Your SlideShare is downloading. ×
22 carisma vd latinoamerica   geni lloris
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

22 carisma vd latinoamerica geni lloris

300

Published on

Archivo Anexo a la conferencia "Interculturalidad y Encarnación del Carisma"

Archivo Anexo a la conferencia "Interculturalidad y Encarnación del Carisma"

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
300
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. El carisma Vebum Dei: horizontes, desafíos y perspectivas de la misión en América Latina y el Caribe María Eugenia Lloris AguadoAgradezco a Dios, fuente de todo bien, la oportunidad de dar testimonio de la fe vivida entre los hermanosde Latinoamérica, más concretamente en mi querido pueblo brasileño. Española de nacimiento y“mineira”1 de corazón, llegué a Brasil en 1996 y desde 2007 trabajo como asesora de la PastoralUniversitaria en la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil, lugar de grandes profetas: Don HelderCámara, Don Luciano Mendes, Don Pedro Casaldáliga, paisano y conocido por todos nosotros por sucompromiso y coherencia evangélica, y otros tantos desconocidos y sin renombre mundial, pero que convalor entregan sus vidas en estas tierras. No podemos olvidar que el Evangelio es de los sencillos y que“gestos pequeños, hechos por personas no importantes en sitios insignificantes pueden realizar grandestransformaciones”2.Bebo de la espiritualidad de una Iglesia comunión y de los esfuerzos por vivir una Pastoral de Conjunto.Agradezco la confianza de los obispos y de la juventud universitaria al llamarme a este servicio que “megasta y me desgasta”, pero que me ofrece la riqueza insondable de una Iglesia viva, inserta en la realidaddel pueblo, con la mente en Cristo y los pies en la realidad de los pobres y excluidos.En la plenitud de la vida de Jesús, en la cueva del jardín donde fue enterrado, los discípulos sesorprendieron al ver el inicio de una Nueva Era. Encontraron una señal: “los paños doblados”. “Despuésllegó Simón Pedro, detrás de él y entró en el sepulcro. Observó los paños en el suelo y el sudario que le habíaenvuelto la cabeza no en el suelo con los paños, sino enrollado en lugar aparte” (Jn 20, 4-7). En las comidasjudias cuando el dueño de la casa se levantaba de la mesa y dejaba el paño doblado significaba que iba aregresar. Los paños doblados avisaban a los discípulos que el Maestro regresaría. Están en el suelo (en latierra, en la realidad), el sudario que envolvía la cabeza (lugar del pensamiento, de la reflexión) estabaenrollado aparte.Hace unos pocos años sentimos que los “paños se doblaban” en la salida de un grupo de misioneras ymisioneros que decidió “iluminar en otro lugar” – como nos lo dijo el obispo castrense que predicó el retiroen el Congreso de 2007. Los miembros del Verbum Dei nos doblegamos en la aceptación de nuestroslímites y nos dimos cuenta que nuestros ideales de comunión y fraternidad no eran tan fáciles de vivir.Quería retomar este ámbito de nuestra historia, que es de luces y sombras, para captar y ver los signos delmisterio pascual presentes en los acontecimientos y en nuestra vida. La separación nos hizo morir aidealismos desencarnados y poner los pies en la humildad de nuestra historia, para ser un “pequeño pueblode Israel, pequeño y sin poderes que pone su confianza en el Señor.Los paños que en la cueva de Belén protegen a la Palabra al entrar al mundo, en la cueva del sepulcro son“paños doblados” anunciando un nuevo tiempo, un nuevo nacimiento en el que la Palabra – Jesús – sigueviva en la comunidad, en nosotros que somos los “con-Jesús”. Y fue a esta comunidad a quien Jesucristo sededicó para reencender las llamas del rescoldo, para que se dieran cuenta que el fuego seguía encendidoen medio de las cenizas, de tres días para los discípulos, de unos años para nosotros, que para Dios “sonigual que una vigilia nocturna, un ayer que pasó” (Sal 90, 4).1Mineira/o: quien nace en Minas Gerais, estado brasileño, cuya capital es Belo Horizonte.2Provérbio citado por Don Moacyr Greg, obispo de Porto Velho, en el último Encuentro Inter-eclesial.
  • 2. No es posible en esta pequeña intervención hacer un balance de nuestra historia ni es lo que pretende,pero queda el desafío de que cada uno en esta Convención intente contextualizar en la tierra de la historialos paños que envolvieron el Verbum Dei en los inicios y los paños que en el momento actual pueden estaren el suelo. Es fundamental observar el surgimiento y el desarrollo de este carisma para comprender mejorlo esencial: la Palabra encarnada, y los signos y condicionamientos culturales de cada época. Hoy día nadieenvolvería un niño en paños para protegerle al nacer. Del mismo modo, el nuevo tiempo que estamosviviendo pide de nosotros discernimiento para reconocer como envolver y proteger la Palabra, y dondeJesús quiere que estemos, donde “va a regresar”.La sociedad hoy se encuentra a la espera de “algo nuevo”, un tiempo nuevo, un nuevo orden, un nuevopensamiento. También nosotros Verbum Dei, a las puertas de nuestro IV Congreso Ordinario, con poco másde 10 años de aprobación pontificia y celebrando los 50 años de la fundación, aguardamos esperanzadosuna nueva era de la cual somos testigos y queremos ser partícipes en su construcción, con una “fidelidadcreativa siempre creciente”3. En este tiempo que Jesucristo quiere inaugurar con nosotros necesitamos verlos signos por los cuales la Palabra – Jesucristo – quiere permanecer viva. Sin duda la Asamblea deAparecida de los Obispos de América Latina y del Caribe nos ofrece pistas significativas.En el Espíritu de AparecidaLa Iglesia de Latinoamérica reunida en Aparecida, Brasil, en 2007, encendió el “fuego de nuestro carisma”:Hacer discípulos y misioneros a todos. Una lectura aunque rápida del documento de Aparecida nos da laimpresión de estar, en muchos momentos, escuchando a Jaime Bonet.La Iglesia latinoamericana se dio cuenta de que los católicos que están en las iglesias, practican lossacramentos, pero su fe no es una adhesión a la Persona de Jesucristo, ni es fruto del seguimiento personalcomo forma de vida, y todavía menos se repercute en una vivencia de criterios y valores del Evangelio. LaMisión Continental es la expresión de la inquietud de la Iglesia de este continente para llegar primero a loscatólicos, como podemos leer en el Documento de Aparecida:A Igreja de América Latina percebeu que os católicos que estão nas nossas Igrejas, praticam os sacramentosmas a sua fé não é adesão à Pessoa de JC , nem fruto do seguimento pessoal como forma de vida, e muitomenos vivencia dos critérios e valores do Evangelho. A Missão Continental é expressão da inquietação daIgreja de América Latina r atingir primeiramente os católicos, como lemos no Documento de Aparecida: “¡Necesitamos salir al encuentro de las personas, las familias, las comunidades y los pueblos para comunicarles y compartir el don del encuentro con Cristo, que ha llenado nuestras vidas de “sentido”, de verdad y amor, de alegría y de esperanza! No podemos quedarnos tranquilos en espera pasiva en nuestros templos, sino urge acudir en todas las direcciones para proclamar (…) y multiplicar el número de sus discípulos y misioneros en la construcción de su Reino en nuestro Continente”. (n. 548) “Para convertirnos en una Iglesia llena de ímpetu y audacia evangelizadora, tenemos que ser de nuevo evangelizados y fieles discípulos. Conscientes de nuestra responsabilidad por los bautizados que han dejado esa gracia de participación en el misterio pascual” (n. 549)En el Espíritu de renovación del Concilio Vaticano II y haciendo eco a la EvangeliumNuntiandipor un “nuevoardor, nuevo ímpetu misionero”, el Verbum Dei nació justamente para renovar la vivencia de la fe de unpueblo católico, la España de los años 60. Ahora 50 años después del Concilio, Aparecida nos abre una vez3 Expresión que escuché de Jaime Bonet al final de los años 90.
  • 3. más a este Espíritu de renovación, llamándonos a un nuevo ímpetu misionero en Latinoamérica y en elCaribe.Delante de esta realidad ¿qué es lo que nosotros misioneras/os estamos haciendo? A lo mejor estamosmirando al cielo, esperando una señal que no nos dimos cuenta que ya vino (cf. Hch 1, 11), o estamosmirando el suelo de nuestro barro, sin atisbar los signos de los tiempos.Verbum Dei: ¡es tiempo de despertar! Este es un tiempo de gracia para que el Verbum Dei ofrezca sucarisma en este continente. Lo que la Iglesia en Aparecida ha pedido es una Iglesia misionera que propicieel encuentro personal con Jesucristo, la conversión, el discipulado y la misión de cada cristiano. ¿No es estala pedagogía propia de nuestro carisma en el acompañamiento de aquellos que se acercan a nuestrascomunidades? En cambio de época y en tiempo de profundos cambios, somos llamados a renovar nuestroespíritu fresco e innovador de una Iglesia comunión al servicio del Evangelio y a ofrecer sin miedo el donrecibido.En este tiempo de cambios, de era digital, las redes sociales no son simplemente un medio o un lenguaje,es una nueva cultura que está ahí. La humanidad está en trance, como la civilización en la que nació Jesús,el Imperio Romano en crisis. Y en este tiempo de crisis (de crecimiento), nosotros misioneros somosllamados a encarnar la Palabra, atentos a los signos de los tiempos. Hoy hay desconfianza ante lasinstituciones y el poder de la razón, en el sistema económico y político. En este contexto, ¿cuáles son lospaños en los debemos envolver el Evangelio, la Palabra encarnada? ¿Cuáles son las características de lacultura actual a las que tenemos que estar atentos? Los paños cambian… El cuidado, el cariño, lasrelaciones se visten con nuevas ropas. ¿Cuál es la vestimenta que necesita nuestra misión? A lo largo deestos 50 años, ¿nuestro carisma se vistió con diferentes trajes en las diversas culturas y tiempos,mostrando la pluralidad y la variedad cultural y a la vez la universalidad de la salvación?Hoy día en las redes sociales las personas se organizan y se asocian por lo que tienen en común, y lo que esválido es aquello con que “yo me identifico”. En esta estructura más participativa cuenta el valor de lapersona, del sujeto, y las relaciones están basadas en el la humildad de reconocer el valor del otro y en laaceptación de las diferencias. Nosotros estamos aquí como Verbum Dei porque tenemos un mismo ideal,una misma espiritualidad. Lo que nos atrajo a esta comunidad fue una forma de organización distinta, másparticipativa y menos jerárquica, una Iglesia comunión (hombres, mujeres, casados o célibes, viviendo unmismo ideal). La Iglesia en América Latina vive este tipo de organización y es la que quiere seguir viviendocomo atesta el documento de Aparecida. Esta forma de organización en red no es nueva, es la forma deorganización comunitaria de Jesucristo: “no llaméis a nadie maestro, porque todos somos hermanos”. Nohay nadie por encima o por debajo, somos todos nudos en la red, miembros del Cuerpo de Cristo.La Conferencia de Aparecida nos convoca a ultrapasar una pastoral de simple conservación o manutenciónpara asumir una pastoral decididamente misionera. A este cambio los obispos osadamente han llamado“conversación pastoral” (AP, n. 370). Nosotros Verbum Dei también necesitamos esta “conversiónpastoral”: salir de nuestros esquemas constituidos e ir al encuentro de los demás; renovar nuestro espíritumisionero itinerante y colaborar en la pastoral urbana y de la movilidad humana. Itinerancia y movilidadque tanto vivenciamos en los inicios de nuestra historia, impulsados por el Espíritu, y que ahora laspodemos vivir con la madurez de quien conoce los propios límites, de quien planea y piensa donde sequiere invertir y donde poner sus energías, y de quien dialoga desde lo que nos unifica en medio a tantapluralidad de culturas, razas, estados de vida y condición social: la llamada a ENCARNAR LA PALABRA.Efectivamente América Latina es una tierra fértil donde el Verbum Dei puede lanzar la semilla del carisma.El documento de Aparecida dice que cada Conferencia Episcopal verá como llevar adelante la Misión
  • 4. Continental. Y nosotros, ¿qué podemos hacer? Ofrecer nuestro carisma, inserirlo en las Iglesias Locales,establecer diálogo con las Diócesis donde estamos y ver en que proyectos podemos aportar la formaciónde discípulos y misioneros.La tierra es propicia para acoger el carisma, pero las semillas, los recursos humanos son pocos. Por ello,necesitamos ver donde, como, cuando invertirnos, planeando bien nuestras opciones.El Carisma Verbum Dei y el dinamismo de la Palabra en las diversas pastorales diocesanasQuisiera ahora señalar algunos caminos prácticos para la inserción de nuestro carisma en las Iglesiasparticulares, partiendo de la experiencia de organización de la misma Iglesia latinoamericana. El VerbumDei podría ofrecerse para la dinamización por la Palabra de las pastorales, ayudando con la Lectura Orante,en los retiros y encuentros cimentados en la Palabra que van siendo promocionados por las parroquias ypor las comisiones misioneras diocesanas o nacionales, o sumándose las iniciativas específicas deorganización de la Misión Continental.La Verbum Domini ha reafirmado la importancia de la Palabra como fuente de la vida y de la misión en laIglesia. Y dio un paso al frente en relación al Sínodo de la Palabra al afirmar que la pastoral bíblica no es unapastoral más al lado de las otras, sino que es la animación bíblica de todas las pastorales. Es ayudar a quetodas las pastorales beban de la Palabra y sea la Palabra su referencia, la Voz, el Rostro, la Casa y el Caminopara todos los cristianos.El CELAM tiene um proyecto que se llama lectionautas, en el cual yo colaboro llevando la lectura orante dela Palabra a los jóvenes. En estos encuentros, efectivamente se nota nuestra manera propia de leer y tratarcon la Palabra y las personas comentan: “me ayudaste a introducirme en la Palabra”, “nos hiciste caminarpor la Palabra”. Este es nuestro carisma y los demás se dan cuenta que nuestro diferencial está en lacercanía, en la manera vivencial de tratar con la Palabra dejando a los demás “dentro” del texto bíblico.En este proceso de encarnación y desarrollo del carisma, pienso ser muy importante reconocer también lasriquezas de nuestro caminar para poder aportarlas a la Iglesia, al mundo. Somos una comunidad en caminoy el Verbum Dei en su proceso de madurez ha pasado de concebirse como un movimiento hasta consolidarsu identidad como Familia Misionera. En este momento en Latinoamérica surgen inúmeras comunidades dela Renovación Carismática que consiguen atraer a muchos católicos por vivir su fe con elementos de lapost-modernidad – como son la valorización de la emoción, del sentimiento, de lo lúdico, de la subjetividad– pero que, sin embargo, carecen de madurez y de integración psicológico-humana. Por otro lado, lasComunidades Eclesiales de Base (CEBs) siguen siendo una forma de organización significativa en algunasdiócesis de Latinoamérica. En medio de esta realidad eclesial, el Verbum Dei, por el camino recorrido enestos 50 años, puede comprender ambas experiencias eclesiales y podría constituirse un elementointegrador. Por un lado, comprendemos la dinámica de los movimientos y de las nuevas comunidades, puesasí nacimos, pero hemos madurado en nuestra vivencia de fe y de comunidad, agregando elementos quenos ayudan a vivir una espiritualidad más integradora. Por otro lado, vivimos una identificación con las CEBsen la eclesiología de comunión, en el estilo de participación de los laicos y de su protagonismo, y en unmodo de vivir la fe heredero del Vaticano II. Creo que podemos ser nexos de comunión, forjandocomunidades de “vida evangélica que oren y enseñen a orar” con la vida y la Palabra, ofreciendo lamadurez y la profundidad a aquellos que vienen de la Renovación Carismática, y el cimentarse en la Palabraa aquellos que están involucrados más directamente en la lucha social y política. Y el Verbum Dei, ¿qué
  • 5. recibe? De los carismáticos, el recordar y renovar el impulso del Espíritu con el frescor de los inicios, y de lasCEBs la llamada constante a la inserción concreta en la realidad política y social.Verbum Dei, rumbo a un nuevo tiempoFinalmente, me gustaría lanzar algunos planteamientos que nos pueden ayudar a pensar sobre el futuro denuestro carisma. El Verbum Dei, como Palabra Encarnada, nació envuelto en paños de simplicidad, deigualdad, con estructuras sencillas como el dedo del Baptista, con la diversidad de cada uno (punks, hippies,pijos, ricos o pobres), valorizando la vida de cada persona, rompiendo paradigmas y viviendo la igualdad delbautismo. Una iglesia comunión, participa, pueblo de Dios… ¿Dónde está? ¿Será que lo nuevo del VerbumDei ha envejecido? ¿Será que tenemos miedo a presentar lo nuevo y que no seamos bien vistos o queseamos marginados? ¿Lo nuevo necesita nuevas vestimentas? ¿Necesita ser presentado sin miedo conmayor visibilidad en la Iglesia?Es verdad que la época de las grandes revoluciones ha pasado. Nuestra vida se inserta en lasmicrorevoluciones de cada día, en las transformaciones de nuestras vidas, familias, comunidades. Y en estoel Verbum Dei es muy bueno: incentivamos y potenciamos la vivencia personal y el testimonio individual decambio de vida. Sin embargo no nos podemos olvidar de las grandes revoluciones. ¿Para qué hacemos todolo que hacemos? ¿Para qué la oración de cada día? ¿Para que tanta formación? ¿Qué proyecto tenemoscon los estudios de los miembros del Verbum Dei? ¿Como son utilizados en pro de la comunidad y de laIglesia? ¿Cómo las micro revoluciones de cada comunidad se insertan en proyectos más grandes? ¿Quéproyectos tenemos como Verbum Dei? ¿Cuál es nuestro foco?La Iglesia de América Latina, como la de todo el mundo, es conciente de la necesidad de la presenciaevangelizadora en los nuevos areópagos de la cultura, de las universidades, de los medios de comunicación,y también en los areópagos de siempre entre aquellos que están en las iglesias pero que no conocenpersonalmente a Jesús. El Obispo de Belo Horizonte y rector de la Pontificia Universidad Católica de MinasGerais, Don Joaquim Mol, nos dijo en una ocasión: “si hubiera 10 misioneras Verbum Dei disponibles, 10misioneras Verbum Dei contrataría yo para que trabajaran en la Universidad Católica”. Y nos lo dice porqueve misioneras que se meten en la realidad universitaria de la que muchos huyen por miedo a lo difícil quepuede ser esta pastoral, o porque no saben como actuar ahí. Él se da cuenta que nosotras dialogamos conel ambiente universitario, que nos acercamos a la juventud, a la vez que estamos trabajando en la realidadde la favela. El hecho de que estemos presentes en ambientes que otros carismas o grupos no eligen llamala atención. ¿Qué nos puede aportar la voz de este obispo a nuestros discernimientos comunitarios sobrecómo y dónde invertir nuestras pocas fuerzas?Con frecuencia también me cuestiono ante la realidad desafiadora y las necesidades que surgen, como porejemplo el terremoto de Haití que movilizó la Iglesia de Brasil a lanzar una misión humanitaria y de ayuda aaquel país: ¿Por qué nosotros no tenemos un grupo de misioneros (y no me refiero solamente a laFraternidad sino a toda la Familia VD) dispuestos a ir en misiones cuando nacen situaciones nuevas einesperadas que demandan apoyo y acción? Cuando sucedió el terremoto de Haití muchos religiosos ylaicos de Brasil se han ofrecido para participar de un proyecto de ayuda a los niños. Nosotros VD somosllamados a ser misioneros para el mundo, para este tiempo y momento históricos, que nos desafía ydesinstala constantemente a salir al encuentro del otro, que es real, concreto, histórico. Lanzo una vez másla pregunta: ¿Por qué no estamos listos para la misión y los nuevos desafíos que surgen?
  • 6. Tampoco podemos olvidarnos que la recepción del espíritu del Vaticano II en América Latina fueconcretizado en Medellín en la opción preferencial por los pobres, reafirmada en las siguientesConferencias del Episcopado latinoamericano y caribeño, incluida la asamblea de Aparecida. Por ellomismo, en este continente, no deja de ser un testimonio necesario estar presente en realidades depobreza, como la favela de Ventosa (Brasil), el Cerro del Cuatro (México), Piura y Puente Piedra (Perú). Sinembargo, esta presencia como Verbum Dei también merece una reflexión más profunda.Nuestra presencia en medio de la realidad, sea entre los pobre, en el medio universitario, o con las familias,necesita insertarse en proyectos más amplios de transformación de la realidad. Nuestro carisma siemprefue presentado como un carisma de incidencia social. A lo mejor llega el momento de reflexionarseriamente: ¿como desarrollar nuestra responsabilidad social? ¿Dónde se tiene que manifestar? Formarescuelas de la Palabra y escuelas de apóstoles ¿para qué? Para que las personas que viven nuestro carismasea agentes de creación de una sociedad alternativa, el Reino, el “otro mundo posible”, viviendo unaeconomía solidaria, insertándose en la realidad con la participación en ONGs, misiones etc. Existen muchoscaminos y diferentes formas de concretar nuestra inserción transformadora de la realidad. ¿Cuál vamos aelegir?

×