9. Seamos libres

0 views
1,332 views

Published on

Desde hace cinco siglos ‘la libertad’ ha sido una clave que ha decidido el destino de Occidente. Lutero rompe con Roma porque entiende que la estructura de la Iglesia oprime y roba la libertad ganada por Cristo. La Ilustración grita por el atrevimiento a saber, desea la liberación total del hombre. El marxismo pretende crear un paraíso terrenal en el que todos seremos libres fácilmente. Nietzsche decide matar a Dios para que el hombre, por fin, pueda ser tan libre como lo era ese Dios imaginario, sin conocer sometimiento alguno. Ahora luchamos por liberarnos del sometimiento a la biología, por ejemplo, con la ideología de género y con las técnicas de reproducción.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
0
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

9. Seamos libres

  1. 1. 9. Seamos libresDesde hace cinco siglos ‘la libertad’ ha sido una clave que ha decidido el destino de Occidente. Luterorompe con Roma porque entiende que la estructura de la Iglesia oprime y roba la libertad ganada porCristo. La Ilustración grita por el atrevimiento a saber, desea la liberación total del hombre. El marxismopretende crear un paraíso terrenal en el que todos seremos libres fácilmente. Nietzsche decide matar a Diospara que el hombre, por fin, pueda ser tan libre como lo era ese Dios imaginario, sin conocer sometimientoalguno. Ahora luchamos por liberarnos del sometimiento a la biología, por ejemplo, con la ideología degénero y con las técnicas de reproducción.La libertad, esa diosa por todos buscada y -a juzgar por los resultados- de todos huidiza.Estas páginas son un collage de ideas de Benedicto XVI que pueden dar una idea de su modo de entender lalibertad. Es rompedor con respecto al planteamiento más común en nuestra cultura. La libertad no es unaidea aislable que podamos introducir por sí sola en el laboratorio de los conceptos; la libertad es unadimensión de la persona, no separable de su verdad, de su ser criaturas, de sus relaciones…Los textos los numeramos. Están tomados de “acá y de allá”. No son unitarios. Presentan muchas ideas -50ideas, por decir un número- que pueden orientar en la juventud para acertar con la única libertad querealmente libera.
  2. 2. 1.9 La libertad como autonomía… a la larga duele .......................................................................................................................................... 3 1.9.a..................................................................................................................................................................................................................... 3 1.9.b .................................................................................................................................................................................................................... 3 1.9.c ..................................................................................................................................................................................................................... 3 1.9.d .................................................................................................................................................................................................................... 3 1.9.e..................................................................................................................................................................................................................... 3 1.9.f ..................................................................................................................................................................................................................... 32.9 aprendiendo la verdadera libertad ........................................................................................................................................................... 4 2.9.a..................................................................................................................................................................................................................... 4 2.9.b .................................................................................................................................................................................................................... 4 2.9.c ..................................................................................................................................................................................................................... 4 2.9.d .................................................................................................................................................................................................................... 4 2.9.e..................................................................................................................................................................................................................... 4 2.9.f ..................................................................................................................................................................................................................... 43.9 la libertad no es un cuento ....................................................................................................................................................................... 4 3.9.a..................................................................................................................................................................................................................... 5 3.9.b .................................................................................................................................................................................................................... 5 3.9.c ..................................................................................................................................................................................................................... 5 3.9.d .................................................................................................................................................................................................................... 54.9 dos proyectos de vida diversos ................................................................................................................................................................ 5 4.9.a..................................................................................................................................................................................................................... 6 4.9.b .................................................................................................................................................................................................................... 6 4.9.c ..................................................................................................................................................................................................................... 65.9 tenemos la libertad de criatura ................................................................................................................................................................. 6 5.9.a..................................................................................................................................................................................................................... 6 5.9.b .................................................................................................................................................................................................................... 6 5.9.c ..................................................................................................................................................................................................................... 76.9 La corrupción y el pecado atentan contra la libertad................................................................................................................................. 7 6.9.a..................................................................................................................................................................................................................... 7 6.9.b .................................................................................................................................................................................................................... 7 6.9.c ..................................................................................................................................................................................................................... 77.9 Libertad y obediencia............................................................................................................................................................................... 7 7.9.a..................................................................................................................................................................................................................... 7 7.9.b .................................................................................................................................................................................................................... 7 7.9.c ..................................................................................................................................................................................................................... 8 7.9.d .................................................................................................................................................................................................................... 8 7.9.e..................................................................................................................................................................................................................... 88.9 Más libres cuanto más relación................................................................................................................................................................. 8 8.9.a..................................................................................................................................................................................................................... 8 8.9.b .................................................................................................................................................................................................................... 8 8.9.c ..................................................................................................................................................................................................................... 9 8.9.d .................................................................................................................................................................................................................... 9 8.9.e..................................................................................................................................................................................................................... 9 2
  3. 3. 1.9 La libertad como autonomía… a la larga dueleEl último comandante de Auschwitz, Hess, afirmaba en su diario que el campo de exterminio había sido una inesperada conquista técnica.Tener en cuenta el horario del ministerio, la capacidad de los crematorios y su fuerza de combustión y el combinar todo esto de manera quefuncionara ininterrumpidamente constituía un programa fascinante y armonioso que se justificaba por sí mismo.Con tales ejemplos es evidente que no se podía continuar mucho tiempo. Todos los productos de la atrocidad, de cuyo continuo incrementosomos hoy espectadores atónitos y en última instancia desamparados, se basan en este único y común fundamento.Como consecuencia de este principio deberíamos hoy finalmente reconocer que es un engaño de Satán que quiere destruir al hombre y aluniverso. Deberíamos comprender que el hombre no puede nunca abandonarse al espacio desnudo del arte.En todo lo que hace, se hace a sí mismo. Por eso está siempre presente como medida suya él mismo, la Creación, su bien y su mal y cuandorechaza esta medida, se engaña. No se libera, se coloca contra la verdad. Lo cual quiere decir que se destruye a sí mismo y al universo. Pecado y salvación (Eunsa) 1.9.aJ.-P. Sartre ha señalado como drama propio del hombre, como su tragedia, el hecho de que está condenado a una libertad que deja en susmanos decidir qué es lo que debe hacer de sí mismo. Pero esto es justamente lo que él no sabe, y con cada decisión se lanza a una aventura deresultado incierto. Me parece que no pocos pensadores y artistas de nuestro tiempo se han alineado con el marxismo únicamente a causa deeso, debido a que el marxismo les proporcionó una respuesta englobadora y, en cierto modo, concluyente a esta cuestión fundamental de lahumanidad, y que parecía poner todas las fuerzas de nuestra existencia en el servicio a una gran meta moral: crear una humanidad mejor y unmundo mejor. Pero en realidad, para muchos este marxismo fue sólo un paliativo con el que querían acallar el sentimiento del sinsentido y dela perplejidad que les atormentaba. Evangelio, catequesis, catecismo (Edicep) 1.9.bUn mosquito puede hacer lo que está dentro de él, ni más ni menos. Pero la persona, con la humanidad, tiene en sus manos todas lascapacidades que alberga el ser humano. Eso lo capacita, en definitiva, para desplegar modos de destrucción que ningún otro ser viviente llevaen su seno.Ésta es la paradoja interna del ser humano. Está llamado a lo más grande, pero su libertad puede convertir en una verdadera amenaza la otratentación: querer ser grande y oponerse a Dios, convirtiéndose en un anti dios. Esta amenaza puede provocar su caída y transformarlo en undemonio destructivo.A veces desearíamos decirle a Dios: «Ojalá hubieras hecho menos grande al ser humano, pues sería menos peligroso. Ojalá no le hubieras dadola libertad, así no podría caer tan bajo». Y sin embargo, al final no nos atrevemos a decirlo, porque tenemos que estar agradecidos de que Dioshaya creado la grandeza. Y si Él asume el riesgo de la libertad de la persona y, en consecuencia, sus caídas, podemos estremecernos ante todolo que puede suceder, y hemos de intentar movilizar todas las fuerzas positivas, pero también tenemos que transmitir la confianzafundamental que Dios deposita en las personas. Solamente aferrándonos a esa confianza fundamental lograremos oponernos y soportar lasamenazas que se ciernen sobre el ser humano. Dios y el Mundo (Debolsillo) 1.9.cEl hombre que entiende la libertad como puro arbitrio, el simplemente hacer lo que quiere e ir a donde se le antoja, vive en la mentira, puespor su propia naturaleza forma parte de una reciprocidad, su libertad es una libertad que debe compartir con los otros; su misma esencia llevaconsigo disciplina y normas; identificarse íntimamente con ellas, eso sería libertad. Así una falsa autonomía conduce a la esclavitud. Jesús de Nazaret (La Esfera de los Libros) 1.9.dEl hombre no puede hacer o no hacer lo que quiera. Será juzgado. Debe rendir cuentas. Esta certeza tiene valor tanto para los poderosos comopara los sencillos. Donde se honra esta certeza, se trazan los límites de los poderes de este mundo. Dios hace justicia, y sólo Él puede en últimainstancia hacerlo. Nosotros lo conseguiremos cuando seamos capaces de vivir bajo los ojos de Dios y de comunicar al mundo la verdad deljuicio. Conferencia Pronunciada en la Comisión pontificia para América Latina, Guadalajara, México (L´ Osservatore Romano, 1.11.1996) 1.9.e«Veo lo que es bueno y lo apruebo», dijo Ovidio, el poeta latino, «y sin embargo después hago lo contrario». Y san Pablo también afirmó en elcapítulo 7 de la Epístola a los romanos: «No hago lo que quiero sino lo que aborrezco.» A partir de eso asciende finalmente en san Pablo esegrito: « ¡¿Quién me redimirá de esta contradicción interna?!» Y en ese punto san Pablo comprende realmente por primera vez a Cristo, y apartir de ese instante llevó la respuesta redentora de Cristo al mundo pagano. Dios y el mundo (Debolsillo) 1.9.f 3
  4. 4. 2.9 aprendiendo la verdadera libertadLa libertad pertenece a la constitución de la creación, a la existencia espiritual del ser humano. Porque no hemos sido organizados ypredeterminados según un modelo concreto. La libertad existe para que cada uno pueda diseñar personalmente su vida y, con su propiaafirmación interna, recorrer el camino que responda a su naturaleza. En este sentido yo no consideraría la libertad una gracia, sino más bienun don de la creación. Dios y el Mundo (Debolsillo) 2.9.aQueremos aprender esta verdadera libertad, no la de los esclavos, que busca quedarse con una parte del pastel de todos, aunque luego el otrono tenga. Nosotros deseamos la libertad verdadera y grande, la de los herederos, la libertad de los hijos de Dios. En este mundo, tan lleno delibertades ficticias que destruyen el ambiente y al hombre, con la fuerza del Espíritu Santo queremos aprender juntos la libertad verdadera;construir escuelas de libertad; demostrar a los demás, con la vida, que somos libres y que es muy hermoso ser realmente libres con laverdadera libertad de los hijos de Dios. San Pedro, sábado 3 de junio de 2006 2.9.bPara que el hombre sea libre ha de ser «como Dios». El empeño de llegar a ser como Dios constituye el núcleo central de todo lo que se hapensado para liberar al hombre. Puesto que el deseo de libertad pertenece a la esencia misma del hombre, este hombre buscanecesariamente, desde el principio, el camino que conduce a «ser como Dios»: no se conforma el hombre con menos, nada finito puedesatisfacerle. Lo demuestra particular- mente nuestro tiempo, con su apasionado anhelo de libertad total y anárquica frente a la insuficiencia delas libertades burguesas, por amplias que éstas sean, y también frente a todo libertinaje. De ahí que una antropología de la liberación, si quiereresponder en profundidad al problema que ésta plantea, no puede hacer caso omiso de la pregunta: ¿cómo es posible alcanzar este fin, llegara ser como Dios, hacerse el hombre divino? El camino pascual (BAC) 2.9.cTras la pretensión de ser enteramente libre, sin la competencia de otra libertad, sin un «de dónde» y un «para», se esconde no una imagen deDios, sino una imagen idolátrica. El error fundamental de semejante voluntad radical de libertad reside en la idea de una divinidad que estáconcebida en un sentido puramente egoísta. El dios pensado de esta manera no es Dios, sino un ídolo, más aún, es la imagen de lo que latradición cristiana denominaría el diablo —el anti-Dios—, porque en él se da precisamente la oposición radical al Dios real: el Dios real es, porsu esencia, un total «Ser-para» (el Padre), «Ser-desde» (el Hijo) y «Ser-con» (el Espíritu Santo). Ahora bien, el hombre es precisamente imageny semejanza de Dios porque el «desde», el «con» y el «para» constituyen la figura antropológica fundamental. Fe, verdad y tolerancia (Sígueme) 2.9.dEstos países [Chequia y los que han salido del comunismo] sufrieron particularmente bajo la dictadura, pero en el sufrimiento tambiénmaduraron conceptos de libertad que son actuales y que ahora deben seguir siendo elaborados y realizados. Pienso, por ejemplo, en un textode Václav Havel, que dice:”La dictadura se basa en la mentira y si se superara la mentira, si nadie mintiera ya y si saliera a la luz la verdad,también habría libertad". De este modo elaboró este nexo entre verdad y libertad, en el que la libertad no es libertinaje, arbitrariedad, sinoque está unida y condicionada por los grandes valores de la verdad, el amor, la solidaridad y el bien en general. Creo que estos conceptos,estas ideas maduradas en el tiempo de la dictadura no deben perderse: ahora debemos volver a reflexionar sobre ellos. Ante la libertad amenudo algo vacía y sin valores, hay que reconocer nuevamente que libertad y valores, libertad y bien, libertad y verdad, van juntos; de locontrario, se destruye también la libertad. Me parece que este es el mensaje que viene de estos países y que debe actualizarse en estemomento. Encuentro con periodistas, sábado 26 de septiembre de 2009 2.9.eLa pobreza, en el sentido que le da Jesús -el sentido de los profetas-, presupone sobre todo estar libres interiormente de la avidez de posesióny del afán de poder (…). La libertad interior es el presupuesto para superar la corrupción y la avidez que arruinan al mundo; esta libertad sólopuede hallarse si Dios llega a ser nuestra riqueza; sólo puede hallarse en la paciencia de las renuncias diarias, en las que se desarrolla comolibertad verdadera. Al rey que nos indica el camino hacia esta meta -Jesús- lo aclamamos el domingo de Ramos; le pedimos que nos lleveconsigo por su camino. JMJ, San Pedro, Domingo de Ramos, 9 de abril de 2006 2.9.f3.9 la libertad no es un cuentoPara que el hombre sea libre ha de ser «como Dios». El empeño de llegar a ser como Dios constituye el núcleo central de todo lo que se hapensado para liberar al hombre. Puesto que el deseo de libertad pertenece a la esencia misma del hombre, este hombre buscanecesariamente, desde el principio, el camino que conduce a «ser como Dios»: no se conforma el hombre con menos, nada finito puedesatisfacerle. Lo demuestra particularmente nuestro tiempo, con su apasionado anhelo de libertad total y anárquica frente a la insuficiencia de 4
  5. 5. las libertades burguesas, por amplias que éstas sean, y también frente a todo libertinaje. De ahí que una antropología de la liberación, si quiereresponder en profundidad al problema que ésta plantea, no puede hacer caso omiso de la pregunta: ¿cómo es posible alcanzar este fin, llegara ser como Dios, hacerse el hombre divino? El camino pascual (BAC) 3.9.aEn la concepción cristiana de Dios no existe una fijación rígida para la vida. Porque ese Dios es tan grande y tan dueño de todo, es pornaturaleza tan amante de la libertad que puede introducir la autodeterminación en la vida del ser humano. Aunque siempre mantenga en susmanos la vida de esa persona, y la abarque y la sustente, la libertad no es pura ficción. Llega tan lejos que el ser humano puede arruinarincluso el proyecto divino. Entrevista concedida al Diario ABC, 31 de abril de2002 3.9.b¿Qué significa realmente castigo en el lenguaje divino? ¿Es algo que se le impone a alguien por hacer su propia voluntad? No, el castigo es lasituación en la que entra el ser humano cuando se aleja de su auténtica esencia. Cuando, por poner un ejemplo, mata a alguien. O cuando norespeta la dignidad de otra persona, cuando le da la espalda a la verdad, y así sucesivamente. Porque entonces el individuo utiliza su libertad,sí, pero también abusa de ella. Destruye y pisotea entonces aquello para lo que ha sido creado, el concepto de su existencia, destruyéndose deese modo a sí mismo.Libertad significa aceptar por propia voluntad las posibilidades de mi existencia. Pero esto ni por asomo supone que sólo exista entonces un sío un no. Porque por encima del no también se abre una infinita gama de posibilidades creativas del bien. Así que, en el fondo, la idea de querechazar lo malo implica arrebatarme la libertad, constituye una perversión de la libertad. En efecto, la libertad sólo encuentra su espaciocreativo en el ámbito del bien. El amor es creativo, la verdad es creativa: sólo en este ámbito se me abren los ojos, y conozco muchas cosas.Si observamos la vida de grandes personajes, de los santos, vemos que en el curso de la historia crean nuevas posibilidades para el ser humanoque una persona internamente ciega jamás habría percibido. Dicho con otras palabras: la libertad despliega todos sus efectos cuando haceaflorar lo no descubierto y lo descubrible en el gran ámbito del bien, ampliando de ese modo las posibilidades de la creación. Se pierde cuandosólo cree confirmar la propia voluntad diciendo no. Porque entonces se ha utilizado la libertad, pero al mismo tiempo se ha deformado. Dios y el Mundo (Debolsillo) 3.9.c…ni está en el cambioEl joven del Evangelio, como sabemos, pregunta a Jesús: « ¿Qué tengo que hacer para tener la vida eterna?». Hoy no es fácil hablar de vidaeterna y de realidades eternas, porque la mentalidad de nuestro tiempo nos dice que no existe nada definitivo: todo cambia e incluso muyrápidamente. «Cambiar» se ha convertido, en muchos casos, en la contraseña, en el ejercicio más exaltante de la libertad, y de esta formatambién vosotros, los jóvenes, tendéis muchas veces a pensar que es imposible realizar elecciones definitivas, que comprometan toda la vida.Pero ¿es esta la forma correcta de usar la libertad? ¿Es realmente cierto que para ser felices debemos contentarnos con pequeñas y fugacesalegrías momentáneas, las cuales, una vez terminadas, dejan amargura en el corazón? Queridos jóvenes, esta no es la verdadera libertad; lafelicidad no se alcanza así. Cada uno de nosotros no ha sido creado para realizar elecciones provisionales y revocables, sino eleccionesdefinitivas e irrevocables, que dan sentido pleno a la existencia. Lo vemos en nuestra vida: quisiéramos que toda experiencia bella, que nosllena de felicidad, no terminara nunca. Dios nos ha creado con vistas al «para siempre»; ha puesto en el corazón de cada uno de nosotros lasemilla de una vida que realice algo bello y grande. Tened a valentía de hacer elecciones definitivas y de vivirlas con fidelidad. El Señor podrállamaros al matrimonio, al sacerdocio, a la vida consagrada, a una entrega particular de vosotros mismos: respondedle con generosidad. Turín, domingo 2 de mayo de 2010 3.9.d4.9 dos proyectos de vida diversosTal vez digáis, ¡qué difícil es amar en serio, vivir bien! ¿Cuál es el secreto del amor, el secreto de la vida? Volvamos al evangelio. En esteevangelio aparecen tres personas: el padre y sus dos hijos. Pero detrás de las personas hay dos proyectos de vida bastante diversos.Ambos hijos viven en paz, son agricultores muy ricos; por tanto, tienen con qué vivir, venden bien sus productos, su vida parece buena. Y, sinembargo, el hijo más joven siente poco a poco que esta vida es aburrida, que no le satisface. Piensa que no puede vivir así toda la vida:levantarse cada día, no sé, quizá a las 6; después, según las tradiciones de Israel, una oración, una lectura de la sagrada Biblia; luego, el trabajoy, al final, otra vez una oración. Así, día tras día; él piensa: no, la vida es algo más, debo encontrar otra vida, en la que sea realmente libre, en laque pueda hacer todo lo que me agrada; una vida libre de esta disciplina y de estas normas de los mandamientos de Dios, de las órdenes de mipadre; quisiera estar solo y que mi vida sea totalmente mía, con todos sus placeres. En cambio, ahora es solamente trabajo. […]Así, decide tomar todo su patrimonio y marcharse. Su padre es muy respetuoso y generoso; respeta la libertad de su hijo: es él quien debeencontrar su proyecto de vida. Y el joven, como dice el evangelio, se va a un país muy lejano. Probablemente lejano desde un punto de vistageográfico, porque quiere un cambio, pero también desde un punto de vista interior, porque quiere una vida totalmente diversa. Ahora suidea es: libertad, hacer lo que me agrade, no reconocer estas normas de un Dios que es lejano, no estar en la cárcel de esta disciplina de lacasa, hacer lo que me guste, lo que me agrade, vivir la vida con toda su belleza y su plenitud. […]Y en un primer momento —quizá durante algunos meses— todo va bien: cree que es hermoso haber alcanzado finalmente la vida, se sientefeliz. Pero después, poco a poco, siente también aquí el aburrimiento, también aquí es siempre lo mismo. Y al final queda un vacío cada vez 5
  6. 6. más inquietante; percibe cada vez con mayor intensidad que esa vida no es aún la vida; más aún, se da cuenta de que, continuando de esaforma, la vida se aleja cada vez más. Todo resulta vacío: también ahora aparece de nuevo la esclavitud de hacer las mismas cosas. Y al finaltambién el dinero se acaba, y el joven se da cuenta de que su nivel de vida está por debajo del de los cerdos.Entonces comienza a recapacitar y se pregunta si ese era realmente el camino de la vida: una libertad interpretada como hacer lo que meagrada, vivir sólo para mí; o si, en cambio, no sería quizá mejor vivir para los demás, contribuir a la construcción del mundo, al crecimiento dela comunidad humana... Así comienza el nuevo camino, un camino interior. El muchacho reflexiona y considera todos estos aspectos nuevosdel problema y comienza a ver que era mucho más libre en su casa, siendo propietario también él, contribuyendo a la construcción de la casa yde la sociedad en comunión con el Creador, conociendo la finalidad de su vida, descubriendo el proyecto que Dios tenía para él.En este camino interior, en esta maduración de un nuevo proyecto de vida, viviendo también el camino exterior, el hijo más joven se dispone avolver para recomenzar su vida, porque ya ha comprendido que había emprendido el camino equivocado. Se dice a sí mismo: debo volver aempezar con otro concepto, debo recomenzar. Y llega a la casa del padre, que le dejó su libertad un vacío cada vez más inquietante; percibecada vez con mayor intensidad que esa vida no es aún la vida; más aún, se da cuenta de que, continuando de esa forma, la vida se aleja cadavez más. San Pedro, domingo 18 de marzo de 2007 4.9.aEn la partida del hijo pródigo se unen precisamente los temas de la vida y de la libertad. Quiere la vida y por eso quiere ser totalmente libre.Ser libre significa, según esta concepción, poder hacer todo lo que se quiera, no tener que aceptar ningún criterio fuera y por encima de mímismo, seguir únicamente mi deseo y mi voluntad. Quien vive así, pronto se enfrentará con los otros que quieren vivir de la misma manera. Laconsecuencia necesaria de esta concepción egoísta de la libertad es la violencia, la destrucción mutua de la libertad y de la vida. San Pedro, sábado 3 de junio de 2006 4.9.bLa sagrada Escritura, por el contrario, une el concepto de libertad con el de filiación. Dice san Pablo: “No habéis recibido un espíritu deesclavos para recaer en el temor; antes bien, habéis recibido un espíritu de hijos adoptivos que nos hace exclamar: ¡Abbá, Padre!” (Rm 8, 15).¿Qué significa esto? […]Es libre el hijo, al que pertenece la cosa y que por eso no permite que sea destruida. Ahora bien, todas lasresponsabilidades mundanas, de las que hemos hablado, son responsabilidades parciales, pues afectan sólo a un ámbito determinado, a unEstado determinado, etc. En cambio, el Espíritu Santo nos hace hijos e hijas de Dios. Nos compromete en la misma responsabilidad de Dios conrespecto a su mundo, a la humanidad entera. Nos enseña a mirar al mundo, a los demás y a nosotros mismos con los ojos de Dios. Nosotroshacemos el bien no como esclavos, que no son libres de obrar de otra manera, sino que lo hacemos porque tenemos personalmente laresponsabilidad con respecto al mundo; porque amamos la verdad y el bien, porque amamos a Dios mismo y, por tanto, también a suscriaturas. Esta es la libertad verdadera, a la que el Espíritu Santo quiere llevarnos. San Pedro, sábado 3 de junio de 2006 4.9.c5.9 tenemos la libertad de criaturaEn la cultura actual se exalta muy a menudo la libertad del individuo concebido como sujeto autónomo, como si se hiciera él sólo y se bastara así mismo, al margen de su relación con los demás y ajeno a su responsabilidad ante ellos. Se intenta organizar la vida social sólo a partir dedeseos subjetivos y mudables, sin referencia alguna a una verdad objetiva previa como son la dignidad de cada ser humano y sus deberes yderechos inalienables a cuyo servicio debe ponerse todo grupo social.La Iglesia no cesa de recordar que la verdadera libertad del ser humano proviene de haber sido creado a imagen y semejanza de Dios. Por ello,la educación cristiana es educación de la libertad y para la libertad. «Nosotros hacemos el bien no como esclavos, que no son libres de obrarde otra manera, sino que lo hacemos porque tenemos personalmente la responsabilidad con respecto al mundo; porque amamos la verdad yel bien, porque amamos a Dios mismo y, por tanto, también a sus criaturas. Ésta es la libertad verdadera, a la que el Espíritu Santo quierellevarnos.» V Encuentro mundial de las familias (Canal Social) 5.9.aLa verdadera libertad florece cuando nos alejamos del yugo del pecado, que nubla nuestra percepción y debilita nuestra determinación, y ve lafuente de nuestra felicidad definitiva en Él, que es amor infinito, libertad infinita, vida sin fin. “En su voluntad está nuestra paz”. Por tanto, laverdadera libertad es un don gratuito de Dios, fruto de la conversión a su verdad, a la verdad que nos hace libres (cf. Jn 8,32). Y dicha libertaden la verdad lleva consigo un modo nuevo y liberador de ver la realidad. Cuando nos identificamos con “la mente de Cristo” (cf. Fil 2,5), se nosabren nuevos horizontes. A la luz de la fe, en la comunión de la Iglesia, encontramos también la inspiración y la fuerza para llegar a serfermento del Evangelio en este mundo. Llegamos a ser luz del mundo, sal de la tierra (cf. Mt 5,13-14), encargados del “apostolado” deconformar nuestras vidas y el mundo en que vivimos cada vez más plenamente con el plan salvador de Dios. Nueva York, domingo 20 de abril de 2008 5.9.bEl laicismo ya no es aquel elemento de neutralidad que abre espacios de libertad a todos. Comienza a transformarse en una ideología que seimpone a través de la política, y no concede espacio público a la visión católica y cristiana, que corre el riesgo de convertirse en algopuramente privado y, en el fondo, mutilado. 6
  7. 7. En este sentido, existe una lucha, y debemos defender la libertad religiosa contra la imposición de una ideología que se presenta como si fuesela única voz de la racionalidad, cuan do solo es expresión de un «cierto» racionalismo. Entrevista concedida al Diario La Reppublica, viernes 19 de noviembre de2004 5.9.c6.9 La corrupción y el pecado atentan contra la libertadEl pecado de Adán consistió, precisamente, en que quiso realizar su voluntad y no la de Dios. La humanidad tiene siempre la tentación dequerer ser totalmente autónoma, de seguir sólo su propia voluntad y de considerar que sólo así seremos libres, que sólo gracias a esa libertadsin límites el hombre sería completamente hombre. Pero precisamente así nos ponemos contra la verdad, dado que la verdad es que debemoscompartir nuestra libertad con los demás y sólo podemos ser libres en comunión con ellos. Esta libertad compartida sólo puede ser libertadverdadera si con ella entramos en lo que constituye la medida misma de la libertad, si entramos en la voluntad de Dios. San Pedro, Jueves Santo 20 de marzo de 2008 6.9.aPensamos que Mefistófeles —el tentador— tiene razón cuando dice que es la fuerza «que siempre quiere el mal y siempre obra el bien»(Johann Wolfgang von Goethe, Fausto I, 3). Pensamos que pactar un poco con el mal, reservarse un poco de libertad contra Dios, en el fondoestá bien, e incluso que es necesario. Pero al mirar el mundo que nos rodea, podemos ver que no es así, es decir, que el mal envenenasiempre, no eleva al hombre, sino que lo envilece y lo humilla; no lo hace más grande, más puro y más rico, sino que lo daña y loempequeñece. San Pedro, jueves 8 de diciembre de 2005 6.9.bLa pobreza, en el sentido que le da Jesús -el sentido de los profetas-, presupone sobre todo estar libres interiormente de la avidez de posesióny del afán de poder. Se trata de una realidad mayor que una simple repartición diferente de los bienes, que se limitaría al campo material ymás bien endurecería los corazones. Ante todo, se trata de la purificación del corazón, gracias a la cual se reconoce la posesión comoresponsabilidad, como tarea con respecto a los demás, poniéndose bajo la mirada de Dios y dejándose guiar por Cristo que, siendo rico, se hizopobre por nosotros (cf. 2 Co 8, 9).La libertad interior es el presupuesto para superar la corrupción y la avidez que arruinan al mundo; esta libertad sólo puede hallarse si Diosllega a ser nuestra riqueza; sólo puede hallarse en la paciencia de las renuncias diarias, en las que se desarrolla como libertad verdadera. Al reyque nos indica el camino hacia esta meta -Jesús- lo aclamamos el domingo de Ramos; le pedimos que nos lleve consigo por su camino. JMJ, San Pedro, domingo 9 de abril de 2006 6.9.c7.9 Libertad y obedienciaSan Gregorio Nacianceno, en cierta ocasión, se preguntó por qué Dios quiso hacerse hombre. La parte más importante, y para mí másconmovedora, de su respuesta es: “Dios quería darse cuenta de lo que significa para nosotros la obediencia y quería medirlo todo según supropio sufrimiento, esta invención de su amor por nosotros. De este modo, puede conocer directamente en sí mismo lo que nosotrosexperimentamos, lo que se nos exige, la indulgencia que merecemos, calculando nuestra debilidad según su sufrimiento" (Discurso 30; Disc.Teol. IV, 6).A veces quisiéramos decir a Jesús: “Señor, para mí tu yugo no es ligero; más aún, es muy pesado en este mundo". Pero luego, mirándolo a élque lo soportó todo, que experimentó en sí la obediencia, la debilidad, el dolor, toda la oscuridad, entonces dejamos de lamentarnos. Su yugoconsiste en amar como él. Y cuanto más lo amamos a él y cuanto más amamos como él, tanto más ligero nos resulta su yugo, en aparienciapesado.Pidámosle que nos ayude a amar como él, para experimentar cada vez más cuán hermoso es llevar su yugo. San Pedro, Jueves Santo 5 de abril de 2007 7.9.a “Autoridad”… “obediencia”. Siendo francos, estas palabras no se pronuncian hoy fácilmente. Palabras como éstas representan “una piedra detropiezo” para muchos de nuestros contemporáneos, especialmente en una sociedad que justamente da mucho valor a la libertad personal. Y,sin embargo, a la luz de nuestra fe en Cristo, “el camino, la verdad y la vida”, alcanzamos a ver el sentido más pleno, el valor e incluso la bellezade tales palabras. El Evangelio nos enseña que la auténtica libertad, la libertad de los hijos de Dios, se encuentra sólo en la renuncia al propioyo, que es parte del misterio del amor. Sólo perdiendo la propia vida, como nos dice el Señor, nos encontramos realmente a nosotros mismos(cf. Lc.17,33). Nueva York, domingo 20 de abril de 2008 7.9.bDios había mostrado su presencia al pueblo a través del viento y del fuego, después le había dado su ley, los diez mandamientos. Sólo así laobra de liberación, que comenzó con el éxodo de Egipto, se había cumplido plenamente: la libertad humana es siempre una libertadcompartida, un conjunto de libertades. Sólo en una armonía ordenada de las libertades, que muestra a cada uno el propio ámbito, puedemantenerse una libertad común. 7
  8. 8. Por eso el don de la ley en el Sinaí no fue una restricción o una abolición de la libertad, sino el fundamento de la verdadera libertad. Y, dadoque un justo ordenamiento humano sólo puede mantenerse si proviene de Dios y si une a los hombres en la perspectiva de Dios, a unaorganización ordenada de las libertades humanas no pueden faltarle los mandamientos que Dios mismo da. Así, Israel llegó a ser pueblo deforma plena precisamente a través de la alianza con Dios en el Sinaí. El encuentro con Dios en el Sinaí podría considerarse como el fundamentoy la garantía de su existencia como pueblo. San Pedro, domingo 15 de mayo de 2005 7.9.cVivir el Decálogo significa vivir la propia semejanza con Dios, responder a la verdad de nuestra esencia y, de este modo, hacer el bien. Dicho deotro modo, vivir el Decálogo significa vivir la semejanza divina del hombre, y en eso consiste la libertad: la fusión de nuestro ser con el Serdivino y la armonía, que de ahí se sigue, de todos con todos. Fe, verdad y tolerancia (Sígueme) 7.9.dCreo que vale la pena detenerse un momento sobre el gozo de Israel por el hecho de conocer la voluntad de Dios y de haber recibido así enregalo la sabiduría que nos cura y que no podemos encontrar solos. ¿Existe entre nosotros, en la Iglesia de hoy, un sentimiento parecido dealegría por la cercanía de Dios y por el don de su Palabra? El que quisiera mostrar un sentimiento semejante, sería en seguida acusado detriunfalismo. Pero, precisamente, no es nuestra habilidad la que nos indica la verdadera voluntad de Dios. Es un don inmerecido que nos haceal mismo tiempo humildes y contentos. Si reflexionamos sobre la perplejidad del mundo ante las grandes cuestiones del presente y del futuro,entonces también dentro de nosotros debería surgir nuevamente la alegría por el hecho de que Dios nos haya mostrado gratuitamente surostro, su voluntad, a sí mismo. Si esta alegría resurge entre nosotros, tocará también el corazón de los no creyentes. Sin esta alegría no somosconvincentes. Sin embargo, donde esta alegría está presente, ésta - aun sin querer - posee una fuerza misionera. Suscita, de hecho, en loshombres la pregunta de si no está verdaderamente aquí el camino - si esta alegría no lleve efectivamente a las huellas del mismo Dios. Homilía de la misa con sus ex alumnos, 14 de septiembre de 2009 7.9.e8.9 Más libres cuanto más relación"Habéis sido llamados a la libertad" (Ga 5, 13). En todas las épocas, desde los comienzos pero de modo especial en la época moderna, lalibertad ha sido el gran sueño de la humanidad. Sabemos que Lutero se inspiró en este texto de la carta a los Gálatas; y la conclusión fue que laRegla monástica, la jerarquía, el magisterio le pareció un yugo de esclavitud del que era necesario librarse. Sucesivamente, el período de laIlustración estuvo totalmente dominado, penetrado por este deseo de libertad, que se pensaba haber alcanzado ya. Y también el marxismo sepresentó como camino hacia la libertad.Esta tarde nos preguntamos: ¿Qué es la libertad? ¿Cómo podemos ser libres? San Pablo nos ayuda a entender esta realidad complicada que esla libertad insertando este concepto en un contexto de concepciones antropológicas y teológicas fundamentales. Dice:”No toméis de esalibertad pretexto para la carne; antes al contrario, servíos por caridad los unos a los otros" (Ga 5, 13). El rector nos ha dicho ya que "carne" noes el cuerpo, sino que "carne", en el lenguaje de san Pablo, es expresión de la absolutización del yo, del yo que quiere serlo todo y tomarlotodo para sí. El yo absoluto, que no depende de nada ni de nadie, parece poseer realmente, en definitiva, la libertad. Soy libre si no dependode nadie, si puedo hacer todo lo que quiero. Y precisamente esta absolutización del yo es "carne", es decir, degradación del hombre; no esconquista de la libertad. El libertinaje no es libertad, sino más bien el fracaso de la libertad.Y san Pablo se atreve a proponer una fuerte paradoja:”Servíos por caridad los unos a los otros" (en griego douléuete); es decir, la libertad serealiza paradójicamente mediante el servicio; llegamos a ser libres si nos convertimos en siervos unos de otros. Así san Pablo pone todo elproblema de la libertad a la luz de la verdad del hombre. Reducirse a la carne, aparentemente elevándose al rango de divinidad -"Sólo yo soy elhombre"- introduce en la mentira. Porque en realidad no es así: el hombre no es un absoluto, como si el yo pudiera aislarse y comportarsesólo según su propia voluntad. Esto va contra la verdad de nuestro ser. Nuestra verdad es que, ante todo, somos criaturas, criaturas de Dios yvivimos en relación con el Creador. Somos seres relacionales, y sólo entramos en la verdad aceptando nuestra relacionalidad; de lo contrario,caemos en la mentira y en ella, al final, nos destruimos. Pontificio seminario romano mayor, viernes 2 de febrero de 2009 8.9.aSomos criaturas y, por tanto, dependemos del Creador. En la época de la Ilustración, sobre todo al ateísmo esto le parecía una dependencia dela que era necesario liberarse. Sin embargo, en realidad, esta dependencia sólo sería fatal si este Dios Creador fuera un tirano, no un Serbueno; sólo si fuera como los tiranos humanos. En cambio, si este Creador nos ama y nuestra dependencia es estar en el espacio de su amor,en este caso la dependencia es precisamente libertad. En efecto, de este modo nos encontramos en la caridad del Creador, estamos unidos aél, a toda su realidad, a todo su poder. Por tanto este es el primer punto: ser criatura quiere decir ser amados por el Creador, estar en estarelación de amor que él nos da, con la que nos previene. De ahí deriva ante todo nuestra verdad, que es al mismo tiempo una llamada a lacaridad.Por eso, vera Dios, orientarse a Dios, conocer a Dios, conocer la voluntad de Dios, insertarse en la voluntad, es decir, en el amor de Dios esentrar cada vez más en el espacio de la verdad. Y este camino del conocimiento de Dios, de la relación de amor con Dios, es la aventuraextraordinaria de nuestra vida cristiana: porque en Cristo conocemos el rostro de Dios, el rostro de Dios que nos amahasta la cruz, hasta el don de sí mismo. Pontificio seminario romano mayor, viernes 2 de febrero de 2009 8.9.b 8
  9. 9. Pero la relacionalidad propia de las criaturas implica también un segundo tipo de relación: estamos en relación con Dios, pero al mismotiempo, como familia humana, también estamos en relación unos con otros. En otras palabras, libertad humana es, por una parte, estar en laalegría y en el espacio amplio del amor de Dios, pero implica también ser uno con el otro y para el otro. No hay libertad contra el otro. Si yo meabsolutizo, me convierto en enemigo del otro; ya no podemos convivir y toda la vida se transforma en crueldad, en fracaso. Sólo una libertadcompartida es una libertad humana; sólo estando juntos podemos entrar en la sinfonía de la libertad.Así pues, este es otro punto de gran importancia: sólo aceptando al otro, sólo aceptando también la aparente limitación que supone para milibertad respetar la libertad del otro, sólo insertándome en la red de dependencias que nos convierte, en definitiva, en una sola familiahumana, estoy en camino hacia la liberación común. Pontificio seminario romano mayor, viernes 2 de febrero de 2009 8.9.cAquí aparece un elemento muy importante: ¿Cuál es la medida de compartir la libertad? Vemos que el hombre necesita orden, derecho, paraque se pueda realizar su libertad, que es una libertad vivida en común. ¿Y cómo podemos encontrar este orden justo, en el que nadie seaoprimido, sino que cada uno pueda dar su propia contribución para formar esta especie de concierto de las libertades? Si no hay una verdadcomún del hombre como aparece en la visión de Dios, queda sólo el positivismo y se tiene la impresión de algo impuesto, incluso de maneraviolenta. De ahí esta rebelión contra el orden y el derecho, como si se tratara de una esclavitud.Pero si podemos encontrar en nuestra naturaleza el orden del Creador, el orden de la verdad, que da a cada uno su sitio, precisamente elorden y el derecho pueden ser instrumentos de libertad contra la esclavitud del egoísmo. Servirnos unos a otros se convierte en instrumentode la libertad; y aquí podemos insertar toda una filosofía de la política según la doctrina social de la Iglesia, la cual nos ayuda a encontrar esteorden común que da a cada uno su lugar en la vida común de la humanidad. La primera realidad que hay que respetar es, por tanto, laverdad: la libertad contra la verdad no es libertad. Servirnos unos a otros crea el espacio común de la libertad. Pontificio seminario romano mayor, viernes 2 de febrero de 2009 8.9.dProbablemente todos conocéis las hermosas palabras de san Agustín:”Dilige et fac quod vis", "Ama y haz lo que quieras". Lo que dice sanAgustín es verdad, si entendemos bien la palabra "amor". "Ama y haz lo que quieras", pero debemos estar realmente penetrados de lacomunión con Cristo, debemos estar identificados con su muerte y su resurrección, debemos estar unidos a él en la comunión de su Cuerpo.En la participación de los sacramentos, en la escucha de la Palabra de Dios, la voluntad divina, la ley divina entra realmente en nuestravoluntad; nuestra voluntad se identifica con la suya; se convierten en una sola voluntad; así realmente somos libres,así en realidad podemos hacer lo que queramos, porque queremos con Cristo, queremos en la verdad y con la verdad.Por tanto, pidamos al Señor que nos ayude en este camino que comenzó con el Bautismo, un camino de identificación con Cristo que se realizasiempre, continuamente, en la Eucaristía. En la Plegaria eucarística decimos:”Para que (...) formemos en Cristo un solo cuerpo y un soloespíritu". Es un momento en el cual, a través de la Eucaristía y a través de nuestra verdadera participación en el misterio de la muerte y de laresurrección de Cristo, formamos un solo espíritu con él, nos identificamos con su voluntad, y así llegamos realmente a la libertad. Pontificio seminario romano mayor, viernes 2 de febrero de 2009 8.9.e 9

×