El nin o que queria atrapar el viento final delfos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

El nin o que queria atrapar el viento final delfos

on

  • 316 views

 

Statistics

Views

Total Views
316
Views on SlideShare
316
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
6
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

El nin o que queria atrapar el viento final delfos El nin o que queria atrapar el viento final delfos Document Transcript

  • Un cuento sobre la vida, la muerte y la impermanencia. Walter Kühne Covarrubias ilustrado por Carolina Vergara Junge DelfosE D I C I O N E S
  • DelfosE D I C I O N E S
  • Con amor para mi hijo Nicolás, mi pequeño principito, quien también un día dejará de ser niño. El niño que quería atrapar el viento Registro de Propiedad Intelectual No. 203271 ISBN: 978-956-351-350-9   Walter Kühne Covarrubias www.kuhne.cl walterkuhne@yahoo.com   Ilustrado por: Carolina Vergara Junge http://carola-vergara.blogspot.com carolinavergarajunge@gmail.com   Diagramación portada e interior: María Rosa Rastello Orsini rositarastello@hotmail.com   2012 Delfos Ediciones Este cuento fue escrito gracias a la inspiración de un retiro de diez días de meditación vipassana (visite: www.dhamma.org). Se autoriza la reproducción y difusión de este libro citando a los autores.  Para uso comercial se requiere la autorización de los autores o de Delfos Ediciones.  Ficha Catalográfica Kühne C., Walter El niño que quería atrapar el viento: un cuento sobre  la vida, la muerte y la impermanencia / Walter Kühne  Covarrubias; ilustrado por Carolina Vergara Junge.Santiago : Delfos Ediciones, 2012.  50 p. : il. col. ISBN 978-956-351-350-9 1. Cuentos infantiles chilenos. DDC Ch863 K96n 22
  • Había una vez  un niño al que le encantaba el viento. ¡Era tan mágico! No podía verse y sin embargo,  hacia tantas cosas: Acariciaba sus cabellos, empujaba las nubes, volaba las hojas del otoño, hinchaba las velas de los barcos, subía las faldas y volaba paraguas. Al niño le gustaba imaginar que él era el viento, o que lo  controlaba. Así podría volar, mover las copas de los árboles, mojar  su mano en las nubes, hacer remolinos de hojas en otoño. ¡Tantas cosas serían posibles si fuera el viento! Entonces, un día, decidió que atraparía un poco de viento y lo  llevaría a casa. “Si junto suficiente –pensó– tal vez pueda volar a la Luna.”
  • Partió con su perro Roberto a la colina a cumplir  su misión. Primero trató de agarrar al viento.  Ponía las manos como si fueran un tubo y cuando  lo sentía pasar las cerraba rápidamente: “Ajá” Pero, para su sorpresa, no quedaba nada en sus  manos.  No podía tomarlo. Regresó a la colina con una botella y un corcho.  Puso la botella al viento buscando el ángulo en que  sonaba “tuuuuuuuuuuuu”, como si fuera un barco.  Cuando le pareció que tenía suficiente viento en la  botella, la tapó con el corcho y corrió feliz a la casa.  ¡Había atrapado el viento!
  • Iba dichoso imaginando cuántas botellas  vientosas juntaría en su armario y las  cosas que haría con ellas. Quizás podría llevar una botella de viento  al colegio para sorprender a sus amigos.
  • Al llegar a casa no se pudo aguantar, así que  abrió la botella para hacer salir al viento.  Pero fue mucha su desilusión al constatar  que estaba vacía. Nada salió de la botella, ni  siquiera un soplo. Suspiró decepcionado.  Pensó que tal vez ese no era el mejor método  para atrapar el viento. Quizás sólo necesitaba  encontrar el modo correcto de hacerlo. Pasó gran parte de la noche  imaginando maneras de hacerlo, hasta  soñó que lo lograba con una gran red  y el viento lo elevaba por el cielo.
  •   Al día siguiente, despertó a Robertito y partió con  una gran bolsa a la colina. Y aunque el viento llenaba  la bolsa, al llegar a casa la bolsa siempre estaba vacía.  Finalmente, y tras mucho intentarlo, el niño se dio  cuenta de que no podía atrapar el viento. Simplemente  no era posible.  Su desilusión fue tan grande que rompió a llorar.  Lloraba y lloraba desconsolado, mientras Roberto  trataba de confortarlo. Como el niño sabía que si se  tiene un problema hay que hablar con alguien, fue a  buscar a su papá.
  • Llorando le explicó su dificultad. El papá lo escuchó  atentamente, luego trató de animarlo diciéndole que  no se preocupara, que nadie podía atrapar el viento,  que era imposible.  Pero eso no lo consolaba, su desilusión era muy grande.  El papá pronto se dio cuenta que el niño estaba  muy apegado a su deseo. No escuchaba razones ni se  conformaba. Entonces le dijo: “Hijo, quieres atrapar  el viento pero eso es muy, muy difícil.  Tienes que empezar con algo más fácil.  Primero tienes que ser capaz de  atrapar una lágrima”.
  • El niño levantó la cabeza esperanzado –“¿en serio?”-  y partió corriendo a la cocina a buscar un vaso.  Rápidamente capturó con el vaso una lágrima que aún  corría por su mejilla.  El niño quería atrapar más, pero su pena había pasado.  - ¿Y ahora? - Debes guardarla hasta mañana – señaló el papá. El niño se acostó pensando en cuántas lágrimas podría  atrapar. Al parecer el mayor problema era que si  atrapaba muchas estaría contento y así no lloraría y  no conseguiría más lágrimas.
  • Mientras se quedaba dormido pensaba en las  cosas que podría hacer con todas las lágrimas que  juntara. Llenaría botellas que guardaría en el  armario para hacer llover, para regar las flores o  tal vez podría convidarle lágrimas a las personas  que hubieran llorado demasiado y ya no les  quedaran más.  Durante la noche soñó que comandaba un barco  pirata con su fiel perrito y avanzaban por una  tormenta de lágrimas.
  • A la mañana siguiente miró el vaso y… ¡estaba vacío!  - Rápido, vamos donde papá – urgió a su perro, que lo miró  somnoliento y permaneció acostado.  Nicolás salió corriendo con el vaso y se tiró sobre la cama  de su papá.  - Papá, papá, ¡mi lágrima desapareció! - Qué bueno – dijo él- supongo que la pena también. - Sí - sonrió el niño -, pero ahora estoy preocupado.  ¿Qué pasó con mi lágrima? ¿De qué sirve que la haya  atrapado si desapareció? - A ver, - dijo el papá - piensa,  ¿qué puede haber pasado con tu lágrima? - Alguien se la robó. - No. - O quizás escapó. - No. - O quizás vinieron otras lágrimas y la rescataron. - Tampoco. - O quizás mi perro se la comió. - Nada de eso –dijo el papá riendo- simplemente se  evaporó. ¿Recuerdas cómo se evapora el agua del mar  y se forman las nubes? - Sí, pero ¿y mi lágrima? - Las lágrimas también son agua y si la dejas un rato en un  vaso, se evaporará. Puedes hacer el experimento poniendo una  sola gota de agua en un vaso y esperar. Verás que después de  un rato habrá desaparecido, ¡simplemente se evapora!
  • Hicieron el experimento juntos y el niño vio que así era.  La gota de agua se fue haciendo cada vez más pequeñita hasta  que desapareció. Quedó satisfecho con la explicación, sin embargo, al  rato le preguntó al papá: - Entiendo, mi lágrima se evaporó porque es de agua, pero  ¿cómo podría retenerla? - No se pueden retener las lágrimas – dijo el papá-  es inevitable que lleguen y es inevitable que pasen.  - Tiene que haber una manera – insistió. - Bueno – concedió el papá- la hay. Pero es muy, muy difícil.  - ¿Cuál, cuál? – inquirió animado el niño. - Tendrías que detener el tiempo –dijo el papá con solemnidad. - ¡¿El tiempo?! - Así es, si el tiempo no pasara la lágrima no se evaporaría. - Pero, ¿cómo se puede detener el tiempo? - Hasta donde yo sé, nadie puede – dijo el papá algo pensativo -.  Cuando yo era niño me gustaba pensar en cómo sería detener  el tiempo. ¿Te imaginas? Yo creía que todo estaría inmóvil y  podría hacer lo que quisiera. Ver películas hasta la madrugada sin  trasnochar ¡o dormir hasta tarde sin atrasarme un minuto! - Quizás tú descubras un modo de hacerlo – dijo el papá sonriendo.
  • Nicolás fue a su cuarto y estuvo mucho rato  pensando mientras miraba su reloj. Veía el tiempo  pasar, segundo tras segundo, el reloj avanzaba  indiferente. “Ya sé” – pensó - “el modo de  detenerlo es sacándole las pilas”.  Esa era la solución, el segundero se detuvo y el  reloj quedó inmóvil. Saltando de gozo se fue a  jugar con su perro. Pero, pronto se dio cuenta que el tiempo seguía pasando, la  tarde avanzaba. Obvio, se había olvidado de sacar las pilas del  despertador de su papá y del reloj de la sala de estar. ¡Uf!  Había muchos relojes en el mundo, ¡no terminaría nunca de  detenerlos a todos! Debía haber otro modo.  De pronto, le pareció lógico que tal vez no era el reloj el que  debía quedarse quieto para detener el tiempo, quizás era él  quien debía quedarse inmóvil.  Así lo hizo, se tiró sobre la cama y se quedó muy, muy  quieto. Pero como estaba cansado, la inmovilidad rápidamente  se transformó en modorra y se quedó dormido.  Cuando despertó ya atardecía y le llamaban a cenar.
  • Le explicó a su papá los intentos que había hecho.  Él le contestó que quedarse inmóvil había sido una excelente  idea. De hecho, según él creía, esa era la solución.  - Entonces, ¿qué falló? – preguntó el niño. El papá le explicó que la velocidad a la que transcurre el  tiempo depende de la velocidad a la que nos desplazamos por  el espacio. Si uno se quedara inmóvil, el tiempo podría detenerse.  El problema es que nosotros estamos sobre la Tierra y nos  movemos con ella. Esta gira sobre sí misma y también gira  alrededor del Sol. Nuestro Sol gira en torno al centro de  nuestra galaxia, la Vía Láctea. Y nuestra galaxia, al igual que  todas las galaxias, se mueve a través del espacio alejándose  de un punto del cual surgió todo el Universo  en una gigantesca explosión, llamada “Big Bang”. - ¡Guau! – soltó el niño, era una explicación  realmente grande. Tras una pausa agregó -  o sea que si me bajara de la tierra y dejara  de avanzar con la galaxia y me quedara  donde mismo, ¿el tiempo se detendría?
  • - Supongo que sí – dijo el papá– pero nadie lo  sabe. Habría que construir una nave espacial para  averiguarlo.  - Todo tiene solución – pensó el niño. Sólo tenía  que construir una nave espacial para poder  detener el tiempo, así podría retener las lágrimas  y esto le ayudaría a aprender cómo atrapar el  viento.  Se fue a dormir pensando en naves espaciales y  viajes interestelares. Podría ir a la luna, al anillo  de Saturno, a conocer alienígenas. ¡Tantos lugares  por visitar! Y se quedó dormido pensando en las aventuras  recorriendo el espacio junto a su perrito. Esa  noche soñó que volaban a la luna y conocían a  los lunáticos. Como la luna era de queso eso era  lo único que se podía comer.
  • A la mañana siguiente se levantó de un salto pensando  en cómo construir una nave espacial. - ¡Vamos Roberto! – llamó. Llegó a la puerta, pero su perro no venía, seguía sobre la  cama. “Últimamente está cada día más flojo” – refunfuñó. - Ya, ¡vamos! – le urgió. Pero él seguía acostado inmóvil.  - ¿Roberto? –le llamó nuevamente moviéndolo con la  mano, pero no había caso. No despertaba. Sin saber qué  hacer lo miró atentamente, de pronto notó que no  estaba respirando.  Roberto había muerto.
  • Fue todo muy triste. Desde que recordaba su perro había  estado con él. Su papá le explicó que Roberto ya estaba  viejito. Sin embargo, cuando lo enterraban, Nicolás preguntó: - ¿Hay algo que pueda hacer para que viva otra vez? - No, hijo, nada. - Por favor, papi –imploró- ¡haz algo para que esté con  nosotros otra vez! Quiero jugar de nuevo con él, quiero  hacerle cariño otra vez.  - No se puede. - El otro día lo reté porque pensé que se había comido mi  lágrima, quiero pedirle perdón. Por favor, ¡haz que venga una  última vez! –lloraba desgarradoramente. - Hijo – dijo el papá muy serio mientras lo abrazaba- no  hay manera de hacerlo volver, nadie puede. Lo siento, a mí  también me da pena y si pudiera hacer algo para traerlo  de vuelta te aseguro que lo haría. Pero no se puede.  Roberto estaba muy, muy viejito. Él ahora está con Dios y  ya cumplió su tiempo con nosotros.  El niño lloraba desconsoladamente.
  • - Nico, eso es lo que has estado aprendiendo.  Así como no podemos atrapar el viento ni retener  las lágrimas, tampoco podemos detener el tiempo  ni mucho menos revertir la muerte. Todo pasa,  todo cambia. Todo lo que existe dejará de existir,  cambiará de forma, infinitamente. Así como se  vive, se ha de morir y está bien que así sea.  De lo contrario ¿cómo podríamos seguir creciendo?  ¿Cómo podríamos conocer a Dios?  Algún día lo entenderás, todo está en constante  movimiento.  Pero el niño no lo entendía, sólo quería a su perro.
  • El tiempo pasó y la pena aminoró. Sin embargo, a  veces se acordaba y lloraba. Juntaba las lágrimas  en un vaso y luego las veía desaparecer mientras  pensaba en su perro. Hasta que una noche tuvo un sueño: corría con  Roberto por la colina, cuando de pronto se puso a  llover. Empapados, jugaban y reían. Se revolcaban  por el pasto mojado. Al siguiente instante, ellos  eran parte del rocío sobre el pasto, ¡ellos eran agua  repartida en gotas!
  • Salió el Sol y su calor empezó a hacer  evaporarse el agua.  Roberto y el niño se evaporaron junto  con las demás gotas y empezaron a  flotar hacia el cielo.  Entonces despertó.   “¡Qué extraño sueño!” – pensó.  Y empezó a amanecer.  De pronto, mientras veía el Sol salir,  encontró la respuesta… Feliz corrió a ver a su papá. 
  • - Ya sé – gritó – Robertito no desapareció,  sólo cambió de estado.  Igual que las lágrimas, él cambió y ahora  existe en una forma espiritual.   Él es un espíritu ahora.  Abrazaba a su papá dichoso, ahora entendía. Morir es cambiar de un estado  físico a uno espiritual.  Roberto no volvería, pero existía  de otro modo.
  • Las cosas no desaparecen, sólo cambian  constantemente. El viento es aire en  movimiento, el agua se evapora, el tiempo  pasa. Todo cambia en todo momento,  en el incesante fluir del devenir.  Sólo la impermanencia es constante.  No se puede atrapar el viento,  sólo disfrutar su paso. No se pueden retener las lágrimas,  sólo llorarlas. No se puede detener el tiempo,  sólo aprovecharlo.  Hay que ser consciente de cada momento,  vivir plenamente.
  • En la tarde regresó a la colina. Se  sentó a mirar la tarde, tranquilo de  nuevo después de un buen tiempo.  Sintió el viento acariciando sus rulos y  con una sonrisa susurró:  - ¡Hola Roberto! Lo lograste,  atrapaste el viento…
  • Walter Kühne Covarrubias  es psicólogo de la Universidad de Chile y Magíster en Psicología Clínica de la Universidad  de Santiago. Actualmente se desempeña como Director del Servicio de Psicología  Integral (SPI) de la Universidad del Desarrollo. Además ejerce como psicoterapeuta  en consulta privada. Ha publicado el libro “Reflexiones nocturnas: los sueños en la  psicoterapia cognitiva”, y editado las dos ediciones del libro “Guía de apoyo psicológico  para universitarios”, además de diversos artículos en revistas científicas. Carola Vergara Junge  es fotógrafa e ilustradora, Licenciada en Artes Plásticas de la Universidad de  Chile. Ha participado en numerosas muestras colectivas tanto en el país como  en el extranjero, su obra es multidisciplinaria y se ocupa principalmente de  los problemas en torno a la memoria, al recuerdo y a los modos de recordar.  En la actualidad dedica su tiempo completo a las artes visuales, realiza  clases particulares en su taller en la ciudad de Concepción y participa de los  colectivos Pie Forzado (Santiago) y Plataforma (Concepción).
  • Un cuento sobre la vida, la muerte y la impermanencia. Esta es la historia de Nicolás, un niño inquieto que  desea lograr un imposible, atrapar el viento. Junto a  su perrito Roberto recorrerá un viaje de búsqueda que  lo llevará inesperadamente a aprender sobre la vida. Este libro busca explicar a niños de toda edad la  relación entre la vida y la muerte. De un modo sencillo  y con hermosas ilustraciones, el cuento puede ser útil  para facilitar la conversación sobre un tema tan  natural como complejo y poco abordado, la muerte. A veces pequeñas preguntas pueden llevar a grandes respuestas. DelfosE D I C I O N E S