8. Oración y eucaristíaA veces se dice que el cristianismo es la religión del amor. Si es así, el amor o unión personal es...
1.8 Orar es… ................................................................................................................
1.8 Orar es…Rezar no significa salir de la historia y retirarse en el rincón privado de la propia felicidad. El modo aprop...
4.8 La petición es lucha…La oración de súplica llena de esperanza […] nos hace experimentar a Dios como única ancla de sal...
Así pues, adorar es decir: «Jesús, yo soy tuyo y te sigo en mi vida; no quisiera perder jamás esta amistad, esta comunión ...
Puede atraer a sí y comunicar su vida a todo creyente que le abra el corazón.                                             ...
«No podemos estar sin el día del Señor.» No es una obediencia penosa a una orden externa de la Iglesia; es expresión de un...
Este es, ahora, el acto central de transformación capaz de renovar verdaderamente el mundo: la violencia se transforma en ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

8. Oración y eucaristía

600 views
495 views

Published on

A veces se dice que el cristianismo es la religión del amor. Si es así, el amor o unión personal es lo primero y primordial, y la primera de las uniones personales es la del cristiano con Cristo: yo y Jesús de Nazaret, Jesús de Nazaret y yo.
La mayor unión la alcanzamos en y a través de la oración y, de una forma ‘corporal’, mediante la Eucaristía. Sin oración y sin Eucaristía el cristianismo no sería más que una etérea abstracción de bienintencionados. Algunas palabras de Benedicto XVI ayudan a profundizar en estas dos palabras que aluden a la más misteriosa e impensable de las uniones de que es capaz el ser humano.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
600
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

8. Oración y eucaristía

  1. 1. 8. Oración y eucaristíaA veces se dice que el cristianismo es la religión del amor. Si es así, el amor o unión personal es lo primero yprimordial, y la primera de las uniones personales es la del cristiano con Cristo: yo y Jesús de Nazaret, Jesúsde Nazaret y yo.La mayor unión la alcanzamos en y a través de la oración y, de una forma ‘corporal’, mediante la Eucaristía.Sin oración y sin Eucaristía el cristianismo no sería más que una etérea abstracción de bienintencionados.Algunas palabras de Benedicto XVI ayudan a profundizar en estas dos palabras que aluden a la másmisteriosa e impensable de las uniones de que es capaz el ser humano.
  2. 2. 1.8 Orar es… ................................................................................................................................................................................................... 3 1.8. a .................................................................................................................................................................................................................... 3 1.8.b .................................................................................................................................................................................................................... 32.8 El hombre sin oración… ............................................................................................................................................................................ 3 2.8.a..................................................................................................................................................................................................................... 3 2.8.b .................................................................................................................................................................................................................... 3 2.8.c ..................................................................................................................................................................................................................... 3 2.8.d .................................................................................................................................................................................................................... 33.8 Orar es un proceso… ................................................................................................................................................................................. 3 3.8.a..................................................................................................................................................................................................................... 3 3.8.b .................................................................................................................................................................................................................... 34.8 La petición es lucha… ................................................................................................................................................................................ 4 4.8.a..................................................................................................................................................................................................................... 4 4.8.b .................................................................................................................................................................................................................... 4 4.8.c ..................................................................................................................................................................................................................... 45.8 Orar con la Palabra ................................................................................................................................................................................... 4 5.8.a..................................................................................................................................................................................................................... 4 5.8.b .................................................................................................................................................................................................................... 46.8 Adorar ..................................................................................................................................................................................................... 4 6.8.a..................................................................................................................................................................................................................... 5 6.8.b .................................................................................................................................................................................................................... 5 6.8.c ..................................................................................................................................................................................................................... 5 6.8.d .................................................................................................................................................................................................................... 57.8 El sagrario ................................................................................................................................................................................................. 5 7.8.a..................................................................................................................................................................................................................... 5 7.8.b .................................................................................................................................................................................................................... 58.8La Misa ...................................................................................................................................................................................................... 5 8.8.a..................................................................................................................................................................................................................... 5 8.8.b .................................................................................................................................................................................................................... 6 8.8.c ..................................................................................................................................................................................................................... 6 8.8.d .................................................................................................................................................................................................................... 69.8 El domingo ............................................................................................................................................................................................... 6 9.8.a..................................................................................................................................................................................................................... 6 9.8.b .................................................................................................................................................................................................................... 6 9.8.c ..................................................................................................................................................................................................................... 710. 8 ¡Nueva fisión nuclear! ............................................................................................................................................................................ 7 10.8.a................................................................................................................................................................................................................... 7 10.8.b .................................................................................................................................................................................................................. 7 10.8.c ................................................................................................................................................................................................................... 8 10.8.d .................................................................................................................................................................................................................. 811.8 Ser Eucaristía .......................................................................................................................................................................................... 8 11.8.a................................................................................................................................................................................................................... 8 11.8.b .................................................................................................................................................................................................................. 8 11.8.c ................................................................................................................................................................................................................... 812.8 La eucaristía es cósmica .......................................................................................................................................................................... 8 12.8.a................................................................................................................................................................................................................... 8 12.8.b .................................................................................................................................................................................................................. 8 2
  3. 3. 1.8 Orar es…Rezar no significa salir de la historia y retirarse en el rincón privado de la propia felicidad. El modo apropiado de orar es un proceso depurificación interior que nos hace capaces para Dios y, precisamente por eso, capaces también para los demás. En la oración, el hombre ha deaprender qué es lo que verdaderamente puede pedirle a Dios, lo que es digno de Dios. Ha de aprender que no puede rezar contra el otro. Hade aprender que no puede pedir cosas superficiales y banales que desea en ese momento, la pequeña esperanza equivocada que lo aleja deDios. Ha de purificar sus deseos y sus esperanzas. Debe liberarse de las mentiras ocultas con que se engaña a sí mismo: Dios las escruta, y laconfrontación con Dios obliga al hombre a reconocerlas también. Spe Salvi,nº 33 1.8. aEn la base de la formación de la persona cristiana y de la transmisión de la fe está necesariamente la oración, la amistad personal con Cristo yla contemplación en él del rostro del Padre. Y lo mismo vale, evidentemente, para todo nuestro compromiso misionero, en particular para lapastoral familiar. Así pues, la Familia de Nazaret ha de ser para nuestras familias y para nuestras comunidades objeto de oración constante yconfiada, además de modelo de vida. Roma. Lunes 6 de junio de 2005 1.8.b2.8 El hombre sin oración…«La oración es un crisol en el que nuestras expectativas y aspiraciones son expuestas a la luz de la palabra de Dios, se sumergen en el diálogocon Aquel que es la verdad y salen purificadas de mentiras ocultas y componendas con diversas formas de egoísmo» (cf. Spe salvi, 33). Sin ladimensión de la oración, el yo humano acaba por encerrarse en sí mismo, y la conciencia, que debería ser eco de la voz de Dios, corre elpeligro de reducirse a un espejo del yo, de forma que el coloquio interior se transforma en un monólogo, dando pie a mil auto-justificaciones. Basílica de Santa Sabina. Miércoles 6 febrero 2008. 2.8.aPor eso, la oración es garantía de apertura a los demás. Quien se abre a Dios y a sus exigencias, al mismo tiempo se abre a los demás, a loshermanos que llaman a la puerta de su corazón y piden escucha, atención, perdón, a veces corrección, pero siempre con caridad fraterna. Laverdadera oración nunca es egocéntrica; siempre está centrada en los demás. Como tal, lleva al que ora al “éxtasis” de la caridad, a lacapacidad de salir de sí mismo para hacerse prójimo de los demás en el servicio humilde y desinteresado . Basílica de Santa Sabina. Miércoles 6 febrero 2008. 2.8.bLa verdadera oración es el motor del mundo, porque lo tiene abierto a Dios. Por eso, sin oración no hay esperanza, sino sólo espejismos. Enefecto, no es la presencia de Dios lo que aliena al hombre, sino su ausencia: sin el verdadero Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, lasesperanzas se transforman en espejismos, que llevan a evadirse de la realidad. En cambio, hablar con Dios, permanecer en su presencia,dejarse iluminar y purificar por su palabra, nos introduce en el corazón de la realidad, en el íntimo Motor del devenir cósmico; por decirlo así,nos introduce en el corazón palpitante del universo . Basílica de Santa Sabina. Miércoles 6 febrero 2008. 2.8.cJesús, poniéndonos en guardia contra la carcoma de la vanidad que lleva a la ostentación y a la hipocresía, a la superficialidad y a la auto-complacencia, reafirma la necesidad de alimentar la rectitud del corazón. Al mismo tiempo, muestra el medio para crecer en esta pureza deintención: cultivar la intimidad con el Padre celestial. Basílica de Santa Sabina. Miércoles 25 febrero 2009. 2.8.d3.8 Orar es un proceso…Estar inmersos en la Verdad, en Cristo, es un proceso que forma parte de la oración en la que nos ejercitamos en la amistad con Él y tambiénaprendemos a conocerlo: en su modo de ser, pensar, actuar. Orar es un caminar en comunión personal con Cristo, exponiendo ante Él nuestravida cotidiana, nuestros logros y fracasos, nuestras dificultades y alegrías: es un sencillo presentarnos a nosotros mismos delante de Él. Peropara que eso no se convierta en una auto contemplación, es importante aprender continuamente a orar rezando con la Iglesia. VÍA CRUCIS EN EL COLISEO. Viernes Santo, 6 de abril de 2007 3.8.aCon respecto a la oración, exhorta a “perseverar” y a “velar en ella, dando gracias” (Rm 12, 12, Col 4, 2), a “orar sin interrupción” (1 Ts 5, 17).Jesús está en el fondo de nuestro corazón. La relación con Dios está presente, permanece presente aunque estemos hablando, aunqueestemos realizando nuestros deberes profesionales. Por eso, en la oración, está presente en nuestro corazón la relación con Dios, que seconvierte siempre también en oración. Basílica de Santa Sabina. Miércoles, 25 febrero 2009. 3.8.b 3
  4. 4. 4.8 La petición es lucha…La oración de súplica llena de esperanza […] nos hace experimentar a Dios como única ancla de salvación. Aun cuando sea colectiva, la oracióndel pueblo de Dios es voz de un solo corazón y de una sola alma; es diálogo “de tú a tú”, como la conmovedora imploración de lareina Ester cuando su pueblo estaba a punto de ser exterminado: “Mi Señor y Dios nuestro, tú eres único. Ven en mi socorro, que estoy sola yno tengo socorro sino en ti, y mi vida está en gran peligro” (Est 4, 17 l). Ante un “gran peligro” hace falta una esperanza más grande, y estaesperanza es sólo la que puede contar con Dios. Basílica de Santa Sabina. Miércoles, 25 febrero 2009. 4.8.aSan Juan ha recogido también en su relato de los dichos del Señor para el «Domingo de Ramos» una forma modificada de la oración de Jesúsen el Huerto de los Olivos. Ante todo una afirmación: «Mi alma está agitada» (12,27). Aquí aparece el pavor de Jesús, ampliamente descritopor los otros tres evangelistas: su terror ante el poder de la muerte, ante todo el abismo de mal que ve, y al cual debe bajar. El Señor sufrenuestras angustias junto con nosotros, nos acompaña a través de la última angustia hasta la luz. En Juan, siguen después dos súplicas de Jesús.La primera formulada sólo de manera condicional: « ¿Qué diré? Padre, líbrame de esta hora» (12,27). Como ser humano, también Jesús sesiente impulsado a rogar que se le libre del terror de la pasión. También nosotros podemos orar de este modo. También nosotros podemoslamentarnos ante el Señor, como Job, presentarle todas las nuestras peticiones que surgen en nosotros frente a la injusticia en el mundo y lastrabas de nuestro propio yo. Ante Él, no hemos de refugiarnos en frases piadosas, en un mundo ficticio. Orar siempre significa luchar tambiéncon Dios y, como Jacob, podemos decirle: «no te soltaré hasta que me bendigas» (Gn 32,27). JMJ. Plaza de San Pedro... Domingo 5 abril 2009. 4.8.bPero luego viene la segunda petición de Jesús: «Glorifica tu nombre» (Jn 12,28). En los sinópticos, este ruego se expresa así: «No se haga mivoluntad, sino la tuya» (Lc 22,42). Al final, la gloria de Dios, su señoría, su voluntad, es siempre más importante y más verdadera que mipensamiento y mi voluntad. Y esto es lo esencial en nuestra oración y en nuestra vida: aprender este orden justo de la realidad, aceptarloíntimamente; confiar en Dios y creer que Él está haciendo lo que es justo; que su voluntad es la verdad y el amor; que mi vida se hace buena siaprendo a ajustarme a este orden. Vida, muerte y resurrección de Jesús, son para nosotros la garantía de que verdaderamente podemosfiarnos de Dios. De este modo se realiza su Reino. JMJ. Plaza de San Pedro. Domingo 5 abril 2009. 4.8.c5.8 Orar con la PalabraPor tanto, los discípulos son sumidos en lo íntimo de Dios mediante su inmersión en la palabra de Dios. La palabra de Dios es, por decirlo así, elbaño que los purifica, el poder creador que los transforma en el ser de Dios. Y entonces, ¿cómo están las cosas en nuestra vida? ¿Estamosrealmente impregnados por la palabra de Dios? ¿Es ella en verdad el alimento del que vivimos, más que lo que pueda ser el pan y las cosas deeste mundo? ¿La conocemos verdaderamente? ¿La amamos? ¿Nos ocupamos interiormente de esta palabra hasta el punto de que realmentedeja una impronta en nuestra vida y forma nuestro pensamiento? ¿O no es más bien nuestro pensamiento el que se amolda una y otra vez atodo lo que se dice y se hace? ¿Acaso no son con frecuencia las opiniones predominantes los criterios que marcan nuestros pasos? ¿Acaso nonos quedamos, a fin de cuentas, en la superficialidad de todo lo que frecuentemente se impone al hombre de hoy? ¿Nos dejamos realmentepurificar en nuestro interior por la palabra de Dios? Basílica de San Pedro. Jueves Santo 9 abril 2009. 5.8.aEsta poesía de María -el Magníficat- es totalmente original; sin embargo, al mismo tiempo, es un "tejido" hecho completamente con "hilos" delAntiguo Testamento, hecho de palabra de Dios. Se puede ver que María, por decirlo así, "se sentía como en su casa" en la palabra de Dios,vivía de la palabra de Dios, estaba penetrada de la palabra de Dios. En efecto, hablaba con palabras de Dios, pensaba con palabras de Dios; suspensamientos eran los pensamientos de Dios; sus palabras eran las palabras de Dios. Estaba penetrada de la luz divina; por eso era tanespléndida, tan buena; por eso irradiaba amor y bondad. María vivía de la palabra de Dios; estaba impregnada de la palabra de Dios. Al estarinmersa en la palabra de Dios, al tener tanta familiaridad con la palabra de Dios, recibía también la luz interior de la sabiduría. Quien piensacon Dios, piensa bien; y quien habla con Dios, habla bien, tiene criterios de juicio válidos para todas las cosas del mundo, se hace sabio,prudente y, al mismo tiempo, bueno; también se hace fuerte y valiente, con la fuerza de Dios, que resiste al mal y promueve el bien en elmundo.Así, María habla con nosotros, nos habla a nosotros, nos invita a conocer la palabra de Dios, a amar la palabra de Dios, a vivir con la palabra deDios, a pensar con la palabra de Dios. Y podemos hacerlo de muy diversas maneras: leyendo la sagrada Escritura, sobre todo participando en laliturgia, en la que a lo largo del año la santa Iglesia nos abre todo el libro de la sagrada Escritura. Lo abre a nuestra vida y lo hace presente ennuestra vida. Castelgandolfo. Lunes 15 agosto 2005. 5.8.b6.8 AdorarDiría que la adoración es reconocer que Jesús es mi Señor, que Jesús me señala el camino que debo tomar, me hace comprender que sólo vivobien si conozco el camino indicado por él, sólo si sigo el camino que él me señala. 4
  5. 5. Así pues, adorar es decir: «Jesús, yo soy tuyo y te sigo en mi vida; no quisiera perder jamás esta amistad, esta comunión contigo.» Tambiénpodría decir que la adoración es, en su esencia, un abrazo con Jesús, en el que le digo: «Yo soy tuyo y te pido que tú también estés siempreconmigo.» 15 de octubre de 2005 6.8.aAlabamos al Señor aclamándolo por todos los prodigios que hemos visto. Sí, también nosotros hemos visto y vemos todavía ahora losprodigios de Cristo: cómo lleva a hombres y mujeres a renunciar a las comodidades de su vida y a ponerse totalmente al servicio de los quesufren; cómo da a hombres y mujeres la valentía para oponerse a la violencia y a la mentira, para difundir en el mundo la verdad; cómo, ensecreto, induce a hombres y mujeres a hacer el bien a los demás, a suscitar la reconciliación donde había odio, a crear la paz donde reinaba laenemistad. JMJ. Plaza de San Pedro. Domingo 1 abril 2007. 6.8.bAdorar al Dios de Jesucristo, que se hizo pan partido por amor, es el remedio más válido y radical contra las idolatrías de ayer y hoy.Arrodillarse ante la Eucaristía es una profesión de libertad: quien se inclina ante Jesús no puede y no debe postrarse ante ningún poderterreno, por más fuerte que sea. Los cristianos sólo nos arrodillamos ante Dios, ante el Santísimo Sacramento, porque sabemos y creemos queen él está presente el único Dios verdadero, que ha creado el mundo y lo ha amado hasta el punto de entregar a su Hijo único (cf. Jn 3, 16). Basílica de San Juan de Letrán. Jueves 22 mayo 2008. 6.8.cNos postramos ante Dios que primero se ha inclinado hacia el hombre, como buen Samaritano, para socorrerlo y devolverle la vida, y se haarrodillado ante nosotros para lavar nuestros pies sucios. Adorar el Cuerpo de Cristo quiere decir creer que allí, en ese pedazo de pan, seencuentra realmente Cristo, el cual da verdaderamente sentido a la vida, al inmenso universo y a la criatura más pequeña, a toda la historiahumana y a la existencia más breve. La adoración es oración que prolonga la celebración y la comunión eucarística; en ella el alma siguealimentándose: se alimenta de amor, de verdad, de paz; se alimenta de esperanza, pues Aquel ante el cual nos postramos no nos juzga, no nosaplasta, sino que nos libera y nos transforma. Basílica de San Juan de Letrán. Jueves 22 mayo 2008. 6.8.d7.8 El sagrario"Si me amáis". Queridos amigos, Jesús pronunció estas palabras durante la última Cena, en el mismo momento en que instituyó la Eucaristía yel sacerdocio. Aunque estaban dirigidas a los Apóstoles, en cierto sentido se dirigen a todos sus sucesores y a los sacerdotes, que son loscolaboradores más estrechos de los sucesores de los Apóstoles. Hoy las volvemos a escuchar como una invitación a vivir cada vez con mayorcoherencia nuestra vocación en la Iglesia: vosotros, queridos ordenandos, las escucháis con particular emoción, porque precisamente hoyCristo os hace partícipes de su sacerdocio. Acogedlas con fe y amor. Dejad que se graben en vuestro corazón; dejad que os acompañen a lolargo del camino de toda vuestra vida. No las olvidéis; no las perdáis por el camino. Releedlas, meditadlas con frecuencia y, sobre todo, oradcon ellas. Así, permaneceréis fieles al amor de Cristo y os daréis cuenta, con alegría continua, de que su palabra divina "caminará" con vosotrosy "crecerá" en vosotros. Basílica de San Pedro. Domingo 27 abril 2008. 7.8.aLa Eucaristía es el sacramento del Dios que no nos deja solos en el camino, sino que nos acompaña y nos indica la dirección. En efecto, nobasta avanzar; es necesario ver hacia dónde vamos. No basta el "progreso", si no hay criterios de referencia. Más aún, si nos salimos delcamino, corremos el riesgo de caer en un precipicio, o de alejarnos más rápidamente de la meta. Dios nos ha creado libres, pero no nos hadejado solos: se ha hecho él mismo "camino" y ha venido a caminar juntamente con nosotros a fin de que nuestra libertad tenga el criteriopara discernir la senda correcta y recorrerla. Basílica de San Juan de Letrán. Jueves 22 mayo 2008. 7.8.b8.8La MisaCelebrar la Eucaristía quiere decir orar. Celebramos correctamente la Eucaristía cuando entramos con nuestro pensamiento y nuestro ser enlas palabras que la Iglesia nos propone. En ellas está presente la oración de todas las generaciones, que nos llevan consigo por el camino haciael Señor. Y, como sacerdotes, en la celebración eucarística somos aquellos que, con su oración, abren paso a la plegaria de los fieles de hoy. Siestamos unidos interiormente a las palabras de la oración, si nos dejamos guiar y transformar por ellas, también los fieles tienen al alcanceesas palabras. Y, entonces, todos nos hacemos realmente “un cuerpo solo y una sola alma” con Cristo. VÍA CRUCIS EN EL COLISEO. Viernes Santo, 6 de abril de 2007 8.8.aEn efecto, al celebrar la Eucaristía, proclamamos que él no se ha retirado del mundo y no nos ha dejado solos, y, aunque no lo podamos ver ytocar como sucede con las realidades materiales y sensibles, siempre está con nosotros y entre nosotros; más aún, está en nosotros, porque 5
  6. 6. Puede atraer a sí y comunicar su vida a todo creyente que le abra el corazón. Basílica Vaticana. Lunes 31 diciembre 2007. 8.8.bAhora, al disponernos a celebrar la santa misa, deberíamos preguntarnos si llevamos puesto este vestido del amor. Pidamos al Señor que alejetoda hostilidad de nuestro interior, que nos libre de todo sentimiento de autosuficiencia, y que de verdad nos revista con el vestido del amor,para que seamos personas luminosas y no pertenezcamos a las tinieblas. Basílica Vaticana. Jueves Santo 5 abril 2007. 8.8.cNo hay que dar por descontada nuestra fe. Hoy existe el peligro de una secularización que se infiltra incluso dentro de la Iglesia y que puedetraducirse en un culto eucarístico formal y vacío, en celebraciones sin la participación del corazón que se expresa en la veneración y respeto dela liturgia.Siempre es fuerte la tentación de reducir la oración a momentos superficiales y apresurados, dejándose arrastrar por las actividades y por laspreocupaciones terrenales. Cuando, dentro de poco, recemos el Padrenuestro, la oración por excelencia, diremos: "Danos hoy nuestro pan decada día", pensando naturalmente en el pan de cada día para nosotros y para todos los hombres. Sin embargo, esta petición contiene algo másprofundo. El término griego epioúsios, que traducimos como "diario", podría aludir también al pan "super-sustancial", al pan "del mundofuturo". Algunos Padres de la Iglesia vieron aquí una referencia a la Eucaristía, el pan de la vida eterna, del nuevo mundo, que ya se nos da hoyen la santa misa, para que desde ahora el mundo futuro comience en nosotros. Por tanto, con la Eucaristía el cielo viene a la tierra, el mañanade Dios desciende al presente, y en cierto modo el tiempo es abrazado por la eternidad divina. Basílica papal de San Juan de Letrán. Jueves 11 junio 2009. 8.8.d9.8 El domingoQueridos amigos, a veces, en principio, puede resultar incómodo tener que programar en el domingo también la misa. Pero si tomáis estecompromiso, constataréis más tarde que es exactamente esto lo que da sentido al tiempo libre. No os dejéis disuadir de participar en laEucaristía dominical y ayudad también a los demás a descubrirla. Ciertamente, para que de esa emane la alegría que necesitamos, debemosaprender a comprenderla cada vez más profundamente, debemos aprender a amarla. Comprometámonos a ello, ¡vale la pena!Descubramos la íntima riqueza de la liturgia de la Iglesia y su verdadera grandeza: no somos nosotros los que hacemos fiesta para nosotros,sino que es, en cambio, el mismo Dios viviente el que prepara una fiesta para nosotros. Con el amor a la Eucaristía redescubriréis también elsacramento de la Reconciliación, en el cual la bondad misericordiosa de Dios permite siempre iniciar de nuevo nuestra vida. JMJ. Colonia - Domingo 21 agosto 2005. 9.8.aNecesitamos este pan para afrontar la fatiga y el cansancio del viaje. El domingo, día del Señor, es la ocasión propicia para sacar fuerzas de él,que es el Señor de la vida. Por tanto, el precepto festivo no es un deber impuesto desde fuera, un peso sobre nuestros hombros. Al contrario,participar en la celebración dominical, alimentarse del Pan eucarístico y experimentar la Comunión de los hermanos y las hermanas en Cristo,es una necesidad para el cristiano; es una alegría; así el cristiano puede encontrar la energía necesaria para el camino que debemos recorrercada semana. Por lo demás, no es un camino arbitrario: el camino que Dios nos indica con su palabra va en la dirección inscrita en la esenciamisma del hombre. La palabra de Dios y la razón van juntas. Seguir la palabra de Dios, estar con Cristo, significa para el hombre realizarse a símismo; perderlo equivale a perderse a sí mismo. 29 de mayo de 2007 9.8.bEra el año 304, durante la persecución de Diocleciano, cuando funcionarios romanos sorprendieron a unos cincuenta cristianos celebrando laEucaristía dominical en el norte de África, y los arrestaron. Se ha conservado el protocolo del proceso. El procónsul dijo al presbíteroSaturnino: «Has actuado contra la orden de los emperadores y césares al congregar aquí a toda esta gente.» El redactor cristiano añade que larespuesta del presbítero vino de la inspiración del Espíritu Santo. Fue ésta: «Hemos celebrado con toda seguridad (securi) lo que es del Señor.»«Lo que es del Señor»: así he vertido la palabra latina dominicus. Apenas es traducible en su polivalencia. Porque designa el día del Señor, peroremite luego a su contenido, al sacramento del Señor, a su resurrección y su presencia en la Eucaristía. Volvamos al protocolo: el procónsulinsiste en pedir explicaciones; sigue la respuesta serena y magnífica del sacerdote: «Lo hemos hecho porque no podemos omitir lo que es delSeñor.» Aquí se expresa de manera inequívoca la conciencia de que el Señor está por encima del señor. Tal conciencia da a este sacerdote la«seguridad» (como dice él mismo), cuando era evidente la total inseguridad y desamparo exterior de la pequeña comunidad cristiana.Casi más impresionantes aún son las respuestas que dio el dueño de la casa, Emérito, en cuyas dependencias tuvo lugar la celebracióndominical de la Eucaristía. A la pregunta de por qué permitió la reunión prohibida en su casa, contestó que los reunidos eran hermanos a losque no podía cerrar la puerta. El procónsul insiste de nuevo. Y entonces queda claro, en la segunda respuesta, el verdadero sujeto y motor.«Debías haberles negado la entrada», había dicho el procónsul. «No podía hacerlo —contesta Emérito— quoniam sine dominico nonpossumus»: porque no podemos estar sin el día del Señor, sin el misterio del Señor. A la voluntad de los césares se contrapone el claro ydecidido «no podemos» de la conciencia cristiana. Enlaza con el «no podemos callar», con el deber del anuncio cristiano que habían alegadoPedro y Juan para incumplir la orden de silencio impuesta por el sanedrín (Ac. 4, 20). 6
  7. 7. «No podemos estar sin el día del Señor.» No es una obediencia penosa a una orden externa de la Iglesia; es expresión de un deber y un quereríntimo. Es un indicador de lo que se ha convertido en centro de la propia existencia, del ser entero. Indica algo tan importante que era precisorealizar aun con riesgo de la vida, desde una gran seguridad y libertad interior. A los que así hablaban les parecería absurdo comprar lasupervivencia y la paz externa con la renuncia a este fundamento vital. Ellos no pensaron en una casuística que, ponderando la opción entre eldeber dominicano y el deber ciudadano, entre el precepto de la Iglesia y la amenaza de la condena a muerte, pudiera dispensar del culto comourgencia menor. No se trataba de elegir entre un precepto y otro, sino entre el sentido de la vida y una vida sin sentido. A esta luz resultacomprensible la frase de san Ignacio de Antioquía que figura como lema de estas reflexiones: «Vivimos guardando el día del Señor, en el queresucitó también nuestra vida. [...]» «Quien tenga sed, venga a mí y beba», dice Cristo el último día, el más solemne de la fiesta de las Chozas(Jn. 7, 38). La fiesta recuerda la sed que padeció Israel en el desierto ardiente y sin agua, que aparece como un reino de la muerte sin salidaposible. Pero Cristo se muestra como roca de la que mana la fuente inagotable de agua fresca: en la muerte, llega a ser fuente de vida. El quetenga sed, venga. ¿No se nos ha convertido el mundo, con todo su saber y poder, en un desierto donde no podemos encontrar ya la fuenteviva? El que tenga sed, venga: Jesús sigue siendo hoy la fuente inagotable de agua viva. Nos basta llegar y beber para que la frase siguientevalga también para nosotros: «Si alguien cree en mí, de su entraña manarán ríos de agua viva» (7, 38). La vida, la verdadera, no se puedesimplemente «tomar», simplemente recibir. Nos introduce en la dinámica del dar: en la dinámica de Cristo, que es la vida. « ¿Cómo podríamosvivir sin él?» La resurrección, fundamento de la vida cristiana..., pp. 73-74 9.8.c10. 8 ¡Nueva fisión nuclear!Esta es, por usar una imagen muy conocida para nosotros, la fisión nuclear llevada en lo más íntimo del ser; la victoria del amor sobre el odio,la victoria del amor sobre la muerte. Solamente esta íntima explosión del bien que vence al mal puede suscitar después la cadena detransformaciones que poco a poco cambiarán el mundo. Todos los demás cambios son superficiales y no salvan. Por esto hablamos deredención: lo que desde lo más íntimo era necesario ha sucedido, y nosotros podemos entrar en este dinamismo. Jesús puede distribuir suCuerpo, porque se entrega realmente a sí mismo. JMJ. Colonia -Domingo 21 agosto 2005. 10.8.aEsta primera transformación fundamental de la violencia en amor, de la muerte en vida lleva consigo las demás transformaciones. Pan y vinose convierten en su Cuerpo y su Sangre. Llegados a este punto la transformación no puede detenerse, antes bien, es aquí donde debecomenzar plenamente. El Cuerpo y la Sangre de Cristo se nos dan para que también nosotros mismos seamos transformados. Nosotrosmismos debemos llegar a ser Cuerpo de Cristo, sus consanguíneos. Todos comemos el único pan, y esto significa que entre nosotros llegamosa ser una sola cosa. La adoración, como hemos dicho, llega a ser, de este modo, unión. Dios no solamente está frente a nosotros, como eltotalmente Otro. Está dentro de nosotros, y nosotros estamos en él. Su dinámica nos penetra y desde nosotros quiere propagarse a los demásy extenderse a todo el mundo, para que su amor sea realmente la medida dominante del mundo. Yo encuentro una alusión muy bella a estenuevo paso que la última Cena nos indica con la diferente acepción de la palabra "adoración" en griego y en latín. La palabra griega esproskynesis. Significa el gesto de sumisión, el reconocimiento de Dios como nuestra verdadera medida, cuya norma aceptamos seguir. Significaque la libertad no quiere decir gozar de la vida, considerarse absolutamente autónomo, sino orientarse según la medida de la verdad y delbien, para llegar a ser, de esta manera, nosotros mismos, verdaderos y buenos. Este gesto es necesario, aun cuando nuestra ansia de libertadse resiste, en un primer momento, a esta perspectiva. Hacerla completamente nuestra sólo será posible en el segundo paso que nos presentala última Cena. La palabra latina para adoración es ad-oratio, contacto boca a boca, beso, abrazo y, por tanto, en resumen, amor. La sumisiónse hace unión, porque aquel al cual nos sometemos es Amor. Así la sumisión adquiere sentido, porque no nos impone cosas extrañas, sino quenos libera desde lo más íntimo de nuestro ser. JMJ. Colonia. Domingo 21 agosto 2005. 10.8.bCon la celebración eucarística nos encontramos en aquella "hora" de Jesús, de la cual habla el evangelio de san Juan. Mediante la Eucaristía,esta "hora" suya se convierte en nuestra hora, su presencia en medio de nosotros. Junto con los discípulos, él celebró la cena pascual de Israel,el memorial de la acción liberadora de Dios que había guiado a Israel de la esclavitud a la libertad. Jesús sigue los ritos de Israel. Pronunciasobre el pan la oración de alabanza y bendición. Sin embargo, sucede algo nuevo. Da gracias a Dios no solamente por las grandes obras delpasado; le da gracias por la propia exaltación que se realizará mediante la cruz y la Resurrección, dirigiéndose a los discípulos también conpalabras que contienen el compendio de la Ley y de los Profetas: “Esto es mi Cuerpo entregado en sacrificio por vosotros. Este cáliz es la nuevaalianza sellada con mi Sangre". Y así distribuye el pan y el cáliz, y, al mismo tiempo, les encarga la tarea de volver a decir y hacer siempre en sumemoria aquello que estaba diciendo y haciendo en aquel momento.¿Qué está sucediendo? ¿Cómo Jesús puede repartir su Cuerpo y su Sangre? Haciendo del pan su Cuerpo y del vino su Sangre, anticipa sumuerte, la acepta en lo más íntimo y la transforma en una acción de amor. Lo que desde el exterior es violencia brutal ―la crucifixión―, desdeel interior se transforma en un acto de un amor que se entrega totalmente. Esta es la transformación sustancial que se realizó en el Cenáculo yque estaba destinada a suscitar un proceso de transformaciones cuyo último fin es la transformación del mundo hasta que Dios sea todo entodos (cf. 1 Co 15, 28). Desde siempre todos los hombres esperan en su corazón, de algún modo, un cambio, una transformación del mundo. 7
  8. 8. Este es, ahora, el acto central de transformación capaz de renovar verdaderamente el mundo: la violencia se transforma en amor y, por tanto,la muerte en vida. Dado que este acto convierte la muerte en amor, la muerte como tal está ya, desde su interior, superada; en ella está yapresente la resurrección. La muerte ha sido, por así decir, profundamente herida, tanto que, de ahora en adelante, no puede ser la últimapalabra. JMJ, Colonia -Domingo 21 agosto 2005. 10.8.cÉsta es, por usar una imagen muy conocida para nosotros, la fisión nuclear llevada en lo más íntimo del ser; la victoria del amor sobre el odio,la victoria del amor sobre la muerte. Solamente esta íntima explosión del bien que vence al mal puede suscitar después la cadena detransformaciones que poco a poco cambiarán el mundo. Todos los demás cambios son superficiales y no salvan. Por esto hablamos deredención: lo que desde lo más íntimo era necesario ha sucedido, y nosotros podemos entrar en este dinamismo. Jesús puede distribuir suCuerpo, porque se entrega realmente a sí mismo. 21 de agosto de 2005 10.8.d11.8 Ser EucaristíaNuestra salvación consiste en hacernos cuerpo de Cristo, como Cristo mismo: tomándonos de Él a diario y a diario devolviéndonos a Él;ofreciendo cotidianamente nuestro cuerpo como emplazamiento de la palabra. Nos convertimos en Su cuerpo siguiéndole, descendiendo yascendiendo. De todo ello habla la sencilla expresión «Descendit de caelis». Habla de Cristo y, al hacerlo, habla de nosotros. El Dios de los cristianos, p. 69 11.8.aNo sólo digamos cosas hermosas sobre la Eucaristía, sino que sobre todo vivamos de su fuerza. Basílica Vaticana. Domingo 2 octubre 2005. 11.8.bSan León Magno recuerda que "nuestra participación en el cuerpo y la sangre de Cristo sólo tiende a convertirnos en aquello que recibimos"(Sermón 12, De Passione 3, 7: PL 54). Si esto es verdad para cada cristiano, con mayor razón lo es para nosotros, los sacerdotes. Ser Eucaristía.Que este sea, precisamente, nuestro constante anhelo y compromiso, para que el ofrecimiento del cuerpo y la sangre del Señor que hacemosen el altar vaya acompañado del sacrificio de nuestra existencia. Cada día el Cuerpo y la Sangre del Señor nos comunica el amor libre y puroque nos hace ministros dignos de Cristo y testigos de su alegría. Es lo que los fieles esperan del sacerdote: el ejemplo de una auténticadevoción a la Eucaristía; quieren verlo pasando largos ratos de silencio y adoración ante Jesús, como hacía el santo cura de Ars, al que vamos arecordar de forma particular durante el ya inminente Año sacerdotal. Basílica papal de San Juan de Letrán. Jueves 11 junio 2009. 11.8.c12.8 La eucaristía es cósmicaZacarías dice que el reino del rey de la paz se extiende “de mar a mar (...) hasta los confines de la tierra”. La antigua promesa de la tierra,hecha a Abraham y a los Padres, se sustituye aquí con una nueva visión: el espacio del rey mesiánico ya no es un país determinado, que luegose separaría de los demás y, por tanto, se pondría inevitablemente contra los otros países. Su país es la tierra, el mundo entero. Superandotoda delimitación, él crea unidad en la multiplicidad de las culturas. Atravesando con la mirada las nubes de la historia que separaban alprofeta de Jesús, vemos cómo desde lejos emerge en esta profecía la red de las comunidades eucarísticas que abraza a la tierra, a todo elmundo, una red de comunidades que constituyen el “reino de la paz” de Jesús de mar a mar hasta los confines de la tierra. Él llega a todas lasculturas y a todas las partes del mundo, adondequiera, a las chozas miserables y a los campos pobres, así como al esplendor de las catedrales.Por doquier él es el mismo, el Único, y así todos los orantes reunidos, en comunión con él, están también unidos entre sí en un único cuerpo.Cristo domina convirtiéndose él mismo en nuestro pan y entregándose a nosotros. De este modo construye su reino. JMJ. Plaza de San Pedro. Domingo 9 abril 2006 12.8.a"Ya no hay judío ni griego; ni esclavo ni libre; ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jesús" (Ga 3, 28). "Todos vosotrossois uno". En estas palabras se percibe la verdad y la fuerza de la revolución cristiana, la revolución más profunda de la historia humana, quese experimenta precisamente alrededor de la Eucaristía: aquí se reúnen, en la presencia del Señor, personas de edad, sexo, condición social eideas políticas diferentes. La Eucaristía no puede ser nunca un hecho privado, reservado a personas escogidas según afinidades o amistad. LaEucaristía es un culto público, que no tiene nada de esotérico, de exclusivo. Nosotros, esta tarde, no hemos elegido con quién queríamosreunirnos; hemos venido y nos encontramos unos junto a otros, unidos por la fe y llamados a convertirnos en un único cuerpo, compartiendoel único Pan que es Cristo. Estamos unidos más allá de nuestras diferencias de nacionalidad, de profesión, de clase social, de ideas políticas:nos abrimos los unos a los otros para convertirnos en una sola cosa a partir de él. Esta ha sido, desde los inicios, la característica delcristianismo, realizada visiblemente alrededor de la Eucaristía, y es necesario velar siempre para que las tentaciones del particularismo,aunque sea de buena fe, no vayan de hecho en sentido opuesto. Por tanto, el Corpus Christi ante todo nos recuerda que ser cristianos quieredecir reunirse desde todas las partes para estar en la presencia del único Señor y ser uno en él y con él. Basílica de San Juan de Letrán. Jueves 22 mayo 2008 12.8.b 8

×