12 cominion en el vd   cristina b
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

12 cominion en el vd cristina b

on

  • 564 views

Archivo Anexo a la conferencia "Comunión Eclesial

Archivo Anexo a la conferencia "Comunión Eclesial
quasisacramento de la
Trinidad"

Statistics

Views

Total Views
564
Views on SlideShare
564
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
7
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

CC Attribution-NonCommercial LicenseCC Attribution-NonCommercial License

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

12 cominion en el vd   cristina b 12 cominion en el vd cristina b Document Transcript

  • LA COMUNIÓN EN EL VERBUM DEI, QUASI SACRAMENTO DE LA TRINIDAD [Tema provisional hasta la publicación del libro de las actas] INDICE0. INTRODUCCIÓN0.1 Convocados a vivir la comunión.0.2 La Iglesia y el proyecto de comunión.0.3 Dios y nuestra vivencia de la construcción de la comunión.1. LA ESPIRITUALIDAD DE COMUNIÓN EN JAIME BONET1.1 Contexto en el que se gestó la experiencia de comunión en elfundador.1.2 Fundamentos de la comunión.1.3 Plasmación en el Verbum Dei de la espiritualidad de comunión enJaime.2. RASGOS DE LA COMUNIÓN EN EL VERBUM DEI2.1 Fraternidad universal a imagen de la Trinidad.2.2 Características de la comunión a imagen de la Trinidad.2.3 Comunión dinámica en el seguimiento de Cristo y en la misión.2.4 Comunión centrada en la Palabra de Dios.3. ÁMBITOS DE LA VIVENCIA DE LA COMUNIÓN EN ELCARISMA VERBUM DEI3.1 En la propia persona: la comunión en nuestra vocaciónmisionera.3.2 En la Fraternidad Misionera Verbum Dei: la comunión en laeclesialidad y en las Ramas.3.3 En la Familia Misionera Verbum Dei: „nuevo nosotros‟.3.4 En la Iglesia y para el mundo.4. MEDIOS PARA UNA VIVENCIA DE LA COMUNIÓN5. CONCLUSIÓN: LA LLAMADA DE DIOS A CONSTRUIRLA COMUNIÓN MISIONERAMATERIAL COMPLEMENTARIO VD. TESIS Y TESINAS
  • La Comunión en el Verbum Dei Convención del año Jubilar0. INTRODUCCIÓNEl título del presente tema: La Comunión en el Verbum Dei,quasisacramento de la Trinidad1, en el contextode la celebración delAño Jubilar VD, nos sitúa a todos los miembros de la Fraternidad yFamilia Misionera Verbum Dei, ante un horizonte hermoso detrascendencia, en el que somos invitados por Dios a abrir caminos enla consolidación y despliegue del carisma recibido. Es en estecontexto en el que el tema de la comunión adquiere un tono defrescura y actualidad. Queremos preparar el camino a tantos hermanosy hermanas, que podrán descubrir su propia vocación y misión, sicultivamos los caminos de la comunión misionera.0.1 Convocados a vivir la comunión.Es importante preguntarnos cómo nos situamosfrente al proyecto eideal de la comunión que la Trinidad nos propone.En primer lugar, es vitalredescubrir que la comunión es un elementoesencial del carisma Verbum Dei. Y los que hemos sido llamados eneste carisma, somos también convocados a vivir el proyecto de lacomunión.Por otra parte, al tratar la realidad de la comunión, tocamos una fibramuy profunda de nuestro ser. Nuestra identidad, creada a imagen ysemejanza del Dios comunión, se desarrolla a medida que construye lacomunión. Partimos de que todo ser humano es por naturaleza „un sersocial‟, un ser para la relación. La comunión es don y tarea.Al reflexionar sobre la comunión mirandonuestro pasado, podemosañorar con cierta nostalgia una mayor autenticidad en la vivencia de lacomunión. Al mismo tiempo, podemos aprender a agradecer todo loaprendido para que el presente y el futuro sean oportunidades únicaspara plasmar nuevasrutas o retos de una nueva comunión. Esinnegable que en la historia, desde el camino real que hemos hechocomo VD, podemos reconocer surcos de corresponsabilidad y de máshumildad en la construcción de la comunión.1 Documento elaborado por un Equipo eclesial VD: Mª Cristina Briñol Turnes, Héctor RodríguezRamírez, Adriana Guadalupe Ochoa Reynoso y Alfonso Martínez Luna. 2
  • La Comunión en el Verbum Dei Convención del año JubilarMirando hacia el futuro, surge en nosotros un deseo de renovación enla vivencia de la comunión, dejando que Dios actúe en nuestras vidas,sacando lo mejor de nosotros en este empeño.0.2 La Iglesia y el proyecto de comunión.Queremos hacer nuestra la invitación denuestra Madre la Iglesia, queplasma la misión que le es confiada desde una clara espiritualidad dela comunión: “Hacer de la Iglesia la casa y la escuela de lacomunión: éste es el gran desafío que tenemos ante nosotros en elmilenio que comienza, si queremos ser fieles al designio de Dios yresponder también a las profundas esperanzas del mundo”2.0.3 Dios y nuestra vivencia de la construcción de la comunión.Como tercer aspecto vital es muy importante situarnos frente a lo queDios ha hecho en nuestra historia para que vivamos la comunión.También es necesario descubrir cómo Dios se acerca hoy al VerbumDei, después de 50 años, y preguntarnos qué es lo que quiere hacerpara que vivamos la comunión. No sólo en el Verbum Dei, sino en laIglesia Universal y en la humanidad entera.1. LA ESPIRITUALIDAD DE COMUNIÓN EN JAIME BONET.16.581.1 Contexto en el que se gestó la experiencia de comunión en elfundador.Acercarnos a la experiencia de nuestro Fundador Jaime Bonet, es yserá siempre fuente para una nueva comprensión e interpretación másauténtica de la comunión en el Verbum Dei. La frase popular que dice„la historia es maestra de la vida‟3, la podemos aplicar diciendo que laexperiencia de la espiritualidad de comunión en la historia de Jaimenos enseña una nueva compresión de la comunión hoy.a) Antes de 1963, podemos acercarnos a lo que hemos escuchadotantas veces de los labios del propio Jaime, hablando de suexperiencia de vida en su familia natural, donde él respiró elambiente de comunión. Aprendió la familiaridad con Dios y lacomunión en la familia. En el encuentro con Dios se desarrollaron losdos aspectos que serían semillas del carisma.Hay un eje de comunión que es la fe y esta comunión crece alprofundizar la experiencia de fe.Una fe viva que se alimentó del amorde comunión con sus padres y hermanos. El ambiente cercano y2 Juan Pablo II, Novo MillennioIneunte, 43.3 Cf. Frase de Marcus TulliusCicero: “Historia magistra vitae et testistemporum” (traducción: La historiaes maestra de la vida y testigo de los tiempos). 3
  • La Comunión en el Verbum Dei Convención del año Jubilarfamiliar lo respiraba hasta el punto, por ejemplo, de no poder irse a lacalle sin despedirse de sus padres.Al mismo tiempo podemos ver elamor de compromiso y responsabilidad ante el mundo de parte deJaime, es decir, que el amor de comunión vivido en su familia se abríaa una perspectiva universal.b) Su propia experiencia de encuentro con Cristo (vocación), en laque descubrió la realidad del Cuerpo místico de Cristo, quele llevósiempre al deseo de sanar el mundo, enfermo por la falta de amor,dando a conocer a Dios a través de la predicación.c) Al entrar en el seminario ‘Sapientia’,respiró un ambiente decorresponsabilidad y ayuda mutua en un objetivo común de quererconocer a Dios y darlo a conocer. Aquí podemos captar en Jaime losindicios de una comunión para la misión y el descubrimiento demedios como la revisión de vida y escuela de predicación.d)Después de la ordenación, siendo párroco, al buscar plasmar suobjetivo de dar a conocer a Dios, fue creando una comunidad de genteque oraba (por medio de escuelas de oración) y gente que enseñaba aorar (escuelas de predicación). Jaime empezó a hacer de la parroquiauna comunidad misionera (hombres, mujeres, laicos, casados, chicas,chicos, etc...de todos los estados de vida). Esta experiencia de crearuna comunidad misionera en la parroquia se alimentó durante años porlos momentos largos de oración que él buscaba y los EjerciciosEspirituales que vivía cada año, en sus vacaciones.e) Es evidente que la renovación de espíritu y mentalidaddecomunión en la Iglesia universal,pre y postconciliaranimada por elEspíritu Santo, ha influido poderosamente en la espiritualidad decomunión en Jaime, pues vivió el paso de una visión jerárquica de laIglesia a una visión de comunión como pueblo de Dios.f) La experiencia vivida de los cursillos de cristiandad, cuando estabaen el seminario y después al ser párroco, le marcó, descubriendo queeran buenos para encontrarse con Cristo y vivir la conversión. Si bienle preocupaba ver que la gente no perseveraba en su experiencia de fe.Este elemento fue crucial para él y fue la base de la motivación paraaceptar fundar una nueva congregación, una comunidad, pensando enla posibilidad de que hubiera personas que se dedicaran a acompañarla vida espiritual, que tal vez asegurarían la perseverancia ycrecimiento en la vida de fe de los cristianos. Con todo ello fuedescubriendo la intuición de la perseverancia en comunidad.1.2 Fundamentos de la comunión.Desde esta base experiencial, podemos preguntarnos ¿cuáles fueronlos fundamentos de espiritualidad de comunión, que han acompañadoa Jaime antes de la fundación del Verbum Dei? 4
  • La Comunión en el Verbum Dei Convención del año Jubilara) La Palabra de Dios, como alimento esencial de la oración,ha sidopara Jaime una continua fuente de la que extraer elamor universal,para construir el Reino4.b)Una gran convicción en Jaime era la igualdad fundamental queconfiere el bautismo a todo cristiano, de donde se deriva el derecho yel deber de escuchar la palabra de Dios y proclamarla con fe.En una ocasión le preguntaron que dónde estaba el fundamento delcarisma Verbum Dei y de la comunión en el Verbum Dei y élrespondió: ‘en el bautismo’. El rito del „Effetà‟ expresa estaposibilidad, la igualdad del bautismo y en consecuencia el derecho ydeber de cualquier estado de vida e incluso de todos los carismas en laIglesia. La oración del rito del „Effetà‟ dice: “El Señor Jesús, que hizooír a los sordos y hablar a los mudos, te permita muy pronto,escuchar la Palabra y profesar la fe para gloria y alabanza de DiosPadre”5.c) El breve idearioy losestatutos tienen como fundamento de lacomunión Verbum Dei el seguimiento radical de Cristo. Seguir aCristo en su vida y misión es un elemento fundamental que estápresente en la espiritualidad de comunión en Jaime. Él asimilófuertemente por medio de los Ejercicios Ignacianos la Vida de Cristoy su seguimiento, practicándolosy aplicándolos en su vida, dentro delservicio de ser párroco. De hecho, Jaime cuenta que una de susgrandes conversiones fue descubrir al Cristo que representaba comosacerdote, como un rey que nació pobre en Belén y murió sin nada enla cruz. Siendo párroco quiso imitar a Cristo y se fue a vivir a una casaabandonada con permiso del Obispo. Él nos ha trasmitido laconvicción de que seguir a Cristo es para todos los estados de vida yque cuando cada uno sigue a Cristo, eso nos une como comunidadcristiana y como comunidad Verbum Dei.d)Las fuentes de espiritualidad Verbum Dei (Cuerpo Místico, laSantísima Trinidad, la Eucaristía y María) plasmadas por Jaime en elVerbum Dei, han tenido como base la teología de comunión delConcilio Vaticano II y las nuevas visiones del magisterio de la Iglesiaen el espíritu preconciliar, conciliar y postconciliar. Ellas han sidofuentes en la espiritualidad de comunión en Jaime, las cuales se fueronfraguando en él antes de la fundación del Verbum Dei. La SantísimaTrinidad como la fuente de la comunión; la Eucaristía como elalimento de la comunión; el Cuerpo Místico de Cristo como el lugar,donde injertados en él y unidos a la Cabeza, trabajamos y vivimos lacomunión; y María como aquella que nos ayuda a seguir a Cristo,4 Cf.Jn 15, 5-13; Mt 6,33; Jn 17, 26; Jn 13,34.5 Misal Romano, en la parte del rito del bautismo. 5
  • La Comunión en el Verbum Dei Convención del año Jubilaramando a los hermanos y creando fraternidad, proyectándonossiempre al Cuerpo Místico de Cristo.1.3 Plasmación en el Verbum Dei de la espiritualidad de comuniónen Jaime.El fruto de esta experiencia espiritual con Dios ha llevado a Jaime a lafundación del Verbum Dei.La Fraternidad recibe de manos delfundador esta espiritualidad de comunión, la cual es unaespiritualidad cristocéntrica. Basada en el seguimiento de Cristo,desde el diálogo con la Trinidad en nosotros y el trato cercano conMaría, centrada en la Palabra de Dios, de la que brota una comuniónmisionera en un mismo carisma, que incluye a la Fraternidad y a laFamilia Misionera Verbum Dei.Esta comunión en el seguimiento deCristo se concreta en un camino de oración; de amar como él hasta elextremo, buscando vivir y crear fraternidad-comunión; siendo libresde todo, de todos y de nosotros mismos; llamados a vivir una vidasegún el Evangelio,desde los consejos evangélicos; predicando laPalabra de Dios, formando discípulos y apóstoles de todas las gentes,formando comunidades evangelizadoras.2. RASGOS DE LA COMUNIÓN EN EL VERBUM DEI.Apx.17.14El proyecto de la comunión al estilo trinitario, siendo un “quasisacramento” para el mundo, es posible porque Dios nos ha creado ycapacitado para este ideal.Dios mismo es comunión de Personas.Podemos decir que creó a los seres humanos trabajando en equipo,como demuestra el plural de la expresión del libro del Génesis:“Hagamos a los seres humanos a nuestra imagen, según nuestrasemejanza” 6 . Llevamos inscrito en nuestro ser el germen de unacomunión universal. Creados a imagen de Dios, y por tanto, llamadosa la amistad con Él y a ser parte corresponsable de esta primeracomunión, „primer nosotros‟, somos capacitados para la comunión,construyéndola a nuestro alrededor, a modo de la Trinidad7.Podemos observar en nuestro fundador, la síntesis de lo esencial queha querido transmitirnos a lo largo de su vida, plasmado en su gesto debuscar la convivencia y comunión con la Trinidad, así como en susbreves mensajes de que vivamos así acompañados por Ellos. JaimeBonet nos ha inculcado la vivencia de la comunión con este „primerhogar‟, como fuente de nuestro amor misionero universal. Inspiradopor los grandes santos y santas de la Iglesia, por ejemplo, Sor Isabelde la Trinidad, quien antes de decir algo siempre consultaba a su„consejo supremo‟ trinitario.6 Gn 1,26.7 Cf. F. J. Errázuriz, Carta Pastoral sobre la espiritualidad de la comunión, “Permaneced en mi amor”(Jn 15,9), Santiago de Chile, 2002. 6
  • La Comunión en el Verbum Dei Convención del año Jubilar2.1 Fraternidad universal a imagen de la Trinidad.Jaime Bonet nos ha invitado a llevar en nuestro interior esta familiarintimidad con la Trinidad, dándonos el ejemplo de un coloquio abiertoen mesa redonda en el que somos corresponsables en el plan de Dios.Como dicen nuestras Constituciones: “La Trinidad en nosotros constituirá y formará el primer hogar, en el cual nacen a la Vida los hijos de Dios, al calor vital de su amor. Es la fraternidad Fontal, „casa de oración para todos los pueblos‟ 8 y escuela de oración de los verdaderos discípulos de Cristo9”.De este trato entrañable con las Divinas Personas en nuestro interior,brota el desafío de ser constructores de una comunión que transparentelo más fielmente posible los rasgos de la comunión trinitaria, siendosigno del Reino allí donde nos encontremos.Hubo un tiempo en que se entendió que nuestra tarea evangelizadoradebía basarse en un testimonio de comunión en los Centrosmisioneros, para que la gente vea y crea que es posible el amor nuevoy desde ahí pudiéramos despertar los “interrogantes irresistibles”10,propios del testimonio de vida que precede al anuncio. Sin embargo,posteriormente, entendimos que debíamos ir dónde están las personas,y desde ahí ser fermento de comunión en la masa. Actualmente,comprendemos que la comunión se vive en las ciudades y en loscentros, siendo signo del Reino en ambas realidades. “Nuestras comunidades y Centros quieren ser una fiel transparencia, al alcance del hombre de hoy y de todos los tiempos, un “quasi sacramento” de la vida trinitaria que, desde nuestro interior, irrumpe visiblemente en el mundo”11.2.2 Características de la comunión a imagen de la TrinidadLas características de la comunión que queremos vivir y transmitircomo Verbum Dei, a imagen de la Trinidad son las siguientes:a) Igualdad y diversidad.Así comoen las tres Divinas Personas hay una igualdad fundamentalen su ser Dios, siendo tres Personas distintas, también nosotrosestamos llamados a vivir una comunión misionera impulsada por elAmor trinitario, desde el cual vemos la diversidad de formas de ser,8 Is 56,7.9 CFMVD 69.10 Pablo VI, EvangeliiNuntiandi 21.11 CFMVD 70. 7
  • La Comunión en el Verbum Dei Convención del año Jubilardones y tareas como una riqueza, más que como algo que nos dificultala suma. Los conflictos que pueden surgir por las diferencias (distintasicología hombre-mujer, estados de vida, etc.) se pueden superarpermaneciendo en el amor trinitario.La diversidad es constitutiva en elinicio de la Iglesia, así como la multiculturalidad. La diversidad espropia de la condición humana, pues sólo podemos crecer ydesarrollarnos, tanto a nivel humano como espiritual, gracias a laayuda mutua.b) Complementariedad y especificidad.Así como en la Trinidad cada una de las tres Personas son y sedespliegan en comunión, pero sin dejar de ser únicas, el reto ennosotros es aprender a ser y desarrollarnos en la misión de una formaoriginal, pero a la vez dentro de una interrelación con los demás. SiDios nos ha creado diferentes, el camino de vivir y trabajar en equipo,sumando complementariamente los dones específicos, es un desafío.La mutua confianza, desde la mirada de Dios nos ha de llevar aencontrar y valorar la identidad de cada persona, así comoeldespliegue y promoción de todos los miembros del Pueblo de Dios.c) Unidad y pluralidadEncontramos en la oración de Jesús una urgencia para que vivamos lacomunión misionera, siendo uno en el Amor trinitario, para que elmundo crea12. San Pablo plasmará con creatividad en la imagen delcuerpo el dinamismo que estamos llamados a vivir. Siendo muchosmiembros, unidos a Cristo, Cabeza del Cuerpo, es posible conjugarunidad y pluralidad13. Todos somos necesarios, nadie sobra. Hemos decrecer en la capacidad de ver ante todo lo que hay de positivo en elotro, para acogerlo y valorarlo como regalo de Dios,“un don paramí” 14 . Las primeras comunidades cristianas se configuraron conelementos esenciales que fortalecían su unidad; a la vez crecían y semultiplicaban, gracias a la riqueza de la pluralidad de plasmacionesmisioneras15.d) El diálogo a modo de la Trinidad16.Las características anteriores entran en un dinamismo de vida por eldiálogo.Así como Dios toma la iniciativa siempre en el diálogo connosotros, también estamos llamados a dar el primer paso en el diálogo,impulsadospor un amor desinteresado, sin límites ni cálculos.12 Cf. Jn 17,21.13 Cf. 1Co 12,4-31.14 Juan Pablo II, Novo Milenio Ineunte 43.15 Cf. Hch 2,42-47; 4,32-37.16 Cf. Pablo VI, Ecclesiam Suam 29. Supremas características del „coloquio‟ de la salvación. 8
  • La Comunión en el Verbum Dei Convención del año JubilarEl diálogo conlleva un proceso de aprendizaje, en el que hemos detener en cuenta con humildad la diversidad, lo específico de cada unoy lo plural, así comoel camino de madurez psicológica e histórica y eldinamismo de esperar la hora en que Dios lo haga eficaz. En elcamino de construir la comunión por medio del diálogo, hemos depoder integrar la urgencia evangelizadora con la paciencia en lo que esposible realizar en cada momento. Cada día debemos volver aempezar, tendiendo el puente del diálogo convirtiendo cada situaciónen oportunidad de una mayor comunión.2.3 Comunión dinámica en el seguimiento de Cristo y en la misión.En Cristo podemos reconocer la raíz de nuestra identidad: somos hijosde un mismo Padre y por tanto, también hermanos, llamados areproducir la imagen del Hijo17.Más aún, la base de la comunidad estáen la unión de cada uno con Dios en Cristo18, en el dinamismo deseguirle en su vida y misión. Por eso, la comunión en el Verbum Dei,desde la llamada al seguimiento de Cristo y a la misión, es don y tareadinámicos, pues nos remiten a la comunión misionera de la primeracomunidad cristiana como núcleo del cual nacieron múltiples célulasevangelizadoras. “La unidad de la Fraternidad en la fidelidad a la vocación y a la misión propias es un desafío y una tarea permanentes de cada miembro y de cada Rama, llamados a hacer presente la comunión misionera de la primera comunidad cristiana”19.Uno de los elementos esenciales del carisma Verbum Dei es laeclesialidad, por lo que vivir la comunión desde el seguimiento deCristo nos lleva a crecer en una fidelidad creativa desde el carisma,buscando plasmar en los distintos lugares, las estructuras que másfaciliten y promuevan la misión desde el trabajo en equipo de lasdistintas ramas.Nuestra comunión tiene un dinamismo misionero. Al seguir a Cristo,aprendemos a vivir el mandamiento nuevo del amor20, conjugándolocon el mandato misionero21, que nos lleva a construir así un mundofraterno y solidario.La comunión y la misiónen el Verbum Dei estánprofundamente unidas entre sí, se implican mutuamente, ya que lacomunión es misionera y la misión nos lleva a trabajar por unacomunión universal.222.4 Comunión centrada en la Palabra de Dios.17 Cf. Ef 1,4-5; Rom 8,29.18 Cf. Nota de la Biblia de Jerusalén de 1Jn 1,3.19 CFMVD 6.20 Cf. Jn 13, 34-35.21 Cf. Mt 28, 19-20.22 Cf.Juan Pablo II, Exhortación Apostólica ChristifidelesLaici, n. 32,4. 9
  • La Comunión en el Verbum Dei Convención del año JubilarJaime Bonet nos ha transmitido un carisma centrado en la Palabra deDios, que hace posible una auténtica comunión, desde los tres pilaresdel carisma VD:La oraciónvivida como un espacio de “diálogo íntimo con laPalabra” 23 , es nuestro primer ejercicio de comunión, al dejarnostransformar en Amor, brotando así un ejercicio de generar lacomunión con los demás.El testimonio de vida, por el que muchas personas despiertan a la fe,nace del ejercicio de contemplar la Palabra y ponerla en práctica,buscando encarnarla con la mayor autenticidad posible, siendo asítestimonio del Reino.La dedicación al ministerio de la Palabra, nos lleva a vivir lapredicación como un ejercicio de amor a las personas que Dios nosconfía, como decía San Juan Crisóstomo: “Te amaré predicando”.Ennuestro carisma es esencial el dinamismo de la Palabra, que nosconduce a la comunión misionera, al introducir en la vivencia de laPalabra la novedad de la “Palabra convivida” (visto así, también esaporte a la “lectio divina”). La Palabra orada, asimilada, vivida,anunciada y celebrada, es la respuesta eficaz para colaborar con Dios,sumando juntos, los miembros de la Fraternidad y de la FaMVD, en laedificación del Reino de Dios.3. ÁMBITOS DE LA VIVENCIA DE LA COMUNIÓN EN ELCARISMA VERBUM DEI. 17.273.1 En la propia persona: la comunión en nuestra vocaciónmisionera.La comunión comienza en el corazón del misionero-misionera omatrimonio misionero. Como Verbum Dei, desde las verdadesbásicasde nuestro Temario de „Vida y Amor‟, estamos llamados adescubrir constantemente nuestra vocacióne identidad a ser„Amor y adar Vida‟.En esta vivencia renovamos continuamente nuestra opciónfundamental por amar a Dios y al prójimo, como un ejercicio de cadadía, sin dejarnos llevar por sentimientos que nos llevan en unadirección egoísta y dinámicas de injusticias. Es la experienciafundamental, humana y cristiana, que nos propone, nuestra Madre laIglesia: “El hombre no puede vivir sin amor. Él permanece para sí mismo un ser incomprensible, su vida está privada de sentido si no se le revela el amor, si no se encuentra con el amor, si no23 CFMVD 22. 10
  • La Comunión en el Verbum Dei Convención del año Jubilar lo experimenta y lo hace propio, si no participa en él vivamente”24.La madurez en el amor en nuestra vida como personas, cristianos oconsagrados se manifiesta cuando asumimos responsablemente eldesignio de Dios, que es plasmar su Reino de Amor, en el presente ypor toda la eternidad. Eso nos abre a una mirada universal, desde laque reconocemos el mundo como nuestro hogar y miramos a todoscomo hermanos. El reto es aprender a conjugarunasana tensión entrevivir como extranjeros en este mundo y caminar hacia nuestra casadefinitiva.Desde un amor real hacia el Cuerpo de Cristo, asumimos como partenuestra a cada hermano y hermana de comunidad, de la Iglesia y de lahumanidad.3.2 En la Fraternidad Misionera Verbum Dei: la comunión en laeclesialidad y en las Ramas.En la Fraternidad Misionera Verbum Dei, la comunión es un don yuna tarea que se plasma en la vivencia de la eclesialidadmisionera.Nuestra comunión, como don, nace de la comuniónpersonal de amor con el Amor Trinitario. Es tarea nuestra trabajar adiario con humildad el ser constructores de comunión, en los distintosambientes donde Dios nos sitúa.La suma de cada miembro de la Fraternidad en la llamada a vivir elcarisma, según el propio estado de vida, contribuye a hacer visible ypatente el rostro de un Dios que es comunión en la diversidad. Desdeesta perspectiva trinitaria, cada rama necesita de las demás, con sujusta autonomía, para vivir y desplegar el carisma. Así, entre las tresramas y desde diversos estados de vida, estamos llamados a mostrar larealidad de “un pueblo reunido en virtud de la unidad del Padre y delHijo y del Espíritu Santo” 25 . Es una nueva realidad eclesial queresponde a la visión del Concilio Vaticano II sobre la comunión delpueblo de Dios. La misión vivida eclesialmente, es enriquecimientomutuo, signo y testimonio, un „quasi sacramento‟ de la vida trinitariapara la Iglesia y el mundo.3.3 En la Familia Misionera Verbum Dei: ‘nuevo nosotros’.Desde los inicios, nuestro fundador Jaime Bonet, ya tenía en germenla visión de integrar, desde el carisma, a consagrados y laicos. “La Fraternidad Misionera Verbum Dei es parte esencial de la Familia Misionera Verbum Dei, a la cual pertenecen otros24 Juan Pablo II, Carta Encíclica RedemptorHominis 10.25 LG 4. 11
  • La Comunión en el Verbum Dei Convención del año Jubilar fieles que comparten la misma espiritualidad y misión. La Fraternidad impulsa, orienta y es garante de la Familia y, unida en un mismo espíritu evangélico, realiza en y con ella su genuina identidad apostólica, en fidelidad conjunta al carisma recibido”26.En este camino de vivirnos como un „nuevo nosotros‟, estamosllamados a evangelizar desde la complementariedad de nuestrasvocaciones, para llegar a los más posibles. Cada persona, al irencontrando con gozo su lugar, irá desplegando su identidad en eltrabajo en equipo y formando relevos.Con los miembros de la FaMVDcompartimos el don del carisma recibido, plasmando una comunión enla que los distintos estados de vida están de tal modo relacionadosentre sí que están ordenados el uno al otro, respetando lo específico decada uno27.3.4 En la Iglesia y para el mundo. 17.43Para profundizar en la comprensión y asimilación de la comunióndesde el ámbito de la Iglesia y para el mundo, podemos pensar en laprimera experiencia de Jaime sobre Jesús, que ha sido descubrir elCuerpo Místico de Cristo. Al igual que San Pablo, Jaime siempre nosha infundido la dimensión universal del Cuerpo de Cristoy que la Vidade Dios y la Misión la recibimos de Nuestra Madre la Iglesia. En ellavivimos nuestra identidad de comunión y desde ella nos proyectamosal mundo, en la misma misión de Cristo y de la Iglesia. “...buscamos, así, expresar el Reino de Dios, que queremos propagar como objetivo propio de nuestra misión de predicar el Evangelio y de esta manera expresar la Iglesia, Cuerpo de Cristo, en la que convivimos todos la misma Vida-Amor por Cristo manifestada, que procede de la Trinidad y se extiende a toda la humanidad”28.Un ámbito importante de plasmación de la comunión misionera, segúnnuestro carisma, es la formación comunidades de vida evangélica yevangelizadora, a modo de células vivas y dinámicas29.4. MEDIOS PARA UNA VIVENCIA DE LA COMUNIÓN. 17.44La comunión misionera que queremos vivir “se nutre y fortaleceprincipalmente por la práctica de nuestros medios deespiritualidad”30.26 CFMVD 8.27 Cf.ChL 55,3.28 CFMVD 14.29 Cf. CFMVD 65. 142.30 CFMVD 141. 12
  • La Comunión en el Verbum Dei Convención del año JubilarAsí, la comunión con Dios, por medio dela oración como medio vital,es donde se forja el deseo de querer vivir y anunciar la fraternidad,enfrentando todas las dificultades.También las escuelade apóstoles, “que formaremos siguiendo lo másde cerca posible a Jesús en su misión concreta de predicar la BuenaNueva del Reino”31.La revisión de vida “es el medio más eficaz para la vivencia delcompromiso fraterno y comunitario”32, en el que nos comprometemosa defender y potenciar al máximo el desarrollo de cada persona, susvalores y talentos, para responder mejor a la vocación.En el Verbum Dei, la vida fraterna en comunidad es un medio esencialpara los miembros célibes, mientras que los matrimonios misionerospractican la vida fraterna desde su núcleo y vivienda familiar ycompartiendo a su vez con la eclesialidad en la misión. Todosbuscamos la vida fraterna a través de propiciar momentos de orar encomún, compartir los bienes, compartir la misión, vivir laformación en común, realizar el proyecto apostólico, etc.En la fórmula de consagración de los miembros de la Fraternidad noscomprometemos mutuamente a ayudarnos, formándonos ycapacitándonos para desempeñar fielmente la misión de predicar elEvangelio. Ésta es la ayuda eficaz desde un amor práctico.La FAMVD promocionará encuentros entre los diferentes grupos quela constituyen según las posibilidades de la comunidad local einternacional. El objetivo de estas actividades es el conocimientomutuo, la vivencia del amor fraterno, la profundización en el carisma,orar juntos, un camino de crecimiento en el sentido de pertenencia yen la capacitación misionera, la sintonía y proyección conjunta, lacelebración comunitaria.En la FaMVD, el amor fraterno se traduce en la ayuda mutua por vivirel carisma Verbum Dei a partir de la realidad concreta de cada uno.Esto implica, según los modos diversos de pertenencia, una comuniónde los bienes materiales y espirituales, necesarios para que todospuedan vivir el carisma desde sus posibilidades.Todo ello desde un esfuerzo constante por traducir la comunión engestos concretos que expresan confianza y acogida de lo que cadapersona puede dar, sabiendo agradecer por el don de la entrega mutuade cada persona, generando espacios de gratuidad en los que el gozarde estar juntos cree una comunión creciente y más honda.31 CFMVD 50.32 CFMVD 140. 13
  • La Comunión en el Verbum Dei Convención del año Jubilar5. CONCLUSIÓN: ASUMIR LA LLAMADA DE DIOS DECONTINUAR CONSTRUYENDO LA COMUNIÓNMISIONERA.Después de este breve recorrido por los distintos aspectos de lacomunión misionera en el Verbum Dei, convocados por Dios paraconstruir el Reino, siendo un “quasi sacramento” de su Amor trinitarioal alcance de todos, el reto es continuar dando pasosesperanzados.Cada miembro de la Fraternidad y de la Familiamisionera Verbum Dei tiene el derecho y el deber de ser protagonistade su vocación, desde una fecunda comunión misionera.Asumir la llamada de Dios de continuar construyendo la comunión enel Verbum Dei, en la Iglesia y en el mundo es el desafío que tenemosante el futuro, para que las próximas generaciones reciban un frutotrabajado de lo que es el carisma Verbum Dei.MATERIAL COMPLEMENTARIO VD. TESIS Y TESINAS. - Comisión de Vida Comunitaria, Documento de vida comunitaria, Roma 10 junio 2012. - Héctor Rodríguez Ramírez, La vida fraterna en la vida religiosa a la luz de la amistad espiritual, Roma 2005. - María Cristina Briñol Turnes, El talante dialogal que Pablo VI dio a la Iglesia, Bilbao 1993. - Antonio Velasco Jiménez, La Iglesia como misterio de comunión en la misión, Roma 2000.Equipo VD: Mª Cristina Briñol Turnes, Héctor Rodríguez Ramírez,Adriana Guadalupe Ochoa Reynoso y Alfonso Martínez Luna.17.46 14