EL ÁRBOL
DE LA
NOCHE
TRISTE




 ROCÍO BURGOS ÁLVARO
         4ºB
Nunca hubo amor más puro y sincero desde que tengo
memoria, pero, a veces, este amor se puede tornar en el odio
más oscuro...
30 de noviembre de 1920


Querido Mario:
Te añoro. Los días pasan despacio, y las noches son una
                     pasa...
Por ti he derramado mil y una lágrimas, por ti acabaré con
                                      de
todo. Ya no me reconoz...
Marina, que se había consumido y formaba parte del bosque, a
la vez que le daba un toque amenazador. Todo el suelo estaba
...
Y a Salvatore le pudo la curiosidad. Se acercó hasta la entrada
del bosque, y todo cuanto podía ver le avisaba de un pelig...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

El áRbol De La Noche Triste

1,017

Published on

Published in: Education, Business, Technology
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,017
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "El áRbol De La Noche Triste"

  1. 1. EL ÁRBOL DE LA NOCHE TRISTE ROCÍO BURGOS ÁLVARO 4ºB
  2. 2. Nunca hubo amor más puro y sincero desde que tengo memoria, pero, a veces, este amor se puede tornar en el odio más oscuro e irracional que podamos imaginar. No había rencor, no había dolor, pero de la mañana a la noche, algo cambió por completo en una aldea no muy lejana de la ciudad de Florencia. Ahora ya no crecen las flores ni las moras en un bosque que en un pasado no muy lejano, estaba poblado de vida y alegría. Ni el hombre más fuerte y valiente se atreve a cruzarlo por temor a… noviembre 30 de noviembre de 1924 Como escritor que soy, mi tarea se basa en contar lo que veo y percibo a mi alrededor. Últimamente, no encuentro nada bueno que contar, solo desapariciones y desgarradores gritos en la noche. No sé de dónde provienen, pero tampoco me interesa salir de mi hogar, ya que siento que algo malo me salir ronda y una desgracia puedo oler en el aire. Se han encontrado cadáveres en la entrada al bosque, todos ellos sin una muestra de daño, que es lo que resulta más entiendo extraño. Todos ellos son hombres, y no entiendo que significa todo esto. Quién sabe si el siguiente soy yo… Este es el testimonio de un conocido escritor italiano llamado Salvatore. No se encontró nada más. Efectivamente, él fue el siguiente. Al final, la curiosidad venció, y lo pagó muy caro. Como los demás cadáveres, se encontró su cuerpo en la entrada del bosque. En su mano había un papel con un garabato casi ilegible en el que se distinguía la palabra lágrima.
  3. 3. 30 de noviembre de 1920 Querido Mario: Te añoro. Los días pasan despacio, y las noches son una pasan verdadera tortura. Estoy sola a todas horas, y cada día me levanto con la esperanza de que regreses de esa guerra absurda y sin sentido. Temo por ti, siento que la desgracia se cierne sobre ti, solo pido que te acuerdes de mí, y vuelvas sano y salvo. Cuento los días para volver a verte. Marina Marina no volvió a ver a su marido, él murió en la guerra. Ella, que había querido a Mario con locura, ella que había enloquecido y se había sumido en una profunda depresión, deseaba con todas sus fuerzas acabar con todos los hombres que habían hundido su vida y se habían llevado a su marido con sus engaños y sus promesas. No se volvió a saber de ella. Se supuso que había abandonado la casita de madera que estaba al lado del bosque, pero la verdad quedaba muy lejos… 30 de noviembre de 1921 Mario, ¿por qué te empeñas en no regresar? ¿Es que acaso he dicho algo que te haya dolido?
  4. 4. Por ti he derramado mil y una lágrimas, por ti acabaré con de todo. Ya no me reconozco, soy objeto de la venganza, y me doy cuenta cada vez que vuelve mi cordura, pero queda poco para que nos volvamos a encontrar de nuevo. Marina Esa mujer, que tenía el odio pintado en la cara, deseaba en lo más profundo de su ser volver a encontrarse con su marido. La locura se había apoderado de ella, y no podía pensar con claridad. Ahora vivía en el bosque, justo debajo de un sauce llorón, que parecía acompañarla en su llanto. Sus horas transcurrían en pensar cómo acabar con todos los hombres de la aldea. Aquellos hombres que habían llevado a su marido, que no tenía mucho dinero, a alistarse en el ejército. Era fría, era malvada, y sobre todo, no tenía ningún tipo de escrúpulos en acabar con el que se pusiera por delante. Los tiempos de la bondad y la claridad habían cedido el paso a la crueldad y la oscuridad. Era parte del bosque, cada vez era más diferente a como había sido antes. Ya no era Marina, era un espíritu enloquecido que vagaba por la espesura buscando acabar con todos. 30 de noviembre de 1923 Amado mío, estoy preparada para reunirme contigo, ahora ya nada me ata a este lugar, solo me queda acabar con todo aquello que me encomendaste. Espérame allí donde estés, porque cuando menos te lo esperes, cruzaré al otro lado.
  5. 5. Marina, que se había consumido y formaba parte del bosque, a la vez que le daba un toque amenazador. Todo el suelo estaba lleno de papeles de carta, muchos de ellos escritos, con el fin de informar a su marido de todo cuanto pasaba, pero el problema era que esas cartas nunca eran contestadas. Todo se había convertido en una obsesión, ya no era ella. Era tan solo un reflejo de lo que había sido. 30 de mayo de 1924 Amado mío, esta noche morirá uno de los causantes de tu cinco. muerte, y así hasta que acabe con los cinco. No me va a hacer falta matarlos, ellos mismos van a morir de miedo. Y así murió la primera víctima, del propio miedo, porque Marina se había convertido en el mismísimo diablo. Su cara estaba llena de perpetuas lágrimas como las del sauce llorón, estaba pálida y sus ojos eran como dos pozos llenos de oscuridad. Cuando exhaló su último aliento, lo llevó hasta la entrada del bosque. Las siguientes tres muertes fueron en los siguientes tres meses. Marina cada vez tenía un aspecto más terrorífico, sus víctimas no lograban reconocerla, en verdad era espantoso. 30 de octubre de 1924 Y bien, amado mío, solo falta la última pieza que componga el rompecabezas, ya solo espero que al escritor le venza la curiosidad y venga a hacerme una visita. Es solo cuestión de tiempo.
  6. 6. Y a Salvatore le pudo la curiosidad. Se acercó hasta la entrada del bosque, y todo cuanto podía ver le avisaba de un peligro inmediato y maligno. Pero, al contrario que a los demás, Salvatore sí que la reconoció, y antes de morir le preguntó por qué y vio el terror en esos ojos oscuros. Y Marina, volvió en sí, pero ya era demasiado tarde, el daño ya estaba hecho. Salvatore murió sin tener respuesta a su pregunta. A Marina, esa pregunta le abrió los ojos, pero la cordura llegaba demasiado tarde a un mundo dominado por la oscuridad. Ella murió, para ser exactos, se suicidó, pero después de años de maldad y asesinatos, no consiguió reunirse con Mario. Antes de poner fin a su vida, se maldijo por todo el daño que había hecho, y el cielo la castigó, dejándola para siempre unida al sauce llorón que tanta compañía le había hecho durante sus años de soledad; aquel que le había acompañado en sus horas de llanto y melancolía. Todavía hoy, en ese bosque se pueden encontrar las cartas de Marina, revoloteando como las hojas de un árbol que caen en otoño. También se oyen susurros misteriosos que preguntan por Mario y anhelan su compañía, pero ella nunca volverá, al igual que su amado, aunque todo puede suceder…

×