• Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
3,190
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
121
Comments
0
Likes
2

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Curso:<br />Coordinador del Curso:<br />Trabajo de Investigación:<br />Química Médica<br />Dr. Alberto Salazar Granara<br />Fitoquímicos<br />08/04/11<br />El presente trabajo de investigación, perteneciente al área del curso de Química Médica de la Facultad de Medicina de la Universidad de San Martín de Porres, tiene como propósito investigar de manera interpretativa, analítica y estadística los Fitoquímicos. Los Fitoquímicos, etimológicamente significa fito = planta (en griego) y químico, que textualmente significaría: “los productos químicos de las plantas”. En sí los Fitoquímicos son muy importantes, pues son unos compuestos químicos que tienen roles muy trascendentales para nuestro organismo y por ende para nuestra salud, de ahí el interés de investigar y desarrollar con mayor detenimiento en el presente trabajo los aspectos referentes a los Fitoquímicos y su acción en el organismo humano, para lo cual se ha sistematizado la investigación en diferentes capítulos y subcapítulos, adjuntando el trabajo estadístico, los cuales se va a desarrollar en el presente trabajo.<br />Concepto de planta medicinal<br />Según la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), planta medicinal es “toda especie vegetal en la que el todo, o una parte de la misma, está dotado de actividad farmacológica”. Este término no debe confundirse con el de droga vegetal, que es la parte de la planta usada medicinalmente. Por su parte, Ratera (1980), define a las plantas medicinales como el conjunto de vegetales con principios químicos (ingredientes activos) que proporcionan una utilidad terapéutica.<br />La OMS considera que los medicamentos herbarios o fitoterapéuticos comprenden las hierbas, los materiales vegetales, las preparaciones de hierbas y los productos herbarios acabados, que contienen como ingredientes activos bien partes de plantas u otros materiales vegetales, o combinaciones de ambos.<br />Los principios activos de las plantas corresponden a las sustancias presentes en ellas dotadas de actividad farmacológica. Suelen ser metabolitos secundarios de la planta (sustancias producidas por los seres vivos a partir de los nutrientes obtenidos del medio y que no resultan fundamentales para ellos sino que reflejan peculiaridades de cada uno de ellos). Pocas veces la función que estos principios (sustancias de reserva, repelentes o productos para atraer a los insectos para la polinización, etc.) cumplen en medicina se corresponde con la que cumple en el ciclo vital de la planta en cuestión.<br />Los principios activos de las plantas medicinales pueden aparecen en toda la planta, aunque, generalmente las raíces y la corteza presentan los niveles más altos. Flores, semillas o frutos serían partes que contienen muchos de ellos. La cantidad de principios puede variar en una misma especie y depende principalmente de los factores ecológicos (humedad, temperatura, etc.) del lugar donde el vegetal se ha desarrollado.<br />Sin embargo se debe tener en cuenta que, como explican Ratera y Ratera (1980), si bien todas las especies vegetales contienen principios químicos activos que son capaces de calmar dolores y curar enfermedades, también lo son de intoxicar y causar la muerte, cuando no son administradas del modo adecuado.<br />Resulta conveniente hacer una serie de puntualizaciones sobre conceptos relacionados con las plantas medicinales y que pueden dar origen a confusión. En primer lugar es importante hacer una distinción entre dos términos frecuentemente confundidos: planta medicinal y planta aromática. Según explica Davies (2004) las aromáticas son aquellas plantas que tienen un contenido sobresaliente en aceites esenciales que son valoradas por sus aromas y sabores característicos así como por sus propiedades medicinales. La mayoría de las especies aromáticas tienen propiedades medicinales, por lo cual se clasifican también como plantas medicinales. Pero entre las plantas medicinales, sólo algunas comparten la clasificación dentro de las plantas aromáticas. De la misma manera se aclara el significado de las principales disciplinas que hacen referencia al uso de las plantas medicinales y que a menudo llevan a error.<br />Morales (2006) explica que la medicina es el arte y la ciencia del diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades y del mantenimiento de la salud. La fitomedicina se define como aquella disciplina de la medicina que emplea en terapéutica a las plantas medicinales en forma de extractos, infusiones, decocciones en sus diversas presentaciones, en un contexto científico y adoptando los criterios de investigación propios de la metodología científica: fases preclínicas, clínicas, ensayos farmacológicos, toxicológicos, mutagénicos, etc.<br />Esta disciplina engloba tanto a la Fitofarmacología, que es la ciencia que estudia los fitomedicamentos, en cuanto a su mecanismo y sitios de acción (receptores), como a la Fitoterapia, que aplica los productos de origen vegetal con finalidad terapéutica, ya sea para prevenir, para atenuar o para curar un estado patológico y busca establecer las interacciones medicamentosas, contraindicaciones y efectos adversos.<br />Por otro lado, la ciencia que estudia las plantas medicinales desde el punto de vista de su cultivo, recolección, manipulación, y obtención de derivados o extractos de plantas medicinales, así como el análisis y valoración de los principios activos que contienen se denomina Farmacognosia. Esta rama científica también contempla el efecto de las plantas medicinales sobre el organismo humano, su capacidad para curar enfermedades, los posibles efectos indeseables e incompatibilidades, así como los procesos de absorción, distribución, metabolismo y excreción en el organismo (García Fernández, 2002).<br />La Etnobotánica es la disciplina que estudia el lugar de las plantas en la cultura y la interacción directa de las plantas en la cultura y la interacción directa de las personas con las plantas, sin limitarse a ningún tipo de sociedades (Ford, 1978).<br />De ambas ciencias deriva la Etnofarmacología, que es el estudio interdisciplinario y científico de la serie completa de sustancias naturales, de origen vegetal, animal o mineral y las formas relacionadas del conocimiento o práctica implementada por la cultura vernácula, para modificar las condiciones de los organismos vivientes, con propósito terapéutico o preventivo o para hacer un diagnóstico" (Dos Santos y Fleurentin, 1990). Esta ciencia conduce a identificar el uso de los recursos naturales empleados en la medicina tradicional y popular (a diferencia de la etnobotánica, que rescata un mayor número de utilidades tradicionales de la diversidad biológica).<br />A lo largo del trabajo se utilizarán indistintamente los términos “planta, yuyo o hierba medicinal”, entre los cuales no existen diferencias significativas, ya que en todos los casos se hace referencia a un vegetal utilizado para conservar o restablecer la salud (Ratera, 1980). La palabra “yuyo” no es más que un término quichua (lengua indígena hablada en diversas comunidades de Santiago del Estero) que significa hierba.<br />Grado de exposición a los Fitoquímicos<br />En primer lugar, determinaremos el grado de exposición a los Fitoquímicos, los cuales se pueden encontrar en todas las partes de un vegetal, sea por ejemplo: frutas, verduras, legumbres, cereales, o en ciertas plantas medicinales. En este trabajo nos referiremos a las plantas medicinales y su exposición a las personas. <br />¿Con qué frecuencia se consumen las plantas medicinales? En la actualidad las hierbas y plantas medicinales son una fuente importante para la salud. Logramos beneficios para nuestra estabilidad y ayuda en dolencias o enfermedades.<br />Las formas más frecuentes de consumir son tres:<br />Cocimiento<br />Consumo en ensaladas <br />Infusiones<br /> <br />Las plantas medicinales se cuecen para eliminar impurezas del ambiente y quedan listas para consumirse. También las plantas y hierbas medicinales se consumen en ensaladas. Muchas de ellas se consumen en aderezo para un toque sabroso a las comidas. Infusiones son otra manera de consumir las hierbas medicinales. Son muchas las plantas medicinales que permiten tomarlas en té.<br />Para concluir en esta parte, las hierbas y plantas medicinales, son consumidas por la mayor parte de la población porque muchas de estas están presentes en nuestra vida cotidiana. Además muchas están procesadas para el consumo inmediato y se han vuelto costumbres en nuestra población desde tiempo de antaño. <br />PROBLEMAS DE SALUD PRODUCTO DE LOS QUIMICOS DE LAS PLANTAS MEDICINALES:<br />Una investigación sobre más de 76.000 mujeres, con una duración de 3 años, encontró una asociación positiva entre las bebedoras de té de kombucha y la aparición de artritis reumatoide. El mismo trabajo no encontró relación entre el consumo de café y la aparición de la mencionada enfermedad.<br />El aceite esencial del orégano se puede considerar como un narcótico. Al ingerirlo en dosis mayores a 5 gotas, o incluso inferiores en ciertos casos, puede producir somnolencia e incluso producir el anestesiamiento, aunque los síntomas de una fase inicial puede ser de euforia y excitación.<br />En casos de embarazo su ingestión puede producir abortos. Por su contenido en fitatos, que impiden la absorción de hierro, no resulta adecuado para enfermos de anemia. <br />La planta de aloe vera también conocida como sábila es una planta que poseen efectos secundarios como: Cólicos gastrointestinales, pérdida excesiva de potasio que puede derivar en problemas cardíacos y problemas musculares, inflamación intestinal, coloración rojiza en la orina.<br />El aceite esencial de la ruda puede provocar el aborto debido a la metilnolil-cetona, además de vómitos, diarreas y menstruaciones excesivas. Además las personas que sufren afecciones o dolencias en los riñones deben de abstenerse de esta planta ya sea en infusión, cocimientos, tinturas o aceite esencial. Mucha precaución durante la floración ya que puede causar alergias graves. No acercarla a la nariz.<br />La valeriana es una planta que puede causar dolores estomacales con presencia de diarrea, y sensación de mareo con vómitos, especialmente a aquellas personas que sean hipersensibles a los componentes de esta planta. Cuando la valeriana se usa con depresores de SNC esta depresión aumenta más de lo debido.<br />La alcachofa produce hipocalcemia, esto se debería a que la función principal de los componentes de dicha planta es aumentar la producción de sales biliares. Uno de los compuestos de dichas sales es el calcio, por lo tanto al consumir alcachofa como suplemento y en forma constante, se fabrican más sales biliares y por ende se necesita más calcio. También puede producir: espasmos musculares, hipertiroidismo, edema, náuseas, vómitos, hinchazón abdominal.<br />Características de las plantas Medicinales:<br />Las plantas medicinales han tenido diversos usos en curaciones, en ritos de purificación o de trascendencia espiritual en culturas y civilizaciones ya desaparecidas, así como en la vida de hoy.<br />Por ejemplo:<br />Manzanilla:<br />Uno de los remedios naturales contra la cuperosis es la manzanilla. Esta planta, mediante su aplicación cutanea en infusiones, quizás ayude en buena forma contra este problema, dada su acción no sólo depurativa de la piel, sino también desinflamante.<br />Limón:<br />es una de las plantas medicinales más potentes que existen., <br />el consumo de su zumo puede llegar a aportarle al organismo muchos beneficios. Así es como beberlo habitualmente puede reportarte propiedades contra el colesterol, antioxidantes, para perder peso y muchas otras cosas más.<br />Estas son las principales propiedades que pueden adquirirse mediante el consumo de zumo de limón:<br />El limón es una enorme fuente de vitamina C, la cual es muy buena para aumentar las defensas del organismo. Además, el consumo habitual de este zumo reporta por la misma razón beneficios antioxidantes.<br />El limón para perder peso puede llegar a ser muy beneficioso. Es que tiene propiedades fuertemente desintoxicantes y depurativas. De hecho, puede realizarse una dieta del limón.<br />También el consumo de zumo de limón para el colesterol puede resultar muy bueno.  Es que la vitamina C ayuda a reducir los niveles de colesterol malo. Además, el limón ayuda a metabolizar mejor las grasas.<br />El limón consumido en ayunas es quizás como mejor funciona. ¿A qué se debe esto? A que el estómago, en dicho momento del día, tiene más capacidad para absorber sus propiedades, funcionando así de mejor manera para el cuerpo.<br />Formas de uso de las plantas medicinales<br />Las plantas medicinales se pueden utilizar de diversas formas y actuarán según su modo de preparación (en el plano físico, mental o emocional). <br />Una misma planta se podrá utilizar de múltiples formas y podrá tener distintas aplicaciones terapéuticas en función a la parte vegetal usada. Rara vez se ha señalado a la planta entera con valor medicinal, sino que normalmente los compuestos útiles se concentran en alguna de sus partes: hojas, semillas, raíces, etc.<br />Hay que señalar que muchos remedios pueden complementarse o tener efectos similares. Siempre que estas plantas se usen de manera lógica y racional podrán aportarnos un beneficio a la salud. A continuación se describen distintos métodos de preparación de las plantas medicinales extraídos del Instituto Biológico de la Salud, de Hoogesteger (1994), de Davies (2004) y de Díaz (2007).<br />Las plantas medicinales se pueden preparar dependiendo de, si su uso es interno (por dentro del cuerpo, cuando el remedio es tomado) o externo (de aplicación local externa), de la enfermedad que se busca curar y de las características de la misma planta. Las formas más comunes de preparado son:<br />Preparados a partir de droga cortada<br />- Tisanas: bebida medicinal que resulta del cocimiento ligero de una o más hierbas y otros ingredientes en agua. Pueden ser preparadas de las siguientes maneras:<br />• Infusión: se utiliza la parte de planta especificada y, una vez triturada, se la introduce en agua muy caliente para que depositen en ellas las sustancias terapéuticas. Una vez que el agua toma el color correspondiente, se cuela para eliminar los restos sólidos. Para esta forma de preparación se utilizan por lo general hojas y flores. Ésta es quizá la forma de uso más frecuente.<br />• Cocimientos: se obtienen hirviendo la parte curativa de la planta y luego se filtra para eliminar las partes sólidas. Se emplean las partes más duras de las plantas como tallos, raíces y corteza.<br />• Maceración: es una forma de extraer la sustancia medicinal de la planta, dejándola en un líquido frío o caliente, variando el tiempo de proceso de acuerdo a la planta utilizada.<br />Preparados a partir de droga pulverizada<br />- Preparados a partir de droga desecada: la planta se pulveriza a un tamaño de partícula pequeño. Con el polvo obtenido se puede preparar:<br />• Comprimidos, cápsulas, pastillas, píldoras, grageas o perlas: son preparados más o menos sólidos que resultan de triturar o prensar la planta.<br />Extractos de drogas vegetales y obtención de principios activos<br />- Productos obtenidos por destilación:<br />• Aceites esenciales: se los aplica mediante masajes y se los obtiene por destilación.<br />• Aceites medicinales: son aceites a los que se le añade plantas digestivas o con otras propiedades, cuya absorción por el organismo es más fácil de este modo.<br />- Extractos obtenidos por acción de uno o más disolventes:<br />• Tinturas: soluciones hidroalcohólicas (de alcohol no desnaturalizado de 96º, diluido con agua hervida, purificada o, de preferencia, destilada), donde se han extraído las sustancias colorantes de la planta seca, sumergiéndola en agua, vino o éter. Se conserva durante mucho tiempo.<br />Preparados a base de extractos<br />- Preparados líquidos para administración oral o tópica:<br />• Gotas: son las sustancias medicinales diluidas en un líquido, que generalmente es agua. Uno de los usos más frecuentes es el de colirios para los ojos.<br />• Jarabes: es una solución de azúcar, miel o melaza en agua u otro líquido al que se le añade las propiedades de una o más plantas.<br />• Jugos: extraídos de las plantas frescas, previamente lavadas, exprimidas a mano o mecánicamente. Se toman diluidos o sin diluir.<br />• Linimentos: disolución de sustancias activas sobre una base aceitosa, jabonosa o alcohólica. Se aplica mediante fricciones.<br />• Colirios: medicamento compuesto de una o más sustancias disueltas en algún líquido, o pulverizadas y mezcladas. Se emplea en las enfermedades de los ojos.<br />- Formas semi-sólidas de aplicación externa:<br />• Ungüentos: preparado a base de extractos de plantas, más alguna otra sustancia grasa (aceite, vaselina, etc.). Son utilizadas para picaduras, golpes o quemaduras.<br />• Cremas: son similares a los ungüentos pero preparados con más agua. No sólo son utilizadas en cosmética, sino también para quemaduras, picaduras, contusiones o infecciones de la piel.<br />• Jabones medicinales: jabones tradicionales a los que se les agrega sustancia de plantas medicinales. Se usan para tratar enfermedades de la piel, heridas o higiene. • Emplastos: similares a las compresas pero se los utiliza con resinas y ácidos grasos, por lo que son sólidos, moldeables y adhesivos<br />Otros preparados:<br />• Compresas: es una forma de aplicación en donde se humedece en una infusión, cocimiento, maceración o tintura, un paño para luego ser colocado en la parte afectada. También puede aplicarse la planta envuelta en el paño.<br />• Cataplasmas: se elabora mediante el contacto directo del vegetal con la piel, previamente fijado con un paño que cubrirá los fragmentos de la planta machacada.<br />• Inhalaciones o vapores: puede hacerse hirviendo la planta e inhalando los vapores o esencias preparadas en un difusor. También pueden utilizarse cigarrillos de donde se aspiran las sustancias.<br />• Supositorios y óvulos: se elabora con extractos oleosos en excipientes específicos. <br />•Vinos medicinales: se preparan según el mismo principio de las tinturas, sólo quesustituyendo la solución de agua y alcohol con un vino de buena calidad. Se deja macerar la planta en vino durante un tiempo prolongado.<br />• Baños o lavados: las plantas son añadidas al agua de baño, ya sea en infusión, decocción, esencias, sales, etc.<br />A continuación aparecen las formas de uso ya sea interno o externo:<br />Interno<br />Tisanas (infusiones, bebidas)<br />Cápsulas, comprimidos, etc.<br />Aceites medicinales<br />Tinturas<br />Jarabes<br />Jugos<br />Supositorios<br />Vinos medicinales<br />Externo<br />Aceites esenciales<br />Tinturas (loción)<br />Gotas<br />Linimentos<br />Colirios<br />Ungüentos<br />Cremas<br />Jabones<br />Emplastos<br />Compresas<br />Cataplasmas<br />Inhalaciones<br />Baños o lavados<br />EFECTOS DE LAS PLANTAS MEDICINALES:<br />El uso de hierbas con fines medicinales es una costumbre ancestral, pero no muchos saben que debe ser controlado o puede ser mortal. Su origen en diferentes especies botánicas los recubre de un carácter de seguridad que no poseen, ya que muchas veces sus presentaciones, infusiones, polvos, comprimidos o cápsulas, no están reguladas por organismos competentes.Si bien pueden poseer propiedades curativas, por distintas causas pueden transformarse en factores de intoxicación. Al ser cocidas en el proceso de infusión, algunas alcanzan una gran concentración de sus sustancias activas, por lo tanto es necesario conocer con exactitud la cantidad de hierba a usar, el volumen de agua y el tiempo de cocción.<br />Las intoxicaciones por plantas afectan en un 50% a niños entre 1 y 5 años. La vía más frecuente de intoxicación es la oral, seguida por la transdermal (a través de la piel), la inhalatoria y por vía mucosa.<br />Formas de consumo<br />Las flores y hojas de las plantas con propiedades terapéuticas deben ser ingeridas a través de infusiones, las raíces y tallos a través de su cocción, y la corteza en tinturas, siempre que se desee extraer al máximo los principios activos. Infusión: Verter agua hirviendo sobre las hierbas y dejar reposar entre 5 a 15 minutos.Decocción: Colocar las hierbas en un recipiente con agua y hervir por varios minutos. Dejar reposar por unos cinco minutos antes de ingerir.Tintura: Este proceso puede tener como base una sola hierba o la combinación de varias. Colocar las especies en un recipiente con alcohol para macerar y dejar reposar por dos o tres días. Este preparado se consume en gotas disueltas en cualquier tipo de bebida sin alcohol.<br />La doctora Norma Ansan de Rojas, especialista en pediatría, opinó sobre la intoxicación a causa de las plantas medicinales. “Las de uso más común en nuestro medio son el paico, la manzanilla, el anís estrellado, el té de poleo, ruda o de eucalipto. Hay otras plantas más arraigadas en las cuestiones de la Pacha Mama, como por ejemplo, la sombra de toro, que son hierbas que tienen determinadas indicaciones, según sus comerciantes”.<br />Por su parte agregó: “No se debe usar ningún tipo de hierbas medicinales en los niños, porque la concentración de esta sustancia no se puede valorar en la cantidad. La administración de las hierbas depende en cuanto a la superficie corporal, cosa que no sabemos porque son imprecisas, y a veces la concentración puede ser mayor teniendo en cuenta el tiempo de hervor que se les dio a cada una, si es una infusión o si la hoja está verde o seca. Todos estos factores influyen en la sustancia activa de la planta, que es la que causa efectos tóxicos en los niños, como por ejemplo, un ilio metabólico, convulsiones o deposiciones diarreica sanguinolentas”.<br />De los medicamentos extraídos de las plantas, sí se conoce que concentración tienen. Para las embarazadas la pediatra aconsejó que “no pueden usarlos, porque hay algunos tés que son abortivos”.<br />¿Cómo conocer el tema?<br />En esta parte del trabajo se tiene la finalidad de presentar el proyecto de una forma asimilable, entre los materiales e instrumentos que le vamos a mostrar son los siguientes:<br />-Trípticos: con la información en una terminología fácil pero sin salir del contexto<br />-Material multimedia: se refiere a las diapositivas, videos, fotos, audios<br />-Participación y debates continuos: en la participación de los integrantes y el continuo intercambio de ideas<br />-Asesorías: brindadas por el profesor para orientar el tema hacia la labor investigativa.<br />-Lecturas: fuentes bibliográficas que enriquezcan la información<br />Datos y estadísticas de plantas medicinales: <br />El consumo de plantas medicinales ha crecido en nuestro medio en los últimos años y es frecuente su utilización en combinación con medicamentos prescritos por los médicos.<br />Existe la falsa percepción de que los productos a base de plantas son inocuos e incluso ventajosos por su supuesto carácter “natural”, razonamiento poco compatible con el hecho de que su efecto terapéutico se atribuya a su contenido en principios activos con actividad farmacológica. Se han descrito algunas interacciones de relevancia clínica entre plantas y medicamentos por lo que resulta imprescindible incorporar a la historia clínica el interrogatorio sobre tales hábitos, especialmente en aquellos pacientes tratados con medicamentos en los que las posibles interacciones impliquen consecuencias clínicas. Debemos considerar estos productos como posible origen de síntomas, reacciones adversas e interacciones medicamentosas en los pacientes. La notificación de estas sospechas al Sistema Español de Farmacovigilancia puede ser una herramienta para mejorar el conocimiento sobre estos productos.<br />El mercado de plantas medicinales en el ámbito mundial está aumentando desde hace varios años, especialmente en Europa y Norteamérica, estimándose que en Europa este mercado alcanza el 25% del mercado de medicamentos sin receta médica. Según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Preparados Alimenticios Especiales, Dietéticos y Plantas Medicinales1 sólo en España, las empresas dedicadas a comercializar estos productos facturan ya más de 600 aunque vienen presentados y envasados en un aspecto similar, de venta igualmente en farmacias aunque también pueden ser vendidos en parafarmacias y herboristerías.<br />También encontramos plantas medicinales presentadas de una forma más “natural”, a granel, preferiblemente en herboristerías o incluso en puestos ambulantes. Y por último, no hay que olvidar que existen medicamentos de prescripción médica cuyo principio activo es también de origen vegetal pero sin embargo ha respondido a los criterios de eficacia y seguridad habituales para los medicamentos, independientemente de si son de origen químico, animal, vegetal o biotecnológico.<br />En España existe desde hace tiempo normativa que regula varios de los productos señalados e incluso prohíbe algunos otros. Así la Orden de 3 de octubre de 19732, aún vigente, lista las especies vegetales que están exentas de registro y son de venta libre (tabla I) y establece que el resto de preparados con especies vegetales medicinales deberán ser inscritos en un registro de preparados a base de especies vegetales medicinales en la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios y cumplir con unos ciertos requisitos, como por ejemplo la notificación de las instalaciones en las que se elabora el producto y su sometimiento a actividades de inspección. En la misma norma se establece que los preparados a base de tinturas, destilados u otras preparaciones galénicas deberán considerarse especialidades Farmacéuticas, por lo que, previamente a su autorización se les exigirán determinados requisitos de calidad, eficacia y seguridad.<br />Tal como se describe, la situación es compleja y la catalogación puede resultar confusa para los ciudadanos, incluidos los mismos médicos. Recientemente, la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios hizo una incursión en este campo retirando cientos de productos comercializados que contenían plantas medicinales por incumplimiento de diversos preceptos legales : no estar incluidos en el registro de plantas a pesar de no ser especies exentas de estarlo o presentarse con propiedades curativas o preventivas, propiedades que sólo pueden citarse en productos que estén autorizados por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios con la categoría de medicamentos3.<br />Pero en la práctica, todos los productos a base de plantas medicinales, y no sólo aquellos pocos que tienen la consideración de medicamentos, son vendidos en las farmacias o demás establecimientos respondiendo a la demanda de efectos terapéuticos por el público. Los efectos terapéuticos buscados pueden ser laxantes, hipnóticos, diuréticos, antidepresivos, o incluso remedios mágicos para dejar de roncar, síntoma que genera el consumo de múltiples productos, a menudo sustituyendo a diagnósticos y tratamientos médicos apropiados.<br />Marco Legal<br />En el momento actual existe gran controversia sobre la regulación de las plantas medicinales en la que confluyen muy diversos intereses comerciales y sanitarios. Se espera que aparezca pronto un nuevo Real Decreto que regule los productos y medicamentos a base de plantas en España4, en relación a su vez con la inminente aparición de una directiva europea5 sobre los llamados “medicamentos tradicionales a base de plantas” que se prevé sea aprobada en el año 2004. <br />La tramitación de ambas normativas ha sido objeto de mucha polémica, en la que han destacado los intereses económicos del sector, tanto de los fabricantes como de los distribuidores, donde los intereses de las oficinas de farmacia resultan ser opuestos a los de otros establecimientos interesados en la venta de estos productos. Pero también se ha planteado otro tipo de conflicto entre dos principios: por un lado el derecho de los ciudadanos al libre acceso a unos productos de consumo que desean y por otro lado la obligación de las autoridades de garantizar la protección de la salud. Estados Unidos, país en el que son difíciles las normas que limitan el derecho de acceso a los bienes de consumo, estableció en el año 1994 que las plantas medicinales pasaran a considerarse suplementos dietéticos6 con la consiguiente falta de intervención por parte de las autoridades. No han faltado voces críticas ante esta decisión, señalando los riesgos importantes y crecientes para la salud que esto supone7. Sin embargo, esta decisión fue coherente con decisiones previas en aquel país, dónde ya existe una larga lista de productos que están fuera de la consideración de medicamentos a pesar de que se utilizan persiguiendo efectos farmacológicos y terapéuticos y donde el papel de las autoridades se limita a velar por una información al consumidor correcta y no engañosa.<br />Ejemplos conocidos de esta situación son el andrógeno dehidroepiandrosterona (DHEA) o la melatonina, cuyos intentos de aparecer en el mercado europeo se han visto impedidos por la necesidad de obtener una autorización como medicamento. En Europa y en España, hasta ahora, el derecho de los ciudadanos a consumir lo que les plazca nunca ha tenido un papel preponderante sobre la responsabilidad de protección de la salud que se había delegado en el Estado.<br />En este sentido, la propuesta europea puede generar cierta confusión entre médicos y pacientes puesto que consagra la aparición de plantas medicinales que gozan de la categoría de medicamentos pero sin embargo las exime, según la tradición de su uso, de la demostración de eficacia y seguridad según los estándares habituales de los medicamentos.<br />La propuesta de directiva5 establece un procedimiento especial y simplificado para el registro y comercialización de hierbas medicinales tradicionales para las que, en lugar de ensayos clínicos, será suficiente demostrar, mediante referencias bibliográficas o informes de experto, el uso medicinal del producto durante al menos 30 años. Si bien esto puede proporcionar ciertas garantías de seguridad, para nada nos garantiza el conocimiento sobre los efectos farmacológicos del producto o sus posibles reacciones adversas e interacciones. <br />La ausencia de datos de interacciones en la información que acompaña a los medicamentos puede implicar en este caso más que su ausencia real, el desconocimiento sobre ellas. La seguridad en la utilización de un producto con actividad farmacológica no deriva de que se le ponga una etiqueta de medicamento o de que se venda en un establecimiento que se llame oficina de farmacia, sino que deriva del conocimiento científico sobre sus efectos. No parece comprensible establecer distintos raseros y que a unos principios activos de origen químico se les exijan estudios de farmacodinamia, farmacocinética, interacciones, búsqueda de dosis, demostración de eficacia terapéutica en ensayos clínicos controlados y seguimiento constante tras su autorización mediante programas de farmacovigilancia y a los productos a base de plantas, no sólo se les exima de eso, sino que además se les otorgue la misma calificación de “medicamento” que otros han obtenido tras demostrar unos estándares de calidad, eficacia y seguridad muy estrictos y para los que la Agencia Europea o Española del Medicamento han evaluado toda la documentación científica disponible, publicada y no publicada, y han decidido aprobarlo para unas indicaciones concretas, en una posología exacta, con determinadas contraindicaciones, precauciones e interacciones y demás condiciones reflejadas en la ficha técnica del producto. <br />CONSUMO DE PLANTAS MEDICINALES EN NUESTRO MEDIO<br />En España, al igual que en otros países, se ha producido un importante crecimiento de este mercado deplantas medicinales tal como lo corroboran algunos datos obtenidos en la población española. Sanfélix y colaboradores realizaron un estudio observacional en trece centros de salud de la Comunidad Valenciana concluyendo que uno de cada cinco pacientes en tratamiento con medicamentos consumía hierbas medicinales por automedicación19.La situación en atención especializada parece que podría ser similar y según una encuesta realizada en el Hospital Universitario Puerta de Hierro entre 189 pacientes ingresados, el 22% reconoció tomar habitualmente alguna sustancia con finalidad terapéutica y sin calificación de especialidad farmacéutica.<br />De éstos, el 48 % consumía alguna planta y el resto eran vitaminas (17%), productos homeopáticos(11%), suplementos dietéticos (9%) o algas (4%). Los pacientes emplearon estos productos por sus supuestos efectos “revitalizantes” (31%), contra el estrés (14%), alivio de molestias gástricas (12%), estreñimiento (10%), adelgazantes (6%), insomnio (4%) o cefalea (2%). En la mayor parte de los casos el paciente inició el consumo por iniciativa propia o recomendación de familiares o amigos, aunque en un porcentaje llamativo de los casos (29%) seguían la recomendación de un médico. En un 52% el producto fue adquirido en herbolarios, el 25% en oficinas de farmacia, el 8% en parafarmacias y el resto en otros lugares 20%.<br />Este consumo frecuente choca con el escaso conocimiento que sobre el mismo tienen los profesionales sanitarios responsables de la atención del paciente. En el estudio de Puerta de Hierro20, el consumo de plantas medicinales no se reflejaba en ninguna de las historias clínicas de los pacientes, a pesar de estar teniendo lugar algunas de ellas incluso durante el ingreso hospitalario.<br />El creciente consumo de plantas medicinales, los riesgos e incertidumbres acerca de sus efectos farmacológicos y el riesgo de interacciones conocidas o desconocidas con los medicamentos habituales deben hacer cambiar nuestra mentalidad sobre el modo de registrar el consumo de estos productos en la historia clínica y la consideración de estos productos como posibles causas de efectos indeseables o interacciones.<br />En otros países<br />En los últimos años la opinión acerca de plantas medicinales está cambiando en diferentes países. Ahora existe en varios países un movimiento de reintroducir plantas medicinales. Decimos reintroducir porque en la mayoría, para no decir todos, de los países hasta hace poco (los años `40 - `50) las plantas medicinales formaban parte de las farmacopeas. En Australia, por ejemplo, existe una Asociación Nacional de Hierbateros que publica su "Australian Journal of Medical Herbalism". En Holanda se puede hallar en cualquier farmacia un "stand" con fitoterapéutica (medicamentos a base de plantas). Un vademécum fitoterapéutico se vende en el mismo lugar. En este vademécum se indica en la misma forma como si fuera un medicamento químico, los componentes activos, indicación, efectos colaterales, toxicidad, efectos durante embarazo, dosificación y la parte de la planta que se usa. <br />En los Estados Unidos existen muchas iniciativas de promover el uso de plantas medicinales. Muy viejo es, por ejemplo, "The Herbalist" publicado por Indiana Botanic Gardens (Jardín Botánico de Indiana). Esta publicación es un catálogo de remedios a base de plantas que se publica desde 1910. Otra entidad más reciente es la American Botanical Council (Consejo Americano de Botánica) y la Herb Research Foundation (Fundación De Investigación de Hierbas). Ellos hacen un trabajo arduo, tratando de convencer a Institutos como la FDA (Food and Drug Administration) de aprobar fitoterapéutica con una reputación indudable. Ellos publican entre otros, la revista Herbalgram.<br />Desde 1977, la Organización Mundial de la Salud está promoviendo la Medicina Tradicional. Funcionó durante mucho tiempo la oficina de Program Manager for Traditional Medicine, bajo la dirección del Dr. O. Akerele de Nigeria. El hizo mucho para que las plantas medicinales y las medicinas tradicionales sean más aceptadas por los países en el mundo. Se creó toda una red de Centros de Colaboración (En China, Europa, Africa, América). En 1991, se publicó "Guidelines for the Assessment of Herbal Medicines". <br />Esta guía para la evaluación de medicamentos a base de hierbas fue preparada a petición de la Quinta Conferencia Internacional de Autoridades Regulatorias de Drogas (Fifth International Conference of Drug Regulatory Authorities (ICDRA) organizado en París en 1989. Esta guía da pautas muy claras, como evaluar, investigar la efectividad y seguridad de las plantas medicinales. Lamentablemente, desde hace poco ha dejado de existir este programa como ente aparte. Ahora pertenece al Programa de Acción sobre Medicamentos Esenciales.<br />Un país excepcional en cuanto a plantas medicinales es Alemania. Desde su origen existe toda una tradición de naturópatas. Hoy día hay unos 8,000 preparados (fitoterapéutica) registrados por el Departamento Federal de Salud en Berlín. Se estima que hay más de 67,000 remedio a base de hierbas a disposición comercial. Los médicos que tienen un trasfondo en naturoterapia prefieren prescribir fitoterapéutica. Más de 15,000 médicos tienen el título adicional de "Artz-Naturheilverfahren" (médico - naturópata), o sea, han hecho su curso amplio de naturoterapia. De los médicos - generales, un 70% prescribe fitoterapéutica. También los "Heilpraktiker" (técnico - médico) prescriben fitoterapéutica. Desde 1993 todos los estudiantes de medicina tienen que pasar un examen escrito en "las posibilidades y límites de naturoterapia y homeopatía". Como parte del "Segundo Examen Médico del Estado". Esto ha significado que todas las universidades alemanas que tienen facultades de medicina tienen que ofrecer programas en naturoterapia y particularmente en fitoterapia. La Universidad de Ulm tiene desde enero de 1993 la cátedra de fitofarmacología.<br />La razón principal por la cual la fitoterapia está aceptada en Alemania es por la nueva legislación que considera (como único en el mundo) "special therapeutic approaches" (prácticas terapéuticas especiales) como la fitoterapia, homeopatía y la medicinaantroposófica. Para la fitoterapia se creó la Comisión E que tenía que elaborar monografías de plantas medicinales. Hasta el momento hay más de 300 monografías. The American Botanical Council está haciendo una traducción en inglés de estas monografías (M.Blumenthal, pers.comm.) Esta ley, la lista de monografías, el avance de la fitoquímica ayudó a que la fitoterápia sea cada vez menos vista como tratamiento alternativo, sino como un componente normal de la práctica médica formal. <br />En Europa, en general se puede hallar muchas fitoterapéutica. La tabla 3 demuestra 145 fitoterapéutica en uso en 5 países de la Unión Europea. La experiencia Alemana incentivó mucho a la "European Scientific Cooperative on Phytotherapy (ESCOP)" (Cooperación Científica Europea en Fitoterapia).<br />Qué hace la ESCOP?<br />1. ESCOP estimula la investigación científica de la efectividad y seguridad de los fitoterapéutica. Vía la "Biomedical and Health Research Programme of the European Union" (Programa de Investigación en Salud y Biomédica de la Unión Europea). Este programa contempla el desarrollo de un estándar Europeo para la<br />seguridad y eficacia de fitoterapéutica. <br />2. ESCOP ofrece información y experiencia acerca de fitoterapéutica. Tiene un programa de farmacovigilancia para monitorear el uso de fitoterapéutica. <br />3. ESCOP estimula investigaciones clínicas con fitoterapéutica.<br />4. ESCOP piensa que el tratamiento a base de fitoterapéutica debe continuar siendo una parte del sistema médico en Europa.<br />5. ESCOP busca criterios Europeos para valorizar fitoterapéutica.<br />Bibliografía:<br />Adaptación: Lic. Enrique A. Rabe -Area de Comunicación Social del Ceride-.<br />Consejo Federal de Inversiones (CFIRD)<br />Lloyd, J. 1978. Dyes from Plants of Australia and New Zealand: A Practical Guide for<br />Craftworkers. Publicado por Reed. 48 páginas<br />Lock Sing de Ugaz, O. 1997. Colorantes naturales. Pontificia Universidad Católica del<br /> Perú y Fondo Editorial, Perú.<br />López, M. A. 1996. Ley de protección de las especies vegetales silvestres aromáticas, medicinales y tintóreas autóctonas y de desarrollo de la industria relacionada. SAIPA. Buenos Aires. p. 309-314<br />Madhava Chetty, K et al. 1998. “Ethno-medico botany of some aquatic Angiospermae in Chittoor district of Andhra Pradesh, India”. Fitoterapia 64(1): 7-12.<br />Mandouti, N. 1837. Colección completa de recetas. Buenos Aires.<br />Mankiw, N. 1998. Principios de economía. McGraw-Hill<br />Marrone, L. 2008. Tintes Naturales al alcance de nuestras manos. Editorial Parábola. Buenos Aires.<br />Marshal, A. 1890. Principles of Economics. Macmillan, Londres.<br />Martin, G. J. 1995. Ethnobotany: A Methods Manual (People and Plants Conservation). Chapman & Hall. U.K. 292p.<br />Martínez, G. J. 2002. Conocimiento de la flora de interés etnobotánico entre estudiantes del Valle de Pravachasca, Córdoba (Argentina). Parodiana. 12 (1- 2): 35-62<br />Martínez, G. J. 2003. El empleo de plantas ´´cálidas´´ y ´´frías´´ en la medicina tradicional de Córdoba. XXIX Jornadas Argentinas de Botánica & XV Reunión Anual de la Sociedad Botánica de Chile.<br />Martínez Alier, J. 1999. Introducción a la economía ecológica. Icaria, Barcelona.<br />Martínez Crovetto, R. 1970. La etnobotánica de los grupos aborígenes del nordeste argentino. Boletin de la Sociedad Argentina de Botánica. v. 11 (Supl.) p. 211- 215.<br />Martínez Crovetto, R. 1981. Plantas utilizadas en medicina popular en el Noroeste de Corrientes - Tucumán, Argentina, Min. Cult. y Educ. - Fundación Miguel Lillo, 113 - 139 pp.<br />Martínez Lirola, M.J.; González-Tejero, M.& Moleromesa, J. 1997. Investigaciones Etnobotánicas en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar (Almería).Almería.<br />PÁGINAS WEB CONSULTADAS<br />www.indec.gov.ar<br />www.fao.org<br />www.ambiente.gov.ar<br />www.mininterior.gov.ar<br />www.herbotecnia.com.ar<br />www.botanical-online.com<br />www.gbif.org<br />www.darwin.edu.ar<br />www.gestionforestal.cl:81/pfnm<br />