Your SlideShare is downloading. ×
12. Diversión... pero dios al banquillo
12. Diversión... pero dios al banquillo
12. Diversión... pero dios al banquillo
12. Diversión... pero dios al banquillo
12. Diversión... pero dios al banquillo
12. Diversión... pero dios al banquillo
12. Diversión... pero dios al banquillo
12. Diversión... pero dios al banquillo
12. Diversión... pero dios al banquillo
12. Diversión... pero dios al banquillo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

12. Diversión... pero dios al banquillo

430

Published on

Quien goza de la riqueza de la juventud quiere disfrutar de todo y al máximo. Esta buena disposición hace del joven una buena presa para el engaño. El ansia fanática de vivir lleva a la …

Quien goza de la riqueza de la juventud quiere disfrutar de todo y al máximo. Esta buena disposición hace del joven una buena presa para el engaño. El ansia fanática de vivir lleva a la autodestrucción. ¿Qué se busca en la droga sino la experiencia de infinitud? Sentar a Dios en en banquillo, quitárnoslo de en medio para que no limite la diversión… asienta las bases de una cultura de muerte. No se trata de una hipótesis, sino de una experiencia a la vista de cualquier observador.
Benedicto XVI anima a disfrutar de la vida, a vivirla con intensidad. Que los fracasos ajenos no nos metan el miedo en el cuerpo. Atreverse a amar en el enamoramiento, vivir la música y el deporte… pero, sobre todo, descubrir que la felicidad que deseamos saborear tiene un rostro: Jesús de Nazaret.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
430
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 12. Diversión… pero Diosal banquilloQuien goza de la riqueza de la juventud quiere disfrutar de todo y al máximo. Esta buena disposición hacedel joven una buena presa para el engaño. El ansia fanática de vivir lleva a la autodestrucción. ¿Qué sebusca en la droga sino la experiencia de infinitud? Sentar a Dios en en banquillo, quitárnoslo de en mediopara que no limite la diversión… asienta las bases de una cultura de muerte. No se trata de una hipótesis,sino de una experiencia a la vista de cualquier observador.Benedicto XVI anima a disfrutar de la vida, a vivirla con intensidad. Que los fracasos ajenos no nos metan elmiedo en el cuerpo. Atreverse a amar en el enamoramiento, vivir la música y el deporte… pero, sobre todo,descubrir que la felicidad que deseamos saborear tiene un rostro: Jesús de Nazaret.
  • 2. 1.12.a................................................................................................................................................................................................................... 42.12 Hay diversiones que son huídas .............................................................................................................................................................. 4 2.12.a................................................................................................................................................................................................................... 43.12 Diversiones que se alimentan de tragedias ............................................................................................................................................. 4 3.12.a................................................................................................................................................................................................................... 44.12 No se trata de prohibir ............................................................................................................................................................................ 4 4.12.a................................................................................................................................................................................................................... 45.12 Que no nos engañen ............................................................................................................................................................................... 4 5.12.a................................................................................................................................................................................................................... 4 5.12.b .................................................................................................................................................................................................................. 56.12 Verboridad y curiosidad: síntomas de tristeza......................................................................................................................................... 5 6.12.a................................................................................................................................................................................................................... 57.12 Una sola tristeza ..................................................................................................................................................................................... 5 7.12.a................................................................................................................................................................................................................... 58.12 ¿Cómo aprovechar la vida? ..................................................................................................................................................................... 5 8.12.a................................................................................................................................................................................................................... 59.12 Vivid con entusiasmo: no la desperdiciéis ............................................................................................................................................... 5 9.12.a................................................................................................................................................................................................................... 5 9.12.b .................................................................................................................................................................................................................. 6 9.12.c ................................................................................................................................................................................................................... 610.12 El sindicato de la muerte ....................................................................................................................................................................... 6 10.12.a................................................................................................................................................................................................................. 6 10.12.b ................................................................................................................................................................................................................ 611.12 La blandenguería no ayuda ................................................................................................................................................................... 6 11.12.a................................................................................................................................................................................................................. 612.12 La cara de la felicidad ............................................................................................................................................................................ 6 12.12.a................................................................................................................................................................................................................. 613.12 ¡Quien lo sepa, sonreirá! ....................................................................................................................................................................... 7 13.12.a................................................................................................................................................................................................................. 7 13.12.b ................................................................................................................................................................................................................ 714.12 No hay sombra que le oscurezca ........................................................................................................................................................... 7 14.12.a................................................................................................................................................................................................................. 715.12 Lo siempre fresco y nuevo..................................................................................................................................................................... 7 15.12.a................................................................................................................................................................................................................. 716.12 Cuando le “dejamos en el banquillo” .................................................................................................................................................... 7 16.12.a................................................................................................................................................................................................................. 7 16.12.b ................................................................................................................................................................................................................ 7 16.12.c ................................................................................................................................................................................................................. 817.12 Vivid sin miedos .................................................................................................................................................................................... 8 17.12.a................................................................................................................................................................................................................. 818.12 La estafa de la droga ............................................................................................................................................................................. 8 18.12.a................................................................................................................................................................................................................. 8 18.12.b ................................................................................................................................................................................................................ 8 18.12.c ................................................................................................................................................................................................................. 819.12 Cuando regalamos ................................................................................................................................................................................ 8 19.12.a................................................................................................................................................................................................................. 820.12 Respetaos en el noviazgo ...................................................................................................................................................................... 9 20.12.a................................................................................................................................................................................................................. 9 20.12.b ................................................................................................................................................................................................................ 921.12 Miedo al matrimonio ............................................................................................................................................................................ 9 2
  • 3. 21.12.a................................................................................................................................................................................................................. 9 21.12.b ................................................................................................................................................................................................................ 922.12 Fútbol ................................................................................................................................................................................................... 9 22.12.a................................................................................................................................................................................................................. 923.12 La belleza ............................................................................................................................................................................................ 10 23.12.a............................................................................................................................................................................................................... 1024.12 Los artistas… ....................................................................................................................................................................................... 10 24.12.a............................................................................................................................................................................................................... 1025.12 El servicio supremo de la música ......................................................................................................................................................... 10 25.12.a............................................................................................................................................................................................................... 10 25.12.b .............................................................................................................................................................................................................. 10 25.12.c ............................................................................................................................................................................................................... 1026.12 La fe crea cultura ................................................................................................................................................................................ 10 26.12.a............................................................................................................................................................................................................... 10 26.12.b .............................................................................................................................................................................................................. 10 3
  • 4. 1.12 ¿Por qué voy a renunciar a algo?Yo creo que, espontáneamente, la inmensa mayoría de los hombres tiene el mismo concepto de vida que el hijo pródigo del evangelio. Habíalogrado que le entregaran su parte de la herencia y ahora se sentía libre; quería por fin vivir ya sin el peso de los deberes de casa; quería sólovivir, recibir de la vida todo lo que puede ofrecer; gozar totalmente de la vida; vivir, sólo vivir; beber de la abundancia de la vida, sin renunciara nada de lo bueno que pueda ofrecer. Al final acabó cuidando cerdos, envidiando incluso a esos animales. ¡Qué vacía y vana había resultadosu vida! Y también había resultado vana su libertad. ¿Acaso no sucede lo mismo también hoy?Cuando sólo se quiere ser dueño de la vida, esta se hace cada vez más vacía, más pobre; fácilmente se acaba por buscar la evasión en la droga,en el gran engaño. Y surge la duda de si de verdad vivir es, en definitiva, un bien. No. De este modo no encontramos la vida. “Nadie me quita lavida; yo la doy voluntariamente” (cf. Jn 10, 18). Sólo se encuentra la vida dándola; no se la encuentra tratando de apoderarse de ella. Esto es loque debemos aprender de Cristo; y esto es lo que nos enseña el Espíritu Santo, que es puro don, que es el donarse de Dios. Cuanto más da unosu vida por los demás, por el bien mismo, tanto más abundantemente fluye el río de la vida. Plaza de San Pedro. Sábado 3 junio 2006 1.12.a2.12 Hay diversiones que son huídasTambién en nuestro tiempo es necesario decir un "no" a la cultura de la muerte, ampliamente dominante. Una "anticultura" que se manifiesta,por ejemplo, en la droga, en la huida de lo real hacia lo ilusorio, hacia una felicidad falsa que se expresa en la mentira, en el fraude, en lainjusticia, en el desprecio del otro, de la solidaridad, de la responsabilidad con respecto a los pobres y los que sufren; que se expresa en unasexualidad que se convierte en pura diversión sin responsabilidad, que se transforma en "cosificación" —por decirlo así— del hombre, al queya no se considera persona, digno de un amor personal que exige fidelidad, sino que se convierte en mercancía, en un mero objeto. A estapromesa de aparente felicidad, a esta "pompa" de una vida aparente, que en realidad sólo es instrumento de muerte, a esta "anticultura" ledecimos "no", para cultivar la cultura de la vida. Por eso, el "sí" cristiano, desde los tiempos antiguos hasta hoy, es un gran "sí" a la vida. Estees nuestro "sí" a Cristo, el "sí" al vencedor de la muerte y el "sí" a la vida en el tiempo y en la eternidad. Capilla Sixtina, Domingo 8 enero 2006. 2.12.a3.12 Diversiones que se alimentan de tragedias¿Qué decir del hombre, de la cumbre de la creación de Dios? Vemos cada día los logros del ingenio humano. La cualidad y la satisfacción de lavida de la gente crece constantemente de muchas maneras, tanto a causa del progreso de las ciencias médicas y de la aplicación hábil de latecnología como de la creatividad plasmada en el arte. También entre vosotros hay una disponibilidad atenta para acoger las numerosasoportunidades que se os ofrecen. Algunos de vosotros destacan en los estudios, en el deporte, en la música, la danza o el teatro; otros tienenun agudo sentido de la justicia social y de la ética, y muchos asumen compromisos de servicio y voluntariado. Todos nosotros, jóvenes yancianos, tenemos momentos en los que la bondad innata de la persona humana –perceptible tal vez en el gesto de un niño pequeño o en ladisponibilidad de un adulto para perdonar– nos llena de profunda alegría y gratitud.Sin embargo, estos momentos no duran mucho. Por eso, hemos de reflexionar algo más. Y así descubrimos que no sólo el entorno natural,sino también el social –el hábitat que nos creamos nosotros mismos– tiene sus cicatrices; heridas que indican que algo no está en su sitio.También en nuestra vida personal y en nuestras comunidades podemos encontrar hostilidades a veces peligrosas; un veneno que amenazacorroer lo que es bueno, modificar lo que somos y desviar el objetivo para el que hemos sido creados. Los ejemplos abundan, como biensabéis. Entre los más evidentes están el abuso de alcohol y de drogas, la exaltación de la violencia y la degradación sexual, presentados amenudo en la televisión e internet como una diversión. Me pregunto cómo uno que estuviera cara a cara con personas que están sufriendorealmente violencia y explotación sexual podría explicar que estas tragedias, representadas de manera virtual, han de considerarsesimplemente como «diversión». JMJ, Sídney. Jueves 17 de julio de 2008 3.12.a4.12 No se trata de prohibirNo se trata de quitarle al hombre el gusto por la vida, ni de coartársela con prohibiciones y negaciones. Se trata sencillamente de conducirlahacia la verdad y de esta manera santificarla. El hombre sólo puede ser santo cuando es realmente él; cuando cesa de relegar y destruir laverdad. [...] El Espíritu Santo convence al mundo y nos convence también a nosotros del pecado, no para rebajarnos sino para hacernosverdaderos y sanos, para salvarnos. Pecado y salvación, p. 90 (3.4 de ORAR con B16) 4.12.a5.12 Que no nos engañenLas alegrías prohibidas pierden su esplendor en el momento en que ya no están prohibidas. Esas alegrías debían y deben ser radicalizadas yaumentadas cada vez más, apareciendo finalmente insípidas, porque todas ellas son limitadas, mientras que la llama del hambre de lo infinitosiempre permanece encendida. Y así hoy vemos frecuentemente en el rostro de los jóvenes una extraña amargura, un conformismo bastantelejano del empuje juvenil hacia lo desconocido. La raíz más profunda de esta tristeza es la falta de una gran esperanza y la imposibilidad dealcanzar el gran amor. Todo lo que se puede esperar ya se conoce y todo amor desemboca en la desilusión por la finitud de un mundo cuyosenormes sustitutos no son sino una mísera cobertura de una desesperación abismal. Y así la verdad de que la tristeza del mundo conduce a lamuerte es cada vez más real. Ahora solamente el flirteo con la muerte, el juego cruel de la violencia, es suficientemente excitante como paracrear una apariencia de satisfacción. «Si comes de él morirás»: hace mucho tiempo que estas palabras dejaron de ser mitológicas (Gén. 3, 17). Mirar a Cristo, pp. 76-77 5.12.a 4
  • 5. Queridos amigos, la vida no está gobernada por el azar, no es casual. Vuestra existencia personal ha sido querida por Dios, bendecida por él ycon un objetivo que se le ha dado (cf. Gn 1,28). La vida no es una simple sucesión de hechos y experiencias, por útiles que pudieran ser. Es unabúsqueda de lo verdadero, bueno y hermoso. Precisamente para lograr esto hacemos nuestras opciones, ejercemos nuestra libertad y en esto,es decir, en la verdad, el bien y la belleza, encontramos felicidad y alegría. No os dejéis engañar por los que ven en vosotros simplementeconsumidores en un mercado de posibilidades indiferenciadas, donde la elección en sí misma se convierte en bien, la novedad se hace pasarcomo belleza y la experiencia subjetiva suplanta a la verdad. JMJ, Sídney. Jueves 17 de julio de 2008 5.12.b6.12 Verbosidad y curiosidad: síntomas de tristeza«Ningún hombre puede habitar en la tristeza». Pero si el fondo del alma es la tristeza, se llega necesariamente a una continua huida del almade sí misma, a una profunda inquietud. El hombre tiene miedo de estar solo consigo mismo, pierde su centro, se convierte en un vagabundointelectual, que siempre se está alejando de sí mismo. Síntomas de esta inquietud vagabunda del espíritu son la verbosidad y la curiosidad. Elhombre al hablar huye del pensamiento. Y puesto que se le ha quitado la visión hacia lo Infinito, busca insaciablemente sustitutos. Mirar a Cristo, p. 81 (33.1 de ORAR con B16) 6.12.a7.12 Una sola tristezaEn una de sus obras, un famoso escritor francés nos ha dejado una frase que hoy quiero compartir con vosotros: “Hay una sola tristeza: no sersantos” (León Bloy, La femme pauvre, II, 27). Queridos jóvenes, atreveos a comprometer vuestra vida en opciones valientes; naturalmente, nosolos, sino con el Señor. Dad a esta ciudad el impulso y el entusiasmo que derivan de vuestra experiencia viva de fe, una experiencia que nomortifica las expectativas de la vida humana, sino que las exalta al participar en la misma experiencia de Cristo. Savona, sábado 17 de mayo de 2008 7.12.a8.12 ¿Cómo aprovechar la vida?"Vosotros vais a ser los primeros protagonistas del tercer milenio. (...) Sois vosotros, jóvenes, los que vais a trazar los caminos de esta nuevaetapa de la humanidad". Hoy, me siento impulsado a haceros esa misma constatación.Es la misma del joven que salió al encuentro de Jesús: "¿Qué debo hacer para alcanzar la vida eterna?". Quisiera profundizar con vosotros enesta pregunta. Se trata de la vida, la vida que, en vosotros, es exuberante y bella. ¿Qué hacer de ella? ¿Cómo vivirla plenamente?Ya en la formulación de la pregunta entendemos inmediatamente que no basta el "aquí" y "ahora"; es decir, nosotros no logramos limitarnuestra vida al espacio y al tiempo, por más que pretendamos ensanchar sus horizontes. La vida los trasciende. En otras palabras, queremosvivir y no morir. Sentimos que algo nos revela que la vida es eterna y que es necesario comprometernos para que esto suceda. O sea, está ennuestras manos y depende, de algún modo, de nuestra decisión.La pregunta del Evangelio no atañe sólo al futuro. No concierne sólo a lo que sucederá después de la muerte. Al contrario, tenemos uncompromiso con el presente, aquí y ahora, que debe garantizar autenticidad y, en consecuencia, el futuro. En una palabra, la pregunta planteala cuestión del sentido de la vida. Por eso, puede formularse así: ¿qué debo hacer para que mi vida tenga sentido? O sea: ¿cómo debo vivirpara cosechar plenamente los frutos de la vida? O también: ¿qué debo hacer para que mi vida no transcurra inútilmente?Jesús es el único capaz de darnos una respuesta, porque es el único que nos puede garantizar la vida eterna. Por eso también es el único quelogra mostrar el sentido de la vida presente y darle un contenido de plenitud. Brasil, Jueves 10 de mayo de 2007 8.12.a9.12 Vivid con entusiasmo: no la desperdiciéisSin embargo, antes de dar su respuesta, Jesús plantea al joven una pregunta muy importante:” ¿Por qué me llamas bueno?". En esta preguntase encuentra la clave de la respuesta. Aquel joven percibió que Jesús es bueno y que es maestro. Un maestro que no engaña. Estamos aquíporque tenemos esta misma convicción: Jesús es bueno. Quizá no sabemos explicar plenamente la razón de esta percepción, pero es ciertoque nos aproxima a él y nos abre a su enseñanza: un maestro bueno. Quien reconoce el bien es señal que ama, y quien ama, según la felizexpresión de san Juan, conoce a Dios (cf. 1 Jn 4, 7). El joven del Evangelio reconoció a Dios en Jesucristo.Jesús nos asegura que sólo Dios es bueno. Estar abierto a la bondad significa acoger a Dios. Así nos invita a ver a Dios en todas las cosas y entodos los acontecimientos, incluso donde la mayoría sólo ve la ausencia de Dios. Al ver la belleza de las criaturas y constatar la bondad queexiste en todas ellas, es imposible no creer en Dios y no experimentar su presencia salvífica y consoladora. Si lográramos ver todo el bien queexiste en el mundo y, más aún, experimentar el bien que proviene de Dios mismo, no cesaríamos jamás de aproximarnos a él, de alabarlo ydarle gracias. Él nos llena continuamente de alegría y de bienes. Su alegría es nuestra fuerza. Brasil, Jueves 10 de mayo de 2007 9.12.a 5
  • 6. Pero nosotros sólo conocemos de forma parcial. Para percibir el bien necesitamos ayudas, que la Iglesia nos proporciona en muchas ocasiones,sobre todo en la catequesis. Jesús mismo explicita lo que es bueno para nosotros, dándonos su primera catequesis:”Si quieres entrar en lavida, guarda los mandamientos" (Mt 19, 17). Parte del conocimiento que el joven ciertamente ya obtuvo gracias a su familia y a la Sinagoga: dehecho, conoce los mandamientos, que llevan a la vida, lo cual equivale a decir que nos garantizan autenticidad. Son las grandes señales quenos indican el camino recto. Quien guarda los mandamientos está en el camino de Dios.Sin embargo, no basta conocerlos. El testimonio vale más que la ciencia, o sea, es la ciencia aplicada. No se nos imponen desde afuera, nidisminuyen nuestra libertad. Por el contrario, constituyen fuertes impulsos interiores, que nos llevan a actuar en cierta dirección. En su baseestán la gracia y la naturaleza, que no nos dejan inmóviles. Debemos caminar. Nos impulsan a hacer algo para realizarnos nosotros mismos. Enrealidad, realizarse por la acción es volverse real. Desde nuestra juventud somos, en gran parte, lo que queremos ser. Por decirlo así, somosobra de nuestras manos. Brasil, Jueves 10 de mayo de 2007 9.12.bEn este momento me dirijo nuevamente a vosotros jóvenes, pues quiero oír también de vuestros labios la respuesta del joven delEvangelio:”Todo eso lo he guardado desde mi juventud". El joven del Evangelio era bueno; cumplía los mandamientos; andaba por el caminode Dios. Por eso, Jesús lo miró con amor. Al reconocer que Jesús era bueno, demostró que también él era bueno. Tenía experiencia de labondad y, por tanto, de Dios. Y vosotros… ¿habéis descubierto ya lo que es bueno? ¿Cumplís los mandamientos del Señor? ¿Habéisdescubierto que este es el camino verdadero y único hacia la felicidad?Los años que estáis viviendo son los años que preparan vuestro futuro. El "mañana" depende mucho de cómo estéis viviendo el "hoy" de lajuventud. Mis queridos jóvenes, tenéis por delante una vida, que deseamos sea larga; pero es una sola, es única: no la dejéis pasar en vano, nola desperdiciéis. Vivid con entusiasmo, con alegría, pero sobre todo con sentido de responsabilidad. Brasil, Jueves 10 de mayo de 2007 9.12.c10.12 El sindicato de la muerteEl ansia fanática de vivir que encontramos hoy en todos los continentes ha originado una anticultura de la muerte que se va convirtiendo en lafisonomía de nuestro tiempo: el desenfreno sexual, la droga y el tráfico de armas se han convertido en una trinidad profana cuya red mortal seextiende por los continentes. El aborto, el suicidio y la violencia colectiva son las maneras concretas en que opera el sindicato de la muerte. Jesucristo hoy, pp. 36-37 10.12.aAl mismo tiempo, el sida ha pasado a ser el retrato de la enfermedad íntima de nuestra cultura. [...] La investigación médica busca,movilizando todas sus posibilidades, las sustancias inyectables contra la disolución de las fuerzas de inmunización corporal, y es su deber; apesar de ello, sólo desplazará el campo de las destrucciones, sin detener la campaña triunfal de la anticultura de la muerte, si no reconocemosque la debilidad inmunológica del cuerpo es un grito del ser humano maltratado, una imagen que expresa la verdadera enfermedad: laindefensión de las almas en una cultura que declara nulos los verdaderos valores: Dios y el alma. Jesucristo hoy, pp. 36-37 10.12.b11.12 La blandenguería no ayudaSabemos que, a menudo, los niños malcriados, a los que se les ha consentido todo, al final no logran salir adelante en la vida, porque ésta lestrata de otra manera y no han aprendido a disciplinarse a sí mismos, a situarse en el buen camino. O, por ejemplo, si por querer ser amablecon un drogadicto, yo le proporcionase las drogas que anhela en lugar de apartarle de ellas (lo que sería muy duro para él), eso no sería unverdadero acto de amor.Dicho de otra manera: El verdadero amor no consiste sencillamente en ceder siempre, en ser blando, en la mera dulzura. En este sentido, unJesús o un Dios dulcificado, que dice a todo que sí, que siempre es amable, no es más que una caricatura del verdadero amor. Porque nos ama,porque quiere que avancemos por el camino de la verdad, Dios también debe exigirnos y corregirnos. Dios tiene que poner en práctica lo quesimbólicamente denominamos la «ira de Dios», es decir, oponerse a nos cómodo de querer permanecer en mí mismo. Dios y el Mundo, p. 173 11.12.a12.12 La cara de la felicidadLa felicidad que buscáis, la felicidad que tenéis derecho de saborear, tiene un nombre, un rostro: el de Jesús de Nazaret, oculto en laEucaristía. Sólo Él da plenitud de vida a la humanidad. Decid, con María, vuestro «sí» al Dios que quiere entregarse a vosotros. 18 de agosto de 2005 12.12.a 6
  • 7. 13.12 ¡Quien lo sepa, sonreirá!Si comprendemos el anuncio de la resurrección, entonces reconocemos que el cielo no está totalmente cerrado más arriba de la tierra.Entonces algo de la luz de Dios -si bien de un modo tímido, pero potente- penetra en nuestra vida. Entonces surgirá en nosotros la alegría quede otro modo esperaríamos inútilmente, y cada persona en la que ha penetrado algo de esta alegría puede ser, a su modo, una apertura através de la cual el cielo mira a la tierra y nos alcanza. Entonces puede suceder lo que prevé la revelación de Juan: todas las criaturas del cielo yde la tierra, bajo la tierra y en el mar, todas las cosas en el mundo están colmadas de la alegría de los salvados. En la medida en la que loreconocemos, se cumple la palabra que Jesús dirige en la despedida, en la que anuncia una nueva venida: “Vuestra aflicción se convertirá enalegría”. Y, como Sara, los hombres que creen en virtud de la Pascua afirman: “¡Motivo de alegre sonrisa me ha dado Dios: quienquiera que losepa sonreirá conmigo!” Imágenes de esperanza, Ediciones Encuentro, Madrid, 1998 13.12.aQueridos amigos, en casa, en la escuela, en la universidad, en los lugares de trabajo y diversión, recordad que sois criaturas nuevas. Cómocristianos, estáis en este mundo sabiendo que Dios tiene un rostro humano, Jesucristo, el «camino» que colma todo anhelo humano y la«vida» de la que estamos llamados a dar testimonio, caminando siempre iluminados por su luz (cf. ibíd., 100). JMJ, Sídney, jueves 17 de julio de 2008 13.12.b14.12 No hay sombra que le oscurezcaNo hay sombra, por más densa que sea, que pueda oscurecer la luz de Cristo. Por eso, los que creen en Cristo mantienen siempre la esperanza,también hoy, ante la gran crisis social y económica que aflige a la humanidad; ante el odio y la violencia destructora que no dejan deensangrentar a muchas regiones de la tierra; ante el egoísmo y la pretensión del hombre de erigirse como dios de sí mismo, que a veces lleva apeligrosas alteraciones del plan divino sobre la vida y la dignidad del ser humano, sobre la familia y la armonía de la creación. “Cristo como culminación de la creación y de la historia” 14.12.a15.12 Lo siempre fresco y nuevoEs también verdad que en nuestra moderna sociedad occidental existen muchas falsas situaciones que nos alejan del cristianismo; la feaparece como algo muy lejano, por lo que también Dios aparece muy lejano [...] En cambio la vida aparece llena de posibilidades y de objetivos[...] Y tendencialmente el deseo de los jóvenes es el de ser los arquitectos de la propia vida, de vivirla al máximo de sus posibilidades [...]Pienso en el hijo pródigo que consideraba su vida en la casa paterna aburrida: «Quiero vivir la vida totalmente, gozármela hasta el final.» Yluego se da cuenta que su vida está vacía, y que en realidad era libre y grande cuando vivía en la casa de su padre. Creo que entre los jóvenesse está difundiendo la sensación de que todas las diversiones que se les ofrecen, todo el mercado construido sobre el tiempo libre, todoaquello que se hace, que se puede hacer, que se puede comprar y vender, al final no puede ser el todo [...] Por algún lado tiene que estar lomejor. Aquí encontramos la gran pregunta: ¿qué es por lo tanto lo esencial? No puede ser todo aquello que tenemos y que podemos comprar.He aquí el llamado mercado de las religiones que de alguna manera ofrece la religión como una mercancía y por lo tanto la degrada. Pero senos plantea una pregunta, por lo que es necesario reconocer esta duda y no ignorarla, no considerar el cristianismo como algo concluido yexperimentado suficientemente, sino contribuir para que pueda ser reconocido como aquella posibilidad siempre fresca, justamente porquese origina en Dios, que guarda y revela en sí dimensiones siempre nuevas... En realidad, el Señor nos dice: «El Espíritu Santo os introducirá encosas que hoy no os puedo decir.» El cristianismo está lleno de dimensiones aún no reveladas y se muestra siempre fresco y nuevo. Radio Vaticana 15 de agosto de 2005 15.12.a16.12 Cuando le “dejamos en el banquillo”La tarea del testigo no es fácil. Hoy muchos sostienen que a Dios se le debe “dejar en el banquillo”, y que la religión y la fe, aunqueconvenientes para los individuos, han de ser excluidas de la vida pública, o consideradas sólo para obtener limitados objetivos pragmáticos.Esta visión secularizada intenta explicar la vida humana y plasmar la sociedad con pocas o ninguna referencia al Creador. Se presenta comouna fuerza neutral, imparcial y respetuosa de cada uno. En realidad, como toda ideología, el laicismo impone una visión global. Si Dios esirrelevante en la vida pública, la sociedad podrá plasmarse según una perspectiva carente de Dios. Sin embargo, la experiencia enseña que elalejamiento del designio de Dios creador provoca un desorden que tiene repercusiones inevitables sobre el resto de la creación. Cuando Diosqueda eclipsado, nuestra capacidad de reconocer el orden natural, la finalidad y el «bien», empieza a disiparse. Lo que se ha promovidoostentosamente como ingeniosidad humana se ha manifestado bien pronto como locura, avidez y explotación egoísta. Y así nos damos cuentacada vez más de lo necesaria que es la humildad ante la delicada complejidad del mundo de Dios. JMJ, Sídney, jueves 17 de julio de 2008 16.12.aY ¿que decir de nuestro entorno social? ¿Estamos suficientemente alerta ante los signos de que estamos dando la espalda a la estructuramoral con la que Dios ha dotado a la humanidad? ¿Sabemos reconocer que la dignidad innata de toda persona se apoya en su identidad másprofunda –como imagen del Creador– y que, por tanto, los derechos humanos son universales, basados en la ley natural, y no algo quedepende de negociaciones o concesiones, fruto de un simple compromiso? Esto nos lleva a reflexionar sobre el lugar que ocupan en nuestrasociedad los pobres, los ancianos, los emigrantes, los que no tienen voz. ¿Cómo es posible que la violencia doméstica atormente a tantasmadres y niños? ¿Cómo es posible que el seno materno, el ámbito humano más admirable y sagrado, se haya convertido en lugar de indecibleviolencia? JMJ, Sídney, jueves 17 de julio de 2008 16.12.b 7
  • 8. Queridos amigos, la creación de Dios es única y es buena. La preocupación por la no violencia, el desarrollo sostenible, la justicia y la paz, elcuidado de nuestro entorno, son de vital importancia para la humanidad. Pero todo esto no se puede comprender prescindiendo de unaprofunda reflexión sobre la dignidad innata de toda vida humana, desde la concepción hasta la muerte natural, una dignidad otorgada por Diosmismo y, por tanto, inviolable. Nuestro mundo está cansado de la codicia, de la explotación y de la división, del tedio de falsos ídolos yrespuestas parciales, y de la pesadumbre de falsas promesas.Nuestro corazón y nuestra mente anhelan una visión de la vida donde reine el amor, donde se compartan los dones, donde se construya launidad, donde la libertad tenga su propio significado en la verdad, y donde la identidad se encuentre en una comunión respetuosa. Esta esobra del Espíritu Santo. Ésta es la esperanza que ofrece el Evangelio de Jesucristo. Habéis sido recreados en el Bautismo y fortalecidos con losdones del Espíritu en la Confirmación precisamente para dar testimonio de esta realidad. Que sea éste el mensaje que vosotros llevéis almundo… JMJ, Sídney, jueves 17 de julio de 2008 16.12.c17.12 Vivid sin miedosMuchas veces sentimos temblar nuestro corazón de pastores, constatando la situación de nuestro tiempo. Oímos hablar de los miedos de lajuventud de hoy, que nos revelan un enorme déficit de esperanza: miedo de morir, en un momento en que la vida se está abriendo y buscaencontrar su propio camino de realización; miedo de fracasar, por no descubrir el sentido de la vida; y miedo de quedar desconcertado ante laimpresionante rapidez de los acontecimientos y de las comunicaciones. Constatamos el alto índice de muertes entre los jóvenes, la amenazade la violencia, la deplorable proliferación de las drogas, que sacude hasta la raíz más profunda a la juventud de hoy. Por eso, a menudo sehabla de una juventud perdida.Sed los apóstoles de los jóvenes. Invitadlos a caminar con vosotros, a hacer la misma experiencia de fe, de esperanza y de amor; a encontrarsecon Jesús, para que se sientan realmente amados, acogidos, con plena posibilidad de realizarse. Que también ellos descubran los caminosseguros de los Mandamientos y recorriéndolos lleguen a Dios. Brasil, Jueves 10 de mayo de 2007 17.12.a18.12 La estafa de la drogaAquí me viene a la mente un tercer recuerdo. En Brasil estuve en la "Hacienda de la Esperanza", una gran realidad donde los drogadictos securan y recobran la esperanza, recobran la alegría de vivir. Los drogadictos testimoniaron que precisamente descubrir que Dios existe significópara ellos la curación de la desesperación. Así comprendieron que su vida tiene un sentido y recobraron la alegría de estar en este mundo, laalegría de afrontar los problemas de la vida humana.Por tanto, en todo corazón humano, a pesar de los problemas que existen, hay sed de Dios; y donde Dios desaparece, desaparece también elsol que da luz y alegría. Esta sed de infinito que hay en nuestro corazón se demuestra también en la realidad de la droga: el hombre quiereensanchar su vida, quiere obtener más de la vida, quiere alcanzar el infinito, pero la droga es una mentira, una estafa, porque no ensancha lavida, sino que la destruye. Loreto, Sábado 1 de septiembre de 2007 18.12.aEl perdón es la participación en el dolor del paso de la droga del pecado a la verdad del amor. Es un precedente y un andar con paso grave eneste camino de la muerte al renacimiento. Solamente este andar en compañía puede ayudar al toxicómano (y el pecado es siempre una«droga», mentira de falsa felicidad) a dejarse conducir a lo largo de la oscura línea del dolor. Únicamente la decisión previa de entrar en eldolor y en la muerte del camino de transformación hace soportable esta vía estrecha, se hace visible la luz de la esperanza de una nueva vida. Mirar a Cristo, p. 99 18.12.bEl «llanto y rechinar de dientes» representa en realidad la amenaza, el peligro, incluso; en última instancia, el fracaso del ser humano. Es unasituación que describe el mundo de las personas caídas en la droga y en los éxtasis orgiásticos, quienes, en el momento de salir de suaturdimiento, perciben con claridad la completa contradicción de su vida.El infierno se representa normalmente con el fuego, con las llamas. El rechinar de dientes, sin embargo, surge realmente cuando se siente frío.Aquí, la persona caída, con sus llantos y lamentos y gritos de protesta, evoca la imagen de estar expuesta al frío por negarse al amor. En unmundo completamente alejado de Dios, y por tanto del amor, se siente frío, hasta el punto de provocar el rechinar de dientes. Dios y el mundo, p. 188 18.12.c19.12 Cuando regalamosEntre tantos regalos que compramos y recibimos no olvidemos el verdadero regalo: darnos mutuamente algo de nosotros mismos. Darnosmutuamente nuestro tiempo. Abrir nuestro tiempo a Dios. Así la agitación se apacigua. Así nace la alegría, surge la fiesta.Y en las comidas de estos días de fiesta recordemos la palabra del Señor: «Cuando des una comida o una cena, no invites a quienescorresponderán invitándote, sino a los que nadie invita ni pueden invitarte» (cf. Lc 14,12-14). Precisamente, esto significa también: Cuando túhaces regalos en Navidad, no has de regalar algo sólo a quienes, a su vez, te regalan, sino también a los que nadie hace regalos ni pueden dartenada a cambio. Así ha actuado Dios mismo: Él nos invita a su banquete de bodas al que no podemos corresponder, sino que sólo podemosaceptar con alegría. ¡Imitémoslo! Amemos a Dios y, por Él, también al hombre, para redescubrir después de un modo nuevo a Dios a través delos hombres. 19.12.a 8
  • 9. 20.12 Respetaos en el noviazgoTened, sobre todo, un gran respeto por la institución del sacramento del matrimonio. No podrá haber verdadera felicidad en los hogares si, almismo tiempo, no hay fidelidad entre los esposos. El matrimonio es una institución de derecho natural, que fue elevado por Cristo a ladignidad de sacramento; es un gran regalo que Dios ha hecho a la humanidad. Respetadlo, veneradlo. Al mismo tiempo, Dios os llama arespetaros también en el enamoramiento y en el noviazgo, pues la vida conyugal, que por disposición divina está destinada a los casados,solamente será fuente de felicidad y de paz en la medida en la que sepáis hacer de la castidad, dentro y fuera del matrimonio, un baluarte devuestras esperanzas futuras. Brasil, Jueves 10 de mayo de 2007 20.12.aOs repito aquí a todos vosotros que "el eros quiere remontarnos (...) hacia lo divino, llevarnos más allá de nosotros mismos, pero precisamentepor eso necesita seguir un camino de ascesis, renuncia, purificación y recuperación". En pocas palabras, requiere espíritu de sacrificio y derenuncia por un bien mayor, que es precisamente el amor de Dios sobre todas las cosas. Tratad de resistir con fortaleza a las insidias del malexistente en muchos ambientes, que os lleva a una vida disoluta, paradójicamente vacía, al hacer que perdáis el bien precioso de vuestralibertad y de vuestra verdadera felicidad. El amor verdadero "buscará cada vez más la felicidad del otro, se preocupará de él, se entregará ydeseará "ser para" el otro" (ib., 7) y, por eso, será cada vez más fiel, indisoluble y fecundo.Brasil, Jueves 10 de mayo de 2007 20.12.b21.12 Miedo al matrimonioEn lo más íntimo del corazón, todo muchacho y toda muchacha que se abre a la vida cultiva el sueño de un amor que dé pleno sentido a sufuturo. Para muchos este sueño se realiza en la opción del matrimonio y en la formación de una familia, donde el amor entre un hombre y unamujer se vive como don recíproco y fiel, como entrega definitiva, sellada por el "sí" pronunciado ante Dios el día del matrimonio, un "sí" paratoda la vida.Sé bien que este sueño hoy es cada vez más difícil de realizar. ¡Cuántos fracasos del amor contempláis en vuestro entorno! ¡Cuántas parejasinclinan la cabeza, rindiéndose, y se separan! ¡Cuántas familias se desintegran! ¡Cuántos muchachos, incluso entre vosotros, han visto laseparación y el divorcio de sus padres!A quienes se encuentran en situaciones tan delicadas y complejas quisiera decirles esta tarde: la Madre de Dios, la comunidad de loscreyentes, el Papa están cerca de vosotros y oran para que la crisis que afecta a las familias de nuestro tiempo no se transforme en un fracasoirreversible. Ojalá que las familias cristianas, con la ayuda de la gracia divina, se mantengan fieles al solemne compromiso de amor asumidocon alegría ante el sacerdote y ante la comunidad cristiana el día solemne del matrimonio. 21.12.aFrente a tantos fracasos con frecuencia se formula esta pregunta:” ¿Soy yo mejor que mis amigos y que mis parientes, que lo han intentado yhan fracasado? ¿Por qué yo, precisamente yo, debería triunfar donde tantos otros se rinden?". Este temor humano puede frenar incluso a loscorazones más valientes, pero en esta noche que nos espera, a los pies de su Santa Casa, María os repetirá a cada uno de vosotros, queridosjóvenes amigos, las palabras que el ángel le dirigió a ella: "¡No temáis! ¡No tengáis miedo! El Espíritu Santo está con vosotros y no osabandona jamás. Nada es imposible para quien confía en Dios". 21.12.b22.12 FútbolCuando se hojea la prensa y se escucha la radio, se comprueba enseguida que hay un tema dominante: el fútbol y la liga de fútbol. Estedeporte se ha convertido en un acontecimiento universal que une a los hombres de todo el mundo por encima de las fronteras nacionales, conun mismo sentir, con idénticas ilusiones, temores, pasiones y alegrías. Todo esto nos revela que nos encontramos frente a un fenómenogenuinamente humano.Surge espontánea la pregunta sobre el porqué de la fascinación que ejerce este juego. El pesimista contestará que es una repetición más de loque ya se experimentó en la antigua Roma: pan y circo; panem et circenses.Pero, incluso si aceptáramos esta respuesta, tendríamos que preguntarnos: ¿y a qué se debe semejante fascinación, que lleva a poner el juegojunto al pan, y a darle la misma importancia? Volviendo de nuevo a la antigua Roma, podríamos contestar a esta pregunta diciendo que aquelgrito que pedía «pan y juego» era la expresión del deseo de una vida paradisíaca. En este sentido, el juego se presenta como una especie deregreso al hogar primero, al paraíso; como una escapatoria de la existencia cotidiana, con su dureza esclavizante.Sin embargo el juego tiene, sobre todo en los niños, un sentido distinto: es un entrenamiento para la vida.A mi juicio, la fascinación por el fútbol consiste, esencialmente, en que sabe unir de forma convincente estos dos sentidos: ayuda al hombre aautodisciplinarse y le enseña a colaborar con los demás dentro de un equipo, mostrándole cómo puede enfrentarse con los otros de una formanoble.Al contemplarlo, los hombres se identifican con ese juego, haciendo suyo ese espíritu de colaboración y de confrontación leal con los demás.Desde luego, la seriedad sombría del dinero, unida a los intereses mercantiles, pueden echar todo esto a perder.Al pensar detenidamente en todo esto, se plantea la posibilidad de aprender a vivir con el espíritu del juego, porque la libertad del hombre sealimenta también de reglas y de autodisciplina.En todo caso, la visión de un mundo que vibra con el juego debiera servirnos para algo más que para entretenernos, porque si fuéramos alfondo de la cuestión, el juego podría mostrarnos una nueva forma de entender la vida. Mitarbeiter der arheit (Ratzinger) 22.12.a 9
  • 10. 23.12 La bellezaLa belleza es el resplandor de la verdad, ha dicho Tomás de Aquino, y podríamos añadir que la ofensa a la belleza es la autoironía de la verdadperdida. ¿Por qué soy todavía cristiano?, p. 111 23.12.a24.12 Los artistas…Los artistas no inventan lo que pueda ser bello y digno de Dios. El ser humano es incapaz de inventar por su cuenta. Dios mismo comunica endetalle a Moisés la forma del santuario. La creación artística copia lo que Dios mostró como modelo. Esta creación presupone la visión interiordel prototipo; es el traslado de una intuición a una figura. La creación artística, tal como la ve el Antiguo Testamento, es radicalmente distintade lo que entiende por creatividad el pensamiento moderno.Hoy se llama creatividad a la fabricación de lo nunca hecho o pensado por otro, la invención de lo totalmente personal y totalmente nuevo.Creación artística en el sentido del Éxodo es, en cambio, un participar en la intuición de Dios, participar en su obra creadora; un poner demanifiesto la belleza oculta que late ya en la creación. Esto no mengua la dignidad del artista, sino que la fundamenta. Así leemos que el Señor«llamó por su nombre» a Besalel, el artista director de la construcción del santuario (Éx. 35, 30). Para el artista vale la misma fórmula que parael profeta. El Éxodo presenta además a los artistas como personas dotadas por Dios de habilidad y destreza para ejecutar los diversos trabajosque él había ordenado (36, 1). El tercer elemento es la buena disposición, el «corazón que impulsa» a tales personas (36, 2). Cantad a Dios con maestría, pp. 122-123 24.12.a25.12 El servicio supremo de la músicaDice Gregorio: «Si el canto de la salmodia sale de la intimidad del corazón, a través de él el Señor todopoderoso encuentra acceso al corazón,para derramar en los sentidos atentos los misterios de la sabiduría o la gracia de la contrición. Así está escrito: “El canto de alabanza me honra,y éste es el camino para mostrarle al hombre la salvación de Dios” (Sal. 50, 23). Donde el latín dice salutare, salvación, el hebreo dice Jesús. Poreso, el canto de alabanza abre un acceso donde el Señor puede manifestarse, pues cuando la salmodia desata la contrición, nace en nosotrosuna vía al corazón, al final de la cual llegamos a Jesús...» Éste es el servicio supremo de la música, que no pierde por eso su grandeza artísticasino que la colma: la música despeja el obstruido camino del corazón, del centro de nuestro ser, donde nos encontramos con el ser del Creadory Redentor. Cantad a Dios con maestría, p. 130 25.12.aLa liturgia y la música estuvieron hermanadas desde el principio. Cuando el ser humano alaba a Dios, no basta con la mera palabra. Hablar conDios es algo que sobrepasa los límites del lenguaje humano; por eso ha recabado siempre y por esencia la ayuda de la música: el canto y lasvoces de la creación en el sonido de los instrumentos. Porque la alabanza de Dios no es algo exclusivo del ser humano. Dar culto a Dios essumarse a lo que todas las cosas pregonan. La imagen del mundo y del hombre en la liturgia..., p. 131 25.12.bUna Iglesia que sólo hace música «corriente» cae en la ineptitud y se hace ella misma inepta. La Iglesia tiene el deber de ser también «ciudadde la gloria», ámbito en el que se recogen y se elevan a Dios las voces más profundas de la humanidad.Informe sobre la fe, p. 142 25.12.c26.12 La fe crea culturaNo hay una fe culturalmente indefinida que luego se pueda culturizar a voluntad. La opción de fe comporta como tal una opción cultural; ellamoldea al hombre y excluye como paradigma otras formas de cultura. La fe crea cultura y no se limita a portarla consigo como si fuera unropaje exterior. Esta premisa cultural, que no es manipulable a discreción y fija su norma a inculturaciones subsiguientes, no es algo rígido nicerrado. El rango de una cultura se conoce precisamente en su capacidad de asimilación [...]. Ser eterno significa, por el contrario, sersincrónico con todo tiempo y antes de todo tiempo. Cantad a Dios con maestría, p. 120 26.12.aLa palabra hecha música es sensibilización, encarnación, atracción de fuerzas pre y suprarracionales, captación del timbre oculto de lacreación, descubrimiento del canto que reposa en el fondo de las cosas. Pero esta conversión en música es a la vez el movimiento inverso: noes sólo encarnación de la palabra, sino espiritualización de la carne. La madera y el metal devienen sonido, lo inconsciente e irresuelto devienesonoridad ordenada y llena de sentido. Hay una corporeización que es espiritualización, y una espiritualización que es corporeización. Lacorporeización cristiana es a la vez espiritualización, y la espiritualización cristiana es una corporeización en el cuerpo del Logos humanado. La imagen del mundo y del hombre en la liturgia..., p. 143 26.12.b 10

×