D O C T R I N A D E S A L V A C I O N 3

1,954 views
1,936 views

Published on

Published in: Spiritual
1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,954
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
72
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

D O C T R I N A D E S A L V A C I O N 3

  1. 1. DOCTRINA DE SALVACIÓN III Sermones y escritos de Joseph Fielding Smith Compilación de Bruce R. McConkie
  2. 2. INDICE 1. Las señales precederán la Segunda Venida. 2. Las señales de los tiempos. 3. Guerras y la Segunda Venida. 4. El Milenio y la Nueva Jerusalén. 5. Sacerdocio: El poder eterno de Dios. 6. La organización del sacerdocio. 7. Llaves y convenio del sacerdocio. 8. El Santo Apostolado. 9. Patriarcas, bendiciones y unciones. 10. Libros que el Señor aprueba. 11. La venida del Libro de Mormón. 12. Una voz de Cumora. 13. Israel: El pueblo del convenio de Dios 14. El mundo apóstata. 15. Apóstatas en el Reino de los últimos días. 16. Los reinos de este mundo. 17. El éxodo de Israel moderno. 18. Los pioneros mormones y la colonozación.
  3. 3. CAPÍTULO 1 LAS SEÑALES QUE PRECEDERÁN LA SEGUNDA VENIDA ¿CUÁNDO VENDRÁ CRISTO? LA SEGUNDA VENIDA SERÁ MAÑANA. No hace mucho se me preguntó si yo podía decir cuándo vendría el Señor. Respondí que sí; y respondo ahora que sí. Yo sé cuando El vendrá: mañana. Tenemos su palabra al respecto. Permítaseme leerla: “He aquí, el tiempo presente es llamado hoy hasta la venida del Hijo del Hombre; y en verdad, es un día de sacrificio y de requerir el diezmo de mi pueblo, porque el que es diezmado no será quemado en su venida.” (Aquí tenemos un discurso muy suficiente en cuanto a los diezmos.) “Porque después de hoy viene la quema —esto es, hablando según la manera del Señor— porque de cierto os digo, mañana todos los soberbios y los que hacen maldad serán como rastrojo; y yo los quemaré, porque soy el Señor de las Huestes; y no perdonaré a ninguno que se quede en Babilonia.”1 De manera que el Señor, vuelvo a repetir, viene mañana. Preparémonos, pues. El hermano Orson F. Whitney solía escribir acerca de la Noche del sábado del tiempo. Estamos viviendo en la noche del sábado del tiempo. Nos hallamos en el sexto día, el cual ahora se está aproximando a su fin. Cuando el Señor dice que es hoy hasta su venida, me parece que eso es precisamente lo que tiene proyectado, porque El vendrá en la mañana del día de reposo, o el séptimo día de la existencia temporal de la tierra, para inaugurar el reino milenario y ocupar su puesto legítimo como Rey de reyes y Señor de señores, para gobernar y reinar sobre la tierra conforme a su derecho.2 Satanás ha usurpado el poder y la autoridad desde el principio, y los hombres lo han seguido; pero su día se aproxima a su fin, y el alba está rompiendo para Israel y para Sión, para el establecimiento universal de la verdad, cuando la tierra será limpiada de toda impureza, toda iniquidad, porque cuando venga Cristo, lo que es inicuo no puede permanecer.3 EL DÍA DEL SEÑOR ESTÁ CERCA. Creo que la venida del Hijo de Dios no está muy distante; qué tan lejos, no lo sé, pero sí sé que está a cien años más cerca de la ocasión en que Elías el Profeta vino al profeta José Smith y a Oliverio Cowdery, en el Templo de Kirtland, el día 3 de abril de 1836. Las palabras de Elías indican el hecho de que estamos ese tanto más cerca que entonces; y este profeta antiguo declaró que por motivo de la restauración de esas llaves sabríamos que el día grande y terrible del Señor está cerca, aun a nuestras puertas.4 El mundo rápidamente se aproxima a su fin, es decir, el fin de los días de iniquidad.5 Cuando haya madurado completamente en la iniquidad, el Señor vendrá en las nubes del cielo para vengarse de los impíos, porque su ira está encendida en contra de ellos.6 No penséis que demora su venida. Ya se han dado muchas de las señales de la misma, de modo que, si queremos, podemos saber que el día está a nuestras puertas ahora mismo.7 ALGUNOS DE LOS QUE HOY VIVEN PODRÁN VER LA SEGUNDA VENIDA. El día de la venida del Señor está cerca; yo no sé cuándo. No estoy esperando, sin embargo, la venida del Hijo del Hombre, corno en un tiempo esperaba ver el día en que los hombres hablarían desde una ciudad hasta otra y por todo el país sin la ayuda de alambres, y se les podría oír, es decir, corno algo que pudiera efectuarse en alguna época muy lejana, porque yo sinceramente creo que vendrá precisamente el día en que algunos de nosotros que nos encontramos hoy aquí [5 de abril de 1936] estaremos viviendo sobre la faz de la tierra. Ese día está muy cerca. Conviene que corno Santos de los Ultimos Días, pongamos nuestras casas en orden, guardemos los mandamientos de Dios, nos apartemos de la maldad y nos acerquemos a la rectitud, si es necesario, y sirvamos al Señor con humildad, fe y oración.8 CRISTO VENDRÁ EN EL DÍA DE INIQUIDAD. Cuando maduremos en la iniquidad es cuando el Señor vendrá. A veces me siento molesto con algunos de nuestros élderes que al hablar dicen que el Señor vendrá cuando todos nosotros lleguemos a ser lo suficientemente justos como para recibirlo. El Señor no va a esperar hasta que nos volvamos justos. Cuando se disponga a venir, El vendrá —cuando se llene la copa de la iniquidad—, pero si en ese tiempo no somos justos, pobres de nosotros porque seremos contados entre los impíos, y seremos como rastrojo que será barrido de sobre la faz de la tierra, porque el Señor dice que la maldad no existirá.9
  4. 4. No penséis que el Señor demora su venida, porque El vendrá en el tiempo señalado, no el tiempo que he oído que unos predican, cuando la tierra se vuelva lo idóneamente recta para recibirlo. He escuchado a algunos hombres en cargos de confianza en la Iglesia predicar esto, hombres que supuestamente tienen conocimiento de la palabra del Señor, mas no lograron comprender las Escrituras. Cristo vendrá en el día de iniquidad, cuando la tierra madure en la maldad y esté preparada para la purificación; y El vendrá como lavador y purificador, y todos los inicuos serán como rastrojo y serán consumidos.10 LA AMONESTACIÓN DEL EVANGELIO PRECEDE LA SEGUNDA VENIDA LA VOZ DE AMONESTACIÓN SIEMPRE PRECEDE LOS JUICIOS. ¿No sería cosa extraordinariamente extraña que el Señor viniera e iniciara su reinado de paz, se vengara de los inicuos, limpiara la tierra del pecado, sin enviar mensajeros para preparar el camino delante de El? ¿Hemos de esperar que el Señor venga a juzgar al mundo sin que primero le haga una advertencia y prepare los medios para que escapen todos los que quieran arrepentirse? Noé fue enviado al mundo para advertirlo del diluvio. Si el pueblo hubiese escuchado, habría escapado. 11 Moisés fue enviado para conducir a Israel a la tierra prometida para cumplir las promesas hechas a Abraham.12 Juan el Bautista fue enviado para preparar el camino para la venida de Cristo.13 En cada caso se abrieron los cielos y se hizo la proclamación. Isaías, Jeremías y otros profetas fueron enviados para amonestar a Israel y a Judá antes que descendieran sobre ellos el esparcimiento y el cautiverio.14 Si hubieran prestado atención, se habría escrito una página distinta en la historia. Tuvieron su oportunidad de escuchar; se les amonestó y tuvieron manera de escapar, la cual ellos rechazaron. LA AMONESTACIÓN DEL EVANGELIO PRECEDE LA SEGUNDA VENIDA. El Señor prometió tener el mismo interés en la humanidad antes de su segunda venida. Dijo El: “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.”15 Y también: “Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.”16 El apóstol Juan, cuando se hallaba en la isla de Patmos, en una visión de los postreros días, vio “volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo”.17 José Smith declaró que Moroni —un antiguo profeta sobre este continente, y hoy un ser resucitado— le enseñó el evangelio como cumplimiento parcial de esta promesa, dándole instrucciones referentes a la restauración de las cosas antes de la venida de Cristo.18 Y el Señor dijo: “Porque, he aquí, Dios el Señor ha enviado al ángel para que proclame en medio del cielo: Preparad la vía del Señor y enderezad sus senderos, porque la hora de su venida está cerca.”19 Aceptando lo anterior como cosa verdadera, los Santos de los Ultimos Días creen que se ha establecido comunicación con los cielos en los tiempos modernos, y ahora el evangelio del reino se envía corno testimonio al mundo antes que venga Cristo.20 EL CRISTIANISMO APÓSTATA NO CONTIENE AMONESTACIONES DE LA SEGUNDA VENIDA. Es bien sabido que las enseñanzas de las iglesias cristianas, así llamadas, se han estado declarando por todo el mundo durante muchos cientos de años. En todas las tierras se han organizado iglesias, y los ministros han proclamado sus enseñanzas. No hay nada de particular en cuanto a su mensaje con relación a la edad actual. Nada distintivo que pudiera señalar a cualquiera, o a todas ellas, de tener una declaración especial del evangelio del reino que se prometió como testimonio en los postreros días. En las palabras de nuestro Señor —de que “será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones: y entonces vendrá el fin”21 —la indicación es que en los postreros días, como señal a todas las naciones, el Señor enviaría de nuevo el mensaje del evangelio del reino, y que sería diferente de las enseñanzas que entonces se estarían dando y recibiendo entre las naciones. De lo contrario ¿cómo se podría distinguir y aceptar como señal de su segunda venida? Por otra parte, cuando esta declaración del evangelio del reino llegue a todas las naciones, entonces vendrá el fin, o en otras palabras, el tiempo en que nuestro Señor ha de aparecer. La predicación de las muchas doctrinas de las varias denominaciones se llevó a todas las naciones desde hace muchos años, mas el fin no llegó con esta declaración universal.
  5. 5. EL EVANGELIO RESTAURADO AMONESTA AL MUNDO. José Smith y los que con él se asociaban fueron instruidos por mensajeros celestiales y por revelación, de que la responsabilidad de este mensaje descansaba sobre ellos. Se les instruyó que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días se hallaba debidamente autorizada para enviar embajadores de Cristo con el mensaje especial de este evangelio del reino a todas las naciones. El Señor dijo al respecto: “Y la voz de amonestación irá a todo pueblo por boca de mis discípulos, a quienes he escogido en estos últimos días. E irán y no habrá quien los detenga, porque yo, el Señor, los he mandado.”22 Se podrá juzgar a los Santos de los Ultimos Días de ser raros y fuera de lo común por creer que se les ha llamado para cumplir estos antiguos pasajes de las Escrituras, pero es con la íntegra confianza de que el Señor ha hablado en la actualidad por lo que se están enviando misioneros a todas las partes de la tierra. Además, cuando todas las naciones hayan escuchado este mensaje, cual se ha revelado en estos postreros días, entonces podremos esperar la venida de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, porque en ese día todas las naciones habrán sido amonestadas por los mensajeros que fueron enviados de acuerdo con la promesa del Señor.23 LAS INVENCIONES MODERNAS AYUDAN A PREGONAR LA VOZ DE AMONESTACIÓN. Esta obra de predicar el evangelio a las naciones no se ha terminado aún. Los misioneros de la Iglesia están saliendo ahora con este mensaje, mas el Señor ha dicho que acortaría su obra en rectitud,24 y además, que la apresuraría en su tiempo.25 Por medio de las invenciones y descubrimientos modernos podemos fácilmente ver cómo se puede realizar esto, y cómo se puede llegar al corazón de los habitantes de la tierra por medio de la radio, por medio de la prensa y por medios de comunicación que las naciones de la tierra no tuvieron en épocas anteriores. No sé cuánto tardará esta misión en realizarse, ni en cumplirse estas palabras de nuestro Señor y Salvador Jesucristo; pero que obrará rápidamente, que cumplirá sus propósitos dentro del tiempo que ha señalado, esto yo lo creo por completo, y sus promesas no fallarán.26 LOS DESASTRES VIENEN CUANDO SE RECHAZA LA AMONESTACIÓN DEL EVANGELIO. De cuando en cuando, alguien que está lleno de odio contra la verdad, con el ciego deseo de destruir la obra del Señor, pide a las naciones que echen fuera a los élderes de Israel que están llevando este mensaje de salvación a todos los que quieran creer, y amonestando a otros para que queden sin excusa. Sería un día lamentable para cualquier nación, donde se estuviera predicando el evangelio, si determinara expulsar a los élderes de la Iglesia de sus fronteras y negarles el derecho de predicar el evangelio entre el pueblo. Los élderes aseguran la paz a las naciones, en tanto que éstas se muestren dispuestas a escuchar el mensaje de salvación, y a proteger y defender la verdad. Cuando llegue el tiempo en que las naciones echen fuera a los élderes y dejen de recibir su testimonio, y se sujeten más bien al “dominio de Satanás”, como escuchamos en el himno esta tarde, ¡Ay de ellos! Leemos en la palabra del Señor que después del testimonio de los élderes vendrán la ira y la indignación sobre el pueblo. Porque después del testimonio de ellos vendrá el testimonio de terremotos que causarán sufrimiento y angustia, y los hombres caerán al suelo a causa del temor. También vendrá el testimonio de truenos, y la voz de relámpagos, la voz de tempestades, y la voz de las olas del mar que se precipitan más allá de sus límites. Todas las cosas estarán en conmoción y desfallecerá el corazón de los hombres por causa del temor que sobrevendrá al pueblo. Estas cosas seguirán tras el testimonio de los élderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, cuando la gente del mundo los rechace y los expulse de sus fronteras.27 LA ACEPTACIÓN DEL EVANGELIO ANTES DE LA SEGUNDA VENIDA SE HAN DE CUMPLIR LOS “TIEMPOS DE LOS GENTILES”. Vamos a ellos con un mensaje de paz, de verdad, de salvación eterna, invitándolos a que se arrepientan de sus pecados y entren en el redil verdadero donde puedan hallar reposo. Cuando no quieran hacer esto, sino al contrario, escuchen a los injustos y condenen la verdad, entonces Dios retirará el evangelio de entre ellos. En ese día se cumplirán los tiempos de los gentiles y el evangelio será llevado a los judíos.28 Porque debe predicárseles este evangelio a ellos, así como a las naciones gentiles; y un resto de los judíos se congregará en Palestina,
  6. 6. como se han estado congregando desde que se dedicó la tierra para su regreso, y como ahora se están congregando un resto de Efraín y sus compañeros en la tierra de Sión. Los judíos serán convertidos en la Segunda Venida. En el debido tiempo los judíos quedarán establecidos en su propia tierra, y el Señor vendrá a su pueblo, de acuerdo con su promesa, en la hora de su angustia y los librará de sus enemigos. Entonces pondrán sobre El sus ojos y descubrirán las heridas de El y preguntarán: “¿Qué heridas son éstas en tus manos?” Y El les responderá: “Con ellas fui herido en casa de mis amigos.” Entonces se postrarán y lo adorarán como su Redentor, el Hijo de Dios.29 Después de esto, serán limpiados de sus pecados y recibirán el evangelio.30 Y a las naciones que procuren destruir a Jerusalén en ese día, el Señor las destruirá, porque El será rey sobre toda la tierra y la justicia prevalecerá entre el pueblo.31 Sión será establecida sobre este continente; Jerusalén será restablecida en el antiguo continente y la iniquidad se apartará de la tierra, porque cuando venga Cristo, y los justos con El, los malvados serán corno rastrojo y serán consumidos.32 Por tanto, deseo dar mi testimonio a todo pueblo y decir a aquellos que levantan la mano contra esta obra: “Mira, no lo hagas, porque ésta es la obra de Dios. El la ha establecido, y cuando tú la rechazas, lo rechazas a El, y después del testimonio de los élderes vendrá el testimonio de aflicciones y angustias como lo han predicho los profetas.”33 LOS JUDÍOS EMPEZARÁN A CREER ANTES DE LA SEGUNDA VENIDA. No muchos de los judíos, según lo que leo en las Escrituras, creerán en Cristo antes que El venga. El Libro de Mormón nos dice que empezarán a creer en El.34 Actualmente están empezando a creer en El. Los judíos en la actualidad consideran a Cristo como un gran Rabino. Lo han aceptado como uno de sus grandes maestros; han dicho que: “El es judío de judíos; el Rabino más sobresaliente de todos ellos.” Así es como uno lo ha declarado. Cuando se restauró el evangelio en 1830, si un judío hubiese mencionado el nombre de Cristo en una de las sinagogas, se le habría reprendido. Si un rabino se hubiera referido a El, la congregación se habría puesto en pie y abandonado el edificio. De modo que, vemos que el estado de ánimo ha cambiado. Yo declaro esto por lo que he sabido de fuentes judías que están empezando a creer en Cristo, y algunos de ellos están aceptando el evangelio. Mas la mayoría en su incredulidad se congregará en Jerusalén; el evangelio les será predicado y algunos de ellos creerán. No todos los gentiles han creído cuando se les ha proclamado el evangelio, mas el cuerpo principal de los judíos que se haya congregado allí no recibirá a Cristo como su Redentor hasta que El mismo venga y se manifieste a ellos.35 EL SEÑOR HALLARÁ FE A SU VENIDA. Puedo testificar que cuando venga el Señor hallará fe sobre la tierra.36 Sin embargo, esa fe que El encuentre estará limitada a una porción muy pequeña de los habitantes de la tierra. No hallará fe en las naciones del mundo en grado alguno que llame la atención; no hallará fe entre los pueblos de la tierra que no hayan recibido el evangelio cual se ha restaurado. Mas habrá fe entre los de la casa de Israel que hayan sido recogidos de las naciones, y se hayan arrepentido de sus pecados, y recibido el mensaje que vino por conducto del profeta José Smith.37 JOSÉ SMITH: MENSAJERO DELANTE DEL SEÑOR UN MENSAJERO PREPARARÍA EL CAMINO PARA LA SEGUNDA VENIDA. Uno de los pasajes que Moroni citó a José Smith cuando lo visitó el 21 de septiembre de 1823, fue el siguiente: “He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos.”38 Al citar las palabras de Malaquías a José Smith, el ángel Moroni también dijo que en breve se iban a cumplir estas palabras: “¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida [de Cristo]? ¿o quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores. Y se sentará para afinar y limpiar la plata; porque limpiará a los hijos de Leví, los afinará como a oro y como a plata, y traerán a Jehová ofrenda en justicia. Y será grata a Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, y como en los años antiguos. Y vendré [Cristo] a vosotros para juicio; y seré pronto testigo contra los hechiceros y adúlteros, contra los que juran mentira, y los que defraudan en su salario al jornalero, a la viuda y al huérfano, y los que hacen injusticia al extranjero, no teniendo temor de mí, dice Jehová de los ejércitos.”39
  7. 7. LA SEGUNDA VENIDA ES UN DÍA DE VENGANZA Y JUICIO. Por motivo de que creen que esto se refiere a la segunda venida de Cristo, los Santos de los Ultimos Días se encuentran en una situación singular entre todos los pueblos, pues la creencia general es que todo esto se cumplió en la primera venida de Cristo. Sin embargo, si investigamos el asunto, se manifiesta claramente que en los días de ministerio del Redentor del mundo, El no vino en juicio ni para limpiar en el crisol, a fin de que toda la escoria fuese destruida. En aquella época fue maltratado, perseguido y negado por los hombres. No se impartió justicia a las viudas ni a los huérfanos contra aquellos que los oprimían. No fueron castigados los hechiceros ni los adúlteros, y todos los hombres pudieron soportar ese día. Sin embargo, cuando Cristo venga la segunda vez, será en las nubes del cielo, y será el día de venganza contra los impíos, cuando aquellos que hayan amado la maldad y hayan sido culpables de transgresión y rebelión contra las leyes de Dios serán destruidos. Durante todo el ministerio de Cristo reinó la maldad y pareció prevalecer; pero cuando El venga en las nubes de gloria, como se declara en este mensaje de Malaquías al mundo, y que Moroni dijo que estaba próximo, entonces será cuando Cristo aparecerá como el afinador y purificador, tanto del hombre como de la bestia, y todo cuanto corresponda a esta tierra, porque la tierra misma pasará por un cambio y recibirá su gloria paradisíaca anterior.40 JOSÉ SMITH PREPARÓ EL CAMINO PARA EL REGRESO DEL SEÑOR. José Smith fue enviado a preparar el camino para esta segunda venida mediante la proclamación de la plenitud del evangelio y la concesión a todos los hombres de los medios para escapar de la iniquidad y de la transgresión. El cumplimiento de esta profecía de Malaquías está ahora precisamente a nuestras puertas, y antes que hayan pasado muchos años, Cristo vendrá como el afinador y purificador de esta tierra que hoy está padeciendo en la agonía del desorden y la transgresión. Cuando llegue este día, todo lo que sea malo será quitado, y se cumplirán las palabras del Señor, en las que ha dicho: “He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo; los pisé con mi ira, y los hollé con mi furor; y su sangre salpicó mis vestidos, y manché todas mis ropas. Porque el día de la venganza está en mi corazón, y el año de mis redimidos ha llegado.”41 En esta época se han enviado mensajeros del Señor. Juan el Bautista vino a José Smith y a Oliverio Cowdery, y les dio su sacerdocio, preparando por este medio el camino para la venida del Señor.42 Además, el Señor ha venido súbitamente a su templo, y allí ejerció su ministerio en bien de José Smith y Oliverio Cowdery, el 3 de abril de 1836. En ese templo, José y Oliverio recibieron la autoridad para la purificación de los hijos de Leví y para el recogimiento de los judíos, para que finalmente sus ofrendas sean gratas ante el Señor, cuando vuelvan a sus tierras y les sean perdonadas sus transgresiones.43 EL SEÑOR HA VENIDO “SÚBITAMENTE A SU TEMPLO”. Malaquías dijo que el Señor vendría súbitamente a su templo.44 En 1830, nuestro Salvador hizo el mismo señalamiento.45 Esa venida era para un objeto preciso; es decir restaurar las llaves, purificar a los hijos de Leví, prepararse para la ofrenda de Judá cuando los judíos sean lavados de su iniquidad y para ser moco afinador y purificador, trayendo la salvación a todos los hombres que quieran escuchar su voz. Es verdad que hay muchos, aun de los Santos de los Ultimos Días, que están mirando adelante hacia esa venida de nuestro Señor. Detengámonos y reflexionemos un momento. ¿No ha venido ya el Señor súbitamente a su templo para llevar a efecto estos gloriosos propósitos? Cristo se apareció súbitamente en su templo. Luego envió a Moisés con las llaves para el recogimiento de Israel. En vista de que Moisés estableció a Aarón y a los levitas en su sacerdocio, ¿no confieren también estas llaves el poder en esta dispensación para la purificación de Leví y Judá, a fin de que ofrezcan un sacrificio en justicia? ¿No se confiere con las llaves que poseía Elías todo lo que poseyó Abraham? ¿No otorgan a la Iglesia las llaves que poseyó Elías todo el poder de la autoridad para sellar? ¿No es un hecho de que bien sea en este templo, o en algún otro lugar consagrado, ya se han revelado y restaurado a la tierra todas las llaves de los profetas desde el principio del mudo, para la consumación total de la obra del Señor? ¿No está muy cerca de nuestras puertas el día grande y terrible del Señor? ¿Qué otra cosa por vía de autoridad para la salvación del hombre queda por revelarse? ¿No está aquí la plenitud del evangelio?46 LA VENIDA DE CRISTO A ADÁN-ONDI-AHMAN. Daniel habla de la venida de Cristo, y ese día está muy próximo. Se efectuará una gran reunión en el valle de Adán-ondi-Ahman, y se realizará un importante concilio. Se sentará Adán, que es el Anciano de Días, y el juicio —no el juicio final— se llevará a efecto, en el cual los justos que hayan poseído las llaves darán su informe y entregarán sus llaves y ministerio. Cristo vendrá, y Adán dará su informe.
  8. 8. En este concilio Cristo será recibido y reconocido como el gobernante legítimo de la tierra. Satanás será expulsado.47 A raíz de este acontecimiento, todo gobierno del mundo, incluso el de los Estados Unidos, tendrá que llegar a ser parte del gobierno de Dios.48 Entonces se establecerá el gobierno justo. La tierra será purificada, los inicuos serán destruidos y se iniciará el reinado de paz.49 Estamos ahora esperando esa ocasión. Esperamos que llegue; oramos por que así sea. Los justos se regocijarán cuando El venga, porque entonces vendrá la paz a la tierra y la rectitud al pueblo, y ese mismo espíritu de paz y gozo y felicidad que prevaleció sobre este continente por 200 años entre los nefitas, nuevamente será establecido entre los pueblos y por fin llegará a ser universal, y Cristo reinará corno Señor de señores, y Rey de reyes por mil años. Nuestra vista se dirige hacia esa ocasión.50 LOS ÚLTIMOS DÍAS LO QUE SIGNIFICA ÚLTIMOS DÍAS. El Señor ha declarado, por su propia voz y por su revelación a sus siervos los profetas, que estamos viviendo en los últimos días.51 Cuando hablamos de los últimos días, no queremos decir que es el fin de la tierra, que en breve dejará de existir. Queremos decir que estamos viviendo en esa época de tiempo conocida como la Dispensación del Cumplimiento de los Tiempos, en la cual el Padre ha prometido reunir todas las cosas en Cristo, tanto las que están en los cielos, corno las que están en la tierra.52 Queremos decir que estamos viviendo en la época en que cesará la injusticia; cuando la iniquidad no se hallará más sobre la faz de la tierra, cuando esta tierra, de acuerdo con la promesa que el Señor declaró a Daniel el profeta, será entregada a los santos del Altísimo, quienes la poseerán para siempre jamás.53 LA NATURALEZA PELIGROSA DE LOS ÚLTIMOS DÍAS. Estarnos viviendo en un período crítico de la historia del mundo. Están ante nosotros grandes acontecimientos. El señor en su misericordia, y con justicia y con juicio, acortará su obra en rectitud.54 Han salido los decretos y conviene que nosotros, corno miembros de la Iglesia, nos conservemos unidos y lo sirvamos y guardemos todos los mandamientos.55 Estamos viviendo en un tiempo de angustia, de tribulación, cuando el corazón de los hombres está desfalleciendo. El Señor indicó este tiempo durante su ministerio y amonestó por profecía, a los que hoy viven, a que velaran y oraran para que no fuesen desviados, para que no se les hallara desprevenidos, en caso de que tuvieran la buena fortuna de estar aquí en el gran día de su venida.56 Estamos viviendo en tiempos peligrosos, en una época en que la misión de la Iglesia, tal vez se destaca más y nuestro mensaje al mundo se define con mayor claridad que en cualquier otra época. Como pueblo actuamos como testigos de Cristo en un día en que el mundo se ha apartado de El, cuando están enseñando doctrinas de los hombres y menospreciando las verdades fundamentales de la fe cristiana.57 LA SIEGA DEL TRIGO; LA QUEMA DE LA CIZAÑA. La parábola que el Señor enseñó del trigo y de la cizaña se refería a los últimos días. Según el relato, un sembrador plantó buena semilla en su campo, pero mientras él dormía vino el enemigo y sembró cizaña en el campo. Cuando empezó a brotar, los siervos querían ir para arrancar la cizaña, mas el Señor les mandó que dejaran crecer juntos el trigo y la cizaña hasta que la cosecha madurara, no fuese que arrancaran el trigo tierno al destruir la cizaña. Entonces, al fin de la siega, habrían de salir a recoger el trigo, y atar la cizaña para quemarla. En la explicación de esta parábola, el Señor dijo a sus discípulos que “la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles”.58 La cizaña y el trigo están creciendo juntos, y han estado creciendo en el mismo campo todos estos años; pero está próximo el día en que se recogerá el trigo, y también se juntará la cizaña para ser quemada; y se efectuará una separación: los justos de los inicuos. Y conviene que cada uno de nosotros guardemos los mandamientos del Señor, nos arrepintamos de nuestros pecados, nos volvamos a la rectitud, si en nuestro corazón hay necesidad del arrepentimiento.59 SEPARACIÓN INMINENTE DE JUSTOS E INICUOS. Ya se está atando la cizaña en manojos para ser quemada. Se está recogiendo el trigo en graneros, y el día de la separación está próximo. Aun la Iglesia será purificada, y aquellos que sean del mundo, que estén contados entre los miembros de la iglesia, serán echados fuera, y encontrarán su lugar entre aquellos que son indignos, donde será el llanto y el crujir de dientes.60
  9. 9. Edificad y fortaleced a los miembros de la Iglesia en la fe en Dios; bien sabe la Providencia que lo necesitamos. Son tantas las influencias que están obrando, precisamente entre los miembros de la Iglesia, para despedazarnos, y va a venir, uno de estos días, en el cercano futuro, una separación del trigo y de la cizaña, y vamos a estar ya sea con el trigo o con la cizaña. Nos vamos a hallar de un lado o del otro.61 Llegará la ocasión, tan cierto como vivimos, en que habrá una separación entre los justos y los injustos.62 Aquellos que no guarden la ley del Señor negarán la fe, porque El retirará su Espíritu de ellos, si es que no se arrepienten, después de haber trabajado con ellos y hecho todo lo posible para conservarlos dentro de sus deberes. El les retirará su Espíritu y quedarán a solas. Deben escoger un lado o el otro, porque esta separación ciertamente ha de venir.63 LOS ÁNGELES ESTÁN SEGANDO LA TIERRA ACTUALMENTE. “En verdad os digo que os halláis limpios, mas no todos; y con ningún otro estoy bien complacido.” Esto se dijo de la Iglesia hace más de 100 años. El Señor no está complacido con nosotros hoy, porque no nos hallamos limpios, es decir no todos. “Porque toda carne se ha corrompido delante de mí; y los poderes de las tinieblas prevalecen en la tierra, entre los hijos de los hombres, en presencia de todas las huestes de los cielos. Por lo que reina el silencio, y toda la eternidad padece, y los ángeles esperan el gran mandamiento de segar la tierra para juntar la cizaña y quemarla; y he aquí, el enemigo se ha combinado.”64 Esa revelación se dio el 2 de enero de 1831, y en aquella ocasión el Señor dijo que toda carne se había corrompido delante de El. ¿Qué fue lo que dijo acerca de toda la carne en los días de Noé?65 ¿Creéis que el mundo ha mejorado? Si creéis esto, no habéis leído estos pasajes muy cuidadosamente. De modo que los ángeles estaban esperando, hace cien años, para ir a juntar la cizaña y segar la tierra. El presidente Wilford Woodruff declaró por revelación, después de la dedicación del Templo de Salt Lake, que a los ángeles de los cuales se habla aquí, que estaban esperando para salir a recoger la cizaña y segar la tierra, ya los habían soltado y enviado a su misión.66 Recordaréis que en la parábola de la cizaña el Señor dijo a sus siervos que no deberían molestar la cizaña, no fuese que al arrancarla también arrancaran el trigo, porque la hoja estaba tierna. Dijo que dejaran crecer lo uno y lo otro hasta que la cosecha estuviese madura. Entonces nos dice que esa siega habrá de venir al fin del mundo.67 Ya desde 1893, el profeta del Señor, el presidente Wilford Woodruff, declaró que los ángeles habían sido enviados para atar la cizaña y preparar la tierra para la quema; y sin embargo, la quema no ha de venir sino hasta que la tierra haya madurado en la iniquidad.68 LOS REBELDES SERÁN DESARRAIGADOS EN LA SEGUNDA VENIDA. Los versículos 22 y 23 del tercer capítulo de los Hechos se refieren a Cristo, y están aún por cumplirse. Dicen lo siguiente: “Porque Moisés dijo a los padres: El Señor vuestro Dios os levantará profeta de entre vuestros hermanos, como a mí; a él oiréis en todas las cosas que os hable; y toda alma que no oiga a aquel profeta, será desarraigada del pueblo.”69 Esto concuerda con la expresión que se halla en la primera sección de Doctrinas y Convenios, de que “vendrá el día en que aquellos que no oyeren la voz del Señor, ni la voz de sus siervos, ni prestaren atención a las palabras de los profetas y apóstoles, serán desarraigados de entre el pueblo”.70 Este profeta de quien Moisés habló es Cristo, y cuando El se digne hablar y dar mandamientos al pueblo, con el poder y la fuerza con que se darán en un tiempo futuro, no solo serán quitados de su lugar los miembros de la Iglesia que se nieguen a escuchar, sino que los juicios de Cristo descenderán sobre las naciones y sobre los impíos que se hallen entre ellas, quienes perecerán; y ese día se aproxima.71 1 D. y C. 64:23, 24; Mal. 3:2; 4:1. 2 D. y C. 77:12. 3 Conference Report, abril de 1935, pág. 98; D. y C. 1:4-16. 4 Conference Report, abril de 1951, pág. 58; D. y C. 110:13-16. 5 José Smith 1:4. 6 2 Ts. 1:7-9; D. y C. 29:17. 7 Improvement Era, tomo 34, pág. 644. 8 Conference Report, abril de 1936, págs. 75, 76. 9 Church News, 4 de mayo de 1935, pág. 8. 10 Church News, 29 de noviembre de 1941, pág. 4; Is. 65:17-25; Mal. 4; D. y C. 101:11-31; 133:63-74. 11 Moisés 8:22-29. 12 2 Ne. 3:9, 10; Moisés 1:25, 26; Abraham 2:8-11; Gn. 15:7-21. 13 1 Ne. 10:7-10; Is. 40:3; Mt. 3:1-10; Mr. 1:2-8; Lc. 3:2-17.
  10. 10. 14 Is. 28:1-8; 29:1-10; 30:1.17; Jer. 2; 4, 5; 6; 7; 8; 9; 15. 15 Mt. 24:14; José Smith 1:31. 16 Mateo 24:31. 17 Ap. 14:6. 18 José Smith 2:29-54. 19 D. y C. 133:17. 20 Church News, 6 de junio de 1931, pág. 8; D. y C. 133:36-52. 21 Mt. 24:14. 22 D. y C. 1:4, 5. 23 Church News, 7 de noviembre de 1931, pág. 6. 24 D. y C. 52:11; 84:96, 97; 109:59. 25 D. y C. 88:73. 26 Church News, 7 de enero de 1933, pág. 5. 27 D. y C. 88:86-95. 28 D. y C. 45:21-30; Ro. 11:25; Lc. 21:24; Inspired Version, Lc. 21:25, 32. 29 Zac. 12:8-14; 13:6; D. y C. 45:47-53. 30 D. y C. 133:35. 31 Zac. 14. 32 D. y C. 133:63-74. 33 Conference Report, abril de 1911, págs. 124-126. 34 2 Ne. 30:7-18; 1 Ne. 10:11-14; 22:11, 12; 2 Ne. 6:10-18; 9:1, 2; 10:5-9; 25:16-18; 3 Ne. 20:29-46; Mormón 5:14. 35 Genealogical and Historical Magazine, tomo 14 págs. 4, 5. 36 Lc. 18:8. 37 Conference Report, octubre de 1916, pág. 68; D. y C. 1:17-21. 38 Church News, 12 de septiembre de 1931, pág. 2; Mal. 3:1; José Smith 2:36. 39 Mal. 3:2-5; José Smith 2:36. 40 D. y C. 101:23-31; Is. 65:17-25. 41 Church News, 19 de septiembre de 1931, pág. 6; Is. 63:3, 4; D. y C. 133:50, 51, 63, 64. 42 D. y C. 13; José Smith 2:68-72. 43 Church News, 12 de septiembre de 1931, pág. 2; D. y C. 110:1-16. 44 Mal. 3:1. 45 D. y C. 36:8. 46 Improvement Era, tomo 39 pág. 208; Mal. 3:1-5; D. y C. 110:1-16. 47 Dn. 7:9-14; 21-27; 12:1-3; D. y C. 27:11; 78:15, 16;107:53-57;116; 117:8, 11; Enseñanzas del Profeta José Smith, págs. 142, 184. 48 D. y C. 87:6. 49 Correspondencia personal. 50 Church News, 6 de febrero de 1932, pág. 8. 51 D. y C. 14; 20:1; 27:6; 39:11; 63:58; 84:2, 117; 86:4; 112:30; 115:4; 132:7. 52 Ef. 1:9, 10; D. y C. 27:12, 13. 53 Millennial Star, tomo 93, pág. 241; Dn. 7:22, 26, 27. 54 D. y C. 52:11; 84:97. 55 Conference Report, octubre de 1919, pág. 146. 56 Conference Report, abril de 1931, pág. 68; Lc. 21:25, 26. 57 Conference Report, abril de 1924, pág. 40. 58 Church News. 2 de agosto de 1941, pág. 2: Mt. 13:24-30. 36-43: D. y C. 86:1-11. 59 Conference Report, abril de 1918, págs. 156, 157. 60 Conference Report, octubre de 1922, pág. 75; D. y C. 121:23-26. 61 Relief Society Magazine, tomo 18 pág. 688. 62 D. y C. 63:54. 63 Conference Report, abril de 1911, pág. 87. 64 D. y C. 38:10-12. 65 Moisés 8:28-30; Gn. 6:11-13. 66 G. Homer Durham, Discourses of Wilford Woodruff, págs. 251, 252. 67 Mt. 13:24-30, 36-43; D. y C. 86:1-11. 68 Church News, 8 de mayo de 1937, pág. 5. 69 José Smith 2:40; 3 Ne. 20:23. 70 D. y C. 1:14. 71 Genealogical and Historical Magazine, tomo 14, pág. 5.
  11. 11. CAPÍTULO 2 LAS SEÑALES DE LOS TIEMPOS CONMOCIÓN Y CALAMIDADES DE LOS ÚLTIMOS DÍAS LOS PROFETAS PREDIJERON LAS CALAMIDADES DE LOS ÚLTIMOS DÍAS. La angustia y la perplejidad, la efusión de sangre y el terror, la ambición egoísta de gobernantes déspotas, como jamás el mundo ha visto previamente, indican todas ellas, que el día grande y terrible del Señor está muy cerca, casi a nuestras puertas. Los profetas nos han amonestado desde el principio del tiempo. Han declarado, por revelación del Señor, que en esta época actual, la confusión, la efusión de sangre, la miseria, plagas, hambres, terremotos y otras calamidades cubrirían la faz de la tierra.1 El Señor habló a sus discípulos de estas escenas pavorosas y dijo que desfallecería el corazón de los hombres por motivo de estas cosas que vendrían sobre la tierra2... Es sumamente evidente por lo que vernos diariamente en los periódicos que estamos viviendo en tiempos peligrosos. La condición actual del mundo no debe, sin embargo, ocasionarnos mucha sorpresa, porque se nos ha informado ampliamente que estos días se aproximan. Unicamente los incrédulos y los que se rebelan contra las enseñanzas de nuestro Señor y sus profetas, son los que no han podido comprender estos acontecimientos trascendentales... ENOC VIO LAS TRIBULACIONES DE LOS ÚLTIMOS DÍAS. Enoc vio nuestros días; de hecho, el Señor le reveló la historia del género humano desde el principio hasta el fin del tiempo. Ansiaba saber cuándo vendría el día en que esta tierra sería purificada de toda la iniquidad que había sobre su faz y pudiera descansar. El Señor le respondió: “Vivo yo, que vendré en los últimos días, en los días de iniquidad y venganza, para cumplir el juramento que te hice concerniente a los hijos de Noé; y llegará el día en que descansará la tierra, pero antes de ese día se obscurecerán los cielos, y un manto de tinieblas cubrirá la tierra; y temblarán los cielos así como la tierra; y habrá grandes tribulaciones entre los hijos de los hombres, mas preservaré a mi pueblo.3 EL MUNDO SE HA CORROMPIDO TANTO COMO EN LA ÉPOCA DE NOÉ. Nuestro Salvador prometió que los días que precedan su segunda venida serán a semejanza de los días de la época del diluvio. Una mirada ligera al capítulo 6 de Génesis revelará las condiciones del mundo en los días de Noé y del diluvio y del motivo de la purificación por agua.4 No se ha de tomar esta comparación en sentido figurado, sino literalmente, tal como es dada. El mundo actual se ha corrompido y está lleno de violencia como lo fue en esa época anterior, porque ahora, tal como entonces, toda carne ha corrompido su camino sobre la tierra. El Señor prometió que nunca jamás volvería a destruir el mundo entero con un diluvio de agua, pero sí prometió purificarlo la segunda vez con la espada, y con fuego. Podemos decir confiadamente que la ira del Señor se ha encendido contra esta generación por motivo de su iniquidad, y la tierra una vez más gime bajo el peso de la iniquidad que se practica sobre la faz de ella. El Omnipotente no ha olvidado su promesa a Enoc, y el día pronto viene cuando la tierra nuevamente será purificada de toda su iniquidad y descansará por mil años.5 EL SEÑOR ENVÍA GUERRAS Y CONGOJAS EN LOS ÚLTIMOS DÍAS. Disgusta mucho a algunas almas que se consideran justas a sus propios ojos, el que alguien hable de estas cosas y diga que el castigo, por medio de guerras, pestilencias, hambres y la turbación de los elementos, va a venir sobre el género humano por el decreto de un Dios justo debido a las transgresiones de sus santas leyes. No obstante, tal es el caso puesto que el Señor lo ha declarado. Su ira está encendida contra las abominaciones y pecados del mundo.6 La evidencia de que el día grande y terrible del Señor está cerca, según lo declararon Malaquías y Moroni7, se ve en las muchas señales de los tiempos. Al discurrir sobre la escena que precedería su segunda venida, el Salvador dijo que habría “guerras y rumores de guerras”, porque “se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares”. Además habría muchas “grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos”. Cuando vemos que las hojas de la higuera están brotando, sabemos que el verano se acerca8. Esta comparación hizo el Señor con las señales de su segunda venida.
  12. 12. LOS DESCUBRIMIENTOS, INVENCIONES, CONOCIMIENTOS, SON SEÑALES DE LOS TIEMPOS. Todos tendrán que admitir que estamos viviendo en una edad sumamente maravillosa, la mayor, en muchos sentidos, que este mundo jamás ha conocido. Hay grandes señales y prodigios en la tierra, como nunca antes fueron dados al hombre. Los grandes descubrimientos, invenciones, la rebosadura de conocimiento, teorías y principios, tanto verdaderos como falsos, mediante los cuales muchos son engañados, son señales y prodigios que nos son dados y a los cuales debemos estar atentos.9 El aeroplano que velozmente sigile su curso por entre los ciclos; la radio que nos trae las voces de hombres de todas partes de la tierra; las grandes empresas de ingeniería y mecánica que traen las muchas comodidades al hombre; la construcción de rascacielos y el dominio sobre la electricidad para hacerla funcionar en sus varias formas; los grandes descubrimientos médicos y la destreza quirúrgica con las otras mil y tantas grandes maravillas, todas se han dado por medio de la voluntad y el poder de Dios. Hay en la tierra dificultades entre los elementos, así como entre el género humano.10 Está desfalleciendo el corazón de los hombres en las naciones. Los terremotos ocurren con suma frecuencia y “en diferentes lugares”. En estas y en otras numerosas maneras vemos que la higuera se está cubriendo de hojas, y hemos recibido la amonestación. Sin embargo, muchos, cuando no la mayoría de los habitantes del mundo, no pueden ver ninguna cosa significativa en todo esto y dicen que las cosas están ocurriendo como han estado sucediendo desde el principio.11 LA CEGUEDAD DEL PUEBLO EN LOS ÚLTIMOS DIAS. Una de las grandes señales es la falta de la fe en Dios, así como el rápido abandono de las enseñanzas fundamentales de las doctrinas cristianas por parte de los habitantes de la tierra, y con ello se cumple la profecía del Señor de que cuando El venga, difícilmente hallará fe en la tierra.12 Una de las señales manifiestas de los últimos días es la ceguedad del pueblo; se nos ha dicho que tendrían ojos y no verían, y oídos mas no oirían, y corazones mas no entenderían. Si en los días de Jesús tal cosa fue cierta respecto de los judíos y de las naciones circunvecinas, hoy lo es dos veces más con respecto a las naciones con las cuales estamos familiarizados.13 Moroni informó a José Smith que todas estas señales y prodigios, con tumulto en la tierra, estaban a punto de venir sobre el mundo, y para impresionar al joven Profeta con el significado de estos acontecimientos, el ángel citó las palabras de los profetas que escribieron de estas cosas hace muchos siglos.14 LAS HUELGAS Y DIFICULTADES LABORALES SON SEÑALES DE LOS TIEMPOS. En la actualidad toda la tierra se halla en el cenagal de la iniquidad. El rencor y el odio han entrado en el corazón de los fuertes, su corazón se desfallece y el temor los ha dominado. Seguramente la palabra del Señor es verdadera: “Y todo el mundo yace en el pecado y gime bajo la obscuridad y la servidumbre del pecado”.15 En nuestra propia bella tierra [E.U.A.], que el Señor declaró haber sido escogida sobre todas las demás tierras, reinan el descontento, la angustia y la congoja. Por muchos meses las huelgas han paralizado industrias. El capital y la mano de obra están en pugna. La propiedad está siendo destruida caprichosa y maliciosamente. Se está empleando la fuerza para lograr propósitos egoístas. Se están proponiendo leyes para ayudar a lograr tales fines. La disconformidad y el odio nacen de tales condiciones. En medio de toda esta conmoción y destrucción, los Santos de los Ultimos Días deberían vivir en paz y seguridad. Esto lo pueden lograr si son honrados consigo mismos, con sus semejantes y con su Dios.16 RESPONSABILIDAD EN CHANTO A LA CRISIS ECONÓMICA MUNDIAL. Uno de los hermanos declaró ayer [hablando en el año 1934] que prácticamente todo el que había hablado hasta ese momento había dicho algo acerca de la crisis económica. Supongo que no será fuera de propósito el que yo también diga algo al respecto. Yo quisiera imputar la culpa de esta crisis a quien corresponde. Le es tan fácil al género humano culpar a otros por sus propios errores, y nos es tan fácil, debido a nuestra naturaleza humana, atribuirnos la honra cuando la cosa efectuada resulta ser algo que complace y beneficia. Sin embargo, jamás queremos asumir la responsabilidad de nuestros errores que no complacen y, por tanto, procuramos colocar esa clase de responsabilidad en algún otro lugar y en otras personas. Cuando los hijos de Israel salieron de Egipto, Moisés los condujo en la manera en que el Señor lo dirigía a él. Murmuraban contra él constantemente cuando se hallaban frente a dificultades, y deseaban regresar a Egipto a sus cargas y tribulación.17
  13. 13. Ahora bien, hermanos y hermanas, echemos sobre nuestros hombros nuestras propias responsabilidades y no intentemos colocarlas en otro lugar. La responsabilidad en cuanto a esta crisis económica es en parte mía, en parte es vuestra. Es culpa del agricultor, del comerciante, del que educa, del hombre de negocios, del profesional, de hecho, de los hombres en toda situación de la vida. Allí es donde descansa la responsabilidad. ¿Y por qué? Por no haber prestado atención a los mandamientos de Dios. Digo que en parte es mía. Es mía al grado que yo haya dejado de obedecer los mandamientos. Es mía hasta donde yo haya dejado de seguir los consejos que se han dado desde este púlpito por muchos años. La culpa es vuestra porque tal vez también vosotros habéis dejado de prestar atención a esos consejos. Es culpa del mundo entero porque se ha negado a escuchar la palabra de Dios, a prestar atención a las amonestaciones que de El han venido, no sólo por medio de los antiguos profetas y apóstoles, sino en las palabras que los profetas modernos han declarado de cuando en cuando. LA CRISIS ECONÓMICA ES UNA DE LAS SEÑALES DE LOS TIEMPOS. El mundo en la actualidad se encuentra lleno de egoísmo, de codicia, del deseo de poseer. Por muchos años liemos estado viviendo extravagantemente. Nuestros antojos se nos han cumplido —no solamente nuestras necesidades, sino nuestros antojos— y es mucho lo que se nos ha antojado. La mayor parte de nosotros hemos podido lograrlos, y ahora llega un tiempo en que nos hallamos algo reducidos, restringidos, sin tener tantos privilegios y nuestros antojos no se nos realizan tan completamente, de manera que empezamos a quejamos. Pero debemos deshacernos de nuestro egoísmo y avaricia, de nuestro deseo de poseer lo que excede las necesidades y bendiciones que son verdaderamente nuestras. Es hora de que los hombres se humillen, se arrepientan y busquen al Señor. Me parece que el tema general de esta conferencia ha sido el de arrepentimiento. Me parece sumamente oportuno. Por años, he estado proclamando el arrepentimiento por todas partes en las estacas de Sión. Creo que hace falta. LA CRISIS ECONÓMICA HA VENIDO PORQUE HEMOS ABANDONADO A DIOS. No me estoy refiriendo a los Santos de los Ultimos Días al decir eso. Doy una aplicación general a estas palabras. El pueblo de esta nación y el pueblo de otras naciones han abandonado al Señor. Hemos violado sus leyes; hemos dejado de prestar atención a sus promesas. No hemos considerado que teníamos la obligación de guardar sus mandamientos, y no se respetan ni las leyes del país, ni las leyes de Dios. El día de reposo se ha convertido en un día para placeres, un día de una conducta bulliciosa, un día en el cual la adoración de Dios ha desaparecido y la adoración de los placeres ha tomado su lugar. Lamento decir que muchos de los Santos de los Ultimos Días son culpables de esto... Debemos arrepentimos.18 LA RAZON POR LA QUE CUBREN LA TIERRA LAS CALAMIDADES DE LOS ÚLTIMOS DÍAS LA REBELIÓN CONTRA DIOS ES UNA DE LAS SEÑALES DE LOS TIEMPOS. En este país, así como en otros países, los hombres se han olvidado de Dios. No lo están adorando con toda su alma, mente y fuerzas, más bien, ni siquiera lo están adorando. Estoy hablando ahora de la categoría general de seres humanos; en lugar de guardar sus mandamientos, los están violando. Más son las personas que no hacen caso de los mandamientos que aquellas que los guardan. Esta rebelión contra Dios —porque eso es lo que es— no se limita a aquellos que no profesan ninguna religión ni aun creer en el Señor Jesucristo, porque la maldad se ha insinuado dentro de los límites de la Iglesia misma; y hay muchos que se hacen llamar Santos de los Ultimos Días que son culpables de estas ofensas. En la oración que se ofreció al comenzar, el hermano Parker Robinson oró para que esta nación, de la cual formamos parte, pudiera salvarse, mediante el arrepentimiento, de los juicios que se han predicho, y que seguirán en caso de que no haya arrepentimiento. Permítaseme leer la palabra del Señor concerniente a esta tierra, cual se encuentra en el segundo capítulo del Libro de Eter: “Y [el Señor] había jurado en su ira al hermano de Jared, que quienes poseyeran esta tierra de promisión deberían servirlo a él, el verdadero y único Dios, desde entonces y para siempre, o serían exterminados cuando cayera sobre ellos la plenitud de su ira. Y así podemos ver los decretos de Dios concernientes a esta tierra: que es tina tierra de promisión; y cualquier nación que la posea servirá a Dios, o será exterminada cuando la plenitud de su ira caiga sobre ella. Y la plenitud de su ira desciende sobre
  14. 14. ella cuando ha madurado en la iniquidad.” Entonces se nos informa que el Dios de esta tierra es Jesucristo.19 LA INIQUIDAD TRAE HUELGAS, GUERRAS, CONGOJAS. Temo por los Estados Unidos y temo por otras naciones. Las dificultades en España, acerca de las cuales hoy leemos, son el resultado de la iniquidad que acumulada desciende con el transcurso de las edades. Los pueblos no son destruidos en su rectitud, sino en su iniquidad, y el Señor ha decretado que los malos destruyan a los malos, y en ese país esto es lo que está sucediendo en la actualidad.20 Cosas parecidas acontecerán en otras tierras; y no se escapará este país, en el cual vivimos, a menos que los hombres se vuelvan de nuevo a la adoración de Dios y acepten a Jesucristo. Lo han rechazado, y se han burlado de sus mandamientos. El Señor dice: “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo os digo?”21 Además, dijo: “Si me amas, me servirás y guardarás todos mis mandamientos.”22 ¿Estamos sirviendo al Señor? ¿Estamos guardando sus mandamientos? ¿O estamos siguiendo el curso de los tiempos así como las maldades de la época? En esta tierra en que vivimos abundan las dificultades. Otras tierras están llenas de dificultades, contiendas y disensión. Las huelgas que están ocurriendo, la conmoción, la congoja, las dificultades que vemos por todos lados, son el resultado de la maldad. No vienen por causa de la justicia. Estas cosas no vienen porque el pueblo está amando al Señor, sino porque lo han abandonado y porque ha llegado el tiempo para la cosecha y la siega de la tierra.23 LA DESOBEDIENCIA TRAE TERREMOTOS Y CATÁSTROFES. Durante estas últimas semanas nos ha llamado la atención un número de condiciones de una naturaleza muy perjudicial que perseveran en la nuestra, así como en otras tierras. En una parte lejana del mundo ha ocurrido un espantoso terremoto, en el cual mi1lares de personas han perdido la vida. En nuestra propia tierra, durante los últimos meses, en la temporada en que la tierra usualmente está cubierta de nieve, en algunos de nuestros estados centrales, la gente se ha visto afligida por tolvaneras. Las hemos experimentado un poco aquí en nuestra propia tierra. Estos torbellinos se han llevado la superficie de la tierra en nubes de polvo para depositarla en otros lugares, y de esta manera se ha ocasionado una destrucción inmensa. Ha causado una conmoción considerable, además de la congoja, y también alguna alarma entre aquellos que han tomado nota particular. Nuestros científicos temen que a menos que algo se haga para proteger la tierra, este país, hoy fértil, finalmente se tornará baldío e improductivo en muchos lugares. Hay razones para que existan estas condiciones desfavorables. Lo que ahora estoy apunto de decir no se considerará como cosa científica, y tal vez lo ridiculizarán aquellos que se consideran ser científicos, pero esto nada me importa. Quiero deciros, mis hermanos y hermanas, que la mano del Señor está en esto. No se debe todo esto a que los hombres han dejado la tierra en condición tal que el viento puede alterar la superficie, sino se debe a que los hombres quebrantan los mandamientos de Dios y se niegan a escuchar su palabra; y estas cosas vienen como cumplimiento de las profecías declaradas por los profetas de la antigüedad y también por los profetas en nuestro propio tiempo... PLAGAS, VIOLENCIA, CRISIS ECONÓMICAS SIGUEN EN POS DE LA DESOBEDIENCIA. No es la voluntad del Señor que desciendan sobre el pueblo desastres, dificultades, calamidades y crisis económicas (como nos hemos acostumbrado a hablar de algunos de nuestros problemas), sino que por motivo de que el hombre mismo quebranta los mandamientos de Dios y se niega a andar en justicia, el Señor permite que todas estas calamidades le sobrevengan. En el principio, el Señor bendijo la tierra por causa del hombre.24 Fue su intención que los hombres, si tan sólo guardaran los mandamientos del Señor, pudieran disfrutar de las cosas buenas de la tierra y vivir en paz y felicidad en el espíritu de rectitud... El Señor ha declarado en nuestra propia época que fue de su agrado dar a los hombres la plenitud de la tierra, y complace al Señor que éstos la utilicen; y derramaría sobre ellos abundantes bendiciones si tan sólo escucharan y fueran obedientes a las leyes que El les ha dado para su orientación.25 Mas los hombres son rebeldes; no están dispuestos a vivir dentro de esa ley y beneficiarse de ese modo; no están dispuestos a recibir las buenas cosas de la tierra que el Señor quisiera darles en abundancia, sino que con su estrechez de mente, su falta de visión, y en su avaricia y egoísmo piensan que saben más de lo que sabe el Señor. De modo que siguen otro curso, y de ello resulta que las bendiciones del Señor se retiran y en su lugar vienen la calamidad, destrucción, plagas y violencia. La culpa la tienen los hombres.26
  15. 15. LA MALA SALUD Y LA AFLICCIÓN VAN EN POS DE LA DESOBEDIENCIA. En ocasiones nos preguntamos por qué padecemos la aflicción. Nos preguntamos por qué no disfrutamos de la mejor salud27. De esto que he leído,28 podemos muy acertadamente deducir que en ocasiones nos sobreviene la aflicción porque nosotros mismos no somos fieles en el cumplimiento del deber ni en guardar los mandamientos del Señor.29 Qué lástima que la gente preste tan poca atención a los consejos sagrados, y en su necedad y amor por las cosas del mundo toman el camino difícil y tienen que recibir el castigo, habiendo una manera de escapar. Al venir estas calamidades, ¿qué derecho tiene el pueblo de Sión de esperar protección? Y si a los justos que haya entre ellos les sea requerido padecer, el pecado quedará a la puerta de los rebeldes que no hayan prestado atención a este consejo.30 EL ALEJAMIENTO DEL ESPÍRITU TRAE CALAMIDADES. Fue una calamidad la que sobrevino al mundo cuando el Señor decretó que iba a negar su Espíritu a los habitantes de la tierra.31 No se estaba refiriendo al Espíritu Santo, porque jamás recibieron el don del Espíritu Santo, sino que se estaba refiriendo a la luz de la verdad, o Espíritu de Cristo, que los guiaría a la verdad si lo escuchaban. Este era el Espíritu que El iba a retirar de ellos por motivo de su iniquidad, y al serles retirado su Espíritu, les sobrevendrían estas calamidades: las pestes, las plagas y todo lo demás que se menciona aquí, incluso el derramamiento de sangre y guerra. JOSÉ SMITH AMONESTA EN CUANTO A CALAMIDADES VENIDERAS. El profeta José Smith instruyó a sus hermanos y les informó de las calamidades que vendrían. Amonestó al mundo con respecto a su iniquidad, y dijo a estos buenos hombres del Consejo de los Doce, que se asociaban con él, que por razón de la iniquidad del mundo y su corrupción, le sobrevendría la destrucción.32 Algunos de estos hermanos dicen que al hablarles de estas cosas él lloró, como lloró nuestro Salvador cuando contempló a Jerusalén.33 El presidente Wilford Woodruff, hablando de este testimonio y de esta amonestación al mundo que el Profeta había visto en la visión de las cosas que iban a venir sobre la tierra, dijo: “Oí al profeta José Smith dar su testimonio de esos acontecimientos que se efectuarían en la tierra”, y después de predecir que éstos se hallaban ahora a nuestras puertas, el presidente Woodruff también dijo: “No podemos cubrir con un velo los acontecimientos que esperan a esta generación. Ningún hombre que es inspirado por el Espíritu y el poder de Dios puede cerrar sus oídos, sus ojos o sus labios a estas cosas”. Creo que ningún derecho tenemos de cerrar nuestros oídos, ni tenemos derecho alguno de estar callados y cerrar los ojos a las amonestaciones que el Señor ha dado y colocado ante nosotros, las cuales se nos manda que declaremos a las naciones de la tierra. Yo escuché al presidente Woodruff, frente a este púlpito, en este mismo lugar donde estoy, dar testimonio, como lo había hecho en otros lugares, en 1833, y hasta el día de su muerte, de que los ángeles que habían estado esperando para salir a segar la tierra, ya habían sido enviados a cumplir esa misión y se hallaban en la tierra. Por tanto, dijo él, podemos esperar ver calamidades, destrucción, plagas y derramamiento de sangre.34 LA MALDAD ESTÁ AUMENTANDO EN EL MUNDO. Permítaseme llamar vuestra atención al hecho de que este mundo no está mejorando. Si se me disculpa la expresión, no hay necesidad de hacernos tontos pensando que este mundo va mejorando. Si así es, las profecías han fracasado.35 El mundo actual está lleno de iniquidad. Esa iniquidad va aumentando. Es verdad que hay muchas personas justas esparcidas por toda la tierra, y nuestro deber es buscarlas y darles el evangelio de Jesucristo y sacarlas de Babilonia. El Señor les ha dicho: “Salid de Babilonia”, que es el mundo.36 Si creéis que el mundo está mejorando, observad y presenciad la vulgaridad y la indecencia casi total que vemos publicadas en algunas revistas ilustradas y tan frecuentemente en la pantalla. Pensad en la corrupción y condiciones degradantes causadas por la indulgencia en cuanto al consumo de licor y tabaco y otros narcóticos drogas. Pensad en la inmoralidad que tanto se ha extendido por todo el país. Nos enteramos de las maldades que existieron en nuestros campos militares por medio de los informes en los diarios, las revistas y de los labios de nuestros propios jóvenes que han vuelto. Ahora se nos está apremiando a que se lleve a efecto la compulsión de nuestra juventud en su tierna edad, sus años más impresionables, a ir a los campos militares, donde ninguna, o sumamente poca protección tendrán contra los vicios que tanto abundan en tales lugares. ¡Quiero deciros, mis hermanos y hermanas, que por mi parte, yo me opongo a ello!37
  16. 16. LAS CONDICIONES MUNDIALES VAN A EMPEORAR. Ocasionalmente escuchamos a alguien declarar que las cosas han llegado a tan mala condición, que no podrían ser peores. Quisiera deciros que pueden ser peores, mucho peores. Si leo las señales de los tiempos, no hemos padecido aún cuanto vamos a padecer, a menos que nos arrepintamos. Por muchas décadas hombres han profetizado desde este púlpito en el nombre del Señor. El presidente Brigham Young, el presidente John Taylor, el presidente Wilford Woodruff y otros de nuestros principales hermanos y presidentes de la Iglesia han alzado la voz de amonestación. Han llamado la atención a estas condiciones actuales. El Señor también ha profetizado acerca de estas cosas, y los antiguos videntes y profetas las han mencionado. Se nos ha amonestado ampliamente. Se nos ha avisado de las calamidades que vienen. Se nos ha enseñado cómo podemos evitarlas, cómo podríamos ser protegidos si tan sólo escuchásemos los consejos que vienen a nosotros y prestásemos atención al testimonio de verdad. Si no lo hacemos, no podernos escapar. No penséis que hemos llegado a una condición en que las cosas no pueden empeorar, pues a menos que haya arrepentimiento, serán peores. Así que proclamo el arrepentimiento a este pueblo, a los Santos de los Ultimos Días, a los habitantes de esta nación y a las naciones de la tierra en todas partes.38 LA MANERA DE ESCAPAR DE LAS CALAMIDADES CÓMO PUEDE SIÓN LIBRARSE DEL AZOTE DEL SEÑOR. “Sin embargo, Sión escapará si procura hacer todo lo que le he mandado. Mas si no procura hacer lo que le he mandado, la visitaré según todas sus obras, con penosa aflicción, con pestilencia, con plagas, con la espada, con venganza y fuego devorador. Sin embargo, léasele a sus oídos esta sola vez, que yo, el Señor, he aceptado su ofrenda; y si no peca más, ninguna de estas cosas le sobrevendrá.”39 Esta manera de escapar, que nos asegura la protección del Señor, es muy sencilla. Desafortunadamente, muchos de los pueblos de Sión se han negado a aprovechar esta promesa.40 Al observar las condiciones entre el pueblo, no puedo ver cómo vamos a escapar cuando desciendan sobre las naciones los juicios que se prometen en esta revelación y en otras que no tengo tiempo de leer. Por motivo de nuestra desobediencia y nuestra falta de cumplimiento de los mandamientos del Señor, tal vez a los justos, como en épocas pasadas, les sea requerido padecer con los injustos que haya entre nosotros.41 ¿ESTÁN LOS MIEMBROS GUARDANDO LOS MANDAMIENTOS? Así que me regocijé en que se alzara la voz de amonestación. ¿Estamos santificando el día de reposo, como Santos de los Ultimos Días, cuando están llenos los cines cada domingo en la tarde y en la noche, y esto en las comunidades de los Santos de los Ultimos Días?; ¿cuando a los centros de diversión acuden multitudes el día de reposo?; ¿cuando tornamos nuestra atención a los gustos dominicales más bien que a la adoración de Dios? ¿Tenemos derecho a sus bendiciones, y merecernos que los ángeles de destrucción pasen de nosotros, según la promesa que aquí se da,42 si es que guardamos los mandamientos de Dios? ¿Estamos haciéndolo? ¿Somos culpables de buscar faltas en aquellos que nos presiden? ¿Estamos dispuestos a escuchar los consejos que ellos nos dan, y a recibir la voz de Dios cual viene por conducto de aquel que lo representa como su vocero sobre la faz de la tierra? ¿Cuántos de nosotros estamos dispuestos a hacer esto? Esta mañana nos pusimos de pie y cantamos “Te damos, Señor, nuestras gracias, que mandas de nuevo venir profetas”, y sin embargo, hay entre nosotros algunos que lo critican, que le hallan faltas. Cuando él habla por el poder de la inspiración de Dios Omnipotente, estarnos prestos para condenarlo, como lo hemos hecho en ocasiones pasadas. ¿Pensáis vosotros que en estas condiciones estamos preparados para librarnos de estos castigos que aquí se enumeran en esta revelación, dada el día 2 de agosto del año 1833, un mes después que nuestros hermanos habían sido echados de sus casas por haber violado los mandamientos que solemnemente habían prometido obedecer? SE REQUIERE EL ARREPENTIMIENTO PARA ESCAPAR DE LAS CALAMIDADES. Quiero alzar la voz de amonestación, y lo estoy haciendo entre las estacas de Sión, como ya sabéis. Quiero proclamar el arrepentimiento. ¿Nos estamos conservando limpios y puros y sin mancha de los pecados del mundo? ¿Y tenemos derecho de recibir las bendiciones?
  17. 17. Quiero deciros que los juicios se han enviado, y se están enviando: todas estas huelgas que están ocurriendo, esta conmoción, esta inquietud, este descontento, este deseo por parte del pueblo de derrocar los gobiernos; y esto tiene que venir, pues ¿no ha dicho el Señor que destruirá a todas las naciones? ¿No se ha escrito así en estas revelaciones?.43 Y así acontecerá. Los ángeles de destrucción han salido a su misión... Los juicios del Omnipotente se están derramando, y continuarán, porque el Profeta de Dios lo ha dicho. Nosotros no nos libraremos, a menos que nos arrepintamos, nos volvamos al Señor, honremos nuestro sacerdocio y nuestra condición de miembros en esta Iglesia, y seamos leales y fieles a nuestros convenios.44 LOS MIEMBROS PUEDEN LIBRARSE DE LAS PLAGAS MEDIANTE LA OBEDIENCIA. Ahora bien, mis hermanos y hermanas; en esta época de paz —y no sé cuánto durará— en este día de prosperidad, seamos humildes y recordemos al Señor, guardemos sus mandamientos y consideremos que los peligros frente a nosotros son mucho mayores de lo que son en los días de prueba y tribulación. No penséis ni por un momento que los días de prueba han pasado; no es así. Si guardamos los mandamientos del Señor prosperaremos, seremos bendecidos; las plagas, las calamidades que se han prometido serán derramadas sobre los pueblos de la tierra, y nosotros nos libraremos de ellas, sí, pasarán de nosotros. Mas recordad que el Señor dice que si dejamos de obedecer su palabra, si andamos en los caminos del mundo, no pasarán de nosotros, sino que seremos visitados con inundaciones y con fuego, con la espada y con plagas y destrucción. Podemos librarnos de estas cosas mediante la fidelidad. El Israel de días antiguos pudo haberse librado mediante la fidelidad, mas se negó a guardar los mandamientos del Señor y no se salvó.45 Por tanto os suplico: Pagad vuestros diezmos,46 observad la Palabra de Sabiduría,47 orad al Señor, honradlo en todas las cosas guardando sus mandamientos, a fin de que sus bendiciones sean derramadas y nosotros podamos recibirlas en abiindancia,48 y con humildad andemos delante del El y tengamos derecho no sólo a las bendiciones que vengan a nosotros en esta vida terrenal, sino a las bendiciones de vida eterna, el mayor de los dones de Dios.49 LOS MIEMBROS PUEDEN LIBRARSE DE LOS CASTIGOS SI SON JUSTOS. Tenemos la manera de escapar mediante la obediencia al evangelio de Jesucristo. ¿Lograremos escapar? Cuando veo, aun entre los Santos de los Ultimos Días, la violación de las leyes del Señor, yo temo y tiemblo. He estado proclamando el arrepentimiento entre las estacas de Sión durante treinta años, exhortando al pueblo a que se vuelva al Señor, guarde sus mandamientos, observe el día de reposo, pague sus diezmos honradamente, haga todo lo que el Señor le ha mandado hacer, y viva de acuerdo con toda palabra que sale de la boca de Dios. Haciendo esto nos libraremos de las calamidades. Voy a repetir lo que he dicho previamente, a causa de lo cual se me ha criticado severamente en ciertos sectores, que aún en este país [los Estados Unidos de Norteamérica] no tenemos base alguna mediante la cual podamos escapar, ningún fundamento seguro en que podamos basarnos, y por medio del cual podamos librarnos de las calamidades y destrucción de las plagas y las pestilencias, y aun del fuego devorador por la espada y la guerra, a menos que nos arrepintamos, y guardemos los mandamientos del Señor, porque así está escrito en estas revelaciones. De manera que proclamo el arrepentimiento a los Santos de los Ultimos Días, y proclamo el arrepentimiento al pueblo de los Estados Unidos, así como a los pueblos de toda la tierra.50 CÓMO MEJORAR LAS CONDICIONES DEL MUNDO. El Señor tiene por objeto que los hombres sean felices; tal es su propósito. Mas los hombres se niegan a ser felices, y ellos mismos se hacen miserables porque creen que sus caminos son mejores que los de Dios, por motivo del egoísmo, la avaricia y la maldad que hay en sus corazones; y eso es lo que nos está pasando hoy. Los jefes de nuestras naciones están luchando y tratando de hacer algo para mejorar las condiciones. Yo puedo deciros en pocas palabras precisamente cómo se puede lograr, y no va a realizarce por medio de legislación; no se va a llevar a efecto regalando dinero al pueblo. El socorro temporal no va a mejorar la situación, porque todavía estaremos combatiendo, luchando y contendiendo con el crimen, con la enfermedad, con las plagas, con la pestilencia, y con los torbellinos, con las tolvaneras, con los terremotos y todo lo demás que va a venir sobre la faz de la tierra, de acuerdo con las palabras de los profetas; y todo esto porque los hombres no quieren hacer caso de la voz de amonestación.
  18. 18. Cuando dejemos de amar el dinero y desechemos de nuestro corazón el amor por el oro, la avaricia y el egoísmo, y aprendamos a amar al Señor, nuestro Dios, con todo nuestro corazón, y a nuestro prójimo como a nosotros mismos, y nos postremos de rodillas y aprendamos a orar y a arrepentimos de nuestros pecados, tendremos prosperidad, tendremos paz, tendremos contentamiento. Mas el pueblo no quiere arrepentirse, pese a la amonestación que se haga, pese a lo mucho que se les llame la atención en estas cosas; el pueblo no quiere arrepentirse porque su corazón está puesto en la maldad, y la destrucción los espera.51 LAS CONDICIONES DEL MUNDO COMPRUEBAN LA APOSTASÍA DEL MUNDO CRISTIANO. Lamento mucho que la mayor porción de la tierra esté llena de congojas en esta época; que las grandes naciones en el extranjero estén en guerra y en un conflicto tan mortal [1916]. No obstante, comprendo que son juicios que han sobrevenido a estas naciones, las cuales se han apartado del evangelio del Señor y no se han arrepentido de sus pecados, y no quieren escuchar el mensaje de los élderes de Israel. Los profetas han predicho estos juicios que ahora se están derramando sobre las naciones, y vienen por motivo de las iniquidades que existen sobre la tierra. Sí la gente fuese de un solo pensamiento, si fuese una de corazón, si estuviese viviendo de acuerdo con el evangelio de nuestro Señor, como El nos ha instruido que lo hagamos, no habría posibilidad de que tales condiciones prevalecieran. El Señor ha declarado que a menos que seamos uno, no somos suyos,52 y donde su evangelio ha surtido su influencia en el pueblo no puede haber tales sentimientos rencorosos, contención y derramamiento de sangre, cual los hallamos sobre la mayor parte de la tierra en la actualidad. La condición presente del mundo es evidencia incontrovertible de que el poder y la pureza del evangelio no se encuentran en sus iglesias, y que no están en hermandad con el Señor.53 LA RAZÓN POR LA QUE LOS JUSTOS MUEREN EN LA GUERRA. ¿Por qué tienen que padecer los justos, y por qué se lleva el Señor a algunos de nuestros buenos jóvenes cuando El envía sus juicios sobre la gente? El Señor dice que El derrama sus bendiciones sobre los justos y los injustos.54 Ha dicho también que es menester que vengan las ofensas, pero ¡ay de aquellos por quienes vengan!.55 En todas las edades algunos de los justos han tenido que padecer por causa de los hechos de los injustos, pero recibirán su recompensa.56 Muchos de los que son llevados en estos días de guerra son llamados porque los necesitan para la obra en el mundo de los espíritus. No se les debe condenar porque son llevados cuando se están derramando los juicios, porque no se les puede imputar ninguna condenación. Evidentemente hacen falta en otra parte.57 1 D. y C. 1; 2, 29; 43, 45; 58:4-12; 63:32-37, 49-54; 64:23-25; 86; 87; 88:86-116; 97:15-28; 101:22-38; 110; 112:23-26; 133; Mt. 24; Mr. 13; Lc. 21; 1 Ts. 4:13-18; 5:1-10; 2 Ts. 1:7-12; 2:1-12; 2 P. 3:1-14; Jud. 1:14-19; Ap. 7; 8; 9; 10; 11; 17; 18; 19; Is. 63; 64; 65; 66; Ez. 37; 38; 39; Dn. 11; 12; Jl. 1; 2; 3; Sof. 1; 2: 3; Hag. 2; Zac. 12; 13; 14; Mal. 3; 4; Moisés 7:60-67; José Smith 1. 2 Lc. 21.25, 26. 3 Moisés 7:60, 61. 4 Moisés 7:8. 5 Moisés 7:28-67. 6 Church News, 2 de agosto de 1941, pág. 1; D. y C. 43:17-35; 63:32-35; 88:86-94. 7 Mal. 4:5, 6; José Smith 2:36-39; D. y C. 2; 110:13-16. 8 Mt. 24:6, 7, 24, 32, 33. 9 Dn. 12:4; 2 Ts. 2:7-12; 2 Ti. 2:16; 3:1-7. 10 D. y C. 43:22-26; 88:88-91. 11 2 P. 3:3-14. 12 Church News, 26 de septiembre de 1931, pág. 7; Lc. 18:1-8. 13 Genealogical and Historical Magazine, tomo 31, pág. 71; Is. 6:9-12; Jn. 12:37-41. 14 Church News, 26 de septiembre de 1931, pág. 7; José Smith 2:35-50. 15 D. y C. 84:49-53. 16 Improvement Era, tomo 40, pág. 377. 17 Ex. 16; 17; Nm. 11:31-35. 18 Conference Report, octubre de 1932, págs. 88, 89. 19 Eter. 2:8-12. 20 D. y C. 63:33. 21 Lc. 6:46. 22 D. y C. 42:29. 23 Church News, 8 de mayo de 1937, pág. 5. 24 Moisés 2:11, 12; Gn. 1:11, 12. 25 D. y C. 59:5-20. 26 Church News, 4 de mayo de 1935, pág. 3. 27 D. y C. 89:18-21; Ex. 16:26; Dt. 7:12-15; 28:58-63. 28 D. y C. 93:40-43.
  19. 19. 29 Relief Society Magazine, tomo 18, pág. 683. 30 Church News, 2 de agosto de 1941, pág. 2. 31 D. y C. 63:32, 33. 32 Enseñanzas del Profeta José Smith, págs. 49-52, 100, 187-193, 307, 308. 33 Lc. 19:41-44. 34 G. Homer Durham, Discourses of Wilford Woodruff, págs. 229-231. 35 D. y C. 38:11, 12; 2 Ne. 28:15-23. 36 D. y C. 133:5; Ap. 18:4; Is. 48:20. 37 Conference Report, abril de 1946, págs. 155-158. 38 Conference Report, octubre de 1932, págs. 90-92. 39 D. y C. 97:25-27. 40 Millennial Star, tomo 103, págs. 612-622. 41 Enseñanzas del Profeta José Smith, págs. 193-194. 42 D. y C. 86:5-7. 43 D. y C. 87:6. 44 Conference Report, abril de 1937, págs. 60-62. 45 Dt. 28; 29; 30. 46 Mal. 3:7-12. 47 D. y C. 59:7-24. 48 D. y C. 89:18-21. 49 Conference Report, abril de 1929, pág. 56. 50 Conference Report, octubre de 1940, pág. 117. 51 Church News, 4 de mayo de 1935, pág. 6. 52 D. y C. 38:27. 53 Conference Report, octubre de 1916, pág. 68. 54 Mt. 5:45. 55 Mt. 18:7; Lc. 17:1. 56 Dn. 11:35. 57 Correspondencia personal.
  20. 20. CAPÍTULO 3 GUERRAS Y LA SEGUNDA VENIDA CRISTO DECRETÓ GUERRAS PARA LOS ÚLTIMOS DÍAS GUERRA Y DESOLACIÓN PRECEDERÁN LA SEGUNDA VENIDA. En la gran revelación sobre la guerra, el Señor nos ha dicho que, empezando por la rebelión de la Carolina del Sur, vendrían grandes destrucciones y continuarían siendo derramadas sobre la tierra hasta que llegara el tiempo en que los decretos de Dios quedaran enteramente consumados, terminados, y El llevara a efecto la destrucción de todas las naciones.1 Yo espero ver que eso se cumpla, y que Cristo venga a reinar; su reino quedará establecido sobre la tierra así como en los cielos, tal como El nos enseñó que oremos: “Padre nuestro que estás en los ciclos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.”2 Ruego por que venga ese tiempo. Suplico a los Santos de los Ultimos Días que se sostengan firmes y fieles en el cumplimiento de todo deber, guardando los mandamientos del Señor, honrando el sacerdocio, a fin de que estemos allí cuando el Señor venga —bien sea que estemos vivos o muertos, no importa— para ser partícipes de esta gloria. Recordad que cuando venga ese tiempo, esta tierra va a ser purificada de toda su iniquidad y los inicuos serán como rastrojo y dejarán de existir.3 EL SEÑOR DESTRUYÓ A LOS INICUOS EN EL DILUVIO. Dios dijo a Noé: “Ha llegado para mí el fin de toda carne, porque la tierra está llena de violencia; y he aquí, destruiré a toda carne de sobre la tierra.”4 Debe tenerse presente que el Señor dijo que El lo haría. De modo que el Señor mandó a Noé que construyera un arca, en la cual él habría de llevar a su familia y a los animales de la tierra a fin de preservar su descendencia después del diluvio, y toda carne que no entró en el arca pereció de acuerdo con el decreto del Señor. Desde luego, los sabios y los grandes entre los hijos de los hombres no creen esta historia en ningún grado mayor de lo que se creyó la historia de Noé en aquella época. EL SEÑOR DESHIZO A LOS HABITANTES DE SODOMA Y GOMORRA. Después de este nuevo comienzo, los hombres otra vez se tornaron carnales, sensuales y diabólicos sobre la tierra, y una vez más se hizo necesario imponer un castigo drástico a algunos de los habitantes de la tierra, de acuerdo con el decreto del Señor. En la época de Abraham existían dos ciudades conocidas como Sodoma y Gomorra, en las cuales la iniquidad no tenía limites, y el Señor dijo a Abraham que El iba a destruir esas ciudades. Abraham le rogó al Señor que los perdonara, cosa que el Señor prometió hacer si en ellas se pudiera encontrar tan sólo a diez almas justas. Ya que esto no se pudo lograr, “Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos”, y fueron destruidas estas ciudades con todos sus habitantes.5 Y también aquí el Señor dijo que El lo hizo. Mas los que se consideran justos a sus propios ojos y los sabios de esta época actual dicen que no es un relato verídico, porque un Dios misericordioso no haría tal cosa aun cuando el pueblo fuese impío. EL SEÑOR MANDÓ A ISRAEL QUE DESTRUYERA A LOS AMORREOS. Más o menos por aquella época el Señor prometió dar a Abraham, por herencia perpetua, toda esa tierra donde estaban situadas Sodoma y Gomorra y toda la tierra “desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates”, mas le fue dicho a Abraham que su posteridad no podría poseer la tierra por cuatrocientos años, porque “aún no ha llegado a su colmo la maldad del amorreo hasta aquí”.6 Cuando se cumplió el tiempo, y llegó a 511 colino la maldad de los amorreos, el Señor mandó a Israel que tomara sus ejércitos y limpiara la tierra de esa iniquidad, y que tomara posesión de la herencia que se había prometido a su padre Abraham.7 ISRAEL Y JUDÁ FUERON MALDECIDOS POR SU INIQUIDAD. Así que, al transcurrir las edades descubrimos, si es que estamos dispuestos a creer lo que se halla en las Escrituras, que fue necesario derramar juicios y destrucciones sobre los inicuos porque no quisieron arrepentirse. Aun los reinos de Israel y Judá fueron destruidos y el pueblo fue esparcido por motivo de la ira del Señor que se
  21. 21. había encendido en contra de ellos a causa de sus transgresiones.8 Por lo menos, tal fue el caso, si es que estamos dispuestos a creer la palabra del Señor dada por medio de sus profetas. LOS JAREDITAS FUERON DESTRUIDOS POR RECHAZAR A CRISTO. No sólo se impartieron estos castigos a los habitantes del Viejo Mundo, así llamado, sino que las destrucciones descendieron sobre los habitantes de este mundo occidental por la misma causa. Por medio de sus profetas se les recordó constantemente que esta tierra es “una tierra escogida sobre todas las demás, la cual Dios el Señor había preservado para un pueblo justo”; y El, el Señor, “había jurado en su ira al hermano de Jared, que quienes poseyeran esta tierra de promisión deberían servirlo a él, el verdadero y único Dios, desde entonces y para siempre, o serían exterminados cuando cayera sobre ellos la plenitud de su ira”.9 Cuando este pueblo se negó a adorar al Dios verdadero y viviente, su ira descendió sobre ellos —si estamos dispuestos a creer la historia— y fueron exterminados.10 EL SEÑOR DESTRUYÓ A LOS NEFITAS Y A LOS LAMANITAS POR SU INIQUIDAD. Luego llegó otro pueblo para poseer la tierra bajo todas las bendiciones de protección y orientación del Señor. A este segundo grupo de habitantes se hicieron estas mismas promesas y amonestaciones, y los profetas que entre ellos fueron levantados les advirtieron constantemente acerca de estas promesas que el Señor había declarado. 11 Mas este pueblo también cayó de la gracia, y la ira del Omnipotente descendió sobre ellos. Tan inicuos se habían vuelto en la época de la crucifixión de nuestro Señor, que le fue menester destruir muchas de sus ciudades por medio de terremotos, inundaciones, fuego y otras formas de destrucción. Sí, es verdad; el mismo manso y humilde nazareno que vino al mundo y se ofreció como sacrificio por el pecado, por motivo del gran amor que su Padre y El tenían por la familia humana —El, que es “infinito y eterno, de eternidad en eternidad el mismo Dios inmutable”, 12 que ama a los niños pequeños y permitió que se acercaran a El— se vio bajo la necesidad de imponer castigos a los habitantes de esta tierra escogida, y en una manera sumamente drástica. Reparad en sus palabras que declaró después de su resurrección: “¡Ay, ay, ay de este pueblo! ¡Ay de los habitantes de toda la tierra, a menos que se arrepientan; porque el diablo se ríe y sus ángeles se regocijan, a causa de la muerte de los bellos hijos e hijas de mi pueblo; y es por motivo de sus iniquidades y abominaciones que han caído! He aquí, he quemado con fuego la gran ciudad de Zarahemla, y los habitantes de ella. Y he aquí, be hecho que esa gran ciudad de Moroni se hunda en las profundidades del mar, y que se ahoguen sus habitantes. Y he aquí, he cubierto de tierra esa gran ciudad de Moroniah, y los habitantes de ella, para ocultar sus iniquidades y sus abominaciones de ante mi faz, para que la sangre de los profetas y de los santos no ascienda más hasta mí en contra de ellos”. 13 El Señor también envió destrucciones sobre las ciudades de Gilgal, Oníab, Mocum, Jerusalén, Gadiandi, Gadiomna, Gimgimno, Jacobugat, Lamán, Josli, Gad, Kishkumen y otras. 14 LA DESTRUCCIÓN ESPERA A LOS INICUOS DE NUESTRA ÉPOCA. Mas el modernista que se considera justo a sus propios ojos dice que tales cosas no pudieron suceder porque Dios “es un Dios de amor”, y el Salvador es “un hombre de paz”; ¡y el Dios que yo adoro no “decreta la muerte de agricultores, obreros en las fábricas”, ni de “mujeres y niños, no importa quién haya pecado!” Nosotros que vivimos en la época presente debemos prestar atención y beneficiamos mediante las experiencias de aquellos que nos han antecedido, y no caer en sus graves errores. Debemos recordar que se nos han dado las mismas amonestaciones, a nosotros así como “a todos los habitantes de la tierra”, que la destrucción espera a los de esta época a menos que se refrenen de la iniquidad y las abominaciones. No olvidemos que el Señor dijo que sería en estos días, como fue en los días de Noé. 15 También debemos recordar que El todavía es un “Dios de ira” así como un “Dios de amor”, y que El ha prometido derramar su ira sobre los impíos y “vengarse de los inicuos” que no se arrepientan. Los profetas de la antigüedad no fueron los únicos que predijeron que tal sería el caso en estos postreros días, sino que el Señor lo ha hablado en nuestra propia dispensación. 16 LOS INICUOS MATARÁN A LOS INICUOS HASTA QUE EL SEÑOR VENGA. El Señor dice que El ha decretado guerras.17 ¿Por qué? Por motivo del odio que existe en el corazón de los hombres, por motivo de la iniquidad que hay en el corazón de los hombres, porque no quieren arrepentirse. He aquí otro pasaje: “Y acontecerá que a causa de la iniquidad del mundo, me vengaré de los malvados, por
  22. 22. cuanto no se arrepienten; porque la copa de mi indignación está llena; pues he aquí, mi sangre no los limpiará, si no me escuchan”. 18 Estas cosas las declaró el Señor por medio de su Profeta en amonestaciones que han llegado al pueblo de esta nación y de otras tierras. El Señor dice que los inicuos no se arrepienten, y por motivo de que no se arrepienten El ha decretado guerras que vendrán sobre ellos y los inicuos matarán a los inicuos,19 y así será purificada la tierra hasta que, como leemos en el capítulo 24 de Isaías, disminuyan los hombres. Yo sé que lo que estoy diciendo no agrada a ciertas personas, y que seré criticado por ello, pero eso no me importa; es la palabra del Señor, y quiero amonestar a los Santos de los Ultimos Días. Voy a leer otro pasaje de las Escrituras: “Porque he aquí, la venganza vendrá de repente sobre los impíos, como el torbellino; y ¿quién podrá escapar de ella? El azote del Señor pasará de noche y de día, y su rumor afligirá a todo pueblo; sí, y no cesará hasta que venga el Señor”.20 NO HABRÁ PAZ SOBRE LA TIERRA HASTA QUE CRISTO VENGA. hace un momento leí de otra revelación en la que el Señor dijo que llegaría el tiempo en que la paz sería quitada de la tierra,21 y yo os declaro que ha sido quitada de la tierra; y ahora digo —no, no soy yo quien lo dice, el Señor es quien lo dice— “no volverá hasta que venga el Señor”. Proclamen, pues, la paz; busquen la paz; no la hallarán hasta que venga Cristo, que es el Príncipe de Paz, para tomar su lugar que legalmente le corresponde como Rey de reyes para gobernar y reinar sobre la faz de la tierra. No habrá paz en esta tierra ni en ninguna otra tierra, sino habrá plagas, tribulaciones y sufrimientos desde esta hora en adelante hasta que venga Cristo. La única manera de escapar es por medio del arrepentimiento por parte de los del pueblo, y éstos no quieren arrepentirse. ¿SE LIBRARÁN LOS MIEMBROS DE LOS PELIGROS DE LOS ÚLTIMOS DIAS? ¿Y qué de los Santos de los Ultimos Días? En un pasaje que he leído, dice que los santos apenas escaparán.22 Pues yo no creo que van a escapar. Os diré por qué: “Porque se ha encendido la indignación del Señor en contra de sus abominaciones y todas sus obras inicuas.” (Es decir, los pueblos de la tierra.) “Sin embargo, Sión escapará si procura hacer todo lo que le he mandado. Mas si no procura hacer lo que le he mandado, la visitaré según todas sus obras, con penosa aflicción, con pestilencia, con plagas, con la espada, con venganza y fuego devorador. Sin embargo, léasele a sus oídos esta sola vez, que yo, el Señor, he aceptado su ofrenda; y si no peca más, ninguna de estas cosas le sobrevendrá.”23 Esto se dijo hace más de 120 años, en 1833. El Señor prometió a los Santos de los Ultimos Días que si guardaban sus mandamientos, ellos se librarían. Cuando estas destrucciones vinieran repentinamente como un torbellino, cuando todas estas pruebas y sufrimientos descendieran sobre los pueblos de la tierra, los Santos de los Ultimos Días podrían escapar si guardaban sus mandamientos. DEBEN ARREPENTIRSE LOS SANTOS PARA ESCAPAR DE LAS PLAGAS. No estamos guardando sus mandamientos. Algunos de los Santos de los Ultimos Días lo están haciendo hasta donde su habilidad se lo permite, pero muchos de ellos no lo están haciendo. Somos violadores de convenios, violamos el día de reposo y no lo santificamos; no conservamos limpios nuestros cuerpos; no creo que oremos, es decir gran parte de nosotros. En lo que concierne al día de ayuno, lo hemos olvidado. No somos ni la mitad de lo bueno que creemos que somos. Necesitamos el arrepentimiento, y necesitamos que se nos diga que nos arrepintamos. Es necesario que se nos llame la atención a estas condiciones a fin de que nos arrepintamos y nos volvamos al Señor con íntegro propósito de corazón, no sea que estas destrucciones nos sobrevengan. No pagamos nuestros diezmos: algunos de nosotros pagamos diezmos, que es la décima parte de lo que recibimos, y algunos de nosotros hacemos un donativo y lo llamamos diezmo; algunos de nosotros no pagamos nada.24 LA DESTRUCCIÓN DE LOS INICUOS ES UN ACTO DE MISERICORDIA. Algunas personas creen que Dios no es la clase de persona que se vengaría de la gente, porque El es un Dios misericordioso. El hecho es que se venga de los inicuos porque es misericordioso. Es misericordioso con ellos al removerlos y muestra consideración a todos los otros que guardan sus mandamientos. Fue precisamente por esta razón que destruyó a Sodoma y Gomorra, y depuró a Palestina cuando Israel entró en esa tierra, y destruyó tantas ciudades nefitas al tiempo de su crucifixión. Fue el manso y humilde Nazareno el que hizo todas estas cosas, porque en su misericordia y justicia tuvo que purificar la tierra para el beneficio de los pecadores así como de los justos que permanecieron.25
  23. 23. LAS GUERRAS QUE ACOMPAÑARÁN LA SEGUNDA VENIDA LAS BATALLAS DE ARMAGEDÓN Y GOG Y MAGOG. Antes de la venida de Cristo se efectuará la gran guerra, a veces llamada Armagedón,26 según lo declara Ezequiel, capítulos 38 y 39. Después del Milenio se efectuará otra guerra de Gog y Magog.27 NO SE HA REVELADO EL “TIEMPO” DE LA GUERRA FINAL. Durante los últimos dos años, constantemente ha surgido y se ha discutido esta pregunta en las clases de sacerdocio, en las Escuelas Dominicales y en conversaciones privadas: “¿Es esta gran guerra (la Segunda Guerra Mundial) que ha cubierto con su inicua sombra gran parte del mundo, y que amenaza englobar al resto del género humano, la grande y última guerra que precederá la segunda venida de nuestro Señor, según lo anunciaron los profetas?” Podemos contestar esta pregunta diciendo que verdaderamente esperamos que así sea; mas el Señor informó muy definitivamente a sus discípulos que ni aun los ángeles del cielo sabían el día ni la hora en que El se habría de aparecer, salvo su Padre únicamente. 28 Por tanto, a menos que el Señor se digne revelarnos la información, no sabemos cuándo o dónde terminará este gran conflicto. Esperemos y oremos por que sea la última lucha antes que se envíen paz y justicia desde los cielos y venga Cristo a tomar su lugar legítimo como Rey de reyes sobre la tierra. 29 LA GUERRA FINAL DESTRUIRÁ “POR COMPLETO A TODAS LAS NACIONES”. En lo referente a las guerras (Segunda Guerra Mundial) que hoy azotan furiosas la tierra, estoy seguro de que los profetas han hablado de ellas. El Señor le dijo a José Smith que la guerra entre los estados, comenzando por la rebelión de Carolina del Sur era el principio del fin. En esa ocasión la paz fue quitada de la tierra, y se predijo que empezando por ese lugar, la guerra finalmente sería derramada sobre todas las naciones, resultando en miseria, muerte, lamentos, hambre, plagas, terremotos, intensos relámpagos, etc., causando que se haga “sentir a los habitantes de la tierra la ira, la indignación y la mano castigadora de un Dios Omnipotente, hasta que la consumación decretada haya destruido por completo a todas las naciones”.30 Parece que esto está cumpliéndose. CON EL SITIO DE JERUSALÉN TERMINARÁ LA GUERRA FINAL. Ezequiel nos ha dado en los capítulos 38 y 39 muchos detalles relacionados con la gran batalla que precederá la venida del Hijo del Hombre a reinar. También Joel y Daniel profetizaron de estos magnos acontecimientos, los cuales ahora mismo tal vez vayan en camino a un cumplimiento completo.31 Una cosa que estos profetas nos dan a entender en forma definitiva es que el último gran conflicto antes que venga Cristo concluirá durante el sitio de Jerusalén. Así lo anunciaron Ezequiel y Daniel y el Señor declaró a Joel: “Porque he aquí que en aquellos días, y en aquel tiempo en que haré volver la cautividad de Judá y de Jerusalén [es decir, el regreso de la cautividad], reuniré a todas las naciones, y las haré descender al valle de Josafat, y allí entraré en juicio con ellas a causa de mi pueblo, y de Israel mi heredad, a quien ellas esparcieron entre las naciones, y repartieron mi tierra”. 32 Joel profetizó que en esa época el Señor juzgará a los paganos: “Echad la hoz, porque la mies está ya madura. Venid, descended, porque el lagar está lleno, rebosan las cubas; porque mucha es la maldad de ellos. Muchos pueblos en el valle de la decisión; porque cercano está el día de Jehová en el valle de la decisión”.33 De modo que se nos da a entender que cuando los ejércitos se reúnan en Palestina, será la ocasión en que el Señor venga en juicio, y tome la trascendental decisión que confundirá a los enemigos de su pueblo y establecerá a éste en su antigua tierra para siempre. CRISTO VENDRÁ EN MEDIO DE LA BATALLA FINAL. Zacarías es otro de los profetas que ha hablado claramente acerca de estos grandes acontecimientos. Según lo que él predijo, las naciones se congregarán y le pondrán sitio a Jerusalén. Parte de la ciudad caerá con espantosas consecuencias para sus habitantes, y entonces vendrá un fuerte terremoto, el monte de los Olivos se partirá en dos y el pueblo perseguido huirá a este valle en busca de seguridad. En esa época particular el Salvador vendrá corno su libertador y les mostrará sus manos y sus pies. Lo mirarán y le preguntarán dónde recibió las heridas, y El les dirá que las recibió en casa de sus amigos, que El es Jesucristo su Redentor. Entonces caerán al suelo y
  24. 24. llorarán, cada familia aparte, porque sus antepasados persiguieron a su Rey y los hijos siguieron los pasos de sus padres. EN AQUEL TIEMPO VENDRÁ LA REDENCIÓN DE LOS JUDÍOS. Jerusalén entonces será reconstruida y se cumplirán las promesas de que llegará a ser una ciudad santa. El castigo que va a descender sobre aquellos que pongan sitio a esa tierra será su destrucción. Los profetas han pintado esta escena con mucho detalle y con todos sus horrores.34 Estos acontecimientos se confirman en revelaciones dadas al profeta José Smith, cual se hallan en Doctrinas y Convenios, particularmente las secciones 29, 45 y 133. LOS ÉLDERES HAN DE AMONESTAR TOCANTE A LAS GUERRAS FINALES. Se podría escribir mucho más en detalle acerca de estos conflictos, pero bastará lo que se ha escrito. Es, desde luego, un cuadro lúgubre; pero, ¿acaso no es el deber de los élderes de Israel hablar acerca de estas cosas con voz de amonestación? ¿Hemos de cerrar nuestros ojos y oídos y sellar nuestro entendimiento sencillamente porque algunas cosas son desagradables al oído y al ojo? ¿Nos hemos de negar a alzar la voz de amonestación cuando se acerca el peligro, cuando la aflicción está próxima, cuando la destrucción está a nuestras puertas? Tal curso sería una cobardía, si es que sabemos la verdad. No podemos proclamar “todo está bien” cuando el peligro acecha por todos lados. No debemos adormecer al pueblo en una seguridad falsa. El presidente Woodruff declaró que “¡ningún hombre que es inspirado por el Espíritu y el poder de Dios puede cerrar sus oídos, sus ojos y sus labios a estas cosas!”35 SE HA QUITADO LA PAZ DE LA TIERRA NO VOLVERÁ A HABER PAZ HASTA QUE CRISTO VENGA. Se ha quitado la paz de la tierra, y no volverá hasta que venga Cristo para traerla. Cuando llegue ese día, El ha prometido enviar a sus ángeles, “y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad”, pero dice además que cuando venga ese día “entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre” 36 Un año después de la organización de la Iglesia, la paz no podría haber sido quitada de la tierra en justicia, mas el Señor dijo que el tiempo pronto vendría.37 Ese tiempo ya ha llegado. La paz se ha ido del mundo. El diablo tiene poder sobre su propio dominio. Esto se manifiesta en los hechos de los hombres, en la congoja entre las naciones, en las dificultades que vemos en todas las tierras, incluso esta tierra que fue dedicada a la libertad. No hay paz. El corazón de los hombres está desfalleciendo. La avaricia ocupa el lugar principal en el corazón de los hombres. La maldad se manifiesta por todos lados, y la gente se está uniendo para sus propios intereses egoístas. Por motivo de esto, quedé complacido al oír la voz de amonestación que ayer alzaron nuestro estimado Presidente y sus consejeros, así como otros de los hermanos que han hablado; porque yo opino que éste debe ser un tiempo de amonestación, no sólo para los Santos de los Ultimos Días, sino para todo el mundo. Tenemos la obligación para con el mundo de alzar la voz de amonestación, y especialmente a los miembros de la Iglesia.38 NO HAY PAZ EN EL MUNDO A CAUSA DE LA INIQUIDAD. No hay necesidad de que nos estemos preocupando en cuanto a los tiempos y las épocas cuando Cristo venga, pero sí hay necesidad de que vigilemos, oremos, y estemos preparados. Por medio de la profecía, el apóstol Pablo declara que el día en que vengan estas calamidades, la gente estará diciendo “paz y seguridad”; en otras palabras, andarían buscando seguridad y buscando paz, y precisamente en esas ocasiones la destrucción vendría sobre ellos.39 ¿Qué es lo que pasa con las naciones en la actualidad? Se han atemorizado, ¿no es así? Cada nación está contendiendo y disputando con otras naciones —tratando de concertar acuerdos respecto de armamentos, tratando de limitar a otras y queriendo fortalecerse a sí mismas-— y al mismo tiempo solicitando conferencias y convenciones de paz, congresos mundiales y ligas de naciones y todo lo demás, a fin de poder establecer paz en la tierra, cosa que no pueden lograr porque no se apegan a los principios fundamentales sobre los cuales se basa la paz. Mientras en el corazón de los hombres exista el egoísmo y la avaricia, y el deseo de lograr poder y riquezas y todas las demás cosas que son de este mundo, y se olviden de las cosas del reino de Dios, ni habrá paz ni habrá contentamiento. habrá riñas y contiendas, disensión y guerra, y en medio de toda su

×