Capitulo1

7,784 views
7,630 views

Published on

Published in: Technology, Sports
3 Comments
7 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
7,784
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
3
Likes
7
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Capitulo1

  1. 1. de la Medicina Prehistoria-1599 PLAZA & J A N E S E D I T O R E S , S. A.
  2. 2. Ilustraciones de la sobrecubierta: Las ediciones de Crónica aparecen en las siguientes editoriales: Portada (desde arriba izquierda): La anatomía del Dr. Tulp de Rembrandt (pintado en 1632; Mauritshuis, México La Haya) Intersistemas. S.A deC.V Alencaslre 110-México I1000DF Aquiles ata a Patroclo (cuenco, siglo v a de C) Sigmund Freud, padre del psicoanálisis Operación cardíaca en un recién nacido Sistema nervioso central y vegetativo según Jacques d'Agoty (siglo xvni) La dedalera como planta medicinal Sangrador (xilografía coloreada, hacia 1500) a Bélgica Chronique Diffusion S.A. Route du Condroz 159, B-4031 Lütlich Alemania El hombre de las linfas y los vasos, preparado de cera de Paolo Mascagni Chronik Verlag llarer.berg Westfalendamm 67, D-44141 Dortmund (sigloxvm) Gráfico por ordenador de la doble hélice del ADN Finlandia Corazón artificial Gummerus Kustannus Oy Pasquín sobre la sífilis, obra de Alberto Durero (1496) P.O.Box2,SF-OOI3l Helsinki Primera Guerra Mundial, Visita matinal al hospital de campaña PvMN Francia Jacques Legrand S. A., International Publishinu Contraportada (desde arriba izquierda): 107, rué duPoint du Jour, F-92100 Boulogne Obtención del suero de la difteria a partir de la sangre de caballo (1906) Trepanación triple del cráneo de un guerrero celta (aprox. 350 a de C) Grecia Puente de oro etrusco (aprox. 700 a de C) Publications Four Epsilon 84 Akademias Street. GR-10678 Atenas El Neubrunnen de Karlsbad (siglo xix) Sala de enfermos medieval del «Hótel-Dieu», París (1482-1483) Gran Bretaña Experimentación con animales llevada a cabo con un mono Chronicle Communications Ltd. Pasteur en su laboratorio (cuadro de A. Edelfelt, 1885; Museo de 16 Invincible Road, Farnborough.GB-llampshircGUU 7QU Versalles) Experimentación con seres humanos como modo de opresión en el Italia campo de concentración de Dachau Amoldo Mondadori Edilore Casella Póstale 1772,1-20100 Milán Brujo africano Ciencia y Caridad de Pablo Picasso (1897; Museo Picasso, Barcelona) Países Bajos Exploración ocular mediante sensores de infrarrojos Agón Uitgeversmaalschappij Recién nacido tras una operación Singel 262. NL-1016 AC Amsterda Representación japonesa del tratamiento de una herida (siglo xiv) Noruega J. W. Cappclens Forlag A/S Kirkegatenl5,N-Oslol EDICIÓN ALEMANA: Titulo original: Die Chronik der Medizin Austria Dirección: Heinz Schott Chronik Verlag Ilarenberg Heizwerkstrasse 10, A-1232 Viena Redactores: Ingo Wilhem Müller, Volker Roelcke, Barbara Wolf-Braun y Hans Schadewaldt Polonia Documentalistas y calendarios: Johanna Bleker, Urs Boschung, Wydawnictwo Kronika Wolfgang U. Eckart, Dietrich von Engelhardt, Friedrun R. Hau, Stefan Nowoursynowska 139, P1.-02-770 Varsovia M. Maul, Ingo Wilhelm Müller, Wolf-Dietér Müller-Jahncke, Charlotte Schubert, Michael Schultz, Eduard Seidler, Wolfhart Westendorf, Rolf Suecia Winau Bonnier Fakta Bokforlag AB Sveavágen 56, S-10363 tstocolmo EDICIÓN ESPAÑOLA: Departamento de Creación Editorial de Plaza & Janes Coordinación: Lorenzo Cortina y Rosa Fenollosa • Suiza Chronik Verlag Harenberg Postfach552,CH-4601 Olten I Adaptación y revisión científica: Dr. Felip Cid, Catedrático de Historia de la Medicina, Barcelona; Directordel Museu d Historia de la Medicina de Catalunya Realización: 3,14 Servicios editoriales, Barcelona ¡a República Eslovaca Fortuna Print GmbH Viktorinova I, SR-82108 Bratislava Edición: Asunción Vilella, Virginia Borra España Coordinación: Artur Klein Plaza & Janes Editores, S.A. Traducción: Susana Andrés, María Bellido, Conny Darilek, Artur Klein, Enric Granados, 86-88, E-08008 Barcelona Manuel Mir, Catalina Perelló, Johanna Reichardt, Karmele Rodríguez, Nuria Roig, José Tola Hungría OfficinaNova Corrección: Isabel Riera Kiscelli utea 102. H-1037 Budapest Ilustración: Montserrat Marcet Compaginación: Pedro González República Checa Producción: Manuel Teso Fortuna Print GmbH Sazecska 8, CR-10825 Praga 10 Dirección editorial: Joaquín Navarro EE.UU. Segunda edición: setiembre, 1994 Ecam Pub'likations Inc. O 1993 Chronik Verlag im Bertelsmann Lexikon Verlag GmbH 105 South Bedford Road. USA-Mount Kisco N.Y. 10549 Güterlsloh/München © 1993 Plaza & Janes Editores, S.A., Enric Granados, 86-88, Canadá Chronicle Publications 08008 Barcelona, para la edición en lengua española 206 St. Paul Street West, C-Montreal. Ouebec 112 Y I 79 ISBN: 84-01-61767-7 (Obra completa) ISBN: 84-01-61768-5 (Tomo 1) Japón Kodansha Ltd. Reservados todos los derechos. Esta publicación no puede ser 12-21, Otowa 2-Chome. Bunkyo-ku. J-Tokyo 112 reproducida, archivada en un sistema de recuperación ni transmitida de ninguna forma ni por ningún medio electrónico, mecánico, por fotocopia Corea del Sur <»^% Dong-Joo Yang, Center forNorth Pacific Affairs o grabación, o de cualquier otra manera, sin la previa autorización escrita »•»- 509 Pine Hill Road. USA-Leonia. N. J. 07 del propietario del copyright. Taiwan Chin Show Cultural Enterprise Fotocomposición: Lorman 2/FNo. 16, Lañe 130, Min Chuan Road, Hsin Tien, Taipei 23120 Fotomecánica: Verdial S.L. y Brepols, Turnhout (Bélgica) Australia Chronicle Australasia Pty Ltd. 487 Maroondah Highway, Ringwood, AUS-Victoria 3134 © Educación Médica Continua 1996 Colombia Crónica de la Medicina Educación Médica Continua. Santafé de Bogotá, D.C. ISBN Obra completa 958-9428-33-9 Chile ISBN Tomo I 958-9428-34-7 Educación Médica Continua. Santafé de Bogotá. D.C. Impreso en Colombia Perú Printed in Colombia Educación Médica Continua. Santafé de Bogotá. D.C.
  3. 3. Sumario Tomo 1 Enfermedad y medicina en la prehistoria 10 Prehistoria- 1599 Desde los orígenes'al 3000 a de C Michael Schultz Crónica hasta el año 3000 a de C 12 Primeras teorías médicas: entre la magia y la razón 16 3000-500 a deC Stefan M. Maul Wolfhart Westendorf Crónica de los años 3000 a 500 a de C Grecia y la medicina europea 34 500 a de C-400 d de C Charlotte Schubert Crónica de los años 500 a de C a 400 d de C 36 Tradición cristiana y medicina árabe 63 400-1450 Friedrun R. Hau Crónica de los años 400 a 1450 65 La medicina entre la magia y el conocimiento 121 1450-1600 Ingo Wilhelm Müller Wolf-Dieter Müller-Jahncke Crónica de los años 1450 a 1600 123 Tomo 2 La química y la mecánica, modelos médicos 162 1600-1879 1600-1700 Wolfgang U. Eckart Wolf-Dieter Müller-Jahncke Crónica de los años 1600 a 1700 164 Principios físicos y morales de la medicina 201 1700-1800 Urs Boschung Crónica de los años 1700 a 1800 203 Entre la filosofía natural y la experimentación 249 1800-1850 Dietrich von Engelhardt Crónica de los años 1800 a 1850 251 Tomo 3 La medicina como ciencia y la patología celular 284 1880-1945 1850-1900 Johanna Bleker Crónica de los años 1850 a 1900 286 Ascensión y crisis de la medicina moderna 340 1900-1945 RolfWinau Crónica de los años 1900 a 1945 342 Tomo 4 Progreso y límites de la medicina actual 475 1946-1992 Desde 1945 hasta la actualidad Eduard Seidler Crónica de los años 1945 a 1992 477 Apéndice 601
  4. 4. Prologo Sigmund Freud aflrmo en cierta ocasion, en el marco de su teoria de da en el campo de la medicina por validez simultanea de ensefianzas y la neurosis: «Cada vez que un ser humano informa sobre hechos pa- practicas heterogeneas. La persecution de las brujas y de la impre- sados, aunque se trate de un historiador, debemos tener en cuenta sion de libros, la astrologia y la magia, el ocultismo y la alquimia de- aquello que traslada al pasado, de manera inadvertida, desde el pre- terminaron en multiples aspectos, en aquella epoca, la vida cotidiana sente o desde los tiempos que median entre la actualidad y el pasado, de los medicos y los farmaceuticos, los cirujanos, los barberos y las con lo que falsea la imagen de aquellos tiempos.» Esta advertencia no comadronas. Precisamente la alquimia se demostro, a principios de la ha perdido actualidad. La cuestion de hasta que punto lo pasado -tan- Edad Moderna, inicialmente como principio de la fundamentacion to lo bueno como lo malo- ha calado profundamente en nuestros hue- quimica de la medicina y la farmacopea (yatroquimica). La anatomia sos y -con frecuencia- nos continua moviendo, no ha envejecido. Si y la psicologia se refundaron en el sentido del estudio directo de la na- analizamos el pasado bajo el punto de vista de esta pregunta podre- turaleza (lectura del «libro de la naturaleza»). Pronto aparecieron mo- mos descubrir cosas sorprendentes. delos matematicos y mecanicos del organismo, la maquina corporal en el sentido de Descartes (yatrofisica), cuyo ejemplo mas destacado lo constituye el descubrimiento de la circulation de la sangre por par- Rasgos esenciales de la historia de la medicina te de William Harvey en 1628. Durante el siglo XVIII, la epoca del enciclopedismo, se establecieron El ser humano de la prehistoria y las epocas mas remotas sufria el los primeros fundamentos solidos de la moderna medicina. La neuro- azote de multiples enfermedades, que todavia nos ocupan en la actua- fisiologia, la embriologia, la formation de los medicos al pie de la lidad desde la artrosis hasta la caries. En ninguna epoca ha existido cama del paciente, el establecimiento de un sistema asistencial estatal un paraiso natural de la salud. En todas las epocas el ser humano se y, finalmente, la generalization de la vacunacion antivariolica, no ha visto amenazado por el dolor, la enfermedad y la muerte, a los que solo indican el progreso cientifico sino tambien la «medicalizacion» ha intentado enfrentarse con todas sus fuerzas y con los medios de de ambitos cada vez mayores de la sociedad. Esto se pone de mani- que disponia. fiesto con especial claridad en el campo del tratamiento de las enfer- En las antiguas grandes culturas de Mesopotamia y Egipto fueron du- medades mentales (psiquiatria) como nueva disciplina de la medici- rante milenios moneda corriente la medicina de origen religioso, ma- na. La dialectica del enciclopedismo fue criticada ya por los romanti- gico y empirico que apenas pueden distinguirse entre si. Los textos cos a principios del siglo XIX: la expulsion de lo irracional en nombre medicos babilonios mas antiguos comprensibles para nosotros, escri- de la filantropia amenazo con volverse en su contra. La medicina bajo tos en escritura cuneiforme, ponen de manifiesto una teoria demono- el signo de la filosofia natural romantica queria estudiar tambien logica sobre el arte de curar. La posesion de los enfermos por parte de cientificamente la «cara oculta» de la naturaleza en el suefio y el deli- demonios y su exorcizacion profesional mediante rituales de curacion rio, en la enfermedad y la muerte. Sus especulaciones cientificas, que constituyen un concepto de curacion primitivo, cuyos rastros han so- sirven de inicio a la moderna psicologia medica, fomentan tambien la brevivido hasta la actualidad de forma secularizada, por. ej. en los me- medicina experimental. Impulsan de este modo la aparicion de la lla- todos de tratamiento utilizados en la psicoterapia. Los conjuros, las mada medicina cientifica, a partir de mediados del siglo XIX, cuyo adivinaciones y los medios magicos asi como, entre otras cosas, los primer pilar fue la patologia celular creada por Rudolf Virschow. amuletos, completaban el conjunto de consejos practicos para el La historia de la ciencia aparecia en la epoca del darwinismo como un diagnostico y la terapia, tal y como recogen los escribas de los farao- desarrollo constante del progreso cientifico: del animismo y las nes en sus papiros. creencias demoniacas de los primitivos, pasando por la religion y la magia durante la Antigiiedad y la Edad Media, hasta llegar a la eman- La fundamentacion de la medicina europea en la Antigua Grecia gra- cipation definitiva de las ciencias (naturales) modernas de las atadu- cias a los escritos de Hipocrates, se basa esencialmente en el concep- ras de la teologia o la filosofia. En este aspecto la medicina parecia to del poder curativo de la naturaleza (physis), que la medicina natu- avanzar victoriosa hacia finales del siglo XIX, bajo la forma de medi- ral reivindica como propio. Se cumple algo semejante en el caso de la cina cientifica. El triunfo de la bacteriologia, iniciado por Louis Pas- imagen filosofica de la naturaleza del ser humano y el microcosmos teur y Robert Koch, caracteriza esta conception de la historia. La pre- (microcosmos-macrocosmos), de la teoria de los fluidos (patologia ocupacion se centraba en amenazas, de las que se responsabiliza al humoral), asi como de la teoria de una vida sana (dietetica). Sorpren- proceso de civilizacion y que ponen evidentemente en tela de juicio el dentemente, el «nacimiento» de la medicina cientifica no sustituyo en avance de la medicina, incluso de la cultura humana, tales como la si- la Antigiiedad clasica, incluso en su formulation sistematica por par- tuation precaria de la higiene social, la degeneration biologica y el te de Galeno, a la medicina religiosa. Muy al contrario, el culto a los declive («degeneracion») de la raza. dioses con poderes curativos -el principal de ellos Asclepio- florecio junto con aquella medicina. Ambos sistemas se complementaron. La Edad Media nos confronta con un desarrollo desigual. La tradi- tion de la medicina antigua se cultivo y continuo desarrollando en el Entre el progreso y la crisis - los retos eticos Oriente, donde cabe destacar, en primer termino, la medicina arabe junto a la bizantina. Se extendio junto con el Islam por los centros Hace unos 100 anos la medicina y la sanidad alcanzaron defmitiva- cientificos y las escuelas de medicina de Occidente (entre otras ciuda- mente una forma cuyos contornos podemos reconocer todavia en la des, en Bagdad y Gondishapur). Por el contrario, la llamada medicina actualidad: investigation basica en los laboratorios, higiene con ba- conventual tuvo una influencia comparativamente menor en el Occi- ses bacteriologicas en la practica clinica, establecimiento de la segu- dente latino. Su practica medica basada en las plantas y la atencion ridad social mediante las cajas de enfermedad y los medicos que tra- hospitalaria apenas puede compararse con el nivel cientifico de la bajan para ellas, creacion de hospitales, dispensarios e instalaciones cultura medica arabe, con autores de la importancia de Rhazes, Avi- de atencion. La especializacion continuo progresando. Sin embargo, cena y Abulcasis. Las traducciones al latin de los escritos antiguos y la crisis social en los paises industrializados marcados por las tenden- arabes durante la Alta Edad Media, llevada a cabo por sabios judios, cias nacionalistas, reforzada por la Primera Guerra Mundial, se pone cristianos y musulmanes, dieron el impulso para la creacion de las de manifiesto tambien en la medicina. Sus maravillosos metodos primeras universidades en Occidente, tanto en Francia como en Italia, cientificos -mencionaremos aqui unicamente los rayos X, las vacu- asi como para el establecimiento de la medicina escolastica. naciones preventivas y la quimioterapia- apenas parecian poder re- Las devastadoras epidemias de peste (muerte negra) dieron lugar, a sistir al declive, biologicamente evitable, debido a una civilizacion partir de 1347, a una de las convulsiones mas permanentes de la his- que tiene efectos nocivos sobre la herencia. toria de la humanidad, que desemboco en el Renacimiento. Esta rup- tura en la historia de la cultura y la ciencia europeas esta caracteriza- Las concepciones criticas y sociales de la medicina, como las planteo el primer psicoanalisis plagado de aspiraciones filosoficas, o las ini-
  5. 5. ciativas de reforma social, como las concibieron los médicos estudio- cionales, que han conservado evidentemente su poder de atracción sos de la sexualidad, apenas pudieron hacer nada en contra del signo Son conscientes de que en alguna época fueron parte de la «medicina de los tiempos. Los esfuerzos en el campo de la higiene social durante académica» y que se aplicaron de manera completamente «conven- la República de Weimar, por ejemplo, en la atención a los lisiados, la cional». La medicina tradicional china e india (Ayurveda) subsiste in- profilaxis de las epidemias y la educación sanitaria, cambiaron poco cluso hasta nuestros días incluso de manera oficial. Posiblemente es- la situación de penuria existente. tas concepciones puedan impulsar en un futuro el estudio de los pro- Los nacionalsocialistas pusieron en práctica, con la ayuda de algunos cesos curativos basados en la religión, la filosofía natural y la médicos, las concepciones basadas en la biología de la herencia y las etnomedicina. razas. Dichas concepciones las había establecido -incluso en la Gran Durante la redacción de la presente obra descubrí con sorpresa la Bretaña y Francia- años y decenios antes de la toma del poder por gran cantidad de zonas oscuras que abarca nuestra historia y hasta parte de los nazis, la disciplina conocida como eugenesia (higiene ra- qué punto se corresponden éstos con los problemas de la política de cial). Además, introdujeron la concepción, basada en criterios econó- salud y social. Así, todavía no existe un análisis profundo de la exten- micos, de la «eliminación de las vidas que no merecen la pena vivir- sión global de la medicina occidental, que se practicó inicialmente se» y en un fanatismo del rendimiento orientado a «toda la pobla- como medicina colonial en el llamado Tercer Mundo. También se ha ción». Tras la Segunda Guerra Mundial, la ética médica está dejado de lado la historia de la medicina «desde abajo», es decir, des- impregnada hasta la actualidad, sobre todo en Alemania, por la discu- crita desde el punto de vista del paciente. Además tampoco se dispo- sión relativa a esta «medicina deshumanizada». ne de una etnomedicina transcultural que pudiese comparar sistema- La antigua euforia de progreso se ha convertido en gran medida en es- ticamente y aproximar críticamente entre sí los diversos sistemas me- cepticismo. Se toma conciencia de los peligros de la medicina en dicos. (Las medicinas tradicionales china e india no han llegado a aquellos ámbitos en los cuales la transgresión de los límites da lugar Occidente de forma suficientemente amplia.) Esto quedó especial- a la crítica y la controversia como paradigmas éticos. De este modo, mente patente durante la reunificación súbita de las dos Alemanias, el diagnóstico de la muerte cerebral, los trasplantes de órganos, la que permitió analizar la medicina de la antigua República Democráti- medicina reproductiva y la ingeniería genérica, por mencionar única- ca Alemana (RDA) desde el punto de vista de la medicina de la Ale- mente algunos, si bien han resuelto viejos problemas han planteado mania Occidental. simultáneamente otros completamente nuevos. Las comisiones de ética, cuya existencia data de hace un par de décadas, si bien pueden reflejar preocupaciones y miedos muy extendidos no pueden sin em- Una historia escrita con carácter personal bargo, en modo alguno, eliminar su razón de ser. La «CRÓNICA DE LA MEDICINA» no da respuestas a estas cuestiones. Sin embargo, sí puede relativizar los problemas, es decir, situarlos en relación con El historiador de la medicina Henry E. Sigerist escribió, hace tres de- los hechos históricos. De este modo, a la vista de las dos catástrofes cadas, en la introducción de su gran obra Orígenes de la Medicina; que supusieron las dos guerras mundiales, las posibilidades de ofre- «Como cualquier creación artística, un libro de historia tiene tambien cer ayuda por parte de la medicina parecen un tanto pobres mientras un fuerte carácter personal. El historiador no puede crear con la mis- que, a la vista de la miseria que azota el Tercer Mundo, los grandes ma libertad que un poeta. El objeto de su exposición le viene dado y avances de la biotecnología pierden en gran parte su esplendor. Cada los métodos de la investigación histórica imponen unos límites muy vez será más difícil abstraer del marco global los campos de la medi- estrechos a su fantasía. No lo es menos mi propia experiencia, que cina y la salud. comunico sobre la base de mis trabajos, mi exposición de la historia, como yo considero que es verdad.» Esta visión es válida también para la presente «CRÓNICA DE LA MEDICINA». La sucesión cronológica de sucesos, sumario de los te- Alternativas terapéuticas - complementos históricos mas importantes en artículos individuales, la adición de documentos gráficos adecuados, así como la relación cronológica de las épocas y Los últimos decenios han traído consigo una avalancha de nuevos co- los episodios, tienen su base objetiva en las fuentes o en las corres- nocimientos y habilidades, que afectan, entre otras áreas, a la técnica pondientes exposiciones que pueden hacernos plausibles los hechos médica, a la medicina intensiva, a la biología molecular y a la genéti- originales. Asimismo, la selección, interpretación y ordenación de 1os ca humana. El malestar en y el descontento con la llamada medicina materiales depende también de nuestras creencias y posturas perso- académica, a la que se le supone una orientación exclusiva a los mé- nales. todos de la medicina tecnológica y científica (medicina basada en los La «CRÓNICA DE LA MEDICINA» es el resultado de una estrecha aparatos), continúa y continuará siendo un tema permanente de deba- cooperación. Las compañeras y los compañeros de profesión no solo te público. han redactado artículos generales sino que me han ayudado ademas a Esto permite entender la búsqueda de la «medicina alternativa» ade- redactar los de contenido difícil. Muchos expertos, que no se mencio- cuada, de acuerdo con métodos no convencionales, como, por ej., la nan en los créditos, apoyaron el proyecto de este libro con sus conse- homeopatía y la antroposofía. Si abstraemos de la solidez de la crítica jos y su contribución. Me gustaría dar las gracias a todos los que me que se hace a la «medicina académica», podremos apreciar sin duda, han ayudado. Asimismo agradezco el apoyo que me han brindado en la nostalgia de alternativas terapéuticas, restos de tradiciones an- mujer y mis hijos. Espero que la lectura de este libro se convierta para cladas en la religión y la magia (filosofía natural). Éstas quedaron el lector en una experiencia emocionante. arrinconadas (en Europa) durante la Edad Moderna. Desde entonces llevan una existencia propia en gran medida ignoradas por la ciencia. Bonn, junio de 1993 La «CRÓNICA DE LA MEDICINA» explica estos conceptos tradi- Heinz Schott <] La primera demostración pública de una operación bajo narcosis con éter, él 16 de octubre de 1846 en el Massachusetts General Hospital (Boston), marca el inicio de la moderna anestesia. El odontólogo William Morton sujeta la bola de cristal que contiene el éter sulfúrico mientras que el cirujano John Collins Warren elimina una tumefacción del cuello del paciente anestesiado (obra de Robert Hinckley, 1882).
  6. 6. Enfermedad y medicina en la prehistoria Desde los orígenes al 3000 a de C Los conocimientos que se tienen sobre el índice de mortalidad y el la caries dental no debería considerarse, de forma irrefutable, una en- tipo de enfermedades que padecían los seres humanos de las pobla- fermedad propia de los seres civilizados. ciones pre y protohistóricas se basan casi exclusivamente en los ha- Las fracturas de huesos y las dislocaciones de miembros con bastante llazgos arqueológicos. Dado que no se dispone de ningún documento frecuencia se pueden determinar en los restos de estos seres humanos escrito de esta época, la información acerca de la vida de los pueblos que vivieron en el Paleolítico. Así, se sabe que el hombre Neandertal prehistóricos sólo puede provenir de un estudio cuidadoso del mate- de Chapelle-aux-Saints padeció una importante artrosis de la región rial hallado en las excavaciones. Para la historia de la medicina, en es- cervical de la columna vertebral. Asimismo se han apreciado hallaz- pecial para la paleontología, que trata de las enfermedades que su- gos muy similares en los restos óseos del llamado nombre de Cro- frieron nuestros antepasados, el estudio de esqueletos humanos cons- Magnon {Homo sapiens sapiens), que habitó hace aproximadamente tituye la fuente principal. Estos nos dan pistas acerca del tipo, el 30 000 años en el Sur de Francia. Sin embargo, ninguno de estos res- origen y la frecuencia de ciertas enfermedades, así como de los recur- tos óseos muestra evidencia alguna de que se emplearan métodos sos empleados por la medicina de aquella época. como entablillamiento o cualquier otro tratamiento de la herida. No obstante, se carece de información que permita conocer los méto- En el ámbito de la cultura del antiguo Homo sapiens se datan algunas dos de curación y los medios empleados para ello en la prehistoria. de las llamadas estatuillas de las Venus, que por regla general repre- Esto se debe sobre todo al hecho de que únicamente algunas culturas sentan mujeres exageradamente obesas. Estas figuras seguramente del neolítico y de la Edad de Bronce temprana disponían de escritura. respondían a algún tipo de rito religioso, ya que una obesidad como 1a Los informes, importantes desde el punto de vista de la historia de la que presenta la famosa Venus de Willendorf (Austria) sólo podría ca- medicina, procedentes de esta época no se han dado a conocer toda- talogarse de enfermiza. vía. Por este motivo sólo se puede especular al tratar el tema de los métodos de curación, y sólo en muy pocos casos se pueden confirmar dichas hipótesis gracias a los hallazgos de esqueletos (trepanación). La vida sedentaria aumentaba el peligro de contagio Con frecuencia, los huesos se conservan en muy mal estado debido a una destrucciónpost mortem, como puede ser la erosión del suelo. En estos casos sólo se puede llevar a cabo un estudio limitado, que no Son muchos los restos de esqueletos, completos, que se conservar permite dar a conocer con exactitud el estado de salud de aquella per- tanto de la época del Neolítico (en Europa h. 5500-2200 a de C) sona en el momento de su muerte. como del Paleolítico y el Mesolítico. A ello se debe, pues, que dis- pongamos también de mejores conocimientos acerca de las enferme- Este tipo de investigaciones centradas en un solo individuo, si bien dades que afectaban a los hombres del Neolítico y de los métodos de son muy interesantes, dicen poco acerca de las condiciones de vida y curación practicados en aquella época. Durante el Neolítico se produ- de las enfermedades que afectaban a poblaciones más numerosas. Por jo el paso de la vida nómada, dedicada a la caza, a la vida sedentaria, ísta razón, el estudio de una necrópolis completa con esqueletos rela- centrada en la agricultura y la ganadería. Este importante cambio en tivamente bien conservados permite llegar a conclusiones mucho más la estructura económica fue bautizado por el arqueólogo británico V fiables acerca de las causas y de la frecuencia en la aparición de rier- Gordon Childe, en la década de los años treinta, como la «Revolución as enfermedades que afectaron a una población en concreto. Sólo neolítica». Sin embargo, hoy en día sabemos que no se trató de una ma valoración demográfica permite llevar a cabo la reconstrucción auténtica «revolución». De todos modos, nadie discute que en ese iel estado de salud de una población. momento se produjera un cambio cultural de grandes dimensiones, que repercutió decisivamente en las causas, la expansión y la frecuen- cia de las enfermedades. Así, la forma de vida de las poblaciones se- Las caries y la artrosis en el hombre de Neandertal dentarias que practicaban la agricultura supuso seguramente para el ser humano de la cerámica cordada del sexto milenio a de C -en com- üomo es bien sabido, son muy pocos los restos óseos que se han con- paración con una población de cazadores y recolectores- un mayor lervado de las primeras etapas de la evolución del hombre (corres- riesgo de contraer ciertas enfermedades. Así, por ejemplo, apareció >ondientes a la época del Homo erectus, que vivió hace aproximada- con una relativa frecuencia la sinusitis crónica -provocada por el nente 500 000 años). Y como por regla general aparecen de manera humo de fuegos abiertos dentro de las casas. La convivencia de un nuy fragmentaria, no son adecuados para la realización de estudios gran grupo de seres humanos en un espacio comparativamente pe- le carácter demográfico. Sin embargo, posibilitan -junto con los de- queño -sobre todo durante los meses invernales- trajo consigo un au- nás restos materiales de su cultura- llegar a ciertas conclusiones, li- mento del peligro de contagio, que se vio agravado, además, por la to- nitadas, en lo que se refiere a las condiciones de vida de la población tal inexistencia de instalaciones sanitarias. irehistórica. El estudio de las enfermedades carenciales que se pueden detectar en ,os paleoantropólogos han encontrado, en el transcurso de los últi- los esqueletos prehistóricos permite llegar a conclusiones diferencia- ios 100 años, muchos huesos humanos fósiles en los que se aprecian das acerca de una alimentación insuficiente o errónea. Entre las enfer- aarcas claras de ciertas enfermedades. Por ejemplo, en el cráneo del medades carenciales más extendidas que podemos reconstruir hoy en ombre Neandertal de Gibraltar se han hallado dientes con caries, día se encuentran la anemia, el escorbuto (falta crónica de vitamina ambién se han apreciado en el llamado cráneo de Rodesia. El cráneo C) y el raquitismo (carencia crónica de vitamina D). aliado en Broken Hill, actual Zambia, presenta características tanto e Homo erectus como de Homo sapiens neanderthalensis. En este raneo se puede apreciar una gran formación de abscesos provocados Enfermedades en articulaciones y dientes según los esqueletos or dientes cariados. El Neandertal de Chapelle-aux-Saints, que vi- ió hacia el 40 000 a de C, muestra una temprana pérdida de las pie- La artrosis se considera por regla general una enfermedad de desgaste as dentales, que se debió seguramente a algún tipo de afección en los de las articulaciones. Se piensa que la causa principal por la que apa- ientes y en los maxilares..Todos estos hallazgos, datados en el Pa- rece es una carga física unilateral permanente o un trauma (lesión) de iolítico, son interesantes, ya que constatan de alguna manera que las la articulación. El desgaste de la articulación producido por una so- aries, como se ha considerado con frecuencia, no son una enferme- brecarga de peso posiblemente se puede relacionar con un cierto pa- ad de la civilización. Como ponen de manifiesto los casos citados, trón de vida repetido de forma continua por la persona que lo sufre. ii última instancia las caries ya se producían en la prehistoria de la Gracias a los resultados de un estudio paleopatológico, se pueden ex- umanidad y en la actualidad -como han demostrado los estudios traer conclusiones de las actividades que tanto los hombres como las ¡alizados por el primatólogo Adolph H. Schultz- son también fre- mujeres del Neolítico desarrollaron en un estricto cumplimiento de la jentes entre los antropoides que viven en libertad. Por este motivo, división del trabajo. Sin embargo, hasta ahora sólo se ha podido estu-
  7. 7. diar el desgaste de las articulaciones de unas pocas poblaciones, por día en la Edad Media con las víctimas de las epidemias. Los restos lo que todavía se dispone de muy pocos datos. óseos procedentes de todo el mundo demuestran que las enfermeda- Durante el período Eneolítico se estableció en Ucrania (h. el III mile- des tumorales aparecieron ya hace miles de años. nio a de C), cerca de la actual población de Bastecki, un grupo de Las huellas dejadas por enfermedades infecciosas se encuentran con agricultores cuyos esqueletos se han podido someter recientemente a mucha mayor frecuencia que las dejadas por enfermedades tumora- un estudio paleopatológico. La vida debió ser relativamente dura en les. Así, en casi el 2 % de los cráneos de los adultos procedentes de aquella época, dado que de los 32 adultos de esta necrópolis, cinco Aiterhofen, se ha podido establecer la presencia de una osteomielitis. hombres presentaban fracturas óseas bien curadas. El tipo de cura- Entre los niños, la enfermedad aparece con mucha más frecuencia, ción no excluye en dos casos -una rotura del codo y una rotura del pe- aproximadamente entre el 4-5 %. También es relativamente fácil ha- roné- el entablillado de los miembros afectados. En otros huesos se llar los rastros dejados por reacciones infecciosas de los tejidos del aprecian lesiones causadas por hachas de guerra fabricadas con pie- cerebro. Estas enfermedades infecciosas, que a menudo iban acompa- dras. A un hombre de unos 40-50 años de edad le destrozaron la cara y el nadas de la pérdida de sangre, se iniciaban con frecuencia a causa de cráneo con un arma de este tipo. En el caso de esta población guerrera se una infección del oído medio, relacionada en muchos casos con irrita- analizaron también las articulaciones de los adultos para determinar ciones de los senos paranasales. Las características principales de 1as si habían padecido artrosis. En comparación con otras poblaciones enfermedades infecciosas de las meninges son, en los restos arqueo- prehistóricas, en ésta se apreciaron pocas señales de desgaste. lógicos, finas deposiciones escamosas y signos de una presión cra- Cabe destacar, como es lógico, que los hombres presentan por regla neal alta. Estas modificaciones se encuentran a menudo en los cra- general un desgaste más intenso de las articulaciones que las mujeres. neos de niños prehistóricos. Entre los hombres, la articulación de la rodilla era la más afectada. Le Una de las causas más frecuentes de la aparición de enfermedades in- seguían en segundo lugar las articulaciones del codo y del hombro. fecciosas debió ser la deficiencia de las medidas higiénicas y sanita- En cuanto a la intensidad de la afección, las articulaciones de la rodi- rías. Cabe suponer que en el caso de poblaciones que practicaran el lla, del hombro, del codo y de la mano en los hombres presentaban pastoreo, el peligro de infección fuera especialmente elevado, dado aproximadamente el mismo valor que en el caso de las mujeres alcan- que algunas de las enfermedades que padecía el ganado podían ser zaba la articulación del hombro. Entre las mujeres, las articulaciones peligrosas para los seres humanos. Pongamos por ejemplo el carbun- lesionadas con mayor frecuencia eran la de las mano y la del hombro. co o la llamada peste de los conejos. El riesgo de infección es todavia Llama la atención el hecho de que en esta población eneolítica la arti- mucho más elevado, cuando los hombres y sus respectivos animales culación de la cadera no presentase apenas lesiones, mientras que en- domésticos conviven bajo un mismo techo, una costumbre arraigada tre los centroeuropeos actuales las articulaciones de la cadera y de la en esta época. Pero puesto que dichas enfermedades no dejan huellas rodilla son las que con mayor frecuencia presentan desgaste articular. en el esqueleto, es imposible demostrar con seguridad su existencia. El estudio de los dientes y las mandíbulas de esta población eneolíti- Por el contrario, existen otras enfermedades de los órganos internos ca ucraniana demuestra que únicamente el 11 % de los hombres de que se pueden diagnosticar muy bien gracias a los hallazgos arqueo- mayor edad padecían caries, mientras que aproximadamente el 76 % lógicos. Por ejemplo, una pleuritis o un acceso de pleura dejará ras- de los adultos estaban afectados por enfermedades infecciosas de las tros evidentes en las superficies interiores de las costillas. Una enfer- encías. El motivo de esta tasa relativamente elevada de parodontopa- medad crónica del corazón, del sistema circulatorio o de los pulmo- tía fue con toda probabilidad una higiene.bucal insuficiente. Esta su- nes puede dar lugar a la aparición de restos semejantes a cortezas de posición se ve confirmada por los restos de sarro dentario. Aproxi- árbol en los canales de los huesos largos de las extremidades inferiores madamente en el 88 % de las dentaduras de los adultos se ha podido res. Estas pequeñas modificaciones óseas se han podido demostrar en reconocer el ataque del sarro dentario. La extremadamente baja fre- algunos esqueletos procedentes de la necrópolis de Aiterhofen (Baja cuencia de las caries es una prueba de que estos individuos ingerían Baviera) y en un esqueleto neolítico de la cultura de Badén proceden- una alimentación poco cariogénica. Esta suposición se pudo confir- te de Leobersdorf (Baja Austria). mar también gracias al tipo e intensidad de la abrasión dental. Las dentaduras de las personas enterradas en la necrópolis de la pobla- Con anterioridad hemos hecho ya referencia a las lesiones. A este res- ción de la cultura de la cerámica de bandas de Aiterhofen, en la actual pecto cabe destacar los recientes hallazgos efectuados en el enterra- Baja Baviera, dieron como resultado una frecuencia más elevada de miento masivo de Talheim (Württemberg), donde se han extraído va- enfermedades. Aproximadamente el 37 % de los dientes definitivos rios esqueletos que mostraban lesiones craneales que no habían per- presentaban lesiones provocadas por las caries. En definitiva, se pue- mitido la supervivencia a sus poseedores. Entre la lesión de la bóveda de afirmar que la frecuencia de aparición de caries en la época del craneal y la trepanación (perforación del cráneo) existe una relacion Neolítico era seguramente igual a la del período glacial posterior o in- muy estrecha. Investigaciones recientes han demostrado que durante cluso a la de la Edad Media europea. el Neolítico se practicaban trepanaciones, en muchos casos despues de un trauma en la bóveda craneal. En estos casos se retiraban frag- No se ha podido demostrar en esta época -con una sola excepción- la mentos de hueso para que la herida pudiese curarse mejor y no se for- existencia de tratamientos dentales. Pia Bennike logró detectar en mará, a causa de una hemorragia o de un edema, una presión craneal 1985, después de estudiar algunos dientes neolíticos procedentes de que pudiera poner en peligro la vida. Dado que el hombre pre y proto- Dinamarca, la presencia de perforaciones en las superficies exteriores histórico disponía seguramente de unas defensas mejores que 1as de éstos. Esta autora cree que tales perforaciones se practicaron en nuestras, muchos debían ser capaces de superar relativamente bien seres vivos. una intervención de este tipo. Se han hallado cráneos prehistóricos, con varias heridas bien curadas de trepanaciones, realizadas todas ellas en épocas distintas, que permiten confirmar esta suposición. Ia Enfermedades tumorales e infecciosas técnica más antigua para abrir la bóveda craneal de un ser humano vivo resulta ser asimismo la menos traumática. Con un pedernal se En algunos casos se ha podido establecer en los restos óseos pre y abría -después de retirar la piel que cubría la cabeza- la bóveda cra- protohistóricos la presencia de enfermedades tumorales. Éste es el neal ósea en una zona determinada. Las posibilidades de superviven- caso de la necrópolis de Viessenháuser Hof, cerca de Stuttgart. Las cia después de una operación de este tipo eran de un 63 % en el Neoli- primeras investigaciones han dado como resultado una frecuencia de tico. Sin embargo, para el método más moderno practicado por 1os tumores algo superior al 10 %. Esta cifra, muy superior a la media, no griegos y los romanos, realizado con un trépano de corona, las posibi- se ha podido confirmar por ej momento. Posiblemente se trate de un lidades de supervivencia eran tan sólo de un 50 % de media. lugar de enterramiento en el que se depositaban sobre todo los cuer- pos de personas afectadas por enfermedades singulares, como suce- Michael Schultz
  8. 8. Prehistoria y protohistoria hasta el año 3000 a de C 70 000 000. Hacia finales del 15 000-10 000. Los restos Mesozoico (formación cretácica) esqueléticos del Paleolítico aparecen los primeros primates muestran el desgaste de los (orden de los primates dentro de dientes, tumores, artropatías (gota), la clase de los mamíferos). fracturas de huesos e indicios de enfermedades infecciosas 6 000 000-3 700 000. En Kenia ( - pág. 15). se encuentran restos del hombre primitivo: el australopithecus. 10 000-7000. A comienzos del Mesolítico cambia la manera 900 000-720 000. Se identifican las de vivir del hombre. De la caza primeras huellas de miembros de la y la recolección se pasa a la vida familia Homo en la estepa europea, sedentaria y los hombres se siendo el primer europeo conocido procuran sus propios alimentos el Homo erectus Heidelbergensis gracias a la práctica de la (Hombre de Heidelberg). Es agricultura y la ganadería. probable que existieran otras Las construcciones tumulares, que especies de Homo erectus hacia el aún se conservan en la actualidad, 500 000 (quizás incluso más tarde) erigidas en parte con bloques y en Grecia, cerca de Salónica. Se placas de piedra, son una prueba trata, probablemente, de las de que los hombres de la Edad de primeras especies humanas de Piedra practicaban ya algún Europa que emplearon el fuego. tipo de culto. Hacia 200 000. El hombre de Esta pintura del Paleolítico inferior muestra un mamut con una mancha en la zon< Neandertal habita en Europa Hacia el 10 000-9000. Un grabado del pecho, que representa el corazón (Cueva de El Pindal, España). Occidental y sur de Europa, así en hueso, datado en el como en el Próximo Oriente. Una Magdaleniense, representa un rito mágico: ocho hombres provistos especie similar de la familia de los homínidos vive en Sudáfrica: es el llamado Neandertal del trópico. de lanzas salen al encuentro de un bisonte. Hacia el 10 000. Tras las primeras Aliados con los dioses Hacia el 70 000-30 000. Las 25 000 a de C. En Europa Occi- El chamán elabora también reme herramientas del hombre de domas del reno en el norte de Neandertal que se encontraron Eurasia, el hombre comienza a dental se hallan los primeros tes- dios medicinales a partir de rece en cavernas y nichos de los ríos tener animales domésticos de timonios del primitivo chamanis- tas secretas y, como profeta, pre forma sistemática. mo. Las pinturas rupestres mues- Moustier y Dordoña son una dice peligros para el cuerpo o 1¡ prueba del uso que aquél hacía de Alrededor de 6000. En el norte tran a los chamanes adornados vida de sus semejantes. los utensilios de piedra (punzones). de África se practica la trepanación Asimismo, existen indicios, en la con plumas o con cuernos de ani- Sin embargo, para extraer conclu de cráneos, es decir, se realizan llamada cultura musteriense, del operaciones para perforar el males. En la comunidad de caza- siones sobre esta medicina no sir empleo del fuego y de la práctica cráneo en personas vivas. Uno de dores y recolectores, el chamán es ven ni las pinturas rupestres, comí de ritos funerarios. los hallazgos más antiguos son los el «elegido», ya que está en con- las de Lascaux, ni las prácticas di Hacia el 40 000. Aparece el cráneos trepanados de Taforalt tacto directo con los dioses. Uno los «hombres de medicina», o cha hombre de nuestros días, el Homo (Marruecos), que datan del Neolítico Superior. La trepanación de sus fines es combatir las enfer- manes, de los pueblos primitivo: sapiens, cuya cultura está más medades, que se consideran obra desarrollada que la del hombre se practica en casi todas las de S iberia y de las tribus indias d( de Neandertal. Emplea utensilios culturas primitivas (-* pág. 14). de un espíritu maligno, mediante Norteamérica, que practican aúi de piedra de menor tamaño Hacia el 4000 a de C. En el rituales de curación. hoy en día ritos de curación. (láminas y hoces), herramientas Mesolítico se lleva a cabo la de hueso y adornos. trepanación de cráneos en la zona Copia de una pintura 25 000. Existen pruebas de formas del norte de Alemania y mural de la cueva primarias de chamanismo en Dinamarca. Todavía no se conocen de Lascaux. Probable- Europa Occidental. En opinión las motivaciones de estas mente, la pintura de varios expertos, una pintura operaciones, en las que se abría el cráneo a personas vivas. representa a un rupestre del neolítico encontrada Sin embargo, se sabe que solían chamán practicando en la cueva de Lascaux, en el sur de Francia, muestra un chamán practicarse a individuos que habían un hechizo para la practicando un hechizo para la sufrido alguna lesión craneal. caza. Otros hallazgos caza (—* pág. 12). A partir de 3500. Al sur de anteriores constatan 20 000-11 000. El Homo sapiens Mesopotamia se desarrolla la también la «corona- abandona el continente africano y civilización Sumeria (Uruk). ción» del hechicero se extiende por Eurasia, noreste de La medicina de los sacerdotes con la cornamenta Asia, Japón, América del Norte, sumerios podría haber sido similar de un animal. Dado América Central y América del Sur. a la de los posteriores asirios y que, en sus orígenes, De estas migraciones surgieron los babilonios. el chamanismo estaba esquimales y los indios americanos. Hacia el 3200. Surge la escritura relacionado con la Alrededor de 15 000. En el más antigua en Uruk. Figuras y caza, sólo los hombres Paleolítico aparecen por primera cifras se graban en tablillas de participaban en los vez representaciones de hombres barro con el fin de documentar el complejo proceso económico ritos; no se tienen y animales en la pintura parietal, en relieves y estatuillas. utilizado para la administración del pruebas de la Además de los rituales para la templo. La tabla médica de Nippur, existencia de mujeres caza, los temas principales son que recoge recetas para la chamanes hasta el la maternidad y la fecundidad, elaboración de medicamentos, es uno de los primeros textos médicos Neolítico. Entre los representadas por voluminosas conocimientos de los que se conocen (—• h. 2100-2000 figuras de mujeres, llamadas Venus hechiceros se contaba a de C/pág. 23). ( - p á g . 13). el saber médico.
  9. 9. 25 000-3001 a de Símbolos de fecundidad Hacia 15 000 a de C. En el Pa- Las Venus también han surgido en leolítico, desde Siberia hasta el otras épocas y culturas, como lo sur de Europa, los hombres mode- demuestra una estatuilla mexica- lan estatuillas en forma de mujer; na del siglo II a de C. Para los son las llamadas Venus. Es proba- pueblos primitivos de Norteamé- ble que estas pequeñas estatui- rica y del noreste de Asia aún tie- llas, en las que destacan especial- ne sentido la idea de la existencia mente las partes del cuerpo rela- de seres femeninos superiores, ya cionadas con la nutrición y la sea en forma de diosa femenina de gestación (pecho y vientre), simbo- los infiernos, de madre de la tribu, licen la fecundidad y el embarazo. de diosa de los animales, etc. En La más conocida, la «Venus de este contexto, parece obvio que Willendorf» (Baja Austria), pre- las Venus de la Edad de Piedra es- senta los pechos, el vientre, las tuvieran relacionadas con ideas nalgas y los muslos abombados y mágicas: posiblemente personifi- colgantes. El peinado está muy caban al espíritu protector de los elaborado, la cara carece casi de cazadores, a la diosa de las fuer- contornos, y las piernas y los bra- zas de la Naturaleza, a la madre zos apenas están insinuados. primitiva de los seres vivos y a la Además de estas Venus, que apa- protectora del hogar. recen generalmente de pie, existen Sin embargo, todas las interpreta- otras agachadas, en una postura ciones siguen siendo meras espe- como la del parto. Son frecuentes culaciones, en especial la hipóte- las esculturas que representan sis de que fuesen la constatación partes del cuerpo, como el sexo de un primitivo matriarcado. Asi- femenino o los pechos, que en mismo se ha rechazado la idea de ocasiones se llevan como colgan- que se utilizaran como juguetes o tes, a modo de talismanes. Los in- de que fueran retratos de perso- vestigadores piensan que a estas nas. Esto refuta la hipótesis de esculturas y estatuillas de las Ve- que se tratase de la representación nus o bien se les atribuía el poder de uña obesidad patológica o de mágico de favorecer la fertilidad, un ideal de belleza, comparable al o bien se trataba simplemente de de ciertos pueblos que consideran representaciones de diosas de la la obesidad como una expresión «Venus de Willendorf», símbolo de la fecundidad, del Paleolítico inferior. La anchu maternidad. del atractivo femenino. de la pelvis corresponde casi a la mitad de la altura del cuerpo (110 mm). La «Mujer de Laussel» (Dordoña, Francia) «Venus de Unter-Wisternitz», es- «Venus de Savignano» (Italia), fi- ídolo femenino de Mesopotamia (5 a de C). . lleva un creciente lunar como símbolo de la cultura de barro cocido (Dolní gura femenina sin rostro y de ca- formas corporales aparecen muy resaltadas, m¡ renovación continua de la vida. Véstonice, Rep. Checa). beza puntiaguda. tras que la cabeza sólo se insinúa.
  10. 10. 25 000-3001 a de C Cráneos raspados y perforados en la Edad de Piedra Hacia 6000 a de C. Como de- sión de extraer los malos espíritus muestran gran cantidad de hallaz- de la cabeza de los posesos (epi- gos de América del Norte y del lépticos). Estas hipótesis y otras Sur de Europa, las trepanaciones similares son hoy día poco plausi- eran frecuentes en el Neolítico. bles, ya que carecen de base histó- El hombre de la Edad de Piedra rica y no pueden considerarse pro- llevaba a cabo tanto operaciones badas. Carecemos, pues, de datos superficiales en las que no perfo- concretos que permitan demostrar raba la cavidad del cráneo, como las motivaciones para practicar intervenciones que implicaban la dichas trepanaciones. ruptura de la bóveda craneal. Es- tas operaciones, denominadas tre- panaciones (del gr. trypanon, lat. Conservado después de la trepanum = trepanador, perfora- muerte dor), se practicaban no sólo a los Se tienen pruebas de la existencia muertos, sino también a personas de un culto a los cráneos humanos vivas. Además, la cicatriz (forma- ya en la Edad de Piedra: tumbas ción del callo óseo) en la zona de en las que sólo se han hallado la trepanación de los cráneos ha- huesos de cráneos o los rituales en llados confirma que muchos de los que se depositaba un solo crá- estos pacientes sobrevivían a la neo. También son notables los ha- intervención. llazgos de numerosos fragmentos La mayoría de las veces se perfo- de huesos procedentes de las tre- raba el hueso temporal, y a veces panaciones. Estas «rotondas» es- el occipital, pero nunca el parie- tán provistas de agujeros y proba- tal. Esto demuestra que los hom- blemente servían de amuletos. Un bres del Neolítico ya sabían que culto parecido puede observarse perforar esta parte del cráneo en- hoy entre algunos pueblos caza- traña mayor peligro de hemorra- dores primitivos, que conservan y gia, dada la gran cantidad de va- llevan consigo los cráneos de los sos sanguíneos que contiene. muertos para mantener vivo su're- Los hallazgos de restos óseos dan cuerdo. Las extensas colecciones cuenta de cuatro procedimientos de cráneos de los «frenólogos» (gr. distintos para abrir la cavidad cra- phren = diafragma [como órgano neal: la perforación del cráneo; el que alberga el alma] = espíritu, raspado paulatino del hueso; la entendimiento) seguidores de las realización de cuatro cortes recti- enseñanzas craneoscópicas de líneos, con lo que se desprendía Franz J. Gall son una prueba de una placa cuadrangular de la bó- que, incluso a principios del siglo veda craneal (incisión), y la reali- XIX, aún existía el culto al cráneo, zación de un corte circular, que se aunque fuese sobre una base cien- Cráneo con tres trepanaciones de un hombre de Cuzco, la principal ciudad inca el iba profundizando poco a poco. tífica explícita (-• 24.12.1801/ paciente sobrevivió a las intervenciones, que se llevaron a cabo mediante los proce- El único instrumento necesario para pág. 252). dimientos de raspado y de circuncisión (corte circular). ello era una lámina de piedra. No es posible hallar una respuesta clara al porqué de estas trepana- ciones. Aún en la actualidad exis- ten pueblos primitivos que reali- zan perforaciones en el cráneo para curar dolores de cabeza cró- nicos, pero ello no explica que los primeros hombres trepanaran tam- bién el cráneo de los muertos. Ya en el siglo XIX Paul Broca in- tentó explicar los motivos de las trepanaciones. Aunque en un prin- cipio afirmó que se trataba de una forma de consagración compara- Caries de un niño de edad comprendida entre 5 y 7 años, hallada en una tumba de ble a la tonsura de los clérigos, la primera Edad del Bronce en Franzhausen, Baja Austria (2200-1800 a de C). más adelante sostuvo que las tre- Bóveda craneal de un escita en la que se aprecian restos de la punta de una flecha panaciones debían de tener la mi- clavada (vista interior, h. 400 a de C). 14
  11. 11. 25 000-3001 a de Cráneo de un guerrero celta de Katzelsdorf, Baja Austria (h. 350 a de C). Triple tre- Trepanación bien curada del hueso occipital de un adulto, realizada en la capit panación llevada a cabo después de que la víctima sufriera una lesión craneal con del Imperio Inca, Cuzco. La operación se inició con el método de raspado y se coi posterior supuración; se practicaron tres orificios en la principal zona infectada, pletó con el método de circuncisión. Es muy probable que el motivo de la realizack pero el tercero no está acabado. Es de suponer que el paciente murió durante la de esta intervención tan compleja fuera la existencia de una herida en la bóvec operación. craneal. Paleopatología: en busca de las primeras enfermedades primitivos, los paleopatólogos del estado de los dientes y de las son las heridas y enfermedades profundizan en los hallazgos, re- mandíbulas ayuda a obtener da- de los huesos. ¿Qué enfermedades ha sufrido el construyendo los fragmentos per- tos sobre la alimentación. Del Sin embargo, existe el peligro de hombre a lo largo de sus 500 000 didos o estudiando el tejido óseo mismo modo, las enfermedades identificar como cuadros médi- años de historia? Ésta es la cues- con ayuda del microscopio. Pro- de las partes blandas del cuerpo, cos las alteraciones sufridas por tión histórico-médica de que se cedimientos como la prueba del como la pleuritis, la meningitis, el cuerpo después de muerto, ya ocupa la paleopatología, una dis- carbono-14 o la de la proteína la inflamación del oído medio o sea por la acción de los hongos o ciplina científica cuyos orígenes permiten fechar los restos huma- los tumores, dejan señales muy por las termitas. Además, dado datan del siglo XIX. nos, y por medio de análisis quí- evidentes en los huesos; en las que la paleopatología carece de Con la ayuda de modernos méto- micos es posible estudiar el suero momias se pueden identificar las datos sobre el estado de salud dos de investigación, tomados en de los restos de sangre. huellas de ciertas enfermedades, subjetivo de los hombres primiti- parte de la patología y de la me- Dado que las radiografías mues- como los hoyos de la viruela, la vos, muchas de las conclusiones dicina forense, la paleopatología tran los cambios estructurales del litiasis biliar, renal o vesical, si de esta ciencia siguen siendo me- analiza el material arqueológico, hueso, también permiten identifi- bien las más fáciles de reconocer ras hipótesis. desde esqueletos y fragmentos de car las secuelas de determinadas esqueletos hasta momias. Tam- infecciones (como la osteomie- • am bién se analizan cadáveres con- litis y la periostitis), así como servados en ciénagas, la mayoría excrecencias (exostosis) en los de la Edad de Hierro y, pocas ve- huesos. También se han identifi- • '*• í 3 ces, cuerpos de personas que se cado fracturas soldadas, tumores han conservado, casi sin descom- óseos y tuberculosis, y se han ha- ' ifl "••'•¿m ponerse, en el hielo o en sal. llado, además, indicios de paráli- ' fl Los sistemas para embalsama- miento eran conocidos por las grandes civilizaciones primitivas, sis infantil y raquitismo. Las de- formaciones o las operaciones de cráneo también han sido objeto fi ..•>#*<M Uno de los modernos métodos de si bien las momias que se conser- de estudio. análisis de la paleopatología: sec- van en la actualidad, unas 36 000, Más que de los hallazgos aisla- • , ; r ^B ción transversal del húmero de un proceden en su mayoría de Egip- dos de esqueletos, es de los ente- niño que vivió hacia el 4000 a de C. to (h. 3000 a de C/pág. 18). rramientos en grupo o cemente- A fin de obtener mayor informa- rios de donde se pueden extraer ción sobre las enfermedades y su conclusiones sobre el estado de <3 Cubito derecho de un niño que curación, así como sobre la ali- salud y las condiciones de vida presenta una capa ósea transparente, mentación, las condiciones de de poblaciones históricas. Por | posible secuela de una fuerte carencia vida y de trabajo de los hombres ejemplo, el análisis comparado de vitamina C (2200-1800 a de C).
  12. 12. Primeras teorías médicas: entre la magia y la razón 3000-500 a de C Con la invención de la escritura hacia finales del IV milenio a de C, se purificaciones, que la liberarán del mal. A las divinidades enojadas inicia la protohistoria de la Humanidad. Las primeras grandes cultu- hay que dedicarles oraciones y agasajarlas con ofrendas. La curación ras de Egipto y Mesopotamia permiten que la medicina, acerca de la se lleva a cabo durante los rituales, generalmente mediante la destruc- cual hasta estos momentos sólo se pueden formular suposiciones, ción de una figura (del demonio que posee a la persona) y vistiendo el aparezca por primera vez con sus contornos bien definidos. A ellas poseído, ya liberado, con vestidos de un blanco luminoso. No hay que debemos los testimonios más antiguos. Sobre los inicios de la medi- subestimar en-modo alguno el efecto psicológico de este tipo de ritua- cina china, india o precolombina sólo tenemos noticia a través de les. fuentes muy posteriores, recogidas en parte a partir deü milenio d de C. Los registros de estas primeras grandes culturas, confirmados y completados mediante ricos hallazgos arqueológicos, son los únicos Tablillas de arcilla documentan la existencia de medicamentos que permiten estructurar cronológicamente la historia de la medicina. Junto a este tipo de métodos de curación de carácter mágico-demo- níaco, los babilonios disponían de innumerables formas de terapia Babilonia: el médico aliado de videntes y encantadores medicamentosa que se conocen sobre todo gracias a textos datados en el I milenio a de C. La mayor parte de las fuentes que han llegado has- En uno de sus relatos, Heródoto explica que los babilonios no cono- ta nosotros de las formas de terapia (más bien somática) proceden de cían los médicos y que sus enfermos eran sacados a la plaza del mer- los archivos de la capital asiria, Asur, así como de la biblioteca del cado, para que los que pasaban pudiesen dar su consejo. Esta descrip- rey Asurbanipal (669-627 a de C) en Nínive. En unos y otra se rece ción fue durante mucho tiempo lo único que se conocía acerca de la gieron miles de recetas en «manuales» escritas sobre tablillas de ba- medicina de la antigua Mesopotamia. Hoy en día sabemos que esta rro. Muchas de estas recetas datan seguramente del II milenio a de C. visión de Heródoto no se puede, ni mucho menos, extender a toda la La mayoría de ellas mencionan: los síntomas de la enfermedad, el re- práctica de la medicina en Babilonia. medio para curarla, el procedimiento para la elaboración del medies Entre los textos literarios más antiguos que se han podido interpretar, mentó y la forma ele aplicarlo. También se distingue entre medies correspondientes al III milenio a de C (h. 2700), encontramos conju- mentos de aplicación externa y de aplicación interna. Los bebedizos ros contra la picadura del escorpión, contra la mordedura de serpiente babilonios, hechos a base de cerveza, vino, leche, aceite o agua, con- o para combatir enfermedades tanto del hombre como de los anima- tenían un gran número de plantas y productos vegetales (semillas, ho- les. Se menciona ya a los médicos en textos datados a mediados del III jas, raíces y frutos), así como minerales y materias animales. milenio a de C. Las indicaciones terapéuticas más antiguas para la Las drogas también se añadían a la comida, y se conocían asimismo preparación de cataplasmas, así como para la de medicamentos de las pildoras. Entre los remedios de aplicación externa se encuentran uso interno y externo datan de la época de la III dinastía de Ur (h. los emplastos y los vendajes, que se colocaban sobre pomadas pre- 2100-2000 a de C). Estas recetas, ajenas a cualquier ritual de carácter viamente aplicadas. Estas pomadas se elaboraban sobre una base mágico, parecen muy racionales. Sin embargo, el intento llevado a grasa (sebo, mantequilla o aceite) con la adición de drogas machaca- cabo, frecuentemente, de separar los métodos empírico-racionales de das. Los médicos babilonios estaban muy familiarizados con los tam- la medicina babilonia, de los procedimientos de curación de carácter pones y supositorios, las sanguijuelas, los ahumados, los baños de más bien mágico-religioso o incluso de oponerlos entre sí, responde vapor y los vomitivos. Gracias a obras de consulta muy claras y bien más bien a ideas modernas que al espíritu de la cultura babilonia. estructuradas, se podían informar acerca del aspecto y las propieda- Unas cartas de las primeras épocas de Babilonia (h. 1800 a de C), des curativas de las plantas y los minerales. procedentes de la ciudad de Mari, en el curso medio del Eufrates, de- muestran que el tratamiento de un enfermo lo llevaban a cabo en co- mún el médico (asürn) y el conjurador (wásipum). Al vidente (ba- Antiguo Egipto: «Todos son médicos» rúm) se le asignaba la tarea de determinar el origen de la enfermedad mediante la observación de un hígado o gracias a otras artes adivina- Que los médicos del faraón poseían un nivel muy alto de conocimien- torias. A pesar de que el sacrificio de ovejas practicado en Babilonia tos era cosa sabida ya antes de que se descifrasen por primera vez los había conducido a un conocimiento muy detallado de las visceras de jeroglíficos. En sus escritos, Homero hablaba ya de los egipcios de la estos animales, los conocimientos que se tenían de los órganos inter- siguiente manera: «...todos son médicos, con mucha más experiencia nos de los seres humanos continuaron siendo muy confusos. que cualquier otra persona». Sin embargo, desde que podemos leer los jeroglíficos y valorar los textos médicos, compartimos con los au- tores de la Antigüedad la alta estima en que éstos tenían a la medicina Los demonios y los espíritus de los muertos amenazan la salud egipcia. Nuestro conocimiento actual se basa, en primer lugar, en los resultados obtenidos de los estudios filológicos: las fuentes escritas La enfermedad se concebía con frecuencia como posesión demoníaca (en total 13 papiros dedicados a temas de medicina) nos ofrecen in- o de los espíritus de los muertos, que atrapaban y ataban a las perso- formación sobre todos los campos del saber abarcados por la praxis nas. Así pues, la epilepsia se consideraba la obra del «malvado demo- médica. A esto se suman varias ostraka (fragmentos escritos sobre nio Utukku» y la mortandad infantil y la fiebre puerperal se interpre- cuencos y piedras calizas) que contienen recetas extractadas de textos taban como tretas de Lamasu. El origen de las enfermedades debía más extensos. Los papiros más antiguos corresponden al Imperio. buscarse en la brujería, aunque también en la ira de los dioses, dis- Medio (h. 2000 a de C); los más recientes fueron redactados a finales gustados por el desarrollo del culto o por la transgresión de un tabú. de la época de los faraones (últimos siglos a de C). Partiendo de un Por ello, innumerables enfermedades llevan el nombre de «toque del análisis lingüístico, es posible datar una serie de textos, respecto de la dios X» o «mano del dios X». A la enfermedad, que tomaba cuerpo en época en que fueron escritos, retrotrayéndolos incluso hasta la^época un demonio, se le podía hablar y conjurarla. De la época de la escritu- de la pirámides, durante el Imperio Antiguo (h. 2500 a de C). Éste es ra cuneiforme se conocen múltiples conjuros y rituales de exorcismo. el caso del Papiro Smith. La arqueología nos ofrece otras fuentes: el El conjurador tenía el poder para trasladar una enfermedad de un ser estudio de las momias permite obtener información acerca de las en- humano a un animal, que era sacrificado o abandonado en la estepa. fermedades y los tratamientos aplicados para curarlas. Algunas ex- Gracias a la autoridad divina, asignada al conjurador como «imagen plicaciones que se han dado, discutidas en parte, de la práctica médi- de Asalluhi», hijo del dios del arte del conjuro, Ea obliga a los demo- ca y de los instrumentos médicos, podrían completarse con los resul- nios -ya sea asustándoles u ordenándoselo- a abandonar el cuerpo de tados obtenidos del análisis de los textos si éstos fuesen más claros. la persona enferma. A ésta se le prescriben con frecuencia diversas El aspecto de los enfermos, que ha llegado hasta nosotros a través de 16
  13. 13. las pinturas de las paredes de las tumbas o por esculturas (aquejados tenciones». De manera consecuente aparece el enfriamiento cuandc de malformaciones u otras enfermedades), despiertan todavía senti- hay calor, el ablandamiento cuando hay rigidez y se tiñen de negro las mientos de compasión. Es curioso advertir que en el Egipto de los canas (los signos de la vejez se cuentan también clasificadas entre las grandes faraones, siguiendo las reglas al uso, los enfermos no eran re- enfermedades). chazados con burla, sino tratados con amor. Según Clemente de Ale- jandría (h. 200 d de C), los egipcios poseían muchos más «libros» es- pecializados en medicina de los que hemos llegado a conocer. Esto Los difusos límites entre la ciencia y la religión nos demuestra de manera palpable hasta qué punto es fragmentario nuestro conocimiento, a pesar de la gran cantidad de textos que han Sin embargo, no siempre el origen de las enfermedades aparece con llegado hasta nosotros. tanta claridad ante los ojos del médico. En muchos casos, sobre todo cuando se trata de enfermedades que se manifiestan con fiebre (como en los enfriamientos) o con dolores de cabeza y en las enfermedades Papiros para diagnosticar y tratar a los enfermos mentales, ayuda la teoría que habla de las influencias demoníacas, ya sea como castigo de los dioses por haber contravenido sus propósitos Las fuentes principales de la medicina faraónica son el Papiro Ebers o a causa del embrujo ejercido por un congénere malintencionado. En (el manuscrito egipcio más bello, con una longitud de 108 columnas) estos casos se busca la ayuda en la oración o en un «contraconjuro» y el Papiro Smith. El primero es un «texto de recopilación» en el que es decir, la medicina rebasa el límite siempre difuso entre ciencia y re- se reúnen diversas especialidades. Las enfermedades internas ocupan ligión, ya que la magia es parte también de la religión. Por muy ajeno el mayor espacio; sobre todo las dolencias del estómago y diversos a cualquier tipo de magia que pueda parecemos el Papiro Smith trastornos de la digestión y sus efectos sobre el resto del cuerpo. (ejemplo de la ciencia exacta antigua), en él se deja bien claro que el También existen remedios especiales para los niños, por ejemplo cal- ser humano alcanza muy pronto los límites de sus posibilidades para mantes para cuando gritan demasiado. Los pronósticos formulan actuar sobre la naturaleza y crear, por lo que en seguida llega a la con- afirmaciones acerca de si existe o no embarazo, cuál será el sexo del clusión de que las fuerzas divinas (y demoníacas), situadas por enci- niño y si será apto o no para la vida. Finalmente, cabe mencionar por ma de él, son más fuertes que sus conocimientos y experiencias. En su singularidad el llamado Papiro Veterinario, en el que se designa a una glosa que aparece al principio del Papiro Smith, con seguridad los animales, al ganado y a los peces con el nombre de «pacientes» y posterior a la primera redacción del texto, se presenta al médico, al que posiblemente es una especie de compendio para el sacerdote in- brujo y al sacerdote como las personas que practican la medicina. El molador, que era el encargado de separar a los animales enfermos de médico ha vuelto, después de un florecimiento pasajero como «cientí- los sanos. A diferencia de los escritos de recopilación que constan de fico», al estatus de «curandero» que reunía, desde el principio de los diversos grupos temáticos y de textos muy diversos, el Papiro Smith tiempos, la religión, la magia y la medicina. es un «libro especializado para el tratamiento de heridas», estructura- Las prácticas de magia son igual de lógicas que los casos de trata- do de manera comprensible y ordenado según principios muy claros. miento médico enumerados más arriba. Se pide la ayuda de los dioses Empezando por la cabeza (fracturas de cráneo), se tratan, a la manera mediante la oración y las promesas. A los demonios se les obliga a de un manual, las heridas producidas por fracturas u otros tipos de le- abandonar el cuerpo del paciente mediante amenazas o se les pone er siones. Cada caso en particular sigue, estrictamente, el mismo esque- fuga con sustancias que les repelen; las enfermedades son desviadas ma: después del título {«Fractura en el cráneo») sigue la explora- hacia «chivos expiatorios» (es mejor que sufra el polluelo de una go- ción {«Cuando encuentres»), el diagnóstico {«Entonces debes de- londrina, que no un neonato). Los egipcios confían en la protecciór cir») y el veredicto {«Sepuede curar, es incierto o es incurable»). A que les ofrecen los amuletos, que de noche vigilan sus puertas y ven- esto sigue el tratamiento {«Entonces debes tratarlo del modo si- tanas de los demonios «íncubos». La selección de los medicamentos guiente»). debió iniciarse también a través de la magia. Se habla de medios sim- Este papiro nos confirma el alto nivel de reconocimiento de que goza- páticos y antipáticos: el ojo de un pez contra el mal de ojo; la sangre ba la medicina egipcia en el mundo antiguo, ya que, independiente- de diversos animales contra un tipo de hemorragia; la grasa del gatc mente del método científico que acabamos de exponer, este texto per- contra los ratones, ya que entre las recetas médicas se incluyen tam- mite reconocer cuál era la mezcla de experiencia y teoría conforme a bién todo tipo de remedios caseros. la que se actuaba. La experiencia lograda se expresa en preguntas En la historia de la medicina faraónica, que se desarrolló a lo largo de bien dirigidas al paciente, de cuya reacción se deducen diagnósticos un período de 3 000 años, se puede distinguir en primer lugar una exactos y claros (cuando... y el paciente reaccione de la siguiente for- etapa de gran auge, durante el Imperio Antiguo {Papiro Smith), cor ma, entonces...). Por el contrario, la investigación teórica acerca de la una concepción casi exclusivamente científica de los fenómenos estructura del cuerpo y del funcionamiento de sus diversas partes no Posteriormente se produce la penetración de la magia, y se sitúan er había alcanzado todavía un nivel tan alto. El corazón, donde también un mismo plano la ciencia y la magia o religión {Papiro Ebers, Impe- se localizan el pensamiento y el sentimiento, se interpreta como el rio Nuevo, h. 1550 a de C) hasta que, durante el Imperio Nuevo y er centro desde el cual parten vasos huecos que se dirigen hacia todas la época tardía (último milenio a de C), la magia gana en importancia las partes del cuerpo. Contienen, sobre todo, agua y aire para alimen- y los testimonios de actuación puramente médica se hacen cada ve2 tar el cuerpo. Todavía no se reconoce la función vital de la sangre, más raros. Este proceso no debería valorarse únicamente como ur dado que sólo se hace visible en el caso de heridas, úlceras y demás simple retroceso, ya que en esta postura se refleja también el divorcie pérdidas sucias del cuerpo (menstruación). La principal función de de la actitud intelectual del ser humano en la época tardía: por ur dichos vasos era conducir los «alimentos», ingeridos por la boca y la lado, el sentimiento de los egipcios de hallarse desvalidos frente a los nariz, hasta el estómago (la «desembocadura del corazón») y expul- poderes de la religión, y, por otro, la vuelta a prácticas antiguas con ¿ sarlos de nuevo por el ano. En el caso de trastornos digestivos en el idea de poder influir sobre dichos poderes. Dado que antiguamente SÍ tracto gastrointestinal, se forman (según la teoría) mucosas, pus y había inducido a los dioses a actuar en su favor, mediante el culto} sustancias dolorosas que son distribuidas por todo el cuerpo a través los rituales, ahora se refugian cada vez más en las prácticas rituales de los vasos, lo que da lugar a los síntomas de las enfermedades. El de brujería. Han comprendido que frente a los dioses las acciones de tratamiento que se prescribe para este tipo de dolencias internas con- los hombres carecen de valor y se entregan en sus manos vencidos siste sobre todo en purgantes, que o bien se ingieren o se hacen actuar por el destino y la divinidad. en forma de supositorio. No se le puede negar una cierta lógica a este método. Las perturbaciones del tránsito normal de las sustancias vi- tales desde la cabeza hasta el ano se eliminan suprimiendo dichas «re- Stefan M. Maul (especialista en medicina babilonia, Wolfhart Westendorf (especialista en medicina egipcia, 17

×