AMORES DE APOLO  DEPARTAMENTO DE CLÁSICAS DEL IES LOS BATANES
Apolo , pese a ser el dios de la belleza , no tuvo siempre suerte en el amor.
A CONTINUACIÓN TE PRESENTO UN CUADRO EXPLICATIVO DE SUS MÚLTIPLES RELACIONES  <ul><li>Cicno   </li></ul><ul><li>Cíniras   ...
APOLO Y MARPESA <ul><li>Eveno engendró a Marpesa , a la que , aunque la pretendía Apolo , raptó Idas en un carro alado , r...
APOLO Y CORONÍDE <ul><li>Al haber dejado embarazada a Corónide , Apolo le puso como guardián un cuervo , para que nadie la...
APOLO Y CIRENE <ul><li>Hipseo tenía una hija llamada Cirene , la cual aborrecía el vaivén de los telares a los que se entr...
APOLO Y CREÚSA <ul><li>Apolo , después de seducir a Creusa , hija de Erecteo , la dejó embarazada . Ella abandonó a su  hi...
APOLO Y REO  <ul><li>La hija de Estáfilo , hijo de Dioniso , fue Reo , con la que tuvo relaciones Apolo . Al enterarse Est...
APOLO Y MANTO  <ul><li>. Con Manto tuvo Apolo al adivino Mopso , con quien compitió Calcante en cuestiones de adivinación ...
APOLO Y CASANDRA  <ul><li>Casandra era una princesa troyana que fue cortejada por Apolo y que recibió el don de la adivina...
 
 
APOLO Y LEUCÓTOE <ul><li>Leucótoe era una princesa mortal hija de Órcamo.Su hermana Clitia estaba celosa de que Apolo sólo...
Clitia nunca fue perdonada, por eso,  lentamente fue  marchitándose como una flor.
Finalmente Apolo la transformó en la planta del incienso o en un girasol, que gira día a día hacia Apolo, el dios del Sol.
APOLO Y JACINTO  Jacinto era un joven espartano, joven y vigoroso, que jugaba al disco con el dios Apolo .
 
Por culpa de Céfiro,que también estaba enamorado del joven ateniense  sin ser correspondido y no podía soportar ya sus des...
Como consecuencia del golpe Jacinto cayó al suelo y...
...murió en el acto .
 
A continuación , Apolo hizo que de la sangre derramada sobre la tierra  brotara una flor muy hermosa , el jacinto , la más...
APOLO Y CIPARISO  Apolo le dio un ciervo domesticado como compañero
...pero Cipariso lo mató accidentalmente  con un lanza   cuando éste yacía dormido entre la maleza .
Cipariso pidió a Apolo que hiciera que sus lágrimas cayesen para siempre.
Apolo accedió a la petición transformándole en un  ciprés , del que se dice que  es un árbol triste porque su savia forma ...
APOLO Y MARSIAS  Marsias  era un  sátiro  que desafió a Apolo a un concurso de música.
Había encontrado un  aulos  en el suelo que había tirado  Atenea tras inventarlo porque hacía que sus mejillas se hinchase...
El concurso fue juzgado por las  Musas . Después de que cada uno tocase, ambos eran considerados iguales hasta que Apolo  ...
Como él tocaba la lira, era fácil de hacer, pero el aulos es un instrumento de viento, y por tanto Apolo fue declarado ven...
 
Apolo desolló vivo a Marsias en una cueva cerca de  Calaenae en  Frigia  por su  hibris  (orgullo desmedido) al desafiar a...
 
 
 
ACTIVIDAD “ APOLÍNEA ” <ul><li>Lee el siguiente texto perteneciente a los amores de Apolo con la ninfa Dafne , que maravil...
APOLO Y DAFNE   <ul><li>El primer amor de Febo fue Dafne, la hija del Peneo, hecho que no fue infundido por un pequeño aza...
APOLO Y DAFNE <ul><li>Muchos la pretendían, pero ella, alejando a sus pretendientes, no pudiendo soportar el yugo del homb...
APOLO Y DAFNE <ul><li>&quot;¡Oh, ninfa, hija de Peneo, detente, te lo suplico!, no te persigo como enemigo; ¡ninfa, párate...
APOLO Y DAFNE <ul><li>La hija del Peneo, con tímida carrera, huyó de él cuando estaba a punto de decir más cosas y le dejó...
APOLO Y DAFNE <ul><li>   Apenas terminada la súplica, una pesada torpeza se apodera de sus miembros, sus delicados senos s...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Amores De Apolo

1,502

Published on

Descripción de los amores de Apolo ( se incluye el episodio de Marsias )

Published in: Technology, Self Improvement
2 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,502
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
11
Comments
2
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Amores De Apolo

  1. 1. AMORES DE APOLO DEPARTAMENTO DE CLÁSICAS DEL IES LOS BATANES
  2. 2. Apolo , pese a ser el dios de la belleza , no tuvo siempre suerte en el amor.
  3. 3. A CONTINUACIÓN TE PRESENTO UN CUADRO EXPLICATIVO DE SUS MÚLTIPLES RELACIONES <ul><li>Cicno </li></ul><ul><li>Cíniras </li></ul><ul><li>Femónoe </li></ul><ul><li>- Psámate </li></ul><ul><li>* Lino </li></ul><ul><li>- Quíone </li></ul><ul><li>* Filamón </li></ul><ul><li>- Reo </li></ul><ul><li>* Anio </li></ul><ul><li>- Sinope </li></ul><ul><li>* Sirio </li></ul><ul><li>- Terpsícore </li></ul><ul><li>* Lino </li></ul><ul><li>- Urania </li></ul><ul><li>* Lino </li></ul><ul><li>- Dafne </li></ul><ul><li>- Driope </li></ul><ul><li>* Anfiso </li></ul><ul><li>- Etusa </li></ul><ul><li>* Eleuter </li></ul><ul><li>- Hécuba </li></ul><ul><li>* Troilo </li></ul><ul><li>* Políxena </li></ul><ul><li>- Leucótoe </li></ul><ul><li>- Manto </li></ul><ul><li>* Mopso </li></ul><ul><li>- Acanta </li></ul><ul><li>- Arsínoe </li></ul><ul><li>* Asclepio </li></ul><ul><li>* Eriopis </li></ul><ul><li>- Casandra </li></ul><ul><li>- Calíope </li></ul><ul><li>* Lino </li></ul><ul><li>* Orfeo </li></ul><ul><li>- Cirene </li></ul><ul><li>* Aristeo </li></ul><ul><li>- Coronis </li></ul><ul><li>Asclepio </li></ul><ul><li>- Cipariso </li></ul><ul><li>- Jacinto </li></ul>Hijos de madre desconocida Amantes femeninas Amantes masculinos
  4. 4. APOLO Y MARPESA <ul><li>Eveno engendró a Marpesa , a la que , aunque la pretendía Apolo , raptó Idas en un carro alado , regalo de Posidón .Idas llega a Mesenia , y Apolo , topándose con él allí , le arrebata la doncella . Como ellos lucharan por su mano , Zeus los separó y dejó que la propia doncella eligiera con quién quería vivir y compartir en adelante su vida ; y ella , temiendo que Apolo la abandonase cuando envejeciera , escogió a Idas como marido . </li></ul>
  5. 5. APOLO Y CORONÍDE <ul><li>Al haber dejado embarazada a Corónide , Apolo le puso como guardián un cuervo , para que nadie la forzara . Pero con ella yació Isquis . Apolo hirió a Corónide mientras estaba encinta y la mató . Sacó a Esculapio del vientre de su madre y lo crió . </li></ul>
  6. 6. APOLO Y CIRENE <ul><li>Hipseo tenía una hija llamada Cirene , la cual aborrecía el vaivén de los telares a los que se entregaban el resto de chicas de su edad . En cambio , sí disfrutaba con la caza de animales salvajes en el bosque . Un día , la encontró Apolo luchando , sin armas y sola , contra un terrible león , por lo que se enamoró al instante de ella . A continuación la llevó consigo , la hizo su esposa y la dejó embarazada , cuyo fruto fue un niño llamado Aristeo , al cual su padre lo hizo guardián de sus propios rebaños . </li></ul>
  7. 7. APOLO Y CREÚSA <ul><li>Apolo , después de seducir a Creusa , hija de Erecteo , la dejó embarazada . Ella abandonó a su hijo a los pies de la acrópolis . Hermes encontró al niño y lo llevó a Delfos y se lo entregó a la pitonisa del oráculo de Apolo para que lo criara ; con el paso del tiempo fue nombrado sacristán del templo de Apolo y sirvió a su padre sin que éste lo supiera . </li></ul>
  8. 8. APOLO Y REO <ul><li>La hija de Estáfilo , hijo de Dioniso , fue Reo , con la que tuvo relaciones Apolo . Al enterarse Estáfilo la metió en un arca y la lanzó al mar . Ésta llegó a Eubea y allí junto a una cueva dio a luz a un niño al que llamó Anio. </li></ul>
  9. 9. APOLO Y MANTO <ul><li>. Con Manto tuvo Apolo al adivino Mopso , con quien compitió Calcante en cuestiones de adivinación . Así pues , habiendo una cerda preñada , Mopso preguntó a su rival cuantos lechones llevaba en el vientre y cuándo iba a parir . Ante la respuesta de Calcante : “ ocho ” , Mopso sonrió y dijo : “ Calcante está equivocado respecto a la adivinación correcta y yo , que soy hijo de Apolo , atesoro por completo el arte de la exacta adivinación , y profetizo que lleva en el vientre nueve ,y no ocho , que son todos machos y que nacerán sin falta mañana a la hora sexta ” . Como esto se cumplió , Calcante murió sumido en una profunda depresión . </li></ul>
  10. 10. APOLO Y CASANDRA <ul><li>Casandra era una princesa troyana que fue cortejada por Apolo y que recibió el don de la adivinación . Sin embargo , al no corresponder a las pretensiones amorosas del dios fue condenada a no ser nunca creída ; así aunque la joven siempre diría la verdad en sus profecías, nadie la creyó nunca . </li></ul>
  11. 13. APOLO Y LEUCÓTOE <ul><li>Leucótoe era una princesa mortal hija de Órcamo.Su hermana Clitia estaba celosa de que Apolo sólo amase a ella, y se lo contó al padre.Leucótoe fue enterrada viva . </li></ul>
  12. 14. Clitia nunca fue perdonada, por eso, lentamente fue marchitándose como una flor.
  13. 15. Finalmente Apolo la transformó en la planta del incienso o en un girasol, que gira día a día hacia Apolo, el dios del Sol.
  14. 16. APOLO Y JACINTO Jacinto era un joven espartano, joven y vigoroso, que jugaba al disco con el dios Apolo .
  15. 18. Por culpa de Céfiro,que también estaba enamorado del joven ateniense sin ser correspondido y no podía soportar ya sus desprecios se puso a soplar y desvió el disco , que finalmente fue a caer en la cabeza del pobre joven.
  16. 19. Como consecuencia del golpe Jacinto cayó al suelo y...
  17. 20. ...murió en el acto .
  18. 22. A continuación , Apolo hizo que de la sangre derramada sobre la tierra brotara una flor muy hermosa , el jacinto , la más delicada de todas las flores .
  19. 23. APOLO Y CIPARISO Apolo le dio un ciervo domesticado como compañero
  20. 24. ...pero Cipariso lo mató accidentalmente con un lanza cuando éste yacía dormido entre la maleza .
  21. 25. Cipariso pidió a Apolo que hiciera que sus lágrimas cayesen para siempre.
  22. 26. Apolo accedió a la petición transformándole en un ciprés , del que se dice que es un árbol triste porque su savia forma gotitas como lágrimas en el tronco.
  23. 27. APOLO Y MARSIAS Marsias era un sátiro que desafió a Apolo a un concurso de música.
  24. 28. Había encontrado un aulos en el suelo que había tirado Atenea tras inventarlo porque hacía que sus mejillas se hinchasen.
  25. 29. El concurso fue juzgado por las Musas . Después de que cada uno tocase, ambos eran considerados iguales hasta que Apolo decretó que tocarían y cantarían al mismo tiempo.
  26. 30. Como él tocaba la lira, era fácil de hacer, pero el aulos es un instrumento de viento, y por tanto Apolo fue declarado vencedor.
  27. 32. Apolo desolló vivo a Marsias en una cueva cerca de Calaenae en Frigia por su hibris (orgullo desmedido) al desafiar a un dios
  28. 36. ACTIVIDAD “ APOLÍNEA ” <ul><li>Lee el siguiente texto perteneciente a los amores de Apolo con la ninfa Dafne , que maravillosamente recrea el poeta Ovidio en sus Metamorfósis y haz un collage donde reflejes un episodio del mismo . </li></ul>
  29. 37. APOLO Y DAFNE <ul><li>El primer amor de Febo fue Dafne, la hija del Peneo, hecho que no fue infundido por un pequeño azar, sino por la cruel ira de Cupido. El dios de Delos, engreído por su reciente victoria sobre la serpiente, había visto hacía poco que, tirando de la cuerda, doblaba las extremidades del arco y le había dicho: &quot;¿Qué intentas hacer, desenfrenado niño, con estas armas? Estas armas son propias de mis espaldas; con ellas yo puedo lanzar golpes inevitables contra una bestia salvaje o contra un enemigo, ya que hace poco que he abatido con innumerables saetas a la descomunal Pitón que cubría con su repugnante e hinchado vientre tantas yugadas. Tú conténtate con encender con tu antorcha unos amores que no conozco y no iguales tus victorias con las mías&quot;. El hijo de Venus le contestó: &quot;Tu arco lo traspasa todo, Febo, pero el mío te traspasará a ti; cuanto más vayan cediendo ante ti todos los animales, tanto más superará mi gloria a la tuya&quot;. Y hendiendo el aire con el batir de sus alas y sin pérdida de tiempo, se posó sobre la cima umbrosa del Parnaso; saca dos flechas de su carcaj repleto, que tiene diversos fines: una ahuyenta el amor, y otra hace que nazca. La que hace brotar el amor es de oro y está provista de una punta aguda y brillante; la que lo ahuyenta es obtusa y tiene plomo bajo la caña. Con esta hiere el dios a la ninfa, hija del Peneo; con la primera atraviesa los huesos de Apolo hasta la médula. El uno ama enseguida; la otra rehuye incluso el nombre del amante; y émula de la virginal Febe, deleitándose en las soledades de las selvas y con los despojos de las bestias salvajes que capturaba, sujetaba con una cinta sus cabellos en desorden. </li></ul>
  30. 38. APOLO Y DAFNE <ul><li>Muchos la pretendían, pero ella, alejando a sus pretendientes, no pudiendo soportar el yugo del hombre y, libre, recorre los bosques sin caminos y no se preocupa del himeneo, ni del amor, ni del matrimonio. Su padre le decía a menudo: &quot;Hija, me debes un yerno&quot;. A menudo también le decía: &quot;Hija, me debes unos nietos&quot;. Ella, temiendo a las antorchas conyugales como si fuera un crimen, cubría su hermoso rostro con un tímido rubor y, con sus brazos cariñosos rodeando el cuello de su padre, le dijo: &quot;Permíteme, queridísimo padre, gozar por siempre de mi virginidad; lo mismo le había concedido a Diana su padre&quot;. El consiente; pero estos encantos que posees, Dafne, son un obstáculo para lo que anhelas y tu hermosura se opone a tu deseo. Febo ama y luego de ver a Dafne desea ardientemente unirse a ella; espera lo que desea y sus oráculos le engañan. A la manera como arde la ligera paja, sacada ya la espiga, o como arde un vallado por el fuego de una antorcha que un caminante por casualidad la ha acercado demasiado o la ha dejado allí al clarear el día, de ese modo el dios se consume en las llamas, así se le abrasa todo su corazón y alimenta con la espera un amor imposible. Conserva su cabellera en desorden que flota sobre su cuello y dice: &quot;¿Qué sería, si se los arreglara?&quot; Ve sus ojos semejantes en su brillo a los astros; ve su boca y no le basta con haberla visto; admira sus dedos, sus manos y sus brazos, aunque no tiene desnuda más de la mitad. Si algo queda oculto, lo cree más hermoso todavía. Ella huye más rápida que la ligera brisa y no se detiene ante estas palabras del que la llama: </li></ul>
  31. 39. APOLO Y DAFNE <ul><li>&quot;¡Oh, ninfa, hija de Peneo, detente, te lo suplico!, no te persigo como enemigo; ¡ninfa, párate! El corderillo huye así del lobo, el cervatillo del león, las palomas con sus trémulas alas huyen del águila y cada uno de sus enemigos; yo te persigo a causa de mi amor hacia ti. ¡Hay desdichado de mí! Temo que caigas de bruces o que tus piernas, que no merecen herirse, se vean arañadas por las zarzas, y yo sea causa de tu dolor. Escabrosos son los lugares donde te apresuras; corre más despacio, te ruego, retén la huída; yo te perseguiré más despacio. Sin embargo, pregunta a quién has gustado; no soy un habitante de la montaña, no soy un pastor; no soy un hombre inculto que vigila las vacadas y rebaños. Tú no sabes, imprudente, de quién huyes y por eso huyes. A mí me obedecen el país de Delfos, Claros, Ténedos y la regia Patara; yo tengo por padre a Júpiter, yo soy quien revela el porvenir, el pasado y el presente; por mí los cantos se ajustan al son de las cuerdas. Mi flecha es segura, pero hay una flecha más segura que la mía, la cual ha hecho en mi corazón, antes vacío, esta herida. La medicina es invención mía y por todo el orbe se me llama &quot;el auxiliador&quot; y el poder de las hierbas está sometido a mí. ¡Ay de mí!, que el amor no puede curarse con ninguna hierba y no aprovechan a su dueño las artes que son útiles para todos.&quot; </li></ul>
  32. 40. APOLO Y DAFNE <ul><li>La hija del Peneo, con tímida carrera, huyó de él cuando estaba a punto de decir más cosas y le dejó con sus palabras inacabadas, siempre bella a sus ojos; los vientos desvelaban sus carnes, sus soplos, llegando sobre ella en sentido contrario, agitaba sus vestidos y la ligera brisa echaba hacia atrás sus cabellos levantados; su huída realzaba más su belleza. Pero el joven dios no puede soportar perder ya más tiempo con dulces palabras y, como el mismo amor le incitaba, sigue sus pasos con redoblada rapidez. Como cuando un perro de la Galia ve una liebre en la llanura al descubierto, se lanzan, el uno para coger la presa, la otra para salvar la vida; el uno parece estar a punto de atraparla y espera conseguirlo y con el hocico alargado le estrecha los pasos, la otra está en la duda de si ha sido cogida y se escapa de esas mordeduras y deja la boca que la tocaba; de ese modo están el dios y la doncella; aquel se apresura por la esperanza, ésta por el temor. Sin embargo, el que persigue, ayudado por las alas del Amor, es más veloz y no necesita descanso; ya se inclina sobre la espalda de la fugitiva y lanza su aliento sobre la cabellera esparcida sobre la nuca. Ella, perdidas las fuerzas, palidece y, vencida por la fatiga de tan vertiginosa fuga, contemplando las aguas del Peneo, dijo: &quot;Auxíliame, padre mío, si los ríos tenéis poder divino; transfórmame y haz que yo pierda la figura por la que he agradado excesivamente&quot;. </li></ul>
  33. 41. APOLO Y DAFNE <ul><li>  Apenas terminada la súplica, una pesada torpeza se apodera de sus miembros, sus delicados senos se ciñen con una tierna corteza, sus cabellos se alargan y se transforman en follaje y sus brazos en ramas; los pies, antes tan rápidos, se adhieren al suelo con raíces hondas y su rostro es rematado por la copa; solamente permanece en ella el brillo. Febo también así la ama y apoyada su diestra en el tronco, todavía siente que su corazón palpita bajo la corteza nueva y, estrechando con sus manos las ramas que reemplazan a sus miembros, da besos a la madera; sin embargo, la madera rehúsa sus besos. Y el dios le dijo: &quot;Ya que no puedes ser mi esposa, serás en verdad mi árbol; siempre mi cabellera, mis cítaras y mi carcaj se adornarán contigo. ¡Oh, laurel!, tú acompañarás a los capitanes del Lacio cuando los alegres cantos celebren el triunfo y el Capitolio vea los largos cortejos. Como fidelísima guardiana, tú misma te encontrás ante las puertas del Augusto y protegerás la corona de encina situada en el centro; así como mi cabeza, cuyos cabellos jamás han sido cortados, permanece joven, dela misma manera la tuya conservará siempre su follaje inalterable&quot;. Peán había acabado de hablar; el laurel se inclinó con sus ramas nuevas y pareció que inclinaba la copa como una cabeza. </li></ul>
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×