La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share

La vigencia de la negación y la sobria sinceridad de nuestras intenciones - CCF

  • 812 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
812
On Slideshare
812
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
2
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. La vigencia de laNegacióny la sobria sinceridadde nuestrasintenciones
  • 2. Edita: nuestrosnegroscomplots, 2011
  • 3. ÍndicePrólogo 5Cronología 11Cartas 23Críticas y aportes externos 91Comunicados 117
  • 4. 5“Las cosas se desmoronan; el centro se derrumba;la ceremonia de la inocencia;los mejores carecen de convicción, mas los peoresrebosan de pasión, la anarquía asola el mundo,la roja marea avanza, y por doquierse ahoga intensa.”KeatsA la vista del juicio por el caso de Conspiración de Célu-las del Fuego, que se celebrará el 17 de enero de 2011, nosproponemos editar en forma de un libro, que al mismotiempo será publicado en Internet para su mejor difu-sión, tanto los materiales que conciernen al “caso” en sícomo también todas las reivindicaciones de los ataquesrealizados por dicho grupo. Serán juzgadas 13 personasen total, 6 de las cuales se encuentran en prisión preven-tiva (dos de lxs compañerxs acusados -más un otro queno será juzgado en este juicio- asumen su pertenencia ylxs restantes la niegan), 3 están en libertad condicionaly 4 en busca y captura. Todxs lxs acusadxs tienen cargospor 3 ataques explosivos en concreto realizados por Cé-lulas: contra la casa del ex-Ministro de Interior, Hinofo-tis (10 de julio de 2009 en Atenas), contra el Ministeriode Macedonia y Tracia (2 de septiembre de 2009 en Te-salónica) y contra la casa de parlamentarios de PASOK,Katseli y Arseni (23 de septiembre de 2009 en Atenas),lo que incluye varios delitos graves relacionados por el,conocido en todo el mundo, cuento democrático antite-rrorista de “posesión, fabricación, colocación, etc.” deexplosivos más el cargo usado casi siempre como “llavemaestra” contra lxs revolucionarixs, el de “pertenenciaa una organización terrorista”.Por una parte este libro pretende ser un aportea una mejor comprensión tanto de sus discursos comodel contexto de sus prácticas. Queremos que sean suspalabras las que hablen, para que quienes se sientaninteresadxs y motivadxs en conocerlas, fuera de cual-
  • 5. 6quier fetichización y dogmatismo, lo hagan desde ellxsmismxs y que cada unx sea capaz de pensar fuera delos moldes y estereotipos establecidos-un hecho quetendría que darse por supuesto, pero en estos tiemposconfusos marcados de vaguedades, ideologías e ismosse convierte en una noble rareza, también dentro de losámbitos antiautoritarios-, saque sus propias conclusio-nes.Por otro lado está claro que no nos escondemosdetrás de ninguna objetividad tibia: estamos con todanuestra alma al lado de estxs compañerxs y del grupo encuestión. Sí, sus acciones nos llenan orgullo, sus discur-sos en ocasiones parecen extraídos de nuestros propioscorazónes, sus contradicciones y algunos de sus plan-teamientos en ocasiones nos enfadaron bastante, perotambién nos hicieron sentirles más cerca, más humanosy más hermanxs, y a pesar de qué, de seguro, nunca nosvamos a encontrar físicamente, estamos de cierta ma-nera involucradxs en este caso, porque formamos partede esta minoría dentro de la minoría esparcida por to-dos los espacios y momentos del mundo, en esta afini-dad y complicidad que no busca acuerdos ni consensossino qué se encuentra y se reconoce a través del deseocomún por el ataque aquí y ahora, a través de señales dehumo entendibles a veces sólo por nosotrxs mismxs ynuestros enemigos.Sí, porque también nosotrxs estamos llenxs derabia, pasión e inquietudes, somos lxs que con un pasocuidadoso y mirando por los lados cruzan plazas y ave-nidas en pleno día, pero luego se pierden en la locura decorrer de prisa sobre los tejados y callejones de nuestrasmetrópolis muertas, estando preparados tanto para vo-lar y asaltar cielos como para caer y asumir las conse-cuencias, lxs que prefieren el aire libre y peligroso que laapestosa densidad de los rituales seudo-revolucionariosauto-afirmativos, lxs que no temen afrontar sus propiosmiedos y convertirles en estrategias y tácticas para las
  • 6. 7pequeñas y grandes victorias , lxs que cantan una poe-sía de combate pero a la vez son capaces con una efica-cia calculada y atrevida golpear los objetivos que hastaahora parecían tan invulnerables, lxs que rechazan larealidad como las ilusiones que esta ofrece sin caer enabnegaciónes y apatía, sino viviendo la vida en toda sullama, lxs que intentan decir cosas tan bellamente clarasque a veces resultan poco entendibles para lxs que se re-volean en la fealdad a la cual nos han acostumbrado, lxsque admiten no tener digeridas todas las verdades peroestán firmes al asumir sus responsabilidades, lxs queforjaron su valor no solo dentro del rebaño, y por estono se asustan del eco de sus propios pasos cuando salena cazar solos o en un grupos pequeños, lxs que desarro-llan su individualidad en las aguas turbias del océanohostil, aprovechando sus corrientes pero no dejándosellevar por ellas, lxs que no tienen falsas esperanzas sinosimplemente están decididxs a enfrentar a las tempes-tades que vienen, pase lo que pase, lxs lobxs informales,que conspiran para lograr sus objetivos comunes y lan-zándose al ataque se entienden por el brillo de sus ojos,lobxs desconfíados que para la mirada de algún extrañoandan cada uno por su lado, cuando en realidad estánatentxs a todo lo que pasa a sus hermanxs esparcidxspor el mundo y se juntan con su manada para dar “futu-ros” golpes.Sin embargo, como ya lo dijéramos en el primerlibrillo (“La sobria sinceridad de nuestras intenciones”)que incluía, entre otras, las traducciones de algunosde los comunicados de Células, las que incluimos nue-vamente, para ver su secuencia y avances, se trata deuna minoría dentro de una minoría que forma parte delcomplejo escenario de lo que hoy en Grecia vive el ám-bito anarquista y antiautoritario. Muchxs anarquistas yantiautoritarixs en Grecia, hay que decirlo, justamentepara no caer en ingenuas fetichizaciones y simplifica-
  • 7. 8ciones, no comparten ni los discursos ni las ideas repre-sentadas por Células, más aún, se distancian de ellos.Las razones del por qué de estas diferencias e indife-rencias no las daremos quienes traducimos estos textos,porque para explicarlas bien sería necesario sumergir-nos en la cloaca de las alusiones, rumores y cotilleos,que -por lo menos hasta ahora- no fueron concretadosen forma de algún escrito de crítica fraterna. Sí existieraalgún texto analítico, formulado por compañerxs, quese propusiera criticar a Células con argumentos más va-lidos que los que usa la prensa amarilla y defensoresde la moral y orden burguesa, le habríamos traducido eincluído aquí con ganas...El único texto que ironiza y seríe de Células proviene del preso anarquista PolikarposGeorgiadis y, aunque no compartimos y puede que noentendamos el por qué fue publicado, lo reproducimosen la parte “Criticas y aportes externos”. Además, es-tamos profundamente convencidxs que la única críticaválida a una acción que va acompañada por un discursoes llevar a cabo otra acción con otro discurso. Ni másni menos. Por esto repetimos: queremos que cada unxsaque sus propios análisis, y siempre desde el punto devista de una crítica fraterna y realmente de compañer-xs, que saque justo lo que le ayude para aportar a afilarsus ideas y a extender los ataques contra el Dominio entodas sus formas. Los hechos no hablan por sí mismos,pero los comunicados los explican con una apasionanteclaridad. Podemos encontrar aspectos contradictoriosen sus palabras, pero vamos, cada una, cada corrienterevolucionaria, o como se auto-denomine, y de hechocada persona que se ha rebelado contra esta sociedadtiene las suyas, o si no que cada una se mire realmenteal espejo de la vida y mire los senderos y caminos reco-rridos. Además, se trata de un camino no fácil de andar,donde muchas veces hay tropiezos, y esto justamenteporque se decidió caminar, por las razones que sean, omuy deprisa, o muy lento, sólo los que corren y cami-
  • 8. 9nan pueden tropezar, los que se quedan sentados bal-buceando retóricas ya repetidas, o el miedo y el egoísmopasivo ahogo sus vidas, no entenderán de que se habla.En el enfrentamiento con el Dominio nuestrospasos (como también la manera o el ritmo con qué losdamos) y cada paso de nuestros enemigos pueden pro-vocar repercusiones que nos afectarán a todxs a largoplazo, que cambiarán hasta los mismos marcos del con-flicto. Un momento de inercia o/y despiste, la lentitudde la respuesta, la evaluación equivocada o desconoci-miento del terreno pueden arrinconarnos. En la gue-rra que llevamos a cabo contra el Dominio no hemoselegido la posición defensiva pero tampoco somos lxsúnicxs que deciden acerca de la intensidad de los en-frentamientos. Asumirlo y reconocer las capacidadesdel enemigo en toda su amplitud nos preparará paraafrontar las consecuencias, las cuales quizás nunca ha-bríamos elegido por nuestra cuenta.Todas las opciones están abiertas, todo puedepasar. Lo único cierto es que no hay vuelta atrás. El pesi-mismo es el opio de los intelectuales, el optimismo per-tenece a los imbéciles. Un realismo fanático y soñador,la consciencia de que no cabemos en este mundo, losvalores que defenderemos en cada momento, más el ca-lor cómplice de lxs que queremos y estimamos. Quizásel enemigo ha rotó los frenos, quizás fuimos nosotrxslos que les hemos dañado en algún momento apretandodemasiado. Los cambios de rumbo nos golpean si no es-tamos preparadxs, pero cuando les tenemos en cuentaagregarán fuerza a nuestros propios golpes. Lo mínimoque podemos hacer es procurar que nada sea como an-tes, nunca más... En cada caso, tenemos que respirarbien y admitir que no se puede parar. Tomando precau-ciones, cuidándose la espalda, atacando por sorpresa ydespareciendo de inmediato. Alguna de nuestra gente
  • 9. 10está en la cárcel, hay hermanxs en fuga, hay muchxsque están en el punto de mira de las autoridades. Hayunxs pocxs, y vamos nunca fuerxn muchxs, que no qui-sierxn o no pudieron retirarse. La vida sí que la vivimosahora, pero los momentos, emociones y hechos surgentambién del pasado y amanecen aún en el futuro. Nopodemos olvidar a nadie que estaba y está con nosotrxsy a la vez tenemos que abrazar a lxs que vienen y, ¡espe-remos!, seguirán viniendo. La lucha la queremos ganar,pero también compartir. El caos, este amigo y amantenuestro, puede que a veces nos haga sentir traiciona-dxs, porque en vez de vivir gozando juntos, poco a poconuestra relación fue cayendo en la rutina y la costum-bre, y luego el Orden nos atrapó por la garganta.Ahora, a fines de 2010 del calendario cristianodel hombre occidental , no esperamos ni a la entropía,ni al fin del mundo, ni a las revoluciones, ni al cambioclimático, porque todas esas cosas de hecho ya estánocurriendo. Solo moviéndonos vamos a conocer el te-rreno, solo arriesgándonos obtendremos las experien-cias, solo afilando cortaremos mejor, solo apretandoenlaces seremos más afines, más compañerxs. Dejemosde lanzar llamamientos, simplemente pasemos la infor-mación. Quién lo sienta le llamará su propio corazónpara prepararse y hacer lo que se tiene que hacer y mu-cho, mucho más...en todas partes...diciembre de 2010
  • 10. Cronologíadel“caso”
  • 11. 13La siguiente cronología está enfocada principalmen-te en la parte legal del caso, puesto que sería imposi-ble incluir todos los detalles sobre los traslados de lospresxs, ni tampoco mencionar a la asquerosa “obra”de los órganos mediáticos que siguen produciendo olasde artículos, reportajes y programas especiales en laprensa, radio, TV e Internet y literalmente linchan a lascompañerxs acusadxs, se precisaría un estudio sobrela psicología y manipulación de masas moderna paraanalizar todo este show mediático que a veces durantedías sacaba los detalles sobre la “vida privada” de loscompañerxs, y analizaba sus “perfiles psicológicos”, selanzaba a perseguir a los familiares, y fabricaba suspropias “teorías de conspiración”...Por falta del tiempo no hemos logrado recopilar unacronología de los ataques y otras intervenciones soli-darias con lxs compañerxs. No es qué fueran tantas,de hecho fueron pocos los golpes de venganza en estecaso, en cada caso, ¡nunca serán suficientes!Cronología del caso200923 de septiembre: A las 11:20 de la mañana un ar-tefacto explosivo de olla de presión explosa en la puer-ta del piso de la pareja de políticos de PASOK, LoukaKatseli y Gerasimos Arseni, ubicado en barrio de lujoKolonaki en el centro de Atenas. Por la tarde del mismodía los maderos de la Sección Antiterrorista rompien-do las puertas asaltaron dos casas, una en el barrio deHalandri y otra en Galatsi. En la primera, según lo quedicen, encontraron: “un artefacto explosivo colocado
  • 12. 14dentro de una olla de presión, varios materiales parafabricar artefactos explosivos, material explosivo y ma-terial impreso”. Lo último son obviamente publicacio-nes anarquistas. El habitante del piso, Haris Hadzimi-helakis fue detenido cuando volvía a su, ya registrada,casa. Poco después fueron detenidxs también el primode Haris, Manolis Giospas junto a su amiga Myrto Pan-teloglou. Manolis vive en la misma vivienda particulary en su piso no se encontró nada “reprochable”. Al mis-mo tiempo fue registrada la casa en Galatsi, donde losmaderos encuentran: ”una pistola de juguete con grancantidad de cartuchos, 3.800 euros escondidos bajo lacocinilla de gas, varias herramientas, una computadoray piezas de recambio para el ensamblaje de artefactosexplosivos”. Pues, lo último no es más que un par decables. Al volver a su casa queda detenido Panagiotis“Takis” Masouras, mientras que Nikos V. que le acom-pañaba fue soltado sin cargos al cabo de unas pocas ho-ras. Lxs 4 detenidxs tienen cargos por 3 delitos graves y3 leves a base de la ley antiterrorista.25 de septiembre: Basándose en las huellas dactilaresencontradas en la casa de Haris se emitieron 6 órdenesde busca y captura por “pertenencia a organización te-rrorista”.29 y 30 de septiembre: Los 3 detenidos entran encárcel preventiva, mientras que Myrto queda en libertadcondicional (tiene prohibido salir del país y está obliga-da a firmar en la comisaría de su barrio cada 15 días).2 de octubre: Un artefacto de olla de presión explosacerca de la concentración pre-electoral del partido NeaDimokratia en el centro de Atenas. La responsabilidadpor este ataque como también el realizado el 23 de sep-tiembre lo toma Conspiración de Células del Fuego.
  • 13. 1530 de octubre: Células ataca con un artefacto explosi-vo la entrada de la casa de la ex-Ministra de Educación,Marietta Giannakou.11 de noviembre: Se emitieron 5 ordenes de busca ycaptura más, pero la policía no revela los nombres.13 de noviembre: Células golpean con un artefacto lacasa del parlamentario de PASOK y un “icono” intelec-tual de la lucha anti-dictatorial, Mimis Androulakis.14 de noviembre: Fue detenida en la calle la compa-ñera Antigoni H. Su casa fue registrada, recogiéndosepruebas de ADN y huellas dactilares. Tiene los mismoscargos que los 3 ya encarcelados. En su caso los cargossólo se basan en las huellas dactilares encontradas enun candelero en casa de Haris. Sin embargo, después de4 días es dejada en libertad condicional.27 de diciembre: Células golpean con un artefactomuy fuerte la Aseguradora Nacional.20105 de enero: A base de huellas dactilares encontradasen la casa de Halandri queda detenido Nikos M., perotambién él, después de 3 días, fue dejado en libertadcondicional.9 de enero: Células atacan con artefacto explosivo elfrontis del Parlamento.1 de febrero: Fue detenido Nikos V., que ya fuera re-tenido junto con Masouras el 23 de septiembre. Sushuellas dactilares fueron encontradas en una bolsa de
  • 14. 16plástico en casa de Haris. La Sección Antiterrorista sequeja sobre sobre la última falta de colaboración de losjueces y Nikos entra en prisión preventiva.23 de febrero: Por orden del fiscal del caso K. Bal-tas, fueron bloqueadas las cuentas bancarias de todaslas personas acusadas (tanto de los presos como de lxsque están en libertad provisional o en busca y captura) ytambién de sus familiares. Dado que todxs lxs acusadxsson muy jóvenes, y por lo tanto no poseen mucho dine-ro y ni siquiera cuenta bancaria, está medida es tam-bién un abuso más contra lxs familiares, por ejemplolos padres de Panagiotis Masouras (el padre es obrerode la construcción y la madre está desocupada) tienengrandes problemas de acceder a sus humildes ahorros ydeben demostrar delante de la burocracia que las fuen-tes de sus ingresos fueron legales.3 de marzo: Después de un mes en la cárcel queda enlibertad condicional Nikos V.10 de marzo: En un enfrentamiento con los maderoscae mortalmente herido el anarquista Lambros Foun-das.19 y 20 de marzo: Triple ataque antifascista/antira-cista de Células.23 de marzo: Por la orden de busca y captura emiti-da el 11 de noviembre de 2009, fue detenido en la ciu-dad de Volos, el fugado desde entonces Errikos Rallis.La prueba contra él es una huella dactilar en un azulejodel baño del “piso franco” de Halandri. La Policía, comosiempre con el apoyo incondicional de los medios decomunicación, publicó las fotos del joven y pidió públi-camente que se aportara información sobre él. También
  • 15. 17insinuaron que Errikos es “el autor probable de las pri-meras reivindicaciones de Conspiración de Células delFuego”. Sin embargo, después de algunos días, los jue-ces le dejan en libertad condicional.15 de abril: Pasaron seis meses desde el arresto del2009, y según la ley griega después de este periodo debereunirse un consejo de jueces de apelación y fiscalespara decidir sobre la eventual prolongación del encar-celamiento preventivo de los acusados. Se decide poneren libertad provisional a Manolis Giospas y prorrogar elencarcelamiento de los dos restantes.22 de abril 2010: Fue detenida en el centro de AtenasKonstantina Karakatsani, de 19 años, en fuga desde fi-nes de septiembre de 2009.13 y 14 de mayo: Células hace explosar un fuerte ar-tefacto cerca de la cárcel de Koridallos de Atenas y undía después otro artefacto explosa en los juzgados deTesalónica.31 de agosto: Se celebra el último tribunal de apela-ción de los compañeros Masouras y Hadzimihelakis. Lapetición de lxs abogadxs de ponerles en libertad provi-sional fue rechazada con unanimidad.27 de octubre: Es llevada al Tribunal de Apelacionesla compañera Konstantina “Nina” Karakatsani. La peti-ción de excarcelación fue rechazada.1 de noviembre: Por el mediodía fueron detenidosen el barrio Pagrati de Atenas 2 compañeros anarquis-tas, Panagiotis Argyrou de 22 años y Gerasimos Tsaka-los de 24 años. El arresto ocurrió unos pocos minutosdespués de que un paquete destinado a la embajada
  • 16. 18de México explosó en una empresa de envíos cerca-na, hiriendo levemente a una empleada en los dedos.Los dos estaban en una parada de autobús cuando derepente fueron rodeados por policías en motocicletas,de la llamada brigada DI.AS. Aunque estaban prepara-dos para tales encuentros indeseables –tenían pistolasde marca “Glock” de 9mm, cargadores de recambio ychalecos antibalas– fueron detectados por sorpresa.¿Cuáles fueron, según las fuentes policiales, los erro-res cometidos por los “paqueteros”? Como primero,uno de los detenidos pasó por la misma empresa deenvíos algunos días antes preguntando sobre los deta-lles de envío y ya entonces tenía el mismo disfraz (pe-luca, etc.), despertando la sospecha de la empleada,que le reconoció de inmediato. Luego, desconociendoque el paquete entregado en la primera empresa ex-plosó, los dos siguieron su ruta y enviaron otro pa-quete a otra empresa ubicada a unos 500 metros dela primera. En esta segunda empresa también desper-taron sospechas: uno de los que entró para enviar elpaquete se negó a decir el nombre del remitente, salióhablando por teléfono, llevaba guantes a pesar de queel día era bastante caluroso y después de pagar saliósin esperar el cambio. Además, en los primeros díasde cada mes la presencia policial en toda la área me-tropolitana de Atenas aumenta todavía más debido alos atracos, frecuentes especialmente en estas fechas,como también por las inundaciones que suelen ocurriren los principios de noviembre. De todos modos los14 paquetes incendiarios que fueron enviados este díadesde diferentes puntos en Atenas (según los maderoshubieron por lo menos 2-3 grupos más que enviaronpaquetes ese día) eran de muy baja potencia y tuvieroncomo remitentes unas personas y organizaciones rea-les, que además mantienen relaciones con el personalde las correspondientes embajadas, por ejemplo el pa-
  • 17. 19quete desactivado en la embajada de Países Bajos tuvocomo nombre del remitente un conocido criminólogo,el destinado al nombre de la embajadora de $hile tuvocomo remitente un sindicato obrero etc. Panagiotis,aparte de tener una causa pendiente por la quema deun autobús municipal hace un par años, estaba des-de octubre del año pasado en busca y captura acusadode ser miembro de Conspiración de Células del Fuego.Tanto Panagiotis como Gerasimos durante toda su de-tención se negaron a declarar ante jueces y fiscales yparticipar en los procedimientos. El 4 de noviembre sedecidió, por unanimidad, la encarcelación de los dospor 4 delitos graves (“posesión de explosivos”, “reali-zación de explosión que provoque el peligro público”,etc.) y 4 leves.2 de noviembre: La policía publica las fotos de los 5restantes en busca y captura por el mismo caso más elnúmero de teléfono a donde se puede chivatear y quegran parte de los diarios también publica, mostrandootra vez la complicidad democrática de ambos órganos:represivo y desinformativo. Una semana después se pu-blica también la foto del hermano mayor de Gerasimos,como uno más en busca y captura acusado por el mismocaso.22 de noviembre: Argyrou y Tsakalos publican unacarta asumiendo su pertenencia a Conspiración de Cé-lulas del Fuego y Haris Hadzimihelakis hace lo mismo.Haris hasta ahora mantenía una postura similar a Pa-nagiotis Masouras y Konstantina Karakatsani: reivin-dico siempre su posición política como anarquista-re-volucionario pero negó todos los cargos. Mientras, lasautoridades no se detienen y dan gran dimensión a estecaso. El mismo día hay un encuentro especial entre elfiscal principal del Tribunal más alto del país y el jefede la Policía para fijar los detalles sobre el juicio por el
  • 18. 20caso de Células que se realizará el 17 de enero en la salade juzgados de la misma cárcel de Koridallos, el mismolugar donde se celebraron los juicios de los grupos ar-mados de izquierda 17 de Noviembre y E.L.A.25 de noviembre: Células publícan la reivindicaciónasumiendo la responsabilidad por el envío de los 14 pa-quetes incendiarios y a la vez realizan un llamamientode solidaridad internacional a la vista del juicio de 17de enero de 2011.4 de diciembre: Gran operación antiterrorista. Du-rante éste día y los siguientes, los maderos asaltan yregistran muchas casas en la región metropolitana deAtenas y en la provincia, retienen a varixs compañer-xs. Entre las 6 compañerxs que luego resultan encarce-ladxs, se encuentran Giorgos Karagianidis y Aleksan-dros Mitrousias, que estaban en busca y captura porel caso de Células desde el septiembre de 2009. Ale-ksandros fue detenido junto a otro compañero, Kons-tantinos Sakkas, saliendo de un garaje en el barrio deNea Smyrni. Tenían encima una bolsa con dos pistolas“Glock”, una semi-automatica “Scorpion” y una grana-da de mano. En el garaje la policía encontró además: 3semi-automaticas, 7 pistolas de diferentes marcas, 50kg de material explosivo ANFO, 4 granadas de mano, 3Kalashnikov, un silenciador, gran cantidad de balas y200 g de TNT. Giorgos Karagianidis es detenido en unpiso en Pireas. Tanto Giorgos como Aleksandros nie-gan tener cualquier relación con Células. Al respectode lxs 6 detenidxs del 4 de diciembre, lxs cuales ni seconocen entre ellxs y fueron arrestadxs en sitios dife-rentes, las autoridades al no poder atribuirles ningúnataque concreto, puesto que todas las armas estabanlimpias, hablan sobre “una nueva organización terro-rista”.
  • 19. 2122 de diciembre: Los 3 miembros encarcelados deCélulas Hadzimihelakis, Argyrou y Tsakalos declaranque Mitrousias y Karagianidis no tienen nada que vercon dicho grupo.
  • 20. Cartas de lxscompañerxsPanagiotis Masouras, Haris Hadzimihelakis,Konstantina Karakatsani, Panagiotis Argyrouy Gerasimos Tsakalos
  • 21. 25Carta de Panagiotis MasourasEl día miércoles 23 de septiembre a las 8.15 hrs. cuandosalía de mi casa en Galatsi y, cargado con una bolsa de-portiva me dirigía al gimnasio, tuvo lugar mi detenciónrealizada por 25 personas de la sección antiterrorista.En pocos segundos me encontraba en la vere-da con las manos esposadas por detrás, mientras que almismo tiempo ellos informaban a sus oficiales de que“todo estaba bien” y que “me están llevando”. Me lle-varon a la planta 12 de la Central de Policía. Luego meinformaron de que también detuvieron a otras 2 perso-nas, que son mis amigos.Mientras tanto, el teatro sólo había empezado.48 horas sin dormir y físicamente agotado, de pie con lacara hacia la pared y expuesto a un largo interrogatorio,cuando al mismo tiempo algún oficial daba vueltas porlas oficinas y gritaba en un delirio de placer que “lo queocurre se llama guerra”.Después de eso se empezaron a interesar por micarrera, por las charlas con mis amigos, por mi carác-ter, utilizando el argumento del acercamiento humanoa una juventud equivocada que tomó el falso camino,cuando ellos mismos tomaron el papel de ponerme rec-to y de traerme a la razón, no para ellos mismos sinoque para mi, como dijeron, pero decían también que te-nía la obligación de ayudarme a mi mismo, hablándolesobre las situaciones y personas que no conozco. Mástarde un oficial me informó que soy un imbécil porque,me dijo, los otros “te traicionaron” y “se desvincularon”y si no hablaba me iría a la cárcel por cosas que hanhecho otros. Lo decían cada vez que no respondía a laspreguntas sobre situaciones que no conozco.Los turnos de guardias empezaron: los policías“buenos” llenos de sensibilidad y con sus sentimientosheridos desde su niñez, como decían ellos mismos, re-
  • 22. 26conocían la injusticia y querían ayudarme. De otro ladoel comando “duro” de la sección antiterrorista con suspasamontañas, “los duros” aplicadores de la Ley y re-presentantes de la Moral, trabajaban usando la deter-minación, el agotamiento físico y psíquico, como formade venganza, cuando yo, como decían, “mantenía miboca cerrada”.El hecho que niegue las acusaciones que mepusieron, no significa que en ningún momento podríanegar mi “identidad” y mi “procedencia” política. Nopodría nunca meter debajo de la alfombra del encierromi dignidad, no podría hacer la vista gorda al hecho quesoy una entidad política que toma la posición en contrade los valores y de las instituciones de esta sociedad,por vía del pensamiento critico revolucionario y por lapráctica. Soy un anarquista y estoy afiliado al bando dela revolución y al mismo tiempo, al bando de mí mis-mo.La razón que mis amigos y yo nos encontre-mos hoy en la prisión preventiva es fácil de entender.Hasta la mente más ingenua podría entender que todoésto tiene que ver con los hechos que se encuadran enel marco de las elecciones, y se mueven hacia objetivospolíticos y mediáticos. La hinchazón de la situación, losarmados hasta los dientes escoltas de la EKAM (SecciónAntiterrorista) y el papel que jugaron los enloquecidosperiodistas-chivatos, todo eso combinado con la atmós-fera política de esos días fueron suficientes como paracrear en un griego medio la sensación del orden y de laseguridad a la vista de las elecciones. Un griego medioque en su papel del ciudadano activo como sonámbuloya se movía de nuevo hacia la urna para depositar partede sus responsabilidades existenciales en las manos deotros. Ya se sabe que la opinión publica no tiene nin-guna opinión, pues por eso alguien la puede moldear.El clima de esos días se debe mayoritariamente a los
  • 23. 27gusanos de los medios de comunicación y a su sed devo-radora contra “las bestias de Galatsi” y “los monstruos deHalandri”, presentados como una manada de tiradoresde bombas, que tienen conexiones con “célebres” organi-zaciones revolucionarias, de las cuales reciben ordenes yllevan a cabo misiones. En lo que se refiere a las armas ylas balas que fueron encontradas en mi casa, y tambiénal dinero que fue bautizado como “producto de atracos”simplemente porque estaban cuidadosamente escondi-dos, en el futuro los dejaré en las puertas de mi casa.La sociedad no está dividida según las clases,sino según las decisiones y conciencias. Pues aprendi-mos del dolor y de la alegría, de la sangre y de la calle.Hemos nacido para existir íntegros dentro de nues-tras ininteligibles singularidades, ininteligibles porqueaguantamos el dolor, imprevistas porque aprendemosen la calle, despiadados porque nos echamos a perderen contra de todos, porque aprenderemos de manerasistemática a montar el acero con la piel y pintaremoslos cementos con la sangre revolucionaria.Ejecutamos La Moral, predicamos la destruc-ción, lentamente susurramos con furia mordiendo laspalabras: GUERRA, ATAQUE, porque lo único queexiste es la belleza y la fuerza, solamente los cobardespara equilibrarse inventaron la justicia.Allí donde existirán las alambradas, existirántambién las manos sangrientas que les desgarrarán, allídonde hubiese cementos habrá también los gritos ra-biosos que les derrumbarán, allí donde existirán las re-jas existirán las almas corrosivas que las destruirán, allídonde estamos sepultados vivos enterraremos tambiénla Moral.Hacia nosotros mismos tenemos la obligaciónde morder nuestras ataduras, aunque muramos mor-diéndolas. Porque no somos nada más que nuestraspropias decisiones.
  • 24. 28Por el honor, por la dignidad, por la revolu-ción.LIBERTAD A LOS COMPAÑEROS: V. PALLIS,G.DIMITRAKIS, G. VOUTSIS-VOGIATSIS, P. GEOR-GIADIS, I.NIKOLAULIBERACIÓN INMEDIATA A LOS ACUSADOS JUN-TO CONMIGO H. HATZIMIHELAKIS Y M.GIOSPAPanagiotis MasourasOctubre de 2009Carta de Haris HadzimihelakisEl 23 de septiembre, aproximadamente a las8.30 de la tarde, cuando estaba llegando a mi casa enHalandri, fui rodeado por una decena de maderos ar-mados, los cuales, después de tirarme a la acera, me es-posaron. Al mismo tiempo pude ver que por lo menos 15personas más estaban dentro de mi casa, sacando de allítodo lo que les parecía “sospechoso y peligroso”. Uno deellos no omitió de informarme que “así os folla el Esta-do”, puesto que quizás imaginaba que una declaracióntan desarmante ayudaba en la detención. La imagen fuecomplementada por los periodistas, que lograron estarallí ya desde el primer momento, tan consecuentes ensu papel de chivatos y a la vez de jueces, consecuentesen su papel de la máquina que produce pensamientospara cada padre de familia y ama de casa pegados a laTV, incapaces de tener su propia opinión.La detención fue seguida por el traslado a laComisaría Central de Policía, donde, después de serllevado a la planta 12, a la Sección Antiterrorista, meencontré desnudo y esposado mirando durante por lo
  • 25. 29menos 7 u 8 horas a un armario. Además, cada tantoaparecía también algún oficial que, gritando unos dis-parates al estilo de ¡esto es una guerra!”, se ocupaba demostrarme a todo el personal que se le ocurrió pasarpor esta planta. Naturalmente, siguió un interrogatoriosobre situaciones y movidas que no conocía y las conti-nuas preguntas sobre unas personas que no conozco yotras de las cuales soy amigo. El punto culminante llegócuando uno de los interrogadores intentó presionarmediciendo que “ésta planta se ha llenado de gente, puessi vas a seguir callado, todos ellos te van a meter por lagarganta”. La sesión terminó y acabé en una celda de2 por 2 de la misma planta, obviamente sin tener nin-gún contacto con los que fueron detenidos por el mismocaso.Quiero aclarar que, a pesar de que niego loscargos por los cuales se me está acusando, en ningúncaso voy a negar mis ideas, los valores que tengo ni míidentidad política de anarquista-revolucionario, no voya negarme a mí mismo. Nuestras vidas no son determi-nadas por nada más que por nuestras decisiones.Cuestionamiento. Rechazo. Ataque.Cuestiono y desprecio el código de valores de esta so-ciedad.Me niego a reconciliarme.Impugno rabiosamente contra todo lo que nos limita,nos desprecia y nos esclaviza.La opción es la revolución permanente e inmutable,ahora y siempre.Cualquiera que sea capaz de entender un míni-mo de la actualidad política, aunque sea solamente delmodo en que la presentan los chivatos oportunistas dela TV y de la prensa, puede comprender que el hechode ponernos en prisión preventiva es producto de unacampaña electoral de un gobierno que desesperada-mente busca una expiación por su fracasado término,
  • 26. 30que busca presentar nuestro arresto como el inicio delfin del“terrorismo nacional”.Casi 2 meses más tarde, ya con un nuevo go-bierno sigue ésta línea y,después de instalar el régimende una maderocracia total por todo Atenas, decide, enun gesto que despierta la memoria de otros tiempos, deponer en el juego también a los “ciudadanos tranquilose indignados”: con las bendiciones de toda clase de po-líticos y periodistas pone un precio de 600.000 euros alas cabezas de los anarquistas Simos y Marios Seisidis yGirgoris Tsironis. ¡Que lleguen los chivatos natos y ca-zadores de cabezas!Lo que vive en la luz, vive también en la oscu-ridad y lo que sobrevive en la oscuridad vivirá en la luzcon más fuerza todavía. El alma libre, el alma de cadarevolucionario, tanto detrás de las rejas como fuera deellas, habla de honor, dignidad y orgullo. La puerta deuna celda se cierra solamente cuando la persona detrásde ella se somete, agacha su cabeza, deja de luchar.Luchar contra todo lo que fue determinado porel viejo mundo de los virtuosos y buenos, de los tranqui-los y acomodados, de los cobardes y apáticos.Luchar y sentir alegría por la maravillosa singu-laridad de cada momento, por cada victoria y su gloria,por cada derrota y su pena.Luchar y romper con la ética que mantiene vivoa un mundo muerto desde hace ya tiempo, romperlapara darle una forma nueva en la faz de la revolución.Liberación inmediata a los acusados junto conmigo, elanarquista-revolucionario Panagiotis Masouras y Em-manuel Giospas.Solidaridad con los en busca y captura por el mismocaso.Solidaridad a la perseguida penalmente Antigoni Helioti.Libertad a los compañeros G. Dimitrakis, G. Voutsis-
  • 27. 31Vogiatsis, I. Nikolau, P. Georgiadis, V. PallisSolidaridad con los compañeros S. Seisidis, M. Seisidisy G. Tsironis, a las cabezas de los cuales fue puesto elprecioHaris HadzimihelakisNoviembre de 2009Carta de Konstantina Karakatsani desde la clan-destinidadCon el motivo de los acontecimientos recientesdecidí publicar mi posición con respecto al caso en elcual estoy involucrada como una de las acusadas, y almismo tiempo quiero destacar, como lo más importan-te y para siempre, mi identidad política.Vamos a empezar desde el inicio. El día en quela policía asaltó al supuesto piso franco en Halandri,fueron detenidas 4 personas. En estos momentos 3 deellos se encuentran encerrados en cárceles diferentes ya la cuarta persona la soltaron. En los diarios predomi-nó el clima de histeria anti-terrorista, mientras que losperiodistas al borde del infarto sacaban de no sé dón-de y reproducían fantaseadoras historias de terror. Seiban desenfrenando e imaginando cosas para las cualesno solo no tuvieron pruebas, sino que tampoco existíanindicios. Inmediatamente después sacaron las órdenesde captura para seis personas, basadas en las huellasque fueron encontradas en la casa misma o en los ob-jetos encontrados allí, que de ninguna manera tienenalgo que ver con dicho caso (puertas, ventanas, perió-dicos, bolsas, guitarras). Apoyaron sus hipótesis en lapresencia de vehículos de dichas personas en frente dela casa.
  • 28. 32Está claro que la policía actuó de ésta manerapara complacer la necesidad que tuvo el gobierno deentonces para mostrar que está labrando algo bueno,aunque sea en el último momento de la campaña electo-ral. Para cualquier gobierno sería catastrófico bajar delescenario dejando atrás un término lleno de escándalosy de corrupción, sin ningún éxito, aunque esté sea sóloaparente. Por esto decidieron catalogar la casa como “elpiso franco”, un grupo de amigos y compañeros como“la organización”, y la gente que frecuentaban la casacomo “los despiadados tiradores de bombas” y meterlesa todos en la cárcel. Pues, quizás así querrían convencera alguien de que han hecho un buen trabajo. Despuésde unos pocos días, un nuevo Ministro asumió el cargo.El M. Hrisohoidis*, ministro que posee “el perfil másrespetable” a los ojos de la opinión pública y fue respon-sable del “gran éxito del golpe contra 17N”, no puede enéstos momentos tan difíciles permitirse ningún error. Yel delirio empieza de nuevo...El partido Nea Dimokratia puede suponer queha desarticulado la Conspiración de Células del Fue-go, pero PASOK justo después de ganar las elecciones,encontró en esta organización la punta del hilo que,suponen ellos, les llevará al todo entorno terrorista.Y la fiebre empezó a subir. Los maderos y los mediosen un dueto (pues como siempre) con toda la certezaanunciaron, que nosotros, los seis, hemos realizadolos últimos ataques, que tenemos relaciones con to-das las organizaciones, que conocemos a la gente...Además dicen, que existe la posibilidad quenos estamos escondiendo junto con los 3 compañe-ros** a cuyas cabezas les han puesto precio, y quetodos juntos estamos haciendo atracos y planeamoslos siguientes ataques. Ahora, cuando ya han deduci-do todo esto... Puede ser que los maderos miran “CSIMiami” antes de publicar sus noticias. Pues, tenéis
  • 29. 33que intentar ser un poco más serios, porque no po-déis seguir trabajando así...Además, el papel decisivo para sacar la ordende mi captura fue el hecho que la policía sabe que per-tenezco al ámbito anarquista, porque fui detenida enenero durante los registros que hicieron en los pisosde Eksarhia después del ataque de Epanastatiko Agona(Lucha Revolucionaria) contra el Ministerio de Cultura.En aquel entonces, para asaltar el piso afirmaban quesomos los sospechosos (quizás por la ubicación del pisocercano al lugar del ataque) y puesto que no encontra-ron nada, me detuvieron junto a otras dos personas sinrazón, para no volver con las manos vacías. En el juiciome declararon inocente, pero para la policía toda estahistoria es una razón más para acusarme ahora, cuandoya me consideran “enmarronada”.Pues, de esta manera todos estos enfermos aso-cian sus ideas para luego sacar fallidas conclusiones. Entodo caso, lo que les tengo que decir es que cierren suboca, porque me pongo a reír cada vez que les escuchodiciendo que ninguno de nosotros se está entregandoporque somos culpables. No me presento y no me en-trego porque no tengo intención de convertirme en lapresa de las ambiciones que tienen los policías para sercondecorados. Esta es la razón por la cual no me entre-go y no porque “planeo acciones”. No he elegido de en-contrarme en esta posición, ellos lo han elegido por mí.Ellos intentan demostrar que estoy en la ilegalidad, meponen fuera de mi cotidianeidad, fuera de mis activida-des y en general, fuera de mi vida. Y no iré a la cárcelpara placer de todos ellos que decidieron que todavíacabía alguien en las celdas de su democracia y que lastienen que llenar aún más, para que griten que siguencon su despreciable obra. Por esto no me presento “vo-luntariamente”, si no lo habéis pillado aún... ¿Y porquétodo esto? ¿Por la huella en una bolsa, en la casa de un
  • 30. 34amigo? ¿Por una huella en una bolsa nos hemos conver-tido en los coordinadores de todo el nuevo terrorismoen Grecia? Solo de Al-Qaeda no nos acusaron aún... Sibuscarán mejor van a encontrar mis huellas por todoslados en esta casa. A saber que significa esto...No existió ni el material explosivo esparcido, nibomba alguna en un rincón, como decían para acusar aquien sea que pasaba por allí. Los de la sección anti-te-rrorista entraron allí y han dejado la casa hecha Kosovo.Luego pusieron las latas de pintura y los sprays sobre lamesa y dijeron “esto es el taller de los terroristas”, comosi la pintura fuese explosiva. Solo faltaba que dijesenque el mando para la tele es una granada de mano...En lo que se refiere al ministro del Orden Públi-co, el cual solicitó que nos presentásemos nosotros seis,yo de mi parte le puedo comunicar que no suelo decla-rar, especialmente a vuestra policía, y aún más puestoque no existe ninguna evidencia contra mí. ¿Voy a po-nerme en las manos de la justicia para atestiguar qué?,¿sobre que un grupo de amigos se convirtió en una “or-ganización” y una casa en “piso franco”, ¿para que ellostengan las manos libres para acusar a quien sea?, ¿paracargarnos todo el código penal y detener a quien seasolo para que puedan hablar de detenciones?, ¿o por finquizás me voy a presentar sólo para que compruebenque no soy un elefante?, ¿voy a ir para negociar sobrequé exactamente? Soy anarquista y no alguna mendigaque va a negociar y regatear.Por esto soy tan absoluta en lo que tengo que de-cir. Aparte de todo esto, aunque yo misma no reconozcoa la institución del juzgado, sin embargo los juzgados mereconocen como culpable. Está historieta se tiene queacabar alguna vez y por esto voy a estar obligada a en-frentarme a vuestra justicia, cuando llegue la hora.Y, para acabar, os digo señor Hrisohoidis: de-béis tener alguna opinión firme. Por un lado estáis ha-
  • 31. 35blando de “los chicos que viven alejados de sus familiasy de que la democracia tiene que ser indulgente”, y porotro lado el grado judicial del caso ascendió y fue trasla-dado al tribunal de apelación. Simplemente quiero dara conocer los jueguitos de intencionalidades políticas.Estoy consciente que pueden meterme más car-gos por las verdades que digo, pero sé que siempre lohacen todos los mirones representantes de la Ley. Es-tán montando sus acusaciones podridas, se extenúandurante los interrogatorios, criminalizan relaciones deamistad, procesan a las consciencias e intentan llenarsus mazmorras con las almas insurrectas. Y, por cierto,promocionan el chivatismo poniendo el precio a las ca-bezas de compañeros. Sabían que algunas bocas se ibana babear al escuchar la cantidad de dinero ofrecida yque los delatores se iban a pelear en la cola para denun-ciar.El señor Hrisohoidis es tan descarado de po-ner el precio a las cabezas de los 3 chicos, mientras quenadie nunca ha publicado las fotos de alguno de estosmaderos que violan y asesinan a la gente en sus cárcelesy comisarías, maderos que trapichean con las drogas ocon la pornografía infantil, maderos que torturan, danpalizas, abren cabezas, sacan sus armas y descarganpor donde sea. Es muy simple porque todos ellos, aho-ra denominados como “protectores del ciudadano”, notienen la responsabilidad. Esta falta de responsabilidadles está concedida por la sociedad y su silencio tan cul-pable.Estoy publicando está carta no para demostrarmi inocencia, puesto que los conceptos de “culpa” y de“inocencia” no caben en mi lógica (además a los queconsidero culpables de verdad ya los he mencionado),pero porque aparte de las repugnantes certezas de losburócratas del Poder existe también otra Verdad.
  • 32. 36LOS ÚNICOS QUE CAMINAN LIBRES POR ESTEMUNDO SON LOS QUE SE PONEN EN CONTRA DEÉLKonstantina Karakatsani12 de noviembre de 2009* El Ministro de Protección de Ciudadano. El viejonombre “Ministerio del Orden Público” olía aún a Jun-ta, así que el nuevo gobierno socialista lo cambió.** Se refiere a los 3 compañeros anarquistas persegui-dos por el mismo atraco de enero de 2006 que GiannisDimitrakis, que desde entonces están en fuga, y a lascabezas de las cuales el Estado ha puesto el precio de600.000 euros.Carta de la madre de KonstantinaMiércoles 30 de diciembre de 2009.A mi querida hijaDecidí escribir esta carta para enviar un mensa-je a mi hija, a la cual no he visto desde el 23 de septiem-bre, pero también para hacer pública mi rabia sobre lainconcebible situación en la que nos encontramos mifamilia y yo. Soy la madre de Konstantina Karakatsani,que está siendo buscada por la asociación con “Conspi-ración de Células del Fuego”.No he visto a mi hija desde hace 85 días. Esto esmuy duro. El dolor, la tristeza, la locura y el trastornoque se han apoderado de mi vida y de mi mente son in-
  • 33. 37descriptibles, y como si esto no fuera suficiente, desdehace ya bastante tiempo mi casa y mi familia nos en-contramos tan intensamente cercados y rodeados porunos personajes poco discretos (los policías), que sientoque se está invadiendo mi vida personal. Me enfurezcocada mañana cuando salgo de mi casa para ir a traba-jar y los veo esperando abajo. Los veo aparcados justodetrás de mi coche; lo hacen para recordarme en cadamomento mi propia desgracia. Lo hacen tan abierta-mente que me comen el alma. La situación ha llegado aun punto grotesco: a veces los sorprendo dormidos ensu vehículo. Sí, de verás. Además, ¡no vacilan en seguirtambién los pasos de mi otra hija, la de 22 años! Tengoaún una tercera hija, de 17 años, que vive con su padre(mi marido anterior), de la cual ignoro si no le “roban”a ella también lo poco que tiene de su vida, de la formagrosera que ellos tienen. He intentado ya durante bas-tante tiempo contener mi rabia, pero por desgracia es-tamos asediados de un modo tan asfixiante, que se aca-baron los límites de mi tolerancia. Quiero dirigir unaspreguntas al señor Hrisohoidis: ¿Desde cuándo puedeuna democracia seguir a los ciudadanos? ¿Con qué mé-todos se pretende defender los derechos y las libertadesdel individuo? La ausencia de mi hija tiene para mí uncosto inimaginable y creo que tengo todo el derecho deexigir que desaparezca toda presencia indeseable alre-dedor de mi familia. Tenemos que intentar encontrar-en cuanto esto sea posible- nuestra tranquilidad psí-quica... SOLOS. No me voy a extender más, solamenteles puedo decir que tengo las pruebas para todo lo quedicho, así como las marcas y números de las matrículasde los coches y de las motocicletas. Imagino que no lesgustaría que los hiciera públicos.Ahora quiero dirigirme a mi niña y decirle cómome duele su ausencia, cómo me voy a dormir y me des-
  • 34. 38pierto con su fotografía, cuánta impaciencia tengo parapoder apretarla en mis brazos, y quiero que sepa queestaré a su lado. Cunado llegue la hora, lo vamos a pa-sar juntas y la voy apoyar con todas mis fuerzas hasta elfinal.Mi querida Konstantina, te adoro.Ksanthi Kontaktsoglou.Carta abierta del padre de Panagiotis MasourasAlguien dijo que la violencia es el último refugio delos fracasados. No estoy completamente en desacuer-do, pero creo que la violencia es además el ingredienteprincipal de las expresiones cotidianas de la mayoría dela gente de éxito. A veces está servida en unas medi-das pequeñas, a veces grandes, las cuales a pesar de queaparentemente no merecen castigo ninguno, no resul-tan profundamente enajenadoras.A esos chicos que colocan mecanismos explo-sivos quiero decirles, sin que esto suene como un eu-femismo, un gracias por el hecho de que, hasta ahora,han sido cuidadosos de no provocar víctimas. Quierotambién tenerles más confianza en que estén atentos, sipiensan hacer algo en el futuro, que se piensen que al-guna vez, aunque no lo quieran, el accidente no tardaráen ocurrir.Y aún si la víctima es un culpable, si es golpeadosin que lo espere, será siempre una víctima inocente.Voy a decir también lo que leí en algún lado:“Un revolucionario exitoso es el capital para el pueblo,uno fracasado es el criminal”. Sin embargo, pienso que
  • 35. 39un criminal no puede para nada llamarse revoluciona-rio, ni siquiera “un revolucionario fracasado”.Suelo ser poco absoluto en lo que digo, lo mis-mo recomendaría también al Sr. Georgiadis del partidoLAOS: cuando dice ciertas cosas, no tiene que ser tanabsoluto, basta solo con pensar que seguramente haypor lo menos una persona que puede tener una opiniónopuesta a la suya.Quiero decir al Sr. Tsipras, el cual me gustacomo persona y por el cual voté, que el Sr. Hrisohoidisno tuvo porque montar toda su maquinaria en Eksarhiapara llegar a cambiar el liderazgo de la Policía. Si yo es-tuviera en su lugar, creo que habría elegido colocar en elpuesto del jefe de Policía a alguien como Sr. Ikonomou,el cual personalmente tuve el honor de conocer.Cuando alguien te inspira la confianza no es unhalago decirlo, no importa si has votado por ellos o sílo harás, por una simple razón de que es posible que apartir de hoy no quiera o no pueda ejercer mi derechoelectoral.Y el Sr. Pagalos puede decir lo que quiera, talcomo lo dijo durante las últimas elecciones al Parla-mento Europeo, que “aquellos que no votaron son unosanimales”. Uno de ellos fui yo también. Pues, le devuel-vo esa descripción, y le catálogo también a él en estaclase de especies y, puesto que ya somos muchos o has-ta demasiados (animales), debo de recordarle que en laselva no existe la ley electoral.A Sr. Giakoumatos le quiero decir que el arre-pentimiento y la disculpa son unas cosas buenas, perono embellecen necesariamente todo, porque a menudotienen la desventaja de ser acompañadas por los defec-tos del tiempo que fue malgastado.Ya que tengo la oportunidad, quiero expresarmi perplejidad, la que me está atormentando todo eltiempo, sobre el hecho de como mi hijo pudo dejar su
  • 36. 40averiada moto allí lejos, en el patio de esa casa en Ha-landri, cuando tanto yo como los vecinos de su barrio deGalatsi, y él mismo todavía más, sabíamos que duranteel último periodo le estaban siguiendo. Mi hijo puedeque no sea el más inteligente, pero si que es muy suspi-caz y desconfiado.A todos nos sacuden algunas cosas en nuestravida y hay unos momentos difíciles de olvidar, como meimagino que los habitantes de Haiti nunca olvidarán loque están viviendo ahora mismo. Yo también quieromencionar dos momentos que viví, que puede que seanpoco importantes, pero se me quedaron grabados en mimemoria. Uno de ellos era una frase llena de dignidad,aunque quebrada y armada por fuerza, que me dijo porteléfono el padre de Hadzimihelakis por la tarde el díaque llevaron a su hijo a una cárcel lejana a más de 500km. El otro era la imagen del padre de Giospas, digno, apesar de estar tan conmovido que apenas pudo hablar,cuando nos encontramos allí en la puerta de la cárcel.Acabando, quiero mencionar una declaraciónestupenda hecha por ese tremendo hombre de colorcafé que vive en la Casa Blanca, que: “el dinero volve-rá allí de donde vino, allí donde ahora hace falta”. Side verdad lo hará, pienso que valdría la pena de irme,aunque sea por un día, a América para gastar la plata y,y si hace falta, para votarle en las siguientes elecciones.Confieso que yo también hace unos días he empezadocon ese atípico intento de, por un lado extraer el dinerode un bolsillo correcto y por otro trasladarle a un otro, yya veo dificultades parecidas a las del plan de Obama.Andreas Masouras21 de enero 2010
  • 37. 41Segunda carta de Panagiotis Masouras¿Estás temblando querida?Temblarías más aún,si supieras donde te estoy llevando”TurenneCautivo dentro de los muros del moderno centrode reformación para los infractores de la democracia.Los días, los meses, los años te van a suicidar gradual-mente, con la disciplina que se enfrenta a la orgullosapostura de los revolucionarios, los cuales están inten-tando atrapar a lo imposible. Te van a suicidar tambiénlos abrazos con el eco del fúnebre silencio de los presossumisos.Una guerra no oficial monta sus emboscadas portodos lados. Detrás de ella se esconden los intereses políti-cos y las apuestas entre los partidos. El frenesí de la desin-formación y el cruel lavado de cerebro son un hecho dado.Los medios, que son saqueadores de tumbas, todo el tiem-po y de manera metódica están martillando las refinadasceldas del tejido social. Sedientos por más miedo y másinseguridad hacen llamados a la sensibilidad social y a lacolaboración para hacer frente al “nuevo terrorismo”.El eco de sus relatos desde los centros de gestióny de fabricación de morales y costumbres rebosa ya de lasimaginaciones frenéticasLa situación es muy clara. Una casa la llamaron“el piso franco”, las relaciones de compañeros y de amis-tad se convirtieron en “una organización criminal”, y lashuellas dactilares encontradas por allí fueron presentadascomo “las inquebrantables pruebas de culpa”, la culpa deser miembros de la organización Conspiración de Célulasdel Fuego.Alguna gente sigue encarcelada y otros están enbusca y captura, solamente a base de las huellas, mien-
  • 38. 42tras que cada vez que el grupo golpea, las autoridadesemanan una nueva orden de captura. Se trata de un casoen el cual preparan el terreno para afirmar con certezatodo lo que no son capaces de demostrar a través de lalógica. Un terreno fértil, que en un futuro les permiti-rá (tanto a nivel mediático como legal) meter cargos amontones.Después de nuestra detención las cosas han se-guido de este modo. En diciembre, el Ministerio de Pro-tección del Soldado* ha dado la orden para “retencionespreventivas”, asaltó al “piso franco” del ateneo anarquis-ta “Resalto”, ha puesto el precio de 600.000 euros a lascabezas de tres compañeros nuestros, hizo declaracionessobre las conexiones con “el crimen organizado” y sobre“la caja revolucionaria común”, habló sobre “la guerra”.Además, estableció la institución del “madero delbarrio” y llamó a cada aspirante a soldado para colabo-rar por la causa de la paz social y la seguridad. También,intentó desmembrar al ámbito revolucionario, a travésde la socarronería de despolitización, hablando por unlado sobre “los ideólogos” y del otro sobre “los vándalos”.Consideraban que de éste modo las fuerzas revoluciona-rias por sí mismas iban a conducir sus estructuras y susbases hacia el sacrificio en el altar de la prosperidad so-cial.El objetivo del Poder no es ni la desarticulaciónde “Conspiración de Células del Fuego” ni tampoco “po-ner fuera del juego” a algunas personas concretas. Suobjetivo es aislar y desactivar a todo lo que está “contralas reglas” y es potencialmente revolucionario. Desde losgrupos en los cuales la gente colectiviza sus individualis-mos, los ateneos, las casas ocupadas, los bloques ofensi-vos de las manifestaciones, hasta los potenciales nuevoscompañeros combativos.Los juegos por debajo de la mesa no puedenasustarnos, ni tampoco nos dejan pasmados. Desde
  • 39. 43siempre conocimos la precisión quirúrgica de los me-dios, que cada poder político esta usando con el fin dedesideologizar al ámbito revolucionario.La exterminación y la venganza propias de laguerra juegan el papel principal, atacando a los puntosneurálgicos de nuestra experiencia cotidiana, la de ladignidad y de nuestras consciencias radicalizadas. Va-mos a oponernos como enemigos a los carceleros denuestras almas.Los alaridos de la guerra tienen que ser escu-chados al mismo tiempo dentro y fuera de las rejas. Elataque ahora, por todos lados, contra todo.Para estar junto a los en busca y captura acusados de sermiembros de “Conspiración de Células del Fuego”Para estar junto a los compañeros, a cuyas cabezas seha puesto precioPara estar junto a los presos dignos en todos lados.Frente a frente con nosotros mismos en cada momen-to.Abrazando a la guerra.Panagiotis MasourasCárcel de Avlona,Febrero de 2010* Se refiere al Ministerio de Protección del CiudadanoSegunda carta de Haris HadzimihelakisLa detención de las primeras cuatro personas (inclu-yendo a mí) acusadas de ser miembros de la organiza-ción revolucionaria “Conspiración de Células del Fue-go” fue seguida por el clima de histeria anti-terrorista
  • 40. 44hinchada por la prensa y la TV, los cuales, una vez másreclamando para sí mismos el papel de chivatos y de-magogos, están pidiendo más arrestos, encarcelacionesy “castigos ejemplificadores”. Al mismo tiempo, los “le-gítimos” periodistas de la prensa amarilla, intentandocrear un clima específico y ganarse la fama, desarrollanuna especie de literatura barata escribiendo sobre “lasconexiones con otras organizaciones revolucionarias ycriminales”, “el dinero que proviene de atracos”, “lasarmas” y también sobre “unos niños tira bombas” y “losbebes del terrorismo”.Y, a través de esta sucia propaganda que provie-ne de los detestables encorbatados gusanos televisivosque colaboran con los pegados a sus puestos centaurosde la Policía, a mi casa se le llama “el piso franco”. Sinembargo, a pesar de los esfuerzos, tanto de las noticiasde las 8 de la tarde como el de la “bilis”, como le llama-mos a “los diarios”, intentan convencer hasta el últimopadre de familia pegado a su tele de lo contrario, tengoque decir que: la vivienda en la calle 25 de Marzo erami CASA y no el piso franco de alguna organización, nitampoco un arsenal o un almacén de municiones.No obstante, a base de un único hallazgo la casase convierte en un piso franco y a cada uno y una queha puesto su pie allí, aunque sea por una sola vez, se lescarga (obviamente sin pruebas) la mitad del código pe-nal. Un ejemplo de esto son las ordenes de busca y cap-tura emanadas después de nuestro arresto, obtenidas abase de las huellas dactilares encontradas sobre variosobjetos. Tres de esas ordenes ya fueron ejecutadas, has-ta ahora, y una persona más ha entrado en cárcel pre-ventiva. De este modo, una vez más se ha demostradoel papel de la “independiente” justicia,que mete por unmes a la cárcel a un joven de 20 años para cubrir lasincapacidades de la Policía y entretener a las noticiassensacionalistas.
  • 41. 45Está muy claro que en diciembre de 2008 y conel asesinato de A. Grigoropoulos en manos del “sheri-ff” policía E. Korkoneas, se provocó una fuerte rupturapolítico-social en la ya desde antes desestabilizada rea-lidad griega. El hecho de que cada vez más gente salede su apatía, de su indiferencia y de la comodidad desus sofás, el hecho de que todo un ámbito político seestá radicalizando a partir de los sucesos de diciembre,el hecho de que las organizaciones revolucionarias exis-tentes desde antes de ahora están intensificando susactividades, mientras que unos grupos nuevos siguenapareciendo, el hecho de que la opción del ataque seconvierta, a paso lento pero firme, en una preferencia,todo esto atemoriza a los defensores de la monstruosi-dad capitalista, hoy en día llamada “la democracia par-lamentaria”.Así llegamos a las declaraciones fanfarronas delMinistro de Protección del Régimen (y no “del Ciudada-no”, como ellos quieren que creamos...), ese soldadito delos americanos M. Hrisohoidis que habla de “la erradica-ción del terrorismo”, “la modernización de la Policía” y “elorden y la seguridad”. Aquellos que, en otra época eranunos pretores de la llamada “derecha popular”, después deser ridiculizados por sus sucesivos fracasos, ahora tienenla necesidad de mostrar que “están haciendo algo” y así rá-pidamente se convierten en unos continuadores de Papa-dopoulos* con cara socialista, puesto que las tácticas queutilizan despiertan los recuerdos de la Junta. El hecho deponer un fabuloso precio de 600.000 euros a las cabezasde 3 compañeros, las masivas “retenciones preventivas”antes de las manifestaciones, las incursiones policiales enlos ateneos con pretextos ridículos y una producción ma-siva de ordenes de busca y captura más una serie de deten-ciones por el caso de “Conspiración de Células del Fuego”a base de una absurda e insostenible insistencia que micasa es “el piso franco” de esta organización.
  • 42. 46Quiero si dejar en claro que no me gustan lasquejas y los lloriqueos sobre la“justicia y la legitimidadde los procedimientos” y la única razón porque men-ciono estas cosas es justamente para demostrar comofalsas y artificiales son las definiciones de “lo justo y lolegítimo”, puesto que están en una permanente interac-ción con la opinión pública, que es tan maleable y cam-biante como dichas definiciones. Que se puede decir alrespecto de la opinión pública, que para llevarla de lamano bastan solamente las noticias de las 8 de la tar-de...Al fin y al cabo, lo más esencial no es la represiónque sufre el ámbito anarquista y el ámbito radical en ge-neral, sino la respuesta que este ámbito dará. Se entien-de por sí mismo y es algo lógico que la máquina estatalutiliza y seguirá utilizando cada medio posible para in-tensificar la represión y sembrar el miedo entre aquellosque seguirán resistiendo. Si los medios que van a utilizarserán legales o ilegales, si la manera en que se van a mo-ver será abierta o encubierta... esas cuestiones no tienenpara que interesarnos aparte de lo que sea necesario paraprotegernos a nosotros mismos. Al contrario:lo que tieneque ocuparnos es devolverles los golpes que recibimoscon eficacia y la mayor saña posible. Tenemos que recha-zar las lógicas de la victimización, tenemos que negarnosa vivir bajo el miedo y la incertidumbre, tenemos queconcentrar todas nuestras fuerzas para agudizar nuestraacción, puesto que una mejor respuesta a la intensifica-ción de la represión no existe.Entonces, en base a esto proponemos la soli-daridad de hecho y real, nos organizaremos a nosotrosmismos lo mejor posible, abandonaremos la lógica delmiedo y del sometimiento, atacaremos a todo lo que re-prime nuestros deseos, a nuestras pasiones y a nuestranecesidad de la libertad y de una vida honrada.“¡Tenéis que buscar a vuestro enemigo y
  • 43. 47tenéis que empezar vuestra guerra y laguerra por vuestras ideas! ¡Y si vuestraidea ganará, vuestra honradez todavíatendrá que convocar al triunfo!”F. NietzscheLiberación inmediata del anarquista revolucionario P.Masouras y el acusado junto a nosotros E. GiospasSolidaridad con todos perseguidos por el mismo casoSolidaridad con todos prisioneros de la Guerra SocialHaris Hadzimihelakis10 de marzo 2010* Giorgos Papadopoulos encabezó el golpe de estado en1967 y era primer ministro, luego presidente hasta el finde la dictadura en 1974.Carta de Konstantina Karakatsani después desu detenciónEl 22 de abril, mientras hablaba por teléfonodesde una cabina en el centro de Atenas, vinieron y medetuvieron. Es lógico, puesto que no me fije un tiempodeterminado para seguir huida, de modo que he estadofugada hasta que me han localizado. Luego me llevarona la Comisaría Central, donde sucedió lo que ya se sabe.No faltaron las fanfarronadas e insultos de algunos ma-deros concretos. ¡Tan descriptivos fueron que aún ten-go ganas de vomitar! De todos modos no espero nadamejor de ellos. Después de permanecer dos días en “elpiso franco” de la planta 12, y después de que el fiscal
  • 44. 48por fin decidiera meterme en la cárcel, fui trasladada aEleonas. 6 o 7 coches y 3 motos escoltaban a una solacriminal, a mí…Por cierto “el crimen” cada uno lo define comoquiere. La conciencia y la lucha son para ellos un crimen.¡Precisamente por eso, el Ministerio de Protección delChivato desde el principio intenta de forma inexperta re-primir el crimen! Los encarcelamientos, las infinitas per-secuciones penales por el caso de las Células del Fuego,las retenciones masivas y colecciones de expedientes, lascargas y palizas policiales en Eksarhia, los asaltos a losespacios políticos, las acusaciones podridas, y el reciénasesinato de Lambros Foundas por la espalda, el cualalgunos malhechores no vacilaron en llamarlo como “elgran éxito de la Policía griega.” Su objetivo no es exclusi-vamente la desarticulación de alguna organización sinodejar inertes e intimidar a todos los que luchan.Se quedarán en el mero intento…No importa si hay pruebas, tienes que entrar enla cárcel para aprender a agachar la cabeza…Alguien deuna vez por todas tiene que decirles que la concienciarevolucionaria no conoce de rejas, jaulas y esposas, queno se la puede reformar.La mayoría de la gente tiende a apretar sus ca-denas por sí mismos. Cada uno a su manera está cons-truyendo su propia cárcel imaginaria, porque así loaprendieron y hasta se alegran de eso, se sienten segu-ros.Dentro y fuera, ahora y siempre, libres viviránlos que nunca se construyeron su propia cárcel.Un abrazo muy grande a todxs lxs vencedorxsencarceladxs y perseguidxs. Lxs vencidxs son lxs que seagachan en la sumisión y la renuncia.“En cuanto más grande se hace el silencio del mataderoacorazado, tanto más les aterroriza la rabia de una fieraatrapada”
  • 45. 49PD. Cuando la marcha de lxs compañerxs vino a lacárcel cortaron las líneas de teléfono para que no mepudiera comunicar con ellxs. Además la ventana de micelda, ¡por pura casualidad!, no tiene acceso a la calle.La marcha fue recibida muy positivamente, las presashablaban sobre ello todo el día.Konstantina Karakatsani,Cárcel de EleonasCarta de Panagiotis Masouras al respecto de loshechos de 5 de mayoMiles de personas salieron a las calles para pro-testar en contra de las medidas económicas, justo antesque éstas fueran decretadas por el gobierno.Centenares de anarquistas presentan su propiomarco político. Se entregan a incendiar a los ministe-rios, furgonetas de la TV, bancos,etc. y, a veces, junto aotros manifestantes, atacan al ejercito urbano del régi-men.Así, de alguna manera, en éste tenso estado deexcepción se realiza el incendio de una filial del bancoMarfin en calle Stadiou, con el resultado de 3 personasmuertas por asfixia. Los créditos se acaban y empiezaotra sesión, otra película. El mundillo periodista y losempujadores de bolígrafos se apresuran en saquearlas tumbas sobre los cadáveres de éstas tres personasy hablan sobre “una ejecución a sangre fría”. Al mismotiempo todo el ámbito político del Dominio habla sobreasesinos con capuchas que “encontraron a sus enemi-gos en los tres empleados”.La táctica de los medios de fabricar las morales
  • 46. 50y las aparentes realidades la conocemos bien. Sabemostambién que presentarlo como un acto premeditado,para de tal manera producir una sensación social espe-cífica, forma parte de su táctica. Sabemos que los secua-ces de la TV están halagando a sus superiores sistémi-cos y esto no nos impresiona para nada.El hecho por si es trágico. Los autores a su vez conestá acción cayeron en una aún más trágica.. ¿falta de cui-dado?, la certeza de acaparar el medio utilizado? Nadie lopuede decir exactamente aparte de ellos mismos.En todo caso se da por supuesto que éste acto notuvo tal intencionalidad, si esa gente fueron unos anar-quistas responsables y no alguna otra cosa. Si hacemosun recorrido corto de nuestra memoria, podemos com-probar que a causa de las tres eventualidades mencio-nadas, algunas veces lo peor no “llegó” solo por “suerte”.Pues, en ésta ocasión lo peor si que “llegó” y quizás quesi por “casualidad”. Todas las palabras parecen pocaspara restituir con exactitud y de modo fluyente el comoéste hecho congeló los sentidos y esperanzas de uno yotro lado. Lo injustificable es difícil de justificar, tampo-co hay tal intención. Fenómenos semejantes se convier-ten en carne y hueso por falta de las estructuras orga-nizativas y por la equivocada percepción de la violenciay de la utilidad que se intenta obtener aplicándola. Amenudo el resultado de las acciones no organizadas yde la espontaneidad mal manejada son las detenciones,las lesiones, la ineficacia...Pues, volviendo al tema, lo que no habíamos co-nocido hasta ahora fue el hecho de que algunas partesde los antiautoritarios asimilaron por completo la cer-teza judicial de la televisión, reproduciendo dentro delmismo ámbito antiautoritario la moral clonada de losfiscales y de la escoria mediática, por lo tanto hablandoel idioma de la legalidad sistémica.Por otro lado, ellos mismos sin darse cuenta de
  • 47. 51ello, se convierten en unos “informales” informadoresde la Policía, difundiendo los rumores sobre los guionesque se están aproximando y que serán perseguidos porlos cargos de delitos graves.Pues, sería bien si no atribuían las responsabi-lidades como maldiciones y que sus agujas no seríanapuntadas a gente concreta. Y también que no exterio-ricen su derrotada inseguridad en contra de ciertas co-rrientes revolucionarias. Desde el momento que presu-miendo llegan hasta el punto de juzgar, bien sería si semetieran una tapa en su cavidad bucal.Al lado opuesto de ésta lógica se escuchó unaotra. La de los“daños colaterales”, “los empleados ban-carios como enemigos”, la responsabilidad de Vgeno-poulos, los rompe-huelgas que “si no hubieran trabajado,no habrían muerto”. Una “lógica” de desvinculación, dedesorientación desde la posición de un sano análisis re-volucionario y de la superficialidad en lo que se refiere alas cuestiones valorativas de la violencia revolucionaria.Lo de “pasó lo que pasó, miremos adelante”. Si, miramosadelante, tal como siempre, también por esto a vecestropezamos en los escalones que nosotros mismos cons-truimos. Tenemos que abordar el tema verdaderamentey de un modo detallado para que no ocurra otra vez. Ta-les abordajes y simplificaciones como los mencionadossólo nos desorientarán de la dirección del combate. Paraacabar, es inexperto tratar a la gente usando los términosmatemáticos como +1 y -1. Semejante lógica está frenan-do la evolución de nuestro pensamiento y la profundiza-ción de nuestra capacidad analítica.“¿Quiénes son nuestros enemigos? ¿Quié-nes son nuestros amigos? Se trata de unacuestión de gran importancia para la Re-volución.”Mao Tse Tung
  • 48. 52Hemos escuchado mucho, hemos leído otro tan-to. Puesto que lo obvio no existe, vamos a aclarar algunascosas: las cabinas de teléfono, las abuelitas que se sientancon sus nietos en el parque infantil, los drogadictos y losempleados (con la excepción de las policías y de todo loque en su contenido tiene que ver con la percepción y lagestión institucional) no son el objetivo del anti-poder.Los sucesos como lo de Marfin y sus resultados (en el casoque hubo tal intencionalidad) no pertenecen a ninguna co-rriente especifica ni tienen una procedencia política con-creta. Al contrario: la destrucción de los bancos siempreforma parte de las decisiones ofensivas del anti-poder.Ahora lo de “rompe, quema, roba” por sí mismose podría considerar como un precoz, aunque bajo cier-tas condiciones previas (consciencia, pensamiento critico,apuntar a un objetivo) aprendizaje revolucionario.Pues,esunamierdayunpolitiqueogrosero,cuan-do aplastado por los ataúdes con los muertos te arrastrascomo un cadáver para lanzar polémicas contra las corrien-tes revolucionarias.“La diferencia entre la inteligencia y la estupidez es queésta primera tiene unos límites.”A. EinsteinHemos escuchado sobre “los oscuros cerebrosnihilistas” que armaron las manos de los autores. So-bre autistas, auto-referentes bastardos que oponen “suYo individual contra el Nosotros colectivo”. Sobre van-guardias iluminadas que encontraron un terreno fértilen las entrañas del ámbito revolucionario y se les “per-mitió” crecer mientras que se necesitaba la hoguera yla erradicación. Sobre visiones del mundo machistas,dominadas por militarismo, las cuales en la conclusióncrearon una verdad única: “quien no esta con los nihil-istas es su enemigo”.
  • 49. 53La critica de los ateneos y colectivos autónomosal estilo de “Antipnia”, “Arheiothiki”, “Movimiento Anti-autoritario” y otros que sacaron semejantes cartas pro-pagandísticas de derrota es, pienso yo, muy concreta.Obviamente el hecho de nombrarles no tienecomo objetivo hacerles publicidad, sino hacer destacarlos motivos de esos colectivos concretos(independiente decual es su corriente) que atacan con su veneno a las prác-ticas revolucionarias. Tales “visiones” contaminan las per-spectivas revolucionarias y guerrilleras del movimiento.“Para un revolucionario las condicionesson siempre maduras.”Che GuevaraEl militarismo revolucionario organizado es laplataforma que conecta la práctica con el análisis, laaproximación, la auto-disciplina, el resultado, es unacondición que asegura la agilidad y la fuerza militar.Por tanto, si un Luchador la incluye como la estructurade sus herramientas prácticas, lo resaltará como algolegítimo, necesario y para nada reprochable. Mientrasque la perspectiva de su difusión y los resultados causa-dos por los sujetos revolucionarios son el objetivo de losprocesos revolucionarios, esos sujetos también se situ-arán en un acuerdo completo con la dirección y obten-ción del propósito.La corriente nihilista, siendo una mezcla devalores de movilidad y de búsquedas de ruptura ver-dadera que están continuamente evolucionando, no seempareja con alguna monstruosidad elitista, como se lopresenta. El nihilismo no es un contrapeso de fuerza alrespecto de las otras teorías y puntos de vista, simple-mente es diferente.El hecho de adaptar tu discurso político comotambién los marcos que te fueron impuestos a unas
  • 50. 54nuevas y modificadas condiciones, y al mismo tiemporevisar continuamente tu pensamiento crítico conside-rando la continua evolución de las normas sistémicas yde la dominante jerarquía capitalista, pues, tal procesose podría describir solamente como algo sano y legíti-mo.El hecho que el análisis crítico de la gran partede los luchadores, tanto “cercanos” como “lejanos”, nose agota en una cháchara sobre las cuestiones pura-mente académicas sino va más allá, tampoco tiene quever con alguna corriente especifica.Quizás aquellos que razonan así, son los que dehecho incorporan una jerarquía informal en sus estruc-turas...La crítica revolucionaria significa partir en tro-zos las condiciones, motivos y situaciones para luegovalorarlas, profundizarlas y de nuevo seguir buscando.Obviamente no se trata de etimología sino muyclaramente de la esencia. Una práctica revolucionariaacompañada por un analíticamente profundizado dis-curso de la propuesta política, no sería innovadora sino se dirigiera contra su propia época. En el caso de nohacerlo, pierde la apuesta con la cual automáticamentese puso. La apuesta de una intervención política cru-cial.Tenemos que considerar el hecho que existenlos luchadores y luchadoras, las cuales combatiendopor cambiar los marcos mismos de sus vidas automáti-camente entran en guerra con todo lo que mantiene elcautiverio sistémico, con todo que eterniza la inercia so-cial.La referencia que hace el revolucionario al dis-curso el cual ha llevado a cabo en la práctica, es la piedrafundadora de su estructura ideológica. Es el momentoen el cual en base a sus motivaciones políticas dirige sucrítica en contra del nuevo orden de las cosas.
  • 51. 55Pues, siguiendo el rastro de las nuevas herra-mientas dominantes del Poder, del capitalismo y delas apreciadas estructuras mediáticas del tejido social,vemos como efectivo un modelo de búsqueda y análisispermanente, que crea una incorporación duradera deldiscurso y de la práctica, del pensamiento y del puntode vista, y lo usa como una arma contra las estructurasdel enemigo.El único que pondría un significado negativoa la esencia de la vanguardia, a sus resultados prácti-cos pero también teoréticos, sería aquel que no puedereconocer su esencia.Las molotov, las pistolas, las bombonas de gas,las bombas y las piedras no tienen una boca para hablar.La opinión de que “los hechos hablan por si mismos”no tiene nada ni para decirnos ni para ofrecernos. Es lamisma lógica con la que penetra el elitismo de la espec-tacularidad y de la fetichización de los medios.Tal vez algunos y algunas son indecisos, no lo-gran ser vanguardia y crean todo un complejo de esteri-lidad teórica y práctica en los procesos revolucionarios.Es una miseria que a unas aproximaciones tan baratasse les presente como ideas políticas.Pues, el Yo individual no se opone al Nosotroscolectivo. El yo individual hace la guerra a la lentitud delos procesos y a los pensamientos políticos anticuados,los cuales lo único que producen en la mayoría de loscasos es el estancamiento y la repetición, y por lo tantobloquean la evolución teorética y práctica de la revolu-ción.El individualismo es uno de los puntos de en-cuentro de los deseos colectivos con la lucha revolu-cionaria devastadora. Por lo tanto, su disposición ide-ológica tiene como objetivo colectivizar su contenido yal revés. Quiere eliminar la repetición, la cual mantieneal individuo en un peculiar régimen de estancamiento
  • 52. 56espiritual y práctico. El nihilismo y el anarcoindividu-alismo surgen cuando el revolucionario posee la sobrie-dad teorética/analítica, la movilidad innovadora/evolu-tiva y la perspicacia realista/liberadora.“Elhechodequecuentasconloscampesinosy no te prepares ti mismo, es un fallo másgrande. Lo de prepararte a tiempo paracada eventualidad es la más grande vir-tud.”Ho Yen-ShiEs necesario que afrontemos la realidad conuna iniciativa política revolucionaria bien equilibrada ycombativa. Así podremos poner en evidencia la impor-tancia de un análisis, el cual podrá determinar nuestraestrategia de lucha.La critica revolucionaria es un camino para quelos luchadores puedan conocer al enemigo y sus fuer-zas, pero también a sí mismos y a sus fuerzas. Esta crit-ica muestra a los luchadores la razón de sus “fracasos”y promueve el intento de sobrepasarlos. Conociendo ycategorizando la naturaleza del enemigo haremos nues-tra lucha más inmediata y bajorrelieve. Nuestras vic-torias no las debemos interpretar de modo unilateral yparcial. Así como también, no debemos subestimar alenemigo a nivel espiritual, ético, estratégico y político.No tenemos que escuchar las voces que tiendena neutralizar la cuestión de la revolución proponiendounas alianzas entre corrientes políticas y teoréticas in-conectables. El único camino es la despiadada, intran-sigente y vigorosa lucha revolucionaria.La mayoría aprendío a hablar el idioma de lospapeles sociales: el pensionista, el maestro, el estudi-ante, el obrero, el padre de la familia y la lista no seacaba...
  • 53. 57¿De verdad podemos tener en cuenta alguna explosiónsocial que tuviera una perspectiva insurreccional? Sea-mos sinceros. Un luchador conscientizado que tieneunos motivos concretos, percepciones, aspiraciones,análisis y unos objetivos determinados, pienso yo, nopuede identificarse con alguien que, estando desesper-ado, agarra impulsivamente los medios de la violencia.La rabia que ambos sienten por la vida que viven no espor sí misma un factor unitario. El hecho que ésta partede la gente no nos es (todavía) hostil no significa queautomáticamente seamos aliados.A través de una crítica severa. Solamente asívamos a dar la importancia esencial y necesaria a lascuestiones básicas relacionadas con la consciencia.Quizás no es poco saber por adelantado, quecuando la mayoría del pueblo este económicamente“satisfecha”, volverá a sus convenios, a los mismos tra-tos que nosotros combatimos a diario, o introducirá denuevo todo eso que nosotros realmente hemos inten-tado rechazar.La liberación total devastadora no puede com-pararse con la mediocridad de los convenios limitadosproducidos por los mecanismos del régimen. No puedecompararse con la complicada retórica, que a menudoresulta superficial. No lo puede porque retórica seme-jante enreda y confunde a las cuestiones claras de los va-lores, en vez de estar a su servicio. No puede compararseporque a lo mejor en un momento dado va a atacar a larevolución por la espalda y llevarla a la derrota.Por otro lado, no vamos a convertirnos en unospesimistas y fatalistas, algo así nos va a decepcionarde una u otra manera. El establecimiento económico-político es rehén de los hechizos del progreso económicomundial, del Banco Europeo Central y de la FMI, y lascondiciones se ponen inciertas. Las posibilidades, pues,de una explosión social, de un modo imaginario son
  • 54. 58cercanas. Vivimos en un modelo capitalista que no escapaz de tomar su propia e independiente posiciónpolítica. Tenemos un capitalismo incorporado en loglobal, y por tanto tenemos como sea que definirlocon claridad. Vivimos en Grecia de 2010, en un paísdel capitalismo evidentemente incorporado y depen-diente, el cual tiene como objetivo crear la ilusión dela igualdad entre las clases (posibilidades de escaladasocial y económica), y de cierta forma lo ha consegui-do. Ha prestado a las capas sociales bajas la posibi-lidad del ascenso social, de subir tanto por su méritoy reconocimiento social como por su capacidad em-prendedora. Una vez todos creían que tenían derechoy acceso a un sueño hasta entonces imposible, y que,claro, pensaron que no habrían consecuencias. Untrabajo fijo muy bien pagado, una familia, una casacon piscina, una casa de campo y un coche caro.¿Yporqué una explosión social se puede imaginar comoalgo cercano? ¿Porqué el ciudadano ya no tiene esailusión de creérselo? El capitalismo no le ha dado loprometido y además ahora le quita lo que ya tuvo,trasformando su violencia sutíl en una bruta.Tenemos cada vez más que reconocer las par-ticularidades socio-políticas de cada condición paradeterminar una estrategia acerada de la lucha.Como luchadores continuamente buscamos lacritica revolucionaria y a la auto-crítica, tenemos el co-raje de revisar y de valorar de nuevo.Tenemos que en-tender la realidad para poder enfrentarnos a ella. Nues-tra conciencia tiene que ser el principio y el fin de nues-tra reflexión sobre la lucha. Las fuerzas revolucionariastienen la tendencia a evolucionar, crear pensamientos ypuntos de vista sobre el nuevo modelo de vida que lesrodea. Tienen la valentía y la sangre fría de reconocer lascondiciones socio-políticas existentes y hacerles frentecon una crítica puntiaguda. Llegaron al punto de buscar
  • 55. 59el origen mismo de las palabras, y al mismo tiempo setrata de la búsqueda del origen de las ideas.Entonces, ¿cuál es el deber de un/a revoluciona-rio/a?, ¿Tiene que atraparse a sí mismo en las, carentesperspectivas, reivindicaciones de la mayoría de popu-lacho o encender la polarización social? ¿Quiere crearunas perspectivas insurreccionales desarrollando nue-vos puntos de vista y pensamientos analíticos o ponersus esperanzas en el pueblo, el cual a su vez lo entregaráal Poder de turno?.¿No es decepcionante el hecho que algunos es-tán a la expectativa de que el capital no será capaz dedejar satisfecho al pueblo, pero no esperan a la eventu-alidad que el pueblo abolirá al Dominio?En la búsquedapermanente de nuevas maneras, métodos e ideas en-contramos el reflejo real de la lucha. De la lucha por laliberación y de la perspectiva de autonomía.Es nuestro deber revertir los valores del interésy la conformidad. Es parte de nuestra lucha hacer laguerra a la percepción “mira sólo lo tuyo y otros que sejodan”. De este modo nos desharemos de las matricesde estereotipos.“ No somos gente apropiada para oídossemejantes. ¿Tal vez, tenemos que prim-ero destruir sus oídos para que aprendana escuchar con sus ojos?”F. Nietzsche.La evolución tiene que ser el sujeto de la búsque-da en todas sus ramificaciones, porque a esa guerraquizás tenemos que llevarla a cabo espalda a espaldacon nuestros compañeros y cara a cara con nosotrosmismos.Por lo tanto, continuamente buscamos unos com-pañeros/cómplices y no aplaudidores y simpatizantes.
  • 56. 60Nosotros como primeros tenemos que demostrar la trans-formación sana y radical de las relaciones y estereotipossociales. En toda esa adrenalina y delirio de la perspectivainsurreccional, tenemos que tener cuidado y no convertir-nos en los esclavos de nuestra propia lucha.El revolucionario no busca la reconciliación, perotampoco la degradación. No nos satisfacen los superficialessuplementos de la vida que nos tiran como sobras aquellosque administran la riqueza. Las sonrisas falsas, las cuchilla-das por la espalda y las actitudes paternalistas no van connosotros. Compañeros, tenemos que reconocer a nuestroverdadero enemigo y estar a la altura de las circunstancias,tal como nos dicta nuestro corazón, nuestra osadía y nues-tra consciencia. Al ámbito revolucionario y tal vez tambiéna los nuevos compañeros/cómplices que vienen, se nos of-rece la posibilidad de recolectar las mejores partes de éstasituación social tan explosiva y tirar todo lo dañino. El ter-reno quizás ofrece unas perspectivas particularmente fér-tiles para el desarrollo de la violencia y teoría revoluciona-ria, para un proceso evolutivo capaz de poner de nuevo losfundamentos para la lucha de la persona contra el Poder.Construyendo el muro de la liberación nos elevare-mos sobre los bastiones. Difundiendo la guerra de guerril-las.SOLIDARIDAD CONLOSENBUSCAYCAPTURAACUSA-DOS DE SER MIEMBROS DE LA ORGANIZACIÓN REV-OLUCIONARIA “CONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DELFUEGO”.LIBERACIÓN INMEDIATA AL ANARQUISTA REVOLU-CIONARIO H. HADZIMIHELAKIS Y A LA ANARQUISTAK.KARAKATSANI ACUSADXS POR EL MISMO CASO.SOLIDARIDAD CON SIMOS SEISIDIS Y ARIS SEIRINI-DIS
  • 57. 61A LADO DE G.TSIRONIS Y M.SEISIDISA LADO DE LOS REVOLUCIONARIOS NO ARREPENTI-DOS DE TODAS LAS CORRIENTESEL NIHILISMO REVOLUCIONARIO DIFUSOESTAMOS EN PIE DE GUERRAHONOR A LAMBROS FOUNDASPanagiotis MasourasCárcel de menores AvlonaJunio de 2010“Viene y se va, viene y se va con miles depasos que no se dirigen a ningún lado. Enalgún mundo de cimiento, las rejas de lasventanas florecen de desesperación. Inhu-mano... estrecho... Sin mañana ninguna.Está solo por si mismo, sin sol. Le robanhasta su sombra. Viene y se va... y se vay viene, hasta el momento en que la fieraherida, ante los jueces, no agachará su ca-beza.”Jacques Mesrine- - -Carta de Panagiotis Masouras sobre las cárcelesEl silencio será un trozo del pasado.Las cárceles son una institución de corrección yde conformidad que quieren poner en línea recta y traer
  • 58. 62a la razón al apresurado colectivo social que se encuen-tra dentro de ellas.La norma sistémica de la política penitenciariadel régimen tiene como objetivo subyugar a los espiri-tuales, psíquicos y corporales deseos y atracciones decada individuo. Individuo que, de acuerdo a la ley, fueaislado y marginado por la máquina del régimen comoun tumor canceroso más en espera para la terapia. Enlas celdas de la democracia, los carceleros que son unaextensión del mecanismo disciplinario se entregan auna guerra descarada contra la honradez y dignidadhumana. Las estructuras disciplinarias del Dominioquieren ponernos de rodillas, aislarnos de cualquiercomitiva social, estancarnos mentalmente, tienen comoobjetivo desactivar la lucha por la libertad, intentanponer en cautiverio la lucha contra el poder.El sujeto encerrado vive en una guerra internade larga duración. Es una guerra de los castigos disci-plinarios, que son un castigo dentro del castigo, de lasnuevas condenas recibidas cuando uno ya está dentro,de las suspensiones de permisos, de los muy habladoresfiscales, de la permanente humillación de la misma in-tegridad humana, de las miserables e inhumanas condi-ciones carcelarias, del agua, comida, calefacción, super-población, de la falta de asistencia médica y medica-mentos... No se requiere una lógica muy compleja parademostrar que alguien que por fin sale del crematoriodel régimen casi intacto, la desgracia que encontraráafuera le parecerá una opulencia.El sujeto mismo rechaza la idea que el hecho derealizarse a sí mismo como un individuo puede traer elcambio. Cada preso tiene que fugarse de la unidimen-sional óptica producida por los canales de informacióndel Sistema, tiene que darse cuenta que las posibili-dades de atar al carcelero del alma le son inagotables.Tiene que especular con la probabilidad que el abismo
  • 59. 63y la miseria sin fondo de los casos humanos que le ro-dean, quizás podrán poner la cuestión fundamental enun nivel insurreccional, a través de la búsqueda y deldescubrimiento de las potencialidades sin límites quetenemos cada uno de nosotros.En el mundo de los poderosos, en el mundo delcapitalismo global, nada nunca viene regalado. El deber dela élite capitalista es producir la aceptación y el fatalismo,que a su vez engendran la inercia.El deber de los presos es verse a si mismos es-encialmente como unos cautivos de guerra. Y eso, contodas las responsabilidades, deberes y perspectivas quelleve éste paso, un paso hacia la confrontación directacon el Dominio.Nosotros mismos tenemos que ser el cambioqué deseamos vivir. Todo lo que fue conquistado hasido reivindicado con sangre, luchas y deseos armados.Nuestros planteamientos contra la política deaniquilamiento tienen que ser constituidos por unasestructuras disciplinadas y combativas por parte de loscautivos. Nosotros “dentro” y nosotros “fuera” de losmuros vamos a combatir al sistema de información delDominio, que nos clasifica como “criminales de largaspenas”. Así vamos a establecer una conexión auténticaentre el discurso y la práctica de la lucha. De la lucha dela dignidad contra el sometimiento.Con la cabeza arriba y la nuca recta reclamare-mos la libertad.El hecho que sigamos viviendo orgullosos aúnestando “detrás” de las rejas hace los cementos de losmuros invisibles. Les hace invisibles porque nosotrossomos transparentes. Les hace invisibles porque somosunos Luchadores y nos atrevimos. Y cuando los murosson inexistentes nuestra fuerza canta los cantos de vic-toria.
  • 60. 64“Dentro” y “fuera”, todos un puño para quebrarles losdientes.Viva la dignidad humana. La pasión por la libertad.Nuestra lucha es el campo fértil del pasado, las páginasfrescas del presente y las promesas del futuro.Fuego a las cárceles.Solidaridad con el Luchador Cautivo Vangelis Pallis.La sangre que derrama cada Luchador es también nues-tra propia sangre.Panagiotis MasourasCentro Especial de Detención de Menores en AvlonaSeptiembre 2010- - -Artículo de Konstantina publicado en “Destruy-endo la Bastilla – voces desde dentro”“Muchas cárceles fueron construidas in-corporando los elementos más caníbalesde la psicología y de la arquitectura en elservicio de moldeamiento y control, de unabarbaridad encubierta y cruel (con papelalternado), de anti-humano chantaje cor-reccional.”Célula de Acción Guerrillera, junio de 2007*“La incorporación de los elementos más caníbales alservicio de moldeamiento y control” no tienen que versolamente con la realidad carcelaria. Se trata de un dog-ma a partir del cual fueron diseñadas y materializadas
  • 61. 65todas las infraestructuras que contribuyen al mecanis-mo del sistema. La violación psicológica y la amenazadirecta contra el individuo constituyen la piedra funda-dora del dominio mundial del sistema. El anti-humanochantaje “correccional”, el chantaje laboral, el chantajepolicial-judicial... Las institucionalizadas amenazas decarne y hueso contra la libertad. Sin ellas no podría ex-istir ningún Poder, nunca, por ningún lado. Esencial-mente el Poder ejerce una amenaza cruda: la amenazadel miedo, del terrorismo. El terrorismo y la coacciónson las únicas maneras de que se construya y sobrevivaun gobierno. “Si no vas a trabajar, te morirás de ham-bre, si vas a delinquir, perderás tu libertad, si no te vasa asimilar, serás empujado al margen.” Unos simplesejemplos de las obligaciones psicológicas impuestas porel terrorismo del régimen, que con ellas como con unapistola apuntan entre los ojos a cada dominado.Sin embargo, la época en la que vivimos tienealgunas características socio-políticas que hacen quelos dominados deseen, ya con rabia, desarmar a éstapandilla estatal, actividades de las cuales tomaron unasdimensiones descontroladas. El término “dominado”no proviene de algún sentido victimista, ni tampocotiene algo que ver con el hecho si somos pasivos o com-bativos. En cada caso permanecemos bajo la domi-nación. Seguramente no existe ni uno ni una que ha lo-grado sacudir a cada influencia que el Poder tiene sobrenosotros, y en esto estamos todxs incluidxs puesto queformamos parte de la sociedad. La sociedad dominadasobre la cual se habla tanto, por más tranquila y pacíficaque sea, cuando llegue al punto de no tener otra opción,siente la urgencia de estallar en contra de sus explota-dores, aunque simplemente sea para sobrevivir. A pesarde esto, debe de una manera sería, tomar su parte deresponsabilidad, dejando de lado el hecho que vive bajola sombra amenazadora del Dominio, lo que cesó ya de
  • 62. 66ser una justificación para todos aquellos que obstinada-mente evitaban tomar una posición. La sociedad es unamasa heterogénea, un cuerpo uniforme y a la vez frag-mentado en miles de trozos. No podemos condenarles atodos, ni tampoco aliarnos con todos, pero en éste mo-mento histórico tan crucial (según lo que nos parece atodos), cada uno y una debe posicionarse, precisamentey con claridad. Y esto porque los márgenes se hacen másy más estrechos. Las condiciones subjetivas para unaruptura total están más maduras que nunca. La genteno tiene nada especial para perder, porque igualmentepoco a poco lo está perdiendo todo. Su reacción seráuna consecuencia natural, que resulta del instinto ani-mal de la lucha por la supervivencia. No obstante, todoesto se opone a nuestra propia lógica. Nosotros com-batimos cada Poder, no importa quién lo posee y cualesson sus características. Nuestro objetivo no es human-izarla sino destruirla por completo. Y exactamente enesto diferimos de la sociedad. En todo caso, así comopredomina un fuerte deseo de estallar-que en cada unoy una de nosotros puede surgir por unos motivos dife-rentes -claro que no podemos subestimarlo, pero tam-poco glorificarlo, porque no sabemos aún cómo va aevolucionar.Pues, con razón siendo ésta tensión, bajo laamenaza de ciertas posibilidades imprevistas e indese-ables explosiones sociales, y teniendo en cuenta que laradicalización de los oprimidos se hace más peligrosaque nunca, el Dominio intenta calmar los espíritus conobscenidades y desactivar cada factor que, de un u otromodo, obstaculiza sus planteamientos criminales. Hamostrado ya sus brutas intenciones y así seguirá has-ta el fin sembrando en la sociedad las ilusiones de pazmientras que literalmente patea sobre los cadáveres.
  • 63. 67“Quieren convencernos que aquellos que seoponen a las reglas del régimen son algu-nos individuos anti-sociales, unos “crimi-nales”, unos “terroristas”. Así describen yestigmatizan no solo a los que resisten sinotambién a los que se proponen resistir. Deesta manera están legitimizando su pro-pia violencia desenfrenada.”Solidaridad Revolucionaria 1989En toda esta situación y en el intento del Poderde invertir el epíteto de “violento” atribuyéndolo a lxsque luchan, el papel principal lo juega como cómplice:la Brigada Antiterrorista. Se presenta a sí misma comoun servicio invencible que se lanzó a la batalla “con-tra el terrorismo” y monopoliza el escenario cada vezque aparece en las noticias. No se trata de una seccióncualquiera de la Policía, ni tampoco de un simple cuerporepresivo. Más bien -eso por lo menos es lo que intentaser-es un engranaje de la maquina destinada a matar a to-das las luchas por la libertad. Todo esto, tal como el ropajeque llevan, esconde unos significados e intencionalidadesque van aún más allá...Armados hasta los dientes vestidos de negrocon pasamontañas. Esconden sus caras y hacen todolo posible para parecer supuestamente aterradores. “Sepreocupan de su propia seguridad”: esto es su escudode protección que encubre las suciedades de sus es-trategias. Su ropa es un intento más de violentar la psi-cología de las personas. Siendo imponente, pretende deabatir psicológicamente al detenido, quiere debilitarle eintimidarle. Consideran que tal presencia junto con eluso de la violencia, constituye el modo más adecuadopara lograr la lesión psicosomática de la persona de-tenida, para así poderla aplastar y romper. Para elloses una práctica que tiene la credibilidad total, puesto
  • 64. 68que la utilizan todas las brigadas “anti-terroristas” delmundo.Además, presta servicio a una intencionalidadmás, en éste caso por vía mediática: intentan promoverel miedo y enviar el mensaje de que éste servicio espe-cial está preparado para todo y armado para cualquiereventualidad, que los casos de los cuales están encar-gados son “muy peligrosos” e implican a unos mal-hechores-monstruos que se merecen ser enfrentadoscon tal dureza. Es una manera de sobre-criminalizarcada factor amenazador para el régimen a los ojos delos espectadores, sea que se trata de algún supuesto overdadero miembro de una organización revoluciona-ria o sea de alguien que pasó por “el lugar del crimen”,basta tener unas “intenciones subversivas”. Se trata deuna taimada guerra psicológica perfectamente acopladaa las necesidades de nuestra época.Se tiene que desmitificar la superpotencia delrégimen democrático. El Dominio parece tan profun-damente arraigado que su destrucción nos hace sentircomo algo muy difícil, casi imposible. Sus tentáculosse extienden desde la tierra hasta el cielo, desde la vidahasta la muerte misma. Torturan, explotan, aterrorizan.Es verdad que esto funciona como el pretexto para losque quieren quedarse sentados debajo del paraguas de“oprimido indefenso”, el paraguas que siempre protegede mojarse. Es la misma gente que lloriquea sin pararpero quiere aparentar estar achacosa. A pesar de todo,los regímenes no son tan fuertes e invictos como se qui-eren presentar. Tienen sus puntos vulnerables, cometenerrores que se pueden aprovechar ysobretodoestánbasa-dosenlasmasas.Laprimeracosaquesecuestraneselcerebro,el que luego ajustan como les conviene para tener podersobre las masas. Justo ahí está el punto donde tenemosque poner nuestra atención para superar la hipnosis delas consciencias y para que las masas dejen de ser el pilar
  • 65. 69del sistema, sino por fin se conviertan en el nudo que lesestrangule. Claro que hay también muchas deficiencias,pero está seguro que nosotros no somos suficientes. Lafuerza está en las manos de las masas, las cuales si lasdescubren y aprecian, el Dominio se desplomará comouna torre de papel en frente de nosotrxs, se derrumbaráante la grandeza de la salvaje revolución social...Konstantina KarakatsaniCárcel Femenina de Menores en Eleonas de ThivaOctubre de 2010*Extraído de la reivindicación del ataque con bombacontra la nueva cárcel en Nigritsa (25/06/2007), antesque ésta entrará en funcionamiento. Fue la única acciónfirmada por éste grupo.- - -Carta de Masouras, Hadzimihelakis y Karakat-sani ante la detención de dos compañeros.“Nosotros vamos a vivir esta historia.Nosotros vamos a vivir esta historia,nosotros unos pocos, unos pocos pero felices,nosotros los hermanos, porque él que hoyderrama su sangre conmigoserá mi hermano.”William Sheakspeare “Enrique V”El día 1 de noviembre al mediodía G. Tsakalosy P. Argyrou fueron detenidos en el barrio de Pagrati. Alos dos se les presenta como responsables de enviar lospaquetes-bomba a las embajadas de México, Chile, Bé-
  • 66. 70lgica, Alemania, Suiza, Rusia, Bulgaria y Francia, comotambién a Nicolas Sarkozy, Silvio Berlusconi, AngelaMerkel, al Tribunal Europeo, Europol y Eurojust. El ar-resto fue seguido por el, ya conocido, teatro de juecestelevisivos que de nuevo se pusieron en la primera líneade la guerra propagandística contra los revolucionariosdetenidos. Las descripciones como “mentes enfermas” y“psicópatas criminales sedientos de sangre” acompañarona las fotografías de los arrestados junto con el número deteléfono de la sección antiterrorista y los llamamientos alchivatazo, anónimo y confidencial. Los recuerdos de unaJunta, que nunca se ha ido, se despiertan en la modernademocracia burguesa, incitando a los concienzudos (esdecir carentes de consciencia) ciudadanos para funcio-nar como delatores, para darse prisa y entregar a todosaquellos que puedan conspirar contra la sumisión silenci-osa y que con orgullo se oponen a cualquier reconciliación.Aquellos que en una época de vaguedad, de op-ciones descoloradas, de chivateo, de connivencia in-decisa, del consumo insípido de la basura material eintelectual presentada como “la felicidad”, se propo-nen una verdadera ruptura, se lanzan a una guerra co-tidiana y despiadada, eligen una conciencia fuerte, lalucha contra las morales modernas, un pensamientocrítico-analítico y a la acción revolucionaria radical.Aquellos que se niegan a confiarse a sí mismosen las manos de la plebe, que es responsable de la mise-ria de la civilización moderna. Aquellos que se niegan aque sus vidas sean determinadas por una pandilla decharlatanes ridículos, que detrás de sus títulos oficialesde político, juez, fiscal, periodista, madero pero tambiénde armador y de contratista, esconden nada más quesu veneración por el Dios del Dinero y su sed de Poder.Aquellos que todavía se niegan a incorporase en las filasde los miles de languidecidos padres de familia pegadosal televisor, que en una vida ahogada en préstamos, po-
  • 67. 71breza, degradación y permanentes quejas, se realizan a símismos soñando con la, inalcanzable para ellos, subidasocial y permanecen pasivos, por lo tanto cómplices de loscrímenes del régimen. Aquellos que toman la decisión deseguir el camino de la insurrección de cada día, que tomansus vidas en sus propias manos, que andan con orgullo,dignidad y valor hasta el fin, hasta la revolución. Unarevolución que pasa por la opción de la guerrilla urbana,de un organizado y orquestado ataque contra el modernocomplejo político-económico. Una decisión política deruptura y al mismo tiempo un proceso revolucionario derealizarse a sí mismo, que reivindica las característicasde coherencia, organización, planteamiento y, natural-mente, de la permanente actividad radical insurreccional.A las situaciones –si al fin y al cabo podemos y, talvez, si aguantemos– respondemos como revolucionarios,con una postura firme y clara, con nuestro discurso que setrasmuta en la práctica. La respuesta antes que todo se di-rige a nosotros mismos. Es la respuesta misma que comouna ola tempestuosa vierte el miedo en el campo de batal-la. ¿Acaso no vendrán los nuevos compañeros de armas,que con su andar nos harán sentir cada vez un corte mássobre nuestras cadenas? Y acaso no llegará el momento enque unidos de nuevo con otros compañeros nos lanzare-mos hacia el frente de la lucha y nuestras canciones otravez se convertirán en la lluvia de los cristales rotos...Nos pondremos a lado de los compañe-ros, en cuanto nos da la suerte y el tiempo.Nos pondremos a su lado y con una mirada pura y salvaje,juntos respiraremos la libertad.LOS COMPAÑEROS NO ESTÁN SOLOS.LIBERTAD A LOS GUERRILLEROS URBANOS G.TSAKALOS Y P. ARGYROUHaris Hadzimihelakis, Panagiotis Masouras,Konstantina Karakatsani
  • 68. 72Declaración de responsabilidad de Hadzimi-helakis.Tomo la responsabilidad política por mi par-ticipación en la organización revolucionaria Conspir-ación de Células del Fuego.Me declaro orgulloso de mi decisión de ser parteintransigente del bando de la guerrilla urbana hasta eldía de 23 de septiembre de 2009, el día en que el apara-to estatal logró de atar mis manos y meter mi cuerpo enuna mazmorra. Sin embargo, lo que no lograrán nuncade encarcelar es mi consciencia, libre y revolucionaria.Lo que nunca lograrán impedir es que siga expresandomi discurso radical e insurreccional, también bajo lacondición de encerramiento.Saludos a los compañeros guerrilleros ur-banos Gerasimos Tsakalos y Panagiotis Argyros.Estaremos siempre del lado auténtico de la vida,el lado de las combativas formaciones guerrilleras porla acción revolucionaria permanente, por la revolución.NADA SE HA ACABADOSOBRE TODO Y PARA SIEMPRE REVOLU-CIÓNUnas pocas palabras sobre “el caso de Halandri”y una auto-críticaNaturalmente, van a surgir muchas preguntasal respecto de cómo he cambiado la gestión política demi caso desde el 23/9/2009 hasta ahora. La curiosidady la malvada fantasía de ciertas personas, tal vez ya seestán preparando para sembrar su tradicional veneno.Pero ellos no me importan, porque intento explicarme
  • 69. 73en público y hacer una auto-crítica ante los compañerosde verdad, los que escuchan con su corazón y su menteabierta y no ante aquellos que buscan cada oportunidadpara difamar y echar su fango.Vamos a ver desde el inicio.La conocida para todxs incursión policial ocur-rida en el barrio de Halandri fue acompañada por lostamborileos de la sección antiterrorista sobre “el hallazgodel piso franco” de la organización revolucionaria Conspir-ación de Células del Fuego. Esta afirmación fue un in-tento más de apuntar a un amplio entorno de mis ami-gos y compañeros, y luego la naturaleza vengativa delos mecanismos persecutorios se expresó en órdenes debusca y captura y encarcelamientos.Pero, el carácter orgulloso de mis decisiones meimpide de fingir no ver ciertas cosas, sino al contrario:me empuja a reconocer mis propios errores que mar-caron mí andar dentro del ámbito revolucionario. Poresto, por mi parte tomo plena responsabilidad individu-al (la responsabilidad que en cada caso ya tomé ante lasautoridades hace meses) por el error de carácter prepa-ratorio, es decir por traer a mi casa, aunque sea provi-sionalmente, un artefacto, sabiendo que mi casa era unlugar por donde frecuentemente pasaba mucha gentediferente, que no tenía nada que ver con todo eso.En el mismo espíritu de auto-crítica y a la vezpor apreciar mis propias decisiones revolucionarias,digo públicamente que la razón fundamental por la quehasta ahora no me declaré como miembro de Conspir-ación fue el costo que, según mi opinión, tal decisiónsignificaría para toda la gente implicada en este caso.Miren: claro que siempre tenía en mente una posturapolítica que quería mantener en el caso si me detuvieran“in flagrante”, pero -tal vez por descuido- nunca calculéque va iba a pasar lo que pasó. Sentía el peso de mi re-
  • 70. 74sponsabilidad sobre un montón de gente y considerabaque una declaración de mi parte posiblemente les pon-dría en una situación aún más difícil. Sin embargo, lossucesos del mediodía del 1 de noviembre, cuando loscompañeros Gerasimos Tsakalos y Panagiotis Argyroufueron detenidos en Pagrati, una vez más no me dejarontiempo.El sudor frío y el golpe de derrota duran un solomomento y luego aparece la firmeza férrea y la conscien-cia vigorosa. El arresto de los compañeros, nuestrosprincipios comunes, los momentos que hemos com-partido, la historia y el honor de nuestra organización,pero también mi propio orgullo como revolucionario yluchador, no me dejan otra opción que declarar la re-sponsabilidad política por tomar parte en Conspiraciónde Células del Fuego. Y así seguiré…Haris HadzimihelakisCárcel de Koridallos.- - -Declaración de Panagiotis Argyrou y GerasimosTsakalosQuien no arma sus negaciones, muere en sus conve-niosEl 1 de noviembre de 2010, después de que en-tregásemos dos paquetes incendiarios,-destinados a laembajada de México en Atenas y a Eurojust en Hague(Países Bajos),- uno en la empresa “Suisse Mail” en lacalle Astidamantos y otro en “ACS” en la calle SpirouMerkouri, las dos situadas en el barrio de Pagrati, noshemos encontrado rodeados por policías de la brigadaDI.AS. y arrestados. En nuestra posesión fueron en-
  • 71. 75contrados dos paquetes incendiarios más, con des-tinación a la vivienda presidencial de Nicolas Sar-kozy en Francia y a la embajada de Bélgica en Atenas.Siendorevolucionariosnoreconocemosningunaautoridad interrogadora. Por tanto nos hemos negado adeclarar ante los maderos y jueces de guardia, porquesentimos que nuestra postura revolucionaria la debe-mos declarar solamente en público y ante compañeros.Por consiguiente, nos declaramos como cauti-vos de la guerra revolucionaria, como orgullosos miem-bros de la organización revolucionaria Conspiración deCélulas del Fuego. No nos arrepentimos de nada, es-tamos en acuerdo con todas las reivindicaciones y contodos los ataques realizados por nuestra organización,como también con esos que se llevarán a cabo a partirde ahora, estamos en acuerdo con todas estas accionesque nos hicieron sentir orgullosos y con las que nos loharán sentir en futuro.Con toda nuestra alma apoyamos a Conspir-ación de Células del Fuego, porque ella también es partede nuestras propias almas. Estamos orgullosos de nues-tra decisión de estar en la posición del ataque contra elsistema.Aún estando bajo la penosa condición de encer-ramiento nunca pararemos de expresar claramentenuestras posiciones y opiniones sobre la violencia arma-da, la guerrilla urbana y la revolución.Compañeros, no podemos dejar que nos arran-quen ni una pizca del suelo sobre el cual pisamos.Compañeros, tenemos que romper la apatía y el atonta-miento social.Tenemos que volar por los aires la normalidad de la so-ciedad, una vez y para siempre.
  • 72. 76Postdata: No hay una manera más bella de expresar lasolidaridad y de expandir la consciencia revoluciona-ria que continuando y agudizando la acción guerrilleraen todos sus aspectos. Por tanto, mandamos nuestrossaludos fraternos y más sinceros a todos los guerrille-ros, que a pesar de los tiempos difíciles siguen alumb-rando con las llamas del odio a las miserables noches delas metrópolis. En el marco de la campaña de solidari-dad internacional con las organizaciones y compañerxspresxs en otros países, la reivindicación de nuestra or-ganización será publicada en breve.NADA SE HA ACABADOLA GUERRA SIGUEConspiración de Células del Fuego/Comando“Teoría Práctica”Gerasimos Tsakalos y Panagiotis ArgyrouDeclaración de los 3 compañeros acerca de ladetención de los 2 recién detenidos que se en-contraban clandestinos.Declaramos que los recientemente detenidos GiorgosKaragianidis y Aleksandras Mitrousias no tienen nin-guna relación con nuestra organización.Gerasimos TsakalosPanagiotis ArgyrouHaris Hadzimihelakis(miembros de Célula de Presos de Conspiración de Cé-lulas del Fuego)22 de diciembre de 2010.
  • 73. 77Carta de Gerasimos TsakalosTENEMOS RABIA.Por la mañana del 1 de noviembre, junto con el compa-ñero y hermano Panagiotis Argyrou nos movimos porla zona de Pagrati para actuar en el marco de la cam-paña de solidaridad internacional que fue decidida pornuestra organización. Pero, debido a la curiosidad po-licial de una empleada de la empresa de envíos, comotambién a algunos de los errores que cometimos en loque se refiere a como manejamos la situación, suma-do al hecho de que fuimos rodeados por los cerdos dela brigada DI.AS. y posteriormente por otras fuerzaspoliciales que cercaron toda la zona, no tuvimos mu-cho margen de opciones y de ésta forma terminamosen el edificio de la Comisaría Central, en la planta dela Sección Antiterrorista. A pesar de que fui reconocidoinmediatamente, dado que uno de los jefes de algunasección, entre patadas y puñetazos que recibía mientrasestaba sentado e inmovilizado, jubilosamente gritó “¡Esel Makis!”, durante las primeras horas me negué a reve-lar mis datos, con la esperanza de ganar el valioso tiem-po y así hacer las cosa más fáciles a mis compañeros.Nos negamos a que nos tomáran las huellas dactilares,fotografías, y pruebas de ADN y en general también afirmar cualquier cosa o ayudar, aunque fuera mínima-mente, a esos cerdos, manteniendo la postura que porsupuesto debe tener cada revolucionario.El interrogatorio empezó, como se entiende porsí mismo, con los insultos. Sin embargo, estos comenta-rios ofensivos se redujeron por algún momento, cuandoellos descubrieron que tengo un tatuaje con la palabraen ingles “conspiracy” (conspiración), esto les llevó acambiar su trato. Sabiendo que iban a intentar sacarmealgunas fotos para luego publicarlas, me quedé sentadocon la cabeza agachada para evitarlo. Entonces, fingien-
  • 74. 78do que me llevaban a los calabozos, me sacaron en elpasillo de la planta 12 y giraron mi cabeza diciéndomeque tenía que mirar por donde iba. En ese momentouna cámara me sacó una foto. Esta es la fotografía quefue publicada después de nuestro arresto. Así empezóel interrogatorio que duró más o menos 3 días y fluc-tuaba según lo que iba ocurriendo afuera. Enojados porescuchar como continuamente repito “no tengo nadapara declarar”, continuaron provocándome con insul-tos y comentarios, tanto sobre alguna gente que conoz-co, como los que no. Los interrogatorios se hicieron endos habitaciones, y en una de ellas, allí donde me pudecomunicar con mi abogado y mi madre, un oficial dela Antiterrorista, desde luego el último día, mencionóque son habitaciones que tienen cámaras y micrófonos.En lo que refiere a mi ADN, justo después deque fui detenido, me confiscaron los calcetines para ob-tener dicha prueba, y durante el traslado, cuando meempujaron la cabeza hacia abajo, alguien con guantesquirúrgicos me tiró fuertemente el pelo, otra vez paraobtener las pruebas de ADN. Su ansiedad y angustiafueron creciendo, cuando veían nuestra postura ne-gativa ante sus procedimientos, mientras que al mis-mo tiempo, afuera los paquetes incendiarios seguíansiendo entregados, de acuerdo con el plan de nuestraorganización. Se aumentaron las amenazas, me dije-ron que en el caso de que existiesen problemas conalgún avión me matarían en algún descampado de lacuesta del cerro de Imittos o me tirarían por la ven-tana. Evidentemente se referían al avión que aterrizóen Italia con el paquete para Berlusconi. Seguían consus disparates, diciendome que supuestamente yo pa-saba en los últimos tiempos por algunos locales noc-turnos y que allí se fijaron en mí, como también quela empleada de la empresa de envíos había muertopor el envío de los paquetes, más otras estupideces, y
  • 75. 79de esta forma intentaban sacarme alguna declaración.Todo esto lo comunico no desde una posición de“víctima de la violencia policial”, puesto que no me sientoen lo más mínimo como tal, sino que para aportar con unpar de experiencias vividas, para que de ésta forma sí al-gún luchador en momentos de “mala suerte” se encontraráen esta situación, pueda tener una imagen de que tendráque afrontar. Los amenazas y la violencia por parte de losmaderos es algo que se tiene que esperar y tener en cuentacomo parte de las características fundamentales de su pa-pel. Además, miles de detenidos sufren torturas salvajes encada comisaría, lo que hace que su trato contra mi personaparezca“civilizado”. No pedimos ni una mejor policía, nique ésta se humanice, sino queremos su completa aniqui-lación tras la opción del ataque permanente. No existen po-licías buenos y malos, existen simplemente maderos, y lasOrganizaciones Revolucionarias siempre deben tenerles ensu punto de mira, con cualquier medio.Soy miembro de Conspiración de Células del Fue-go, pertenezco al ámbito anarquista-revolucionario y estoyorgulloso de esto. Representó la nueva corriente, el Nihi-lismo Revolucionario y el Anarquismo Antisocial. Creo queel Poder no son solamente las leyes, la policía, los jueces,las cárceles, los políticos. No quiero decir que los dirigentesy los que manejan las instituciones sean inocentes. Desdeluego que es exactamente lo contrario. Toda esa gente quetiene puestos de poder son un montón de escoria, mentiro-sos, impostores y sádicos, que toman toda una serie de de-cisiones que tienen para nosotros resultados catastróficos.Esto es un hecho indiscutible. Pero, ¿quién vota por ellos?¿Quiénlesrespetaagachandosucabeza?¿Quiénlesadmiray quiere que él mismo, o por lo menos sus hijos, se parezcana ellos? ¿Quién se está callando delante de las injusticiasque cometen? Hay una sola respuesta.
  • 76. 80LA SOCIEDADElla les ha elegido, les dio las fuerzas para que tomensus decisiones por ella. Y sí vamos a aceptar que todostienen derecho a equivocarse una vez, el hecho que todoel tiempo se produce de nuevo el mismo error trágico, amí me parece algo intencionado. Así, mientras que lasmuchedumbres a menudo protestan cuando se trata desu sueldo, a pesar de todo aceptan las órdenes de lostiránicos del Poder, y muchas veces hasta les piden. De-jan que el Poder espíe a la ciudad con sus cámaras, lepermiten equipar al ejército con nuevos sistemas mili-tares, llenar las calles con policías, dar órdenes desdelas pantallas de televisión, mientras que bastaría con un“No”. Un fuerte, decidido y directo No. No a la opresión,no a la explotación, no a la reconciliación. Sin embargola mayoría, detrás de las chulerías que sueltan mientrasestán conduciendo y detrás de los estallidos de su peque-ño poder que muestran ante sus familias, simplementeesconden su cobardía y desgana de tomar la vida en suspropias manos. Es algo que no aguanto. Esta renunciade la vida. Por esto me auto-denomino como AnarquistaAntisocial. Porque considero que lo que tenemos que con-tinuamente cuestionar son las relaciones sociales en sí, laforma que toman hoy en día. Con mis actos y mi críticarechazo a la masa que mantiene esas relaciones enajena-das y es mantenida por ellas. Soy enemigo del régimen yde la sociedad misma en su forma existente. La fe en lamayoría de los oprimidos, la creencia en la“exculpación”de su pasividad y el hecho de reconocerles como “sujetosrevolucionarios en estado de hipnosis” dado la opresiónque están sufriendo, no nos caben más. Desde este con-junto de masa, tenemos que atacar, con nuestro discur-so y con los hechos, a las características de subyugaciónque ésta posee, para qué se creen aquellas minoríasque, con Consciencia y Ética Revolucionaria, rechazenlos valores de la civilización dominante. Sólo en base a
  • 77. 81la dignidad, orgullo y honor, las búsquedas teoréticas sehacen realidad como opciones para la acción. La teoríapráctica de la destrucción de lo existente en todas susformas, será el medio que reunirá a los sectores socia-les minoritarios hacia una perspectiva Revolucionaria.Estamos en guerra contra ese sistema y sus súbditos.Estamos en guerra contra una sociedad, que como susaspectos típicos tiene la fe en las ilusiones electorales,el temor a la alteración del orden de las cosas y, porfin, el terrible miedo de hacer un paso hacia el cambio,cambiar por algo nuevo, por algo imprevisible. Pequeñaburguesía, proletarios, burgueses, inmigrantes son dife-rentes sectores, a los cuales el Dominio, funcionando yamás bien con perspicacia que con el cinismo que llenabasu discurso hasta ahora, ofrece la oportunidad de unasubida social. Una perspectiva deseada por muchos, perofactible para unos pocos. Una perspectiva que apaciguatodo, manteniendo la fe en el sistema, y que lo conecta deforma irrompible con sus ambiciones personales. De estemodo, unos sectores sociales muy diferentes entre sí com-parten el mismo deseo de conservar lo existente, y éstedeseo se convierte en un aspecto básico de sus decisiones.Seguramente, considerando nuevos dados de lacrisis económica y sabiendo que aún se trata de su comien-zo, da la sensación de que ahora, cuando los privilegiosde las clases medias y clases bajas casi se están tocando,es de nuevo oportuno ver al proletariado como sujetorevolucionario. Para nosotros, la ideología dominantedel sistema es la economía, la que dirige a una masa degente y les “ofrece” algo, sea una promesa de abundan-cia de los bienes materiales, o sea el miedo a la escasez yla pobreza. Sí éstas consecuencias negativas que la cri-sis económica guarda para el futuro van a traer a estasminorías una más cerca de la otra y llevarles al rechazode ese sistema, por cierto que sería algo positivo.No obstante, al revisar un poco la historia del
  • 78. 82siglo pasado y las condiciones después de crisis seme-jantes ésta crisis económica que vivimos hoy en día,muestra que un descontento temporal casi nunca seconvierte en un rechazo y una ruptura total. Por esto nopretendemos difundir nuestro discurso y práctica en-focándonos solamente en la fealdad de las condicioneseconómicas, pues es algo que podría ser simplementeuna fase transitoria del capitalismo, sino ponemos losénfasis en la permanente miseria existencial, que es lainvariable consecuencia de ese mundo.Promulgamos el paso a una crítica más total yal ataque contra la miseria de la comunicación, contralos sentimientos artificiales, la falta de dignidad, laspequeñas y grandes expresiones de relaciones socialesautoritarias, la carencia del deseo de arriesgarse en labúsqueda y contra el miedo de ruptura necesaria parauna vida más libre.Queremos crear una red revolucionaria con-stituida por decenas de organizaciones clandestinas eindividualidades, que con sus permanentes ataquesy actos sostendrán a la nueva guerrilla revolucionariadifusa. Alejada de los tabúes que están difamando al-gunos medios y opciones de la lucha. Las molotovs, lasbombas, las piedras, las armas son simplemente medios,y el sujeto que los utiliza les da unas características queél mismo elige. Pues, tenemos que apropiarnos de ellasy hacerlas parte de una guerrilla urbana polimórfica ydifusa. No creemos en los“especialistas de la violencia”,ni en las vanguardias revolucionarias, ni tampoco enla jerarquización o fetichización de los medios segúnlas consecuencias legales que puede conllevar su uso.Son la consciencia y la eficacia que determinan los me-dios que vas a utilizar contra cada uno de los objetivos.Hubo, hay y seguirán existiendo gentes que colectivi-zan sus negaciones, que comparten sus vivencias y ex-periencias, que se organizan y crean grupos revolucio-
  • 79. 83narios, que se preparan y atacan. La gente que rechazapor completo el sistema existente, que arriesga su viday su libertad por lo que les está dictando su conscienciay su dignidad. Guerrilla difusa, porque cada uno y unapuede hacer su parte y puede aportar a su desarrollo yevolución. Teniendo la consciencia, la responsabilidad,el ánimo y la fantasía, recogiendo informaciones y utili-zando materiales fáciles de obtener, se pueden llevar acabo ataques todavía más eficaces. La continua profun-dización de las infraestructuras materiales y técnicases nuestro deber, tanto como la permanente búsquedateorética y la continua evolución de los revolucionariosmismos y sus grupos. Es nuestro deber hacernos másconsecuentes, más inmediatos, más puntiagudos y máspeligrosos. La teoría en práctica, ésto es lo que pro-ponemos y seremos totalmente consecuentes con esto.Independiente de sí existe o no la perspectiva de unaconfrontación directa y masiva con el sistema, estamosviviendo y ponemos manos a la obra para lo de ahora.Para satisfacer a nuestro Ego y para la realización indi-vidual de nuestros deseos, que se colectivizan dentro delas infraestructuras de la guerrilla revolucionaria difusa.Promulgamos la formación y autoorganizaciónde grupos clandestinos enfocados a la destrucción delos símbolos materiales y los representantes del siste-ma. Además, queremos que el rechazo del trabajo seauna inseparable parte de la nueva guerrilla urbana, unapráctica más, siempre conectadada a las otras opcio-nes de lucha. Los atracos a bancos y a otros objetivoscapitalistas, los saqueos organizados de los templos delconsumo, el robo de productos de los supermercados yotras tiendas grandes, no son nada más que una apli-cación de la teoría a la práctica. Nos negamos a vivirla condición de la esclavitud asalariada y elegimos otrotipo de vida, la vida del saqueo de la riqueza guardadaen los bancos y por los ricos, la vida clandestina en un
  • 80. 84mundo en que lo injusto y la explotación son la ley.Las demostraciones van a adquirir un carácterconflictivo cuando esto sea posible, y los compañerosusaran las multitudes de los “indignados” pequeño-burgueses que se están apilando en esas marchas fúne-bres de los sindicatos amarillos, para efectuar golpestodavía más relevantes contra los objetivos situados enlos puntos centrales de la ciudad, lo harán utilizando laestrategia de “golpea y corre”.Resucitaremos las barricadas y sobrepasaremoslos sindromes de culpa, que desde el 5 de mayo jueganel papel de obstáculo que impide la violencia rebelde.Estableciendo infraestructuras clandestinas,organizando y preparando los ataques de un modo co-herente, evitaremos que tales acontecimientos ocurranen el futuro. El hecho de condenar en general algunosmedios de lucha no es nada más que la óptica de unamente estrecha, detrás de la cual está latente la recon-ciliación con las formas de “lucha” reformistas y permi-tidas por el sistema mismo.Por lo tanto, que se multipliquen los grupos rev-olucionarios y que saquen al escenario de la cotidianei-dad la belleza de la acción directa. No podemos dejarni un centímetro de suelo a los enemigos de la libertad,pasaremos primeros al ataque con todos los mediossembrando el miedo en sus “pisos francos”, allí desdedonde gobiernan nuestras vidas.Ahora, ya desde una posición de cautivo, queríareferirme brevemente a cómo percibo yo la cuestión desolidaridad. La solidaridad es un concepto sobre el cual setienen que construir las verdaderas relaciones entre com-pañeros y ellas se conviertirán en los potros para la cre-ación de nuevos procesos revolucionarios. La Solidaridadno puede moverse en torno de un, carente de prácticas,motivo de victimización de presos ni tampoco limitarse alas denuncias contra la arbitrariedad policial. Puede que
  • 81. 85esta sea la lógica de algunos anarquistas, que con su an-siedad de tener éxito dirigiéndose a la decadente mayoríasocial, eligen esa fácil postura defensiva para realizar pro-paganda acerca de algunos casos de presos anarquistas.Seguramente existen montajes y casos en que son crimi-nalizadas relaciones personales, pero esto no significa quenuestro papel como revolucionarios deba enfocarse eneso, y de hecho no proponer nada en concreto. Somos rev-olucionarios y no abogados, y por tanto nuestro discursono está definido por arbitrariedades legales de maderos yjueces. Además, ellos tienen ese papel. No podemos tomarla solidaridad como una cuestión solo de amigos, porqueasí a menudo acabamos juzgando no tanto el caso mismoy la postura del detenido, sino en cuanto este es simpáti-co y conocido dentro de nuestro ámbito. De este modo,las personas con una postura digna pero poco conocidaso poco “queridas” por algunos, acaban olvidadas debajodel altar de estas relaciones “privilegiadas”. La solidaridadtiene que ser un proceso ofensivo alejado de la graduaciónsegún relaciones de amistad, los cuales no pueden ser uncriterio para sí la gente se moviliza por algún caso o no.Porque así acabamos en modelos de comportamiento yrelaciones que reproducen la civilización dominante, envez de la propiamente revolucionarias. Para mí, la solidar-idad es un permanente proyecto de lucha, es la continu-ación y el desarrollo de la acción revolucionaria por cualfue capturado el compañero.Se trata de un permanente ataque contra elsistema y contra la sociedad, una práctica en que nocaben las palabras como montaje, inocente, culpable.Porque nuestro deber como revolucionarios es ser con-siderados por ese sistema siempre como culpables, esser siempre peligrosos y siempre orgullosos por las de-cisiones que tomamos. No se nos persigue por nuestrasideas, sino porque estas nos parecerían miserables sí nolas convertiríamos en hechos.
  • 82. 86Para acabar, me gustaría reiterar lo que ha es-crito nuestra organización y con lo que estoy totalmenteen acuerdo: lejos de nosotros “las hienas de la solidari-dad”. Esa despreciable minoría que como unas espinasfijas parasita sobre nuestro ámbito y todo lo que hac-emos. Siembran rumores y cotilleos por los pozos de lascafeterías y hasta por los teléfonos móviles, sin preo-cuparse que así ponen en peligro a la gente, hacen quela pre-condición de conspiratividad necesaria para laexistencia de unas infraestructura o la realización de unataque se escuchen como algo anecdótico. Esa gente queestá guiada por la irresponsabilidad y los residuos de losinstintos pequeño-burgueses, que ofrecen alimento a lapolicía, es decir allí donde acaban este tipo de charlas.Un ejemplo reciénte fue el manejo de los acontecimien-tos del 5 de mayo por esa parte del ámbito. Una prácticacon la que sin duda estoy a favor, el incendio de un ban-co, aunque fue realizada de la peor manera y acabó conel triste resultado de tres muertos. Algunos anarquistas,obviamente influenciados por las tácticas propias de losmedios de comunicación, convirtieron a las salas de lasasambleas en “juzgados” los cuales presidían ellos mis-mos, esos conocidos despabilados del ámbito anarquis-ta, y sus veredictos acabaron convirtiéndose en aportea las investigaciones de los maderos para identificar agente concreta. Así, a raíz de estos hechos otra vez entróen el punto de mira de la policía la nueva generación deanarquistas. Su “error” fue realmente el hecho que gi-raron la espalda a todos esos anarco-padres que reinanen las asambleas grandes, se organizaron por su propiacuenta, se “amasaron” desde la calle, vivieron las expe-riencias que te convierten en un verdadero rechazadorde ese sistema y pasaron al ataque.A todos esos politiqueros envilecidos les deci-mos algo que se entiende por sí mismo: tales comporta-mientos no se olvidarán, y por esto es que ni se atrevan
  • 83. 87a ocuparse del caso de Conspiración o a aparecer ennuestro juicio por la razón que sea. En el caso contrariohabrán problemas, que serán afrontados allí mismo oen otro lado. Esa gente, más esos pocos que quieren pa-recerse a ellos que se jodan y que dejen el espacio paralos jóvenes con pensamiento sano y consciencia revolu-cionaria que quieren actuar y que son muchos.Con esta explicación adicional todos puedenentender, que no me refiero a todo el ámbito anar-quista/antiautoritario, sino a una miserable minoríade chivatos y cotillas. Quien piensa que estamos encontra de las actividades solidarias con prisionerosque luchan, quizás nunca han leído nuestros comuni-cados. Sea con mis actividades como parte de la Coor-dinadora de Acción por Presxs en Lucha, sea a travésde los textos de nuestra organización, la cuestión delos prisioneros era y está presente en nuestros debatesde cada día, además tiene una importancia particu-lar para nuestro pensamiento. Porque el que olvidaa los cautivos de guerra, acaba olvidando a la guerramisma. De este modo respeto a los anarquistas, queutilizando diferentes medios, pero basándose en sa-nos procesos revolucionarios, obran dando fuerza atodos nosotros aquí dentro y a la vez se proponen laruptura con el sistema existente. A los proyectos quepromulgan una solidaridad polimórfica y ofensiva losapoyo totalmente, puesto que los considero el mejorpotro para amasar, fermentar y desarrollar las per-cepciones y prácticas.Por fin, mando mi respeto y amistad a lastropas Revolucionario-Nihilistas que mostraron sufuerte presencia en las recientes demostraciones enAtenas. Les alzo mi puño en saludo desde detrás delos muros. Mando también señales guerrilleras a lasorganizaciones de la nueva guerrilla urbana y a los en-furecidos compañeros de Tesalónica y de las provin-
  • 84. 88cias, los que muestran que nada se ha acabado sino alcontrario: la nueva guerrilla urbana ahora empieza…NADA MENOS QUE TODOLUCHA POR LA REVOLUCIÓNRESPETO Y SOLIDARIDAD CON LOS NO-ARREPENTIDOS GUERRILLEROS DE 17 DENOVIEMBRE Y A LOS PRESOS CRIMINALES YPOLÍTICOS QUE ANDAN A PASO DIGNOESTAMOS EN GUERRAGerasimos TsakalosMiembro de la Célula de Presos de Conspiración de Cé-lulas del FuegoCárcel Malandrinos
  • 85. Críticas yaportes externos
  • 86. 91El siguiente texto fue publicado a inicios de 2010 enforma de folleto “interno” repartiéndolo mano a manoentre compañerxs, sin que fuera publicado en formadigital. En ésta traducción se han omitido los prime-ros párrafos, que se refieren a la situación represivaen Grecia durante el otoño/invierno de 2009, porquesería una repetición poco necesaria de situaciones yamencionadas en otros textos de éste folleto.Las interpretaciones han sido dadas, es el tiem-po para que hablen los deseos.La guerra contra “el nuevo terrorismo” no pudoenfocarse solamente contra Conspiración de Células delFuego. CCF es igualmente interesante (o poco intere-sante) como cualquier otro grupo que de modo direc-to ha llevado sus negaciones a la práctica. Bajo nuestramirada crítica se encuentra cada acción, no importaquién la hizo, como también el discurso por el cual fueacompañado, lo que dicha acción ha aportado y nadamás que esto. Sin embargo, una parte de su guerra anti-terrorista utiliza las acciones de CCF según una recetasemejante a la que fue ya comprobada en Italia con elmontaje de la ORAI. Ofreciendo la promesa de revelaren el futuro nuevas sorpresas, la presentación de prue-bas hizo referencia a 50 personas que serían “miem-bros de la organización”, con 100 huellas dactilares yotras personas más en ésta condición de “rehenes” tanpeculiar (en busca y captura). De este modo, despuésde cada ataque de “Células”, la Sección Antiterroristaparece hacer su trabajo, sacando nombres de un saco ycosechando detenciones. A la vez están ofreciendo unespectáculo con esas detenciones que no tienen funda-mentos en las acusaciones a base de pruebas, con las“fugas” de informaciones que ofrecen a la prensa paraseñalar y también censurar a personas y espacios, con
  • 87. 92rumores sobre nuevas órdenes de busca y captura, ru-mores capaces de empujar a uno/una a emprender lafuga.La anarquía, se dice, es el bastión de la repre-sión. Si esto es verdad, es porque justo ella ha mostradoser la más vigorosa parte de la resistencia, sin hacersecargo del papel de la vanguardia. Una pegatina con undibujo que muestra a unos policías armados hasta losdientes entrando en una casa y arrestando a alguien,dice: “sí hoy vinieron por mí, mañana vendrán por ti”.Cada situación tiene que ver con todo, tanto porque segolpea a un individuo y el conjunto no lo está sintien-do, o porque se golpea a un conjunto de gente y resul-ta imperceptible para cada uno en particular. No obs-tante, ¿en qué medida las descripciones mencionadasantes pueden concernir a aquellos que alaban la teoríaseparándola de la práctica, aquellos que “lo entiendenpero no lo comparten”?, ¿Cuanto tiene que ver con unaobsesión que se pone a defender solamente la violen-cia que procede del movimiento?, ¿Cuánto es capaz deconcernir a más amplias partes de la sociedad, a aque-llos que cobran en efectivo convenios que hicieron yaceptan lo que les guarda su destino? Cada situaciónsiempre puede concernir a algunos otros si están lejosde nosotros mismos. El universo infinito de la estupideztiene incontables argumentos capaces de desviar nues-tra mirada por otro lado. Este texto centra su atenciónhacia aquellos que sienten sin necesitar una pléyade deargumentos que les podrían presionar. Aquellos que,hasta sí todavía no se han quemado sus manos, hasta sítodavía no les han roto puertas a patadas y hasta sí noles conectan relaciones de amistad con los compañerosencarcelados, están convencidos de que esto les con-cierne totalmente. Aquellos que perciben la ausencia decada compañero como una desaparición de parte de supropio cuerpo. Lo dicen de verdad y lo sienten, aquella
  • 88. 93frase que “si uno está encarcelado nadie está libre”, quela división entre “el culpable” y “el inocente” y entre “elbueno” y “el malo” son divisiones y conceptos del Domi-nio, que no caben en nuestros sistemas de valores.La solidaridad por sí no tiene una calidad antiau-toritaria, por eso tiene que exceder las identidades y co-nexiones políticas, tiene que dejar detrás la misericordia.A pesar de todo es una palabra que se ha dicho tantasveces. Ha sido desgastada por miles de bocas de sujetoscon unas dudosas éticas, corrompida por sus ofrendasinteresadas. En las metrópolis, la individualización des-perdigó cualquier sentido de comunidad, apartando allado también al código de valores, que éstas tuvieron. Elconcepto de solidaridad está perdido cuando un trabaja-dor es despedido y los otros, callados, se ocupan sólo desu propio trabajo, cuando no existe más “el fenómeno dedominó” como en el período de la transición cuando unahuelga en alguna empresa provocaba otras huelgas. Elconcepto de solidaridad se pierde cuando para referirsea ella, algo tiene que tocar nuestros intereses personales.La solidaridad es una palabra, sobre la cual tenemos queinsistir para preservarla en su sentido en nuestro propiodiccionario. Constituye una de nuestras propuestas másbásicas, primero como el elemento fundador de la orga-nización social futura. Es una de las armas que unen yfortalecen a la clase de los oprimidos, los proletarios, losrebeldes. Los nombres de nuestros compañeros tienenun significado único y singular sólo para nosotros, sobretodo por las relaciones personales que tenemos con ellos.Giannis, Giorgos, Polis y Vangelis, Ilias, Alfredo y Hris-tos, Haris, Manos y Takis dan sentido a una guerra y a sucontinuación. Una serie de nombres que llenan las cár-celes y muestra a los presos políticos de la democracia,dando un peso imperativo más para las infraestructurasde un movimiento de solidaridad revolucionaria.La obsesión, una lógica prudente, se ha mostra-
  • 89. 94do capaz de sosegar las pasiones y deseos. Los Anar-quistas, a pesar de ser los defensores de la solidaridad,también tienen sus propios “toques obsesivos”. Natu-ralmente que siendo unos seres críticos, tenemos queevaluar si un ataque fue quizás realizado en un lugaro en un momento inoportuno, si contribuyó a nues-tros complot o mostró unas nuevas realidades, nuevasperspectivas de lucha... Pues, una serie de cuestiones yobjeciones, que a pesar de toda su complejidad nuncaresultaron inhibir los ataques. La violencia no se quedafuera del campo de tiro de la crítica. No obstante, los“toques” vienen de otra esfera. Los rencores personalesse convierten en una razón para no ocuparse del tema,pero también en un motivo para sugerir el desdeño.Una otra cosa, la “de siempre”, es la interna “compe-tencia”. La mayoría de las personas de nuestro ámbitotiene una opinión en común. Dicen, que la violencia esproductiva y fértil cuando es bombeada de su fuente deuna manera colectiva, cuando es producto de procesoscolectivos y cuando surge de una participación cuanti-tativa/social. A ésta violencia le defienden hasta rayara los límites de lo aceptable. La lucha insurreccionalinformal no depende de los criterios cuantitativos, nose está atrincherando, pero tiene también una subjeti-va responsabilidad en lo que respecta a una competen-cia igual a ésta expresada por la obsesión “colectiva”...Probablemente siendo consecuencia de esto, pero sobretodo por la percepción en lo que se refiere a la defensade una violencia que procede del “movimiento”, un de-tenido por un caso poco “movimentista” (¿lo que emer-ge fuera del centralismo del movimiento y no es “delmovimiento”, es “periférico” o “enemigo”?) no importa,su caso no concierne al movimiento. Si lo de sobrepasarnuestros “toques obsesivos” en una cantidad enormede cuestiones aparte de la solidaridad, se ve como algoimposible, es cierto que poco a poco, hasta si lo negara-
  • 90. 95mos, hablaremos el idioma inconcebible: hablaremos elidioma de inocente/culpable, malo/bueno.Los talantes y ánimos del Dominio los sabe-mos, nuestras estimaciones no distan de lo que ya esevidente. Por lo tanto, a partir de ahora el Estado nonos va a regar con gases lacrimógenos, sino nos va adividir y nos dará de comer unos nuevos hábitos. La fa-miliaridad alimentará al desprecio y al revés. La expan-sión de la inseguridad y de muchas otras cosas, todavíadesconocidas, que a propósito fueron dejadas colgandopor arriba de nuestras cabezas, moldean a la psicologíaadecuada, una psicología defensiva de alguien que esatacado justo para quedarse quieto. Una postura caute-losa, sintiendo dentro un desconocimiento de algo quetodo el tiempo tienes que esperar, de manera que siguesquedándote como congelado. Lo que parece que ocu-rrirá en un futuro ya se da a entender ahora, sucede enéste mismo momento, y nosotros en nuestro intento deadivinar lo que vendrá estamos mirando lejos, estamosprediciendo. Podríamos, alumbrados, comentar losdefectos del espectáculo, interpretar la extensión de laeconomía, analizar la finalidad de su propaganda parauna auto-flagelación consentida, ponderando como unpúblico de espectadores se encuentra en el intensifi-cado aplastamiento de la esclavitud laboral. Vamos acontar en nuestros cuerpos las heridas de los nombresde nuestros compañeros, vamos a tener en cuenta loscastillos “invulnerables” y los ejércitos de ocupación dela Jerarquía. Vamos a hablar el idioma conducido por lacostumbre y luego con nuestras miradas agachadas de-lante de las armas les vamos a pedir que nos aflojen lasesposas. El hecho de reconocer la realidad es indispen-sable, pero no es el objetivo. No sirve para nada el pro-ceso mismo de interpretar los acontecimientos, cuandono estás evaluando toda la situación y luego sacas deallí lo que te puede ser útil. Si de modo acertado y con
  • 91. 96claridad diagnosticaremos las señales de éste tiempo,no tenemos que dejar llevarnos por la verificación de laprofecía... porque cuando analizas lo evidente acabarássimplemente en la tragedia de la verdad ya conocida,sentado alumbrarás la vanidad de acción. Cuando no semueven ni las hojas de los árboles los enemigos desfi-lan con descaro. Eliminando cada cobijo que para ellospuede significar un gasto político, comprendiendo quela caza de brujas es para ellos más provechosa que otrascosas y teniendo en cuenta cada arbitrariedad de hecho,lo que tenemos que hacer es, entre otras, seguir crean-do las obras destructivas, que tendrán unos resultadosbasados en... ¡las coordinadas cartesianas!La firmeza, la determinación: esto es el elixir mágico dela vida.“Dos son los pecados cardinales de los hu-manos, y de ellos proceden todos los otros:la impaciencia y la indolencia. La impa-ciencia les ha expulsado del Paraíso, y laindolencia volver no permite.”Franz KafkaLa práctica siempre tiene algunos motivos, desde lue-go que nos implica con la vida de una manera palpable,nos llena de vida, también nos sube la adrenalina, y esto,aunque sea subestimado, sí que importa, pero a la vez es ydebe ser algo secundario. Además, la misma adrenalina latienen también los maderos. Por lo tanto, vamos más alláde los dilemas y escrúpulos, claro que apreciamos a unabuena teoría, sin embargo decimos: “buenas son las pala-bras, pero lo que importan son los actos”. No obstante, laimportancia de una acción no viene del todo de su motivo(la importancia la damos también nosotros mismos). Esmuy fácil llamar a los deseos “ataque”, porque con faci-
  • 92. 97lidad seducen y se canalizan en las espontaneidades, enunos breves reflejos. Claro que no existen programas nirecetas, si existirían ya habríamos cambiado la historiade la humanidad. Pero si que podemos estar más atentos,andar con más cuidado, calcular más, ser más acertados.Hay una cuestión ética y a la vez política, la cual no pue-de trazar senderos con sus sutiles señales, no puede serpredeterminada, no queremos dictar nada a nadie, másbien cada uno de nosotros por sí mismo tiene que tomarconsciencia de ello. Hay elementos que no están en nues-tra “cultura” y reproducen un cierto comportamiento quemás bien se parece a lo que, teóricamente, estamos encontra. Un ataque puede simplemente ofrecernos una sa-lida de inactividad, puede regalarnos confianza a nosotrosmismos, pero la prepotencia es un veneno oculto, con laembriaguez que da es capaz de deslucir la percepción dela realidad, justificar cualquier cosa que hagamos, bastasi ésta provoca el temor en nuestro adversario. La arro-gancia, la auto-referencia con respecto a nuestro nombre,esas creencias exageradas, aparte de que reproducen iden-tidades y papeles, subestiman el frente enemigo. Los crea-dores deben permanecer desconocidos. Bajo las capuchasno hay ni caras ni nombres. El Estado no persigue a lasideas, sino a los que las aplican en la realidad. La razón deser del comunicado escrito después de una acción es decirel motivo del ataque, su objetivo y nada más. Sería buenosi el autor explicite a quién está hablando. La hipófora esuna forma retórica según la cual el mismo orador hace lapregunta y luego la responde. Si queremos algo así, mejorhablemos con el espejo, y si nos gusta anticipar, mejor va-mos a uno de estos juegos en la tele.“Esto de lo que estamos hablando es unanueva guerra, es una nueva guerrilla. Sinfrente y sin uniformes, sin ejército ni tam-poco batallas decisivas. Una guerrilla que
  • 93. 98se desarrollará lejos de los flujos de mer-cancías, aunque sea conectada sobre ellas.Hablamos sobre una guerra latente, unaguerra posicional... en nombre de nadie.En el nombre de nuestra propia existencia,la cual no tiene nombre.”TIQQUN 2“Sapere aude”: atrévete a aprender. Tenemos que ser unosmaximalistas, unos insaciables, tenemos que insistir en elplan de reconquistarlo todo. Durante la revuelta de diciem-bre de 2008 hemos tomado la decisión de atacar y combatir,y así fue. Ahora, si el liderazgo político se muestra arrodilla-do, lo hace para reorganizarse. Buscan el consenso, pero susperrosgruñanporlascalles.Suguerraseestállevandoacaboahora, sucede cada día, aquí mismo. En este momento, ellospor su parte están atacados... En el estadio de la crisis econó-mica amanece el campo de la polarización de clases. No haytiempo para sondeos, tenemos que provocar, así obligando acada uno y una a tomar posición. No estamos doblando lasrodillas, no estamos a la expectativa de alguna resurrecciónde muertos, sino avanzamos y seguimos avanzando. No haynada simbólico. Si atacas significa que te implicas, te involu-cras, te metes, te arriesgas. El mundo del Poder se extiendepor todo el horizonte. Las islas están pobres de vida, pobresde fuego. Tenemos que prender fuego al mar. Tenemos quearrancarpiedraporpiedratodassusavenidas.Sabiendo,queaunque no sepamos cuantas vitrinas destruyamos en peda-zos, no sepamos cuantos bancos quemásemos, nunca serásuficiente. Vamos a buscar aplicar las negaciones en la prác-tica, vamos a intentar derrumbar a este mundo. Los espectá-culos que acabarán con EL ESPECTACULO. Destruiremoslo que nos está destruyendo...LIBERTAD HARIS, MANOS, TAKISSOLIDARIDAD A TODXS LXS PERSEGUIDXS POREL MISMO CASO
  • 94. 99El siguiente texto corresponde a los capítulos 3 y 4 delfolleto “Teorías de conspiración” sacado a fines de mar-zo de 2010. Los primeros capítulos contenían una de-tallada cronología del caso y analizaban el fenómenodel órgano represivo llamado antiterrorista en Grecia,y puesto que muchas cosas ocurrieron desde que fue-ron escritos, no tiene sentido reproducirles aquí.Teorías de conspiraciónI. La operación “antiterrorista” que empezó con el asaltopolicial a una casa en Halandri en septiembre de 2009está destinada a continuar a largo plazo y a atacar a losproyectos antiautoritarios y actividades subversivas enun contexto más general. El Estado Griego deseaba ar-dientemente una operación semejante, ya que duran-te toda la última década invirtió dinero y energía en lacreación y desarrollo de la estrategia “antiterrorista”. Sepromulgo la ley antiterrorista. Se realizaron operacionesde desarticulación de las organizaciones de lucha arma-da 17 de Noviembre y ELA. Se realizaron también todauna serie de intentos por aplicar la ley antiterrorista enlos casos que involucraban a anarquistas y antiautorita-rios: tales fueron los intentos (sin resultado) que el es-tado dirigió contra un compañero por el ataque contrala comisaría del barrio de Agios Panteleimonas en 2004como también contra otros 5 compañeros por el incendiode cámaras de vigilancia un año después, las acusacionescontra 3 compañeros por el ataque contra una unidad delos antidisturbios y la expropiación de sus escudos (lasacusaciones que posteriormente se derrumbaron en eljuicio), la agravada persecución de Giannis Dimitrakispor un atraco al banco el 2006 que está en vigor a pesarde la falta de pruebas, la persecución penal de 4 com-pañerxs en Tesalónica por ataques incendiarios en 2007que finalmente se “deshinchó” a nivel mediático.El Estado Griego opera en los marcos de un,
  • 95. 100adoptado ya a nivel global, modelo que hace destacarel “antiterrorismo” en el catálogo de las estrategias re-presivas. El concepto fue creado en los años 70 por lasdemocracias occidentales cuando éstas se enfrentaban alos (entonces) radicales movimientos sociales y sus ex-presiones armadas. Desde entonces se mantuvo y se con-solidó como una respuesta de las democracias modernascontra sus enemigos internos. Luego, en los inicios delsiglo XXI apareció con un ímpetu nuevo, a la vista de laagudización del cuestionamiento político del sistema quese formó principalmente entre la población musulmana.La proclamación de “la guerra contra el terrorismo” consu doble y global carácter, “las nuevas operaciones mili-tares en las periferias del Dominio occidental y la agu-dización del control policial/penal en las metrópolis delDominio”. Además, se convirtió en el eje fundamentaldel dogma de “la seguridad”, que introdujo la lógica deuna todavía más total vigilancia penal de los aspectos dela vida social, desde la delincuencia hasta los flujos mi-gratorios y desde los escándalos alimentarios hasta lasamenazas de epidemia. Se trata de una tecnología deladoctrinamiento social que con una nueva intensidadimpone la separación entre lo permitido y lo prohibido,entre lo útil y lo dañino, lo sano y lo malsano y también,con una nueva rigidez, canaliza el acceso y la expulsiónde las zonas de integración y de exclusión.La estrategia del “antiterrorismo” representauna gestión especial policial/penal del enemigo inter-no, con el objetivo de que su estricta vigilancia puedarealizarse sin distracción ninguna. El “antiterrorismo”se destaca por la flexibilidad de sus métodos, incluso escapaz de crear hasta excepciones en las reglas del ordendemocrático. Aquí, poca importancia tienen los este-reotipos tradicionales de la justicia burguesa, las pre-sunciones de inocencia y las pruebas demostrativas, losderechos y las confidencias. Aquí tiene la prioridad una
  • 96. 101sistemática recogida y capacidad de correlación de lasinformaciones, una extenuante y amplia investigaciónpolicial, cómo también el hecho que las sentencias ju-diciales tienen que ser severas e inexorables, el encar-celamiento tiene que ser capaz de aislar y aniquilar, yclaro, también los medios de comunicación deben estarbien conectados y coordinados con los portavoces de laPolicía.Sobre el caso en cuestión... ¿que se podría men-cionar como primero? ¿Los nuevos sistemas de segui-miento telefónicos?, ¿la implicación de los servicios deinteligencia en las investigaciones o el intento de iden-tificación a través de ADN?, ¿las imágenes de cuadrascompletas cortadas durante los asaltos policiales a lascasas particulares o desnudarse bajo las amenazas, elagotamiento físico o los chantajes psicológicos en los“Palacios de los Maderos”?, ¿Una huella dactilar en uncandelero y en una bolsa de plástico que por poco casillevan a alguien a la cárcel?, ¿Las traslados contínuos yla separación de los acusados en las diferentes cárceles?¿La fábrica policial/judicial que produjo las ordenesde detención y de busca y captura, o esa periodista quecreo incontables artículos de prensa llenos de guiones yamenazas?Sin embargo, el puño “antiterrorista” no se dis-fraza con el imaginario democrático. Está diseñado se-gún las normas de la democracia moderna, sus funda-mentos se encuentran en los altos niveles de la integra-ción económica/social/política y utiliza por supuesto lafuerza de la colonización ideológica. Por esto, tambiénel elemento decisivo de su funcionamiento es el bienorganizado debate ideológico que tiene como objetivodespolitizar y aislar a aquellos que tiene en su punto demira. Cuando alguien que es llamado “terrorista” llega aser percibido como el enemigo público, cualquier modorepresivo de aniquilamiento puede ser justificado bus-
  • 97. 102cando con ésto el consenso social. No obstante, puestoque a menudo los llamados “terroristas” no pueden serlo suficientemente identificados con alguna “amenazasocial”, ni tampoco se les puede conectar con el sentidodel miedo y la inseguridad, en tales casos el peso deldesdeño ideológico se reparte también en otros ele-mentos. En nuestro caso, éste es el papel tuvieron lasridiculizaciones mediáticas que escribían sobre “losniñatos del terrorismo”, “unos tiradores de bombas deolla”, los comentarios llenos de burla sobre “hijitos ri-cos de los barrios del norte”, la publicación en la prensade los planos de viviendas “herméticamente cerrados”que exhalaban el misterio, cómo también el hecho desacar cualquier posible detalle de la vida privada de losacusados para inspirar unos cotilleos asquerosos y mi-serables, y de éste modo denigrarles y eliminarles comoindividuos.El potencial del “antiterrorismo” consiste en sucarácter difuso. Extiende sus redes a lo largo y anchode los espacios/tiempos y procesos sociales, secuestra acolectivos sociales enteros, deseca a campos sociales enlos cuales podrían crecer y florecer las especificas deci-siones antagonistas que les preocupan. De éste modo noles importa solamente la implicación o no de los sujetosperseguidos en los hechos por los cuales se les acusa.Sus personas en sí ya representan la falta de conformi-dad con el orden de las cosas existente y así el hecho deperseguirles lleva el mensaje destinado a llegar muchomás lejos que a los acusados mismos. Se trata del men-saje de la amenaza represiva, del aislamiento social, dela renuncia a la lucha. Este es el chantaje que intentanimponer hoy en día los altos oficiales de la Policía y sussuperiores políticos sobre los anarquistas y antiautori-tarios. Han abierto un expediente con el nombre de unaorganización guerrillera real, “Conspiración de Célulasdel Fuego”, y allí han montando una imagen arbitraria
  • 98. 103como les da la gana. Un puzzle de algunos hechos con-cretos y de toda una magnitud de presunciones y fanta-sías. A una gente relacionada con proyectos antiautori-tarios y a sus círculos de amigos se les categorizan comouna “organización ilegal”, mientras que a una simple vi-vienda se le llama “el piso franco”. El resultado es que, encuanto más trillan sin límites ni pruebas algunas, tantomás fuerte es el mensaje que mandan, el mensaje quemás o menos cada uno y una relacionado con proyectosantiautoritarios puede ser incluido en el mismo expe-diente y ser llevado a los juzgados y tribunales.En éste contexto el hecho de perseguir a alguienpenalmente solo por su relación de amistad o de familiacon otro ya acusado, o simplemente porque expresó suopinión, es algo que puede ocurrir muy fácilmente, sin si-quiera tener la intención de limitar o reducir a las expre-siones genuinas de las libertades burguesas. Se trata deuna simple consecuencia de la manera difusa en que fun-ciona el “antiterrorismo” en sus intentos de neutralizar ydesarmar a las opciones más concretas de las actividadessubversivas. Y justo esa sigue siendo su motriz básica. Laeliminación de opciones, que por cierto no se reducen alos tradicionales puntos de interés del “antiterrorismo”como por ejemplo “las balas y las bombas”, pero pareceque ya incluyen “las llamas y las capuchas” y, ¿porqué nomañana?, en cuanto lo permitirán las circunstancias, seextenderán hasta las ocupaciones de edificios y los cortesde calles. La eliminación de opciones que están siempreconectadas con un conflicto real, con la organización dela anti-violencia en contra de la violencia de las relacionessociales dominantes y salvaguardadas. La eliminación deopciones que tienen la ventaja de una franqueza e im-presión irresistibles, exactamente porque no represen-tan simplemente a alguna verdad imaginaria sino dan aconocer la existencia de unos sujetos bien concretos queintentan aplicar su propia verdad a la práctica.
  • 99. 104La extendida red “antiterrorista” reclama unasgarantías. No pretende solamente desligitimizar social-mente a la violencia en un contexto más generalizado,sino también marginarla dentro de los ámbitos mismosde la lucha social. El conocido dilema se repite con unaconsecuencia absoluta: “o los ideólogos o los vándalos”.De hecho, ambas tendencias llevan a un callejón sin sa-lida. Si la calidad de la acción subversiva depende delgrado de conexión entre la teoría y la práctica, entrelos caminos públicos y clandestinos, entre las decisio-nes personales y las propuestas colectivas, si es así, elprecio de cada mutilación o reducción acaba ponien-do en juego sus propias capacidades. Alguien que eli-ge de distanciarse de las acciones consideradas como“fuertes”, no tiene que olvidar que no es el discurso quellena de significado a esas prácticas en un sentido úni-co, puesto que el discurso obtiene su significado a tra-vés de las prácticas, comprobando así su madurez, sucredibilidad, su aguante. Y por otro lado: alguien queelige abandonar a la “esfera pública” y se encierra enuna confrontación con los mecanismos represivos, notiene que olvidar que las prácticas no constituyen unaamenaza para el poder por sí mismas, fragmentadas yaisladas una de la otra, sino cuando están dentro de unadialéctica y se comunican con unas luchas reales másamplias.Si no lo queremos, no habrá callejones sin sali-da. Seguramente, muchos están diciendo que lo de im-plicarse en las cuestiones represivas es algo defensivo,qué es solo algo como un trámite. De una parte, en loque hacemos en la vida real el paso del enemigo obli-gatoriamente determina y limitan nuestros pasos, y alrevés. De otra parte, una ofensiva represiva tiene queser comprendida dentro de su contexto histórico y so-cial, dentro de unas condiciones concretas de la guerrasocial de clases, y se deben considerar los riesgos que
  • 100. 105están en juego en ésta época en particular. Entonces,la cuestión de la represión podría convertirse en unacuestión creativa y nuestras respuestas a ella podríanser unos nuevos ataques dirigidos contra el mundo queestá encargado de defender.II. La solidaridad no es un gesto “de amistad” ni tam-poco un deber humanitario ante la desgracia de un lu-chador perseguido o encarcelado. Hasta si la solidaridadpor sí misma lleva un matiz romántico y humano, ade-más de una dimensión “ética”, cuando queda atrapadaen tales marcos se cae en el sentimentalismo. De hecho,la solidaridad es algo mucho más que eso, hace urgentela necesidad de tomar una posición, hasta en el caso quecreemos que no tiene nada que ver con nosotros. ¿Comoalgo puede “no tener nada que ver con nosotros”...? Elargumento que surge frecuentemente para justificar elsilencio y la inactividad, es decir lo de “la solidaridad esla miseria de nuestro ámbito”, tiene que desaparecer porcompleto porque estando en las luchas hemos aprendidoque la miseria es una condición humana y por esto no esuna característica aplicable a la guerra y sus expresiones,sino a los actos de individuos mismos, como también alos ánimos e intenciones detrás de esos actos.La solidaridad es el discurso, la práctica, la crí-tica, la relación, la posición, el acuerdo y el desacuerdo.Es el reconocimiento de una afinidad real y existente enel campo de acción común, la necesidad imperativa detomar posiciones, una posición en el tablero de ajedrezde la guerra desde la recolección e interpretación de losmovimientos que precedieron y aquellos que seguirán.Estamos en una guerra y no en alguna charla en la quese intercambian opiniones y desacuerdos tenaces.Tanto nuestra crítica como el distanciamientoque posiblemente sentimos hacia el discurso y el plan-teamiento estratégico de los individuos, grupos y orga-
  • 101. 106nizaciones con los cuales han sido solidarios los anar-quistas y antiautoritarios (un ejemplo indicativo puedeser lo de la solidaridad con “17 de Noviembre”), tieneque ver por completo con la manera en que nosotros in-tentamos explicar e interpretar a este mundo de mierdaque nos rodea y con el modo en que experimentamos laforma de subvertirlo y derrumbarlo. Sin embargo, esono significa para nada que nos hemos atrincherado de-trás de nuestros desacuerdos, y que eso no nos importa.Lo de pretender no ver los casos que nos provocan unainercia política, y en algunas situaciones extremas hastauna inercia personal, muestra solamente nuestras pro-pias incapacidades. Hemos visto como nuestros pasoscrean tanto unos precedentes como unas conquistas,hemos visto como su ausencia crea un vacío enorme.Además, a la Policía le importa poco si una or-ganización tiene unas tendencias populistas o antiso-ciales, individualistas o comunistas. Eso les interesasolo en el grado en el que les pueda ayudar a anticiparsus siguientes acciones y revelar a sus miembros.“Me río con aquel que insiste en contem-plar el mundo. No lo puede contemplarpor el hecho que él mismo es el centro deésta contemplación y se le hace imposibleconcebir a algo que no tiene centro.”Georges BatailleLa violencia de los oprimidos, vista como unainconsciente venganza por la violencia de la vida coti-diana, como un paso organizado del sujeto colectivo ensu camino hacia la emancipación, siempre surge de lagente que elige expresarla por unas razones concretas,en un momento concreto refractando a los límites de laexistencia que les configura. Bajo este concepto, la vio-lencia de los de abajo no viene como una fase más, un
  • 102. 107estadio siguiente en algún manual marxista de la sub-versión, ni tampoco reemplaza a otras prácticas, posi-blemente más pacíficas, que fallaron al jugar su papelen la guerra contra la opresión y la explotación. Esto nova a ocurrir nunca, sólo porque algunos crean que seríabueno que ésto ocurriera.La violencia de los oprimidos es algo vivo. Exis-te, vive, crea, se desarrolla y al mismo tiempo refleja yrefracta a lo que hay a su alrededor. El pasado, ya embe-llecido y decorado (en las páginas de unos libros grue-sos con fechas de expiración pasadas o condenado enlas celdas blancas del aislamiento de la historia) apare-ce como si describiera solamente una dimensión de EN-SUEÑO, unas posibilidades de interpretación y defini-ciones POLÍTICAS, algún NIVEL más allá de nuestrasdiscrepancias y una SERIEDAD. Como si la práctica pu-diese ser vivida a través de unas descripciones fáciles...Como si el cinismo, los errores o lo que, según algunagente, se llama “la confusión” no fueran en sí una señalde los tiempos en que vivimos... Como si los “sujetos”no fueran habitantes de esa metrópolis esquizofrénica...Como si los SUJETOS no estuvieran SOMETIDOS a lasinfluencias de la sociedad, como si vivieran fuera deella... Como si se tratara de unos SUPERHOMBRES deNietzsche, abastecidos de lucidez y claridad, que sabenbien, como los de la “Matrix”, de las ARTES MARCIA-LES, y que simplemente se quedan fuera de todo lo quesucede y solamente hacen unas incursiones metódicas,decisivas y efectivas en el mundo real... Es como olvidarque en diciembre de 2008, que todos amamos tanto,sucedió justo porque se encontraron entre ellos unascontradicciones en los habitantes esquizofrénicos deesa metrópolis y ellos llegaron a sobrepasar a esas mis-mas contradicciones... Es como olvidar que los rebeldesde modo verbal follaron a las mujeres de los maderos,que a los ciudadanos indignados no les importó ni “la
  • 103. 108pérdida injusta” de Alexis y que a la mayoría de la gentelos centenares de inmigrantes muertos siguen siendopoco importantes... Como si nosotros mismos no tuvi-mos que, en cada momento, combatir a nuestro miedo,a nuestra inercia, combatir las certezas que tuvimos porsupuestos y a unas recetas bien probadas...Por otro lado, el deseo de descubrir las cosasen común con lo que, de un modo caótico, podríamosllamar “el proletariado rebelde”, el deseo de contraeralianzas con los demás que rechazan al mundo del Do-minio, no supone en ningún caso apartar a un lado lascontradicciones sin tener la perspectiva, penosa y difícil,de sobrepasarlas, ni tampoco supone adoptar la perma-nente lógica de “lo mínimo”, pues para decirlo en dospalabras, no significa el desarme de la, tan malinterpre-tada, teoría crítica. Al contrario. Porque la teoría formaparte de la práctica. Aquel que lo ignora, priva su ac-ción de la herramienta analítica, la que hace una acciónacertada, peligrosa, verdaderamente antagonista hacialo existente. Sin embargo, la teoría no lo arregla todo,así como el entendimiento de un programa no suponenecesariamente una práctica análoga. La crítica quefrecuentemente es dirigida contra las organizaciones decarácter activista, pues “el medio puede convertirse enel fin”, es una verdad no solo al respecto de la violencia.La teoría como un medio que nos permite comprendercosas y actuar de modo eficaz, muchas veces se trans-forma en un sustituto de la acción, en una chácharaacadémica, en una fatua “critica al respecto de algo”,que no es de ninguna manera peligrosa para la norma-lidad y regularidad de las relaciones sociales, las cuales,hasta si logran describir con cierta agilidad, nunca vaa disolver y liquidar, puesto que evita la confrontaciónpráctica, material y directa con las instituciones y lasestructuras que crean, alimentan y mantienen a esas re-laciones.
  • 104. 109Organizar el discurso, los medios y las perspec-tivas con las cuales golpear lo existente, significa quevamos a romper las relaciones sociales, que vamos aconvertirnos en un peligro para el flujo de la norma-lidad, vamos a crear bandos, vamos a hacer la guerra.Cuando comprendimos y sostenemos esta necesidad,continuamente tenemos que cuidar que nuestra acti-vidad pertenezca, de modo teórico y material, a todosy eso en un siempre creciente grado favorecerá las ini-ciativas que no vienen de nosotros mismos y las que seescapan de nuestro control.Esto en concreto como concepto de lucha no pa-rece interesar a los grupos centralistas, los cuales limi-tándose a sí mismos en unas estructuras fijas y especia-lizadas, tienen la tendencia de alejarse de las verdade-ras necesidades del movimiento subversivo y entonces,a partir de un punto ya no son capaces de expresar nisus propias necesidades. No les interesa comprenderque la relación con el ambiente en que actúan siempreestá creando unas interacciones, siendo interactiva supropia naturaleza. Tales grupos se aíslan, se hacen pre-sumidos y vanos, y así susceptibles a la represión delEstado. También se olvidan de algo muy básico, de quela violencia no es un fin en sí mismo, porque no es pro-piedad de los que la ejercen y porque sus justificacio-nes y puntos de referencia no se encuentran solamenteen ella misma. El enfrentamiento con lo que nos rodeaempieza por enfrentarnos a nosotros mismos, a lo quellevamos dentro. No obstante, nunca se acaba allí, esonunca es suficiente.Cuando nos estamos moviendo con la perspec-tiva del enfrentamiento difuso, el hecho de buscar unaidentificación con el sujeto que ejerce la violencia, nospermite comprender esa violencia en su totalidad, y asíno confundirnos al ver al enemigo como un objeto de-lante de nosotros y no como a una relación que nos in-
  • 105. 110fluye, que tiene efectos sobre nosotros. Es como olvidarque el enfrentamiento no va a acabar nunca. Es comocreer que la revolución será algo de un día y no de todala eternidad...No buscamos identificarnos con ningún sujeto,porque los sujetos somos nosotros mismos, aquellos queconsideramos como “nuestra gente” y también aquellosque no entendemos lo que son. Nos guste o no, si quedabien con la imagen de la revolución que tenemos o no,en éste momento, en éste país hay alguna gente que creaunos grupos guerrilleros. Y se están moviendo, comotodos nosotros nos estamos moviendo, cerca y menoscerca, también aquí mismo porque lo que importa no esel grado de proximidad sino el bando al que perteneces,se mueven creando sus propios desplazamientos en lafluida, ahora todavía más, realidad de la guerra civil. Deuna guerra de clase contra clase, de deseo contra deseoy de intereses contra intereses.Y si alguien, en todo ese CAOS, puede decir concerteza que algo “no está bien” o “es contraproductivo”para la causa, tendría que demostrar que fue su estra-tegia la que dio el empuje y “la caña” y, como primero,tendría que explicar porque se piensa que LA CAUSA essuya y será realizada por él, cuando él mismo, según sustérminos, la elija. ¿Quien de verdad, puede decir quelo de diciembre de 2008 lo hizo un grupo, sea oficial oilegal, y que ha ocurrido gracias a un análisis políticoconcreto?La guerra civil la llevan a cabo todos. Tanto losque la tienen por objetivo, como los que ignoran la exis-tencia misma de tal guerra. Y nadie puede determinarque va a ocurrir desde el inicio hasta el fin: Uno puedesolamente desviarla en una u otra dirección, y de hechotambién poco cierta, y tomar su posición en lo que suce-de en cada momento, hasta si eso sucede sin su aporte ode una manera que no deseaba.
  • 106. 111Estamos dentro del caos de nuestra existencia,somos el imponderable factor que organiza la subver-sión, que plantea la rebelión y que nos deja pasmadosincluido a nosotros mismos. ¡No somos nada más queuna AMENAZA ASIMÉTRICA!PS. Guerra hasta el fin. Vamos a ganar.- - -En inicios de abril el preso anarquista (ahora ya enlibertad) Giorgos Voutsis-Vogiatsis escribió este textodedicado a lxs acusadxs por el caso de Células.Unas páginas extraídas de “Diario de un tirabombas”*.No soy bueno para las despedidas. Especial-mente las últimas despedidas. Me siento incómodocuando cierro el telón. Las despedidas son la peor esce-na. Especialmente cuando interviene la emoción crean-do un singular frío cuando choca con la obligatoriedadde unas “despedidas forzosas”. En general, a los deliriosemocionales les considero inútiles cuando tienen unafecha de expiración, puesto que dependen del tiempo.La mayoría de ellos es falsa, puesto que por pura suer-te (?) ocurren justo en el momento correcto, como sifueran sacadas de una película, en la cual el directorsería el encargado de introducirla de una manera exac-ta. Cuando el soldado entra en el tren, cuando el presovuelve de su permiso a la cárcel, cuando se separa unapareja. En estos momentos una pequeña muerte se estaconsumando. Solamente en tales momentos la personaentra en contacto con la grandeza de la muerte.Supongo que, por el contrario, soy bueno paraponer bombas. No quiero decir “colocarlas”. Esto esalgo que puede hacer cualquier persona con una gran, o
  • 107. 112más o menos, facilidad. La vida del tira bombas es unavida llena de altruismo, dolor, venganza, justicia, gue-rra, amor, odio. Los elementos que podemos encontraren las almas de toda la gente. En la vida de un tira bom-bas esos conceptos coexisten con una particular carga eintensidad. Vive con ellos a cada día. Los sentidos másprofundos los abarca como un filósofo de la acción, estáflirteando con la muerte y con la libertad, pero tam-bién con la privación de ellas. Prefiere despedirse delas bombas y no de las personas. El tira bombas es unapersona de lo más contradictoria. No en el contexto queprevalece de la contradicción. No es contradictorio acausa de la confusión que reina en la sociedad, no es uncamaleón que cambia según lo que hace.Su amor por la vida y su desprecio por la muer-te son las fuerzas motrices de sus actos. Se arma consu amor por la justicia para odiar a la injusticia. Con lapasión por la vida se arma para matar.En el momento en que coloca una bomba lleva acabo una despedida excepcional. No cuenta el tiempo alrevés para reunirse con ella, sino para que explosione.Desea no verla nunca más porque así fracasaría su ob-jetivo.La despedida de una bomba es como la esperapara la metamorfosis. La culminación o el fracaso. LAEXPLOSIÓN O LA ENTREGA. El orgasmo o la compli-cación. Al fin y al cabo, las despedidas más agradablespertenecen a aquellos que siembran el caos sin amarle.Notas sobre la incorporación en la lucha radi-calEl hecho de incorporarse en la lucha radical esun verdadero rechazo con la ideología dominante y elestilo de vida moderno. El luchador a través de la vio-lencia revolucionaria y de una profunda creencia en lo
  • 108. 113justo de sus actos y en mantener sus ideales, caminapor senderos donde el altruismo anula a la confusióny la firmeza destruye a la cobardía. El hecho de parti-cipar en la lucha es una muestra de la coherencia y delcompromiso que tiene el luchador con sus ideales, perotambién ante sus compañeros. Una muestra que la re-volución no es una causa alejada de la vida cotidiana,no es un hobby o una ocupación para gastar en algo eltiempo que vivimos en el capitalismo. No es una locurajuvenil que, cuando aprieta la represión y las cosas seponen duras, uno abandona como se abandona a unadespreocupación veraniega cuando los despertadoresde la metrópolis empiezan a sonar de nuevo. La revolu-ción dice: “era, estoy y voy a estar”.LIBERACIÓN INMEDIATA DE LOS COMPANEROSP.MASOURAS, M.GIOSPAS Y H. HADZIMIHELA-KIS ACUSADOS DE SER MIEMBROS DE LA OR-GANIZACIÓN CONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DELFUEGO; MIENTRAS QUE ELLOS MISMOS NIEGANLAS ACUSACIONESANULACIÓN INMEDIATA DE TODOS LAS ORDENESDE BUSCA Y CAPTURA POR EL MISMO CASO.Giorgos Voutsis-Vogiatsisdesde la cárcel5 de abril de 2010*Dicho libro no existe... todavíaDespués de la publicación de la reivindicación delataque contra la cárcel de Koridallos y los juzgados deTesalónica, el preso anarquista Georgiadis sacó éstairónica carta:
  • 109. 114Carta abierta a las CélulasO, Serenísima Conspiración de Células del FuegoO Usted, el ombligo de la tierra y el centro del universo,me arrodillo ante Usted y os pido que se inclinen deltrono de Su Santo, Inmaculado y Sobrealimentado Egoy escuchen con atención a vuestro humilde siervo.O Usted, el Depositario y único adepto de la revolución,enemigo incansable de la plebe pequeño-burguesa consus ojos de bueyes (puesto que nosotros, los híper-rev-olucionarios tenemos ojos de águila llenos de placer,remilgo y coqueteo nechayevista).O Usted, asiduo caballero oscuro del patio de laNegación, escuche a su siervo humilde.Os suplico que no mencionen más mi nombre en Susdelirios, que llaman “Comunicados”.Os bendigo y deseo una vida larga a Su revolucionariomilitarista ilegalista amoral anarcoindividualista nihil-ismo terrorista y otros relacionados sonoros -ismos (yterremotos cerebrales).Su humilde siervo, ahora y siempre y hasta la eternaeternidad.Polikarpos GeorgiadisCárcel de Kerkyra15 de junio de 2010
  • 110. Comunicados
  • 111. 117“Cadena incendiaria” en Atenas y Tesalónica el21 de enero de 2008.El 21 de enero de 2008 por la noche ocurrieron en Ate-nas una serie de ataques incendiarios realizados conartefactos compuestos por bombonas de camping gasy gasolina, llamados popularmente “gazakia”. Entrelas 12:51 y 01:18 hrs. se prendió fuego a: un concesio-nario de coches Porsche en Halandri (4 dañados), unafilial de “Eurobank” en Egaleo, una muestra de cochesde lujo en Nea Erythrea(16 coches y una moto), un“Eurobank” y un “Banco de Pireos” en Dafni, un “City-bank” en Patissia, un “Eurobank” en Nea Filadelfia, unconcesionario de coches “PV Motors” en Argyroupoliy un camión- grúa de DEI (empresa estatal de elec-tricidad) en Keramikos. Un artefacto más, el cual noexplosó, fue encontrado en la puerta del “Banco Na-cional” en Peristeri. Esa misma noche en Tesalónica seprendió fuego a un vehículo de DEI en el centro y a uncajero del banco “Millenium” en Analipsi.“Conspiración de Células del Fuego Tesalónica-Atenas”reivindica su responsabilidad por la serie de ataques in-cendiarios ocurridos ayer contra los concesionarios de co-ches de lujo (Halandri, Kifisia y Argiroupoli), las filiales delos bancos (Nea Filadelfia, Dafni, Egaleo y Ano Patissia,más uno en Tesalónica) y los vehículos de DEI delante desus oficinas tanto en Atenas como en Tesalónica.Hemos decidido golpear a los bancos porqueconstituyen símbolos y a su vez herramientas de la ex-plotación y del imperio económico. Al mismo tiempolos bancos son empresas modernas que ofrecen a losconsumidores unos sueños de préstamo, para que ellospuedan, voluntariamente y con una sonrisa en la cara,burlarse de su propia miseria y del hecho de ser unosrehenes de la economía.
  • 112. 118Hemos atacado a DEI (Empresa Pública de Electricidad)como respuesta a las decenas de asesinatos de obrerosque murieron trabajando en sus obras, que murieronpor falta de medidas de seguridad y a causa de las mor-tíferas consecuencias (casos de cáncer), que han apare-cido en las zonas cercanas a sus centrales eléctricas.Hemos prendido fuego a los concesionarios de cochesde lujo que son símbolos de prestigio y supremacía enel frenesí consumista que inundó a las metrópolis. Notenemos respeto a las eyaculaciones nocturnas de lossúbditos fieles a la ley, que sueñan con un coche rápidocomo objeto de intercambio para el lento suicidio ofre-cido por el estilo de vida moderno.El elemento revolucionario del incendio de unobjetivo económico-capitalista no se encuentra sola-mente en la destrucción material de dicho objetivo, sinoque en la misma criminalidad de tal acto. En la opcióndel ataque.En esta beligerante situación hay también ba-jas. Por esto, los ataques de ayer los dedicamos al anar-quista preso V. Botzatzis, acusado de 3 ataques incen-diarios que fueron dirigidos contra objetivos similares,como también a lxs 3 compañerxs en busca y capturapor el mismo caso, los cuales eligieron el camino dignode “fugarse” en vez de entregarse a las autoridades. Noolvidamos a ningún compañero preso. Pronto volvere-mos...Conspiración de Células del Fuego Tesalónica-Atenas
  • 113. 119“Cadena incendiaria” en Atenas y Tesalónica el20 de febrero de 2008.El 20 de febrero de 2008 en Atenas un artefacto com-puesto por bombonas de camping gas y gasolina ex-plosó en la puerta de la oficina de Anastasis Papali-gouras, ex ministro de Justicia, situada en Kolonaki.En la madrugada del día siguiente, en un plazo de 10minutos, entre las 02:00 y 02:10 hrs. otras “gazakia”prendieron fuego a: 8 filiales bancarias de la ampliaregión metropolitana, un vehículo del “Banco de Chi-pre” en Argiroupoli, un vehículo del Servicio Sanitariomás otro coche en Glifada, un vehículo de la empresade seguridad en Kolonos y las oficinas de la Asegura-dora Nacional en Halandri. Aparte del escrito de rei-vindicación de ataques, se realizó una llamada telefó-nica a una estación privada de TV en la cual se dijo que“estos ataques son una muestra de solidaridad con lospresos antiautoritarios”.La dictadura económica se está consolidando cada díamás, tanto con la ayuda de las tanquetas en las zonasde guerra -los que serán seguidos por una invasión deempresas multinacionales y bancos que completarán elsaqueo (como ocurre en Serbia, Iraq, Afganistán)-, o através de los convenios y reverencias de una sociedadreconciliada que está aceptando las reglas de su propiocautiverio y hasta las está reproduciendo.En esas condiciones, el trabajo es la salud dela economía porque en los periodos de paz funcionacomo su máquina de guerra. El asalariado trabajo for-zado, aunque sea de 8 horas, compromete todo nuestrotiempo, nuestras capacidades, nuestro ánimo, nuestramisma existencia. Lo que recibimos por todo eso son adiario las órdenes de los jefes con un salario como únicaindemnización.
  • 114. 120Por esto, conscientemente, nos situamos en unaorilla opuesta. No mendigamos unas concesiones socia-les, tampoco nos interesan las disputas sindicalistassobre seguros. Nos negamos a ser explotados y luegodecir “gracias señor”. Nos negamos a reclamar lo queobviamente nos deben, sería absurdo, porque el traba-jo no es vergonzoso sino obligatorio. Cada día la mis-ma imagen, las caras cansadas, las miradas bajadas, laangustia y la ansiedad, mientras que nuestra dignidadficha la tarjeta en el reloj de los jefes. Por esto nos arma-mos nuevamente de unas viejas maneras e inventamosunas nuevas formas de fugarnos del cautiverio laboral.Ampliamos el ataque total contra la moral del trabajo ycontra la misma condición del trabajo.Las expropiaciones de productos y de dinero de lostemplos del consumo y ganancia, los incendios de objetivoseconómicos, el sabotaje del flujo normal de la producción,las autoorganizadas rupturas y ataques en los lugares deltrabajo...Por eso somos solidarios con la decisión revolucio-naria del compañero Giorgos Voutsis-Vogiatsis, él que seencuentra encarcelado por un atraco a mano armada de unbanco en Gizi, por negarse a aceptar los compromisos dela obligatoriedad laboral. Como una pequeña muestra máspara disturbiar el armonioso funcionamiento de la dictadu-ra económica, ayer por la noche atacamos bancos, objetivosestatales y empresas de seguridad .También, reivindicamosel ataque contra las oficinas del ex-ministro de Justicia,AnastasisPappaligourisenKolonaki.Además,asumimoslaresponsabilidad del ataque contra el “Banco Comercial” encalleBotsari124enTesalónicaocurridoelmiércolespasadoy del ataque contra la sucursal del Ministerio de Ocupaciónen la calle Antigonidon en Tesalónica, realizado el lunes.No olvidamos a ningún compañero preso. Pronto volvere-mos...Conspiración de Células del Fuego Tesalónica-Atenas
  • 115. 121Jornadas incendiarias en Atenas y Tesalónica,18-20 de marzoEl 20 de marzo de 2008 se llevó a cabo en Atenas unaserie de ataques con “gazakia”. Entre otros objetivosfueron atacados: una sucursal de banco “Millenium”en Pangrati y una del “Banco Comercial” en Agia Pa-raskevi, un coche de seguratas en Koukaki más otrosdos en Kifissia y Petralona, una tienda de productoselectrónicos en Agios Anargiros y las oficinas de unaempresa de seguridad privada en Galatsi.Conspiración de Células del Fuego Tesalónica-Atenasasume la responsabilidad por las jornadas (18, 19 y 20de marzo) de ataques incendiarios. El Estado de Controlsin duda alguna se hizo realidad. Utilizando el dogmade la seguridad (e inseguridad) intensifica sus activida-des represivas y penetra en todos los niveles del tejidosocial, haciéndolo añicos. La lógica de una vigilanciatotal se está aplicando en las diversas manifestaciones,con viejas y nuevas formas de supervisión, mientras quela industria que produce el miedo ya fue construída. Cá-maras, maderos, jueces, guardias urbanos y seguratasprotegen la nueva red de cautiverio.En cada esquina unos, uniformados o no, chiva-tos, alcahuetes y castigadores nos ofrecen una dimen-sión de vida como sacada de Orwell y están listos paraprevenir y reprimir hasta la más pequeña muestra deconducta o pensamiento delincuente. El castigo a travésde la cárcel si aísla a los comportamientos delincuen-tes engendrados por la misma sociedad, y se balanceacomo una amenaza que pende sobre cada uno que real-mente cuestione y ataqué los mandamientos del impe-rio.El objetivo es crear un nuevo tipo de persona,un robot humano que después de interiorizar la verti-
  • 116. 122cal relación de vigilancia procedente del Poder, la podráreproducir de modo vertical y horizontal en su relacióncon la gente que le rodea. El regular flujo de la gananciay de la economía, la adhesión completa del individuoreconciliado al proceso de producción de consumo esya un hecho en éste mundo angelicalmente creado. ElPoder parece ser impersonal y presente en todas partescon su existencia casi divina; parece inaccesible inclusoaunque detrás de la democracia encontremos una más-cara grotesca de ridiculez, envilecimiento y sumisión.Sin embargo, justo porque no es ni impersonal ni tam-poco inaccesible, hemos decidido golpear los siguientesobjetivos:El martes 18 de marzo el incendio del autobúsde policía en Egaleo (área metropolitana de Atenas).El miércoles 19 de marzo un ataque contra el ayunta-miento de Tesalónica y otro contra un vehículo de segu-ratas, también allí.El jueves 20 de marzo-una serie de ataques con-tra las empresas de seguridad (las cuales con sus merce-narios/criados espían, intervienen y delatan, siendo asíla mano derecha de los maderos) como también con-tra los bancos, las empresas que construyen cárceles ysistemas de seguridad electrónicas (los cuales por unarecompensa de dinero se encargan de construir y luegovigilar a estos almacenes de personas, que son la peorforma de privar a uno de su libertad y dignidad).Este festival del fuego lo dedicamos a los compa-ñeros Hrisostomos Kondorevithakis y Marios Tsoura-pas, que se encuentran en prisión preventiva por el in-tento de prender fuego al vehículo de la guardia urbanaen el barrio de Paleo Faliro y serán juzgados en julio.Este festival también forma parte de un ataque genera-lizado contra lo existente, forma parte de la manera enque preservamos nuestra propia libertad, la que formaparte de la destrucción de vuestro mundo.
  • 117. 123Mientras que existan personas que se levantan y los gri-tos que se alzen, mientras que exista la dignidad sere-mos siempre un obstáculo para vuestros planes, estare-mos siempre delante de vosotros. Pronto volveremos.Conspiración de Células del Fuego Tesalónica-Atenas“Cadena incendiaria” en Atenas y Tesalónica, 9de abril de 2008El 9 de abril de 2008, entre las 00:50 y las 01:15 hrs. serealizaron en Atenas una serie de ataques incendiarioscon “gazakia”. En diferentes partes del área metropoli-tana fueron atacados 4 concesionarios y un taller espe-cializado en coches italianos. En total, fueron dañados35 coches, algunos quemados por completo. Además seatacó a un autobús de la Escuela Griego-Italiana.La misma noche en Tesalónica se prendió fuego delmismo modo a un comercio de telas italiano en el cen-tro y a una filial de “Benetton” en el barrio de Kalama-ria.El miércoles 9 de abril elegimos y prendimos fuego alas empresas de intereses italianos (concesionarios decoches y un autobús de la Escuela Griego-Italiana). Conésta acción enviamos nuestros saludos del fuego a loscompañeros italianos encarcelados acusados de perte-necer a la FAI (Federazione Anarchica Informale). Deéste modo queremos activar de nuevo la solidaridad re-volucionaria internacional.Los compañeros italianos de la FAI son una fe-deración, que a través de sus ataques, como el de 21 dediciembre de 2003 cuando colocaron un artefacto ex-plosivo delante de la vivienda de Romano Prodi (que
  • 118. 124entonces era presidente de la Unión Europea), o comoel triple ataque con bombas contra las casernas de ca-rabineros en Génova y Milano el 3 de marzo de 2005,declaran : “...Consideramos indispensable que cadapersona que todavía no ha sido domesticada por la opu-lencia artificial ofrecida por la democracia, debe expre-sar su rabia a través de la acción utilizando cada medioposible. Vamos a seguir molestando a vuestros sueños,vuestros intereses económicos y vuestra tranquilidad.No tardareis de comprender las consecuencias de vues-tra apatía...” (Extraído de un comunicado de la FAI).En éste dificil camino que eligieron tambiénhubo bajas. Ordenes de captura, encarcelamientos,parodias judiciales. Durante todos los últimos años elestado italiano ha atacado fuertemente a la parte insu-rreccionalista de los anarquistas. Aparte de los cautive-rios que duran años, algunos otros compañeros comoMassari, Rosas y Fantazzini ya no nos acompañan ennuestro camino hacia la rebeldía salvaje, puesto quefueron asesinados por el estado italiano. Sin embargo,ni la muerte es capaz de borrar la mirada rabiosa de losojos insurrectos.Las células de la FAI y otras también, devuelvenlos golpes e intentan crear una situación de conflictivi-dad permanente, donde no hay lugar a tregua.En su proclama la FAI dice: “...ataca y destruyea los responsables de la represión y explotación. Ataca ydestruye las cárceles, bancos, juzgados y cuarteles...”Porque nosotros también somos sus cómplices en elcrimen llamado “acción directa revolucionaria”, y a tra-vés de nuestras acciones tenemos como objetivo crearlos focos de desestabilización de la normal paz social.Vamos a cometer el crimen de poner fin al silencio, va-mos a aplazar los aplazamientos y vacilaciones, vamosa vivir fuera de las leyes que nos someten, fuera de losconvenios que nos disparan por la espalda. Y la única
  • 119. 125manera segura de lograrlo es tomar parte en la guerrarevolucionaria, una guerra declarada ya desde siempre.Así difundimos la llama de la conciencia, en ésta condi-ción beligerante que hemos elegido para nosotros mis-mos.No abandonaremos a ningún compañero preso, ni enGrecia, ni en Italia, ni en ningún lado.Saludos revolucionarios a los compañeros italianos pre-sos acusados de pertenecer a la FAI.Libertad a los compañeros italianos presos por accionesinsurreccionales.Todo sigue, pronto volveremos.Conspiración de Células del FuegoEn Indymedia, en los comentarios por debajo de éstareivindicación apareció la siguiente nota:“En el marco de la solidaridad combativa con los com-pañeros italianos de FAI, en la misma noche que loscompañeros en Atenas hemos atacado 2 objetivos deinterés italiano: un comercio italiano en el centro deTesalónica y una filial de “Benetton” en Kalamaria.Solidaridad a los perseguidos por el caso de la FAI.Conspiración de Células del Fuego (célula de Tesalónica)”La cadena incendiaria en Atenas y Tesalónica,30 de mayo de 2008Durante la madrugada del 30 de mayo ocurrieron enAtenas una serie de ataques con “gazakia”. En un plazode 11 minutos, entre las 02:03 y 02:14 hrs. fueron gol-peados: un banco en el centro y otro en Kallithea, unvehículo de Correos en Peristeri, un concesionario de“Ford” en Petralona(7 coches quemados) y otro con-
  • 120. 126cesionario en Kalamaki(6 coches) y para acabar, lasoficinas del partido Nea Dimokratia en Ilioupoli. A las03:28 hrs. se quemó también un vehículo de la compa-ñía eléctrica DEI, el incendio también afectó a un cocheestacionado al lado. Por la misma noche hubo además4 ataques con “gazakia” en Tesalónica.Porqué quemamos nuestras nochesCada día vemos y escuchamos siempre lo mismo. Car-estía, pobreza, desempleo, despidos, corrupción, comisio-nes, escándalos. Un mundo que está enfermo pero no semuere. Los políticos “se lo toman”, los periodistas “se lotoman”, los curas “se lo toman”, los policías “se lo toman”,pero nadie se toma su vida en serio. La indignación delos ciudadanos se agota en unas concentraciones y mar-chas pacificas que no duelen al sistema, en declaracionesde protesta y en formas tecnológicamente avanzadas de“resistencia cableada” que están buscando su identidadsurfeando por el Internet, además de otros simbolismospoco peligrosos.Sin embargo la historia se escribe cuando la multitudmuda se aparta y avanzan los Rechazadores del silencio.Allí donde nosotros apagamos nuestra rabia con el fuego ynuestro fuego con la gasolina. Somos todos los a quienesno nos cabe vuestro mundo con sus edificios elevadoshasta el cielo, sus letreros iluminados, sus miserables con-venios sociales, sus coches rápidos, centros comerciales,cámaras de vigilancia y control, fuerzas policiales que ocu-pan las ciudades. Pero sobretodo no nos cabe la vaciedadde esta vida vacía, en la que hasta los pensamientos, sen-timientos y gestos siguen las reglas de una taimada gestióny sumisión de nuestros (¿o ya del mercado...?) deseos. Poresto queréis que acabemos en las cárceles que estáis con-struyendo para castigar a aquellos que declinan vuestrasórdenes. Pero tampoco allí cabremos...Y aunque algunos de nuestros compañeros
  • 121. 127fueron cogidos en las trampas del enemigo, debéis saberque los lobos siempre tienden emboscadas. Estaremosa su lado, como un respiro puro, hasta que nos encon-traremos de nuevo, para unos nuevos ataques. Por lamadrugada del viernes de 30 de mayo hemos renovadoel pacto que tenemos con el fuego de no dejar nochestranquilas detrás nuestro y hemos realizado 11 ataquesincendiarios contra los objetivos esparcidos por Atenasy Tesalónica (allí, más concretamente contra el banco“Millenium” en Kalamaria, “Eurobank” en el centro, ycoches diplomáticos en Pilea).Dedicamos estas acciones a los anarquistasMarios Tsourapas y Hrisostomos Kontorevithakis, enprisión preventiva por el intento de incendio de un co-che de la guardia urbana y al anarquista Vagelis Bot-zatzis, en prisión preventiva acusado de incendios deobjetivos económicos y estatales y la prolongación deencarcelamiento la cual será decidida estos días.Además mandamos saludos revolucionarios a 3 compa-ñerxs en busca y captura, lxs cuales al ser acusados porel mismo caso eligieron el no pacificado sendero de lailegalidad, sin renunciar y sin entregarse. Nuestras lla-mas cubrirán sus huellas...TODO SIGUE, VAMOS A VOLVER...Conspiración de Células del FuegoLa cadena incendiaria en Atenas y Tesalónica,12 de junio de 2008En la madrugada del 12 de junio en Atenas se atacóun concesionario de “Hyundai” y otro de la mismamarca en Patisea, una filial de la cadena de ropadeportiva“Intersport” en Halandri, una filial de cade-
  • 122. 128na de comida rápida “Goodys” en Keratsini y un Bancode Pireos en Kifissia. En Tesalónica del mismo modose prendió fuego a dos “Goodys” (uno por el centro yotro en Eptalofos), una filial de la empresa de telefoníamóvil “Vodafone” en Touba y un Banco de Pireos en elcentro.El 12 de junio de 2008 elegimos golpear a los patroci-nadores del equipo nacional de Grecia (5 objetivos enAtenas y 4 en Tesalónica).Igual que hace 4 años cuando el equipo nacio-nal de fútbol tuvo su “éxito” en la Copa Europea, tam-bién ahora se está montando un festejo increíblementeestúpido, durante el cual miles de payasos se reúnendebajo de la bandera del orgullo nacional.La multitud carente de voluntad propia estálista para apartar a un lado su miseria cotidiana y con-vertirse, por unos pocos días, en una masa sonriente defalsa alegría, entregada a unos festejos imbéciles. Desdelos medios de atontamiento de masas hasta las pare-des de las metrópolis, estamos inundados con milesde anuncios que promocionan la conciencia de “bor-reguismo” nacional y la manía consumista, éstos sonlos parámetros que no pueden faltar en ninguna fiestade consumo. El papel de las empresas multinacionalespatrocinadoras es más que evidente: de una parte pro-mocionan sus productos y de otra la unidad nacional,así creando un consenso y armonía entre la rentabilidadcapitalista y el hecho de plantar, y a la vez resucitar a laidentidad nacional, a la que nosotros odiamos. Por estoles hemos golpeado, así como lo hicimos en el pasado ycomo lo seguiremos haciendo en el futuro.Vuestra celebración rebosa de luces brillantes ymasas sonrientes, de trapos con los colores nacionales,de espectáculos de languidez y de la insipidez expan-siva. Nuestras fiestas son las noches, cuando las luces
  • 123. 129resplandecientes se cambian por la densa oscuridad dela delincuencia y todo es gasolina y llamas, acción ydestrucción. Puesto que la solidaridad nacional es algopara los asustados, nunca aceptaremos la existencia deningún estado de ninguna nación. Nuestra única patriaes la Revolución, que Violentamente y Destructiva-mente, aniquilará a vuestro viejo mundo.Con el amable patrocinio de Conspiración de Célulasdel FuegoAtaque contra el coche del escolta del Presiden-te, 1 de julio de 2008Ayer por la madrugada atacamos el coche de la escoltapersonal del presidente de la democracia Karolos Pa-poulias estacionado en el barrio de Pagrati. DedicamosesteataquealosanarquistasMariosTsourapasyHrisos-tomos Kontorevithakis, con decisiones revolucionariassomos solidarios puesto que somos compañeros decamino. Su juicio se celebrará el 11 de julio. Los encar-gados de mantener “el orden y la seguridad” en la ciu-dad están para nosotros en un bando opuesto, y siendonuestros enemigos serán siempre objetivos de nuestrosataques. Ataques que vamos a intensificar y que vamosa enfocar en unas personas concretas, de este modo re-spondiendo a la generalizada apatía social, la cual es elsegundo responsable porqué mantiene lo existente.Estamos en guerra y quien no toma parte es nuestroenemigo.La responsabilidad la toman Conspiración de Célulasdel Fuego/Comando de Patrullas Nocturnas
  • 124. 130Ataques incendiarios en Atenas, 9-10 de julio de2008Durante la madrugada del miércoles 9 y del jueves 10 dejulio hemos atacado las motocicletas de la guardia ur-bana en Paleo Faliro y un vehículo diplomático de Mar-ruecos en Paleo Psihiko. Estos objetivos fueron elegi-dos para demostrar que las prácticas revolucionariasno saben de temporadas, semestres académicos ni díasdifíciles. Ellas mismas determinan el tiempo y el lugardonde van a golpear y dar forma a su fuerza. Es ahoray siempre. Y esto porque justo estos días el barrio dePaleo Faliro se asfixiaba de maderos y de sus embosca-das cerca de objetivos de la Guardia Urbana. Por ciertoles fue imposible disuadirnos de nuestros ataques. Lomismo que en Paleo Psihiko, donde reina la madero-cracia y la élite de los ricos que viven por allí les apoya.Hemos llegado allí con paracaídas y nos hemos burladode todos vuestros planes, además volveremos por allí.La rabia y la fantasía siempre encontrarán la manera deexpresarse.Dedicamos estos ataques a los compañeros anarquistasM. Tsourapas y H. Kontorevithakis que serán juzgadosel viernes de 11 de julio por el intento de prender fuegoal coche de la Guardia Urbana y luego tomar respon-sabilidad de sus decisiones.Vamos a volver.PS. La policía fue ayudada por la suerte y por el servilis-mo de algunos transeúntes (puede que fueran emplea-dos de limpieza) que apagaron la llama que apareció enla comisaría de la Guardia Urbana de Paleo Faliro y poresto ella no se pudo extender.Comando Patrullas Nocturnas/Acción Caótica/célulasde Conspiración de Células del Fuego
  • 125. 131Ataque contra las oficinas del partido Nea Di-mokratia en Tesalónica,15 de julio de 2008Ataque con “gazakia” contra las oficinas locales deND en barrio de Dikitirio, la qué provocó daños en lafachada y en dos coches aparcados enfrente.Durante la madrugada del miércoles atacamos (conlos materiales bien conocidos: un bidón con gasolina,4 “gazakia” más algunas velitas para darnos el tiempodeseable para la huida) la organización local de ND encalle Afedouli 8 de zona de Dikitirio. Fue un acto másde guerra contra la sociedad de las cárceles, fue un granabrazo para los compañeros Tsourapas y Kontorevitha-kis que caminarán de nuevo junto a nosotros el senderode la ofensiva permanente en contra de lo existente. Espara ellos, que a pesar de la presión ejercida por partedel juzgado, que parece sacado del período inmediata-mente posterior a la guerra civil, no concedieron ningu-na declaración de arrepentimiento y mantuvieron la de-cisión revolucionaria que hicieron hace un año, la cualles ha costado 13 meses de encierro en los almacenes dealmas de la democracia parlamentaria. Sin embargo, lalucha no acaba allí. Giorgos Voutsis-Vogiatsis,GiannisDimitrakis,Vagelis Botsatsis como también los 6 en to-tal en busca y captura en este período, tienen el mun-do del Rechazo a su lado. Los ataques seguirán igual,tanto si hay presxs como si no. Las acciones ofensivasno se llevan a cabo para jugar el juego del oportunismopolítico, para recordar a los poderosos el gasto políticoque les puede provocar el secuestro de revolucionarios.Los ataques SON LA APUESTA QUE HACEMOS parapracticar la vivencia revolucionaria AQUÍ y AHORA,son nuestra cita con la historia, son el sueño inquieto deaquellos responsables-aunque sea a través de su neu-tralidad-de la colonización de nuestras vidas. Nosotros
  • 126. 132hemos empezado. Y siempre buscamos cómplices...Todo sigue...Una Iniciativa desde Conspiración de Células del Fuego(Tesalónica)Concilio por la memoria de Emile Henry¡VAMOS A VOLVER!Ataque contra la sucursal de la compañía eléc-trica DEI en Atenas, 9 de agosto de 2008El 9 de agosto atacamos la sucursal de DEI en Peristeri.No vamos a mencionar los detalles que nos llevaron aelegir un objetivo como éste. Quien tiene la conscienciase da cuenta que ya la existencia misma del aparato es-tatal es algo hostil-como mínimo-hacia cada dignidadrebelde.Para actuar violentamente no vamos a esperar aalguna irregularidad política ni a alguna situación másagravante para la sociedad. Además, desde el momentoen el cual la sociedad acepta su propia humillación yhasta contribuye a eso, y como las ovejas se dejan llevarhacia el matadero, no queda nada más que destruirla.La permanente movilidad revolucionaria paraaccionar no se limita según periodos veraniegos, fe-chas anuales o “momentos difíciles”. Algunos tienenque aprender que la guerra que fue declarada no es undeporte de invierno. Nosotros determinamos los mo-mentos, los lugares, nosotros creamos las condicionesechando los dados del Nihilismo, arrancando las raícesde los “valores” establecidos de éste mundo podrido y,de un modo festivo, poniéndolas al revés. Alguna genteactúa para satisfacer sus deseos, en cierto modo tam-
  • 127. 133bién nosotros en principio actuamos, sin embargo as-pirando a satisfacer al objetivo que nosotros mismoshemos determinado, al mismo tiempo manteniendo yapreciando el código de valores de nuestra consciencia.Rabiosamente “obramos” al servicio de la Revolución,especialmente preferimos las horas extras para crearlos focos de guerra. Ya es hora de cambiar esta creenciade que “las cosas son así” y avanzar con coraje hacia:“las cosas las haremos para que sean así.” El Nihilismoestá ante las puertas, admirando la enorme exuberanciade los predadores, los cuales juegan como encantados y almismo tiempo odian, si, de cierto modo están jugando yodiando cuando...descuartizan.No es ni “privación social” ni “degeneración fisiológica” loque vomita el Nihilismo desde las entrañas de la conscien-cia, sino nuestra voluntad de ser fuertes, nuestra pasiónpor la revolución individualista de nuestro propio “ser”...LA GUERRA BRAMA FURIOSA...VAMOS A VOLVER...¡DIGNIDAD O MUERTE!Comando Respiro del Terror/Conspiración de Célulasdel FuegoAtaque contra las oficinas de Alumil en Tes-alónica, 4 de septiembre 2008A fines de agosto de 2008 tres personas fueron deteni-das en Tesalónica por el secuestro del industrial Gior-gos Mylonas, dueño de la empresa de aluminio “Alu-mil”. Se trata de Vasilis Paleokostas, el atracador másbuscado de Grecia, como también 2 compañeros anar-quistas: Polikarpos Georgiadis y Vagelis Hrisohoidis.A las primeras horas de la tarde del 4 de septiembre,cuando el edificio todavía estaba abierto, un artefacto
  • 128. 134con “gazakia” fue colocado en la puerta de las oficinasde Alumil, ubicadas en la planta 7 del bloque de ofici-nas situado en pleno centro de Tesalónica. Las llamasprovocaron solo pequeños daños debido a la rápidaactuación de los bomberos.“Quiero dirigirme a mi objetivo.Sigo mi camino.Voy a adelantarme saltando sobre los indecisos y losque se demoran.Que mi camino sea su destrucción.”F. NietzscheDespués de la “pequeña aventura” vivida por el presi-dente de la Unión de Industriales del Norte de Grecia,el revolucionario Polikarpos Georgiadis junto a suscompañeros y amigos, Vagelis Hrisohoidis y VasilisPaleokostas, resultaron detenidos y acusados de dichosecuestro.Lo que es cada uno de nosotros y lo que profesa, no serádeterminado por ningún periodista sino por el papelque cada uno decide tener en la máquina social.Suficiente ya hemos escuchado a Mylonas tanto despuéscomo antes de su secuestro-hablando sobre “unos tiem-pos difíciles para los bolsillos de los industriales”. Noshemos muerto del asco.AHORA HABLAREMOS NOSOTROSComo Rechazadores de ésta sociedad mediocre y de estavida miserable que se nos ofrece, pasamos al ataqueprimeros. Pues, vamos a ponerlo claro para Mylonas, ya todos los de su especie pero también a todos los quemantienen a este mundo de esclavos y jefes, que losfundamentos del imperio, a pesar de su aparente forti-ficación, son frágiles.Para Mylonas la aventura no se acabó. Al contrario:justo ha empezado...
  • 129. 135Muy simplemente porque éste señor no cesó de ser unblanco más entre otros blancos de ataque. El incendiode su oficina casi al mediodía en una ciudad ocupadapor la policía (por la llegada del primer ministro), enun edificio muy vigilado está dedicado a los 3 encarcela-dos por su secuestro. Sean “inocentes” o “culpables”, seanconocidos en círculos revolucionarios o no, el mundo delRechazo y de la Negación están a su lado.En lo que se refiere a nosotros, con la destrucción y aniqui-lación de lo existente en su totalidad (a nivel material comotambién de valores) siendo nuestra única pasión, seguire-mos haciendo esto a que nos incita Polikarpos en la segun-da postdata de su carta. Esto que estamos haciendo desdehace ya tiempo.Laacciónrevolucionaria,elintransigenteycontinuoataquecontra cada símbolo, edificio, valor o persona que repre-senta y es parte de la sociedad autoritaria va en sentidoúnico. Las acciones seguirán, las auténticas negacio-nes y opciones revolucionarias subvierten y socavan la,siempre inflamable, estructura social.EL CAOS ESTÁ CON NOSOTROSLA GUERRA BRAMA FURIOSA...¡VOLVEREMOS EN BREVE!Conspiración de Células del Fuego de TesalónicaCélula “Amenaza Asimétrica”Ataque contra la comisaría de pza. Dimokratiaen Tesalónica, 13 de septiembre de 2008El 13 de septiembre un grupo de personas en motocicle-tas se acercó a la comisaría de calle Dodekanissos en elcentro de Tesalónica y rápidamente cubrió el área deenfrente con una “lluvia” de molotov más bombonas de
  • 130. 136camping gas envueltas en trapos con gasolina. Varioscoches y motocicletas policiales estallaron en llamas.Los días pasan tan apáticos. Parecen ser eslabones deuna infinita cadena de obligaciones y reconciliaciones.Trabajo-casa, casa-trabajo. Vivimos bajo un régimende permanente secuestro. Rehenes de las leyes, de lospatrones, de las miradas agachadas y las afirmacionessubordinadas. No queremos perdernos trabajando paralos jefes toda la vida. No nos interesan los derechos labo-rales y horas extras sin pagar. No estamos reclamandolas reglas de esclavitud más favorables. Estamos decidi-dos de escaparnos de los campos de trabajo sin importarel precio. Mejor vivir una hora como lobos que una vidacomo ovejas. Lo que decimos a menudo resuena comoel eco en el vacío. Sin embargo, existen también estosmomentos de belleza y rebeldía tan raros, cuando algu-nos compañeros en compañía de lobos insumisos nosdevuelven una señal guerrillera.Hace 2 meses un grupo armado ha secuestrado al presi-dente de Unión de Industriales del Norte de Grecia, G.Mylonas, exigiendo un rescate por su “libertad”. Los mo-tivos eran evidentes. Cada día en el trabajo nos secuestrannuestro tiempo, nuestro ánimo, nuestra creatividad,nuestrosdeseosynuestralibertad.Algunoshandecididodedevolver los golpes y convertirse en verdugos en vez de servíctimas. De este modo una banda de insumisos ha elegido“secuestrar” a uno de los verdaderos secuestradores. Elhecho de elegir al industrial G. Mylonas no fue casual. Espresidente de UING, un millonario bastante moderno y es-téticamente feo.Por esto la policía y los periodistas montaron toda una per-secución para localizar a las bestias de caza que rechazaronde jugar su papel. En una época del silencio armado en lacual cada uno aspira a “ser bueno”, siempre nos vais a en-contrar al lado de los cazados. Esto hicieron los compañe-
  • 131. 137ros Georgiadis y Hrisohoidis ofreciendo generosamente susolidaridad al perseguido y en busca y captura V. Paleokos-tas, al cual las autoridades acusan de inspirar el secuestrode Mylonas. Un acto solidario y la imborrable, ardientehuella sobre la fealdad de vuestro mundo y vuestra verdadque agacha su cabeza según el lema “cada uno por lo suyo”.Estamos al lado de todos los cazados porque tambiénnosotros hemos sentido el respiro de sus perseguidores ennuestras nucas. Recordamos el altanero intento de SorinMatei de fugarse de su perseguidores y luego la emboscadaen que le mataron, nos hemos alegrado con la destrezacumplida de K. Passaris y la misa de difuntos de sus carcel-eros, nos hemos reído cuando Vasilis Paleokostas se escapóen helicóptero y humilló a la policía. Así seguiremos a sulado y les invitaremos a tramar unas nuevas rebeliones.Siempre habrá un lugar para ellos entre nosotros.En la decisión de atacar cada ley, el orden, el silencio y laneutralidad hemos elegido la noche de anteayer para pren-der fuego a la comisaría de calle Dodekanisos y de estemodo mandar nuestros saludos de hermanos al compa-ñero revolucionario P. Georgiadis y un gesto solidario a suscompañeros y amigos V. Hrisohoidis, V. Paleokostas y G.Haralabidis. Nada ha terminado y tenéis que saber que lodecimos literalmente. En breve tendréis nuevas noticias denuestra parte...PS.1. El amable señor Mylonas que piense un poco más so-brelasfestivasdeclaracionesquehacesobreeléxitopolicial.La simple lógica indica que puesto que con tanta facilidadpudimos atacar a sus defensores maderos, nos será todavíamás fácil convertirle nuevamente en nuestro blanco.PS.2. Además recordamos al sr. Mylonas que nos debe aúnunos 20 millones de euros.Todo continúa...Conspiración de Células del Fuego (Tesalónica)/Comando“Amenaza Asimétrica”
  • 132. 138Cadena incendiaria en Atenas y Tesalónica, 25-26 de septiembre de 2008Por la madrugada del 25 de septiembre, entre las 2:23y las 02:39 hrs. fueron atacados con “gazakia” variosobjetivos en Atenas: un coche diplomático de la em-bajada checa en Pagrati, un coche diplomático de laembajada italiana en Patissia, un coche de lujo en Ag-ios Dimitrios, una filial de la Aseguradora Nacional enHalandri, un Eurobank en Ilion más un concesionariode Citroen en Galatsi, donde 4 coches se quemaron porcompleto. A las 05:15hrs. de la misma madrugada 3artefactos más estallaron contra objetivos situadosuno al lado del otro en Melissia: un “Marfin Bank”, un“City Bank” y una sucursal de la empresa aseguradora“Interamerican”.Por la madrugada siguiente fue atacada una oficina dehacienda pública en Tesalónica.Para que la economía pueda ofrecer lo máximo al capital-ismo, el trabajo, siendo su piedra fundadora, exige de todode nosotros. Dejaremos a los sindicalistas y restantes por-tadores negociar sobre las condiciones de esclavitud en lasgaleras del trabajo y calcular cuánto vale el costo de la vidahumana en dinero efectivo. Nosotros, una vez más, prefer-imos “reclamar nuestros “derechos” a través del fuego.Estamos en ruptura total con los valores y las es-tructuras de esta sociedad, por lo tanto nos entregamosa la obra destructiva de crear la inseguridad en vuestromundo seguro.Nuestros ojos son hostiles y nuestras intencionesagresivas tanto hacia los jefes como hacia aquellos que pa-sivamente aceptan el papel de esclavos. Además, en unarelación de poder, el papel de dominado es tan indispens-able como el de poderoso.Las visiones maniqueas no nos representan...Es-
  • 133. 139tamos firmes al lado de aquellos que decidieron tomar sudestino en sus manos y elegir ellos mismos opciones parasus vidas. A lado de aquellos que sin pensárselo más de-senterraron el hacha de guerra y llenos de rabia agarraronlo que les pertenece. A lado de aquellos que por fin decidi-eron salir de “la sala de espera” de la vida y quieren actuar.Estamos a lado de cada uno y una que decide fugarse delcampo de la pobreza existencial y de la mera superviven-cia.La insurrección encuentra su terreno únicamenteen la decisión y consciencia individual, en la convicción deque no hay otra espera, que no hay que esperar a nadie nia nada para atacar aquí y ahora a todo lo que nos oprime.No existe otra manera que la revolución, que una rupturaviolenta para destruir todas estas cadenas de explotacióny opresión.Y solo en las tormentas de esta guerra revolucio-naria buscaremos nuestros cómplices que saldrán de lassombras de la apatía, a los revolucionarios que se elevaránde las masas explotadas y oprimidas.Y, una vez más, porque no hay nada mejor que larevolución, debe quedar muy claro que las ruedas de lamáquina de la explotación y control social siguen rodandogracias al servicio voluntario de los explotados mismos.Las divisiones entre los casos “políticos” y “criminales”dejaremos que los resuelven en los discursos públicos,las salas de juzgados o en algunos círculos académicos.Hay un solo camino hacia la libertad, pero síque hay muchos senderos que te llevan a ella.Esta coordinada serie de ataques contra 9 obje-tivos en Atenas y contra una oficina de hacienda en Tes-alónica se llevo a cabo como una muestra más de solidar-idad con el compañero Polikarpos Georgiadis y tambiéncon Vagelis Hrisohoidis, Vasilis Pâleokostas y GiogosHaralabidis, todos ellos acusados por el secuestro de in-dustrial Mylonas en junio pasado. Nuestros ataques de
  • 134. 140ayer los dedicamos también al luchador preso VagelisPallis, como una pequeña “garantía” de nuestra posturaagresiva contra el mundo de las cárceles en general.PS. No importa si hay huelga o si llueve, nosotros tenemosreservas de gasolina y rabia.Conspiración de Células del Fuego Atenas/TesalónicaAtaque contra los vehículos de bares de strip-tease en Atenas, 27 de septiembre de 2008Por el mediodía del 27 de septiembre fueron atacadascon “gazakia” varias furgonetas que pertenecían a losllamados “bares con chicas” de la avenida Sigrou deAtenas. Se trata de una zona de prostitución “accesiblepara la clase media”.Muchas veces hemos atacado a los mecanismos más evi-dentes del Poder y del control social. Hoy hemos decididogolpear al mediodía las furgonetas en avenida Sigrou quepertenecen a los bares de striptease. Se trata de un tipo deexplotaciónqueamenudosequedaenlasombra:elnegocio“desnudo” de la carne humana, del sexo degradado a unamercancía. Se trata de tráfico de mujeres, de esclavitud y deunos placeres artificiales.Hoy atacamos la industria del sexo y sus chulos.Golpeamos a la miseria que engendran, miseria que estáreproducida por insólitas partes de la sociedad. Los padresde familia llenos de moral, unos triunfantes carreristas quepor las tardes muestran sus verdaderas intenciones. En unmundo que destruye y denigra a cada disfrute y placer, loúnico que de verdad se puede disfrutar es la destrucción deeste mismo viejo mundo.ConspiracióndeCélulasdelFuego/Célula“IndividualidadesAnárquicas”
  • 135. 141Ataque contra una sucursal del Banco Nacionalen Atenas, 29 de septiembre de 2008Por la represión frecuentemente se entiende sólo laporra policial y las rejas de la cárcel. Esta es la partemás visible de los mecanismos democráticos que estáencargada de proteger la paz social junto a un, menosevidente, aliado de la opresión: el consentimiento de losexplotados mismos. Los bancos se los puede quemar, alos maderos se les puede golpear, pero... ¿cómo podemosatacar a este consentimiento?Por cierto no lo logramos explicando a los oprim-idos unos análisis complejos sobre el sistema capitalistay el Dominio, porque para entender tu propio papel y asíabrirse, para poder pensar más allá, ineludiblemente esnecesario como primero la rebeldía individual. Cuandoalientas a esa rebeldía, lo dejas muy claro a través detus actos que el Poder y el Dominio no son simplementeunas definiciones teoréticas posibles de encontrar soloen los debates académicos, sino están constituidas porestructuras y personas bien concretas, los cuales puedesatacar siempre y con todos los medios. Esta es la únicaposibilidad de derrumbar al consentimiento y destruir aeste cementerio social llamado “la sociedad”.Estos son algunos de los motivos por los cualeshemos golpeado el Banco Nacional ubicado en una calleauxiliar a la altura del kilometro 17 de la carretera nacionalAtenas-Lamia. Otras razones se revelarán por sí mismas através de nuestros siguientes ataques contra el Dominio ysus súbditos.Este ataque lo dedicamos al compañero GiorgosVoutsis-Vogiatsis acusado por un atraco al banco enbarrio de Gizi. La semana pasada se decidió prolongarsu prisión preventiva.Conspiración de Células del Fuego/Comando “Individ-ualidades Anárquicas”
  • 136. 142Incendios de bancos en Tesalónica, 7 de octubrede 2008Por la madrugada del martes 7 de octubre, regalamosel fuego a los cajeros y a las fachadas de dos sucursalesdel Banco Nacional ubicadas en el estrechamente vigi-lado centro de Tesalónica lleno de cordones policiales ypatrullas.Estamos a un año y tres meses después delatraco a mano armada a una filial de Banco Nacional enAtenas y del arresto del revolucionario Giorgos Voutsis-Vogiatsis. Un año y tres meses después de una irreproch-able colaboración entre ciudadanos y policía, los cualesse precipitaron en confirmar una vez más esta situacióntrágica que caracteriza toda nuestra época. Se trata dela ecuación de intereses y deseos entre los opresores yoprimidos: seguridad, armonía social, observación de laley...Sin embargo, cada condición engendra tambiénel Rechazo y la Negación de ella misma. Los conscien-tes ataques contra las relaciones, símbolos, valores ypersonas que representan la sociedad capitalista, querepresentan una sociedad de jefes y esclavos, son la ex-cepción que confirma la regla de la mediocridad y de laesclavitud voluntaria general. Los ataques no se reali-zan para atrincherarse en el nivel obligado por el espe-ctáculo-pues como algo en vano o insípido, algo hechopor una “compañía de especialistas”- sino se llevan acabo como una forma de Negación y de Rechazo, que seextiende para acelerar la parte que le corresponde en elderrumbamiento de este mundo. Y el funcionamientobásico de este mundo, y su fuerza motriz que es el ejetrabajo-consumo.Robando al banco, recobrando tu tiempo robado porhorarios de trabajo agotadores, liberando tu cotidianei-dad de las coacciones económicas y del tiempo, de hecho
  • 137. 143estás acaparando tu propia vida. Pero, a pesar de todoesto, con una batalla no se gana la guerra, un atraco noabatirá al mundo de la economía, un incendio no harádesparecer todos los bancos como un truco mágico, ypor esto, el arresto de un compañero no pone fin a lalucha revolucionaria...Por todas estas razones y muchas otras saludamos confuego a Giorgos, no simplemente como al atracador porsu opción individual del rechazo al trabajo, sino sobretodocomo al revolucionario por el conjunto de su actividad.Como al Rechazador que decidió combatir lo existenteen su totalidad...PS.1. Tesalónica es una ciudad de amor y en sus nochesel fuego no puede faltar.PS.2. El invierno será CALIENTE...¡Vamos a volver!Conspiración de Células del Fuego (Tesalónica)/Cabal-leros de Mesa Ardiente/Complicidad de “Yo” RabiosasAtaque contra el Tribunal Militar en Atenas, 29de octubre de 2008A las 02:35 hrs. de la madrugada un artefacto compuesto,entre otros, por 10 “gazakias” estalló en el portal del Tribu-nal Militar en la zona de Rouf. Las llamas destruyeron losvidrios de la entrada. La Policía encontró un agujero en laalambrada que rodea el recinto, aunque no pudo explicarcómolosautoresllegaronhastaelportaldeledificiocuando“el lugar está vigilado por soldados”.Nohuboreivindicaciónporescrito,solounallamadaaldia-rio “Eleftherotypia” en la que se dijo que “Conspiración deCélulasdelFuego/CélulasEjércitoRevolucionariotomanlaresponsabilidad por este ataque, realizado como un gestodesolidaridadconGiannisDimitrakis,quetuvounjuicioeneste Tribunal el 13 de octubre”.
  • 138. 144Jornadas incendiarias anti-militares en Atenas yTesalónica, 2-4 de noviembre de 2008Conspiración de Células del Fuego asume la responsabi-lidad por una serie de ataques incendiarios realizados enAtenas y Tesalónica entre el anochecer del domingo y latarde del martes. Más concretamente, en Atenas prendi-mos fuego al jeep de la marina militar en Halandri (hechoque fue cuidadosamente ocultado por los maderos), algu-nos vehículos de la marina militar aparcados en frente deComandanciaNavalenpza.Klafmonosenelcentro,laem-presa de sistemas informáticos ACE HELLAS (que colab-ora con el ejército griego) en Agia Paraskevi, la Asociaciónde Jubilados Oficiales de Artillería en calle Halkokondili,la Unión de Oficiales Jubilados del Ejercito en esquina deHarilau Trikoupi con Akadimias y las oficinas del Ministrode Defensa Nacional, Vagelis Meimarakis. En Tesalónicahemos incendiado: el Club de Reservistas Miembros delas Fuerzas Armadas en Evosmos, una academia militarprivada en calle Dimitris Margaritis, como también uncajero del Banco General, el que colabora con el ejercito,en Kalamaria. Además asumimos la responsabilidad porel ataque al Tribunal Militar en Rouf, realizado el 28 deoctubre.“La beligerancia de la economía”En nuestra época, y no sólo, el brazo militar de cada Es-tado resulta ser la parte inseparable del desarrollo, geo-político y económico, de sus intereses. Hacer la guerra esla ineludible consecuencia de cada fuerte crisis económicadel sistema capitalista. Unos ejemplos característicosfueron el, repentino e impetuoso, desarrollo de la indu-stria de armamento en los inicios de siglo XX y el craceconómico en EEUU, que fue acompañado por una cri-sis del mercado mundial que duro muchos años. Ambosejemplos contribuyeron a hacer estallar la primera y la se-
  • 139. 145gunda guerra mundial. Las guerras de carácter militar y lapreservación de intereses económicos están relacionadasuno con el otro a lo largo y ancho de toda la historia de lahumanidad.Desde las bases de la OTAN en el territorio eu-ropeo hasta las intervenciones “de paz” en Oriente Medio,el ejército funciona como una fuerza indispensable parapreservar y desarrollar los intereses económicos de los Es-tados del mundo occidental. Para alimentar la máquinade guerra y la industria bélica se precisa mantener la pazsocial en las metrópolis de países occidentales. La guerray la paz: dos caras diferentes, dos diferentes aspectos de lajerarquía capitalista.“El complejo militar-policial”Cuando, hace un par de décadas, el capitalismo era menosrefinado y funcionaba de modo más abierto, hubo resis-tencias de clase. Porque, hasta el último hombre de paja,cuando a la vista le arrancares lo poquísimo que tiene, sinduda sacará sus dientes. Para ponerle de nuevo el bozaly extraerle sus dientes de fiera, la élite capitalista inventóy promovió el “Estado de bienestar”. Subsidios públicos,asistencia médica y farmacéutica, rentas, política popular,prestaciones y todo lo que puede tranquilizar a un prole-tariado “travieso”.Al mismo tiempo los aparatos duros, la columnavertebral de la represión, es decir la policía y el ejército,iban evolucionando. Sin embargo lo hicieron sin despe-dirseydesconectarse desu“bruto”pasado.Enlamemoriapopular de Grecia, tanto la policía como el ejercito comofiguras públicas, siguieron siendo “pasma” y jefazos de laJunta. A través de la repetida cirugía cosmética de su carapública llegaron más cerca al ciudadano. Gendarmería yla policía urbana se juntaron formando un sólo cuerpo, elservicio militar fue reducido, pero al mismo tiempo fuecuidadosamente formado y apareció en las calles un nue-
  • 140. 146vo complejo militar-policial: los antidisturbios. En lamitad de los 90, los jefes y el Estado, empezaron a estarseguros de que los trabajadores habían dejado de seruna amenaza para el sistema. La nueva religión, la de lajubilación, se ha instalado para bien en las cabezas dela nueva clase de pequeños propietarios, desmontandode este modo cualquier imaginable frente laboral. Me-jor que fuese así, porque las ilusiones siempre al finaltienen un sabor amargo. La locomotora del neolibera-lismo empezó a moverse tan rápido como un expresoy la política “popular” fue sustituida por privatización.Así el Estado, de un domador de bestias se convirtióen un simple gestor del bloque de viviendas, en el cualtodos los inquilinos son también propietarios y por lotanto trabajan todos juntos por un interés “común”. Noobstante, la garantía de lo existente no está basada so-lamente en el servilismo de los civiles. El Estado, enri-quecido por la experiencia del pasado, siempre necesitaun puño de hierro represivo y, como la zanahoria con-venció a los proletarios y el carruaje va tirando hacia de-lante, ahora está reforzando y ampliando sus cárceles.Aunque hoy en día el Estado se está militarizando, sinembargo “se viste” con ropas de civil.La memoria sobre el papel golpista del ejér-cito y luego la Junta de los Generales poco a poco fuesustituida por una imagen mejorada del nuevo ejércitoprofesional griego con mercenarios y sus sonrisas relu-cientes. Además, después del 11 de septiembre de 2001,la militarización del mundo occidental es también la re-spuesta al oportunismo de la demanda social por segu-ridad. Allí donde la amenaza del terrorismo islámico nobasta para la legitimización social del despliegue de tro-pas por las ciudades, será el problema de la inmigraciónilegal y de la delincuencia “extranjera”, como aquí enGrecia. No es para nada casual que el cuerpo de guardiafronteriza es por cierto el mejor ejemplo de lo que ex-
  • 141. 147actamente tenemos en mente cuando nos referimos al“complejo militar-policial”.El ejército se tropieza con la sociedad ya no en los tér-minos represivos, sino para acompañarla en su declivey decadencia. El ejército de ayer era un trabajo obliga-do, hoy en día es una carrera profesional. La democra-tización, la reducción del servicio militar obligatorio, laadmisión de mujeres en las tropas, el hecho que las es-cuelas militares y policiales son las más preferidas...Losviejos procedimientos de disciplina, que eran usadospara someter a la juventud son ya casi inútiles, puestoque los jóvenes se sometieron por sí mismos con el in-ternet, con la tele, con los móviles...De este modo el ejército cambia su imagen y se con-vierte en algo aún más peligroso. Además, un ejércitolento, con unos soldados con saber a medias, sometidosa un régimen pesado y castigados por cualquier cosa,como también una policía con gendarmes barrigudosno encajan con el nuevo orden estético de las cosas y nose corresponden con las exigencias modernas.El militarismo profesional significa una imagen pulida,especialización, instrucción, nuevos sistemas tecnológi-cos, y que el ciudadano se sienta seguro.Es una nueva propuesta para la vida. De esta manera lasmisiones “de paz” del ejército griego con la ayuda hu-manitaria, las violaciones, los saqueos, el tráfico de ar-mas, drogas y mujeres, aparte de aportar unos enormesbeneficios para el Estado, son percibidos y demostradospor los soldados que participan en ellos como una espe-cie de “deporte extremo”. Así los mercenarios, ademásdel dinero que se llevan por sus “hazañas” tienen algode lo que pueden enorgullecerse ante sus amigos.Hoy en día el ejercito avanza cruzando fronteras pararestablecer una paz asesina, la paz de los jefes, de lospropietarios que cumplen la ley, de la mayoría silen-ciosa y al mismo tiempo se está preparando para de-
  • 142. 148fender la misma paz también dentro del país, dentro delas ciudades, cueste lo que cueste. Por esto el complejomilitar-policial, después de llegar a los acuerdos decierta importancia estratégica permanece incógnito. Noes para nada casual que el Ministerio de Orden Públicose convirtió en un vice ministerio bajo “la protección”del Ministerio de Interior, mientras que un militar “deverdad” como Hinofotis (ex jefe del Estado Mayor deEjército y general) ha tomado el cargo que hasta ahoraestaba en las manos del civil Polidoras. Recientemente,nuestras células en Tesalónica rindieron sus “honores”a ése nuevo jefe, prendiendo fuego a la comisaría decalle Dodekanissos.“Suicidio a lo lento”El ejército crea condiciones en las que al individuo no leestá permitido pensar como individuo, sino como la ruedade un coche, un ladrillo de una edificación, como parte deuna estructura. Se pretende convertir la existencia del in-dividuo en la existencia de un conjunto, de una maneraen que el conjunto será más valorado que el yo. Se cultivauna mentalidad en que se aniquila la individualidad dela persona, se pulveriza el yo. Este proceso es reforzadopor los gritos de los superiores, las penas disciplinarias ylas faenas obligatorias. En tal clima las personas que po-siblemente no desarrollaron su propia crítica (sea positivao negativa) sobre el ejercito, las personas sin voluntadpropia incapaces de decidir algo por su cuenta sin pedirconsejo, se asfixian y se hunden a sí mismas. Unas perso-nas que quizás nunca antes se interesaban por la nación, osi lo hicieron fue de un modo bastante tibio, el ejército escapaz de destruir los fundamentos de su ser en tal grado yhundir sus yo tan bajo que ellos llegan a perder todo deseopersonal. Con una exactitud quirúrgica se les está llevandoal suicidio. Sería muy ingenuo (y sencillo) echar toda laculpa a las penas disciplinarias y a los oficiales que gritan.
  • 143. 149El responsable es el concepto mismo del ejército, que consu uniformidad, disciplina, fijación nacionalista y fanatis-mo trasforma a las personas en unas piezas desechablesde la máquina. Algunos desertan hacia la muerte, así re-frendando un último canto de su egoísmo, que no es paranada suficiente. Es como decir: yo mismo determino todolo que soy, por lo menos a través del suicidio. Éste acto aveces les parece la única opción, el último resto de la dig-nidad humana.Qué ironía: el deseo de explorar el yo al mismo tiempo pu-ede significar también la pérdida completa de éste mismoyo.“Hostilidades en el territorio nacional”Nosotros por nuestra parte decidimos de alistarnos en unbando diferente: el bando de la Revolución. Cumplimosnuestro servicio en la Negación y formamos unas militar-mente estructuradas brigadas del Caos. No necesitamos ladisciplinadelPoderporquenoscomprometemos nosotrosmismos con los planteamientos de la Noche. En el bandode la Negación y la Insumisión nos encontramos conotros compañeros que con su propia manera decidieronpintarse con colores de la guerra revolucionaria.Esta serie de ataques, como un acto de guerra, lo dedi-camos a 3 compañeros en fuga: Dimitra Sirianou, KostasHalazas e Ilias Nikolau. No olvidamos tampoco a GiannisDimitrakis, que todavía está secuestrado por el enemigo.PS. Mandamos las señales del fuego a los presos que desdeel lunes 3 de noviembre empezaron con la abstención decomida carcelaria.NADA SE HA ACABADO - LAS BATALLAS ESTÁN BRA-MANDO-BUSCAMOS COMPLICESConspiración de Células del Fuego Atenas/Tesalónica
  • 144. 150Ataque incendiario contra la agencia informa-tiva francesa, Atenas 3 de diciembre de 2008En las horas cuando los ciudadanos tranquilos disfru-tan el café de su propia inexistencia en la calle peatonaldel barrio Kolonaki, nosotros una vez más hemos ob-rado “al servicio” de la destrucción y os hemos regaladounos restos quemados bastante idílicos.Con esta acción queremos mandar nuestrossaludos revolucionarios a los compañeros franceses quedecidieron atacar a la red ferroviaria de trenes de altavelocidad, de este modo saboteando al itinerario cotidi-ano de ansiedad y angustia, de una vida regulada condeterminismo impuesta por el biopoder a sus súbditos.Golpeando al armónico funcionamiento del orden, uti-lizando medios ofensivos contra el servilismo profesadopor la presión social de “llegar a ser alguien”, una vezmás se demuestra en práctica la susceptible estructurade la invulnerable uniformidad de ese mundo.Detestamos la cobardía del populacho que en-cuentra su calor de hogar en una sociedad esclaviza-da y recalcamos que es la sociedad la que existe paranosotros y no nosotros para ella. Así, la irrumpimosrepetidamente y por sorpresa, la corroemos y la enven-enamos por dentro, con el objetivo de exterminar ennosotros mismos todo aparte del yo. Es un proyecto quese puede materializar cuando uno se dedica a la revo-lución. Una revolución ruidosa e ininterrumpible y quecada día luchamos para llevarla a cabo en su forma másinexorable, salvaje y sombría.LA TRAMA DE UN ATAQUE DEVASTADOR CONTRALA REALIDAD CONTÍNUA.¡EN BREVE VOLVEREMOS!Conspiración de Células del FuegoCélula de Solidaridad Internacional
  • 145. 151Cadena de ataques incendiarios de Año Nuevoen Atenas y Tesalónica, 1 de enero de 2009“Un extraño más bien pesado está martilleando suave-mente el aire. El aire se congela.Una fiera en el otro lado de la orilla abraza a su miradapor unos segundos antes que esta se vuelva cristalina.Se entrega a un baile espasmódico, errabunda por unmomento más.Extiende su tela sobre el suelo y acostándose empiezaa dibujarlo con la pintura roja que se le quedó en elbolsillo.Los fríos destellos de los ojos exploran a lo infinito.Intenta hablar, pero el extraño de plomo le tapa laboca y le susurra que ahora él mismo va a hablar, yluego le besa en el pecho.La fiera empieza a comunicarse de un modo codificadoescupiendo sangre, completando su tela.Algunos corren hacia ella, empiezan a robar sus lágri-mas, luego meten sus manos congeladas en los bolsil-los y desaparecen.Justo al lado, los ladrones fuerzan la alambrada delsilencio y prenden fuego a lo que hay dentro.Más allá, algunos otros que llevan bastantes rostrosestán ejecutando la moral en la plaza central de susnegaciones, al huir sus miradas se cruzan entendiendoque aquí se murió algo, hacen pausa y luego gritan:”Lamoral está muerta, levanten a Alexis y nos vamos, puesnos piramos, cita allí donde siempre, hablaremos mástarde.¡Hasta luego!”para AlexisAhora no corresponde el ardor de las velas so-bre la tumba de un joven: deben arder ciudades enteras.En vez de cantos fúnebres, por todos lados se empieza a
  • 146. 152escuchar nuestro monólogo de VENGANZA, ATAQUE,REVOLUCIÓN. En Atenas, Tesalónica, Patras, Héra-clion, Lefkosia, Paris, Londres, Nueva York...Desde esos momentos de Diciembre nuestro corazónse ha vuelto una bola de cuchillas. Y así seguirá siendopara siempre. Los días, meses, años no se quedaránvacíos con la mirada fijada en la renuncia, sino quellenarán los expedientes policiales y de la sección an-titerrorista, siendo una prueba esplendida de que vivi-mos en contra de nuestra época, aquí donde entra el es-tado de gestación de una nueva guerrilla urbana, entraya no como una causa hipotética sino como la realidad.De este modo respondemos a la invitación de compañe-ros de otros grupos incendiarios y juntos ponemos losfundamentos para ampliar la perspectiva de la guerrillaurbana. Ahora y hasta nuestro último respiro. Para elaño nuevo en vez de felicitaciones os regalamos nuestradecisión de tomar las armas y cambiarlo todo.Nada de lo mismo, nada como antes.Dedicamos esta serie de ataques al anarquista ApostolisKiriakopoulos, que está en prisión preventiva por unosataques llenos de violencia realizados durante la revuel-ta de Diciembre, como también a todos los que fuerondetenidos durante esos sucesos.En cuanto a los órganos represivos griegos que se hanpreparado para la noche de fin del año: puesto que noson capaces de vigilar a sus ciudades, mejor que secuiden a ellos mismos.Asumimos la responsabilidad por los siguientes ataquesdel Año Nuevo:En Atenas:1-un cajero del Banco Rural en centro de la ciudad2-los vehículos de una empresa de ordenadores en ave-nida Alexandras3-el concesionario de Ford en barrio de Polygonos4-el concesionario de Daihatsu en Polygonos
  • 147. 1535-un concesionario de coches de lujo con el nombre de“Karatzas” en Polygonos6-un Banco Alfa en calle Panagi Tsaldari en Polygonos7-un Banco Comercial en Peristeri8-el coche de lujo de un cura en Nea Smyrni9-un coche de la empresa de seguridad “Karantzos Se-gurity” en Galatsi10-un Banco Nacional en la zona Freatida de Pireas11-un Banco de Pireas en plaza Sefiotou en la zona Kal-lipoli de PireasEn Tesalónica:12-las oficinas de Eurobank en calle Leondos Sofou13-las oficinas de Banco Marfin en calle Leondos Sofou14-la librería que pertenece al Liakopoulos (derechista)en calle Leondos SofouConspiración de Células del Fuego Atenas/Tesalónica- - -Cadena de ataques incendiarios en Atenas yTesalónica, 11-12 de febrero de 2009“Hasta el cielo, que se dejó apoderar por el presagiode los humos que vendrán de los edificios en llamas seavergüenza, se esconde y se queda callado”.Durante los últimos meses la guerrilla urbanaes uno de los temas más populares del debate entre loscírculos de intelectuales, históriadores y progresistas deIzquierda, cuando estos se entregan a sus “recepciones”filológicas y charloteos académicos. Libros, películas,ediciones especiales de periódicos, documentales, pre-sentaciones en la TV que a veces condenan y otras, de unmodo “bien intencionado”, hablan sobre los compañe-ros que “tomaron una decisión errónea”. El resultante
  • 148. 154común es el hecho que todo esto acaba con la mismaconclusión: a la guerrilla urbana se la interpreta comohistóricamente derrotada y como un callejón políticosin salida.Esta lógica “matemática” que explica las prácti-cas revolucionarias con términos de resultados acumu-lativos según el número de arrestos, encarcelamientos ymuertes, carece de cualquier dialéctica. Según la mismalógica, ¿cuál forma de ruptura no ha sido derrotada?¿Tal vez las marchas, los movimientos de masas y lasprotestas han logrado derrocar aquello contra lo queestaban luchando?, la RAF Alemana, la Brigate Rosseitalianas, el MIL en España y las Angry Brigade ingle-sas hasta hoy en día son uno de las temas centrales delas discusiones entre compañeros más jóvenes, así de-mostrando que su derrota militar no anuló la apuestaque se pusieron, la apuesta que aunque fuese diferenteen cada de uno de esos casos, es la perspectiva revolu-cionaria la que sigue estando vigente.Esto no significa que falta la crítica. Además, elpaso de las armas de la crítica a la crítica de las armasdura solo un momento. Una crítica por cierto alejada yhostil a los agentes de partidos comunistas, que siem-pre y en todo el mundo fueron los más duros críticos yperseguidores de la guerrilla urbana. Por una parte asípueden justificar a su propia reconciliación histórica ysu paso al legalismo extremo, y por otra parte así cu-bren su ansiedad de preservar un exclusivo privilegiohistórico de la resistencia, todo esto para no perder asus clientes/votantes.Sin embargo, tanto esta degradación inversapropia de Partidos Comunistas de inventar y ver portodos lados “agentes”, como el hecho que partes delámbito revolucionario empezaron a elogiar, ya sin es-conderlo, a la guerrilla urbana, tienen una similitud encomún: falta de capacidad de pensar. Los que aplauden
  • 149. 155y admiran a las organizaciones guerrilleras, más alláde aprobar y entusiasmarse por ataques espectacularese impresionantes en su aspecto operativo, en realidadsiguen siendo espectadores que reproducen un estadode una simple “me gusta”, y se quedan envueltos en el.La guerrilla para ellos sigue siendo algo lejano, comouna película de acción o como un buen libro de aventu-ras, que leen antes de irse a dormir.Naturalmente nuestra crítica no puede dirigirsesolamente contra los reformistas profesionales y espe-ctadores mediocres, sino al mismo tiempo tiene queabrir frente también contra aquellos que actúan por laCausa. La mayoría de las organizaciones revoluciona-rias ilegales continuamente apostaron por armonizarla estrategia de guerrilla con luchas metropolitanas(huelgas, demostraciones, protestas, etc.). Creían quede esta manera iban a ganarse la simpatía del pueblo yque empujarian al movimiento de masas hacia la luchaarmada.No obstante, la historia no ha dado razón a estaopción. Las acciones que recordaban a las escenas depelículas, como la del 2 de noviembre de 1987, cuandolos compañeros alemanes se “introdujeron indebida-mente” y armados en una marcha contra la construc-ción del aeropuerto en Alemania Occidental empezarona disparar contra los maderos, el resultado fue dos deellos muertos y otros heridos de gravedad, con su cha-pucería y frivolidad contribuyeron a la aclaración detoda una serie de ataques contra bancos y empresas deenergía nuclear lo que provocó el arresto de combatien-tes. Otras acciones, que por cierto se ganaron la popu-laridad de las masas, como por ejemplo las acciones de“17 de Noviembre”, fueron percibidas, por culpa de laorganización misma, como una oposición armada. Losaplausos para “17 de Noviembre” y la amenaza “aquíse necesita algún 17 de Noviembre”, que se escuchaba
  • 150. 156a menudo en las colas delante de los bancos y oficinasde hacienda, demuestran una confusión entre lo que esla guerrilla urbana y algún vengador popular que sirvepara resolver unas obstrucciones burocráticas.Esto ocurrío porque hubo un enganche históricocon las viejas figuras de la lucha de clases. Casi todas lasorganizaciones buscaban su “sujeto revolucionario”. Parala Brigate Rosse lo fueron los obreros de la industria deautomóviles, para 17 de Noviembre el pueblo, para RAFlas guerrillas del Tercer Mundo, etc. Para todos ellos laacción armada era un proceso para acelerar la lucha declases.Para nosotros, la guerrilla urbana es la miniaturade una guerra generalizada que aún no ha sido declarada.Un proceso de tomar tu vida en tus propias manos. Estardecidido para un combate que se lleva a cabo 24 horasal día, 365 días al año. Nuestros ataques no constituyenalgún ejemplo, sino son actos de guerra.El hecho sí se dirigen a otra gente y son entendi-das por ellos, no es para nosotros la necesaria condiciónprevia, sino un elemento positivo más. Participamos enla guerrilla porque es la única manera de entrometernuestros deseos, con fuerzas que cogen por sorpresaante un mundo acorazado. Sí empiezas a luchar significaque empiezas a creer en ti mismo. Siendo adversarios deuna lógica común y de los cálculos, queremos construirde nuevo el universo, por nuestra propia cuenta. El con-cepto de un “hombre nuevo” es la persona de Negación,es el guerrillero urbano.No se trata de una simple cuestión de estrate-gia: es una cuestión de esencia. La guerrilla urbanaes capaz de provocar tales condiciones en las que sonabandonadas las cortesías democráticas y predominará“la política de lo peor”. Y esto porque creemos que lasrelaciones sociales no pueden ser subvertidas con pro-testas y demandas, sino que debe volar por los aires la
  • 151. 157vigencia de actos revolucionarios ilegales. Por esto nonos importa sí la gente se conmueve o sí simplementeresiste defendiendo sus derechos, lo que queremos esesclarecer el paisaje. Todo el resto son opciones.Con estas acciones queremos además desesta-bilizar a la indolencia interna y empujar a todas las cor-rientes radicales hacia las acciones revolucionarias ile-gales. Porque allí donde se arrastran llamamientos encontra de la criminalización de las ideas políticas y rela-ciones de amistad, está triunfando la súplica democráti-ca por los derechos de libertad de pensamiento y deexpresión. Es decir, la tradición en toda su grandeza.Los derechos y las conquistas sociales simplemente em-bellecen a la dominación y aplazan el ataque. Posible-mente la criminalización del ámbito subversivo tendráunas consecuencias imprevisibles, pero seguramenteno habrá sitio para los perezosos con ideas cobardes,sino sólo para los decididos que tienen la conscienciafirme.La guerrilla urbana es una percepción, unamentalidad, una acción directa organizada. Su parte esla lucha armada, pero aquella alejada de los dogmatis-mos y fetichizaciones. Además, el potencial revolucio-nario de cada ataque no está determinado por el gradode violencia de los medios utilizados, sino estos mediosson determinados por la consciencia de la gente que lasutiliza y según su eficacia. Sí quieres destruir a un con-cesionario de coches de lujo obviamente no vas a dis-parar contra los coches, y sí quieres expropiar un bancono vas a meterte allí con una molotov.Ahora los hechos tienen la palabra:Desde la madrugada del miércoles hasta la tarde dejueves 12 de febrero hemos elegido de atacar los siguien-tes objetivos:-Las oficinas de Correos en Agios Dimitrios y en plaza
  • 152. 158Attiki más una en Tesálonica, como una pequeña con-tribución a la demanda de indemnización depositadapor sus respectivas direcciones por los atracos quefueron realizados en estas filiales, atracos de los cualesestán acusados miembros de 17 de Noviembre. En laOficina de Correos de plaza Attiki no hubo ninguna per-secución por parte de los guardias privados, puesto queno hubo allí guardia o sí estaba, se escaqueó. La alarmase apagó cuando los compañeros se retiraron. Pareceque en esta zona florece el fruto llamado “ciudadanoheroico”, porque allí, hace un año unos dueños de tien-das hicieron su aporte con la muerte de uno de la parejade atracadores. Justo cuando estos salían de esa Oficinade Correos en concreto, los ciudadanos les quitaron lasllaves de la motocicleta y así ofrecieron la oportunidadpara que los maderos les disparasen.-LasoficinasdepartidoSinaspismos,estosgallosdemade-ra de color rosa que se mueven con el viento, corriendo de-trás de cualquier cosa para ganarse los votos. Hace poco,su conocido ejecutivo y a la vez una figura histórica de laIzquierda, M. Glezos, asistió y saludó a una protesta orga-nizada por maderos.-La casa del conocido “secretario” y ex-rector, G. Babin-iotis, ubicada en la calle Zefiron 11A en Agia Paraskevi (yno las oficinas de agencia de trabajo temporal), por susservicios que en forma de “palabras” ofrece al Sistema.-El despacho del lleno de fantasía profesor de crimi-nología, G. Panousis, pues ese analista que produceguiones sobre “terrorismo” que parecen sacados deciencia-ficción.-Las oficinas que representan los interés del famoso in-telectual y escritor aristócrata Apostolos Doksiadis encalle Dinokratous 42 en Kolonaki (esto lo hicimos porla madrugada de miércoles).-El despacho del ridículo payaso televisivo, abogadoStavros Georgios, que era parte de la demanda civil en
  • 153. 159el juicio contra 17 de Noviembre.-Una filial del Banco Nacional en Petralona, en la que serealizó un atraco durante el cual fue ejecutado el made-ro Hristos Mati y del que están acusados miembros de17 de Noviembre.-La oficina de contabilidad del diario “Rizospastis”(órgano de PC de Grecia), el que detrás de cada acciónrevolucionaria ve a los “agentes americanos” o “provo-cadores”.-Las oficinas del diario “Ta Nea”, que forma parte delconglomerado de negocios del empresario Lambrakis,por sus artículos durante el juicio contra 17 de Noviem-bre, que parecían escritos por la Seguridad del Estado.-Lasoficinasdelperiódicoamarillistallamado“Avriani”,que pertenece al sucio ratón Kouris, por difamacionesque publicó contra los miembros de 17 de Noviembre.-Al famoso paquidermo de la política T. Pagalos. Puestoque era un objetivo de peso pesado, estuvimos obliga-dos de atacarle dos veces. (La casa de su hija la usa elmismo como su despacho).-La casa del jefe de Servicios Antiterroristas, Papagelo-poulos. Después de seguirle, hemos elegido golpear cu-ando se cambiaban los guardias, durante el intervaloentre que se va el madero de guardia y le sustituyen unosguardaespaldas. Puesto que el señor Papagelopoulos nopuede encontrarnos, les hemos encontrado nosotros.-La casa de juez de apelación de la Corte Suprema, V.Foukas, que era miembro suplente del tribunal duranteel juicio contra 17 de Noviembre y juez de instrucción enel caso de Mihalis Prekas.-El coche del mugriento empujador de bolígrafos, elperiodista P. Panagiotos por el oficio de chivato queejerce.Todos estos ataques los dedicamos al guerrillero ur-bano Dimitris Koufodinas. Se trata de uno de esos po-
  • 154. 160cos revolucionarios de verdad, que nunca se rindierony nunca capitularon. Desde nuestras guaridas revolu-cionarias le devolvemos una señal guerrillera, que elmismo como primero nos regaló. Aquí no caben acuer-dos o desacuerdos de rectitud política, la importanciala tienen nuestros ojos detrás de las capuchas que tanhermosamente brillan cuando luchamos.PD. El 13 de enero fue detenido en Tesalónica por incen-diar a la comisaría de la Guardia Urbana el anarquistaIlias Nikolau. Hace dos meses, él mismo, junto a doscompañerxs más, estaba en busca y captura (duranteun año), acusado por ataques incendiarios. No nos in-teresan los trucos legales sobre la inocencia y culpabili-dad, pero seguramente nos honra el hecho que hay en-tre nosotros compañeros tan poco arrepentidos comoIlias Nikolau. Nuestro fuego está con él.Volveremos en breve.Conspiración de Células del Fuego Atenas/TesalónicaAtaques incendiarios contra iglesias en Atenas,Pireas y Tesalónica, 9 de abril de 2009“No puede haber evolución sin que hayaoposición. Atracción y Repelo, Lógica yAcción, Amor y Odio, todas son necesariaspara la existencia del ser humano. En estascosas opuestas está el origen de lo que loscreyentes de cada religión llaman Bueno yMalo. Bueno es lo pasivo que obedece a laLógica. Malo es lo activo que brota desdela Acción. Bueno es el Paraíso. Malo es elInfierno.”W.B.En el pasado prendimos fuego a clubes de militares,
  • 155. 161empresas patrocinadores del consumo y a un montónde otros objetivos y estructuras estatales y capitalis-tas. Ahora, a la vista de los “días santos” que se acercany ante la estúpida y ceremoniosa fe, expresada por lamayoría del conjunto social, pero también por tener unánimo ofensivo contra una podrida y decadente partede las creencias fanáticas que demuestran carencia devitalidad verdadera, falta de fuerza espiritual y cualqui-er talante activo, decidimos encender nuestras “velas”en las iglesias cristianas y en su moral.Consideramos que la religión es un mecanismoautoritario más, que además juega un papel particular-mente taimado en la subyugación de los seres huma-nos. Una vez, la fe unía a toda la sociedad. Una vez, lareligión dirigía todo, proclamaba sus promesas men-tirosas sobre la supuesta igualdad entre sexos y clasessociales, comerciaba con esperanzas y velas. Una vez,el sentimiento religioso, la incapacidad del ser humanode creer en la fuerza de su propia existencia, tuvo unadeterminada importancia en la vida. Una vez. Ahora,en unas fechas determinadas, simplemente expresa unvínculo de cohesión que todavía se conserva en la socie-dad.Naturalmente, la religión sigue manteniendo suestructura histórica, las mentiras y alquimias del cris-tianismo y su pervertida percepción sobre el ser huma-no. Simplemente, los dioses de hoy están en otros lados.Están en el consumo, la carrera, el dinero, en la nadaque es la encarnación de un nihilismo pasivo y person-al.Tenemos que invertir el pesimismo de la vidamoderna, la renuncia, la fe en un Ser superior. Vamosa explicarnos. Debemos convertir el pesimismo en fuer-za, como anarquismo y nihilismo, como pensamientocrítico analítico. De otra manera, el pesimismo se ex-presa como renuncia, abnegación, como decadencia de
  • 156. 162la mente, ablandecimiento, con un mundo/civilizaciónque lo mezcla y contiene todo, puesto que “lo comprendetodo”.Por tanto, al poseer una lucidez del espíritu hemos colo-cado 4 artefactos incendiarios con retardo de relojería:en la “Sagrada” Catedral en el centro de Atenas, en laiglesia “Agia Triada” de diócesis Pireas, en la de ines-timable valor, iglesia “Agia Sofia” en Tesalónica y en el“santo” templo “Agios Dimitrios” de Tesalónica.“Insulten a todos los diablos cobardes que tenéis den-tro, a los que les gusta arrodillarse, hacer la señal de lacruz con los manos y rezar” F. Nietzsche.Nunca más seremos buenos y mediocres fielesde un dios mediocre, que es un error de imprenta delser humano. Esperamos la resurrección de los vivos.PD.1. Colocamos artefactos incendiarios con reloj paratener un retardo y al mismo tiempo llamamos a lapolicía, al diario “Eleftherotypia” y al canal de TV “Skai”,para que desalojasen las iglesias y así evitar lesiones porcasualidad.PD.2. Sí “Skai” hubiera sido el único medio que hubie-semos llamado, la información sobre los artefactos no hu-biera sido difundida a tiempo, puesto que la telefonista deesta estación televisiva nos cerro la llamada.Conspiración de Células del Fuego/ Comando Fracciónde Nihilistas
  • 157. 163Ataques explosivos contra dos comisarías enconstrucción en Atenas y Tesalónica, 19 demayo de 2009“Estamos rodeados por enemigos. La enajenaciónestá por todos lados. En la manera en que la gente sereconoce a sí misma en su coche nuevo, en su equipo deestéreo, en su nuevo piso hipotecado, en la alegría depequeños electrodomésticos, en la renovación de su co-cina. Una enajenación perfecta. Por esto, tenemos quepor lo menos conocer bien a nuestros compañeros. Yesto, al fin y al cabo, con la condición previa de que an-tes tendremos aquel encuentro atrevido con nosotrosmismos...”Cuando hace unas pocas semanas los compa-ñeros de un grupo guerrillero cercano nos invitaron aparticipar en la Cooperativa de los Incendiarios y llevara cabo, en colaboración con otros grupos, un eslabón detrabajos nocturnos de fuego, después de un breve procesohemos aceptado el desafío y el honor que nos hicieron.Aquí queremos aclarar que ese “breve proceso” de llegar alacuerdo sobre nuestra participación en el primer proyectode Cooperativa de los Incendiarios, no provino sólo deconocer personalmente a los compañeros que propusi-eron esta amplia y experimental plataforma, sino quefue inspirado por el aprecio mutuo de orientación revo-lucionaria, que ha sido expresada en sus comunicados.Creemos que la nueva guerrilla urbana se con-stituye en base a formaciones firmes y responsables,que poseen unas características claras. Nunca nos gus-taron los vagos llamamientos por la unidad enfocadosen torno a “una causa común”, la que resulta ser tan“común” como la llamada “opinión pública”, y segura-mente no es compartida por todos. La invocación por“más gente” y amplias colaboraciones y asambleas, que
  • 158. 164como única característica tienen una A en un círculo ola solidaridad con un preso en concreto, lo único quelogran es degradar la consciencia y la práctica revolu-cionaria a conceptos matemático-politiqueros. Además,dentro de tales proyectos se cultiva el terreno más fértilpara que broten unas falsas amistades y unos “fraterna-les” apuñalamientos por la espalda. Justo como lo dijoun compañero, tal vez con extremo cinismo pero porcierto con buena puntería: “¿Saben quién hoy en díaestá difamando más que nadie a los anarquistas? Losanarquistas mismos.”Por esto ya no nos llenan los símbolos anticua-dos que se quedan vacios de contenido, los conceptosabstractos como “sociedad” con la cual supuestamentetenemos que trabajar juntos por nuestra liberación, nitampoco las banderas rojo-negras, y ni siquiera algunallama que, al fin y al cabo, puede que ella también hablael idioma de la oposición incendiaria y de la anti-vio-lencia social. No son pocos los casos, cuando despuésde unos ataques incendiarios pero también accionesarmadas, los que reivindican su responsabilidad poréstas, se presentan a sí mismos en una posición de de-fensa, como los que por ser golpeados por la represiónse ven obligados a defenderse con la violencia. Pero lasteorías sobre la anti-violencia defensiva son de hechounas teorías de derrota y de victimización. Además, lasprácticas detrás de esas teorías son previsibles, porquesimplemente están forzadas de responder a los desafíosde la época, mientras que la nueva guerrilla urbana tienecomo objetivo determinar el espacio y el tiempo paradesafíos que ella misma se propone. La acción revolu-cionaria no tiene porque buscar refugio en las masas oen “la razón del pueblo”. Existe un autónomo código devalores, no importa que sea minoritario, y su principioes la verdadera propensión de subvertir a lo existente.El punto de partida es la decisión individual,
  • 159. 165hecha por cada compañero, de pasar, con toda su alma,a la orilla del terrorismo revolucionario.Entonces, la cuestión no es tanto sí nos aislamosalejándonos de las ilusiones de las resistencias socialeso no, sino más bien tenemos que crear un fuerte tejidosocial entre los compañeros de la nueva guerrilla urba-na. Entre aquellos que ya han empezado y con los cualesnos encontraremos dentro de poco. A este objetivo porcierto puede aportar la Cooperativa de los Incendiarios.No obstante, en este punto todos nosotros que partici-pamos en formaciones guerrilleras (las que ya existen ylas que se crearán) tenemos que saber que la trampa dela enajenación también nos espera a nosotros. No im-porta cuanto podamos poner a este mundo al revés, nodejamos de ser hijos de su civilización. En el pasado,muchos grupos organizados de la guerrilla urbana seatraparon a sí mismos en el fenómeno llamado “insti-tucionalización armada”. Es decir, se enajenaron de suobjetivo principal, pues de la difusión de consciencia ypráctica revolucionaria, se convirtieron a sí mismos enel fin, y así su aspiración fundamental era luego simple-mente mantener su nombre en la primera posición en lalista negra de los servicios antiterroristas de uno u otropaís. Cazadores de primeras páginas o por lo menospequeños titulares en la prensa. Se trata de una verdadsiempre válida cuando el medio se convierte en el fin.En Grecia, un ejemplo “clásico” de algo pare-cido, es lo que ocurre en las casas ocupadas, las cuales,con unas pocas excepciones, se extenúan en defendersus edificios ante la represión y crean “islas utópicas delibertad”. El problema se puede resolver sólo a través delmismo proceso revolucionario, con una buena dialéctica,sólidos debates y grandes dosis de auto-crítica por par-te de cada compañero pero también de modo colectivodentro de las células en las que actúa. Consideramosque es muy importante, especialmente en los tiempos
  • 160. 166en que la violencia se está acelerando, de hacernos másy más acertados en nuestras opiniones y nuestros actos.Porque aquellos que se piensan que los hechos hablanpor sí mismos y que se les cuenta según cuantos litrosde gasolina y kilogramos de explosivos se utilizan, apartir de ese momento eligieron el papel del espectadoro sea el de acompañante. Lo único cierto es que nun-ca van a incitar a los disturbios, porque simplementeson unos seguidores. A menudo se trata de la mismagente, que negándose a pensar, ovacionan y se excitancon el fetichismo de las armas, se encantan con orga-nizaciones armadas solo porque son armadas, sin quesiquiera se interesen por lo que estas dicen en sus co-municados, y así llegan al punto de estar a favor de ex-tremistas islámicos que se sacrifican a sí mismos en susmisiones suicidas. Una visión del mundo tan miserable,que reina en parte de las aulas internas del ámbito an-arquista, aparte de seguir evocando a los gloriosos díasde Diciembre de 2008, no tienen el valor para ver mása fondo y cierran sus ojos en frente de cada problemareal. De tal manera están calmando a su conscienciaspersonales con las prácticas de educación complemen-taria, con la ridiculez de algúna ocasional molotov ti-rada durante alguna fiesta, y moldean un indomable “yosupongo” en lo que se refiere al peligro y al riesgo, puescreen que cada uno por su cuenta (aunque eso pondríaen peligro a otros) se salvará. Las consecuencias son to-davía más miserables y ridículas. Parece que a la may-oría de los detenidos “se les persigue por sus ideas” opor casualidad pasaron cerca del lugar del ataque. Nocreemos que una detención tiene que ser algún martiriosanto ni tampoco debe ser considerada como una con-tribución necesaria que se tiene que hacer para acercarla hora de la Revolución. Tampoco pensamos que unacusado se tiene que “sacrificar” por la Causa.Sin embargo, tenemos que darnos cuenta de que
  • 161. 167nuestras opciones conllevan también responsabilidades.Cuanto más pensemos más fiables seremos, y por lo tantotambiénmásexigentes,connosotrosmismosyconnuestroscompañeros.Además, nos inspiramos, de un modo crítico,con las experiencias históricas con las cuales, aunquesu rastro se pierda hace dos décadas, nos conectamosbastante fácil. El ejemplo de negarnos a presentarnosen el juicio y negarnos a reconocer a los jueces, queera practicado particularmente por los compañerosen Italia, es un tesoro valioso.Estos son algunos temas que vale la pena quese aborden en la nueva guerrilla urbana, como unanueva perspectiva del rechazo de este mundo, paraasí evitar las siempre repetidas discusiones, comoaquellas realizadas en cafeterías, y ampliar con estosu óptica.La negación, por una parte de la corrienteofensiva- conflictiva de nuestro ámbito, debe pro-fundizar, estudiar y examinar algunas herramientasteoréticas y prácticas, como el conformarse con lasridiculeces y rituales de repetividad que ocurren alre-dedor de Eksarhia y cerca de las universidades.La nueva guerrilla urbana tiene como objetivocrear toda una nueva cultura. Creemos que todo esposible. Podemos profundizar nuestro saber en todoslos sectores, en la historia, la filosofía, la ciencia, laeconomía, la administración del Estado, la publicidad,el espectáculo, la tecnología...Dedicarnos a examinarlos nuevos sectores de la moderna e “invisible” fábricasocial manejada por el Estado, leer detrás de las frasesy entre líneas, entender los nuevos principios segúnlos cuales está gobernado el mundo, abandonar lassupersticiones que demonizan los conceptos de laeconomía y del capital, y percibirles como lo que son,es decir, unos sistemas sociales que fluyen...Todo
  • 162. 168esto para poder atacarles de un modo más acertado.Al mismo tiempo tenemos que evolucionar enel nivel práctico, en el uso de materiales y métodos,tenemos que despolvar los viejos manuales de quími-ca, robar informaciones de Internet, experimentar,acceder a materias primas, desarrollar una red deinformaciones, volvernos más peligrosos. Por tanto,lo que han escrito algunos anarquistas sobre “el pasosuperficial desde tirar naranjas a tirar piedras y lu-ego molotov, bombonas de camping gas, explosivos yarmas”, no es nada diferente que pasar a la siguientepágina del mismo libro, el de la Revolución. De lo queparece, algunos se quedan años y años repitiendo laprimera frase de la primera página. Nosotros estamosen la búsqueda de lo nuevo, sabiendo que solamenteasí el terrorismo revolucionario, sean cual fuere losmedios que se utilizen, puede convertirse en algoreal. Ser un factor de desestabilización social y de in-estabilidad del sistema, sin estar seguros de lo que sepuede provocar.Por esto intentamos de dinamitar la situacióny herir a la normalidad. Para hacerlo tenemos queser más ingeniosos y armar a nuestras fantasías.Como último, y a pesar de todo, literalmentetodo nuestro respeto a los destrozos y quemas debancos que se llevaron a cabo (en los cuales tambiénparticipamos), aquello que valdría la pena dos vecesmás reventar y quemar es el enemigo detrás de laslíneas. Lo que sostiene a ese formal tejido social y sussonrisas.En estos marcos y también para ofrecer unapequeña contribución a la propuesta de la Coordina-dora de los Incendiarios, asumimos la “OperaciónSeguridad”.*Puesto que el Estado declara que “la mejorrepresión es la prevención”, nosotros consideramos
  • 163. 169que el mejor ataque es el ataque preventivo. Utilizan-do una desarrollada red informativa que hemos crea-do, pudimos localizar a 2 comisarías en construcción,una en Atenas y otra en Tesalónica. En los marcosde la fase de pruebas que iniciamos para evolucionary elaborar los medios que estamos utilizando paralograr nuestros objetivos, en ataques contra esos dosedificios experimentamos en el uso de artefactos ex-plosivos.En Atenas, debido al hecho que en el mismoedificio que la comisaría se está alojando también unafamilia, utilizamos un artefacto de potencia menor,constituido por 2 kg de pólvora negra comprimida enun tubo de cobre. Lo colocamos en la fachada delanterae hicimos una llamada de aviso para evitar cualquierlesión. En Tesalónica, por no existir en ese sitio nin-guna posibilidad de dañar a alguien, colocamos dos ar-tefactos explosivos de 3 kg cada uno (uno en una cajade cartón acompañada por un artefacto incendiario yotro en un tubo de PVC), más un sistema de retardode relojería y dos bombonas de gas de 10 kg cada una,que fueran conectados al tubo que ajustamos dentrodel edificio por la rendija de las puertas del garajesubterráneo. Los artículos en la prensa hablaron so-bre la posibilidad de que habrían existido víctimas sílas bombonas explosaran, eso es una mentira total,porque supimos que las dos tenían sus mecanismosde seguridad que no les permiten succionar y así seevita que pueda producirse una explosión.Esa acción la dedicamos a la compañera Zoe,la cual cayó mortalmente herida y al compañero Mi-chael, herido de gravedad desde la noche del 1 demayo de 2009, después del accidente que tuvieronmientras fabricaban un artefacto explosivo en Cham-bery, Francia, cerca de la frontera con Suiza.La dedicamos también al compañero chileno
  • 164. 170Mauricio Morales Duarte, que murió el 22 de mayoen Santiago de Chile intentando colocar un artefactoexplosivo en los cuarteles de los carceleros.Conspiración de Células del Fuego/Fracción de NihilistasCooperativa de los Incendiarios/Operación Seguridad*A mediados de mayo de 2009 se realizaron en Atenas, Tesalóni-ca y Kavala toda una serie de ataques incendiarios realizados porvarios grupos (Consejo de Desmontaje del Orden, Células de Som-bra, Grupos Incendiarios de la Noche) que fueron co-firmadas conel nombre Coordinadora de los Incendiarios/Operación Seguridad.Fueron atacados en particular empresas de seguridad, coches y mo-tocicletas privadas de maderos, tiendas de armas, etc.
  • 165. 171Ataque explosivo contra la casa del ex-ministrode Interior en Atenas el 10 de julio de 2009El 10 de julio de 2009 en la madrugada, un artefactoexplosó al lado del bloque de vivienda en el cual viveel ex-ministro del Interior Panagiotis Hinofotis. La ex-plosión fue precedida por una llamada de aviso al ca-nal de TV “Alter” y provocó pequeños daños materialesa la fachada del edificio situado en Paleo Faliro (áreametropolitana de Atenas).NOSOTROS SOMOS ESOS MOLESTOS QUE PA-SEAN CONTINUAMENTE EN MEDIO DE LOSTRANQUILOS.Somos los intrigantes conspiradores, que gra-ban las cicatrices de la estrategia sobre los mapas de laguerra llenas de polvo. Somos los que aman y tienen lanecesidad de amar a sus valores, porque quizás un díamoriremos por ellos.Somos las flores silvestres que emanan aromasculpables, las flores silvestres que con sus espinas hacensangrar las manos que las intentan recoger. Las floressilvestres que brotan de lo creativo Nada. Como com-pañeros apretaremos la mano con los verdaderos revo-lucionarios de todas las corrientes y les deseamos unbuen camino, y quizás nos juntaremos, porque nosotrosmismos tenemos que convertirnos en el cambio, el cualqueremos ver. La palabra ahora la tienen los hechos...Una vez más, nuestra acción tuvo como blanco un hom-bre del ámbito policial, pero creemos que esto fue yaanalizado extensamente y de manera detallada en nues-tros comunicados anteriores, pensamos que esta vez esmás adecuado referirnos y hacer un pequeño resumenpolítico de los acontecimientos de Diciembre pasado.Después de que pasaron 7 meses, podemos apreciar a
  • 166. 172ese histórico terreno fértil que dejaron los hechos de Di-ciembre. Se trata de esos casi 20 días durante los cua-les la temperatura en las ciudades y en la capital subióhasta el punto rojo. Cuando una magnitud de gente usólos métodos de la violencia conflictiva devastando a lasnoches metropolitanas, a sus centros económicos, a lascalles comerciales del consumo y atacando con rabia alas unidades represivas. Es necesario decir que no ha-blamos de todo el conjunto de la gente que participó enlas movilizaciones, marchas y disturbios. Las juventu-des de partidos, los grupos reformistas e izquierdistas,los artistas y visitantes de conciertos son aquellos contralos cuales combatimos. Los pregoneros de la lógica y delas movilizaciones pacíficas (esos repugnantes interme-diarios, los eternos conciliadores) intentaban propagar“la pacífica protesta política”. Lo repetimos: no tenemosnada que ver ni con ellos ni con su rebaño y además nilo queríamos tener).Nosotros hablamos sólo de una histórica expe-riencia que llegó del ámbito anarquista/autónomo/re-volucionario, de los escolares que buscaban la pelea yla bronca, de los jóvenes inmigrantes, de los hooligansorganizados en pandillas, de todos esos que no cabenni en tales categorías y con la locura salieron a la callecon nosotros y tomaron parte en los enfrentamientosnocturnos.Se trata de unos miles de “otros”. De miles deaquellos que durante 20 días en toda Grecia demostra-ron con la diversidad de sus actos una tremenda movili-dad social. Si, porque también eso fue una característicade la revuelta: una experiencia como de remolino queha puesto al revés el lenguaje y la conducta de la gente, ynosotros en medio de ellos creando las fisuras por todoslados.La revuelta es por naturaleza algo social. Esuna acumulada distensión de la violencia, de la cólera,
  • 167. 173y la instigación del desorden provocada por una partedel conjunto social, insólito hacia su interior, en lo quese refiere a la formulación de demandas políticas, tan-to esas revolucionarias como aquellas reformistas, lascuales fueron hechas solamente por grupos organiza-dos y grupúsculos de anarquistas/ antiautoritarios e iz-quierdistas. El motor que generó la fuerza del proyectode la revuelta se apagó gradualmente, cuando la cólera,la venganza y la violencia que se difundió por las callesy las universidades poco a poco se saturaron, y cuandobajó la tensión en los espacios y tiempos de la cotidia-neidad también decayó con esto la dinámica explosivadel intento insurreccional. Cuando retrocedieron losmencionados elementos y empezaron a distinguir-se más masivamente las prácticas de ocupaciones, decontrainformación, de marchas en los barrios y los con-ciertos, todo aquello organizado por varias partes delámbito antiautoritario, nuestros caminos se fueron se-parando. Después de que la revuelta ha cedido, algunossimplemente volvieron a su cotidianeidad: unos pocos asu cotidianeidad más típica dentro de la Ley, y muchosotros se “cerraron” de nuevo en la subculturas de la me-trópoli, cada uno con su grupillo, con sus amigos.El ámbito anarquista/antiautoritario ha segui-do activo y de “modo político” trató los temas como larepresión, los presos de la revuelta y también se ocupódel ataque con acido vitriólico contra K. Kouneva. Detodos modos estamos convencidos que Diciembre pa-sado fue un mes prometedor. Esta explosión, esté des-tructivo amoralismo de la juventud, el odio hacia lascondiciones de la vida y sus callejones sin salida, todasesas cosas llegaron a todas partes. Aquel retorcido nihi-lismo de valores pintó con colores amoratados la moralsocial y las pantallas de televisores, trayendo consigo eleco de los enfrentamientos hasta el último rincón. Porsiempre vamos a recordar a las miles de capuchas, las
  • 168. 174llamas descontroladas, las miradas que se reflejabanmás llenas de vida que nunca, mientras que el odio yel dolor fueron afectando a todo y todos. Y también va-mos a recordar que hasta el viento silbó de otra maneracuando pasaba por arriba de los edificios gubernamen-tales.Fue un período en el cual los grupos armadosrevolucionarios aparecieron nuevamente con las accio-nes fuertes, impulsadas por la dinámica misma de losacontecimientos. Fue cuando los conocidos politique-ros y amigos de los periodistas llamados “MovimientoAntiautoritario”, sintiéndose un poco raros por el hechoque algunos les arruinarán la sopa del alternativismo yinactividad, sacaron su despreciable comunicado sobreque “las ráfagas en Eksarhia hirieron al movimiento demasas”. Uno de los antidisturbios fue herido, pero apar-te de eso, ellos consideran a los maderos como “emplea-dos” y a la vez parte de las luchas sociales. Sin embar-go, ¿qué más podemos decir sobre un grupo que tienecomo objetivo acabar un día como SYRIZA, y que estáen buen camino para conseguirlo...? Nosotros conside-ramos que los ataques de los grupos revolucionarios,independiente de los medios que estos están utilizandopara alcanzar a su blanco, si provienen de semejantesposiciones forman parte de la multiforme guerrilla ur-bana, que después de Diciembre floreció en casi cadaciudad del país.La intensidad con la cual se ha manifestado laguerrilla urbana después de Diciembre de 2008, haprovocado que el dogma de “la seguridad y el orden”se volvieran en su forma más conservadoras. Las leyessobre teléfonos móviles y sobre cámaras de vigilancia,la cooperación con servicios secretos extranjeros y ungiro hacia un conservadurismo en la política. El neoli-beralismo se queda al lado para reconstituirse de nuevoy cede su puesto a los conservadores. El gobierno in-
  • 169. 175volucrado en los escándalos descubre que el único sec-tor con el cual todavía se puede hacer política, es lo quepreocupa a cada pequeño burgués: la seguridad. Las he-ces de la extrema derecha en todas sus facetas vuelveny encuentran su nido en los brazos del personaje televi-sivo Karadzaferis* y su teatro de las sombras que tienecomo partido. De repente todos están hablando sobre“la condición interna del país”. Predominan dos temas:el terrorismo y los inmigrantes. De pronto el edificio delviejo tribunal de apelaciones** y sus ocupantes se con-virtieron en “el peligro para la estabilidad de la nación”,mientras que los periodistas estaban aullando sobre“el abandono que sufre el centro histórico de Atenas”.Las comisiones de vecinos se lanzan a la ofensiva, casisiempre teniendo a los neonazis de Hrisi Avgi como de-lanteros. Organizan patrullas, a pie y motorizadas, porel barrio de Agios Panteleimonos, montan guardias enlas cuales los ciudadanos junto con los maderos asaltany peinan barrios enteros. “Los disturbios del Corán”***alimentaron la continuación del palabreo sobre “el ene-migo en casa” y los diarios escriben sin parar sobre lasrevelaciones que el Departamento del Estado estado-unidense cuenta sobre “Grecia como un pasaje para losterroristas que quieren entrar en Europa”. No vamos avictimizar a los inmigrantes ni tampoco pensamos quetodos son necesariamente unos “malditos de la Tierra”.Es verdad que muchos círculos de la mafia no son autóc-tonos y también que Grecia para los inmigrantes resultaser más bien una “segunda oportunidad”. La mayoríade ellos quieren simplemente convertirse en buenosciudadanos, al igual que los autóctonos, y legalizarse.Sin embargo reconocemos que los inmigrantesde segunda y tercera generación no tienen todos esoscomplejos relacionados con “el país receptor” como lostuvieron sus padres. El miedo de la gettoización, el mie-do al que se crearán condiciones similares a las que pre-
  • 170. 176dominan en los suburbios de París, empuja a las autori-dades a la estrategia de la tensión, tanto con respecto alos inmigrantes como en el contexto general. Reapareceel para-Estado, que tan evidentemente y ya sin pretex-tos ni disculpas colabora con la Policía, ocurren ataquesa locales antiautoritarios, y todo esto prepara el terrenopara crear la situación parecida a la de Italia en los años70. Dentro de las maniobras sociales se esconden clara-mente ciertas corrientes políticas y podemos distinguirlas cooperaciones, las cuales iniciarán, según lo que ve-mos, un nuevo ciclo de sangre.El reciente desalojo del vivaque de los afganosen Patras muestra claramente las intenciones de lasautoridades. La violencia del desalojo, el incendio delas chabolas, la detención de casi todos los adultos y suseparación de los niños, los cuales fueron entregados alos servicios sociales: todo esto marca un paso hacia unotro orden de las cosas.Ahora la polarización social empieza ser visibley los bandos se están separando. Cae el velo de la indi-ferencia y los ciudadanos se arman con barras de hierropara patrullar los barrios buscando a los malhechores ysospechosos. Consideramos que ahora es el tiempo enque la paz social es más frágil que nunca. Por lo tantooptamos por su profundización, tanto nuestra como lade todos los grupos que forman parte de la guerrilla ur-bana. Una profundización a nivel operativo, que tendrámás contenido con respecto a la elección de los blancos,y será enriquecida con todos los medios. Sin fetichis-mos y sin entusiasmos exagerados (seguimos creyendoque uno no atraca un banco con una molotov ni tam-poco destruye a un concesionario de coches a tiros...).Proponemos un desarrollo continuo hasta que vamosa sobrepasarnos a nosotros mismos, hasta que vamosextenuar a los límites de nuestro propio aguante.Porque para nosotros la revolución no es un
  • 171. 177tema de un sólo mes, de Diciembre o de Enero, sino unestado perenne que pone a prueba límites en todos no-sotros.Vamos a añadir el oscuro y nihilista mensajede Diciembre a nuestros organizados planes de la des-trucción y metódicamente vamos a crear el caos en elcorazón de la metrópolis. Para que el miedo se aloje allía donde las conciencias ya no nacen más y para que elterror penetre allí donde las consciencias ya han muer-to.El 10 de Julio a las 03:22 de la mañana inva-dimos la parte trasera de la vivienda del P. Hinofotis,fijamos y activamos dos detonadores constituidos por4 relojes conectados con una olla de presión, la cualcontenía 4 kilos de material explosivo. Luego, con unacuerda hemos bajado la maleta negra con el artefacto aun espacio descubierto, 7 metros detrás de la espalda deun instruido, claro que si, policía de guardia que “vigila-ba” al ex-ministro. En cuanto el artefacto fue colocadonos hemos alejado.P. Hinofotis fue vice-ministro del Interior en elperiodo en el cual fue asesinado Aleksandros Grigoro-poulos. Desde los inicios de su carrera en este sector sepresentó como un militar con experiencia, que sería lapersona ideal para desarticular a los grupos revolucio-narios. El resultado final de su, muy debatida, carrerafue acabar completamente fracasado en relación a susobjetivos. El hecho que perdió su puesto de vice-minis-tro no significa que nosotros vamos a olvidar su pasado.Los seguidores del Poder tienen que saber que desdeel inicio de sus carreras hasta el fin de sus “muy turbu-lentas” vidas tendrán que proteger a sus propios cojo-nes, dado que ellos mismos eligieron ésta dirección. Lacuestión del peligro personal con el tiempo ha perdidosu vigencia y por esto nosotros vamos a continuar prac-ticándola con la misma intensidad y frecuencia.
  • 172. 178PD: Seguramente hay algunas razones para que el Mi-nisterio de Interior ofreciera la jefatura del Servicio Na-cional de Inteligencia al Papagelopoulos. Después delprestigioso éxito del Servicio Nacional de Inteligencia yla Policía contra el crimen organizado, las interconexio-nes con el mando político que salieron a la luz segura-mente empeoraron el clima de satisfacción que reinóentre los ejecutivos del Ministerio. Papagelopoulos, elhombre con la pericia empapado en los escándalos, in-volucrado en los casos de secuestros e intervencionestomó las riendas del SNI y tuvo el descaro de predecirlos éxitos en la lucha contra “el terrorismo”.Nosotros por nuestra parte, señor Papagelopoulos, to-davía nos recordamos dónde estás viviendo y en el casode que insistieras en buscarnos, vamos a pasar de nuevopor tus lares.“Nuestra rebeldía llegó hasta aquí, tuvola suerte de una pequeña barca que sé haamotinado y volvió al puerto de piedra.Y no tenemos ya ni el tiempo para con-vertirla en una barca pirata. Danos eltiempo... Danos el tiempo... No se trata deun rezo sino de la sed. Para que podamosborrar las huellas y esconder en una islael tesoro para los nuevos que vendrándespués de nosotros para hacer los mismosviajes rebeldes”.Jean-Marc RoullianConspiración de Células del Fuego/ Fracción de Nihilistas*El líder de partido LAOS.**El enorme edificio en el centro de Atenas, que después de estardurante años abandonado, fue ocupado en inicios de 2009 por in-migrantes sin techo. Antes del verano de 2009 el número de sus ha-
  • 173. 179bitantes llegó a superar 500 personas de varias nacionalidades. Laocupación sufrió ataques por parte de la Policía y varios intentos deincendio por grupos de Neonazis. Fue desalojado en julio de 2009.*** El 21 y 22 de mayo de 2009 centenares de inmigrantes en-furecidos salieron a la calle y se enfrentaron a los antidisturbios,después de que un policía al registrar un locutorio desgarró y tirópor el suelo un ejemplar del Corán. Aunque la chispa fue el ofen-dido honor religioso, se trataba de mucho, mucho más: de la ra-bia de una dignidad humana pisoteada a diario por la arroganciaracista de la mayor parte de población autóctona, explotación la-boral, tanto como las torturas y muertes sufridas por inmigrantesen las comisarías.- - -Ataque contra el consulado de Chile, Tesalónica22 de julio de 2009El 22 de julio de 2009 un artefacto explosivo constitui-do por un tubo metálico lleno de sustancia explosiva ycon un detonador de reloj metidos en un bolso, fue co-locado en la entrada del consulado de $hile en la calleKarolou Dil en el centro de Tesalónica. A las 15.10 hrs.fue realizada una llamada de aviso a la comisaría y alos medios de comunicación. El mecanismo fue desac-tivado por la Brigada de Desactivación de ArtefactosExplosivos.Al escuchar: “América Latina”, se viene a lamente de la gran mayoría de la gente occidental la tar-jeta postal con lugares exóticos, los monumentos de lascivilizaciones “primitivas”, las playas, los carnavales, elentretenimiento con ron y tequila, y el mundial de fút-bol. Estos elementos caracterizan a un gran rincón delmundo ubicado en el “ecuador” como un “destino turís-tico exótico”.Sin embargo, este rincón de la Tierra está san-grando sin cesar. Basta con tapar a la “persona civiliza-
  • 174. 180da” dentro de uno mismo y de escuchar con atención...Un poco más allá del frenético ritmo de la samba sepueden escuchar las ráfagas de las automáticas de laPolicía, las órdenes de los narcotraficantes, el chirridode las llaves en las cárceles, los sollozos de los que caenvíctimas del tráfico de mujeres, las voces de los niñosdesaparecidos, la lluvia sobre los tejados de zinc de unbarrio de chabolas. Basta con tapar al “civilizado” parapoder escuchar con atención.No, no se trata de un llamamiento en el marcodel sentimentalismo humanista. Es un desafío y puñe-tazo en el estomago contra todos los turistas occiden-tales, contra los que simplemente quieren pasarlo bieny contra los que buscan aventuras exóticas. En estospaíses, al contrario del mundo “civilizado” en el cual esmás fácil consumir que existir, allí es más fácil morirque vivir. Por los incontables golpes de estado al estilode Pinochet y los fondos de la CIA para “los contras”,hoy en día América Latina se convirtió en un nuevo po-lígono para experimentos capitalistas, para el comerciointernacional con presupuestos frugales y privatizacio-nes masivas.Pero las causas para cada compulsión y coerciónno debemos buscarlas entre los despojos de un sistemainjusto, sino en las elecciones de la gente misma.Tanto en América Latina como en el resto delmundo, nadie condenó con tanta severidad la sociedadhumana a la miseria y desgracia, como la increíble es-tupidez que caracteriza al interior de la mayoría de lagente. ¿De qué otra manera se puede explicar la fetichi-zación del zapatismo en el marco del comercio alterna-tivo, el termino de la revuelta en Argentina y la siguien-te subida de las coaliciones de Izquierda, el gobierno deChávez y la elección, por otra vez, de Ortega...? Todosellos son un movimiento retrogrado hacia ninguna par-te, que intenta romper el cascarón de la compulsión
  • 175. 181para respirar, pero al fin y al cabo su cabeza, como la delestrujo se sumerge en la arena, se sumerge en la tinie-bla de la esperanza. La esperanza para el cambio, parala ayuda humanitaria, para las iglesias del amor y lasvacunas gratuitas, para la filantropía de los ricos y lasdonaciones de personajes famosos.Es allí donde el humanitarismo exhala el hedorde la muerte y el lento estertor moribundo. La revueltaargentina que hace unos pocos años marcó a la esce-na política de América Latina, no fue capaz de descu-brir la conexión entre el deseo ilimitado y la insaciableexpresión de la libertad, las cuales resultaron ser lafuerza motriz de la revolución, para coordinar estraté-gicamente sus ataques. De este modo, a continuaciónse configuraron unos nuevos mecanismos estatales delbienestar y las formas alternativas de la resistencia, lascuales a través del concepto de legalidad condenaron alos deseos de la revuelta, tanto como las representacio-nes ficticias, algunos dispersos alivios de impuestos, elintervencionismo del Estado en el sistema bancario, lapersecución legal de los portadores políticos implicadosen los escándalos y las asambleas populares que simple-mente conversaron sobre su propia derrota, ocultándo-la en las mesas al aire libre del barrio, al mismo tiempoque los ataques se suspendieron.Sin embargo, hay también aquellos que concada movimiento, con cada negación manifiestan deforma clara que no están ya simplemente resistiendo,sino que pasan a la ofensiva. Se trata de unas indoma-bles individualidades y de las anti-autoritarias organi-zaciones guerrilleras de América Latina, los cuales ex-propian bancos, colocan bombas, provocan incendios,golpean en cualquier momento en cualquier lugar desus metrópolis.Son ellos, somos nosotros, sois vosotros, que te-nemos como objetivo golpear a la “vida buena”, que nos
  • 176. 182ofrece el consumismo y la inválida libertad capitalista,con su generosa donación de la emoción televisiva.Cada ataque, desde Chile hasta Grecia, desdeItalia hasta Argentina, es una praxis de la memoria. Nola memoria del pasado que otros definieron para noso-tros, sino del presente en el cual vivimos y del futuroque vamos a saquear para nosotros. Es una expropia-ción de nuestros propios momentos, robados por noso-tros mismos, del tiempo partido en trozos del dominio.Es nuestro propio espejo disfrazado en bomba, pistola,artefacto explosivo lo que nos libera.No lo podéis colgar en la pared ni poner sobrevuestra cama, pero podéis mirarla y preguntar a voso-tros mismos:” ¿Hay algo más liberador que el ataquemismo?”.Como sucede con cada espejo, también éste nospermite hacer la autocrítica. Estamos convencidos quea través de la autocrítica muchos, y entre ellos nosotros,nos haremos mejores. Porque de esto se trata, de ha-cernos mejores... Porque así sentimos y comprendemosnuestras perdidas...Un minuto de silencio para el compañero Mauricio... unplazo de 30 minutos para la explosión... una vida en elataque... El 22 de mayo de 2009 el anarquista guerri-llero urbano Mauricio Morales Duarte murió en Chile,cuando explosó la bomba que él mismo portaba con elobjetivo de colocarla en las barracas de los carceleros.Ahora hay un sentimiento de nostalgia que seexpande a nuestro alrededor. La gente a la cual nuncahemos encontrado, pero sabemos que siempre mira-mos las cosas de la misma perspectiva. La gente comoMauricio, que murió porque ha elegido de vivir verda-deramente y no conformarse con la supervivencia quele fue ofrecida.Al escuchar de lejos sobre una perdida tan cer-cana, colocamos, como un pequeño tributo al honor, un
  • 177. 183artefacto explosivo en el consulado de $hile, a 10 metrosdel puesto de guardia de un madero tonto que vigila alconsulado de Alemania.Tampoco el momento que hemos elegido paragolpear fue accidental. El 22 de julio pasó por los juz-gados el compañero Ilia Nikolau* para examinar la pe-tición de su liberación. Queremos mandar un mensajepalpable a todos los fiscales y funcionarios judiciales.Cada vez que estáis hojeando los expedientes sobre lagente, en la misma manera como miráis los catálogosde muebles que queréis comprar para vuestras casas,tenéis que permanecer en guardia porque puede que derepente no vais a tener ni la casa ni el coche. No po-demos tampoco garantizaros vuestra integridad cor-poral... Tan fácil como vosotros colocáis la libertad delas personas dentro de una carpeta para luego cerrarlaindiferentemente en los cajones de vuestras oficinas, asíde fácil es para nosotros colocar bastantes artefactos ex-plosivos en vuestras oficinas, vuestras casas, debajo devuestros coches.P.D.1En lo que se refiere a la “pose” prepotente que mostra-ron los cerdos hacia los compañeros en la mañana de22 de julio en los juzgados, las hacen solamente porqueestán todos juntos y en sus dependencias. Nosotros pornuestra parte, simplemente les podemos asegurar quela ciudad es pequeña y la conocemos muy bien. Lo quesignifica, que les guardamos muchas sorpresas y bas-tantes encuentros poco amables cuando estén fuera delservicio.P.D.2A los maderos, y específicamente al personal del TEEM(La Brigada de Desactivación de Artefactos Explosivos):el uso del mecanismo de relojería como retardo y la lla-
  • 178. 184mada telefónica de aviso es una práctica que hemosadaptado como organización para que se pueda eva-cuar el lugar que os hemos indicado y así evitar las le-siones de personas a las cuales elegimos como objetivode nuestros ataques. No estamos para nada inspiradospor algún noble motivo de daros el tiempo para que pu-diereis mostrar vuestros saberes técnicos acerca de laneutralización de un, en éste caso más simple posible,artefacto explosivo, como lo habéis hecho en el consu-lado de Chile. Pensábamos que las malas experienciasdel pasado, como por ejemplo las lesiones que sufrió elpirotécnico Pierros Ksanthakos en la oficina del ex-mi-nistro Vasos Papandreu hace algunos años, fueron unaslecciones para el TEEM. Hasta si vosotros mismos lohabéis olvidado, nosotros nos recordamos aún la técni-ca del engañoso plazo de la explosión, las decepcionan-tes llamadas por teléfono y las camufladas conexionesinternas, a través de las cuales nuestro siguiente golpepodría ser también vuestro golpe. No hay nada más re-volucionario que convertirse en más astuto que el ene-migo. Los marcos de la guerra han cambiado. Dentro depoco vais a entender que queremos decir con esto.Hasta la próxima...CONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DEL FUEGO*Ilias Nikolau fue detenido el 13 de enero de 2009 y acusadode colocar un artefacto incendiario explosivo en la comisaría deEvosmos (área metropolitana de Tesalónica). El 3 de diciembredel mismo año se celebró su juicio. Fue condenado a siete años ymedio de cárcel.
  • 179. 185Ataque contra el Ministerio de Macedonia yTracia. Tesalónica, 2 de septiembre de 2009El 2 de septiembre de 2009 a las 4:55 de la mañana unartefacto explosivo explosionó al lado del Ministerio deMacedonia y Tracia, ubicado en la calle Kassandrou enTesalónica. La explosión destruyó las ventanas del edi-ficio y algunas vitrinas de tiendas cercanas.El mismo día, a las 5:35 de la mañana una furgoneta-bomba explosó delante del edificio de la Bolsa de Atenas.Este atentado, que provocó enormes daños hasta en laestructura misma del edificio fue precedido por una lla-mada de aviso al diario “Eleftherotypia” realizada 30minutos antes, fue reivindicado luego por la organiza-ción “Lucha Revolucionaria”(Epanastatikos Agonas).El simple hecho, que ambos atentados fueron realiza-dos el mismo día, incendió la fantasía de la Policía yde los medios de comunicación, que otra vez empezaronde delirar sobre “el cuartel central de la Revolución” yestructuras verticales.LA UNANIMIDAD DE LOS ASUSTADOSHistóricamente, los líderes de cada uno de losregímenes totalitarios siempre tuvieron como objetivo lacohesión social. A través de esta cohesión se construye a lapersona-masa, una persona más flexible, más disciplina-da y más conservadora con respecto a los comportamien-tos sociales que prevalecen. Es la clase de los modernosciudadanos integrados, los cuales descubren su identidadcomún y se juntan por intereses y deseos comunes. Todaslas soledades del mundo occidental se encuentran juntasen el momento del frenesí consumista.En Grecia de los años 80, la cohesión social fueinspirada por el sueño del Cambio y luego invertida enla obsesión por la propiedad: los subsidios y pisos nue-
  • 180. 186vos. Los bloques de vivienda se iban construyendo enAtenas y Tesalónica uno detrás del otro, para alojar a laausencia de la vida que apareció junto a esa propiedad/bienes de familia.Todos querían tener un piso propio, como re-conocimiento de su mérito social dentro del marco dela moderna clase social de “nuevos griegos”. Para serparte de esta clase se precisa tanto el estatus del propie-tario como la apariencia social.En los años 90 vino el ataque de los pequeñoselectrodomésticos del placer hipótecado y el segundocoche. Los pequeños burgueses nuevo griegos vaga-ron con su ausencia por un nuevo medio ambiente dela comodidad tecnológica y del gozo digital, que les haprometido el demorado capitalismo griego. Los présta-mos para un nuevo juego de salón y nuevos utensiliosdomésticos fueron una rutina en la década de los 90.De este modo la clase pequeño burguesa ha ad-quirido todas las características que le definen comouna clase. Sus miembros tienen unos deseos comunes,ilusiones comunes, un lenguaje común y ninguna con-ciencia. Sin embargo, tienen todavía algo más que esto.Algo, que en los períodos de crisis se convierte en la cartade negociación más fuerte en las manos de sus gestores.Los pequeños burgueses tienen unos miedos comunes.El miedo de perder todos esos “ideales” materiales, loscuales han obtenido a través de tantos contratos, sacrifi-cios y humillaciones. Los pequeños burgueses pacíficosson capaces hasta de matar a alguien que constituya unpeligro para su propiedad. Y esto porque justo en estapropiedad han invertido todo lo que son, todo su “ser”.Cuando alguien pierde sus ilusiones se convierte en al-guien mucho peor que uno consciente de una verdaderaperdida.Todas las esperanzas para un futuro que nunca vendráse proyectan en las ilusiones, así aliviando las humilla-
  • 181. 187ciones cotidianas, permitiendo descansar al estresadomicro-ego.Los líderes invierten en una política de crisis ydel miedo en el momento cuando la cohesión social ba-sada sobre un ensueño común se está quebrando, sien-do el natural mal-funcionamiento de la máquina capi-talista.Como primero, el concepto de crisis con el cuallos medios nos están bombardeando continuamente, esen sí misma una señal militar, una alerta que incautaa la colaboración social. Un miedo social que desfiladelante de lo desconocido de la crisis, tiene su propioolor particular. Es el olor que cuenta la cobardía de todolo que se ha aceptado, de todos los deseos que nuncafueron descubiertos, de todos los insultos frente a loscuales no se ha reaccionado, de todos los papeles quefueron jugados en las estradas vacías de sus fantasíaspequeño burguesas. El miedo social tiene también supropia expresión: es rencoroso, miserable y conserva-dor. La cohesión social se gana de nuevo con el miedo.Desde la religiosa hora de la crisis del “dios” hasta lascrisis nacionales: hasta su respiración está sintonizadaal paso militar. Toda la sociedad de atontamiento bailaa los ritmos de la crisis, sin siquiera entender lo que sig-nifica aquello.Estos artificiales “estados de excepción” funcio-nan como maniobras militares contra la polarizaciónsocial. Los momentos en los cuales se las ensaya estáncuidadosamente elegidos. Puesto que estos experimen-tos no se limitan a un sólo país, especialmente en el casode la crisis económica, se trata de varias versiones dife-rentes una de la otra, para que puedan funcionar conmás precisiónA unas y otras intencionalidades sirve la crisiseconómica actual en E.E.U.U, siendo la respuesta de losconservadores republicanos “blancos” a los demócra-
  • 182. 188tas establecidos y a las reformas en el sector de salud, ycompletamente otras en Grecia después de la insurrec-ción de diciembre de 2008. También la crisis del nuevovirus de la gripe, que estalló justo después, hace el favora otros interéses políticos y económicos.La política de crisis se comprueba como unatécnica especialmente exitosa, porque aparte del “clero”(las autoridades políticas, periodistas, analistas, variosexpertos y “personajes”) que la propagan, hay tambiénun estúpido auditorio de creyentes que la aceptan y es-peran las órdenes.Además en Grecia la técnica de la crisis es un mé-todo muy querido. Muchas veces, después de las tensionessociales, disturbios y rupturas provocadas por el enemigointerno, aparecen las crisis de la unanimidad social.El 1991 fue un año de las ocupaciones masivasde las escuelas y universidades y el año del asesinato delprofesor Teboneras, mientras que el año siguiente sur-gió “la crisis de Skopje” y las demostraciones sobre eltema de Macedonia. El 1995 fue el año de la más grandedetención en masa después de la dictadura, la deten-ción de 500 personas en la Politécnica, mientras que elaño siguiente ocurrió “la crisis de Imia”. El 2008 fue larevuelta de diciembre y el 2009 apareció “la crisis de lainmigración”, con los ataques contra los inmigrantes,los campos de concentración, las transgresiones de lasfronteras aéreas por los aeroplanos turcos y el descubri-miento de la ejecución de griegos, hasta ahora oficial-mente considerados como desaparecidos, por parte delos turcos en Chipre. Esto no significa que esos aconte-cimientos fueron “fabricados” para distraer la atenciónde la atontada opinión pública. Los hechos en Imia nose produjeron para cubrir el arresto de 500 personas, nitampoco “el problema con los inmigrantes” fue hincha-do para olvidar Diciembre. No obstante, el hecho que laeconomía sufre y se está derrumbando es una realidad.
  • 183. 189La técnica de la crisis es simplemente una capacidadcomo la que posee un director de cine, la de iluminar aunos planos concretos en un momento adecuado paradirigir allí la mirada del espectador.Las transgresiones aéreas y los incidentes en lasisletas rocosas han ocurrido muchas veces, pero el casode Imia fue promovido mucho más que otros. Los inmi-grantes sin papeles ya desde años viven en el centro deAtenas, pero justo ahora se le “descubre”. Las enferme-dades y epidemias siempre existieron y también se lascrea artificialmente, sin embargo cuando se acaba el pe-ríodo de su utilidad simplemente desaparecen sin quenadie se de cuenta, como en el caso de la enfermedad dela vaca loca o de la gripe aviar.La economía continuamente tiene sus deficien-cias, pero justo ahora tuvieron que darle énfasis. Ni lostablones estadísticos ni los datos y análisis económicostienen importancia alguna. Lo que tenemos que com-prender, tanto los revolucionarios como la nueva co-rriente guerrillera, es el valor social de la crisis econó-mica, el valor social del miedo. Tenemos que avanzar ennuestros contra-análisis y lanzar el ataque en todos losfrentes.La economía no es una simple ecuación mate-mática, sino la fábrica que produce las relaciones. Laselecciones que están por venir, ofrecen una visible es-capatoria de la crisis. Es una distensión y relajación delacumulado miedo social, el cual será reemplazado porla esperanza de la reconstrucción del sueño pequeñoburgués. Sabemos bien, que hasta para los hombreci-tos miserables los cuales consideran ser “el ciudadano”como un título de honor, las elecciones son algo anti-cuado y ridículo. Sin embargo, es lo único que tienendelante. Además, ya lo hemos dicho: Las ilusiones y elatontamiento son cosas casi invencibles, pero tampocoinvulnerables.
  • 184. 190Por esto nosotros, tanto como otros compañe-ros de la nueva guerrilla urbana, no tomamos parte enlos juegos montados y fijos, ni tampoco en los oficia-les festejos de la protesta, en las marchas previamenteconvocadas como las contra “Exposición Internacionalde Tesalónica”, hemos elegido por nosotros mismos lahora de actuar.Así, en la madrugada del miércoles 2 de sep-tiembre colocamos un improvisado artefacto explosivo,constituido por 2 mecanismos de relojería y 8 Kg dematerial explosivo, en la parte de atrás del Ministerio deMacedonia y Tracia. Para evitar lesiones informamos aun canal de TV y a la Policía.La elección de este objetivo concreto fue paranosotros más que nada un desafío, dado las medidas deseguridad policiales elaboradas para este lugar. Los po-licías en la entrada, la unidad de antidisturbios dentrodel recinto, los bloqueos policiales fijos en la adyacen-te calle Agios Dimitrios y las patrullas en alrededor deledificio fueron para nosotros una buena oportunidadpara hacerles correr en el pánico.Cada vez cuando ponemos el énfasis en la parteoperativa de un plan, no lo estamos haciendo para re-clamar el título de mérito por la destreza y por la valen-tía. Estas son estupideces. Esto que hacemos lo hace-mos simplemente porque así lo sentimos y porque llenade sentido nuestras existencias. Las referencias a algu-nos detalles operativos las haremos como la instigaciónpara los compañeros nuevos, para compartir con ellosnuestra convicción sobre que la responsabilidad, la or-ganización, la coherencia, el compañerismo y la firmezapueden golpear a lo que hasta ayer parecía inaborda-ble.Además, los sucesivos ataques realizados ennuestra ciudad durante el verano por grupos diversos,muestran que la nueva corriente guerrillera está ya
  • 185. 191en camino y se está preparando para lanzar su propiaofensiva. Las puertas destruidas, las vitrinas que se hanhecho añicos, el humo de los edificios incendiados, elcaos de los sabotajes: todo esto es una red de comuni-cación fuera y más allá de lo anticipado. Es una manerade relatar nuestras pérdidas, de contar sobre nuestrascontradicciones y nuestros deseos, a la vez ignorandoa los registros del Poder y burlándose de sus normasestablecidas. Ningún respeto a las autoridades de estaciudad y a sus obedientes ciudadanos.Vamos a volver...CONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DEL FUEGO- - -Ataque contra la casa de parlamentarios dePASOK,23deseptiembrede2009/Ataque contrael espectaculo electoral de Nea Dimokratia, 2 deoctubre de 2009El 23 de septiembre de 2009 a las 11.40 hrs. del medio-día un artefacto explosivo (olla de presión más retardode reloj) explosó en la cuarta planta de un bloque devivienda, en las puertas del piso en el cual vive el ma-trimonio de parlamentarios del PASOK, Louka Katseliy Gerasimos Arsenis. La casa está ubicada en el barrioKolonaki de Atenas. La explosión fue precedida poruna llamada al diario “Eleftherotypia” y al canal deTV “Alter”, realizada 20 minutos antes.El mismo día la Sección Antiterrorista asaltó una casaen el barrio de Halandri y detuvo allí a 3 personas,las cuales fueron acusadas de ser miembros de CCF.Al mismo tiempo se realizó la detención de PanagiotisMasouras en el barrio de Galatsi. Así empezó la perse-
  • 186. 192cución, tan legal como mediática, de varias personas,todas ellas acusadas de pertenecer a dicho grupo.El 2 de octubre de 2009, a las 20:15 hrs, un artefactoexplosivo (olla de presión más retardo de reloj) ubica-do en un cubo de basura, explosó en la calle Patission(centro de Atenas) a 200 metros del lugar donde se es-taba celebrando la concentración central pre-electoraldel partido Nea Dimokratia. La explosión fue prece-dida por una llamada al diario “Eleftherotypia” y alcanal de TV “Alter”.ASÍ ES... SÍ ESO CREEIS...“En los tiempos difíciles nunca hemos abandonadola lucha, puede que los perros ladraban alrededor denosotros, pero sus respiraciones mordaces nunca nosllegaban a tocar, nos estuvimos mirando uno al otro,asegurábamos nuestras decisiones, chequeábamosnuestras armas, preguntábamos a nuestro odio y de-cíamos: ‘vamos, otra vez... esta vez hasta el fin...’ ”Después de nuestro ataque contra el Ministeriode Macedonia y Tracia, y luego que fueran anunciadaslas elecciones nacionales, dos de nuestras células con lacolaboración de los compañeros de Fracción de Nihilis-tas, decidieron escoger y golpear las casas y oficinas depersonajes políticos, y así una vez más poner en marchala estrategia de la instigación social. La serie de ataquescon bombas se decidió empezar por la casa de una can-didata del PASOK, Louka Katseli situada en el barrio deKolonaki. Y así se hizo. La decisión de nuestras infraes-tructuras fue culminar y luego terminar toda la opera-ción en los dos días siguientes. Sin embargo, en el mismodía del ataque, pasmados, hemos seguido las noticias enlas cuales periodistas en un estado de éxtasis anuncia-
  • 187. 193ban la desarticulación de nuestra organización, el asaltopolicial al “piso franco” de Halandri, los seguimientosque duraron varios días, el éxito del Servicio Nacionalde Informaciones, la localización e identificación de lashuellas dactilares encontradas en lugares de nuestrosataques anteriores, los cuentos sobre “la olla común”...Y todo esto el mismo día que hemos realizado tranqui-lamente y bajo de la nariz de la Policía nuestro ataqueen Kolonaki y volvimos sin problemas. Esta situaciónpodría provocarnos la risa y el sarcasmo, si no fueraporque fue acompañada por la persecución de personaspresentadas como miembros de nuestra organización yque además supuestamente pertenecen a nuestro brazooperativo. Un guión perfecto para satisfacer al instintocaníbal de los periodistas y de la sociedad, que ya des-de largos meses desean y solicitan los arrestos de losterroristas. ¿Un truco pre-electoral? ¿Los juegos inter-nos de los maderos? ¿Los artificios de intimidación?...ni lo sabemos ni vamos a entrar en la lógica de ellos. Noobstante, lo que estuvimos escuchando se fue acuñandobien en nuestras mentes y la única palabra que pronun-ciamos, sin pensarlo mucho, fue “LA VENGANZA”.La venganza por la fiesta que montaron paracelebrar supuestas detenciones de nosotros, por el ani-versario de los 20 años de la ejecución del asqueroso P.Bakogianni*, con el gordo dueño de burdel Karamanliscomo protagonista, que recitó su presuntuoso panegíri-co contra el terrorismo revolucionario.La venganza por los gusanos periodistas que ju-garon a listos hablando sobre “los terroristas de la ollade presión que juegan con playstation”, por sus grandesjefes y sus niñatos criados. Pero también por los sen-sibilizados mentores del periodismo progresista consu discurso sobre “chicos buenos aunque con inquietu-des”. La venganza por la puta sociedad que sonreía ma-liciosamente, imaginándose que ya se deshicieron de
  • 188. 194nosotros y que podrían dormir tranquilos, sin molestiase inseguridad. La venganza por los maderos de mierdaque se piensan tan “superiores” con sus antibalas y sus“automáticas erectas”. Tan hinchados con su “victoria”mutilada y falsa, pero cuando les estuvimos atacandoen sus comisarías por las noches para quemarles, llora-ban y corrían para esconderse en sus oficinas.La venganza por los hijos de puta, fiscales yjueces, que piensan que pueden simplemente enrollarnuestro odio y consciencia, a nuestra emoción y a nues-tra lógica en las hojas de un sumario judicial y así nosintimidarán.La venganza por todo lo que estamos viviendo,por lo que estamos perdiendo, por todo eso que habría-mos hecho igualmente por haber elegido a la nuevaguerrilla urbana como definición de la vida. Por hoy,tanto nuestros perseguidores como nosotros mismos,sabemos muy bien la verdad. Sabemos que su actuaciónno convence a los capaces de pensar por sí mismos nitampoco intimida a los que eligieron como su “patria”el lugar a donde se atreven unos pocos.Al respecto del resto de la gente, es que no nosimportan. Además ya hace varios meses, para ser exactoen Mayo, cuando colocamos artefactos explosivos en lacomisaría de Stavropolis(área metropolitana de Tesaló-nica) y de Pendeli (área metropolitana de Atenas), es-cribimos: “...el resultado es todavía más pobre y pinto-resco. A la mayoría de los detenidos “se les persigue porsus ideas” o fueron algunos que simplemente pasaroncerca del lugar del ataque. No creemos que la detencióntenga que ser vista como algún “martirio santo” ni queun acusado deba ser sacrificado por “el bien del caso”.No obstante tenemos que darnos cuenta que nuestrasdecisiones llevan consigo también responsabilidades.En cuanto más estamos reflexionando sobre ellas, esta-mos más seguros, pero también somos más exigentes,
  • 189. 195con nosotros mismos y con nuestros compañeros”.De esta manera queremos dejarlo claro, que so-mos personas que precian a sus propias palabras y lasven como contratos de por vida. Por esta razón, sería-mos (por lo mejor) pusilánimes e inconsecuentes en elcaso de que en una detención renegáramos de nuestroorigen. Y de nuestras posiciones, si estuviéramos di-ciendo que nos distanciamos y condenamos cualquieracto violento, o si declarásemos que ni conocemos a laorganización a cual pertenecimos, como según los pe-riodistas dijeron dos de los detenidos. Al respecto de loschicos es algo lógico, puesto que no tienen nada que vercon nosotros.Además estamos orgullosos de nuestras deci-siones y nuestros actos, tenemos el valor, privilegio yhonor suficiente para mirarnos a nosotros mismos enel espejo sin sentir vergüenza. Por lo tanto no vamos aesconder nuestras caras en el caso del arresto como lohicieron dos de los jóvenes acusados de ser miembrosde nuestra organización. Y para acabar: si alguien tuvie-se que esconder su cara por la vergüenza es la sociedadpor su degradación.En cuanto a la prueba fija que “pone junto” todoel caso, es la existencia de un artefacto explosivo conretardo de reloj ubicado en una olla de presión que fueencontrado en la casa de Halandri, no vamos a jugar alos detectives ni a estimar sobre cuándo y él porque.Sin embargo, seguramente tenemos que aclararuna cosa: los artefactos improvisados no son ningúntipo de patente única, más bien aún si hablamos de sim-ples condensadores de incandescencia, despertadores yollas de presión, es decir sobre productos que circulanlibremente por el mercado y no están protegidos porningún “copyright” exclusivo de alguna organización, nitampoco lo es, como lo mencionan las autoridades per-secutorias “el modus operandi”(modo de actuar). Por
  • 190. 196fin, el método concreto de la cacerola como recipienteque refuerza a la onda explosiva fue usado desde el si-glo XIX por los terroristas y nihilistas franceses (Henry,Ravachol, Valliant, etc.) hasta hoy en día en Italia porla organización anarquista FAI, pero también por noso-tros y la organización llamada EN.E.DRA.**¿Cómo puede entonces el probable artefacto explosi-vo hallado, del tipo tan extendido por el mundo y en eltiempo, ser considerado “el sello símbolo” de un grupoparticular como la Conspiración de Células del Fuego?Algo huele mal en este caso y no somos noso-tros los que lo vamos a descubrir. Lo mismo se podránpreguntar todos los que pensaban que nos estamos es-condiendo en la Ciudad Universitaria, mientras que a lamisma hora cuando esta fue rodeada por secretas y pe-riodistas, nosotros colocamos la bomba en el centro, enla concentración del “Gordo”. El asilo universitario, quea nosotros no nos importa, en la policía siempre ha pro-vocado un ardiente deseo. Nosotros no nos ocupamosmás de esto, estamos ya buscando nuevos blancos.Terminamos de prever sobre el futuro y vamosa determinar nuestro presente con sobriedad y transpa-rencia: aclaramos que el estado de cautiverio de algunode nosotros no significa ninguna debilidad. Tenemos uncódigo de valores que vamos a honrar hasta el fin y unamemoria a la cual no vamos a ensuciar con la basurade revocación, incoherencia y olvido. Con simples pa-labras: las hienas de la solidaridad deben guardar suspezuñas lejos de nosotros; los con buenas intenciones,los personajes, los “viejos”, aquellos que “saben”, lasMadres Teresas y toda esa perrada mejor que se ocupencon más fáciles y diligentes víctimas, porque nosotrosno somos una presa fácil para sus dientes además se losvamos a romper Hasta en los peores momentos, un re-volucionario tiene que saber de preciar a sus compañe-ros y amigos de una manera única, y tiene que desdeñar
  • 191. 197a los hombres de paja llenos de un vulgar interés y elsupuesto humanismo que esta degollando a la concien-cia y práctica revolucionaria, llevándolas a la guillotinade la reconciliación. Por esto llamamos a los compañe-ros nuevos y jóvenes de rechazar la mentalidad de lascafeterías, que los expertos de la solidaridad están con-virtiendo en algo como salas de rueda de prensa; les lla-mamos de renovar la conspiratividad de sus reuniones,y así con los planteamientos y charlas claras sustituir alos cotilleos.El miedo y la inercia serán aplazados por el atre-vimiento y la firmeza, la cólera dará la luz a la tormentade rabia y cada uno tendrá que preguntar a su corazón“si no ahora... ¿cuándo?, si no nosotros... ¿quién? Des-pués de los últimos acontecimientos, por la iniciativa delos compañeros que han atacado a la Katseli, se ha ante-puesto la reestructuración de los planes de acción. Estoporque creemos que esa cotidianeidad aprisionada quenos rodea, no es resultado de una compacta y uniformelínea de órdenes que guían a las instituciones, pero másuna fábrica social de conductas y comportamientos, deculturas, de tradiciones, de costumbres. Queremos gol-pear de una manera difusa a cada sector de esa fábrica,la cual se extiende hasta los culmines de la producciónde todo aquello de lo que somos enemigos. Pues enton-ces, la propuesta principal sobre las casas de 5-6 políti-cos, nos parecía pobre.No tiene dinámica, que queramos hacer desta-car dentro de una extensa envoltura social, para cortaral orquestado réquiem de su dimisión.Queríamos hacer algo que de una manera evi-dente fracturaría a los supuestos límites y a la coartadade inocencia de la sociedad, a la inocencia que la exo-nera de sus responsabilidades y que le atribuye siem-pre el papel de la eterna víctima. Pero las víctimas noovacionan a sus asesinos, no denuncian a aquellos que
  • 192. 198se oponen a sus tiranos, no apoyan a sus opresores, nolanguidecen dentro de sus falsas celdas... Porque lasvíctimas simplemente no tienen opciones.Sin embargo, la gente en la sociedad de hoytiene opciones, y por esto también responsabilidades.Puede que todos, tanto nosotros como la sociedad, vi-vimos la misma mierda, pero no podemos olvidar quedentro de las instituciones penitenciarias los presos ylos carceleros viven la misma cárcel, sin que esto signi-fique que están juntos o son aliados.Así nos sentimos nosotros en esta sociedad deuna llamativa nada y de una chulería fanfarrona. Poresto el concepto no tardo de aparecer. Decidimos gol-pear una concentración pre-electoral, allí donde correla repugnante muchedumbre de basuras con patas parainundar las calles y ovacionar a sus líderes La concen-tración de Nea Dimokratia fue elegida por razones esté-ticas. Nos parecía insoportable el espectáculo del capu-llo gordo Karamanlis, que se pavonearía por un inexis-tente éxito en el ámbito de la lucha contra el terrorismorevolucionario. Por esto le queríamos recordar, que lode tener la boca grande a nadie le sale gratis. Tambiénqueríamos joder a los de la Antiterrorista, que buscabanla revancha por el knock-out que les mandó Secta de losRevolucionarios a uno de suyos, y ahora montan su jue-go sobre las espaldas de las personas que no tiene nadaque ver con la nueva guerrilla urbana. Para acabar, da-remos un mensaje a todos.La posición de indiferencia y apatía queda de-rogada. El terrorismo revolucionario y nosotros comoConspiración de Células del Fuego atravesamos el um-bral de la amenaza social y del ataque nihilista. Mientrasque muchos se van a esconder detrás de la psicología delrebaño para ocultar su responsabilidad personal, mien-tras que van a delimitar sus ilusiones, mientras que seael dominante, tratado injustamente, pobre, engañado
  • 193. 199pueblo, pero siempre “el Pueblo” y no ellos mismos,hasta entonces serán alineados enfrente de nosotroscomo enemigos.Ninguna tolerancia a las justificaciones. Cuandote despiertas en un mundo indigno es difícil despertartecomo persona, dentro de las sonrisas atontadas, cuer-pos cansados, falsos gestos, miradas apáticas y dentrode una ausencia general que reina y gobierna. Nos li-bramos de todo bagaje que nos impide de avanzar. Lasrelaciones muertas, las situaciones sin inspiración, lode ser correcto, los convenios, las invariables repeticio-nes... Nos lanzamos a un vagabundeo salvaje y nuestrospulmones están latiendo con ritmos desenfrenados demás indecible revuelta...Vamos a jugar la ruleta rusa con el revólver dela vida en nuestras manos en vez de morirse tarde y conpaciencia lejos de lo que fuimos buscando. Sabemosque no estamos solos. Sabemos que los nuevos com-pañeros del fuego están con nosotros, y estamos conellos. La nueva guerrilla urbana más que perseguir acualquier expectativa, mete sus propios cuchillos en lacara de este mundo. Puede que los nuevos grupos seancalumniados, sean enfrentados con desdeño por las vie-jas “personas importantes” y los que aspiran a ser tales,que van a conocer la desconfianza y consejos tardíos delos alumbrados, pero lograrán recuperarse y escribiránsu propia historia.Enviamos nuestro amor y nuestro respeto a to-dos los nuevos guerrilleros. Les llamamos para partici-par, junto con nosotros, en un combate hasta los lími-tes, hasta el fin en contra de las pequeñas y grandes, vi-sibles e invisibles cárceles de nuestra vida. En relacióncon los restantes, los cuales nos agravan con el peso desus excusas aburridas y su llamada “experiencia”: nonos importa lo que dicen. Las hostilidades revoluciona-rias no se van a acabar simplemente y solamente para
  • 194. 200tranquilizar a las amorfas masas de votantes gusanien-tos. Estos seguidores de partidos políticos, de la mismamanera que fanáticos hinchas de fútbol, merodean dereunión a reunión, de una ciudad a otra, arrastrandosus cadáveres vivientes aullando eslóganes con el con-tenido de su equipo. Las caras deformadas, alteradaspor gritos al estilo “tú eres el primer ministro” Estánpresentadas en la TV como la base del cuerpo electoral,como la quintaesencia de la democracia. Las lágrimasde conmoción y la parálisis corren por la muchedumbrecuando apareció el líder para presentar su obra en unacto que duró dos horas.Esta masa estúpida que recuerda a una película dezombis no pudo ser ninguna otra que el blanco de ataque.No nos conmueve el número de la multitud ni tampoco lapresencia de gente joven y los viejos, de hombres y mujeres.Se trata de un momento en el cual la pasiva inercia de lagente se convierte en los alaridos y ovaciones por la demo-cracia. Así pues, hemos tomado la decisión de colocar unabomba dentro de su morro, de mandar un mensaje al últi-mo discurso público del primer ministro, para provocar elpánico en las autoridades a fin de que tuvieren que evacuarel sitio. Los votantes correrán aterrorizados para esconder-se, mientras que los pirotécnicos se entregarán a su “com-bate” para desactivar la bomba.Tomando la cuesta de la calle Solomos nos incor-poramos en la tonta masa blanco-azul, y pasamos al lado delos secretas y antidisturbios, los cuales desde luego nos de-searon la victoria, pensando que eramos parte de la muche-dumbre. Nos acercamos al lugar que elegimos para colocarel artefacto. Notamos a los 3 secretas y 2 antidisturbios enla esquina de 3 de Septiembre con Gilfrodos, tanto como alsecreta situado en el cruce de Patission y Gilfrodos. Sin quenos afectaran, nos dirigimos al callejón, dejamos el artefac-to y nos fuimos de allí sin que nadie nos molestara. Despuésde una media hora y a 50 metros de la tribuna en la cual
  • 195. 201hablabaelgordohijodeputa,labombaexplosó,enviándoleun mensaje al respecto de todo esto que decía sobre arres-tos, y a la vez rompiendo la lógica de “la tolerancia cero”.Ahora es el tiempo para que cada uno mire a den-tro de sí mismo para seguir o para limitar y recortar sus de-cisiones. Tenemos que mostrarles, colectivamente y a nivelindividual, que no nos quedamos cortos. Estaremos aquíhasta el fin.Si ellos van a rabiar una vez, nos van a ver a no-sotros rabiando cien veces y atacándoles primeros. En estaguerra está perdido él que se va a su casa. Ninguna retirada,ningún aplazamiento. Ahora el odio tiene que incorporar-se en la estrategia, en los planteamientos inteligentes, coninexorable firmeza.Vengan todos, liberemos nuestros instintos des-tructivos. Que empezará una nueva ronda de guerrilla ur-bana, más dura y más destructiva que nunca. Que todaslas casas se conviertan en pisos francos y los pisos francosen una llama que les quemará vivos. Les mostraremos quela nueva guerrilla urbana no fue ni es una burbuja, ni unestallido adolescente, ni unas inquietudes artísticas. Es lamaterialización y renovación de nuestros deseos agresivos,denuestrasnegaciones,denuestraexistencialaqueatacaloexistente.Siemprenosvaisaencontrarenfrentedevosotros...y veremos quién arrincona a quienPD. Saludamos al anarquista Hristos Stratigopoulos yal compañero Alfredo Bonanno, que a pesar de su avan-zada edad sigue manteniendo sus negaciones integras,y sigue el camino que ha elegido.CONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DEL FUEGO/FRACCIÓN DE NIHILISTAS.*El parlamentario de Nea Dimokratia Pavlos Bakogiannis fueejecutado por la organización 17N el 26 de septiembre de 1989.
  • 196. 202Muchos fueron sus pecados, entre otros, intentaba entonces pre-parar una ley de “memoria histórica” que negaría la importanciade la izquierda revolucionaria en el periodo de la Guerra civil, asídando toda la razón a la Derecha.**Enopli Epanastatiki Drasi -Acción Armada Revolucionaria.Las siglas EN.E.DRA también constituyen la palabra “enedra”así “emboscada”.- - -Ataque contra la casa de la ex-Ministra deEducación. Atenas, 30 de octubre de 2009El 30 de octubre de 2009 a las 4.32 de la mañana unartefacto explosivo explosionó en la entrada del bloquede vivienda en el cual reside la dirigente del grupo deeuro-parlamentarios de Nea Dimokratia, y a la vezanterior Ministra de Educación, Marietta Giannakou.La explosión fue precedida por dos llamadas de avisoa los medios de comunicación. La entrada del edificio,situado en el barrio de Patissia, y algunos de losvehículos aparcados enfrente sufrieron daños.“El idioma de la educación trae consigoel visible estigma de la opresión, laasimilación y el compromiso. Habla de lanormalidad,quesustituyeacadaexpresiónlibre. Fingiendo trasmitir el saber,enseña las informaciones tecnócratas.Prohíbe, impone y manda, dando a luzal antagonismo, y siembra el miedo dela inseguridad a la precaria futura vidalaboral. Es el código de la muerte fría y desu memoria genética. Es al mismo tiempoel idioma del amo y del esclavo, por unlado tan arrogante e intimidador, y por elotro tan servil e hipócrita.”El Amanecer de la Nada.
  • 197. 203Queremos ser esenciales. Lejos de las generalizacionessimplificadoras y de los fáciles listados de certezas deun pensamiento esterilizado. La crítica revolucionariaes como un cuchillo afilado: como más la afiles, másprofundo cortará. La educación, al mismo tiempo quecualquier otra institución que entra en nuestra mira, noes un cementado y monolítico instrumento del Estado.Es muy fácil hablar sobre las celdas escolaresy los profesores-carceleros. Tampoco hace falta delimitarse a unos análisis tan pobres. La educación no essolamente un mandato de disciplina ordenado por algúncompacto cuartel estatal de decisiones. Es un procesotan fluido como el Poder mismo, el cual se suministrahasta de las oposiciones y roturas dentro del sistema.La enseñanza siempre resultó ser la cuestióncrucial para la agenda política de cada gobierno.En Grecia, durante las dos últimas décadas se hanproducido decenas de movilizaciones en contra de cadauna de las reformas educativas.El punto de partida es siempre una sana anti-social y robusta minoría de los escolares a los cualesno les gusta la escuela. Durante las ocupaciones deescuelas anulan el “espacio de la enseñanza” y colonizanel lugar que les han robado, cancelan las clases, saqueanedificios, roban el dinero de las oficinas de profesores,desgarran a los libros, destruyen las aulas... De estemodo revientan los límites del tiempo de su cautiverioy les convierten en una pereza creativa, y por estotambién entran en conflicto con las asociaciones depadres y con la restante (y conservadora) juventud.La rotura es la fuente de la evolución. “La guerra esel padre de todo”... como ha escritoHeraclitos. Esteprimario, autentico y arrogante ánimo de una minoríade los escolares en las ocupaciones de escuelas despreciaa cada convenio y a cada decente razonamiento deldialogo democrático. No reivindican las demandas de
  • 198. 204las mejoras del sistema educativo sino al contrario:lo rechazan prácticamente por completo, sin tenertampoco ninguna contra propuesta. En contra de losmarcos del diálogo democrático que nos han enseñado,no necesitamos ninguna contra propuesta para atacara lo que nos molesta. En la escuela aprendimos quecuando no estamos de acuerdo con algo, tenemos quetener los argumentos adecuados y válidos para apoyarnuestras opiniones.Estos son los límites de la condescendencia,de un cobarde y pusilánime diálogo, que teme decirla verdad. Pues, nosotros decimos que una verdaderacomunicación con algo con lo que estás en acuerdoes gritarlo tan fuerte hasta que caiga el muro que ladefiende, y no ofrecerle nada más que eso. El hecho queno nos gusta la escuela y “nos está jodiendo”, el saberesterilizado que nos ofrecen, no significa para nadaque tengamos que tener alguna propuesta alternativasobre cómo nos imaginamos el sistema educativo ideal.No vamos a entrar en el dilema de elegir entre lo queya existe y lo que tendremos que inventarnos como lacontra propuesta ideal.Nos ponemos en marcha y actuamos contra loque nos molesta aquí y ahora. No podemos imaginarnosnada futuro porque vivimos en el presente. Pero pordesgracia, esté viviente rechazo nihilista muchas vecesse queda como mudo, como si tuviera que avergonzarsede su desarmante sinceridad sobre el hecho que no legusta la escuela.Por esto los escolares que ocupan las escuelasse retiran detrás de demandas presumidas, estánrepresentados por coordinadoras y comités que pidenel diálogo democrático, se arrastran detrás de lasmanifestaciones gritando eslóganes contra tal o cualproyecto de la ley educativa, y antes o después vuelvena los pupitres de la normalidad.
  • 199. 205Y si da pena toda esa parte de la juventudgamberra que está a nuestro lado, los revolucionariosconscientes y los anarquistas que participen en estasdistensionesdedemandasporunamejoreducación,danmucha más pena todavía. Una ridiculez innombrabley sin límites. Da impresión el hecho, que mientras elpensamiento anarquista describe a los profesores como“maderos del cerebro”, al mismo tiempo los anarquistastomaron parte como solidarios en las movilizaciones enjuniode1998,simplementeporquealgunosoportunistasdel anfiteatro olieron los disturbios en el aire. Algunoshasta esté nivel devalúan a su propia conciencia, lacual definen como radical... Pero también otra vez,hace unos dos años, gran parte del ámbito anarquistaestaba presente, como un bloque ofensivo, en el culode las manifestaciones estudiantiles organizadas porcolectivos y comités izquierdistas contra las reformaseducativas. No vamos ya a recordar la inolvidablemascarada en una de esas manifestaciones, cuandodespués de los enfrentamientos algunos despabiladosestudiantes encapuchados ofrecieron las flores a losantidisturbios alineados en la plaza Syntagma... Lohemos dicho ya: consideramos la presencia de unaminoría revolucionaria en tales carnavales inútiles. Nonos interesan ni los datos estadísticos del desempleode los licenciados, ni cuánto ganan las universidadesprivadas, ni los presupuestos para el sector educativo.No vemos a las ocupaciones como medio de la lucha,tampoco tenemos respeto al “espectáculo conmovedor”porlaenseñanzapúblicagratuita.Nohaynadaencomúnentrealguienquequieredesarrollarsudiplomayalguienque se niega a trabajar para cualquier jéfe, ni tampocoentre el escolar que quiere mejores infraestructuras enlas escuelas y el cual las vandaliza.Obviamente reconocemos que lasdemostraciones pueden ser la fábricas que producen
  • 200. 206conciencias revolucionarias, donde algunos, a menudolos más jóvenes (sin subestimarles, porque a ellosles tenemos en nuestros corazones) se encuentrancon la gente, con sus futuros compañeros y se hacenhermanos. Algunos les pueden desilusionar, otros lessorprenderán positivamente. Siempre hay un granriesgo... Sin embargo tampoco estamos a favor de laacción que convierte tales fiestas en batallas campales,donde los maderos más que el entrenado cuerpopolicial parecen hinchas de fútbol y se dejan llevar porsus instintos, en las entregas de violencia, en el olor ala sangre y el ruido de huesos que se están quebrando,muchas veces ni sus superiores les pueden frenar... (Noobstante, parecía que cuando los grupos organizadosy coherentes les hicieron frente, se quedaron con suscaras rotas o corrieron sin pillar a nadie...)PROVOCA...PROVOCACIÓN...En medio de miles de estudiantes que viven susaventuras, la provocación es un punto de referenciaentre su tibieza, su vuelta a casa y su radicalización.Cuando provocas la carnicería de una muchedumbreque ejerce su legitimidad democrática es como hacerapuesta con la democracia. No nos conciernen ni losdiplomas pero tampoco las cabezas abiertas. No nosinteresa ni “hacer carrera” ni queremos ser socorristas.Y naturalmente no vamos a negar nuestros propiosinicios. Estamos seguros que algunos de nosotrosaún recuerdan la respiración de los antidisturbiosa nuestras espaldas, los maderos encendiéndose,las vitrinas haciéndose añicos, el juego al esconditeentre los manifestantes, la molotov que estalla y lasmochilas que huelen a gasolina. El salvaje placer de unconflicto generalizado, los saqueos, la ilegalidad de losvandalismos...Sin embargo, no labramos ya por la destrucción
  • 201. 207de la imagen sino por la destrucción general de lo quehay, de lo existente... Estamos convencidos que tododebe evolucionar o se queda atascado en las aguas delhábito y estancamiento. Atrapado en “hago eso porqueesto es lo que aprendí y conozco”. Cada uno y cada unapueden mucho, mucho más que ésto, más allá de loque uno mismo cree. Nosotros, una vez más tratamosuna línea frágil y fina de la paranoia organizada quegobierna la sociedad y una completamente caotizadaclase de las interacciones que están provocadas porla nueva guerrilla urbana. Los perdidos equilibrios, elterror, la angustia, el odio, la pasión por la destrucción,el placer del ataque.LaProvocación...Ladirigimos,yaabiertamente,a todos.No estamos buscando ninguna futura, ni máslibre norma de educación, buscamos maneras defugarse del hoy. (Además las ocupaciones y destrozosde las escuelas no son una imagen del futuro: Sonuna latente expresión de las nihilistas negaciones delpresente).Todas las charlas teóricas sobre “la sociedaddespués de la Revolución” y a la vez sobre la enseñanzaen las escuelas libertarias son un poco peligrosaschácharas de aquellos que buscan un refugio en elalternativismo del “estilo de vida revolucionario”.Seamos sinceros: nosotros no tenemos ninguna contrapropuesta para el futuro, por esto somos nihilistas,pero al contrario: tenemos mucha rabia contra elpresente.Noobstante,lamayoríadelagentehaaprendidoa vivir con el miedo por lo que pasará mañana, y poresto quieren la seguridad de una propuesta fiablepara apaciguar a sus inseguridades. El miedo a lasindeterminadas maneras que puede tomar la vida deuno es el motivo porque todo el mundo se contiene a
  • 202. 208sí mismo Todos los que están descontentos con lo queviven, pero no se atreven a cambiarlo.Al contrario, para nosotros, que somos unacorriente de la nueva guerrilla urbana, nos atraelo desconocido. Si lo desconocido será liberador lodisfrutaremos, sino, lo vamos a combatir otra vez,siguiendo el placer salvaje de la búsqueda.Así, hablando sobre la educación, no preferimosnilosprogramasalternativosdelaenseñanza,niescuelaslibertarias. No creemos en las enseñanzas obligatorias,ni siquiera en los saberes básicos. En un futurotiempo/espacio revolucionario quizás sentiremos másy pensaremos menos. No existe ninguna receta. Puedeque algunos no van a querer leer y escribir, porque lesgustará mirar atentamente al mar, tendrán el bosquecomo su casa y las estrellas como el techo.Al fin y al cabo, el mundo del saber y de la ciencia loconocemos bien...Los virus creados artificialmente, la energíanuclear, armas químicas y la contaminación del medioambiente fueron todos creados en los laboratorios delsaber y la lógica. Nosotros hablamos sobre un otrosaber: indefinible, imprevisible e ilimitado. Un saberdesde la experiencia vivida de búsqueda, desde laexperimentación, el deseo, el juego...Un saber que no será controlado por reglasbásicas, sino será la causa estrictamente individual decada uno de nosotros, una causa de búsqueda espiritualy del saber práctico.Además, consideramos el auto-aprendizajefuera y en contra del ámbito autoritario como algofundamental para la Vida. Seguimos las huellas delo que nos interesa, ampliamos nuestros horizontes.Aprendemos solos para nuestro propio deleite y placer.Rompemos los moldes del saber educativo y de laespecialización, creamos nuestras propias esferas de
  • 203. 209profundización y nuestros propios sentidos, sin controly sin asimilación. Como unos auténticos golfos de lavida nos sobresaltamos para descubrir al mundo y anosotros mismos, aplicando la filosofía en la praxis.Así dejamos definitivamente detrás la época delo viejo y construimos el Amanecer de la Nada, la nuevaguerrilla urbana. Abandonamos los terriblementeaburridos análisis, a los cuales se dedica una gran partedel ámbito disidente y “hablamos” en el idioma de lacalle, de las emociones, de la rabia y de la conciencia.Por esto insistimos que tenemos que leer lagestión de la institución de educación entre líneas.Entenderemos el juego del enemigo, su lógica ysus intereses, para desmantelarlo, para golpearefectivamente y mortalmente.En Grecia, la enseñanza resulta ser una de lasprioridades de cada régimen político, porque manejasu desarrollado capital. Administra al potencialhumano de la nueva generación. Sean los escolaresque ejecutarán todos los futuros cargos, desde nuevosmiembros del gobierno hasta los nuevos obreros. Poresto el sistema educativo tiene que alinearse a, y a la vez,crear la línea política que predomina en cada país. Otromodelo educativo existe en los regímenes religiosos,otro en el capitalismo. Pero también dentro del mismocapitalismo hay varias versiones. Aquí se juega el trucode las reformas. Una política neoliberal propulsa a unacompetitividad libre, no sólo en la esfera del mercadosino que también en la de la educación. Quiere a unoscompetitivos individuos/escolares, promociona nuevasciencias tecnócratas, intensifica los ritmos de desarrollodel aprendizaje, porque dentro de éste proceso noquiere simplemente imponerse como un idioma oficialúnico, sino que también suministrar a los “depósitos”del saber del capital.En pocas palabras: la educación no es un
  • 204. 210gendarme-profesor malo, sino un funcionamientoestructural del sistema que lo alimenta, recompone alpotencial humano, desarrolla a la ideología de la época ya la nueva cultura cultural, y confirma a las operacionesde legitimización del Poder.Por esto se promocionan a las universidadesprivadas y por esto la consideración de metera los escolares, desde muy jóvenes, en la lógicacompetitiva propia de los ejecutivos de las empresasmultinacionales.Por otro lado, la envejecida versión social-demócrata del capitalismo intenta mantener al Estadode bienestar y el intervencionismo estatal en el ámbitoeducativo, pero se está encerrando en sus propiascontradicciones.Retracta entre su vigencia de ayer y su actual yachacosa promesa sobre los subsidios estatales para elpueblo como compensación por la crisis económica.Por ejemplo, el actual gobierno tecnócrata-social-demócrata apoyó a la propuesta de su neoliberalpredecesor sobre las universidades privadas, peroapenas empezaron las movilizaciones de estudiantesretiró, en manera oportunista, la resolución del proyectode esta ley.Igualmente, se sabe que en Grecia no existenningún serio “thinktank (“estanques de cerebros”) paralos cargos políticos.Hoy en día sabemos muy bien que el ordenneoliberal tiene un discurso social-demócrata y elgobiernosocial-demócrataaplicaunapolíticaneoliberal.Es un buen montado teatro de impresiones. De estemodo, la enseñanza funciona a menudo también comouna palanca de la oposición, justo porque activa alnúcleo duro de la familia griega, la cual siempre sienteangustia y preocupación por el futuro de sus hijos. Conesta punta cada oposición invierte en los votos, a base
  • 205. 211de los reflejos más conservadores de los padres griegos.Por esto los ministros están sentados como en una sillaeléctrica. No es fortuito que caigan la mayoría de los queocupando cargos encabezaron las reformas educativas.Particularmente en el caso de MariettaGiannakou, cuando acabó su cargo en el tronoministerial, no ha conseguido ser reelegida al cargoparlamentario. Luego, cuando sufrió la amputación desu pie, tuvo que relegarse a la compasión humanitariade los estúpidos votantes, para convertirse en la euro-parlamentaria como la dirigente de la papeleta. Porsupuesto que a nosotros ella no nos da pena para nada,y por esto elegimos de honrarla con nuestra visita ensu casa, en el marco de esto que ya hemos dicho: noolvidamos que hace y que hizo cada uno durante suvida, especialmente en los casos que no solamente nose arrepienten sino que desafiantes siguen su carrera.El motivo de elegirla como el blanco, se hadado con su reaparición en el proscenio de una prácticabastante extendida durante las dos últimas décadas.Las decenas de ocupaciones de escuelas realizadasen las últimas semanas fueron apenas comentadasen las noticias televisivas, sin prácticamente ningunaexplicación. Con corta duración, los grandes destrozosque no se vistieron en el manto de demandasdemocráticas para sensibilizar a la opinión pública,sino la rechazaron junto a su moral.Además las demandas (y no sólo en el caso de lasocupaciones escolares) tienen sentido solamente paraaquellos que esperan algo de esté mundo. Los jóvenesvándalos arrasando a cada una de las identidadespolíticas, mostraron que en este mundo no hay nadaque se merece salvar de su rabia. Nosotros, quenacimos en la respiración de la calle y de la ilegalidad,queremos encontrarnos con los “criminales” juvenilesy con los destructores del orden para seguir las huellas
  • 206. 212las fuerzas comunes y, por una y otra vez, traspasarnuestros propios límites.“La nueva guerrilla urbana viene siempre conel cuchillo en sus dientes”.La elección del gobierno tecnócrata de los social-demócratas del PASOK fue esperada. Al igual que lacolocación de Hrisohoidis al cargo del ministerio, llamadoahora Ministerio del Defensa del Ciudadano. El mismocambio de nombre del Ministerio del Orden Público (queolía intensamente a Junta) es el indicativo de la nuevadialéctica y práctica, que van a aplicar. Desde el primermomento, el H., siendo un perfecto conocedor de laretórica progresista, ha mostrado que va a construir lacoartada de la democratización de la Policía. Ha hechodeclaraciones sobre los temas considerados hasta ahoracomotabúes,admitiendoquehaycomprobadasrelacionesentre la policía y Hrisi Avgi*, y dando énfasis al hecho queno va a tolerarlo.Por supuesto, al mismo tiempo todos tuvimosla experiencia de la policíocracia en Eksarhia y no sóloallí, con la permanente presencia de los antidisturbiosen la plaza y en todo el barrio. Al mismo tiempo cuandoHrisohoidis se ha disculpado por el asalto policial aun local de SYRIZA**, también ha puesto el preciode 600.000 euros a las cabezas de tres compañerosanarquistas en fuga***, así dirigiéndose a los instintoschivatos de la sociedad. Finalmente, aceptó hablar con lasorganizaciones de inmigrantes después del asesinato deun inmigrante en la comisaría de Nikea, pero al mismotiempo declaró, con énfasis y de manera insinuante, a sussubordinados que “estamos en la guerra” con el frenteterrorista, “casualmente” unos pocos días antes de que elcaso de los detenidos en Halandri y de órdenes de busca ycaptura contra algunos otros pasó a las manos del fiscal deinstrucción.
  • 207. 213ElH.teniendoensucurrículumla“desarticulaciónde “17 de Noviembre” se mueve seguro por el éxito. Porsupuesto, la diferencia entre el éxito de un ministro y lamala suerte de un guerrillero urbano como Savvas Ksiros,en las manos de la cual estalló la bomba****, más bien fueintencionalmente borrada, tanto por los medios como porél mismo.En todo caso, parece que Hrisohoidis en su modode actuar se ha inspirado en las prácticas del “crimenorganizado” y círculos mafiosos. Está usando su eruditopalabreo democrático y su táctica mediática como el“escaparate limpio” de la tienda, mientras que en el sótanoorganiza sus trabajos sucios.Nosotros, por nuestra parte, no tenemos ningúnmotivo para pararnos.Estamosobservandocómosedesarrollanlascosasy, en general, la reestructuración política del Sistema en sucomplejidad, para prepararnos y para golpear.Además, en esta vida ríe mejor quien es capazde amansar también su propia rabia, quien sonríe a suenemigo, quien es al mismo tiempo el agua y el acero, eldestructor y el creador.Nuestra acción la dedicamos a los compañerosencarcelados, al anarquista revolucionario PanagiotisMasouras y a los otros dos en prisión preventiva por elmismo caso: Haris Hatzimihelakis y Manolis Giospa, alos 6 en búsqueda y captura, a Giannis Dimitrakis, a IliasNikolau y a Polikarpos Georgiadis.Saludamos también al grupo revolucionario “ElConsejo de Desmantelamiento del Orden” y a todos loscompañerosdeTesalónica,dondelosfuegosprendidosporellos trazan una trayectoria en el cielo nocturno marcandoel territorio de la nueva guerrilla urbana.CONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DEL FUEGO/FRACCIÓN DE NIHILISTAS*Hrisi Avgi(Amanecer Dorado) es la más grande organización
  • 208. 214neo-nazi de Grecia.**Un partido de izquierda.*** Se trata de los hermanos Simos y Mario Seisidis y elGrigoris Tsironis, buscados desde el enero de 2006 y acusadosde participar en el mismo atraco al Banco Nacional en cual fueherido y capturado Giannis Dimitrakis.****En julio de 2002 una bomba accidentalmente estalló en losmanos de Savvas Ksiros en un piso en Pireas(ciudad portuaria queforma parte de área metropolitana de Atenas. Con la detención de,herido de gravedad, Ksiros y su siguiente interrogación bajo lasdrogas empezó el proceso de “desactivación” de la organizaciónrevolucionaria “17 de Noviembre” con numerosos arrestos,largos y mediatizados en modo sensacionalista procesos contralos acusadxs y penas de cárceles severas.- - -Ataque contra la casa de Androulakis. Atenas,13 de noviembre de 2009El 13 de Noviembre de 2009 a las 14:02 hrs. en laentrada de la casa del parlamentario de PASOK MimisAndroulakis, ubicada en Karea(área metropolitanade Atenas) explosionó un artefacto explosivo. Laexplosión, precedida por una llamada de aviso,provocó pequeños daños materiales en la fachada delbloque de vivienda.El 12 de noviembre los jueces del tribunal de apelaciónexaminaron el caso del “piso franco” de Halandri ydetuvieron a los supuestos miembros de la Conspiraciónde Células del Fuego-Fracción de Nihilistas. Poresto, nosotros elegimos el día siguiente para colocarel artefacto explosivo en la casa del conocido ex-izquierdista y ahora parlamentario, el aventurero-intelectual Mimis Androulakis.El momento elegido no fue para nada casual.Nuestro objetivo es hacer entender a cada uno, que las
  • 209. 215decisiones y preparativos de los empleados judicialesy sus jefes, no nos dejan indiferentes. Ignoramosostentosamente lastécnicasdemaniobrasydeshacemoscualquier posibilidad de atenuar a nuestras posiciones.Hablamos lenguas diferentes. Ellos recitan acusaciones,nosotros conspiramos por la revolución. En el caminoque hemos elegido no vamos a dar ni un paso atrás.Instigamos a las autoridades policiales y judiciales paraque muestren la misma consistencia de su despreciableoficio en lo que refiere a nosotros y que paren de cargarcon acusaciones a la gente sin relación ninguna connosotros.No se trata de una muestra de arrogancia nide la ignorancia del peligro, sino de nuestra decisióndefinitiva e irrevocable de caminar hacia la vida liberadaque se encuentra en el territorio de los extremos.Nuestra brújula sigue siendo nuestra conciencia en piede guerra, la hostilidad hacia el sistema social, el deseode un mundo sin leyes y sin límites, el ataque contrala estafa de esta sociedad sin sentido. Dentro del planodeterminado de nuestro proyecto en general, tenemosel objetivo de demostrar el acomplejamiento traidorde los ex-izquierdistas, como también su papel desaqueadores de tumbas del pensamiento, que dominanen los círculos de “la gente de intelecto”. Para eseobjetivo no podría existir un ataque más acertado quela colocación de un artefacto explosivo en la casa dellacayo televiso del Poder, Mimis Androulakis*.El mismo, junto con otras célebrespersonalidades del auto-exilio “antidictatorial”, comoMikis Theodorakis, Vasilis Vasilikos**, etc., que selo pasaron bien en Paris, reflejan perfectamentelas características mencionadas. Los conocidos ex-izquierdistas con prestigio y fama internacional,las “vacaciones”- de unos pocos días- en las celdasde Seguridad, que ahora les pagan con los cargos
  • 210. 216parlamentarios o ministeriales ( el “luchador” M.Theodorakis fue durante dos años “ministro sin cartera”en el anterior gobierno de Nea Dimokratia).Tendrían que sentir por lo menos vergüenzaenfrente de los miles de izquierdistas anónimos quefueronapaleados,torturados,encarceladosyejecutados.Todos estos sobre los cuales no hay ni una páginaen la historia oficial de los vencedores. Al contrario:la plebe de los intelectuales de Izquierda les gustaasociarse en cada oportunidad con los representantesde la Democracia y el Orden, intercambiando con elloscortesías durante las inauguraciones y bienvenidas dela “buena sociedad”. Es una biliosa falta de coraje detodos esos, que nunca han tenido espíritu. De todosesos que sin consecuencias propias, traicionaron a loque fue escrito con la sangre.Porque, a pesar de que estamos endesacuerdo con la ideología y con las alucinacionesdel “levantamiento popular” en las cuales creían lasgeneraciones anteriores, respetamos a aquellos que sedesangraban por sus ideas y morían con las armas enlas manos, orgullosos, sin recibir ninguna recompensa.¿Que, han hecho al contrario, M.Androulakis ylos de su tipo?.Nosólosirvieron,peroelogiaronalaDemocracia,a la civilización burguesa y su cultura, hasta convertirseen sus payasos. Hoy en día, quién se describe a simismo como “artista” tendría que avergonzarse. Losintelectuales y su chusma izquierdosa participan en laautoría ética de éste mundo enfermo. No son simplesarrepentidos, son también apologistas del Sistema.Hasta que su progresista crítica “anti-institucional” semueve siempre sólo en el marco de la decencia y deldiálogo civilizado. En lo que se refiere a los izquierdistasmás radicales, llegan al punto de condenar y rehusar laviolencia revolucionaria, poniéndola al mismo nivel
  • 211. 217que la violencia del Estado. Así pues, después de losúltimos acontecimientos están usando una mentirade lo más inverosímil, una mentira que muestra sudesconocimiento de la Historia: excomulgan a laguerrilla urbana como “la praxis de la violencia ciega”.Sin embargo, los maderos veinteañeros, que resultaronheridos por las ráfagas de los desconocidos, supieronbien la razón por la cual recibieron lo merecido. Alcontrario, las decenas de los pequeños delincuentes einmigrantes -de la misma edad que los maderos - quemueren asesinados por las balas o palizas de los mismosmaderos, ni siquiera consiguen preguntarse ¿porqué?...No somos humanistas, somos sinceros y francos. Laguerrilla urbana nunca fue y nunca será “la violenciaciega”. Los ciegos son aquellos que “ven” a los bancoscomo “las tienditas del barrio”, a los maderos como“chavales que hacen su trabajo” y a la sociedad como“las personas que luchan”.Aquí queremos subrayar algo. El posible peligrode lesión para la abuela con el niño se debe claramenteal criminal “consejo” de la mujer de Androulakis, lacual preocupándose sólo de su pellejo y de la seguridadmaterial de su propia casa, ordenó a su sirviente (asíponiendo también a ella en peligro) de trasladar el bolsode 10kg a la puerta principal del bloque de vivienda. Lagente tiene que entender que no deben inspeccionar nimover objetos “sospechosos”, los cuales probablementesi se encuentran allí es por algo. Además, justamenteporque nuestros blancos son determinados y noaccidentales, siempre avisamos por teléfono para quése pueda evacuar el lugar. La integridad corporal de losmaderos no está incluida en “las medidas de seguridad”que tomamos. Aparte de todo eso, después de queverificaramos la criminal incompetencia de los maderosen su tarea de alejar a tiempo a la gente, a partir deahora, nosotros mismos nos vamos a ocupar de utilizar
  • 212. 218los métodos más “seguros” de colocación de explosivospara golpear exclusivamente y eficazmente al blancoque hemos elegido.Volviendo a nuestro tema, las “sensiblespersonas de la cultura” tienen que dejar sus hipócritassobresaltos y sus rezos humanistas sobre “el uso de laviolencia”. La revolución fue escrita y será escrita denuevo con la consciencia y con la sangre, con los textos yconlasbalas,conlasbombasyconlosencarcelamientos,con las luchas y con los desengaños, también con lasreflexiones amables pero mucho más con los actosbrutos. Aquellos que hablan de “injustificable violenciarevolucionaria”, son los mismos que justifican laviolencia en los calabozos, en las cárceles, la violenciadel ejército, del trabajo, de la escuela. Son los mismosque cada vez hacen declaraciones al estilo “antes lascosas eran diferentes”. La facilidad de los intelectualesde Izquierda para hablar sobre la violencia “justa” delpasado,delaviolenciadeResistenciaydelaluchacontrala dictadura, proviene del hecho que ellos son los únicosque tienen el privilegio que les ha dado la Democraciapara poder ser escuchados. La razón es sencilla. Ellosson los que hoy en día deniegan la validez de cadaexpresión de la violencia revolucionaria, teniendo elperfil de un falsificado pasado “luchador”.Se piensan que esto les da el derecho depronunciar descaradamente sus sofismos, sin tener encuenta que pueden existir las respectivas respuestasy consecuencias. Un poco así se piensa, la aventureragentuza universitaria y los oportunistas de SYRIZA, quequieren organizar la manifestación contra el terrorismoy la violencia. Sería bueno que se dieran cuenta de lasdos verdades. Como primero, ya mostraron de manerairreparable que sus llamamientos y súplicas, tienenmuchosproblemasparareunirunospocoscentenaresde“ciudadanos sensibles” y otros tantos ortodoxos griegos
  • 213. 219de LAOS. Cómo lo segundo, hasta si de hecho hubierauna manifestación de todo el pueblo, ¿se piensan que deesta manera van a presionarnos, y que vamos a acabarcon nuestras acciones por siquiera un momento, quevamos a firmar la tregua? Ya les respondemos: algo asísimplemente endurecerá nuestra postura. Es que darisa. La vida misma nos ha presionado por la rectitudde nuestra postura. ¿Cómo nos va a disuadir un rebañohumano que cada 4 años voluntariamente elige a sutirano? Por esto no vamos a abandonar ni renunciar ala Vida, ni para los intelectuales ni para la esclavitudvoluntaria. En lo que se refiere a los impostoresideólogos del humanismo y “de la revolución” pacífica,que están choqueados por la “salvajez” de los ataques yreivindicaciones, no convencen a los cuales insisten enpensar por sí mismos. Sabemos que los ataques contralos portadores institucionales, cara a cara a la persona(ejecuciones),comomateriales(lasaccionesexplosivaseincendiarias), para los revolucionarios en todo el mundoconstituyen una cuestión crucial para sus pensamientosy emociones. Esto porque resultan ser prácticas que,aunque sea por un momento, contienen la imposicióny hasta el poder sobre el blanco. Por esto los enemigosde la revolución, encabezados por él señor Hrisohoidis,nos describen como “fascistas y dominadores”. Sinembargo, de hecho no tenemos ningún problema conlo que fuese que nos llamen. Pero al contrario tenemosun gran problema con todos aquellos que defienden alPoder institucional permanente, al Poder que ocupanellos mismos u otros. Sabemos que tenemos que serdespiadados. Porque su fuerza se encuentra difusadentro de la red social, nuestro propio movimientotiene que penetrarla desde la intensidad de la tensión.Además, los verdaderamente decididos, losque realmente tienen sed de sangre son aquellos quesiempre ocupan la pantalla de la TV o su propio sofá.
  • 214. 220A ellos sin embargo el Sistema les legitima para serasesinos apasionados. Ejecutan con su telecontrol,maliciosamente y con movimientos lentos, siguiendocon atención los triunfos y caídas de las disponiblesestrellas de cada “reality show”. Se extasían cuando seapunta a algún personaje famoso y se excitan sobre ladignidad de cada uno, que tienen la desgracia de serlas víctimas del interrogatorio televisivo. Les encantade echar a través del ojo de la cerradura televisiva unaojeada a las vidas robadas de otros, pidiendo aún másmisterios, aún más revelaciones, aún más dolor...Tenéis que por lo menos una vez miraros avosotros mismos en el espejo antes de hablar sobrela nueva guerrilla urbana y su violencia. Esta es unacélula caníbal de la sociedad burguesa, disimulada porel teatro de la Democracia y por los portavoces de sucivilización. Desde luego esos últimos, como el hipócritafilósofo de vino M. Androulakis, queriendo burlarse denosotros ironizan sobre nuestro nivel de “educación”,mientras que a menudo se toman prestadas palabras dellenguaje despectivo, del lenguaje de la moral burguesay psiquiátrica. Sus descripciones típicas son “terroristasparanoicos”, “los bebes del terrorismo”, “los niños de losbarrios del norte”. Así hablan, los que de hecho con supropialógicacrearonaesemundo,ysueducaciónadornaa la fealdad de ese mismo mundo. Entonces realmentepreferimos ser paranoicos e incultos. Igualmente, laintensidad de sus calumnias muestra su incomodidady perplejidad. Porque la nueva guerrilla urbana es unatormenta de rabia que no cabe en los predeterminadosesquemas del pasado. No hay sitio para mensajes deesperanza ni consignas optimistas. Aquí no hay lassonrientes caras del mayo de 1968 ni las canciones delmovimiento anti-globalización. Nuestro color es negroy nuestros respiros huelen al fuego. Esto es un nihilismosincero, que tiene la mirada y el corazón enfocado en
  • 215. 221Aquí y Ahora. De esto tienen miedo los líderes y notanto de las armas y los explosivos. De esto y tambiénde la sobria sinceridad de nuestras intenciones.Acabando queremos todavía aclarar una cosay señalar otra más. Muchas veces, casi en cada unade nuestras proclamas, criticamos duramente no sóloa la policía institucional y social, sino que también alámbito anarquista-anti-autoritario. Un ámbito del cualprocedemos, dentro del cual actuamos (por lo menos lamayoría de nosotros), y en el cual conocimos a nuestrosamigos y enemigos, nos organizamos y tambiéncomprobamos su desorganización, donde nos reímos ynos desengañamos, un ámbito al cual nunca vamos atraicionar, a pesar de que a menudo algunos de su cleroy sus acolitas nos “traicionaron”, al fin y al cabo unámbito de cual nació la nueva guerrilla urbana. No esque vemos con hostilidad al conjunto del pensamientoanarquista, sino al contrario, se trata de una crítica a laideología anarquista, y de una ruptura contra el retrasoque lleva consigo el estilo de vida anarco-alternativo,es decir de una revolución dentro de la Revolución...Así ponemos nosotros también nuestra propia piedritafundadora para la creación de la nueva percepción ypráctica, que tiene como objetivo “acoger” a todos estoscompañeros que no caben en las oficiales ideologíasanarquistas.TodosestosNegadoresquenocabendentrode las ortodoxas costumbres sociales de este ámbito, nocaben dentro de sus tradicionalismos y camarillas.Al final queremos señalar, que a partir deahora nos ocuparemos intensamente con la posibilidadde extender la guerrilla urbana. En este contextoinauguramos la colaboración de nuestros grupos.Más, los compañeros de Conspiración de Células delFuego y del Grupo Guerrillero de los Terroristas van aaliarse propulsando la instigación social, mientras queal mismo tiempo algunas de nuestras células seguirán
  • 216. 222colaborando con la Fracción de los Nihilistas. Sabemosbien que nuestra corriente es minoritaria pero a la vezparticularmenteesencial.Nuestraprimerapreocupaciónes el ensanchamiento de nuestra tendencia dentro dela parte radical del ámbito anti-autoritario y dentro delos “sanos” círculos delincuentes. Los ataques y señalesdel fuego desde Iraklio hasta Tesalónica nos llenan defuerza y confirman nuestra convicción de que “¿si noahora, cuando?, ¿si no nosotros, quién?”- - -COMUNICADO AL RESPECTO DE LOSRECIENTES SUCESOS“La vida es demasiado inmensa para nosospechar a las coincidencias”.El escenario tiende ha ser conocido, fastidiosamenteconocido... Unas pocas horas después de nuestroataque contra el hombre de paja Androulakis, la SecciónAntiterrorista detiene en Eksarhia a una chica de 22años como supuesta miembro de nuestra organización.La similitud con las primeras detenciones en el notorio“piso franco” de Halandri es exasperantementepintoresca.Lachicaerayaconocidaporlasautoridadespoliciales,puesto que se presentaba en la comisaría de su barrio cadames,comoresultadodeunadetencióndurantelosdisturbiosen alguna manifestación (lo que va en su honra). Los chicosde Halandri también eran ya conocidos, puesto que, segúnla misma policía, los últimos tiempos antes de su detención,estaban bajo estrecha vigilancia. Entonces, ¿cómo es posiblequelamismagente,lagenteconocidayvigiladaporlapolicía,consigatomarparteenlosataquesconbombasrealizadasenel mismo período de tiempo?
  • 217. 223Al mismo tiempo su detención “fortuitamente”ocurrio sólo unas pocas horas después de nuestro ataque.Esta angustia de las autoridades persecutorias en revelarsu verdadera debilidad y, a la vez “desarticular” nuestraorganización presentándola como éxito, nos pone a pensar.Estoporquetales“éxitos”sedebenalcostedepersonassobrelascualeslosmaderosmismossabenquenotienennadaquever con nosotros. Se les persigue para dar el mensaje, que“en cuanto vais a seguir atacando, en tanto vamos a seguirdeteniendo a la gente...” Un chantaje sin ceremonias.Además es típica la facilidad con la cual la policíaaumenta, como les da la gana, el número de nuestrosmiembros.Aliniciohablabande10-15personas,luegode20-25, mientras que recién en algunas declaraciones se ha dichoalgo sobre hasta 50-60 personas. Sus intenciones son fácilesde entender. Están montando una construcción abierta paraque la policía pueda meter cargos graves a los que muestran“conductas desviadas” al modelo único de la Sociedad.MientrasqueenItalialosfiscalesnecesitaronmontarla ORAI (una organización-fantasma que existió sólo en lascabezas de las autoridades persecutorias, ver “caso Marini”)para poder encarcelar sin pruebas a decenas de anarquistas,ahora en Grecia sus homólogos quieren hacer lo mismo“usando” a Conspiración de Células del Fuego.No obstante, nosotros nos quedamos firmesen nuestra posición del ataque permanente, estamoselaborando nuevos planes con blancos nuevos, yal mismo tiempo observamos los movimientos delenemigo, rabiosamente y con sangre fría. Lo que sucedeno es una venganza entre la nueva guerrilla urbana ylos cerdos de la policía. Tal óptica es muy corta devista y al mismo tiempo resulta ser una trampa, en lacual esperemos que no caiga ningún compañero. Losmotivos son mucho más complejos y profundos.Empezaremos por la coincidencia de los tiempos.La cuestión de la “seguridad del ciudadano” siempre
  • 218. 224constituye una moneda estable para la bolsa de valores dela sociedad. Fue y ésta siendo usada para unir el cuerposocial, el cual en sí mismo no tiene ningún significado. Fueusada antes de las elecciones en el caso del “piso franco”de Halandri para unir el cuerpo electoral del gobierno dederechas, ahora la está usando la socialdemocracia comoun síndrome de miedo a la vista de la manifestación de 17de noviembre y luego por la conmemoración del asesinatode Grigoropoulos. Ya hemos dicho que esas coincidenciasson sospechosas.Sin embargo hay algo más, algo mucho másimportante. Un cambio político-social, un fenómeno nuevoque se difiere a los viejos. Una percepción nueva, una culturanueva, una cólera diferente que provoca la perplejidad delos maderos, sociólogos, fiscales, periodistas, izquierdistasy ciudadanos. Un fenómeno que empezó hace 2-3 años y seencumbró en los hechos de diciembre de 2008. Una gente noadherida a ningún grupo, una gente bastante joven(algunostodavía escolares) que no tiene ninguna propuesta políticaformal, una gente irrespetuosa y excesivamente violentaporque ha sentido la violencia de la hipocresía y de la soledad,una gente que no tiene ni cultura ni charlatanería de losprocesos “revolucionarios” justo porque lo quiere todo ahoray aquí, la gente con “no futuro” en la boca y el desprecio en loslabiosantedecadacargoycadaaxioma,unagenteconmuchascontradicciones, pero a la vez es la gente que sentía algo y lessintió bien... la molotov en la manifestación... una mal escritaoctavillarepartidaporlascalles...elincendioporlanoche...A esa gente quería golpear el Estado y la policía,porqueesagentemolesta.Larecetaprobadaesdesdesiempreel miedo. Las detenciones por “el caso de Células” esbozan elperfildeesagente.Esporquenuestrodiscurso,queexpresamoscuando lo queremos expresar, es sencillo, sobrio, viene de laexperiencia,delacalleynodelasuniversidades,aveceslomalredactadoseemparejamejorconesagenteinsumisayrebelde.Allí es donde el enemigo intenta golpear. Otra vez es sólo “la
  • 219. 225coincidencia” que justo un día después de la detención de lachicade22años,unartículoeneldiario“Kathimerini”dice(locitamosporqueesverdad):“Las autoridades persecutorias se mueven hacia ladesactivación de un circulo de algunas 200 personas, quea pesar de no formar parte de los grupos anarquistasorganizadas,provocanpreocupaciónporqueenpocotiemposerán capaces de instigar grandes disturbios en el centro deAtenas...Noseexcluyelaposibilidadde(probadasenpasado)retenciones preventivas, en donde y en cuando se valoraráquetalcuestiónpodríadisminuirlafuerzamoralyoperativadelosqueparticipenenlosdisturbios...setratadeunacélulade gente joven, de 19-20 años, que tuvieron el primer papelen los disturbios de diciembre de 2008 sin que provinierandel ámbito, que tradicionalmente representa Eksarhia. Supresencia durante todo el período posterior a los hechosde entonces molesta hasta a la parte organizada de losanarquistas,loscualesvensusposturascomoapolíticas..”Los que quieren pensar por sí mismos pueden sacarsus conclusiones. Nosotros por nuestra parte no tenemosla menor intención de callarnos. Al contrario. Pronto vais aentenderquequeremosdecir...“y si esta fuese la última vezque escribiera un poemainsumiso y tristeusado pero integroescribiría una sola palabra“compañero”Mauricio Rosenhof (uno de los líderes delos Tupamaros).Dedicado a los Guerrilleros que siguen luchando y a losque vendránCONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DEL FUEGO/GRUPO GUERRILLERO DE TERRORISTASAtenas, 16 de noviembre de 2009
  • 220. 226*Mimis Androulakis tomó parte en el movimiento contra ladictadura, fue miembro del Comité Coordinador durante larevuelta estudiantil en noviembre de 1973 en la Politécnica. Fueperseguido por la Junta. En la democracia durante casi 20 añosfue uno de los líderes de la Izquierda, luego parlamentario delpartido socialista PASOK. Es autor de muchos libros.** Mikis Theodorakis es un compositor y músico de famainternacional. Siempre un ejemplo del demócrata- izquierdista-nacionalista, en los últimos años se convirtió en un patriotabastante enloquecido. Después del ataque contra Androulakis y lapublicación de la reivindicación escribio una carta al público, encual ironizó sobre las “amenazas” de CCF y, con la típica actitudde tales personajes, mezcla de arrogancia y victimismo, reveló ladirección de su casa, prometiendo dejar la ventana abierta “parafacilitarles que me quemen vivo”. Vasilis Vasilikos es otro de “laélite cultural de la anti-dictadura”, que después de tantos añosaún intenta recoger los bonos de “luchador”. Es escritor, autorde casi 100 libros, se ganó la fama internacional con la novela “Z”que fue luego filmada por Kosta-Gavras.*** Esta es la primera vez que aparece este grupo. Lo particulares que en original griego se usa la palabra de latín “terroristas”,que aunque nunca fue usada antes, la entienden todxs en Grecia,en vez de usar la palabra griega “τροsοκρατες”.- - -Ataque contra la Aseguradora Nacional. Atenas,27 de diciembre de 2009El 27 de diciembre de 2009, a las 23:01 hrs, una bombaexplosó en el edificio de la Aseguradora Nacional,en su planta baja, en la cual también se encuentrauna filial del Banco Nacional, ubicada en el barrioNeos Kosmos(Atenas). La potente explosión, que fueescuchada en un radio de 5 km, provocó grandes dañosa la fachada del edificio.
  • 221. 227ORGANIZAREMOS LA DESORGANIZACIÓNEn estos días la ciudad se deja llevar por el espírituconsumidor de la Navidad, mientras que el universocomercial, satisfecho por el metódicamente realizadoproyecto de represión y control de las manifestacionesen memoria de Alexandros Grigoropoulos, y entoncescomplacido por la consiguiente reducción de los dañosmateriales, pensó que el flujo normal del mercado deconsumo está asegurado y que el Poder ha cerrado suscuentas con los destrozos y perturbaciones de la pazsocial. En las mismas calles donde centenares actuaronviolentamente y en la cual decenas de personasles cayeron cargos penales, en estas mismas callespredomina una atmósfera festiva. Las celebracionesoficiales por todos lados, la gente entra y sale de loscentros comerciales y una sensación de euforia correen el aire. Los ritmos de la ciudad se mueven entre elconsumo por el día y el entretenimiento por la noche.Tomando la posición contra éste clima, decidimosperturbar la tranquilidad de la ciudad, colocando unartefacto explosivo en la sucursal del banco ETE y en lasede de la Aseguradora Nacional.La destrucción material y el sabotaje de losobjetivos económicos desde siempre fueron una partede la estrategia de los grupos de guerrilla y de losrevolucionarios, tanto como la expropiación fue y esuna forma de rechazo al trabajo. Sobre la cuestión dela economía como la esencia del sistema capitalista sehan dicho miles de palabras y se han escrito análisisextensos.Nosotros decidimos ignorar a las estadísticasy pronósticos, de manera que vamos a referirnos a lasconsecuencias que estamos viviendo a diario y a losefectos de esta globalizada dictadura económica.Leyendo entre las líneas y siguiendo las huellas
  • 222. 228de las interacciones de la economía, se puede verificarque el moderno estilo de vida occidental es sin dudaun fabricado estado de asfixia “segura” que encierranuestra movilidad cotidiana en una miseria e inerciamás general. Es un modelo en el cual desde el momentoque naces estás educado para trabajar para luego poderconsumir. Además, cada sistema social-político tieneque asegurar a su propia reproducción, a su oferta ydemanda de mano de obra, a la demanda y el consumode sus mercancías, para que sus propias infraestructurasfinancieras estén en un constante movimiento. En elcontexto del tejido social, el consumo es un procesode auto-realización, en el cual los productos acabandominando a las personas, despejándoles de sushabilidades particulares y de su calidad humana. Dentrode su trillada cotidianeidad no les llena nada verdadero,aparte del esfuerzo de adquisición de objetos con elobjetivo de reconocimiento social.Hoy en día éste esfuerzo resulta más fácil paracada uno, con los créditos aparentemente “alternativos”,con los “bajos” y “prometedores” intereses, sin olvidara todos esos tipos de programas que “cubren tusnecesidades” ofrecidos por los bancos. Los innovadoresanuncios que están usando para engancharnos, cuentanjusto con esa sensación de cobertura y apuestan porella mucho más que lo hace el mercado de los bienesmateriales. Triunfan tanto porque ofrecen la recetamisma de la felicidad y la oportunidad de adquirirla.La gente intenta sentirse completa con los continuosintentos de exhibir y a la vez asegurar sus riquezas enuna sociedad que te juzga según cuanto puedes adquirir.Acabas siendo simplemente lo que posees. La genteendeudada con sus tarjetas de crédito, dirigida por supropia vanidad, intentan llenar el vacío que sienten, unvacío real, comprando ropa cara y los nuevos móvilesde un catálogo de deseos internalizados que parece no
  • 223. 229tener fin. Un sistema que ha creado falsas necesidades,añade sin parar los deseos más y más nuevos. Sinembargo estas necesidades son indispensables parael armonioso funcionamiento del sistema económico,puesto que suministran el flujo incesante del dinero.Este simulacro de la felicidad representado por lasartificiales sonrisas de aquellos que llevan bolsas llenascon nuevos productos, están allí en cada esquina y nosinvitan a cada uno de nosotros a participar en éstadesenfrenada fiesta del consumo.Hasta las necesidades más básicas parasobrevivir, como la necesidad de comida y de agua,están manejadas a través del intermediario de laeconomía misma y así se convierten en relacionesde negocio. El trabajo asegura la supervivencia y sepresenta a sí mismo como el único camino de “la vidadigna y legal”. Es decir, en la conversión de cada uno ycada una de nosotros en la unidad productiva a travésde un conjunto de chantajes, que imponen la legalidady dan a entender las consecuencias en el caso que nolas sigamos. Por tanto cada uno y una van tirando solo,trabaja para vivir, vive para consumir y se enajena desu propia existencia, y como consecuencia, de todos losdemás.Por lo tanto las relaciones humanas acabansiendo mutiladas. La ansiedad, el estrés, la depresióny el conformismo vanidoso son los sentimientos y losestados que reinan hoy en día. Los valores y los idealesde la civilización moderna provienen de la T.V y otrosmedios de comunicación de masas: el exhibicionismo,la caza por la fama, la oportunidad del sueño. Laeconomía, usando la singularidad del espectáculo cubrehasta las más grandes distancias dentro de la sociedad.Laseparaciónabsolutaentredesigualdadesestáabolida.Ya todos pueden tener las oportunidades, todos puedentener suerte de llegar a ser alguien. Este es el modelo
  • 224. 230de la persona occidental. La promesa de la economíalibre.La permanente caza por la acumulación de lariqueza, que es la piedra fundadora de ésta sociedad,no nos deja fríos e indiferentes, más bien nos conduceal deseo y precipitación de destruirla. Para aquellos alos cuales la verificación de los hechos mencionadosprovoca un sensación de repugnancia contra loexistente, estimula a un emergente (que puede queen futuro se cristalizará) y fuerte cuestionamiento alSistema en sí, generando un ánimo de rechazo contralos valores contemporáneos, que el Sistema ha previstoy ha puesto como irrevocable ultimátum: la obedienciao el castigo. Es decir, el rechazo contra el Sistema y laruptura total con él, también reservan para nosotros lascorrespondientes consecuencias.Nosotros elegimos la dignidad del Rechazo ynos dirigimos por los caminos nuevos de la deserción yde la coherencia. Nuestros rechazos los ponemos en lapráctica ahora.En lo que se refiere al rechazo del Trabajo,es el rechazo que hace posible el desenganche delRevolucionario de la esclavitud asalariada, por lo quepuede ser amo de su propia vida, puede disponer sindistracciones de su tiempo y pondrá todo de sí mismoen la guerra contra el Sistema. Es una contra propuestaa lo presente, una elección digna que no podría faltarentre la pléyade de las prácticas que usaron y usan lagente del amplio ámbito subversivo-revolucionario.Por esto nos declaramos solidarios con elcompañero G. Dimitrakis, condenado por el atraco alBanco Nacional en la calle Solonos realizado en enerode 2006, y con sus 3 compañeros a los cuales les hanpuesto precio a sus cabezas, y que eligieron definirse así mismos en vez de dejar que algún juzgado negociarásu libertad. Como las personas que atacan al Sistema,
  • 225. 231reconocemos las caras desconocidas como nuestroscompañeros por sus actos y sus palabras, y a pesar deque no nos conocemos, sentimos que compartimos lamisma llama.Enviamos nuestros saludos revolucionarios alos $hilenos Freddy Fuentevilla y Marcelo Villarroel,extraditados por el estado argentino al estado $hilenoy acusados del asesinato del madero y del atraco albanco.Saludamos al anarquista preso Gabriel Pomboda Silva, quién el 20 de diciembre empezó la huelgade hambre en la cárcel alemana de Aachen. Nuestroataque se enmarca en la semana de acción que élmismo ha convocado desde la cárcel para la solidaridadinternacional.En lo que refiere a Grecia, no olvidamos alanarquista Ilias Nikolau, al revolucionario PolikarposGeorgiadis, a los anarquistas revolucionarios HarisHatzimihelakis y Panagiotis Masouras, el tercero enprisión preventiva M.G., tal como no olvidamos a todoslos perseguidos en relación al mismo caso.El domingo de 27 de diciembre atacamos eledificio de la Aseguradora Nacional. Nos acercamos allugar en la confluencia de las calles Galaxia y Sigrou,y dos de nuestros compañeros colocaron el artefactoen la fachada lateral del edificio, mientras que otrosdos constituyeron el grupo de vigilancia. La amplitudde los destrozos materiales se debió a la aumentadafuerza del artefacto, material explosivo que será usadotambién en el futuro. Este aumento es el resultado dela cooperación entre nuestra célula y compañeros delámbito de desarrollo revolucionario. El tiempo dadopara vaciar el edificio fue determinado para informaral público y a las fuerzas que utilizó la policía alrededordel lugar. En el futuro vamos a definir el margen deltiempo dependiendo de la particularidad geográfica-
  • 226. 232urbanística de cada objetivo. Nuestro objetivo sonlos daños materiales y señalamos a la policía comoresponsable de vaciar a tiempo cada lugar.Tenemosquemencionarquelascontinuasfarsassobre supuestos artefactos explosivos, si bien en ciertaforma desorganizan el funcionamiento del Sistema,en un caso real están creando problemas, porque ni lapolicía ni los centros que reciben las llamadas les tratanya con una seriedad necesaria, por los que quienes lasrealizan son los únicos responsables de lo que puedepasar.Teniendo como propuesta la acción subversiva,como el apoyo la fuerte voluntad y como el corazón lacreación destructiva, llamamos a la acción y ataquedifuso.TENEMOS LA GUERRA CONTRA LA ENAJENACIÓNY CONTRA TODO LO QUE PROFESA ESTASOCIEDAD.LOS DÍAS DE VUESTRA OPULENCIA ESTÁNCONTADOSGRUPO GUERRILLERO DE LOS TERRORISTASCONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DEL FUEGO- - -Bomba delante del Parlamento. Atenas 9 deenero de 2010El 9 de enero de 2010, a las 19:59 hrs. una bomba,colocada en la cesta de la basura, explosó delantedel Parlamento, cerca del monumento del SoldadoDesconocido. La explosión fue precedida por unallamada de aviso realizada 15 minutos antes al diario“Eleftherotypia”.
  • 227. 233LA DEMOCRACIA NO GANARÁ“...esto es un país muertoesto es un país de cactusaquí se levanta a los ídolos de piedraaquí reciben la suplica de la mano de unhombre muertobajo la luz de la estrella que se apaga...entre la idea y la realidadentre el gesto y la accióncae la sombra.La vida es muy largaentre el deseo y el espasmoentre la fuerza y la existenciaentre la esencia y la decenciacae la sombraPorque tuyo es el reinoPorque tuya es la vidaAsí se acaba el mundono con un gemidosino con el estruendo...”(la modificación de parte del poema deT.S. Elliot “The hollow man” dedicadoa Guy Fawks, el cual intentó volar elParlamento Británico)Si hoy en día parece impensable hablar contrala democracia sin ser calificado como conservador ofascista, es porque la propaganda reside en las casas yen los cerebros de los siervos de esta misma democracia.Sin embargo, el totalitarismo democrático no tiene nadapara envidiar de los anteriores regímenes despóticos.El nepotismo, aristócratas, cortesanos, favoritos,empresarios, intermediarios, contratistas y editoressiguen mandando la vida social, mientras que al pueblo,
  • 228. 234“los de abajo” le tocan injusticias como siempre y comosiempre está dispuesto a ser engañado.La sociedad con pasividad les sigue aguantandoy al mismo tiempo desea de encontrarse en su posición.La ambición de hacerse rico fácilmente, de unaespectacular subida social, de una carrera profesional,de acumular bienes, de asegurar los objetos y de laspuertas cerradas dos veces: esto es lo que prometela prosperidad democrática. De ésta manera losvoluntariamente esclavizados siervos se entregan altotalitarismo del dominio capitalista, un totalitarismocon fondo democrático. La explotación del trabajoy de la vida misma se intensifica, las desigualdadeseconómicas se ensanchan, las policías en todo el mundose militarizan, el espectáculo reina y la degradación, aveces material a veces intelectual, es la opción que eligenlos súbditos. La mayoría de esas cosas no son para nadanuevas. Más o menos, así se presentaba el tablero dela vida social de la gente bajo el yugo de cada Poder.No obstante hoy en día, la democracia está adornandoal tablero. La democracia es un golpe de estado, quepor las calles no pone tanques sino cámaras de TV ymicrófonos de periodistas. La democracia gobierna conel poder de su propaganda. Así el trabajo está protegidopor la constitución como un derecho supremo, lasdesigualdades económicas son simplemente un logrodel libre mercado y de la competencia, el espectáculodefiende a la libertad de expresión, y la miseria, aunquepuede que tocará la puerta de tu vecino pero la tuyano, pues que te importa... Los coches confiscados, lasinterminables colas en la Seguridad Social, las torturasen las comisarías, las nuevas ofertas de las empresasde móvil, las pantallas planas, los subsidios paradesocupados, los problemas psicológicos y sobre todola soledad, las explosiones de la arrogancia nacionalistay las cuotas mensuales sin pagar: todos esas cosas
  • 229. 235sellan el nuevo contrato social de la democracia enlas metrópolis de Occidente. Y lo más importante, esque todo eso no fue hecho a la fuerza, no fue hechopor las ordenes de militares de alguna Junta. Se tratade “las esplendidas conquistas del Pueblo”. Por estosostenemos que la democracia es la técnica y la cienciaque usa el poder para no ser percibida como la opresión.Capitalismo es el jéfe y la democracia es un portavoz dela prensa. No somos tan estúpidos para pensar que “los300 elegidos del Pueblo” están realmente encargadoso tienen algún poder. Evidentemente son sólo gestoresdel equilibrio y ejecutan las órdenes del Estado, ellosson “señoras y señores honrados”. Además, la mayoríade ellos no se pueden ni tomar en serio. El papelprincipal de la democracia es funcionar como cubiertapara la máquina bestial del capitalismo. Para el Sistemaes sólo la vitrina-modelo, detrás de la cual reboza laeconomía mafiosa y negocios sucios. “Lava el dinerosucio”, mantiene su perfil “limpio”, consigue “pagar”a todos, desde el empleado del aparcamiento hasta elcantante famoso, dispone de un ejército de matones,desde la policía oficial hasta los agentes para-estatales,mientras que sus clientes (el Pueblo orgulloso) siemprepagan a la hora.Este punto sería para nosotros un gran errorpasarlo por alto, dado el importante papel que tienenen ese negocio los periodistas. En la democracia de hoy,el papel mediador que tradicionalmente pertenecía alos partidos, lo juegan los medios de comunicación. Noes fortuito para nada el hecho, que siempre la crecienteoleada de los cargos políticos proviene del granperiodismo (Rousopoulos, Panagiotopoulos, Kanneli,Efthymiou, Dinopoulos, etc...).Se trata de una avanzadaestrategia mediática de la democracia. Está ya claro quelos políticos y los periodistas trabajan mano en mano.Pude ser que en las noticias y emisiones informativas sus
  • 230. 236discursos difieren, depende de quién habla y el interésde a quién se hace el favor, pero siempre se trata de lomismo: justificar y defender el sistema democráticoenfrente al público. Todas las charlas y peleas televisivasacaban allí. Desde luego, para conseguirlo se inventanun imaginario diálogo entre los políticos y la sociedad,con los periodistas como intermediarios. Por esto estánusando la Verdad de la “opinión pública” democrática.Se implora la construcción de una “inquebrantable”verdad, la cual nadie se atreve a cuestionar. La verdaddel sondeo, de las estadísticas, de los números. Asíla opinión pública se convierte en un cliente de lospartidos y los partidos en sus clientes. De tal manera lospolíticos y periodistas moldean las relaciones sociales,las determinan o permutan según les conviene. Almismo tiempo las relaciones cambian, puesto que lossondeos que se suponen que vienen de la sociedad, al finy al cabo la moldean a través del espectáculo y acabandefiniéndola. Así el pueblo siempre tiene la razón, talcomo el cliente.A través de esta peculiar relación cliente-vendedor la democracia aliada con los medios,trasforman las conductas sociales. Especialmentehoy en día se extiende la epidemia del consumodel miedo. Por un lado, los educados “a la EstadosUnidos”, funcionarios del Ministerio de la Policía consus imaginativas declaraciones y escapes sobre losterroristas despiadados, y por otro lado periodistas consus mordaces titulares y reportajes sobre “el aumentode la criminalidad” y “la violencia e inseguridad”. En elmismo saco se meten situaciones diferentes y hechoshasta contradictorios, como los atracos a bancos conrobos al tirón, los ataques incendiarios con ajustes decuentas entre mafiosos, los secuestros de gente rica conlos círculos de trata de blancas y prostitución, se pone elprecio a las cabezas de 3 compañeros y al mismo tiempo
  • 231. 237a las cabezas de los que atacaron a Kouneva.De ésta manera se restablece la demanda deseguridad y se crea la ideología del miedo. Mencionamosa esos ejemplos porque a través de ellos podemosver bien el grado en el cual funciona la democracia.De hecho todas esas declaraciones no tienen comoobjetivo afrontar a “ la criminalidad”. Por otra parte,“la criminalidad” hace un servicio al interés del Estado.Pues, el objetivo no es ni la seguridad ni el orden sino sureflejo espectacular. Lo mismo pasa con la democracia.Cuando el oficial ministro de la Policía declara que“no convertirá a Atenas en una ciudad dominada porlos policías”, cuando se reúne con los representanteslocales sobre el tema de la criminalidad y cuandosostiene que tanto las comisarías como el Parlamentoseguirán estando “no protegidas” para de ésta maneradefender las libertades democráticas, simplemente nodice la verdad.Porque en realidad la democracia es un reflejoespectacular y un substituto de la libertad. Hasta queexista la democracia no habrá libertad. Por supuesto,dejando de lado esos trucos y tratos, hasta si existierala verdadera democracia, nunca seríamos capaces deentender ese axioma que invoca la razón “objetivo”de muchas personas. La historia ha mostrado que nopodemos tener ninguna confianza en la opinión de lasmasas. La gente que voluntariamente adopta el término“Pueblo” y habla como su parte, al estilo “nosotros, elPueblo lo pagamos todo”, abandona hasta la últimaconfianza creativa en sí mismos y se dejan en las manosde sus líderes. Esto es el Pueblo. Una masa escandalosacon cabeza agachada, que se queja sin parar, que tienemezquindad y psicología de un populacho capaz derebajar su propia vida a un reiterativo funcionamientoy seguimiento de las reglas. No hay ninguna razónpara respetar sus crisis y sus elecciones. Deseamos a
  • 232. 238un mundo en el cual cada uno individualmente tomaráresponsabilidades de sus propios actos, comunicarásus pensamientos, intercambiará argumentos, tendráel coraje de tener su propia opinión, aunque está fueracuestionada por la mayoría, sin esconderse detrás deportavoces e intermediarios.En la democracia el votante nunca estásatisfecho ni con su vida ni con su alrededor. Siempre sequeja sobre algo, se indigna, se enfada y protesta, y cada4 años envuelve su consciencia en una papeleta de votarpara una vez más apoyar al Sistema. Toma decisionestan importantes para su vida como “¿quién votar enlas siguientes elecciones?, creyendo que alguien másadecuado, más correcto y justo vendrá a ocupar el cargodel anterior. De hecho obstinadamente se niega deadmitir, que nadie sino él mismo sería la persona máscompetente para tomar su vida en sus propias manos,porque si lo admitiese se tendría que confrontar conel vacío que siente, con los años de resignación, con elhecho que toda su vida la pasó en el cautiverio, y asítendría que admitir el hecho que fue un esclavo. Nadie escapaz de admitir que fue una víctima del engaño, porquenadie está dispuesto a rebajarse tanto a sí mismo comopara aceptarlo. Así siempre prefiere culpar a los otrospor su desgracia, culpar a los políticos incompetentes,a los inmigrantes, a los terroristas y nunca a sí mismo.Nadie es capaz de herir a su propio pequeño Ego, apesar del hecho que todo el tiempo deja que el Sistemale de patadas. Sin embargo, para nosotros se trata decuestionar y romper con cada sistema autoritario, noimporta si es neoliberal, o como se llame. Asumimosque la fuerza para gestionar nuestras vidas se encuentraen nosotros mismos y la decisión sobre cómo queremosvivir tenemos que tomarla nosotros mismos. Es algo queel votante se niega a percibir: el poder de uno mismode traspasar los obstáculos que le bloquean el camino,
  • 233. 239las prohibiciones, los valores morales, los ideales, y porfin definir a su propio Ego así como él mismo lo quiere.Por lo tanto consideramos que el votante mismo es elmás responsable de las cosas que le pasan, puesto quesu situación sé perpetua debido a sus propias eleccionesy decisiones.“...Todas las cosas que nos dan miedo sonconsecuencias del Sistema, y quien provoca el miedo esel votante dentro de nosotros, el cual apoya al Sistema...”(de la entrevista con preso V. Stefanakos*)Dentro de todo eso, la nueva guerrilla urbana“... no es una seca propuesta política, sino la dimensiónrevolucionaria del problema existencial de los sereshumanos. El cambio a la acción ilegal derroca a loslímites de una supervivencia miserable y rutinariay da forma a un “ser” revolucionario...” (El Grupo deSolidaridad internacional Revolucionaria HristosKassimis). Lo de empezar a luchar significa que dejasde verte a ti mismo con los ojos del Sistema, que ya nodejas que te limiten las obligaciones, y que te liberas delmiedo. Esta necesidad urgente de liberarse a sí mismopuede encontrar su solución en los grupos guerrillerosy en las alianzas revolucionarias. Es muy lógico el hechoque el enemigo afronta a estos intentos usando el idiomade las mentiras y calumnias. No nos impresiona cuando,una vez más, la propaganda democrática recurre a losartificios baratos como “la teoría de la olla compartida”.Lasupuestaexistenciadeunabasecentral,delosgrandesjefes, de un especializado fabricador de bombas y deuna caja revolucionaria común: lo inventan para aislara la nueva guerrilla urbana y presentarla como la obrade una oscura camarilla de personas con conexionessospechosas. Sin embargo, en la realidad las cosas sonmucho más sencillas. Es suficiente con la conciencia y lafirmeza de alguna gente, que ponen fin a la costumbre deuna simple supervivencia, y que pasan de la resistencia
  • 234. 240al ataque, y afrontan la cuestión de la liberación, no enalgún futuro vago para las generaciones que vendrán,sino aquí y ahora para si mismos: Así se está creandoun grupo de guerrilla. No obstante, el adversario quiereque la historia se repita como en una farsa. La “teoríade la olla compartida” es una copia exacta de “la teoríade las gotitas”, inventada durante la época del cambiopolítico. ** Entonces la mentira decía que tanto en losgrupos de guerrilla urbana como en los enfrentamientossociales y disturbios participaron los fascistas y fieles dela Junta, que tenían como objetivo la desestabilizaciónde la democracia y así el retorno de la Junta. Tambiénentonces se hablaba de “obscuros centros de decisionesy bases centrales”. Es una estrategia fija del Estado:cuando este no quiere reconocer algo, lo “explica”de la manera que le conviene. El Poder falsifica a lahistoria pretendiendo impedir al ensanchamiento delos métodos de la guerrilla urbana. Porque la existenciade una red difusa de guerrilla urbana dispersa portoda Grecia es ya evidente. Las viejas y las nuevasorganizaciones incendiarias anarquistas, los asaltos eincursiones en pleno centros de las ciudades (tal comolo hizo en diciembre de 2009 el grupo “Anarquistas dePraxis” en Kavala) demuestran que en todo el dominiocapitalista griego, ni siquiera la provincia, consideradacomo la “zona detrás del frente” nunca más será unlugar seguro.En el marco de esta estrategia, por la tardedel sábado del 9 de enero colocamos un artefactoexplosivo en el patio de enfrente del Parlamento,cerca del Monumento del Soldado Desconocido. Doscompañeros se acercaron al lugar mientras que otrosdos constituyeron el apoyo un poco más lejos. Los dosmaderos que estuvieron desde mucho tiempo y a ladistancia de algunos 8 metros del lugar donde se dejóel artefacto, no nos provocaron ningún problema y así
  • 235. 241pudimos colocarlo. En lo que concierne a ese lugar como“inconquistable”,respondemosquelafirmeza,elplanylafantasía son las armas con las cuales los revolucionarioslogran conseguir lo que parece “imposible”. Un edificioimponente, de “origen” monárquico, el templo de lademocracia rodeado por los más modernos sistemasde vigilancia y por una cantidad de policías noimpidieron de realizar nuestro objetivo. Atacamos justoa ese símbolo, al prestigio de la democracia sin ningúnescrúpulo ético. Cada lugar tiene su punto vulnerabley la satisfacción de encontrarlo nunca se nos quitará.Ahora, al respecto al juego mediático sobre que “lossoldados se quedaron en el lugar de la explosión y estofue heroico de su parte”, tenemos que decir que se tratapor lo menos de unas inexactitudes. Obviamente, de loque sabemos tanto nosotros como el enemigo es que lossoldados fueron trasladados a una parte más alta delpatio para que tuvieran una protección adecuada aúnantes de la explosión. Tanto nosotros como los técnicosde la Policía sabemos que cada uno que se quedara enun radio de 10 metros resultaría, por lo mejor, herido.Al final queremos señalar que después de unos 4 mesesdesde la supuesta “desarticulación” seguimos muyactivos. La fiesta mediática después del asalto policiala una casa de estudiantes en la cual no fue encontradonada que se pudiera conectar con nuestra organización,pone en evidencia la postura vengativa del Sistema.A una gente se les apunta, a otra se les encarcela ylas persecuciones no se acaban. Todo a la base de suidentidad política, sin ninguna prueba que tenga enalgo que ver con nosotros.Nuestra organización no ha sufrido ningún golpe,al contrario: continuamente nos hemos fortalecido enlos marcos del Desarrollo Revolucionario. En cada casonuestros actos hablan por sí mismos. Ante la democraciano mostraremos ningún respeto sino la rabia y el ataque.
  • 236. 242EXIGIMOS LA LIBERACIÓN INMEDIATA DE LOS 3ACUSADOS DE SER MIEMBROS DE CONSPIRACIÓNDE CÉLULAS DEL FUEGO.EXIGIMOS EL CESE DE LAS PERSECUCIONES DE LAGENTE ACUSADA DE SER MIEMBROS DE NUESTRAORGANIZACIÓN.LA PROLONGACIÓN DE SU CONDICIÓN COMOREHENESESUNARAZÓNMÁSPARAINTENSIFICARNUESTROS ATAQUES.No olvidamos a los Guerrilleros Urbanos y alos Rebeldes Insumisos, que perdieron su vida en lalucha contra el Sistema y por la dignidad y libertad: H.Kassimis, H. Tsoutsouvis, M.Prekas, H. Marinos, H.Teberekidis.Mandamos nuestra solidaridad al Guerrillero DimitrisKoufodinas, que se encuentra en las celdas blancas dela democracia.EL GRUPO GUERRILLERO DE TERRORISTAS/CONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DEL FUEGO.*Vasilis Stefanakos es uno de los grandes nombres del llamado“crimen organizado” en Grecia. Actualmente está encarcelado enla cárcel de Larisa y es el único preso en el país con su propio blogen Internet, manejado a través de sus “cómplices”. Sus escritosreflejan la crítica al Sistema, también mostraron su apoyo a loschicos detenidos por “el caso de Células”, pero fue muy críticode la bomba enfrente de Parlamento y justificó el simbólico“inocente” Monumento del Soldado Desconocido y soldadosjóvenes que lo vigilan (y al mismo tiempo hacen guardia enfrentedel Parlamento).**Se trata de un período más o menos desde fines de años 70hasta 1990.
  • 237. 243Triple ataque antifascista/antiracista en Atenas,19-20 de marzo de 2010El 19 de marzo de 2010 a las 8.46 de la mañana unapotente explosión destruyó por completo la sede de“Hrisi Avgi”(Amanecer Dorado), la organización neo-nazi más importante de Grecia, y rompió las ventanasen los edificios de al lado. A las 8.25 se realizó unallamada de aviso al diario “Eleftherotypia”, en la cualsepidiódeevacuartantoeledificiodondeseencuentranlas oficinas de nazis, como también el hotel justo allado y desalojar toda la calle Sokratus enfrente. Elexplosivo conectado a un retardo de relojería estabaescondido en una caja de zapatos dentro de una bolsade plástico y fue colocado justo delante de la puerta de“Hrisi Avgi”, en el quinto piso del bloque.A las 2.05 de la madrugada del 20 de marzoun artefacto explosivo de pequeña potencia explotó enla puerta del bloque de vivienda ubicado en barrio dePatissia, en el cual reside Anuar Igbal, el vicepresidentede la Asociación Griego-Pakistaní. En el pasado Igbalcooperó con el Ministerio del Orden Público y encubrióel caso de secuestros y torturas de varios inmigrantespakistaníes por parte de los servicios secretos griegos,los cuales presionados por CIA buscaban “terroristasislámicos”.Laexplosiónfueprecedidapordosllamadasde aviso: una al diario “Eleftherotypia” y otra al canalde TV “Alter”.El sábado 20 de marzo a las 15.58 un artefactoexplosivoexplotóenfrentedeledificioenelcualsealojanla Dirección de Traslados y Dirección de Extranjerosde la Policía. El recinto situado en la avenida PetrouRalli alberga la cárcel para inmigrantes (al estilo deCIE español). El artefacto compuesto del materialexplosivo y un retardo de relojería colocado dentro deuna bolsa al lado de la tapia del edificio, este provocó
  • 238. 244daños en la cercana parada del autobús, en la tapiamisma y en las tiendas del otro lado de la calle. Laexplosión fue precedida por llamadas del aviso a losdos mismos medios de comunicación que la anterior,en las cuales también se indicó parar el tráfico de laavenida.DILEMAS EN TIEMPOS DE GUERRAUn par de palabras sobre lo general y ciertasobservaciones.Dentro del ambiente social de los regímenes capitalistasfrecuentemente surgen y se desarrollan fenómenoscomplejos y difíciles de gestionar para el Sistema.Afrontarlesesunapermanenteapuestaparael Dominio.No son sólo las propias condiciones en las cuales nacen ysegenerantalesfenómenos(queademásvaríanentresi),sino que también multifacéticas consecuencias que ellasprovocan en los diferentes sectores de la población. Lacuestióndelainmigraciónresultaserunodelosejemplosmás clásicos, en lo que se refiere a su surgimiento ydesarrollo pero también a la manera en la cual ha sidoenfrentada. Las olas de inmigrantes aparecen en Greciaen los años 90. Proceden principalmente de Albaniay llegan al territorio griego en una época de cambiossociales grandes. El bloque del Este se derrumba, losBalcanes se están desestabilizando y Grecia resulta serel único poder estable en toda la región, en el períodoen el cual ella misma se intenta recuperar de suspropios problemas de finanzas. El Sistema se sacudepor manipulaciones políticas de las épocas anterioresy las tesorerías del Estado tienen un gran déficit,debido a los escándalos económicos del año 89. En esteperíodo difícil, el Estado abre la frontera y deja entrara una muchedumbre de Albaneses y gente del Epirosdel Norte*, los cuales al principio poblaron las zonasrurales. El gran desplazamiento de la población local
  • 239. 245deja a la provincia griega en un estado de abandono.Los inmigrantes aportan al campo y representan sudesarrollo.Al mismo tiempo cubren los puestos vacantesen trabajos manuales, los cuales los griegos dejan paralanzarse a los trabajos mucho mejor pagados ofrecidospor el desarrollo del tercer sector de la producción.Pues, hay un enorme aumento de los servicios y unexento de inversiones en miles de pequeñas empresasy negocios. Luego, cuando su economía fue recuperada,el Estado griego cierra de nuevo sus fronteras, tantohacia los albaneses como también hacia todos los otrosinmigrantes que ya llegaban de todo el bloque delEste. Así, los miles de inmigrantes están empujados ala condición de ilegalidad. Sin derechos, sin capacidadde pedir cualquier cosa y sin siquiera saber el idioma,todos ellos serán la fuerza laboral más explotada entoda la historia del país. De este modo, el progresoeconómico muchas veces está manchado por la sangrede centenares que murieron en accidentes laborales. Elcapitalismo griego resultará de ser un pequeño “milagrodel progreso”, parecido al “milagro alemán” (claramenteobservando las analogías) de un par de décadas antes.El desarrollo de la economía rural y del sector de laconstrucción fueron acompañados por la afluencia deldinero negro que proviene de los círculos que manejanel tráfico (ilegal) de armas, de mujeres y del negocio dela drogas. En los años siguientes miles de inmigrantesvinieron de África y Asia, de países sacudidos porguerras de intereses económicos, por guerras civiles ydictaduras, y llegaron a Grecia, la cual por su condicióngeográfica es junto a Italia un cruce hacia Europa. ElEstado griego durante años explota a los inmigrantes,sin al mismo tiempo tener algún tipo de infraestructurasque pudieran “acoger” a una afluencia migratoria tanenorme. Todo el tiempo se muere la gente en la (minada)
  • 240. 246frontera con Turquía, mientras que los cadáveres,entre ellos también el de los niños, se amontonan enlas costas de Mar Egeo. Dentro de la Unión Europea,Grecia resulta ser un “ejemplo negro” con respecto a supolítica de inmigración. Los inmigrantes se amontonanen las chabolas al lado de los puertos y ocupan losedificios abandonados donde sobreviven apilados encondiciones de miseria. Para afrontar este problema,pero principalmente respondiendo a las presioneseuropeas correspondientes a los intercambioseconómicos (prestaciones comunitarias) se construyenlos primeros centros de “acogida” para inmigrantes.Esos centros en su esencia resultan ser unos camposde concentración, que no se diferencia en nada a losnormales calabozos y cárceles, aparte de que allí uno“reside” por un tiempo indefinido.Cabrón uno no nace sino se hace.Con la llegada de la primera oleada deinmigrantes (en su mayoría albaneses y gente deEpiros del Norte) el racismo se expresa a través de laarrogancia patriótica con pequeñas pero fuertes dosisde nacionalismo. Los neo-griegos de esa época tomanparte con la soberbia en el ensueño europeo de laComunidad Económica Europea, así en la corriente delhacerse rápidamente nuevo-rico y en la modernizacióncapitalista de la economía nacional (publicidad, sectorde servicio, empresas privadas). Por otro lado son losalbaneses que vienen de la sociedad comunista, deuna economía cerrada de Hodxa**, y están privadosde bienes consumistas y así son inexpertos en lascomodidades cosmopolitas del Occidente.Estéhechorefuerzatodavíamáslaconfiguraciónde los clichés sociales, los cuales encarnan con fidelidada ambos lados: por un lado los griegos se convierten en
  • 241. 247los dueños de un “mundo mágico” de la economía deservicios e imágenes consumistas, y por otro lado losalbaneses son degradados a gente de segunda categoríay su nacionalidad se convierte en un insulto o blanco debromas. Al mismo tiempo la mayoría de los albanesesse vuelven codiciosos, viendo desconocidos para elloshasta ahora, “bienes” consumistas expuestos en laspantallas de TV y escaparates, y quieren adquirirlosde cualquier manera. Así todos intentan ahorrarel dinero para comprar “el billete mágico” para lascomodidades capitalistas. Algunos trabajan 12 horasdiarias sin seguridad social en la construcción o en loscampos, mientras que otros eligen un “camino corto”aumentando sus ingresos a través de robos y hurtos,con toda la violencia de las emociones reprimidas porla humillación que están tolerando, la cual a menudoes el resultado de la “hospitalidad griega”. Y todo esoen intensos colores blanco-azules de honor a causa delirredentismodeEpirosdelNorte,quefuepromocionadaen aquel periodo por los medios de comunicación. Elcaso de MAVI (la incursión armada de los griegos deextrema derecha que terminó con la ejecución desoldados albaneses), tanto como la historia del capitánVraka (lanzamiento de las octavillas nacionalistas sobreel territorio albanés desde un aeroplano de agricultura)son un extremo derechista desafino de una época, enla cual el irredentismo nacional es visible y difundidapor todas las “casa de familia”, tabernas, cafeterías,en las calles y plazas. Por otro lado los albaneses, asíreceptores de ese desprecio, como respuesta al racismocon el cual se les afronta, empiezan a defender supropio nacionalismo. La falsa megalomanía que sueñasobre la “Gran Albania”, su propio irredentismo conrespecto a la región de Tzamouria, e inspirado porEstados Unidos UCK***, hasta los festejos con lasbanderas nacionales albanesas en la plaza Omonia
  • 242. 248cuando ganaron al equipo nacional de Grecia, sonalgunos de los ejemplos sobre donde ponen la fronteraen sus cabezas tanto a los “fuertes” como a los “débiles”.El segundo flujo migratorio desde la Europa del Estefue menos masivo y ocurrió en la sombra del primero.Bastantes de ellos, principalmente gente de descendenciagriega nacidos en democracias soviéticas vienen y creansus propias barriadas (por ejemplo los llamados “ ruso-pontos “en Tesalónica y en Menidi),a la vez preservandosu patriarcado de familia y desarrollando su propiadelincuencia guetizada. A ellos se les ve con un racismosimilar a ese con cual en los años 20 se afrontaba a losrefugiados de Asia Menor o Vlachos. El desprecio con unpoco de comprensión. Lo contrario ocurrió con el tercerflujomigratorio(afganos,iraquíes,pakistanís,africanos),los cuales ha creado un nuevo tipo de relaciones. Ahora elracismo hizo una vuelta, desde un racismo “nacionalista”hacia uno “cultural”. La gran mayoría de los griegosafronta a los nuevos inmigrantes con una presuncióncultural. Al contrario que los albaneses y ,de uno yotro lado irredentizados por “complejos vecinales”, losmiles de recién llegados inmigrantes tienen una “otra”y “extranjera” cultura y fanatismo religioso, y tambiéncon muy diferentes características raciales, tambiénsu nivel de vida es mucho más miserable y degradado.Además, para la mayoría de ellos Grecia no representael destino final sino una parada intermedia en su viaje(ver el vivaque en el puerto de Patras). Esa condición amenudo les convierte en unos rebaños que se muevende modo parasitario debido a la temporalidad de suestancia y eso a su vez provoca tensiones con el elementolocal. En lo que se refiere a los que se quedan en Grecia,la mayoría de ellos no quiere “helenizarse” culturalmentesino simplemente legalizar sus papeles. Por esto desdemuy temprano han creado sus propios guetos (barriosde Egaleo, Neo Kosmos, Kolonos, Patissia), sus propias
  • 243. 249tiendas, sus propios templos religiosos, sus propiasmafias. Naturalmente florecen entre ellos también unosnacionalismos basados sobre los residuos nacionalistasque tienen sus fuentes en sus países de origen, lo queprovocafrecuentementepeleasocuchilladas(porejemploentre hindúes y pakistaníes). Igualmente, el desprecioracista que reciben de parte de los griegos, lo devuelvena través de las actitudes agresivas contra cada uno queno es “suyo”. Los casos como el ataque a la casa de unospakistanís en Kolonos o los enfrentamientos en Egaleoson el resultado de las actitudes prepotentes de este tipode populismo y no de algún organizado ataque fascista.Esto está claro tanto por el tipo de ataque (la mayor partede los agresores son muy conocidos por el barrio) comopor el hecho de quienes fueron los atacados (en el caso deKolonos, donde fueron reconocidos los escolares de unaescuela de al lado, entre ellos también inmigrantes dela segunda generación). Sin embargo, nuestro objetivono es hacer aquí una geografía humana. Simplementequeremos romper con la tiranía de lo supuestamente“obvio”. Si por un lado estamos convencidos que lamayor parte de la sociedad griega es racista (además deser apática, pasiva y voluntariamente esclava), esto nosignificaquelosinmigrantesson“buenos”,osonnuestros“hermanos”. En ningún caso la solidaridad se debe darcomo algo por supuesto. A cada persona se la tiene quever por sus elecciones, convicciones y por la actitud quetoma en su vida. Como revolucionarios creemos en yproyectamos la creación del “enemigo interno”, nuestrorespeto y nuestra solidaridad la merecen mucho más losque a pesar de las condiciones difíciles se quedan en suspaíses y hacen la guerrilla (con todos los desacuerdosque podemos tener con ellos) que algunos que paganmiles de dólares para pasar al mundo occidental y suaparente seguridad. Naturalmente no generalizamos nitampoco nos referimos a los refugiados políticos. Para
  • 244. 250nosotros, la posibilidad de apostar por la revolución estáabierta en cada país y en cada lugar para cada personaque quiere dejar atrás su identidad nacional y a travésde sus elecciones convertirse a sí mismo en su propiaidentidad.“El proyecto de la Ley de Nacionalidad”: unmomento de guerra en las negociacionespacificadoras.Cada proyecto de la ley hace un servicio alas estrategias bien concretas del Estado griego. Lareciente reforma legislativa sobre la nacionalidadgriega no es ni casual ni tampoco resulta ser unamuestra de arrepentimiento por parte del Estado porlos 20 años de pura y dura explotación de inmigrantes.Allí no se esconde ni más ni menos que una lógica fríay calculadora. Pues, se trata de las interacciones deintereses, tensiones que el Estado intenta minimizar.Seamos más concretos. Vivimos en unos tiemposintensos porque es ya evidente que la opulenciacapitalista está al borde de la bancarrota. Los callejonessin salida occidentales traen el paraíso capitalista haciala caída libre de la crisis económica. La consecuencianatural de esté hecho es sellar las puertas del sueñooccidental de una “vida mejor” y dejar afuera cientos demiles de inmigrantes ilegales. La producción de hoy endía ya no necesita más mano de obra barata. Dispone desobra de los inmigrantes que ya están aquí y de una yadevaluada (por la crisis económica) mano de obra local.Así simplemente... “no caben más extranjeros”. Tantoliteralmente como metafóricamente. No obstante lacuestión de ahora es ¿qué será de los casi millones deinmigrantes que ya están dentro del territorio griego?Aquí viene el proyecto de la ley sobre nacionalidad,una de las más listas y eficaces maneras de gestionar al
  • 245. 251capital humano inmigrante. ¿Qué queremos decir conésto? Los inmigrantes es una historia que empezó poraquí hace 20 años. En este momento en Grecia hay hijose hijas de inmigrantes que han nacido aquí y se críanaquí, además los adultos que tienen trabajos, tiendasy bienes, tanto como miles de “ilegales” que trabajan12-15 horas al día en los campos o en negro en grandesciudades. Todos ellos son para el Estado un enormecapital humano, el capital igualmente bien explotablepero muy inestable y con muchas diferencias entre ellos.Sobre todo el primer flujo migratorio (albaneses y losde Epiros del Norte) por su 20 años de presencia aquí,pero también debido a sus rasgos raciales (al contrariocon los afganos y paquistaníes que tienen la piel oscura)se han asimilado bastante en las ciudades. Ya son unaparte grande de la sociedad. Además, la mayoría deellos está ya “aburguesado”.En este caso el Poder puede aún ganar bastante,ofreciendo una alianza social a esos inmigrantes queaceptan los más importantes “valores” de esta sociedad.En pocas palabras, el estado griego intenta legalizar yratificar oficialmente a lo que, de una u otra manera, yaestá sucediendo. Intenta incorporar a una gran parte dela población inmigrante en el cuerpo social.Además los límites de un “acuerdo” segúnsus inspiradores no son negociables. El proyecto dela ley de nacionalidad supone algunas condicionesprevias concretas, las cuales el “inmigrante/aspirantea ciudadano” debe cumplir. Una de ellas hueleintensamente al orden público, porque mencionaque el inmigrante no puede haber sido condenadoirrevocablemente por toda una serie de delitos. Esta esuna conveniente motriz y a la vez algo muy intimidadorpara todos los candidatos que les hace ponerse en línearecta con la observación de la ley. Y aquí hablamos deun sector social, el cual por sus condiciones de vida es
  • 246. 252“propenso” a los comportamientos delictivos De estemodo el Estado gana una ventaja en lo que refiere a suterreno perdido en la “seguridad pública”.Pero no se trata solo de esto. Al mismo tiempodisuade a los inmigrantes, sobretodo a los de segundageneración, de las cosas y enfrentamientos como las dediciembredel2008,enloscualestuvieronunapresenciavisible. La “zanahoria” legal y el “palo” policial. Ahora,con el truco de la nacionalidad, aquellos candidatos a“nacionales” que quieren pelearse con los maderos oromper la ventana de un banco, tienen que pensárselodos veces. Por esto se realínean relaciones socialesy se inauguran nuevas prácticas. Con tal que, con elproyecto de la ley se espera que haya un giro “positivo”en lo que refiere a algunas categorías de extranjeros ya sus relaciones con el estado griego, lo que significaautomáticamente más humillación y la mano más duracontra algunos otros tipos de inmigrantes.Es muy probable que pronto entre los autoresprincipales de los ataques racistas veremos a unosinmigrantes “agradecidos” por la nacionalidad reciénobtenida,. Tales casos ya se han dado en barrio de AgiosPanteleimonas,dondetambiénlosalbanesessepusieronen contra de los inmigrantes de piel más oscura. Estoresulta ser un beneficio más para el Estado. Así se afilala división entre los inmigrantes, de modo que apartede sus propios nacionalismos y fanatismos religiososahora emerge una separación más: la entre los legalese ilegales. De tal manera se plantea y se trazan nuevasbarreras dentro de la maquina social. En particular enlo que se refiere a la gente que durante años vivieronen semi-ilegalidad y bajo la condición de un miedopermanente, la adquisición de la nacionalidad griegay del permiso seguro de residencia les provocará uncambio hacia lo conservador y se pondrán contra todoslos restantes inmigrantes ilegales que les manchan
  • 247. 253su “buena imagen” y amenazan sus privilegios reciénobtenidos. Que nadie se sorprende si en algún momentolos inmigrantes nacionalizados van a demandar máspolicía en los barrios para que aleje a los “ilegales”. Peroesto es una parte del asunto, la de las interacciones entrelos inmigrantes. El eco del proyecto de la ley provocóun intenso descontento en la mayoría de los griegos,y sobretodo en su parte conservadora. Un desagradodifuso que les hizo salir a las calles (aunque no fueronmuchos), y gritar lo indescriptible “el griego nace y nose hace”, junto con admiradores de la policía, ejecutivosde partidos nostálgicos de la Junta y los ridículoscristianos ortodoxos. Alguien podría preguntarse comoes que “ lo que gana el Estado de la alianza social con losinmigrantes privilegiados, lo perderá en su oposición alos autóctonos”. Sin embargo en la realidad el Estadose fortalece aún más con este descontento. Las vocesciudadanas de protesta no se dirigen contra el régimenni tampoco constituyen una amenaza para el Poder.Al contrario: lo que demandan, hasta si insultan a lospolíticos (“vagos-vendidos-traidores”), es más Estadocon claros elementos nacionales. Y ambas posiciones,tanto la de inmigrantes como la de los locales, el Estadocomogestordelacrisisreconoce,legitimizaydetermina.Además, el conservadurismo, la lealtad y el racismono son exclusivamente “un producto nacional griego”.Florecen en las conciencias asustadas, en el ensueñopequeño burgués y los resentimientos acumuladosque predominan tanto en los “griegos” como en los“extranjeros”.Contra ...¿todos?La consecuencia de los contrastes, vacíos, perotambién de la existencia misma del Sistema, funcionacomo una fuerza centrífuga que empuja a las personas
  • 248. 254hacia los extremos del Sistema, pero también fuera deél. En el mundo de la extrema derecha la mas reconocidadel sistema político es “Hrisi Avgi”. Para hacer una breveretrospección tenemos que volver hasta los años 70. Enel periodo del cambio político, de la “trasformación”, elfactor de extrema derecha fue una verdadera amenazapara la recién establecida democracia burguesa. Unámbito constituido desde los monárquicos y los de Juntahasta los nacional-socialistas disidentes. Pues, hubo lanecesidad de controlar a los más incontrolados de estéámbito por el poder político, o más concretamentepor la Policía y los servicios secretos. Después de quefueron colocados unos artefactos explosivos en algunoscines “de Izquierda”, se arrestó a varios extremo-derechistas y nacional-socialistas. Uno de ellos fue elactual Secretario General de “Hrisi Avgi”. Entonces,durante el proceso no tuvo ni la dignidad de defendersus creencias y sus actos, sino al contrario: con untalante servil decidió negociar a cambio de una gestiónfavorable para él y así fue (delató al nacional-socialistaA. Kalendzis). Después de unos pocos meses de cárcelvino la hora de dar gracias a los que le ayudaron. Deeste modo se inauguró su colaboración directa con losservicios secretos y se convirtió en un empleado para“trabajos externos” con un sueldo normal. Su papelfue controlar y contener dentro de ciertos límites a losmás incontrolados elementos de la extrema derecha, ytambiénusarlessegúnlosinteresesdelliderazgopolíticoy policial. Así “Hirisi Avgi” intentó convertirse en ungran crisol de ese ámbito. Las descontroladas pandillasde nazi-skinheads que fueron molestos también parala Policía venían debajo de las alas de “Hrisi Avgi” yse disolvían reprimidos por la organización, ayudadapor los maderos. De esta manera un ámbito, el cualactuando incontrolado podría molestar al sistemapolítico, se convirtió en algo siempre útil para el
  • 249. 255equilibrio del régimen y acabó siendo una comparsa dela Policía. Con el paso del tiempo, tanto la gente queascendía en el liderazgo de “Hrisi Avgi”, y a los cualesel Secretario General consideraba amenazantes para supuesto, como también a los que estaban en desacuerdocon la- acordada con las autoridades policiales-líneaestratégica, misteriosamente y de golpe perdían “lainmunidad” que les daban los maderos y resultabandetenidos por algunos delitos que cometieron en elpasado. El Secretario General no satisfecho con el apoyoeconómico que su organización obtenía del Estado,empezódegestionarélmismolosfondosde“HrisiAvgi”,así chupando también a los pobres de espíritu que aúnle seguían. Las cuotas de miembros, los ingresos de lastiendas de “Hrisi Avgi” que venden banderas, libros yllaveros, todas bajo su pleno control. No obstante, susambiciones personales no terminan allí. El supuestocarácter disidente de “Hrisi Avgi” se perdió muy rápidogracias a esas ambiciones y el grupo se trasformó enun puro y legal partido político, por lo que les gustaauto-realizarse sin ninguna vergüenza también en losfestejos electorales. Esos contrastes alejaron a algunosmás desconfiados, que veían claro el doble juego de sulíder político. Fue visible hasta para los más cercanos deél, que Nikos Mihaloliakos es un chivato paraestatal, unpeón del mismo sistema contra el cual supuestamentelucha, y que “Hrisi Avgi” es su tienda y nada más.En lo que se refiere a los desgraciados que le siguentodavía, esos no tienen ni honor ni vigor de defendera sus-podridos-ideales. Los ejemplos son muchos ybastantes de ellos fueron notables. El miembro de“Hrisi Avgi” que fue detenido por las cuchilladas que sedieron durante el asalto al ateneo anarquista en barriode Petralona, ha chivateado a la Policía todo: quienesfueron allí junto con él, quienes les dijeron de ir allíy mucho más. Así se ha demostrado que sin su líder
  • 250. 256son como basura descabezada y no poseen ni un trazode percepción personal. Panagiotaros, un personajemuy arriba en la jerarquía de “Hrisi Avgi”, cuando ledetuvieron por quemar la bandera turca no sólo lo negósino que hasta insistió en que “condenaba a tales actos”.El listado es infinito. El “ejercito” de Nikos Mihaloliakosno es nada más que un puñado de machos pusilánimesdescerebrados amantes de la policía y lo suficienteretrasados para aceptar con tanta facilidad el papel deovejas de “Hrisi Avgi”. El partido mismo, en un intentodesesperado de proselitismo y reclutamiento de másmiembros, adopta a una mezcolanza de característicasideológicas, las cuales cada vez van cambiando.Una mezcla de citas, las cuales, según lanecesidad mediática del momento, se elige la másconveniente Las referencias al paganismo y la músicapagana de improviso se combinan con los residuoscristiano ortodoxos para satisfacer a diferentes tiposde gente. Un discurso populista con la evidente ycompleta falta de cualquier análisis nacional-socialistade seriedad, un discurso que simplemente se repite conmonotonía en sus publicaciones desde años. Funcionacomo una veleta ideológica que se mueve con el viento,que intentando adueñarse de la gente de todo elámbito de la extrema derecha, conservador y nacional-socialista, a la vez evita con vigor aclarar su posición enrelación a las cuestiones que dividen a esas corrientes.Una creación travestida que se mueve en los límitesde la legalidad, entre sus marcos y no parece tenerningún contenido. En los últimos tiempos aparecióuna corriente más, claramente inferior en su nivel defuerza, la cual intentó destituir al carácter paraestataldel mundo de la extrema derecha debido a los de “HrisiAvgi”. Esta corriente se ha apropiado de los esloganes,y, en un pequeño nivel, de las maneras de accionarde los anarquistas/anti-autoritarios, teniendo como
  • 251. 257propuesta política un tipo de autonomía nacionalista.Un proyecto de propuestas aparentemente “honradas”,después de muy poco tiempo se revocó a sí mismo deuna manera muy evidente. Muy rápido quedó claroque se trataba del producto de una diestra campaña depublicidad, inspirada por intentos similares llevados acabo en otras partes de Europa. Así, el D. Papageorgioudetenido durante una de sus acciones está muy lejos delconcepto de un “nacionalista puro”. Como se sabe, esperiodista (!) en el periódico de Mihalopoulos y tambiénes conocido por su implicación en el ridículo caso delos chantajes a los empresarios (usando la organizaciónrevolucionaria 17 de Noviembre como amenaza). Apartede eso escribe también para el periódico de Zafiropoulosesté decepcionado ex-cabezazo de “Hrisi Avgi que nodejó de mencionar como confía en la jerarquía de supartido. Justo después del arresto de Papageorgiousalieron a la luz también sus excelentes relaciones conla ridícula creación política que responde al nombreLAOS. De este modo, el líder de LAOS, Karadzaferisse precipitó en declarar su apoyo a él, tanto parasu propio interés como para obtener unos nuevosequilibrios dentro de la extrema derecha. Una frasecontra la policía en la página web y el punto de vistaque supuestamente corresponde a esta ¿cómo encajanestas críticas con la publicación de la carta del redactordel periódico “Stohos” (La Meta) en esta misma páginaweb, si es un conocido admirador de los maderos? Pues:¿”autónomos” de quién y de qué? Otra vez el mismocuento con otros actores. Hasta si de verdad en el futurovan a aparecer algunos nacionalsocialistas libres delcontrol paraestatal y con un carácter disidente, nuestrasdiferencias con ellos seguirán igualmente siendograndes. El elemento básico de su ideología sigue siendola percepción de considerar a partes de la sociedad comosujetos revolucionarios de acuerdo a su origen racial
  • 252. 258común, siendo la única cosa que les une. Un criterioque recuerda a una igualmente absurda clasificación delproletariado, a base de su supuesta conciencia de clase,como el sujeto revolucionario ideal. Estas percepciones,tanto de razas como de proletarios, son inoportunas enlas sociedades multiraciales del siglo XXI. Hoy en día elascenso laboral y el “éxito” profesional constituyen unanueva “religión”, que tiene sus creyentes entre todas lasnacionalidades y entre todas las clases sociales.Pues, independiente de su origen nacional y declase, uno pude ser servil y sumiso o revolucionario yrechazador. Tanto nuestros compañeros como nuestrosenemigos pertenecen a todas las razas y a todas las clases.No tenemos ninguna simpatía “de facto”, ni tampocoantipatía a nadie sólo por su origen o por su posiciónsocial.Loscriteriosquedefinenaunocomorevolucionarioson sus perspectivas y su conciencia, sus elecciones y susrechazos,yfinalmentesurupturacompletaconelSistema.De este modo tus elecciones individuales, definidas por timismo y no por divisiones sistémicas obsoletas, te hacenen lo que quieres convertirte. Como rechazadores deéste sistema elegimos solucionar nuestros desacuerdosy diferencias lejos de cualquier concepto de justiciaburguesa. Los ataques nacionalistas no pasarán porninguna sala de juzgado. No se puede limitar al hechode que si “Hrisi Avgi” es legal o no. No podemos poneral Estado en el papel de árbitro de nuestras “jugadas”,ni darle el derecho de “castigar” a nuestros enemigos.No consideramos correcto concluir los casos de fascistasen los juzgados burgueses, los mismos juzgados quequeremosdestruir.Tampocoesciertoquelosanarquistasy antiautoritarios se alegran por el castigo legal o por elencarcelamientodefascistas.Deseamosladestruccióndecada cárcel porque consideremos la auto-justicia comouna parte de las prácticas revolucionarias. De este modola acción que propone el ataque permanente. Los ataques
  • 253. 259uno tras otro para no dejar ni un palmo de tierra paraesos invertebrados. Desde borrar los eslogan fascistashasta apuñalarles, desde las palizas y las bombas hastalas contra-concentraciones, y aún más apuñalamientos,todas esas cosas forman parte de la misma perspectiva yacción. El ataque continuo y sin piedad ninguna contralos que sostienen, de modo oficial y no, a este régimen.LA REVOLUCIÓN PRIMERO SIEMPRE ESCORRECTA...”NO LO PIENSES, NI UN MOMENTO... ¡FRÓTALESLAS CARAS SOBRE EL ASFALTO!Por todas las razones que mencionamos, pasandode la teoría a la práctica, elegimos en un espacio de30 horas hacer el “desahucio” de las oficinas de losparaestatales “Hrisi Avgi”, atacando los calabozos deubicados en la avenida Petrou Ralli donde a diario milesde inmigrantes viven la humillación de ser encerradosy de pedir papeles, como también golpear la casa delAnuar Igbal,el vicepresidente de la Asociación Griego-Pakistaní que ha reunido a su alrededor a todos lospakistaníes pacíficos y en pasado se juntó y se sumó alentonces ministro del Orden Público para encubrir elcaso de los secuestros de sus compatriotas. Al mismotiempo esto es la primera muestra de la campañade bombas, la cual hemos advertido de intensificardespués de nuestro ataque contra el Parlamento,EXIGIENDO LA LIBERACIÓN INMEDIATA DE LOSANARQUISTAS REVOLUCIONARIOS PANAGIOTISMASOURAS Y HARIS HADZIMIHELAKIS comotambién al encarcelado con ellos Manolis Yiospas.Igualmente exigimos el cese de persecuciones penalespor el mismo caso.
  • 254. 260PD: En lo que se refiere a los daños materiales quesufrieron los adyacentes oficinas del edificio, el cualtoleró el alojamiento de “Hrisi Avgi”, la cuenta que laenvíen a los paraestatales. Por esto, bien sería si se lopiensen dos veces los que en futuro se alojaran bajo elmismo techo con ellos.Notificación 1.Consideramos que ahora estamos viviendo en la fasecrucial de la intensidad mediática de la represión. Larepresión,másalládelaesferamaterial/técnica(cámaras,micrófonos, banco ADN, etc.) y de las infraestructurasmilitares (grupo “Delta”, antidisturbios, la SecciónAntiterrorista, etc.), es sobretodo una ideología. Unaideología del miedo y del deseo social por “el orden yla seguridad”. No basta que la policía continuamenteeste patrullando y que las cámaras vigilen todo...Se necesita que tal condición sea permanentementeexigida por la mayoría de los habitantes. Se necesita quelos ciudadanos mismos participen de esta “obra”. Poresto, a través de los medios de comunicación se intentasocializar la represión, de convertirla en una demandacolectiva de la gente.Los “entrenamientos” de la policía para laabolición del asilo universitario (aún así las concesionesdemocráticas no nos importan), la introducciónnuevamente del cargo de “insulto a la autoridad”, laabolición del anonimato de las tarjetas de móvil, lasdetenciones por las páginas de internet “piratas”, todasellas aparte de su valor práctico tienen también un granvalor ideológico. Configuran especialmente ahora, a unaensanchadasubconscienciasocial,tomadaporlapolicía,para la gestión más eficaz de las tensiones sociales, lascualesineludiblementetraeráconsigolacrisiseconómica.Hablamos sobre magnitudes e intereses ideológicos quesuperan mucho a cualquier ministro de orden público.
  • 255. 261Además los políticos son simples “vendedores” de laideología dominante y no sus inspiradores. Un ministrohoy en día es un muy buen vendedor, que explota hastadonde puede sus relaciones y conexiones con el “mundoperiodístico” (ocultar y silenciar a los acontecimientos,poner el precio a las cabezas en la TV, publicar fotos decompañeros, etc.). De esta manera fue y sigue siendoinspirado el guión del notorio “piso franco” en Halandrique “estrenan” desde fines de septiembre pasado consus respectivos entre actos. El último episodio tiene quever con el provocativo arresto de un joven en el barriode Agios Dimitrios, el cual entró en la cárcel preventiva,mientras que los anteriores detenidos por el mismocaso, con unas pruebas idénticas (las huellas dactilaresencontradas sobre objetos en dicha casa) se les dejó“libres” hasta el juicio. Desde luego, puesto que “el éxitopolicial” de la desarticulación de la Conspiración deCélulas del Fuego ya alcanzó límites de lo ridículo, estadetención en concreto no fue muy promocionada porlos medios, evidentemente para evitar los plausiblesinterrogativas que podría provocar****. Fue más bienun camuflado mensaje mediático a los compañerosanarquistas más jóvenes (gente por la cual tenemosconfianza absoluta), que tuvo como objetivo asustarlescon el discurso que el caso de Células está abierto y quelas 150 huellas dactilares del supuesto piso franco quetodavía no fueron identificadas “huelen“ a cárcel parabastantes personas, si así lo quieren el estado y la policía.Está insinuación vino acompañada por unas imágenesal estilo de Hollywood, de los encapuchados cerdos dela Antiterrorista trasladando a los esposados detenidosdel caso de Halandri. ¿Fue un intento de impresionara la pasiva sociedad que no toma parte en nada o unaintimidación para los más “inquietos”? Quizás las doscosas a la vez. En todo caso se trata de la desarrolladacontinuación de la estrategia de la represión mediática
  • 256. 262que empezó con las detenciones de la “OrganizaciónRevolucionaria 17 de Noviembre” en el 2002. Loscanales televisivos están filmando muy cerca y losdiarios están en posición de combate. Los reportajespoliciales reveladores, las informaciones exclusivas,las evaluaciones, las conexiones en vivo, insinuaciones,señalamiento a los sospechosos. La obscenidad y lamentira en toda su grandeza. La inauguración de unnuevo método policial. La operación “agito el aguapara que se mueven los peces” sigue con la intensidadirreducible. A eso aportan también los desacuerdosinternos con respecto a las artimañas policiales yperiodísticas.El“manejodelosficheros”einformacionescomo contrapeso a las consecuencias que puede tenerun posible cambio de puestos, (esto en el caso de lapolicía), y las peleas por la primacía en el firmamentoperiodístico Por ejemplo hay un desacuerdo conocido,también a través de los blogs, entre el “experienciado”analítico policial Lambropoulos del diario “To Vima” yel círculo de la nueva estrella del periodismo Karaivaz.Como resultado de esto surgió en la TV y en los diariostodo un desfile de sospechosos, sin que se presentaraninguna prueba contra ellos. “El Filósofo”, “El Duro”,“El Viajero”, “El Estudiante” o “dos personas de 30años”, “los hermanos”, el “olor de una mujer”, los“atracadores de negro”, la “tesorería revolucionariacomún”, las “conexiones con Lucha Revolucionaria”,las “similitudes con los comunicados de Secta de losRevolucionarios”, las “conexiones” con los criminales”...Todo eso se parece más a una novela negra barata quea una investigación seria. Claro, eso ni es por puracasualidad ni tampoco se trata de superficialidad. Estaamplia gama de hombres y mujeres de 19 hasta 45 añosseñaladoscomosospechosossinpruebaalguna,dejandoque en el futuro podrían ser molestados y los órganosrepresivos le tendrán en el ojo. Por eso quieren que
  • 257. 263los casos sean abiertos, porque así pueden mezclarlosuno con los otros y montar un nudo gordiano de supropaganda. Escribimos todo esto no para “denunciar”a su arbitrariedad. Nosotros ya hace tiempo hemoshecho nuestras elecciones. Simplemente creemos queel hecho de analizar al enemigo nos hace más fuertesy más hábiles. Desenmascarando al adversario yreconociendo sus artificios políticos, podemos adoptarunas nuevas tácticas concretas y crear el contrapesoen la correlación de fuerzas entre la Revolución y susenemigos. Durante los dos últimos años ciertos gruposincendiarios antiautoritarios, entre ellos también elnuestro, hemos operado y construido un TERCERPOLO en el ámbito revolucionario. La nueva guerrillaurbana apareció, organizada con infraestructurasantiautoritarias, con una intensa critica anti-social,con una operatividad continua, con un tono vivaz yun discurso directo, con la revolución primero y parasiempre, y también con sus propias “cosas buenas” y suspropios “errores”. Las nuevas condiciones de vida socialdentro de la metrópolis exigen de plantear una nuevaestrategia, de inventar un pensamiento y una prácticarevolucionarianueva.Enestatareanosayudarábastanteel hecho de tener claridad acerca de nuestra corta peroconcisa experiencia. Por esto estamos convencidos queentre las nuevas fuerzas revolucionarias se tiene queabrir un gran debate sobre la profundización de nuevasreflexiones, sobre el desarrollo de las estrategias y sobreel “descubrimiento” de las ilimitadas posibilidades quetenemos.
  • 258. 264Notificación 2.En la madrugada del miércoles 10 de marzo,en un enfrentamiento con la policía ocurrida duranteun control, cayó mortalmente herido el antiautoritariode 35 años Lambros Foundas. Como era de esperar, losmedios intentaron una vez más dirigir el pensamiento,presentando sus guiones de terror. Como los designadosportavoces de la policía cuelgan las fotos del anarquistamuerto, llaman a la población para que de informacio-nes, esbocen el perfil de Lambros, de sus amigos y de sufamilia, señalan a sus posibles compinches con certezade un fiscal e investigan a su ámbito de trabajo. La confu-sión y la propaganda se han alterado por sus incansableslocutores. La estrategia mediática de la represión la cualya hemos mencionado, lleva a cabo su propia misión.Dentro de todo eso UNO se ha ido temprano... No so-mos las personas adecuadas para tramar un homenajede despedida para Lambros Foundas. A pesar de que es-tamos seguros que él se lo merece diez mil veces. Apartede todo esto, existen unas pocas ocasiones en las cualesno es necesario conocer personalmente a alguien parahablar sobre él. Además, ya “hablaron” sus elecciones.Lambros llevó a cabo su propia revolución, “se ha ido”de pie con el arma en la mano. Sus pensamientos y susopiniones, tanto de largo como de corto plazo, no tienenimportancia alguna, son ya unas marcas sobre la cartade la revolución. El mismo Lambros es ya un punto dereferencia, tanto para los que quedan como para los quevienen eligiendo el camino difícil de la revolución. Y estacontradicción es tremenda. La gente que ama tanto a lalibertad, que es capaz hasta de “flirtear” con las cadenasde la cárcel en la lucha por ella , es la gente que está másviva que los demas, la gente a la cual la muerte les haceuna emboscada en los senderos de sus elecciones. Sinembargo esta constatación hace a la Revolución aún másnecesaria. Ahora Lambros tiene su piso franco. Junto a
  • 259. 265otros compañeros, a Kassimis, Tsoutsouvi, Prekas, Ma-rinos, Teberekidis...Tienen mucho por decirse y aún máspor hacer. Nosotros, como una mínima muestra de honorhemos decidido dar a la célula que realizó estos ataquesel nombre de “Comando Lambros Foundas”, esperandocon esto su comprensión y consentimiento.Buen viaje Lambros...CONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DEL FUEGO/GRUPO GUERRILLERO DE TERRORISTAS/COMANDO LAMBROS FOUNDAS*Una región en el sur de Albania donde una importante parte de lapoblación es de origen griego. Fue anexada por Albania en 1944.**Enver Hodxa, ex-voluntario en la Guerra Civil de España y par-tisano contra la ocupación fascista italiana de Albania, fue entre1945 y 1985 el Jéfe del (único) Partido de Trabajo y a la vez primerministro.***Ejército de Liberación de Kosovo, la guerrilla de liberación na-cional kosovo-albanesa.****Nikos V. de 22 años fue detenido el 1 de febrero de 2010. Lasautoridades policiales revelaron por primera vez oficialmenteque al respecto con las detenciones realizadas desde septiembrese trata de… “detenciones de cebo”, que intentan provocar a laConspiración de Células del Fuego para actuar, en esperanza de…“pillarles con los manos en la masa”. Nikos fue puesto en libertadcondicional después de un mes.- - -Comunicado de la Conspiración de Células delFuego ante los hechos del 28 de marzoEl 28 de marzo, una bomba explosó en Atenas a las22:50 hrs. en la fachada de la escuela para la formaciónde funcionarios públicos, en el barrio de Patassia. La ex-plosión se produjo en manos de un joven afgano de 15
  • 260. 266años, quien junto a su familia (madre de 44 y hermanade 10) solían recolectar basura. La pequeña de 10 añosrecogió el bolso y se lo entregó a su hermano, el cualmurió instantáneamente cuando detono el explosivo.Ante esta lamentable situación, lxs compañerxs de Cons-piración de Células del Fuego, realizaron el siguientecomunicado:En las últimas 24 horas nos hemos encontrado en unaantítesis emocional extrema…Por un lado, un gran dolor por la muerte de un afgano de15 años de edad y la lesión de su hermana, y por otro lado,la rabia máxima acerca de los reportajes de los medios decomunicación que de manera totalmente arbitraria y de-liberada tratan de involucrar a nuestra organización eneste hecho.No solemos “preocuparnos” por el escenario de pánicomontado por los medios de comunicación, sin embargo,la importancia del acontecimiento, sin ninguna conexióncon ninguno de nuestros ataques, nos obliga a adoptaruna posición pública directamente.POR ESTA RAZÓN, HEMOS DICHO CLARAMENTEQUE CONSPIRACIÓN DE LAS CÉLULAS DEL FUEGONO TIENE ABSOLUTAMENTE NADA QUE VER CONEL ACONTECIMIENTO EN CUESTIÓN.Sabemos muy bien que nuestra palabra contra la palabrade la unidad anti-terrorista no tiene la misma exposición,ya que los medios de comunicación, en una misión pa-gada, “fotografía” y calumnia a nuestra organización y anuestra supuesta implicación en la explosión en el barriode Patisia de Atenas. Por este motivo, nos dirigimos a to-dos los individuos pensantes con el fin de que entiendanel juego sucio que se está creando.Por todo lo anterior, declaramos:
  • 261. 267En primer lugarComo ya hemos escrito en el siguiente comu-nicado de nuestro ataque en contra de la “Nacional deSeguros” … el momento para la evacuación del edificiose estableció con el conocimiento del número de fuerzasen poder de la policía en los alrededores. En el futuro,dependiendo de las características geográficas de cadazona, se establecerá el plazo para la evacuación en con-secuencia. Nuestro objetivo es la destrucción material ya la policía siempre se les avisa para que puedan evacuarla zona en cada momento… Y así, sería incoherente ycriminalmente negligente por nuestra parte colocar unartefacto explosivo en una zona densamente poblada, sinuna llamada de advertencia.En segundo lugar.En el caso de que la llamada telefónica a la es-tación de TV corporativa ALTER efectivamente hubieratenido lugar en la mañana del mismo día, sería criminalpara nosotros “abandonar” el artefacto explosivo aproxi-madamente 14 horas, con el posible peligro de una explo-sión que pondría a transeúntes como víctimas. El riesgoque asumimos como revolucionarios presuponía inclusonuestra MÁXIMA exposición PERSONAL como contra-peso a la posibilidad de un accidente. En pocas palabras,no se daría un plazo de 6 minutos, sabiendo que es impo-sible evacuar un área en ese tiempo, ni tampoco se dejaun objeto expuesto sin que nosotros volvamos, con nues-tra exposición personal, para recogerlo. Esto también esparte de la reclamación de la responsabilidad de nuestraselecciones.En tercer lugarEs nuestra táctica estándar, a fin de evitar el malfuncionamiento de cada dispositivo, colocar siempre dosrelojes (y no uno, como hasta ahora ha sido filtrado por
  • 262. 268los medios de comunicación) de modo que en el caso defuncionamiento defectuoso de uno de los relojes, el se-gundo podría operar en su lugar.En cuarto lugar.Siempre, la advertencia de las llamadas las ha-cemos a los menos a dos medios de comunicación insti-tucionales, a fin de evitar cualquier malentendido en ellado de los operadores de telefonía, así como un posibleencubrimiento de la llamada de alerta, como ha ocurridoen el pasado con otras organizaciones. Además, siemprehay una descripción completa y detallada no sólo de lameta, donde hemos colocado el dispositivo, sino tambiénuna referencia de determinadas carreteras, el tamaño delartefacto explosivo y el asesoramiento pertinente para laevacuación y cierre de los edificios (el hotel La Mirage enla plaza de Omonia, en el caso del ataque a los neonazisdel grupo Amanecer Dorado, en el que se bloqueó los doscarriles de tráfico y los edificios circundantes).En quinto lugarEn el caso de la colocación de un artefacto explo-sivo en la casa del vicepresidente de la Asociación griego-pakistaní en Patisia, teniendo conocimiento de la zona yla movilidad de los inmigrantes en el área, hemos dadoun plazo de 20 minutos a la policía y utilizamos, por estarazón, una baja intensidad de explosivos (pólvora negrahecha a mano) y no el material explosivo que se utilizóen las oficinas de “Amanecer Dorado” o la Dirección dePolicía para los Inmigrantes. Además, no era coinciden-cia que los explosivos fuesen colocados fuera de la plantade pisos, no en el interior; queríamos evitar en cualquiercaso, una posible lesión a los inquilinos.Por último, no somos jueces, fiscales o periodistas de lapolicía para llegar a conclusiones fáciles. Al final del día,la verdad de lo ocurrido sólo es conocida por los autores
  • 263. 269de la acción. En el caso posible que el dispositivo explo-sivo fuera colocado por una organización revolucionaria,entonces la dignidad revolucionaria dicta una reclama-ción de responsabilidad pública con la correspondienteautocrítica que aclare la escena. De lo contrario el anoni-mato político sabotea la dirección revolucionaria y rom-pe toda una la estrategia, la de la guerrilla urbana.Las conclusiones son muchas, junto con el recordatoriode que si el ataque realmente es “ciego”, entonces es unatendencia política muy específica que se encuentra a laderecha del Estado y tiene una preferencia especial porestas prácticas (Piazza Fontana*, Italia, explosivos dis-puestos por la extrema derecha paraestatal) en ciertascondiciones de tensión social.Todo Continúa…CONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DE FUEGO /FRAC-CIÓN NIHILISTA.* Piazza Fontana (Plaza fontana), el 12 de diciembre de 1969, ocu-rrió un atentado en la fachada de la Banca Nacional de agricultura,a las 4:37 de la tarde en Milan, Italia. 17 personas muertas y 88heridas. El ataque fue producido por organismos de inteligenciautilizando a la agrupación neofascista “orden nuevo” para inculpara grupos y movimientos radicales Tras la feroz represión, luegodel atentado muere el anarquista Giuseppe Pinelli al ser lanzadodesde un cuartel policial en un edificio. El objetivo era llevar a unclima de inseguridad tendiente para el resurgir de regímenes fas-cistas y una criminalización paranoica de las tendencias revolucio-narias. En el territorio ocupado por el Estado Chileno, hubo algosimilar con el caso de ex integrantes del organismo de seguridad“la oficina” y su envió de cartas bombas a la embajada de E.E.U.U,para luego presentarse ante el Estado como los adecuados parainvestigar dicha acción.
  • 264. 270Ataque contra la cárcel de Koridallos en Atenasy contra los Juzgados de Tesalónica, 13-14 demayo de 2010El 13 de Mayo del 2010 a las 22:10 hrs., un potente ar-tefacto explosivo estalló cerca de la cárcel Koridallosde Atenas. El ruido fue escuchado en un radio de varioskilómetros. A las 21:46 hrs. fueron realizadas dos lla-madas de aviso, una al diario “Eleftherotypia” y otraal canal de TV privado “Alter”, en las cuales se explicóexactamente la ubicación de la bomba para evacuarlos bloques de viviendas adyacentes. El artefacto esta-ba escondido dentro del contenedor de basura al ladodel muro de la vieja cárcel de mujeres, utilizada ahorasolamente como almacén, bastante lejos de los actua-les edificios.El 14 de Mayo del 2010 a las 13:26 hrs. un potente ar-tefacto estalló dentro del baño de hombres en los juz-gados de Tesalónica. A las 12:51 hrs. fue realizada unallamada de aviso a las oficinas locales del diario “Elef-therotypia” y a las 12:56 hrs. se realizó otra llamadaal canal de TV “Alter” en Atenas. A pesar de la rápidamovilización policial para evacuar el edificio, muchosallí presentes tardaban o se negaban a salir pensandoque se trataba de una farsa. La bomba provocó gravesdaños en el edificio y pedazos de hormigón hirieron le-vemente a un encargado judicial.El comunicado publicado junto con la reivindicacióndel ataque se refiere también a la muerte de los 3 em-pleados del banco Marfin, que murieron asfixiadoscuando, en el transcurso de la marcha del 5 de Mayo,la más grande de los últimos años, se prendió fuegocon cócteles molotov al edificio del banco. Esto provocóla reacción inmediata de la policía la que atacó varioslocales y gente en el barrio de Eksarhia (con nume-rosxs heridxs y destrozos) , una campaña mediática
  • 265. 271contra lxs “encapuchadxs-asesinxs” y también la terri-ble, vergonzosa, hipócrita y sin precedentes reacciónde cierta parte del ámbito anarquista, que en vez dela necesaria (auto)crítica y reflexión llegó hasta casilanzar denuncias y apuntar con el dedo tanto contracírculos de gente concreta, como contra “nihilistas,individualistas, antisociales, caóticos, nietzscheanos,asesinos, agentes paraestatales, fascistas, jóvenes apo-líticos, etc.” en general, así metiendo en el mismo sacoy mezclando cosas y términos que no tienen nada quever uno con otro. Las rupturas “internas” pueden quesean necesarias, pero en ningún caso nuestras críticasdeberían alimentar a las investigaciones policiales ni alas campañas mediáticas.Unas pocas palabras sobre las muchas cosasque están pasando.Durante 2 años y medio de actuar como Conspi-ración de Células del Fuego hemos decidido atacar, conel hecho y la palabra, a la enajenación espectacular deuna aparente prosperidad social. Superando las torce-duras de una estéril orientación de clase que, en la gue-rra contra el Estado “declara inocentes” a los oprimidosy de forma ostentosa, ignora la parte de responsabilidadque ellos mismos tienen en sostener al Sistema, noso-tros estamos diferenciando.Nuestro objetivo es distinguir un invisible y di-fuso laboratorio de comportamientos sociales, que re-produce las lógicas del Poder y crea relaciones de axio-mas, tanto las institucionales como las informales.Las relaciones que se están imponiendo no sólopor las teorías de los que dirigen, sino que también seextienden por las estepas de los oprimidos. Las men-talidades pequeño burguesas, las imitaciones de unmodelo particular, el chivatismo social, la esclavitudlaboral voluntaria, el racismo, el sexismo, la bestial
  • 266. 272admiración de canallas, la ambición de ser rico, la lan-guidez de conciencia. Capturados por un mundo queparece hasta amar sus propias cadenas. Con nuestrasacciones intentamos, en tanto como podemos, poneren movimiento algunos cuestionamientos y preguntas.Para contribuir, también de nuestra parte, a la creaciónde un tercer polo, de un nuevo punto de encuentro paratodos aquellos que rechazan al estado de cautividad quese nos está ofreciendo como “la vida”.Orientándonos, a través de la violencia revolu-cionaria, en la búsqueda de un esencial modo de vivir,es importante saber y darse cuenta de los pasos del ene-migo.El enemigo no es un sistema monolítico de unasola pieza o un estado fijo. El Poder está en desarrollopermanente y a menudo el mismo engendra sus propiascontradicciones. Así el Poder tiene dos caras.En Grecia en concreto, después del triunfo de lapequeña burguesía, del consumismo de préstamo y dela modernización europea, ahora las contradicciones,combinadas con la corrupción del sistema democrático,muestran sus primeras consecuencias. La enajenaciónespectacular ya no es capaz de tapar a la violenta explo-tación económica que está llegando.Ante el hecho de que el enemigo está obligadoa fortalecerse, las fuerzas revolucionarias pueden ela-borar unos planteamientos y estrategias nuevas paraagudizar la situación y para derrumbar al Sistema.Era de esperar que ante la crisis social que explo-tó como respuesta a las “nuevas medidas económicas”el Estado ensayaría su “mascara de hierro” y reforzaríalas, tradicionalmente conservadoras, instituciones. Poresto hemos apuntado a un mecanismo de acuñación“vieja” del Poder. Al mismo tiempo, con nuestros ata-ques queremos poner en marcha una de las prioridadesbásicas: la liberación inmediata de los presos. En el via-
  • 267. 273je revolucionario al cual nos hemos lanzado, su sitio esa nuestro lado...Por esto dos de nuestras células eligieron de ata-car a la cárcel de Koridallos y los juzgados de Tesalónica.A la razón de la justicia... ¿quien lo juzgará?La justicia, por definición, se presenta como “lainstitución que concede los derechos”. Los juzgados sonun depositario y observador de las leyes. En la sociedadmoderna la ley se identifica con el derecho. Independientede sí hasta el último súbdito de la democracia lo sabe, esederecho lo hicieron legisladores por encargo, lo cortaron ycosieron a la medida de los económicamente poderosos.Y hasta sí de hecho todos son “iguales ante la ley”, pareceque las leyes no se “trasladan” de modo igual a todos. Sesabe que a la mafia judicial le agrada ponerse dura enfren-te de los pobres diablos, pequeños ladrones y drogadictos,mientras que al mismo tiempo en los salones de la alta so-ciedad favorece a y se relaciona con los ladrones “legales”que disponen de una cara pública y autoridad política.La ley es justa según con que óptica la mires. Almismo tiempo cuando se intensifica el saqueo económicoa las empeoradas capas sociales, el provocativo enriqueci-miento de los bancos y grandes empresas crece dentro delos marcos legales. Por el contrario, cuando algunos anar-quistas (como Y. Dimitrakis) recuperan un poco de lo queroban los bancos y las aseguradoras, se lo describe comoalgo ilegal y esto acarrea condenas de cárcel aniquiladoras(como 35,5 años en caso de Yiannis).La imbecilidad social y el “crimen” dentro de lamisma claseHoy en día ya no tenemos ninguna duda sobreque vivimos en una época de la contradicción total yde un recrudecimiento de la imbecilidad social. Pues,mientras que la mayoría de los vasallos de la democra-
  • 268. 274cia se dan cuenta del juego que se les está montando asus espaldas para el beneficio de los poderosos estadosy empresas, bastante de ellos todavía están dispuestosa legitimizar voluntariamente al Sistema. Son los quediligentemente delatan a los trasgresores de la “ley” (lacreación de un número de teléfono especial para chiva-tos por la Sección Antiterrorista en el caso de “LuchaRevolucionaria”) o aún más fervientes son los “héroes”ciudadanos que en su bajeza, sin que alguien les pregun-te se convierten en maderos (como hace tiempo sucedióen el caso de un atraco al banco en Tesalónica y reciéncuando en el “Praktiker” en Atenas una muchedumbreatacó a 2 atracadores). Esos casos y miles de otros si-milares pero de más pequeño alcance, que se expresana diario en los lugares de trabajo, en las escuelas, en lasfamilias y hasta en las cárceles, confirman una de nues-tras posiciones centrales.Creemos que el Sistema no sólo ha impuesto unmanual de uso de la vida cotidiana, sino también ha lo-grado convencer a sus súbditos de la necesidad de supropia existencia y de la moral de la legalidad, para quebastantes estén dispuestos a defender esos “valores”ante sus enemigos.Los juzgados son la garantía que cumple esacondición. Envuelven los casos en las páginas de escri-tos oficiales y esposan por detrás a la gente que eligióno incorporarse en el sistema y sus órdenes. Y si alguiense encontrara en el libro negro de los fiscales y órganospersecutorios, entonces su nombre se quedará siempreallí como un posible culpable. Y si no hay suficientespruebas... pues, a los presos se les tiene que ver comounos invitados permanentes a las instituciones peniten-ciarias. “Las cárceles están hechas especialmente parahacerte su interno. Los hoteles de larga duración.” (elpreso Yiorgos Haralabidis). Es evidente que se trata deuna mafia judicial viendo el caso del prisionero Adonis
  • 269. 275K., que fue condenado por un atraco a una furgonetade trasporte de dinero, el cual ocurrió en el mismo mo-mento cuando esté ya se encontraba en la cárcel.Los jueces y fiscales gestionan la ley e imponenlas condenas haciendo el favor tanto al equilibrio in-terno del sistema como también a sus propias contra-dicciones. Por cierto, la mayoría de los casos judicialestienen que ver con los “crímenes” cometidos dentro dela misma clase social. Los oprimidos contra los oprimi-dos. El sistema provoca exclusiones y desigualdades,y así produce un margen: el esquizofrénico elementolumpen. Miles de personas se mueven en los marcos dela ilegalidad económica y para sobrevivir recurren a ro-bos, hurtos, etc. mientras que otros viven en la ilusiónde los estupefacientes y de su subcultura delincuentevendiendo droga, haciendo robos a tirón, etc.Nosotros deseamos romper con los fetichismosde un pensamiento inerte y con nuestros propios “asilos”de la crítica, y por esto vamos a decir en este momentoalgo muy claro. Esas prácticas son contrarias a nuestrocódigo de valores. Una cosa es cuando algunos robana un banco para cubrir las necesidades, individuales ocolectivas, de un grupo de compañeros que claramen-te no tiene ambiciones de hacerse rico sino ayudar a laRevolución y otra cosa cuando alguien roba bolsos o semete en la casa de otro oprimido. Pues igualmente: unacosa es expropiar un vehículo para luego usarlo en al-guna acción revolucionaria (lo que intentaba hacer elcompañero Lambros Foundas) y otra cosa convertirteen un “Ladrón” profesional. Obviamente ni somos mo-ralistas ni tampoco tenemos respeto alguno a la culturade la propiedad, pero nuestra oposición a la criminali-dad dentro de la misma clase social se enfoca a sobrequien se dirige. Cuando algunos excluidos encuentranla fuerza para transgredir la ley de los ricos, pero en vezde lanzarse en su contra golpean “por abajo”, a lo fácil,
  • 270. 276a otros oprimidos... nos oponemos a eso. Por esto noqueremos cometer el mismo error. Rechazamos estoscomportamientos, pero no vamos a golpear los sínto-mas sino la enfermedad misma. Contra el centro mismodel sistema que la engendra.Por esto tenemos que golpear a los autores éti-cos y sus supervisores. Los jueces pertenecen al perso-nal de supervisores. En una época de comercio la “liber-tad” se vende y se compra en las salas de los juzgados.Porque la justicia es como la serpiente: muerde sóloa los descalzos. La mafia judicial protege al sistema y“deporta” a sus contradicciones enviándolas a la cárcel.Valdría la pena notar los rostros arrogantes de los jue-ces. La manera en que muestran su autoridad legal, suactitud rígida y llena de desprecio enfrente de los que seencuentran “por debajo” de los representantes de la ley.Siendo una de las estructuras más fundamentales delEstado, los jueces son una casta cerrada que funcionacomo el clero. Su poder controlador (hasta en los casosde la corrupción política) les presta una poder personaly privado, el cual utilizan en los favorables ajustes sa-lariales de su sector, o en las transacciones económicascomo pieza de intercambio para las decisiones sobre elindulto o absolución (los casos de círculos para-judicia-les). Sin embargo, hasta esos “incorruptos” de su sec-tor son unos bichos sádicos, que disfrutan de su papelcuando cada día venden décadas de años de cárcel a lagente con la misma comodidad y facilidad que un ven-dedor del centro comercial. Aquí tenemos que subrayarque no ejercemos ninguna oposición armada que tienecomo objetivo “limpiar a las instituciones”. No habla-mos de saneamiento de la justicia y funcionarios judi-ciales. No creemos que algo semejante es posible, por-que pensamos que no existe un concepto de la justiciaobjetiva. Tanto “la justicia” como “el derecho” son unosconceptos subjetivos. Siempre expresan algún código
  • 271. 277de valores. Tantos códigos de valores hay, tantas nocio-nes del derecho habrán.Combatimos su justicia no simplemente porquees injusta, sino porque el código de valores del sistemaque expresa es nuestro enemigo. Y no puede haber ningúnjuez ni juzgado para juzgar a éste enfrentamiento. Se tratade nuestros valores contra los suyos. No hay sitio para losprofesionales del derecho en nuestra visión del mundo. Ycuando alguien nos pregunte “pues... ¿qué queréis?”, leresponderemos “tenemos como objetivo colgar a los quedirigen este sistema, y esto no para reemplazarles estable-ciendo algún concepto de justicia “más puro” (con juzga-dos objetivos, con leyes justas, condenas razonables...),sino solamente para asumir un intransigente “deber” deajuste de cuentas como una praxis honesta de auto-justi-cia”.En vez de la imprescindible intermediación delderecho burgués en las relaciones humanas, nosotros pro-ponemos la auto-justicia revolucionaria. Ningún poder niautoridad aparte de nosotros mismos es capaz de solucio-nar nuestros desacuerdos. Y esto simplemente porque loaclaramos siempre en los marcos de la guerra cotidianacontra cada actitud autoritaria. Porque la enfermedad delautoritarismo infecta también a las relaciones entre perso-nas y se puede encontrar hasta en los sitios más familiarese íntimos. La auto-justicia es una postura orgullosa y re-belde enfrente de cualquiera que intenta vigilar nuestrasvidas y nuestros deseos, si así lo dictara su papel institu-cional o si lo dictara su propia ambición personal.En lo que se refiere a un futuro probable, lo úni-co cierto es que nuestro “lo justo” no lo escribirán unoscagatintas-chivatos profesionales, ni tampoco lo juz-garán empleados judiciales: lo buscaremos, lo reivin-dicaremos, lo confirmaremos y lo discutiremos en losprocesos, individuales y colectivos, de la creación de uncódigo de valores.
  • 272. 278La amenaza del castigo-¿quién nos protege delas cárceles?Mientras que el sistema a través de la moral delas leyes está legitimizado ante la sociedad, por otro ladoimpone el miedo utilizando el espanto rival: la amenazadel castigo. El rango dominante para los que no obe-decen a la dialéctica del terrorismo legislativo ocupa elencierro en las cárceles, las cuales aíslan a los presos delprincipal cuerpo de la sociedad.La privación de libertad de movimiento dentrode un ámbito social, es una condición de restriccionesabsolutas. Siendo atrapados, los presos viven una co-tidianeidad repetitiva, donde el plan del día y la vidamisma están controlados por la dirección de la cárcel.Tanto el inicio como el fin del día está definido por elsistema. La ausencia de las personas cercanas, la priva-ción sexual y la pérdida de estímulos exteriores resultanser una realidad para miles de gente que trasgredieronla ley.No obstante, la perversión del concepto mismode semejante institución no se limita sólo a esas cosas.La cárcel esencialmente es una post-sociedad,con todo un sistema de reglas que definen la cotidianei-dad de los encerrados allí. Los presos, las personas sonconvertidas en números de registro y su identidad serála duración de su condena. Allí serán vigilados y super-visados casi 24 horas al día.Y obviamente, la necesidad de esta empresa esjustificada por la sociedad que disimula su interés porentender las razones porque “no se observan las leyes”,por estudiar en que se basa la delincuencia, por reformara los infractores y dirigirles para que entren de nuevo enel ámbito social. Sin embargo, al sistema no le importa.La sociedad echa a la basura a todas las personas consi-deradas anti-productivas y peligrosas, las mete en unosalmacenes de almas, a fin de, por un lado no tenerles a
  • 273. 279la vista, y por otro lado vengarse contra ellos. El cuentode hadas sobre “la corrección” es una superproducciónde mentiras incapaz de convencer a nadie.Queda clara la actitud vengativa del Estado contralos que no respetaron, no creyeron en, o simplemente noles importaron las leyes y así las trasgredieron.Por esto las cárceles son unas fortalezas/búnkerimponentes, por fuera diseñadas y construidas justo paradar la impresión que de allí nadie puede fugarse porquetodo está continuamente vigilado ( hecho que a menudocorresponde a la realidad) y por dentro parecen intimi-datorias, repugnantes, se ven como lugares en los cualesnunca nadie querría acabar.Son mecanismos de venganza y de miedo. No im-parten clases de ética sino de humillación y de amputaciónde la dignidad. Los sufrimientos a los cuales la mayoría delos presos (si no casi todos), no elegiría como requisitospara una futura vida dentro de los marcos de la ley, cuan-do su ineludible vuelta a la cárcel ya ha sido especificadasobre ellos en el momento en el cual, nuevamente, estánentregados como “libres” al cuerpo social. Obviamen-te esto no supone que, en el caso que si la cárcel tuvieraun carácter edificante y moralizante, tal como lo quierenalgunos grupos reformistas de izquierda, y además unacapacidad de educar, esto cambiaría la manera en que lapercibimos: como una institución, la intención misma decrearla fue y es enemiga de la libertad de cada persona.La cárcel deja heridas y traumas profundas encada persona que la ha vivido. También para todos losque aún no la han conocido por dentro, la cárcel se elevapor las alturas como un amenazante recordatorio queentre la legalidad e ilegalidad, entre la vida fuera y den-tro de los muros, la línea es muy fina. Es una situaciónque puede volcarse en cualquier momento, con cadapaso falso, con cada resbalada. Una forma de terroris-mo preventivo y generalizado.
  • 274. 280La cárcel es una borrosa huella de la sociedadSeguramente la condición de encarcelamiento,aparte del totalmente obvio aspecto de ser encerrado,es también creadora de comportamientos y conductas.Esto supone la creación de una nueva estructura social,la cual, aunque no podemos decir que es idéntica conla de afuera, por cierto que en gran parte se emparen-ta con ésta. El hecho que, siendo combinada con lascondiciones de encierro que ya hemos mencionado, ytambién con el ámbito micro-social carcelario lleva a lasituación en la cual se estimulan los comportamientosentre los presos, ya antes contradictorios.De este modo hablamos de todo otro conjun-to social, el cual se podría describir como “la sociedaddentro de los muros”. Allí también, del mismo modoque en la sociedad “de aquí”, se pueden distinguir to-dos los tipos de personas. Desde los drogadictos y lospresos tranquilos que simplemente quieren cumplir supena, hasta los revolucionarios y otra gente digna queno aceptan su cautiverio y lanzan grandes batallas ata-cando esta condición.Entre ellos hay personas que, como primero ypor su propia cuenta, tienen que enfrentarse a un miedoimportante: el miedo del castigo disciplinario. Una con-dena dentro de una condena. Una amenaza directa quedice a los presos: “si os pensáis que sois condenados ycon esto ya está... os equivocáis. En cualquier momentoos podemos golpear de nuevo”. Las penas adicionales,la privación de permisos y visitas, el aislamiento y lostraslados continuos llevan al agotamiento psíquico y fí-sico de una persona.Muchas veces estos castigos que caen sobre lospresos son provocados por testimonios de otros presos,los cuales chivatean para ganarse un tratamiento más fa-vorable. Una conducta propia de canallas, pero la cual pordesgracia está muy extendida en el mundo carcelario.
  • 275. 281Esta situación es irónica y a la vez contradicto-ria. ¿Cómo es posible que el comportamiento de chi-vateo (así la conducta social que reina hoy en día), elmismo fenómeno que llevó a muchos de los presos a lacárcel, es reproducido dentro de la cárcel y, además, demanera tan fuerte?Las respuestas son simples. Pueden ser busca-das en las conductas idénticas que existen tanto dentrocomo fuera de las cárceles. Por ejemplo, con la mismafacilidad con la cual un ciudadano hace una llamadapara denunciar a alguien, así de sencillo un preso puedeinformar a los carceleros sobre algo que por casualidadllegó a sus oídos. Y tanto como alguien de fuera renun-cia a sí mismo y va por el camino de la auto-destruccióna través de las substancias narcóticas-represivas, asítambién en la cárcel hay gente que ya con la primera luzdel día anhelan y piden las pastillas de los carceleros.Las mismas conductas en otro entorno y régimen.En lo que refiere a las conductas sociales, noso-tros por nuestra parte estamos del lado de todos aque-llos que se niegan a reproducir los modelos de conduc-tas dominantes.Los cautivos dignos y presos asimilados.Desde hace ya muchos años uno de los más co-nocidos eslóganes anarquistas contra las cárceles es “nicomunes ni políticos, dinamita y fuego a cada cárcel”.Es un mensaje para superar a las viejas distinciones,principalmente de procedencia izquierdosa, que divi-dían a los presos en “políticos” y “comunes”, siguiendola fragmentación idealista de la condición de encierro.El concepto de “preso político”, derivado de la tradiciónde exilio y del certificado de morales sociales, “ideali-za” a los políticamente perseguidos, hablando sobre “lapersecución de las ideas”, separando así a esas ideasdel campo de la praxis. Por esto a menudo los “presos
  • 276. 282políticos” son “víctimas de montajes” y “víctimas de lacriminalización de todo un ámbito político al cual per-tenecen”.No vamos a hablar aquí sobre “la lógica delmontaje”, sino sobre las consecuencias de la menciona-da separación. En Grecia, la definición semántica de lospresos políticos con el discurso de izquierda que les de-fiende, produce a una casta elitista de presos alegandoel carácter “antidemocrático” de su persecución (puesson perseguidos “por sus ideas”) y así dejando fuera atodo el resto de los prisioneros y, por lo tanto, las condi-ciones infernales que se viven dentro de esos modernosedificios de almacenaje de personas. En principio, paranosotros el concepto del pensamiento y de la practicaes uno, son cosas inseparables, y por otro lado la des-cripción de “el preso político” no es un titulo de honorque se puede atribuir como una calidad única a alguienque viene de un entorno ideológico. Hay gente, la cualdespués de entrar en la cárcel acusada por acciones re-volucionarias, su ética, su postura y su comportamientorecuerdan y reproducen todo lo que rechazamos comovalores de la civilización dominante. Hay también genteque, mientras que el tipo de delitos por los cuales fueroncondenados se encuentra muy lejos de nuestro códigode valores, en la condición en la cual se encuentran, laconducta y la dignidad que muestran enfrente de la co-tidianeidad subyugada de las cárceles les trae un pasomás cerca a nosotros. Pues, si tenemos que señalar lasdiferencias y dar el honor a diferentes valores, conduc-tas y posturas entre la gente que “encienden las llamasen los techos de las cárceles” y los restantes, los cualesregatean su propia dignidad con funcionarios carcela-rios para obtener un par de pastillas o permisos, noso-tros a partir de ahora hablaremos por un lado sobre loscautivos dignos y por el otro de los presos asimilados,los cuales resultan ser simplemente una decoración de
  • 277. 283las cárceles y se asimilan en ellos. Al contrario, los cau-tivos son los que desean su libertad ante todo y conti-nuamente piensan en la fuga. Como respondió Alket Ri-zai* en una entrevista cuando le preguntaron si volveríaa fugarse de nuevo “... es como preguntar a un ciego siquiere ver de nuevo...” Son aquellos con un código devalores que no aceptan el chivateo, aquellos que hoy endía constituyen una minoría entre los presos.El motín en los almacenes de personasEl permanente y creciente amontonamiento dela gente en las celdas ya llenas, reducen todavía más elya limitado espacio personal de los presos y estorba asu, de todos modos sobrecargada, psicología. Las in-fraestructuras tercermundistas acompañadas por lasrestricciones de los básicos y obvios “bienes”, como porejemplo el corte de agua por 23 horas al día en la cárcelde Trikala, es como un castigo adicional. La parte inse-parable de esas condiciones son las actitudes despóticasde algunos carceleros, las cuales complementan a la ru-tina tenaz vivida por cada preso. La permanente pre-sión es lo que prepara el terreno para que luego, cuandoaparece algún motivo concreto, toda la rabia acumuladapor los presos explote en forma de motín.Así se está rompiendo, aunque fuese temporal-mente, la relación de presos con la cárcel, apenas estosintentan salir del control de los carceleros. En el caosque resulta se manifiesta la violencia acumulada, vio-lencia que durante tanto tiempo aguantaron los presosy ahora la devuelven quemando y destruyendo las infra-estructuras de la cárcel. Al mismo tiempo se encuentrancon la posibilidad de resolver algunos desacuerdos per-sonales entre los presos sin que los carceleros se metanen ello, o también, como ocurrió unas pocas veces en elpasado, alguna minoría de los cautivos insumisos utili-za la situación para emprender unas fugas masivas (así
  • 278. 284fue en las cárceles de Koridallos y Ioannina).Después de que pasaron las primeras horas,cuando la situación en cierto modo se estabilizó, lospresos intentan hacer públicas sus demandas de me-jorar las condiciones. Utilizan una de las pocas formaspara hacer presión que les quedan: ocupan la cárcel. Enlas luchas dentro de los muros faltan muchas opcionesde actuar, al contrario con lo que sucede afuera: aquílos sectores y grupos sociales pueden elegir el modo deataque e intensidad de la violencia que ejercerán. Poresto, vemos de una manera las demandas generales queprovienen de gremios y de otra las demandas de presoscristalizadas durante motines.La participación en motines que tienen un ca-rácter reivindicativo no está en contra de la visión re-volucionaria, la cual propone una destrucción total delas cárceles. La vida y las condiciones carcelarias sonagobiantes y el hecho de cambiarlas tiene consecuen-cias inmediatas para las personas. La lucha por estoscambios no se reduce a la perspectiva de seguir com-batiendo hasta la destrucción del sistema. El hecho dereclamar mejores condiciones no te hace olvidar quela presencia misma de la gente en las cárceles es algoinnatural, algo contra la vida misma. A pesar de las con-tradicciones tienes que vivir. No se puede definir afuerade los muros los modos de luchar para los que estándentro. Es una cuestión frágil, la cual no se puede versolamente desde el prisma de una crítica teorética y es-téril, sin tomar en cuenta a las particularidades de lascondiciones y opiniones. Seguramente existe el peligroque las mejores condiciones sofocarán la combatividadde los presos y todavía muchos de ellos se reconciliarán,del mismo modo como se ha conformado gran parte dela población carcelaria.
  • 279. 285“En algún momento serán obligados de restituirtodo a lo que tenemos derecho, sin amenazarnos con pa-lizas, con humillaciones, con vejaciones, con aplastarnos,y de este modo hacernos criados del sistema. Es decir chi-cos obedientes, chicos buenos, que pueden recibir por quéhan luchado. Porque si eres “chico malo”, pues si protes-tas, resistes, no agachas la cabeza, no te pones de rodi-llas, no suplicas... te cargan con el monstruoso 2776 de‘faltas disciplinarias’ “. (Vangelis Pallis, cautivo).Son conocidos los modelos de las cárceles en lospaíses desarrollados, donde la mayoría de las concesiones,las cuales sin embargo no fueron concedidas por algunanoble intención, contribuyeron a una indirecta represiónde los presos. De este modo se crea el miedo de perder loque obtuvieron, aparece una sensación de auto-represión.En Grecia este tipo de represión se ha aplicado a través deltráfico de drogas controlado por carceleros, algo que en ungran grado bloquea las posibles reacciones. “Los encarga-dos tratan a las cárceles como a los zoológicos, haciendodivisiones del tipo: los animalitos ‘tranquilos y colabora-dores’ y los ‘más salvajes e indomables’. Si vais a tomar encuenta también la vengatividad y a menudo crueldad delsistema, entenderéis que tipo de corrección se está logran-do. Lo que les interesa es la superficial tranquilidad en lascárceles, da igual si eso se logra con los kilogramos enterosde heroína y psicofármacos que están consumiendo la ma-yoría de presos...”(Vasilis Stefanakos, cautivo).De este modo, la instigación y la participación enlos motines, si tienen un carácter reivindicativo o no, esuna posición digna y una praxis revolucionaria.¡Hasta sí todavía no hemos encontrado la tra-vesía a la liberación, estamos convencidos quela abriremos con la violencia, a través de la in-surrección!
  • 280. 286Notificación“En esta época hemos visto la mentiraJactándose con la máscara de lo verdadero”Durante los dos meses que pasaron desde nuestro úl-timo comunicado, hemos visto el repaso de la mismaobra, aún más prevista, aún más podrida. Parece quela táctica de los órganos persecutorios en su operaciónrepresiva contra “Conspiración” es probar hasta dondellega el aguante de la invención de las miserables men-tiras montadas por sus superiores.La línea general está clara: después de cada ataque de“Conspiración” , nuevas detenciones “aparecen”.El inicio esta vez fue la detención de una perso-na en Volos con la acusación de ser miembro de nuestraorganización. Este acontecimiento fue acompañado portitulares resonantes y declaraciones ruidosas al estilo”pillaron al autor de los primeros comunicados”. En estecaso el fenomenal “éxito” de la sección antiterrorista fueacompañado también por las correspondientes fotosdel misterioso “terrorista peligroso”. La parodia seacabó rápidamente y los “laureles de ganador” fueronretirados, puesto que hasta el ambicioso hombrecito,juez de instrucción Baltas, él cual en persona está en elcaso, no pudo dar la orden de encarcelamiento para E.R. y se limitó a una fianza y citación al proceso.A continuación fue estrenada la espectacularsuperproducción sobre la “desarticulación” de LuchaRevolucionaria. Las estrellas principales fueron órga-nos persecutorios, fiscales y periodistas que querían to-mar una revancha contra la guerrilla urbana. La trans-misión y publicación de nombres y apellidos, el hechode señalar a personas concretas sin que hubiera unescrito judicial contra ellos, las conexiones, la afectadapresentación de hallazgos al modo de siempre nuevas
  • 281. 287revelaciones ofrecidas por la oficina de información dela Policía, las conversaciones telefónicas con el puntoculminante siendo la supuesta llamada en la cual laspersonas se rieron a carcajadas el día cuando estalló la“irresponsable” bomba en Patissia, la cual de hecho nofue ni registrada, pues todo esto fue a la orden del día dela propaganda y del espectáculo.En esos mismos días los sabuesos de la Poli-cía, quizás envidiando a la promoción mediática de lasección antiterrorista, se inventaron su propio éxito.Los secretas detuvieron en el barrio de Kallithea a cua-tro personas (entre ellas también a la madre de uno delos chicos) como miembros de “Conspiración”. Desdeluego, a uno que se encontraba en la isla Milos lo traje-ron con helicóptero. Las pruebas firmes e irrefutablesde su culpa fue la posesión de las llamadas “cerdas”(unos populares petardos, utilizados especialmente enel periodo de Navidad). Dada la ridiculez del caso, losdetenidos fueron liberados con cargos de faltas.La operación obligaba a presentar resultados omontarlos. La tercera en este periodo fue la detenciónde la anarquista Konstantina Karakatsani de 19 años,la cual fue premeditada con la idea de obtener otro re-sultado diferente a los dos fracasos previos.Y mientras que en ambos casos se hizo publi-cidad presentándolas como éxitos de la sección antite-rrorista, en esta ocasión el caso pasó a la sombra parade este modo encubrir la arbitrariedad y poner a Kons-tantina en prisión preventiva, a falta de pruebas y sinque tuviera algo que ver con nuestra organización.“¿Si voy a retroceder? ¡Seguro que no! Ni siquieracuando, al final del camino, sin posibilidad de fu-garme, me encontraré frente al muro de la muerte.”Severino di Giovanni (dedicado al compañero SimosSeisidis)
  • 282. 288Desde hace dos semanas se encuentra capturadopor órganos persecutorios el compañero Simos Seisidis,hospitalizado por las heridas recibidas por las balas po-liciales. Simos durante los últimos 4 años y medio (comotambiénlosanarquistasMariosSeisidisyGrigorisTsironis)eligio el sendero insumiso de la huida de la justicia, no per-mitiendo a los jueces y fiscales decidir sobre su libertad.Durante 4 años y medio fue señalado como “jefe”de la “banda de atracadores de negro”, según como lo dictóel guión de la Policía, el precio de 600.000 euros fue puestoa su cabeza y a las de otros dos compañeros, mientras queal mismo tiempo su nombre se mencionaba en relación concada acción revolucionaria armada y con cada ataque de laguerrilla urbana.Hay muchas maneras de mostrar tu solidaridadcon los compañeros, que se encuentran en la mira del Es-tado, y cada una de ellas es una extensión del modo en elcual nosotros mismos percibimos la acción revolucionariaen general.Sin embargo, en ciertas ocasiones la necesidadimperativa de los reflejos inmediatos no puede conce-der ni un segundo al enemigo. La grave lesión de SimosSeisidis y el hecho que se encuentre hospitalizado bajola permanente vigilancia de los altos cargos de la Policía,forzosamente nos lleva a asociaciones de ideas con situa-ciones semejantes a las cuales fue sometido el guerrille-ro urbano Savvas Ksiros en las torturas que sufrió en elhospital “Evangelismos”. Según nuestra opinión, tanto lamovilización inmediata como también una fuerte presen-cia de los antiautoritarios solidarios enfrente del hospital,fueron imprescindibles para ejercer una presión adecuaday también simplemente para mostrar que ningún compa-ñero está solo, especialmente en momentos difíciles.Al mismo tiempo, los maderos utilizaron el, ini-ciado por los periodistas, cuento del complots sobre lasupuestaimplicacióndeSimosenelatracoal“Praktiker”
  • 283. 289e hicieron uso de la detención de otro antiautoritario,Aris Seirinidis, presentándole al inicio como compinchedel primero y luego, puesto que ese guión no “pilló”, lecargaron con un caso, raro y medio olvidado, de un dis-paro contra antidisturbios y así le pusieron en prisiónpreventiva.La agudización de la acción revolucionaria traeconsigo la agudización de la represión.Cada compañero tiene que estar preparado. Don-de hay guerra, hay prisioneros. Y quien olvida a los prisio-neros, ineludible olvidará también a la guerra misma.LIBERACIÓN INMEDIATA DE LOS ANARQUISTAS RE-VOLUCIONARIOS PANAGIOTIS MASOURAS, HARISHADZIMHELAKIS Y LA ANARQUISTA KONSTANTINAKARAKATSANI (acusados de participar en Conspiraciónde Células del Fuego)La solidaridad con los guerrilleros urbanos KostasGournas, Nikos Maziotis y Pola Roupa, conlos anarquistas Hristoforos Kortesis, SarandosNikitopoulos y Vangelis Stathopoulos (acusados por elcaso de Lucha Revolucionaria)Saludos de compañeros al guerrillero urbano DimitrisKoufodinas y a otros no arrepentidos del “17 deNoviembre”La solidaridad con los anarquistas presos SimosSeisidis, Yannis Dimitrakis, Michal Pawlak(compañero polaco encarcelado en Koridallos porlos hechos de 6 de diciembre de 2009), PolikarposGeorgiadis, Hristos Stratigopoulos, Alfredo Bonanno,Ilias Nikolau y Aris SeirinidisHONOR AL GUERRILLERO URBANO LAMBROSFOUNDASConspiración de Células del Fuego/ Grupo Guerrillerode Terroristas
  • 284. 290Comunicado al respecto de los acontecimientosrecientes de 5 de mayo.“...y la muerte no tendrá ya poder ninguno...”.Los hechos del 5 de mayo, con el incendio pro-vocado a una filial de Banco Marfin resultaron con tresempleados del banco muertos y miles de verdades “car-bonizadas”.El sofocante clima de la abrumadora hipocresíapropagandística como también el desgastado humanis-mo moralista de “los que saben todo” dentro del movi-miento radical, nos obligan a tomar una posición públicasobre esos hechos. Esto no significa que hablamos desdeuna posición de “especialistas” de la violencia, ni tampocoque estamos nombrados “de oficio” como los defensorespúblicos de la gente la cual atacó éste edificio bancario.No obstante, creemos que es necesario decirciertas cosas y ponerlas en su sitio. Para hacerlo no esindispensable ni la experiencia de haber estado allí nitampoco el saber que pasó exactamente éste día. Segúnnuestra opinión, lo que se precisa es una postura seriay responsable, acompañada por la correspondiente me-moria histórica de las prácticas revolucionarias simila-res (como el acto de prender fuego a un banco), paraafrontar y para la (auto) critica de una cuestión concre-ta (la muerte de tres empleados, los cuales no fueron elblanco de la violencia revolucionaria).El nihilismo revolucionario que expresamospresupone una integridad del pensamiento y la prácti-ca, fundada lejos tanto de las muestras del cinismo alestilo “venga ya, eran empleados del banco, bien hicie-ron que les quemaron...” como también lejos de los llo-riqueos hipócritas, los cuales buscan a quien atribuir laculpa y tienen el discurso del revolucionario infalible yhumanista.
  • 285. 291Tomaremos las cosas desde el principio...En las metrópolis, en esa parodia de la vida que vivimos, lamuerte no es nada más que una noticia, una informaciónremota entre tantas otras, una frase en el diario, una esta-dística más...Cada día la gente enferma se muere en los hospi-tales, se muere en los accidentes de tráfico, en los “acci-dentes” laborales en las obras, en los pasajes subterráneosde la droga... Y quieren que aprendamos a callarnos anteestas decenas de muertes anónimas.Porque estas son simplemente cifras, “3 muertosen el accidente, 2 muertos de narcóticos”, unas cifras queno se “venden” en los medios de comunicación, que noaparecen envueltas en un supuesto humanismo, y por lotanto no convencen a nadie.Son unas muertes que, para decirlo claro, no in-teresan al sistema. Todos los tele-verdugos, desde los másconservadores hasta los más subversivos, que fueron es-candalizando y conmoviendo como si con los “3 muertosde Marfin”, no aguantarían mas en sus puestos ni un mi-nuto si afrontarían de tal modo a todas las muertes anóni-mas provocadas por el sistema al cual están sirviendo. Laverdad es que sobre los sucesos del 5 de mayo se ha mon-tado un obsceno saqueo de tumbas y un robusto negociode sentimientos, todo esto a beneficio del sistema...Daños colaterales y el saqueo emocional detumbasEnfrente de la inminente crisis social, el espectáculo dela muerte provocó su propio corto circuito. Las mani-festaciones se acabaron y a su vez aparecieron los son-deos contra las huelgas y marchas, el primer ministroentrego las flores en vivo por la TV, la casa ocupada encalle Zaimi y el ateneo de los inmigrantes en Eksarhiafueron asaltadas por la Policía, empezaron a publicarseen la prensa artículos sobre “asesinos-encapuchados”,
  • 286. 292enfrente del banco fue convocada una concentraciónfascista y la situación llegó hasta la denuncia pública,por parte de algunos ridículos payasos anarquistas, de“tales pandillas”, de “pensamiento caótico individualis-ta-nihilista y de “asesinos estúpidos”.No obstante, más allá de la propaganda y sustécnicas, el hecho sigue siendo el hecho. Tres empleadosbancarios, sin que fueran el blanco del ataque, murie-ron en el incendio de la filial en la cual trabajaban. Aquíes nuestro turno de no caer en la estadística pero tam-poco en alguna manipulación emocional. Seguramenteno vamos a hablar el idioma del “mal momento” o delos “daños colaterales”. Este es el idioma del enemigo,el cual recuerda al discurso del ejército estadounidensey sus generales durante la guerra de Afganistán. Perotampoco vamos a hacer el papel de honrar la muerte deestas 3 personas, la cual es dolorosa para sus familiares,pero si hubiera sido otra situación, simplemente seríauna noticia estéril para el sistema, en el caso de que nohubiera ocurrido en este lugar y en un momento con-creto y como resultado de una práctica revolucionaria.En pocas palabras, no vamos a reclamar ningúnespacio emocional dentro del espectáculo, fingiendo es-tar conmovidos por él, promovido por la TV, con un de-lírio humanista, un delírio en el cual se dejaron atrapartambién muchos del movimiento radical. No, no vamosa poner como “los duros preocupados solamente por laCausa”, pero estamos convencidos que en el caso de queestas tres muertes hubiéran sido resultado de un acci-dente de tráfico, unos pocos se darían cuenta de ésto ysería solo una noticia. Por lo tanto, no fue el triste hechode la muerte por sí mismo lo que funcionó como cata-lizador en la creación de un clima entumecido e inerte,sino la causa de ésta muerte. De éste modo, evitando elsaqueo de tumbas emocionales, tenemos que concen-trarnos en tratar el problema desde su raíz.
  • 287. 293De hecho, si alguien busca a los crueles asesinostendría que mirar en los rangos de Vgenopoulos y los desu especie. Su administración y sus órdenes, como tam-bién el hecho que sus empleados las aceptaron, fue loque llevó a estos empleados a trabajar a puertas cerra-das en un banco sin medidas de seguridad para incen-dios. Tales canallas como Vgenopoulos son los autoreséticos de las decenas de muertes físicas o psíquicas delos empleados, en los asesinatos llamados “accidenteslaborales”, de las humillaciones diarias y de los conve-nios sobre la disciplina laboral que imponen. Teniendoesto como algo por supuesto, ahora debemos mirar caraa cara a nuestras propias imperfecciones, vacíos, erroresy faltas de cuidado para de ésta forma romper la puertade salida de emergencia de un pensamiento unilateraly parcial, un pensamiento que quiere echar la culpa slóoa los jefes, un pensamiento capaz de sosegarnos pero node evolucionarnos...Pues, ¿a quién culpar por la muerte de los tres emplea-dos del banco?La práctica revolucionaria de “hit andrun”(golpea y corre)Ahora vamos a hablar sobre las decisiones, estrategiasy hábitos. En primer lugar: en Grecia desde hace ya dé-cadas es conocida la práctica de “golpea y corre” utiliza-da durante las grandes demostraciones. Se trata de unaformación de pequeños y combativos grupos constitui-dos por antiautoritarios, los cuales emergen desde elcuerpo central de los manifestantes y hacen incursionesatacando a los objetivos elegidos por adelantado (ban-cos, furgonetas de periodistas, unidades de antidistur-bios, etc.), para luego sumergirse de nuevo en el bultode la marcha y después volver a golpear y volver a des-aparecer. En lo que se refiere a la dimensión política deesta práctica, tenemos que subrayar que “golpea y co-
  • 288. 294rre” no pertenece exclusivamente a una u otra corrienteparticular de los anarquistas. Los anarquistas “socia-les” (especialmente en el pasado, cuando constituíanel componente más fuerte) utilizaban “golpea y corre”con la lógica de desviar a la manifestación, y así difundiry extender el conflicto. Consideran que de éste modofuncionan como el detonador de la explosión social ycontribuyen a la agudización de la lucha social.La corriente intermedia, el insurrecionalismoha heredado la práctica de “golpea y corre”, la ha desa-rrollado un poco a nivel organizativo, y se refiere prin-cipalmente a la experiencia del momento de conflicto ya la experiencia de las relaciones (solidaridad, autoor-ganización, superar los papeles de cada uno...) que seviven y evolucionan fuera de los predeterminados este-reotipos de la jerarquía. El resultante común de ambascorrientes es el hecho de percibir a las demostracionesgremiales como momentos de la lucha social, la cualtanto “sociales” como insurrecionalistas promueven através de su presencia y sus actos en ellos.La nueva corriente anarcoindividualista-nihi-lista, “el tercer polo” como lo hemos llamado, da for-ma a una percepción nueva de la lucha social y de lasdemostraciones. En las decenas de miles de masas queacuden a las concentraciones obreras no reconocemosnecesariamente a las personas que comparten el mis-mo código de valores con nosotros ni tampoco hablan elidioma de la liberación. Las movilizaciones sociales sonuna mezcolanza de las contradicciones y posturas quecontienen todos los terrenos del pensamiento humano,desde el conservadurismo pequeño-burgués hasta elpatriotismo izquierdista, desde el alternativismo y re-formismo hasta las ideas anarquistas.Las demostraciones funcionan como una sumade miles de personas separadas una de la otras, contrayectorias diferentes y puede ser que hasta enemigas
  • 289. 295entre sí, que se juntan por una razón común o por unademanda gremial (como la de seguros por ejemplo). Laaplastante mayoría de los integrantes de tales demos-traciones quiere volver a la rutina de la vieja cotidia-neidad (como sucedió en tiempos anteriores a que fue-ran votadas las reformas legislativas que “tocaron” susderechos) o, en su versión más de Izquierda, pide lasmejoras de la rutina a través de las, más progresistas yhumanistas soluciones dentro de los marcos del capita-lismo o del comunismo estatista. No es por casualidadque los eslóganes centrales de las manifestaciones re-claman la aplicación de unas leyes justas en contra delas reformas anti-constitucionales del gobierno.A menudo, hasta la desviaciónes violentas detodas las demostraciónes resultan ser un compilado decontradicciones. En el agresivo encierro del Parlamentodurante la marcha del 5 de mayo unos manifestantescantaban el himno nacional, otros tiraban piedras, otrosllamaron a los antidisturbios para unirse con ellos, losde KKE( Partido Comunista de Grecia) localizaban a losprovocadores, otros gritaban a los que rompían bancos,mientras que unos aún aplaudían cuando los anarquis-tas montaban barricadas. Un panteón de todas las pos-turas que se repite los últimos 30 años.La vanguardia revolucionaria y el militarismorevolucionarioNosotros y nuestra visión no es ninguna iluminadavanguardia revolucionaria ni tampoco una camarillaélitista. Cada uno de nosotros ha saboreado las contra-dicciones, se ha revolcado en ellas, tomó parte en ellashasta el punto de la necesidad de una evolución, tantopersonal como espiritual, con ciertas experiencias di-ferentes, algunos debates y observaciones colectivas,algunas páginas interesantes en libros y manuales, lareflexión individual y el deseo de afilar la acción revo-
  • 290. 296lucionaria, exigieron de repensar la participación en lasmovilizaciones masivas. Por la esfera del pensamiento yde acción que expresamos, ya no nos llena simplementeel hecho de que haya un disturbio.Creemos en las organizadas estructuras delconflicto y en las claras razones revolucionarias con lamemoria, el presente y la perspectiva. Un anarquistaencapuchado que “lo rompe todo” porque rechaza losresiduos que le ofrecen como “la vida”, rechaza la ci-vilización del espectáculo, los modelos que se ocupansólo de su propio pellejo, los valores del dinero y de unaconsciencia lánguida, él no tiene nada que ver con unasalariado rabioso que levantará su cabeza un poco sólocuando siente entumecimiento en su bolsillo. Es el mis-mo que antes, cuando se consideraba a sí mismo que“iba tirando”, vivía su rutina y se indignaba sobre los”alborotadores”.Hay un enorme abismo de valores, sobre la cualninguna violencia ni ningún momento del disturbio escapaz de juntarse por un puente, si no existe la nece-saria conscientización y el auto-aprendizaje. Pensamosque justo a esta tendencia de la conscientización revolu-cionaria aportan y contribuyen las reivindicaciones delos ataques, los textos, los libros, los folletos, los esló-ganes en los muros, los carteles. Este es nuestro ataqueteórico-propagandístico contra el sistema que tiene quemorir. ¿Y las manifestaciones? También las manifesta-ciones aportan algo, con tal que las miremos desde unnuevo punto de vista. Nadie nace revolucionario o gue-rrillero, es un gradual proceso evolutivo, es lo de definirtu propia vida sin compromisos.Las demostraciones como las del 5 de mayo sonla necesaria fase previa, una antesala adecuada para losque quieren tener su primer contacto con la violenciarevolucionaria. En tales demostraciones el desarrollode “golpea y corre” en unas condiciones desfavorables
  • 291. 297con centenares de maderos por la ciudad resulta de seruna experiencia decisiva para los que quieren afilar susherramientas teóricas y prácticas en las condiciones deuna batalla urbana. Estos son los requisitos apropiadospara qué evolucionen otras formas de accionar de lanueva guerrilla urbana. Nuestro objetivo es organizarel militarismo revolucionario. Una visión anti-jerárqui-ca sin rangos y seguidores, que propulsa la creación deunos pequeños y flexibles grupos combativos anti-au-toritarios, las cuales cartografiarán la ciudad, los obje-tivos de ataques y las huidas, se organizarán y se arma-rán adecuadamente, desarrollarán las relaciones conlos respectivos grupos de afinidad, serán abiertas (conun cuidado necesario) a los compañeros jóvenes, plan-tearán los planes de ataque y utilizarán (sin afrontarlascon hostilidad) a las manifestaciones gremiales comocaballo de Troya de las campañas revolucionarias. Porlo tanto no se trata de la cuestión de participar o no enlas demostraciones, sino de una evolución.Lo que creemos es que solamente a través de ladimensión organizada de la violencia revolucionaria sepuede promover la coherencia, la continuidad y la serie-dad, las cuales no permitirán en el futuro tales “fallos”con resultados trágicos como lo de Marfin. Sólo de estemodo la nueva guerrilla urbana se difundirá como vi-sión y como práctica, provocando el caos en la cotidia-neidad esterilizada del aburrimiento organizado.Los chivatos y las consecuenciasEstamos escribiendo todo esto como una contribución aun dialéctico campo del pensamiento y de la acción en-tre varias corrientes políticas, y no para justificar o en-cubrir algo. Se sabe que el ataque contra el banco Marfinno tuvo ningún particular sello ideológico en lo que serefiere a las ideas y contenidos políticos de la gente queactuaron allí. A la base del objetivo de ataque (una filial
  • 292. 298bancaria), cada una de las corrientes antiautoritarios (yno sólo tales) podrían haberla incendiado. No obstante,es muy conveniente para los “tiburones asambleístas”atribuir acciones según su resultado a nuestra corrientepolítica.Las declaraciones de lealtad a la ley y los comu-nicados humanistas propios de misioneros que circula-ron por allí sacadas por ciertos colectivos anarquistas,los comunicados en los cuales también se expresaba lacerteza condenadora sobre la procedencia de “los cul-pables”, demostraron el completo vació político de losargumentos sobre “el elemento nihilista” que “ se estáparasitando a las espaldas del ámbito anarquista”. Suridiculez no nos molesta, pero cuando algunos lleganhasta ese punto peligroso de señalar en las asambleasabiertas y cafeterías a gente concreta, así alimentandolos oídos diligentes de la Policía, pues entonces ciertaspersonas serán enfrentadas del modo que les corres-ponde, como CHIVATOS, con todas las consecuenciasincluidas.La acción con el objetivo concreto y los fallosautistasVolviendo a lo “cómo y porqué” del caso de Marfin, in-dependiente de la corriente anarquista que uno sienteque expresa como individuo o siendo parte de algún co-lectivo, tenemos que reconocer que las tres corrientesmencionadas (sociales, insureccionalistas, anarco-indi-vidualistas/ nihilistas) tienen una característica común.La clara y precisa definición de la acción con el objetivoconcreto ( edificios estatales, fuerzas represivas, símbo-los de lujo, etc.). Los tres empleados bancarios que tra-bajaban el día de la huelga seguramente no se puedenconsiderar enemigos, pero tampoco aliados. Por lo tan-to en ningún caso deberían ser los blancos del ataque.Nuestro objetivo de escribir estas cosas no es ni
  • 293. 299embellecer los hechos ni tampoco seguir la lógica deldistanciamiento. Por ésto no olvidamos los ataques au-tistas contra cualquier cosa (las paradas del autobús,cabinas de teléfono, kioscos, coches cualquiera...) queocurren en los márgenes de los ataques bien apuntados,pero estamos en la posición de saber que tales actos sonuna pequeña dosis de irresponsabilidad que nunca hainfluenciado mucho las cosas. Al contrario, el edificio deMarfin en calle Korai siendo un palacio de banco resul-taba ser un blanco bello.No podemos saber que exactamente ocurrió allíy que se pretendía, pero sí que conocemos las debili-dades crónicas, las cuales creemos que contribuyeron alo sucedido. Nos referimos al fetichismo de la violenciano-organizada y a la falta de dar sentido a los medios deataque.Las armas vacías matan...Lo que ocurrió en Marfin, la verdad fría dice, que fuesólo fue una cuestión de suerte que ésto no sucedieraantes. Cada revolucionario debe desarrollar su relaciónpersonal de cómo entiende y percibe a los medios queutiliza. Todos los medios, desde una piedra hasta unasemiautomática, pueden con la misma facilidad volver-se contra nosotros, como un bumerang. Por esto de-cimos que las armas “vacías” matan con más facilidadque esas “cargadas”. Las armas “vacías” son también losmedios, las cuales su poseedor no tiene conciencia ni desu uso ni de su efectividad.De este modo, con los hechos de Marfin algunos“descubrieron la América”. Sin embargo, el problemadesde años era parecido. Cuantas veces en el pasado,tanto en las demostraciones como en “los hechos noc-turnos”, los compañeros se quemaron un poco o se hi-rieron uno al otro por sus propias molotov, sea porquelas molotov estaban mal hechas o sea porque algunos se
  • 294. 300apresuraban en tirarlas... Cuantas veces se rompieronlas cabezas de los compañeros por las piedras tiradaspor otros “impacientes” desde detrás, tiradas sin versiquiera el objetivo... Además, si no tenéis corta la me-moria, ¿cuántas veces los anarquistas se reñían entreellos durante las marchas a causa de las diferencias dementalidades u opiniones... ?Los ejemplos son innumerables. Todos ellos in-dican la misma debilidad. La cisma entre la teoría y lapráctica, entre la consciencia y la acción. La violencia re-volucionaria aparece en forma de fetichismo, a menudoreproduciendo modelos dominantes, actitudes machis-tas, chulerías, muestras de arrogancia, papeles y “espe-cializaciones”. Esta relación contradictoria de posturasdentro del ámbito radical, funciona como axioma de ran-gos en la alistación de las hegemonías informales.A lado de estas actitudes se encuentran los com-pañeros jóvenes que a su vez perciben a esa división derelaciones y, también debido a su responsabilidad in-dividual, la están reproduciendo como un error de im-prenta. La violencia, su medios, su uso, su fabricación,las cautelas, las experimentaciones y las técnicas hastaahora nunca fueron puestos sobre la mesa de los apren-dizajes colectivos para de éste modo desfetichizarlase introducir el saber, convirtiéndolas en algo familiar.Este fue el privilegio de esos más “iniciados”, los cualesde tal manera “protegían” a sus rangos. La violencia seconvirtió ya en algo visto como un juego de adrenalina,un antagonismo informal sobre “quien dará más”.Nosotros al contrario sostenemos que es la con-ciencia la que nos empuja a desarrollar nuestras capaci-dades y saberes combativos, para golpear al enemigo.“Durante el aprendizaje toda la preparación militarfue sometida a la política: “ Cuando estuvimos ma-nejando materiales químicos delicados, nos sugerían
  • 295. 301pensar siempre sobre la política, y de éste modo sercapaces de hacer de todo y hacerlo bien.” (AbimaelGuzmán, miembro de la organización Maoísta en Perú“Sendero Luminoso”)A lado del fetichismo florece el saber a medias.Algunos compañeros, ignorando la efectividad de losmedios de la violencia y su peligrosidad, proceden a suuso imprudente, como por ejemplo los ridículos enfren-tamientos (que además duran horas) desde los asilosuniversitarios (“kagelaki”**), pero también los desorga-nizados ataques contra los antidisturbios en Eksarhia,cuando las decenas de molotov lo único que logran porregla general es “ennegrecer” al asfalto...Si en al mismotiempo la misma gente lo debatiera y lo organizara po-drían darles unas buenas hostias y quemar los furgonespoliciales.Una parte de esta tradición del culto, y al mismotiempo, de ignorancia de valoración de los medios es lacrítica ejercida por los ya inactivos “expertos” de la vio-lencia. Un tejido de actitudes de desdeño que hacen sucrítica desde una segura posición de no-participaciónen las acciones revolucionarias, pero se cubren con lacoartada de sus experiencias que huelen a pólvora sobrelos tiempos de “entonces, cuando las cosas no se hacíanasí sino mucho mejor.” Las lógicas de aquellos retiradosque exponen sus experiencias armadas y violentas delpasado, cada vez definiendo el uso correcto de la vio-lencia y el contenido de la guerrilla, y se jadean de des-preciar a cualquier pensamiento y práctica innovadora.Los síndromes de un pensamiento cobarde y pusiláni-me que admira y idealiza a todo lo que está allí lejos enuna segura esfera histórica, y a la vez demuestra unaarrogancia cutre ante todo lo que se intenta hacer aquíy ahora.En toda esta confusión de consciencias, la gente
  • 296. 302que prendió fuego al Marfin o no vieron a las personasdentro ( una falta de cuidado que no ocurre por primeravez: por ejemplo durante el nocturno ataque organiza-do contra el Banco Nacional en una galería comercial dela calle Panepistimiou hace unos cuatro años unas 2-3personas quedaron atrapadas en la terraza) o, aún peor,les vieron pero no creían en la posibilidad de qué se mo-rirían por culpa de unas pocas molotov. Sin que conoz-camos a esas personas, estamos convencidos de que sialguien les diese una pistola no dispararían contra losempleados del banco. Por lo tanto no querían matarles,a pesar de que quizás escucharon algunos comentarioschungos y cínicos al estilo “ que se mueran, son unosempleados del banco”.Si hay algo que llevó a los hechos del 5 de mayoes el absceso de una tradición dominante jerárquica, quedesde ya décadas está latente dentro del ámbito radical,y ahora como primera cosa debe darse una respuestasa sí mismo, hacer una auto-crítica. La gran parte de loque escribimos aquí corresponde a nuestra propia vi-sión de experiencias vividas y a nuestras propias faltas,y no se trata de unas sabidurías de alguien “de fuera”.Así con este motivo se presenta un impulso ade-cuado para abastecer más a nuestro pensamiento y ac-ción y pensamos editar en un futuro un manifiesto connuestras posiciones y nuestros valores acerca de la co-rriente nihilista, anarco-individualista y del terrorismorevolucionario.Al mismo tiempo, el recién sacado texto firma-do por “ un grupo de compañeros que tomó parte enlos actos destructivos en el centro de Atenas durante lademostración del 5 de mayo”, demuestra que cada ex-periencia que quiere ser revolucionaria, como su obje-tivo prioritario tiene que crear momentos y espacios dedebate y de evaluación. En este texto los compañeros,independiente de acuerdos o desacuerdos que podemos
  • 297. 303tener con ellos, trabajaron justo sobre el proceso de po-ner de nuevo en marcha una esencial dialéctica revolu-cionaria.Porque la apuesta por la revolución no juega nien los términos de la superioridad militar, ni tampococon aquellos aforismos fanáticamente religiosos vacíosde contenido político. La nueva guerrilla urbana es unproceso que “golpea” sobretodo contra el centro de lasrelaciones humanas. Allí es donde todo empieza...Conspiración de Células del FuegoGrupo Guerrillero de TerroristasFracción de Nihilistas*Alket Rizai es un “criminal” del origen albanés, que dos vecesse fugó de la cárcel junto con el “bandido” más conocido (y másquerido por la gente), Vasilis Paleokostas. Dos esas fugas espec-taculares con el helicóptero desde la cárcel ateniense de Korida-llos ocurrieron en junio de 2006 y en febrero de 2009. Alket fuedetenido de nuevo en noviembre de 2009, mientras que Vasilissigue en fuga.**El fenómeno de tirar piedras y molotov desde los recintos uni-versitarios se llama “kagelaki” así “rejitas”, refiriéndose a la verjaque limita la “frontera” del asilo.
  • 298. 304Envío de los 14 paquetes incendiarios desdeAtenas, 1 de Noviembre de 2010Comunicado al respecto de nuestros compañerosdetenidosEn este momento tres hermanos nuestros, tres miembrosde nuestra organización se encuentran encerrados en lascárceles de la democracia griega. Su ausencia no puede serrellenada con el texto de un comunicado. Las palabras re-saltan como desesperadamente pequeñas e insignifican-tes ante la intensidad de las situaciones y emociones quehemos compartido.No obstante, hasta en estos momentos en que losmuros y hierros de la cárcel se alzan entre nosotros, nadaha cambiado.Gerasimos Tsakalos, Panagiotis Argyrou y HarisHadzimihelakis,trassuintransigenteposturaysudeclaracióndesermiembrosdeConspiraciónnosdanalrestodenosotrosunaconsignaparaseguirlosataques.Suorgulloesnuestroor-gullo,sussonrisassonnuestrassonrisas.PanagiotisyGerasimos,dosdelosmássincerosydig-nos revolucionarios, durante el último año y medio pasaron alavanguardiadelailegalidad,tomandoladecisióndeestarenuna posición de combate permanente contra el sistema y suschivatos.Haris, en prisión preventiva desde un año y medio,para proteger su entorno de amigos de todavía más represiónpolicial (por las huellas dactilares encontradas en su casa enHalandri,17personasentotalestánacusadasdesermiembrosdeConspiración)alprincipionegóelhechodeformarpartedenuestraorganización.Sinembargo,elreciénarrestodedosdenuestroshermanosmássuhonoryorgullocomorevoluciona-rioleempujaronparatomarlaresponsabilidadpolíticaporsupertenenciaaConspiracióndeCélulasdelFuego.No vamos a perorar más. No nos gusta hablar sobre nuestros
  • 299. 305hermanos, preferimos hablar directamente con ellos. Porahora les ofrecimos nuestro compromiso...”No retrocedemos:estamosaquí.Nointentamos:podemos.Nomendigamos:ro-bamos.Noborramos:quemamos.Noesperamos:ardemosdeimpaciencia...La Conspiración nunca será arrestada, porqueno se trata simplemente de una organización sino de un flu-jo de ideas, y a las ideas no se les puede detener...En nuestrocuaderno de bitácora todavía no hay ningún día marcado.Todos los meses, todas las semanas, todos los días siempreestán disponibles. A uno de los días lo marcaremos con unasonrisa, la de un nuevo encuentro para continuar NUESTRAaventura...”Postdata 1.“Andamos firmes en nuestros pasos y alritmo del eco de nuestros corazones. Todoel grupo como un cuerpo, un alma...Esto espara nosotros la Revolución...”Puesto que todo sigue, declaramos que desde el día dehoy la organización revolucionaria Conspiración de Cé-lulas del Fuego se manifestará por dos infraestructurasautónomas y equiparables: nosotros, que nos definimosahora como la Sección Ilegal de la organización y la se-gunda sección, Célula de los Encarcelados Miembros deOrganización que incluye Gerasimos Tsakalos, Panagi-otis Argyrou y Haris Hadzimihelakis, como también aaquellos compañeros cautivos que están en acuerdo connuestros valores y principios.A partir de ahora su palabra será también la nuestra,mientras que sus decisiones representarán también lasnuestras. Vamos a poner toda nuestra fuerza para serdignos de sus expectativas y de la confianza con la cualnos han honrado...VIVA LA CONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DEL FUEGOVIVA LA REVOLUCIÓNLa sección ilegal de CCF.
  • 300. 306I. ¿Tregua? Nunca, por ningún lado.“Ármate y se violento, hermosamente vio-lento, hasta que todo reviente. Porque re-cuerda que cualquier acción violenta con-tra estos promotores de desigualdad estáplenamente justificada por los siglos deinfinita violencia a la que nos han someti-do. Ármate y combate el terrorismo delestado, quema, conspira, sabotea y se vio-lento, hermosamente violento, natural-mente violento, libremente violento.”Mauricio Morales (guerrillero urbanoque murió en Chile)Vamos a gritar con fuerza en el idioma de larevolución. El idioma en el que las palabras puede quesean pronunciadas de maneras diferentes pero sí quemiran hacia el mismo lugar, un lugar sin jefes ni escla-vos, donde no seamos sometidos a la tiranía de las mer-cancías e imágenes. Nuestras voces serán el viento queviajará allí donde conspira la rebeldía. Desde los barriosde Buenos Aires hasta las noches de Atenas y Tesalóni-ca, desde las ciudades de Chile y México hasta las callesde Francia y Bélgica. Nuestros puños se alzan hasta elcielo en un saludo perpetuo que se da entre todos losrevolucionarios de este mundo y entre todos los queandan en su contra. Se alzan siendo también una “des-pedida” a los guerrilleros que “se han ido” temprano, aLambros Foundas (miembro de Lucha Revolucionaria),a Mauricio Morales y a un largo listado de compañe-ros, los cuales se cruzaron prematuramente con el pre-cio que uno tiene que pagar por la delicada y exigentebelleza de la lucha armada. En este viaje del fuego en lastiniebla no estamos solos. Siempre tenemos a nuestrolado nuestros hermanos encarcelados, los que fueron
  • 301. 307detenidos durante las acciones contra el enemigo y,por una otra vez, elevaron su honor y dignidad más alládel miedo a la cárcel. Por lo tanto, un saludo de fuerzaa los compañeros presos y además una notificación alos carceleros y alcaides de las prisiones: “ningún presodigno está solo...”NADA MENOS QUE TODOLUCHA ARMADA POR LA REVOLUCIÓNII. La anarquía combativa, la nueva guerrillaurbana y organización revolucionaria Conspir-ación de Células del Fuego.Durante los últimos años se desarrolló en Grecia unasituación que hace imposible dar un paso atrás. La cor-riente radical antiautoritaria se presenta como la princi-pal expresión del enemigo interno, dejando para siem-pre en el armario de la historia las lógicas marxistas yel reformismo de la izquierda. A pesar de todas sus con-tradicciones, debilidades y tendencias introversas, elenemigo interno antiautoritario está presente en todoslos aspectos de la rebeldía. Desde los carteles y marchasofensivas hasta el sabotaje, los atracos a mano armada,los ataques con explosivos y las ejecuciones políticas.Se trata de un época criada en el fuego y en aquella ép-oca se organiza y golpea la organización revoluciona-ria Conspiración de Células del Fuego. Después de máso menos 3 años de intransigente acción y más de 200ataques incendiarios y explosivos, seguimos creyendoque nuestros actos no son más que una gota frente alocéano de la inmensidad de nuestro deseo por la revo-lución.La Conspiración viene de una nueva corriente dela anarquía revolucionaria que fuertemente penetró elcampo del conflicto e instigación social. A través de losobjetivos de nuestras acciones y nuestros comunicados,
  • 302. 308nos hemos definido como parte de la anarquía combati-va de la nueva guerrilla urbana, que ejerce una continuacritica tanto contra la tiranía de “los de arriba” comocontra la reconciliación de “los de abajo”.Los objetivos que hemos golpeado: concesion-arios de coches, bancos, comisarias, empresas de se-guridad, despachos de políticos, parlamento, iglesias,juzgados, cárceles, embajadas, etc. son para nosotrossimplemente unos edificios y no importa cuantos kilosde explosivos colocaremos por allí, les van a construirnuevamente, con más cámaras, con mejor vigilancia,de un modo que parecerán aún más inconquistables.Además, la propaganda de los medios de comunicaciónde masas que entra en el escenario después de cada ac-ción, está encubriendo por completo algunos ataques,envolviéndoles en un velo de silencio o, en el caso siestán forzados de revelarles (bombas, ejecuciones)difamándolos y así los está despolitizando. Al mismotiempo, utilizando la asimilación del espectáculo, “co-locan” a estos ataques entre anuncios del “nuevo jabónpara los platos” y unas telenovelas de realidad virtual,así convirtiéndolas en un producto neutral más de unainformación indiferente.Por esto, nuestro objetivo fundamental no sonsimplemente algunas puertas reforzadas, unas paredesde oficinas ni tampoco los escaparates de los centros co-merciales sino reventar y sabotear las relaciones socia-les que hacen admisibles a esos símbolos del poder.III. La corriente antisocial y la aceptación de lasociedadPor tanto, pertenecemos a la corriente anti-social de laanarquía, la que entra en ruptura no solo con el estadosino también con la sociedad, porque de lo que vemos,el poder no se mantiene únicamente con la violencia y
  • 303. 309las ordenes de los cuarteles del estado, sino también porla reconciliación, aceptación y renuncia de un muche-dumbre silenciosa, que ha aprendido a ovacionar lasvictorias nacionales, a festejar por su equipo de fútbol,a cambiar su ánimo apretando el botón del telecontrol,a enamorarse de escaparates de tiendas y de unos mod-elos artificiales, a odiar a los extranjeros, de mirar solopor lo suyo y de cerrar los ojos ante la ausencia de unavida de verdad.Esta multitud de los ciudadanos sosegados, se le-vanta de su sofá solo cuando su propio calor de hogar desu pequeña propiedad privada está en peligro.La crisis económica en Grecia y sus consecuen-cias ya empiezan a pintar un nuevo cuadro del canibal-ismo social. Durante las explosiones sociales que estal-lan en la mayoría de los sectores de empleados cadauno está reivindicando exclusivamente las demandasde su propio gremio. Si, desde luego: las movilizacio-nes (huelgas de camioneros, bloqueos de puertos portrabajadores portuarios, etc.) a menudo provocan uncortocircuito social y llenan de descontento a los demásempleados. Naturalmente, este escenario se está alter-nando y aquellos que hoy están en la calle “reclamandolo suyo”, mañana estarán en contra de algunos otrosque van a estar en huelga por lo que les tocará a ellos(así fue por ejemplo cuando los camioneros se opusi-eron a los cortes de carreteras organizadas por agricul-tores, los ciudadanos que estuvieron contra la huelga defuncionarios públicos, los padres contra los profesoresen huelga, etc.). Todas estas protestas sociales empob-recen nuestro lenguaje y a nuestra conciencia, porquereclaman un estado más bueno, un trabajo mejor, unaeducación mejor, una salud pública mejor, pero nuncase atreven a abordar que la cuestión no es simplementesi vivimos peor o más pobremente que ayer, sino quevivimos de una manera que no nos cabe. Nuestra exis-
  • 304. 310tencia está humillada por las ordenes de cada patrón,nuestros deseos se reflejan en el ídolo del escaparate,nuestra desobediencia está encarcelada por patrullasuniformadas, el placer se convierte en un producto fácilde encontrar en los relucientes estantes del supermer-cado, la expresión facial se pierde detrás de la máscarade lo fingido, la comunicación se convierte en un botóndel teclado delante de la pantalla fría del ordenador. To-das estas ausencias y faltas se merecen algo más queunas simples protestas por un puñado de moneditas. Semerecen que nos lancemos con toda nuestra alma a lanueva guerrilla urbana.La nueva guerrilla urbana es la reivindicación denuestras propias vidas, una alianza con el lado auten-tico de la vida, un camino difícil y lleno de obstáculosen una sociedad que ya ha vendido a cada rastro de suconsciencia.Hoy en día cada uno va por lo suyo, convierte sudesilusión en cinismo e indiferencia, mientras que loúnico que le interesa es cómo el mismo se las arregla, alprecio que sea. El poder está jugando muy bien el juegode “divide y reina” porque tiene un rival fácil.Cuando tiene delante una sociedad degenerada,preocupada más por la realidad virtual de la televisiónque por su propia vida, no necesita ni esforzarse paradividirla, porque de todos modos su atención ya estádividida entre las dosis gratuitas de placer consumistay los nuevos, “cien por cien seguros” préstamos de lasilusiones pequeño-burguesas.¿Y la vida? La vida ya se ha ido de esta ciudad,ahora hay solo el ruido de los coches, los gritos que gri-tan órdenes cotidianas y las imágenes de publicidad quenos están disparando día tras día.Por esto creemos que la consciencia de clase estámuerta y enterrada por debajo de los cimientos de lacivilización moderna. Por tanto, el que hoy en día habla
  • 305. 311sobre la guerra de clases tiene el olor del pasado en suboca. Vamos a explicarnos para que no nos malinter-preten. Puesto que evidentemente no estamos viviendoen algún bote de cristal de las ideologías puras, sabemosque la quintaesencia del sistema está en la producciónde las desigualdades sociales y económicas. Para quehaya unos pocos ricos siempre se precisa de un montónde pobres. Pues, cuando decimos que la guerra de claseses un concepto anticuado, no negamos la existencia declases sociales, sino más bien creemos que no existe laconsciencia de clase. Por tanto, si los oprimidos y ex-plotados de este mundo no quieren darse cuenta en quépunto están, no se piensan en levantar y atacar al pa-lacio de los “zares” que les privaron de tantas cosas...nosotros por nuestra parte no haremos el papel de unosque “despiertan al pueblo”.Al contrario: con nuestras acciones y comunica-dos queremos evitar caer en la vieja trampa del pensam-iento revolucionario que insistía en ver la historia comoun cuadro en blanco y negro, pues “el estado es malo”y “los oprimidos son buenos”. Rechazamos a las estan-darizadas pizarras de lectura, las verdades “eternas” ylas conclusiones fáciles. Por esto en nuestros comunica-dos faltan los análisis económicos. Lo que no significaque no reconocemos la importancia crucial que tiene laeconomía siendo la piedra angular del sistema. Sin em-bargo, ¿cómo podemos describir con términos económi-cos los ojos vacíos de un niño que está mendigando porla calle, las colas en los comedores de ayuda social, lascuentas que siguen corriendo y la luz que fue cortada,los créditos, el alquiler sin pagar, pero sobretodo cómopodemos evitar de quedar atrapados en una compasiónhumanitaria sin echar la culpa también a la inercia detodos aquellos que sufren bajo el látigo de la economíay siguen sin resistir?Porque es un hecho que la opresión la vivimos
  • 306. 312todos cada día en nuestro propio pellejo, pero la dife-rencia es en lo que cada uno hace contra esto. Algunossilban desinteresados y cambian el canal de la TV, otrosculpan a los extranjeros “que nos roban nuestros traba-jos”, luego hay los que piden más policía, aquellos quese hacen policías o seguratas, los que siguen llevandolas anteojeras de su partido político, los que estudianpara después pillar “un buen curro” o simplemente paraalimentar a las ilusiones de sus padres, los que se bus-can unos escondites para olvidarse de todo (el consumoen calle Ermou y los fines de semana en los bares deGazi) y por fin, estos pocos que convierten su desilusiónen un grito, le ponen una capucha, y traman unos nue-vos planes de subversión en los crematorios modernosde la metrópolis.El entendimiento y la comprensión de las cosastambién ya se han endeudado, y así las explicacionesbuscan palabras adecuadas. La economía no es simple-mente un método científico que interpreta al mundo,sino como primero una relación social que se ha estab-lecido como el criterio según el cual se divide a la gente.Cuando en los años 90 el poder fue capaz de satisfacersu promesa sobre el mundo de la abundancia, allí dondehoy aparecen unas voces de protesta, hubo solo unassonrisas consumistas, que no se preocupaban del hechoque su felicidad está construida sobre las espaldas ysobre la desgracia de otra gente (caída del Bloque delEste, guerras civiles, inmigración...). Pues, ahora vinoel turno del hombre occidental para luchar contra loscallejones sin salida de la civilización que el mismo hacreado. Nosotros, negándonos de olvidar quien tiene lasresponsabilidades sociales, criticamos directamente nosolo al cortocircuito del sistema sino también al sistemapor sí mismo y sus ciudadanos. Por esto la Conspiraciónno habla el idioma de los análisis de clase sino el idiomade la consciente decisión del ataque, de la lucha armada
  • 307. 313y de la revolución por el derribo total de todo.No necesitamos al ensueño de la insurrecciónsocial de masas para poder creer en algo y ser atraídospor esto, porque nos apreciamos a nosotros mismos ya nuestros compañeros, y además estamos profunda-mente convencidos de que lo que vivimos no merecede ser llamado la vida. Por esto borramos de nuestrovocabulario el llamado “sujeto revolucionario de prole-tarios oprimidos”.IV. La crisis económica y polarización socialcomo una oportunidad para nosotros. “lo vis-ible se vuelve presente”.Por otra parte está claro que sabemos que la actualidades una época que presenta el desafío más grande para losrevolucionarios de todo este mundo occidental se acabódefinitivamente la época de las promesas de abundan-cia. El consenso social que se construyó en torno a losideales consumistas y promesas de una prosperidadmaterial se está desgastando más y más con los sucesi-vos golpes de la crisis económica. Una cultura de dinerofácil y obtenido rápidamente y de la correspondientesubida social está desapareciendo y en su lugar entranunas situaciones “retrogradas” de una simple pobreza.Esta situación provoca y seguirá provocando conflic-tos sociales, tanto en Grecia como a nivel internacional(Francia, Inglaterra, etc.). Es ineludible el hecho que enel cuerpo social que hasta ahora estaba neutralizado seva a desarrollar una polarización social hacia los dos ex-tremos. En primer caso se van a reactivar los instintosmás conservadores de una parte de la sociedad (ver lossucesos racistas en Agios Panteleimonas y plaza Attikiso la entrada del partido neo-nazi “Amanecer Dorado”en el consejo municipal de ese barrio), que van a des-cubrir “la fuente de todo mal” en los más débiles: los
  • 308. 314inmigrantes. Los comentarios estúpidos al estilo “el-los apestan”, “traen las enfermedades”, “estos trajeronconsigo la delincuencia”, “su comercio top-manta cier-ra nuestras tiendas”, “causan que se bajen los sueldos”son solo algunos de los veredictos que ya están soltandolos nuevos “salvadores de la nación” para convencer yganarse la aprobación de miles y miles de oprimidosgriegos.Naturalmente, la gran mayoría de los inmigran-tes tiene su propia parte de culpa, puesto que siguenreproduciendo los modelos “griegos” dentro de suscomunidades, allí donde también reinan los idealespequeño-burgueses, el sexismo, las mafias, las divisio-nes raciales y nacionales, además la intolerancia y el fa-natismo religioso.En segundo caso, el resto del cuerpo social se vaa mover hacia las reivindicaciones sociales. Se trata deun multicolor y bullicioso espectro que tiene en sus fi-las unos sindicalistas de PASOK, estreñidos miembrosdel Partido Comunista de Grecia, izquierdistas modera-dos, además los que no pertenecen a ningún partido,anarquistas progresistas y anarquistas que adoran “losocial”, hasta los hooligans y chavales que van solo porlos disturbios.Estamos preparados para vivir un periodo degrandes tensiones. La polarización y conflictos socialesson ineludibles. Cayéndose cuesta abajo la economía,Grecia será el escenario de unos enfrentamientos a granescala. La cuestión es ¿cuál lado va a elegir cada uno?En este momento nosotros estamos lejos. Obvia-mente ni en la alcantarilla conservadora de los fascistas,pero tampoco en el frente de las demandas y reivindica-ciones sociales.Nuestra acción minoritaria ya hace tiempo hizosu propia llamada a la guerra, sin reclamar unos suel-dos mejores ni unas rentas más favorables, sino com-
  • 309. 315batiendo por una vida mejor, por un sentido más esen-cial y autentico de la realidad.Pero esto no significa que queremos saborear laarrogancia de alguna supuesta autoafirmación. Talesaxiomas se quedan lejos de nosotros, lo que estamoshaciendo es simplemente hacer muy clara nuestrasposiciones. Además sabemos que no nos basta el saberacadémico de la desgracia, sino como primero nos im-porta la búsqueda de una permanente intervención encontra de la desgracia.La búsqueda de vivencias y experiencias.La búsqueda de una perspectiva y de una identi-dad colectiva.La búsqueda de comunicación con otra gentealejada de cualquier dogmatismo de teoría pura, ale-jada también de nuestro propio dogmatismo.No somos solidarios con la desgracia de la gente,somos solidarios con la firmeza de los que no aceptan ladesgracia que les toca.Según nuestra opinión justo en este punto, en elpunto de la tensión y de las contradicciones que traenconsigo una polarización social, se están creando lasprimeras verdaderas fisuras sobre el orden dominantede las cosas y lo que queda por hacer es agarrar el hilo dela comunicación y darle un empujón más allá. Toda estasituación, con las consecuencias de la crisis que dejandespojada la verdadera cara del estilo de vida occiden-tal, dan la chispa para el margen de las reacciones pre-determinadas para que surjan unos nuevos y autóno-mos comportamientos sociales, rechazos y negaciones.Creemos que existen y seguirán existiendo nue-vas minorías de gente que está fuera de los marcos delconservadurismo y de las reformas sociales, las cuales,sea instintivamente, naturalmente o conscientemente,en sus prácticas rechazarán todo el conjunto de la civi-lización y sus valores contemporáneos sin al mismo
  • 310. 316tiempo caer en algún racismo estúpido o en algunas de-mandas por un sueldo mejor.Ahora estamos aún lejos, pero ahí queremos lle-gar. En el corazón del cambio. Todos nuestros ataques ycomunicados intentan ser un código informal de comu-nicación, un fino y rojo hilo que va adonde se lo lleva elviento para conectar las más imprevisibles y esparcidasindividualidades autónomas. Porque no queremos ver ala gente con sus etiquetas de obrero, anarquista, pobre,inmigrante, sino mirar directamente a los ojos de cadauno y verlo como una individualidad por sí misma, quejuzga y será juzgada por lo que hace y por sus propiasdecisiones.Esta es la más grande satisfacción para un guer-rillero urbano. La conexión con gente diferente, la co-municación alejada de los estereotipos, un gesto soli-dario por parte de un desconocido. No nos gusta miraratentamente a la realidad desde la montaña arrogantede una supuesta autoafirmación, sino al contrario: que-remos esparcirnos por todo el tejido social llevando elmensaje de la rebeldía y erosionando a las columnas delos estereotipos. Esparcirnos por toda esta corriente deactitudes que no pertenecen a ningún ámbito político,en el flujo de los excluidos grupos de jóvenes delincuen-tes, en el cuestionamiento de la realidad expresada porlos decepcionados, en el realismo de los que pierdensus ilusiones, en el mundo de los presos que guardan supropia dignidad, entre todos esos descontrolados de loscampos de fútbol, de las subculturas de música, de lasescuelas, en ese margen combativo de todo el espectrosocial.Esta gente, que tal vez nunca han pisado unaasamblea política, tampoco han venido a alguna dem-ostración, y ni siquiera han leído las “verdades” de Marxo Bakunin, con su misma postura de cada día, con susvalores, con su vida puede que sean más anarquistas
  • 311. 317que los anarquistas “iniciados”, puede que luchen másque los luchadores profesionales.La coincidencia de la crisis económica es el mo-mento más oportuno para que se muestren y se expre-sen estas personalidades activas y llenas de energía,para que salgan del margen al escenario, para que rec-lamen el campo de las actitudes y comportamientosauténticos y verdaderos, los cuales tantos años queda-ban aplastadas por una sociedad de decencia y de “sercorrecto”, una sociedad solo aparentemente “liberada”.Así se puede abolir a los jefes, a los papeles, a todas laspequeñas y grandes autoridades y poderes.Porque los guerrilleros urbanos no son ningunaelite que posee la verdad absoluta. No somos más queuna pequeña minoría que ha armado a sus deseos yopciones en contra de los uniformes azules de tortura-dores, en contra de los trajes distinguidos de tiranos ycontra la paz y el silencio social que nos disparan porla espalda. Difundimos y esparcimos nuestros puntosde vista, nuestra manera de accionar, nuestros deseos,acerca de “lo correcto” que hicimos pero también denuestros “errores”.Y a menudo nos estamos “exponiendo” pagandoluego el sabido precio de la pérdida, de una muerte o unencarcelamiento.No mostramos a nadie un camino correcto, sim-plemente nosotros mismos hemos elegido un caminoque está abierto para todos.Á la prehistoria de la lucha de clases la dejamosdefinitivamente detrás. No tenemos confianza ningunaen la clase obrero-funcionaria que se inclina ante susjefes y que lo único que quiere es copiarles e imitarles,mientras que al mismo tiempo se levanta por un puña-do de moneditas que le quitan de la mesa.Porque consideramos que el camino hacia la lib-ertad y dignidad es siempre un camino personal que
  • 312. 318cada uno tiene que hacer, es algo más allá de los este-reotipos y letreros.V. El anarcoindividualismo como el conceptode lo auténticamente colectivoCada uno juzga y será juzgado por las opciones que eli-ge. Por esto frecuentemente promulgamos en nuestrostextos el punto de vista anarcoindividualista como unanueva manera de comportamiento y nuevo motivo deacción. Esto no significa que deja de importarnos eldialogo con otra gente y trasmitirles lo que nos llenade orgullo por avanzar, hasta sobre este suelo difícil.Además, con el mismo ardor esperemos y estamos abi-ertos a cualquier crítica que nos ponga a pensar y noshaga mejores.Sin embargo, no esperamos la aceptación so-cial para actuar. No nos conformamos con la espera aunas condiciones “maduras”. Sí la sociedad no entiendenuestras ideas, el problema es suyo. Nosotros ya hemosintentado explicarnos lo suficiente. En un mundo enque predomina el derecho de supremacía de masas,nosotros vamos a afilar nuestras negaciones ahora ypara siempre. Así seguimos existiendo apesar de lostiempos, sin volvernos en un trozo de consensos y con-venios, que son impersonales y anónimos.Además, las decisiones personales y las iniciati-vas individuales son las que trasforman el cuadro de lavida de cada uno...Al mismo tiempo estamos convenci-dos que justo lo individual es el comienzo de lo colectivoautentico y verdadero. Es a través de la comunicacióny cooperación humana que cada uno se descubre a símismo y a los que le rodean.En nuestro deseo de afrontar con hostilidad a esemundo que nos oprime, colaboramos con unas person-alidades libres y autónomas, con aquellos que buscan la
  • 313. 319vida en toda su inmensidad y no solo en unas dosis men-suales. Esta red de la gente que continuamente se estárenovando, provocando e instigando uno al otro, deba-tiendo, actuando, pensando, cuestionándose y siemprebuscando evolucionar más y más es la organizaciónrevolucionaria Conspiración de Células del Fuego.Se trata de una red ilegal de acción minoritaria, unared de compañeros, sin líderes ni seguidores, que organizaa sus deseos y pensamientos siempre estando en el bandode la revolución. Tras nuestras acciones negamos el mo-nopolio de la violencia y armas que tiene el Estado.VI. Ojo por ojoEste es el eslogan que a menudo utilizamos describien-do el concepto del terrorismo revolucionario, conside-rando que por el terror que ejercen “los de arriba” consus guerras, con la pobreza, los accidentes laborales, lapolicía, las cárceles, tienen que haber respuestas terror-istas de “los de abajo”. Y aunque la violencia guerrillerade un artefacto explosivo o una ejecución política nuncase puede comparar con los genocidios y asesinados co-metidos por el estado, a pesar de esto se trata por lomenos de una pequeña transferencia del sentido de ter-ror al bando del enemigo. El hecho que toda esta escoriaque pretende de manejar nuestras vidas se vea obligadaa circular en unos coches blindados, acompañada porpequeños ejércitos de gorilas hasta cuando salen a di-vertirse por la tarde, es el mínimo precio que tienen quepagar por el mundo que construyeron para gobernar.Nosotros como revolucionarios hemos conocido la pér-dida, la muerte de nuestros compañeros, el cautiveriode nuestros hermanos encarcelados, la caza lanzada pornuestros perseguidores y ahora es el tiempo para queel dolor y la angustia cambien de bando. El terrorismorevolucionario a su propia manera contribuye a esto ypromulga la causa revolucionaria.
  • 314. 320VII. Los hechos no hablan por sí mismos.No obstante, las prácticas no son nada cuando estánhuérfanas y ciegas. Al contrario cuando son reivindica-das: entonces adquieren todo su sentido.Nosotros como Conspiración nunca hemos to-mado el camino fácil de la rehuida, sino siempre reivin-dicamos los hechos y nuestras prácticas.Cuando hemos empezado nuestras actividadesesto parecía fuera de lugar, porque en la corriente com-bativa antiautoritaria de Grecia hasta entonces no habíainfraestructuras ilegales que utilizaran una firma fija yun discurso concreto, aparte de unas pocas excepcionesen el pasado como Incendiarios de Consciencia, EstrellaNegra y un par de otros.La razón principal fue la percepción que sigue pre-dominando hasta hoy en día, la que “los hechos hablan porsí mismos”, pero también el miedo de persecución penal“por pertenecer a una organización” en el caso de arresto.Nosotros consideramos que ninguna acciónhabla por sí misma, porque no puede haber un sabotajerevolucionario sin un discurso subversivo que le corre-sponda. Especialmente cuando en la corriente revolu-cionaria hay tantas tendencias. Para nosotros “los teóri-cos que no viven una vida rebelde no están diciendonada que valga la pena haber sido dicho y los activistasque se niegan a pensar de un modo crítico no llevan acabo nada que valga la pena haber sido hecho”.En lo que se refiere a las consecuencias penales,estas son naturales, se trata eventualidades para las cu-ales cada uno tiene que preparase antes que declararlela guerra al sistema. Sí no lo hace, mejor que ni siquierapise el sendero de la acción revolucionaria. No puedeser que las consecuencias penales “rebajen” el discursorevolucionario. La coherencia entre las palabras y loshechos viene siempre primera y a pesar de las repercu-
  • 315. 321siones legales, ella es la quintaesencia de nuestra luchamisma. Como Conspiración esto lo llevamos a la prác-tica siempre y lo seguiremos haciendo.VIII. El día en que no todos volvieron...En el primer día del noviembre en el centro de Atenas,dos hermanos nuestros, Gerasimos Tsakalos y Pan-agiotis Argyrou fueron rodeados por los policías de labrigada DIAS y detenidos. Tenían encima dos pistolas,cinco cargadores, un chaleco anti-balas y dos paquetesincendiarios destinados a la embajada de Bélgica y alpresidente francés Nicolas Sarkozy. Antes fueron en-tregados otros dos paquetes, uno para la embajada deMéxico y otro para la dirección de Eurojust.Todo empezó cuando una empleada de la empresa deenvíos Swift Mail, queriendo satisfacer a su curiosidady su pasión de detective, y así haciendo el favor a la se-guridad personal de algún embajador, abrió el paquete(transgrediendo sus competencias laborales) el cual seincendió, pero sin dejarle lesionada.Lo que pasó después se sabe por los informativos ydiarios. Esta persona llamó a la policía, las decenas demaderos cerraron toda la zona y detuvieron a nuestroscompañeros.Por cierto, la actuación de esta empleada simplementerefleja una lógica común y ella puede estar segura quela nueva guerrilla urbana no se olvidará fácilmente desu nombre.Al respecto de la cuestión operativa de la ac-ción misma, nuestra precaución sobre el hecho que ala correspondencia de esa aristocracia mundana de losembajadores habitualmente no la abren ellos mismossino el personal de la embajada, no nos permitió uti-lizar algún material explosivo fuerte que tenemos al-macenado, sino solamente una pequeña cantidad de
  • 316. 322la improvisada pólvora negra, para simplemente dejarun mensaje y sin que nadie quedase herido. Además,tuvimos en cuenta que los paquetes habitualmente sequedan un día en el almacén de la empresa de envíosy son entregados al día siguiente por los empleados deempresas courier, y por esto nos hemos ocupado que suensamblaje sea totalmente seguro y que el mecanismose activara solamente al abrirlo.Como ya lo hemos mencionado en nuestra rei-vindicación anterior, la acción de un guerrillero urbanoy la violencia que este ejerce se dirigen solamente encontra de la escoria que tiene el poder sobre nuestrasvidas y contra los fieles súbditos que abrazan la religióndel Orden y la Ley. Pero en el momento cuando los je-fes son capaces de convencer a los esclavos que vivenen libertad, los significados se ven enfrentados por unasimple falta de consciencia.A menudo nos encontramos frente a la conclu-sión, bastante contradictoria, de que ciertos empleadosse identifican con los intereses de la elite financiera. Lamanía de seguridad y el chivatismo social mostradospor bastantes de los empleados a su vez mantienen elsistema vivo.Así, en una sociedad en la cual los “heroicos” ciu-dadanos protegen el dinero de un banco de los atraca-dores, en cual algunos piden todavía más policía, unosotros respetan a las leyes de los gobernantes corruptos,en cual hay muchos que delatan a cualquier cosa que seestá desviando de la normalidad sumisa y ciertos otrosdemandan que se castigue severamente a los revolucio-narios para “dar un ejemplo”, nosotros estamos en con-tra de todos esos y estamos preparados para un com-bate hasta los extremos.Porque la memoria no es una basura y la sangreno es agua...
  • 317. 323IX. Campaña de solidaridad y apoyo a gruposguerrilleros y revolucionarios cautivos“Nuestro día vendrá, nuestro día vendrá...”Bobby SandsHoy es perentorio empezar una nueva fase en el desar-rollo del pensamiento y acción revolucionaria. Un pasocualitativo que traerá las opciones en común un pocomás cerca, las cuales a veces están a cientos de kilómet-ros. Nuestro objetivo es montar una red internacional,informal y antiautoritaria, de grupos guerrilleros e indi-vidualidades autónomas.La creación de una red que hará posible quecompañeros y grupos que pertenecen a ella podrán in-tercambiar sus experiencias de todo el espectro de lalucha, las experiencias que tienen que ver con un anar-quismo espontáneo, lucha armada, anonimato político,corriente insurreccionalista. El inicio de un ampliadocirculo de comunicación, debate, comprensión y especu-lación. Experimentación de alguna forma de coordinarlas acciones y ataques subversivos a nivel internacional.Funcionamiento de un laboratorio experimental de con-fabulación y complot, donde se podrían intercambiar lossaberes sobre métodos, materiales y técnicas que tienenque ver con el sabotaje. Organización de un colectivo desolidaridad con compañeros presos y creación de una in-fraestructura de apoyo para los revolucionarios en bus-ca y captura. El desafío de esta apuesta está en que sucumplimiento será aún más bello que el punto de partidaque esta puede engendrar...Que lo vean como quieran,esto es algo que deseamos hacer. Dentro de un par demeses este deseo nuestro va a ser sellado con la presen-tación de un llamamiento internacional más completoe integro. Por ahora mandamos nuestros saludos a losamigos, a los compañeros conocidos y desconocidos que
  • 318. 324se están organizando y obran, sea de manera individualo en grupos guerrilleros.Al mismo tiempo no podemos evitar de hablarsobre nuestras pérdidas, sobre nuestros hermanos queahora no están con nosotros. La cuestión de los revolu-cionarios encarcelados (entre ellos también una brillanteminoría de “criminales”, los cuales con su postura y lu-cha nos dan clases de dignidad y honor) sigue siendo unaspecto “familiar” de la lucha radical. Muchas veces, elinterés por “los que están dentro” se aumenta a la vistadel juicio de un caso.Entonces, también en los diarios aparecen titula-res espectaculares como “la desarticulación de tal orga-nización” o “la refriega armada entre terroristas y fuerzaspoliciales”. No obstante, según nuestra opinión nosotrosmismos tenemos que hablar de nuevo sobre nuestroshermanos en las cárceles, sabiendo que no se trata de unasimple serie de nombres que aparecen en titulares de not-icieros y periódicos. Cada uno de estos compañeros tienesu vida como individuo, sus propios pensamientos y supropio carácter. Todo el último periodo hemos habladosobre algunos de ellos simplemente mencionando susnombres, mientras que de algunos otros no hemos apre-ndido ni siquiera como se llaman. Hemos hablado sobreellos de una manera fragmentaria, mencionándoles en elfin de un comunicado o en alguna consigna que hemosgritado durante una marcha. Así nos hemos despedidode la memoria, de la conexión, de la historia.Al mismo tiempo somos cautelosos, porque que-remos evitar cualquier victimización o heroización de loscompañeros presos. Deseamos lo contrario: crear un vivoespacio de comunicación con esta gente, darles posibili-dad para que hablen por sí mismos, intercambiar experi-encias y lo más importante, lanzar todas nuestras fuerzasal combate para traerles de vuelta y encontrarnos conellos de nuevo, juntos en las primeras filas de la lucha por
  • 319. 325la revolución. Por tanto, aparte de las iniciativas solidar-ias que ya existen y están montadas por revolucionariosy antiautoritarios, nosotros ponemos también nuestrorastro para la causa de la liberación de los presos y porla destrucción de las cárceles. Un primer intento en estadirección es la campaña de solidaridad internacional quehemos llevado a cabo.La amistad que nos une con algunos, pero tam-bién una gran estimación por la mayoría de los que notuvimos honor de conocer personalmente, se quedaríainsatisfecha viendo a estas historias caídas en olvido delas listas de escritos judiciales y archivos de periódicos.Las diferentes percepciones, algunas características per-sonales, como también un simple desconocimiento dealgunos datos debido a las distancias geográficas no soncapaces de abatir a lo obvio. Esta gente no espero quela vida les encontrase sentados en sus sofás, ellos mis-mos se han ido a buscarla en la calle de la revolución, allídonde todo es posible.Por tanto, mandamos unos saludos fraternos yuna señal de cooperación a los compañeros insurrecio-nalistas de Federación Anarquista Informal de Italia(FAI Informale). FAI es una abierta y descentralizadared constituida por individuos y grupos que utilizan laacción directa y el sabotaje contra el estado y el capital.Tras sus ataques (colocación y envío de artefactos explo-sivos a políticos, cuarteles de carabineros, juzgados, etc.)FAI manda un mensaje claro sobre los conceptos y prác-ticas de los anarquistas insurreccionales. Al mismo tiem-po mostró su solidaridad con los presos que luchabanen las cárceles españolas para abolir el régimen especialllamado FIES. Lo hizo tras los ataques realizados sobreel territorio español (envío de dos artefactos explosivosa los juzgados de Valencia). En 1999 golpearon tambiéna los objetivos griegos, como la oficina del turismo griegay la embajada de Grecia en Madrid en solidaridad con
  • 320. 326Nikos Maziotis(que ahora está encarcelado y junto conlos compañeros K. Gournas y P. Roupa, orgullosamentetomó la responsabilidad por pertenecer a Lucha Revolu-cionaria). En sus comunicados FAI propone el anarquis-mo insurreccional y critica a las organizaciones viejasy su teorético discurso revolucionario que no presentapeligro ninguno para el sistema. También, hace años yasacaron “Carta abierta al movimiento antiautoritario”,en el cual promovían la organización y la solidaridad anivel internacional. Una apuesta que sigue siendo actualy esencial...Además, saludamos a los grupos anarquistas Cé-lulas Autónomas por Revolución Inmediata-Praxedis G.Guerrero y ELF Insurreccionalista, que realizan ataquesen el territorio que pertenece al estado mexicano. Loscompañeros de allí, golpeando sobretodo a los objetivospoliciales (furgonetas, lechereas, etc.) utilizan unos im-provisados artefactos incendiarios y explosivos. ELF In-surreccionalista en su comunicado por un doble ataque(furgoneta policial y una grúa) señalan: “No vamos pro-teger los intereses de la clase trabajadora o la clase privi-legiada, porque no creemos en la guerra de clases. Somosindividualistas y estamos contra la civilización antrop-océntrica. Luchamos contra esta sociedad y tras nuestrasacciones difundimos una guerra antisocial. Defendemosa la Tierra, porque estamos totalmente convencidos quese la debe respetar. No estamos defendiendo ni a losricos ni a los pobres. Luchamos contra la civilización, porla liberación de la tierra y por la libertad total. Que estoquede claro”.En este momento en las cárceles mexicanas se en-cuentra Abraham López, encerrado desde 2009. Tienecargos por “sabotaje” y “organización criminal”. Algunosde los ataques por los cuales está acusado fueron reivin-dicados por el ELF. Adrian Magdaleno González es otropreso, condenado en 2010 a 7 años de cárcel por ataques
  • 321. 327incendiarios contra los bancos y acciones reivindicadaspor ALF. Además, Braulio Arturo Duran González estáen la cárcel acusado de toda una serie de ataques incen-diarios contra bancos y otros objetivos.Igualmente, mandamos nuestros saludos a loscompañeros armados de Argentina, como el grupoBrigada Luciano Arruga, que sin compasión golpean alas estructuras de este país. Estos grupos armados estánatacando comisarías, expropiando armas de los made-ros, realizan atracos a mano armada y asumen la respon-sabilidad política por esto, además llevan a cabo ataquescon bombas contra los símbolos del Poder.Mandamos un gran abrazo de compañeros a Ga-briel Pombo da Silva, el que en 2004 junto con José Del-gado se fugó de las cárceles de régimen FIES del estadoespañol. Cuando intentaban cruzar la frontera alemanatuvieron un “encuentro” con los maderos que se convirtióen un enfrentamiento armado (el caso de 4 de Aachen).Por este tiroteo Gabriel fue condenado a 13 años y estáencarcelado en Alemania. Se tiene que tener en cuentaque antes de fugarse pasó más de 24 años en la cárcel,de estos 14 en aislamiento. Por el mismo caso, José fuecondenado a 14 años. En la cárcel, Gabriel nunca agachóa su cabeza. En sus textos incendiarios y subversivos de-clara muy claramente que está siempre por el ataque.“Somos algunos que creemos que llego la hora de atacary destruir todo lo que no nos sirve, todo lo que nos estáesclavizando y enajenando. Siendo contrarios al ensueñode las masas, proponemos que desde una comunidad deindividualistas concientizados que no buscan ningunaguía central, se creará un conjunto de grupos e individu-alidades contra los planes del Dominio en todas sus as-pectos: económicos, tecnológicos, políticos, sociales, ar-quitectónicos, etc. Compañeros, no perderemos tiempo,energía ni charlas con los que viven para las palabras yde las palabras. Nosotros somos para los hechos”. Este
  • 322. 328compañero, por su orgullosa e intransigente postura quemantuvo todos estos años en sus luchas contra la cárcel,muchas veces estuvo en el punto de mira de las auto-ridades persecutorias. Los órganos italianos le hicieronuna “visita”, considerando que tiene unos contactos di-rectos con la organización insurreccionalista FAI. Hacepoco, el mismo hizo una huelga de hambre, la cual se de-sarrolló en una campaña de solidaridad internacional, enla que hemos participado también nosotros detonandoun artefacto explosivo en el edificio de la AseguradoraNacional en avenida Sygrou.Viajando bastantes centenares de kilómetrosmás, en Suiza encontramos a Marco Camenisch, que fuedetenido en 1980 por sabotajes contra torres de alta ten-sión y transformadores y condenado a 10 años de cár-cel. A cabo de un año se fugó de la cárcel y pasó los 10años siguientes en la ilegalidad. En 1991 fue arrestado denuevo en Italia durante un control policial rutinario quese convirtió en un tiroteo con los maderos. Un maderoquedó herido, mientras que a Marco le metieron algunoscargos más: otro sabotaje y la ejecución de un policía queocurrió en un viejo caso.Tres eco-anarquistas más, Silvia Guerini, Luca“Billy” Bernasconi y Constantino Ragusa están tambiénencarcelados en Suiza, acusados de trasportar e intentarcolocar un artefacto explosivo en los laboratorios queinvestigan nanotecnología y pertenecen a una gran em-presa. Fueron detenidos en el coche, en el que fue encon-trado la reivindicación del ataque y el material explosivo.En la cárcel siguen luchando, recién hicieron una huelgade hambre.Cruzando el Atlántico llegamos a unas secuenciasde guerra que se viven en $hile. Los compañeros Mar-celo Villaroel y Freddy Fuentevilla estuvieron encerradosen una cárcel argentina de alta seguridad por “portaciónde armas”. Entraron ilegalmente en Argentina, porque
  • 323. 329el gobierno $hileno les acusa de tomar parte en una ex-propiación del banco, durante la cual murió un madero.El estado argentino extraditó a ambos compañeros aChile. Marcelo pasó muchos años en la cárcel, aún siendomenor. Empezó como un luchador social, luego fue com-batiente de Movimiento Juvenil Lautaro. Vivió muchastorturas, en algún tiempo siendo el preso político más jo-ven de toda la América Latina. Después fue miembro delgrupo Kamina Libre, el cual luchó por las demandas delos presos y en contra de las cárceles. A este compañeroen concreto, las autoridades chilenas le consideran como“progenitor del “caso bombas”. Por “el caso bombas” seencuentran encarceladas 14 personas, las cuales nieganlos cargos. Toda la operación policial montada para ar-restarles fue extremadamente “cinematográfica”: allana-mientos y registros de casas ocupadas y pisos de com-pañeros, transmisiones televisivas en vivo y los políticoshaciendo discursos sobre “el triunfo policial de la democ-racia”.Inmediatamente después, los grupos ilegales pub-licaron un comunicado/manifiesto en que declaran entreotras cosas que:” Nosotros pusimos las bombas. Nuestrosobjetivos fueron bancos, embajadas, empresas finan-cieras, comisarías, cuarteles, iglesias, sedes de partidospolíticos, gimnasios frecuentados por la clase dirigentey cada cosa que pertenece a los opresores históricos dela gente trabajadora. No nos arrepentimos, además esta-mos orgullosos de esto y de hecho la policía ni se acercó anosotros. Somos su derrota”.Nosotros por nuestra parte somos solidarios conestos grupos que tan orgullosamente e intransigenteasumen sus actos.Volviendo al otro lado del océano, al férreo estadode Alemania, encontramos al Thomas Meyer-Falk, en-carcelado desde 1996 por un atraco al banco hecho parafinanciar a los proyectos políticos. El estado alemán se
  • 324. 330está vengando contra él, teniéndole desde años en aisla-miento. Su correspondencia es controlada y está encer-rado en su celda 23 horas al día. El mismo dice:” Sí elaislamiento es un ataque contra la dignidad de la perso-na, gastar más de 7 años de mi vida en tales condicionesseguramente no fue nada fácil. Sin embargo, mi menteestá estable y la solidaridad que recibo desde fuera mehace sentir fuerte”. Thomas mantuvo una postura ofensi-va durante el juicio, defendió a sus posiciones y negó ar-repentirse. Su tribunal de apelación se celebró en 2007,suspendió la salida en libertad condicional que le corre-sponde (ya cumplió 2/3 de su condena) considerándolopeligroso.Llegando por fin a los vecinos de los Balcanes, nosencontramos con Jock Palfreeman de 23 años, que tuvoel vigor de meterse en un lío con un grupo de 16 nazis enSofia (Bulgaria), porque les vio pegando a unos jóvenesgitanos. Intentó repeler a los nazis con un cuchillo, perose lanzaron contra él. Se montó una pelea, que resultócon un fascista muerto y otro herido. El juzgado búlgarocondenó Jock a 30 años de cárcel.También en Rusia y Belarus los compañeros seestán organizando y atacando, creando unos focos desubversión y pasando a los actos de sabotaje. Por tantoles enviamos nuestra solidaridad por persecuciones yencarcelamientos con los cuales se está vengando contraellos el estado ruso.Naturalmente en este breve recuento de viajes dela memoria, del honor y de la solidaridad no podemosolvidar a un personaje, que ha marcado la historia dela guerrilla urbana tanto en España (como miembrode MIL) como en Francia (de Action Directe). Estamoshablando sobre el luchador Jean Marc Rouillan, el quecon sus actos y escritos, tanto dentro como fuera de losmuros, no cedió nunca ni un trozo del suelo al enemigo.Le enviamos nuestro respeto y vamos a citar unas fra-
  • 325. 331ses suyas, unas que tienen un significado especiales paralos puntos vulnerables “dentro” de los círculos subver-sivos: “en los salones de protesta, los cuales están llenosde pancartas ideológicas tan enormes que se arrastranpor el suelo como trapos y como mochos absorben lasaguas de las cloacas, siempre se preferían a los revolu-cionarios de otras épocas. Y aún mejor esos de otros con-tinentes, sobre todo aquellos de las sierras tropicales deAmérica Latina. Los hipócritas se disfrazan para no tenerque apoyar a los revolucionarios que luchan aquí, parano tener nunca que correr el riesgo, para desviar las pre-guntas al respecto de su propia renuncia, de su eternatibieza, de su taimada traición que día tras día gotea elveneno.”La última parada es Grecia. Decenas de anarquis-tas revolucionarios y “criminales “dignos viven en supropia piel la “hospitalidad” de las cárceles griegas. Sinembargo no consienten, no agachan sus cabezas, porqueno olvidaron el humo de los fogones que se desprendíapor los techos durante los motines. Por tanto saludamosal anarquista revolucionario Giannis Skouloudis, que fuedetenido por ataque incendiario contra los vehículos deempresa estatal DEI. Giannis es uno de los verdaderosrevolucionarios que “regalan” unos bellos fuegos a lasnoches de Tesalónica. Él mismo tuvo el orgullo y valor deasumir la responsabilidad por sus actos sin a la mismavez ofrecer ni la más mínima señal de arrepentimientoante las autoridades judiciales.Por el mismo caso, aparte del Giannis en el pun-to de mira de la policía se encontraron también cuatrootros compañeros: D. Dimtsiadis, S. Tsifkas, D. Fessasy M. Tsilianidis. Ellos no se pusieron a regatear su dis-curso ni tampoco se escondieron detrás de algunos artifi-cios legales o maquinaciones retoricas. Optaron por huiren la ilegalidad para así seguir en la primera línea de larevolución. Los compañeros no les dejaron solos. Reven-
  • 326. 332taron los vidrios en los juzgados de Tesalónica, siguengratificando las noches con las llamas y realizaron unaconcentración afuera de la cárcel de Avlona, donde estáencerrado Giannis junto con el anarquista revoluciona-rio Panagiotis Masouras. Panagiotis es uno de esos pocosrevolucionarios acusados de ser miembros de nuestraorganización. Por el mismo caso está acusada también laanarquista Konstantina Karakatsani, encerrada en cárcelde mujeres de Eleonas. A Panagiotis le mandamos la másgrande Amistad y Respeto.En este “transiberiano” viaje por las cárceles de lademocracia, con la próxima parada el 6 de diciembre cu-ando se realizara el tribunal de apelación del anarquistaGiannis Dimitrakis por expropiación de un banco y luegoel juicio por el caso de Conspiración de Células del Fuego,por cierto no hemos mencionado nombres de muchasotras personas, pero en todo caso nunca nos olvidamosde ellos. Porque os recordáis, compañeros, os recordáisde que no importa dónde estamos, sí en la cárcel de Mal-andrino o de Koridallos o de Avlona o en la oscuridadespesa de ilegalidad, sí por la noche de un incendio o enla “cola” de alguna demostración, nuestros ojos siempremiran hacia el mismo cielo, nuestro cielo común. Y suamanecer será nuestra victoria.