Músculos de la Cabeza (Cráneo & &Cara)

739 views

Published on

Músculos de la Cabeza (Cráneo & &Cara)

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
739
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
14
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Músculos de la Cabeza (Cráneo & &Cara)

  1. 1. Universidad de Guayaquil Facultad Piloto de Odontología Integrante: Freire Calixto Yurixa Karla Eras Martínez Jully Susana Maldonado Pérez Marie Fernanda Bennett Prado Ramira Emperatriz Coronel Litardo Paulina Chávez Vuele Samantha Tamara Asignatura: Anatomía Grupo 6: 1er Semestre - Vespertino Docente: Dra. Gaibor Angela
  2. 2. Músculos de la cabeza Consideramos en conjunto que ocupan la región de la cabeza pueden separarse en tres grupos. Unos, en relación con la movilidad de los tegumentos, se insertan, por una de sus extremidades por lo menos, en la cara profunda de la piel. Otros en relación con los movimientos del maxilar inferior, se insertan por una parte en este último hueso y por otra en el cráneo. Finalmente, otros, anexos a los órganos de los sentidos, ocupan la cavidad orbitaria, se ocultan profundamente en el espesor del peñasco, o constituyen la mayor parte de la lengua. Dejando el estudio de este último grupo cuando se trate de los órganos de los sentidos, nos limitaremos a describir aquí en dos artículos distintos: Los músculos masticadores Los músculos cutáneos de la cabeza Músculos masticadores Los músculos destinados a la masticación están representados, en los vertebrados inferiores, por una masa muscular única, que se extiende desde la base del cráneo al maxilar inferior o mandíbula. Estos músculos se desarrollan a expensas del mesodermo del arco mandibular. Esta masa muscular única se diferencia más tarde en musculo distintos, a medida que la función masticadora adquiere importancia y se complican los movimientos del maxilar inferior. A partir de los anfibios y de los reptiles, el musculo único de los vertebrados inferiores aparece divido en dos porciones: una porción superficial, que se extiende por la parte externa del maxilar y una porción profunda, que se coloca en su lado interno. En los mamíferos cada una de estas porciones se diferencia a su vez en dos músculos distintos: la porción externa forma el temporal y el masetero; la porción interna, e pterigoideo interno y el pterigoideo externo. Estos cuatro músculos tienen por función común elevar el maxilar. El descenso de este hueso lo produce un musculo, que tiene igualmente origen en el depresor de la mandíbula de la anatomía comparada. Este quinto musculo masticador se halla situado en la región suprahioidea, y lo describiremos al referirnos a los músculos de esta región.
  3. 3. 1. Temporal El musculo temporal o crotafites ocupa la fosa temporal, de la que toma su forma y dimensiones. Es un ancho abanico, cuya base se halla dirigida arriba y atrás y cuyo vértice corresponde a la apófisis corónoides del maxilar inferior. A. Inserciones: este musculo se inserta por arriba: en la línea temporal inferior, en tola extensión de la fosa temporal situado por debajo de la línea temporal inferior, en la cara profunda de la aponeurosis que lo cubre , pero solamente en sus dos tercios superiores, en la parte media del arco del cigomático(fascículo yugal), por algunos fascículos de desarrollo muy variable, y también en la cara anterior del tendón de origen del musculo masetero. Desde estas diferentes superficies de inserción, los fascículos carnosos del musculo temporal se dirigen: los anteriores, verticalmente abajo; los medios. Oblicuamente abajo y adelante, y los posteriores, horizontalmente adelante. Terminan en las dos caras, interna y externa, de una lámina fibrosa, que tiene la misma forma del musculo y que está situada en su espesor. Se separa pronto del mismo disminuyendo en anchura en medida que va descendiendo, hasta adquirir por fin, la forma de un tendón de uno o dos centímetros de anchura, el cual va a insertarse en la apófisis coronoides del maxilar inferior, esta inserción se efectúa a la vez en el vértice en los dos vértices y en las dos caras de la citada, apófisis muy poco en la cara externa, reciente mente en la cara interna. Frente a este tendón terminal señalemos una segunda inserción del musculo: las fibras que provienen de la parte inferior de la ala mayor del esfenoides forman, en la cara profunda del temporal, un fascículo distinto que termina en el origen en la línea oblicua interna del maxilar inferior por sus fibras externas, mientras que las otras fibras, mucho más numerosas, pasa por fuera del ligamento pterigomaxilar y se continua con las fibras más inferiores del musculo buccinador. Otras fibras se fijan a una expansión aponeurótica que se desprende desde la cara profunda del tendón del temporal para llegar al musculo buccinador. Resulta de la descripción precedente que el musculo temporal se compone de dos planos de fibras: un plano superficial, que termina en la cara externa del tendón y un plano profundo, que termina en su cara interna. De estos dos planos, el segundo es en el hombre, es mucho más importante que el primero. B. Relaciones: aplanado de fuera a dentro, el musculo temporal presenta dos caras, una interna y otra externa, y tres bordes que se distinguen un superior, anterior y posterior. A) La cara interna difiere en sus relaciones según se la examine en sus tres cuartos superiores o en su cuarto inferior. En sus tres cuartos superiores descansa sobre una pared ósea de la fosa temporal, a la que se adhiere
  4. 4. íntimamente y de la que algunos puntos se halla separada por los tres nervios temporales profundos, por las tres arterias temporales profundas y por las venas que le acompañan. En su cuarto inferior, por la fosa temporal, se corresponde con los músculos pterigoideos, internos y externos, el buccinador y la parte más posterior de la bolsa de BICHAT B) La cara externa se halla en relación por arriba con la aponeurosis temporal, que la cubre y que luego describiremos. Más abajo, por debajo de la inserción inferior de la aponeurosis temporal la cara externa, profundamente situada, se corresponde con el arco cigomático y el masetero El borde superior, semicircular, se corresponde con el ángulo de unión de la aponeurosis temporal, con la pared craneal. El borde posterior, casi horizontal, casi horizontal, ocupa en la mayor parte de su extensión, el canal excavado en la base de la apófisis cigomática. El borde anterior, casi vertical, muy grueso y redondeado, corresponde al canal retromalar, de que el sin embargo, se halla separado por un paquete celuloadiposo bastante desarrollado. C. Aponeurosis temporal: la aponeurosis temporal es una lámina fibrosa muy resistente, brillante y nacarada, que tiene la misma forma general que el musculo que envuelve. Sus dimensiones verticales son sin embargo mucho menores ya que en lugar de descender hasta la base de la apófisis coronoides, como el musculo termina en el arco cigomático. No envuelve, por consiguiente, al musculo entero, si no su parte superior, o sea la que ocupa la fosa temporal. La aponeurosis temporal tiene exactamente los mismos límites que esta fosa. Se inserta arriba: en la porción ascendente del borde posterior del malar: en el borde posterior de la apófisis orbitaria externa: en la línea temporal mientras continua única y después de su bifurcación, en la línea temporal superior. Así como en el intervalo comprendido entre esa línea temporal superior y la inferior. De aquí se dirige hacia el arco cigomático y se inserta en el borde superior de la apófisis. Simple en su origen, la aponeurosis temporal de divide en su parte media, algunas veces en sus dos tercios inferiores, en dos hojas, una superficial y otra profunda: la hoja superficial termina exactamente en el labio externo del borde superior del arco cigomático, muchas veces en su cara externa, algo por encima de la inserción del masetero ; la hoja profunda termina en el labio interno de este mismo borde superior y algo en la cara interna del arco óseo. En el espacio triangular u oval, que resulta de la separación de estas dos hojas, se encuentra un paquete celuloadiposo, que atraviesan la arteria temporal profunda posterior y algunas venas por lo común poco importantes.
  5. 5. Por su cara profunda o interna, la aponeurosis temporal se halla en relación, hacia arriba, con el musculo temporal, el cual se inserta en ella. Más abajo se encuentra separada del mismo por una capa adiposa, cuyo espesor aumenta a medida que va aproximándose a la apófisis coronoides. Su cara superficial o externa corresponde con la piel, de la que está separada siempre por una expansión de la aponeurosis epicranea y por una capa celuloadiposa por cuyo seno caminan el nervio auricolotemporal superficial y la vena del mismo nombre. En la cara externa de la aponeurosis temporal se encuentra además los músculos auriculares, superior y anterior. D. Vascularización: el musculo temporal esta irrigado por las tres arterias temporales profundas anterior, posterior y media. Las ramas terminales de estas arterias, situadas en el interior del musculo, se anastomosa entre sí por pequeños arcos perpendiculares a la dirección de las fibras musculares, o por finos caniculos paralelos y a las fibras musculares. Estos dos tipos anastomoticos no se excluyen forzosamente. Esquemáticamente, el territorio de la temporal posterior se extiende por algo menos de 2/5 posteriores de la superficie del musculo; el de la temporal profunda media sobre algo de los 2/5 medios; el de la temporal anterior sobre el 1/5 anterior del área muscular. De las tres arterias, la temporal profunda media es la más voluminosa; la temporal profunda anterior la menos desarrollada. Algunas arterias accesorias poco numerosas y de escaso calibre, emanadas de la maxilar interna y de la temporal superficial, completan la vascularización. La aponeurosis temporal es irrigada por la arteria temporal superficial y la temporal profunda posterior; estas arterias, como todas las de las aponeurosis, son extremadamente delgadas. E. Inervación: el musculo temporal esta inervado por tres ramos del maxilar inferior, el temporal profundo anterior, el temporal medio y el temporal profundo posterior, rama del temporobucal. Estos tres nervios penetran en el musculo por su cara profunda. F. Acción: el musculo temporal eleva el maxilar inferior y lo aplica a la mandíbula superior. Por sus fascículos posteriores, de dirección horizontal, atrae el cóndilo hacia atrás y lo conduce hacia a cavidad glenoidea, cuando ha sido llevado hacia delante por la contracción de los dos pterigoideos externos.
  6. 6. 2. Masetero El masetero es un músculo corto, grueso, de forma cuadrilátera, situado en la cara externa de la rama ascendente del maxilar inferior. Inserciones.- este músculo está constituido por dos fascículos, claramente visibles si se examinan por la cara externa, los cuales se los denominan fascículos superficial o anteroexterno y fascículo profundo o posterointerno. a) Fascículo superficial.- el más importante de los dos, se inserta por arriba en los dos tercios anteriores del borde inferior del arco cigomático, esta inserción de origen se hace por medio de una aponeurosis muy gruesa y resistente, que se extiende sobre la cara externa del músculo y se prolonga hasta su parte media, donde termina en forma de lengüetas más o menos afiladas, pero siempre muy irregulares. Las fibras constitutivas del fascículo superficial se dirigen oblicuamente de arriba abajo y de delante atrás, para terminar en el ángulo maxilar, así como en la porción inferior de la cara externa de la rama ascendente. b) Fascículo profundo.- está situado por dentro del fascículo superficial, del que sobresale por detrás. Las fibras que lo constituyen se insertan a la vez en el borde inferior y en la cara interna del arco cigomático. Comúnmente es muy difícil aislarlas por completo cerca de la apófisis coronoides de las fibras correspondientes del temporal. Desde este punto se dirigen hacia oblicuamente abajo y adelante y se ocultan por debajo de las fibras del fascículo superficial, alas que cruzan formando un ángulo de 40° a 45°. Finalmente, van a insertarse en la cara externa de la rama del maxilar, desde la zona de inserción del fascículo superficial hasta la base de la apófisis coronoides. c) Relaciones recíprocas de los dos fascículos.- los dos fascículos del masetero difieren, según se ha visto, por su situación, por su dirección y por su importancia. Por arriba y atrás, se encuentran perfectamente separados por un intersticio ocupado por una masa de tejido conjuntivo laxo, más o menos rico en grasa. Monro primero y después Theille, han encontrado en este punto una especie de bolsa serosa. Yse ha comprobado que, más allá de este interticio, los dos fascículos se fusionan de una manera más o menos completa para tomar en el maxila una inserción común. Relaciones.- ofrece para su estudio dos caras, una externa y otra interna, y cuatro bordes, que se distinguen en superior, inferior, anterior y posterior: a) Cara interna o profunda.- corresponde sucesivamente: 1°, a la rama del maxilar en casi toda su extensión; 2° , la escotadura sigmoidea, el paquete vasculonervioso que la atraviesa y al músculo temporal que forma su base; 3°, a la apófisis
  7. 7. coronoides y al tendón del temporal que en ella se inserta; 4°, al buccionador, del que se halla separada por una voluminosa masa celuloadiposa, la bolsa adiposa de BICHAT. b) La cara externa o superficial está cubierta por una aponeurosis, la aponeurosis maseterina. Por fuera de la aponeurosis, en el tejido celular subcutáneo, el músculo masetero se corresponde con importantes formaciones: 1°, ante todo con tres músculos: el cigomático mayor que cruza oblicuamentesu parte superior, y el cutáneo y el risorio, que cruzan oblicuamente su parte inferior; 2°, con la arteria transversal de la cara, que corre de adelante atrás a adelante, a un centímetro por debajo del arco cigomático; 3°, con la prolongación anterior de la parótida y con el conducto de Stenon, que la sigue, el cual corre de atrás adelante, entre 10 y 15 mm por debajo de la arteria; 4°, con ramificaciones nerviosas muy numerosas, a este nivel, procedentes de las dos ramas terminales del nervio facial. c) El borde superior se relaciona, en toda su extensión, con el borde inferior del cigoma. d) El borde inferior corresponde al ángulo del maxilar y al borde inferior de su rama. e) El borde anterior, ligeramente, oblicuo hacia delante y hacia atrás, está en relación sucesivamente con el maxilar superior, el buccinador y el cuerpo del maxilar inferior. En su porción más inferior, se encuentra en relación con la arteria facial y la vena del mismo nombre que pasan desde el cuello a la cara, cruzando oblicuamente el borde interno del maxilar. f) El borde posterior está formado por arriba por el fascículo, profundo del masetero, y por abajo está representado de este modo por dos líneas rectas, de oblicuidad diferente, que se cruzan en el tercio superior del músculo, formando un ángulo muy obtuso de seno posterior. Hallase en relación con la cara externa de la rama ascendente, que por detrás de él es lisa y no presta a inserción a ningún músculo. Recordaremos de paso que la articulación temporomaxilar no ofrece ninguna relación inmediata con el masetero, a causa de encontrarse situada un poco por detrás del músculo. 3. Aponeurosis maseterina. Cuadrilátera como el músculo que cubre, la aponeurosis maseterina se inserta por arriba en la cara externa del arco cigomático, por abajo, en el borde inferior del maxilar inferior y por detrás en el borde parotídeo del mismo hueso. Por delante esta aponeurosis circunda el borde anterior del masetero, y después de cubrir una parte de su cara interna, termina parcialmente sobre le borde anterior de la apófisis coronoides y en parte en el borde anterior y la cara externa de la rama del maxilar inferior.
  8. 8. Como se comprende, la aponeurosis maseterina forma, junto con la cara externa de la rama del maxilar, un estuche osteofibroso ocupado por los fascículos del masetero. Esta cavidad cerrada enteramente por su cara externa, está abierta adentro y por arriba en el sitio que corresponde a la escotadura sigmoide, Por esta abertura el músculo masetero recibe sus principales vasos y su nervio. 4. Vascularización.- El masetero posee arterias superficiales y arterias profundas. a) las arterias superficiales son suministradas por la facial y la tranversal de la cara. La facial da dos arteriolas: una la maseterina inferior, nace donde la facial cruza el maseteroy sube por la cara superficial del músculo hasta el arco cigomático; la otra, de calibre muy reducido, es premaseterina y tiene un recorrido muy corto. La transversal de la cara eminente, en el curso de su trayecto, múltiples ramos que irrigan la cara externa del músculo. En su curso da un ramo profundo que encontraremos de nuevo. b) Arterias profundas.- proceden de la maxilar interna y de la transversal de la cara. La primera muy pequeña da la arteria maseterina clásica que acompaña al nervio maseterino. El ramo profundo de la arteria transversal de la cara es importante. Penetra en el masetero, cerca de su borde posterior, camina entre el fascículo superficial superficial y el fascículo profundo, y se distribuye por el interior del musculo. 5. Acción.- Lo propio que el temporal, el masetero es un músculo elevador del maxilar inferior. Variedades.- la capa profunda del masetero puede estar reforzada por un fascículo precedente del ligamento lateral externo de la articulación temporomaxilar. Esta disposición es frecuente. También puede observarse la ausencia de alguno de los maseteros. Una bolsa serosa, según hemos indicado antes, puede desarrollarse entre los dos fascículos constitutivos del músculo, o bien entre le fascículo profundo del masetero se fusiona más o menos con los fascículos correspondientes del temporal y del pterigoideo externo. 3. PTERIGOIDEO INTERNO Situado por dentro de la rama del maxilar, el pterigoideo interno es un músculo grueso, de forma cuadrilátera, que extiende de la apófisis pterigoides al ángulo del maxilar inferior. Se designa a veces con el nombre de masetero interno, por su situación y por las analogías de estructura que tiene con el masetero. A. Inserciones.- Toma origen por arriba en toda la extensión de la fosa pterigoidea, es decir en la cara externa del ala interna de la apófisis pterigoides, en la cara interna de su ala externa, en el mismo fondo de la fosa, debajo de la fosita escafoidea y de la inserción del músculo peristafilino externo, y por último, en la
  9. 9. cara posterior de la apófisis piramidal del palatino. Este último fascículo de inserción es muy resistente: fascículo palatino de JUVARA. Algunos fascículos se insertan también en la cara externa de la tuberosidad del maxilar superior. Esta inserción se efectúa por dentro de una ancha aponeurosis que se prolonga en el tercio superior de la cara interna del cuerpo muscular. En los restantes puntos tiene efecto en parte por fibras carnosas y en parte por fibras tendinosas cortas. Desde la fosa pterigoidea, la fibras del pterigoideo interno se dirigen oblicuamente abajo, atrás y afuera, hacia el ángulo del maxilar inferior, y se insertan, a la vez, en la parte interna de este ángulo, y en la cara interna de la rama ascendente, bien directamente, bien por medio de lengüetas tendinosas, diseminadas en el interior del músculo. La zona de inserción inferior del pterigoideo interno se extiende comúnmente desde el borde inferior de la rama del maxilar hasta el orificio superior del conducto dentario. La zona de inserción maxilar tienes la forma de un triángulo cuyo vértice corresponde al ángulo maxilar, la base al canal milohioideo y al orificio de entrada del conducto dentario. Las fibras carnosas del músculo, que rodean a veces el borde del ángulo maxilar, parecen continuarse con las del masetero. Así se establece una cincha robusta que engasta el maxilar, extendiéndose del arco cigomático por fuera a la apófisis pterigoides por dentro. B. Relaciones.- está profundamente situado entre el esqueleto facial y la porción superior del conducto digestivo. a) Por dentro, está en relación con la faringe y el músculo periestafilino externo, que sigue verticalmente su línea de inserción en la ala interna de la apófisis pterigoides. Está separado de la faringe por un espacio angular del seno posterior, el espacio maxilofaringeo, por el que discurren las dos carótidas, la yugular interna y los nervios gran simpático, glosofaríngeo neumogástrico, espinal e hipogloso mayor. b) Por fuera, el pterigoideo interno está en realción con el músculo pterigoideo externo, del cual se haya separado por una aponeurosis, la aponeurosis interpterigoidea. Más abajo, al separarse del pterigoideo externo, forma con la rama del maxilar un espacio angular al que se descienden el nervio lingual, el nervio dentario inferior y los vasos homónimos. Mas abajo aún, el pterigoideo está en relación directa, con el hueso en que se inserta. No es raro observar, cuando estos dos músculos están muy desarrollados, que, rebasando ambos el borde inferior del maxilar, sus fibras superficiales se hallen en contacto directo. C. Vascularización.- Está irrigado por la arteria del pterigoideo interno. Esta arteria, nacida ora de la palatina ascendente, ora directamente de la facial, bastante
  10. 10. voluminosa, se divide en abanico después de un recorrido de 15 a 18 mm. Sus ramas, unas ascendentes y otras descendentes, penetran en la cara profunda del músculo. Accesoriamente, la maxilar interna concurre a esta vascularización. D. Inervación.- está inervado por una rama del maxilar inferior, el nervio del pterigoideo interno, que penetra en el músculo por su cara interna, en la proximidad de su borde posterior, acompañado de la arteria pterigoidea. E. Acción.- es también elevador del maxilar inferior. Por otra parte, a causa de su oblicuidad, imprime a este hueso ligeros movimientos de lateralidad, movimientos que dependen principalmente del músculo que sigue. F. Variedades.- es un músculo poco variable. Recibe varias veces un fascículo supernumerario de la apófisis piramidal del palatino. Puede dar origen al estilogloso. En un caso emitía un fascículo al ligamento estilomaxilar. Cerca de la apófisis pterigoidea puede fusionarse más o menos con el periestafilino externo. 4. PTERIGOIDEO EXTERNO El músculo pterioideo externo, situado por afuera del precedente, se aloja en la fosa cigomática. Representa un ancho abanico, o mejor un cono cuya base corresponde a la base del cráneo y cuyo vértice ocupa la parte interna de la articulación temporomaxilar. Es una pirámide triangular de vértice condíleo. A. Inserciones.- Este músculo tiene dos fascículos de origen en la base del cráneo: un fascículo superior o esfenoidal y otro inferior o pterigoideo. a) El fascículo superior o esfenoidal se inserta en la porción del ala mayor del esfenoides que forma la bóveda de la fosa cigomática. Esta inserción se verifica en parte por fibras carnosas y en parte por fibras tendinosas muy cortas. Accesoriamente, se inserta por fuera en la cresta temporal del esfenoides y en el tubérculo esfenoidal que la termina por delante; esta inserción por delante se hace por dos fascículos tendinosos resistentes. b) El fascículo inferior o pterigoideo se inserta, como su nombre lo indica, en la cara externa de la apófisis pterigoides y, en la parte más inferior, en la porción externa de la apófisis piramidal del palatino. Este fascículo se inserta, como el anterior, a la vez por sus fibras carnosas y por lengüetas cortas
  11. 11. tendinosas.Desde su superficie de inserción craneal, los dos fascículos constitutivos del pterigoideo externo se dirigen hacia la parte interna de la articulación temporomaxilar, siguiendo el fascículo superior una dirección horizontal y el inferior una dirección oblicua hacia arriba y afuera. Al llegar a la articulación, y a veces antes, estos dos fascículos, que estaban separados por un pequeño espacio triangular de base interna, se fusionan más o menos en un músculo único, para venir a fijarse finalmente: 1°, en la parte interna del cuello del cóndilo; 2°, en la parte correspondiente del menisco interarticular y la cápsula. B. Relaciones.- podemos considerar en el músculo pterigoideo externo una cara superior, una cara externa, y una cara interna. a) La cara superior corresponde a la bóveda de la fosa cigomática ,reprsentada, como sabemos, por la porción horizontal del ala mayor del esfenoides. Entre esta cara y el hueso se hallan, de dentro a fuera, el nervio maseterino, y el nervio temporal profundo medio, ramas del maxilar inferior. El bucal, que es otra rama del maxilar inferior, pasa por el intersticio celuloso que separa los dos fascículos del músculo. b) La cara externa, o mejor anteroexterna está en relación sucesivamente, procediendo de adelante atrás, 1°, con el masetero; 2°, con la apófisis coronoides del maxilar y el tendón del temporal que en ella se inserta; 3°, finalmente, con la bolsa adiposa, de BICHAT. En esta cara, como en la siguiente, se encuentra un plexo venoso muy desarrollado. c) La cara interna, o mejor posterointerna, está sucesivamente en relación, procediendo de dentro afuera: 1°, con el con el pterigoideo interno, que cruza casi en ángulo recto su fascículo inferior o pterigoideo; 2°, con los nervios lingual, dentario inferior y auriculotemporal, ramas del maxilar inferior; 3°, a menudo también con la arteria maxilar interna, las relaciones que presenta esta arteria con el pterigoideo externo varían bastante según los individuos. Algunas veces la maxilar interna rodea de dentro a fuera el borde inferior del pterigoideo externo y llega así a la cara externa de este músculo, a la que sigue en lo sucesivo hasta la fosa pterigomaxilar, donde termina. En otros casos, la arteria, conservando la situación profunda, corre primeramente entre los pterigoideos, y al llegar cerca de la apófisis pterigoides se coloca entre el intersticio comprendido entre los dos fascículos de origen del pterigoideo externo, para penetrar en la fosa pterigomaxilar y luego en el agujero esfenopalatino.
  12. 12. C. Vascularización.- el pterigoideo externo está irrigado por la arteria maxilar interna. Esta emite ramas cortas, tenues, y numerosas, unas ascendentes y otras descendentes. Según SALMÓN, se encuentra a menudo en la cara profunda del músculo una arteriola nacida de la meníngea media o directamente de la maxilar interna, la arteria interpterigoidea, que circula entre los dos pterigoideos y envía numerosos ramos a estos dos músculos. D. Inervación.- está inervado por un ramo procedente del nervio temporobucal, rama del maxilar inferior. E. Acción.- el músculo pterigoideo externo tiene constantemente su punto fijo en el cráneo y el móvil en el cóndilo del maxilar. Como el punto móvil está situado hacia atrás y afuera del punto, la contracción del músculo tiene por efecto dirigir hacia delante y adentro el cóndilo sobre el que se inserta. 1°, ¿ Se contraen los dos músculos simultáneamente? Los dos cóndilos se mueven a la par: juntos se dirigen adelante, y siguiendo todo el maxilar este movimiento de progresión, el arco dentario inferior se coloca por delante del arco dentario superior. 2°, ¿ Se contrae un solo músculo? Sólo se mueve el cóndilo sobre el que se inserta. El otro cóndilo permanece inmóvil, y el maxilar ejecuta alrededor de este último un movimiento de rotación, que tiene por objeto dirige la barbilla hacia el lado opuesto. 3°, Si los dos pterigoideos externos se contraen alternativamente y siguiendo un ritmo regular, la barbilla se dirige alternativamente a la derecha e izquierda y los molares inferiores rozan en todos los sentidos con los superiores; en esto consiste el movimiento de diducción o trituración que caracteriza la masticación de los rumiantes. En resumen: 1°, la contracción simultánea de los dos pterigoideos externos determina los movimientos de proyección hacia delante del maxilar inferior; 2°, la contracción aislada y alternativa de estos músculos determina los movimientos de lateralidad o de diducción, en virtud de los cuales la barbilla se dirige hacia el lado opuesto al del músculo que se contrae. F. Aponeurosis pterigoideas.- cada músculo pterigoideo está rodeado de una delgada aponeurosis de envoltura, como todos los músculos. Además, existe entre ellos una hoja fibrosa, la aponeurosis interpterigoidea, formación especial de la región. Aparte de esta hoja importante, se describen otras dos hojas: la aponeurosis pterigotemporomaxilar y una hoja vascular. a) La aponeurosis interpterigoidea.- esta aponeurosis es una hoja fibrosa situada entre los músculos pterigoideos. Es cuadrilátera: tiene por lo tanto cuatro bordes y dos caras. Está orientada de arriba abajo, de delante atrás y de dentro afuera.
  13. 13. El borde superior se inserta en la base del cráneo, es decir, yendo de atrás adelante, en al cisura de Glaser, en la espina del esfenoides y en el borde interno del agujero oval; deja, pues. Fuera de ella este agujero, el agujero redondo menor y la fosita escafoidea, la que sigue hasta la base de la apófisis pterigoides, así como el músculo peristafilino externo que en ella se inserta. El borde inferior se fija en la cara interna de la rama ascendente del maxilar inferior, encima de las inserciones del músculo pterigoideo interno y debajo del orificio de entrada del conducto dentario. El borde anterior se inserta en el borde posterior del ala externa de la apófisis pterigoides. Debajo de ésta, el borde es libre, continúa descendiendo y llega al maxilar inferior a un centímetro por detrás del último molar. El borde posterior libre, reforzado por el ligamento esfenomaxilar, se extiende desde la base del cráneo al maxilar inferior y limita con el cuello del cóndilo un orificio, el ojal retrocondíleo de Juvara, en el que penetran el nervio auriculotemporal y los vasos maxilares internos. De las dos caras de la aponeurosis, la cara externa mira al pterigoideo externo por arriba y a la rama ascendente del maxilar inferior por abajo, mientras que la cara interna mira a la faringe y al pterigoideo interno. La aponeurosis interpterigoidea no ofrece en todas partes el mismo aspecto ni el mismo grosor. La parte posterior, muy resistente, extremadamente gruesa, constituye, como hemos visto, el ligamento esfenomaxilar. En la parte anterior se comprueba el ligamento pterigoespinoso o ligamento de Civinini, tendido desde la espina del esfenoides a la espina de Civinini. Este divide la aponeurosis en dos partes:1|, una zona triangular posterior e inferior, por fuera de la cual pasan el nervio lingual. El nervio dentario inferior y la mayoría de las ramas del nervio maxilar inferior; 2°, otra zona pequeña, triangular también, situada delante y arriba, zona cribosa a través de la cual pasan algunos vasos y nervios destinados al músculo del martillo, al músculo petiestafilino externo y al pterigoideo interno. Debajo del ligamento de Civinini la aponeurosis es delgada y frágil. En su parte anteroinferior, la aponeurosis interpterigoidea envía dos prolongaciones; una inferior que sigue al nervio milohioideo y otra superior que acompaña al nervio lingual, al que aplica contra la cara superior del milohioideo. b) Aponeurosis pterigotemporomaxilar.descrita por primera vez por HOVELACQUE y VIRENQUE, esta formación constituye una hoja delgada, pero resistente, tendida casi sagitalmente del cuello del cóndilo al ala externa de la apófisis pterigoides. El borde anterior confunde, en efecto, sus inserciones con las de la aponeurosis interpterigoidea en el borde posterior del ala externa de la apófisis pterigoides.
  14. 14. El borde superior corresponde a la base del cráneo desde la apófisis pterigoides hasta la ráiz transversa de la apófisis cigomática, pasando exactamente por fiera y por delante de los de los agujeros oval y redondo menor. Hacia su parte interna abandona el contacto del cráneo, y está en porción libre es reforzada por un pequeño fascículo, el ligamento innomidado de Hyrtl , tendido de una espina esfenoidal accesoria a la espina de Civinini. Este ligamento forma así, en la parte externa del agujero oval, una especie de conducto u orificio: el poro crotafiticobuccinatorio de Hyrtl, por delante pasan los tres nervios temporales profundos. El borde posterior, corto, se inserta en la cara interna del cuello del cóndilo del maxilar, por dentro de las inserciones del pterigoideo externo. El borde inferior es libre, irregular y se aplica la cara posterior del pterigoideo externo. c) Hoja vascular.- por fuera de las aponeurosis pterigoideas precedentes existe una hoja de tejido celular condensado, que de dispone en relación a la arteria maxilar interna y a sus ramas colaterales, a las que envía prolongaciones. d) Como todas las láminas vasculares: es extremadamente variable, dependiendo su disposición de la de los vasos. HOVELACQUE Y VIRENQUE la dividen en tres porciones: la primera, u hoja vascular mayor, está situada por dentro del pterigoideo externo; la segunda corresponde a la cara interna de la rama ascendente del maxilar inferior; se la demonimatambipen hoja externa; acompaña al paquete vasculonerviosomaseterino. La tercera forma una hoja que acompaña a la arteria temporal profunda media; está asituada por fuera del pterigoideo externo, y JUVARS la describe con el nombre de aponeurosis externa del pterigoideo externo. e) Como se ce, la región pterigomaxilar, en la que se encuentran, situados los músculos pterigoideos, comprende formaciones conjuntivas y fibrosas de naturaleza bien diversa. Ninguna tiene la significación verdadera de la aponeurosis propiamente dichas. La aponeurosis interptwerigoigea representa, sin duda, en su parte interno, temporal y milohioideo. Su parte anterior sería una simple hoja cubierta, En cuanto a las hojapterigotemporomaxilar, no existiría en los primates, según estos mismos autores, y su extensión autentrária con la regresión del ala externa de la apófisis pterigoides. G. Variedades.- THILLE ha visto faltar el manojo esfenoidal del pterigoideo externo. La región de los pterigoideos presenta a veces fascículos supernumerarios, entre los cuales es el más importante el pterigoides propius de HENLE, que va de la cresta temporal del esfenoidesal borde posterior del ala externa de la apófisis pterigoides, Macakister indica un fascículo que aprte de la misma cresta y temrina en la tuberosidad del maxilar. Se ha visto un fascículo que se dirige dek ala externa de la apófisis pterigoides al ligamento esfenoespinoso. El ligamento
  15. 15. Pterigoespinoso de CINICINI que va del ala externa de la apófisis a la espina del esfenoides, puede estar reforzado y aún reemplazado por fascículos carnosos. Músculos Cutáneos de la Cabeza Los músculos cutáneos de la cabeza tienen por carácter común, como su nombre indica, el presentar conexiones íntimas con la piel. Son aplanados, delgados bastante mal limitados y en su mayoría desprovistos de aponeurosis. La mayor parte de ellos se encuentran alrededor de los tres grandes orificios que presentan la cara: el orificio palpebral, las aberturas nasales y la boca. Sus contracciones, voluntarias o reflejas, producen desde luego diferentes grados de abertura de oclusión de estos orificios. Pero estos músculos desempeñan, además, en el hombre, así como en los primates, otra función también de gran importancia: presiden los movimientos fisonómicos, traduciendo al exterior las impresiones diversas del sensorio. Son los músculos mímicos de algunos autores. Las investigaciones embriológicas y comparativas han demostrado que los músculos mímicos de la cabeza, todos inervados por el facial, derivan de dos capas, una profunda y otra superficial, que son primitivamente distintas y existen todavía en algunas especies de simios, especialmente en los maquis. La capa profunda, constituida por fibras de dirección transversal (esfínter del cuello, sphinctercolli), se atrofia en la región cervical y forma en la región de la cara los músculos mímicos profundos. La capa superficial, mucho más importantes, persiste en el cuello con el nombre de musculo cutáneo del cuello y después cubre el cráneo y la cara en casi toda su extensión; a sus expensas se diferencian los músculos superficiales de la boca y todos los restantes músculos cutáneos del cráneo y cara. Considerados en el adulto, y desde un punto de vista puramente descriptivo, los músculos mímicos de la cabeza se dividen, según su situación, en cuatro grupos, a saber: 1. Músculos cutáneos del cráneo.
  16. 16. 2. Músculos de los parpados. 3. Músculos de la nariz. 4. Músculos de la boca o músculos de los labios. Músculos cutáneos del cráneo Los músculos cutáneos del cráneo, prescindiendo de los músculos motores del pabellón de la oreja, que serán descritos después; al tratar de los órganos de los sentidos, existen a cada lado, en número de dos: el occipital, por detrás y el frontal, por delante. Unidos entre sí por la fuerte aponeurosis epicraneal, han sido considerados por algunos anatomistas, como un musculo único de forma digástrica, el musculo occipitofrontal. Conviene estudiar separadamente: 1.- el musculo occipital, 2.-el músculo frontal, 3.- la aponeurosis epicraneal.
  17. 17. 1.- Musculo Occipital Es un musculo cuadrilátero muy delgado, situado en la parte posterior de la cabeza, inmediatamente por debajo de los tegumentos. Va desde la concha occipital a la aponeurosis epicraneal. a) Inserciones.-Toma origen, por detrás, en los dos tercios externos de la línea occipital superior, así como en la parte correspondiente de la apófisis mastoides. Esta inserción se efectúa por medio de fibras aponeuróticas muy cortas, que se entrecruzan por abajo con los fascículos de origen del trapecio y del esternocleidomastoideo. Desde esta larga línea de inserción, los fascículos del musculo occipital se dirigen arriba y adelante y van a terminar, en su mayor parte, en el borde posterior de la aponeurosis epicraneal. Los fascículos mas externas se dirigen hacia el pabellón de la oreja y se extienden muchas veces hasta la cara posterior de la concha. b) Relaciones.- Recubierto por la piel, que se le adhiere íntimamente, el musculo occipital cubre el pericráneo, sobre el que se desliza en sus contracciones, por mediación de un tejido celular laxo, Se encuentra separado de su homologo del lado opuesto por un expansión triangular, cuyo vértice trancado corresponde a la protuberancia occipital externa. c) Inervación.- esta inervado por la rama horizontal del ramo auricular posterior del facial. d) Acción.- El musculo occipital, tomando su punto fijo en el cráneo, tira hacia atrás la aponeurosis epicraneal y los tegumentos que la cubre; es, pues, un musculo tensor de esta aponeurosis. Pos sus fascículos externos pueden dirigir el pabellón de la oreja hacia atrás y adentro, siendo de este modo un congénere del musculo auricular posterior. Variedades. Puede faltar lo cual es algo muy raro. Puede extenderse en la línea media y entrecruzarse con el del lado opuesto. Sus fascículos externos o auriculares pueden separarse por completos de los fascículos internos y constituir entonces un pequeño musculo independiente, más o menos confundido con el auricular superior o el auricular posterior.
  18. 18. 2.- Musculo Frontal Situado en la arte anterior del cráneo, cuadrilátero y muy delgado, extendiéndose desde la región orbitaria a la aponeurosis epicraneal. a) Inserciones.-Se origina por arriba, en el borde anterior de la aponeurosis epicraneal, por un borde muy convexo. Desde aquí se dirige abajo y adelante hacia la órbita. Sus fascículos internos o medios llegan a la región interciliar, donde parecen confundirse con los músculos piramidales; pero esta fusión no es más que aparente. Sus fascículos medios y externos descienden hacia el borde superior de la órbita y se entrecruzan con los dos músculos que ocupan esta región, el orbicular y el superciliar. Finalmente todos los fascículos del frontal, sea cual fuere si situación, se adhiere a la cara profunda de la piel de las regiones precitadas. b) Relaciones.- Tiene las mismas relaciones que el musculo precedente; se desliza sobre el pericráneo por medio de un tejido celular laxo, y por otra parte se une íntimamente a la piel por medio de un tejido celular sumamente denso. c) Inervación.- Se halla inervado por los filetes frontales de la rama de bifurcación superior (rama temporofacial) del nervio facial. d) Acción.- Si el musculo frontal se contrae aisladamente, conduce hacia delante la aponeurosis epicraneal; pero si esta aponeurosis esta previamente en tensión e inmovilizada por la contracción del occipital, el frontal toma entonces sobre la misma punto fijo, elevando la piel de las cejas. En uno y otros casos determina en la frente la formación de arrugas transversales. En la expresión de la fisonomía el frontal es el musculo de la atención, y la manifiesta n sus diferentes grados, desde la simple sorpresa hasta la admiración y el espanto. Variedades. Se ha observado la falta del musculo frontal. Puede insertarse anormalmente en parte por delante en regiones óseas: la apófisis orbitaria externa, el arco superciliar, el borde orbitario, la glabela, los huesos propios de la nariz, la apófisis ascendente del maxilar superior y la orbitaria interna. El musculo frontal puede estar dividido en muchos fascículos distintos.
  19. 19. 3.- Aponeurosis Epicraneal. También conocida como calota aponeurótica de Thelie (Galea Aponeurótica) es una ancha capa fibrosa que envuelve a manera de una calota, la convexidad del cráneo. Separada del periostio por un tejido celular laxo, que le asegura un deslizamiento fácil, se halla en cambio, íntimamente unida a la piel, a la que acompaña siempre en todos sus movimientos. En sentido anteroposterior, la aponeurosis epicraneal une los dos músculos occipitales a los dos músculos frontales. Por detrás emite entre los dos occipitales una prolongación que los separa enteramente, la cual va a implantarse en a protuberancia occipital externa, así como en el tercio interno de la línea curva superior del occipital. Por delante emite una prolongación angular más o menos importante entre dos frontales, los cuales se encuentran de esta manera aislados uno del otro nivel de su inserción superior. Por debajo de esta prolongación, el frontal derecho y e frontal izquierdo se hallan enteramente confundidos. Lateralmente la aponeurosis epicraneal desciende sobre la cara externa de la aponeurosis temporal hacia el pabellón de la oreja y el arco cigomático. Sin embargo, a medida que se aleja de la línea media disminuye en espesor y en importancia; tanto es así que cerca del arco cigomático se encuentra reducida a las dimensiones de una simple lamina celulosa. Se desliza de arriba abajo sobre la cara externa de este mismo arco ósea y va a perderse paulatinamente en el tejido celular de la región maseterina. Considerada desde este punto de vista de su estructura, la aponeurosis epicraneal se hala constituida por tres clases de fascículos: fascículos anteroposteriores o longitudinales, fascículos transversales y fascículos oblicuos. En la región temporal presta inserción a los músculos auricular superior y auricular anterior.
  20. 20. Morfológicamente, la calota aponeurótica debe considerarse, lo propio que los dos músculos que une, como una porción del panículo carnoso de la cabeza, que, primitivamente muscular, ha experimentado en el curso de su desarrollo una regresión fibrosa. Músculos de los parpados Alrededor del orificio palpebral encontramos dos músculos cutáneos, uno muy ancho, el orbicular de los parpados y el otro relativamente pequeño el superciliar. 1. Orbicular de los parpados Este musculo rodea el orificio palpebral a la manera de un anillo elíptico aplanado y delgado, su circunferencia inferior se confunde con el mismo contorno del orificio palpebral su circunferencia exterior mucho mas extensa, rebasa los límites de los parpados y cubre el contorno de la orbita, por eso se divide por la regla general el musculo orbicular en dos porciones o zonas concéntricas palpebral o interna, inscrita dentro de la precedente que corresponde a los parpados. De estas dos zonas la primera, la primera es más gruesa y colorada, la segunda más delgada y más pálida. A. Inserciones.-el musculo orbicular tiene su origen en la región del ángulo interno del ojo y termina en la piel del ángulo externo. B. Inserción en el Angulo interno.- su inserción en la región del ángulo interno es muy compleja La mayor parte de los fascículos constitutivos del musculo arrancan de un tendón, llamado tendón del orbicular. Este tendón esta primitivamente dividido en dos hojas una de las cuales, la porción directa del tendón o tendón directo se inserta
  21. 21. en el labio anterior del canal lacrimonasal y por lo tanto en la apófisis ascendente del maxilar superior, al paso que la otra, porción refleja o tendón reflejo se inserta en el labio posterior de este mismo canal o cresta del ungis. Estas dos hojas tendiosas, separadas una de la otra por el saco lagrimal se ponen en contacto y se unen en la parte externa de este saco. El tendón único que asi forman prosigue su camino hacia afuera pero casi inmediatamente se divide en dos ramas una superior y otra inferior cada una de las cuales alcanza oblicuamente al parpado respectivo y va a terminar, como veremos mas adelante, en la extremidad interna del cartílago tarso. En este tendón, tendón principal del orbicular, toman origen la mayor parte de fibras de este musculo las cuales se insertan en los puntos siguientes en la cara anterior y en los dos bordes del tendón directo, en la cara anterior y en el borde superior de la rama superior, en la cara anterior y en el borde inferior de la rama inferior. Un segudo grupo de fascículos se insertan, por medio de fibras aponeuróticas cortas, en la parte mas superior de la apófisis ascendente del maxilar superior y en la parte externa de la apófisis orbitaria interna del frontal. Un tercer grupo de fibras toma origen en la base de la orbita en la porción del maxilar superior que constituye el borde anterior del conducto nasal. Finalmente, se ven algunos fascículos insertarse en las mismas paredes del saco lagrimal. C. Inserción en el ángulo externo.-partiendo de estos diferentes puntos de inserción los fascículos del orbicular se dirigen afuera hacia el angulo externo del ojo, siguiendo una doble dirección. Algunos de ellos se dirigen arriba, pasan al parpado superior y ocupan el contorno superior de la orbita, los demás se dirigen arriba, pasan al parpado superior y ocupan el contorno superior de la orbita; unos y otros describen de este modo una circunferencia cuya concavidad mira abajo en los primeros fascículos superiores se entrecruzan con los inferiores y viceversa. Finalmente todos ellos terminan, fascículos cutáneos en la cara profunda de la piel de la región. D. Relaciones.- el orbicular presentan una cara superficial y una cara profunda La cara superficial del orbicular esta en relación con la piel, con la que la une
  22. 22. un tejido celular bastante laxo en las demás regiones. La cara profunda descansa primeramente, por su zona orbicular sobre la periférica de la órbita, de la que halla separada arriba y abajo por el musculo supercilar, la arteria supraorbitaria y las diferentes ramas del nervio frontal. En cuanto a la zona palpebral, cubre los ligamentos anchos y los cartílagos tarsos. 2. Musculo de Horner .-ha sido el primero en describir, como musculo distinto, un pequeño fascículo cuadrilátero que esta situado por detrás del saco lagrimal y que para verlo bien, precisa seccionar los parpados y volverlos hacia adentro. El musculo de horner se inserta por dentro, junto con la porción refleja del tendón del orbicular, en la cresta del unguis, desde aquí se dirige trasversalmente hacia afuera, hacia la comisura interna de los parpados, donde se bifurca, como el tendón del orbicular mismo, y va a terminar, por cada una de sus ramas, un poco por detrás de los puntos lacrimales A. Inervacion.-el orbicular de los parpados esta inervado por el facial papelbrales de su rama de bifurcación superior . Estos filetes penetran en el musculo por sus cara profunda. B. Accion.- el orbicular al contraerse determina la oclusión del orificio papelbral y de aquí el nombre de esfínter de los parapados que se ha dado. cierrasetambien este orificio por su sola tonocidad, cuando el elevador del parpado superior a la accionunica del orbicular. El musculo orbicular que toma por dentro sus inserciones fijas y se adhiere por fuera en puntos muy movibles, no se puede contraerse o dicho de otro modo acortarse en sentido transversal sin deslizarse de afuera a dentro sobre el globo ocular de esta suerte empuja las lagrimas hacia el angulo interno las comprime de delante atras y las obliga a introducirse en los conductos lagrimales, este movimiento de progresion de las lagrimas debe ser tambien favorecido por la dilatacion simultanea del saco lagrimal, resultante del enderezamiento de las porciones directa y refleja del tendon del orbicular, las cuales se adhieren al saco lagrimal. En cuanto al musculo de horner, dilata los puntos lagrimales y conduciendolos dentro, los sumerge en el saco lagrimal, condicion igualmente favorable a la progresion de las lagrimas.
  23. 23. 3. Superciliar El superciliar es un musculo pequeño, de tres a cuatro centimetros de longuitud. Situado en l aparte interna del arco superciliar, por debajo del musculo precedente. A. Inserciones.-se origina por uno o muchos fasciculos, en la parte mas interna del arco superciliar. A este nivel solo lo separan algunos milimetros de su homonimo del lado opuesto. Desde aqui se dirige arriba y afuera describiendo en toda su longuitud del arco superciliar una curva cuya concavidad mira abajo. Al llegar al agujeosupraorbitario el musculo supraciliar se descompone en una serie de pequeños fasciculos, los cuales se entrecruzan con las fibras del orbicular y las del frontal, y van, finalmente a insertarse en la cara profunda de la piel de las cejas. B. Relaciones.-cubierto y oculto por el orbicular, el frontal y el piramidal el musculo superciliar cubre el hueso frontal, del que lo separa la arteria supraorbitaria y las ramas del nervio facial. C. Inervacion.-el orbicular de los parpados se halla inervado por el nervio facial filetes palpebrales, de su rama de bifurcacion superior. D. Accion.- con sus contracciones atrae hacia adentro y abajo la piel de la ceja que se repliega formando surcos verticales en el entrecejo. En la expresion del rostro superciliar desempeña el cometido de manifestar el dolor, la impaciencia y la colera.
  24. 24. Músculos de la nariz En la nariz se encuentran 4 músculos: por arriba el piramidal; por abajo el mirtiforme; y a los lados el transverso y el dilatador de las alas de la nariz. 1. Piramidal El piramidal es un pequeño musculo alargado en sentido vertical, situado en el dorso de la nariz y en la región interciliar. Sus fascículos se hallan situados inmediatamente por debajo del frontal, con el que parecen continuarse; son los pilares del frontal de algunos autores. A. Inserciones: este musculo toma origen, por abajo: en parte, en los cartílagos laterales de la nariz, y en parte, en el borde inferior y en el borde interno de los huesos propios de la nariz. Desde aquí sus fascículos se dirigen verticalmente hacia arriba, hacia la región interciliar, adonde, por otra parte convergen los fascículos internos del frontal En los puntos en que se hallan en contacto, los dos músculos se compenetran mutuamente, aunque sin confundirse, como Sappey hace notar muy bien. Terminan uno y otro en la cara profunda de los tegumentos. B. Relaciones: los dos piramidales se hallas yuxtapuestos y en apariencia unidos en la línea media. Un espacio celuloso, generalmente muy estrecho, separa el del lado derecho de su congénere del lado izquierdo. C. Inervación: el piramidal esta inervado por el facial (filetes suborbitarios de su rama bifurcada) D. Acción: los dos piramidales, teniendo su punto fijo en la nariz, tiran hacia abajo la piel de la región superciliar, la cual se pliega formando líneas transversales. Son, como se ven antagonistas de los músculos frontales, los cuales tiran la piel hacia arriba. Este antagonismo, ya indicado por Sappey ha sido claramente demostrado mas tarde por los experimentos electrofisiológicos de Duchenne.
  25. 25. E. Variedades: El piramidal puede aparecer completamente distinto del musculo frontal. Puede ser muy delgado y hasta faltar, sea en un lado, sea en ambos lados a la vez; por otra parte, puede extenderse hasta el transverso de la nariz y aun descender hasta la punta de esta ultima, hecho bastante frecuente en las razas de color. A veces algunos de sus fascículos se entrecruzan con los del elevador del ala de la nariz y del labio superior. 2. Transverso de la nariz El transverso de la nariz es un musculo triangular, aponeurótico por delante y carnoso por detrás situado en la porción cartilaginosa del ala de la nariz. A. Inserciones: se inserta por su base en el dorso de la nariz, por medio de una aponeurosis que se confunde en la línea media con la del lado opuesto. los fascículos carnosos que continúan esta aponeurosis se dirigen hacia abajo, afuera y atrás, hacia el surco del ala de la nariz. Aquí se dividen en dos grupos: los fascículos anteriores se insertan en la cara profunda de los tegumentos de la región; los fascículos posteriores, que contenían con los fascículos extremos del mirtiforme. B. Relaciones: por su cara profunda, el transverso descansa directamente sobre el ala de la nariz. Su cara superficial corresponde a os tegumento en la mayor parte de su extensión; solo en la parte mas extrema se halla envuelto por los musculos elevadores del ala de la nariz y del labio superior. C. Inervación: como en el precedente.
  26. 26. D. Acción: los fascículos anteriores o cutáneos del musculo transverso tiran hacia el dorso de la nariz los tegumentos en que se insertan. Determinan de este modo en la región del ala de la misma la formación de pliegues verticales. Los fascículos posteriores se contraen al mismo tiempo que el mirtiforme, aplastando el ala de la nariz y disminuyendo la anchura de los orificios de la misma. 3. Mirtiforme El mirtiforme es un pequeño musculo aplanado e irradiado, situado debajo de las aberturas nasales, inmediatamente por detrás del labio superior. A. Inserciones: se inserta por debajo en el maxilar superior, a nivel de la fosilla mirtiforme y de la eminencia que produce el diente canino. Sus fibras se dirigen en seguida arriba, hacia la abertura de las fosas nasales, separándose a manera de abanico y dividiéndose en tres grupos: las fibras internas vienen a insertarse en el subtabique; las fibras medias se insertan en el borde posterior del cartílago del ala de la nariz; las fibras externas contornean este cartílago, describiendo una curva cuya concavidad se dirige arriba y adentro y continuándose, como hemos indicado antes, con los fascículos posteriores del transverso. B. Relaciones: El mirtiforme descansa directamente sobre el esqueleto de la cara. Esta cubierto por delante por la mucosa gingival, el semiorbicular superior y los diferentes fascículos que este nivel terminan en el labio superior. C. Inervación: como el precedente. D. Acción: reuniéndose con los hacecillos posteriores del musculo transverso, los fascículos externos del mirtiforme constituyen en la parte externa de la abertura nasal un semiesfínter, cuyas contracciones tiene por objeto estrechar este orificio. Los fascículos internos y los fascículos medios dirigen hacia abajo la parte inferior de la nariz y de ahí el nombre de depresor del ala de la nariz con que generalmente se designa el mirtiforme. Por otra parte, los fascículos medios, a causa de su oblicuidad, dirigen el ala de la nariz hacia abajo y adentro,
  27. 27. llevándolade este modo hacia la línea media y disminuyendo además el diámetro transversal de la abertura nasal. En resumen, el mirtiforme baja el ala de la nariz y estrecha sus aberturas. 4. Dilatador propio de las alas de la nariz Santorini ha descrito con este nombre una lámina muscular muy delgada y bastante atrofiada en el hombre, adosada a la parte inferior del ala de la nariz. A. Inserciones: sus fibras se insertan por atrás en el borde posterior del cartílago del ala de la nariz, a la vez que en la parte correspondiente del maxilar superior. Desde estos sitios se dirigen adelante y abajo, describiendo una curva de concavidad inferior, y van a terminar en la cara profunda de la piel que cubre el borde externo de la abertura nasal. B. Relaciones: el musculo dilatador de las aberturas nasales corresponde por una parte a los tegumentos y por otra al cartílago del ala de la nariz. Su desarrollo es muy variable: en algunos individuos es muy visible y de diseccion relativamente fácil; en otros, por el contrario, no es perceptible a simple vista, y es necesario el microscopio para demostrar la existencia de fibras musculares en la region que ocupa. C. Inervación: como en el precedente. D. Acción: el dilatador tiene su punto fijo hacia atrás y lleva hacia fuera el ala de la nariz, ensanchando de este modo transversalmente las aberturas nasales. Es antagonista de los dos músculos precedentes.
  28. 28. Músculos de los labios Los músculos de los labios se dividen en dos grupos: dilatadores y constrictores. Los músculos dilatadores son láminas musculares que irradian desde los labios hacia las diferentes regiones de la cara. Estos músculos son, de superior a inferior: el músculo elevador del labio superior y del ala de la nariz, el músculo elevador del labio superior, el músculo elevador del ángulo de la boca, los músculos cigomáticos menor y mayor, el músculo buccinador, el músculo risorio, el músculo depresor del ángulo de la boca, el músculo depresor del labio inferior, el músculo mentoniano y el platisma. A. Estos músculos se disponen entre dos planos principales. El plano profundo está constituido superiormente por el músculo elevador del ángulo de la boca, en la parte media por el músculo buccinador, e inferiormente por el músculo depresor del labio inferior y el músculo mentoniano. El plano superficial está representado superiormente por el músculo elevador del labio superior y del ala de la nariz, por el músculo elevador del labio superior (éste está parcialmente recubierto por el primer) y por los músculos cigomáticos menor y mayor, en la parte media por el músculo risorio, e inferiormente por el músculo depresor del ángulo de la boca y el platisma. Estudiaremos primero los músculos dilatadores profundos y después los superficiales. Los músculos constrictores son el músculo orbicular de la boca y el músculo compresor de los labios. 1. Músculos orbiculares de la boca (músculos orbiculares de los labios) A. Forma, situación y trayecto.-El músculo orbicular de la boca ocupa el espesor de los dos labios. Es elíptico y está formado por fibras dispuestas concéntricamente alrededor del orificio bucal. Está compuesto por dos porciones, una periférica o marginal y otra central o labial, B. Porción Marginal.- En la porción marginal se distinguen dos tipos de fibras, extrínsecas e intrínsecas.  Las fibras extrínsecas pertenecen a los músculos dilatadores que terminan en la cara profunda de la piel de uno y otro labio, Son. En el labio superior, las fibras
  29. 29. que irradian del músculo depresor del ángulo de la boca y los fascículos inferiores del músculo buccinador y que, después de entrecruzarse con los fascículos superiores, terminan en el labio superior, en el labio inferior, las fibras del músculo elevador del ángulo de la boca y los fascículos superiores del músculo buccinador.  Las fibras intrínsecas pertenecen a los músculos incisivos. Estos músculos son cuatro, dos para cada labio. Los incisivos superiores se insertan medialmente en el borde lateral de las fosas incisiva, los incisivos inferiores se insertan en la eminencia alveolar del canino inferior, los incisivos superiores e inferiores se unen lateralmente a la piel de la comisura de los labios. C. Porción labial.- La porción labial ocupa, a lo largo del borde libre del labio, aproximadamente la mitad de cada labio. Su parte marginal es libre superficialmente, mientras que su parte excéntrica está recubierta por su marginal (Charpy). Su fibra se extiende en toda su longitud de los labios. Tras entrecruzarse con las del labio opuesto, se fijan en la piel y la mucosa de la comisura de los labios. D. Acción: El músculo orbicular de la boca determina la oclusión de la boca. 2. Músculo Elevador Del Ángulo de la boca (músculo canino) A. Forma, situación y trayecto.-Aplanado y cuadrilátero, el músculo elevador del ángulo de la boca se extiende desde la fosa canina hasta el lado superior. B. Inserciones y descripción. El músculo elevador del ángulo de la boca se inserta superiormente en la fosa canina, inferiormente al agujero infraorbitario. Desciende oblicuamente en sentido inferior y lateral, y se une a la cara profunda de la piel de la comisura y del labio inferior. C. Acción. El músculo elevador del ángulo de la boca eleva la comisura y el labio inferior.
  30. 30. 3. Músculo Buccinador. A. Forma Situación y trayecto. El músculo buccinador es aplanado, ancho e irregularmente cuadrilátero, se situa en la parte profunda de la mejilla, el maxilar y la mandíbula y la comisura de los labios. B. Inserciones y descripción. Sus inserciones posteriores son.: a) el borde anterior del rafe pterigomandibular, y b) el borde alveolar del maxilar y la mandíbula, a lo largo de los tres últimos molares. La inserción en el borde alveolar de la mandíbula se prolonga sobre la cresta buccinadora, uniéndose posteriormente al fascículo tendinoso del músculo temporal, que se inserta en el labio medial del borde anterior de la rama mandibular. Desde esta línea de inserción, que describe una U abierta anteriormente, las fibras alcanzan la comisura labial, las superiores un poco oblicuamente inferior y anteriormente, las medias casi horizontalmente, y las inferiores oblicuamente superior y anteriormente. Las fibras se entrecruzan en las proximidades de la comisura y se fijan a la cara profunda de la piel de la comisura y del tercio lateral de los labios. El entrecruzamiento es talque las fibras superiores se dirigen a la comisura y al labio inferior, mientras que las fibras inferiores terminan en la comisura y el labio superior. El músculo buccinador está recubierto por la fascia del buccinador, que es densa y fibrosa posteriormente y delgada y celular anteriormente. C. Acción. Los músculos buccinadores tiran posteriormente de las comisuras labiales y alargan la hendidura bucal. Cuando la cavidad bucal se distiende, los músculos buccinadores comprimen el contenido del vestíbulo de esta cavidad. Pueden determinar la expulsión de dicho contenido, que, de hecho, es lo que se produce en la acción de soplar o silbar. También pueden empujar el contenido hacia las arcadas dentarias, ayudando así a la masticación, o hacia el centro de la cavidad bucal, participando así en la formación del bolo alimenticio.
  31. 31. 4. Músculo Depresor del labio inferior. (Músculo cuadrado del labio inferior) A. Forma, Situación y Trayecto. El músculo depresor del labio inferior es aplanado y cuadrilátero, está situado en la parte lateral del mentón y del labio inferior, entre la mandíbula y el labio inferior. B. Inserciones y descripción. Este músculo nace de tercio anterior de la línea oblicua de la mandíbula Las fibras ascienden oblicuamente en sentido superior y medial, y constituyen una lámina muscular romboidal cuyo borde anterior se une superiormente al de lado opuesto en la línea media. Se une a la piel del labio inferior. C. Acción. El músculo depresor del labio inferior tira inferior y lateralmente de la mitad correspondiente del labio inferior. 5. Músculo Mentonianos (músculo borla de la boca) A. Forma, Situación y trayecto. Los músculos mentonianos son dos pequeños fascículos situado a un lado y otro de la línea media, en el espacio triangular comprendido entre los dos músculos depresores del labio inferior. B. Inserciones y descripción. Nacen a un lado y otro de la línea media, de las eminencias alveolares de los dos incisivos y del canino, inferiormente a la encía. Desde ese punto, los dos músculos se dirigen inferiormente, expandiéndose (a modo de una borla) y uniéndose a la piel del mentón. C. Acción.Estos músculos son elevadores del mentón y del labio inferior.
  32. 32. 6. Músculo elevador del labio superior y del ala de la nariz. A. Forma, situación y trayecto.El músculo elevador del labio superior y del ala de la nariz es delgado, acintado y alargado en el surco nasolabial desde el reborde medial de la órbita hasta el labio superior. B. Inserciones y descripción. Se inserta superiormente sobre la cara lateral de la apófisis frontal del maxilar. Sus inserciones superiores están recubiertas por el músculo orbicular del ojo. El músculo desciende un poco oblicuamente en sentido inferior y lateral, después se extiende en abanico para unirse a la piel del borde posterior del ala de la nariz y a la del labio superior. C. Acción. Tira superiormente de la ala de la nariz y el labio superior. 7. Músculo Elevador del labio superior. A. Forma situación y proyecto. Es aplanado, delgado y amplio, está recubierto en parte por el músculo precedente y se extiende desde el reborde de la órbita hasta el labio superior. B. Inserciones y descripción. Nace de la mitad medial del reborde inferior de la órbita, inferiormente al agujero infraorbitario. Las fibras, ligeramente oblicuas inferior y medialmente, forman una lámina muscular ancha y cuadrilátera, recubierta superiormente por el músculo orbicular del ojo y medialmente por el músculo elevador del labio superior y del ala de la nariz. Cruzan superficialmente el músculo elevador del ángulo de la boca y terminan en la cara profunda de la piel del borde posterior del ala de la nariz y del labio superior. C. Acción. Se confunde con la del músculo elevador del labio superior y del ala de la nariz.
  33. 33. Músculo Cigomático Menor. Delgado, estrecho y alargado paralelamente al borde lateral del músculo elevador del labio superior, el músculo cigomático menor se inserta, superiormente en la parte media de la cara lateral del hueso cigomático e, inferiormente, sobre la cara profunda de la piel del labio superior. A. Acción: Este músculo tira superior y lateralmente del labio superior. Músculo Cigomático Mayor. A. Forma, situación y trayecto. El músculo cigomático mayor es aplanado y acintado, se extiende lateralmente al músculo cigomático menor, desde el hueso cigomático hasta la comisura de los labios. B. Inserciones y descripción. Este músculo nace, por medio de cortas fibras faciales, de la cara lateral del hueso cigomático, cerca de su ángulo posterior y superior y posteriormente a la inserción del músculo cigomático menor. Desde ese punto el músculo desciende oblicuamente en sentido inferior y medial, cruza a distancia el músculo buccinador, del que está separado por el cuerpo adiposo de la boca (bola adiposa de Bichat) y se une a la piel y a la mucosa de la comisura de los labios. C. Acción:Tracciona la comisura de los labios en sentido lateral y superior. 8. Músculo Risorio. Es un músculo inconstante, extremadamente delgado y triangular, que se extiende por la parte media de la mejilla, de la región maseterina a la comisura de los labios. Se une posteriormente a la fascia masetérica mediante dos fascículos más o menos diferenciados que terminan en la piel de la comisura de los labios. El músculo risorio tracciona lateral y posteriormente la comisura labial.
  34. 34. Músculo Depresor Del Ángulo de la Boca (músculo triangular de los labios) A. Forma, situación y trayectos.- El músculo depresor del ángulo de la boca es ancho, aplanado, delgado y triangular, se extiende entre la mandíbula y la comisura de los labios. B. Inserciones y Descripción.Se insertan por su base en la parte anterior de la línea oblicua de la mandíbula, inferiormente en la línea de inserción del músculo depresor del labio inferior. Desde este origen, las fibras musculares alcanzan la comisura labial, donde se entrecruzan con las fibras de los músculos cigomático y elevadores del labio y del ala de la nariz, que son más superficiales, y con las del buccinador, que son más profundas. Se insertan en la piel de la comisura y del labio superior. Algunos fascículos se extienden hasta el cartílago del ala de la nariz y el tegumento del subtabique. C. Acción:El músculo depresor del ángulo de la boca tracciona la comisura de los labios inferir y lateralment

×