La parentalidad
en la Europa
contemporánea:
un enfoque positivo
La parentalidad
en la Europa
contemporánea:
un enfoque positivo

INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN 2012
MINISTERIO DE SAN...
Editado por Mary Daly
Basado en los trabajos llevados a cabo por:
Angela Abela
Gilbert Berlioz
Staffan Janson
Christian La...
La parentalidad
en la Europa
contemporánea:
un enfoque positivo
Índice
Prólogo

11


Introducción 

Mary Daly

13


Hilo conductor del informe

16


Metodología y enfoque
1.	

15


Defin...
2.4.	 ¿Por qué aplicar una educación no violenta?

62


2.6.	 Orientaciones prácticas para una educación no violenta

64

...
4.3. El apoyo a la parentalidad en un contexto difícil
4.3.1. Las medidas de política social	
4.3.2. Desarrollar un modo d...
Prólogo

Desde que el Comité de Ministros del Consejo de Europa aprobara la
Recomendación 19/2006, a los Estados Miembros,...
Introducción
Mary Daly
Nos encontramos en un punto de inflexión en la historia de la parentalidad
y de la familia. A lo la...
los padres, los niños, los proveedores de servicios locales y nacionales y el
Estado. Cada una de ellas tiene sus obligaci...
tores de la Dirección general III –Cohesión social (Acuerdo parcial en el
campo social y de la salud y Acuerdo parcial Gru...
partida dificulta la definición de líneas directrices, está de acuerdo con la
línea de enfoque del Consejo cara a la famil...
•	 dimensiones relacionales, que integran el amor parental a los siste­
mas societales;
•	 dimensiones racionales fundamen...
mía. Uno de los mensajes esenciales de este informe es que este tipo de
parentalidad, no se conforma con animar la autonom...
las Naciones Unidas sobre los derechos del niño, puesto que el paisaje jurí­
dico y, bajo numerosos aspectos, instituciona...
1. Por una visión de la
parentalidad en el interés
superior del niño
Nina Pe´ nik1 (con aportaciones de Christian Lalière)...
in situ, especialmente en el sentido en que sufren la influencia del tejido cul­
tural, social y económico de un país, exi...
perspectiva, el comportamiento de los que tienen al niño a su cargo es fun­
damental para saber cómo se produce la sociali...
gar a la sociabilidad, el recién nacido se inicia a la vida preadaptado para la
interacción social. Por ello, el modelo de...
comportamiento social, actitudes (receptividad, afecto y mirada positiva) y
cualidades de relación (muestra de seguridad a...
tres sistemas interrelacionados: las necesidades de desarrollo del niño, las
capacidades de los padres o de los cuidadores...
1.3. Contexto jurídico internacional de la
parentalidad y de la infancia
La Convención de las Naciones Unidas sobre los de...
ca de primer nivel para cada uno de sus miembros, incluidos los niños –expe­
riencia formada en los valores de respeto mut...
vas y otras para animar a los padres y darles los medios para cumplir con la
obligación de actuar de acuerdo al interés su...
incompatible con las disposiciones de la CNUDN (artículos 19 y 37 sobre
los tratos o castigos inhumanos y degradantes) (ve...
o el relacional (fomentando lazos estrechos y armoniosos entre los miem­
bros de la familia) (Hastings y Grusec, 1998). Se...
El reconocimiento se refiere a la necesidad del niño de ser aceptado y
a tener una experiencia personal percibida y confir...
nes físicas son a menudo castigos corporales que degeneran. El abuso sexual
consiste en forzar o incitar a un niño o a un ...
Las investigaciones señalan que las diferentes formas de maltrato y
negligencia por parte de los padres pueden perjudicar ...
Toda discusión sobre la optimización de la parentalidad hacia los niños
pequeños nos lleva a centrarnos más en la importan...
da de los paradigmas culturales que evolucionan a lo largo del tiempo y el
espacio.
El concepto de sincronía amplía el con...
•	 la calidez afectiva –una actitud positiva expresada al niño mediante
caricias, el hecho de abrazarlo, de darle besos, d...
De ese modo, los padres dotados de autoridad son descritos como
receptivos y exigentes, afectuosos, implicados, coherentes...
adquieren orientaciones sociales positivas que generalizan a los
demás. Finalmente, el niño obtiene importantes capacidade...
un elemento importante porque está basado en la confianza y al
mismo tiempo la refuerza (Kerr y al., 2003). La actitud afe...
peto de sus opiniones. En línea con lo que indican las investigaciones cien­
tíficas, los profesionales que trabajan con l...
Autenticidad: los sentimientos auténticos/el hecho de ser una persona
real da a los padres la autoridad personal necesaria...
Para conformarse a la CNUDN, la parentalidad debe considerar al
niño como un actor social, y comprometerse en favor de los...
dad, de integridad y de responsabilidad son los cimientos sobre los que de­
sarrollar las relaciones padres-hijo favorable...
liar ese papel con el resto de sus funciones, los padres deben plantearse
como su principal preocupación el bienestar y el...
2. Una educación no violenta
para los niños
Staffan Janson
El punto de vista sobre el carácter inmaduro de los niños ha id...
1994). El potencial de victimización de los niños pequeños es superior en el
hogar y en la familia, pero, a medida que el ...
«derechos del niño». Se inició a lo largo de las últimas décadas del siglo XX
con la intensificación y la expansión del mo...
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo

514

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
514
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
20
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "La parentalidad en la europa contemporánea un enfoque positivo"

  1. 1. La parentalidad en la Europa contemporánea: un enfoque positivo
  2. 2. La parentalidad en la Europa contemporánea: un enfoque positivo INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN 2012 MINISTERIO DE SANIDAD, SERVICIOS SOCIALES E IGUALDAD
  3. 3. Editado por Mary Daly Basado en los trabajos llevados a cabo por: Angela Abela Gilbert Berlioz Staffan Janson Christian Lalière Nina Pecnik Mona Sandbaek Maj Berger Saether Edición francesa: La parentalité dans l'Europe contemporaine: une approche positive ISBN 978-92-871-6134-5 Las opiniones expresadas en esta obra son responsabilidad de los autores y no reflejan necesariamen­ te la política oficial del Consejo de Europa. Todos los derechos reservados. No está permitido traducir, reproducir ni transmitir parte alguna de la presente publicación, de ninguna forma ni en ningún medio, ni electrónico (CD-Rom, Internet, etc.) ni mecánico, incluidos fotocopia, grabación, sistema de almacenamiento de información o de recupera­ ción, sin el permiso previo por escrito de la División de Información Pública y Publicaciones, Dirección de Comunicación (F-67075 Strasbourg Cedex o publishing@coe.int). Publicaciones del Consejo de Europa http://book.coe.int F-67075 Strasbourg Cedex ® Consejo de Europa, mayo de 2007 Edita y distribuye: © MINISTERIO DE SANIDAD, SERVICIOS SOCIALES E IGUALDAD CENTRO DE PUBLICACIONES Paseo del Prado, 18 - 28014 MADRID NIPO CDRom: 860-12-046-X Depósito Legal: M-27081 - 2012 http://publicacionesoficiales.boe.es
  4. 4. La parentalidad en la Europa contemporánea: un enfoque positivo
  5. 5. Índice Prólogo 11 Introducción Mary Daly 13 Hilo conductor del informe 16 Metodología y enfoque 1. 15 Definiciones y ámbito de aplicación 18 Hacia una visión de la parentalidad en el interés superior del niño Nina Peænik (con aportaciones de Christian Lalière) 21 1.1. Los niños y la infancia 22 1.2. La parentalidad y sus determinantes 24 1.3. Contexto jurídico internacional de la parentalidad y la infancia 27 1.3.1. Las disposiciones de la CNUDN relativas a la parentalidad 1.3.2. Implicaciones de la CNUDN en la parentalidad 28 30 1.3.3. ¿Qué es una parentalidad que no tiene en cuenta el interés superior del niño? 1.4. Concepciones de la parentalidad positiva 1.4.1. Parentalidad de niños muy pequeños 32 34 34 1.4.2. Investigación sobre la parentalidad de los niños mayores 37 1.4.3. Igual dignidad y ascendencia de los adultos sobre los niños 40 1.5. Resumen Una educación no violenta para los niños 47 2.1. Castigos corporales contra los niños 2. 43 48 2.1.1. La CNUDN, el Consejo de Europa y otras declaraciones importantes relativas al castigo y a los derechos del niño 50 2.2. Los riesgos inherentes a una educación violenta 53 2.2.1. Consecuencias biológicas de la violencia 53 2.2.2. Consecuencias psicológicas y sociales de la violencia 55 2.3. Alternativas a una educación violenta 57 LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 7
  6. 6. 2.4. ¿Por qué aplicar una educación no violenta? 62 2.6. Orientaciones prácticas para una educación no violenta 64 2.7. Resumen 3. 60 2.5. Principios de una disciplina constructiva para los niños 68 Servicios de apoyo a una parentalidad positiva Mona Sandbaek 71 3.1. Presentación de los factores de la parentalidad y de las medidas de apoyo a las familias 71 3.2. Acompañar a los padres a través de medidas generales de política familiar 73 3.2.1. Principales elementos de la política familiar 73 3.2.2. Acompañar la acción parental a través de los servicios 75 3.2.3. Tendencias recientes de los servicios propuestos a las familias en los Estados Miembros 77 3.3. Un marco teórico para los servicios y programas de apoyo familiar 84 3.3.1. Factores de riesgo y de protección 84 3.3.2. Las personas que buscan apoyo se convierten en los actores de su propia vida 88 3.4. Apoyo a los padres 89 3.4.1. El objetivo del apoyo 89 3.4.2. Definir el apoyo 91 3.5. Elementos clave de los programas de apoyo a los padres 93 3.5.1. Principios positivos de los programas de apoyo a la padres 94 3.5.2. Evaluación de los programas 99 3.6. Resumen 4. 100 Apoyo a la parentalidad de los niños en riesgo de exclusión social Angela Abela y Gilbert Berlioz 103 4.1. Introducción 103 4.2. Un marco conceptual para entender la exclusión social 104 4.2.1. El devastador efecto de la pobreza en el proceso de exclusión social 107 4.2.2. Los efectos de la pobreza extrema y la exclusión social sobre el papel de la familia y sobre la parentalidad 8 110 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  7. 7. 4.3. El apoyo a la parentalidad en un contexto difícil 4.3.1. Las medidas de política social 4.3.2. Desarrollar un modo de trabajo colaborativo 4.4. Los testimonios de los padres 4.5. Resumen 5. Parentalidad: un elemento en la prevención de la toxicomanía Maj Berger Saether 5.1. Entender el uso de las drogas por los jóvenes 5.2. El papel de los padres y de la parentalidad 5.3. Prioridades políticas a nivel internacional 5.4. Ejercicio de la parentalidad y prevención de la toxicomanía 5.5. Resumen 6. 111 112 115 116 117 Resumen y visión general Mary Daly 6.1. Hacia una visión de parentalidad en el interés superior del niño 6.2. Una educación no violenta para los niños 6.3. Servicios de apoyo a una parentalidad positiva 6.4. Apoyo a la parentalidad en el caso de niños en riesgo de exclusión social 6.5. Parentalidad: un elemento en la prevención de la toxicomanía 6.6. Conclusión 119 119 122 124 125 128 129 130 133 135 137 139 141 Bibliografía 143 Apéndice 1 175 Apéndice 2 183 LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 9
  8. 8. Prólogo Desde que el Comité de Ministros del Consejo de Europa aprobara la Recomendación 19/2006, a los Estados Miembros, relativa a las políticas dirigidas a apoyar una parentalidad positiva, el Ministerio de Sanidad, Ser­ vicios Sociales e Igualdad viene impulsando múltiples iniciativas para exten­ der este nuevo enfoque de intervención con familias, incluyendo la elabora­ ción de documentos técnicos, celebración de jornadas y encuentros, creación de grupos de trabajo interautonómicos, colaboración con las corporaciones locales o la financiación de proyectos de educación familiar y otros servicios de apoyo a la parentalidad gestionados por entidades sociales. En este marco, destacan las actividades de traducción y difusión de los documentos y estudios más relevantes en la materia, como la presente publicación que recoge análisis de diversos expertos sobre la evolución de la parentalidad en Europa en los últimos tiempos y sus desafíos actuales, reflexiona sobre la educación no violenta de los hijos, destaca las respuestas que se están implementando desde el ámbito de la política familiar en rela­ ción con los programas y servicios de apoyo a padres y madres, y analiza las condiciones y necesidades especiales que plantea el ejercicio de la parenta­ lidad en situaciones de exclusión social. La obra trata pues de combinar la reflexión con la divulgación de los resultados y evidencias de las investigaciones en esta materia y las mejores prácticas que se vienen desarrollando en diversos países europeos. Éstas tie­ nen como común denominador la promoción de un enfoque preventivo y capacitador de las familias frente a un modelo reactivo y asistencial, que se oriente hacia una educación y crianza de los hijos no violenta, pero que al mismo tiempo incluya el establecimiento de límites. De este modo, se contribuye a profundizar y mejorar el apoyo a las familias en el cumplimiento de sus funciones, en este caso, la educación y crianza de los hijos, que constituye uno de los ejes básicos de nuestra acción social, en la convicción de que las reflexiones y propuestas contenidas en esta publicación pueden servir de orientación y estímulo para las adminis­ traciones y profesionales encargados de trabajar por el bienestar de las familias y la infancia. Finalmente, debe agradecerse al Consejo de Europa la cesión de los derechos para poder traducir y publicar esta obra en español. LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 11
  9. 9. Introducción Mary Daly Nos encontramos en un punto de inflexión en la historia de la parentalidad y de la familia. A lo largo de decenios el tejido familiar se muestra cada vez mas afectado por una mutación rápida y profunda de la sociedad. El hecho es que al tiempo que la familia es cada vez más solicitada (por los medios de comunicación, las autoridades públicas o los propios miembros de la familia), ve disminuir el apoyo del que disponía. Además, en este momento de la historia la función parental presenta un carácter único: debido a pro­ fundos cambios de las normas y de las leyes, los adultos se ven obligados a reinventar el significado de vida en pareja y a constituir un nuevo modo de liderazgo de los niños y los jóvenes (Juul, 2005). Por esta razón, hoy los padres tienen necesidad de informaciones específicas, de apoyo y de habili­ dades que les permitan tener expectativas y realizarlas para su propio desa­ rrollo y el de sus hijos. Por esta y otras razones, la política y los debates públicos no pueden mantenerse inactivos sobre la cuestión de la parentali­ dad. La Convención de Naciones Unidas sobre los derechos del niño (CNUDN), adoptada en 1989, ha modificado profundamente el contexto en el que se ejerce la parentalidad. Al desplazar la mirada hacia los niños, a los que concede derechos en tanto que personas, la Convención ha redefinido no solo la posición del niño en la sociedad, sino también la relación entre padres e hijos. El proceso que ha desencadenado, y que progresivamente se ha extendido al mundo entero, se asemeja a una revolución pacífica. Uno de los principales puntos de partida de este informe es que se esfuerza en extraer las implicaciones de la CNUDN sobre la parentalidad y, más aún, en exponer paralelamente la situación jurídica y los últimos conocimientos procedentes de la investigación y de la práctica relativos a los elementos constitutivos de una buena parentalidad. Este informe desarrolla la noción de «parentalidad positiva», centrada sobre una parentalidad que respeta los derechos y el interés superior del niño como indica la CNUDN, teniendo en cuenta las necesidades y los recursos de los padres. El espíritu del informe es dotar de habilidades, estudiando en especial los medios y los diferentes tipos de «capital» que necesita la parentalidad, así como los derechos y obligaciones asociados para lograr esos medios. Esto es lo que se entiende por «parentalidad positiva». Estos derechos y obligaciones implican a diversas partes. Nosotros deseamos presentar la parentalidad bajo la forma de una «comunidad» de partes determinantes: LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 13
  10. 10. los padres, los niños, los proveedores de servicios locales y nacionales y el Estado. Cada una de ellas tiene sus obligaciones y, debe ser, dotada de medios para llevarlas a cabo y ejercer los derechos y responsabilidades que implica la parentalidad. El objetivo último es mejorar la calidad de vida de los niños, la de sus padres, y la sociedad misma. Los objetivos específicos son los siguientes: • identificar los cambios más importantes en materia de parentalidad y el estado actual de los conocimientos relativos a las normas y las prácticas en ese campo; • identificar lo que parecen ser las respuestas adecuadas a las nuevas situaciones y determinar las perspectivas tanto en términos de inves­ tigación como de política y de financiación de la misma; • diseñar las líneas directrices relativas a la parentalidad y los dere­ chos del niño, aplicables a los padres, a los profesionales, a los que prestan los servicios y al Estado. El Consejo de Europa ha sido uno de los primeros en aclarar el cono­ cimiento y la comprensión de la infancia y de la vida de familia, así como en trabajar para mejorar la vida de los grupos e individuos vulnerables y excluidos. La organización reconoce que el equilibrio entre los derechos del niño y la responsabilidad parental aún queda por explorar. Este informe supone una continuación de las actividades del Consejo de Europa a ese respecto. El telón de fondo inmediato de esta obra lo constituye un cierto núme­ ro de actividades del Consejo de Europa. Se trata de una iniciativa del Comité de expertos sobre la infancia y la familia (CE-IF) – cuya misión es «apoyar a los padres en el interés superior del niño». El CE-IF actúa bajo los auspicios del Comité Europeo para la Cohesión Social (CE-CS), creado tras la Cumbre de Estrasburgo en 1997. Es el órgano principal competente en el campo de la infancia y de la familia. El CE-CS ha promovido diferen­ tes actividades relacionadas con este campo, entre las cuales la más desta­ cada ha sido el Programa de la infancia, seguido del establecimiento en 2001 de un Forum de la infancia y la familia que ha permitido interesarse sobre estas cuestiones en Europa. Infancia y violencia ha sido uno de los temas principales de los recientes trabajos del CE-CS y del Consejo de Europa. En el seno del CE-CS se han constituido dos grupos de trabajo, uno sobre las habilidades parentales para prevenir y combatir la violencia hacia los niños, el segundo sobre la parentalidad de los niños en riesgo de exclusión social. Las actividades de estos dos grupos de trabajo son centrales para el presen­ te informe que se inspira ampliamente en los trabajos realizados por los miembros de los grupos y por los consultores. La cooperación con otros sec- 14 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  11. 11. tores de la Dirección general III –Cohesión social (Acuerdo parcial en el campo social y de la salud y Acuerdo parcial Grupo Pompidou que trata de la lucha contra el abuso y el tráfico de estupefacientes) ha permitido ampliar los datos de esta obra, particularmente los capítulos 1 y 5. Hilo conductor de este informe Este informe rompe con un cierto número de principios iniciales relativos a la parentalidad. Ante todo, la parentalidad debe ser considerada como una etapa del proceso familiar impregnado de aspectos afectivos y otros que afectan a los miembros de la familia. Al hacer énfasis en la parentalidad como una etapa de la vida familiar, también hacemos referencia al hecho de que es un período de transición entre diferentes fases de la vida familiar que indican su evolución y su madurez. Aquí hay que relacionarlo con la paren­ talidad en tanto que evolución: la parentalidad evoluciona a medida que la vida familiar madura y las sociedades reflexionan sobre el tema, y especial­ mente sobre la vida familiar. Este último punto subraya el peso del compo­ nente «social» de la parentalidad. Si en numerosos aspectos, su carácter relacional y sus prácticas son de orden privado, la parentalidad está igual­ mente formada por lo que la sociedad entiende y espera de un comporta­ miento parental adecuado, y por la forma en que el Estado establece su polí­ tica pública. El segundo principio que sirve de base a este informe es que la paren­ talidad es una actividad que necesita apoyo. Todos los padres han conocido momentos y situaciones de mucha dificultad, como el estrés de los primeros años de matrimonio y de parentalidad, el parto… Añadamos a esto que algunos padres necesitan mayor apoyo, quizá porque se encuentran en una estructura monoparental, disponen de pocos ingresos para criar a sus hijos o porque la familia debe enfrentarse a un problema de salud o de otro orden. De donde se concluye que las autoridades deben reconocer la paren­ talidad como un campo de las políticas públicas que hay que satisfacer. Este reconocimiento por parte de los que toman las decisiones y los responsables políticos indica una primera etapa importante para la implantación de las estructuras de apoyo necesarias. Incluso si algunos países van por delante de otros, todos deben tomar medidas al respecto. El tercer principio que sirve de base al enfoque del Consejo de Euro­ pa es que no existe una única forma estandarizada de ejercer el papel de padre. La investigación no es la única en proporcionar un abanico de enfo­ ques: en nuestros días la vida es tan diversa que es necesario adaptar las diferencias. De ahí que se recomiende un enfoque plural. Si ese punto de LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 15
  12. 12. partida dificulta la definición de líneas directrices, está de acuerdo con la línea de enfoque del Consejo cara a la familia, que va en el sentido de un enfoque global de lo que constituye una familia y de los miembros que la forman. Más que las instrucciones específicas, ese es el espíritu con el que el informe trata de definir los principios generales en materia de parentalidad. Estos principios se conciben como un marco general aplicable al ejercicio de la parentalidad, dejando una amplia libertad a los padres en cuanto a la manera de transponer esas generalidades en la práctica. En cuarto lugar, si los deberes han ocupado un puesto preferente en los artículos y conferencias recientes, el Consejo de Europa piensa que exis­ te interés en cambiar de punto de vista. Este informe se preocupa en parti­ cular de mejorar las condiciones del ejercicio de la parentalidad de manera que padres e hijos puedan disfrutar de sus derechos y respetar sus obliga­ ciones. En otros términos, esta obra se interesa en gran medida por las acti­ vidades concretas relacionadas con el papel del padre y con el apoyo a ese papel. Se podría decir que las condiciones sociales de la parentalidad se con­ sideran centrales para el ejercicio de los derechos y obligaciones. Por último, la idea que aquí se defiende es que la parentalidad implica a los padres y a los hijos. Razón por la que este texto se interesa por las necesidades y los derechos del niño y de los padres, padre y madre, y estu­ dia la forma en que el conjunto complejo de las relaciones implicadas inter­ actúa. Para enunciar este punto, digamos que una buena parentalidad bene­ ficia a la vez a los niños y a los padres, y que la parentalidad sólo puede ser definida como positiva si se ejerce en beneficio mutuo. Definiciones y campo de aplicación La atención se centra aquí en la parentalidad en las sociedades contempo­ ráneas de Europa. La noción de parentalidad se desarrolla en un período en el que los países europeos cuestionan el papel de la familia, el lugar del niño y el relevo demográfico. En esas condiciones, ¿cómo define el informe la noción de «parentalidad»? Las lenguas europeas no contemplan de igual forma el concepto de parentalidad. En inglés hay dos palabras diferentes, parenthood y parenting, lo mismo ocurre en francés con parenté y parentalité, pero la mayoría de los países emplean una misma palabra para recoger los dos conceptos, como «rodzcielstwo» en polaco (igual que en ruso), o nociones próximas tales como la «condición parental» o la «función parental». El término de «paren­ talidad», relativamente nuevo, posee varias dimensiones: 16 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  13. 13. • dimensiones relacionales, que integran el amor parental a los siste­ mas societales; • dimensiones racionales fundamentales: valores y objetivos educati­ vos; • dimensiones racionales aplicadas: transmisión de las adquisiciones y prácticas pedagógicas/educativas Conviene dar a la parentalidad una definición que englobe a la vez el entorno físico, el medio social, su historia y sus dimensiones relacionales, racionales y aplicadas. A los fines del presente informe, la parentalidad designa el conjunto actual de relaciones y actividades en las que los padres están implicados para cuidar y educar a sus hijos. La parentalidad implica, pues, un conjunto de reajustes psíquicos y afectivos que permiten a los adul­ tos desempeñar su papel de padres, es decir responder a las necesidades de sus hijos en los planos físico, afectivo, intelectual y social. Esta definición de la parentalidad es utilizada en varios contextos: • el reconocimiento de la diversidad de las formas familiares y de los valores relacionados con la familia; • la evolución del derecho de los niños a beneficiarse de una educa­ ción en el seno de su familia, cualquiera que sea la condición social de los adultos que la componen; • la persistencia de la vida de familia como modelo y como referencia, incluso si la familia sufre profundas mutaciones. Aquí estudiaremos en particular la calidad de la parentalidad. La intención también es demostrar implícitamente la necesidad de defender un conjunto de principios rectores dirigidos a los poderes públicos, destinados a mejorar la calidad y las condiciones de la parentalidad de las sociedades europeas. Con frecuencia, los textos y las prácticas tratan más bien de lo que constituye una parentalidad negativa. El presente informe tiene por objeto corregir ese desequilibrio. La noción de parentalidad positiva desarrollada en esta obra consiste en estimular la creación de relaciones positivas entre padres e hijos y en permitir al niño desarrollar plenamente su potencial. Definimos la parentalidad positiva como aquella que respeta y protege los derechos del niño tal y como se enuncian en la CNUDN. En ese sentido, es fiel a los principios de no-discriminación, a la primacía del superior interés del niño en todas las acciones que le conciernen, al derecho del niño a la supervivencia y al desarrollo en la medida de lo posible y al respeto a sus opiniones. Puede igualmente ser denominada «parentalidad en el superior interés del niño» y concretada como una parentalidad que aporta al niño estructura y reconocimiento, favorece su plenitud y desarrolla su autono- LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 17
  14. 14. mía. Uno de los mensajes esenciales de este informe es que este tipo de parentalidad, no se conforma con animar la autonomía del niño, desarrolla igualmente potencialidades y un sentimiento de confianza en las personas que ejercen el papel de padres. En lo que se refiere a la terminología, con el término «parentalidad» se designan no solamente las actividades de los padres biológicos, sino tam­ bién las de las personas que no son los padres del niño pero que participan en su cuidado y educación. En un sentido, las palabras «parentalidad» y «padres» se utilizan aquí como una especie de resumen que engloba todas las actividades y personas relacionadas con el hecho de criar a un niño. Par­ timos igualmente de la idea de que la parentalidad no es una actividad ase­ xuada, en la medida en que madres y padres a menudo tienen experiencias y enfoques diferentes. Esto también es válido para las chicas y los chicos. Esta constatación se subentiende en todo el informe: también aquí las pala­ bras «padre» y «niño» deberían considerarse como términos genéricos cuyo uso se nos impone por razones de espacio y de fluidez del lenguaje. Metodología y enfoque Este estudio utiliza el análisis documental como metodología. Las investi­ gaciones en las que se basa se han llevado a cabo mediante un examen de documentos relativos al derecho de familia, investigaciones relacionadas con la familia, investigaciones médicas y psicológicas. Las fuentes consulta­ das incluyen bases de datos especializados, bases de datos de investigación, fuentes bibliográficas y páginas web de las organizaciones internacionales y de los gobiernos. El fondo del informe proviene de un cierto número de consultantes, especialistas de un abanico de campos y de disciplinas. Su nombre se indica al inicio de cada capítulo. Les agradecemos su contribu­ ción. Los tres primeros capítulos se han redactado en el marco del Grupo de trabajo sobre las aptitudes parentales dirigidas en particular a luchar contra la violencia con los niños y a prevenirla. El cuarto es el resultado de los tra­ bajos del Grupo de trabajo sobre la parentalidad en el caso de niños en ries­ go de exclusión social. El quinto es una contribución del Acuerdo parcial del Grupo Pompidou (lucha contra el abuso y el tráfico de estupefacientes). Cada uno de los cinco capítulos finaliza con un resumen. El primer capítulo -al que ha contribuido el Acuerdo parcial en el campo social y de la salud pública- trata de la naturaleza de la parentalidad, de la infancia y de la vida familiar en la Europa actual. Presenta de forma general el pensa­ miento y los conocimientos más avanzados sobre la parentalidad y la vida del niño, y su evolución. Se dedica una atención especial a la Convención de 18 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  15. 15. las Naciones Unidas sobre los derechos del niño, puesto que el paisaje jurí­ dico y, bajo numerosos aspectos, institucional en el que se inscribe la paren­ talidad ha cambiado. El segundo capítulo reflexiona sobre la violencia y los castigos corporales infligidos a los niños, poniendo en conocimiento del lec­ tor las razones para abandonar el castigo físico y sugiriendo en su lugar un abanico de enfoques. El tercer capítulo comenta las medidas y programas de política familiar así como las medidas establecidas para apoyar a los padres. Como los capítulos anteriores, da una visión de conjunto. El capítulo cuar­ to trata del apoyo a la parentalidad de los niños amenazados de exclusión social y de los medios más eficaces para abordar el trabajo en este sector. El quinto capítulo trata del comportamiento unido a la droga y de sus implica­ ciones para la parentalidad. También en este capítulo se incide sobre las últi­ mas investigaciones, presentando el estado actual de los conocimientos sobre las relaciones entre parentalidad y consumo de drogas en los jóvenes, así como algunas de las respuestas políticas más importantes. Finalmente, esta obra concluye con un resumen general. En el anexo se ofrece un conjunto de textos del Consejo de Europa sobre parentalidad positiva: la Recomendación del Comité de Ministros a los Estados miembros sobre políticas para apoyar la parentalidad positiva, así como los mensajes clave para los padres y las líneas directrices para los profesionales. LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 19
  16. 16. 1. Por una visión de la parentalidad en el interés superior del niño Nina Pe´ nik1 (con aportaciones de Christian Lalière) c La infancia y la parentalidad son manifestaciones de la vida social domina­ da por unos ideales, una ética y por unos valores sólidos que, sin embargo, a menudo se ven cuestionados de una sociedad a otra y, generalmente, en el seno de una misma sociedad. Por tanto, debemos de reconocer que el con­ junto de opiniones predominante sobre lo que constituye una buena paren­ talidad o una infancia adecuada tiene un fuerte contenido normativo. Para decirlo de otro modo, siempre existe un modelo ideal de parentalidad. Hace unos decenios la familia se describía como una unidad muy autónoma y cerrada en los límites del hogar. Sin embargo, aunque aún subsisten ciertas trazas de este modelo, el consenso subyacente se ha roto. Como señala Cam­ pion (1995, p. 277): «La conformidad general con un modelo único de vida familiar sólo podía mantenerse mientras la cultura dominante permanecie­ ra homogénea e impermeable a otras formas de vida». Tales condiciones ya no existen. Campion también señala que la promoción del objetivo de feli­ cidad personal y, en particular, la insistencia de las sociedades desarrolladas en reconocer el derecho del niño a la felicidad ha afectado profundamente a nuestra visión sobre cómo deben comportarse los padres. El modelo de parentalidad adecuada que surge en los últimos treinta años es más abierto y fluido y supone pocas reglas o límites claramente definidos (ibid., 280). Si hay que felicitarse por ello, también hay que señalar que, al menos, parte del atractivo del pasado se debía a que existía un consenso y una coherencia relativa a la visión dominante sobre lo que constituía una buena parentali­ dad. Ante un contexto de cambio, inseguridad y variación, el presente capí­ tulo ofrece una visión general de las últimas reflexiones sobre la parentali­ dad y la juventud. Si la parentalidad y la vida familiar evolucionan siempre 1 La autora desea agradecer la contribución a la elaboración del presente capítulo de Mary Daly, Mona Sandbaek, Bragi Gudbrandsson y otros miembros del CS-EF Violencia (Grupo de Trabajo sobre Competencias Parentales dirigidas en particular a luchar contra la violencia que afecta a los niños y a prevenirla). LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 21
  17. 17. in situ, especialmente en el sentido en que sufren la influencia del tejido cul­ tural, social y económico de un país, existe una fuerte similitud en los retos a los que han de enfrentarse hoy en día los países europeos. Por ello, tiene sentido identificar las grandes tendencias. El capítulo tiene dos objetivos: determinar la opinión que se desprende de las últimas investigaciones sobre la parentalidad y la infancia, y relacionarla con el contexto legal y político, en particular con aquel influido por la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos del niño (CNUDN). Hay que señalar que los campos de investigación sobre niños y parentalidad son muy activos y que, además existen numerosas visiones sobre cuál es el comportamiento parental apro­ piado. En este entorno complejo y cuestionado, el presente capítulo sólo puede examinar muy selectivamente las principales corrientes actuales del pensamiento. 1.1. Los niños y la infancia Si en el pasado el estudio de la infancia era obra principalmente de psicólo­ gos y personas interesadas en el desarrollo infantil, hoy en día los estudios sobre la infancia constituyen un campo prolífico de investigación multidis­ ciplinar. Las ciencias sociales han «descubierto» la infancia, y actualmente existe un vivero de investigadores sobre este tema. A lo largo del tiempo, las hipótesis sobre la naturaleza fundamental del niño y el papel desempeñado por los padres en su educación ha evolu­ cionado bastante. La socialización ha sido fundamental para entender la educación, y se refiere a los procesos de transmisión de creencias y normas de comportamiento de una generación a la siguiente. La adquisición de estas normas se considera una de las principales tareas o funciones de la infancia. Schaffer (1996) traza una serie de modelos del proceso de sociali­ zación (Cuadro 1.1.). Cada uno de ellos ha conocido su momento de gloria en diferentes períodos; el último (el ideal de reciprocidad) está considerado actualmente como el más adecuado. El primer enfoque educativo, el modelo «dejar hacer» es el que más ha perdurado, ya lo describía Rousseau en el siglo XVIII. Se basa en la creen­ cia de que cada niño llega al mundo preformado, ya dotado de todos los aspectos fundamentales de su personalidad, que únicamente tendrá que desplegar a lo largo de su desarrollo. Así pues, la tarea de los padres se limi­ tará, principalmente, a ofrecer un entorno lo mas permisivo posible para dejar al potencial del niño realizarse. El segundo modelo adopta una visión del niño directamente opuesta: como alguien totalmente sin formar al nacer, como una pasta que los adultos pueden modelar a su gusto. Bajo esta 22 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  18. 18. perspectiva, el comportamiento de los que tienen al niño a su cargo es fun­ damental para saber cómo se produce la socialización: son sus recompensas y castigos, los hábitos que le inculcan y los ejemplos que le dan, los que dan forma al producto final. El tercer enfoque, el modelo de conflicto, conside­ ra que, desde un principio, el niño tiene sus propias aspiraciones y deseos, lo que supone un comportamiento que entra en conflicto con las personas que se ocupan de él. La tarea de los adultos consiste, pues, en obligar al niño a renunciar a sus tendencias naturales y a adoptar los modos de comporta­ miento considerados deseables por los adultos. Esta visión tiene su origen en la idea de que el niño es, originalmente, malo y que la tarea de los per­ sonas que se ocupan de él es la de poner freno a sus malas inclinaciones y está asociado, en los tiempos modernos, al trabajo de Sigmund Freud. La investigación empírica cuestiona cada uno de estos tres modelos. Según Phillips y Alderson (2003), nuevas observaciones ponen en entredi­ cho la idea de que los bebés parten de cero y que la edad adulta es el punto final perfecto. Tampoco debe suponerse que los adultos son siempre sabios, están informados y son razonables. En efecto, hoy en día se acepta una mayor igualdad entre niños y adultos, lo que conduce al cuarto modelo: el modelo de reciprocidad. Según esta visión, y la investigación lo confirma, desde su más tierna infancia el niño toma parte activa en su propia educa­ ción. Por tanto, en vez de considerarlo como pasivo, sería más adecuado considerarlo como participativo. Además, la adaptación recíproca y no el conflicto, es aceptada ya como tema de base en el juego de la interacción padres-niño. Lejos de comenzar como un ser antisocial al que se debe obli- LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 23
  19. 19. gar a la sociabilidad, el recién nacido se inicia a la vida preadaptado para la interacción social. Por ello, el modelo de reciprocidad es el concepto de desarrollo del niño más ampliamente aceptado en la literatura académica. La nueva sociología de la infancia ha ayudado a enriquecer el modelo de reciprocidad, subrayando el paso del niño objeto de la educación de los adultos al del sujeto que crea su propia representación y coproductor de su infancia. Los niños son considerados competentes y activos. Esta visión del niño como actor en un mundo social sirve para cuestionar el concepto mismo de socialización, ya que es otro enfoque para comprender el desa­ rrollo. Si se considera al niño pasivo y receptivo, «asimilando» las influen­ cias de otras personas significativas (en el sentido tradicional de socializa­ ción), es difícil verlo como una persona activa, que produce cambios en sus relaciones con los demás en los intercambios sociales (Sommer, 1998). El poder es un sub-tema importante en las obras especializadas con­ temporáneas sobre la infancia. Sorin y Galloway (2005) argumentan que sólo mediante la construcción del niño activo puede equilibrarse el poder entre adultos y niños, pues adultos y niños colaboran para crear relaciones de respeto mutuo y de desarrollo. Desde esta óptica, el niño es competente y capaz y los adultos son co-aprendices que negocian, contestan y orientan basándose en la reflexión sobre sus propias experiencias. Negocian y com­ parten poder con los niños, sin renunciar a su liderazgo. Dentro de esta construcción del niño en tanto que agente, niños y adultos tienen el poder, que se negocia como un componente de sus relaciones. El niño adquiere el poder por su relación con el adulto, que presta su poder, su fortaleza y sus recursos al niño, en vez de imponérselos. Mediante este proceso, el adulto adquiere igualmente el poder y la información. Actualmente, el desarrollo del niño se entiende como un proceso que envuelve las interacciones entre el niño que está creciendo y su entorno social, es decir, no sólo las relaciones con sus padres, sino también con sus hermanos, sus abuelos, sus amigos y otras personas significativas, así como las relaciones entre los padres (Jones y Ramchandani, 1999). En este docu­ mento nos limitaremos a las relaciones entre el niño y sus padres o las per­ sonas que ejercen la responsabilidad parental, siendo conscientes de que este capítulo omite otras importantes fuentes de influencia en el bienestar y el desarrollo del niño. 1.2. La Parentalidad y sus determinantes La parentalidad (lo que los padres hacen con sus hijos y lo que les aportan) implica tareas, por ejemplo cuidados físicos, establecer límites y enseñar el 24 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  20. 20. comportamiento social, actitudes (receptividad, afecto y mirada positiva) y cualidades de relación (muestra de seguridad afectiva y de un sólido apego) (Quinton, 2004. 27). Aunque no existe un acuerdo universal sobre cuáles son los deberes o responsabilidades de la parentalidad, Campion, (1995) hace un recuento exhaustivo (ver a continuación) Principales tareas de la parentalidad • aportar los cuidados de base, proteger y educar al niño hasta una edad adecuada; • garantizar la seguridad del niño; • orientarlo y fijarle límites; • asegurarle la estabilidad; • asegurar las condiciones del desarrollo intelectual, afectivo y social del niño, en especial la transmisión de ciertas competencias aceptadas y el modelado de los comportamientos deseados; • respetar la ley y contribuir a la seguridad de la sociedad; • contribuir a la prosperidad económica de la nación. En la actualidad, el consenso general respecto a los determinantes de la parentalidad, es que el comportamiento parental está formado por nume­ rosas influencias, especialmente las características y las facultades indivi­ duales de los padres, las características del niño y las fuentes contextuales de estrés y apoyo, como las condiciones materiales de vida y la calidad de las relaciones con las parejas, la familia y los amigos (Belsky, 1984; Simons y Johnson, 1996). Con el tiempo, las influencias del medio social en sentido amplio, en el que se inscriben las relaciones padres-hijos, incluido el apoyo social/comunitario y el contexto cultural/societal, han sido ampliamente reconocidas (Voydanoff y Donnelly, 1998; Belsky y Stratton, 2002). La eco­ logía del enfoque parental, elaborada en origen por Bronfenbrenner (1979), se fundamenta en que los diferentes modos de gestión de las responsabili­ dades implicadas por la parentalidad reflejan los recursos y apoyos de que disponen los padres, así como sus capacidades y características. Quinton (2004) pretende que los servicios deben formar parte de la ecología de la parentalidad. En resumen, la investigación se orienta cada vez más hacia una con­ cepción holística de la parentalidad y de sus influencias. Una conceptualiza­ ción ampliamente utilizada que combina el contenido y el contexto de la parentalidad está representada por el modelo de la figura 1.1. que reagrupa LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 25
  21. 21. tres sistemas interrelacionados: las necesidades de desarrollo del niño, las capacidades de los padres o de los cuidadores para responder adecuada­ mente a esas necesidades y las influencias situacionales y ambientales posi­ tivas y negativas. Este modelo multidimensional señala que la parentalidad surge de una interacción entre los recursos y capacidad parentales, las nece­ sidades de desarrollo del niño, la familia y los factores ambientales. Este marco de trabajo se desarrolló en el Reino Unido como una herramientaguía para orientar la evaluación de los niños necesitados, la situación y las necesidades de sus familias, pero también se ha utilizado eficazmente en muchos otros países, especialmente en Australia, Canadá, Rumania, Rusia, Eslovaquia, Suecia, Ucrania y los Estados Unidos (Gray et al. Citados en un documento de los Ministerios de Sanidad, de Educación y del Empleo, y del Ministerio del Interior del Reino Unido (2000). Igualmente, en Europa, está a punto de ser incorporado a los materiales de formación para la protección del niño por la OMS. Figura 1.1. Marco para la evaluación de los niños con necesidades y su familia Fuente: Ministerio de Sanidad, Ministerio de Educación y Empleo, Ministerio del Interior del Reino Unido (2000) Se observará que este modelo multidimensional, en lugar de exponer un estilo de parentalidad en particular, concibe la parentalidad como el resul­ tado de la interacción entre multitud de factores. 26 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  22. 22. 1.3. Contexto jurídico internacional de la parentalidad y de la infancia La Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos del niño (CNUDN) domina el pensamiento contemporáneo sobre el niño y sus dere­ chos. Inspira ampliamente la reforma de las políticas familiares en los Esta­ dos. La Convención, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1989, es un tratado de derechos humanos ratificado por todos los Estados excepto por dos (Somalia y Estados Unidos). La CNUDN conside­ ra explícitamente al niño como un sujeto de derechos y establece normas a los Estados sobre los derechos que deben reconocer a todos los ciudadanos menores de 18 años. La CNUDN contiene muchos derechos civiles, sociales, económicos y culturales relativos a la educación y de otra índole. Algunas de sus obligaciones son competencia directa de los Estados, mientras que otras se dirigen a los padres y a los tutores legales del niño. Todos los dere­ chos se consideran necesarios para el completo desarrollo social y psicofísi­ co del niño. En otras palabras, la CNUDN es indivisible, y sus artículos interdependientes. Se han seleccionado cuatro principios generales pertinentes para la elaboración de la CNUDN (Hodgkin y Newell, 2002). Cuatro principios pertinentes para la elaboración de la CNUDN • el principio de no discriminación (artículo 2); • el principio del superior interés del niño que debe ser la consideración primordial (artículo 3); • el principio del derecho inherente a la vida y, en la medida de lo posi­ ble, a la supervivencia y al desarrollo (artículo 6); • el principio del respeto a las opiniones del niño sobre cualquier cues­ tión que le interese (artículo 12). La CNUDN cuestiona la idea (y su puesta en práctica) de que los padres tengan derechos absolutos sobre sus hijos. Es más, se puede observar una pérdida de valorización de la autoridad parental en favor de la respon­ sabilidad parental. La Convención está impregnada por la idea de que la concepción de la autoridad parental procede de un desarrollo histórico y cultural en el que los niños eran considerados como una parte de la familia y, en ese sentido, «la propiedad» de sus padres. La CNUDN promueve una visión diferente: imagina que las familias tienen una experiencia democráti- LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 27
  23. 23. ca de primer nivel para cada uno de sus miembros, incluidos los niños –expe­ riencia formada en los valores de respeto mutuo que refuerza la capacidad del niño a participar, debidamente informado, en los procesos de decisión. Algunos temen que el hecho de dar derechos a los niños conduzca a socavar los derechos parentales y a abandonar al niño a su autonomía. Sin embargo, según Jaap E. Doek (2004), presidente del Comité de las Naciones Unidas sobre los derechos del niño, la CNUDN no es sólo un documento de los derechos humanos «a favor del niño», sino también a favor de los padres, de las familias y de las comunidades/sociedades. Subraya que la CNUDN no considera al niño como una persona independiente y que la intención no es servir únicamente a los intereses propios de esa persona independiente. El preámbulo de la CNUDN declara que una de las condiciones más impor­ tantes para el ejercicio de los derechos del niño es que crezca en el medio familiar y en un clima de felicidad, de amor y de comprensión. Dado ese papel vital, la familia debe disfrutar de la asistencia necesaria que le permi­ ta asumir plenamente sus responsabilidades en el seno de la comunidad. En lo que respecta a la sociedad, la CNUDN declara que el niño debe ser edu­ cado en un espíritu de paz, de dignidad, de tolerancia, de libertad, de igual­ dad y de solidaridad, y contiene igualmente disposiciones que preven que el niño debe prepararse para asumir las responsabilidades de la vida en una sociedad libre y para desempeñar en ella un papel constructivo. 1.3.1. Disposiciones de la CNUDN relativas a la parentalidad La CNUDN contiene disposiciones que tienen consecuencias directas sobre la parentalidad. Las responsabilidades parentales se mencionan explícita­ mente en los artículos 5, 18 y 27. En la CNUDN hay dos mensajes funda­ mentales sobre las responsabilidades parentales (Doek, 2004). En primer lugar, la CNUDN atribuye a los padres la responsabilidad principal de la educación y del desarrollo del niño, y los animan a considerar como preo­ cupación fundamental los mejores intereses del niño (artículo 18). En segundo lugar, los Estados deben reconocer las responsabilidades parenta­ les y adoptar diferentes medidas positivas para ayudar a los padres a asumir sus responsabilidades como educadores. Los Estados tienen la responsabili­ dad (secundaria) de garantizar y promover los derechos del niño en la fami­ lia para ayudar a los padres a actuar de la mejor forma en interés del niño, ofreciéndole las condiciones de vida adecuadas para su desarrollo y velan­ do por el resto de los derechos del niño (como protegerlo contra la violen­ cia). Esto supone que los Estados deben adoptar medidas sociales, legislati- 28 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  24. 24. vas y otras para animar a los padres y darles los medios para cumplir con la obligación de actuar de acuerdo al interés superior del niño. La CNUDN presenta también las obligaciones de los padres para ase­ gurar el interés superior del niño (artículos 5 y 27). En primer lugar, los padres deben orientar al niño, de acuerdo al desarrollo de sus capacidades y darle los consejos adecuados para el ejercicio de los derechos que le reco­ noce la CNUDN (artículo 5). La orientación y los consejos se consideran «adecuados» cuando se dan de una manera que corresponde al desarrollo de sus capacidades (por ejemplo, a medida que el niño crece, los padres deben darle más responsabilidades en sus asuntos personales). Es decir, que los padres deben facilitar la adquisición de autonomía del niño. El concep­ to de «desarrollo de sus capacidades» reconoce la evolución del niño hasta la edad adulta y va unido a la obligación de dar la importancia debida a la opinión del niño teniendo en cuenta su edad y su grado de madurez (artí­ culo 12). El artículo 5 supone también que los padres permiten al niño ejer­ cer sus derechos de forma relativamente independiente si tiene capacidad para ello. Pero el concepto de «capacidad evolutiva» no sólo hace referen­ cia a la autonomía creciente de los niños. También hace referencia al proce­ so de maduración del niño y a la responsabilidad de los padres de no exigir o esperar del niño cualquier cosa que sea inadecuada para su desarrollo (Hodgkin y Newell, 2002). Por otra parte, la CNUDN compromete a los padres a asegurar al niño las condiciones de vida necesarias para su desa­ rrollo pleno y armonioso. De acuerdo al artículo 27, los padres tienen, en primer lugar, la responsabilidad, en la medida de sus posibilidades y de sus medios financieros, de asegurar al niño el derecho a las condiciones de vida adecuadas para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social. Uno de los cuatro principios generales de la CNUDN da al niño el derecho a ser oído. El artículo 12 exige a los Estados que garanticen al niño capaz de discernimiento el derecho a expresarse libremente sobre cualquier tema que le afecte y a tomar en consideración su opinión teniendo en cuen­ ta su edad y su grado de madurez. Esto no da derecho a la autodetermina­ ción pero permite que el niño participe en los procesos de decisión que le afectan. La referencia a las posibilidades de evolución del niño refuerza la necesidad de respetar el desarrollo del niño en la toma de decisiones (Hodgkin y Newell, 2002). Esta disposición subraya que los padres tienen la obligación de escuchar al niño, de tomar en serio sus opiniones y de ani­ marle a participar en las tomas de decisión (en el seno de la familia). Acon­ sejarle y orientar al niño de manera adecuada de forma que corresponda a sus capacidades, dar al niño el derecho de ser oído y considerar su opinión implican la instauración de un dialogo compartido, positivo y responsable entre padres e hijos. La responsabilidad parental de aconsejar y orientar al niño no debe adquirir la forma de una disciplina violenta o humillante, LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 29
  25. 25. incompatible con las disposiciones de la CNUDN (artículos 19 y 37 sobre los tratos o castigos inhumanos y degradantes) (ver el capítulo siguiente). En conclusión, según la CNUDN, el niño tiene derecho a los cuidados, a la seguridad y a una educación respetuosa con su persona y con su indivi­ dualidad. Los padres tienen derecho al apoyo del Estado para cumplir con sus funciones parentales. El objetivo general de la parentalidad debe ser garantizar y promover los derechos del niño tal y como se exponen en la CNUDN (Doek, 2004). Es importante subrayar que, paralelamente a las expectativas sobre la forma en que los padres deben asumir sus responsabi­ lidades, se espera que el Estado adopte las medidas necesarias de apoyo. En ese sentido, la CNUDN reconoce también «la ecología de la parentalidad», cuya idea subyacente es admitir que las diferencias en la forma de gestionar las responsabilidades parentales reflejan los recursos y el apoyo de que dis­ ponen los padres, así como sus capacidades y características (Quinton, 2004). 1.3.2. Implicaciones de la CNUDN para la parentalidad En primer lugar debemos subrayar que la CNUDN refuerza y respalda la función primordial de los padres de criar a sus hijos. De ese modo, como destacan Henricson y Bainham (2005, p. 23), los derechos del niño son ante todo protegidos en el contexto familiar y el Estado aporta el apoyo adecua­ do a las familias. Sin embargo, es fundamental que los padres de la actual generación encuentren el modo de hacer de la visión de la CNUDN una realidad en su vida familiar. Lograr que los derechos de los niños estén pre­ sentes en las interacciones cotidianas del hogar es difícil, sobre todo porque no hay muchos modelos y experiencias en los que apoyarse. El objetivo principal de esta sección es explorar de qué modo la paren­ talidad puede devenir coherente con los principios de la CNUDN y definir los principios que refuerzan el bienestar y el desarrollo del niño. Podemos partir de la exigencia de la CNUDN que desea que la princi­ pal preocupación de los padres sea el interés superior del niño. En general, esto supone que las necesidades de los niños deberían tener prioridad sobre las de los padres. Respecto a las prácticas particulares de parentalidad, los estudios demuestran la importancia del centro de interés de los padres. Este puede variar y de hecho efectivamente lo hace. En sus interacciones con el niño, los padres pueden buscar en especial sus propias necesidades (por ejemplo, hacer que les obedezcan o conseguir un acuerdo a corto plazo), las de los niños (distinguiendo entre los objetivos enfáticos y de socialización) 30 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  26. 26. o el relacional (fomentando lazos estrechos y armoniosos entre los miem­ bros de la familia) (Hastings y Grusec, 1998). Se ha constatado que el ángu­ lo particular adoptado afectaba al comportamiento. Los estudios han pues­ to de manifiesto que los padres que buscaban conseguir resultados con vis­ tas a satisfacer sus propias necesidades tendían a castigar y a ejercer un con­ trol y estaban menos dispuestos a hablar con sus hijos, a solucionar los pro­ blemas a través de un compromiso, a ser afectuosos y conciliadores. Inver­ samente, cuando preocuparse de las necesidades del niño, mantener la comunicación abierta y ofrecer explicaciones eran las estrategias preferidas por los padres, evitándose la coerción, el castigo y los ataques a los princi­ pios. Tomados en su conjunto, los diferentes elementos de la CNUDN podrían ser interpretados como dando al niño el derecho a ser educado, estructurado, reconocido y dotado de poder. La CNUDN y la visión de la parentalidad La parentalidad debe ofrecer al niño: • educación; • estructura; • reconocimiento; • capacitación La educación responde a la necesidad del niño de un alimento afecti­ vo, de seguridad, de pertenencia y unión segura. El afecto de los padres, su capacidad de aceptación, su sensibilidad, receptividad, implicación y apoyo son las características que responden a esa necesidad. Los padres favorecen el desarrollo de todas las posibilidades del niño cuando le manifiestan sen­ timientos positivos como el amor o la alegría, cuando le hablan de temas que les afectan o responden a las otras necesidades fundamentales del niño. La estructura se refiere al establecimiento de normas de comporta­ miento apropiado o inapropiado y a los modelos de rol ofrecidos por los padres. El niño necesita límites y orientaciones para su seguridad física y psicológica y para el desarrollo de su responsabilidad personal y social y de sus propios valores. Para conseguirlo, los padres deben intentar que las nor­ mas sean claras, esforzarse en mantener una cierta organización en los hora­ rios (sin que sean rígidos), establecer límites razonables y apropiados y tener en cuenta la opinión y las reacciones del niño. Indicando que el casti­ go por un comportamiento inaceptable debe ser respetuoso con la persona y la dignidad del niño, y debe permitirle «una salida digna». LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 31
  27. 27. El reconocimiento se refiere a la necesidad del niño de ser aceptado y a tener una experiencia personal percibida y confirmada por los padres. Reconocer y respetar las opiniones y la experiencia del niño estimulan su desarrollo personal hasta la completa realización de su potencial. Un padre que escucha realmente al niño e intenta entender su punto de vista fomen­ ta el desarrollo del respeto mutuo. El reconocimiento también se manifies­ ta por la participación del niño en la toma de decisiones familiares - el niño necesita dar su opinión, desempeñar un papel activo, poder crecer, desarro­ llarse y florecer. La capacitación hace referencia a la combinación del sentido del con­ trol personal con la capacidad para afectar el comportamiento del otro. El niño, desde su más temprana edad, influye activamente en los adultos y con­ tribuye a satisfacer sus propias necesidades, especialmente cuando una acti­ tud positiva por parte de los padres le permite hacerlo (es decir, cuando el adulto sigue la iniciativa del niño). Implica preocuparse en valorar los pun­ tos fuertes existentes en el niño, lo que refleja la idea de que la capacitación no es un bien escaso, sino algo que puede ser generado y regenerarse (Gutiérrez, 1990, citado por Fraser y Galinsky, 1997). A este respecto, es vital que los padres respeten la capacidad de evolución del niño y que reco­ nozcan que la infancia y la parentalidad son dos procesos dinámicos. Por tanto, los padres deben modificar y desarrollar su comportamiento y sus ideas a medida que el niño crece y se desarrolla (mostrando una curiosidad por aprender y una capacidad parental para desarrollar una relación). Ade­ más, debe reconocerse que el crecimiento no es lineal. Los padres deben permitir que el niño haga idas y venidas de la independencia a la autonomía y viceversa. 1.3.3. ¿Qué es una parentalidad que no tiene en cuenta el interés superior del niño? Es una parentalidad en donde el desarrollo psico-físico del niño se ve obs­ taculizado por acciones u omisiones debidas a una falta de responsabilida­ des de los padres con respecto a los principios del interés superior del niño (y a su derecho al máximo desarrollo) Las formas en que los padres pueden lastimar a los niños o perjudicar su desarrollo son muy numerosas. Sólo mencionaremos algunas. Hay mal­ trato físico cuando los padres infligen o amenazan con infligir un dolor y/o lesiones corporales al niño, por ejemplo, empujarle, darle una bofetada, darle con el puño o con la ayuda de un objeto, tirarle del pelo, darle pata­ das, sacudirle, atarle, etc. Como veremos en el próximo capítulo, las agresio- 32 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  28. 28. nes físicas son a menudo castigos corporales que degeneran. El abuso sexual consiste en forzar o incitar a un niño o a un adolescente a participar en actos de carácter sexual, sea o no consciente de ello. Puede tratarse de contactos físicos, con o sin penetración, pero también actos no acompañados de con­ tactos, como hacer que un niño vea o figure en la producción de material pornográfico, hacerle testigo de actos sexuales, o animar entre ellos com­ portamientos inadecuados de carácter sexual. La negligencia se refiere al incumplimiento de la responsabilidad de procurar la satisfacción de sus necesidades físicas y/o psicológicas básicas. Esto ocurre cuando el niño es abandonado o cuando un padre o una persona responsable del niño no le proporciona refugio, alimento o ropa adecuada, no le protege de un peligro o de daños físicos o no le garantiza el acceso a los cuidados y tratamientos médicos adecuados (Browne y Herbert, 1997; Departamento de Sanidad, Ministerio del Interior y Departamento de Educación y Empleo, 1999). Mientras que los comportamientos indicados anteriormente constituyen daños flagrantes al interés superior del niño, el consenso no es tan unánime cuando concierne al reconocimiento del maltrato y la negligencia afectiva como violaciones de los derechos de los niños. Según Glaser y Prior (2002, p. 59), el maltrato y la negligencia afectiva incluyen las actitudes siguientes: • ausencia de disponibilidad afectiva, la no receptividad y la negligen­ cia (los padres son incapaces de responder a las necesidades emo­ cionales del niño debido a las preocupaciones causadas por sus pro­ pias dificultades); • opiniones negativas o erróneas sobre el niño (hostilidad y rechazo, percibir al niño como inútil, no querido, fuera de lugar); • interacciones incoherentes o inadecuadas para el desarrollo (expec­ tativas de desarrollo del niño no realistas, superprotección y limita­ ción de la exploración y del aprendizaje, exposición a acontecimien­ tos e interacciones traumáticos y engañosos, por ejemplo incitando al niño a tener miedo o a sentirse en peligro); • incapacidad para reconocer la individualidad del niño y los límites psicológicos (utilizando al niño para satisfacer las necesidades psi­ cológicas de los padres, la incapacidad de distinguir entre la realidad del niño y las convicciones y los deseos de los adultos); • incapacidad para favorecer la adaptación social del niño (promoción de una mala socialización, en especial explotación o corrupción del niño, negligencia/fracaso psicológico para proporcionar una estimu­ lación cognitiva adecuada y/o posibilidades de aprendizaje por la experiencia). LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 33
  29. 29. Las investigaciones señalan que las diferentes formas de maltrato y negligencia por parte de los padres pueden perjudicar al desarrollo físico, cognitivo, afectivo y social del niño (Barnett et al., 1997). Estos efectos nega­ tivos pueden continuar manifestándose en la edad adulta, dando como resultado problemas de salud mental, dificultades para establecer relaciones cercanas con otro, perpetuación del ciclo de violencia, delincuencia, etc. (Browne y Herbert, 1997; Browne et al., 2002). Las disposiciones de la CNUDN (artículos 19 y 27) excluyen explícitamente la posibilidad de mal­ trato o de negligencia con un niño, así como todo castigo violento o humi­ llante por parte de personas que ejerzan la responsabilidad parental. 1.4. Concepciones de la parentalidad positiva En esta sección, presentaremos varios análisis de lo que constituye la paren­ talidad positiva. Señalaremos los aspectos de la parentalidad que parecen permitir o estimular la realización de los derechos de los que hemos habla­ do más arriba, ofreciendo pruebas de que esos aspectos van unidos a una buena adaptación y a un buen desarrollo del niño. Dado el volumen de la documentación, estudiaremos en primer lugar el estado de los conocimien­ tos sobre la parentalidad de los niños pequeños. Después pasaremos a una discusión más general sobre la parentalidad, centrándonos en particular en las corrientes de pensamiento actual sobre prácticas positivas. En el capítu­ lo siguiente estudiaremos con más detalle la disciplina no violenta, un aspec­ to muy importante de la parentalidad positiva. 1.4.1. La parentalidad de los niños pequeños Los teóricos y otros expertos coinciden en conjunto sobre los tres aspectos principales de una buena parentalidad hacia los niños pequeños: • proporcionar protección al niño; • favorecer la organización de sus emociones, con vista a regular su comportamiento de acuerdo con las necesidades y las exigencias que emanan de fuentes internas o externas; • fomentar la exploración del entorno, el aprendizaje, a fin de facilitar la comprensión del mundo físico y social. 34 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  30. 30. Toda discusión sobre la optimización de la parentalidad hacia los niños pequeños nos lleva a centrarnos más en la importancia del «buen-trato» infantil y en cierto número de procesos básicos que regulan las relaciones entre padres e hijos pequeños (0 a 3 años). El «buen-trato» infantil se arti­ cula en torno a los cuatro procesos siguientes: Parentalidad positiva de los niños pequeños Se articula en torno a cuatro procesos: • • • • la realidad y la autenticidad de los padres; la sensibilidad de los padres; la sincronía y la práctica de la contingencia operante repetida; la calidad afectiva de los intercambios. La idea esencial del principio de realidad y de autenticidad de los padres es ir más allá de la noción de apego ampliamente descrita en la lite­ ratura sobre psicología infantil para inclinarse más hacia la comprensión que tienen los padres de su propio papel en el desarrollo del niño. Es muy importante destacar las convicciones de los padres relativas a las influencias que ejercen sobre sus hijos. La «sinceridad del apego» es vital y se mani­ fiesta a través de comportamientos que reflejan el interés por el niño y que se centran en el niño, por ejemplo de no rechazo o de estricto castigo. Hay que tener en cuenta que el apego, o más bien la autenticidad realista de los padres, puede sufrir en una etapa temprana ciertos disfuncionamientos, como en el caso de padres que presentan trastornos psiquiátricos severos, de padres que abandonan a sus hijos, de la hostilidad del padre frente a una sobreprotección de la madre, o de tratamientos por enfermedad de uno de ellos, o de los dos. La sensibilidad es la capacidad de los padres de percibir y de interpre­ tar las señales y las intenciones del niño, de responder a ellas de forma rápi­ da y de manera adecuada. Esta cualidad permite al niño reconocer que es un agente eficaz que puede, al menos parcialmente, determinar sus expe­ riencias. Los padres satisfacen sus necesidades básicas, pero también facili­ tan las relaciones entre las acciones de los niños y sus efectos sobre el entor­ no mediante la manipulación de objetos y una amplia variedad de interac­ ciones sociales (hablar, sonreír, contactar visualmente, abrazar, coger, ajus­ tes corporales, caricias, mimos, etc.) que gratifican al niño. La sensibilidad parental no puede definirse independientemente del niño. La sensibilidad se ve influida por actitudes parentales que a su vez dependen en gran medi- LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 35
  31. 31. da de los paradigmas culturales que evolucionan a lo largo del tiempo y el espacio. El concepto de sincronía amplía el concepto de sensibilidad. Las inter­ acciones padres-hijo serán tanto más plenas si tienen en cuenta una relación «de contingencia» temporal muy precisa. Este concepto se fundamenta en la estrecha atención de los padres hacia el niño y en la práctica sistemática de la contingencia operante repetitiva. Este principio se basa en dos aspec­ tos teóricos: • el niño, incluso muy pequeño, es un ser activo, verdadero actor de progreso, que actúa, y su desarrollo va estrechamente unido a su capacidad de acción sobre su entorno; • el entorno físico y social del niño es parte integrante del desarrollo, gracias a su papel de selección de los modos de comportamiento. La presentación de un juguete, una sonrisa, una caricia o el lenguaje son estímulos (reforzadores) utilizados ampliamente por los adultos para iniciar respuestas en el niño, así como para aumentar su frecuencia. Los estí­ mulos deben ser contingentes (es decir, sincronizados) con los comporta­ mientos. En la práctica, esto significa que los padres deben estar seguros de que la respuesta del niño se produce como reacción a la presentación de un objeto o a sus verbalizaciones. El material debe ser funcional y portador de estímulos claramente perceptibles. Por último, este principio de aprendizaje sólo es válido si se reproduce sistemáticamente durante las interacciones. En efecto, la repetición sincrónica de las experiencias de contingencia ope­ rante es la que permite la instalación duradera de conductas más complejas. Como señalan Lalière y al. (2005), el niño, al devenir activo y ser cons­ ciente que produce efectos sobre su entorno, adquiere un sentimiento de eficacia que le anima a actuar en situaciones nuevas que le permiten modi­ ficar su entorno. Por el contrario, la repetición de experiencias de no-con­ tingencia entre comportamientos y acontecimientos activan procesos de extinción, precursores de actitudes de pasividad o de retraimiento. El cuarto factor –la cualidad afectiva de los intercambios– ya ha sido ampliamente descrito en psicología infantil. Ciertos intercambios entre padres e hijos son favorables para mejorar la calidad afectiva: • la expresión de emociones claramente destinadas al niño y adapta­ das a su comportamiento, como la satisfacción, la insatisfacción, la duda o la interrogación, mediante la expresión del rostro, la palabra y los gestos; • la alegría claramente sentida y expresada en respuesta directa al niño; 36 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  32. 32. • la calidez afectiva –una actitud positiva expresada al niño mediante caricias, el hecho de abrazarlo, de darle besos, de adoptar un tono de voz y verbalizaciones manifestando la ternura–; • las actitudes afectivas protectoras (consolar el llanto, protección contra los estímulos que le crean ansiedad y control de los miedos) evitando totalmente las actitudes punitivas estrictas y violentas y las reacciones de rechazo. La optimización de la parentalidad por la vía del «buen trato» infantil es, pues, la integración activa y global de estos cuatro procesos. 1.4.2. Investigación sobre parentalidad de niños mayores A lo largo de los últimos 30 años, la conceptualización más extendida de la influencia de los padres en el desarrollo de niños y adolescentes ha sido la de los «estilos parentales». Según Diana Baumrind (1968), y Maccoby y Martin (1983), los estilos de parentalidad pueden ser definidos según dos dimensiones: la exigencia y la receptividad. La «exigencia» se refiere a las demandas que los padres hacen a los niños para que se integren en la fami­ lia y se manifiesta por las expectativas de los padres, la supervisión y los esfuerzos de disciplina. En otras palabras, se refiere al conjunto del control parental, a las exigencias de madurez y la supervisión puesta de manifiesto en el marco de la parentalidad. La «receptividad» hace referencia a la capa­ cidad de los padres para fomentar intencionadamente la individualidad y la autoafirmación, a la vez que se mantienen atentos, favorables y aceptando las necesidades y exigencias del niño. Se manifiesta mediante la calidez afec­ tiva, la aceptación y la implicación. Partiendo de estas dos dimensiones, se han definido cuatro estilos en la educación de los niños (Maccoby y Martin, 1983; Baumrind, 1991). Estos estilos son: el autoritario, el de rechazo/negli­ gencia, el permisivo y el buen ejercicio de la autoridad. Esto es lo que se puede decir para resumir las investigaciones sobre los estilos de parentali­ dad: • en general, la investigación considera que los padres que dan prue­ ba de autoridad favorecen una mejor adaptación al mundo de los niños y adolescentes. (Señalemos que los investigadores anglófonos recurren aquí al adjetivo authoritative, con connotación positiva, por oposición a autoritaria, con connotación negativa, lo que en francés puede equivaler a la oposición entre «autoridad» y «autoritarisme». LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 37
  33. 33. De ese modo, los padres dotados de autoridad son descritos como receptivos y exigentes, afectuosos, implicados, coherentes en su modo de establecer y de hacer respetar las directrices, los límites y las expec­ tativas adaptadas al grado de desarrollo del niño; por último, permi­ ten y estimulan al niño a comportarse de forma autónoma y a partici­ par en la toma de decisiones (Mayseless y al., 2003). Según Aunola y al. (2000, p. 207), este estilo de parentalidad incluye las actitudes siguientes: los padres están fuertemente implicados, se interesan y participan activamente en la vida del niño, dejan un amplio espacio a la comunicación abierta y a la tolerancia, confían en el niño, le esti­ mulan a pensar por si mismo y, por último, vigilan o controlan de cerca su comportamiento, lo que incluye el hecho de saber qué hace el niño, dónde se encuentra y con quién. Los padres que practican este tipo de parentalidad imponen normas de conducta claras a sus hijos, pero la disciplina que aplican es más estimulante que punitiva (Baumrind, 1991). Las manifestaciones de ternura son más frecuentes y más cali­ das que en los demás estilos de parentalidad. • la investigación sobre los niños de dos grupos de edad (5-11 y 12-18 años) indica que una forma óptima del ejercicio de la parentalidad se manifiesta por un apoyo fuerte, por la no utilización de castigos duros y un conocimiento parental de alto control, que se aplica a la mayoría de los niños en diferentes contextos familiares (Amato y Fowler, 2002). Los niños parecen desarrollarse mejor cuando los padres son cálidos y positivos, les dedican generosamente su tiempo, están al corriente de su vida cotidiana, esperan que sigan las reglas, fomentan la comunicación abierta y ante un mal comportamiento reaccionan discutiendo mas que castigando duramente (ibid). • los investigadores logran un consenso mayor sobre la receptividad y la calidez parental que sobre la exigencia y el control. Los estudios en el campo de las relaciones afectivas así como sobre el apoyo social han demostrado que el apoyo y la calidez de los padres debía asociarse a un ajuste socio-afectivo positivo en la adolescencia, especialmente elevados niveles de estima personal y de comporta­ miento prosocial, y bajos niveles de agresión, de ansiedad y de depresión (Maccoby y Martin, 1983; Liable y Carlo, 2004; Rohner y Khaleque, 2005). Se considera que el apoyo y la calidez de los padres se supone que refuerzan la competencia a través de numerosos mecanismos. Según Liable y Carlo (2004: p. 760), en primer lugar, el niño adopta con gusto los valores parentales si percibe sus relacio­ nes con sus padres como mutuamente afectuosas. En segundo lugar, también se da por supuesto que los niños en tales circunstancias 38 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  34. 34. adquieren orientaciones sociales positivas que generalizan a los demás. Finalmente, el niño obtiene importantes capacidades para el procesamiento de información social a partir de las interacciones con los padres, información que, a su vez, mejora sus interacciones con su entorno. • a diferencia del apoyo, la influencia del control parental sobre la adaptación adolescente es menos claro: el control puede a la vez inhibir y facilitar el desarrollo. El efecto parece que depende de la forma en que los padres aplican las reglas y las normas en sus rela­ ciones con el niño, en otros términos, del tipo de control. Mientras que el ejercicio de un control flexible, orientado al comportamiento (como el establecimiento de límites) se ha asociado a una adapta­ ción positiva de los adolescentes, el de un control rígido llamado psi­ cológico (los padres permiten poca autonomía a sus hijos), parece tener efectos negativos sobre el desarrollo psicosocial del adoles­ cente (Coray y Steinberg, 1999). Según los investigadores, el control psicológico reprime, deteriora y manipula la experiencia psicológica y afectiva del niño y la expresión de esa experiencia. (Barber, 1996); • se ha observado que el control psicológico o el control asociado con el rechazo de los padres afectaba a la idea que el propio adolescen­ te tiene del control sobre el entorno y contribuía a un sentimiento de falta de estima (Kerr y Stattin, 2000). Además, el rechazo de los padres parece ser especialmente perjudicial a la interiorización de los valores parentales y al desarrollo de sentimientos morales como la compasión. Los sentimientos negativos suscitados por prácticas parentales de dureza y de rechazo son probablemente demasiado profundos para que esas prácticas tengan un papel efectivo de socia­ lización (Hoffman, 1983, citado por Liable y Carlo, 2004). • se ha elaborado un modelo alternativo de gestión de la vida familiar que favorece una buena adaptación de los adolescentes (Kerr et al., 2003). Se centra en la comunicación entre padres e hijos más que en el control de los niños por los padres. En este modelo, el hecho de que el niño cuente a sus padres lo que ha hecho durante el día ocupa un lugar central. Cuando un adolescente tiene la costumbre de hablar de sus actividades cotidianas con sus padres, es raro que éstos últimos actúen de manera negativa cuando el adolescente les hace espontáneamente una confidencia (es decir, que le respondan con sarcasmo, le juzguen o le ridiculicen), y esos adolescentes no se sien­ ten demasiado vigilados por sus padres (Kerr y Stattin, 2000). El hecho de que los padres conozcan la vida cotidiana de sus hijos es LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 39
  35. 35. un elemento importante porque está basado en la confianza y al mismo tiempo la refuerza (Kerr y al., 2003). La actitud afectuosa de los padres y la expresión de sentimientos por los niños son eslabo­ nes importantes en el proceso por medio del cual los padres actúan, los niños reaccionan, y los padres a su vez reaccionan. Los adoles­ centes que ocultan pocas cosas a sus padres son también los mas sus­ ceptibles en afirmar que su familia tiene un funcionamiento demo­ crático, es decir, que es una familia «en la que reina el respeto mutuo, en la que se habla y en la que se toman decisiones en común» (Trost, Stattin y Kerr, 2001, citado en un artículo de Kerr y Stattin); • la democracia es considerada cada vez más como un elemento importante del clima familiar, y los testimonios de afecto de los padres como una cualidad importante para fomentarla. Un estudio realizado con más de 1.000 adolescentes suecos y sus padres conclu­ yó que la calidez de los padres y la apertura a la comunicación de los adolescentes son los dos predictores principales de un clima demo­ crático en la familia (Persson, Stattin y Kerr, 2004). Esto sugiere que en el momento de aconsejar a los padres sobre la actitud que deben adoptar con los adolescentes no que hay que contentarse con indi­ car las reglas que se deben establecer y respetar: es necesario incluir también formas de ampliar la comunicación en el seno de la familia. En la investigación parental moderna, cada vez está más claro que un concepto válido de la parentalidad debe incluir una reciprocidad de las rela­ ciones: los padres se ven influidos por el niño y el niño está influido por sus padres (se forman el uno al otro). La naturaleza recíproca y bidireccional de las interacciones padres-hijos está demostrada tanto para los niños muy pequeños como para los adolescentes. Las relaciones familiares deberían tender a que todos los miembros aprendan a cooperar entre sí más que a enseñar solamente al niño cómo cooperar. 1.4.3. Igualdad de dignidad y ascendencia de los adultos sobre los niños Como indican los estudios realizados hasta la fecha, la comunicación entre padres e hijos es un factor vital. En esta sección, introducimos los conceptos de capacidades relacionales y de igualdad de dignidad, que contribuyen a mejorar esta comunicación y a crear relaciones adulto-niño que ofrezcan las mejores condiciones para el bienestar y el desarrollo del niño. En ese senti­ do, sirven para fomentar el derecho del niño a su pleno desarrollo y al res- 40 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  36. 36. peto de sus opiniones. En línea con lo que indican las investigaciones cien­ tíficas, los profesionales que trabajan con los niños y los padres constatan que los niños que se desarrollan más saludablemente son los que participan en una relación de sujeto a sujeto. En este tipo de relación, la experiencia del niño y la imagen que tiene de sí mismo se tienen en cuenta, se recono­ cen y se confirman como válidas. A los padres se les exige «capacidades rela­ cionales», a saber: 1. la aptitud para ver y reconocer al niño tal y como es y en consecuencia adaptar su comportamiento, sin renunciar por ello a su autoridad (fuerza interior), y 2. la capacidad y la voluntad de asumir plena­ mente la responsabilidad de la calidad de las relaciones con el niño, en vez de acusarlo (ética) (Juul, 2002). Empleando una perspectiva de terapia familiar, Juul (2005) examina lo que es saludable para el desarrollo personal y social del individuo (inde­ pendientemente de su edad y género) y para sus relaciones mutuas. La igualdad de dignidad en una relación significa que los deseos, las opiniones y las necesidades de cada parte son respetadas. Este principio es muy posi­ tivo cuando los adultos deben elegir cómo hacer uso de su poder hacia los niños. Juul (2005) habla en términos de liderazgo del adulto y enumera una lista de las cualidades que ese liderazgo debería incluir idealmente con el fin de asegurar al niño una infancia óptima. Su enfoque está en considerar al niño como un ser más que como un «devenir» y, a partir de ahí, se ocupa en identificar la clase de parentalidad adecuada para el niño, así como para su futuro desarrollo. Los nuevos conjuntos de conceptos y de comporta­ mientos se enumeran al mismo tiempo que las cualidades que estaban en vigor en la generación anterior. Debe observarse que los dos conjuntos de conceptos y comportamientos proceden de dos conjuntos de valores incompatibles. LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 41
  37. 37. Autenticidad: los sentimientos auténticos/el hecho de ser una persona real da a los padres la autoridad personal necesaria para poder influir y crear una impresión sobre los niños durante toda su infancia. Autoridad personal deriva de un padre que es auténtico, una persona, alguien que es íntegro. Los sentimientos auténticos son el fundamento de la autoridad personal, pero a menudo a esa autoridad hay que añadirle la inte­ gridad personal y la responsabilidad, es decir, la preocupación del adulto para satisfacer sus propias necesidades, respetar sus límites y valores. Estos principios, naturalmente, pierden su efecto y credibilidad si no incluyen el respeto a la integridad del niño. Desde el momento en que el adulto empie­ za a utilizar su poder para definir al niño y habla del niño o le hace entrar en una categoría, la dignidad de igual a igual cesa y el resultado es un abuso de poder. Juul (2005) denomina a esta característica del nuevo papel parental un «combate de entrenamiento» a imagen del «sparring partner» en el boxeo –un compañero de entrenamiento que ofrece la máxima resistencia y causa el mínimo daño posible–. El papel parental del «sparring partner» es fundamental para el desarrollo de la responsabilidad personal del niño. Juul considera que la autoridad personal se afirma cada vez que los padres se arriesgan a mostrarse abiertos, vulnerables y flexibles y que están dispues­ tos a cargar con la responsabilidad de la calidad de la interacción familiar en vez de lanzarla sobre los niños o en lanzársela uno al otro. Interés: los padres manifiestan interés cuando, en vez de cuestionar a los niños, se dirigen a ellos personalmente comentándoles alguna cosa sobre sí mismos. Un diálogo se basa en la igualdad de dignidad cuando, en la con­ versación, las dos partes se expresan (es decir, expresan sus pensamientos, sus valores, sus sentimientos, sus sueños y sus objetivos) en vez de teorizar o de hablar sólo del otro. Diálogo y negociación: según Juul, esto no concierne a la democracia, sino a la igualdad en la dignidad (que cada uno se sienta escuchado y toma­ do en serio). No se trata del derecho de los niños a influir, sino a la necesi­ dad que tiene la comunidad de su contribución. Basándose en el diálogo y en su propia experiencia vital, los padres deben tomar la decisión que con­ sideren más apropiada. Reconocimiento e implicación: persigue el interés de «quién es el niño» y hace referencia a los padres que reconocen los sentimientos y los puntos de vista del niño. Es un requisito previo para implicar a los niños en la toma de decisiones. Poder: o la forma en que los padres deciden emplear su autoridad físi­ ca y psicológica. Juul lo considera como el elemento esencial para el bien­ estar y el desarrollo del niño. La administración de ese poder por parte de los padres es determinante para dar o no a los niños la capacidad de utilizar completamente su potencial personal y social. 42 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  38. 38. Para conformarse a la CNUDN, la parentalidad debe considerar al niño como un actor social, y comprometerse en favor de los valores esen­ ciales al modelo de liderazgo de los adultos hacia los niños. Según Juul (2005), y en el espíritu de la CNUDN, la tarea de los padres -y el reto a supe­ rar- consiste en encontrar una forma de ascendencia que tenga en cuenta a la vez las necesidades de los niños y las de los adultos, sin atacar la integri­ dad física y psicológica del niño. 1.5. Resumen La CNUDN considera al niño como un actor, un agente de su desarrollo y de su propia vida. Según esta perspectiva, el niño es competente y capaz, y el papel de los padres es ayudarle a ejercer sus derechos, dándole los con­ sejos y orientaciones adaptados a la evolución de sus capacidades. Muchos padres entienden intuitivamente ese carácter recíproco de los intercambios entre padres e hijos y saben que si no adoptan un comportamiento domi­ nante o autoritario eso no significa que sean negligentes o abdiquen de su responsabilidad parental, sino que más bien están potenciando la evolución y el aprendizaje mutuos. Los valores y principios expuestos en este capítulo son útiles para intentar traducir las disposiciones de la CNUDN a la vida familiar. Sin embargo, es importante reconocer que muchas preguntas en relación con una «buena parentalidad» todavía no tienen respuesta. Las opiniones de los investigadores y de los teóricos están lejos de ser homogéneas, siendo mayo­ res las divergencias cuando se trata de los aspectos de exigencia y de con­ trol que cuando se trata de los aspectos relacionales (testimonios de afecto y receptividad a las necesidades del niño). Por otra parte, surgen diferencias y dificultades cuando se trata de traducir principios generales en propuestas concretas sobre la actitud que los padres deberían adoptar a diario. Las investigaciones en curso permiten esperar respuestas a las preguntas que se refieren a lo que pueden hacer los padres para fomentar una buena adapta­ ción psicosocial de sus hijos. De ese modo, debemos tener claro que partici­ pamos en un proceso continuo de mutuo aprendizaje sobre la definición de la parentalidad en el interés superior del niño. La CNUDN afirma valores democráticos y derechos humanos expre­ sados en los principios de no discriminación, de igualdad de oportunidades, de promoción del bienestar y del desarrollo del niño y el respeto a sus opi­ niones En el marco familiar esto significa que los padres deberían guiarse por un valor fundamental, el del respeto a la dignidad y la integridad del niño. Los valores de respeto mutuo, de igualdad de dignidad, de autentici- LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 43
  39. 39. dad, de integridad y de responsabilidad son los cimientos sobre los que de­ sarrollar las relaciones padres-hijo favorables a los derechos del niño. Este capítulo ha identificado una serie de principios que definen un comportamiento parental que favorece los derechos enunciados en la CNUDN. Estos principios son: favorecer el completo desarrollo del niño, estructurarlo, proporcionarle un reconocimiento y desarrollar su autono­ mía. El primer punto, un comportamiento expansivo del niño responde a la necesidad de afecto, de seguridad, de pertenencia y de contactos seguros. Este comportamiento proporciona al niño una base segura que le permite salir al descubrimiento del mundo y encontrar un punto de anclaje al que puede volver en momentos de tensión y de ansiedad. Para lograrlo los padres han de manifestar ternura, tolerancia, sensibilidad, receptividad, apoyo y un compromiso positivo. El segundo comportamiento, la estructu­ ración del niño, supone que los padres definan los comportamientos apro­ piados e inapropiados, los hagan respetar y den ellos mismos ejemplo. El niño necesita límites y directrices para su seguridad física y psicológica y desarrollar el sentido de sus responsabilidades hacia si mismo y la sociedad. La capacidad de un niño para autocontrolarse es estimulada por los padres que le orientan de forma positiva, le aseguran condiciones de vida adecua­ das, le ayudan a hacer planes, le explican las reglas y las prohibiciones y le muestran el comportamiento que esperan de él. En esta tarea de estructu­ ración, los padres no deben recurrir ni a violencias físicas o psicológicas de ningún tipo, ni atentar contra su dignidad. Los niños tienen derecho a ser protegidos contra todo tipo de maltrato y negligencia, y los padres, a su vez, tienen derecho a que se les apoye en el ejercicio de sus responsabilidades. El tercer factor, el reconocimiento, se refiere a la necesidad que tiene el niño de ser reconocido y de que su experiencia personal sea tenida en cuenta y confirmada por sus padres. Esto supone que los padres muestren interés por lo que le pasa al niño y tengan la voluntad y la capacidad de escucharle, de tratar de entender su punto de vista, de permitirle dar su opinión en la vida y las decisiones de la familia y, en las ocasiones oportunas, permitirle des­ empeñar un papel activo. El último factor, el desarrollo de la autonomía, se refiere al hecho que fomenta en el niño tanto el control de sí mismo como la capacidad de influir en el comportamiento de otro. Esto supone apoyar­ se en los puntos fuertes del niño, respetar la evolución de sus aptitudes y reconocer que tanto que la infancia como la parentalidad son procesos diná­ micos. Según la CNUDN el interés superior del niño debería ser la conside­ ración principal en todas las acciones que le conciernen. En general, esto implica que las necesidades del niño deberían tener prioridad sobre las de los padres. En el ejercicio de su papel de padres y en el momento de conci- 44 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  40. 40. liar ese papel con el resto de sus funciones, los padres deben plantearse como su principal preocupación el bienestar y el desarrollo del niño, y en caso de conflicto de intereses, dar prioridad a las necesidades físicas y afec­ tivas fundamentales del niño. Esto requiere que los padres sean sensibles a la experiencia que el niño tiene del mundo, a lo que le intriga, le preocupa o le da miedo. Al mismo tiempo, los padres también deben cuidar su propio bienestar y su capacidad parental. Se les anima a que vean la parentalidad como parte de un contexto más amplio que engloba sus recursos, su bienes­ tar y la forma como cuidan de si mismos. Los padres deberían desarrollar estrategias específicas para lograr gestionar emociones difíciles como un estado depresivo, la cólera, la ansiedad o el estrés parental susceptible de aparecer en circunstancias particularmente favorables a las tensiones. Por último, hay que subrayar que la CNUDN es una herramienta cuyo objetivo es mejorar la seguridad, la salud y la felicidad de los niños y a pro­ porcionarles las mejores condiciones de desarrollo posibles. Los padres europeos que aspiran a hacer realidad los derechos de los niños en sus hoga­ res, no cesan de inventar y reinventar soluciones a los retos que encuentran a diario. Para ello pueden necesitar ayuda de sus hijos, de otros padres, de profesionales y del Estado. Esperamos que la CNUDN se revele una herra­ mienta eficaz para que los padres obtengan apoyo en su andadura. LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 45
  41. 41. 2. Una educación no violenta para los niños Staffan Janson El punto de vista sobre el carácter inmaduro de los niños ha ido evolucio­ nando a lo largo del tiempo: hoy se considera que si bien esta inmadurez es un fenómeno biológico, su interpretación en el seno de una sociedad depen­ de de la cultura de esa sociedad. Esta óptica ha abierto el camino para una nueva comprensión, donde las relaciones entre niños y adultos se describen como una forma de interacción: los niños, también ellos, influyen en la vida, las actitudes y el comportamiento de los adultos (Heywood, 2005). Como ya se subrayó en el capítulo anterior, los niños son considerados agentes socia­ les activos y creativos, que producen sus propias culturas a la vez que con­ tribuyen a la sociedad de los adultos. Hay que señalar, sin embargo, que esta «nueva» mirada sobre los niños y la infancia prevalece sobre todo entre investigadores y algunos profesionales que se ocupan de los niños. Entre la población, este punto de vista no es unánime y su popularidad varía de un país a otro. Para el público, la infancia sería más bien un período de prepa­ ración para su entrada en la sociedad. En general, los adultos posan sobre el niño una mirada orientada hacia el futuro: ¿qué hará más tarde, en que se convertirá? El niño es un futuro adulto que ocupará un lugar en el orden social, orden al que él contribuirá. No se le ve ni se le percibe por lo que es: un ser con una vida, necesidades y deseos de cada momento. La visión del niño como alguien cuyas actitudes y comportamientos deben adaptarse a los criterios de la sociedad adulta, es concederse el derecho implícito a medidas correctivas. A menos que este punto de vista se aplique de manera sensata, existe un riesgo considerable de «victimizar» al niño. Los niños están en peligro de victimización por varias razones: • su dependencia frente a los adultos; • su estatura física relativamente pequeña; • la tolerancia jurídica hacia la victimización. Además, debido a su dependencia frente al adulto, los niños raramen­ te tienen la posibilidad de elegir sus amistades y su lugar para vivir; limita­ ción tanto más lamentable para los niños económicamente desfavorecidos que viven en barrios «peligrosos», pues aumenta su vulnerabilidad frente a un doble riesgo: la victimización en la intimidad (en el seno de la familia o del hogar) y la delincuencia de la calle (Finkelhor y Dziuba-Leatherman, LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 47
  42. 42. 1994). El potencial de victimización de los niños pequeños es superior en el hogar y en la familia, pero, a medida que el niño crece y pasa más tiempo fuera de la casa, se enfrenta a toda una serie de nuevos peligros. A menudo, los padres vigilantes y responsables descubren que tienen menos control sobre la seguridad de sus hijos y, para los niños criados en familias inesta­ bles y «amenazantes», los peligros se multiplican considerablemente. 2.1. Castigo corporal hacia los niños Durante mucho tiempo, la sociedad ha dejado en manos de los padres la labor de transmitir los valores morales y religiosos a la generación siguien­ te. Mientras se consideró a los niños como pervertidos, la única forma de educarlos era seguir estrictamente un conjunto de reglas morales que, con bastante frecuencia, eran sinónimo de severa disciplina. Incluso los niños pequeños que infringían las reglas se exponían a ser castigados. En el siglo XVII el futuro rey de Francia Luis XIII era azotado por su niñera cuando aún no tenía dos años. El filósofo John Locke, a una madre que golpeaba a su hija pequeña ocho veces antes del desayuno para vencer su cabezonería, la describe como «sensata y amorosa». Sin embargo, la tradición del castigo no es la única que ha prevalecido. Desde el siglo XI, Anselmo de Canter­ bury cuestiona la dura educación que los monjes daban a los chicos, predi­ ciendo que engendraría odio y maldad. En los Países Bajos del siglo XVII, los protestantes siguen una verdadera tradición humanista, donde la ense­ ñanza de la buena conducta a los niños se hace con dulzura. Durante el siglo XIX, las mujeres reformadoras animan a las madres a que obtengan bene­ ficio del lazo afectivo que las une a sus hijos en vez de recurrir al castigo cor­ poral. (Heywood, 2005). Se podrían citar muchos otros ejemplos, pero apa­ rece una cuestión de fondo: el castigo corporal no siempre ha sido conside­ rado como una herramienta inevitable en la educación de los niños. Según Dos Santos (2002), el tratamiento de los niños y, en particular, el castigo, han conocido tres importantes períodos históricos. El primero, lla­ mado de «soberanía parental», se prolonga hasta finales del siglo XIX. Durante este período, los padres ejercen sobre el niño un poder casi abso­ luto, negándole su libre albedrío mediante el empleo del castigo, a menudo muy duro, aplicado con impunidad por los adultos. Durante la segunda etapa, denominada período de «bienestar del niño», el Estado asume una cierta responsabilidad sobre los niños, especialmente interviniendo en la esfera familiar y adoptando la decisión final en cuanto al superior interés del niño. Los padres sirven más bien de autoridad moral y emocional fren­ te a sus hijos. Por último, la tercera etapa puede denominarse período de los 48 INFORMES, ESTUDIOS E INVESTIGACIÓN
  43. 43. «derechos del niño». Se inició a lo largo de las últimas décadas del siglo XX con la intensificación y la expansión del movimiento de los derechos huma­ nos y la adopción de la CNUDN. Como se ha mostrado más arriba, la Con­ vención ha contribuido enormemente a que los niños sean considerados titulares de derechos y necesitados de protección y consejos para convertir­ se en ciudadanos autónomos. Por definición, un castigo corporal (punición física) es una sanción en la que se emplea la fuerza física con objeto de provocar cierto grado de dolor y de desagrado. En general, existe castigo corporal cuando se golpea a un niño con la mano o con la ayuda de un instrumento, como un bastón o un cinturón. El castigo corporal también puede implicar otros actos: pegar, sacudir o empu­ jar violentamente a un niño, pellizcar, morder, quemar, escaldar, tirar del pelo u obligar al niño a permanecer en una posición incómoda; y, con los más pequeños, obligarles a la ingestión forzosa. Todos estos actos son una infrac­ ción de los derechos humanos del niño víctima, pues son una agresión a su dig­ nidad e integridad física. Cualquiera de estas acciones sería considerada, hoy, como agresión criminal en cualquier Estado miembro del Consejo de Europa si se cometiera contra un adulto y, desde 2001, igualmente contra un niño. En general, el objetivo del castigo físico parental es corregir tal o cual conducta del niño y desanimarlo a que la repita; el castigo corporal es admi­ tido como medio de modificar el comportamiento de un niño. Sin embargo, también entraña elementos psicológicos, dirigidos, con bastante frecuencia, a avergonzarle y a humillarle, e incluso, en ocasiones, a provocarle miedo y ansiedad. El castigo corporal es empleado principalmente contra los niños pequeños. No olvidemos que, normalmente, al ser el adulto mucho más grande y fuerte que el niño, comunica y transmite una imagen de poder y de control. En consecuencia, el castigo físico es un acto no sólo de agresión físi­ ca, sino también de agresión psicológica. ¿Se puede hacer una distinción entre castigo corporal y maltrato? La pregunta sigue siendo motivo de debate entre los especialistas del tema. Algunos investigadores consideran que hay tipos de castigo corporal comu­ nes, normativos y cotidianos que son cualitativamente diferentes del mal­ trato. Para otros, el castigo corporal y el maltrato son puntos en un conti­ nuum de violencia y es imposible trazar una línea que determine el momen­ to en que termina el castigo y comienza el maltrato. Si se considera que la presencia de una lesión física constituye un criterio objetivo para definir el maltrato, en la práctica este criterio no es muy útil, al menos por dos razo­ nes: por una parte, es imposible causar un mal físico a un niño sin ocasionar una herida –incluso forzar a los niños a permanecer en un posición muy incómoda–, no tardará nada en hacerles daño. Por otra parte, definir el mal­ trato como una lesión, es ignorar la dimensión psicológica y emocional del castigo corporal, el desamparo y la humillación que puede engendrar. Sin LA PARENTALIDAD EN LA EUROPA CONTEMPORÁNEA: UN ENFOQUE POSITIVO 49

×