Your SlideShare is downloading. ×
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Historia D Espanya
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Historia D Espanya

1,983

Published on

Published in: Travel
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
1,983
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
22
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. LA GRAN FARSA HISTÓRICA 1
  • 2. 2
  • 3. HISTORIA DE ESPAÑA 2º TRIMESTRE 2N DE BATXILLERAT 3
  • 4. 4
  • 5. 1. EL REINADO DE CARLOS I DE ESPAÑA (Gante 1500 – Yuste 1558) [1517-1556] En el año 1500, nacía en Gante, Carlos I, nieto de los reyes católicos e hijo de doña Juana, apodada la loca y Felipe el Hermoso. Tres años más tarde nacía el infante Fernando, segundo hijo barón de Juana la loca. Isabel la católica, falleció el año 1504, y dejó la herencia de sus reinos a su hija Juana, y en caso de la muerte de ésta a Carlos I. Pero a la muerte de Felipe el hermoso, se agrava la enfermedad de Juana que es recluida en el castillo de Tordesillas, y pasa a gobernar el Cardenal Cisneros, como regente de Castilla. Éste es importante, además de por su gran control institucional, y de por su firme moralidad y espiritualidad, sobretodo por sus expediciones hacia el norte de África, en las cuáles se añade Orán como principal conquista. EL 1512, Fernando el católico, se anexionaba Navarra a la corona de Aragón. Carlos I se educó como un príncipe renacentista, se aficionó a la lectura, las artes y la música, y tuvo una instrucción militar. Estuvo muy influido por los conocimientos de Adriano de Utrecht. En 1505, fue declarado mayor de edad, y pasó a heredar Borgoña y los países bajos. La península, no la podría gobernar hasta pasado unos años. El 1516, muere Fernando de Aragón, y da el reino de Aragón en herencia a Carlos I. En 1517, Carlos I y su corte flamenca desembarcan en Villaviciosa (Asturias). Un año más tarde las cortes castellanas, proclamaban a Carlos I como emperador de Castilla. Al principio no estuvo aceptado por el clero, ni por las ciudades, que se inclinaban a favor de su hermano, el infante don Fernando, como rey de España (ya que se había criado y había vivido toda su vida en la península). El conflicto provenía del hecho que Carlos I no sabía ni hablar el castellano, y sobretodo por el hecho de que se trajo a su corte flamenca a España y les daba mercedes desmesuradas y sin arbitrariedad. Posteriormente, también fue aceptado por las cortes de Aragón y por las cortes de Cataluña en 1519. El mismo año que se encontraba en Barcelona, se enteró del fallecimiento de su abuelo el emperador Maximiliano I de Austria. Por lo tanto, tuvo que viajar hacia Aquisgrán para poder asegurarse su sucesión imperial, dejando a Adriano de Utrecht como regente de España. Había recaído en Carlos I cuatro grandes herencias, que conformaban un imperio formidable: - Heredó de su bisabuelo Carlos el temerario, los Países Bajos. 5
  • 6. - Heredó de sus abuelos, los reyes católicos, los reinos de Castilla y Aragón, junto con las tierras aún por acabar de conquistar del nuevo mundo, América. - La última herencia que recibió, fue el gran imperio de su abuelo Maximiliano. En 1520, Toledo, y varias ciudades más que acuerdan actuar conjuntamente, inician una revolución contra el nuevo rey de España. Esta revolución es conocida como la guerra de las comunidades. Pero esta revuelta, poco a poco se va volviendo antiseñorial y antinobiliaria, lo que hace que lo nobles muestren apoyo incondicional a Carlos I contra los sublevados. Un año más tarde, el ejército comunero es totalmente aniquilado en la batalla de Villatar. Este mismo año estalla la primera de una larga serie de guerras contra Francia por los territorios italianos. También en 1521 estalla un movimiento parecido al comunero en Valencia, conocido como la “revuelta de las germanías”, pero es rápidamente reducida. Este mismo año, Adriano es elegido Papa, y Carlos I regresa a España una vez obtenida la corona imperial. Pero un año después muere Adriano, y llega al papado el papa Clemente, un papa muy afrancesado, que se dedica más al politiqueo que a la moralidad. Por éste echo, y también por el interés de Francia y España, por dominar el control de los territorios italianos, que se acrecentó la guerra entre ambos países. En 1525, en la batalla de Pavía (un pueblo italiano), los ejércitos imperiales lograron una importante victoria en la que secuestraron a rey francés Francisco I. Un año después, por el tratado de Madrid, Francia accede a ceder a Carlos I, el ducado de Borgoña y también a retirar-se del Milanesado, a cambio de la libertad de su rey. Ése mismo año Carlos se casaba con su prima Isabel de Portugal, con la qual, tendría a Felipe un año después. En 1526, el Papa Clemente encaveza una coalición con los diferentes reinados italianos contra Carlos I. Esto provoca una nueva guerra con Francia. En 1527, en el contexto de la guerra con Francia, las tropas españolas saquean y arrasan Roma, este echo enferva las tensiones con el Papa y que provoca una nueva guerra en Italia con Francia. Paralelamente a todo esto, estaba sucediendo un gravísimo asunto en el resto de Europa. Un devoto fraile Agustino Alemán, Martín Lutero, profesor de teología, se empezaba a dar cuenta del desquebrajo que se estaba viviendo en la iglesia, y como se estaba abusando de los creyentes para sacar provechos propios. Por eso Lutero, empezó a discernir acerca de varios sacramentos. Y a fines de 1517, colgaba en la puerta de la catedral de Wittemberg, las 97 tesis, que fundaban su rebelión, considerada inmediatamente como herejía. En la dieta de Worms (1521) Carlos V, formado bajo las teorías de la iglesia católica, protagonizó con Lutero un combate dialectal en defensa de la fe, y ante la negativa de Lutero a retractarse, 6
  • 7. Carlos I condenó a éste al destierro. Este gesto, se recibió en España con adhesión y admiración para un pueblo, que cada vez más empezaba a aceptar a su rey, pero las ideas luteranas ya se habían arraigado en diferentes países europeos, que veían en el protestantismo, una gran oportunidad para enriquecerse y conseguir una mayor independencia. A partir de estos echos, Carlos I, que siempre había tenido una mentalidad, y una política exterior de uníon de los príncipes cristianos, pasaba a ver este propósito como un sueño imposible, y pasó a una política de defensa de la fe respecto a los protestantes, y a lotras religiones como los musulmanes… Los turcos, que estaban conquistando el norte de África progresivamente, conquistaron Túnez en 1535. Carlos I, viendo el peligro que suponía el hecho de que los musulmanes estuvieran conquistando tantos territorios y tan cerca de la península, logró con una magistral maniobra, derrotar las tropas de Barbarroja, que se ve obligado a huir. Éste echo hace que Carlos I inicie una paulatina expulsión de los musulmanes en África, pero ésta se ve troncada por culpa del inicio de la tercera guerra con Francia en 1536, por los territorios del Milanesado a la muerte del duque de Milán. El conflicto acaba con la paz de Niza dos años después de iniciarse este. En una cuarta guerra con Francia (1542-44), los musulmanes, aliados con Francia, atacan Viena. En 1545, se inaugura el concilio de Trento, donde Carlos, esperanzado por encontrar una solución a los problemas consecuentes del cisma de Lutero, se reúne con los príncipes de imperio. En éste concilio se intentó conseguir la paz entre los cristianos. Pero la poca operatividad de éste, dio lugar a un conflicto armado entre Carlos I, V de Alemania, y los diferentes príncipes protestantes. La batalla de Mühlberg, 1547. La victoria fue de Carlos I, pero las soluciones que puso para apaliar el conflicto, no satisfizo a ninguno de los dos bandos. Finalmente, los príncipes alemanes, con la ayuda del rey de Francia, Enrique II, obligaron a reconocer a Carlos I, la libertad religiosa, en la paz de Habsburgo (1555), cuando lo que realmente supuso, fue que los países pasarían a tener la religión que le pareciera al rey, tanto por su fe, como por sus intereses. El un año después de aceptar el dictad de Habsburgo, Carlos I abdicó el trono imperial a su hermano Fernando, y a su hijo Felipe España y los territorios de ultramar. Después de esto, Carlos I se retiró en el monasterio de Yuste donde falleció tres años más tade, con una profunda sensación de fracaso acerca de lo que él promovió. La unidad de los reinos cristianos, frente a la creciente potencia turca. 7
  • 8. La mayor parte de las conquistas españolas en ultramar datan del reinado de Carlos I. Como Núñez de Balboa descubre el Pacífico, como Magallanes y Elcano inician la primera vuelta al mundo, como Hernán Cortés conquista Méjico, Pizarro ocupa Perú y Valdivia llega a Chile… 8
  • 9. 2. EL REINADO DE FELIPE II (Valladolid 1527 – El Escorial 1598) [1556 – 1598] Ya en 1546, Felipe II se había convertido en duque de Milán, en el 1554 obtuvo el reinado de Nápoles, el 1555 los Países Bajos, y finalmente, en 1556, completó su reinado heredando España y los territorios de ultramar. El protestantismo, sobretodo después de la batalla de Mühlberg y del dictad de Habsburgo, estaba a empezando a cobrar mucha fuerza en las provincias del norte. Holanda, sufrió una fuerte inyección de Calvinismo, en Francia también sufrieron una inyección de protestantes, los Hugonotes (aunque en Francia el protestantismo no triunfó, dado que el pueblo se consideraba muy católico). En Inglaterra también por intereses se pasaron al protestantismo… así que Felipe II lo arriesgó todo para conseguir dos objetivos: La defensa de la fe, y la defensa de sus dominios patrimoniales. Para defender la fe en España, y para que no brotaran las ideas protestantistas, se dio muy uso a la inquisición, que actuó con mucha fuerza sobretodo en Sevilla y Valladolid. Es cierto que España se empobreció interiormente, y que murió gente inocente. Pero gracias a la inquisición, España no conoció ninguna guerra civil, las cuales hubieran supuesto para España, y ya habían supuesto para otos países europeos un magnicidio mucho mayor que el que sufrió. Por todo esto y también porque se seguían disputando la hegemonía de Europa, España y Francía seguían entrando en guerras. Es famosa la batalla de San Quintín con victoria española en 1557 o la batalla de la gravelinas… En 1559, Felipe II se casó con su tercera esposa, Isabel de Valois, hija de Enrique II de Francia. En los Países Bajos de Flandes, estaban empezando a brotar problemas de carácter religioso, derivados de la imposición de las conclusiones del Concilio de Trento. Los Países Bajos, se empezaron a sublevar, y Felipe II tuvo que intervenir militarmente, con tropas dirigidas por el duque de Alba (1566). Dos años después se empezaron a ejecutar los cabecillas de la rebelión. En 1568, murió Isabel de Valois. Dos años después el rey se casó con su cuarta esposa. Ana de Austria, con la que tendría el futuro rey de España, el infante Felipe, en 1578. 9
  • 10. Los turcos estaban empezando a desarrollar su flota naval, y querían dominar el Mediterráneo. En 1570, para evitar la sublevación morisca y la posible alianza en el norte de África con los turcos, se decidió expulsar a los musulmanes de la península. En 1571, impulso la Liga Santa, para evitar el avance turco, con el soporte del Papa, y de la República de Venecia. En este mismo año, en una guerra naval muy dura entre turcos y cristianos, los cristianos lograron ganar la guerra y acabar con la amenaza turca en el Mediterráneo. Esta batalla, es conocida, como la famosa batalla de Lepanto. Una vez acabada con la amenaza que suponían los turcos, se disolvió la Liga Santa. Pero al margen de la Liga Santa, en 1573, don Juan de Austria tomó Túnez, retomando España, la vieja política Mediterránea que venía desarrollando desde hacía ya tiempo. En 1577, se retomó la guerra con los Países Bajos. Dos años después, Felipe II aceptó la división de Flandes, las provincias calvinistas, se separaron del sur de Flandes que seguía obedeciendo la autoridad del rey de España. En los Países Bajos, Felipe, retiró los tercios y firmó la no intervención de su gobierno. Pero no contentos con esto, decidieron deponer al rey Felipe II, y obedecer en su lugar a Francisco duque de Anjou. España vuelve a la guerra pues con los territorios calvinistas, que formaron una coalición con Inglaterra, y Francia. Las tensiones entre ambos países no pararían hasta después de la guerra de los treinta años. Aún y así antes de que empezara susodicha guerra, hubieron diversos episodios importantes, como la derrota de la armada invencible en el año 1588, donde los ingleses derrotaron la flota española de forma humillante. Paralelamente con los sucesos, la muerte repentina del rey portugués Enrique I, abre nuevamente la cuestión sucesoria del País. España, anhelosa de conseguir la unión Peninsular, invade Portugal el año 1580. Un año después, las cortes portuguesas reconocieron definitivamente a Felipe II como rey de Portugal, consumando así la querida unión peninsular. En el año 1598, moría Felipe II en el Escorial, (palacio que el mismo había mandado construir como homenaje a la batalla de Lepanto). Felipe III, hijo de Felipe II y de Ana de Austria, que ya había sido nombrado heredero del trono años antes, pasó a ser el nuevo rey de España. 10
  • 11. 3. EL REINADO DE FELIPE III (Madrid 1578 – 1621) [1598 – 1621] Un año después de llegar al trono español, Felipe III se casó con Margarita de Austria, con la quien tendría a su sucesor Felipe. Al principio, su reinado estuvo marcado por las guerras constantes contra la coalición entre Francia, Holanda e Inglaterra, que se iban sucediendo las unas a las otras. En el 1609, firmó con la coalición, una tregua de doce años, dada la grave situación, política, económica y militar que estaba viviendo el reino. Justo después de empezar con la tregua, en ese mismo año, se decretó a segunda gran expulsión de moriscos en España. Gracias a la tregua, España tuvo un período de gran recuperación económica. Felipe III, fue el rey que estableció la figura del valido (explicado en la página), y dio llena confianza a su valido, el duque de Lerma. Felipe III y su valido, se esforzaron por mantener la paz y solucionar los conflictos pendientes del siglo anterior, pero al ver una guerra inminente, el año 1617, decidieron crear la Junta de Armas. Un año después estallaba la guerra de los treinta años. La rebelión de Bohemia contra el rey católico Fernando de Habsburgo dio inicio a éste conflicto bélico. Bohemia pasaría a estar apoyada militarmente con Dinamarca, Suecia y Francia, )que a pesar de ser católica, quería debilitar a los Habsburgo. España, por su parte, dada a los linajes con el rey Fernando, a favor de la defensa de la fe, se alió en el bando de los aliados. En 1621, fallecía así Felipe III, que a pesar de sus buenas disposiciones para el gobierno, el entregarse en manos de validos, le llevó a tener una vida muy placida, bastante alejada del gobierno. Por lo que hacía a su política exterior, su principal deseo era llegar a una paz duradera con sus países enemigos, Francia, Holanda e Inglaterra. 11
  • 12. 4. EL REINADO DE FELIPE IV (Valladolid 1605 – Madrid 1665) [1621 - 1665] En el año 1621, al morir el archiduque Alberto, soberano de los países bajos, Flandes vuelve a la Corona, pero los holandeses, se levantaron en armas contra la corona y entraron en la guerra de los treinta años. A la muerte del duque de Lerma, el puesto de valido estuvo disputado por la corte hasta que el conde duque de Olivares fue nombrado consejero del estado. En el año 1625, la ciudad de Breda, asediada por las tropas españolas se rinde al fin. Esta victoria causó una gran motivación en España, y aunque a la larga no reportó grandes beneficios, Velazquez lo inmortalizó en su famoso cuadro, “la rendición de Breda”. La propuesta del conde duque de Olivares, la Unión de Armas, es rechazada en las cortes de Cataluña. Después de una serie de victorias españolas en Suecia y Dinamarca, Francia manda más tropas a la guerra (1635). En 1637, empiezan a brotar en Portugal una serie de revueltas independentistas en Portugal, en contra sobretodo de la política centralizadora del conde duque de Olivares. En Cataluña empezaba a brotar lo mismo en contra de la política centralizadora. En 1638 Pau Claris es nombrado presidente de la Generalitat, y éste empezó a emprender unas acciones destinadas a conseguir la independencia de Cataluña. En 1639 los franceses se apoderaron de Salses, un pueblo situado en la frontera catalano-francesa. Este hecho proporcionó al conde-duque un magnífico pretexto para presionar a los catalanes, reticentes a la propuesta de Unión de Armas, y llevó a las tropas castellanas a la frontera catalana. Pero la negativa de la población catalana a alojar las tropas castellanas, y a aceptar la Unión de Armas, hace que los segadores catalanes se subleven, e inicien la conocida hazaña catalana, el corpus de sang. Al cabo de poco tiempo de la sublevación catalana, se sublevaron también Portugal y Andalucía. En 1641 Cataluña pasó a proclamar su obediencia al rey de Francia, pero pronto, los catalanes vieron el grave error del cambio, y decidieron volver con España. En el año 1644, hubo la renovación real de los fueros catalanes, (el rey renovó su juramento de fidelidad a las libertades y constituciones catalanas, prometiendo que no se verían afectadas, por la rebelión del principado y la sumisión de la Generalitat al monarca francés). Sin embargo, el ejército francés, que se había asentado en Cataluña para luchar contra los castellanos, y que fueron el motivo sobretodo del descontento de los catalanes que volvieron 12
  • 13. a dar fidelidad al rey de España, no se habían ido de los territorios catalanes, y permanecían irruptibles en ellos. La guerra de los segadores seguía en Cataluña, pero esta vez, para expulsar al ejército francés. A las sublevaciones contra España, se sumaron también la de Nápoles y la de Sicilia en 1647. Un año después se pactaba la paz de Westfalia, que daba fin a los treinta años de continua guerra que se había estado dando en Europa, en la que aceptaba la independencia de Holanda. Pero la guerra entre España y Francia continuó hasta 1659, cunado se firmó la paz de los Pirineos, en el cual, España renunciaba a la Cerdenya y al Roselló, y también a Jamaica. En el año 48, en plena guerra con Francia, y con las sublevaciones de Cataluña, Andalucía y Portugal, la monarquía necesitaba dinero. Las monedas durante ese tiempo se contabilizaban así: Escudo – oro, Real – plata, Maravedí – Vellón. 1 Escudo = 32 reales, 1 Real =32 Maravedíes. El vellón es una alineación de cobre con plata, y en su tiempo, las monedas no tenían un valor simbólico, sino que valían el material que costaban. Para conseguir más dinero, dado que la plata y el oro americanos empezaban a escasear. El rey cogió todos los maravedíes circulantes, y les sustrajo la plata del vellón, haciendo que los maravedíes estuvieran hechos sólo de cobre, y que tuvieran un valor simbólico. Éste hecho formó una inflación en oro, porque se dejó de vender aceptando Maravedíes, sólo interesaba la plata y el oro. Se inició la crisis del vellón. Las clases más ricas no notaron la crisis, porque ellos podían permitirse comerciar con monedas de plata y de oro, pero las clases populares eran las que utilizaban los maravedíes como moneda corriente, y no se podían permitir ni reales ni escudos. Por eso, las clases populares se empobrecieron mucho. La fragilidad económica de las clases populares, sería el mal endémico de España a partir de aquel momento, y España inició una progresión de continuo letargo y decadencia, que arruinaría completamente el reinado de Carlos II. En el año 1665 falleció el rey. En su testamento, estipuló que su mujer Mariana de Austria, fuera la regenta de España hasta que su hijo consiguiera la mayoría de edad. 13
  • 14. 5. EL REINADO DE CARLOS II (Madrid 1661-1700) [1665-1700] Aunque accediera al trono, con sólo cuatro años, su madre, Mariana de Austria, se ocupó de la regencia del país, hasta que Carlos no cumpliera la mayoría de edad. En 1668, se declaró definitivamente, la independencia de Portugal, que no volverá a estar bajo el gobierno de España nunca más. En el año 1676, Carlos II, conseguía la mayoría de edad y pasaba a gobernar el país. El reinado de Carlos II no es muy importante por haber vivido hechos claves, o vitales para el desarrollo de España. Simplemente es importante indicar los constantes levantamientos de los catalanes, descontentos con las actitudes de las cortes madrileñas. Y también por las constantes guerras contra Francia, por culpa del fuerte expansionismo de la política del rey francés, Luís XIV, el rey sol. El hecho o problema más importante del reinado de Carlos II, fue la enfermedad que padecía, y es que le llamaban Carlos II el hechizado, porque no podía tener hijos. La falta de descendientes directos desató las aspiraciones de las potencias europeas para hacerse con el trono español. Hubo tres candidatos para el trono: José Fernando de Baviera biznieto de Felipe IV, cuya candidatura era apoyada por la madre de Carlos II Mariana de Austria. El archiduque Carlos, también de la casa de Habsburgo, cuya candidatura era apoyada por la esposa del rey Mariana de Neoburgo. El último aspirante al trono era Felipe de Anjou, nieto de Luís XIV y de María Teresa (hermana mayor de Carlos II). Después de unos cuantos años de deliberaciones, finalmente Carlos II decide hacer testamento en 1698 a favor de José Fernando de Baviera, y decide hacerlo público, para que no hayan más disputas en Europa. Pero la providencia hizo que pocos meses después del anuncio del testamento, José fernando muriera. Para evitar que se reabriera la polémica, Carlos II decretó que el heredero al trono debía ser Felipe de Borbón, que contaba con el respaldo de Luís XIV y por lo tanto de toda Francia, pero a la vez, con la enemistad del imperio y de casi todos los países europeos, con Inglaterra a la cabeza. Europa, entró en guerras y disputas, se celebraron bastantes reuniones entre estados, y el rey Carlos II hasta cambió más de una vez su testamento. Finalmente, con Carlos II ya muy enfermó, decidió definitivamente entregar España a Felipe de Borbón, el 1700. Un mes más tarde, moría Carlos II de España. Su muerte ponía fin al reinado de los Habsburgo en España, pero provocaba el inicio de una dura guerra, la guerra de sucesión española. 14
  • 15. 15
  • 16. 16
  • 17. RESUMEN DEL REINADO DE LOS AUSTRIAS La dinastía de los Austrias (=Habsburgo) se mantuvo en España desde el reinado de CarlosI (1516) hasta la muerte de Carlos II (1700). Su orígen es devido al matrimonio de Juana (hija de los reyes católicos), con Felipe de Borgoña (hijo del emperador Maximiliano de Austria). A Carlos I y a Felipe II, se los denomina como los Austrias mayores, porque dominaron extensos territorios europeos (gran parte de Italia, el Imperio y Flandes) además de los bastos territorios de ultramar. Su política fue primero la de unificación de todos los príncipes cristianos, pero la llegada del Protestantismo hizo que esta política exterior cambiara por la de defensa de la fe en Europa. Ésta polítia de intervención en Europa llevó a España a sucesivas bancarrotas, no excesivamente graves por la llegada de oro y plata de América, pero que a la larga acabarían resultando importantes para los Austrias menores. Al principio del reinado de los Austrias menores, (Felipe III, Felipe IV, y Carlos II), España continuaba manteniendo la hegemonía económica y política. Pero poco a pocoel descenso demográfico, los secesionismos peninsulares, y el agotamiento del oro y la plata americanos, no hicieron difícil que la guerra de los treinta años, la paz de Westfalia y la paz de los Pirineos, impusieran a España la decadencia económica. También es característico de los Austrias menores el hecho de que encargaran el ejercicio del gobierno a validos o a privados y el hecho de que a pesar de la decadencia económica, el siglo XVII, fue el siglo de oro español (el siglo de oro referido a las artes, sobretodo pintura y literatura). A pesar de la grave crisis económica del país, la muerte sin descendencia de Carlos II, hizo que los países europeos se lanzaran para sacar tajada del trono español. Todos quisieron heredar el reino. 17
  • 18. 18
  • 19. CRONOLOGÍA DEL REINADO DE LOS AUSTRIAS AÑO ACONTECIMIENTO 1500 Nace Carlos de Gante 1503 Nace el infante Fernando 1504 Muere Isabel la católica 1512 Conquista de Navarra 1516 Muere Fernando el Católico 1517 Carlos I llega a España 1518 Carlos I, elegido emperador 1520 Sublevación de Toledo: inicio de la guerra de Comunidades 1521 Comienza la dieta de Worms Movimiento de las Germanías 1527 Nacimiento del príncipe Felipe 1535 Conquista de Túnez 1545 Se inaugura el concilio de Trento 1547 Batalla de Mühlberg 1555 Paz de Augsburgo 1556 Carlos I abdica en Felipe II todos sus reinos Comienzan los problemas con los Países Bajos. Felipe II envía al 1566 ejército. 1570 Expulsión de los moriscos 1571 Batalla de Lepanto 1578 Nace el infante Felipe 1581 Felipe II rey de Portugal 1582 Coalición de Holanda, Inglaterra y Francia contra España. 1588 El desastre de la Armada Invencible 1598 Muere Felipe II 1609 Tregua de los doce años Segunda expulsión de los moriscos 1617 Creación de la junta de armas 1618 Guerra de los treinta años 1621 Fallece Felipe III 1622 El conde duque de Olivares, consejero del estado 1625 La rendición de Breda 1626 Las cortes catalanas rechazan la unión de armas 1635 Francia entra en la guerra de los treinta años contra España 1639 Los franceses se apoderan de Salses, en la frontera catalano-francesa 1640 El "Corpus de Sang" Sublevación de Portugal 1641 Cataluña proclama su obediencia al rey de Francia 19
  • 20. 1644 Renovación real de los fueros catalanes 1648 Paz de Westfalia 1659 Paz de los Pirineos 1661 Nace Carlos II 1665 Fallece el rey Felipe IV 1668 Independencia de Portugal 1675 Mayoría de edad de Carlos II, pasa a reinar España 1682 Tratado de a Haya 1700 Muere Carlos II sin sucesión 20
  • 21. 6. LA GUERRA DE SUCESIÓN: En 1700, y tras un largo reinado, moría así el último rey de los Habsburgo, Carlos II el hechizado, sin descendencia. En su largo reinado se perdió el franco condado, varias plazas en el sur de Flandes y tampoco pudo evitar en varias ocasiones la invasión de Cataluña por los franceses. Sin embargo, Carlos II fue el rey más llorado por los catalanes. Carlos II, fue el rey que supo apaciguar las tensiones entre catalanes y castellanos, que se habían formado cuando Cataluña no quiso levantarse en armas y Castilla tuvo que asumir el coste de la guerra, pero también cuando el conde duque de Olivares sometió Cataluña bajo el poder de Castilla. De aquí viene el sentimiento anticatalán y anticastellano que aún perdura. Carlos II, después de la política centralista y castellana en detrimento de la catalana que había aplicado el conde duque de Olivares, volvió a respetar los fueros y privilegios de los catalanes que habían tenido y que les caracterizaba tanto como pueblo. Carlos II, dio la herencia del trono a Felipe d’Anjou. Los Borbones, en Francia, tenían una política muy centralista y absolutista, algo que nunca se había dado en Castilla, y mucho menos en Cataluña que eran muy recelosos de sus libertades. Por eso, los castellanos veían en el rey francés una mayor uniformidad del país, y los catalanes supieron ver la llegada de un gran absolutismo. Aquí se alinearon los partidarios de Felipe de Anjou (felipistas y mayormente castellanos) y los más partidarios a Carlos de Austria (los austricistas y mayormente catalanes). En 1701Felipe II se proclamó rey de España en Madrid. Poco después, en Europa, que por la paz de Westflia había pasado a estar en equilibrio (con una España desplazada del primer lugar de la escena, una Inglaterra y una Francia emergentes, un Imperio Austríaco muy poderoso, y una Holanda pequeña pero muy rica), empezaba a haber una tensión política. El reconocimiento de los derechos sucesorios de Felipe V de España a la corona de Francia por parte de Luís XIV, los privilegios comerciales conseguidos por los franceses en América, la ocupación de algunas plazas en Flandes para asegurar la frontera francesa y el incumplimiento del Tratado de partición, provocaron la creación de la Gran Alianza de la Haya entre el Imperio, Holanda e Inglaterra, que veían peligrar la igualdad europea con una Francia que sobresaliera a todos los demás países y que pasaron a dar el apoyo a las pretensiones del archiduque Carlos de Austria a conseguir el trono español, y continuar con la rama de los Habsburgo en España. En Mayo de 1702, la Gran Alianza de la Haya, proclama la guerra a Francia, iniciando así la guerra de sucesión. Inmediatamente, España entró en la guerra para ayudar a su rey. En 1703, Portugal, que después de su independencia empezaba y acabaría siendo la gran aliada de Inglaterra en la Península, se unió a la Gran Alianza. Un año después, el archiduque Carlos, que había sido proclamado rey de España en Viena, llegaba a la Península, y era 21
  • 22. recibido por el rey de Portugal en Lisboa, bajo el nombre de Carlos III de España. La escuadra aliada, pasó a recorrer las costas mediterráneas, animando a la población a unirse a la causa de Carlos III. La población catalana que aún dudaba, acabó por unirse a la Gran Alianza en 1705. En 1706, las tropas anglo-portuguesas parten de Barcelona hasta Madrid. La presión de las fuerzas aliadas obliga a Felipe y a su corte a abandonar la capital. Y el archiduque Carlos, es proclamado rey de España en Madrid. Ése mismo año Aragón se une a la Gran Alianza. Pero la guerra aún no había acabado y Felipe V, aún apoyado por gran parte de la población castellana, consiguió su primera gran victoria en 1707, la victoria de Almansa, y dos importantes victorias más, Brihuega y Villaviciosa (1710). A partir de entonces, las tropas felipistas pasaron a recuperar importantes territorios y ciudades aliadas (como Valencia y Aragón, los cuales después de caer en manos de los partidarios de l rey Borbón, Felipe V elimina sus fueros y privilegios con el fin de establecer la uniformidad administrativa en todos los territorios de la monarquía). Poco a poco, los felipistas, iban consiguiendo más y más territorios. Pero hubo un hecho clave, que acabó definitivamente con la guerra. En Austria pasó algo inesperado, murió el heredero al trono, pasando a ser José el nuevo heredero, pero al poco tiempo, éste también murió, y el archiduque Carlos pasó a ser el heredero. Claro, entonces tampoco interesaba que el que iba a ser rey de Austria, fuera también el rey de España, porque así se rompía igualmente la igualdad en Europa. Así que, con la paz de Utrecht (1713) (por la cual se estipula que España y Francia nunca podrán hacer una política conjunta ni mucho menos unirse) y con la paz de Rastadt (por la cual, cedia a gran Bretaña, Menorca y Gibraltar, a Holanda los Países Bajos, a Saboya Sicília, y al imperio Austriaco Flandes, Nápoles, Cerdeña y el Milanesado), se acababa la guerra de Sucesión. Però tot i que els estats bel·ligerants havien acabat amb la guerra. Cataluña, després de convocar la Diputació i també el Consell de Cent, i al no sortir cap idea clara, votar-ho per sufragi universal (convertint els confessionaris en urnes), decideixen continuar amb la guerra. Després d’un any de guerra, Les tropes franceses assetgen Barcelona. La major part de la població decideix resistir el setge. El general Villaroel, considerant un suïcidi aquesta voluntat, plega, i el canceller declara generala de Barcelona a la verge de a Mercè. El 14 de setembre de 1714, Barcelona es rendeix a l’exèrcit francès. S’acaben així les llibertats i els privilegis dels catalans, a favor d’una nova política afrancesada, centralista i absolutista. 22
  • 23. 7. EL REINADO DE FELIPE V (Versalles 1683 – Madrid 1746) [1700 – Enero 1724] [Septiembre 1724 – 1746] Felipe V, hijo del delfín (heredero del trono francés) Luís y de María Ana de Baviera, nieto de Luís XIV de Francia y de su esposa María Teresa, hija de Felipe IV de España, y por tanto bisnieto de este rey español, instauró la dinastía borbónica en España. Se casó con María Luisa de Saboya, con la que tuvo dos hijos, Luís y Fernando. Los primeros años de su reinado, estuvieron marcados por la disputa con el archiduque Carlos de Austria por el trono español. Cuando pudo empezar gobernar, instauró la ley sálica, o más bien semisálica porque no se pudo dar en todo su esplendor, ya que la corte no lo quiso. (Ley sálica explicada posteriormente). Rápidamente puso en marcha la reorganización administrativa, con la cual el monarca pasa a ser el centro del tramado institucional, con lo que pone fin al sistema de validos… que son substituidos por las secretarías. Pasó a hacer una política mucho más centralista e uniformista. Abolió los fueros y los privilegios de los antiguos reinos, exceptuando Navarra y las Vascongadas que las mantendrán gracias a su fidelidad a la causa borbónica durante la guerra de sucesión, que ahora pasaban a ser gobernados desde Madrid. El rey también trajo a España una nueva tendencia “regalista”, que en Austria se había llamado “Josefinista” y en Francia “Galicista”, una tendencia política que prima la autoridad del estado por encima de la iglesia. Aun y así, esta tendencia regalista se dio mucho más durante el reinado de Carlos III. En 1714, murió María Gabriela de Saboya, esposa de Felipe V. Pocos meses más tarde, Felipe V se casa en segundas nupcias con Isabel de Farnesio. Felipe V, era un rey melancólico, y sin embargo Isabel de Farnesio era una reina de mucho carácter. Con ella tuvo dos hijos, Felipe y Carlos. Isabel siempre buscó favores en el poder para ella, sus hijos y su corte. El ejemplo más claro, es la llegada de Alberoni, el confesor de la reina al puesto de primer ministro en 1717, o los continuos condados que Isabel daba a sus dos hijos, en detrimento de los hijos de Felipe V con su otra esposa. En 1716 tras la capitulación de Barcelona, Felipe V impuso a Cataluña el decreto de Nueva Planta, por el cual se disolvieron sus organismos típicos, (el “Condell de Cent”, “la diputació General”…), se prohibió el uso del catalán en algunos aspectos jurídicos, se trasladó la universidad de Barcelona a Cervera, y se prohibió a Barcelona también, crecer más allá de sus murallas como reprimenda de guerra. Aunque el tratado de Utrecht y el de Rastadt estipulaban que los territorios de Italia, que anteriormente pertenecían a España, pasaban a ser propiedad de Austria y de Saboya, Isabel 23
  • 24. de Farnesio quiso reconquistar esos territorios, así que Felipe V declaró la guerra a Austria y ocupó Cerdeña y Sicilia. En Europa se formó una coalición contra España (Inglaterra, Holanda, el Imperio y ¡Francia!) que obligaron a España a devolver Cerdeña y Sicilia, a cambio de los territorios de Parma, Plasencia y Guastalla que pasaron en manos de Felipe y Carlos, hijos de Felipe V y Farnesio. En enero de 1724, Felipe V abdicó en su hijo Luís I, exponiendo su deseo de abandonar el gobierno y descansar, cuando en realidad aspiraba al trono francés. Pero en septiembre del mismo año, murió Luís I de Viruela, y Felipe V que no logró el trono francés volvió a ser el rey de España. Un mal muy importante de la llegada de los Borbones en España, son los pactos de familia. Felipe V realizó dos. El primero (1733) España se embarcó en la guerra de sucesión polaca, una guerra que no interesaba nada a España, que costó siete años de dura guerra, y que no obtuvo nada, mas el hecho de ayudar a Francia. En (1740), España se embarcó en la guerra de sucesión austriaca, que tampoco interesaba nada a España, que costó ocho años de guerra más, para ayudar a Francia, y de la cual sólo logró que Carlos pasara a ser el rey de Nápoles, y que Felipe pasara a ser el duque de Parma. Estas guerras, empobrecieron mucho a una España que estaba viviendo unos años de gran auge económico, un gran desarrollo de la cultura con la creación de academias de lenguas y de Historia, y de recuperación militar, que llevaron a España a recuperar el gran prestigio mundial que hubo tenido. Ya en los últimos años de reinado, Felipe V empezó a mostrar síntomas de locura, y murió de un ataque de poplegía en 1746. Su reinado es uno de los más importantes en la historia de España, para lo bueno (la gran recuperación del prestigio militar y económico del país) y para lo malo (la llegada del absolutismo y centralismo en España, la abolición de los fueros y privilegios de los reinos, y el afrancesamiento de la corte así como la política cada vez más cercana de España con Francia). 24
  • 25. 8. EL REINADO DE FERNANDO VI. (Madrid 1713 – Villaviciosa de Odón 1759) [1746 – 1759] Fernando VI, segundo hijo de Felipe V, y de su primera mujer María Luisa de Saboya, tuvo que convivir con su madrastra Isabel de Farnesio, que no lo quería nada. Se casó con Bárbara de Braganza, una mujer realmente fea la pobre, pero se quisieron muchísimo. Como su padre, Fernando VI fue un rey muy melancólico y depresivo, y su mujer, cuando le montaba fiestas en la corte para que no se sintiera mal. En política exterior, Fernando VI mantuvo la neutralidad ante Inglaterra y Francia, con el deseo de conseguir una independencia de los intereses de Francia y de los intereses de Inglaterra. Esta política de neutralidad, llevó a España el más largo periodo de paz desde hacía años. En política interior, Fernando VI saneó la hacienda pública aplicando el catastro, (es decir, debe pagar más quien más tiene). Modernizó la marina y las comunicaciones, con la construcción de nuevos barcos y nuevos caminos y canales. En el año 1758, falleció Bárbara de Braganza. Fernando VI, nunca llegó a superar la pérdida y se encerró en un local en Villaviciosa, con claros síntomas de locura, donde murió un año después. Antes De morir, Fernando VI, que moría sin descendencia, firmó como heredero al trono a su hermanastro Carlos III. 25
  • 26. 9. EL REINADO DE CARLOS III (Madrid 1716 – 1788) [1759 - 1788] Fue rey de Nápoles y de Sajonia, (1735–1758), pero tuvo que abdicar para poder acceder al trono español. Estuvo casado con María Amalia de Sajonia, entre los años 1738, y 1760 (año en el que falleció), y con la cual tuvo 12 hijos, del que hace falta destacar a Carlos, futuro rey de España. En política exterior, en 1761, con el tercer pacto de familia, Carlos III puso fin a la neutralidad entre Francia e Inglaterra que había mantenido Fernando VI, y que nos había llevado a esa paz tan duradera. Un año después, Inglaterra declaraba la guerra a España, que entraba así en la guerra de los siete años que Inglaterra y Francia llevaban disputando ya desde hacia cinco. En 1763, con el tratado de París, se dio fin a la guerra de los siete años, por la que España perdía Florida y Sacramento, pero a cambio, Francia compromete a resarcir España de las pérdidas territoriales entregando la Louisiana. Además de la intromisión en la guerra de los siete años, España estuvo en guerra con Inglaterra para recuperar Menorca y Gibraltar en 1782, de los cuales sólo pudo recuperar Menorca. Y también estuvo en guerra con Marruecos y Argelia para recuperar Oran. La política a favor de Francia arruinó a España, ya que 2/3 partes de la hacienda real se destinaron a la guerra durante el reinado de Carlos III En política interior, el reinado de Carlos III fue muy complejo. Carlos III fue un rey claramente ilustrado, y llevó a cabo en España una tendencia muy regalista, por la que sometia aún más la iglesia a la autoridad real (no se podía publicar ningún documento papal si el rey no quería porque iba en contra de sus intereses, quiso convertir a la iglesia en una iglesia nacional, es decir, en un departamento más del estado...) Antes que Carlos III llegara a España, en Cataluña se hablaba catalán. La iglesia hacía la misa en catalán, la Educación Primaria se hacia en catalán. Y Carlos III fue el rey que suprimió el catalán. Cuando Carlos III llegó al gobierno, se llevó consigo algunos de los consejeros que había tenido en Nápoles, entre ellos Esquilache, un hombre claramente ilustrado que condicionó mucho la forma de actuar de Carlos III. Un hecho muy característico de los ilustrados es el hecho de intentar cambiar las cstumbres de la gente, y Carlos III llegó a España con esa pretensión, como cuando aplicó las tasas de alumbrado y prohibió lanzar la basura en la calle, y sobretodo cuando obligó que la gente vistiera con capa corta y sombreros de tres picos… Por las nuevas reformas ilustristas y regalistas, hubo un motín en Madrid y en otros pueblos de España, conocido como el motín de Esquilache en el que se pedía la destitución de éste. El resultado del levantamiento fue la substitución de Esquilache y los demás 26
  • 27. ministros estrangeros, por los ministros españoles que gobernaron durante el reinado de Fernando VI. Volvieron los ministros; el conde de Floridablanca, el conde de Aranda, Gaspar Melchor de Jovellanos… Un hecho trágico que marcaría la historia de España posterior fue la expulsión de los jesuitas en 1767. Los jesuitas eran una orden religiosa que tenía un cuarto voto de obediencia directa al papa, si el Papa les pedía algo, éstos lo hacían sin mediación del rey. Esto chocaba con las ambiciones reales de controlar la iglesia. Por lo tanto el rey quería prescindir de ellos. Después del motín de Esquilache, se creyó que los instigadores de la revuelta fueron los jesuitas, y esto ya fue excusa suficiente para que el rey pudiera seguir los pasos de Nápoles, Francia y Portugal, y expulsar a los jesuitas. En una operación muy bien tramada, los jesuitas fueron foragitados de la península. La expulsión de los jesuitas arruinó el progreso científico español, toda la zona de Sudamérica que había estado civilizada por los jesuitas se arruinó. Los jesuitas se trasladaron a vivir en países como Polonia y Rusia que evolucionaron mucho. Al quitar la compuerta tan culta de los jesuitas, las corrientes ilustradas pudieron fluir en las sociedades poco formadas. El movimiento emancipado favoreció la incultura. Carlos III también tuvo medidas reformistas buenas. En el marco de la economía, aplico un liberalismo en la agricultura que daba mucha más rentabilidad a los campos, un libre mercado entre España y America que potencio mucho el comercio, y finalmente este libre mercado también favoreció la llegada de la revolución industrial que se dio sobretodo en Cataluña. También mantuvo una política de unión entre España y los países o virreinatos de ultramar (virreinato de Méjico o nueva España, virreinato de Perú con capital en Lima, virreinato de nueva Granada que agrupaba Venezuela y Colombia, y finalmente el virreinato de la plata con capita en Buenos Aires). Por culpa de esto, el carácter regalista y reformista llegó también a America, hecho que posteriormente pasará factura a España. La trata de negros pasó a dejar de estar prohibida, para los protestantes la negritud era signo de inferioridad, no así para los ctólicos y los españoles. En 1788, moría Carlos III. Le sucedió a ltrono su hijo Carlos, que en principio quiso mantener la política reformista de su padre. 27
  • 28. 10. EL REINADO DE CARLOS IV (Nápoles 1748 – Roma 1819) [1788 - 1808] Carlos IV fue un rey bondadoso como su primo Luís XVI. No fue tan melancólico y depresivo como sus descendientes. Convirtió la vida de la corte en itinerante, cada tres meses se trasladaba de palacio. El palacio real en Navidad, el palacio de Aranjuez en primavera, la granja de San Ildefonso en Verano, y el Escorial en otoño. Cuando subió al poder tenía ya 40 años, hijo de Carlos III y María Amalia de Sajonia, se casó con María luisa de Parma con la que tuvo varis hijos, de los cuales destaca Fernando, el heredero a la corona. Al llegar, mantuvo en la presidencia de la Junta Suprema del Estado al conde de Floridablanca, tal como le hubo recomendado su padre. Este continuó la tradición reformista de su padre, potenció el control de la monarquía sobre la iglesia, fomentó la industria, el comercio y mantuvo represión sobre las ideas revolucionarias francesas, represión en la que tomó parte la inquisición, y esque estas ideas revolucionarias habían llevado a Francia, pocos años antes, concretamente en 1789, al estallido de la revolución francesa, que eliminaba la monarquía y promulgaba la república. En 1792, cae el conde de Floridablanca que es encarcelado por injurias contra el rey y sube al gobierno el conde de Aranda. El conde de Aranda, quiso seguir las vías de neutralidad, pero el anuncio de la pena de muerte de Luís XVI, primo de Carlos IV, hizo que éste se encendiera contra Francia, y substituyera al conde de Aranda por Godoy, un joven con una actitud más intervencionista contra los revolucionarios. Godoy, era un joven que trabajaba en las guardias de corps, una guardia privada para el rey. Godoy logró llegar a ser ministro porque la reina lo promocionó mucho (dado que los dos tenían líos amorosos), y el rey acabó aceptando la subida del joven al puesto de ministro mostrándole toda su llena confianza. Aprovechando su puesto, Godoy llegó a dominar la voluntad del rey y de la reina y rompió con la anterior política ilustrada. En el año 1793, tras la degollación del rey francés, Carlos IV decide unirse a la coalición de monarquías contra la República francesa. Esto hacía cambiar el trato entre España y Francia que durante el último siglo había sido de amistad, para pasar a estar en bandos opuestos dentro de una misma guerra. La guerra contra la convención francesa acabó el año 1795 con la paz de Basilea, por la que España perdía la isla de Sto. Domingo (Haití). Aún y el desastre de la guerra, a Manuel de Godoy le fue concebido el título de Príncipe de la paz (Irónico ¿no?). Un año más tarde, Godoy firmó un acuerdo de unión con Francia. (Es bastante absurdo el hecho que una España absolutista firme un tratado de alianza, con un país que acaba de 28
  • 29. entrar en una República y que está en guerra con media Europa, pero la inteligencia de Godoy llevó al país a esta gran pifia (sembla que m’hagi convertit en un gran patriota espanyolista, però jo segueixo sent el Dani de sempre ee, simplement es que així és com li agrada al senyor Emili, no us espanteu)). Por el tratado de San Ildefonso, los españoles y los franceses pasaban a tener una política exterior comuna, y pasaba a compartir sus destinos con la Francia Revolucionaria. Esto hizo que España perdiera toda su supremacía. La política exterior cayó en picado. Pero es que internamente el clima se iba crispando, España empezaba a mostrar su agotamiento social y hasta una carencia de alimentos. Los payeses se iban enrolando en la marina, los alimentos dejaban de ser cultivados, subían los impuestos… Por estos motivos, por la mala relación de Godoy con el directorio francés tras caer la convención y por la pérdida de apoyos en el interior (especialmente la reina) condujeron al rey Carlos IV a destituir a Godoy de todos sus cargos. Los sustituyo Francisco de Saavedra, que sería posteriormente remplazado por Mariano Luís de Urquijo. Napoleón pasó a gobernar Francia, y España abandonó rápidamente la alianza con Francia. Godoy logró recuperar el poder el año 1801 (graso error), e inició una política de subordinación a los intereses napoleónicos. Por la influencia napoleónica y de Godoy, el rey declaraba la guerra a Portugal si estos no rompían sus relaciones con Inglaterra. En el año 1804, España y Francia declararon la guerra a Inglaterra y a Portugal (que volvía a ser el aliado de Inglaterra). La guerra contra Inglaterra acabó en 1805 con la batalla de Trafalgar. Esta fue una dura derrota de la flota española, que acabó con el papel de potencia marítima que había logrado conseguir España. La derrota de trafalgar fue tan dura y a la vez tan humillante, que por el tratado de Fontainebleau, España se comprometió a dejar paso libre a las tropas francesas y unir a ellas sus propias armas para la invasión de Portugal. Al poco tiempo, las tropas francesas apoyadas por las españolas, lograron invadir Portugal, pero pocos meses después, las tropas francesas se estaban asentando en algunos pueblos y ciudades españoles. Esto provocó un gran malestar en la población que estalló con el motín de Aranjuez (17 de Marzo de 1807), para detener a Godoy. Tras el motín de Aranjuez, el rey Carlos IV, abdicó a favor de su hijo Fernando. Napoleón, logró que padre e hijo se trasladaran a bayona para entrevistarse con Napoleón, y allí pasaron a estar recluidos. Napoleón obligó a Fernando VII a abdicar a su padre, que aunque al principio se opuso, aceptó hacerlo. Posteriormente, Carlos IV estuvo obligado a ceder sus derechos a Napoleón, que cedió la corona española a su hermano José Bonaparte. Tras su abdicación el Mayo de 1808, se inició a España la guerra de Independencia (1808-1814). A partir de entonces comenzó para Carlos IV y su esposa María Luisa de Parma, el exilio en Marsella y posteriormente a Roma donde falleció el 1819. 29
  • 30. 11. EL REINADO DE JOSÉ I BONAPARTE Y LA GUERRA DE INDEPENDENCIA. (Córcega 1768 – Florencia 1844) [1808-1813] José Bonaparte, tras las abdicaciones realizadas en Bayona por parte de Fernando VII y de su padre Carlos IV, fue denominado rey de España por su hermano Napoleón. En España, la junta de Asturias declaró la guerra a Francia, y con ella se sucedieron una gran cantidad de resistencia patriótica. Estos grupos opositores a la presencia francesa se organizaron en juntas de gobierno. Rápidamente, solicitaron la ayuda a los ingleses, que mandaron tropas a España lideradas por el duque de Wellington. El 19 de julio de 1808, las fuerzas españolas vencieron a las francesas en Andalucía. Fue una importante victoria española que permitió el alzamiento andaluz. Un día después, por eso, José Bombarte, era proclamado rey de España en Madrid, en medio de una fría acogida. El Septiembre de 1808 se formó la Junta central, que dominaba y decretaba lo que tenían que hacer cada junta española que se había levantado en contra de los franceses. Más tarde esta Junta Central fue substituida por el Consejo de Regencia, para ejercer el gobierno del recluido en Francia, Fernando VII, único y legítimo rey de España. Las victorias españolas parecían cada vez más definitorias para acabar con los franceses en la Península. Pero Napoleón llegó a la Península, y el rumbo de la guerra cambió. Muchas ciudades fueron reprimidas y sitiadas, cuyo ejemplo mas duro fueron los sitios de Zaragoza y Girona. Entonces, la Junta Central, autorizó el repartimiento de armas al pueblo. A partir de ese momento, la guerra pasó a ser una guerra de guerrillas. En el 19 de Marzo de 1812, las cortes de Cádiz promulgaron la Constitución de 1812, conocida como la Pepa. La constitución era una ley fundamental y todo el conjunto de la vida del país debía basarse en ella, incluido el monarca. La constitución española de 1812, es de marcado carácter liberal e inspirada a la constitución francesa de 1791. En ella se declara, entre otros principios fundamentales, la soberanía nacional, la confesionalidad católica del estado, la monarquía hereditaria apoyada por la división de poderes, la prohibición de la tortura... Después de la batalla de Arapiles (1812), las tropas francesas se ven muy afectadas y José I decide trasladarse temporalmente a Valencia. Esto provocó que Wellinton y su tropa inglesa, que se encontraban en Portugal tuvieran vía libre para llegar a Madrid. Poco a poco, las tropas francesas iban abandonando los sitios a ciudades y se recluyeron en Valencia. A inicios de 1813, el ejército francés muy afectado, empezó a dejar de recibir las ayudas de Napoleón, más centrado en otros frentes. Esto provocó que las tropas españolas e inglesas 30
  • 31. hicieran el empuje total para acabar derrotando a las tropas francesas en una operación muy bien tramada el 15 de mayo de 1813. Dos días después, José I abandonaba el trono español. Napoleón que en un principio no se dio por vencido, siguió luchando en vano. Pero finalmente, al ser derrotado en todos los frentes, decidió renunciar a Francia, y firmó el tratado de Valençay (18 de diciembre de 1813), según el cual, Fernando VII recuperaba el trono español, y terminaba con seis años de guerra, una guerra en la que España hizo un doble esfuerzo, por medio de su ejército nacional y las guerrillas, y en la que se perdieron más de un millón de hombres en total. José I, que en 1813 se había trasladado a Francia, tuvo que irse a vivir a EE.UU. tras la derrota de su hermano en Waterloo. Más tarde se acabaría trasladando en Florencia donde murió en el año 1841. 31
  • 32. 12. EL LIBERALISMO (Aquest apartat, en teoria consistia en l’explicació del liberalisme tal i com ho va explicar el director. No m’hadonat temps d’acabar-ho, són les 11:30 i tinc molta son, que hi farem. Quan ho fagi, si es que ho faig, ja us ho passaré) 32
  • 33. 13 EL REINADO DE FERNANDO VII (El Escorial 1784 – Madrid 1833) [Marzo 1808 – mayo 1808] [1814 - 1833] Hijo de Carlos IV y María Luisa de Parma, ha sido el último rey absolutista de la historia de España. Estuvo casado cuatro veces con María Antonia, María Isabel de Braganza, María Josefa Amalia de Sajonia y finalmente María Cristina de Borbón, con la que tuvo a su hija Isabel, futura reina de España. Carlos IV abdicó en él el Marzo de 1808, pero éste estuvo obligado a abdicar el mayo de ese mismo año. Mientras se daba la guerra de la Independencia en España, tanto Fernando como su famita, estuvieron prisioneros de napoleón en Francia. En España, mientras se intentaba acabar con el monarca francés, se apodó a Fernando con el sobrenombre del deseado (lástima que luego se volviera un indeseable). El reinado de Fernando VII se puede dividir en tres etapas: (1814 – 1820) Retorno del Absolutismo: El mayo de 1814, Fernando VII entró en Madrid y se proclamó rey de España. Éste es un período en el que se intenta que España se recupere economica y políticamente de la guerra. También es un período de guerra con las colonias americanas, ya que en America, llegaron las teorías liberales y empezaron a estallar importantes focos independentistas (el 1816 se proclamó la independencia de Argentina, el 1818 la de Chile y el 1819 se proclamó la de Colómbia. España cedió además Florida a EEUU a cambio de dinero). Al subir al trono, fernando VII ordenó rápidamente la detención y encarcelamiento de los liberales. Ante la pasividad de la sociedad que estaba muy débil después de la guerra, fernando VII recobró el poder y clausuró las cortes, suprimiendo la libertad de expresión y reestableció la censura, además rechazó la modernización apuntada por las cortes y retornó a la antigua Administración. Además, no aceptó la constitución de 1812 y la prohibió. Esta política absolutista, hizo que los liberales, apoyados por el ejército y también la burguesía, se fueran uniendo en organizaciones secretas como la masonería. (1820 – 1823) El trienio liberal: Después de seis años de absolutismo, y con la sociedad y economía recuperadas de la guerra, el teniente coronel Rafael Riego estaba a punto de zarpar con su ejército hacia las Américas para reprimir la rebeliones independentistas, cuando se sublevó contra el absolutismo. Al frente de sus tropas, proclamó la Constitución de Cádiz y restableció las autoridades constitucionales dando inicio al trienio liberal. Aunque este pronunciamiento, encabezado por Rafael de Riego, no tuvo el éxito necesario, el gobierno tampoco fue capaz de sofocarlo y poco después, una sucesión de sublevaciones que dio 33
  • 34. comienzo en Galícia y se extendió por toda España, hicieron que Fernando VII se viera obligado a jurar la Constitución en Madrid el 10 de marzo de 1820. Sin embargo, el país se vio envuelto en un largo periodo de inestabilidad política. Dentro del partido liberal, se empezó a formar una rivalidad ente liberales moderados y los liberales exaltados. Además, el rey, estaba negciando secretamente con la santa alianza, un pacto religioso entre estados, que entre otras cosas defendía la monarquía de las revoluciones liberales, la invasión de ésta para restaurar la monarquá absoluta. Además se tiene que añadir eln este periodo, el nacimiento de guerrillas absolutistas, que durante la década ominosa pasarían a ser los realistas y posteriormente los carlistas. Finalmente, la santa alianza mandó a la península el ejército francés de los 100000 hijos de san Luís, que acabó con el trienio liberal el octubre de 1823. (1823 – 1833) Década ominosa: En este periodo empezó a darse lugar una gran represión a los liberales. Muchos tuvieron que emigrar. Rafael del Riego fue ejecutado ese mismo año en Madrid como medida ejemplificadora. Se estableció una estricta censura, se abolió la libertad de premsa, y se cerraron muchas universidades, el gobierno era el que organizaba que reenseñaba en los estudios universitarios. Aunque fue un gobierno muy duro contra los liberales, hubieron ciertos puntos, que el rey consideró apropiados no cambiar para evitar revueltas posteriores, y dejar contentos a los liberales más moderados. Por esto y también por la derogación que Fernando VII hizo de la ley sálica para que el heredero al trono pudiera ser su hija Isabel, empezaron a brotar, grupos de absolutistas que querían una reforma total. Estos grupos de absolutistas eran los conocidos realistas, partidarios del heredero Carlos María Isidro (hermano de Fernando VII). Durante el reinado de Fernando VII, estalló una revuelta conocida como “la sublevació dels agreujats”, en la que llegaron a proclamar a Carlos maría isidro, como Carlos IV, frente a Fernando VII, al que acusaban de haber cedido al liberalismo sus ministros. Esta sublevación fue erradicada. Al morir finalmente Fernando VII el septiembre de 1833, quedó designada gobernadora la esposa del rey, María Cristina de Borbón, hasta que su hija Isabel llegara a la mayoría de edad. 34
  • 35. 14. REGENCIA DE MARÍA CRISTINA Y DE ESPARTERO Fernando VII, había derogado la ley Sálica para que su hija Isabel II fuera la heredera al trono. No obstante, los realistas, y el Carlos María Isidro, hermano del difunto rey no aceptaron esa derogación. Desde Portugal, donde se encontraba en el exilio, Carlos publicó, después de a muerte de su hermano, el manifiesto de Abrantes, donde no reconocía la derogación de la ley sálica, y hacía valer sus derechos al trono, reclamando la corona española. La reina María Cristina, regente de España, para defender el trono de su hija tuvo que aliarse con los liberales. Los liberales eran una minoría, al contrario que los carlistas que sentían la causa de don Carlos, que tenía cierta idea de la vida social y de lo que había de ser España. El problema estaba en que los liberales tenían el apoyo del ejército. Las sublevaciones carlistas se dieron sobretodo en el norte, (país vasco, Navarra y Cataluña). En el año 1834, en nombre de Isabel, María Cristina, articuló el estatuto real. La carta real es una especie de constitución elaborada por el rey. Lo que provocó el estatuto real, fue una concesión de la soberanía real a los estamentos, es decir, el rey pasaba a gobernar con las cortes pero a la vez tomaba camino hacia una nueva constitución. Este estatuto real, no gustaba ni a los realistas, porque era demasiado liberal, ni a los liberales porque consideraban que era demasiado poco liberal. El estatuto real, tuvo vigencia hasta que en el agosto de 1836 se produjo la sanrgentada de la granja, en la que un grupo de sargentos liberales exaltados asaltaron la Granja de San Ildefonso, donde residía la reina. Juan Álvarez de Mendizábal, judío masón y proinglés accedía al gobierno del país. Con la gran deuda pública que arrastraba el país, a Mendizábal no se le ocurrió otra cosa que la desamortización del suelo eclesiástico. Nacionalizó el suelo del clero, y lo puso a la venta en pública subasta. La desamortización de Mendizábal, favoreció y consolidó el latifundismo en España. Los más perjudicados, fueron el clero, que se empobreció mucho y tuvo que pasar a depender del estado y de las limosnas de los más creyentes. Pero la desamortización afectó también mucho al campesinado que se tubo que proletarizar, y también el patrimonio cultural de la iglesia que fue pasto de saqueo. Con la subida al trono de los liberales más exaltados, se promulgó una nueva consititución en el año 1837, con algunas variaciones liberales que menguaban el poder del rey. María Cristina no aceptó la constitución. En el año 1839, acabó la primera guerra carlista, con la capitulación de Vergara. Carlos V huyó del país hacía Francia. Un año después, María Cristina abdica tras la crisis de los ayuntamientos, a Espartero que contaba con el apoyo popular, y que pasó a ser el nuevo regente del país. 35
  • 36. La regencia de Espartero no fue fácil, abolió los fueros vascos, y tuvo que hacer frente al pronunciamiento moderado de O’Donell y Narvaez para restablecer de nuevo la regenta María Cristina, y también las revueltas del proletariado de Barcelona, con las cuales, Espartero acabó bombardeando Barcelona. Finalmente, Baldomero Espartero finalizó su regencia y partió hacia el exilio el Julio de 1843. 36
  • 37. 15. EL REINADO DE ISABEL II DE ESPAÑA. (Madrid 1830 – París 1904) [1843 - 1868] La reina Isabel II, fue proclamada mayor de edad el noviembre de 1843. En sus primeros años de gobierno destacan la creación de la guardia civil, y la formación de gobierno con Ramón María Narváez. En el 1845, se proclamó la nueva Constitución de 1845. Esta es una constitución más restrictiva para los derechos del ciudadano, en ella se estipulaba la soberanía compartida entre la monarquía y las cortes, pero cedía más poder político al parlamento. También se estipulaba que España es una nación católica. La década moderada de Narváez llevó a España un proceso de recuperación económica y de prestigio mundial, y que facilitó el desarrollo de la revolución industrial. Más tarde, la cesión de sus cargos a Murillo, y la cesión de éste a otro y a otro… izo que en 1854, con el descontento del Manifiesto de Manzanares (que proponía una mejora de la ley electoral, rebaja de impuestos y descentralización administrativa), dio lugar a la revuelta de los progresistas, (liberales exaltados), y dio inicio al Bienio progresista. Durante el Bienio, Espartero volvió al gobierno, y se dio lugar en 1855 a la desamortización de Madoz, pero esta vez, la desamortización afectaba a los pueblos. Esto llevó al arruinamiento de muchos pueblos así como sobretodo del campesinado, gran parte se tuvo que proletarizar. Pero en 1856, una crisis de poder, provocada por el descontento general de la población y también por el partido moderado y el ejército. Esto fue aprovechado por la reina para destituir a Narváez, y a nombrar a O’Donell, que restablecía el régimen moderado y la Constitución de 1845. La política de O’Donell, llevó a España a la fiebre de la construcción de Ferrocarriles. Rápidamente, se vertebró toda España de redes de trenes que mejoraban las conexiones en la península, y que triplicaban la velocidad del transporte de mercancías, que anteriormente se tenía que hacer con carruajes. El comercio se expansionó mucho. Las ciudades crecieron también mucho, se crearon nuevos planes urbanísticos, como el de Ildefons Cerdà en Barcelona, que derrumbó finalmente sus murallas… Pero a pesar de los intentos de modernización de España, las epidemias de cólera y las hambrunas, hacían que la esperanza de vida no superara los treinta años, y esto provocaba un descontento general de la población. En los cafés se volvían a fraguar las disensiones con el gobierno, y se empezaban a crear los partidos demócratas y republicanos. Pero todo esto quedó atrás, gracias a un 37
  • 38. gobierno muy hábil por parte de O’Donell que decidió aplicar lo que anteriormente se había hecho en otros países; declarar la guerra al exterior para distraer las tensiones en el interior. O’Donell declaró la guerra a Marruecos, por el descontento en las fronteras africanas. La guerra hizo que en España se dejaran de discutir los temas políticos internos. La victoria española, por la cual se anexionaba Ifni, trajo a la Península un clima muy positivo, de patriotismo. Guerra en el exterior=paz en el interior. Es importante resaltar el gran prestigio que cobró el general Prim en la guerra de Marruecos, que fue recibido en España como un héroe. O’Donell, por lo tanto, viendo el gran resultado que le había traído su política, decidió embarcarse en nuevos frentes. La guerra a Méjico y a la república Dominicana, o la guerra en el Pacífico contra la Conxinchina… Pero el resultado no fue el mismo porque España perdió las guerras, y esto precipitó la caída de O’Donell el año 1863. Tras un período de inseguridad en el gobierno, en el que se iban alternando las subidas y bajadas de Narváez y otros políticos. Emergió mucho el republicanismo. El general Prim, empezó a fraguar una revolución militar para derrocar a la reina. Se sublevó el año 1866, pero la sublevación fue derrocada. Pero Prim, no se dio por vencido, y en Bruselas firmó un pacto con otros militares para que le dieran soporte. Cuando Narváez murió en 1868, la reina perdió todo el soporte, y esto propicio al triunfo de la sublevación de Prim, conocida como la gloriosa, y en la que vencieron los republicanos, con Prim en la cabeza, y seguido por Zorrilla, Sagasta y Serrano. La reina Isabel tuvo que irse a Francia exiliada. La reina Isabel II, no fue una reina muy popular. Aunque no quiso casarse con su primo Francisco de Assis, tuvo que hacerlo por España. Su matrimonio fue un absoluto fracaso, principalmente porque no se quisieron nunca. De ese matrimonio por eso surgió un hijo, Alfonso XII, futuro rey de España. 38
  • 39. 16. EL GOBIERNO DEL GENERAL PRIM Después de la revolución la gloriosa, empieza en España una época de esperanza y democracia. Pasa a gobernar Serrano que convocó las cortes reconstituyentes por sufragio universal. Un hombre un boto, ahora bien hombres barones mayores de 25 años. Es periodo de tiempo en que se inicia la sublevación independentista en Cuba. Una colonia muy importante para España por el comercio del café y el azúcar. Giuseppe Fanel, insta al proletariado español a una revolución y a implantar el socialismo y o el anarquismo. (En España acabaría triunfando más el anarquismo, que el liberalismo). España, aunque no tenía rey, seguía siendo una monarquía. El general Prim, se preocupó por buscar un rey a España. Amadeo I de Saboya, fue escogido por sufragio universal (primera vez en la historia de España que un rey se escoge por votación). Pero realmente, el verdadero heredero al trono, era Alfonso XII, que se encontraba en el exilio. El asesinato de Prim, que conmocionó todo el país, agilizó la llegada de Amadeo a la corona. 39
  • 40. (Aquí vindria el gobern d’Amadeu però encara falta que en ho doni) 40
  • 41. 41
  • 42. EL VALIDO El valido, era el puesto de mayor confianza del monarca en cuestiones temporales. Las funciones que ejercía un valido, eran las de máximo nivel en la toma de decisiones políticas. Si el rey no quería o no podía gobernar por si mismo, era imprescindible la figura del valido. No hay que confundir la institución del valido con otras: - El regente: Es un cargo formal que gobierna cuando el rey heredero es menor de edad. Normalmente, es un pariente del rey, aunque hay excepciones, como es el caso del cardenal Cisneros, regente de España en ausencia de Carlos I. Pero un regente de un país, puede tener valido, ya que es como un rey provisional. - El virrey: El virrey sustituye al rey en ausencia de éste en el gobierno de un territorio alejado. Era la forma en que se gobernaban los territorios de Italia, o los territorios americanos. El virrey solía ser un pariente del mismo rey, o in miembro de la alta nobleza… - El confesor real: Era una persona muy cercana al rey, que se encargaba de todo tipo de asuntos, como nombramientos eclesiásticos… - El secretario: Eran personas que ayudaban al rey en algunos aspectos administrativos. 42
  • 43. LA LEY SÁLICA 43
  • 44. EL MAJISMO En la España del s. XVIII se dio algo muy, muy, muy español, que es el majismo. El majismo es una simbiosis entre lo popular y lo culto, como por ejemplo los cuadros de majos y majas que Goya retrató. Esta simbiosis entre lo popular, llamado posteriormente lo castizo, de la casta, es decir, lo nuestro (no penseu malament). El majismo es algo muy distinto a lo que sucedió en Francia, donde las cortes se separaban de las clases populares. En la música de Bocherini y en los cuadros de Goya… se pueden percibir estos caracteres majistas o costumbristas que formarían el romanticismo español. A este elemento costumbrista se le unían las fiestas, las corridas de toros… También se dio mucho el medievalismo, con un carácter épico centrado sobretodo en la reconquista. España daba lugar a la fiesta, al carácter majista y a la evocación orientalista (porque recuerden que España fue el último país en expulsar los musulmanes y el país que intentó convivir con estos. Por lo tanto en España se podían encontrar castillos y murallas, pero también este ambiente más exótico. 44

×