La vigencia de laNegacióny la sobria sinceridadde nuestrasintenciones
Edita: nuestrosnegroscomplots, 2011
ÍndicePrólogo 5Cronología 11Cartas 23Críticas y aportes externos 91Comunicados 117
5“Las cosas se desmoronan; el centro se derrumba;la ceremonia de la inocencia;los mejores carecen de convicción, mas los p...
6quier fetichización y dogmatismo, lo hagan desde ellxsmismxs y que cada unx sea capaz de pensar fuera delos moldes y este...
7pequeñas y grandes victorias , lxs que cantan una poe-sía de combate pero a la vez son capaces con una efica-cia calculada...
8ciones, no comparten ni los discursos ni las ideas repre-sentadas por Células, más aún, se distancian de ellos.Las razone...
9nan pueden tropezar, los que se quedan sentados bal-buceando retóricas ya repetidas, o el miedo y el egoísmopasivo ahogo ...
10está en la cárcel, hay hermanxs en fuga, hay muchxsque están en el punto de mira de las autoridades. Hayunxs pocxs, y va...
Cronologíadel“caso”
13La siguiente cronología está enfocada principalmen-te en la parte legal del caso, puesto que sería imposi-ble incluir to...
14dentro de una olla de presión, varios materiales parafabricar artefactos explosivos, material explosivo y ma-terial impr...
1530 de octubre: Células ataca con un artefacto explosi-vo la entrada de la casa de la ex-Ministra de Educación,Marietta G...
16plástico en casa de Haris. La Sección Antiterrorista sequeja sobre sobre la última falta de colaboración de losjueces y ...
17insinuaron que Errikos es “el autor probable de las pri-meras reivindicaciones de Conspiración de Células delFuego”. Sin...
18de México explosó en una empresa de envíos cerca-na, hiriendo levemente a una empleada en los dedos.Los dos estaban en u...
19quete desactivado en la embajada de Países Bajos tuvocomo nombre del remitente un conocido criminólogo,el destinado al n...
20caso de Células que se realizará el 17 de enero en la salade juzgados de la misma cárcel de Koridallos, el mismolugar do...
2122 de diciembre: Los 3 miembros encarcelados deCélulas Hadzimihelakis, Argyrou y Tsakalos declaranque Mitrousias y Karag...
Cartas de lxscompañerxsPanagiotis Masouras, Haris Hadzimihelakis,Konstantina Karakatsani, Panagiotis Argyrouy Gerasimos Ts...
25Carta de Panagiotis MasourasEl día miércoles 23 de septiembre a las 8.15 hrs. cuandosalía de mi casa en Galatsi y, carga...
26conocían la injusticia y querían ayudarme. De otro ladoel comando “duro” de la sección antiterrorista con suspasamontaña...
27gusanos de los medios de comunicación y a su sed devo-radora contra “las bestias de Galatsi” y “los monstruos deHalandri...
28Por el honor, por la dignidad, por la revolu-ción.LIBERTAD A LOS COMPAÑEROS: V. PALLIS,G.DIMITRAKIS, G. VOUTSIS-VOGIATSI...
29menos 7 u 8 horas a un armario. Además, cada tantoaparecía también algún oficial que, gritando unos dis-parates al estilo...
30que busca presentar nuestro arresto como el inicio delfin del“terrorismo nacional”.Casi 2 meses más tarde, ya con un nuev...
31Vogiatsis, I. Nikolau, P. Georgiadis, V. PallisSolidaridad con los compañeros S. Seisidis, M. Seisidisy G. Tsironis, a l...
32Está claro que la policía actuó de ésta manerapara complacer la necesidad que tuvo el gobierno deentonces para mostrar q...
33que intentar ser un poco más serios, porque no po-déis seguir trabajando así...Además, el papel decisivo para sacar la o...
34amigo? ¿Por una huella en una bolsa nos hemos conver-tido en los coordinadores de todo el nuevo terrorismoen Grecia? Sol...
35blando de “los chicos que viven alejados de sus familiasy de que la democracia tiene que ser indulgente”, y porotro lado...
36LOS ÚNICOS QUE CAMINAN LIBRES POR ESTEMUNDO SON LOS QUE SE PONEN EN CONTRA DEÉLKonstantina Karakatsani12 de noviembre de...
37descriptibles, y como si esto no fuera suficiente, desdehace ya bastante tiempo mi casa y mi familia nos en-contramos tan...
38pierto con su fotografía, cuánta impaciencia tengo parapoder apretarla en mis brazos, y quiero que sepa queestaré a su l...
39un criminal no puede para nada llamarse revoluciona-rio, ni siquiera “un revolucionario fracasado”.Suelo ser poco absolu...
40averiada moto allí lejos, en el patio de esa casa en Ha-landri, cuando tanto yo como los vecinos de su barrio deGalatsi,...
41Segunda carta de Panagiotis Masouras¿Estás temblando querida?Temblarías más aún,si supieras donde te estoy llevando”Ture...
42tras que cada vez que el grupo golpea, las autoridadesemanan una nueva orden de captura. Se trata de un casoen el cual p...
43siempre conocimos la precisión quirúrgica de los me-dios, que cada poder político esta usando con el fin dedesideologizar...
44hinchada por la prensa y la TV, los cuales, una vez másreclamando para sí mismos el papel de chivatos y de-magogos, está...
45Está muy claro que en diciembre de 2008 y conel asesinato de A. Grigoropoulos en manos del “sheri-ff” policía E. Korkone...
46Quiero si dejar en claro que no me gustan lasquejas y los lloriqueos sobre la“justicia y la legitimidadde los procedimie...
47tenéis que empezar vuestra guerra y laguerra por vuestras ideas! ¡Y si vuestraidea ganará, vuestra honradez todavíatendr...
48por fin decidiera meterme en la cárcel, fui trasladada aEleonas. 6 o 7 coches y 3 motos escoltaban a una solacriminal, a ...
49PD. Cuando la marcha de lxs compañerxs vino a lacárcel cortaron las líneas de teléfono para que no mepudiera comunicar c...
50y las aparentes realidades la conocemos bien. Sabemostambién que presentarlo como un acto premeditado,para de tal manera...
51ello, se convierten en unos “informales” informadoresde la Policía, difundiendo los rumores sobre los guionesque se está...
52Hemos escuchado mucho, hemos leído otro tan-to. Puesto que lo obvio no existe, vamos a aclarar algunascosas: las cabinas...
53La critica de los ateneos y colectivos autónomosal estilo de “Antipnia”, “Arheiothiki”, “Movimiento Anti-autoritario” y ...
54nuevas y modificadas condiciones, y al mismo tiemporevisar continuamente tu pensamiento crítico conside-rando la continua...
55Pues, siguiendo el rastro de las nuevas herra-mientas dominantes del Poder, del capitalismo y delas apreciadas estructur...
56espiritual y práctico. El nihilismo y el anarcoindividu-alismo surgen cuando el revolucionario posee la sobrie-dad teoré...
57¿De verdad podemos tener en cuenta alguna explosiónsocial que tuviera una perspectiva insurreccional? Sea-mos sinceros. ...
58cercanas. Vivimos en un modelo capitalista que no escapaz de tomar su propia e independiente posiciónpolítica. Tenemos u...
59el origen mismo de las palabras, y al mismo tiempo setrata de la búsqueda del origen de las ideas.Entonces, ¿cuál es el ...
60Nosotros como primeros tenemos que demostrar la trans-formación sana y radical de las relaciones y estereotipossociales....
61A LADO DE G.TSIRONIS Y M.SEISIDISA LADO DE LOS REVOLUCIONARIOS NO ARREPENTI-DOS DE TODAS LAS CORRIENTESEL NIHILISMO REVO...
62a la razón al apresurado colectivo social que se encuen-tra dentro de ellas.La norma sistémica de la política penitencia...
63y la miseria sin fondo de los casos humanos que le ro-dean, quizás podrán poner la cuestión fundamental enun nivel insur...
64“Dentro” y “fuera”, todos un puño para quebrarles losdientes.Viva la dignidad humana. La pasión por la libertad.Nuestra ...
65todas las infraestructuras que contribuyen al mecanis-mo del sistema. La violación psicológica y la amenazadirecta contr...
66ser una justificación para todos aquellos que obstinada-mente evitaban tomar una posición. La sociedad es unamasa heterog...
67“Quieren convencernos que aquellos que seoponen a las reglas del régimen son algu-nos individuos anti-sociales, unos “cr...
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF

418

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
418
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF"

  1. 1. La vigencia de laNegacióny la sobria sinceridadde nuestrasintenciones
  2. 2. Edita: nuestrosnegroscomplots, 2011
  3. 3. ÍndicePrólogo 5Cronología 11Cartas 23Críticas y aportes externos 91Comunicados 117
  4. 4. 5“Las cosas se desmoronan; el centro se derrumba;la ceremonia de la inocencia;los mejores carecen de convicción, mas los peoresrebosan de pasión, la anarquía asola el mundo,la roja marea avanza, y por doquierse ahoga intensa.”KeatsA la vista del juicio por el caso de Conspiración de Célu-las del Fuego, que se celebrará el 17 de enero de 2011, nosproponemos editar en forma de un libro, que al mismotiempo será publicado en Internet para su mejor difu-sión, tanto los materiales que conciernen al “caso” en sícomo también todas las reivindicaciones de los ataquesrealizados por dicho grupo. Serán juzgadas 13 personasen total, 6 de las cuales se encuentran en prisión preven-tiva (dos de lxs compañerxs acusados -más un otro queno será juzgado en este juicio- asumen su pertenencia ylxs restantes la niegan), 3 están en libertad condicionaly 4 en busca y captura. Todxs lxs acusadxs tienen cargospor 3 ataques explosivos en concreto realizados por Cé-lulas: contra la casa del ex-Ministro de Interior, Hinofo-tis (10 de julio de 2009 en Atenas), contra el Ministeriode Macedonia y Tracia (2 de septiembre de 2009 en Te-salónica) y contra la casa de parlamentarios de PASOK,Katseli y Arseni (23 de septiembre de 2009 en Atenas),lo que incluye varios delitos graves relacionados por el,conocido en todo el mundo, cuento democrático antite-rrorista de “posesión, fabricación, colocación, etc.” deexplosivos más el cargo usado casi siempre como “llavemaestra” contra lxs revolucionarixs, el de “pertenenciaa una organización terrorista”.Por una parte este libro pretende ser un aportea una mejor comprensión tanto de sus discursos comodel contexto de sus prácticas. Queremos que sean suspalabras las que hablen, para que quienes se sientaninteresadxs y motivadxs en conocerlas, fuera de cual-
  5. 5. 6quier fetichización y dogmatismo, lo hagan desde ellxsmismxs y que cada unx sea capaz de pensar fuera delos moldes y estereotipos establecidos-un hecho quetendría que darse por supuesto, pero en estos tiemposconfusos marcados de vaguedades, ideologías e ismosse convierte en una noble rareza, también dentro de losámbitos antiautoritarios-, saque sus propias conclusio-nes.Por otro lado está claro que no nos escondemosdetrás de ninguna objetividad tibia: estamos con todanuestra alma al lado de estxs compañerxs y del grupo encuestión. Sí, sus acciones nos llenan orgullo, sus discur-sos en ocasiones parecen extraídos de nuestros propioscorazónes, sus contradicciones y algunos de sus plan-teamientos en ocasiones nos enfadaron bastante, perotambién nos hicieron sentirles más cerca, más humanosy más hermanxs, y a pesar de qué, de seguro, nunca nosvamos a encontrar físicamente, estamos de cierta ma-nera involucradxs en este caso, porque formamos partede esta minoría dentro de la minoría esparcida por to-dos los espacios y momentos del mundo, en esta afini-dad y complicidad que no busca acuerdos ni consensossino qué se encuentra y se reconoce a través del deseocomún por el ataque aquí y ahora, a través de señales dehumo entendibles a veces sólo por nosotrxs mismxs ynuestros enemigos.Sí, porque también nosotrxs estamos llenxs derabia, pasión e inquietudes, somos lxs que con un pasocuidadoso y mirando por los lados cruzan plazas y ave-nidas en pleno día, pero luego se pierden en la locura decorrer de prisa sobre los tejados y callejones de nuestrasmetrópolis muertas, estando preparados tanto para vo-lar y asaltar cielos como para caer y asumir las conse-cuencias, lxs que prefieren el aire libre y peligroso que laapestosa densidad de los rituales seudo-revolucionariosauto-afirmativos, lxs que no temen afrontar sus propiosmiedos y convertirles en estrategias y tácticas para las
  6. 6. 7pequeñas y grandes victorias , lxs que cantan una poe-sía de combate pero a la vez son capaces con una efica-cia calculada y atrevida golpear los objetivos que hastaahora parecían tan invulnerables, lxs que rechazan larealidad como las ilusiones que esta ofrece sin caer enabnegaciónes y apatía, sino viviendo la vida en toda sullama, lxs que intentan decir cosas tan bellamente clarasque a veces resultan poco entendibles para lxs que se re-volean en la fealdad a la cual nos han acostumbrado, lxsque admiten no tener digeridas todas las verdades peroestán firmes al asumir sus responsabilidades, lxs queforjaron su valor no solo dentro del rebaño, y por estono se asustan del eco de sus propios pasos cuando salena cazar solos o en un grupos pequeños, lxs que desarro-llan su individualidad en las aguas turbias del océanohostil, aprovechando sus corrientes pero no dejándosellevar por ellas, lxs que no tienen falsas esperanzas sinosimplemente están decididxs a enfrentar a las tempes-tades que vienen, pase lo que pase, lxs lobxs informales,que conspiran para lograr sus objetivos comunes y lan-zándose al ataque se entienden por el brillo de sus ojos,lobxs desconfíados que para la mirada de algún extrañoandan cada uno por su lado, cuando en realidad estánatentxs a todo lo que pasa a sus hermanxs esparcidxspor el mundo y se juntan con su manada para dar “futu-ros” golpes.Sin embargo, como ya lo dijéramos en el primerlibrillo (“La sobria sinceridad de nuestras intenciones”)que incluía, entre otras, las traducciones de algunosde los comunicados de Células, las que incluimos nue-vamente, para ver su secuencia y avances, se trata deuna minoría dentro de una minoría que forma parte delcomplejo escenario de lo que hoy en Grecia vive el ám-bito anarquista y antiautoritario. Muchxs anarquistas yantiautoritarixs en Grecia, hay que decirlo, justamentepara no caer en ingenuas fetichizaciones y simplifica-
  7. 7. 8ciones, no comparten ni los discursos ni las ideas repre-sentadas por Células, más aún, se distancian de ellos.Las razones del por qué de estas diferencias e indife-rencias no las daremos quienes traducimos estos textos,porque para explicarlas bien sería necesario sumergir-nos en la cloaca de las alusiones, rumores y cotilleos,que -por lo menos hasta ahora- no fueron concretadosen forma de algún escrito de crítica fraterna. Sí existieraalgún texto analítico, formulado por compañerxs, quese propusiera criticar a Células con argumentos más va-lidos que los que usa la prensa amarilla y defensoresde la moral y orden burguesa, le habríamos traducido eincluído aquí con ganas...El único texto que ironiza y seríe de Células proviene del preso anarquista PolikarposGeorgiadis y, aunque no compartimos y puede que noentendamos el por qué fue publicado, lo reproducimosen la parte “Criticas y aportes externos”. Además, es-tamos profundamente convencidxs que la única críticaválida a una acción que va acompañada por un discursoes llevar a cabo otra acción con otro discurso. Ni másni menos. Por esto repetimos: queremos que cada unxsaque sus propios análisis, y siempre desde el punto devista de una crítica fraterna y realmente de compañer-xs, que saque justo lo que le ayude para aportar a afilarsus ideas y a extender los ataques contra el Dominio entodas sus formas. Los hechos no hablan por sí mismos,pero los comunicados los explican con una apasionanteclaridad. Podemos encontrar aspectos contradictoriosen sus palabras, pero vamos, cada una, cada corrienterevolucionaria, o como se auto-denomine, y de hechocada persona que se ha rebelado contra esta sociedadtiene las suyas, o si no que cada una se mire realmenteal espejo de la vida y mire los senderos y caminos reco-rridos. Además, se trata de un camino no fácil de andar,donde muchas veces hay tropiezos, y esto justamenteporque se decidió caminar, por las razones que sean, omuy deprisa, o muy lento, sólo los que corren y cami-
  8. 8. 9nan pueden tropezar, los que se quedan sentados bal-buceando retóricas ya repetidas, o el miedo y el egoísmopasivo ahogo sus vidas, no entenderán de que se habla.En el enfrentamiento con el Dominio nuestrospasos (como también la manera o el ritmo con qué losdamos) y cada paso de nuestros enemigos pueden pro-vocar repercusiones que nos afectarán a todxs a largoplazo, que cambiarán hasta los mismos marcos del con-flicto. Un momento de inercia o/y despiste, la lentitudde la respuesta, la evaluación equivocada o desconoci-miento del terreno pueden arrinconarnos. En la gue-rra que llevamos a cabo contra el Dominio no hemoselegido la posición defensiva pero tampoco somos lxsúnicxs que deciden acerca de la intensidad de los en-frentamientos. Asumirlo y reconocer las capacidadesdel enemigo en toda su amplitud nos preparará paraafrontar las consecuencias, las cuales quizás nunca ha-bríamos elegido por nuestra cuenta.Todas las opciones están abiertas, todo puedepasar. Lo único cierto es que no hay vuelta atrás. El pesi-mismo es el opio de los intelectuales, el optimismo per-tenece a los imbéciles. Un realismo fanático y soñador,la consciencia de que no cabemos en este mundo, losvalores que defenderemos en cada momento, más el ca-lor cómplice de lxs que queremos y estimamos. Quizásel enemigo ha rotó los frenos, quizás fuimos nosotrxslos que les hemos dañado en algún momento apretandodemasiado. Los cambios de rumbo nos golpean si no es-tamos preparadxs, pero cuando les tenemos en cuentaagregarán fuerza a nuestros propios golpes. Lo mínimoque podemos hacer es procurar que nada sea como an-tes, nunca más... En cada caso, tenemos que respirarbien y admitir que no se puede parar. Tomando precau-ciones, cuidándose la espalda, atacando por sorpresa ydespareciendo de inmediato. Alguna de nuestra gente
  9. 9. 10está en la cárcel, hay hermanxs en fuga, hay muchxsque están en el punto de mira de las autoridades. Hayunxs pocxs, y vamos nunca fuerxn muchxs, que no qui-sierxn o no pudieron retirarse. La vida sí que la vivimosahora, pero los momentos, emociones y hechos surgentambién del pasado y amanecen aún en el futuro. Nopodemos olvidar a nadie que estaba y está con nosotrxsy a la vez tenemos que abrazar a lxs que vienen y, ¡espe-remos!, seguirán viniendo. La lucha la queremos ganar,pero también compartir. El caos, este amigo y amantenuestro, puede que a veces nos haga sentir traiciona-dxs, porque en vez de vivir gozando juntos, poco a poconuestra relación fue cayendo en la rutina y la costum-bre, y luego el Orden nos atrapó por la garganta.Ahora, a fines de 2010 del calendario cristianodel hombre occidental , no esperamos ni a la entropía,ni al fin del mundo, ni a las revoluciones, ni al cambioclimático, porque todas esas cosas de hecho ya estánocurriendo. Solo moviéndonos vamos a conocer el te-rreno, solo arriesgándonos obtendremos las experien-cias, solo afilando cortaremos mejor, solo apretandoenlaces seremos más afines, más compañerxs. Dejemosde lanzar llamamientos, simplemente pasemos la infor-mación. Quién lo sienta le llamará su propio corazónpara prepararse y hacer lo que se tiene que hacer y mu-cho, mucho más...en todas partes...diciembre de 2010
  10. 10. Cronologíadel“caso”
  11. 11. 13La siguiente cronología está enfocada principalmen-te en la parte legal del caso, puesto que sería imposi-ble incluir todos los detalles sobre los traslados de lospresxs, ni tampoco mencionar a la asquerosa “obra”de los órganos mediáticos que siguen produciendo olasde artículos, reportajes y programas especiales en laprensa, radio, TV e Internet y literalmente linchan a lascompañerxs acusadxs, se precisaría un estudio sobrela psicología y manipulación de masas moderna paraanalizar todo este show mediático que a veces durantedías sacaba los detalles sobre la “vida privada” de loscompañerxs, y analizaba sus “perfiles psicológicos”, selanzaba a perseguir a los familiares, y fabricaba suspropias “teorías de conspiración”...Por falta del tiempo no hemos logrado recopilar unacronología de los ataques y otras intervenciones soli-darias con lxs compañerxs. No es qué fueran tantas,de hecho fueron pocos los golpes de venganza en estecaso, en cada caso, ¡nunca serán suficientes!Cronología del caso200923 de septiembre: A las 11:20 de la mañana un ar-tefacto explosivo de olla de presión explosa en la puer-ta del piso de la pareja de políticos de PASOK, LoukaKatseli y Gerasimos Arseni, ubicado en barrio de lujoKolonaki en el centro de Atenas. Por la tarde del mismodía los maderos de la Sección Antiterrorista rompien-do las puertas asaltaron dos casas, una en el barrio deHalandri y otra en Galatsi. En la primera, según lo quedicen, encontraron: “un artefacto explosivo colocado
  12. 12. 14dentro de una olla de presión, varios materiales parafabricar artefactos explosivos, material explosivo y ma-terial impreso”. Lo último son obviamente publicacio-nes anarquistas. El habitante del piso, Haris Hadzimi-helakis fue detenido cuando volvía a su, ya registrada,casa. Poco después fueron detenidxs también el primode Haris, Manolis Giospas junto a su amiga Myrto Pan-teloglou. Manolis vive en la misma vivienda particulary en su piso no se encontró nada “reprochable”. Al mis-mo tiempo fue registrada la casa en Galatsi, donde losmaderos encuentran: ”una pistola de juguete con grancantidad de cartuchos, 3.800 euros escondidos bajo lacocinilla de gas, varias herramientas, una computadoray piezas de recambio para el ensamblaje de artefactosexplosivos”. Pues, lo último no es más que un par decables. Al volver a su casa queda detenido Panagiotis“Takis” Masouras, mientras que Nikos V. que le acom-pañaba fue soltado sin cargos al cabo de unas pocas ho-ras. Lxs 4 detenidxs tienen cargos por 3 delitos graves y3 leves a base de la ley antiterrorista.25 de septiembre: Basándose en las huellas dactilaresencontradas en la casa de Haris se emitieron 6 órdenesde busca y captura por “pertenencia a organización te-rrorista”.29 y 30 de septiembre: Los 3 detenidos entran encárcel preventiva, mientras que Myrto queda en libertadcondicional (tiene prohibido salir del país y está obliga-da a firmar en la comisaría de su barrio cada 15 días).2 de octubre: Un artefacto de olla de presión explosacerca de la concentración pre-electoral del partido NeaDimokratia en el centro de Atenas. La responsabilidadpor este ataque como también el realizado el 23 de sep-tiembre lo toma Conspiración de Células del Fuego.
  13. 13. 1530 de octubre: Células ataca con un artefacto explosi-vo la entrada de la casa de la ex-Ministra de Educación,Marietta Giannakou.11 de noviembre: Se emitieron 5 ordenes de busca ycaptura más, pero la policía no revela los nombres.13 de noviembre: Células golpean con un artefacto lacasa del parlamentario de PASOK y un “icono” intelec-tual de la lucha anti-dictatorial, Mimis Androulakis.14 de noviembre: Fue detenida en la calle la compa-ñera Antigoni H. Su casa fue registrada, recogiéndosepruebas de ADN y huellas dactilares. Tiene los mismoscargos que los 3 ya encarcelados. En su caso los cargossólo se basan en las huellas dactilares encontradas enun candelero en casa de Haris. Sin embargo, después de4 días es dejada en libertad condicional.27 de diciembre: Células golpean con un artefactomuy fuerte la Aseguradora Nacional.20105 de enero: A base de huellas dactilares encontradasen la casa de Halandri queda detenido Nikos M., perotambién él, después de 3 días, fue dejado en libertadcondicional.9 de enero: Células atacan con artefacto explosivo elfrontis del Parlamento.1 de febrero: Fue detenido Nikos V., que ya fuera re-tenido junto con Masouras el 23 de septiembre. Sushuellas dactilares fueron encontradas en una bolsa de
  14. 14. 16plástico en casa de Haris. La Sección Antiterrorista sequeja sobre sobre la última falta de colaboración de losjueces y Nikos entra en prisión preventiva.23 de febrero: Por orden del fiscal del caso K. Bal-tas, fueron bloqueadas las cuentas bancarias de todaslas personas acusadas (tanto de los presos como de lxsque están en libertad provisional o en busca y captura) ytambién de sus familiares. Dado que todxs lxs acusadxsson muy jóvenes, y por lo tanto no poseen mucho dine-ro y ni siquiera cuenta bancaria, está medida es tam-bién un abuso más contra lxs familiares, por ejemplolos padres de Panagiotis Masouras (el padre es obrerode la construcción y la madre está desocupada) tienengrandes problemas de acceder a sus humildes ahorros ydeben demostrar delante de la burocracia que las fuen-tes de sus ingresos fueron legales.3 de marzo: Después de un mes en la cárcel queda enlibertad condicional Nikos V.10 de marzo: En un enfrentamiento con los maderoscae mortalmente herido el anarquista Lambros Foun-das.19 y 20 de marzo: Triple ataque antifascista/antira-cista de Células.23 de marzo: Por la orden de busca y captura emiti-da el 11 de noviembre de 2009, fue detenido en la ciu-dad de Volos, el fugado desde entonces Errikos Rallis.La prueba contra él es una huella dactilar en un azulejodel baño del “piso franco” de Halandri. La Policía, comosiempre con el apoyo incondicional de los medios decomunicación, publicó las fotos del joven y pidió públi-camente que se aportara información sobre él. También
  15. 15. 17insinuaron que Errikos es “el autor probable de las pri-meras reivindicaciones de Conspiración de Células delFuego”. Sin embargo, después de algunos días, los jue-ces le dejan en libertad condicional.15 de abril: Pasaron seis meses desde el arresto del2009, y según la ley griega después de este periodo debereunirse un consejo de jueces de apelación y fiscalespara decidir sobre la eventual prolongación del encar-celamiento preventivo de los acusados. Se decide poneren libertad provisional a Manolis Giospas y prorrogar elencarcelamiento de los dos restantes.22 de abril 2010: Fue detenida en el centro de AtenasKonstantina Karakatsani, de 19 años, en fuga desde fi-nes de septiembre de 2009.13 y 14 de mayo: Células hace explosar un fuerte ar-tefacto cerca de la cárcel de Koridallos de Atenas y undía después otro artefacto explosa en los juzgados deTesalónica.31 de agosto: Se celebra el último tribunal de apela-ción de los compañeros Masouras y Hadzimihelakis. Lapetición de lxs abogadxs de ponerles en libertad provi-sional fue rechazada con unanimidad.27 de octubre: Es llevada al Tribunal de Apelacionesla compañera Konstantina “Nina” Karakatsani. La peti-ción de excarcelación fue rechazada.1 de noviembre: Por el mediodía fueron detenidosen el barrio Pagrati de Atenas 2 compañeros anarquis-tas, Panagiotis Argyrou de 22 años y Gerasimos Tsaka-los de 24 años. El arresto ocurrió unos pocos minutosdespués de que un paquete destinado a la embajada
  16. 16. 18de México explosó en una empresa de envíos cerca-na, hiriendo levemente a una empleada en los dedos.Los dos estaban en una parada de autobús cuando derepente fueron rodeados por policías en motocicletas,de la llamada brigada DI.AS. Aunque estaban prepara-dos para tales encuentros indeseables –tenían pistolasde marca “Glock” de 9mm, cargadores de recambio ychalecos antibalas– fueron detectados por sorpresa.¿Cuáles fueron, según las fuentes policiales, los erro-res cometidos por los “paqueteros”? Como primero,uno de los detenidos pasó por la misma empresa deenvíos algunos días antes preguntando sobre los deta-lles de envío y ya entonces tenía el mismo disfraz (pe-luca, etc.), despertando la sospecha de la empleada,que le reconoció de inmediato. Luego, desconociendoque el paquete entregado en la primera empresa ex-plosó, los dos siguieron su ruta y enviaron otro pa-quete a otra empresa ubicada a unos 500 metros dela primera. En esta segunda empresa también desper-taron sospechas: uno de los que entró para enviar elpaquete se negó a decir el nombre del remitente, salióhablando por teléfono, llevaba guantes a pesar de queel día era bastante caluroso y después de pagar saliósin esperar el cambio. Además, en los primeros díasde cada mes la presencia policial en toda la área me-tropolitana de Atenas aumenta todavía más debido alos atracos, frecuentes especialmente en estas fechas,como también por las inundaciones que suelen ocurriren los principios de noviembre. De todos modos los14 paquetes incendiarios que fueron enviados este díadesde diferentes puntos en Atenas (según los maderoshubieron por lo menos 2-3 grupos más que enviaronpaquetes ese día) eran de muy baja potencia y tuvieroncomo remitentes unas personas y organizaciones rea-les, que además mantienen relaciones con el personalde las correspondientes embajadas, por ejemplo el pa-
  17. 17. 19quete desactivado en la embajada de Países Bajos tuvocomo nombre del remitente un conocido criminólogo,el destinado al nombre de la embajadora de $hile tuvocomo remitente un sindicato obrero etc. Panagiotis,aparte de tener una causa pendiente por la quema deun autobús municipal hace un par años, estaba des-de octubre del año pasado en busca y captura acusadode ser miembro de Conspiración de Células del Fuego.Tanto Panagiotis como Gerasimos durante toda su de-tención se negaron a declarar ante jueces y fiscales yparticipar en los procedimientos. El 4 de noviembre sedecidió, por unanimidad, la encarcelación de los dospor 4 delitos graves (“posesión de explosivos”, “reali-zación de explosión que provoque el peligro público”,etc.) y 4 leves.2 de noviembre: La policía publica las fotos de los 5restantes en busca y captura por el mismo caso más elnúmero de teléfono a donde se puede chivatear y quegran parte de los diarios también publica, mostrandootra vez la complicidad democrática de ambos órganos:represivo y desinformativo. Una semana después se pu-blica también la foto del hermano mayor de Gerasimos,como uno más en busca y captura acusado por el mismocaso.22 de noviembre: Argyrou y Tsakalos publican unacarta asumiendo su pertenencia a Conspiración de Cé-lulas del Fuego y Haris Hadzimihelakis hace lo mismo.Haris hasta ahora mantenía una postura similar a Pa-nagiotis Masouras y Konstantina Karakatsani: reivin-dico siempre su posición política como anarquista-re-volucionario pero negó todos los cargos. Mientras, lasautoridades no se detienen y dan gran dimensión a estecaso. El mismo día hay un encuentro especial entre elfiscal principal del Tribunal más alto del país y el jefede la Policía para fijar los detalles sobre el juicio por el
  18. 18. 20caso de Células que se realizará el 17 de enero en la salade juzgados de la misma cárcel de Koridallos, el mismolugar donde se celebraron los juicios de los grupos ar-mados de izquierda 17 de Noviembre y E.L.A.25 de noviembre: Células publícan la reivindicaciónasumiendo la responsabilidad por el envío de los 14 pa-quetes incendiarios y a la vez realizan un llamamientode solidaridad internacional a la vista del juicio de 17de enero de 2011.4 de diciembre: Gran operación antiterrorista. Du-rante éste día y los siguientes, los maderos asaltan yregistran muchas casas en la región metropolitana deAtenas y en la provincia, retienen a varixs compañer-xs. Entre las 6 compañerxs que luego resultan encarce-ladxs, se encuentran Giorgos Karagianidis y Aleksan-dros Mitrousias, que estaban en busca y captura porel caso de Células desde el septiembre de 2009. Ale-ksandros fue detenido junto a otro compañero, Kons-tantinos Sakkas, saliendo de un garaje en el barrio deNea Smyrni. Tenían encima una bolsa con dos pistolas“Glock”, una semi-automatica “Scorpion” y una grana-da de mano. En el garaje la policía encontró además: 3semi-automaticas, 7 pistolas de diferentes marcas, 50kg de material explosivo ANFO, 4 granadas de mano, 3Kalashnikov, un silenciador, gran cantidad de balas y200 g de TNT. Giorgos Karagianidis es detenido en unpiso en Pireas. Tanto Giorgos como Aleksandros nie-gan tener cualquier relación con Células. Al respectode lxs 6 detenidxs del 4 de diciembre, lxs cuales ni seconocen entre ellxs y fueron arrestadxs en sitios dife-rentes, las autoridades al no poder atribuirles ningúnataque concreto, puesto que todas las armas estabanlimpias, hablan sobre “una nueva organización terro-rista”.
  19. 19. 2122 de diciembre: Los 3 miembros encarcelados deCélulas Hadzimihelakis, Argyrou y Tsakalos declaranque Mitrousias y Karagianidis no tienen nada que vercon dicho grupo.
  20. 20. Cartas de lxscompañerxsPanagiotis Masouras, Haris Hadzimihelakis,Konstantina Karakatsani, Panagiotis Argyrouy Gerasimos Tsakalos
  21. 21. 25Carta de Panagiotis MasourasEl día miércoles 23 de septiembre a las 8.15 hrs. cuandosalía de mi casa en Galatsi y, cargado con una bolsa de-portiva me dirigía al gimnasio, tuvo lugar mi detenciónrealizada por 25 personas de la sección antiterrorista.En pocos segundos me encontraba en la vere-da con las manos esposadas por detrás, mientras que almismo tiempo ellos informaban a sus oficiales de que“todo estaba bien” y que “me están llevando”. Me lle-varon a la planta 12 de la Central de Policía. Luego meinformaron de que también detuvieron a otras 2 perso-nas, que son mis amigos.Mientras tanto, el teatro sólo había empezado.48 horas sin dormir y físicamente agotado, de pie con lacara hacia la pared y expuesto a un largo interrogatorio,cuando al mismo tiempo algún oficial daba vueltas porlas oficinas y gritaba en un delirio de placer que “lo queocurre se llama guerra”.Después de eso se empezaron a interesar por micarrera, por las charlas con mis amigos, por mi carác-ter, utilizando el argumento del acercamiento humanoa una juventud equivocada que tomó el falso camino,cuando ellos mismos tomaron el papel de ponerme rec-to y de traerme a la razón, no para ellos mismos sinoque para mi, como dijeron, pero decían también que te-nía la obligación de ayudarme a mi mismo, hablándolesobre las situaciones y personas que no conozco. Mástarde un oficial me informó que soy un imbécil porque,me dijo, los otros “te traicionaron” y “se desvincularon”y si no hablaba me iría a la cárcel por cosas que hanhecho otros. Lo decían cada vez que no respondía a laspreguntas sobre situaciones que no conozco.Los turnos de guardias empezaron: los policías“buenos” llenos de sensibilidad y con sus sentimientosheridos desde su niñez, como decían ellos mismos, re-
  22. 22. 26conocían la injusticia y querían ayudarme. De otro ladoel comando “duro” de la sección antiterrorista con suspasamontañas, “los duros” aplicadores de la Ley y re-presentantes de la Moral, trabajaban usando la deter-minación, el agotamiento físico y psíquico, como formade venganza, cuando yo, como decían, “mantenía miboca cerrada”.El hecho que niegue las acusaciones que mepusieron, no significa que en ningún momento podríanegar mi “identidad” y mi “procedencia” política. Nopodría nunca meter debajo de la alfombra del encierromi dignidad, no podría hacer la vista gorda al hecho quesoy una entidad política que toma la posición en contrade los valores y de las instituciones de esta sociedad,por vía del pensamiento critico revolucionario y por lapráctica. Soy un anarquista y estoy afiliado al bando dela revolución y al mismo tiempo, al bando de mí mis-mo.La razón que mis amigos y yo nos encontre-mos hoy en la prisión preventiva es fácil de entender.Hasta la mente más ingenua podría entender que todoésto tiene que ver con los hechos que se encuadran enel marco de las elecciones, y se mueven hacia objetivospolíticos y mediáticos. La hinchazón de la situación, losarmados hasta los dientes escoltas de la EKAM (SecciónAntiterrorista) y el papel que jugaron los enloquecidosperiodistas-chivatos, todo eso combinado con la atmós-fera política de esos días fueron suficientes como paracrear en un griego medio la sensación del orden y de laseguridad a la vista de las elecciones. Un griego medioque en su papel del ciudadano activo como sonámbuloya se movía de nuevo hacia la urna para depositar partede sus responsabilidades existenciales en las manos deotros. Ya se sabe que la opinión publica no tiene nin-guna opinión, pues por eso alguien la puede moldear.El clima de esos días se debe mayoritariamente a los
  23. 23. 27gusanos de los medios de comunicación y a su sed devo-radora contra “las bestias de Galatsi” y “los monstruos deHalandri”, presentados como una manada de tiradoresde bombas, que tienen conexiones con “célebres” organi-zaciones revolucionarias, de las cuales reciben ordenes yllevan a cabo misiones. En lo que se refiere a las armas ylas balas que fueron encontradas en mi casa, y tambiénal dinero que fue bautizado como “producto de atracos”simplemente porque estaban cuidadosamente escondi-dos, en el futuro los dejaré en las puertas de mi casa.La sociedad no está dividida según las clases,sino según las decisiones y conciencias. Pues aprendi-mos del dolor y de la alegría, de la sangre y de la calle.Hemos nacido para existir íntegros dentro de nues-tras ininteligibles singularidades, ininteligibles porqueaguantamos el dolor, imprevistas porque aprendemosen la calle, despiadados porque nos echamos a perderen contra de todos, porque aprenderemos de manerasistemática a montar el acero con la piel y pintaremoslos cementos con la sangre revolucionaria.Ejecutamos La Moral, predicamos la destruc-ción, lentamente susurramos con furia mordiendo laspalabras: GUERRA, ATAQUE, porque lo único queexiste es la belleza y la fuerza, solamente los cobardespara equilibrarse inventaron la justicia.Allí donde existirán las alambradas, existirántambién las manos sangrientas que les desgarrarán, allídonde hubiese cementos habrá también los gritos ra-biosos que les derrumbarán, allí donde existirán las re-jas existirán las almas corrosivas que las destruirán, allídonde estamos sepultados vivos enterraremos tambiénla Moral.Hacia nosotros mismos tenemos la obligaciónde morder nuestras ataduras, aunque muramos mor-diéndolas. Porque no somos nada más que nuestraspropias decisiones.
  24. 24. 28Por el honor, por la dignidad, por la revolu-ción.LIBERTAD A LOS COMPAÑEROS: V. PALLIS,G.DIMITRAKIS, G. VOUTSIS-VOGIATSIS, P. GEOR-GIADIS, I.NIKOLAULIBERACIÓN INMEDIATA A LOS ACUSADOS JUN-TO CONMIGO H. HATZIMIHELAKIS Y M.GIOSPAPanagiotis MasourasOctubre de 2009Carta de Haris HadzimihelakisEl 23 de septiembre, aproximadamente a las8.30 de la tarde, cuando estaba llegando a mi casa enHalandri, fui rodeado por una decena de maderos ar-mados, los cuales, después de tirarme a la acera, me es-posaron. Al mismo tiempo pude ver que por lo menos 15personas más estaban dentro de mi casa, sacando de allítodo lo que les parecía “sospechoso y peligroso”. Uno deellos no omitió de informarme que “así os folla el Esta-do”, puesto que quizás imaginaba que una declaracióntan desarmante ayudaba en la detención. La imagen fuecomplementada por los periodistas, que lograron estarallí ya desde el primer momento, tan consecuentes ensu papel de chivatos y a la vez de jueces, consecuentesen su papel de la máquina que produce pensamientospara cada padre de familia y ama de casa pegados a laTV, incapaces de tener su propia opinión.La detención fue seguida por el traslado a laComisaría Central de Policía, donde, después de serllevado a la planta 12, a la Sección Antiterrorista, meencontré desnudo y esposado mirando durante por lo
  25. 25. 29menos 7 u 8 horas a un armario. Además, cada tantoaparecía también algún oficial que, gritando unos dis-parates al estilo de ¡esto es una guerra!”, se ocupaba demostrarme a todo el personal que se le ocurrió pasarpor esta planta. Naturalmente, siguió un interrogatoriosobre situaciones y movidas que no conocía y las conti-nuas preguntas sobre unas personas que no conozco yotras de las cuales soy amigo. El punto culminante llegócuando uno de los interrogadores intentó presionarmediciendo que “ésta planta se ha llenado de gente, puessi vas a seguir callado, todos ellos te van a meter por lagarganta”. La sesión terminó y acabé en una celda de2 por 2 de la misma planta, obviamente sin tener nin-gún contacto con los que fueron detenidos por el mismocaso.Quiero aclarar que, a pesar de que niego loscargos por los cuales se me está acusando, en ningúncaso voy a negar mis ideas, los valores que tengo ni míidentidad política de anarquista-revolucionario, no voya negarme a mí mismo. Nuestras vidas no son determi-nadas por nada más que por nuestras decisiones.Cuestionamiento. Rechazo. Ataque.Cuestiono y desprecio el código de valores de esta so-ciedad.Me niego a reconciliarme.Impugno rabiosamente contra todo lo que nos limita,nos desprecia y nos esclaviza.La opción es la revolución permanente e inmutable,ahora y siempre.Cualquiera que sea capaz de entender un míni-mo de la actualidad política, aunque sea solamente delmodo en que la presentan los chivatos oportunistas dela TV y de la prensa, puede comprender que el hechode ponernos en prisión preventiva es producto de unacampaña electoral de un gobierno que desesperada-mente busca una expiación por su fracasado término,
  26. 26. 30que busca presentar nuestro arresto como el inicio delfin del“terrorismo nacional”.Casi 2 meses más tarde, ya con un nuevo go-bierno sigue ésta línea y,después de instalar el régimende una maderocracia total por todo Atenas, decide, enun gesto que despierta la memoria de otros tiempos, deponer en el juego también a los “ciudadanos tranquilose indignados”: con las bendiciones de toda clase de po-líticos y periodistas pone un precio de 600.000 euros alas cabezas de los anarquistas Simos y Marios Seisidis yGirgoris Tsironis. ¡Que lleguen los chivatos natos y ca-zadores de cabezas!Lo que vive en la luz, vive también en la oscu-ridad y lo que sobrevive en la oscuridad vivirá en la luzcon más fuerza todavía. El alma libre, el alma de cadarevolucionario, tanto detrás de las rejas como fuera deellas, habla de honor, dignidad y orgullo. La puerta deuna celda se cierra solamente cuando la persona detrásde ella se somete, agacha su cabeza, deja de luchar.Luchar contra todo lo que fue determinado porel viejo mundo de los virtuosos y buenos, de los tranqui-los y acomodados, de los cobardes y apáticos.Luchar y sentir alegría por la maravillosa singu-laridad de cada momento, por cada victoria y su gloria,por cada derrota y su pena.Luchar y romper con la ética que mantiene vivoa un mundo muerto desde hace ya tiempo, romperlapara darle una forma nueva en la faz de la revolución.Liberación inmediata a los acusados junto conmigo, elanarquista-revolucionario Panagiotis Masouras y Em-manuel Giospas.Solidaridad con los en busca y captura por el mismocaso.Solidaridad a la perseguida penalmente Antigoni Helioti.Libertad a los compañeros G. Dimitrakis, G. Voutsis-
  27. 27. 31Vogiatsis, I. Nikolau, P. Georgiadis, V. PallisSolidaridad con los compañeros S. Seisidis, M. Seisidisy G. Tsironis, a las cabezas de los cuales fue puesto elprecioHaris HadzimihelakisNoviembre de 2009Carta de Konstantina Karakatsani desde la clan-destinidadCon el motivo de los acontecimientos recientesdecidí publicar mi posición con respecto al caso en elcual estoy involucrada como una de las acusadas, y almismo tiempo quiero destacar, como lo más importan-te y para siempre, mi identidad política.Vamos a empezar desde el inicio. El día en quela policía asaltó al supuesto piso franco en Halandri,fueron detenidas 4 personas. En estos momentos 3 deellos se encuentran encerrados en cárceles diferentes ya la cuarta persona la soltaron. En los diarios predomi-nó el clima de histeria anti-terrorista, mientras que losperiodistas al borde del infarto sacaban de no sé dón-de y reproducían fantaseadoras historias de terror. Seiban desenfrenando e imaginando cosas para las cualesno solo no tuvieron pruebas, sino que tampoco existíanindicios. Inmediatamente después sacaron las órdenesde captura para seis personas, basadas en las huellasque fueron encontradas en la casa misma o en los ob-jetos encontrados allí, que de ninguna manera tienenalgo que ver con dicho caso (puertas, ventanas, perió-dicos, bolsas, guitarras). Apoyaron sus hipótesis en lapresencia de vehículos de dichas personas en frente dela casa.
  28. 28. 32Está claro que la policía actuó de ésta manerapara complacer la necesidad que tuvo el gobierno deentonces para mostrar que está labrando algo bueno,aunque sea en el último momento de la campaña electo-ral. Para cualquier gobierno sería catastrófico bajar delescenario dejando atrás un término lleno de escándalosy de corrupción, sin ningún éxito, aunque esté sea sóloaparente. Por esto decidieron catalogar la casa como “elpiso franco”, un grupo de amigos y compañeros como“la organización”, y la gente que frecuentaban la casacomo “los despiadados tiradores de bombas” y meterlesa todos en la cárcel. Pues, quizás así querrían convencera alguien de que han hecho un buen trabajo. Despuésde unos pocos días, un nuevo Ministro asumió el cargo.El M. Hrisohoidis*, ministro que posee “el perfil másrespetable” a los ojos de la opinión pública y fue respon-sable del “gran éxito del golpe contra 17N”, no puede enéstos momentos tan difíciles permitirse ningún error. Yel delirio empieza de nuevo...El partido Nea Dimokratia puede suponer queha desarticulado la Conspiración de Células del Fue-go, pero PASOK justo después de ganar las elecciones,encontró en esta organización la punta del hilo que,suponen ellos, les llevará al todo entorno terrorista.Y la fiebre empezó a subir. Los maderos y los mediosen un dueto (pues como siempre) con toda la certezaanunciaron, que nosotros, los seis, hemos realizadolos últimos ataques, que tenemos relaciones con to-das las organizaciones, que conocemos a la gente...Además dicen, que existe la posibilidad quenos estamos escondiendo junto con los 3 compañe-ros** a cuyas cabezas les han puesto precio, y quetodos juntos estamos haciendo atracos y planeamoslos siguientes ataques. Ahora, cuando ya han deduci-do todo esto... Puede ser que los maderos miran “CSIMiami” antes de publicar sus noticias. Pues, tenéis
  29. 29. 33que intentar ser un poco más serios, porque no po-déis seguir trabajando así...Además, el papel decisivo para sacar la ordende mi captura fue el hecho que la policía sabe que per-tenezco al ámbito anarquista, porque fui detenida enenero durante los registros que hicieron en los pisosde Eksarhia después del ataque de Epanastatiko Agona(Lucha Revolucionaria) contra el Ministerio de Cultura.En aquel entonces, para asaltar el piso afirmaban quesomos los sospechosos (quizás por la ubicación del pisocercano al lugar del ataque) y puesto que no encontra-ron nada, me detuvieron junto a otras dos personas sinrazón, para no volver con las manos vacías. En el juiciome declararon inocente, pero para la policía toda estahistoria es una razón más para acusarme ahora, cuandoya me consideran “enmarronada”.Pues, de esta manera todos estos enfermos aso-cian sus ideas para luego sacar fallidas conclusiones. Entodo caso, lo que les tengo que decir es que cierren suboca, porque me pongo a reír cada vez que les escuchodiciendo que ninguno de nosotros se está entregandoporque somos culpables. No me presento y no me en-trego porque no tengo intención de convertirme en lapresa de las ambiciones que tienen los policías para sercondecorados. Esta es la razón por la cual no me entre-go y no porque “planeo acciones”. No he elegido de en-contrarme en esta posición, ellos lo han elegido por mí.Ellos intentan demostrar que estoy en la ilegalidad, meponen fuera de mi cotidianeidad, fuera de mis activida-des y en general, fuera de mi vida. Y no iré a la cárcelpara placer de todos ellos que decidieron que todavíacabía alguien en las celdas de su democracia y que lastienen que llenar aún más, para que griten que siguencon su despreciable obra. Por esto no me presento “vo-luntariamente”, si no lo habéis pillado aún... ¿Y porquétodo esto? ¿Por la huella en una bolsa, en la casa de un
  30. 30. 34amigo? ¿Por una huella en una bolsa nos hemos conver-tido en los coordinadores de todo el nuevo terrorismoen Grecia? Solo de Al-Qaeda no nos acusaron aún... Sibuscarán mejor van a encontrar mis huellas por todoslados en esta casa. A saber que significa esto...No existió ni el material explosivo esparcido, nibomba alguna en un rincón, como decían para acusar aquien sea que pasaba por allí. Los de la sección anti-te-rrorista entraron allí y han dejado la casa hecha Kosovo.Luego pusieron las latas de pintura y los sprays sobre lamesa y dijeron “esto es el taller de los terroristas”, comosi la pintura fuese explosiva. Solo faltaba que dijesenque el mando para la tele es una granada de mano...En lo que se refiere al ministro del Orden Públi-co, el cual solicitó que nos presentásemos nosotros seis,yo de mi parte le puedo comunicar que no suelo decla-rar, especialmente a vuestra policía, y aún más puestoque no existe ninguna evidencia contra mí. ¿Voy a po-nerme en las manos de la justicia para atestiguar qué?,¿sobre que un grupo de amigos se convirtió en una “or-ganización” y una casa en “piso franco”, ¿para que ellostengan las manos libres para acusar a quien sea?, ¿paracargarnos todo el código penal y detener a quien seasolo para que puedan hablar de detenciones?, ¿o por finquizás me voy a presentar sólo para que compruebenque no soy un elefante?, ¿voy a ir para negociar sobrequé exactamente? Soy anarquista y no alguna mendigaque va a negociar y regatear.Por esto soy tan absoluta en lo que tengo que de-cir. Aparte de todo esto, aunque yo misma no reconozcoa la institución del juzgado, sin embargo los juzgados mereconocen como culpable. Está historieta se tiene queacabar alguna vez y por esto voy a estar obligada a en-frentarme a vuestra justicia, cuando llegue la hora.Y, para acabar, os digo señor Hrisohoidis: de-béis tener alguna opinión firme. Por un lado estáis ha-
  31. 31. 35blando de “los chicos que viven alejados de sus familiasy de que la democracia tiene que ser indulgente”, y porotro lado el grado judicial del caso ascendió y fue trasla-dado al tribunal de apelación. Simplemente quiero dara conocer los jueguitos de intencionalidades políticas.Estoy consciente que pueden meterme más car-gos por las verdades que digo, pero sé que siempre lohacen todos los mirones representantes de la Ley. Es-tán montando sus acusaciones podridas, se extenúandurante los interrogatorios, criminalizan relaciones deamistad, procesan a las consciencias e intentan llenarsus mazmorras con las almas insurrectas. Y, por cierto,promocionan el chivatismo poniendo el precio a las ca-bezas de compañeros. Sabían que algunas bocas se ibana babear al escuchar la cantidad de dinero ofrecida yque los delatores se iban a pelear en la cola para denun-ciar.El señor Hrisohoidis es tan descarado de po-ner el precio a las cabezas de los 3 chicos, mientras quenadie nunca ha publicado las fotos de alguno de estosmaderos que violan y asesinan a la gente en sus cárcelesy comisarías, maderos que trapichean con las drogas ocon la pornografía infantil, maderos que torturan, danpalizas, abren cabezas, sacan sus armas y descarganpor donde sea. Es muy simple porque todos ellos, aho-ra denominados como “protectores del ciudadano”, notienen la responsabilidad. Esta falta de responsabilidadles está concedida por la sociedad y su silencio tan cul-pable.Estoy publicando está carta no para demostrarmi inocencia, puesto que los conceptos de “culpa” y de“inocencia” no caben en mi lógica (además a los queconsidero culpables de verdad ya los he mencionado),pero porque aparte de las repugnantes certezas de losburócratas del Poder existe también otra Verdad.
  32. 32. 36LOS ÚNICOS QUE CAMINAN LIBRES POR ESTEMUNDO SON LOS QUE SE PONEN EN CONTRA DEÉLKonstantina Karakatsani12 de noviembre de 2009* El Ministro de Protección de Ciudadano. El viejonombre “Ministerio del Orden Público” olía aún a Jun-ta, así que el nuevo gobierno socialista lo cambió.** Se refiere a los 3 compañeros anarquistas persegui-dos por el mismo atraco de enero de 2006 que GiannisDimitrakis, que desde entonces están en fuga, y a lascabezas de las cuales el Estado ha puesto el precio de600.000 euros.Carta de la madre de KonstantinaMiércoles 30 de diciembre de 2009.A mi querida hijaDecidí escribir esta carta para enviar un mensa-je a mi hija, a la cual no he visto desde el 23 de septiem-bre, pero también para hacer pública mi rabia sobre lainconcebible situación en la que nos encontramos mifamilia y yo. Soy la madre de Konstantina Karakatsani,que está siendo buscada por la asociación con “Conspi-ración de Células del Fuego”.No he visto a mi hija desde hace 85 días. Esto esmuy duro. El dolor, la tristeza, la locura y el trastornoque se han apoderado de mi vida y de mi mente son in-
  33. 33. 37descriptibles, y como si esto no fuera suficiente, desdehace ya bastante tiempo mi casa y mi familia nos en-contramos tan intensamente cercados y rodeados porunos personajes poco discretos (los policías), que sientoque se está invadiendo mi vida personal. Me enfurezcocada mañana cuando salgo de mi casa para ir a traba-jar y los veo esperando abajo. Los veo aparcados justodetrás de mi coche; lo hacen para recordarme en cadamomento mi propia desgracia. Lo hacen tan abierta-mente que me comen el alma. La situación ha llegado aun punto grotesco: a veces los sorprendo dormidos ensu vehículo. Sí, de verás. Además, ¡no vacilan en seguirtambién los pasos de mi otra hija, la de 22 años! Tengoaún una tercera hija, de 17 años, que vive con su padre(mi marido anterior), de la cual ignoro si no le “roban”a ella también lo poco que tiene de su vida, de la formagrosera que ellos tienen. He intentado ya durante bas-tante tiempo contener mi rabia, pero por desgracia es-tamos asediados de un modo tan asfixiante, que se aca-baron los límites de mi tolerancia. Quiero dirigir unaspreguntas al señor Hrisohoidis: ¿Desde cuándo puedeuna democracia seguir a los ciudadanos? ¿Con qué mé-todos se pretende defender los derechos y las libertadesdel individuo? La ausencia de mi hija tiene para mí uncosto inimaginable y creo que tengo todo el derecho deexigir que desaparezca toda presencia indeseable alre-dedor de mi familia. Tenemos que intentar encontrar-en cuanto esto sea posible- nuestra tranquilidad psí-quica... SOLOS. No me voy a extender más, solamenteles puedo decir que tengo las pruebas para todo lo quedicho, así como las marcas y números de las matrículasde los coches y de las motocicletas. Imagino que no lesgustaría que los hiciera públicos.Ahora quiero dirigirme a mi niña y decirle cómome duele su ausencia, cómo me voy a dormir y me des-
  34. 34. 38pierto con su fotografía, cuánta impaciencia tengo parapoder apretarla en mis brazos, y quiero que sepa queestaré a su lado. Cunado llegue la hora, lo vamos a pa-sar juntas y la voy apoyar con todas mis fuerzas hasta elfinal.Mi querida Konstantina, te adoro.Ksanthi Kontaktsoglou.Carta abierta del padre de Panagiotis MasourasAlguien dijo que la violencia es el último refugio delos fracasados. No estoy completamente en desacuer-do, pero creo que la violencia es además el ingredienteprincipal de las expresiones cotidianas de la mayoría dela gente de éxito. A veces está servida en unas medi-das pequeñas, a veces grandes, las cuales a pesar de queaparentemente no merecen castigo ninguno, no resul-tan profundamente enajenadoras.A esos chicos que colocan mecanismos explo-sivos quiero decirles, sin que esto suene como un eu-femismo, un gracias por el hecho de que, hasta ahora,han sido cuidadosos de no provocar víctimas. Quierotambién tenerles más confianza en que estén atentos, sipiensan hacer algo en el futuro, que se piensen que al-guna vez, aunque no lo quieran, el accidente no tardaráen ocurrir.Y aún si la víctima es un culpable, si es golpeadosin que lo espere, será siempre una víctima inocente.Voy a decir también lo que leí en algún lado:“Un revolucionario exitoso es el capital para el pueblo,uno fracasado es el criminal”. Sin embargo, pienso que
  35. 35. 39un criminal no puede para nada llamarse revoluciona-rio, ni siquiera “un revolucionario fracasado”.Suelo ser poco absoluto en lo que digo, lo mis-mo recomendaría también al Sr. Georgiadis del partidoLAOS: cuando dice ciertas cosas, no tiene que ser tanabsoluto, basta solo con pensar que seguramente haypor lo menos una persona que puede tener una opiniónopuesta a la suya.Quiero decir al Sr. Tsipras, el cual me gustacomo persona y por el cual voté, que el Sr. Hrisohoidisno tuvo porque montar toda su maquinaria en Eksarhiapara llegar a cambiar el liderazgo de la Policía. Si yo es-tuviera en su lugar, creo que habría elegido colocar en elpuesto del jefe de Policía a alguien como Sr. Ikonomou,el cual personalmente tuve el honor de conocer.Cuando alguien te inspira la confianza no es unhalago decirlo, no importa si has votado por ellos o sílo harás, por una simple razón de que es posible que apartir de hoy no quiera o no pueda ejercer mi derechoelectoral.Y el Sr. Pagalos puede decir lo que quiera, talcomo lo dijo durante las últimas elecciones al Parla-mento Europeo, que “aquellos que no votaron son unosanimales”. Uno de ellos fui yo también. Pues, le devuel-vo esa descripción, y le catálogo también a él en estaclase de especies y, puesto que ya somos muchos o has-ta demasiados (animales), debo de recordarle que en laselva no existe la ley electoral.A Sr. Giakoumatos le quiero decir que el arre-pentimiento y la disculpa son unas cosas buenas, perono embellecen necesariamente todo, porque a menudotienen la desventaja de ser acompañadas por los defec-tos del tiempo que fue malgastado.Ya que tengo la oportunidad, quiero expresarmi perplejidad, la que me está atormentando todo eltiempo, sobre el hecho de como mi hijo pudo dejar su
  36. 36. 40averiada moto allí lejos, en el patio de esa casa en Ha-landri, cuando tanto yo como los vecinos de su barrio deGalatsi, y él mismo todavía más, sabíamos que duranteel último periodo le estaban siguiendo. Mi hijo puedeque no sea el más inteligente, pero si que es muy suspi-caz y desconfiado.A todos nos sacuden algunas cosas en nuestravida y hay unos momentos difíciles de olvidar, como meimagino que los habitantes de Haiti nunca olvidarán loque están viviendo ahora mismo. Yo también quieromencionar dos momentos que viví, que puede que seanpoco importantes, pero se me quedaron grabados en mimemoria. Uno de ellos era una frase llena de dignidad,aunque quebrada y armada por fuerza, que me dijo porteléfono el padre de Hadzimihelakis por la tarde el díaque llevaron a su hijo a una cárcel lejana a más de 500km. El otro era la imagen del padre de Giospas, digno, apesar de estar tan conmovido que apenas pudo hablar,cuando nos encontramos allí en la puerta de la cárcel.Acabando, quiero mencionar una declaraciónestupenda hecha por ese tremendo hombre de colorcafé que vive en la Casa Blanca, que: “el dinero volve-rá allí de donde vino, allí donde ahora hace falta”. Side verdad lo hará, pienso que valdría la pena de irme,aunque sea por un día, a América para gastar la plata y,y si hace falta, para votarle en las siguientes elecciones.Confieso que yo también hace unos días he empezadocon ese atípico intento de, por un lado extraer el dinerode un bolsillo correcto y por otro trasladarle a un otro, yya veo dificultades parecidas a las del plan de Obama.Andreas Masouras21 de enero 2010
  37. 37. 41Segunda carta de Panagiotis Masouras¿Estás temblando querida?Temblarías más aún,si supieras donde te estoy llevando”TurenneCautivo dentro de los muros del moderno centrode reformación para los infractores de la democracia.Los días, los meses, los años te van a suicidar gradual-mente, con la disciplina que se enfrenta a la orgullosapostura de los revolucionarios, los cuales están inten-tando atrapar a lo imposible. Te van a suicidar tambiénlos abrazos con el eco del fúnebre silencio de los presossumisos.Una guerra no oficial monta sus emboscadas portodos lados. Detrás de ella se esconden los intereses políti-cos y las apuestas entre los partidos. El frenesí de la desin-formación y el cruel lavado de cerebro son un hecho dado.Los medios, que son saqueadores de tumbas, todo el tiem-po y de manera metódica están martillando las refinadasceldas del tejido social. Sedientos por más miedo y másinseguridad hacen llamados a la sensibilidad social y a lacolaboración para hacer frente al “nuevo terrorismo”.El eco de sus relatos desde los centros de gestióny de fabricación de morales y costumbres rebosa ya de lasimaginaciones frenéticasLa situación es muy clara. Una casa la llamaron“el piso franco”, las relaciones de compañeros y de amis-tad se convirtieron en “una organización criminal”, y lashuellas dactilares encontradas por allí fueron presentadascomo “las inquebrantables pruebas de culpa”, la culpa deser miembros de la organización Conspiración de Célulasdel Fuego.Alguna gente sigue encarcelada y otros están enbusca y captura, solamente a base de las huellas, mien-
  38. 38. 42tras que cada vez que el grupo golpea, las autoridadesemanan una nueva orden de captura. Se trata de un casoen el cual preparan el terreno para afirmar con certezatodo lo que no son capaces de demostrar a través de lalógica. Un terreno fértil, que en un futuro les permiti-rá (tanto a nivel mediático como legal) meter cargos amontones.Después de nuestra detención las cosas han se-guido de este modo. En diciembre, el Ministerio de Pro-tección del Soldado* ha dado la orden para “retencionespreventivas”, asaltó al “piso franco” del ateneo anarquis-ta “Resalto”, ha puesto el precio de 600.000 euros a lascabezas de tres compañeros nuestros, hizo declaracionessobre las conexiones con “el crimen organizado” y sobre“la caja revolucionaria común”, habló sobre “la guerra”.Además, estableció la institución del “madero delbarrio” y llamó a cada aspirante a soldado para colabo-rar por la causa de la paz social y la seguridad. También,intentó desmembrar al ámbito revolucionario, a travésde la socarronería de despolitización, hablando por unlado sobre “los ideólogos” y del otro sobre “los vándalos”.Consideraban que de éste modo las fuerzas revoluciona-rias por sí mismas iban a conducir sus estructuras y susbases hacia el sacrificio en el altar de la prosperidad so-cial.El objetivo del Poder no es ni la desarticulaciónde “Conspiración de Células del Fuego” ni tampoco “po-ner fuera del juego” a algunas personas concretas. Suobjetivo es aislar y desactivar a todo lo que está “contralas reglas” y es potencialmente revolucionario. Desde losgrupos en los cuales la gente colectiviza sus individualis-mos, los ateneos, las casas ocupadas, los bloques ofensi-vos de las manifestaciones, hasta los potenciales nuevoscompañeros combativos.Los juegos por debajo de la mesa no puedenasustarnos, ni tampoco nos dejan pasmados. Desde
  39. 39. 43siempre conocimos la precisión quirúrgica de los me-dios, que cada poder político esta usando con el fin dedesideologizar al ámbito revolucionario.La exterminación y la venganza propias de laguerra juegan el papel principal, atacando a los puntosneurálgicos de nuestra experiencia cotidiana, la de ladignidad y de nuestras consciencias radicalizadas. Va-mos a oponernos como enemigos a los carceleros denuestras almas.Los alaridos de la guerra tienen que ser escu-chados al mismo tiempo dentro y fuera de las rejas. Elataque ahora, por todos lados, contra todo.Para estar junto a los en busca y captura acusados de sermiembros de “Conspiración de Células del Fuego”Para estar junto a los compañeros, a cuyas cabezas seha puesto precioPara estar junto a los presos dignos en todos lados.Frente a frente con nosotros mismos en cada momen-to.Abrazando a la guerra.Panagiotis MasourasCárcel de Avlona,Febrero de 2010* Se refiere al Ministerio de Protección del CiudadanoSegunda carta de Haris HadzimihelakisLa detención de las primeras cuatro personas (inclu-yendo a mí) acusadas de ser miembros de la organiza-ción revolucionaria “Conspiración de Células del Fue-go” fue seguida por el clima de histeria anti-terrorista
  40. 40. 44hinchada por la prensa y la TV, los cuales, una vez másreclamando para sí mismos el papel de chivatos y de-magogos, están pidiendo más arrestos, encarcelacionesy “castigos ejemplificadores”. Al mismo tiempo, los “le-gítimos” periodistas de la prensa amarilla, intentandocrear un clima específico y ganarse la fama, desarrollanuna especie de literatura barata escribiendo sobre “lasconexiones con otras organizaciones revolucionarias ycriminales”, “el dinero que proviene de atracos”, “lasarmas” y también sobre “unos niños tira bombas” y “losbebes del terrorismo”.Y, a través de esta sucia propaganda que provie-ne de los detestables encorbatados gusanos televisivosque colaboran con los pegados a sus puestos centaurosde la Policía, a mi casa se le llama “el piso franco”. Sinembargo, a pesar de los esfuerzos, tanto de las noticiasde las 8 de la tarde como el de la “bilis”, como le llama-mos a “los diarios”, intentan convencer hasta el últimopadre de familia pegado a su tele de lo contrario, tengoque decir que: la vivienda en la calle 25 de Marzo erami CASA y no el piso franco de alguna organización, nitampoco un arsenal o un almacén de municiones.No obstante, a base de un único hallazgo la casase convierte en un piso franco y a cada uno y una queha puesto su pie allí, aunque sea por una sola vez, se lescarga (obviamente sin pruebas) la mitad del código pe-nal. Un ejemplo de esto son las ordenes de busca y cap-tura emanadas después de nuestro arresto, obtenidas abase de las huellas dactilares encontradas sobre variosobjetos. Tres de esas ordenes ya fueron ejecutadas, has-ta ahora, y una persona más ha entrado en cárcel pre-ventiva. De este modo, una vez más se ha demostradoel papel de la “independiente” justicia,que mete por unmes a la cárcel a un joven de 20 años para cubrir lasincapacidades de la Policía y entretener a las noticiassensacionalistas.
  41. 41. 45Está muy claro que en diciembre de 2008 y conel asesinato de A. Grigoropoulos en manos del “sheri-ff” policía E. Korkoneas, se provocó una fuerte rupturapolítico-social en la ya desde antes desestabilizada rea-lidad griega. El hecho de que cada vez más gente salede su apatía, de su indiferencia y de la comodidad desus sofás, el hecho de que todo un ámbito político seestá radicalizando a partir de los sucesos de diciembre,el hecho de que las organizaciones revolucionarias exis-tentes desde antes de ahora están intensificando susactividades, mientras que unos grupos nuevos siguenapareciendo, el hecho de que la opción del ataque seconvierta, a paso lento pero firme, en una preferencia,todo esto atemoriza a los defensores de la monstruosi-dad capitalista, hoy en día llamada “la democracia par-lamentaria”.Así llegamos a las declaraciones fanfarronas delMinistro de Protección del Régimen (y no “del Ciudada-no”, como ellos quieren que creamos...), ese soldadito delos americanos M. Hrisohoidis que habla de “la erradica-ción del terrorismo”, “la modernización de la Policía” y “elorden y la seguridad”. Aquellos que, en otra época eranunos pretores de la llamada “derecha popular”, después deser ridiculizados por sus sucesivos fracasos, ahora tienenla necesidad de mostrar que “están haciendo algo” y así rá-pidamente se convierten en unos continuadores de Papa-dopoulos* con cara socialista, puesto que las tácticas queutilizan despiertan los recuerdos de la Junta. El hecho deponer un fabuloso precio de 600.000 euros a las cabezasde 3 compañeros, las masivas “retenciones preventivas”antes de las manifestaciones, las incursiones policiales enlos ateneos con pretextos ridículos y una producción ma-siva de ordenes de busca y captura más una serie de deten-ciones por el caso de “Conspiración de Células del Fuego”a base de una absurda e insostenible insistencia que micasa es “el piso franco” de esta organización.
  42. 42. 46Quiero si dejar en claro que no me gustan lasquejas y los lloriqueos sobre la“justicia y la legitimidadde los procedimientos” y la única razón porque men-ciono estas cosas es justamente para demostrar comofalsas y artificiales son las definiciones de “lo justo y lolegítimo”, puesto que están en una permanente interac-ción con la opinión pública, que es tan maleable y cam-biante como dichas definiciones. Que se puede decir alrespecto de la opinión pública, que para llevarla de lamano bastan solamente las noticias de las 8 de la tar-de...Al fin y al cabo, lo más esencial no es la represiónque sufre el ámbito anarquista y el ámbito radical en ge-neral, sino la respuesta que este ámbito dará. Se entien-de por sí mismo y es algo lógico que la máquina estatalutiliza y seguirá utilizando cada medio posible para in-tensificar la represión y sembrar el miedo entre aquellosque seguirán resistiendo. Si los medios que van a utilizarserán legales o ilegales, si la manera en que se van a mo-ver será abierta o encubierta... esas cuestiones no tienenpara que interesarnos aparte de lo que sea necesario paraprotegernos a nosotros mismos. Al contrario:lo que tieneque ocuparnos es devolverles los golpes que recibimoscon eficacia y la mayor saña posible. Tenemos que recha-zar las lógicas de la victimización, tenemos que negarnosa vivir bajo el miedo y la incertidumbre, tenemos queconcentrar todas nuestras fuerzas para agudizar nuestraacción, puesto que una mejor respuesta a la intensifica-ción de la represión no existe.Entonces, en base a esto proponemos la soli-daridad de hecho y real, nos organizaremos a nosotrosmismos lo mejor posible, abandonaremos la lógica delmiedo y del sometimiento, atacaremos a todo lo que re-prime nuestros deseos, a nuestras pasiones y a nuestranecesidad de la libertad y de una vida honrada.“¡Tenéis que buscar a vuestro enemigo y
  43. 43. 47tenéis que empezar vuestra guerra y laguerra por vuestras ideas! ¡Y si vuestraidea ganará, vuestra honradez todavíatendrá que convocar al triunfo!”F. NietzscheLiberación inmediata del anarquista revolucionario P.Masouras y el acusado junto a nosotros E. GiospasSolidaridad con todos perseguidos por el mismo casoSolidaridad con todos prisioneros de la Guerra SocialHaris Hadzimihelakis10 de marzo 2010* Giorgos Papadopoulos encabezó el golpe de estado en1967 y era primer ministro, luego presidente hasta el finde la dictadura en 1974.Carta de Konstantina Karakatsani después desu detenciónEl 22 de abril, mientras hablaba por teléfonodesde una cabina en el centro de Atenas, vinieron y medetuvieron. Es lógico, puesto que no me fije un tiempodeterminado para seguir huida, de modo que he estadofugada hasta que me han localizado. Luego me llevarona la Comisaría Central, donde sucedió lo que ya se sabe.No faltaron las fanfarronadas e insultos de algunos ma-deros concretos. ¡Tan descriptivos fueron que aún ten-go ganas de vomitar! De todos modos no espero nadamejor de ellos. Después de permanecer dos días en “elpiso franco” de la planta 12, y después de que el fiscal
  44. 44. 48por fin decidiera meterme en la cárcel, fui trasladada aEleonas. 6 o 7 coches y 3 motos escoltaban a una solacriminal, a mí…Por cierto “el crimen” cada uno lo define comoquiere. La conciencia y la lucha son para ellos un crimen.¡Precisamente por eso, el Ministerio de Protección delChivato desde el principio intenta de forma inexperta re-primir el crimen! Los encarcelamientos, las infinitas per-secuciones penales por el caso de las Células del Fuego,las retenciones masivas y colecciones de expedientes, lascargas y palizas policiales en Eksarhia, los asaltos a losespacios políticos, las acusaciones podridas, y el reciénasesinato de Lambros Foundas por la espalda, el cualalgunos malhechores no vacilaron en llamarlo como “elgran éxito de la Policía griega.” Su objetivo no es exclusi-vamente la desarticulación de alguna organización sinodejar inertes e intimidar a todos los que luchan.Se quedarán en el mero intento…No importa si hay pruebas, tienes que entrar enla cárcel para aprender a agachar la cabeza…Alguien deuna vez por todas tiene que decirles que la concienciarevolucionaria no conoce de rejas, jaulas y esposas, queno se la puede reformar.La mayoría de la gente tiende a apretar sus ca-denas por sí mismos. Cada uno a su manera está cons-truyendo su propia cárcel imaginaria, porque así loaprendieron y hasta se alegran de eso, se sienten segu-ros.Dentro y fuera, ahora y siempre, libres viviránlos que nunca se construyeron su propia cárcel.Un abrazo muy grande a todxs lxs vencedorxsencarceladxs y perseguidxs. Lxs vencidxs son lxs que seagachan en la sumisión y la renuncia.“En cuanto más grande se hace el silencio del mataderoacorazado, tanto más les aterroriza la rabia de una fieraatrapada”
  45. 45. 49PD. Cuando la marcha de lxs compañerxs vino a lacárcel cortaron las líneas de teléfono para que no mepudiera comunicar con ellxs. Además la ventana de micelda, ¡por pura casualidad!, no tiene acceso a la calle.La marcha fue recibida muy positivamente, las presashablaban sobre ello todo el día.Konstantina Karakatsani,Cárcel de EleonasCarta de Panagiotis Masouras al respecto de loshechos de 5 de mayoMiles de personas salieron a las calles para pro-testar en contra de las medidas económicas, justo antesque éstas fueran decretadas por el gobierno.Centenares de anarquistas presentan su propiomarco político. Se entregan a incendiar a los ministe-rios, furgonetas de la TV, bancos,etc. y, a veces, junto aotros manifestantes, atacan al ejercito urbano del régi-men.Así, de alguna manera, en éste tenso estado deexcepción se realiza el incendio de una filial del bancoMarfin en calle Stadiou, con el resultado de 3 personasmuertas por asfixia. Los créditos se acaban y empiezaotra sesión, otra película. El mundillo periodista y losempujadores de bolígrafos se apresuran en saquearlas tumbas sobre los cadáveres de éstas tres personasy hablan sobre “una ejecución a sangre fría”. Al mismotiempo todo el ámbito político del Dominio habla sobreasesinos con capuchas que “encontraron a sus enemi-gos en los tres empleados”.La táctica de los medios de fabricar las morales
  46. 46. 50y las aparentes realidades la conocemos bien. Sabemostambién que presentarlo como un acto premeditado,para de tal manera producir una sensación social espe-cífica, forma parte de su táctica. Sabemos que los secua-ces de la TV están halagando a sus superiores sistémi-cos y esto no nos impresiona para nada.El hecho por si es trágico. Los autores a su vez conestá acción cayeron en una aún más trágica.. ¿falta de cui-dado?, la certeza de acaparar el medio utilizado? Nadie lopuede decir exactamente aparte de ellos mismos.En todo caso se da por supuesto que éste acto notuvo tal intencionalidad, si esa gente fueron unos anar-quistas responsables y no alguna otra cosa. Si hacemosun recorrido corto de nuestra memoria, podemos com-probar que a causa de las tres eventualidades mencio-nadas, algunas veces lo peor no “llegó” solo por “suerte”.Pues, en ésta ocasión lo peor si que “llegó” y quizás quesi por “casualidad”. Todas las palabras parecen pocaspara restituir con exactitud y de modo fluyente el comoéste hecho congeló los sentidos y esperanzas de uno yotro lado. Lo injustificable es difícil de justificar, tampo-co hay tal intención. Fenómenos semejantes se convier-ten en carne y hueso por falta de las estructuras orga-nizativas y por la equivocada percepción de la violenciay de la utilidad que se intenta obtener aplicándola. Amenudo el resultado de las acciones no organizadas yde la espontaneidad mal manejada son las detenciones,las lesiones, la ineficacia...Pues, volviendo al tema, lo que no habíamos co-nocido hasta ahora fue el hecho de que algunas partesde los antiautoritarios asimilaron por completo la cer-teza judicial de la televisión, reproduciendo dentro delmismo ámbito antiautoritario la moral clonada de losfiscales y de la escoria mediática, por lo tanto hablandoel idioma de la legalidad sistémica.Por otro lado, ellos mismos sin darse cuenta de
  47. 47. 51ello, se convierten en unos “informales” informadoresde la Policía, difundiendo los rumores sobre los guionesque se están aproximando y que serán perseguidos porlos cargos de delitos graves.Pues, sería bien si no atribuían las responsabi-lidades como maldiciones y que sus agujas no seríanapuntadas a gente concreta. Y también que no exterio-ricen su derrotada inseguridad en contra de ciertas co-rrientes revolucionarias. Desde el momento que presu-miendo llegan hasta el punto de juzgar, bien sería si semetieran una tapa en su cavidad bucal.Al lado opuesto de ésta lógica se escuchó unaotra. La de los“daños colaterales”, “los empleados ban-carios como enemigos”, la responsabilidad de Vgeno-poulos, los rompe-huelgas que “si no hubieran trabajado,no habrían muerto”. Una “lógica” de desvinculación, dedesorientación desde la posición de un sano análisis re-volucionario y de la superficialidad en lo que se refiere alas cuestiones valorativas de la violencia revolucionaria.Lo de “pasó lo que pasó, miremos adelante”. Si, miramosadelante, tal como siempre, también por esto a vecestropezamos en los escalones que nosotros mismos cons-truimos. Tenemos que abordar el tema verdaderamentey de un modo detallado para que no ocurra otra vez. Ta-les abordajes y simplificaciones como los mencionadossólo nos desorientarán de la dirección del combate. Paraacabar, es inexperto tratar a la gente usando los términosmatemáticos como +1 y -1. Semejante lógica está frenan-do la evolución de nuestro pensamiento y la profundiza-ción de nuestra capacidad analítica.“¿Quiénes son nuestros enemigos? ¿Quié-nes son nuestros amigos? Se trata de unacuestión de gran importancia para la Re-volución.”Mao Tse Tung
  48. 48. 52Hemos escuchado mucho, hemos leído otro tan-to. Puesto que lo obvio no existe, vamos a aclarar algunascosas: las cabinas de teléfono, las abuelitas que se sientancon sus nietos en el parque infantil, los drogadictos y losempleados (con la excepción de las policías y de todo loque en su contenido tiene que ver con la percepción y lagestión institucional) no son el objetivo del anti-poder.Los sucesos como lo de Marfin y sus resultados (en el casoque hubo tal intencionalidad) no pertenecen a ninguna co-rriente especifica ni tienen una procedencia política con-creta. Al contrario: la destrucción de los bancos siempreforma parte de las decisiones ofensivas del anti-poder.Ahora lo de “rompe, quema, roba” por sí mismose podría considerar como un precoz, aunque bajo cier-tas condiciones previas (consciencia, pensamiento critico,apuntar a un objetivo) aprendizaje revolucionario.Pues,esunamierdayunpolitiqueogrosero,cuan-do aplastado por los ataúdes con los muertos te arrastrascomo un cadáver para lanzar polémicas contra las corrien-tes revolucionarias.“La diferencia entre la inteligencia y la estupidez es queésta primera tiene unos límites.”A. EinsteinHemos escuchado sobre “los oscuros cerebrosnihilistas” que armaron las manos de los autores. So-bre autistas, auto-referentes bastardos que oponen “suYo individual contra el Nosotros colectivo”. Sobre van-guardias iluminadas que encontraron un terreno fértilen las entrañas del ámbito revolucionario y se les “per-mitió” crecer mientras que se necesitaba la hoguera yla erradicación. Sobre visiones del mundo machistas,dominadas por militarismo, las cuales en la conclusióncrearon una verdad única: “quien no esta con los nihil-istas es su enemigo”.
  49. 49. 53La critica de los ateneos y colectivos autónomosal estilo de “Antipnia”, “Arheiothiki”, “Movimiento Anti-autoritario” y otros que sacaron semejantes cartas pro-pagandísticas de derrota es, pienso yo, muy concreta.Obviamente el hecho de nombrarles no tienecomo objetivo hacerles publicidad, sino hacer destacarlos motivos de esos colectivos concretos(independiente decual es su corriente) que atacan con su veneno a las prác-ticas revolucionarias. Tales “visiones” contaminan las per-spectivas revolucionarias y guerrilleras del movimiento.“Para un revolucionario las condicionesson siempre maduras.”Che GuevaraEl militarismo revolucionario organizado es laplataforma que conecta la práctica con el análisis, laaproximación, la auto-disciplina, el resultado, es unacondición que asegura la agilidad y la fuerza militar.Por tanto, si un Luchador la incluye como la estructurade sus herramientas prácticas, lo resaltará como algolegítimo, necesario y para nada reprochable. Mientrasque la perspectiva de su difusión y los resultados causa-dos por los sujetos revolucionarios son el objetivo de losprocesos revolucionarios, esos sujetos también se situ-arán en un acuerdo completo con la dirección y obten-ción del propósito.La corriente nihilista, siendo una mezcla devalores de movilidad y de búsquedas de ruptura ver-dadera que están continuamente evolucionando, no seempareja con alguna monstruosidad elitista, como se lopresenta. El nihilismo no es un contrapeso de fuerza alrespecto de las otras teorías y puntos de vista, simple-mente es diferente.El hecho de adaptar tu discurso político comotambién los marcos que te fueron impuestos a unas
  50. 50. 54nuevas y modificadas condiciones, y al mismo tiemporevisar continuamente tu pensamiento crítico conside-rando la continua evolución de las normas sistémicas yde la dominante jerarquía capitalista, pues, tal procesose podría describir solamente como algo sano y legíti-mo.El hecho que el análisis crítico de la gran partede los luchadores, tanto “cercanos” como “lejanos”, nose agota en una cháchara sobre las cuestiones pura-mente académicas sino va más allá, tampoco tiene quever con alguna corriente especifica.Quizás aquellos que razonan así, son los que dehecho incorporan una jerarquía informal en sus estruc-turas...La crítica revolucionaria significa partir en tro-zos las condiciones, motivos y situaciones para luegovalorarlas, profundizarlas y de nuevo seguir buscando.Obviamente no se trata de etimología sino muyclaramente de la esencia. Una práctica revolucionariaacompañada por un analíticamente profundizado dis-curso de la propuesta política, no sería innovadora sino se dirigiera contra su propia época. En el caso de nohacerlo, pierde la apuesta con la cual automáticamentese puso. La apuesta de una intervención política cru-cial.Tenemos que considerar el hecho que existenlos luchadores y luchadoras, las cuales combatiendopor cambiar los marcos mismos de sus vidas automáti-camente entran en guerra con todo lo que mantiene elcautiverio sistémico, con todo que eterniza la inercia so-cial.La referencia que hace el revolucionario al dis-curso el cual ha llevado a cabo en la práctica, es la piedrafundadora de su estructura ideológica. Es el momentoen el cual en base a sus motivaciones políticas dirige sucrítica en contra del nuevo orden de las cosas.
  51. 51. 55Pues, siguiendo el rastro de las nuevas herra-mientas dominantes del Poder, del capitalismo y delas apreciadas estructuras mediáticas del tejido social,vemos como efectivo un modelo de búsqueda y análisispermanente, que crea una incorporación duradera deldiscurso y de la práctica, del pensamiento y del puntode vista, y lo usa como una arma contra las estructurasdel enemigo.El único que pondría un significado negativoa la esencia de la vanguardia, a sus resultados prácti-cos pero también teoréticos, sería aquel que no puedereconocer su esencia.Las molotov, las pistolas, las bombonas de gas,las bombas y las piedras no tienen una boca para hablar.La opinión de que “los hechos hablan por si mismos”no tiene nada ni para decirnos ni para ofrecernos. Es lamisma lógica con la que penetra el elitismo de la espec-tacularidad y de la fetichización de los medios.Tal vez algunos y algunas son indecisos, no lo-gran ser vanguardia y crean todo un complejo de esteri-lidad teórica y práctica en los procesos revolucionarios.Es una miseria que a unas aproximaciones tan baratasse les presente como ideas políticas.Pues, el Yo individual no se opone al Nosotroscolectivo. El yo individual hace la guerra a la lentitud delos procesos y a los pensamientos políticos anticuados,los cuales lo único que producen en la mayoría de loscasos es el estancamiento y la repetición, y por lo tantobloquean la evolución teorética y práctica de la revolu-ción.El individualismo es uno de los puntos de en-cuentro de los deseos colectivos con la lucha revolu-cionaria devastadora. Por lo tanto, su disposición ide-ológica tiene como objetivo colectivizar su contenido yal revés. Quiere eliminar la repetición, la cual mantieneal individuo en un peculiar régimen de estancamiento
  52. 52. 56espiritual y práctico. El nihilismo y el anarcoindividu-alismo surgen cuando el revolucionario posee la sobrie-dad teorética/analítica, la movilidad innovadora/evolu-tiva y la perspicacia realista/liberadora.“Elhechodequecuentasconloscampesinosy no te prepares ti mismo, es un fallo másgrande. Lo de prepararte a tiempo paracada eventualidad es la más grande vir-tud.”Ho Yen-ShiEs necesario que afrontemos la realidad conuna iniciativa política revolucionaria bien equilibrada ycombativa. Así podremos poner en evidencia la impor-tancia de un análisis, el cual podrá determinar nuestraestrategia de lucha.La critica revolucionaria es un camino para quelos luchadores puedan conocer al enemigo y sus fuer-zas, pero también a sí mismos y a sus fuerzas. Esta crit-ica muestra a los luchadores la razón de sus “fracasos”y promueve el intento de sobrepasarlos. Conociendo ycategorizando la naturaleza del enemigo haremos nues-tra lucha más inmediata y bajorrelieve. Nuestras vic-torias no las debemos interpretar de modo unilateral yparcial. Así como también, no debemos subestimar alenemigo a nivel espiritual, ético, estratégico y político.No tenemos que escuchar las voces que tiendena neutralizar la cuestión de la revolución proponiendounas alianzas entre corrientes políticas y teoréticas in-conectables. El único camino es la despiadada, intran-sigente y vigorosa lucha revolucionaria.La mayoría aprendío a hablar el idioma de lospapeles sociales: el pensionista, el maestro, el estudi-ante, el obrero, el padre de la familia y la lista no seacaba...
  53. 53. 57¿De verdad podemos tener en cuenta alguna explosiónsocial que tuviera una perspectiva insurreccional? Sea-mos sinceros. Un luchador conscientizado que tieneunos motivos concretos, percepciones, aspiraciones,análisis y unos objetivos determinados, pienso yo, nopuede identificarse con alguien que, estando desesper-ado, agarra impulsivamente los medios de la violencia.La rabia que ambos sienten por la vida que viven no espor sí misma un factor unitario. El hecho que ésta partede la gente no nos es (todavía) hostil no significa queautomáticamente seamos aliados.A través de una crítica severa. Solamente asívamos a dar la importancia esencial y necesaria a lascuestiones básicas relacionadas con la consciencia.Quizás no es poco saber por adelantado, quecuando la mayoría del pueblo este económicamente“satisfecha”, volverá a sus convenios, a los mismos tra-tos que nosotros combatimos a diario, o introducirá denuevo todo eso que nosotros realmente hemos inten-tado rechazar.La liberación total devastadora no puede com-pararse con la mediocridad de los convenios limitadosproducidos por los mecanismos del régimen. No puedecompararse con la complicada retórica, que a menudoresulta superficial. No lo puede porque retórica seme-jante enreda y confunde a las cuestiones claras de los va-lores, en vez de estar a su servicio. No puede compararseporque a lo mejor en un momento dado va a atacar a larevolución por la espalda y llevarla a la derrota.Por otro lado, no vamos a convertirnos en unospesimistas y fatalistas, algo así nos va a decepcionarde una u otra manera. El establecimiento económico-político es rehén de los hechizos del progreso económicomundial, del Banco Europeo Central y de la FMI, y lascondiciones se ponen inciertas. Las posibilidades, pues,de una explosión social, de un modo imaginario son
  54. 54. 58cercanas. Vivimos en un modelo capitalista que no escapaz de tomar su propia e independiente posiciónpolítica. Tenemos un capitalismo incorporado en loglobal, y por tanto tenemos como sea que definirlocon claridad. Vivimos en Grecia de 2010, en un paísdel capitalismo evidentemente incorporado y depen-diente, el cual tiene como objetivo crear la ilusión dela igualdad entre las clases (posibilidades de escaladasocial y económica), y de cierta forma lo ha consegui-do. Ha prestado a las capas sociales bajas la posibi-lidad del ascenso social, de subir tanto por su méritoy reconocimiento social como por su capacidad em-prendedora. Una vez todos creían que tenían derechoy acceso a un sueño hasta entonces imposible, y que,claro, pensaron que no habrían consecuencias. Untrabajo fijo muy bien pagado, una familia, una casacon piscina, una casa de campo y un coche caro.¿Yporqué una explosión social se puede imaginar comoalgo cercano? ¿Porqué el ciudadano ya no tiene esailusión de creérselo? El capitalismo no le ha dado loprometido y además ahora le quita lo que ya tuvo,trasformando su violencia sutíl en una bruta.Tenemos cada vez más que reconocer las par-ticularidades socio-políticas de cada condición paradeterminar una estrategia acerada de la lucha.Como luchadores continuamente buscamos lacritica revolucionaria y a la auto-crítica, tenemos el co-raje de revisar y de valorar de nuevo.Tenemos que en-tender la realidad para poder enfrentarnos a ella. Nues-tra conciencia tiene que ser el principio y el fin de nues-tra reflexión sobre la lucha. Las fuerzas revolucionariastienen la tendencia a evolucionar, crear pensamientos ypuntos de vista sobre el nuevo modelo de vida que lesrodea. Tienen la valentía y la sangre fría de reconocer lascondiciones socio-políticas existentes y hacerles frentecon una crítica puntiaguda. Llegaron al punto de buscar
  55. 55. 59el origen mismo de las palabras, y al mismo tiempo setrata de la búsqueda del origen de las ideas.Entonces, ¿cuál es el deber de un/a revoluciona-rio/a?, ¿Tiene que atraparse a sí mismo en las, carentesperspectivas, reivindicaciones de la mayoría de popu-lacho o encender la polarización social? ¿Quiere crearunas perspectivas insurreccionales desarrollando nue-vos puntos de vista y pensamientos analíticos o ponersus esperanzas en el pueblo, el cual a su vez lo entregaráal Poder de turno?.¿No es decepcionante el hecho que algunos es-tán a la expectativa de que el capital no será capaz dedejar satisfecho al pueblo, pero no esperan a la eventu-alidad que el pueblo abolirá al Dominio?En la búsquedapermanente de nuevas maneras, métodos e ideas en-contramos el reflejo real de la lucha. De la lucha por laliberación y de la perspectiva de autonomía.Es nuestro deber revertir los valores del interésy la conformidad. Es parte de nuestra lucha hacer laguerra a la percepción “mira sólo lo tuyo y otros que sejodan”. De este modo nos desharemos de las matricesde estereotipos.“ No somos gente apropiada para oídossemejantes. ¿Tal vez, tenemos que prim-ero destruir sus oídos para que aprendana escuchar con sus ojos?”F. Nietzsche.La evolución tiene que ser el sujeto de la búsque-da en todas sus ramificaciones, porque a esa guerraquizás tenemos que llevarla a cabo espalda a espaldacon nuestros compañeros y cara a cara con nosotrosmismos.Por lo tanto, continuamente buscamos unos com-pañeros/cómplices y no aplaudidores y simpatizantes.
  56. 56. 60Nosotros como primeros tenemos que demostrar la trans-formación sana y radical de las relaciones y estereotipossociales. En toda esa adrenalina y delirio de la perspectivainsurreccional, tenemos que tener cuidado y no convertir-nos en los esclavos de nuestra propia lucha.El revolucionario no busca la reconciliación, perotampoco la degradación. No nos satisfacen los superficialessuplementos de la vida que nos tiran como sobras aquellosque administran la riqueza. Las sonrisas falsas, las cuchilla-das por la espalda y las actitudes paternalistas no van connosotros. Compañeros, tenemos que reconocer a nuestroverdadero enemigo y estar a la altura de las circunstancias,tal como nos dicta nuestro corazón, nuestra osadía y nues-tra consciencia. Al ámbito revolucionario y tal vez tambiéna los nuevos compañeros/cómplices que vienen, se nos of-rece la posibilidad de recolectar las mejores partes de éstasituación social tan explosiva y tirar todo lo dañino. El ter-reno quizás ofrece unas perspectivas particularmente fér-tiles para el desarrollo de la violencia y teoría revoluciona-ria, para un proceso evolutivo capaz de poner de nuevo losfundamentos para la lucha de la persona contra el Poder.Construyendo el muro de la liberación nos elevare-mos sobre los bastiones. Difundiendo la guerra de guerril-las.SOLIDARIDAD CONLOSENBUSCAYCAPTURAACUSA-DOS DE SER MIEMBROS DE LA ORGANIZACIÓN REV-OLUCIONARIA “CONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DELFUEGO”.LIBERACIÓN INMEDIATA AL ANARQUISTA REVOLU-CIONARIO H. HADZIMIHELAKIS Y A LA ANARQUISTAK.KARAKATSANI ACUSADXS POR EL MISMO CASO.SOLIDARIDAD CON SIMOS SEISIDIS Y ARIS SEIRINI-DIS
  57. 57. 61A LADO DE G.TSIRONIS Y M.SEISIDISA LADO DE LOS REVOLUCIONARIOS NO ARREPENTI-DOS DE TODAS LAS CORRIENTESEL NIHILISMO REVOLUCIONARIO DIFUSOESTAMOS EN PIE DE GUERRAHONOR A LAMBROS FOUNDASPanagiotis MasourasCárcel de menores AvlonaJunio de 2010“Viene y se va, viene y se va con miles depasos que no se dirigen a ningún lado. Enalgún mundo de cimiento, las rejas de lasventanas florecen de desesperación. Inhu-mano... estrecho... Sin mañana ninguna.Está solo por si mismo, sin sol. Le robanhasta su sombra. Viene y se va... y se vay viene, hasta el momento en que la fieraherida, ante los jueces, no agachará su ca-beza.”Jacques Mesrine- - -Carta de Panagiotis Masouras sobre las cárcelesEl silencio será un trozo del pasado.Las cárceles son una institución de corrección yde conformidad que quieren poner en línea recta y traer
  58. 58. 62a la razón al apresurado colectivo social que se encuen-tra dentro de ellas.La norma sistémica de la política penitenciariadel régimen tiene como objetivo subyugar a los espiri-tuales, psíquicos y corporales deseos y atracciones decada individuo. Individuo que, de acuerdo a la ley, fueaislado y marginado por la máquina del régimen comoun tumor canceroso más en espera para la terapia. Enlas celdas de la democracia, los carceleros que son unaextensión del mecanismo disciplinario se entregan auna guerra descarada contra la honradez y dignidadhumana. Las estructuras disciplinarias del Dominioquieren ponernos de rodillas, aislarnos de cualquiercomitiva social, estancarnos mentalmente, tienen comoobjetivo desactivar la lucha por la libertad, intentanponer en cautiverio la lucha contra el poder.El sujeto encerrado vive en una guerra internade larga duración. Es una guerra de los castigos disci-plinarios, que son un castigo dentro del castigo, de lasnuevas condenas recibidas cuando uno ya está dentro,de las suspensiones de permisos, de los muy habladoresfiscales, de la permanente humillación de la misma in-tegridad humana, de las miserables e inhumanas condi-ciones carcelarias, del agua, comida, calefacción, super-población, de la falta de asistencia médica y medica-mentos... No se requiere una lógica muy compleja parademostrar que alguien que por fin sale del crematoriodel régimen casi intacto, la desgracia que encontraráafuera le parecerá una opulencia.El sujeto mismo rechaza la idea que el hecho derealizarse a sí mismo como un individuo puede traer elcambio. Cada preso tiene que fugarse de la unidimen-sional óptica producida por los canales de informacióndel Sistema, tiene que darse cuenta que las posibili-dades de atar al carcelero del alma le son inagotables.Tiene que especular con la probabilidad que el abismo
  59. 59. 63y la miseria sin fondo de los casos humanos que le ro-dean, quizás podrán poner la cuestión fundamental enun nivel insurreccional, a través de la búsqueda y deldescubrimiento de las potencialidades sin límites quetenemos cada uno de nosotros.En el mundo de los poderosos, en el mundo delcapitalismo global, nada nunca viene regalado. El deber dela élite capitalista es producir la aceptación y el fatalismo,que a su vez engendran la inercia.El deber de los presos es verse a si mismos es-encialmente como unos cautivos de guerra. Y eso, contodas las responsabilidades, deberes y perspectivas quelleve éste paso, un paso hacia la confrontación directacon el Dominio.Nosotros mismos tenemos que ser el cambioqué deseamos vivir. Todo lo que fue conquistado hasido reivindicado con sangre, luchas y deseos armados.Nuestros planteamientos contra la política deaniquilamiento tienen que ser constituidos por unasestructuras disciplinadas y combativas por parte de loscautivos. Nosotros “dentro” y nosotros “fuera” de losmuros vamos a combatir al sistema de información delDominio, que nos clasifica como “criminales de largaspenas”. Así vamos a establecer una conexión auténticaentre el discurso y la práctica de la lucha. De la lucha dela dignidad contra el sometimiento.Con la cabeza arriba y la nuca recta reclamare-mos la libertad.El hecho que sigamos viviendo orgullosos aúnestando “detrás” de las rejas hace los cementos de losmuros invisibles. Les hace invisibles porque nosotrossomos transparentes. Les hace invisibles porque somosunos Luchadores y nos atrevimos. Y cuando los murosson inexistentes nuestra fuerza canta los cantos de vic-toria.
  60. 60. 64“Dentro” y “fuera”, todos un puño para quebrarles losdientes.Viva la dignidad humana. La pasión por la libertad.Nuestra lucha es el campo fértil del pasado, las páginasfrescas del presente y las promesas del futuro.Fuego a las cárceles.Solidaridad con el Luchador Cautivo Vangelis Pallis.La sangre que derrama cada Luchador es también nues-tra propia sangre.Panagiotis MasourasCentro Especial de Detención de Menores en AvlonaSeptiembre 2010- - -Artículo de Konstantina publicado en “Destruy-endo la Bastilla – voces desde dentro”“Muchas cárceles fueron construidas in-corporando los elementos más caníbalesde la psicología y de la arquitectura en elservicio de moldeamiento y control, de unabarbaridad encubierta y cruel (con papelalternado), de anti-humano chantaje cor-reccional.”Célula de Acción Guerrillera, junio de 2007*“La incorporación de los elementos más caníbales alservicio de moldeamiento y control” no tienen que versolamente con la realidad carcelaria. Se trata de un dog-ma a partir del cual fueron diseñadas y materializadas
  61. 61. 65todas las infraestructuras que contribuyen al mecanis-mo del sistema. La violación psicológica y la amenazadirecta contra el individuo constituyen la piedra funda-dora del dominio mundial del sistema. El anti-humanochantaje “correccional”, el chantaje laboral, el chantajepolicial-judicial... Las institucionalizadas amenazas decarne y hueso contra la libertad. Sin ellas no podría ex-istir ningún Poder, nunca, por ningún lado. Esencial-mente el Poder ejerce una amenaza cruda: la amenazadel miedo, del terrorismo. El terrorismo y la coacciónson las únicas maneras de que se construya y sobrevivaun gobierno. “Si no vas a trabajar, te morirás de ham-bre, si vas a delinquir, perderás tu libertad, si no te vasa asimilar, serás empujado al margen.” Unos simplesejemplos de las obligaciones psicológicas impuestas porel terrorismo del régimen, que con ellas como con unapistola apuntan entre los ojos a cada dominado.Sin embargo, la época en la que vivimos tienealgunas características socio-políticas que hacen quelos dominados deseen, ya con rabia, desarmar a éstapandilla estatal, actividades de las cuales tomaron unasdimensiones descontroladas. El término “dominado”no proviene de algún sentido victimista, ni tampocotiene algo que ver con el hecho si somos pasivos o com-bativos. En cada caso permanecemos bajo la domi-nación. Seguramente no existe ni uno ni una que ha lo-grado sacudir a cada influencia que el Poder tiene sobrenosotros, y en esto estamos todxs incluidxs puesto queformamos parte de la sociedad. La sociedad dominadasobre la cual se habla tanto, por más tranquila y pacíficaque sea, cuando llegue al punto de no tener otra opción,siente la urgencia de estallar en contra de sus explota-dores, aunque simplemente sea para sobrevivir. A pesarde esto, debe de una manera sería, tomar su parte deresponsabilidad, dejando de lado el hecho que vive bajola sombra amenazadora del Dominio, lo que cesó ya de
  62. 62. 66ser una justificación para todos aquellos que obstinada-mente evitaban tomar una posición. La sociedad es unamasa heterogénea, un cuerpo uniforme y a la vez frag-mentado en miles de trozos. No podemos condenarles atodos, ni tampoco aliarnos con todos, pero en éste mo-mento histórico tan crucial (según lo que nos parece atodos), cada uno y una debe posicionarse, precisamentey con claridad. Y esto porque los márgenes se hacen másy más estrechos. Las condiciones subjetivas para unaruptura total están más maduras que nunca. La genteno tiene nada especial para perder, porque igualmentepoco a poco lo está perdiendo todo. Su reacción seráuna consecuencia natural, que resulta del instinto ani-mal de la lucha por la supervivencia. No obstante, todoesto se opone a nuestra propia lógica. Nosotros com-batimos cada Poder, no importa quién lo posee y cualesson sus características. Nuestro objetivo no es human-izarla sino destruirla por completo. Y exactamente enesto diferimos de la sociedad. En todo caso, así comopredomina un fuerte deseo de estallar-que en cada unoy una de nosotros puede surgir por unos motivos dife-rentes -claro que no podemos subestimarlo, pero tam-poco glorificarlo, porque no sabemos aún cómo va aevolucionar.Pues, con razón siendo ésta tensión, bajo laamenaza de ciertas posibilidades imprevistas e indese-ables explosiones sociales, y teniendo en cuenta que laradicalización de los oprimidos se hace más peligrosaque nunca, el Dominio intenta calmar los espíritus conobscenidades y desactivar cada factor que, de un u otromodo, obstaculiza sus planteamientos criminales. Hamostrado ya sus brutas intenciones y así seguirá has-ta el fin sembrando en la sociedad las ilusiones de pazmientras que literalmente patea sobre los cadáveres.
  63. 63. 67“Quieren convencernos que aquellos que seoponen a las reglas del régimen son algu-nos individuos anti-sociales, unos “crimi-nales”, unos “terroristas”. Así describen yestigmatizan no solo a los que resisten sinotambién a los que se proponen resistir. Deesta manera están legitimizando su pro-pia violencia desenfrenada.”Solidaridad Revolucionaria 1989En toda esta situación y en el intento del Poderde invertir el epíteto de “violento” atribuyéndolo a lxsque luchan, el papel principal lo juega como cómplice:la Brigada Antiterrorista. Se presenta a sí misma comoun servicio invencible que se lanzó a la batalla “con-tra el terrorismo” y monopoliza el escenario cada vezque aparece en las noticias. No se trata de una seccióncualquiera de la Policía, ni tampoco de un simple cuerporepresivo. Más bien -eso por lo menos es lo que intentaser-es un engranaje de la maquina destinada a matar a to-das las luchas por la libertad. Todo esto, tal como el ropajeque llevan, esconde unos signi

×