El libro de memorias

371 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
371
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El libro de memorias

  1. 1. Enseñanza del profeta José Smith Jcf 1JCF
  2. 2. ¿Por qué un Libro de Memorias? DyC 127;5 Y además, os declaro unas palabras referentes al bautismo por vuestros muertos. 6 De cierto, así os dice el Señor concerniente a vuestros muertos: Al bautizarse alguno de vosotros por sus muertos, esté presente un registrador para que sea testigo ocular de vuestros bautismos; oiga él con sus oídos, para que testifique de una verdad, dice el Señor; 7 a fin de que todo lo que registréis, sea registrado en los cielos; lo que atéis en la tierra, sea atado en los cielos; lo que desatéis en la tierra, sea desatado en los cielos; 8 porque estoy a punto de restaurar en la tierra muchas cosas pertenecientes al sacerdocio, dice el Señor de las Huestes. 9 Además, guárdense en orden todos los registros, para que se depositen en los archivos de mi santo templo, a fin de que se guarden en memoria de generación en generación, dice el Señor de los Ejércitos. Dyc 128:6-8 6 Además, quiero que recordéis que Juan el Revelador estaba considerando precisamente este tema referente a los muertos, cuando declaró, como está escrito en el Apocalipsis, capítulo 20, versículo 12: Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. 7 Veréis por este pasaje que los libros fueron abiertos, y que se abrió otro libro, que es el libro de la vida; pero los muertos fueron juzgados por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras; por consiguiente, los libros mencionados deben ser los que contenían el relato de sus obras, y se refieren a los registros que se llevan en la tierra. Y el libro que era el de la vida es el registro que se lleva en los cielos; así que el principio concuerda expresamente con la doctrina que se os manda en la revelación contenida en la carta que os escribí antes de salir de casa: que todo lo que registrareis quede registrado en los cielos. 8 Ahora, la naturaleza de esta ordenanza consiste en el poder del sacerdocio, por la revelación de Jesucristo, mediante el cual se concede que lo que atéis en la tierra sea atado en los cielos, y lo que desatéis en la tierra sea desatado en los cielos. En otras palabras, tomando otro punto de vista de la traducción, aquello que registréis en la tierra será registrado en los cielos, y lo que no registréis en la tierra no será registrado en los cielos; porque de los libros serán juzgados vuestros muertos, según sus propias obras, bien sea que ellos mismos hayan efectuado las ordenanzas en persona, o bien por medio de sus propios agentes, de acuerdo con la ordenanza que Dios ha preparado para su salvación, desde antes de la fundación del mundo, conforme a los registros que hayan llevado de sus muertos. 2JCF
  3. 3. DEBEMOS CONSERVAR NUESTROS REGISTROS Cuando Preparamos registros de nuestros antepasados y los enviamos a la iglesia para que se haga la obra vicaria, estos registros pasan a ser del sacerdocio y son ligados eternamente. Una segunda razón vital para guardar registros exactos en esta tierra. DyC 128:15 “…Porque su salvación es necesaria y esencial para la nuestra, como dice Pablo tocante a los padres: que ellos sin nosotros no pueden ser perfeccionados, ni tampoco podemos nosotros ser perfeccionados sin nuestros muertos” ver. 18 “… la tierra será herida con una maldición, a menos que entre los padres y los hijos exista un eslabón conexivo de alguna clase, tocante a algún asunto u otro; y he aquí, ¿cuál es ese asunto? Es el bautismo por los muertos. Pues sin ellos nosotros no podemos perfeccionarnos, ni ellos pueden perfeccionarse sin nosotros. Ni tampoco podemos nosotros ni ellos perfeccionarnos sin los que han fallecido en el evangelio”… 3JCF
  4. 4. ¿Qué debes guardar en tus memorias? El Libro de memorias debe guardar el pasado, el presente y el futuro, debe dar cuenta de tu linaje, probar que ellos y tu familia inmediata han recibido las ordenanzas de exaltación del evangelio y debe hablar de nuestras generaciones futuras de nuestro linaje acerca de estas ordenanzas. DEBE SER DIGNO DE ACEPTACION: Espíritu con que compilas. Trabajar con regularidad y frecuencia. Debe ser exacto y ordenado Debe tener información necesaria. 4JCF
  5. 5. Nuestro legado. PRESENTE.-Debe contener nuestras experiencias espirituales, nuestros hechos mas importantes, desafíos, metas . éxitos y fracasos. También breves relatos de fechas importantes y documentos necesarios. FUTURO.- Son impresiones espirituales, sentimientos y enseñanzas dedicadas a nuestras generaciones futuras, deben inspirar e instruir a nuestras prosperidad. PASADO.- Debe ser la mas larga extensa y exigente sección, es un registro exacto de nuestros ancestros, mostrando nuestra relación con ellos para efectuar las ordenanzas en los templos. Pasado Presente Futuro 5JCF
  6. 6. EJEMPLOS Y RECOMENDACIONES. Abraham 1:31 ..” y trataré de escribir algunas de estas cosas en este relato para el beneficio de mi posteridad que vendrá después de mí.” 1 nefi 1: 1 “escribo, por tanto, la historia de los hechos de mi vida.” 2 nefi 4:15-16 “Y sobre éstas escribo las cosas de mi alma, He aquí, mi alma se deleita en las cosas del Señor, y mi corazón medita continuamente en las cosas que he visto y oído.” Moisés 6:46 Porque hemos escrito un libro de memorias entre nosotros, de acuerdo con el modelo dado por el dedo de Dios; y se ha dado en nuestro propio idioma. 2 nefi 25:23,26,27 Porque nosotros trabajamos diligentemente para escribir, a fin de persuadir a nuestros hijos, así como a nuestros hermanos, a creer en Cristo y a reconciliarse con Dios; pues sabemos que es por la gracia por la que nos salvamos, después de hacer cuanto podamos…Y hablamos de Cristo, nos regocijamos en Cristo, predicamos de Cristo, profetizamos de Cristo y escribimos según nuestras profecías, para que nuestros hijos sepan a qué fuente han de acudir para la remisión de sus pecados. 6JCF

×