Participación ciudadana y gobiernos descentralizados
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share

Participación ciudadana y gobiernos descentralizados

  • 2,090 views
Uploaded on

La participación de la ciudadanía en las decisiones y la gestión del Estado en el país ha dado lugar a variados mecanismos y procedimientos. Su importancia ha sido innegable, al extremo de que......

La participación de la ciudadanía en las decisiones y la gestión del Estado en el país ha dado lugar a variados mecanismos y procedimientos. Su importancia ha sido innegable, al extremo de que superan largamente en profusión a los que existen en cualquier otro país latinoamericano.
Nacidos de manera contradictoria y hasta paradójica, considerando su origen desigual en distintas lecturas y vertientes de la participación como el momento político en el que surgieron –más allá de los límites estructurales de la participación en una sociedad como la nuestra–,
configuran un régimen bastante complejo.

More in: News & Politics
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
2,090
On Slideshare
2,090
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
31
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. 28 Participación ciudadanay gobiernos descentralizados María Isabel Remy Simatovic
  • 2. María Isabel reMy sIMatovIc
  • 3. María Isabel reMy sIMatovIc Participación ciudadana y gobiernos descentralizados María Isabel reMy sIMatovIc CIUDADANA
  • 4. Cuadernos Descentralistas 2828
  • 5. María Isabel reMy sIMatovIc ÍndicePresentación .................................................................................................................... 7Introducción .................................................................................................................. 11I. El contexto de la participación ciudadana en los gobiernos sub nacionales .............. 13 A. El montaje y el desmontaje de un marco institucional para la participación ciudadana en los gobiernos regionales y locales ............................................... 13 1. El montaje del marco institucional descentralista y participativo................ 15 2. El desmontaje del principal mecanismo de participación: el presupuesto participativo ...................................................................... 21 B. Elementos para un marco de análisis de la eficiencia de la participación ciudadana en los gobiernos regionales y locales ............................................... 22 1. Las buenas razones para la exploración participativa ................................ 23 2. Los modos de participación: eficacia y costos ........................................... 25 3. La voz y el poder del cliente..................................................................... 27II. La voz y los clientes en las regiones......................................................................... 31 A. La voz activa en las regiones ............................................................................ 31 1. Los consejos de coordinación regional...................................................... 32 2. Los presupuestos participativos regionales ................................................ 40 3. Una mirada cercana a los mecanismos de voz en algunos casos regionales........................................................................................ 47 4. Una nota final sobre los mecanismos de voz activa ................................... 54 B. El poder de los clientes regionales ................................................................... 55III. Sociedades Vigilantes.............................................................................................. 61 A. Los comités de vigilancia del presupuesto participativo .................................... 64 B. La vigilancia de las industrias extractivas .......................................................... 68 1. La Red Nacional de Comités de Monitoreo y Vigilancia Ambiental Participativa ............................................................................................. 68 2. La iniciativa Mejorando la Inversión Municipal (MIM)............................... 70 3. La Extractiva Industries Transparency Initiative (EITI) para la transparencia de las industrias extractivas.............................................. 72
  • 6. Cuadernos Descentralistas 28IV. Recomendaciones y propuestas .............................................................................. 74 A. Mejorar la eficacia de los mecanismos de participación ................................... 74 1. Abandonar las «muñecas rusas»..................................................................... 74 2. Recuperar el nivel provincial de gobierno ........................................................ 77 3. Recuperar el presupuesto participativo distrital con fuerza ............................... 77 B. Mejorar el contexto de la vigilancia ciudadana ................................................ 78Bibliografía .................................................................................................................... 80
  • 7. María Isabel reMy sIMatovIcPRESENTACIÓNLa participación de la ciudadanía en las decisiones y la gestión del Estado en el país ha dadolugar a variados mecanismos y procedimientos. Su importancia ha sido innegable, al extremo deque superan largamente en profusión a los que existen en cualquier otro país latinoamericano.Nacidos de manera contradictoria y hasta paradójica, considerando su origen desigual en dis-tintas lecturas y vertientes de la participación como el momento político en el que surgieron–más allá de los límites estructurales de la participación en una sociedad como la nuestra–,configuran un régimen bastante complejo.Nuestra Constitución define un conjunto de elementos básicos en la materia, contemplando dis-tintos mecanismos que van desde los derechos de participación en el marco de la democraciarepresentativa hasta diversas formas de participación directa (referéndum, revocatoria y remociónde autoridades), de participación en la gestión pública a través de la concertación con la ciuda-danía (planes de desarrollo concertado, consejos de coordinación regional y local, y presupuestoparticipativo), así como de control y proposición (derecho al acceso a la información pública,rendición de cuentas e iniciativa legislativa).Hay que recordar que la asociación entre descentralización y participación se expresó desde elinicio de la construcción del marco legal descentralista. La reforma constitucional (Ley 27680) es-tableció inicialmente el Consejo de Coordinación Regional y definió criterios iniciales en relacióncon la perspectiva de dicha asociación. Tanto esta reforma como la Ley de Bases de la Descentra-lización (julio de 2002), que en su capítulo IV del Título III regula un conjunto de mecanismos departicipación ciudadana, encuentran en el presupuesto participativo y en los planes de desarrolloconcertados, dos de los pilares básicos de la reforma.La conformación de gobiernos regionales y su origen en el voto popular (Ley Orgánica de Go-biernos Regionales, de noviembre de 2002) constituyeron un avance decisivo en esta perspectiva,marcada por la difícil relación que se produce entre las instituciones de democracia representativadeficitaria (inexistencia de partidos políticos, debilidad institucional y fragmentación de las orga-nizaciones sociales) y espacios de participación con problemas de diseño institucional. Esta cir-cunstancia hace particularmente difícil la complementareidad entre democracia representativa ymecanismos de participación. Posteriormente, la Ley Orgánica de Municipalidades (mayo de 2003)y la Ley de Presupuesto Participativo (julio de 2003) concluyeron con el diseño básico del régimende participación ciudadana.En ese contexto, el Grupo Propuesta Ciudadana, desde el inicio mismo de la reforma descentra-lista, tuvo como su eje principal de acción el fortalecimiento de la sociedad civil. Su objetivo fuehacer de la participación y la vigilancia ciudadana, temas centrales en el proceso en curso. Comoparte de esa intención que simultáneamente es un compromiso, desde el año 2010 se viene
  • 8. Cuadernos Descentralistas 288llevando adelante, bajo el auspicio de la USAID, el proyecto Promoviendo Gobernanza en Go-biernos Descentralizados a través de la Participación de la Sociedad Civil. Este interviene en lasregiones de Ancash, Ayacucho, Cajamarca, Cuzco, Junín, Loreto, San Martín y Ucayali.El proyecto mencionado que se ejecuta en asociación con CARE, Servicios Educativos Rurales(SER) y la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), está orientado a fortalecer la capaci-dad de las organizaciones de la sociedad civil para participar en las decisiones de la política públi-ca, así como a incrementar la capacidad de gestión transparente y participativa de los gobiernosregionales y locales mediante la acción de vigilancia de la sociedad civil.Como parte de sus actividades, el proyecto impulsó un diagnóstico sobre la efectividad de losmecanismos participativos en el proceso de descentralización peruana. El estudio, realizado porla especialista María Isabel Remy, del IEP y basado en un conjunto de estudios previos, se ali-mentó con una encuesta aplicada a los responsables del proyecto en cada una de las zonas deintervención. Esta recogió la situación concreta y el funcionamiento de los diversos mecanismosen esos espacios.La presente publicación es el resultado de ese trabajo. Organizado en cuatro grandes capítulos,el diagnóstico que ponemos en circulación demuestra, una vez más, que la participación ciu-dadana, especialmente en los gobiernos descentralizados, puede ser un aporte crucial para laconsolidación de la democracia, el control de la influencia desmedida de los poderes fácticos y elcombate a la desigualdad que caracteriza a nuestra sociedad, y lo es en la medida que promuevela dotación de servicios públicos de mayor alcance y calidad, que respondan a nuestra diversidadterritorial y cultural, y generen mecanismos reales de inclusión política y social.No obstante esa potencialidad, el estudio muestra también que el enorme montaje de meca-nismos de participación y vigilancia que se emprendió al inicio de la reforma se enfrenta al ries-go de su desmantelamiento. Este hecho se ve facilitado dado que el esfuerzo de construccióninstitucional ha producido instituciones poco eficaces y empieza a generar un descontentocreciente, a pesar del cual un número considerable de organizaciones de base y comunidadesbuscan mantener y ampliar esos espacios que les permiten una forma de relación e incidenciadistintas con el Estado.Así las cosas, tras presentar un diagnóstico prolijo de los principales mecanismos de participaciónen la descentralización –Consejo de Coordinación Regional, presupuesto participativo y distintosconsejos sectoriales, con énfasis en los dedicados en los de Salud y Educación–, así como delfuncionamiento de la supervisión que ejerce la sociedad civil desde los comités de vigilancia delpresupuesto participativo sobre los recursos provenientes de las industrias extractivas, el estudioofrece un conjunto de recomendaciones y sugerencias dirigidas a la reforma de los mecanismospara recuperar su potencialidad. El capítulo final, que es el aporte mayor del texto, presen-ta orientaciones en esa perspectiva. Estos apuntan a mejorar la eficacia de los mecanismosexistentes; redefinir el rol de gestor territorial del ámbito provincial de gobierno, que se ha idoperdiendo en el proceso; así como recuperar con fuerza el presupuesto participativo, a partir dela dimensión territorial.El aporte del diagnóstico elaborado por Remy es de tal naturaleza, que más allá de alimentar la in-tervención del proyecto que lo origina, sirve para el imprescindible debate que debemos impulsardesde la sociedad civil todos los que estamos convencidos de la importancia y las ventajas de laparticipación ciudadana. Hay coincidencia en la necesidad de reforma y reordenamiento de losmecanismos existentes. Es urgente avanzar en propuestas en esa materia e incidir en los decisorespúblicos en ese sentido. La presente publicación, estamos seguros, contribuye a ese objetivo.
  • 9. María Isabel reMy sIMatovIc 9 Participación ciudadana y gobiernos descentralizados María Isabel Remy Simatovic Instituto de Estudios Peruanos Instituto de Estudios Peruanos
  • 10. Cuadernos Descentralistas 28
  • 11. María Isabel reMy sIMatovIcINTRODUCCIÓNEl presente trabajo analiza las condiciones, lo- y vigencia de mecanismos de participación (ciu-gros y problemas de la participación ciudadana, dadana), cuyo montaje responde a la crisis delparticularmente en los gobiernos regionales. Su sistema de representación (política), resulta tanobjetivo ha sido analizar la «eficacia» de los me- dependiente de la normatividad (estatal) que loscanismos de participación, pero corre el riesgo define o modifica. De hecho, esta dependenciade ser «histórico», es decir, de contar una histo- parece explicar dos hechos: (a) por qué lo másria que tiene ya pocos vínculos con las actuales importante del montaje institucional de la parti-relaciones entre la sociedad y los gobiernos des- cipación se ha desarrollado a través de accionescentralizados. Como se verá en detalle, la re- de lobby, más que de proyectos políticos o ini-ciente normativa sobre presupuesto participativo ciativas ciudadanas; y (b) por qué su contraparte,—el mecanismo de participación más eficaz o, el desmontaje, se ha hecho a través de medidasen los términos de Eduardo Ballón, «más exito- administrativas. En ambos momentos, montaje yso y consolidado»— podría terminar por echar desmontaje institucional, las organizaciones depor tierra ocho años de montaje institucional y la sociedad civil (gremios o asociaciones vincula-de aprendizaje ciudadano. Otro riesgo posible das a la producción o a los servicios sociales) hanes que se convierta en un discurso normativo estado ausentes.acerca de lo bueno que sería que las cosas sehicieran correctamente. En general, y a pesar de la imagen de «auto- nomía» ciudadana de los procesos de participa- Para evitar ambos peligros, su primer capítulo ción, conceptos como «ciudadanía» y «sociedadhace una descripción del contexto de la partici- civil», asociados a ella, tienen mucho que verpación. Esta reconstruye el montaje y desmontaje con «política» y «Estado». Efectivamente, el he-(reciente) de los mecanismos de participación ciu- cho de que las instancias de participación fuerandadana asociados a contextos políticos cambiantes operacionalizadas en las normas estatales comoy hegemonizados por actores diferentes. Este mis- instancias débiles, que no lograban controlar lamo capítulo contiene también un acápite concep- discrecionalidad de las autoridades, ha ido pro-tual que trata de comprender lo que está en juego vocando un desgaste en el inicial entusiasmo deen los procesos de participación ciudadana y en los ciudadanos por participar. De hecho, la esca-los precisos mecanismos que fueron diseñados sa eficacia de los mecanismos participativos des-para implementarse a través de los órganos de go- anima la participación de la sociedad.bierno descentralizados. Esta parte, además, pre-senta y discute, una propuesta conceptual del Ban- Este contexto de relativa desafección, par-co Mundial sobre la rendición social de cuentas. ticularmente de las organizaciones con mayores recursos de incidencia en los ámbitos provincia- Lo que une ambos acápites, el factual y el les y regionales, crea las condiciones para queconceptual, es la pregunta de por qué la eficacia un gobierno que no juega su estrategia política
  • 12. Cuadernos Descentralistas 2812de gobernabilidad en la participación ciudadana si efectivamente son mecanismos que dan poderdesmonte aspectos clave del principal mecanis- a los usuarios), ubicamos allí los mecanismos delmo participativo, el presupuesto, sin que orga- tipo consejos sectoriales o mesas temáticas.nizaciones de la sociedad con voz regional o na-cional se opongan. Con ello, miles de pequeñas El tercer capítulo hace referencia al funcio-organizaciones atomizadas, que encontraban en namiento de los mecanismos de acceso a la infor-las instancias de participación distrital un medio mación pública y a las exigencias de transparen-para expresar sus necesidades y expectativas, cia del Estado. Así mismo, se ocupa del desarrollocorren el riesgo de quedar desprovistas de cual- de los mecanismos de vigilancia, particularmentequier medio institucional para expresar su voz. A la que se dirige a los recursos públicos genera-pesar de importantes aprendizajes sociales, de la dos por la renta de las industrias extractivas. Enmenor cantidad de pequeñas obras poco necesa- el caso de estos últimos, se trata de mecanismosrias «con tal de obtener algo» en los presupuestos nuevos, aún muy poco desarrollados.participativos (lozas deportivas o casas comuna-les) y demás propuestas concertadas de solución El capítulo cuarto reúne las constatacionespara servicios públicos deficientes o de proyectos del diagnóstico, presentándolas a manera dede desarrollo económico, la iniciativa de la so- orientaciones y propuestas para la construcciónciedad se corta y, con ello, se pierden recursos de un sistema de participación.democráticos de intervención. El mencionado diagnóstico se basó en un El segundo capítulo presenta una explora- conjunto de estudios previos cuyas referenciasción de los mecanismos de participación ciuda- aparecen en anexo. Así mismo, se sirvió de unadana diseñados para potenciar la «voz» de los encuesta realizada a los responsables del proyec-ciudadanos en los gobiernos regionales. Se trata to Promoviendo Gobernanza en Gobiernos Des-de los mecanismos que los vinculan (en tanto ciu- centralizados a través de la Participación de ladadanos, en su generalidad) con el Estado para la Sociedad Civil. Este se realiza actualmente en losdefinición de políticas y presupuestos. Entre ellos departamentos de Junín, San Martín, Ayacucho,se encuentra mecanismos como los consejos de Ucayali, Cajamarca, Ancash, Cusco y Loreto.coordinación regional (o local en el caso de las mu-nicipalidades) y el presupuesto participativo. Así La realización de este trabajo ha contadomismo, este capítulo incorpora y analiza informa- con el apoyo de jóvenes profesionales como Ma-ción sobre la eficacia de los mecanismos que el risa Glave, Cristina Medina y Álvaro Campana.Banco Mundial llama «poder de cliente», es decir, La versión preliminar del estudio fue discutidaaquellos que vinculan a los ciudadanos en tanto con Fernando Romero, Eduardo Ballón, Epifa-usuarios de un servicio con las agencias públicas nio Baca y Elisa Canziani. Estos especialistas meque los proveen. En una ampliación del sentido apoyaron con interesantes reflexiones y precisasde la expresión «poder del cliente» (y discutiendo correcciones. Muchas gracias a todos.
  • 13. María Isabel reMy sIMatovIcI. EL CONTEXTO DE LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LOS GOBIERNOS SUBNACIONALESDesde la Constitución de 1993, el Perú vive incorpora un conjunto de normas específicas deprocesos de montaje y desmontaje de meca- participación ciudadana.nismos de participación ciudadana. Si bien unconjunto de instituciones para la participación A. El montaje y el desmontaje de unse definieron para el ámbito nacional (conse- marco institucional para la participaciónjos sectoriales de Trabajo, Educación, Salud y ciudadana en los gobiernosConcertación Agraria, entre los principales, regionales y localesy hasta un foro del Acuerdo Nacional paradefinir las líneas de política de largo plazo), lo La Constitución de 1993 definió un conjunto demás importante de la participación ciudadana nuevos derechos de participación ciudadana.ha discurrido por los niveles descentralizados En las Constituciones anteriores, el derecho dede gobierno.1 participación se restringía al voto, el derecho de participación básico, fundamento de la demo- Efectivamente, la nueva creación en el cracia representativa. En conflicto con los «tra-año 2002 de gobiernos regionales elegidos dicionales» partidos políticos, y aprovechandopor voto universal definió, a diferencia de su su baja legitimidad, Alberto Fujimori levanta laversión anterior y en paralelo a las instancias participación ciudadana como su estrategia dede representación política, mecanismos de gobernabilidad. Efectivamente, en el contextoparticipación ciudadana. En el ámbito local, de un país devastado como el Perú de 1990, trasdesde mediados de la década de 1980, una diez años de violencia política y de profunda cri-serie de municipalidades habían puesto en sis económica por el derrumbe del modelo depráctica mecanismos de participación social. sustitución de importaciones, el presidente Fuji-Estos incluían la discusión de los programas mori implementa, en el contexto de un crecien-de gobierno local; la constitución de comisio- te autoritarismo, una apuesta institucional y unanes participativas, donde los regidores aborda- apuesta fáctica de gobernabilidad a través de laban los temas sectoriales con la presencia de relación directa, no mediada por los partidos po-sectores sociales vinculados al tema de la líticos, con la población.comisión (eso se perdió), e, incluso, la elabora-ción conjunta del presupuesto municipal. Cuando La apuesta institucional fue la participaciónen los años 2002 y 2003 se promulgan las le- ciudadana a través de mecanismos de democraciayes orgánicas de los gobiernos descentralizados directa definidos en la nueva Constitución y desa-en el marco de la reforma descentralista, se rrollados en la Ley de Derechos de Participación1 Sobre los consejos sectoriales en el ámbito nacional y los mecanismos de participación como formas «neocorporativas» de relación con el Estado, véase reMy, María Isabel. «Mecanismos de concertación entre el Estado y la sociedad. Democracia participativa y corporativismo». En Romeo Grompone (ed.). La participación desplegada en la política y la sociedad. Temas olvidados, nuevos enfoques. Lima: Red para el Desarrollo de las Ciencias Sociales, 2007.
  • 14. Cuadernos Descentralistas 2814y Control Ciudadanos (Ley 26300), ambas pro- entre otras). Estas canalizaban demandas de lamulgadas en 1993 y vigentes actualmente. Así, se población y ejecutaban un conjunto de obras lo-crean derechos como el de iniciativa legislativa, cales).4 En 1992, Fujimori había clausurado losreferendo y revocatoria de autoridades.2 Además, gobiernos regionales durante el autogolpe decomo desarrollo institucional de la participación Estado (que cerró también el Congreso5) y ne-ciudadana y probablemente por iniciativa de gociaba con cada gobierno local la adhesión o,programas de cooperación técnica internacional por lo menos, la abstención de opinión políticao de agencias internacionales, se pusieron en del alcalde a cambio de la ejecución de obras,práctica mecanismos microlocales de participa- lo que colaboraba a legitimar a un alcalde o leción del tipo «poder del cliente» en el marco quitaba piso.6de la tercerización de algunos servicios. Ejemplosde ello fueron los consejos locales de Adminis- Tratar de controlar esta «intromisión» de di-tración de Salud (CLAS) y las microempresas ferentes agencias estatales en el ámbito local fue,de mantenimiento vial rutinario (MMVR) del pro- por ejemplo, el intento tras la constitución, engrama Caminos Rurales. En ambos casos, las or- 1995, de la Mesa de Concertación de Huanta,ganizaciones de usuarios de un servicio pactaban, en Ayacucho. La iniciativa del alcalde, que con-con el Estado, su administración local y recibían vocaba también a representantes de organiza-los recursos que el Estado hubiera gastado de ciones sociales, buscaba principalmente que lasgestionarlos directamente.3 diferentes agencias del gobierno central y la mu- nicipalidad pudieran concertar un programa de Pero la apuesta fáctica amplia, realmente inversiones coherente. No se logró por supuesto.7existente, fue el paulatino montaje de un sis-tema de clientelas políticas que articulaba las Efectivamente, en los mismos años, la pe-poblaciones más distantes con el Estado a tra- queña oposición política al fujimorismo desdevés de una serie de agencias públicas, even- los gobiernos locales, más o menos cercanos atualmente en competencia entre sí (el Fondo lo que había sido la Izquierda Unida, intentóNacional de Compensación y Desarrollo Social otra solución institucional de participación ciu-[FONCODES], el Programa Nacional de Mane- dadana. Esta, implementada por iniciativa dejo de Cuencas Hidrográficas y Conservación de los propios alcaldes, significaba incorporar aSuelos [PRONAMACHS], el Programa de Apoyo las organizaciones representativas de los secto-a los Retornantes [PAR], y el Instituto Nacional res populares en la toma de decisiones del go-de Infraestructura Educativa y de Salud [INFES], bierno local, particularmente en sus planes y2 Durante el fujimorismo se llegó a realizar un proceso de consulta-revocatoria en 1989. El intento de sectores políticos y sociales de oposición al fujimorismo en su versión más autoritaria de llevar adelante un referendo contra la tercera reelección terminó, tras recoger cerca de 1.400.000 firmas, en la suspensión real del derecho abierto por el propio Presidente.3 Ambos sistemas, CLAS y MMVR, parecen retroceder durante el actual gobierno.4 La imagen que se hizo cotidiana, del Presidente saliendo en helicóptero y llegando de sorpresa a poblados apartados, con un secretario que tomaba notas (y mucha prensa), a preguntar a la población qué obra necesitaban, ilustra esta estrategia directa (no mediada) de gobernabilidad. Sobre el clientelismo en las sociedades rurales durante el fujimorismo, véase Díez HurtaDo, Alejandro. «Organizaciones de base y gobiernos locales. Mundos de vida, ciudadanía y clientelismo». En Elsa Bardales, Martín Tanaka y Antonio Zapata (eds.). Repensando la política en el Perú. Lima: Red para el Desarrollo de las Ciencias Sociales, 1999; y reMy, María Isabel. Autoridad, gobierno y ciudadanía. Sociedades rurales en democracia. Seminario Permanente de Investigación Agraria (SEPIA) X. Lima: SEPIA, 2004.5 Este fue reabierto como Congreso Constituyente Democrático, con una sola cámara y con la responsabilidad de elaborar una nueva Constitución.6 Sin embargo, se debe recordar que Fujimori también crea el Fondo de Compensación Municipal (FONCOMUN) en diciembre de 1993 (Decreto Legislativo 776), que le otorga rentas autónomas a las municipalidades. En realidad, esta medida buscaba también dar más autonomía a los gobiernos locales distritales frente a los provinciales, cuyos alcaldes, en particular el de Lima, podían hacer sombra al Presidente o generar liderazgos alternativos. Pero, más allá del FONCOMUN, las agencias del gobierno central desarrollaban una gran cantidad de obras locales (las obras, además de eventualmente resolver algún problema de la población, generaban jornales, muy apreciados por poblaciones de bajos ingresos).7 Sobre la experiencia de la Mesa de Concertación de Huanta, que se considera uno de los fuertes antecedentes de la participación ciudadana en gobiernos locales, véase el estudio de avIla, Javier. Los límites para la concertación y la descentralización en un contexto de autoritarismo. La Mesa de Concertación de Huanta durante el fujimorismo. SEPIA IX. Lima: SEPIA, 2002.
  • 15. María Isabel reMy sIMatovIc 15presupuestos.8 Estas experiencias, que se multi- Alejandro Toledo, se esperaba que, junto con laplican en la década de 1990, se habían empeza- vigencia de los derechos de democracia directa,do a desarrollar en la década anterior, al impulso las relaciones Estado-sociedad transitaran por lasdel crecimiento del número de alcaldías que ob- vías institucionales neocorporativas de consejostenía la Izquierda Unida: la fórmula participativa (mesas o foros) de concertación en los diferen-permitía a esta nueva fuerza electoral convocar a tes niveles de gobierno. Pero, a diferencia de sulas organizaciones que había colaborado a forta- versión generada autónomamente durante ellecer en el terreno sindical y en las luchas socia- periodo anterior en los municipios de oposición,les de los años anteriores. De este modo se facili- se trataba ahora de mecanismos de participa-taba una acción de gobierno orientada a mejorar ción desprovistos de la carga representativa delos servicios municipales a favor de los sectores las organizaciones populares que tuvieron en supopulares que buscaba representar. En los años origen, es decir, empezaba a desarrollarse unade 1990, ya desaparecida la Izquierda Unida, la versión más elitista de la participación. En todofórmula es replicada por alcaldes opositores al caso, estos consejos de concertación debían susti-gobernante autoritario. Sin los recursos adiciona- tuir, por la vía institucional, las relaciones de clien-les que perdían por no adherir al formato del go- tela que el fujimorismo había montado para subierno central, los gobiernos locales concertaban relación con sectores populares y que la transicióncon la población organizada la manera de distri- democrática eliminaba.buir adecuadamente recursos escasos y lograbaneficiencia a pesar de ser opositores. Efectivamente, la idea de la participación en los inicios de la década de 2000 fue sustituir Como experiencias de participación ciudada- estas clientelas por mecanismos institucionali-na en el nivel local de gobierno, quedaron tres «he- zados bajo control de la sociedad. La inclusiónrencias» del periodo fujimorista. La primera, la Ley en la normatividad nacional de planes concer-de Participación y Control Ciudadanos (Ley 26300), tados y presupuestos participativos se planteabaque estableció que el derecho de revocatoria solo se como mecanismo de relación Estado-sociedadaplicaba sobre las autoridades regionales y locales en condiciones de democracia. Se eliminaba,(quedan excluidas las autoridades nacionales), y que así, la subordinación, el patrimonialismo y elel ejercicio de los derechos de referendo e inicia- uso de fondos públicos para beneficio políticotiva en los gobiernos regionales y locales requerían particular, elementos implicados en la relaciónde una definición específica en las leyes orgánicas de clientela y de los que el fujimorismo se ha-respectivas.9 La segunda, las experiencias microlo- bía beneficiado. Pero estas clientelas habíancales de «poder del cliente» por tercerización de sido locales (cara a cara), así como también loservicios. La tercera, la rica y diversa experiencia habían sido las ricas experiencias autónomasde las iniciativas participativas de los alcaldes de de los alcaldes de oposición al elaborar pla-oposición (al fujimorismo). nes y presupuestos participativos que sirvieron de modelo teórico a los nuevos mecanismos montados desde el gobierno de transición y1. El montaje del marco institucional durante el gobierno de Toledo. Sin embargo, descentralista y participativo como veremos luego, estos mecanismos de participación local, en una especie de versiónEn la década de 2000, con el gobierno de tran- de «muñecas rusas» (el mismo diseño en ám-sición del presidente Paniagua y el gobierno de bitos de gobierno cada vez más grandes), se8 Sobre la participación ciudadana en los gobiernos locales antes de la formalización institucional actual, véase cHIrInos, Luis. La estructura de oportunidades de la participación ciudadana en los gobiernos locales. Lima: Asociación de Comunicadores Sociales Calan- dria y Department for International Development (DFID), 2003; y reMy, María Isabel. Los múltiples campos de la participación ciudada- na en el Perú. Un reconocimiento de terreno y algunas reflexiones. Lima: Instituto de Estudios Peruanos (IEP), 2005.9 La Ley Orgánica de Municipalidades define las condiciones de ejercicio de los derechos de iniciativa y referendo como derechos de participación (artículos 113 a 116); y la Ley Orgánica de Gobiernos Regionales los omite, y nadie parece haberse dado cuenta. De hecho, los derechos de participación como el de referendo y el de iniciativa en los gobiernos locales, a pesar de estar definidos por la ley, no parecen haberse utilizado tampoco. Sin embargo, sería importante que el Congreso recordase esta omisión en la Ley Orgánica de Gobiernos Regionales.
  • 16. Cuadernos Descentralistas 2816trasladan también, en el marco de la descen- eligen y cómo, se promulga cuatro meses antestralización, a ámbitos mayores de gestión: las que la Ley de Bases de la Descentralización, queprovincias y las regiones. El capítulo dos de este define esos órganos y esas funciones, y ocho me-estudio mostrará que, alejados de su referente ses antes de que se defina, en una ley orgánica,local original, estos mecanismos de participación el carácter de los gobiernos que serían elegidos.perdían contundencia. Teóricamente, la ley de elecciones hubiera re- querido la previa definición de las funciones El marco más consistente para la nueva ins- y roles de los órganos de gobierno que seríantitucionalidad participativa fue la descentraliza- elegidos. Pero se hizo al revés.ción. En un periodo no mayor de quince meses,quedó montado un conjunto de nuevas leyes Efectivamente, parece estar aprovechándo-para la descentralización y para la participación se rápidamente una coyuntura, un momento enen los gobiernos descentralizados. Sorpren- el cual el Presidente, recién electo, quería con-dentemente, este marco legal aceleradamente vocar elecciones regionales en su primer año deconstruido no fue el producto del proyecto gobierno (probablemente repitiendo el gestopolítico de alguna de las fuerzas en el Congreso, de Fernando Belaúnde en 1980 al convocarni siquiera del Presidente que impulsaba la elecciones municipales después del periodoceleridad normativa. militar), y en el que los partidos políticos, tras los complejos procesos del fin del fujimorismo y la Nótese que la Ley de Elecciones Regionales, transición democrática con Paniagua, no habíanque norma qué órganos de gobierno regional se recuperado aún iniciativa política.10 Figura 1 Construcción institucional de la descentralización y la participación durante el gobierno de Toledo 16 de noviembre de 2002 Ley Orgánica de Gobiernos Regionales 25 de noviembre de 2003 17 de noviembre de 2002 DS Reglamento de 28 de julio de 2001 Elecciones regionales Ley de PP Inicio del gobierno de Toledo 17 de julio de 2002 30 de diciembre de 2002 1 de marzo de 2004 Ley de Bases de Modificatoria de Ley de Primer Descentralización Gobiernos Regionales instructivo del PP 6 de marzo de 2002 1 de enero de 2003 7 de julio de 2003 Reforma constitucional Inicio de gobiernos Ley de regionales Presupuesto 15 de marzo de 2002 Participativo Ley de Elecciones Regionales 26 de mayo de 2003 Ley Orgánica de 22 de marzo de 2002 Gobiernos Municipales Convocatoria a elecciones10 Es bueno recordar la composición del Congreso de ese entonces: 37% de sus miembros eran de Perú Posible, prácticamente todos sin experiencia previa en política, sin ideas comunes y con negociaciones casi personales; y otro 37%, de Unidad Nacional (14%) y el APRA (23%) (los partidos sobrevivientes de décadas pasadas y los más resistentes a una legislación participativa). El restante 26% lo integraban congresistas de Acción Popular (2%), Unión por el Perú (5%) y el Frente Independiente Moralizador (FIM) (9%), que apoyaban la reforma descentralista y participativa, aunque carecían de un proyecto al respecto. De hecho, estos últimos se sumaron a iniciativas de organizaciones no gubernamentales y de cooperación, y a la representación de Somos Perú (3%), que sí llevaba a algunos de los que fueron alcaldes en la experiencia participativa municipal de las décadas de 1980 y 1990.
  • 17. María Isabel reMy sIMatovIc 17 Desarrollar el marco institucional para la re- había participación ciudadana. La Asamblea Re-gionalización habría sido sencillo (y no llamaría gional de la versión anterior, con poder inclusola atención la celeridad del proceso de reforma) para nombrar un presidente, había estado for-si se hubiera recuperado el diseño de la regio- mada por tres tercios: (a) el de alcaldes provin-nalización de la segunda mitad de la década de ciales, que convertido en tercio determinaba el1980, interrumpido por el golpe de Estado de número de representantes de los otros dos terciosFujimori. Sin embargo, los legisladores de 2002, (recuérdese que se trataba de un número grandey probablemente sus asesores y las organizacio- de provincias en la medida en que las regionesnes de desarrollo y de cooperación que hicieron se formaban con dos o tres departamentos; (b)lobby para impulsar el nuevo marco legal, pare- el de representantes políticos, elegidos por cifracían haber asumido las críticas del fujimorismo repartidora según la votación obtenida por loscontra esos gobiernos regionales. partidos políticos; y (c) el de representantes de las organizaciones sociales, elegidos por corpo- La primera crítica era el hecho de que es- raciones (empresarios, organizaciones profesio-tos gobiernos se desarrollaran sobre ámbitos nales y culturales, agricultores, etc.). Eliminadoregionales, es decir, sobre uniones de departa- este órgano representativo de diversos sectores,mentos diseñadas por el Ejecutivo y confirma- se eliminaba la instancia de participación social.das por el Congreso.11 Fujimori había instituido, Así quedó establecido en la Ley Orgánica de Go-en sustitución de los gobiernos regionales, los biernos Regionales (Ley 27867), aprobada la vís-consejos transitorios de Administración Regional pera de las elecciones de noviembre de 2002.(CTAR), con base en los departamentos. Coin-cidentemente, la misma base departamental se El tema de la participación ciudadana fuedefine en la reforma constitucional de marzo de uno de los más discutidos en el Congreso y el2002 (Ley 27680), que inicia el nuevo proceso que más resistencias levantó entre los tradicio-de descentralización. En ella se establece que la nales partidos políticos. Al filo de la ilegalidad,formación de regiones se haría integrando de- cuando ya los ciudadanos iban a votar por pre-partamentos por iniciativa ciudadana a través sidentes y consejos regionales, y aún no se ha-de referendos, procedimiento que ha mostrado bía promulgado la ley orgánica que los creaba,ser un fracaso. las diferentes fuerzas políticas acuerdan pro- mulgar la ley orgánica sin un mecanismo de La segunda era la elección indirecta de los participación, con el compromiso de retomarpresidentes regionales por una asamblea de re- la discusión sobre la participación ciudadanapresentantes regionales. Ello se cambia no solo luego de las elecciones. Ello da origen a la Leypor la elección directa, sino otorgando un enor- 27902, modificatoria de la ley orgánica y apro-me poder a los presidentes regionales y elimi- bada el 30 de diciembre de 2002, la vísperanando de paso la Asamblea Regional. Esta se de la asunción de mando de los flamantessustituye por un consejo regional, un organismo presidentes regionales.copiado de los concejos municipales, aunquecon menos representantes en la mayoría de de- Esta modificatoria define por fin un ente departamentos, y menores atribuciones. Esta forma participación: el Consejo de Coordinación Re-de elección y el reducido número de consejeros gional (CCR). Este recibe los dos estamentos de laregionales quedan definidos en la Ley de Elec- antigua Asamblea Regional que habían quedadociones Regionales de marzo de 2002. fuera: el de los alcaldes provinciales del depar- tamento (60%) y el de los representantes de so- Pero en este diseño institucional (o como ciedad civil (40%). Sin embargo, estos ingresan aliba quedando tras cada oleada legislativa) no gobierno regional solo en calidad de órganos de11 De acuerdo con la Constitución de 1979, el Congreso solo podía aprobar o rechazar la propuesta de regionalización (de constitución de regiones) contenida en un plan nacional de regionalización (el Congreso lo aprobó en 1984); no podía modificarlo, porque eso hubiera introducido discusiones interminables en la Cámara de Diputados, formada por representantes de los departamentos. Quienes sí podían modificarlo eran los ciudadanos de los departamentos o provincias que, una vez instalados los nuevos gobiernos regionales, no desearan pertenecer a determinada región; una iniciativa de este tipo se procesaba como un referendo.
  • 18. Cuadernos Descentralistas 2818consulta sobre la visión general, los lineamien- ciudades intermedias como Ilo y de distritos detos estratégicos del plan de desarrollo regional alto componente rural como Limatambo o Mo-concertado, y la organización del presupuesto rropón, entre muchas otras, habían desarrolladoparticipativo anual. En relación con estos temas, presupuestos participativos sin que un marco le-lo que se establece es que los acuerdos del CCR gal las obligara a ello. Para lograrlo, habían pues-se remiten al consejo regional; en caso de no lle- to en práctica estrategias diversas, adaptadas agar a tomar acuerdos, el consejo regional decide cada realidad.sobre cualquier tema que les haya consultado.Más aún, si se consultara al CCR y este emitiera Ya la Ley de Bases de la Descentralizaciónuna opinión concertada, el consejo regional po- (Ley 27783) señalaba lo siguiente: «Los gobiernosdría actuar de otra manera: sus acuerdos no se regionales y locales están obligados a promoverdefinen como vinculantes. la participación ciudadana en la formulación, de- bate y concertación de sus planes de desarrollo Los CCR, diseñados específicamente para y presupuestos» (artículo 17.º). Además, dispo-el nivel regional de gobierno en sustitución (con nía que los planes y presupuestos participativosatribuciones recortadas) a las anteriores asam- «expresan los aportes e intervenciones tanto delbleas regionales, terminan siendo el modelo, sector público como privado, de las sociedadesen una nueva aplicación del razonamiento de regionales y locales y de la cooperación interna-«muñecas rusas» que comentamos antes, de los cional» (artículo 18.º), y que son anuales (artícu-consejos de coordinación local (CCL) a la hora lo 20.º). En la sección de disposiciones transito-de elaborar la Ley Orgánica de Municipalidades rias, que define las etapas de implementación de(Ley 27972), sin tener en cuenta que, en la ma- la regionalización, circunscribe los presupuestosyoría de municipalidades, el número de regido- participativos, a la manera de un piloto de pri-res es tan pequeño, que los representantes de mera etapa, solo a los gastos de inversión.sociedad civil terminan siendo solo dos perso-nas. En paralelo a los CCL, esta ley crea también La Ley Orgánica de Gobiernos Regionales,unas juntas vecinales y comunales, más amplias, en la que se tuvo mucha resistencia para creartomadas de las experiencias de participación un órgano de participación ciudadana, es bas-autogeneradas en el periodo anterior, pero que tante generosa con el presupuesto participativo;terminan, en la práctica, sin tener funciones. es más, prácticamente cada vez que menciona el presupuesto regional le agrega el carácter parti- La segunda gran reforma participativa aso- cipativo, lo que no sugiere, como luego se hizo,ciada a la descentralización es la del presupues- que se trate de un proceso solo referido a unato participativo. Ya en el año 2002, esta forma- parte del presupuesto de inversiones. Sin embar-ba parte de una especie de repertorio de good go, ha sido implementado con esta restricciónpractices impulsado por diversos actores que, todos estos años.12vinculados a la cooperación técnica internacio-nal, tenían en el presupuesto participativo de La Ley Marco de Presupuesto ParticipativoPorto Alegre en Brasil su caso paradigmático. La de julio de 2003 (Ley 28056) no pone restric-convocatoria a las organizaciones de la sociedad ciones a la materia presupuestal, aunque sugierelocal (en el caso de Limatambo, por ejemplo, que preferentemente se ocupa de las inversionesdenominadas juntas vecinal-comunales, precisa- (artículo 5.º). Claramente, ubica los CCR y CCLmente) para elaborar presupuestos municipales como instancias centrales del proceso; señala,formaba parte también del repertorio de inno- por ejemplo, que deben establecerse compro-vaciones introducido por los alcaldes que desa- misos entre «las instancias del presupuesto par-rrollaron las experiencias autogeneradas de par- ticipativo» (lo que se definió en el artículo 4.ºticipación. Alcaldías populares de la ciudad de como los CCL y CCR) y los consejos regionalesLima (Villa El Salvador, Comas y El Agustino), de y locales para la incorporación del presupuesto12 Al enumerarse las atribuciones del consejo regional, por ejemplo, se señala: «Aprobar el Plan Anual y el Presupuesto Regional Partici- pativo» (artículo 15.º); no se menciona ningún otro presupuesto. Eso mismo sucede con las atribuciones del presidente regional.
  • 19. María Isabel reMy sIMatovIc 19participativo en el presupuesto institucional. Respecto de la rendición de cuentas sobreFinalmente, luego de enumerar fases y principios, el avance de la ejecución del presupuesto par-establece lo siguiente: «Los titulares de pliego de ticipativo, el reglamento retrocede frente a lalos gobiernos regionales y locales están obliga- ley y la define como una responsabilidad de lados a rendir cuenta de manera periódica ante las sociedad civil constituida en comités de vigilan-instancias del presupuesto participativo (que se- cia. Estos tienen la facultad de denunciar, antegún la ley, reiteramos, son el CCL o el CCR según la Defensoría, la Contraloría o el Ministerio Pú-corresponda) sobre los avances de los acuerdos blico, los presuntos actos irregulares de los go-logrados [la cursiva es nuestra]» (artículo 11.º). biernos. Simultáneamente, se deja sin reglamen- tar la obligación contenida en la ley de que los Pero conforme el Ejecutivo va definiendo titulares (alcaldes o presidentes regionales) denel marco institucional (reglamentos e instructi- cuenta de manera periódica ante las instanciasvos), estas fuertes definiciones iniciales empie- del presupuesto participativo de la ejecución dezan a perderse. El reglamento de la ley (Decreto los acuerdos.Supremo 171-2003 EF) define el presupuestoparticipativo como un proceso mediante el cual Hasta acá se tiene: un proceso liderado por«se definen las prioridades sobre las acciones a los CCR o CCL, que establecen acuerdos con losimplementar en el nivel de gobierno regional o consejos regionales o municipales sobre la baselocal, con la participación de la sociedad orga- de un proceso de concertación de agentes parti-nizada» (artículo 1.º), y mantiene la misma de- cipantes sobre el conjunto de las prioridades definición de «las instancias del presupuesto par- la gestión local o regional. Pero se ha excluido deticipativo»: el CCL o el CCR son los encargados responsabilidad al titular del pliego de dar cuen-de «coordinar, concertar, liderar, monitorear y ta sobre el cumplimiento de los acuerdos.garantizar el desarrollo de los procesos de lospresupuestos participativos» (artículo 4.º). El re- El siguiente paso en la normatividad fue laglamento introduce el concepto de «agentes par- elaboración anual de los instructivos del presu-ticipantes» que define como «los que tienen voz puesto participativo, a cargo del Ministerio dey voto»; esto es: (a) los miembros de los CCL o Economía y Finanzas (MEF). El primero se publicóCCR, (b) los miembros de los consejos regionales el 1 de marzo de 2004. Los instructivos tuvierono locales, (c) los representantes de la sociedad la virtud de dar una imagen operativa a un pro-civil (definida como las organizaciones sociales ceso extremadamente difícil para el que pocosde base territorial o temática, así como los orga- estaban formados. El costo de la operatividad,nismos e instituciones privados del ámbito), y (d) sin embargo, fue la pérdida del rol mediador delos representantes de las entidades del gobierno los CCL o CCR. Al eliminar del proceso (o rein-nacional que desarrollan acciones en la zona. Así tegrarlas solo como parte de los agentes partici-mismo, forma parte el equipo técnico, con voz pantes) estas instancias de participación más es-pero sin voto. tables, mediadoras entre la sociedad «difusa» y el Figura 2 Esquema de presupuesto participativo (antes de su operativización en instructivos) CCR / CCL Agentes participantes CCR / CCL sustenta Consejo: incorpora elabora las Talleres, diagnósticos, ante consejo regional acuerdos en normas del criterios, propuestas, o local, y toman presupuesto proceso, lidera, priorización... acuerdos. institucional. monitorea.
  • 20. Cuadernos Descentralistas 2820gobierno regional o local, dejaron un proceso de sorprender que ni la impresionante vigenciasin mediadores, en relación directa entre la de este mecanismo en los pequeños pobladosautoridad y la sociedad. del interior del país, ni el práctico desmontaje del presupuesto participativo al que seguían fie- Se diría que la coyuntura favorable a un les las pequeñas organizaciones locales, suscitenmontaje participativo llegó hasta el reglamento. empatía o interés en las organizaciones naciona-A partir de allí, el desarrollo de instancias de par- les de la sociedad civil.ticipación parece haber dejado de tener interéspara el Congreso y, sobre todo, para el Ejecuti- Como último momento del proceso devo. Efectivamente, a finales de 2003 era claro montaje institucional, que abre el de desmon-para el presidente Toledo que su estrategia de taje sin que aparentemente haya sido esa su in-gobernabilidad no pasaba por la profundización tención, resalta la recuperación por el Congresode la participación ciudadana; que ni el foro del de su iniciativa legislativa sobre el presupuestoAcuerdo Nacional, ni los consejos sectoriales participativo. En diciembre de 2008 se aprue-procesaban el descontento creciente; y que, en ba la Ley 29298, modificatoria de la Ley Marcorealidad, las relaciones Estado-sociedad discu- del Presupuesto Participativo. La modificatoriarrían cada vez más por el conflicto social. parte de ratificar que las instancias centrales del presupuesto participativo son los CCR y CCL, e Pero las instancias de participación en los introduce el requisito de que los proyectos apro-gobiernos regionales y locales tampoco moles- bados en estos procesos se formulen respetandotaban al gobierno central y, recortadas, han fun- las normativas sobre montos y cobertura terri-cionado por varios años, con logros extremada- torial: «Los presupuestos participativos localesmente desiguales. En todo caso, del presupuesto distritales incluyen proyectos de impacto para suparticipativo quedó un diseño muy poco estruc- ámbito, los presupuestos participativos localesturado, muy dependiente de la discrecionalidad y provinciales son multidistritales o de impac-de la autoridad local o regional, y desligado de to provincial en su alcance, y los presupuestoslos CCL y CCR, que se han mantenido con cada participativos regionales son necesariamentevez menos interés y funciones. Estas condiciones interprovinciales o de impacto regional en sude debilidad de las instancias de participación alcance» (artículo 4.º).han generado un relativo desgaste y, del entu-siasmo inicial, los procesos participativos han su- La norma, que simplifica las etapas engo-frido un creciente desencanto que hoy permite rrosas de la ley marco original e introduce unadebilitarlos aún más. etapa de coordinación entre niveles de gobier- no, buscaba controlar el problema de la enorme Lo que se ha multiplicado hasta niveles in- cantidad de microproyectos locales que se ha-sospechados (y sigue creciendo) es el ejercicio de bían estado acumulando en los gobiernos regio-uno de los derechos definidos en la Ley de Parti- nales y provinciales. Ello ha tenido como efectocipación de 1993: el derecho de revocatoria. No la disminución del número de proyectos, peroes el objeto de este trabajo ocuparse de él, pero también del número de agentes participantes encomo mecanismo de participación sigue siendo los ámbitos provinciales y regionales (sobre todoel más exitoso, el más utilizado y el más eficaz, en estos últimos: pocos agentes participantessobre todo en pequeñas circunscripciones. No logran proponer proyectos grandes, de alcancese ha utilizado en el ámbito regional, pero vale la interprovincial). Pero, sobre todo, ha abierto unapena mencionarlo porque su éxito popular con- etapa de producción normativa en el ejecutivotrasta con el desinterés que suele despertar en (reglamento y nuevos instructivos) que ha termi-quienes se ocupan de la participación en las ins- nado restringiendo, hasta casi desaparecerla, latancias descentralizadas de gobierno.13 No deja iniciativa de la sociedad civil.13 Desde la de 1997 (primera consulta de revocatoria realizada) y las de 2008 y 2009, que consultaban sobre la continuación de las auto- ridades electas en el año 2006, el número de procesos ha pasado de 61 a 314, y el número de autoridades en consulta de 190 a 1.576. Solo en el año 2008 fueron revocadas 538 autoridades municipales.
  • 21. María Isabel reMy sIMatovIc 212. El desmontaje del principal mecanismo C. El tercero ha sido quitarle a los agentes de participación: el presupuesto participantes la capacidad de establecer participativo prioridades, al señalar que las prioridades deben ser las que establece el gobiernoEl presidente García no ha mostrado, en los central para el presupuesto por resultados:cuatro años y medio de gobierno, el menor in- los agentes participantes se pronuncian so-terés por la participación: ni los mecanismos bre cuáles, de entre la lista nacional de re-de concertación nacional o sectorial,14 ni los sultados, seleccionan. Al final escogen, dede democracia directa,15 ni los que rigen los entre los proyectos viables que el alcalde opresupuestos y consejos de coordinación de presidente regional les propone y que, enlos gobiernos descentralizados. Sin embargo, su opinión, expresan las prioridades selec-estos últimos han sufrido últimamente una arre- cionadas, aquellos que creen que son másmetida que prácticamente los condena, par- importantes (Instructivo del Presupuestoticularmente al presupuesto participativo, a la Participativo de 2010).inutilidad. En realidad, ha sido un proceso entres tiempos: El último instructivo señala lo siguiente:A. El primero consistió en hacer depender de En el caso [de] que las propuestas de inversión no los técnicos de las municipalidades, la etapa sean pertinentes y por tanto no existan en la cartera de proyectos alternativas de solución (a los resulta- de compromisos, al establecer que los pro- dos priorizados), el Equipo Técnico propone alter- yectos que entren a la etapa de priorización nativas y coordina con las Unidades Formuladoras debían tener por lo menos código, sino via- y la Oficina Proyecto de Inversión, para el estudio bilidad, SNIP (Reglamento de la Ley Modi- de pre inversión correspondiente, en el caso que el ficatoria del Presupuesto Participativo).16 En SNIP sea de alcance a la entidad. En el caso [de] que la formulación de proyectos no pueda ajustarse a los otras palabras, si los agentes participantes plazos del proceso, el Equipo Técnico debe reco- no lograban que sus proyectos fueran ela- mendar su posterior formulación por los funcionarios borados por los técnicos hasta el nivel de competentes para su discusión en futuros procesos perfil viable, no podrían pasar a la etapa de del Presupuesto Participativo. compromisos. Entre un paso y otro en los que la iniciativaB. El segundo paso consistió en restringir el o la soberanía de la sociedad se iban perdien- papel de la sociedad civil solo al estable- do, no hubo ninguna expresión de protesta que cimiento de prioridades, con lo que se le hiciera retroceder esta suerte de plan de des- quitó la iniciativa de proponer proyectos. montaje. Curiosamente, no lo hizo el Congreso, Se estableció que era el presidente regional que en la modificatoria de la Ley Marco del Pre- o el alcalde quien, de entre la cartera de supuesto Participativo, estableció en su artículo proyectos con viabilidad SNIP seleccionaba , 5.º lo siguiente: «En ningún caso, las directivas, aquellos que en su opinión se adecuaban a lineamientos o instructivos pueden restringir la las prioridades establecidas por los agentes participación de la sociedad civil en la prioriza- participantes (Instructivo del Presupuesto ción y programación del gasto del presupuesto Participativo de 2009). participativo».14 Nadie sabe ya si sigue funcionando el Acuerdo Nacional. Por cierto, nunca se convocó, desde el año 2006, al Consejo Nacional de Concertación Agraria. Por su parte, el Consejo Nacional del Trabajo quedó paralizado al no llegar a un acuerdo sobre la nueva legislación laboral. Finalmente, existe la posibilidad de que el Consejo Nacional de Educación aún exista, pero sin tener mayor injerencia.15 El presidente García intentó por años eludir la convocatoria a un referendo sobre la devolución de los aportes del Fondo Nacional de Vivienda (FONAVI). Finalmente, este se convocó para realizarse junto con las elecciones regionales y municipales de octubre de 2010 y es probable que la ejecución de su resultado favorable al «sí» se le encargue al próximo gobierno. Hay que señalar que este gobierno también intentó restringir el derecho de revocatoria.16 El SNIP (Sistema Nacional de Inversión Pública) es un sistema administrativo del Estado que a través de un conjunto de principios, métodos, procedimientos y normas técnicas evalúa la calidad de los proyectos de inversión pública. La aplicación de estos procedimien- tos establece la viabilidad de un proyecto o perfil de proyecto.
  • 22. Cuadernos Descentralistas 2822 ¿Qué puede lograr el Presidente eliminan- Quizás lo primero que deba resaltarse esdo toda iniciativa de la sociedad civil en la pro- que el montaje de estos mecanismos aparece,gramación del presupuesto de unas unidades de desde la década de 1990, como una respuestagobierno que son autónomas? Probablemente, a la crisis de la democracia representativa y elel desmontaje se preparó antes de la debacle sistema de partidos políticos.electoral del partido de gobierno en las eleccio-nes regionales y municipales, y quizás se prepa- En un ejercicio de algo que en su tiemporaban para tener muchos alcaldes y presidentes se llamó ego-histoire, el desaparecido historia-regionales que estuvieran liberados de tener que dor francés Pierre Vilar mencionaba que su pri-realizar coordinaciones con unos agentes parti- mer recuerdo político era el domingo de unascipantes que muchas veces son de oposición (o elecciones de los inicios del siglo XX, cuando suvigilantes o fiscalizadores). De todos modos, el abuelo, vestido con el traje oscuro del matrimo-Presidente gozará de un último año con 2.000 nio y las ceremonias importantes, se sentó a launidades de gobierno descentralizado que ten- mesa familiar y tras un expectante silencio dijo:drán que orientar sus presupuestos a los resulta- «Hoy, soy el soberano». Un entusiasmo semejan-dos que el gobierno central priorice, con lo que te en los alcances de la participación electoral,contarán como suyos los logros de los otros. una vivencia personal de soberanía democráti- ca, serían hoy, y especialmente en el Perú, ex- En cualquier caso, resulta importante tener traordinariamente difíciles de encontrar. Unopreparada una propuesta para un nuevo montaje de los primeros signos de alarma lo dio una en-institucional de participación ciudadana para el cuesta realizada en abril de 2005, en la que elperíodo de gobierno y de Congreso que se abri- 93% de los peruanos entrevistados se declarabarán en julio de 2011. Esta debe recoger los prin- poco o nada satisfecho con la democracia en elcipales aprendizajes y mejorar en cada instancia Perú y el 97% declaraba confiar poco o nada ende gobierno descentralizado, los mecanismos a los partidos políticos.17 Cinco años más tarde,través de los cuales los ciudadanos pueden inter- la satisfacción y la confianza no muestran unavenir en la orientación de sus gobiernos. mejoría significativa. En lo que sigue de este capítulo, nos pro- Hace un tiempo, Emir Sader contrastabaponemos rastrear las bases conceptuales de la la enorme difusión del sistema democrático enparticipación ciudadana con el objetivo de ana- América Latina, tras el fin de las dictaduras mili-lizar, en los siguientes, qué ha sucedido con los tares; los acuerdos de paz en Centroamérica; ymecanismos existentes y llegar a recomponer, al hasta el efectivo estreno del pluripartidismo enfinal, algunas propuestas de reconstrucción. México, luego de la derrota del Partido Revolu- cionario Institucional (PRI), con el creciente de- terioro de los sistemas políticos. Este deterioro seB. Elementos para un marco de análisis de manifestaría en la «pérdida de legitimidad de los la eficacia de la participación ciudadana gobiernos, de los legisladores y de la justicia, de- en los gobiernos regionales y locales bilitamiento de las organizaciones sociales, co- rrupción de las ideologías, y de los partidos, des-Las idas y vueltas, avances y retrocesos, que vie- interés electoral y político en general y ausencianen caracterizando los procesos de participación casi total de debates políticos relevantes».18ciudadana, expresan la dificultad, pero sobretodo la falta de claridad de los proyectos de go- Si bien rasgos de desafección, corrupción,bernabilidad en juego detrás de los mecanismos desconfianza, irrelevancia del debate político opuestos en marcha. distancia creciente entre las preocupaciones de las17 Grupo De opInIón públIca De la unIversIDaD De lIMa. «Estudio 262. Barómetro social: sistema electoral. Lima metropolitana y Callao. Sábado 2 y domingo 3 de abril 2005». Recuperado el 28 de febrero de 2011 del sitio web de la Universidad de Lima: <http://www.ulima.edu. pe/webulima.nsf/default/F598031D89943F2F05256E630017BD4C/$file/barometro_abrsocial_2005a.pdf>.18 Véase saDer, Emir. «Hacia otras democracias». En Boaventura de Sousa Santos (coord.). Democratizar la democracia. Los caminos de la democracia participativa. México D. F.: Fondo de Cultura Económica (FCE), 2004.
  • 23. María Isabel reMy sIMatovIc 23personas y las de los representantes políticos tien- el aislamiento de las élites políticas respecto deden a generalizarse en los países democráticos en las presiones populares, que buscarían satisfacerel contexto de globalización y neoliberalismo, el intereses particulares. En este sentido, la preser-deterioro de la representación política en América vación de la democracia requeriría proteger a lasLatina parece mostrar niveles tan elevados que han instituciones políticas encargadas de la forma-puesto varias veces en riesgo la propia goberna- ción de la voluntad general y el interés común.bilidad democrática. Es bueno recordar, como lohacía Arturo Valenzuela, que entre 1989 y 2004, Ambos componentes, el de los sistemas ex-once presidentes de América Latina debieron inte- pertos y el imperativo de preservar a las élitesrrumpir su mandato, nueve de ellos en el contexto para la elaboración del interés general, conver-de masivas acciones colectivas y dos por acusacio- gen en la formulación del modelo imperante denes constitucionales de corrupción.19 Simultánea y democracia representativa, que se sustenta en laconcomitantemente a este deterioro de la demo- reducción del contenido de la soberanía popularcracia representativa, América Latina parece haber y limita el papel del pueblo (del demos) al desido también uno de los más ricos laboratorios de productor de gobiernos, seleccionando, comonuevas experiencias de participación ciudadana. consumidor en el mercado, la mejor marca entre las opciones que se le ofertan. El resto, el ejerci- cio del poder, queda en manos de una burocra-1. Las buenas razones para la exploración cia especializada y unos representantes políticos participativa que gestionan el bien común sobre la base de las mayores o menores cuotas de poder recogidasLeonardo Avritzer sugiere que la paulatina pérdida en el mercado electoral.de la soberanía popular que termina configurandoel modelo de democracia representativa imperante Avritzer anota que, sin embargo, la cons-es un producto occidental de fines de la Segunda trucción de la administración estatal no es, en elGuerra Mundial, que formaliza procesos sociales y subcontinente (y menos en países como el Perú),políticos de Europa y los Estados Unidos. El prime- la expresión de burocracias altamente especia-ro de estos procesos es la propia complejización lizadas, que gestionen técnica y eficientementede la administración estatal, impulsada por la enor- los campos de la acción pública, sino, en mu-me expansión de las cuestiones que se volvieron chos casos, exactamente lo contrario. El «fracaso«públicas» (educación, salud, nutrición, etc.) luego del Estado» en la óptima dotación servicios, en lade la generalización de los derechos políticos de cobertura nacional con servicios de igual calidadparticipación y la inclusión en el sistema político para contrarrestar las inequidades del mercado,de sectores mayoritarios de bajos ingresos. Ello ha- es evidente y manifiesto en el hecho de quebría conducido a la consolidación de burocracias América Latina es el continente con mayoresespecializadas en la mayor parte de los campos de desigualdades en el mundo.acción del Estado moderno; en estos campos, losciudadanos pierden control y pasan a ser autóno- Además, representación política y buro-mamente gestionados por una burocracia con sa- cracia han abierto enormes espacios para la in-beres especializados y organización jerárquica.20 tervención de intereses particulares de sectores con alto poder económico y mayor capacidad La segunda fuente de pérdida de soberanía de presión, lo que produce, en opinión de Ro-es la consideración de que la preservación de meo Grompone21, la ampliación de los camposlos valores centrales para la democracia requiere sustraídos a la deliberación pública, y hace cada19 Cf. valenzuela, Arturo. «Latin American Presidencies Interrupted». Journal of Democracy, vol. 15, n.º 4, 2004, pp. 5-19. Al cómputo de entonces hay que agregar aún la caída de Lucio Gutiérrez y la de Carlos Mesa. Hace muy poco, una asonada militar volvió a poner en riesgo la presidencia del Ecuador.20 Véase avrItzer, Leonardo. «Modelos de deliberación democrática: un análisis del presupuesto participativo en Brasil». En Boaventura de Souza Santos (coord.). Ob. cit.21 Cf. Grompone, Romeo. «Argumentos a favor de la participación en contra de sus defensores». En Patricia Zárate (ed.) Participación ciudadana y democracia. Perspectivas críticas y análisis de experiencias locales. Lima: IEP 2005. ,
  • 24. Cuadernos Descentralistas 2824vez menos evidente quiénes toman decisiones: consolidar procesos participativos en la medi-si los políticos electos, que a veces defienden da en que condiciones de extrema desigualdadsu capacidad de iniciativa pero otras veces re- dificulten la construcción del interés público.conocen circunstancias que no logran contro- La población en situación de pobreza o de in-lar; los especialistas con saberes técnicos; o los digencia se ubicaría en el plano de la demandafuncionarios internacionales.22 o de los «reclamos privados» y no estaría en capacidad o en la posibilidad de articular inte- Recuperar soberanía a través de la am- reses comunes; sería cómo pedir a una pobla-pliación de mecanismos de participación ciu- ción que no tiene servicio de agua que poster-dadana parece un imperativo democrático. gue sus expectativas en función de un proyectoSin embargo, quedan dos preguntas sobre los común de forestación para mejorar la calidadmecanismos de participación ciudadana como del aire que respiramos todos. Quizás el úni-recuperación de soberanía: la primera es si los co «interés común» por el momento sea quemecanismos de participación efectivamente nadie tenga necesidades básicas insatisfechasrecuperan soberanía, es decir, si son eficaces para producir un piso de igualdad que permi-en el sentido de lograr que los intereses socia- ta concertar otros intereses comunes. En todoles, las demandas o las propuestas de la so- caso, en tanto existan situaciones de extremaciedad, gestionados a través de determinados pobreza o de exclusión de servicios de calidad,mecanismos, se convierten en decisiones pú- la población tiende a buscar relaciones directasblicas; y la segunda, si los mecanismos de par- con las autoridades (los «misios» en la estrate-ticipación resuelven las dos grandes cuestiones gias del campo IV que veremos más adelante),que han provocado la pérdida de soberanía resultando de ello una mayor fragmentación.de la sociedad en democracia: la de los sa-beres especializados o la autonomía de los En los términos de Ballón, estas son lastécnicos, y la cuestión de la construcción de situaciones en las que más que una sociedadintereses comunes. civil funcionan «operadores políticos» que dis- putan el poder en este escenario. Estos respon- No vamos a desarrollar esta segunda. Sin den, en muchos casos, a pequeños grupos deembargo, el tema toca el fondo de la participa- interés, carecen de aparatos políticos significa-ción ciudadana. Cabe destacar la discusión que tivos o negocian con todos (especialmente enabre Eduardo Ballón sobre las dificultades de periodos electorales).2322 Según O’Donnell, el régimen político democrático se ha analizado principalmente desde las condiciones de acceso al poder: las condiciones de la competencia electoral en relación con la admisión o no de determinadas organizaciones (la exclusión por décadas del APRA, por ejemplo, marcó el régimen político en el Perú). El autor, sin embargo, propone que hoy en día este análisis de las condiciones de acceso a posiciones de gobierno como condiciones de competencia electoral no basta para analizar la densidad democrática de un régimen político; para él, lo central termina siendo qué tanto pesan en las decisiones u omisiones públicas los insumos provenientes de este conjunto institucional reglamentado, transparente y competitivo, frente a otros «insumos» de decisiones que provienen de los intereses económicos y corporativos, la visión de la propia burocracia, las presiones de otros poderes (las fuerzas armadas o la Iglesia) o los intereses privados de los gobernantes y sus entornos. Véase O’Donnell, Guillermo. «Democracia, desarrollo humano y derechos humanos». En Guillermo O’Donnell, Osvaldo Iazzetta y Jorge Vargas Cullell (comps.). Democracia, desarrollo humano y ciudadanía. Reflexiones sobre la calidad de la democracia en América Latina. Santa Fe: Homo Sapiens, 2003. Para Francisco Durand, el nivel de injerencia de poderes empresariales es tal que estaríamos en una situación de «Estado capturado», en la que la única iniciativa es la que parte del poder económico, muchas veces ejercido en la práctica por gerentes de multinacionales sin visión de país o de largo plazo. Cf. DuranD, Francisco. «El poder económico y sus relaciones con el Estado y la sociedad civil». En Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo (DESCO). Luces y sombras del poder. Lima: DESCO, 2009, pp. 31-56.23 Véase ballón ecHeGaray, Eduardo. Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales. Lima: Evangelisher Entwicklugsdienst (EED), 2008. En otro texto, asumíamos la crítica de Partha Chaterjee a la utilidad de la categoría «sociedad civil». Según el autor, en condiciones de supervivencia y, sobre todo, de dependencia de las decisiones discrecionales de una autoridad para obtener los recursos básicos de la vida (agua, un terreno donde levantar una choza, la autorización para vender en la calle, alimentos, etc.), no se desarrolla una «sociedad civil» con capacidad de representar intereses, autónoma, crítica y vigilante del Estado, y consciente de sus derechos de rendición cuentas, sino una «sociedad política», organizaciones dependientes de decisiones de autoridades que desarrollan estrategias para lograr «su favor» (desde la súplica hasta el conflicto). La más clara expresión política de estas situaciones es el clientelismo. Véase reMy, María Isabel. «Apuntes sobre sociedad civil y sociedad política en el conflicto armado interno». En Félix Reátegui (coord.). Las organizaciones sociales durante el proceso de violencia. Cuadernos para la Memoria Histórica, n.º 3. Lima: Instituto de Derechos Humanos de la Pontificia Universidad Católica del Perú (IDEHPUCP), 2009.
  • 25. María Isabel reMy sIMatovIc 252. Los modos de participación: Los mecanismos del campo I son los más eficacia y costos eficaces: si un alcalde es revocado, no se ins- tala una mesa de negociación; al día siguienteEn un trabajo anterior24 propusimos distinguir sale de la municipalidad.25 También son los máscuatro campos o cuatro modos de participa- universales: el único requisito para participarción definidos por el cruce de dos variables: el es portar un documento nacional de identidad.nivel de institucionalización de los mecanismos Las decisiones son claras: se decide por mayo-de participación y el carácter de los acuerdos ría o minoría. Además, son 100% vinculantesde la sociedad. en sus versiones más extremas (revocatoria o Figura 3 Modos de participación Institucionalizados No institucionalizados I Mecanismos de democracia directa, Ley de Participación III Decisión Acción colectiva y Control Ciudadanos (Ley 26300) II Mecanismos de concertación: consejos, mesas, comités Diálogo sectoriales o territoriales. En descentralización, los IV (consulta) definidos por la Ley Orgánica de Municipalidades, Incidencia y cabildeo la Ley Orgánica de Gobiernos Regionales, la Ley Marco de Presupuesto Participativo y normativas regionales específicas.referendo); en sus versiones «intermedias» (ini- revocación de autoridades o la reforma de losciativa legislativa), la autoridad conserva cierta marcos legales no sea el producto de minorías ac-discrecionalidad, pero solo hasta que los ciu- tivas sino de grandes consensos. En otras palabras,dadanos decidan (y logren) pasar a medidas son muy eficaces pero tienen altos costos tran-más fuertes. saccionales: cumplir todas las exigencias es su- mamente costoso en recursos humanos o mate- Estos mecanismos suponen que los ciuda- riales, en la medida en que significan movilizardanos toman decisiones por encima de los elec- muchas voluntades.tos y hasta en contra de ellos: en ese sentido,suspenden el resultado del acto electoral. Por El campo II, institucionalizado como el pri-eso, las condiciones para su ejercicio son muy mero, es el de los mecanismos de concertación,exigentes (tanto como las de la elección) y deben diálogo y propuesta con las autoridades. Es elgarantizar cuando menos dos cosas: la primera, que más inmediatamente se asocia con la ideaque no se desestabilice permanentemente el de participación ciudadana y el que sustentaejercicio del poder establecido como produc- más claramente la «democracia participativa».26to de procesos electorales, y la segunda, que la Con mayor o menor fuerza, su vigencia significa24 reMy, María Isabel. Los múltiples campos…25 Según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), once países del subcontinente incorporan en sus Constituciones el derecho de los ciudadanos de presentar iniciativas de ley; ocho, el derecho a tomar iniciativas de referendo; y solo tres (Colombia, Perú y Venezuela), el derecho de revocar autoridades en textos constitucionales relativamente recientes (PNUD. La democracia en América Latina. Hacia una democracia de ciudadanos y ciudadanas. Buenos Aires: Alfaguara, 2004. Disponible en sitio web del PNUD: <http:// www.undp.org/spanish/proddal/idal_completo.pdf>).26 Algunos se refieren a este tipo de mecanismos como de «democracia deliberativa», dada la amplitud de temas y prácticas tras la idea de democracia participativa.
  • 26. Cuadernos Descentralistas 2826que se procesan cambios en el Estado, en el sen- en la última década expresaría la poca eficaciatido en que los marcos institucionales de gestión de los mecanismos institucionalizados y la casise abren incorporando a la sociedad. El costo nula relación de los sectores descontentos y dede la apertura es, por supuesto, numérico: las escasos recursos con los partidos políticos y suspuertas del diálogo no están abiertas al universo representantes en el Congreso.27 Las condicionesde ciudadanos y solo pueden incorporar a sus de represión y poco respeto a los derechos hu-representantes. La ventaja es que no son excep- manos encarecen estos mecanismos.cionales; pueden ser habituales, constantes. El campo IV contiene varias alternativas: En estos mecanismos, a diferencia de los del desde los ciudadanos que esperan largas horascaso anterior, la iniciativa no es de los ciudada- en la puerta de un alcalde u otra autoridad paranos. Son espacios donde el órgano de gobierno tratar de convencerlo personalmente de la obrainvita, convoca, a la participación. La segunda que requieren (los «misios»), pasando por las or-diferencia básica es que los ciudadanos partici- ganizaciones (sociales o de desarrollo) que cons-pan en tanto están organizados a través de sus truyen estrategias de incidencia para que un gru-representantes. Su referente no es entonces la po de congresistas presente el proyecto de leysociedad, los electores o el conjunto de ciudada- que creen que debe aprobarse (vía alterna y me-nos, sino la sociedad civil. Eventualmente, esta nos costosa a la recolección de firmas para unacaracterística puede ser una debilidad si la socie- iniciativa legislativa o la construcción de consen-dad en sentido amplio no se siente expresada en sos), hasta el ejercicio de poderes fácticos (em-la «sociedad civil». presarios, iglesias, militares y banca multilateral). Es el único campo no público y con frecuencia Mientras la eficacia de los mecanismos del muy poco transparente. Probablemente tiene lacampo I está condicionada por su masividad, su mejor relación costo-eficacia. Es el que mayornúmero, en los mecanismos del campo II, tres discrecionalidad reconoce en la autoridad; yfactores condicionan su eficacia para lograr inci- para ponerla de su lado, los métodos de accióndir en políticas públicas: la capacidad de cons- incluyen desde la súplica hasta la corrupción.truir consensos, la representatividad de los par-ticipantes directos y el tipo de decisiones que De todos los campos, el segundo es muylas autoridades están dispuestas a compartir, o extendido pero poco eficaz, eventualmente elde acuerdos que están dispuestas a cumplir, es menos eficaz. Mejorar su eficacia (reducir ladecir, la eficacia depende de la discrecionalidad discrecionalidad de las autoridades, mejorar laque conserva la autoridad. Los tres son proble- representatividad y desarrollar consensos y pro-máticos y es interesante combinarlos a la hora de puestas comunes) permitiría que campos no ins-analizar la eficacia, generalmente no muy alta, titucionalizados se hagan menos eficaces, másde estos mecanismos de participación. La buena costosos (y más transparentes) y menos recu-noticia es que sus costos de transacción son más rrentes, y permitiría también construir relacionesbajos, aunque desigualmente repartidos entre entre ciudadanos y autoridades menos externas,los actores: los más pobres, más marginales, más traumáticas o extremas como las prácticas derurales, cargan con costos más altos. Por ello, no democracia directa. Su montaje —asociado a lasiempre son inclusivos. descentralización a través de los CCL y CCR, y los presupuestos participativos, así como otras En el espacio de los mecanismos no insti- iniciativas más sectoriales— han buscado estetucionalizados, el campo III define un tipo de tipo de objetivos y la consolidación de los órga-práctica social muy recurrente en el país; se trata nos descentralizados de gobierno. La poca volun-del recurso a la acción colectiva disruptiva o a la tad de las autoridades de ceder poder o espacioprotesta para lograr incidir en políticas públicas a la sociedad, sin embargo, ha terminado cons-o abrir agendas públicas. Es el más clásico y uno truyendo mecanismos débiles. Los aprendizajesde los más eficaces en el país. Su recurrencia en ello son objeto del siguiente capítulo, pero27 Lo que se ha hecho hasta ahora es penalizarlos crecientemente, recortando derechos civiles.
  • 27. María Isabel reMy sIMatovIc 27antes analicemos un tema más: la propuesta La propuesta diferencia dos tipos de relaciónde un marco de relaciones para la rendición de de las personas con el Estado: la que tienen encuentas que ha desarrollado el Banco Mundial. tanto ciudadanos y la que tienen en tanto clien- tes de los servicios que el Estado proporciona.3. La voz y el poder del cliente El objetivo de la rendición de cuentas seríaOtra discusión sobre eficacia participativa, refe- mejorar la flecha de servicios (calidad, cobertura,rida a los mecanismos del campo II y su capa- oportunidad). Los mecanismos de participacióncidad para mejorar la calidad y dotación de los mejoran las dos rutas.servicios a disposición de las personas de menosrecursos, es la que plantea del Banco Mundial La primera es la ruta larga o la ruta de laen su informe sobre el desarrollo para el año «voz», aquella en la que los ciudadanos (la so-2004,28 en el que plantea un marco para las ciedad civil en su diversidad) buscan influir enrelaciones entre clientes, proveedores y poli- el Estado para lograr que los representantes po-cymakers. Este modelo de análisis es retomado líticos (Congreso, consejos regionales, regidores)por Cotlear con el nombre de «nuevo contrato desarrollen políticas o tomen decisiones que lle-social» para el Perú.29 ven a que sus agencias a cargo de la provisión Figura 4 Marco de relaciones para la rendición de cuentas RUTA LARGA DE RENDICIÓN DE CUENTAS ESTADO Voz Contrato Políticos Policymakers Proveedores CIUDADANOS Administrador Poder del cliente Proveedores USUARIOS directos RUTA CORTA Servicios28 banco MunDIal. Making Services Work for Poor People. World Development Report 2004. Washington D. C.: Banco Mun- dial y Oxford University Press, 2003. Véanse particularmente las páginas 6 y ss. Disponible en el sitio web del Banco Mundial: <http://www-wds.worldbank.org/external/default/WDSContentServer/IW3P/IB/2003/10/07/000090341_20031007150121/Rende- red/PDF/268950PAPER0WDR02004.pdf>.29 cotlear, Daniel. «Cómo mejorar la educación, la salud y los programas antipobreza». En su Un nuevo contrato social para el Perú: cómo lograr un país más educado, saludable y solidario. Lima: Banco Mundial, 2006.
  • 28. Cuadernos Descentralistas 2828de servicios encarguen, a las «ventanillas» finales entonces presidente del Foro Salud.30 Este pro-(colegios, hospitales, etc.), la mejora de los ser- grama se encontraba entonces ante el reto devicios que requieren los ciudadanos. A este tipo la descentralización y con el problema de quede mecanismos de voz corresponderían las ins- los municipios y gobiernos regionales habíantituciones de participación de tipo CCR y CCL, estado distantes del proceso. Sin embargo, elque tienen a su cargo concertar planes de desa- debilitamiento más fuerte vino del lado de losrrollo del conjunto de agencias y funciones, y el sistemas de contratación: la ley obligó a que elpresupuesto participativo. personal, que originalmente dependía de las evaluaciones de las organizaciones sociales, fue- Frente a esta ruta larga, la corta relaciona ra nombrado por las direcciones regionales dedirectamente a los ciudadanos en calidad de Salud, con estabilidad.clientes de un servicio específico con los res-ponsables directos de la provisión de ese ser- Una ley promulgada en octubre de 200731vicio. Instancias de participación que ponen en ha cambiado la composición de los CLASrelación a ambos actores producirían rápidos (que ahora se denominan comunidades loca-beneficios, sobre todo si el mecanismo defi- les de Administración de Salud), al incorporar,ne, efectivamente, condiciones de poder de además de representantes de las organizacio-decisión en el cliente. El modelo más claro nes sociales locales, a representantes de losde este mecanismo fueron los consejos loca- proveedores estatales del servicio: un repre-les de Administración de Salud (CLAS), en los sentante del gobierno local, un representan-que el conjunto de organizaciones sociales de te de los trabajadores de los establecimien-una localidad, organizadas en una asociación tos de las CLAS, un representante de la red(el CLAS), pactaba con el Ministerio de Salud de servicios de salud y el gerente-jefe de losun programa de administración compartida de establecimientos de salud. Sobre los represen-los servicios de salud de la localidad (hospi- tantes sociales se detalla lo siguiente: «Estostales y postas) y se hacía cargo de elaborar el representantes deberán acreditar trabajo y ex-plan de funcionamiento, seleccionar y contra- periencia en temas relacionados directamentetar el personal, y realizar las adquisiciones ne- con la salud, ante la autoridad correspondien-cesarias. Los CLAS, expresión del «poder del te». Por otro lado, su consejo directivo pasa acliente» (es decir, a cargo de las organizaciones estar formado por un representante del gobier-locales), recibían los recursos que el Estado no local, un representante de los trabajadoresgastaba en la gestión y previsión de esos ser- de los CLAS, un representante de la Red o Mi-vicios. El programa se inició en 1994, y las di- cro Red, según donde esté ubicado una CLAS;ferentes evaluaciones han sido muy positivas: y miembros de la sociedad civil. De este modo,«Los Consejos Locales de Administración en el Estado recupera su poder en detrimentoSalud (CLAS) han sido una de las estrategias del «cliente». Además, la representación socialmás innovadoras y exitosas de la salud pública deberá tener un carácter de especialista. Enperuana en la última década. […] en la actua- realidad, quedan fuera de la dirección loslidad abarca a cerca de un tercio de todos los «clientes» del servicio, poco o nada especialistascentros y puestos de salud del Ministerio de en salud, pero con toda la experiencia de laSalud», opinaba en el año 2006, Pedro Francke, calidad del servicio.3230 praes.orG. «Pedro Francke, presidente del Foro Salud sostiene “CLAS deben ser readecuados y fortalecidos”» [entrevista]. Boletín, n.º 5, julio de 2006. Disponible en el sitio web del Foro Salud: <http://www.forosalud.org.pe/clas_entrevista_p_francke.pdf>.31 Se trata de la Ley 29124, que establece la cogestión y participación ciudadana para el primer nivel de atención en los establecimientos del Ministerio de Salud y de las regiones.32 En una entrevista de diciembre de 2007, Ricardo Díaz, también directivo del Foro Salud, señalaba sobre los CLAS que «no hay visos de revertir la tendencia hacia el abandono de esta iniciativa nacional que tiene doce años. No hay pues una definición de la conducción del programa, de cómo va articularse a la propuesta de municipalización o descentralización. No existe una asignación presupuestal que corrija la tendencia a la disminución presupuestal en los CLAS». consorcIo De InvestIGacIón econóMIca y socIal [CIES]. «“Hacer una des- centralización en condiciones de fragmentación de la rectoría de la salud, hace dudoso que los gobiernos regionales y locales puedan mejorar la salud”. Entrevista a Ricardo Díaz, coordinador nacional adjunto del Foro Salud». Disponible el sitio web del Observatorio de la Salud del CIES: <http://observatorio.cies.org.pe/search/node/clas>.
  • 29. María Isabel reMy sIMatovIc 29 Para este tipo de ruta de participación se re- mía de contratación de personal. Con servicios aquiere de servicios tercerizados. La decadencia cargo de la administración directa del Estado, lade los CLAS comienza con la pérdida de autono- ruta vuelve a hacerse larga: ESTADO 3. Contrato 2. Consulta Proveedores USUARIO directos 1. Voz de Cliente 4. Servicios La distinción entre la voz y el poder del mejor vigilados en su cumplimiento, con lo quecliente (con poco poder en el país) tiene, sin em- se mejora la eficacia participativa. De igual ma-bargo, el interés de diferenciar mecanismos de nera, la agenda sobre la cual se toman acuerdospolítica general de mecanismos referidos a polí- es acotada y, nuevamente, más difícil de eludir.ticas específicas. La principal diferencia asociada Por ello, utilizamos la distinción de la propuestaa ello, que se verá en los casos que se analizarán por Cotlear, aunque estemos realmente lejos demás adelante, es que los «clientes» o las orga- una situación de «poder».nizaciones de ciudadanos involucrados en estosmecanismos sectoriales están (o pueden estar) es- En el ámbito nacional, a pesar de las me-pecíficamente vinculadas al ámbito sectorial del jores condiciones de seguimiento y vigilanciaque se trata. Este hecho genera un conocimiento de los acuerdos, el cumplimiento por parte dedirecto de la materia de concertación (cuando la autoridad suele ser bajo. Recuérdese, pormenos, una buena experiencia) en la propia ejemplo, lo sucedido con la firma de la Car-sociedad civil, pero, sobre todo, tiene mejores ta Verde, un conjunto de compromisos (muycondiciones de representatividad, lo que puede precisos) entre el Estado y las organizacionesdisminuir la discrecionalidad de la autoridad en agrarias, suscrita por el presidente Toledo antesla aplicación de acuerdos o políticas. Frente a del inicio de las negociaciones del tratado deun plan de desarrollo general que normalmen- libre comercio con los Estados Unidos. Tras elte pocos conocen, unos acuerdos sobre políti- acuerdo comercial, prácticamente no subsistióca sectorial o condiciones para la dotación de ninguno de los compromisos suscritos con las or-servicios, en los que se ha coordinado con or- ganizaciones agrarias, y estas no volvieron a serganizaciones de usuarios del sector, pueden ser convocadas.3333 Sobre la concertación agraria y la Carta Verde, véase reMy, María Isabel. «Mecanismos de concertación…».
  • 30. Cuadernos Descentralistas 2830 Lo que sucede con estos pactos es dife- cumplimiento de acuerdos sin acudir a modosrente a lo que sucede cuando, por ejemplo, se no institucionales o conflictivos es un fuertesuscriben compromisos con gremios, sobre desafío de la participación en el Perú. Comotodo en el contexto de acciones colectivas se verá, en el ámbito regional, condiciones dedisruptivas (huelgas o tomas de carreteras). presión mediática o institucional pueden co-En estos casos, la mesa de concertación se laborar a reducir la discrecionalidad de losabre por la presión social y los compromisos gobernantes y conducir a la elaboración dese cumplen (o más o menos) por la ame- políticas, estrategias o servicios adaptados a lanaza de nuevas acciones colectivas. Lograr el demanda social.
  • 31. María Isabel reMy sIMatovIcII. LA VOZ Y LOS CLIENTES EN LAS REGIONESEste capítulo está dedicado al análisis de los dos el Partido Popular Cristiano (PPC), los partidosprincipales mecanismos de participación ciuda- «tradicionales» (sobrevivientes de la violencia y ladana que mejoran las condiciones de «voz» de crisis de la década de 1980). Estos considerabanlos ciudadanos de las regiones: el presupuesto que, una vez elegida una autoridad, el peso departicipativo y los consejos de coordinación, legitimidad de los votos hacía que no tuviera pordefinidos en el marco de la reforma descentra- qué compartir poder con quienes habían sidolista del Estado. Analizaremos en este capítu- elegidos por un pequeño grupo de instituciones,lo en qué medida son implementados por los sin peso electoral y, eventualmente, opositoras.gobiernos regionales y qué tanto son valorados Veremos cómo han funcionado estos espacios;por la ciudadanía. La información que sustenta si han cumplido o no con su rol de ámbitos dela propuesta de análisis se ha tomado tanto de concertación y definición de lineamientos prio-diferentes estudios realizados en regiones, como ritarios para los gobiernos regionales; y si estasde una encuesta aplicada a informantes califica- definiciones de prioridades efectivamente sedos de Propuesta Ciudadana. En una segunda han cumplido.sección, se analizarán los mecanismos de parti-cipación de los «clientes», los usuarios o los di- Los presupuestos participativos, por su par-rectos beneficiarios de las políticas y servicios de te, han sido las instancias de participación máslos gobiernos regionales hasta el discreto punto consolidadas y masivas (ha habido años en losal que han llegado: la constitución de consejos que más de 320.000 personas estuvieron involu-sectoriales o temáticos. Buscamos mostrar los cradas en sus talleres en todo el país). De hecho,puntos fuertes y las debilidades de estos meca- despertaron gran expectativa entre las organiza-nismos, así como los avances particulares de al- ciones de la sociedad civil, pero han tendido agunas regiones. perder un poco su encanto inicial al no existir mecanismos reales que sirvieran para exigir a las autoridades el cumplimiento de los acuerdos. AA. La voz activa en las regiones ello se agrega el reciente recorte de los ámbi- tos de iniciativa de la sociedad. En parte esto esLos CCR y CCL se crearon con el fin de generar así porque los comités de vigilancia, entidadesespacios de concertación entre las autoridades y creadas para la fiscalización del presupuestola sociedad civil en el marco del proceso de des- participativo, no han logrado en muchos casoscentralización. Como dijimos antes, la normati- funcionar. Ni la inacción de los comités de vigi-vidad operativa de los presupuestos participati- lancia, ni el asedio del MEF a través de normasvos los dejó fuera, e, incluso, su propia creación administrativas restrictivas de la iniciativa ciuda-en el marco de la Ley Orgánica de Gobiernos dana, han sido contestados por los gobiernos re-Regionales (LOR) fue complicada y no tuvo gionales (más bien podría suceder lo contrario) oninguna simpatía de partidos como el APRA o por las sociedades regionales.
  • 32. Cuadernos Descentralistas 28321. Los consejos de coordinación regional CCR (planteada de manera genérica, es decir, sobre la base del número de provincias) haceLos CCR llevan ocho años de existencia y están que algunas regiones como Ancash, Cajamarcaconformados, como se sabe, por el presidente y Cuzco —con 20, 13 y 13 provincias, respec-regional, quien lo preside y convoca a las reu- tivamente— tengan un número muy alto deniones; por los alcaldes provinciales; y por los miembros. Si bien este hecho dificulta el ob-representantes de la sociedad civil. Estos últimos tener el quórum y el manejo de las reuniones,representan el 40% de los miembros y se eligen puede permitir una representación más ampliade entre las organizaciones sociales inscritas en y variada de la sociedad civil. Departamentosun libro ad hoc abierto por el gobierno regional. muy poblados, con economías diversificadasSu elección es por un período de dos años. pero pocas provincias (Piura, La Libertad, Lam- bayeque y Arequipa), tienen una representación La fórmula para la composición de los social mínima. Cuadro 1 Cálculo teórico de miembros de los consejos de coordinación regional en las diferentes regiones Representantes Población por Miembros Representantes Población por Miembros Provincias Provincias Sociales Representante del CCL* Sociales Representante del CCL* Madre de Dios 3 2 41.083 6 Pasco 3 2 105.168 6 Moquegua 3 2 60.575 6 Cuzco 13 9 125.507 23 Tumbes 3 2 75.115 6 Puno 13 9 135.904 23 Apurímac 7 5 75.786 13 Cajamarca 13 9 148.694 23 Ancash 20 13 75.961 34 Ucayali 3 2 162.060 6 Ayacucho 11 7 76.561 19 Ica 5 3 177.983 9 Amazonas 6 4 80.570 11 Junín 9 6 183.821 16 Huancavelica 7 5 85.274 13 La Libertad 12 8 186.583 21 Tacna 4 3 86.634 8 Loreto 6 4 191.085 11 Huánuco 11 7 95.278 19 Arequipa 8 5 192.051 14 San Martin 10 7 99.383 18 Piura 8 5 279.386 14* Incluye al presidente regional. Algunos gobiernos regionales contrapesan no es la mejor base para un consejo que debeeste déficit de representación, invitando a alcal- recoger la diversidad económica, social ydes distritales para incrementar el estamento de territorial de las regiones.autoridades. Se trata de una estrategia que elevala base para el cálculo del 40% de sociedad civil. En relación con el cumplimiento de la nor-Según el Grupo Propuesta Ciudadana, esta es la mativa de elección cada dos años, todas las re-opción, por ejemplo, de los gobiernos regionales giones han llevado procesos de elección de re-del Cuzco (21 autoridades y 17 representantes presentantes de la sociedad civil para el periodode sociedad civil) y Lambayeque (8 autoridades 2009-2011. Las únicas excepciones han sido Lay 5 representantes de sociedad civil).34 En todo Libertad e Ica, donde se han ratificado a los miem-caso, el referente administrativo territorial por bros del CCR anterior. Al respecto, las encuestasnúmero de provincias (que da la base del cálcu- realizadas a los informantes calificados sobre elec-lo en función al número de alcaldes provinciales) ciones de CCR muestran que en siete de las ocho34 Véase Grupo propuesta cIuDaDana. Vigilancia del proceso de descentralización. Reporte Nacional n.º 17. Balance anual 2008. Lima: Grupo Propuesta Ciudadana, 2009.
  • 33. María Isabel reMy sIMatovIc 33regiones consultadas se realizaron elecciones de mulgada en junio de 1984 y vigente por veinteCCR desde que se aprobó la ley y que, a la fe- años, estableció las asambleas de alcaldes, en lascha, ya ha habido cuatro procesos de elección. que los alcaldes distritales discutían con el alcal- de provincial las inversiones interdistritales (o el Los reportes del Grupo Propuesta Ciudada- aporte de la provincia a los distritos). No siemprena y los estudios encargados por el EED mues- funcionaron bien, aunque destacó, por ejemplo,tran que en todas las regiones se han tenido al la asamblea de alcaldes de la provincia de Mo-menos dos sesiones del CCR al año. De hecho, rropón-Chulucanas, que tuvo un reglamento tanla encuesta realizada para este estudio constató firme, que continuó reuniéndose a pesar de que,esta tendencia y destacó, de manera particular, en un periodo de gobierno municipal, llegaron aa Ucayali, que en el periodo 2003-2005 realizó haber hasta tres alcaldes provinciales por sucesi-ocho reuniones del CCR y, en lo que va de 2010, vas vacancias.ya llevan tres convocadas. Sin embargo, a ningu-na de estas asistió el presidente regional, hecho Durante la vigencia del proceso de regio-que se repite en todas las regiones. Destaca, de nalización anterior, los alcaldes provinciales eranmanera positiva, el caso de Cajamarca, en donde parte de la Asamblea Regional (como lo son aho-el presidente regional habría estado presente en ra del CCR), solo que entonces, la Asamblea se-las siete sesiones del periodo anterior y en la que sionaba permanentemente (como el Congreso),convocaron este año. La ausencia de presidentes en tanto que los CCR sesionan ahora solo dos ve-regionales en la mayoría de las sesiones podría ces al año. Mezclados alcaldes y representantesindicar su voluntad de mantener cierta autono- de sociedad civil en instancias de poca frecuen-mía frente a los acuerdos: no estando presentes, cia de reuniones, no terminan de trabajarse lasno se comprometen personalmente. diferentes agendas. Lo que suele ocurrir, como veremos más adelante, es que alcaldes provin- Efectivamente, los acuerdos a los que llegan ciales discuten sus agendas privadamente con ellas sesiones de CCR no son siempre considerados presidente regional (o los distritales con el pro-por las autoridades regionales. Dado que es un vincial), con lo que el específico tratamiento deespacio que comparten sociedad civil y autori- los ámbitos grandes (las regiones como conjuntodades regionales y provinciales, la agenda tiende de provincias y las provincias como conjunto dea tergiversarse, ya que los alcaldes provinciales, distritos) prácticamente desaparece.con agendas muy particulares de trabajo con elgobierno regional, intentan colocar como tema Como quiera que en las regiones hay ins-central de debate los proyectos de inversión tituciones de carácter regional y los presidentesen sus localidades. Probablemente, los CCR no regionales no tienen jurisdicción directa sobresuperan los problemas de inicio, asociados a la la provincia capital, aun cuando solo sea al ni-combinación de dos lógicas de representación: vel de la gestión, el ámbito regional se maneja.una territorial, que se da a través de los alcaldes Pero lo que prácticamente ha desaparecido,(que efectivamente quieren discutir sus particu- y es muy lamentable, es el ámbito de la gestiónlaridades presupuestales); y otra regional, que provincial, el ámbito por excelencia de la gestiónse asocia temáticamente a la representación de del desarrollo local en la medida en que involu-la sociedad civil. La misma tensión de agendas cra una ciudad intermedia, centro de serviciosy lógicas de representación diferentes aparece y sus intercambios con un hinterland formadoen las provincias, donde alcaldes distritales por ciudades menores (capitales distritales) ypugnan por discutir el presupuesto provincial caseríos rurales.para sus localidades. El programa Caminos Rurales (hoy Provías De hecho, no existe una instancia específi- Descentralizado) ubicó, en este nivel provincial,ca donde alcaldes distritales discutan con el pro- el espacio de planificación de las redes viales,vincial o alcaldes provinciales, con el presidente formando unos institutos viales provinciales enregional, la aplicación de presupuestos institu- los que participaban los alcaldes distritales y elcionales. La LOM anterior, la Ley 23853, pro- provincial. Este mismo ámbito podría estar a
  • 34. Cuadernos Descentralistas 2834cargo de planificar la infraestructura educativa, limitándose de esta manera sus posibilidadespermitiendo enfrentar más razonablemente los de participación, sobre todo cuando se trata deproblemas de acceso a la educación de pobla- organizaciones que representan a personas conciones en pequeños centros poblados (de he- menos recursos. Este problema de acceso secho, la provincia es el ámbito de las unidades combina con uno de legitimidad y que afectade gestión educativa local [UGEL]) o los de in- tanto al CCR como al presupuesto participativo.fraestructura de salud. Sin embargo, hoy, los al- Realmente, hay pocas organizaciones de segun-caldes provinciales se comportan como alcaldes do nivel, o de carácter regional o interprovincial,del distrito capital: los procesos de presupuesto y las que hay, como universidades o colegiosparticipativo suelen ser en la realidad distrita- profesionales, han optado por no participar,les y los representantes de sociedad civil en los aludiendo a la poca efectividad que tienen es-CCL provinciales provienen en gran medida de tos mecanismos. Solo en análisis sobre los CCRla capital. De hecho, estos órganos de coordi- de regiones como Arequipa y Lambayeque, senación —con reuniones poco frecuentes, con remarca una alta representatividad. Se trata, sinagendas recargadas y débil presencia de orga- embargo, de regiones «macrocefálicas», es de-nizaciones sociales de fuera de la capital— no cir, espacios donde el peso de la ciudad-capitalresuelven el problema, y los alcaldes gestio- es predominante. Pero lo más común son casosnan directamente las obras: de este modo, lo como el de Junín, cuyos seis representantes deinterdistrital desaparece. sociedad civil difícilmente representan la diver- sidad de espacios de poblamiento como la capi- Algunos balances del proceso de descen- tal, los valles interandinos, las punas y la selva,tralización coinciden en señalar como los prin- con ciudades intermedias que tienen proble-cipales problemas de diseño de los CCR los si- mas y expectativas diferentes a las comunidadesguientes: rurales: todos son espacios con un importante componente poblacional y con sectores diversos1. Su carácter exclusivamente consultivo. (comercial, minero, agrícola, ganadero, etc.)2. El incumplimiento de sus acuerdos y la falta de mecanismos para exigir su cumplimiento. La ausencia de organizaciones de segundo3. El número limitado de sesiones (dos al año). nivel, representativas de zonas y sectores econó-4. La falta de recursos. micos diferentes, trae otro problema: la inexisten-5. La posible superposición de funciones cia de mecanismos para que los representantes entre los miembros del CCR que, a la vez, de la sociedad civil rindan cuentas de su trabajo son agentes participantes en el presupuesto a quienes votaron por ellos o, como mínimo, a participativo.35 quienes representan. Así, los participantes en los CCR terminan asistiendo para defender intereses Algunos añaden el desbalance en la partici- particulares que ni siquiera serían los de un sec-pación de los representantes de organizaciones tor, sino los de su pequeña y particular organiza-de la sociedad civil en relación con las autori- ción. Dos experiencias regionales han buscadodades del gobierno regional y de los gobiernos contrarrestar esta situación.provinciales. Este problema, como vimos, serelaciona también con el tipo de agenda que La primera fue la constitución de la Asam-cada actor trae a este espacio y que puede dejar blea de la Sociedad Civil en Piura, formada ende lado temas importantes para la sociedad la primera elección de representantes de lacivil organizada. sociedad civil al CCR con el conjunto de ins- tituciones «electoras». Sus reuniones periódi- Finalmente, se señala como una limitación cas permitían a los representantes elegidos darel exigir que las organizaciones de la sociedad cuenta de lo realizado y explicitar los problemascivil deban estar inscritas en registros públicos, que tenían con el CCR (poca de frecuencia de35 ballón, Eduardo. Ob. cit., y proDescentralIzacIón (PRODES). Proceso de descentralización 2008: balances y recomendaciones. Lima: ProDescentralización, 2009.
  • 35. María Isabel reMy sIMatovIc 35reuniones, agendas confusas, etc.), con lo que decreciendo a tal grado que hubo queestos problemas devenían en públicos. La expe- convocar unas elecciones complementariasriencia no sobrevivió a la segunda elección de para llenar el número de representantes re-representantes al CCR: conflictos por la falta de querido (recuérdese que, por número deacuerdos en la organización de listas de candi- provincias, Ancash tiene la representacióndatos terminaron resquebrajando la unidad de más numerosa de la sociedad civil).la sociedad civil. 2. Sobre Ayacucho informaron también de una participación decreciente por pérdida Una experiencia que sí ha logrado mante- de interés, poca capacidad de decisión,nerse es la de la Asamblea de Delegados de la incumplimiento de acuerdos y poca ca-Sociedad Civil de Lambayeque. Esta se constitu- pacitación sobre las funciones que debíanyó en el año 2003 con 34 representantes y hoy asumirse.cuenta con cerca de 180. De hecho, constitu- 3. En Junín se aprecia una disminución delye un actor regional clave en la apertura de una 50% en la participación a causa de las con-agenda de debates regionales.36 vocatorias inadecuadas y de la creciente desconfianza de la sociedad civil en rela- El interés que los CCR despertaron al inicio ción con el gobierno regional por el incum-entre las organizaciones de la sociedad civil pa- plimiento de los acuerdos.rece haber disminuido a lo largo del tiempo. Un 4. De la Libertad también se informa un nú-informe de PRODES registra que en el año 2003 mero decreciente.se inscribieron como votantes, en los 25 gobier- 5. De Ucayali, lo mismo: en las últimas dosnos regionales, 1.056 organizaciones, aunque elecciones participan menos organizacio-solo participaron 782 en la elección de repre- nes (13 en promedio para elegir 2 repre-sentantes.37 En los años siguientes, la cantidad sentantes).de participantes disminuyó: en el año 2005 se 6. En Cajamarca, no parece haber disminuidoinscribieron 896 personas y solo participaron el número de organizaciones que partici-569, y en el año 2007 se inscribieron 821 y solo pan en las elecciones.participaron 392. 7. En Cuzco tampoco hay variación, ni en el número ni en la composición de las organi- Importa señalar que, en las primeras elec- zaciones (15 se mantienen permanentes enciones, la Defensoría del Pueblo llevó un registro todas las elecciones).sobre quiénes eran elegidos, y el Jurado Nacio- 8. Loreto muestra, más bien, un incrementonal de Elecciones supervisó el proceso. La De- en el número de participantes comparadofensoría no sigue realizando este monitoreo, y con los años 2003 y 2004.la información que proporciona el INFOgob delJurado Nacional de Elecciones llegó solo hasta Preguntados sobre la representatividad re-el año 2007. El desinterés parece haber llegado gional de los electos, los resultados fueron lostambién a las instituciones nacionales. siguientes: Para conocer el origen de los representan- 1. En Ancash, el mayor número de represen-tes, se preguntó a los informantes calificados que tantes viene de las ciudades de Chimbote yrespondieron la encuesta su apreciación respec- Huaraz.to al número de organizaciones que participaron 2. En Cuzco, las organizaciones son básica-en las últimas elecciones. Los resultados obteni- mente de la capital, aunque una englobados fueron los siguientes: varias provincias (la Sociedad de Criadores de Alpacas y Llamas).1. Sobre el CCR de Ancash informaron que 3. En La Libertad y en Ucayali, ocurre lo la participación de organizaciones venía mismo.36 La información sobre el caso de Lambayeque me fue gentilmente cedida por Eduardo Ballón.37 PRODES. Ob. cit.
  • 36. Cuadernos Descentralistas 28364. En Junín se registran organizaciones prove- Un problema nuevo es la inasistencia rei- nientes de otras provincias. terada de varios de los miembros de los CCR.5. En Loreto sí destaca la presencia de organi- El cuadro 2 muestra altos porcentajes de inasis- zaciones representativas del sector agrario tencia de representantes de sociedad civil a las (regional). sesiones de CCR. Cuadro 2 Asistencia de representantes sociales por año (en porcentajes) Huancavelica La Libertad Cajamarca Arequipa Ancash Cuzco Piura Ica 2003 100 60 42 10 100 60 96 N.E. 2004 100 43 42 20 60 60 60 2005 100 87 72 49 50 75 70 2006 33 80 56 41 No sesionó 100 2007 100 67 46 N.E. 90 2008 27 60 41 47 100 58 630 Promedio 53 88 60 45 27 73 60 80 N. E. No se evaluó. Fuente: Grupo propuesta cIuDaDana. Presupuesto participativo. Boletín de Vigilancia, n.º 2. Balance del presupuesto participativo regional. Lima: Grupo Propuesta Ciudadana, noviembre de 2009. Los CCR, por otro lado, no llegan a con- el exceso de lluvias del año 2009) tratóvertirse en un espacio serio de consulta de los temas diferentes.gobiernos regionales sobre temas centrales parael desarrollo de la región. En la práctica, res- Un elemento importante para mejorartringen su agenda a los mecanismos puntuales la agenda de los CCR, que permitiría la fisca-de participación, sea las ordenanzas que regu- lización de la ciudadanía sobre su funciona-lan el presupuesto participativo o su reglamen- miento, sería la publicación de sus actas en losto, sea el cronograma de talleres de priorización portales de información de los gobiernosde proyectos, sea el monto asignado para el regionales. Exploramos esta posibilidad enproceso. En algunos casos, el debate incluye, las regiones donde estaban los informantesadicionalmente, el Plan Regional de Desarro- calificados. Según su versión, en tres regio-llo Concertado (PRDC). Los informantes entre- nes nunca se han publicado estas actas; envistados confirman este manejo de la agenda otras tres, están disponibles desde el añotemática de los CCR: de las ocho regiones 2007; y en dos, llegan hasta el año 2009. Enconsultadas, solo una, Cuzco, y por una razón ninguna aparece la información correspondien-particular (las inundaciones ocasionadas por te al año 2010.
  • 37. María Isabel reMy sIMatovIc 37 Cuadro 3 Actas de los consejos de coordinación regional en los portales de transparencia de los gobiernos regionales Regiones que nunca incorporan Regiones que incorporan Año en que actas de CCR en portal WEB actas CCR en portal WEB incorporan actas Arequipa Cajamarca Desde el año 2007 Cuzco Desde el año 2007 La Libertad Ancash Solo el año 2009 Loreto Desde el año 2007 Ucayali Lurín Solo el año 2009 Una manera de ver la relevancia de un y agendas de las reuniones; o si los represen-ámbito como el de los CCR, espacio público tantes de la sociedad civil tenían presencia ende participación por excelencia, es analizar la los medios. El cuadro 4 sobre la importancia delpresencia de sus voceros, acuerdos o agendas CCR en la opinión pública muestra los resul-de debate en los medios de comunicación tados de esta encuesta. Como se puede apre-regional. Por ello, se les preguntó a los informan- ciar, el panorama no es muy favorable: en al-tes si la prensa regional se ocupaba o no de las gunas regiones, la respuesta es negativa a todassesiones del CCR; si se difundían los acuerdos las preguntas. Cuadro 4 Relevancia de los consejos de coordinación regional en la opinión pública regional La Libertad Cajamarca Ayacucho Ucayali Ancash TOTAL Loreto Cuzco Junín ¿La prensa regional se ocupa de las sesiones de 0 0 0 1 0 0 0 0 1 CCR? ¿Difunde acuerdos? 0 0 0 1 0 0 0 0 1 ¿Entrevista a representantes de sociedad civil? 1 0 0 0 0 0 1 1 3 ¿Da cobertura a las elecciones de sociedad 0 0 1 0 0 0 1 1 3 civil? ¿Los representantes de sociedad civil dan 0 0 1 0 0 0 0 1 2 declaraciones en los medios? TOTAL 1 0 2 2 0 0 2 3 Nota: 0=no; 1=sí.
  • 38. Cuadernos Descentralistas 2838 En el ámbito mediático, la situación parece el cuadro 5. Este también se ha elaborado conir un poco mejor en los CCL como se aprecia en datos de la encuesta a informantes calificados. Cuadro 5 Relevancia de los consejos de coordinación local en la opinión pública local Distrito de Baños Distrito de la Provincia de Provincia de Provincia de Provincia de San Martín Cajamarca Encañada del Inca Huanta TOTAL Huari ¿Los medios de comunicación locales 1 1 1 1 1 1 6 informan cuando hay sesiones? ¿Dan cobertura a sus acuerdos? 0 1 0 0 0 0 1 ¿Entrevistan a los representantes de 0 0 1 1 0 0 2 sociedad civil? ¿Dan cobertura a las elecciones de 0 1 1 0 0 1 3 representantes de sociedad civil? TOTAL 1 3 3 2 1 2 Ilse Alvizuri señala que el CCR todavía civil como «campo de batalla» y el de sociedadno viene cumpliendo un papel efectivo como civil como «sociedad civilizada».articulador y promotor de la concertación en-tre las autoridades regionales y la sociedad civil El primero evoca la clásica idea (hegeliana)en los procesos participativos en la región. La de que la sociedad civil es el espacio de repre-autora señala que esta situación se relaciona sentación de intereses particulares: las organiza-con el hecho de que existe un gran porcenta- ciones tendrían la función de pugnar, negociar oje de la población que no está organizada y, concertar, para que los intereses de sus agremia-por lo tanto, no se encuentra representada dos estén representados ante el Estado o se incor-en el CCR. La consecuencia es que la población poren en las políticas concertadas. Ello plantea lase siente ajena a esta instancia y no se intere- cuestión de la representatividad: una instanciasa en conocer cuál es su labor. Sin embargo, de participación tendrá la fuerza para imponertambién señala que el CCR se ha convertido el cumplimiento de compromisos concertados sien un interesante espacio de concertación, amplios sectores de la población han sido repre-ya que aglutina a representantes de diversos sentados a través de sus organizaciones en losniveles de gobierno y de la sociedad civil.38 procesos de concertación-negociación. En unaEstas afirmaciones podrían generalizarse a la situación así, la discrecionalidad de las autorida-mayoría de regiones. Cabe entonces la pre- des estaría bajo control (no podría eludir el cum-gunta de qué estamos entendiendo por la so- plimiento de acuerdos sino a costa de provocarciedad civil si la mayoría de la población no una situación de conflicto y, eventualmente, deestá organizada. ingobernabilidad) y se lograría una alta eficacia participativa, es decir, los intereses-expectativas Dos conceptos de sociedad civil se mezclan de amplios sectores de la población se incorpo-en este tipo de mecanismos: el de la sociedad rarían en decisiones de política.38 alvIzurI cazorla, Ilse. Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales: el caso de Cuzco. Lima: EED, 2008.
  • 39. María Isabel reMy sIMatovIc 39 El segundo evoca el conjunto de organiza- Si bien la idea de representatividad parececiones autorreguladas, libres, autónomas del Es- alimentar la constitución de los CCR, en realidad,tado, que asumen la tarea de vigilarlo, de con- con pocas excepciones como la presencia de fe-trolar sus excesos autoritarios o invasivos sobre la deraciones agrarias o representantes de pueblossociedad. Remite a un espacio público deliberati- indígenas, quienes están presentes en ellos invo-vo, más que a un «campo de batalla» de intereses carían más una legitimidad en su capacidad departiculares. Esta concepción original de la socie- propuesta, de deliberación de planes, de buscardad civil liberal, actualizada en los procesos de lo mejor para la sociedad. Sin negar la importan-transición democrática (el caso de Solidaridad en cia de estas instituciones, el peso social, político yPolonia o de las madres de la Plaza de Mayo de mediático que pueden tener puede ser poco re-Argentina, por ejemplo), remarca su autonomía y levante y tendrían muy débiles capacidades parasu actuación en defensa de derechos universales. forzar el cumplimiento de acuerdos o abrir temasSegún Gamio, el concepto de sociedad civil que diferentes de aquellos para los que la autoridadse utiliza hoy en día no es el hegeliano de «cam- los convoca a sesiones. Ello explicaría la doblepo de batalla» de la representación de intereses aseveración de un informe como el de Cuzco quediferenciados, sino «en un sentido post-hegelia- comentamos líneas arriba: el hecho de ser inte-no se llama “sociedad civil” al conjunto de ins- resantes espacios de deliberación y encuentro;tituciones cívicas y asociaciones voluntarias que y, simultáneamente, el desinterés de la mayoríamedian entre los individuos y el Estado. Se trata de la sociedad por sus discusiones o acuerdos.de organizaciones que se configuran en torno aprácticas de interacción y debate, relacionadas ¿Son por definición socialmente poco rele-con la participación política ciudadana, la inves- vantes estas instituciones de la «sociedad civiliza-tigación, el trabajo y la fe [...]. La función de estas da»? No necesariamente. Colegios profesionales,instituciones consiste en articular corrientes de universidades, ONG o iglesias podrían intentaropinión pública, de actuación y de deliberación liderazgos cívicos regionales que se sustenten enciudadana que permitan hacer valer las voces de propuestas de producción de intereses regiona-los ciudadanos ante el Estado».39 les y orientación de políticas. Para ello, tendrían que efectivamente convocar procesos colectivos Existen experiencias en otros lugares de eficiente concertación de intereses privados en función de objetivos comunes. Qui- de elaboración. ¿Han suscitado las universidades zás el caso más notable sea el del Acuerdo de Wassenaar de grandes encuentros que junten a sus principales 1982 en Holanda. Allí, los empresarios plantearon la cuestión profesionales en la elaboración de propuestas de que con los altos beneficios sociales de los trabajadores y los altos impuestos a través de los cuales el Estado desarrollaba precisas para impulsar desde los CCR? ¿Convo- políticas redistributivas de servicios a poblaciones de menores can los colegios profesionales conferencias de ingresos, las empresas holandesas corrían el riesgo de no ser prensa para anunciar que sus ingenieros o sus competitivas en el escenario de globalización que se abría. Si contadores vigilarán la correcta implementación ello sucedía, todos perdían. La negociación terminó (tras larguí- simas sesiones) en un acuerdo por el cual trabajadores y Estado de obras de desarrollo? No siempre lo hacen reducían sus cargas para que las empresas se consolidasen en (probablemente, con muy poca frecuencia); y, la competencia internacional. El objetivo era que, a largo plazo, por lo general, su inclusión obedece más a una dichas empresas empezaran a compartir con la sociedad (vía remuneraciones e impuestos) las mayores ganancias. La cons- especie de presencia de «notables» que a un li- trucción del acuerdo fue extremadamente compleja e incluyó derazgo de opinión, deliberación y propuesta. la construcción de indicadores sobre el momento y el monto de redistribución de ganancias. Ello suponía por lo menos cumplir con tres requisitos: Para controlar la discrecionalidad de las (a) que los gremios fueran efectivamente representativos y sus autoridades y lograr eficacia participativa, los dirigencias tuvieran una alta capacidad de diálogo con sus CCR debieran reforzar el sustento representativo bases para comprometer acuerdos sólido; (un poco de «campo de batalla») de las organi- (b) que tuvieran asesoría técnica del mismo nivel que las em- presas para discutir los indicadores; y zaciones que lo conforman. El punto es saber si (c) que el Estado no tuviera una «posición tomada» a favor de estas organizaciones representativas, a su vez, alguno de los dos sectores y, más bien, abriera un espacio estarán dispuestas a gestionar los intereses de de neutralidad y defendiese su capacidad redistributiva.39 Citado por Remy. «Apuntes sobre sociedad civil y sociedad política en el conflicto armado interno». En Félix Reátegui (coord.). Las organiza- ciones sociales durante el proceso de violencia. Colección Cuadernos para la Memoria Histórica, n.º 3. Lima: (IDEHPUCP), 2009.
  • 40. Cuadernos Descentralistas 2840sus agremiados al interior de procesos de con- dan servicios son parte del propio gobierno re-certación de intereses regionales, que incluyen gional. En todo caso, en procesos de presupues-también a otros sectores. La cuestión de la repre- to participativo 2010 como los de Lambayequesentatividad de amplios sectores será clave para o Cajamarca, la presencia de representantes dellograr controlar la discrecionalidad, pero un ex- Estado (regional, local o nacional) constituyóceso de intereses particulares corre el riesgo de más de la mitad de los agentes participantes.41trabar la constitución de acuerdos que permitan «Agentes participantes» quiere decir personasproducir políticas viables y mecanismos eficien- que tienen voz y voto; ello quiere decir que entes de gobierno. La necesidad de lograr acuerdos las decisiones que se toman en los talleres depor consenso y no por mayoría es una exigencia presupuesto participativo, podría estar pesandoalta, pero no imposible. más el voto de funcionarios públicos que el de representantes sociales.2. Los presupuestos participativos La presencia de funcionarios sería muy im- regionales portante en tanto personas con capacidad de asesorar técnicamente o que pueden informarEl presupuesto participativo es la herramienta acerca de planes de inversión en curso, lo quemás efectiva para que la sociedad organizada enmarcaría mejor las propuestas de la sociedadincida en la gestión del gobierno regional. Sin y evitaría duplicidad. Lo sorprendente es que losembargo, en ellos no solo participan represen- funcionarios llegan con «su proyecto bajo el bra-tantes de la sociedad. Según Ballón,40 el peso de zo» (unas escuelas o los baños de un hospital).la intervención de la sociedad civil en los proce- Quizás vale la pena reflexionar sobre esta com-sos participativos del periodo 2003-2006 en el binación de actores (o agentes) participantes.nivel regional ha sido, en términos porcentuales,el siguiente: Como señala PRODES, el presupuesto participativo se ha institucionalizado en todos Año Porcentaje los gobiernos regionales, aunque aún de mane- 2003 28% ra heterogénea y débil en muchos casos.42 Este 2004 49% avance en institucionalizar el mecanismo de par- 2005 55% ticipación no ha supuesto la erradicación de los 2006 53% problemas que ya traía desde su experiencia mu- nicipal. Según el Banco Mundial en una reciente Los restantes son alcaldes, funcionarios investigación sobre presupuestos participativos,43municipales o representantes de agencias del el principal problema sigue siendo la baja ejecu-gobierno central. Como recordamos al inicio ción de proyectos priorizados participativamen-de este trabajo, la Ley Marco de Presupuesto te. En el año 2007, solo la mitad de los proyectosParticipativo menciona la presencia de actores fue ejecutada. De manera coincidente, en el Bo-públicos y privados, desde el primer instructivo. letín de Vigilancia, n.°2, de Propuesta Ciudadana,Por eso, entre los agentes participantes se cuen- se menciona que empiezan a notarse señales detan representantes del sector público: no se trata fatiga en la sociedad civil organizada, debido alsolo un espacio de la sociedad. Esta presencia de cumplimiento parcial de los acuerdos. De hecho,funcionarios no deja de sorprender, sobre todo se ha producido un proceso de acumulación deahora que la mayoría de agencias públicas que proyectos priorizados y no ejecutados.4440 Ballón, Eduardo. Ob. cit.41 Grupo propuesta cIuDaDana. Presupuesto participativo. Boletín de Vigilancia n 2. Balance del presupuesto participativo regional. Lima: Grupo Propuesta Ciudadana, noviembre de 2009.42 PRODES. Ob. cit.43 banco MunDIal. Evaluación del presupuesto participativo y su relación con el presupuesto por resultados [en prensa]. El estudio se realizó sobre presupuestos participativos distritales en el año 2007.44 Grupo propuesta cIuDaDana. Presupuesto participativo…
  • 41. María Isabel reMy sIMatovIc 41a) Un problema de eficacia: la acumulación ejecutados (13%) y 29 (5%) se encuentran en de proyectos ejecución. El 82% restante no había podido ser incluido por razones técnicas y presupuestales:Es probable que esta alta acumulación de pro- 575 proyectos quedaron solo como idea. Esteyectos priorizados y no ejecutados provenga de embalse de proyectos priorizados y no ejecuta-las versiones iniciales de los presupuestos partici- dos se produjo entre los años 2003 y 2006 conpativos, sobre todo antes de la modificatoria de 733 acuerdos. Solo en el año 2007 se habíanla Ley Marco de Presupuesto Participativo, que priorizado 230. En Piura, los gastos comprome-recién en diciembre de 2008 define el alcance tidos llegan a 70 millones de soles, pero el pre-de los proyectos de nivel regional en un contexto supuesto para proyectos del presupuesto partici-en que los agentes participantes de la sociedad pativo, que ingresó al presupuesto institucionalllegaban con una enorme cantidad de micropro- modificado (PIM), alcanza solo los 47 millones.yectos realmente poco relevantes, incluso a los De este total, 29 millones se encuentran en eje-procesos regionales. cución (60%) y solo 18 millones (40%) fueron destinados a proyectos nuevos (priorizados en el Un proceso de aprendizaje social ha llevado presupuesto participativo).a que, cada vez más, las organizaciones propon-gan proyectos más grandes y, sobre todo temas Los estudios revisados coinciden en quemás relevantes. En el último reporte de Mejo- parte del problema se relaciona con el nivel derando la Inversión Municipal (MIM) Cajamarca representación de las organizaciones de la socie-(diciembre de 2010) sobre Presupuesto Partici- dad civil. Estas suelen ser de carácter local y as-pativo de la Municipalidad Provincial de Caja- piran a que se prioricen pequeñas obras, con lomarca, por ejemplo, se aprecia que el tamaño que se atomiza el presupuesto existente y se dejapromedio de los proyectos en los procesos para de lado las obras de impacto regional. Sin embar-los presupuestos de 2007 a 2011 fue de 258.000 go, el conjunto de razones que se esgrimen parasoles.45 Además, su distribución porcentual fue la no ejecutar los proyectos es poco consistente: sisiguiente: el 24% fue para obras de saneamien- se trata (antes de 2009) de pequeñas obras loca-to; el 20% para mejora de la educación; y el 6% les que fragmentan el presupuesto, es difícil sos-para desarrollo agropecuario.46 Igualmente, en tener que se trata de «ideas» que los técnicos nouna municipalidad más cercana al ámbito rural pueden traducir a perfiles o proyectos. Hay quecomo la de Baños del Inca, el 24% de los proyec- remarcar al respecto dos cosas: que el «embalse»tos fue de desarrollo agropecuario.47 se justifica poco en gobiernos regionales que, en muy pocos casos, ejecutan el 100% de sus pre- Según el Grupo Propuesta Ciudadana, entre supuestos de inversión (es decir, sobra dinero,los desafíos que vienen enfrentando los gobier- a pesar de los cual no se ejecutan los pequeñosnos regionales se encuentra el embalsamiento de proyectos) y que la mayoría de gobiernos regio-proyectos (de impacto solo local y sin viabilidad nales incorporaron en sus presupuestos de inver-técnica), con el consecuente desencantamiento sión «pequeñas obras locales» (aulas, asfaltadode los agentes participantes.48 Por ejemplo, en el de calles o plazas de pueblos), probablementegobierno regional de Cajamarca, se reporta que no las priorizadas por agentes participantes, sinoentre los años 2004 y 2009 se habían prioriza- las que su buen gusto o su estrategia para obte-do 817 proyectos, de los cuales solo 105 fueron ner apoyo electoral pudieran haber guiado.45 MejoranDo la InversIón MunIcIpal (MIM) Cajamarca. «Municipalidad Provincial de Cajamarca. Aspectos básicos». MIM informa sobre el presupuesto participativo, año 2, n.º 2, marzo de 2010. Recuperado el 6 de marzo de 2011, del sitio web del MIM Perú: <http://www. mim.org.pe/publicaciones/cartillaspresupuestoparticipativo/archivo/cajamarca_2010_PP_MPC.pdf>.46 Ibíd.47 MejoranDo la InversIón MunIcIpal (MIM) Cajamarca. «Municipalidad Provincial de los Baños del Inca. Aspectos básicos». MIM informa sobre el presupuesto participativo, año 1, n.º 1, marzo de 2010. Recuperado el 6 de marzo de 2011, del sitio web del MIM Perú: <http://www.mim.org.pe/publicaciones/cartillaspresupuestoparticipativo/archivo/cajamarca_2010_PP_MDBI.pdf>.48 Grupo Propuesta Ciudadana. Presupuesto participativo…
  • 42. Cuadernos Descentralistas 2842 En el ámbito de los gobiernos locales, la efi- cuadro 5 muestra el resumen de ejecución de pro-cacia es bastante desigual, pero procesos recientes yectos en el año 2009 (priorizados en procesos deen algunos de ellos muestran un nivel relativamen- presupuesto participativo desarrollados en 2008)te alto de ejecución de proyectos (cuando menos en un grupo de municipalidades con alto canonen el número de proyectos que se avanzan). El minero monitoreadas por el proyecto MIM.49 Cuadro 5 Proyectos de presupuesto participativo priorizados y ejecutados en el año 2009 Priorizados Ejecutados Eficacia Municipalidades N.° de N.° de N.° de Monto* Monto* Monto* proyectos proyectos proyectos Huamanga 17 3,8 7 1,5 41% 39% Puno 27 24,4 23 16,6 85% 68% Juliaca 35 40,3 28 30,4 80% 75% Cajamarca 44 13,8 29 2,7 66% 20% Tacna 20 8,01 0 0 0% 0% Mariscal Nieto 122 85,4 78 96,7 64% 113% Independencia 25 15,12 5 1,13 20% 7% Huaraz 51 11,57 3 0,18 6% 2% Baños del Inca 5 0,42 4 0,36** 80% 86%* Millones de soles.** Al monto se le tiene que restar el 10% del total de las inversiones ejecutadas por la municipalidad. Fuente: Boletines del MIM sobre el presupuesto participativo. Los informantes de la encuesta elaborada temente altos niveles de ejecución de los proyec-en el marco de este estudio señalan sorprenden- tos priorizados en el presupuesto participativo. Cuadro 6 Porcentaje de ejecución de proyectos de presupuesto participativo (2008-2009) La Ancash Ayacucho Cajamarca Cuzco Junín Loreto Ucayali Libertad Entre 50 y Más de Entre 50 Entre 50 Más del 2008 -- -- -- 75% 75% y 75% y 75% 75% Entre 50 y Más de Entre el Entre 50 Menos Entre 50 2009 -- -- 75% 75% 50 y 75% y 75% del 25% y 75%49 El proyecto MIM es una iniciativa de la Corporación Financiera Internacional (IFC), institución afiliada del Grupo Banco Mundial, que ejecuta el Instituto de Estudios Peruanos (IEP).
  • 43. María Isabel reMy sIMatovIc 43 El problema de baja ejecución parece con- titucional) debe presentarse en el MEF en el mescentrarse más en los gobiernos regionales. de septiembre para ser incluido en el Presupues- to de la República que deberá sustentarse ante Un problema adicional es el de la coordi- el Congreso. El proceso no logra tener un ordennación éntre los diferentes niveles de gobierno. territorial claro.La modificatoria a la ley marco de presupuestoparticipativo de diciembre de 2008 que definió b) Los agentes participantescon claridad el alcance de los proyectos quedeben considerarse «regionales», «provinciales» Los «agentes participantes» son los actores cen-y «distritales», añadió responsabilidad al presi- trales de este proceso; son quienes tienen el «po-dente regional, en tanto presidente del CCR, de der» de decidir entre los proyectos propuestos. Enarticular procesos en los ámbitos regional y local, el estudio del Banco Mundial antes mencionadobuscando concatenar los niveles de planificación se constata, y quizás esa es su principal conclu-territorial. sión, que los agentes participantes dan prioridad a proyectos de inversión en infraestructura social Sin embargo, el Grupo Propuesta Ciudadana que tienden a atender las necesidades de la po-señala que, salvo en Lambayeque y Huancaveli- blación más pobre.51 Se generaría, así, una lógicaca, estas coordinaciones entre niveles de gobier- de asignación pro-pobre que es consistente conno subnacional no se dieron:50 En Huancavelica la composición social de los agentes participan-se hicieron de forma secuencial, empezando por tes: participan mayoritariamente organizacionesel ámbito distrital, siguiendo por el provincial y sociales de base.terminando por el regional, procedimiento quemarcaba una pauta. En Lambayeque, el gobier- Si bien el análisis del Banco Mundial se hano regional realizó una reunión de información realizado sobre los procesos de presupuesto par-de los alcaldes provinciales y distritales. En Piura, ticipativo en municipalidades sobre todo distri-se planteó que el proceso se realizaría sobre la tales, su estudio muestra algunas conclusionesbase de los resultados de los procesos distrital y contundentes sobre esta buena capacidad deprovincial; sin embargo, no terminaron a tiempo asignación «pro-pobre» de los recursos munici-por problemas de organización. En Arequipa, el pales. Los gráficos siguientes se realizaron sobregobierno regional solicitó a los alcaldes la desig- la data de más de 500 casos de presupuestonación de un representante para la conforma- participativo de 2007 y muestran la altísima co-ción de un comité técnico de coordinación y no rrespondencia entre las necesidades básicas in-se siguió con más trámite. En Cajamarca e Ica, satisfechas (NBI) según quintiles de carencias y ella única reunión entre el presidente regional y nivel de prioridad (una combinación de núme-los alcaldes provinciales o sus representantes se ro de proyectos y montos asignados) otorgadollevó a cabo en el seno del CCR y trató sobre el a ellas por los agentes participantes. Incluso lapresupuesto participativo regional. baja prioridad de los proyectos de electrificación en el quintil 1 (de mayores carencias), por ejem- Uno de los mayores problemas para la coor- plo, se podría explicar por el hecho de que, endinación de los distintos ámbitos de gobierno es esas zonas donde falta de todo, antes de priori-el cronograma: si los procesos son efectivamente zar electrificación las personas priorizan serviciosparticipativos (en muchos gobiernos distritales, más elementales (agua y alcantarillado). En losesta característica implica, por ejemplo, una se- niveles más altos, por el contrario, la electrifica-cuencia de talleres descentralizados por zonas), ción puede ser el único servicio que falte y lasrequieren tiempo y el conjunto (el presupuesto ventajas de tenerlo son muy evidentes. De ahí,participativo y todo el resto del presupuesto ins- su alta prioridad en ese nivel.50 Grupo propuesta cIuDaDana. Presupuesto participativo…51 banco MunDIal. Ob. cit.
  • 44. Cuadernos Descentralistas 2844 Estudio del Banco Mundial sobre Presupuesto Participativo en Perú (más de 500 casos): Importancia relativa en priorización de presupuesto participativo y necesidad en el acceso a infraestructura básica (agua, electricidad y saneamiento) Gráfico 3.1 Gráfico 3.2 Gráfico 3.3 90.0% 0.06 70.0% 0.03 70.0% 0.08 Nec_Agua Nec_Elect Nec_Saneam Importancia Proyectos Saneamiento Prior Agua Prior Electric Prior Saneam Importancia Proyectos Electrici- 80.0% 0.07 60.0% 60.0% 0.05 0.03 Importancia Proyectos Agua Población sin Saneamiento Población sin Electricidad 70.0% 0.06 Población sin Agua 50.0% 50.0% 60.0% 0.04 0.02 0.05 50.0% 40.0% 40.0% 0.03 0.02 0.04 40.0% 30.0% 30.0% 0.03 30.0% 0.02 0.01 20.0% 20.0% 0.02 20.0% 0.01 0.01 10.0% 10.0% 0.01 10.0% 0.0% 0.00 0.0% 0.00 0.0% 0.00 Q1 Q2 Q3 Q4 Q5 Q1 Q2 Q3 Q4 Q5 Q1 Q2 Q3 Q4 Q5 Quintil de Carencia Quintil de Carencia Quintil de CarenciaFuente: Banco Mundial. Ob. cit. Es importante contrastar esta capacidad de Loreto, parecen no asistir los colegios profe-pro-pobre del presupuesto participativo con la sionales y, en ningún caso, las universidades.real ejecución presupuestal de las municipalida-des que suelen incumplir los acuerdos, y donde El reporte del Grupo Propuesta Ciudadanala prioridad de gasto suelen ser pistas y ornato.52 sobre presupuesto participativo analiza con preo- cupación la fragmentación y debilidad de las or- El tema no se ha estudiado con la misma pre- ganizaciones sociales de alcance regional,54 aun-cisión en los procesos de presupuesto participativo que se alerta respecto del hecho de que con laregional, en los que, por el carácter de los proyec- búsqueda de mayor representatividad entre lastos (interprovincial), este tipo de sensibilidad local organizaciones, en aplicación de la modificato-a problemas inmediatos puede desaparecer. ria de la Ley Marco de Presupuesto Participativo, se ha presentado la disminución de los agentes Sobre el tipo de participantes en el nivel en regiones como Cajamarca, Lambayeque yregional, Ballón remarca la relativa ausencia de Piura.22 Por el contrario, el número de agentesgremios empresariales, colegios profesionales participantes ha aumentado ligeramente en ely universidades, los actores centrales de las re- Cuzco y La Libertad. En Ancash son numerosos,giones.53 Estas instituciones justifican su ausencia pero no se ha llegado a establecer requisitos deseñalando que el presupuesto participativo toma representación regional. La mayoría son asocia-decisiones sobre proyectos que no tienen im- ciones vecinales urbanas, directores escolares ypacto real en la región y mantienen canales de representantes de las UGEL.comunicación directos con las autoridades paraplantear sus agendas. En la encuesta aplicada a En el presupuesto participativo de 2010 selos informantes calificados, hay presencia de los observa que los agentes del sector público inscri-gremios empresariales, particularmente las cáma- tos provienen mayoritariamente de los gobiernosras de comercio de la región y asociaciones de locales en primer lugar y del gobierno regional enmedianos y pequeños empresarios, en cinco de segundo lugar. En la sociedad civil es prioritarialas ocho regiones. Sin embargo, salvo en el caso la presencia de organizaciones sociales y ONG.52 Otra conclusión interesante, a contracorriente de las apreciaciones generales sobre el presupuesto participativo, es que este no pulveriza el gasto: el monto promedio de los proyectos priorizados es semejante al de los ejecutados por fuera de este mecanismo.53 Ballón, Eduardo. Ob. cit.54 Grupo propuesta cIuDaDana. Presupuesto participativo...
  • 45. María Isabel reMy sIMatovIc 45En cuanto al género, la mayoría son varones. En y lugares de reunión que sean convenientes paraHuancavelica y La Libertad, el 84% y el 90% son los actores clave y que no se crucen con horariosvarones, respectivamente. En la encuesta realiza- de trabajo; y (d) aumentar la difusión de convo-da para este estudio se constató que la presencia catoria al presupuesto participativo por mediosde mujeres en cinco de las ocho regiones consul- locales como la radio.tadas se restringe a tres o menos organizaciones:son los casos de Ayacucho, Cajamarca, Junín, La Sobre la capacitación que reciben los agen-Libertad y Ucayali. En una, Cuzco, llegan a ser tes participantes en las regiones, se observa quecinco y, en Loreto, no se registra participación de es extremadamente diversa. Para los casos queninguna organización de mujeres. monitorea, el Grupo Propuesta Ciudadana seña- la, por ejemplo, lo siguiente: El sesgo capitalino de los agentes partici-pantes resalta también en las respuestas de los 1. Por las distancias entre sus provincias, eninformantes de la encuesta aplicada: los siete Piura y Ancash se realizan de forma des-que respondieron a la pregunta sobre de dón- centralizada.de provienen los agentes participantes de orga- 2. En Piura y Lambayeque, las capacitacionesnizaciones de la sociedad civil remarcaron que se han centrado en los alcaldes para expli-mayoritariamente son de la ciudad capital. Apa- carles las nuevas disposiciones del MEF.rentemente, la forma en que las provincias están 3. Se evidencia la necesidad de capacitar a or-presentes es a través de sus alcaldes y no de sus ganizaciones sociales, pero también a alcal-organizaciones sociales. des, así como a funcionarios y consejeros regionales. Todos los estudios coinciden en señalar 4. En Piura se ha capacitado sobre los di-que, para que las organizaciones de la socie- versos documentos de gestión del pre-dad civil logren ejercer el poder que se supone supuesto participativo (planes regionalestienen los agentes participantes, se requiere un de Desarrollo de Capacidades, planesmínimo de capacitación y acceso a información locales de Desarrollo y Plan Operativorelevante. Efectivamente, los agentes participan- Institucional).tes disponen de poca información. Las audien- 5. Cajamarca tuvo asistencia técnica virtual,cias de rendición de cuentas que las autoridades promovida por el Centro Ecuménico dedeben dar al inicio del proceso no compensan Participación y Acción Social (CEDEPAS) yesta baja calidad de información, en la medida el Grupo Propuesta Ciudadana.en que sus informes tienden a ser generales y, 6. En Arequipa se resalta el apoyo de laen muchos casos, no dan cuenta de la prioriza- Mesa de Concertación de Lucha Contración anterior, sino que hacen un recuento gene- la Pobreza en temas vinculados al presu-ral de la gestión. Esta situación se agrava por el puesto por resultados y los criterios depoco peso de los comités de vigilancia del pre- priorización.supuesto participativo, que podrían aprove- 7. En Huancavelica son CARE Perú y Prisma,char estas audiencias para dar un informe de quienes asumen las tareas de capacitación.lo actuado por ellos, pero sobre este puntovolveremos luego. Sobre los equipos técnicos, un tipo de actor muy particular en los procesos de presupuesto Para mejorar los procesos participativos, el participativo, también se tiene alguna informa-estudio del Banco Mundial, por ejemplo, propo- ción. Según el Grupo Propuesta Ciudadana, to-ne las siguiente medidas: (a) fortalecer la capaci- dos los gobiernos regionales han cumplido contación e información que reciben los agentes par- incorporar representantes de la sociedad civil enticipantes; (b) ajustar los tiempos y plazos para la la composición de su equipo técnico. En el añocapacitación, permitiendo que se pueda acceder 2010, estos constituían el 26% en promedio y laa ella de manera anticipada; (c) definir horarios mayoría pertenecían a alguna ONG.5555 Ibíd.
  • 46. Cuadernos Descentralistas 2846 especializados». Efectivamente, los conocimien- Los presupuestos participativos suelen estar desvincu- lados de los planes de desarrollo regional concerta- tos técnicos necesarios para desarrollar perfiles dos. Quizás el problema no esté en los presupuestos o proyectos no son socialmente muy difundidos sino en los planes. y, por cierto, se cuentan entre los que poseen los funcionarios públicos. No se concentran La reciente experiencia de Piura, de elaboración por cierto en las dirigencias sociales que cons- del Plan de Desarrollo Regional Concertado 2007- 2021, trae algunas novedades interesantes: tituyen la parte más importante de los agentes participantes (sociales). Además, las funciones  El plan define un periodo de planeamiento de 15 de los equipos técnicos requieren dedicación años, pero contiene también un primer desarrollo de tiempo, una facilidad de la que las personas del plan para un plazo de 5 años (Plan de Desa- rrollo Concertado de Mediano Plazo). que no son funcionarios y que eventualmente  Es el plan de mediano plazo el que contiene indi- sí poseen conocimientos técnicos, no disponen cadores precisos de logros. (porque deben trabajar en su sector). Ello lleva  El proceso concluyó con la firma de un Acuerdo a que sean normalmente las ONG quienes cum- Regional por Piura, suscrito por 45 instituciones, entre partidos políticos, colegios profesionales, plen ese rol, en la medida en que su labor con- ONG y universidades, en una ceremonia de gran siste precisamente en apoyar procesos de este cobertura de prensa. tipo. Pero, ¿efectivamente forman parte de los  Pero algunas instituciones clave tuvieron que equipos técnicos en tanto representantes de la anunciar que no suscribirían el acuerdo si el go- sociedad civil (en el sentido de portar una repre- bierno regional no cumplía con ratificar al comité de seguimiento de los indicadores y comprometer sentación) o en tanto personas que disponen de recursos para ello. El presidente regional tuvo que conocimientos técnicos? La cuestión de cómo la acceder. sociedad civil en su participación resuelve el pro- blema de los «saberes especializados» no parece El plan de largo plazo cuenta, pues, con uno de mediano plazo, indicadores, un comité de seguimien- resuelta o solo lo está por cesión de su «poder» to y recursos para cumplir esta tarea. a otros especialistas no públicos. Eventualmente, el asunto podría resolverse si representantes de organizaciones sociales, que sí asisten al proceso Por lo general, son designados por una nor- de presupuesto participativo portando y nego-ma de la autoridad, y eso les da una alta discre- ciando iniciativas, pudieran contar con asesorescionalidad para definir quien participa: este caso técnicos (eventualmente de las ONG). De estase presenta en Ancash, Cuzco y Huancavelica. manera, agentes participantes serían «empode-En Piura y La Libertad, la definición de represen- rados» y podrían actuar, por la asesoría técnicatantes de sociedad civil en los equipos técnicos que reciben, en condición de horizontalidades de acuerdo con una cuota que corresponde con los técnicos del Estado.a los agentes participantes. Sin embargo, se in-corporan cuando el proceso está en marcha. En Para terminar, y solo lo mencionamos por-Arequipa, el presidente regional, junto al CCR, que pertenece al terreno de lo muy comúnmen-presenta una propuesta concertada. En Lamba- te conocido, está la cuestión de que los planesyeque, la Asamblea de Delegados de la Socie- de Desarrollo Regional Concertado práctica-dad Civil (ADOSCIL) es la encargada de la desig- mente no se relacionan con los procesos del pre-nación y acreditación. supuesto participativo. Este hecho se menciona en todos los análisis realizados y se encuentra Los equipos más numerosos son los de Ica, sistemáticamente entre los «desafíos» que debenHuancavelica y Lambayeque con 51, 37 y 27 lograrse. Como se menciona en el recuadro quemiembros, respectivamente. Esto hace difícil presenta el caso del reciente PDRC de Piura,que se reúnan y sean operativos. quizás el problema no está en los agentes partici- pantes, que no los toman como referencia, sino La cuestión de la participación de la socie- en que los planes no son de calidad, no reco-dad civil en los equipos técnicos contiene un gen realmente las inquietudes de la sociedad, noproblema que planteamos en la sección concep- contienen cronogramas de operación y logros, ytual de este estudio: la cuestión de los «saberes son bastante generales.
  • 47. María Isabel reMy sIMatovIc 473. Una mirada cercana a los mecanismos meses después se desarrolló una elección com- de voz en algunos casos regionales plementaria que convocó a los representantes de los segmentos faltantes. Se presentaron nue-La encuesta aplicada a informantes calificados de ve para cinco segmentos y tampoco asistieronocho regiones permite dar una mirada en pro- todos los votantes inscritos. No se ha realizó nin-fundidad al funcionamiento de los mecanismos guna de las asambleas, porque no hubo ningunaparticipativos que debieran mejorar (amplificar) convocatoria.la voz en las regiones. En el periodo 2007-2009, se eligieron titu- lares y accesitarios que se distribuían en 11 seg-Ancash mentos, a los que se añadió uno de mujeres. Se eligió en dos fechas por la poca participación,Las elecciones de miembros de sociedad civil en pues la importancia del espacio tuvo poca difu-los CCR han sido regulares, es decir, se han rea- sión. En la segunda elección se llegó a cubrir ellizado las cuatro elecciones que corresponden a 40% de representantes. Durante este periodo sela vigencia del mecanismo desde el año 2002. reeligieron a dos representantes: uno del sector turismo y otro de las mujeres. Esta vez no hubo En el período 2003-2004, la convocatoria un representante de los alcaldes distritales y laa elección de representantes de la sociedad civil participación femenina llegó a dos miembros.fue acogida con la inscripción de 168 electores,de los cuales solo sufragaron 94. Los 13 elegidos En el periodo 2009-2010, nuevamenterepresentaban a 10 segmentos de la sociedad, no se pudo elegir el total de los miembros.escogidos de manera concertada para represen- Por ello, se realizaron nuevamente eleccionestar espacios territoriales entre la costa, el Callejón complementarias, con lo que se llegó a com-de Huaylas y Conchucos. Solo una mujer resultó pletar los miembros. De este modo, se pudoelegida como representante. Se consideró a tres instalar el CCR.representantes de comunidades campesinas (envez de indígenas), pero se percibe que no hay En general, la participación ha sido decre-representantes ni de zonas pobres ni de extrema ciente y se ha debido llevar a cabo eleccionespobreza. La elección se realizó con participación complementarias. Por otro lado, se añadió unde la Defensoría del Pueblo. representante más para redondear a 40% la par- ticipación de la sociedad civil. La representativi- En el periodo 2005-2007, se convocó a elec- dad se enmarca en la ascendencia de los miem-ciones al tiempo que se aprobó un reglamento bros sobre su organización social. No existe unaelectoral que contemplaba la participación de coordinación entre los miembros del CCR paraun representante de los alcaldes distritales como definir posturas comunes. La representatividadparte de la sociedad civil. Se debió ampliar el se circunscribe a lo provincial y en su mayoría seplazo de inscripción por el reducido número de concentra en las ciudades de Huaraz y Chimbo-organizaciones inscritas, que se redujo de los te, y varias de las organizaciones representan unamás de 160 del periodo anterior, a solo 31, la cobertura local. Respecto a la representación demayoría de organizaciones locales (de Huaraz, los ámbitos rurales y alejados, se tienen gremiospor ejemplo, se contaba con el representante agrarios y comunidades campesinas. Estos se hande la Asociación de Padres de Familia de un incrementado en el último periodo. A raíz de lacolegio). El reglamento electoral limitó la efec- incorporación de un representante de los alcal-tiva elección de los representantes de la socie- des distritales se decidió ampliar el número dedad civil, debido a la rigidez de los segmentos representantes de la sociedad civil.establecidos, y eso generó mucho desconcierto.Varias organizaciones no se presentaron para En cada elección, los segmentos a ser repre-emitir su voto, con lo que participaron solo sentados en el CCR han variado. Para el primer26 que eligieron a 6 miembros y designaron a CCR (2003-2004) fueron organizaciones de pro-un representante de los alcaldes distritales. Trece ductores y gremios empresariales (Federación de
  • 48. Cuadernos Descentralistas 2848Transportistas de la Sierra de Ancash y la Cámara sesiones de CCR en el portal de transparenciade Comercio y Producción de la Provincia del del gobierno regional, solo se encuentran las deSanta), gremios laborales (Federación Sindical sesiones de 2009.Departamental de Trabajadores de Ancash),gremios profesionales (Colegio de Profesionales En términos generales, la apreciación de losde Ancash), gremios agrarios (Federación Agra- informantes de la encuesta sobre el CCR es ne-ria Departamental de Ancash Atusparia Ucchu gativa: «Solo se ha buscado cumplir con la partePedro) gremios pesqueros (Asociación Perua- formal de la participación. Poco interés de la so-na de Armadores Pesqueros), gremios mineros ciedad civil en participar del proceso».(Asociación de Micro y Pequeños EmpresariosIndustriales de Metal Mecánica), organizaciones La encuesta no responde sobre el presu-de fomento del turismo (Cámara de Comercio y puesto participativo regional. El aplicativo delTurismo de Huaraz), universidades (Universidad presupuesto participativo, sin embargo, permitedel Santa y Universidad Los Ángeles), comuni- apreciar un alto y constante número de agen-dades campesinas (Comunidad Campesina Cori tes participantes (288 en el año 2008, 290 enAylluyoc, provincia de Aija) y otras organizacio- el año 2009, 343 en el año 2010 y 299 en el añones (entre las que se incluyó la Asociación de la 2011). La mayoría de ellos corresponden a fun-Juventud Campesina de Huaraz y un represen- cionarios de los gobiernos regionales y locales:tante del Frente de Defensa). la suma de ambos en el año 2008 constituyó el 78% de los agentes participantes y el 80% en el Para el segundo CCR (2005-2007) se sumó año 2009. En el año 2010, que parece ser unaa la lista anterior el gremio de mujeres, pero ya excepción, los funcionarios de los gobiernos lo-no participaron en la elección los gremios pes- cales y regionales solo alcanzaron el 34%, peroqueros, los de profesionales y los laborales. Para en el año 2011 su presencia fue nuevamenteel CCR del periodo 2007-2009 se eligieron tanto mayoritaria: 61%.titulares como accesitarios, y el número de mu-jeres se incrementó con la representante de las En la provincia de Huari, la última elecciónuniversidades. Para el periodo 2010-2011 se ob- de representantes de la sociedad civil fue en elservan otras organizaciones como la Asociación año 2007. Aquella vez, para elegir a los 10 re-de Cadenas Productivas de Huaraz, represen- presentantes que le corresponden, asistieron 12tada por una mujer; la Asociación de Docentes organizaciones. De ellas, tres fueron del distritode la Universidad Nacional Santiago Antúnez de capital. Se considera, sin embargo, que la convo-Mayolo (UNASAM), cuatro comunidades cam- catoria fue adecuada y realmente llegaron a asis-pesinas y la Cámara de Turismo de Carhuaz. tir representantes de los ocho distritos. Se tuvo la presencia de organizaciones como las sindicales, Respecto a la frecuencia de convocatorias a las de bases, las de mujeres, las comunidadessesiones de CCR, se señala una convocatoria de- campesinas y las asociaciones de productorescreciente: seis sesiones en el periodo 2003-2004 y regantes. El informante tiene la impresión dey solo dos en el periodo 2005-2007. No se es- que sectores importantes de la provincia cono-pecifica el número de sesiones de estos últimos cen a sus representantes al CCL. Los colectivosaños. Respecto del quórum, no se especifica, sin de base que los eligieron sí se reúnen más alláembargo, se señala que se presentan situaciones de las elecciones, aunque no son un referenteen que este no se pudo lograr, debido tanto a la para consultas de los representantes, ni ellos lesausencia de miembros como al hecho de que se rinden cuentas.programan sesiones a última hora. Respecto del funcionamiento del CCL, este La cobertura que logran en prensa las elec- se ha convocado en tres oportunidades, perociones, sesiones o acuerdos de CCR parece ser solo en una, a la que asistió el alcalde provin-nula, aunque a veces los representantes de la cial, hubo quórum. Sobre la participación desociedad civil son entrevistados en los medios. los alcaldes distritales, encontramos que se lesEn términos de la publicación de las actas de las convoca pero no hay quórum. Incluso, en el año
  • 49. María Isabel reMy sIMatovIc 492009, no les convocaron ni para el presupuesto dos (Coracora, Puquio, Huancapi, Ayacucho yparticipativo. Esto se debería a que los funciona- valle del río Apurímac-Ene [VRAE]). En dos de lasrios de la oficina de planificación, que es la en- sesiones estuvo presente el presidente regional.cargada de coordinar y conducir la participación Sobre el nivel de participación de los alcaldesciudadana, no tienen formación. La única sesión provinciales en las sesiones, se señala que solode CCL realizada se dedicó a temas de organiza- asisten cuando hay certeza de que lograrán unción interna. Se había acordado que se reunirían presupuesto para un proyecto que involucre sude acuerdo con las convocatorias a presupuesto provincia. Los temas tratados han sido siempreparticipativo, pero ello no se cumplió. La sesión referidos a los procesos de plan de desarrollotuvo cobertura de prensa. concertado y el presupuesto participativo. En términos de apreciación general sobre el Respecto a la publicidad de sesiones, ni sonCCL, la opinión recogida en la encuesta fue la cubiertas por la prensa regional, ni sus actas sesiguiente: encuentran en el portal del gobierno regional. En un primer momento se creó la expectativa y tuvo un funcionamiento relativo. Debido a la distancia de Como apreciación general sobre el CCR, se los elegidos, no se pudo mantener constante y se fue señala que es un proceso negativo, por las difi- diluyendo. Requieren de una vida institucional, asig- cultades para reunirse una vez al año y por la narles recursos e infraestructura, personal que vea falta de capacitación dirigida a los miembros de la sus trámites, y sobre todo capacitarlos. Pero, lamen- tablemente, las autoridades municipales no quieren sociedad civil. Se señala que las ONG del depar- ser fiscalizadas ni vigiladas y dejan a su suerte a esta tamento apoyan solo el proceso de presupuesto instancia. participativo, pero no a los representantes al CCR. Sobre los presupuestos participativos de los Respecto a los procesos de presupuesto par-últimos años, se observan pocos cambios: ticipativo regional, se ha notado un incremento …los que participan de los presupuestos participati- con la presencia de dos organizaciones nuevas vos son casi la misma gente que participó en el 2007 de mujeres. En general no hay mucho interés pero en menos cantidad, pues ha habido desengaño fuera de las nueve organizaciones que participan con los resultados del proceso. Pero con los pocos siempre: el Colegio de Ingenieros, el Instituto de que participan se puede apreciar que son más gente citadina. Desarrollo del Sector Informal (INDESI), la Fede- ración Agraria Departamental Ancash (FADA), la Mesa de Concertación de la Juventud, la Cáma-Ayacucho ra Regional de Turismo (CARETUR), la Cámara de Comercio, la Coordinadora Regional de Or-La participación de organizaciones de la socie- ganizaciones Afectados por la Violencia Políticadad civil ha sido decreciente por la pérdida de (CORAVIP), la Federación de Clubes de Madres,interés y credibilidad. Esta tendencia se habría el Frente de Defensa y el Colegio de Enfermeros.dado, porque estas han carecido de capacidad La tendencia es que solo participen organizacio-de decisión y se han incumplido los acuerdos. nes de la capital por las dificultades de transpor-Además, los participantes no han sido capacita- te desde la mayoría de provincias.dos sobre sus funciones. De acuerdo con el aplicativo de presupues- En las elecciones se ha registrado la presen- to participativo, la composición de agentes parti-cia de organizaciones de las provincias de las tres cipantes ha sido la siguiente:zonas: norte, centro y sur. Las provincias del sur,más distantes, participaron gracias al apoyo de 2009 2010 2011los alcaldes. N.° de agentes participantes 48 48 48 Porcentaje de la sociedad 23% 23% 23% Entre los años 2009 y 2010 ha habido tres Porcentaje del gobierno regional 54% 54% 54%sesiones convocadas y todas con quórum. Ade- Porcentaje del gobierno local 23% 23% 23%más, se organizaron cinco talleres descentraliza-
  • 50. Cuadernos Descentralistas 2850 En el mismo aplicativo se observa también Cuzcouna notable disminución en el número de pro-yectos: 80 en el año 2009, 37 en el año 2010 y La composición del CCL de Cuzco es especial;13 en el año 2011. está compuesto por los 13 alcaldes de las mu- nicipalidades provinciales; 2 alcaldes en repre- En la municipalidad provincial de Huan- sentación de los 108 distritales; 9 directoresta, ha habido solo un proceso de elección de sectoriales; 3 directores ejecutivos de proyectoslos tres representantes que le corresponden especiales, y 17 representantes de las organiza- ciones de la sociedad civil. Para el periodo 2009-a la sociedad civil. La elección se realizó en- 2010, la estructura no ha cambiado significativa-tre 32 organizaciones presentes con partici- mente y existe un total de 15 organizaciones depación de la Oficina Nacional de Procesos la sociedad civil que participan en él. RespectoElectorales. A pesar de ello, el CCL nunca se de la representatividad territorial, 13 organiza-reunió con el alcalde, ni fue parte del proce- ciones son regionales, una organización abarcaso del presupuesto. Su reconocimiento por varias provincias (Asociación de Criadores departe de la municipalidad se realizó después Alpacas y Llamas) y otra, la provincia capital (elde un año, cuando los miembros lo habían Centro Qosqo de Arte Nativo). En cuanto a la re-abandonado. En la composición del CCL, se presentación de los ámbitos rurales, se encuen-tiene la presencia solo de organizaciones del tra la Federación Agraria Revolucionaria Túpacdistrito capital de Huanta. Del sector rural, re- Amaru II del Cusco (FARTAC).salta la presencia de la Comisión de Regantesde Razuhuilca. Respecto de las sesiones, entre los años 2009 y 2010 ha habido cuatro sesiones. Todas han teni- En general, la impresión es que la pobla- do quórum. El presidente regional solo las inaugu-ción desconoce a los representantes ante el ra, pero no las sigue. Sobre los temas de las sesio-CCL. Además, se percibe que estos no reco- nes, tenemos la siguiente información por año:gen opiniones o expectativas, ni dan cuenta de 1. Año 2009sus gestiones. Sucede que, en realidad, nun-ca han sesionado: en el año 2008, los alcaldes Instalación:distritales forzaron una reunión y ahí quedó. • Represa de AngosturaEl alcalde provincial nunca más los convocó. • Problema limítrofe de demarcación territorial La apreciación general del nuestro infor- • Presupuesto participativo 2010mante es negativa: • Informe del avance del Plan Estratégi- Preocupante porque la participación ciudadana co Regional Concertado 2021 en este período de gobierno se desestimó por completo. Para el alcalde no es de importancia y Segunda reunión: su gestión tiene otra orientación de obras efectistas; • Presupuesto participativo 2010 (apro- desarticuló toda forma de participación de la socie- dad civil y de alcaldes distritales. bar el reglamento para el presupuesto participativo 2010) En los presupuestos participativos de 2009 Tercera reunión:y 2010, hay una presencia de alrededor de 15 • Opinión consultiva sobre programaagentes participantes de la sociedad civil. Se de inversiones y presupuesto partici-aprecia interés de nuevas organizaciones por in- pativo 2010tegrarse: regantes, clubes de madres y asociacio-nes de productores del VRAE. Así mismo, entre 2. Año 2010el componente rural de los agentes participantesdestacan las organizaciones de afectados por la Informe de estado de emergencia enviolencia política. Cuzco
  • 51. María Isabel reMy sIMatovIc 51 Presentación del Plan Estratégico de De- plenos: la Federación Unión Sindical Departa- sarrollo Regional Concertado Cuzco mental de Trabajadores de Junín, la Asociación Presentación de la propuesta de conve- Laboral para el Desarrollo ADEC-ATC, la Central nio del Centro de Planeamiento Estraté- Asháninca del Río Ene, la ONG CARE (represen- gico Regional (CEPLAR) tada por la única mujer elegida), la Asociación Proceso del presupuesto participativo de Estudiantes y Profesionales Indígenas del Río 2011 Tambo, el Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica, y la Mesa de Concertación En Cuzco, la prensa regional sí da cobertura de Lucha Contra la Pobreza. Además, participana las sesiones de CCR y difunde sus acuerdos. seis miembros invitados: la Asociación Indíge-Las actas de las sesiones se encuentran disponi- na del Perú AMA, la Cámara de Comercio debles en el portal del gobierno regional. Chanchamayo, la CGTP Junín, la Asociación de Profesionales y Técnicos de la Selva Peruana y la En cuanto al presupuesto participativo, la Central Asháninca del Río Tambo.presencia de agentes participantes ha sido cre-ciente: se pasa de 100 organizaciones presentes El último CCR ha sesionado solo dos veces;con 100 agentes en el año 2009 a 108 organiza- en ninguna estuvo presente el presidente regio-ciones con 326 agentes en el año 2010. Según el nal. En ambos casos, se han tratado temas sobreinformante, el 90% son de la ciudad de Cuzco. presupuesto participativo. El débil funcionamien-En los dos años en mención se han aprobado to del CCR se ilustra con lo ocurrido en la sesión174 proyectos por unos 718 millones de soles y de 2010, en la que ante el retiro de algunos re-más del 75% está en ejecución. Destaca la apro- presentantes se pasó después por sus domiciliosbación de un proyecto de Fortalecimiento de las para recabar sus firmas. La prensa regional no seCapacidades de Defensorías Comunitarias Rura- ocupa de esta instancia ni de los representantesles, propuesto por las organizaciones de mujeres de la sociedad civil, y solo se encuentran las ac-y dirigido a ellas. tas de la sesión de 2009. «El CCR está debilitado como organización y representación, y el gobier- no regional no hace nada para fortalecerlo», opi-Junín na el informante. Como se verá más adelante, el presidente regional parece dar más peso a otroLa participación de las organizaciones sociales tipo de instancias de participación: los consejosen la elección de los representantes de la socie- temáticos o sectoriales.dad civil al CCR ha ido de más a menos. Estehecho se ha producido por dos razones: la in- En el presupuesto participativo regional seadecuada y creciente desconfianza de la so- aprecia un número decreciente de participantesciedad civil hacia el gobierno regional. Su in- y una disminución en el número de proyectoscumplimiento de los acuerdos ha sido, en gran (de 40 en el año 2009 a 12 en el año 2010).medida, la causa de esto último. Finalmente, Sin embargo, se debe precisar que, en la actua-el resultado ha sido que de las 40 organizacio- lidad, entre un 50 y 75% de los proyectos estánes participantes de la sociedad civil ahora solo en ejecución. En general, sobre el presupuestoqueda la mitad. participativo se señala lo siguiente: En el CCR participan cuatro organizaciones La participación de miembros de la sociedad civil de provincias es mínima. Los agentes participantes deregionales y cinco de carácter provincial. Las la capital a su vez no asisten a las sesiones descen-organizaciones locales no participan de este es- tralizadas. Los eventos realizados se reducen a laspacio, y las del ámbito rural o de provincias dis- provincias, donde el gobierno de turno tiene mayortantes tampoco. De las listas enviadas se puede apoyo al igual que las rendiciones de cuentas donderesaltar que, para el año 2009, están representa- no tienen oposición.dos el gobierno regional, se cuentan ocho alcal-des provinciales y nueve distritales como invita- En la provincia de Chanchamayo se man-dos. Por la sociedad civil, hay seis representantes tiene, en el presupuesto participativo 2011,
  • 52. Cuadernos Descentralistas 2852un alto índice de participantes de comités regional y provincial. Se constituyó sobre lade carreteras y de infraestructura de sanea- base de ocho estamentos: colegios profesiona-miento básico. Sin embargo, desde el proce- les, universidades, gremios empresariales, orga-so del presupuesto participativo provincial de nizaciones laborales, productores agrarios y no2010, se ha incrementado la presencia de agrarios, comunidades campesinas y colectivasrepresentantes de instituciones educativas (pre- de jóvenes. A pesar de la expectativa y calidadsidentes de APAFA y directores) que gestio- de la representación, se reunieron en tres sesio-nan proyectos de mejoras en la infraestructura nes intrascendentes: instalación oficial, aproba-de sus centros de estudios. Además, se vie- ción del presupuesto participativo y elecciónne notando la participación de organizacio- oficial de representante.nes de carácter económico-productivo comocooperativas y asociaciones de productores En el periodo 2005-2006 no se presentaronagropecuarios. delegados de las universidades, ni de las comuni- dades campesinas. La representación fue básica- Los pobladores de fuera del distrito capi- mente de la capital de la región (Cámara de Co-tal generalmente gestionan sus propuestas ante mercio, colegios profesionales, algunas ONG yel presupuesto participativo provincial a través algunas organizaciones sociales locales de lade las autoridades de sus respectivas munici- provincia de Virú). Así mismo, hubo un repre-palidades distritales. Debido a las distancias y sentante de un barrio y una representante ju-a la precariedad de los caminos, los costos venil del distrito de Salaverry de la provinciadel transporte y de alojamiento impiden que de Trujillo. La representación de provinciashaya mayor presencia de representantes de distantes o rurales ha sido escasa. Este segundolas localidades distantes en estos espacios de CCR fue una réplica del primero: se juramentótoma de decisiones. En el listado de asisten- solo a seis directivos y no concurrieron lostes a los talleres del presupuesto participativo representantes de las universidades, ni de lasprovincial existe predominancia de partici- comunidades campesinas. Nunca llegó a se-pantes de las áreas urbanas de La Merced y la sionar. Para el tercer CCR se reeligió a losperiferia inmediata. anteriores representantes. Respecto de la participación de las mujeres, Hace dos años, el presidente regionalen el proceso del presupuesto participativo de anuncia la instalación y funcionamiento de2008 participó una organización de mujeres; en esta instancia sin resultados concretos. Con-el de 2009, tres; y en el de 2010, dos. En el pre- vocó a elecciones pero se postergaron por lasupuesto participativo de 2011 no se ha regis- baja participación de las organizacionestrado ninguna participación de las mujeres orga- convocadas. Ha devenido en desuso por susnizadas. Sin embargo, los proyectos priorizados funciones irrelevantes y porque sus acuerdosen los años anteriores incorporaron demandas no tienen mandato imperativo. En el primerespecíficas de género. CCR hubo una mujer; en el segundo, nin- guna. En esta situación, ni la prensa regional ni el portal del gobierno regional hacen ningúnLa Libertad caso a esta instancia. El portal de transparen- cia del gobierno regional no contiene ningunaLa tendencia de organizaciones de la sociedad alusión a ella.civil a participar ha sido decreciente. El primerCCR fue integrado por prestigiosos líderes regio- En relación con el presupuesto participa-nales del Colegio de Ingenieros, la Facultad de tivo, se aprecia también una disminución deCiencias Sociales de la Universidad de Trujillo, participantes y una ausencia permanente de or-la Cámara de Comercio y las comunidades cam- ganizaciones importantes como universidades,pesinas, entre otros. Se concibió como un orga- colegios profesionales, organizaciones de pro-nismo de asesoría al presidente regional y como ductores, gremios laborales y partidos políticos.espacio de articulación entre los estamentos Respecto a su composición, la mayoría provienen
  • 53. María Isabel reMy sIMatovIc 53de la capital, seguida por representantes de la Las sesiones convocadas son numerosas, perocosta y, en menor grado, de la sierra. Así mismo, también decrecientes. Lo mismo ocurre con lasse cuenta también con una amplia presencia de sesiones con quórum:funcionarios de gobierno y autoridades locales;no hay casi participación de mujeres. El presu- N.° de sesiones N.° de sesionespuesto participativo no es un punto importante Periodo convocadas con quórumde la agenda pública. 2003 - 2005 8 5 2006 - 2007 2 2Loreto 2008 - 2009 4 3 2010 - 1011 3 0En Loreto, el número de organizaciones de lasociedad civil en las recientes elecciones deCCR se ha incrementado respecto de las elec-ciones del periodo 2003-2004. Las representa- Los temas tratados entre 2007 y 2010 han sidociones son regionales, de la provincia la capital los siguientes:o de varias provincias. Asisten organizacionesagrarias, clubes de madres y organizaciones • Reglamento del CCRindígenas. En el último periodo se han convo- • Plan de trabajo del presupuesto partici-cado tres sesiones, pero solo una tuvo quórum. pativo 2008 y composición del equipoA ella asistió el presidente regional. La apre- técnico regional (ETR)ciación es que es un órgano dependiente • Validación del reglamento del presupues-del propio gobierno regional, sin autonomía to participativo 2009ni relevancia. • Aprobación de la relación de pro- yectos para ser financiados con los Respecto del presupuesto participativo, la S/. 59.400.000.00 asignados de acuerdocantidad de agentes participantes en el proceso con laLey 29175para el año 2011 ha sido mucho menor que en • Designar representante de las municipa-los años anteriores. Sin embargo, el número de lidades distritalesproyectos priorizados se ha multiplicado: parael año 2011 se han priorizado 162 proyectos, Este mayor dinamismo se expresa en lacon un monto de 593 millones de soles. Esta si- prensa, que da cobertura a las elecciones y en-tuación contrasta con la del proceso de 2010, trevista a los representantes de sociedad civil. Sinque priorizó 73 proyectos por 26 millones. Los embargo, en opinión del informante, «no tienenagentes participantes básicamente son organiza- injerencia en las decisiones que siempre recaenciones de la capital. en el gobierno regional». Respecto del presupuesto participativo, losUcayali tres últimos procesos evidencian una baja en el número de participantes hábiles. Esta circunstan-En la región Ucayali se observa un decreciente cia se debe al inicio tardío en la convocatorianúmero de organizaciones participantes. En las y el poco plazo para la inscripción. En el añodos últimas elecciones (2008-2009 y 2010-2011), 2009 se registraron 56 agentes participantes deel promedio de organizaciones que participaron la sociedad civil; en el 2010, 42; y en el 2011,fue de 13. Algunas organizaciones son regiona- 13. En relación con la composición, la mayoríales (colegios de profesionales y redes regionales), son colegios profesionales, organizaciones socia-pero básicamente se trata de organizaciones de les de base y diversas ONG, en su mayoría de lala capital provincial y algunas pequeñas organi- capital. Las enormes distancias y altos costos dezaciones locales. En todas las elecciones desta- transporte impiden la presencia de organizacio-ca, sin embargo, la presencia de la Organización nes de las otras provincias. La participación deAsháninca del Gran Pajonal. mujeres ha descendido, y este año no participó
  • 54. Cuadernos Descentralistas 2854ninguna de sus organizaciones. El presupuesto al inicio). Trasladados a los gobiernos distritales,participativo regional no parece constituir un son un retroceso (en la mayoría de municipali-asunto de movilización de la opinión pública re- dades distritales son dos o tres los representantesgional y es ajeno a los medios. de la sociedad civil, hecho que es claramente insuficiente incluso para pequeños distritos y, Una provincia encuestada fue Padre Abad, sobre todo, para distritos rurales con muchasdonde un mecanismo de participación atentó comunidades campesinas). En este nivel distritalcontra los otros: el alcalde y todo el consejo fue- de gobierno, funcionan organizaciones de baseron revocados en la consulta ciudadana de revo- (juntas vecinales, comunidades y organizacionescatoria del 7 de diciembre de 2008. Recién en de productores) y pueden funcionar asambleasel año 2009 se realizaron elecciones para cubrir de juntas vecinal-comunales. De hecho, juntaslos puestos de gobierno. En ese contexto, el CCL de delegados vecinales y comunales están con-no ha sido renovado desde la elección de 2004 sideradas en la LOM, en paralelo a los CCL. Desino hasta junio de 2010. las dos instancias, por supuesto, la más amplia, la de las juntas de delgados, la que hubiera tenido En dicha provincia, la sociedad civil tiene más peso en la sociedad y mayor control de lacuatro representantes. En las elecciones de 2004 discrecionalidad de la autoridad, es la que nuncaparticiparon 12 organizaciones y en las de 2010, se convocó. La ley norma la obligatoriedad solo16. Según los datos del informante, la principal de la otra, el pequeño CCL.traba a la participación es la propia indiferenciade las organizaciones sociales; sus miembros no Por su lado, los presupuestos participati-perciben ningún incentivo a participar. En gene- vos se crean como alternativa a los sistemas deral, la población no está al tanto, ni tiene infor- clientelas que funcionaban en el nivel local. Enmación, ni manifiesta interés: los representantes este sentido, copian la experiencia de los al-no son conocidos, ni rinden cuentas. El proceso caldes distritales y, a ese nivel, han funcionadode elección es fundamentalmente urbano: solo bien (como aparece en el informe del Bancoparticipan organizaciones de la capital, aunque Mundial). Trasladados en los mismos términos alen la composición del CCL hay un representante nivel regional de gobierno, se convierten en en-de una comunidad nativa. gorrosos y poco útiles. Cuando los presupuestos participativos regionales no tienen restricciones, se amontonan cientos (miles) de pequeños pro-4. Una nota final sobre los mecanismos yectos locales (eventualmente los que no fueron de voz activa priorizados en el distrito), pero cuando se aplica firmemente la exigencia de un impacto regionalComo señalamos en las primeras secciones, con o una territorialidad interprovincial, desapare-los mecanismos de participación que mejorarían cen. De hecho, son pocas las instituciones que,la voz de las regiones, parece haberse aplicado cada año, pueden presentar proyectos de im-un modelo conceptual de «muñecas rusas»: to- pacto regional.das iguales, solo diferenciadas por el tamaño.Los marcos institucionales han normado insti- En todos estos traslados, el ámbito provin-tuciones iguales, unas más grandes y otras más cial queda en un limbo. Todo (CCL y presupuestopequeñas, pero que deben funcionar en realida- participativo) funciona a medias o solo funcionades, competencias de gobierno, y composición como distrito capital. Se trata del ámbito —in-de sociedad civil muy diferente. fortunadamente— menos definido como espa- cio de participación e, incluso, como espacio de Los CCR se diseñaron teniendo como re- gestión. Pocos alcaldes provinciales se asumenferente los gobiernos regionales (sustituían a las mucho más que alcaldes de su distrito y gestio-asambleas regionales). Requieren mejorarse: for- nan solo ese ámbito.talecer su representatividad y ampliar sus funcio-nes, pero existen y, en muchos casos, tienen un Repensar un sistema de participación exi-reconocimiento social (sobre todo, lo tuvieron ge definir mecanismos prioritarios a cada nivel,
  • 55. María Isabel reMy sIMatovIc 55adecuados al tipo de gestión y al tipo de socie- composición de sociedad civil, con capacidaddad que se expresa en ellos. de presionar para que se abra una comisión (incluyendo la cooperación internacional), o la iniciativa de «funcionarios responsables», seB. El poder de los clientes regionales muestra en la diversidad de iniciativas de con- certación: con excepción de salud y educación,En el año 2004, a doce meses de instalados los pri- presentes en prácticamente todas las regionesmeros gobiernos regionales, el Grupo Propuesta en aplicación de la normatividad nacional, nin-Ciudadana daba cuenta de la existencia de 49 guna aparece en más de tres regiones.consejos de consulta y coordinación sobre di-versos ámbitos temáticos, institucionalizados en Los temas de desarrollo económico, paralos 13 gobiernos regionales, a los que da segui- los que hay muchas comisiones, solo parecenmiento. Un año después eran ochenta. Solo en ausentes en Junín y Ucayali. Son probablementeArequipa, el gobierno regional había instalado el tipo de comisiones que más representacióndieciocho.56 Solo dos de este tipo de consejos, los de actores sociales o gremios tienen. Las infor-Consejos de Participación Regional en Educación maciones recogidas destacan el buen funcio-(COPARE) y los Consejos Regionales de Salud namiento del Consejo Regional de Desarrollo(CRS), se originan en leyes nacionales y son par- Agrario (CORDA) en Piura con la presencia ac-te de una estructura territorializada que va de un tiva de unas 13 organizaciones de la sociedadconsejo nacional a consejos regionales, locales y, civil, aunque en cierto conflicto con el gobiernoen el caso de educación, a consejos de partici- regional que periódicamente intenta cambiarpación en la institución educativa. Todo el resto o quitar al secretario técnico. En Arequipa, sonresponde a iniciativas regionales que expresan cinco consejos de este tipo los más consolida-la importancia que el tema tiene para el gobier- dos: el Comité Estratégico Exportador; el Comiténo. Existen consejos de temas ambientales, de Regional del Sector Alpaquero, con nueve insti-inclusión (de la juventud, de la mujer, del adulto tuciones; el Comité Regional para el Desarrollomayor y de personas con discapacidad) y de de- del Turismo, con ocho organizaciones y sietesarrollo económico. El cuadro 7 sintetiza infor- comités provinciales; la Mesa de Coordinaciónmación de nueve regiones57 y muestra la vigen- para la Exportación de Olivo, integrada por sie-cia, a ocho años de la constitución de gobiernos te instituciones, que han creado el Instituto deregionales, de esta estrategia de relación Estado- Investigación y Desarrollo del Olivo y una basesociedad a través de la creación de espacios en de datos de productores y productos; y la Co-los que los funcionarios públicos y representan- misión Regional de Sanidad para la Exportacióntes de instituciones directamente vinculadas al Agraria, conformada por seis instituciones, quetema se reúnen. Por lo general, el objetivo inicial aseguran la sanidad de los productos de expor-es elaborar un plan para el sector. tación y el fortalecimiento de cadenas producti- vas del agro, con programas de vigilancia, con- La alta adecuación a los temas prioritarios trol y erradicación de plagas. Destaca, en Ica, lapara los presidentes regionales o a la específica Cadena de la Vid al Pisco.56 Véase Grupo propuesta cIuDaDana. Vigilancia del proceso de descentralización. Reporte Nacional N.º 9. Balance anual 2005. Lima: Grupo Propuesta Ciudadana.57 Los datos de Cajamarca, Cuzco, Junín, La Libertad y Ucayali provienen de la encuesta realizada para este trabajo. Los demás de un conjunto de balances sobre el proceso de descentralización encargados por EED en 2008.
  • 56. Cuadernos Descentralistas 2856 Cuadro 7 Consejos de participación sectorial en gobiernos regionales SAN MARTÍN* LA LIBERTAD CAJAMARCA AREQUIPA* Total grupal UCAYALI CUZCO PIURA* JUNÍN Total ICA*Desarrollo económico productivoAgricultura 1 1 1 3Consejo Regional de Micro y pequeña Empresa(COREMYPE) 1 1 1 3Trabajo 1 1Turismo 1 1 1 3Energía y Minas 1 1Competitividad 1 1Comité Regional Exportador 1 1Desarrollo Vitivinícola 1 1Sanidad para la Exportación Agraria 1 1Exportación del Olivo 1 1Sector Alpaquero 1 1Acopio y Categorización de la Fibra de Alpaca 1 1Competitividad 1 1Cadena Vid-Pisco 1 1 20Temas ambientalesComisión Ambiental Regional 1 1 1 3Comité de Gestión de la Reserva de Salinas 1 1Comité de Gestión del Santuario de Mejía 1 1Grupo Técnico de Defensa de la Campiña 1 1Comité de Gestión de Riesgos 1 1Prevención y Contingencia de Recursos Naturales queAfectan a los Camélidos Sudamericanos 1 1Defensa Civil 1 1Pro Huacachina 1 1Pro Paracas 1 1 1Servicios públicosConsejo Regional de Salud (CRS) 1 1 1 1 1 1 1 1 8Consejo Regional de Seguridad Alimentaría (CORSA) 1 1Consejo Regional de Saneamiento Básico (CORESAB) 1 1Consejo Participativo Regional de Educación (COPARE) 1 1 1 1 1 1 1 1 1 9Seguridad vial 1 1Plan Vial Regional Participativo 1 1 2InclusiónConsejo Regional de la Mujer 1 1 1 3Consejo Regional de los Pueblos Indígenas 1 1 1 3Adulto mayor 1 1 2Consejo Regional de Reparaciones 1 1 1 3Comisión Multisectorial de la Mujer, el Niño y el Ado-lescente 1 1 1 3Juventud 1 1 1 3Personas con discapacidad 1 1 2 19TOTAL 3 4 5 11 5 18 8 10 7 71
  • 57. María Isabel reMy sIMatovIc 57 La creación de consejos de este tipo no bilingüe intercultural. Es el gobierno regionalgarantiza, sin embargo, su existencia real. Sobre quien convoca a las organizaciones, y estaslos 11 consejos creados por el gobierno regional nombran a sus representantes. Tienen un plande La Libertad, el comentario que recogemos aprobado, el Consejo lo difunde y ello tienees que ninguno funciona. En muchos casos, presencia en la prensa regional y local. Por suel objetivo de producir un plan para el sec- parte, la Mesa de Diálogo Ambiental parecetor se agota pronto y no quedan energías para ser más autónoma, si bien se encuentra dentroseguir reuniéndose. El caso de las comisiones del organigrama del gobierno regional. Se tra-regionales de mujer parecen ser un ejemplo: tan temas sensibles (efectos ambientales de lamientras se elaboraron los planes de Igual- minería, los problemas con la minera Doe Run,dad de Oportunidades, encontraron energías etc.), el apoyo que recibe es a través de Caritas y(y apoyos) para realizar la tarea. Después, estas del Arzobispado.parecen diluirse. Cada uno es un espacio de negociación Es interesante mencionar la experiencia de CIPCA en el que requiere o de interés de una gerencia o un manejo del proyecto Empoderamiento de la Sociedad funcionario, o de la sociedad organizada, que Civil para la Gobernanza Democrática en el Marco del Proceso de Descentralización, en Piura, Moquegua y ve en la participación la posibilidad de canalizar Cuzco. El proyecto como muchos, busca fortalecer las sus intereses. Efectivamente, los que funcionan capacidades de los miembros de consejos de participa- tienen grupos de interés organizados. ción (sobre todo de Salud, Educación y Desarrollo Agra- rio) de tres regiones del país. Pero lo interesante es que Si bien los casos de salud y educación serán en el marco del proyecto se impulsan unas convenciones anuales de sociedad civil, integrando a representantes vistos con más precisión, los consejos tienen, de otros consejos, además de representantes de los CCR en general, algunas características particulares. y de comités de vigilancia. La primera es que son convocados, es decir, la sociedad participa por invitación (no son, a di- Las convenciones anuales tienen varias ventajas: una es que empiezan a tenderse lazos entre instituciones de ferencia de los CCR, un «derecho» normado). la sociedad civil regional; otra, que se hace posible, en Un decreto regional los crea y define quiénes el marco de una capacitación a todos, identificar pro- participan, es decir, define quiénes son buenos blemas comunes y, por lo tanto, estrategias. Finalmente «representantes» del sector. Por lo general, un (y eso se logra invirtiendo esfuerzos profesionales) las funcionario (o un gerente) los preside, lo que convenciones logran un fuerte impacto en los medios regionales y, además, dentro del proyecto está la orga- le da el poder de convocarlos o no. Estricta- nización en cada región de un programa radial semanal mente, estamos ante espacios neocorporativos de debate, donde los avances, logros y problemas de los de negociación sociedad-Estado, en los que la consejos de participación se pasan al público inclusión en las decisiones depende mucho de la discrecionalidad de la autoridad que invita, Algunos gobiernos regionales destacan por define el menú y la lista de invitados.58 Esta dis-el apoyo a estas iniciativas. El gobierno regional crecionalidad, sin embargo, tiene más posibili-de Junín no ha sido generoso en la creación de dades (que los CCR) de ser controlada, por elmuchos consejos; sin embargo, apoya a algu- peso social de los invitados: no tendrá sentidonos: dio asesoría y asistencia técnica al Consejo un consejo regional de Desarrollo Agrario enRegional de la Mujer a través de la gerencia de la costa si no se invita a las juntas de usuarios,desarrollo social. La misma gerencia impulsa el que tienen la capacidad de movilizar a las basesConsejo Regional de los Pueblos Indígenas de o, en todo caso, de influir en la opinión de sec-Junín-Selva Central, que se reúne más de cua- tores importantes si los acuerdos se incumplen.tro veces al año y trata temas como educación Los consejos, además, tienen más posibilidades58 Véase reMy, María Isabel. «Mecanismos de concertación entre el Estado y la sociedad. Democracia participativa y corporativismo». En Romeo Grompone (ed.). La participación desplegada en la política y la sociedad. Temas olvidados; nuevos enfoques. Lima: Red para el Desarrollo de las Ciencias Sociales, 2007. En este artículo, se ha discutido la categoría de «neocorporativismo», que tiene algo de las políticas corporativas de inclusión subordinada (particularmente el poder de otorgar representatividad al ser convocado) analizadas por el clásico estudio de Schmitter. Vale la pena recordar que esta reintroducción, en el marco de democracias liberales, de estas formas de relación Estado-sociedad se iniciaron en los países de la Unión Europea en la década de 1990, enfrentados a los imperativos de reducción de costos de la competencia global: se trató de pactos redistributivos negociados por toda la sociedad.
  • 58. Cuadernos Descentralistas 2858de realizar propuestas de calidad y expresar Una mirada a los consejos de saludprioridades efectivas del sector en la región. De y educacióneste modo, pueden tener peso, visibilidad públi-ca y, por lo tanto, controlar la discrecionalidad Los casos de los consejos regionales de Saludde la autoridad. (CRS) y Educación son diferentes porque se ins- criben en un marco nacional (no solo en una nor- En muchos casos, sobre todo en los de de- matividad nacional, sino en una red nacional).sarrollo económico o políticas inclusivas, los te- Los incluimos en esta sección de «poder de clien-mas no son problemáticos y pueden colaborar te» solo por su carácter sectorial, pero fueroncon un buen gobierno, sin mayor costo para la definidos por las leyes que los crearon como ámbi-autoridad (una mesa de promoción de la expor- tos de elaboración de políticas, por lo que los usua-tación del olivo, por ejemplo). Probablemente rios han quedado, en un sentido estricto, fuera.mientras más acotado sea el tema, la participa-ción de la sociedad civil será de más calidad. Sobre los consejos regionales de Salud, laQuizás por eso, hay muchos que se crean pero información es poco abundante, a diferencia deno funcionan. lo que ocurre con los de Educación. De hecho, estos últimos reciben el impulso del Consejo En general, la existencia de muchos conse- Nacional de Educación, que periódicamente or-jos puede ser un signo de apertura, pero también ganiza estudios de monitoreo o investigacionesde dispersión: los representantes de la sociedad sectoriales. Por su parte, el Foro Salud parececivil no se conocen, no se encuentran y no pue- poco cercano a los CRS. De los diversos informesden, por lo tanto, establecer estrategias conjun- que se han reunido resaltan algunas iniciativastas de incidencia. Funciona una suerte de «trián- interesantes tomadas por los CRS. En la Libertad,gulo sin base» (la feliz imagen de Julio Cotler), en por ejemplo, se informa acerca de una Consultael que solo hay un vértice, el gobierno regional, Popular de Salud, organizada en el año 2005 yy entre los varios puntos de la base del triángulo que logró el pronunciamiento a través del voto(los diferentes consejos) no se traza una línea, es de 256.000 personas:59 una impresionante prác-decir, vínculos de intercambio de información, tica participativa.de coherencia de diferentes tipos de propuesta ode posibles sinergias. Queda la sociedad civil no Aparentemente, todas las regiones cuentancomo «campo de batalla», sino como pequeños ya con planes regionales de salud o están en pro-campos en que se libran pequeñas batallas, des- ceso de elaborarlos. Los planes no necesariamen-conocidas por los otros litigantes y, sobre todo, te contienen indicadores, ni generan, sobre todo,por la sociedad en general. En esas condiciones, consejos o comisiones de vigilancia que monito-aun cuando se logren pequeños avances, la dis- reen los avances. Luego de aprobado el plan, lascrecionalidad de la autoridad se multiplica, en energías parecen agotarse. Según el Grupo Pro-la medida en que negocia con (o litiga con, o puesta Ciudadana, este espacio ha ido retroce-ignora a) cada uno. diendo en términos de participación.60 Incluso, en casos como el de Ancash, el espacio se ha El desafío de montar «sistemas de partici- limitado a la ejecución de actividades por encar-pación» probablemente no es el de conseguir go del Ministerio de Salud desde el nivel centraluna nueva normativa sino el de provocar como las campañas de vacunación, que no se re-intercambios, espacios públicos y corrientes lacionan con las funciones de este consejo.de opinión entre las organizaciones de la so-ciedad civil que impulsan la participación en La composición de estos consejos no nece-las regiones. sariamente se apoya en la representatividad. Por59 espejo Morante, Luis. Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales: el caso de La Libertad. Lima: EED, 2008.60 Véase Grupo propuesta cIuDaDana. Vigilancia del proceso de descentralización. Reporte Nacional n.º 17. Balance anual 2008. Lima: Grupo Propuesta Ciudadana, 2009
  • 59. María Isabel reMy sIMatovIc 59ejemplo, el CRS de Piura, conformado por siete Centros Educativos, la Asociación de Directoresrepresentantes del Estado (Dirección Regional de Institutos de Educación Superior no Univer-de Salud, Gerencia Regional de Desarrollo So- sitaria, el Sindicato Unitario de Trabajadores encial del Gobierno Regional, Servicios de Salud Educación en el Perú (SUTEP), la Federación dedel MINSA, un representantes de las municipa- Trabajadores del Sector Educación, la Univer-lidades provinciales, la Gerencia Departamental sidad Nacional de Trujillo, la Oficina Diocesa-de ESSALUD, la Sanidad de la Policía Nacional na de Educación Católica, el Instituto Peruanodel Perú y la sanidades de las fuerzas armadas) del Deporte, la Asociación de Cesantes y Jubi-y seis representantes de la sociedad civil (re- lados de Educación, la Municipalidad Provincialpresentantes de Colegio Médico del Perú, de de Trujillo y –por fin– una organización de usua-las universidades, de los colegios profesionales rios: la coordinadora de APAFA.62 El listadode la salud no médicos, de los trabajadores del anterior muestra que la coordinación público-sector Salud, de los servicios de salud del sector privada es la negociación entre ofertantes delprivado y uno de la sociedad civil, es decir, de servicio educativo.entre las ONG, organizaciones de base, socie-dades científicas y otros); o el de Junín, con seis No son, por cierto, mecanismos de «po-representantes del Estado (Director Regional de der del cliente». Sus funciones, entonces, sonSalud, Secretario Técnico del Consejo Regional elaborar planes y, eventualmente, vigilarlos,de Salud, Asistente Técnico del Consejo Regio- pero no controlar, desde el usuario, las con-nal de Salud, Gerente de Desarrollo Social del diciones del servicio. Por ello, los principa-Gobierno Regional de Junín, Gerente de la Red les problemas que enfrentan estos consejosAsistencia Junín-ESSALUD y Director de la Sani- se asocian a la falta de convocatoria por partedad de la Policía Nacional) y seis de la sociedad del director regional o a que los funcionarios,civil (representantes del Colegio Médico, de las que obtienen licencia en el día para partici-universidades, de los servicios de salud del sector par, no asistan y, más bien, realicen gestionesprivado, de la sociedad civil, de los trabajadores privadas o se mantengan paralizados ante losdel sector y del CIPUL).61 conflictos de la descentralización. Estos provie- nen de la ambigüedad subsistente en la línea En todo este complejo institucional, no hay de mando de la dirección regional entre elnadie que represente a los usuarios del sector y ministerio en Lima y la gerencia regional deprácticamente, todos son ofertantes del servicio desarrollo social.63(incluyendo los sindicatos de trabajadores). Setrata de consejos «técnicos», de personas que Stojnic y Cabrerizo64 encuentran, incluso,«saben» del sector, pero no de los que sufren sus que, en cuatro regiones, más del 50% de loscarencias. Es interesante el contraste con lo que miembros es del Estado (el caso extremo es Lam-fueron los comités locales de administración de bayeque, donde los actores del sector públicosalud (CLAS), en los que quien establece la política son el 75%) y que solo en tres regiones de lasde atención son las organizaciones territoriales. once estudiadas se cuenta con la presencia deEn ellas, están las personas que usan los servicios. representantes de las APAFA. Los autores refie- ren, por ejemplo, que solo en tres regiones (Aya- Semejante es la composición de los consejos cucho, Cajamarca y Junín) los COPARE lograronregionales de Educación (COPARE). Por ejemplo, avanzar en la función de establecer mecanismosel de La Libertad está integrado por la Policía Na- de comunicación fluidos entre la sociedad y lascional del Perú, la Asociación de Directores de autoridades educativas. Ello se ha debido a la61 Información obtenida de las páginas web de los gobiernos regionales.62 espejo Morante, Luis. Ob. cit.63 Este tipo de problemas institucionales por la conducción y la conformación de los COPARE son minuciosamente analizados por stojnIc, Lars y Patricia cabrerIzo. «Estudio sobre la organización, funcionamiento y desarrollo de capacidades de los COPARE y COPALE a nivel nacional» [informe hecho por encargo del Consejo Nacional de Educación]. Lima: Consejo Nacional de Educación, 2010.64 stojnIc, Lars y cabrerIzo, Patricia. Ob. cit.
  • 60. Cuadernos Descentralistas 2860apertura de los funcionarios. La conclusión es «ha llevado a que se evite emitir opinión conque este hecho evidencia «lo fundamental de la respecto a temas regionales». En general, las opi-voluntad política», es decir, la alta discrecionali- niones recogidas para explicar la relativa parálisisdad de la autoridad. de los COPARE tienden a remarcar tres aspectos: su carácter «vertical», la escasa presencia de la El informe remarca que, en la función de sociedad civil, los constantes cambios de funcio-opinar sobre la gestión educativa a favor del narios o la presidencia a cargo del DRE que nomejoramiento del servicio, prácticamente no se tiene tiempo para dedicar al COPARE. Se señala,ha logrado avanzar en nada. Una de las expli- además, la «falta de compromiso» de muchoscaciones para esta situación se recogió en Lam- representantes de organizaciones del sector pú-bayeque, donde la inclusión de la Gerencia de blico, pero también de la sociedad civil (de lasDesarrollo Social como miembro del COPARE universidades, por ejemplo).
  • 61. María Isabel reMy sIMatovIc 61III. SOCIEDADES VIGILANTESLos mecanismos e instituciones para la vigilancia Si antes había que tener bibliotecas enterassocial son también, como los que hemos venido con ejemplares de censos nacionales, hoy el Ins-analizando, expresiones la soberanía popular. tituto Nacional de Estadística e Informática (INEI)Sin embargo, se sustentan en un principio par- pone a disposición de la población los resulta-cialmente diferente al de la participación. Esta dos censales en formato digital. El propio MEF yúltima, se sustenta en la voluntad y en el derecho el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP)de incidir en las decisiones públicas. La vigilan- ponen en sus portales valiosa información so-cia lo hace en un derecho de accountability: el bre las cuentas nacionales y el movimiento dederecho a la rendición de cuentas. La sociedad la economía. Por su parte, la página web deque entrega al gobernante poder a través del la Oficina Nacional de Procesos Electoralesvoto tiene el derecho de que se le informe qué (ONPE) debe ser el portal más visitado en pe-se hace con ese poder. Se trata del principio de riodos electorales, pero, el resto del tiempo,«publicidad» del Estado, de su carácter «públi- también pone a disposición valiosa informa-co». En este orden de relación Estado-sociedad, ción sobre resultados de todo tipo en los pro-el recurso clave es la información. cesos electorales de un periodo muy amplio de tiempo (desde 1980). Este conjunto de El derecho a exigir información del Estado nuevos servicios se hace posible por la cre-aparece recién en la legislación peruana en oc- ciente cobertura de la Internet, la mayor inter-tubre de 2002 con la Ley de Transparencia y Ac- conexión entre oficinas públicas y los avancesceso a la Información (Ley 27806). Esta ley esta- en formatos y prácticas de e-governmentblece que cualquier ciudadano tiene el derecho (gobierno electrónico).de pedir información y establece un procedi-miento que, de incumplirse, puede llegar hasta A pesar de ser un nuevo derecho (o solola apertura de un proceso penal. En aplicación recientemente formalizado), su existencia estáde este derecho, hay una enorme cantidad de muy difundida entre la población. En la encuestainformación pública disponible en los porta- semestral MIM Perú de agosto de 2010, más deles web de las diferentes entidades del Estado. la mitad de los encuestados de todos los muni-Probablemente, la mejor muestra de ello es el cipios (de tamaño, urbanidad y nivel educativosistema de consulta amigable del Sistema In- muy diferentes) respondió que sí sabía que te-tegrado de Administración Financiera (SIAF), nía derecho a que su municipalidad le informeaccesible a través del portal del Ministerio de sobre el uso de los recursos. Simultáneamente,Economía y Finanzas (MEF) que permite en la misma encuesta muestra la distancia entrecada momento saber cuántos recursos ha reci- el conocimiento del derecho y la efectiva prác-bido y cuánto ha gastado (en qué, cuándo, con tica de las municipalidades de dar informaciónqué recursos) cada unidad de gobierno del sobre sus inversiones: con solo dos excepciones,Estado peruano. menos del 20% de la población respondió que
  • 62. Cuadernos Descentralistas 2862efectivamente recibía información de sus muni- en las 17 municipalidades monitoreadas por elcipalidades. El cuadro 8 muestra estas respuestas MIM.65 Gráfico 1 Conocimiento del derecho de información y efectivo ejercicio Porcentaje de población que responde “Sí” ¿Su municipalidad informa a la población sobre el uso del dinero en obras de inversión? ¿Usted sabía que su municipalidad están en la obligación de comunicar a la población como ha bastado el dinero? La Mar San Marcos Huaraz La Encañada Cajamarca Puno Ciudad Nueva Tacna Mariscal Nieto 0 10 20 30 40 50 60 70 80 Rendir cuentas es, además, una específica de sus reportes de vigilancia del proceso de des-obligación de los gobiernos regionales. La De- centralización, el Grupo Propuesta Ciudadanafensoría del Pueblo recuerda que la Ley de Bases lo hizo hasta el año 2008. Para los dos últimosde la Descentralización señala lo siguiente: «los años, no hemos encontrado ningún tipo de se-Gobiernos Regionales están sujetos al control y guimiento o registro de información.fiscalización de sus propios Consejos Regionales,de la Contraloría General de la República y de Otro mandato legal, esta vez de la Ley delos ciudadanos de su jurisdicción». En esa me- Derechos de Información y Transparencia, es eldida, la Ley Orgánica de Gobiernos Regionales de la implementación de los portales de trans-establece que «el Gobierno Regional realizará parencia, obligación que incluye a los gobiernoscomo mínimo dos audiencias públicas regiona- regionales y locales. Estas herramientas virtualesles al año, una en la capital de la región y otra deben contener información presupuestal (ingre-en una provincia, en las que dará cuenta de los sos y egresos), planilla de remuneraciones, instru-logros y avances alcanzados durante el periodo». mentos de gestión, plan anual de adquisicionesHasta el año 2006,66 la Defensoría del Pueblo y contrataciones, y convocatoria a licitaciones,emitía reportes sobre el cumplimiento de esta así como sus resultados, entre otros datos de in-obligación por los gobiernos regionales. A través terés para los ciudadanos. Tanto la Defensoría65 La información ha sido extraída de los boletines MIM Informa de octubre de 2010 para las regiones de Ayacucho, Ancash, Cajamarca, Moquegua, Puno y Tacna, disponibles en la página web del MIM: <http://www.mim.org.pe/>.66 Defensoría Del pueblo. Criterios y recomendaciones para la rendición de cuentas en audiencias públicas. Lima: Defensoría del Pueblo, 2003.
  • 63. María Isabel reMy sIMatovIc 63del Pueblo como el Grupo Propuesta Ciudadana en día se acercan bastante a los estándares ade-dan seguimiento al cumplimiento de la norma cuados. El siguiente gráfico67 muestra que, conen relación con los portales de transparencia. De excepción de Ancash, todos los departamentoslos reportes de ambas instituciones se hace evi- (gobiernos regionales y municipales de la capital)dente que la resistencia inicial de los gobiernos están por encima del 50% del cumplimiento deregionales a proporcionar información a través la norma, y algunos (Amazonas, Huancavelica yde los portales de transparencia ha cedido, y hoy San Martín) se acercan bastante al 100%. Promedio anual de cumplimiento Supervisión de los portales de transparencia de los gobiernos regionales (2009) Nivel general de cumplimiento 100 % 91% 90% 87% 84% 85% 81% 80% 80% 74% 72% 70% 72% 71% 70% 64% 63% 64% 64% 65% 64% 62% 62% 61% 60% 57% 57% 55% 54% 50% 42% 40% 30% 20% 10% 0% as ac s s i as h pa o a o o a ch arc alla uzc elic nuc o Ica unín rtad que ima reto Dio gua asco iura artín cna be ayal on c rím ui u J e e L Lo ue P P M Ta um Uc az An pu re q ac m C C cav uá ib bay e Am A A Ay aja n H L re d oq n T C ua La Lam M Sa H ad M Promedio 1.a- 2.a - 3.a - 4.a supervisión Se debe resaltar que los que están monito- Tras varias directivas que han buscado opera-reados son los portales de transparencia de los cionalizar los portales de transparencia, esta-órganos descentralizados de gobierno. No suce- bleciendo estándares mínimos de informaciónde lo mismo con los ministerios, por ejemplo. Si y rutinas de manejo de información, la Presi-bien la información externa (censos, información dencia del Consejo de Ministros ha emitido,económica o electoral, y gastos e ingresos del Es- este año 2010, una norma (el Decreto Su-tado) se encuentra disponible, no sucede lo mis- premo 063-2010-PCM) que crea un portalmo, con frecuencia, con la información interna estándar para el sector público, incluyendo los(planillas de remuneraciones, incluyendo las que gobiernos descentralizados.complementa el PNUD; evaluaciones de progra-mas; planes, licitaciones, etc.). Hoy en día, es Si bien a primera vista pareciera una intro-probable que los gobiernos regionales y provin- misión nacional en materias de autonomía regio-ciales más grandes tengan portales de transpa- nal o municipal, el portal estándar produce unrencia más actualizados y completos que los de conjunto de formatos que permiten a los funcio-los sectores del gobierno central. narios procesar la información, precisamente la que antes, en paralelo, debían remitir al MEF, a En todo caso, los de los gobiernos descen- la Contraloría General de la República y al Con-tralizados son también objeto de iniciativas del sejo Superior de Contrataciones y Adquisicionespropio gobierno central para su mejoramiento. del Estado (CONSUCODE). Se ha diseñado un67 Tomado de Defensoría Del pueblo. «Cuarto Reporte y Balance Anual 2009 de la Supervisión de los Portales de Transparencia de los Gobiernos Regionales y las Municipalidades Provinciales ubicadas en capitales de departamento» [PDF]. Recuperado el 10 de marzo de 2011 del sitio web de la Defensoría del Pueblo: <http://www.defensoria.gob.pe/modules/Downloads/boletines/adjuntia/IV-reporte- transparencia.pdf>.
  • 64. Cuadernos Descentralistas 2864conjunto de formatos que, al entregar informa- gilar el cumplimiento de los acuerdos por variasción a los órganos de control, automáticamente razones: el desconocimiento de sus funciones,alimentan el portal del gobierno regional. Apa- los altos costos de desplazamiento, las limitacio-rentemente, ello no solo simplifica las tareas de nes para acceder a la información pública y elprocesamiento de información, sino que logra escaso manejo de información sobre el ciclo deluna enorme consistencia entre la información presupuesto.69 Por todo ello, los comités de vigi-disponible en los diferentes niveles de gobier- lancia terminan, a lo sumo, realizando veeduríasno. De este modo, todo se hace accesible a los de la ejecución física. Por otro lado, muchos deciudadanos en un formato amigable. Falta saber sus miembros viven en provincias lejanas.cuál será la reacción de las autoridades descen-tralizadas y si tendrán libertad para colocar otras Una de las razones que explican esta bajainformaciones (actas de sesiones de CCR, por actividad es el hecho de que sus miembros sonejemplo) que no necesariamente priorice la Pre- elegidos de entre los agentes participantes pre-sidencia del Consejo de Ministros. En todo caso, sentes, sin que se usen criterios como «soportese trata de un avance en la construcción del go- institucional y capacidades técnicas».70 El temabierno electrónico.68 es más importante de lo que parece a primera vista. En muchos casos, la complejidad de las Este clima de derechos y fuentes de infor- tareas asociadas a mecanismos de participa-mación abre también la oportunidad para el ción demanda de los ciudadanos habilidades ydesarrollo de prácticas participativas asociadas a conocimientos asociados, por lo general, a sa-la vigilancia ciudadana, particularmente en ám- beres expertos. Por ello, no logran ubicarse porbitos de acción en los que el Estado suele ser encima de los funcionarios que los tienen o sim-poco transparente, sea por una baja voluntad plemente funcionan mecanismos excluyentes:política de cumplir acuerdos de procesos parti- mujeres sin calificación profesional o personas,cipativos como el presupuesto participativo, sea en general, de bajo nivel educativo o poco há-por el hecho de que se trata de sectores donde biles en la lengua española quedan excluidos oel juego de intereses y de poderes fácticos no pueden cumplir sus funciones. Por el lado dees tan grande que suscita la desconfianza de las autoridades, hay argumentos excluyentes delos ciudadanos. semejante orden. Muchas de ellas arguyen que los miembros de los comités de vigilancia no en- tienden los límites de su función y asumen acti-A. Los comités de vigilancia del tudes y acciones «como si se trataran de órganos presupuesto participativo estatales de control».La conformación de comités de vigilancia del Las razones señaladas (falta de tiempo, dis-presupuesto participativo está normada desde tancia de la capital, carencia de recursos, y pocael primer reglamento de la Ley Marco de Presu- formación para entender y ejercer su función)puesto Participativo. Como dijimos, este disposi- llevan a una impresión general de que los co-tivo legal entrega, a la sociedad civil, la respon- mités de vigilancia funcionan mal (o que parasabilidad de velar por que la autoridad cumpla funcionar requieren la asesoría experta de orga-con los acuerdos implementando los proyectos nizaciones de desarrollo).priorizados. Para Eduardo Ballón, los comités de vigilan- Según el Grupo Propuesta Ciudadana, los cia del presupuesto participativo se han instaladocomités de vigilancia se conforman en la mayo- formalmente en la mayoría de los departamen-ría de regiones, pero tienen dificultades para vi- tos, pero tienen limitaciones aún mayores que68 La información sobre el portal estándar me fue cedida por Epifanio Baca, a quien agradezco.69 Grupo propuesta cIuDaDana. Boletín de Vigilancia n.° 2. Balance del Presupuesto Participativo Regional, noviembre de 2009.70 Ibíd.
  • 65. María Isabel reMy sIMatovIc 65los CCR71 en la medida en que dependen, en (5) una alta rotación de miembros, promo-última instancia, de la voluntad de los gobiernos vida por la duración anual de sus nom-regionales. Si bien en varios departamentos se bramientos.72conformaron desde el año 2005, todavía no lo-gran cumplir, en sentido estricto, su función con El último tema es particularmente impor-efectividad. De hecho, prácticamente ningún tante: el ciclo de un presupuesto participativo escomité de vigilancia del presupuesto participa- de un año, y ese es el mandato de su comité detivo logró vigilar la ejecución de los proyectos vigilancia. Al año, sin embargo, suelen ser muypriorizados en el año 2007. pocos los proyectos en ejecución (tardan dos o tres años en entrar al presupuesto institucional Los comités en las provincias tampoco pa- modificado [PIM]) y luego de terminado el año,recen funcionar adecuadamente: tienen enor- o bien los miembros no desean seguir dedican-mes dificultades para reunirse o para comuni- do su tiempo a la tarea o bien las autoridadescarse entre ellos debido a sus limitados recursos pretenden ya no reconocer su mandato. En loseconómicos, al número exagerado de sus inte- varios estudios sobre la descentralización encar-grantes y a la irresponsabilidad de muchos de gados por EED en el año 2008, muchos de estosellos. En el nivel distrital, sin embargo, la situa- problemas se señalan para los casos regionalesción es diferente, pues allí es más probable en tratados. En Piura, por ejemplo, los comités nocontrar comités de vigilancia dinámicos. En logran posicionarse con claridad, ni tampocomuchos casos, están acompañados incluso cumplir a plenitud sus funciones. Sus limitacio-por comités de obra que vigilan la ejecución nes serían las siguientes:y los costos de los proyectos aprobados en elpresupuesto participativo. (1) carecen del soporte de sus organiza- ciones para financiar los gastos que A pesar de todas las limitaciones señaladas, deben realizar;el número de comités de vigilancia se ha ido in- (2) sus miembros no se comprometencrementando progresivamente: en el año 2005, en la vigilancia y terminan desapare-solo en ocho de los veinticuatro departamentos, ciendo; y,había comités de vigilancia conformados; en el (3) de hacerlo, tampoco logran elabo-año 2006, solamente cuatro departamentos ca- rar un plan de trabajo, ni reciben elrecían de comités de vigilancia. apoyo para analizar la información que obtienen. Según el estudio del Banco Mundial antescitado sobre presupuestos participativos en el Los dos últimos comités de vigilancia regio-ámbito municipal, los comités de vigilancia en- nales mostraron mayor actividad pero no lograncuentran los siguientes problemas: consolidarse como organizaciones y tener inci- dencia en el gobierno regional. Requieren de una (1) trabas de las autoridades para la estrategia de comunicación que los convierta en entrega de información oportuna y actores visibles en los medios, de modo que al completa; volverse en líderes de opinión (con información (2) intentos de las autoridades por contro- suficiente y analizada) sean considerados refe- lar al comité; rentes de la población piurana.73 (3) una débil capacitación; (4) falta de recursos disponibles para ejer- En Arequipa, la conformación de los comi- cer sus funciones; y tés de vigilancia es esporádica y coyuntural. Se71 ballón, Eduardo. Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales. Lima: EED, 2008.72 banco MunDIal. «Evaluación del presupuesto participativo y su relación con el presupuesto por resultados». Washington D. C.: Banco Mundial, 2010. En prensa.73 QuezaDa cIelo, María Laura. Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales: el caso de Piura. Lima: EED, 2008.
  • 66. Cuadernos Descentralistas 2866tiene la sensación de inoperatividad debido a la práctica, por falta de recursos, sus integran-apatía o desconocimiento de las facultades lega- tes tuvieron grandes dificultades para reunir-les; y la escasa claridad sobre las obras y proyec- se y para conocer de sus funciones. Por ello,tos de impacto necesario para el desarrollo local su institucionalidad se percibe aún como uny regional.74 tema pendiente.76 En Cajamarca, entre los años 2004 y 2006, En el Cuzco, algo que desalienta a los par-se realizaron procesos de presupuesto participa- ticipantes del Comité de Vigilancia es que ventivo regional, pero no se constituyeron comités que sus esfuerzos son infructuosos y carecen dede vigilancia. En el año 2007, para el presupues- peso; en primer lugar, porque la informaciónto participativo regional del año fiscal 2008, se que solicitan muchas veces llega con retraso.constituyó un comité de vigilancia regional pro- Este hecho no necesariamente se da por faltapiamente dicho. Este se conformó con un re- de interés sino, sobre todo, porque el gobiernopresentante de cada una de las cuatro zonas en regional carece de un sistema que centralice yque se dividió territorialmente el departamento, sistematice la información existente para podersobre la base de las dinámicas social, cultural procesarla cuando se requiere. Otro factor quey, sobre todo, económica. Los problemas desmotiva es la falta de recursos, por lo que susidentificados que explicarían por qué los comi- miembros no pueden movilizarse para vigilar sités de vigilancia no vienen cumpliendo su rol se está cumpliendo o no la ejecución del pro-se encuentran en los siguientes factores: grama de inversiones o si se está realizando el avance físico de los proyectos. Finalmente, está (1) desconfianza generalizada entre los in- el hecho de que las personas elegidas para con- tegrantes de los comités de vigilancia; formar el comité de vigilancia, no conocen bien (2) limitado compromiso con el proceso; los roles o funciones que les toca cumplir. En (3) poca voluntad política de las au- algunos casos confunden su rol con el de fisca- toridades para facilitar la vigilancia lización o el de intermediación de proyectos de ciudadana; su interés.77 (4) escasos recursos económicos; (5) desconocimiento de sus funciones; Un caso interesante es el de la Red de Comités (6) limitadas capacidades de gestión; de Vigilancia de la Región Tacna. Allí, comités de vigi- (7) existencia de grandes distancias lancia del presupuesto participativo regional, provin- cial y, en algunos casos, distrital, particularmente los para coordinaciones y desarrollo de de la ciudad, han constituido una red: sus sesiones actividades; y e informes logran tener presencia en medios y abrir (8) poco acceso a información para el de- una agenda de discusión regional. Por otro lado, el sarrollo de sus actividades y el cumpli- funcionar en red permite a una institución regional, el MIM, darles capacitación y apoyar la búsqueda de miento de su función de vigilancia.75 información, así como asesorar conjuntamente la ela- boración de los informes. En la red se encuentran, in- En el caso de San Martín, el Comité Regio- cluso, comités de vigilancia de años anteriores (2007 ynal de Vigilancia Ciudadana (CORVIC) integró, 2008) que siguen dando seguimiento a acuerdos queen el año 2007, a personas tradicionalmente aún están sin cumplirse.excluidas: dos mujeres de la red regional Tan-talla Warmikuna, dos dirigentes de discapacita- Uno los principales problemas del Comitédos y un joven nativo de Alto Naranjillo. En la de Vigilancia de Ica ha sido la escasa voluntad74 Manzur suárez, Víctor. Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales: el caso de Arequipa. Lima: EED, 2008.75 Gonzales anaMpa, Alex Martín. Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales: el caso de Cajamarca. Lima: EED, 2008.76 ascaMa sáncHez, Liana. Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales: el caso de San Martín. Lima: EED, 2008.77 alvIzurI cazorla, Ilse. Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales: el caso de Cuzco. Lima: EED, 2008.
  • 67. María Isabel reMy sIMatovIc 67de las autoridades y funcionarios del gobierno uno como Salaverry, con un comité con muchoregional de colaborar con sus actividades, hecho mejor desempeño.que se ha traducido en demoras para entregarla documentación solicitada o en la entrega de La opinión de los agentes participantes no esinformación incompleta. Otro problema es de muy diferente. A nivel de la región opinan que elíndole económica, pues no podían reunirse por trato que recibe el comité de vigilancia por par-falta de recursos para desplazarse. De hecho, ca- te de los funcionarios del gobierno regional esrecían un presupuesto especial, lo que generaba malo. Por otro lado, sostienen que los miembrostrabas logísticas para obtener fotocopias de los de los comités de vigilancia son los encargadosdocumentos o verificar el estado de las obras. de supervisar las obras en ejecución y de verifi-Aparte de las dificultades mencionadas, los inte- car el cumplimento de las metas propuestas. Singrantes del comité de vigilancia del 2006 care- embargo, estas funciones no podrían realizarse,cían, por ejemplo, de teléfono o correo electró- porque carecen de recursos económicos paranico. Según la información con que se cuenta, si trasladarse y de cualquier tipo de apoyo logísticobien las organizaciones sociales los eligen, luego para el cumplimiento de sus labores.no les brindan el apoyo necesario para cumplirsu función y menos para fortalecer el espacio Por su lado, los agentes participantes pro-que crean. En la práctica, se quedan solos para vinciales manifiestan que existen acuerdoscumplir una función que no les va a reportar previos al momento de realizarse la elecciónningún beneficio y, más bien, les demandará de los miembros del comité de vigilancia poresfuerzo y tiempo.78 el cual los elegidos son simpatizantes del alcalde y no se produce mayor control sobre Un estudio en profundidad realizado por los proyectos. Por otro lado, indican que losEpifanio Baca en el departamento de La Libertad comités carecen de apoyo logístico y que,recoge opiniones sobre los comités de vigilancia por ello, no pueden hacer, por ejemplo, susde diferentes sectores. Técnicos y profesionales reuniones semestrales. De esta manera, los co-entrevistados de diversas instituciones opinan mités de vigilancia son instancias débiles que,que, en estos espacios, no están representados en muchos casos, carecen de un reglamentolos más pobres. Sostienen, además, que los co- interno, no mantienen reuniones periódicas ymités dependen mucho del interés de sus miem- terminan desarticulándose.79bros y ellos cambian debido a la rotación anual.Ello, por tanto, reduce sus posibilidades de reali- En conclusión, el mecanismo parece funcio-zar una vigilancia permanente. nar mal o, en todo caso, no constituye un meca- nismo de presión a las autoridades que garantice Igualmente, se destacan las dificultades que el cumplimiento de los acuerdos de presupuestotiene el comité para obtener información com- participativo. Por otro lado, el beneficio para lospleta y oportuna del gobierno municipal. En va- miembros es muy pequeño en relación con losrios casos, los miembros del comité han debido costos que significa participar (tiempo, desplaza-recurrir a instancias como la Fiscalía o la Defen- miento, reuniones y fotocopias). Finalmente, lasoría del Pueblo para poder obtener la informa- sociedad no parece tampoco estar pendiente deción solicitada. A pesar de estos problemas, los sus conclusiones.actores entrevistados destacan que la sola exis-tencia de un comité de vigilancia ayuda a reducir Quizás falta también aclarar un aspecto dela corrupción. El autor contrasta la situación de su función. Muchas veces se considera (y aca-un distrito rural como Simbal, con dificultades so sus miembros lo asumen) que los comitéspara realizar la acción de vigilancia, con la de de vigilancia permiten a la sociedad civil luchar78 roDríGuez DoIG, Enrique. Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales: el caso de Ica. Lima: EED, 2008.79 baca, Epifanio y Gerardo castIllo. Perú: evaluación del presupuesto participativo y su relación con el presupuesto por resultados. Estudio de caso. Lima: Grupo Propuesta Ciudadana, 2009.
  • 68. Cuadernos Descentralistas 2868contra la corrupción en las municipalidades.80 Es 1. La Red Nacional de Comités deevidente que no pueden hacerlo y parte de la Monitoreo y Vigilancia Ambientalfrustración de su funcionamiento es que no lo- Participativosgran tener un impacto en ese nivel. El problemapodría ser el hecho de cargar sobre estas insti- Se trata de una red de cerca de cuarenta organi-tuciones una responsabilidad de este tipo y no zaciones de base que fomentan la participaciónsobre las organizaciones del Estado peruano en- de la sociedad, en especial de las comunidadescargadas de hacerlo (Ministerio Público y Con- campesinas, las empresas mineras y el Estado.traloría General de la República). Esta participación busca generar mecanismos de verificación que colaboren con la evalua- Hay que considerar que la descentraliza- ción de los impactos ambientales que ocasionación —y diferentes normas que descentralizan la actividad minera. En este sentido, los comi-el gasto desde el FONCOMUN hasta las leyes tés de monitoreo participativo tienen la fun-de relativas al canon— produce más de 2.000 ción de apoyar en la vigilancia ambiental a lasunidades de gobierno que ejecutan presupues- autoridades competentes (Dirección Generaltos importantes. Entre tanto, el órgano de control de Salud Ambiental [DIGESA] y la Autoridadno ha procesado una reforma del mismo nivel y, del Agua [ADA]). Varios de estos comités sepor lo tanto no está en condiciones de garantizar habrían constituido en el marco de las negocia-que, en todas esas unidades de gobierno, cada ciones de conflictos entre empresas mineras ysol se invierte en beneficio de la población y no comunidades de base.en beneficio privado. Esta notable incapacidadde control lleva a la instalación de una descon- Articulados al grupo de diálogo Minería yfianza generalizada, justificada o no, en los ór- Desarrollo Sostenible, los comités participan deganos de gobierno descentralizados. De hecho, sus reuniones.82 En ellas, participan también di-muchos esperan que organismos de participa- versas ONG, consultores y representantes de ofi-ción ciudadana como los comités de vigilancia cinas públicas y de empresas mineras. El grupo,cumplan la función de control.81 abre una agenda para el tratamiento concertado de temas asociados al impacto ambiental de las industrias extractivas y eventualmente puede re-B. La vigilancia de las industrias extractivas ducir la conflictividad. Pero, más allá de ello, lo interesante es que incorpora a las comunidadesLas enormes rentas asociadas a las industrias que hacen vigilancia local al interior de un mar-extractivas, los contratos de concesión secretos co institucional, de diálogo nacional, en el quey los débiles mecanismos de control del alto sus reportes se procesan.riesgo ambiental abren el tema de la vigilanciade las industrias extractivas a la participación De hecho, muchas acciones de vigilanciaciudadana. Al respecto, interesa analizar tres ti- local se han organizado, y sus reportes no hanpos de instituciones que desarrollan el tema: la dado lugar a ningún resultado. OrganizacionesRed Nacional de Comités de Monitoreo y como las que estuvieron integradas en el NúcleoVigilancia Ambiental Participativos, la iniciati- Educativo Regional de Ayacucho —impulsadova MIM y la Extractive Industries Transparency por el Foro Educativo— animaron la vigilanciaInitiative (EITI). de padres de familia en pequeños pueblos sobre80 Un manual sobre comités de vigilancia de presupuesto participativo elaborado por Comisión Episcopal en Acción señala lo siguiente: «aportar al fortalecimiento de los Comités de Vigilancia del Presupuesto Participativo, expresión de nuestro compromiso de apoyar la participación de la sociedad civil para la reorientación y consiguiente rehabilitación ética de la política». Véase http://www.ceas.org. pe/DEMOCRACIA%20PARTICIPATIVA/Presupuesto%20Participativo/Comites_de_Vigilancia.pdf81 No está de más recordar los trágicos sucesos de Ilave: la sospecha sobre actos de corrupción llevó a la población a una huelga que exigía la presencia de la Contraloría. Tras dos meses espera y en un confuso contexto, el alcalde resulta asesinado por la población. Seis meses después, llega por fin la misión de Contraloría y descubre que el alcalde asesinado no había cometido los actos que se le imputaban.82 La información ha sido tomada de la página web del grupo de diálogo Minería y Desarrollo Sostenible: <http://www.grupodedialogo. org.pe/>.
  • 69. María Isabel reMy sIMatovIc 69el cumplimiento —habitualmente el incumpli- La ausencia de estos actores vigilantes en losmiento— de la jornada de trabajo de maestros consejos participativos regionales de Educaciónen las escuelas rurales. Los reportes, que mostra- (COPARE), por ejemplo, le quita importancia aban la existencia de profesores que llegaban los una labor minuciosa y dedicada de la sociedadmartes y se retiraban los jueves, no dieron lugar controlando a los proveedores de servicios pú-a ninguna respuesta de las autoridades, en tanto blicos. Incluso, muchos comités de vigilancia delque estos comités no están integrados a platafor- presupuesto participativo tienen poco espaciomas donde sus informes se analicen junto con para procesar socialmente sus informes, y estoslas autoridades educativas y generen sanciones. no terminan orientando decisiones. Cuadro 8 Miembros de la Red de Comités Participativos de Monitoreo y Vigilancia Ambiental 1. Asociación Comoca Este (Comisión de Monitoreo de la Calidad y Cantidad de Agua de Canales de Riego, com- prende el centro poblado de Combayo, el distrito de la Encañada y Huacataz, y el distrito de Baños del Inca) 2. Asociación Comoca Sur (Comisión de Monitoreo de la Calidad y Cantidad de Agua de Canales de Riego, com- prende los centros poblados de Porcón Alto, Porcón Bajo, la Ramada, Río Grande y Huambocancha, en el distrito de Cajamarca, y el centro poblado de Santa Bárbara, en el distrito de Baños del Inca, provincia de Cajamarca). 3. Centro para el Monitoreo Ambiental de Las Bambas 4. Comisión de Gestión de Medio Ambiente de Huallanca 5. Comisión de Monitoreo Ambiental Participativo de la Mesa de Diálogo del Caso Aruntani 6. Comité Ambiental a nivel Distrital de Colquioc 7. Comité Ambiental de Asociación Multisectorial Ayash 8. Comité Ambiental de Cajacay 9. Comité Ambiental de Chasquitambo 10. Comité Ambiental de Cuenca de Santa Cruz de Pichiú 11. Comité Ambiental de San Antonio de Juprog 12. Comité de Defensa del Medio Ambiente de la Provincia de Aija 13. Comité de Medio Ambiente Angu Raju del Centro Poblado de Carhuayoc 14. Comité de Medio Ambiente de San Marcos 15. Comité de Monitoreo de Aquia 16. Comité de Monitoreo de Arasi 17. Comité de Monitoreo de la Cuenca del Río Huallaga 18. Comité de Monitoreo de la Cuenca del Río San Juan 19. Comité de Monitoreo de la Cuenca del Río Tingo 20. Comité de Monitoreo Participativo Cuenca del Río Rejo Granja Porcón) 21. Comité de Monitoreo Participativo del Canal Encajon Collatan y Canal Quishuar 22. Comité de Monitoreo Participativo Río Quebrada Honda El Campanario 23. Comité de Monitoreo Participativo Sedacaj-Cuencas Río Grande y Porcón 24. Comité de Monitoreo y Gestión del Caserío de Vista Alegre Alto-Hualgayoc 25. Comité de Monitoreo, Vigilancia y Fiscalización Ambiental de Huarmey 26. Comité de Vigilancia Ambiental Comunitaria de Tumpa 27. Comité de Vigilancia Ambiental de la Mesa de Diálogo Tintaya-Comunidades 28. Comité de Vigilancia y Monitoreo Ciudadano de Yauli 29. Comités de Medio Ambiente en las Zonas de Influencia del Proyecto la Granja-Río Tinto 30. Dirección Ejecutiva de Salud Ambiental-Monitoreo de Subcuenca del Río Chonta 31. Dirección Ejecutiva de Salud Ambiental-Monitoreo de Subcuenca del Río Mashcon 32. Dirección Ejecutiva de Salud Ambiental-Monitoreo de Vertimientos de Minera Yanacocha 33. Mesa de Dialogo de la Provincia de Aymaraes-Comisión Ambiental 34. Red Regional de Comités Ambientales de Ancash (RRCAA) (la red Integra a 12 comités de monitoreo de la región de Ancash) 35. Secretaria Ambiental de Vicos-Cosavi 36. Subcomité de Monitoreo de la Calidad del Agua-Jangas
  • 70. Cuadernos Descentralistas 2870 Es difícil saber si, en un sector tan contro- danía sobre la inversión municipal y el uso dellado por poderes fácticos como el de Energía y canon minero para contribuir a mejorar el im-Minas, los reportes de vigilancia de las bases de pacto de las inversiones locales. Lo central della Red de Comités Participativos de Monitoreo y trabajo es producir información sobre el uso deVigilancia Ambiental tienen algún impacto signi- canon en las municipalidades y difundirlo en laficativo. Sin embargo, la cercanía de DIGESA y sociedad local. Para ello, se monitorea la infor-el espacio de discusión con las propias empresas mación sobre dieciocho municipalidades. Haymineras pueden tener influencia. En todo caso, tres productos informativos básicos:interesa resaltar la importancia de la articulaciónde acciones de vigilancia. 1. En primer lugar, unos «hallazgos» semanales que se envían a la prensa regional y que con-2. La iniciativa Mejorando la Inversión tienen información sobre los recursos trans- Municipal (MIM) feridos a las municipalidades, la gestión de inversiones que realizan las municipalida-El MIM es una iniciativa de la Corporación Finan- des y los espacios de participación.ciera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), 2. En segundo lugar, unos boletines semestra-parte del Grupo Banco Mundial, que apoya las les MIM Informa, que presentan datos con-acciones de vigilancia de la sociedad civil sobre solidados cada semestre sobre las transfe-la inversión municipal en los gobiernos locales rencias de canon minero y el uso de dichosde las regiones que reciben un alto canon mine- recursos en las inversiones de las municipa-ro por la ubicación en ellas de yacimientos im- lidades monitoreadas por el proyecto MIM.portantes en explotación.83 Además, presentan los resultados de un sondeo de opinión sobre la gestión munici- El proyecto MIM, que funciona como una pal. Adicionalmente, se preparan unas Car-red nacional de seis MIM regionales, parte de tillas de presupuesto participativo con infor-la constitución de un consejo directivo forma- mación sobre la inclusión de los proyectosdo por organizaciones de la sociedad civil de la priorizados en los presupuestos municipa-región (cámaras de comercio, colegios profesio- les, a cuya ejecución se da seguimiento.nales,84 universidades y, eventualmente, ONG).85 3. Finalmente, cada semestre se producen lasEn cada MIM se instala un pequeño equipo téc- libretas de calificación ciudadana (LCC),nico, de entre dos y tres personas. que presentan también los resultados de la encuesta de percepciones referidas a la La misión de estos equipos y consejos di- calificación de los servicios públicos y todarectivos MIM es promover y facilitar la rendición la información disponible sobre las condi-de cuentas por parte de las municipalidades. ciones de provisión del servicio en las mu-Además, están encargados de crear consciencia nicipalidades monitoreadas. Buscan identi-en la sociedad civil y en la población en general ficar, desde la perspectiva de los usuarios,sobre la necesidad de mejorar la eficiencia en el los ámbitos en los que inversión municipaluso de los recursos de canon para contribuir al podría mejorar el acceso de la población adesarrollo integral y sustentable de la localidad. servicios básicos o su calidad. Se presentan en sesiones con presencia de autoridades y Se trata, pues, de incentivar un diálogo in- organizaciones sociales (se han presentadoformado entre las autoridades locales y la ciuda- LCC sobre el servicio de alcantarillado, la83 El canon minero está constituido por el 50% del impuesto a la renta que pagan las empresas mineras y de explotación de gas; por su parte, el petrolero, más antiguo, se calcula de manera distinta. El canon es la forma principal de participación de los gobiernos descentralizados en las rentas que le generan al Estado la explotación minera. No es la única participación, pues también están las regalías mineras. Sin embargo, estas no las pagan todas las empresas, pues ello depende de sus contratos (nunca públicos) de estabilidad tributaria.84 Particularmente, aquellos que puedan emitir opinión sobre la calidad de la inversión sustentada en el canon —contadores e ingenieros—.85 Recientemente se han integrado también mesas de concertación de lucha contra la pobreza como en Moquegua y Ayacucho.
  • 71. María Isabel reMy sIMatovIc 71 educación básica, la seguridad ciudadana mente a la prensa. Hay un conjunto de activi- y el servicio de recojo y procesamiento de dades en relación con la prensa regional que lo- residuos). gran el interés de los periodistas, particularmente unos talleres semestrales que, junto con elevar Pero esta iniciativa constituye, sobre todo, la calidad de los medios, acercan el proyecto aun operativo de comunicación. La información ellos. El siguiente cuadro muestra la presenciaque producen los MIM tiene llegada constante- del MIN en prensa durante un semestre: Cuadro 9 Presencia del MIM en los medios de información (enero-julio de 2009) MIM Ene. Feb. Mar. Abr. May. Jun. Jul. TOTAL ANCASH 1 2 19 13 6 18 32 91 AYACUCHO - HUANCAVELICA 15 10 25 CAJAMARCA 31 41 31 14 27 50 65 259 MOQUEGUA 6 3 5 15 8 19 11 67 PUNO 17 23 6 9 10 17 59 141 TACNA 14 17 35 25 46 45 38 220 El principio es que nunca se paga a los agenda de inversiones. Sus interlocutores prin-medios de comunicación. El MIM se posiciona cipales son organizaciones (juntas vecinales ycomo una suerte de agencia de prensa. Para organizaciones de base) y comités de vigilancia.llegar a zonas periurbanas y rurales se montan, Muchos representantes se acercan a las oficinasademás, operativos de información («carava- para obtener información cada vez que van anas»), en las que se lleva mucha información en realizar gestiones en la municipalidad o protestarcartillas y dramatizaciones a cargo de grupos de por la falta de un servicio.voluntarios juveniles. Desde hace unos meses,algunos radios emiten gratuitamente unas «píl- ¿Mejora la calidad de la inversión munici-doras educativas radiales» y hasta han cedido pal? El proyecto no tiene indicadores para ello.espacios para programas radiales semanales. Además, es difícil medirlo en municipalidades en las que los volúmenes de canon son enormes La hipótesis del MIM es que una sociedad (San Marcos en Ancash o Ite en Tacna con losinformada participa en mejores condiciones, con mayores niveles de canon per cápita). En estosmás propuestas, y termina (por vigilancia, partici- casos, las autoridades suelen generar actitudespación y presión de los medios y la sociedad civil) poco transparentes. A pesar de todo ello, lo quemejorando la inversión. La misma encuesta (lo parece cierto es que la población discute másmás costoso del proyecto, pues se aplica en die- sobre sus recursos.ciocho municipalidades) que recoge la opinión dela población sobre la gestión de la municipalidad, En este caso, la red nacional no es tan im-su programa de inversiones y los servicios que ori- portante para la vigilancia, pero sí para homo-ginan las LCC, mide también el impacto del pro- geneizar la calidad técnica de la información yyecto en el conocimiento que la sociedad tiene los productos informativos. De mayor importan-acerca del canon minero, la inversión municipal cia es, en todo caso, el operativo mediático y lay los derechos de información y participación. generación de espacios de diálogo entre organi- zaciones y representantes estatales a la hora de El proyecto logra permanentemente trans- presentar, en conferencias amplias de prensa, losparentar la gestión pública municipal y abrir la productos semestrales.
  • 72. Cuadernos Descentralistas 28723. La Extractive Industries Transparency comportamiento se refuerza con la idea —fal- Initiative (EITI) para la transparencia de sa— de que las empresas privadas darán mejores las industrias extractivas beneficios a los pobladores que el Estado.Las industrias extractivas son poco transparentes. Es como contrapeso de este tipo prácticasUn estudio realizado por el Grupo Propuesta que surge, en el ámbito internacional, la iniciati-Ciudadana86 muestra el bajo cumplimiento de va EITI para la transparencia de los recursos gene-las normas de transparencia del programa mine- rados por las empresas extractivas. Los enormesro de solidaridad, el pacto entre el gobierno y montos involucrados y el secreto de los contratos39 empresas que eludió la demanda de poner (que tiende a ser una práctica generalizada in-un impuesto a las sobreganancias mineras, es ternacionalmente) generan, además, la sospechauna muestra. Se incumple casi en todos los casos sobre el destino indebido, la corrupción y el usoel compromiso de transparentar la información privado de este tipo de rentas públicas.sobre los fondos para financiar proyectos y deconvocar a instituciones de la sociedad civil para La iniciativa consiste en un acuerdo de al-determinar los proyectos a los que se aplicaría, cance internacional entre el gobierno, las empre-por lo que es difícil saber en qué se han aplicado sas y las organizaciones de la sociedad civil. Sulos 1.800 millones de soles aportados desde el fin es promover una mayor transparencia y ren-año 2007. El informe muestra que los reportes dición de cuentas de los pagos efectuados por laconsolidados del Ministerio de Energía y Minas actividad minera, gasífera y petrolera. La inicia-(MINEM) sobre los informes presentados por las tiva convoca a las empresas a suscribir libremen-empresas no incluyen ni la identificación de las te convenios de transparencia de información.instituciones que se convocan a compartir la res- En el Perú, existe una Comisión Internacionalponsabilidad de decidir el uso de los fondos, ni EITI, y es el único país de América Latina en eldatos precisos sobre los proyectos. que funciona. La forma en que opera el Programa Minero Los tres sectores que por esta iniciativade Solidaridad con el Pueblo (PMSP) expresa una deben llegar a un acuerdo son los Estados, lastendencia a la privatización de las decisiones y la empresas mineras y los representantes de la so-operación de fondos. De hecho, estos debieran ciedad civil. Por el Estado intervienen los minis-servir para políticas redistributivas, en vez de de- terios de Economía y Finanzas, y de Energía ydicarse a mejorar la imagen de las empresas en Minas (los que concentran la información sobrelas zonas donde operan y tratar de evitar conflic- las rentas que genera el sector); por las empresastos. Algo semejante guió probablemente la de- mineras, petroleras y gasíferas, intervienen ac-cisión del gobierno de Toledo de incrementar el tualmente representantes de la Sociedad Nacio-porcentaje de impuesto a la renta que se entrega nal de Minería, Petróleo y Energía, la empresacomo canon a las municipalidades y gobiernos Southern Peru Copper Corporation, la Compa-regionales donde se ubican los yacimientos mi- ñía Minera Antamina y la empresa Repsol Ex-neros: que las personas de los entornos de los ploración Sucursal del Perú; y por la sociedadyacimientos sintiesen el beneficio que les daba civil, la ONG CooperAccion, el Grupo Propues-el tener una empresa minera en la zona. ta Ciudadana, el Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomé de las Casas, la Pontificia Este tipo de privatización y localización de Universidad Católica del Perú y la Universidadfondos, que debieran permitir más bien una pla- del Pacífico.nificación de la intervención estatal, muestra lasdificultades de abrir la información y la partici- La comisión en el Perú está abocada a lograrpación en los territorios en que se generan las su reconocimiento internacional (actualmentemayores rentas del país. Además, este tipo de es país candidato) y a la realización del primer86 Grupo propuesta cIuDaDana. El Programa Minero de Solidaridad con el Pueblo y los Fondos Sociales: Evaluación de Transparencia. Reporte de Vigilancia n.°1. Lima: Grupo Propuesta Ciudadana, julio de 2010.
  • 73. María Isabel reMy sIMatovIc 73estudio de conciliación entre la información incluya un plan de comunicaciones y la organi-proporcionada por 33 empresas mineras, pe- zación de foros de debate público.troleras y gasíferas, y la que declara el gobiernoperuano, un estudio que acaba de concluir. Este Para que la iniciativa tenga mayor impacto,estará accesible de manera completa a través del probablemente falta hacer dos cosas: la prime-portal de EITI Perú. La empresa consultora debió ra es que las empresas transparenten sus costos,alterar el cronograma por la falta de disposición de manera de saber si el cálculo del impuestode las entidades del Estado para brindar infor- a la renta, la principal renta a conciliarse, esmación, a pesar de existir un previo acuerdo con adecuado; y la segunda, que el Estado (mejorla Comisión Nacional EITI-Perú. Otros factores dicho, el gobierno central) transparente quélimitantes fueron la burocracia al interior de los hace con el 50% de la renta minera y petroleraórganos del Estado y la falta de control e infor- que se queda en sus manos (el otro 50% pasamación real de algunas entidades del Estado (no como canon a los gobiernos descentralizados,hay, por ejemplo, un control sobre la titularidad y allí es fácil seguirle la pista). En el gobiernode los denuncios mineros). central, nadie sabe en qué se está invertido el enorme capital recaudado entre los años La iniciativa y sus avances son, sin embargo 2002 y 2010.relativamente desconocidos. A lo largo de 2009,los representantes de la sociedad civil se han pre- Preguntados los informantes sobre las insti-ocupado por tratar de abrir a la opinión pública tuciones que vigilan el uso de los fondos públi-el proceso de implementación de la EITI. En abril cos de las empresas extractivas, ninguno men-y septiembre de 2009, por ejemplo, los repre- cionó la iniciativa EITI (se mencionan el MIMsentantes de la sociedad civil en la Comisión y las instituciones de sus consejos directivos; elNacional EITI-Perú presentaron cartas dirigidas a Centro Ecuménico de Participación y Acción So-la Secretaría EITI-Perú, solicitando actualizar la cial [CEDEPAS]; el Grupo Propuesta Ciudadana,página web, en la que esperan colocar las actas el Arzobispado, Caritas, el Centro de Estudiosde las reuniones y las comunicaciones generadas Regionales Andinos Bartolomé de las Casas o laen el grupo de trabajo. Defensoría del Pueblo). De hecho, la iniciativa, incluso en zonas de presencia importante de ac- Un balance preparado por CooperAcción tividades extractivas, es todavía desconocida. No(2009), institución miembro de EITI y represen- se menciona ni en Cajamarca, donde se avanzatante de la sociedad civil, da cuenta de las mu- en descentralizar el mecanismo y se ha desarro-chas dificultades para avanzar en la consecución llado un estudio específico de conciliación. Endel estatuto de «país cumplidor». Entre estas, la general, sobre el tema señalan que las propiasprincipal es la falta de voluntad del gobierno por empresas dan información (a manera de publi-impulsar la iniciativa y remover las normas que cidad) solo de sus programas de responsabilidadimpiden un adecuado estudio de conciliación. social.El balance reflexiona sobre la facilidad del go-bierno peruano para suscribir acuerdos que no El tema de las industrias extractivas parecetiene la clara voluntad de cumplir. En todo caso, generar interés de la sociedad más en lo refe-propone que la iniciativa debiera proponerse rido a los probables impactos ambientales quemetas más ambiciosas como promover la trans- a las rentas que genera. Un programa comoparencia de los contratos de concesión minera MIM tiene audiencia no necesariamente por-o petrolera de manera que sean públicos los que abra el tema de canon minero, sino porqueacuerdos tributarios. muestra información sobre su uso (o mal uso) por las municipalidades. Quizás las enormes Así mismo, señala, por un lado, la necesidad rentas y la poca transparencia se asumen comode transparentar la propia EITI Perú, colgando en parte de esa enorme y desconocida cantidadsu portal las actas de sesiones, así como las cartas de dinero que tiene efectos en el crecimientoque se han cursado sus miembros; y, por el otro, económico, pero poco impacto en la vida dela de hacer un enorme esfuerzo de difusión, que las personas.
  • 74. Cuadernos Descentralistas 2874IV. Recomendaciones y propuestas A. Mejorar la eficacia de los mecanismos de participaciónLos mecanismos de participación ciudadana,particularmente en los gobiernos descentraliza- El desaliento de los agentes participantes y lasdos, pueden ser un elemento clave para que la organizaciones sociales en procesos de elecciónsociedad peruana logre consolidar su democra- de representantes a los CCR o CCL se asociacia, controlar la excesiva influencia de los pode- a la baja eficacia de los mecanismos construi-res fácticos (económicos, militares y eclesiales); dos. Tres factores condicionan la eficacia: lacombatir las extremas desigualdades promovien- representatividad de los participantes directos,do la dotación de servicios públicos con mayor la mayor o menor discrecionalidad de las au-alcance y calidad, y adaptados a la diversidad toridades y la capacidad de la sociedad civilde situaciones territoriales del país, y generar de producir consensos y no trabar la tomamecanismos de inclusión política y social en po- de decisiones.blaciones sin capacidad de voz política, maneja-das como objeto de clientela o restringidas a la Mejorar su eficacia (reducir la discreciona-protesta (y la represión) como mecanismos para lidad de las autoridades, mejorar representativi-obtener bases mínimas de igualdad y derechos. dad y desarrollar consensos y propuestas comu- nes) permitiría que formas no institucionalizadas En la actualidad, el enorme montaje de me- de intervención de los ciudadanos en la toma decanismos de participación de la primera mitad decisiones (los lobbies y las acciones colectivasde los 2000 está en proceso de desmantelamien- disruptivas) pierdan eficacia y legitimidad, incre-to, en parte facilitado porque el enorme esfuer- menten sus costos y sean cuando menos, menoszo de construcción institucional terminó produ- recurrentes.ciendo instituciones poco eficaces y generandoun creciente desencanto. Pero a pesar de supoca eficacia, aun miles de pequeñas organiza- 1. Abandonar las «muñecas rusas»ciones de base, juntas vecinales o comunidades,siguen entrando por los resquicios que quedan Los mecanismos de participación requierenabiertos en los gobiernos locales para reproducir adaptarse simultáneamente al nivel de gobiernoalguna relación con el Estado. En su dispersión, y al tipo de sociedad en que se desarrollen. Hoyno articulan iniciativas de reforma o protesta por en día, las normas que rigen mecanismos parti-el desmantelamiento creciente de los espacios cipativos son iguales para gobiernos extremada-donde pueden proponer algún cambio en la cali- mente diferentes.dad de su vida y en sus condiciones económicas. Una alternativa es priorizar mecanismos Probablemente, antes de que las puertas se para cada nivel de gobierno. Se podría pensarcierren del todo, un nuevo esfuerzo de reforma en un sistema de participación con énfasis dife-podría emprenderse. renciados: 24 gobiernos regionales CCR ampliados, concertación de planes de cuatro años y presupuesto participativo multianual. 193 gobiernos locales provinciales: asamblea de alcaldes y presupuesto interdistirtal bianual. 1.633 gobiernos locales distritales y 193 distritos capital de provincia (total: 1.827 unidades territoriales locales): juntas de delegados vecinal comunales y presupuesto participativo anual.
  • 75. María Isabel reMy sIMatovIc 75a) Mantener en el nivel regional una da haber representación campesina regional o instancia de CCR es importante, representación de pequeños y medianos empre- pero requiere fortalecerse sarios; esta se puede suscitar por convocatoria. Estas bases enormes de las sociedades regiona-Si bien el porcentaje de sociedad civil en el cál- les carecen de formas piramidales de organiza-culo de representantes puede mantenerse en ción y bases campesinas de una región o nú-40% (lo contrario requeriría un cambio norma- cleos de PYMES podrían convocarse para elegirtivo enorme), un sistema alternativo podría es- sus representantes.tablecer el número de miembros del CCR no enfunción del número de provincias sino en fun- Una representación más compleja y varia-ción de los requerimientos de participación de la da requiere, además, resolver el problema desociedad civil. En otras palabras, podría estable- los recursos: los gobiernos regionales debierancerse que cada consejo regional estableciera una reponer los gastos de pasajes y viáticos de repre-estrategia de representación que determinara sentantes de fuera de la ciudad capital. Un CCRcuántos representantes de sociedad civil requeri- no puede ser capitalino. Finalmente, la dotaciónría una representación suficiente de la diversidad de recursos podría financiar un comunicadorregional (en ningún caso podrían ser menos que cuya función sería asegurar la cobertura por losahora). Ese número sería el 40% del CCR, y el medios de comunicación regionales de las sesio-estamento de alcaldes incorporaría a los alcaldes nes, elecciones y opiniones de representantes.provinciales y a un número de alcaldes distritales Un CCR debe ser público. Además, una dietasuficiente para producir el 60% restante. por sesión colaboraría a disminuir la ausencia de alcaldes y representantes de la sociedad civil en La composición de la sociedad civil podría las sesiones. En conjunto, para los gobiernos re-establecerse entonces por sectores o pueblos gionales, esta posibilidad significa pequeños pre-(ciudadanos indígenas y personas de raza negra), supuestos, pero su impacto puede ser grande.o por corredores o cuencas. De este modo, lasorganizaciones de la región pertenecientes a un ¿Qué puede hacer un CCR de las carac-sector o una unidad territorial elegirían su repre- terísticas mencionadas? Podría ser el referentesentante. La elección por sectores (o incluso co- de la concertación de un plan regional para elrredores) permitiría mantener este referente para período de gobierno con la autoridad elegidala rendición de cuentas e incluso para la elabo- que, por el peso de su votación, debiera tenerración de las propuestas que los representantes la oportunidad de proponer a la región su planlleven al CCR. Cada sector podría elaborar un o su estrategia de cuatro años para hacer avan-«plan de incidencia» (qué puntos lograr, cómo zar los planes estratégicos concertados de largonegociar alianzas con otros representantes y con plazo; un plan con indicadores de seguimientoqué alcaldes) del que el representante al CCR se- y de término.ría el vocero. La ausencia sostenida de reunionesde elaboración de mandato y de rendición de Un CCR fortalecido por la representacióncuentas provocaría la pérdida de la representa- podría concertar el presupuesto multianual deción del sector. inversiones e introducir correcciones cada año en función de un seguimiento de indicadores. Una ventaja adicional sería el fortaleci- Además, sería el referente de la rendición demiento de los vínculos entre las organizaciones y cuentas, entendida como la información de lola «creación» de representaciones efectivamente actuado y, sobre todo, del avance de los indica-regionales, aunque no «preexistan» al mecanis- dores, analizados por una comisión técnica, au-mo. No hay que esperar que una federación de- tónoma y con recursos. Un plan y un presupues-partamental campesina exista —hoy existen po- to regional para cuatro años, concertado con unquísimas— o una asociación regional de PYMES CCR representativo, podría seguir un esquemase forme —casi no existen hoy— para que pue- como el siguiente:
  • 76. 76 año 1 año 2 año 3 año 4 e f m a m j j a s o n d e f m a m j j a s o n d e f m a m j j a s o n d e f m a m j j a s o n d Se modifica presupuesto de año (gobierno anterior) según prioridades de 100 días. Se ejecuta el presupuesto del año (gobierno) anterior con modificaciones. Inicio Gobierno electo elabora un plan de cuatro años: precisa para el periodo las prioridades del PDRC. Contiene: prioridades, proyectos e indicadores por año. Plan se concierta con CCR (modificado): objetivos, prioridades e indicadores. Se introducen modificaciones. Se preparan proyectos (viabilidad SNIP) de acuerdo a prioridades por año: se va formando cartera. Se elabora un presupuesto el año 2. Concertación Se concierta techo presupuestal participativo el año 3. Se elabora presupuesto participati- vo multianual (3 años). CCL ajusta plan multianual. Agentes participantes priorizan paquete de proyectos de años 3 y 4. Gobierno regional y comité de vigilancia elaboran estudio de avance.Presupuestoparticipativo Se evalúa avance de ejecución y de indicadores. Gobierno regional y comité de vigilancia elaboran estudio de avance. Se evalúa avance de ejecución y de indicadores. CCL ajusta plan multianual. Agentes participantes priorizan paquete de proyectos de año 1 del próximo gobierno. Gobierno regional y comité de vigilancia elaboran estudio dey rendición final cuentasPresupuesto participativo avance. Se evalúa cumplimiento del plan y se da cuenta. Cuadernos Descentralistas 28
  • 77. María Isabel reMy sIMatovIc 77b) Construir la base del triángulo desarrollo local que conecten ciudades-mercado con pueblos productores.El proceso de concertación permitiría produ-cir las comisiones sectoriales específicas para la Con diseños estratégicos producidos porelaboración y seguimiento de políticas públicas. instituciones de este tipo, dependientes de lasPero las organizaciones de la sociedad civil que asambleas de alcaldes, los presupuestos partici-participen tendrían como referencia sus sectores pativos provinciales podrían ser bianuales. Dey el CCR. En este ámbito, es posible imaginar este modo, se podría controlar que los problemasasambleas de participantes en comisiones y CCR y las iniciativas de la sociedad no quedasen fuerapara adecuar las políticas al plan concertado y de la planificación provincial. Municipalidadesestablecer estrategias conjuntas de acción si la provinciales de las capitales departamentales,autoridad desconoce los acuerdos. Asambleas con grandes poblaciones urbanas (con frecuen-de este tipo tendrían cobertura de los medios de cia repartidas en varios distritos), podrían repli-comunicación, y eso, por un lado, potenciaría car lo previsto por la ley para la Municipalidadliderazgos regionales y, por el otro, abriría una Metropolitana de Lima: asambleas metropolita-agenda en la sociedad regional. nas con participación de la sociedad, articulada en juntas vecinales. Es necesario revisar la normativa de los con-sejos regionales y locales de Educación y Salud,integrando a los usuarios de dichos servicios (los 3. Recuperar el presupuesto participativo «clientes» en los términos del Banco Mundial); distrital, con fuerzao, cuando menos, organizar consultas popularespara conocer la opinión de los usuarios de los Si bien el nivel distrital no ha sido objeto de esteservicios públicos. Hoy en día son los sectores estudio, parece posible, cuando menos, ponerque menos incorporan a la sociedad y reúnen a discusión si es necesario un CCL o si basta unsolo a proveedores de servicios. Algún avance en espacio de la sociedad civil como la Asambleamecanismos de poder del cliente permitiría me- de las Juntas Vecinal-Comunales. Estas organiza-jorar los servicios. rían el presupuesto participativo, y su directiva concertaría con el consejo municipal su incorpo- ración en el presupuesto municipal anual. Una2. Recrear el nivel provincial de gobierno central de juntas vecinal-comunales podría ser también el referente del planeamiento de largoEl nivel provincial como gestor de territorio se plazo (planes de desarrollo concertados).ha perdido. Los alcaldes provinciales gestionanbásicamente el distrito capital, y los alcaldes dis- Formas de incorporación de las organiza-tritales negocian proyectos puntuales (distrita- ciones sociales en comisiones municipales pre-les) con el provincial. Si se logra fortalecer los sididas por regidores fueron una práctica valiosaprocesos de representación y presupuesto par- de las experiencias participativas autónomas,ticipativo distrital (incluyendo el distrito capital), previas a la actual normativa. Estas podrían vol-el nivel provincial puede reproducirse a través ver a ponerse en práctica. De hecho, las organi-de asambleas de alcaldes distritales con el pro- zaciones locales no solo tienen una agenda devincial, que elaboren estrategias de desarrollo inversiones, sino también de servicios municipa-y concierten proyectos de alcance interdistrital. les. En general, lo importante es recordar que elEste nivel provincial haría factible la instalación real nivel organizativo existente en el país es lo-de comisiones técnicas, a la manera de los ins- cal, y la mayor democracia participativa directatitutos viales provinciales, para la planificación es posible en este ámbito.provincial de la inversión en infraestructura. Estadebe permitir un acceso más igualitario de la po- Adicionalmente, es bueno recordar, sobreblación de los distritos que no son capital a los el presupuesto participativo distrital, varias reco-servicios públicos, así como una gerencia para mendaciones que ha hecho PRODES y que seríael planeamiento de inversiones y políticas de importante tomar en cuenta en un reforzamiento
  • 78. Cuadernos Descentralistas 2878de los presupuestos participativos distritales e, priorizar proyectos. Cabe señalar que esincluso, de los provinciales:87 importante buscar mecanismos para una incorporación a tiempo de miembros de la1. Mejorar la calidad de los proyectos que se sociedad civil en estos equipos. presentan. Con ello se evitaría que se pre- senten en calidad de «ideas» y puedan tener Por su parte, el Banco Mundial plantea viabilidad rápida. De hecho, con la actual otros retos: normatividad, la única manera de recupe- rar la capacidad de presionar por proyectos 1. Mejorar la representatividad y legitimidad propios y no someterse a la selección de de la participación. Así mismo, es central la autoridad municipal podría ser el tener que se desarrollen mecanismos de rendi- proyectos desarrollados que rápidamente ción de cuenta de los agentes participan- puedan ser declarados viables. Ello plantea tes hacia quienes los eligieron, para evitar la cuestión de los «saberes especializados». así que sean portadores de intereses par- El problema podría resolverse con la ase- ticulares y lleven realmente la voz de la soría especializada de organizaciones como sociedad organizada. las ONG o un servicio de voluntariado de las universidades (sobre lo segundo, no te- 2. Superar la baja incidencia de las activida- nemos noticia de que se haya alguna vez des de rendición de cuentas y vigilancia. El desarrollado, pero no es imposible). presupuesto participativo se inicia con una rendición de cuentas de la gestión. Esta2. El cumplimiento de los acuerdos. Se plantea debe poner en autos, a quienes partici- la necesidad de un mecanismo de control, pan de este proceso acerca de la situación incluso del MEF, sobre la ejecución de los del gobierno regional, así como de los proyectos priorizados. Con este objetivo, se proyectos priorizados en años anteriores. pueden formular indicadores de eficiencia Si el punto de partida no es claro, es que premien a los gobiernos que cumplan probable que el proceso se desarrolle con el presupuesto participativo. El tema, con deficiencias. en el momento actual, ha quedado relativa- mente descontextualizado, en la medida en 3. Lograr la integración del presupuesto parti- que la sociedad civil solo escoge de entre cipativo con el ciclo general de presupues- los proyectos que le presenta la autoridad to e inversión. Algunos sugieren que, para municipal: no parece tener mucho sentido superar esta disparidad entre los procesos premiar a municipalidades que ejecutan en niveles diferentes de gobierno, sería proyectos que ellas mismas han propuesto. interesante probar un presupuesto parti- cipativo bianual, aunque solo sea, como3. La conformación y funcionamiento de los se propone en el acápite anterior, en el comités de vigilancia. Sin la consolidación nivel provincial. de los comités de vigilancia del presupues- to participativo se pierde una herramienta más de presión a los gobiernos regionales B. Mejorar el contexto de la vigilancia para el cumplimiento de los acuerdos. ciudadana4. El fortalecimiento de las capacidades de Los muchos problemas de los comités de vigilan- los equipos técnicos. Ello es necesario para cia de los presupuestos participativos (capacita- que cumplan realmente su rol de asesora- ción, acceso a la información, pocos incentivos miento en el proceso, permitan mejorar las para una tarea costosa en tiempo y recursos, y ideas que traen los agentes participantes y un periodo de mandato que no se adecua al brinden información oportuna a la hora de ciclo de los proyectos de inversión) podrían ir87 proDes. Proceso de descentralización 2008: balances y recomendaciones. Lima: USAID/Perú-ProDescentralización, 2009.
  • 79. María Isabel reMy sIMatovIc 79enfrentándose con aportes de los gobiernos lo- La vigilancia de industrias extractivas y lascales, y pasando a la experiencia de organizarse rentas que generan requiere incorporar a los me-en red para acceder a capacitaciones y asesoría dios de comunicación. El punto de partida detécnica. Sin embargo, un tema central es que no iniciativas como la EITI es precisamente el secre-tienen un referente a quién informar. La tediosa to (de contratos y de convenios tributarios). El rolpreparación de reportes carece de un interlo- de la sociedad civil en este tipo de iniciativas de-cutor. Los CCR, los CCL o las asambleas de las biera ser precisamente el de abrir la información,juntas vecinal-comunales podrían convertirse en así como la agenda de debate sobre los recursosel destinatario de los reportes. Por otro lado, los y su uso. Será importante que, así como es po-comités podrían ser invitados una vez al año a sible identificar el uso que hacen los gobiernosla sesión del consejo municipal o regional que regionales y locales de los recursos de canontenga explícitamente la recepción de su informe (50% del impuesto a la renta de las industriascomo parte de la agenda. Se espera normalmen- extractivas), fuera posible hacerlo con el uso quete que los comités de vigilancia dirijan sus infor- hace de ellos el gobierno central. De hecho, estemes a sus bases, pero probablemente haya más debería transparentar también el uso que da albien que dirigirlos hacia los niveles más cercanos otro 50%. De este modo, la sociedad civil podríade la toma de decisiones. De esta manera, su vigilar y discutir acerca de en qué se invierten losesfuerzo podría tener alguna canalización y los ingresos que genera la extracción de recursos nofuncionarios que les niegan información, una renovables, es decir, recursos que la nación nosanción. tendrá en el futuro.
  • 80. Cuadernos Descentralistas 2880BIBLIOGRAFÍAalvIzurI cazorla, Ilse Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales: el caso de Cuzco. Lima: EED, 2008.ascaMa sáncHez, Liana Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales: el caso de San Martín. Lima: EED, 2008.ávIla, Javier «Los límites para la concertación y la descentralización en un contexto de autoritarismo. La mesa de concertación de Huanta durante el fujimorismo». En M. Pulgar-Vidal, E. Zegarra y J. Urrutia (eds.). Perú: el problema agrario en debate. SEPIA IX. Lima: SEPIA, CIES, CARE y OXFAM, 2002.avrItzer, Leonardo «Modelos de deliberación democrática: un análisis del presupuesto participativo en Brasil». En Boaventura de Souza Santos (coord.). Democratizar la democracia. Los caminos de la democra- cia participativa. México D. F.: FCE, 2004.baca, Epifanio y Gerardo castIllo Perú: evaluación del presupuesto participativo y su relación con el presupuesto por resultados Estudio de caso. Lima: Grupo Propuesta Ciudadana, 2009.ballón ecHeGaray, Eduardo Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales. Lima: EED, 2008.banco MunDIal World Development Report 2004: Making Services Work for Poor People. Washington D. C.: Banco Mundial, 2004. Evaluación del presupuesto participativo y su relación con el presupuesto por resultados. Was- hington D. C.: Banco Mundial, 2010. En prensa.cHIrInos, Luis La estructura de oportunidades de la participación ciudadana en los gobiernos locales. Lima: Asociación de Comunicadores Sociales Calandria y DFID, 2003.cooperacIón Balance de la implementación de la Iniciativa de transparencia financiera de las industrias extrac- tivas. Lima: CooperAcción, 2009.cotlear, Daniel «Cómo mejorar la educación, la salud y los programas antipobreza» En su Un nuevo contrato social para el Perú. Cómo lograr un país más educado, saludable y solidario. Lima: Banco Mun- dial, 2006.
  • 81. María Isabel reMy sIMatovIc 81Díez HurtaDo, Alejandro «Organizaciones de base y gobiernos locales. Mundos de vida, ciudadanía y clientelismo.» En Elsa Bardales, Martín Tanaka y Antonio Zapata (eds.). Repensando la política en el Perú. Lima: Red para el Desarrollo de las Ciencias Sociales, 1999.DuranD, Francisco «El poder económico y sus relaciones con el Estado y la sociedad civil» En DESCO. Luces y sombras del poder. Lima: DESCO, 2009, pp. 31-56.espejo Morante, Luis Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales: el caso de La Libertad. Lima: EED; 2008Gonzales anaMpa, Alex Martín Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales: el caso de Cajamarca. Lima: EED, 2008.GroMpone, Romeo «Argumentos a favor de la participación en contra de sus defensores». En Patricia Zárate (ed.). Participación ciudadana y democracia. Perspectivas críticas y análisis de experiencias locales. Lima: IEP 2005. ,Grupo propuesta cIuDaDana Vigilancia del proceso de descentralización. Reporte Nacional, n.º 9. Balance anual 2005. Lima: Grupo Propuesta Ciudadana. Vigilancia del proceso de descentralización. Reporte Nacional, n.º 17. Balance anual 2008. Lima: Grupo Propuesta Ciudadana. Boletín de Vigilancia, n.º 2. Balance del presupuesto participativo regional. Lima: Grupo Pro- puesta Ciudadana, 2009. Reporte de Vigilancia n.° 1. El Programa Minero de Solidaridad con el Pueblo y los Fondos Socia- les: Evaluación de Transparencia. Lima: Grupo Propuesta Ciudadana, 2010.Manzur suárez, Víctor Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales: el caso de Arequipa. Lima: EED, 2008.o’Donnell, Guillermo «Democracia, desarrollo humano y derechos humanos». En G. O’Donnell, O. Iazzetta, y J. Var- gas Cullell (eds.). Democracia, desarrollo humano y ciudadanía. Reflexiones sobre la calidad de la democracia en América Latina. Santa Fe: PNUD y Homo Sapiens, 2003.pnuD La democracia en América Latina. Hacia una democracia de ciudadanas y ciudadanos. Buenos Aires: PNUD, 2004.proDes Proceso de descentralización 2008: balances y recomendaciones. Lima: USAID/ Perú-ProDes- centralización, 2009.
  • 82. Cuadernos Descentralistas 2882QuezaDa cIelo, María Laura Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales: el caso de Piura. Lima: EED 2008.reMy, María Isabel «Autoridad, gobierno y ciudadanía. Sociedades rurales en democracia». En Fernando Eguren, Patricia Oliart y María Isabel Remy (eds.). Perú: el problema agrario en debate. SEPIA X. Lima: SEPIA, 2004. Los múltiples campos de la participación ciudadana en el Perú. Un reconocimiento de terreno y algunas reflexiones. Lima: IEP 2005. , «Mecanismos de concertación entre el Estado y la sociedad. Democracia participativa y cor- porativismo». En Romeo Grompone (ed.). La participación desplegada en la política y la socie- dad. Temas olvidados; nuevos enfoques. Lima: Red para el Desarrollo de las Ciencias Sociales, 2007. «Apuntes sobre sociedad civil y sociedad política en el conflicto armado interno». En Félix Reátegui (coord.). Las organizaciones sociales durante el proceso de violencia. Colección Cua- dernos para la Memoria Histórica, n.º 3. Lima: Instituto de Derechos Humanos de la Pontificia Universidad Católica del Perú (IDEHPUCP), 2009.roDríGuez DoIG, Enrique Balance del proceso peruano de descentralización desde los gobiernos regionales: el caso de Ica. Lima: EED, 2008.saDer, Emir «Hacia otras democracias». En Boaventura de Sousa Santos (coord.). Democratizar la democra- cia. Los caminos de la democracia participativa. México D. F.: FCE, 2004.stojnIc, Lars y Patricio cabrerIzo Estudio sobre la organización, funcionamiento y desarrollo de capacidades de los COPARE y COPALE a nivel nacional. Lima: Consejo Nacional de Educación, 2010.valenzuela, Arturo «Latin American Presidencies Interrupted». Journal of Democracy, vol. 15, n.º 4, Washington D. C., 2004, pp. 5-19.
  • 83. María Isabel reMy sIMatovIc
  • 84. María Isabel Remy SimatovicSocióloga graduada en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Realizóestudios de Postgrado en Historia y Civilización en la Escuela de Altos Estudios enCiencias Sociales de París.Trabajó entre 1978 y 1995 en el Centro Bartolomé de las Casas de Cusco comomiembro del equipo de investigación, desempeñándose además comoCoordinadora del Postgrado en Desarrollo regional en los andes y Directora delColegio Andino. Entre 1995 y 2002 se desempeñó como Directora General delCentro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA) en Piura.Actualmente es investigadora principal del Instituto de Estudios Peruanos yDirectora de la iniciativa MIM Perú (Mejorando la Inversión Municipal). Asimismo,es Vicepresidenta del Seminario Permanente de Investigación Agraria (SEPIA).Ha realizado investigaciones de historia agraria así como estudios sobre sociedadrural en el Perú. En los últimos años ha realizado estudios sobre la participaciónciudadana y las relaciones Estado-sociedad. Es autora del libro "Los múltiplescampos de la participación ciudadana en el Perú: un reconocimiento del terreno yalgunas reflexiones", además de diversos artículos sobre el tema.