfundamento en la realidad, como todo el texto del Quijote, porque los molinos de viento sí eranmonstruos devoradores de hombres, tal como los veía el Quijote. Y es gran servicio a Dios quitartan mala simiente sobre la faz de la tierra, le dice el Quijote a Sancho. La mala simiente de losmolinos fue la que contagió a los españoles con la peste. Por eso después del estropicio, el Quijote ve molinos de viento donde hay molinos deviento. Porque la experiencia revierte la imagen, espejo de su locura, los molinos de vientos son enrealidad los monstruos que devoraron la tercera parte de la población española. De esta maneraCervantes equipara la locura del Quijote con la locura de la sociedad, para criticar la mala decisióndel rey de usar molinos de vientos para suplir la falta de cosecha, lo cual generó la peste. ¿Quiénes el loco entonces? Esta es otra de las formas de las apariencias contrarias, que debía reconocerel lector.imagen de Gustavo Dore 1
    • 22Otro tema que se presenta como antítesis entre la novela y la historia, es el tema de la guerra. DonQuijote en la aventura de los rebaños confunde carneros con ejércitos y los describe con signosque identifican a los que beben en el olifero betis (los andaluces); los que beben del licor del tajo(los toledanos); los que gozan las aguas del divino Genil (los granadinos); los que alegran losjerezanos campos (los de Jerez ); los manchegos coronados de ricas espigas (los de La Mancha); losde sangre goda (León Asturias y Santander); los que en Pisuerga se bañan (los vallisoletanos).Si buscamos la relación con la historia, veremos que eran las comunidades en las que reclutabansoldados del ejército español, como nos indica el historiador José María de Mena (Así fue elImperio Español. Plaza Janes Editores Madrid 1991) La tercera parte de los soldados proceden deCataluña y Aragón, otra parte de Castilla, y otra de Andalucía y Extremadura (p.122). De talmanera que Los borregos que ve el Quijote provienen de los lugares donde España reclutaba a sussoldados. Por lo que la analogía se vincula con la realidad. Tenemos entonces, que cuando el Quijote ve ejércitos cuando hay rebaños, de acuerdo ala teoría del discreto entendimiento sobre las apariencias contrarias, realiza una clara alusión a lossoldados españoles llevados como borregos a la guerra. Esta analogía también la utiliza Quevedocuando los llama lanudos. El historiador José María de Mena nos dice que en la guerra de Flandes,en una sola batalla, 20 mil soldados españoles fueron degollados como borregos.No olvidemos que el hermano de Cervantes, Rodrigo, muere en la batalla de las Dunas, en 1600,en la guerra de Flandes; cinco años después su hermano publica una novela donde el Oidor buscaa un hermano que cree muerto en la guerra, pero lo encuentra en la venta como cautivo de lamujer que ama. El encuentro de los hermanos es una proyección del deseo de Cervantes deencontrar a su hermano perdido en la guerra. ¿Otra forma de las apariencias contrarias? Por loque el soldado de Lepanto escribe una novela donde don Quijote parodia a Felipe II quien sepresentaba como el representante de las armas y de las letras. John Elliott, en su ensayo LaMonarquía Hispana en el reinado de Felipe II, dice que Felipe II se presentaba como un monarcacuyo estilo de gobierno suponía la perfecta unión de las armas y las letras (España en los tiemposdel Quijote. p 51).Otro factor que hace evidente la ironía de Cervantes es lo relacionado con los Duques. En lahistoria real Felipe III le entrega el gobierno de España al Duque de Lerma; Felipe IV, al condeDuque de Olivares, mientras en la novela los duques le entregan el gobierno de la ínsula deBarataria a Sancho. Los valores de la historia están al revés. Los duques representan en la novela elpoder de la corona como sucede en la realidad. Gregorio Marañón en su Biografía del CondeDuque de Olivares, dice que el Conde le explicaba al rey Felipe IV los problemas sociales de Españapor medio de comedias y representaciones teatrales, tal como hicieron los duques en la novelapara reiterar la insania del Quijote. ¿Estaba loco el rey? “La mesma comedia, con la que quiero,Sancho que estés bien, teniéndola en tu gracia y por el mismo consiguiente a los que lasrepresentan y a los que las componen porque todos son instrumentos para hacer un gran bien a larepública,( …) pero Sancho le responde “Nunca los cetros y coronas de los emperadores farsantes,
    • 23respondió Sancho Panza fueron de oro puro, sino de oropel o de hoja de lata, así es verdad replicóDon Quijote “ ( II , 12 ) Resulta que la verdad resultante del diálogo es que la comedia no es másque la patética realidad del poder. De esta manera Cervantes equipara la comedia a la realidad para relacionar el texto con lahistoria; pero en la novela sucede al contrario de lo que hace el Conde Duque de Olivares, usar lacomedia para ocultarle la realidad al monarca español. Cervantes recurre a la comedia paramostrarle la precariedad del poder al lector. En el palacio de los duques se desprenden muchos aspectos de las aparienciascontrarias en plan divertido. Don Quijote no se da cuenta de que las damas barbudas (IV,8, 22-24), son en realidad hombres, que el caballo que se mueve tan suavemente queparece que no se mueva, no se mueve (IV, 39, 1-4; IV, 70, 5-7) Esto lo lleva al contrastebásico de la secuencia más importante de la segunda parte, la aventura con los Duques,que a pesar de sus apariencias viven de engaños y préstamos. Los Duques montan un escenario imaginario para burlarse del Quijote. Pero enrealidad ellos se auto denigran porque no logran sus objetivos, porque Tosilos y DonQuijote no se contra matan a palos porque el francés, decide casarse con la mujerembarazada, para beneficio de doña Rodríguez y su hija, a quienes paradójicamente, elcaballero andante, objeto de la burla, les ha restituido el honor. No obstante el texto nosremite a la realidad, pero por medio del contraste, entre los que es y lo que debe ser conrelación al poder. Cervantes se burla de este ideal varias veces en el Quijote. Recordemos que cuandoSancho asume el gobierno de la Isla de Barataria lo hace vestido en parte de letrado y en parte decapitán. Esta imagen del escudero ejerciendo el poder contrastaba con la realidad, ya que enEspaña había más de 100 mil esclavos domésticos, lacayos o pajes como Sancho (Bernard Vicente,op cit p 293). Los galeotes y los trabajadores de las minas de Almaden y Guadalcanal . Perotambién fue la forma en que Felipe II asumió el poder, en España. En el Quijote encontramos la historia de un niño llamado Andrés a quien Juan Haldudo, elrico habitante de Quintanar, esclaviza: “De qué obras es hijo pues me niega mi soldada y mi sudory trabajo. El discurso de las armas y las letras del Quijote interpreta la relación entre las armas ylas letras de forma distinta a Felipe II. Diferencia las armas de la guerra y postula que la únicaguerra justificada es la para defender la fe, no la guerra entre cristianos. De tal manera que elQuijote no defiende las armas cuando no están al servicio de los valores ideales del cristianismocomo lo fueron en Lepanto, tal como se desprende de la historia del cautivo, Ruy Pérez de Viedma,uno de los dobles de Cervantes en la novela. Por eso el Quijote defiende las armas y no la guerra.Esta distinción es importante porque España está sumida en una guerra religiosa desde 1520 hasta1648.El contraste entre la novela y la historia es evidente, cuando don Quijote le dice a Sancho en laaventura del Yelmo de Membrino, Nunca acostumbro yo a despojar a los que venzo, esto es lo
    • 24contrario a lo que sucede en la guerra, pues los soldados españoles, dice el historiador José Maríade Mena, podían darse al saqueo de las ciudades para procurarse la paga. Al final el Oidor paga elyelmo al barbero y las botijas de vino al ventero. Este era uno de los argumentos de Felipe IIusados para justificar la guerra. En la novela es significativa la discusión de si el yelmo del barberoera de oro o de hierro, esta es una parodia a la búsqueda que realiza Felipe II contratandoalquimistas para convertir el hierro en oro, para poder financiar la guerra el Flandes, nos diceFrancisco Gómez Marín en su obra Felipe II y la Alquimia. En cuanto al bálsamo de Fierabrás, separodia al Duque de Lerma, quien por medio de un decreto pretende llevar de la pobreza a lariqueza a todos los españoles. Lo mismo ocurre con la fiera batalla de don Quijote contra loscueros de vino. El Duque de Lerma en 1604 obliga a las Cortes instaladas en Valencia a subir elimpuesto al vino. Se generan disturbios y los productores prefieren apuñalar los cueros de vino apagar el impuesto. Otro contraste entre la novela y la historia surge cuando don Quijote le da consejos paragobernar a Sancho. En realidad Cervantes está burlándose de los consejos escritos por los reyes ysus representantes para gobernar España. Carlos V le escribe a Felipe II un opúsculo de cómo sedebe gobernar en tiempos de Paz y Felipe II le escribe a su hijo Felipe III un texto conrecomendaciones para gobernar llamado Políticas de Dios y Gobierno de Cristo. Según el consejodel Quijote, a Sancho este le dice que debe temerle a Dios (Capítulo XLII). Pero en la realidad FelipeII llenó a España de espías, mazmorras y torturadores para que le temieran al Emperador. Según elQuijote debe someterse a los hombres a la justicia, según Felipe II someter a la justicia a loshombres era un problema del poder y no de la justicia. Haz gala Sancho de la humildad de tulinaje, le dice el Quijote; en cambio el Emperador le dice a su hijo Felipe III que debe reunir en unapersona, la suya la virtud y el mérito de los otros. Don Quijote por su parte le pide a Sancho que tome como medio, la virtud. En lasrecomendaciones el rey dice a su hijo que la virtud se puede superar de muchas maneras (SaizRodríguez y otros Reivindicación Histórica del Siglo XVI, Madrid España 1928.p 171), (Julián ZarcoCuevas. Ideales y normas del Gobierno de Felipe II). Cuando Sancho recurre a una receta desentencias y refranes para gobernar, está parodiando a Felipe II que gobernaba y hablaba pormedio de sentencias y refranes (Saiz op cit p 175). Por eso el Quijote le dice a Sancho que sesentamil satánases te lleven a ti y a tus refranes. Otro de los textos que parodia Cervantes, son lasInstrucciones secretas del Duque de Alba para el Virrey de Nápoles. El Quijote le dice a Sancho, sialgún culpado cae en tu jurisdicción muéstrate piadoso y clemente, en cambio el Duque de Albadice al virrey de Nápoles que se deben tener capellanes para ayudar al bien morir a los presos ycondenados. En síntesis, por medio de la ironía y la parodia, Cervantes en el Quijote usa la realidadcomo analogía de la ficción, como cuando se burla de los consejos usados para gobernar España.Tenemos así que el contraste entre la novela y la historia es uno de los mecanismos de la ironía deCervantes, por eso nos recuerda que la historia es la madre de la verdad.
    • 25Para continuar el contraste entre la novela y la historia, debemos recordar que Felipe III elimina lasinstituciones de la justicia mayor vitalicia, que no solo le permitían ser árbitro entre el rey y lanobleza, sino que funcionaba como amparo de todos los perseguidos y de los sedientos de justicia.Diego Hurtado de Mendoza, en su Guerra de Granada, escribió que El gobierno del Rey no esgobierno de justicia sino de tiranía y venganza (John H. Elliott, La Monarquía Hispana en elgobierno de Felipe II, recopilado en España en los tiempos del Quijote p 53).Recordemos que el Quijote se vuelve caballero andante por falta de la justicia, mientras en laEspaña real la justicia queda en manos de bandoleros que roban al rico para dar al pobre, talcomo sucede con Roque Guinar, un bandido catalán, quien es un personaje histórico que apareceen El Quijote; lo paradójico es que para cuando Cervantes publica la segunda parte de El Quijote,el bandolero hacía cuatro años que había conseguido una amnistía y se había hecho capitán deinfantería en el reino de Nápoles, porque en España la inmunidad judicial era el mejor alicientepara el alistamiento, dice AA Thompson en su ensayo La guerra y el soldado (España en lostiempos del Quijote p194). Podemos añadir que el personaje histórico también está sometido a laley del cambio por las apariencias contrarias; por lo que este personaje es un bandido justiciero,pero también es un capitán defensor de España. Por eso Cervantes lo pone en su novela y de estamanera inserta la ficción en la realidad. Por otra parte, la ruta del caballero andante, que busca restaurar la justicia, pasa por loslugares donde funcionaron las instituciones de la justicia regional, abolidas por el absolutismo.Carlos Fuentes nos recuerda que en la España de Cervantes se rompe la tradición pluralista deAlfonso VI de Castilla que se proclamó emperador de las tres religiones; se expulsan a los moros yjudíos de España. Se eliminan los fueros y privilegios que gozaban las comunas regionales, usadoscomo arma social para atraer a los españoles, que vivían en territorios controlados por los moros.Lo cierto es que desde el punto de vista social, en España empezaron a surgir islas políticas,producto de las sublevaciones populares que declaraban sus territorios libres del poder de lacorona, en particular en el país vasco y Castilla. También surgen islas políticas en losrepartimientos económicos que hacen los nobles. Por eso es significativo que Sancho, un rústico, sípuede gobernar una ínsula bajo la protección de unos Duques, porque este juego de la ficción eraposible en la realidad, y de hecho se realizaba cuando los nobles, después de comprar el vasallajede los pobladores de una región, encargaban a alguno de sus testaferros para administrar elcondado, cobrar impuestos en los municipios o administrar la esclavitud y vender los cargospúblicos. Lo mismo hacia el Rey, encomendaba a un testaferro para gobernar a su nombre. Otraforma de ínsula política era dada por los territorios que se declaraban independientes del poderde la corona. En la España de Cervantes había 18 duques, 38 marqueses y 43 condes (Bernard Vicent Lasociedad española en la época del Quijote op cit p 290), los cuales ejercían autoridad sobre losvasallos y obtenían ganancias económicas. Por eso el Duque le decía a Sancho que no hay ningúngénero de oficio de estos que no se granjee con alguna suerte de cohecho. Lo cierto es que lasinstrucciones del Quijote sobre la justicia, son mejores que la leyes del poder. Entre los cargos quese vendían estaban el de Hidalgo y el de Conde, por eso Sancho arguye que para ser Conde le
    • 26basta ser cristiano, a lo que el Quijote le replica y aún te sobra, y cuando no lo fueras porquesiendo yo el rey te puedo dar nobleza sin que la compres, ni me sirvas de nada (Capítulo 21 de la IParte). Por ende, otorgar el gobierno de la ínsula de Barataria era una parodia del reparto delpoder que realizaba la nobleza en España, lo que implica una crítica a la incapacidad de los reyesde gobernar por sí mismos, porque los preceptos que el Quijote la de a Sancho para Gobernar, sonmejores que los que da Carlos V a Felipe II y mejores que los que les da Felipe II a su hijo Felipe III.La parodia de la historia nos indica que Cervantes cuestiona la razón del poder por medio de lasinrazón del Quijote; de esta forma se defienden los ideales democráticos en una época donde elabsolutismo elimina las instituciones de justicia regional. La Inquisición censura libros, quemagente, despoja propiedades y autoriza cómo pensar y vivir. En una época, como dice CarlosFuentes en su obra Cervantes o La crítica de la lectura, donde los valores democráticos, sonsustituidos por el poder centralista, que sacrifica la justicia al orden; la virtud, al éxito; el diálogo essustituido por el monólogo del poder. Es una época donde se sustituyen los procesos judiciales porla tortura y la verdad, por la confesión. Lo cual es diferente a los juicios guiados por la justicia querealiza Sancho en El Quijote. La moral y la virtud son sustituidos por la conveniencia; los valoresdel cristianismo, por las normas del Concilio de Trento. En esta época, cuando en España ya noquedan judíos, ni protestantes para perseguir, el rey declara que la brujería es el azote de la razahumana, lo cual desató la represión de las mujeres. El contraste se da en la novela porque elQuijote realiza una defensa a la dignidad de las mujeres desde el principio hasta el final.No olvidemos que solo en Toledo fueron torturados el 32 % de los acusados, entre ellos ancianasde 90 años y niñas de 13. Al sustituir la investigación por la tortura, se pierde la verdad comoárbitro social; se somete la dignidad a la supervivencia; se sustituyen los confesos, por losculpables. Por esta razón Cervantes recurre al doble sentido; al disimulo y a la ironía para poner encontraste el ideal del caballero de la fe con la realidad de España. Podemos representar estaépoca de locura con la expresión que usó Luis Vives: Vivimos tiempos muy difíciles en los cualesno puede uno hablar, ni callar sin peligro.En otras palabras, las fuerzas democráticas de España están como el Quijote al ser derribado en suúltima batalla por el caballero de la Blanca Luna. Vencido sois caballero y aún muerto, sino confíaslas condiciones de vuestro desafío. El andante molido y aturdido, sin alzarse la visera como sihablara dentro de una tumba, con voz debilitada y enferma dijo: Dulcinea del Toboso, es la máshermosa mujer del mundo y yo el más desdichado caballero de la tierra. Y no es que mi flaquezadefraude esta verdad. Aprieta caballero la lanza y quítame la vida, pues me has quitado la honra.Esta respuesta es parecida a la respuesta que le da el moro al cristiano en la Historia delAbencerraje y de la hermosa Jarifa (1561). Su respuesta también es parecida a la respuesta que leda el joven Bariato a los romanos, el último sobreviviente en la Numancia de Cervantes. Ellos leofrecen libertad y riquezas, pero él prefiere suicidarse debido a la pérdida de su honor.Recordemos que Séneca decía que el suicidio era el último recurso de la dignidad.Podemos decir que en la súplica del Quijote hay una verdad social: equipara al pueblo con lanobleza; también, una verdad humana ¿Acaso el amor no le da sentido a la vida? Verdad que ha
    • 27tratado de demostrar en la primera parte del Quijote. Y una verdad trágica: la precariedad detoda voluntad del poder. Restaurar estos valores perdidos es lo que anima al caballero de la tristefigura, cuya utopía máxima era la de transformar la vida, cuando la sociedad se refugia en la utopíamínima, que es sobrevivir.Los personajes de Don Quijote son los antihéroes derrotados por la historia; son los hombres ymujeres que protagonizaron la insurrección de los comuneros, los que desean restaurar elcristianismo fragmentado por el fanatismo de la guerra religiosa. Ellos dialogan en la novela enbusca de la verdad; tratan de restaurar su honor; anhelan la virtud y la justicia a lo largo de la rutadel andante, que es la ruta donde se encontraban las instituciones de justicia de la Españamedieval, clausurada por el absolutismo. Pero el valor estético del Quijote no se queda en lacrítica de la historia, madre de la verdad, porque la aventura quijotesca implica también larestauración de la dignidad de los personajes como principio vital de la novela. En estarecuperación de la dignidad, es que se configura el valor estético de la novela de Cervantes.Por eso el Quijote es algo más que una novela que narra las aventuras de un caballero desquiciadoque anda por España como caballero, enajenado por los libros de caballerías, El Quijote es lahistoria de un pueblo en busca de su dignidad. De esta manera El Quijote es la crítica de la sociedad por medio de la lectura, es una forma derecuperar la dignidad por medio de la risa, la parodia y el doble sentido. La novela de Cervantes esuna forma de contra historia. Michel Foucault nos recuerda en su obra Defender la sociedad, quedesde La Edad Media hasta el siglo XVII hay dos cambios en el discurso de la historia. En Roma eldiscurso de la historia es para defender la soberanía, el cual evoluciona en defensa del poder.En la España de Cervantes, en el discurso del poder el enemigo es el hombre de otra fe: el turco,el judío o el mahometano. En este contexto la literatura de caballerías y la comedia deentretenimiento, lo que hacían era ser rituales del poder. El Quijote cambia eso, la literatura ya noes parte de los rituales del poder, es su ruptura en favor de la condición humana. ¿Quién es elenemigo de clase ahora?, se pregunta Foucault, y responde que el enfermo, el desviado o el loco,responde (p. 82). Por casualidad, eso fue lo que postuló Erasmo de Rotterdam, uno de lospromotores de la tercera fuerza del cristianismo, cuando describió este cambio en el discurso de lahistoria en el Elogio de la Locura. Por eso Cervantes en El Quijote no solo cuestiona el discurso dela historia, sino que nos describe los valores de la condición humana en el nuevo ciclo de lahistoria que se inicia. El enemigo no es el otro, sino la falta de los valores humanos en la sociedad.
    • 28IV Las apariencias contrarias.Casi al final de la primera parte del Quijote, cuando están en la venta, hay una discusión sobre si labacía de latón del barbero es el Yelmo de Membrino o si las jáquimas son de caballo o jumento,pues ha llegado el barbero, y las reclama. La contraposición entre lo que dice el Quijote y lo quedice el barbero es en torno a las apariencias contrarias. Los otros personajes que están en la ventasometen a votación la disputa y resulta que según ellos, las cosas son como dice el Quijote,aunque uno de los personajes le paga al barbero los objetos que le quita el andante. ¿Por quéocurre esto? Porque es una clave para el lector que le permite comprender lo que le ha sucedido alos personajes que pernoctan en la venta; quienes han contado sus historias personales, lo queconforma gran parte de la primera parte del Quijote, porque la novela no es solo la aventura delandante, sino la historia de los personajes tipos que conforman el pueblo español. De estamanera cada personaje, hombre o mujer, en El Quijote es hijo de sus hechos, su linaje y prosapiano dependen de la genealogía o de su limpieza de sangre, sino de sus actos vitales, por medio delos cuales son capaces de preservar su dignidad.Cada uno de los personajes está sometido a la norma de las apariencias contrarias. Por ejemploZoraida, la mujer mora, abandona a su padre y huye con el cautivo, un caballero cristiano, por loque en la venta la mujer árabe se presenta como cristiana; pero sobre todo es una mujer queama por encima de las diferencias culturales. Este era un tópico de la literatura arábigo española.Aparece en El Recontamiento de lo que le sucedió a una partida de sabios célibes donde unanacoreta musulmán se enamora de una mujer cristiana por la cual renuncia a su religión, pero elapostata arrepentido consigue el perdón y la conversión de la mujer cristiana al Islam. (ÁngelSánchez Palencia Historia de la literatura Arábigo Española, Editorial Labor, Madrid España, 1928p 308). Cervantes lo que hace es revertir la tradición, al parodiar la literatura de tradición arábiga,uno de los pilares de la cultura española.También tenemos la historia del cautivo, un soldado decepcionado que busca su libertad;y cuando es prisionero no recibe ayuda de sus amigos, pero sí, de la hija de su enemigo; y en laventa se hace pasar por cautivo de la mujer que ama para protegerla. Aquí escuchamos la historiade su hermano, el Oidor, quien tiene que oír la historia de los otros para encontrar su verdad, laverdad que busca. La verdad deja de ser el producto de su autoridad; su dignidad resurge de lacomprensión de la verdad revelada por el relato de los otros. En otras palabras, el Oidor Juez omagistrado que en las audiencias del reino oía y sentenciaba las causas y los pleitos, tiene que oír;el Oidor lleva a su hija Clara, quien tiene un criado de mulas a su cargo, quien la sigue. Ella es a suvez doncella y es su mujer. El mozo de mulas es el hijo de un señor de alcurnia, quien se disfrazapor amor a la joven. El personaje también está sometido a la dualidad de las apariencias contrariasal ser un mozo de mulas y ser a la vez, un hombre rico, tal como sucede con todos los personajesque pernoctan en la venta.
    • 29 Lo significativo de esto es que estas apariencias contrarias están motivadas por los prejuiciossociales y se resuelven por el amor. El amor es la fuerza que hace cambiar a los hombres ymujeres; la fuerza que los salva de la vorágine psicológica de la transformación, que los lleva asuperar las apariencias contrarias de los prejuicios para recuperar su dignidad; en la venta secuenta la historia de amor entre Maritornes, la hija del ventero, y el arriero, pero ella setransforma en princesa, a la que el Quijote desea, de tal manera que se ponen en contraste eldeseo carnal del arriero y el deseo sublimado del Quijote por su princesa imaginaria. También estáDorotea, quien se disfraza de hombre o es la princesa Micomicona; ella es un personaje clave en laprimera parte de la novela porque Cervantes la utiliza para resolver la trama de amores cruzadosentre Dorotea y Fernando; Cardenio y Lucinda, cuyas vidas están desechas por las aparienciascontrarias producidas por los prejuicios sociales. Los cuatro viven sometidos a la ley de lasapariencias contrarias, debido a que creen lo que no es, pero cuando Dorotea descubre la verdaddel amor, todos recuperan su dignidad. Tenemos entonces que los hombres y mujeres en la primera parte de Don Quijoteasumen una personalidad que no es la suya; como le sucede al Quijote. La paradoja es que elQuijote lo hace debido a la lectura de libros de caballerías, pero ellos lo hacen por el peso de losprejuicios sociales. Finalmente, la fuerza del amor los transforma en lo que son. Tenemos que elQuijote es la historia del drama humano de su tiempo, el cual se soluciona por el amor; esteresuelve el drama social de las apariencias contrarias que viven los personajes de la novela.Cuando el Quijote empieza la discusión sobre si se trata del Yelmo de Membrino o de la bacía delbarbero, lo que hace Cervantes es explicar al lector la manera de interpretar las aparienciascontrarias que afectan a los personajes de su novela. Por eso ellos someten a elección el asunto ygana el Quijote, pues todos han resuelto el drama de las apariencias contrarias, pues llegaron a laventa siendo lo que no son; ahora son lo que son. Por eso en El Quijote, Cervantes apela a estacualidad del discreto entendimiento, pues la verdad se encuentra tras las apariencias contrarias;sobre todo, la verdad del amor que permite recuperar a todos los personajes su dignidad.Esta es la gran verdad de la condición humana. Los personajes de Don Quijote tienen que superar,las apariencias contrarias producidas por los prejuicios sociales por medio del amor. Al ser ellosmismos superan las limitaciones de la cultura, de la sociedad y sus prejuicios. Solo así pueden serpersonas auténticas que preservan su dignidad por encima del poder protervo de los poderespolíticos que gobiernan la historia. Esta es la gran lección de Cervantes en El ingenioso HidalgoDon Quijote de la Mancha. Lección que tiene validez hoy día.En este contexto, la historia del Curioso impertinente adquiere coherencia dentro de la novela.En este aspecto hubo una discusión sobre la si era coherente o no, la interpolación de la historiaen la novela. Creemos que esta coherencia se da por dos razones: la primera, porque el cura diceque la obra es de quien escribió Rinconete y Cortadillo es decir, de Cervantes; la segunda es que lahistoria contiene una advertencia sobre las faltas al amor. Este tema es coherente con la tramaque viven los personajes en ese momento; ellos están contando una historia en la que tienen queresolver un conflicto de amor, y para hacerlo todos recurren a la solución de las apariencias
    • 30contrarias, como fórmula para recuperar su dignidad, lo cual está planteado en el curiosoimpertinente. Conocer el ejemplo del Curioso impertinente, dado por la tragedia de quien pierde el amor de suvida por los prejuicios, resuelve el conflicto de los personajes de la novela. La dignidad de laspersonas es ahora un valor subrayado por Cervantes porque la defiende dos veces seguidas. Laprimera contra Sancho, que ofende a Dorotea al llamarla prostituta. Dorotea interviene paraapaciguar la furia del andante porque asegura que Sancho hizo mención a un dicho, sin intenciónde ofender; no obstante este muy contrito, le pide perdón a Don Quijote. El otro caso es lahistoria contada por el cabrero, quien tiene a una cabra como su mejor amiga pues desconfía delas mujeres; y para atestiguar su inquina cuenta la historia de Leandra, quien fue engañada por unsoldado farsante, quien le roba y la abandona en una cueva. Aunque la dama asegura que no haperdido la joya más preciada, la que acrisola su virtud, y en la que recae el honor de su padre,nadie le cree, ni siquiera su padre, que se exilia para volver cuando haya pasado la ola especulativasobre la virtud menguada de su hija. El Quijote se enfurece y traba combate contra el cabreroporque su historia no defiende la dignidad de la mujer. El doble de esta historia en la segundaparte es la historia de la hija de Doña Rodríguez. Por esta razón decimos que la segunda parte deEl Quijote es espejo de la primera. La primera es el viaje de la locura, Alonso Quijano setransforma en el Quijote; la segunda es el viaje a la recuperación de la cordura, que termina conla transfiguración del Quijote, en Alonso Quijano Una vez resuelta la lógica de las aparienciascontrarias en los personajes, aparecen los agentes de la inquisición que buscan al Quijote porhaber liberado a los galeotes y ahora las apariencias contrarias se van hacia lo social. Las cuadrillas de la Inquisición no aceptan la verdad que surge de las aparienciascontrarias; no me den a entender a mí cuántos hoy viven en el mundo al revés de que esta no seabacía de barbero y esta albarda de asno, dijo uno de ellos. Acto seguido los inquisidores pidenayuda para meter en prisión a aquel robador y salteador de sendas. El Quijote responde aplicandola norma de las apariencias contrarias para descubrir la verdad: Venid Acá Gente Soez y malnacida. Saltear caminos llamáis al dar libertad a los encadenados, soltar a los presos, socorrer a losmiserables, alzar a los caídos, remediar a los menesterosos. Aquí la verdad del Loco redime la sociedad. Frente a la verdad del poder. Al someter loshechos a las apariencias contrarias Quijote ataca de forma directa a las dos instituciones del podermás importante de su tiempo, al Emperador y a la Inquisición. Pero ahora el lector está encapacidad de comprender la loca verdad del andante, al compararla con la injusticia de susperseguidores, ya que pueden deducir por medio de las apariencias contrarias, las diferencias quehay entre ser salteador de caminos o liberador de prisioneros, capturados de forma injusta. Talcomo sucedía en España de su tiempo.El Quijote apela al estatuto social de los hidalgos para evitar el castigo, pues de acuerdo a las leyeslos hidalgos estaban exentos de cualquier forma de tormento (Georgina Dopico Black España enTiempos del Quijote p 25). El sacerdote por su parte apela a la locura, que no estaba codificadacomo delito por la inquisición, pero los miembros de la cuadrilla de La Santa Hermandad insisten
    • 31en que lo apresarán 300 veces aunque lo suelten por loco. Finalmente convienen, el cura y elbarbero en armar una farsa para llevarse al andante enjaulado a su aldea vigilado por La SantaHermandad. Tenemos entonces que la primera parte del Quijote está sometida al principio de lasapariencias contrarias y solo el amor es el que permite recuperar su dignidad a los personajes alelegir ser lo que son, aunque para hacerlo simulen ser lo que no son, como Don Quijote de laMancha. Esta es la gran paradoja de la novela.
    • 32
    • 33V ¿Quién es el loco?Si bien el caballero de la triste figura está loco, por leer libros de caballerías, también lo está lasociedad debido a la guerra y al fanatismo religioso, por lo que el segundo mecanismo de laretórica de las apariencias contrarias es contraponer la locura evidente del caballero andante conla locura oculta de la sociedad. Debemos destacar que en el Manual de Inquisidores, de 1587, delinquisidor Aragonés Nicolau Eimeric, la definición de hereje parte de aquel que es capaz de elegirracionalmente un error de la fe que afecta la interpretación de los evangelios, al margen de lainterpretación oficial de la Iglesia católica. En este caso la locura no está dentro de la herejía,porque el afectado no era capaz de discernir, por eso el cura en la primera parte de El Quijoteintercede por el caballero andante porque estaba loco; y aunque los inquisidores digan que se lollevaran preso, aunque lo suelten 300 veces, lo cierto es que el personaje podía darse el lujo dedecir su loca verdad y también como veremos, de contraponer su locura personal con la locura dela sociedad.Erasmo de Róterdam escribe en el Elogio de la locura que los insensatos tienen la cualidadmaravillosa de decir la verdad y de ser oída con agrado. Esta es la cualidad del Quijote. En la edaddorada, dice el Quijote, No había fraude; el engaño, ni la malicia mezclándose con la verdad, comoocurre en el presente. Las doncellas y la honestidad andaban como tengo dicho por donde quierasola y señera, sin temor que la desenvoltura y lascivo intento le menoscabasen. Pero en El Quijotehay algo más, si lo vemos desde la perspectiva dada por el contraste de las apariencias contrarias.Tenemos no solo que el loco dice la verdad, sino que su locura evidente se contrasta con la locuraoculta de la sociedad. Por eso los sacerdotes que se enfrentan con el caballero andante padecende un tipo de locura denominada por Erasmo de Róterdam el vescovi politicanti, es decir vivenenamorados más de la fastuosidad cortesana que de la simple vida pastoral. Otro de los aspectos que son vistos como locura en El Quijote son los relacionados con elhonor. Una de las paradojas de la literatura es que el honor puede defenderse por mediosperversos. En Otelo, de Shakespeare, el moro es el extranjero que ha recuperado su dignidad porel amor de Desdémona, la rubia patricia de Venecia. Finalmente, debido a las intrigas de Yago,motivadas por los celos y la creencia de que su esposa se acostó con el moro, lo cual es unaviolación contra su honor, esto propicia la venganza. Esta se urde para llevar a Otelo a pensar queDesdémona lo traiciona con otro; lo cual indica que ha sido violado su honor. Debido a la supuestatraición, Otelo entra en una vorágine de celos delirantes, asesina a su esposa y luego se suicida.Yago defiende su honor y Otelo también, pero ambos restauran su honor por medios perversos, locual origina la tragedia. En este aspecto Shakespeare tiene una galería de delincuentes dedicadosa preservar el honor con medios perversos, como Yago en Otelo, Ricardo III, que decide vengarsepor ser contrahecho; Aaron, en Tito Andrógino, y Lachimo, de Cimbelino.La diferencia es que en Cervantes la violación del honor no solo se genera por la intriga social,sino que se genera por la iniciativa de la propia persona, que padece de un tipo de locuradenominada estupidez. Este es el caso del Curioso Impertinente, que induce a su mujer a estar
    • 34con otro para probar si ella es fiel. Este es un caso de locura descrita por Erasmo. Loco es aquelque prostituye a su propia esposa. El otro caso es el de las bodas de Camacho; hay que ser muyestúpido para casar a tu novia con su antiguo pretendiente, con el cuento de que está por morirsey quiere heredarle sus bienes.Cuando se casan, el moribundo se recupera. Tenemos entonces que en la novela de Cervantes loshombres pierden su honor debido a su propia locura. De esta forma la lanza de Don Quijoteapunta a la locura oculta de la sociedad, como lo son la guerra y la estupidez humana, ¿Quién es elloco entonces? Podemos decir que las aventuras del Quijote no son más que la reiteradacontraposición entre la locura del Quijote y las formas de la locura social. El inmortal personaje deCervantes participa de un tipo particular de locura: la carnavalización de la realidad; de la ironíaproducida por la loca verdad disfrazada por la risa y la ambigüedad, la parodia para enfrentar lassinrazones del poder. Esta es la locura crítica descrita por Erasmo de Rótterdam, en El Elogio de lalocura: la locura como sabiduría de la inadaptación, como dice Carlos Fuentes.Antes del Quijote Cervantes habla de la cordura loca en un soneto que aparece en La Gitanilla, noolvidemos que hace énfasis en que el Quijote solamente disparataba en tocándole a la caballería;y en los demás discursos mostraba tener claro y desenfadado entendimiento” por lo que elcontraste entre la locura del Quijote y la locura de la sociedad es la segunda clave para descifrar lanovela. Veamos otros ejemplos. Cuando el Quijote ataca a unos sacerdotes (capítulo XIX de laprimera parte) que cargan a un muerto en medio de una procesión fúnebre, porque los confundecon unos encantadores que podían llevar prisionera a una princesa, como en los libros decaballería. Recordemos que Erasmo de Rotherdam diferencia dos tipos de locura: la locura de lailusión; y la locura del género de la estulticia, es decir la estupidez humana: “padecen de estulticialos que establecen pompas en los funerales y llegan a prescribir cuántas lámparas, cuántoscantores, cuántas plañideras deben ir en el cortejo, como si los difuntos sintiesen vergüenza quesu cadáver no sea enterrado con magnificencia”. El Quijote sufre la locura de la ilusión, piensa quelos sacerdotes son unos demonios, que algún mal han cometido, y él tiene que vengarlo. Y comolos curas están desarmados son presas del andante. Don Quijote está loco porque ve lo que no es,pero también lo están los sacerdotes, que piensan que el Quijote es el diablo que viene a quitarlesel muerto. Ellos también ven lo que no es. Cervantes equipara así la ideología religiosa con lalocura de Don Quijote.Surge ahora, la ironía conceptual. Aquí el Quijote va a deshacer entuertos y deja tuerto al cura, esdecir torcido: va a deshacer agravios y lo que hace es agraviar al cura; ya que golpear a unsacerdote era el primer agravio contra la fe instituido por el Concilio de Trento. Ambos personajesdialogan, pero con criterios distintos. El lector tiene que descubrir la verdad debajo de lasapariencias contrarias. El sacerdote dice que el caballero debe ser condenado, pero el Quijote lerecuerda un caso parecido en el Mío Cid, héroe de España, y contrapone las normas del concilio alos diez mandamientos, porque el sacerdote miente diciendo que es licenciado y defiende su vida,no por el valor sagrado de su vida misma, sino por sus títulos. Por lo que el diálogo le demuestraal lector que el Quijote no es el único loco, y esta es la segunda clave de la novela. Cervantes
    • 35ridiculiza a un tipo particular de sacerdote porque el Concilio de Trento promulgaba la formaciónde sacerdotes letrados, es decir que fuesen abogados.Este es el contraste entre lo ideal y lo real. Con esta equiparación de las locuras, Cervantesdescribe un mundo de enajenados que se interrelacionan sin reconocerse. Lo mismo es lo queleemos en El Eclesiastés; allí se promulga que el número de estúpidos es infinito. Cuando elQuijote llega al palacio Ducal, doña Rodríguez crea una farsa para hacerle creer que su mundo esreal, pero en realidad ella cree en su causa; cree en la redención de la justicia, ya que la justicia seperdió en la España absolutista. Aquí opera lo que dice Erasmo: las cosas no son solo lo que son,sino lo que fueron y se desea, que sean. Ella muestra ante el Quijote su alma entristecida, prestaatención a sus palabras y cree que de él puede venirle la justicia, no importa que el combate entredon Quijote y el criado francés Tosilos sea una bufonada, armado por los Duques para denigrarlo;lo que importa es que el andante renueve su fe en la misión caballeresca, ya que se cree protectorde viudas y de atribuladas doncellas, que en la España de Cervantes eran abundantes.Lo patético surge cuando el loco tiene razón, aunque el mundo que le quieren representar seateatral. Doña Rodríguez, quien está protegida por el poder ducal, está igual que Don Quijote,cobijada por su locura, cobijada por su propio desamparo. Pues su hija ha sido ofendida, preñaday abandonada. Aquí hay una referencia social a Felipe III. Los duques con la bufonada teatral seproponen engañar al Quijote, que presumen loco, cuando este ya empieza a ver la realidad.Lo mismo sucede en la historia de España cuando el Duque de Alba, organiza obras de teatro,bufonadas, como la de Don Quijote para explicarle al Rey de España, que todo iba bien en España.Lo cual es un indicio de la estulticia del soberano, o una prueba de la estulticia de los mecanismosdel poder usada por los Duques, lo cual justificaban diciendo que el rey estaba encantado, talcomo el Quijote justifica sus fracasos. Que esto valga en el Quijote vale, pero que esto valga en larealidad política de España, entonces que Dios nos coja confesados ¿Quién es el loco entonces?Ahora podemos comprender las palabras de Borges “Para Cervantes son antinomias lo real y lopoético” ; así tenemos que los avatares del caballero andante se reiteran en distintascircunstancias y con diversas variaciones para producir el contraste entre el poder y el ideal, entrela locura de un caballero bueno y la locura perversa de la sociedad, ya sea para comprender con laretórica de la ironía o para compadecernos de quienes padecen un arrebato de locura más cruel ymiserable que la locura quijotesca.La ironía suprema se da cuando el Quijote visita una imprenta donde están publicando El Quijote;el personaje se sabe leído, el lector comprende que se trata de la literatura, pero hay una ironíaadicional: los protagonistas de El Quijote son los lectores de El Quijote, así se transforma laaventura fracasada, del caballero andante en la necesidad de ofrecer ideales al lector. Esteprocedimiento está en el final del Ramayama, de Valmiki. Entonces la ironía de Cervantes no es laburla de la persona. La ironía cervantina va dirigida a producir conciencia en el contraste que seproduce entre lo real y lo ideal. Entre la locura social y la locura del Quijote.Esto es lo que hace al Quijote una novela moderna: es caballeresca, es picaresca, es metafísica, esuna novela bizantina; interpola, repite; transforma; es la novela del símbolo porque propende a
    • 36renovar los problemas universales del hombre. Por eso el novelista Augusto Roa Bastos, dice queCuando Alonso Quijano muere acepta la derrota de los ideales caballerescos, admite el triunfo delos estereotipos, anula toda rebeldía, las desmesuras de las locas y sabias aventuras del Quijotebajo el resplandor del ideal heroico, pero no puede abolir la existencia del Quijote porque susideales son necesarios y este seguirá cabalgando por la vida, la belleza, la lealtad, el valor, laesperanza, y la libertad que son los valores que le faltan al poder.VI La recuperación de la dignidad.
    • 37Hemos visto que el Quijote crea un contraste entre la novela y la historia; entre las aparienciascontrarias de los personajes; entre la locura del Quijote y la locura de la sociedad para que ellector tenga conciencia crítica de la realidad, sin embargo esto prefigura el tercer código estéticoque hay en El Quijote: la recuperación de la dignidad. Para lograrlo Cervantes utiliza el contrasteentre la primera y la segunda parte. Si bien la primera parte alude a los romances y libros decaballería para parodiarlos, en la segunda, pesa en el ánimo de Cervantes el Quijote deAvellaneda, una parodia de su propia novela; pero en la segunda parte hay algo más: SansónCarrasco le presenta al Quijote la existencia de la novela y la naturaleza de ellos como personajes.El único personaje real es el lector y la única realidad es la que parodia la novela. Esto hace que lasegunda parte sea un libro de victorias y la primera un libro de derrotas (Tobedy op cit p 99). En lasegunda parte la razón priva sobre la locura y prefigura la verdadera victoria de los personajessobre sí mismos. En la primera parte la venta se transforma en castillo, en la segunda, la aventurasucede en el castillo ducal. En la primera parte Don Quijote combate con el cortejo fúnebre, yrecibe el apodo de Caballero de la triste figura, en la segunda parte Don Quijote combate con losleones y recibe el apodo de El Caballero de los leones, y en este capítulo en particular Don Quijoteempieza a recobrar la razón y los Duques hacen lo inimaginable para que se mantenga en sulocura. La ironía es que ellos le hacen al Quijote lo mismo que el Duque de Alba le hace al ReyFelipe III. Tenemos entonces que hay un contraste entre la locura de la primera parte y la cordurade los personajes, en la segunda; pero en la medida en que recobran su cordura se acentúa lalocura de la sociedad; lo contrario sucede en la primera parte, la sociedad está cuerda y lospersonajes, locos. En la primera parte tenemos el duelo con el barbero y en la segunda parte, elduelo con el caballero de los espejos. Esto tiene un solo significado: la segunda parte del Quijotees un reflejo de la primera parte, construida por medio de un paralelismo, entre la locura y larazón. Donde sale la recuperación de los valores de la conciencia, donde los personajes sereivindican a sí mismos. La locura es espejo de la razón y viceversa. En este contraste lospersonajes recuperan su dignidad.En el capítulo de los leones (II, 17) el Quijote razona que debe luchar a pie para que Rocinante nose espante con los leones. Él ve leones porque son leones. Se abre la reja se espera un fierocombate donde destripan al andante, pero como las teoría de las apariencias contrarias nos indica,el león no es tan fiero como lo pintan. También lo hace con la piara de puercos y el tropel detoros de lidia que representan la rastrera realidad que aplasta al ideal.No como en la primera, donde ve monstruos y hay molinos de vientos. No se deja seducir por lalocura. En la primera parte la realidad es trágica porque implica el choque brutal de la locura con larealidad. En la segunda, la realidad se hace comedia para que todos los personajes hagan que larealidad coincida con la imaginación de don Quijote; en la segunda parte los capítulos se alternanentre las aventuras de Sancho y Don Quijote, no así en la primera parte, que son las aventuras delQuijote y Sancho. Este juego dialéctico pone a los personajes en el contexto de la historia real y encontexto de la vida misma. Y solo en este contexto cada uno de los personajes logra una victoria sobre sí mismo, uno secura de la locura y el otro, se cura de la estupidez producida por la ignorancia y el conformismo;
    • 38las dos caras de la locura erasmista, pero la crítica de la lectura deviene porque la conciencia dellector ha pasado por el contraste entre la historia y el texto; el contraste entre la locura delQuijote y la locura social, el contraste entre las apariencias contrarias de los personajes producidapor los prejuicios sociales y su recuperación de la dignidad. De manera el lector vive la superaciónde la locura de los personajes, uno por medio de la purificación de su conciencia por la verdad,otros por la purificación del fracaso y la muerte o por medio de la recuperación de la conciencia desí, que une el ideal con la realidad. La segunda parte es una comedia tomada en serio. La comedia, dice Cervantes (II, 12), nosenseña cómo somos. La comedia en un espejo de la locura social y por su paralelismo, reflejo de larealidad histórica, donde los lectores se ven a sí mismos, pues en la segunda parte todos lospersonajes han leído El Quijote. Sansón Carrasco y los nobles fingen ser como él; la dueña quenecesita de su intercesión para ganar su protección. Cide Hamete Benejeli, el narrador de lanovela, es espejo de Cervantes. Ahora el libro que parodia Cervantes es el mismo Quijote, porqueen el momento de la escritura del Quijote, Cervantes y sus lectores tienen como referencia alQuijote apócrifo de un autor anónimo que uso el seudónimo de Alonso Fernández de Avellaneda,y él tenía distanciarse de esa obra para poner al Quijote como espejo de la sociedad. ¿Qué se logra con este juego de espejo entre la razón y la locura? ¿Qué se logra con esteduelo entre la ficción y la historia? Que los personajes, al igual que el lector recuperen laconciencia de la realidad al comprender que el supremos valor es recuperar su dignidad: Sancho,el bufón de la primera parte, se transforma en un igual de su señor Don Quijote, en la segunda;cuando gobierna la Isla, se cura de la glotonería y de la avaricia; sus aventuras son una parodia dela primera parte de El Quijote; Sancho hace lo mismo que hace el Quijote en la primera, cita labalada de Lancelot, desciende a una cueva. Por otra parte Don Quijote se acerca a Sancho y parahacerlo se cura de la enajenación; de esta manera la novela alterna la historia de Don Quijote ySancho en la primera y la de Sancho y don Quijote en la segunda; uno es espejo del otro, laprimera imagen representa la ruptura entre el ideal y la realidad; en la segunda parte se une larealidad con el ideal. Sancho se vuelve más idealista y el Quijote, más realista, porque descubrenlos mecanismos hipócritas de la locura social ¿Quién es el loco ahora? De esta manera Cervantesdesvía el problema religioso sobre la existencia, instituido por la Contra Reforma, a la vida comoproblema humano. Problema que debe resolver cada uno de los personajes y por ende, cada unode los lectores, como nos recuerda Tobedy cuando cita esta frase del Quijote (“ellos fueronsantos y pelearon a lo divino y yo soy pecador y peleo a lo humano” - El Ingenioso Hidalgo DonQuijote de La Mancha 2ª Parte, Capítulo LVIII), pero todos somos iguales en la muerte. Esta es lagran lección sobre la condición humana de Cervantes.Por eso no estamos de acuerdo con Fernando Savater cuando en sus Instrucciones para olvidar elQuijote, nos dice que la comicidad del Quijote se ha ido espiritualizando con los años haciéndosemás agria y malvada, mientras que sus momentos payasescos nos parecen demasiadosburdamente jocosos. Crece así la tentación de hacer olvidar el carácter festivo de la novela yconvertirla en una parábola moral o aún peor en un apólogo político. No creo que el prestigiosointelectual sea una especie de Avellaneda moderno, pero cito su opinión para recordar que
    • 39todavía subsiste la polémica planteada en cuanto a cómo leer El Quijote. Uno de los motivos queorigina este ensayo. Opino que Savater sigue la tradición instituida por Quevedo, quien escribióun epitafio al andante equiparando el Quijote de Cervantes con el de Avellaneda “Aquí yace DonQuijote el que en provincias diversas los tuertos vengó y los bizcos, puso a vivir a ciegas.” Quevedotergiversa a Cervantes cuando le atribuye su propia estética de la crítica personal. Pero Cervantesse plantea otro tipo de crítica: la crítica de la lectura producida por el discreto entendimiento paramantener el ideal como moral. No se trata de la burla personal que hay en el soneto “Érase unhombre a una nariz pegado” o en el romance “el linaje de las calvas”, cuyo carácter payasesco sí esburdamente jocoso, a pesar de que la referencia es a María Tudor, reina católica de Inglaterra,esposa de Felipe II, que era desdentada y calva, pero no debemos olvidar que esta actitud críticafue rechazada por Cervantes. El carácter festivo cervantino nos lleva a la crítica de la realidad pararescatar la dignidad del hombre porque ha sido lesionada por la historia. Si bien es cierto, queuna obra literaria como El Quijote de la Mancha, no vale solo por la crítica social, la crítica sociales un paso para presentar lo fundamental de la literatura: la condición humana.Este es el drama de la condición humana en El Quijote y los valores positivos de la cultura sepresentan como conciencia crítica de la lectura, para oponerla a la temible mandrágora del poderabsoluto, que ha dividido a los hombres entre el cuerpo (Sancho) y el ideal (El Quijote). Entre lalocura social del poder y la locura personal del escritor; de tal forma que el lector, como cadapersonaje de El Quijote, debe encontrar su coherencia vital, y esta es la función del discretoentendimiento, porque a pesar de que la historia nos ha dividido la conciencia podemosrecuperarla por medio de la literatura crítica, no por medio de los libros de caballerías. Finalmenteno podemos olvidar que todos somos iguales ante la muerte. Digamos entonces como dice CarlosFuentes que el Quijote es el caballero de los desengaños, deslumbrado por la virtudtransformadora de la ilusión. De esta forma su crítica de la lectura trasciende lo político, destilaverdades fundamentales del hombre y se centra en la condición humana, por lo que la lectura deQuijote implica algo más que la crítica de la historia por medio de las burlas verbales. Implica latransformación del lector por medio de la verdad, implica su purificación por medio del ideal. Poreso Cervantes es el creador de la novela moderna, y su crítica sigue siendo la única crítica válidaque puede hacerle la literatura a la sociedad.
    • 40
    • 41Bibliografía.Borges, Jorge Luis. Obras Completas 1923 1972 Emecé Editores 1974.Eimeric, Nicolau, Peña, Francisco: Manual de los Inquisidores Muchnik Editores S.A. segundaedición 1996.Carlos Bratli Felipe II Rey de España. Madrid España Editorial Bruno del amo 1927.Evaristo, San Miguel. Historia de Felipe II Rey de España. Barcelona 1868.Cervantes, Miguel: Obras Selectas. Edimat Libros S. A. 2000. Viaje Al Parnaso. Edición Crítica de Francisco Gómez Marín.Foucault, Michel Defender la sociedad. Fondo de Cultura Económica Argentina 2000.Fernández de Avellaneda, El Quijote apócrifo. Ramón Sopena Madrid España 1941.González Palencia, Ángel Historia de la literatura arábigo española. Labor Madrid 1928.Quevedo, Francisco de. Obras Selectas. Edimat Libros S.A 2000.Fernando Ortiz. Historia de una Pelea Cubana contra los Demonios. Editorial Ciencias Sociales. LaHabana, Cuba 1975.Premio Cervantes Discursos 1976 - 1990. Editorial Quinto Centenario Universidad de Alcalá deHenares. 1992.Savater, Fernando Instrucciones para olvidar al Quijote. Taurus Madrid 1985.Ruiloba, Rafael Tres Ensayos sobre Cervantes Editorial Mariano Arosemena. INAC 1990 primeraedición.Louis de Bertrand Felipe II Ediciones literarias 1931José de Armas El Quijote y su época Madrid España 1915 SOD.Mena, José María. Así fue el Imperio Español. Plaza Janes Editores.Francisco María de Turbino El Quijote y la estafeta de Urganda Sevilla España 1862.Gregorio Marañón Vida e Historia Madrid Espasa Calpe 1955.Nicolau Eimeric. Manual de los Inquisidores Muchnik Editores. Madrid España 1996.Ureña, Pedro Enríquez. Ensayos Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala 1998. PrimeraEdición.
    • 42Carlos Ratti Felipe II Rey de España Madrid 1927K Nud Togeby. La Estructura del Quijote: Imprenta Pinelo, Sevilla España 1991.Erasmo de Rótterdam, Obras escogidas. Aguilar Madrid 1956.Saiz Rodríguez y otros Reivindicación Histórica del Siglo XVI Madrid España 1928.Paul Johnson Historia del Cristianismo Ediciones Javier Vergara, España 1999.
    • 43