Apéndices - Bibliográfico  - Webgráfico - Documental
- Apéndice Bibliográfico-   Una televisión para la educación. La utopía posible    Agustín GARCÍA MATILLA (Barcelona, Gedi...
- Apéndice DocumentalDocumentos sobre los mediosLa Televisión Educativa en EspañaIntroducciónPlantear la realización de un...
Resignificar la educacióntelevisiva: Desde la escuela a lavida cotidianaValerio FuenzalidaSantiago (Chile)A través del aná...
académico- profesional, son periodísticos, magazines de «entretención» yficcionales. La investigación acerca de la nueva c...
Anexo 1:Una televisión para la educación. La utopía posibleAgustín GARCÍA MATILLABarcelona, Gedisa,Al rescate de una telev...
de la historia de la televisión. Son espacios que han pasado un examen comoproducto cultural, y a ellos también hace refer...
televisión y, por último, todos los programas que ejercen una influencia educativa, biensea positiva o negativa, aún cuand...
Tecnologías de la                             Información           y    laComunicación(TICS) y EducaciónProyecto Atlántid...
 Carbonell (1992: 25) que “la televisión no existiría, si no existiese quien     la ve. Y el espectador mayúsculo, el esp...
LA TELEVISIÓN EN EL CONTEXTO DE LA COMUNICACIÓN FAMILIARLa relación entre la televisión y la comunicación en el contexto d...
La educación televisiva en la familiaFuenzalida (1984) afirma que la implicación de la familia es clave comoárea de mediac...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

4

461 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
461
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

4

  1. 1. Apéndices - Bibliográfico - Webgráfico - Documental
  2. 2. - Apéndice Bibliográfico- Una televisión para la educación. La utopía posible Agustín GARCÍA MATILLA (Barcelona, Gedisa). Anexo 1 (Ver apéndice documental)- Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICS) y Educación - Proyecto Atlántida. Anexo 2 (Ver apéndice documental)- Association of Television Viewing During , Childhood With Poor Educational Achievement Robert J. Hancox, MD; Barry J. Milne, MSc; Richie Poulton, PhD Arch Pediatr Adolesc Med. 2005; 159:614-618- Apéndice Webgráfico- http://recursos.cnice.mec.es/media/television/bloque10/index.html#- http://tv_mav.cnice.mec.es/teleduc.htm- http://www.slideshare.net/HOLOHOLA/la-televisin-basura-ppt- powerpoint- http://www.educaweb.com/noticia/2004/12/06/influencia-negativa- television-1160.html- http://www.google.es/search?source=ig&hl=es&rlz=1G1SMSN_ESES362& =&q=educacion+y+television&aq=f&aqi=&aql=&oq=- http://zip.rincondelvago.com/00002174- http://es.wikipedia.org/wiki/Televisi%C3%B3n_y_educaci%C3%B3n- http://reddigital.cnice.mecd.es/4/firmas/aguaded_ind.html- http://tecnologiaedu.us.es- http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=893284- http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/05/14/psiquiatriainfantil/127 3850056.html2 Educación y Televisión (Recursos Tecnológicos)
  3. 3. - Apéndice DocumentalDocumentos sobre los mediosLa Televisión Educativa en EspañaIntroducciónPlantear la realización de un informe marco para el desarrollo de la televisióneducativa implica formular una pregunta inicial: ¿La televisión sirve paraapoyar los procesos de enseñanza y aprendizaje?Algunas de las más importantes investigaciones realizadas en países comoEstados Unidos de América, Canadá y Japón llegan a la conclusión de que losniños y niñas asimilan contenidos, adquieren valores y conforman actitudes através de ciertos programas de televisión. Los niños que ven una programacióneducativa de calidad de forma regular aprenden más y mejor que los que nola ven; también se demuestra que la ayuda de un educador, padre o maestro,durante el visionado de los programas mejora la calidad del aprendizaje delniño.Encontramos otra respuesta positiva en el elevado número de organizacionesque en todo el mundo dedican sus esfuerzos a este ámbito: el de la educacióna través de la televisión. Un informe realizado en 1993 por Sachiko I. Kodairapara el Premio Japón y la cadena japonesa Nippon Hoso Kyokai (NHK)consiguió que respondieran a su cuestionario 70 organizaciones,pertenecientes a 41 países de los cinco continentes. La mayor parte de estasorganizaciones, un 64%, declaró producir programas para la educaciónpermanente de adultos; el 57% contaba con producción para el nivel deeducación secundaria; y otras, con porcentajes parecidos, decían producirprogramas de educación primaria, fueran éstos destinados a los escolares ensus casas, el 54%, o al sistema reglado de enseñanza primaria en los centroseducativos, el 52%.Diversos países de nuestro entorno dedican grandes sumas a la producción oemisión de programas de televisión educativa. En Estados Unidos, el SistemaPúblico de Televisión, Public Broacasting Sistem (PBS), cuenta con unpresupuesto anual de unos 165.600 millones de pesetas; en el Reino Unido, lacadena pública British Broadcasting Corporation (BBC) destina al ámbitoeducativo un presupuesto anual de unos 9.660 millones de pesetas y sucompetidor privado, Channel 4 TV, unos 5.460 millones. Una televisión regionalcanadiense como TV Ontario dedica anualmente casi 6.882 millones depesetas a su producción educativa. La cadena educativa que másrecientemente ha iniciado sus emisiones, en diciembre de 1994, La Cinquièmefrancesa, lo ha hecho con un presupuesto anual de unos 18.200 millones depeseta. 3 Educación y Televisión (Recursos Tecnológicos)
  4. 4. Resignificar la educacióntelevisiva: Desde la escuela a lavida cotidianaValerio FuenzalidaSantiago (Chile)A través del análisis de la recepción de diversos géneros televisivoslatinoamericanos, surgen dimensiones de una conceptualización de loeducativo –desde el punto de vista de los sujetos instalados en sus prácticassociales cotidiana, más vinculada a lo afectivo que a lo cognitivo,conocimiento generado por la escuela formal. En este sentido, laprogramación televisiva es «re-significada» como educativa a partir de lasnecesidades de las audiencias, situadas en ambientes hogareños particulares.Los estudios de recepción muestran la calificación recurrente como«programa educativo» hacia espacios que, según la denominaciónacadémico-profesional, son periodísticos, magazines de entretenimiento yficcionales. Esto plantea una oportunidad para las organizaciones yprofesionales de la televisión, en términos de contribuir a mejorar la calidad devida de las personas y, especialmente, de los niños y adolescentes.En el contexto latinoamericano, los retos de la televisión pública se sitúan endesplazar el eje desde lo propagandístico/ coyuntural hacia procesoscomunicacionales audiovisuales que den cuenta de las necesidadesverbalizadas en diversas investigaciones en la región, especialmente para losgrupos sociales que viven en condiciones de vida cadenciada, no solo en loeconómico, sino también en ambientes marcados por la inseguridad y laexclusión étnica.Tanto en Europa como en Japón, la TV –especialmente la TV pública – seconcibió inicialmente como educativa en tanto ayudaba a la instrucciónformal de la escuela, en países devastados por la II Guerra Mundial. La ideainicial de escolarizar a través de la TV pública abierta y generalista hoy haevolucionado hacia el modelo más eficiente de la TV educativa, operada porcanales especializados y segmentados; de este modo, la TV generalistaabierta aparecería sin una función educativa. Los estudios de recepción conlas audiencias latinoamericanas muestran la calificación recurrente como«programa educativo» hacia varios programas que, según la denominación 4 Educación y Televisión (Recursos Tecnológicos)
  5. 5. académico- profesional, son periodísticos, magazines de «entretención» yficcionales. La investigación acerca de la nueva comprensión de lo«educativo» efectuada por la audiencia es el tema de este artículo.La nueva conceptualización de lo «educativo/televisivo» abre dos ventanasde oportunidades a una TV efectivamente aportadora a las audienciaslatinoamericanas con sus características y necesidades propias:• Por una parte, la posibilidad de realizar programas televisivos de recepciónmasiva, en diversos géneros de «entretención», y con temáticas alusivas a losproblemas y necesidades de la vida cotidiana de las audiencias.• Por otra parte, una TV infantil representando lúdicamente más bien laexploración de su propia afectividad, el fortalecimiento de su autoestima, yprocurando a través de la identificación ficcional la autoconfianza en suscapacidades internas de crecimiento y logro. La tecnología digital haceposible un canal público nacional segmentadamente dirigido a la audienciainfantil.Una «educación televisiva», diferente a la escolarización curricular, y realizadaen el lenguaje audiovisual lúdico-afectivo podría ayudar a fortalecer lascapacidades que hoy en día se consideran indispensables para superar laadversidad social. La TV tiene efectivas posibilidades de ayudar a personas ygrupos para enfrentar las adversidades de la vida en el hogar, y tal posibilidadeducativa en la TV es consistente con una reciente corriente en la acciónsocial que estima que más que inventariar las carencias de los pobres espreciso diagnosticar sus capacidades y recursos, para potenciarlos yconvertirlos en sujetos activos de su propia superación; pero tal potencialidadde la TV no enmascara el hecho de que la región requiere importantescambios políticos macro sociales. 5 Educación y Televisión (Recursos Tecnológicos)
  6. 6. Anexo 1:Una televisión para la educación. La utopía posibleAgustín GARCÍA MATILLABarcelona, Gedisa,Al rescate de una televisión para la educación.Una de las funciones que originariamente definió la razón de ser de latelevisión fue la de educar.Junto con la de entretener e informar, la de educar cumplía con un objetivo ético quedejaba en excelente lugar el cometido de este medio de comunicación. Con el pasodel tiempo nos hemos percatado de que ha sido la más pobre de las funciones, vistaincluso con cierto desprecio.El texto titulado Una televisión para la educación. La utopía posible, escrito por AgustínGarcía Matilla, nos introduce en este tema en profundidad, estudiando todas lasaristas y posibilidades reales de una televisión para la educación.García Matilla es profesor de la Facultad de Ciencias de la Información de laUniversidad Complutense de Madrid, de la UNED y de la Carlos III. Es autor y coautorde numerosos libros y director del primer Master que se realizó sobre TelevisiónEducativa.De aquí surge la primera inquietud: ¿es lo mismo una televisión educativa que unatelevisión para la educación? Este texto sin duda nos ayuda a aclararlo.Con un lenguaje claro, conciso y una actitud analítica, García Matilla desmonta lostópicos que existen sobre la televisión en los últimos tiempos para después justificar porqué es necesaria una televisión para educar. “Combatir la desmemoria, compensar ladesinformación y dotar de herramientas para „resignificar la realidad‟ podrían seralgunos de los objetivos de una televisión para la educación” (García Matilla, 2003:28).La principal razón de una televisión para educar radica en el hecho de que estemedio transmite normas, valores y conceptos que compiten con la propia familia ycon el sistema educativo del niño y del joven.¿Quiénes son los responsables de las programaciones televisivas? Esta pregunta querecientemente se ha visto reformulada por la conformación del comité de sabios –ode expertos– que RTVE ha instaurado, es analizada concienzudamente por el autor. ¿Aquién señalar: a los empresarios o a los profesionales de la televisión? Para nadie es unsecreto que las empresas de comunicación, como cualquier otra entidad comercial,luchan por sus intereses económicos y los profesionales que trabajan en ella confrecuencia son tildados de ser víctimas de su propio afán de supervivencia laboral.Ahora bien, también es cierto que a través de la historia de la televisión se handestacados creadores con genio y brillantez que han logrado fusionar lo comercialcon la calidad. Pero ¿qué se entiende por calidad en televisión?.(Machado, 2003: 6-8), Machado, también ha elaborado lo que denomina el repertoriofundamental, que no es más que un listado de los treinta programas más importantes 6 Educación y Televisión (Recursos Tecnológicos)
  7. 7. de la historia de la televisión. Son espacios que han pasado un examen comoproducto cultural, y a ellos también hace referencia García Matilla. Indica que dedicho listado, cinco títulos son posteriores al año 1990 y el cuarenta por ciento cuentacon la autoría de reconocidos directores de cine. También apunta que de todos estostítulos sólo unos doce de ellos reúnen la calidad artística, la repercusión y elseguimiento de la audiencia; los demás, son productos de alto contenido cultural,pero minoritarios.La batalla por las audiencias parece un asunto misterioso que los dueños de los mediosutilizan como excusa para las programaciones que emiten sus empresas decomunicación. Aunque la prensa publique el share o cuota de pantalla que hantenido los programas, sólo los productores y los empresarios conocen hasta qué puntolos datos de la audiencia del día anterior influyen en lo que veremos al día siguiente.“De cada diez nuevos programas estrenados en la temporada, sólo dos o tres igualano superan la expectativas de la audiencia” (García Matilla, 2003: 28).Una cosa es que a la televisión se le exija calidad y otra, muy distinta, es que la granaudiencia sea fiel a un programa de calidad. Pero, qué es más importante: ¿quévalora la gente de un programa? o ¿cuántas personas ven ese programa?Evidentemente en la actualidad lo que cuentan son los números, es decir, sabercuánta audiencia ha tenido un espacio.Atrás quedan las razones por las que sintoniza dicho espacio. Sin embargo, GarcíaMatilla asegura que la calidad y el éxito en televisión no son conceptos incompatiblesy para ello cita ejemplos que han sido modelo de programación: La Cocina de CarlosArguiñano, Cuéntame cómo pasó, Art Attack, El Conciertazo, entre otros. Algunos deellos son considerados programas educativos.“Educar es comunicar el afecto, ayudar a construir la sensibilidad, fomentar lacreatividad, formar en la autoestima y enseñar a mirar el mundo desde la emoción, yal mismo tiempo, dar estímulos para que la propia persona sepa canalizar esasemociones y vivir en sociedad” (García Matilla, 2003: 65). Y en esto coincide con otrosautores (Pérez Tornero, 1994: 309), (Ferrés, 1999:121).Describe una primera característica de la televisión como servicio público, lo hacecon una veintena de rasgos distintivos que podrían hacer de este medio un verdaderoinstrumento de comunicación en favor de la ciudadanía.¿Cuáles son los programas de televisión que pueden ser didácticos? Para este autor,casi todos, es decir, los que sin ser intencionalmente educativos pueden ser explotadospara aprender, lo cual incluye a la mayoría de ellos.Otra cosa es qué tipo de conocimiento se adquiere en ese aprendizaje.“Aspirar a que la televisión llegue a ser un medio útil para la educación y el desarrollocultural de los pueblos sigue siendo una utopía realizable” (García Matilla, 2003: 133).Seguidamente nos conduce por un perfecto camino formado por una variopintatipología de programas, empezando por los experimentos de laboratorio televisivocomo Operación Triunfo o Gran Hermano, pasando por la programación educativa enel mundo –incluyendo en España La aventura del saber– y finalizando por lastelenovelas, las que –asegura– forman parte de los programas de entretenimiento queprovocan respuesta de eficacia educacional.Una televisión útil será entonces, según el autor, aquella que incluya programasinstructivos, es decir, vinculados al currículo académico; también los espacios queincorporen objetivos educativos aprovechando el lenguaje y los formatos de la 7 Educación y Televisión (Recursos Tecnológicos)
  8. 8. televisión y, por último, todos los programas que ejercen una influencia educativa, biensea positiva o negativa, aún cuando no tengan dicha intención educativa deantemano. Por consiguiente los reality shows, las telenovelas, las comedias, losinformativos, la publicidad, los concursos, etc. pueden ser considerados espaciosaprovechables en la educación.  ¿Qué hace falta para saber explotar todos estos programas potencialmente educativos? - Un aprendizaje crítico.García Matilla, en realidad lo que propone es retomar el concepto de competenciatelevisiva que planteaba Pérez Tornero en El desafío educativo de la televisión (1994).El nuevo reto es, en consecuencia, educar y educarnos para la comunicación en laera digital. Hacer uso del derecho que tenemos a recibir una información veraz y nosesgada sólo es posible si reconocemos la manipulación a través de nuestro sentidocrítico.Lamentablemente el sistema educativo en sus primeros niveles ha quitado peso aasignaturas vinculadas a la comunicación y al desarrollo de ese espíritu crítico dandopaso al poder de la tecnología para resolver los problemas. Al final del libro, GarcíaMatilla le vuelve a dar relevancia a la televisión en el hogar y al poder que ejerce enlos niños. Los cambios tecnológicos también tienen que ser tomados en cuenta.La televisión digital permitirá al telespectador acceder a diversos recursos de formasimultánea, razón por la cual debe estar preparado para saber seleccionarlo que leconviene. Cómo ejemplos a seguir en cuanto a programacioneseducativas decanales digitales menciona a The History Channel, Art & Entertainmnet,The LearningChannel e incluso PBS Kids, canal especializado enprogramación infantil (3 a 12 años)de calidad, sin contenidos violentos y conescasa publicidad.Como colofón, el autor nos hace un llamamiento a repensar una televisiónde calidad, combatiendo el mito de que sólo funciona a la hora de informar oentretener.Comienza, lógicamente, con la necesidad de producir cambios en la legislación querige la televisión; educar en el medio a través de la propia programación televisiva;promover espacios con intencionalidad educativa, y experimentar formatosnovedosos que puedan llegar gratamente a la audiencia. Asimismo manifiesta lapropuesta de crear un canal íntegramente educativo basado en un proyecto deEstado que pueda servir de verdadero apoyo al profesorado.Se trata, efectivamente, de un texto redactado con un lenguaje lúcido y tajante,donde se analiza, se impulsa al debate y se contextualiza cada hecho citado. Un libromotivador que abre un camino a esa televisión que creemos imposible, a través depropuestas realistas. Una invitación a productores y educadores a darle un giro positivoa este medio de comunicación tan criticado en nuestros días. No obstante, loprioritario sigue siendo la imperiosa necesidad de difundir la alfabetización audiovisuallo antes posible y definitivamente. Es la forma más eficiente de convertirnos enespectadores críticos y exigentes a la hora de consumir televisión.Anexo 2: 8 Educación y Televisión (Recursos Tecnológicos)
  9. 9. Tecnologías de la Información y laComunicación(TICS) y EducaciónProyecto Atlántida - Incorporación de la tv al aula - El rol de la familia y los "iguales" en la educación para la televisión - La televisión en el contexto de la comunicación familiar - La educación televisiva en la familiaINCORPORACIÓN DE LA TV al aula:Las posibilidades de utilizar las TIC para "hacer deberes" cada vez están alalcance de mas alumnos. Y merece la pena aprovecharlo, ya que Internetestá repleto de páginas de gran valor informativo, motivacional y tambiéninstructivo, sobre todo si los profesores orientan a los estudiantes lasactividades a realizar con ellas. Se trata de proponer deberes quesupongan realizar actividades tan atractivas como ver determinadosprogramas de televisión, navegar y visitar ciertas web de Internet, jugar convideojuegos educativos..., y todo ello con pautas específicas que orientenlas tareas a realizar.EL ROL DE LA FAMILIA Y LOS "IGUALES" EN LA EDUCACIÓNPARA LA TELEVISIÓNTelevisión, influencias, audiencia, mediaciones, familia, jóvenesLa televisión se ha convertido en la sociedad de este comienzo de milenioen uno de los ejes vertebradores del modo de vida de los ciudadanos decualquier rincón del mundo. Sus mensajes y contenidos son un referenteesencial en las pautas de comportamiento de las personas. La familia no esajena a esta realidad y su vertebración está cada vez más condicionada alos consumos mediáticos provenientes de las diferentes «pantallas». 9 Educación y Televisión (Recursos Tecnológicos)
  10. 10.  Carbonell (1992: 25) que “la televisión no existiría, si no existiese quien la ve. Y el espectador mayúsculo, el espectador ideal, es el grupo: la familia”.La educación ha sido considerada siempre una función básica de lafamilia. Sin embargo, los cambios producidos en su estructura yfuncionamiento, debido al proceso de transformación y modernización delas sociedades, han supuesto un replanteamiento sobre el papel educativodel núcleo familiar (Barrios, 1992a: 18).Una de las influencias que la familia recibe cotidianamente, segun Barrios(1992a: 20), proviene de la televisión, a la que se le han atribuido poderescomo el de consumir gran parte del tiempo de la vida familiar, el tener unagran capacidad de persuasión y de transmitir básicamente mensajesnegativos (Van Evra, 1990: 150 y ss.).El análisis del impacto negativo de la televisión sobre la familia ha dado piea numerosas controversias sobre su impacto psicosociológico entre losmiembros de la unidad familiar y especialmente sobre los niños.La relación no es bilateral: televisión-niños; sino mediada: televisión-padres-niños. “Al mirar las cosas de esta manera, veremos que los padres tienenuna capacidad de influencia, mayor de lo que imaginan, en loscomportamientos de sus hijos ante el televisor”. 10 Educación y Televisión (Recursos Tecnológicos)
  11. 11. LA TELEVISIÓN EN EL CONTEXTO DE LA COMUNICACIÓN FAMILIARLa relación entre la televisión y la comunicación en el contexto de lafamilia ha sido, sinduda, una de las tematicas que mas se han discutidodesde que existen estudios de medios, tanto en las corrientes de los efectoscomo dentro de los nuevos enfoques comunicativos (Wright, Peters yHuston, 1990: 227 y ss.).La creencia común de que la televisión es un interruptor de las relacionesFamiliares (Chalvon, Corset y Souchon, 1982), no ha sido del todo validada.Afirma Barrios(1992b: 56-57) que “no hay referencias de investigaciones quedemuestren que los miembros de la familia se comunicaban másfrecuentemente antes de 1950 que en la actualidad, ni que la vidacomunal sea mas participativa sin la televisión”.La televisión aparece en las sociedades modernas cuando estascomienzan a sufrir profundos cambios en su estructura (Shorter, 1975). Losintegrantes de la familia urbana tienen menos tiempo para compartir entresí, debido a la concurrencia de factores extra familiares, como son ladiversidad de los horarios de sus miembros, las distancias de los sitios detrabajo y estudio, las dificultades del tránsito, las múltiples ofertas parasatisfacer sus necesidades de recreación. Si a esto se le agrega la98 restricción del espacio, las dificultades económicas y, en general, lagran cantidad de demandas y tensiones a las que tienen que enfrentarselos habitantes de las grandes urbes, “se encuentran razones mas quepoderosas y complejas, para explicarse el ‘porque’ de la perdida de lacomunicación en la familia moderna” (Barrios, 1992b: 57).En nuestro contexto hay quedestacar el trabajo doctoral de Nuria Garcia (1997) en laUniversidadAutonoma deBarcelona, con el titulo de Comportamientos yhábitos de consumo televisivo del niño en el ámbito familiar. Entodos estosestudios se defiende que la tesis de considerar el visionado de la televisioncomo causa de la falta de la comunicación familiar, es plantear estacompleja problemática desde una opticasimplista. Los problemas de lacomunicación familiar suelen ser multicausados por factores tantointracomo extra familiares (Satir, 1983).En todo caso, como afirma Barrios (1992b: 71), “cuando la television seconvierte en un recurso frecuente para evitar o interrumpir la comunicaciónfamiliar, ello debe interpretarse como un sintoma de desequilibrio en elsistema familiar global y no como una conducta aislada (...).Ver televisión puede afectar a la comunicación de los grupos o puede sertambién una oportunidad para la conversación familiar. 11 Educación y Televisión (Recursos Tecnológicos)
  12. 12. La educación televisiva en la familiaFuenzalida (1984) afirma que la implicación de la familia es clave comoárea de mediación para la educación televisiva de los niños y jóvenes.Concretamente, señala que la implicación de los padres es básica para laadquisición de un mayor aprendizaje, un refuerzo de las actitudes positivas,una reducción del posible impacto del medio y una fórmula para tamizar ymediar las emociones.En este sentido, Ferres (1994: 137) señala “el valor del dialogo” como ejeclave para la educación televisiva en la familia. “No basta con que El Ninono este solo físicamente ante la pantalla.Es preciso que no se sienta solo como telespectador, que comparta laexperiencia, que pueda dialogar, confrontar”. La necesaria reciprocidad esel mejor mecanismo para contrarrestar la inicial unidireccionalidad delmedio.(Callejo, 1995), incidirá especialmente en el aumento de la capacidad deobservación de los chicos, potenciando los valores de la televisión ycontrarrestando sus posibles efectos negativos.Yarce (1993: 219 y ss.) alude a la necesidad de establecer “estrategias deatenuación”, en el que la información, el dialogo y las opciones se vuelvenfacetas básicas para contrarrestar lo que él denomina el “poder de la cajamágica”.Los padres deberían dosificar el consumo de forma que el exceso noimpida acceder a otras experiencias directas, rentabilizar el conocimientoque el medio ofrece para acercarse a experiencias que de manera directadifícilmente se podrían alcanzar, aprovechar la capacidad deMotivación de la imagen para incentivar nuevas adquisiciones. Latelevisión puede servir también para cuestionar la realidad, rompiendorutinas diarias y vicios que los nuevos enfoques de la cámara puedenrevelar de aspectos incluso cotidianos; pero también, como apunta esteautor. Los padres han de ensenar a cuestionar la televisión desde larealidad, aprendiendo a confrontar las imágenes televisivas con larealidad, para superar reduccionismos, clichés y estereotipos que tanfrecuentes son en los mensajes televisivos. 12 Educación y Televisión (Recursos Tecnológicos)

×