La cirugía en el renacimiento
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

La cirugía en el renacimiento

on

  • 1,869 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,869
Views on SlideShare
1,869
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
9
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

La cirugía en el renacimiento La cirugía en el renacimiento Document Transcript

  • La cirugía en el RenacimientoEstudio anatómico del brazo, por Leonardo da VinciLos siglos XV (il Quattrocento) y XVI (ilCinquecento) tienen en Italia el origen de unas filosofías de la ciencia y de la sociedad basadas enla tradición romana del humanismo. El florecimiento de Universidades en Italia al amparo de lasnuevas clases mercantiles supuso el motor intelectual del que se deriva el progreso científico quecaracteriza a este periodo. Esta "nueva era" recala con especial intensidad en las ciencias naturalesy la medicina, bajo el principio general del "revisionismo crítico". Los nuevos conocimientos enanatomía suponen el despegue definitivo de disciplinas como la cirugía o la anatomía patológica.El ansia de conocimientos afecta simultáneamente a todos los gremios hasta el punto de hacerexclamar a Vesalio, el principal anatomista del siglo XVI:No me preocupan los pintores y escultores que se apelotonan en mis disecciones ni, a pesar de susaires de superioridad, me siento menos importante que ellosEl espíritu científico impregna cada rama del saber: Antonio Benivieni, cirujano italiano de lasegunda mitad del siglo XV, anota minuciosamente todas sus intervenciones y las autopsias querealiza posteriormente a los pacientes que no sobreviven. Estas notas se publicarán en 1507 bajoel título De abditis nonnullis ac mirandis morborum et sanationum causis (De las causas ocultas delas enfermedades), con el imaginable interés para todo el cuerpo médico. En su haber se cuentanlas primeras descripciones documentadas de cáncer de estómago e intestino, así como extensas ydetalladas descripciones de los varios tipos de hernias conocidos.[34]El mejor anatomista, aunque no el primero, de este periodo es Andrés Vesalio, autor de uno de losmanuales de anatomía más extendidos e influyentes durante los siguientes dos siglos: De humanicorporis fabrica. Este médico peregrinó a Jerusalén, según se revela en una carta de 1563, trasserle conmutada por el rey la pena de muerte por la penitencia de la peregrinación. El motivo de lacondena es la disección que realizó a un joven noble español tras su muerte y el descubrimiento,al abrirle el pecho, de que el corazón aún latía.Vesalio se doctora en la universidad de Padua, tras formarse en París, y es nombrado "explicatorchirurgiae" (profesor de cirugía) de esta universidad italiana. Durante sus años como profesorredactará su gran obra, y acabará su carrera profesional como médico personal de Carlos I y,posteriormente, de Felipe II.
  • De esta misma época (1511-1553) es el español Miguel Servet, otro pionero en el campo de laAnatomía. Practicando la disección junto a Hans Gunther observó, y publicó en su obraChristianismi restitutio, que la sangre se oxigenaba en los pulmones (y no en el corazón como creíaGaleno) y que en este órgano se producía una circulación menor tras la cual la sangre accedía alventrículo izquierdo. Este descubrimiento, sin embargo, ya lo había hecho Ibn Nafis, médico árabedel siglo XIII, pero sus observaciones no fueron conocidas en occidente.[editar] Los BarberosDesde el siglo XIII la categoría de los cirujanos franceses veníaincrementándose y haciéndose visible mediante la autoridad para vestir la toga larga y realizarcirugía mayor. A lo largo de los siguientes siglos comienza a emplearse el término de "barbero"para referirse a un gremio de "prácticos", no médicos, desconocedores del latín y cuyo campo deactuación se limitaba a intervenciones menores, como flebotomías, extracción de piezas dentarias,o curación de pequeñas heridas. En Francia, los éxitos de la cirugía durante el Renacimientollevaron a la desaparición de las diferencias de clase entre los médicos y los cirujanos.Sin embargo los barberos seguirán realizando su función social libremente durante mucho tiempo,hasta la fundación de la Académie Royale de Chirurgie en 1731, dirigida en sus inicios por elcirujano Jean Louis Petit, quien perfeccionó el torniquete), y la promulgación de la ordenanza deLuis XV prohibiendo a los barberos el ejercicio de la cirugía.En Inglaterra, sin embargo, los internistas van ganando fuerza a lo largo del siglo XV, consiguiendofundar el Real Colegio de Médicos, igualando a los cirujanos con los barberos, y obligándoles a serregulados bajo idéntica norma que los pasteleros o los notarios. En 1540 el parlamento autoriza lacreación de la Compañía de cirujanos-barberos, pero habrá de ser Thomas Vicary, cirujanoencargado de curar con éxito una herida de la pierna de Enrique VIII, quien consiga de manos delrey la carta de derechos del gremio de cirujanos.[35]Los barberos en el arte renacentistaSutura de una herida menor en una barbería,Gerrit Ludens, (1622-1683) Extracción dentaria, Johann Liss, 1616. Intervención podológica,
  • David Teniers, 1663[editar] La nueva cirugíaAmbroise Paré a los 55 años, André Wechel, 1573.Los diferentes tipos de siameses, según el estudio realizado por Paré.En las últimas décadas delsiglo XVI, a punto de finalizar el periodo renacentista, hace su aparición el principal cirujano deesta época, y padre de la cirugía francesa:[36] Ambroise Paré (1510-1590). Poco antes el suizoParacelso, figura médica controvertida, considerado por unos simple barbero, alquimista por lamayoría y cirujano por otros, había intentado con poco éxito elevar el rango de la cirugía al mismonivel que el de los médicos internistas, pero será el francés quien elimine las últimas reservas. Estecirujano fue médico personal de cinco reyes en una época en que era costumbre al uso sustituir atoda la corte con cada nuevo reinado. Su formación se inicia en el gremio de los barberos ysacamuelas, pero compagina su trabajo con la asistencia al Hôtel-Dieu de París. Su trabajo comocirujano comienza entre las filas del ejército francés, donde se especializó en heridas de bala.Sufrió un cierto rechazo de la comunidad médica, ya que su extracción humilde y sudesconocimiento del latín y el griego le llevaron a escribir toda su obra en francés. Desde susinicios se le consideró un "renovador", lo que no siempre le benefició, aunque su reputación fuehasta el final su principal aval. La siguiente cita ejemplifica su espíritu innovador, siendoconsiderado el primer cirujano en realizar la ligadura rutinaria de los vasos en lasamputaciones:[37]dices que atar los vasos sanguíneos tras una amputación es un método nuevo y, por tanto, nodebe aplicarse. Mal argumento para un médicoSu inventiva le llevó a diseñar algunos instrumentos quirúrgicos, e incluso diseñó algunas prótesiso "miembros artificiales" para algunos de sus pacientes amputados. Es de señalar su estudio sobresiameses, o su refutación del empleo de las piedras bezoar, como antídotos universales. Buenaparte de su obra es un compendio de análisis y refutación de costumbres, tradiciones osupersticiones médicas, sin fundamento científico ni utilidad real.[38][editar] Una disciplina científicaLorenz Heister, Institutiones chirurgicae, in quibus quicquid ad rem chirurgicam pertinet optima etnovissima ratione pertractatur.El despegue de las ciencias físicas y biológicas que se produce apartir de este momento supone el definitivo empujón para la cirugía como disciplina médica consuficiente entidad propia. Comienzan a proliferar multitud de médicos y cirujanos notables,muchos de ellos especializados ya en campos concretos. En Europa central se distribuye con éxito
  • un libro titulado Surgery. Su autor es Lorenz Heister (1683-1758), cirujano alemán que ejerciótambién en Holanda, e Inglaterra. Durante una autopsia realizada en Altdorf describe así elhallazgo en el cadáver de apendicitis, siendo el primer informe documentado sobre esta patología:cuando estaba a punto de diseccionar el apéndice observé que estaba demasiado oscuro ypresentaba adherencias inusuales a la pared abdominal. Intenté desprenderlo con cuidado perolas paredes estallaron y dejaron salir algunas cucharadas de pus. Esto demuestra la posibilidad deinflamación y formación de pus en el apéndiceAparece la especialidad de la traumatología, denominada en sus orígenes álgebra, con la que sehace referencia a la manipulación de fracturas y luxaciones. Fernando de Mena, cirujano español ymédico personal de Felipe II propone que...no se admitiese a examen a ningun cirujano, que no diese cuenta del álgebra, para que usándolalos mismos cirujanos y examinándose della, excuriessen y acabasen los concertadores que por ayandan sin entender la anatomía de los huesos.[39]Dominique-Jean Larrey.William Cheselden, John Hunter o Percival Pott en Inglaterra, Jean-AndreVenel en Suiza, Pedro Virgili o Antonio de Gimbernat en España son algunos de los nombres deuna lista interminable de cirujanos destacados del siglo XVIII.[40] De todos ellos hay que destacar aDominique-Jean Larrey (1766-1842), cirujano de Napoleón e inventor del transporte enambulancia utilizado por primera vez durante las guerras napoleónicas. Sirvió en la fragataVigilante, en Terranova, pero las dificultades para acostumbrarse a la vida en alta mar lo llevan deregreso a París siendo nombrado en 1790 ayudante de cirugía del Hospital de Los Inválidos.Posteriormente es destinado al frente austriaco, con el ejército del Rin, donde evidencia lasdificultades y graves carencias del ejercicio de la cirugía en combate. Diseña entonces un vehículocerrado, tirado por caballos, con espacio para un hombre tumbado y con una adecuadasuspensión: la "ambulancia volante". Este vehículo debería incorporar, según su propio informe,un médico, un oficial, un suboficial, 24 soldados y un tambor, además del material de vendaje. Suvehículo resulta tan exitoso que en 1793 es desplazado a París con la tarea de organizar un sistemade ambulancias volantes para todo el ejército francés. Posteriormente serviría en España y enEgipto, perfeccionando sus habilidades quirúrgicas y especialmente las técnicas de amputación.De vuelta en Francia Napoleón le nombra barón y cirujano honorífico de los Chaseurs de Garde(guardia personal del emperador), aunque seguirá cumpliendo sus tareas de cirujano de campaña,incluso en Waterloo, donde fue capturado por los prusianos, pero liberado posteriormente al serreconocido por un médico alemán, antiguo alumno suyo. En el testamento de Napoleón se puede
  • leer una reseña en la que lega "cien mil francos a Larrey, el hombre más valioso que jamás heconocido."Escribió varios tratados de cirugía (Mémoires de chirurgie militaire, Recueil de mémoires dechirurgie o Clinique chirurgicale) y hoy día se conservan en la nomenclatura médica variostérminos epónimos en su honor: “Enfermedad de Larrey” (una variante del tétanos), “Signo deLarrey”, “Operación de Larrey” o “Amputación de Larrey”.*41+Entre los siglos XVIII y XIX descuella en Escocia la saga de los Bell. Benjamin Bell (1749-1806)resumió los conocimientos quirúrgicos hasta ese momento en una enciclopedia denominadaSystem of Surgery, y fue el primero en aconsejar mastectomías radicales para tratar el cáncer demama. Sus hijos, Charles y John Bell continuarían la tradición paterna. Otro miembro de estadinastía fue Joseph Bell House, cirujano inspirador de la figura de Sherlock Holmes, y de quien SirArthur Conan Doyle llegó a afirmar que...es el hombre más notable que jamás he conocido. Es un personaje singular, tanto de aspectocomo de espíritu. Delgado y de tez morena, rostro afilado y nariz ganchuda, ojos grises,penetrantes, hombros elevados y movimientos bruscos[42][editar] La cirugía a partir del siglo XIXMaletín médico-quirúrgico del siglo XIXDurante el siglo XIX se consuma la integración de lamedicina y la cirugía en un mismo cuerpo de conocimientos y enseñanzas, lo que supone elespaldarazo definitivo a la especialidad quirúrgica, con la incorporación añadida de latraumatología a su ámbito de actuación. La derrota de los tres enemigos clásicos de la cirugía: lahemorragia, la infección y el dolor, es la victoria de esta disciplina; el desarrollo de las teoríasmicrobianas de las enfermedades infecciosas (Semmelweis, Pasteur, Joseph Lister...), la evoluciónde las técnicas anestésicas o el descubrimiento de los rayos X son herramientas fundamentales ensu impulso: el cirujano puede trabajar con el paciente sedado, y, por lo tanto, sin la rapidez que sele requería hasta ese momento, con mucho mayor conocimiento sobre lo que se puede encontrary con armas adecuadas para paliar las posibles complicaciones. Las tasas de morbimortalidadcomienzan a caer, y todo esto se produce en un margen de pocas décadas.Destacan en este siglo cirujanos como Abraham Colles (1773-1843) (médico irlandés que dio elnombre a la característica fractura por caída de la extremidad distal del radio), Sir Benjamin Brodie(1786-1862) (absceso de Brodie), William John Little (enfermedad de Little) o Sir James Paget(1814-1899) (enfermedad de Paget). En realidad la lista es interminable y se extiende por las
  • diferentes especialidades quirúrgicas (ginecología, urología, traumatología, cirugía digestiva,neurocirugía, etc.)