Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
231
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. DEFENDER: EL SINÓNIMO DE MUERTE,PERSECUCIÓN Y DESARRAIGO EN COLOMBIA La vida humana debe ser respetada yprotegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde elprimer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida. Juan Pablo II Kelly Agudelo Álvarez, [Kelly.626@hotmail.com]Estudiante de primer semestre de Derecho Universidad de Antioquia Copacabana, Mayo de 2011
  • 2. DEFENDER: EL SINÓNIMO DE MUERTE, PERSECUCIÓN Y DESARRAIGO EN COLOMBIA La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida. Juan Pablo IILa grave y aguda crisis humanitaria que durante años han sufrido los defensoresde derechos humanos colombianos, no hace más que desvirtuar el estado socialde derecho al que nuestros gobernantes pretenden hacernos creer que estamosvinculados. En este sentido, un defensor de derechos humanos es una personaque se dedica por profesión o voluntariamente a promover y proteger, sinviolencia, los derechos de otras personas. Sin embargo, estas personas quedefienden los derechos humanos y el Estado social de Derecho en Colombia han
  • 3. sido siempre víctimas de señalamientos sistemáticos, amenazas, violencia sexual,judicializaciones sin fundamento, ataques violentos y asesinatos.Al respecto nuestra carta magna, en el artículo primero, plantea que "Colombia esun Estado social de derecho, organizado en forma de república unitaria,descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática,participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en eltrabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia delinterés general"[1].Por lo tanto, en teoría, el estado social es un sistema encaminado a fortalecerservicios y garantizar derechos considerados esenciales para mantener el nivel devida necesario y participar como miembro pleno en la sociedad. Pero ¿realmentepodemos referirnos a Colombia como tal? Ciertamente, tal planteamiento, no seríaen absoluto inexacto ponerlo en duda; en especial, porque los miembros de lasorganizaciones de derechos humanos cada vez corren más peligro en Colombia,una supuesta sociedad donde sus gobernantes luchan por la dignidad humana yrespeto a la libertad, algo verdaderamente risible para quienes vivimos en larealidad.
  • 4. Ahora bien, este documento tiene como objetivo ser una voz de fomento dederechos humanos y apoyo a las víctimas de violaciones que, son a menudo,actividades sumamente riesgosas para los defensores que se enfrentan anumerosos y variados problemas y amenazas. Estos van desde la negativa alreconocimiento legal de sus asociaciones y el irrespeto por su derecho a lalibertad de movimiento, de expresión y de reunión, hasta campañas de difamacióny acoso por parte de autoridades estatales, amenazas de muerte, detencionesarbitrarias e incluso, ejecuciones extra judiciales y “desapariciones”. Estos riesgoshan ido en aumento en todas partes del mundo; y en particular en nuestro “estadosocial de derecho” donde existe un conflicto armado interno, que reitero es,caracterizado por una grave crisis humanitaria.En este contexto, vale la pena citar a Romero, quien además de lo anterior hablade la legitimidad de estas organizaciones promotoras de derechos humanos,veamos: La labor de los defensores de derechos humanos en Colombia constituye un esfuerzo mancomunado de muchos sectores, que indica la existencia de un verdadero movimiento social, que ha tenido un reconocimiento nacional e internacional; ha contribuido a la promoción y protección de los derechos humanos, al desarrollo normativo y a la protección de personas víctimas de la violación de sus derechos. […] Sobre su legitimidad, hay una gran ambigüedad: mientras los Estados reconocen el papel del movimiento de derechos humanos, en muchos casos en que son seriamente señalados los califican de faltas a la patria, enemigos
  • 5. de las instituciones o cómplices de los actores armados. El movimiento de los Derechos Humanos ha tenido diversos obstáculos para ejecutar su accionar libremente. El conflicto armado interno, el paramilitarismo, la impunidad, el desplazamiento forzado y, en general, los problemas que aquejan al país han impedido que puedan desarrollar su legítima labor con garantías a su integridad y seguridad personal. [2]Cabe aclarar, que la historia de Colombia tiene una larga trayectoria deviolaciones de los derechos humanos y represalias contra personas quepretendieron liderar movimientos de protesta basados en reivindicacionessociales. Tristemente en el caso de la defensa de derechos humanos, Colombiacontinúa siendo el país con el mayor número de asesinatos en todo el mundo, losque en su mayoría son atribuidos a paramilitares y los grupos que los hansucedido. Ejemplo claro de ello es el caso del Colectivo de Abogados: José AlvearRestrepo, quienes desde años atrás sus miembros han sido víctimas de laviolencia. Desde comienzos de 1990 los integrantes del Colectivo han sido víctimas de continuas amenazas, atentados, seguimientos, actos de hostigamiento, difamación pública de su trabajo y señalamientos públicos que acrecientan el riesgo en el que desarrollan sus actividades. Este patrón sistemático de intimidación es obra de agentes de la Fuerza Pública, miembros de organismos de seguridad del Estado, y particulares que han actuado con el apoyo, la aquiescencia, la tolerancia y la protección de servidores públicos. [3]
  • 6. Resulta extremadamente preocupante que en nuestro país las cifras parecensustentar las denuncias. Según datos oficiales en el primer semestre de 2010fueron 64 los defensores agredidos y 111 organizaciones fueron atacadas. De laspersonas agredidas, seis fueron víctimas de atentados, a siete los mataron y 51están amenazados. Foto: Guillermo Torres Un defensor de derechos humanos es una persona que se dedica por profesión o voluntariamente a promover y proteger, sin violencia, los derechos de otras personas.Hemos visto a lo largo de este escrito como los defensores y defensoras de losderechos humanos se encuentran en el desarrollo de sus esfuerzos encaminadosa garantizar el respeto de los derechos políticos, sociales y culturales enColombia. Muchos se dedican a denunciar los abusos contra los derechoshumanos y las violaciones del derecho internacional humanitario incurridos portodas las partes involucradas en el conflicto.
  • 7. Desde tiempo atrás, sectores de las fuerzas de seguridad y otras instancias delEstado, el gobierno y la magistratura tratan de enturbiar su reputación y socavarsu trabajo, formulando, sin pudor alguno, declaraciones públicas en las queequiparan sus actividades con las de la subversión o promoviendo detencionesarbitrarias y acciones penales. Estos procedimientos se han visto acompañadosen ocasiones de amenazas u homicidios por parte de los paramilitares.Finalmente, las fuerzas guerrilleras han perseguido también a activistas dederechos humanos y de la sociedad civil porque criticaban sus acciones orealizaban actividades que no se ajustaban a su ideología.Pareciera por todo lo anterior que en el país no se adelanta ninguna gestiónestatal para mejorar tal situación, o por lo menos no son suficientes, veamos quedice amnistía internacional sobre esto: Los sucesivos gobiernos colombianos han tratado de mejorar la seguridad de los sindicalistas y de los defensores y defensoras de los derechos humanos mediante la adopción de varias medidas encaminadas a aumentar su seguridad. El Programa de Protección del Ministerio del Interior y Justicia es el que coordina este apoyo. Una de las medidas ha consistido en proporcionar guardaespaldas, vehículos blindados y teléfonos móviles a las personas afectadas. Toda medida para proteger a los activistas que sea adecuada desde el punto de vista de las personas amenazadas es positiva. En ocasiones, sin embargo, se han retirado o restringido las
  • 8. medidas de protección incluso en circunstancias en las que la seguridad de las personas afectadas corría un peligro mayor. Las autoridades suelen aducir limitaciones presupuestarias para justificar las restricciones. Sea cual sea la eficacia de las medidas de seguridad, la persistencia de las amenazas y de los homicidios de activistas indican que no son suficientes. [4]De estas circunstancias se concluye, entonces que los constantes asesinatos,desapariciones, amenazas y desplazamientos han extendido el miedo entre las ylos defensores a la hora de afiliarse a una organización promotora de derechoshumanos. Por tanto, necesitamos apresurada mente funcionar como un país serio,donde la palabra es una expresión humana y no el simple soplo de cualquieranimal. Kelly Agudelo Álvarez, [Kelly.626@hotmail.com] Estudiante de primer semestre de Derecho Universidad de Antioquia Copacabana, Abril de 2011
  • 9. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:[1] Constitución política de Colombia 1991 (Actualizada en Mayo de 2008). Colombia: presidencia dela república. Recuperado el 16 de abril de 2011, dehttp://web.presidencia.gov.co/constitucion/index.swf[2] Romero, F. A. (Marzo de 2003). UNIVERSIDAD ANDINA SIMÓN BOLÍVAR. Sede Ecuador.Recuperado el 30 de Marzo de 2011, de El movimiento de Derechos Humanos en Colombia:http://www.repositorio.uasb.edu.ec/bitstream/10644/583/1/RAA-05-Romero-El%20movimiento%20de%20derechos%20humanos.pdf[3] Colectivo de Abogados: José Alvear Restrepo. (11 de Mayo de 2009). Corporación Colectivo deAbogados: José Alvear Restrepo. Recuperado el 04 de Abril de 2011, de Casos en que las víctimasson Defensores de Derechos Humanos: http://www.colectivodeabogados.org/Casos-en-que-las-victimas-son[4] AMNISTÍA INTERNACIONAL. (2008). "¡Déjenos en paz!" la población civil, víctima del conflictoarmado interno de Colombia. Madrid, España: EDAI.Texto de apoyo:PROGRAMA NO GUBERNAMENTAL DE PROTECCION A DEFENSORAS Y DEFENSORES DE DERECHOSHUMANOS EN COLOMBIA. (Diciembre 2005). El derecho a defender: Instrumentos para la accionde los defensores de derechos humanos en colombia. (Primera ed.). Bogota, Colombia:Antropos.454 págs.