CELEBRACIÓN DE ACTOS MARIANOS       INSTITUCIÓN EDUCATIVA FE Y ALEGRÍA POPULAR               Por: Juan Guillermo Ramírez O...
CELEBRACIÓN DE ACTOS MARIANOSOBJETIVO: Acercar a los estudiantes al conocimiento de María a través delrecuerdo de las dife...
SANTA MARÍA, QUE BELLO ES TU NOMBREEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ah...
CONSUELO DE LOS AFLIGIDOS, AYÚDAME EN MIS TRISTEZASEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era e...
MADRE DE LA IGLESIA, ACOMPAÑA NUESTRA FEEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincip...
MADRE PURÍSIMA, ENSEÑAME A SER SANTOEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio a...
MADRE CASTÍSIMA, AYÚDAME EN MIS DEBILIDADESEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprin...
MADRE INMACULADA, LÍBRANOS DEL PECADOEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en un principio...
MADRE ADMIRABLE, DÉJAME IMITARTEEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en un principioahora...
VIRGEN CLEMENTE, ENSÉÑAME A PERDONAREn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio a...
ESPEJO DE JUSTICIA, DÉJAME VERME EN TÍEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio...
TRONO DE SABIDURÍA, AYÚDAME A SER PRUDENTE.En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprin...
VASO ESPIRITUAL, DÉJAME ALBERGAR A DIOSEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipi...
VASO HONORABLE, ENSÉÑAME A DERRAMAR LA GRACIAEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como eraen un pr...
ROSA MÍSTICA, IMPRÉGNAME DE TU FRAGANCIAEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincip...
TORRE DE DAVID, SE MI FORTALEZAEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora ...
TORRE DE MARFIL, DÉJAME ADMIRAR TU BELLEZAEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprinc...
PUERTA DEL CIELO, QUIERO ENTRAR CON JESÚSEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprinci...
ESTRELLA DE LA MAÑANA, MUÉSTRAME EL CAMINO A DIOSEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en ...
MAYO 25: SALUD DE LOS ENFERMOS, SE MEDICINA EN EL DOLOREn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como e...
MAYO 26: AUXILIO DE LOS CRISTIANOS, SÉ MI ESCUDO CONTRA EL MALEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen....
MAYO 27 REINA DE LOS ÁNGELES, GUÁRDAME DEL MALEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unp...
MAYO 30: ARCA DE LA ALIANZA, AYÚDAME A SER FIEL A DIOSEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como er...
MAYO 31: CASA DE ORO, ADORNA MI VIDA CON TU PRESENCIAEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Celebración de actos marianos

11,906

Published on

La Virgen María, la Hiperdulía

1 Comment
1 Like
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
11,906
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
12
Actions
Shares
0
Downloads
156
Comments
1
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Celebración de actos marianos

  1. 1. CELEBRACIÓN DE ACTOS MARIANOS INSTITUCIÓN EDUCATIVA FE Y ALEGRÍA POPULAR Por: Juan Guillermo Ramírez Orozco“María es el camino más seguro, el más corto y el más perfecto para ir a Jesús”. San Luis de Monfort. “A quien Dios quiere hacer muy santo, lo hace muy devoto de la Virgen María”. San Luis Monfort.
  2. 2. CELEBRACIÓN DE ACTOS MARIANOSOBJETIVO: Acercar a los estudiantes al conocimiento de María a través delrecuerdo de las diferentes títulos dados a ella a lo largo de la historia de salvación,por medio de la celebración de actos de piedad mariana.DURACIÓN: El tiempo destinado para la celebración abarca desde el lunes 2 demayo hasta el martes 31 de mayo.Metodología: Durante los 22 días hábiles de labor se van a realizar 22 actos, loscuáles tendrán como eje de reflexión un título mariano, o mención honoríficahecha a maría, estos pequeños actos celebrativos se realizarán en cada salón.Cada día el docente de la primera hora recibirá la hoja guía de la celebración aexcepción del primer día que se realizará en el patio. La estructura de lacelebración es la siguiente: • Nombre de la celebración. • Invocación trinitaria • Lectura bíblica • Reflexión sobre el título. • Oración • el canto del Dios te salve María u otro canto Mariano. • Rezo de la salve.CRONOGRAMAMayo 2 Santa Mayo 9 Madre Mayo 16 Vaso Mayo 23 PuertaMaría Inmaculada espiritual del CieloMayo 3 Consuelo Mayo 10 Madre Mayo 17 Vaso Mayo 24 Estrellade los Afligidos admirable honorable de la mañanaMayo 4 Madre de Mayo11 Virgen Mayo 18 Rosa Mayo 25 Salud dela Iglesia clemente Mística los enfermosMayo 5 Madre Mayo 12 Espejo Mayo 19 Torre de Mayo 26 AuxilioPurísima de justicia David de los cristianosMayo 6 Madre Mayo 13 Sede de Mayo 20 Torre de Mayo 27 Reina deCastísima sabiduría Marfil los Ángeles Mayo 30 Arca de Mayo 31 Casa de la Alianza oro “Quien confía en María no se sentirá nunca defraudado”. San Juan Bosco.
  3. 3. SANTA MARÍA, QUE BELLO ES TU NOMBREEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.Del Evangelio de San Lucas: Y entrando, le dijo: “Alégrate, llena de gracia, elSeñor está contigo”. Ella se conturbó por estas palabras, y discurría quésignificaría aquel saludo. El ángel le dijo: “No temas, María, porque has halladogracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quienpondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y elSeñor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob porlos siglos y su reino no tendrá fin”. María respondió al ángel: “¿Cómo será esto,puesto que no conozco varón?”. El ángel le respondió: “El Espíritu Santo vendrásobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha denacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, haconcebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamabanestéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios”. Dijo María: “He aquí laesclava del Señor; hágase en mí según tu palabra”. Y el ángel dejándola se fue.Palabra de Dios. Te alabamos SeñorReflexión: Niño 1: María, al pronunciar tu nombre, me invade una alegría interiortan maravillosa que repito muchas veces en mi silencio.Niño 2: Tus padres te pusieron el nombre más bello y lindo. Tan es así que hoy esel nombre más común en todas las lenguas del universo.Niño 3: tu nombre me embarga de sencillez, de paz y de deseos santos. Tu“hágase tu voluntad” me trae a la memoria el recuerdo de tu disponibilidad, elcántico del “Magníficat”, estudio psicológico de tu estado anímico.Niño 4: María, al decir tu nombre, es tanta la invasión de dulzura que entra en mialma, que me das acogida, me siento hijo tuyo y te llamo Madre.Niño 5: Concédeme, María, que tu maternidad espiritual me llame a ser un hijotuyo en cuya alma brille tu humildad, paz y obediencia a los deseos de ser tansanto como quiere tu Hijo.Oración (Repiten todos): Protege Señor, te rogamos, por la intercesión de laSantísima Virgen María, a esta familia de Fe y Alegría contra toda adversidad y alverla ante ti postrada, defiéndela propicio y clemente contra las asechanzas de tusenemigos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.Canto: Dios te salve, Maria; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entre todaslas mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa Maria, Madre de Dios, ruega pornosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A tillamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea,pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierromuéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruegapor nosotros, santa madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzarlas promesas de nuestro SeñorJesucristo. Amen
  4. 4. CONSUELO DE LOS AFLIGIDOS, AYÚDAME EN MIS TRISTEZASEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en un principio ahora ysiempre por los siglos de los siglos, amen.Del Evangelio de San Juan: Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre y la hermana de sumadre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Al ver a la madre y cerca de ella aldiscípulo a quien el amaba, Jesús le dijo: «Mujer, aquí tienes a tu hijo». Luego dijo aldiscípulo: «Aquí tienes a tu madre». Y desde aquel momento, el discípulo la recibió en sucasa. Palabra de Dios. Te alabamos Señor.Reflexión: Hoy se buscan calmantes, pastillas contra el dolor, porque el dolor se hamultiplicado por todas partes. Cuando no son las enfermedades del cuerpo, son lastribulaciones del alma. El hombre de hoy, tú y yo, requerimos como algo urgente la mano queacaricia, el rostro que se inclina hacia nuestro dolor, el corazón que compadece y suaviza elsufrimiento. Necesitamos las manos, el rostro, el corazón de María. A todos los que sufren sinesperanza vayamos a decir que tienen una Madre, que los ama mucho.“Una espada te atravesará el alma” (Lc 2,35). La profecía de Simeón se cumplió en la Madreque conoció como nadie la aflicción; y por eso, como nadie, comprende y socorre lasnuestras. Bien podemos tener confianza en Ella. Una Madre que sufre es dos veces Madre. Yel dolor de la Virgen ha sido por nuestra salvación. Ciertamente no dejará de consolarnos;toda la historia cristiana lo prueba, nuestra misma experiencia, si con fe (que consta más deobras que de palabras), humildad y constancia, la hemos invocado.Oración (todos repiten): Oh María, refugio de los atribulados, consuelo de los afligidos, tencompasión de la pena que tanto me aflige, del apuro extremo en que me encuentro. Reina delos cielos, en vuestras manos pongo mi causa. Se bien que en los casos desesperados semuestra más potente vuestra misericordia y nada puede resistir a vuestro poder. AlcanzadmeMadre mía la gracia que os pido si es del agrado de mi Dios y Señor. Amén.Canto: Dios te salve, Maria; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entretodas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa Maria, Madre de Dios, ruegapor nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra;Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorandoen este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojosmisericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre deDios, para que seamos dignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  5. 5. MADRE DE LA IGLESIA, ACOMPAÑA NUESTRA FEEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.Del Evangelio de San Lucas: En esos días se levantó María y fue de prisa a una ciudad enla región montañosa de Judá. Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Aconteció que,cuando Isabel oyó la salutación de María, la criatura saltó en su vientre. Y Isabel fue llena delEspíritu Santo, y exclamó a gran voz y dijo: -¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el frutode tu vientre! ¿De dónde se me concede esto, que la madre de mi Señor venga a mí? Porquehe aquí, cuando llegó a mis oídos la voz de tu salutación, la criatura saltó de alegría en mivientre. Bienaventurada la que creyó, porque se cumplirá lo que le ha sido dicho de parte delSeñor. Palabra de Dios Reflexión: Al declarar a María Madre de la Iglesia se está afirmando una realidad,no es solamente un titulo. Corresponde a una real maternidad espiritual. María esMadre Espiritual perfecta de la Iglesia. Porque es madre de Jesús y su más íntimacompañera en la economía de la salvación. Participó con su Hijo del sacrificio de laRedención y por él fue proclamada madre no solo de su discípulo Juan sino detodo el género humano. "Ella continúa desde el Cielo cumpliendo su funciónmaternal de cooperadora en el nacimiento y en el desarrollo de la vida divina encada una de las almas de los hombres redimidos"Como toda madre humana, María, no se limita a dar vida sino a alimentar yeducar. ¿De qué modo coopera María en el incremento de los miembros delcuerpo Místico en la vida de la gracia? Mediante su incesante intercesión inspiradapor una ardiente caridad. Ella aunque está inmersa en la visión de la Trinidadno olvida a sus hijos desterrados- como ella un día- en la peregrinación de la fe.Mas aún contemplándolos en Dios y viendo sus necesidades, en comunión conJesús siempre vivo para interceder por nosotros, se hace nuestra Abogada,Auxiliadora, Intercesora, Mediadora.Oración (todos repiten): María, tus hijos llenos de gozo, Te proclamamos porsiempre bienaventurada Tú aceptaste gozosa la invitación del Padre para ser laMadre de su Hijo. Con ello nos invitas a descubrir la alegría del amor y laobediencia a Dios.. María gracias por tenerte como Madre. Amén.Canto: Dios te salve, Maria; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entretodas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa Maria, Madre de Dios,ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura yesperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva;a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues,Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; ydespués de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros,santa madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzarlas promesas denuestro Señor Jesucristo. Amen
  6. 6. MADRE PURÍSIMA, ENSEÑAME A SER SANTOEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.Del Evangelio de San Mateo: Cuando Jesús bajó de la montaña, lo siguió unagran multitud. Entonces un leproso fue a postrarse ante él y le dijo: "Señor, siquieres, puedes purificarme". Jesús extendió la mano y lo tocó, diciendo: "Loquiero, queda purificado". Y al instante quedó purificado de su lepra. Jesús le dijo:"No se lo digas a nadie, pero ve a presentarte al sacerdote y entrega la ofrendaque ordenó Moisés para que les sirva de testimonio". Palabra de Dios.Reflexión: Santa María es Inmaculada y Purísima porque Dios asi lo ha querido yhecho. Pues pudiendo hacerlo, lo hizo. Y Ella tampoco se lo dijo a nadie en suépoca y presentándose al Sacerdote llevó a su Hijo como la verdadera ofrendaque limpia de todo pecado y salva (Lucas 2,22-23). Y en virtud de los méritos delVerdadero Cordero de Dios, Ella fue preservada de todo pecado para ser suMadre.Y fue el Espíritu Santo quien a través de la Iglesia ha hablado de su Hija Dilecta yMadre Amantísima, y proclama a todo el mundo que la Virgen María es Pura yTotalmente Inmaculada por deseo y voluntad del Dios Sempiterno y por la Gloriade la Santísima Trinidad que por Ella hizo cosas maravillosas.Oración (Todos repiten): Bendita sea tu pureza y eternamente losea, pues todo un Dios se recrea en tan preciosa belleza. A TiCelestial Princesa, Virgen Sagrada María, Yo te ofrezco en este día,alma, vida y corazón. Míranos con compasión, no nos dejes MadreMía. Amén.Canto: Dios te salve, Maria; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita túeres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa Maria,Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestramuerte. Amen.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanzanuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos,gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra,vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierromuéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, ohdulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, para que seamosdignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  7. 7. MADRE CASTÍSIMA, AYÚDAME EN MIS DEBILIDADESEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.Del Evangelio de San Lucas: Proclama mi alma la grandeza del Señor, sealegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de susierva. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderosoha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a susfieles de generación en generación. El hace proezas con su brazo: dispersa a lossoberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a loshumildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de su misericordia como lo habíaprometido a nuestros padres en favor de Abraham y su descendencia porsiempre. Palabra de Dios.Reflexión: La castidad es la virtud por la cual el hombre integra todassus fuerzas de vida y de amor depositadas en él. Esta integridadasegura que el hombre pueda entregarse totalmente a Dios y servirlecon todo su corazón. Llamamos a María “castísima” porque estuvoplenamente dispuesta para el trabajo del Reino, ella es el modelo porexcelencia de la mujer consagrada que ama a Dios y a los demás con uncorazón indiviso y libre. María nos descubre que la castidad no es virtudpasada de moda sino fuerza para conquistar los ideales.Oración (Todos repiten): Virgen Purísima y Castísima antes del parto,hacednos Señora mansos, humildes, puros y castos. En pensamientos, palabrasy obras. Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios. No desprecies lassúplicas que te hacemos en nuestras necesidades, antes bien, de todo peligrolíbranos siempre, Virgen Gloriosa y Bendita. AménCanto: Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo;bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tuvientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotrospecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanzanuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos,gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra,vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierromuéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, ohdulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, para que seamosdignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  8. 8. MADRE INMACULADA, LÍBRANOS DEL PECADOEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en un principioahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.Del libro del Apocalipsis: Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol ycon la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. 2 Y estandoencinta, gritaba con dolores de parto y sufría angustia por dar a luz. 3 Y apareció otra señalen el cielo: he aquí un gran dragón rojo que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en suscabezas tenía siete diademas. 4 Su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cieloy las arrojó sobre la tierra. El dragón se puso de pie delante de la mujer que estaba pordar a luz, a fin de devorar a su hijo en cuanto le hubiera dado a luz. 5 Ella dio a luz un hijovarón que ha de guiar todas las naciones con cetro de hierro. Y su hijo fue arrebatado anteDios y su trono. 6 Y la mujer huyó al desierto, donde tenía un lugar que Dios habíapreparado, para ser alimentada allí durante 1.260 días. Palabra de Dios.Reflexión: Jesucristo, el Salvador prometido (Génesis 2,15; Isaías 11,2), por necesidadtendría que venir a nosotros mediante un acto purísimo, libre de todo defecto o pecado(Fil 2,6-7), para que esto fuera así tendría que nacer en una mujer totalmente pura desdeel punto de vista sobrenatural y moral. Digamos entonces que Dios, como muestra de suhonor y poder nos trajo a la Virgen María engendrada y nacida totalmente libre dedefecto, que significa libre del menor vestigio del pecado original, que es lo único quepodría mancharla. Esto fue posible por los Méritos de Jesucristo.Oración (Todos repiten): Santísima Virgen, yo creo y confieso vuestra Santa eInmaculada Concepción pura y sin mancha. ¡Oh Purísima Virgen!,por vuestra pureza virginal, vuestra Inmaculada Concepción yvuestra gloriosa cualidad de Madre de Dios, alcanzadme de vuestro amado Hijo lahumildad, la caridad, una gran pureza de corazón, de cuerpo y de espíritu, una santaperseverancia en el bien, el don de oración, una buena vida y una santa muerte. Amén"Canto: Dios te salve, Maria; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entretodas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios,ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra;Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo yllorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotrosesos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, frutobendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega pornosotros, santa madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzarlas promesas denuestro Señor Jesucristo. Amen
  9. 9. MADRE ADMIRABLE, DÉJAME IMITARTEEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en un principioahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.Del libro de Judith: Todo el pueblo quedó fuera de sí y, postrándose, adoraron a Dios yexclamaron unánimemente: “Bendito eres, Dios nuestro, porque hoy has aniquilado a losenemigos de tu pueblo”. Ozías, por su parte, dijo a Judit: “Que el Dios Altísimo tebendiga, hija mía, más que a todas las mujeres de la tierra; y bendito sea el Señor Dios,creador del cielo y de la tierra, que te ha guiado para cortar la cabezadel jefe de nuestros enemigos. Nunca olvidarán los hombres la confianza que hasdemostrado y siempre recordarán el poder de Dios. Que Dios te exalte para siempre,favoreciéndote con sus bienes. Porque no vacilaste en exponer tu vida, al ver lahumillación de nuestro pueblo, sino que has conjurado nuestra ruina, procediendoresueltamente delante de nuestro Dios”. Y todo el pueblo añadió: “¡Amén!¡Amén!”. Palabra de Dios.Reflexión: Te saludamos, María Madre de Dios, tesoro digno de ser venerado por todo elorbe, lugar propio de Aquel que no puede ser contenido en lugar alguno, Madre y Virgen.Te saludamos a ti que encerraste en su seno virginal a Aquel que es Inmenso einabarcable; a ti, por quien la Santa trinidad es adorada y glorificada; por quien la cruzpreciosa es celebrada y adorada en todo el orbe; por quien exulta el cielo; por quien loscreyentes obtienen la gracia del bautismo y el bálsamo de la alegría; por quien todos loshombres son llamados a la conversión.¿Y qué más diré? ¿Quién habrá que sea capaz de cantar como es debido las alabanzasde María? ... Quiera Dios que todos nosotros reverenciemos y adoremos la Unidad, querindamos un culto impregnado de santo temor a la Trinidad indivisa, al celebrar connuestras alabanzas a María siempre Virgen, y a su Hijo y esposo inmaculado, porque a Élpertenece la gloria por los siglos de los siglos. Amén.Oración (Todos repiten): Madre Admirable, que muestras a tus hijos el camino delprogreso interior, ayúdanos a vivir ese silencio que permite oír a Dios; enséñanos esapequeñez que excluye toda vana pretensión, que sabe ser dócil y servicial. Túe querespondiste siempre al menor deseo de Dios, danos el imitarte en esa prontitud del amor yen ese entusiasmo lleno de fe que tuviste para cumplir con Su palabra, aun en medio delas dificultades.Canto: Dios te salve, Maria; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eresentre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre deDios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra;Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo yllorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotrosesos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, frutobendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega pornosotros, santa madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzarlas promesas denuestro Señor Jesucristo. Amen
  10. 10. VIRGEN CLEMENTE, ENSÉÑAME A PERDONAREn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.Del Evangelio de San Lucas: Todos los publicanos y pecadores se acercaban aJesús para escucharlo. Los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Estehombre recibe a los pecadores y come con ellos». Jesús les dijo entonces estaparábola: «Si alguien tiene cien ovejas y pierde una, ¿no deja acaso las noventa ynueve en el campo y va a buscar la que se había perdido, hasta encontrarla? 5 Ycuando la encuentra, la carga sobre sus hombros, lleno de alegría, y al llegar a sucasa llama a sus amigos y vecinos, y les dice: “Alégrense conmigo, porqueencontré la oveja que se me había perdido”. Les aseguro que, de la mismamanera, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta, quepor noventa y nueve justos que no necesitan convertirse». Palabra de DiosReflexión: Lo aprendió de Jesús. Es la Madre del Hijo pródigo. Sabe curar lasheridas, consolas las penas, enjugar las lágrimas, suavizar todo, perdonar todo.Como Ella no debe juzgar, sólo perdona e intercede por sus hijos. Cualquiermadre es clemente, pero María más que todas juntas. Buena falta nos hace, puesla clemencia la requieren los malhechores. Hemos de saber que los tales no sonlos que andan en las cárceles, pues cada uno de nosotros, sumando todas susmaldades es un verdadero malhechor que necesita clemencia.. Cuando Maríaintercede ante el Juez divino por uno de sus hijos, obtiene el perdón.Oración (Todos repiten): ¡ Oh Virgen clemente, que siempre has abierto tucorazón maternal a las invocaciones de la humanidad, a veces lacerada por eldesamor y hasta, desgraciadamente, por el odio y la guerra! enséñanos a crecer,todos juntos, según las enseñanzas de tu Hijo, en la unidad y en la paz, para serdignos hijos del único Padre celestial. Amén.Canto: Dios te salve, Maria; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita túeres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. SantaMaría, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora denuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanzanuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos,gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogadanuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de estedestierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, ohpiadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, paraque seamos dignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  11. 11. ESPEJO DE JUSTICIA, DÉJAME VERME EN TÍEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.Del Evangelio de San Lucas: Supongamos que uno de ustedes tieneun servidor para arar o cuidar el ganado. Cuando este regresa delcampo, ¿acaso le dirá: “Ven pronto y siéntate a la mesa”? ¿No le dirámás bien: “Prepárame la cena y recógete la túnica para servirme hastaque yo haya comido y bebido, y tú comerás y beberás después”?¿Deberá mostrarse agradecido con el servidor porque hizo lo que se lemandó? Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se lesmande, digan: “Somos simples servidores, no hemos hecho más quecumplir con nuestro deber”». Palabra de Dios.Reflexión: Espejo de santidad...Es la Inmaculada. El tres veces Santose refleja en Ella como en un espejo. Pero no es espejo que, cuandola imagen desaparece, también del espejo desaparece. María es, másbien, una copia muy bien hecha, del Modelo, la más perfecta, hermosay fiel que se haya dado. María nos aventaja con mucho. Irradia lasantidad, la transmite. Quisiera que todos sus hijos se parecieran aElla. Con más verdad que san Pablo puede decirnos:”Hijos, sedimitadores míos, como yo lo soy de Jesús”.Oración (Todos repiten): Dios, Padre bueno, que en María, primiciade la redención, nos has dado una madre de inmensa ternura, abrenuestros corazones a la alegría del Espíritu, y haz que, a imitación dela Virgen, sepamos alabarte por las maravillas realizadas en Cristo, tuHijo. AmenCanto: Dios te salve, Maria; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita túeres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. SantaMaría, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora denuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanzanuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos,gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogadanuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de estedestierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, ohpiadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, paraque seamos dignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  12. 12. TRONO DE SABIDURÍA, AYÚDAME A SER PRUDENTE.En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.De la Carta de San pablo A los Corintios: Acabaré con la sabiduríade los sabios y confundiré la inteligencia de los inteligentes Porque lalocura de Dios es más sabia que la sabiduría de los hombres y ladebilidad de Dios más fuerte que la fortaleza de los hombres. Por elcontrario, Dios ha elegido a los locos del mundo para humillar a lossabios, Dios ha elegido a los débiles del mundo para humillar a losfuertes, Dios ha elegido a gente sin importancia, a los despreciadosdel mundo y a los que no valen nada, para anular a los que valen algo.Palabra de DiosReflexión: Ella nos enseña la sabiduría más alta, la de cumplir la voluntad deDios, de la santidad. De acuerdo a la frase: “El que se salva sabe, y el que no, nosabe nada”.Nos enseña la verdad de Dios en las Escrituras. Nos ha dado al Verbo, la Palabrade Dios, de una forma en que le podemos tocar, abrazar, mirar, comer. “Haced loque Él os diga”. Esta frase pronunciada en las bodas de Caná resuena en todoslos corazones de los cristianos. Si le hiciéramos más caso a Jesús, nos iría muchomejor.Oración (Todos repiten): Dios sapientísimo, para levantar al hombre hundido porel pecado, hiciste de santa María Virgen el trono de tu Sabiduría;concédenos, por su intercesión, desechar la soberbia y servirte con enterahumildad.Por nuestro Señor Jesucristo.Canto: Dios te salve, Maria; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita túeres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. SantaMaría, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora denuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanzanuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos,gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogadanuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de estedestierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, ohpiadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, paraque seamos dignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  13. 13. VASO ESPIRITUAL, DÉJAME ALBERGAR A DIOSEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.DEL EVANGELIO DE SAN JUAN: Al tercer día hubo una boda en Caná, unpueblo de Galilea. La madre de Jesús estaba allí, y Jesús y sus discípulos tambiénhabían sido invitados a la boda. 3 En esto se acabó el vino, y la madre de Jesús ledijo: Ya no tienen vino. Jesús le contestó: Mujer, ¿por qué me lo dices a mí? Mihora aún no ha llegado. Dijo ella a los que estaban sirviendo: Haced lo que él osdiga. Había allí seis tinajas de piedra, para el agua que usan los judíos en susceremonias de purificación. En cada tinaja cabían entre cincuenta y setentalitros. Jesús dijo a los sirvientes: Llenad de agua estas tinajas. Las llenaron hastaarriba, y les dijo: Ahora sacad un poco y llevádselo al encargado de la fiesta. Asílo hicieron, y el encargado de la fiesta probó el agua convertida en vino, sin saberde dónde había salido. Solo lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua.Así que el encargado llamó al novio y le dijo: Todo el mundo sirve primero elmejor vino, y cuando los invitados ya han bebido bastante, sirve el vino corriente.Pero tú has guardado el mejor hasta ahora. Palabra de DiosReflexión: En sentido más extenso y metafórico, la Sagrada Escritura llama vasoa toda cosa, aún a la persona humana, porque toda criatura en las manos de Dioses como un vaso en la mano del alfarero En las Letanías, María es honrada tresveces con este nombre de VASO. Vaso espiritual significa pues, Persona o Mujerespiritual.Oración (Todos repiten): ¡María, Madre de Dios y Madre nuestra, Reina de laPaz! Tú viniste a nosotros para llevarnos a Dios. Alcánzanos la gracia de no sólodecir: ¡Hágase en mí según Tu voluntad!, sino vivirla tal como Tú lo hiciste.Ponemos en Tus manos nuestras manos, a fin de que puedas conducirnos aJesús en medio de todas las aflicciones y pesares. Por Cristo, Nuestro Señor.Amén.Canto: Dios te salve, Maria; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita túeres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. SantaMaría, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora denuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanzanuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos,gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogadanuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de estedestierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, ohpiadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, paraque seamos dignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  14. 14. VASO HONORABLE, ENSÉÑAME A DERRAMAR LA GRACIAEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como eraen un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA: Yo la amé y la busqué desde mijuventud, me enamoré de su belleza y quise que fuera mi esposa. Lanobleza de su origen resplandece porque vive junto a Dios y porquela ama el que es Señor de todos. Ella conoce los secretos de Dios yelige lo que él hace. Si en esta vida la riqueza es un bien deseable,¿quién es más rico que la sabiduría, que lo realiza todo? Y si es laprudencia la que todo lo realiza, ¿quién, sino la sabiduría, es la autorade todo cuanto existe? Si alguien ama la justicia, las virtudes serán elfruto de sus esfuerzos. Pues la sabiduría enseña la moderación y laprudencia, la justicia y la fortaleza, que son más útiles para loshombres que cualquier otra cosa en esta vida. PALABRA DE DIOSReflexión: El título de Vaso honorablel de la Iglesia dado a María nole conviene sólo relativamente al misterio de la Encarnación que secumplió en ella; le conviene también respecto de las gracias de lasque es vaso admirable. En efecto, María, habiendo sido llena de todoslos dones del Eterno desde su concepción, estuvo plena de graciaantes que el ángel le anunciara los designios del Altísimo sobre ellaOración (Todos repiten): Madre querida acógeme en tu regazo,cúbreme con tu manto protector y con ese dulce cariño que nos tienesa tus hijos aleja de mí las trampas del Enemigo, e intercedeintensamente para impedir que sus astucias me hagan caer. A Ti meconfío y en tu intercesión espero. Amén.Canto: Dios te salve, Maria; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita túeres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. SantaMaría, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora denuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanzanuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos,gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogadanuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de estedestierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, ohpiadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, paraque seamos dignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  15. 15. ROSA MÍSTICA, IMPRÉGNAME DE TU FRAGANCIAEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA: No olvides mis enseñanzas, hijo mío; guardaen tu memoria mis mandamientos y tendrás una vida larga y llena de felicidad.No abandones nunca el amor y la verdad; llévalos contigo como un collar.Grábatelos en la mente, y tendrás el favor y el aprecio de Dios y de los hombres.Confía de todo corazón en el Señor y no en tu propia inteligencia. Ten presenteal Señor en todo lo que hagas y él te llevará por el camino recto. No te creasdemasiado sabio; honra al Señor y apártate del mal: ¡ésa es la mejor medicinapara fortalecer tu cuerpo . PALABRA DE DIOSReflexión: La rosa no es sólo un símbolo de amor, que se le ofrece a la Virgen departe de quienes la consideran como Madre, sino que también es símbolo deMaría, como Madre del Redentor. Es antigua y tradicional la comparación deMaría con la llamada reina de las flores. María sobresale en el jardín sobrenaturalde Dios por la amplitud de su gracia, "la llena de gracia", y por la multitud yperfección de sus virtudes. Ella es la Reina de los ángeles y santos, ningunacriatura se le puede comparar en santidad..Oración (Todos repiten): Oh! Virgen María, Santísima Madre, Rosa Mística, atus pies te pido me arropes con tu manto de protección maternal. Tú eres miesperanza , mi consuelo, la Madre que me ayuda y protege, la Madre queintercede ante Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo para que mis súplicas seanescuchadas aún cuando a menudo no lo merezca. Por saber eso, más son lasveces que he suplicado que las que te he agradecido. A Ti Madre misericordiosate pido perdón, perdón por los momentos que me he alejado de Ti, perdón portanto pedir y poco agradecer, perdón por no comparar tu sufrimiento con los míos,perdón por herir tu Sagrado e Inmaculado Corazón de Madre haciéndote sufrir.Que tu Divino Hijo pueda también perdonarme.Canto: Dios te salve, Maria; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita túeres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. SantaMaría, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora denuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanzanuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos,gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogadanuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de estedestierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, ohpiadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, paraque seamos dignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  16. 16. TORRE DE DAVID, SE MI FORTALEZAEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.Del Libro del Cantar de los Cantares: ¡Qué hermosa eres, amor mío! ¡Quéhermosa eres! Tus ojos son dos palomas escondidas tras tu velo; tus cabellos soncomo cabritos que retozan por los montes de Galaad. Tus dientes, todosperfectos, son un rebaño de ovejas recién salidas del baño y listas para latrasquila. Tus labios son rojos como hilos de escarlata, y encantadoras tuspalabras. Tus mejillas son dos gajos de granada escondidos tras tu velo. Tucuello es semejante a la bella torre de cantería que se construyó para David. Deella cuelgan mil escudos, escudos todos de valientes. Palabra de DiosReflexión: La simbología de la torre alude, por un lado, a la fortaleza y a laresistencia, y por otro, al cielo, hacia donde apunta. María es la “mujer fuerte” ,que ha vencido al mal con la belleza del bien. Una fortaleza que arranca de su fe,de su confianza infinita en Dios. Como dice la primera carta de Juan, “Esta es lavictoria que está venciendo al mundo, vuestra fe”. Al mismo tiempo, María es lamujer que apunta “hacia arriba”, como la torre. Ella nos señala el camino de laIglesia y el camino de toda la humanidad, que encuentra el sentido de superegrinación en Cristo.Oración: Padre santo, que en el camino de la Iglesia, peregrina en la tierra, haspuesto como signo luminoso a la Virgen María. Por su intercesión, aumentanuestra fe, y reaviva nuestra esperanza, para que ningún obstáculo nos desvíe delsendero que nos lleva a la salvación.Canto: Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita túeres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. SantaMaría, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora denuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanzanuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos,gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogadanuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de estedestierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, ohpiadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, paraque seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  17. 17. TORRE DE MARFIL, DÉJAME ADMIRAR TU BELLEZAEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.Del Libro del Cantar de los Cantares: Tu cuello es una torre de marfil; tus ojosson dos estanques de la ciudad de Hesbón, junto a la puerta de Bat-rabim; tunariz es como la torre del Líbano que mira hacia la ciudad de Damasco. Tucabeza, sobre tu cuerpo, es como el monte Carmelo; hilos de púrpura son tuscabellos: ¡un rey está preso entre sus rizos! Palabra de DiosReflexión: El marfil se obtiene de los elefantes, del hipopótamo y del narval(cetáceo de cabeza grande y boca pequeña, con dos incisivos, uno grande, delque se saca el marfil); trabajado por artífices, se elaboran objetos muy apreciados.La blancura del marfil no lastima la vista como la blancura de la nieve, pero esagradable y tranquila como la blancura de la lana, del armiño o de una flor; essímbolo del alma limpia de culpa, discreta, amable, indulgente, que sabecompadecer y tolerar porque es humilde y ama a los pecadores. La verdaderaalma limpia es la que en el instante en que ve las miserias ajenas, sin mancharsecon ellas, se compadece para sanarlas.Oración: Te suplicamos, Señor, que derrames tu gracia en nuestras almas paraque lo que, por el anuncio del Ángel, hemos conocido la Encarnación de tu HijoJesucristo, por su Pasión y Cruz, seamos llevados a la gloria de la Resurrección.Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.Canto: Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita túeres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. SantaMaría, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora denuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanzanuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos,gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogadanuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de estedestierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, ohpiadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, paraque seamos dignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  18. 18. PUERTA DEL CIELO, QUIERO ENTRAR CON JESÚSEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen. Del profeta Ezequiel: El hombre me volvió a llevar a la entradaexterior del templo, que daba a oriente y estaba cerrada. Allí el Señorme dijo: “Esta entrada quedará cerrada; no deberá abrirse. Nadiepodrá entrar por ella, porque por ella ha entrado el Señor, el Dios deIsrael. Así pues, quedará cerrada. Solo podrá entrar el gobernante,para sentarse a comer la comida sagrada en presencia del Señor.Deberá entrar por el vestíbulo de la puerta y salir por el mismo sitio.Palabra de DiosReflexión: María no sólo ha sido el camino por el que Cristo, Dios hechohombre, ha venido a nuestro mundo, sino que ella ha colaborado con latotalidad de su ser a que la venida de Cristo fuera posible. Estaimportante misión de María sigue estando presente en la vida de la Iglesiay de la humanidad de hoy. Ella sigue siendo el camino por el que Diosviene a nosotros. San Alfonso María de Ligorio dice en las Glorias deMaría: “María se llama Puerta del Cielo porque ninguno puede entrar enesta dichosa mansión si no pasa por ella”.Oración: Madre del Redentor, virgen fecunda, puerta del cielo siempre abierta,estrella del mar, ven a librar al pueblo que tropieza y quiere levantarse. Ante laadmiración de cielo y tierra engendraste a tu santo Creador, y permanecessiempre virgen. Recibe el saludo del ángel Gabriel, y ten piedad de nosotros,pecadores.Canto: Dios te salve, Maria; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita túeres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. SantaMaría, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora denuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanzanuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos,gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogadanuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de estedestierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, ohpiadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, paraque seamos dignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  19. 19. ESTRELLA DE LA MAÑANA, MUÉSTRAME EL CAMINO A DIOSEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.Del libro del Apocalipsis: Dichosos los que lavan sus ropas para tener derechoal árbol de la vida y a entrar por las puertas de la ciudad. Fuera quedarán lospervertidos, los que practican la brujería, los que cometen inmoralidadessexuales, los asesinos, los que adoran ídolos y todos los que aman el engaño y lopractican. “Yo, Jesús, he enviado mi ángel para declarar todo esto a las iglesias.Yo soy el retoño descendiente de David. Soy la estrella brillante de la mañana.” ElEspíritu Santo y la esposa del Cordero dicen: “¡Ven!” Y el que escuche, diga:“¡Ven!” Y el que tenga sed, y quiera, venga y tome gratis del agua de la vida.Palabra de DiosReflexión: Se llama a María “Estrella de la mañana” porque ella anuncia el Solnaciente, la Luz verdadera, que es Cristo. Ella no brilla por sí misma, sino que esun reflejo de Cristo. Cuando María aparece, entonces tenemos la seguridad deque detrás de ella viene Cristo. Él está cerca. Él es, como dice el libro delApocalipsis, el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. María es la Aurora queanuncia el gran Día, que es Cristo.Oración: Si se levantan los vientos de la tentación, si te arrastranhacia los acantilados de la desesperación... mira la Estrella, invoca aMaría. Si están a punto de ahogarte las olas de la soberbia, laambición, la envidia, la rivalidad... mira la Estrella, invoca a María.AménCanto: Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita túeres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. SantaMaría, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora denuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanzanuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos,gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogadanuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de estedestierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, ohpiadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, paraque seamos dignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  20. 20. MAYO 25: SALUD DE LOS ENFERMOS, SE MEDICINA EN EL DOLOREn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.Del Libro de los Salmos: El Señor es mi pastor; nada me falta. Me hacedescansar en verdes pastos, me guía a arroyos de tranquilas aguas, me danuevas fuerzas y me lleva por caminos rectos haciendo honor a sunombre. Aunque pase por el más oscuro de los valles, no temeré peligro alguno,porque tú, Señor, estás conmigo; tu vara y tu cayado me inspiran confianza. Mehas preparado un banquete ante los ojos de mis enemigos; has vertido perfumesobre mi cabeza y has llenado mi copa a rebosar. Tu bondad y tu amor meacompañan a lo largo de mis días, y en tu casa, oh Señor, por siempre viviré.Palabra de DiosReflexión: El pecado original introdujo en el mundo la enfermedad y la muerte. LaSanta Iglesia nos propone una Doctora poderosa, sabia y amorosa: La SantísimaVirgen María, salud de los enfermos, que nos ayuda y conforta. Una madre vela asu hijo enfermo de día y de noche sin mostrar cansancio; estudia todas las formasde procurarle alivio, ruega y se sacrifica para curar a su hijo. ¿Qué la mueve? lamueve su amor, el amor que Dios puso en el corazón de las madres, y que es unpálido reflejo del amor maternal de María, amor vigilante y solícito cuando sushijos están afligidos por la enfermedad. El Evangelio nos dice que muchosenfermos fueron curados prodigiosamente por Jesucristo El le ha cedido en elcielo a su Santísima Madre esta virtud, este dominio sobre la naturaleza doliente.Oración (Todos repiten): Santísima Madre de Dios, no meabandones durante el tiempo de mi vida y no me confíes a ningunaprotección humana, sino tú misma encárgate de curarme y ten piedadde mi.Canto: Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita túeres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. SantaMaría, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora denuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanzanuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos,gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogadanuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de estedestierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, ohpiadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, paraque seamos dignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  21. 21. MAYO 26: AUXILIO DE LOS CRISTIANOS, SÉ MI ESCUDO CONTRA EL MALEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.Del Libro de Judith: El sumo sacerdote Joaquín y los ancianos de Israel quevivían en Jerusalén fueron a contemplar las maravillas que el Señor habíarealizado en favor de Israel, y a ver y felicitar a Judit. Cuando llegaron a dondeella estaba, todos a una la alabaron y dijeron: ¡Tú eres el orgullo de Jerusalén, lamayor gloria de Israel, el más grande honor de nuestra nación! Con tu manohiciste todo esto; has hecho un gran bien a Israel; el Señor te ha mostrado sufavor. ¡Que el Señor todopoderoso te bendiga eternamente! Y todo el puebloañadió: –¡Amén! Durante treinta días, la gente se dedicó a saquear elcampamento asirio. Dieron a Judit la tienda de Holofernes, toda su vajilla de plata,sus camas, sus vasos y todos sus utensilios. Palabra de Dios.Reflexión: El título de "María Auxilio de los Cristianos", expresa la mediación deMaría respecto de la humanidad. Como Madre del Redentor, por fuerza y méritode la corredención, Ella es la ayuda de la humanidad necesitada de redención; loes también de cada individuo, porque es la Madre espiritual de todos. El nombreAuxilio de los Cristianos, señala una especial forma de mediación, aquella queMaría ejerce en favor de la Santa Iglesia. La advocación de María Auxilio deCristianos ha sido vista por lo general como un aspecto de carácter militar de laVirgen María como defensora de la fe cristiana.Oración (Todos repiten): Omnipotente y misericordioso Dios, que , para defensadel pueblo cristiano, constituiste admirablemente el perpetuo auxilio de laSantísima Virgen María: haz propicio que nosotros, luchando en la vida protegidoscon tal defensa, podamos conseguir en la muerte la victoria sobre el malignoenemigo. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.Canto: Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo;bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tuvientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotrospecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanzanuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos,gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogadanuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de estedestierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, ohpiadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, paraque seamos dignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  22. 22. MAYO 27 REINA DE LOS ÁNGELES, GUÁRDAME DEL MALEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.Del libro del Apocalipsis: Escribe al ángel de la iglesia de Éfeso: Esto dice el quetiene las siete estrellas en su mano derecha y anda en medio de los sietecandelabros de oro: Yo sé todo lo que haces; conozco tu duro trabajo y tuconstancia, y sé que no puedes soportar a los malos. También sé que has puestoa prueba a quienes dicen ser apóstoles y no lo son, y has descubierto que sonmentirosos. Has sido constante y has sufrido mucho por mi causa, sin cansarte. Pero tengo una cosa contra ti: que ya no tienes el mismo amor que al principio. Por eso, recuerda de dónde has caído, vuélvete a Dios y haz otra vez lo quehacías al principio. Si no, iré a ti y quitaré tu candelabro de su lugar, a menos quete vuelvas a Dios. ¡Quien tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias! Alos vencedores les daré a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso deDios. Palabra de Dios.Reflexión: En la letanía del Rosario se proclama a María como Reina treceveces. San Atanasio) dice que, si el Hijo es Rey, la madre debe ser llamadaReina y estimada como tal. San Bernardino dice también que, por haber dado suconsentimiento para ser Madre del Redentor, mereció ser constituida Reina delmundo y de todas las criaturas. Los ángeles llenan la vida de María: desdeGabriel en la anunciación, hasta los ángeles que cantan el nacimiento de Cristo.Oración (Todos repiten): ¡Oh Augusta Reina de los Cielos y Señora de losÁngeles! Pues habéis recibido de Dios el poder y la misión de aplastar la cabezade la serpiente infernal; dignaos escuchar benigna las súplicas que humildementeos dirigimos; enviad la santas legiones para que, bajo vuestras ordenes, combatana los demonios, donde quiera repriman su audacia y los persigan hastaprecipitarlos al abismo. Santos Ángeles y Arcángeles, defendednos y guardadnos.¡Oh divina Madre! Enviad los Santos Ángeles para defendernos y rechazar lejos aldemonio, nuestro mortal enemigo. Amén.Canto: Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entre todaslas mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega pornosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanzanuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos,gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogadanuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de estedestierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, ohpiadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, paraque seamos dignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  23. 23. MAYO 30: ARCA DE LA ALIANZA, AYÚDAME A SER FIEL A DIOSEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.Del Libro del profeta Isaías: Entonces Isaías dijo: “Escuchadvosotros, los de la casa real de David, ¿Os parece poco molestar a loshombres, que queréis también molestar a mi Dios? Pues el Señormismo os va a dar una señal: La joven está encinta y va a tener unhijo, al que pondrá por nombre Emanuel. En sus primeros años devida comerá leche cuajada y miel. Pero antes de que el niño tengauso de razón, el país de los dos reyes que te causan miedo quedaráabandonado. “El Señor hará venir sobre ti, sobre tu pueblo y la casareal, días como no habían venido desde que Efraín se separó deJudá.” Palabra de DiosReflexión: Dios funda una Nueva Alianza con su Pueblo en Jesucristo, por mediode María. Ella es el Arca de la Alianza, es decir la morada de Dios en medio de loshombres. Encuentra su realización histórica propia en la plenitud de los tiempos.En efecto, en la primera venida de Cristo, se inauguró el último período de lahistoria de la humanidad e inició, la espera de la segunda venida de Cristo Jesús.Por María y con María realizó el Señor Su Encarnación y quiso su presencia al piede la Cruz, donde le encomendó la misión de ser Madre de los discípulos.Oración (Todos repiten): Oh Corazón de María, Madre de Dios y Madre nuestra!¡Corazón amabilísimo, objeto de las complacencias de la adorable Trinidad, ydigno de la veneración y ternura de los ángeles y de los hombres! ¡Corazón el mássemejante al de Jesús, cuya imagen más perfecta sois! Corazón lleno de bondad yen gran manera compasivo de nuestras miserias! ¡Ah! Hacednos sentir ahora, ¡ohVirgen piadosísima!, la dulzura de vuestro corazón maternal y la fuerza de vuestraintercesión ante el de Jesús. AménCanto: Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita túeres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. SantaMaría, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora denuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanzanuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos,gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogadanuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de estedestierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, ohpiadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, paraque seamos dignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen
  24. 24. MAYO 31: CASA DE ORO, ADORNA MI VIDA CON TU PRESENCIAEn el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Como era en unprincipio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amen.Del libro de San Mateo: Llegaron por entonces a Jerusalén unos sabios deOriente que se dedicaban al estudio de las estrellas, y preguntaron: ¿Dónde estáel rey de los judíos que ha nacido? Porque vimos su estrellad en el oriente yhemos venido a adorarle. Entonces llamó Herodes en secreto a los sabios deOriente, y se informó por ellos del tiempo exacto en que había aparecido laestrella. Luego los envió a Belén y les dijo: Id allá y averiguad cuanto podáisacerca de ese niño; y cuando lo encontréis, avisadme, para que yo también vaya aadorarlo. Con estas indicaciones del rey, los sabios se fueron. Y la estrella quehabían visto salir iba delante de ellos, hasta que por fin se detuvo sobre el lugardonde se hallaba el niño. Al ver la estrella, los sabios se llenaron de alegría. Luego entraron en la casa y vieron al niño con María, su madre. Y arrodillándose,lo adoraron. Abrieron sus cofres y le ofrecieron oro, incienso y mirra. Después,advertidos en sueños de que no volvieran a donde estaba Herodes, regresaron asu tierra por otro camino. Palabra de DiosReflexión: El oro es el más hermoso de todos los metales, el que tiene más valor.La plata, el cobre y el acero, pueden ser bellos y brillantes pero el oro les aventajaen riqueza y esplendor. María es llamada Casa de Oro, porque sus virtudes y supureza que tienen un brillo trascendental y una perfección deslumbradora, soncomo una admirable obra hecha de oro purísimo.Oración (Todos repiten): Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, quejamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección,implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sidodesamparado. Animado por esta confianza, a Vos también acudo, ¡oh Madre,Virgen de las vírgenes!, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo acomparecer ante vuestra presencia soberana. ¡Oh Madre de Dios!, no desechéismis súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.Canto: Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entre todaslas mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega pornosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.La Salve: Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios tesalve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este vallede lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos;y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, ohpiadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa madre de Dios, para que seamosdignos de alcanzarlas promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen.

×