Presentación Jardín Tortuguita
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Presentación Jardín Tortuguita

on

  • 992 views

Presentación del proyecto “Niños y Niñas en contacto con las Energías Naturales” del jardín infantil Tortuguita de Arica en el Seminario “Energías Renovables en el jardín infantil ...

Presentación del proyecto “Niños y Niñas en contacto con las Energías Naturales” del jardín infantil Tortuguita de Arica en el Seminario “Energías Renovables en el jardín infantil Tortuguita: La educación frente a nuevos escenarios”.

Statistics

Views

Total Views
992
Views on SlideShare
992
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Presentación Jardín Tortuguita Presentación Jardín Tortuguita Document Transcript

    • Familia, comunidad y experiencias lectoras ¿Y cómo andamos por casa? Constanza Mekis Dos vertientes lectoras En este texto quisiera expresar la experiencia lectora desde dos momentos de mi vida: la infancia y mi rol de mamá. Quisiera mostrarles cómo estas dos vertientes se entrecruzan mágicamente, demostrando empíricamente cómo el entusiasmo por la vida puede despertar el mundo cultural, creando mundos curiosos y entretenidos. Leer es oír y con ello oírse. Leer es mirar y con ello mirarse. La invitación a leer no se enmarca sólo en libros, sino en ir descubriendo las bellezas naturales, los olores de las verduras, las texturas de una arpillera, la mirada de un gato y la armonía de una campanada. Esto lo trataré a partir de mi propio entusiasmo por la lectura. No puede ser de otra manera: hablamos a partir de lo que ocupa nuestro corazón. A lo largo de estas páginas quisiera recuperar parte de mi infancia y, específicamente, lo que pudo invitarme a abrir un libro: mi familia, los roles que jugaron quienes me rodearon y me dieron vida. Un segundo momento será recuperar lo ocurrido en mi familia nuclear, mis hijos e hijas. Las experiencias que narraré no fueron naciendo como un plan pensado, sino como un recorrido más bien azaroso, un divertimento total. Fueron hechos espontáneos, que respondieron a lo que estaba viviendo y sintiendo, siempre muy abierta a las sintonías de lo aventurero que es leer. Por esto, fue necesario ir comprendiendo que motivar la lectura en las personas que quieres y te acompañan a diario, ya no es sólo una gran aventura sino que responde a exploraciones insospechadas. En el andar las sorpresas y picardías se van recibiendo y entregando, los hallazgos lectores están a la orden del día, te estimulan y retroalimentan, para continuar y darle tiempos deliciosos a esta gran tarea lectora, además de sentirse parte viva y feliz de la sociedad. Nuestra tarea como impulsores de la lectura es tener una actitud abierta e ir descubriendo las posibilidades que se presentan día a día. Los libros no caminan solos, no llegan a nuestras manos por arte de magia. Hay que producir estos encuentros multicolores entre lectores y autores en la misión de convertir nuestro querido ambiente familiar en un espacio de lectores. ¿Los autores dan con nosotros o nosotros con ellos? Los hallazgos lectores se pueden dar gracias a la participación de quienes nos acompañan en nuestro camino lector: depende de quién se acerca a nosotros con libros. Al hacer esta descripción me ha rondado una pregunta, de alguna manera bastante obvia, pero a la vez crucial: ¿para qué leer? Mi impresión es que al leer tenemos una mejor visión de la sociedad, nos identificamos como seres humanos y nos 1
    • sorprendemos. Creo que es necesario interactuar vivamente con los demás, por el medio que más nos estimule: leyendo, cantando, jugando. Todo nos servirá. Leer es amar, ver, salir, escuchar, juntar la vida propia con la ajena. Leer es salir de la casa y descubrir la hospitalidad de las gentes, sus fobias, intereses y recorridos. Ejemplos cariñosos: leer es amar Recordemos nuestros primeros años, cuando uno mira a los otros como “los grandes” y se fija en cómo se expresan, qué hacen, hacia dónde dirigen sus pasos y sus conversaciones. La gran invitación que podemos recibir en esos años es que los grandes nos permitan observarlos, para que de a poco vayamos aquilatando sus movimientos y alcances. Ojalá que todos tuviéramos la oportunidad de que nuestras primeras miradas al mundo fueran libres, con los ojitos bailando a nuestro ritmo y compás, teniendo la certeza que cuando se empañen, alguien nos ayudará cariñosamente a desempañarlos para poder volver a mirar abiertamente. En mi caso, no puedo dejar de agradecer y dar a conocer a quienes fueron de un modo u otro propulsores de mi gusto por la lectura, mi abuelo Federico y mi padre Patricio, entomólogo y bombero, mariposas e incendios. Mi abuelo trabajaba en la Ford en Rancagua, mientras que mi papá dedicó su vida a hacer carrera política. Ambos leían y con su ejemplo estimulaban mi apetito lector. Los miraba atentamente cuando leían y trataba de imitarlos. ¿Qué decir de mi abuelo y su biblioteca? Era una buena biblioteca, con innumerables libros que me parecían maravillosos. Al recorrer en la memoria los lomos de esos libros, recuerdo perfectamente la luz que los iluminaba y cómo me asombraba que tres cuartas partes de ellos, que estaban juntos y muy quietos en la estantería, eran en inglés. Mi abuelo se educó en el sur de Inglaterra en un lugar llamado Penzance1, en Cornualles. Sus intereses particulares eran del mundo de la naturaleza, las ciencias, las mariposas, peces y montañas. Parte de su biblioteca eran libros científicos y el resto contenía muy buenas novelas. Me acuerdo cuando un día nos aclaró, a sus nietos y nietas (éramos diez hermanos, cuatro mujeres y seis hombres), cuáles libros no podíamos ni tocar ni leer de su biblioteca. Debo confesar que apenas tuve la oportunidad me colé entre esos libros “prohibidos”. Ansiosamente los fui abriendo. Descubrí que lo que estaba escrito era muy interesante. Los diálogos y algunas ilustraciones eran novedosos, con palabras y situaciones que no había visto ni oído y que me producían muchísimo interés. Vagamente me acuerdo de las novelas que mi abuelito nos censuraba. Ustedes se podrán imaginar que en su época posiblemente eran consideradas subidas de tono: Nana de Émile Zola, algunas obras de Henry Miller... La lectura tenía que ser con un oído escuchando si venía alguien. Era imposible leerlas de cabo a rabo. Sólo hojearlas y detenerse cuando las situaciones eran más que besos. 1 Penzance es una localidad portuaria británica localizada en la península de Cornualles, extremo suroccidental de Inglaterra. 2
    • Tengo muy presente que al saludar a mi abuelo, en cada abrazo notaba que siempre tenía un libro de bolsillo en la cartera de la chaqueta. Y cuando veía salir a mi madre le decía cariñosamente, “¿Llevas tu pocket book2?” Decía con claridad que siempre hay que llevar un libro consigo. Uno no sabe qué pasará cuando sales de la casa: si te quedas en panne, tienes una espera no prevista en el dentista o en una fila, un libro en la mano te salva. Muchas veces lo vi devolverse a buscar su famoso pocket book del momento cuando iba saliendo, ya que seguramente se lo había olvidado. Nos comentaba que las mujeres podíamos llevar un libro más grande sin problema. Sacaba sus cálculos: en la cartera cabe un libro de hasta 400 páginas si no se lleva el set de maquillaje. Vuelvo a mi padre que, como dije, era un hombre de acción. Su condición de bombero me parecía muy emocionante. Generalmente no nos enterábamos de los incendios que acontecían durante la noche, pero sí cuando la bomba celebraba un nuevo aniversario. Era un gran orgullo verlo salir “disfrazado” con su casco, chaqueta y pantalones blancos. Tal vez el dicho de los bomberos “siempre listos” me ayudó a encauzar mi espíritu de servicio público. A mi padre lo recuerdo siempre con un libro en el velador. Leía siempre el libro de moda en inglés, el best seller del momento, y por cierto tenía el último número de la revista Times, junto con revistas deportivas nacionales, como Estadio y la consagrada revista argentina El Gráfico. Mi papá, por su vocación política, debía mantenerse al día. De ahí mi fascinación de hacerle la guardia y esperarlo a la hora de almuerzo, pues llegaba de la oficina con montones de diarios: El Mercurio, el diario local El Rancagüino (en ese entonces todavía vivíamos en Rancagua), el Clarín, El Siglo, etc. La casa era un verdadero “diaral”: teníamos la oportunidad de leer las noticias desde variados puntos de vista. Tengo recuerdos imborrables de cuando husmeábamos las noticias policiales que venían al rojo vivo en el Clarín. En otros diarios leíamos con interés los “chimpillos” y chistes locales. Pero lo mas entretenido era poder comparar la información desde distintos ángulos y colores. Esto de recibir diarios no era sólo una entrega gratuita, sin retroalimentación. Durante las horas de comida, a mi padre le encantaba hacer comentarios sobre los aconteceres más importantes, las noticias nacionales e internacionales. Me fascinaba escuchar sus puntos de vista. Eran muy claros y entendibles. De alguna manera, al comentarnos hechos mundiales, nos preguntaba, se preguntaba, y siempre abría una invitación a conversar. Nos ayudaba para que no nos fuera ajeno lo que estaba sucediendo en el mundo entero. La lectura abundaba en mi familia y era abierta: no discriminaba por gustos, estaba en nuestra cotidianidad. Felizmente, tuvimos también nuestra biblioteca en casa. Como familia numerosa, los niños teníamos una pieza sólo para nosotros, algo así como una fortaleza para hacer 2 Libro de bolsillo. 3
    • tareas o simplemente jugar. Por una parte, nos sentíamos “encerrados”. Pero, por otra, era nuestro propio espacio. Era la única opción para permanecer bajo techo, después de clases o durante el fin de semana. No podíamos estar tirados en nuestras piezas. Había muchas normas. Mis padres eran estrictos, especialmente mi madre, pero creo que no cabía otro modo, con tanto chiquillo. Y tan malos y malas. Si no hacíamos cosas malas, las estábamos pensando. No descansábamos. En este espacio colectivo familiar teníamos un pizarrón con las nueve tablas de multiplicar pintadas, una enorme televisión (de la que no alcanzábamos la perilla), una mesa para jugar cartas, una chimenea y la biblioteca. La afición de mi madre por la decoración se traducía en que los espacios acogedores debían estar acompañados por estanterías con libros. ¿Qué libros había? Mi madre, de manera práctica, fue comprando remesas de libros usados por metro en la calle San Diego. El criterio principal de estas “erupciones volcánicas” estuvo centrado en que fueran libros con bonitas encuadernaciones de cuero. Los lomos tenían que ser de colores cálidos, rojos. Lo que ella no sabía al momento de hacer sus compras es que, además de ser bellas por fuera, eran unas obras entretenidas y diversas. Desde la biblioteca familiar, engullíamos estos libros felices. Imagínense tener a mano la Biblioteca Internacional de Obras Famosas. Eran unos 80 volúmenes encuadernados rojo sangre de toro que contenían poesías, cuentos, el don de la palabra, ilustraciones fabulosas. Lo mejor era tener la libertad de leerlos después de haber hecho algunas “barbaridades” (como por ejemplo, unas diez tortas de barro de diferentes colores y varios pisos). Era un privilegio lavarse bien las manos y entrar a este solar familiar. Por lo tanto, nuestra lectura fue con buenos libros “providencialmente”. En otros sectores de la casa también había libros, pero mi mamá decoradora había seleccionado otros colores: estos tenía lomos verdes y azules, o tonos beige haciendo juego a los muebles y las cortinas. Lo malo era que estos libros estaban en francés y detallaban procesos de ingeniería hidroeléctrica o filosofía medieval, los cuales no entendíamos ni palote al tratar de leerlos. Mi madre, era una lectora especializada. En su velador siempre tenía libros de cocina. Su marca página avanzaba al ritmo de ir practicando las nuevas recetas que descubríamos luego en los almuerzos domingueros. Yo percibía que mi mamá los leía con verdadera pasión, como una novela policial. Los libros favoritos que estaban siempre a la vista y leía y releía eran dos: la famosa La buena mesa y The Joy of Cooking. Sus lecturas de buena cocinera las acompañaba con sus lecturas religiosas. En su velador también se estacionaban cuatro o cinco libros de meditación espiritual junto a la Biblia. La abuelita Norma (por parte de mi madre), que vivía largas temporadas con nosotros, nos regaló una Biblia ilustrada de quince tomos rojos. Todo lo que recuerdo vívidamente de la historia sagrada ha sido por medio de estos tomos. Todavía conservo un par que quedaron en un estado desastroso después de haber sido parte de nuestra biblioteca: pintados, recortados, rallados. No se podía pedir tanto, entre diez hermanos. El mundo cultural de mi abuela o su fascinación por salir y entretenerse era el cine. Felizmente, como yo tenía un buen comportamiento, era una asidua compañera para ir al “Biógrafo”. Fui premiada yendo a cuanto festival de cine había en esa época. 4
    • Mi madre no tenía mucho de pedagoga. Pero, curiosamente, cuando salíamos en bloque nos llevaba libros y revistas para que nos portáramos bien. Por lo tanto, de bibliotecaria no lo hacía mal. Intuitivamente, acertó en abrirnos espacios culturales. De mis hermanos podría decir que la mayor lee; el segundo es un lector muy erudito, una especie de enciclopedia ambulante que le hace honor a mi abuelo Federico; la tercera es una lectora empedernida; y yo he vivido y vivo en, con, desde, para los libros. Los seis hermanos que me siguen puede ser menos lectores, pero todos aman los libros. También vinculo mi mundo cultural al haber podido trabajar en la cosecha de peras desde niña durante los veranos. Teníamos casi tres meses de vacaciones y mi padre nos marcaba la cancha: había que trabajar durante un mes en las mañanas. No podíamos estar echados en nuestras camas: “la vida hay que ganársela desde chiquititos, los niños deben trabajar en vacaciones y ganarse su plata, además van entrando en razón, van conociendo lo que es la vida”. Con el tiempo entendí que esta experiencia formativa fue muy importante y significativa. Los trabajos específicos eran varios: partía calibrando las peras, después limpiándolas y finalmente embalándolas. Esta faena era con mujeres mayores a quienes no les paraba la lengua mientras trabajaban. Hacían verdaderas narraciones orales con sus vidas. Las teleseries actuales son pálidos relatos en comparación con estas sabrosas historias que a veces no me dejaban dormir. Mis orejas paradas me abrieron insospechados espacios para conocer los dolores ajenos, las condiciones humanas e inhumanas de cómo vivían. Si mis padres hubieran sabido con propiedad lo que escuchábamos, seguramente nos habrían mandado con tapones o decidido que no trabajáramos. A fin del verano terminábamos como una pera madura, muchas vidas en nuestro cuerpo, muchas nuevas palabrotas en nuestro diccionario. Creo que estas horas de escucha equivalían a unas docenas de buenos cuentos, poemas épicos, obras de teatro picaresco y un kilo de noticias de la prensa roja y amarilla. Un nutrido y variado menú lector. Una lectura aventurera. Ahora bien, ¿cómo se forman los lectores en el mundo familiar? Con suerte, con peligros, con amor. Los libros que estuvieron a mi alcance, la música, los diarios, las revistas, los paseos, las peleas, las películas, las conversaciones, los secretos, las cazuelas… Todos ellos me ofrecieron nuevas perspectivas que llevaron a forjar mi personalidad e intereses culturales. Pero, ¿a qué voy con todo esto? Voy a lo siguiente: para que la lectura sea cotidiana y transversal a la vida, no sólo el mundo cultural debe ser estimulado con libros. Además, debemos ofrecer diversas perspectivas humanas, hacia diferentes encuentros con personas con corazón que inviten a reflexionar, a crear libertades para aventurarse, para soñar, viendo y leyendo, haciendo paseos por distintos reinos de la imaginación, donde la alegría, la magia y los peligros maravillen. Lo mejor se funda en recibir desde la familia una visión de mundo iluminada. Es decir, un camino curioso rodeado de espinas y de estrellas, de duendes y almas. Una paleta amplia de colores. Espacios lectores ¿Cuál es el ejemplo que doy como mamá? ¿Cuales han sido mis principales preocupaciones lectoras? 5
    • Mi manera especial de ser mamá es actuar como una mamá bibliotecaria. Lo más notable es que mis hijos e hijas me han “aguantado” y estimulado a serlo. “Confieso que he leído”, parafraseando a Neruda. También confieso que he experimentado en casa. Incluso creo que a veces se me pasó la mano por esta pasión por la lectura. Con cierta distancia de los hechos puedo ver dónde estuvieron los acentos, las vergüenzas y los logros de esta tarea que nunca termina. Lo que he ido entregando tiene una buena parte de intuición y de interés por experimentar nuevos conocimientos. No son recetas convencionales, sino acciones que trataron de ser articuladas, asertivas y duraderas. En mi hogar, he deseado hacer entretenidos y lúdicos los espacios. Es decir, me he propuesto que cada uno contenga diferentes mundos lectores. Mi cocina tiene carácter lector. No sólo tiene una biblioteca particular de libros de cocina (son fascinantes y cada vez más bonitos e estimulantes), además cuenta con una repisa inclinada, empotrada en la pared, que sirve como mostrador de libros. Si uno cocina, tiene la posibilidad de abrir el libro completamente en la receta del momento. Además, me sirve para exhibir nuevos y diferentes libros, ya sea de niños con bonitas ilustraciones, una novela que terminé de leer o revistas con un artículo interesante. En resumen, algo así como un diario mural lector, siempre cambiante. No apunta a ninguno de mis hijos en especial, pero cualquiera de ellos puede entusiasmarse en abrir el libro en exposición. En este ambiente lector es muy importante la ubicación del diario, para que el matutino se quede por la mañana rondando en esta zona. Qué importante es el diario para compartir el desayuno hablando sobre alguna noticia o leyendo en voz alta una noticia con visos de espectacular. De la cocina pasamos al comedor, donde se encuentra la biblioteca más importante de la casa. En otra pared de este comedor lector-literario hay fotografías de escritores y escritoras importantes para mí, que he leído y disfrutado. Esta colección la fui armando de a poco, consiguiéndome la imagen de algunos autores, fotografiando algunas contraportadas. En el momento que la colección había crecido lo suficiente, creí necesario poner detrás de cada fotografía enmarcada la biografía del escritor o escritora, incluyendo sus obras. Inicialmente este trabajo lo pensé hacer yo, pero tuve la astuta idea de que era mejor que lo hiciera mi hija. Lo pensé especialmente para ocupar su tiempo en un buen proyecto de verano. La mitad de las vacaciones de los hijos son responsabilidad de los adultos y deben estar entretenidos en casa. Como recordarán, mis vacaciones se dividían entre el ocio y el trabajo. La idea era que mi hija investigara quién era el autor o autora y qué había escrito. Las obras completas de muchos de los escritores estaban en casa, por lo tanto necesariamente recorría los estantes buscando a Cortázar, Esenin, Tolstoi, Christie, Wolf, Shakespeare o Donoso. Al final de ese verano cumplió fielmente su tarea. Yo estaba muy orgullosa del resultado. Recibió como premio un precioso ramo de flores blancas, en una ceremonia oficial. Sin querer, o queriendo, la interesé en buscar información, seleccionar, conocer la obra de un autor y lo biográfico, hacerse miles de preguntas y tener que desarrollar su capacidad de síntesis. La considero como una obra maestra de investigación casera que permanecerá siempre con nosotros. 6
    • Si les hablo del comedor, también tengo que hablar sobre algunas comidas lectoras. A modo de ejemplo, me referiré a dos: un desayuno y una comida inolvidables. El desayuno lector fue inspirado en el mundo de los gnomos. Recién se había publicado un libro especializado, con preciosas ilustraciones sobre la vida y costumbres de los gnomos. Aparecía la descripción completa de cómo tomaban desayuno. Los ingredientes eran de lo más extraños. Comían huevos de hormigas y mieles especiales. Lo preparé todo por su arte y parte, recreando estos ingredientes. No faltaba detalle, desde el mantel hasta el suelo, incluyendo unas campanitas especiales. Recuerdo la fascinación de mis hijos tomando desayuno a la espera que también llegaran de invitados los famosos gnomos. Sólo recibimos una carta. Se habían trasladado a un país muy lejano y, por lo tanto, la visita se postergaría para más adelante. Pero no hubo desánimo: estaban de fiesta un sábado cualquiera. La comida memorable fue una invitación especial para celebrar un aniversario de Poe. Las tarjetas por supuesto eran de color negro, con unas letras blancas estilo “gótico”. En ellas se nos decía que teníamos que presentarnos a la hora de la comida, vestidos completamente de negro. La mesa estaba dispuesta con candelabros y velas negras. La comida tenía un menú oscuro: sopa de aceitunas, calamares en su tinta con arroz negro y de postre mermelada de mora. Leímos el cuento “El gato negro” y algunos poemas románticos. Después del café negro, vimos la película de Epstein basada en el cuento de Poe, La casa de Usher. Felizmente, todos se durmieron. Si soñaron o no con gatos blancos o negros, ya no era mi problema. La celebración se había hecho como Poe mandaba. En la pieza llamada “teKno”, ya que allí conviven el computador, la tele, el video y el equipo musical, procuro siempre dejar libros, diccionarios, idealmente cerca del mouse. En las comunicaciones hay tiempos de espera que permiten echar un vistazo y hojear libros interesantes. Este espacio es estratégico. En los dormitorios es esencial la buena luz cerca de la cabecera de la cama y disponer de una pequeña estantería para ir formando su propia biblioteca. Hay libros que por razones particulares se van quedando en una habitación y no en otro lugar. Como parte del crecimiento estas bibliotecas van cambiando año a año. Los libros que te acompañaron hasta los 10 u 11 años no son los mismos que quieres que sean tu compañía en la adolescencia. Algunos de ellos te delatan y la metamorfosis orgánica también llega a las estanterías. No quieres estar cerca de libros “para niños”. Me han preguntado si con tanta lectura alguno de mis hijos se rebeló, con causa y verdadera justificación de odiar los libros. Creo que los intentos de acercarse o alejarse a los libros son parte de lo que están viviendo en su vida real. Los libros no se escapan de los vaivenes del crecimiento. Debo comentarles un episodio lector no tan dulce. Un día llegué a mi casa y mi hija menor, a los 15 años, había sacado de la estantería de su pieza todos sus libros. A cambio de ellos estaban sus pinturas y aros dispuestos como en un bazar. Cuando me enfrenté a este desalojo real, en un principio me quería morir. Recién después de unos años me recuperé cuando leí su curriculum vitae y la lectura aparecía en primer lugar entre sus intereses. 7
    • Los dormitorios también pueden recibir cojines bordados con poemas famosos o historias contadas en un cubrecama. El más poético fue inspirado en la naturaleza: un árbol gigante como el de María Luisa Bombal. En los baños también es importante el mundo de la lectura. El de mis hijas es muy conocido por sus amigas por las citas de escritores ilustres vivos o muertos, en marcos de colores, acompañadas por algunos poemas escritos a mano o impresos. Son múltiples los temas por desarrollar con fantasía y humor. Otro aspecto importante ha sido el mantener espacios para escribir de manera colectiva. Por ejemplo, tenemos una pizarra en la pared de la entrada de la casa (un pedazo de muralla pintada color pizarra). Ahí las leyendas son muy diversas: un saludo especial, una frase, etc. No hay nadie a cargo de esta tarea, por lo tanto es una grata sorpresa encontrarse con novedades antes de pisar la casa. En la cocina hay otra pizarra con mensajes para sintonizarse directamente con la vida más cotidiana. Junto con esto, en la entrada de la cocina hay una agenda del año, abierta en la semana correspondiente. Diariamente se va anotando lo que pasa, quiénes comen, quiénes no, qué se come, información importante para compartir y montones de recados. En fin, un recadero colectivo entretenido de leer y releer. La escritura también ha inspirado las colaciones colegiales. En vez de enviar al colegio las colaciones en bolsas de nylon, adopté las bolsas de papel (compradas por cientos), como esas antiguas que se doblaban en las puntas. La gracia de estas bolsitas lectoras es que están escritas a mano, con pensamientos, algún desafío semanal especial, una frase para el bronce, un verso, una perla, una pluma y una flor. Lo importante es que fuera algo significativo para el día. Lo que si me quedó claro es que las colaciones letradas se aceptan hasta los 12 años. Después, sólo son bienvenidas las ensaladas de colores sin mensajes. Lo que antes llenaba de orgullo a mis hijas, en la adolescencia es inadmisible, más bien una vergüenza. Hay un tiempo para sembrar, dice el Eclesiastés. En esta etapa más “conflictiva”, más vale dejar cartas bonitas escritas por otros debajo de la almohada o algún poema. Es mejor quedarse en la zona familiar. Las fechas familiares también pueden catalizar lecturas de imágenes especiales, entendiendo la lectura en el sentido más amplio. Por ejemplo, la época navideña. El último nacimiento estuvo ambientado en el campo tecnológico. Imagínense un celular viejo como la estrella de Belén, la corona de la virgen hecha con un CD rallado; el anterior estaba inspirado en la selva y otro en una biblioteca. Esfuerzos y refuerzos: no es sólo leer Como educadores en el campo familiar, somos ejemplos a seguir, querámoslo o no. ¿Qué puede ser más conmovedor que alguien que se acerca a otro? “Tanto va el cántaro al agua que se termina rompiendo”. Es decir, hacer intentos reiterados para romper las barreras que nos separan de los mundos lectores. Hay que ser pacientes, los avances en esta materia tardan en verse. Ánimo, paciencia y esperanza. 8
    • Como todos, me he visto sobrepasada por las circunstancias y las noticias: que uno de mis hijos no responde adecuadamente en el colegio, malas notas, dificultades; que la otra anda intratable, sensible. Frente a esto, las palabras leídas al pasar nos pueden ayudar, estimular, iluminar. Invitemos a leer, a aprender, a sentarse a ver una película y terminarla; salir de paseo; a conversar, a mirar revolotear mariposas. Parte importante de nuestra educación se encuentra en el reconocimiento del entorno. Recuerdo las fantásticas visitas a lugares no tradicionales con los niños: el cuerpo de bomberos de la esquina, el horno de una panadería, el terminal pesquero de madrugada, el ensayo musical de la filarmónica, los camarines con artistas famosos, campos de flores bordados. Me explico: un simple paseo puede ser provechoso para potenciar la imaginación y permitir que las niñas y niños ambienten posteriormente las narraciones que escuchen o lean. ¿Cómo vamos a entender los asombros de la selva si nunca fuimos más allá, detrás de los cerros o donde se estira el horizonte? Vivifiquemos la lectura, inventemos salidas a terreno y veremos cómo la imaginación hace lo demás. Volvamos a nuestra niñez: los recuerdos queridos siempre los rememoramos. Para siempre quedó grabado en mi memoria el juego con las manos: este compró un huevito, éste prendió el fuego, éste trajo la sal, éste lo cocinó, y éste, pícaro gordo, se lo comió. Es necesario contar con un abanico de modos, dependiendo de a quién queremos animar a leer: orales y silenciosos, musicales y actuados. Una sesión de narración oral, con una ronda de preguntas e impresiones, puede conseguir más que una lectura silenciosa. No podemos reducir la diversidad de caracteres y preferencias, ya que el gusto se educa a partir de la diferencia y hay que ir descubriendo qué modo de expresión nos caló más hondo. Mi hija mayor me comentó con humor que tuvo que recibir dos veces mis lecturas en el campo mitológico: Perséfone, Hércules o Perseo. La primera ronda de mitos le fue narrada oralmente antes de que se quedara dormida, y la segunda fue dirigida a su hermana menor, diez años más tarde, ya que dormían en la misma pieza. Aunque estaba haciendo otras cosas, escuchaba con atención. En su momento me dije: “pobrecita, se está repitiendo el plato”. Pero hoy siento que fue sano y fructífero. Quiero contarles también de un regalo lector que recibí de mi segundo hijo, actualmente filósofo. Yo siempre acostumbraba leerle a mi hija menor todos los días después de comer (a pesar de que ya tenía 12 años). Un día había terminado de leer la obra de Sir Walter Scott, Ivanhoe, que era parte del menú lector familiar. Al día siguiente llegué a mi casa más tarde de lo acostumbrado y recibí un fastuoso regalo. Oí y vi a mi segundo hijo, quien, tomando mi papel de narrador oral, había comenzado a leerle a mi hija La Odisea por capítulos. Este rol lector “usurpado” temporalmente por mi hijo creó entre ellos lazos de cariño y les brindó la posibilidad de conocerse y divertirse entre dos generaciones. No hay recetas mágicas para la activación lectora, sino tan sólo un llamado a descubrir el campo de interés de unos y otras, de modo que así recomendemos el libro indicado para que se convierta en una puerta a mil puertas. Otra consecuencia de este llamado a descubrir el campo favorito del lector, es que debemos ampliar nuestros propios 9
    • horizontes, obviar nuestras manías lectoras, luchar contra nuestras limitaciones y prejuicios, para atender los insólitos intereses que descubrimos. La regla en materia de gustos lectores es ver que en cada individuo lector se abre un abanico único de títulos y autores favoritos. Como mamá de cuatro hijos digo esto convencidamente. Cada uno, según sus intereses y aficiones, ha podido ir desarrollando su gusto lector: el mayor con acentos en el mundo de las comunicaciones, el segundo de la poesía, la tercera una amante de la moda, y la cuarta del diseño y el cine. Hay que ir probando. En cierta época me responsabilizaron de los miedos de uno de mis hijos por haberle leído relatos de terror. Chillaba de noche, lloraba diciendo que veía fantasmas. Al prender las luces comprobábamos que no nos acompañaba ningún fantasma, pero él insistía con seguridad y nos explicaba que “los fantasmas son invisibles”. Como madres y padres también debemos saber cuándo acortar una cuerda que habría ido muy lejos. El doctor que tuvo el caso en sus manos, al hacer algunas preguntas e indagar más en el caso, entendió que el sujeto en cuestión no era el niño, sino quien lo trajo al mundo, una curiosa mamá lectora. “Se aprende, aprende, aprende, de los propios, propios errores” nos dice el poeta Gonzalo Rojas. Nada es tan terrible si ha sido hecho amorosa e ingenuamente. Felizmente este experimento lector no tuvo secuelas mayores. Hay que experimentar con otros formatos. ¿Creen que es extemporáneo fomentar la lectura por medio de imágenes? Hoy es válido jugarse esta carta. Mi hijo mayor, que es publicista, prefiere los archivos fotográficos antes que los estudios etimológicos. Atendiendo sus preferencias, hice lo que pude por fomentar sus particulares intereses. Desde pequeño fue inquieto y curioso. Tenía que darme tiempo para tranquilizar un poco a este remolino constante. Cuando encontré los seis tomos del Gran libro de preguntas y respuestas de Carlitos (Charlie Brown) fue una gran ayuda. De manera ordenada, todos los días, nos sentábamos y revisábamos tres o cuatro preguntas. Juntos aprendimos sobre las estrellas, los esquimales, los orangutanes, los submarinos o los indios navajos. Ahora me explico porqué hoy es tan bueno para hacer preguntas: durante su niñez tuvo la oportunidad de que le leyeran miles de buenas y entretenidas preguntas. El libro en sus dimensiones tradicionales puede esperar, lo importante es despertar el apetito por la información. Los libros también son un buen regalo para conmemorar fechas importantes. En las celebraciones de cumpleaños siempre hay un libro de regalo. Si alguno de mis hijos estaba en una edad con otros intereses, el regalo siempre fue acompañado con un libro. Al visitar ferias y librerías es fundamental comprar libros. Son premios que se reciben como un buen regalo. Siempre está la consabida falta de plata, pero a mi juicio es un tema de valores. Un buen libro cuesta plata, pero paralelamente se hacen gastos equivalentes al costo de los libros. Comprar libros nuevos no es la única opción, también los hay usados a un precio mínimo. El punto principal es querer hacerlo: “querer es poder”. La visita a la biblioteca pública también debe incorporarse a las actividades del fin de semana. En mi experiencia, mientras fui convenciéndome de la importancia de desarrollar lectores, las visitas a la biblioteca pública del barrio con mis hijos se fueron volviendo más sistemáticas. Recuerdo las visitas a la Biblioteca Municipal de 10
    • Providencia, desde donde seis o siete veces volvimos por y con el mismo libro para mi hija menor, que lo adoraba. Los viajes también son instancias de fomento lector si son con la compañía de libros leídos en voz alta por buenos narradores. Con especial cariño guardo algunos casetes que me hizo una amiga profesora. Uno de ellos fue con el poema “A Margarita” de Rubén Darío. En mis viajes hacia la costa escuchábamos una y otra vez este bello poema, y mi grato asombro fue que, un día, mi hija menor con cinco años lo recitaba completo. Una advertencia. Hay que tener cuidado con hablar de “hábito lector”, ya que un hábito, una vez conseguido, da la sensación de que permanecerá para siempre. El punto es que la lectura puede quedarse estacionada en un mismo lugar y un buen lector siempre está en movimiento. Pienso que la valorización de la lectura amerita una atención constante de los padres. Esfuerzo y refuerzos constantes. Esfuerzo para conseguir lo que queremos; refuerzos para nunca quedarnos con las manos vacías. La constancia es una pieza esencial. Esperanzadora conclusión El espacio de la cultura es un lugar privilegiado de encuentro y proyección. Conocer a los otros, cómo se mueve el mundo, qué le falta, todo esto nos aporta pistas sobre dónde podemos desenvolvernos provechosamente. El entorno donde vivimos incide en quiénes somos. Sin la infancia que tuve, los ejemplos que seguí, difícilmente habría sido bibliotecaria y, más importante, mamá bibliotecaria. Sin embargo, si el entorno no nos acompaña, debemos buscar la solución. Es indudable que un ambiente lector forja eventualmente lectores. Una de las gracias del espacio en que vivimos es que es moldeable. Pero, ¿cómo se levanta este ambiente? Leyendo. Mínimos detalles puestos casi al azar pueden ser causa de grandes transformaciones. Los caminos en esta ruta pueden ser largos: nos pueden sobrepasar o incluso ser cortos y fulminantes. Lo desafiante es incorporar al mundo cultural con diferentes tiempos, para conocer los gustos e intereses, para preparar escenarios lectores, paseos y jugarretas. La clave es juntar lo desafiante y esforzado con lo entretenido y flexible. La promoción y animación de la lectura puede ser creativa y estimulante, apela a nuestras emociones, a trabajar con paciencia y ternura. BIBLIOGRAFIA CERRILLO, Pedro C: La voz de la memoria. Cuencua, Ediciones de la Universidad de la Mancha, 2005. CONDEMARÍN, Mabel y MILICIC, Neva. Jugar y leer. Guía para padres y animadores de lectura. Buenos Aires, Editorial del Nuevo Extremo, 1998. FUNDALECTURA. Leer en Familia en Colombia. Reporte de investigación y experiencias. Bogotá, Fundalectura, 2006. LÓPEZ ROYO, Raquel. “Leer en compañía: los padres, los niños y los libros.” Revista aula Crecer en literatura, 1998. 11
    • MEEK, Margaret. En torno a la cultura escrita México. México, Fondo de Cultura Económica, 2004. MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE DE ESPAÑA. Leer te da más. Guía para padres. Madrid, Ministerio de Educación, cultura y deporte de España, Secretaría general de educación y formación personal, 2002. PENNAC, Daniel. Como una novela. Barcelona, Anagrama, 1993. RODARI, Gianni. Gramática de la fantasía. Buenos Aires, Colihue, 2004. SAVATER, Fernando. Ética para amador. Madrid, Editorial Taurus, 1991. SALWAK, Dale. A passion for books. Nueva York, Macmillan Press, 1999. SPIKIN HOWARD, Alberto. Esta boca es mía. Santiago de Chile, Editorial Orbe, 1974. 12