Intro Nutr Y Dietetica 041109

985
-1

Published on

Published in: Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
985
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
39
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Intro Nutr Y Dietetica 041109

  1. 1. Profesor: Karla M. López Ahumada [email_address]
  2. 2. <ul><li>Los elementos minerales constituyen proporción pequeña (4%) de los tejidos corporales. Sin embargo, son esenciales como componentes formativos y en muchos fenómenos vitales. Algunos de ellos forman tejidos duros como los huesos y los dientes; otros se encuentran en los líquidos y tejidos blandos . </li></ul>
  3. 3. <ul><li>Los electrólitos, entre los cuales los más importantes son las sales de sodio y potasio, son sustancias de gran importancia en el control osmótico del metabolismo hídrico. Otros minerales pueden actuar como catalizadores, en sistemas enzimáticos o como partes de compuestos orgánicos corporales, como los iones hierro en la hemoglobina, los iones yodo en la tiroxina, los iones cobalto en la vitamina B12, los iones zinc en la insulina y los iones azufre en la tiamina y en la biotina. </li></ul>
  4. 4. <ul><li>Los elementos minerales imprescindibles para el organismo suelen clasificarse en macronutrimentos o micronutrimentos. </li></ul><ul><li>Se consideran macronutrimentos a los iones calcio, fósforo, potasio, azufre, cloro, sodio y magnesio. </li></ul><ul><li>Se consideran micronutrimentos u oligoelementos a los iones hierro, yodo, flúor, zinc, cobre, cromo, selenio, cobalto II y manganeso. </li></ul>
  5. 5. <ul><li>En los alimentos naturales se encuentran los minerales en varias formas, mezclados o combinados con proteínas, grasas y carbohidratos. Los alimentos elaborados o refinados como grasas, aceites, azúcar y almidón de maíz casi no contienen minerales. La concentración total del mineral en un alimento se estima al quemar la fracción orgánica (combustible) de una cantidad dada del alimento y al pesar las cenizas que resultan. </li></ul>
  6. 6. <ul><li>Es el catión que más abunda en el líquido extracelular del organismo. Actúa junto con otros electrólitos, especialmente los iones potasio presentes en él liquido intracelular, para regular la presión osmótica y mantener el equilibrio hídrico. </li></ul><ul><li>Es un factor importante en la conservación del equilibrio ácido básico en la transmisión de impulsos nerviosos y en la contractilidad normal de los músculos. También se emplea en la absorción de glucosa y en el transporte de otros nutrimentos a través de la membrana celular. </li></ul>
  7. 7. <ul><li>El adulto posee de 2,700 a 3,000 meq de iones sodio en su cuerpo. Hay una concentración de 136 a 145 meq por litro dentro de las células. El hueso contiene de 800 a 1000 meq de iones sodio, de los que más o menos la mitad esta disponible si la necesitan los líquidos extracelulares. </li></ul><ul><li>El contenido total de los iones sodio en el organismo, especialmente su concentración dentro del líquido extracelular, está bajo control homeostático. </li></ul>
  8. 8. <ul><li>Un regulador de la homeostasia de los iones sodio es la aldosterona, hormona secretada por la glándula suprarrenal y que influye en la resorción de los iones sodio en los riñones. De los iones sodio total filtrado en los glomérulos, más del 99% lo resorben los túbulos renales. Gran parte de este proceso se realiza en los túbulos proximales, pero el ajuste final lo hacen las células de los túbulos dístales y las de los túbulos colectores. </li></ul>
  9. 9. <ul><li>La regulación del equilibrio de los iones sodio en los túbulos dístales incluye su intercambio con H + o K + secretados por las células de los túbulos renales, según las necesidades de conservación del equilibrio ácido básico. </li></ul><ul><li>Cuando aumenta la necesidad de los iones sodio, varios mecanismos intervienen para comunicar esta información a los riñones (disminución del volumen de sangre arterial, decremento de iones sodio en el sitio de intercambio en los túbulos dístales, hipopotasemia). El tejido especializado de la corteza renal reacciona y libera renina hacia la sangre, en la cual se inicia la conversión de angiotensinógeno en angiotensina II. Esta a su vez estimula la génesis de aldosterona en la corteza suprarrenal. </li></ul>
  10. 10. <ul><li>La aldosterona incrementa entonces la resorción de iones sodio en las porciones dístales de la nefrona. La retención concomitante de agua ayuda a normalizar el volumen de sangre arterial, con lo cual se inhibe aún más la producción de renina y aldosterona. </li></ul><ul><li>Se estima que la pérdida de iones sodio en orina, heces y agua eliminada imperceptiblemente es menos de 200 mg diarios. Otras pérdidas pueden deberse a la sudoración y es preciso compensarlas con la ingestión de sodio. </li></ul><ul><li>Está presente en la mayoría de los productos naturales y abunda en las comidas preparadas y en los alimentos salados. Está también presente en el fluido extracelular donde tiene un papel regulador. El exceso de iones sodio produce edema, que consiste en una superacumulación de fluido extracelular. </li></ul>
  11. 11. <ul><li>Se halla sobre todo en el líquido extracelular donde desempeña un importante papel como catalizador en el metabolismo energético y en la síntesis de glucógeno y proteínas. En el líquido extracelular sus iones guardan equilibrio osmótico con los de sodio. Sin embargo se requieren pequeñas cantidades de iones potasio en el líquido extracelular para ejecutar la actividad muscular normal, sobre todo la del corazón. El adulto normal tiene unos 3,200 meq de iones potasio en su cuerpo: 125 meq por litro en el interior de las células y entre 3.5 y 5.0 meq por litro en el plasma. Lo mismo que en el caso de los iones sodio, el mantenimiento del equilibrio de iones potasio, incumbe a los riñones. </li></ul><ul><li>. </li></ul>
  12. 12. <ul><li>A diferencia de los iones sodio, el transporte de iones potasio, es bidireccional durante el paso del filtrado a través de la nefrona. Una parte importante de los iones potasio filtrado se reabsorbe en el túbulo proximal y en el asa de Henle, los iones potasio se reabsorbe en el filtrado del túbulo distal y se secreta en él, observándose secreción neta en la mayor parte de las enfermedades. La resorción neta tiene lugar en los túbulos colectores. El riñón normal excreta sin dificultad el exceso de iones potasio, pero su capacidad de conservarlo está reducida. En algunas afecciones, el transporte neto en el túbulo distal se invierte a favor de la resorción de los iones potasio y entonces aumenta su resorción en los túbulos colectores. La excreción de iones potasio disminuye cuando se ingiere poca cantidad de este elemento y de sodio, y cuando hay acidosis aguda e insuficiencia de las glándulas suprarrenales </li></ul>
  13. 13. <ul><li>Las enfermedades en que se intensifica la secreción de iones potasio en los túbulos dístales y su excreción incluye consumo de mucho sodio, mayor concentración de aldosterona y presencia de alcalosis. Por eso la regulación de los iones potasio se halla unida indisolublemente al mantenimiento de la homeostasia de iones sodio. </li></ul><ul><li>La cantidad diaria ingerida debe ser de 3 gramos aproximadamente para mantener el balance normal dentro del cuerpo. La necesidad es mayor cuando hay crecimiento, porque éste elemento se almacena en concentraciones elevadas en el protoplasma, y aún más en el de las células nuevas . </li></ul>
  14. 14. <ul><li>Los iones magnesio se encuentra ampliamente distribuido en el organismo, existiendo en una persona aproximadamente de 20 a 28 gramos. El 60-65% del total se encuentra en el hueso, alrededor del 27% en el músculo, 6-7% en otras células y aproximadamente 1% en el líquido extracelular. El Ion magnesio es el cuarto catión más abundante del organismo y el segundo en importancia dentro de la célula. </li></ul>
  15. 15. <ul><li>El Ion magnesio desempeña función esencial en prácticamente todas las vías metabólicas de mayor importancia. Activa las enzimas que intervienen en la hidrólisis y transferencia de los grupos fosfato a partir de ATP y de otros compuestos que contienen enlaces fosfato de gran energía. Por tal razón es indispensable en la formación y uso de ATP y, por consiguiente, en la liberación de energía alimentaria y en las síntesis de nuevo tejido y otras substancias indispensables en el organismo. En el empleo y almacenamiento de carbohidratos, grasa y proteínas participan muchas reacciones que dependen de iones magnesio. </li></ul>
  16. 16. <ul><li>Aparte de sus funciones metabólicas, los iones magnesio participa en la unión de RNA a los ribosomas para la síntesis de proteínas en la conservación de la integridad estructural de las membranas celulares y macromoleculares (entre ellas el DNA y RNA) y en la transmisión y actividad neuromusculares. </li></ul><ul><li>El 90% de los iones magnesio ingeridos se absorbe en el intestino delgado, el resto en el estómago e intestino grueso. Actualmente se admite la existencia de dos sistemas de transporte intestinal para el catión, uno mediado por un transportador y otro por difusión simple que se da a altas concentraciones. Diversos estudios metabólicos ponen de manifiesto que, en condiciones normales, el magnesio se absorbe en una proporción que oscila entre el 45 y 70%. </li></ul>
  17. 17. <ul><li>El calcio, fosfato, citrato, ácidos grasos, ácido fólico y sales biliares disminuyen la absorción del ion magnesio ya que forman junto con este ion compuestos insolubles. Una deficiencia en vitamina B1 y B6 produce un descenso del transporte intestinal del catión. Otro factor muy importante es el equilibrio ácido base, ya que en los casos de acidosis la absorción de magnesio aumenta. </li></ul><ul><li>  </li></ul>
  18. 18. <ul><li>Una vez absorbido, el Ion es transportado a los distintos tejidos, siendo en el óseo donde se encuentra en mayor proporción. El ion magnesio óseo se encuentra localizado en los cristales de apatita. Los iones magnesio muscular dan un índice más real de la cantidad del catión que existe en el organismo ya que es más fácilmente modificable a efectos homeostáticos. Las vías más importantes de excreción es la digestiva, con variaciones según el tipo de ingesta; así, si la dieta es muy rica en magnesio las perdidas en heces pueden llegar a un 75%, mientras con dietas pobres estas pérdidas se reducen en un 30%. La tercera parte de los iones magnesio que entra en el organismo por dieta, se excreta por la orina, la cantidad excretada por esta vía es mínima cuando la ingesta es deficitaria y se estabiliza cuando los aportes son superiores a los normales. Por todo ello, se considera que el riñón es el órgano fundamental en la homeostasis del catión. Del 95-97% de los iones magnesio filtrados son reabsorbidos y sólo de un 3-5% son excretado. Entre un 20-30% es reabsorbido en el túbulo proximal, siendo en el tramo ascendente del asa de Henle donde se produce la mayor reabsorción. </li></ul>
  19. 19. <ul><li>El Ion yodo fue uno de los primeros oligoelementos al que se le reconoció importancia en la nutrición y es uno de los más valiosos. Como constituyente esencial del tiroides en hombre y animales, es necesario que el yodo sea aportado en cantidades satisfactorias para que la glándula sintetice las hormonas tiroxina (T4) y triyodotironina (T3), en concentración suficiente para que el funcionamiento sea normal. El yodo exógeno se absorbe en el aparato digestivo en forma de yoduro (I-) y se distribuye rápidamente por todo el líquido extracelular. La glándula tiroides capta aproximadamente un tercio de yoduro absorbido y el resto se excreta en la orina. De unos 25 mg de iones yodo que hay en un adulto, entre 10 y 15 mg se encuentran en tiroides en forma de tiroglobulina glucoproteína yodada que sirve de reservorio a las hormonas tiroideas. </li></ul>
  20. 20. <ul><li>El ion yoduro es captado en un proceso dependiente de energía y lo es llevado a alas células epiteliales que rodean a los folículos de coloide de la glándula y ahí de inmediato ingresa en la vía de las síntesis de hormona tiroidea. Luego de pasar por una activación oxidativa, se incorpora a los residuos de tirosina de la tiroglobulina para formar monoyodotirosina y diyodotirosina; luego ambos compuestos se unen, completando así la síntesis de tiroxina y triyodotironina. </li></ul>
  21. 21. <ul><li>La tiroglobulina yodinada se almacena en el coloide folicular y, en caso de necesidad, se libera por degradación proteolítica por acción de las enzimas lisosómicas de las celular foliculares. El resto de la tirosina yodinada experimenta desyodinación enzimática; y el yoduro liberado se reutiliza en la síntesis de hormonas. El Ion yodo propiamente dicho no cumple ninguna función metabólica, pero sus efectos de hormona tiroidea son múltiples. </li></ul><ul><li>Las hormonas tiroideas regulan el metabolismo al actuar sobre las reacciones oxidativas; el hipertiroidismo y el hipotiroidismo se reflejan en un metabolismo basal alto y bajo respectivamente </li></ul>
  22. 22. <ul><li>A concentraciones levadas las hormonas tiroideas con catabólicos, mientras que en concentraciones moderadas con anabólicos. Son indispensables para el crecimiento normal de los tejidos y para su diferenciación. La deficiencia continuada en iones yodo provoca alteraciones que determinan ciertos tipos de bocio, vinculados a una disminución de la actividad de la glándula tiroides (cretinismo). </li></ul>
  23. 23. <ul><li>El adulto normal tiene menos de 5 gramos de hierro en su organismo, cantidad aparentemente pequeña, pero de importancia extraordinaria en la economía corporal. El organismo, entre el 60 y 70% de iones hierro se encuentra en la hemoglobina; los depósitos en el hígado, bazo y médula ósea (en forma de ferritina y hemosiderina) representan la segunda concentración más elevada (del 30 al 35%). </li></ul>
  24. 24. <ul><li>Cantidades pequeñas pero esenciales de iones hierro se hallan en la mioglobina muscular, en forma de transporte (enlazada a proteína-transferrina) en el suero y en todas las células como constituyente de las enzimas del hem (especialmente citocromos, oxidasa, peroxidasa y catalasa) y otras que intervienen en la respiración (flavoproteínas que contienen iones hierro y proteínas de hierro-azufre). </li></ul><ul><li>El ion hierro cumple una función muy importante en el metabolismo celular como componente activo de varias enzimas, especialmente de las relacionadas con la cadena respiratoria de la mitocondria. </li></ul>
  25. 25. <ul><li>El ion hierro no presente en el hem se encuentra en la deshidrogenasa de NADH y en la deshidrogenasa de succinato, que son flavoproteínas de hierro de la cadena respiratoria. Los citocromos son los portadores finales de electrones desde las flavoproteínas hasta el oxígeno mediante la oxidación y reducción alternas de iones hierro del hem. </li></ul><ul><li>Esta fácil interconvertibilidad de las formas reducidas del hierro (ferroso, Fe ++ ) y oxidado (Fe +++ ) al parecer intervienen en todas sus funciones enzimáticas. </li></ul>
  26. 26. <ul><li>El control fisiológico del equilibrio del ion hierro se consigue ante todo regulando su absorción en el aparato gastrointestinal. En las células de la mucosa intestinal (duodeno) se absorben grandes cantidades de iones hierro en las cuatro horas que siguen a su ingestión. En cualquier tipo de circunstancias la absorción de iones hierro depende de la cantidad existente en el organismo y de la demanda, pero la captación real depende de la forma y la concentración del hierro exógeno y de la composición de la comida en que se ingiere. La acidez gástrica es indispensable para solubilizar el hierro alimentario y convertirlo en una forma absorbible. </li></ul>
  27. 27. <ul><li>Si bien el hierro ferroso únicamente puede absorberse, pero todavía no se cuenta con pruebas definitivas sobre la manera en que entra a la célula de la mucosa y sale de ella. Substancias como ácido ascórbico, azúcares y aminoácidos intensifican la reducción del hierro férrico en hierro ferroso, formando quelatos de hierro de bajo peso molecular. Si bien el ion hierro puede ser absorbido en las partes más bajas del intestino delgado, su absorción disminuye conforme se eleva la alcalinidad del contenido en la luz intestinal. Una vez en el interior de la célula de la mucosa, parte del hierro pasa rápidamente, llega a la sangre y se une a una proteína de transporte formando transferrina con ella. </li></ul>
  28. 28. <ul><li>Otra parte se combina con la apoferritina para producir ferritina, o sea la formar de almacenamiento de este mineral que más tarde se libera hacia la sangre o se retiene en la célula de la mucosa. Cerca de un tercio de la capacidad del plasma para sintetizar iones hierro (apotransferrina) está saturada (transferrina). Cada molécula de transferrina enlaza dos átomos de hierro en la forma férrica. </li></ul><ul><li>La transferrina recibe el hierro a partir de la absorción intestinal del de la dieta, a partir de los depósitos orgánicos o de la desintegración de hemoglobina; lo distribuye según las necesidades de los diversos tejidos. </li></ul>
  29. 29. <ul><li>El ion hierro se almacena en dos complejos de proteínas-hierro: ferritina y hemosiderina. </li></ul><ul><li>Los principales sitios de depósito son las células del parénquima hepático y las células reticuloendoteliales de la médula ósea, del bazo y del hígado. </li></ul><ul><li>La hemosiderina es la forma más concentra del depósito y su proporción con la ferritina crece cuando hay altas concentraciones de estos depósitos. La movilización de ellos y la transferencia de iones hierro hacia la transferrina durante la absorción intestinal y desintegración de hemoglobina provocan uno o más cambios en el estado oxidativo del hierro (que debe estar en forma férrica para combinarse con transferrina), estos cambios los facilitan otros nutrimentos: cobre, ácido ascórbico y riboflavina . </li></ul>
  30. 30. <ul><li>Los iones hierro en gran parte se excretan por las heces en forma de células desintegradas de la mucosa y de hierro biliar no absorbidos. El resto se elimina por descamación de la piel y por excreción urinaria (que suele ser muy baja), llegando las pérdidas totales de 0.5 a 1.0 mg diarios. </li></ul><ul><li>Su déficit puede provocar anemia, agotamiento, palidez, dolores de cabeza, caída de cabello, sequedad de la boca, mayor propensión a infecciones y dificultades respiratorias. Se puede encontrar en los siguientes alimentos: Hígado, riñones, sardina, ciruelas pasas, legumbres y verduras de hoja verde. </li></ul><ul><li>  </li></ul>
  31. 31. <ul><li>El ion flúor es necesario en pequeña proporción para determinar una estructura normal del esmalte dental. El consumo de agua conteniendo 1 a 2 mg/l de iones flúor aumenta la resistencia del esmalte dental y reduce la caries. </li></ul><ul><li>El fluoruro se deposita en los huesos y en los dientes, substituyendo allí el Ion hidroxilo en la hidroxiapatita y formando fluoropatita. Por otra parte, es sabido que el consumo de agua conteniendo flúor en proporciones elevadas, durante la época de calcificación, puede producir manchas en los dientes. Lo podemos encontrar en mariscos, algas, sal fluorada y algunas aguas con gas. </li></ul>
  32. 32. <ul><li>Este elemento se encuentra en los tejidos de plantas y animales en cantidades más pequeñas que el hierro. El cuerpo humano contiene unos 2 g de iones zinc, muy concentrado en el cabello, piel, ojos, uñas y testículos; pero también se halla en todos los tejidos y líquidos del organismo humano, así como en las fracciones subcelulares. Debido a su gran masa, la musculatura y el tejido óseo contienen aproximadamente el 90% del zinc total. </li></ul>
  33. 33. <ul><li>En la sangre, la concentración del zinc es más elevada en los leucocitos y luego en los eritrocitos y en el suero. Aproximadamente dos tercios del zinc sérico se encuentran en forma difusible, unido con poca fuerza a la albúmina. Esta guarda equilibrio con una forma de transporte pequeña (2%) pero activa, que está presente como complejo de Zn-aminoácido, sobre todo Zn-cisteína y Zn-histidina. En este tipo el Zinc atraviesa sin dificultad la membrana celular y la barrera hematoencefálica. </li></ul><ul><li>La conservación de la homeostasia de los iones zinc parece realizarse principalmente en el aparato digestivo. Al aumentar el aporte, la secreción del zinc endógeno en el intestino empieza a elevarse y, a pesar de que una parte se reabsorbe, se incrementa la pérdida en las heces. </li></ul>
  34. 34. <ul><li>Su absorción se realiza sobre todo en el duodeno, pero también a lo largo del tubo digestivo. El porcentaje que se absorbe varia mucho, según las dosis y la presencia de factores inhibidores o facilitadores. Un ligando proteínico indecible, la metalotioneína, interviene en la regulación del paso del zinc por la célula de la mucosa, también se ha demostrado que la cantidad de ese elemento influye en la dirección de su movimiento en dicha célula. La metalotioneína enlazante del zinc se ha encontrado también en otros tejidos (hígado, riñones); aunque su función en el metabolismo d este mineral todavía no se aclara, es probable que participe en la destoxificación y en el almacenamiento. La presencia de ciertos factores dietéticos en la luz intestinal mejora la absorción del zinc, entre ellos cabe citar: los aminoácidos histidina, cisteína y metionina; la vitamina C y EDTA. La absorción del zinc disminuye con altas concentraciones de fitatos, calcio, fósforo y cadmio. </li></ul>
  35. 35. <ul><li>Algunas enzimas más conocidas de los mamíferos que contienen zinc en su sitio activo son las siguientes: carboxipeptidasas pancreáticas, que participan en la digestión intestinal de proteínas; anhidrasa carbónica, que conserva un equilibrio adecuado entre el dióxido de carbono y el ion bicarbonato, influyendo así en el transporte e intercambio de CO 2 , la producción de ácido clorhídrico en el estómago y la conservación del equilibrio acidobásico; deshidrogenasa de alcohol, que es esencial en la degradación del etanol, y otras deshidrogenasas análogas que oxidan alcoholes (entre ellas la reductasa de retinina), encargada de convertir retinol en retinal durante el proceso de la visión; fosfatasa alcalina, que es una hidrolasa inespecífica de monoéster de fosfato con una posible función en el transporte y transferencia de fosfato y también en la mineralización de los huesos; dismutasa de superóxido (que también contiene cobre), una enzima citosómica que participa en la eliminación de radicales superóxidos muy reactivos, protegiendo así las estructuras celulares contra lesiones oxidativas. </li></ul>
  36. 36. <ul><li>El déficit de iones zinc produce retrasos en la pubertad, pérdida del apetito, mala cicatrización de heridas y quemaduras menor resistencia a las enfermedades, problemas de fertilidad masculina, dermatitis y acné. Se encuentran en las carnes rojas, riñones, ostras, calabaza, pan, cereales integrales y alubias. </li></ul>
  37. 37. <ul><li>Su contenido en el cuerpo humano del adulto fluctúa entre 70 y 80 mg; un tercio de esta cantidad se encuentra en el hígado y en el encéfalo. El resto, por orden aproximado de concentración decreciente, está en corazón, riñones, páncreas, bazo, pulmones, hueso y tejido músculo esquelético. </li></ul>
  38. 38. <ul><li>La enzima que contiene este oligoelemento participa en varias reacciones que afectan a algunos tejidos y funciones del organismo. Los iones cobre se necesitan para movilizar el hierro, la producción de eritrocitos normales; la síntesis de componentes de determinados tejidos como colágena, elastina, queratina y fosfolípidos; la formación del cabello y la melanina (pigmento cutáneo) y la conservación del suministro de energía celular (ATP). </li></ul><ul><li>Entre las enzimas más conocidas que contienen este oligoelemento figuran las siguientes: ceruloplasmina, llamada también ferroxidasa por su función enzimática en la oxidación del hierro ferroso en la forma férrica antes que se una a la transferrina. Como enzima terminal de la cadena respiratoria, participa en la producción de ATP celular. </li></ul>
  39. 39. <ul><li>En casos de carencia de cobre, la alteración de la síntesis de fosfolípidos se atribuye a un aporte insuficiente de ATP, debido a escasa actividad de la oxidasa de citrocromos. </li></ul><ul><li>La carencia de cobre causa además defectos en la síntesis de tejido conectivo, al parecer por una menor actividad de lisiloxidasa, que interviene en la formación de enlaces cruzados entre las cadenas componentes de péptidos y las moléculas de elastina. Otras enzimas del cobre que cumplen una función menos definidas en las diversas manifestaciones de la carencia son: proteína de zinc-cobre, dismutasa de superóxido, betahidroxilasa de dopamina, oxidasa de ácido ascórbico y delta oxidasa de ácido aminovulínico. </li></ul>
  40. 40. <ul><li>La principal vía de excreción del cobre es la bilis. Una fracción considerable del cobre fecal es de origen biliar endógeno y del que proviene de las células descamadas de la mucosa. Con un alto ingreso de este mineral, no se altera mucho el cobre sérico ni urinario; pero se intensifica la excreción biliar. </li></ul><ul><li>Las carencias graves de cobre son raras en el ser humano, y sin embargo, se ha observado hipocupremia en la desnutrición proteinicocalórica. El síndrome de Menkes (de cabello crespo o ensortijado) es una fuerte deficiencia congénita de cobre, que se hereda en forma de rasgo recesivo y ligado al cromosoma X. El progresivo deterioro mental, la queratinización incompleta del pelo, los valores bajos del cobre en el suero y en el hígado y los cambios degenerativos de la elastina aórtica son rasgos característicos del padecimiento. Se encuentra en el hígado, mariscos, pescado, legumbres, pan integral, etc. </li></ul>
  41. 41. <ul><li>Este elemento desempeña funciones esenciales en la nutrición de las plantas y de los animales. Dada su presencia en las enzimas de los mamíferos o la activación de las mismas, es indispensable para el hombre. Las metaloenzimas de manganeso más conocidas son dos: carboxilasa de piruvato y dismutasa de superóxido. La primera interviene en la carboxilación del piruvato en oxalacetato, proceso dependiente de la biotina; pero al parecer cuando se dispone de poco manganeso, se le puede substituir por magnesio en esta enzima sin que cambie mucho su actividad. </li></ul>
  42. 42. <ul><li>La disminutasa de superóxido, que contienen manganeso, ayudaría a proteger la mitocondria contra el daño oxidativo. El manganeso y otros metales activan muchas enzimas en las vías de los carbohidratos, proteínas, lípidos y metabolismo intermedio. Los iones manganeso también influyen sobre la actividad de las uricaza en la síntesis de urea y sobre varias enzimas en las vías de la biosíntesis del colesterol y de los ácidos grasos. </li></ul><ul><li>La absorción intestinal del manganeso es baja; se ha demostrado una interacción antagónica con el hierro y con el cobalto. El manganeso una vez absorbido, es llevado hacia el hígado en la sangre portal, unido a una  2-macroglobulina. En la circulación general el manganeso es transportado en una  1- globulina semejante a la transferrina, denominada transmanganina. El manganeso del plasma y del hígado se encuentran en equilibrio, y la mayor parte se halla en estado dinámico y sumamente variable. </li></ul>
  43. 43. <ul><li>El cuerpo humano contiene entre 10 y 20 mg de manganeso, distribuido ampliamente en todos los tejidos. Tiene alta concentración en la mitocondria de las células y se une a los melanocitos. Su control homeostático es regulado principalmente por la excreción en la bilis. Otras dos vías de excreción, que adquieren más importancia al quedar bloqueada la vía biliar, son el jugo pancreático y la secreción de células de la mucosa en varios segmentos del intestino delgado. Lo contienen en gran proporción: nueces, granos enteros, leguminosas secas y clavos de especia. Es escaso en la carne, el pescado y los lacticinios. </li></ul>
  44. 44. <ul><li>Su única función conocida parece ser la presencia en el llamado coenzima B12, que participa como cofactor en un amplio e importante grupo de reacciones enzimáticas. </li></ul><ul><li>Este coenzima es uno de los compuestos de coordinación naturales estructuralmente más complejos. La situación del ion cobalto en el centro de un anillo compuesto, permite el equilibrio </li></ul><ul><li>Co (II) + R. Co (III) . R </li></ul>
  45. 45. <ul><li>Por ello este tipo de reacciones se convierten en la principal fuente de radicales de carbono, necesarios como intermediarios para muchas reacciones biológicamente relevantes. </li></ul><ul><li>La mayoría de las reacciones en que interviene consisten en la migración de un grupo R de un átomo de carbono al contigüo, y la del H de este al anterior, sin intercambio de protones con el solvente </li></ul>
  46. 46. <ul><li>Está presente en: </li></ul><ul><li>Glutamato mutasa, que pasa el ac. Glutámico a  -metil-aspártico </li></ul><ul><li>Deshidratasas </li></ul><ul><li>Desaminasas </li></ul><ul><li>Liasas </li></ul><ul><li>Ribonucleoreductasa </li></ul><ul><li>Metionino sintetasa, que pasa la homocisteína a metionina </li></ul><ul><li>Succinil Co A mutasa, que pasa el succinil Co A a metil malonil Co A </li></ul><ul><li>Ornitina- mutasa, que pasa la ornitina a 2-4-, diaminovalerato </li></ul>
  47. 47. <ul><li>La concentración es muy baja, de 2-5 mg de vitamina B12. Se absorbe en el intestino, al parecer por medio de dos sistemas de transporte, uno para el propio cobalto y otro para la vitamina B12, en un proceso en el que compite con iones Mn e iones Fe. </li></ul><ul><li>La vitamina B12 es la única vitamina sintetizada exclusivamente por microorganismos. Sus requerimientos diarios se cifran en 3  g. </li></ul>
  48. 48. <ul><li>Este mineral se relaciona con el metabolismo de la glucosa, posiblemente como un cofactor de la insulina. Una forma de cromo trivalente, factor de tolerancia a la glucosa (GTF), se considera la forma biológicamente activa del cromo. Abunda en la levadura de cerveza y parece contener niacina, glicina, ácido glutámico y cisteína. </li></ul>
  49. 49. <ul><li>Se cree que el cromo facilita la interacción de la insulina con sus sitios receptores en la célula; de ese modo intensificaría su actividad en los tejidos periféricos. De ello resulta una mayor captación celular de glucosa seguida de alteraciones metabólicas que producen un alto valor de glucosa, es decir, la síntesis activa de ácidos grasos y proteínas. </li></ul><ul><li>Menos del 1% del cromo inorgánico se absorbe; en cambio se absorbe entre el 10 y 25% del proveniente de la levadura de cerveza. </li></ul><ul><li>Carnes, quesos, granos enteros y condimentos representan fuentes ricas de cromo utilizable. </li></ul>
  50. 50. <ul><li>Es el ión ácido que suele combinarse con el sodio en el líquido extracelular y en cierto grado, se encuentra con el potasio en el interior de las células, pero a diferencia de estas substancias básicas, el cloro se intercambia libremente en estos líquidos a través de la membrana celular. </li></ul>
  51. 51. <ul><li>Por lo regular los movimientos de cloruro entre los compartimentos de los líquidos del organismo se asemejan a los del sodio. Una excepción la encontramos en el movimiento que se realiza entre el plasma y eritrocitos, pues en este caso el cloruro entra en la célula y sale rápidamente de ella en un intercambio de bicarbonato; de ese modo incrementa la capacidad de los eritrocitos para transportar CO2 de los tejidos hacia los pulmones y ayuda a mantener el equilibrio ácido básico </li></ul>
  52. 52. <ul><li>Durante la digestión, parte de los cloruros de la sangre se emplean para la formación de ácido clorhídrico en las glándulas gástricas y se secreta en el estómago, en donde actúa temporalmente con las enzimas gástricas, y de ahí se resorbe a la sangre con los otros nutrimentos. </li></ul><ul><li>El aporte y las pérdidas de cloruro suelen corresponder a los de sodio. La única ocasión en que el organismo puede perder más cloruro que sodio es después de que se elimina contenido gástrico a causa de vómitos o aspiración. </li></ul>
  53. 53. <ul><li>El cloruro que se elimina en los líquidos corporales se sustituye con bicarbonato a fin de conservar la electroneutralidad la alcalosis resultante aumenta la pérdida de potasio. Con la administración de cloruro se corrigen ambos problemas. </li></ul><ul><li>Su exceso se excreta fácilmente por los riñones y por la piel, sobre todo en forma de cloruro de sodio. </li></ul>
  54. 54. <ul><li>Es parte de las proteínas de todas las células de la economía y se encuentra en muchas proteínas alimentarias; de este modo el ingreso de azufre suele ser satisfactorio si la ingestión de proteínas es adecuada. </li></ul><ul><li>Los iones sulfhidrilo aparece en varios compuestos orgánicos de importancia fisiológica, en los aminoácidos metionina, cisteína y cistina; en la insulina, el glutatión, la heparina, la tiamina, la biotina y ácido lipoico. El azufre cumple importante función metabólica en las reacciones de oxidorreducción, puesto que hay interconversión fácil entre el grupo disulfuro (-S-S) y el grupo sulfhídrilo (-SH), lo mismo que en la conversión de cistina en cisteína. </li></ul>
  55. 55. <ul><li>El enlace disulfuro entre los residuos de cisteína de las cadenas polipeptídicas son elementos importantes en la estructura de muchas proteínas. Los sulfatos producidos en el metabolismo de los aminoácidos sulfurados participan en la destoxificación de fenoles, indoxilos y otros compuestos eliminados por la orina. Aparecen además como parte de los mucopolisacáridos, del sulfato de condroitina y de la heparina. </li></ul>
  56. 56. <ul><li>Una función bioquímica de este elemento fue demostrada en 1973, fecha en que se identificó como constituyente de la metaloenzima: peoxidasa de glutatión. </li></ul><ul><li>La función del Ion seleniuro consiste en complementar el efecto oxidativo de la vitamina E, al proteger la integridad de la membrana celular. Esta metaloenzima reduce los peróxidos y así aminora la formación de radicales libre muy reactivos. Proporciona un enlace esencial en el mecanismo protector en contra de los daños oxidativos. </li></ul>
  57. 57. <ul><li>El Ion seleniuro se encuentra en todos los tejidos, presenta elevadas concentraciones en hígado, riñones y corazón, concentraciones bajas en el tejido adiposo. </li></ul><ul><li>Está en proteínas como los análogos de selenio de los aminoácidos sulfúricos (selenometionina y selenocisteína) o bien ligado a proteínas y, en proporción menor a compuestos orgánicos más pequeños. </li></ul>
  58. 58. <ul><li>La peroxidasa de glutatión contiene cuatro átomos de selenio, posiblemente selenocisteína, una molécula de cada una de las cuatro cadenas que integran la enzima. También se ha descubierto en muchas otras proteínas sumamente purificadas que cumplen diversas funciones, entre ellas: citocromo C, hemoglobina, mioglobina, miosina y proteínas ribonucleicas. </li></ul><ul><li>La absorción suele ser eficiente (44-80%), el selenio procedente de fuentes vegetales a veces es más aprovechable que el derivado de productos animales. El Ion seleniuro se excreta sobre todo con orina y heces, pero cuando hay un alto ingreso se pierde abundantemente por el aliento. </li></ul>
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×