• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
5. La cruz, mata o libera
 

5. La cruz, mata o libera

on

  • 490 views

¿Cómo es posible que se haya dado un desajuste tan grave entre lo que el cristianismo es y lo que parece? Quizá porque el mundo no entiende la Cruz. La cruz no es negación, sino camino para lograr ...

¿Cómo es posible que se haya dado un desajuste tan grave entre lo que el cristianismo es y lo que parece? Quizá porque el mundo no entiende la Cruz. La cruz no es negación, sino camino para lograr la vida, la libertad, la paz, la amistad… y cualquier otra realidad positiva. Sin cruz, nada humano tiene futuro. Sin cruz, nos destruimos a nosotros mismos, entre nosotros y al cosmos.
Así es, porque “el mundo vive por el sacrificio”; como cualquier familia o grupo de amigos, que solo vive y todos estarán a gusto solo si alguien se sacrifica. La cruz es el signo de la gran afirmación: el grano da vida muriendo. ¿Por qué fijarse en la muerte, en lugar de centrarse en lo importante, que es la grandeza de estar generando una vida nueva y superior?

Statistics

Views

Total Views
490
Views on SlideShare
490
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
9
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    5. La cruz, mata o libera 5. La cruz, mata o libera Document Transcript

    • 5. La cruz, ¿mata o libera?¿Cómo es posible que se haya dado un desajuste tan grave entre lo que el cristianismo es y lo que parece?Quizá porque el mundo no entiende la Cruz. La cruz no es negación, sino camino para lograr la vida, lalibertad, la paz, la amistad… y cualquier otra realidad positiva. Sin cruz, nada humano tiene futuro. Sin cruz,nos destruimos a nosotros mismos, entre nosotros y al cosmos.Así es, porque “el mundo vive por el sacrificio”; como cualquier familia o grupo de amigos, que solo vive ytodos estarán a gusto solo si alguien se sacrifica. La cruz es el signo de la gran afirmación: el grano da vidamuriendo. ¿Por qué fijarse en la muerte, en lugar de centrarse en lo importante, que es la grandeza deestar generando una vida nueva y superior?
    • 1.5¡Queremos vivir! ¡Queremos libertad! ....................................................................................................................................................... 3 1.5.a..................................................................................................................................................................................................................... 3 1.5.b .................................................................................................................................................................................................................... 3 1.5.c ..................................................................................................................................................................................................................... 32.5La sabia lógica de la cruz ............................................................................................................................................................................ 3 2.5.a..................................................................................................................................................................................................................... 3 2.5.b .................................................................................................................................................................................................................... 33.5 La cruz dice muchas verdades ................................................................................................................................................................... 3 3.5.a..................................................................................................................................................................................................................... 3 3.5.b .................................................................................................................................................................................................................... 4 3.5.c ..................................................................................................................................................................................................................... 44.5 ¿Qué significa la Cruz del Señor?............................................................................................................................................................... 4 4.5.a..................................................................................................................................................................................................................... 4 4.5.b .................................................................................................................................................................................................................... 4 4.5.c ..................................................................................................................................................................................................................... 4 4.5.d .................................................................................................................................................................................................................... 4 4.5.e..................................................................................................................................................................................................................... 4 4.5.f ..................................................................................................................................................................................................................... 4 4.5.g..................................................................................................................................................................................................................... 55.5 Sin cruz no hay vida, ni realizamos nada grande....................................................................................................................................... 5 5.5.a..................................................................................................................................................................................................................... 5 5.5.b .................................................................................................................................................................................................................... 5 5.5.c ..................................................................................................................................................................................................................... 5 5.5.d .................................................................................................................................................................................................................... 56.5 ¿Es Dios cruel por permitir la cruz? .......................................................................................................................................................... 5 6.5.a..................................................................................................................................................................................................................... 5 6.5.b .................................................................................................................................................................................................................... 67.5 Por qué nos santiguamos ......................................................................................................................................................................... 6 7.5.a..................................................................................................................................................................................................................... 6 7.5.b .................................................................................................................................................................................................................... 6 7.5.c ..................................................................................................................................................................................................................... 6 7.5.d .................................................................................................................................................................................................................... 6 7.5.e..................................................................................................................................................................................................................... 68.5 Formas de nuestra cruz ............................................................................................................................................................................ 7 8.5.a..................................................................................................................................................................................................................... 7 8.5.b .................................................................................................................................................................................................................... 7 8.5.c ..................................................................................................................................................................................................................... 7Para perseverar en las contrariedades ............................................................................................................................................................ 7 8.5.d .................................................................................................................................................................................................................... 7 8.5.e..................................................................................................................................................................................................................... 7 8.5.f ..................................................................................................................................................................................................................... 7 8.5.g..................................................................................................................................................................................................................... 7 8.5.h .................................................................................................................................................................................................................... 89.5 La cruz no es la última palabra .................................................................................................................................................................. 8 9.5.a..................................................................................................................................................................................................................... 8 2
    • 1.5¡Queremos vivir! ¡Queremos libertad!¡Queremos cosas grandes!No es verdad que la juventud piense sobre todo en el consumo y en el placer. No es verdad que sea materialista y egoísta. Es verdad locontrario: los jóvenes quieren cosas grandes. Quieren que se detenga la injusticia. Quieren que se superen las desigualdades y que todosparticipen en los bienes de la tierra. Quieren que los oprimidos obtengan la libertad. Quieren cosas grandes. Quieren cosas buenas.Por eso, los jóvenes —vosotros lo sois— están de nuevo totalmente abiertos a Cristo. Cristo no nos ha prometido una vida cómoda. Quienbusca la comodidad, con él se ha equivocado de camino. Él nos muestra la senda que lleva hacia las cosas grandes, hacia el bien, hacia una vidahumana auténtica. Cuando habla de la cruz que debemos llevar, no se trata del gusto del tormento o de un moralismo mezquino. Es el impulsodel amor, que comienza por sí mismo, pero no se busca a sí mismo, sino que impulsa a la persona al servicio de la verdad, la justicia y el bien.Cristo nos muestra a Dios y, de esa forma, la verdadera grandeza del hombre. 34.1 de ORAR con B16 1.5.aUna paradoja básica« ¿Cómo se escoge la vida?» Reflexionando, me ha venido a la mente que la gran defección del cristianismo que se produjo en Occidente enlos últimos cien años se realizó precisamente en nombre de la opción por la vida. Se decía —pienso en Nietzsche, pero también en muchosotros— que el cristianismo es una opción contra la vida. Se decía que con la cruz, con todos los Mandamientos, con todos los «no» que nospropone, nos cierra la puerta de la vida; pero nosotros queremos tener la vida y escogemos, optamos, en último término, por la vidaliberándonos de la cruz, liberándonos de todos estos Mandamientos y de todos estos «no». Queremos tener la vida en abundancia, nada másque la vida.Aquí de inmediato viene a la mente la palabra del Evangelio de hoy: «El que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por micausa, la salvará» (Lc 9, 24). Ésta es la paradoja que debemos tener presente ante todo en la opción por la vida. No es arrogándonos la vidapara nosotros como podemos encontrar la vida, sino dándola; no teniéndola o tomándola, sino dándola. Éste es el sentido último de la cruz:no tomar para sí, sino dar la vida. 2 de marzo de 2006 1.5.bLa cruz es símbolo de vidaHubo un período -que aún no se ha superado del todo- en el que se rechazaba el cristianismo precisamente a causa de la cruz. La cruz habla desacrificio -se decía-; la cruz es signo de negación de la vida. En cambio, nosotros queremos la vida entera, sin restricciones y sin renuncias.Queremos vivir, sólo vivir. No nos dejamos limitar por mandamientos y prohibiciones; queremos riqueza y plenitud; así se decía y se siguediciendo todavía.Todo esto parece convincente y atractivo; es el lenguaje de la serpiente, que nos dice: “¡No tengáis miedo! ¡Comed tranquilamente de todoslos árboles del jardín!”. Sin embargo, el domingo de Ramos nos dice que el auténtico gran “sí” es precisamente la cruz; que precisamente lacruz es el verdadero árbol de la vida. No hallamos la vida apropiándonos de ella, sino donándola. El amor es entregarse a sí mismo, y por esoes el camino de la verdadera vida, simbolizada por la cruz. JMJ. Roma, Domingo 9 abril 2006. 1.5.c2.5La sabia lógica de la cruzTambién en lo cósmico vige la ley de que la vida nace de la muerte, del abandono de uno mismo. Lo que nos dice pues la creación, se realizaen el hombre y finalmente en Jesucristo, el hombre ejemplar. La auténtica vida empieza cuando se asume la suerte del grano de trigo, cuandouno vive la vida como ofrenda, cuando uno se abre, cuando uno se pierde a sí mismo. Los datos de la historia de las religiones, que en estepunto coinciden con el testimonio bíblico, nos autorizan a afirmar que el mundo vive por el sacrificio. Los mitos que nos cuentan que el cosmosse formó a consecuencia de un sacrificio original, que vive del sacrificio y que se sustenta en él, conservan su verdad y validez. Estas imágenesmíticas ilustran el principio del éxodo cristiano: Quien ama su vida la pierde; y quien odia su vida en este mundo, la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25; cf. Mc 8, 35 par.). Introducción al cristianismo. Pág. 212-213 2.5.aLa lógica de la cruz, único caminoEste es el camino exigente de la cruz que Jesús indica a todos sus discípulos. En diversas ocasiones dijo: “Si alguno me quiere servir, sígame”.No hay alternativa para el cristiano que quiera realizar su vocación. Es la “ley” de la cruz descrita con la imagen del grano de trigo que muerepara germinar a una nueva vida; es la “lógica” de la cruz de la que nos habla también el pasaje evangélico de hoy: “El que ama su vida, lapierde; y el que odia su vida en este mundo, la guardará para la vida eterna” (Jn 12, 25). “Odiar” la propia vida es una expresión semítica fuertey encierra una paradoja; subraya muy bien la totalidad radical que debe caracterizar a quien sigue a Cristo y, por su amor, se pone al serviciode los hermanos: pierde la vida y así la encuentra. No existe otro camino para experimentar la alegría y la verdadera fecundidad del Amor: elcamino de darse, entregarse, perderse para encontrarse. Parroquia romana del Santo Rostro de Jesús en la Magliana. Domingo, 29 marzo 2009. 2.5.b3.5 La cruz dice muchas verdadesLa cruz —la entrega de sí mismo del Hijo de Dios— es, en definitiva, el "signo" por excelencia que se nos ha dado para comprender la verdaddel hombre y la verdad de Dios: todos hemos sido creados y redimidos por un Dios que por amor inmoló a su Hijo único. Por eso, como escribíen la encíclica Deus caritas est, en la cruz "se realiza ese ponerse Dios contra sí mismo, al entregarse para dar nueva vida al hombre ysalvarlo: esto es amor en su forma más radical" (n.12).
 Parroquia romana de Dios, Padre Misericordioso. 26 marzo 2006. 3.5.a 3
    • La cruz es revelación. Pero no revela cualquier cosa, sino a Dios y al hombre. Nos dice cómo es Dios y cómo es el hombre. En la filosofía griegase preanuncia esto de una forma peculiar con la imagen platónica del justo crucificado. En su obra sobre el Estado se pregunta Platón cómo sepodría lograr en este mundo un hombre total y plenamente justo. Y concluye que la justicia de un hombre sólo es perfecta cuando da laimpresión de que es injusto consigo mismo, porque entonces deja claro que no sigue la opinión de los hombres, sino que hace justicia poramor a ella. Por tanto, para Platón, el incomprendido y el perseguido es el auténtico justo en este mundo. Y no duda en escribir: «Dirán, pues,que en esas circunstancias será atormentado, flagelado, encadenado, y que después lo crucificarán...» Este texto, escrito cuatrocientos añosantes de Cristo, impresiona a todos los cristianos. El pensamiento filosófico, con toda su seriedad, ha mostrado que el justo, en el plenosentido de la palabra, tiene que ser crucificado. Ahí se vislumbra algo de lo que en la cruz se revela sobre el hombre. Introducción al cristianismo, pp. 244-245 3.5.bPero la cruz no sólo dice quién es el hombre, sino también quién es Dios. Dios es de tal manera que en este abismo se ha identificado con elhombre y lo juzga para salvarlo. En el abismo de la repulsa humana se manifiesta todavía más el abismo inagotable del amor divino. La cruz es,pues, el verdadero centro de la revelación, de una revelación que no nos dice nada desconocido, sino que nos revela quiénes somos de verdadal ponernos ante Dios y al poner a Dios en medio de nosotros. Introducción al cristianismo, pp. 244-245 3.5.c4.5 ¿Qué significa la Cruz del Señor?¿Pero qué significa entonces la cruz del Señor? Es la forma que toma aquel amor que ha aceptado al hombre por completo, aun en su culpa y,por lo tanto, aun en su muerte, hasta las cuales ha descendido. Así llegó a ser sacrificio: en cuanto amor sin límites que carga a hombros con elhombre, como con la oveja perdida, y lo conduce de nuevo al Padre, a través de la noche del pecado. Desde ese momento existe una nuevaclase de sufrimiento no como maldición, sino como amor que transforma el mundo. El Dios de los cristianos, pp. 55-56 4.5.aLa cruz abre la puerta desde un ladoEn la antigua liturgia del domingo de Ramos, el sacerdote, al llegar ante el templo, llamaba fuertemente con el asta de la cruz de la procesiónal portón aún cerrado, que a continuación se abría. Era una hermosa imagen para ilustrar el misterio de Jesucristo mismo que, con el maderode su cruz, con la fuerza de su amor que se entrega, ha llamado desde el lado del mundo a la puerta de Dios; desde el lado de un mundo queno lograba encontrar el acceso a Dios. JMJ. Plaza de San Pedro. Domingo 1 abril 2007. 4.5.bCon todo, el hombre Jesús, que era un hombre verdadero, con nuestros mismos sentimientos, sentía el peso de la prueba y la amarga tristezapor el trágico fin que le esperaba. Precisamente por ser hombre-Dios, experimentaba con mayor fuerza el terror frente al abismo del pecadohumano y a cuánto hay de sucio en la humanidad, que él debía llevar consigo y consumar en el fuego de su amor. Todo esto él lo debía llevarconsigo y transformar en su amor. “Ahora —confiesa— mi alma está turbada. Y ¿que voy a decir? ¿Padre, líbrame de esta hora?” (Jn 12, 27).Le asalta la tentación de pedir: “Sálvame, no permitas la cruz, dame la vida”. En esta apremiante invocación percibimos una anticipación de laconmovedora oración de Getsemaní, cuando, al experimentar el drama de la soledad y el miedo, implorará al Padre que aleje de él el cáliz dela pasión. Parroquia romana del Santo Rostro de Jesús en la Magliana. Domingo, 29 marzo 2009. 4.5.c…y desde otroCon la cruz, Jesús ha abierto de par en par la puerta de Dios, la puerta entre Dios y los hombres. Ahora ya está abierta. Pero también desde elotro lado, el Señor llama con su cruz: llama a las puertas del mundo, a las puertas de nuestro corazón, que con tanta frecuencia y en tan grannúmero están cerradas para Dios. Y nos dice más o menos lo siguiente: si las pruebas que Dios te da de su existencia en la creación no logranabrirte a él; si la palabra de la Escritura y el mensaje de la Iglesia te dejan indiferente, entonces mírame a mí, al Dios que sufre por ti, quepersonalmente padece contigo; mira que sufro por amor a ti y ábrete a mí, tu Señor y tu Dios.Este es el llamamiento que en esta hora dejamos penetrar en nuestro corazón. Que el Señor nos ayude a abrir la puerta del corazón, la puertadel mundo, para que él, el Dios vivo, pueda llegar en su Hijo a nuestro tiempo y cambiar nuestra vida. JMJ. Plaza de San Pedro. Domingo 1 abril 2007. 4.5.dLa cruz es puenteExiste el puente entre cielo y tierra. Este puente es la cruz; el amor del Señor lo ha construido. La construcción de este puente rebasa lasposibilidades de la técnica; la voluntad babilónica tenía y tiene que naufragar. Únicamente el amor encarnado de Dios podía levantar aquelpuente. Allí donde el cielo se abre y los ángeles de Dios suben y bajan (Jn. 1, 51), también los hombres comienzan a comprenderse. El camino pascual, p. 152 4.5.eUn extraño modo de ‘elevarse’ sobre toda la realidadA esta luz comprendemos también la solemne proclamación con la que se concluye el pasaje evangélico: “Yo, cuando sea levantado de latierra, atraeré a todos hacia mí” (Jn 12, 32), así como el comentario del Evangelista: “Decía esto para significar de qué muerte iba a morir” (Jn12, 33). La cruz: la altura del amor es la altura de Jesús, y a esta altura nos atrae a todos. Parroquia romana del Santo Rostro de Jesús en la Magliana. Domingo, 29 marzo 2009. 4.5.f 4
    • Él desciende por este puente hasta nosotros, y nosotros podemos subir por este puente de paz hasta él. Por este puente, siempre junto a él,debemos llegar también hasta el prójimo, hasta aquel que tiene necesidad de nosotros. Precisamente abajándonos con Cristo, nos elevamoshasta él y hasta Dios: Dios es amor y, por eso, el descenso, el abajamiento que nos pide el amor, es al mismo tiempo la verdadera subida.Precisamente así, al abajarnos, al salir de nosotros mismos, alcanzamos la altura de Jesucristo, la verdadera altura del ser humano. Domingo 15 mayo 2005. 4.5.g5.5 Sin cruz no hay vida, ni realizamos nada grandeLa ley fundamental: sin cruz no hay vidaCuando tocamos la Cruz, más aún, cuando la llevamos, tocamos el misterio de Dios, el misterio de Jesucristo: el misterio de que Dios ha amadotanto al mundo, a nosotros, que entregó a su Hijo único por nosotros (cf. Jn 3,16). Toquemos el misterio maravilloso del amor de Dios, la únicaverdad realmente redentora. Pero hagamos nuestra también la ley fundamental, la norma constitutiva de nuestra vida, es decir, el hecho quesin el «sí» a la Cruz, sin caminar día tras día en comunión con Cristo, no se puede lograr la vida. Cuanto más renunciemos a algo por amor de lagran verdad y el gran amor — por amor de la verdad y el amor de Dios —, tanto más grande y rica se hace la vida. Quien quiere guardar su vidapara sí mismo, la pierde. Quien da su vida — cotidianamente, en los pequeños gestos que forman parte de la gran decisión —, la encuentra.Esta es la verdad exigente, pero también profundamente bella y liberadora, en la que queremos entrar paso a paso durante el camino de laCruz por los continentes. Que el Señor bendiga este camino. JMJ. Plaza de San Pedro. Domingo 5 abril 2009. 5.5.aOcéano de mal contra océano de bondad¿Por qué era necesario sufrir para salvar al mundo? Era necesario, pues en el mundo existe un océano de mal, de injusticia, de odio, deviolencia, y todas las víctimas del odio y de la injusticia tienen el derecho a que se haga justicia. Dios no puede ignorar este grito de los quesufren, de los que son oprimidos por la injusticia.Perdonar no es ignorar, sino transformar, es decir, Dios tiene que entrar en este mundo y oponer al océano de la injusticia un océano másgrande del bien y del amor. Y éste es el acontecimiento de la Cruz: desde ese momento, contra el océano del mal, existe un río infinito y portanto siempre más grande que todas las injusticias del mundo, un río de bondad, de verdad y de amor. De este modo, Dios perdonatransformando el mundo y entrando en nuestro mundo para que se dé realmente una fuerza, un río de bien más grande que todo el mal quepuede existir. De este modo, el hecho de dirigirse a Dios se convierte en un llamamiento a nosotros: es decir, Dios nos invita a ponernos desu parte, a salir del océano del mal, del odio, de la violencia, del egoísmo, y a identificarnos, entrar en el río de su amor. Aosta. 24 julio 09 5.5.bSe manifiesta en pequeños sacrificiosSabéis por una amarga experiencia que, tras la repentina furia destructora del mal, el trabajo de reconstrucción es penosamente lento y duro.Requiere tiempo, esfuerzo y perseverancia: debe comenzar en nuestros corazones, en los pequeños sacrificios cotidianos necesarios para serfieles a la ley de Dios, en los pequeños gestos mediante los cuales demostramos amar a nuestros prójimos –todos ellos, sin distinción de raza,etnia o lengua– con la disponibilidad de colaborar con ellos para construir juntos sobre fundamentos duraderos. Haced que vuestrasparroquias se conviertan en comunidades donde la luz de la verdad de Dios y el poder del amor reconciliador de Cristo no solamente secelebren, sino que también se manifiesten en obras concretas de caridad. Cimangola, Luanda. Domingo 22 marzo 2009. 5.5.cNos hace acoger hermanosDirijamos hoy a Cristo nuestra mirada, con frecuencia distraída por intereses terrenos superficiales y efímeros. Detengámonos a contemplar sucruz. La cruz es manantial de vida inmortal; es escuela de justicia y de paz; es patrimonio universal de perdón y de misericordia; es pruebapermanente de un amor oblativo e infinito que llevó a Dios a hacerse hombre, vulnerable como nosotros, hasta morir crucificado.Sus brazos clavados se abren para cada ser humano y nos invitan a acercarnos a él con la seguridad de que nos va a acoger y estrechar en unabrazo de infinita ternura: “Cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí” (Jn 12, 32). A través del camino doloroso de la cruz, loshombres de todas las épocas, reconciliados y redimidos por la sangre de Cristo, han llegado a ser amigos de Dios, hijos del Padre celestial.“Amigo”, así llama Jesús a Judas y le dirige el último y dramático llamamiento a la conversión.“Amigo” nos llama a cada uno de nosotros, porque es verdadero amigo de todos. Por desgracia, los hombres no siempre logran percibir laprofundidad de este amor infinito que Dios tiene a sus criaturas. Para él no hay diferencia de raza y cultura. Jesucristo murió para librar a todala humanidad de la ignorancia de Dios, del círculo de odio y venganza, de la esclavitud del pecado. La cruz nos hace hermanos. Coliseo de Roma. Viernes Santo, 6 de abril de 2007 5.5.d6.5 ¿Es Dios cruel por permitir la cruz?Por causa de una teología mal entendida, muchos han percibido [...] la imagen de un Dios cruel que pide la sangre de su propio Hijo. [...] Sinembargo, es justamente todo lo contrario: el Dios bíblico no quiere víctimas humanas. Allí donde él se presenta, en la historia religiosa, cesanlos sacrificios humanos. Antes de que Abraham ponga la mano sobre Isaac, se lo impide el mandato divino: el carnero sustituye al niño. Asícomienza el culto a Yahvé: la inmolación del primogénito que pide la religión ancestral de Abraham es relevada por la obediencia, por la fe; elsustituto externo, el carnero, no es más que expresión de este proceso más hondo, que no es sustitución sino acceso a lo esencial. Para el Diosde Israel el sacrificio humano es una abominación: Moloc, el dios de los sacrificios humanos, es la quintaesencia del falso dios, al que se oponela fe yahvista. Servicio divino, para el Dios de Israel, no es la muerte del hombre, sino su vida. Ireneo de Lyon acuñó para esta idea la hermosafórmula: «Gloria Dei homo vivens», el hombre viviente es la gloria de Dios. El Dios de los cristianos, p. 55 6.5.a 5
    • San Gregorio Nacianceno, en cierta ocasión, se preguntó por qué Dios quiso hacerse hombre. La parte más importante, y para mí másconmovedora, de su respuesta es: “Dios quería darse cuenta de lo que significa para nosotros la obediencia y quería medirlo todo según supropio sufrimiento, esta invención de su amor por nosotros. De este modo, puede conocer directamente en sí mismo lo que nosotrosexperimentamos, lo que se nos exige, la indulgencia que merecemos, calculando nuestra debilidad según su sufrimiento" (Discurso 30; Disc.Teol. IV, 6).A veces quisiéramos decir a Jesús: “Señor, para mí tu yugo no es ligero; más aún, es muy pesado en este mundo". Pero luego, mirándolo a élque lo soportó todo, que experimentó en sí la obediencia, la debilidad, el dolor, toda la oscuridad, entonces dejamos de lamentarnos. Su yugoconsiste en amar como él. Y cuanto más lo amamos a él y cuanto más amamos como él, tanto más ligero nos resulta su yugo, en aparienciapesado.Pidámosle que nos ayude a amar como él, para experimentar cada vez más cuán hermoso es llevar su yugo. Basílica Vaticana. Jueves Santo 5 abril 2007. 6.5.b7.5 Por qué nos santiguamos¿Qué hacemos al santiguarnos?El profeta nos muestra que este rey será un rey de paz; hará desaparecer los carros de guerra y los caballos de batalla, romperá los arcos yanunciará la paz. En la figura de Jesús esto se hace realidad mediante el signo de la cruz. Es el arco roto, en cierto modo, el nuevo y verdaderoarco iris de Dios, que une el cielo y la tierra y tiende un puente entre los continentes sobre los abismos. La nueva arma, que Jesús pone ennuestras manos, es la cruz, signo de reconciliación, de perdón, signo del amor que es más fuerte que la muerte. Cada vez que hacemos la señalde la cruz debemos acordarnos de no responder a la injusticia con otra injusticia, a la violencia con otra violencia; debemos recordar que sólopodemos vencer al mal con el bien, y jamás devolviendo mal por mal. JMJ, Plaza de San Pedro. Domingo 9 abril 2006. 7.5.aLa muerte de Jonás —de acuerdo con la tradición rabínica— fue una muerte voluntaria por la salvación de Israel, y por esa razón fue Jonás «unjusto perfecto». El signo del verdadero justo, del justo perfecto, es la muerte voluntaria por la salvación de los otros. Este signo nos lo haofrecido Jesús. Él es el verdadero justo. Su signo es su muerte. Su signo es su cruz. Con este signo volverá al final de los tiempos. Y será estesigno el juicio del mundo, el juicio de nuestra vida. Pongamos desde ahora mismo nuestra vida bajo este signo, día tras día; aceptemos yreconozcamos el signo de Jonás haciendo la señal de la cruz al principio y al final de nuestras oraciones. El camino pascual, p. 42 7.5.bLa cruz colgada del cuelloMuchos de vosotros lleváis colgada del cuello una cadena con una cruz. También yo llevo una, como por otra parte todos los Obispos. No es unadorno ni una joya. Es el precioso símbolo de nuestra fe, el signo visible y material de la vinculación a Cristo. San Pablo habla claramente de lacruz al principio de su primera carta a los Corintios. En Corinto, vivía una comunidad alborotada y revuelta, expuesta a los peligros de lacorrupción de las costumbres imperantes. Peligros parecidos a los que hoy conocemos. No citaré nada más que los siguientes: las querellas yluchas en el seno de la comunidad creyente, la seducción que ofrecen pseudo sabidurías religiosas o filosóficas, la superficialidad de la fe y lamoral disoluta. San Pablo comienza la carta escribiendo: “El mensaje de la cruz es necedad para los que están en vías de perdición; pero, paralos que están en vías de salvación –para nosotros- es fuerza de Dios” (1 Co 1,18). Después, el Apóstol muestra la singular oposición que existeentre la sabiduría y la locura, según Dios y según los hombres. Habla de ello cuando evoca la fundación de la Iglesia en Corinto y a propósito desu propia predicación. Concluye insistiendo en la hermosura de la sabiduría de Dios que Cristo y, tras de Él, sus Apóstoles enseñan al mundo ya los cristianos. Esta sabiduría, misteriosa y escondida (cf. 1 Co 2,7), nos ha sido revelada por el Espíritu, porque “a nivel humano uno no captalo que es propio del Espíritu de Dios, le parece una locura; no es capaz de percibirlo porque sólo se puede juzgar con el criterio del Espíritu” (1Co 2,14).El Espíritu abre a la inteligencia humana nuevos horizontes que la superan y le hace comprender que la única sabiduría verdadera reside en lagrandeza de Cristo. Para los cristianos, la Cruz simboliza la sabiduría de Dios y su amor infinito revelado en el don redentor de Cristo muerto yresucitado para la vida del mundo, en particular, para la vida de cada uno. El Espíritu de la Liturgia, Ediciones Cristiandad, Madrid 1978. Dios y Cristianismo B16. 7.5.cQue este descubrimiento impresionante de un Dios que se ha hecho hombre por amor os aliente a respetar y venerar la Cruz. Que no es sóloel signo de vuestra vida en Dios y de vuestra salvación, sino también –lo sabéis- el testigo mudo de los padecimientos de los hombres y, almismo tiempo, la expresión única y preciosa de todas sus esperanzas. El Espíritu de la Liturgia, Ediciones Cristiandad, Madrid 1978. Dios y Cristianismo B16. 7.5.dDios es una bendición, para toda la creación y para todos los hombres. La cruz, que es su señal en el cielo y en la tierra, tenía que convertirse,por ello, en el gesto de bendición propiamente cristiano. El cristianismo no es moralismo. El cristianismo es la realidad de la historia común deDios y del hombre. En esta historia en la que predomina el don de Dios, nosotros aprendemos a actuar como hombres. El Espíritu de la Liturgia, Ediciones Cristiandad, Madrid 1978. Dios y Cristianismo B16. 7.5.e 6
    • 8.5 Formas de nuestra cruzQueridos jóvenes, sé que venerar la Cruz a veces también lleva consigo el escarnio e incluso la persecución. La Cruz pone en peligro en ciertamedida la seguridad humana, pero manifiesta, también y sobre todo, la gracia de Dios y confirma la salvación. Esta tarde os confío la Cruz deCristo. El Espíritu Santo os hará comprender su misterio de amor y podréis exclamar con San Pablo: “Dios me libre de gloriarme si no es en lacruz de nuestro Señor Jesucristo, en la cual el mundo está crucificado para mí, y yo para el mundo” (Gál 6,14). Pablo había entendido lapalabra de Jesús –aparentemente paradójica- según la cual sólo entregando (“perdiendo”) la propia vida se puede encontrarla (cf. Mc 8,35; Jn12,24) y de ello había sacado la conclusión de que la Cruz manifiesta la ley fundamental del amor, la fórmula perfecta de la vida verdadera.Que a algunos la profundización en el misterio de la Cruz os permita descubrir la llamada a servir a Cristo de manera más total en la vidasacerdotal o religiosa. Catedral de Notre-Dame de París. Viernes 12 de septiembre de 2008 8.5.aPara seguirleVemos que todo el entramado del mensaje de Jesús está repleto de tensiones, que constituye un gran reto. Siempre tiene que ver con la cruz.Quien no quiera dejarse quemar, quien no esté dispuesto a ello, tampoco se acercará a Él. Pero debemos saber siempre que precisamente enÉl hallaremos la verdadera bondad, que nos ayuda, que nos acepta y que, además de abrigar buenas intenciones hacia nosotros, hace que nosvaya bien. Dios y el mundo, p. 211 8.5.bPara responder ante el malEl dócil seguimiento del divino Maestro convierte a los cristianos en testigos y apóstoles de paz. Podríamos decir que esta actitud interior nosayuda también a poner mejor de relieve cuál debe ser la respuesta cristiana a la violencia que amenaza la paz del mundo. Ciertamente, no esla venganza, ni el odio, ni tampoco la huida hacia un falso espiritualismo. La respuesta de los discípulos de Cristo consiste, más bien, enrecorrer el camino elegido por él, que, ante los males de su tiempo y de todos los tiempos, abrazó decididamente la cruz, siguiendo el senderomás largo, pero eficaz, del amor. Tras sus huellas y unidos a él, debemos esforzarnos todos por oponernos al mal con el bien, a la mentira conla verdad, al odio con el amor. Basílica de Santa Sabina. Miércoles 1 marzo 2006. 8.5.cPara perseverar en las contrariedadesQueridos amigos, ¿qué quiere decir construir sobre roca? Construir sobre roca quiere decir ser conscientes de que habrá contrariedades.Cristo dice:”Cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa..." (Mt 7, 25). Estos fenómenosnaturales no sólo son la imagen de las múltiples contrariedades de la condición humana; normalmente también son previsibles. Cristo nopromete que sobre una casa en construcción no caerá jamás un aguacero; no promete que una ola violenta no derribará lo que para nosotroses más querido; no promete que vientos impetuosos no arrastrarán lo que hemos construido a veces a costa de enormes sacrificios. Cristo nosólo comprende la aspiración del hombre a una casa duradera, sino que también es plenamente consciente de todo lo que puede arruinar lafelicidad del hombre. Por eso, no debéis sorprenderos de que surjan contrariedades, cualesquiera que sean. No os desaniméis a causa de ellas.Un edificio construido sobre roca no queda exento de la acción de las fuerzas de la naturaleza, inscritas en el misterio del hombre. Haberconstruido sobre roca significa tener la certeza de que en los momentos difíciles existe una fuerza segura en la que se puede confiar. Cracovia-Błonia, sábado 27 de mayo de 2006 8.5.dNo tengáis miedo. Aunque esto signifique ser un “signo de contradicción”(Lc.2,34) frente a actitudes duras y una mentalidad que considera alos otros como instrumentos para usar, en vez de como hermanos y hermanas a los que amar, respetar y ayudar a lo largo del camino de lalibertad, la vida y la esperanza. Cimangola, Luanda. Domingo 22 marzo 2009. 8.5.ePara ponerse en sus manos[...] La cruz [...] exige que ponga en manos de Jesús mi propio yo, no para que lo destruya, sino para que en él se haga libre y abierto. El sí deJesucristo que yo transmito es realmente suyo sólo si es totalmente mío. Por eso esta vía requiere mucha paciencia y humildad, como elmismo Señor tiene paciencia con nosotros: no es un salto mortal en el heroísmo lo que hace santo al hombre, sino el humilde y pacientecamino con Jesús, paso a paso. La santidad no consiste en aventurados actos de virtud, sino en amar junto a él. Por eso los santos verdaderosson hombres completamente humanos y naturales, seres en quienes lo humano, mediante la transformación y purificación pascual, llega la luzen toda su original belleza. Mirar a Cristo, p. 107 8.5.fPara aceptar la verdad«Convertirse» quiere decir: aceptar los sufrimientos de la verdad. La conversión exige que la verdad, la fe y el amor lleguen a ser másimportantes que nuestra vida biológica, que el bienestar, el éxito, el prestigio y la tranquilidad de nuestra existencia; esto no sólo de unamanera abstracta, sino en nuestra realidad cotidiana y en las cosas más insignificantes. De hecho el éxito, el prestigio, la tranquilidad y lacomodidad son los falsos dioses que más impiden la verdad y el verdadero progreso en la vida personal y social. Cuando aceptamos estaprimacía de la verdad, seguimos al Señor, cargamos con nuestra cruz y participamos en la cultura del amor, que es la cultura de la cruz. El camino pascual, pp. 27-28 8.5.g 7
    • Para aceptar el esfuerzoUn hombre que sea privado de toda fatiga y transportado a la tierra prometida de sus sueños pierde su autenticidad y su mismidad. Enrealidad el hombre no es salvado sino a través de la cruz y la aceptación de los propios sufrimientos y de los sufrimientos del mundo, queencuentran su sentido liberador en la pasión de Dios. Solamente así el hombre llegará a ser libre. Todas las demás ofertas a mejor precio estándestinadas al fracaso. ¿Por qué soy todavía cristiano?, p. 109 8.5.h9.5 La cruz no es la última palabraLa cruz no quedó como última palabra de Dios en Jesucristo. La tumba no lo retuvo. Resucitó y Dios nos habla por medio del resucitado. En elinfierno, el rico Epulón rogaba que Lázaro se apareciese a sus hermanos y les avisara de su cruel destino: creerían, piensa él, si alguienresucitara de entre los muertos (Lc. 16, 27s). Ahora bien, el verdadero Lázaro ha venido. Está ahí y nos dice: esta vida no lo es todo. Hay unaeternidad. [...] El tema del otro mundo tiene todos los visos de una evasión del presente. Pero, si ese tema es verdadero, ¿se puede pasar poralto?, ¿se puede desdeñar como consuelo?, ¿no es lo que da precisamente a la vida seriedad, libertad, esperanza? El Dios de los cristianos, p. 54 9.5.a 8