Tiempo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Tiempo

on

  • 673 views

Problema fundamental de la relatividad de Albert Einstein

Problema fundamental de la relatividad de Albert Einstein

Statistics

Views

Total Views
673
Views on SlideShare
673
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
4
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Tiempo Tiempo Document Transcript

  • Time Tiempo Tiempo Tiempo Tiempo Tiempo Tiempo Tiempo Tiempo Tiempo Tiempo Tiempo Tiempo Tiempo Tiempo Autor Arturo Raúl Cortés
  • Isaac Newton Isaac Newton es el más grande de los astrónomos ingleses; destacó también como gran físico y matemático. Fue en realidad un genio al cual debemos el descubrimiento de la Ley de Gravitación Universal, una de las piedras angulares de la ciencia moderna. Fue uno de los inventores del Cálculo Diferencial e Integral y estableció las Leyes de la Mecánica. Logró construir el primer telescopio de reflexión y también son importantes sus contribuciones al estudio de la luz. Isaac Newton nació el día de Navidad del antiguo calendario juliano en 1642, correspondiente al 4 de enero de 1643 del nuevo calendario gregoriano, año en que moría Galileo. Fue el hijo póstumo de un granjero, Isaac Newton, quien había muerto de neumonía tres meses antes, y de Anna Ayscough, quien provenía de una familia relativamente acomodada que contaba entre sus miembros a profesionales y clérigos. Su nacimiento fue prematuro y durante algún tiempo pareció que no sobreviviría debido a su debilidad física. En el momento de su nacimiento Newton pesó tan sólo un kilogramo y se dijo que era tan pequeño como para caber en una jarra de un litro; sin embargo, habría de convertirse en un muchacho sano y robusto. Su madre luchó por sacar adelante la granja de la familia en Woolsthorpe, una aldea a unos 150 kilómetros al Norte de Londres. Eran tiempos difíciles, ya que había empezado una sangrienta guerra civil que trastornaría Inglaterra durante seis años. Los ejércitos del rebelde parlamentario Oliver Cromwell y los realistas de Carlos Primero se enfrentaban por entre los pequeños pueblos. Cuando Isaac tenía dos años, su madre se casó con un ministro adinerado de nombre Barnaby Smith, quien no sentía ningún cariño por el pequeño, del que no tenía la menor intención de hacerse cargo. El reverendo Smith lo envió a vivir con su abuela y se mudó con su nueva esposa a un poblado vecino. En consecuencia, Smith tampoco era muy del agrado de Isaac, quien confesó a los 20 años, en un escrito en el que sopesaba sus culpas, haber amenazado a su madre y al reverendo Smith con quemarlos con todo y casa, no muy buen augurio del futuro que le esperaba al jovencito. La educación de Isaac Newton dio comienzo en dos pequeñas escuelas cercanas a la casa de su abuela Margery. Sus primeros años de estudio no dieron muy buenos frutos, ya que ponía poca atención en la actividades escolares y en cambio manifestaba un interés marcado por los juguetes mecánicos. Creció tímido y suspicaz, con muchas dificultades para relacionarse con los demás, características que, con el transcurso del tiempo, se harían cada vez más evidentes. A los doce años, fue enviado a proseguir sus estudios en la Escuela del Rey en Grantham, poblado que entonces contaba con dos mil o tres mil habitantes. Allí estudió latín y la Biblia, pero tuvo poco contacto con las ciencias. El niño amaba los libros y tomaba notas de todo lo que le interesaba, llenando desde entonces miles de páginas de apuntes, con una letra diminuta y ordenada. El poblado distaba doce kilómetros de Woolsthorpe, por lo que Isaac se estableció en Grantham durante todo el año escolar, pensionado en casa del Doctor William Clark, el farmacéutico local, cuya esposa era amiga de la madre de Newton. Clark tenía un desván lleno de libros científicos que le encantaba leer al joven y toda suerte de sustancias químicas para experimentar con ellas. Además, tenía una hermosa hijastra, con la que más tarde Newton tuvo un romance adolescente, el primero y último de su vida. Miss Storey era dos años más joven que Isaac; crecieron y se educaron juntos y parece ser que Newton se enamoró de ella, aunque nunca se le declaró. Siempre la trató con gran cortesía y prefería quedarse con ella en casa que jugar con otros niños, quienes lo encontraban extraño y demasiado listo. Más adelante, iba a buscarla cada vez que estaba en el campo, incluso cuando ella ya se había casado y le dio una suma de dinero una vez que ella lo necesitó. Hasta aquí la historia del único amor de su vida.
  • La rápida mente de Newton estuvo ocupada durante los cuatro años que pasó en Grantham. Hizo un carrito que podía propulsar haciendo girar un torno mientras se sentaba en él y diseñó una linterna plegable de papel que utilizaba para iluminar su camino a la escuela en las mañanas oscuras. Por aquellos años, cerca del pueblo comenzó a funcionar un molino de viento. Hasta donde es posible saber, el joven Newton estudió aquel molino con tanta atención como para reproducirlo en una maqueta que funcionaba a la perfección. Cautivado por el principio de los relojes de Sol, aprendió a calcular no sólo la hora, sino también el día del mes y a predecir acontecimientos como los solsticios y los equinoccios. Era conocido por saber decir la hora por el Sol, pero habitualmente olvidaba presentarse a comer, rasgo que persistió toda su vida. Incluso el viento lo fascinaba. Un día se alzó una gran tormenta. Mientras la gente prudente buscaba refugio del viento, el joven Isaac realizó lo que más tarde recordaría como su primer experimento científico. Primero saltó con el viento, luego contra él. Comparando las distancias de ambos saltos, pudo estimar la fuerza del ventarrón. Cuando tenía dieciséis años, murió su padrastro y el muchacho volvió a casa para ayudar a su madre, nuevamente viuda y con otros tres hijos, en la administración de la granja familiar. Newton no sentía inclinación por la vida del campo y nunca puso su corazón en el trabajo. Construía un molino de agua en el arroyo - completo con presas y compuertas - mientras sus ovejas sin vigilar invadían los campos de maíz del vecino. Cuando lo mandaban a cuidar el ganado, se sentaba bajo un árbol y se sumergía profundamente en algún libro. Se cuenta que en cierta ocasión regresó a la granja absorto en sus pensamientos, sujetando una cuerda de la que había ido atado un caballo. El animal se había escapado sin que Isaac se diera cuenta. Los días de mercado sobornaba a un sirviente para que se ocupara de las compras y las ventas, para poder pasar el tiempo ocupado con nuevos artilugios o leyendo. Su curiosidad tenía evidentemente un límite: no se extendía hasta la agricultura. El reverendo William Ayscough, tío de Isaac, convenció a su madre de que lo enviara a Cambridge a estudiar. Su maestro, el Señor Stokes, que insistía en que los talentos de Newton se estaban desperdiciando en la granja, se ofreció a alojarlo en su propia casa. A los 17 años, Newton regresó a Grantham a fin de prepararse para la universidad. En aquella época, la universidad era un privilegio y eran pocos los jóvenes de la extracción social de Newton que conseguían llegar a ese nivel de estudios. Cuando fue admitido en el prestigioso Trinity College de Cambridge, fue matriculado en la categoría de los estudiantes pobres, que se pagaban los estudios realizando distintos servicios domésticos, haciendo las veces de porteros, cocineros o camareros y sirviendo a los profesores. También sacaba algunos beneficios prestando la pequeña cantidad que recibía de su madre. Ninguna de estas actividades le reportó muchos amigos. En Cambridge, Isaac llenó su soledad con el estudio. Como en Grantham, era incapaz de ocultar su inteligencia; además, había adoptado una actitud puritana muy poco común en aquellos tiempos, en los que la mayoría de los académicos habían descubierto las delicias de los cafés y las cervecerías. No satisfecho con abstenerse de estos placeres, Newton inició una lista de sus pecados, incluyendo ”tener pensamientos, palabras, acciones y sueños sucios”. Corría el año 1661. Hacía 120 años que Copérnico había mostrado que el Sol era el centro del sistema solar y no la Tierra. Hacía 51 años que Galileo había anunciado que el planeta Júpiter tenía cuatro satélites, entre otros descubrimientos hechos con su telescopio. Hacía también un buen número de años que Kepler había descubierto que los planetas no se mueven en círculos alrededor del Sol, sino en elipses. Pero en las universidades se seguía enseñando la física y la astronomía de Aristóteles, que ya tenía 2,000 años. El joven estudió por su cuenta la nueva filosofía y se hizo experto en la astronomía y las matemáticas de su época.
  • Newton no destacó en su primer año de estudios en Cambridge. Pero por fortuna, tuvo la ayuda valiosa de Isaac Barrow, distinguido profesor de matemáticas, quien quedó impresionado con sus aptitudes y lo recomendó para una beca. El joven se preparaba para empezar su trabajo de posgraduado cuando Inglaterra fue golpeada por la peste bubónica, que se llevó consigo miles de vidas, sobre todo en ciudades como Londres y Cambridge, cuyos sucios y atestados arrabales proporcionaban un caldo de cultivo ideal para la enfermedad transmitida por las ratas. La universidad cerró temporalmente, mientras sus estudiantes huían a regiones rurales menos afectadas. Newton regresó a Woolsthorpe, visitando Cambridge de tanto en tanto para usar su biblioteca. Tranquilo en la granja familiar, puso a trabajar su poderoso intelecto en una amplia gama de problemas científicos y matemáticos, sentando las bases de toda una vida de logros. En Woolsthorpe, los días transcurrían lentos, con la cadencia regular de la vida campestre. Issac Newton pasaba mucho tiempo en compañía de su madre, pero por lo demás estaba solo. No había nadie allí con quien discutir o intercambiar opiniones e incluso tenía muy pocos libros a su disposición. Esta fase de aislamiento intelectual, privada de cualquier clase de distracciones, le ayudó a retomar el hilo de muchos pensamientos y a poner orden en sus ideas. Quizá también el aburrimiento jugó su parte en esa incitación de Newton a concentrarse, casi obsesivamente, en algunos problemas. Construyó la primera versión funcional de un nuevo instrumento astronómico, el telescopio de reflexión, que usaba un espejo curvo en vez de lentes para enfocar la luz. Desarrolló una nueva y poderosa rama de las matemáticas, el Cálculo Diferencial e Integral, que permitía realizar cálculos infinitesimales para resolver problemas de física y astronomía. Efectuó el trabajo fundamental de su Teoría de la Gravitación Universal, que permitiría describir con todo detalle los movimientos de los planetas alrededor del Sol y formuló sus famosas Leyes del Movimiento. Newton concibió su teoría en el verano de 1666, cundo tenía apenas 23 años, tras ver caer una manzana de un árbol de la granja familiar a la luz de la Luna. El joven científico se preguntó: “¿Por qué una manzana tenía que caer, siempre, perpendicularmente al suelo? ¿Por qué no se desplaza lateralmente o hacia arriba, sino siempre hacia el centro de la Tierra? Ciertamente, el motivo consiste en que la Tierra la atrae. Si la materia atrae la materia, esto debe ocurrir proporcionalmente a su cantidad. Por ello la manzana atrae a la Tierra tal como la Tierra atrae a la manzana. ¿Y la Luna, está sujeta también a esa fuerza? ¿La gravedad se extiende por todo el universo?” Cuando el árbol de manzanas que dirigió los pensamientos de Newton hacia la idea de la Gravitación Universal murió en 1820, fue cortado en trozos, que fueron cuidadosamente conservados. Si Newton hubiera dado a conocer sus descubrimientos, se le habría considerado el más grande matemático de Europa, pero no publicó nada. Temía que la publicación le diera fama y que ésta limitara su vida privada. Ya fuera por esa razón, por inexperiencia o por timidez, Newton no publicó sus resultados y no comentó con nadie sus descubrimientos. Dos años más tarde entregó a Barrow un informe, que sólo habría de publicarse veinte años después. El no publicar de inmediato los resultados de sus estudios se reveló muy pronto como una costumbre que con los años le causó molestias y polémicas inacabables. Reanudó sus estudios en Cambridge, obteniendo el título de Maestro de Artes en 1668. Al año siguiente, el Profesor Barrow renunció a la Cátedra Lucasian de Matemáticas para dedicarse a la Teología y recomendó a Newton como su sucesor. Al frente de la cátedra, expuso la mayoría de sus descubrimientos ópticos y matemáticos; sin embargo, casi nadie asistía. Ejerció este cargo durante 26 años con gran responsabilidad. Sólo dejaba Cambridge por unas pocas semanas durante las vacaciones.
  • Mientras tanto, le envió al Rey Carlos Segundo el telescopio reflector que había desarrollado. El Rey lo envió a la Real Sociedad para su análisis y, como consecuencia, fue nombrado miembro en 1671. Al año siguiente envió un informe a la Real Sociedad sobre su estudio de la luz y los colores. El mismo recibió muchas críticas y, ante ello, Newton se retrajo aún más sobre sí mismo y siguió demorando por años la publicación del resto de sus hallazgos. El joven astrónomo y matemático Edmund Halley visitó con frecuencia a Newton, convenciéndolo de publicar sus descubrimientos. Por fin, Newton escribió en latín los "Principios Matemáticos de la Filosofía Natural", ricos en detalles, con pruebas basadas con exactitud en la geometría clásica y sorprendentemente raros en sus conclusiones filosóficas, matemáticas y científicas. En 1687, a los 44 años, publicó esta obra, conocida como “Principia”, exponiendo los resultados de sus estudios sobre mecánica terrestre y celeste. En ella aparecen las tres Leyes del Movimiento que dan origen a la Ciencia moderna de la Dinámica, cuya combinación con las leyes de Kepler le permitió formular su famosa Ley de la Gravitación. Newton elaboró una explicación cuantificada matemáticamente de la gravitación que abarcaba por igual fenómenos terrestres y celestes. Los científicos de la época reconocieron inmediatamente la importancia de la obra y a partir de entonces le llovieron honores. La publicación de los “Principia” lo envolvió en su primera disputa sobre la verdadera autoría de sus teorías. El filósofo y físico Robert Hooke, de más edad, denunció que Newton le había robado la idea de que los cuerpos se atraen mutuamente con una fuerza que varía inversamente al cuadrado de su distancia. La acusación no tenía fundamento, aunque era cierto que Hooke y Newton habían intercambiado cartas en el pasado. Hooke incluso le había señalado a Newton un error, lo cual éste jamás le perdonó. La reacción de éste a la acusación de plagio fue de furia incontenida. En vez de publicar un generoso reconocimiento a Hooke, lo cual no le hubiera costado nada, el vengativo Newton tomó el manuscrito de su libro y borró toda referencia que en él había de Robert Hooke. Newton era tímido, pero al mismo tiempo podía ser un feroz adversario. Durante el mismo año de 1687, participó activamente en la defensa de la Universidad de Cambridge contra la intención del Rey Jacobo II de Inglaterra para convertirla en una institución católica. Tras la Gloriosa Revolución de 1688, la universidad lo eligió como uno de sus representantes ante el Parlamento británico. Por ese entonces hizo amistad con el filósofo John Locke y entre los dos dedicaron bastantes horas a la discusión de temas teológicos, en especial el de la Trinidad. Además de su interés por la ciencia, Newton también se sintió atraído por el estudio de la alquimia, el misticismo y la teología, canalizando sus esfuerzos en los problemas de la cronología Bíblica. En 1693, cuando Newton tenía 50 años, olvidó una vela encendida y su perro la hizo caer; provocando un incendio en sus habitaciones que destruyó sus manuscritos. Esto lo sumió en la desesperación, tuvo una crisis nerviosa y durante algún tiempo sus facultades mentales se vieron debilitadas. Al año siguiente ya se había recuperado, pero no volvió a dedicarse en forma sistemática a la investigación. Poco después, Isaac Newton fue nombrado Director de la Casa de Moneda de Inglaterra, una posición muy bien pagada, por lo que renunció a su cátedra en Cambridge. Aunque se trataba de un puesto más bien honorario, Newton se lo tomó muy en serio y realizó cambios en el sistema monetario inglés que fueron efectivos durante 150 años. Si se excluyen los dos años de la peste, había pasado más de treinta años entre los muros austeros de la universidad, decididamente intensos en lo que respecta al estudio, pero muy pobres en el plano personal. Un ayudante suyo escribió que jamás vio a Newton dedicado a algún esparcimiento o pasatiempo, así se tratara de un paseo, una cabalgada o una partida, porque pensaba que cada hora que no dedicaba al estudio era una hora perdida.
  • Participaba poco en la vida colectiva de la universidad; raramente comía en la sala común y, cuando lo hacía, era capaz de presentarse con los zapatos mal amarrados, la ropa desordenada y los cabellos despeinados, como si los otros no existieran. A su alrededor sólo tenía a sus estudiantes, muy pocos, a los colegas y a los escasos amigos que alguna vez se llegaban hasta Cambridge para encontrarse con él. El resto de sus relaciones personales eran por correspondencia. Pero incluso estas amistades, como por supuesto las enemistades, estaban estrechamente ligadas al ambiente científico y hacían referencia a él más en el plano intelectual que en el personal o afectivo. Cada tanto se dirigía a Woolsthorpe, donde reencontraba los lugares de su infancia, a sus parientes y, especialmente, a su madre; cuando esta murió, en el verano de 1679, también pasó a faltarle este punto de referencia. Con su muerte desaparecía de su vida y de su corazón la única mujer que había sabido ocuparlos. Isaac Newton asumió la presidencia de la Real Sociedad en 1703, a los 60 años, cargo que ocuparía hasta su muerte. Radicado ya en Londres, dedicó sus días a cumplir con sus trabajos en la Casa de Moneda y la Real Sociedad, a sus lecturas y estudios personales. En 1705 fue nombrado Caballero por la Reina Ana, siendo el primer científico que recibió ese honor por sus obras. Al mismo tiempo, tuvo lugar la disputa con el matemático alemán Gottfried von Leibnitz sobre la paternidad del Cálculo. Leibnitz había inventado el Cálculo por su cuenta, diez años después que Newton, pero nadie lo sabía debido a que éste no había publicado nada, por lo que el alemán lo hizo antes. La disputa por la paternidad de esa rama de las matemáticas se puso fea. Newton y Leibniz no escatimaron los golpes bajos, pero los de Newton fueron peores. Todos los artículos que aparecieron en defensa de la prioridad de Newton los escribió él mismo, firmándolos con nombres de adeptos suyos. Newton utilizó su cargo de presidente de la Real Sociedad para nombrar una comisión “imparcial” para investigar el caso. El informe oficial de la misma, que acusaba a Leibnitz de plagio, fue escrito en secreto por él mismo. Y ni la muerte de Leibniz lo calmó: Newton siguió lanzando ataques contra su adversario a la menor oportunidad hasta su propia muerte. Hacia el final de su vida, Sir Isaac Newton seguía asistiendo a las reuniones del Parlamento, pero con frecuencia se quedaba dormido. En cierta ocasión, se levantó como si quisiera tomar la palabra. Se hizo un profundo silencio. Los asistentes esperaban con ansia las palabras del famoso científico, que tomaba la palabra por primera vez, pero Newton sólo pidió que cerraran la ventana porque tenía frío. A los 82 años, debido a sus problemas de salud, dejó Londres y marchó a Kensington, donde sus años de vejez transcurrieron al cuidado de una sobrina, Catherine Barton, hija de una hermanastra. Newton jamás se casó. Su carácter arisco, pedante y extremadamente religioso no estaba hecho para atraer las atenciones femeninas y, además, jamás le interesaron las mujeres de manera particular. Sus biógrafos afirman que murió virgen. Su evidente misoginia, unida a un puritanismo extremo, le impedía incluso acudir a los burdeles. Isaac Newton murió el 31 de marzo de 1727, a los 84 años, tras un brusco empeoramiento de una afección renal. Sus restos reposan en la abadía de Westminster. Sus obras científicas siguen siendo influyentes hoy, casi tres siglos después. Aún hoy, cuando la Dinámica newtoniana es contemplada como sólo una parte de la tela más vasta pintada por la Relatividad de Albert Einstein, la mayoría de nosotros seguimos pensando en términos newtonianos y las Leyes de Newton son eficaces para guiar las naves espaciales a la Luna y los planetas. Cuando el hijo del astronauta William Anders le preguntó quien impulsaba la nave espacial Apollo 8 para llevarlo a la Luna, su respuesta fue: “Creo que Isaac Newton realiza la mayor parte del impulso ahora”. La importancia de Newton para el pensamiento científico occidental es considerable. Se le considera el padre de la física clásica, y no en vano sus dos principales obras, Philosophiae
  • naturalis principia mathematica (1687) y Opticks (1707) son tenidas por Kuhn como ejemplos de paradigmas científicos, pues componen sistemas completos con los que se interpreta el trabajo de los científicos posteriores. Isaac Newton Es de destacar como su mayor contribución la introducción de un método: las leyes se obtienen por generalización, mediante la inducción y el análisis matemático, de los fenómenos o experimentos sistemáticos, y constituyen la única base fiable del conocimiento. Así, la mecánica de Newton es el nacimiento de la física moderna, el apoteosis de la relación causa-efecto, aspecto que expresó perfectamente con la frase Hypothesis non fingo (no construyo hipótesis). También es destacable la definición del espacio y el tiempo como conceptos absolutos, que no se deducen ni se definen por ningún proceso físico (aspecto que ocupó una parte importante de sus discusiones con Leibniz), concepción que imperó en la física hasta la llegada de la Teoría de la Relatividad. Indice Incluimos la definición que da el diccionario de las siguientes palabras. Ciencia Tiempo Constante Absoluto Hipótesis Teoría Experimentación
  • Ley Relativo Magnitud fundamental Dimensión Prueba Prefacio Articulo Epilogo Definición ciencia. (Del lat. scientĭa). 1. f. Conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales. 2. f. Saber o erudición. Tener mucha, o poca, ciencia. Ser un pozo de ciencia. Hombre de ciencia y virtud. 3. f. Habilidad, maestría, conjunto de conocimientos en cualquier cosa. La ciencia del caco, del palaciego, del hombre vividor. 4. f. pl. Conjunto de conocimientos relativos a las ciencias exactas, fisicoquímicas y naturales. Facultad de Ciencias, a diferencia de Facultad de Letras. tiempo.
  • (Del lat. tempus). 1. m. Duración de las cosas sujetas a mudanza. 2. m. Magnitud física que permite ordenar la secuencia de los sucesos, estableciendo un pasado, un presente y un futuro. Su unidad en el Sistema Internacional es el segundo. 3. m. Parte de esta secuencia. constante. (Del ant. part. act. de constar; lat. constans, -antis). 1. adj. Que consta. 2. adj. Que tiene constancia. 3. adj. Dicho de una cosa: Persistente, durable. 4. adj. Continuamente reiterado. U. t. c. s. f. La ironía es una constante en su obra. 5. f. Mat. Cantidad que tiene un valor fijo en un determinado proceso, cálculo, etc. absoluto, ta. (Del lat. absolūtus). 1. adj. Independiente, ilimitado, que excluye cualquier relación. 2. adj. Dicho de un juicio, de una opinión, etc., o de la voluntad y sus manifestaciones: Terminante, decisivo, categórico. 3. adj. Entero, total, completo. Silencio, olvido absoluto
  • 4. adj. Que existe por sí mismo, incondicionado. U. t. c. s. m. LO absoluto 5. adj. coloq. De genio imperioso o dominante. 6. adj. Fís. Dicho de una magnitud: Que se mide a partir de un valor cero que corresponde realmente a la ausencia de la magnitud en cuestión. Temperatura absoluta 7. adj. Gram. Dicho de un adjetivo numeral: cardinal. 8. adj. Quím. Dicho de una sustancia química líquida: Que no contiene agua ni impurezas. 9. f. Aserción general dicha en tono de seguridad y magisterio. 10. f. coloq. Mil.+} licencia absoluta. hipótesis. (Del lat. hypothĕsis, y este del gr. ὑπόθεσις). 1. f. Suposición de algo posible o imposible para sacar de ello una consecuencia. ~ de trabajo. 1. f. La que se establece provisionalmente como base de una investigación que puede confirmar o negar la validez de aquella. teoría. (Del gr. θεωρία).
  • 1. f. Conocimiento especulativo considerado con independencia de toda aplicación. 2. f. Serie de las leyes que sirven para relacionar determinado orden de fenómenos. 3. f. Hipótesis cuyas consecuencias se aplican a toda una ciencia o a parte muy importante de ella. 4. f. Entre los antiguos griegos, procesión religiosa. en ~. 1. loc. adv. Sin haberlo comprobado en la práctica. experimentación. 1. f. Acción de experimentar. 2. f. Método científico de investigación, basado en la provocación y estudio de los fenómenos. ley. (Del lat. lex, legis). 1. f. Regla y norma constante e invariable de las cosas, nacida de la causa primera o de las cualidades y condiciones de las mismas. 2. f. Cada una de las relaciones existentes entre los diversos elementos que intervienen en un fenómeno. relativo, va.
  • (Del lat. relatīvus). 1. adj. Que guarda relación con alguien o con algo. 2. adj. Que no es absoluto. 3. adj. No mucho, en poca cantidad o intensidad. Daba a aquel asunto una relativa importancia. 4. adj. Discutible, susceptible de ser puesto en cuestión. Su opinión es muy relativa. magnitud. (Del lat. magnitūdo). 1. f. Tamaño de un cuerpo. 2. f. Grandeza, excelencia o importancia de algo. 3. f. Astr. Medida logarítmica de la intensidad relativa del brillo de los objetos celestes, medida que es mayor cuanto menor es su luminosidad. 4. f. Fís. Propiedad física que puede ser medida; p. ej., la temperatura, el peso, etc. dimensión. (Del lat. dimensĭo, -ōnis). 1. f. Aspecto o faceta de algo.
  • 2. f. Longitud, área o volumen de una línea, una superficie o un cuerpo, respectivamente. U. t. en sent. fig. Un escándalo de grandes dimensiones. 3. f. Fís. Cada una de las magnitudes de un conjunto que sirven para definir un fenómeno. El espacio de cuatro dimensiones de la teoría de la relatividad. 4. f. Fís. Expresión de una magnitud mediante el producto de potencias de las magnitudes fundamentales. 5. f. Mús. Medida de los compases. prueba. 1. f. Acción y efecto de probar. 2. f. Razón, argumento, instrumento u otro medio con que se pretende mostrar y hacer patente la verdad o falsedad de algo. 3. f. Indicio, señal o muestra que se da de algo. 4. f. Ensayo o experimento que se hace de algo, para saber cómo resultará en su forma definitiva. 5. f. Análisis médico.
  • Prefacio Tiempo El tiempo es un artículo de análisis, en materia de física, escrito y diseñado para todas las personas, que con o sin conocimiento en esta materia, puedan comprender en una forma simple, sin formulas matemáticas, la realidad de esta magnitud, y también con este artículo poder separar en dos grupos, a los profesionales de la física, el primero como el mas destacado y genuino el cual llamaremos, los científicos, y el segundo, los físicos del pizarrón, estos últimos son todos aquellos que teniendo un titulo universitario en dicha materia, usurpan sutilmente el lugar de los científicos, esto lo hacen en una forma muy simple, todo lo que se necesita es un gis un pizarrón, una idea disparatada, y por supuesto alguna formula matemática, la ciencia utiliza las matemáticas, solo como una herramienta para explicar los hechos, de un tema verdadero en esta materia, en forma precisa, ya sea este un descubrimiento, o para validar alguna teoría, ya sea por medio de ejercicios mentales, o de la experimentación.
  • Articulo Al principio de este artículo vimos una reseña de Isaac Newton, y lo hicimos para poner a este hombre como ejemplo, y no hay mejor ejemplo que el, sin temor a equivocarme, puedo decir que el, es considerado el mas grande científico de todos los tiempos. La ciencia, el diccionario la describe como, el conjunto de conocimientos obtenidos por medio de la observación y el razonamiento, podemos añadir, el sentido común y la experimentación. Las hipótesis y teorías, no son la ciencia, las matemáticas son una simple herramienta muy efectiva utilizada por la ciencia, las teorías podemos decir que estas son las ideas derivadas de conclusiones, muchas de las veces geniales, y otras solo son ideas vanas que no son dignas de tomarse en cuenta, de individuos en lo particular, que por la complejidad de dichas ideas generalmente son formuladas por científicos, dichas teorías son un reto para la ciencia, el poder probarlas, o bien desecharlas, esta palabra, ciencia, ha ido evolucionando, actualmente se encuentra en riesgo de ser nuevamente utilizada como una posibilidad, y ser interpretada, la ciencia no es una posibilidad y tampoco puede ser interpretada, eso no es la ciencia, Isaac Newton, por ejemplo nunca creo hipótesis, y esto es debido a que el era un científico genuino, y con esta posición mostraba, aun a nosotros en la actualidad, el ejemplo de lo que es un científico. Una hipótesis el diccionario la define como suposición de algo posible, para sacar de ello una consecuencia, el usar hipótesis o teoría, como base para determinar una verdad, no es científico, pero en la actualidad pareciera, una consideración científica este hecho, es por eso que afirmo que la ciencia esta en riesgo nuevamente, por que nuevamente, esto ya a sucedido en la evolución de la ciencia, muchas veces, pero solo pondré un ejemplo, y este de tiempos pasados, en que la palabra ciencia fue mal utilizada. En la edad media en la fecha de el 14 de Diciembre de 1503, nació en la provincia de Saint-Remy en Provenza, Michel de Notredame, quien llego a ser insigne Doctor mejor conocido como Nostradamus, el cual llego a ser
  • un hombre brillante y sobresaliente, este hablaba Latín, Griego, y Hebreo, y era notablemente brillante en Matemáticas, creador de cosméticos y sustancias para conservar la fruta, en el tiempo del renacimiento en Francia, cuando azoto la peste bubónica, se dice de este medico que, con sus ungüentos y su ciencia salvo miles de vidas, desgraciadamente la peste termino con la vida de su familia, posterior a esto y con toda seguridad debido a tal catástrofe familiar, su mente analítica y hasta cierto punto su cordura científica, se desviaron, cambiando la ciencia verdadera, por una falsa ciencia, creando horóscopos, adivinaciones, profecías, y cosas que no tienen nada que ver con la ciencia, lo cual se hizo popular a tal grado que aun hoy en día, muchos leen su horóscopo, intentando adivinar lo que sucederá el día de mañana. Esto le trajo mucha popularidad principalmente entre las clases pudientes de su época, y con ello beneficios materiales, fue nieto de los médicos del Rey Renato y de su hijo el duque Calabria y Lorena. El hecho de el temor de que la ciencia genuina, tome un giro como en la edad media no es infundado, ya que muchas de las características para que esto suceda, están presentes, una característica, la principal, es la entrada en escena, en el área científica, la mente de hombres brillantes, con teorías complejas, avaladas con formulas matemáticas, los cuales influenciaron a la comunidad científica, de tal manera que estas aun sin ser probadas científicamente, en la actualidad están generando teorías adicionales, en base a teorías, esto es absolutamente increíble, la comunidad científica por medio de las universidades a nivel mundial, están impartiendo enseñanzas como si fueran hechos comprobados, y validados científicamente. Una de estas la mas importante es la teoría de la relatividad, trabajo del Dr. Albert Einstein, sin duda alguna, poseedor de una mente brillante ya que muchas de sus predicciones e ideas han sido comprobadas científicamente, hay que tener en cuenta que el hecho de lo antes mencionado, no lo hace un hombre infalible, y por su puesto no todas sus ideas están correctas.
  • Tiempo Tenemos dos posiciones en relación a el tiempo, la primera de Isaac Newton, lo que llevo a la física clásica, a determinar que el tiempo es absoluto, y transcurre igual para todos los observadores, haciendo a el tiempo una dimensión diferente de las espaciales. Y la segunda la de Albert Einstein, donde el tiempo es relativo, y no transcurre igual para todos los observadores, y donde el tiempo es una dimensión igual a las espaciales, convirtiéndola en una coordenada tetradimensional, donde el tiempo transcurre mas despacio cuando la velocidad es mayor. Analicemos lo que es el tiempo, y con fundamento en dicho análisis expresar una opinión y asumir una posición al respecto del tiempo. El tiempo, ¿{que es el tiempo, podemos catalogar a el tiempo como una entidad}¿, claro que no, ya que el tiempo no tiene carácter ni vida propia, el tiempo es la secuencia de hechos, los cuales medimos, y dicho sistema de medición es una invención humana, el problema se presenta cuando se confunde al tiempo y se le cataloga como entidad, esto es en la manera en como descubrimos el tiempo, ya que este da la falsa impresión de ser, ya que el tiempo fue descubierto, y salio a la luz, con referencias, sin estas no podríamos tener conciencia del tiempo, por ejemplo si nuestro planeta estuviera en otra ubicación en el universo, cerca de donde fuese iluminado siempre por los dos lados, en forma total, no conoceríamos la noche, el día seria perpetuo para nosotros, y por dicha razón de que siempre esta iluminado no tendríamos conocimiento de las estrellas, y otros planetas, ya que no podríamos verlos, nuestro día sería una constante, y nuestro concepto del tiempo no seria el mismo, si no es que tal vez, ni siquiera tuviéramos conciencia del tiempo, tal vez ni siquiera lo mediríamos, o tal vez lo mediríamos en una forma muy diferente, una consecuencia de esto seria que no tendríamos calendario, ni podríamos hablar de diferentes
  • eras, nuestra historia seria muy diferente, y también nuestros conocimientos, el universo tal y como lo conocemos, no estaría en nuestro repertorio de conocimientos, no existiría la materia de astronomía, no tendríamos conciencia de la rotación de nuestro planeta, en fin, otra sería la historia y la evolución de los conocimientos humanos. Pero no es este el caso, descubrimos el tiempo, gracias a la actual posición de nuestro planeta, y gracias a que tenemos como referencia el día y la noche, la luna las estrellas y otros planetas, y gracias a estas referencias, inventamos un sistema con el cual lo podemos medir, en el pasado nuestros ancestros lo midieron de diferente formas, con relojes de arena, relojes solares, y de algunas otras formas, ya en nuestra era, lo empezamos a medir en forma mecánica con relojes de péndulo, y mas recientemente con relojes digitales y atómicos, y por tal razón, de que el tiempo puede ser medido, lo podemos catalogar como una magnitud, dicha magnitud, oficialmente utilizamos el segundo como medida, {s}, debido a estas medidas también inventamos una manera de separar el tiempo entre hechos, nombrando hechos que ya sucedieron como pasado, hechos que están sucediendo como presente, y hechos que no han sucedido, pero anticipamos que vendrán como futuro, se considera que el presente esta constituido por 20 segundos, anterior a esto se considera como pasado y posterior a estos como futuro. Bien ya descubrimos el tiempo, y lo catalogamos como magnitud, inventamos una manera para poder medirlo, y determinamos al segundo como medida oficial, y el presente pasado y futuro, como división entre hechos, con lo cual llegamos a la conclusión de que el tiempo es una medida, como resumen podemos decir que dicha medida, catalogada como magnitud, es una medida constante y absoluta. Ahora analizando la división de hechos, encontramos que el pasado, son hechos realizados, son absolutos en el carácter de que no pueden ser cambiados, que están atrás, no podemos regresar en el tiempo y cambiarlos, son hechos absolutos he inamovibles, el presente tiene un carácter diferente, que puede modificar todo, lo que hagamos en el presente tendrá repercusiones
  • en el futuro y también determinara lo que se diga de el pasado, lo cual conocemos como historia, de el futuro, podemos decir que hasta cierto grado, podemos predecirlo, pero en forma parcial, y este no puede ser absoluto, ya que podemos solo predecir en forma imprecisa que sucederá, también lo que podemos decir del futuro, y esto si con toda certeza, en forma absoluta, es que el futuro no existe, es inexistente. Bajo este simple análisis podemos determinar, que la conclusión de Isaac Newton es acertada, ya que el tiempo es absoluto, ya que el tiempo es una invención humana, y esto para la organización de las cosas y las ideas, y esto solamente, para como humanos, poder darle sentido y orientación a nuestras vidas. Hasta aquí este análisis solo considera el sentido común, de lo que es, el tiempo, pero que pruebas científicas podemos aportar para demostrar que el tiempo es absoluto, y no relativo, hay algunas las cuales explicaremos en forma de ejercicio mental, a continuación. La velocidad, esta magnitud, al ser incorporada a el tiempo, creo la confusión, y propuso que el tiempo es relativo, una especie de tiempo elástico, esta idea, es solo una sutil trampa intelectual, concebida a plena conciencia y con conocimiento de causa por el Dr. Albert Einstein, en forma astuta y audaz, esta teoría fue formulada, y bien acogida, gracias a la gran reputación que el tenia en el momento de presentarla, ya que el tiempo puede variar en su medición, por las características en como medimos el tiempo, esto lo hace posible, ya que esta medición del tiempo es una invención humana, esto mas que considerarse un descrédito para el incrementa su genialidad, en la forma de presentar las ideas, ya que la relatividad del tiempo, en la forma en la que dicha teoría dice que sucede, es imposible, como lo veremos a continuación. La velocidad de la luz, por lo que sabemos dicha velocidad es constante, a diferencia, por ejemplo de la velocidad del sonido, de la misma manera, el paso del tiempo es constante, pero en el tiempo, esta magnitud, podemos modificarla astutamente con el solo hecho de proponer, la relatividad, y la modificación del tiempo, sucede como consecuencia.
  • Aquí es donde el sentido común, debe distinguir, entre una relatividad genuina, y una relatividad ficticia, o mejor dicho falsa. Relatividad Genuina. Ejemplo, imaginemos que hacemos el siguiente experimento con una persona, a esta persona le pondremos el nombre de Tiempo, el experimento consiste en pesar a este hombre en diferentes planetas, sabemos el peso tiene como medida oficial el kilo {k}, el peso de la materia se modifica en relación a el lugar en donde es pesado, por ejemplo si una persona es pesada aquí en el planeta tierra, tendrá un valor, supongamos que pesa 100 Kilos, y si el mismo individuo es pesado en otro planeta, por ejemplo en el planeta Marte, su peso será diferente al que obtuvo aquí en la tierra, esto es debido a la cantidad de masa y el tamaño de cada planeta en lo particular, y la fuerza de gravedad que ejerce este sobre el peso, de la misma forma si el mismo individuo, que se llama tiempo, es pesado por ejemplo en Júpiter, obtendremos un valor diferente a las dos primeras mediciones, aquí tenemos un primer ejemplo de una relatividad verdadera. Este ejemplo de relatividad genuina es el mejor ejemplo para mostrar cuan irracional se ve el confundir un hecho físico verdadero con un hecho virtual, y totalmente falso, la razón de la diferencia en la medición del peso de este hombre, tiempo, son bien conocidas por la ciencia, pero supongamos que por alguna razón Isaac Newton, nunca existió, y no conocemos el porque un individuo pesa diferente en los tres planetas en los que hicimos la prueba, esto abre la posibilidad de que un genio científico, presente la teoría de la relatividad de la materia, en esta teoría el científico presenta sus conclusiones las que enuncia, que por alguna razón desconocida la masa no pesa lo mismo en diferentes ubicaciones en el espacio, y la cantidad de masa cambia
  • conforme se aleja de la tierra. Esta seria una teoría interesante para la ciencia, y seria muy popular, pero la realidad de las cosas seria que dicho individuo llamado tiempo, registra un peso diferente en los tres planetas, pero la cantidad de masa y la estructura de esta no se modifica en lo absoluto, ya que la razón de dicha diferencia en el peso no es esa, de la misma forma en que el tiempo es relativo, y puede dar diferencia entre mediciones, por ejemplo entre relojes, unos en tierra y otros en el espacio, a diferentes velocidades, por lo tanto la velocidad, o la gravedad, de ninguna manera tiene injerencia en el valor verdadero del tiempo, aun que a simple vista esto paresca lo contrario. Veamos una prueba que supuestamente para algunos es prueba de la relatividad del tiempo, esta prueba la realizaron J. C. Hafele y R. Keating, en el año de 1971, la prueba consistió en subir varios relojes atómicos de cesio, en aviones comerciales, los cuales volaron por 40 horas y regresaron a el punto de partida, estos hicieron varias pruebas, viajando en alguna hacia el Oeste y en otra hacia el Este, al volver encontraron con que los relojes no estaban sincronizados en diferencia por algunas centésimas de milésimas de millonésimas de segundo, y según estos, Hafele y Keating, la única explicación posible era la teoría de la relatividad de Einstein, los resultados de estas pruebas fueron publicados por la revista Science en 1972. Lo que se puede decir de dichas pruebas y con toda seguridad, es que los relojes atómicos no funcionan en forma sincronizada, bajo diferentes circunstancias, causas probables de la falta sincronización al final de esta prueba, son, la altitud, la velocidad, los campos magnéticos terrestres, la diferencia de presión, la diferencia de temperatura, o bien la combinación de todas estas, eso es lo único que se puede probar con toda certeza con dicha prueba. Reiteramos la gravedad y la velocidad pueden modificar las lecturas de los relojes, pero no pueden modificar la medida del tiempo, porque el tiempo no es una entidad, no tiene existencia ni vida propia, por lo tanto las conclusiones de estos hombres a sus pruebas son erróneas, porque de la misma forma en que la magnitud de la materia fue descubierta por nosotros, he inventamos una
  • manera de pesarla, así también el tiempo fue descubierto, y de la misma forma catalogado como magnitud, y al igual que la materia, a el Tiempo le inventamos una forma para medirlo. A diferencia de que la materia podemos considerarla una entidad, y a el tiempo no, Pero en ninguno de los dos casos significa que sus valores reales cambien por diferencias en sus mediciones, ya sean la fuerza de la gravedad o la velocidad. Veamos, la paradoja de los gemelos de Albert Einstein, esta paradoja consiste en que dos gemelos, uno se queda en la tierra, mientras otro viaja en el espacio, el resultado de dicha paradoja es, que el gemelo que esta en tierra envejece mas, en comparación de el que viajo por el espacio, matemáticamente ese es el resultado. Que podemos decir de este juego mental, bien si analizamos esto encontraremos que el concepto del tiempo de Albert Einstein, en esta paradoja, esta relacionado con la materia orgánica, y los seres vivos, supongamos que dichos gemelos hacen el viaje paradójico que estaba en la mente de Einstein, y que el resultado en efecto es el que se predice matemáticamente, esto tampoco es prueba de que el tiempo transcurre a diferentes velocidades, ya que volvemos al mismo lugar que en un principio, el tiempo no es una entidad , esta entra en la categoría de magnitud, porque podemos medirlo, y el sistema con el que lo medimos, es un sistema de invención humana. La explicación probable, a el menor envejecimiento del que esta viajando, estará íntimamente relacionado en como se comporta la materia orgánica viva, bajo estas circunstancias de ingravidez y súper velocidad, pero es totalmente absurdo el llegar a la conclusión de que el tiempo puede ser elástico, o relativo. Cabe destacar como nuestra especie la raza humana se comporta ante una personalidad sobresaliente, y esto es característico de nosotros, sea cual sea nuestra preparación académica, con conocimientos muy limitados, como lo puede ser un analfabeta o bien, con un doctorado de Físico Científico, ya que ante tales personalidades, somos capaces de hacer a un lado el sentido común, las verdades de la ciencia, anular nuestra mente analítica, y seguirle el juego a dicha personalidad.
  • Como ya lo dijimos, utilizamos el pasado el presente y el futuro, para hacer diferencia entre los sucesos por medio del tiempo, en dicha paradoja donde el gemelo en tierra envejece mas que el que viaja, la relatividad de Einstein abre la puerta a la posibilidad de poder viajar hacia el futuro, lo mas interesante de este disparate, algo que nadie se detuvo a pensar es que el futuro no existe en el tiempo, ya que el futuro en el tiempo es una secuencia imaginaria de hechos inexistentes en el tiempo presente, y porque decimos que el Dr. Albert Einstein, presento esta teoría en forma premeditada y a plena conciencia, esto es por el hecho de que en su teoría el presenta, el pasado y el futuro como una ilusión persistente, el era un genio y por tal razón no es posible que pasara por alto el hecho de que el futuro no existe, al igual que el pasado, a diferencia de que el pasado lo podemos considerar como la historia de hechos verídicos, los cuales quedaron registrados, pero como ya lo dijimos antes, estamos en un tiempo en el que, todo es aceptable y sobre todo cosas extravagantes, como los vestidos del rey vanidoso y las telas invisibles, este genio sentó el precedente de que en física todo es posible, lo cual desencadeno un bullicio de teorías, radicales, como lo es las antipartículas, o la energía obscura, hay un dicho popular que dice que las cosas caen por su propio peso, al igual que en la materia de física, en el espacio no es así, en el espacio las cosas en lugar de caer, y gracias a la fuerza de la gravedad atraen mas cosas. La velocidad, al igual que el tiempo, y la energía, no son entidades, no tienen vida propia, estas están sujetas al movimiento de la materia, pero la catalogamos como magnitud, gracias a que podemos medirlas, y al igual que el tiempo, las descubrimos por referencias visibles, y la unidad para medirlas, es una invención humana, casi todas las cosas visibles y en movimiento, son probablemente candidatas a poder medir su velocidad, como por ejemplo la rotación de la tierra, sobre su propio eje, la traslación de la tierra alrededor del sol, la velocidad es imperceptible cuando en su trayecto no hay movimientos bruscos, es por eso que hasta hace poco tiempo se acepto que la tierra no es el centro de nuestro sistema solar,
  • según la teoría de la relatividad, el tiempo es relativo, y a este supuesto cambio en la medición del tiempo lo relacionan directamente con esta otra magnitud, la velocidad, como resumen podemos decir, que dicha teoría supone que entre mas velocidad menos tiempo, supuestamente se cree que la velocidad máxima en el universo es la velocidad de la luz, la cual conocemos como de aproximadamente, 300,000 kilómetros por segundo, bien algo que no conocemos es la velocidad de traslación del universo, ya que esta no podemos medirla porque no tenemos referencias, que estén por fuera de nuestro universo, el hecho de que no conozcamos la velocidad de nuestro universo en su conjunto, no significa que no se mueve, quizás no solo tiene movimiento de traslación sino que posiblemente también de rotación, ante un universo paralelo y mayor, y este a su vez tiene movimiento de traslación. La velocidad de traslación de nuestro planeta es de 29,5 con esta velocidad recorremos la cantidad de 2 ´544,000 kilómetros en un día, una velocidad muy inferior a la de la velocidad de la luz, es difícil de determinar la edad exacta de nuestro planeta, pero se sabe que ha existe al menos por miles de millones de años, bien para determinar la edad de la materia orgánica fosil, se utiliza la prueba de carbono catorce, en muestras no mayores a 60,000 años, esta prueba se considera la mas segura y fiable para determinar la edad de algo orgánico que ha dejado de vivir, esta manera de calcular el tiempo la explicaremos sin entrar en muchos detalles, pero esta manera de determinar el tiempo, podemos decir que el carbono catorce se va reduciendo cada 6,000 años a la mitad, entonces el conteo es menor, bien supongamos que nuestro universo tiene movimiento de traslación y este tiene la velocidad de 3,000 kilómetros por segundo, entonces nuestra prueba de carbono 14 que aplicamos en la actualidad para datar fósiles, esta basada en esta velocidad, una es la de traslación de nuestro planeta alrededor del sol, como ya lo dijimos de 2´544,000 Kilómetros por día, y el movimiento de traslación de nuestro universo en su conjunto es de 3,000 kilómetros por segundo, bien, que va a suceder si cambiamos la velocidad de traslación de el universo, a 30,000 kilómetros por segundo, el sentido común nos dice que nada, ya que la prueba de carbono catorce dará los
  • mismos resultados, ya que la forma en como el carbono va desapareciendo de los fósiles, no tiene nada que ver con la velocidad de traslación terrestre, o la velocidad de traslación de nuestro universo en conjunto, la desaparición de carbono de los fósiles desaparecerá de la misma forma en los dos casos. Ya se han formulado leyes, como por ejemplo las leyes de la termodinámica, pero aun no se formula alguna ley del tiempo, pero podemos decir que los enunciados de Isaac Newton, en física clasica, acerca del tiempo, cumplen todos los requisitos para formular una ley al respecto, lo que es sorprendente es que no se haya hecho todavía. Epilogo Todos los problemas principales en física han surgido, a que se catalogan las cosas como algo que no son, algunas de estas son, El tiempo La energía La velocidad Estas tres, algo que no son, es entidades. Autor Arturo Raúl Cortés www.myspace.com/laboratoriokazumi El rey esta desnudo. El rey esta desnudo.