Yesos y ferulas

39,619 views
39,079 views

Published on

Yesos y ferulas

  1. 1. UNIVERSIDAD ABIERTA INTERAMERICANAFACULTAD DE MÉDICINA Y CS. DE LA SALUDLIC. KINESIOLOGÍA Y FISIATRÍA “YESOS” Cátedra: Terapéutica en TraumatologíaDocente: Lic. Levy, RaquelDocentes auxiliares: Lic. Bertune, Noelia Lic. Sgrilli, Ma. Elina -2011-
  2. 2. TERAPÉUTICA EN TRAUMATOLOGÍA -2011-¿QUÉ ES UN YESO? El yeso sirve para mantener en su lugar un hueso roto mientras se consolida. Además ayudan a prevenir o a disminuir las contracciones musculares y son eficaces para inmovilizar, especialmente después de una cirugía. Inmoviliza las articulaciones que se encuentra por encima y por debajo de la zona que se debe mantener derecha e inmóvil.¿DE QUÉ ESTÁN HECHOS LOS YESOS? La parte exterior, o dura, del yeso puede estar hecha con dos materiales diferentes: yeso (de color blanco) o fibra de vidrio (disponible en diversos colores, patrones y diseños). La parte interior del yeso se reviste con algodón y otros materiales sintéticos para hacerlo mullido y acolchar las áreas óseas. El los yesos de fibra de vidrio se pueden utilizar revestimientos sumergibles especiales.VENDAJES ENYESADOS. El conocimiento de hechos básicos en el manejo de los vendajes enyesados forma parte ineludible de los procedimientos terapéuticos que cualquier médico debe dominar. Son innumerables las circunstancias en las cuales el uso de un método de inmovilización resulta imperioso y obligado y el médico no puede eludir la responsabilidad del tratamiento urgente de ese paciente. Se debe tener clara conciencia que un vendaje enyesado en una circunstancia de emergencia, no sólo se constituye en el mejor tratamiento del dolor de una fractura, sino que, además, puede prevenir desplazamiento de fragmentos óseos, exposición del foco y compromiso vascular o nervioso por acción de fragmentos movibles, entre otros. También sigue subsistiendo como parte esencial en el tratamiento definitivo de muchas fracturas, que por su simplicidad pueden y deben ser atendidas por un médico no especialista. Tipos de vendajes de yeso. En la práctica son usados tres tipos de yeso: • Vendaje de yeso almohadillado. • Vendaje de yeso no almohadillado. • Valvas o férulas enyesadas. En determinadas circunstancias, suelen usarse inmovilizaciones de yesos de modelos muy especiales, para cumplir objetivos muy precisos. Así son los yesos articulados a nivel de rodilla o codo que, junto con inmovilizar un segmento esquelético, permiten el uso de la articulación. Otros se extienden exclusivamente al segmento óseo fracturado, dejando libre o semi-libre las articulaciones proximales o distales.Variedades de vendajes enyesados. 2
  3. 3. TERAPÉUTICA EN TRAUMATOLOGÍA -2011- • Yeso tóraco-braquial: Incluye todo el MS enfermo, desde el hombro hasta la mano, además comprende el tronco y abdomen, apoyándose ampliamente en las crestas ilíacas. El MS queda en una posición estándar (brazo en abeducción de 70º, anteversión de 30 a 40º, rotación intermedia). Con estos ángulos, la mano queda por delante del mentón y separado de él por uno 25 a 35 cm. Se utiliza en luxaciones de hombro o después de una cirugía en la zona del hombro. • Yeso aeroplano: similar al yeso toracobraquial, con la diferencia que se agrega una barra que se extiende desde la axila hasta el tórax, quedando el yeso en posición de “aeroplano”. • Yeso minerva: Se aplica alrededor del cuello y el tronco. Se utilizan luego de una cirugía de cuello o de la zona superior de la espalda. • Yeso antebraquiopalmar: Quizás sea la inmovilización más frecuentemente empleada en la práctica diaria. Comprende en su parte proximal, 2 a 3 cm por debajo del pliegue anterior de flexión del codo y distalmente termina por encima de las articulaciones metacarpo- falángicas y a nivel del pliegue de flexión palmar. Se utilizan en fracturas de muñeca o antebrazo, también para mantener en su lugar los tendones y músculos del antebrazo o muñeca luego de una cirugía. 3
  4. 4. TERAPÉUTICA EN TRAUMATOLOGÍA -2011- • Yeso braquiopalmar: Comprende por arriba, el plano del borde inferior de la axila y termina por debajo inmediatamente por encima de la articulación metacarpo-falángica y a nivel del pliegue de flexión palmar. La muñeca queda inmovilizada en ligera flexión dorsal y en rotación neutra. El codo en flexión de unos 100º; prono-supinación neutra. Se utilizan en fracturas de brazo, codo y antebrazo y para mantener en su lugar tendones y músculos después de una cirugía. • Yeso cilíndrico para el brazo: Se aplica desde la parte superior del brazo hasta la muñeca. Se utilizan para inmovilizar tendones y músculos luego de una cirugía o luxación. • Bota corta: Abarca desde la base de macizos de los platillos tibiales, tuberosidad anterior de la tibia y por detrás a unos tres a cuatro traveses de dedos bajo el pliegue de flexión de la rodilla. Por debajo incluye todo el pie hasta la base de los ortejos y se prolonga por la planta hasta debajo de los dedos, que tienen así una plataforma donde apoyarse. Se utilizan en fracturas de la parte inferior de la pierna, fracturas o esguinces/distenciones de tobillo severas; además para mantener en su lugar tendones y músculos de la pierna o el pie después de una cirugía para permitir su consolidación. Bota corta con taco de marcha. • Bota larga: Incluye todo el miembro inferior, que abarca por arriba desde el pliegue inguinal, región trocantérea y, por detrás a nivel del plegue glúteo. Termina en su extremo distal incluyendo todo el pie; su límite inferior, en la cara dorsal del pie, llega hasta la raíz de los dedos y por cara plantar hasta 1 a 2 cm más allá de la punta de los dedos. Se utilizan en fracturas de la parte inferior de la pierna o la rodilla, luxaciones de rodilla o después de una intervención quirúrgica en la zona de la pierna o rodilla. 4
  5. 5. TERAPÉUTICA EN TRAUMATOLOGÍA -2011- Rodilla en discreta flexión, muy bien modelado por sobre los cóndilos femorales, en torno a la rótula, bajo los macizos de los platillos tibiales, TAT, maléolos peróneo y tibial, marcando cuidadosamente los surcos pre, retro e inframaleolares. • Rodillera de yeso. • Corset de yeso: Presenta tres puntos de apoyo: esternal, pubiano y lumbar. Está indicado en enfermos que, por su especial patología han permanecido en cama durante un tiempo prolongado, lo cual obliga a tomar decisiones, considerando la posibilidad cierta que su capacidad para mantenerse de pie esté disminuida (hay atrofia muscular y pérdida de la capacidad de equilibrio). En estas condiciones, puede no tolerar la bipedestación, ni el peso del yeso, ni el calor que desprende el vendaje. La consecuencia lógica y visible es la lipotimia y caída al suelo. Por dicha razón, el enfermo debe ser entrenado desde varios días antes en tolerar la posición sentada, de pie y luego caminar. Sólo cuando su tolerancia sea óptima y segura, se procede a la colocación del corset. El corset se extiende por arriba desde el esternón, desciende hacia atrás por debajo de las axilas y termina a nivel del vértice de los omóplatos. Distalmente llega por delante, a nivel de la sínfisis pubiana, asciende a lo largo de los pliegues inguinales y termina por atrás a nivel de la zona lumbosacra. El corset ofrece tres puntos de apoyo al tórax y su columna: por delante el mango del esternón y el pubis y por detrás la región lumbar. 5
  6. 6. TERAPÉUTICA EN TRAUMATOLOGÍA -2011- • Yeso pelvipédico unilateral: Se extiende por arriba a lo largo de una línea que circunscribe el tórax, desde por debajo de las axilas y cubre la cara anterior del tórax. Por debajo llega inmediatamente por encima de los maléolos peróneo y tibial o incluye el pie. Se utilizan en fracturas de muslo y para mantener en su lugar los tendones y músculos de la cadera o el muslo después de una cirugía para permitir su consolidación. • Yeso pelvipédico bilateral: Se aplica desde el pecho hasta los pies, colocándose una barra entre ambas piernas para mantener las caderas y las piernas inmovilizadas. Se emplean en fracturas de pelvis, cadera o muslo, así como también para mantener en su lugar tendones y músculos en su lugar luego de una cirugía. • Yeso pelvipédico corto: Se coloca desde el pecho hasta los muslos o las rodillas. Se utiliza para mantener en su lugar los tendones y los músculos de la cadera después de una cirugía para favorecer su consolidación. • Yeso calzón: se aplica desde el pecho hasta el pie de una pierna y hasta la rodilla de la pierna contralateral. Se coloca una barra entre ambas piernas para mantener las caderas y las piernas inmovilizadas. Se utilizan en fracturas de muslo y par mantener en su lugar tendones y músculos de la cadera o el muslo luego de una cirugía para permitir su consolidación. 6
  7. 7. TERAPÉUTICA EN TRAUMATOLOGÍA -2011- • Bota de yeso desrrotadora: se coloca desde la parte superior de los muslos hasta los pies. Se emplea una barra entre ambas piernas para mantener las caderas y las piernas inmovilizadas. Se usa par mantener en su lugar tendones y músculos en su lugar luego de una cirugía y así permitir su consolidación. 7
  8. 8. TERAPÉUTICA EN TRAUMATOLOGÍA -2011-CONTROL Y CUIDADO DEL ENFERMO ENYESADO Cualquiera haya sido la causa que motivó la colocación del yeso, es obligación del médico vigilar la evolución del proceso. Ésta se hace imperiosa cuando el yeso ha sido colocado como tratamiento de una fractura, luxación o como complemento de una intervención quirúrgica. Aspectos que deben ser evaluados: • Buena circulación del miembro enyesado. • Correcto grado de sensibilidad. • Ausencia de edema. • Dolor tenaz, inexplicable, persistente, especialmente si es referido a un sector fijo del miembro enyesado; más aún si corresponde a una zona de prominencia ósea. • Buena movilidad de los dedos. • Ausencia de molestia o dolor en relación a los bordes proximal o distal del yeso. El control es obligatorio dentro de las primeras 24 horas de colocado el yeso. En caso de no presentarse manifestaciones adversas que corregir, el control debe seguir realizándose cada 7 o 10 días. El efecto psicológico de esta preocupación del médico por su enfermo, forma una parte muy importante para el tratamiento.RETIRO DEL YESO El yeso debe ser retirado con calma, tranquilidad y paciencia. La línea de corte debe realizarse sobre partes blandas, luego de realizado el corte de toda la pared del yeso, se debe entreabrir con un separador de yeso y pinzas de Wolf. Luego se buscará una segunda línea de corte y se abrirán los ángulos a nivel de tobillo o codo. Por último, lavar la piel y aconsejar la aplicación de una crema lubricante. En casos de emergencia: Se deberá abrir un surco superficial a lo largo de todo el yeso, luego dejar escurrir por él, jugo de limón o vinagre, ya que el ácido deshace el yeso. Se procede al corte del yeso con un instrumento cortante, cuidadosamente; por último, se deberá entreabrir el yeso.COMPLICACIONES DEL YESO Las complicaciones ocurridas en un enfermo enyesado no son debidas al yeso mismo, sino que son producidas por un empleo defectuoso o descuidado del mismo. Complicaciones locales: Síndrome de compresión: es la más grave. Puede producirse sólo como una simple compresión, propia de un yeso apretado. Descuidada, no advertida o no tratada puede 8
  9. 9. TERAPÉUTICA EN TRAUMATOLOGÍA -2011-llegar a la gangrena de los dedos de la mano o pie. Las causas son yeso colocado apretadopor la mala técnica (causal excepcional); yeso colocado en un miembro que ha sufrido unalesión reciente (el edema sorprende al miembro dentro de un yeso inextensible y seproduce la compresión); yeso POP inmediato y edema post-quirúrgico; una o variasvueltas de yeso por error de técnica, que fueron colocadas más apretadas que otras;compresión por infección tardía en una herida traumática o quirúrgica dentro de un yeso(el cuadro d compresión puede ser tardío, pero muy rápido en su desarrollo). Signos: • Dedos levemente cianóticos; • Discreto edema que borra los pliegues digitales; • Sensación de dedos dormidos; • Hipoestesia; • Palidez discreta; • Dedos fríos.Ante la presencia de cualquiera de estos signos, se deberá realizar un control cada 15 o 30minutos. Dedos color morado, fríos, insensibles, edematosos son signos de gangrena.La conducta a seguir es la siguiente: • Abrir el yeso de un extremo al otro. • Entreabrir el yeso cortado. • Verificar con la vista y el pulpejo del dedo que todas las vueltas del yeso fueron seccionadas. • Colocar algodón n la abertura del yeso, para evitar el edema de ventana. • Elevar el miembro enyesado.La sensación de compresión se recupera rápidamente, el color normal de la piel ydesaparece la sensación de adormecimientos de los dedos. A pesar del tratamientorealizado, el enfermo deberá ser controlado cada 15 minutos por 1 a 2 horas más. Si lossignos de compresión desaparecen, el problema se ha solucionado.Si a pesar de lo anteriormente descripto, los signos de compresión persisten o se agravan,puede suceder dos cosas: 1) los vasos venosos o arteriales están comprometidos porcompresión, trombosis, espamo, etc.; 2) se está desarrollando un síndromecompartimental. En cualquiera de ambos casos, la resolución es sometiendo al paciente aprocedimiento quirúrgico.Escaras por decúbito:Se pueden producir por: • La compresión de una superficie o pliegue duro y cortante del yeso contra la piel. • Un repliegue del yeso, una venda que formó un relieve acordonado, los dedos del ayudante que sujetan el yeso sin el apoyo de toda la palma de la mano o el yeso a nivel del talón que es sostenido con fuerza y compresión. • Defectuoso modelado del yeso sobre y en torno a las prominencias óseas (la superficie profunda del yeso no moldeado, comprime la piel contra la prominencia ósea subyacente y además permite el roce del yeso contra la piel, siendo la aparición de la escara inevitable). 9
  10. 10. TERAPÉUTICA EN TRAUMATOLOGÍA -2011- • El yeso fraguó comprimido contra una prominencia ósea, por ejemplo, la compresión que se ejerce inadecuadamente a nivel de los maleolos tibial y perineal en la reducción e una diástasis de la mortaja del tobillo; o, también en el caso de que el yeso, aún blando se deposita sobre la superficie dura de la mesa de enyesado, y por ende, el yeso comprime sobre la superficie del talón. • El movimiento de flexión o dorsal cuando el yeso está en proceso de fragüe, determina la formación de un pliegue duro y cortante, que comprime las partes blandas a nivel del hueco poplíteo o de la cara anterior de la articulación del tobillo. • Falta de protección con un adecuado acolchado, sobre las prominencias óseas. Edema de ventana: Se producen en los siguientes casos: Yeso antebraquiopalmar o botas que quedaron cortas en el extremo distal, el yeso cubrió hasta la mitad del dorso del pie o de la mano. El segmento distal, libre de yeso, se edematiza. Con frecuencia ha sido el propio enfermo quien va recortando el borde libre del yeso, creyendo aliviar la situación. Es un error, ya que el edema se acrecienta mientras más aumenta la superficie descubierta. Si se abre una ventana n la continuidad del yeso, y no se protege con un vendaje compresivo, el edema es inevitable. También es un error ampliar la ventana, ya que el edema crece inexorablemente. El cuadro se complica cuando por una compresión ejercida sobre la piel por el reborde de la ventana, se produce una erosión o una úlcera, éstas se infectan y se agrega el edema por el reborde de la infección. Conducta a seguir dejar al enfermo en reposo con el miembro elevado y vendaje compresivo sobre la superficie del edema. Cuando el edema se haya reducido se deberá cerrar la ventana protegiendo la piel con un apósito blando o prolongar el yeso hasta cubrir el dorso de la mano o del pie. Todo enfermo sometido a un vendaje enyesado obliga a un control permanente. En un principio a las 12 o 24 horas, luego, sino no hay signos de compresión o de otra complicación, se continúa el control una o dos veces por semana hasta el fin del tratamiento. Si existe riego de edema el control debe ser riguroso, hasta puede llegar a requerir hospitalización para detectar desde el principio los signos de compresión. 10

×